Autoligado prescripcion variable- anclaje y slot

1,782 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,782
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Autoligado prescripcion variable- anclaje y slot

  1. 1. UNIVERSIDAD DE CUENCA ESPECIALIDAD EN ORTODONCIA REVISION BIBLIOGRAFICA BRACKETS DE AUTOLIGADO; TORQUE VARIABLE; ANCLAJE; SLOT 0,018 Y 0,022 POR: Od. LEONARDO P. GUALAN AGOSTO 2013
  2. 2. BRACKETS DE AUTOLIGADO Una Ligadura efectiva es importante, ya que garantiza que las fuerzas generadas entre el arco y los brackets se transmitan al diente de forma efectiva. En etapas avanzadas de tratamiento, cuando los dientes o grupos de dientes se deslizan a lo largo del arco de alambre por la tracción de los elásticos o resortes helicoidales, la ligadura mantiene la alineación existente. Como consecuencia de ello, el control del alambre en la ranura está siempre junto a la resistencia al deslizamiento. Los brackets de autoligado han ido ganando popularidad en los últimos años debido a que su diseño se caracteriza por presentar un clip que sujeta el arco al bracket o una cubierta que actúa como una cuarta pared móvil que convierte la ranura en un tubo, lo que permite el paso del arco sobre el slot con menor resistencia al deslizamiento. En los años 30, Stolzenberg presentó el primer prototipo de sistema autoligable y tras un periodo de latencia han vuelto a resurgir debido a la aparición de nuevos diseños propiciados por diversos fabricantes y marcas comerciales que relacionan una reducción de la fricción propia del método de ligado. Como consecuencia se ha generado una política de hechos consumados en la que los brackets autoligables, al reducir la fricción clásica y mejorar el deslizamiento, presumiblemente reducen el tiempo de tratamiento y el número de visitas, minimizan la necesidad de anclaje, incrementando los tratamientos sin extracciones dentales y proporcionan una mejoría de la mecánica de deslizamiento con un movimiento dentario más fisiológico; sin embargo, los sistemas de autoligado tienen varias limitaciones, como son la dificultad para lograr la expresión completa de la prescripción del bracket, el manejo clínico en ocasiones es más problemático que con los soportes convencionales, debido a los frecuentes fracasos de los clips, los brackets son más voluminosos y más costosos, y la higiene oral es más difícil debido a la compleja geometría de los mismos. Breve reseña histórica del término autoligado El término de aparatos autoligados no es nuevo; solo cinco años después de la creación del arco de canto de Angle, se registró la utilización del soporte de banda de Boyd (1935). Hasta los años 70 hubo un gran interés en el desarrollo de soporte de autoligado, pero no fue hasta la introducción del soporte Edgelock en 1971, cuando uno de los diseños fue comercializado a gran escala. Este soporte redondo contenía un tope rígido
  3. 3. que se deslizaba en la zona bucal, el tope hacía que la ranura del soporte se trasformara en un tubo en el que quedaba atrapado el arco. La rigidez de esta pared externa determinaba la pasividad del soporte respecto a su relación con el arco, lo que limitaba el movimiento del diente. En los ochenta aparece el Mobil-Lock, que tuvo una limitada aceptación en la comunidad de ortodoncistas debido a su voluminoso diseño, el control limitado del diente y la gran aceptación en los años setenta de las ligaduras elásticas. El sistema SPEED fue un paso revolucionario en el diseño dado que fue el primer soporte que podía cooperar de forma activa con el arco durante el movimiento de los dientes. Los soportes de autoligado desarrollados por Pletcher, contaban de un brazo angular rígido que rota en dirección oclusogingival sobre el cuerpo cilíndrico del soporte. La pared rígida externa del brazo móvil convierte la ranura del soporte en un tubo pasivo para el arco del alambre; esta pasividad, la facilidad con la que el paciente podía abrir el soporte y la anchura mesiodistal excesiva, determinaron el abandono de su comercialización. En 1995 apareció un nuevo sistema autoligante, el soporte Time. La forma del soporte presenta un brazo de un material rígido y con forma curvada que, al moverse en dirección oclusogingival, envuelve la zona vestibular del cuerpo del soporte. Se necesita un instrumento afilado para movilizar el brazo hacia la porción gingival, con lo que se cierra la ranura. En 1996, se introdujo el soporte Damon SL, que contaba con pasadores voluminosos y un control muy limitado del movimiento por lo que su comercialización tuvo una vida corta. En 1998 el soporte TwinLock fue el segundo intento de A. J. Wildman para crear un soporte autoligante clínicamente viable. Un año después de su aparición, se modificó ligeramente con el nuevo nombre de Damon 2. En el año 2000 se introdujo el soporte In-Ovation, este tiene forma de soporte gemelar y con un diseño de la pestaña similar al del soporte SPEED. La pestaña para abrirla necesita un instrumento especial desde la posición gingival debido a que no presenta una ventana de apertura. En 2004 aparece el Smart Clip y otra modificación del Damon, un soporte híbrido de metal y resina compuesta, denominado Damon 3. Luego en el 2005 aparece el Damon 3MX y en el 2006 se comercializan el Quick y el Carriere SLX. En el año 2007 aparece 3M Unitek Clarity SL y en el 2008 se incorpora Dentaurum Discovery SL.
  4. 4. FRICCIÓN Existen dos tipos : Fricción Estática, fuerza que se opone al inicio del movimiento y Fricción Dinámica , fuerza que se opone al movimiento de una superficie sobre la otra tras el inicio del movimiento. La Dinámica es irrelevante para el movimiento dentario, pues no ocurre un movimiento continuo sobre el alambre. El movimiento en mecánica de deslizamiento se produce como un proceso termodinámico casi estático. El proceso se lleva a cabo muy lentamente en una secuencia de estadios, en dónde el diente se inclina, el hueso se remodela, el diente se mueve e inclina nuevamente (Kusy, Whitley 1999). La Formula5 utilizada para determinar la Resistencia al deslizamiento (RS) es: RS= FR+BI+NO (FR/Fricción, BI/ Binding/contacto y NO/ Notching/deformación). Se entiende por Binding, al contacto entre el alambre y los cantos de la ranura, cuando una fuerza es aplicada y el diente se inclina o el alambre se flexiona promoviendo el contacto del alambre con los cantos de la ranura. Por otra parte Notching seria cuando el alambre se deforma de forma permanente. Se podría decir que el notching es la situación extrema del binding; mientras el binding es un importante factor generador de fricción y ralentizador del movimiento dental, el notching frena el movimiento dentario por completo. En términos generales los brackets de autoligado producen menor fricción que cualquiera bracket convencional (Sayeh et. al 2009). La fricción aumenta con el aumento del calibre y sección del alambre (Budd et. al 2008) en la ranura 0.022 y según la combinación entre bracket/alambre. Se ha visto que el alambre de acero 0.018x0.025 presenta el menor índice de fricción en un estudio con 4 brackets de autoligado y 3 convencionales (Reicheneder et.al 2008). En otro estudio in Vitro se vio que otra manera de obtener bajos niveles de fricción es con la ligadura no convencional Slide (Casa Leone) además de los brackets de autoligado pasivos Carriere, Damon 3MX, Smartclip , Opal-M. Los resultados apuntaron bajos niveles de fricción para todos los sistemas comparados con ligaduras convencionales presentando así otra manera de obtener baja fricción (Franchi et. al 2008). Con el fin de mover un diente a lo largo de un arco, la fuerza aplicada necesaria para superar la RS (resistencia al deslizamiento) dentro del sistema, se estimó que era aproximadamente del 50% de la fuerza total aplicada a un diente. Esto es especialmente
  5. 5. importante en situaciones en las que se utilizan arcos de gran dimensión para llenar la ranura del slot. Por lo tanto, se necesitan mayores niveles de fuerza de los elásticos inter e intramaxilar o resortes para producir movimiento dentario en arcos de gran dimensión. Debemos diferenciar entre el deslizamiento de los dientes sobre el arco durante las primeras fases de alineamiento y nivelación con arcos redondos superelásticos, flexibles y de sección disminuida, lo que se denomina deslizamiento indirecto frente al deslizamiento directo que se produce en el cierre de espacios de extracción durante las fases finales del tratamiento y con arcos rectangulares rígidos de acero. La sustitución de la ligadura elastomérica por un método autoligable, en la fase de deslizamiento indirecto puede resultar relevante, pero en el caso del deslizamiento directo, en la fase de cierre de espacios, parece resultar de menor importancia. Es difícil conjugar un sistema que aúne velocidad de alineamiento en las fases iniciales de tratamiento y el control en las fases finales. Y es que de acuerdo a Burrow, en la mecánica de deslizamiento en ortodoncia estamos tratando con un proceso estático termodinámico, lo cual quiere decir, que es un proceso que ocurre lentamente y consiste en una secuencia de estados que están próximos al equilibrio. De alguna forma, cuando deslizamos un diente para, por ejemplo, cerrar un espacio de extracción, no se realiza un movimiento continuo de deslizamiento sino que se produce una concatenación de situaciones estáticas, angulaciones y enderezamientos sucesivos, que derivan en la generación del movimiento dental a través del arco y el cierre del espacio de extracción. De esta forma, tras la aplicación de una fuerza ortodóncica y vencida la resistencia al deslizamiento, cambia la posición del diente en el arco, se produce una angulación o de la corona dental y aparece una respuesta biológica, como es el remodelado del hueso alrededor de la raíz, para de nuevo producirse otro movimiento dentario de enderezamiento, es decir, otra angulación del diente; así acontece de forma sucesiva hasta el completo cierre del espacio de extracción. Por tanto, en la resistencia al deslizamiento en ortodoncia, la fricción clásica o cinética, la generada en gran medida por el método de ligado, y donde los brackets de autoligado si han demostrado su eficiencia, es tan sólo una pequeña parte del componente total de factores que contribuyen a generar fricción.
  6. 6. AUTOLIGADO ACTIVO Brauchli, Senn , y Wichelhaus, con brackets de autoligado activo observaron que :  Sin movimiento de tipping, la resistencia al deslizamiento aumenta con los brackets de autoligado activo cuando se aumenta el tamaño del arco  Brackets de autoligado activo como: -In-Ovation R Quick , Speed, Time, muestran fricción en combinación con un arco de alambre 0,019 × 0,025 pulgadas. AUTOLIGADO PASIVO En el mismo estudio en cambio se observó que con los brackets de autoligado pasivo  No se encontra resistencia al deslizamiento.  Brackets de autoligado pasivo como Damon-III , SmartClip y Oyster) no muestran fricción con arcos de 0,019‖ x 0,025‖ Luego de estas observaciones se puede concluir que se puede lograr baja fricción con el uso de brackets de autoligado pasivo o la combinación de arcos de baja dimensión y aparatos de autoligado activos. PRESCRIPCION VARIABLE La ortodoncia moderna demanda individualización. Prescindir de la individualización aumenta las posibilidades de recidiva y proporciona, en numerosas ocasiones, una estética inaceptable. Con la llegada de la prescripción variable en los brackets de autoligado se abre un nuevo horizonte de posibilidades clínicas y de vías de tratamiento para alcanzar la excelencia en los resultados. La eficiencia en brackets de autoligado no se puede alcanzar sin una prescripción variable que aporte versatilidad e individualización. La adecuada selección de torques y angulaciones debe tener un peso importante en nuestra fase diagnóstica, porque de ello va a depender en gran medida el progreso del tratamiento y la calidad en el resultado final. Para poder ofrecer un tratamiento ortodóncico de alta calidad, ya no es suficiente con un adecuado posicionamiento de los
  7. 7. brackets, sino que el ortodoncista debe seleccionar minuciosamente la prescripción de sus casos en función de variables como el tipo de maloclusión, posiciones dentales individuales, uso de elásticos intermaxilares. SELECCIÓN DE TORQUE La correcta inclinación bucolingual, especialmente de los dientes anteriores se debe considerar esencial para alcanzar una correcta relación oclusal en un tratamiento ortodóncico. La torsión de los dientes anteriores es particularmente importante en la consecución de una línea de sonrisa estética, una adecuada guía anterior y una relación de Clase I canina y molar. La falta de torque en los dientes anteriores afecta directamente a la longitud de arcada y a los requerimientos de espacio. En este sentido, está demostrado que cada 5º de pérdida de torque anterior, se pierde 1 mm de espacio en la arcada dental. Del mismo modo, la falta de torque en los sectores posteriores produce un efecto compresivo en las arcadas dentales que conlleva una inadecuada interdigitación cúspide-fosa, generando prematuridades e interferencias que impiden la consecución de una oclusión estable. La torsión efectiva aplicada a un diente depende de varios factores: como tipo de material del alambre y su rigidez frente a la torsión, el material del que esté compuesto el bracket incluidas irregularidades de fabricación en la ranura y sus dimensiones, biselado de los cantos de los alambres, angulación del bracket e incluso el método de ligado (ligadura elástica, metálica o autoligado activo o pasivo); y otros factores atribuibles al profesional, como errores en la colocación del bracket (cuanto más incisal, mayor inclinación) o relacionados con irregularidades en la morfología del diente. La expresión del torque se alcanza rellenando la ranura del bracket aumentando progresivamente el diámetro y sección del alambre a lo largo del tratamiento hasta el completo llenado de la ranura con un alambre rectangular del mismo tamaño que la ranura seleccionada. Sin embargo las dimensiones de los arcos de trabajo finales deben guardar unas proporciones que permitan un adecuado deslizamiento (baja fricción) sin escatimar control torsional. Otra opción correcta es la utilización de arcos híbridos con los bordes biselados para facilitar la inserción del alambre en la ranura. En este caso, debemos compensar las aristas romas del alambre aumentando su sección de forma. Un factor adicional que influye en el torque es el posicionamiento vertical de los brackets en la corona del diente. Un desplazamiento del bracket en sentido incisal o
  8. 8. gingival de 1 mm puede modificar el ángulo de torsión entre 10-15º en sentido positivo o negativo respectivamente. Los autores que defienden el uso de brackets activos, respaldan la idea de cómo la ―tapa interactiva‖ presiona el alambre contra la base del bracket expresando la información del torque incluso sin necesidad de utilizar arcos cercanos al relleno completo de la ranura. Para estos autores, un arco de acero inoxidable de 0.016‖ x 0.022‖ sería más que suficiente para expresar la prescripción evitando así la utilización de arcos más gruesos (acero inoxidable 0.019‖ x 0.025‖) que aumentan la fricción y la rigidez en las fases finales de tratamiento. Sin embargo, es importante señalar que la verdadera expresión del torque no se obtiene presionando el alambre contra la base del bracket, sino ―retorciendo‖ las aristas del alambre rectangular hasta contactar con las paredes gingival y oclusal de la ranura. SELECCIÓN DE LA ANGULACIÓN La angulación y el torque de los brackets están directamente relacionados. A medida que se produce un aumento en la torsión, con la consiguiente vestibuloversión coronal, se produce una pérdida de angulación. Este fenómeno fue descrito por Andrews y lo denominó ―efecto de las ruedas de un vagón de tren‖ (―wagon-weel effect‖). De esta forma, los brackets de los dientes anterosuperiores disponen de unos grados de angulación extra, para compensar el aumento proporcional del torque. La morfología rectangular de los dientes anteriores (especialmente la de los anterosuperiores, de canino a canino) hace que la angulación prescrita en el bracket tenga una influencia directa en el perímetro de la arcada. Se trata de una relación directamente proporcional en la que cuanto mayor es la suma de las angulaciones de los dientes anterosuperiores, mayor es el perímetro de la arcada dental y viceversa. Este aumento del diámetro de la arcada dental también está relacionado con la forma de los dientes: cuanto más rectangulares mayor es el espacio requerido para su propia angulación y mayor es la demanda de espacio para su alineamiento. . Esta proporción directa entre la angulación de los dientes y el perímetro de la arcada es válida tanto a nivel de la corona clínica como a nivel radicular. La diferencia es que a medida que aumenta la angulación de los dientes anterosuperiores la demanda de espacio es diez veces superior a nivel de las raíces que a nivel de la corona clínica. El aumento en las angulaciones de los dientes anterosuperiores también tiene un efecto
  9. 9. sobre la demanda de anclaje; y es que, cuanto mayor es la angulación, mayor será la necesidad de anclaje posterior. La angulación de los dientes anterosuperiores tienen una influencia directa sobre la estética del frente anterior y la sonrisa. J.L.Thomas y col analizaron el efecto de la variación de la angulación de los incisivos superiores en la estética de la sonrisa, concluyendo que el atractivo disminuía proporcionalmente al aumento de la angulación. Los autores concluyeron que angulaciones iguales o superiores a los 10º resultaban inaceptables en términos estéticos. Por lo tanto, a la hora de seleccionar la angulación de nuestros brackets anterosuperiores hemos de tener en cuenta aspectos como el perímetro de la arcada, la necesidad de anclaje y la estética final de la sonrisa. INDICACIONES DE LA PRESCRIPCIÓN VARIABLE La selección de la prescripción variable va a depender de tres aspectos fundamentales: el tipo de maloclusión (biotipo del paciente, clase esquelética y dental), la posición de los dientes dentro de la maloclusión (relativa al resto de los dientes de la arcada) y la mecánica ortodóncica seleccionada (utilización de elásticos intermaxilares, necesidad de anclaje, etc). No obstante, la selección de torques presenta una jerarquía que siempre hay que respetar: sin dejar de lado el contexto de la maloclusión a tratar (Clase I, II o III, braquifacial, mesofacial o dolicofacial) y el tipo de mecánica ortodóncica que va a ser empleada (fuerza elástica intermaxilar, demanda de anclaje, aparatología auxiliar), la decisión final en la selección de torque vendrá condicionada por la posición individual de cada diente, lo que vuelve factible el uso de brackets con diferente prescripción en dientes homólogos. PRESCRICION VARIABLE DAMON Q Maxillary Torq. Ang. Central Low +2° +5° Central Standard +15° +5° Central Super +22° +5° Lateral Low -5° +9° Lateral Standard +6° +9° Lateral Super +13° +9° Cuspid Low -9° +5°
  10. 10. Cuspid with Hook Low -9° +5° Cuspid Standard +7° +5° Cuspid with Hook Low +7° +5° Cuspid Super +11° +5° Cuspid with Hook Super +11° +5° Bicuspid -11° +2° Bicuspid G/O -11° +2° Bicuspid – Weldable -11° +2° 1st & 2nd Bicuspid w/ Hook -11° +2° 1st & 2nd Bicuspid w/ Hook-G/O -11° +2° Mandibular Torq. Ang. Central Low -11° +2° Central Standard -3° +2° Lateral Low -11° +4° Lateral Standard -3° +4° Cuspid Low 0° +5° Cuspid with Hook Low 0° +5° Cuspid Standard +7° +5° Cuspid with Hook Standard +7° +5° Cuspid Super +13° +5° Cuspid with Hook Super +13° +5° 1st Bicuspid Standard -12° +4° 1st Bicuspid with Hook Standard -12° +4° 1st Bicuspid Super -5° +4° 1st Bicuspid with Hook Super -5° +4° 1st Bicuspid – G/O Standard -12° +4° 1st Bicuspid w/Hook-G/O Standard -12° +4° 1st Bicuspid – G/O Super -5° +4° 1st Bicuspid w/Hook-G/O Super -5° +4° 1st Bicuspid – Weldable Standard -12° +4° 1st Bicuspid – Weldable Super -5° +4° 2nd Bicuspid -17° +4° 2nd Bicuspid with Hook -17° +4°
  11. 11. PRESCRIPCION VARIABLE SMART CLIP SL3 ANCLAJE En el tratamiento de ortodoncia, la pérdida de anclaje es un potencial efecto secundario de la mecanoterapia y una de las principales causas de resultados insatisfactorios. Su causa ha sido descrita como una respuesta multifactorial en relación al sitio de extracción, tipo de aparato, la edad, el apiñamiento y overjet. Tweed, Holdaway, y Merrifield desarrollaron diferentes tipos de preparación del anclaje para aumentar la eficacia del tratamiento. Aunque se han alcanzado resultados satisfactorios por estos métodos, la validez de los dobleces de segundo orden (tip-ack) durante la preparación anclaje levantó gran controversia. Storey y Smith introdujeron nuevos conceptos de fuerza, en el que un intervalo óptimo de valores de la fuerza debe ser utilizado para producir una velocidad máxima de movimiento del canino sin producir ningún movimiento indeseable de la unidad de anclaje molar. Esta concepto animó a Begg a proponer un concepto clínico llamado'' 2nd Bicuspid – G/O -17° +4° 2nd Bicuspid w/Hook-G/O -17° +4° 2nd Bicuspid Weldable -17° +4°
  12. 12. fuerzas diferenciales en el tratamiento de ortodoncia.'' El uso de múltiples dientes en el segmento de anclaje para formar una gran unidad de contrapeso y la aplicación de momentos diferenciales se han investigado como métodos para estabilizar la posición del molar. La técnica Bioprogresiva de Ricketts se aventaja de la fisiología ósea y sus reacciones a aplicación de fuerzas. Ricketts sugirió que mediante la colocación de las raíces de los molares contra el hueso cortical y el suministro de sangre limitado, el movimiento de los dientes se retrasa y el anclaje es mejorado. También la técnica Bioprogresiva utiliza arcos seccionales que podría ser más ventajoso para el movimiento del diente en cantidad y dirección de la fuerza, sin interrumpir el anclaje posterior Además, el arco utilitario ha sido uno de los instrumentos más eficientes para neutralizar la tendencia de la parte posterior de los arcos de migrar hacia mesial. El desarrollo del Arco-Recto provocó una nueva tecnología con mecánicas simplificadas, lo que ha permitido un tratamiento eficiente con resultados de calidad constante. Estas técnicas de deslizamiento, sin embargo, implican un riesgo a causa las paradas obligatorias y temporales provocadas por la deformación y la fricción en el movimiento de los dientes lo que puede exigir un mayor control del anclaje. En un estudio comparativo no se encontró diferencias significativas en la cantidad de anclaje perdido entre la técnica bioprogresiva de Ricketts (anclaje cortical) y arco recto (arco lingual) Urias y Mustafa 2005. SLOT 0.018 Y SLOT 0.022 Los brackets convencionales están conformados por:  Una base con configuración en malla, que permite una adecuada adhesión a la superficie dentaria. Con forma trapezoidal, redondeada o en forma de diamante, adaptada a la anatomía dentaria.  Una ranura, que recibe al alambre ( ranura estandarizada de 0.018‖x .030‖ de 0.022‖x 0.030‖)  Aditamentos en caninos y premolares (ganchos de bola, brazos de fuerza, etc). Los brackets gemelares constan básicamente de dos barras paralelas orientadas verticalmente, que están separadas por una ranura en cada barra para recibir al arco de alambre principal; en cambio los brackets simples constan de una barra vertical, con
  13. 13. una ranura de tamaño menor que los brackets gemelos, y aletas que son activadas para contactar con el arco de alambre principal para control rotacional, según necesidad. La principal desventaja de los brackets gemelos es la distancia interbracket estrecha (entre dientes adyacentes), de lo cual resulta un pequeño tramo de alambre entre los brackets, lo que reduce la flexibilidad del arco. A la inversa, las aletas rotacionales de los brackets simples son muy grandes; las rotaciones no son fácilmente corregidas y los dientes pueden inclinarse más fácilmente hacia el lado de la extracción durante el cierre de los espacios. Cuanto más ancho sea el bracket colocado sobre un diente, menor será el espacio entre los brackets de dientes contiguos y, por consiguiente, menor será la longitud eficaz de los segmentos de arco entre los apoyos. Al reducir de este modo la longitud de los segmentos de alambre, limitamos notablemente la elasticidad y el rango de acción del arco de alambre. De ahí que esté contraindicado el empleo de brackets muy anchos. La máxima anchura práctica de un bracket equivale aproximadamente a la mitad de la anchura del diente, y los brackets todavía más estrechos son más ventajosos cuando los dientes están mal alineados, ya que el mayor espacio entre brackets proporciona más elasticidad. El primero en usar arcos de alambre rectangular en ranuras de bracket rectangulares fue Edward Angle a finales de los años veinte con su mecanismo de arco de canto. El aparato original fue diseñado para emplearlo con arcos de alambre de oro, con una ranura de bracket de 0,022‖x 0,028‖ para albergar alambres rectangulares de las mismas dimensiones. Estaba hecho con oro y disponía de unas aletas, en oclusal y gingival del surco, para encajar la ligadura de sujeción del arco. Según el concepto de tratamiento de Angle, no era necesario deslizar los dientes a lo largo de arcos de alambre para cerrar los espacios de extracción, ya que simplemente rechazaba las extracciones por motivos ortodóncicos. Los movimientos de torsión tenían mucha importancia, y uno de los principales objetivos al diseñar los aparatos era lograr una torsión eficaz. El aparato fue diseñado para producir la fuerza adecuada y un rango de acción razonable durante la torsión cuando se empleasen arcos de alambre de oro de 0,022 x 0,028 con brackets estrechos. El tamaño de la ranura del bracket fue cambiada a 0,018 x 0,025 cuando se reemplazó el arco de oro por acero ya que los cálculos de fuerza hechos por Angle perdieron validez por la mayor rigidez. Aun con el diámetro menor de la ranura los niveles de fuerza eran
  14. 14. algo mayores que las del sistema de arco de canto original, pero las propiedades del aparato se aproximaban a las del sistema original El empleo de arcos de alambre de menor tamaño en brackets de canto permite reducir la fricción si los dientes tienen que deslizarse a lo largo del arco, lo que supuso una consideración muy importante en la época en la que el acero reemplazó al oro. La mayor resistencia de un arco de alambre de 18 milésimas, en comparación con otro de 16 milésimas, puede ser una ventaja para el deslizamiento dental. Por supuesto, a la hora de cerrar espacios por deslizamiento, el alambre de 18 milésimas tendría un margen de espacio excelente en un bracket con una ranura de 22, pero encajaría con demasiada estrechez en una con una ranura de 18. Por consiguiente, la ranura original de 22 milésimas tendría algunas ventajas para el cierre de espacios, pero presentaría un claro inconveniente cuando se necesitase la torsión o torque. Con arcos de alambre de acero de 21 milésimas como tamaño más reducido, la elasticidad y el recorrido durante la torsión son tan limitados que resulta casi imposible conseguir una torque eficaz con el arco. Una posible alternativa sería la inclinación exagerada de alambres rectangulares de menor tamaño, pero a menudo se precisan auxiliares de torque con los alambres de acero de menor tamaño en brackets de canto con ranura de 22 milésimas. Trabajar con técnica 0.22 significa que en la mayoría de los casos uno debería estar haciendo más fuerza. En las etapas iniciales del tratamiento para efectos de alineamiento y nivelación se podrían usar alambres de igual calibre en ranura 0.22 que en 0.18 pero con el tiempo, para sacarle el máximo partido a la ranura tendríamos que establecer diferencias entre las dos anchuras. La anchura del bracket colocado sobre un diente determina la longitud del brazo del momento para controlar la posición radicular mesiodistal. La anchura del bracket determina también el ángulo de contacto entre la esquina del bracket y el arco. Cuanto más ancho es el bracket, menor es el ángulo de contacto. Esto tiene importancia práctica cuando hay que cerrar el espacio de extracción deslizando los dientes a lo largo de un arco de alambre, y se genera una fricción entre el alambre y el bracket. La resistencia de fricción al deslizamiento dependerá de la fuerza con que el bracket contacte con alambre y del ángulo de contacto entre ambos. Con un bracket ancho, se reducen la fuerza necesaria para generar el momento y el ángulo de contacto, por lo que resultará más ventajoso para cerrar espacios mediante deslizamiento.
  15. 15. Cuando se usan alambres de acero, el sistema de ranuras de 18 milésimas presenta ventajas considerables sobre las de mayor tamaño. Con su excelente recuperación y resistencia a la deformación permanente, las aleaciones de NiTi resuelven algunas de las limitaciones de alineación de los alambres de acero en ranuras anchas de 22 milésimas, mientras que los alambres rectangulares de NiTi y beta-Ti presentan ventajas sobre el acero de cara a las fases finales del tratamiento y al control del torque. Los alambres más elásticos de acero trenzado, níquel-titanio, y beta-titanio, que presentan una gran capacidad de flexión, reducen el ángulo alambre-ranura dando lugar a menor fricción en los brackets angulados POR QUE ESCOGER UN SLOT 0,018  Porque permiten un mayor control del torque en etapas iniciales del tratamiento Mientras que un alambre NiTi 16x22 no va a producir virtualmente ningún control en un slot 0.22, este alambre va a ser muy efectivo en un sistema de slot 0.18. Para que esto fuese posible en slot .022, se tendría que utilizar un alambre similar de .018x.025 el cual es considerado menos flexible y más difícil de encajar totalmente en el slot.  El slot .018 permite conseguir la expresión máxima del torque incorporado en el bracket con un alambre más fisiológico con respecto a la fuerza. Es decir, con un alambre de 0.17x0.25 se consigue esta máxima expresión en slot .018 y en cambio para obtenerlo en slot .022 se tendría que llegar a .021x.025.  Permite usar alambres de diámetros más pequeños y flexibles provocando menos cambios en la forma del arco.  Con el sistema de ranura .018 se usa un alambre de tamaño menor para calzar dentro de la ranura y por lo tanto se ejercen fuerzas más ligeras sobre los dientes.  La colocación de alambres menos pesados ayuda al mantenimiento de los brackets durante el tratamiento.  Slot de .022 tiene mayor posibilidad de ejercer fuerzas excesivas con posibles efectos colaterales (reacciones indeseables a nivel radicular y periodontal)  Se causa menos molestias para el paciente por el uso de arcos de menor calibre.
  16. 16. POR QUE ESCOGER UN SLOT 0,022  La mayor dimensión de la ranura (0,022‖) permite una mayor libertad de movimientos con los arcos iniciales limitando el nivel de fuerzas.  El sistema .022, al permitirnos usar alambres más rígidos, da mayaor control en evitando efectos indeseables como alteraciones de la forma del arco en tres dimensiones durante las mecánicas de cierre de espacios.  En un slot .022 tenemos mayor rango de calibre de alambres, por lo que la fuerza que se ejerce en cada cambio de arco es menor a la que se obtiene en un slot .018.  Los niveles de fuerza no tienen que ver sólo con el calibre del alambre, sino también con la capacidad de este de transferir esta fuerza al bracket; mientras más espacio exista entre el sistema y el slot, menor nivel de fuerza trasferido.  Con una mecánica de mayor calibre se logrará mejor control de los movimientos dentarios.  Los alambres de trabajo con forma rectangular pueden ser de .019x.025 en slot .022 que parecen dar buen resultado durante la mecánica de deslizamiento y proporcionan un buen control de sobremordida. Sin embargo con la ranura .018, el alambre de trabajo principal es normalmente de .017x.025, mas flexible, y por ello muestra una deflexión y una fricción mayores durante el cierre de espacios con mecanismos de deslizamiento.  El slot .022x.028 es útil en casos de cirugía ortognática ya que permite introducir arcos más gruesos que ayudan a ferulizar arcadas dentarias durante la osteosíntesis tras la intervención quirúrgica.
  17. 17. BIBLIOGRAFIA  Trevisi Zanelato. Tratamiento ortodóncico con aparato de autoligado pasivo – smartclip. Tribuna Ortodoncica. Pag. 9 – 13.  Brauchli L., Senn C., Wichelhaus A. Active and passive self-ligation—a myth. Angle Orthodontist, Vol 81, No 2, 2011. Pag. 312 – 318  Dayse Uriasa; Fatima Ibrahim Abdel Mustafab. Anchorage Control in  Bioprogressive vs Straight-wire Treatment. Angle Orthodontist, Vol 75, No 6, 2005. Pag. 987 -992  Ferreira,J; Rigau, MM; Diaz,M. ¿Brackets de autoligado, cuales son los beneficios más fiables?  Ribeiro Mariana, Corrêa Wellington, Douglas Dauro. The role of friction in orthodontics. Dental Press J Orthod. 2012 Mar-Apr;17(2):170-7  Nieto M., Barrera J., González E., Parra I., Rodríguez A. Comparación de la resistencia al deslizamiento en bracketsde autoligado y brackets convencionales ligados con ligadura elastomérica convencional y ligaduras de baja fricción. Revista Facultad de Odontología Universidad de Antioquia - Vol. 23 N.º 2 - Primer semestre, 2012. Pag. 192 – 206  Brezniaka N.; Wassersteinb A. Root Resorption Following Treatment with Aligners. Angle Orthodontist, Vol 78, No 6, 2008  Readers’ forum. Self-ligating bracket claims. American Journal of Orthodontics and Dentofacial Orthopedics, Volume 138, Number 2  Sánchez Domínguez M, Yeste Ojeda FM, Megía Córdoba A, Ventureira Pedrosa Sistemas autoligables de mínima frícción: ¿la fricción imperfecta?.  Ventureira Pedrosa. El sistema de brackets de autoligado SmartClip™ SL3 con prescripción variable: la versatilidad de un sistema al servicio de la excelencia en ortodoncia. Innova nº 9 • enero 2010  Pérez L., Saavedra Eduardo. Soportes de autoligado en ortodoncia. Gaceta Médica Espirituana 2013; 15(1)  Harradine NW. Self-ligating brackets: where are we now? J Orthod. 2003 Sep;30(3):262-73.
  18. 18.  Kusy RP, Whitley JQ. Influence of archwire and bracket dimensions on sliding mechanics: derivations and determinations of the critical contact angles for binding. Eur J Orthod. 1999 Apr;21(2):199-208  Thomas JL, Hayes C, Zawaideh S. The effect of axial midline angulation on dental esthetics. Angle Orthod 2003;73: 359-64  Gioka C, Eliades T. Materials- induced variation in the torque expression of preadjusted appliances. Am J Orthod Dentofacial Orthop 20041994;105:392- 400  Sayeh Ehsania; Marie-Alice Mandichb; Tarek H. El-Bialyc; Carlos Flores-Mirc. Frictional Resistance in Self-Ligating Orthodontic Brackets and Conventionally Ligated Brackets A Systematic Review. Angle Orthod. 2009;79:592–601  Steven Budd , John Daskalogiannakis and Bryan D. Tompson A study of the frictional characteristics of four commercially available self-ligating bracket systems. Eur J Orthod. 2008 Dec;30(6):645-53  C. A. Reicheneder , T. Gedrange, S. Berrisch , P. Proff , U. Baumert ,A. Faltermeier and D. Muessig. Conventionally ligated versus self-ligating metal brackets — a comparative study. Eur J Orthod.30 (2008) 654–660

×