• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Palabras de Bienvenida a la Jornada de Ingeniería Industrial 2012
 

Palabras de Bienvenida a la Jornada de Ingeniería Industrial 2012

on

  • 1,397 views

Palabras de bienvenida a la Jornada de Ingeniería Industrial 2012, en el Auditorio de la Universidad del Caribe.

Palabras de bienvenida a la Jornada de Ingeniería Industrial 2012, en el Auditorio de la Universidad del Caribe.

Statistics

Views

Total Views
1,397
Views on SlideShare
1,397
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
13
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Palabras de Bienvenida a la Jornada de Ingeniería Industrial 2012 Palabras de Bienvenida a la Jornada de Ingeniería Industrial 2012 Document Transcript

    • Palabras de Bienvenida Jornada de Ingeniería Industrial 2012 Dr. José Enrique Alvarez Estrada 2 de mayo de 2012“Los científicos exploran lo que es, y los ingenieros crean lo que nunca ha sido.”−Theodore von KármánEl poeta alemán Heinrich Heine narraba esta anécdota: “Hace poco un amigo mepreguntaba por qué ya no construímos catedrales como las góticas, y le dije: Loshombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemosmás que opiniones. Y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que unaopinión".Y es que el 2012, a juicio de algunos, es un mal momento para convicciones, sobre todopositivas. En boca de Alvin Toffler, vivimos “una época en que los terroristas practicanjuegos de muerte con rehenes; cuando las monedas se desploman entre rumores de unaTercera Guerra Mundial, arden Embajadas y tropas de asalto profanan el suelo denumerosos países. Contemplamos, horrorizados, los titulares de los periódicos. El preciodel oro -ese sensible barómetro del miedo- bate todos los récords. Tiemblan los Bancos.El desempleo se dispara, incontrolado. Los Gobiernos del mundo quedan reducidos aparásitos o a la imbecilidad. Y ante todo esto, un apiñado coro de Casandras llena el airecon sus agoreros cantos. El proverbial hombre de la calle dice que el mundo “se havuelto loco”, mientras que el experto señala todas las direcciones que conducen a lacatástrofe.”Pero aclara, se trata de un periodo de transición, no por el fin del Calendario Maya quetantos ríos de tinta ha hecho correr, sino por causas menos esotéricas: “la historiahumana, lejos de concluir, no ha hecho sino empezar. Aquella primera ola de cambiodesencadenada hace diez mil años por la invención de la agricultura, o la sísmicasegunda ola de cambio disparada por la Revolución Industrial, ahora están siendo
    • barridas por una tercera ola de repercusiones mucho más profundas: la muerte delindustrialismo y el nacimiento de algo nuevo.” Algo que Manuel Castells hadenominado La Era de la Información, y que otros no dudan ya en denominar La Era delConocimiento.Los ingenieros hemos sido los principales artífices de estas olas, creando las tecnologíasy herramientas que las agitan. Sin duda hemos provocado su amplitud, aunque pococontrol hayamos tenido sobre su frecuencia y fase. Thomas Carlyle afirmaba que “elhombre es un animal que usa herramientas... sin ellas nada es, con ellas lo es todo.” Eseprimer ser humano anónimo que decidió amarrar un animal a un arado, y unir trozos demadera y piedra para formar un apero de labranza, se convirtió por definición en elprimer ingeniero agrónomo de la historia. Newcomen, Watt, Stephenson y Brunel, entreotros, forjaron la imagen del ingeniero moderno, mientras controlaban la fuerza delvapor y hacían más pequeño al Mundo con sus locomotoras y barcos. Sin ir más lejos,este año rememoramos el hundimiento del más famoso de los trasatlánticos de vapor, elTitanic, que ahora tenemos la oportunidad de visitar en su tumba, a varios kilómetros deprofundidad en el Atlántico Norte, gracias a las tecnologías desarrolladas por nuevasgeneraciones de ingenieros. Y el día de hoy también recordamos la muerte, en 1519, delparadigma de los ingenieros: Leonardo DaVinci.Por eso, ¿qué mejor momento para celebrar el brillante futuro que, estamos seguros, leespera a la ingeniería? ¿qué mayor manifestación de optimismo, que reunirnos duranteunos días a reflexionar de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos?La Universidad del Caribe, que desde sus inicios vislumbró la pertinencia de formaringenieros industriales en Cancún, arranca hoy la Jornada de Ingeniería Industrial 2012,donde los ingenieros del mañana tendrán la oportunidad de dialogar, cara a cara, con losdel pasado y del presente. Donde tendremos la oportunidad, como alguna vez dijoCharles L. Best, de hacer lo que los ingenieros debemos hacer: emplear la Cienciacuando es aplicable, la intuición cuando es útil, y el tanteo cuando es necesario.