• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Prueba
 

Prueba

on

  • 1,213 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,213
Views on SlideShare
1,213
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Prueba Prueba Document Transcript

    • Escuela Nacional de Departamento deBiblioteconomía y Archivonomía Selección de Aspirantes 2009 Psicopedagogía El libro oral o la prehistoria del libro1Como dice Escobar, la herramienta más maravillosa creada por el hombre ha sido el libro. Estaherramienta le ha permitido un aumento considerable de la capacidad de su memoria.Desarrolló también la comunicación entre los hombres al permitirles remontar las barreras deltiempo en la recepción de los mensajes y facilitó el intercambio de información sobre lo útil yprovechoso. Finalmente le ayudó, acrecentando su bagaje intelectual.Hay, naturalmente, una prehistoria del libro: el libro oral, que fue la primera forma que tuvo ellibro y que ha perdurado durante milenios, incluso conviviendo con el libro escrito. Ha deresultar extraña la denominación de libro para algo que no tiene una forma material tangible.Pero una cosa es el contenido o mensaje y otra la forma material en que se presenta. Ésta, havariado, además, sustancialmente a lo largo de la historia y, al parecer, va a continuarvariando.La forma material se ha ido adaptando a las características de las nuevas situaciones socialeso civilizaciones, de acuerdo con las diversas necesidades de información y los materialesdisponibles. La primera forma parece haber sido la tableta suelta, que evolucionó, en algúnmomento, a prisma, cilindro y otras formas geométricas; luego vino el rollo o tira continua; mástarde el códice o cuaderno, que en su última etapa coincide con hojas sueltas (periódico), yfinalmente, en nuestros días, han llegado el disco y la cinta, que es como la vuelta a la tableta yal rollo.También han variado los materiales empleados: arcilla fundamentalmente para las tabletas;papiro para el rollo y, en menor proporción, para el códice; pergamino para el rollo yprincipalmente para el códice y las hojas sueltas y, por último, materiales plásticos para el discoy la cinta.Lo mismo ha sucedido con los procedimientos de fijación de los mensajes: incisión enmateriales duros o blandos, escritura a mano con tinta, impresión mediante máquinas, cargaseléctricas, etc...Tanto el libro prehistórico como el histórico precisan del lenguaje; el libro histórico además,precisa de la escritura y de una materia escritoria resistente.Conjeturas sobre el nacimiento de la escrituraVarias razones pueden haber inducido al hombre a utilizar la escritura o, mejor dicho, variostipos de mensajes y datos han debido ser considerados por él tan importantes como paraimpulsarle a intentar fijarlos en el tiempo a fin de garantizar su exactitud frente a debilidades dela memoria o para información correcta de terceros.1 Hipertexto desarrollado con material de Hipólito Escobar, en su obra Historia del libro (Madrid, 1996).Adaptación realizada por Pilar Rueda, Susana Leguina e Isabel Corral para el curso Gestión y Recuperación dela Información del Diploma de Documentación y Gestión del Patrimonio, Universidad de Deusto, 1996/97.http://sirio.deusto.es/abaitua/konzeptu/htxt/grupoi2.htm#imprenta 1
    • Cuando la gente tuvo conciencia de la importancia de la escritura y ésta se había consolidadoal ser utilizada ampliamente, nadie supo cómo se originó, y nadie pudo imaginarse los tanteosiniciales, ni su progresiva evolución. Éste es el motivo de que las sociedades primitivasconsideraran la escritura un regalo de los dioses, como regalo de los dioses o soberanosdivinizados consideraron igualmente otras adquisiciones fatigosas y útiles del hombre: ellenguaje, la agricultura, la domesticación de los animales, etc. Por ello es difícil, saber concerteza cuál fue la causa primordial o primigenia que, además, probablemente no fue la mismaen todos los pueblos, ni, con seguridad, fue una sola, sino la confluencia de varias.Si nos atenemos a los restos más antiguos y a los textos más importantes, son posibles cuatroconjeturas o hipótesis, que podemos denominar religiosa, política, literaria y administrativa, deacuerdo con los tipos de necesidades que trataron de solucionar. Entre los textos más antiguosconservados aparecen siempre los religiosos, lo cual puede llevarnos a pensar que la escrituranació para conservar cantos e himnos rituales que resonaban en los templos y procesiones,entonados por el pueblo durante las festividades; redactar maldiciones y conjuros mágicos;transmitir a los hombres el origen, las acciones y las cualidades de los dioses, así como lasnormas morales y sociales decretadas por ellos y los comportamientos de los hombres (ritos,conjuros, auspicios, plegarias, etc.) para conseguir su ayuda y evitar su irritación.Sin embargo, no parece probable esta hipótesis. Los cantos religiosos no precisaban estarescritos, pues debían ser entonados, además de por los sacerdotes, por la gente del puebloque no sabía leer, aparte de que eran fáciles de recordar de memoria por su brevedad. Sólocuando la escritura, que no nació perfecta, como Palas Atenea, sino llena de ambigüedades ycon grandes limitaciones, alcanzó un cierto grado de perfección y este nuevo arte era dedominio exclusivo de un grupo cerrado, los escribas, los textos escritos debieron de desplazar,para la conservación de la doctrina religiosa, a la memoria personal, en la que se teníajustificadamente una gran confianza por haber sido el único y natural instrumento deconservación y haber sido perfeccionada concretamente para este propósito.También aparecen los políticos entre los textos primitivos: monumentos conmemorativos de lashazañas guerreras o de la piedad y buenas medidas administrativas de muchos gobernantesque desearon dejar un recuerdo a las generaciones posteriores de los méritos de sus personasen un gesto, es cierto, de vanidad, cultivada y favorecida por súbditos y cortesanoscomplacientes, pero en el que hay que ver también la conveniencia de consolidar los valoressociales.Lo mismo podemos decir de la hipótesis literaria. Los cantos y poemas literarios, no yareligiosos, surgen con las primeras sociedades y mucho antes de la escritura. Su carácterpopular y anónimo hace que no se transcriban casi nunca o sólo de manera parcial y tardía,como podemos observar en las sociedades históricas. Es más, su transcripción primera parecedeberse a propósitos docentes, para que sirvieran de ejercicios en el aprendizaje de laescritura. No tenía sentido transcribir estos poemas o cantos y cuentos para la lecturaindividual, poniendo sólo al alcance de unos pocos en privado lo que en su forma oral podía serdisfrutado por todos y en grupo, y perdiendo, así, su carácter aglutinador del pensamientosocial.El libro mesopotámicoDe los distintos tipos de libros que ha usado el hombre a lo largo de los tiempos históricos,probablemente fue el primero el creado, según todos los indicios, por los sumerios y utilizadodespués durante tres mil años, como vehículo de la civilización mesopotámica y de otrascivilizaciones del Próximo Oriente, contemporáneas suyas e influidas por ella. 2
    • La tableta de arcilla y los signos cuneiformes fueron utilizados:a) Por los sumerios, llegados al sur de Mesopotamia probablemente en el IV milenio, dondecrearon una de las primeras y más ricas civilizaciones urbanas a base de una productivaagricultura y de una eficiente organización social, que fue posible por el descubrimiento de laescritura y su empleo generalizado en las tareas administrativas.b) Por los acadios (siglos XXIII y XXII), semitas de raza y lengua, que formaron el primer granimperio mesopotámico, desde el Mediterráneo hasta los Montes Zagros, y desde el GolfoPérsico hasta las estribaciones del Cáucaso, y asimilaron la cultura sumeria, a la que dieronuna nueva y fuerte personalidad.c) Por los babilonios, también semitas, que consiguieron crear dos grandes imperios, elbabilónico antiguo o amorita (siglos XVIII al XVI) y el babilónico o caldeo (siglos VII al V).d) Por los sanguinarios asirios, igualmente semitas, algunos de cuyos reyes se preocuparonpor formar grandes bibliotecas con los textos antiguos, de los que eran fervientes lectores ycoleccionistas.La forma material del libroEn Mesopotamia no había ni piedra ni madera, salvo la proporcionada por la palmera que es demala calidad. En cambio, abundaba la arcilla, que facilitó el desarrollo agrícola, estimuló lacreación de una arquitectura a base de ladrillos y adobes, y proporcionó un material escritoriobarato, cuya duración era superior a la de otros materiales como la madera, la piel o el papiro,en los que, por un lado, no se podía escribir con tanta rapidez como en el barro blando. Por elloel libro mesopotámico, denominado "tuppu", que ha dado en latín tábula y en español "tabla"(dub, en sumerio), se empleaba como materia escritoria corriente la arcilla, cortada enpequeñas planchas, planas o ligeramente abombadas. Con frecuencia menor, la forma fue deconos, cilindros o prismas huecos, con un número de caras que oscila entre seis y diez. Enrealidad, con estas figuras geométricas se conseguía un volumen, un conjunto de páginasformando una unidad.Pero no se empleó en exclusiva la tableta de arcilla. En el caso de los documentos valiosos, lostextos se grabaron en piedra o en metales preciosos, como el oro, o resistentes y maleables,como el plomo. También debieron de usarse --aunque no se han podido conservar por laacción del tiempo y de otros factores destructores-- pieles e incluso papiro, empleando tintapara dibujar los signos, y en el reino asirio tabletas de madera con borde y un baño de cera enel interior. El tamaño de las planchas de arcilla era variable. Algunas, pocas, miden 30 por 40centímetros, pero la mayoría la mitad, y un gran número sólo la cuarta parte. Su forma sueleser rectangular, aunque las hay redondas y oblongas.En fecha temprana, los dibujos lineales --trazados con un estilete acabado en punta y no desección triangular, como lo eran las cañas que se usaron después para la escritura cuneiforme--, seguían en los textos un orden descendente, de arriba abajo; luego cambiaron de orientaciónal girar la tableta, en el momento de escribir, noventa grados en el sentido contrario al de lasmanecillas del reloj, con lo que resultó que las figuras verticales, como las del hombre,quedaron echadas y la escritura corría de izquierda a derecha. Este cambio se demoró variascenturias en las descripciones m monumentales y conmemorativas labradas en piedra o enotra materia dura. 3
    • Las inscripciones reales o de cierta solemnidad que se grababan con instrumentos apropiadosen mármol o diorita, suponen un pequeño porcentaje comparado con la abundantedocumentación encontrada en tabletas de arcilla, y aunque no les faltó a sus diseñadores unacierta preocupación estética en la distribución de los signos, la escritura monumental no tuvo laimportancia que en Egipto. Sin embargo, se empleó en los monumentos históricos paraconmemoraciones, inauguraciones o restauraciones de templos o de grandes obras públicas,fijar límites, recordar expediciones a tierras lejanas o simplemente para engrandecer conditirambos, exageraciones e incluso falsedades las acciones de los soberanos, como en elcaso de los asirios. También se usó con un sentido de comunicación social para dar fe de lasnormas jurídicas unificadas. De esto, el ejemplo más famoso es el "Código de Hammurabi".Gracias a las cualidades del barro secado al sol o sometido a la acción del fuego, ha llegadohasta nosotros una cantidad tan grande, y de tanta antigüedad, de textos enterrados entre losescombros de ciudades desaparecidas, algunas de las cuales fueron arrasadas o incendiadas.Por una ironía del destino, el asalto y destrucción consiguiente de las ciudades y, de maneraespecial, si el asaltante deseaba castigarlas borrándolas de la faz de la tierra y del recuerdo delos hombres por el fuego, ha permitido conocer, al cabo de miles de años y con bastantedetalle, su historia.Los escribas y el contenido del libroEl arte de la escritura cuneiforme y de la lectura e interpretación de los intrincados textosestaba reservado a una clase social, la de los escribas (en sumerio "dubsar", literalmenteescritor de tabletas), que gozaba de gran consideración social. Su posición en la sociedad eraalgo similar a la de los universitarios en los tiempos modernos. Si en un principio fueronsimples escribientes y lectores, más tarde se convirtieron en los depositarios del saberreligioso, literario y científico que se conservaba en los viejos textos y que se iba acrecentandocon los nuevos que se fueron escribiendo o transcribiendo.A ellos se debe la configuración religiosa, política y administrativa de la sociedadmesopotámica, cuya continuidad supieron mantener a través de varios milenios y a pesar delos avatares militares, de la creación y desaparición de estados y de las invasiones yestablecimientos de pueblos de diferentes lenguas, estructuras y valores sociales. También aellos les corresponde el mérito de la irradiación cultural mesopotámica sobre los paíseslimítrofes y el que las tabletas de arcilla y el sistema cuneiforme de escritura fueran adoptadascomo forma de libro por varios pueblos.La mayoría de las tabletas disponibles corresponden a documentos económicos,administrativos y legales: inventarios, hipotecas, recibos, pagarés, contratos de arrendamiento,de compraventa y matrimoniales, sentencias judiciales, adopciones, etc. Dentro de la categoríade los documentos merecen un lugar especial las cartas privadas, las oficiales y lascomunicaciones administrativas. Aparte de los documentos y cartas citados, hay numerosasinscripciones votivas, para tener propicios a los dioses, grabadas en vasos, estelas y estatuas.Las hay también en lápidas y muros para conmemorar la inauguración de palacios, templos yfortificaciones.En pocas palabras, las principales características del libro mesopotámico, por lo que se refierea su contenido, fueron:a) Brevedad .Las obras más largas, excluidos los repertorios de datos, no pasarían de la simplecategoría de folletos; la mayoría ni siquiera llegarían a esto por su extensión, serían simpleshojas. 4
    • b) Escasa circulación, pues no hubo, claro está, comercio del libro.c) Anonimia, pues son obras colectivas, aunque muchas veces se consigne en las tabletas elnombre del copista, que con frecuencia garantizaba la corrección.d) Falta de los géneros más conocidos y en boga en la actualidad, como la poesía líricaprofana, la dramática y la narrativa y, dentro del campo intelectual, de tratados teóricos oespeculativos.e) Posición ancilar del libro escrito. La literatura, exclusivamente religiosa o no, es decir, con unmatiz secular, fue oral, transmitida por la palabra del profesor a los alumnos y de unasgeneraciones a otras. Nos lo está indicada su transcripción tardía, aproximadamente un mileniodespués del nacimiento de la escritura.f) Primacía de los valores sociales sobre los literarios. La función del libro, en manos de losescribas, más que creadora fue mantenedora de los logros conseguidos. Postura explicable,pues el nivel de vida alcanzado por los pueblos mesopotámicos era muy superior al de losvecinos y era natural que los escribas pensaran que esto se debía a que sus instituciones y suscreencias eran superiores y más ciertas que las de los demás pueblos. Cambiarlas, a la vistade los buenos resultados obtenidos, hubiera sido una locura. Sin embargo, la renuncia a laopción renovadora dio lugar al estancamiento social y científico.El libro HititaVarios fueron los pueblos que utilizaron la escritura cuneiforme y las tabletas de arcilla y cuyacultura estuvo influida por la mesopotámica. Como tratar con detalle de todos sería alargarnosen demasía, vamos a referirnos sólo al más importante de todos, el hitita, del que sólo seconocían hasta hace poco las vagas alusiones hechas en la Biblia.El hitita es el primer pueblo indoeuropeo que entra en la historia por ser el primero en adoptarla escritura. Su cultura literal está, como hemos dicho, totalmente influida por la mesopotámica.No tuvo el genio creador de otros pueblos y su literatura es una literatura secundaria. Su únicaaportación original es la histórica. No debieron sentirse atraídos por la ciencia --no han dejadotextos matemáticos, médicos o astronómicos--, cuando otro pueblo indoeuropeo, que de ellostuvo que recibir en un período primitivo ciertas influencias, el griego, iba a tener unaintervención decisiva en el progreso de la ciencia humana.El libro egipcioEl sistema de escritura egipcio sólo fue empleado por el pueblo que lo creó y los límites de suexpansión son los mismos que los de la expansión política de los faraones. La explicación deque fuera un sistema privativo de sus creadores, quizá este en el aislamiento en que seforjaron el pueblo y la cultura egipcios. Surgidos en las riberas del Nilo, los desiertoscircundantes les mantuvieron aislados de los vecinos durante los siglos de formación, en losque adquirieron personalidad propia. Cuando llego el momento de la expansión imperial, lacivilización había adquirido un fuerte sentido tradicional con escasas posibilidades deevolución.Con el triunfo del cristianismo, que desarrolló un nuevo sistema de escritura, el copto, y elcierre o abandono de los antiguos templos, al final del Imperio Romano, no quedo ningunapersona que pudiera expresarse mediante el sistema de escritura egipcio o simplementeentenderlo. Y cuando una nueva religión, el Islam, se impuso en Egipto sobre el cristianismo, 5
    • los restos de esta vieja civilización pagana no despertaron entre los sabios musulmanes elmenor interés científico, aunque los grandes monumentos, como templos y pirámides, dieronpábulo a fantásticas leyendas. El paso del tiempo o la desaparición de los cada vez másdébiles apoyos en qué basar su desciframiento volvieron más impenetrable aún el misterio delos textos grabados en los monumentos o escritos en papiros.El rollo de papiroEl libro material creado por la cultura presidida por los faraones es el primero que utiliza la tintay una materia ligera, el papiro, que puede ser considerado como el antecesor del papel, al quese parece en su aspecto exterior y en una serie de cualidades: color, flexibilidad, tersura yfacilidad para recibir la tinta sin que ésta se corra.En la Antigüedad la planta de la que se obtenía el papiro crecía con profusión en todo el país,tanto las tierras pantanosas del delta como en las aguas estancadas, a causa de lasinundaciones del Nilo. Los egipcios lo usaron, dado su abundancia, además de como materiaescritoria, para otros varios menesteres, desde su aprovechamiento como simple leña para elfuego, hasta la fabricación de cuerdas, velas de barco, ropas, calzado, etc.Bastantes de los papiros encontrados conservan parte de su antigua flexibilidad y blancura. Lahumedad les hace frágiles les ennegrece y cuando se han humedecido y secado varias veces,se deshacen con facilidad al menor roce. El papiro más antiguo conocido corresponde a laprimera dinastía.La tinta roja se empleaba, en general, para todo aquello que se consideraba importante odestacable para la claridad del texto: marcar los títulos, los encabezamientos, el comienzo deun nuevo párrafo, determinados signos auxiliare, etc.El papiro fue siempre un material caro. Por ello, cuando el texto primitivo del recto no teníainterés para el poseedor, o bien se borraba el escrito antiguo para escribir en la misma cara, obien se utilizaba el verso, conservando el rollo íntegro generalmente para notas breves,cálculos, borradores y ejercicios escolares. Para estos últimos menesteres se usaronnormalmente, además de los fragmentos de papiro, tabletas de madera recubiertas de unaligera capa de yeso y, de manera más amplia, como en otros pueblos de la antigüedad,"ostraca", nombre dado a los fragmentos de caliza y de recipientes de alfarería empleadoscomo materia escritoria. La piel se empleó raramente como materia escritoria, pero su uso datade tiempos antiguos. Numerosos textos fueron grabados o pintados en estelas de piedra y enlas paredes de los templos y de las tumbas con una abundancia tal que no ha tenido parangónhasta el Islam.No debió existir comercio del libro en Egipto, salvo por lo que se refiere al "Libro de losmuertos", que era fabricado en serie, quedando normalmente en blanco un lugar para poner elnombre del destinatario. La causa puede estar en el hecho de que los reyes, los señorespoderosos y los templos tenían a su servicio escribas que podían copiar los textos queprecisaran o desearan. 6
    • Los escribasEl escriba, el hombre que dominaba la lectura y la escritura, fue objeto, en Egipto yMesopotamia, de una gran consideración social, después de los soberanos y sus familiares.Ciertamente les correspondía una posición clave en la sociedad. Gracias a los escribas fueposible el mantenimiento casi inmutable del estado egipcio. Ellos educaron al pueblo bajo y alas clases dirigentes para la consolidación y pervivencia de las estructuras sociales;administraron la riqueza del país y fomentaron haciendo posibles, con sus conocimientostécnicos, un mayor aprovechamiento de los recursos naturales y la creación de nuevas fuentes;fueron el instrumento de distribución de esta gran riqueza entre los habitantes y a ellos se debeel carácter alegre de los egipcios.A las escuelas acudían preferentemente los hijos de los nobles y de los escribas, pero tambiénestaban abiertos a los de las familias de sectores sociales más bajos. Primero aprendían lalectura y la escritura; luego matemáticas y geografía. Ejercitaban la memoria, la expresión oraly la escrita. Recibían una sólida moral, que moldeaba su carácter y comportamiento,inculcándoles el contenido de la literatura sapiencial que abarcaba desde el aprendizaje de lasbuenas maneras hasta un conjunto de enseñanzas morales.Aunque han sobrevivido muchos más textos cuneiformes, las muestras de la literaturamesopotámica resultan menos variadas y ricas que las egipcias. Los egipcios cultivaron unaliteratura funeral como consecuencia de su preocupación por la vida en el más allá.El libro creado por los egipcios, supero tanto los aspectos formales como en el propiocontenido, al mesopotámico, su coetáneo y probable predecesor. Pero ambos tuvieronimportantes características comunes. Una de ellas es la brevedad. La única excepción es el"Libro de los muertos", pero no es una obra unitaria, sino un conjunto de composicionesdistintas, algo similar de lo que sucede con la Biblia.Otra es la anonimia. También les es común a los dos libros la falta de tratados científicos,aunque los escribas en ambos casos acopiaron una gran cantidad de datos procedentes de laexperiencia alcanzada en medicina, arquitectura, matemáticas,...Pero la aportación más patente de los egipcios a los griegos y al mundo clásico fue la formamaterial del libro: el uso del papiro en forma de rollo, el empleo de la tinta y la utilización de lasilustraciones como complemento aclaratorio del texto e incluso con fines ornamentales paraconseguir un libro lujoso.Del rollo al códiceEl formato del rollo de papiro fue útil a la humanidad durante tres largos milenios y durante unoa la cultura clásica. Permitía recoger textos de cierta extensión con la garantía de integridad dela obra, tenía buena apariencia, se podía escribir en él fácilmente con tinta, borrar con agua loescrito y embellecerlo con ilustraciones en color. Además no tenía mucho peso, y se podíatransportar con facilidad. Es decir, poseía unas cualidades que le hacían superior a las tabletasde arcilla usadas por los mesopotámicos, así como los rollos de piel que usaron otros pueblosde la Antigüedad que, aunque conocían el papiro y les resultaba grato, no les era fácil suadquisición. Por ello fue vehículo de la expresión escrita de los egipcios, que lo inventaron, y delos escritores de Grecia y Roma, donde alcanzó tal prestigio que quedó identificado como elmedio noble de expresión de la literatura superior. 7
    • Un gran inconveniente tenía el rollo para los que hoy trabajamos con libros, la dificultad deencontrar un pasaje concreto. Otros inconvenientes eran su fragilidad, al desgarrarsefácilmente, la necesidad de utilizar las dos manos durante la lectura, el riesgo de que seembrollara y la precisión de ser enrollado de nuevo al terminar la lectura o para iniciarla.Además su capacidad era limitada si se quería que fuera manejable.Por ello, al final del Imperio Romano, de un nuevo formato de libro, el códice de pergamino, fueuna medida tan útil a la humanidad que Turner considera que los inventores del códicedeberían colocarse al lado de los grandes benefactores de la humanidad. El códice garantizabauna más larga duración porque estaba el protegido por la encuadernación, su almacenamientoera más fácil lo mismo que su transporte por ser plano y tener menos volumen, ofrecía unacapacidad seis veces superior, resultaba más barato y manejable y en él se localizaba unpasaje con mayor rapidez.Los cristianos, por otra parte, descubrieron sus ventajas cuando observaron su mayorcapacidad, que permitió reunir series de escritos útiles para las comunidades, porque en lasreuniones era fácil de localizar los textos que convenía leer a la audiencia.Los libros durante la Alta Edad Media eran uno de los productos de la economía autosuficientede los monasterios. No había apenas demanda fuera de ellos. Pero con las universidadesaparecen numerosas personas que los necesitan para sus estudios y posteriormente para elejercicio de su actividad profesional. El libro ya no es sólo un depósito de la inmutable sabiduríaantigua, sino un instrumento para conocer las nuevas ideas.El papel fue usado en mayor proporción que el pergamino cuando, a partir del siglo X, elestablecimiento de fábricas lo permitió. El reconocimiento oficial del papel como materiaescritoria figura en las Partidas de Alfonso X El Sabio.A medida que avanza la Edad Media, junto al libro cuyo valor se encierra exclusivamente en eltexto, crece el número de los que son apetecibles por su presentación; bondad en la materiaescritoria, caligrafía cuidada e ilustraciones, que les convierte en pequeñas obras de arte. Seprestó mucha atención a los motivos decorativos y la ilustración se acercó más al texto. HayBiblias de pequeño tamaño y reducido y Biblias monumentales. Se ilustran numerosas obrasseculares de carácter histórico y narrativo. Pero el lujo característico de los manuscritos delfinal de la Edad Media se centra principalmente en los grandes y magníficos Libros de Horashechos para los reyes y miembros de la alta nobleza. Estos libros contenían oracionesdistribuidas por las horas en que debían ser leídas, gozaron de gran predicamento comomuestras, al mismo tiempo, de la religiosidad, riqueza y buen gusto de sus dueños.Por su importancia vamos a dedicar unas palabras a la encuadernación, que tiene un dobleaspecto, el de su funcionalidad y el artístico. La encuadernación vino obligada por la forma decódice que recibió el libro. Servía no sólo para resguardar las hojas, función que realizaban lasfundas y cajas, sino para mantenerlas unidas, sujetándolas mediante cosido lateral los distintospliegos que formaban el libro. Dos parecen haber sido los tipos principales de encuadernación,de "caja" y de "carpeta". A estas encuadernaciones sencillas hechas durante la Alta EdadMedia cristiana se les llama, "monásticas monacales". A partir del siglo XIII penetra laencuadernación romántica cuyos motivos ornamentales son más variados. Se amplía la gamade motivos religiosos y aparecen escenas de la vida real y motivos ornamentales. 8
    • IncunablesLa imprentaTras reseñar las etapas más destacables de la invención y evolución del libro daremos un saltocronológico para centrarnos según la mayoría de los autores en una auténtica revolución: laimprenta.Por diversas razones en el siglo XV se produce una mayor demanda de libros, ésta fueatendida con el establecimiento de universidades. Solucionado este problema, volvió aagudizarse el problema de la mano de obra que permitiera la rápida reproducción de textos. Yla solución final fue, al parecer, encontrada, después de diversos tanteos, a mediados del sigloXV por Johann Gutemberg en la ciudad alemana de Maguncia, junto al Rin.La importancia cultural de la imprenta fue algo que sirvió a posteriori y que los contemporáneostardaron algunos años en descubrir, y así como de otros acontecimientos importantes para lahumanidad.La imprenta apareció, más que como un medio al servicio de la creación intelectual, como unavía de acceso al pensamiento escrito y como un instrumento para facilitar la actividadburocrática y ritual de la iglesia. Por ser su invención una aventura industrial, tenía que surgiren un lugar que contara con una fuerte artesanía y con hombres ingeniosos y ansiosos dehacer dinero.Los holandeses han reivindicado desde el siglo XVII aunque sin pruebas convincentes lainvención para su tierra.Los historiadores de la imprenta empezaron a hablar en el siglo XVII de la época incunablerefiriéndose a los primeros años de su existencia, es decir, cuando la imprenta, estaba en lostiempos de cuna. Después se dio el calificativo de incunables a los libros que aparecieron enaquel período. Generalizada la denominación se fijó tras algunas tentativas y dudas, el límiteúltimo del período, que se hizo coincidir con el final del siglo XV, fecha aceptada por todos.Pronto se creó dentro de la historia de la imprenta la especialidad consagrada al estudio de losincunables, cuya principal tarea ha sido realizar su inventario y los problemas de adjudicación aun taller, de identificación de lugar y de datación. El estudio de incunables se ha limitado aleximen de sus elementos formales, por ello no se ha analizado en profundidad la influencia dela imprenta en la lectura.Johann GutenbergNo son muchos los datos sobre la vida de Gutemberg ni sobre su actividad, aunque seconservan documentos que se refieren a él y su trabajo. Nació en Maguncia, centro comercialde relativa importancia, en el seno de una familia de orfebres, profesión que también fue lasuya. Su vida transcurrió entre su ciudad natal y Estrasburgo. Allí debió iniciar su actividadindustrial. Tuvo que pedir un crédito a un capitalista, Johann Fust, con el que formó unasociedad. En el taller que crearon se terminó de imprimir en 1456, aunque se iniciara quizá unpar de años antes, la llamada Biblia de Gutemberg, considerada el primer libro impreso. Peroen ella no consta ni la fecha, ni el lugar, ni el nombre del impresor.Gutemberg nunca pretendió hacer un beneficio a la humanidad y no aspiró, por tanto, a lagloria del reconocimiento de sus contemporáneos. 9
    • Más de veinte años tuvo que emplear Gutemberg buscando la realización de su idea, tiempono largo si tenemos en cuenta que eran muchos los problemas que tuvo que resolver. Larecompensa al esfuerzo fue un proceso tan completo, que la técnica del componer e imprimirlibros no varió sustancialmente hasta el siglo XIX.Algunos orfebres destacados: en Estrasburgo Johan Mentelin, Johann Grueninger. El primerimpresor que publicó libros ilustrados fue Albrecht Pfister. En Asburgo el primer impresor fueGuenter Zainer. En Nuremberg fue Johan Sensenschmidt. A Leipzig, tardó en llegar la imprentay su producción incunable no fue de consideración. Su principal orfebre fue Konrad Kachelofen.Otro notable impresor fue el humanista Martín Landsberg.La imprenta en ItaliaEs natural que el primer país en disponer de talleres tipográficos, después de Alemania, fueraItalia, con una situación económica brillante, cabeza, por un lado de la vida religiosa y, por otro,del mundo intelectual. Estas circunstancias iban a influir en la producción incunable italiana,que fue la de mayor volumen y la de más amplia extensión geográfica. Destacó en lapresentación material del libro al que aportaron belleza y novedad en tipos, gracia en lasilustraciones y un contenido, a parte del religioso, de carácter literario.La ciudad donde la imprenta alcanzó el máximo desarrollo fue en Venecia. Lo que parecenatural dada su fuerza política y cultural. A Florencia llegó tarde ya que los Médicis sedesinteresaron por los libros impresos de pobre aspecto al lado de los venerables y fastuososmanuscritos que ennoblecían sus bibliotecas. En Bolonia asiento de la muy famosa universidadtambién se retrasó el establecimiento de la imprenta por la resistencia ofrecida por los copistasque constituían un poderoso gremio.La imprenta en EspañaLa imprenta en España llegó con cierto retraso por la situación periférica de la Península y porla falta de grandes universidades o rica vida urbana. Los primeros impresores fueron alemanes,lo que es natural porque el gremio internacional estaba constituido en su mayoría por ellos. Elcamino de introducción fue Italia, según muestran los tipos romanos empleados en los primerosimpresos, hecho comprensible por las intensas relaciones con Italia. Hoy goza de generalaceptación la idea de que la primera obra impresa en España fue una conservada en laCatedral de Segovia. Con todo hay sospechas de la existencia de talleres en Barcelona,Zaragoza y Valencia por los mismos tiempos en que Juan Parix imprimía en Segovia.En total fueron veintiséis las ciudades españolas que dispusieron de imprenta en el siglo XV.Además de las citadas están ciudades como Palma de Mallorca, Murcia y otras sedesepiscopales como Santiago, pequeños pueblos como Montalbán y monasterios comoMontserrat.Es natural que al contemplar por primera vez un incunable parezca un manuscrito ya que suparecido es muy grande. Pero esto no debe sorprender ya que no se pretendió (con laimprenta) cambiar la forma del libro sino reproducirlo con mayor rapidez. Si el libro impreso fueadquiriendo poco a poco características diferentes se debió a imperativos surgidos, por un ladode las conveniencias de la fabricación y venta, y por otro, de las apetencias del público. Loscambios no afectaron a la forma del códice pero influyeron en la materia escritoria. El papel erafuerte, de mucho peso y con color grisáceo, parecido al pergamino solía llevar salvo los de peorcalidad, una marca de agua, la filigrana. Había dos tamaños, forma "regalis" y forma "mediana".El tamaño del libro resultante al doblar la hoja era el denominado "folio". Si se hacían más 10
    • dobleces resultaban los tamaños "cuarto", "octavo", "doceavo", etc. El tamaño folio era el másapropiado para grandes libros de estudio y consulta, mientras que los formatos más pequeños,se adaptaban muy bien a las obras de lectura religiosa o simplemente placentera.La mancha en los primeros libros dejaba grandes márgenes y tenía un aspecto compacto, sinapenas blancos ni puntos y aparte. Generalmente aparecían dos columnas, pues con las líneasa página entera la lectura hubiera resultado muy dificultosa en el tamaño normal al principio, elde folio. Pronto empezaron a aparecer libros en formato menor, buscando una grata lectura yuna mayor manejabilidad y se hizo rara la doble columna. Los cambios también alcanzaron a laletra. El tipo de ésta más generalizado en los manuscritos de mediados del siglo XV era el"gótico". Con deseo de mayor claridad posteriormente se puso en circulación la llamada letrahumanística o romana, inspirada en la carolingia.Para facilitar el trabajo de los encuadernadores se idearon a partir de 1470, las signaturas,consistentes en unos signos tipográficos como abreviaturas, asteriscos, parágrafos, etc. Con elpropósito de asegurar la finalidad de las signaturas, se imprimía el registro, índice en el queconstaban éstas o las primeras palabras de los pliegos o sólo las de la sola mitad de las hojas.A todo ello se añadía la clase de cada pliego, es decir, el número de hojas que tenía.Otra ayuda complementaria para el plegado en la encuadernación eran los reclamos, nombreque se da a la palabra o sílaba colocada a la derecha, debajo de la última línea en el verso, yque era la misma que iniciaba el recto de la siguiente hoja. También con esta finalidad seempezó a utilizar, la foliación, al dar a cada hoja un número correlativo, colocado en la partesuperior derecha del recto; más tarde el procedimiento se perfeccionó con la numeración de lasdos caras y el empleo de la numeración arábiga. Los datos de identificación de los incunablesfiguran en el colofón, es decir, remate de la obra, en la Antigüedad clásica.La portada, en la que figuran los datos de identificación que constaban en el colofón y que hasido quizá la novedad más revolucionaria que trajo la imprenta a la concepción material dellibro surgió con fines de pronta identificación. La primera portada apareció en el "Kalendarium",de Regiomontano. Fue un anticipo que no contó con imitadores inmediatos.El descubrimiento de la imprenta supuso el renacimiento del comercio del libro en Europa,desaparecido prácticamente desde la caída del Imperio Romano. Desde el principio sereconoció que la imprenta había abaratado el libro notablemente. Por otra parte, la aceptaciónsocial y la difusión de la imprenta fue infinitamente más rápida que la de otros progresos dellibro, como el alfabeto, el códice o el papel, que tardaron siglos en generalizarse. El desarrollode la industria y el comercio fue un negocio dirigido a la obtención de beneficios a través de lasatisfacción de las necesidades de lectura de la gente. La imprenta no nació como sabemospor afanes de un grupo religioso, ni por deseos de extender la cultura, sino que Gutenbergquiso sencillamente explotar una idea que podía proporcionarle dinero.La oferta de libros se centraba en tema religioso. Dentro de este grupo estaban las Bibliascompletas o en ediciones parciales. También los libros litúrgicos, misales,... Las obras eruditasclásicas, medievales y contemporáneas entre ellas grandes tratados teológicos y filosóficosque se estudiaban en las universidades. Naturalmente a medida que pasaba el tiempo, fueaumentando el número de obras originales, escritas para ser impresas, el porcentaje de lasescritas en lenguas vernáculas también fue de mayor medida. 11