16 américa latina contemporánea

1,727 views
1,584 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,727
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

16 américa latina contemporánea

  1. 1. HISTORIA Y CIENCIAS SOCIALESMÓDULO 4Eje temático: El espacio geográfico nacional,continental y mundial.Unidad: América Latina contemporáneaIntroducciónDesde Canadá hasta la Patagonia el territorio americano es escenario deuna enorme diversidad de paisajes. Desde las heladas llanuras delpolo Ártico, hasta la Antártica, cientos de bellezas naturales coronan unode los continentes con paisajes más variados del mundo.Millones de personas comparten una historia común; un pasado que nosreúne y, a veces, nos disgrega; una identidad variada de expresioneslocales convocadas por una denominación común: americanos yamericanas.¿Qué características tenemos en común los millones de seres humanosque habitamos este inmenso continente? ¿Cuáles son las distintasformas que adquiere la geografía que nos permite vivir en estas tierras?¿Dónde y cómo se distribuyen los polos de desarrollo de nuestrocontinente? ¿Qué características económicas tiene Latinoamérica en laactualidad? ¿Cuáles son los principales problemas que compartimos losamericanos y americanas hoy en día?A través de esta unidad te invitamos a conocer la realidad de nuestrocontinente a partir de: 1. Su geografía, incluyendo el relieve y el clima. 2. Su gente (la demografía). 3. Su identidad económica desde el punto de vista de las ventajas y problemas más agudos.Revisaremos la historia de los últimos 50 años y consideraremos losesfuerzos que se han hecho para poder solucionar los principalesproblemas que nos aquejan. La idea es que podamos analizar losdiferentes puntos de vista generados por las variadas realidades,propias de los tantos países que hoy en día habitamos en el continente,desde Canadá, hasta la helada y sureña Patagonia.Te sugerimos comenzar con una revisión de las característicasgeográficas de este continente, desde la llamada América del Norte,pasando por América Central, a nuestra América del Sur. En esta secciónde la unidad te aconsejamos atender a los siguientes aspectos: el clima,el relieve, la demografía y las diferentes zonas económicas, junto a susprincipales características. 1
  2. 2. Posteriormente, te proponemos analizar las características generales dela historia contemporánea de América Latina, concentrando tumirada en procesos como: • los desafíos y frustraciones de los distintos sectores sociales y políticos; la búsqueda del desarrollo y de la equidad que han desarrollado los distintos países en los diferentes períodos de nuestra historia contemporánea. • los fenómenos de masificación y urbanización acelerada de las distintas regiones de América. • las reivindicaciones de los grupos étnicos por mantener vivas sus tradiciones culturales en las distintas áreas en que viven. • las relaciones con Estados Unidos, especialmente durante la llamada “Guerra Fría”, y el período que se inicia con la caída del muro de Berlín. • las características de las revoluciones, reformas, gobiernos autoritarios y los procesos de redemocratización que se iniciaron luego de la década de los años noventa, incluida la llamada “transición democrática” llevada a cabo en nuestro país.Asimismo, es importante que analices las diferentes miradas que se haninstalado acerca de nuestra realidad. Para ello te recomendamosbuscar diversos análisis frente a los fenómenos que hemos expuesto conanterioridad; análisis realizados desde la historia, la sociología, la geografía,etc.En este sentido, te aconsejamos revisar la sección anexos delPrograma de Cuarto Año Medio, que la puedes encontrar enwww.mineduc.cl, dentro de la sección Planes y Programas (NM4,Ciencias Sociales).Aspectos geográficos generales de AméricaEl continente americano ofrece al observador un abanico amplio depaisajes geográficos. Desde la llegada de los primeros conquistadoresamericanos hasta los exploradores europeos del siglo XIX, la diversidad yriqueza geográfica del continente sedujo siempre a los viajeros.Esta riqueza se expresa, entre otras cosas, en las inmensasreservas de recursos naturales que posee América, detalle no menor almomento de proyectar el futuro productivo de la región.Las riquezas naturales son el sostén de nuestras economías localesy regionales, lo que demanda un cuidado y manejo racional por partede cada país, lo que en ejes anteriores hemos conocido como economíasustentable (utilizar los recursos naturales pero sin agotarlos). 2
  3. 3. Esta variedad geográfica se complementa con la existencia dediversos paisajes humanos y culturales, lo que convierte a nuestrocontinente en un verdadero abanico patrimonial y cultural. Como tal,esta tierra exige el desarrollo de estrategias de preservacióncomplementadas con la búsqueda de políticas económicas que permitanalcanzar mayores niveles de calidad de vida de los diferentes sectoressociales que forman parte las sociedades latinoamericanas.Posición del continente americano:América se encuentra rodeada de agua. Limita al Norte con el mar deDrake, por el Este con el Océano Atlántico, por el Sur con el Océanoglacial Antártico, y por el Oeste con el Océano Pacífico.Superficie de América:La superficie de América es de 42.000.000 km2, cifra que corresponde aun 29 % de las tierras emergidas del planeta.Geología de América:La formación del continente americano se inició hace varios millones deaños, en la era Azoica, cuando se formaron los escudos o macizos derocas duras como el granito.El relieve de América:En el relieve americano es posible identificar tres elementos básicos:cadenas montañosas, macizos antiguos y llanuras de origen sedimentario.Sobre las costas del Este, junto al Atlántico, se encuentran losmacizos antiguos, víctimas ya de la erosión.Una amplia zona de América del Norte está formada por el macizocanadiense. En América del Sur se encuentra el macizo guayanés al norestey al centro el brasileño.Bordeando la costa del Pacífico, al Oeste, se encuentran una serie decadenas montañosas coronadas por una gran cantidad de volcanes ynevados. En América del Norte reciben el nombre de montañasrocosas. Su máxima elevación es el monte Mac Kinley, con una altura de6195 metros sobre el nivel del mar.En América del Sur estas cadenas montañosas son conocidas comola Cordillera de los Andes, y su punto geográfico más alto es elmonte Aconcagua, con una altura de 6959 metros sobre el nivel del mar.La franja rocosa de América central, en tanto, une las montañas rocosascon los Andes. 3
  4. 4. Entre los macizos antiguos y los cordones montañosos del Pacíficoexisten extensas llanuras surcadas por grandes ríos. Estos espacios seformaron por material de relleno, es decir, por arenas y rocas transportadaspor las aguas de los ríos. En América del Norte, la gran llanura central estáocupada por el río Mississipi, que atraviesa de Norte a Sur el territorioamericano. En el sur del continente existen grandes sistemas fluviales, comoel del Orinoco, Amazonas, Paraguay y Paraná, que han formado grandesllanuras conocidas también como llanuras interiores.Hidrografía de América:En el continente americano se encuentran grandes cuencas. En Américadel Norte se destacan las cuencas del río Mississipi, el Yukon y el Makenzie.Sin embargo, la de mayor extensión es la del río Mississipi, que drenagran parte del territorio norteamericano, desaguando en el Golfo de México.En América del Sur se encuentra la gran cuenca del río Amazonas,considerado el río más caudaloso del mundo. Este gran río recorre unaextensa llanura que va desde los Andes peruanos hasta su desembocaduraen el Atlántico. Cabe destacar, además, las cuencas del Orinoco y del Ríode la Plata. En América Central, en tanto, existen ríos cortos y algunoslagos; son importantes en esta parte del continente las aguas subterráneas,que permiten el desarrollo de actividades agrícolas en zonas secas ydesérticas.Para complementar estos contenidos, te sugerimos que visites la siguientepágina: http://earth.google.c om/ , desde la cual puedes descargar unprograma que te permite obtener vistas aéreas de distintos lugares delmundo.Demografía de América:El continente americano, en comparación con otros continentes, comoEuropa o Asia, es un continente poco poblado: alberga a más o menos 740millones de personas que habitan 42 millones de km2, lo que entrega unadensidad de 17.6 habitantes por km2.En este sentido, se dice que tiene una potencialidad espacial enorme.Sin embargo, existen inmensas áreas anecumene, es decir, sin poblaciónhumana que las habite: se trata de selvas, d e s i e r t o a , montañas ygrandes extensiones de terreno en la Patagonia.Este inmenso continente entró por primera vez en contacto con el viejomundo a través de las exploraciones vikingas en el siglo X d.C. En 1492,la empresa de Cristóbal Colón marca la integración de la historia de Américacon la de Europa.El proceso de colonización experimentó dos etapas. La primera, 4
  5. 5. desarrollada por los españoles en la América del Sur y Central, y lasegunda, por los ingleses en América del Norte.Por ello se habla de una América Anglosajona y una América Latina, términosfundamentalmente culturales para referirse a las dos Américas.Desde el punto de vista demográfico, América Latina exhibe lassiguientes características: • Su población es más numerosa que la de América anglosajona. • Tiene una población mucho más joven que la anglosajona. • La distribución de la población latinoamericana es desigual y se concentra, fundamentalmente, en los márgenes del continente y disminuye a medida que se ingresa en el interior. • La población de América Latina aún tiene un alto porcentaje de población rural, en cambio, la de Norteamérica es de carácter urbano. • Las ciudades de América Latina exhiben un aumento considerable de población en los últimos años. Las ciudades más pobladas son: Ciudad de México, Sao Paulo, Buenos Aires, Lima, Santa Fe de Bogotá y Santiago de Chile, consideradas todas como megalópolis.América Latina en la segunda mitad del siglo XXDesde principios del siglo XX, los distintos estados latinoamericanoscomenzaron la búsqueda de sistemas económicos nacionales que lespermitiesen superar los graves problemas sociales de sus respectivasnaciones. En ese contexto, la búsqueda de la industrialización fue unobjetivo común para la mayoría de ellos.Desde EE.UU. comienza una fuerte intervención, no solo económica, sinotambién de orden político y social. Fue el presidente TheodoreRoosevelt (1901-1909) quien pretendió complementar la antiguaDoctrina Monroe (1823), que hablaba de “ América para los Americanos”.Volvía a plantearse el tema de que era inaceptable la intervención europeaen los países americanos justificando, así, la posible intervenciónnorteamericana.Por otra parte, después de la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos,comienza a establecer diversas áreas de influencia en América Latina. Unaeconomía en expansión como la de aquel país requería de materiasprimas para su industria, y mercados para sus productos e inversión decapitales. Fue así como, bajo el imperativo de la dinámica del capitalismo, los norteamericanos comenzaron a penetrar con sus capitales yempresas primero en Centroamérica, y más tarde en toda América del Sur.Con la crisis económica norteamericana, producida a partir dell l a m a d o jueves negro (octubre de 1929) se produce un efecto en cadenaque da a la crisis un carácter internacional. 5
  6. 6. Desde la paralización bursátil se desencadenó una serie de eventosque afectó a la mayor parte de la producción industrial del mundo capitalista,con el consiguiente efecto sobre aquellos países exportadores de materiasprimas.Asimismo, la crisis trajo consecuencias en todo el sistema. Se habla deconsecuencias económicas, políticas y sociales. En el orden político, segeneró un aislamiento e intervencionismo estatal. Todos los paísesgeneraron políticas de proteccionismo aplicadas a sus producciones locales.Se destacan fuertes críticas al sistema de libre mercado y al “laissez-faire”, estableciendo una nueva teoría que justifique la intervención activadel Estado para fomentar el empleo. A la vez, se produjo el descrédito de lasdemocracias parlamentarias y el recrudecimiento de los nacionalismos.Finalmente, el desempleo generó un aumento de los movimientos obrerosy el nacimiento de partidos políticos con base proletaria.En consecuencia, la crisis del 1929 marcó el comienzo de una era quese caracterizó por la presencia creciente del Estado en los asuntospúblicos y económicos con el objetivo de superar aquel tipo de situaciones.En América Hispana se presentan algunos casos importantes de revolucionespopulares que pretenden alcanzar para sus economías un desarrollosostenido. Se trata de la Revolución Mexicana, el peronismo en Argentina y laRevolución Cubana.En México se había vivido un gran desarrollo económico en manos de capitalesextranjeros, pero se había descuidado las condiciones de vida de lostrabajadores urbanos y de los campesinos mestizos e indígenas. Bajo elmando de Francisco Madero, el pueblo se levanta contra el gobierno dePorfirio Díaz. Destacan también figuras como Pancho Villa, con el estandartede la Reforma Agraria y Emiliano Zapata al mando del improvisadoejército campesino. Porfirio Díaz renunció y Madero entra victorioso a laCiudad de México. Pero su acción no trajo paz: se desarrolló una guerra civilentre los campesinos que exigían una reforma agraria total y los dueños delos latifundios, extranjeros y mexicanos, que no estaban dispuestos aaceptar cambios en la estructura social y económica del país. En 1911 elPlan de Ayala, firmado por zapatistas, declara traidor a Madero y establece ladevolución de las tierras usurpadas a campesinos e indígenas. Sube al poderHuerta, quien no recibe apoyo de los norteamericanos por no ser un gobiernodemocrático. La intervención solo se produce para velar por los interesesde las compañías petroleras norteamericanas ubicadas en Veracruz. Así, larevolución mexicana se extiende hasta los años „30.Otro caso americano fue el de Argentina. La oligarquía ganadera y cerealerapierde su poder político a comienzos del siglo XX, dando paso a losburgueses y proletarios, amparados por la modernización de la economía. 6
  7. 7. En la década del „20, la política económica del estado es nacionalista,favoreciendo el desarrollo de la industria y de la agricultura nacional. Sedictan leyes que favorezcan las relaciones entre obreros y patrones, perono sirven para detener las movilizaciones obreras. La Gran Depresión de1930 permite la llegada de los conservadores al poder, luego, la SegundaGuerra Mundial fue un fuerte incentivo para el desarrollo industrial; peroaumentaban las revueltas y se produce un golpe militar. En 1946, llega alpoder Juan Domingo Perón, con una buena economía puesto queabastecía a los mercados europeos. Favoreció el empleo, los altossalarios y un alto nivel de consumo, intervino la Confederación General delTrabajo, y creó el Partido Único. Para 1952 la crisis económica se volvióinmanejable y apareció la represión en la escena política. En 1955 caía elsegundo gobierno de Perón y con él la revolución.Cuba, independizada de España recién a fines del siglo XIX, permanecióocupada militarmente por EE.UU. hasta 1902, extendiendo su influencia hasta1959. No obstante, la base de Guantánamo fue producto de un arriendopor 99 años. En 1959, un grupo de revolucionarios dirigidos por FidelCastro derroca al gobierno de Fulgencio Batista convencido de que larestauración democrática solo sería posible por la dicha vía.En síntesis, a partir de los años „30 nuestro continente experimentauna creciente industrialización a nivel local y regional. Ello se expresaen la intención de varios países por construir zonas de cooperacióneconómica, como lo fue la experiencia del Pacto Andino (1969) queintegraba a países con frontera en la Cordillera de los Andes. En muchospaíses latinoamericanos este proceso de industrialización se llevó a cabobajo el concepto del “Estado Benefactor”, que consideraba la participaciónestatal en el impulso económico asociado a la industrialización, y que sepensó llevaría al desarrollo de los países americanos.En la década de los 50, aún bajo los influjos de la industrialización, losproblemas estructurales de los latinoamericanos (pobreza, marginalidad,analfabetismo) no estaban resueltos. Esta falta de solución llevó aalgunos sectores de la izquierda latinoamericana a radicalizar susdiscursos y estrategias de solución. A la luz de estos hechos, en la décadade los „60, e inspirados en la experiencia cubana, en muchos países seorganizaron proyectos políticos que proponían la instalación de gobiernosrevolucionarios que modificaran de manera radical la realidadlatinoamericana.En este contexto, y sumados los aspectos relacionados con el mundobipolar y la Guerra Fría, la situación interna del continente se polarizó.El escenario político se volvió crítico cuando en distintos países seorganizaron movimientos militares apoyados por algunos sectores de lasburguesías nacionales, que terminaron en la instalación de sistemasautoritarios. 7
  8. 8. En muchos de estos casos, como lo indican investigaciones recientes,los movimientos militares contaron con el apoyo del gobierno de EstadosUnidos, el cual no veía con buenos ojos la instalación de otras “Cubas”, esdecir, de regímenes de inspiración comunista amparados por la URSS.En los comienzos de los años sesenta, la relación entre EstadosUnidos y América Latina estuvo marcada por la llamada “Alianza para elprogreso” (1961 a 1970), una estrategia estimulada por el presidenteJ.F.Kennedy (1961-1963) que consideraba apoyo económico y técnico alos países del continente americano con el objetivo de generararnuevos intentos para superar los principales problemas relacionados con lapobreza y la marginalidad. La ayuda se canalizaría tanto desde elgobierno de los Estados Unidos como por las empresas privadas, através de la Fundación Panamericana de Desarrollo.En este contexto, a comienzos de los años setenta en nuestro país,el presidente Salvador Allende (1970-1973) intentó implantar en Chile unsocialismo que fuera compatible con las libertades políticas. Se convertiría,de esta manera, en el primer experimento socialista en llegar al poderocupando el sistema electoral. Sin embargo, un golpe de Estado loderribó en 1973. Asumió el mando de la nación una Junta Militarpresidida por el general Augusto Pinochet.Los años ochenta: el retorno al modelo liberal democráticoLa represión a los opositores de los gobiernos militares de América del Surfavoreció un movimiento de opinión que proponía un regreso a sistemasdemocráticos.En un ambiente de mejoras económicas, de una mayor estabilidad, conel término de la Guerra Fría, la caída de los regímenes totalitarios, lasociedad comienza a exigir una mayor participación en la política. Se inicia,tanto por presiones internas de los diferentes actores sociales, como externasde países democráticos, un proceso de redemocratización de los gobiernosamericanos.A través de diferentes medios, en general electorales, llegan al poder nuevosgobiernos que serán caracterizados como de “transición”. En ellos recaela obligación de dar al país una nueva institucionalidad democrática y eldesmantelamiento de la institucionalidad del régimen autoritario anteriorpara, así, conducir a los estados a un clima de paz entre los distintos actoressociales involucrados.En países de América del Sur este proceso ha tenido altos costos pero,en general, se ha dado en un clima de paz.Sin embargo, esta redemocratización ha sido mucho más dificultosaen América Central. Allí se enfrentaban las aspiraciones de los países de la 8
  9. 9. zona, que querían asegurar la paz, y el temor de los Estados Unidosde que rebrotaran los focos revolucionarios de los años anteriores. Enellos, las “guerrillas” perturbaban las negociaciones de paz que sellevaban a cabo en cada país.Los problemas del crecimiento económicoLa mayoría de los especialistas concuerda en la opinión de que el crecimientoeconómico de América Latina se puede consolidar bajo sistemasdemocráticos de convivencia social. Bajo estas condiciones se podránestablecer sistemas de producción económica que aseguren a losmillones de habitantes de este continente niveles de vida que permitansuperar la pobreza y los altos índices de analfabetismo.Sin embargo, el panorama económico de los años ochenta no fue elmás positivo debido a los altos niveles de inflación y de crecimientosnegativos del PIB, junto a las deudas nacionales con instituciones depréstamos internacionales.En ese contexto, en la mayoría de los países latinoamericanosse comienza aprivatizar distintas empresas que antes estaban en manos del Estado,eliminando el concepto de “Estado de bienestar” e impulsandola instauraciónde sistemas económicos neoliberales.Dentro de los desafíos que los nuevos gobiernos democráticos tuvieron queafrontar, están las restricciones para poder pagar las altas deudas externas,lo que influyó negativamente en el ingreso de la población y que, enalgunos casos, amplió la brecha entre ricos y pobres.Insertos en un proceso de globalización mundial, donde una crecientecomunicación unifica a los mercados y con ello a las sociedades, se hanllevado a cabo una serie de transformaciones sociales, económicas ypolíticas. Cada nación latinoamericana establece acuerdos bilaterales condiversos mercados mundiales intentando, así, conectarse al mundoglobalizado a través del comercio de sus productos locales.En este contexto, los nuevos desafíos económicos de Latinoamérica pasanpor diversificar su producción, dar valor agregado a sus tradicionalesproductos con tecnología, y aprovechar al máximo las ventajas comparativasque tienen su paisaje, su ubicación y la riqueza de su multiculturalidad.Un interesante diagnóstico acerca de las características de la dinámicaeconómica de América Latina en los últimos años, la entrega el gerentedel Fondo Monetario Internacional, Rodrigo de Rato, en noviembre de 2004en un seminario en España:“(…) La recuperación de la economía mundial ha sido excepcionalmentefirme y ha tenido una amplia base geográfica durante el último año;esperamos que el crecimiento mundial llegue al 5% en 2004, la tasa más alta 9
  10. 10. en casi 30 años.Este sólido resultado se ha alcanzado gracias a la aplicación depolíticas macroeconómicas que se han ido acomodando a las circunstancias,a la mayor rentabilidad y los mejores balances de las empresas, a lafavorable situación de los mercados financieros y al mejoramiento de losmercados laborales. No obstante, tras un primer trimestre muy favorable, elcrecimiento ha perdido impulso últimamente. Si bien cabía esperar esto envarios países importantes, la desaceleración ha sido un poco máspronunciada que la prevista, y se ha visto afectada por el fuerte aumentode los precios del petróleo. Esperamos que el crecimiento mundialcontinúe a ritmo vigoroso el próximo año, pero como el mercado petrolerosigue siendo muy vulnerable a las crisis por su poco excedente de capacidadproductiva, esta perspectiva está sujeta a riesgos”.En cuanto a la situación económica de América Latina agrega que “larecuperación se ha fortalecido y ampliado el año pasado y hoy esperamosque el crecimiento en 2004 se sitúe alrededor del 4 %, la tasa más altadesde 1997”.Esto se debe a “la firme economía mundial, la actitud en general positiva delos mercados emergentes y la solidez de los precios de los productos básicoshan apuntalado esta recuperación. El alza de los precios del petróleobenefician a los exportadores principales, como Colombia, Ecuador,México y Venezuela, mientras que el incremento de los precios de los otrosproductos básicos crea ventajas comerciales para los exportadores demetales y productos agropecuarios, como Argentina, Brasil y Chile. Perolos países importadores de petróleo, sobre todo de América Central, seven perjudicados por lo que acontece actualmente en los mercados deproductos básicos. Si bien el clima externo es propicio, hoy es la demandainterna la que impulsa el crecimiento regional, dado el dinámico avance delconsumo privado y la inversión de las empresas”.La inflación se ha mantenido muy contenida en la mayoría de los países. Losgobiernos están aprovechando la recuperación para afianzar su posiciónpresupuestaria, reducir su deuda pública y aminorar la dependencia delas divisas extranjeras.El mismo autor considera que los desafíos y las oportunidades para AméricaLatina están ahora por venir. Entre ellos se encuentran el desempleo yla pobreza, mantenidos en niveles muy altos, y grandes diferenciasentre los ingresos de los distintos sectores sociales. Por ello se buscapropiciar las condiciones para una mayor inversión y para la creación detrabajo a mediano plazo. Para esto aconseja tomar conciencia de que esnecesario un consenso político a largo plazo y tomar medidas que faciliten elcrecimiento.Considera que un reto clave para América Latina “es responder a la rápida 10
  11. 11. integración de China, y de India en medida creciente, en la economíamundial.China es, a la vez, un gran importador de productos básicos de la región y uncompetidor en el campo de los textiles y de las manufacturas conalto coeficiente de mano de obra, algo que puede afectar a estossectores en México y algunos países de América Central. Será menesterdisponer de flexibilidad económica para que la región pueda hacer frente alos desafíos y aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece eldespegue de China”.En relación a nuestro país señala: “Chile, por ejemplo, ha puesto enpráctica una reforma fiscal firme y sostenida durante varios años y hareducido mucho la deuda pública. Los mercados financieros tienen confianzaen las políticas del país, lo que ha dado a este un accesoininterrumpido a los mercados de capital. A su vez, esto le hapermitido al Gobierno chileno aplicar políticas fiscales anticíclicas queconllevan beneficios conmensurables para la estabilidad económica”Asimismo, los cambios demográficos están generando nuevos problemasen estos países. Por ello, hay un nuevo reto para los gobiernoslatinoamericanos, que consiste en desarrollar un buen sistema de pensiones:“Hay que abordar el tema de las prestaciones de jubilación demasiadogenerosas, reducir los costes administrativos, limitar los compromisosfinancieros indefinidos del gobierno con los sistemas de pensiones yfacilitar la inversión en los fondos de pensiones”.Otro reto que queda por realizar en los países americanos, es laliberalización de los mercados: “A pesar de los grandes esfuerzosdesplegados en la última década para liberalizar el comercio exterior,América Latina es aún mucho menos abierta que otras regionesdinámicas. Las reformas para liberalizar aún más el comercio soncruciales para estimular el crecimiento y reducir los factores devulnerabilidad. Las principales ventajas provendrían del éxito de lasnegociaciones comerciales multilaterales que mejoren el acceso a losmercados de las exportaciones clave, como los productos agrícolas ytextiles. No obstante, es mucho lo que América Latina puede hacer porsu cuenta para reducir los aranceles, limitar el uso de barreras noarancelarias y flexibilizar algunas de las restricciones al comercio deservicios. Estas reformas también deberán respaldarse con mejoras en lainfraestructura y en las administraciones portuarias y aduaneras, que enmuchos países son fuentes de costosos retrasos e ineficiencias”. Todo ellotraerá grandes consecuencias en el mercado laboral, las reformas que sehagan al respecto pueden favorecer la inversión privada y con ella elcrecimiento. En este sentido “los mecanismos institucionales que establecenaltas indemnizaciones por despido y restringen el empleo temporal seconvierten en obstáculos importantes que traban la entrada y salida delmercado laboral y, por ende, la flexibilidad”. 11
  12. 12. El texto completo lo puedes encontraren:http://www.imf.org/external/np/speeches/2004/112504as.htmDe esta forma, los desafíos económicos de la región pasan por estableceruna serie de relaciones comerciales y de cooperación, que permitan a losdiferentes países latinoamericanos lograr niveles de desarrollo ycalidad de vida adecuados para cada zona.Estas proyecciones se lograrán en la medida en que la cooperación yel intercambio comercial favorezcan la producción interna y elcrecimiento de todos los sectores sociales que constituyen la variedadsociocultural del continente.BibliografíaSi deseas profundizar más tus conocimientos te sugerimos la siguientebibliografía: Bethell, Leslie (ed.): Historia de América Latina. Barcelona, Crítica, 1997. Vols. 9 al 13. BID, Progreso económico y social en América Latina, Informe 2000: Desarrollo más allá de la Economía. Bulmer-Thomas, Víctor: La historia económica de América Latina desde la independencia. México, Fondo de Cultura Económica, 1998. Cardoso, Fernando Henrique y Faletto, Enzo: Dependencia y desarrollo en América Latina. México, Siglo XXI, 1969. Castells, Manuel: La era de la información. Vol. I, II y III. Madrid, Siglo Veintiuno Editores, 1999. Dahrendorf, Ralf: El conflicto social moderno. Madrid, Mondadori, 1990. Duby, George, y Michelle Perrot (bajo la dirección de): Historia de las mujeres. Tomo 9: El siglo XX, guerras, entreguerra y posguerra y Tomo 10: El siglo XX: Los grandes cambios del siglo y la nueva mujer. Madrid, Taurus Ediciones, 1993. Edwards, Jorge: “Cuba 40 Años Después”. Revista Estudios Públicos. No. 76, 1999, pp. 57 – 66. Furet, Francois: El pasado de una ilusión. Ensayo sobre la idea comunista en el siglo XX. México, FCE, 1996. Galeano, Eduardo: Las venas abiertas de América Latina. Diversas ediciones. García Canclini, Néstor: Culturas híbridas. México, Grijalbo, 1990. González Casanova, Pablo (ed.): América Latina: Historia de medio siglo. México, Siglo XXI, 1981. 2 vols. Halperín Donghi, Tulio: Historia contemporánea de América Latina. Madrid, Alianza, 1993 Hobsbawm, Eric: Historia del siglo XX. Barcelona, Editorial Crítica, 1996. Howard, et. al: Historia Oxford del siglo XX. Barcelona, Planeta, 1998. 12
  13. 13. Korry, Edward: “Los Estados Unidos en Chile y Chile en los Estados Unidos: Una retrospectiva política y económica, 1963- 75”. Revista Estudios Públicos. No. 72, 1998. Mammarella, Giuseppe: Historia de Europa Contemporánea (1945- 1990). Barcelona, Ariel, 1990. Miège, Jean Louis: Expansión europea y descolonización. Barcelona, Labor, 1975. Monsiváis, Carlos: Aires de familia. Cultura y sociedad en América Latina. Barcelona, Anagrama, 2000. Rangel, Carlos: Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario: mitos y realidades de América Latina. Caracas, Monte Ávila Editores, 1977. Skidmore, Thomas y Smith, Peter: Historia contemporánea de América Latina. América Latina en el siglo XX. Barcelona, Crítica, 1996. Touraine, Alain: América Latina. Política y sociedad. Madrid, Espasa Calpe, 1989. Schapiro, Leonard: El totalitarismo. México, FCE, 1981.Sitios sugeridosLos siguientes sitios de Internet también pueden ser de utilidad:www.enlaces.clwww.un.org/spanish: entrada general al sitio de Naciones Unidaswww.undp.org: sitio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollowww.unfpa.org: sitio del Fondo de Población de Naciones Unidaswww.britannica.com: sitio de la Enciclopedia Británicawww.nationalgeographic.com: sitio de National Geographic con accesoa mapas mundiales y regionales 13

×