Sermones sobre el evangelio de juan
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Sermones sobre el evangelio de juan

  • 1,926 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,926
On Slideshare
1,926
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
41
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ÍNDICEÍNDICECOMIENCE A LEERCOMIENCE A LEERGUÍADELUSUARIOGUÍADELUSUARIOComed Micarne y bebedMi sangreComed Micarne y bebedMi sangreThe New Life MissionCOMIENCE A LEERSermones sobre el Evangelio de Juan (III)Sermones sobre el Evangelio de Juan (III)Comed Micarne y bebedMi sangreGUÍADELUSUARIO
  • 2. ◄ Índice ►Debemos comer la carne de Jesús y beber Su sangrede verdadHasta ahora muchos cristianos no conocen la Verdad, sino sólo unos ritualesreligiosos heredados de la tradición. Desde el Evangelio a la Sagrada Comunión, loscristianos de hoy en día se mantienen en la ortodoxia pero no a través delconocimiento de la Verdad, sino al hacer hincapié en los procedimientos formales y losritos consagrados.Como resultado, cuando los cristianos de hoy en día se encuentran con el pan y elvino que representan la carne y la sangre de Jesús durante la Comunión, estánagradecidos sólo por el sacrificio de Su sangre y siguen sin conocer el hecho de queCristo tomó sobre Sí mismo todos sus pecados al ser bautizado por Juan el Bautista.Por tanto les pido a todos los cristianos del mundo que aprendan, de ahora enadelante, lo que significa la carne y la sangre de Jesús dentro del Evangelio del agua yel Espíritu, que crean en él y así reciban la salvación y tomen parte en la SagradaComunión con la fe correcta.
  • 3. ◄ Índice ►Comed Micarne y bebedMi sangrePAUL C. JONGCasa Editorial HephzibahUn Ministerio de THE NEW LIFE MISSIONSEÚL, COREASermones sobre el Evangelio de Juan (III)Comed Mi carne y bebed Mi sangreDerechos de autor © 2006 por The New Life MissionReservados todos los derechos.Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida otransmitida ni por ningún medio, ya sea eléctronico omecánico o por medio de fotocopia, grabación o cualquierotro sistema de almacenamiento o recuperación deinformación, sin permiso previo del dueño del copyright.ISBN 89-8314-692-3
  • 4. ◄ Cubierta ►ÍndicePreface ----------------------------------------------- 6¿Qué son estos pocos panes y peces paratanta gente? (Juan 6, 1-15) ------------------- 11Creer en Aquel que Dios ha elegidoes la obra de Dios(Juan 6, 16-29) --------------------------------- 32Trabajen por la comida que dura hasta lavida eterna (Juan 6, 16-40) ------------------- 50Vivir según el Espíritu(Juan 6, 26-40) --------------------------------- 69Trabajen por la comida que no pereceen este mundo (Juan 6, 26-59) --------------- 87Debemos comer el pan del cielo porfe en el Evangelio del agua y el Espíritu(Juan 6, 28-58) -------------------------------- 108Jesucristo, que se convirtió en el pande vida para nosotros(Juan 6, 41-51) -------------------------------- 129¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?(Juan 6, 41-59) -------------------------------- 148Crean en Jesús que vino del Cielo como suSalvador en sus corazones(Juan 6, 41-51) -------------------------------- 161¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!(Juan 6, 47-51) -------------------------------- 178
  • 5. ◄ Cubierta ►Cómo participar en la Sagrada Comunióncon la fe adecuada(Juan 6, 52-59) -------------------------------- 194Jesús, que nos ha dado el pan de vida(Juan 6, 54-63) -------------------------------- 206Deben predicar la carne y la sangrede Jesús a los miembros de su familia(Juan 6, 51-56) -------------------------------- 244¿Por qué debemos vivir?(Juan 6, 63-69) -------------------------------- 263Debemos conocer la Verdad correctamente(Juan 6, 60-71) -------------------------------- 275
  • 6. 6 Prólogo◄ Índice ►PrólogoEn la historia del cristianimos la controversiade la Eucaristía que se produjo sobre lainterpretación de la Sagrada Comunión todavíano se ha solucionado. En otras palabras, haydistinto argumentos que dependen de cómo seinterpreta el pan y el vino que se usan en laComunión:1) Transustanciación. Una postura quemantiene la Iglesia Católica y que afirma que elpan y el vino de la Sagrada Comunión setransforman en la carne y sangre de Jesucristo.2) Coexistencialismo. Una postura defendidapor Martín Lutero que afirma que Jesucristo estápresente en el pan y el vino de la Comunión.3) Simbolismo. Mantenido por Ulrich Zwinglide Suiza, interpreta la Comunión como una
  • 7. 7 Prólogo◄ Índice ►conmemoracíon simbólica de la muerte deJesucristo.4) La Doctrina de la Presencia Espiritual deJesucristo de Calvino. Esta postura cree queCristo está presente en el pan y el vino de laComunión.Hasta hoy en día los cristianos creen en algunade las posturas citadas anteriormente sin tenerdudas. Sin embargo, estas cuatro afirmaciones,excepto la de la transustanciación, sostenida porla Iglesia Católica, son modificaciones parcialesde la transustanciación. De hecho todos estosargumentos son nociones hipotéticas que se haninventado los hombres, ya que sus defensores nopudieron entender lo que el Señor quiso decircon: «De cierto, de cierto os digo: Si no coméisla carne del Hijo del Hombre, y bebéis susangre, no tenéis vida en vosotros» (Juan 6, 53).Dicho de otra manera, todas estas contiendassurgieron porque sus defensores nos conocían larazón por la que Jesús nos dijo que comiésemosSu carne y bebiésemos Su sangre. En la ÚltimaCena Jesús dijo a Sus discípulos que recordasenSu carne y Su sangre con pan y vino, y este panaquí representa el hecho de que Jesús tomó todoslos pecados del mundo de una vez por todas através del bautismo que recibió de Juan elBautista, mientras que el vino representa queJesús pagó el precio del pecado en nuestro lugaral ser crucificado y derramar Su sangre hastamorir.Nunca debemos dejar que sea en vano el amory la salvación de Jesús manifestados en laComunión. Todos debemos reflexionar una vezmás sobre las intenciones del Señor cuando nosordenó que comiésemos su carne y bebiésemosSu sangre y debemos tomar parte en laComunión por fe. Cuando tomamos parte en laSagrada Comunión, que constituye el testimoniode la salvación, debemos conocer correctamente
  • 8. 8 Prólogo◄ Índice ►la justicia de Dios que ha borrado nuestrospecados con el Evangelio del agua y el Espíritu ycreer en Su justicia.Repito que si participan en la Comunióncreyendo en doctrinas como la transustanciación,les tengo que decir que su fe es incorrecta. Jesúsdijo: «De cierto, de cierto os digo: Si no coméisla carne del Hijo del Hombre, y bebéis susangre, no tenéis vida en vosotros» (Juan 6, 53),pero ¿significa esto que debemos tomar laComunión para comer y beber a Jesúsliteralmente porque se ha convertidomisteriosamente en pan y en vino? Segúnalgunos teólogos, cuando tomamos la Comunión,Jesuscristo está presente en el pan y el vino, ypor tanto al comer y beber el pan y el vinoestamos comiendo la carne y bebiendo la sangrede Jesús. Si esto fuera cierto, significaría que ano ser que participásemos en la Comunión nopodríamos comer ni beber la carne y la sangre deJesús. Pero esta afirmación es una estupidez. Esuna desviación de la Verdad. ¿Es esto lo queJesús dijo?¿Acaso dijo que debemos tomar la Comuniónpara comer Su carne y beber Su sangre? No,nunca dijo tal cosa. Al creer en la Palabra deDios somos salvados de nuestros pecados yrecibimos la vida eterna. Si comemos la carne deJesús y bebemos Su sangre sólo cuando tomamola Comunión, entonces ¿no significa esto quenuestra fe está constituida por nuestras obras?Quien enseñe falacias comoe esta será juzgadopor Jesús.Comer la carne de Jesús y beber Su sangre nose consigue mediante la Sagrada Comunión, sinoque se consigue al creer en lo que Jesús hizo enSus 33 años de vida en la tierra. Cuando Jesúsvino al mundo, tomó todos nuestros pecados, yaque estábamos bajo la Ley, y tomó todas lasmaldicones de estos pecados de una sola vez.
  • 9. 9 Prólogo◄ Índice ►Para cargar nuestros pecados en Su cuerpo(carne), Dios mismo, que no tenía pecado, vinoencarnado en la misma carne que nosotros y asíaceptó todos los pecados del mndo de una solavez al ser bautizado en Su cuerpo mediante laimposición de manos. Esta es la carne de Jesúsque ofreció para cumplir la justicia de Dios. Alcreer en el hecho de que nuestros pecados fueronpasados al cuerpo de Jesús a través de Subautismo, debemos comer Su carne. Por fecomemos la carne de Jesús y bebmos su sangre alcreer que Jesús cargó con estos pecados hasta laCruz y fue condenado en nuestro lugar porquehabía tomado los pecados del mundo al serbautizado por Juan el Bautista.Hasta ahora muchos cristianos no conocen laVerdad, sino sólo unos rituales religiososheredados de la tradición. Desde el Evangelio ala Sagrada Comunión, los cristianos de hoy endía se mantienen en la ortodoxia pero no a travésdel conocimiento de la Verdad, sino al hacerhincapié en los procedimientos formales y losritos consagrados.Como resultado, cuando los cristianos de hoyen día se encuentran con el pan y el vino querepresentan la carne y la sangre de Jesús durantela Comunión, están agradecidos sólo por elsacrificio de Su sangre y siguen sin conocer elhecho de que Cristo tomó sobre Sí mismo todossus pecados al ser bautizado por Juan el Bautista.Por tanto les pido a todos los cristianos delmundo que aprendan, de ahora en adelante, loque significa la carne y la sangre de Jesús dentrodel Evangelio del agua y el Espíritu, que crean enél y así reciban la salvación y tomen parte en laSagrada Comunión con la fe correcta.Me gustaría dejar claro que no intento atacarsu fe, sino que deseo corregir sus errores yrestablecer la fe correcta. Espero y rezo porqueprotestantes, católicos y todos los que deseen
  • 10. 10 Prólogo◄ Índice ►creer en Jesús por todo el mundo entiendan lacarne y la sangre de Jesús correctamente y creeanen ellas dentro de la Verdad del Evangelio delagua y el Espíritu y así disfruten de la vidaeterna.Que Dios les bendiga a todos.PAUL C. JONG
  • 11. ◄ Índice ►CAPÍTULO 1
  • 12. 12 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►¿Qué son estos pocos panes ypeces para tanta gente?< Juan 6, 1-15 >«Después de esto, Jesús fue al otro lado delmar de Galilea, el de Tiberias. Y le seguíagran multitud, porque veían las señales quehacía en los enfermos. Entonces subió Jesús aun monte, y se sentó allí con sus discípulos.Yestaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos.Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que habíavenido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿Dedónde compraremos pan para que comanéstos? Pero esto decía para probarle; porqueél sabía lo que había de hacer. Felipe lerespondió: Doscientos denarios de pan nobastarían para que cada uno de ellos tomaseun poco. Uno de sus discípulos, Andrés,hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí estáun muchacho, que tiene cinco panes de cebaday dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente.Y había mucha hierba en aquel lugar; y serecostaron como en número de cinco milvarones. Y tomó Jesús aquellos panes, yhabiendo dado gracias, los repartió entre losdiscípulos, y los discípulos entre los queestaban recostados; asimismo de los peces,cuanto querían. Y cuando se hubieronsaciado, dijo a sus discípulos: Recoged lospedazos que sobraron, para que no se pierdanada. Recogieron, pues, y llenaron doce cestasde pedazos, que de los cinco panes de cebadasobraron a los que habían comido. Aquelloshombres entonces, viendo la señal que Jesúshabía hecho, dijeron: Este verdaderamente esel profeta que había de venir al mundo. Peroentendiendo Jesús que iban a venir para
  • 13. 13 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►apoderarse de él y hacerle rey, volvió aretirarse al monte él solo».El capítulo 6 de Juan habla del pan de vida ensu integridad. En el pasaje de las Escrituras dehoy se dice que cuando Jesús cruzó al otro ladodel río Tiberias, una gran multitud le siguió. Larazón por la que tanta gente siguió a Jesús es quehabía visto los milagros que hizo en losenfermos. Cuando Jesús subió a la montaña y sesentó con Sus discípulos, vio que la multitud sele acercaba y le dijo a Felipe: «¿De dóndecompraremos pan para que coman éstos?».Entonces Felipe dijo: «Doscientos denarios depan no bastarían para que cada uno de ellostomase un poco».Otro discípulo, Andrés, le dijo a Jesús: «Aquíestá un muchacho, que tiene cinco panes decebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto paratantos?». Felipe y Andrés le contaron a Jesúscuál era la situación en ese momento. Pero Jesúsles dijo que le pidieran a todo el mundo que sesentase en la hierba. Entonces tomó los cincopanes y los dos peces que había traído aquelmuchacho, los bendijo y los repartió a todos losque estaban sentados. Había más de 5,000hombres, sin contar a las mujeres y los niños(Mateo 14, 21; Marcos 6, 44).Gracias a este milagro, la gente reunida allíintentó hacer que Jesús fuera su rey. El pueblo deIsrael vivía bajo el dominio de Roma por aquelentonces y por eso aunque trabajaban la tierra,tenían muy poco para sobrevivir, ya que casi todasu cosecha se empleaba en pagar los impuestosdel imperio romano. Así que era más que posibleque intentasen hacer a Jesús su rey. Como nopodían sobrevivir por sí mismos y no teníandinero para tratamientos contra enfermedades,seguían a Jesús muy de cerca, ya que Él había
  • 14. 14 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►curado sus enfermedades y había saciado suhambre.El pan del que se habla en el capítulosexto de Juan simboliza la carne deJesúsLa carne de Jesús significa que Jesús cargócon nuestros pecados en Su cuerpo al recibir Subautismo, entregó Su cuerpo para ser crucificado,derramó Su sangre hasta morir, se levantó deentre los muertos y así se ha convertido ennuestro Salvador. Al tomar nuestros pecadossobre Su cuerpo de una vez y al pagar el preciode estos pecados de una vez, Jesús nos hasalvado perfectamente de nuestros pecados. Elcuerpo de Jesús es el pan de vida.Y la sangre de Jesús es verdadera bebida.Desde un punto de vista, la Biblia puede parecertan sólo un recuento histórico del pueblo deIsrael, pero en realidad es la Palabra de Dios quehabla de la carne y la sangre de Jesús que Diosnos ha dado para entregarnos la vida a toda laraza humana. Todos los capítulos de la Bibliacontienen la Palabra de vida que Dios quieredecirnos. Así que si alguien conoceperfectamente lo que la Palabra de Dios le estádiciendo, puede ser salvado de todos suspecados.Andrés le dijo a Jesús: «Aquí está unmuchacho, que tiene cinco panes de cebada ydos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?».Los dos pececillos se refieren a la Iglesia deDios. Como estos peces, la Iglesia de Dios no esimponente en apariencia externa. Sin embargo, laIglesia de Dios está predicando el Evangelio delagua y el Espíritu a todo el mundo. Gracias alEvangelio del agua y el Espíritu que estamos
  • 15. 15 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►predicando, muchas personas de esta era puedencomer la carne de Jesús y beber Su sangre. Comoestamos predicando este verdadero Evangelio atoda la población mundial, de los más de 6000millones de personas que hay en el mundo, losque creen en este Evangelio están recibiendo laremisión de sus pecados. Algunas personas sepreguntarán cuánto se puede conseguir medianteun grupo reducido de ministros y santos y unospocos trabajadores repartidos por el mundo, perocomo el Señor ayuda a la Iglesia de Dios y obra através de ella, está salvando a todo el mundo desus pecados. Nuestro Señor nos ha dado el pande vida a los que creemos en el Evangelio delagua y el Espíritu.Jesús dijo que la carne de Su cuerpoes pan de vida para nosotrosCuando participamos en la SagradaComunión, comemos pan y bebemos vino, y elpan simboliza el cuerpo de Jesús, mientras que elvino significa la sangre que Jesús derramó en laCruz. Jesús nos dijo que le recordásemos con elpan y el vino de la Comunión (Lucas 22, 19).¿Por qué? Porque nuestros Señor tomó todos lospecados del mundo al ser bautizado en Su cuerpoy derramar Su sangre en la Cruz por nosotros.Como nuestro Señor tomó nuestros pecadossobre Sí mismo a través de Su bautismo, estosfueron pasados a Jesucristo, y así nuestrospecados pudieron ser borrados. Cuando Jesús nosdijo que comiésemos Su carne y bebiésemos Susangre, nos estaba diciendo que creyésemos en laVerdad de que tomó nuestros pecados sobre Símismo al ser bautizado, que entregó Su cuerpo
  • 16. 16 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►en la Cruz para derramar Su sangre, se levantó deentre los muertos y así ha borrado todos nuestrospecados de una vez por todas. Así que si tenemosesto en cuenta, ¿qué hubiera pasado si Jesús nohubiera cargado con nuestros pecados al recibirel bautismo sobre Su cuerpo? Nuestros pecadosnunca hubieran sido borrados. Por eso debemosrecibir la remisión de nuestros pecados por fe, alcomer la carne de Jesús y beber Su sangre.Cuando estamos demasiado ocupados connuestros propios asuntos, solemos olvidarnos delo agradecidos que deberíamos estar porquenuestro Señor nos ha salvado de los pecados. Enotras palabras, aunque deberíamos estaragradecidos eternamente por haber sido salvadosa través de Su carne y Su sangre, cuando nuestrasalmas se llenan de oscuridad, no podemos sentirSu gracia. Y como resultado perdemos nuestragratitud por Dios y Su gracia, del mismo modoen que la iglesia de Efeso fue reprendida porhaber perdido su amor inicial a pesar de habertrabajado sin descanso para Dios (Apocalipsis 2,1-4). Sin embargo, cuando nos libramos de losasuntos que nos molestan durante un tiempo, lodejamos todo de lado y pensamos en Dios,podemos ver lo agradecidos que deberíamosestar por la gracia de Dios. Cuando pienso encómo el Señor vino al mundo, cómo fuebautizado para tomar mis pecados de una vez portodas, cómo cargó con esos pecados hasta laCruz y cómo fue condenado por ellos, cómomurió y se levantó de entre los muertos, y cómome ha quitado mis pecados, estoy lleno degratitud. Cuando estoy inmerso en mi trabajo,estoy demasiado ocupado con lo que tengodelante de mí y tengo poco tiempo para estaragradecido. Pero cuando me presento ante Diosde nuevo, estoy muy agradecido de que hayasalvado a alguien como yo.En ocasiones tanto los pensamientos carnales
  • 17. 17 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►como los espirituales están mezclados ennuestras mentes y nos confunden. Sin embargo,cuando pensamos en lo que Dios ha hecho pornosotros, nuestros corazones se llenan degratitud. Una vez más debemos recordar que noestamos sin pecado ante Dios por nuestrospropios méritos porque somos demasiadoinsuficientes y débiles.Jesucristo es el Dios que nos creó. Jesús es elCreador que nos creó y que hizo el universoentero y por tanto es el Dueño del universo. Jesúses el Salvador que, cuando la humanidad que fuecreada a imagen de Dios cayó en el pecado y fuedestinada al infierno, nació en este mundoencarnado en un hombre a través del cuerpo de laVirgen María para salvar a Su pueblo de suspecados; tomó esos pecados al ser bautizado enSu cuerpo; fue condenado por ellos en la Cruz ymurió; se levantó de entre los muertos y así nosha salvado completamente de nuestros pecados.No puedo estar suficientemente agradecido aDios cuando pienso en el Evangelio del agua y elEspíritu.Cuando la gente se encuentra ante la muerte yla destrucción, se vuelve muy sincera. Si pensaraque voy a morir ahora mismo, dejaría todos losasuntos mundanos y sólo pensaria en mi relacióncon Dios. Y antes de expirar, estaría en completapaz y lleno de gozo por haber comido la carne deJesús y haber bebido Su sangre mientras estabavivo.No hace mucho, un domingo de Pascua, dimosgracias al Señor por darnos vida eterna. Tras serbautizado por Juan el Bautista y morir en laCruz, nuestro Señor se levantó de entre losmuertos y vivió de nuevo. Como la resurrecciónde nuestro Señor es nuestra resurrección, de losque creemos en Su Evangelio, al levantarse elSeñor de entre los muertos, nuestros cuerposserán transformados y también nosotros
  • 18. 18 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►resucitaremos y obtendremos nuevos cuerpos quenunca perecerán. En otras palabras, del mismomodo en que el Señor se levantó de entre losmuertos, nosotros, los que creemos en elEvangelio del agua y el Espíritu noslevantaremos de entre los muertos. De hechocreemos en la resurrección del Señor y creemosque nosotros también resucitaremos.Cuando llega la Pascua, incluso los pastoresque no han nacido de nuevo predican: «ComoJesús murió en la Cruz y se levanto de la tumba,deben vivir con la esperanza de la resurrección».La pregunta es si creen o no de verdad en laresurrección de Jesús. Dicho de otra manera,¿están seguros de que resucitarán en el Día delSeñor? No pueden estar seguros. Aunque dicencon sus labios: «Sí, creo», dudan en suscorazones y se preguntan: «¿Pasará de verdad?».Antes de nacer de nuevo, mi mente no podíaentender el significado de la resurrección. Mepreguntaba: «¿Cómo pudo levantarse Jesúsdespués de morir? ¿Cómo puede un hombremuerto levantarse?». Sin embargo, como elSeñor que cargó con los pecados del mundo através de Su bautismo, es esencialmente DiosTodopoderoso, es posible que se levantase. ElSeñor dijo que del mismo modo en que Él selevantó de entre los muertos nosotros tambiénviviremos de nuevo. Nos dijo: «Quien coma Micarne y beba Mi sangre, se levantará el últimodía. Quien crea en Mí recibirá la vida eterna».Esto es cierto. Cuando llega la Pascua, lospredicadores que no han nacido de nuevo hablande cosas irrelevantes, pero debemos darnoscuenta de que el Señor nos ha resucitado y nos hadado vida nueva, debemos creer en esto y darlegracias de todo corazón. Después de hacer laobra del Señor, debemos presentarnos ante Él.¿Qué le pasará a nuestro cuerpo cuandoestemos ante Dios? Los que creen en el
  • 19. 19 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►Evangelio del agua y el Espíritu creen quevivirán de nuevo. Los que no creen en esteEvangelio no podrán participar en la primeraresurrección (Apocalipsis 20, 5-6). ¿Cómopodrían esperar la resurrección de Jesús y la suyapropia los que no comen la carne de Jesús nibeben Su sangre al creer en el Evangelio del aguay el Espíritu? La gente no puede creer de corazónque serán resucitados en el futuro porque nosaben que Jesús quitó todos los pecados delmundo al tomarlos en Su cuerpo mediante elbautismo que recibió de Juan el Bautista, ni quederramó Su sangre hasta morir en la Cruz y selevantó de entre los muertos.Como Dios es esencialmente Dios pudosalvarnos al venir al mundo encarnado en unhombre, al tomar nuestros pecados sobre Símismo de una sola vez al ser bautizado por Juanel Bautista, al morir en la Cruz y levantarse deentre los muertos. Si Jesús hubiera sido sólo unhombre, esto no hubiera ocurrido, pero loconsiguió porque es Dios. No hay ningún serhumanos, que es simplemente una de lascriaturas de Dios, que haya nacido en este mundosin pecado. Todos los seres humanos nacensiendo pecadores.Sin embargo, como Jesús es el Hijo de DiosPadre, como es quien creó el universo entero conSu Palabra y como es la voluntad de Dios Padresalvarnos de los pecados, Cristo vino al mundoen obediencia a la voluntad del Padre y nos hasalvado a través del Evangelio del agua y elEspíritu. Nuestro Señor nos ha resucitado de lamuerte espiritual y física a los que creemos enesta Verdad. Como Jesús es su Salvador y miSalvador, Él ha hecho todo esto por nosotros. Poreso en nuestros corazones tenemos fe en Dios yestamos profundamente agradecidos.Debemos entender y creer que Jesús es Dios(1 Juan 5, 20). Si Jesús fuera una criatura
  • 20. 20 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►solamente, nadie podría ser salvado. Imaginemosque alguien virtuoso y respetado en este mundocargase con nuestros pecados y muriese pornosotros. ¿Podríamos ser salvados? No, nopodríamos. Esto se debe a que no hay nadie queno peque y por tanto aunque esta persona cargasecon nuestros pecados y muriese en nuestro lugar,no podría salvar a otros pecadores porque élmismo es un pecador.Sólo Dios Todopoderoso puede salvarnos delos pecados y por eso vino a la tierra a salvarnos.Por eso nuestro Señor, que es Dios mismo, tomólos pecados del mundo sobre Su cuerpo al serbautizado y así los borró. También como Jesús esDios pudo ser condenado por nuestros pecados ymorir en la Cruz en nuestro lugar y gracias a Supoder pudo levantarse de entre los muertos. AsíJesús nos ha salvado a del pecado. Y por eso ledamos gracias a Dios al creer en Jesús.Hay mucha gente en este mundo que vivenvidas religiosas basadas en sus propiospensamientos. Sus vidas religiosas son obvias.Basándonos en el pasaje de las Escrituras de hoy,predican lo siguiente: «¿Cómo fue posible que semultiplicaran los panes y los pecesmilagrosamente? Al ofrecer un muchacho sucomida a Jesús sin dudarlo, los mayores sesintieron conmovidos y ofrecieron también sucomida y así reunieron todos los víveres y losrepartieron por igual, y así hubo suficientecomida para todos, e incluso sobraron docecestas». Pero en realidad esto convierte laPalabra de Dios en un sustema ético de normashumanas.La comida que el muchacho trajo sólo teníacinco panes y dos peces. Probablemente suspadres le dieran ese almuerzo para asegurarse deque tenía algo de comer cuando fue a ver a Jesús.Pero el muchacho ofreció su comida al Señor. ElSeñor la bendijo e hizo el milagro de los panes y
  • 21. 21 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►los peces. Este tipo de milagros no ocurrenaunque nosotros bendigamos la comida. Todo elmundo lo sabe. En vez de aceptarlo tal y comoestá escrito en la Biblia, imaginen que fueranustedes los que hicieron el milagro y piensen enello. Si rezaran sobre la comida y dijeran: «QueDios bendiga esa comida», ¿se multiplicaría derepente para alimentar a todos los reunidos demanera que aún sobraran doce cestas? Porsupuesto que no. No puede ocurrir ningúnmilagro por nuestro propio poder. Sólo Jesúspuede hacerlo.Ahora mismo, estamos difundiendo elEvangelio de Verdad por todo el mundo. Haymucha gente en este mundo que predica supropio evangelio. Pero los que predicamos elEvangelio del agua y el Espíritu somos pocos.No hay otro Evangelio de Verdad aparte de esteEvangelio del agua y el Espíritu. Este Evangeliodel agua y el Espíritu en el que creemos ypredicamos, este Evangelio que difundimos, es laPalabra de Dios que es capaz de salvar a todo elmundo. El Evangelio del agua y el Espíritu es elEvangelio bendito y el pan de vida que permite ala humanidad ser librada de todos los pecados yrecibir nueva vida. Algunos de nosotros hemosescuchado este Evangelio del agua y el Espíriturecientemente, mientras que otros nacimos denuevo hace mucho tiempo al creer en esteEvangelio. Pero todos nosotros sabemosigualmente que este Evangelio del agua y elEspíritu es el único Evangeli de Verdad.El Evangelio del agua y el Espíritu es laVerdad que testifica que el Señor ha borradotodos nuestros pecados con Su bautismo y Susangre derramada en la Cruz: al venir al mundo,tomar los pecados del mundo en Su bautismo,derramar Su sangre y morir en la Cruz, y allevantarse de entre los muertos, nuestro Señor seha convertido en nuestro Salvador. Los cinco
  • 22. 22 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►panes del pasaje de las Escrituras de hoysimbolizan la salvación de gracia que el Señornos ha concedido, y esto implica el Evangelio delagua y el Espíritu. En la Biblia, el número cincosimboliza la gracia y las bendiciones de Dios.Mis queridos hermanos, en el Evangelio delagua y el Espíritu en el que creemos, están labendición de la salvación, la bendición de la vidaeterna y la bendición de la nueva vida. Es unEvangelio maravilloso. Es este Evangelio en elque creemos y que predicamos por todo elmundo a través de nuestros libros. Incluso ahoramismo, gente de todo el mundo nos envía sustestimonios de salvación diciendo que hanrecibido la remisión de sus pecados al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu. Hay muchosmisioneros y pastores entre ellos. Mis queridoshermanos, ¿está esta gente diciendo que hanacido de nuevo ahora porque antes no habíancreído en Jesús o porque creyeron en Él mástarde que nosotros? No. Lo que pasa es quehabían creído en un falso Evangelio hasta ahoray ahora han encontrado el Evangelio del agua yel Espíritu predicado por la Iglesia de Dios y hancreído en él. Por eso han empezado a vivir por lagracia de Dios ahora.Nuestro Señor nos prometió que mandaría laprimera lluvia y la última a su tiempo (Joel 2,23). Durante la era de la Iglesia Primitiva,cuando los Apóstoles predicaban el Evangeliodel agua y el Espíritu, Dios envió la primeralluvia y ahora está cubriendo el planeta con laúltima lluvia. Esta última está cayendo sobretodo el planeta a través de nuestros librosimpresos y libros-e, así como de Internet. Enotras palabras, al alimentarse de este Evangeliodel agua y el Espíritu la gente satisface suhambre y sed espiritual y recibe vida eterna.Cuando nuestro Señor vino al mundo ofreció Sucuerpo por nosotros para tomar nuestros pecados
  • 23. 23 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►a través de Su bautismo, los quitó todos al sercondenado en la Cruz y se levantó de entre losmuertos de nuevo. Debemos comer el pan devida que Él nos ha dado. A los que creen en esteEvangelio que Jesús nos ha dado, Dios les hadado la salvación y la vida eterna.Nuestro Señor dijo: «Quien coma del pan queYo le doy, nunca más tendrá hambre». Tambiéndijo: «Mas el que bebiere del agua que yo ledaré, no tendrá sed jamás; sino que el agua queyo le daré será en él una fuente de agua que saltepara vida eterna» (Juan 4, 14).Por muchas cosascarnales que la gente tenga, siguen estandosedientos y hambrientos espiritualmente. Puedeque coman, canten y bailen en este mundo, perosus corazones están llenos de tristeza. Puede quese diviertan al máximo hoy, se alimenten de lamejor comida, se emborrachen hasta quedarsedormidos y disfruten los mayores placeres delmundo, pero al día siguiente sus corazonesestarán vacíos de nuevo. La realidad de laexistencia humana es que el corazón humano, suspasiones, sus pensamientos y sus cuerpos estánsedientos de algo siempre. Sin embargo, como elSeñor tomó todos nuestros pecados al serbautizado, murió en la Cruz, se levantó de entrelos muertos, pagó la condena de nuestrospecados y borró todos nuestros pecados, los quecreen en este Jesús como Su Salvador siempretienen gozo en sus corazones. Siempre estánconfiados y dan gracias a Dios por su salvación.Mis queridos hermanos, nuestro Señor nosordenó que predicásemos el Evangelio del agua yel Espíritu. Por todo el mndo, no hay muchosministros o santos que prediquen este Evangelio.Su número es tan pequeño como el almuerzo delmuchacho del pasaje de hoy. Pero este almuerzobastó para alimentar a toda esa gente y aún asísobró. Este es el poder y la bendición de Dios.Ahora mismo, ustedes y yo estamos
  • 24. 24 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►difundiendo el Evangelio del agua y el Espíritu atodo el mundo. Como la Iglesia de Dios cree eneste Evangelio y lo predica por todo el mundo,las bendiciones de Dios se añaden. Por muy lejosque estén de nosotros, si creen en este Evangeliodel agua y el Espíritu de corazón, todos suspecados serán borrados y se convertirán en hijosde Dios sin pecado. Y recibirán todas lasbendiciones espirituales del Cielo, además nosólo resolverán el problema de su alma, sinotambién el de su carne. Creemos que Dios nosbendecirá mientras nuestra fe crece. Esta obramaravillosa que se describe en el pasaje de lasEscrituras de hoy se está llevando a cabo en estemomento. Por tanto, un ministro que predique elEvangelio del agua y el Espíritu es un ministrode Dios competente. Los santos que estánreunidos en la Iglesia de Dios que predica elEvangelio del agua y el Espíritu son verdaderossantos. Y esta Iglesia que proclama el Evangeliodel agua y el Espíritu es la verdadera Iglesia deDios.Aunque haya muchas iglesias de Diosautoproclamadas en este mundo, la verdaderacuestión es si de verdad están predicando elEvangelio del agua y el Espíritu. Los quealardean del tamaño de sus iglesias, del númerode feligreses o de la fama de sus pastores, seestán aferrando a algo inútil. Por muy famosos yreconocidos que sean sus pastores, todo lo quehacen es acumular dinero y aclamar sus nombres.Este es el único objetivo de estos pastores. Pormuchos diferentes títulos que tengan, no tienenningún tipo de poder espiritual.¿Qué hay de ustedes? ¿Creen en esteEvangelio del agua y el Espíritu? Este Evangeliodel agua y el Espíritu está escondido como unmisterio para los que no tengan un corazón purono pueden reconocerlo aunque lo miren y no loescuchen aunque lo oigan. Sin embargo, a
  • 25. 25 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►aquellos que buscan la Verdad, la Biblia lesrevela este Evangelio en cada capítulo para quepuedan encontrarlo. En otras palabras, aunquelos pecadores cristianos hablen del evangelio dela sangre de Jesús derramada en la Cruz, Dioshabla continuamente del Evangelio del agua y elEspíritu. Este Evangelio del agua y el Espírituconsiste del bautismo que Jesús recibió y de lasangre que derramó en la Cruz. Si Jesús nohubiese sido bautizado por Juan el Bautista, nopodría haber tomado nuestros pecados ni hubierasido necesario que hubiese sido crucificado.Si sólo están la sangre en la Cruz y laresurrección de Jesús en el Evangelio delcristianismo de hoy en día, ¿cómo podemosrecibir la remisión de nuestros pecados? Como elSeñor vino al mundo, tomó nuestros pecados alser bautizado por Juan el Bautista, los llevó a laCruz y fue condenado por ellos, hemos sidolibrados de ellos. Si el Señor no hubiese sidobautizado por Juan el Bautista, no habría cargadocon los pecados del mundo.Hoy en día, aparte del Evangelio del agua y elEspíritu, todos los demás evangelios que secomponen sólo de la sangre de la Cruz estáncorruptos. ¿Cómo de corruptos? Puede quepiensen que no importa dejar el bautismo deJesús fuera del Evangelio del agua y el Espíritu,pero dependiendo de en qué Evangelio creamos,las consecuencias pueden ser muy diferentes.En tiempos de la Iglesia Primitiva losApóstoles predicaron el Evangelio del agua y elEspíritu. El Apóstol Pedro dijo: «El bautismoque corresponde a esto ahora nos salva» (1Pedro 3, 21). Pablo también predicó el Evangeliodel agua y el Espíritu. Dijo: «Porque todos losque habéis sido bautizados en Cristo, de Cristoestáis revestidos» (Gálatas 3, 27). El ApóstolJuan también dio testimonio del Evangelio delagua y el Espíritu en 1 Juan 5. Todos los
  • 26. 26 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►Apóstoles creyeron en lo siguiente: «CuandoJesús fue bautizado por Juan el Bautista, cargócon todos mis pecados y al derramar Su sangreen la Cruz, pagó la condena de cada pecado conel que cargó». Por tanto, quien crea en la sangrederramada en la Cruz solamente en vez de creeren el Evangelio del agua y el Espíritu cree en elcristianismo como una mera religión. Si es así,esa persona sigue siendo un pecador aunque creaen Jesús como su Salvador.¿Cómo pueden borrar los pecados que hay ensus corazones? Cuando Jesús fue bautizado porJuan el Bautista, Él le dijo: «Deja ahora, porqueasí conviene que cumplamos toda justicia.Entonces le dejó» (Mateo 3, 15). «Toda justicia»es el resultado que el Señor consiguió al serbautizado y al tomar todos los pecados delmundo y borrarlos de una vez por todas. Jesúsvino a completar esta obra que cumple toda lajusticia de Dios y la completó al ser bautizadopor Juan el Bautista.¿Qué significa que Jesús haya sido bautizadopor Juan el Bautista? Significa que al serbautizado por él, Jesús aceptó todos los pecadosdel mundo de una vez por todas. Si hay pecadosen sus corazones y quieren borrarlos, ¿qué debenhacer para conseguirlo? Deben creer que Jesúsborró sus pecados al ser bautizado por Juan elBautista. Deben darse cuenta y creer sin falta queen el momento en que Jesús fue bautizado porJuan el Bautista, todos sus pecados fueronpasados al cuerpo de Jesús. De lo contrario nopodrán borrar sus pecados.¿Cómo pueden borrar los pecados por símismos? ¿Cómo podrían borrarlos a través desus oraciones de penitencia? ¿Sería posibleborrarlos si viviesen vidas piadosas y si hicieranmuchas buenas obras? ¿Podrían ir al Reino de losCielos si se sacrificasen para predicar elEvangelio de Jesús?
  • 27. 27 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►Como dice el himno: « ¡Las lágrimas no mesalvarán! ♪Aunque mi rostro esté bañado enlágrimas, mis temores no se disiparán, ♪ mispecados no desaparecerán», sus pecados nodesaparecerán por mucho que lloren. Laverdadera remisión de los pecados sólo seconsigue al creer en lo que Jesús ha hecho pornosotros. No se consigue por nuestra propiacuenta, sino que conseguimos ser salvados sicreemos en el Evangelio del agua y el Espíritu,es decir, en que Jesús, gracias a Su amor pornosotros, vino al mundo para borrar nuestrospecados; que para conseguirlo fue bautizado porJuan el Bautista; que murió en la Cruz y selevantó de entre los muertos y así nos ha salvado.En otras palabras, somos salvados al escuchar elEvangelio del agua y el Espíritu con nuestrosoídos y creer en él con nuestros corazones. Nohay nadie que se haya salvado por sus propiasacciones.Si nos reconocemos correctamente a la luz dela Palabra de Dios podemos darnos cuenta de queestamos destinados a cometer pecados durante elresto de nuestras vidas, desde el día en quenacemos hasta que morimos. Si pensamos locontrario, se debe a que estamos a la defensiva ya que nos creemos superiores. Toda vida humanaes una serie de pecados, desde el principio hastael fin. Como Jesús dijo: «Pero yo os digo quecualquiera que mira a una mujer paracodiciarla, ya adulteró con ella en su corazón»(Mateo 5, 28), ¿cuántos pecados comete lahumanidad en sus pensamientos, palabras, ojos yacciones? Desde el momento en que nacemos,decimos «Dame esto, dame aquello». Porquetodo el mundo nace con un corazón que hace elmal en la vida. Pero, ¿significa esto que la gentemejora cuando se hace mayor? No, al contrario,empeora cuando se hace mayor. Comete máspecados y dicen más maldiciones. Nadie aprende
  • 28. 28 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►a pecar, pero todos lo hacemos bastante bien.Cuando yo era joven solía pensar que era unbuen muchacho porque obedecía a mis padres yme portaba bien. Mis vecinos también tenían unabuena opinión sobre mí y creían que eramerecedor de un premio por mi muestra de buencomportamiento. Así que yo pensé: «¡Debo serbastante bueno!». Sin embargo cuando alcancé lapubertad empecé a cometer pecados propios deesa edad. Pecaba tanto que incluso la gente medecía: «¿Te ha enseñado eso tu madre?». Yo meengañaba a mí mismo pensando: «No soy el tipode persona que comete este tipo de pecados peroaún así lo he hecho. ¡Fue un error! ¡No soy esetipo de persona!». Cuando crecí y empecé apecar al principio me sorprendí y los demástambién se quedaron sorprendidos. Yo tambiénestaba asombrado por los pecados de los demás.Después de un tiempo, al hacerme mayor yconvertirme en un joven, me di cuenta de que:«La humanidad es una raza de pecadores».Después padecí una enfermedad grave que casime mata y esta experiencia traumática me llevó acreer en jesús. Sin embargo los pecados de micorazón no desaparecieron, sino que siguieronatormentándome. Al ver que no podía hacer nadapara dejar de pecar aunque creyera en Jesús,estaba tan defraudado que incluso llegué a pensaren suicidarme una vez.Sin embargo, el Señor vino a mí con elEvangelio del agua y el Espíritu. En esemomento, al creer en este Evangelio verdadero,todos los pecados que había en mi corazóndesaparecieron completamente. Antes deencontrar el Evangelio del agua y el Espíritu,tenía muchos pecados en mi corazón aunquecreía en Jesús. Aunque en aquellos tiempos ledecía a la gente: «Creed en Jesús y sed salvadosde vuestros pecados» yo tenía muchos pecados.En aquel entonces estudiaba teología y predicaba
  • 29. 29 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►al mismo tiempo pero tenía los pecados escritosen mi corazón. Los pecados de la humanidadestán escritos en la tabla de su conciencia(Jeremías 17, 1). Así es como nos damos cuentade que hemos pecado a los ojos de Dios.¿Creen que pueden vivir piadosamente si lointentan y tienen cuidado? Es muy difícil. Dehecho es imposible. Aunque pueden fingir serbuenos, es imposible vivir una vida piadosa a losojos de Dios. Todo el mundo peca hasta quemuere. Por eso Jesús vino al mundo y tomó suspecados y los míos al ser bautizado, para poderborrarlos. Como el Señor nos quitó los pecados através de Su bautismo, los pecados de nuestroscorazones han desaparecido. Sin embargo, elproblema es que casi todo el mundo desconoceeste hecho. Creer en Jesús como el Salvador escreer que Jesús nos ha salvado al venir al mundo,tomar nuestros pecados, ser bautizado, sercrucificado hasta morir y levantarse de entre losmuertos.Por eso la Biblia dice que podemos ver elReino de Dios y entrar en él si nacemos de nuevodel agua y el Espíritu (Juan 3, 3-5). Dios sólopodía salvarnos al venir al mundo encarnado enun hombre, tomar todos nuestros pecados sobreSí mismo al ser bautizado por Juan el Bautista,borrarlos al ser condenado por ellos y levantarsede entre los muertos. Por eso nuestro Señor nosha salvado de esta manera. Al darnos cuenta deeste hecho y creer en él hemos sido salvados.«Aunque soy un pecador y aunque no puedaevitar pecar durante toda mi vida, el Señor vinoal mundo, fue bautizado, murió en la Cruz, y sselevantó de entre los muertos para salvarme. Esmi Salvador. Como todos mis pecados fueronpasados al Señor cuando fue bautizado, no tengoningún pecado. Como el Señor fue condenadopor mis pecados en la Cruz y derramó Su sangrehasta morir, ya no seré condenado por estos
  • 30. 30 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►pecados. Todo gracias a que el Señor fuebautizado y condenado por mí». La verdadera fees entender el Evangelio del agua y el Espíritu ycreer en él tal y como.Sólo porque vayamos a la iglesia siempre quetenemos que ir, porque hagamos obras de caridadcristiana y otras buenas obras, paguemos eldiezmo y propaguemos el Evangeliodiligentemente, no significa que nuestra fe seabuena. Quien venga a la Iglesia primero debe serperdonado por todos sus pecados al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu. Si por elcontrario uno se dedica a su propia devoción yméritos sin recibir la remisión de sus pecados,como si estuviera ayudando a la Iglesia, no tienela verdadera fe. Si alguien tiene pecado en sucorazón, será arrojado al infierno. Así que si nose ha recibido la remisión de los pecados,primero de debe creer en el Evangelio del agua yel Espíritu que Jesús nos ha dado y recibir estaremisión de los pecados.¿Qué puede hacer una persona para ayudar aDios?¿Quién ayuda a quién, cuando esa personaestá en un pozo sin fondo? Lo primero quedebemos hacer ante Dios es recibir la remisiónde nuestros pecados y ser perdonados y asíconseguir una nueva vida. Sólo después de todoello podremos resolver nuestros problemasfísicos y espirituales con la ayuda del Señor. Notiene sentido que alguien que no haya resuelto sumayor problema intente hacer buenas obras en laIglesia de Dios.El problema con los cristianos de hoy en díaes que siguen intentando ayudar a Dios por supropia cuenta. Por eso muchas iglesias intentanconstruir edificios de adoración más altos, en vezde ayudar a la gente a recibir la remisión de lospecados. Hay muchas iglesias en este mundo queparecen palacios. Este fenómeno escompletamente incorrecto.
  • 31. 31 ¿Qué son estos pocos panes y peces para tanta gente?◄ Índice ►Mis queridos hermanos, ¿qué tipo de iglesia esla verdadera Iglesia de Dios? Una iglesia no essólo un edificio. La reunión de los santos quecreen en el Evangelio del agua y el Espíritu y quelo predican es la verdadera Iglesia de Dios.Aunque se reunan y adoren juntos en un edificioen ruinas, si la gente que está ahí presente conoceel Evangelio del agua y el Espíritu y cree en él,este lugar es la bella Iglesia de Dios.Cuando vienen a la Iglesia de Dios, ésta lesofrece ser hermanos, resuelve varios problemasque tiene en su mente acerca de la Palabra, lesguía y ora por ustedes. Por tanto salva su almaprimero. Además la Iglesia de Dios tambiénaconseja a los santos sobre sus problemascarnales y les ayuda en sus vidas diarias. ¿Si unaiglesia no tiene el Evangelio del agua y elEspíritu, es la Iglesia de Dios? Por supuesto queno.La Iglesia de Dios les permite comer la carnede Jesús y beber Su sangre a través del Evangeliodel agua y el Espíritu y por tanto les guía por elcamino bendito que les libra del pecado. Que lasbendiciones maravillosas de Dios estén con todosy cada uno de ustedes que han comido la carnede Jesús y bebido Su sangre.
  • 32. ◄ Índice ►CAPÍTULO 2
  • 33. 33 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►Creer en Aquel queDios ha elegido es laobra de Dios< Juan 6, 16-29 >«Al anochecer, descendieron sus discípulosal mar, y entrando en una barca, ibancruzando el mar hacia Capernaum. Estaba yaoscuro, y Jesús no había venido a ellos. Y selevantaba el mar con un gran viento quesoplaba. Cuando habían remado comoveinticinco o treinta estadios, vieron a Jesúsque andaba sobre el mar y se acercaba a labarca; y tuvieron miedo. Mas él les dijo: Yosoy; no temáis. Ellos entonces con gusto lerecibieron en la barca, la cual llegó en seguidaa la tierra adonde iban. El día siguiente, lagente que estaba al otro lado del mar vio queno había habido allí más que una sola barca, yque Jesús no había entrado en ella con susdiscípulos, sino que éstos se habían ido solos.Pero otras barcas habían arribado de Tiberiasjunto al lugar donde habían comido el pandespués de haber dado gracias el Señor.Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estabaallí, ni sus discípulos, entraron en las barcas yfueron a Capernaum, buscando a Jesús. Yhallándole al otro lado del mar, le dijeron:Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Respondió Jesús yles dijo: De cierto, de cierto os digo que mebuscáis, no porque habéis visto las señales,sino porque comisteis el pan y os saciasteis.Trabajad, no por la comida que perece, sinopor la comida que a vida eterna permanece, lacual el Hijo del Hombre os dará; porque a ésteseñaló Dios el Padre. Entonces le dijeron:¿Qué debemos hacer para poner en prácticalas obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo:
  • 34. 34 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►Esta es la obra de Dios, que creáis en el que élha enviado».¡Saludos a todos mis hermanos y hermanas!Estoy muy agradecido a Dios porque nos hapermitido adorarle en este precioso día deprimavera en el que Su belleza se manifiesta entoda Su gloria mediante las flores que florecenpor todas partes.El pasaje de las Escrituras de hoy tambiénviene del capítulo 6 de Juan. La gente lepreguntaba a Jesús: «¿Qué debemos hacer paraponer en práctica las obras de Dios?», respondióJesús y les dijo: «Esta es la obra de Dios, quecreáis en el que él ha enviado». En otraspalabras, Dios se complace cuando creemos enEl que Él envió. Este es el mensaje principal delpasaje de las Escrituras de hoy.Al bendecir cinco panes y dos peces, Jesúsalimentó a una multitud de israelitashambrientos. Así que los que comieron aquel pansiguieron a Jesús. Jesús, sabiendo que le iban atomar por la fuerza y le iban a hacer su rey, sefue a una montaña solo una vez más, y losdiscípulos se subieron a la barca y navegaronhacia Capernaum solos. Cuando estaban enmedio del mar, se hacía de noche y Jesús nohabía vuelto.Entonces empezó una gran tomenta en altamar. Caía agua e inundaba la barca. Mientras losdiscípulos se apresuraban para sacar el agua ytemblaban de miedo, el Señor se les acercó enmedio de la tormenta. Pensando que era unfantasma que se les acercaba, los discípulos seasustaron aún más, pero Jesús les dijo: «Soy Yo,no tengáis miedo» (Marcos 6, 50). En cuantoJesús se subió a la barca con los discípulos, labarca llegó a su destino enseguida.Cuando Jesús y Sus discípulos cruzaron el mar
  • 35. 35 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►hasta Capernaum, una gran multitud se les acercóy lo encontraron allí. Jesús les dijo: «¿Me seguísporque comísteis pan o porque vísteis el milagroque hice por vosotros? Me parece bien que mehayáis seguido porque entendísteis el significadode Mi milagro, pero está mal y no tiene ningúnsentido que me siguieráis para comer más panpara vuestros cuerpos». Jesús dijo esto porque elpan de la carne desaparece una vez se hadigerido. Así que dijo: «Trabajad, no por lacomida que perece, sino por la comida que avida eterna permanece». Entonces la gente lepreguntó: «¿Qué debemos hacer para poner enpráctica las obras de Dios?» y Jesús les dijo:«Esta es la obra de Dios, que creáis en el que élha enviado».Aveces nosotros también seguimos al Señorpara comer el pan de la carne. Sin embargo, elSeñor nos dijo que trabajásemos por la comidaque no perece. Incluso después de haber sidosalvados de todos los pecados del mundo, enocasiones nos perdemos y no sabemos quédebemos hacer para realizar la obra justa deDios. Pero el Señor dijo: «Esta es la obra deDios, que creáis en el que él ha enviado».¿Quién es el enviado de Dios? Jesucristo. DiosPadre amó tanto a este mundo que envió a Suúnico Hijo. Dios Padre envió a Jesucristo almundo. Nuestro Señor dijo: «Dios Padre hapuesto Su sello en el Hijo del Hombre». DiosPadre nos ha salvado a través del Evangelio delagua y el Espíritu para que toda la raza humanareciba la remisión de los pecados y se conviertaen hijos de Dios a través de Jesucristo. NuestroPadre envió a Jesucristo como único Salvador dela humanidad.La gente se suele preguntar: «Queremos hacerla obra de Dios pero, ¿qué debemos hacer pararealizar Su obra?». Creer en el enviado de Dioses la obra de Dios. En otras palabras, creer en
  • 36. 36 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►Jesucristo es la verdadera obra de Dios. Comodice la Biblia: «Y en ningún otro hay salvación;porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado alos hombres, en que podamos ser salvos»(Hechos de los Apóstoles 4, 12), no hay otroSalvador que se le haya dado a la humanidadaparte de Jeuscristo. Al enviar a Su Hijo almundo, Dios Padre ha hecho posible que todo elmundo sea salvado y entre en el Reino de losCielos.Creer en el enviado de Dios es hacerla obra de DiosJesucristo vino al mundo encarnado en unhombre y al ser bautizado por Juan el Bautista enel río Jordán, tomó todos los pecados de lahumanidad de una vez por todas. Como nuestracarne es débil, pecamos constantemente hasta eldía en que morimos, pero Jeuscristo tomó todosestos pecados de la carne de una vez por todascuando fue bautizado por Juan el Bautista. Y alser crucificado y derramar Su sangre, acabó contodos nuestros pecados y nos salvó para siempre.Entonces se levantó de entre los muertos al tercerdía, ascendió a los Cielos y está sentado a laderecha del trono de Dios Padre, y así se haconvertido en el Salvador de la humanidad.Ahora hacer la obra de Dios es creer en El queDios ha enviado como nuestro Salvador, es decir,en Jesucristo. Y también es la obra de Dios elcreer de corazón en el Evangelio del agua y elEspíritu a través del cuál Jesús nos ha salvado.Esta es la voluntad de Dios y nuestra salvación.¿Cómo debemos hacer la obra de Dios?Debemos creer en Jesucristo como nuestroSalvador. Esto es hacer la obra de Dios. ¿Quéhay de ustedes? ¿No han estado trabajando duropor sí mismos para hacer algo por Dios? Sólo
  • 37. 37 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►porque trabajen duro en todo lo que hacen porDios no significa que estén haciendo la obra deDios. En realidad creer en el maravilloso milagrode Dios, en Su salvación que nos ha dejado sinpecado, es la obra de Dios. Por eso nosotros, loscreyentes, es decir, los que hemos recibido laremisión de los pecados al creer en Jesucristo,estamos haciendo la obra de Dios.Incluso antes de nacer de nuevo yo era líder deuna iglesia. En ese momento mi plan eraconseguir mucho dinero y construir variosedificios grandes, uno de ellos para adorar, otropara educar y el otro para entretenimiento. Yopensaba que esto era lo que debía hacer parallevar a cabo un buen ministerio, aunque yotuviera pecados. Pero esto no era más que mipropia avaricia.Sin embargo, cuando fui a la Biblia despuésde recibir la remisión de los pecados, vi lo queJesús decía allí: que creyera en el enviado deDios porque esa era la obra de Dios, y entoncescambié. Por eso la Biblia dice que debemos creerque Jesucristo es la obra de Dios.Dios Padre envió a Jesucristo y Juan elBautista a este mundo. Sabemos que Dios Padrenos envió a Jesús. Pero, ¿también nos envió aJuan el Bautista? Debemos confirmarlo con laBiblia.Juan 1, 6-7: «Hubo un hombre enviado deDios, el cual se llamaba Juan. Este vino portestimonio, para que diese testimonio de la luz, afin de que todos creyesen por él». En otraspalabras, Dios Padre envió a Su Hijo y a Juan elBautista a este mundo por un motivo especial.Así que la obra de Dios es creer en lo que ellosdos hicieron. Dios no quiere que hagamos nadaarbitrariamente, sino que quiere que seamossalvados al creer en Su enviado. Por eso Diosdijo: «Creer en Aquel que Yo envié es hacer Miobra». Dicho de otra manera, en vez de creer por
  • 38. 38 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►nuestra cuenta sin darnos cuenta de lo que Diosquiere y en vez de dejar que nuestros deseos nosempujen a ser voluntarios, evangelizar ysacrificarnos, lo que de verdad es hacer la obrade Dios es creer en Jesucristo y Juan el Bautista,a los que Dios envió.Dios dijo lo siguiente acerca de Juan elBautista: «Hubo un hombre enviado de Dios, elcual se llamaba Juan. Este vino por testimonio,para que diese testimonio de la luz, a fin de quetodos creyesen por él» (Juan 1, 6-7). ¿A quiénenvió Dios? A Jesucristo y a Juan el Bautista.Juan el Bautista fue enviado a este mundo paradar testimonio de la Luz, Jesucristo, y comorepresentante de la humanidad y último profetadel Antiguo Testamento. La Biblia dicerefiriéndose a Juan el Bautista que es el hombremás grande de entre los nacidos de mujer (Mateo11, 11).Juan el Bautista bautizóa Jesús en el ríoJordán. Esto se hizo para pasar los pecados delmundo a Jesús. Y al día siguiente Juan elBautista dio testimonio de Jesús diciendo: «Heaquí el Cordero de Dios que quita el pecado delmundo» (Juan 1, 29). Con esto Juan quiso decir:«Él es el Hijo de Dios, el verdadero Salvador dela humanidad. Cuando puse mis manos sobre Sucabeza y le bauticé ayer, le pasé todos lospecados del mundo». Juan el Baustista diotestimonio así de que había bautizado a Jesús yde que todos los pecados del mundo se habíanpasado a Su cuerpo, para que así muchoscreyeran en Jesús como su Salvador.Dios envió a dos personas al mundo: laprimera era Jesucristo y la segunda Juan elBautista. Por tanto hacer la obra de Dios es creerque Dios Padre envió a Jesús y a Juan el Bautistay creer en lo que ellos hicieron. ¿Creen en esto?Hoy en día muchos cristianos no creen que Diosenviase a Juan el Bautista para pasar los pecados
  • 39. 39 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►del mundo a Jesús y creen sólo en la sangre queJesús derramó en la Cruz. Este tipo de fe no es eltipo de fe que se basa en el Evangelio del agua yel Espíritu. Los que siguen esta fe no creen en losenviados de Dios Padre. Si alguien cree sólo enla sangre de Jesús sin creer en lo que Juan elBautista hizo junto con Cristo, no está haciendola obra de Dios. Así que cuando predicamos elEvangelio, debemos predicar lo que Jesucristo yJuan el Bautista hicieron como enviados de Dios.Por tanto, los que creen en el verdaderoEvangelio deben predicar cómo Jesús tomó lospecados del mundo cuando Juan el Bautista lobautizó, además de creer en Su muerte en laCruz. Predicar esto es predicar el Evangelio delagua y el Espíritu.Además los siervos de Dios también son Susenviados. Creer en los siervos de Dios es hacer laobra de Dios. En el Antiguo Testamento Diosenvió a muchos siervos. En el AntiguoTestamento había muchos siervos, desdeAbraham hasta Isaac, Jacob, Moisés, Josué,Isaías, Ezequiel, Jeremías, Daniel, Habacuc,Nehemías, Malaquías y otros muchos. En elNuevo Testamento hubo 12 discípulos de Jesús yotros muchos siervos a su cargo. A los discípulosde Jesús les llamamos «los Apóstoles». Lapalabra «Apóstol» que en griego es Apostolossignifica «delegado, mensajero, alguien al que sele ha enviado con órdenes». Por tanto, creer enlos Apóstoles que Jesús envió es hacer la obra deDios. Creer en los siervos de Dios de esta era estambién hacer la obra de Dios. En otras palabras,si no podemos creer en los siervos que Dios haenviado significa que no creemos en Dios.¿Creen que soy un siervo nombrado por Dios?En términos humanos no les puedo pedir quecrean en mí. Pero cuando gente como Sun-Myung Moon o Paul Yong-ki Cho les dicen quecrean en ellos, muchos lo hacen. Pero por el
  • 40. 40 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►contrario, yo no tengo tanta seguridad paradecirles: «Crean en mí». Soy un hombre conmuchos defectos. Además tengo muchos deseosegoístas. Cuando me siento a la mesa con mishermanos de fe y veo algo exquisito, quierocogerlo antes que el resto del rebaño, y cuandoveo algo bueno, quiero que sea mío.Cuando fui a la ciudad de Chuncheon porprimera vez, quería ascidias. Recordé que cuandovivía cerca del mar hacía mucho tiempo meencantaban. Así que compré unas ascidias con elresto de los fieles, pero no había suficientes. Mepregunté cómo podía repartir una cantidad tanpequeña y le pregunté a uno de los allí presentes:«¿Has comido ascidias alguna vez?». Cuando medijo que nunca había comido ascidias, les dijeque le iba a enseñar a comerlos. Le dije: «Sabenmejor si mastican la concha durante mucho rato,así que cómete la concha primero». Así quemientras yo me comía la carne, el siguiómasticando la concha. Cuando no quedaba casicarne empecé a sentirme mal en mi conciencia,así que le dije que tirase la concha y se comiesela carne. Cuando se comió varios trozos, lasascidias se acabaron.Más adelante tuvimos otra ocasión de comerascidias, pero esta vez rompí a reir en la mesacuando me acordé de aquel episodio. Le dije almismo muchacho: «En realidad te dije que tecomieses la concha para que no comiesesdemasiado. ¿Vas a comerte la concha esta vez?».Desde aquel día compartimos la carne de lasascidias.Como han podido ver no puedo pedirles quecrean en mí. En términos humanos, no soy defiar, pero sí que sé que soy un siervo de Dios.Aunque no se pueda confiar en mí cuando setrata de la comida, deben creer que creo en Jesúsy en Sus mensajeros y que predico la Verdad. Ysi creen en lo que les estoy diciendo conseguirán
  • 41. 41 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►la vida eterna, recibirán la remisión de lospecados y prosperarán en cuerpo y espíritu.Aunque soy yo quien habla, no predico mispropias palabras, sino que creo en Jesucristo ypredico Su sabiduría, conocimiento y fe. Por esoles pido que crean en los siervos que Dios hanombrado porque eso es hacer la obra de Dios.Creer en los siervos de Dios es hacer Su obra.Cuando obedecen a los siervos de Dios puedenrecibir la remisión de sus pecados y ser guiadosen sus vidas diarias. Y pueden seguir con susvidas de fe correctamente y ser bendecidos porsu fe. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando no creenen los siervos que Dios ha nombrado? Acabansaliendo de la Iglesia de Dios y no pueden creeren Dios. Cuando Dios quiere hacer algo, sólo lohace a través de los siervos que ha establecido.Dios primero enseña a Sus siervos el Evangelioque trae la salvación y les muestra cómo vivirpor fe y entonces les cuenta esto a todos loscreyentes a través de Sus siervos. Por eso debenconfiar en los siervos de Dios.Mis queridos hermanos, ¿creen en los siervosde Dios? Creer en los enviados de Dios es hacerla obra de Dios. Algunas personas no creen enlos siervos de Dios aunque hayan sido salvadosde lo specados al creer en el Evangelio del aguay el Espíritu. Esta gente dice que puede vivir suvida de fe bastante bien sin los siervos de Dios,pero no es cierto. En otras palabras, si noescuchan la Palabra de boca de los siervos deDios no podrán vivir sus vidas de fecorrectamente. Si no creen en los siervos queDios ha elegido, y si no se dejan guiar por ellos,aunque hayan recibido la remisión de lospecados, se convertirán en vegetales que hacenlas obras de la carne que no deben y que sepelean los unos con los otros. Por el contrario,cuando escuchan la Palabra a través de lossiervos de Dios pueden creer en Él y hacer Su
  • 42. 42 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►obra.Esto también va dirigido a nosotros. Si soy unsanto, entonces también debe haber alguien queme predique la Palabra. Sin nadie que predique laPalabra no puedeo vivir mi vida de fecorrectamente. Yo lo he hecho todo. He servidoal Señor como seglar y también he tenido untrabajo secular. He hecho casi todo lo que sepuede hacer. Así que sé muy bien lo que hay ensus mentes. Sé que deben servir al Señor y estoyseguro de que el Señor me ha enseñado todos losaspectos necesarios para establecerme como Susiervo.Dios ha elegido a Sus siervos pornosotrosConfiar en los siervos que Dios ha elegido yser guiado por ellos es hacer la obra de Dios.Debemos entender esto y creerlo. Si no puedenreconocer a los siervos que Dios les ha enviado,entonces no podrán reconocer a Jesucristo. Si noreconocen a Juan el Bautista, a quien Dios envió,entonces no podrán entender el Evangelio delagua y el Espíritu. Y por tanto no podrán sersalvados de sus pecados ni podrán recibir lasbendiciones de Dios. ¿Cómo podemos serguiados por Dios? Creyendo en los siervos queÉl ha escogido.Pero algunas personas no confían en lossiervos que Dios ha establecido. La fe de estagente se marchitará muy pronto. Los cimientosde su fe están mal construidos. Dicen a lossiervos de Dios que escuchen sus propiaspalabras. Así que cuando hay muchosinstructores autoproclamados en la Iglesia deDios la jerarquía empieza a venirse abajo y elpoder espiritual de la Iglesia desaparece. Puedeque esto suene un poco exagerado, pero la Biblia
  • 43. 43 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►dice que había diez mil instructores en la iglesiade Corintio (1 Corintios 4, 15). Esto significa quehabía mucha gente que intentaba predicar por sucuenta e ignoraban a Pablo, un siervo elegido porDios. ¿Cómo era esta iglesia de Corintio? Erauna iglesia sin orden y caótica.A los que no creen en los siervos elegidos porDios aunque estén dentro de la Iglesia de Dios yque piensan en sus mentes: «¿Eres un siervo deDios? Yo también lo soy» tengo algo quedecirles: «Están locos. Son tan temerarios queestán pidiendo su propia muerte». Coré conspirócon otros 250 líderes de otras tribus y se rebelócontra Moisés y Arón, dos siervos elegidos porDios (Números 16, 1-3). ¿Qué ocurrió? La Tierraabrió su boca y se los tragó junto con sus casas ytodos los hombres que estaban con Coré, asícomo todos sus bienes (Números 16, 32).La Biblia dice: «¿Qué debemos hacer paraponer en práctica las obras de Dios? Esta es laobra de Dios: que creáis en el que Dios haenviado». Aunque esto sea lo que está escrito enla Biblia, ¿no van a creer en los que Dios haenviado? Si no lo hacen, esto significa que noestán fuera de sí y que tendrán que morirespiritualmente.Cuando se cree por primera vez en elEvangelio del agua y el Espíritu y se recibe laremisión de los pecados, las enfermedadesespirituales y físicas se curan con el tiempocuando se encuentra la paz interior y se alcanzaun gozo indescriptible. La mayoría de lasenfermedades del cuerpo se curan por sí solas.Cuando se cree en el Evangelio del Señor decorazón esto ocurre. Los que son débiles deespíritu se hacen fuertes. Se hacen mucho mássanos. Al escuchar la Palabra de Dios a través deSus siervos y al alimentarse de la leche espiritualen la Iglesia de Dios, su fe crece y puedendisfrutar de la gracia y las bendiciones de Dios.
  • 44. 44 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►Esta es la vida nomal de los que han venido a laIglesia.Pero a pesar de esto algunas personas siguensin escuchar a los siervos de Dios. Si ustedeshacen esto su vida de fe en Su Iglesia se acabarádentro de poco. Por muy grande que sea su feindividual, Dios ha elegido a Sus siervos paraque ustedes esuchen Su Palabra a través de ellosy para que sean guiados por ellos, y por eso losque no hacen caso a esto e intentan hacer la obrade Dios por su cuenta, se presentan ante Dios conuna fe legalista que está orientada hacia suspropias obras. Están satisfechos cuando elresultado de sus obras es bueno, pero esto noocurre, se enfadas y una vez más caen en unavida de fe orientada hacia sus méritos. En otraspalabras, aunque estén salvados caen una vezmás en una fe legalista. En el Libro de Santiagohay un pasaje que dice que la fe sin obras estámuerta. Pero esto significa que la verdadera fe vaacompañada de obras.Creer en los que Dios envió es hacer la obrade Dios. Cuando creemos por primera vez en loque consiguieron los que Dios envió, Jesús yJuan el Bautista, fuimos salvados de nuestrospecados y recibimos la bendición de la vidaeterna. Como hemos sido salvados y bendecidosal creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, lasobras de fe empiezan a aparecer. Creen que Jesústomó los pecados del mundo y siguen estaVerdad porque han creído en lo que hizo Juan elBautista, un siervo de Dios, y en su testimonio.Así es como se hacen las obras de fe y así sedemuestra que se ha sido salvado. Esto es lo quesignifica el pasaje de Santiago.Sin embargo, mucha gente no cree en lossiervos de Dios. En vez de creer en los siervos deDios, acaban muriendo espiritualmente.Mis queridos hermanos, creer en la función deJuan el Bautista y que es un siervo de Dios es
  • 45. 45 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►hacer la obra de Dios. Si quieren madurarespiritualmente, crecer en la fe, ser guiados porDios y vivir el resto de sus vidas bendecidos porÉl, deben creer en Juan el Bautista, un hombreenviado por Dios. Hay otros enviados de Dios.Dios envió a Sus siervos a los pecadores. Elpueblo de Dios debe creer en los testigos delEvangelio del agua y el Espíritu. Los pecadoresdeben confiar en las palabras de los justos. Estoes hacer la obra de Dios. Jesús nos dijo quetrabajásemos por la comida que dura. Cuando lospecadores escuchan el Evangelio a través de lossiervos de Dios, obtienen la vida eterna eincorruptible.Les pido que maduren en sus vidas de fe. Hansido salvados por Jesucristo y por lo que hizoJuan el Bautista. Despúes de esto, deben creer enlos siervos que Dios ha elegido. El que un siervose levante o caiga depende de Dios. Durante elreinado del rey David, un hombre llamado Uzaconducía un carro con el Arca de Jehová en él, ycuando los bueyes tropezaron y el Arca estuvo apunto de caerse, Uza puso su mano en el Arca ymurió al instante (2 Samuel 6, 3-7). Dios lo matóal instante. Uza había agarrado el Arca por miedoa que se cayera. ¿Por qué está mal lo que hizo?¿Debería haber dejado que se cayese cuando vioque se tambaleaba? Puede que desde nuestraperspectiva humana pensemos que Uza nomerecía morir, pero violó uno de los estatutos deDios y eso no puede tolerarse.Dios nos creó y para convertirnos en Supueblo envió a Su Hijo Jesucristo. Y Diostambién envió a Juan el Bautista y amboshicieron la gran obra de la salvación juntos: unopasó los pecados y el otro cargó con ellos. Nopodemos juzgar lo que Dios planeó y lo queconsiguió.¿Pueden los siervos de Dios hacer algo por supropia voluntad? No, por supuesto que no.
  • 46. 46 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►Aunque aveces haga algo a mi manera, al final lodejo en manos de Dios. Pueden pensar que lohago todo arbritariamente, pero no puedo hacernada por mi propia voluntad al final. Dios hablaa Sus siervos cuando van en contra de Suvoluntad y les dice: «Os lo he dicho una y otravez y aún así no me escucháis». En realidad noles dice esto al oído, sino que lo hace en loscorazones. Cuando Dios controla los corazonesde Sus siervos, ellos no pueden hacer lo quequieren.Los siervos de Dios no hacen todo según suvoluntad. No pienen que los siervos de Diospueden hacer todo lo que quieran porque esténcontrolados por alguien. No pueden. Como elEspíritu Santo vive en ellos, éste les corrigecuando van por el mal camino. Están controladospor el Espíritu Santo. Dios es absoluto. Dioshabla Su Palabra y lo hace todo según estaPalabra. Deben darse cuenta que incluso Sussiervos no pueden hacer todo lo que quieran.Cuando se den cuenta de que Dios manda sobreSus sievos, podrán confiar en ellos.¿Y qué hay de ustedes? ¿Pueden hacer todo loque quieran? No, en absoluto. Los que hanrecibido la remisión de los pecados tienen alEspíritu Santo en sus corazones, por eso cuandoescuchan la Palabra de Dios, están llenos degozo, sus corazónes creen en la Palabra y deseanseguirla. La fe brota de ellos.Por otro lado, intenten hacer lo que quieran yverán si les sale bien. El Espíritu Santo hará quesu corazón esté inquieto y lleno de dolor. A noser que escuchen la Palabra de Dios y la sigan,no podrán creer puesto que sus corazones estaránatormentados. El Espíritu Santo hace que seaimposible hacer otra cosa que no sea la voluntadde Dios. Les guía a la Iglesis y les hace escucharlas palabras de los siervos de Dios.¿De verdad son fieles en sus vidas a los ojos
  • 47. 47 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►de Dios? ¿Quieren hacer Su obra? Entoncescrean en los enviados de Dios. Esto es hacer laobra de Dios.Algunas personas están enseñandoque Jesús nos salvó de nuestrospecados al morir en la CruzMuchos cristianos no creen en Juan elBautista, un hombre enviado por Dios. En otraspalabras, no creen en su ministerio ni en sutestimonio. Y sólo creen en un pseudo-evangelioque afirma que Jesús borró nuestros pecados sóloal derramar Su sangre y morir en la Cruz. Sinembargo, no pueden recibir la remisión de suspecados si creen en esto. En vez de recibir la vidaeterna, lo que consiguen al tener esta fe es estaratados a la Ley. Esta gente no puede escapar delyugo de la Ley aunque Dios les haya dado la Leypara que se dieran cuenta de sus pecados yrecibiesen la remisión de sus pecados al creer enJesucristo, el Salvador de la humanidad que Diosenvió.Algunas personas, incluso tras escuchar elEvangelio del agua y el Espíritu y recibir laremisión de los pecados, van a sus antiguasiglesias que predican el evangelio de la sangre dela Cruz solamente y siguen llevando vidas de feen ellas. Esta gente no está haciendo la obra deDios. Creer en la Palabra de Dios es hacer Suobra, aunque estemos jugando al fútbol. La obrade Dios es creer en los siervos que Dios haescogido, creer también en Juan el Bautista aquien Dios envió, y creer en Jesucristo comonuestro Salvador. En otras palabras, obramos porfe no mediante nuestro esfuerzo.¿Significa esto que no hace falta obrar cuandoestamos salvados? No, no es cierto. Obramosporque creemos. Como creemos, obramos
  • 48. 48 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►voluntariamente y con gozo. Como creemos,venimos a la Iglesia. Y como creemos servimosal Señor.¿Qué es hacer la obra de Dios? Es creer en losque Dios ha enviado. Dios ha enviado a Sussiervos a este mundo. Creer en la Palabra de Diospredicada por Sus siervos es hacer Su obra.Cuando creemos en la obra de Dios, Él obra ennuestras vidas y se complace. ¿Creen que la obrade Dios significa vivir una vida piadosa pornuestra propia cuenta y sin cometer pecados?Cuando salen a la calle se encuentran con genteque grita: «¡Creed en el Señor Jesús y seránsalvados!». Aunque esta gente piensa que estáhaciendo la obra de Dios, en reliadad no estáhaciendo nada por Dios. La obra de Dios es creeren Sus enviados.¿A quién envió Dios? A Jesús y a Juan elBautista. Dios envió a Sus siervos. Por tanto,confiar en estos siervos de Dios y creer en laPalabra que ellos predican es hacer la obra deDios. Por eso cuando leemos la Palabra de Diosdebemos creer en lo que Jesús ha hecho juntocon Juan el Bautista. Cuando creemos en elEvangelio del agua y el Espíritu predicado porlos siervos de Dios, hacemos Su obra. Cuandocreemos en la función de Juan el Bautista,enviado de Dios, y en el hecho de que Jesucristose ha convertido en nuestro verdadero Salvadoral tomar nuestros pecados a través de Su bautismoy pagar nuestra condena y levantarse de entre losmuertos, estamos haciendo la obra de Dios.Por eos debemos volver a la Palabra y creer enella. Debemos escuchar la Palabra. Dios dijo:«Así que la fe es por el oír, y el oír, por lapalabra de Dios» (Romanos 10, 17). Cuandoescuchamos la Palabra, la fe viene a nosotros ycuando creemos en la Palabra, hacemos la obrade Dios.Mis queridos hermanos, ¿han sido salvados
  • 49. 49 Creer en Aquel que Dios ha elegido es la obra de Dios◄ Índice ►por fe? Si han sido salvados al creer en laPalabra, deben confiar en la Iglesia de Dios yunirse a ella. Deben unirse a la Iglesia y debenunirse a los siervos que Dios ha elegido. Debenconfiar en las palabras de los siervos de Dios.Deben aceptar el Evangelio predicado por lossiervos de Dios. Deben universe con los demássantos. Y deben seguir la Palabra de Dios enobediencia. Esto es hacer la obra de Dios.Debemos estar contentos de hacer la obra deDios. Para hacer Su obra debemos creer en losque Él envió. En vez de intentar hacer la obra deDios por nosotros mismos, debemos creer en losenviados de Dios. Así es como podemos obtenerla vida eterna, seguir a Dios y recibir Susabundantes bendiciones. Creer en la Palabra escreer en Dios y hacer Su obra.Doy gracias a Dios. Él dijo: «Creer en los quehe enviado es creer en Mí». ¿Creen en Dios?¿Creen en los enviados de Dios? ¿Creen en SuPalabra? ¿Creen que los santos que Dios hapuesto en este mundo son Su pueblo? Yo creoque Dios ha escogido a Sus siervos en Su Iglesia.Creo que los santos son gente justa. Creo quetodos nosotros somos el pueblo de Dios y queestamos haciendo la obra de Dios.Podemos vivir una vida bendecida por fe enDios. ¿En qué creemos para ser bendecidos? Alcreer en lo que Jesucristo y Juan el Bautistahicieron y en los siervos elegidos por Dios,recibimos las bendiciones celestiales. Cuandocreemos, nuestras enfermedades se curan.Recibimos la remisión de nuestros pecados porfe. Cuando creemos, nos convertimos en lossiervos de la justicia como Abraham. Cuandocreemos, prosperamos en cuerpo y espíritu. Lespido que sigan la fe de los siervos que Dios haelegido.Le doy gracias a Dios por darnos la fe paracreer en los que Él ha enviado.
  • 50. ◄ Índice ►CAPÍTULO 3
  • 51. 51 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Trabajen por la comidaque dura hastala vida eterna< Juan 6, 16-40 >«Al anochecer, descendieron sus discípulosal mar, y entrando en una barca, ibancruzando el mar hacia Capernaum. Estaba yaoscuro, y Jesús no había venido a ellos. Y selevantaba el mar con un gran viento quesoplaba. Cuando habían remado comoveinticinco o treinta estadios, vieron a Jesúsque andaba sobre el mar y se acercaba a labarca; y tuvieron miedo. Mas él les dijo: Yosoy; no temáis. Ellos entonces con gusto lerecibieron en la barca, la cual llegó en seguidaa la tierra adonde iban. El día siguiente, lagente que estaba al otro lado del mar vio queno había habido allí más que una sola barca, yque Jesús no había entrado en ella con susdiscípulos, sino que éstos se habían ido solos.Pero otras barcas habían arribado de Tiberiasjunto al lugar donde habían comido el pandespués de haber dado gracias el Señor.Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estabaallí, ni sus discípulos, entraron en las barcas yfueron a Capernaum, buscando a Jesús. Yhallándole al otro lado del mar, le dijeron:Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Respondió Jesús yles dijo: De cierto, de cierto os digo que mebuscáis, no porque habéis visto las señales,sino porque comisteis el pan y os saciasteis.Trabajad, no por la comida que perece, sinopor la comida que a vida eterna permanece, lacual el Hijo del Hombre os dará; porque a ésteseñaló Dios el Padre. Entonces le dijeron:¿Qué debemos hacer para poner en prácticalas obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo:
  • 52. 52 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Esta es la obra de Dios, que creáis en el que élha enviado. Le dijeron entonces: ¿Qué señal,pues, haces tú, para que veamos, y tecreamos? ¿Qué obra haces? Nuestros padrescomieron el maná en el desierto, como estáescrito: Pan del cielo les dio a comer. Y Jesúsles dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dioMoisés el pan del cielo, mas mi Padre os da elverdadero pan del cielo. Porque el pan de Dioses aquel que descendió del cielo y da vida almundo. Le dijeron: Señor, danos siempre estepan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; elque a mí viene, nunca tendrá hambre; y el queen mí cree, no tendrá sed jamás. Mas os hedicho, que aunque me habéis visto, no creéis.Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y alque a mí viene, no le echo fuera. Porque hedescendido del cielo, no para hacer mivoluntad, sino la voluntad del que me envió. Yesta es la voluntad del Padre, el que me envió:Que de todo lo que me diere, no pierda yonada, sino que lo resucite en el día postrero. Yesta es la voluntad del que me ha enviado:Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él,tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el díapostrero».Hoy me gustaría hablarles del pan de vida quese menciona en Juan 6, 16-40. Antes del pasajede las Escrituras de hoy está escrito que nuestroSeñor alimentó a más de 5000 personas albendecir cinco panes y dos peces, y que sobrarondoce canastas. Como nuestro Señor curó amuchas prsonas, una gran multitud le seguía.Tanto hombres como mujeres, jóvenes o viejos,seguían a Jesús para curar sus enfermedadesfísicas y para satisfacer su hambre. Jesús tenía loque hoy llamamos un club de fans.
  • 53. 53 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Trabajen por la comida que durahasta la vida eternaDespués de hacer el milagro que alimentó a5000 personas, Jesús pasó a través del mar hastallegar a una ciudad llamada Capernaum. La genteintentaba hacerle su rey secular y Jesús subiósolo a la montaña para orar. Mientrastanto Susdiscípulos navegaban hacia Capernaum solos.Despúes de haber remado unas tres o cuatromillas se encontraron con una gran tomenta. PeroJesús apareció caminando sobre las aguas haciala barca y subió abordo con ellos y así pudieronllegar a la orilla sanos y salvos.Al día siguiente la gente que estaba en la orillavio que sólo había una barca y se subieron a ellapara ver si Jesús estaba allí pensando: «Jesús hadebido irse a algún sitio en barca». Cuandollegaron al otro lado y encontraron a Jesús, ledijeron: «Rabbi, ¿estabas aquí? ¿Cuándo hasllegado?». Entonces Jesús les dijo: «De cierto, decierto os digo que me buscáis, no porque habéisvisto las señales, sino porque comisteis el pan yos saciasteis. Trabajad, no por la comida queperece, sino por la comida que a vida eternapermanece, la cual el Hijo del Hombre os dará;porque a éste señaló Dios el Padre» (Juan 6, 26-27).Jesús sabía que habían venido a Él porquequerían comer el pan de la carne y por eso lesdijo: «Trabajad, no por la comida que perece,sino por la comida que a vida eterna permanece,la cual el Hijo del Hombre os dará». El Hijo deDios vino al mundo encarnado en un hombre ydijo que Él daría el pan de la vida eterna a lagente. Por eso dijo: «No trabajéis por la comidaque perece, sino por la comida que os hará vivirpara siempre, y Yo os daré esta comida». Jesústambién dijo refiriéndose a Sí mismo: «Porque aéste señaló Dios el Padre». Esto significa que
  • 54. 54 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Dios Padre ha decidido dar el pan de vida a todoel mundo a través de Jesús exclusivamente.La gente que vino a Jesús se quedósorprendida por lo que dijo, porque todos estabaninteresados en sus asuntos carnales. Pensabanque el Señor les bendeciría de nuevo y lesalimentaria con pan y pescado delicioso, pero encambio Jesús les reprendió diciendo: «¡Sólobuscáis la comida que perece! Trabajad por elpan de la vida eterna». Les dijo que Él mismo lesdaría este pan. Así que la gente que le habíaseguido le pidió más detalles. Le preguntarontodos a Jesús: «Nos has dicho que trabajemos porel pan que dura hasta la vida eterna, ¿pero quédebemos hacer para llevar a cabo la obra deDios?». Entonces Jesús contestó: «Esta es laobra de Dios, que creáis en el que él haenviado».Mis queridos hermanos, deben recordar quecreer en el que Dios ha enviado es hacer la obrade dios. Como Jesús es el enviado de Dios, elque ha borrado todos los pecados del mundo ynos da vida eterna, creer en Él es hacer la obra deDios. Creer en Jesús es hacer la obra de Dios y esel camino hacia la vida eterna. Por el contrario, siintentan hacer buenas obras a ciegas, rezarmucho o servir a los demás siempre, no significanecesariamente que estén haciendo la obra deDios. Pero la gnete que allí estaba no lo sabía ycuando el Señor les dijo que trabajasen por lacomida que dura hasta la vida eterna, ellos lepreguntaron: «¿Qué debemos hacer? Nosotrostambién queremos hacer la obra de Dios».Entonces el Señor les dijo: «Esta es la obra deDios, que creáis en el que él ha enviado». Enotras palabras, nuestro Señor quiso querecibieran el pan de la vida eterna al creer en Él.Así que les dijo explícitamente: «Si creéis en Mí,recibiréis la vida eterna. He venido a daros el pande la vida eterna».
  • 55. 55 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Entonces la multitud preguntó de nuevo:«¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, yte creamos? ¿Qué obra haces? Nuestros padrescomieron el maná en el desierto, como estáescrito: Pan del cielo les dio a comer. ¿Puedeshacer este milagro?». En otras palabras, cuandoJesús les dijo: «Esta es la obra de Dios, quecreáis en el que él ha enviado», ellos le dijeron:«¿Puedes hacer estas señales?». Así que el Señorles dijo: «De cierto, de cierto os digo: No os dioMoisés el pan del cielo, mas mi Padre os da elverdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios esaquel que descendió del cielo y da vida almundo». Dicho de otra manera, esto es lo quedijo Jesús: «No fue Moisés quien os dio el pandel Cielo, sino Dios. Moisés rezó y Dios envió elmaná y este era el pan de la carne. Sin embargo,sólo Mi Padre os da el verdadero pan del Cielo yel pan de Dios es Aquel que viene del Cielo y davida al mundo». Así que este pasaje significa queJesús es el pan del Cielo, el verdadero pan eternoque Dios Padre envió para dar vida a lahumanidad.La gente le dijo a Jesús: «Danos este pansiempre» y el Señor contestó: «Yo soy el pan devida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; yel que en mí cree, no tendrá sed jamás».Aquí me gustaría compartir la Palabra sobre elpan de vida con ustedes. El Señor dijorefiriéndose a Sí mismo: «Soy el pan de vida».Como el Señor es el pan de vida, si nadie comeeste pan de vida por fe, se recibe la vida eterna.Como Jesús dijo: «El que a mí viene, nuncatendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrásed jamás» nos podemos dar cuenta de que Jesúses el pan de vida para nosotros. Nuestro Señor esel pan de vida que vino al mundo. Es elverdadero pan que, cuando la gente lo come, lespermite recibir la vida eterna. El Señor habló deSí mismo haciendo una analogía con el pan para
  • 56. 56 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►explicar que vino al mundo para dar vida eterna alos seres humanos. Para ello se encarnó en unhombre, fue bautizado por Juan el Bautista paraaceptar los pecados del mundo en Su cuerpo,borró todos nuestros pecados a través de estebautismo y cargó con ellos hasta la Cruz parapagar la condena.Jesús es el pan de vidaLos que comieron maná murieron, del mismomodo en que quien bebió el elixir de la vida. Sinembargo, los que creen en el Señor de corazónrecibirán la vida eterna. Dios Padre da vidaeterna a quien cree en el Señor, que vino a estemundo encarnado en un hombre, fue bautizadopara cargar con nuestros pecados y así los aceptóy los borró, fue crucificado y derramó Su sangrehasta morir para ser condenado por estos pecadosy después se levantó de entre los muertos. Enotras palabras, nuestro Señor dice que los quecreen en Él de corazón, en Aquel que nos hadado la verdadera vida a todos nosotros,conseguirán una vida nueva y eterna y beberándel agua de la vida eterna y no volverán a tenersed nunca más.Al hacer el milagro de los cinco panes y losdos peces, el Señor alimentó a 5000 personas. Sellenaron, pero sólo en cuerpo y por poco tiempo.Ahora tenían que recibir la vida eterna al creer detodo corazón en Jesucristo, que se autoproclamóverdadero pan de vida. Estaba mal seguir alSeñor por cualquier otro motivo, sólo paraobtener la comida que perece, es decir, para verseñales y milagros, ser curados de enfermedadeso prosperar materialmente. Nuestro Señor dijo:«Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y alque a mí viene, no le echo fuera» (Juan 6, 37).¿Quiénes son los que el Padre le ha dado a
  • 57. 57 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Jesucristo? No son los que buscan las cosas de lacarne, sino los que quieren que sus almas seansalvadas del pecado y quieren convertirse enhijos de Dios, es decir los que desean la vidaeterna.Aunque nuestro Señor vino al mundo como elverdadero pan de vida, muchas personas siguensin obtener la verdadera vida porque no conocena Jesús correctamente ni creer en Él. En otraspalabras hay mucha gente que, aunque cree enJesús fervientemente, no puede recibir la vidaeterna porque cree en Él de manera incorrecta.Creen en Jesús y le siguen sólo para hacersericos, tener un coche caro o para encontrar lafama, pero no debemos seguir al Señor por estosmotivos. Está mal creer en Jesús y seguirle sólopor religión.La gente que Dios Padre envía al Señor sonlos pobres de espíritu y los que buscan las cosasespirituales, no los que buscan la riqueza de estemundo, su fama o su poder, sino los que estándestinados al infierno por sus pecados y quierenser perdonados. Esta es la gente que Dios Padreenvía al Señor para recibir la remisión de lospecados a través del Evangelio del agua y elEspíritu.Mis queridos hermanos, pronto el mundo serádestruido. Lo creamos o no la promesa de Diosse cumplirá sin falta. Verán el mundo venirseabajo con sus propios ojos si viven más tiempo.En realidad este mundo desaparecerá sin dejarrastro. Y sólo el Reino de Dios prevalecerá parasiempre. Así que estoy eternamente agradecidopor haber vivido creyendo en la Verdad delEvangelio del agua y el Espíritu y en que elSeñor ha borrado mis pecados.Para borrar nuestros pecados el Señor lostomó al ser bautizado y pagó la condena alderramar Su sangre en la Cruz y así nos quitó lospecados. Como el Señor nos ha convertido en
  • 58. 58 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►obreros a los que hemos recibido la remisión delos pecados y nos ha permitido entrar y vivir enSu Reino, estoy muy contento y lleno de gozo. ElSeñor nos ha dado el pan que no perece. Como elSeñor no nos ha dado el pan que desaparece, sinoel pan que no desaparece nunca, debo darlegracias por la verdadera salvación de los pecadosque Él nos ha dado.Todo lo que hay en este mundo no esnadaEstá escrito: «No améis al mundo, ni las cosasque están en el mundo. Si alguno ama al mundo,el amor del Padre no está en él. Porque todo loque hay en el mundo, los deseos de la carne, losdeseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, noproviene del Padre, sino del mundo» (1 Juan 2,15-16). ¿Cuál de estas cosas, la fama, la riqueza,el poder, los placeres, el conocimiento, es másvaliosa que la vida eterna? La vida eterna esmucho más importante que todas esas cosas. Esun regalo de Dios que sólo se puede recibir si nose tienen pecados en el corazón. Del mismomodo en que Dios Padre prometió que borraríanuestros pecados a través de Su Hijo y del mismomodo en que el Hijo dijo que se convertiría en elpan de vida, Jesucristo, el verdadero pan enviadodel Cielo, tomó nuestros pecados al serbautizado, fue condenado por ellos al sercrucificado y nos ha dado la verdadera vida allevantarse de entre los muertos.Cuando digo que todo lo que hay en estemundo no es nada, muchas personas piensan queestoy diciendo tonterías. Pero comparadas conlas bendiciones celestiales que nos permitenborrar nuestros pecados, convertirnosen hijos deDios sin pecado y entrar y vivir en Su Reino, lascosas de este mundo no son nada.
  • 59. 59 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►¿Qué es la vida? Todos nacemos del polvo yvolvemos al polvo, así es la vida. La vida es unviaje corto. En otras palabras, la vida no valenada aunque sea satisfactoria. Del mismo modoen que un viajero vuelve a casa al final de suviaje, la vida no permanece aquí para siempre.Vivimos en este mundo sólo durante un cortoperíodo de tiempo como viajeros y debemosvolver a nuestro hogar eterno. Nuestro verdaderohogar está en otro sitio. El destino final denuestras vidas está en otro sitio.Por tanto los que piensan que vivirán parasiempre en este mundo y se aferran a las cosas deeste mundo, están buscando la comida queperece. Cuando esta gente escucha a Jesúsdiciéndoles: «Os daré el pan de vida», ellospiensan: «¿Qué está diciendo? El pan es pan,¿qué es este pan de vida?».Mis queridos hermanos, deben entender que elpan de vida es Jesús. Jesús es el pan de la vidaeterna, el pan de la remisión de los pecados y elpan de la salvación. Por eso Jesús dijo: «Soy elpan de vida. Os daré este pan de vida. Vino delCielo no por Mi propia voluntad, sino por lavoluntad del que me envió». Jesús hizo elmilagro de los cinco panes y los dos peces paraenseñar esto y para ellos alimentó a mucha gentecon el pan de la carne primero.Jesús es el pan de vida. Por tanto los que dicencreer en Jesús aunque no sepan exactamentecómo se ha convertido en el pan de vida sonestúpidos, porque están pidiéndole a Jesús el pande la tierra en vez del pan celestial. En otraspalabras, muchos cristianos piden este panperecedero como el que la multitud de Juan 6tomó sólo por pocos instantes a través delmilagro de los panes y los peces.Mis queridos hermanos, debemos conocer aJesús y creer en Él como nuestro Salvador pararecibir la remisión de los pecados, convertirnos
  • 60. 60 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►en hijos de Dios y entrar en Su Reino paradisfrutar de la vida eterna y vivir para siempre.Por los menos, los que quieren creer en Jesúscomo su Salvador deben confesar los pecados desus corazones, creer en Jesús y ser salvados detodos sus pecados. Deben creer en Jesús paraconvertirse en hijos de Dios y entrar en Su Reinopara vivir para siempre. Por el contrario estotalmente estúpido creer en Jesús sólo demanera religiosa.Jesus dijo: «Todo aquel que el Padreme da, vendrá a Mí»¿Cuáles son los que el Padre ha enviado aJesucristo? Los que buscan las cosas del Cielo.Dios nunca envía a nadie que busque las cosasdel mundo.Ahora estamos teniendo una reunión en laIglesia. Aunque hemos facilitado la manera deque quien busque las cosas del Cielo venga a estareunión, han venido pocos. Esto demuestra quemucha gente ha dejado las cosas del Cielo atrás ybusca las cosas del mundo. En otras palabras, lagente busca a Jesús para hacerse rica, paracurarse de enfermedades, comprarse una casa oencontrar a una buena pareja. Esta gente nopuede venir a nuestra Iglesia. El Padre no envía aesta gente a Jesús, que da vida eterna a través delEvangelio de Verdad. Dios los envía a lasiglesias donde se reúnen los cristianos pecadores.Todo el mundo sabe si tiene o no pecados ensu corazón, y si está destinado al infierno o no.Ustedes saben si quieren creer en Jesús pormotivos espirituales y para recibir la remisión delos pecados, o por motivos carnales, paraprosperar en el mundo. Si echan un vistazo a suscorazones, pueden darse cuenta de si buscan loespiritual o lo carnal. Pero a pesar de ello, mucha
  • 61. 61 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►gente sigue engañando a su propia conciencia yse burla de Dios. Dios está poniendo Su hachasobre esta gente. Está diciendo: «Estoyesperando a todos los que buscan sólo el pan dela carne, el fuego está preparado. No ospreocupéis del fuego, seguirá ardiendo porquesoy muy paciente».Los que no han nacido de nuevo buscan lascosas carnales y lo justifican. Sin embargo, estáclaro que la motivación para convertirse en uncristiano debe ser espiritual. Jesús vino al mundocomo el Salvador que nos libraría de nuestrospecados (Mateo 1, 21). Esto significa que Jesúses quien nos ha salvado de todos nuestrospecados, no es alguien que nos haga ricos,prósperos o sanos. Creemos en Jesús para recibirla remisión de nuestros pecados, para ser justos,convertirnos en hijos de Dios y entrar y vivir enel Reino de Dios. No deben creer en Jesús pararecibir solamente las bendiciones de la tierra niconsiderar el cristianismo como una de lasmuchas religiones del mundo. Si esta fuera larazón por la que creen en Jesús, sería mejor queno creyeran y buscaran otra cosa en la que creer.La Biblia dice que Dios ha establecido que lahumanidad nazca una vez y muera una vez, y quedespués de esto viene el juicio (Hebreos 9, 27).Mis queridos hermanos, nuestro Señor nosconoce muy bien. En general, los seres humanosvivimos en este mundo unos 80 años y despuésnos presentamos ante Dios. Pronto, todos ustedesacabarán su viaje en este mundo y volverán a suhogar eterno. Estoy seguro de que quierenencontrar y recibir la comida que nunca perecemientras vivan, y así poder entrar en el Reino deDios. Para ello, para borrar los pecados de suscorazones, deben buscar la Verdad. Si tienenpecados, para encontrar la respuesta adecuada aesta pregunta: «¿Cómo puedo borrar mispecados?» deben venir a Dios con toda
  • 62. 62 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►sinceridad. En otras palabras, deben venir a Diospara la salvación de sus almas sin añadir nadamás a su relación con Dios. Un pecador debeexcluir todos sus deseos carnales de fama o dinery debe pensar en lo que debe hacer para romperla barrera del pecado que se interpone entre esapersona y Dios.Sólo hay una manera de ser aprobados porDios como personas perfectas: debemos borrarnuestros pecados para ser justos. ¿Cómopodemos borrar nuestros pecados? ¿Pueden serperdonados por sus pecados con tan sólo vivirpiadosamente e intentar borrar sus pecados porsu cuenta? No, es imposible. Entonces, ¿quédebemos hacer? Como el Señor dijo en el pasajede las Escrituras, la remisión de los pecados esalgo que nos da el Señor. Como Jesucristo es elHijo de Dios que nos da la verdadera remisión delos pecados y la vida eterna y nos bendice paraconvertirnos en hijos de Dios, debemos creer enJesús, el verdadero pan que Dios nos ha enviadodesde el Cielo.¿Creen que el pan de vida del Cielo esJesucristo? ¿Se dan cuenta de lo que Jesucristohizo por ustedes y por mí cuando vino a la tierra?Jesús fue bautizado en Su cuerpo por Juan elBautista para convertirse en nuestro verdaderopan. Jesús tomó los pecados en Su bautismo, losllevó consigo cuando fue crucificado y derramóSu sangre hasta morir. Y para darle la vida eternaa la humanidad el Señor se levantó de entre losmuertos. Todo esto fue planeado en el Cieloantes de la creación. Debemos tomar parte en laprovidencia de Dios al creer en Jesucristo.Debemos creer en esta Verdad de salvación sinfalta. Los que creen así han recibido la remisiónde sus pecados, han conseguido la vida eterna ycomen el verdadero pan que vino del Cielo. Estees el milagro que Dios hizo cuando vino almundo.
  • 63. 63 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►La gente le preguntó a Jesús: «Como estáescrito Moisés hizo que cayera el maná del Cieloy lo comimos. ¿Qué señal haces Tú para quecreamos en Ti?». El mayor milagro del mundo esel poder del Señor que ha borrado nuestrospecados de una vez por todas. El hecho de que elSeñor naciera en este mundo encarnado en unhombre, de que fuera bautizado a los 30 años,fuese crucificado, se levantase de entre losmuertos y nos salvase es el mayor milagro y lamayor señal de todas.Si la Verdad de la salvación está tan clara,¿cómo no creer en ella? ¿Fue crucificado nuestroSeñor simplemente cuando vino al mundo?¿Acaso no tomó nuestros pecados al serbautizado? De hecho al ser bautizado Jesúsnuestros pecados desaparecieron. Aunque Jesúsnos ha enseñado este hecho, algunas peronas nolo saben y no creen. Aunque sólo crean en lasangre derramada en la Cruz, dicen que creen enJesús. Intentan borrar sus pecados diariosofreciendo oraciones de penitencia y esto es lomismo que pedirle a Jesús que borre sus pecadoscontinuamente aunque Jesús ya haya borradotodos sus pecados.Ustedes y yo nunca debemos hacer esto, sinoque debemos comer el pan que vino del Cielo porfe. Sólo cuando comemos este pan del Cielo porfe ya no somos creyentes insuficientes quesiguen pidiendo más y más. Cuando el pan vienedel Cielo, debemos comerlo por fe, pero a pesarde esto mucha gente intenta alcanzar su salvaciónhaciendo su propio pan y ofreciéndoselo a Dios.El pan de la tierra se llena de moho en uno o dosdías, se pudre y se llena de gusanos que llenan lahabitación de olor. Pero el verdadero pan quevino del Cielo es el pan de la vida eterna quenunca se pudre ni se llena de moho.Jesús, que nos ha dado el pan de la vidaeterna, vive para siempre. Ha borrado todos
  • 64. 64 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►nuestros pecados y nos ha dado la verdaderavida. Debemos comer el pan que cayó del Cielocon nuestros corazones al creer en él. Debemoscomer y creer en el pan que el Señor nos ha dadocon nuestros corazones; si comemos el pan hechopor nosotros, éste no se convertirá en el pan devida.¿Qué necesitan los pecadores? ¿No necesitanque sus corazones estén sin pecado, convertirseen personas sin pecado, en hijos de Dios yprepararse para la próxima vida? Todo el mundonecesita el tipo de fe que le prepara para lapróxima vida. No importa cuánta gente vive eneste mundo, después de todo esta vida esefímera. Ya vivamos bien o mal, la vida es corta.Todo lo que hay en este mundo es temporal.La humanidad debe comer el pan que vino delCielo. Este pan debe comerse con el corazón, noa través de las buenas obras y los actos desacrificio. Nadie debe intentar comprarlo condinero. Este pan vino del cielo y nunca perece,borra todos los pecados y hace que vivamos parasiempre si lo comemos por fe. Así que, ¿por quéintentaría alguien comprarlo con dinero uobtenerlo mediante sus buenas obras? Los que noconocen la Verdad del Evangelio del agua y elEspíritu y no aprecian su valor intentancomprarlo.En el capítulo 13 de Mateo se dice que elReino de los Cielos es como un mercader quebusca perlas preciosas. Dice que cuando unmercader de perlas se encuentró una de granvalor, fue y vendió todo lo que tenía para podercomprarla (Mateo 13, 45-46). Mis queridoshermanos, incluso si tienen que dar todo lo quetienen, deben creer en Jesuscristo y seguirleporque Él es el pan que vino del Cielo. ¿No creenque vale la pena creer en esta maravillosa Verdadde salvación que dice que el Señor nso hasalvado de todos nuestros pecados al venir al
  • 65. 65 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►mundo, ser bautizado, morir en la Cruz ylevantarse de entre los muertos? ¿No vale la penaaferrarse a esta Verdad, creer en ella, defenderla,predicarle y vivir por ella?El Evangelio del agua y el Espíritu es el panque vino del Cielo. Es el pan más valioso, el panque nunca perece ni desaparece. Así que graciasa este pan podemos reír de gozo, dar gracias aDios siempre y vivir espiritualmente siempre.Mis queridos hermanos, el que podemosencontrar consuelo incluso en nuestrasinsuficiencias y encontrar satisfacción incluso enla pobreza se debe a que hemos comido el pandel Cielo y a que hemos alcanzado la vida eterna.El Evangelio del agua y el Espíritu nos daverdadero gozo y satisfacción.Por eso los que han encontrado la Verdad dela vida eterna compran esta Verdad aunquetengan que vender todo lo que tienen. No haynadie que haya conocido a Jesús sin haberlosacrificado todo. Si quieren creer en el Evangeliodel agua y el Espíritu y recibir la remisión de suspecados, deben dejar todo lo que tienen. Debenentender que todo lo que no sea el Evangelio delagua y el Espíritu no es nada, es basura. ¿Puedencomparar la Verdad del Evangelio del agua y elEspíritu con algo que hayan conocido hastaahora? Las cosas del mundo no son nada más quebasura si las comparamos con el Evangelio delagua y el Espíritu. ¿Qué cosas del mundo sepueden comparar con las cosas del Señor? Todolo que hay en el mundo se corromperá con eltiempo, perecerá y desaparecerá.El Señor vino al mundo para darnos el pan devida que nunca desaparece o se corrompe. Él esel verdadero pan de vida que vino del Cielo. Alconvertirse en el verdadero pan de vida el Señorha borrado todos nuestros pecados. Al serbautizado, tomó los pecados del mundo y losborró. Como Jesús cargó con los pecados del
  • 66. 66 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►mundo a través de Su bautismo, todo el que creeen esto ha sido librado de sus pecados. ¿Qué hayde ustedes? ¿Se han borrado los pecados de sucorazón? Sé que todos sus pecados se hanborrado al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu.Mis queridos hermanos, ¿creen que cualquierapuede creer en Jesucristo, el pan de vida? No,sólo podemos creer en el Señor si Él nosencuentra primero. ¿Qué tipo de gente busca elSeñor? Aquellos cuyos corazones agradan alSeñor. Esta gente que Dios considera apropiada ya la que dice: «Merecéis creer en Mi Hijo. Estáiscualificados para creer en Mi Hijo» es pobre deespíritu, tiene sed y hambre de justicia y llora porsus pecados. Dios juzga al resto: «No estáiscualificados para creer en Mi Hijo».Para darnos la vida eterna, Jesús nos hasalvado a través del Evangelio del agua y elEspíritu. Nuestro Señor dijo: «El que come micarne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo leresucitaré en el día postrero» (Juan 6, 54). Loque nos levantará el último día es esta misma feen el Evangelio del agua y el Espíritu.Mis queridos hermanos, creer en el Señorcomo su Salvador es una maravillosa bendición.Han aceptado el Evangelio del agua y el Espíritupara creer en el Señor como su Salvador. ¿Creenque pueden cambiar esta fe con otra cosa?¿Creen que hay algo más valioso que esto? ElSeñor se ha convertido en el pan de vida paranosotros y nos ha dicho que comamos de Él.Dijo: «Si me coméis por fe, recibiréis la remisiónde los pecados y la vida eterna. Vuestra vidaeterna estará garantizada. Lo he preparado todopara vosotros». Debemos entender queJesuscristo es el pan de vida. Debemos creer enÉl de corazón y come este pan de vida.En esta era hay muchos cristianos que dicencreer en Jesús. Pero, ¿cuántos creen de verdad en
  • 67. 67 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►este verdadero pan de vida? ¿Cuánta gente vienea la iglesia para creer en Jesucristo como suSalvador y su verdadero pan? Muy poco. Elproblema es que casi todos los cristianos creenen Jesús por su cuenta, sin saber lo que deberíanbuscar. Lo que es más importante para loscristianos es la remisión de los pecados. La feempieza por la remisión de los pecados y sólocuando la fe empieza correctamente, podemosconseguir todas las bendiciones celestiales.¿Están llenos espiritualmente cuando sólo lamenla superficie de la Palabra y se dejan lo másindispensable?El primer botón de su vida de fe se abrochacorrectamente cuando creen en la Verdad de queel Señor se ha convertido en el verdadero pan desalvación para ustedes y para mí. Para borrarnuestros pecados, el Señor cargó con ellos al serbautizado, derramar Su sangre en la Cruz ylevantarse de entre los muertos. Como el Señorha completado nuestra salvación, nos hapermitido obtenerlasi creemos en Él. Este es elmensaje central que nuestro Señor estáenviándonos a través del pasaje de las Escriturasde hoy.Y el Señor dijo: «Al que a mí viene, no le echofuera» (Juan 6, 37). Todos los que buscan alSeñor para obtener la remisión de sus pecadosencontrarán el Evangelio del agua y el Espíritu, yal creer en este Evangelio de corazón, seránredimidos de sus pecados. Cuando nospresentamos ante el Señor, debemos hacerlo pormotivos espitiuales. Debemos venir a Dios por lasalvación de nuestras almas y por su bien. Quienvenga al Señor por cualquier otro motivo saldráde la carrera hacia la vida eterna porque no creeen el Evangelio de Verdad de corazón. Aunqueparezca lo mismo seguir al Señor por motivosespirituales o carnales, las consecuencias sonmuy diferentes.
  • 68. 68 Trabajen por la comida que dura hasta la vida eterna◄ Índice ►Jesuscristo, el verdadero pan del Cielo nos hasalvado de todos nuestros pecados a través de Subautismo y Su sangre derramada en la Cruz. Alhacerlo el Señor nos ha dado una nueva vida ynos ha permitido vivir con Él para siempre, parano volver a probar la muerte. Ahora al creer en elhecho de que quien cree en este Evangelio deVerdad ha recibido la remisión de los pecados, yal creer que volveremos a vivir en el último día,debemos cumplir todo lo que el Señor nos hamandado. En este momento en el que las grandestribulaciones están cerca, debemos teneresperanza y debemos creer en este Evangelio connuestros corazones.Vivamos todas nuestras vidas por fe yvayamos a conocer a nuestro Señor cara a cara.
  • 69. ◄ Índice ►CAPÍTULO 4
  • 70. 70 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►Vivir según el Espíritu< Juan 6, 26-40 >«Respondió Jesús y les dijo: De cierto, decierto os digo que me buscáis, no porquehabéis visto las señales, sino porque comisteisel pan y os saciasteis. Trabajad, no por lacomida que perece, sino por la comida que avida eterna permanece, la cual el Hijo delHombre os dará; porque a éste señaló Dios elPadre. Entonces le dijeron: ¿Qué debemoshacer para poner en práctica las obras deDios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es laobra de Dios, que creáis en el que él haenviado. Le dijeron entonces: ¿Qué señal,pues, haces tú, para que veamos, y tecreamos? ¿Qué obra haces? Nuestros padrescomieron el maná en el desierto, como estáescrito: Pan del cielo les dio a comer. Y Jesúsles dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dioMoisés el pan del cielo, mas mi Padre os da elverdadero pan del cielo. Porque el pan de Dioses aquel que descendió del cielo y da vida almundo. Le dijeron: Señor, danos siempre estepan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; elque a mí viene, nunca tendrá hambre; y el queen mí cree, no tendrá sed jamás. Mas os hedicho, que aunque me habéis visto, no creéis.Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y alque a mí viene, no le echo fuera. Porque hedescendido del cielo, no para hacer mivoluntad, sino la voluntad del que me envió. Yesta es la voluntad del Padre, el que me envió:Que de todo lo que me diere, no pierda yonada, sino que lo resucite en el día postrero. Yesta es la voluntad del que me ha enviado:Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él,tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el díapostrero».
  • 71. 71 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►La Verdad que debemos saberAntes de empezar pasemos a otros pasajes enla Biblia. Romanos 8, 5 dice: «Porque los queson de la carne piensan en las cosas de la carne;pero los que son del Espíritu, en las cosas delEspíritu». Más adelante, Romanos 8, 12-14 dice:«Así que, hermanos, deudores somos, no a lacarne, para que vivamos conforme a la carne;porque si vivís conforme a la carne, moriréis;mas si por el Espíritu hacéis morir las obras dela carne, viviréis. Porque todos los que songuiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijosde Dios».Nuestro Señor nos ha salvado de todosnuestros pecados. Nuestro Dios vino al mundocomo nuestro Salvador y nos ha salvado denuestros pecados. El Señor sabía muy bien quesomos muy débiles y por eso vino al mundo ytomó los pecados de todos los seres humanos alser bautizado cuando tenía 30 años. Y cargó conestos pecados hasta la Cruz, fue crucificado yderramó Su sangre y así fue condenado pornuestros pecados. Así Jesús nos ha salvado denuestros pecados a través del Evangelio del aguay el Espíritu, se ha convertido en nuestroverdadero Salvador. Al vivir en este mundotenemos muchas insuficiencias y debilidades,pero aún así nuestro Señor vino al mundo paraconvertirse en nuestro Salvador, fue bautizado,murió en la Cruz, se levantó de entre los muertosy así nos ha salvado a todos.Los seres humanos deben vivir con confianzaen Dios. Al vivir en este mundo no podemosevitar caernos constantemente y abandonarlotodo por desesperación porque somos demasiadodébiles. Por eso debemos vivir por fe en Dios. Elque podamos vivir en este mundo es posiblegracias a nuestra fe en Dios. Si no confiamos enÉl no podemos sobrevivir. Al poner nuestra fe en
  • 72. 72 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►Dios podemos tener éxito en nuestros negocios yvivir nuestras vidas diarias de manera adecuadahasta el día en que el Señor nos lleve a casa. Ygracias a nuestra fe en Dios hemos sido libradosde nuestros pecados, salvados, bendecidos yprotegidos por Dios en nuestras vidas.Está escrito: «Pero sin fe es imposible agradara Dios; porque es necesario que el que se acercaa Dios crea que le hay, y que es galardonador delos que le buscan» (Hebreos 11, 6). Como Diosdijo, quien no tiene fe no puede complacer aDios, pero quien sabe que es débil e insuficiente,y quien se aferra al Evangelio del agua y lasangre, da gracias por él y cree eln él, puedeconseguir la paz. Aún es más, Dios concede Sugracia a los justos que conocen los límites de susfuerzas, admiten su falta de poder, confían enDios para pedirle ayuda y le siguen. Este tipo deperosnas vive una vida que está llena de la graciade Dios.Los seres humanos deben vivir creyendo enDios. Dicho de otra manera, los seres humanosno pueden sobrevivir si no creen en Dios. Por esoDios vino al mundo para convertirse en nuestroSalvador. El Señor vino al mundo y ha salvadolas almas perdidas para convertirse en nuestroPastor. Cuando vagabamos por el desierto Diosvino a nosotros y nos llevó a pastos verdes, allado de las aguas quietas. Por eso debemos creeren Dios. Y al poner nuestra fe en Él podemosvivir nuestras vidas en este mundo desolado.Algunos cristianos piensan que creer en Jesúses una cosa, pero vivir en sociedad es otra. Creenque su vida social se lleva mejor por su propiacuenta. Sin embargo estos pensamientos no sonnada más que un producto de su ignorancia. Sólopor fe podemos recibir la remisión de nuestrospecados y convertirnos en hijos de Dios. Delmismo modo en que hemos sido salvados por fe,debemos vivir en sociedad por fe.
  • 73. 73 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►Mis queridos hermanos, echen unvistazo a este SalmoComo está escrito en Salmos, después de queDavid se convirtiera en rey, luchó en muchasguerras. David creía en Dios. Como está escrito:«Contigo desbarataré ejércitos, y con mi Diosasaltaré muros» (2 Samuel 22, 30), gracias a sufe en Dios David asaltó muros y luchó enguerras. Por esta fe en Dios rezó y le pidióayuda, y recibió respuestas a sus oraciones y lassiguió. Cuando los profetas de Dios le decían quéhacer, David seguía sus palabras como la Palabrade Dios, y así luchó muchas batallas, conquistó atodas las naciones alrededor de Israel y les cobrótributos. En este Salmo de la Biblia podemos verque David vivió por fe.Del mismo modo, el que podamos vivir en elEspíritu mientras vivimos en este mundo esposible si acudimos a Dios. Todos nosotrosdebemos vivir creyendo en Dios sin perdernuestra fe en Él. Les pido que vivan por fe sinfalta. Espero de todo corazón que tengan fe enDios como el rey David.Debemos vivir con fe aunque sea tan pequeñacomo un grano de mostaza. Aunque no tenganesta fe, les pido que confíen en Dios, se aferren aSu Palabra por fe y acepten el consejo de lossiervos de Dios, Su Iglesia y sus predecesores enla fe. Deben aferrarse a la Palabra de Dios decorazón y estar dispuestos a decir: «Aunque notengo fe, si la Palabra de Dios lo dice es verdad».Esto hará que su fe crezca y se convierta en unasemilla de mostaza, que hagan obras de vida yque el poder de la Palabra de Dios esté conustedes. Así es cómo crece la fe.Mis queridos hermanos, vivamos por fe enDios. Nuestro Señor dijo en Romanos 8, 5:«Porque los que son de la carne piensan en lascosas de la carne; pero los que son del Espíritu,
  • 74. 74 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►en las cosas del Espíritu». El señor nos estáenseñando que los que vivie por la carne buscanlas cosas que complacen a la carne. Y tambiénnos está enseñando que los que viven según elEspíritu ponen sus mentes en la salvación de lasalmas.Todos nosotros le debemos a Dios por Suamor. Por eso tenemos que pagar esa deuda porel amor de Dios. Estamos en deuda con el amorde Dios y Su gracia de salvación. Si Dios no noshubiera salvado a través del Evangelio del agua yel Espíritu, no podríamos evitar ir al infierno. Alvenir al mundo, ser bautizado y derramar Susangre en la Cruz, nuestro Señor nos ha salvadode todos los pecados. Jesús tomó los pecados delmundo en Su bautismo para que fuésemosredimidos de nuestros pecados. Murió en la Cruzpara librarnos de la condena y al hacerlo noslibró de los pecados.Estamos en deuda con el amor de Dios y Susalvación. Por supuesto no podemos pagar todasnuestras deudas a Dios por Su amor, pero almenos debemos vivir cómo Él quiere quevivamos. Aunque hemos nacido de nuevo, comotodavía estamos en la carne, cometemos actoscarnales a menudo. Sin embargo seguimossiendo hijos de Dios nacidos de nuevo. Si creenque Jesús vino al mundo y borró los pecados quecometen hasta el día en que mueran, deben darsecuenta de que son el pueblo de Dios nacido denuevo y guiado por el Espíritu.En romanos 7, 5-6 está escrito: «Porquemientras estábamos en la carne, las pasionespecaminosas que eran por la ley obraban ennuestros miembros llevando fruto para muerte.Pero ahora estamos libres de la ley, por habermuerto para aquella en que estábamos sujetos,de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo delEspíritu y no bajo el régimen viejo de la letra».Antes de nacer de nuevo las pasiones
  • 75. 75 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►pecaminosas obraban en nuestros cuerpos. Yéstas nos hicieron dar el fruto de la muerte, tal ycomo Dios nos está enseñando aquí. Sinembargo, el Apóstol Pablo dice que hemosllegado a hacer la obra de salvar a las almas através del Espíritu Santo, porque morimos ante laLey y la carne y nos dice que nos demos cuentade ello.Los que siguen a Dios deben saber que tantosu carne como la Ley han muerto con Jesús.Deben entenderlo, creerlo y seguirlo. Entonces,¿qué significa que nuestra carne haya muerto?Significa lo siguiente: Todos pecamos hasta eldía en que morimos, pero como nuestro Señorfue bautizado, tomó los pecados del mundo quecometemos con nuestra carne, y los llevó a laCruz donde murió en nuestro lugar, nuestra carnetambién murió. La muerte de Jesús es su muertey la mía. Cuando Jesús fue crucificado y Sucarne murió, nuestra carne también murió.Por tanto todos los cristianos deben creer en elbautismo de Jesús, Su muerte en la Cruz y Suresurrección. Deben creer que cuando Jesús fuebautizado, todos sus pecados fueron pasados aJesús. Él cargó con todos los pecados del mundo,incluso los que cometeremos en el futuro hasta eldía en que muramos, y fue crucificado y murióen la Cruz por nosotros. Esto es lo que debencreer. Debemos vencer a la carne por fe y nomorir por ella, sino ser salvados.Además hemos muerto ante la Ley de Dios.Estamos muertos para esta Ley en Su Verdad.Pero, ¿qué pide la Ley? Como está escrito: «Elprecio del pecado es la muerte», el precio que laLey nos pide es la muerte. A través de Subautismo el Señor tomó todos los pecados delmundo que cometemos al traspasar la Ley. Poreso Jesús tuvo que ser crucificado hasta morir.Ahora, del mismo modo en que estamos muertosante la Ley, también estamos muertos en la
  • 76. 76 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►carne, pero estamos vivos ante Dios. Esto es loque debemos creer. Debemos creer que nuestrasalmas han sido salvadas por fe y que nuestroscuerpos también resucitarán.Hoy leeremos Juan 6En el pasaje de las Escrituras de hoy Jesúsdijo: «Trabajad, no por la comida que perece,sino por la comida que a vida eterna permanece,la cual el Hijo del Hombre os dará; porque aéste señaló Dios el Padre» (Juan 6, 27). NuestroSeñor nos enseñó que no debemos trabajar por lacomida que perece, sino por la que trae la vidaeterna.Este pasaje continua en los versos 28 y 29 ydice: «Trabajad, no por la comida que perece,sino por la comida que a vida eterna permanece,la cual el Hijo del Hombre os dará; porque aéste señaló Dios el Padre. Entonces le dijeron:¿Qué debemos hacer para poner en práctica lasobras de Dios?». Básicamente en este pasajeJesús dijo que creer en el Señor es hacer lasobras de Dios. La gente trabaja por dos tipos decosas: por la comida que perece y por el pan dela vida eterna. La gente trabaja por esas doscosas. Y Él dejó claro que no debemos trabajarpor la comida que perece sino por la vida.Cuando nuestro Señor hizo el milagro de lospanes y los peces en la otra orilla del río Tiberias,con una pequeña cantidad de comida pudoalimentar a tanta gente que la Biblia dice: «Y serecostaron como en número de cinco milvarones» (Juan 6, 10). Así que la multitud siguióa Jesús, pero el motivo por el que le seguía eraobtener el pan de la carne. Seguían a Jesús parapoder cenar una vez terminaron la comida demediodía.Por supuesto que todos nosotros necesitamos
  • 77. 77 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►el pan de la carne. Sin embargo nuestro Señordijo: «Trabajad, no por la comida que perece,sino por la comida que a vida eterna permanece,la cual el Hijo del Hombre os dará; porque aéste señaló Dios el Padre» (Juan 6, 27). ¿Quéocurre cuando creemos en nuestro Señor? Querecibiremos la vida. Nuestro Señor dijo: «Yo soyel pan de vida» (Juan 6, 35). Al entregar Sucuerpo nuestro Señor nos ha dado la vida eterna.Está escrito: «Esta es la obra de Dios, quecreáis en el que él ha enviado» (Juan 6, 29).Aunque debemos trabajar, debemos hacer lascosas que nos dan la salvación y que compartenla salvación con otros. ¿Cómo podemos haceresta obra de salvación y compartirla con otros?Al comer y compartir el pan del Espíritu y creerque Jesús es el pan de vida.Y también debemos darnos cuenta de queDios no echa a nadie que venga a Jesús. Nuestroseñor dijo que es el pan de vida: «Creed en Mí.Soy el Hijo de Dios, el Creador que hizo eluniverso entero y cargó con todo vuestrospecados en Mi propio cuerpo. Creed que soy elSalvador que tomó todos vuestros pecados en Micuerpo. Cargué con esos pecados al ser bautizadoy fui condenado en la Cruz. Me levanté de entrelos muertos y os he salvado a todos. Si creéis quesoy el Dios que os permite conseguir la vida, sersalvados y recibir la remisión de los pecados,debéis comer el pan de vida, recibir la comidaque no perece y alcanzar la salvación eterna».Esto es lo que el Señor nos estaba diciendo.De heho, Dios, nuestro Padre nos ha salvadoal enviar a Su Hijo a este mundo. Creer en Jesús,el Hijo de Dios Padre y nuestro Salvador, yrecibir la remisión de nuestros pecados y la vidaeterna es tener la comida que no perece nunca.Recibir la vida eterna, la remisión de los pecadosy esta salvación es la voluntad de Dios, es decir,lo que el Padre quiere de nosotros.
  • 78. 78 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►¿Cómo nos salvó nuestro Señor cuando vinoal mundo? ¿Cómo se convirtió en nuestro pan devida? ¿Qué tipo de pan debemos comer paraconseguir la vida eterna?Ayer hablé del emperador Qin Shi, que intentóencontrar el elixir de la vda. Hoy en día se diceque los niños pueden crecer más rápidamente sise les inyectan hormonas y que existen hormonasque pueden hacer más fuertes a las personasmayores, pero nunca he oído hablar de lapanacea de la vida eterna. Si hubiera algún tipode pan que nos hiciera vivir para siempre, ¿acasono comeríamos de este pan? Por supuesto que sí.Esto se debe a que todo el mundo quiere vivirpara siempre como el emperador Qin Shi quebuscaba el elixir de la inmortalidad.Cuando el emperador Qin Shi oyó que noenvejecería y se mantendría joven si bebíaextractos de unas hierbas en concreto, envió a sussiervos por todo el mundo para buscarlas. Así,muchos de sus hombres viajaron por todo elmundo y volvieron con las mejores hierbas quepudieron encontrar. El emperador tomó estashierbas durante el resto de su vida pero al finalmurió de todas formas.Sin embargo existe el pan de la verdaderainmortalidad en este mundo. Este pan es elcuerpo de Jesús. Comer el cuerpo de Jesús esrecibir la vida eterna. Comer la carne de Jesús esobtener la vida eterna.Jesús entregó Su cuerpo por nosotros. Durantela Última Cena, Jesús reunió a Sus discípulos,partió el pan y se lo pasó. Y dijo: «Este es Micuerpo». Jesús dijo que Su cuerpo era el pan dela vida eterna. ¿Por qué dijo esto Jesús? Porquecargó con los pecados del mundo en Su cuerpocuando vino al mundo. El Señor se identificócomo el Alfa y el Omega. Esto significa que creóel universo y que juzgará al mundo para empezaruno nuevo. Para salvar a los seres humanos y
  • 79. 79 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►acabar con este mundo en Su amor y justicia,tomó todos los pecados de todo el mundo en Sucuerpo desde el principio hasta el final. Por esoel Señor dijo que Su cuerpo era el pan de vida.Pasemos al capítulo 3 de Mateo. Aquí vemosque Jesús empezaba Su vida pública y que loprimero que hizo fue ser bautizado en Su cuerpopor Juan el Bautista. En Mateo 3, 15-16 estáescrito: «Pero Jesús le respondió: Deja ahora,porque así conviene que cumplamos todajusticia. Entonces le dejó. Y Jesús, después quefue bautizado, subió luego del agua; y he aquícielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu deDios que descendía como paloma, y venía sobreél». ¿Por qué fue bautizado el Señor por Juan elBautista? Y ¿por qué dijo: «Conviene quecumplamos toda justicia»?En todo el capítulo 6 de Juan Jesús dice: «Sialguien come Mi carne, nunca tendrá hambre. Micarne es verdader comida y Mi sangre esverdader bebida. Quien no coma Mi carne nibeba Mi sangre, no recibirá la vida eterna». ¿Porqué dijo Jesús esto? ¿Por qué dijo nuestro Señorque Su cuerpo era el pan de vida? Porque Jesúsvino al mundo, aceptó los pecados del mundo alser bautizado por Juan el Bautista, el mayorhombre nacido de mujer. Como Jesús aceptó lospecados del mundo al recibir el bautismo en Sucuerpo, dijo que toda la justicia se habíacumplido y que Su cuerpo se había convertido enverdadero pan de vida.El Señor fue bautizado para cargarcon nuestros pecados¿Cuándo tomó Jesús todos los pecados quecometemos en nuestras vidas y los de los demás?Tomó los pecados del mundo cuando fuebautizado en Su cuerpo. Como Él dijo: «Porque
  • 80. 80 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►conviene que cumplamos toda justicia» (Mateo3, 15), al ser bautizado por Juan el Bautista Jesúsnos dejó a todos sin pecados. Juan el Bautistacumplió su tarea como Sumo Sacerdote al pasarlos pecados de la humanidad a Jesús en Subautismo. Del mismo modo en que el SumoSacerdote pasaba los pecados del pueblo deIsrael de todo un año en el Antiguo Testamentode una vez por todas mediante la imposición demanos en la cabeza del chivo expiatorio, Jesúsvino al mundo como el Cordero expiatorio y fuebautizado para salvar a los pecadores. Él cumpliótoda la justicia al ser bautizado, diciendo:«Porque conviene que cumplamos toda justicia»(Mateo 3, 15).Por culpa del pecado nadie puede evitar lamuerte. Pero todo el mundo quiere vivir durantemucho tiempo y seguir joven. Además todo elmundo quiere entrar en el Reino de Dios comopersonas justas sin pecado. Sin embargo, porculpa del pecado estamos condenados, por culpadel pecados estamos malditos, por culpa delpecado nunca nada va bien con nosotros, porculpa del pecado no podemos acercarnos a Diosy por culpa del pecado no podemos escapar delinfierno.Pero para salvar a personas como nosotros, elSeñor fue bautizado en Su cuerpo. Al aceptar lospecados del mundo a través de Su bautismo,Jesús cumplió toda justicia. Aceptó todos lospecados en Su cuerpo al ser bautizado y estecuerpo de Jesús se convirtió en pan de vida paratodos nosotros. Por tanto la salvación que trae lavida eterna está en los que creen que sus pecadosfueron pasados a Jesús. El bautismo de Jesúsconstituye la salvaicón que nos da la vida. Alcreer en el Evangelio del agua y el Espíriturecibimos la remisión de nuestros pecados.¿Cómo creemos en Dios y recibimos laremisión de nuestros pecados? Hemos sido
  • 81. 81 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►perdonados por nuestros pecados al creer queJesús vino al mundo para salvar a los pecadores,que tomó los pecados del mundo al ser bautizadoy que fue condenado como el Cordero de Diosque cargó con los pecados del mundo. Al serbautizado y morir en la Cruz Jesús nos salvó,mediante Su cuerpo y Su sangre. Por tanto, quiencree en este Jesús de corazón puede conseguiruna vida nueva, recibe la remisión de lospecados, se convierte en una persona justa, seconvierte en un hijo de Dios, y entra en el Reinode Dios.Mis queridos hermanos, ¿qué está intentadodecirnos el Señor en Juan 6? Nos está diciendoque trabajemos por el pan que nos permite vivirpara siempre. ¿Qué tipo de obra debemos hacer?Debemos hacer lo que nos proporciona la vidaeterna. Debemos creer en Jesús y seguirle pararecibir la vida eterna.Y después de recibir la remisión de lospecados debemos hacer la obra de compartir lavida eterna. Dios dice que sólo los que hannacido de nuevo a través del Evangelio del aguay el Espíritu pueden hacer la obra de compartiresta vida. Como Jesús dijo que creer en el queDios ha enviado es hacer la obra de Dios, creeres hacer esta obra. Creer en Él no esinsignificante. Creer es también una obra.Mis queridos hermanos, aunque el Señor hayahecho posible que nazcan de nuevo del agua y lasangre, esto no vale para nada si no creen en estaVerdad. Aunque Jesús les haya salvado al veniral mundo, ser bautizado, cargar con los pecadosdel mundo y morir en la Cruz, si no se aferran aesta Verdad por fe, no podrán recibir la vidaeterna. Si no creen, la Palabra de Dios no vale denada para ustedes»Mis queridos hermanos, si lo dicen con suspropias palabras que creen, pero en realidad nocreen de corazón, su fe no vale para nada. De
  • 82. 82 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►hecho la Biblia dice que con el corazón se creepara la justicia y que con la boca se hace laconfesión para la salvación. La Palabra de Diosproclama que recibimos la vida eterna al creercon el corazón que Jesús tomó todos nuestrospecados al ser bautizado. Al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu según la Palabrade Dios podemos ser perdonados por todosnuestros pecados. Esto es lo que Pablo quisodecir con el pasaje: «Porque con el corazón secree para justicia, pero con la boca se confiesapara salvación» (Romanos 10, 10).Mis queridos hermanos, ¿por qué vino Jesús aeste mundo? Vino para salvarnos del pecado.¿Por qué fue bautizado Jesús? Fue bautizado paraaceptar todos nuestros pecados. ¿Por qué fueJesús a la Cruz para ser crucificado? Fuecrucificado porque había cargado con nuestrospecados. ¿Por qué tuvo que levantarse Jesús deentre los muertos? Para devolvernos a la vida alos que habíamos muertos por nuestros pecados.Al aceptar nuestros pecados a través de Subautismo, al morir en la Cruz y levantarse deentre los muertos, Jesús nos ha dado una vidanueva a los que creemos en Él, y nos ha dado lavida eterna y la justicia de la salvación eterna.Deben creer que Jesús resucitó para quitar todosnuestros pecados a los ojos de Dios. Misqueridos hermanos, deben entender esto con sucabeza y creer en esta Verdad con el corazón.¿Por qué fue bautizado Jesús? Como en elAntiguo Testamento los pecados se pasaban a unanimal expiatorio mediante la imposición demanos, Jesús vino al mundo y fue bautizado delmismo modo. Nuestro Señor dejó claro quenunca rechazaría a los que viniesen a Él. ElSeñor nunca rechaza a los que creen en Él.El Señor es el pan de vida. Para los que creenque el Señor cargó con todos los pecados delmundo en Su cuerpo al ser bautizado, y que
  • 83. 83 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►murió en la Cruz y se levantó de entre losmuertos para devolvernos a la vida, nuestroSeñor es el pan de vida. Al creen de corazón enel bautismo de Jesús y en Su sangre derramadaen la Cruz, podemos comer este pan. Y quiencome este pan se salva y recibe la vida.Debemos considerear para qué vamos a vivirel resto de nuestras vidas. Debemos pensar sobrecómo debemos vivir; si debemos vivir según laobra del Espíritu que salva las almas o pornuestra propia carne. Quien haya nacido denuevo del pecado al creer en el Evangelio delagua y el Espíritu debe creer que ha muerto en lacarne y en la Ley, y que por tanto se haconvertido en un obrero cuya tarea es salvaralmas. Todos debemos creer esto. Por esta fedebemos seguir al Espíritu Santo, no a la carne.Como los que hemos recibido la remisión de lospecados ahora no tenemos nada que ver con elpecado, tenemos que trabajar para salvar a otrasalmas. En vez de trabajar por la comida queperece, debemos trabajar por la obra del Espírituque hace que los demás nunca tengan sed y laobra que les da la vida eterna. Debemos seguir alEspíritu.En muchas ocasiones estamos atados aúnhabiendo recibido la remisión de los pecados,pero ¿cómo deberíamos vivir? ¿Qué nos estádiciendo el Señor hoy? ¿Nos está diciendo quesigamos a la carne? ¿O nos está diciendo quesigamos al Espíritu? Nos está diciendo quesigamos al Espíritu. Aunque en ocasionesseguimos a la carne, seguimos siendo los hijos deDios nacidos de nuevo. Por muy insuficientesque seamos cada uno de nosotros, si tenemos lafe que nos salva y fe en la Palabra de Dios,entonces seguimos siendo los que siguen alEspíritu. Así que tengamos en cuenta el hecho deque somos el pueblo de Dios, los que siguen alEspíritu por muy insuficientes que seamos.
  • 84. 84 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►¿Es correcto seguir a la carne o al Espíritu?Aunque a veces sigamos a la carne, lo correcto esseguir al Espíritu y permitir que los demásconsigan la vida. Dios nos está diciendo en todomomento que, a pesar de nuestras insuficiencias,no somos gente de la carne, sino del Espíritu.Cuando predicamos el Evangelio y seguimos alEspíritu, los demás pueden recibir la remisión delos pecados y conseguir la vida eterna. Aquí estála razón por la que debemos seguir al Espiritu.Pero ¿qué ocurrirá si seguimos a la carne? Siseguimos a la carne, nadie podrá recibir la vidanueva a través de nosotros. La gente no podrásalvarse. Si trabajamos según el Espíritu, losdemás recibirán la vida. Por eso debemos seguiral Espíritu.Algunas almas han sido salvadas a través deesta reunión. Aunque ustedes y yo tengamosdefectos, hemos trabajado duro porque seguimosal Espíritu. Hemos hecho sacrificios para salvar amuchas almas y hemos soportado muchosinsultos para guiarlas. Así que como resultadomuchas almas han sido salvadas. Aunquehayamos sido insifucientes, muchas almas hanrecibido la remisión d elos pecados al escuchar elEvangelio a través de nosotros.Mis queridos hermanos, debemos recordar loque el Señor dijo aquí: «Trabajad, no por lacomida que perece, sino por la comida que avida eterna permanece» (Juan 6, 27). Debemostrabajar por la comida que dura hasta la vidaeterna. Aunque seamos insuficientes, debemosseguir al Espíritu. Debemos seguir al Espíritucon todas nuestras fuerzas. Todos nosotrosdebemos decirnos: «Por muy insuficiente quesea, soy una persona justa que puede seguir alEspíritu. Puedo salvar a otras personas. Gracias aque el Señor hizo que mi carne y la Leymurieran, y como he resucitado, soy capaz deseguir al Espíritu». Debemos decirnos esto a
  • 85. 85 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►nosotros mismos y también: «Debo seguir alEspíritu». Por muy insuficientes que seamos,debemos por lo menos marcarnos un objetivo.Debemos decidirnos.Aunque sean insuficientes, no deben creer queno son gente del Espíritu o hijos de Dios. Comocreemos en el Evangelio del agua y el Espíritu,somos hijos de Dios a pesar de nuestrasinsuficiencias; lo que es más importante es sabersi podemos o no seguir al Espíritu y si estamoscualificados para hacerlo. En resumen, los quehan nacido de nuevo del agua y el Espíritupueden seguir al Espíritu. Somos hijos de lajusticia de Dios que pueden seguirle por fe, y quepueden trabajar para salvar almas por fe. Misqueridos hermanos, les pido que tengan fe.Les pido que sigan al Espíritu. Dirijamosnuestros corazones y démonos cuenta de queaunque somos insuficientes, Dios nos habendecido para seguir al Espíritu. Mis queridoshermanos, por muy insuficientes que sean, debensaber que pueden seguir al Espíritu y de que lesiguen con esta fe. Al hacerlo Dios dará muchosfrutos a través de ustedes.Cuando nos reunimos vemos que muchasalmas son salvadas del pecado. ¿Habría sido estoposible si hubiésemos trabajadoindividualmente? ¿Cuántas debilidades tienen sise consideran individualmente? ¿Serían capacesde seguir al Señor por sus habilidadesindividuales? No. Pero por muy insuficientes quesean, ¿son gente del Espíritu o gente del pecado?Son gente del Espíritu. Los que tienen el EspírituSanto son gente del Espíritu. Cuando la gente delEspíritu se reúne y junta sus fuerzas para seguiral Espíritu, la obra de la salvación tendrá lugarpor muy insuficiente que sean. Este es el poderque Dios ha dado a Su Iglesia. Ahora quesabemos esto no debemos desesperar pornuestras insuficiencias individuales y debemos
  • 86. 86 Vivir según el Espíritu◄ Índice ►seguir al Señor con fe unidos en Su Iglesia.Mis queridos hermanos, la fe no es teoría: pararecibir la remisión de los pecados al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu, seguir al Señordespués de nacer de nuevo del agua y el Espiritu,y para vivir por fe y dar frutos de la fe, ésta nodebe ser simplemente teórica. Todos los aspectosde nuestra fe deben ser reales. Lo que nuestroSeñor nos está diciendo es que sigamos alEspíritu, no a la carne. Debemos seguir alEspíritu por fe. Aunque a veces nos tropezamos ycaemos, nos volvemos a levantar y seguimos alSeñor de nuevo, que es algo que sólo los justospueden hacer. Ningún pecador puede hacer esto.Mis queridos hermanos, les pido que tengan lafe auténtica. Crean que Dios les ha salvadoperfectamente. ¿Lo creen, mis queridoshermanos? Y si han sido salvados a través delEvangelio del agua y el Espíritu, entonces creanque pueden seguir al Espíritu. Crean que puedenhacer la obra de Dios si trabajan creyendo en elEvangelio del agua y el Espíritu. Quien haya sidosalvado debe seguir al Espíritu por fe con uncorazón unido.
  • 87. ◄ Índice ►CAPÍTULO 5
  • 88. 88 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►Trabajen por la comidaque no pereceen este mundo< Juan 6, 26-59 >«Respondió Jesús y les dijo: De cierto, decierto os digo que me buscáis, no porquehabéis visto las señales, sino porque comisteisel pan y os saciasteis. Trabajad, no por lacomida que perece, sino por la comida que avida eterna permanece, la cual el Hijo delHombre os dará; porque a éste señaló Dios elPadre. Entonces le dijeron: ¿Qué debemoshacer para poner en práctica las obras deDios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es laobra de Dios, que creáis en el que él haenviado. Le dijeron entonces: ¿Qué señal,pues, haces tú, para que veamos, y tecreamos? ¿Qué obra haces? Nuestros padrescomieron el maná en el desierto, como estáescrito: Pan del cielo les dio a comer.Y Jesúsles dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dioMoisés el pan del cielo, mas mi Padre os da elverdadero pan del cielo. Porque el pan de Dioses aquel que descendió del cielo y da vida almundo. Le dijeron: Señor, danos siempre estepan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; elque a mí viene, nunca tendrá hambre; y el queen mí cree, no tendrá sed jamás. Mas os hedicho, que aunque me habéis visto, no creéis.Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y alque a mí viene, no le echo fuera. Porque hedescendido del cielo, no para hacer mivoluntad, sino la voluntad del que me envió. Yesta es la voluntad del Padre, el que me envió:Que de todo lo que me diere, no pierda yonada, sino que lo resucite en el día postrero. Yesta es la voluntad del que me ha enviado:
  • 89. 89 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él,tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el díapostrero. Murmuraban entonces de él losjudíos, porque había dicho: Yo soy el pan quedescendió del cielo. Y decían: ¿No es ésteJesús, el hijo de José, cuyo padre y madrenosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste:Del cielo he descendido? Jesús respondió y lesdijo: No murmuréis entre vosotros. Ningunopuede venir a mí, si el Padre que me envió nole trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.Escrito está en los profetas: Y serán todosenseñados por Dios. Así que, todo aquel queoyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. Noque alguno haya visto al Padre, sino aquel quevino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto,de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vidaeterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padrescomieron el maná en el desierto, y murieron.Este es el pan que desciende del cielo, paraque el que de él come, no muera. Yo soy el panvivo que descendió del cielo; si alguno comierede este pan, vivirá para siempre; y el pan queyo daré es mi carne, la cual yo daré por lavida del mundo. Entonces los judíoscontendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puedeéste darnos a comer su carne? Jesús les dijo:De cierto, de cierto os digo: Si no coméis lacarne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre,no tenéis vida en vosotros. El que come micarne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yole resucitaré en el día postrero. Porque micarne es verdadera comida, y mi sangre esverdadera bebida. El que come mi carne ybebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.Como me envió el Padre viviente, y yo vivopor el Padre, asimismo el que me come, éltambién vivirá por mí. Este es el pan quedescendió del cielo; no como vuestros padrescomieron el maná, y murieron; el que come de
  • 90. 90 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►este pan, vivirá eternamente. Estas cosas dijoen la sinagoga, enseñando en Capernaum».Cuando Jesús subió a la montaña y predicó, lamultitud le siguió. Entonces puso Sus manossobre una pequeña cantidad de comida que sólollegaba para una persona, la bendijo e hizo elmilagro de alimentar a 5000 personas con pan ypescado, y aún así sobraron 12 canastas. Así quela gente siguió a Jesús y quiso hacerle su rey.Esta gente pensaba: «¿No sería maravilloso tenerun rey así?». Así que decidieron hacer al Señorsu rey, pero Jesús se fue y cruzó hasta la otraorilla del mar.Cuando la gran multitud le siguió desesperadapor conseguir otra comida, Jesús les reprendiódiciendo: «Trabajad, no por la comida queperece, sino por la comida que a vida eternapermanece» (Juan 6, 27). La multitud habíaseguido a Jesús por la comida que perece, parasatisfacer su hambre temporalmente, sin darsecuenta de que la comida eterna estaba en Jesús.Por eso Jesús les reprendió.La lección de este pasaje también se puedeaplicar a los nacidos de nuevo. Jesús tambiéninsistió en cómo debemos vivir después de nacerde nuevo. Nuestro Señor dijo: «Porque elocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparsedel Espíritu es vida y paz» (Romanos 8, 6). ElSeñor dijo que mientras nuestros pensamientoscarnales nos traen la muerte, los pensamientosespirituales nos traen la vida eterna.¿Cuándo hacemos la obra de Diospor qué debemos trabajar?Hemos sido salvados, ¿pero qué tipo de obradebemos hacer después de ser salvados?
  • 91. 91 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►¿Debemos obrar por lo que perece? ¿O debemostrabajar por la comida que dura hasta la vidaeterna? ¿Debemos trabajar por lo que no perece ypermitir que otros reciban la vida eterna odebemos trabajar por lo que perece? Esto es loque Jesús estaba diciendo. Nos estaba diciendoque trabajásemos por la comida que no perecepara hacer el tipo de obra que permite a losdemás recibir la vida eterna.Predicar el Evangelio del agua y el Espíritu espredicar a Jesús, que se identificó como el pan devida. Somos los que trabajamos por la vidaeterna que no muere. Somos los que difunden elEvangelio por todo el mundo. Cuandopredicamos el Evangelio del agua y el Espíritu, lagente escucha esta Verdad y cuando creen enesta Verdad de corazón, recibn la remisión de lospecados y consiguen la vida eterna. Los que esimportante es el tipo de obra que nosotroshacemos después de recibir la remisión de lospecados. ¿Trabajarán por la comida que perece opor la comida que no perece? La comida queperece se refiere a la obra que no vale para nada,mientras que la obra de la vida eterna se refiere ala obra de salvar almas.¿Qué debemos hacer entonces? Podemos teneruna mente carnal o espiritual. Pero lo correcto espensar y hacer lo que es bueno para las otrasalmas, aunque podamos elegir libremente. Asíque debemos pensar en esta cuestión de cómodebemos vivir, decidirnos, grabarlo en nuestroscorazones, aferrarnos a ello y seguirlo.Aunque mucha gente seguía a Jesús, el motivoera alimentarse. Le seguían sólo para recibir ycomer la comida de la carne que se digiere en undía; no le siguieron creyendo que el Señor teníala verdadera comida eterna. En el pasaje de lasEscrituras de hoy vemos al Señor reprendiendo alos que le seguían por la comida que perece.Jesús les dijo a los discípulos y a otros muchos
  • 92. 92 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►que trabajaran por la comida que dura hasta lavida eterna y que le siguieran por eso. Por estemotivo es importante poner nuestras mentes enpor qué y cómo debemos trabajar.Podemos hacer ambas obras, la espiritual y lacarnal, pero es muy importante decidirnos ahacer la obra correcta. Debemos darnos cuentade qué es la obra espiritual, qué es lo que durahasta la vida eterna, desde dónde y a través dequé viene esta obra y cómo podemos hacerla.Tendemos a pensar que somos más de lo quesomos. Así que el Apóstol Pablo nos avisa:«Porque el que se cree ser algo, no siendo nada,a sí mismo se engaña» (Gálatas 6, 3). Por tantodebemos examinar una vez más si estamosdecididos a trabajar por la comida que no perecey vivir nuestras vidas de esta manera.De los diferentes tipos de cristianos que hay,están los que siguen a Jesús por su propia carne ylos que siguen a Jesus para recibir la vida eterna.Básicamente están los que siguen a Jesús parahacer la obra de la carne y los que la hacen pararecibir la vida eterna.El problema más importante es que el 99,9 %de los cristianos de hoy en día van a la iglesiapara alimentarse de la comida de la carne. ElApóstol Juan dijo: «Yo deseo que tú seasprosperado en todas las cosas, y que tengassalud, así como prospera tu alma» (3 Juan 1, 2),pero todos sabemos que hay muchos que nocreen en Jesús por sus almas, sino por lasriquezas carnales y por la fama. En otraspalabras, hay muchos cristianos que creen enJesús para hacerse rciso, prosperar en susnegocios y vivir una vida sana y completa. Dehecho si redujeramos los cristianos de los últimos2000 años a unos 100, 99 de ellos habrían creídoen Jesús por su propia carne.En una encuesta realizada a cristianos en losEstados Unidos, se identificaron 3 tipos de
  • 93. 93 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►sermones como los más predicados por lospastores americanos. El primer tipo era la nociónde que uno se podía hacer rico si cree en Jesús; elsegundo era la afirmación de que se puedeconseguir la fama si se cree en Jesús; y el terceroera la noción de que se es feliz si se cree enJesús. Los pastores estaban alimentando a suscongregaciones con la comida de la carne. ¿Cuáler ael resultado de los sermones que predicaban:«Serás rico si crees en Jesús, serás feliz si creesen Jesús; serás famoso si crees en Jesús»? Loscristianos se hacían ricos y eran felices en susvidas al tiempo en que su estatus social subía,pero dejaban de creer en Jesús. Y aún peor sevolvían contra Jesús.En Corea también muchos cristianos dicen quevan a la iglesia para que sus enfermedades seancuradas y para hacerse ricos, para que susfamilias estén en harmonía o para que una malapersona se convierta en una buena persona. Estoscristianos creen en Jesús sólo para que su carneprospere. Jesús dijo que no trabajásemos por lacomida que perece, sino por la comida que durahasta la vida eterna. Pero a pesar de esto, el 99, 9% de los cristianos creen en Jesús para que sucarne prospere.Jesús reprendió a esta gente en el pasaje de lasEscrituras de hoy: «No creáis en Mí no me sigáispor estas cosas. No trabajéis por la comida queperece, sino por la comida que dura hasta la vidaeterna». Así que Jesús dijo: «En el AntiguoTestamento el maná descendía del cielo. Diosenvió el maná a través de Moisés, pero inclusolos que lo comieron murieron en el desierto. Peroel Hijo del Hombre es el pan de vida. Os doy elpan de vida. Si creéis en Mí, seguidme y dadtestimonio de Mí para que la gente reciba la vidaeterna y no volverán a tener sed. Soy el pan devida y esta el la voluntad de Mi Padre, que quienvea al Hijo del Hombre y crea en Él, tenga la
  • 94. 94 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►vida eterna, y Yo resucitaré a quien crea elúltimo día».Tal y como está escrito: «Yo soy el pan vivoque descendió del cielo; si alguno comiere deeste pan, vivirá para siempre; y el pan que yodaré es mi carne, la cual yo daré por la vida delmundo» (Juan 6, 51), sólo Jesús es el pan devida. Por eso Jesús dijo: «Comed de Mí y creeden Mí. Y predicadme. Si queréis trabajar, trabajarpor la obra del Padre. ¿Cómo podéis hacer laobra de Dios? Creyendo en el que Dios enviópara hacer Su obra».Jesús dijo: «El que come mi carne y bebe misangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en eldía postrero. Porque mi carne es verdaderacomida, y mi sangre es verdadera bebida. El quecome mi carne y bebe mi sangre, en mípermanece, y yo en él» (Juan 6, 54-56) y «El quecome de este pan, vivirá eternamente» (Juan 6,58). Jesús estaba hablando sobre Sí mismo. Aquínos dijo que comiésemos Su carne, pero, ¿cómopodemos comer la carne de Jesús? Al creer queJesús tomó todos los pecados del mundo al serbautizado en Su cuerpo, podemos comer Sucarne. En otras palabras, Jesús nos estabadiciendo que creamos que Él tomó nuestrospecados al ser bautizado para salvarnos de todoslos pecados del mundo. Nos estaba diciendo quecomiésemos Su carne al creer en esto.«Mi carne es verdadera comida yMi sangre es verdadera bebida» (Juan6, 55)Nuestro Señor estaba diciendo: «Si creéis quetomé vuestros pecados y que fui condenado porellos al ser bautizado por Juan el Bautista ycrucificado hasta morir, vuestros corazones serán
  • 95. 95 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►librados de la carga de los pecados. Quien comeMi carne y bebe Mi sangre ha conseguido la vidaeterna». Creemos completamente en esta Palabra.Como hemos recibido la vida eterna al creeren el Evangelio del agua y el Espíritu, prestamosmás atención a lo que nos dice el Señor. Comonuestro Señor dijo: «Trabajad, no por la comidaque perece, sino por la comida que a vida eternapermanece, la cual el Hijo del Hombre os dará;porque a éste señaló Dios el Padre» (Juan 6,27), creemos que nos dijo esto. Aunque hemosrecibido la remisión de nuestros pecados alcomer la sangre de Jesús y beber Su sangre porfe, tenemos que decidir si vamos a trabajar por lacomida que perece o por la que no perece.Debemos darnos cuenta de lo que es trabajar porla comida que perece y lo que es trabajar por lacomida que no perece.Trabajar por la comida que perece es estarorientado hacia la carne, es pensar sólo en la pazy la comodidad de la carne. ¿Cuál es la comidaque no perece? Es la que está orientada hacia loespiritual. Mientras servimos a este Evangelio,cumplimos nuestra tarea de testigos, predicamospor todo el mundo y trabajamos por esta obra,mucha gente conseguirá la vida eterna. Debemoshacer posible que los demás reciban la vidaeterna. Debemos entender la diferencia entretrabajar por la comida que perece y la comidaque no perece, y debemos decidir cuál de ellasvamos a elegir y trabajar por ella.Estamos trabajando para predicar elEvangelio del agua y el Espíritu portodo el mundoA veces mientras servimos al Señor nospreguntamos escépticamente: «¿Es correcto
  • 96. 96 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►hacer esto?». Y hay veces en que trabajamos porla comida que perece, mientras que otras vecestrabajamos por la comida que no perece. Porsupuesto podemos desviarnos algunas vecesdebido a nuestras debilidades, pero debemosdecidirnos a seguir el camino correcto.Debemos decidirnos. Estamos trabajando deesta manera para predicar el Evangelio por todoel mundo. Nos estamos dedicando al ministeriode libros: rezamos por este ministerio,traducimos nuestros libros y los publicamos enmuchos idiomas, y los distribuimosgratuitamente a quien quiera leerlos. Muchos denuestros trabajadores reúnen los medioseconómicos para este ministerio y lo hacen consu propio esfuerzo y sudor. Esto es obrar por lacomida que no perece. ¿De verdad queremoscreer en esto cuando trabajamos? Si queremostrabajar por la comida que no perece, debemosdedicar nuestras mentes a la obra que no perece.Aunque es posible tener deseos carnales yespirituales, debemos dedicarnos a la obra que noperece, dedicar nuestros corazones a ella yconfiar en ella completamente. Sólo entonces nosconvertimos en obreros de la justicia y hacemosposible que otros reciban la vida eterna.Espero de todo corazón que sirvamos al Señory vivamos por Él siempre. Les pido que dirijansus mentes hacia la obra que no perece, dediquensus corazones a esta obra y crean de todocorazón, no sólo con su mente, que la obra másvaliosa de todas es trabajar por el pan de vida.Aunque puedan hacer tanto obras carnales comoespirituales, quiero que sus corazones se dencuenta de que un tipo de obra está mal mientrasque la otra es buena, y quiero que dediquen suscorazones y sus mentes a la obra correcta y quetrabajen por ella. Aunque podamos trabajar porla comida que perece, debemos creer sin lugar adudas que lo correcto es apreciar el Evangelio y
  • 97. 97 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►servirlo y debemos convertirnos en la gente de feal ofrecernos a esta obra y dedicar todas nuestrasfuerzas a ella.Yo he puesto todo mi corazón en predicar elEvangelio por todo el mundo. No estoy diciendoque hayamos hecho suficiente en predicar elEvangelio hasta ahora, sino que como esto es loque debemos hacer, deberíamos dedicar nuestrasmentes a la obra correcta y creer que es correctovivir de esta manera. No importa como hayamosvivido hasta ahora porque debemos darnoscuenta de lo que es correcto y seguirlo. Sisabemos qué es lo correcto pero no dedicamosnuestras vidas a la comida que no perece, nuestrafe es en vano. ¿Saben lo que es trabjar por lacomida que no perece? ¿Saben que lo correcto esvivir por esta comida? ¿Han puesto sus mentesen ella y viven ahora por esta obra? Lo correctono es parar en el conocimiento, sino dedicarnuestras mentes a la obra correcta y dedicarnuestras vidas a ella.Como tenemos la carne todavía, a veceshacemos la obra de la carne. Esto no es locorrecto. Debemos hacer lo que la Biblia diceque es correcto al 100 %. No debemos pensarque un tipo de obra es mejor que el otro. Lo queestá mal, está completamente mal, y lo que estábien está completamente bien. Debemosdecidirnos, sin ambigüedades. Si ponemosnuestros corazones en lo que es correcto al 100%, podemos hacer la obra correcta. Y al haceresta obra, podemos dar el fruto de la vida eterna.Entonces ¿cómo somos? Por supuestonuestros corazones cambian de la noche a lamañana, nuestros pensamientos tambiéncambian, pero todavía tenemos que tomar ladecisión de fe de poner nuestros corazones en loque está bien al 100 %. Sólo entonces podemoshacer la obra de la vida eterna y dar el fruto de lavida eterna. Es humano que nuestros corazones
  • 98. 98 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►vayan de un lado a otro, pero aún así el noadmitir al 100 % lo que es correcto es ir por elmal camino. Por eso debemos creer al 100 % quetrabajar por la comida que perece está mal. Sievaluamos estas obras en una base relativa, notendremos una fe clara en lo que está bien porqueestaremos confusos. Debemos admitir lo que escorrecto al 100 % y lo que está mal al 100 %.Sólo entonces podemos vivir completamente porla obra y dedicar nuestros corazones a esta obra.De lo contrario sería imposible.¿Qué dice Jesús en el pasaje de las Escriturasde hoy? Nos dice que trabajemos por la comidaque no perece. Pero ¿trabajan los cristianospecadores de todo el mundo por la comida queno perece? ¿No siguen a Jesús para hacerse ricos,famosos y felices al creer en Jesús? Por elcontrario Jesús dice que debemos hacer la obrade Dios. La obra de Dios consiste en trabajar porla comida que no perece. El Señor quiere quepermitamos a los demás recibir la vida eterna.Debemos creer que es completamente correctohacer la obra de difundir el Evangelio del agua yel Espíritu. Debemos dedicarnos a esta obra yvivir por ella.Mis queridos hermanos, debemos decidirnos.Y en lo que respecta a nuestra obra, debemosdejar claro que lo que la Biblia dice que correcto,es correcto al 100 % y lo que la Biblia dice queestá mal, está mal al 100 %. Pero aunque esto seaclare, como somos seres humanos que viven eneste mundo, ¿acaso no nos comprometemos enciertos aspectos? Sí, en bastantes. Sin embargo,no debemos comprometer los principios denuestro corazón.Debemos estar orientados hacia lo espiritualen vez de lo carnal. Y creo que cuando alguiensabe que ser espiritual significa serlo al 100 %,esta persona cambiará. Esto se debe a que estádentro de nuestra naturaleza humana dedicar
  • 99. 99 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►nuestros corazones a lo que creemos que escorrecto al 100 %. La Biblia dice que una esposapiadosa hace el bien a su marido y no el mal:«Busca lana y lino, Y con voluntad trabajacon sus manos. Es como nave de mercader; Traesu pan de lejos. Se levanta aun de noche Y dacomida a su familia Y ración a sus criadas.Considera la heredad, y la compra, Y planta viñadel fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos,Y esfuerza sus brazos» (Proverbios 31, 13-17).Creo que tenemos que obrar por el Señorcomo esposas fieles. Los que creemos en elEvangelio del agua y el Espíritu somos los quehemos recibido el Espíritu Santo al comer lacomida de la vida eterna y la Biblia dice que losque tienen al Espiritu Santo en sus corazoneshacen lo correcto. En otras palabras, obran por lacomida que no perece. Desean que la voluntaddel Señor se cumpla para que cuando el Noviovenga sean agradecidos por haber predicado elEvangelio y haberlo servido. Obran y trabajanpor esta obra, creen que lo correcto es hacer estaobra con devoción y viven sus vidas según estosprincipios.En vez de mirar de un lado a otro, al mundo yal Señor, y en vez de dudar entre ambos,debemos trabajar con nuestras mentes dirigidashacia lo que es correcto al 100 %. En algunosaspectos, debemos hacer algunos compromisoscon la familia porque somos humanos, perocomo nunca nos comprometemos en los asuntasbásicos, volvemos y hacemos lo correcto. Somoslos que hacemos la obra de Dios. A través denosotros, mientras hacemos la obra de Dios, Sucorazón está satisfecho, y cada vez más genteescucha y cree en este Evangelio y puede recibirla vida eterna.De cada una de las personas que comen lacarne de Jesús y beben Su sangre por fe, no haynadie que no reciba la remisión de los pecados y
  • 100. 100 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►que no consiga la vida que no perece. Y de todala gente que trabaja por esta comida de la vidaque no perece, que predica el Evangelio y cree al100 % que es correcto hacerlo, y que escucha laPalabra y cree y confía en el Evangelio del aguay el Espíritu al 100 %, no hay nadie que noreciba la vida eterna. Por eso ustedes y yodebemos decidir hacer la obra espiritual. Y sobrela cuestión de cómo de correcto es esta obraespiritual, debemos saberlo. ¿Es la obra espiritual100 % correcta? ¿O sólo correcta al 70 % y falsaal 30 %? ¿O es falsa al 100 %?Debemos decidir que es 100 % correcto hacerla obra espiritual. Sólo cuando tenemos estadeterminación, podemos seguir al Señor yconvertirnos en Sus valiosos obreros que trabajanpor la comida que no perece, y sólo entonces losque reciben el Evangelio pueden recibir laremisión de los pecados. Los que complacen alSeñor, son bendecidos por Él en cuerpo y enalma y reciben su gracia y Su amor. Debemosconvertirnos en esta gente.Puede que ustedes y yo hayamos llegado a unpunto en nuestras vidas en el que debemosconfrontar la pregunta de cómo debemos vivir elresto de nuestras vidas. Lo que es más importantey requiere mucha más atención que cualquierotra cuestión con la que nos hayamos enfrentadoes la cuestión de cómo vivir. Jesús dijoclaramente: «Trabajad, no por la comida queperece, sino por la comida que a vida eternapermanece, la cual el Hijo del Hombre os dará;porque a éste señaló Dios el Padre» (Juan 6,27). Y el Señor está diciendo: «¿Cómo decorrecto piensan que es trabajar por la comidaque no perece y cuánto admiten y creen en estaorden?». Si el Señor nos dice este, todosdeberíamos contestar por fe, diciendo: «Señor, escorrecto trabajar por la comida que no perece al100 %». ¿Están dispuestos a contestar así?
  • 101. 101 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►Estamos predicando el Evangelio del agua y elEspíritu pero no es fácil vivir por esta obra.Cuando el Señor dijo con sólo Su Palabra quehubiera luz, hubo luz; cuando dijo que hubieraplantas y árboles, los hubo; y cuando dijo quehubiera pájaros volando por el aire y pecesmultiplicándose en el mar, los hubo según SuPalabra. Aunque creemos en la Palabra delSeñor, sabemos lo lento y difícil que es obedecerSu Palabra completamente. Somos tan frágilesque nos cansamos enseguida cuando tenemos elmás mínimo problema. Es muy difícil trabajarpor nosotros mismos para conseguir la comidaque no perece.Sin embargo, nuestro Señor aún así utiliza agente como nosotros para ser Sus obreros porqueÉl es poderoso. Ël es maravilloso. Cuando unamáquina empieza a fallar, puede arreglarse denuevo, pero los seres humanos no son así. Senecesitan técnicas sofisticadas y facultadesextraordinarias para utilizarnos, pero aún así elSeñor nos utiliza como Sus obreros. Esto esporque Él nos creó.Cuando trabajamos por el Evangelio debemoscreer al 100 % que es lo correcto. Puede que lohagamos con palabras, pero lo importante eshacerlo con la mente. Puede que digamos: «Melo pensaré en casa». Pero cuando estamos encasa, no pensamos en ello. Debemos decidirnosaquí y ahora. Una persona estúpida puedepensarselo durante 100 años y aún así no sedecide, pero los sabios toman una decisión enminutes.Mis queridos hermanos, deben serapasionados. Una vez me contaron una historia:alguien era tan apasionado que cuando estaba enuna cita con alguien en su coche, no se dio nicuenta de que un torrente de agua se lo llevabaflotando. Podemos imaginar lo apasionado queera. Debemos ser apasionados, no sólo en las
  • 102. 102 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►citas, sino cuando trabajamos, debemos serapasionados en lo que hacemos y estardeterminados. Si no somos ni fríos ni calientes,no podremos conseguir nada.¿Qué pasa cuando echamos agua fría en elcafé caliente? Que se volverá templado y perderáel sabor. Cada uno de nosotros tiene unapersonalidad distintiva. Cuando los nacidos denuevo obramos por el Evangelio, debemostrabajar apasionadamente sumergidos en estaobra y entregarnos a ella al creer que la obra deservir al Señor es correcta al 100 %. «Aunque nome hayan encomendado una gran misión, comovivo completamente por el Evangelio, sus floresflorecerán por todo el mundo». Los justosnecesitan tener este tipo de convinción y pasiónpor la obra justa. Dios nos ha hecho esta gente.Esta era es una era de incertidumbre, perodebemos tener la creencia firme de que lo queestamos haciendo y en lo que creemos es locorrecto.Cuando han recibido la remisión de lospecados, deben empezar una nueva vidaorientada a la obra justa; deben salir de su país,dejar a su familia y la casa de sus padres paraencontrar una nueva vida que Dios les mostrará.Han decidido hacer la obra del Evangelio duranteel resto de sus vidas. ¿Qué pasaría si lo hiceran aregañadientes? Que pronto estarían llenos detodo tipo de suciedad. Este mundo no les dejarásolos si siguen sin decidirse. Cuando escuchan laPalabra de Dios, deben aprobar todo lo que éstadiga que es correcto; si esto es correcto, debenaceptarlo; y si rechazan la Palabra, debenpresentar una prueba convincente. Si no sedeciden nunca, el Diablo llegará y les devorará.Si todavía se preguntan: «¿Es este Evangeliocorrecto?» y si todavía no se han decidido entodos ests años que han estado yendo a la Iglesia,el Diablo llegará y les devorará.
  • 103. 103 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►Hemos sido salvados. Hemos sido salvados alcomer la carne del Señor y beber Su sangre.¿Han comido la carne y bebido la sangre que nosha dado el Señor? ¿Cuándo lo hicieron? Creerque todos los pecados fueron pasados a Jesúscuando fue bautizado es comer la carne de Jesús.La comieron por fe. ¿Cómo comimos la sangreroja de Jesús? La bebimos al creer que Él cargócon nuestros pecados y murió por nosotros en laCruz. ¿Se ha calmado su sed? Por eso Jesús dijo:«Porque mi carne es verdadera comida, y misangre es verdadera bebida» (Juan 6, 55).Cuando comimos la carne de Jesús por fe,nuestros ojos se abren y nuestros estómagos sellenan. Cuando bebemos la sangre de Jesús,nuestros corazones están satisfechos.Mis queridos hermanos, mientras vivimoscometemos errores; a veces somos insuficientesy a veces cometemos errores irreparables. Sinembargo, cuando pensamos en cómo Jesús tomónuestros pecados a través de Su bautismo y fuecondenado en la Cruz en nuestro lugar, nosquedamos satisfechos por dentro. Así que nopuedo evitar decir: «Señor, tu muerte fue unabuena muerte. Gracias».¿Sufrió Jesús en la Cruz? ¿O acaso estuvo Sucorazón satisfecho? Cuando fue crucificado,debió sufrir mucho. Estuvo colgado de la Cruzdurante 6 horas y así sufrió inmensamente. Perocuando murió, se sintió aliviado de la gran cargadel pecado al completar Su ministerio deexpiación. Para borrar todos los pecados delmundo, Jesús vino al mundo y los aceptó todoscuando fue bautizado a la edad de 30 años, y¿cuánto debieron haberle echado abajo estospecados? Aunque sufrió mucho cuando fuecrucificado al cargar con más pecados que lasnubes del cielo, cuando murió, estuvo satisfechoal cumplir todas las obras de salvación delpecado. Cuando el Señor dio Su último suspiro:
  • 104. 104 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►«Está terminado» (Juan 19, 30), se llenó degozo. La Biblia lo profetizó diciendo: «Verá elfruto de la aflicción de su alma» (Isaías 53, 11).¿Qué ocurre cuando acabamos esta obra?Nuestros corazones se sientes aliviados. AsíJesús se llenó de gozo cuando terminó con todoslos pecados del mundo y dijo: «Está terminado».Jesús fue bautizado y murió en la Cruz pornuestros pecados. Como se llenó de gozo en elúltimo momento, dijo: «Está terminado» yprometió: «Volveré de nuevo». No completótodo esto sólo con Su dolor. Si hubiese cumplidoSu misión con dolor hasta Su último suspiro,habría dijo al final: «Esta vez he venido así, perodebéis salvaros vosotros mismos la próxima vez.Debéis alcanzar la salvación por vuestra cuenta».Sin embargo, como el Señor se olvidó de todo Sudolor, dijo: «Volveré para llevaros conmigo de lamisma forma en que yo ascendí». El Señor nosdijo que nos llevería con Él al Reino Milenario yal Reino eterno de los Cielos.Ustedes y yo debemos creer en esto al 100 %para vivir predicando el Evangelio del agua y elEspíritu. «Seguiré haciendo esta obra porque escorrecta al 100 %». Debemos creer en esto decorazón. Sólo cuando nuestros corazones tieneneste tipo de fe al 100 % podemos vivir el resto denuestras vidas por fe. Sólo entonces podemosestar llenos de convinción y llenos de gozo hastael día en el que vuelva el Señor. De lo contrarioes demasiado difícil seguirle. ¿Les molesta oirrita pensar en cuánto han trabajado hasta ahora?Ha sido muy duro, pero aún así estamos llenos degozo porque lo correcto es trabajar por elEvangelio por fe hasta este día. Así que al haceruna evaluación estamos seguros de que no habráningún problema en el futuro tampoco.Mis queridos hermanos, esto no es unahipótesis, sino nuestra fe. Debemos decicirnosuna vez más y debemos poner nuestros corazones
  • 105. 105 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►en la obra de Dios de nuevo. Debemos creer al100 % que lo que el Señor dice es correcto, y quedebemos hacer la obra que no perece. Cuandoponemos nuestros corazones en esta obra al 100% renovaremos nuestras fuerzas y despegaremoscomo águilas (Isaías 40, 31) y todo lo quehagamos será bendecido por Dios a través delSeñor y completaremos todo lo que falta en Élque nos da poder. Si dedicamos nuestroscorazones a lo que es correcto al 100 %, no habráproblema. Pero si no nos ofrecemos así, seráimposible seguir al Señor para conseguir lasobras que nos ha confíado.A pesar de nuestras insuficiencias carnales, hetrabajado duro hasta ahora. Aunque ha sido duto,creo que es lo correcto. Y aunque todavía soyinsuficiente, como creo que lo correcto es vivirpor la salvación de las almas, he vivido mi vidaasí. He trabajado hasta este día porque nuestrasvidas de justos son la comida que no perece yque es aprobada por el Señor, porque estoyconvencido de que la gente recibirá la vida eternasi creen en este Evangelio del agua y el Espírituy porque esto es lo que se ha cumplido. En elfuturo seguiré trabajando de la misma maneraporque creo de corazón que es correcta al 100 %.Hemos publicado nuestros libros sobre losprincipios elementales del Evangelio del agua yel Espíritu desde varios ángulos. De ahora enadelante, hablaremos de cómo vivir nuestrasvidas diarias por fe. Creo que todo lo quetenemos que hacer es creer en el Evangelio delagua y el Espíritu, separarnos de los que no hannacido de nuevo, creer de todo corazón que escorrecto trabajar por la comida que no perece,decidirnos firmemente y dar gloria a Dios paradar el fruto de la salvación eterna. No hay nadagrande que no podamos hacer por el Señor, sinoque lo que debemos hacer ahora es vivircreyendo que lo que Él dice es correcto. No hay
  • 106. 106 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►nada más que esto. Las vidas de los justos quehan nacido de nuevo del agua y el Espíritu son lacontinuación de la vida que se vive por el Señorofreciéndole el corazón día tras día.Las obras humanas pueden terminarse alalcanzar el objetivo específico. Pero esta vida defe debe vivirse hasta el día en que el Señorvuelva. Sin embargo, aunque esta vida parezcadifícil de vivir, no es tan dificil si vivimoscreyendo en lo que es correcto y ofreciendonuestros corazones al 100 % al Señor, porque elnos dará fuerzas. Por el contrario es bastantefácil, como está escrito: «Venid a mí todos losque estáis trabajados y cargados, y yo os harédescansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, yaprended de mí, que soy manso y humilde decorazón; y hallaréis descanso para vuestrasalmas; porque mi yugo es fácil, y ligera micarga» (Mateo 11, 28-30). La razón por la queno es tan difícil vivir nuestras vidas de fe es queel Señor nos da fuerzas. Si creemos que lo que elSeñor ha dicho es correcto y ponemos nuestroscorazones en ello, el Señor renovará nuestrasfuerzas. Como renueva nuestras fuerzas,podemos seguir por fe y así damos gracias alSeñor porque vemos cómo nos ayuda. Doygracias a Dios.Estoy esperando impacientemente que nuestraserie de crecimiento espiritual sea publicadapronto. Estoy seguro de que esta serie obrará enlas vidas de mucha gente y dará muchos frutos entodos los rincones del mundo. Sé que debemosorar por esto, y que dedicar nuestros corazonescompletamente a esta obra y creer que locorrecto es obrar por la comida que no perece, esdar el fruto del Espíritu Santo. Vivimos por fepero no alardeamos de nuestra gloria o delorgullo de la Igleisa, sino que lo hacemos parahacer llegar a todo el mundo la comida que noperece. Seguimos haciendo la obra de Dios,
  • 107. 107 Trabajen por la comida que no perece en este mundo◄ Índice ►predicandoel Evangelio del agua y el Espíritu atodas las almas por todo el mundo para quenazcan de nuevo. Haremos todo lo que podamospara predicar el Evangelio día tras día. Así quecreo que necesitamos fe, y que lo correcto esofrecer la fe de nuestros corazones cada día. Séque creen.Mis queridos hermanos, debemos comer lacarne de Jesús y beber Su sangre por fe. Si algúncristiano no ha comido la sangre de Jesús nibebido Su sangre por fe, entonces no cree enJesús correctamente, sino que sólo trabaja por lacomida que perece. Los que creen en Jesús sólopara ser felices en este mundo, ser ricos yfamosos, pronto se alejarán de Jesús en cuantoprosperen un poco. Hay muchos cristianos quedejan a Jesús al final.Sin embargo ustedes y yo no podemos dejar aJesús de ninguna manera. Como hemos recibidola verdadera remisión de los pecados al creer enel Evangelio del agua y el Espíritu de corazón,estamos convencidos al 100 % de que lo correctoes vivir así. Benditos los que viven sus vidasdedicando sus corazones completamente a laobra correcto y creen en ella.Espero y rezo porque no sólo sepan lo que escorrecto en sus mentes, sino que además pongansus corazones y crean en esta Verdad al 100 %.
  • 108. ◄ Índice ►CAPÍTULO 6
  • 109. 109 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►Debemos comer el pan delcielo por fe en el Evangeliodel agua y el Espíritu< Juan 6, 28-58 >«Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacerpara poner en práctica las obras de Dios?Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra deDios, que creáis en el que él ha enviado. Ledijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú,para que veamos, y te creamos? ¿Qué obrahaces? Nuestros padres comieron el maná enel desierto, como está escrito: Pan del cielo lesdio a comer. Y Jesús les dijo: De cierto, decierto os digo: No os dio Moisés el pan delcielo, mas mi Padre os da el verdadero pan delcielo. Porque el pan de Dios es aquel quedescendió del cielo y da vida al mundo. Ledijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesúsles dijo: Yo soy el pan de vida; el que a míviene, nunca tendrá hambre; y el que en mícree, no tendrá sed jamás. Mas os he dicho,que aunque me habéis visto, no creéis. Todo loque el Padre me da, vendrá a mí; y al que a míviene, no le echo fuera. Porque he descendidodel cielo, no para hacer mi voluntad, sino lavoluntad del que me envió. Y esta es lavoluntad del Padre, el que me envió: Que detodo lo que me diere, no pierda yo nada, sinoque lo resucite en el día postrero. Y esta es lavoluntad del que me ha enviado: Que todoaquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vidaeterna; y yo le resucitaré en el día postrero.Murmuraban entonces de él los judíos, porquehabía dicho: Yo soy el pan que descendió delcielo. Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo deJosé, cuyo padre y madre nosotrosconocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo
  • 110. 110 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►he descendido? Jesús respondió y les dijo: Nomurmuréis entre vosotros. Ninguno puedevenir a mí, si el Padre que me envió no letrajere; y yo le resucitaré en el día postrero.Escrito está en los profetas: Y serán todosenseñados por Dios. Así que, todo aquel queoyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. Noque alguno haya visto al Padre, sino aquel quevino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto,de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vidaeterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padrescomieron el maná en el desierto, y murieron.Este es el pan que desciende del cielo, paraque el que de él come, no muera. Yo soy el panvivo que descendió del cielo; si alguno comierede este pan, vivirá para siempre; y el pan queyo daré es mi carne, la cual yo daré por lavida del mundo. Entonces los judíoscontendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puedeéste darnos a comer su carne? Jesús les dijo:De cierto, de cierto os digo: Si no coméis lacarne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre,no tenéis vida en vosotros. El que come micarne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yole resucitaré en el día postrero. Porque micarne es verdadera comida, y mi sangre esverdadera bebida. El que come mi carne ybebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.Como me envió el Padre viviente, y yo vivopor el Padre, asimismo el que me come, éltambién vivirá por mí. Este es el pan quedescendió del cielo; no como vuestros padrescomieron el maná, y murieron; el que come deeste pan, vivirá eternamente».Las almas que se perdieron ante DiosCuando nuestro Señor estuvo en el mundo, elpueblo de Israel era tan pobre que no tenía
  • 111. 111 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►suficiente comida para alimentarse, ya que estabaexplotado por el Imperio Romano como unacolonia suya. Nuestro Señor fue al encuentro delos enfermos y los curó e hizo el milagro de lospanes y los peces para alimentar a los pobres conla comida de la carne.Al ver al pueblo de Israel, nuestro Señor seapiadó de él. Sintió compasión por él ya que losvio como ovejas perdidas, un rebaño sin pastor.Cuando la gente de Israel siguió a Jesús hasta eldesierto, Jesús tuvo compasión de ellos porqueno tenían nada que comer y tenían que seralimentados en la carne. Así que el Señor les dijoa Sus discípulos: «Dadles vosotros de comer»(Lucas 9, 13). Entonces Felipe le dijo a Jesús:«El equivalente a dos denarios en pan no essuficiente para todos ellos, para que todospuedan comer un poco». Era imposible que losdiscípulos pudieran alimentar a toda esa gente.Sin embargo, nuestro Señor los sació. Hizo elmilagro de los cinco panes y los dos peces. Tomódos peces y cinco panes, los bendijo y alimentócon ellos a más de 5000 hombre. Si incluimos alas mujeres y a los niños quizás fueran 1500 entotal. Este es el milagro que hizo nuestro Señor.Cuando la gente encontró a Jesús, muchaspersonas fueron curadas, fueron alimentadas conel pan de la carne, vieron milagros sorprendentesy escucharon la maravillosa Palabra de la Verdadcelestial. Así que una gran multitud empezó aseguir a Jesús e intentó hacerle rey de Israel a lafuerza. Estas personas pensaban: «Si Teconviertes en nuestro rey, no tendremos quepreocuparnos de qué comer. Sólo tendrías quebendecir un saco de trigo y sería suficiente paraalimentar a toda la nación y aún así tendríamosexcedente». Así que los más inteligentesintentaron hacer a Jesús su rey y pensaron que notendrían que preocuparse de la economía de lanación ni de los víveres si Jesús fuera rey. Sin
  • 112. 112 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►embargo, Jesús no quiso serlo. «No meconvertiré en un rey carnal». Jesús siguióhuyendo de ellos, pero el pueblo quiso hacerlerey a la fuerza.Entonces Jesús fue a Capernaum con Susdiscípulos cruzando el Mar de Galilea en barca.La multitud de seguidores que estaba en la orillavio que Jesús había cruzado al otro lado y lesiguió. Al llegar a la otra orilla se sintieronhambrientos. Cuando llegó la hora de comer,pensaron: «¿No nos dará el Señor algo decomer?». En ese momento el Señor les dijo:«Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de ciertoos digo que me buscáis, no porque habéis vistolas señales, sino porque comisteis el pan y ossaciasteis. Trabajad, no por la comida queperece, sino por la comida que a vida eternapermanece, la cual el Hijo del Hombre os dará;porque a éste señaló Dios el Padre» (Juan 6, 26-27).Así que la gente le preguntó: «¿Qué debemoshacer para hacer las obras de Dios?». Jesúscontestó: «Esta es la obra de Dios, que creáis enel que él ha enviado» (Juan 6, 29). Jesús sabía loque tenían en sus corazones. Él les estabadiciendo que creyeran en «el Evangelio del aguay el Espíritu» que Él mismo trajo. Entonces ellosle preguntaron: «¿Qué señal, pues, haces tú,para que veamos, y te creamos? ¿Qué obrahaces? Nuestros padres comieron el maná en eldesierto, como está escrito: Pan del cielo les dioa comer» (Juan 6, 30-31).Jesús quiso alimentarlos con el pan de vida.Sin embargo, como el pueblo de Israel creía enDios, esta gente se refirió al maná del AntiguoTestamento que Dios envió del cielo paraalimentar a los antepasados cuando vivieron en eldesierto. Así que le preguntaron: «¿Puedesdarnos pan como el maná, como se lo dio Dios aMoisés en el Antiguo Testamento?». Entonces
  • 113. 113 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►nuestro Señor contestó: «De cierto, de cierto osdigo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas miPadre os da el verdadero pan del cielo. Porqueel pan de Dios es aquel que descendió del cielo yda vida al mundo» (Juan 6, 32-33). La gente dijoentonces: «Si tienes poder, danos este pan. Danosde comer y entonces creeremos». Y Jesúscontestó: «No fue Moisés quien hizo bajar elmaná en el Antiguo Testamento, sino que fueDios, y para daros vida, Yo os doy Mi carne. Asíque comed Mi carne y recibid la vida eterna».Jesús dijo: «Soy el pan de vida» y le dijo a lagente que comiera este pan del Cielo porque lesdaría vida. ¿Qué tipo de pan es este? Como Jesúsdijo que Su carne era el pan de vida, la gente allíreunida no pudo dejar de preguntarse cómo eraeso posible. Podían entender el pan de la carne,pero ¿qué era este pan de vida del que estabahablando de repente? Aquí debemos saber larazón fundamental por la que Jesús habló del pande vida.El pueblo de Israel quería que Jesús les dierael pan de la carne cuando le siguieron. Jesús, porel contrario, quería darles el pan de vida. Estosdos deseos no se correspondían. Lo que Jesúsquería darles no era lo que el pueblo de Israelestaba buscando. Así que refiriéndose a Símismo Jesús dijo: «Soy el pan de vida» y«Comed Mi carne» pero el pueblo de Israel no loentendía.Entonces Jesús les explicó en Juan 6, 35-40:«Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que amí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mícree, no tendrá sed jamás. Mas os he dicho, queaunque me habéis visto, no creéis. Todo lo que elPadre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene,no le echo fuera. Porque he descendido del cielo,no para hacer mi voluntad, sino la voluntad delque me envió. Y esta es la voluntad del Padre, elque me envió: Que de todo lo que me diere, no
  • 114. 114 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►pierda yo nada, sino que lo resucite en el díapostrero. Y esta es la voluntad del que me haenviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y creeen él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en eldía postrero».Jesús es el Pan de vidaJesús se describió a Sí mismo como el pan devida y los judíos empezaron a quejarse diciendo:«Como sabes, eres el hijo de José así que ¿cómopuedes andar diciendo que eres el pan del Cielo?¿El pan de vida? ¡Tonterías! Lo sabemos todosobre tu familia. Tu padre José y madre Maríason nuestros vecinos y te hemos visto crecer. Tupadre es nuestro amigo, ¿cómo puedes decir queeres el pan de vida del Cielo? Nuestrosantepasados comieron del maná. ¿Acaso tambiénnos vas a dar tú este maná? Si es así, haz que elmaná descienda del Cielo».Entonces Jesús les dijo: «Nadie puede venir aMí a no ser que el Padre le envíe; y a esa personala levantaré el último día». En otras palabras,nuestro Señor estaba hablando de cómo DiosPadre le había enviado al mundo para salvar a lahumanidad. Pero la gente le pedía pan de lacarne. Así que Él dijo: «Soy el pan de vida yseréis salvados y recibiréis la vida eterna si creéisen Mí, pero no creéis aunque me veis».«¿Cómo podemos creer en Ti? Sabemos queeres el hijo de José, ¿cómo podemos creer enTi?». Jesús y el pueblo de Israel debían habertenido una conversación importante pero fueimposible ya que ambas partes defendían supropio punto de vista.Nuestro Señor dijo que era el pan de vida.Dijo: «Aunque vuestros antepasados comierondel maná en el desierto, todos murieron, pero loque descendió sobre ese desierto no venía de
  • 115. 115 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►Moisés, sino del Cielo». Entonces dijo: «El panque yo daré es mi carne, la cual yo daré por lavida del mundo» (Juan 6, 51). En otras palabras,Jesús estaba diciendo: «Soy el pan del Cielo y sialguien come de este pan, vivirá para siempre».El Señor dijo que Su carne era el pan de vidapara el mundo. Y Jesús dijo que la gente teníaque comer de Su carne.Entonces los judíos empezaron a discutir entreellos con gran conmoción porque no podíanentender lo que Jesús estaba diciendo. Así quedijeron: «¿Cómo puede este Hombre darnos Sucarne para que la comamos?». Jesús les dijo:«Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Sino coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéissu sangre, no tenéis vida en vosotros. El quecome mi carne y bebe mi sangre, tiene vidaeterna; y yo le resucitaré en el día postrero.Porque mi carne es verdadera comida, y misangre es verdadera bebida. El que come micarne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yoen él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivopor el Padre, asimismo el que me come, éltambién vivirá por mí. Este es el pan quedescendió del cielo; no como vuestros padrescomieron el maná, y murieron; el que come deeste pan, vivirá eternamente» (Juan 6, 53-58).Sin embargo el pueblo de Israel seguía sin poderentenderle hasta el final.La carne de Jesús es verdaderacomidaHemos nacido de nuevo al comer la carne deJesús y beber Su sangre. Los nacidos de nuevopueden darse cuenta de que la carne de Jesús esverdadera comida y Su sangre es verdaderabebida. De hecho, los nacidos de nuevo comen lacarne de Jesús todos los días y beben Su sangre.
  • 116. 116 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►Este Jesús, que dijo que Su carne era verdaderacomida, está alimentado a los justos con Su carnehasta saciarlos. Los justos están comiendo lacarne de Jesús por fe. Esta carne de Jesús serefiere al Evangelio de la verdadera salvación, aque Jesús ha borrado nuestros pecados al serbautizado en Su cuerpo por Juan el Bautista y portanto al haber tomado sobre Sí mismo lospecados del mundo.La sangre de Jesús es verdaderabebidaJesús dijo que Su sangre es verdadera bebida.El que Jesús pagara la pena de todos nuestrospecados es la bebida que nos sacia. Si comemosSu carne, estamos llenos, y si bebemos Susangre, nuestra sed queda saciada. Como los quecreen en el bautismo y sangre de Jesús sealimentan de Él por fe, Su carne se ha convertidoen verdadero pan de vida del Reino de los Cielos,y Su sangre se ha convertido en verdaderabebida. La carne y la sangre de Jesús se hanconvertido en el verdadero pan de vida para loscreyentes. Ustedes y yo, que creemos en Jesús,debemos conocer y creer que la carne de Jesús esel pan de vida.Aquí debemos tener cuidado para noentenderlo mal. No debemos creer que sólo lamuerte de Jesús en la Cruz es Su carne, lacomida de la vida. El que Jesús muriera en laCruz es bebida para nosotros, pero no comida.¿Están llenos cuando creen sólo en la Cruz deJesús? No. Cuando creen sólo en la sangre deJesús en la Cruz, puede que se sientan saciadosporque son librados de la condena de los pecadosde sus corazones, pero sus corazones no estánllenos.Jesús aceptó todos nuestros pecados a través
  • 117. 117 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►de Su bautismo en el río Jordán, y ha borradonuestros pecados a través del agua de Subautismo. Esta carne de Jesús por tanto siguesiendo comida para ustedes y para mí. ¿Es estoverdad para ustedes también? Como el pueblo deIsrael era carnal por aquel entonces, no se diocuenta de esto mientras seguí a Jesús, perocuando nosotros, los nacidos de nuevo, leemoseste pasaje, entendemos lo que significa.Está escrito: «Porque mi carne es verdaderacomida, y mi sangre es verdadera bebida. El quecome mi carne y bebe mi sangre, en mípermanece, y yo en él» (Juan 6, 55-56). Quien nocome la carne del Hijo del Hombre ni bebe Susangre no tiene vida. Pero los que comen la carnedel Señor y beben Su sangre tienen vida eterna.¿Y ustedes? ¿Han comida la carne de Jesús ybebido Su sangre? ¿Cómo lo hicieron? ¿Lequitaron un brazo a Jesús, lo cocinaron y se locomieron? ¿Le sacaron la sangre a Jesús y lapusieron en un vaso para beberla? ¿Cuánta carnetenía Jesús para que toda esta gente la pudieracomer?Mis queridos hermanos, sabemos que Jesús nohablaba en términos carnales. La Palabra delSeñor es espíritu y vida para nosotros (Juan 6,63). Jesús nos ha dado Su carne y Su sangre.Quien no coma Su carne ni beba Su sangre notiene vida. Sea quien sea el que no tenga la carneni la sangre de Jesús, no tiene vida.Jesús tomó todos los pecados de la humanidaden Su cuerpo y pagó la condena del pecado alderramar Su sangre en la Cruz. Al entregar Sucarne y Su sangre para el bien de todos los sereshumanos, ha dado vida a todos los que creen queÉl salva a Sus creyentes. Nadie puede ser salvadodel pecado a no ser que crea de corazón queJesús es el Camino, la Verdad y la Vida, nitampoco puede recibir la vida eterna. Sólo losque creen en la Palabra de Verdad, en que el
  • 118. 118 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►bautismo de Jesús, que es Su carne, ha borradotodos los pecados de la humanidad, puede recibirla verdadera vida de Dios por fe.¿Han recibido esta vida? ¿Se han convertidoen los que comen la carne de Jesús y beben Susangre? Nos hemos convertido en esta gente porfe, al haber comido la carne de Jesús y bebido Susangre. De lo que Jesús dijo: «Mi carne esverdadera comida» podemos darnos cuenta deque la Palabra de Dios es una verdadmaravillosa. Cuando nos cansamos en espíritu devivir en este mundo, si nos damos cuenta de quenos falta comida espiritual y pensamos en elbautismo de Jesús, este bautismo se convertirá enla comida de la vida y nos llenaráespiritualmente.La comida que Jesús nos ha dado con Su carnenunca perece y no le falta nada para que así lapodamos comer para siempre, día y noche, hoy ymañana. El que Jesús recibiera el bautismo en Sucuerpo significa que ha borrado nuestros pecadoscon el agua, y que esta carne de Jesús que cargócon todos los pecados a través de Su bautismo seha convertido en verdadera comida para lasalmas. Quien crea en la carne de Jesús tendrá elcorazón lleno. Pero no estará lleno en la carne,sino en el corazón. Su alma está llena y su fuerzarenovada. Tiene tanta fuerza que los que no hannacido de nuevo no pueden entender niexperimentar esta Palabra de Verdad.Durante la Iglesia Primitiva, los cristianosvivían sus vidas de fe a escondidas en lascatacumbas para escapar de la persecución. Alver esto, muchos romanos los acusaron decanibalismo por creer que comían la carne deJesús y bebían Su sangre literalmente. Como noconocían la Palabra de Dios, los romanos creíanque los cristianos se reunían todos los días paraasesinar a seres humanos y devorarlos y asícomer la carne y beber la sangre de sus víctimas.
  • 119. 119 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►Por eso los perseguían con violencia. Para losque no han nacido de nuevo es imposibleentender que la carne de Jesús es comida.La Iglesia Católica tiene su falsa doctrina de lacarne de Jesús. Según la doctrina católica de latransustanciación, cuando alguien come la ostia,está comiendo el cuerpo de Jesús. Los católicoscreen que cuando un sacerdote bendice la ostiadurante la Comunión, la ostia se convierte en lacarne de Jesús y así es como comen la carne deJesús. Así que durante la Misa, al comer estaostia, creen que están comiendo el cuerpo deJesús. Sin embargo esto no es comer la carne deJesús.La carne de Jesús se come sólo por fe. Lacarne de Jesús se come cuando se cree en Subautismo y Su Cruz. Al creer en el Evangelio delagua y el Espíritu podemos comer la carne deJesús y beber Su sangre. Cuando creemos en estaPalabra se convierte en comida de vida paranosotros. Jesús es el Hijo de Dios que bajó delReino de los Cielos. Sólo cuando creemos esto yle recibimos en nuestros corazones Jesús seconvierte en vida para nuestros corazones y lavida eterna de Dios desciende sobre nosotros.¡Recibamos todos esta vida eterna por fe!Cuando Jesús vino al mundo fue bautizado enSu cuerpo, murió en la Cruz y así ha borrado lospecados de la humanidad. Creer en la Palabra deDios que quitó los pecados del mundo es la feque permite que comamos la carne de Jesús. Nopueden comer la carne de Jesús mediante el ritualde la Comunión en el que se come un trozo depan. Comer la carne de Jesús es creer en suredención del pecado que Jesús ha cumplido, enque vino a este mundo a librarnos del pecado, fuebautizado por Juan el Bautista y aceptó todos lospecados del mundo para así borrarlos. Esta fe esla que les permite comer la carne de Jesús. Alcreer en el Evangelio del agua y el Espíritu de
  • 120. 120 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►corazón comemos la carne de Jesús. Cuandocreímos con nuestros corazones que todos lospecados del mundo fueron pasados a Jesúscuando fue bautizado y que fue condenado enlugar nuestro cuando murió en la Cruz, Jesús seconvirtió en la comida de vida para nosotros, elSalvador de nuestros pecados y así hizo posibleque recibiésemos la vida eterna por fe.La Biblia dice: «Porque con el corazón secree para justicia, pero con la boca se confiesapara salvación» (Romanos 10, 10). Entonces¿cómo podemos comer la carne de Jesús y beberSu sangre? Al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu podemos comer la carne de Jesús ybeber Su sangre. Sólo por fe podemos hacerlo.Jesús dijo: «Porque mi carne es verdaderacomida, y mi sangre es verdadera bebida. El quecome mi carne y bebe mi sangre, en mípermanece, y yo en él» (Juan 6, 55-56). El SeñorJesús dijo que hay vida en Su carne. NuestroSeñor ha ofrecido Su propia carne a lospecadores. Ha alimentado con Su carne a todoslos que creen en Él y los ha llenado. Esta carnese refiere al bautismo que Jesús recibió. Y Jesúsnos ha dado la bebida de la vida también. Enotras palabras, Jesús fue condenado por nosotrosal ser crucificado y así ha saciado nuestroscorazones, porque ha hecho que no tengamos queser condenados por nuestros pecados.Como nuestro Señor nos ha dado a toda lahumanidad Su carne (Su bautismo), la comidaespiritual de la vida, podemos estar llenos alcomer esta carne denominada el bautismo deJesús. Incluso en este instante hay muchas almasen este planeta que mueren de hambre espiritual,aunque coman la comida de la carne, porque nopueden comer la comida de la vida que es elbautismo de Jesús.Por coincidencia hace unos días escuché elsermón de un pastor en la televisión. El tema del
  • 121. 121 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►sermón era que teníamos que alcanzar la vidaeterna y recibir la remisión de los pecados alcreer en Jesús. Sin embargo, después demencionar este tema tan importante a sucongregación, este pastor no dio ningunarespuesta a la pregunta de cómo creer en Jesús.Mencionó el pasaje de Juan 6, 28-40 en susermón pero no tenía ni idea de cómointerpretarlo. Durante la media hora depredicación hizo muchas preguntas pero no dioninguna respuesta porque ni él mismo sabíacuáles eran las respuestas. Un sermón sirve paraexplicar cómo se puede recibir la remisión de lospecados, cómo se puede vivir una vida de fecorrectamente y cómo se puede vivir una vidadecente. Pero los pastores que no han nacido denuevo no saben qué es la comida de la carne deJesús. Por eso este pastor no hacía más que hacerpreguntas a la congregación durante media hora:«¿Cómo debemos vivir? ¿En qué debemoscreer?». Este sermón hace que los pecadorescristianos tengan una fe legalista y sigan ligadosal pecado.Cuando un predicador dice un sermón debedar respuestas porque sólo entonces los oyentespueden comer la comida espiritual y estarsaciados. Si predican sin saber la respuesta,¿cómo se le puede llamar sermón a sussermones? ¿No es así, queridos hermanos?Muchas personas están muriendo de hambre.Podemos comer dos tipos de comida: lacomida de la carne y la comida espiritual. Comoustedes y yo sabemos bien la comida de la carnela produce la tierra. Pero la comida espiritualsólo se puede obtener cuando comemos la carnede Jesús. Lo que la tierra produce no es lacomida espiritual. La comida espiritual del Cieloes la carne de Jesús. Sólo cuando comemos lacarne de Jesús podemos comer esta comidaespiritual, y sólo cuando comemos la carne de
  • 122. 122 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►Jesús y bebemos Su sangre podemos recibir lavida eterna.Sin embargo hay muchos cristianos que no sedan cuenta de porqué Jesús vino al mundo. Al serbautizado Jesús se convirtió en el Salvador quenos ha salvado de todos nuestros pecados y alofrecer Su carne nos ha dado la vida eterna. Elhecho de que nos haya salvado del pecado al serbautizado en Su cuerpo y derramar Su sangre esnuestra comida espiritual. A pesar de esto muchagente no cree en el bautismo que Jesús recibiócuando vino al mundo. Por el contrario sólosaben que Jesús fue condenado a muerte y que selevantó de entre los muertos. Incluso hasta estemismo momento siguen sufriendo porque no sedan cuenta de que Jesús, al ser bautizado cuandovino al mundo, ha borrado los pecados de los quecreen en Él. ¿Cómo ocurrió esto?La gente tiene hambre. ¿Se dan cuenta de lohambrientos que están espiritualmente? ¿Yustedes? ¿Han tomado la carne de Jesús, lacomida de la vida a través de la fe en Subautismo? Deben comer esta carne de Jesús.Estoy agradecido por la carne que Jesús nos hadado porque es verdadera comida. Si Jesús nohubiese sido bautizado, por muy sinceramenteque creyéramos en Él, no podríamos haberrecibido la remisión de nuestros pecados ynuestras almas y corazones no estarían en paz.Mientras leía el pasaje de las Escrituras de hoyme di cuenta de cómo la carne de Jesús (Subautismo) es verdadera comida. Y me entristecióenormemente que el pueblo de Israel noreconociera a Jesús como quien de verdad era.Cuando Jesús dijo que Su carne era comida devida, desearía que hubiesen creído en Él yhubieses dicho: «¡Oh! Eres el verdadero Mesías,el Salvador y el Cordero del sacrificio que vinoal mundo, fue bautizado y condenado en laCruz». Entonces su conversación con Jesús no
  • 123. 123 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►hubiese sido en vano. Si hubieran sabido queJesús era el Salvador y hubiesen creído, el pasajede las Escrituras de hoy no tendría porqué ser tanlargo.¿Qué ocurrió cuando los judíos del pasaje dehoy no entendieron que la carne de Jesús, elbautismo de Jesús les salvaba de todos lospecados? Cuando Jesús le dijo al pueblo quecreyera en Él, la gente dijo: «¿Cómo podemoscreer en Ti?» y Jesús contestó: «Quien come Micarne (el bautismo de Jesús) por fe, come lacomida de la vida eterna, y quien bebe Misangre, tiene verdadera bebida». Pero los judíoscontestaron: «¿Nos están hablandoliteralmente?».No sólo fueron los judíos los que tuvieron estaconversación en vano. Muchos cristianos de hoyen día que creen en Jesús sin nacer de nuevotienen esta conversación. Leen el pasaje de hoypero no entienden lo que significa. Así que sinsaber el significado de esta Palabra de Dios,insisten que deben vivir virtuosamente ydiligentemente. Pero esta enseñanza estáequivocada. Hablan de la fe en Jesús sólo entérminos morales y éticos, diciendo: «Debéisvivir de esta manera». Por eso Jesús no puedeconvertirse en su comida aunque crean en Él ypor eso los que no han nacido de nuevo del aguay el Espíritu no pueden alimentar a otras almascon comida espiritual.Cuando comí la carne de Jesús al creer en elbautismo del Señor, mi corazón se llenó. Cuandocreí en el bautismo de Jesús y Su sangre en laCruz, el bautismo se convirtió en el pan de vidaen mi corazón, y Su preciosa sangre se convirtióen verdadera bebida. Cuando leí sobre elbautismo de Jesús en la Palabra, este bautismo seconvirtió en la comida de la remisión de lospecados, y cuando miraba a la Cruz, le dabagracias a Dios porque no hay condena para mí.
  • 124. 124 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►Cuando creí en Su salvación, en que los pecadosde los creyentes de borran a través de Subautismo y en que sus corazones se sacian con elpan de Jesús, la carne (el bautismo de Jesús) y lasangre de Jesús se convirtieron en verdaderacomida de vida para mí. Estoy muy agradecidopor ello.Si creemos sólo en la sangre de Jesús,¿cuáles son las consecuencias de estafe?Antes de encontrar el Evangelio del agua y elEspíritu, yo también tenía una fe que me impedíacomer la sangre de Jesús. Bebía sólo la sangre deJesús por aquel entonces. En esos momentos,durante 10 años, afirmaba creer en Jesús perosólo creía en Su sangre. Así que no tenía comiday moría de hambre. Estaba tan necesitado decomida espiritual que viví toda mi vida de febasándome en mis propias emociones.En aquellos días, cuando no tenía verdaderapaz en mi corazón, cantar himnos no eradivertido. No era excitante cantar solemnemente.Estaba tan hambriento y tan sediento que cantabacomo un fanático. Entonces sin darme cuenta mesumergía en mis propias emociones, y mientrascantaba himnos como un fanático, sentía un grandeseo de servir al Señor. Sin embargo esto sóloduraba poco tiempo, y cuando dejaba de cantar,me sentía vacío y hambriento de nuevo. Inclusomientras adoraba, no me sentía lleno del todo,sino que sólo sentía un vacío todo el tiempo. Sisólo creemos en la sangre de Jesús, Él no puedeconvertirse en comida para nuestras almas. Asíque cuando iba a la iglesia para ser alimentado,me iba todavía más hambriento, y cuandobuscaba la satisfacción, acabé yendo de grupo engrupo y de reunión a reunión. El resultado de
  • 125. 125 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►creer sólo en la sangre de Jesús era como muchoun poco satisfactorio, pero la mayoría de lasveces provoca un vacío. Esto se debe a que en micorazón no había ni verdadera fe ni verdaderaagua de vidaSin embargo, ahora que he comida la carne deJesús (la Palabra de Verdad que ha borrado todosmis pecados al ser bautizado), el vacío de micorazón ha desaparecido. Ahora la verdaderavida brota de mi corazón. Ahora puede compartirel agua de la vida con todo el mundo.Jesús ha borrado nuestros pecadoscon Su carneDesde el momento en que me di cuenta de quetodos mis pecados se pasaron a Jesús cuando fuebautizado, la sed de mi corazón se sació. Desdeese momento me di cuenta de que Jesús fuecondenado en la Cruz en mi lugar, y desde esemomento creí que Jesús no sólo aceptó mispecados, sino todos los pecados de la humanidadcuando fue bautizado, y entonces fui saciadoporque recibí la verdadera vida en ese momento.Está escrito: «Jehová es mi pastor; nada mefaltará. En lugares de delicados pastos me harádescansar; junto a aguas de reposo mepastoreará» (Salmo 23, 1-2). Mis queridoshermanos, hemos comido toda la hierba quehemos querido y bebido las aguas del río.Estamos satisfechos y llenos y reposamos enverdes praderas mientras decimos: «Estoy lleno.Estoy tan lleno que no quiero nada más». Misqueridos hermanos, nos hemos convertido engente satisfecha que siempre sonríe y está feliz ya la que nada le falta.Mi alma fue saciada cuando encontré al Señoren Su Palabra. Cuando me siento ligeramentehambriento siempre pienso en nuestro Señor. Leo
  • 126. 126 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►la Palabra y medito sobre ella. Siempre recuerdoque mis pecados fueron pasados al Señor cuandofue bautizado. Él cargó con todos mis pecados,así que mi corazón está siempre lleno. «GraciasSeñor, muchas gracias. Estoy agradecido de todocorazón. Estoy tan agradecido de que me hayasdejado sin pecado. Señor no puedo expresar conpalabras cuanto te lo agradezco». Pienso en loinsuficiente que soy por mí mismo y cómonuestro Señor cargó con todos mis pecados, y alcreer en esto de corazón, como la carne y bebo lasangre todos los días y así descanso con gozo ypaz en mi corazón.Estamos viviendo alimentándonos de lacomida de la vida para nuestras almas. No sóloyo, sino que también ustedes han conseguido lasalvación al creer en la carne del bautismo deJesús. Al ofrecer Su propia carne y sangre, Jesúsnos ha alimentado con la comida de la vida y nosha devuelto a la vida cuando estábamos en elpecado. Creemos en esto. Creemos que con Subautismo y Su sangre, Jesús nos ha salvado atodos los que estábamos a punto de morir dehambre. ¿No es así? Al creer en el bautismo deJesús y Su sangre hemos comido Su sangrebebido Su sangre. Si alguien no come ni bebe porfe, morirá, pero si come y bebe por fe,conseguirá la vida eterna.Debemos seguir comiendo el bautismo deJesús, es decir, Su carne. Si la comemos una vezconseguiremos la vida eterna, si la comemos dosveces, estaremos saciados, y si la comemos tresveces al día seremos gente de fe. Al comer lacarne y beber la sangre de Jesús todos los díasrecobramos fuerzas y estamos llenos todos losdías. ¿Creen en esto? Debemos comer el pan devida todos los días.Mis queridos hermanos, Jesús dijo: «Porquemi carne es verdadera comida, y mi sangre esverdadera bebida. El que come mi carne y bebe
  • 127. 127 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Comome envió el Padre viviente, y yo vivo por elPadre, asimismo el que me come, él tambiénvivirá por mí. Este es el pan que descendió delcielo; no como vuestros padres comieron elmaná, y murieron; el que come de este pan,vivirá eternamente» (Juan 6, 55-58). ¿Creen enesto? Mis queridos hermanos, los que comen lacarne y beben la sangre de Jesús vivirán parasiempre. La carne de Jesús no nos llena sólodurante poco tiempo. La carne de Jesús permiteque todos sus pecados sean borrados y quereciban la vida eterna, y se ha convertido en elpan de la vida eterna.El que hayamos comido la carne de Jesús esun gran milagro y una bendición. ¿Qué hemoshecho para merecer esto, para comer la carne deJesús y beber Su sangre cuando tanta gente sóloha bebido Su sangre? El sermón de hoy hatratado este tema y ha subrayado lo afortunadosque somos al haber salvados de esta manera. Hehablado de cómo lo hemos conseguido con estadiferencia y cómo hemos conseguido la vidaeterna y cómo otros están destinados al infiernopor esta pequeña diferencia.Qué gran amor y gracia nos ha dado el Señoral salvarnos y encontrarnos cuando hay tantagente en este mundo que es más lista quenosotros y está mejor considerada. Estoy muyagradecido por esto. La carne de Jesús es lagracia de Dios. Es el pan de Dios que viene delCielo. Todo lo que hice fue aceptar por fe el donque el Señor me dio. Todos nosotros debemoscreer en la carne y la sangre de Jesús, en Subautismo y sangre.Lo que hemos recibido es la vida eterna;tenemos fe en la carne del bautismo y la sangrede la Cruz que Jesús nos ha dado. Esto es lo queconfesamos a nuestros Dios, no por nuestrapropia bondad ni por nuestras virtudes o acciones
  • 128. 128 Debemos comer el pan del cielo por fe en el Evangelio del agua y el Espíritu◄ Índice ►ni porque tengamos un talento especial.Creemos que Dios nos dio el don de lasalvación y de la vida eterna porque tuvomisericordia de nosotros y nos amó. Dios Padrehizo que fuésemos salvados como está escrito:«Nadie puede venir a Mí a no ser que el Padreque me envió lo acerque a Mí». Dios Padre nosha empujado hacia el camino de la vida eterna, ala Iglesia que tienen la enseñanza correcta sobrela carne y la sangre de Jesús y nos ha hechocomer la carne de Jesús y recibir la vida eterna.Cuando la destrucción viene a este mundo, elCielo vendrá a nosotros. No debemospreocuparnos por nada.La Biblia dice: «Y de la manera que estáestablecido para los hombres que mueran unasola vez, y después de esto el juicio» (Hebreos 9,27). El que Dios nos haya hecho vivir parasiempre significa que no nos ha creado comomeros seres efímeros aunque nuestras vidas eneste mundo sean como el rocío de la mañana quedesaparece. Para que disfrutásemos la vida eternay viviésemos para siempre Jesús nos ha hecho elpueblo de Dios al alimentarnos con Su carne ySu sangre. Los que creen en la carne y sangre deJesús y comen de esta carne y beben Su sangre,vivirán para siempre. Mis queridos hermanos,podemos comer y beber la sangre y la carne deJesús en cualquier momento por fe. En la Iglesiade Dios siempre podemos comer la comidaespiritual y beber la bebida espiritual.Nuestro Señor nos dio Su carne y Su sangrepara darnos la vida eterna y la comida eterna. Lacarne de Jesús es Su bautismos, que borró todoslos pecados, y la sangre de Jesús fue el castigopor los pecados con los que cargó a través de Subautismo. Al creer en la carne y la sangre deJesús, el Hijo de Dios del Cielo, hemos recibidola remisión de nuestros pecados y hemosconseguido la vida eterna.
  • 129. ◄ Índice ►CAPÍTULO 7
  • 130. 130 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►Jesucristo, que se convirtióen el pan de vida paranosotros< Juan 6, 41-51 >«Murmuraban entonces de él los judíos,porque había dicho: Yo soy el pan quedescendió del cielo. Y decían: ¿No es ésteJesús, el hijo de José, cuyo padre y madrenosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste:Del cielo he descendido? Jesús respondió y lesdijo: No murmuréis entre vosotros. Ningunopuede venir a mí, si el Padre que me envió nole trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.Escrito está en los profetas: Y serán todosenseñados por Dios. Así que, todo aquel queoyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. Noque alguno haya visto al Padre, sino aquel quevino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto,de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vidaeterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padrescomieron el maná en el desierto, y murieron.Este es el pan que desciende del cielo, paraque el que de él come, no muera. Yo soy el panvivo que descendió del cielo; si alguno comierede este pan, vivirá para siempre; y el pan queyo daré es mi carne, la cual yo daré por lavida del mundo».En el Evangelio de Juan, capítulo 6, el Señordice: «Yo soy el pan de vida». La gente se sentíallena al haber comido la comida de la carne queJesús les dio. Al día siguiente, fueron a buscar aJesús de nuevo pero Jesús les dijo que notrabajasen por la comida que perece, sino por lacomida que dura hasta la vida eterna. Y por esola gente preguntó: «Entonces le dijeron: ¿Qué
  • 131. 131 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►debemos hacer para poner en práctica las obrasde Dios?» (Juan 6, 28). Jesús contestó: «Esta esla obra de Dios, que creáis en el que él haenviado» (Juan 6, 29).La gente dijo: «Si es así, ¿qué quieres decircon que eres el enviado de Dios y con que vinistedel Cielo? ¿Tienes pruebas de que viniste delCielo? Por favor, danos alguna prueba. Comoestá escrito, Moisés alimentó al pueblo de Israelcon el maná que bajaba del cielo, pero, ¿puedesTú hacer semejantes milagros?».El Señor contestó: «Vuestros ancestros novivieron eternamente al comer ese pan. Perocomo soy el pan que baja del Cielo, si coméiseste pan, nunca moriréis. Soy el pan de vida delmundo». Entonces dijo: «Quien coma esta pan,tendrá vida eterna y en el último día lelevantaré». El Señor dijo que vino para que todosrecibieran la vida al convertirse Él en el pan devida para todo el mundo.En el pasaje de las Escrituras de hoy, el Señordijo que los judíos murmuraban entre ellos sobreJesús porque Él dijo que el pan de vida vino delCielo (Juan 6, 41). Jesús dijo que era el pan devida. Decían: «¿Acaso no eres el hijo de José?Conocemos a tus padres, así que ¿cómo dicesque has venido del Cielo? No digas tonterías».El Señor era el pan de vida que vino del Cielocomo dijo refiriéndose a Sí mismo: «Soy el panque bajó del Cielo». Al comer este pan por fe, lagente puede recibir la remisión de los pecados yrecibir la vida eterna con la que nunca puedenmorir. El Señor dijo que vino al mundo para querecibiésemos la salvación de nuestros pecados,fuésemos salvados de la muerte, recibiésemosnueva vida y ganásemos la vida eterna alentregarnos Su cuerpo. Por eso Jesús dijo que erael pan que vino del Cielo.El Señor se refirió a Sí mismo como el pan devida y esto significa que ha salvado a toda la
  • 132. 132 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►humanidad del pecado al venir al mundoencarnado en un hombre cuando nosotros, lospecadores, estábamos a punto de morir ahogadospor nuestros pecados. Para salvar a la humanidaddel pecado, el Señor tomó los pecados al serbautizado por Juan el Bautista en Su cuerpo, fuecrucificado, derramó Su sangre hasta morir yresucitó de entre los muertos al tercer día. Alrecibir el juicio por nuestros pecados de estamanera, el Señor ha borrado nuestros pecados yha permitido que recibiésemos la verdaderasalvación al creer en Él como el Salvador. ElSeñor se refirió a Sí mismo como el pan de vidaporque Él es el pan de vida espiritual que permiteque nuestros espíritus vivan para siempre. Estaspalabras se refieren a que Él bajó al mundo ytomó nuestros pecados en Su cuerpo y murió enlugar nuestros en la Cruz para salvarnos alresucitar de entre los muertos. En resumen, serefieren a las obras que el Señor hizo cuandovino al mundo, es decir, a completar el Evangeliodel agua y el Espíritu.Jesús es el pan del CieloDel mismo modo en que la gente sobrevive alcomer la comida de la carne, los que creen deverdad en los ministerios que Jesús llevó a cabotienen derecho a recibir la vida eterna. Por esoJesús dijo: «Yo soy el pan de vida; el que a míviene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree,no tendrá sed jamás» (Juan 6, 35). Pero la gentetomó estas palabras desde una perspectiva carnalen vez de entenderlas desde un punto de vistaespiritual. El Señor dijo: «No murmuréis entrevosotros. Ninguno puede venir a mí, si el Padreque me envió no le trajere; y yo le resucitaré enel día postrero» (Juan 6, 43-44). Queridoshermanos, está escrito que nadie puede venir a
  • 133. 133 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►Jesús a no se que el Padre atraiga a esa persona.Entonces, ¿a quién atrae el Padre hacia Jesús?A los que quieren ser librados de sus pecados ensus corazones y recibir la salvación del espíritu,que nunca perecerá, en vez de las cosas de lacarne que se pudren. Dios lleva a esas personashacia Su Hijo, Jesús, y hace que crean en elhecho de que Jesús se ha convertido en nuestroSalvador al tomar nuestros pecados al serbautizado por Juan el Bautista, al morircrucificado y resucitar de entre los muertos, esdecir, el hecho de que Jesús se ha convertido enel pan de vida para la humanidad. Creer en estaVerdad en nuestro corazón es comer el pan devida y alcanzar la salvación de la vida eterna.Dios Padre conoce los corazones de la gentemuy bien. Está escrito: «Pues el hombre mira loque está delante de sus ojos, pero Jehová mira elcorazón» (1 Samuel 16, 7). Por eso Dios Padreempuja hacia Jesús a los que quieren conseguir lavida eterna al recibir la remisión de los pecados yhace que coman el pan de vida por fe. Y asípermite que reciban la salvación. Además estosignifica que Dios no lleva a Jesús a los quebuscan las cosas que perecen.Cuando creemos en Jesús debemos buscar lascosas del espíritu con el corazón. Al hacerlo,podremos recibir la remisión de los pecados yalcanzar la vida eterna al haber alcanzado estasmetas. Al creer en Jesús no debemos buscar loque nos haga vivir bien en la tierra, como hacerserico, ser famoso, curarse de una enfermedad otener poder. Esta gente viene a Dios parasatisfacer su codicia y creen en Él según susdeseos. Por eso esta gente no recibe la salvación.Si queremos creer en Jesús como el Salvador,debemos creer en Él con el deseo de recibir laremisión de los pecados en nuestros corazones.Debemos creer en Jesús con el objetivo de recibirla remisión de los pecados, convertirnos en hijos
  • 134. 134 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►de Dios y vivir eternamente en el Reino de losCielos que Dios nos ha preparado. Sólo cuandovamos ante Dios con estos objetivos Dios Padrenos ayuda, nos atrae, y cuando escuchamos laPalabra de Dios, nos permite entendercorrectamente, creer y seguirla. De lo contrarioestá escrito que no podremos presentarnos ante elPadre.Queridos hermanos, estamos en esta reunión.Hemos escrito el título de esta convención: «Asíque, arrepentíos y convertíos, para que seanborrados vuestros pecados» (Hechos de losApóstoles 3, 19) en pancartas y las hemoscolgado en diferentes lugares. Y distribuimospanfletos y otras cosas. Pero no ha venido muchagente a esta reunión evangelical. ¿Por qué no hanvenido? Porque están interesados en cosasbanales.Jesús hizo el milagro de los panes y los pecesen una montaña. Con 5 panes y dos pescadospequeños en la mano, Jesús los bendijo diciendo:«Que haya una bendición de Dios» y está escritoque sobraron 12 canastas después de haberalimentado a 5000 personas. Pero la gente,después de haber comido este pan hasta saciarse,sólo buscaba el pan de la carne en vez dereconocer al Señor que había hecho tal milagro eintentar recibir la remisión de los pecados paraganar la vida eterna al creer en la Palabra que elSeñor dijo. Por eso cuando Jesús empezó ahablar sobre la Verdad espiritual a los que lepedían pan, estos le dijeron: «Estas palabras sondifíciles».
  • 135. 135 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►Sólo cuando creemos en el Evangeliodel agua y el Espíritu podemos comerla carne de Jesús y beber Su sangreEs igual en este mismo instante y en esta era.En vez de buscar las cosas de la carne, la gentedebería venir para que sus espíritus reciban laremisión de los pecados, para convertirse enhijos de Dios, ganar la vida eterna de Dios yrecibir la bendición de vivir durante toda laeternidad. Pero como sus objetivos son carnales,no están viviendo a la Iglesia de Dios y por esolos cristianos de hoy en día creen en Jesús envano,Como hemos recibido la remisión de lospecados al creer en Jesús que vino por al agua yel Espíritu, nos hemos convertido en hijos deDios y hemos recibido la vida eterna, y asíresucitaremos el último día. La verdad es quehemos recibido estas bendiciones porque DiosPadre, al ver el centro de nuestros corazones, nosguió hacia Jesús y nos hizo reconocer a Jesús ycreer en Él, el pan de vida. Hemos recibido laremisión de los pecados al creer que nuestroSeñor nos ha salvado al tomar nuestros pecadosde una sola vez en Su bautismo, al morir en laCruz en nuestro lugar y al resucitar de entre losmuertos. Además, Dios nos ha tomado comohijos suyos y nos ha dado la vida eterna, y alcreer en esto podemos recibirla, participar en laresurrección de Jesús y alcanzar estasbendiciones.La semana pasada visité el lugar dondedescansaban los restos del fallecido diáconoMyungchan Kim, que murió hace unos años.Afortunadamente había llovido el día anterior yla hierba estaba fresca. Las palabras que estabaninscritas en su lápida: «Aquí descansa el diáconoMyunchan Kim, un hombre justo, que espera la
  • 136. 136 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►segunda venida del Señor», tocaron mi corazónuna vez más. Pero lo que es curioso es quepodemos ver muchas nuevas lápidas que llevanuna inscripción similar. Sólo que no utilizan laspalabras «un hombre justo o mujer justa». ¿Porqué? Porque no recibieron la remisión de lospecados en sus corazones aunque hubieran sidodiáconos en vida o pastores, misioneros, etc.Nosotros, los santos nacidos de nuevo, esdecir, los justos, tenemos una esperanza. Dios hapreparado muchas más bendiciones para los quese presentan ante Él buscando las cosas delespíritu, para los que creen en las cosas que Diosda, y los que creen que las bendiciones divinas ycelestiales son eternas, en vez de las cosas queperecen. Y nosotros, que creemos es estas cosas,hemos recibido estas bendiciones. Pase lo quepase debemos utilizar nuestros corazones parabuscar las cosas del espíritu ante Dios pararecibir la salvación. Si no tuviéramos ningúninterés en las cosas del espíritu ni en que nuestroscorazones se limpiasen del pecado, ypersiguiésemos las cosas de la carne, como sercurados de una enfermedad física y hacernosricos, no valdría para nada creer en Jesús. DiosPadre no deja a los que buscan las cosas de lacarne conocer el secreto del Cielo y no los guía.¿Para qué escuchamos la Palabra de Dios ycreemos en Jesús? Ustedes y yo creemos enJesús para que nuestros pecados sean borradoscompletamente en nuestros corazones, paraconvertirnos en hijos de Dios, recibir la vidaeterna y ser resucitados como Jesús. En resumen,creemos en Jesús para vivir en Su Reino parasiempre como reyes junto con Él, el Rey dereyes. No creemos en Jesús para ser ricos en estemundo o para estar bien en la carne, sino quecreemos en Él para el bien de nuestros espíritus.Como creemos en Jesús con este objetivo,nuestro Señor dijo: «Y esta es la voluntad del que
  • 137. 137 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, ycree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaréen el día postrero» (Juan 6, 40).En Juan 6, 45 está escrito: «Escrito está en losprofetas: Y serán todos enseñados por Dios. Asíque, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió deél, viene a mí». ¿A quién le ha enseñado elmundo el Padre? Su único Hijo, Jesús. Entonces,¿de quién aprendieron a los que Jesús enseñó?Aprendieron de Dios Padre.Queridos hermanos, la fe correcta viene desdearriba. Significa que hay un conducto para elaprendizaje espiritual. ¿De quién aprendieron laVerdad de la salvación? ¿Acaso no aprendieronla Palabra del Evangelio del agua y el Espíritu delos siervos de Dios nacidos de nuevo o de loshermanos y hermanas que fueron antes queustedes? Han aprendido de sus predecesores en lafe en la Iglesia de Dios. Si es así, han aprendidode Dios Padre. Esto se debe a que ellosaprendieron y escucharon de Jesús, a través de laPalabra escrita. Esta Palabra es exactamente loque dijo Dios Padre y por tanto los siervos deDios deben pasar esta Palabra después de haberlaescuchado y aprendido desde arriba, y ustedesdeben darse cuenta de que lo que han aprendidode los siervos de Dios es igual que haberloescuchado y aprendido de Dios Padre. Losprincipios son los mismos. Por eso Jesús dijo:«Escrito está en los profetas: Y serán todosenseñados por Dios».Jesús es nuestro Salvador, pero también es elverdadero Profeta. Por eso nos enseña todas lascosas. El pasaje: «Escrito está en los profetas: Yserán todos enseñados por Dios» significa quetodas las Escrituras de la Biblia, que han sidohabladas por el Señor, son la Palabra del Profeta,así como la Palabra de Verdad. Jesús es elPrimero y el Último (Apocalipsis 1, 17); es elque está a cargo del principio y final de la
  • 138. 138 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►historia de la humanidad. Y es quien nos enseñael objetivo principal de la vida. Es el Creador quenos ha hecho, el Salvador que nos ha salvado delos pecados y el Señor de la vida eterna que nosha dado esta vida eterna. Además, es laresurrección porque es el Camino, la Verdad y laVida. Él, que nos salvó de la muerte, nos dionueva vida, nos ha dado la eternidad y nos hadado bendiciones para siempre, lo es todo paranosotros. Esto es lo que está diciendo.En Juan 6, 46 está escrito: «No que algunohaya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios;éste ha visto al Padre». ¿Quién ha visto alPadre? Sólo Jesús lo ha visto. Por eso el Señordijo lo siguiente en el Evangelio de Juan capítulo6, versos 47 y 48: «De cierto, de cierto os digo:El que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy elpan de vida». Significa que una persona quecome a Jesús, el pan de vida, por fe en sucorazón nunca perece.El Señor dijo: «Vuestros padres comieron elmaná en el desierto, y murieron. Este es el panque desciende del cielo, para que el que de élcome, no muera» (Juan 6, 49-50). Significa queJesús es el pan que viene del Cielo. No dice queeste pan es algo que comemos y que hace que nomuramos. Jesús es el pan de vida que nos hadado la verdadera vida. Jesús es el pan que nosda la remisión de los pecados y la vida eterna.Queridos hermanos, ¿creen en Jesús de todocorazón? ¿Creen en su corazón que Jesús nos hasalvado al tomar nuestros pecados mediante Subautismo, al morir en la Cruz en nuestro lugar yderramar Su sangre, y al resucitar de entre losmuertos? Ustedes y yo creemos que estos son losque han ganado la vida eterna.
  • 139. 139 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►La vida eterna significa queviviremos para siempreEl Señor nos ha prometido que, en el últimodía, levantará a los que tienen la vida eterna.Cuando el pueblo de Israel estaba en el desierto,Moisés rezó a Dios y Dios envió el maná delcielo. Y esta gente comió el maná y sobrevivióen sus vidas carnales. Pero al final todosmurieron. Algunos murieron a edad avanzada,otros murieron por alguna enfermedad y otros enla guerra. Fuera cual fuera la razón, todosmurieron. Pero, ¿qué hay del pan que viene delCielo? La gente que lo ha comido creyendo decorazón nunca muere. La gente que cree en lasobras justas de Jesús de corazón, no muere. Lagente que cree en el hecho de que Jesús nos hasalvado de los pecados, que nos ha dado la vidaeterna y que nos levantará al final, no morirá entoda la eternidad. Los Apóstoles de la IglesiaPrimitiva pudieron tener valor en el martirioporque creyeron en la vida eterna. Espero quesepan que tenemos la vida eterna dentro nosotrosmismos.El Señor dijo: «Yo soy el pan vivo quedescendió del cielo; si alguno comiere de estepan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré esmi carne, la cual yo daré por la vida del mundo»(Juan 6, 51). ¿Podríamos haber borrado todos lospecados de nuestros corazones al hacer algunaobra buena y santificarnos? Nunca. Recibimos laremisión de los pecados, nos convertimos enhijos de Dios y recibimos la vida eterna sólocuando creemos y aceptamos de corazón elhecho de que Jesús, el que Dios Padre envió,vino al mundo y borró nuestros pecadosmediante el Evangelio del agua y el Espíritu. LaVerdad es que no podemos recibir la remisión delos pecados ni la vida eterna si no es a través delque Dios envió, Su Hijo Jesús. Por eso debemos
  • 140. 140 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►creer en el que Dios Padre envió, en Jesucristo,que es el pan que vino del Cielo.Así que comemos pan y bebemos vinocuando celebramos la sagradacomuniónEl Señor nos dijo que recordásemos el pan y elvino. Dijo: «Porque mi carne es verdaderacomida, y mi sangre es verdadera bebida» (Juan6, 55). El Señor dijo: «Soy el pan de vida»porque ha tomado nuestros pecados al venir almundo encarnado en un hombre. Esto se debe aque ha borrado nuestros pecados al tomarlos enSu carne y ser juzgado por ellos. El Señor es elpan de vida. Sólo cuando lo conocemos ycreemos en Él de corazón, podemos ser salvadosde nuestros pecados y recibir la vida eterna. Asíque nacemos de nuevo y podemos vivir una vidavaliosa.En Juan 6, 51 está escrito: «Yo soy el pan vivoque descendió del cielo; si alguno comiere deeste pan, vivirá para siempre; y el pan que yodaré es mi carne, la cual yo daré por la vida delmundo». El Señor se refiere a Sí mismo como elpan de vida, pero ¿qué es ese pan? Es su carne.Esto significa que la carne de Jesús es el pan devida. En la carne de Jesús está la fe perfecta.Jesús nos ha salvado perfectamente de todosnuestros pecados al tomarlos en Su carnemediante Su bautismo, ir a la Cruz con ellos, serclavado a ella, derramar Su sangre y ser juzgadopor nuestros pecados en nuestro lugar. El hechode que Jesús sea el pan de vida nos dice laVerdad de que Jesús ha tomado todos nuestrospecados al ser bautizado en Su carne. Tener fe enlas obras de la salvación que Jesús ha hecho escomer la carne de Jesús y beber Su sangre. Esta
  • 141. 141 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►es precisamente la manera de alcanzar lasalvación. Esta es precisamente la manera derecibir la vida eterna.¿Hay algún hombre más bendito que aquelque ha recibido la remisión de los pecados y lavida eterna de Dios? Mientras vivimos en estemundo podemos morir en un incendio, en unaccidente de tráfico o en cualquier otro sucesodesafortunado. Es una gran bendición poderconseguir la vida eterna mientras vivimos sinsaber cuando vamos a morir.A veces nos cansamos y nos irritamos cuandotenemos mucho trabajo, ya sea la obra de Dios ola obra de mundo. Aquellos de ustedes que creenen Jesús, si sus corazones están cansados y singozo, deben pensar en la obra que el Señor hahecho por ustedes una vez más. Nosotrosestábamos destinados al infierno, pero el Señor,al convertirse en nuestro sacrificio, nos hasalvado perfectamente. Si de verdad creemos enel amor de Jesús en nuestros corazones, nopodemos evitar estar agradecidos. Hemosrecibido la remisión de los pecados y nos hemosconvertido en los hijos de Dios. Él nos ha dado lavida eterna y cuando nuestra carne muera, noslevantará en el último día. Y recibiremos elverdadero descanso.Jesús es el pan de vida del Cielo. Jesús vino almundo para darnos Su carne como pan de vida.El Señor nos dijo que comiésemos este pan y dijoque viviríamos eternamente si lo comemos.Cuando comemos el pan de vida creyendo decorazón, recibimos la vida eterna.Para poder comer este pan de vida debemossaber qué son la carne y la sangre de Jesús.También debemos darnos cuenta de nuestranaturaleza pecadora y de que, ante Dios, estamosdestinados a ir al infierno si somos juzgadossegún la Ley de Dios. «Después de nacer denuevo no podía conseguir nada, pero por lo
  • 142. 142 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►menos tengo que recibir la remisión de lospecados. Quiero recibir la remisión de lospecados, convertirme en un hijo de Dios e ir alCielo». Debemos tener una sed insaciable ennuestros espíritus. Al tener fe sincera en el hechode que «Jesús ha borrado sus pecados y los míosmediante el Evangelio del agua y el Espíritu»podemos recibir la vida eterna, estar agradecidosy compartir este pan por fe.No vivimos una vida de fe con las cosas de lacarne. Ya hagamos una obra bien o mal, la vidade fe sólo puede vivirse bien si creemos en losministerios de salvación del Señor y si tenemosfe en Dios. Podemos recibir la salvación, la vidaeterna y las bendiciones si creemos de corazónen las cosas que Él nos ha dado.Queridos hermanos, ¿creen en el hecho de queJesús ha dado a este mundo Su carne de vida?¿Creen en la Verdad de que nos ha salvado alvenir a la tierra en la carne humana, serbautizado por Juan el Bautista, morir crucificadoy ser resucitado de entre los muertos parasalvarnos? Debemos estar agradecidos a Dios.Debemos creer en nuestros corazones las cosasque Él ha hecho por nosotros. Los que creen hanrecibido la remisión de los pecados y ha ganadola vida eterna. Estoy agradecido por ello.La gente que cree en la «transustanciación»cree que cuando el celebrante del rito bendice laostia de la Sagrada Comunión, se convierte en elcuerpo de Jesús. Así que creen que estáncomiendo el pan de vida, la carne de Jesús alcomer esta ostia. Por esta razón mistifican laSagrada Comunión y creen que el acto de recibiry comer la ostia hace que reciban una graciatremenda. Pero están equivocados.Jesús dijo que Su carne da vida al mundo. Nossalvó de los pecados y nos dio la vida eterna alnacer en el mundo encarnado en un hombre,tomar los pecados sobre Su carne al ser
  • 143. 143 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►bautizado, morir en nuestro lugar en la Cruz yresucitar de entre los muertos. Y tener fe en estaVerdad de corazón es comer el pan de Jesús. Unopuede recibir la remisión de los pecados y la vidaeterna al comer el pan que Jesús nos ha dado.Jesús, que nos ha dicho que es el pan de vidadel Cielo, se está refiriendo al bautismo querecibió en Su carne. El Señor vino al mundo y seentregó para que recibiésemos la vida eterna ypara borrar nuestros pecados al hacernos comerde Su carne por fe. Por eso Jesús se entregó anosotros al ser bautizado, derramar Su sangre yresucitar de entre los muertos. Hemos alcanzadola salvación y la vida eterna al creer de corazónen la remisión de los pecados y la nueva vida queDios nos ha dado.¿Se convirtieron en hijos de Dios por fe? Sihan recibido la remisión de los pecados, nodeben estar atados a las cosas de la carne y nodeben dejarse arrastrar por ellas. ¿Qué razóntienen los justos para estar atados por las obrascarnales y seguir estresados? Los justos debemospensar en todo desde una perspectiva espiritual.Si tenemos comida y vestimenta, estaremossatisfechos con eso (1 Timoteo 6, 8); debemosvivir espiritualmente y hacer la obra valiosa eneste mundo. Es más que suficiente tener quécomer y un lugar donde dormir con un techo yparedes que no dejen entrar la lluvia aunqueestén hechos de vinilo. Pero, ¿debemos vivir enabundancia? No. Todas estas cosas desaparecenen poco tiempo. Estas cosas desapareceráncuando ustedes y yo muramos y algunasdesaparecerán incluso antes de que muramos.Debemos tener en cuenta nuestros corazonesespirituales pensando en la salvación que Diosnos ha dado y teniendo fe en ella. Aunquepusiéramos todo nuestro corazón en las cosasespirituales aún nos faltaría mucho. Espero quecuiden de su corazón espiritual con fe en el Señor
  • 144. 144 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►y que no dejen que la carne les ate ni que sefrustren cuando las cosas no salen como quieren.La verdadera fe se manifiesta cuando nosencontramos con problemas. La verdadera fenunca cambia.Creemos en el hecho de que Jesús vino almundo por nosotros, recibió el bautismo, murióen la Cruz en nuestro lugar y ha resucitado deentre los muertos. Por eso hemos recibido laremisión de los pecados, la vida eterna y ademásnos hemos convertido en hijos de Dios. Por esoestamos haciendo la obra de Dios.Queridos hermanos, estoy lleno de gozo.Como el Señor nos ha dado la vida eterna,estamos contentos. No estamos contentos porquehaya algo más que esto. ¿Qué otra cosa podríadarnos tanto gozo? Estamos agradecidos portener un lugar donde adorar y donde podemosresguardarnos de la lluvia, ofrecer servicios deadoración y compartir el Evangelio los unos conlos otros.Por supuesto hay momentos en los que nosenfadamos porque las cosas no salen comoqueremos. Pero es bueno pensar en la obra queDios ha hecho por nosotros y también es buenopensar en la vida en el Reino eterno de los Cielosdonde viviremos con el Señor para siempre. Lavida es como vivir en un internado,permanecemos en la tierra durante un tiempo ydespués volvemos a casa. Por tanto debemosdesear volver al hogar donde viviremos para laeternidad.Pero nos encontramos con muchas dificultadesen este mundo. Nuestros corazones se encuentrancon compromisos una y otra vez y caen en elmundo visible. Nos volvemos arrogantes,perdemos nuestra motivación y nos volvemosdespreocupados. Es posible perder la fe y seguirlos dictados de la carne. Pero esta no es la vidade fe correcta ni la manera de vivir por fe.
  • 145. 145 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►Cuando se encuentran con tales dificultades,piensen en la obra que el Señor ha hecho porustedes. Entonces si no hay fruto en la higuera yno hay rebaño en el establo, podrán darle graciasa Dios por haberles salvado del fuego eterno delinfierno.El centro de la NASA, Goddard Space FlightCenter, predijo que este año sería el más calurosode la historia. En este mundo habrá numerososdesastres tales como terremotos, inundaciones,tifones y tsunamis. Entonces, ¿no deberían todaslas naciones anticiparse y prepararse para estosdesastres naturales? No debemos prepararnossólo físicamente, sino también en nuestroscorazones. Por eso la gente que no ha recibido laremisión de los pecados debe comer el pan delCielo. Los que todavía tienen pecados en suscorazones deben creer en el Evangelio del agua yel Espíritu de corazón ante todo y recibir laremisión de los pecados.La gente que no ha recibido la remisión de lospecados es miserable. Como tienen pecados ensus corazones irán al infierno para siempre. Sitienen pecados, no tienen nada que hacer conDios, pero si reciben la remisión de los pecadospueden vivir recibiendo las bendiciones de Diosdesde ese momento. Queridos hermanos, hemosrecibido la remisión de los pecados y la vidaeterna y nos hemos convertido en hijos de Diosal creer de corazón en las obras que Dios hehecho por nosotros. Debemos estar agradecidosporque estamos haciendo la obra valiosa y somosobreros de Dios. Y debemos seguir viviendo conun corazón agradecido por ello.Hemos comido el pan que vino del Cielo,hemos recibido la remisión de los pecados y lavida eterna. Así que ahora, ¿para qué debemosseguir viviendo en este mundo? De ahora enadelante, debemos vivir para servir al Evangeliode la justicia. ¿Saben que no es una bendición
  • 146. 146 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►pequeña vivir sirviendo a Dios y convertirnos enlos que no tienen pecado, es decir en los justos?Es una bendición enorme. ¿Dónde hay unabendición mayor que esta?Los justos debemos difundir el Evangelio amuchos otros y si no lo podemos hacer nuestroscorazones se pondrán enfermos. Después dehaber recibido la remisión de los pecados al creerde todo corazón en el pan que vino del Cielo, sino estamos haciendo la obra de Dios, estaremoshaciendo las obras del mundo. Cuando hacemoslas obras de este mundo, ¿creen que no nosencontraremos con dificultades? ¿Saben cuántagente miserable hay en este mundo? En estemundo debemos conformarnos con tener comiday vestimenta (1 Timoteo 6, 8). Poder comer 3comidas al día y servir a Dios debería ser másque suficiente. Pero; ¿es servir al Señor algomiserable? No, es maravilloso.Jesús es el verdadero pan del Cielo. Dios nosdio el pan de vida. Queridos hermanos, ¿creen eneste hecho de corazón? ¿Comieron este pan consu corazón? Este pan es algo que se come con feen el corazón.¿Es predicar la única manera de servir alEvangelio de Dios? Apoyar la predicación delEvangelio mediante medios materiales estambién una manera de servir al Evangelio. Sipredicar un sermón tres o cuatro veces a lasemana es todo lo que se hace cuando se es unpastor, entonces no se es un verdadero siervo delEvangelio del Señor. Estamos agradecidos todoslos días porque estamos comiendo la comida devida que Dios nos ha dado y porque estamoshaciendo la valiosa obra que Dios nos haconfiado. Queridos hermanos, ¿están cansados?Si es así, recuerden la carne y la sangre de Jesúsque nos han dado esperanza.Jesús nos dijo: «Mas buscad primeramente elreino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os
  • 147. 147 Jesucristo, que se convirtió en el pan de vida para nosotros◄ Índice ►serán añadidas» (Mateo 6, 33). Debemosaveriguar en qué debemos creer, cómo debemosvivir por fe y qué debemos hacer ante Dios. Antetodo, debemos alcanzar la salvación al tener fe enla carne y la sangre de Jesús y después debemosseguir viviendo para difundir esta Verdad.Doy gracias a Dios.
  • 148. ◄ Índice ►CAPÍTULO 8
  • 149. 149 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►¿Cómo podemos comer lacarne de Jesús?< Juan 6, 41-59 >«Murmuraban entonces de él los judíos,porque había dicho: Yo soy el pan quedescendió del cielo. Y decían: ¿No es ésteJesús, el hijo de José, cuyo padre y madrenosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste:Del cielo he descendido? Jesús respondió y lesdijo: No murmuréis entre vosotros. Ningunopuede venir a mí, si el Padre que me envió nole trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.Escrito está en los profetas: Y serán todosenseñados por Dios. Así que, todo aquel queoyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. Noque alguno haya visto al Padre, sino aquel quevino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto,de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vidaeterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padrescomieron el maná en el desierto, y murieron.Este es el pan que desciende del cielo, paraque el que de él come, no muera. Yo soy el panvivo que descendió del cielo; si alguno comierede este pan, vivirá para siempre; y el pan queyo daré es mi carne, la cual yo daré por lavida del mundo. Entonces los judíoscontendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puedeéste darnos a comer su carne? Jesús les dijo:De cierto, de cierto os digo: Si no coméis lacarne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre,no tenéis vida en vosotros. El que come micarne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yole resucitaré en el día postrero. Porque micarne es verdadera comida, y mi sangre esverdadera bebida. El que come mi carne ybebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.Como me envió el Padre viviente, y yo vivo
  • 150. 150 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►por el Padre, asimismo el que me come, éltambién vivirá por mí. Este es el pan quedescendió del cielo; no como vuestros padrescomieron el maná, y murieron; el que come deeste pan, vivirá eternamente. Estas cosas dijoen la sinagoga, enseñando en Capernaum».¿Qué debemos hacer para amar a nuestrosvecinos y ayudarles? ¿Ayudaría que lesapoyásemos económicamente? Yo les aconsejo,hermanos y hermanas de la fe, que no den dineroa sus vecinos más desafortunados. Esto no lesayudará para nada. Lo que de verdad lesbeneficiaría sería ayudarles a sacarse las castañasdel fuego por sí mismos. Por supuesto nopodemos ignorar cuando alguien nos tiende lamano pidiendo ayuda y debemos ayudar a esapersona en todo lo que podamos, pero antes dehacerlo, debemos considerar si nuestra ayuda leservirá o no. Y por último debemos predicar elEvangelio del agua y el Espíritu a esta personapara librarle de todos sus pecados. Esta es laverdadera ayuda y el verdadero amor.El capítulo 6 de Juan habla del pan de vida.Jesús dijo: «Yo soy el pan vivo que descendió delcielo; si alguno comiere de este pan, vivirá parasiempre» (Juan 6, 51). ¿Por qué dijo Jesús a losjudíos que era el pan que descendió del Cielo?¿Y por qué fueron atraídos los judíos a estaPalabra?Cuando Jesús vino al mundo, Israel era unestado tributario de Roma. Así que los israelitasluchaban por sobrevivir y satisfacer susnecesidades básicas de comida, vestimenta ytecho. Como muchos israelitas estaban muriendode hambre, cuando el Señor habló de pan,probablemente fuera inevitable que esto atrajerasu atención. Ellos pensaron que sería bueno paraellos acercarse a Jesús porque pensaban que les
  • 151. 151 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►daría pan.En el capítulo 6 de Juan, Jesús dijo alprincipio que era el pan que vino del Cielo. Yentonces dijo: «Yo soy el pan de vida». En elversículo 51 dijo: «Yo soy el pan vivo quedescendió del cielo; si alguno comiere de estepan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré esmi carne, la cual yo daré por la vida delmundo». Así, Jesús explicó gradualmente cómonos dio la vida eterna.En Juan 6, 53-57 Jesús dio un paso más y dijo:«De cierto, de cierto os digo: Si no coméis lacarne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre,no tenéis vida en vosotros. El que come mi carney bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo leresucitaré en el día postrero. Porque mi carne esverdadera comida, y mi sangre es verdaderabebida. El que come mi carne y bebe mi sangre,en mí permanece, y yo en él. Como me envió elPadre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismoel que me come, él también vivirá por mí». Enotras palabras, Jesús explicó con todo detallecómo nos salvó y cómo nos dio la vida eterna.¿Por qué dijo Jesús que es el pan de vida quevino del Cielo y que quien lo coma recibirá lavida eterna? Jesús dijo que Su carne es comida ySu sangre es bebida. ¿Por qué lo dijo?Tal y como nuestro Señor dijo, debemoscomer la carne de Jesús y beber Su sangre. Lagente que escuchó a Jesús debió pensar queestaba diciendo algo atroz: «¿Cree que somoscaníbales?». Pero lo que dijo no era atroz enabsoluto. Debemos comer la carne de Jesús porfe y debemos beber Su sangre por fe. Sóloentonces podemos vivir en cuerpo y en espíritu.Si no lo hacemos no podremos vivir.Pasemos a Juan 53, 54: «Jesús les dijo: «Decierto, de cierto os digo: Si no coméis la carnedel Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, notenéis vida en vosotros. El que come mi carne y
  • 152. 152 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo leresucitaré en el día postrero».Debemos comer la carne de Jesús y beber Susangre sin falta. El Señor dejó claro que a no serque comamos Su carne y bebamos Su sangre, notenemos vida. Como Jesús dijo que debemoscomer Su carne y beber Su sangre para conseguirla vida, debemos comer Su sangre y beber Susangre sin falta.¿Por qué debemos comer la carne deJesús?El que debamos comer la carne de Jesússignifica que debemos creer que Jesús tomónuestros pecados en Su cuerpo al ser bautizadocuando vino al mundo. En otras palabras, sólocuando creemos que nuestros pecados fueronpasados al cuerpo de Jesús podemos recibir lavida eterna. Si no creemos que nuestros pecadosfueron pasados al cuerpo de Jesús en Subautismo, aunque digamos que creemos en Jesús,moriremos de hambre espiritualmente. Delmismo modo en que nuestros cuerpos mueren demalnutrición si no comemos todos los días,nuestras almas también morirán espiritualmentesi no comemos Su carne tan a menudo como nossea posible.Comer la carne de Jesús es creer que Él cargócon todos nuestros pecados en Su cuerpo. Sólo sicreemos que nuestros pecados fueron pasados aJesús, nuestras almas serán saciadas hasta laeternidad. Si no creen que sus pecados fueronpasados al cuerpo de Jesús, aunque crean en Él,morirán de hambre espiritualmente.¿Hemos sido salvados por nuestros propiosméritos? No, por supuesto que no. Dios nos hasalvado con Su poder porque nos ha amado.Hemos sido salvados de todos nuestros pecados
  • 153. 153 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►por la gracia del Señor. Si nos hubiésemossalvado por nuestra propia bondad, notendríamos que comer la carne de Jesús. Sinembargo, los seres humanos no tenemos ningunavirtud. No hay nada bueno en la humanidad. Portanto es imposible que podemos salvarnos a noser que el Señor nos salve. Si Dios no hubieraescrito esta Palabra de salvación en la Biblianinguno de nosotros se salvaría.Mis queridos hermanos, mírense y vean cómofueron borrados sus pecados. ¿Tienen algunavirtud? Han alcanzado la salvación y se hanconvertido en el pueblo de Dios gracias al Señor;si nuestra salvación requiriese nuestras obrasperfectas, no podríamos haber sido salvados. Losseres humanos somos absolutamente malvados.Ustedes también son muy malvados. Si creen queno es así es porque sus circunstancias no hanexpuesto su maldad todavía. La realidad de lahumanidad es que cuando las circunstancias sonpropicias y la maldad se expone, incluso unpadre sería capaz de devorar a su propio hijo.¿Creen es posible que una madre devore a supropio hijo? Tal y como se describe en 2 Reyescapítulo 6, cuando el rey Ben-Hadadde Siriareunió a todo su ejército y asedió Samaria, hubohambruna y la gente que había dentro de laciudad se moría de hambre. Entre la gentehambrienta de Samaria, dos mujeres hablaron launa con la otra y llegaron a un acuerdo:«Moriremos si no hacemos algo. Tengo una idea:hoy nos comeremos a tu hijo y mañana noscomeremos al mío. ¿Qué te parece?». «Deacuerdo. Me parece bien».Así que se comieron al hijo de la mujer y aldía siguiente le tocaba al hijo de la otra mujer.Pero esta última escondió a su hijo y se negó aentregarlo. Así que la mujer que había entregadoa su hijo fue a pedir justicia al rey. «Su Majestad,esta mujer sugirió que nos comiésemos a
  • 154. 154 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►nuestros hijos, y ayer nos comimos a mi hijo.Hoy le tocaba al suyo pero ella se niega aentregarlo». Cuando el rey escuchó estaspalabras, se rasgó las vestimentas por su agonía.Mis queridos hermanos, este suceso escrito enla Biblia es una historia verdadera. Dios lo dejóescrito para que admitiésemos el hecho de que lahumanidad es más que capaz de cometer estasatrocidades cuando se encuentra en condicionesextremas. Esto demuestra lo malvada que es lahumanidad. Hay padres que matan a sus propioshijos si les dan muchos problemas, y hay hijosque matan a sus padres para heredar su fortuna.Pero nuestro Señor vino al mundo encarnado enun hombre, Su criatura, y cargó con todosnuestros pecados en Su cuerpo para salvarnos.Deben creer que todos sus pecados se pasaronal Señor Jesús cuando fue bautizado. El no creeren este hecho es morir de hambre. Del mismomodo en que comen para no morir, deben creerque todos sus pecados fueron pasados al cuerpode Jesús para no morir espiritualmente. Por esoJesús está diciendo que tenemos que comer Sucarne. Está escrito: «El pan que yo daré es micarne, la cual yo daré por la vida del mundo»(Juan 6, 51). La única manera de que nuestroDios nos permitiera vivir para siempre era cargarcon nuestros pecados en Su cuerpo. Jesús dijo:«Mi carne es verdadera comida y Mi sangre esverdadera bebida». Él quiso decir: «Comed Micarne y bebed Mi sangre o moriréis. Quien comeMi carne y bebe Mi sangre recibirá la vidaeterna». ¿Han comido la carne de Jesús?El Señor nos ha dado Su carne. Sin embargo,cuando les dijo a los judíos: «Comed Mi carneporque es vuestra comida», ellos le contestaron:«¿Qué? ¿No eres el hijo de José? ¿Cómo puedeun hombre ser pan?». Los judíos no podíanentender lo que Jesús les estaba diciendo:«Comed Mi carne y bebed Mi sangre».
  • 155. 155 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►Incluso ahora mucha gente no sabe lo queJesús quiso decir cuando dijo que debíamoscomer Su carne y por eso creen en la hipótesis dela «transustanciación» que afirma que el pan y elvino preparados para la comunión se conviertenen la sangre y carne de Jesús al ser bendecidospor el sacerdote. Esta gente cree en esto y comela ostia diciendo que Jesús les ha dado Su carnepara comer.Sin embargo, esto no es lo que Jesús quisodecir. Cuando Jesús nos dijo que comiésemos Sucarne, quiso decir que creyésemos en losiguiente: Al cargar con nuestros pecados y susconsecuencias en Su cuerpo en nuestro lugar,Jesús nos ha permitido evitar la condena y ladestrucción. Incluso después de ser salvados nopodemos evitar seguir pecando porque todavíasomos débiles en la carne. Sin embargo paraasegurar que nuestras almas no morirán por estospecados, Jesús tomó nuestros pecados en Sucuerpo al ser bautizado. Esto es lo que Jesús nosdijo que creyésemos cuando dijo quecomiésemos Su carne. En otras palabras, Jesúsnos ha salvado perfectamente al cargar connuestros pecados en Su cuerpo.¿Están comiendo la carne de Jesúslos cristianos de hoy en día?Entre los cristianos de hoy en día sólo unospocos conocen el Evangelio del agua y elEspíritu y creen en él. Por eso Jesús nos dijo quecomiésemos Su carne y bebiésemos Su sangre. Sisólo bebemos la carne de Jesús no podemosvivir. Sólo si comemos la carne de Jesús, ésta seconvierte en nuestra comida y nos permite vivirpara siempre. Esta Palabra de Dios es la Verdad.Cada Palabra de Dios es Verdad. Debemos creersin falta en esta Palabra sobre la carne y la sangre
  • 156. 156 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►de Jesús.Pecamos constantemente. Como somosdébiles e insuficientes, tenemos pensamientosmalvados y cometemos pecados. Sin embargoJesús cargó con todos esos pecados quecometemos mientras vivimos en este mundo ypor eso podemos vivir. Él ha cargado con lospecados de los que han recibido la remisión delos pecados y de los que no la han recibido. SiJesús no hubiese cargado con nuestros pecadosen Su cuerpo, entonces los que hemos recibido laremisión de los pecados no podríamos vivir. Siesto fuese así nuestros corazones perderían lafuerza de la fe hoy aunque hubiésemos creídoayer. En otras palabras, como todos cometemospecados todos los días de nuestras vidas,podríamos morir ahogados por el peso delpecado por nuestra maldad si el Señor no hubiesetomado todos nuestros pecados en Su bautismo.Por eso el Señor nos dijo: «Mi carne esverdadera comida». Cuando somos débiles,creemos que nuestro Señor ha salvado a la razahumana del pecado al tomar todos los pecadosdel mundo, y así es como nuestro Señor seconvierte en nuestra comida.Debemos creer de corazón que el Señor esnuestro Salvador. En otras palabras, aunqueseamos débiles, debemos creer según la Palabraque dice que el Señor es nuestro Salvador.Cuando tenemos este tipo de fe podemos vivirsin vergüenza aunque estemos en un mundocorrupto porque tenemos la justicia de Dios y lavida eterna en nuestros corazones. Como elSeñor nos ha dado Su carne, al tomarla comonuestra comida vivimos nuestras vidas conconfianza hoy y mañana.
  • 157. 157 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►Moriremos si no comemos la carne deJesús y sólo bebemos Su sangre todoslos díasTodo el mundo debe que comer y beber paratener energía y metabolismo. Ustedes tienen quehacer ambas cosas; si sólo hacen una de ellas,morirán. Lo mismo se puede decir de la vidaespiritual. Ustedes y yo comemos la carne deJesús y bebemos Su sangre todos los días.Debemos tomar ambas cosas hoy, mañana y elresto de nuestras vidas. Cuando tenemos unadebilidad creemos: «El Señor tomó mis pecados.Tomó todos mis pecados» y así es como nosalimentamos del pan de vida. Cuando somosinsuficientes debemos recordar que Jesús tomótodos nuestros pecados al ser bautizado en el ríoJordán y comer este pan una vez más. Así escómo vivimos sin hambre y saciados siempre. Lacarne de Jesús es nuestra comida. Pero a pesar deesto, muchos cristianos están muriendo dehambre porque no comen la carne de Jesús.Cuando comemos la carne de Jesús estamosllenos y tenemos fuerzas. Jesús describió Sucuerpo como pan. Jesús nació en Belén, y lapalabra Belén significa «la casa del pan». Jesúsdijo que es el pan porque nuestra comida vino delCielo. Así es como ha permitido que todo elmundo viva al comer Su carne. Vivimoscomiendo el verdadero pan de la vida.Los versículos 49-50 del pasaje de lasEscrituras de hoy dice: «Vuestros padrescomieron el maná en el desierto, y murieron.Este es el pan que desciende del cielo, para queel que de él come, no muera». La gente delAntiguo Testamento murió aunque hubieracomida del maná. El maná, que era como unasemilla de cilantro blanco y sabía a hojuelas conmiel (Éxodo 16, 31), era la comida pura que Diosenvió del Cielo. Este maná se refiere a la Palabra
  • 158. 158 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►de Dios, a Jesús. En otras palabras, los israelitasmurieron incluso cuando creyeron en la Palabrade Dios. Sin embargo, ahora, si comen la carnede Jesús y beben Su sangre, recibirán la vidaeterna. Este pasaje quiere decir que cuandocreemos en la Palabra de Dios, debemos comer lacarne de Jesús y beber Su sangre por fe.La vida de la carne está en la sangre (Levítico17, 11). Esto significa que al ofrecer Su vida pornosotros y ser condenado en nuestro lugar, elSeñor nos ha dado vida porque Su sangre es Suvida. En otras palabras, aunque teníamos quemorir por nuestros pecados, fuimos salvadosporque Jesús nos dio Su vida.El Señor dijo: «El que come mi carne y bebemi sangre, en mí permanece, y yo en él» (Juan 6,56). Mucha gente dice que puede ser salvada albeber la sangre de Jesús sin comer Su carne, peroeso es completamente incorrecto. Ustedes no hansido salvados simplemente por creer en que Jesúsmurió en la Cruz. Sólo pueden vivir si comen lacarne de Jesús. Incluso ahora mismo vivocomiendo la carne de Jesús. Comeré Su carnemañana también. Por supuesto esto no significaque coma la carne de Jesús como un caníbal, sinoque significa que creo que Jesús tomó todos mispecados y faltas en Su cuerpo al ser bautizado.Creer es comer. Tengo que comer Su carne todoslos días mientras viva en este mundo. No haynadie que pueda vivir sin comer la carne deJesús.Sin embargo, casi todos los creyentescristianos sólo beben. ¿Por qué no comen lacarne de Jesús cuando la Biblia dice claramenteque deben comerla? Al ser bautizado por Juan elBautista, el representante de la humanidad, Jesúsaceptó los pecados del mundo de una vez portodas y al ser crucificado por toda la humanidad,pagó la deuda. Al creer en esto hemosconseguido nuestra salvación y hemos recibido la
  • 159. 159 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►comida eterna. Todo el mundo se salva sólo alcreer que Jesús tomó todos los pecados delmundo en Su bautismo y que fue condenado ennuestro lugar. Esta es la Verdad de la que Jesúshabló en el capítulo 6 de Juan.En el versículo 57 del pasaje de las Escriturasde hoy, Jesús dijo: «El que me come, él tambiénvivirá por mí» y en el versículo 58 dijo: «El quecome de este pan, vivirá eternamente». Los quehan aceptado a Jesús por fe han comido este pan.Los que creen en lo que Jesús ha hecho por ellosvivirán para siempre. El día en que el Señorvuelva, nos levantará de la tumba a todos los quecreemos y nos hará vivir para siempre.Nuestro Señor se ha convertido en pan paranosotros. La razón por la que predico elEvangelio del agua y el Espíritu es porque esnuestra comida eterna. Como el Señor ha borradonuestros pecados con el Evangelio del agua y elEspíritu, hemos alcanzado nuestra salvaciónsimplemente al creer en esta Verdad. Sóloporque el Señor nos ha salvado hemos recibido lasalvación. Si Él no nos hubiera salvado a travésdel Evangelio del agua y el Espíritu, no habríamanera de ser salvados. Si el Señor no hubieracargado con nuestros pecados, no podríamos sersalvados. Por tanto, sólo el hecho de que Jesúsnos haya salvado a través del Evangelio del aguay el Espíritu es el verdadero pan que nos hacevivir para siempre.¿Hay alguna virtud o algún mérito ennosotros? No. Somos criaturas completamenteinsuficientes, nada más que montones de pecadosque reciben la remisión de los pecados porque elSeñor vino al mundo encarnado en un hombrepara quitarnos los pecados. Sólo porque el Señornos ha salvado a través del Evangelio del agua yel Espíritu, podemos recibir nuestra salvación.Nuestra salvación no se debe a nuestrosesfuerzos o méritos, ni siquiera en un 0,001 %,
  • 160. 160 ¿Cómo podemos comer la carne de Jesús?◄ Índice ►sino que ha sido completada por la gracia delSeñor al 100 %.Hemos recibido nuestra salvación gracias alSeñor. Alabo al Señor. Aunque estábamosdestinados a ir al infierno y estábamoscondenados, nuestro Señor nos salvó. Si no fuesepor el Señor, todos iríamos al infierno. Todosmoriríamos. Si el Señor no nos hubiese dado Sucarne y Su sangre, ¿cómo hubiéramos vivido?Sólo porque el Señor nos ha salvado hemospodido alcanzar nuestra salvación. Él se haconvertido en el pan de vida. Como hemoscomido el pan que nos ha dado el Señor,debemos vivir por Él hoy y mañana, y toda laeternidad.Como el Señor nos ha dado Su carne y Susangre, como hemos recibido la comida eterna ycomo el Señor se ha convertido en la comidaeterna, viviremos por Él para siempre. Doygracias a nuestro Señor.
  • 161. ◄ Índice ►CAPÍTULO 9
  • 162. 162 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►Crean en Jesús que vinodel Cielo como su Salvadoren sus corazones< Juan 6, 41-51 >«Murmuraban entonces de él los judíos,porque había dicho: Yo soy el pan quedescendió del cielo. Y decían: ¿No es ésteJesús, el hijo de José, cuyo padre y madrenosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste:Del cielo he descendido? Jesús respondió y lesdijo: No murmuréis entre vosotros. Ningunopuede venir a mí, si el Padre que me envió nole trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.Escrito está en los profetas: Y serán todosenseñados por Dios. Así que, todo aquel queoyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. Noque alguno haya visto al Padre, sino aquel quevino de Dios; éste ha visto al Padre. De cierto,de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vidaeterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padrescomieron el maná en el desierto, y murieron.Este es el pan que desciende del cielo, paraque el que de él come, no muera. Yo soy el panvivo que descendió del cielo; si alguno comierede este pan, vivirá para siempre; y el pan queyo daré es mi carne, la cual yo daré por lavida del mundo».El Señor es el pan de vidaEn el pasaje de las Escrituras de hoy, nuestroSeñor dijo que vino del Cielo. Para darnos lavida eterna el Señor vino del Cielo. Vino delCielo para convertirse en nuestro pan, paraalimentarnos con este pan de vida y para salvar alas almas que iban a morir por culpa del pecado.
  • 163. 163 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►Nuestro Señor Jesús no es de este mundo. Élhace hincapié en el hecho de que vino del Cielopor obediencia a la voluntad del Padre. Esto sedebe a que no es de este mundo, sino que es elHijo de Dios Padre en el Cielo.Por tanto debemos reconocer que Jesús, elúnico Hijo enviado por Dios Padre, es nuestroSeñor y Salvador, y debemos creerlo. De hecho,nunca debemos pensar en Él como un hombresabio o el fundador de una religión. NuestroSeñor dijo que es el pan que vino del Cielo. Nose puedo dejar de hacer hincapié en lo importanteque es que Él vino al mundo desde el Cielosegún la voluntad del Padre para salvarnos a lospecadores de nuestros pecados.Hay dos tipos de fe entre los cristianos de hoyen día. Algunos creyentes creen en la doctrinahumana de las oraciones de penitencia, mientrasque la gente que tiene la verdadera fe cree en elEvangelio del agua y el Espíritu que proclamaque Jesús vino del Cielo y nos salvó de lospecados del mundo. Todo cristiano adopta unode estos tipos de fe. Los primeros se haninventado su propia doctrina de la salvación ycreen en ella como quieren, pero nunca podránborrar los pecados de sus corazones por muchoque crean en Jesús, y por tanto irán al infierno alfinal. No debemos seguir sus pasos.Nuestro Señor dijo claramente: «Yo soy el panvivo que descendió del cielo» (Juan 6, 51). ElHijo del Hombre es el pan que vino del Cielo.Aunque nuestro Señor haya nacido en estemundo del seno de una mujer, Él es el Salvadorque vino del Cielo. Es Dios mismo que, paraconvertirse en nuestro Salvador, vino al mundoencarnado en un hombre. Este es el temaprincipal del pasaje de las Escrituras de hoy.Todos debemos creer en este mensaje. ElSeñor no quiere que creamos en Jesús como sisólo se tratase de una religión. ¿Por qué dijo
  • 164. 164 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►Jesús a estos judíos que era el pan que vino delCielo? ¿Por qué subrayó el hecho de que vino delCielo, de que habla según el mandato del Padre yque vino sólo porque le había mandado el Padre?Para aclarar que Jesús es el Dios de la salvaciónque vino del Cielo y para hacernos creer en esto.Esta es una Verdad indispensable.Jesús, en quien creemos, no es un hombre unpoco mejor que nosotros, que somos igualmentehumanos, sino que es el Dios Creador que esinmensamente más exaltado que nosotros. Él esquien creó el universo y todo lo que hay en él, yÉl es quien vino al mundo como nuestroSalvador. En otras palabras, cuando habíamoscaído en el pecado engañados por la tentación deSatanás y estábamos sufriendo, cuandoestábamos sentenciados al infierno para laeternidad y bajo la maldición, el Señor vino almundo habiendo dejado Su trono de gloria y nossalvó de los pecados del mundo. Jesús es el quevino del Cielo y es nuestro Salvador. Somossalvados de nuestros pecados cuando creemos enlo que Jesús del Cielo hizo por nosotros en elmundo. Es absolutamente indispensable tenereste tipo de fe.Nuestro Señor dijo en Juan 6, 43-44: «Nomurmuréis entre vosotros. Ninguno puede venira mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yole resucitaré en el día postrero». De hecho sólopodemos encontrar la gracia si Dios Padre noslleva a Jesús. Si Dios no nos guía hacia lasalvación al conocer el Evangelio del agua y elEspíritu y creer él, nadie puede creer en Jesúscomo el Salvador. Jesús, que hizo el universo ytodo lo que hay en él, también reina en nuestrasalvación, nuestra vida y muerte, y nuestrafortuna y miseria. Además Jesús es el Dios de laTrinidad junto con Dios Padre, que es Su Padre ynuestro Padre, y el Espíritu Santo. Este Dios dela Trinidad es quien nos ha guiado hacia Jesús,
  • 165. 165 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►para creer en Él, alcanzar nuestra salvación yrevestirnos de la gloria del Cielo.Este mundo está lleno de muchos cristianos.Pero aunque hay muchos cristianos que dicencreer en Jesús, ¿cuál es el estado del cristianismode hoy en día? Los que creen en Jesús de lamanera correcta, según la Palabra de Verdad, sonmuy pocos. Para borrar nuestros pecados, Jesúsvino del Cielo al nacer de la Virgen María; a los30 años fue bautizado para cargar con todos lospecados de la humanidad; entonces cargó con lospecados del mundo hasta la Cruz y allí murió; altercer día se levantó de entre los muertos y ahoraestá sentado a la derecha del trono de Dios Padre.Muy pocos cristianos creen en Jesús de estamanera. De hecho, aunque todos los cristianosdeberían creer así, hay muchos más cristianosque no creen así que lo que sí que creen.¿Qué tipo de fe exalta a Dios? Es el tipo de feque no quiere establecer su propia justicia, sinoque cree completamente en lo que Dios ha hechopor nosotros para salvarnos, le da gracias y le datoda la gloria a Él. Este es el tipo de fe que Diosquiere que todos tengamos.Todo cristiano debe creer sin ambigüedadesque Jesús vino del Cielo. Debemos creer enJesús, que se ha convertido en nuestro Salvadoral venir del Cielo, debemos exaltarle y darlegracias. Debemos creer que Él tomó todosnuestros pecados al ser bautizado; debemos creerque los llevó a la Cruz para ser castigado en laCruz; debemos creer que nos dio nueva vida allevantarse de entre los muertos; y debemos creerque nos ha dado el Reino Milenario y el Reinoeterno de Dios que vendrá pronto. Creer en todasestas cosas basándose en la Palabra es laverdadera fe. Dios quiere que tengamos fe en loque ha hecho por nosotros. Debemos creer en Sujusticia y exaltarla. Dios se complace al aceptar aesta gente que conoce, alaba y exalta Su justicia,
  • 166. 166 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►Su amor y Su salvación. Les pido a todos ustedesque se conviertan en este tipo de gente que creeen la gloria del Cielo que Dios ha preparado pornosotros y debemos darle gracias.Para explicar el objetivo de haber creado a lahumanidad, la Biblia dice: «Bendito sea el Dios yPadre de nuestro Señor Jesucristo, que nosbendijo con toda bendición espiritual en loslugares celestiales en Cristo, según nos escogióen él antes de la fundación del mundo, para quefuésemos santos y sin mancha delante de él, enamor habiéndonos predestinado para seradoptados hijos suyos por medio de Jesucristo,según el puro afecto de su voluntad, paraalabanza de la gloria de su gracia, con la cualnos hizo aceptos en el Amado» (Efesios 1, 3-6).Dios creó el universo y todo lo que hay en él,creó la humanidad y nos puso a ustedes y a mí eneste planeta, así como a todo el mundo, todo paraque sepamos que es exaltado, misericordioso ylleno de amor, para mostrarnos cómo nos hadado la perfecta salvación y cuántas bendicionesnos ha dado y así hacernos alabar la gloria de Sugracia con nuestra fe.Doy gracias a Dios por permitirnos alabarle.Su amor no tiene límites, Su poder esabsolutamente maravilloso y Su misericordia vamás allá de nuestra imaginación. Él esmaravilloso. Nuestro Señor nos está diciendo quecomo quería recibir alabanzas, gratitud yoraciones de nuestra parte, nos hizo nacer en esteplaneta y después nacer de nuevo de esteEvangelio del agua y el Espíritu.Debemos tener fe en el Evangelio delagua y el EspírituDebemos convertirnos en el tipo de gente quealaba y exalta la justicia de Dios. Debemos creer
  • 167. 167 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►que Jesús, Dios mismo, vino del cielo a la tierrapara salvarnos de nuestros pecados, que nació delcuerpo de una virgen encarnado en un hombre;que tomó los pecados cuando tenía 30 años; quefue condenado por todos los pecados del mundoen la Cruz; y que nos hizo los hijos eternos deDios. Ustedes y yo debemos entender quién esJesús, nuestro Salvador que vino del Cielo,debemos exaltarle, darle gracias por salvarnospor nuestra fe, y recibir la bendición de lasalvación por esta fe pura. El Señor se complacepor nuestra fe y quiere recibir nuestras alabanzasy gloria. Nosotros necesitamos este tipo de fe.Jesús hizo hincapié en que había venido delPadre en repetidas ocasiones cuando hablaba alos judíos. Lo hizo para que pudieran entender Sudivinidad. Sin embargo, los judíos le rechazaronal final. Dios quiere que creamos que Jesús esDios y el Salvador que vino del Cielo para salvara la humanidad de sus pecados. En otraspalabras, Jesús no quiere que le conozcamoscomo un mero hombre sabio de la historia de lahumanidad. Por tanto no podemos permitir quenadie considere a Jesús como un hombre sabiosimplemente. Dios nos dijo que creyésemos enJesús que vino del Cielo. Jesús es el Salvadorque vino del Cielo para salvarnos de nuestrospecados. El Señor quiso que supiésemos lo quehabía hecho por nosotros, y que le diésemosgracias desde el fondo de nuestros corazones. Asíque creó a la humanidad para que le glorificase.Si quieren tener la verdadera fe, deben creeren el Evangelio del agua y el Espíritu de todocorazón. No deben considerar el cristianismocomo una de las religiones del mundo ni creer enél como una mera religión. No deben creer enJesús como si estuviesen escogiendo una religiónentre muchas otras. Dios se sentirá decepcionadoy enfadado si creen así. Tenemos que reconocer aJesús como Dios. Jesús creó el universo y todo lo
  • 168. 168 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►que hay en él. No sólo creó las montañas, losmares y los ríos, sino que también creó lasgalaxias en el universo y todo lo invisibletambién. Mis queridos hermanos, ¿es así comocreen?Pero a pesar de ello, muchos cristianos de hoyen día creen que Jesús, que vino del Cielo, nacióde la tierra. Están equivocados y creen en Él deuna manera incorrecta. ¿Saben lo mal que esesto? Mis queridos hermanos, si el Jesús en elque creemos fuera simplemente un hombreinfluyente y respetable en el mundo, entonces nopodría haberse convertido en nuestro Salvador.Esto se debe a que el estatus del que puede salvara la humanidad del pecado y de la destrucción nopuede nacer de la tierra, sino que debe ser deDios. Sólo si Dios mismo viene podemos tenernuestra salvación. Mis queridos hermanos,¿creen en esto? Deben entenderlo y creerlo.Dios se siente frustrado. No está frustrado porustedes, que son justos, sino por los cristianos deeste mundo que todavía no han nacido de nuevo.Esto se debe a que aunque Dios amó tanto almundo que envió a Su único Hijos, y a queaunque Jesús, Dios mismo, dejó Su trono degloria en el Cielo y vino a la tierra a salvarnos denuestros pecados, la gente todavía no reconoce aeste Jesús que vino del Cielo y sólo piensa en Élcomo alguien nacido de la tierra. Esto es elmismo pecado que cometieron los judíos delpasaje de hoy cuando rechazaron a Jesúsdiciendo: «¿No es éste Jesús, el hijo de José,cuyo padre y madre nosotros conocemos?¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo hedescendido?» (Juan 6, 42).Mis queridos hermanos, no creer es un pecado(Juan 16, 9). Cuando alguien dice que cree enJesús, pero no cree que sea Dios, su fe esfundamentalmente falsa y por tanto será piadosocuando quiera, pero si algo va mal se delatará y
  • 169. 169 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►abandonará su vida de fe. Este tipo de fecaprichosa, la que toma a Jesús sólo cuando lonecesita y lo abandona cuando no lo necesita, noes la verdadera fe.Precisamente porque Jesús, que vino delCielo, es Dios mismo, Él es nuestro Salvador,nuestro Pastor, nuestro Juez y nuestro todo. Poreso nunca debemos creer en Jesús de la maneraque nos plazca. Él es el Creador que nos hizo, ynuestro Salvador. ¿Cómo podemos creer en elCreador arbitariamente cuando nuestra vidaeterna y las bendiciones del Cielo dependen delÉl?En el antiguo Imperio Romano, losemperadores eran considerados dioses. En laChina antigua, la dinastía Zhou llamaba a su rey«el hijo de los cielos», que es otra manera dellamarlo hijo de Dios. En el Japón actual llamana su rey el «emperador celestial», y así lo elevanal estatus de hijo divino. Esto unió al país y lollevó a la subida del militarismo japonés quedesencadenó la Guerra del Pacífico. ¿Acaso nodeducen de esto que Jesús está entre estosemperadores? No, Jesús es el Dios que creó eluniverso y todo lo que hay en él, sin importar siustedes y yo creemos o no.Cuando algunos ángeles de Su creación serebelaron contra Él, Jesús los echó y creó a lahumanidad a la imagen de Dios. Y como Diosamó tanto al mundo, hizo que ustedes y yonaciésemos en este mundo para hacernos Sushijos y envió a Jesús, Su único hijo. Dios Padre,el Hijo y el Espíritu Santo planearon hacernoshijos de Dios al salvarnos y lo cumplieron. Elque vino del Cielo según esta voluntad se llamaJesús. Al venir del Cielo nos ha salvado a travésdel agua, la sangre y el Espíritu (1 Juan 5, 6-8).Esta Verdad está escrita en la Biblia tanclaramente que nadie puede negarse a creer.
  • 170. 170 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►¿A quién lleva Dios hacia Jesús?Los que tienen sed y hambre de justicia, losque lloran por sus pecados, los que son pobres deespíritu, y los que no pueden encontrar ningunasatisfacción en las cosas del mundo, son la genteque Dios lleva hacia Jesús. Los corazones de estagente son inocentes y honestos como un niñoante Dios, aunque no tengan nada material niconocimiento. En otras palabras, si hay genteque, aunque no conoce a Jesús bien, sufre por lospecados de sus corazones y por tanto buscadesesperadamente al Salvador, entonces el Padrellevará a esa gente a Jesús. Por eso el Señor dijo:«Ninguno puede venir a mí, si el Padre que meenvió no le trajere». Si han encontrado a Jesús alcreer en el Evangelio del agua y el Espíritu,como el Padre les ha enviado, han conocido aeste Jesús y han creído en Él.Sin embargo, hay muchos cristianos en estemundo que exaltan su propia justicia en vez de lajusticia de Dios, aunque digan creer en Jesús.Ellos siguen exaltándose a sí mismos diciendo:«Cuando oraba a Dios tuve una visión en missueños, y me salvé. Así recibí más fuerzas, ayunéy oré». Al final afirman que conocieron al Señorpor sus propios méritos gracias a Su piedad y suamor a Dios.Eso no es la verdadera fe. La verdadera feexalta a Dios y le alaba. Dios mismo bajó delCielo y para convertirse en nuestro Salvador, fuebautizado, crucificado hasta morir y resucitó deentre los muertos. Creer que Jesús se haconvertido en nuestro verdadero Salvador através del Evangelio del agua y el Espíritu, darlegracias con esta fe y venerarle y creer en los queDios ha hecho por nosotros, es la verdadera fe.Acabamos de cantar una canción de alabanzahace poco. Cuando alabamos, Jesús saturanuestros corazones y nuestros pensamientos. A
  • 171. 171 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►través de nuestras alabanzas, la salvación deJesús y Su amor y poder absoluto está ennuestras almas, del mismo modo en que unaesponja se empapa de agua. En otras palabras, loque Él ha hecho por nosotros llena nuestroscorazones cuando cantamos alabanzas. ¿Por qué?Porque el que nos haya salvado perfectamente esun hecho que no puede negarse, y reconocemosesto completamente de corazón. Por eso mientrasalabamos, nuestros corazones están llenos degratitud y respeto ante Dios.Alabar es reconocer. Reconocer a Dios poramarnos, salvarnos de nuestros pecados ybendecirnos es alabarle. Es así como creemos yqueremos que todo el mundo tenga la misma fe.Sin embargo, los que creen que han encontrado aJesús en su propia justicia, ¿a quién debenalabar? Deberían alabarse a sí mismos. Deberíancantar: « He encontrado al Señor por mi piedad;Me he salvado gracias a mí mismo ». Para sermás preciso esta gente ni siquiera alaba al Señorporque el Señor no ha hecho nada por ellos, y sihan conseguido, se debe a sus propios méritos.Jesús dijo en Juan 6, 45: «Escrito está en losprofetas: Y serán todos enseñados por Dios. Asíque, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió deél, viene a mí». Dios Padre quiere que todo elmundo escuche y aprenda Su Palabra y queacuda a Él al creer en Su Palabra. Dios quiereque las almas puras que, al sufrir por los pecadosde sus corazones, buscan al Salvador conozcan alos justos que han sido salvados a través elEvangelio del agua y el Espíritu, que conozcan alverdadero Dios a través de ellos, encuentren aJesús en la Palabra y sean salvados. Por eso laBiblia dice que Dios «el cual quiere que todoslos hombres sean salvos y vengan alconocimiento de la verdad» (1 Timoteo 2, 4). ¿Yustedes? Aquí también han aprendido muchosobre Jesús y han alcanzado su salvación a través
  • 172. 172 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►de los que le conocen y han sido salvados.De quién aprenden es muy importante. En elAntiguo Testamento Jeroboam fue el más odiadoy aborrecido por Dios. Después de la muerte delrey Salomón, rey de Israel, su hijo Roboam lesucedió. En aquel entonces Jeroboam y el pueblole pidieron al rey que aliviase la carga que supadre Salomón había puesto sobre el pueblo.Jeroboam fue al principio un oficial de la cortedel rey Salomón que tenía el favor del rey. Sinembargo, cuando el rey Salomón empezó aadorar a dioses paganos, Dios profetizó quesepararía al pueblo de Israel en dos y haría aJeroboam rey de diez tribus, y por esta profecíaJeroboam huyó a Egipto para escapar de lapersecución de Salomón.Tras la muerte de Salomón, Jeroboam volvió aIsrael y le pidió al nuevo rey que aliviase el yugoque había impuesto al pueblo. Sin embargo, elrey Roboam ignoró esta petición y el consejo delos mayores de la corte de su padre y sinembargo escuchó el consejo de sus amigos ydecidió oprimir al pueblo aún más. Roboam dijo:«Mi padre agravó vuestro yugo, pero yo añadiréa vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes,mas yo os castigaré con escorpiones» (1 Reyes12, 14). Como resultado la gente se volvió contrala casa de David y diez de las doce tribus deIsrael, excepto las tribus de Judá y Benjamón,coronaron a Jeroboam como su rey y fundaronotro reino. Israel quedó dividido entre norte y surcomo la actual Corea.Jeroboam se convirtió en rey sin haberloplaneado. Después de tomar el poder, Jeroboampensó en su situación y reconoció que como sehabía convertido en rey sin ser de familia real,había sido un acto de alta traición. Así que comotenía miedo de que esto repercutiera en el futuro,ideó un plan astuto. Lo que más le importaba alpueblo de Israel era el sistema expiatorio que se
  • 173. 173 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►llevaba a cabo en el Tabernáculo, así como lossacerdotes. Jeroboam pensó que todos los años,en el décimo día del séptimo mes, el pueblo iríaal Templo de Jehová en Jerusalén para ofrecersacrificios y como Jerusalén estaba bajo elcontrol de Roboam, el pueblo volvería suscorazones hacia Roboam, el rey de Judá, y selevantaría contra él. Así que hizo dos becerros deoro y puso uno en Betel y otro en Dan, e hizo queel pueblo los adorase allí. Y además cambió lafecha del Día de la Expiación al decimoquintodía del octavo mes y nombró a gente normal paraser sacerdotes, cuando en el Tabernáculo estaposición estaba reservada a los levitas. Desdeaquel entonces no había ley en Israel y la fe delpueblo se desvaneció.Jeroboam ignoró la Palabra de Dios y cambiólos estatutos que Él estableció. El pecado quemás desprecia Dios es el de corromper la verdadcambiándola aunque sea sólo en una pequeñamedida. Por eso mató a Jeroboam. Y cuando elhijo de Jeroboam le sucedió y siguió los pasos desu padre, Dios también lo mató. De hecho lamayoría de los reyes de Israel siguieron los pasosde Jeroboam y como resultado recibieron la irade Dios como la casa de Jeroboam.Es muy importante de quién aprenden y lospasos de quién sigan en la vida de fe. Jesús dijo:«Así que, todo aquel que oyó al Padre, yaprendió de él, viene a mí» (Juan 6, 45). ElSeñor quiere que crean y aprendan de los que hanescuchado y aprendido la Biblia de Dios Padre ytambién quiere que enseñen a otros como ustedeshan aprendido. Por eso nuestro Señor, alcompletar todo lo que hay en el mundo, dijo losiguiente mientras ascendía a los cielos: «Portanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,bautizándolos en el nombre del Padre, y delHijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles queguarden todas las cosas que os he mandado»
  • 174. 174 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►(Mateo 28, 19-29). Esto significa que sólo losdiscípulos de Jesús nacidos de nuevo puedenformar nuevos discípulos. El Apóstol Pablo ledijo a Timoteo: «Pero persiste tú en lo que hasaprendido y te persuadiste, sabiendo de quiénhas aprendido» (2 Timoteo 3, 14).Dios, nuestro Padre, quiere que todas lasalmas entiendan y crean en Jesús correctamente.En otras palabras, Dios quiere que los creyentesque han aprendido del Padre enseñen a las almasperdidas y que los que están perdidos creancorrectamente. Dios nos exige esta fe. Ustedes yyo somos muy afortunados. Creemos en Jesúsque vino del Cielo, y creemos que se haconvertido en nuestro Salvador al ser bautizado,morir en la Cruz y levantarse de entre losmuertos de nuevo. Como hemos sido salvadospor esta fe y como ahora estamos predicando estaVerdad de salvación, Dios está contento connosotros.Estamos difundiendo el Evangelio por todo elmundo. Dios nos está ayudando en muchasmaneras a proclamar Su Evangelio por todo elmundo. Al permitir que la Copa del Mundo deFútbol tuviera lugar en Corea en el año 2002,Dios hizo que mi país fuera conocido por todo elmundo. Como la selección coreana llegó a lasemifinal contra todo pronóstico, mi país dejóhuella en las mentes de todo el mundo. Estamospredicando el Evangelio del agua y el Espíritupor todo el mundo y Dios ha preparado uncontexto ideal para nosotros para que nadie nosignore. Creo que Dios ha hecho todas estas cosasporque está contento de que creamos yprediquemos el Evangelio del agua y el Espíritu,y para que podamos difundir este Evangelio deVerdad por todo el mundo. Estoy muyagradecido por esto.Recientemente hemos impreso pegatinas ytarjetas de visita de nuestra misión en muchos
  • 175. 175 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►idiomas para presentar nuestra página Web portodo el mundo. Nuestros trabajadores en todoslos países están repartiendo estas pegatinas ytarjetas. Gracias a esto las almas que buscaban laVerdad visitarán nuestra página Web yencontrarán el camino de la vida. Aunque muchagente ya ha visitado la página, mucha más gentelo hará más adelante.Antes de terminar, me gustaría compartir unverso más: «No que alguno haya visto al Padre,sino aquel que vino de Dios; éste ha visto alPadre» (Juan 6, 46). Jesús dijo que sólo Él, quees de Dios, ha visto al Padre. Nadie ha visto aDios en persona. Sólo Jesús ha visto al Padre.Pero también dijo: «El que me ha visto a mí, havisto al Padre» (Juan 14, 9). Los nacidos denuevo han visto a Jesús y por tanto han visto alPadre. Entre todos los cristianos, sólo los quecreen en el Evangelio del agua y el Espíritu hanvisto al Padre y sólo ellos pueden compartir Suamor y la salvación.Hoy en día hay mucha gente que dice creer enJesús. Pero muchos de los cristianos de hoybuscan su propia justicia y otros se enorgullecende sus propias denominaciones. Además nomencionan el Evangelio que dice que Jesús vinopor el Evangelio del agua y el Espíritu y nossalvó de todos nuestros pecados. Muchospastores predican la Palabra de Dios paracubrirse las espaldas y sus sermones estándirigidos hacia la congregación para que den másdinero. Buscan a alguien que sea un fiel muydevoto a su iglesia y su pastor a través de supiedad y justicia, y hacen que de testimonio de sudevoción para que el resto de la congregaciónsirva a la iglesia como él. Esta es una fe falsa. Lafe correcta es creer en lo que Dios ha hecho pornosotros, no por la devoción o justicia propias.Hay algunos cristianos que afirman ciegamenteno tener pecados aunque ni siquiera conozcan la
  • 176. 176 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►base de la Palabra, pero la fe de esta gente esarbitraria y se engañan a sí mismos (1 Juan 1, 8).¿Qué tipo de fe deberíamos tener? El que vinodel Cielo nos ha salvado a través del Evangeliodel agua y el Espíritu. Cumplió todas Suspromesas de salvación hasta la perfección, tal ycomo lo había profetizado. Los nacidos de nuevocreemos en toda la Palabra de promesa y en elpróximo mundo de gloria que Dios nos haprometido. Por eso vivimos nuestras vidas dandogracias y glorificando a Dios. Cuando tenemos feen la Palabra de Dios y no una fe arbitraria, Diosse complace. Aunque somos demasiadoinsuficientes y débiles ante Dios, al creer en esteDios completamente perfecto y de insuperablemajestad, y al confiar en Él, podemos revestirnosde toda Su gracia. Así es como podemosalabarle. Dios nos ha dado este tipo de gracia. Yquiere que difundamos esta gracia por todo elmundo.Aunque ustedes y yo somos insuficientes,Dios vino del Cielo y nos revistió de Su gracia ygloria. Así es como vivimos nuestras vidas llenosde bendiciones y de gratitud, todo al creer en Él.Y así es como hemos podido obtener la vidaeterna. Mis queridos creyentes, ¿creen que Diosles ha dado la vida eterna? La vida eternasignifica que nunca morirán, sino que viviránfelices para siempre.Dios había prometido en el AntiguoTestamento que nos salvaría de nuestros pecadosy cuando llegó el momento, nuestro Señor vinoal mundo y nos salvó perfectamente a través delEvangelio del agua y el Espíritu según Supromesa. Del mismo modo Dios tambiéncumplirá Su promesa de darnos el paraíso en latierra. Así que esperen llenos de esperanza. Tardeo temprano nosotros reinaremos en este planetadurante 1000 años. Después de reinar en el ReinoMilenario, el Señor resucitará a los muertos, es
  • 177. 177 Crean en Jesús que vino del Cielo como su Salvador en sus corazones◄ Índice ►decir, a los que no creen en el Evangelio del aguay el Espíritu, para que tengan el último juicio ensus cuerpos inmortales, después los arrojará alinfierno y lo sellará. Y los justos que han nacidode nuevo del agua y el Espíritu disfrutarán de lavida eterna con Dios para siempre en Su Reinoeterno.Como creemos que el Señor nos ha dado estasbendiciones, tenemos esperanza. Gracias a estafe nuestra, podemos estar llenos de alegría díatras día. Al haber nacido de nuevo a través delEvangelio del agua y el Espíritu, ustedes y yoestamos predicando este verdadero Evangelio entodo lugar y en todo momento. Aunque seamosinsuficientes, damos gracias a Dios con nuestrafe, y hacemos esta obra con satisfacción. Si sólomiramos nuestras circunstancias, hay muchascosas que nos frustran; sin embargo, cuandopensamos en todas las bendiciones que el Señorque vino del Cielo nos ha dado, podemos vivirpara siempre con corazones agradecidos. Doygracias y gloria a Dios por darnos estasbendiciones.
  • 178. ◄ Índice ►CAPÍTULO 10
  • 179. 179 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►¡Jesús nos ha dado laverdadera vida eterna!< Juan 6, 47-51 >«De cierto, de cierto os digo: El que cree enmí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida.Vuestros padres comieron el maná en eldesierto, y murieron. Este es el pan quedesciende del cielo, para que el que de él come,no muera. Yo soy el pan vivo que descendiódel cielo; si alguno comiere de este pan, vivirápara siempre; y el pan que yo daré es micarne, la cual yo daré por la vida del mundo».¿Han estado en paz? El tiempo vuela, pero conel tiempo el mundo ha sufrido muchos cambios.La gente que está traduciendo los libros al inglésno ha entregado la traducción a tiempo y por esoestamos sufriendo muchos contratiempos en lasobras de nuestro ministerio de literatura. Esperoque se entreguen a esta obra como si fuera supropia obra. Por eso debemos rezar para que lostrabajadores del Evangelio estén sanos y seanfieles. Además debemos rezar para que Dioscuide la situación política nacional einternacional, así como el marco socio-económico de nuestro país. Cuando nosencontramos con dificultades, debemos rezar ycuando recobramos las fuerzas, debemos obrardiligentemente.En el pasaje de las Escrituras de hoy el Señordijo: «De cierto, de cierto os digo: El que cree enmí, tiene vida eterna» (Juan 6, 47). Dios quieredarnos la vida eterna. Y Dios Padre ha dado vidaeterna a los que creen en la verdadera salvaciónque Su Hijo, Jesús, ha cumplido. Al creer en lavida eterna que Dios nos ha dado, hemos
  • 180. 180 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►alcanzado esa vida eterna.Para nosotros la vida eterna es algo muygrande. Qin Shi Huang (259 a.C- 210 a.C), elprimer emperador de China, quería vivir parasiempre, no quería morir, así que mandó a sussúbditos que le trajesen el elixir de la vida. Loque esto significa es que intentó todo lo que pudopara evitar la muerte. Pero al final murió.Cuando estaba en su lecho de muerte expresó sudeseo de ser enterrado con sus súbditos, mujeres,concubinas y bienes materiales. Así mucha gentefue enterrada con él. Según las excavaciones másrecientes, construyó una ciudad subterránea de 4pisos para cuando muriera y esa tumba real tienemás de 2km2. Hizo que se esculpiesen muchossoldados de escayola y los enterró para queguardasen su tumba. Se han descubierto 7000 deestas figuras a tamaño natural en su ciudadsubterránea, pero lo más sorprendente es quemuchos de estos soldados tenían expresionesfaciales y vestimentas diferentes. ¿Puedenimaginarse cuánto quiso el emperador seguirsiendo rey después de la muerte? Sin embargomurió cuando tenía 51 años.¿Creen que el primer emperador de Chinaquería la vida eterna? Todos los seres humanosquieren vivir para siempre. ¿Saben cuánta genteha intentado conseguir la vida eterna? Todo elmundo sueña con la vida eterna pero es algoimposible. Los seres humanos no pueden vivirpara siempre por sí mismos. Por tanto no esexagerado decir que el objetivo último de lahumanidad es conseguir la vida eterna.Sin embargo Dios dio la vida eterna a los quecreen en el Señor. Nosotros somos los que hemosrecibido la vida eterna por fe. Significa que, porfe, hemos adquirido la vida en la que nuncamoriremos. Por mucho que queramos vivir parasiempre, es imposible, pero como Dios nos amótanto y quiso vivir con nosotros para siempre,
  • 181. 181 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►nos ha dado la vida eterna a través del sacrificiode Su Hijo. ¡Qué maravillosa es esta bendición!Estoy agradecido de que hayamos conseguido lavida eterna. Dios nos ha concedido la vida eternay nosotros nos hemos convertido en susreceptores. En realidad hemos conseguido la vidaeterna. Por supuesto nuestra carne muere unavez, pero después, incluso nuestra carne vivirá denuevo. Y la verdad es que viviremos con Dios ycon Sus hijos y nunca tenemos que morir. Laverdad es que hemos recibido esta vida eterna deDios. Esta es una gracia maravillosa y unabendición maravillosa.¿Cómo podemos convertiros en seresque nunca mueren?Entonces, ¿qué debemos hacer paraconvertirnos en seres que no mueren? Noconseguimos la vida eterna al sacrificarnos o alobtener ciertas habilidades, sino que la recibimosy la disfrutamos gracias a Dios Padre. ¡Quémaravillosa bendición! Lo que es maravilloso esel hecho de que Dios quiera vivir con nosotrospara siempre. A través de Su Hijo, Jesús, Dios haborrado todos nuestros pecados. No sólo nos hadado la remisión de los pecados, sino quetambién nos ha concedido la vida eterna. Esta esuna bendición verdaderamente maravillosa. Diosnos ha dado esto sin esperar nada a cambio y apesar del hecho de que no valemos nada y poreso es una gracia maravillosa.Somos seres que no mueren. Somos los quetenemos la vida eterna. Si pensamos en nosotrosmismos en realidad no merecemos la vida eterna.Hay veces que deseamos volver al polvo cuantoantes posible porque vivir parece tedioso yporque no tenemos esperanza en la vida futura.Sin embargo sí que hay vida después de la
  • 182. 182 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►muerte y juicio y resurrección, tal y comoesperábamos. Además sí que existe el premio delReino Mileranio. Dios dijo: «Y de la manera queestá establecido para los hombres que mueranuna sola vez, y después de esto el juicio»(Hebreos 9, 27) y el hecho es que todo sucederásegún la decisión de Dios.Él nos quiso dar la vida eterna. Así que envióa Jesús y nos dio vida eterna a los que hemosrecibido la remisión de los pecados al creer enJesús como el Salvador. Así, nosotros, los quecreemos hemos conseguido la vida eterna. Estosignifica que Dios nos ha convertido en seres dela vida eterna. Y por tanto nos hemos convertidoen seres diferentes de algún modo. Nos dimoscuenta del valor de nuestra existencia. A vecespodríamos considerarnos débiles y sin valor. Sinembargo el hecho es que ustedes y yo no somosdébiles ni inútiles, sino que somos seres que hanconseguido la vida eterna. Es extremadamenteimportante vivir sabiendo este hecho.De vez en cuando yo también me subestimo.Antes de nacer de nuevo yo también melamentaba diciendo: « ¿Por qué me hizo Diosnacer de nuevo para después seguir viviendo contantas dificultades? Todo lo que tengo es estecuerpo mío». Aunque pasó cuando era joven,solía sentarme encima de una tumba y caer en elnihilismo diciendo: «Si muero, seré enterradoasí. Esté será mi destino final, así que ¿para quéseguir viviendo?». Y por eso intenté averiguar larazón por la que existía en este mundo y aún asíno la encontré y entonces empecé a creer en elcristianismo e intenté vivir virtuosamente. Peroal entrar en esta religión llamada cristianismo,me di cuenta de que vivir virtuosamente no erafácil y vi cómo mis pecados se revelaban cadavez más.Y entonces recibí la sabiduría del Evangeliodel agua y el Espíritu por la gracia de Dios.
  • 183. 183 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►Cuando percibí el Evangelio del agua y elEspíritu por primera vez me quedé maravilladopor el hecho de que no había pecado dentro demi corazón. El Espíritu Santo que está dentro demí estaba tan movido que no podía quedarmequiero y por eso empecé a predicar esteEvangelio del agua y el Espíritu esperando quetodo el mundo estuviese sin pecado también, delmismo modo en que mi corazón estaba sinpecado. Al predicar este Evangelio verdadero,una cosa me pareció cada vez más cierta, que lagente de hoy en día no conoce la Verdad delEvangelio del agua y el Espíritu. Por eso me hededicado a difundir este Evangelio por todo elmundo hasta ahora.Para darnos la vida eterna, Dios Padre noshizo nacer en este mundo y envió a Su Hijo pararecibir el bautismo, morir en la Cruz y resucitarde entre los muertos. Además al grabarlo en laPalabra de Verdad nos hizo darnos cuenta de queDios nos ha convertido en seres que viven parasiempre. Esto significa que Dios nos haconvertido en seres que nunca mueren. La verdades que Dios nos ha convertido en Sus hijos quevivirán con Él y disfrutarán un gozo interminablecon la divina autoridad. Debemos saber que Dioshizo planes para darnos la vida eterna. Por esoDios perdonó nuestros pecados y nos convirtió alos que creemos en Él en Sus hijos. Doy gracias aDios que nos ha permitido vivir durante toda laeternidad.Debemos darnos cuenta de en qué tipo deseres humanos nos hemos convertido. Lo quedebemos hacer es conocer lo que la Palabra deDios nos ha dicho y creer en ello sin darnosdemasiada importancia ni subestimarnos.Ustedes y yo, los que creemos en el Evangeliodel agua y el Espíritu, hemos recibido la vidaeterna.El Señor dijo: «Yo soy el pan de vida» (Juan
  • 184. 184 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►6, 48). Al enviar a Su único Hijo al mundo, DiosPadre nos hizo recibir la remisión de los pecados.Hemos recibido la vida eterna al creer en elbautismo de Jesús y Su sangre derramada en laCruz, obras que fueron llevadas a cabo por Jesúsen Su cuerpo. Como Dios quiso convertirnos enseres que viven para siempre, nos ha revestido detan enorme gracia.Se dice que los que creen en el Hijo tienen lavida eterna. Jesús vino al mundo desde el Cieloencarnado en un hombre y tomó nuestrospecados en Su cuerpo. Y entonces, al cargar connuestros pecados y recibir el castigo por ellos yal resucitar de entre los muertos, nos salvó. Estosignifica que Jesús se entregó como el pan devida para salvarnos cuando nuestros espíritusestaban necesitados y no podían evitar ni lamuerte ni la maldición de nuestros pecados. Laverdad es que se hizo así para que recibiésemosla vida eterna si comíamos de la carne ybebíamos la sangre de Jesús, que es el pan devida. Al creer en las obras que Jesús llevó a cabohemos comido la carne y hemos bebido la sangrede Jesús, y así hemos conseguido la verdaderavida. Por eso Jesús dijo: «Yo soy el pan de vida»(Juan 6, 48). Pudimos recibir la vida eterna alcomer la carne y beber la sangre de Jesús por fe.Para recibir la vida nueva y mantener laverdadera vida debemos creer de corazón en queJesús es el pan de vida. Uno no vive por comer elelixir de la vida. Si dejamos a Jesús aparte ydigamos que bebemos un elixir de la vida; ¿nosería injusto ya que los ricos y poderosos se lobeberían todo?Dios Padre hizo que la humanidad tuviesevida nueva al darnos a Su Hijos, Jesús. La verdades que nos ha dado el pan de vida a través deJesús. El verdadero camino hacia la nueva vida yla vida eterna es tener fe en las obras de Jesús,nuestro Salvador. El camino hacia la vida eterna
  • 185. 185 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►es creer en las obras de Jesús, entre ellas Subautismo, Su muerte en la Cruz y Suresurrección. Si tenemos fe en Él en nuestroscorazones y creemos en Su bautismo, Su muerteen la Cruz y Su resurrección, comeremos el pande vida y recibiremos la vida sin muerte. Estáescrito: «Y en ningún otro hay salvación; porqueno hay otro nombre bajo el cielo, dado a loshombres, en que podamos ser salvos» (Hechosde los Apóstoles 4, 12). Dios hizo que sólo losque creyesen en Jesús recibiesen la salvación dela muerte. Sólo si comemos al Hijo de Dios quees el pan de vida podemos recibir la vida eterna.El Señor permitió que quien comiese este panrecibiese la vida eterna.Debemos recordar que Jesús vino al mundopara convertirse en el pan de vida. Y debemostener fe en esto. Jesús, que fue bautizado en lacarne como pan de vida, tomó nuestros pecados,recibió el castigo en la Cruz en nuestro lugar, ysufrió la muerte por nosotros, nos ha dado la vidaeterna a los que creemos en Él como el verdaderoSalvador. Deben conocer las intenciones de Diosal darnos la vida eterna y creer en Jesús, que seha convertido en el pan de vida, como nuestroverdadero Salvador. Al tener fe, deben comer elpan de vida, y recibir las bendiciones de la vidaeterna. Como creen, recibirán la vida eterna, perosi no creen, recibirán la maldición eterna.El pan verdadero que da la vida eterna a lahumanidad es Jesús. No debemos tener fe ennadie aparte de Jesús y tampoco debemos confiaren nadie más. Debemos recordar y creer que sólola Santa Trinidad, es decir Dios Padre, Jesús y elEspíritu Santo, puede resolver el problema de lospecados del mundo, así como el problema de lavida y la muerte.Jesús se convirtió en nuestro verdadero pan devida. Se convirtió en nuestro verdadero pan devida para que estuviésemos sin pecado y así
  • 186. 186 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►viviésemos con Dios durante toda la eternidadcomo hijos de Dios sin pecado en nuestroscorazones. ¿Creen en Jesús que se ha convertidoen nuestro verdadero pan al ser bautizado, moriren la Cruz y resucitar? Yo también creo. Así quela verdad es que hemos recibido la vida eterna.Por tanto no tenemos miedo de la muerte. Y asíno nos damos demasiada importancia ni nosinfravaloramos. Lo único que debemos hacer esdar gloria a Dios al darnos cuenta de la vidaeterna que Dios nos ha dado al creer en ella.Debemos darnos cuenta de eso. Hemos recibidouna vida eterna al tener fe en Jesús que se haconvertido en el pan de vida.Es costumbre en Corea saludar a los vecinoscon pasteles de arroz cuando se acaban de mudaro cuando abren una tienda nueva. Esto se hacepara establecer una buena relación, así como parapedir que alguien les guíe. Los nacidos de nuevoson los que comparten el pan de vida. Ahoraestamos difundiendo el camino hacia la vidaeterna por todo el mundo. La obra actual dedifundir el Evangelio del agua y el Espíritu es laobra de compartir el Evangelio del agua y elEspíritu. Dentro de nuestros corazones está elpan de vida. Como somos los que tienen el pande la vida eterna, estamos compartiendo este pana través del Evangelio del agua y el Espíritu. Laverdad es que difundir el Evangelio del agua y elEspíritu es hacer la obra de compartir el pan devida con la gente.Por tanto somos los que tenemos la llave paraborrar los pecados de la gente (Mateo 16, 19).Ustedes y yo hemos recibido la vida eterna alcomer por fe el pan de vida que Jesús nos hadado, y ahora nos hemos convertido enmensajeros del pan de vida. Cuando la genteescucha y cree en este Evangelio del agua y elEspíritu, recibe la vida eterna. Han recibido elmejor don de todos. ¿Acaso recibir la vida eterna
  • 187. 187 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►no es una bendición maravillosa? Este Evangelioque estamos difundiendo es algo grande y portanto la misión de difundir el Evangelio es unaobra muy valiosa.El Señor dijo: «Vuestros padres comieron elmaná en el desierto, y murieron. Este es el panque desciende del cielo, para que el que de élcome, no muera. Yo soy el pan vivo quedescendió del cielo; si alguno comiere de estepan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré esmi carne, la cual yo daré por la vida del mundo»(Juan 6, 49-51). Dios quiso enviar el pan de vidadel cielo para que viviésemos de él y lo hizo.Quiso alimentarnos con el pan de vida al darnosSu carne y nos convirtió en los que viveneternamente al alimentarnos con la carne deJesús, que comimos por fe.Jesús nos está insistiendo para que comamosSu carne. Dijo que nos daría vida al entregarnosSu carne: ¿A qué se refiere esto? Se refiere alEvangelio del agua y el Espíritu en el quecreemos. Al nacer en este mundo encarnado enun hombre, Jesús quiso borrar nuestros pecados.Y así, para darnos la bendición de la vida eterna,tomó todos los pecados de la humanidad al serbautizado por Juan el bautismo, fue crucificado yresucitó de entre los muertos. Entonces dio laremisión de los pecados, el poder de convertirseen hijos de Dios y la bendición de la vida eternaa los que creen en Jesús, que se ha convertido enel pan de vivo que vino del Cielo.Jesús nació en este mundo del cuerpo de laVirgen María. Y ha cumplido nuestra salvacióncon la obra justa que hizo cuando tenía 33 años:nos ha salvado al ser bautizado por Juan elBautista, al ir a la Cruz con todos los pecados delmundo, ser crucificado y ascender a los Cielos.Nuestro Señor nos dio Su carne para querecibiésemos la vida eterna.Jesús no vino al mundo para decir: «Creed en
  • 188. 188 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►Mí incondicionalmente. Soy el Hijo de Dios,creed en Mí a ciegas». La verdad es que Él tomólos pecados del mundo al recibir el bautismo deJuan el Bautista en Su carne para convertirse enel pan de vida. Al hacer esto, borró nuestrospecados completamente y acabó con el castigoque había para nuestros pecados al ir a la Cruzcon todos esos pecados y recibir el castigo ennuestro lugar. Entonces, al resucitar de entre losmuertos, nos ha dado vida eterna a los que creenen Él, el pan de vida que vino del Cielo. Así escomo Jesús nos ha dado la remisión eterna de lospecados.Así debemos conocer la justicia de Jesús ycreer en ella, y también que ésta está dentro delEvangelio del agua y el Espíritu. Jesús seidentificó como el pan de vida que vino del Cieloy al comer este pan vivo por fe hemosconseguido la vida eterna. Debemos comer elpan de vida de la salvación al conocer laintención de Dios de darnos la remisión de lospecados y la vida eterna por tener fe en la obra deJesús que borró nuestros pecados completamentea través de Su bautismo, Su sangre en la Cruz, Sumuere y Su resurrección. Sólo si tenemos esta fepodemos recibir la verdadera salvación y la vidaeterna.Estoy seguro de que nunca es suficiente pormucho que prediquemos el Evangelio del agua yel Espíritu una y otra vez. Lo que es importantedebe hacerse saber durante toda la eternidad.Para darnos el pan de vida, Dios envió a Su únicoHijo a este mundo, hizo que cargase con lospecados del mundo al hacer que fuese bautizado,fuese a la Cruz a morir y al hacer que resucitase,y después al sentarlo a la derecha del trono deDios hasta ahora. Por eso cuando comemos elpan de vida al tener fe en Jesús, podemos recibirla vida eterna.Pero ¿podemos creer selectivamente en
  • 189. 189 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►algunas cosas de las obras que el Señor ha hechoy en otras no? Para darnos vida, Jesús vino almundo, fue bautizado y nos salvó al morir en laCruz. Pero ¿podemos tomar a la ligera algunas delas obras de Jesús y dar importancia a otras?Todas las obras que Jesús ha hecho eran pornosotros. Todas son esenciales. Para darnos vidaeterna el Señor borró todos nuestros pecados ynos hizo hijos de Dios. Yo creo que el Señor nosdio el Evangelio del agua y el Espíritu paradarnos las bendiciones eternas. ¿Creen lo mismoque yo?El Señor dijo: «El pan que yo daré es micarne, la cual yo daré por la vida del mundo»(Juan 6, 51). ¿Qué significa la carne del Señor?¿Cuál es la razón por la que nació encarnado enun hombre? ¿Acaso la razón no fue salvarnos alser bautizado por Juan el Bautista, morir en laCruz cargando con los pecados del mundo yresucitar? ¿Acaso vino sólo para ser clavado a laCruz? «Soy el Hijo de Dios. ¿No levanté yo a losmuertos? Voy a morir en la Cruz por vosotros.Así que creed en Mí». ¿No es así? No. La verdades que la gente muere por sus pecados y parapoder convertirse en hijos de Dios y recibir lavida eterna, deben comer la carne de Jesús por fe.El bautismo que Jesús recibió en este mundo, laobra de morir clavado en la Cruz y la obra de serresucitado de entre los muertos, son todas obrasque debemos comer por fe. Debemos grabar ennuestros corazones que recibimos la vida eternaporque Él nos ha dado Su fe. Debemos creerlo.Él vino al mundo para borrar nuestros pecadosy destruir la obra del diablo. ¿Quién es el diablo?Es alguien que convierte a la gente en siervos delpecado al hacer que pequen y al final sutentación hace que sean destruidos con él. Pero elSeñor vino para librar a la humanidad del pecadoy destruir la obra del diablo. Debemos conocer lavoluntad de Dios y tener fe en ella. Además
  • 190. 190 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►debemos aceptar las obras que Dios ha hecho ycreer en ellas tal y como son.No somos salvados al creer en doctrinas quesalen de los pensamientos humanos, tales comola doctrina de la salvación, la doctrina de lasantificación, la doctrina del arrepentimiento, etc.En realidad debemos creer en la Verdad delEvangelio del agua y el Espíritu, a través del cualDios nos ha salvado de nuestros pecados alenviar a Su único Hijo al mundo. Sólo si tenemosfe en las obras que Él ha hecho según este planpodemos ser salvados. La verdad es querecibimos la vida eterna al escuchar, saber ycreer en la Palabra del Evangelio de salvación.Al darnos Su carne el Señor nos dio vida a losque creemos en la Verdad. ¿Pudieron recibir lavida al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu? ¿Han conseguido la vida eterna? Si esasí nunca morirán.En el último momento, cuando llegue latribulación, mi carne morirá al instante. Yo tengoun carácter impaciente, así que cuando lossubordinados del anticristo intenten metermedentro de un caldero con agua hirviendo,probablemente dejaré de respirar antes de serarrojado al caldero. Pero cuando el Señor vuelva,hará que vivamos de nuevo. En ese momentoincluso nuestros cuerpos serán devueltos a lavida. Nuestros espíritus han adquirido laresurrección y la vida eterna. Se han convertidoen espíritus que pasaron de la muerte a la nuevavida y ahora estamos esperando que nuestracarne débil resucite para que tengamos cuerposque no mueran. El Señor dijo que haría quenuestra carne viviera de nuevo. Del mismo modoen que Él resucitó, dijo que nuestra carneresucitaría también. Debemos ser los que vivirándisfrutando la vida eterna.En realidad, si sólo pensamos en nosotros entérminos carnales, no valemos para nada. Esto se
  • 191. 191 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►debe a que somos seres que siempre cometenpecados y son egoístas. Pero en realidad yo herecibido la vida eterna. Esto fue posible gracias aDios y no a mí. Del mismo modo en queAbraham fue aprobado por tener fe en la Palabrade Dios, nosotros hemos recibido la vida eternapor tener fe en la Palabra que nos dice que Diosnos ha dado vida eterna. Así que no debemosdespreciarnos, sino que debemos respetarnos anosotros mismos porque Dios nos respeta ydebemos seguir viviendo con la fe y el corazónde Abraham. ¿Cómo podría expresar conpalabras la bendición de la vida eterna?Estoy tan agradecido a Dios por danos la vidaeterna. Y pienso en ustedes como personasrespetables. Y no creo que les falte más que a mí.No están atados al mundo. Ustedes son losobreros de Dios, Sus discípulos, Sus hijos y losque disfrutarán de la vida eterna con Él. Creo enesto. Debemos respetarnos los unos a los otros.No podemos evitar ignorar a los que nos creen eneste Evangelio a pesar de saber que Dios tambiénlos ignora. Pero cuando se trata de los quecreemos, debemos respetarnos porque somosrespetables. Espero que los que no creen, crean.A los que creen los consideramos respetables.Debemos recordar el hecho de que Dios nos hahecho vivir para siempre y pensar en la vidaeterna que disfrutaremos durante toda laeternidad. Además debemos tratarnos conrespeto.Cuando llegue el momento en que cambienuestra carne, no nos reconoceremos los unos alos otros. No hay distinción de género en uncuerpo resucitado (Mateo 22, 30). Si la memoriade la vida en la tierra volviese, entonces seríacomo estar en el infierno, porque probablementefrunciríamos el ceño pensando: «Este imbécil mehizo esto y lo otro» y diríamos blasfemias. Esteodio persistirá en los que vayan al infierno, pero
  • 192. 192 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►los que vivan para siempre en el Cielo no tendránestos deseos ni pensamientos.Tenemos mucha suerte de haber recibido lavida eterna en estos últimos tiempos. El hecho deque hayamos recibido la vida eterna al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu es unabendición que nos hace bailar de gozo durantetodas nuestras vidas. No importa cómo vivamosen este mundo. No importa que lo perdamostodo. Esto se debe a que hemos recibido la vidaeterna en el Cielo y como hemos recibido labendición de poder vivir el resto de nuestrasvidas junto con el Evangelio. Dios nos dio lavida eterna a través de Jesús. Y así no nos puedepasar nada malo aunque no podamos hacer loque queramos en este mundo y no tendremosnada que resentir en nuestros corazones.Cuando empecé a predicar el Evangelio delagua y el Espíritu después de haber recibido laremisión de los pecados, me sentí muy bien. Sinembargo, aunque me sentí bien, hubo un tiempoen que pensé: «Si vivo así, ¿no perderé muchascosas en la vida? ¿No debería vivir por algo paramí?». Pero al conocer al Señor mejor y servirlecada vez más, descubrí que Él me estabasirviendo a mí, en vez de yo a Él. Así el Señorestuvo a mi lado y me guió y pudo seguir y serviral señor sin haber perdido la vida eterna inclusohasta este momento.El Señor me dio la vida eterna, por tanto ¿quéme falta? Hay un sentimiento de satisfacción enmi corazón. Como está escrito:«Bienaventurados los pobres en espíritu, porquede ellos es el reino de los cielos.Bienaventurados los que lloran, porque ellosrecibirán consolación. Bienaventurados losmansos, porque ellos recibirán la tierra porheredad. Bienaventurados los que tienen hambrey sed de justicia, porque ellos serán saciados»(Mateo 5, 3-6), mi corazón está lleno porque mi
  • 193. 193 ¡Jesús nos ha dado la verdadera vida eterna!◄ Índice ►espíritu está lleno del Espíritu Santo. La Palabrade Dios se ha convertido en el alimento de mivida y por eso mi espíritu está lleno. Estoy muyagradecido por ello.Estoy al corriente de que no es fácil paraustedes llevar su vida social y laboral. Pero todasestas dificultades pueden dejarse atrás porquetenemos las bendiciones de Dios donde haborrado nuestros pecados, nos ha tomado comoSus hijos, nos ha dado la vida eterna y nos haconcedido riquezas y gloria eternas. Está escrito:«Pues tengo por cierto que las aflicciones deltiempo presente no son comparables con lagloria venidera que en nosotros ha demanifestarse» (Romanos 8, 18). Por tanto estasdificultades pueden superarse, y aunque nos faltealgo, estamos agradecidos a Dios por confiarnosSu obra. Además, si no fuera así, todavíaestaríamos agradecidos. Estamos agradecidos porsalvarnos y darnos la vida eterna. Estamosagradecidos por confiarnos la obra de difundireste Evangelio del agua y el Espíritu. Estamosagradecidos por permitirnos vivir junto con Dios.Como hemos recibido esta gran gracia del Señornunca se agotará aunque la compartamos con losdemás una y otra vez.Gracias a que Dios nos está dando Su graciapara la eternidad, podemos alabarle, darle gloriay darle gracias siempre. Por la fuerza que nos hadado y la gracia que nos ha mostrado, estamosagradecidos y por eso hacemos Su obra condevoción.Estamos agradecidos por esta gracia. Sobretodo estamos agradecidos por darnos la vidaeterna.
  • 194. ◄ Índice ►CAPÍTULO 11
  • 195. 195 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►Cómo participar en laSagrada Comunión con lafe adecuada< Juan 6, 52-56 >«De cierto, de cierto os digo: Si no coméis lacarne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre,no tenéis vida en vosotros. El que come micarne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yole resucitaré en el día postrero. Porque micarne es verdadera comida, y mi sangre esverdadera bebida. El que come mi carne ybebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.Como me envió el Padre viviente, y yo vivopor el Padre, asimismo el que me come, éltambién vivirá por mí. Este es el pan quedescendió del cielo; no como vuestros padrescomieron el maná, y murieron; el que come deeste pan, vivirá eternamente. Estas cosas dijoen la sinagoga, enseñando en Capernaum».Jesús se describió como el pan de vida y dijo:«El pan que yo daré es mi carne, la cual yo darépor la vida del mundo» (Juan 6, 51). Entoncessiguió diciendo: «De cierto, de cierto os digo: Sino coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéissu sangre, no tenéis vida en vosotros. El quecome mi carne y bebe mi sangre, tiene vidaeterna; y yo le resucitaré en el día postrero.Porque mi carne es verdadera comida, y misangre es verdadera bebida. El que come micarne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yoen él» (Juan 6, 53-56). Al escuchar esto inclusolos discípulos de Jesús dijeron: «Esto es difícil;¿quién lo entiende?».Comemos la carne de Jesús y bebemos Susangre al creer en el Evangelio del agua y el
  • 196. 196 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►Espíritu. Cuando comemos la carne el Señordesaparecen los pecados de nuestros corazones.En otras palabras, quien come la carne del Señorestá sin pecado porque los numerosos pecadosque había en su corazón han desaparecido. Sicreemos en la Palabra de que Jesús tomó todoslos pecados del mundo a través de Su bautismoen el río Jordán, nuestros pecados se borran porcompleto. Nos convertimos en personas sinpecados cuando comemos la carne de Jesús alcreer que todos los pecados del mundo sepasaron a Jesús cuando fue bautizado en Sucuerpo.Si se nos prepara un festín con todo tipo demanjares, si no nos lo comemos, no estaremosllenos. Del mismo modo los que no comen lacarne que Jesús nos ha dado no pueden recibir laremisión de los pecados y por tanto sus pecadospermanecen intactos. Estamos sin pecado sicomemos la carne de Jesús al creer que Él cargócon todos nuestros pecados al ser bautizado enSu cuerpo y así nos ha dejado sin pecados. Poreso debemos comer la carne del Señor una y otravez. Y debemos beber Su sangre espiritualmentetan a menudo como nos sea posible. El pan devida que el Señor nos ha dado es la carne deJesús y Su sangre.Quien come la carne de Jesús y bebe Susangre por fe es un hombre bendito. Estoy muyagradecido porque el Señor nos ha dado Sucarne. Al alimentarnos de la carne del Señortodos los días, podemos decir a Dios: «No tengopecados». ¡Qué fe tan grande! ¿Qué nos hubierapasado si Jesús no nos hubiera dado Su carne?¿Dónde encontraríamos la Verdad que nos dejasin pecados? ¿Podíamos estar sin pecado graciasa nuestras buenas obras? ¿Podíamos estar sinpecado al dejar de lado todas nuestrasposesiones? ¿Podíamos estar sin pecados al vivirvirtuosamente? ¿O podíamos estar sin pecado al
  • 197. 197 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►ser santificados? No, si no fuera por la carne deJesús nunca podríamos estar sin pecado. Alcomer la carne de Jesús y beber Su sangrepodemos estar sin pecado ante Dios y loshombres.No tenemos pecados porque hemoscomido la carne de Jesús y hemosbebido Su sangreJesús nos entregó Su cuerpo y ahora estamossin pecado al comer la carne del Señor. Al creeren lo que el Señor ha hecho por nosotros,estamos sin pecado en nuestros pecados. En Juan6, 63 el Señor dijo: «El espíritu es el que davida; la carne para nada aprovecha». En otraspalabras, es inconcebible comer la carne de Jesúsy beber Su sangre físicamente, y por eso nodebemos pensar en ello en términos carnales. ElSeñor ha borrado todos nuestros pecados con Sucarne y Su sangre. Al comer esta carne del Señor,estamos sin pecado. ¡Esto es maravilloso!Estamos sin pecado al comer la carne del Señor.La carne del Señor tiene tanto poder que quiencome la carne de Jesús está sin pecado.Comemos esta carne del Señor al creer que Jesústomó los pecados del mundo al ser bautizado enel río Jordán, que pagó el castigo por nuestrospecados al ser crucificado y derramar Su valiosasangre en la Cruz mientras cargaba con lospecados del mundo, y que así nos ha dado laverdadera vida.Cuando estamos débiles y sentimos quetodavía tenemos pecados, debemos comer lacarne de Jesús y beber Su sangre por fe. Esto eslo que debemos hacer ante Dios como genteespiritual. Incluso entre los discípulos de Jesúshabía algunos que no creían que era el Hijo deDios, y había otros que no creían que hubiera
  • 198. 198 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►cargado con los pecados del mundo. Del mismomodo, entre los cristianos de hoy en día muchosno creen que Jesús aceptase los pecados delmundo al ser bautizado por Juan el Bautista,aunque esto sea la clara Verdad.El Señor dijo que viviremos parasiempre si comemos Su carne ybebemos Su sangreComo Dios Padre planeó nuestra salvación enJesús para librarnos a través de Su carne ysangre, y como el Señor ha completado este plana la perfección, Dios ha hecho posible recibir lavida eterna para todos los que creen en la obradel Señor tal y como la hizo. Al ofrecer Sucuerpo y sangre por nosotros, el Señor nos hadado la eterna remisión de nuestros pecados ynos ha convertido en hijos de Dios. Ahora Diosvive en nosotros hasta el final del mundo comoDios Padre, Hijo y Espíritu Santo.Sin embargo casi todos los cristianos tomanparte en la Sagrada Comunión como un ritualreligioso, sin entender lo que es el pan y el vinoque se comparten en ella. El pan y el vino que secomparten en la Sagrada Comunión no debenconsiderarse sólo la sangre de la Cruz. Pero elpan de la Sagrada Comunión debe tomarsecuando se entiende que Jesús tomó los pecadosdel mundo a cuando fue bautizado por Juan elBautista, y el vino debe tomarse sabiendo queJesús fue crucificado porque llevaba encima lospecados del mundo. Por tanto para participar enla Sagrada Comunión correctamente debemosconocer el Evangelio del agua y el Espíritu ycreer en él.Si creemos en la carne y la sangre de Jesúsrecibiremos la remisión de nuestros pecados yviviremos para siempre. Así que si alguien
  • 199. 199 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►intenta borrar sus pecados por su cuenta sin creeren la carne y la sangre de Jesús, esa persona noes más que un idiota. Por tanto si todavía tienenpecados deben entender la razón por la que Jesúsnos dijo que comiésemos Su sangre ybebiésemos Su sangre, y al unirse con Él por fedeben recibir la remisión de los pecados. Al creeren el bautismo de Jesús, hemos borrado nuestrospecados en Cristo y al creer en Su sangrederramada en la Cruz, hemos escapado de lacondena de los pecados completamente. Si aúnasí están intentando borrar sus pecados por supropia cuenta al ofrecer oraciones de penitencia,su fe está equivocada y es arrogante. Después detodo, ¿quién puede borrar sus propios pecados?No hay nadie en este mundo que pueda hacerlo.Si intentan hacerlo, quedarán decepcionados.Ahora que Dios vive en nuestros corazones,debemos vivir confiando en la carne y la sangrede Jesús. Pueden llevar a cabo la obra de Dios alcreer en el Evangelio del agua y el Espíritu.Nuestro señor vino al mundo encarnado en unhombre para salvarnos de los pecados del mundoy para tomar los pecados de la humanidad de unavez por todas fue bautizado por Juan el Bautistaen Su cuerpo. Además fue crucificado y derramóSu sangre hasta morir para pagar el castigo denuestros pecados y para ello también se levantóde entre los muertos. Así es como Jesús nos hadado la verdadera remisión de los pecados y lavida eterna a todos nosotros, a los que hemoscomido Su carne y bebido Su sangre por fe. Losque tienen esta fe y este conocimiento alaban alSeñor con fe. Al darnos Su carne y Su sangre,Jesús nos ha permitido a todos los creyentesrecibir la remisión eterna de los pecados y la vidaeterna.Hay dos sacramentos que el Señor haestablecido en la Iglesia, es decir para Susdiscípulos: uno es el sacramento del bautismo y
  • 200. 200 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►el otro el de la Comunión. El sacramento delbautismo es un signo de fe de los que han nacidode nuevo al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu, para confirmar y confesar su fe. Antesde ascender a los Cielos el Señor dijo: «Portanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,bautizándolos en el nombre del Padre, y delHijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles queguarden todas las cosas que os he mandado; y heaquí yo estoy con vosotros todos los días, hastael fin del mundo» (Mateo 28, 19-20). El Señornos ordenó que predicásemos el Evangelio delagua y el Espíritu a la gente y les ayudásemos arecibir la remisión de los pecados; quehiciésemos discípulos de los redimidos y losbautizásemos por su fe en el bautismo de Jesús; yque enseñásemos a los que se han convertido endiscípulos todo lo que el Señor nos ha enseñadoy ordenado.En segundo lugar el Señor nos ordenó quetomásemos la Sagrada Comunión para recordarcómo nos ha dado Su carne y Su sangre. El pan yel vino que recibimos en la Comuniónsimbolizan el cuerpo y vida que nuestro Señornos entregó para borrar nuestros pecados. Estosdos sacramentos nos hacen creer que comonuestro Señor fue bautizado y derramó Su sangreen la Cruz cuando vino a este mundo, ha borradocompletamente nuestros pecados. El que Jesúsnos entregase Su carne significa que tomó todosnuestros pecados sobre Su cuerpo de una solavez a través de Su bautismo. Todos debemosaceptar que Jesús tomó los pecados del mundo enSu bautismo, los llevó a la Cruz con Él, murió ennuestro lugar y así ha borrado todos nuestrospecados; y por tanto debemos grabar esta Verdaden nuestros corazones por fe.¿Creen ahora que Jesús nos ha dado Sucuerpo? Para borrar todos nuestros pecados, elSeñor ofreció Su cuerpo por nosotros. El que
  • 201. 201 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►Jesús viniese al mundo a imagen de lahumanidad fue para recibir esos pecados de loshumanos cuando fue bautizado por Juan elBautista. Los que creen que Jesús entregó Sucuerpo inocente e inmaculado por nuestrospecados y los aceptó en Su bautismo puedenrecibir la perfecta remisión de los pecados. ComoJesús ofreció Su cuerpo voluntariamente paracargar con nuestros pecados y ser condenado porellos para borrarlos, ahora estamos sin pecadoante Él. Deben entender esto correctamentecuando tomen el pan y el vino en la Comunión.Del mismo modo en que nuestras vidas físicas semantienen si comemos el pan de la carne, alcreer en que Jesús cargó con nuestros pecados enSu cuerpo al ser bautizado podemos comer Sucarne y conseguir la vida eterna.El cristianismo de hoy en día predica sólo elcáliz de Jesús, es decir, Su sangre: sin embargo,en realidad el Señor nos ha dado tanto Su carnecomo Su sangre. Debemos entender la razón porla que Jesús nos dio Su sangre. El que nuestroSeñor nos diese Su carne significa que cargó connuestros pecados al ser bautizado por Juan elBautista. Por tanto cuando recibimos el pan y elvino en la Comunión que constituyen la carne ysangre de Jesús, debemos recordar que hemossido salvados del pecado al creer en Su carne ySu sangre y debemos darle gracias. Cuandoparticipamos en la Comunión para comer lacarne de Jesús y beber Su sangre, debemosparticipar con nuestra fe en el Evangelio del aguay el Espíritu.Damos gracias a Dios¿Quiénes somos para que el Señor se preocupetanto por nosotros? Los seres humanos merecenvivir en su estado deplorable para luego volver a
  • 202. 202 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►ser polvo y ser arrojados al fuego eterno delinfierno por sus pecados y para pagar el precioeterno del pecado. Pero, a pesar de esto, DiosPadre nos amó tanto que envió a Su único Hijo almundo para que fuese nuestro Salvador. ComoJesús vino al mundo según la voluntad de DiosPadre, fue bautizado por Juan el Bautista,derramó Su sangre hasta morir y así quitónuestros pecados y la condena por ellos parahacernos hijos de Dios, ahora todos los quecreemos en esta Verdad estamos en deuda con elSeñor por amarnos tanto. Estamos agradecidosenormemente porque nos ha salvado de nuestrospecados a través del amor de Dios.Cuando pienso en las almas que han recibidola remisión de los pecados al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu, estoy lleno degratitud. Cuando escucho a nuestros hermanos yhermanas del extranjero darnos la buena noticiade que han nacido de nuevo al leer nuestroslibros, mi corazón se llena de felicidad, como siyo mismo hubiese recibido la remisión de lospecados. Del mismo modo en que los que hanrecibido la remisión de los pecados estáncontentos en sus corazones por los que reciben laremisión de sus pecados después de ellos, Diostambién está contento por ver a las almas nacidasde nuevo que creen en el Evangelio del agua y elEspíritu. Hemos sido salvados de nuestrospecados gracias al amor de Dios y por eso ledamos gracias por Su amor y salvación.¿Han sido salvados de todos sus pecados alcreer en el Evangelio del agua y el Espíritu llenosdel amor de Dios y Su salvación? No debemosolvidar ni la sangre ni la carne de Jesús. Siolvidásemos o bien el bautismo de Jesús o Susangre derramada en la Cruz, estaríamosimplicando que el amor de Dios y Su gracia sonen vano, y por tanto debemos amar Su Verdad ennuestros corazones con fe. Es inevitable alabar a
  • 203. 203 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►Dios por Su amor y Su salvación.Damos gracias a Dios Padre porque nos hasalvado perfectamente y nos ha hecho hijosSuyos a través de la carne y la sangre de Su HijoJesús, a pesar de que cometamos pecados. ElSeñor nos ha dado la sabiduría para entender lascosas espirituales del Cielo. Doy gracias a Diospor darnos esta salvación y por amarnos. Estoymuy agradecido al Señor y le amo mucho porborrar nuestros pecados. Siempre que rezo a DiosPadre no tengo casi nada más que decir aparte degracias.Si no fuera por la carne y la sangre de Jesús,¿cómo hubiésemos sido salvados? Al acordarsede nosotros por Su amor, Dios nos ha salvado detodos nuestros pecados a través del Evangelio delagua y el Espíritu y por eso hemos alcanzadonuestra salvación por fe. Como siempre somosinsuficientes, no podemos evitar vivir comopecadores y seguir pecando de corazón, depensamiento y en nuestras acciones. Pero a pesarde esto hemos alcanzado nuestra salvaciónporque Jesús nos ha salvado de todos nuestrospecados al ser bautizado por Juan el Bautista yderramar Su sangre en la Cruz.Ahora que hemos comido la carne de Jesús ybebido Su sangre por fe podemos entrar en elCielo. Si hay alguien a quien de verdad amendeben predicar a esa persona el Evangelio delagua y el Espíritu por su propio bien. Así escomo se difunde el Evangelio. Creo que en unfuturo no muy remoto la gente de todo el mundoaceptará el precioso Evangelio del agua y elEspíritu.¿Alguno de ustedes todavía no ha nacido denuevo? Si es así deben dejar de lado suspensamientos carnales y tomar la carne y lasangre de Jesús por fe. A parte de la Verdad queDios nos dio, ¿en qué pueden confiar en estemundo? Creo que la vida más feliz y pacífica del
  • 204. 204 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►mundo para nosotros es conocer el poder y lasabiduría de Dios y confiar en estas cosas al creeren la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritudentro de la Iglesia de Dios. Es una bendiciónmaravillosa poder escuchar este Evangelio delagua y el Espíritu con nuestros oídos y corazonesmientras vivimos en este mundo. ¿No esmaravilloso ahora que podemos decir que notenemos pecados porque hemos escuchado elEvangelio del agua y el Espíritu y creído en él?Estoy muy contento porque ahora puedo tomar lacarne y la sangre de Jesús escritas es la Palabrade Dios al escuchar el Evangelio del agua y elEspíritu en Su Iglesia.La Palabra del Evangelio del agua y elEspíritu es la Palabra más espiritual que vino delCielo. Este Evangelio es la Palabra de Verdad, elcamino de la vida y la Verdad inamovible que lagente no había escuchado hasta ahora. Misqueridos hermanos, aunque sus cuerpos sufrandurante un tiempo en este mundo, sus vidas estánllenas de gratitud al vivir sin pecado gracias ahaber escuchado la Palabra y haber creído enella. Ustedes y yo hemos recibido el don máspreciado del mundo que se denomina Evangeliodel agua y el Espíritu. Ahora les pido que no setomen a la ligera este regalo que han recibido deDios. Les pido que no se burlen de Dios con sufalta de conocimiento y de fe sin conocer ni creeren la sangre y carne de Jesús. Dios Padre nos hahecho hijos Suyos al darnos la vida de Su Hijo,que era más valiosa que Su propia vida. Graciasal Espíritu Santo que vive en los corazones de lagente que se ha unido al pueblo sin pecado deDios al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu, estoy seguro de que nunca se burlaránde este Evangelio. Así que les pido que amen elEvangelio del agua y el Espíritu y lo guarden ensus corazones para siempre.Estamos agradecidos porque ahora podemos
  • 205. 205 Cómo participar en la Sagrada Comunión con la fe adecuada◄ Índice ►dar a todo el mundo el conocimiento correcto dela carne y la sangre de Jesús dentro del Evangeliodel agua y el Espíritu. Nuestros corazones estánllenos de gozo porque podemos predicar a todaslas naciones y a toda la gente del mundo elEvangelio del agua y el Espíritu que guarda elsecreto de la carne y la sangre de Jesús. Por elhecho de que nuestro Señor amó a la razahumana, sería un acto de ingratitud ignorar esteamor que ha venido por la sangre y la carne deJesús. Como no podemos guardar esta Verdadpara nosotros mismos, queremos compartir contodo el mundo el secreto de la carne y la sangrede Jesús que manifiesta el amor de Dios. Lespido que unan sus corazones y oren por esteministerio.De ahora en adelante todo el mundo comerá lacarne y beberá la sangre de Jesús por fe. Esperosinceramente que el amor de Dios y Susbendiciones, que vienen al creer en la carne y lasangre de Jesús espiritualmente, recaigan sobreustedes en abundancia.
  • 206. ◄ Índice ►CAPÍTULO 12
  • 207. 207 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Jesús, que nos ha dado elpan de vida< Juan 6, 54-63 >«El que come mi carne y bebe mi sangre,tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el díapostrero. Porque mi carne es verdaderacomida, y mi sangre es verdadera bebida. Elque come mi carne y bebe mi sangre, en mípermanece, y yo en él. Como me envió elPadre viviente, y yo vivo por el Padre,asimismo el que me come, él también vivirápor mí. Este es el pan que descendió del cielo;no como vuestros padres comieron el maná, ymurieron; el que come de este pan, viviráeternamente. Estas cosas dijo en la sinagoga,enseñando en Capernaum. Al oírlas, muchosde sus discípulos dijeron: Dura es estapalabra; ¿quién la puede oír? Sabiendo Jesúsen sí mismo que sus discípulos murmurabande esto, les dijo: ¿Esto os ofende? ¿Pues qué, siviereis al Hijo del Hombre subir adondeestaba primero? El espíritu es el que da vida;la carne para nada aprovecha; las palabrasque yo os he hablado son espíritu y son vida».El Señor ha borrado todos suspecados y los míosAl venir al mundo nuestro Señor tomó todoslos pecados de mi alma, los borró todos y fuejuzgado por ellos. Al hacerlo nos hemosconvertido en gente sin pecado. Convertirse enun espíritu sin pecado, una persona debe que notiene pecado, es un suceso extraordinario. Perono hay nadie que no tenga pecados a parte de losque han recibido la salvación.
  • 208. 208 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Ustedes tienen la carne, pero también tienenespíritu. Gracias a que Jesús, que es Dios, haborrado todos los pecados de nuestros espíritus,nos hemos convertido en justos sin pecadoporque nuestros espíritus han recibido lasalvación. ¿Qué mayor bendición hay queconvertirse en una persona sin pecado? Debemosdarnos cuenta de que la bendición que nos hallegado al estar sin pecados es algo muy grande.La mayor bendición es el hecho de estar sinpecado. Esto se debe a que hay muchas ventajascuando estamos sin pecado. En primer lugarpodemos vivir en este mundo sin dudas. ELhecho de poder vivir con la cabeza alta en estemundo sin tener miedo del juicio es unabendición que sólo puede tener una personacuyos pecados han desaparecido por el agua y elEspíritu. Damos gracias sinceramente a nuestrosSeñor y le damos gloria.Queridos hermanos, pensar que somos losúnicos que disfrutan de esta bendición de estarsin pecado me hace sentirme mal por los que nola han recibido. Incluso Dios no quiso que sólofuésemos nosotros los que conocemos estemaravilloso Evangelio. Por eso deseo que aldifundir este Evangelio podamos hacer que otraspersonas estén sin pecado como nosotros. Comoesta obra es una orden del Señor (Mateo 28, 19-20) estamos difundiendo este Evangelio por todoel mundo contentos de hacerlo. Nuestro Señornos pidió que compartiésemos este Evangeliocon todo el mundo. ¡Qué grande y perfecto es elamor de Dios! Nos dijo que enseñásemos a todaslas naciones cuánto nos ama Dios y cómo elSeñor borró nuestros pecados y nos dio la vidaeterna.
  • 209. 209 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Gracias a que el Señor ha borradotodos nuestros pecados con elEvangelio del agua y el Espíritu,ahora no tenemos pecados ennuestros corazonesQueridos hermanos, como seres humanos,¿cómo puede la gente decir que está sin pecado?El Señor dijo: «Pero yo os digo que cualquieraque mira a una mujer para codiciarla, yaadulteró con ella en su corazón» (Mateo 5, 28).Como la gente comete pecados con sus ojos cadavez que los abren, ¿cómo pueden convertirse enpersonas sin pecado? Lo que les estoypreguntando es cómo puede una criaturaconvertirse en una persona sin pecado comoDios. ¿Saben que están sin pecado porque elSeñor ha borrado todos sus pecados? Queridoshermanos creyentes esto es posible sólo por lagracia de Dios. En realidad pudimos recibir lasalvación de los pecados porque Dios se apiadóde nosotros y nos salvó.Lo que estoy diciendo es que como vivimoscon respeto al estar sin pecado por la gracia deDios, ¿cómo podemos ser los únicos que poseeny disfrutan esta Verdad tan valiosa? En estemundo hay mucha gente que pasa por momentosdifíciles por culpa del pecado. Por culpa delpecado se quejan, se sienten avergonzados, sesuicidan y tienen enfermedades en su alma y ensu cuerpo. Y hay mucha gente que muere porquenada parece ir bien, porque son ciegosespirituales y porque están confundidosfísicamente. Pero, ¿cómo pueden los que hanrecibido la remisión de los pecados apartarse dela voluntad de Dios y ser ignorantes mientrasposeen esta Verdad y disfrutan de ella solos?Esto es lo que estoy intentando decirles.Dios no nos ama a nosotros solos, sino que
  • 210. 210 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►ama a todo el mundo. Y ha salvado a todo elmundo del pecado. La única diferencia es quehay quien ha recibido la gracia de Dios alconocer Su Verdad y creer en ella y hay quien noha recibido Su gracia porque no creen en laVerdad ni la conocen; pero la verdad del asuntoes que Dios ama a todo el mundo.Cuando una gran multitud empezó a seguir alSeñor, Él se apiadó de ellos y alimentó a más de5000 personas al bendecir cinco panes y dospeces que había traído un muchacho. La gente,después de haber comido estos alimentos, intentóhacer a Dios su rey. Pero cuando Jesús vio susintenciones se fue de aquel lugar. Los discípuloscruzaron a la otra orilla del mar de Tiberias enbarca pero parece que Jesús no fue con ellos.Entonces el viento sopló con fuerza en la barca ylos discípulos tenían miedo porque no sabían quéhacer; pero está escrito en la Biblia que Jesús seacercó a ellos caminando sobre las agua y latempestad se calmó.El día siguiente los que probaron la bendiciónllamada «el milagro de los panes y los peces» seenteraron de que Jesús no estaba allí yempezaron a buscar al Señor. Jesús curó a losenfermos, resucitó a los muertos y alimentó amás de 5000 almas con una sola canasta decomida. Como era muy difícil para ellossobrevivir, ya que su país estaba bajo el dominiode Roma, esta gente empezó a pensar que sihacían a Jesús, que les había alimentado, su rey yle servían, se librarían de Roma. Por eso la genteempezó a buscar a Jesús. Pero el motivo detrásde esto no era ganar la bendición de la vidaeterna a recibir la remisión de los pecados, sinoque era comer el pan de la carne hasta saciarse.Así, incluso hoy en día, hay muchos cristianosque creen en Jesús para recibir el pan de la carne.¿Por qué creen en Jesús? Creen en Él para recibirlas bendiciones de la carne. El Señor nos dice
  • 211. 211 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►que disfrutemos la bendición de la vida eterna deDios al nacer de nuevo y que vivamos la vida dediscípulos que pasan esa bendición. Pero la fe dela multitud buscaba a Jesús sólo para satisfacerlos deseos de la carne. Por eso el Señor dijo: «Decierto, de cierto os digo que me buscáis, noporque habéis visto las señales, sino porquecomisteis el pan y os saciasteis» (Juan 6, 26), ala gran multitud que esperaba más pan despuésde haber visto a Jesús hacer milagros. El Señorsabía que le buscaban por el pan de la carne. Loque nos está diciendo es que cuando una personabusca al Señor, no debe buscarle para conseguirpan para comer, sino que debe creer en los signosque nos dicen que Jesús es el Salvador que haborrado nuestros pecados. Esto significa quecuando Jesús hizo el milagro de los cinco panes ylos dos peces, la gente debería haber reconocidoque Él era el Hijo de Dios y Dios mismo quecreó los cielos y la tierra, y el que ha venido paradar la vida a los seres humanos.Jesús quiso que esa gente supiera que Él es elHijo de Dios y el Salvador que iba a borrar lospecados del mundo. Sin embargo ellos pensabanque Él era una persona que les había dadocomida para la carne. Como pensaron que Jesússolamente les alimentaba con el pan de la carne,se sintió mal y les dijo: «¿Por qué no obráis porla comida que no perece sino que Me seguís porla comida que perece? ¿Acaso no me seguisteispara comer más pan? ¿Me seguisteis hasta aquísólo para comer más pan como si fueseis a haceruna fiesta en casa? Jesús se sintió decepcionado:«Si de Mí queréis la vida eterna, os la daré y sibuscáis la remisión de los pecados en vuestroscorazones, os daré la remisión de los pecados deuna vez por todas y os convertiré en hijos deDios. Y si buscáis las bendiciones del Cielo, osdaré las bendiciones del Cielo. Pero ¿por quésólo buscáis las cosas de la tierra?».
  • 212. 212 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Echemos un vistazo al pasaje de las Escriturasdel Evangelio de Juan capítulo 6 versículos del28 al 40. «Entonces le dijeron: ¿Qué debemoshacer para poner en práctica las obras de Dios?Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra deDios, que creáis en el que él ha enviado. Ledijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú,para que veamos, y te creamos? ¿Qué obrahaces? Nuestros padres comieron el maná en eldesierto, como está escrito: Pan del cielo les dioa comer. Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto osdigo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas miPadre os da el verdadero pan del cielo. Porqueel pan de Dios es aquel que descendió del cielo yda vida al mundo. Le dijeron: Señor, danossiempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan devida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; yel que en mí cree, no tendrá sed jamás. Mas oshe dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y alque a mí viene, no le echo fuera. Porque hedescendido del cielo, no para hacer mi voluntad,sino la voluntad del que me envió. Y esta es lavoluntad del Padre, el que me envió: Que detodo lo que me diere, no pierda yo nada, sinoque lo resucite en el día postrero. Y esta es lavoluntad del que me ha enviado: Que todo aquelque ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; yyo le resucitaré en el día postrero».Queridos hermanos, ¿por qué vino el Señor almundo para hacer milagros y signos? El Señor lohizo para enseñarnos que Él es el Hijo de Dios yel Salvador de todos los seres humanos. Si Jesúsvino al mundo y sólo curó las enfermedades de lagente, entonces los que fueron curados sólohubieran vivido unos años o décadas y hubieranido al infierno por los pecados de sus corazones.Entonces no habría valido para nada el que Jesúshubiera venido al mundo. Nuestro Señor hizomilagros y signos ante la gente para demostrar
  • 213. 213 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►que el Señor es el Salvador y que es el que tienepoder para borrar todos los pecados de lahumanidad de una vez por todas.Varios de los milagros que hizo Jesúspresagiaban la remisión de los pecados. El Señorhizo el milagro de los panes y los peces paraenseñarnos el tipo de fe que nos dará la vidaeterna: «Os doy Mi carne y Mi sangre. Alhacerlo os doy Mi vida. Recibís la remisión delos pecados y la vida eterna al comer Mi carne ysangre». El Señor hizo el milagro de los panes ylos peces para enseñarnos la Verdad de que Jesúses el pan que vino del Cielo y que la gente si lagente come el pan que viene del Cielo, ganará lavida eterna. Queridos hermanos, muchos falsosprofetas hacen milagros y signos pero todo esmentira. Nuestro Señor hizo milagros para borrartodos nuestros pecados al venir al mundo paraenseñarnos que es el Hijo de Dios y nuestroSalvador, el Redentor.Como Jesús dijo que es el pan de vida, ¿a quéprestó atención la gente? La gente estabainteresada en el pan. Pensaban que nuncatendrían hambre si comían el maná del cielo,como sucedió en tiempos de Moisés. Por esodijeron: «Nuestros padres comieron el maná en eldesierto como está escrito: que Él nos hizo comerel pan del cielo». Nuestro Señor contestó: «Elmaná no venía de Moisés, sino de Mi Padre». Enel Antiguo Testamento, Dios le dio al pueblo deIsrael el maná cuando vagaron por el desiertodurante 40 años, y por eso pudieron sobrevivirsin cultivar comida. Del mismo modo, entiempos del Nuevo Testamento, Dios nos entregóSu vida e hizo que viviésemos para siempre. Dijoesto al tomar como ejemplo el que Dios diera elmaná al pueblo de Israel cuando vivió en eldesierto hace mucho tiempo; ahora Dios Padre alenviar a Jesús, ha hecho que la gente recibiera laremisión de los pecados al comer la carne de
  • 214. 214 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Jesús y beber Su sangre y así hemos recibido lavida eterna.La gente tiene mucho interés en lacomida que pereceLa multitud tenía gran interés en la siguientecuestión: «¿Qué puedo hacer para comer yllenarme hoy?». Sin embargo, nuestro Señortenía más interés en que la gente recibiese laremisión de los pecados y en hacer que vivieraneternamente al entregarse para que le comiesen ybebiesen. Jesús entregó Su carne y Su sangrepara que viviésemos en esta tierra en abundanciaeterna y para que entrásemos en el Reino de losCielos, porque nadie tendrá hambre ni sed entoda la eternidad al comer de esto una sola vez.Nuestro Señor vino al mundo no para satisfacernuestra carne sino para que nuestros espíritusfuesen librados de los pecados y para quepudiésemos vivir en paz para siempre.¿Por qué creen en Jesús? ¿Creen quizás enJesús para estar acomodados en la carne? Nodeben obrar por la comida que perece, sino quedeben hacer la obra de la comida que no perece.Si alguien está sano por dentro, por fueratambién lo estará. Queridos hermanos, sicreemos en el Señor de corazón y conocemos elverdadero Evangelio con todo detalle, y si elEvangelio entra en nuestros corazones, entoncesnuestras enfermedades carnales se curarántambién. Sin embargo, si hay pecados ennuestros corazones, nuestros corazones sepondrán enfermos y nuestros espíritus también.Y como consecuencia nuestros cuerpos morirán.Debemos darnos cuenta de esto. Por eso estáescrito en la Biblia: «El ánimo del hombresoportará su enfermedad; Mas ¿quién soportaráal ánimo angustiado?» (Proverbios 18, 14).
  • 215. 215 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Nuestro Señor vino al mundo a borrar lospecados de nuestros espíritus. Este es un hechoque debemos conocer. El Señor no vino almundo encarnado en un hombre sólo para quecomiésemos bien y fuésemos ricos. Queridoshermanos, ¿lo entienden? La gran multitudbuscaba a Jesús cuando vivía en Judea porqueellos querían comer el pan de la carne. Sinembargo no debemos ser como esta gente.Nuestro Señor borró todos los pecados de lahumanidad al entregarse completamente a todo elmundo. Jesús hizo esta obra par que todo elmundo recibiese la vida eterna al creer en Él.Queridos hermanos santos, nuestros espíritusdeben estar bien antes de nada. Si nuestrosespíritus están en buena condición, todo lo demásestará en buenas condiciones también. Todas lasbendiciones vendrán a nosotros. Una persona quese une a la Iglesia de Dios con fe después derecibir la remisión de los pecados, camina en laPalabra y vive con la convicción de que suespíritu no tiene pecado, tendrá un cuerpo sanotambién. Entonces se abre un camino ante todo loque hace una persona. Esto se debe a que elSeñor da a esa persona todas las bendiciones queno se pueden expresar con palabras. Aunque nopodamos verlo con nuestros ojos de la carneahora, esa persona podrá degustar lasbendiciones y la ayuda del Señor, que Élproporciona.Sin embargo, si el espíritu se vuelve malo,queridos hermanos, todo se acabará. Si el espírituse volviese malo, todo se volvería oscuro eincluso con ambos ojos abiertos no podríamosencontrar el camino de vuelta. Incluso a plena luzdel día, iríamos tropezando y vagando al tiempoque nos preguntaríamos: «¿Cuál es el camino?».Si nuestro espíritu se vuelve malo, empezaremosa preguntarnos: «¿Qué hago ahora? ¿Qué tengoque hacer? ¿Qué hago para poder vivir? ¿En qué
  • 216. 216 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►debo trabajar? ¿Qué negocio debo empezar?¿Cómo debo resolver los problemas familiares?».Pero no encontraríamos respuesta a estaspreguntas. Por eso el espíritu debe estar bien antetodo. Si recibimos la remisión de los pecados ennuestros corazones, nuestros pecados se iríanpara siempre gracias al Señor y un camino seabriría ante nosotros. Por tanto nuestros espíritusdeben estar bien primero. El espíritu debe estarbien para que todo vaya bien.Hubo una vez en que mi cuerpo estaba en bajaforma. Por cierto, debido a mi enfermedadempecé a creer en el Señor a los 20 años. Y hanpasado casi otros 20 años desde que encontré alSeñor a través del Evangelio del agua y elEspíritu. Sin embargo, mi cuerpo no estaba enmejor forma. ¿Se solucionaron las cosasinmediatamente cuando encontré al Señor y miespíritu se puso en forma? No. La verdad es quemi cuerpo se curó sin darme cuenta mientrasmeditaba todos los días sobre cómo nuestroSeñor había borrado mis pecados, lo reafirmabatodos los días con la Palabra, escuchaba laPalabra todos los días, me reunía con otros santosen la Palabra y difundía el hecho de que Él haborrado todos nuestros pecados con la Palabra.Mi corazón se puso mejor, mi cuerpo se pusomejor, mis ojos de la carne vieron mejor ynuestro Señor me bendijo con todo lo que hice.Al principio, después de haber recibido laremisión de los pecados, sufrí pérdidas desde laperspectiva de la carne, pero cuando pasó eltiempo, nuestro Señor empezó a bendecirme sinque me diera cuenta y ante todo empecé a teneruna fe más fuerte. El Señor me dio la fe de queÉl, que me salvó y borró todos los pecados de mialma, se responsabilizaría de mí y bendeciría mialma. Después de tener esta fe, aunque ha habidomuchas ocasiones en las que le hice sentirse mal,el Señor nunca me ha decepcionado, ni una sola
  • 217. 217 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►vez.¿Por qué vino el Señor al mundo? El Señor novino a hacer lo que le apeteciera. La razón por laque el Señor vino desde el Cielo era llevar a cabola voluntad de Dios Padre, tal y como estáescrito: «Porque he descendido del cielo, nopara hacer mi voluntad, sino la voluntad del queme envió. Y esta es la voluntad del Padre, el queme envió: Que de todo lo que me diere, no pierdayo nada, sino que lo resucite en el día postrero»(Juan 6, 38-39).¿Quieren recibir la remisión de los pecados?¿Quieren convertirse en hijos de Dios sinpecados en sus espíritus? Si de verdad lo desean,sin duda recibirán la remisión de los pecados. ¿Aquién se refiere en este pasaje cuando dice«todos los que Él me ha dado»? Se refiere a losque buscan al Señor y desean recibir la remisiónde los pecados. Echen un vistazo a Zaqueo(Lucas 19, 2-5). Aunque probablemente habríacometido muchos pecados vergonzosos y sucorazón estaba lleno de pecados, se acercó alSeñor porque quería estar sin pecado ante Dios eir al Reino de Dios.Queridos hermanos, si una persona se acerca aDios, Él le dará Su amor. La verdad es que DiosPadre ha decidido borrar los pecados de los quedesean ir al Reino de Dios al enviar a Su HijoJesús al mundo. Y Jesús, siguiendo la voluntaddel Padre, bajó a la tierra, fue bautizado en el ríoJordán y completó nuestra salvación al morir enla Cruz donde derramó Su sangre.«Y dará a luz un hijo, y llamarás sunombre JESÚS»En el Evangelio según Mateo capítulo 1versículos 21-23 está escrito: «Y dará a luz unhijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él
  • 218. 218 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►salvará a su pueblo de sus pecados. Todo estoaconteció para que se cumpliese lo dicho por elSeñor por medio del profeta, cuando dijo: Heaquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, yllamarás su nombre Emmanuel, que traducidoes: Dios con nosotros».La Virgen María concibió al niño Jesús. Locierto es que lo concibió por obra del EspírituSanto. El Espíritu Santo es Dios. Para que Diospudiera salvarnos, tuvo que nacer encarnado enun hombre. Como la gente sólo podía salvarse siJesús tomaba todos los pecados en Su cuerpo,nuestro Señor tuvo que venir al mundo por elcuerpo de la Virgen María. Y a través de unángel Dios le dio un nombre al niño que iba anacer: «Y dará a luz un hijo, y llamarás sunombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo desus pecados» (Mateo 1, 21).Está escrito que Jesús fue concebido por elEspíritu Santo. El Espíritu Santo es Dios. Lo queesto significa es que para que Dios viniera comoel Redentor de la raza humana, tenía que nacercomo el niño Jesús, tomando prestado el cuerpode María. Está escrito: «He aquí, una virgenconcebirá y dará a luz un hijo, y llamarás sunombre Emmanuel» (Mateo 1, 23) y Emmanuelsignifica que Dios está con nosotros (Isaías 7,14), y esto nos dice que Dios vino al mundoencarnado.Ahora debemos averiguar por qué Dios vino almundo encarnado en un hombre. Fue porquenecesitaba un cuerpo para tomar todos lospecados del mundo. Del mismo modo serealizaban los sacrificios expiatorios en elAntiguo Testamente, donde un animal purolimpiaba los pecados de los humanos al tomarlossobre su propio cuerpo. Y por eso Jesús, paraconvertirse en nuestro sacrificio, vino al mundoen cuerpo.En el Libro de Levítico en el Antiguo
  • 219. 219 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Testamento, si la gente quería recibir la remisiónde los pecados, la recibía al ofrecer un corderopuro. Si una persona con pecados traía uncordero, una cabra o una vaca que fueran puros eimponía sus manos en uno de estos animales,todos los pecados de esa persona pasaban alanimal. Y el animal expiatorio moría en lugar dela persona que había pasado sus pecados. Tal ycomo está escrito: «Porque la vida de la carne enla sangre está,… y la misma sangre haráexpiación de la persona» (Levítico 17, 11), lagente pasaba sus pecados a un animal y lodesangraban hasta morir. La gente del AntiguoTestamento recibía la remisión de los pecados deeste modo.Nuestro Señor, para salvarnos de una manerasimilar a esta, vino al mundo encarnado en unhombre. Y así averiguaremos cómo nos salvó alleer algunos pasajes del capítulo 3 del Evangeliosegún Mateo. Aquí está la Palabra de cómo Jesúsnos ha dado la carne.«Entonces Jesús vino de Galilea a Juan alJordán, para ser bautizado por él. Mas Juan sele oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizadopor ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús lerespondió: Deja ahora, porque así conviene quecumplamos toda justicia. Entonces le dejó. YJesús, después que fue bautizado, subió luego delagua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio alEspíritu de Dios que descendía como paloma, yvenía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, quedecía: Este es mi Hijo amado, en quien tengocomplacencia» (Mateo 3, 13-17).Hay tres Personas en Dios: el Padre, el Hijo yel Espíritu Santo. Las tres pueden diferir enestatus pero todas son Dios. Jesús es Dios. Lastres personas tenían la misma intención, y entreellas, Jesús es el Hijo de Dios Padre, que vino almundo encarnado en un hombre. Al nacer en estemundo a través de María, Jesús fue bautizado por
  • 220. 220 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Juan el Bautista que era el representante de lahumanidad. Por eso Dios Padre dio testimoniodel Hijo diciendo: «Este es mi Hijo amado, enquien tengo complacencia» (Mateo 3, 17),después de que Jesús fuera bautizado. ¿Quién diotestimonio de qué? La verdad es que Dios Padredio testimonio de que el Jesús bautizado era SuHijo. Gracias a este bautismo todos los pecadosdel mundo se pasaron a Jesús. Por eso el díasiguiente Juan el Bautista dijo señalando a Jesús:«He aquí el Cordero de Dios, que quita elpecado del mundo» (Juan 1, 29).Nuestro Dios envió el pan de la vida eternadesde el Cielo. Este pan era Su Hijo, Jesús.Envió al mundo a Jesús, el Creador de todas lascosas, el Rey de reyes, el Señor de todos losejércitos, el Hijo de Dios que es también Dios.Jesús, que fue enviado al mundo en cuerpo, tomótodos los pecados de la humanidad al serbautizado. Dios hizo que todos los pecados delmundo se pasaran a Su Hijo y que la humanidadrecibiera la remisión de los pecados por fe,porque Jesús había tomado los pecados de lahumanidad en la carne.Algunas personas dicen: «Jesús fue bautizadoen el río Jordán para dar ejemplo de humildad».Pero esto no es así. No hizo la primera obra deSu vida pública para dar demostrar Su carácterhumilde. No hubo ninguna obra prescindibleentre las obras que Jesús hizo en el mundo. ¿Porqué empezó Jesús, que vino a salvarnos, la obrade la salvación al ir a Juan el Bautista, inclinarSu cabeza ante Él y recibir el bautismo? ¿Por quéempiezan los Cuatro Evangelios a hablar delministerio de Jesús por el bautismo, y por quémencionan todos los discípulos el bautismo deJesús? ¿Por qué dice el Apóstol Pablo: «Porquetodos los que habéis sido bautizados en Cristo,de Cristo estáis revestidos»? (Gálatas 3, 27).Nuestro Señor vino al mundo para salvarnos, y
  • 221. 221 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►cuando cumplió 30 años tomó todos los pecadosde la humanidad sobre Su cuerpo. Su carne habíaestado sin pecado hasta entonces. ¿Por qué?Porque Jesús no había nacido de una relaciónreproductiva entre un hombre y una mujer. Parapoder llevar la carne humana puramente comoDios, simplemente tomó prestado el cuerpo deMaría. Y para poder tomar los pecados de lahumanidad en Su cuerpo, que estaba sin pecado,fue bautizado en el río Jordán. Esto es lo quesignifica «Jesús ha entregado Su carne pornosotros».¿Por qué fue Jesús bautizado porJuan el Bautista?Juan el Bautista era un mensajero de Dios. Enla época del Antiguo Testamento, Arón, el SumoSacerdote, como representante de los israelitas,imponía las manos sobre el animal que iba a sersacrificado el décimo día del séptimo mes, y asíse borraban los pecados del pueblo de Israel(Levítico 16, 20-22, 29). El Sumo Sacerdotepasaba los pecados de todo el año de la gente deIsrael a la carne del animal al imponer las manossobre éste tal y como Dios los había establecido.Por eso había que mandar a un representante dela humanidad al mundo para que Dios pudieseborrar los pecados de la humanidad al pasarlos aJesús. Por eso, 6 meses antes del nacimiento deJesús, Dios hizo que naciese Juan el Bautista deZacarías, un descendiente del Sumo SacerdoteArón (Lucas 1, 5-25).Dios es el Dios de la Alianza. Tal y comoprometió a través del sistema expiatorio y SuPalabra de profecías, Dios vino al mundo yofreció Su cuerpo sin pecados para toda lahumanidad. Para ello, ¿a través de quién tomótodos nuestros pecados? A través de Juan el
  • 222. 222 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Bautista. Jesús fue bautizado por Juan elBautista, el mensajero de Dios y representante detoda la humanidad. El Señor dio testimoniopersonalmente que Juan el Bautista era elrepresentante de la humanidad diciendo: «Porqueéste es de quien está escrito: He aquí, yo envíomi mensajero delante de tu faz, El cualpreparará tu camino delante de ti. De cierto osdigo: Entre los que nacen de mujer no se halevantado otro mayor que Juan el Bautista; peroel más pequeño en el reino de los cielos, mayores que él» (Mateo 11, 10-11).Él dijo que el que es menor en el Reino de losCielos es mayor que Juan el Bautista porque ésteera el representante de la humanidad. Unrepresentante de la tierra, por muy grande quesea, es menos que el menor en el Reino de losCielos. Pero la verdad es que Juan el Bautista esel mayor en la tierra. El más grande nacido demujer se refiere al representante de lahumanidad. Además, el Señor, al referirse alLibro de Malaquías capítulo 3 versículo 1, dijo:«He aquí, yo envío mi mensajero, el cualpreparará el camino delante de mí» (Malaquías3, 1). Esto significa que Dios, para borrar lospecados del mundo, envió a un representante dela gente 6 meses antes de Su llegada a estemundo. ¿Quién era ese representante? Fue Juanel Bautista.«He aquí, yo envío mi mensajero,el cual preparará el camino delante de mí;y vendrá súbitamente a su temploel Señor a quien vosotros buscáis,y el ángel del pacto,a quien deseáis vosotros.He aquí viene,ha dicho Jehová de los ejércitos»(Malaquías 3, 1).¿A quién se refiere el mensajero (ángel) deDios aquí mencionado? Jesús dice personalmente
  • 223. 223 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►que ese mensajero es Juan el Bautista. Jesús diotestimonio de que Elías, que tendría que volver,era Juan el Bautista (Malaquías 4, 5).Hacia el final de la era del AntiguoTestamento, la nación de Israel fue destruida yno tenía ninguna esperanza porque se habíaseparado de Dios. Entonces Dios, a través delprofeta Malaquías, prometió enviar a unrepresentante de toda la nación como mensajeroSuyo y Sumo Sacerdote. Prometió que enviaría aun representante de toda la nación antes que alSeñor y Él que tomaría todos los pecados de lahumanidad al ser bautizado. Para salvarnos Diostenía un plan detallado.«Desde los días de Juan el Bautista hastaahora, el reino de los cielos sufre violencia, y losviolentos lo arrebatan» (Mateo 11, 12). Desdelos días de Juan el Bautista hasta ahora el Reinode los Cielos sufre violencia por parte de losviolentos, los hombres de fe. En el capítulo 3 delEvangelio de Mateo, ¿Por qué tuvo que serbautizado Jesús? En el Evangelio de Juancapítulo 6, Jesús dice: «Quien come Mi carne ybebe Mi sangre tiene vida eterna. Si lo hacéispodréis vivir en Mi del mismo modo en que Yovivo en el Padre. Pero si no coméis Mi carne nibebéis Mi sangre no tendré nada que ver convosotros». Si alguien ignorase la carne o lasangre de Jesús, esa persona no podría vivir enJesús ni recibir la vida eterna.«A mí me gusta la sangre de Jesús, pero no megusta la carne». ¿Hay alguien que diga eso? Paraborrar nuestros pecados el Señor vino al mundoen cuerpo humano, tomó nuestros pecados al serbautizado en Su cuerpo y así nos ha dejado sinpecado en nuestros corazones. Él ha planeadosalvarnos y por eso debemos creerlo. Siignoramos la carne o la sangre de Jesús,estaremos ignorando el plan de salvación deDios.
  • 224. 224 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Nuestro Dios fue bautizado para salvarnos. Ypor eso Jesús le dijo a Juan el Bautista:«Permíteme ahora». «¿Eres el Sumo Sacerdotede la tierra? ¿Eres el representante de lahumanidad? No digas nada y pon las manossobre mi cabeza como Yo te diga. Sólo si hacesesto todos los pecados del mundo se pasarán aMi cuerpo. Es lo correcto, que dejemos a todo elmundo sin pecado de esta manera. Debemoscumplir toda justicia».Queridos hermanos, ¿conviene cumplir todajusticia o no? Sí. ¿Acaso Jesús nos salvó con tansólo decir «Estoy muriendo por vosotros,creedme», mientras colgaba de la Cruz sin habertomado nuestros pecados? Si hubiera hecho esonuestros pecados estarían todavía en nuestroscorazones y nunca se irían. Esto les ocurre a losque no creen en el bautismo de Jesús.No pueden ignorar el bautismo de Jesús.Queridos hermanos, si nuestros espíritus quierenrecibir la remisión de los pecados, debemos tenerfe en que nuestro Señor fue bautizado en el ríoJordán y en que allí tomó nuestros pecados. Sincreer en el bautismo de Jesús, que es nuestraverdadera comida, ¿cómo podemos decir quenuestros espíritus están sin pecado? Nuestro Dioses un Dios justo. Como cometemos pecadosdurante toda nuestra vida con nuestra carne,estamos destinados a morir por nuestros pecados.Pero el Señor vino al mundo encarnado en unhombre como nosotros para borrar todos nuestrospecados y salvarnos de ellos al tomarlos en Subautismo y al sacrificar Su sangre en la Cruz.Jesús fue bautizado en el río Jordán. ¿Quésignifica la palabra «bautismo»? Ante todo lapalabra bautismo significa limpiar. Queridoshermanos, ¿cómo se limpian nuestros corazones?Cuando nuestros corazones se llenan de pecados,¿cómo se limpian? Los pecados en nuestroscorazones se limpian porque fueron pasados a
  • 225. 225 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Jesús. Nuestros pecados fueron pasados a Jesúsporque el representante de la humanidad se lospasó y así desaparecieron de nuestros corazonescompletamente. Cuando observamos el sistemaexpiatorio del Antiguo Testamento, ¿no sepasaban los pecados cuando el pecador ponía susmanos sobre un cordero? ¿Había entoncespecados en esa persona? No. Nuestros pecadoshan sido limpiados porque ya no tenemospecados. Esto es lo que significa la redención. Laredención se refiere a que no hay más pecadoscuando se paga el precio de esos pecados.El día de la expiación, el Sumo SacerdoteArón imponía sus manos sobre el animal enrepresentación de todo el pueblo de Israel. Comolos pecados del pueblo de Israel se pasaban alanimal, ellos quedaban limpios. Por esorecibimos la remisión de los pecados al tener feen ello. La verdad es que Jesús, para borrarnuestros pecados, los tomó sobre Sí mismo al serbautizado por Juan el Bautista, que es elrepresentante de la humanidad. Los pecados seborran al creer en esto.En segundo lugar la palabra bautismo significaenterrar. En otras palabras, implica muerte.Queridos hermanos, ¿por qué murió Jesús? Jesúsmurió en la Cruz porque tuvo que tomar nuestrospecados en el río Jordán. Jesús no tenía pecados.No pecó ni una sola vez. Por mucho quebusquemos en los Evangelios, no encontraremosni un solo pasaje donde diga que Jesús hizo algopor error. Jesús no tenia ni una solaimperfección, espiritual o ante la Ley. Lospasajes dicen que es el Hijo de Dios, sin mancha,sin fallos y puro. Por eso la Biblia dice: «Al queno conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado,para que nosotros fuésemos hechos justicia deDios en él» (2 Corintios 5,21).¿Por qué vino Jesús al mundo para serbautizado? Para cargar con los pecados de los
  • 226. 226 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►seres humanos. Jesús, al darnos Su carneinmaculada, tomó nuestros pecados en Su carne.Como tenía que recibir el juicio para poder salvara los seres humanos del pecado, fue bautizadopara tomar los pecados del mundo en Su carne.Jesús se llevó todos nuestros pecados. NuestroSeñor nos dio Su carne. Hizo que comiésemos Sucarne. Como el dijo: «Permíteme hacer ahoraporque conviene que cumplamos toda justicia»(Mateo 3, 15), los pecados de la gentedesaparecieron y toda justicia se cumplió cuandoJesús fue bautizado. Esto nos dice que la obra dehacer que los pecados desapareciesen y que secumpliese toda justicia se consiguió con elbautismo de Jesús.Del mismo modo en que los sacrificios delAntiguo Testamento borraban todos los pecados,Jesús se llevó todos los pecados del mundo al serbautizado. Del mismo modo en que los pecadosdel pueblo de Israel se borraban en el momentoen que el cordero expiatorio moría después dehaber cargado con esos pecados y haber sidodejado en el desierto gritando: «¡bé, bé!», Jesúsvino al mundo como el Cordero de Dios y paraborrar los pecados de la humanidad, recibió eljuicio de todos los pecados al cargar con ellos enSu bautismo y al morir en la Cruz. Jesús tomótodos los pecados al ser bautizado.En tercer lugar, la palabra bautismo significapasar. Desde el punto de vista de un pecador,sólo cuando sus pecados se pasan al sacrificioexpiatorio, esa persona está sin pecado y recibela redención. Jesús fue el sacrificio expiatoriopara nuestra redención. Para salvarnos delpecado y salvar a toda la humanidad del pecado,Jesús se convirtió en el sacrificio para el pecadoque ha tomado todos nuestros pecados. Si elSeñor no hubiese tomado nuestros pecados,¿cómo podríamos librarnos del pecado? «Noquiero. No tengo pecado ¿y aún así tengo que
  • 227. 227 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►tomarlos? Por favor, no digas eso Padre. Notengo pecados. No he cometido ningún error. Nohay pecado en Mi corazón. Soy Santo. A pesarde ser Tu Hijo, ¿acaso no soy igual que Tú? Pero¿aún así tengo que convertirme en un pecador altomar los pecados de los vulgares sereshumanos? No quiero». Si Jesús no lo hubierahecho, estaríamos acabados. Si Jesús no hubierasido bautizado, no habría esperanza para lahumanidad porque nosotros nos tendríamos másremedio que ir al infierno.Cuando Jesús estaba siendo bautizado, Diosdijo: «Y hubo una voz de los cielos, que decía:Este es mi Hijo amado, en quien tengocomplacencia» (Mateo 3, 17). Esto significa queaunque estaba sin pecado, para hacer la voluntadde Dios de salvar a la humanidad, Jesús inclinóla cabeza hacia Juan Bautista y voluntariamentetomó los pecados sobre Su cuerpo, que no teníani un solo pecado. Por eso Dios dijo: «En quientengo complacencia» (Mateo 3, 17). Dios secomplacía por el hecho de que Jesús murió ennuestro lugar al convertirse en el sacrificioexpiatorio y al cargar con los pecados del mundo,y así Dios hizo que Jesús viviese de nuevo.Nuestro Señor murió después de haber vivido33 años en el mundo. Durante 30 años vivió en laprivacidad y los 3 años siguientes vivió enpúblico. Estos 3 años se extienden desde elmomento en que fue bautizado hasta que murióen la Cruz. Jesús murió después de haber vividoen público 3 años. Para borrar todos nuestrospecados, Jesús fue bautizado y nos entregó Sucarne. El pasaje de las Escrituras de hoy delEvangelio de Juan habla de esta Verdad.
  • 228. 228 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►«El pan que yo daré es mi carne, lacual yo daré por la vida del mundo»«Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; sialguno comiere de este pan, vivirá para siempre;y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo darépor la vida del mundo» (Juan 6, 51).Está escrito que Jesús es el pan vivo que vinodel Cielo. Él nos dio ese pan. Esto significa quenos dio Su carne. Como Su carne era vida para elmundo, nos la dio sin pensarlo dos veces. Altomar los pecados del mundo en Su bautismo,dejó a toda la humanidad sin pecados. El Señornos ha salvado al tomar todos nuestros pecadosentregando Su carne. Los que creen en esto notienen pecados por muy insuficientes que sean.Jesús nos ha dejado sin pecado al tomar todosnuestros pecados. Queridos hermanos, ¿creen enesto? Jesús nos ha salvado al entregar Su carne.¿Tienen pecados en su espíritu? No, no tienen.No hay pecados en sus espíritus ni en el mío.Somos los justos. Por muy imperfectos queseamos, somos los justos que han recibido lagracia de Dios. Los justos con príncipes,princesas y reyes del Reino de los Cielos. Noshemos convertido en hijos de Dios por fe. Ahoralos que tienen fe en esta Verdad se ríen. Esa risasale de lo más profundo de sus corazones. «¡Aleluya! Está escrito: no tengo pecados. Estáescrito que el Señor entregó Su carne y tomó mispecados en Su carne. Esto es lo que sucedió. Sí».Si pensamos en esto una y otra vez nuestroscorazones se sienten renovados e incluso cuandodormimos, nos reímos desde lo más profundo denuestros corazones.En el Evangelio de Juan capítulo 6, versículo53 el Señor dijo con firmeza: «De cierto, decierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo delHombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida envosotros». Pero ¿por qué no come la gente la
  • 229. 229 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►carne del Hijo del Hombre? ¿Por qué la gente nocree en el hecho de que el Señor ha tomado todoslos pecados de la humanidad? El Señor vino almundo para salvarnos y tomó nuestros pecadoscompletamente al darnos Su carne inmaculada.Pero, ¿por qué la gente no cree en este amor tanlleno de gracia? ¿Por qué se resisten a él? Porfavor, coman por fe. Si nos resistiésemos, elSeñor se lamentaría. Y la vida del Señor nopodría entrar dentro de nosotros. El Señor quieredarnos vida, pero si nos resistimos, la vida nopodrá entrar en nosotros. Como el Espíritu Santono puede vivir en los corazones de los que tienenpecados, el Señor quiere que recibamos laremisión de los pecados y tengamos una vidanueva. Debemos creer en que el Señor ha tomadotodos los pecados del mundo al ser bautizado porustedes y por mí.«De cierto, de cierto os digo: Si no coméis lacarne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre,no tenéis vida en vosotros» (Juan 6, 53). ElSeñor nos entregó Su carne para poder salvarnos.Nos la entregó para que ustedes y yo, y toda lagente del mundo sin excepción pudiéramos sersalvados. Al darnos Su carne en el río Jordán, esdecir, al tomar todos los pecados del mundo enSu cuerpo, el Señor nos hizo comer Su carne porfe. ¿Qué se dice que pasaría si no comiésemos Sucarne sobre la que tomó todos los pecados de lahumanidad? Está escrito: «No tenéis vida envosotros» (Juan 6, 53). Por mucho que unocreyera, el Espíritu Santo no entraría en él.¿Está en Espíritu Santo dentro de ustedes?¿Cómo entra en nuestros corazones el Espíritudivino denominado Espíritu Santo? El Señorsella nuestros corazones con el Espíritu Santocuando creemos en la obra justa que hizo elSeñor. El Señor hizo que los que creen recibiesenla remisión de los pecados mediante el Evangeliodel agua y el Espíritu. Y a los que recibieron la
  • 230. 230 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►remisión de los pecados, les dio el Espíritu Santoen sus corazones. Hemos recibido el EspírituSanto al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu de corazón.El Señor tomó todos los pecados al serbautizado en el río Jordán. Tomó todos nuestrospecados en Su carne y al derramar Su sangre enla Cruz, nos ha dado vida. Debemos creer ennuestros corazones en la obra de extinción denuestros pecados y en el juicio que el Señor hallevado a cabo. La gente que cree en el hecho deque el Señor ha tomado todos nuestros pecadosen el río Jordán no tiene pecados en suscorazones. Si los pecadores se dieran cuenta deesto, no habría pecados en sus corazones, seanquien sean. El Espíritu Santo pone un sello en losque no tienen pecados y reside en sus corazones.El Señor se queda con nosotros como Espíritu yentramos en el Señor por fe; así es cómo elEspíritu y yo somos uno sólo. La verdad es quees Señor permanece en nosotros como el EspírituSanto si hemos recibido la remisión de lospecados al creer en que el Señor nos ha redimidoa través de Su Hijo.Está escrito: «De cierto, de cierto os digo: Sino coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéissu sangre, no tenéis vida en vosotros» (Juan 6,53). Debemos creer en ambas cosas. Jesús fuebautizado y murió en la Cruz y por eso debemosdarnos cuenta de que la muerte del Señor es sumuere y la mía. Y debemos creer. El que Jesúsfuese bautizado en el río Jordán fue parasalvarnos de nuestros pecados. Debemos creerque Dios fue bautizado para cumplir Su amor pornosotros y salvarnos, y debemos creer que esta esla manera correcta de salvarnos. Sólo cuandocreemos en estas dos cosas: la carne y la sangrede Jesús nuestra salvación se cumple a laperfección. Además sólo entonces tendremosvida en el corazón aquellos que hemos recibido
  • 231. 231 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►la salvación y el Espíritu Santo entrará ennosotros. Si alguien negase una de estas doscosas, no podría recibir la salvación.Cuando nuestro Señor dijo que nos daría Sucarne, los judíos dijeron: «¿A qué te refieres? Note entendemos». Queridos hermanos, ¿sondifíciles estas palabras de Verdad para ustedes?Jesús es el buen Pastor, ha salvado a Sus ovejasal entregarles Su carne y Su sangre. El Señor esnuestro buen pastor. ¿No es esto muy fácil? ElEvangelio del agua y el Espíritu es fácil, perocomo es muy importante, debemos difundirlo yescucharlo todos los días. Si la carne o la sangrede Jesús, que fueron entregadas por nosotros, seignorasen, no habría salvación.Una vez vi un cartel en una iglesia que decía:«¿Son pecadores a pesar de tener fe?». Enrealidad muchos cristianos creen en Jesús a sumanera, pero todavía tienen pecados en suscorazones. A pesar de tener fe en Jesús, ¿por quéson pecadores los cristianos del mundo? ¿Sabenpor qué hay pecadores a pesar de tener fe?Porque sólo beben a sangre del Señor. Sólo creenen la Cruz y por eso tienen pecados y creen que:«Señor Jesús, yo creo. Creo que has muerto enmi lugar. Creo que has borrado todos mispecados. Aleluya». Por mucho que crean, laverdad es que el Espíritu Santo no está en suscorazones. Como no tienen la Palabra quetestifique que sus pecados fueron transferidos aJesús, al pecar de nuevo sus pecados permanecenen sus corazones. Se preguntan: «¡Qué raro!Tengo fe en Jesús pero todavía tengo pecados enmi corazón. El Señor se llevó mi pecado originaly los pecados que ya cometí. Pero, ¿por qué haypecados? ¡Qué raro! Es muy extraño». Si estánen esa situación, deben buscar la causa. Si labuscan, llegarán a la conclusión de que tienenpecados a pesar de creer en Jesús porque nosaben cómo nos ha salvado el Señor.
  • 232. 232 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Si han llegado a conocer el hecho de que elSeñor nos ha salvado al darnos Su carne en el ríoJordán, ¿qué les ocurrirá? Incluso mientras esténdurmiendo, dirán: «Señor, no lo sabía. Pero lohas hecho. Es verdad. Por eso hay tantos pasajesde las Escrituras que hablan de la carne y lasangre. Gracias, Señor. Estoy muy agradecidopor haberme salvado de estas dos maneras, con lasangre y la carne».Queridos hermanos, espero que crean en esteEvangelio del agua y el Espíritu. El Señor nos hasalvado así. Estamos sin pecados porque el Señorvino al mundo en cuerpo y porque tomó nuestrospecados sobre esa carne y murió en la Cruzdespués de eso. Si el Señor no hubiese venido almundo encarnado y no hubiese sido bautizadoaunque hubiese venido al mundo, ustedes y yotodavía seríamos pecadores a pesar de nuestra fe.El cristianismo no es una religión. Es fe. Vinodesde arriba. La fe sirve para creer en el hecho deque el Señor ha borrado todos nuestros pecados.Miramos la obra que el Señor ha hecho yrecibimos la remisión de los pecados al tener feen ella. Esto es la fe. La religión es algo a lo queyo me aferro y en lo que confío mediante mipropia determinación. Si simplemente dijésemos:«Señor, creo en Ti», sería inútil. Debemos mirarla obra que Jesús ha hecho y decir: «Es así comohas borrado todos mis pecados. Aleluya. Creo enesta Verdad». Sólo así nos aprueba el Señor.Queridos hermanos, ¿tienen pecados? No, nolos tienen. Jesús borró todos sus pecados aldarles Su carne en el río Jordán. «He aquí elCordero de Dios, que quita el pecado delmundo» (Juan 1, 29). Jesús, al ir a la Cruz contodos los pecados del mundo, ha acabado de unavez por todas con el castigo de nuestros pecados.El Señor nos ha salvado perfectamente para querecibamos la remisión de los pecados al creer decorazón. El Señor ha hecho posible que
  • 233. 233 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►recibamos la salvación sólo por fe, sin necesidadde nuestras buenas obras ni nuestros esfuerzos.Nuestro Señor nos ha salvado. El Señor esnuestro Salvador. Durante 33 años, parasalvarnos, el Señor fue paciente con los queaborrecía y no podemos ni imaginar lo pacienteque fue. Los judíos, los fariseos y los escribasretaban a Jesús e intentaban capturarlo paramatarlo. Si yo hubiera sido el Creador comoJesús, les hubiera reducido a polvo en uninstante, pero como nuestro Señor esmisericordioso, vino para salvarlos. Como quisotomar los pecados de esta gente y hacer querecibiesen la vida eterna, fue paciente como unaoveja delante de sus trasquiladores (Isaías 53, 7).¿Cuán noble y maravilloso es el amor de laVerdad? Nuestro Señor es muy compasivo y poreso quiso que incluso los que le clavaron en laCruz recibiesen la salvación. Por eso, cuandoestaba siendo clavado en la Cruz, le pidió alPadre: «Padre, perdónales porque no saben loque hacen» (Lucas 23, 34).Nuestro Señor vino al mundo y entregó Sucarne y Su sangre para salvarnos. Esto es lasalvación. Gracias a esto, nuestro Señor nos hapermitido respirar. Nuestro Señor hizo quenuestros corazones estuviesen sin pecado paraque nuestros corazones, que habían estadooprimidos por el pecado, pudiesen respirar. ElSeñor nos dio Su carne y Su sangre. Y ahora,sentado a la derecha del trono de Dios, esperaque mucha gente sea salvada al comer y beber Susangre y Su carne por fe. Lo desea tanto que nitan siquiera podemos imaginarlo. «He sidobautizado por ti y he borrado todos tus pecados.Te he salvado al darte todo lo que tengo. Heborrado los pecados de toda la gente de la carne.Os he salvado con Mi carne y Mi carne».Debemos darnos cuenta de cómo el Señor quiereque recibamos la remisión de los pecados al creer
  • 234. 234 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►en esto. Y debemos darnos cuenta de cómo elSeñor quiere que entremos en el Reino dondereside Dios al recibir la vida eterna por fe.¿Pueden ver el corazón de Dios?¿Por qué vino Dios al mundo encarnado en unhombre y sufrió todas esas afrentas? ¿Por quéentregó nuestro Señor Su carne? Mientrasnuestro Señor rezaba en el jardín de Getsemaní,el dolor que iba a tener que soportar era tangrande que dijo: «Abba, Padre, todas las cosasson posibles para ti; aparta de mí esta copa; masno lo que yo quiero, sino lo que tú» (Marcos 14,36). Esta era la copa de sangre. Como tuvo quetomar todos nuestros pecados con la carne, lacual había entregado, murió en la Cruz, lo quesignificó beber de la copa de dolor insoportable.Por eso Jesús pidió que si era posible, esa copafuese apartada de Él. Pero Jesús, después dehaber orado tres veces, se inclinó ante Diosdiciendo: «Mas no lo que yo quiero, sino lo quetú» (Marcos 14, 36). Él dijo: «Padre, haz Tuvoluntad», y dejó que le crucificasen. Aunqueestaba sin pecado, como había tomado todos lospecados del mundo al ser bautizado en Su carnepara salvar a la humanidad del pecado, el Señortuvo que pagar el precio de esos pecados.Aunque a nuestro Señor no le gustase serculpado por los pecados, ya que odia el pecado,tuvo que hacer esta obra para salvarnos.Al tener fe en Jesús debemos recibir laremisión de los pecados y entrar en el Reino delos Cielos. E incluso en este mundo debemosvivir en paz como gente sin pecado. Esta era lavoluntad de nuestro Señor para nosotros.Queridos hermanos, ¿creen? Nuestro Señor nosha salvado al darnos Su carne. Aunque esta es laVerdad, ¿por qué no cree la gente? Cuando lecontamos esto a otros cristianos, muchos de ellosno creen y dice: «¿Cómo puede se eso?». Ycuando esto ocurre el Señor se siente mal. Todas
  • 235. 235 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►las obras que hizo el Señor al venir al mundopara salvarnos son las huellas hacia nuestrasalvación. Pero, ¿por qué sólo tienen fe enalgunas de las obras que hizo y en otras no? ¿Porqué anulan algunas de Sus obras expiatorias?¿Por qué sólo defienden la doctrina de susdenominaciones? Lo que Jesús dice es loesencial. Debemos comer y beber por fe la carney la sangre que Jesús nos ha dado.Las sectas religiosas no son importantes. Yono tengo una secta religiosa. Antes de nacer denuevo al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu, estudié teología en la denominaciónKosin, una de las denominaciones Presbiterianasmás conservadoras de Corea. Mi familiapertenecía a dicha denominación. Pero ahora yano trabajo con esta secta. La verdad es que creoen el Señor porque quiero seguirle, y porque haborrado mis pecados, y le amo por fe y hago laobra de difundir este Evangelio que Él quiere quehaga y en la que se regocija. No estoy trabajandopara expandir mi propia secta. ¿Estamosdifundiendo el Evangelio del agua y el Espíritupor todo el mundo para alardear? No. Noestamos intentando alardear de ser mejores.Como ha borrado los pecados de la gente, elSeñor quiere que todo el mundo reciba laremisión de los pecados y quiere que los quehemos recibido antes nos convirtamos enherramientas para difundir el Evangelio delSeñor.Algunas personas ignoran elbautismo de Jesús dentro delEvangelio del agua y el Espíritu¿Qué dicen las Escrituras que ocurriría siignorásemos el bautismo de Jesús? Está escritoclaramente: «De cierto, de cierto os digo: Si no
  • 236. 236 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis susangre, no tenéis vida en vosotros» (Juan 6, 53).Si alguien no cree en el Evangelio del agua y elEspíritu, esa persona irá al infierno aunque tengafe en Jesús. No habrá vida para esa persona.¿Está el Espíritu Santo dentro de ustedes? Nohay ningún pecado dentro de los corazones de losque tienen el Espíritu Santo. Los que no tienen elEspíritu santo creen en Jesús pero cuandocometen un pecado vuelven a estar atados por elpecado. Como se atan una y otra vez al pecado,hacen un compromiso diciendo: «No debo pecar.No debo cometer pecados». Pero como son sereshumanos, ¿cómo no van a cometer pecados?Además cuando pecan de nuevo, se desesperandiciendo: «He pecado de nuevo. ¿Qué debohacer?». ¿Por qué alguien que tiene fe en Jesústiene miedo al juicio? Porque no ha recibido lasalvación porque no habían creído en elEvangelio del agua y el Espíritu.Si Dios nos hubiera dicho que pagásemos elprecio del pecado cuando pecamos, entonceshabríamos sufrido más de cien mil veces. Sólo porlos pecados que hemos cometido en una semana,tendríamos que haber sido azotados unas cienveces hasta morir. Si tuviésemos que pagar elprecio de los pecados que llevamos en el corazóny el de los que cometemos, no habría ni una solapersona en este mundo. ¿Qué dijo nuestro Señor?Dijo: «Id, pues, y aprended lo que significa:Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no hevenido a llamar a justos, sino a pecadores, alarrepentimiento» (Mateo 9, 13).Queridos hermanos, esta misericordia serefiere al hecho de que el Señor ha borradonuestros pecados porque se ha apiadado denosotros. Y el pasaje: «Misericordia quiero, y nosacrificio», significa que el Señor no quiere queofrezcamos oraciones de penitencia, ni queexageremos o actuemos, tal y como hacía el
  • 237. 237 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►pueblo de Israel durante la época del AntiguoTestamento, que se acercaba al sacerdote con unsacrificio y decía: «He pecado. Por favor,perdóname. Seré redimido». Él quiere querecibamos la remisión de los pecados al creer enel Evangelio del agua y el Espíritu.¿Acaso comen la carne del Hijo del Hombrepor fe? Por favor, coman la carne del Hijo delHombre. En el Evangelio de Juan capítulo 6,versículos 54-55 el Señor dijo: «El que come micarne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo leresucitaré en el día postrero. Porque mi carne esverdadera comida, y mi sangre es verdaderabebida». La carne del Señor es verdadera comida.La verdad es que nuestro Señor ha tomado todosnuestros pecados con Su carne y esto es una señalde nuestra salvación. Queridos hermanos, ¿creenen esto? Obtenemos comida para nuestroscorazones al hacer que nuestros espíritus piensen:«Sí, el Señor tomó todos los pecados del mundo através de Su bautismo. Eso es cierto». Así elEvangelio del agua y el Espíritu es la comida quenos da vida eterna y que no perece aunque laguardemos durante mucho tiempo y la comamos.El Señor perfeccionó toda la justicia por me altomar todos mis pecados en el río Jordán. A travésde Su bautismo, Jesús tomó todos los pecados dela gente. Jesús vino como el Cordero de Dios y sefue cargando con todos los pecados del mundo. Sirecordásemos ese hecho todos los días, nuestroscorazones estarían sin pecado. Jesús se ha llevadolos pecados que cometemos desde que nacemoshasta que cumplimos 30 años y si vivimos hastalos 70 también ha borrado esos pecados. Sitenemos fe en el hecho de que no sólo ha borradonuestros pecados sino también los de nuestrospadres y madres e hijos, es decir los pecados detoda la gente desde Adán hasta el fin del mundo,esto se convierte en alimento para nuestroscorazones.
  • 238. 238 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Nuestros espíritus no pueden soportar elpecado. Entonces, ¿cómo pueden nuestrospecados estar en paz si vivimos en pecado? Sóloes posible porque nuestro Señor nos da laverdadera comida. ¿Cuál es la verdadera comidapara los espíritus de los seres humanos? Laverdadera comida es Su carne. El hecho de quenuestro Señor nos diese Su carne en el río Jordánes comida para nuestros espíritus. La carne denuestro Señor es nuestra verdadera comida. Y laverdadera bebida es la sangre del Señor. El Señorfue juzgado por nosotros y esta es nuestraverdadera bebida. Nuestros espíritus se sientenrenovados porque nuestros pecados han sidoperdonados.Si nos debilitásemos y nos preocupásemos porser juzgados de nuevo al cometer pecados, pormuy buena que la comida sea, no podríamosdigerirla y coger fuerzas de ella. ¿Qué renuevanuestros espíritus y nos calma? La sangre deJesús. La sangre de Jesús se refiere al juicio. Notenemos que ser juzgados porque Jesús ha sidojuzgado en nuestro lugar. Esto es lo que hizo elSeñor para salvarnos. Por eso el Señor es nuestroSalvador.¿Cómo podemos vivir renovados y llenos depaz en nuestros corazones? Podemos disfrutar deesta gracia si tomamos la verdadera comida y laverdadera bebida que el Señor nos ha dado.Podemos vivir con nuestros espíritus llenos depaz y fuerzas porque Él nos ha dado Su carne ySu sangre. Al tener fe en la obra de Su carne ysangre, podemos vivir en este mundo con fuerzasy corazones llenos de paz, y así viviremos parasiempre en paz incluso en el próximo mundo.Esta es nuestra salvación. Esta es la salvaciónque ha borrado los pecados de la humanidad.Queridos hermanos, ¿creen? Yo también creo enel Señor. No sabemos lo bueno que es el Señor.Durante 10 años, después de haber empezado
  • 239. 239 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►a creer en Jesús, viví como un cristiano pecador.Así que durante 10 años estuve lleno de agonía.Antes de tener fe en Jesús, creí en el budismo,pero como estaba enfermo en mi cuerpo, empecéa creer en Jesús. Entonces empecé a creer enJesús y conocí la Ley y el pecado. Al principiomi corazón se llenó de paz porque creía en queJesús había muerto en la Cruz. Creí en eso ydurante los 5 primeros años hablé en lenguas,amé con fervor y siempre era el primero enayudar a los demás. Cuando tenía dinero en mibolsillo, lo daba todo a los que sufrían. Cuandopasaba por una calle llena de mendigos, misbolsillos se vaciaban. Cierto misionero dijo unavez que lo daba todo menos una indumentaria, yasí vivió sin nada y durante 10 años yo quise serigual que él.Pero mientras intentaba vivir de esa manerame di cuenta de que no tenía lo que hacía falta.Los pecados empezaron a acumularse en micorazón. Estaba tan afligido por mis pecados quesentía que iba a morir. Cuando me di cuenta deque mi espíritu estaba ahogándose por mispecados, no podía ni verle la cara a la gente. Yno sólo eso, ni siquiera podía mirar al Cielo yllamar al Señor. Después de pecar no podía decirni una palabra cuando oraba a Dios. Sólo lapalabra Señor salía de mi boca, y no sabía quédecir después. Estaba agonizando. Al principiorezaba bien, pero con el tiempo se me hizo másdifícil orar. Como no podía decir otra cosa queSeñor y me pasaba toda la noche rezandorepitiendo «Señor, Señor», podrán imaginarse loduro que fue para mí. Tuve que presentarme anteel Señor y pedirle desesperadamente que meayudara Pero no lo podía hacer. Ocurrió en másde varias ocasiones el que llegara la mañana y yosólo pudiera repetir «Señor, Señor».Esto duró 5 años. Se estaba haciendo muytedioso. Aunque no puedo describir este dolor
  • 240. 240 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►con palabras, lo más grave es que sentí que moríaahogado por culpa de los pecados de mi corazón.«No hay ninguna razón para seguir viviendo.Creo que debería retirarme de este mundo». Esteera el único pensamiento que había en micorazón, así que siempre me sentía como si meahogara.Entonces me di cuenta de una cosa mientrasleía el Evangelio de Mateo capítulo 3, versículos13-15. El Señor había tomado mis pecados en elrío Jordán. Cuando me di cuenta de que el Señorhabía tomado mis pecados al darme Su carne yser bautizado, mi espíritu, que había estadodolorido, empezó a sanarse inmediatamente.«Entonces debo estar sin pecado. Recibí lasalvación. Hubiera muerto ahogado a pesar detener fe en Jesús si no hubiera entendido elpasaje de las Escrituras que dice que el Señortomó mis pecados en ese momento. Gracias aDios he recibido la salvación justo a tiempo».Estaba lleno de gozo. Entonces, incluso cuandoestaba en la cama, miraba ese pasaje de lasEscrituras. Cuando me siento débil miro estepasaje de las Escrituras que dice que mis pecadosfueron pasados al cuerpo de Jesús.Además también los pasajes: «He aquí elCordero de Dios, que quita el pecado delmundo» (Juan 1, 29) y «Pues donde hayremisión de éstos, no hay más ofrenda por elpecado» (Hebreos 10, 18), obtuve pruebas deque el Señor ya había completado mi salvación.Además el Señor dijo: «Consumado es» (Juan19, 30), y al decir: «Ahora, pues, ningunacondenación hay para los que están en CristoJesús» (Romanos 8, 1), no puede haber ningunacondena dentro de los corazones de los quecreemos en el Evangelio del agua y el Espíritumediante el cual el Señor ha completado todajusticia.Queridos hermanos, cuando me siento débil,
  • 241. 241 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►leo estos pasajes de las Escrituras. Y mi espíritucome la carne del Señor todos los días. Ahoraincluso si no leo estos pasajes todos los días, dejoentrar en mi corazón el hecho de que el Señor hatomado mis pecados en Su carne. Doy gracias alSeñor. Estoy muy agradecido. Comer la carne delSeñor por fe se ha convertido en mi verdaderacomida. Por eso puedo reír, difundir la Palabra,compartir con mis hermanos, rezar por otros ypedirle a Dios que les bendiga.Queridos hermanos, nuestro Señor nos hasalvado a todos con Su carne y Su sangre. ¿Locreen? Así nunca tendremos que ser juzgados.Me mantengo ocupado con las obras delEvangelio. Cuando estoy solo me doy cuenta delo insuficiente y débil que soy. Quiero seguirhacia delante espiritualmente, pero tengo muchospensamientos carnales. Cuando los veo, mereconozco a mí mismo. Cuando estoy tumbado,me digo a mí mismo que debería quedarmeechado un rato más. Entonces me digo a mímismo que puedo echarme un rato de siesta. Yentonces me digo que puedo dormir un rato másy así se hace más difícil levantarse. Así queconsidero esta situación y empiezo a sentirmemal: «Señor, ¿cómo puedo ser así? Señor, Tú mehas salvado, pero en vez de estar orando por losdemás, estoy aquí tumbado». A pesar de todovuelvo en mí y sigo al Señor de nuevo porque laverdad sigue siendo que no tengo pecados en micorazón. Puede que algunos digan: «¿Pero cómose atreve usted a decir que está sin pecado?».Pero la verdad es que mi espíritu no tienepecados porque he comido la carne del Señor.El Señor nos dio Su carne y sangre. Asípudimos apartar el miedo al pecado y al juiciopor fe cuando ambos intentan hundirnos. Inclusohoy en día, aunque no estemos reprimidos pornuestras debilidades, rezamos: «Señor, quieroayudar a más espíritus a recibir la remisión de los
  • 242. 242 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►pecados hoy» y entonces salimos a la calle apredicar. Cuando nos encontramos a otrosespíritus allí, empezamos a predicar el Evangeliodel agua y el Espíritu preguntando: «¿Tienespecados o no? ¿Sabes cómo Jesús te ha salvadoperfectamente?». En ese momento vemos quehay mucha gente con una fe errónea que dicecreer en Jesús pero que tiene pecado en suscorazones, y entonces empezamos a hablarles delEvangelio del agua y el Espíritu con todo lujo dedetalles.Cuando se les pregunta: «¿Son ustedesjustos?», algunas personas contentan: «Soy justoporque tengo fe en Jesús, pero como peco todoslos días, soy un pecador». ¿Cómo puede haberuna persona justa que tenga pecados? Debemospredicar el Evangelio del agua y el Espíritu enprofundidad a aquellas personas que están así deconfusas. He visto muchos casos de gente querecibe la remisión de los pecados después de unasola hora de haber escuchado la Palabra de Dios.Después de haberles explicado el Evangelio porcompleto, cuando les pregunto: «Ahora, ¿tenéispecados?» y ellos contestan que no, mi corazónse llena de gozo. No saben lo llenos de gozo queestán ellos también después de haber escuchadola Palabra y de haber confirmado el hecho de quesus corazones están sin pecado. Confiesan cómohabían vivido hasta entonces sin saber estasbuenas noticias.Nuestro Señor nos ha dado Su carne y sangrepor nosotros y por todo el mundo, y así nuestroscorazones se renuevan cuando comemos ybebemos esta comida y bebida. Como notenemos pecados, podemos caminar con lacabeza alta, dar gracias a Dios y alabarle. Yosiempre le doy gracias al Señor y gracias a Élestoy contento. Aunque sea débil, puedo dargracias al Señor porque ha salvado a gente comoyo mediante el Evangelio del agua y el Espíritu.
  • 243. 243 Jesús, que nos ha dado el pan de vida◄ Índice ►Estoy agradecido porque acabó con el juicio alsalvar a gente como yo mediante el agua y elEspíritu. Por eso el Apóstol Pablo dijo: «Estadsiempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias entodo, porque esta es la voluntad de Dios paracon vosotros en Cristo Jesús» (1 Tesalonicenses5, 16-18). Queridos hermanos, podemos estaragradecidos por todo porque nuestro Señor nosha dado Su carne y Su sangre. Queridoshermanos, ¿es así o no? Sí lo es.La carne de Jesús es Su bautismo y la sangrede Jesús es el juicio que recibió. Como la vida selleva en la sangre, Jesús fue juzgado y condenadoen la Cruz por aquellos que debían haber sidocondenados y lo hizo al tomar todos nuestrospecados. Ha hecho que no tengamos que serjuzgados nunca más. Hay una canción en nuestrolibro de himnos para niños: «♪ No hay juiciocontra mi. ♬ La sangre de Jesús cubre todos mispecados. ♬ Porque Jesús ha muerto por mí. Yano hay juicio contra mí ♪». Queridos hermanos,¿hay algún juicio reservado para ustedes? No.Puedo estar delante de todos ustedes y darlesestos sermones porque no tengo pecados y nohay juicio contra mí. Si hubiera un juicioreservado contra mí, ¿cómo podría dar la cara?Queridos hermanos, por favor, miren hacia elSeñor y crean en las obras que ha hecho. Porfavor, tomen la carne y la sangre del Señor. Estoes lo que significa tener fe, esto es creer en elSeñor y esto es la salvación y la vida eterna.¡Alabado sea nuestro Señor!
  • 244. ◄ Índice ►CAPÍTULO 13
  • 245. 245 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►Deben predicar la carne yla sangre de Jesús a losmiembros de su familia< Juan 6, 51-56 >«Yo soy el pan vivo que descendió del cielo;si alguno comiere de este pan, vivirá parasiempre; y el pan que yo daré es mi carne, lacual yo daré por la vida del mundo. Entonceslos judíos contendían entre sí, diciendo:¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Sino coméis la carne del Hijo del Hombre, ybebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. Elque come mi carne y bebe mi sangre, tienevida eterna; y yo le resucitaré en el díapostrero. Porque mi carne es verdaderacomida, y mi sangre es verdadera bebida. Elque come mi carne y bebe mi sangre, en mípermanece, y yo en él».Nuestro Señor nos dio la vida eterna a losjustos. Esto quiere decir que nos ha dado la vidaeterna para vivir para siempre bajo Su amor ySus bendiciones al hacernos hijos Suyos. Lagente debe comer el Evangelio de la vida eterna,que les permitirá vivir para siempre. Aunquehemos recibido estas grandes bendiciones y nosalimentamos frecuentemente de comidaespiritual, nuestras familias siguen estando fuerade la salvación. Por tanto debemos alimentar anuestras familias y hermanos y hermanas de todoel mundo que han nacido de nuevo con la comidade la vida eterna y hacer que vivan. Para elloprimero debemos comer la comida de la vidaeterna.¿Qué es la comida de la vida eterna? Nuestro
  • 246. 246 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►Señor dijo que la comida de la vida es la carne yla sangre de Jesús. ¿Con qué debemos alimentara nuestras familias y a las almas de todo elmundo? Con la fe en la carne y la sangre deJesús. Si de verdad quieren salvar a sus familiasy a las almas del mundo de la muerte, lo primeroque tienen que hacer es darles de comer elalimento de la vida eterna. Al hacerlo tambiénserán salvados de sus pecados y tendrán la vidaeterna.Todo el mundo debe comer la carne y beber lasangre de Jesús para poder tener la vida eterna.Jesús dijo: «Y el pan que yo daré es mi carne, lacual yo daré por la vida del mundo» (Juan 6,51). Jesús dijo que Su carne es la comida de lavida eterna. Y por eso comemos la carne de Jesústan a menudo como podemos. Los que no hannacido de nuevo pueden ser salvados de suspecados y vivir eternamente sólo si lesalimentamos con la carne y la sangre de Jesús.Deben dar a sus seres queridos el Evangelio delagua y el Espíritu, es decir la carne y sangre deJesús, para que disfruten de la vida eterna, el donmás valioso de Dios. Debemos grabar parasiempre la palabra de Dios en nuestroscorazones: «Si no coméis la carne del Hijo delHombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida envosotros» (Juan 6, 53).¿Qué es la comida de la vida?El Señor dijo: «El que come mi carne y bebemi sangre, tiene vida eterna» (Juan 6, 54).Entonces, ¿cómo pueden comer la carne denuestro Señor? Como bien saben, Jesús tomótodos los pecados del mundo al ir al río Jordán yser bautizado en Su cuerpo. Y creer en esto escomer la carne de Jesús. Asimismo beber lasangre de Jesús significa creer en el hecho de que
  • 247. 247 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►Jesús nos ha salvado del juicio de nuestrospecados al cargar con todos ellos y ser clavadoen la Cruz. Esto es lo que significa tomar la carney la sangre de Jesús.Debemos tomar la carne y la sangre por fe. Nodebemos comer esta Verdad nosotros solos, sinoque debemos intentan alimentar a nuestrasfamilias con la carne y la sangre de Jesús. Ydebemos dar un paso más y difundir el Evangeliodel agua y el Espíritu, mediante el cual hemosrecibido la vida eterna, para hacer hermanos portodo el mundo.En vez de enseñar la Biblia debemos enseñar alos cristianos de todo el mundo a comer la carney la sangre de Jesús por fe. Lo que necesitandesesperadamente no es la Biblia. Debemosenseñarles la Palabra mediante la que pueden sersalvados de sus pecados. Debemos decirlessiempre: «Cuando Jesús fue bautizado por Juanel Bautista, no sólo cargó con mis pecados, sinoque con los suyos también. Jesús tomó lospecados del mundo al ser bautizado». Esto sedebe a que esa es la fe mediante la que las almasde todo el mundo pueden vivir eternamente sintener que morir. «Mi carne es verdadera comida,la verdadera comida de vida para el mundo». Lacomida de la vida eterna es la carne de Jesús.Debemos hablar de esto siempre. Aunque nopodamos hacer muchas cosas, podemos difundirel Evangelio del agua y el Espíritu a todo elmundo. Si distribuyésemos libros electrónicos eimpresos por Internet todos los días, todo elmundo conocería la Verdad pronto.¿Saben que Jesús tomó todos sus pecados enel río Jordán? Creer en el hecho de que Jesústomó todos los pecados del mundo al serbautizado es comer la carne de Jesús por fe. Poreso estamos difundiendo esta Verdad a todo elmundo todos los días mientras tenemos fe en elhecho de que Jesús cargó con todos los pecados
  • 248. 248 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►del mundo al ser bautizado en río Jordán porJuan el Bautista.Jesús dijo: «Y el pan que yo daré es mi carne,la cual yo daré por la vida del mundo» (Juan 6,51). Quien quiera conseguir la vida eterna y vivirfeliz para siempre sin tener que morir, debecomer el pan de vida que viene del Cielo. Estacomida de vida es precisamente la carne y lasangre de Jesús. Y esta comida es el Evangeliodel agua y el Espíritu. Quien crea en el Evangeliodel agua y el Espíritu tiene nueva vida.No hay otra comida verdadera aparte de Jesús.Nada de este mundo puede convertirse en lacomida de la vida eterna. Incluso las medicinasanti-envejecimiento no pueden hacer que la gentese haga vieja y muera. Incluso el gingsen, que secree que era el elixir de vida que buscaba elprimer emperador de China, Quin Shi Huang(259 a.C- 210 a.C), no puede hacer que la genteviva para siempre. Toneladas de este elixir nopueden hacer que no muramos. Sin embargo, sicomen la carne de Jesús y beben Su sangre,nunca morirán.Hasta que venga el Señor debemos alimentar atodo el mundo con esta comida de la vida eternadifundiéndola con fe. Incluso si la gente delmundo no entiende lo que les decimos porque noconocen las Escrituras, debemos predicar por feel hecho de que: «Jesús tomó nuestros pecadosuna vez al ser bautizado por Juan el Bautista enel río Jordán». Todos aquellos que creímos antesque ellos debemos sembrar la semilla delEvangelio del agua y el Espíritu en lospensamientos y corazones de la gente del mundo.Si predicamos el bautismo y la sangre de Jesús ala gente del mundo, todos recibirán la remisiónde los pecados al creer en la Verdad delEvangelio del agua y el Espíritu. Y entonces,cuando nos presentemos ante el Señor, Él nosfelicitará.
  • 249. 249 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►Deben saber que la comida de la vida eterna esla carne y la sangre de Jesús y que éstas son elEvangelio del agua y el Espíritu. Esta es laVerdad del Cielo y el Evangelio del secreto de lavida. Jesús dijo a Sus discípulos: «Porque avosotros os es dado saber los misterios del reinode los cielos; mas a ellos no les es dado» (Mateo13, 11). El Evangelio del agua y el Espíritu es lallave para abrir el Reino de los Cielos. En estemundo no hay otras palabras que puedan enviar ala gente al Cielo. Como hemos dicho que sitomamos la carne y la sangre de Jesús por feiremos al Reino de los Cielos, todos deben creeren esto.Un hermano de nuestra iglesia dijo quedespués de recibir la remisión de los pecados,habló del Evangelio del agua y el Espíritu a sumadre cada vez que tenía la oportunidad. Sumadre había escuchado falsos evangelios durantemucho tiempo y al principio no creyó, seenfadaba y lo rechazaba. Pero escuchó tantasveces el Evangelio verdadero que ahora harecibido la remisión de los pecados al haberaceptado el Evangelio del agua y el Espíritu tal ycomo es. Y por eso cuando vino a nuestra iglesiapor primera vez, le pregunté a su hijo que sipodía dar testimonio de su salvación. Y ella dijo:«Ahora estoy sin pecado porque Jesús tomótodos mis pecados cuando fue bautizado, murióen la Cruz por mí y resucitó».La única manera de recibir la remisión de lospecados y vivir eternamente es comer y beber lacarne y sangre de Jesús. Sólo la carne y la sangrede Jesús son la vida eterna para la gente, y nadamás. Este Evangelio del agua y el Espíritu no esuna doctrina específica de una denominación enconcreto. La carne y la sangre de Jesús permitenque la gente viva para siempre si las toma. Asícomer y beber la carne y la sangre de Jesús esganar la vida eterna, pero si no tomamos estas
  • 250. 250 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►dos cosas no puede haber vida dentro denosotros. Debemos darnos cuenta y recordar elhecho de que los que no comen y beben la carney la sangre de Jesús no tienen vida, pero los quesí toman estas dos cosas tienen vida eterna;debemos saber que los que toman la sangre y lacarne de Jesús nunca morirán y volverán a lavida aunque mueran.Nuestro Señor nos dijo claramente: «Vuestrospadres comieron el maná en el desierto, ymurieron. Este es el pan que desciende del cielo,para que el que de él come, no muera» (Juan 6,49-50). Dijo que si comíamos y bebíamos lacarne y la sangre de Jesús no moriríamos yviviríamos para siempre al haber obtenido la vidaeterna. Por fe, debemos comer la carne de Jesús ybeber Su sangre, que es el pan de la vida eternaque desciende desde el Cielo. ¿Se han convertidoen gente que come y bebe a Jesús al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu? Si es así, tienenal Espíritu Santo dentro de ustedes y éste les davida.Jesús dijo que Su sangre es verdadera bebida,pero ¿saben por qué lo dijo? Una bebida refrescael cuerpo. Así Jesús borró nuestros pecados alderramar sangre tras haber sido bautizado porJuan el Bautista. Dicho de otra manera, harecibido el juicio por todos nuestros pecados alderramar Su sangre en la Cruz. Así la sed ennuestros corazones fue satisfecha y nuestroscorazones se llenaron de alegría. Por eso laBiblia dijo: «Así que, arrepentíos y convertíos,para que sean borrados vuestros pecados; paraque vengan de la presencia del Señor tiempos derefrigerio» (Hechos de los Apóstoles 3, 19).Como Jesús tomó nuestros pecados en Subautismo, Su sangre es la verdadera bebida de feque ha pagado todos nuestros pecados.
  • 251. 251 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►No hay vida si no se come ni bebe lacarne y la sangre de JesúsSin embargo, ¿no hay nadie entre ustedes quecrea que sólo la sangre en la Cruz de Jesús es susalvación? Aquellos de ustedes que crean sólo enla sangre de Jesús nunca podrán librarse de suspecados. Si no se cree en el Evangelio del agua yel Espíritu, no se puede recibir la vida eterna,sino que sólo se recibe el castigo eterno en elinfierno. Deben comer la carne y la sangre deJesús por fe. Sólo entonces podrán recibir laverdadera remisión de los pecados y la vidaeterna.¿Tienen fe en lo que dice este pasaje: «Si nocoméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis susangre, no tenéis vida en vosotros. El que comemi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; yyo le resucitaré en el día postrero» (Juan 6, 53-54) tal y como es? Dios dio a la gente la comidade la vida eterna mediante la Verdad delEvangelio del agua y el Espíritu, y esta no es otraque la carne y la sangre de Jesús, el Hijo de Dios.Al darnos la sangre y la carne de Jesús, Dios nosdio a los que las tomamos por fe la vida eternaque nos permite vivir eternamente.La carne y la sangre de Jesús es nuestra vida.Esta carne y sangre de Jesús es la verdaderacomida que descendió del Cielo para los fieles.Pero en este mundo hay mucha gente que no creeen la Verdad del Evangelio del agua y elEspíritu. En este mundo hay mucha gente quesólo cree en la sangre de Jesús derramada en laCruz. Esta es una fe que lleva a la gente a ladestrucción. Hemos sido salvados del pecado porfe en la carne y la sangre de Jesús. Y entraremosen el Reino eterno en el futuro y viviremos allípara siempre.Aunque tengamos vida eterna, no nos quedamucho tiempo aquí en la tierra. Por favor no
  • 252. 252 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►crean que vivirán en este mundo durante miles demillones de años. No podemos vivir tanto. Sólosomos nómadas que viven en este mundo durantepoco tiempo. Espero que se den cuenta de que noles queda mucho tiempo en este mundo. Quizáspiensen que eso es algo escatológico. Pero no esasí. Ahora debemos averiguar cuánto nos quedapor vivir. La Biblia dice: «Los días de nuestraedad son setenta años; y si en los más robustosson ochenta años, con todo, su fortaleza esmolestia y trabajo, porque pronto pasan, yvolamos» (Salmos 90, 10). Si tienen 30 años yviven hasta los 80, entonces sólo les quedan 600meses. Eso es todo. Si tienen 50 años, sólo lesquedan 420 meses. ¿Cómo de deprisa pasa unmes?Queridos hermanos, no nos queda muchotiempo. Como no me queda mucho tiempo, ysigo preguntándome cuál es la mejor manera devivir. Supongo que como mucho me quedan 10años de vida. Esta es la conclusión a la que hellegado después de hacer algunos cálculos y versi Jesús vendrá durante ese espacio de tiempo.Entonces, ¿la gente que es más joven que yovivirá más? Incluso la gente más joven no puedeestar segura de que vivirá tanto. Aunque algunaspersonas hacen sus votos: «vivamos juntos hastaque se nos ponga el pelo blanco» ante elcelebrante en una ceremonia de matrimonio, haymucha gente que muere antes de eso. Incluso simiramos lo que está ocurriendo en le mundovemos que no le queda tanto tiempo al mundo.Asimismo Jesús volverá pronto al mundo.Simplemente esperen y verán lo que ocurre. Hoyen día el mundo se mueve muy rápido, la cienciaavanza, los medios de transporte son cada vezmás rápidos, los corazones de la gente estánsucios y los pecados florecen. Está ocurriendo taly como Dios dijo que ocurriría al final de lostiempos. Pero hace pocos años cuando no
  • 253. 253 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►pasaban tantas cosas en el mundo, ya hablé delfinal inminente del mundo mientras daba algunaslecciones sobre unos pasajes del Apocalipsis.Pero, incluso si el final fuera mañana,debemos seguir trabajando y seguir haciendo laobra de Dios. No podemos desmayar por elhecho de que el final del mundo esté cerca. Sinoque, como el final está cerca, debemosesforzarnos cada vez más en esta obra preciosade compartid la comida de la vida eterna, que esla carne y la sangre de Jesús, durante este espaciode tiempo. Como al mundo no le queda mucho,debemos hacer esta obra diligentemente con unamente clara y sólo debemos hacer esta obra.Algunas personas piensan que deben vivir segúnlas circunstancias ya que queda poco tiempo,pero esto no debe ser así. Si quedara muchotiempo podríamos decir que nos sobra tiempo.Pero como está cerca el día en que no podamosdifundir más el Evangelio debido a lastribulaciones, debemos mantener nuestras mentesen forma, tener fuerza en nuestro corazón conmás fe e invertir nuestros días en difundir lacomida de la vida eterna.Queridos hermanos, ¿creen que queda muchotiempo en este mundo? Sólo cuando ocurrendesastres naturales y guerras en el mundo y sólocuando los gobiernos dicten normas que obliguena marcar nuestras frentes o manos con un signo,creeremos: «Lo que el pastor de nuestra iglesiadecía era cierto». Queridos hermanos, entoncesserá demasiado tarde. Si no creen ahora, nopodrán creer entonces. Cuando llegue elmomento nuestros corazones se harán todavíamás tercos y no podremos tener fe. Estaspersonas verán lo que está ocurriendo a sualrededor y recibirán la «marca de la bestia» alfinal. La fe es algo que debe prepararse antes deque llegue el momento.No queda mucho tiempo. Por eso debemos
  • 254. 254 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►esforzarnos en compartir esta carne y esta sangrede Jesús, que es la comida de la vida eterna.Hablen a sus familias sobre el Evangelio delagua y el Espíritu. Y únanse a la Iglesia de Dios,que está difundiendo el Evangelio por todo elmundo. Con un corazón unido debemos predicarla carne y la sangre de Jesús. Debemos proclamara gritos que Jesús tomó nuestros pecados en Subautismo y que murió en la Cruz por nosotros.Durante el poco tiempo que nos queda en elmundo debemos vivir por el Evangelio del aguay el Espíritu. La comida de la vida eterna es lacarne y la sangre de Jesús y mientras vivimos eneste mundo, ¿no deberíamos ser Sus obreros quecomparten la vida eterna al dar a la gente la carney la sangre de Jesús? No debemos pensar lo quedebemos hacer para que nuestro cuerpo esté bieny para comer bien. Y en vez de pensar que vamosvivir para siempre en este mundo, durante elpoco tiempo que nos queda debemos compartir lacomida de la vida, es decir, la carne y la sangrede Jesús. Los que hemos nacido de nuevodebemos hacerlo.Si viviésemos para nuestra carne por hecho deno tener pecados, eso sería algo malo. Si los quehemos nacido de nuevo al creer en el Evangeliodel agua y el Espíritu viviésemos sin importarnosnada, sin hacer la obra de difundir la carne y lasangre de Jesús después de haber recibido laremisión de los pecados, caeríamos en el pecadoy nos convertiríamos en las personas másmalvadas del mundo. El Señor dijo: «Y al quesabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado»(Santiago 4, 17) y también dijo «Aquel siervoque conociendo la voluntad de su señor, no sepreparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirámuchos azotes» (Lucas 12, 47).En este mundo no hay mucha gente queconozca el hecho de que la comida de la vida esla carne y la sangre de Jesús. Hay incluso menos
  • 255. 255 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►gente que crea en esto. No sabemos cómo hemosllegado a comer la carne y beber la sangre deJesús por fe, pero debemos estar agradecidos aDios por ello. Asimismo debemos estarleagradecidos por habernos dado la fe que nospermite vivir en Dios al tener la carne y la sangrede Jesús. Así que ¿cómo no difundir estaVerdad?Queridos hermanos, debemos creer en elhecho de que la sangre y la carne de Jesús son lacomida de la vida eterna. Y debemos dar estacomida a la gente. Hasta el día en que acabennuestras vidas debemos vivir por esta obra.Debemos vivir por esta obra en vez de por lasdemás.¿Quién conoce esta Palabra secreta? ¿Quiénsabe que la Palabra de la carne y la sangre deJesús es el Evangelio de la vida eterna? Sólo losnacidos de nuevo del agua y el Espíritu (Juan 3,5). No es exagerado decir que todos los cristianosdel mundo no lo saben. Mientras los cristianosllevan a cabo el sacramento de la comunión,¿cómo ven la carne de Jesús al tomar un trozo depan? Ellos lo ven como una simple ceremonia.En algunas iglesias se trae pan y se afirma ladoctrina de la transustanciación que dice quecuando se come el pan por fe es como comer lacarne de Jesús. Se dice que este pan se convierteen la carne de Jesús dentro del cuerpo. Esto es latransustanciación. Pero la orden: «Comed lacarne de Jesús», tal y como está escrita en laBiblia no quiere decir eso.La fe de comer la carne de Jesús significa queuno cree en el hecho de que Jesús tomó todosnuestros pecados en Su carne al ser bautizado yver la sangre de Jesús significa que se cree en elhecho de que Jesús, que tomó nuestros pecados,fue juzgado por nuestros pecados al ser clavadoen la Cruz en nuestro lugar y al derramar Susangre. La fe en el hecho de que Jesús fue
  • 256. 256 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►bautizado por todos mis pecados y que fuejuzgado en mi lugar en la Cruz es la fe de comery beber la carne y la sangre de Jesús.En la Biblia, la Palabra de Dios, en la quecreemos, está el Evangelio del agua y el Espíritu.No hay una enseñanza tan grande en ningún otrodocumento del mundo y ninguno dice que la vidaeterna se recibe si se come y bebe la carne y lasangre de Jesús. Sólo lo dice la Palabra de Dios.La Biblia dice: «Recibiremos la vida eterna sicreemos en el hecho de que Jesús tomó nuestrospecados cuando fue bautizado por Juan elBautista y de que nos salvó de los pecados conSu carne y sangre al haber sido juzgado ennuestro lugar». Al creer en esto nos convertimosen hijos de Dios.Así comemos la carne y la sangre de Jesús porfe. Ustedes y yo hemos comido la comida de lavida eterna al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu. Como los que hemos comido estealimento de vida primero, debemos hacer la obrade pasar esta comida y bebida de Jesús a otragente. Esto significa que es responsabilidad delos nacidos del nuevo del Evangelio del agua y elEspíritu llevar a cabo esta obra. Espero que creanen el hecho de que la comida de la vida eternaestá en la carne y la sangre de Jesús. Debemosdecir a nuestros familiares, crean o no: «Jesústomó todos nuestros pecados al ser bautismo yfue juzgado en nuestro lugar por nuestrospecados al morir en la Cruz».La verdadera comida de la vida eterna está enla carne y la sangre de Jesús: no sólo en la carnede Jesús y no sólo en Su sangre. Debemos comery beber por fe. Deben creer en la Verdad de queJesús tomó nuestros pecados al ser bautizado porJuan el Bautista y que fue juzgado por nuestrospecados en nuestro lugar al ser crucificado.Cuando la gente cree tanto en el bautismo deJesús como en Su sangre derramada en la Cruz,
  • 257. 257 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►dice que se siente renovada. Esto se debe a queJesús tomó todos nuestros pecados al serbautizado y a que fue juzgado por ellos en laCruz. Esto es porque la sangre de Jesúsderramada en la Cruz es el precio que pagó pornuestros pecados.Sin embargo, si creemos sólo en la sangrederramada en la Cruz sin comer la carne de Jesússeguiremos teniendo pecados en nuestroscorazones. Tener esta fe es intentar borrar lospecados sólo en el plano de las emociones sinborrarlos perfectamente mediante la Palabra de laVerdad del bautismo de Jesús. El bautismo queJesús recibió de Juan el Bautista no tuvo lugarporque Jesús fuese humilde o porque fuera unritual. Lo importante es saber por qué Jesús fuebautizado. Lo más importante es tener fe yentender que nuestros pecados fuerontransferidos a Jesús cuando fue bautizado.Los que no han nacido de nuevo nosaben lo que significa la«carne de Jesús»Los cristianos llevan a cabo dos tipos debautismo: el bautismo por inmersión y elbautismo por efusión. Los que son bautizadospor inmersión ignoran a los que son bautizadospor efusión, y los partidarios del bautismo porefusión (verter, salpicar) dicen que una personano tiene porqué ser bautizada mediante lainmersión en el agua. Así que empiezan adiscutir sobre estos temas. Como podemos ver lagente sólo discute sobre aspectos ceremonialesdel bautismo y sobre qué tipo de bautismo es elcorrecto. Pero ahí se acaba.Mientras descansaba un poco esta tarde hevisto un canal de televisión cristiano en el quecierto pastor hablaba sobre el bautismo de Jesús.
  • 258. 258 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►Lo he escuchado durante un rato pero eradesternillante. Sólo hablaba sin abordar el asuntosegún las Escrituras. Sólo hablaba de algunasnociones dadas por algunos teólogos pero nosabía el significado el bautismo.Pero espero que crean que la carne y la sangrede Jesús son la comida de la vida eterna. Esperoque se den cuenta de esta Verdad y la crean. Seaquien sea, si una persona no come y bebe lacarne y la sangre de Jesús, no tiene vida dentro.Queridos hermanos, puede que no sepan muchosobre la Biblia pero por los menos deben creerque sus pecados fueron transferidos a la carne deJesús cuando fue bautizado. Esto es lo quesignifica comer la carne de Jesús. Como Jesúscargó con nuestros pecados al ser bautizado, la fede creer en que fue juzgado en nuestro lugar enla Cruz es lo mismo que beber la sangre de Jesús.Al tener fe en el bautismo de Jesús y Su sangrederramada en la Cruz, debemos comer y beber alSeñor.Leamos el Evangelio de Juan capítulo 6,versículo 53: «De cierto, de cierto os digo: Si nocoméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis susangre, no tenéis vida en vosotros». Esta no esuna doctrina de nuestra denominación. Esclaramente la Palabra del Señor. La verdad esque, a pesar de todo, la gente no intentacomprender correctamente este pasaje.Hay mucha gente que sólo ha bebido la sangrede Jesús. Ellos dicen: «La gente que bebe de lasangre de Jesús no tiene pecados». Y entonceshacen como si se sintieran mejor porque dicenque no van a ser juzgados ya que Jesús cargó contodos sus pecados y fue juzgado en la Cruz paraque recibieran la salvación. Pero dentro de ellosno hay vida. Yo les pregunto: «Si es así, ¿quésignifica comer la carne de Jesús?». Y entoncesparecen confusos y asustados. Y no me dejanhacerles más preguntas al decir que hablar de la
  • 259. 259 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►Biblia con tanto detalle es una herejía.Si hablamos con esta gente podemos ver queel Espíritu Santo no está dentro de sus corazones.Hay mucha gente cuyos corazones no tienendentro al Espíritu Santo a pesar de tener fe enJesús. Aunque creen que Jesús es el Hijo deDios, que Él es Dios, que perdonó nuestrospecados al morir en la Cruz, que resucitó y queascendió a los Cielos y que volverá de nuevo, laverdad es que no hay vida en ellos. El que nohaya vida en ellos significa que el Espíritu Santono está dentro de ellos. Está escrito: «Y si algunono tiene el Espíritu de Cristo, no es de él»(Romanos 8, 9). Si el Espíritu de Cristo no estáen ellos, entonces han sido abandonados porDios.Nuestro Señor dijo: «Asimismo el reino de loscielos es semejante a una red, que echada en elmar, recoge de toda clase de peces; y una vezllena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lobueno en cestas, y lo malo echan fuera» (Mateo13, 47-48). Un pescador lanza la red al mar ydespués de un rato cuando la saca hay peces enella. Después extiende la red en la cubierta delbarco y empieza a separar los peces que hapescado. Entonces pone los peces comestibles enun contenedor y echa los no comestibles en lacubierta. Si arrojase los peces no comestibles alagua, volverían a ser pescados, así que los dejamorir en la cubierta. Cuando mueren los arroja almar para que sean alimento para otros peces.Del mismo modo en que el pescador guardalos peces buenos y arroja los malos, ustedes novan a ir al Cielo sólo porque crean en Jesús. Sólolos que han bebido y comido de Jesús entrarán enla vida eterna del Cielo. Cuando Jesús ve nuestrafe, la reconoce tal y como es. El Espíritu Santoestá dentro de los que hemos tomado la sangre ycarne de Jesús. Él manda al Cielo a aquellos quetienen dentro al Espíritu Santo. Pero la gente que
  • 260. 260 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►sólo bebió de la sangre de Jesús, a pesar de queha creído en Jesús, será arrojada al infiernoporque es como el pez no comestible. En esemomento no valdrá de nada suplicar al Señor:«Señor, Señor». Porque el Señor dirá a estagente: «No podéis ir al Cielo» y arrojará a esagente al infierno. Queridos hermanos, los que notienen vida serán desechados. La gente que creesólo en la sangre de Jesús son los que no tienenel Espíritu Santo.Los que sólo bebieron la sangre de Jesús nopueden dejar de pensar que en sus pecadoscuando se presentan ante el Señor. «Oh no, hepecado así muchas veces. Al ofrecer una oraciónde penitencia esta mañana, he borrado mispecados pero aún así sigo pecando». Como lospecados que cometen siguen pasando por susmentes, tienen que recurrir a las oraciones depenitencia. Sin embargo, los que han recibido laremisión de los pecados al nacer de nuevo delagua y el Espíritu no son atormentados por suspecados porque estos fueron borrados por fe,incluso aunque sigan pecando. Confiesan su fediciendo: «Jesús ha tomado todos mis pecados alser bautizado en el río Jordán 3 años antes de sercrucificado. Cuando Jesús dijo: «Permítemehacer ahora porque conviene que cumplamostoda justicia» (Mateo 3, 15), al recibir elbautismo, Jesús tomó todos los pecados y mesalvó del pecado. Al poco tiempo me salvó deljuicio del pecado al ir a la Cruz, ser crucificado,derramar Su sangre y morir en mi lugar». Asíuna persona que puede reconocer esta Verdad desalvación y creer en esta Verdad es una personaque ha sido salvada.¿Sienten el deseo de seguir las modas delmundo? A pesar de haberse convertido en losjustos sin pecado al creer en el Evangelio delagua y el Espíritu, ¿sienten el deseo de ser lospioneros de una nueva moda del mundo? Esto se
  • 261. 261 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►debe a que se no han dado cuenta que son losverdaderos pioneros en el mundo. Como creímosen la carne y en la sangre de Jesús hemosrecibido la salvación y la vida eterna. Por esodebemos vivir una vida espiritual. Debemos vivirpor el Evangelio del agua y el Espíritu y pornuestro Señor que nos ha salvado. Si ayudamos alos demás al difundir el Evangelio del agua y elEspíritu y si hacemos una ola de Verdad por todoel mundo, esta es la mejor manera de vivir.La gente que ha nacido de nuevo del agua y elEspíritu no debe seguir la maldad de este mundo.Dios odia que los nacidos de nuevo se dejenllevar por las culturas malvadas del mundo. Losjustos deben crear una nueva moda en vez deseguir las modas del mundo. Es necesario paralos justos crear una nueva moda. Queridoshermanos, cuando todo el mundo sigue la modael hip-hop, intenten ponerse un traje. ¿Acaso nollamarán más así la atención? Cuando todo elmundo está sumergido en una misma moda yuniformidad sin tener carácter individual, sialguien que parece diferente aparece, todo elmundo mirará a esa persona y todos querránhacer lo mismo. Cuando todo el mundo vive enesta locura, intenten vivir correctamente. Unapersona así estará estupenda y se convertirá enun líder de moda. Espero que sepan que hacer lascosas como los demás es tener pocapersonalidad.La gente que ha recibido la remisión de lospecados no debe seguir al mundo. Deben liderarel mundo. Los justos deben manejar este mundo.Cuando veo dramas escritos por guionistas detelevisión, me parecen pueriles. Son tan puerilesque pienso cómo pueden ser tan populares. Asíque me pregunto si debería escribir algún guión.Queridos hermanos, ¿piensan que puedo escribirsi quiero o no? Si escribo, escribo una obra dearte. Pero he decidido no escribir. He decidido no
  • 262. 262 Deben predicar la carne y la sangre de Jesús a los miembros de su familia◄ Índice ►escribir dramas porque no tendría tiempo paradifundir el Evangelio. He decidido no hacerlo noporque no tenga las aptitudes, sino porque no loveo necesario.En realidad los que hemos nacido de nuevodebemos vivir esta maravillosa vida de compartirla comida de la vida eterna, la carne y la sangrede Jesús. Por mucho que nos dejemos llevar porlos placeres de este mundo, esto no nos satisface.Está escrito: «Pero la que se entrega a losplaceres, viviendo está muerta» (1 Timoteo 5, 6).Deben vivir por la vida eterna en vez deperseguir los placeres del mundo. Ustedes y yodebemos conocer a nuestro Señor después dehacer esta maravillosa obra de dar vida eterna aotros y de hacer que la acepten.¿Creen que la comida de la vida es la carne yla sangre de Jesús? Si es así lo están haciendomuy bien. Pero la mayoría de los cristianos no losaben, incluso después de 2000 años delcumplimiento de la Palabra de Verdad. La gentede este mundo que n conoce esta Palabra secretadebe despertarse y tomar la comida de la vidaeterna al creer en el Evangelio del agua y elEspíritu y comer y beber la carne y la sangre deJesús. Si una persona muere sin haber consumidola comida de la vida, irá al infierno sinexcepción. Esto significaría estar separado deDios.El último día nuestro Señor resucitará loscuerpos de los nacidos de nuevo por el Evangeliodel agua y el Espíritu, y les dará vida eterna. Sino quieren que alguien sea desechado por elSeñor en ese momento, deben comer la comidade la vida eterna, que es la sangre y la carne deJesús. No sólo deben tomar este alimento ustedessolos, sino que deben alimentar a sus familiares,a la gente de su alrededor y a toda la gente delmundo con esta comida de la vida eterna.
  • 263. ◄ Índice ►CAPÍTULO 14
  • 264. 264 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►¿Por qué debemos vivir?< Juan 6, 63-69 >«El espíritu es el que da vida; la carne paranada aprovecha; las palabras que yo os hehablado son espíritu y son vida. Pero hayalgunos de vosotros que no creen. PorqueJesús sabía desde el principio quiénes eran losque no creían, y quién le había de entregar. Ydijo: Por eso os he dicho que ninguno puedevenir a mí, si no le fuere dado del Padre.Desde entonces muchos de sus discípulosvolvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijoentonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso irostambién vosotros? Le respondió Simón Pedro:Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras devida eterna. Y nosotros hemos creído yconocemos que tú eres el Cristo, el Hijo delDios viviente».¿Por qué cosa vivimos ustedes y yo ahora? Noestamos trabajando por algo que no perecerá,sino por algo duradero que nunca perecerá. Enotras palabras estamos trabajando para salvar alas almas perdidas por todo el mundo y vivimospara dar vida a los corazones de la gente.Estamos haciendo lo que es justo y necesario.¿Están viviendo por lo que es eterno? De las24 horas del día, ¿cuántas horas vivimos por loeterno? Puede que simplemente unas pocashoras. ¿En realidad no estamos trabajando máshoras por lo que perece? Excepto lo que hacemospara vivir por lo que no perece, todo lo demás esde la carne. Si trabajan duro para su propia carne,esto se pudrirá y estarán malgastando su tiempo.Por supuesto a veces buscamos lo queaparentemente parece de la carne porque lonecesitamos para llevar a cabo nuestroministerio. Pero si lo necesitamos para elEvangelio, no es de la carne. Lo que beneficie al
  • 265. 265 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►Evangelio es espiritual. Mis queridos hermanos,a no ser que vivamos por el Evangelio nopodremos llamarnos discípulos de Jesús. Sisomos discípulos de Jesús que creen en las obrasjustas que Jesús hizo en la tierra, debemos sabercómo vivir nuestras vidas. Aunque estamos en uncuerpo corruptible, podemos llevar a cabo obrasincorruptibles.A menudo observo qué parte de mi vida estádedicada a lo eterno, a lo que nunca perecerá. De24 horas que tiene el día, cuando miro cuántashoras paso haciendo la obra que no perece ycuántas haciendo la que perece, descubro que nopaso tantas horas haciendo la obra que no perece.Un ministro de nuestra Misión contó cuántashoras trabajaba por el Evangelio, sin contar lashoras de sueño, las comidas, las visitas al baño ysimilares, y descubrió que sólo eran unas pocashoras. Las horas que la gente pasa viviendo porlo que no perece son muy pocas. Incluso sipasásemos el día entero por lo que no perece,todavía no sería suficiente. Incluso si dedicamostodas nuestras vidas, no sería suficiente. En otraspalabras, se pasan pocas horas viviendo por loque no perece.¿Están difundiendo el Evangelio delagua y el Espíritu?Nuestro Señor dice que es el Espíritu quien davida. Debemos considerar cuántas almas estamossalvando. ¿Hay algún alma que haya recibido laremisión de los pecados gracias a ustedes porhaber predicado el Evangelio del agua y elEspíritu? Sólo esta obra salva almas y puede serdescrita como una obra espiritual y eterna. ElSeñor nos está diciendo que difundir elEvangelio del agua y el Espíritu para que recibanla remisión de los pecados es la única obra eterna
  • 266. 266 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►que no perece.En Juan 6, 51 el Señor dijo: «Yo soy el panvivo que descendió del cielo; si alguno comierede este pan, vivirá para siempre». Entoncessiguió diciendo: «De cierto, de cierto os digo: Sino coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéissu sangre, no tenéis vida en vosotros. El quecome mi carne y bebe mi sangre, tiene vidaeterna; y yo le resucitaré en el día postrero.Porque mi carne es verdadera comida, y misangre es verdadera bebida. El que come micarne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yoen él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivopor el Padre, asimismo el que me come, éltambién vivirá por mí. Este es el pan quedescendió del cielo; no como vuestros padrescomieron el maná, y murieron; el que come deeste pan, vivirá eternamente» (Juan 6, 53-58).El capítulo sexto de Juan habla de cómo elSeñor vino siendo el pan de vida y de cómo nosha dado la vida eterna. En otras palabras, estecapítulo explica que quien coma la carne deJesús y beba Su sangre recibirá la vida eterna.Aquellos de nosotros que conocemos estaVerdad y creímos antes que otros, debemosdifundir este Evangelio de salvación a todo elmundo. Sólo entonces estamos llevando a cabo laobra eterna. Si difundimos nuestras propiasideas, éstas morirán. Sólo cuando predicamos loque el Señor ha hecho por nosotros, es decir Sucarne y Su sangre, podemos trabajar por lo quenunca perecerá y haremos la obra que salvas a lasalmas. Difundir lo que el Señor ha hecho pornosotros es obrar por la comida que no perece.Sólo porque difundamos nuestro propioconocimiento no significa que se salven almas.Sólo cuando predicamos al Señor hacemos laobra de la salvación. Por tanto, al hacer sólo loque el Señor nos ha pedido que hagamos estamoshaciendo esta obra eterna. En otras palabras,
  • 267. 267 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►difundir nuestro propio mensaje no significanada.Cuando el Señor dijo: «Yo soy el pan vivo quedescendió del cielo; si alguno comiere de estepan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré esmi carne, la cual yo daré por la vida delmundo», los judíos que estaban junto a Él no loentendieron y por eso murmuraron diciendo:«¿Cómo puede este Hombre darnos Su carnepara comer?». Durante la época de la IglesiaPrimitiva los que no creían entendieron mal a loscristianos por este pasaje. En aquel entonces loscristianos eran perseguidos y se escondían encavernas llamadas catacumbas para adorar aDios, y la gente que iba a la Iglesia se quedabasorprendida al escuchar a un predicador decir ensu sermón: «Quien coma la carne del Señor ybeba Su sangre recibirá la vida eterna». Algunaspersonas pensaron: «¿Son caníbales estoscristianos? ¿Cómo pueden devorarse los unos alos otros por muy hambrientos que estén?». Porculpa de la mala interpretación de algunos,muchos cristianos fueron ejecutados en aquellaépoca de la Iglesia Primitiva.La Iglesia Católica lleva a cabo la SagradaComunión en todas las misas. Los fieles comenla ostia que les da el sacerdote. Creen que cuandoel sacerdote bendice la ostia, este trozo de pan seconvierte en el cuerpo de Jesús. También creenque cuando el sacerdote reza sobre la copa devino, el vino se convierte en la sangre de Jesús.Esta doctrina se denomina «transustanciación».Así que los católicos creen que pueden recibir lavida eterna si participan en la Comunión alcomer el pan y beber el vino, y así es comopractican su religión.Sin embargo esto no tiene ningún fundamento.Creer que Jesús vino al mundo encarnado, quecargó con nuestros pecados al ser bautizado,murió en la Cruz y así nos ha salvado de nuestros
  • 268. 268 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►pecados, esto es comer la carne y beber la sangrede Jesús. Él nos ha salvado de nuestros pecados através del Evangelio del agua y el Espíritu y nosha dado la vida de Dios. Al aceptar el Evangeliodel agua y el Espíritu que Dios nos ha dado ennuestros corazones estamos comiendo la carne deJesús y Su sangre. Este Evangelio es el verdaderopan que salva nuestras almas.Examinémonos para ver qué parte denuestras vidas estamos dedicando alSeñor¿Por qué viven en este mundo? ¿Viven porposesiones materiales? No. Vivimos en estemundo para salvar a otras almas. La Biblia dice:«Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa,hacedlo todo para la gloria de Dios» (1Corintios 10, 31). Este pasaje significa quedebemos vivir por la obra que salva almas. Enotras palabras, en vez de vivir en este mundo porlo que perece, debemos vivir por la obra quesalva a las almas muertas.Mis queridos hermanos, ¿qué nos hace seguirviviendo? Si sus vidas están completamentevacías, eso quiere decir que están haciendo algomal. Deben saber por qué están viviendo y darsecuenta de por qué siguen con sus vidas. Sóloentonces sus vidas tendrán sentido. Debendecidirse y saber que el objetivo de sus vidas esobedecer la Palabra de Dios y hacer la obra queÉl les ha confiado y deben vivir por fe según lavoluntad de Dios. No hay nada con menossentido que trabajar sin un objetivo y sin saberpor qué hacen lo que están haciendo ahora.Hermanas, ¿están viviendo sólo para cuidar desus hijos y que estos tengan éxito cuandocrezcan? ¿Pero qué pasa si se vive por esto? Que
  • 269. 269 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►después de cuidar de sus hijos morirían y sushijos harían lo mismo que ustedes, es decircuidar de sus hijos y luego morir. ¿Qué es esto?Este no es el tipo de vida dedicada a lo eterno.Mientras estén vivos deben conocer a Jesús yrecibir la remisión de sus pecados. Entoncesdeben trabajar para salvar otras almas. Debencorrer hacia la meta, hacia la obra eterna. Si nosaben por qué están viviendo ahora, es decir si suvidas no tienen sentido, entonces sus vidas novalen para nada.Pero a pesar de esto la mayoría de la gente delmundo no sabe para qué vive. Así que muchagente cae en la trampa del alcohol o las drogasporque sus corazones están vacíos. Precisamentecomo no saben por qué deben vivir, viven díassin sentido hasta que mueren. La Biblia dice queuna vida sin sentido es como la de una bestia queperece (Salmo 49, 20).¿Y qué hay de ustedes? ¿Por qué viven?¿Viven sólo porque todavía siguen respirando ysus corazones siguen latiendo? Deben tener claroen qué dirección ir en sus vidas y también porqué viven y para qué deberían vivir. Nuestrasvidas son diferentes de las de los animales ya nosólo en cómo comemos, nos reproducimos ydormimos. No vivimos para acumular másriqueza y vivir bien, ni para cuidar de nuestroshijos. Si estos fueran los únicos objetivos denuestras vidas, ¿qué miserables seríamos?Cuando alimentamos a nuestros hijos para quecrezcan y tengan éxito, ellos se creen quecrecieron por su cuenta. Es una vida vacía y sinsentido.Desde el momento en que nacen sus vidas noson más que una sucesión de pasos que les llevana la tumba. ¿No es esto triste? ¿Qué esperanzahay en esa vida? Nuestro Señor dijo: «Trabajad,no por la comida que perece, sino por la comidaque a vida eterna permanece» (Juan 6, 27). En
  • 270. 270 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►otras palabras, nos dice que trabajemos por loeterno. También dijo: «Es el Espíritu quien davida, la carne no beneficia para nada». NuestroSeñor vino al mundo para salvarnos y darnos lavida eterna. Y nos dijo que debemos vivir por loque dura para siempre. Nos está diciendo:«Debéis vivir como Yo. Vivid por el Evangelio,proclamar Mi nombre y haced la obra del Padreque permite a todo el mundo recibir la remisiónde los pecados. Después de todo eso, venid aMí».Como Jesús curó a los enfermos y alimentó alos hambrientos mediante el milagro de los panesy los peces, miles de personas se reunieron a Sualrededor como una nube que le seguía a todaspartes. Aunque seguían al Señor por un motivocarnal, Jesús en realidad quería darlesbendiciones espirituales. Por eso Jesús les dijo:«Mi carne es verdadera comida y Mi sangreverdadera bebida». Les estaba diciendo quetenían que recibir la vida eterna al creer en Suobra. Él dijo también: «Es el Espíritu quien davida, la carne no beneficia para nada», perocuando la gente escuchó esta Palabra, se fue.Incluso los discípulos le dejaron sólo como estáescrito: «Desde entonces muchos de susdiscípulos volvieron atrás, y ya no andaban conél» (Juan 6, 66).En otras palabras, aunque muchas personashabían recibido la comida de la carne y estabansiendo curadas de sus enfermedades cuandoseguían a Jesús, con Sus Palabras Jesús les echóun cubo de agua fría en sus corazones porquebuscaban sólo las cosas de la carne. Él les dijo:«Es el Espíritu el que da vida; la carne nobeneficia para nada. No vine al mundo sólo paradaros pan. No os daré pan nunca más. Yo quierosalvar vuestras almas y daros la vida eterna; noestoy obrando para llenar vuestros estómagos».Cuando la gente escuchó esto, se alejó de Jesús
  • 271. 271 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►pensando: «Supongo que eso era todo, ya noconseguiré nada de Él».Entre los cristianos de hoy en día hay muchosque creen en Jesús sólo para prosperar en lacarne. En otras palabras, muchos cristianos creenen Jesús para que su familia esté en armonía, suscónyuges tengan éxito y sus hijos vayan a unabuena universidad, en resumen, creen en Jesúspara prosperar materialmente en el mundo. Sinembargo Jesús vino al mundo para salvar losespíritus de este mundo, no para dar prosperidada la carne. Hoy en día muchos cristianos tienenunas creencias confusas.Jesús vino al mundo para borrar nuestrospecados. Vino para resucitar los corazones queestaban bajo el control del pecado. Por tanto, sicreen en Jesús para satisfacer sus deseosmundanos, están cometiendo un pecado serio. Esun pecado muy grave creer en Jesús de unamanera incorrecta (Juan 16, 9). Así que si creenen Jesús sólo para prosperar en el mundo, debenrecoger sus cosas y dejar a Jesús ahora mismo.Estarán mucho mejor viviendo en el mundo. Siviven así toda su vida por lo menos podráncomprar una casa para tener un techo y podránahorrar dinero para su jubilación.Asumamos que ganan 2000 dólares al mes ensu trabajo. Incluso si sólo gastan 1000 dólares engastos y ahorran los otros 1000 todos los meses,para poder comprarse un apartamento decente enel área metropolitana tendrían ahorrar durante 30años. Además si enferman o tienen algúnaccidente acabarán gastando todo lo que hanahorrado. Incluso si ahorran durante toda su vida,todo lo que podrán dejar a sus hijos será una casay un coche. Después de morir y dejar la herenciaa sus hijos, ¿qué tendrán para enseñar a Dios? Notendrán nada. ¿Podrán decir al Señor: «Heganado un millón de dólares en el mundo»? No,no tendrán nada que enseñarle.
  • 272. 272 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►El Señor dijo: «Y cualquiera que os diere unvaso de agua en mi nombre, porque sois deCristo, de cierto os digo que no perderá surecompensa» (Marcos 9, 41). El Señor recordaráque han trabajado por Él. Pocas personas hacenla obra eterna que no perece. Entre los muchospastores del mundo, es extraño encontrar aalguno que haya hecho a alguien nacer de nuevo.La gran mayoría no hace nada durante toda suvida. Como estos pastores viven por lo queperece y hacen que los demás vivan por las cosasque perecen, todos serán enviados al infiernopara siempre. Les pido que recuerden quenuestro Señor dijo que es «el Espíritu el que davida». Él nos ha confiado la obra que da vida.Volvamos a Juan 6, 67-68: «Dijo entoncesJesús a los doce: ¿Queréis acaso iros tambiénvosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿aquién iremos? Tú tienes palabras de vidaeterna». Jesús dijo a los discípulos: «Si queréis ircon ellos, id. Es el Espíritu quien da vida. Hevenido para salvar las almas de todo el mundo yno para curar vuestras enfermedades». Podemosver aquí que Pedro nació de nuevo. CuandoPedro dijo: «Señor, ¿a quién debemos ir? Tútienes las palabras de la vida eterna», estabaconfesando lo siguiente: «Tu Palabra es laPalabra de la vida eterna, la Palabra que nossalva. Tu Palabra es la Palabra de Dios. SegúnTu Palabra vivimos para siempre y según TuPalabra hemos recibido la remisión de nuestrospecados. Nuestra felicidad y prosperidad eternase las debemos a Tu Palabra». Por eso Pedroconfesó: «Y nosotros hemos creído y conocemosque tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente»(Juan 6, 69). Lo que Pedro creyó es la Palabra dela vida eterna.Debemos conocer y creer en lo que nuestroSeñor nos ha dicho y debemos vivir según eso.Les pido que no malgasten sus vidas en vano
  • 273. 273 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►como un cerdo obsesionado con comer y bebersólo para acabar muriendo. Por supuesto antes deque naciésemos de nuevo a través del Evangeliodel agua y el Espíritu vivimos así. ¿Por qué?Porque no sabíamos cuál era la vida correcta. Sinembargo, ahora que hemos nacido de nuevo,sabemos que el Señor nos ha puesto en el mundopara que vivamos con sentido, por lo eterno y porlo que salva a las personas de sus pecados. Poreso Dios nos ha dado Su Iglesia, nuestrasfamilias y nuestros trabajos. Les pido que creanque Dios ha permitido nuestras circunstanciaspara llevar a cabo la obra que salva a las almas.Debemos comprender esto en su sentidoespiritual por fe.¿Todavía son inmaduros espiritualmente y sumente está puesta en las cosas de la carne?«¿Cómo tendré éxito y viviré bien en estemundo? Ahora que no tengo pecados, ¿quédebería hacer para vivir felizmente con mifamilia?». ¿Acaso no es eso lo que ustedesquieren? Les pido que se den cuenta de que noestamos en el mundo por estas cosas perecederas.Existimos en este mundo para hacer la obra quesalva a las almas de las personas, por la obra dedar testimonio de la Palabra de Dios y por la obrade difundir el Evangelio. Deben entender queDios les ha hecho nacer de nuevo y les ha puestoen este mundo para encargarles la GranComisión, que es difundir el Evangelio.Debemos vivir por la obra de salvar a las almashumanas. Y debemos saber que la carne nobeneficia para nada. A parte de la obra deproclamar el Evangelio de Dios todo lo demásdesaparecerá. Nuestros espíritus se salvan alcreer en Jesús. Aunque nuestros seres carnalesmueran, nuestros seres espirituales se renuevandía tras día (2 Corintos 4, 16). Debemos vivir porla obra que salva a las almas. Debemos vivir elresto de nuestras vidas por el tesoro que no
  • 274. 274 ¿Por qué debemos vivir?◄ Índice ►desaparecerá nunca. Ya estemos en casa o en eltrabajo debemos hacerlo todo por la obra desalvar almas, y debemos concentrarnosplenamente en esta tarea. Hagamos lo quehagamos debemos hacer la obra del Espíritu. Misqueridos hermanos, comamos o bebamos, quieroque vivamos por la obra que el Señor nos haconfiado.¿Por qué nos salvó Dios? Si todo lo quequieren de sus vidas de fe es ser ricos en la carne,entonces dejen la Iglesia. Si, por el contrario,quieren vivir para difundir el Evangelio y serayudados por Dios, deben unirse a la Iglesia. Sialguien que ha nacido de nuevo al creer en elEvangelio del agua y el Espíritu vive sólo por lacarne, su corazón nunca estará satisfecho. Y Diosno le dejará sólo para que viva así. Si alguno delos amados de Dios se enamora del mundo, Diosle hará volver a Él como sea.Mis queridos hermanos, nuestra Iglesia no esuna iglesia mundana. Si quieren vivir felizmenteen el Señor, deben vivir haciendo la obra quesalva a las almas. Si esto es lo que quieren, debenquedarse con nosotros, pero si no es así, recojansus cosas y váyanse.Por supuesto, a veces perseguimos las cosasmundanas. Sin embargo, nuestro objetivo debeestar claro. Aunque no siempre podemos vivirsegún la voluntad de Dios, al menos debemossaber cuál es la meta adecuada de nuestra vida.El hecho de que todavía seamos insuficientes esdiferente a no saber el objetivo de nuestras vidas.Estamos rezando para salvar a las almas ypredicamos el Evangelio y expandimos el Reinode Dios. Este es nuestro único objetivo. Losjustos deben creer sólo en la justicia de Dios ydeben vivir por esta justicia únicamente.
  • 275. ◄ Índice ►CAPÍTULO 15
  • 276. 276 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►Debemos conocer laVerdad correctamente< Juan 6, 60-70 >«Al oírlas, muchos de sus discípulosdijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puedeoír? Sabiendo Jesús en sí mismo que susdiscípulos murmuraban de esto, les dijo:¿Esto os ofende? ¿Pues qué, si viereis al Hijodel Hombre subir adonde estaba primero? Elespíritu es el que da vida; la carne para nadaaprovecha; las palabras que yo os he habladoson espíritu y son vida. Pero hay algunos devosotros que no creen. Porque Jesús sabíadesde el principio quiénes eran los que nocreían, y quién le había de entregar. Y dijo:Por eso os he dicho que ninguno puede venir amí, si no le fuere dado del Padre. Desdeentonces muchos de sus discípulos volvieronatrás, y ya no andaban con él. Dijo entoncesJesús a los doce: ¿Queréis acaso iros tambiénvosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor,¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vidaeterna. Y nosotros hemos creído y conocemosque tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo avosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón;porque éste era el que le iba a entregar, y erauno de los doce».¿Por qué murmuran?El capítulo 6 de Juan es difícil de entenderpara los cristianos de hoy en día. Así que lospastores hablan sobre este capítulo en pocasocasiones. Normalmente interpretan el mensaje
  • 277. 277 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►de este capítulo de la siguiente manera: «Jesúsnos dio Su cuerpo, lo que significa que nos hasalvado al ser crucificado hasta morir». Sinembargo, sólo hacen referencia a la sangre deJesús, no a Su carne. La carne de Jesús se refiereal hecho de que Jesús tomó sus pecados de unavez por todas al ser bautizado y sufrió en la Cruz,así que a no ser que conozcamos el Evangelio delagua y el Espíritu, no podemos entender estepasaje.Por eso los cristianos de hoy en día que no hannacido de nuevo no pueden entender el pasaje delcapítulo 6 de Juan y por eso sus corazonesacaban dejando a Jesús para buscar las cosas delmundo. En otras palabras, si la gente no conoceel Evangelio del agua y el Espíritu, aunque creanen Jesús al principio como Su Salvador, acabarándejándole. Cuando Jesús habló en este pasaje,había más de 5000 personas que habían sidotestigos de Sus milagros y que le seguían, perocuando Jesús les dijo que comiesen Su carne ybebiesen Su sangre, todos le dejaron porque nopodían entenderle. Lo que es peor, inclusomuchos de los discípulos que se identificabancomo seguidores de Jesús le abandonarondiciendo: «Esto que ha dicho es difícil, ¿quién loentiende?».Para los cristianos de hoy en día también, elque Jesús les haya dicho que coman Su carne ybeban Su sangre es una verdad difícil. Sinembargo, como el Evangelio del agua y elEspíritu es la Verdad definitiva, si conocen esteEvangelio y creen en él, es fácil para ustedestomar la carne y la sangre de Jesúsespiritualmente, y si creen en esta Palabra decorazón, recibirán la vida eterna.Jesús sabía que Sus discípulos se quejaban delo que Él decía y por eso les dijo: «¿Esto osofende? ¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombresubir adonde estaba primero?». Dicho de otra
  • 278. 278 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►manera, nuestro Señor estaba diciendo: «¿Acasoesto os confunde? Queréis buscarme pero ahorano podéis y ¿me queréis dejar por lo que hedicho?» Entonces el Señor habló incluso másclaramente y dijo que Él era el pan que vino delCielo: «Yo soy el pan del Cielo, ¿pero qué haréiscuando me veáis volver al Cielo? ¿Me creeréisentonces? Os he explicado quién soy, que hevenido del Cielo. Si me veis subir al Cielo denuevo, ¿dejaréis de quejaros y creeréis en Mí?».El Señor es el pan que vino del Cielo. Nos haalimentado con este pan que vino del Cielo. Nosha alimentado con este pan de vida y nos hahecho ir al Cielo, ahora está sentado a la derechadel trono de Dios Padre y volverá al mundo parallevarnos con Él.Del mismo modo en que en aquel entonces lagente no podía entender lo que Jesús estabadiciendo, los cristianos de hoy en día no conocenel Evangelio de la Verdad, y por tanto muy pocosentienden lo que el Señor quiso decir cuando nosdijo que comiésemos Su sangre. Lo que es peor,sólo algunos quieren entenderlo. En otraspalabras, muchos cristianos no entienden lo quela Biblia dice precisamente porque creen en Jesúscomo una simple religión. Si creemos en laPalabra de las Escrituras sin entenderla, nocreemos en Jesús correctamente, sino que lohemos reinventado a nuestra manera y creemosen esa imagen de Jesús.El Señor dijo: «El espíritu es el que da vida;la carne para nada aprovecha; las palabras queyo os he hablado son espíritu y son vida» (Juan6, 63). Dejó claro que es el Espíritu quien davida. Dicho de otra manera esto es lo que estabadiciendo: «Debéis creer en lo que Dios ha hechopor vosotros en vuestros corazones. No debéiscreer en Mí motivados sólo por los beneficios devuestra propia carne. Lo que os estoy diciendohoy es vida. He borrado vuestros pecados y os he
  • 279. 279 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►dado vida y el último día resucitaré vuestroscuerpos también. Si recibís la nueva vida por fe,vuestros cuerpos también vivirán de nuevo. Lasbendiciones que os doy son las bendiciones de lavida eterna que pertenecen al Cielo. Y puedenconseguir estas bendiciones si creen en MiPalabra. Por tanto no deben creer en Mí sólo pararecibir beneficios carnales».En otras palabras, debemos alcanzar nuestrasalvación al creer en lo que el Señor ha hechopor nosotros en nuestros corazones, en vez decreer en Él sólo para cumplir nuestros objetivoscarnales, pensando que seremos curados denuestras enfermedades, tendremos éxito ennuestros negocios o seremos ricos si creemos enJesús. El cristianismo de hoy en día estáorientado a curar las enfermedades físicas, teneréxito en el mundo y ascender en la escalera depoder, pero esta es una orientación equivocada.El Apóstol Juan dijo al pueblo de Dios:«Amado, yo deseo que tú seas prosperado entodas las cosas, y que tengas salud, así comoprospera tu alma» (3 Juan 1, 2). Muchospastores citan este pasaje y dicen que si alguiencree en Jesús, será bendecido para estar sano yprosperar en todas las cosas, al tiempo en que sualma prospera. Llaman a este precepto la «triplebendición en Cristo». Al enfrentarse la gente conproblemas en el mundo se les dice que seránricos y tendrán éxito si creen en Jesús, y ellosestán muy contentos por escuchar esto, de talmodo que esto se ha convertido en una corrientemuy pronunciada en el cristianismo de hoy endía y la gente se dedica a sus pastores e iglesiassólo para recibir bendiciones para su propiacarne.En particular los seguidores de la IglesiaPentecostal de Corea creen que sus hijos seránadmitidos en la universidad de su elección sirezan mucho, pero que serán rechazados si no
  • 280. 280 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►rezan lo suficiente. Piensan que todos susproblemas se resolverán si oran a Jesús, pero estono es cierto. Por supuesto los nacidos de nuevoreciben la gracia de Dios y si están enfermos elSeñor abre una puerta para sanarlos. Sin embargolos que no han recibido remisión de los pecados,con tan sólo creer en Jesús no van a serbendecidos en la carne. La noción de que puedenser curados de sus enfermedades y ser ricos sicreen en Jesús es un fraude.Un día vi en un canal cristiano a un revivalistafamoso de Corea llamado Reverendo Cho queestaba haciendo una reunión. Citó este pasaje de3 Juan 1, 2 y dijo desde el púlpito: «Pongan susmanos donde les duela. Dios les curará laenfermedad inmediatamente». Así que la genteque estaba allí reunida oró poniendo sus manosen diferentes partes del cuerpo y de entre lamultitud empezó a levantarse gente testificandoque habían sido sanados de sus enfermedades. Laola de gozo empezó a difundirse por toda lacongregación. El pastor entonces acabó susermón diciendo: «Si creen en Jesús, seránsanados, expulsarán sus demonios, ya no seránpobres, sus familias vivirán felices y todas estasbendiciones serán suyas». La congregaciónestaba tan contenta de escuchar al pastor quetodos dijeron: «¡Nunca he oído un sermón tanbueno!». Sin embargo esta clase de fe essupersticiosa y se llama chamanismo cristiano.Está mal creer en esto.¿Acaso se expulsan los demonios al creer enJesús ciegamente? Los que no han nacido denuevo a veces dicen que expulsan demonios alcreer en Jesús, pero en realidad no es nada másque un espectáculo, ya que los demonios fingenhaber desaparecido. Si creen en Jesús,¿prosperará su fe incondicionalmente? Si creenen Jesús y le siguen deberán sufrir mucho a causade su fe. ¿Cómo puede decir alguien que su carne
  • 281. 281 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►prosperará?Jesús dijo: «Es el Espíritu que da vida, lacarne no aprovecha nada». Nuestro Señor quieredarnos nueva vida al salvarnos de nuestrospecados, no darnos prosperidad en la carne. Vinoal mundo a borrar nuestros pecados, darnos vidanueva, hacernos hijos de Dios y concedernos lasbendiciones eternas del próximo mundo.Debemos entender esto claramente.El mensaje principal de 3 Juan 1, 2 es sobretodo que nuestras almas deben prosperar. Este esel mensaje principal. ¿Entonces qué significa laprosperidad de las almas? Ante todo, para quenuestras almas prosperen, debemos creer en loque el Señor ha hecho por nosotros con nuestroscorazones, y por tanto debemos recibir laremisión de los pecados, conseguir la vida eternay convertirnos en hijos de Dios. Despuéspodemos ver cómo el Señor nos ayuda y nosbendice en nuestras vidas diarias. Esto es lo quesignifica el pasaje anterior. Jesús nunca dijo quepudiésemos ser sanados o hacernos ricos con tansólo creer en Él, sin recibir antes la remisión denuestros pecados.El Señor dejó claro aquí que perseguir laprosperidad de la carne no significa nada. Siquieren creer en Jesús como su Salvador debenrecibir primero la remisión de sus pecados alcreer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Yuna vez reciban la remisión de sus pecados esapropiado que hagan la obra de Dios. Sinembargo, si creen en Jesús sólo para prosperar enla carne, su fe está equivocada. Cualquier pastorque enseñe esto está equivocado. Muchoscristianos son engañados por sus pastores eincluso venden sus casas y ofrecen dinero a susiglesias pensando que donando una casarecibirán dos. Asimismo incluso tomanpréstamos para poder pagar el diezmo, pensandoque así serán más bendecidos. Piensan: «Gano
  • 282. 282 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►1000 $ y debo ofrecer 100 $ como diezmo, peroen realidad ofrecí 1000 $. Así que estoy segurode que Dios me recompensará con 10.000 $». Sicreen en Jesús basándose en estos cálculos,estarán siendo defraudados espiritualmente. Sinembargo, muchos pastores están engañando a suscongregaciones para que les den dinero con estamentira. Creer en esto es creer en el cristianismocomo una mera religión del mundo.Por supuesto los nacidos de nuevo puedenincluso ofrecer todas sus posesiones al Señor sies necesario. Nuestros trabajadores viven así.Para servir al Evangelio sólo gastan una décimaparte de su salario bien merecido en susnecesidades y ofrecen el resto de sus sueldos alministerio de difundir el Evangelio. Sin embargono hacen esto para recibir más bendicionesmateriales, sino que lo hacen porque suscorazones están agradecidos y lo hacen conalegría porque quieren servir al preciosoEvangelio que el Señor ha dado a la humanidad.Los cristianos que no han nacido de nuevotambién se dedican a sus iglesias, pero sólo paraalcanzar metas carnales. Esto está mal. Porejemplo, muchos de ellos piensan que si siguencon sus vidas de fe podrán convertirse enmiembros mayores de la iglesia y así Dios lesbendecirá. Pero esto es una mentira. Pero comocreen que Dios les bendecirá y les hará ricos si seconvierten en miembros mayores de la iglesia, lointentan hacer todo para conseguirlo y se dedicanenteramente a sus iglesias y son fieles a suspastores. Hacen esto precisamente porque hansido engañados por las falsas enseñanzas de suspastores. Así que cuando visiten una prisión, sesorprenderán al ver que algunas de esas personashan sido mayores en iglesias del mundo. ¿Cómopodemos explicar este fenómeno? Comointentaron servir a sus iglesias por todos losmedios, acabaron cometiendo delitos.
  • 283. 283 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►Los pastores que no han nacido de nuevoexaltan a los ricos y poderosos de este mundo yles hacen ocupar puestos altos en sus iglesias.Cuando esta gente va a estas iglesias, se les hacemayores en poco tiempo. Al hacerlo engañan alresto de la congregación y les hacen pensar: «Elnegocio de esa persona va también ahora que seha convertido en mayor. Yo debería hacer lomismo». Sin embargo, deben recordar el hechode que hay muchos cristianos que, engañados porestos trucos, acaban arruinándose o yendo aprisión a pesar de convertirse en mayores de laiglesia.Nuestro Señor dijo: «La carne no aprovechanada». Esta Palabra es la Verdad. La carne noaprovecha para nada. Si Dios nos hace prosperaren ciertos aspectos de nuestras vidas una vezhemos nacido de nuevo se debe a que tiene quever con la obra espiritual del Señor. ¿Creen quesi oran según sus deseos carnales por algo que notiene nada que ver con la obra del Señor, Élcontestará sus oraciones? No. Los que creen enesto y lo predican son totalmente estúpidos.El Señor es el pan que vino del Cielo. Él es elúnico Hijo de Dios Padre. Es Dios, que creó elmundo al principio. Así que lo sabe todo. ¿Acasono sabía nuestro Señor que Judas le traicionaría?Por supuesto que lo sabía. Juan 6, 64 dice: «Perohay algunos de vosotros que no creen. PorqueJesús sabía desde el principio quiénes eran losque no creían, y quién le había de entregar».Jesús tenía 12 discípulos que le seguían, pero unode ellos no creía en Él como el Salvador. NuestroSeñor sabía de antemano que Judas le iba atraicionar. Sabía muy bien que para sercrucificado y cargar con la condena del pecado,Judas tenía que traicionarle.Con Judas en mente el Señor dijo: «Por eso oshe dicho que ninguno puede venir a mí, si no lefuere dado del Padre» (Juan 6, 65). Esto
  • 284. 284 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►significa que nadie puede creer en Jesús a no serque el Padre le lleve a Él. En otras palabras, nose le permite a todo el mundo reconocer a Jesús ycreer en Él, que vino por el agua y el Espíritu.El Señor dijo: «Bienaventurados los pobres deEspíritu porque suyo es el reino de los cielos»(Mateo 5, 3). Si alguien quiere creer en Jesúscorrectamente debe admitir ser un pecador sinremedio ante todo. En otras palabras, debeconfesar que no puede evitar pecar y ser arrojadoal infierno y debe demostrar su incapacidad alpedirle a Dios que tenga misericordia. Sólocuando se tiene un corazón humilde y se confíaen Dios Padre, Él tiene misericordia y dice: «Tesalvaré a través de Mi Hijo». Esta es la gente a laque Dios guía al Hijo, y es a esta gente a la queJesús da Su carne y sangre, y les permite recibirla remisión de los pecados y la vida eterna.Entonces ellos serán perdonados por sus pecadosy recibirán la vida eterna al creer en Jesús detodo corazón.Nadie cree en Jesús como SuSalvador sólo porque así lo quieraJudas siempre llamaba a Jesús rabbi, noSeñor. Esto significa que no creyó en Jesús comosu Salvador que vino del Cielo. El título rabbi,que significa maestro, puede parecer algo buenoen términos seculares, pero para los nacidos denuevo no es un buen título. En la Iglesia de Dios,algunos otros títulos, como señor y señora no sontítulos buenos. Si nuestros siervos de Dios lesllaman señor y señora es evidente que no lesconsideran personas que han sido salvadas. A losojos de Jesús, Judas era descendiente del Diablo.Dios no puede dar Su gracia a esta gente. DiosPadre no lleva a esta gente a Su Hijo Jesús.Algunos de nuestros hermanos y hermanas
  • 285. 285 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►dicen: «Reconocí y creí en Jesús que vino por elagua y el Espíritu. Cuando escuché el Evangelioestaba tan contento de escucharlo que creí en él.Pero mis amigos no creyeron. No entiendo porqué no creen, sólo tienen que creer». Cuandovemos a gente que no cree en este maravillosoEvangelio, no podemos entenderles. Así quepensamos: «¿Por qué no creen si todo lo quetienen que hacer es creer? Deben estar tontos».Sin embargo cuando Dios los ve, son muymalvados y por eso Dios no pueden apiadarse deellos. En otras palabras, lo más justo es quevayan al infierno.Dios extiendo Sus manos para ayudarnos ynos da la bendición de la remisión de los pecadosa los que venimos a Él y le pedimos Sumisericordia, no a quien se enfrenta a Dios sinvergüenza. Esta gente ingrata piensa: «¿Por quénos hizo Dios sufrir tanto a todos? ¿Por qué mehizo nacer en una familia pobre? Si hay Dios,¿cómo es posible que me haya hecho esto? ¿Eseste Dios?». Aquellos cuyos corazones seenfrentan a Dios, los que no lloran por símismos, cuyos corazones están endurecidos, y alos que sólo les satisface las cosas del mundo yno las cosas de Dios, son rechazados por Dios.En otras palabras, el Señor no lleva a esta genteal Padre.Por eso es absolutamente indispensable quetodo el mundo sea humilde ante Dios. Incluso sila maldad de la carne se manifiesta, debemoslevantarnos, admitir con toda sinceridad: «Soy unpecador» y pedirle ayuda a Dios. Dios Padre sólolleva a esta gente para que Jesús les salve. Dichode otra manera, Jesús enseña a esta gente SuPalabra, y así les permite reconocer sus pecadosy recibir la remisión de sus pecados a través delEvangelio del agua y el Espíritu, y así les hacehijos de Dios.Hoy en día, aunque hay muchos cristianos que
  • 286. 286 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►dicen creer en Jesús, no creen en el Evangelio delagua y el Espíritu. ¿Cómo podemos explicaresto? La respuesta a esta pregunta se encuentraen el pasaje de las Escrituras de hoy. El Señordijo: «Por eso os he dicho que ninguno puedevenir a mí, si no le fuere dado del Padre». Nadiepuede alcanzar la verdadera salvación si DiosPadre no le guía, ya sea su amigo o su familiar.Por eso debemos orar a Dios en nombre denuestros seres queridos y pedirle: «Padre, porfavor guía a mi familia. Por favor sálvalos atodos». Por su parte ellos también deben tener uncorazón humilde y pedir ayuda a Dios,diciéndole: «Dios por favor, sálvanos porque soyuna persona mala». De lo contrario nuncacreerán en Jesús por mucho que nos escuchenexplicarles cómo vino por el agua y el Espíritu.Por el contrario sus corazones se endurecerán:«No quiere verte nunca más si vas a hablarmemás de esto».Aunque el Evangelio del agua y el Espíritu esla Verdad, hay muchos cristianos que no quierencreer en él hasta el final. Pero a pesar de ello,sigo predicando el Evangelio del agua y elEspíritu una y otra vez, miles y miles de veces.Estos cristianos también deben revestirse de lamisericordia de Dios. Debemos orar para queDios tenga piedad de ellos. Debemos orar:«Señor, por favor ten compasión de estas almas ysálvalas». Esto se debe a que sólo puedensalvarse si Dios Padre tiene misericordia. Perodespués de esto, si sus almas siguen sin hacerseestando endurecidas y no pueden recibir lacompasión de Dios, serán arrojadas al infierno alfinal. ¿Cómo puedo Dios Padre salvar a estagente si sigue en contra de Dios aunque Él quieratener misericordia de ellos? No tienen otraopción que ser arrojados al infierno.Aunque más de 5000 personas estabansiguiendo a Jesús en el pasaje de las Escrituras de
  • 287. 287 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►hoy, cuando el Señor les dijo: «Por eso os hedicho que ninguno puede venir a mí, si no lefuere dado del Padre», muchos de ellos sefueron. Toda esa gente que le seguía le habíadicho: «Jesús, mi Señor» pero muchos de ellos sefueron como en una estampida. La multitud eratan grande que contenía a más de 5000 hombres,que seguían a Jesús y le decían: «Rabbi, Tú eresnuestro Rey y nuestra esperanza» pero todos sefueron al final. Así que está escrito en Juan 6, 66:«Desde entonces muchos de sus discípulosvolvieron atrás, y ya no andaban con él». Enotras palabras, cuando el Señor dijo: «Os doy Micarne y Mi sangre. Comed Mi carne y Mi sangre.Entonces conseguiréis la vida eterna y recibiréisla remisión de vuestros pecados» muchos de Susseguidores no lo entendieron y por eso le dejarondiciendo: «Esto es difícil de entender. No nos damás pan y dice que la carne no aprovecha paranada. Seguirle es en vano. Supongo que no esquien creía que era».La Biblia dice que muchos de los discípulosde Jesús se fueron y ya no le siguieron más. ElSeñor les preguntó a los doce discípulos:«¿Vosotros también queréis iros?». De entre másde 5000 personas, parece que todos los quequedaron fueron los doce discípulos de Jesús.Así que el Señor les preguntó: «¿Vosotrostambién queréis dejarme?». Entonces SimónPedro le contestó: «Señor, ¿a quién iremos? Tútienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemoscreído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijodel Dios viviente» (Juan 6, 68-69).Está escrito en la Biblia: «Porque de talmanera amó Dios al mundo, que ha dado a suHijo unigénito, para que todo aquel que en élcree, no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan3, 16). Dios Padre envió a Su Hijo a este mundo,y este Hijo, al haberse encarnado en un hombre,tomó nuestros pecados en Su bautismo, fue
  • 288. 288 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►crucificado hasta morir, se levantó de entre losmuertos y de esta manera se ha convertido ennuestro Salvador. Si Dios dice que así es comonos salvó de los pecados, debemos entenderlo ycreer en ello con un sí. ¿Cómo puede alguienconocer la Verdad si no cree en Dios? Si no nosdamos cuenta en la Biblia de que Dios hahablado así, o si no creemos en ella o no nosdamos cuenta de lo que dice. ¿Cómo podremossaber que Jesús es Dios y nuestro Salvador?Pedro contestó a Jesús diciendo: «Señor, ¿aquién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.Y nosotros hemos creído y conocemos que túeres el Cristo, el Hijo del Dios viviente». Losdiscípulos de Jesús sabían y creían que Él eraDios. Y entendieron lo que decía. Sin embargolos que no entendieron la Palabra del Señor sefueron. La Palabra de nuestro Señor es la Palabrade la vida eterna. Como la Palabra de Verdad quenos salva está con el Señor, no podemosapartarnos de Jesús. Por tanto, aunque nospersigan y aunque seamos tentados no podemosabandonar la fe en el Señor ni Su Iglesia.Como la Palabra de la vida eterna reside en laIglesia de Dios, ¿dónde iremos si nos apartamosde ella? ¿Dejaremos la Iglesia de Dios paraconseguir dinero? Si dejan la Iglesia esto se debea que no creen en la Palabra, si creen en laPalabra no podrán dejar la Iglesia. ¿Podránescuchar la Palabra de la vida eterna si dejan laIglesia? No, no la escucharán en ningún otrolugar. ¿Podrán adorar correctamente si se van dela Iglesia? ¿Creen: «Bueno, estableceré mi propiaiglesia; no sé porque no habría de poder adorar»?No todo el mundo puede establecer una iglesia ypredicar. Dios dijo:«Si Jehová no edificare la casa, En vanotrabajan los que la edifican; Si Jehová noguardare la ciudad, En vano vela la guardia»(Salmo 127, 1).
  • 289. 289 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►Pueden establecer una iglesia y predicar sólosi Dios está con ustedes, obra en ustedes y les daSu Palabra y fe; no todo el mundo puede predicarpor su propia cuenta. Aunque todos podemospredicar el Evangelio, no todo el mundo puedeestablecer una iglesia y guiar a otras almas.Cuando el Señor dijo: «¿Vosotros tambiénqueréis iros?». Pedro contestó lo siguiente: «SiTú tienes la Palabra de la vida eterna, ¿adóndeiremos y dónde buscaremos la Palabra de la vidaeterna?». Aunque los otros discípulospermanecieron en silencio, Pedro contestó. Pedrofue el primero de los discípulos, un verdaderopionero de la fe.Lo que el Señor dijo es la Verdad. Hoy en día,la gente sigue traduciendo la Biblia en nuevasversiones. Se puede ganar mucho dinero de cadapublicación de la Biblia y por eso siguentraduciéndola. Pero, ¿de verdad pueden haceruna traducción mejor de la que tenemos ahoraaunque viviesen 5000 años para investigar ytraducir las Escrituras? Hay un dicho en Coreaque dice que el hombre ignorante es muyvaliente. Esta gente como el hombre ignorante seaventura a traducir la Biblia por su cuenta sinconocer el Evangelio de Verdad que les permitiránacer de nuevo, y cuando terminan la traducciónestá llena de errores.Incluso si alguien se considera un hombre conmucha sabiduría y que escribe muy bien, cuandointenta expresar sus convicciones en el papel,seguramente se atascará en las primeras pocaspáginas. Quizás por eso respetamos tanto a losnovelistas. Les respetamos porque escribenhistorias ficticias pero no es fácil observarnuestro entorno físico y las relaciones humanascon tanta profundidad, reconstruirlas y ponerlasen un libro. Sin embargo, la habilidad humana noes nada para el Espíritu de Dios. Así quedebemos humillar nuestros corazones ante Dios y
  • 290. 290 Debemos conocer la Verdad correctamente◄ Índice ►escuchar atentamente lo que nos dice a través deSu Palabra.La Palabra de la vida eterna está con el Señor.Por eso escuchamos Su Palabra y creemos en ellacuando la entendemos. Nuestro Señor es el panque vino del Cielo y es quien, al haber ascendidoa los Cielos, volverá al mundo. El día que elSeñor vuelva será el día en que la historia de lahumanidad termine. Cuando la guerra y elhambre empiecen por todo el mundo, deberándarse cuenta que ese día está cerca.Cuando el Señor vuelva al mundo, resucitarásus cuerpos. Esta es la Palabra de Verdad. Jesúsdijo: «Porque de cierto os digo que hasta quepasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tildepasará de la ley, hasta que todo se hayacumplido» (Mateo 5, 18). La salvación quenuestro Señor nos ha dado a través del Evangeliodel agua y el Espíritu es efectiva para siempre.Siempre será efectiva incluso cuando estemos enel Reino de los Cielos.Le doy gracias a Dios por darnos Su Palabrade vida eterna.
  • 291. ?Cómo leerTheNewLifeMission Libros-eGUÍA DEL USUARIOLamaneramásfácildeleerCubierta
  • 292. 292 Guía del Usuario◄ Guía del Usuario ►Cómo leerPASAR PÁGINAS DEL LIBROPágina a páginaPasar a una página
  • 293. 293 Guía del Usuario◄ Guía del Usuario ►Página a página• Teclado1) Adelante / Botón «Atrás»Adelante = Página anterior, Botón «Atrás» = Página siguiente2) Botón «Flecha»← or ↑ = Página anterior, → or ↓ = Página siguiente• Botón del Menú de Acrobat Reader◄ = Página anterior, ► = Página siguiente• Enlace◄ = Página anterior, ► = Página siguienteÍndice = Ir al Índice
  • 294. 294 Guía del Usuario◄ Guía del Usuario ►Pasar a una página1) TecladoCtrl + N Key : Número de la página que desea leer.2) Barra de desplazamiento de Acrobat ReaderPresiona y desplaza la barra hasta que el número de lapágina en el campo de número sea el que deseas leer.
  • 295. 295 Guía del Usuario◄ Guía del Usuario ►Una manera más fácil de leerCómo utilizar los marcadoresPuede desplazarse fácilmente utilizando los marcadores.- Mostrar marcadores: Presione la tecla F5 de su teclado- Ocultar marcadores: Presione la tecla F5 de nuevo