17 chile en el mundo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

17 chile en el mundo

on

  • 569 views

 

Statistics

Views

Total Views
569
Views on SlideShare
569
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

17 chile en el mundo Document Transcript

  • 1. HISTORIA Y CIENCIAS SOCIALESMÓDULO 4Eje temático: El espacio geográfico nacional, continental y mundialUnidad: Chile en el mundoIntroducciónEn esta unidad estudiaremos y analizaremos las conexiones de Chile conel resto del planeta, a través de tres coordenadas centrales: 1. La política exterior que ha desarrollado el estado chileno y q u e h a permitido que productos, ideas y servicios de chilenos y chilenas recorran el mundo exhibiendo sus ventajas comparativas. 2. Los acuerdos económicos que se han establecido con países miembros de mercados exteriores. 3. La suscripción de acuerdos políticos ha incidido en la formulación de políticas internas que buscan combatir la pobreza, luchar por un medio ambiente limpio y asegurar que los derechos de las mujeres estén presentes en las agendas nacionales.Concretamente, te recomendamos comenzar estudiando las diferentesestrategias que el gobierno de Chile ha elaborado para conectarse conpaíses vecinos, y que han repercutido en el establecimiento de alianzas connuevos socios económicos. En el desarrollo de contenidos que aparecea continuación, se señalan los lineamientos generales de la política exteriorchilena de los últimos años que, en términos generales, ha estadomarcada por la búsqueda de nuevos mercados y por elestablecimiento de relaciones de cooperación con distintos países einstituciones que alrededor del mundo buscan mejorar la calidad de vidade sus habitantes.En segundo término, te sugerimos revisar los distintos acuerdoseconómicos que ha firmado nuestro país en los últimos años conotros mercados y naciones, abriéndose al mundo.Te invitamos a visitar dos sitios de interés en Internet dondepuedes encontrar información sobre estos aspectos:www.minrel.cl: sitio del Ministerio de Relaciones Exteriores deChile.www.un.org/spanish/: sitio general de las Naciones Unidas.Dentro de este contexto, es importante que conozcas los actuales 1
  • 2. foros mundiales donde se formulan soluciones a la grave crisismedioambiental que atraviesa nuestro planeta. Te sugerimos investigarel papel que ha desempeñado Chile dentro de estos foros. En el siguientesitio de Internet encontrarás información al respecto:http://www.bioforum.net/.Principales lineamientos de las relaciones exteriores del paísLa política exterior de Chile ha experimentado una serie de cambios en losúltimos años. El siguiente texto da cuenta de esta situación, analizando lasrelaciones de nuestro país con el resto del mundo.Política exterior de ChilePara A. Van Klaveren en su “ Inserción internacional de Chile”,dentro del libro de C. Toloza y E. Lahera (ed), Chile en los noventa,hay cuatro factores claves que definieron los contenidos que tendría lapolítica exterior de Chile en los gobiernos de transición a la democracia: “El primero de ellos fue, por cierto, una tradición histórica acumuladaa lo largo de más de un siglo y medio de vida independiente, enque se plasmaron algunos principios básicos que han marcado laproyección externa del país y que se reflejan especialmente en lasdefiniciones territoriales, las relaciones con las naciones vecinas y laparticipación de Chile en una serie de instituciones internacionales.El segundo estuvo representado por el fin del régimen militar, que dejó unacicatriz muy profunda en las relaciones internacionales, y larestauración democrática que lo siguió.El tercero fue la apertura económica, que se había iniciado duranteel régimen autoritario y que, al poco tiempo, coincidió con unatendencia general que se hizo presente en toda la región latinoamericana.El cuarto consistió en los grandes cambios políticos y económicos quese registraron en el escenario internacional y que tuvieron unimpacto muy decisivo en la política exterior y en la propia sociedad chilena,más allá de los procesos internos que se vivieron en el país.Un legado complejo“La política exterior de Chile contiene elementos de permanencia yde cambio. En términos generales, durante los períodos en que ha habidoestabilidad interna han sobresalido los componentes de continuidad. Por el 2
  • 3. contrario, cuando se han producido transformaciones tanto internascomo externas, han tendido a predominar los elementos de innovación.Algunos de los elementos de permanencia que se siguen proyectando en lapolítica exterior chilena tienen su origen en las cuestiones territoriales quese fueron sucediendo a lo largo de los años. En gran medida, ellasresultaron de indefiniciones típicas del período colonial y de dificultadesposteriores de demarcación que incluso se han mantenido hasta tiemposmuy recientes.El legado también incluye una historia de relaciones vecinales intensasy complejas, en que se fueron alternando episodios de cooperación eincluso de solidaridad regional con episodios de competencia y, en casosextremos, de conflicto diplomático y militar. Ocasionalmente, algunos deestos problemas se proyectaron en las políticas chilenas frente a lasgrandes potencias que, en el pasado, generalmente estuvieronsubordinadas a su política sudamericana. Como todo el resto de lasnaciones latinoamericanas de la época, Chile operó durante el siglo pasadodentro de un sistema de equilibrio de poder regional que giró en tornoa cuestiones territoriales, económicas, estratégicas y políticas.Particularmente relevante fue la evolución de nuestras relaciones conArgentina, Bolivia y Perú, y la relación histórica que se estableció entreellas.El legado histórico que exhiben las políticas exteriores de Chile y delos países más próximos no es muy distinto del que se puedeencontrar en Europa, con la salvedad de que en esta última predominaroncon más fuerza y hasta tiempos mucho más recientes los conflictos bélicos.Sin embargo, la forma en que se proyecta este legado en la actualidad nopuede ser más diferente. En Europa Occidental, una historia de conflicto yde rivalidad actúa como uno de los factores impulsores del procesode integración más avanzado que se desarrolla ahora en el mundo. Lasreivindicaciones territoriales quedaron en el pasado y si bien puedensubsistir sentimientos de rivalidad y de afinidad derivados de antiguosconflictos y alianzas, éstos no movilizan a la opinión pública, con laposible excepción de los eventos deportivos.En América Latina, y Chile no es la excepción, las secuelas deconflictos antiguos y de cuestiones territoriales siguen representandoun elemento central de la política exterior que, paradójicamente, debeconciliarse con tendencias hacia una mayor cooperación regional y conlos desafíos que imponen economías globalizadas. Al igual que en lospaíses vecinos, los factores históricos y, sobre todo, las visiones einterpretaciones sobre ellos, han permeado las percepciones de actores 3
  • 4. muy relevantes de la política exterior e influyen poderosamente en laopinión pública.La historia también sigue jugando un papel relevante en nuestrasrelaciones con Bolivia y Perú. Uno de los diplomáticos peruanos másinfluyentes de las últimas décadas, Carlos García Bedoya, destacó en susescritos el trágico impacto de la derrota de su país en la Guerra delPacífico y el largo camino que tuvo que recorrer para reconstruir unsentimiento de unidad nacional y establecer una nueva personalidadinternacional que superara las “hipotecas” del pasado (Bedoya 1981:52)(…)”(Programa de Estudio Cuarto Año Medio, pp. 253 – 258).Chile y el Tratado de Libre Comercio (TLC)En el contexto de la economía globalizada, nuestro país se ha visto en lanecesidad de ampliar sus redes comerciales. Para ello se han firmadouna serie de acuerdos económicos, como el Tratado de LibreComercio con Estados Unidos. Las negociaciones entre Chile y losEstados Unidos concluyeron el 11 de diciembre de 2002. Enrepresentación del gobierno de Chile firmó la Ministra de RelacionesExteriores, Sra. María Soledad Alvear y, por parte de los EstadosUnidos, lo hizo el Representante Comercial, Sr. Robert B. Zoellick.Este Tratado implica para Chile consolidar y ampliar el acceso desus productos a una de las economías más grandes del mundo.Según lo acordado, el 87% de las exportaciones chilenas a EstadosUnidos ingresará a ese mercado libre de aranceles desde el momento dela entrada en vigencia del Tratado. Al cuarto año, el 94,8% de los envíoschilenos estará libre de aranceles.El resto de los productos se desgravará en un plazo máximo de doceaños, tras el cual todo el comercio estará libre de aranceles, incluidosaquellos productos para los que se negociaron cuotas de ingreso durante losprimeros años.Entre otras cosas, el TLC incluye los siguientes temas: reducciónde aranceles para el comercio de bienes, reglas de origen, administraciónaduanera, medidas sanitarias y fitosanitarias, salvaguardias, barrerastécnicas al comercio, inversiones y servicios, comercio electrónico,servicios financieros, políticas de competencia, entrada temporal depersonas, propiedad intelectual compras públicas, laboral ymedioambiente, transparencia y solución de controversias. 4
  • 5. En síntesis, el TLC implica consolidar y profundizar una estrategia deeconomía abierta, competitiva y apoyada en el dinamismo de lasexportaciones, reforzando la estabilidad de la política económica y, a la vez,representa un hito importante hacia la creación del Acuerdo deLibre Comercio de las Américas (ALCA).Este TLC se suma al reciente Acuerdo de Asociación con la UniónEuropea y al cierre de negociaciones con Corea del Sur, por lo quese refuerza la apuesta estratégica de Chile de constituirse en unaplataforma de inversión.Derechos de la mujerLa prensa nacional también se ha hecho cargo de esta preocupación.Un artículo publicado en el diario El Mercurio, analiza la situación de lamujer a 10 años de la conferencia de Beijing:Feministas versus organizaciones pro familia:Conferencia sobre la mujer de la ONU en China. Avances-retrocesostras 10 años de BeijingSiguen las dos lecturas frente a la fuerte arremetida feminista en1995. Mientras ONGs y el Gobierno celebran que Chile sea el país de laregión que más compromisos ha cumplido, grupos pro vida adviertensobre las consecuencias en la familia y sociedad.CECILIA DERPICH CANESSAEn septiembre se cumplen 10 años de la Conferencia Mundial de la Mujer enBeijing, aniversario que ha motivado a que tanto las Naciones Unidas,como los gobiernos y la sociedad civil hayan comenzado a mirar enretrospectiva la reunión, analizando los efectos de los compromisosadquiridos y el grado de cumplimiento de éstos.La revisión más masiva fue hace un mes, en la sede de la ONU enNueva York.Allí, los países participantes -entre ellos Chile- decidieron ratificar elconjunto de medidas de Beijing, conocido como Plataforma de Acciónde la Mujer (PAM) y seguir presionando a los Gobiernos para que laincorporen en sus políticas públicas.Pero, pese al apoyo de la ONU y de los Estados participantes, aún no existeacuerdo respecto de qué tan positivos y relevantes han sido los 5
  • 6. compromisos de 1995.Temas como la incorporación femenina al mercado laboral yespecialmente los llamados "derechos sexuales y reproductivos" siguendividiendo principalmente a feministas y organizaciones pro vida y familia.Estos últimos lamentan que sus puntos de vista ni siquiera seanescuchados por el Gobierno chileno, ni menos tomados en cuenta a la horade ratificar y hacer cumplir los compromisos que, por ser frutode una Conferencia y no una Convención, no son obligatorios para lospaíses que los suscriben.Cuánto se ha cumplidoChile es el país latinoamericano que más ha acatado la Plataforma deAcción de la Mujer, firmada en 1995.Ésa fue la conclusión a la que llegaron expertas de la FacultadLatinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), que durante tres añosprepararon un índice de cumplimiento de compromisos de laConferencia, que fue dado a conocer hace pocos días.Según el estudio, en el país se han puesto en práctica un 24% delos acuerdos relacionados con participación y acceso al poder, un 90%de las metas de autonomía económica y pobreza, y un 89% de losreferidos a salud de la mujer y derechos sexuales y reproductivos.Según Teresa Valdés, autora de la investigación, estas cifras demuestranque Chile ha tenido un avance sustancial en el logro de las metas acordadasen la Conferencia. Aun cuando, lamenta, quedan tareas pendientesque, según ella, recién en unos 50 ó 60 años más permitirían hablar deequidad en Chile y en la región.La misma opinión comparten organizaciones feministas, donde sedestacan los logros en áreas como la incorporación de la mujer al trabajo yautonomía económica que han logrado.Sin embargo reclaman retrocesos en salud, donde preferirían que seprofundizara en políticas de anticoncepción, esterilización y proteccióndel embarazo no deseado de adolescentes.Josefina Hurtado, de la ONG Red de Salud de las Mujeres, aseguraque debiera haber mayor libertad en el "plano del cuerpo", y unamenor influencia de grupos conservadores y credos religiosos sobre estos 6
  • 7. temas.El Gobierno también defiende esa visión. La ministra del Servicio Nacionalde la Mujer, Cecilia Pérez, destaca el cumplimiento de los compromisosreferidos a salud, considerando como positiva la eliminación de lastrabas para la esterilización de las mujeres (que hoy se puede hacer desdelos 18 años y sin haber tenido hijos) y la atención casi universal delparto por parte del Estado.Lamenta, eso sí, que aún no se profundice en la difusión de métodosanticonceptivos y protección contra las Enfermedades de TransmisiónSexual (ETS) y Sida.Lo atribuye a la influencia de los cuestionamientos de ciertos sectores de lasociedad "que han impedido que nos pongamos a la par de lasnecesidades de hoy", explica.La ministra destaca además la existencia de avances en autonomíaeconómica y superación de los niveles de pobreza de las mujeres. Sinembargo, cree que esa mejoría se debe en gran parte al crecimientoeconómico del país.Este panorama contrasta con la visión de expertos y organizaciones provida y familia. Ellos manifiestan su preocupación respecto de los cambiosque han provocado los compromisos de Beijing en la vida de las mujeres yla sociedad en su conjunto.Cuestionamientos al acuerdoPara Rosita Camhi, economista del Instituto Libertad y Desarrollo,la Conferencia no significó un avance, sino un retroceso para las mujeres.Ella cree que el problema más grande de esa reunión es que estuvocruzada por una visión ideológica que planteaba un feminismo radical.Eso hizo que no se buscaran posiciones que respetaran la diversidad,pese a que se hablaba en pos de ella.Si bien reconoce que ha habido avances en participación laboral, Camhicree que éstos no son atribuibles a Beijing, sino a la apertura de lasociedad, al atrevimiento de más mujeres a salir de sus casas y a larecuperación económica experimentada.Cuestiona también que los acuerdos hayan dejado fuera la idea decompatibilizar los roles de la mujer, exagerando su salida al mercado 7
  • 8. laboral en desmedro de la función fundamental que cumplen dentro de lafamilia.El envejecimiento de la población y la baja de las tasas denatalidad, confirman ese argumento. Según las cifras del Registro Civil,durante el año pasado se registraron 150 mil nacimientos menos que en1990, casi la mitad de 307 mil que hubo en esa fecha.Por eso, Camhi asegura: "Mientras en Chile todavía se celebra que lamujer se incorpore más al trabajo y deje de lado la familia, en Europa yavienen de vuelta y apuestan por la compatibilidad de los roles. Nosotrosdebiéramos aprender de eso".Marcia Araneda, de la ONG Investigación, Formación y Estudios sobrela Mujer (Isfem), destaca los efectos de las políticas de salud que sehan implementado a partir de la Conferencia."Me parece gravísimo que en pos de una interpretación respecto de laexistencia de supuestos derechos sexuales y reproductivos que ni siquieraaparecen en los documentos, se estén desarrollando políticas comola repartija de pastillas anticonceptivas incluso para menores de edad,píldoras de emergencia cuyo efecto abortivo aún se investiga, ladespenalización del aborto y la institucionalización de relaciones anti-natura", dice.Y concluye: "Todas las reivindicaciones feministas ven los derechos dela mujer desde un punto de vista parcial. Por eso no toman en cuenta quelas consecuencias son globales y que inciden directamente en temascomo la desintegración de la familia y los cimientos de la sociedad". 8
  • 9. CRÍTICAS AL POST BEIJINGEE.UU. no acepta los "derechos sexuales"Los llamados “derechos sexuales y reproductivos" han sido uno de lospuntos más cuestionados de la Plataforma de Acción de la Mujer de Beijing.Para las organizaciones feministas, el reconocimiento de que la mujerpuede decidir sobre su cuerpo, es algo equiparable a los derechoshumanos fundamentales de cualquier persona.Según la visión de Beijing y otras de la ONU, los derechos sexualesy reproductivos incluirían el acceso a anticonceptivos modernos, el quelos individuos puedan "gozar de su sexualidad sin riesgo de embarazos nodeseados y de contraer enfermedades de transmisión sexual y Sida" yel reconocimiento de las mujeres como sujetosautónomos, con responsabilidades y capacidad plena de decidirsobre su cuerpo, su sexualidad y su fecundidad.Sin embargo, las organizaciones pro vida cuestionan la existencia de estosderechos y alegan que son sólo fruto de interpretaciones posteriores, yaque la Declaración de Beijing no los menciona porque no fue aceptadoincorporarlos al texto final.Alegan además que esas interpretaciones posteriores son las quealimentan un debate que abre la puerta a temas a los que públicamentese ha opuesto el Gobierno, como el aborto.Eso fue lo que ocurrió en marzo en la ONU, en una reunión dondese analizaron los 10 años de Beijing. Estados Unidos propuso una enmiendaque señalara expresamente que "los documentos de Beijing no creannuevos derechos internacionales ni incluyen el derecho al aborto".Chile rechazó esa propuesta y apoyó la del grupo de Río, dondejustamente se aboga por los "derechos sexuales y reproductivos", lo quelas organizaciones pro vida consideran "un doble discurso".(Fuente: http://diario.elmercurio.com) 9
  • 10. Los reglamentos en relación a la preservación del ambienteLegislación:Reglamentos • Ministerio Secretaria General de La Presidencia Comisión Nacional del Medio Ambiente - D.S. N. 166 de 1999: Reglamento del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional y de las Comisiones Regionales del Medio Ambiente . • Ministerio Secretaría General de La Presidencia de la República - D.S. N. 94 de 1995: Reglamento que fija el procedimiento y etapas para establecer planes de prevención y de descontaminación. • Ministerio Secretaria General de La Presidencia de La República - D.S. Nº 93 de 1995: Reglamento para la dictación de normas de calidad ambiental y de emisión. • D.S. Nº 95 de 2001, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia - Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.Superación de la pobreza e inserción laboral de lamujerA continuación, citamos la Intervención de la Ministra Cecilia Pérez Díaz enla Inauguración del Seminario Internacional “Superación de la Pobreza,generación de empleo y equidad de género”. OIT/PNUD en Julio del 2004: “(…) No constituye un misterio para nadie aquí presente, o no debieraserlo, la profunda relación que tienen entre sí los tres elementos quedefinen este seminario: género, empleo y superación de la pobreza. Enefecto, es habitual señalar que el importante proceso de reducción de lacifra de pobreza que vivió nuestro país en la primera década de lademocracia, está asociado a un conjunto de políticas sociales demejoramiento salarial e impulso a la inversión, pero se explicaprincipalmente por el ingreso de mujeres al mercado laboral,transformándose en segundas perceptoras de ingreso para sus familias.Así, en la última década del siglo pasado, mientras el porcentaje dehogares bajo la línea de pobreza se reducía desde un 38.6 % en 1990 aun 20.6% en 2000, la tasa de participación laboral femenina ascendíadesde un 29.6 % a un 35 % en el mismo período.Tanta importancia tiene dicho factor como impulsor del proceso dereducción de la pobreza que economistas como Pamela Gana 10
  • 11. sostienen que, si restamos los ingresos de la mujer, en todos los hogaresbiparentales, habrían 100.145 hogares que pasarían de ser no pobresa ser pobres y 34.679 hogares que pasarían de ser pobres no indigentes,a ser indigentes.El desafío, entonces, es evidente. Para poder avanzar en el camino dela reducción de la pobreza y la superación total de la indigencia en Chile, elingreso de las mujeres al trabajo remunerado constituye un pilarfundamental.Es por ello que iniciativas como este Seminario, enmarcado en elProyecto del mismo nombre que desarrollan las instituciones convocantes,tiene tanta importancia y trascendencia.Permítanme entonces, plantear dos desafíos que creo que debiesenocupar un espacio central en esta reflexión.Por un lado, debemos revisar las políticas públicas orientadas a promover lareducción de la pobreza y la superación total de la indigencia a la luz de esteobjetivo. ¿Cuánto de lo que hacemos contribuye a estimular y promover elempleo de las mujeres como estrategia de desarrollo de lasfamilias?,¿cuántas de nuestras acciones y políticas apuntan hacia ello ycuántas pueden ser perfeccionadas en tal sentido? Creo que estas son lasprimeras preguntas que aparecen al abordar el tema.Y, en esa línea quisiera referirme, brevemente, por cierto, a dos aspectosdel Sistema Chile Solidario, estrategia fundamental que el Gobierno delPresidente Lagos ha implementado para terminar con la miseria.El primero de ellos es la decisión de asignar la administración del bono queacompaña la intervención sico-social a las mujeres de cada hogar. Creoque esta decisión tiene un fuerte sentido de reconocimiento y devaloración del rol de articuladoras sociales que las mujeres ejercen en elterritorio, especialmente allí donde la pobreza es más dura. Son lasmujeres de cada familia las que tejen la organización social, las que danvida al entramado comunitario y las que desarrollan con más fuerzas lasestrategias de solidaridad que permiten a las familias crecer juntasen la tarea de superación de la pobreza. Creo que es unreconocimiento, también a las mujeres que, con su sólo esfuerzo,sostienen hogares monoparentales, en este caso, indigentes.La administración del bono refuerza dicho rol y lo asocia al controlde recursos monetarios que, junto con la articulación del capital 11
  • 12. social, se transforman en las principales herramientas de superación dela indigencia. El bono es pequeño, por cierto. Sin embargo, lo importante,aquí, es que se vinculan los pilares financiero y social en una sola persona,la mujer. El bono es una apuesta por la mujer, que reconoce que para quepueda ejercer en plenitud su rol de engranaje fundamental de la estrategiade desarrollo de la familia, debe tener control de recursos propios. Estemensaje es muy potente y debemos analizarlo con cuidado. Debemostambién, por cierto, analizar su coherencia con el resto de loscomponentes del Sistema y con la situación ideal a la que aspiramos.Y aquí, llegamos al segundo aspecto que deseo puntualizar respecto a ChileSolidario. Me refiero a la dimensión de empleabilidad. En ella, losmínimos a los que aspiramos se relacionan con la existencia de un adultotrabajando en el hogar. Sin duda es un tremendo logro para familiasque están en las condiciones más precarias que podemos imaginar. Sinembargo, el desafío es evitar que el cumplimiento de dicho mínimo seoriente preferencialmente al hombre y siga considerando el trabajofemenino como subsidiario. Debemos poner atención en ello y revisar comoestamos operando a partir de los datos que arrojen las sucesivascohortes de familias egresadas. Asimismo, debemos tender,especialmente en condiciones económicas mejores, a fomentar el empleode hombres y mujeres al interior de dichos hogares, como únicaestrategia sustentable de abandono de la indigencia y, posiblemente, dela pobreza.Finalmente, es evidente que el camino de lucha contra la pobreza yla indigencia exige que las mujeres encuentren condiciones adecuadaspara poder atreverse a dar el paso fundamental de incorporarse almercado laboral o desarrollar un emprendimiento propio. La superaciónde la pobreza y de la indigencia exige una intervención en la línea defortalecer integralmente las capacidades de las mujeres de construir supropio destino, estableciendo relaciones de género más igualitarias yjustas. El principal aporte de los mecanismos de género, en el caso deChile, del SERNAM, a esta tarea, tiene que ver principalmente conimpulsar esta transformación integral.Un segundo desafío para esta instancia, tiene que ver con la posibilidad debuscar los mecanismos que se constituyan en impulsores de unmayor ingreso de mujeres al mercado de trabajo. En todos los niveles,pero especialmente entre las mujeres más pobres.En Chile, hoy, un 36% de las mujeres que están en edad de trabajar,lo hacen efectivamente, cifra muy menor al promedio de América Latina(de un 45%) y considerablemente alejada de los niveles de los países 12
  • 13. desarrollados.Este reto, adquiere mayor relevancia en el contexto de nuestraconversación hoy al constatar que esta cifra se reduce a 24.8% en elprimer quintil y se eleva a 52.1 % en el quinto.Hoy, Chile tiene capacidad de incorporar masivamente a las mujeres a sumercado del trabajo. La fuerte inversión hecha en materia educacional en laúltima década nos permite decir hoy que, en todos los tramos etáreos, lasmujeres tenemos mejores niveles de escolaridad que los hombres,participando además de forma plena en todos los niveles de la estructuraeducacional. Podemos decir, entonces, que la brecha educacional entrehombres y mujeres está cerrada. ¿Cuáles son, entonces, las tareaspendientes?, ¿qué obstáculos impiden hoy el ingreso de más mujeresal trabajo remunerado? Como Servicio Nacional de la Mujer, creemos quelas tareas tienen que ver básicamente con los siguientes ámbitos:El ámbito cultural. En este aspecto tenemos que derribar todavíamuchos mitos que, principalmente, inhiben la contratación de mujerespor parte de los empleadores. El primero de ellos es aquel que diceque las mujeres somos más caras que los hombres. Como bien hademostrado la OIT, esta afirmación no es correcta. Con menores tasas deaccidentabilidad y con una carga de maternidad que es fundamentalmenteasumida por el Estado, las diferencias de costo entre mano de obrafemenina y masculina son mínimas. Más aún cuando gran parte de lastareas que las mujeres dejan por concepto de permiso maternal sonredistribuidas entre los trabajadores y trabajadoras de las empresas, quese ahorran así el reemplazo durante el período pre y post natal.El segundo de ellos tiene que ver con los empleadores, peroprincipalmente con las familias y las propias mujeres, y es aquel queentiende el ingreso femenino como complementario al del hombre en elhogar. Esta concepción incide directamente en la menor remuneraciónque recibimos en promedio las mujeres por las mismas tareas quelos hombres y en la mayor inestabilidad laboral a la que estamossujetas.Esta concepción está más arraigada de lo que creemos y queremosen nuestra sociedad. Se encuentra detrás de las propuestas que entiendenuna flexibilidad laboral amplia como la receta para aumentar la tasa departicipación laboral femenina. Al respecto un comentario. Para que laflexibilidad pueda efectivamente aportar al mayor empleo de mujeres,tiene que establecerse en negociaciones más o menos simétricas entre latrabajadora y la empresa y debiese considerar, también, posibilidades 13
  • 14. similares para los hombres. Una flexibilización de la jornada de trabajoa requerimiento exclusivo del empleador, que rebaje los ingresos de latrabajadora y hagan de su jornada algo impredecible en el tiempo,sólo perjudicarán las estrategias que esa trabajadora desarrolle paraconciliar su trabajo con la vida familiar.Y aquí llegamos a uno de los nudos centrales en la problemática delempleo de mujeres en nuestro país hoy que, en un ámbito práctico, dicerelación con el desarrollo de estrategias que permitan a la mujer conciliarsu vida laboral con sus proyectos familiares y el cuidado de los hijos.Creo que sobre este punto hay un cierto consenso en el debate ennuestro país. Los distintos actores entienden que aquí tenemos unproblema. El punto es cómo generamos una salida que implique avanzaren una sociedad más igualitaria y democrática y que no nos retrotraiga alpasado.Es por ello que, como Servicio Nacional de la Mujer, hemosplanteado nuestra Campaña 2004 de Mujer y Trabajo en torno a estenudo, y entendemos que debemos avanzar en varios espacios paralelosy conexos entre sí, para construir una respuesta que reconozca laigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y los derechos de lamujer como un punto a favor y no como un obstáculo.Debemos potenciar una redistribución de roles en el hogar. El equilibrio degénero en lo público, debe ir acompañado por el equilibrio de género en loprivado. Esto no es nada nuevo. Ya en plena dictadura la consignaera “Democracia en el país y en la casa”. El problema es cómo llevarlo acabo. Esto implica un fuerte cambio cultural en las parejas y en losindividuos, que en cierta medida está cada vez más presente en muchasparejas jóvenes en Chile; pero implica también la posibilidad de que losempleadores establezcan condiciones que permitan a las mujeres,pero también a los hombres, dedicarse de mejor forma al cuidado delhogar y crianza de los hijos.Debemos mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres. A finde estimular su ingreso al mercado laboral. La brecha salarial, ladiscriminación en las promociones, el acoso laboral y el acoso sexualcontribuyen a hacer del trabajo algo menos atractivo para lasmujeres. Debemos, entonces, avanzar en condiciones de trabajodecente para todas las mujeres. Hemos avanzado bastante en dichoámbito, incorporando a las Trabajadoras de Casa Particular al Código delTrabajo, regulando las condiciones de trabajo de las Temporeras en lospredios, instruyendo medidas contra el Acoso Sexual en la Administracióndel Estado y promoviendo un proyecto de ley que lo tipifica y sanciona en 14
  • 15. todos los espacios de trabajo.Finalmente, debemos generar alternativas eficientes y oportunas decuidado infantil, que permitan a hombres y mujeres trabajar con laseguridad de que sus hijos e hijas están bien cuidados. Las nuevascondiciones del mercado laboral exigen el desarrollo de mecanismosdiversos y flexibles de cuidado infantil, que llegue al lugar o al horariodonde la educación preescolar no llega. Que se transforme en alternativaa la mujer que hoy deja sus niñas o niños encargados con una vecina,un pariente o simplemente encerrados en sus casas, con los peligros queconocemos.La sociedad chilena debe generar alternativas comunitarias,individuales, ligadas a los barrios, a las empresas o al Estado, quepermitan a cada mujer y hombre, acceder a aquella que se adapte demejor forma a sus condiciones de trabajo y a sus requerimientos,marcados cada vez más por un mercado dinámico y flexible.Algo de eso hemos hecho de forma ya tradicional con las mujerestemporeras de la agroexportación y nuestro desafío es avanzar en laimplementación y reconocimiento de dichas alternativas en otros entornos.El desafío es mayor y la tarea es inevitable. La tasa de participación laboralfemenina sólo puede aumentar. Las mujeres seguirán saliendo desus hogares a trabajar porque eso las dignifica, les entrega herramientaspara construir relaciones más igualitarias y no violentas en la casa,permite la superación de la pobreza en sus familias y contribuyedecisivamente al desarrollo y competitividad de nuestro país.El reto es que este proceso se desarrolle de buena forma;preservando buenas condiciones de trabajo, maximizando lospotenciales beneficios del proceso, cuidando la mantención de las tasasde natalidad y el bienestar de las niñas y niños, así como permitiendo elejercicio pleno de los derechos de las mujeres.Porque, finalmente, el desafío global que nos plantea la relación entresuperación de la pobreza y equidad de género nos obliga a unamirada multifacética y completa que incluye solucionar las carenciascríticas de ingreso, pero junto con ello –y más estratégico tal vez–visibilizar y abordar otras relaciones asimétricas de poder como lasvinculadas al trabajo no remunerado, el uso del tiempo, los derechosreproductivos y la violencia contra la mujer (…).”(Ministra Cecilia Pérez Díaz en la Inauguración del Seminario Internacional 15
  • 16. “Superación de la Pobreza, generación de empleo y equidad degénero”. OIT/PNUD en Julio del 2004)Sitios sugeridosSi deseas profundizar tus conocimientos, te sugerimos revisar el anexo delPrograma de Cuarto Año Medio que puedes encontrar en:www.mineduc.cl (específicamente en la sección Planes y Programas, NM4,Ciencias Sociales).Otros sitios que te pueden ayudar a profundizar tus conocimientos, sonlos siguientes:www.enlaces.clwww.un.org/spanish/: entrada general al sitio de Naciones Unidas.www.undp.org/: sitio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.www.unfpa.org/: sitio del Fondo de Población de Naciones Unidas.www.britannica.com: sitio de la Enciclopedia Británica.www.nationalgeographic.com: sitio del National Geographic conacceso a mapas mundiales y regionales 16