8 el siglo xx

784 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
784
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

8 el siglo xx

  1. 1. HISTORIA Y CIENCIAS SOCIALESMÓDULO 2Eje temático: Raíces históricas de Chile.Unidad: El siglo XX: La búsqueda del desarrollo económico y de lajusticia socialIntroducciónTú formas parte de una generación de jóvenes que llegó al mundo en el siglopasado y eres uno de los millones de hombres y mujeres que fue testigo delpaso de un milenio a otro. Seguramente celebraste el último año nuevo delsiglo XX y traspasaste la barrera del año 2000 con todo lo que ello significópara la humanidad.El final de ese siglo XX nos marcó con profundas contradicciones. Por unaparte, la violencia aterradora de las Torres Gemelas cayendo ante la miradaatónita de los millones de testigos que observaron cómo se destruía uno de lossímbolos económicos de una de las potencias más poderosas del mundo.Desde el otro polo, has sido testigo de innumerables cambios tecnológicos, quenos han permitido conectarnos con el mundo a través de una compleja red deinformación, acercándonos a los demás habitantes de este planeta.El siglo XX fue un siglo de cambios y de transformaciones cuya justaprofundidad seguramente todavía no medimos.Nuestro país, miembro de la comunidad internacional, también experimentóradicales cambios durante el siglo pasado. ¿Te has preguntado alguna vezcuáles fueron los cambios que experimentó tu familia en el ámbito de la vidacotidiana durante el siglo XX?, ¿cómo cambiaron nuestras costumbres socialese individuales, los roles de hombres y mujeres?La televisión, el cine, la radio, son creaciones que se integraron a nuestrasvidas durante los últimos 50 años y que cambiaron todas nuestras formasiniciales de ver y entender el mundo.En esta unidad revisaremos cómo cambió la sociedad chilena durante losúltimos 100 años y cómo nos estamos preparando para enfrentar elbicentenario de nuestra independencia nacional.¿Qué tenemos que celebrar? ¿Qué cosas crees tú que debemos recordar en laspuertas de nuestro segundo siglo de independencia? ¿Qué elementos del sigloXX crees que debemos rescatar como logros? ¿Qué experiencias históricas nodebemos repetir?Desde el punto de vista temporal, a través de esta unidad estudiarás el sigloXX, y desde el punto de vista temático, deberás estudiar una serie de grandestemas históricos.El primero corresponde al fin de la época parlamentaria y el surgimiento denuevos proyectos políticos y sociales. A ello se agrega el desarrollo de nuevossectores sociales, como la clase media y el proletariado, organizadospolíticamente. Dentro de este punto se integran las profundastransformaciones económicas provocadas por la crisis del „29 y la caída de laproducción salitrera. 1
  2. 2. Es importante que revises los cambios experimentados por el sistema liberal apropósito de los sucesos del „29, y las repercusiones que tuvo en Chile dichacrisis.En segundo lugar, deberás estudiar el nuevo rol del Estado dentro del sistemaeconómico nacional, función que aparecerá luego de la profunda crisiseconómica mundial de 1929. Este nuevo enfoque tiene que ver con el conceptode “Estado benefactor” e industrializado que promoverá el desarrollo social denuestro país.En tercer lugar, deberás conocer los nuevos proyectos políticos instalados en elcontexto político nacional, que comienzan en la década de 1920 y queterminaron con la reformulación partidista, experimentada entre los años1950-1960 (creación de nuevos partidos y alianzas políticas). A ello se agreganlas conquistas políticas y sociales de las mujeres, expresadas en la ampliacióndel sufragio en el sistema electoral chileno.En el cuarto punto de este eje temático revisaremos los profundos cambios quesignificó la década de los años „60 y „70 en nuestro país. Ello significa quedeberás conocer y analizar los nuevos proyectos de país que se pusieron enmarcha en aquellos dinámicos tiempos: el movimiento estudiantil, lastransformaciones sociales y estéticas, las expresiones culturales juveniles.Por último, cerraremos esta unidad con el gobierno militar y la transición a lademocracia, llegando hasta nuestros días.Fin del parlamentarismoLas elecciones presidenciales de 1920 inauguraron un nuevo estilo de hacerpolítica. El discurso y el programa de Alessandri representaban los deseos decambio a los cuales aspiraba la población.Durante las dos primeras décadas del siglo XX surgieron nuevos actorespolíticos: intelectuales de izquierda, estudiantes, obreros y junto a ellos losmilitares, quienes tuvieron una activa participación en la vida política del país.Este gobierno, el de Arturo Alessandri, marcó el fin del períodoparlamentarioEvolución política de la década de 1920 – La campaña electoral deArturo AlessandriLa candidatura de Alessandri marca un cambio notable en el estilo de hacerpolítica en Chile. Se llevó adelante una campaña en una forma no vista hastaentonces. Con un estilo demagógico y sentimental, Arturo Alessandri supoatraer a importantes masas de adherentes. Si bien su programa no sediferenciaba sustancialmente del de su contendor, Luis Barros Borgoño,Alessandri llegó a representar la renovación frente a una política continuista.Los discursos apasionados y llenos de promesas de Alessandri hicieron que elpueblo se volcara a las calles, pero algunos sectores de obreros organizadostuvieron posiciones diferentes. Mientras los anarquistas llamaron a lostrabajadores a no dejarse engañar por estas promesas, los socialistaspensaron que democratizar el sistema era una buena oportunidad paradisminuir la represión y ganar mayor libertad. El Partido Obrero Socialista, mástarde Partido Comunista, propuso a Luis Emilio Recabarren como su candidato 2
  3. 3. presidencial.Alessandri no logró obtener una victoria directa en las urnas, por lo que elTribunal de Honor debió decidir su elección. Para muchos, la elección deAlessandri representaba una nueva oportunidad de regeneración de la políticachilen. Sin embargo, la magnitud de la crisis hacía particularmente evidente laposibilidad de un nuevo fracaso. La economía se venía debilitando desde elinicio de la crisis del salitre, provocada por la pérdida de los mercadosinternacionales.La cesantía crecía y las protestas y movimientos sociales se multiplicaban. Losgrupos sociales afectados no eran solamente los trabajadores de la minería,sino también los de otras actividades económicas y la incipiente clase media.Alessandri creía que la solución a la crisis política pasaba por una serie dereformas constitucionales que restituyeran sus poderes al Presidente.Así lo planteó en su mensaje a la nación de 1921 y lo reiteró en 1923,planteando ahora una modificación de las prácticas parlamentarias y lasupresión de las facultades políticas del Senado.Sin embargo, pronto se dio cuenta de que la solución estaba en romper ladivergencia entre el Senado y la Cámara de Diputados. Por ello, a finales de1923, inició una gira por el país que anunciaba una activa intervenciónelectoral. En las elecciones de marzo de 1923, Alessandri estaba convencido decontar con un gran apoyo popular. Parte de su confianza estaba suscrita por elamplio respaldo que habían recibido una serie de iniciativas referentes a leyessociales, reformas de la Constitución y una modernización de la economía através de la creación de un Banco Central.Pero un aspecto que despertó particular desconfianza y generó airadosreclamos de los opositores fue su acercamiento a las Fuerzas Armadas.Durante su gira, uno de los sitios visitados con mayor frecuencia fueron loscuarteles. Allí, Alessandri se quejó de los graves impedimentos que secolocaban a su programa de reformas, a sus ideas y a su aparente consonanciacon las inquietudes que ciertos grupos de oficiales demostraban. De hecho, laprensa opositora representada por El Mercurio, denunciaba que en laselecciones había existido una clara intervención electoral de las FuerzasArmadas en favor de los candidatos oficialistas.El juego en que se había embarcado Alessandri era particularmente peligroso.Las Fuerzas Armadas no necesitaban que el Presidente fuera a hablarles de losproblemas del país. Desde la década de 1910 se venía notando al interior delos cuarteles un clima de creciente efervescencia. Particularmente preocupabana la joven oficialidad la mala calidad del contingente, la falta de equipamientoy, lo peor, un aparente desinterés de la clase política por los problemasmilitares. Todo ello se veía agravado por una inquietud frente a vecinoshostiles y problemas limítrofes no resueltos. 3
  4. 4. El movimiento militar de 1924En agosto de 1924, Alessandri envió al Congreso una ley de reajuste desueldos del Ejército que fue rechazada, aduciendo la inexistencia de fondospara cubrirla. Además, en forma inexplicable, aplazó una vez más la discusiónde leyes sobre escalafón y ascensos. Sin embargo, el Congreso iniciósimultáneamente la discusión de la implantación de una dieta parlamentariabajo la forma de una indemnización. Si bien la iniciativa aseguraba laposibilidad de una democratización del Congreso, el momento no podía sermás inoportuno. La prensa atacó sin tregua a sus promotores y la UniónNacional los acusó de contrarios a los intereses de la nación. A pesar de todo,el 2 de septiembre de 1924 se inició la discusión de este proyecto enparticular.Una nota que provocó inquietud fue la presencia de un nutrido número deoficiales de baja graduación en las tribunas, que expresaban airadamente surepudio a los parlamentarios que apoyaban la iniciativa de la dieta. Al díasiguiente, volvieron a las tribunas y al ser interpelados por el vicepresidente dela Cámara, abandonaron el lugar haciendo sonar sus sables por lasescalinatas,(hecho conocido como el “ruido de sables”). La prensa del día 4 deseptiembre anunciaba los hechos con grandes titulares.La manifestación de los jóvenes oficiales no había terminado allí. Reunidos enel Club Militar, se veía claramente que los hechos tomaban las característicasde un verdadero pronunciamiento. Alessandri optó por aceptar dialogar con ungrupo de representantes. Informados los oficiales, decidieron redactar undocumento y organizarse en la forma de un Comité Militar.Los oficiales hicieron ver a Alessandri que las Fuerzas Armadas no recibían ladebida atención de parte de los poderes públicos. Le señalaron que mientrasconsumían precioso tiempo en discusiones estériles, el país se encontrabasumido en una profunda crisis. De inmediato Alessandri se dio cuenta de lamagnitud del movimiento y que sus peticiones eran más propias de unmovimiento político que de uno gremial. Por ello aceptó la mayor parte deestas peticiones, salvo la renuncia de su gabinete. Sin embargo, ante lamagnitud de los acontecimientos, éste renunció de todas formas. El GeneralLuis Altamirano fue designado Ministro del Interior e inmediatamente fueconvocado el Congreso para aprobar las reformas que el comité habíasolicitado. El 8 de septiembre, en una breve sesión, fueron aprobados todos losproyectos de ley pendientes. Dentro de ellos, los más trascendentes fueron lasllamadas “leyes sociales”, que señalamos a continuación: • Ley 4053: sobre contratos de trabajo, fijaba la jornada en ocho horas, limitaba el trabajo de mujeres y niños y creaba la Inspección del Trabajo. • Ley 4054: establecía el seguro obligatorio para todos los obreros contra accidentes, enfermedades e invalidez. Creaba un fondo común que sería formado con aportes del obrero, el patrón y el Estado. • Ley 4055: sobre accidentes del trabajo. Estableció la doctrina integral del riesgo profesional, se equipararon las enfermedades profesionales a los accidentes laborales y se estableció la responsabilidad del patrón en 4
  5. 5. el mantenimiento de medidas de seguridad. • Ley 4056: se establecieron los tribunales de conciliación y arbitraje para los conflictos laborales. • Ley 4057: sobre organización sindical. Establecía los sindicatos industriales y profesionales. Adoptaba para los primeros la participación en los beneficios. • Ley 4058: establecía las sociedades cooperativas de trabajadores. • Ley 4059: reconocía el derecho de libre asociación, el período anual obligatorio, la gratificación, y creaba la Caja de Empleados Particulares.Alessandri creyó que con la satisfacción de las necesidades expresadas por losmilitares el movimiento se iba a terminar. Sin embargo, los jóvenes oficiales senegaron a disolver el Comité Militar e informaron al Presidente quecontinuarían en funciones hasta “lograr la depuración política y administrativadel país”. Ante la evidente pérdida de control, Alessandri decidió renunciar ysolicitar al Congreso permiso para salir del país. El comité transformado ahoraen Junta Militar, solicitó a Alessandri que retirara su renuncia y que solamentepidiera permiso para salir. Alessandri rechazó semejante trato, ya queimplicaba someterse a la autoridad de los militares. El 9 de septiembre pedíaasilo en la Embajada de Estados Unidos. El Congreso se negó a aceptar surenuncia y en cambio lo autorizó a salir del país, asumiendo el poder efectivoel General Luis Altamirano. El 11 de septiembre de 1924 se instalaba unaJunta de Gobierno, integrada por los generales Altamirano y Juan Pablo Bennety el almirante Francisco Nef. Una de las primeras medidas que tomó esta juntafue la de disolver el Congreso.Para nadie fue un misterio que, desde su nacimiento, el nuevo gobierno seidentificara con la Unión Nacional. Por ello, pronto surgieron tensiones con laJunta Militar, que veía que los principios del movimiento de septiembreestaban siendo traicionados. Jóvenes oficiales que integraban esta últimainstancia comenzaron a acusar a la junta de gobierno de reaccionaria y de nocumplir los compromisos contraídos con el pueblo.Un clima de creciente tensión se hizo presente en enero de 1925. Entre ciertoscírculos militares se hacían cotidianas las críticas a Altamirano y se pensabaseriamente en solicitar a Alessandri que regresara al país. El 23 de enero de1925, en una acción concertada, miembros de los principales regimientos deSantiago rodearon La Moneda y apresaron a los miembros de la Junta deGobierno, luego de una tensa situación en la que ejército y armada estuvierona punto de enfrentarse. El 27 de enero se formó una nueva Junta de Gobiernoencabezada por Emilio Bello Codesido e integrada por Pedro Pablo Dartnell yCarlos Ward. Inmediatamente se pusieron en contacto con Alessandri,solicitándole que regresara al país, pero con la condición de llevar adelante unacompleta reforma constitucional.Habiendo retornado en marzo de 1925, Alessandri comenzó de inmediato abuscar los medios para llevar adelante la reforma constitucional. Finalmente, el30 de agosto, en un plebiscito que fue calificado de “excepcional” por suscontemporáneos, se aprobaba la nueva Constitución. Entre sus aspectos más 5
  6. 6. importantes conviene destacar: 1) Se suprimió la atribución del Congreso de dictar periódicamente las leyes que autorizaban el cobro de las contribuciones y para mantener en pie a las Fuerzas Armadas. A partir de ahora serían leyes de carácter permanente. 2) Para la tramitación de la ley de presupuesto se fijó un plazo perentorio al Congreso. 3) El período presidencial fue fijado en seis años no reelegible inmediatamente. 4) Se entregó el control de las elecciones a un organismo llamado Tribunal Calificador de Elecciones. 5) Los ministros serían de la exclusiva confianza del Presidente de la República. 6) Se establecía un rol activo del Estado en la sociedad, al entregársele el rol de garante de la protección del trabajo, la seguridad social y la equitativa distribución de la riqueza. Y, además, tenía tuición sobre el derecho de propiedad, ya que debía estar sujeto a los intereses del bien común. 7) Declaraba la separación Iglesia-Estado, estableciendo el carácter laico de éste y la plena libertad de culto, terminando de esta manera con el conflicto laico religioso que había marcado gran parte del siglo XIX y principios del XX..Fin del ciclo salitreroDurante la década de 1920 se produjo un significativo proceso detransformación en el quehacer económico del país, pues mientras caíavertiginosamente la explotación del salitre, comenzaba a adquirir importanciala producción del cobre.La industria salitrera se había convertido en un enclave foráneo aislado delresto de la economía y de la sociedad chilena en general. Su aporte real parala economía nacional era escaso, ya que esta riqueza permanecía en manos deun pequeño sector oligárquico que malgastó sus recursos en artículossuntuarios y amplió, de manera innecesaria, la administración pública.A partir de 1915, el precio del salitre disminuyó debido a la introducción en losmercados internacionales del salitre sintético y, como era de esperarse, elaporte de la explotación del salitre al presupuesto del Estado tambiéndisminuyó: 60% en 1915; 24% en 1919, y 17% en 1927. 6
  7. 7. El ciclo del cobreLa explotación de este recurso natural pasó por diferentes etapas. Estuvopresente desde la Colonia, pero adquirió una mayor significación en la segundadécada del siglo XX, simultáneamente con la disminución de la importancia delsalitre.Con la explotación del cobre, la hegemonía inglesa cedió su lugar a lahegemonía norteamericana, ya que en este período la producción de cobrerecibió un fuerte impulso de capitales provenientes de Estados Unidos.Los dos principales yacimientos de cobre chilenos estuvieron ligados desde susinicios a capitales norteamericanos. La Braden Copper Company surgió poriniciativa de la Americans William Braden and Barton Sewell, que adquirió lamina El Teniente en 1904. Esta sociedad construyó una línea de ferrocarril de70 kilómetros de extensión, que unió a Sewell con Rancagua. En 1915 ElTeniente fue adquirida, casi en su totalidad, por la Kennecott CopperCorporation.La Chile Exploration Company, formada por la familia Guggenheim, se hizocargo de Chuquicamata, que comenzó sus actividades en 1910. Luego de 14años de explotación de este mineral, los Guggenheim decidieron vender lacompañía a la Anaconda Copper Company, también norteamericana, que teníaa su cargo la administración de Potrerillos desde 1905. La empresa AndesCopper Mining Co., inició en 1916 la explotación de una tercera mina:Potrerillos, que se agotó en 1959 y fue reemplazada por El Salvador.Debido a esto, la minería del cobre recobró importancia en Chile y en 1945constituía el 22% de la producción mundial. Siendo el cobre un mineralestratégico, durante la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos comenzó afijar su precio de manera artificial: once centavos de dólar la libra, preciomucho más bajo que el obtenido por el cobre que se producía en los EstadosUnidos. Esta medida significó para nuestro país contribuir con una guerra conla cual no mantenía ninguna relación de obligación, ni por el derecho interno nipor el derecho internacional, produciéndose así un estancamiento, de maneraque en 1966 Chile representaba solamente el 13% de la producción mundial.El Tratado de Washington de 1951 aumentó el precio de este metal a 27,5centavos de dólar la libra y el gobierno de Chile obtuvo la franquicia de colocaren el mercado el 20% de todo el cobre obtenido en el país al precio delmercado mundial.El gobierno de Chile, tratando de hacer más racional la relación entre el Estadoy la industria del cobre, dio lugar a la Ley del Nuevo Trato 11.828, que entregómayor injerencia al gobierno en el control de la producción y la venta del cobre. 7
  8. 8. Período 1927-1932 – Crisis de 1929El país estrenaba una nueva constitución donde el Estado se comprometía avelar por la protección del trabajo, la industria y la previsión social,reconociendo a cada chileno y chilena un bienestar mínimo en los temashabitacionales y en los ligados a satisfacer sus necesidades personales yfamiliares.Luego de promulgada la Constitución de 1925 los problemas de Alessandri noterminaron, lo que lo indujo a renunciar por segunda vez antes de terminar sumandato. Se iniciaba así un breve período en que la pugna de poder entreAlessandri e Ibáñez introdujo al país en la inestabilidad política marcada porvarios cuartelazos militares.Una nueva elección llevó al poder a Emiliano Figueroa, mientras Ibáñezcontinuó como Ministro de Guerra y luego como Ministro del Interior,representando el papel de hombre fuerte del gobierno. Estas disputas de poderllevaron a la renuncia de Emiliano Figueroa, proceso que culminó con laconsolidación del poder de Ibáñez quien fue elegido presidente en 1927.Los años del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo coinciden con un momentode gran prosperidad y, a la vez, con una crisis de una magnitud nunca vista.Cuando Ibáñez asumió su nuevo cargo, una de las tareas fundamentales quese propuso fue dotar a Chile de una infraestructura estatal y económica queposibilitara un rápido desarrollo. Algunos aportes se habían hecho ya en 1925,cuando el gobierno de Arturo Alessandri consiguió imponer la idea de lacreación de un Banco Central, una de las propuestas principales de la MisiónKemerer que había sido contratada para estudiar medidas de corrección de laeconomía.El gran mentor de los cambios económicos impulsados por Ibáñez fue elministro de fomento, Pablo Ramírez. Este pensaba que el Estado debía asumirun rol protagónico en el desarrollo económico; pero era necesaria, además,una planificación que permitiera orientar los recursos a aquellas áreas quepotencialmente tenían mayores expectativas. Por ello, antes de iniciar cualquierproceso de transformación económica, era necesario racionalizar laadministración pública.Como consecuencia, una de las áreas de mayor crecimiento fue el aparatoestatal orientado al fomento económico. El Estado, en la perspectiva delgobierno, debía encabezar un gran proceso de industrialización. Por ello,aparte de la creación de una gran cantidad de organismos de fomento, seaplicaron una serie de políticas proteccionistas y de promoción de la inversiónextranjera. Instituciones creadas en el período: Contraloría General de la República, Cuerpo de Carabineros, Fuerza Aérea, Línea Aérea Nacional, Servicio de Minas del Estado, Caja de Crédito Agrario, Caja de Crédito Carbonífero, Instituto de Crédito Industrial, Caja de Colonización Agrícola. La expansión económica requería recursos y ellos fueron proveídos desde el extranjero, fundamentalmente a través de la obtención de créditos a bajo 8
  9. 9. interés. De esta forma se fue creando una dependencia financiera que tendría a corto plazo efectos devastadores. Fundamentalmente se invirtió en obras públicas orientadas a dotar al país de una importante infraestructura de comunicaciones. Esto lo podemos ver en el siguiente cuadro de las inversiones realizadas el año 1928, uno de los mejores de la década: INVERSIONES DEL ESTADO EN OBRAS PÚBLICAS EN 1928 Rubro Monto (Millones de $) Ferrocarriles 183 Tranques 161 Obras portuarias 327 Agua potable 124 Edificios públicos 400 Fomento industrial 29 Fondo carretero 95 Otros y pérdidas en emisiones 258 Total 1577La extraordinaria dependencia financiera que había contraído Chile hizo quefuera muy vulnerable a cualquier crisis económica que pudiera producirse en elmundo. Así, el 29 de octubre de 1929 se produce la caída de la Bolsa de NuevaYork, generando una de las mayores crisis económicas de la historia. Lacontracción monetaria que se produjo trajo como consecuencia una inmediatadeflación y una caída de los precios de las materias básicas en los mercados. Elmercado comprador se encontraba prácticamente paralizado y el precio exteriorse contrajo a niveles nunca vistos. En los países industrializados gran cantidadde bancos quebraron y la industria se paralizó. La crisis se había extendido deEstados Unidos a Europa y luego al resto del mundo.Frente a esta situación de crisis a nivel mundial, donde la única cifra que subíaera la del desempleo, el comercio mundial disminuyó en un 60% en cuatroaños (1929-1932), los Estados empezaron a levantar barreras para proteger asus mercados nacionales y sus monedas.La Gran Depresión desterró al liberalismo durante medio siglo y obligó a losgobiernos occidentales a darle mayor prioridad a los aspectos sociales en laformulación de sus políticas, pues de lo contrario se corría el riesgo de laradicalización de la izquierda o de la derecha, como lo demostró Alemania(Hobsbawm, Eric: Historia del Siglo XX).Los gobiernos se ocuparon de proteger la agricultura frente a la competenciaextranjera por medio de fuertes impuestos; subvencionaron esta actividadgarantizando los precios al productor, compraron los excedentes e inclusopagaron a los agricultores para que no produjeran.El objetivo principal de los gobiernos en este período fue tratar de reducir almáximo el desempleo. Este objetivo tuvo, además, el apoyo de economistas dela época, como fue el caso de John Maynard Keynes (1883-1946), queconsideraba la necesidad de eliminar el desempleo por razones económicas y 9
  10. 10. políticas. Escribió una dura crítica a la Conferencia de Versalles afirmando quesi no se reconstruía la economía de Alemania sería imposible restaurar unacivilización y una economía liberal estables en Europa.En este contexto internacional, Chile, que no podía escapar a las gravesconsecuencias de esta crisis como país monoproductor –de hecho, el precio delsalitre experimentó una caída en los mercados mundiales de un 95%-, realizódesesperados intentos por controlar los gastos fiscales. Solamente en laminería se calcula que los niveles de desocupación llegaron a los 60.000obreros cesantes en el norte salitrero. Santiago fue prácticamente invadido porlos obreros que huían de las oficinas paradas, vagando por las calles ygenerando un clima de creciente inseguridad.Evolución política: período 1932-1952Los años de recuperaciónComo ya señalamos, en 1929 se produjo una grave crisis económica a nivelmundial que repercutió en nuestro país en la medida en que nuestras riquezasbásicas eran compradas por potencias como Estados Unidos. Ello implicó unabaja en las ventas de las riquezas básicas, lo que hizo entrar a toda laeconomía nacional en una aguda crisis que revivió la inestabilidad de la décadaanterior. Para hacer frente a esta situación, Ibáñez tomó una serie dedecisiones de rasgos dictatoriales: las detenciones, relegaciones, exilios ylimitación de libertades civiles fueron la tónica de los primeros años de suadministración .Desde la presidencia se dirigieron críticas a los partidos políticos y a lospolíticos en general, lo que produjo que la oposición a Ibáñez crecieralentamente.De forma paralela se hacían sentir los coletazos de la crisis económica en todoslos sectores de la economía nacional, agudizándose las protestas en contra delgobierno, que entró en una escalada crítica. Esta situación haría renunciar aIbáñez a la presidencia en Julio de 1931.A partir de la renuncia de Ibáñez el ambiente político recuperaba su yapermanente inestabilidad y el 4 de Octubre de 1931 se convocó a eleccionespresidenciales. Se presentaron como candidatos Arturo Alessandri Palma,Manuel Hidalgo (socialista), Elías Lafferte (comunista) y Juan Esteban Montero(Radical), quien triunfó con el 63.8% de los sufragios.El gobierno de Montero se iniciaba en medio de un caos económico,caracterizado por el alza permanente del costo de la vida. Rápidamentecomenzaron a organizarse desde la oposición intentos por derrocar al gobierno.Dentro de la oposición, el sector más fuerte era dirigido por tres hombres detendencia socialista: Marmaduke Grove, Eugenio Matte Hurtado y CarlosDávila, quienes dieron un golpe de Estado y terminaon con el gobierno deMontero, instaurando lo que se denominó la Repúbliuca Socialista. Dentro desu programa proponían organizar las fuerzas productoras bajo el control delEstado. Se llevaron a cabo una serie de medidas con el objeto de recuperaral país de la aguda crisis económica que experimentaba: se entregaronmaquinarias y herramientas, se otorgaron créditos a pequeños industriales y 10
  11. 11. comerciantes para que pudiesen pagar sus obligaciones no canceladas, seentregaron raciones alimenticias, etc. Estas medidas, pese a su popularidad, nocambiaron el contexto y, desde la oposición, así como desde el interior de estaJunta de Gobierno, seguían las presiones.Carlos Dávila tenía serias diferencias con Marmaduke Grove, lo que culminó enun nuevo Golpe de Estado dirigido por Dávila, dando término al efímerogobierno anterior.En un mes se volvieron a decretar medidas como el toque de queda y lacensura en los medios de comunicación. Luego de un breve período CarlosDávila renunció, quedando en la presidencia el general Bartolomé Blanche. Sinembargo, los militares habían caído en el descrédito popular y las callesvolvieron a ser testigos de movilizaciones sociales que exigían un gobiernocivil. Las presiones obligaron al gobierno a convocar a elecciones. Blancheentregó el poder al presidente de la Corte Suprema Abraham Oyanedel, quienpresidió el acto eleccionario que dio por resultado el triunfo de ArturoAlessandri, que había regresado desde su exilio inmediatamente caído Ibáñez.Al asumir Alessandri el poder, el país se debatía en una crisis de una magnituddesconocida. A los graves problemas económicos se sumaban los políticos. Unanecesidad urgente era la de restituir el orden institucional y terminar con laefervescencia militar, para luego acometer la recuperación económica.Alessandri hizo un uso extensivo de las atribuciones que la constitución leentregaba, apelando al estado de sitio cada vez que lo estimó necesario.Igualmente alentó el desarrollo del movimiento civilista y particularmente de lallamada Milicia Republicana. Esta organización había nacido en Santiago el año1932, integrada por jóvenes profesionales, en su mayoría de derecha.Adoptando una forma paramilitar, sus miembros habían jurado defender elrégimen republicano con las armas. Alessandri los alentó incluso a riesgo deganarse la antipatía de diversos sectores políticos. La máxima expresión de lafuerza de la milicia fue el desfile de mediados de 1933, en que 20.000hombres pasaron frente a La Moneda, siendo felicitados por Alessandri.Al interior del Ejército, entretanto, iba surgiendo una doctrina llamada“constitucionalista”, que señalaba que las Fuerzas Armadas eran, pordefinición, subordinadas y obedientes del poder civil y no debían intervenir bajoninguna causa en política.Mientras el Ministro de Hacienda Gustavo Ross se preocupaba de reconstruir laeconomía, los diversos sectores políticos buscaban reorganizarse.Nuevos actores se sumaron a los antiguos partidos políticos. En la izquierda,en junio de 1933 nacía el Partido Socialista, encabezado por MarmadukeGrove. Este nuevo conglomerado se planteaba como una opción socialista decarácter no marxista, que aspiraba a tomar el poder por la vía constitucional.Mientras tanto, en la derecha, la Juventud del Partido Conservador comenzabaa ser impregnada por el creciente interés de los sectores católicos en losproblemas sociales. Específicamente la Encíclica Quadragesimo Anno (1931)y los escritos de Jacques Maritain hicieron que en 1935 se formara la FalangeNacional, liderada por Eduardo Frei y que sería el antecedente directo de laDemocracia Cristiana. En la izquierda, el Partido Comunista en su Congreso de1933 asumía definitivamente la vía estalinista y se sumaba a los partidos 11
  12. 12. comunistas que eran controlados desde Moscú.El gran suceso político de la década fue sin duda la formación del FrentePopular. En 1934 cambia la estrategia del comunismo mundial. Ante elavance aparentemente avasallador de los fascismos en el mundo, la direcciónde la Tercera Internacional decidió buscar acuerdos con los partidos definidoscomo burgueses o socialdemócratas para la formación de Frentes Popularescontra el fascismo.En Chile, ese mismo año, se forma al interior del Congreso el llamado BlocParlamentario de Izquierda, integrado por socialistas, radical-socialistas ytrotskistas. Su principal tarea, según ellos mismos lo señalan, será la deimpedir la política de expoliación de la clase trabajadora, en directa alusión a lapolítica económica de ajuste implementada por el gobierno. Si bien su fuerzaera bastante relativa, bastaba para demostrar la clara diferenciación entre elgobierno y una oposición de izquierda cada vez más organizada.En febrero de 1936, luego de que el Partido Comunista hiciera público suabandono de la vía violenta para la toma de poder, fue invitado a integrar elBloc. Sin embargo, el Partido Radical permanecía renuente a integrarse. Perofue el gobierno, con la extraordinaria represión desatada contra la huelgaferroviaria que se realizó ese mismo mes, el que empujó al radicalismo aintegrarse a las fuerzas de izquierda. En abril de 1936, el Partido Socialista, elPartido Comunista y el Partido Radical declaran oficialmente organizado elFrente Popular.El nuevo papel del Estado: empresario y de bienestarEl modelo económico de sustitución de importacionesLa crisis del 29 dejó al descubierto la vulnerabilidad del modelo económico deAmérica Latina, que se centraba en la exportación de materias primas y en laimportación de productos manufacturados. El cierre de los mercados europeosdestruyó la estrategia económica llamada “desarrollo hacia afuera”, que hastaese momento había permitido el crecimiento y la estabilidad de los países deeste continente.Para resolver esta aguda crisis surgió la idea de la industrialización, tomandolas medidas proteccionistas que ya se estaban aplicando tanto en EstadosUnidos como en Europa, con el objetivo de lograr una mayor independenciaeconómica. Se pensaba que la producción de bienes industriales, agrícolas yminerales permitiría a las economías latinoamericanas ser más autosuficientesy menos vulnerables a las crisis económicas internacionales.Los coletazos de la crisis del „29 hicieron pensar en la necesidad de que elEstado tuviese una mayor ingerencia en la economía nacional. El triunfo delFrente Popular fue decisivo para implementar este nuevo modelo de desarrollo,donde el Estado actuó como motor de un proceso de industrialización quebuscaba sustituir las importaciones a través de una estrategia técnico-económica que permitiera a la población mejorar sus niveles de vida ydisminuir los altos índices de cesantía. La idea era implementar nuevasindustrias para elevar el consumo interno e intentar ser más autónomosrespecto de los mercados internacionales. Este desafío se llevó a caboampliando los créditos entregados por el Estado y estableciendo una legislación 12
  13. 13. que los regulara. Se controlaron los bienes que podían ingresar al país y losque se podían importar, desarrollándose una estrategia que buscaba acrecentarlos ingresos del Estado. Por otra parte, se adoptaron medidas tendientes a laregulación de los precios para así proteger a los sectores más pobres.Aparecieron empresas mixtas donde el Estado se asoció con particularesen la búsqueda de apertura de nuevas actividades económicas.En definitiva, el Estado actuó a modo de empresario realizando obras de granenvergadura como electrificación, construcción de fundiciones, mejoramientode caminos, etc.En 1939 se creó la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO),cuyo objetivo era justamente fomentar la producción para elevar el nivel devida de la población aprovechando los recursos naturales del país, yprocurar la disminución de los costos de producción, además de lograr lasatisfacción de las diferentes necesidades de las regiones del país.Con esta iniciativa del Estado de tener un rol activo en la economía nacional,se crearon importantes proyectos gestionados por CORFO, tales como: laEmpresa Nacional de Electricidad, S.A. (Endesa), que, además de crearcentrales eléctricas e hidroeléctricas, se ocupó de desarrollar un plan para labúsqueda de yacimientos petrolíferos, naciendo de esta manera la ENAP, laCompañía de Aceros del Pacífico (CAP) y la Industria Azucarera Nacional,S.A. (IANSA).Durante la década de 1940, Chile quedó definitivamente en calidad de paísdependiente de Estados Unidos. Por una parte, como consecuencia de laSegunda Guerra Mundial y, por otra, debido a los sustanciosos créditos quefueron entregados a Chile. Así, Estados Unidos se transformó en el principalsocio comercial de nuestro país.El esfuerzo de desarrollo de los gobiernos radicales impulsados a través de laCORFO, tuvo un talón de Aquiles en el grave problema inflacionario y elabandono del campo chileno.Durante toda la década de 1940 la inflación fue constantemente alta,particularmente en 1947. Sin embargo, los intentos del gobierno por estabilizarla inflación resultaron al final un fracaso, incidiendo directamente en el poderadquisitivo de los trabajadores.La necesidad de una acción transparente por parte del gobierno, de unaadministración pública que estuviera ajena a las rivalidades partidistas y elanhelo de solución a los problemas económicos y a las diferencias socialesllevaron al electorado a apoyar la candidatura del Carlos Ibáñez del Campo,quien en 1952 llegó a la Presidencia con una votación del 46.8%.A pesar de las esperanzas puestas en el nuevo mandatario, la situación notuvo mayores cambios y, hacia fines del decenio, el país siguió enfrentando losmismos problemas.Mientras se sucedían los presidentes, la sociedad en su conjunto fueexperimentando una serie de cambios: como consecuencia de la mayoringerencia del Estado en la economía y con la necesidad de personal calificadoque las nuevas instituciones creadas requieren, se produce un importanteafianzamiento de la clase media, sector que se había visto beneficiado con laspolíticas laborales implementadas por los gobiernos radicales desde la década 13
  14. 14. del 30.La actividad fabril que se llevó a cabo en este período atrajo mano de obra deorigen rural y también a gran cantidad de trabajadores provenientes del norte,luego de la crisis de las salitreras. Grandes contingentes se concentraron en lasciudades, donde experimentaron condiciones precarias de vida, escasez deviviendas, insalubridad, ausencia de asistencia sanitaria, cesantía, hambre ymarginalidad. Esta crítica situación hizo que sectores pudientes de la sociedady jóvenes católicos los apoyaran con instituciones benéficas como el Ropero delPueblo.En cambio, aquellos trabajadores que se insertaron en el sistema laboralpudieron acceder a diferentes beneficios y se organizaron para defender susintereses en sindicatos y organizaciones obreras. Por el contrario, loscampesinos no accedieron a los beneficios de la clase trabajadora de las urbes.Ellos tuvieron la prohibición de agruparse en sindicatos, quedando así encondiciones de mayor miseria y retraso.Los emigrantes de distinto origen que llegaron a Chile en la primera mitad delsiglo XX son otro elemento a considerar, ya que contribuyeron a la creación deuna sociedad más compleja y variada.A esta cambiante realidad se incorporaron, de manera paulatina, las mujeres,quienes votaron en las elecciones municipales por primera vez en 1935, yluego obtuvieron sus derechos políticos en 1949. Se incorporaron también a laeducación formal, constituyendo una presencia cada vez mayor tanto enescuelas como universidades.Todos estos nuevos actores sociales se incorporaron a las actividades políticas,económicas y culturales. De hecho, entre los años „30 y „50 hay una expansióneditorial y se nota un auge en la creación artística. Todo esto se vio reflejadoen los cambios que se experimentaron en la vida cotidiana; en la ciudad deSantiago, principalmente, comenzó una especie de “época dorada” para labohemia, que tiene numerosos cafés y restaurantes a su disposición.Así, en esta nueva realidad, los partidos políticos comienzan a organizarse paraenfrentar las elecciones de 1958. En este momento ya es posible distinguir lostres tercios que dominarán la política chilena entre 1958 y 1973. En laizquierda, luego de muchos años de lucha, los socialistas y comunistas logranllegar a acuerdos.En el centro, la recientemente creada Democracia Cristiana desplaza a losradicales, y, en la derecha, los liberales y conservadores logran también unacuerdo.La derecha logra obtener la victoria en 1958, encabezada por Jorge Alessandri.Así como Ibáñez representó la opción del caudillo carismático, Alessandrirepresentaba la opción de los técnicos.Alessandri intentó encabezar un gobierno que estuviera por encima de losintereses partidarios y que tuviera, como primera tarea, controlar la gravecrisis económica que afectaba al país. Sin embargo, a poco andar quedódemostrado que gobernar con independientes era casi imposible.Las elecciones municipales de 1963 confirmaron los más oscuros augurios querondaban al gobierno. La Democracia Cristiana se levantó como la primerafuerza electoral del país, mientras que la derecha sufrió una gran derrota. Así 14
  15. 15. comenzaron los preparativos para la elección presidencial. Los pronósticosaseguraban que la definición se iba a dar entre la Democracia Cristiana y lospartidos de izquierda unidos, desde 1956, en el Frente de Acción Popular(FRAP); sin embargo, a fines de 1963, el panorama se complicóextraordinariamente. El fallecimiento del diputado Óscar Naranjo hizonecesaria la convocatoria a elecciones complementarias en Curicó. Por seruna zona agrícola, la derecha esperaba una fácil victoria, ya que el difuntoparlamentario que pertenecía al Partido Socialista había obtenido su cargo enuna lucha muy estrecha. Sin embargo, en la elección para ocupar su sillón,ganó Óscar Naranjo hijo, representando al FRAP. Esto generó una inmediatareacción de la derecha, que decidió abandonar la candidatura presidencial deJulio Durán y apoyó a la Democracia Cristiana, lo que permitió la victoria deEduardo Frei Montalva con una mayoría histórica.La Revolución en libertadLa victoria de Eduardo Frei encabezando a la Democracia Cristiana representados fenómenos de importancia mayor para la historia política chilena de lasegunda mitad del siglo XX. En primer lugar, los más prestigiadoshistoriadores coinciden en que con la administración demócrata cristianase inician los llamados “Proyectos Políticos Globales”, que pretendíanlograr un camino íntegro del país. En segundo lugar, la victoria demócratacristiana es un claro reflejo de la influencia que los sucesos internacionalestenían sobre Chile. Diversos analistas aseguran que la experiencia de la“Revolución en Libertad” era una clara opción frente al avance aparentementevictorioso del comunismo en América Latina, particularmente desde el triunfode la revolución cubana en 1959.Habiendo obtenido la victoria por tan amplia mayoría, la Democracia Cristianabuscó poner en práctica su programa de gobierno, el cual consistíaesencialmente en llevar adelante grandes reformas que permitirían un cambioradical del país. En primer lugar, se recuperarían las riquezas básicas del paísllevando adelante la “chilenización del cobre”. En segundo lugar, se impulsaríauna reforma agraria amplia y no como la del gobierno de Jorge Alessandri(conocida popularmente como la “reforma del macetero”). En tercer lugar, seestimularía la “Promoción Popular” a través de los organismos de carácterintermedio, tales como las juntas de vecinos, los organismos juveniles, etc. Encuarto lugar, se procuraría emprender un vasto plan de vivienda que permitierala construcción de 60.000 casas por año. Y, finalmente, se promovería laimplantación definitiva del sufragio universal, integrando a los analfabetos y alos no videntes.La vastedad del plan demócrata cristiano hizo que los más entusiastashablaran del inicio de tres décadas de gobierno de esa tendencia política. Sinembargo, la situación del país terminó frustrando el intento.Cuando Frei había asumido el poder señaló que “no iba a cambiar una coma desu programa ni por un millón de votos”. Esto tenía consecuencias políticas queno pasaron inadvertidas para los diversos sectores políticos. En primer lugar, laDemocracia Cristiana estaba anunciando que iba a intentar gobernar sola; y ensegundo lugar, que tendría que ganar necesariamente el control total del 15
  16. 16. Congreso. El ánimo claramente confrontacional que percibieron los partidospolíticos hizo que desde un primer momento se desatara una oposicióndespiadada al gobierno.En marzo de 1965, la Democracia Cristiana obtiene el control de la Cámara deDiputados, pero el Senado queda en manos de la oposición, lo que obliga algobierno a tener que negociar. El primer enfrentamiento se produce a raíz delenvío del proyecto de ley de reforma agraria junto al proyecto de reforma de laConstitución en lo referente al derecho de propiedad. La derecha se oponeinmediatamente alegando que se intentaba destruir el concepto de propiedad yllevar la anarquía al campo. La tramitación es demorada hasta 1967, cuandoes aprobada, aunque con una serie de correcciones que hacen que el gobiernoreaccione promulgando la ley de sindicalización campesina con el apoyo de laizquierda.La aprobación de la ley de reforma agraria tiene consecuencias inmediatas. Enprimer lugar, obliga a la derecha a cerrar filas, organizando a liberales yconservadores en el Partido Nacional. En segundo lugar, el “entusiasmo” dealgunos funcionarios de la Corporación de la Reforma Agraria, CORA, hace quese genere un clima de creciente inestabilidad en el campo, representadofundamentalmente en las tomas de terrenos.De igual forma, el gobierno debe enfrentar a la izquierda que ganabarápidamente terreno. Fundamentalmente el Partido Socialista y el PartidoComunista vieron un grave peligro en la política de promoción popularimpulsada por el gobierno. No estaban equivocados, ya que el posibleéxito del gobierno significaba desplazarlos de los sectores quetradicionalmente los habían apoyado. Por ello, como respuesta, en el Congresoretienen la promulgación de la ley de Juntas de Vecinos hasta mediados de1968. Y, además, promueven la agitación obrera, particularmente en laminería. La represión del gobierno a los obreros paralizados, en marzo de1966, hace que por primera vez la prensa de izquierda hable de violación dederechos humanos, de tortura y de dictadura legal, para referirse a la acción delgobierno.Un clima de creciente polarización se estaba haciendo presente en el país.Muchos militantes de los partidos de la izquierda tradicional no estaban deacuerdo con el voto como un medio de acceso al poder, sino que se inclinabanpor una vía revolucionaria y organizaron movimientos que tuvieran esteobjetivo. Uno de los más importantes fue el Movimiento de IzquierdaRevolucionaria (MIR), que nació en 1965 en la Universidad de Concepción, bajola inspiración de la revolución cubana. Entre los años 1967 y 1970 demostraronsu capacidad como guerrilla urbana llevando a cabo asaltos a bancos y otrasacciones que la prensa de la época se encargó de magnificar para dar a laopinión pública la idea de una situación de beligerancia. Efectivamente, el paísvivía una situación de gran polarización de la cual fueron partícipes todos lossectores.Al mismo tiempo, la derecha estaba reorganizada en el Partido Nacional,creado en 1966, en el que se habían fusionado los antiguos miembros de lospartidos Liberal y Conservador, así como los grupos nacionalistas de marcado 16
  17. 17. carácter antimarxista. Al respecto, los historiadores Correa, Figueroa, Jocelyn-Holt, Rolle y Vicuña en Historia del Siglo XX chileno señalan:“(…) De suerte que, al igual que en el espectro de la izquierda, en la derechatambién se hizo uso de la incontinencia verbal con el enemigo político a travésde los medios de comunicación, se utilizó la movilización social que ocupaba lacalle y grupos extremistas dispuestos a la acción violenta como fue el caso delMovimiento Patria y Libertad. Así pues, la derecha también contribuyó aexacerbar el creciente clima de polarización; por ejemplo, reaccionando, aveces irracionalmente incluso, a las políticas encaminadas a profundizar de loscambios estructurales, especialmente a la reforma agraria, en la medida queésta quebró el orden hacendal responsable de la persistencia de la elitetradicional desde tiempos coloniales. (...)"También los militares tuvieron participación en este período, ya que en 1969se produjo un alzamiento conocido como el “Tacnazo”, en que el generalRoberto Viaux se atrincheró en el regimiento Tacna en Santiago.El motivo esgrimido por este levantamiento fueron las malas remuneraciones yel pobre equipamiento del ejército. Este movimiento ponía en evidencia laexistencia de un fuerte descontento entre las filas de esta institución.En ese clima se iniciaron los preparativos para la elección presidencial que seavecinaba. La situación de extrema polarización en que se encontraba el paíshacía que la contienda electoral se planteara como una lucha ideológicainsoluble. La victoria de la izquierda significaba para muchos la caída de Chileen el comunismo; para la Democracia Cristiana, entretanto, era imperativoobtener una victoria electoral si deseaba consolidar el proceso de cambios quehabía iniciado; mientras que para la derecha era casi una cuestión desobrevivencia.La campaña electoral alcanzó límites de violencia y tensión que nunca sehabían visto. En junio de 1969, el Ejército había descubierto una escuela deguerrillas al interior de Concepción y arreciaban las acusaciones de violación dederechos humanos en contra del gobierno por parte de la izquierda.En septiembre de 1970, el abanderado de los partidos de izquierda,agrupados en la Unidad Popular, Salvador Allende, obtenía la primera mayoríaen las elecciones, pero sin alcanzar la mayoría absoluta, lo que obligaba a suratificación por el Congreso. La cuestión debía decidirse entre él y JorgeAlessandri, abanderado de la derecha, que había obtenido el segundo lugar.Si bien la Democracia Cristiana había llegado tercera, estaba en sus manosla decisión final a raíz de su importante fuerza en el Congreso.La Unidad Popular estuvo dispuesta a firmar un acuerdo con la DemocraciaCristiana llamado “Estatuto de Garantías”, que comprometía al conglomeradode izquierda a no llevar adelante reformas que pusieran en peligro laestabilidad constitucional. Con ello ganaban el apoyo demócrata cristiano en elCongreso. Sin embargo, para la extrema derecha, la posible victoria de Allendeera el peor escenario posible. Por ello intentaron levantar a las FuerzasArmadas para que se tomaran el poder. Para ello, pretendieron secuestrar alComandante en Jefe del Ejército, General René Schneider; sin embargo, ésteofreció resistencia y fue asesinado. La oportuna acción del gobierno y la rápidadesignación del General Carlos Prats, ayudaron a evitar una posible asonada 17
  18. 18. militar.Así, el 4 de noviembre de 1970, Salvador Allende juraba como Presidente de laRepública, iniciando el gobierno de la Unidad Popular.1970 – 1973: del socialismo al autoritarismoLos contradictorios y difíciles días del “Gobierno Popular”El 4 de septiembre de 1970 se llevaron a cabo elecciones presidenciales. Todoese año se había desarrollado en el país una intensa campaña política deinusitada violencia y polarización. Se enfrentaban los tres proyectos políticosque se perfilaban en forma excluyente desde 1958: el liberal de derecha, quellevaba como candidato a Jorge Alessandri; socialcristiano de centro, con sucandidato Radomiro Tomic, y socialista de izquierda, con Salvador Allendecomo abanderado.El estrecho triunfo de la izquierda fue algo inesperado y sorprendente para loscírculos de derecha, que desde ese mismo instante decidieron coartar suascenso al poder. No obstante, el Congreso Pleno eligió a Salvador Allendecomo presidente de la República, quien asumió el cargo el 4 de noviembre de1970.Con respecto a la crisis que vivía en ese momento el país, el Informe Rettigseñala:“A partir de los años 1950, el país –como muchos en América Latina–presenció la inserción de su política interna en la lucha entre lassuperpotencias, la llamada “guerra fría”, que por su carga de opuestosintereses e ideologías de nivel mundial, implicaba en sí misma una polarización.Ella afectó a Chile, al comienzo –quizás– en escasa medida, pero muyfuertemente a partir de los años 1960, con la Revolución Cubana. Estapretendía resolver los problemas que a su juicio eran comunes deLatinoamérica, derivados de la existencia de dictaduras militares y de seriosdesniveles económicos y sociales. Como se verá en la segunda parte, dichoacontecimiento rebasó las fronteras del país en el cual se daba, y vino a ser unepisodio de la “guerra fría” y a oponer en toda Latinoamérica la “insurgencia”cubano-soviética versus la “contrainsurgencia” norteamericana, –con susrespectivos aliados locales–, constituyendo una forma extrema de polarización.La acompañó la intervención activa de las dos superpotencias en la vidapolítica de los diversos países latinoamericanos. El nuestro no fue unaexcepción, ni hubo sector alguno de la política nacional enteramente libre deesos influjos.” (Informe Rettig. Segunda Parte. Capítulo I. Marco Político).El período 1970 – 1973 fue intenso, complejo y contradictorio. La politización ypolarización del país llegó a extremos inesperados haciendo imposible elentendimiento y la búsqueda de acuerdos entre los distintos sectores.Salvador Allende llegó a la Presidencia apoyado por un conglomerado defuerzas de izquierda, la Unidad Popular, que durante su campaña enarboló unprograma a ser aplicado una vez obtenido el triunfo; distintas medidas deorden económico, político y social que iniciarían el cambio estructural del país:la “vía chilena al socialismo”.Una de las primeras medidas del Gobierno fue un aumento masivo de sueldos 18
  19. 19. y salarios del 55% como promedio. La idea era lograr una redistribuciónmasiva del ingreso y así aumentar el poder adquisitivo y el consumo. Esto, asu vez, estimularía a la industria, que utilizaría su capacidad ociosa para elevarlos niveles productivos, bajaría el desempleo y con ello se generaría un climade confianza que permitiría al Gobierno aplicar las medidas másrevolucionarias de su programa.En julio de 1971 se prodeuce la Nacionalización de la gran minería del cobre,única medida que concitó el apoyo unánime de todo el espectro políticonacional, y se aceleró la reforma agraria.Inversiones en obra socialEl programa de la Unidad Popular contemplaba medidas que iban en beneficiodirecto de los más pobres e históricamente excluidos. Su preocupaciónfundamental era la salud, educación y vivienda. Consecuentemente con ello seinvirtieron recursos en las tres áreas. Así, subió el número de matrículas en laeducación preescolar, básica, media y universitaria. Se aumentó la capacidadhospitalaria y subió la demanda de atención médica en consultorios yhospitales.Otra de las medidas implementadas a favor de los más pobres fue la entregade medio litro de leche a cada niño. Si bien es cierto que no se logró cubrir elprograma completo, esta fue una ayuda en muchos hogares y un beneficioindudable para cientos de niños.La crisis finalEl 8 octubre de 1972, los transportistas, afectados en sus intereses ytemerosos ante un futuro que sentían incierto, llamaron a un paro nacional quefue apoyado por la oposición al gobierno. Al paro adhirieron camioneros,autobuseros, el comercio, sectores de estudiantes y algunos gremiosprofesionales; a fines de octubre, el país estaba paralizado. La situación fuesuperada por el Gobierno al llamar a las Fuerzas Armadas a integrarse comoinstitución al gabinete. El propio comandante en jefe del Ejército, Carlos Prats,asumió el cargo de Ministro del Interior.El 29 de junio de 1973 se producía el “Tanquetazo”, un intento golpistacomandado por el coronel Roberto Souper. La situación fue controlada por elgeneral y comandante en jefe del ejército, Carlos Prats. Este incidentedesencadenó la renuncia de Prats a la Comandancia: el alto mando y laoposición se lo pedían hacía semanas, y en su reemplazo era nombrado elgeneral Augusto Pinochet.La Iglesia Católica, encabezada por el arzobispo de Santiago, cardenal RaúlSilva Henríquez, preocupada frente a la violencia diaria y polarización que vivíael país, buscó los canales para el diálogo entre el Presidente Allende y laDemocracia Cristiana, cuyo presidente era Patricio Aylwin. El objetivo era llegara acuerdos sobre cuestiones fundamentales para la oposición: la determinaciónjurídica de las tres áreas de la economía, el control de las tomas y la violencia.No obstante, los esfuerzos realizados por la Iglesia eran ya tardíos, laDemocracia Cristiana había perdido toda confianza en el Gobierno, estabaaliada a la derecha y buscaba soluciones y compromisos radicales; por su 19
  20. 20. parte, el Presidente Allende carecía de fuerza cohesionadora ante una izquierdainteriormente dividida.Para tener una visión más amplia de este período, te sugerimos que leas lossiguientes análisis:Documento 1 “En 1972 [...] la inflación cobró velocidad ascendente. El Gobierno perdió todacapacidad de planificación de largo plazo: la supervivencia diaria era todo loque se podía lograr en esas condiciones.La oposición hizo todo lo que estaba en sus manos para sabotear los planeseconómicos y sin duda contribuyó en forma decisiva a las dificultadeseconómicas. En el Congreso se opuso a reformas tributarias y reajustes, y en1972 aumentó sustancialmente el déficit fiscal al negarse a financiar elpresupuesto. [...] Hubo sabotaje a la producción y huelgas generalizadas –como las llamadas huelgas patronales de octubre de 1972 y de junio de 1973–que dañaron seriamente la economía.El problema de la intervención norteamericana es un tema polémico. La CIAestaba autorizada para gastar ocho millones de dólares a fin de asegurar elderrocamiento de Allende; [...] Además se suspendieron los créditosnorteamericanos; Estados Unidos usó su influencia para obstruir los préstamosdel Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, y trató deobstaculizar la renegociación de la deuda externa chilena. [...] Es posible queno haya existido bloqueo por parte de Estados Unidos, pero sí hubo un virtualboicot, [...].El centro político desapareció en el Chile de Allende. El Partido Radical sedividió en tres fracciones. El PDC entabló relaciones de trabajo con el PartidoNacional debido a la presión de consideraciones electorales, a la ejercida porsu propia ala derechista y a la deserción de varios parlamentarios progresistasque formaron la Izquierda Cristiana. Su propia moderación fue dejando aisladoa Allende a medida que sus partidarios desarrollaban nuevas formas deorganización política que escapaban al control del poder Ejecutivo y constituíanel llamado “poder popular”. [...] La oposición elaboró toda una serie demedidas destinadas a obstruir al Ejecutivo; no eran ilegales, pero violaban,por cierto, las normas convencionales del sistema parlamentario. El Gobierno,por su parte, empleó medidas de dudosa legalidad.”Alan Angell. Chile de Alessandri a Pinochet: en busca de la utopía. Ed.Andrés Bello, Santiago, 1993.Documento 2“El balance económico del gobierno de Allende es, en definitiva, desastroso. Setrató, sin duda, en sus resultados de la peor gestión económica de toda lahistoria del país. Desde el punto de vista técnico-sustantivo la razón delfracaso hay que buscarla en el menosprecio y desconocimiento de los líderespolíticos de la UP, empezando por el propio Presidente Allende e incluida lamayoría de los economistas de gobierno, de la lógica y reglas defuncionamiento de una economía de mercado. 20
  21. 21. [...] Su modelo operativo era la economía soviética. Consideraban la políticamonetaria como un instrumento imperialista administrado por el FMI [...] porlo demás, la izquierda nunca había asumido funciones de gobierno en el áreaeconómica, de modo que carecían totalmente de experiencia de gestión en lamateria. [...], la acción de la CIA se centró en el apoyo financiero adiversas instituciones y acciones opositoras, especialmente sus medios decomunicación, las campañas electorales tanto políticas como en organizacionessociales e instituciones de relevancia nacional, los sucesivos paros (octubre 72,mayo y agosto de 1973) y, en general, toda iniciativa encaminada a debilitar odesestabilizar el gobierno.En el período 71-72, la DC –de vuelta de su proyecto histórico fracasado– tratóde desempeñar, por primera vez y en circunstancias muy difíciles, el papel departido de centro que le asignaba la ciencia política y que siempre habíarechazado.En ese breve período pudo haberse restablecido el esquema de tres bloques;sin embargo, la DC fue arrastrada (por la clase media) y empujada (por laUnidad Popular) a integrar la oposición en la confrontación dicotómica quecondujo a la crisis final.[...] A partir de ese momento, la DC caminó inexorablemente hacia unentendimiento con la derecha, procurando moderar la estrategia de ésta perocon escasa capacidad de iniciativa propia. De ahí en adelante la oposición fueendureciéndose en su conjunto, un escenario en que la voz cantantecorrespondió crecientemente a los gremios radicalizados, decididos a producirel fin del régimen de la Unidad Popular.”Edgardo Boeninger. Democracia en Chile. Lecciones para lagobernabilidad. Ed. Andrés Bello, Santiago, Segunda edición, 1998.Documento 3“Cualesquiera que hayan sido las causas de la crisis económica, no parecediscutible que ella contribuyó con singular intensidad a desarrollar la situaciónque desembocaría en los sucesos de 1973.Si la oposición partidista no tuvo [...] una posición tan neta de “vía armada”como la que tenían algunos sectores de Gobierno, no parece discutible que, através de organismos políticos (partidos y Congreso) y sociales (gremiosproductivos y profesionales), intentó obligar a la Unidad Popular a transigir,preterir y abandonar su modelo de sociedad, colocándola en la disyuntiva dehacerlo o de enfrentar un país ingobernable.“Vía armada” e “ingobernabilidad” vinieron a ser, de tal modo, indicativas deconceptos excluyentes de sociedad, ninguno de los cuales podía imponerse alotro democráticamente, y sin tampoco admitirse transigirlo con el adversario,abriendo así camino a una salida pacífica.Sin embargo, para que los sectores gremiales y profesionales, así como lasbases más que las directivas de los partidos opositores, hayan llegado a esapostura de extrema rebeldía –el paro conducente a la ingobernabilidad- no esexplicación bastante el apasionamiento político de la hora.Además, esos sectores se sintieron desamparados por los mecanismos 21
  22. 22. estatales llamados a proteger sus derechos. Sintieron que dichos mecanismos–Congreso Nacional, Contraloría, Justicia– eran impotentes para detener laviolación de aquellos.[...] Finalmente no puede olvidarse [...] el papel jugado por los medios decomunicación. No en todos ellos, pero sí en algunos, especialmente escritos, devasta difusión –y de ambos lados–, la destrucción de la persona moral de losadversarios alcanzó límites increíbles, y se recurrió para ello a todas las armas.Presentada así en ambos extremos, la figura del enemigo político comodespreciable, su aniquilamiento físico parecía justiciero, si no necesario, y nopocas veces se llamó a él abiertamente.[...] los hechos posteriores, [...], tampoco parecen dejar dudas que,adicionalmente, existía al interior de las Fuerzas Armadas y de Orden unacorriente ideológica, caracterizada (quizás) por algunas nociones más bienvagas y simples sobre lo que debía ser la organización política, social yeconómica del país, pero sobre todo por un concepto extremo y extraviado dela guerra antisubversiva en relación con la seguridad nacional.” Informe Rettig. Segunda Parte. Capítulo I. Marco Político.El golpe militar del 11 de septiembre de 1973Múltiples son las causas mediatas e inmediatas que llevaron a la profundacrisis que el país vivió en los años 70 y que tuvieron como desenlace dramáticoy drástico el golpe militar del 11 de septiembre de 1973. Es claro que ellas sonde todo orden: político, económico y social, y que operaron lentamente en eltiempo desde el interior pero también del exterior del país.El 11 de septiembre de 1973 las Fuerzas Armadas y de Orden, en unmovimiento conjunto por aire, mar y tierra, depusieron al Gobierno deSalvador Allende. El palacio presidencial, La Moneda, fue sitiado por unidadesdel Ejército y más tarde bombardeada por la Fuerza Aérea, mientras, en suinterior, el Presidente Allende se quitaba la vida.Producido el golpe militar, las Fuerzas Armadas y de Orden asumieron todo elpoder del Estado, a excepción del poder Judicial. De tal modo, la Junta Militarestuvo formada por los generales Augusto Pinochet, comandante en jefe delEjército; Gustavo Leigh, comandante en jefe de la Aviación; César Mendoza,comandante en jefe de Carabineros; y el almirante José Toribio Merino,comandante en jefe de la Marina.La refundación neoliberalA partir de 1975 el gobierno militar implementó, en la economía nacional, elmodelo neoliberal, impulsado por un grupo de jóvenes economistas chilenosformados en la Universidad de Chicago conocidos como los “Chicago Boys”.Bajo su perspectiva, la economía social de mercado implicaba unareestructuración de la economía y un replanteamiento necesario de la políticaeconómica del país desde los años treinta en adelante. El Estado debía perdersu rol conductor y planificador de la economía. El proyecto económicosignificaba una refundación de la economía nacional y del sistema político, ycon ello, de la sociedad en su conjunto. Para esta tarea se requerían plazos 22
  23. 23. largos y un estricto control autoritario en el plano político; solamente así sepodrían eliminar las distorsiones introducidas al ceder frente a demandaspopulares, y establecer los requerimientos indispensables para que las fuerzasdel mercado pudiesen operar.Las medidas a tomar para implantar el nuevo modelo eran claras: • Reducción del sector público, esto era, reducir el tamaño, funciones y, por lo tanto, gastos del Estado. Reducir el tamaño significaba la disminución drástica del aparato burocrático, o sea, el despido de empleados públicos. Reducir las funciones del Estado implicaba que éste dejaba su rol conductor de la economía, la educación, la salud y otras áreas en que históricamente había ejercido un papel rector. • Conceder absoluta libertad a la iniciativa privada. • Establecer las condiciones para que las fuerzas del mercado pudieran operar, es decir, condiciones para el libre mercado; así, éste regularía los distintos sectores de la economía sin necesidad de apoyo estatal a sectores no competitivos. También regularía los niveles de sueldos y salarios, debilitando cualquier negociación política de estos.El historiador Ricardo Krebs comenta al respecto:“El modelo neoliberal de economía se nutría de la fe en la libertad. Creía en lacapacidad creadora del individuo para producir bienes materiales y espiritualesy promover el desarrollo integral de la sociedad. Rechazaba, por tanto, todosistema de planificación gubernamental centralizado y todo dirigismoeconómico y social y procuraba extender al máximo el ámbito de interacciónespontánea del individuo. Consecuentemente, había que redefinir el papel delEstado, limitar las funciones, atribuciones y acciones del poder público, reducirel gasto fiscal y el aparato administrativo y promover una amplia liberalizaciónde los mercados, del comercio exterior, del sistema financiero, de lasrelaciones laborales, de la seguridad social, de la salud y de la educación.”(Ricardo Krebs. Nueva historia de Chile. Ed. Zig-Zag, Santiago, 1996).El neoliberalismo en acciónLas medidas señaladas y consideradas imprescindibles se tomaron a partir deabril de 1975 en lo que se llamó la política de “shock”. Después de 1982 seintrodujeron correcciones al modelo, pero en lo sustancial prevaleciódesarrollándose en torno a grandes cambios que, más que reformas,significaron una verdadera revolución en nuestra economía.Se inició el proceso de privatización de las empresas del Estado y como unproceso paralelo a éste se subieron las tasas de interés. Por ello quienesadquirieron los bienes del Estado fueron aquellos grupos económicos conacceso a los créditos en el extranjero, cuyos intereses eran significativamentemás bajos. Este hecho dio como resultado la concentración del poder en pocosgrupos económicos que dominaron el sector financiero, bancario, industrial ylas exportaciones agrícolas. En el otro extremo, la pobreza se profundizó.La privatización también llegó al sector agrario. Casi el 40% de la tierra 23
  24. 24. expropiada se asignó a quienes la trabajaban, pero estos debieron venderla alno tener acceso a los créditos ni a la asistencia técnica.Desregularización y liberalización de la economíaLa economía nacional estaba sujeta a un control y planificación que el Estadoejercía con rigurosidad. Esa realidad cambia bruscamente y se liberalizan losprecios sobre prácticamente todos lo productos, los que en adelante fijaría elmercado según la oferta y la demanda. Lo mismo ocurrió con las tasas deinterés bancario y las operaciones financieras en general, permitiéndose laentrada de capitales extranjeros. Además, se otorgaron franquicias como unaforma de atraer la inversión extranjera.Consecuentemente con esta liberalización se eliminaron todas las trabaslegales que regulaban la economía; así, se redujeron los aranceles sobre lasimportaciones, lo que significará la invasión de los mercados nacionales porproductos importados a bajo precio y la quiebra de la industria nacional.La crisis de 1982: redefinición del modeloEn 1982 se inicia un período de recesión mundial. El crecimiento económicosostenido que había tenido el país a partir de 1976, el llamado “milagro”, sufreuna crisis importante. Es a partir de esta crisis que, en 1985 y bajo la direcciónde Hernán Büchi, el modelo económico sufre algunas alteraciones.El neoliberalismo como principio económico permanece inalterable, pero seredefinieron las funciones del Estado, que se transformó en un “Estadosubsidiario” que conservará determinadas funciones económicas y sociales,principalmente, aquellas que los particulares no pueden sostener por suenvergadura.En el ámbito social, al Estado se le asignó la tarea de mantener un sistema queofreciese gratuitamente prestaciones de salud, educación y previsión social;además, debía asignar subsidios habitacionales para que las familias máspobres adquirieran una vivienda.Institucionalidad, crisis y transición a la democraciaEn 1980 es aprobada, a través de un plebiscito, una nueva carta fundamental:la Constitución de 1980. Por medio de ella el gobierno militar dabadefinitivamente un marco institucional y legitimaba su quehacer, fijando elcamino político que el país seguiría en el futuro.La Constitución establecía una “democracia protegida” con un nuevo períodode 8 años de gobierno para el general Pinochet como Presidente de laRepública y sin Parlamento; en 1988 se llamaría a un nuevo plebiscito quedecidiría si Augusto Pinochet continuaba por 8 años más. Si en este plebiscitono era ratificado en el poder, se llamaría a elecciones abiertas y competitivasen 1989, entrando en vigencia la Constitución.Sin embargo, la crisis económica de 1982 sirvió de detonante para que laoposición al gobierno se organizara. Entre 1983 y 1986 el país vivía una granagitación social desarrollándose una serie de jornadas de protestas llevadasadelante por sindicatos, organizaciones estudiantiles, poblacionales y partidospolíticos. 24
  25. 25. La oposición desarticulada durante años logró finalmente formar un frentecomún que se concretó en diversas organizaciones. Una de ellas fue elComando Nacional de Trabajadores, que logró articular el movimiento sindicaly jugar un rol importante en la oposición al régimen. Por otro lado, los partidosde izquierda se reagruparon en el Movimiento Democrático Popular que, bajo lapolítica de movilización de masas, se sumó a las protestas. La DemocraciaCristiana, junto a socialistas renovados, formó la Alianza Democrática, quebuscó una salida política a través de las negociaciones y la llamada resistenciapacífica.En 1986, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), en un despliegueoperativo, intentó asesinar al general Pinochet. Este intento fracasó, pero fueun elemento que influyó para que la oposición redoblara sus esfuerzos por daruna salida pacífica a la crisis.Llegó 1988 y con ello se cumplía la primera etapa diseñada por la Constitución.Correspondía ahora llevar a cabo el plebiscito para ratificar o rechazar aAugusto Pinochet por otros 8 años. Este fue fijado para el 5 de octubre y laJunta denominó a Augusto Pinochet como único candidato; la alternativa eravotar SÍ o NO.Se reorganizaron los registros electorales, los ciudadanos debieron inscribirse yse dictaron las normas para el funcionamiento de los partidos políticos, los quelentamente iniciaron su proceso de legalización.El 2 de febrero de 1988 se concretó la formación de la Concertación dePartidos por el NO. 16 partidos conformaron esta nueva alianza política cuyoobjetivo inmediato era lograr el triunfo del NO en el plebiscito. La vidapartidaria y política renació, y con ella grandes concentraciones, campañas porradio y televisión, calles sembradas de panfletos y propaganda; periodistas detodo el mundo llegaron a observar el desarrollo de la campaña y la votación:eran los ojos de la comunidad internacional que esperaba con expectación lossucesos.Las elecciones se realizaron con absoluta normalidad: de los 7.400.000inscritos votó el 97%, dando un triunfo al NO con un 57% de los votosválidamente emitidos.Siguiendo el itinerario constitucional, el 14 de diciembre de 1989 se realizaronelecciones presidenciales, en las cuales triunfó el abanderado de laConcertación, Patricio Aylwin, con un 55% de los votos, quien asumió comoPresidente del República en marzo de 1990. Con él se iniciaba la transición a lademocracia. Algunos puntos del programa de gobierno se referían a: - Desarrollo de una política de Derechos Humanos. - Lograr el retorno total de las Fuerzas Armadas y de Orden a sus funciones propias, y su reinserción en la vida democrática tal como lo dispone la Constitución. - Reformar la Constitución suprimiendo los resabios autoritarios de ella y, de esta forma, perfeccionar las instituciones democráticas. - En el desarrollo económico, buscar el crecimiento con equidad. 25
  26. 26. Derechos Humanos: una responsabilidad nacional e internacionalJunto al establecimiento de un nuevo modelo económico, desde la instalacióndel gobierno militar se llevó a cabo una política de persecución a susopositores. Ello se expresó en una represión prolongada en el tiempo; laviolación sistemática de los derechos humanos fue una realidad a la cual loschilenos y chilenas debieron enfrentarse.Esta realidad es la que se recoge en el Informe Rettig, que investigó lasviolaciones de los Derechos Humanos con resultado de muerte, y en elInforme Valech, que indagó sobre la aplicación sistemática de torturasdurante el régimen militar.El Informe Rettig dice al respecto:“La doctrina de la contrainsurgencia se reflejó, en diversos grados, sobre lasenseñanzas recibidas y las prácticas inculcadas en los entrenamientos de lalucha antiguerrillera. El secreto de las operaciones; las “técnicas deinterrogatorio”; la educación en formas de lucha y de muerte “especiales” ypara tender emboscadas; los adiestramientos “de supervivencia”, que amenudo incluían realizar actos degradantes para la propia dignidad, o crueles,etc., iban acostumbrando a los alumnos a que los límites éticos fuesenretrocediendo o desvaneciéndose, hasta desaparecer.[...] el contrainsurgente, el luchador [...] venía a ser una especie de héroe,que sacrificaba no sólo vida física, sino su integridad moral, para que losdemás pudieran gozar de ésta y de los beneficios de la sociedad libre.La otra justificación era un concepto deformado de la seguridad nacional. Estacomo valor supremo, estaría por encima de la ética, formulándose así unarevivencia de la antigua “razón de Estado” que –como esta– autorizaría encasos extremos, declarados subjetivamente por la propia autoridad, la violaciónde derechos individuales por motivos de supuesto interés general.” Informe Rettig. Segunda Parte: El marco político 1973-1990 y los Derechos Humanos.La Comisión de Verdad y ReconciliaciónEn 1990 el gobierno de Patricio Aylwin dio el primer paso oficial en la búsquedade respuestas y en el establecimiento de los hechos ocurridos. Para tal efectocreó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. Su objetivo era: “[...] establecer un cuadro lo más completo posible sobre las gravesviolaciones a los derechos humanos, entendiendo por tales la situación de losdetenidos-desaparecidos, ejecutados y torturados con resultado de muerte, enque apareciera comprometida la responsabilidad del Estado por actos de susagentes o personas a su servicio, como asimismo los secuestros y losatentados contra la vida de personas cometidos por particulares bajo pretextospolíticos.” (Comisión Rettig)Ella reunió a personas de distintos ámbitos de la vida nacional, con distintasvisiones de nuestra historia y del período en cuestión; el producto de largos 26
  27. 27. meses de investigación y trabajo, el Informe Rettig, fue entregado alPresidente Aylwin el 8 de febrero de 1991 y éste lo dio a conocer al país el 4de marzo del mismo año.Las investigaciones de la Comisión vertidas en el Informe señalaron que loscrímenes negados por tan largo tiempo existían. La evidencia era indiscutible,las personas secuestradas, en un número cercano a 2.000, eran detenidosdesaparecidos. La responsabilidad de estos hechos recaía en los servicios deseguridad del gobierno militar, especialmente la DINA, dirigida por el generalde Ejército Manuel Contreras. El Informe fue enfático en rechazar la existenciade un estado de guerra interna en el período, elemento en el cual se habíasustentado el gobierno militar para explicar las muertes y desaparecimientos.En su segunda parte este documento entrega una explicación global que ayudaa entender las múltiples causas que condujeron a la crisis de 1973 y a laposterior trasgresión de los derechos humanos. El informe da posiblesrespuestas frente a hechos y, lo que es más importante, a través de suexplicación y reconocimiento histórico intenta prevenir que tales situaciones serepitan.En términos generales el Informe señala: - La crisis de 1973 tenía raíces profundas de carácter socio-económico, que iban más allá del período en cuestión, “... el origen último de la crisis deberá buscarse en la lucha, a lo largo del siglo, y dentro del régimen republicano, entre los distintos y divergentes intereses sociales.” (Informe Rettig, Segunda Parte, cap. I). - En orden de las causas inmediatas de esta crisis “... puede ser descrita como una aguda polarización de dos bandos –gubernativo y opositores– en las posturas políticas del mundo civil. Ninguno de estos bandos logró (ni probablemente quiso) transigir con el otro, y en cada uno de ellos hubo, aun, sectores que estimaban preferible, a cualquier transacción, el enfrentamiento armado.” (ibid.) - Dentro de los factores de polarización es importante señalar el desempeñado por el marco internacional. Nuestro país se ve involucrado, a partir de la década de 1950, en lo que fue el enfrentamiento entre las grandes potencias hegemónicas del período, EE.UU. y la URSS, en la llamada “Guerra Fría”. A partir de 1960, con la Revolución Cubana, esta situación se agudiza, puesto que las fuerzas de izquierda se convencen de que la única alternativa para la resolución de los problemas socioeconómicos es a través del enfrentamiento y la insurgencia. A este análisis se opuso la contrainsurgencia norteamericana; Latinoamérica pasó así a formar parte del cuadro general de la guerra fría. - En este marco actúa Estados Unidos una vez obtenido el triunfo la Unidad Popular, desarrollando un plan de desestabilización económica contra el Gobierno. - En el marco de la contrainsurgencia y de la Guerra Fría, los oficiales de las Fuerzas Armadas recibieron adiestramientos sistemáticos organizados por Estados Unidos en Panamá. Estos adiestramientos 27
  28. 28. implicaron un cambio profundo en sus planteamientos en torno a la seguridad nacional; a partir de ese momento se visualizó un escenario de guerra en donde el enemigo no solo provenía del exterior, sino que existía también el enemigo interno, personificado indistintamente por las fuerzas de izquierda y “comunistas”. Así planteada, la seguridad nacional pasó a ser prioridad, y en la lucha contra este enemigo interno la dignidad personal no tenía espacio ni significación.Cabe señalar que no todos los oficiales ni las Fuerzas Armadas en su conjuntocompartieron esta línea de pensamiento.Al margen de las respuestas dadas por el Informe Rettig, existen muchasotras ofrecidas por historiadores, sociólogos e investigadores en general. Todasellas aportan elementos a considerar, puesto que ayudan a entender un difícilperíodo de nuestra historia.Es importante también señalar la posición adoptada por sectores cercanos ypartidarios del régimen militar. Ellos argumentan que el país vivía un estado deguerra interno y, en ese contexto, hubo muertes producto de losenfrentamientos naturales en esa situación; las violaciones a los derechoshumanos habrían sido el producto de excesos cometidos por personasclaramente identificables, pero que no involucran a las Fuerzas Armadas y deOrden en su conjunto, ni a sus altos mandos y, por lo tanto, no existió unapolítica de Estado destinada a exterminar a determinados grupos de lasociedad.Por otro lado, la izquierda chilena tiene una interpretación diferente de loshechos. Ellos afirman que la política de exterminio existió y fue posible graciasal poder absoluto que los militares detentaron durante los 17 años degobierno. El objetivo de esta fue descabezar los partidos y organizaciones deizquierda y de esta forma desbaratar el proyecto de sociedad socialista. Estosobjetivos se relacionarían con la política de contrainsurgencia y seguridadnacional implantada desde los Estados Unidos.La mesa de diálogoEl Informe Rettig logró recopilar antecedentes, estableciendo como unaverdad inobjetable la trasgresión de los Derechos Humanos. No obstante,constatado el hecho, era necesario ubicar los restos mortales de las víctimas oestablecer su destino y así ayudar a la reconciliación nacional. Con ese objetivofue creada en agosto de 1999 la Mesa de diálogo, la cual el 13 de junio de2000, hizo pública una declaración en la que expresó: “Con miras a propiciar dicho espíritu y, en general, de avanzar hacia unreencuentro nacional, representantes de las FF.AA. y Carabineros, abogados dederechos humanos, autoridades de entidades éticas y personeros de lasociedad civil, han trabajado por largo tiempo en esta instancia de diálogo,reconstruyendo espacios de confianza sobre la base de la tolerancia y lafranqueza.”En esa declaración propusieron distintas medidas a tomar para lograr laubicación de los restos de los detenidos desaparecidos o establecer su destino;al respecto era vital dictar disposiciones legales que establecieran el secreto 28
  29. 29. profesional para aquellos que entregaran información sobre los detenidosdesaparecidos. Para esto, pedían al Congreso Nacional la aprobación rápida deellas y al poder Judicial el nombramiento sin dilación de Ministros en Visitapara la investigación de estos casos, cuando se produjesen.La Fuerzas Armadas y Carabineros se comprometieron a, en un plazo de seismeses, realizar esfuerzos para obtener información útil con el fin de encontrarlos restos de los detenidos desaparecidos o establecer su destino. Igualcompromiso hicieron las instituciones religiosas y éticas presentes en la Mesade diálogo, poniéndose a disposición para recibir esta información.Se llamaba al Presidente de la República a evaluar el trabajo y los logrosdespués de 6 meses, pudiendo prorrogar el trabajo por otros 6 meses si fuesenecesario.BibliografíaSi deseas profundizar alguno de los temas estudiados te sugerimos revisar lasiguiente bibliografía:Aylwin, Mariana y otros, (s/f). Chile en el siglo XX. Emisión,Santiago. Bengoa, José(1985). Historia del pueblo mapuche. Ediciones Sur,Santiago.De Ramón, Armando (2001). Breve Historia de Chile. Desde la invasiónincaica hasta nuestros días (1500-2000). Ed. Biblos, Buenos Aires.Edwards, Alberto (1987). La fronda aristocrática. Editorial Universitaria,10ª. edición, Santiago.Garcés, Mario (1991). Crisis social y motines populares en el 1900.Documentas, Santiago.Godoy, Hernán (1971). La estructura social de Chile. Editorial Universitaria,Santiago.Góngora, Mario (1986). Ensayo sobre la noción de Estado en Chile, siglosXIX y XX. Editorial Universitaria, Santiago.Grez Toso, Sergio (1997). De la regeneración del pueblo a la huelgageneral. Dibam, Santiago.Izquierdo, Gonzalo (1990). Historia de Chile. Editorial Andrés Bello, 3 tomos,Santiago.Jocelyn-Holt, Alfredo (1997). El peso de la noche. Ariel-Planeta, Santiago.Pinto Vallejos, Julio (1998). Trabajos y rebeldías en la pampa salitrera.USACH, Santiago.Vial, Gonzalo (1981). Historia de Chile. Editorial Fundación, Santiago.Villalobos, Sergio y otros (1974). Historia de Chile. Editorial Universitaria,Santiago.Te sugerimos visitar los siguientes SITIOS WEB, donde podrás complementartus conocimientos:www.todocl.cl/sociedad/historia. Sitio en el cual podrás encontrar informaciónacerca de diversos temas referidos a nuestra historia nacional.www.geocities.com/historiaenchile/radical/httm. Sitio en el que se encuentrauna serie de artículos y esquemas con diferentes temas de historia de Chile ydel mundo. 29
  30. 30. www.siglo20.cl/. Aquí encontrarás imágenes, artículos y esquemas referidos alas características históricas de nuestro siglo XX chileno. 30

×