Serie Técnica
Manual Técnico No. 56

PLANIFICACIÓN DEL
MANEJO DIVERSIFICADO DE
BOSQUES LATIFOLIADOS
HÚMEDOS TROPICALES
Edi...
El Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) es un centro regional dedicado a la
investigación y la ...
Contenido
Lista de autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ....
Capítulo 4

Organización del manejo y niveles de planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ....
Capítulo 8

Revisión de los planes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ....
Lista de autores
Bastiaan Louman
M.Sc.
Bastiaan Louman
Investigador Asociado
Catedra latinoamericana de Manejo
Diversifica...
Agradecimientos
Queremos agradecer profundamente…
A la Cooperación Suiza para el Desarrollo (COSUDE) por el apoyo brindado...
Presentación
Entre 1998 y 2002, el Proyecto CATIE/TRANSFORMA, financiado por la
Cooperación Suiza al Desarrollo (COSUDE), ...
• Herramientas para la planificación del manejo
• Los planes de manejo como herramientas para la planificación
• Planes es...
Capítulo 1
Aspectos generales
1.1

Definiciones

1.1.1
1.1.2
1.1.3
1.1.4

1.2

Manejo forestal sostenible
Manejo diversifi...
Aspectos generales

Este documento es el cuarto de la serie de manuales técnicos relacionados con el manejo de bosques nat...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

Uno de los modelos de manejo se basa en...
Aspectos generales

La ordenación1 forestal sostenible es el proceso de manejar tierras forestales permanentes
para lograr...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

Tomando estos tres puntos en considerac...
Aspectos generales

1.1.2 Manejo diversificado
Para que el manejo forestal sea sostenible debe tomar en cuenta las necesid...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

Para que el manejo
diversificado tenga
...
Aspectos generales

1.1.3 Manejo adaptativo
A partir de las definiciones dadas para manejo forestal sostenible y manejo di...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

Manejo sostenible,
manejo diversificado...
Aspectos generales

1.2 Historia del manejo forestal en América Central
Durante el V Intercambio entre Profesores de las E...
12
1969: Primera Ley Forestal
en Costa Rica

1969: Primer proyecto de uso
de recursos forestales con
grupos organizados de...
Precolombina

1492-1900

1993: Política en Panamá permite acceso de comunidades
indígenas al aprovechamiento

1993: Sello ...
14

Precolombina

1492-1900

1900 a 1960

1960 a 1980

Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo ...
Precolombina

1492-1900

1900 a 1960

1960 a 1980

Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo del ...
16
1492-1900

1900 a 1960

1960 a 1980

1980 a 1990

Después de 1990

2002: Estrategia Forestal
Centroamericana

2000/2001...
Aspectos generales

Louman y Stoian (2002) usaron uno de estos modelos generales para tratar de explicar la complejidad de...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

Es evidente, entonces, que los mayas te...
Aspectos generales

1.2.3 Desde la independencia hasta 1900
En 1821, los países centroamericanos se independizaron de Espa...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

1.2.4 Desde 1900 a 1960
El comienzo del...
Aspectos generales

No existen datos de producción, ni de la composición florística de antes y después de
la época de mayo...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

1.2.5 Desde 1960 a 1980
El período de 1...
Aspectos generales

Durante este período, en 1969, surgieron los primeros intentos formales por incorporar
a los campesino...
Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales

• Mayor tecnificación del manejo (por e...
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
20 planificación del manejo diversificado de bosques
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

20 planificación del manejo diversificado de bosques

626
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
626
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

20 planificación del manejo diversificado de bosques

  1. 1. Serie Técnica Manual Técnico No. 56 PLANIFICACIÓN DEL MANEJO DIVERSIFICADO DE BOSQUES LATIFOLIADOS HÚMEDOS TROPICALES Editora: Lorena Orozco Vílchez CATIE Turrialba, Costa Rica 2004
  2. 2. El Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) es un centro regional dedicado a la investigación y la enseñanza de posgrado en agricultura, manejo, conservación y uso sostenible de los recursos naturales. Sus miembros regulares son: el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Venezuela. El presupuesto básico del CATIE se nutre de generosas aportaciones anuales de estos miembros. © Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, CATIE, 2004 ISBN 9977-57-400-6 634.928 P712 Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales / ed. Lorena Orozco Vílchez – Turrialba, C.R.: CATIE, 2002 315 p. ; 28 cm. - (Serie técnica. Manual técnico / CATIE ; no. 56) ISBN 9977-57-400-6 1. Bosques - Administración - América Central 2. Bosques latifoliados - América Central 3. Bosques tropicales - América Central I. Orozco Vílchez, Lorena, ed. II. CATIE III. Título IV. Serie Créditos Producción general y edición Lorena Orozco Vílchez Corrección de estilo Elizabeth Mora Supervisión gráfica Alexandra Cortés Diseño gráfico Esteban Montero Ureña Dibujos Rocío Jiménez Unidad de Comunicación 2004 Sede Central, CATIE
  3. 3. Contenido Lista de autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .vi Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .vii Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .ix Capítulo 1 Aspectos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1.1 Definiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1.1.1 Manejo forestal sostenible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1.1.2 Manejo diversificado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.1.3 Manejo adaptativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 1.1.4 Planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 1.2 Historia del manejo forestal en América Central . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 1.2.1 La era precolombina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 1.2.2 Desde el descubrimiento hasta la independencia política . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 1.2.3 Desde la independencia hasta 1900 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 1.2.4 Desde 1900 hasta 1960 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 1.2.5 Desde 1960 a 1980 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 1.2.6 Las últimas dos décadas del siglo veinte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 1.2.7 El contexto actual del manejo forestal en América Central . . . . . . . . . . . . . . . . 24 1.2.8 Estado actual del manejo forestal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 1.3 Nuevas tendencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 1.3.1 Los bosques y los medios de vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 1.3.2 Árboles fuera del bosque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 1.3.3 Manejo de bosques secundarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 1.3.4 El enfoque ecosistémico y el paisaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 1.3.5 Mecanismos que permitan una distribución más equitativa de los costos del manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 1.3.6 Cambio climático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 1.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Capítulo 2 Relación Estado - manejo forestal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 2.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 2.2 Marco político e institucional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 2.2.1 Política forestal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 2.2.2 La Administración Forestal del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 2.3 Tendencias y perspectivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 2.3.1 Manejo de bosques naturales y reforestación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 2.3.2 Comentario final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 2.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 Capítulo 3 Planificación del manejo diversificado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 3.1 Importancia de la planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101 3.2 El proceso de planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 3.2.1 Definir objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 3.2.2 Establecer una base de datos para la planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 3.2.3 Inventarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 3.2.4 Identificación de alternativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 3.2.5 Identificación de limitaciones y selección de alternativas . . . . . . . . . . . . . . . . . 119 3.2.6 Elaboración de planes subsidiarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122 3.2.7 Seguimiento al plan de manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 3.2.8 Algunos problemas comunes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134 3.3 Planificación participativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136 3.3.1 Algunas reflexiones sobre el concepto de participación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138 3.3.2 El concepto de co-manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 3.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 iii
  4. 4. Capítulo 4 Organización del manejo y niveles de planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 4.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149 4.2 Organización para la producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 4.3 Regulación de la corta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153 4.3.1 Regulación por área . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154 4.3.2 Regulación por volumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155 4.3.3 Regulación por área y volumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157 4.4 División del bosque en unidades administrativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160 4.5 Niveles de planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162 4.6 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 Capítulo 5 Herramientas para la planificación del manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169 5.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171 5.2 Herramientas para la planificación estratégica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173 5.2.1 La determinación de áreas aptas para la producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 5.2.2 Procesamiento de datos de inventarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180 5.2.3 Proyección de la futura cosecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185 5.2.4 Selección de alternativas: uso de la programación lineal . . . . . . . . . . . . . . . . . 196 5.3 Herramientas para la planificación táctica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 5.3.1 La planificación del aprovechamiento por FUNDECOR en Costa Rica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 5.3.2 Herramientas que incluyen aspectos financieros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202 5.4 Equipos e instrumentos electrónicos para la planificación del manejo . . . . . . . . . . . . 203 5.4.1 Computadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 5.4.2 Sistema de posicionamiento global (GPS) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204 5.4.3 Agendas electrónicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204 5.4.4 Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205 5.5 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207 Capítulo 6 Los planes de manejo como herramientas para la planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211 6.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213 6.2 El Plan General de Manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214 6.2.1 Objetivos del PGM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217 6.2.2 Simplificación de la estructura de los PGM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218 6.2.3 ¿Por qué simplificar y estandarizar los PGM? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219 6.2.4 El contenido del PGM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 6.2.5 La información solicitada en los formularios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 6.3 El Plan Operativo Anual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233 6.3.1 Plan Operativo Anual de aprovechamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233 6.3.2 Plan Operativo Anual de silvicultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 6.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251 Capítulo 7 Planes especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253 7.1 Plan especial de productos forestales no maderables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255 7.1.1 ¿Qué es un plan especial de productos forestales no maderables? . . . . . . . . . 257 7.1.2 ¿Qué se entiende por productos forestales no maderables? . . . . . . . . . . . . . . . 257 7.1.3 Conceptos básicos y relación con otras disciplinas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258 7.1.4 Importancia y situación actual de los PFNM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259 7.1.5 El inventario de PFNM en el contexto del manejo forestal . . . . . . . . . . . . . . . 260 7.1.6 Consideraciones para la comercialización de PFNM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265 7.1.7 Propuesta de formato y estructura para PEPFNM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266 7.2 Otros planes especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 7.2.1 Plan especial de ecoturismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 7.2.2 Plan especial de capacitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274 7.2.3 Plan especial de evaluación del impacto ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276 7.2.4 Plan especial de monitoreo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278 7.3 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279 iv
  5. 5. Capítulo 8 Revisión de los planes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283 8.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 8.2 Aspectos a evaluar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 8.2.1 Evaluación del plan general de manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 8.2.2 Evaluación del plan operativo de aprovechamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295 8.2.3 Evaluación del plan operativo de silvicultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300 8.3 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302 Anexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .305 Anexo 3.1 Formularios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .307 Anexo 5.1 Modelos, problemas e información para el manejo forestal . . . . . . . . . . . . . .315 Anexo 5.2 Análisis de cobertura con fotografías digitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .317 Anexo 6.1 Contenido de un plan general de manejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .321 Anexo 8.1 Información mínima básica que se debe verificar durante la revisión del inventario en el campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .325 Anexo 8.2 Información mínima básica que se debe verificar durante la revisión del inventario comercial (censo) en el campo . . . . . . . . . . . . . . . .327 Participantes en el VI Intercambio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .329 v
  6. 6. Lista de autores Bastiaan Louman M.Sc. Bastiaan Louman Investigador Asociado Catedra latinoamericana de Manejo Diversificado CATIE, 7170, Turrialba, Costa Rica, América Central blouman@catie.ac.cr Actualmente: Director Técnico CEDEFOR World Wildlife Fund - Program Office Perú Trinidad Morán 853 Lince, Lima 14, Perú bastiaan@wwfperu.org.pe David Quirós Molina Ing. Forestal Departamento de Recursos Naturales y Ambiente CATIE, 7170, Turrialba, Costa Rica, América Central dquiros@catie.ac.cr Ronnie de Camino Velozo Dr. Prof. Departamento de Recursos Naturales y Paz Universidad para la Paz Apartado 138-6100 San José, Costa Rica 00506 2059076 rcamino@upeace.org Fernando Carrera M.Sc. Manejo Bosques Naturales Departamento de Recursos Naturales y Ambiente CATIE, 7170, Turrialba, Costa Rica, América Central fcarrera@catie.ac.cr Gerardo Enrique Bermúdez C. Ing. Forestal Consultor CATIE CATIE, 7170, Turrialba, Costa Rica, América Central henrybermu@hotmail.com Glenn E. Galloway Ph.D. Director del Programa de Educación Decano de la Escuela de Posgrado Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza CATIE 7170, Turrialba, Costa Rica, América Central galloway@catie.ac.cr Braulio Vílchez M.Sc. Instituto Tecnológico de Costa Rica, Escuela de Ingeniería Forestal Profesor Apartado 159-7050 Cartago-Costa Rica bvilchez@itcr.ac.cr Róger Villalobos M.Sc. Manejo Bosques Naturales Investigador Cátedra Latinoamericana Manejo Diversificado de Bosques Tropicales Departamento de Recursos Naturales y Ambiente CATIE, 7170, Turrialba, Costa Rica, América Central rvillalo@catie.ac.cr La participación de Ronnie de Camino en el presente manual “Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales” se debe a la generosa contribución de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional, ASDI. El Dr. de Camino trabajó en los años 1996 y 1997 en un estudio técnico sobre el monitoreo del manejo forestal en la región atlántica de Nicaragua para dicha agencia. El monitoreo fue a escala nacional y de unidades de manejo en las regiones autónomas del Atlántico Norte (RAAN) y del Atlántico Sur (RAAS). Como resultado de ese trabajo se obtuvo un informe técnico y un Manual de Monitoreo del Manejo Forestal. Posteriormente, ASDI apoyó al Dr. de Camino para escribir algunos capítulos de un libro de manejo forestal auspiciado por CATIE, CIFOR y algunas otras agencias. Por diferentes razones, esa obra no llegó a concretarse, aunque los capítulos preparados por el Dr. de Camino sobre planificación del manejo forestal, monitoreo del manejo forestal y un estudio de caso sobre sistemas de monitoreo sí se completaron. Este material, más la experiencia personal del Dr. de Camino en la concepción y ejecución del manejo forestal de la empresa Mil Madereira Itacoatiara en la Amazonia brasileña, así como en el desarrollo de un sistema de monitoreo para unidades de manejo forestal en Brasil y Honduras, enriquecen hoy nuestro Manual para beneficio de los estudiantes forestales de Centroamérica. vi
  7. 7. Agradecimientos Queremos agradecer profundamente… A la Cooperación Suiza para el Desarrollo (COSUDE) por el apoyo brindado al proceso de intercambio de docentes de universidades de América Central. Este programa ha generado una serie de textos didácticos para la enseñanza, incorporando experiencias y conocimientos generados en toda la región centroamericana. A la Alianza Internacional para la Educación Forestal (IPFE, por sus siglas en inglés) por el financiamiento otorgado para la publicación de este documento. IPFE, una iniciativa con apoyo del Banco Mundial, es una nueva alianza global que busca fomentar y compartir información, experiencias, recursos y destrezas para la educación forestal. Esta cooperación valiosa hizo posible concretar este producto tan útil e importante para el manejo forestal en América Tropical. Al final del manual se incluye una hoja informativa sobre esta iniciativa. A las autoridades del Centro Universitario del Petén (CUDEP), Guatemala, Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribeña Nicaragüense (URACCAN), Universidad Nacional Agraria (UNA) de Nicaragua, Universidad Nacional Autónoma (UNA) de Costa Rica, Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y Universidad de Panamá (UP), por el decidido apoyo a la participación de sus docentes y el apoyo financiero brindado al VI Intercambio entre Profesores de Facultades Forestales y Escuelas Técnicas de América Central. A los docentes participantes, por su dedicación y aportes para el enriquecimiento del proceso y del documento: Mario Rodríguez (CUDEP), Víctor Zúñiga (URACCAN), Claudio Calero (UNA, Nicaragua), Wilberth Jiménez (UNA, Costa Rica) y Ovidio Novoa (UP). Al final de documento se incluye la lista de los participantes en el VI Intercambio de Profesores de Facultades Forestales en América Central, quienes hicieron valiosas sugerencias de cambios y adiciones al texto. En forma muy especial reconocemos la participación del Ing. David Quirós como coautor de este documento. El Ing. Quirós sufrió un accidente automovilístico severo en el año 2003; no obstante, esto no fue obstáculo para que durante su proceso de recuperación trabajara arduamente para completar el documento. vii
  8. 8. Presentación Entre 1998 y 2002, el Proyecto CATIE/TRANSFORMA, financiado por la Cooperación Suiza al Desarrollo (COSUDE), cooperó con docentes de nueve universidades centroamericanas (CUDEP - Guatemala; CURLA y ESNACIFOR Honduras; UNA, URACCAN y CIUM-BICU - Nicaragua; ITCR y UNA - Costa Rica; UP - Panamá) para realizar una serie de intercambios entre profesores que permitieran compartir y documentar experiencias, con el fin de… Uniformizar la formación de profesionales en el campo del manejo de bosques latifoliados tropicales en América Central. Durante ese período se realizaron seis intercambios. Los cuatro últimos encuentros se dedicaron al desarrollo de textos didácticos sobre temas de particular relevancia, que sirvieran como material de enseñanza en las universidades de la región centroamericana, e inclusive en América Tropical. Los textos didácticos “Silvicultura de bosques latifoliados húmedos con énfasis en América Central” e “Inventarios forestales para bosques latifoliados en América Central” publicados en 2001 y 2002 respectivamente fueron los dos primeros productos de este proceso. El presente texto “Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados en América Tropical” es el tercero de la serie, la cual se completará con un último producto sobre aprovechamiento de impacto reducido en bosques latifoliados, que será publicado en pocos meses. Hay un creciente número de experiencias en América Tropical que buscan lograr el manejo sostenible de los bosques tropicales, con la participación de comunidades campesinas e indígenas y empresas forestales. La mayor parte de estas iniciativas incluyen la elaboración y aprobación de planes de manejo. No obstante, en muchos casos estos documentos de planificación no sirven más que para cumplir con exigencias burocráticas; solo en muy contadas ocasiones sirven realmente para orientar el manejo apropiado del bosque. Y aun en estos casos, a menudo tales planes de manejo padecen de serias deficiencias en contenido y calidad. Es más, pocas veces abarcan más que la producción de madera; es decir, que por lo general, los planes de manejo no tienen un enfoque diversificado. Los participantes en el proceso de Intercambios de Docentes en América Central reconocieron esas deficiencias comunes en los planes de manejo en América Tropical. Por ello, aprovechando una amplia gama de experiencias en muchos países de la región, eligieron este tema para el sexto intercambio. El documento resultante cubre una gran gama de temas específicos de interés para profesionales que desean participar en la planificación del manejo diversificado de bosques tropicales. En términos generales, los temas son: • • • • • Historia forestal en América Central Nuevas tendencias en el manejo forestal Relación Estado-manejo forestal Planificación del manejo diversificado Organización del manejo y niveles de planificación ix
  9. 9. • Herramientas para la planificación del manejo • Los planes de manejo como herramientas para la planificación • Planes especiales • Productos no maderables • Ecoturismo • Capacitación • Monitoreo • Revisión de planes Para desarrollar estos temas, hemos contamos con la participación de seis especialistas como autores de capítulos y secciones específicas. Los autores son profesionales muy reconocidos en el campo forestal en América Tropical, que poseen una larga trayectoria en el manejo de bosques tropicales en todas sus dimensiones. Aparte de los autores principales, M.Sc. Bastiaan Louman, M.Sc. Fernando Carrera e Ing. David Quirós, se contó con un aporte muy significativo del Dr. Ronnie de Camino de la Universidad para la Paz y contribuciones importantes del Ing. Gerardo Bermúdez, el M.Sc. Braulio Vílchez y el M.Sc. Róger Villalobos. Además, el texto se ha beneficiado con los comentarios e insumos de varios docentes de los centros de enseñanza señalados. Esperamos que esta nueva entrega de la serie de Manuales Técniccos cumpla con las necesidades y expectativas de los estudiantes y profesores forestales de la región centroamericana. Dr. Glenn Galloway Director Escuela de Postgrado CATIE x
  10. 10. Capítulo 1 Aspectos generales 1.1 Definiciones 1.1.1 1.1.2 1.1.3 1.1.4 1.2 Manejo forestal sostenible Manejo diversificado Manejo adaptativo Planificación Historia del manejo forestal en América Central 1.2.1 La era precolombina 1.2.2 Desde el descubrimiento hasta la independencia política 1.2.3 Desde la independencia hasta 1900 1.2.4 Desde 1900 hasta 1960 1.2.5 Desde 1960 a 1980 1.2.6 Las últimas dos décadas del siglo veinte 1.2.7 El contexto actual del manejo forestal en América Central 1.2.8 Estado actual del manejo forestal 1.3 Nuevas tendencias 1.3.1 1.3.2 1.3.3 1.3.4 Los bosques y los medios de vida Árboles fuera del bosque Manejo de bosques secundarios El enfoque ecosistémico y el paisaje 1.3.5 Mecanismos que permitan una distribución más equitativa de los costos del manejo 1.3.6 Cambio climático 1.4 Bibliografía Bastiaan Louman Ronnie de Camino En la evaluación de la sostenibilidad del manejo forestal es más importante alcanzar un equilibrio entre los beneficios sociales, económicos y ambientales que llegar a un estado perfecto en uno de ellos
  11. 11. Aspectos generales Este documento es el cuarto de la serie de manuales técnicos relacionados con el manejo de bosques naturales húmedos tropicales. Los primeros tres trataron de temas especializados y operacionales: la silvicultura, inventarios forestales y el aprovechamiento. El presente manual se enfoca en la planificación a largo plazo, la cual sirve de marco para el aprovechamiento y la silvicultura, y para la que el inventario general es uno de los insumos técnicos principales. Aunque en este manual se dará énfasis a los aspectos técnicos de la planificación del manejo, también se tratarán los aspectos económicos y sociales, particularmente donde sean herramientas importantes para la planificación. Uno de los principales problemas del manejo forestal en el pasado fue su orientación casi exclusiva hacia los productos maderables del bosque. A menudo, los aprovechamientos fueron más de tipo extracción minera que un verdadero manejo de los recursos renovables. A pesar de que ya existían metodologías para tomar en cuenta la capacidad de renovación de los bosques, estas no fueron usadas en los países neotropicales (excepto en proyectos piloto y de investigación en Bolivia, Perú y Surinam), hasta más o menos la segunda mitad de los años 1980. Con la desaparición de individuos de tamaños comerciales de especies valiosas, como la caoba (Swietenia macrophylla), empezó a quedar claro que, aunque la estructura del bosque en general se puede recuperar en un tiempo relativamente largo después de aprovechamientos no planificados, la composición florística no necesariamente va a ser la misma, en particular en cuanto a la presencia de las especies aprovechadas. La clave estaba en reconocer las estrategias de regeneración y las tasas y condiciones óptimas de crecimiento de estas especies. Se vio, entonces, la necesidad de planificar el aprovechamiento más con base en el potencial productivo del bosque y menos en la existencia actual de productos aprovechables, o al menos buscando un balance entre la rentabilidad actual y la recuperación futura del bosque. En del sureste asiático ya se había generado experiencia con este tipo de planificación, aunque por la naturaleza de esos bosques (a veces dominados por pocas especies) se permitió una tala intensiva y un sistema de manejo basado en la regeneración nueva en forma de bosques coetáneos. En Asia, el problema principal fue más la conversión de los bosques a otros usos para satisfacer las necesidades de las poblaciones locales. Con base en esas experiencias, el manejo moderno trata de buscar el equilibrio entre el potencial de los bosques, las necesidades de la población local, los objetivos de las empresas (y en general de los operadores del manejo) y del Estado. El presente documento busca resumir el desarrollo de las actividades forestales en América Central, así como demostrar que la información sobre el recurso natural y los recursos humanos permite hacer del manejo forestal una actividad más responsable y capaz de proponer diferentes modelos para su práctica sostenible. Después de aprovechamientos no planificados, la estructura del bosque se puede recuperar en un tiempo más o menos largo, pero la composición florística no necesariamente va a ser la misma. El manejo moderno trata de buscar el equilibrio entre el potencial de los bosques, las necesidades de la población local, los objetivos de las empresas y del Estado. 3
  12. 12. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales Uno de los modelos de manejo se basa en la recolección continua de información sobre el bosque, su contexto socioeconómico y los impactos del manejo y la adaptación continua del manejo a cambios ambientales (manejo adaptativo). Este modelo es la base para los siguientes capítulos de este documento, donde se describen metodologías para la incorporación de la información en el proceso de planificación del manejo (capítulo 3: el proceso de la planificación y capítulo 4: la administración de los bosques), y se ofrecen herramientas que faciliten la recolección e interpretación de la información sobre los ambientes naturales y socioeconómicos (capítulo 5: modelos de apoyo a la planificación y capítulo 6: elaboración de planes a diferentes niveles). 1.1 Definiciones 1.1.1 Manejo forestal sostenible El manejo forestal como lo conocemos ahora surgió de la preocupación de reyes franceses e ingleses ante la reducción en sus predios de las áreas disponibles para la caza. La urbanización a partir de la Edad Media y las necesidades de los ejércitos por madera para la construcción y reparación de sus barcos aceleraron la deforestación. A fines del siglo XIII, se elaboraron las primeras ordenanzas forestales en Francia, las cuales restringían la corta de árboles en aras de un rendimiento continuo y de mantener la capacidad productiva del bosque (Osmaston 1968). A fines del siglo XV, el rey Eduardo IV de Inglaterra promulgó los primeros reglamentos de silvicultura, en los cuales se protegía la regeneración natural (Osmaston 1968). Sin embargo, la deforestación continuó y la demanda por productos del bosque (particularmente leña y madera para construcción) creció. Con la Revolución Industrial, nació la forestería como ciencia y se crearon las primeras escuelas forestales en Alemania; en el siglo XVIII se incorporó el concepto de rendimiento sostenido (Mendoza Briseño 1993). Así aparece la primera definición de manejo forestal sostenible, la cual buscaba mantener la producción de madera (Pedroni y De Camino 2001). Es conveniente aclarar aquí la diferencia entre los términos ‘sostenible’ y ‘sustentable’. El primero busca principalmente el compromiso con y la aceptación de las actividades de manejo, por parte de todos los actores. El segundo tiene más una connotación económica: se sostiene, pero puede haber insumos que no necesariamente son deseables, que pueden tener efectos negativos sobre el ambiente y/o la sociedad. Por ejemplo, la producción de madera en plantaciones de rápido crecimiento puede requerir de insumos químicos para sostenerse. La producción, entonces, es sustentable, pero por los efectos secundarios de los químicos sobre el ambiente puede que no sea sostenible, si se practica en forma inadecuada. Las primeras definiciones del manejo forestal se referían a lo sustentable (obtener cosechas de productos). La ampliación posterior del concepto incluye lo sostenible en todas sus dimensiones (económica, social y ambiental). El concepto de manejo forestal sostenible ha venido cambiando a través del tiempo, para incorporar nuevos aspectos ecológicos y sociales. Por ejemplo, las directrices de la Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT 1990) consideran los aspectos sociales y económicos, pero también dan énfasis a la producción de madera y a los aspectos ecológicos. Últimamente, las definiciones dan mayor énfasis a los aspectos sociales y económicos; ello se refleja en la definición de la OIMT: 4
  13. 13. Aspectos generales La ordenación1 forestal sostenible es el proceso de manejar tierras forestales permanentes para lograr uno o más objetivos de ordenación claramente definidos con respecto a la producción de un flujo continuo de productos y servicios forestales deseados, sin reducir indebidamente sus valores inherentes ni su productividad futura y sin causar indebidamente ningún efecto indeseable en el entorno físico y social (OIMT 1998). Otras instancias, como el Proceso de Helsinki, que reúne a los ministros de los países europeos para desarrollar políticas y acciones a favor de la protección de los bosques en Europa, y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro, Brasil, también se manifiestan en el mismo sentido. En 1993, el Proceso de Helsinki definió el manejo como: Manejo sostenible significa la administración y el uso de los bosques y tierras de vocación forestal en forma e intensidad tales que se mantenga la diversidad biológica, la productividad, la capacidad de regeneración, la vitalidad y su potencial para cumplir, ahora y en el futuro, las funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes a nivel local y global, y sin causar daños a otros ecosistemas (traducido de Granholm et al. 1996, p 17). Ambas definiciones reconocen las interacciones entre el ambiente natural y social en el espacio y el tiempo. Desde entonces, el concepto ha sido muy discutido y se ha visto la necesidad de elaborar el concepto en forma más operacional, especificando un marco lógico que permita dar seguimiento al cumplimiento de las actividades forestales con los objetivos de los tres componentes principales de la definición: social, económico y ecológico. Ahora existen iniciativas globales (por ejemplo, los Principios y Criterios del FSC), regionales (los procesos de Helsinki, Montreal, Tarapoto y Lepaterique), nacionales (el sistema de certificación nacional de Costa Rica con su propio estándar, CNCF 1999) y aún en zonas dentro de un país (Petén, Guatemala; Carrera et al. 2001). El concepto ha sido desarrollado con mayor precisión por Lammerts van Bueren y Blom (1997) y por Pedroni y De Camino (2001) para el contexto latinoamericano. En los estándares2 desarrollados desde entonces es interesante la ampliación del concepto de manejo forestal sostenible para incluir la producción de otros bienes y servicios, y la exigencia de que todos los actores afectados por el proceso participen en “el diseño, ejecución, evaluación y distribución de los costos y beneficios de las políticas y acciones concretas” (De Camino 1997, citado por Pedroni y De Camino 2001, p 6). También es importante reconocer que, por varias razones, la verificación de la sostenibilidad del manejo no es aún una práctica corriente y fácil. Primero, por falta de información confiable sobre lo que va a pasar en el futuro. Segundo, porque la definición de sostenibilidad cambia con el tiempo, y entonces lo que consideramos sostenible ahora, no necesariamente será considerado así por las generaciones futuras. Y tercero, porque los cambios requeridos para llevar el manejo del bosque a un estado “sostenible” a veces pueden ser tan grandes y caros, que el cambio mismo hace que la operación ya no sea sostenible pero, a la vez, el cese de las operaciones tampoco es deseable por razones económicas y/o sociales. En estos casos es mejor tener un acercamiento gradual hacia un manejo más sostenible en el que todos los actores involucrados deben cooperar. La verificación de la sostenibilidad del manejo no es aún una práctica corriente y fácil. 1 La OIMT y la FAO, entre otros, a menudo utilizan la palabra “ordenación” donde otros utilizan “manejo”, aunque las mismas organizaciones usan ambas palabras. Ordenación tiene más la connotación de organizar, arreglar. Manejo agrega a esto un sentido de dirección, administración. Aunque la diferencia es poco perceptible, y este no es el lugar para entrar en una polémica sobre el uso de palabras, los autores sienten que “manejo” refleja mejor lo que se propone hacer para llegar a un buen uso del bosque. Por esta razón se usará la palabra “manejo” en el resto de este documento. 2 Un estándar está conformado por P, C&I (o por una combinación de estos niveles jerárquicos). En nuestro contexto, el estándar funciona como herramienta para promover el manejo forestal sostenible, como base para el monitoreo y la evaluación, o como referencia para una evaluación del manejo forestal actual (Lammerts van Bueren y Blom 1997). 5
  14. 14. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales Tomando estos tres puntos en consideración, Pedroni y De Camino (2001, p 7) proponen tres principios fundamentales, los cuales también han sido considerados por los certificadores del sistema FSC (Consejo Mundial de Manejo Forestal); los dos primeros fueron establecidos por la CNUMAD en 1992. Ellos son: • Principio de equidad en todos los niveles: hay que buscar un equilibrio entre los beneficios sociales, económicos y ecológicos. • Principio precautorio: “cuando las conductas presentes representan una amenaza de consecuencias sociales, económicas o biofísicas negativas, no se puede evocar la falta de plena seguridad científica (de que realmente exista esta amenaza) para mantenerlas.” • Principio de gradualidad: “la sostenibilidad sólo se puede alcanzar por etapas sucesivas de mejoramiento y con niveles crecientes de exigencia.” El equilibrio que se busca en el principio de equidad se puede ilustrar por medio de triángulos (Figura 1.1), llamados “triángulos de sostenibilidad”, un concepto desarrollado por De Camino et al. (2000) para evaluar el desempeño del manejo forestal en dos estudios de caso. Si uno de los ejes es mucho más corto o largo que los otros, el triángulo se desequilibra y estará más alejado de la sostenibilidad que un triángulo con ejes más o menos del mismo tamaño. Figura 1.1. El concepto de equidad ilustrado por medio de triángulos de sostenibilidad. El largo de cada eje refleja el porcentaje de cumplimiento de los objetivos del ámbito (adaptado de Camino et al. 2000) En la evaluación de la sostenibilidad es más importante alcanzar un equilibrio que llegar a un estado perfecto en una de las dimensiones, ya que tal perfección no necesariamente implica un manejo verdaderamente sostenible; por ello, es más correcto hablar de “buen manejo forestal” que de “manejo forestal sostenible”. Además, lograr lo máximo en una de las dimensiones puede dificultar el alcance de un nivel de cumplimiento aceptable en otra de las dimensiones. Por ejemplo, la perfección en lo social y ecológico, hará el manejo demasiado caro y no sustentable a largo plazo. 6
  15. 15. Aspectos generales 1.1.2 Manejo diversificado Para que el manejo forestal sea sostenible debe tomar en cuenta las necesidades de los diferentes usuarios del bosque. El responsable del manejo forestal para la producción de madera en la zona norte de Honduras, por ejemplo, debe estar consciente de que las comunidades que viven cerca de los bosques dependen de la producción agrícola, principalmente y que la producción de madera es una forma de ingreso complementario. Además, la mayoría de los bosques se encuentran en pendientes fuertes y en áreas productoras del agua potable de las comunidades, y, en algunos casos, de ciudades en la cuenca baja (río Cangrejal, valle de Aguán). Varias de las comunidades también extraen productos no maderables del bosque para el consumo local o la venta en las ciudades (Morales 1999). La planificación convencional del manejo interpreta estas otras funciones del bosque como restricciones al manejo. El concepto de aprovechamiento de impacto reducido implica que el mantenimiento de, por ejemplo, las funciones protectoras del bosque se interpreten también como restricciones al manejo. El concepto moderno de manejo diversificado se puede comparar mejor con el ordenamiento territorial, que busca la combinación óptima de usos del bosque desde el punto de vista de los dueños y/o usuarios del mismo. Más que todo, la diferencia se encuentra en la prioridad que se dé a cada uso en particular: la producción de madera no necesariamente debe ser el uso principal al cual se subordinan todos los demás usos. Para que el manejo forestal sea sostenible debe tomar en cuenta las necesidades de los diferentes usuarios del bosque. Rara vez se habla de manejo diversificado cuando un aprovechamiento forestal logra que el bosque mantenga sus funciones protectoras y/o la capacidad de producir productos maderables específicos. En realidad, sin embargo, en la mayoría de estos casos también se aplica una forma rudimentaria de manejo diversificado. En la zona de Sarapiquí en Costa Rica, por ejemplo, se zonifica el bosque en zonas protectoras y productivas y se realizan actividades para asegurar que estas zonas se conserven y sigan cumpliendo con sus respectivos objetivos (Obando y Louman 2001a, b). La búsqueda del uso óptimo del bosque no necesariamente significa que todo el bosque se debe manejar para más de una función. Primero, porque algunas funciones pueden ser compatibles y entonces manejar el bosque para una función, implícitamente asegura la otra (por ejemplo, la protección de la biodiversidad generalmente implica también protección a los suelos y a la función reguladora del ciclo hídrico). En segundo lugar, puede ser que en una parte del bosque se dé mayor énfasis a la función productiva (maderables o no maderables) y en otras partes se privilegien las funciones protectoras (por ejemplo, las áreas con Bosques de Alto Valor para la Conservación). La necesidad y el grado de diversificación del manejo dependen, sobre todo, de los objetivos del mismo. ¿Cómo, entonces, se puede definir el manejo forestal diversificado? Una definición global es: “El manejo del bosque para la producción de múltiples productos y servicios”. A esto se puede agregar que tales beneficios y servicios deben respetar el potencial del bosque y las necesidades de los usuarios, y que la selección de las prioridades de producción debe basarse en la definición de los objetivos y la información disponible. Esta debe ser una decisión consciente, lo que es diferente de, por ejemplo, la aplicación de restricciones a la producción de madera como requisito legal. Esto significaría que las áreas manejadas, según lo que describen Obando y Louman (2001a y b), corresponden al manejo diversificado si, además de los requisitos legales, se contemplan otras variables como las mencionadas; si solamente se cumple con los requisitos legales, no es manejo diversificado. 7
  16. 16. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales Para que el manejo diversificado tenga éxito debe haber demanda para el producto. ¿Qué se necesita para hacer manejo forestal diversificado? Aparte de la planificación, también se necesitan ciertas condiciones externas para hacer un manejo diversificado. Al igual que en el caso del manejo para la producción de madera, para que el manejo diversificado tenga éxito se necesita una demanda para el producto. Esta puede ser local o de autoconsumo si las operaciones son de baja intensidad y pequeña escala; en caso contrario, se requiere un mercado accesible que ofrezca beneficios aceptables para los responsables del manejo. Pero aún para la producción de madera a menudo esta condición no se cumple. En La Mosquitia de Honduras, por ejemplo, el costo de llevar la madera a los mercados en La Ceiba o San Pedro Sula es tan alto que sólo la venta de la caoba logra compensar los costos de producción y transporte. Es difícil en estos casos exigir la diversificación de la producción3 ; por ello es importante, entonces, aplicar el principio fundamental de equidad (acápite 1.1.1) para buscar un equilibrio entre las condiciones sociales, económicas y ecológicas. Por otro lado, algunos productos no maderables -como las semillas de especies forestales- son livianos, por lo que el costo de transporte significa un menor porcentaje de todos los costos de producción y además reciben un precio relativamente alto por volumen; estas pueden ser mejores opciones de uso del bosque en lugares alejados de los mercados. El recurso también debe ser adecuado. No tiene sentido exigir un manejo diversificado en casos donde no hay otros recursos qué aprovechar. Actualmente, se habla mucho de las opciones del turismo ecológico, y, de hecho, sobran ejemplos de proyectos exitosos, pero esto no significa que el ecoturismo se pueda practicar en cualquier parte o en cualquier bosque. El bosque debe ofrecer algo que atraiga al cliente potencial; por ejemplo, un mosaico de vegetaciones que no se encuentra en otros lugares accesibles, cataratas, lagunas, etc. Los inventarios forestales, junto con las imágenes producidas por sensores remotos, nos brindan este tipo de información. Aparte de los recursos en el bosque y el mercado para los mismos, también debemos contar con canales de comunicación y acceso a los recursos y al mercado. Los actores deben comportarse en forma responsable y coordinar las actividades; ellos, junto con los demás participantes, deben desarrollar estrategias para los usos compatibles, de manera que se conserven las funciones y el potencial productivo del bosque manejado. El principal desafío del manejo diversificado es cumplir con estas condiciones (mercado, recurso, comunicación y acceso, actores responsables y estrategias de usos compatibles) y asegurar un marco político y legal que permita el manejo ‘alternativo’. A veces, las normas existentes para el manejo forestal se refieren exclusivamente a la producción de madera, lo que significa que obtener un permiso de aprovechamiento y comercialización de otros productos y servicios sólo es posible si se cumple con requisitos no tan relevantes para el manejo y producción de los mismos. En todo caso, el marco político legal es algo que está más allá de la influencia de una unidad de manejo específica. 3 Ojo: diversificar la producción mediante la venta de diferentes especies de madera, por ejemplo, no es lo mismo que hacer manejo diversificado. 8
  17. 17. Aspectos generales 1.1.3 Manejo adaptativo A partir de las definiciones dadas para manejo forestal sostenible y manejo diversificado, se puede deducir que el manejo forestal es complejo. Su éxito depende no sólo de ejecutar lo que se ha planificado, sino también de muchos factores externos como el mercado, las políticas y los objetivos de los múltiples actores involucrados. Estos factores externos puedan cambiar. Por ejemplo, las acciones de algunas ONG en los países desarrollados han creado un nuevo nicho en el mercado: el nicho para la madera proveniente de bosques manejados (sello verde). De vez en cuando, se declaran nuevas vedas a los productos procedentes de bosques tropicales, o se suspenden algunas que estaban vigentes, ya sea en forma total o para especies específicas. Incentivos van y vienen. El pago por servicios ambientales es un mecanismo nuevo para compartir los costos de la conservación en forma más equitativa entre los diferentes usuarios. También la investigación nos informa cada año de nuevas especies, nuevas relaciones entre especies o nuevos usos de especies ya conocidas. El éxito del manejo forestal depende no sólo de ejecutar lo que se ha planificado, sino también de factores externos como el mercado, las políticas y los objetivos de los actores. La complejidad del manejo, y el hecho de vivir en un mundo cambiante y trabajar con la mejor información disponible -pero nunca completa- hace necesario que en forma continua se reflexione acerca de si lo que se está haciendo sigue siendo la mejor forma de cumplir con los objetivos seleccionados. Esta es la esencia del manejo adaptativo: es un proceso de aprendizaje que involucra todas las actividades del manejo forestal, “incluyendo la definición de los objetivos, el desarrollo de los planes de manejo y monitoreo, la implementación de planes, su monitoreo y evaluación periódica y la determinación de los reajustes necesarios para lograr los objetivos” (Galloway 2002, p 31). Para que el manejo pueda ser adaptativo es importante definir en forma clara los objetivos, planificar las actividades y especificar metas intermedias que permitan la evaluación frecuente del desempeño real, en función del desempeño esperado. Los objetivos impulsan las actividades, las metas son la base para el monitoreo y las evaluaciones frecuentes permiten determinar el progreso hacia el cumplimiento de estos objetivos. Además, se deben identificar y monitorear los factores que pudieran afectar los resultados del manejo. Como ejemplo, tomemos una empresa ficticia que empezó el manejo de sus bosques naturales en la década de 1970. Como era una empresa de vanguardia, su meta era manejar su bosque en forma sustentable, aprovechando un volumen de especies comerciales igual al volumen que se estimaba iba a crecer en los siguientes 30 años hasta la próxima cosecha. Para esto, propusieron un diámetro mínimo de corta conservador (60 cm de diámetro a la altura de pecho (dap)); es decir, que se iban a cortar todos los árboles con un dap mayor al DMC. Se suponía que todos los árboles que en ese momento tenían un dap de entre 45 y 60 cm ya habrían alcanzado un tamaño comercial para la siguiente cosecha. El inventario forestal indicó que en la clase diamétrica 45 - 60 cm dap había 50% más árboles que en las clases de tamaño mayor a 60 cm dap. En el manejo adaptativo se deben definir los objetivos, planificar las actividades y especificar metas intermedias que permitan la evaluación frecuente del desempeño real, en función del desempeño esperado. En el año 2000, se encontró que en la primera Área de Corta Anual (ACA) “madura”, no había árboles grandes de varias de las especies más valiosas (como caoba, Swietenia macrophylla), por lo que el rendimiento de los equipos de transformación de la empresa fue muy bajo (rendimientos de 30 a 35%). Ante esa situación, la empresa, un esfuerzo familiar con más de 100 años de existencia, va a tener que modificar su equipo de transformación para nuevas especies y nuevos productos que ofrezcan un mayor rendimiento. 9
  18. 18. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales Manejo sostenible, manejo diversificado y manejo adaptativo son conceptos diferentes pero complementarios. Para que el manejo forestal sea sostenible, es necesario considerar y planificar las diferentes opciones de uso (diversificarse) y ajustarse a las condiciones cambiantes (ser adaptativo). Además, ya no es suficiente con el manejo sustentable; también hay que considerar aspectos ecológicos más amplios y mejorar las condiciones de los trabajadores. El resultado: se requiere una inversión muy grande en equipo y materiales por lo que para poder continuar con las operaciones, los costos del personal van a aumentar significativamente. ¿Se podría haber previsto un cambio tan brusco como el descrito? Sí. Los cambios no vienen de un día para el otro. Las Parcelas Permanentes de Medición pudieron haber dado información sobre la veracidad del supuesto crecimiento de 0,5 cm/año de los individuos de las especies aprovechadas. Aunque en las áreas aprovechadas hubiera sido tarde para ajustar el aprovechamiento (reducir la intensidad de corta), pudieron haber dado pautas sobre la necesidad de aplicar tratamientos después del aprovechamiento (para incrementar el crecimiento y/o la regeneración), o modificar los aprovechamientos en las siguientes áreas de corta (intensidad, especies, etc.). Los registros del uso de insumos y la generación de productos habrían indicado con anticipación que el rendimiento de los equipos estaba bajando, por lo que se debían hacer estudios de rendimiento para identificar el problema y/o fuentes de financiamiento para el remplazo de la maquinaria. El monitoreo -o mantenerse actualizado- de las políticas nacionales e internacionales hubiera dado pautas de cambios y permitido adaptarse a las nuevas expectativas en forma paulatina cuando aún había opción de aprovechar las especies más valiosas. En otras palabras, la aplicación del concepto de manejo adaptativo hubiera ayudado a la empresa a prepararse y adaptarse a las condiciones cambiantes. Desafortunadamente, por lo general las empresas forestales grandes o pequeñas, privadas o comunales, planifican sólo a corto y mediano plazo, buscando únicamente las mayores ganancias, sin analizar las condiciones que les permiten obtener esas ganancias, ni reinvertir en los recursos que las garantizan. Tampoco se dan tiempo para analizar si lo que están haciendo es la mejor forma de alcanzar sus objetivos. 1.1.4 Planificación En general, planificar supone ‘desde el presente y basándose en el pasado, estimar el futuro mediante la aplicación de una cierta estrategia para cumplir un objetivo determinado’. Con base en esta definición, se puede hacer un plan en un momento dado. Sin embargo, dentro del contexto de manejo sostenible y adaptativo, la planificación debe ser un proceso continuo que permita aprender del pasado reciente (monitoreo y evaluación) y ajustar los objetivos y estrategias con base en ese aprendizaje. Este proceso de planificación, que incluye el monitoreo y la evaluación, forma el corazón del manejo forestal sostenible. Es importante revisar brevemente el pasado del manejo forestal en América Central para entender mejor la significación y los alcances de la planificación del manejo forestal actual en la región. Tal análisis nos brindará algunas lecciones aprendidas; por ejemplo, los efectos de ciertas políticas estatales sobre el recurso forestal. También nos ayudará a formular propuestas concretas de manejo forestal y a identificar necesidades de investigación y capacitación. En esta sección hemos: • Presentado diferentes definiciones del concepto manejo forestal sostenible. • Reconocido que, por varias razones, la verificación de la sostenibilidad del manejo no es una práctica corriente y fácil. • Definido manejo forestal diversificado. • Establecidas las condiciones externas para hacer un manejo diversificado. • Establecido que el manejo forestal es complejo. • Definido manejo adaptativo. • Definido planificación. 10
  19. 19. Aspectos generales 1.2 Historia del manejo forestal en América Central Durante el V Intercambio entre Profesores de las Escuelas Forestales de América Central, celebrado en Puerto Cabezas, Nicaragua en julio 2000, se empezó a elaborar un esquema de la historia del manejo y la silvicultura en la región. Este esquema luego fue ampliado y una versión fue publicada en la Revista Forestal Centroamericana (Galloway 2000). Ese artículo incluye un listado de acontecimientos importantes, desde el inicio de la explotación de caoba en Guatemala y Belice en el siglo XVII hasta las operaciones industriales y comunitarias en el 2000; desde entonces, el listado ha crecido. Esa información es la que se presenta en el Cuadro 1.1. El cuadro muestra un esquema aún incompleto, pero que da un panorama de la importancia de las últimas dos décadas en el manejo forestal. Estas décadas significan un nuevo enfoque del manejo forestal, alejándose del concepto convencional de extracción de madera para llegar a un concepto más amplio que toma en cuenta otros bienes y las funciones ecológicas y socioeconómicas de los bosques. Surgen nuevas iniciativas acordes con las tendencias mundiales (mayor énfasis en áreas protegidas, aprovechamiento de impacto reducido, desarrollo de criterios e indicadores para el manejo forestal sostenible, manejo comunitario e indígena, certificación forestal), algunas de las cuales -como el pago por servicios ambientales- se encuentran en la vanguardia de esas tendencias mundiales. Especialmente notable por su intensidad y dimensión ha sido el manejo de los recursos forestales con o por comunidades. A pesar de la actividad de estas décadas aún falta mucho por hacer, en particular en términos de aplicación de las nuevas ideas. Las cifras de deforestación a nivel regional lo demuestran: si bien se ha dado una mejora significativa desde los años 1980, cuando la región centroamericana tenía una tasa de deforestación regional de 2,1% (FAO 1997a), el promedio de 1,6% por año para el período de 1990-2000 (FAO 2001) sigue siendo muy alto en relación con otras regiones tropicales (América del Sur 0,4%, Oceanía 0,2% y Asia 0,1%). Sin embargo, hay que ser cautelosos al comparar estas cifras por la mezcla de países y diferencias en cobertura forestal entre las regiones. Lo interesante de las estadísticas generales es que se nota una mejoría. En Costa Rica, por ejemplo, la deforestación ha bajado de alrededor de 50.000 ha/año en los años 1970 (ONF 2001) a un promedio de 16.000 ha/año entre 1990 y 2000 (FAO 2001)4. ¿Fue la mejor planificación del manejo forestal la causa de esta reducción en área deforestada anualmente? En los últimos 20 años, el manejo forestal en Centroamérica ha pasado de la simple extracción de madera, a un concepto más amplio que toma en cuenta otros bienes y las funciones ecológicas y socioeconómicas de los bosques. Muchos científicos han tratado de responder a esta pregunta y han desarrollado modelos económicos para tratar de explicar la deforestación desde diferentes puntos de vista y con base en la toma de decisiones a diferentes niveles, desde el nivel de empresa familiar hasta el político. Kaimowitz y Angelsen (1998) analizan unos 150 de estos modelos y concluyen que, en realidad, ninguno permite tener una visión completa de las circunstancias que llevan a la deforestación, ya que existen muchos actores que interactúan y que están sujetos a las acciones de otros actores de diferentes sectores y aún del ámbito internacional. 4 Las cifras de deforestación dependen mucho de la definición de cobertura boscosa y del tipo de información utilizada. Por ejemplo, la misma FAO en otro documento (FAO 1999) estima para Costa Rica una deforestación de 3737 ha/año durante el período de 1987 a 1997 y, tomando en cuenta la reforestación y bosques secundarios, estima que el área bajo bosque en 1997 era igual a la de 1977. Esos resultados son muy alentadores y demuestran que definitivamente hay grandes avances en Costa Rica. Sin embargo, puede que las cifras no sean tan confiables como para afirmarlo de manera contundente. 11
  20. 20. 12 1969: Primera Ley Forestal en Costa Rica 1969: Primer proyecto de uso de recursos forestales con grupos organizados de campesinos, Honduras (pino) 1971: Zonas de vida Holdridge/Tosi (Panamá) 1971: Primera Ley Forestal en Honduras que intenta regular actividad forestal 1973: Creación de CATIE como organismo independiente 1922: Administración forestal en Belice (entonces Honduras Británica) 1923: Se declara reserva la Isla de Barro Colorado, Panamá 1923-1936: Se aplica sistema de mejoramiento y regeneración bajo dosel protector en Belice, poco éxito 1925: Plantaciones de especies nativas (Lancetilla), incluye caoba¿? 1925: Primera Ley Forestal en Guatemala 1930: Primeras plantaciones de caoba en Belice 1942: Fundación de IICA 1683: Inicia explotación de caoba en Belice y Guatemala 1700: Primeros estudios botánicos 1725-1825: Era de oro de explotación de caoba de Belice hasta Río San Juan 1821: Independencia de América Central (menos Belice) 1850: Modernización transformación 1870: Bananeros (Nicaragua y Honduras) Hasta el 900: Cultivo y domesticación de especies forestales por los Mayas Hasta el 900: ‘Manejo’ de bosques secundarios por los Mayas Uso de caoba para canoas, uso de especies para medicina, alimento de emergencia y otros usos locales 1920: Se establece DMC para caoba en Belice 1920: Introducción tractores para extracción caoba en en Belice y Nicaragua 1916: Primeros biólogos en Barro Colorado, Panamá 1969: Fundación ESNACIFOR (Honduras) 1969: Fundación CURLA (Honduras) 1968: Estación Experimental La Selva (OET), Costa Rica 1967: Publicación de libro de Holdridge sobre zonas de vida 1966: Decreto Ley Forestal 1966 (permisos y concesiones) 1964: Primer inventario forestal nacional, Honduras 5000-2000 AC: Primera evidencia de roza y quema, primeros poblados 1900-1960: Surgimiento (y sobreexplotación) de chicle 1658: Primeros campamentos para la explotación de logwood en Belice 1960 a 1980 <10.000 AC: Primera ocupación humana en América Central 1900 a 1960 1492-1900 Precolombina 1980 a 1990 1991: Primeras PPM en El Petén, Guatemala (Olafo) 1991: Ensayos con tratamientos silvícolas, Costa Rica 1992: Cumbre de Río 1992: Primeros POA (aprovechamiento y silvicultura), Costa Rica 1992: CAFMA (Certificado de Abono Forestal para Manejo), Costa Rica 1992: Proyecto PBN (CATIERENARM) hasta 1995 1992: Primer número de la Revista Forestal Centroamericana 1984: Primer plan de manejo con base en inventarios, Costa Rica 1984: Inicia proyecto CATIEPROSIBONA/COSUDE (hasta 2001) 1985: Fundación de INTECFOR, Nicaragua 1985: Fundación Neotrópica, Costa Rica 1986: Inicio de gestiones para administración forestal que permite manejo y conservación BHTL 1987: Proyecto CATIE-Olafo (hasta 2000) 1991: Creación de CUPROFOR, Honduras 1991: Fundación UNA, Nicaragua 1990: Proyectos piloto de aprovechamiento de impacto reducido, Costa Rica (CODEFORSA, CATIE, ITCR) 1990: Manuales de procedimientos técnicos y administrativos para los planes de manejo, Costa Rica Después de 1990 1983: Creación de Portico, Costa Rica 1983: Plan de Desarrollo Forestal de Nicaragua 1983: Creación de CODEFORSA, Costa Rica 1982: Primer número de revista forestal regional “Chasqui” 1981: Independencia de Belice Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo del bosque latifoliado en América Central Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales
  21. 21. Precolombina 1492-1900 1993: Política en Panamá permite acceso de comunidades indígenas al aprovechamiento 1993: Sello Verde, Portico, Costa Rica 1993: Inicia regencia forestal en Costa Rica 1994: Inicia CCAB-AP 1994: Guías simplificadas de manejo 1989: Proyecto BOSCOSA, Costa Rica 1989: Veda a caoba en Costa Rica 1989: Fundación FUNDECOR, Costa Rica 1989: Creación de CONAP, Guatemala 1989: Creación CCAD 1989: Primer plan de manejo, zona de Río San Juan, Nicaragua 1989-90: Plan de Acción Forestal Centroamericano 1974: Creación COHDEFOR, inicia Sistema Social Forestal 1974: Creación de INAFOR, Guatemala 1976: Fundación ITCR, Costa Rica 1976: Creación del Grupo Agroforestal de Toncontín 1978: Creación de COATLAHL Fin de la década 1970: Primeros inventarios en unidades de bosque latifoliado en Honduras 1946: Smithsonian Institute administra Barro Colorado 1947: Estudios ecológicos de Holdridge 2a mitad de década: Mecanización de la cosecha (motosierras, tractores forestales) 1952: Primer inventario nacional FAO, Nicaragua 1953: Creación servicio forestal Honduras. Inicio ordenación forestal 1953: Inicio de protección legal de áreas reservadas en Honduras 1956: Ponencia de Holdridge sobre manejo policíclico de BLTH en el Congreso Forestal Mundial 1956: Reglamentación de explotación en Guatemala 1988: Parcelas Permanentes de Medición (PPM) en bosque húmedo latifoliado en Costa Rica 1988: Proyecto COHDEFORPDBL, Honduras (hasta 2001) 1988: Fundación CUDEP, Guatemala 1993: Primer plan de manejo Litoral Norte, Honduras (con comunidades) 1993: Trabajos UCA-CATIE La Lupe, Nicaragua 1993: Reglamento forestal que trata de unir multitud de Decretos y Leyes, Nicaragua 1993: Primer Congreso Forestal Centroamericano 1992: Ley de Modernización y Desarrollo del Sector Forestal. Mayor responsabilidad privada en Honduras, aunque bajo planes de manejo 1992: Normas para la elaboración de planes de manejo en Honduras (pino) 1946-50: United Fruit Company planta caoba en Lancetilla 1987: Primera graduación Escuela de Posgrado de CATIE 1974: Primer plan de manejo en Honduras, ESNACIFOR (pino) 1992: PAF-Nic y política forestal de Nicaragua Después de 1990 1945: Segunda Ley Forestal de Guatemala 1987: Primer curso Intern. de Silvicultura, CATIE 1980 a 1990 1973: Fundación UNA Costa Rica 1960 a 1980 1943: Creación de Escuela de Posgrado del IICA en Turrialba 1900 a 1960 Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo del bosque latifoliado en América Central Aspectos generales 13
  22. 22. 14 Precolombina 1492-1900 1900 a 1960 1960 a 1980 Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo del bosque latifoliado en América Central 1980 a 1990 1996: Proyecto CATIECONAP (hasta 2001) 1996: Proyecto CATIETRANSFORMA (hasta 2003) 1996: Creación de INAB. Guatemala, nueva Ley Forestal 1996: Se certifica a COATLAHL, Honduras 1996: Prohibición de cambio de uso. Costa Rica, nueva Ley Forestal 1995: Acuerdo 010-95 modifica reglamentos anteriores, otorgando validez del CAP a comunidades, a convenios de usufructo y al Fondo de Manejo Forestal Local. 1995: PLANFOR, Honduras 1995: Manejo comunitario en El Petén, Guatemala 1995: Fundación de URACCAN, Nicaragua 1995: Normas para planes de manejo bosque latifoliado, Honduras 1994: Nueva política forestal, Honduras 1994: Ley Forestal de Panamá con normas técnicas para el manejo forestal 1994: Alianza Centroamericana para el Desarrollo Sostenible (ALIDES) Después de 1990 Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales
  23. 23. Precolombina 1492-1900 1900 a 1960 1960 a 1980 Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo del bosque latifoliado en América Central 1980 a 1990 1998: Establecimiento del Sistema Nacional de 1998: creación de INAFOR, Nicaragua (antes Servicio Forestal Nacional) para ejecutar política forestal 1997: Proceso de Lepaterique criterios e indicadores 1997: Creación de la Red Neotropical de Sitios de Investigación para el Manejo Diversificado y Sostenible de Bosques Naturales 1997: Formación redes operativas de cooperación horizontal (REMBLAH, REMABRAAN, REMARIO), Honduras y Nicaragua 1997: Pago de servicios ambientales de bosque naturales, Costa Rica 1997: Inicio del Corredor Biológico Mesoamericano (CBM) 1997: Se certifica a FUNDECOR, primer caso de certificación grupal en todo el mundo A partir de 1996: Incremento en el uso de imágenes de satélite para la planificación y el monitoreo del uso de las tierras forestales 1996: Presentación del estudio “Estado del sector forestal en Centroamérica” (IUCN/CCAD/CCAB-AP) 1996: Proyecto Bosques Secundarios CATIE-CIFOR-UCA Después de 1990 Aspectos generales 15
  24. 24. 16 1492-1900 1900 a 1960 1960 a 1980 1980 a 1990 Después de 1990 2002: Estrategia Forestal Centroamericana 2000/2001: Elaboración de nuevas normas técnicas, Nicaragua 2000: Propuesta de nueva política forestal enviada al gobierno, Nicaragua 2000-2001: Consolidación de iniciativas de los años 90 1999: Belize National Biodiversity Strategy and Action Plan 1999: Política Forestal, Guatemala 1998: El Niño, incendios, huracán Mitch. Incendios afectaron a más de 2,5 millones de hectáreas (FAO 1999) 1998: Veda caoba y cedro, Nicaragua 1998: Primera concesión comunitaria certificada en El Petén, Guatemala 1998: Cambio de Instituto de Recursos Naturales Renovables a Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), Panamá Certificación Forestal, Costa Rica Fuentes: Adaptado de Galloway (2000); actualizado y ampliado con base en estudios de la FAO (1999) y proyecto GCP/RLA/133/EC, documentos del 2001 (Costa Rica: Solís Corrales (2001), Guatemala: Juárez (2001), Honduras: Valle et al. (2001), Nicaragua: Araquistain (2001), Panamá: Gutiérrez (2001); Oficina Nacional Forestal de Costa Rica (ONF 2001); Cooke y Piperno (1993); Gómez-Pompa (1991); Lamb (1966); Dawkins y Philip (1998); Sandoval Corea (2000), Segura et al. (1997). Precolombina Cuadro 1.1. Acontecimientos importantes en la evolución del manejo del bosque latifoliado en América Central Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales
  25. 25. Aspectos generales Louman y Stoian (2002) usaron uno de estos modelos generales para tratar de explicar la complejidad de interacciones necesarias para poder extender las áreas bajo manejo forestal sostenible y concluyeron que la planificación del manejo y la aplicación de técnicas apropiadas de manejo forestal influyen considerablemente, pero para tener el efecto deseado deben acompañarse de políticas favorables y llevar a usos competitivos de la tierra. La utilización de la información del Cuadro 1.1 para explicar una menor conversión de bosques a otros usos de la tierra durante los últimos 20 años, podría dar la impresión equivocada de que estas actividades lograron reducir la deforestación. Por otro lado, debe quedar claro que estas actividades han sido esenciales para poder aplicar nuevas políticas y aprovechar nuevas oportunidades económicas. La deforestación es quizás uno de los síntomas más obvios de la falta de un buen uso del bosque. Otros síntomas, como la degradación del bosque existente y la desaparición de especies, son menos obvios pero quizás más extensos (aunque no existen buenos datos sobre, por ejemplo, la extensión de áreas de bosque degrado). La planificación del manejo y el uso de técnicas de aprovechamiento de impacto reducido podrían contribuir significativamente a reducir la degradación y recuperar los bosques ya degradados. En los siguientes acápites se describen algunos de los acontecimientos más importantes y sus implicaciones para el uso y manejo de los recursos forestales en la región centroamericana. 1.2.1 La era precolombina Se ha encontrado evidencia de que la conversión de bosques en áreas cultivadas se inició antes del 3000 AC, época en que se hizo un intenso uso del fuego. El aumento de las áreas de cultivo posiblemente fue influenciado por el mejoramiento genético del maíz (Zea mais), a través de la selección y domesticación y el mejoramiento de las técnicas de cultivo (Cooke y Piperno 1993). Mucho se ha hablado sobre el uso de la Selva Maya por parte de los mayas. La Selva Maya es el bosque subtropical semideciduo que cubre grandes partes del Petén en Guatemala, Belice y el sur de México. La percepción general es que durante la época del florecimiento de la cultura maya (200 a 900 DC), miles de hectáreas de bosque se convirtieron en terrenos agrícolas y urbanos (Imbach y Gálvez 1999) y que una gran parte de la Selva Maya como lo conocemos hoy apareció después del abandono de estas tierras cultivadas (Gómez-Pompa 1991, Cooke y Piperno 1993, Dawkins y Philip 1998, López Rodríguez 1999). La abundancia de especies útiles alrededor de las ruinas indican la diversidad de sus cultivos, particularmente frutales como sapodilla (Manilkara zapota) y fruta de pan (Artocarpus sp.), condimentos como la pimienta gorda (Pimienta dioca) y chile (Capsicum spp.), y también cultivos como el cacao (Theobroma cacao) (Hernández Bermejo y León 1994, Cooke y Piperno 1993). Los indígenas usaron diferentes técnicas de cultivo, como favorecer el crecimiento de determinadas especies y subsiguiente sucesión secundaria (Gómez-Pompa 1991), cultivo en huertas caseras (Hernández Bermejo y León 1994, Imbach y Gálvez 1999) o, como en el caso del cacao, el enriquecimiento de barbechos (Gómez-Pompa 1991). 17
  26. 26. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales Es evidente, entonces, que los mayas tenían un conocimiento amplio de sus recursos naturales y que manejaban su ambiente para favorecer a las plantas útiles para su vida cotidiana, ya fuera para la alimentación o por razones culturales (p.ej. Ceiba pentandra, Gómez-Pompa 1991). Desde el punto de vista del manejo forestal, las actividades más interesantes fueron el manejo del ecosistema natural y de las áreas de quema y roza, además del uso de especies nativas en sus huertas caseras. En cuanto al manejo de la vegetación natural, destacan la conservación y protección de ciertas especies acompañadas por la introducción de especies útiles. Posiblemente los mayas aplicaron un tipo de manejo a nivel de paisaje, ya que la evidencia sugiere que mantuvieron suficientes parches de vegetación natural para asegurar un banco de semillas de especies útiles para la regeneración después del abandono de las tierras agrícolas (Gómez-Pompa 1991). Alrededor del 900 DC, los mayas emigraron hacia el norte, una migración que coincide con la eutroficación e invasión de plantas de los sistemas lagunares y su posterior desaparición (López Rodríguez 1999). La ocupación de la región centroamericana por parte de los aztecas fue mucho más tarde y con mucha menor intensidad, pues no querían diluir su poder y más bien compartieron el gobierno con las tribus locales. Se ha escrito poco sobre su impacto en la vegetación centroamericana. 1.2.2 Desde el descubrimiento hasta la independencia política Inicialmente, los españoles tenían poco interés en los recursos naturales renovables: hubo más movimiento de especies agrícolas de España hacia América Central que al revés (Hernández Bermejo y León 1994). El uso principal del recurso forestal se limitó a la explotación de Haematoxylon campaechianum (logwood) como fuente de colorantes (fermentación de la madera) (Dawkins y Philip 1998, Alcorn 1999, Naturalight Productions 1999, Grieve 2002). Este fue el principal producto de exportación de Belice hasta finales del siglo XVII, cuando fue remplazado por la caoba (Swietenia macrophylla), debido a la necesidad de los españoles de madera para la construcción de sus barcos y el agotamiento de la caoba (S. mahagoni) en las islas del Caribe (Lamb 1966, Dawkins y Philip 1998). Durante todo este período también hubo exportaciones de productos no maderables del bosque desde la región hacia Europa. Entre otros, se exportó zarzaparrilla (Smilax spp.), aguacate (Persea americana), quinoa (Chenopodium quinoa), copal (Protium copal) y anona (Annona muricata) (Hernández Bermejo y León 1994). La caoba fue el principal producto de exportación de Belice hasta 1959 (Naturalight Productions 1999), pero en toda la región tuvo su era de oro entre 1725 y 1825 (Lamb 1966). La importancia de logwood y caoba en Belice también se ve reflejada en la tenencia de la tierra, la cual se relacionaba con la ubicación y utilización de árboles de estas especies. Ya que la caoba tenía una densidad de alrededor de un árbol por hectárea, las áreas sobre las cuales se registraron derechos de propiedad fueron enormes y pronto se empezó a formar una clase de terratenientes en Belice (Naturalight Productions 1999). Inicialmente, la caoba se extrajo de las orillas de los ríos, pero en 1805 se empezaron a usar bueyes y mulas para ampliar el área de acceso y así extraer mayores cantidades de árboles (Lamb 1966). 18
  27. 27. Aspectos generales 1.2.3 Desde la independencia hasta 1900 En 1821, los países centroamericanos se independizaron de España (excepto Belice que no existía como tal); esto conllevó varios cambios que tuvieron efectos sobre el manejo forestal (Dawkins y Philip 1998): • Se perdieron las políticas a largo plazo (de la corona o metrópoli) y la administración favorable al sector forestal (la administración colonial). Las colonias formaban parte del país conquistador y una gran parte de los bienes, servicios y la administración colonial misma provenían de Europa; por ello, la administración local se enfocaba en las fortalezas de las colonias que fueran de mayor utilidad para la metrópoli. En América Central, tales fortalezas eran los recursos naturales; particularmente los minerales y los bosques con sus productos maderables y no maderables. Con el advenimiento de la independencia, los nuevos gobiernos locales tuvieron que ampliar los temas de interés para poder administrar sus respectivos países. Con ello, el enfoque cambió: ya no se trataba de complementar las necesidades de la metrópoli, sino de abastecer las necesidades inmediatas y a mediano plazo de las nuevas naciones. Esto significaba alimentar a la población y generar suficientes ingresos para la administración y control y para lograr un nivel de vida aceptable para la población. Durante la colonia, los bosques habían sido manejados de manera extractivista, sin manejo ni cuidado para las futuras cosechas y con poco aprecio por otros productos y servicios forestales; en consecuencia, el sector forestal rápidamente perdió importancia a favor de la agricultura exportadora. • La prioridad era satisfacer las necesidades locales (ganadería, leña, mimbre y otros productos), por encima de los asuntos de importancia nacional general. Esta es una consecuencia lógica de la independencia, ya que las políticas y acciones nacionales ya no dependían de las políticas del país colonizador, sino que podían ser impulsadas por los diferentes grupos de interés económico en los países. Las decisiones que antes se tomaban en España, después de la independencia se tomaban internamente en los países independientes; y las que se tomaban a nivel de toda la colonia, empezaron a tomarse a nivel de las provincias de los nuevos países. • Los gobernantes y administradores europeos fueron remplazados por personal local, con menos experiencia y formación profesional y menos resistencia a presiones políticas y económicas. Durante todo este período se continuó con la extracción de caoba en Belice, Honduras y Nicaragua (Lamb 1966). En Guatemala, la explotación de caoba se inició más o menos en 1820, pero el primer campamento oficial de aprovechamiento fue establecido en 1874 a orillas del río Usumacinta (López Rodríguez 1999). La extracción estuvo en manos de empresas extranjeras principalmente (inglesas, españolas y norteamericanas), que utilizaban fuerza animal para la extracción. Al igual que en Belice, la extracción se limitó a franjas relativamente angostas a lo largo de los ríos (2-3 km de ancho a cada lado, Holdridge et al. 1950). En esa época, aparte de la asignación de áreas de extracción, existía muy poco control estatal sobre la explotación. 19
  28. 28. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales 1.2.4 Desde 1900 a 1960 El comienzo del siglo XX no mostró mayores cambios en las políticas hacia la explotación de madera en los países centroamericanos. A inicios de la década de 1920 se introdujeron tractores para la explotación maderera y se empezaron a aplicar medidas para controlar tal explotación. El proceso se inició en Belice en 1920 con la aplicación de un sistema de diámetro mínimo de corta para la caoba (Mayhem y Newton 1998) y la creación de una administración forestal en 1922 (Dawkins y Philip 1998). Guatemala siguió a Belice con su primera Ley Forestal en 1925 y la segunda en 1945 (Juárez 2001). En la primera mitad del siglo XX se empezaron a aplicar tratamientos silviculturales para favorecer la regeneración de caoba. También en Belice se empezaron a aplicar de manera experimental tratamientos silvícolas para favorecer la regeneración nueva y la ya establecida de caoba. Entre 1923 y 1931, en la reserva forestal Silkgrass se hicieron tratamientos de corta de lianas y un refinamiento y se eliminó la competencia en el sotobosque y el estrato intermedio, dejando un dosel protector de árboles de especies valiosas. Por medio de este sistema policíclico, combinado con un mejoramiento de la composición florística con la regeneración natural bajo dosel protector, se pretendió llegar a una cosecha de 2,5 árboles con un dap mayor o igual a 72,5 cm cada diez años. Debido a la depresión económica mundial y los altos costos de tratamientos tan intensivos, después de 1931 se descuidó el manejo y se perdió una gran parte de la regeneración. Tratamientos aplicados en la segunda mitad de los años treinta también fueron poco viables, en términos económicos (Lamb 1966, Mayhem y Newton 1998). Lamb (1966) indica, sin embargo, que estos resultados valen para un bosque de tipo ‘corozal’ (bosque húmedo de los valles y orillas de algunos ríos), pero que las condiciones son más favorables en bosques transicionales o secundarios tardíos, en suelos bien drenados y con un dosel superior más abierto. En este tipo de bosque, encontrado a menudo entre sabanas y bosque cerrado en Petén, no sería necesario aplicar tratamientos silviculturales de la misma intensidad para obtener buenos resultados. Para fines de los años 50 se aprovechaban, más que todo, los bosques tropicales secos, donde la distribución de la caoba por clase diamétrica era más favorable para hacer manejo. Sin embargo, la explotación había sido tan intensiva, -a menudo se cortaron árboles de tamaños inferiores al DMC establecido por Ley (28 pulgadas o 71 cm)que los tamaños aprovechables de caoba se habían agotado. El mismo Lamb (1966) menciona un ejemplo de la empresa Belize Estate and Produce Company, que aplicó una regulación del aprovechamiento por área con un DMC de 28” combinado con tratamientos de apertura del dosel superior y liberación de los brinzales y latizales. Si bien obtuvieron buenos resultados, después de un huracán (frecuentes en la región) en el año 1931 dejaron de aplicar los tratamientos por los riesgos de pérdida de la inversión. En la primera mitad del siglo XX también el cedro (Cedrela odorata) fue explotado en Petén (hasta 1929), en cantidades similares a las de la caoba (Holdridge et al. 1950). Aunque el chicle ya era conocido por los mayas5, el comienzo del siglo XX coincide con una mayor actividad de chicleros en Petén. Durante la época de mayor extracción (1930 a 1950), fue el árbol con mayor valor económico en la Selva Maya. La industria chiclera ha contribuido mucho a la exploración de la zona y muchos de los sitios arqueológicos allí existentes fueron descubiertos por chicleros (Alcorn 1999). 5 Su fruto era apreciado por los maya y aztecas y luego también por los europeos (Alcorn 1999). Los mayas utilizaron el látex para mascar y como materia prima para fabricar la pelota de un juego muy popular (Casado Internet Group, sin fecha). 20
  29. 29. Aspectos generales No existen datos de producción, ni de la composición florística de antes y después de la época de mayor extracción; sin embargo, Holdridge et al. (1950) y Alcorn (1999) indican que el chicle (Manilkara zapota) fue mucho más abundante antes del comienzo de la extracción comercial, y que ha disminuido tanto que durante la primera mitad del siglo muchos chicleros abandonaron grandes sectores del bosque por falta de suficiente árboles productivos. Ese déficit lo atribuyen a que después de la segunda o tercera cosecha, más de 13% de los árboles mueren. Durante este período (1900-1960), arribaron a Centroamérica las empresas multinacionales de producción y comercialización de frutas (particularmente banano y luego piña). La máxima expansión de esta industria se dio entre los años 1900 a 1940 (Fallas 1998, Amador 1999, Sandoval Corea 2000) y provocó el cambio de uso de la tierra en áreas extensas. Por ejemplo, la parte baja del valle de Aguán en Honduras fue convertida casi completamente en plantaciones bananeras, aunque en la parte alta del valle aún ahora se encuentran poblaciones no intervenidas de caoba. En Honduras y Nicaragua, los bananeros jugaron un papel importante en la extracción de caoba para la exportación (Mendieta et al. 1999) y de otras especies (e.g. Terminalia amazonia, Symphonia globulifera) para usos locales, como la construcción del ferrocarril. Paralelamente a los experimentos de manejo del bosque natural en Belice, se realizaron las primeras plantaciones de caoba en forma de sistemas de taungya y enriquecimiento en vegetación secundaria (Lamb 1966, Dawkins y Philip 1998). Entre 1946 y 1950, la United Fruit Company adoptó un sistema similar en sus plantaciones en Honduras (Mayhem y Newton 1998). Esta empresa empezó a plantar especies nativas en la década de 1920. Hasta 1950, había plantado más de 1700 ha de caoba (Schreuder (1955) citado por Mendieta et al. 1999), de las cuales ahora sólo quedan unas 147 ha en el jardín botánico de Lancetilla (Mayhem y Newton 1998, PROECEN 2000). En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, las actividades de explotación fueron influenciadas por la introducción de la motosierra y tractores más potentes y mejor adaptados al trabajo forestal. Eso significó que la corta de los árboles ya no se hiciera sólo a orillas de los ríos y lugares de fácil acceso, sino que se empezó a penetrar en el bosque. De esta época data una explotación mecanizada que se realizó en La Mosquitia hondureña (entrevistas con comunitarios). También en esta época Holdridge publicó su primer artículo sobre la relación entre clima y vegetación (Holdridge 1947), el que resultó luego en el desarrollo de la clasificación de zonas de vida, tan importante para la comprensión de la distribución de diferentes tipos de bosque en América Central. En 1946, el Instituto Smithsoniano empezó a administrar las islas de Barro Colorado en Panamá (Leigh 1999). Dos instituciones de apoyo técnico al sector forestal también vieron la luz en este período: la FAO y el IICA. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) inició sus labores en 1945 (FAO 2002). Entre sus primeros trabajos en el sector forestal en América Central se encuentran el primer inventario forestal a nivel nacional en Nicaragua en 1952 (Araquistain 2001) y el apoyo a la creación del Servicio Forestal en Honduras en 1953 (Valle et al. 2001). El IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) fue creado en 1942, con el establecimiento de un sitio de investigación y educación en Turrialba, Costa Rica en 1943; posteriormente, este se transformaría en el CATIE. Entre sus primeras actividades forestales en la región se encuentran un estudio de los bosques en Guatemala por Holdridge, Lamb y Mason (Holdridge et al. 1950). 21
  30. 30. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales 1.2.5 Desde 1960 a 1980 El período de 1960 hasta 1980 - 1985 se caracteriza por una fuerte deforestación. La conversión del bosque en áreas de cultivo y pastizales fue fomentada por políticas inspiradas en la “Revolución Verde” internacional y los altos precios de la carne de res. Costa Rica, por ejemplo, vio su área forestal reducida en unas 34.000 ha por año durante ese período (Wendland y Bawa 1996). En este país, la deforestación había empezado en los años 1940, pero inicialmente se concentró en la región central y los bosques semideciduos de Guanacaste (Wendland y Bawa 1996). Durante esta época, el sector forestal se vio afectado por la invasión de productos sintéticos al mercado. Así, entre 1960 y 1980, la industria de chicle casi llegó a desaparecer debido al desarrollo y uso de un sustituto sintético (Alcorn 1999). En Honduras, la Reforma Agraria asignó en 1962 la administración de todas las tierras nacionales al Instituto Nacional Agrario y promulgó la recuperación de tierras nacionales invadidas o apropiadas ilegalmente o con contratos incumplidos (Sandoval Corea 2000). La Ley tuvo varias consecuencias, pues si bien facultaba al INA para utilizar las tierras en colonizaciones ordenadas, muchas de las comunidades en la zona Atlántida Norte de Honduras se vieron afectadas con la construcción de nuevas carreteras. Las primeras familias de lo que ahora es Toncontín llegaron en los años 1940, pero poco después de la aprobación de la Reforma Agraria y de la construcción de una carretera en la primera mitad de los años 1960, el asentamiento empezó a crecer rápidamente y formar una comunidad. Otra consecuencia de la Ley fue que, para poder cumplir con la “función social de la tierra” (Sandoval Corea 2000), los adjudicatarios tenían que mostrar una actividad agropecuaria mínima, lo que resultó en una mayor deforestación de áreas privadas para evitar la expropiación de tierras por parte del Estado. Al mismo tiempo, durante el período 1960 - 1980 surgió una creciente conciencia del valor del recurso forestal. Con el apoyo de la FAO, se hizo el inventario forestal nacional de Honduras en 1964 (Valle et al. 2001); se promulgaron nuevas leyes forestales (Costa Rica en 1969, Honduras 1971) y se crearon organizaciones estatales: COHDEFOR en Honduras e INAFOR en Guatemala fueron creadas en 1974, IRENA en Nicaragua fue creada en 1979 (Valle et al. 2001, Juárez 2001, EFI 2000). Además, surgieron varias escuelas forestales y organizaciones privadas preocupadas por el recurso forestal: la estación La Selva de la Organización de Estudios Tropicales abrió sus puertas en 1968, las escuelas forestales de Honduras en 1969 (CURLA y ESNACIFOR), el CATIE nació del IICA en 1973, la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA) en 1973 y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) en 1976. La Ley Forestal de Honduras “introduce conceptos de uso múltiple, rendimiento máximo y sostenido, conservación de áreas especiales y parques nacionales6, control del transporte, protección del bosque…” (Sandoval Corea 2000, p 278). COHDEFOR se creó para hacer cumplir la ley pero, según Sandoval Corea (2000), no logró cumplir con los objetivos de fomentar un buen manejo, principalmente por las presiones ejercidas por grupos industriales de la madera. Sin embargo, COHDEFOR fue una institución con mucha presencia e importancia en la economía nacional de Honduras desde su fundación hasta mediados de 1980. 6 La primer área protegida (Área de Uso Múltiple de Lago Yojoa) fue promulgada en 1971 y la siguiente apareció recién en 1980: la biosfera de Río Plátano en el Departamento de Gracias a Dios (Sandoval Corea 2000) 22
  31. 31. Aspectos generales Durante este período, en 1969, surgieron los primeros intentos formales por incorporar a los campesinos en el manejo forestal y aprovechamiento de los bosques de pino en Honduras. El inicio del Sistema Social Forestal, en 1974 en Honduras, coincide con el primer plan de manejo, de nuevo en pinares; no es sino hasta varios años después que las zonas de bosques latifoliados empiezan a tener relevancia. En 1976 se crea el Grupo Agroforestal de Toncontín (Morales 1999) y en 1978 la Cooperativa Agroforestal Atlántida Honduras Limitada (COATLAHL) (Valle et al. 2001). Estas iniciativas vienen acompañadas por los primeros inventarios en unidades de manejo forestal en bosques latifoliados. Sin embargo, recién con la creación del proyecto PDBL (Proyecto Desarrollo del Bosque Latifoliado) en 1988 se empieza a ver la influencia del sistema social forestal en los bosques latifoliados. En Petén, Guatemala esta década estuvo marcada por la guerra civil y la protección a la Selva Maya. Esa protección permitió que los bosques se salvaran de invasiones y concesiones a grandes empresas, lo que preparó el camino para el otorgamiento de concesiones comunitarias a los habitantes de la zona en la década de 1990. 1.2.6 Las últimas dos décadas del siglo veinte Las actividades relacionadas directamente con el manejo forestal realmente despegaron en los años 80 y 90 del siglo XX (Cuadro 1.1). • Planificación a nivel regional (Plan de Acción Forestal Centroamericano en 1989-90; inicio de la Alianza para el Desarrollo Sostenible (ALIDES) y Comisión Centroamericana de Bosques y Áreas Protegidas (CCAB-AP) en 1994; Estrategia Forestal Centroamericana (2002) y estrategias nacionales (Plan Nacional de Desarrollo Forestal de Costa Rica (1979) y de Nicaragua (1983), PLANFOR de Honduras (1995), Belize National Biodiversity Strategy and Action Plan (1999)). En los años 1990, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá trabajaron también sus Planes de Acción Forestal, que permitieron identificar grandes problemas así como las líneas de acción más significativas para el futuro. • Planificación a nivel de unidades de manejo (primer plan de manejo en Costa Rica: 1984, en bosques latifoliados de Nicaragua y Honduras: 1989 y 1993, respectivamente). • Asistencia a pequeños productores (CODEFORSA: 1983, Fundación Neotrópica: 1985, FUNDECOR: 1989, todos en Costa Rica) y a grupos organizados (proyecto COHDEFOR-PDBL: 1988 en Honduras). • Mayor énfasis en investigación sobre el recurso forestal y su manejo (proyecto CATIE-PROSIBONA/COSUDE: 1984, CATIE-Olafo: 1987, proyecto PBNRENARM: 1992; primeras parcelas permanentes de medición en Costa Rica: 1988, en Guatemala: 1991 y en Nicaragua: 1993; Red Neotropical de Sitios de Investigación para el Manejo Diversificado y Sostenible: 1997). • Mayor intercambio de información en el ámbito regional (Revista Chasqui a partir de 1982, que luego se transforma en la Revista Forestal Centroamericana en 1992 y en revista Recursos Naturales y Ambiente en el 2004; Primer Congreso Forestal Centroamericano en 1993) y en el ámbito local (redes operativas de cooperación horizontal en Honduras y Nicaragua). 23
  32. 32. Planificación del manejo diversificado de bosques latifoliados húmedos tropicales • Mayor tecnificación del manejo (por ejemplo, en 1996 se iniciaron los proyectos CATIE-CONAP en apoyo al manejo de la zona de uso múltiple en Petén, CATIETRANSFORMA/COSUDE de transferencia en tecnología en Honduras y Nicaragua, CIFOR-CATIE-UCA de manejo de bosques secundarios en Nicaragua (parte de un proyecto más amplio que incluye sitios en Brasil y Perú). • Varios proyectos de ley para impulsar el manejo de los bosques húmedos tropicales y fortalecer el control de su aprovechamiento. • Desarrollo de estándares para el manejo forestal que facilitan la definición, la comunicación, la aplicación y el monitoreo del manejo forestal (Lepaterique 1997, Costa Rica 1998). • Certificación forestal (PORTICO de Costa Rica: 1993, COATLAHL en Honduras: 1996, San Miguel en Guatemala: 1998); incremento del número de unidades de manejo forestal en bosques naturales de Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. • Mayor énfasis en productos diferentes a la madera, madera de especies tradicionalmente poco comercializadas y servicios ambientales (proyecto CATIE-Olafo, CUPROFOR en Honduras en 1991, pago por servicios ambientales en Costa Rica a partir de 1997). • Mayor participación de los comunidades y grupos indígenas en el manejo forestal de bosques latifoliados (por ejemplo, el proyecto PDBL en Honduras, apoyo TRANSFORMA en Honduras y Nicaragua, apoyo WWF en la región, Fundación TUVA en Costa Rica, concesiones comunitarias en Petén, Alianza para un Mundo Justo en Guatemala, Honduras y Nicaragua. Estas actividades se han iniciado durante los últimos 15 años).Actualmente estos grupos son los que manejan la mayor parte del bosque latifoliado bajo manejo. Sólo en Petén, ya son más de medio millón de hectáreas manejadas. 1.2.7 El contexto actual del manejo forestal en América Central América Central tenía una población de 35,4 millones de personas en 1999, con un crecimiento estimado de 65 millones en el 2025 (según datos de FAO 2001; ver también Cuadro 1.2). La cubierta forestal en 1999 era de alrededor de 18 millones de hectáreas (35% según FAO 2001; ver también Cuadro 1.3). Centroamérica cuenta con dos de los países biológicamente más diversos del mundo por unidad de superficie (Costa Rica y Panamá, FAO 2001) y, junto con México, contiene el 7% de la diversidad biológica mundial (Calvo 2000). La contribución del sector forestal al PIB de la región no supera el 3% (FAO 1999), aunque en algunos países, como en Costa Rica, puede llegar a 5% (ONF 2001). Estas cifras, sin embargo, no incluyen los valores de los servicios y productos diferentes a la madera, los cuales pueden llegar a tener un valor similar o mayor a los de la madera (p.ej. Louman y Stoian 2002, Bulte et al. 2000). En general, se puede decir que, a pesar del área considerable de bosques naturales de la región, poco contribuye el sector forestal al desarrollo nacional y al comercio forestal internacional. Parte de este bajo desempeño se debe a políticas que favorecieron otros usos de la tierra, como las reformas agrarias y las políticas dirigidas a la promoción de la agroexportación en países y regiones netamente forestales. También se debe a que las actividades forestales perdieron competitividad ante otros usos de la tierra y ante la producción y transformación de madera en otros países latinoamericanos. Cada vez más, las empresas chilenas logran entrar en los mercados internos de los países centroamericanos, donde llenan vacíos en el mercado y hasta desplazan a los productos nacionales. Esta baja en competitividad puede atribuirse parcialmente a la falta de una cultura forestal en los países centroamericanos. 24

×