La unicidad de dios david bernard

  • 3,736 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
3,736
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
110
Comments
0
Likes
4

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. SERIE SOBRE LA TEOLOGÍA PENTECOSTALTOMO 1LAUNICIDADDEDIOSLAUNICIDADDEDIOS
  • 2. SERIE SOBRE LA TEOLOGÍA PENTECOSTALTOMO 1DAVID K. BERNARDLAUNICIDADDEDIOSLAUNICIDADDEDIOSTraducción por:Robert L. Nix, Keith Nix, Kelly Nix
  • 3. La Unicidad de Diospor David K. Bernard©Copyright 1996, David K. BernardPrinting History: 2000ISBN 1-56722-186-6Diseño Gráfico por Paul PovolniTodas las Escrituras citadas en este libro son de la versión Reina-Valera de laBiblia, si no se indica de otra manera.Todos los derechos reservados. Ninguna porción de esta publicación puedeser reproducida, guardada en un sistema electrónico, o transmitida encualquier forma o por cualquier medio, electrónico, mecánico, grabación, uotro medio, sin el permiso previo de David K. Bernard. Se puede citar breve-mente en revistas literarias.Impreso en los Estados Unidos de AméricaImpreso por
  • 4. ParaConnie
  • 5. TABLA DE CONTENIDOPROLOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13PREFACIO DEL AUTOR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151. EL MONOTEISMO CRISTIANO . . . . . . . . . . 19El Monoteísmo definido. El Antiguo Testamentoenseña que hay un solo Dios. El Nuevo Testamentoafirma que hay un solo Dios. Conclusión.2. LA NATURALEZA DE DIOS . . . . . . . . . . . . . 29Dios es Espíritu. Dios es invisible. Dios esomnipresente (presente en todo lugar). ¿Tiene Diosun cuerpo? Dios es omnisciente (todo lo sabe). Dioses omnipotente (todopoderoso). Dios es eterno.Dios es inmutable (no cambia). Dios posee individu-alidad, personalidad, y racionalidad. Los atributosmorales de Dios. Las teofanías. El ángel de Jehová.Melquisedec. El cuarto hombre en el fuego. ¿Hayteofanías en el Nuevo Testamento? Conclusión.3. LOS NOMBRES Y TITULOS DE DIOS . . . . . 47El significado de un nombre. Nombres o títulos deDios en el Antiguo Testamento. Los nombres com-puestos de Jehová. La revelación progresiva delnombre. El nombre de Jesús.7
  • 6. 4. JESUS ES DIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59El Antiguo Testamento testifica que Jesús es Dios. ElNuevo Testamento proclama que Jesús es Dios. Diosfue manifestado en la carne como Jesús. El Verbo.Jesús era Dios desde el principio de Su vida humana.El misterio de la piedad. Jesús es el Padre. Jesús esJehová. Los Judíos entendieron que Jesús afirmabaser Dios. Jesús es Aquel que está en el trono. La rev-elación de Jesucristo. Jesús tiene todos los atributosy las prerrogativas de Dios. Conclusión.5. EL HIJO DE DIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87El significado de Jesús y Cristo. La naturaleza dualde Cristo. Las doctrinas históricas de Cristo. Jesústuvo una naturaleza humana completa, pero sinpecado. ¿Podía Jesús pecar? El Hijo en la termi-nología bíblica. Hijo de Dios. Hijo del hombre. ElVerbo. ¿Hijo eterno o Hijo engendrado? El principiodel Hijo. El fin de la función de Hijo. El proposito delHijo. El Hijo y la creación. El primogénito. Hebreos1:8-9. Conclusión.6. PADRE, HIJO, Y ESPIRITU SANTO . . . . . . .125El Padre. El Hijo. El Espíritu Santo. El Padre es elEspíritu Santo. La Deidad de Jesucristo es el Padre.La Deidad de Jesucristo es el Espíritu Santo. Padre,Hijo, y Espíritu Santo. Mateo 28:19. I John 5:7. ¿Selimita Dios a tres manifestaciones? Conclusión.7. EXPLICACIONES DEL ANTIGUOTESTAMENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .145Elohim. Génesis 1:26. Otros pronombres plurales.El significado de uno (hebreo, Echad). Las teo-fanías. Apariencia a Abraham. El angel de Jehová. ElHijo y otras referencias al Mesías. El Verbo de Dios.8
  • 7. La sabiduría de Dios. Santo, santo, santo. Repeti-ciones de Dios o Jehová. El Espíritu de Jehová.Jehová el Señor y Su Espíritu. El Anciano de Días yel Hijo del hombre. Compañero de Jehová. Con-clusión.8. EXPLICACIONES DEL NUEVOTESTAMENTO: LOS EVANGELIOS . . . . . . .167Cuatro ayudas importantes para el entendimiento. Elbautismo de Cristo. La voz del cielo. Las oracionesde Cristo. “Dios mio, Dios mio, ¿porque me hasdesamparado?” ¿Intercambios de ciencia entre laspersonas en la Deidad? La preexistencia de Jesús. ElHijo enviado del Padre. ¿Amor entre las personas dela Deidad? Otras distinciones entre el Padre y el Hijo.Los pasajes con la palabre “con.” Dos testigos. Eluso plural. ¿Conversaciones entre las personas en laDeidad? Otro consolador. ¿Están Jesús y el Padreunidos solo en propósito? Conclusión.9. EXPLICACIONES DEL NUEVOTESTAMENTO: HECHOS HASTAAPOCALIPSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .195La diestra de Dios. Saludos en las Epístolas. La“Bendición Apostólica.” Otras referencias triples enlas Epístolas y en Apocalipsis. La plenitud de Dios.Filipenses 2:6-8. Apocalipsis 1:1. Los siete Espíritusde Dios. El Cordero en Apocalipsis 5. ¿Por qué per-mitío Dios el uso de los versiculos “confusos” en lasEscrituras? Conclusión.10. CREYENTES DE LA UNICIDAD ENLA HISTORIA DE LA IGLESIA . . . . . . . . . .229La época después del tiempo de los apóstoles. LaUnicidad era la creencia dominante en los siglos dos9
  • 8. y tres. El Monarquianismo Modalista. Los creyentesde la Unicidad del cuarto siglo hasta el presente. “ElMonarquianismo Modalista: La Unicidad en la Histo-ria de la Iglesia Primitiva.”11. EL TRINITARISMO: SU DEFINICION YDESARROLLO HISTORICO . . . . . . . . . . . . .247Definición de la doctrina de la trinidad. Problemascon el triteísmo. Problemas con el subordinacionis-mo. Terminología extrabíblica. Desarrollo históricodel trinitarismo. Orígenes paganos. Desarrollosdespués de los apóstoles. Tertuliano—el padre deltrinitarismo cristiano. Otros antiguos trinitarios. Elconcilio de Nicea. Después de Nicea. El Credo deAtanasio. El Credo de los Apóstoles. Conclusión.12. EL TRINITARISMO: UNAEVALUACION . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .275Terminología extrabíblica. Persona y personas. Tres.El triteísmo. Un Misterio. La deidad de Jesucristo.Contradicciones. Evaluación del trinitarismo. Ladoctrina de la trinidad contrastada con la Unicidad.¿Qué cree el creyente típico? Conclusión.13. CONCLUSION . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .289BIBLIOGRAFIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .295GLOSARIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .301INDICE DE ESCRITURAS . . . . . . . . . . . . . . . . . .315INDICE TEMÁTICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .32510
  • 9. TABLASLa Naturaleza Moral de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .37Nombres para Dios en el Antiguo Testamento . . . . . . .50Nombres Compuestos de Jehová . . . . . . . . . . . . . . . . .52Jesús es Jehová (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .75Jesús es Jehová (II) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .76Jesús en el Libro de Apocalipsis . . . . . . . . . . . . . . . . .80Jesús Tiene la Naturaleza Moral de Dios . . . . . . . . . . .84La Naturaleza Dual de Jesucristo . . . . . . . . . . . . . . . . .88El Uso de Kai . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .203La Deidad Plena de Jesús Presentada en Colosenses .210El Trinitarismo y la Unicidad Comparados . . . . . . . .283
  • 10. PROLOGOSe busca la comprensión en estas páginas. Jesús sabíael arameo, el idioma común. A veces hablaba el hebreo,un idioma que solamente fue usado por los eruditos enaquel tiempo. Jesús podía conversar en el griego, lalengua del hombre educado. Con cualquiera que hablabaJesús, Su meta era el ser comprendido. El más grandemaestro de todas las edades hablaba en términos quetodos podían entender.¡Profundidad y sencillez a la vez! El autor de este libroha logrado lo que parecía ser imposible. Ha transmitidoprofundidad intelectual, manteniendo a la vez la simplici-dad. Es un milagro teológico. Frecuentemente, lo real-mente profundo es lo más sencillo, y lo sencillo lo másverdaderamente profundo. Fue intencionado que el tratode la unicidad de Dios en este libro fuera sencillo; perolas verdades son profundas, eruditas, sin precio, y esen-ciales para el pueblo de Dios y un mundo perdido.Un libro debe cumplir con por lo menos dos criteriospara ser un éxito. Debe haberse escrito en una manerainteresante, y debe satisfacer una necesidad. El autor halogrado ambas cosas.Conocer al autor y su carga es entender más del libro.Espero que Ud. le pueda conocer tal como yo le conozco.David Bernard es un ejemplo humano de los principioscristianos. Que estas páginas lleguen a ser un clásicoentre nosotros y una guía para el mundo que desea cono-cer al único Dios vivo y verdadero. Ahora le encomiendoel autor y el libro a Ud. y a toda la posteridad.T. L. CraftJackson, Mississippi13
  • 11. PREFACIO DEL AUTOREste libro es el Tomo Uno de una serie sobre lateología pentecostal. Hay una necesidad genuina del estu-dio completo y comprensivo de las verdades bíblicas fun-damentales que tenemos como preciosas, y esta serie esdiseñada para ayudar a satisfacer esa necesidad. El pre-sente tomo busca reunir en un libro una discusión com-pleta de la Deidad. Afirma la unicidad de Dios y laabsoluta deidad de Jesucristo. Hasta la fecha, el TomoDos, que se titula El Nuevo Nacimiento, aún se estáplanificando. El Tomo Tres se titula En Busca de la San-tidad. Fue escrito en conjunto con mi madre, Loretta A.Bernard, y fue publicado en 1981.La meta de este libro no es meramente enseñar eldogma de una denominación, sino enseñar la Palabra deDios. Es la esperanza del autor que cada persona estudi-ará el contenido con oración, comparando los puntos devista expresados con la Biblia. Se dan muchas referenciasa las Escrituras en el libro para ayudarle al lector en subúsqueda de verdad bíblica. Al mismo tiempo, el autorreconoce que todos debemos pedir que Dios unja nues-tras mentes e ilumine Su Palabra, si hemos de entendercorrectamente Su revelación a nosotros. La letra solamatará, pero el Espíritu da vida (II Corintios 3:6). ElEspiritu de Dios nos enseñará y nos guiará a toda verdad(Juan 14:26; 16:13). Ultimamente, Dios tiene que dar larevelación de la verdadera identidad de Jesucristo (Mateo16:15-17).La Unicidad de Dios se basa sobre varios años deestudio además de experiencia en enseñar la teología sis-temática y la historia de la iglesia en el Colegio de Minis-terios de Jackson en Jackson, Mississippi. Estoy15
  • 12. especialmente agradecido con mi madre por leer el man-uscrito y proveer numerosas sugerencias para su mejo-ramiento, muchas de las cuales fueron adoptadas.También estoy agradecido con mi esposa, Connie, porayudar con la mecanografía, y a mi padre, el ReverendoElton D. Bernard, por ayudar a inspirar, publicar, y pro-mover esta serie.Los Capítulos I-VI presentan la doctrina positiva delmonoteísmo como la Biblia la enseña, la doctrina conoci-da comunmente hoy como la Unicidad. Los Capítulos VII-IX consideran numerosos versículos específicos de lasEscrituras con una mira hacia contestar objeciones y con-traprobar interpretaciones contrarias. El Capítulo X reg-istra el resultado de mucho estudio sobre la historia de laUnicidad desde los tiempos post-apostólicos hasta el pre-sente. Los Capítulos XI-XII explican la doctrina del trini-tarismo, su origen y desarrollo histórico, y las maneras enque difiere de la creencia de la Unicidad. Finalmente, elCapítulo XIII ofrece un resumen y conclusión breve.Para poder documentar fuentes de información apartede la Biblia y preservar a la vez facilidad de lectura,hemos colocado notas al pie de cada capítulo. La bibli-ografía enumera todas las fuentes utilizadas además devarios otros libros relacionados a la Unicidad. Además, elglosario contiene definiciones de términos teológicos deimportancia utilizados en el libro.Si no se indica lo contrario, las definiciones de pal-abras Griegas y Hebreas son de la ConcordanciaExhaustiva Strong’s de la Biblia (Strong’s ExhaustiveConcordance of the Bible). A no indicarse de otra man-era, todas las citas bíblicas son de la versión Reina-Valera.El propósito de este libro es de tener alguna parte enestablecer las verdades de la Palabra de Dios en esta gen-eración. Su meta es afirmar el monoteísmo Cristiano—laenseñanza bíblica de un solo Dios. Al hacer esto me pro-16
  • 13. pongo a magnificar a Jesucristo sobre todo. Creo queJesús es Dios manifestado en carne, que toda la plenitudde la Deidad habita en El, y que somos completos en El(Colosenses 2:9-10).David Bernard17
  • 14. “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehováuno es” (Deuteronomio 6:4).“Pero Dios es uno” (Gálatas 3:20).Hay un solo Dios. Solamente hay un Dios. Esta doctri-na es central al mensaje bíblico, pues ambos el Antiguo yel Nuevo Testamento la enseñan clara y enfáticamente. Apesar de la sencillez de este mensaje y la claridad con lacual la Biblia la presenta, muchos que creen en laexistencia de Dios no lo han comprendido. Aún dentro dela cristiandad mucha gente, incluso teólogos, no hancomprendido este mensaje hermoso y esencial. Nuestropropósito es dirigirnos a este problema, y afirmar yexplicar la doctrina bíblica de la unicidad de Dios.Monoteísmo DefinidoLa creencia en un solo Dios se llama monoteísmo, que191EL MONOTEISMOCRISTIANO
  • 15. proviene de dos palabras griegas: monos, significandosolo, solitario, uno; y teos, significando Dios. Cualquierpersona que no acepta el monoteísmo puede ser clasifica-do como uno de los siguientes: un ateo—uno que niega laexistencia de Dios; un agnóstico—uno que asevera que laexistencia de Dios es desconocida y probablementeinconocible; un panteísta—uno que equivale a Dios a lanaturaleza o las fuerzas del universo; o un politeísta—uno que cree en más de un Dios. El diteísmo, la creenciaen dos dioses, es una forma de politeísmo, y también lo esel triteísmo, la creencia en tres dioses. Entre las reli-giones del mundo, tres son monoteístas: el judaísmo, elmahometismo, y el cristianismo.Sin embargo, dentro de las denominaciones de losque se nombran Cristianos, existen varios puntos de vistadivergentes en cuanto a la naturaleza de la Deidad. Unpunto de vista, llamado el trinitarismo, asevera que exis-ten tres personas distintas en la Deidad—Dios Padre,Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo—mas un solo Dios.(Véase el Capítulo XI).Dentro de las variaciones del trinitarismo, se puedendistinguir dos tendencias extremas. De un lado, algunostrinitarios enfatizan la unicidad de Dios sin tener unentendimiento cuidadosamente desarrollado de lo quesignificarían tres personas distintas en la Deidad. De otrolado, otros trinitarios enfatizan la división en tres de latrinidad hasta el punto de creer en tres seres autocon-cientes, y su punto de vista es esencialmente triteísta.Además del trinitarismo, existe la doctrina del bini-tarismo, la cual no clasifica al Espíritu Santo como unapersona aparte, sino que asevera creencia en dos per-sonas en la Deidad.Muchos monoteístas han indicado que ambos el trini-tarismo y el binitarismo debilitan el monoteísmo estrictoenseñado por la Biblia. Ellos insisten que la Deidad no20
  • 16. puede dividirse en personas y que Dios es absolutamenteuno.Estos creyentes en el monoteísmo estricto caen endos categorías. Una categoría asevera que hay solamenteun Dios, pero lo hace por negar, de una manera u otra, laplena deidad de Jesucristo. Este punto de vista fue repre-sentado en la historia primitiva de la iglesia por losmonarquianistas dinámicos, tal como Pablo de Samosata,y por los arianos, guiados por Ario. Estos grupos relega-ban a Jesús a la posición de un dios creado, un dios sub-ordinado, o un dios menor.La segunda categoría de verdaderos monoteístas creeen un solo Dios, pero cree además que la plenitud de laDeidad se encuentra manifestado en Jesucristo. Elloscreen que Padre, Hijo, y Espíritu Santo son manifesta-ciones, modos, oficios, o relaciones que el único Dios hademostrado al hombre. Historiadores de la iglesia han uti-lizado los términos modalismo y monarquianismo modal-istico para describir este punto de vista como mantenidopor tales líderes de la iglesia primitiva como Noeto, Práx-eas, y Sabelio. (Véase el Capítulo X.) En el siglo veinte,los que creen en ambos la unicidad indivisible de Dios y laplena deidad de Jesucristo usan frequentemente el térmi-no Unicidad para describir su creencia. También usan lostérminos “Un Solo Dios” y “del Nombre de Jesús” paraapodarse, mientras que los que resisten este punto devista a veces usan las designaciones engañosas y despre-ciativas “Sólo Jesús” y “Nueva Cuestión.” (El apodo “SóloJesús” es engañoso porque a los trinitarios les implicanegación del Padre y del Espíritu Santo. Sin embargo,creyentes en la Unicidad no niegan al Padre y al Espíritu,sino que perciben al Padre y al Espíritu como diferentesmanifestaciones del Unico Dios quien es el Espíritu deJesús.)En resumen, la cristiandad ha producido cuatro puntos21
  • 17. de vista básicos acerca de la Deidad: (1) trinitarismo, (2)binitarismo, (3) monoteísmo estricto con una negaciónde la plena deidad de Jesucristo, y (4) monoteísmoestricto con una afirmación de la plena deidad de Jesu-cristo, o Unicidad.Habiendo examinado la variedad de creenciashumanas acerca de la deidad, miremos lo que la Palabrade Dios—la Biblia—tiene que decir acerca de este tema.El Antiguo Testamento Enseña QueHay Un Sólo DiosLa expresión clásica de la doctrina de un solo Dios sehalla en Deuteronomio 6:4. “Oye, Israel: Jehová nuestroDios, Jehová uno es.” Este versículo de las Escrituras havenido a ser la declaración de fe más distintiva e impor-tante para los judíos. Ellos lo nombran el Shema, tras laprimera palabra de la frase en el hebreo, y lo citan confrecuencia en el español como “Oye, Israel: el Señor nue-stro Dios es el único Señor.” Tradicionalmente, un judíodevoto siempre intentaba hacer esta confesión de fe justoantes de morir.En Deuteronomio 6:5, Dios siguió el anuncio del ver-sículo anterior con un mandamiento que requiere unacompleta creencia en amor hacia El como el único y sóloDios: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y detoda tu alma, y con todas tus fuerzas.” Debemos notar laimportancia que Dios pone en Deuteronomio 6:4-5. Elmanda que estos versículos sean colocados dentro delcorazón (versículo 6), enseñados a los niños todos losdias (versículo 7), atados en la mano y en la frente (ver-sículo 8), y escritos en los postes y las puertas de lascasas (versículo 9).Los judíos ortodoxos obedecen estos mandamientoshoy literalmente por atar tefillin (filacterias) en sus22
  • 18. antebrazos izquierdos y en sus frentes cuando oran, ypor colocar mezuzzah en sus puertas y portones.(Tefillin son pequeñas cajitas amarradas al cuerpo conataduras de cuero, y mezuzzah son contenedores enforma de rollo de pergamino). Dentro de ambas clasesde contenedor hay versículos de la Escritura escritos amano por un hombre piadoso quien ha observado cier-tos ritos de purificación. Los versículos de Escriturageneralmente son Deuteronomio 6:4-9, 11:18-21,Exodo 13:8-10, y 13:14-16.En un viaje a Jerusalén, donde juntamos la informa-ción mencionada arriba,1intentamos comprar tefillin. Elmercante judío ortodoxo dijo que él no vendía tefillin acristianos porque ellos no creen en ni tienen la reverenciaapropiada hacia estos versículos de la Escritura. Cuandocitamos Deuteronomio 6:4 y explicamos nuestra comple-ta adherencia a él, sus ojos brillaron de alegría y nosprometió venderlo sobre la condición de que trataríamosel tefillin con cuidado y respeto. Su cuidado demuestra lagran reverencia y profundidad de creencia que tienen losjudíos para el concepto de un solo Dios. También revelaque una razón mayor por el rechazo por los judíos delcristianismo a través de la historia es la percibida distor-ción del mensaje monoteístico.Muchos otros versículos de la Escritura en elAntiguo Testamento afirman enfáticamente el monoteís-mo estricto. Los Diez Mandamientos empiezan con “Notendrás dioses ajenos delante de mí” (Exodo 20:3;Deuteronomio 5:7). Dios enfatizó este mandamiento pordeclarar que El es un Dios celoso (Exodo 20:5). EnDeuteronomio 32:39, Dios dijo que no hay ningún otrodios con El. No hay otro como el Señor y no hay Diosfuera de El (II Samuel 7:22; I Crónicas 17:20). Sola-mente El es Dios (Salmo 86:10). Hay las declaracionesenfáticas de Dios en Isaías.23
  • 19. “Antes de mí no fue formado dios, ni lo serádespués de mí. Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hayquien salve” (Isaías 43:10-11).“Yo soy el primero, y yo soy el postrero, yfuera de mí no hay Dios” (Isaías 44:6).“No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; noconozco ninguno” (Isaías 44:8).“Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendosolo los cielos, que extiendo la tierra por mímismo” (Isaías 44:24).“No hay más que yo; yo Jehová, y ninguno másque yo” (Isaías 45:6).“No hay más Dios que yo; Dios justo y Sal-vador; ningún otro fuera de mí. Mirad a mí, y sedsalvos, todos los términos de la tierra, porque yosoy Dios, y no hay más” (Isaías 45:21-22).“Acordaos de las cosas pasadas desde los tiem-pos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otroDios, y nada hay semejante a mí” (Isaías 46:9).“Mi honra no la daré a otro” (Isaías 48:11;Véase también Isaías 42:8).“Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, quemoras entre los querubines, sólo tú eres Dios detodos los reinos de la tierra; tú hiciste los cielos yla tierra” (Isaías 37:16).Hay solamente un Dios, quien es el Creador y Padrede toda la humanidad (Malaquías 2:10). En el tiempo delReino Milenial, habrá solamente un Señor con un nombre(Zacarías 14:9).En breve, el Antiguo Testamento habla de Dios entérminos de ser uno. Muchas veces la Biblia llama a Diosel Santo (Salmo 71:22; 78:41; Isaías 1:4; 5:19; 5:24),pero nunca los “dos santos,” los “tres santos,” o los“muchos santos.”24
  • 20. Una observación común de algunos trinitarios acercade la doctrina antiguotestamentaria de la unicidad de Dioses que solamente tenía la intención de enfatizar Su unici-dad en contraste a las deidades paganas, pero que Eltodavía existía como una pluralidad. Sin embargo, si esterazonamiento fuera cierto, ¿por qué no lo hizo claro Dios?¿Por qué no han entendido los judíos una teología de “per-sonas,” sino que han insistido en un monoteísmo absolu-to? Mirémoslo del punto de vista de Dios. Supongamosque El sí quiso excluir cualquier creencia en una plurali-dad en la Deidad. ¿Cómo podría hacerlo utilizando termi-nología ya existente? ¿Qué palabras fuertes podría usarpara comunicar Su mensaje a Su pueblo? Al pensarlo, nosdaremos cuenta de que El usó el lenguaje más fuerte quese hallaba disponible para describir unicidad absoluta. Enlos precendentes versículos de las Escrituras en Isaías,notamos el uso de palabras y frases como “ninguno,ninguno más, nada hay semejante a mí, no hay más queyo, solo, por mí mismo,” y “uno.” Ciertamente, Dios nopodría clarificar más que no existe absolutamente ningunapluralidad en la Deidad. En breve, el Antiguo Testamentoafirma que Dios es absolutamente uno en número.El Nuevo Testamento AfirmaQue Hay Un Solo DiosJesús enseñó Deuteronomio 6:4 enfáticamente,llamándolo el primero de todos los mandamientos (Mar-cos 12:29-30). El Nuevo Testamento presupone laenseñanza del Antiguo Testamento de un solo Dios yrepite explícitamente este mensaje varias veces.“Porque Dios es uno, y él justificará” (Romanos 3:30).“No hay más que un Dios” (I Corintios 8:4).“Para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, elPadre” (I Corintios 8:6).25
  • 21. “Pero Dios es uno” (Gálatas 3:20).“Un Dios y Padre de todos” (Efesios 4:6).“Porque hay un solo Dios” (I Timoteo 2:5).“Tú crees que Dios es uno; bien haces. También losdemonios creen, y tiemblan” (Santiago 2:19).Nuevamente, la Biblia le llama a Dios el Santo (I Juan2:20). Hay un trono en el cielo y Uno está sentado en él(Apocalipsis 4:2).En capítulos subsiguientes exploraremos el monoteís-mo del Nuevo Testamento a más profundidad, pero losántes mencionados versículos de las Escrituras son sufi-cientes para establecer que el Nuevo Testamento enseñaque hay un solo Dios.ConclusiónComo hemos visto, ls Biblia enseña un monoteísmoestricto. El pueblo de Dios siempre se ha identificado conel mensaje de un solo Dios. Dios escogió a Abrahamporque él estaba dispuesto a abandonar los dioses de sunación y de su padre y adorar al único Dios verdadero(Génesis 12:1-8). Dios castigaba a Israel cada vez que ellaempezaba a adorar a otros dioses, y la adoración politeísti-ca fue una de las razones mayores por las cuales Dios final-mente la envió al cautiverio (Hechos 7:43). El Salvadorvino al mundo mediante una nación (Israel) y mediante unareligión (el judaísmo) en la cual la gente se había purgadofinalmente del politeísmo. Eran monoteístas del todo.Hoy en día, Dios todavía demanda una adoraciónmonoteística a El. Los que estamos en la iglesia somosherederos de Abraham por la fe, y esta posición exaltadademanda que tengamos la misma fe monoteística en el Diosde Abraham (Romanos 4:13-17). Como cristianos en elmundo nunca debemos cesar de exaltar y declarar el men-saje de que hay solamente un Dios verdadero y viviente.26
  • 22. NOTASCAPITULO I1Noviembre, 1980, Jerusalén, Israel. Véase también, Sir NormanAnderson, ed., The World’s Religions, 4ta ed. (Grand Rapids: Eerd-mans, 1975), páginas 73, 77.27
  • 23. “Dios es Espíritu; y los que le adoran, enespíritu y en verdad es necesario que adoren”(Juan 4:24).Para poder continuar con nuestro estudio de la unici-dad de Dios, es esencial que aprendamos más acerca de lanaturaleza de Dios. Por supuesto, nuestras pequeñasmentes humanas no pueden descubrir o comprender todolo que hay de conocer acerca de Dios, pero la Biblia sídescribe muchas características y atributos importantesque Dios posee. En este capítulo trataremos con algunosde los atributos de Dios que le hacen a El ser Dios—aque-llos que forman una parte esencial de Su naturaleza. Estu-diaremos también algunas de las maneras en las cualesDios ha revelado a la humanidad Su naturaleza, en partic-ular mediante manifestaciones visibles.292LA NATURALEZADE DIOS
  • 24. Dios Es EspírituJesús proclamó esta verdad en Juan 4:24. La Biblia larevela consistentemente, desde Génesis 1:2 (“y elEspíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”) hastaApocalipsis 22:17 (“Y el Espíritu y la Esposa dicen:Ven.”). Hebreos 12:9 le llama a Dios el Padre de los espíri-tus.¿Qué es un espíritu? El Diccionario Webster (inglés)incluye en su definición de la palabra lo siguiente: “Un sersobrenatural, incorpóreo, y racional siendo usualmenteinvisible a los seres humanos pero poseyendo el poder dehacerse visible a su voluntad . . . un ser que posee unanaturaleza incorpórea o inmaterial.”1La palabra hebreaque se traduce espíritu es ruwach, y puede significarviento, aliento, vida, ira, insustancialidad, región delcielo, o el espíritu de un ser racional. La palabra griegatraducida como espíritu, pneuma, puede significar unacorriente de aire, aliento, un soplo repentino, brisa,espíritu, alma, principio vital, disposición, ángel, demo-nio, o Dios.2Las tres definiciones enfatizan que unespíritu no tiene carne y huesos (Lucas 24:39). Delmismo modo, Jesús indicó que el Espíritu de Dios notiene carne y sangre (Mateo 16:17). Entonces, cuando laBiblia dice que Dios es Espíritu, quiere decir que El nopuede ser visto ni tocado físicamente por los sereshumanos. Como un Espíritu, El es un Ser inteligente ysobrenatural que no tiene un cuerpo físico.Dios Es InvisibleYa que Dios es un Espíritu, El is invisible, a menosque El escoga manifestarse al hombre en alguna formavisible. Dios le dijo a Moisés, “No podrás ver mi rostro;porque no me verá hombre, y vivirá” (Exodo 33:20). “A30
  • 25. Dios nadie le vio jamás” (Juan 1:18; I Juan 4:12). No tansolo ningún hombre ha visto a Dios jamás, sino queningún hombre puede ver a Dios (I Timoteo 6:16). Variasveces la Biblia le describe a Dios como siendo invisible(Colosenses 1:15; I Timoteo 1:17; Hebreos 11:27).Aunque el hombre puede ver a Dios cuando El aparece envarias formas, ningún hombre puede ver directamente elEspíritu invisible de Dios.Dios Es Omnipresente(Presente En Todo Lugar)Porque Dios es un Espíritu, El puede estar en todolugar al mismo tiempo. El es el único Espíritu que es ver-daderamente omnipresente; pues todos los otros seresespirituales como los demonios, los ángeles, y Satanásmismo pueden ser confinados a ciertas localidades (Mar-cos 5:10; Judas 6; Apocalipsis 20:1-3).Aunque Dios es omnipresente, no podemos igualarlea la naturaleza, sustancia, o las fuerzas del mundo (quesería panteísmo), porque El tiene individualidad, person-alidad, e inteligencia.Salomón reconoció la omnipresencia de Dios cuandooró en la dedicación del Templo, diciendo, “He aquí quelos cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener”(I Reyes 8:27; véase II Crónicas 2:6; 6:18). Dios declaróSu omnipresencia diciendo, “El cielo es mi trono, y la tier-ra estrado de mis pies” (Isaías 66:1; véase tambiénHechos 7:49). Pablo predicó que el Señor “no está lejosde cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nosmovemos, y somos” (Hechos 17:27-28). Tal vez la máshermosa descripción de la omnipresencia de Dios se hallaen Salmo 139:7-13: “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y adónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allíestás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú31
  • 26. estás. Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremodel mar, Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun lanoche resplandecerá alrededor de mí. Aun las tinieblas noencubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lomismo te son las tinieblas que la luz. Porque tú formastemis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.”Si Dios es omnipresente, ¿por qué le describe la Bibliacomo estando en el cielo? He aquí varias razones. (1) Estoenseña que Dios es trascendente. En otras palabras, Elsobrepasa el entendimiento humano y no se halla limitadoa esta tierra. (2) Se refiere al centro del razonamiento y laactividad de Dios, Su cuartel general—por decirlo así. (3)Se refiere a la presencia inmediata de Dios; eso es, laplenitud de la gloria y el poder de Dios, a la cual ningúnhombre mortal puede mirar y vivir (Exodo 33:20). (4)Puede referirse también a la manifestación visible de Diosa los ángeles en el cielo. No puede significar que Dios esfalto de omnipresencia, ni es limitado a un sólo lugar, nilimitado a un cuerpo.De igual modo, cuando la Biblia dice que Dios vino ala tierra o se apareció a un hombre, no niega Suomnipresencia. Meramente significa que el enfoque de Suactividad se ha mudado a la tierra, por lo menos en cuan-to a un cierto individuo o una cierta situación. CuandoDios viene a la tierra, el cielo no está vacío. El puedeactuar simultáneamente en el cielo y en la tierra, o envarias localidades en la tierra. Es muy importante quereconozcamos la magnitud de la omnipresencia de Dios yque no la limitemos por nuestra experiencia humana.¿Tiene Dios Un Cuerpo?Ya que Dios es un Espíritu invisible y es omni-presente, El ciertamente no tiene un cuerpo como32
  • 27. nosotros lo conocemos. El sí tomó varias formas y mani-festaciones temporales a través del Antiguo Testamentopara que el hombre le pudiera ver. (Véase la secciónsobre teofanías más allá en este capítulo.) Sin embargo, laBiblia no registra ninguna manifestación corporal perma-nente de Dios hasta que nació Jesucristo. Por supuestoDios, en Cristo, tuvo un cuerpo humano y ahora tiene uncuerpo humano glorificado e inmortal.Fuera de las manifestaciones temporales de Dios yfuera de la revelación neotestamentaria de Dios en Cristo,creemos que las referencias escriturales a los ojos, lasmanos, los brazos, los pies, el corazón, y otras partes delcuerpo de Dios son ejemplos de lenguaje figurativo oantropomorfismos (interpretaciones de lo no-humano entérminos de lo humano para que el hombre pueda com-prender).En otras palabras, la Biblia le describe al Dios infini-to en términos humanos y finitos para que podamoscomprenderle mejor. Por ejemplo, el corazón de Diosdenota Su intelecto y Sus emociones, no un órgano quebombéa sangre (Génesis 6:6; 8:21). Cuando Dios dijoque el cielo era Su trono y la tierra estrado de Sus pies,El describía Su omnipresencia, no unos pies literalesrecostados en la esfera (Isaías 66:1). Cuando Dios dijoque Su mano derecha midió los cielos con la palma, Eldescribía Su gran poder y no una mano grandeextendiéndose por la atmósfera (Isaías 48:13). “Los ojosde Jehová están en todo lugar” no significa que Diostiene ojos físicos en toda localidad, sino que indica Suomnipresencia y omnisciencia (Proverbios 15:3). Cuan-do Jesús echó fuera demonios por el dedo de Dios, El noarrastró del cielo un dedo gigantezco, sino que ejercitó elpoder de Dios (Lucas 11:20). El soplo del aliento de Diosno consistía en partículos literales emitidos porgigantezcas narices celestiales, sino el fuerte viento oriental33
  • 28. enviado de Dios para abrir el Mar Rojo (Exodo 15:8;14:21). El hecho es que interpretacion literal de todaslas visiones y descripciones físicas de Dios nos con-duciría a la creencia que Dios tiene alas (Salmos 91:4).En breve, creemos que Dios como Espíritu no tiene uncuerpo a menos que El escoja manifestarse en formacorporal, como lo hizo en la persona de Jesucristo.(Véase el Capítulo IV.)Algunos dicen que en el Antiguo Testamento Diostenía un cuerpo espiritual que era visible a otros seresespirituales como los ángeles. Ellos proponen estahipótesis porque los espíritus humanos parecen teneruna forma reconocible que es visible a otros espíritus(Lucas 16:22-31) y porque algunos pasajes indican quelos ángeles y Satanás podían ver una manifestación visi-ble de Dios en el Antiguo Testamento (I Reyes 22:19-22;Job 1:6). Sin embargo, Dios no necesitaba un cuerpoespiritual para hacer esto porque El podría haberse man-ifestado en varios tiempos a otros espíritus tal como lohizo al hombre. Un versículo clave de la Escritura impli-ca que, por lo ordinario, Dios no es visible aun a seresespirituales si El no escoge manifestarse en alguna man-era: “Dios fue manifestado en carne . . . visto de los ánge-les” (I Timoteo 3:16). Por lo mínimo, si Dios tenía algúntipo de cuerpo espiritual El ciertamente no se hallabaconfinado a él como otros seres espirituales son confina-dos a sus cuerpos; pues entonces El no sería verdadera-mente omnipresente. Por ejemplo, la omnipresencia deDios significa que El podría haberse aparecido a loshombres en la tierra y a los ángeles en el cielosimultáneamente. También, tenemos que darnos cuentade que en los tiempos neotestamentarios Dios ha escogi-do revelarse plenamente mediante Jesucristo (Colosens-es 2:9). No hay posibilidad de separar a Dios y a Jesús, yno hay un Dios visible fuera de Jesús.34
  • 29. Dios es Omnisciente (Todo Lo Sabe)El Salmo 139:1-6 nos enseña que Dios conoce todo,incluso nuestros movimientos, pensamientos, caminos,maneras, y palabras. Job confesó, “Yo conozco que todolo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda deti” (Job 42:2). Dios tiene conocimiento completo de todo,incluyendo el conocimiento del futuro (Hechos 2:23). Asícomo la omnipresencia, la omnisciencia es un atributoque pertenece solamente a Dios. El es el “único y sabioDios” (I Timoteo 1:17). La Biblia no identifica a ningúnotro ser quien es capaz de leer todos los pensamientos delhombre, predecir el futuro con certeza, o conocer todo loque hay de conocer.Dios es Omnipotente (Todopoderoso)Dios se identifica como el Todopoderoso muchasveces a traves de la Biblia (Génesis 17:1; 35:11, etc.). Eltiene todo el poder que existe, y ningún ser puede ejercercualquier poder a menos que Dios lo permita (Romanos13:1). Nuevamento, solo Dios es omnipotente, pues sola-mente ún ser puede tener todo poder. Primera de Timoteo6:15 le describe a Dios como “el bienaventurado y soloSoberano, Rey de reyes, y Señor de señores,” Los santosde Dios en el cielo proclamarán: “¡Aleluya, porque elSeñor nuestro Dios Todopoderoso reina!” (Apocalipsis19:6). Dios describe hermosamente Su gran omnipoten-cia en Job, capítulos 38 al 41.Dios es EternoDios es eterno, inmortal, y perdura para siempre(Deuteronomio 33:27; Isaías 9:6; I Timoteo 1:17). El esel primero y el último (Isaías 44:6). El no tuvo principio35
  • 30. ni tendrá fin; otros seres espirituales, incluso el hombre,son inmortales en cuanto al futuro, pero sólo Dios es eter-no en el pasado y el futuro.Dios es Inmutable (No Cambia)El carácter y los atributos de Dios nunca cambian:“Porque yo Jehová no cambio” (Malaquías 3:6). Es ciertoque Dios a veces se arrepiente (cambia Su curso deacción en relación al hombre), pero esto es solamenteporque el hombre cambia sus acciones. La naturaleza deDios permanece igual; solamente Su futuro curso deacción cambia para responder a los cambios del hombre.Por ejemplo, el arrepentimiento de Nínive causó que Dioscambiara Sus planes para destruir aquella ciudad (Jonás3:10). Además, a veces la Biblia dice que Dios se arrepi-ente en un sentido de entristecerse o de sentir pena envez de el sentido de cambiarse de decisión (Génesis 6:6).Dios Posee Individualidad, Personalidad,y RacionalidadDios es un ser inteligente con una voluntad (Romanos9:19) y habilidad de razonar (Isaías 1:18). El posee unamente inteligente (Romanos 11:33-34). El hecho de queel hombre es un ser emocional indica que Dios tiene emo-ciones, pues Dios creó al hombre a Su imágen (Génesis1:27). La naturaleza emocional esencial de Dios es amor,pero El posee muchas emociones como el deleite, piedado compasión, odio al pecado y celo por la justicia (Salmo18:19; Salmo 103:13; Proverbios 6:16; Exodo 20:5). Eles tardo en airarse, pero sí puede ser provocado a la ira(Salmo 103:8; Deuteronomio 4:25). Dios puede ser con-tristado (Génesis 6:6) y bendecido (Salmo 103:1). Porsupuesto, Sus emociones trascienden nuestras emo-36
  • 31. ciones, pero solamente podemos describirle a El usandotérminos que describen emociones humanas. (Para com-probación adicional de que Dios es un ser individual conpersonalidad y racionalidad, véanse las discusiones eneste capítulo acerca de la omnisciencia de Dios y Susatributos morales.)Los Atributos Morales de Dios“Dios es amor” (I Juan 4:8, 16). El amor es la esenciade Dios; es Su misma naturaleza. Dios tiene muchas otrascualidades y atributos, muchos de los cuales provienen deSu amor.La Naturaleza Moral de Dios1. amor (I Juan 4:8)2. luz (I Juan 1:5)3. santidad (I Pedro 1:16)4. misericordia (Salmo 103:8)5. benignidad (Salmo 18:35)6. rectitud (Salmo 129:4)7. bondad (Romanos 2:4)8. perfección (Mateo 5:48)9. justicia (Isaías 45:21)10. fidelidad (I Corintios 10:13)11. verdad (Juan 17:17)12. gracia (Salmo 103:8)Estos atributos morales de Dios no son contradicto-rios, sino que obran en armonía. Por ejemplo, la santidadde Dios obligó una separación inmediata entre Dios y elhombre cuando el hombre pecó. Después, la rectitud y lajusticia de Dios demandaban la muerte como la pena delpecado, pero el amor y la misericordia de Dios buscaban37
  • 32. el perdón. Dios pudo satisfacer a la justicia y a la miseri-cordia mediante la muerte de Cristo en el Calvario y elplan de salvación que resultó de ella.Nos gozamos de los beneficios de la misericordia deDios cuando aceptamos la obra propiciatoria de Cristo yla aplicamos a nuestras vidas mediante la fe. Cuandoaceptamos y obedecemos por la fe el plan de salvación deDios, Dios nos atribuye la justicia de Cristo (Romanos3:21-5:21). Entonces, Dios puede perdonarnos justa-mente (I Juan 1:9) y nos puede restaurar a la comunióncon El sin violar Su santidad.La muerte del Cristo inocente y sin pecado y laimputación a nosotros de la justicia de Cristo satisfacen lajusticia y la santidad de Dios. Sin embargo, si rechazamosla propiciación de Cristo, solamente nos queda elenfrentarnos sólos al juicio de Dios. En este caso Su san-tidad demanda separación del hombre pecaminoso y sujusticia demanda la muerte para el hombre pecaminoso.Entonces la justicia y la misericordia son aspectos com-plementarios y no contradictorios de la naturaleza deDios, como lo son la santidad y el amor. Si aceptamos elamor y la misericordia de Dios El nos ayudará a satisfac-er Su justicia y santidad. Si rechazamos el amor y la mis-ericordia de Dios tendremos que enfrentarnos sólos a Sujusticia y santidad (Romanos 11:22).Por supuesto, la lista mencionada arriba no agota lascualidades de Dios. Dios es trascendente y ningúnhumano le puede comprender plenamente. “Porque mispensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestroscaminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altoslos cielos que la tierra, así son mis caminos más altos quevuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestrospensamientos.” (Isaías 55:8-9). “¡Oh profundidad de lasriquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuáninsondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!38
  • 33. Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fuesu consejero?” (Romanos 11:33-34).Las TeofaníasUna de las maneras en las cuales Dios se reveló en elAntiguo Testamento y trató con el hombre al nivel de unhombre era por medio del uso de teofanías. Una teofaníaes una manifestación visible de Dios, y normalmente laconsideramos como siendo temporal en su naturaleza.Como hemos visto, Dios le es invisible al hombre. Parahacerse visible, El se manifestaba en una forma física.Aunque nadie puede ver el Espíritu de Dios, se puede veruna representación de Dios. Enumeradas abajo se hallanalgunas de las maneras en las cuales Dios escogió mani-festarse en el Antiguo Testamento.Dios apareció a Abraham en una visión, como unhorno humeando y una antorcha de fuego, y como unhombre (Génesis 15:1; 15:17; 18:1-33). En esta últimainstancia, Dios y dos ángeles aparecieron en la forma detres hombres (18:2) y comieron comida provista porAbraham. Los dos ángeles partieron hacia Sodoma mien-tras que Dios se quedó para hablar con Abraham (Génesis18:22; 19:1).Dios apareció a Jacob en un sueño y como un hombre(Génesis 28:12-16; 32:24-32). En esta última ocasión,Jacob luchó con el hombre y proclamó, “Vi a Dios cara acara.” La Biblia también describe a esta apariencia como“el ángel” (Oseas 12:4).Dios apareció a Moisés en una nube de gloria y enfuego en el Monte Sinaí, habló con él cara a cara en elTabernáculo, y le reveló Sus espaldas (gloria parcial),pero no Su rostro (toda Su gloria) (Exodo 24:12-18;33:9-11; 33:18-23). Estas referencias al rostro de Dios ya la gloria de Dios probablemente son metafóricas de la39
  • 34. presencia de Dios y podrían aplicarse a muchos difer-entes tipos de manifestaciones.Dios se manifestó en la vista de todo Israel mediantetruenos, relámpagos, una nube, una voz de trompeta,humo, fuego, y terremotos (Exodo 19:11-19; Deutero-nomio 5:4-5, 22-27). También demostró Su gloria y enviófuego de Su presencia en la vista de todo Israel (Levítico9:23,24; 10:1-2).Job vío a Dios en un torbellino (Job 38:1; 42:5).Varios de los profetas vieron visiones de Dios (Isaías6; Ezequiel 1:26-28; 8:1-4; Daniel 7:2,9; Amós 9:1). AEzequiel se le apareció en la forma de un hombre, envuel-to en fuego. A Daniel se le apareció en una visión noctur-na como el Anciano de Días. Muchos otros versículos dela Escritura nos dicen que Dios apareció a alguien perono describen la manera en la cual lo hizo. Por ejemplo,Dios apareció a Abraham, Isaac, Jacob, y Samuel (Géne-sis 12:7; 17:1; 26:2; 24; 35:9-15; I Samuel 3:21). De igualmodo, Dios descendió sobre el Monte Sinaí y Se parójunto a Moisés, Se reveló a setenta y cuatro líderes deIsrael, descendió en una columna de nube y Se parófrente a Moisés, Aarón, y María, vino de noche a Balaam,y vino al encuentro de Balaam en otras dos ocasiones(Exodo 34:5; 24:9-11; Números 12:4-9; 23:3-10, 16-24).Además de las apariencias mencionadas arriba, laBiblia registra otras manifestaciones que muchos creeneran Dios mismo. En Josué 5:13-15, un hombre con unaespada apareció a Josué y se identificó como el “Príncipedel ejército de Jehová.” Este título y el hecho de que no lereprendió a Josué por adorarle (en contraste a Apocalip-sis 19:9-10; 22:8-10) nos sugiere que ésta era realmenteuna manifestación de Dios. Por otra parte, las palabras deeste pasaje dejan abierta la posibilidad de que Josué no leadoró al Príncipe, sino que le adoró a Dios por la aparien-cia del Príncipe.40
  • 35. El Angel de JehováAlgunas de las numerosas manifestaciones del “ángelde Jehová” parecen ser teofanías. El ángel de Jehováapareció a Agar, habló como si fuera Dios, y ella le llamóDios (Génesis 16:7-13). La Biblia dice que el ángel deJehová apareció a Moisés en la zarza ardiente, perodespués dice que Dios habló con Moisés en aquellaocasión (Exodo 3; Hechos 7:30-38). Exodo 13:21 diceque Jehová iba delante de Israel en una columna de nube,mientras que Exodo 14:19 dice que el ángel de Dios esta-ba con la columna de nube. El ángel de Jehová apareció aIsrael en Jueces 2:1-5 y habló como Dios. Jueces 6:11-24describe la apariencia del ángel de Jehová a Gedeón yluego dice que Jehová miró a Gedeón. Nuevamente, elángel de Jehová apareció a Manoa y a su esposa, y elloscreyeron que habían visto a Dios (Jueces 13:2-23).Otras visitaciones del ángel de Jehová no indican sieran manifestaciones de Dios mismo o no, aunque lagente presume con frecuencia que lo eran. Algunos ejem-plos son las apariencias a Abraham en el Monte Moríah ya Balaam (Génesis 22:11-18; Números 22:22-35). Aveces el ángel de Jehová claramente no es una mani-festación de Dios. Algunos ejemplos son las apariencias aDavid y a Zacarías (II Samuel 24:16; I Crónicas 21:15-30;Zacarías 1:8-19). (Véase el Capítulo VII para más dis-cusión.) El ángel del Señor en el Nuevo Testamentoaparentemente no es más que un ángel, y por cierto no esJesucristo (Mateo 1:20; 2:13; 28:2; Hechos 8:26).Al analizar todos estos versículos de las Escrituras,algunos dicen que el ángel de Jehová siempre es unamanifestación directa de Dios. Sin embargo, algunas delas arriba mencionadas instancias no apoyan esta idea ydos de ellas actualmente la contradicen. Otros dicenque el ángel de Jehová es en algunas instancias una41
  • 36. manifestación de Dios, y en otras no. Esta segunda ideaparece ser consistente con las Escrituras.Una tercera idea, sin embargo, es que el ángel deJehová nunca es Jehová, sino un ángel literal. Para apoyaresta última idea, uno enfatizaría que los ángeles sonvoceros, mensajeros, y agentes de Dios. En otras palabras,esta idea contiende que es correcto decir que “el Señordijo” o “el Señor hizo” aunque El lo dijo o lo hizo mediantela agencia de un ángel. Bajo esta idea, una descripción deun hecho de Dios en el relato de una apariencia angelicales sencillamente una manera de decir en breve que Diosactuó por medio del ángel. Ya que los escritores bíblicoshacen claro al principio de los relatos que un ángel era elagente directo, no tiene que existir ninguna ambigüedad odiscrepancia. En esta idea, las personas que reconocieronla visitación de Dios o estaban equivocadas en su creenciaque habían visto a Dios mismo, o, más razonablemente,reconocieron que Dios estaba usando un ángel parahablarles y entonces se dirigieron a Dios mediante elángel. Hay otra manera de reconciliar esta tercera ideacon los versículos de la Escritura que identifican al ángelde Jehová con Jehová mismo: a saber, que el ángel apare-ció visiblemente, pero que el Señor también estaba pre-sente invisiblemente. Entonces, las referencias al Señorcomo actuando o hablando podrían significar literalmenteel Señor y no el ángel.En resumen, es evidente que el ángel de Jehová en elAntiguo Testamento no era siempre el Señor mismo. Unapersona puede sostener plausiblemente que el ángel deJehová jamás era una teofanía actual, pero no puede con-tender con seriedad que el ángel de Jehová era siempreuna teofanía. La explicación más sencilla es que la frase,“el ángel de Jehová,” a veces se refiere a una teofanía deDios pero en otras ocasiones denota nada más que unángel ordinario.42
  • 37. Un erudito trinitario resume la idea predominante dela siguiente manera:“En el Antiguo Testamento el ángel de Jehovápodría ser solamente un mensajero de Dios (lamisma palabra hebrea significa mensajero), dis-tinto de Dios mismo (2 Samuel 24:16), o podríaser identificado con el Señor mismo hablando deSí mismo . . . el hecho de que Dios no puede serilustrado con claridad es típico de las teofanías delAntiguo Testamento . . . Dios tiene la libertad demanifestar Su presencia, al mismo tiempo que loshumanos tienen que ser protegidos de Su presen-cia inmediata.”3MelquisedecMuchos le consideran a Melquisedec como una teo-fanía (Génesis 14:18). Hebreos 7:3 dice que él era sinpadre, sin madre, y sin genealogía. Esto podría significarque él era Dios en forma humana, o podría significar sen-cillamente que su origin genealógico no se hallaba reg-istrado. Hebreos 7:4 (en la traducción King James en elinglés) se refiere a él como un hombre. Aunque uno leconsidere como siendo un hombre ordinario o una teo-fanía de Dios en forma de hombre, el era un típo o unasombra de Cristo (Hebreos 7:1-17).El Cuarto Hombre en el FuegoUna supuesta teofanía es el cuarto hombre quienapareció en el fuego cuando Sadrac, Mesac, y Abed-negofueron lanzados al horno (Daniel 3:24-25). El rey paganoNabucodonosor dijo, “He aquí yo veo cuatro varonessueltos . . . y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de43
  • 38. los dioses” (Daniel 3:25). En el idioma original (arameo)no hay un artículo determinado que precede a hijo; esdecir el no precede a hijo en este pasaje. La versiónReina-Valera traduce esta frase como “hijo de los dioses.”El rey estaba usando terminología pagana y no teníaconocimiento alguno de la futura llegada del unigénitoHijo de Dios. Lo más probable es que el rey vió un ángel,pues él describió esta manifestación como un ángel(Daniel 3:28). Parece ser que la frase “hijos de Dios”puede referirse a seres angelicales (Job 38:7). A lo máxi-mo, lo que vió Nabucodonosor podría ser solamente unateofanía temporal de Dios. Es seguro que esta no era unavista del Hijo de Dios descrito en el Nuevo Testamento,pues el Hijo no había nacido y el papel del Hijo no habíaempezado. (Véase el Capítulo V.)¿Hay Teofanías en el Nuevo Testamento?El Nuevo Testamento no registra ninguna teofanía deDios en forma humana fuera de Jesucristo. Por supuesto,Cristo era más que una teofanía; El no era solamente Diosapareciendo en la forma de un hombre sino que era Diosvestido de un cuerpo y una naturaleza humana verdadera.El ángel del Señor en Mateo 1:20, 2:13, 28:2 y Hechos8:26 parece ser un ángel y nada más; no hay evidencia alcontrario. Es claro en estos pasajes que el ángel no esJesucristo. Esto concuerda bien con la conclusión que elángel de Jehová no era siempre Jehová mismo. La únicacosa que podría ser una teofanía en el Nuevo Testamentoes la paloma en el bautismo de Cristo. (Véase el CapítuloVIII para una discusión completa de la paloma y la razónespecial por su apariencia.)¿Por qué esta falta de teofanías en el Nuevo Testamen-to? La razón es que no hay necesidad de ellas. Dios sehalla plenamente expresado en Jesucristo. Jesús declara y44
  • 39. revela completamente al Padre (Juan 1:18). Jesús es laimagen del Dios invisible, el resplandor de Su gloria, y laimagen misma de Su sustancia (Colosenses 1:15, Hebre-os 1:3).ConclusiónEn el Antiguo Testamento Dios escogió revelar variosaspectos de Su naturaleza al hombre por medio de variasteofanías. En la era del Nuevo Testamento, la revelaciónprogresiva de Dios mediante las teofanías culminó y halloperfecto cumplimiento en Jesucristo. Esto nos lleva a losCapítulos III y IV y a la gran verdad que Jesús es el únicoDios del Antiguo Testamento.45
  • 40. NOTASCAPITULO II1Webster’s Third International Dictionary of the English Lan-guage, unabridged, p. 2198.2James Strong, Exhaustive Concordance of the Bible (Nashville:Abingdon, 1890).3William Dyrness, Themes in Old Testament Theology (DownersGrove, Ill.: InterVarsity Press, 1979), pp. 41-42.46
  • 41. “Yen ningún otro hay salvación; porque nohay otro nombre bajo el cielo, dado a los hom-bres, en que podamos ser salvos” (Hechos4:12).Aunque el hombre no puede comprender totalmente aDios, Dios ha empleado varios métodos para revelarse ala humanidad. Uno de estos métodos es el uso de difer-entes títulos o nombres para identificarse a Sí mismo.El Significado de un NombreEl uso de nombres en los tiempos de la Biblia, espe-cialmente en los días del Antiguo Testamento, llevabamucho más importancia que hoy en día. La gente fre-cuentemente usaba nombres para dar a conocer algosobre las características, historia o naturaleza de los indi-viduos, y Dios hizo lo mismo. Entonces, Dios cambió el473LOS NOMBRES YTITULOS DE DIOS
  • 42. nombre de Abram (padre exaltado) a Abraham (padre deuna multitud), y el nombre de Jacob (suplantador,engañoso) a Israel (él reinará como Dios). Aun en elNuevo Testamento, Jesús cambió el nombre de Simón(oyente) a Pedro (una roca). La Biblia Amplificada(inglés) cita en una nota sobre I Reyes 8:43 del Dic-cionario Davis de la Biblia, el Comentario de Ellicottsobre la Biblia Entera, y El Diccionario Nuevo de laBiblia para indicar la importancia del nombre de Dios. “Elsaber el nombre de Dios es el atestiguar la manifestaciónde esos atributos y prender aquel carácter que el nombredenota . . . El nombre de Dios, es decir, Su revelación per-sonal . . . El nombre significa la presencia activa de lapersona en la plenitud del carácter revelado.” Los pro-fesores Flanders y Cresson, de la Universidad Baylor,declaran: “Para los antiguos el nombre es una parte de lapersona, una extensión de la personalidad del individuo.”1Dios usó nombres como un medio de revelación per-sonal progresiva. Por ejemplo, en Exodo 6:3 Dios dijo, “Yaparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipo-tente, mas en mi nombre JEHOVA no me di a conocer aellos”. Los versículos 4 al 8 hacen claro que el significadodel nombre Jehová a Israel era su asociación con laredención y la salvación. Sabemos que Abraham sí usó elnombre Jehová (Génesis 22:14); sin embargo, Dios no ledio a conocer la importancia plena de este nombre en suaspecto redentivo. Entonces, en Exodo 6:3 Dios prometiórevelarse a Su pueblo en una manera nueva. Es decir, Elcomenzó a asociar Su nombre con una comprensiónnueva de Su carácter y presencia.Además de usar nombres para manifestar Su carácter,Dios usó Su nombre para manifestar Su presencia. En ladedicación del Templo, Salomón reconoció que Dios eraomnipresente y que ningún templo lo podría contener (IReyes 8:27). Ya que Dios llena el universo, Salomón pre-48
  • 43. guntó cómo el Templo, una estructura hecha por el hom-bre, lo podría contener. Entonces él contestó su propiapregunta por recordarle a Dios de Su promesa: “Mi nom-bre estará allí” (I Reyes 8:29). Aunque la omnipresenciade Dios no podía ser restringido al Templo, sin embargola plenitud de Su carácter como representado por Sunombre podía morar allí.Salomón siguió orando “para que todos los pueblos dela tierra conozcan tu nombre” (I Reyes 8:43). Una vezmás, esto vincula el nombre de Dios con una revelaciónde Su carácter. Dios mismo usó el concepto de Su nombrepara representar la revelación de Su naturaleza y poder.El le dijo a Faraón, “Y a la verdad yo te he puesto paramostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunci-ado en toda la tierra” (Exodo 9:16).El nombre de Dios representa Su autoridad al igualque Su poder. Por ejemplo, El invirtió Su nombre en elángel que condujo a los Israelitas (Exodo 23:21). Estoprobablemente era una teofanía de Dios ya que el pasajeexpresa la idea que el ángel actuó con toda la autoridadde Dios mismo.El nombre de Dios representa lo siguiente: 1) la pres-encia de Dios, 2) la revelación de Su carácter, 3) Su podery 4) Su autoridad.En seguida hay algunos otros puntos que demuestranla importancia que Dios pone en Su nombre:1. Dios demanda temor (reverencia, respeto) a Sunombre (Deuteronomio 28:58-59). El manda al hombreque no tome Su nombre en vano (Exodo 20:7).2. Dios advierte a Su pueblo que no olviden Su nom-bre (Salmo 44:20-21; Jeremías 23:25-27).3. Dios promete una bendición para aquellos queconocen Su nombre (Salmo 91:14-16). Hay una bendiciónpara aquellos que piensan en Su nombre (Malaquías 3:16).Con la importancia del nombre en mente, examinemos49
  • 44. algunos nombres usados para Dios en el Antiguo Testa-mento.Nombres o Títulos de DiosEn el Antiguo TestamentoEn seguida hay una lista de las palabras principalesusadas para designar a Dios en el Antiguo Testamento.2Nombres Para Dios en el Antiguo TestamentoEjemplo deEspañol Hebreo las Escrituras1. Dios Elohim Génesis 1:12. Dios El Génesis 14:183. Dios Eloah Nehemías 9:174. Dios Elah (forma Aramea) Daniel 2:185. Jehová YHWH (Yahvé) Génesis 15:26. JAH YH (Yah) Salmo 68:47. Señor Adon Josué 3:118. Señor Adonai Génesis 15:29. YO SOY EL QUE SOY Eheyeh asher Eheyeh Exodo 3:1410. YO SOY Eheyeh Exodo 3:1411. El Dios Altísimo El-Elyon Génesis 14:1812. Dios que ve El-Roiy Génesis 16:1313. Dios Todopoderoso El-Shaddai Génesis 17:114. Dios Eterno El-Olam Génesis 21:33El significa fuerza, potente, omnipotente, o, porextensión, deidad. Eloah probablemente se deriva de el, ysiempre refiere a la deidad. Elah es la forma aramea(caldea) de Eloah. Elohim es la forma plural de Eloah, yel Antiguo Testamento usa esta palabra más de cualquierotra para significar Dios. En este caso, la plural es unaforma intensiva que denota la grandeza, majestad, y losatributos múltiples de Dios. (Véase el Capítulo VII.) La Bib-lia también usa la palabra elohim para hacer referencia a50
  • 45. dioses falsos (Jueces 8:33), seres espirituales (I Samuel28:13), y jueces o gobernadores humanos (Salmo 82). Enestos casos se traduce dios o dioses. Adon significa gob-ernador, maestro, o señor ya sea humano, angélico, odivino. Adonai es la forma enfática de Adon, y específica-mente se refiere al Señor (Dios).Yahvé (Jehová) es el nombre redentivo de Dios en elAntiguo Testamento (Exodo 6:3-8), y el nombre únicopor el cual el único Dios verdadero se distinguió a Símismo en el Antiguo Testamento de todo otro dios (Isaías42:8). Significa el “Auto-Existente o el Eterno.” Este con-cepto también aparece en las frases “YO SOY EL QUESOY” y “YO SOY,” usadas por Dios acerca de Sí mismo.Flanders y Cresson explican que Yahvé es la forma en latercera persona del verbo “ser” en el hebreo.3Yahvé sig-nifica “El es.” Cuando es usado por Dios, la forma delverbo está en la primera persona, o “Yo Soy.” En otros tér-minos, Yahvé y “Yo Soy” son diferentes formas del mismoverbo. Además, ambos implican una existencia activa(posiblemente causante o creativa) en vez de simple-mente una existencia pasiva.En algunas ocasiones, los traductores de las Escrit-uras seguían una antigua tradición judía de sustituirAdonai para YHWH cuando copiaban o leían las Escrit-uras. Esta costumbre desarrolló porque los judíos queríanevitar tomar el nombre de Dios en vano, que infringiría elTercer Mandamiento (Exodo 20:7). Ellos sentían que porconstantemente repetir el sagrado nombre de Diospodrían comenzar a tratarlo demasiado informal y ligera-mente. El nombre de Dios era tan santo y sagrado queellos no se sentían dignos de usarlo.Jesús y los apóstoles también siguieron esta costum-bre. El Nuevo Testamento usa la palabra griega kurios, sig-nificando Señor, al citar escrituras del Antiguo Testamentoque contienen YHWH (Mateo 3:3; 4:7, etc.).51
  • 46. Ya que el hebreo antiguo no usaba vocales escritos yya que los judíos dejaron de hablar el nombre sagrado,nadie sabe cuál era la pronunciación original de YHWH.Todo lo que tenemos son las cuatro letras hebreas (llama-dos el tetragrámaton) que son comunmente trasliteradoscomo YHWH o JHVH y pronunciados Yahvé (hebreo) oJehová (español). Nosotros usaremos Jehová en el restodel libro para conformar al español tradicional y al uso dela versión Reina-Valera.Los Nombres Compuestos de JehováAdemás de las ya mencionadas designaciones paraDios, el Antiguo Testamento usa un número de nombrescompuestos de Jehová para describirle a Dios y para rev-elarlo aun más. Se enumeran en la siguiente tabulación.4Los números 1, 3, y 5 aparecen como tal en la mayoría delas versiones en español; los demás aparecen en el hebreopero se traducen en el español. Además, el Nuevo Testa-mento usa “el Señor de los ejércitos” dos veces (Romanos9:29; Santiago 5:4).Nombres Compuestos de JehováNombre Escritura Significado1. Jehová-jire Génesis 22:14 Jehová verá(p. ej., proveerá)2. Jehová-rafa Exodo 15:26 Jehová que sana3. Jehová-nisi Exodo 17:15 Jehová nuestra bandera(p. ej., victoria)4. Jehová-m’kades Exodo 31:13 Jehová que santifica5. Jehová-salom Jueces 6:24 Jehová nuestra paz6. Jehová-sabaot I Samuel 1:3 Jehová de los ejércitos(p. ej., omnipotente)7. Jehová-elyón Salmo 7:17 Jehová el altísimo8. Jehová-rá-a Salmo 23:1 Jehová mi pastor9. Jehová-hoseenu Salmo 95:6 Jehová nuestro hacedor10. Jehová-sidkenu Jeremías 23:6 Jehová nuestra justicia11. Jehová-sama Ezequiel 48:35 Jehová está presente52
  • 47. La Revelación Progresiva Del NombreHallamos que en el Antiguo Testamento Dios progre-sivamente dió a conocer más acerca de Sí mismo al surgirnecesidades diversas en las vidas de los hombres, y usónombres para expresar esta revelación personal. CuandoAbraham necesitó un cordero para sacrificar, Dios se rev-eló como Jehová-jire, Jehová que provee. Cuando Israelnecesitaba liberación, Dios reveló que Su nombre Jehovátenía una importancia anteriormente desconocida respec-to a liberación y salvación (Exodo 6:3-8). Cuando Israelnecesitaba protección de la enfermedad, Dios se revelócomo Jehová-rafa, Jehová que sana. Cuando Israel nece-sitaba victoria sobre los enemigos, Dios se reveló comoJehová-nisi, Jehová nuestra bandera, p. ej. victoria. Así,los nombres y los títulos descritos sobre todo dan a cono-cer aspectos importantes acerca de la naturaleza de Dios.Sin embargo, ninguno de ellos es una revelacióncompleta de la naturaleza de Dios. Mucha gente en elAntiguo Testamento se dieron cuenta de esto; ellosdesearon saber más de Dios y expresaron su deseo enpedir saber Su nombre. Cuando Jacob luchó con el hom-bre en Peniel (una manifestación de Dios), él pidió,“Declárame ahora tu nombre.” Dios no le dio a conocerSu nombre, pero sí le bendijo (Génesis 32:29). Manoa, elpadre de Sansón, le preguntó al ángel de Jehová cuál erasu nombre y recibió esta respuesta: “¿Por qué preguntaspor mi nombre, que es admirable?” (Jueces 13:18). Elprofeta Agur preguntó acerca de Dios, “¿Cuál es su nom-bre, y el nombre de su hijo, si sabes?” (Proverbios 30:4).El miraba al futuro, tratando de ver por qué nombre Diosse daría a conocer cuando El aparecería como el Hijo.Zacarías profetizó que un tiempo vendría cuando Jehovásería el rey sobre toda la tierra, y “En aquel día Jehováserá uno, y uno su nombre” (Zacarías 14:9).53
  • 48. El Nombre de JesúsCuando llegó el cumplimiento del tiempo, Dios sísació los anhelos de Su pueblo y se reveló en todo Supoder y gloria mediante el nombre Jesús. Jesús es elequivalente griego del nombre hebreo diversamente tra-ducido como Jesúa (Esdras 2:2), o Josué (Exodo 17:9).Ambos Hechos 7:45 y Hebreos 4:8 demuestran que Jesúses el mismo nombre que Josué.Jesús significa Jehová-Salvador, Jehová nuestra Sal-vación, o Jehová es Salvación.5Es por eso que el ángeldijo, “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESUS,porque El salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo1:21). La identificación del nombre de Jesús con la sal-vación es particularmente evidente porque el hebreo paraJesúa es prácticamente idéntico al hebreo para salvación,especialmente ya que el antiguo hebreo no usaba vocalesescritos. De hecho, la Concordancia ExhaustivaStrong’s (en inglés) traduce literalmente a Jesúa comoYeshuwa y la palabra hebrea para la salvación comoYeshuwah. Aunque otros han llevado el nombre Josué oJesús, el Señor Jesucristo es el único quien realmente haalcanzado las implicaciones de aquel nombre. El es elúnico quien es realmente lo que aquel nombre describe.Jesús es la culminación de todo los nombres de Diosdel Antiguo Testamento. Es el nombre más alto y exaltadoque jamás ha sido revelado a la humanidad. (Véase elCapítulo IV para comprobar que Jesús cumple todos losonce nombres compuestos de Jehová que hemos enumer-ado.) El nombre de Jesús es el nombre de Dios que Elprometió dar a conocer cuando El dijo, “Por tanto, mipueblo sabrá mi nombre” (Isaías 52:6). Es el único nom-bre de Zacarías 14:9 que comprende e incluye todos losotros nombres de Dios dentro de su significado.La iglesia del Nuevo Testamento es identificada por el54
  • 49. nombre de Jesús. Actualmente Jesús dijo que nosotrosseríamos aborrecidos por todos por causa de Su nombre(Mateo 10:22). La Iglesia primitiva fue perseguida por elnombre de Jesús (Hechos 5:28, 9:21, 15:26), y ellos loconsideraban como un privilegio ser tenidos por dignosde sufrir por Su nombre (Hechos 5:41). Pedro declaróque el hombre cojo en la puerta Hermosa fue sanado “porel nombre de Jesucristo de Nazaret” (Hechos 4:10). Elentonces explicó la supremacía y la esencialidad de estenombre en cuanto a recibir la salvación: “Y en ningunotro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo elcielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”(Hechos 4:12). El Apóstol Pablo escribió, “Por lo cualDios también le exaltó hasta lo sumo, y le dió un nombreque es sobre todo nombre, para que en al nombre deJesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,y en la tierra, y debajo de la tierra” (Filipenses 2:9-10).A causa de la posición exaltada de este nombre, senos exhorta a depender del nombre de Jesús en todo loque hacemos o decimos: “Y todo lo que hacéis, sea de pal-abra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del SeñorJesús” (Colosenses 3:17). Nosotros enseñamos ypredicamos en el nombre de Jesús (Hechos 4:17-l8;5:28). Echamos fuera demonios, hablamos en lenguas,recibimos protección y poder sobrenatural, y oramos porlos enfermos—todo en el nombre de Jesús (Marco 16:17-18; Santiago 5:14). Señales y maravillas son hechas porel nombre de Jesús (Hechos 4:30). Oramos y hacemosconocer las peticiones a Dios en el nombre de Jesús (Juan14:13-14; 16:23). Nos reunimos en el nombre de Jesús(Mateo 18:20). Bautizamos en el nombre de Jesús(Hechos 2:38).¿Significa esto que el nombre de Jesús es algún tipo defórmula mágica? No. Para que el nombre de Jesús sea efi-caz nosotros debemos tener fe en Su nombre (Hechos55
  • 50. 3:16). Debemos conocer a y tener fe en Aquel que es re-presentado por ese nombre (Hechos 19:13-17). El nom-bre de Jesús es único porque, desemejante a cualquierotro nombre, representa la presencia de su propietario.Representa la presencia, el poder, y la obra de Dios. Cuan-do nosotros hablamos el nombre de Jesús en fe, Jesúsmismo actualmente se encuentra presente y comienza atrabajar. El poder no viene del sonido del nombre, sinoque viene porque la expresión del nombre en fe demuestraobediencia a la Palabra de Dios y fe en la obra de Jesús.Cuando decimos Su nombre en fe, Jesús manifiesta Supresencia, desempeña la obra, y suple la necesidad.Por lo tanto, Dios se revela totalmente mediante elnombre de Jesús. Hasta el extento que nosotros le vemos,conocemos, honramos, creemos, y recibimos a Jesús,hasta ese extento nosotros vemos, conocemos, hon-ramos, creemos, y recibimos a Dios Padre (Juan 5:23;8:19; 12:44-45; 13:20; 14:7-9). Si le negamos a Jesús,negamos al Padre (I Juan 2:23), pero si usamos el nom-bre de Jesús le glorificamos al Padre (Colosenses 3:17).La Biblia predijo que el Mesías declararía el nombrede Jehová (Salmo 22:22; véase Hebreos 2:12). Jesús afir-mó que El había manifestado y declarado el nombre delPadre (Juan 17:6, 26). Incluso, El heredó Su nombre delPadre (Hebreos 1:4). ¿Como manifestó y declaró Jesús elnombre del Padre? Lo hizo por revelar el significado delnombre mediante las obras que El hizo, que eran lasobras de Jehová (Juan 14:10-11). Así como Dios en elAntiguo Testamento progresivamente reveló más sobreSu naturaleza y Su nombre por responder a las necesi-dades de Su pueblo, así Jesús en el Nuevo Testamentoreveló plenamente la naturaleza y el nombre de Diosmediante milagros, sanidades, el echar fuera de demoni-os, y el perdón de pecados. Jesús declaró el nombre delPadre por Sus obras; porque por ellas El comprobó que56
  • 51. El era desde luego el Padre, el Jehová del Antiguo Testa-mento. (Véase Isaías 35:4-6 con Lucas 7:19-22.) Pordemostrar el poder de Dios según las profecías, El com-probó que Jesús era el nombre del Padre.¿Por qué es el nombre de Jesús la revelación plena deDios? Simplemente porque Jesús es Jehová y en Jesúsmora toda la plenitud de la Deidad corporalmente, inclu-so el papel de Padre (Colosenses 2:9). Estudiaremos estagrande verdad en el Capítulo IV.57
  • 52. NOTASCAPITULO III1Henry Flanders, Jr. y Bruce Cresson, Introduction to the Bible(Nueva York: John Wiley & Hijos, 1973), p. 61.2Las definiciones y los deletreos son de Strong’s ExhaustiveConcordance.3Flanders y Cresson, p. 79.4Véase, Francis Derk, The Names of Christ, 2da edición. (Min-neapolis: Bethany Fellowship, 1969) pp. 152-153; Strong’s Exhaus-tive Concordance.5Marvin Vincent, Word Studies in the New Testament (l887; rpt.Grand Rapids: Eerdmans, 1975), I, 16; W. E. Vine, An ExpositoryDictionary of New Testament Words (Old Tappan, N.J.: Fleming H.Revell, 1940), p. 274.58
  • 53. “Porque en él habita corporalmente toda laplentitud de la Deidad” (Colosenses 2:9).El hecho que Jesús es Dios se halla tan firmementeestablecido en la Escritura como el hecho que Dios esuno. La Biblia enseña que Jesús es totalmente Dios ytotalmente hombre. En este capítulo nosotros consider-aremos el anterior; en el Capítulo V el posterior.En las próximas secciones presentaremos y consider-aremos pruebas bíblicas de que Jesús es Dios, enumerán-dolas para la conveniencia del lector.El Antiguo TestamentoTestifica Que Jesús Es Dios1. Isaías 9:6 es una de las pruebas más poderosas deque Jesús es Dios: “Porque un niño nos es nacido, hijo noses dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su594JESUS ES DIOS
  • 54. nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno,Principe de paz.” Los términos hijo y niño se refieren a laEncarnación o manifestación del “Dios fuerte” y “Padreeterno.”2. Isaías profetizó que el Mesías se llamaría Emanuel,que es, Dios con nosotros (Isaías 7:14; Mateo 1:22-23).3. Isaías describió al Mesías como un vástago de Isaí(el padre de David) y también como la raíz de Isaí (Isaías11:1, 10; véase también Apocalipsis 22:16). Según lacarne El era un descendiente (vástago) de Isaí y David,pero según Su Espíritu El era su Creador y fuente de vida(raíz). Jesús usó este concepto para confundir a losFariseos cuando El citó el Salmo 110:1 y preguntó, enesencia, “¿Cómo podía David llamarle al Mesías Señorcuando el Mesías había de ser el hijo (descendiente) deDavid?” (Mateo 22:41-46).4. Isaías 35:4-6 demuestra que Jesús es Dios: “he aquíque vuestro Dios . . . vendrá, y os salvará.” Este pasajesigue a decir que al venir Dios los ojos de los ciegos seabrirían, los oidos de los sordos serían abiertos, el cojosaltaría, y la lengua del mudo hablaría. Jesús aplicó estepasaje de la Escritura a Sí mismo (Lucas 7:22) y, porsupuesto, Su ministerio produjo todas estas cosas.5. Isaías 40:3 declara que uno clamaría en el desierto,“Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en lasoledad a nuestro Dios.” Juan el Bautista cumplió estaprofecía cuando él preparó el camino para Jesús (Mateo3:3); asi que Jesús es Jehová y nuestro Dios.6. Miqueas 5:2 comprueba que el Mesías es Dios.“Pero tú, Belén Efrata . . . de ti me saldrá el que seráSeñor en Israel; y sus salidas son desde el principio,desde los días de la eternidad.”Entonces el Antiguo Testamento claramente afirmaque el Mesías y el Salvador que había de venir sería Diosmismo.60
  • 55. El Nuevo Testamento ProclamaQue Jesús es Dios1. Tomás confesó a Jesús como ambos Señor y Dios(Juan 20:28).2. Según Hechos 20:28, la iglesia fue comprada con lasangre propia de Dios, específicamente la sangre deJesús.3. Pablo describió a Jesús como “nuestro gran Dios ySalvador Jesucristo” (Tito 2:13).4. Pedro lo describió como “nuestro Dios y SalvadorJesucristo” (II Pedro 1:1).5. Nuestros cuerpos son los templos de Dios (I Corin-tios 3:16-17), pero sabemos que Cristo mora en nuestroscorazones (Efesios 3:17).6. El Libro de Colosenses enfatiza fuertemente la dei-dad de Cristo. “Porque en él habita corporalmente toda laplenitud de la Deidad” (Colosenses 2:9; véase también1:19). Según estos versículos de Escritura, Jesús no essimplemente una parte de Dios, sino que el total de Dioses residente en El. Si hubiera varias personas en la Dei-dad, según Colosenses 2:9 ellos todos serían residentesen la forma corporal de Jesús. Nosotros somos completosen El (Colosenses 2:10). Todo lo que necesitamos de Dioslo podemos hallar en Jesucristo solamente. (Para más dis-cusión sobre Colosenses 2:9 y otras pruebas de la deidadde Cristo en Colosenses, véase el Capítulo IX.)Concluimos que el Nuevo Testamento atestigua laplena deidad de Jesucristo.Dios Fue Manifestado en la Carne como JesúsLa declaración que Jesús es Dios necesariamenteimplica que Dios tomó sobre sí carne humana. Esto es dehecho lo que la Biblia dice.61
  • 56. 1. “Dios fue manifestado en carne, justificado en elEspiritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles,créido en el mundo, recibido arriba en gloria” (I Timoteo3:16; véase el versículo 15 para confirmación adicionalde que Dios es el tema del versículo 16). Dios fue mani-festado (hecho visible) en carne; Dios fue justificado(demostrado como justo) en el Espíritu; Dios fue visto deángeles; Dios fue creido en el mundo; y Dios fue recibidoarriba en gloria. ¿Cómo y cuándo sucedió todo esto? EnJesucristo.2. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era conDios, y el Verbo era Dios . . . Y aquel Verbo fue hechocarne . . .” (Juan 1:1, 14). Literalmente, el Verbo (Dios)fue entabernaculizado en carne. ¿Cuándo se entabernac-ulizó o se vistió Dios en carne? En Jesucristo. Ambos ver-sículos de Escritura prueban que Jesús es Dios—que Eles Dios manifestado (revelado, dado a conocer, hecho evi-dente, desplegado, demostrado) en carne.Dios es un Espíritu—sin carne y sangre e invisible alhombre. A fin de hacerse visible al hombre y a fin de der-ramar sangre inocente para nuestros pecados, El tuvoque ponerse carne. (Para más sobre los propósitos delHijo, véase el Capítulo V. ) Jesús no es otro Dios o unaparte de Dios, sino que El es el Dios del Antiguo Testa-mento vestido en carne. El es el Padre; El es Jehová quienvino en carne para unir la brecha entre el hombre y Diosque el pecado del hombre había creado. El se puso carnecomo un hombre se pone un abrigo.Muchos versículos de la Escritura declaran que Jesu-cristo es el Dios del Antiguo Testamento vestido en carnecon el propósito de la autorevelación y la reconciliación.3. “Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigoal mundo” (II Corintios 5:19).4. “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, queestá en el seno del Padre, él le ha dado a conocer [declar-62
  • 57. ado, revelado]” (Juan 1:18).5. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchasmaneras en otro tiempo a los padres por los profetas, enestos postreros días nos ha hablado por el Hijo . . . siendoel resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sus-tancia . . .” (Hebreos 1:1-3).6. Jesús es “la imagen del Dios invisible” (Colosenses1:15; II Corintios 4:4).7. El es Dios cubierto con un velo de carne (Hebreos10:20). Como Abraham profetizó, probablemente sincomprender el significado pleno de sus propias palabras,“Dios se proveerá de cordero” (Génesis 22:8). Dios desdeluego proveyó un cuerpo para Sí mismo: “Sacrificio yofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo” (Hebreos10:5).8. Jesús era el constructor de la casa (Dios Padre yCreador) y también un hijo sobre su propia casa (Hebre-os 3:3-6).9. El vino a Su propia creación y a Su propio puebloescogido pero ellos no le reconocieron ni lo recibieron(Juan 1:10-11).El VerboJuan 1 enseña de una manera hermosa el conceptode Dios manifestado en la carne. En el principio era elVerbo (griego, Logos). El Verbo no era una personaaparte o un dios aparte, tal como la palabra de un hom-bre no es una persona aparte de él. Más bien el Verbo erael pensamiento, el plan, o la mente de Dios. El Verboestaba con Dios en el principio y realmente era Diosmismo (Juan 1:1). La Encarnación existía en la mente deDios antes que el mundo comenzó. Desde luego, en lamente de Dios el Cordero fue inmolado antes de la fun-dación del mundo (I Pedro 1:19-20; Apocalipsis 13:8).63
  • 58. En el uso griego, logos puede significar la expresión oel plan como existe en la mente del pregonero—como undrama en la mente de un dramaturgo—o puede significarel pensamiento como proferido o de otra manera física-mente expresado—como un papel que se juega sobre elescenario. Juan 1 dice que el Logos existía en la mente deDios desde el principio del tiempo. Cuando llegó elcumplimiento del tiempo, Dios puso aquel plano enacción. El puso carne sobre aquel plan en forma del hom-bre Jesucristo. El Logos es Dios expresado. Como diceJohn Miller, el Logos es “Dios expresándose a Sí mismo.”1Actualmente, La Biblia Amplificada (inglés) traduce laúltima frase de Juan 1:1 así: “El Verbo era Dios mismo.”Flanders y Cresson dicen, “El Verbo era el medio de divul-gación propia de Dios.”2Este pensamiento es ilustrado amás profundidad por el versículo 14, que dice que elVerbo encarnado tuvo gloria como del unigénito delPadre, y por el versículo 18, que dice que el Hijo ha dadoa conocer al Padre.En la filosofía griega, el Logos llegó a significar razóno sabiduría como el principio controlador del universo.En el día de Juan, algunos filósofos griegos y teólogosjudíos influidos por el pensamiento griego (especialmenteel filósofo judío, Filo de Alejandría) le observaban alLogos como una deidad secundaria inferior o como unaemanación de Dios en el tiempo.3Algunas herejías cris-tianas, incluyendo una forma emergente del gnosticismo,ya estaban incorporando estas teorías en sus doctrinas, ypor lo tanto relegándole a Jesús a un papel inferior. Juandeliberadamente usó su propia terminología para con-traprobar estas doctrinas y para declarar la verdad. ElVerbo no era inferior a Dios; era Dios (Juan 1:1). ElVerbo no emanó de Dios a través de un periodo de tiem-po; estuvo con Dios en el principio (Juan 1:1-2). Jesu-cristo, el Hijo de Dios, no era otro que el Verbo, o Dios,64
  • 59. dado a conocer en la carne. Anote también que la palabragriega pros, traducida “con” en el versículo 1, es la mismapalabra traducida “en lo que a . . . se refiere” en Hebreos2:17 y 5:1. Juan 1:1 podría incluir en sus significados,por lo tanto, lo siguiente: “El Verbo se refería a Dios y elVerbo era Dios,” o, “El Verbo se refería a Dios y era Dios.”Jesús Era Dios Desde el PrincipioDe Su Vida HumanaDios fue manifestado en la carne mediante Jesucristo,pero ¿a qué punto en Su vida vino Dios a habitar en elHijo? La Biblia declara inequívocamente que la plenitudde Dios estuvo en Jesús desde el momento cuando la vidahumana de Jesús comenzó.1. Mateo 1:23 dice, “He aquí, una virgen concebirá ydará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, quetraducido es: Dios con nosotros.” El era “Dios connosotros” aun en su nacimiento.2. Los ángeles lo adoraron en Su nacimiento (Hebreos1:6), Simeón reconoció al infante como el Cristo (Lucas2:26), Ana le vio al bebé como el redentor de Israel(Lucas 2:38), y los hombres sabios adoraron al niñopequeño (Mateo 2:11).3. Miqueas 5:2 atribuyó deidad al Mesías en Sunacimiento en Belén, y no simplemente después de Suvida en Nazaret o Su bautismo en el Jordán.4. Lucas 1:35 explica por qué Jesús era Dios a princi-pios de Su vida humana. El ángel le dijo a María, “ElEspíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo tecubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Serque nacerá, será llamado Hijo de Dios.” Jesús nació deuna virgen, Su concepción siendo efectuada por elEspíritu Santo. Por esa razón (“por lo tanto”), El era elHijo de Dios. En otras palabras, Jesús es el Hijo de Dios65
  • 60. porque Dios, y no un hombre, ocasionó Su concepción.Dios era literalmente Su Padre. “Porque de tal manera amóDios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito . . .” (Juan3:16). Engendrar significa procrear o causar. Jesús fueengendrado por Dios en la matriz de la virgen María.Isaías 7:14 también vincula la concepción virginal conel reconocimiento que el Hijo así nacido sería Dios. Enotras palabras, en el momento de la concepción, Dios pusoSu naturaleza divina en la simiente de la mujer. El niño quehabía de nacer recibió su vida y el lado a paternal de su nat-uraleza de Dios en aquel momento. Del lado de la madrerecibió la naturaleza humana de María; del lado del padre(Dios, no José) recibió la naturaleza de Dios. Jesús obtuvoSu naturaleza divina mediante el proceso de la concepción;El no llegó a ser divino por algún postrer hecho de Dios. Elnacimiento virginal de Jesús establece Su deidad.Algunos creen que Jesús recibió la plenitud de Diosen algún tiempo más tarde en Su vida, como, por ejemp-lo, en Su bautismo. Sin embargo, en vista del nacimientovirginal y de Lucas 1:35 esto no puede ser así. Jesúsrecibió Su naturaleza de deidad así como también la natu-raleza de humanidad en la concepción. La descendenciadel Espíritu Santo como una paloma en el bautismo deJesús no era un bautismo del Espíritu Santo; Jesús yatenía toda la plenitud de Dios dentro de Sí (Colosenses2:9). Más bien, Su bautismo, entre otras cosas, ocurriócomo una unción simbólica para el principio de Su minis-terio terrenal y como una confirmación a Juan el Bautistade Su deidad (Juan 1:32-34). (Para más sobre el bautismode Jesús véase el Capítulo VIII.)El Misterio de la PiedadEl hecho que Dios llegó a ser carne es una de lascosas más maravillosas y, sin embargo, de las más incom-66
  • 61. prensibles acerca de Dios. “E indiscutiblemente, grandees el misterio de la piedad: Dios fue manifestado encarne . . .” (I Timoteo 3:16). Jesús es como ningún otrohombre que jamás ha sido o será. El tiene dos natu-ralezas; El es totalmente Dios y totalmente hombre.(Véase el Capítulo V. ) La mayoría de los problemas en lasmentes de la gente en lo que concierne a la Deidadproviene de este gran misterio. Ellos no pueden compren-der la naturaleza dual de Cristo y no pueden separar cor-rectamente sus dos papeles. No pueden comprendercómo Dios podría tomar sobre Sí la forma de un bebé yvivir entre los hombres.Es cierto que nosotros no podemos comprender total-mente cómo la concepción milagrosa—la unión de Dios yhombre—ocurrió en la matriz de María, pero sí podemosaceptarlo por la fe. De hecho, si nosotros no creemos queJesús ha venido en carne tenemos un espíritu de anti-cristo (II Juan 7), pero si aceptamos esta doctrina deCristo tenemos ambos el Padre y el Hijo (II Juan 9).Ambos el Padre y el Hijo son revelados en Cristo (Juan10:30; 14:6-11).El misterio de Dios en la carne era un gran obstáculopara los judíos. Ellos nunca pudieron comprender cómoJesús, siendo un hombre, podía ser también Dios (Juan10:33). Porque El afirmó ser Dios, ellos le rechazaron ybuscaron matarle (Juan 5:18; 10:33).Por esta razón, hasta el día de hoy muchos judíos nopueden aceptarle a Jesús. En una conversación, un rabíortodoxo judío nos declaró que él jamás le podría aceptara Jesús como Dios.4El sentía que ya que Dios es unEspíritu omnipresente e invisible, El nunca puede servisto por el hombre y no puede ser visible en la carne. Surazonamiento nos hizo recordar a los judíos en el día deJesús. Tal como este rabí, ellos trataron de limitar a Diospor sus propias ideas preconcebidas de cómo Dios67
  • 62. debería de actuar. Además, ellos no tenían unconocimiento completo de las Escrituras del Antiguo Tes-tamento que proclaman la deidad del Mesías.Aunque es humanamente difícil comprender cómo elinfinito Dios podría morar en la carne, las Escrituras, sinembargo, declaran que así fue. Le recordamos al rabí dela manifestación de Dios en forma de un hombre a Abra-ham en Génesis 18. El admitió que esto era un problemapara él, pero trató de explicarlo en términos de unantropomorfismo o lengua figurativa. Entonces hicimosreferencia a otros versículos de la Escritura tal comoIsaías 7:14, 9:6, Jeremías 23:6, y Miqueas 5:2 parademostrar que el Mesías sería Jehová Dios. El rabí notuvo más respuesta que decir que nuestras traduccionesde estos versículos de Escritura posiblemente eran incor-rectas. El prometió estudiarlos a más profundidad.Nunca ha existido un misterio con respecto a “per-sonas” en la Deidad. La Biblia claramente afirma que hayun solo Dios, y esto es fácil de comprender para todos. Elúnico misterio acerca de la Deidad es cómo Dios podríavenir en la carne, cómo Jesús podría ser ambos Dios yhombre. Pero la verdad de este misterio ha sido reveladaa aquellos que creyerán. El misterio de Jesucristo ha sidoocultado desde que el mundo comenzó, pero se dio aconocer en la edad del Nuevo Testamento (Romanos16:25-26; Colosenses 1:25-27). Un misterio en el NuevoTestamento es simplemente un plan de Dios que no eraentendido en el Antiguo Testamento pero que sí se ha rev-elado a nosotros. Nosotros podemos “entender . . . el mis-terio de Cristo, misterio que en otras generaciones no sedio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora esrevelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu”(Efesios 3:4-5).Podemos saber el misterio de Dios y el Padre, que esCristo (Colosenses 2:2). Actualmente, Pablo explicó este68
  • 63. misterio diciendo que en Jesucristo mora toda lasabiduría, el conocimiento, y la plenitud de Dios(Colosenses 2:3, 9). El misterio de Dios ha sido reveladoa nosotros por el Espíritu de Dios (I Corintios 2:7-10).Esta revelación nos viene mediante la Palabra de Dios,que es iluminada por el Espíritu Santo (I Corintios 2:7-10). La luz de Cristo, quien es la imagen de Dios, ha bril-lado en nuestros corazones (II Corintios 4:3-4). No haypor lo tanto ningún misterio bíblico acerca de la Deidad yciertamente ningún misterio acerca del número de per-sonas en la Deidad. ¡El único misterio es Cristo, y El se harevelado a nosotros! El misterio de Dios y el misterio deCristo convergen en la Encarnación. Es simplemente queel único Dios de Israel vino a la tierra en carne. Este mis-terio se ha revelado y la Palabra de Dios declara que senos ha hecho conocido hoy.Jesús es el PadreSi hay un solo Dios y aquel Dios es el Padre(Malaquías 2:10), y si Jesús es Dios, entonces lógica-mente sigue que Jesús es el Padre. Para aquellos quepiensan que de algún modo Jesús puede ser Dios ytodavía no ser el Padre, ofreceremos comprobación bíbli-ca adicional de que Jesús es el Padre. Esto servirá de másevidencia de que Jesús es Dios. Realmente, dos versículosde Escritura son suficientes para probar este punto.1. Isaías 9:6 le llama al Hijo el Padre eterno. Jesús esel Hijo del cual se profetizó y hay un solo Padre(Malaquías 2:10; Efesios 4:6), entonces Jesús tiene queser Dios Padre.2. Colosenses 2:9 proclama que toda la plenitud de laDeidad mora en Jesús. La Deidad incluye el papel dePadre, entonces el Padre tiene que morar en Jesús.3. Además de estos dos versículos, Jesús mismo69
  • 64. enseñó que El era el Padre. Una vez, cuando Jesús habla-ba del Padre, los Fariseos preguntaron, “¿Dónde está tuPadre? Respondió Jesús: Ni a mí me conocéis, ni a miPadre; si a mí me conocieseis, también a mi Padre cono-ceríais” (Juan 8:19). Jesús siguió a decir, “Por eso os dijesi no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis”(Juan 8:24).Jesús realmente se estaba identificando a Sí mismocon el “YO SOY” de Exodo 3:14. Los judíos, quienes nocomprendían lo que El quería decir, preguntaron, “¿Túquién eres?” Jesús contestó, “Lo que desde el principio oshe dicho.” (Juan 8:25). Sin embargo, “pero noentendieron que les hablaba del Padre” (Juan 8:27). Enotras palabras, Jesús trató de decirles que El era el Padrey el YO SOY, y que si ellos no le aceptaban como Diosellos morirían en sus pecados.4. En otro lugar Jesús dijo, “Yo y el Padre uno somos”(Juan 10:30). Algunos tratan de decir que El era uno conel Padre mucho como un esposo y su esposa son uno ocomo dos hombres pueden ser uno en el acuerdo. Estainterpretación intenta debilitar la fuerza de la afirmaciónque hizo Jesús. Sin embargo, otros versículos apoyancompletamente que Jesús era no solamente el Hijo en Suhumanidad sino también el Padre en Su deidad.5. Por ejemplo, Jesús declaró en Juan 12:45, “Y el queme ve, ve al que me envío.” En otras palabras, si una per-sona le ve a Jesús con respecto a Su deidad, le ve alPadre.6. En Juan 14:7 Jesús dijo a Sus discípulos, “Si meconocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desdeahora le conocéis, y le habéis visto.” Al oír estadeclaración, Felipe pidió, “Señor, muéstranos el Padre, ynos basta” (Juan 14:8). En otras palabras, él pidió queJesús les mostrara el Padre y entonces ellos se satisfac-erían. La respuesta de Jesús fue, “¿Tanto tiempo hace que70
  • 65. estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El queme ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú:Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, yel Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablopor mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí,él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y elPadre en mí; de otra manera, creedme por las mismasobras” (Juan 14:9-11). Esta declaración sobrepasa pormucho una relación de acuerdo; no puede ser considera-do como nada menos que la pretensión de Cristo de ser elPadre manifestado en carne. Así como mucha gente hoy,Felipe no había comprendido que el Padre es un Espírituinvisible y que la única manera que una persona jamáspodría verlo sería mediante la persona de Jesucristo.7. Jesús dijo, “El Padre está en mí, y yo en el Padre”(Juan 10:38).8. Jesús prometió ser el Padre de todos los vence-dores (Apocalipsis 21:6-7).9. En Juan 14:18 Jesús dijo, “No os dejaré huérfanos;vendré a vosotros.” Jesús, hablando como el Padre,prometió que El no dejaría huérfanos a Sus discípulos.A seguir hay algunas comparaciones que proveencomprobración adicional de que Jesús es el Padre.10. Jesús profetizó que El resucitaría Su propio cuer-po de los muertos en tres días (Juan 2:19-21), pero Pedropredicó que Dios levantó a Jesús de los muertos (Hechos2:24).11. Jesús dijo que El nos enviaría el Consolador (Juan16:7), pero también dijo que el Padre enviaría el Conso-lador (Juan 14:26).12. Solo el Padre puede traer a los hombres a Dios(Juan 6:44), pero Jesús dijo que El atraería a todos loshombres (Juan 12:32).13. Jesús resucitará a todos los creyentes en el díapostrero (Juan 6:40), pero Dios Padre da vida a los muer-71
  • 66. tos y nos levantará (Romanos 4:17; I Corintios 6:14).14. Jesús prometió contestar la oración del creyente(Juan 14:14), pero El dijo que el Padre contestaría laoración (Juan 16:23).15. Cristo es nuestro santificador (Efesios 5:26), peroel Padre nos santifica (Judas 1).16. Primera Juan 3:1, 5 afirma que el Padre nos amóy fue manifestado para quitar nuestros pecados, perosabemos que era Cristo quien fue manifestado en elmundo para quitar el pecado (Juan 1:29-31).Nosotros podemos comprender fácilmente todo estosi nos damos cuenta que Jesús tiene una naturaleza dual.El es ambos Espíritu y carne, Dios y hombre, Padre eHijo. Por Su lado humano El es el Hijo del hombre; por Sulado divino El es el Hijo de Dios y es el Padre morando encarne. (Véase el Capítulo V para más sobre el Hijo y Capí-tulo VI para más sobre el Padre, Hijo, y Espíritu.)Jesús es JehováLos versículos de Escritura que demuestran que Jesúses el Padre no agotan nuestras pruebas de que Jesús es elúnico Dios. A seguir hay doce versículos de la Escrituraque comprueban específicamente que Jesús es Jehová—el único Dios del Antiguo Testamento.1. Isaías 40:3 profetizó que una voz en el desierto cla-maría, “Preparad camino a Jehová”; Mateo 3:3 dice queJuan el Bautista es el cumplimiento de esta profecía. Porsupuesto, nosotros sabemos que Juan preparó el caminodel Señor Jesucristo. Ya que el nombre Jehová era el nom-bre sagrado del único Dios, la Biblia no lo aplicaría anadie a excepción del único Santo de Israel; aquí se aplicaa Jesús.2. Malaquías 3:1 dice, “Vendrá súbitamente a su temp-72
  • 67. lo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto.”Esto fue cumplido por Jesús, ya sea que se signifique elTemplo literal o el templo del cuerpo de Jesús (Juan2:21).3. Jeremías 23:5-6 habla de un Renuevo justo deDavid—una referencia clara al Mesías—y lo llama“Jehová, justicia nuestra.” (Véase también Jeremías33:15-16. ) En otras palabras, Jesús es “Jehová, justicianuestra.”4. Isaías dice, hablando de Jehová, “Lo salvó subrazo” (Isaías 59:16), y “su brazo señoreará” (Isaías40:10). Isaías 53:1-2 describe al Mesías como la rev-elación del brazo de Jehová. Por lo tanto, Jesús el Sal-vador no es otro Dios, sino una extensión de Jehová encarne humana para traer salvación al mundo.5. Isaías profetizó que la gloria de Jehová se manifes-taría a toda carne (Isaías 40:5). Ya que Jehová dijo que Elno daría Su gloria a otro (Isaías 42:8; 48:11), sabemosque El solamente podría cumplir esta profecía por reve-larse a Sí mismo. Desde luego, encontramos en el NuevoTestamento que Jesús tenía la gloria del Padre (Juan 1:14;17:5). El es el Señor de gloria (I Corintios 2:8). CuandoJesús venga, El vendrá en la gloria del Padre (Mateo16:27; Marcos 8:38). Ya que Jesús tiene la gloria deJehová, El tiene que ser Jehová.6. Jehová dijo, “Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombrepor esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo,he aquí estaré presente” (Isaías 52:6). Pero sabemos queJesús es el que declaró al Padre, manifestó el nombre delPadre, y declaró el nombre del Padre (Juan 1:18; 17:6;17:26). Jesús declaró el nombre de Jehová (Salmo 22:22;Hebreos 2:12). Entonces, El tiene que ser Jehová.7. Jehová dijo, “Que a mí se doblará toda rodilla, yjurará toda lengua” (Isaías 45:23). Pablo citó este versícu-lo de la Escritura para probar que todos comparecerán73
  • 68. ante el tribunal de Cristo (Romanos 14:10-11). Pablotambién escribió, “para que en el nombre de Jesús sedoble toda rodilla” (Filipenses 2:10).8. Zacarías ofrece evidencia convencedora de queJesús es Jehová. En el pasaje que empieza con Zacarías11:4, “Jehová mi Dios” dijo, “Y pesaron por mi salariotreinta piezas de plata.” En Zacarías 12:10 Jehovádeclaró, “Y mirarán a mí a quien traspasaron.” Porsupuesto, era Jesús quien fue vendido por treinta piezasde plata y quien fue traspasado (Mateo 26:14-16; Juan19:34). Zacarías 12:8 referente al Mesías, “y la casa deDavid como Dios.” Zacarías también escribió, “vendráJehová mi Dios, y con él todos los santos” y Lo describebatallando contra muchas naciones y poniendo Su piesobre el monte de los Olivos (Zacarías 14:3-5). Porsupuesto, sabemos que Jesús es Aquel que volverá almonte de los Olivos como el Rey de reyes y Señor deseñores para hacer guerra contra las naciones (Hechos1:9-12; I Timoteo 6:14-16; Apocalipsis 19:11-16).9. Cuando Pablo, el judío educado, el fariseo defariseos, el perseguidor fanático de la Cristiandad, fuecegado sobre el camino a Damasco por una luz resplan-deciente de Dios, él preguntó, “¿Quién eres, Señor?”Como un judío, él sabía que había un solo Dios y Señor, yestaba preguntando, “¿Quien eres, Jehová?” El Señor con-testó, “Yo soy Jesús” (Hechos 9:5).10. Aunque que Moisés trataba con Jehová Dios,Hebreos 11:26 dice que Moses estimó el vituperio deCristo como mayor riqueza que los tesoros de Egipto.Entonces el Dios de Moisés era Jesucristo.11. El Salmo 68:18 retrata una escena en la queJehová sube a lo alto y lleva cautiva a la cautividad, perosabemos que Jesús ascendió y cautivó la cautividad.Actualmente, Efesios 4:7-10 aplica esta profecía a Jesús.12. Apocalipsis 22:6 dice, “Y el Señor, el Dios de los74
  • 69. espíritus de los profetas, ha enviado su ángel” a Juan,pero el versículo 16 dice, “Yo Jesús he enviado mi ángelpara daros testimonio.”Hay aún otros muchos pasajes de la Escritura que leidentifícan a Jesús con el único Jehová Dios. A seguirhay una lista de versículos que describen a Jehová enciertas maneras emparejados con versículos quedescriben a Jesús de la misma manera. Entonces, estosversículos de la Escritura todos comprueban que Jesúses Jehová.Jesús es Jehová (I)Jehová JesúsTítulo Escritura Título Escritura1. Todopoderoso Génesis 17:1 Todopoderoso Apocalipsis 1:8.2. YO SOY Exodo 3:14-16 Yo soy Juan 8:58.3. Roca Salmo 18:2; 28:1 Roca I Corintios 10:4.4. Pastor Salmo 23:1; Buen Juan 10:11Isaías 40:10-11 Pastor, Hebreos 13:20;Gran Pastor, I Pedro 5:4El Príncipede los pastores5. El Rey de gloria Salmo 24:7-10 El Señor I Corintios 2:8de gloria6. Luz Salmo 27:1; Luz Juan 1:4-9;Isaías 60:19 Juan 8:12;Apocalipsis 21:237. Salvación Salmo 27:1; Unica Hechos 4:10-12Isaías 12:2 Salvación8. Señor de señores Salmo 136:3 Señor de Apocalipsis 19:16señores9. El Santo Isaías 12:6 El Santo Hechos 2:2710. Dador de la ley Isaías 33:22 Testador del Hebreos 9:14-17primertestamento(la Ley)11. Juez Isaías 33:22 Juez Miqueas 5:1;Hechos 10:4275
  • 70. 12. Primero y Postrero Isaías 41:4; Alfa y Omega, Apocalipsis 1:8;44:6; 48:12 Principio y Fin, 22:13Primero yPostrero13. Unico Salvador Isaías 43:11; Salvador Tito 2:13; 3:645:21; 60:1614. Dador de Agua Isaías 44:3; 55:1 Dador de Agua Juan 4:10-14;Viva Espiritual 7:38-39.15. El rey de Israel Isaías 44:6 El rey de Israel, Juan 1:49;Rey de reyes Apocalipsis 19:1616. Unico Creador Isaías 44:24; Creador de Juan 1:3;45:8; 48:13 Todo Colosenses 1:16;Hebreos 1:1017. Unico Dios Justo Isaías 45:21 El Justo Hechos 7:5218. Redentor Isaías 54:5; Redentor Gálatas 3:13;60:16 Apocalipsis 5:9Jesús es Jehová (II)Nombre Jesús es nuestro Escritura(a):1. Jehová-jire (proveedor) Proveedor Hebreos 10:10-12(del sacrificio)2. Jehová-rafa (sanador) Sanador Santiago 5:14-153. Jehová-nisi (victoria) Victoria I Corintios 15:574. Jehová-m’kades Santificador Efesios 5:26(santificador)5. Jehová-salom (paz) Paz Juan 14:276. Jehová-sabaot El Señor de los(Jehová de los Ejércitos Santiago 5:4-7Ejércitos)7. Jehová-elyón (altísimo) Altísimo Lucas 1:32, 76, 788. Jehová-raa (pastor) Pastor Juan 10:119. Jehová-oseenu (hacedor) Hacedor Juan 1:310. Jehová-sidkenu(justicia) Justicia I Corintios 1:3011. Jehová-sama (presente) El Siempre Mateo 28:20PresenteLas listas arriba no son exhaustivas, pero son másque adecuadas para comprobar que Jesús es Jehová. Hayun solo Jehová (Deuteronomio 6:4), entonces esto signifi-ca que Jesús es el unico Dios del Antiguo Testamento.76
  • 71. Los Judíos Entendieron QueJesús Afirmó ser DiosLos judíos no comprendían cómo Dios podría venir encarne. Ellos no le comprendieron a Jesús en una ocasióncuando El les dijo que El era el Padre (Juan 8:19-27). Sinembargo, en muchas otras ocasiones ellos com-prendieron Su pretensión de ser Dios. Una vez cuandoJesús sanó un hombre en el sábado y acreditó el trabajo aSu Padre, los judíos buscaron matarle—no solamenteporque El había violado el sábado sino porque dijo queDios era Su Padre, haciéndose así igual a Dios (Juan 5:17-18). En otro tiempo Jesús dijo que Abraham se gozó deque había de ver Su día. Cuando los judíos preguntaroncómo podría ser esto, Jesús contestó, “Antes que Abra-ham fuese, yo soy.” Los judíos inmediatamentereconocieron que El afirmaba ser YO SOY—el nombrepor el cual Jehová se había identificado a Sí mismo enExodo 3:14—entonces ellos recogieron piedras paramatarle por la blasfemia (Juan 8:56-59).Cuando Jesús dijo, “Yo y el Padre uno somos,” losjudíos buscaron apedrearle por la blasfemia, porque Elsiendo un hombre se hizo a Sí mismo Dios Padre (Juan10:30-33). Ellos buscaron matarle cuando El dijo que elPadre estaba en El, nuevamente porque El afirmaba ser elPadre (Juan 10:38-39).Cuando Jesús perdonó los pecados de un hombre par-alítico, los judíos pensaron que El había blasfemadoporque ellos sabían que solamente Dios podía perdonar elpecado (Isaías 43:25). Jesús, conociendo sus pensamien-tos, sanó al hombre; demostrando así Su poder divino ycomprobando Su deidad (Lucas 5:20-26). Los judíostuvieron razón en creer que había un solo Dios, en creerque solo Dios puede perdonar el pecado, y en compren-der que Jesús afirmó ser el único Dios (el Padre y77
  • 72. Jehová). Ellos estaban equivocados únicamente porquerehusaron creer la pretensión de Jesús.Es asombroso que algunos hoy en día no solamenterechazan la afirmación del Señor de Su verdadera identi-dad, sino que faltan también en darse cuenta de qué fue loque El afirmó. Aun los adversarios judíos de Jesús sedieron cuenta de que Jesús afirmó ser Dios, el Padre, yJehová, pero algunos hoy no pueden ver lo que las Escrit-uras tan simplemente declaran.Jesús es Aquel que está en el TronoHay un trono en el cielo y Uno sentado sobre él. Juandescribió esto en Apocalipsis 4:2: “Y al instante yo estabaen el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, yen el trono, uno sentado.” Sin duda este “Uno” es Diosporque los veinticuatro ancianos alrededor del trono serefieren a El como “Santo, santo, santo es el Señor DiosTodopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir”(Apocalipsis 4:8). Cuando comparamos esto con Apocalip-sis 1:5-18, descubrimos una similitud notable en la descrip-ción de Jesús y Aquel que está sentado sobre el trono. “Yosoy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el quees y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” (Apocalip-sis 1:8). Los versículos 5-7 hacen claro que Jesús es el queestá hablando en el versículo 8. Además, Jesús es clara-mente el tema de Apocalipsis 1:11-18. En el versículo 11,Jesús se identificó como el Alfa y la Omega, el primero y elúltimo. En los versículos 17-18 Jesús dijo, “Yo soy elprimero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas heaquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo lasllaves de la muerte y del Hades.” Empezando desde elprimer capítulo de Apocalipsis, por lo tanto, nosotros hal-lamos que Jesús es el Señor, el Omnipotente, y el que es, yque era, y que ha de venir. Ya que los mismos títulos y tér-78
  • 73. minos descriptivos se aplican a Jesús y a Aquel que estásentado sobre el trono, es evidente que el que está sobre eltrono es nadie menos que Jesucristo.Hay apoyo adicional para esta conclusión. Apocalipsis4:11 nos dice que el que está sobre el trono es el Creador,y nosotros sabemos que Jesús es el Creador (Juan 1:3;Colosenses 1:16). Además, El que está sobre el trono esdigno de recibir gloria, honra, y poder (Apocalipsis 4:11);nosotros leemos que el Cordero que fue inmolado (Jesús)es digno de recibir el poder, riquezas, sabiduria, fortaleza,honra, gloria, y alabanza (Apocalipsis 5:12). Apocalipsis20:11-12 nos cuenta que el que está sobre el trono es elJuez, y sabemos que Jesús es el Juez de todo (Juan 5:22,27; Romanos 2:16; 14:10-11). Concluimos que Jesústiene que ser el que está sobre el trono en Apocalipsis 4.Apocalipsis 22:3-4 habla del trono de Dios y delCordero. Estos versículos hablan de un trono, un rostro, yun nombre. Por lo tanto, Dios y el Cordero deben ser un Serque tiene un rostro (cara) y un nombre y uno que se sientasobre un trono. La única persona quien es ambos Dios y elCordero es Jesucristo. (Para discusión del Anciano de Díasen Daniel 7 véase el Capítulo VII. Para discusión delCordero en Apocalipsis 5 véase el Capítulo IX.) Enresumen, el Libro de Apocalipsis nos dice que cuando llége-mos al cielo veremos solamente a Jesús sobre el trono.Jesús es la única manifestación visible de Dios que jamásveremos en el cielo.La Revelación de JesucristoEl Libro de Apocalipsis contiene muchas otrasdeclaraciones poderosas concernientes a la deidad deJesús. El propósito de Dios en inspirar a Juan a escribir ellibro era para dar a conocer o revelar a Jesucristo, nomeramente para revelar sucesos futuros. Actualmente,79
  • 74. todas las escrituras de Juan fuertemente enfatizan la unici-dad de Dios, la deidad de Cristo, y la naturaleza dual deCristo. Juan escribió el Evangelio según Juan para quenosotros creyéramos que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios(Juan 20:31). El aceptarle a Jesús como el Hijo de Diossignifica aceptarle como Dios, porque el título “el Hijo deDios” simplemente significa Dios manifestado en carne.(Véase el Capítulo V para discusión adicional.) Juan leidentificó a Jesús como Dios, el Verbo, el Padre, y Jehová(el Yo soy). Todas las escrituras de Juan elevan la deidadde Jesús; el Libro de Apocalipsis no es ninguna excepción.Apocalipsis 1:1 nos dice que el libro es la revelaciónde Jesucristo. El griego para revelación es apokalupsis,del cual derivamos la palabra apocalipsis. Significa lit-eralmente un descubrir o un destapar. Por cierto el libroes una profecía de cosas por venir, pero una de lasrazones principales para esta profecía es revelar aCristo—demostrar quien realmente es El. El estudianteserio de la Biblia debería buscar comprender las predic-ciones en el libro; pero, más importante, él debería bus-car comprender la razón por estas predicciones. Eldebería buscar comprender la revelación de Jesucristo enestos sucesos futuros.El Libro de Apocalipsis le presenta a Jesús en ambosSu humanidad y Su deidad. El es el Cordero inmolado pornuestros pecados pero El es también el Dios Omnipotenteque está sobre el trono. A seguir hay una lista de algunasde las maneras en las cuales el libro le presenta a Cristo.Jesús en el Libro de ApocalipsisTítulo Comentario Escritura enApocalipsis1. Testigo fiel Profeta y apóstol 1:52. Primogénito de 1:5los muertos80
  • 75. 3. Soberano de 1:5los reyes4. Alfa y Omega 1:8; 11;21:6; 22:135. Principio y Fin 1:8; 21:6; 22:136. El que es, era, 1:8; 4:8ha de venir7. Omnipotente 1:8; 4:88. Hijo del Hombre Igual que el Anciano de 1:13Días en Daniel 7:99. Primero y último 1:17; 22:1310. El que vive, estuvo 1:18muerto, y vive porlos siglos de lossiglos11. Posesor de los siete 3:1; 5:6Espíritus12. El que está sobre 4:2el trono13. Dios 4:8; 21:714. Creador 4:1115. León de la tribu Humanidad 5:5de Judá16. Raíz de David Creador de David 5:5; 22:1617. Cordero Sacrificio por el pecado 5:618. Redentor 5:919. Fiel 19:1120. Verdadero 19:1121. La Palabra de Dios 19:1322. Rey de reyes 19:1623. Señor de señores 19:1624. Linaje de David Humanidad 22:1625. Estrella 22:16resplandecientede la mañanaCada uno de estos títulos y papeles es una revelaciónhermosa de Jesús. En conjunto, ellos presentan un retra-to de Uno quien vino en carne, murió, y resucitó perotambién Uno quien es el eterno Señor Dios Omnipotente.El último capítulo de Apocalipsis describe a Dios y elCordero en el singular (Apocalipsis 22:3-4) e identifica el81
  • 76. Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, como Jesús(Apocalipsis 22:6, 16). Estas referencias nos dicen queJesús es el Dios de la eternidad y que El aparecerá con Sucuerpo humano glorificado (el Cordero) por toda laeternidad. La gloria de Dios será la luz para la NuevaJerusalén mientras resplandece mediante el cuerpo glori-ficado de Jesús (Apocalipsis 21:23). Estos capítulosfinales del Libro de Apocalipsis describen cómo Dios serevelara (descubrirá) a Sí mismo en toda Su gloria a todospara siempre. Ellos nos cuentan que Jesús es el Dios eter-no y que Jesús se revelará como Dios por toda laeternidad. Por lo tanto, el libro es, desde luego, la rev-elación de Jesucristo.Jesús Tiene Todos los Atributos yLas Prerogativas de DiosSi se necesitan más pruebas que demuestran queJesús es Dios, podemos comparar los atributos de Jesúscon los atributos de Dios. Al hacer esto hallaremos queJesús posee todo los atributos y prerogativas de Dios,particularmente aquellos que solamente puedenpertenecerle a Dios. En Su humanidad, Jesús es visible,restringido al cuerpo físico, débil, imperfecto en poder,etcétera. En Su naturaleza divina, sin embargo, Jesús esun Espíritu; porque Romanos 8:9 habla del Espíritu deCristo. En Su divinidad, Jesús era y es omnipresente.Por ejemplo, en Juan 3:13 Jesús hizo referencia al “Hijode Hombre, que ésta en el cielo” aunque El todavía esta-ba sobre la tierra. Su omnipresencia explica por qué Elpodía decir en el tiempo presente mientras estaba sobrela tierra, “Donde están dos o tres congregados en minombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20).En otras palabras, mientras la plenitud del carácter deDios estaba localizada en el cuerpo humano de Jesús, el82
  • 77. Espíritu omnipresente de Jesús no podía ser asírestringido. Aunque Jesús caminó sobre esta tierracomo un hombre, Su Espíritu todavía estaba en todolugar a la vez.Jesús es también omnisciente; pues El podía leer lospensamientos (Marcos 2:6-12). El le conoció a Natanaelantes de encontrarlo (Juan 1:47-50). El sabe todas lascosas (Juan 21:17), y toda sabiduría y conocimientoestán escondidos en El (Colosenses 2:3).Jesús es omnipotente; El tiene todo poder, es lacabeza de todo principado y potestad, y es elTodopoderoso (Mateo 28:18; Colosenses 2:10; Apocalip-sis 1:8).Jesús es inmutable y inalteralble (Hebreos 13:8). Eles también eterno e inmortal (Hebreos 1:8-12; Apocalip-sis 1:8, 18).Solamente Dios debe recibir la adoración (Exodo20:1-5; 34:14), pero Jesús recibió adoración en muchasocasiones y recibirá adoración de toda la creación (Lucas24:52; Filipenses 2:10; Hebreos 1:6). Solo Dios puedeperdonar el pecado (Isaías 43:25), pero Jesús tiene poderpara perdonar el pecado (Marcos 2:5). Dios recibe losespíritus de los hombres (Eclesiastés 12:7), pero Jesúsrecibió el espíritu de Esteban (Hechos 7:59). Dios es elpreparador del cielo (Hebreos 11:10), pero Jesús es elpreparador del cielo (Juan 14:3). Por lo tanto, hallamosque Jesús tiene todo los atributos y prerogativas quepertenecen a Dios solamente.Además, Jesús exhibe todas las otras característicasque Dios tiene. Por ejemplo, mientras estaba sobre la tierraJesús demostró emociones santas tal como regocijo, com-pasión, y tristeza (Lucas 10:21; Marcos 6:34; Juan 11:35).La Biblia también testifica que El tiene los atributosmorales de Dios. A seguir hay una lista de algunos atribu-tos morales de Jesús que corresponden a los de Dios.83
  • 78. Jesús Tiene la Naturaleza Moral de Dios1. amor Efesios 5:252. luz Juan 1:3-93. santidad Lucas 1:354. misericordia Hebreos 2:175. ternura II Corintios 10:16. rectitud II Timoteo 4:87. bondad Mateo 19:168. perfección Efesios 4:139. justicia Hechos 3:1410. fidelidad Apocalipsis 19:1111. verdad Juan 14:612. gracia Juan 1:16-17ConclusiónJesús es todo lo que la Biblia dice que es Dios; Eltiene todo los atributos, prerogativas, y características deDios mismo. Para expresarlo sencillamente, Jesús es todolo que es Dios. Jesús es el único Dios. No hay mejor man-era de resumirlo todo que decir juntamente con el inspi-rado Apóstol Pablo, “Porque en él habita corporalmentetoda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completosen él” (Colosenses 2:9-10).84
  • 79. NOTASCAPITULO IV1John Miller, Is God a Trinity? (1922; rpt. Hazelwood, Mo.: WordAflame Press, 1975), p. 85.2Flanders y Cresson, p. 511.3Otto Heick, A History of Christian Thought (Filadelfia: FortressPress, 1965), I, 31-32, 59-63.4Noviembre 1980, Jerusalén, Israel.85
  • 80. “Pero cuando vino el cumplimiento deltiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujery nacido bajo la ley” (Gálatas 4:4).El capítulo IV aseveró que Jesús es Dios. En este capí-tulo consideramos el otro lado de la naturaleza dual deCristo—Su humanidad—y el concepto bíblico del Hijo deDios.El Significado de Jesús y CristoAntes de entrar al corazón de este capítulo, explique-mos brevemente el significado de las dos palabras, Jesúsy Cristo. Jesús es la versión griega de la palabra hebreaJosué, que significa Jehová-Salvador o Jehová es Sal-vación. Es el nombre que Dios eligió para Su Hijo—elnombre mediante el cual Dios se ha dado a conocer a Símismo en el Nuevo Testamento. Es un nombre que elHijo recibió por herencia (Hebreos 1:4). Cristo es el875EL HIJO DE DIOS
  • 81. equivalente griego de la palabra hebrea Mesías; ambaspalabras significan “el ungido.” Hablando estrictamente,Cristo es un título y no un nombre. Sin embargo, en lasepístolas y en el uso ordinario hoy en día, Cristo se usafrecuentemente simplemente como otro nombre paraJesús, ya que Jesús es el Cristo. En muchos casos, Jesús yCristo son simplemente dos nombres usados intercambi-ablemente para referir a la misma persona, sin inten-cionarse ninguna distinción en el significado.La Naturaleza Dual de CristoEn la Biblia vemos que Jesucristo tuvo dos natu-ralezas distintas de una manera como ningún otro serhumano jamás ha tenido. Una naturaleza es humana ocarne; la otra naturaleza es divina o Espíritu. Jesús era ala vez totalmente hombre y totalmente Dios. El nombreJesús se refiere al Espíritu eterno de Dios (el Padre) resi-dente en la carne. Podemos usar el nombre Jesús paradescribir cualquiera de Sus dos naturalezas o ambas. Porejemplo, cuando decimos que Jesús murió en la cruz,queremos decir que Su carne murió en la cruz. Cuandodecimos que Jesús vive en nuestros corazones, queremosdecir que Su Espíritu está allí.A seguir es una lista comparativa que ilustrará quéqueremos decir cuando decimos que Jesús tuvo dos natu-ralezas o una naturaleza dual.La Naturaleza Dual de JesucristoComo un Hombre, Jesús: Pero como Dios, El:1. Nació como un niño Existió desde la eternidad(Lucas 2:7) (Miqueas 5:2; Juan 1:1-2)2. Creció mentalmente, Nunca cambia (Hebreos 13:8)físicamente, espiritualmente,socialmente (Lucas 2:52)88
  • 82. 3. Fue tentado por el diablo Echó fuera demonios(Lucas 4:2) (Mateo 12:28)4. Tuvo hambre (Mateo 4:2) Era el Pan de Vida (Juan 6:35) yalimentó milagrosamentea multitudes(Marcos 6:38-44, 52)5. Tuvo sed (Juan 19:28) Dió agua viva (Juan 4:14)6. Se cansó (Juan 4:6) Dió descanso (Mateo 11:28)7. Durmió durante una Calmó la tempestadtempestad (Marcos 4:39-41)(Marcos 4:38)8. Oró (Lucas 22:41) Contestó la oración (Juan 14:14)9. Fue azotado (Juan 19:1-3) Sanó a los enfermos(Mateo 8:16-17; I Pedro 2:24)10. Murió (Marcos 15:37) Levantó Su propio cuerpode los muertos(Juan 2:19-21; 20:9)11. Fue un sacrificio por Perdonó el pecado (Marcos 2:5-7)el pecado(Hebreos 10:10-12)12. No sabía todas las cosas Sabía todas las cosas (Juan 21:17)(Marcos 13:32)13. No tenía poder (Juan 5:30) Tenía todo poder (Mateo 28:18;Colosenses 2:10)14. Era inferior a Dios Era igual a Dios—era Dios(Juan 14:28) (Juan 5:18)15. Era un siervo Era el Rey de reyes(Filipenses 2:7-8) (Apocalipsis 19:16)Podemos resolver la mayoría de las preguntas acercade la Deidad si comprendemos adecuadamente la natu-raleza dual de Jesús. Cuando leemos una declaraciónacerca de Jesús debemos determinar si le describe aJesús como un hombre o como Dios. Además, cuandoJesús habla en la Escritura debemos determinar si Elhabla como hombre o como Dios. Cuando veamos unadescripción de dos naturalezas con respecto a Jesús, nodeberíamos pensar de dos personas en la Deidad o de dosDioses, sino que deberíamos pensar de Espíritu y decarne.A veces es fácil confundirse cuando la Biblia le89
  • 83. describe a Jesús en estos dos papeles diferentes, especial-mente cuando lo describe actuando en ambos papeles enla misma historia. Por ejemplo, El podía dormir un minu-to y calmar la tormenta el próximo minuto. El podíahablar como hombre un momento y luego como Dios elpróximo momento. Sin embargo, nosotros debemosrecordar siempre que Jesús es completamente Dios y nomeramente un hombre ungido. A la vez, El era totalmentehombre, no simplemente una apariencia de hombre. Eltuvo una naturaleza dual diferente de cualquier cosa quenosotros tenemos, y nosotros no podemos comparar ade-cuadamente nuestra existencia o experiencia a la suya. Loqué parecería extraño o imposible si se aplicaría al merohumano llega a ser comprensible cuando es examinadodentro del contexto de Uno quien es ambos totalmenteDios y totalmente hombre a la vez.Las Doctrinas Históricas de CristoLa naturaleza dual de Cristo ha sido visto de muchasmaneras diferentes a lo largo de la historia de la iglesia.Consideraremos estas vistas diversas de una manerabreve y general. Por consideración a referencia y estudioadicional, hemos incluido entre paréntesis diversos nom-bres históricos asociados con estas creencias. Para mássobre estos términos y doctrinas, véase cualquiera obrabuena acerca de la historia del dogma, especialmente lahistoria del trinitarismo y la cristología.Algunos creen que Jesús era solamente un hombrequien era grandemente ungido y usado por el Espíritu(ebionitismo; véase también Unitarismo). Esta vistaerrónea ignora por completo Su naturaleza de Espíritu.Otros han dicho que Jesús era únicamente un ser espiri-tual (docetismo—una doctrina en el gnosticismo). Estavista ignora Su naturaleza humana. Juan escribió que90
  • 84. aquellos que niegan que Jesucristo ha venido en la carneno son de Dios sino que tienen un espíritu anticristo (I Juan4:2-3).Aun entre aquellos que creen en la naturaleza dual deJesucristo, hay muchas creencias erróneas. Algunos hantratado de distinguir entre Jesús y Cristo, diciendo queCristo era un ser divino quien habitó temporalmente enJesús comenzando en su bautismo, pero que se retiró delhombre Jesús justamente antes de la muerte (Cerintianis-mo—una doctrina en el gnosticismo). En una vena simi-lar, algunos dicen que Jesús era un hombre que llegó a serDios solamente en algunos puntos en Su vida adulta talcomo en Su bautismo—como resultado de un acto adopti-vo por Dios (Monarquianismo Dinámico, Adopcionismo).En otras palabras, esta vista sostiene que Jesús era unhumano quien eventualmente se deificó. Los otros le con-templan a Jesús como una deidad creada, una deidadcomo el Padre pero inferior al Padre en la deidad, o unsemidiós (Arianismo). Entonces, algunos creen que Jesúses de la misma esencia que el Padre, aúnque no es elPadre, sino un subordinado al Padre en la deidad (Subor-dinacionismo).Contraprobamos estas teorías falsas en el Capítulo IVpor referir a las Escrituras. Allí notamos que Jesús estotalmente Dios (como demostrado por Colosenses 2:9) yque Jesús era totalmente Dios desde el principio de Suexistencia humana (como demostrado por el NacimientoVirginal y Lucas 1:35).El Espíritu inspiró a Juan y a Pablo a contraprobarmuchas de estas doctrinas erroneas, particularmente lascreencias Nósticas que Cristo era solamente un serespíritual y que Cristo era un ser inferior al SupremoDios. Entre otras cosas, los Gnósticos creian que todamateria era perversa. Por lo tanto, ellos razonaron,Cristo como un espíritu divino no podría haber tenido un91
  • 85. verdadero cuerpo humano. Ya que ellos sostuvieron queel Supremo Dios era tan trascendente y santo que El nopodía hacer contacto directo con el mundo perverso demateria, enseñaron que desde Dios vino una serie deemanaciones, una de las cuales era el ser espiritualCristo, quien vino a este mundo. Por supuesto, el Libro deColosenses refuta estas doctrinas y establece que Jesús esel Dios Omnipotente en la carne.Aunque la Biblia enfatiza claramente la plena deidad y,a la vez, la plena humanidad de Jesús, no describe enforma detallada cómo estas dos naturalezas se unen en lasola persona de Jesucristo. Esto, exageradamente, hasido el tema de mucha especulación y discusión. Quizáshay lugar para vistas divergentes sobre este punto ya quela Biblia no lo trata directamente. Desde luego, si existecualquier misterio en cuanto a la Deidad, será en determi-nar cabalmente cómo Dios se manifestó en carne. (VéaseI Timoteo 3:16.) El estudio de la naturaleza o las natu-ralezas de Cristo se denomina Cristología.Una manera de explicar lo humano y lo divino enCristo es decir que El era Dios viviendo en una casahumana. En otras palabras, El tenía dos naturalezas dis-tintas unificadas no en sustancia sino solamente enpropósito, acción y aspecto (Nestorianismo). Esta vistaimplica que Cristo estaba dividido en dos personas, y quela persona humana podría haber existido en la ausenciade la persona divina. El Concilio de Efeso en 431 D.C.condenó la vista Nestoriana como herejía.lSin embargo, muchos teólogos, incluso MartínLutero, han pensado que Nestorio, el principal expositorde esta doctrina, no creía realmente en tal separacióndrástica sino que sus adversarios deformaron y tergiver-saron sus vistas. Aparentemente, él negó que él dividía aCristo en dos personas. El principal cuidado que expresóNestorio consistía en lo siguiente: él quiso diferenciar92
  • 86. entre las dos naturalezas de Cristo de tal manera quenadie podría llamarle a María la madre de Dios, que erauna práctica popular en su día.Otra vista Cristológica sostiene que los aspectos divi-nos y humanos de Cristo estaban tán entremezclados querealmente había solamente una naturaleza dominante, yesa era divina (Monofisitismo). Una creencia semejantees que Jesús no tuvo dos voluntades, sino solamente unavoluntad divina-humana (Monotelitismo). Otros creenque Jesús tuvo una naturaleza humana incompleta (Apoli-narianismo); es decir, Jesús tuvo un alma y un cuerpohumano pero en vez de un espíritu humano El tuvo sola-mente el Espíritu de Dios residente en El. Otras manerasde declarar esta creencia son que Jesús era un cuerpohumano animado únicamente por el Espíritu de Dios, oque Jesús no tenía una mente humana sino solamente lamente divina (el Logos).Por un lado tenemos una vista que enfatiza la sepa-ración entre las dos naturalezas de Cristo. Por otra parte,tenemos varias vistas que describen una naturaleza divinatotalmente dominante, una naturaleza totalmente unifica-da, o una naturaleza humana incompleta.Jesús Tuvo Una Naturaleza Humana Completa,Pero Sin PecadoLa verdad puede yacer en algún punto entre estos pun-tos de vista históricos expresados por diversos teólogos.Que Jesús tuvo una naturaleza humana completa y unanaturaleza divina completa a la vez es la enseñanza de laEscritura, pero no podemos separar estas dos naturalezasen Su vida terrenal. Es evidente que Jesús tuvo una volun-tad, mente, espíritu, alma, y cuerpo humano, pero esigualmente evidente que El tuvo la plenitud de la Deidadresidente en ese cuerpo. Desde nuestra perspectiva finita,93
  • 87. Su espíritu humano y Su Espíritu divino eran inseparables.El Espíritu divino podría separarse del cuerpohumano por la muerte, pero Su humanidad era más queun cuerpo humano—la cáscara de un humano—con Diosadentro. El era humano en cuerpo, alma, y espíritu con laplenitud del Espíritu de Dios residente en ese cuerpo,alma, y espíritu. Jesús difirió de un humano ordinario(quien puede ser lleno del Espíritu de Dios) en que Eltuvo toda la naturaleza de Dios dentro de El. El poseía elpoder, la autoridad y el carácter ilimitado de Dios.Además, en contraste al ser un ser humano renacido ylleno del Espíritu, el Espíritu de Dios estaba intrincada-mente e inseparablemente unido con la humanidad deJesús. Sin el Espíritu de Dios habría existido solamenteun humano inerte que no habría sido Jesucristo. Sola-mente en estos términos podemos describir y distinguirlas dos naturalezas en Jesús; sabemos que El actuaba yhablaba desde un papel o el otro, pero también sabemosque las dos naturalezas no estaban actualmente separadasen El. Con nuestras mentes finitas, podemos hacer sola-mente una distinción y no una separación entre las dosnaturalezas que se mezclaron perfectamente en El.Aunque Jesús tuvo una naturaleza humana completa,El no tuvo la naturaleza pecaminosa de la humanidadcaida. Si El habría tenido una naturaleza pecaminosa, Elhabría pecado. Sin embargo, sabemos que El ni tuvo unanaturaleza pecaminosa ni cometió hechos pecaminosos.El era sin pecado, El no pecó, y el pecado no estaba en El(Hebreos 4:15; I Pedro 2:22; I Juan 3:5). Ya que El notuvo un padre humano, El no heredó una naturalezapecaminosa del Adán caído. Al contrario, El vino como elsegundo Adán, con una naturaleza inocente como Adántuvo en el principio (Romanos 5:12-21; I Corintios 15:45-49). Jesús tuvo una naturaleza humana completa, perosin pecado.94
  • 88. La Biblia indica que Jesús tuvo una voluntad humanaasí como también la voluntad divina. El oró al Padre,diciendo, “No se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas22:42). Juan 6:38 demuestra la existencia de dos volun-tades: El vino no para hacer Su propia voluntad (la volun-tad humana), sino para hacer la de Su Padre (la voluntaddivina).Parece ser evidente que Jesús tuvo un espírituhumano cuando que El dice sobre la cruz, “Padre, en tusmanos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23:46). Aunquesea difícil distinguir entre las naturalezas humanas y div-inas de Su espíritu, algunas referencias aparentementeenfocan en el aspecto humano. Por ejemplo, “gimiendo ensu espíritu” (Marcos 8:12), “se regocijó en el Espíritu”(Lucas 10:21), “se estremeció en el espíritu” (Juan11:33), y “se conmovió en espíritu” (Juan 13:21).Jesús tuvo un alma, porque El dijo, “Mi alma está muytriste, hasta la muerte” (Mateo 26:38; véase Marcos14:34) y “Ahora está turbada mi alma” (Juan 12:27). EnSu muerte, Su alma visitó el infierno (en el griegohades—la sepultura o la hampa de almas partidas), asícomo todas las almas hicieron antes del Calvario (Hechos2:27). La diferencia era que el Espíritu de Dios en Jesúsno dejó que Su alma permaneciera en el infierno (Hechos2:27, 31); al contrario, El conquistó el infierno (nueva-mente, hades) y la muerte (Apocalipsis 1:18).El alma de Jesús tuvo que estar inseparablemente vin-culado al Espíritu divino de Jesús. De otra manera, Jesúshabría vivido como un hombre, aunque el Espíritu eternole había sido quitado. Esto no sucedió, ni podría habersucedido, ya que Jesús es Dios dado a conocer en lacarne. Nosotros sabemos que Jesús como Dios nuncacambia (Hebreos 13:8).Si nosotros no aceptamos el hecho que Jesús eratotalmente humano, entonces las referencias bíblicas a95
  • 89. Sus tentaciones pierden sentido (Mateo 4:1-11; Hebreos2:16-18; 4:14-16). También lo pierde la descripción de Sulucha y agonía en Getsemaní (Lucas 22:39-44). Dospasajes en Hebreos indican que ya que Jesús fue tentadotal como nosotros, El califica como nuestro Sumo Sacer-dote, nos comprende perfectamente, y nos ayuda en nues-tras debilidades: “debía ser en todo semejante a sushermanos” (Hebreos 2:17); “Porque no tenemos un sumosacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debili-dades, sino uno que fue tentado en todo según nuestrasemejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15). Hebreos 5:7-8 dice, “Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo rue-gos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podíalibrar de la muerte, fue oído a causa de su temor rever-ente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió laobediencia.” Estos versículos no presentan un retrato dealguien que no podía ser afectado por las emociones detemores y dudas. Más bien, ellos describen alguien queposeía estas debilidades humanas; El tuvo que someter lavoluntad humana y someter al Espíritu eterno.La humanidad de Cristo oraba, lloraba, aprendía obe-diencia, y sufría. La naturaleza divina estaba en contról yDios era fiel a Su propio plan, pero la naturaleza humanatuvo que obtener ayuda del Espíritu y tuvo que aprenderobediencia al plan divino. Ciertamente todos estos ver-sículos de la Escritura demuestran que Jesús era total-mente humano—que El tenía cada atributo de lahumanidad menos la naturaleza pecaminosa heredada dela Caída. Si negamos la humanidad de Jesús, enfrentamosun problema con el concepto de la redención y la propi-ciación. No siendo totalmente humano, ¿podría Su sacrifi-cio ser suficiente para redimir la humanidad? ¿Podría élrealmente ser una verdadero sustituto para nosotros en lamuerte? ¿Podría El calificar realmente como nuestro pari-ente redentor?96
  • 90. ¿Podía Jesús Pecar?La afirmación que Jesús era perfecto en la humanidadnos conduce a una pregunta: ¿Podía Jesús pecar? Esta esrealmente una pregunta abstracta y engañosa, ya quesabemos que Jesús no pecó (Hebreos 4:15). La respuestaes más académica que práctica, más especulativa quesosteniendo cualquier sustancia verdadera. En Suhumanidad, Jesús fue tentado por Satanas, y luchó con Suvoluntad en Getsemaní. Aunque El no tenía nuestras nat-uralezas depravadas—El tenía la misma naturalezainocente y sin pecado que Adán tuvo originalmente—Eltenía la misma capacidad de oponerse a la voluntad deDios que tenía Adán y Eva.Es seguro que la parte divina de Jesús no podía pecary no podría ni siquiera ser tentado a pecar (Santiago1:13). La parte humana de Jesús, cuando la examinamosaparte, teóricamente tuvo la capacidad de pecar. Peroesto es solamente teórico, y no actual. Consideradoaparte, parece que la humanidad de Cristo tenía la capaci-dad de escoger el pecado. Sin embargo, Su naturalezahumana siempre se sometía voluntariamente a la natu-raleza divina, que no podía pecar. Entonces, en un sentidopráctico, Jesucristo—considerado como la combinaciónde humanidad y divinidad que El era—no podía pecar. ElEspíritu siempre estaba en control y humanidad controla-da por el Espíritu no comete pecado. (Véase I Juan 3:9para una analogía.)¿Qué si la humanidad de Jesús se hubiera rebeladocontra el liderazgo divino? Esta es otra pregunta total-mente teórica porque no sucedió y como un asunto prác-tico no podría suceder. Esta pregunta no toma en cuentael conocimiento previo y el poder de Dios. Pero, si alguieninsiste en una respuesta, diríamos que si la humanidad deJesús hubiera tratado de pecar (una suposición necia), el97
  • 91. Espíritu divino de Jesús se hubiera separado inmediata-mente del cuerpo humano, dejándolo inerte. Este cuerpoinerte no sería Jesucristo, entonces técnicamente Cristono podría haber pecado, aunque el plan de Dios se habríaimpedido temporalmente.Ya que Jesús como Dios no puede pecar, ¿significaesto que las tentaciones eran sin sentido? No. Ya queJesús era también totalmente humano El realmente eracapaz de sentir la lucha y la atracción de la tentación. Elvenció la tentación, no como Dios en Sí mismo, sinocomo un humano con todo el poder de Dios a Su dis-pocisión. El ahora sabe exactamente por la experienciacomo nos sentimos nosotros cuando somos tentados. Porsupuesto, El sabía que sería victorioso mediante elEspíritu, pero nosotros podemos tener la misma prome-sa, poder, y victoria por confiar en el mismo Espíritu queestuvo en Cristo.Entonces, ¿por qué tentó Satanás a Jesús? Aparente-mente, él no supo que Jesús inevitablemente sería victo-rioso y no comprendía en ese entonces el misterio plenode Dios en la carne. Si lo habría entendido, nunca habríainstigado la crucificción. Quizás él pensó que había der-rotado el plan de Dios mediante la crucifixión, pero, alcontrario, simplemente lo cumplió. Es también probableque el Espíritu de Dios permitió que Satanás le tentara aJesús para que Jesús pudiera sentir la tentación comonosotros la sentimos. Nos dice la Escritura que el Espíritule condujo a Jesús al desierto para ser tentado (Mateo4:1; Lucas 4:1).Para aquellos que piensan que nuestra posicióndetrae en alguna manera de la realidad de las tentaciónesde Cristo, consideren lo siguiente. Sabemos que Jesús notenía una naturaleza pecaminosa. Sabemos que El notenía la inclinación y compulsión a pecar que tenemosnosotros a causa de nuestra naturaleza caida. Sin embar-98
  • 92. go, esto no detrae de la realidad de lo que El experimen-tó. El todavía sintió la misma lucha que nosotros senti-mos. De igual manera, el hecho de que como Dios Jesúsno podía pecar no detrae de la realidad de Sus tenta-ciones. El todavía sintió las misma luchas y pruebas quenosotros sentimos. De otra parte, si decimos que Jesúspodía pecar detraemos de Su absoluta deidad, pues esta-mos indicando que de alguna manera Dios puede existiraparte de Jesús y vice versa.Concluimos que la naturaleza humana de Jesús podíaser y fue tentada. Sin embargo, ya que la naturaleza div-ina estaba en control, Jesús no podía pecar y no pecó. SiJesús tenía una naturaleza humana incompleta, la reali-dad y el significado de las tentaciones y la lucha en el Get-semaní serian disminuidas. Creemos que El tenía unanaturaleza humana completa. El experimentó exacta-mente el sentir del hombre cuando es tentado y cuandolucha. El hecho que Jesús supo que vencería por mediodel Espíritu no detrae de la realidad de las tentaciones.Todo el asunto tocante a la habilidad de Jesús de pecares abstracto, como ya hemos observado. Será suficientedecir que la naturaleza humana de Jesús era igual a la nues-tra en todo punto menos el asunto del pecado original. Elfue tentado en todo, como nosotros, pero el Espíritu deDios siempre estaba en control. El hecho más pertinentepara nosotros es que El fue tentado, pero no pecó.El Hijo en la Terminología BíblicaDebemos integrar la naturaleza doble de Cristo a laestructura de la terminología bíblica. El término Padre serefiere a Dios mismo—Dios en toda Su deidad. Cuandohablamos del Espíritu eterno de Dios, queremos decirDios mismo, el Padre. Entonces, Dios Padre es una fraseperfectamente aceptable y bíblica que podemos usar para99
  • 93. Dios (Tito 1:4). Sin embargo, la Biblia no usa ni una solavez el término “Dios Hijo.” No es un término correctoporque el Hijo de Dios se refiere a la humanidad de Jesu-cristo. La Biblia define al Hijo de Dios como el niño naci-do de María, no como el Espíritu eterno de Dios (Lucas1:35). Hijo de Dios puede referirse solamente a la natu-raleza humana o puede referirse a Dios manifestado encarne—es decir, deidad en la naturaleza humana.Sin embargo, Hijo de Dios nunca significa solamenteel Espíritu incorpóreo de Dios. Nunca podemos usar cor-rectamente el término “Hijo” aparte de la humanidad deJesucristo. Los términos “Hijo de Dios,” “Hijo del hom-bre,” e “Hijo” son apropiados y bíblicos. Sin embargo, eltérmino “Dios Hijo” es inapropiado porque iguala al Hijosolamente con la deidad, y entonces no concuerda con laEscritura.El Hijo de Dios no es una persona aparte en la Dei-dad, sino la expresión física del Dios único. El Hijo es “laimagen del Dios invisible” (Colosenses 1:13-15) y “la ima-gen misma de Su [Dios] sustancia” (Hebreos 1:2-3). Talcomo un sello de hule deja una reproducción exacta en elpapel, o así como un sello deja una imprenta exacta cuan-do es apretado en la cera, el Hijo de Dios es la expresiónexacta del Espíritu de Dios en carne. El hombre no podíaver al Dios invisible, entonces Dios hizo una semejanzaexacta de Sí mismo en carne, imprimió Su misma natu-raleza en carne, vino El mismo en carne, para que el hom-bre podría verle y conocerle.Muchos otros versículos de la Escritura revelan que solopodemos usar correctamente el término “Hijo de Dios”cuando incluye la humanidad de Jesús. Por ejemplo, el Hijofue concebido por una mujer (Gálatas 4:4), el Hijo fueengendrado (Juan 3:16), el Hijo nació (Mateo 1:21-23;Lucas 1:35), el Hijo no sabía la hora de la Segunda Venida(Marcos 13:32), el Hijo no podía hacer nada por Sí solo100
  • 94. (Juan 5:19), el Hijo vino comiendo y bebiendo (Mateo11:19), el Hijo sufrió (Mateo 17:12), una persona puedeblasfemar contra el Hijo pero no contra el Espíritu y serperdonado (Lucas 12:10), el Hijo fue crucificado (Juan3:14; 12:30-34), y el Hijo murió (Mateo 27:40-54; Romanos5:10). La muerte de Jesús es un buen ejemplo. Su Espíritudivino no murió, sino Su cuerpo humano. No podemos decirque Dios murió, y entonces no podemos decir que “DiosHijo” murió. Mas sí podemos decir que el Hijo de Diosmurió porque Hijo se refiere a la humanidad.Como acabamos de declarar, “Hijo” no siempre serefiere solo a la humanidad sino a la deidad y lahumanidad juntas como existen en la persona única deCristo. Por ejemplo, el Hijo tiene poder para perdonar elpecado (Mateo 9:6), el Hijo estaba en el cielo y en la tier-ra a la misma vez (Juan 3:13), el Hijo ascendió al cielo(Juan 6:62), y el Hijo viene otra vez en gloria para reinary juzgar (Mateo 25:31).Necesitamos añadir una nota a nuestra discusiónacerca de la frase “Dios Hijo.” Si pudieramos justificar enalgo el uso de la frase “Dios Hijo,” sería por indicar, comohemos hecho, que “Hijo de Dios” puede significar no tansolo la humanidad de Jesús sino también la deidad comohabita en la humanidad. Sin embargo, Juan 1:18 usa Hijopara referirse a la humanidad, pues dice que el Padre (ladeidad de Jesús) es dado a conocer mediante el Hijo. Esteversículo de la Escritura no significa que Dios es reveladopor Dios, sino que Dios es revelado en carne por lahumanidad del Hijo.Hijo de Dios¿Qué tiene de significativo el título “Hijo de Dios”?Enfatiza la naturaleza divina de Jesús y el hecho de Sunacimiento virginal. El es el Hijo de Dios porque fue101
  • 95. concebido por el Espíritu de Dios, constituyéndole a Diosliteralmente como Su padre (Lucas 1:35). Cuando Pedroconfesó que Jesús era “el Cristo, el Hijo del Diosviviente,” él reconoció el papel Mesianico y la deidad deJesús (Mateo 16:16). Los judíos entendieron lo que Jesúsquiso decir cuando El se llamó el Hijo de Dios y cuando lellamó a Dios Su Padre, pues intentaron matarle por hac-erse Dios (Juan 5:18; 10:33). En breve, el título “Hijo deDios” reconoce la humanidad mientras atrae atención a ladeidad de Jesús. Significa que Dios se ha manifestado encarne.Debemos notar que a los ángeles se les llama hijos deDios (Job 38:7) porque Dios los creó directamente. Deuna manera semejante, Adán era el hijo de Dios porcreación (Lucas 3:38). Los creyentes son también hijosde Dios porque El nos ha adoptado a aquella relación(Romanos 8:14-19). Somos herederos de Dios y co-herederos con Cristo, poseyendo todos los derechoslegales que acompañan el ser hijo. Sin embargo, Jesús esel Hijo de Dios en un sentido que no podemos igualar,pues Jesús es el Hijo unigénito (el único Hijo engendra-do) de Dios (Juan 3:16). El es el único que jamás fue con-cebido o engendrado por el Espíritu de Dios. Entonces,Su estado único de Hijo atesta a Su deidad.Hijo del HombreEl término “Hijo del Hombre” atrae atención primera-mente a la humanidad de Jesús; implica que El es el prolede la humanidad. El Antiguo Testamento usa esta frasemuchas veces en referencia a la humanidad. Por ejemplo,los siguientes versículos de la Escritura la usan signifi-cando la humanidad en general o cualquier hombre sinidentificación específica: Salmo 8:4, 146:3; Isaías 51:12;Jeremías 49:18. (El Salmo 8:4 tiene un significado básico102
  • 96. que se refiere profeticamente al Mesías, como lo demues-tra Hebreos 2:6-7.) El término “hijo de hombre” tambiénse refiere muchas veces a un hombre en particular, espe-cialmente en Ezequiel donde especifica el profeta (Eze-quiel 2:1, 3, 6,8; Daniel 8:17). En unos pocos versículosde la Escritura, significa un hombre a quien Dios ha dadosoberanía y poder (Salmo 80:17; Daniel 7:13). Este últi-mo significado aparece con frecuencia en la literaturaapocalíptica del periodo intertestamentario.2Jesús se aplicó el término “Hijo del Hombre” a Símismo muchas veces. En la mayoría de las instancias, loutilizó como un sinónimo de “Yo” o como un título queenfatizaba Su humanidad. En algunas instancias, implicano solamente el mero hecho de Su humanidad, sino tam-bién el poder y la autoridad dadas al Hijo por el Espíritueterno de Dios (Mateo 24:30; 25:31). En breve, Jesúsadoptó el título con todas sus implicaciones de poder ydominio mundial, pero la aplicó a Sí mismo en todasituación. El título nos sirve de recuerdo de que Jesúsrealmente era un hombre.El VerboConsideramos el concepto del Verbo en el Capítulo IV.Sin embargo, consideramos otra vez este término paradistinguir entre su uso y el uso del término Hijo. El Verboo Logos puede significar el plan o el pensamiento talcomo existía en la mente de Dios. Este pensamiento eraun plan predestinado—un evento futuro absolutamentecierto—y entonces llevaba consigo una realidad queningún pensamiento humano jamás podría tener. El Verbotambién puede significar el plan o el pensamiento de Dioscomo se expresó en la carne, es decir en el Hijo.Entonces, ¿cuál es la diferencia entre los dos términos,Verbo e Hijo? El Verbo tuvo preexistencia y el Verbo era103
  • 97. Dios (el Padre), entonces podemos usarlo sin referencia ala humanidad. Sin embargo, el Hijo siempre se refiere a laencarnación y no podemos usarlo en la ausencia del ele-mento humano. Excepto como un plan preordenado en lamente de Dios, el Hijo no tuvo preexistencia antes de laconcepción en el vientre de María. El Hijo de Dios preex-istió en pensamiento pero no en sustancia. La Biblia lellama a este plan preordenado el Verbo (Juan 1:1, 14).¿Hijo Eterno o Hijo Engendrado?Juan 3:16 le llama a Jesús el unigénito Hijo de Dios.Sin embargo, mucha gente usa la frase “Hijo eterno.” ¿Escorrecta esta frase? No. La Biblia nunca la usa y expresaun concepto que la Escritura contradice. La palabraunigénito es una forma del verbo engendrar, que signifi-ca “procrear.” Entonces, unigénito indica un puntodefinido en el tiempo—el punto en el cual ocurre la con-cepción. Por definición, el engendrador (padre) siempretiene que preceder al engendrado (prole.) Tiene quehaber un tiempo cuando existe el engendrador y el engen-drado aun no ha entrado en existencia, y tiene que haberun punto en el tiempo cuando ocurre el hecho de engen-drar. De otro modo la palabra unigénito (único engen-drado) no tiene sentido. Entonces, las mismas palabrasunigénito e Hijo ambas contradicen la palabra eternocomo se aplica al Hijo de Dios.Ya hemos considerado que “Hijo de Dios” se refiere ala humanidad de Jesús. Es claro que la humanidad deJesús no es eterna sino que nació en Belén. Se puedehablar de eternalidad—pasado, presente, y futuro—solocon respecto a Dios. Ya que “Hijo de Dios” se refiere ahumanidad o deidad manifiesta en humanidad, la idea deun Hijo eterno es incomprensible. El Hijo de Dios tuvo unprincipio.104
  • 98. El Principio del HijoEl papel del Hijo empezó con el niño que fue conce-bido en el vientre de María. Las Escrituras aclaran estoperfectamente. Gálatas 4:4 dice, “Pero cuando vino elcumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido demujer y nacido bajo la ley.” El Hijo vino en el cumplimien-to del tiempo—no en la eternidad pasada. El Hijo fuenacido de una mujer—no engendrado eternamente. ElHijo fue nacido bajo la ley—no antes de la ley. (Véasetambién Hebreos 7:28). El término unigénito se refiere ala concepción de Jesús como se describe en Mateo 1:18-20 y Lucas 1:35. El Hijo de Dios fue engendrado cuandoel Espíritu de Dios milagrosamente causó que la concep-ción ocurriera en el vientre de María. Esto es aparente delmismo significado de la palabra unigénito y también deLucas 1:35, que explica que porque el Espíritu Santo ven-dría sobre María, entonces (“por lo cual”) su hijo sería elHijo de Dios. Debemos notar el sentido futuro en este ver-sículo: el niño a nacer “será llamado Hijo de Dios.”Hebreos 1:5-6 también revela que el Hijo fue engen-drado en un punto específico del tiempo y que el Hijotuvo un principio en el tiempo: “Porque ¿a cuál de losángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, yo te he engen-drado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre y él me será a míhijo? Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en elmundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.” El Hijofue engendrado en un día específico en el tiempo; huboun tiempo cuando el Hijo no existía; Dios profetizó acercade la futura existencia del Hijo (seré); y Dios introdujo elHijo en el mundo algún tiempo después de la creación delos ángeles.Otros versículos de la Escritura enfatizan que el Hijofue engendrado en un día específico en el tiempo—“hoy”(Salmo 2:7; Hechos 13:33). Todos los versículos en el105
  • 99. Antiguo Testamento que mencionan al Hijo son clara-mente proféticos, anticipando el día cuando el Hijo deDios sería engendrado (Salmo 2:7, 12; Isaías 7:14; 9:6).(Como consideramos en el Capítulo II, Daniel 3:25 serefiere a un ángel. Aunque describiera una teofanía deDios, no podría significar el entonces inexistente cuerpode Jesucristo.)Es fácil entender de todos estos versículos que elHijo no es eterno, sino que fue engendrado por Dioshace casi 2000 años. Muchos teólogos quienes no hanaceptado plenamente la gran verdad de la unicidad deDios han, sin embargo, rechazado la doctrina del “Hijoeterno” por ser auto-contradictoria, inescritural, y falsa.Ejemplos de esto son Tertuliano (el padre de la doctrinatrinitaria en la historia temprana de la iglesia), AdánClarke (el renombrado comentarista de la Biblia), y FinisDake (anotador bíblico pentecostal trinitario quien esesencialmente triteístico).El Fin de la Función de HijoEl papel de Hijo no solo tuvo un empiezo, sino quetendrá, por lo menos en ún sentido, un fin. Esto es evi-dente de I Corintios 15:23-28. El versículo 24, en particu-lar, dice, “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios yPadre, . . .” El versículo 28 dice, “Pero luego que todas lascosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo sesujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Diossea todo en todos.” Es imposible explicar este versículode la Escritura si uno piensa de un “Dios Hijo” quien esco-igual y co-eterno con Dios Padre. Pero es facilmenteexplicado si nos damos cuenta que “Hijo de Dios” serefiere a un papel específico que Dios interpretó tempo-ralmente para el propósito de la redención. Cuando lasrazones por el papel de Hijo dejan de existir, Dios (Jesús)106
  • 100. dejará de actuar en Su papel como Hijo, y el papel de Hijose volverá a sumergir en la grandeza de Dios, quienvolverá a Su papel original de Padre, Creador, y Gober-nador de todo. Efesios 5:27 describe este mismo esce-nario en otros términos: “a fin de presentársela a símismo, una iglesia gloriosa. . . .” ¡Jesús presentará la igle-sia a Sí mismo! ¿Cómo puede ser esto, de queI Corintios 15:24, describe al Hijo presentando el reino alPadre? La respuesta es clara: Jesús en Su papel de Hijo, ycomo Su hecho final como Hijo, presentará la iglesia a Símismo en Su papel de Dios Padre.Hallamos otra indicación de que el papel de Hijotiene un final. En Hechos 2:34-35, Pedro citó a David enel Salmo 110:1: “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a midiestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado detus pies.” Debemos notar la frase hasta que. Este pasajedescribe la naturaleza dual de Cristo, con el Espíritu deDios (el Señor) hablando profeticamente a la mani-festación humana de Cristo (el Señor). La diestra de Diosrepresenta el poder y la autoridad de Dios. El poner a losenemigos por estrado de los pies significa derrotar porcompleto al enemigo y el hacer una exhibición pública desu derrota. En tiempos antiguos, a veces el vencedorhacía esto literalmente, poniendo su pie sobre la cabezao el cuello de su enemigo (Josué 10:24). Entonces laprofecía en el Salmo 110 es esta: el Espíritu de Dios darátodo poder y toda autoridad al hombre Jesucristo, el Hijode Dios, hasta que el Hijo ha derrotado por completo alos enemigos que son el pecado y el diablo. El Hijo ten-drá toda potestad hasta hacer esto. ¿Que pasará con elHijo después de esto? ¿Significa esto que una personaeterna de una trinidad dejará de sentarse a la diestra deDios o perderá toda potestad? No. Significa sencilla-mente que el papel del Hijo como gobernante cesará.Dios usará Su papel de Hijo—Dios manifestado en107
  • 101. carne—para conquistar a Satanás, cumpliendo así Géne-sis 3:15 donde Dios dijo que la simiente de la mujerheriría la cabeza del diablo. Después de eso, Dios ya notendrá necesidad del papel humano para gobernar.Después de que Satanás es hechado al lago de fuego ytodo pecado es juzgado en el juicio final (Apocalipsis 20),no habrá más necesidad de que el Hijo ejercite el trono depoder. Jesucristo dejará de actuar en Su papel de Hijo yserá Dios para siempre.¿Significa esto que Dios dejará de usar el cuerporesucitado y glorificado de Cristo? Creemos que Jesúscontinuará usando Su cuerpo glorificado a través de laeternidad. Esto lo indica Apocalipsis 22:3-4, que describea un Dios visible aun después del juicio final y después dela creación del cielo nuevo y la tierra nueva: “Y no habrámás maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará enella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nom-bre estará en sus frentes.” Jesús es un sacerdote parasiempre según el orden de Melquisedec (Hebreos 7:21),aunque dejará de actuar en Su papel de sacerdotedespués del juicio final. El cuerpo humano glorificado delSeñor es inmortal tal como lo serán los nuestros (I Juan3:2; I Corintios 15:50-54). Aunque el cuerpo glorificadode Cristo continuará existiendo, todas las razones por elreinado del papel de Hijo habrán pasado y todos los pape-les interpretados por el Hijo se habrán acabado. Aun elHijo será puesto bajo sujeción para que Dios sea todo entodo. Será en este sentido que el papel de Hijo terminará.El Propósito del HijoPuesto que el papel del Hijo de Dios es temporal y noeterno, ¿por qué escogió revelarse Dios por medio delHijo? ¿Por qué engendró al Hijo? El propósito principaldel Hijo es ser nuestro Salvador. La obra de la salvación108
  • 102. demandaba muchos papeles que solamente un serhumano podía interpretar, incluyendo los papeles desacrificio, propiciación, sustituto, pariente-redentor, rec-onciliador, mediador, abogado, sumo sacerdote, segundoAdán, y ejemplo. Estos términos solapan en muchas man-eras, pero cada uno representa un aspecto importante dela obra de la salvación que, según el plan de Dios, sola-mente se podría llevar a cabo por un ser humano.De acuerdo al plan de Dios, el derramamiento de san-gre era necesario para la remisión de los pecados delhombre (Hebreos 9:22). La sangre de animales no podíaquitar el pecado del hombre porque los animales le soninferiores al hombre (Hebreos 10:4). Ningún otrohumano podía comprar redención para alguien másporque todos habian pecado y merecían entonces la penade muerte para sí mismos (Romanos 3:23; 6:23). Sola-mente Dios era sin pecado, pero El no tenía carne y san-gre. Entonces, Dios se preparó un cuerpo (Hebreos10:5), para poder vivir una vida sin pecado en la carne yderramar sangre inocente para salvar a la humanidad. Elvino a ser carne y sangre para poder vencer por la muerteal diablo y librar a la humanidad (Hebreos 2:14-15). Deesta manera Cristo es nuestra propiciación—el medio porel cual obtenemos el perdón, la satisfacción de la justiciade Dios, el aplacamiento de la santa ira de Dios (Romanos3:25). El sacrificio de Cristo es el medio por el cual Diosperdona nuestro pecado sin comprometer Su justicia.Somos salvados hoy mediante el sacrificio de Jesu-cristo—mediante el ofrecimiento del Hijo de Dios (Hebre-os 10:10-20; Juan 3:16). Entonces el Hijo es el sacrificioy la propiciación por nuestros pecados.Cuando el Hijo de Dios vino a ser un sacrificio, tam-bién vino a ser un sustituto por nosotros. El murió en nue-stro lugar, cargó nuestros pecados, y pagó la pena demuerte por nuestros pecados (Isaías 53:5-6; I Pedro 2:24).109
  • 103. El fue más que un mártir; El actualmente tomó nuestrolugar. El probó la muerte por cada hombre (Hebreos 2:9).Por supuesto, Jesús solamente pudo ser nuestro sustitutoy morir en nuestro lugar por venir en la carne.El papel de Cristo como nuestro pariente-redentor esposibilitado también por el papel de Hijo. En el AntiguoTestamento, si un hombre vendía su propiedad o sevendía como esclavo, un pariente cercano tenía el dere-cho de volver a comprar por él su propiedad o su libertad(Levítico 25:25, 47-49). Jesús vino a ser nuestro her-mano por venir en carne (Hebreos 2:11-12). Por lo tanto,así se calificó para ser nuestro pariente-redentor. La Bib-lia lo describe como nuestro redentor (Romanos 3:24;Apocalipsis 5:9).Por medio de Su humanidad, Jesús es capaz de medi-ar, es decir, interponerse entre el hombre y Dios y repre-sentar el hombre ante Dios. Como mediador, Jesúsreconcilia al hombre con Dios; El le devuelve al hombre lacomunión con Dios (II Corintios 5:18,19). La brechaentre un Dios santo y el hombre pecaminoso fue cerradapor el inocente hombre Jesucristo: “Porque hay un soloDios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesu-cristo hombre” (I Timoteo 2:5). Debemos notar con quécuidado Pablo mantuvo la unicidad de Dios en este ver-sículo. No hay ninguna distinción en Dios, sino una dis-tinción entre Dios y Jesucristo el hombre. No hay dospersonalidades en Dios; la dualidad está en Jesús comoDios y Jesús como hombre. No es Dios quien hacemediación entre Dios y el hombre; ni la hace “Dios Hijo.”Al contrario, es Jesús el hombre quien hace mediación;solo un hombre inocente podría acercarse a un Diossanto a favor de la humanidad.El papel de Cristo como sumo sacerdote se encuentracercanamente asociado con Su papel de mediador(Hebreos 2:16-18; 4:14-16). En Su humanidad, Jesús fue110
  • 104. tentado tal como nosotros; es por causa de Su experien-cia humana que El nos puede ayudar como un sumo sac-erdote misericordioso. El entró al tabernáculo celestial,pasó detrás del velo al lugar santísimo, y allí ofreció Supropia sangre (Hebreos 6:19; 9:11-12). Por medio de Susacrificio y propiciación, tenemos acceso directo al tronode Dios (Hebreos 4:16; 6:20). El Hijo es nuestro sumosacerdote mediante el cual podemos acercarnos confiada-mente a Dios.Semejantemente, el papel de Hijo permite a Cristoser nuestro abogado, uno a quien acudimos por ayuda(I Juan 2:1). Si pecamos, aun después de ser conver-tidos, tenemos quien rogara nuestro caso de misericor-dia ante Dios. Nuevamente, es el papel de Hijo quelogró esto, pues cuando confesamos nuestros pecadosla sangre de Cristo es aplicada a aquellos pecados,haciendo que su defensa por nosotros sea exitosa.Jesús es el segundo Adán por medio de Su humanidad(I Corintios 15:45-47). El vino para conquistar y con-denar el pecado en la carne y para vencer a la mismamuerte (Romanos 8:3; I Corintios 15:55-57). El vinocomo un hombre para poder reemplazar a Adán como elrepresentante de la raza humana. Por hacer esto, elrevocó todas las consequencias de la caida de Adán paralos que creen en El (Romanos 5:12-21). Jesús como elsegundo Adán, el nuevo representante de la raza humana,volvió a ganar todo lo que la humanidad perdió a causadel pecado de Adán.Hay otro aspecto de la victoria de Cristo sobre elpecado en la carne. Jesús no solo vino en la carne paramorir sino que también vino para darnos un ejemplo deuna vida victoriosa para que pudiéramos seguir en Suspasos (I Pedro 2:21). El nos mostró cómo vivir victo-riosamente sobre el pecado en la carne. El llegó a ser elVerbo de Dios puesto en acción en la carne (Juan 1:1).111
  • 105. El vino a ser el Verbo viviente para que pudiéramosentender claramente cómo quería Dios que fuéramos. Porsupuesto, El también nos da poder para seguir Su ejemp-lo. Tal como somos reconciliados por Su muerte, somossalvados por Su vida (Romanos 5:10). Su Espíritu nos dael poder para vivir la vida justa que El desea que vivamos(Hechos 1:8; Romanos 8:4). El Hijo no solo representa alhombre ante Dios, sino que también representa a Diosante el hombre. El es un apóstol, uno que fue escogidopor Dios y enviado por Dios con un propósito específico(Hebreos 3:1). El es un profeta, representándo a Dios alhombre y revelando la Palabra de Dios al hombre(Hechos 3:20-23; Hebreos 1:1-2). Su humanidad es críti-ca en este sentido, pues Dios usó la humanidad del Hijopara alcanzarle al hombre al nivel del hombre.Además de proclamar la Palabra de Dios, el Hijo rev-eló la naturaleza de Dios al hombre. Mediante el Hijo,Dios comunicó Su gran amor hacia el hombre y exhibióSu gran poder de una manera que el hombre pudieraentender. Como explicamos en los Capítulos II y III, Diosusó el nombre de Jesús como la revelación culminada deSu naturaleza y la persona de Jesús como la culminaciónprofética de las teofanías del Antiguo Testamento. Estepropósito del papel de Hijo se encuentra expresado pormuchos versículos de la Escritura que enseñan la mani-festación de Dios en carne. Juan 1:18 describe estepropósito del Hijo: “A Dios nadie le vió jamás; el unigéni-to Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado aconocer.” Isaías profetizó que esta revelación vendría: “Yse manifestará la gloria de Jehová, y toda carne junta-mente la verá” (Isaías 40:5). Pablo escribió que esto enverdad aconteció en Cristo: “Porque Dios, que mandó quede las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplande-ció en nuestros corazones, para iluminación delconocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”112
  • 106. (II Corintios 4:6). En otras palabras, el Hijo de Dios llegóa ser el medio por el cual el Dios invisible e incomprensi-ble se reveló al hombre.Otro propósito del Hijo es de proveer el cumplimientode muchas promesas en el Antiguo Testamento a Abraham,Isaac, Jacob, la nación de Israel, y David. Jesucristocumplirá completamente las promesas que tienen que vercon los descendientes de estos hombres, y lo hará en elreino milenial en la tierra (Apocalipsis 20:4). El será literal-mente el Rey de Israel y de toda la tierra (Zacarías 14:16-17; Juan 1:49). Dios le prometió a David que su casa y sutrono serían establecidos para siempre (II Samuel 7:16).Jesús cumplirá esto literalmente en Sí mismo, siendo dellinaje actual de David por medio de María (Lucas 3) y sien-do heredero al trono de David por medio de su padre legal,José (Mateo 1).El papel de Hijo también le permite a Dios juzgar alhombre. Dios es recto y justo. También es misericordioso.En Su justicia y misericordia El decidió no juzgar al hom-bre hasta haber actualmente experimentado todas lastentaciones y los problemas de la humanidad y hastahaber demostrado que es posible vivir justamente en lacarne (claro que con poder divino, pero con el mismopoder que El ha puesto a nuestra disposición). La Bibliadeclara específicamente que el Padre no juzgará a nadie;solamente el Hijo juzgará (Juan 5:22, 27). Dios juzgarápor medio de Jesucristo (Romanos 2:16). En otras pal-abras, Dios (Jesús) juzgará al mundo en el papel de Unoquien vivió en la carne, venció el pecado en la carne, ehizo disponible aquel mismo poder victorioso a toda lahumanidad.En resumen, hay muchas razones por el Hijo. En elplan de Dios, el Hijo era necesario para traer salvación almundo. Esto incluye los papeles de (1) sacrificio, (2) susti-tuto, (3) pariente-redentor, (4) reconciliador, (5) mediador,113
  • 107. (6) sumo sacerdote, (7) abogado, (8) segundo Adán, y(9) un ejemplo de justicia. El papel de Hijo también hizoposible que Cristo fuera (10) apóstol, (11) profeta, (12)revelador de la naturaleza de Dios, (13) rey, y (14) juez.Todos estos papeles demandaban que un humano losllénara; por ellos podemos entender por qué Dios vino almundo en carne como el Hijo.Después de estudiar las razones por el papel de Hijo,es fácil entender por qué el Hijo vino a existir en un puntode tiempo en vez de estar en existencia desde toda laeternidad. Dios simplemente esperaba el cumplimientodel tiempo cuando todas estas cosas podrían ser puestasen acción de la mejor manera (Gálatas 4:4). Asi que elHijo no tuvo una existencia sustancial hasta la concep-ción de Cristo en el vientre de María.Después del reinado milenial y el juicio final, lospropósitos del papel de Hijo se habrán cumplido y elreinado del Hijo terminará. Cuando observamos lasrazones por el Hijo, podemos ver que el papel de Hijo estemporal y no eterno; la Biblia nos dice cuándo empezó elpapel de Hijo y cuándo terminará el ministerio de aquelpapel.Para repasar y explicar más ampliamente varios con-ceptos acerca del Hijo, podemos explorar Hebreos 1, quecontiene varias referencias al Hijo que son muy intere-santes. El versículo 3 describe al Hijo como el resplandorde la gloria de Dios y la imagen misma de Su persona. Lapalabra griega hypostasis, traducida como “persona,”también significa medio, sustancia, naturaleza, o ser. Enun pasaje parecido, Colosenses 1:15 dice que el Hijo es laimagen del Dios invisible. Nuevamente, vemos que el Hijoes una manifestación visible del Padre en carne. El Hijo esuna representación exacta o imagen de Dios con toda lagloria de Dios. En otras palabras, el Dios (Padre) invisiblese manifestó en carne visible como el Hijo para que los114
  • 108. hombres podrían ver la gloria de Dios y entender cómorealmente es Dios. Hebreos 1 se puede considerar comoun recalcamiento de Juan 1 en que Dios Padre fue hechocarne. Hebreos 1:2 dice que Dios nos ha hablado por SuHijo; Juan 1:14 dice que el Verbo fue hecho carne, y Juan1:18 dice que el Hijo le ha dado a conocer a Dios Padre.Entendemos de estos versículos que el Hijo no es distintodel Padre en personalidad, sino que es el modo por el cualel Padre se reveló al hombre.El Hijo y La CreaciónHebreos 1:2 declara que Dios hizo el universo por elHijo. Semejantemente, Colosenses 1:13-17 dice que todaslas cosas fueron creadas por el Hijo, y Efesios 3:9 dice quetodas las cosas fueron creadas por Jesucristo. ¿Qué sig-nifica creación “por el Hijo,” ya que el Hijo no tuvo unapreexistencia sustancial antes de la Encarnación?Por supuesto, sabemos que Jesús como Dios pre-existía la Encarnación, puesto que la deidad de Jesús esningún otro que el mismo Padre. Reconocemos que Jesús(el Espíritu divino de Jesús) sí es el Creador. Estos ver-sículos le describen al Espíritu eterno que estaba en elHijo—la deidad que más tarde fue encarnada como elHijo—como el Creador. La humanidad de Jesús no podíacrear, sino que Dios quien vino en el Hijo como Jesucristocreó el mundo. Hebreos 1:10 declara claramente queJesús como Señor era el Creador.Quizás estos pasajes de la Escritura tienen un signifi-cado más profundo que puede ser expresado de la sigu-iente manera: Aunque el Hijo no existía en el tiempo de lacreación excepto como el Verbo en la mente de Dios, Diosusó Su pre-sciencia del Hijo cuando creó el mundo. Sabe-mos que el creo el mundo por la Palabra (el Verbo) deDios (Hebreos 11:3). El creó el mundo con el115
  • 109. conocimiento de Su plan para la Encarnación y la reden-ción de la cruz en Su mente. Quizás en esta misma pre-ciencia El utilizó el papel de Hijo para crear el mundo. Esdecir, el hizo que la creación entera dependiera de la futu-ra llegada de Cristo. Como lo explica John Miller, “AunqueEl no recogió Su humanidad hasta el cumplimiento deltiempo, sin embargo la utilizó, y actuó sobre ella, desdetoda la eternidad.”3Entonces Romanos 5:14 declara queAdán era la figura de El que iba a venir, que era Cristo;pues evidentemente Dios le tuvo al Hijo en mente cuandocreó a Adán.Sabemos que Dios no vive en el tiempo ni es limitadopor el tiempo como lo somos nosotros. El conoce concerteza el futuro y puede predestinar un plan con certeza.Entonces, El puede actuar sobre un evento futuro porqueEl sabe que sucederá. El puede considerar a las cosas queno existen como si existieran (Romanos 4:17). Es así queel Cordero fue inmolado antes de la fundación del mundo(Apocalipsis 13:8), y es por eso que Jesús el hombrepudo orar, “Ahora pues, Padre, glorifícame tú para conti-go, con aquella gloria que tuve contigo antes que elmundo fuese” (Juan 17:5). Aunque Dios creó al hombrepara que el hombre le amara y le adorara (Isaías 43:7;Apocalipsis 4:11), el pecado del hombre habría frustradoel propósito de Dios en la creación si Dios no hubieratenido el plan de restaurarle al hombre mediante el Hijo.Dios anticipó la caida del hombre, pero sin embargo creóal hombre ya que El había predestinado el Hijo y el futuroplan de la redención (Romanos 8:29-32). El plan del Hijoestaba en la mente de Dios en la creación y era necesariopara que la creación fuera exitosa. Entonces, El creó elmundo por el Hijo.Sabemos que los versículos de la Escritura que hablande creación por el Hijo no pueden significar que el Hijoexistía sustancialmente en la creación como una persona116
  • 110. aparte del Padre. El Antiguo Testamento proclama que unSer individual nos creó, y que El es Jehová, el Padre: “¿Notenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado unmismo Dios?” (Malaquías 2:10); “Así dice Jehová, turedentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lohago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo latierra por mí mismo” (Isaías 44:24).Jesús no fue crucificado en un sentido físico antes dela creación, el Hijo no fue engendrado antes de lacreación, y Jesucristo el hombre no existía para tener glo-ria antes de la creación. (Jesús hablaba como un hombreen Juan 17:5, pues por definición Dios no ora y no nece-sita orar.) ¿Cómo puede describir la Biblia a todas estascosas como existentes antes de la creación? Existían en lamente de Dios como un futuro plan predestinado.Aparentemente, los versículos de la Escritura que dicenque Dios creó el mundo por el Hijo quieren decir que Diosutilizó y se aventajó de Su plan futuro para el papel deHijo cuando creó el mundo. Ciertamente el plan para elHijo y para la redención existía en la mente de Dios antesde y durante la creación. (Para más consideración de esteconcepto, véase el tratamiento de Génesis 1:26 en elCapítulo VII).En resumen, podemos mirar la creación por el Hijo endos maneras: (1) El Espíritu singular de Dios, quien luegose encarnó como el Hijo, era el Creador. (2) Aunque el Hijono existía físicamente, Dios tenía el plan del Hijo en Sumente en la creación. El dependía de aquel plan—dependíadel papel de Hijo—para cumplir Su propósito en lacreación a pesar de Su pre-ciencia del pecado del hombre.El PrimogénitoHebreos 1:6 le llama al Hijo el primogénito. Esto nosignifica que el Hijo fue el primer ser creado por Dios o117
  • 111. aun que El fue creado, pues este mismo versículo indicaque el “engendramiento” ocurrió después de la creaciónde los ángeles. Ciertamente, el Hijo no es “eternamenteengendrado” pues el versículo 5 describe al engen-dramiento como algo que sucedió en un cierto punto en eltiempo: “Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy.”Entonces, ¿en qué sentido es el Hijo el “primogénito”?El término tiene varios significados. En un sentido dela palabra, el Hijo no solamente era el primogénito sinotambién el unigénito (Juan 3:16). Es decir, el Hijo es laúnica persona literalmente concebida por el EspírituSanto (Dios); el nacimiento virginal hizo posible que dei-dad completa y humanidad completa se unieran en unasola persona. Además, el Hijo es el primogénito en el sen-tido de que El fue planeado en la mente de Dios antes detodo lo demás. El Hijo es también el primogénito en queEl fue el primero en conquistar el pecado y la muerte. Eles “el primogénito de los muertos” (Apocalipsis 1:5), “elprimogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29), y“el primogénito de entre los muertos” (Colosenses 1:18).Todos estos versículos de la Escritura usan la misma pal-abra griega, prototokos, que se usa en Hebreos 1:6.Cristo era las primicias de la resurrección puesto que Elfue el primero que fue resucitado corporalmente y dadoun cuerpo glorificado (I Corintios 15:20).Ya que Jesucristo es la cabeza de la iglesia, que es lla-mada la “congregación de [perteneciendo a] los pri-mogénitos” (Hebreos 12:23), podemos interpretar ladesignación de Cristo como “el primogénito de todacreación” (Colosenses 1:15) como significando el pri-mogénito de la familia espiritual de Dios que es llamadade toda la creación. Mediante la fe en El podemos venir aser hijos e hijas de Dios por el nuevo nacimiento(Romanos 8:14-17). Jesus es el autor y consumador denuestra fe (Hebreos 12:2), el autor de nuestra salvación118
  • 112. (Hebreos 2:10), el apóstol y sumo sacerdote de nuestraprofesión (Hebreos 3:1), y nuestro hermano (Hebreos2:11-12). Es en Su papel redentivo que El puede ser lla-mado el primogénito entre muchos hermanos.El título de Cristo como primogénito tiene significadono solo en el sentido del primero en orden sino como elprimero en poder, autoridad, y preeminencia, tal como elhermano mayor tiene preeminencia entre sus hermanos.Como se aplica a Cristo, primogénito no significa queera el primer hombre que nació físicamente, sino que Eles el primero en poder. Esto es el significado principal deColosenses 1:15 cuando dice que El es “el primogénito detoda creación,” como vemos en los versículos subsigu-ientes. Los versículos 16-18 le describen a Jesús como elcreador de todas las cosas, la cabeza de todo poder, y lacabeza de la iglesia. El versículo 18 dice, en particular,que El es “el primogénito de entre los muertos; para queen todo tenga la preeminencia.”En resumen, Jesús es el primogénito en varios senti-dos. (1) El es el primer y el único Hijo engendrado deDios en que El fue concebido por el Espíritu Santo. (2) Elplan de la Encarnación existía en la mente de Dios desdeel principio, antes de cualquier otra cosa. (3) En Suhumanidad, Jesús es el primer hombre que venció elpecado y entonces es el primogénito de la familia espiri-tual de Dios. (4) En su humanidad, Jesús es el primerhombre que venció la muerte y entonces es las primiciasde la resurrección o el primogénito de entre los muertos.(5) Jesús es la cabeza de toda la creación y la cabeza de laiglesia, entonces El es el primogénito en el sentido detener preeminencia entre y poder sobre todas las cosas,tal como el hermano mayor tradicionalmente tiene pre-eminencia entre sus hermanos. Los primeros cuatro pun-tos se refieren a ser el primero en orden mientras que elquinto se refiere a ser el primero en poder y grandeza.119
  • 113. La designación de Cristo como el primogénito no sig-nifica que El fue creado o generado por otro Dios. Encambio, significa que como hombre Cristo es el primer ymayor hermano en la familia espiritual de Dios y que Eltiene poder y autoridad sobre toda la creación.Hebreos 1:8-9“Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo delsiglo . . . te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegríamás que a tus compañeros.” La primera porción de estepasaje claramente se refiere a la deidad en el Hijo, mien-tras que la segunda porción se refiere a la humanidad delHijo. El escritor de Hebreos está citando un pasajeprofético en el Salmo 45:6-7. Esta no es una conver-sación en la Deidad sino una declaración profética inspi-rada por Dios y anticipando la encarnación futura deDios en carne. Dios estaba hablando proféticamente através del salmista para describirse a Sí mismo en unpapel futuro.ConclusiónEn conclusión, hemos aprendido que el término “Hijode Dios” se refiere a la Encarnación, o la manifestaciónde Dios en carne. Dios planeó el Hijo antes que empezó elmundo, pero el Hijo no entró en existencia sustancialactual hasta el cumplimiento del tiempo. El Hijo tuvo unprincipio, pues el Espíritu de Dios engendró (causó laconcepción de) el Hijo en el vientre de María. El reinadodel Hijo tendrá un fin, pues cuando la iglesia es presenta-da a Dios y cuando Satanás y el pecado y la muerte final-mente son juzgados y sujetados, el papel del Hijo cesará.El Hijo llena muchos papeles que en el plan de Dios sola-mente podían ser cumplidos por un ser humano inocente.120
  • 114. Por supuesto, el propósito fundamental del Hijo esproveer los medios de salvación para la humanidad caida.Concluimos tres cosas acerca del uso del término“Hijo de Dios.” (1) No podemos usarlo aparte de lahumanidad de Cristo, pues la palabra siempre se refiere ala carne o al Espíritu de Dios en carne. (2) Hijo siemprese usa con referencia al tiempo, pues el papel de Hijotuvo un principio y tendrá un fin. (3) Como Dios, Jesústuvo toda potestad, pero como el Hijo el era limitado enpoder. Jesús era ambos Dios y hombre.La doctrina bíblica del Hijo es una verdad maravillosay hermosa. Presenta unas ideas complejas primariamenteporque es difícil que la mente humana comprenda un sercon una naturaleza humana y también una naturaleza div-ina. Sin embargo, por el Hijo Dios presentó vívidamenteSu naturaleza al hombre, en particular Su amor incompa-rable.La doctrina del Hijo no enseña que de tal manera amóDios Padre al mundo que envió a otra persona, “DiosHijo,” a morir y a reconciliar el mundo con el Padre. Alcontrario, enseña que de tal manera amó Dios Padre almundo que se vistió a Sí mismo en carne y dió de Símismo como el Hijo de Dios para reconciliar consigo almundo (II Corintios 5:19). El único Jehová Dios delAntiguo Testamento, el gran Creador del universo, sehumilló en forma de hombre para que el hombre podríaverle, entenderle, y comunicarse con El. El se hizo uncuerpo, llamado el Hijo de Dios.Dios mismo proveyó un medio de redención para lahumanidad: “Y vió que no había hombre, y se maravillóque no hubiera quien se interpusiese; y los salvó su brazo”(Isaías 59:16). Su propio brazo proveyó salvación.Entonces, un entendimiento correcto del Hijo tiene elefecto de magnificar y glorificar el Padre. En Su papelcomo el Hijo, Jesús oró al Padre, “Yo te he glorificado en la121
  • 115. tierra . . . He manifestado tu nombre . . . Y les he dado aconocer tu nombre” (Juan 17:4, 6, 26). El Padre se ha rev-elado al mundo y ha reconciliado el mundo consigo pormedio del Hijo.122
  • 116. NOTASCAPITULO V1Heick, I, 179-180.2Flanders y Cresson, p. 343.3Miller, pp. 96-97.123
  • 117. “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30).“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Con-solador, para que esté con vosotros para siem-pre: el Espíritu de Verdad, al cual el mundo nopuede recibir, porque no le ve, ni le conoce;pero vosotros le conocéis, porque mora convosotros, y estará en vosotros” (Juan 14:16-17).El Capítulo IV discutió el concepto bíblico del Hijo.En este capítulo examinamos el significado de los térmi-nos Padre y Espíritu Santo en relación a Dios. Tambiénexploramos las relaciones y las distinciones entre los trestérminos Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¿Identificanestos términos a tres distintas personas o personalidadesen la deidad? ¿O indican tres diversos papeles, modos,funciones, u oficios a través de los cuales El Dios santofunciona y se revela?1256PADRE, HIJO, YESPIRITU SANTO
  • 118. El PadreEl término “Dios Padre” es bíblico y refiere a Diosmismo (Galatas 1:1-4). Dios es el Padre; El no es simple-mente Padre del Hijo, sino el Padre de toda la creación(Malaquías 2:10; Hebreos 12:9). El es también nuestroPadre por causa del nuevo nacimiento (Romanos 8:14-16). El título Padre indica una relación entre Dios y elhombre, particularmente entre Dios y su Hijo y entre Diosy el hombre regenerado. Jesús enseñaba muchas vecesque Dios es nuestro Padre (Mateo 5:16, 45, 48). El nosenseñó a orar así, “Padre nuestro que estás en los cielos”(Mateo 6:9). Por supuesto, Jesús como hombre tenía unarelación adicional a Dios en un sentido que ningún otroha tenido. El era el único Hijo engendrado del Padre(Juan 3:16), el único que fue concebido realmente por elEspíritu de Dios y el único que tenía la plenitud de Diossin medida.La Biblia indica claramente que hay solamente unPadre (Malaquías 2:10; Ephesians 4:6). También enseñaclaramente que Jesús es el Padre (Isaías 9:6; Juan 10:30).El Espíritu que moraba en el Hijo de Dios no era nadiesino el Padre.Es importante observar que el nombre del Padre esJesús, porque este nombre revela y expresa completa-mente al Padre. En Juan 5:43, Jesús dijo, “Yo he venido ennombre de mi Padre.” Según Hebreos 1:4, el Hijo “heredómás excelente nombre.” Es decir, el Hijo heredó el nom-bre de Su Padre. Por lo tanto entendemos por qué Jesúsdijo que El manifestó y declaró el nombre del Padre (Juan17:6, 26). El clumplío la profecia profecía del AntiguoTestamento que anuncio que el Mesías declararía el nom-bre del Jehová (Salmo 22:22; Hebreos 2:12). ¿En quénombre vino el Hijo? ¿Qué nombre obtuvo El de su Padrepor herencia? ¿Qué nombre manifestó el Hijo? La126
  • 119. respuesta es evidente. El único nombre que él utilizabaera el nombre de Jesús, el nombre de su Padre.El HijoBásicamente, el término “Hijo de Dios” refiere a Dioscomo El se manifestó en la carne en la persona de Jesu-cristo para la salvación de la humanidad. El nombre delHijo es Jesús: “Y dará a luz un Hijo, y llamarás su nombreJESUS” (Mateo 1:21). Puesto que Padre se refiere única-mente a la deidad, mientras que “Hijo de Dios” se refierea la deidad como encarnada en la humanidad, nocreemos que el Padre es el Hijo. La distinción es girato-ria. Nosotros podemos decir que el Hijo murió, pero nopodemos decir que el Padre murió. La deidad en el Hijoes el Padre. Aunque no creemos que el Padre es el Hijo,creemos que el Padre está en el Hijo (Juan 14:10).Puesto que Jesús es el nombre del Hijo de Dios, en cuan-to a su deidad como Padre y en cuanto a su humanidadcomo Hijo, es el nombre de los dos, el Padre y el Hijo.El Espíritu SantoEl Espíritu santo es simplemente Dios. Dios es santo(Levítico 11:44; I Pedro 1:16). De hecho, El solo es santoen Sí Mismo. Dios también es Espíritu (Juan 4:24), y haysolamente un Espíritu de Dios (I Corintios 12:11; Efesios4:4). Por lo tanto, “Espíritu Santo” es otro término para elúnico Dios.Que el Espíritu santo es Dios es evidente de una com-paración de Hechos 5:3 con 5:4 y de una comparación deI Corintios 3:16 con 6:19. Estos pasajes identifican alEspíritu Santo con Dios mismo.No podemos limitar los términos “Espíritu Santo,” o“Espíritu de Dios” al Nuevo Testamento, ni podemos así127
  • 120. limitar las acciones o las manifestaciones de Dios que esostérminos describen. Encontramos al Espíritu mencionadoa través del Antiguo Testamento comenzando con Génesis1:2. Pedro nos dice que los profetas de la antiguidad eranmovidos por el Espíritu Santo (II Pedro 1:21).Si el Espíritu Santo es simplemente Dios, ¿por quéhay una necesidad de usar este término? La razón es queenfatiza un aspecto particular de Dios. Enfatiza que Elque es un Espíritu santo, omnipresente, e invisible obraentre todos los hombres por todas partes y puede llenarlos corazones de los hombres. Cuando hablamos delEspíritu Santo, estamos recordándonos de la obra invisi-ble de Dios entre los hombres y de Su capacidad de ungir,bautizar, llenar, y morar en medio de las vidas humanas.El término habla de Dios en actividad: “y el Espíritu deDios se movía sobre la faz de las aguas.” (Génesis 1:2).Eso se refiere a Dios obrando entre la humanidad pararegenerar la naturaleza caída del hombre y permitirlehacer la voluntad sobrenatural de Dios en el mundo.Nosotros observamos que el Espíritu es el agente en elnuevo nacimiento (Juan 3:5; Titus 3:5).Puesto que el Espíritu Santo es Dios mismo, uti-lizamos correctamente el pronombre El para hacer refer-encia al Espíritu. Utilizamos a menudo “Espíritu Santo”como una forma abreviada “del bautismo (o don) delEspíritu Santo,” y en tales casos es apropiado utilizar elpronombre El como sustituto. Cuando hacemos esto, sinembargo, debemos recordar siempre que el EspírituSanto es Dios y no simplemente una fuerza o un líquidosin inteligencia. Los siguientes versículos de Escriturarevelan que el Espíritu Santo no es una fuerza que notiene inteligencia, sino que es en realidad Dios Mismo:Hechos 5:3-4, 9; 20:23, 28; 21:11.El Espíritu es revelado y es recibido por medio delnombre de Jesús. Él no es una persona distinta con una128
  • 121. identidad distinta que viene en otro nombre. Jesús dijo,“el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviaráen mi nombre . . .” (Juan 14:26). Entonces, el EspírituSanto viene en el nombre de Jesús.El Padre es el Espiritu SantoEl único Dios es el Padre de todos, es santo, y es unEspiritu. Por lo tanto, los títulos Padre y Espíritu Santodescriben al mismo ser. Para decirlo de otra manera, elúnico Dios puede llenar simultáneamente los dos papelesde Padre y de Espíritu Santo y lo hace. Las Escrituras dantestimonio a esto.1. Juan 3:16 dice que Dios es el Padre de Jesucristo, yJesús se refirió al Padre como su propio Padre muchasveces (Juan 5:17-18). Sin embargo Mateo 1:18-20 yLucas 1:35 revelan claramente que el Espíritu Santo es elPadre de Jesucristo. Según estos versículos de Escritura,Jesús fue concebido por el Espíritu Santo y consecuente-mente nació como el Hijo de Dios.El que efectúa la concepción es el Padre. Puesto quetodos los versículos de Escritura en referencia a la con-cepción del Hijo de Dios hablan del Espíritu Santo comoel agente de la concepción, es evidente que el Padre delcuerpo humano es el Espíritu; es solamente razonableconcluir que el Espíritu Santo es el Padre de Jesucristo, elHijo de Dios.2. Joel 2:27-29 registra las palabras de Jehová Dios:“derramaré mi Espíritu sobre toda carne.” Pedro aplicóeste versículo de Escritura al bautismo del Espíritu Santoen el día de Pentecostés (Hechos 2:1-4, 16-18). Así elEspíritu Santo es el Espíritu de Jehová Dios del AntiguoTestamento. Puesto que hay un solo Espíritu, obviamenteel Espíritu de Jehová debe ser el Espíritu Santo.3. La Biblia llama al Espíritu Santo el “Espíritu de129
  • 122. Jehová” (Isaias 40:13), el Espíritu de Dios (Génesis 1:2),y del Espíritu del Padre (Mateo 10:20). Puesto que hay unsolo Espíritu, todas estas frases se refieren al mismo ser.El Espíritu Santo es nada menos que Jehová Dios y nadamenos que el Padre.Para un estudio adicional de la identidad del EspírituSanto con el Padre, considere las comparaciones sigu-ientes de la Biblia:1. Dios Padre le levantó a Jesús de los muertos(Hechos 2:24; Efesios 1:17-20), sin embargo, el Espíritule levantó a Jesús de los muertos (Romanos 8:11).2. Dios Padre vivifica (da vida) a los muertos(Romanos 4:17; I Timoteo 6:13), sin embargo, el Espíritulo va a hacer (Romanos 8:11).3. El Espíritu nos adopta, que significa que El es nue-stro Padre (Romanos 8:15-16).4. El Espíritu Santo llena la vida de un cristiano (Juan14:17; Hechos 4:31), sin embargo, el Espíritu del Padrellena los corazones (Efesios 3:14-16). Es el Padre quevive en nosotros (Juan 14:23).5. El Espíritu Santo es nuestro Consolador (Juan 14:26,(en el griego, parakletos), con todo Dios Padre es el Dios detoda consolación (paraklesis) quién nos conforta (paraka-leo) en toda nuestra tribulación (II Corintios 1:3-4).6. El Espíritu nos santifica (I Pedro 1:2), sin embargo,el Padre nos santifica (Judas 1).7. Toda la Escritura es dada por la inspiración de Dios(II Timoteo 3:16), sin embargo, el Espíritu Santo inspira-ba a los profetas del Antiguo Testamento (II Pedro 1:21).8. Nuestros cuerpos son templos de Dios (I Corin-tios 3:16-17), sin embargo son templos del EspírituSanto (I Corintios 6:19).9. El Espíritu del Padre nos dará palabras a decir entiempos de persecución (Mateo 10:20), pero el EspírituSanto también lo hará (Marcos 13:11).130
  • 123. De todos estos versículos de Escritura concluimosque Padre y Espíritu Santo simplemente son dos diversasdescripciones del único Dios. Los dos términos describenal mismo ser, pero enfatizan o iluminan diversos aspec-tos,papeles, o funciones que El posee.La Deidad de Jesucristo es el PadreLa deidad residente en Jesucristo es nada menos queel Padre. En otras palabras, el Espíritu en el Hijo es elPadre. (Véase la sección, “Jesús es el Padre,” en el Capítu-lo IV para una discusión completa de este punto.)La Deidad de Jesucristo es el Espíritu SantoEl Espíritu Santo se llama el Espíritu de Jesucristo(Filipenses 1:19), y el Espíritu del Hijo (Gálatas 4:6). IICorintios 3:17 dice del Espíritu, “El Señor es el Espíritu.”En breve, el Espíritu que es residente en Jesucristo esnada menos que el Espíritu Santo. El Espíritu en el Hijoes el Espíritu Santo.Abajo hay algunos versículos paralelos de Escrituraque revelan aun más que el Espíritu de Cristo es elEspíritu Santo.1. El Espíritu de Cristo estaba en los profetas de laantigüedad (I Pedro 1:10-11), sin embargo sabemos queel Espíritu Santo se movía en ellos (II Pedro 1:21).2. Jesús levantará al creyente de la muerte (Juan6:40), sin embargo, el Espíritu vivificará (dará vida) a losmuertos (Romanos 8:11).3. El Espíritu le levantó a Cristo de los muertos(Romanos 8:9-11), sin embargo, Jesús dijo que El selevantaría a Sí mismo de los muertos (Juan 2:19-21).4. Juan 14:16 dice que el Padre enviaría a otro Conso-lador, a saber, el Espíritu Santo, pero en Juan 14:18 Jesús131
  • 124. dijo, “no os dejaré huérfanos: vendré a vosotros.” Enotras palabras, el otro Consolador es Jesús en otraforma—en el Espíritu más bien que en la carne. Jesúsexplicó esto en el versículo 17, diciendo que el Conso-lador estaba con los discípulos ya, pero que prontoestaría en ellos. En otras palabras, el Espíritu Santo esta-ba con ellos en la persona de Jesucristo, pero el EspírituSanto, el Espíritu de Jesucristo, pronto estaría en ellos.Jesús explicó este punto aun más en Juan 16:7, diciendoque El tuvo que irse o bien el Consolador no vendría. ¿Porqué? Mientras Jesús estaba presente con ellos en la carneEl no estaría presente espiritualmente en sus corazones,pero después de que El saliera físicamente enviaría a supropio Espíritu para estar con ellos.5. El Espíritu Santo mora en los corazones de los Cris-tianos (Juan 14:16), sin embargo, Jesús prometió que Elhabitaría con sus seguidores hasta el fin del mundo(Mateo 28:20). De igual manera, los creyentes se llenandel Espíritu Santo (Hechos 2:4, 38), sin embargo, esCristo que mora en nosotros (Colosenses 1:27).6. Efesios 3:16-17 dice que cuando tenemos elEspíritu en el hombre interno, tenemos a Cristo en nue-stros corazones.7. Cristo santifica a la iglesia (Efesios 5:26), pero lohace el Espíritu (I Pedro 1:2).8. El Espíritu Santo es el parakletos prometido enJuan 14:26 (la palabra griega traducida “Consolador”),sin embargo, Jesús es nuestros parakletos en I Juan 2:1(la misma palabra griega traducida “abogado”). Debemosobservar que el mismo escritor humano—el ApóstolJuan—escribió ambos versículos, entonces supuesta-mente él estaba enterado del paralelo.9. El Espíritu es nuestro intercesor (Romanos 8:26),sin embargo Jesús es nuestro intercesor (Hebreos 7:25).10. El Espíritu Santo nos dará las palabras que debe-132
  • 125. mos decir en épocas de persecución (Marcos 13:11), sinembargo Jesús dijo que El haría lo mismo (Lucas 21:15).Padre, Hijo, y Espíritu SantoEstá claro que los términos Padre, Hijo, y EspírituSanto no pueden significar tres personas, personali-dades, voluntades, o seres distintos. Pueden denotarsolamente diversos aspectos o papeles de un ser espiritu-al—el único Dios. Ellos describen las relaciones de Diospara con el hombre, no personas en una Deidad. Usamosa Padre para enfatizar los papeles de Dios como Creador,Padre de espíritus, Padre de los creyentes nacidos denuevo, y Padre de la humanidad de Jesucristo. Usamos aHijo para significar tanto la humanidad de Jesucristocomo a Dios como El se manifestó en carne con elpropósito de la salvación del hombre. Usamos a EspírituSanto para enfatizar el poder activo de Dios en el mundoy entre los hombres, particularmente su obra en la regen-eración.Debemos observar que estos tres títulos no son losúnicos que Dios tiene. Muchos otros títulos o nombrespara Dios son muy significativos y aparecen con frecuen-cia en la Biblia, incluyendo los términos tales comoJehová, Señor, Verbo, Dios Omnipotente, y el Santo deIsrael. La creencia en la Unicidad no niega al Padre, ni elHijo, ni el Espíritu Santo, pero sí refuta la idea que estostérminos denotan personas en la Deidad. Dios tienemuchos títulos, pero El es un ser. En cuanto a su existen-cia El es indivisible, pero Su revelación de Sí mismo a lahumanidad se ha expresado a través de muchos canales,incluyendo Su revelación como el Padre, en el Hijo, ycomo el Espíritu Santo.Efesios 3:14-17, que hemos usado varias veces eneste capítulo, demuestra que el Padre, el Espíritu, y Cristo133
  • 126. son uno en el sentido apenas descrito. “Por esta causadoblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesu-cristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos yen la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de sugloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interiorpor su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vue-stros corazones . . .” Así entonces, este pasaje identifica alEspíritu en el corazón de un Cristiano como el Espíritudel Padre y también como a Cristo. El Padre, Cristo, y elEspíritu todos se refieren al único Dios indivisible.¿Qué de los pasajes de Escritura que parecendescribir a más de una persona en la Deidad? Debido aaños de uso por los que creen en más de una persona enla Deidad, estos pasajes solo parecen describir a más deuna persona en la Deidad. Cuando una persona limpia sumente de todas las interpretaciones, connotaciones, ydoctrinas de los hombres, y puede ver estos versículos através de los ojos de los escritores originales (quieneseran judíos monoteístas devotos), entenderá que estosversículos describen o los atributos y papeles múltiplesde Dios o la doble naturaleza de Jesucristo. (Para ver ladiscusión de los versículos en particular de Escritura eneste respecto, véase los Capítulos VII, VIII, y IX.)Solamente dos versículos de Escritura en la Bibliaentera mencionan a Padre, Hijo (o Verbo), y EspírituSanto de una manera que podría sugerir tres personas ouna significado especial del número tres en lo referente ala Deidad. Ellos son Mateo 28:19 y I Juan 5:7. Sin embar-go, ambos pasajes presentan unos problemas serios parala opinión trinitaria.Mateo 28:19“Por tanto, id, y haced discípulos a todaslas naciones, bautizándolos en el nombre del134
  • 127. Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.”En este pasaje, Jesús ordenó a sus discípulos a bauti-zar “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del EspírituSanto.” Sin embargo, este versículo de Escritura noenseña que Padre, Hijo, y Espíritu Santo son tres per-sonas distintas. En cambio, enseña que los títulos Padre,Hijo, y Espíritu Santo identifican a un nombre y por lotanto a un ser. El versículo expresamente dice “en el nom-bre,” no “en los nombres.”Para contestar a cualquier duda que la distinción sin-gular-plural es significativa o que fue planeada deliber-adamente por Dios, necesitamos solamente leer Gálatas3:16, donde Pablo enfatiza el significado singular de lafrase “tu simiente” en Génesis 22:18. Muchos eruditostrinitarios han reconocido por lo menos parcialmente elsignificado del singular en Mateo 28:19. Por ejemplo, elprofesor presbiteriano, James Buswell, dice, “el ‘nombre,’no los ‘nombres’ del Padre y del Hijo y del Espíritu Santoen el cual debemos ser bautizados, debe entenderse comoYahweh, el nombre del Dios Trino.”1Su discernimientodel singular está correcto, aunque su identificación delnombre singular está en error. Jehová o Yahweh era elnombre revelado de Dios en el Antiguo Testamento, peroJesús es el nombre revelado de Dios en el Nuevo Testa-mento. Sin embargo, el nombre de Jesús incluye a Jehovápuesto que Jesús significa Jehová-Salvador.Padre, Hijo, y Espíritu Santo todos describen al únicoDios, entonces la frase en Mateo 28:19 simplementedescribe el único nombre del único Dios. El Antiguo Tes-tamento prometió que vendría una época en que Jehovátendría un solo nombre y que ese único nombre se daría aconocer (Zacarías 14:9; Isaías 52:6). Sabemos que elúnico nombre de Mateo 28:19 es Jesús, porque Jesús esel nombre del Padre (Juan 5:43; Hebreos 1:4), del Hijo135
  • 128. (Mateo 1:21), y del Espíritu Santo (Juan 14:26). La igle-sia del Nuevo Testamento entendía esto como la verdad,porque ellos bautizaban en el nombre de Jesucristo(Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; I Corintios 1:13). Mateomismo endosó esta interpretación estando en pié conPedro y los otros apóstoles durante el sermón en el cualPedro mandó a la gente que se bautizaran en el nombrede Jesucristo (Hechos 2:14-38).Algunos dicen que las referencias en los Hechos real-mente no significan que el nombre de Jesús fue pronunci-ado oralmente como parte de la fórmula bautismal. Sinembargo, esto parece ser una tentativa de torcer ellenguaje para conformarse con una doctrina erronea yuna práctica equivocada. Los Hechos 22:16 dice, “Leván-tate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nom-bre.” Por lo tanto este versículo de Escritura indica que elnombre de Jesús era invocado en el bautismo. Santiago2:7 dice, “¿No blasfeman ellos el buen nombre que fueinvocado sobre vosotros?” La frase griega indica que esenombre fue invocado sobre los Cristianos a tiempoespecifico. Mas La Biblia Amplificada dice, “Que no sonellos quien blasfemaron ese precioso nombre en el cualfuiste distinguidos y llamados (el nombre de Cristo invo-cado en el bautismo)?”Para un ejemplo de lo que “en el nombre de Jesús”significa, solamente tenemos que ver la historia de lasanidad del hombre cojo en Hechos 3. Jesús dijo quedeberíamos orar por los enfermos en Su nombre (Mar-cos 16:17-18), y Pedro dijo que el nombre de Jesúscuró al hombre cojo (Hechos 4:10). ¿Cómo sucedióesto? Pedro actualmente pronunció las palabras, “en elnombre de Jesucristo” (Hechos 3:6). El nombre deJesús invocado con fe produjo el resultado. El nombresignifica poder o autoridad, pero este significado nodetrae del hecho de que Pedro invocó oralmente el136
  • 129. nombre de Jesús para efectuar la sanidad.Si los muchos pasajes de Escritura en los Hechos quese refieren al bautismo en agua en el nombre Jesús nodescriben una fórmula bautismal, entonces es igualmenteverdadero que Mateo 28:19 no indica una fórmula. Estainterpretación dejaría a la iglesia sin una fórmula bautismalpara hacer una distinción entre el bautismo Cristiano, elbautismo de los prosélites judíos, y el bautismo pagano.Pero el Señor no nos dejó sin una fórmula bautismal; laiglesia cumplió correctamente con las instrucciones queJesús dió en Mateo 28:19 cuando los apóstoles usaron elnombre de Jesús en el bautismo en agua.Muchas enciclopedias e historiadores de la iglesiaconvienen que la original fórmula bautismal en la antiguahistoria de la iglesia era “en el nombre de Jesús.” Porejemplo, el profesor Luterano Otto Heick dice, “El primerbautismo fue administrado en el nombre de Jesús, perogradualmente en el nombre del Dios Trino: Padre, Hijo yEspíritu.”2Esto no era un resbalón de la pluma, porquemás adelante el afirmó su opinión: “En el principio elbautismo se hacía en el nombre de Cristo.”3Esta interpretación del único nombre en Mateo 28:19como Jesús halla más apoyo en la descripción completade los acontecimientos de los cuales este versículo es unaparte. En Mateo 28:18-19, Jesús dijo, “Toda potestad mees dada en el cielo, y en la tierra. Por tanto, id, y haceddiscípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nom-bre . . .” En otras palabras, Jesús dijo, “Yo tengo todo elpoder, entonces bauticen en mi nombre.” Torcería la lógi-ca del pasaje si se leyera para significar, “tengo todo elpoder, entonces bauticen en los nombres de tres distintaspersonas.” En los otros relatos de la Gran Comisión, elnombre de Jesús figura prominentemente (Marcos 16:17;Lucas 24:47). Lo que escribió Mateo “del Padre, y delHijo, y del Espíritu Santo,” lo que escribió Marcos “en mi137
  • 130. nombre,” y lo que escribió Lucas “en su nombre,” todo serefiere al nombre de Jesús.Debemos recordar que el bautismo en agua es admin-istrado debido a nuestra vida pasada de pecado; es para“perdón de los pecados” (Hechos 2:38). Puesto que elnombre de Jesús es el único nombre salvador (Hechos4:12), es lógico que el nombre se use en el bautismo.Jesús mismo relacionó el perdón de pecados con Su nom-bre: “y que se predicase en su nombre el arrepentimientoy el perdón de pecados en todas las naciones, comenzan-do desde Jerusalén” (Lucas 24:47).Mateo 28:19 no enseña a tres personas en un Dios,pero da tres títulos de Dios, todos de los cuales se aplicancorrectamente a Jesucristo. Estos títulos resumen losdiferentes papeles de Dios o modos de Su revelación; porsu referencia singular al “nombre,” se enfoca sobre elúnico nombre de Dios revelado en el Nuevo Testamento.Ese nombre es Jesús.Luz adicional sobre esta interpretación que el nombrede Dios es Jesús viene de una comparación de Apocalíp-sis 14:1 con 22:3-4. Hay un nombre para el Padre, paraDios, y para el Cordero. El Cordero es Jesús, entoncesJesús es el nombre de Dios y del Padre.I Juan 5:7“Porque tres son los que dan testimonio enel cielo: el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo;y estos tres son uno.”Aunque este verso de Escritura es usado a menudopor los que creen en tres personas de Dios, actualmenterefuta esta idea, porque dice que “estos tres son uno.”Algunos interpretan esta frase para significar uno enunidad como un hombre y su esposa son uno. Pero debe138
  • 131. ser precisado que ésta idea es esencialmente politeísta. Sila palabra uno se refirió a la unidad en vez de a la desi-gnación numérica, entonces se puede ver a la deidadcomo a muchos dioses en un concilio o gobierno unido. Sise significaba la unidad, el versículo debe haberse leído,“Estos tres convienen como uno.”También es interesante observar que este versículo nousa la palabra Hijo, sino Verbo. Si Hijo era el nombreespecial de una persona distinta en la Deidad, y si esteversículo intentaba enseñar que había personas distintas,¿por qué usó Verbo en vez de Hijo? Hijo no se refiere pri-mariamente a la Deidad, pero Verbo sí. El Verbo no es unapersona distinta al Padre así como que un hombre y supalabra no son personas distintas. Al contrario, el Verboes el pensamiento o el plan en la mente de Dios y tambiénes la expresión de Dios.De una manera similar, el Espíritu Santo no es un per-sona distinta al Padre así como que un hombre y suespíritu no son personas distintas. El Espíritu Santo sola-mente describe lo que es Dios. Primera de Juan 5:7 diceque los tres dan testimonio en el cielo; es decir, Dios se haregistrado a Sí mismo en tres modos de actividad o se harevelado a Sí mismo de tres maneras. El tiene por lomenos tres papeles celestiales: Padre, Verbo (no Hijo), yEspíritu Santo. Además, estos tres papeles describen alúnico Dios: “estos tres son uno.”*139*Acabamos de explicar I Juan 5:7 de una manera consistente con el restode la Escritura. Sin embargo, ¡hay un acuerdo practicamente unánime entre loseruditos bíblicos de que este versículo realmente no forma parte de la Biblia!Todas la traducciones mayores en el inglés desde la versión King James (KJV)la han omitido, incluso el Revised Standard Version, The Amplified Bible, yel New International Version. También lo omite el texto griego generalmenteaceptado (el texto Nestle). El New International Version (La Nueva VersiónInternacional) presenta I Juan 5:7-8 así: “Porque hay tres que testifican: elEspíritu, el agua y la sangre; y estos tres están de acuerdo.”La KJV incluyó el versículo 7 solamente porque la edición del texto griego
  • 132. ¿Se Limita Dios A Tres Manifestaciones?En este capítulo hemos discutido tres prominentesmanifestaciones de Dios. ¿Significa esto que Dios estálimitado a estos tres papeles? ¿Abarcan los términosPadre, Hijo, y Espíritu Santo todo lo que es Dios? Apesar de la prominencia que estas manifestacionestienen en el plan de redención y salvación del NuevoTestamento, no parece que Dios puede ser limitado aéstos tres papeles, títulos, o manifestaciones. Dios semanifestó a Sí mismo de muchas maneras en el AntiguoTestamento. El se reveló a Sí mismo en muchas teofanías,incluso en formas humanas y angélicas. (Véase el Capítu-lo II.) La Biblia usa muchos otros nombres y títulos deDios. Por ejemplo, Jehová y Señor aparecen con frecuen-cia en la Biblia. Dios se ha revelado al hombre en muchasotras relaciones, también. Por ejemplo, El es Rey, Señor,140de 1522, compilado por Erasmo, la incluía. Originalmente, Erasmo habíaexcluido este pasaje de sus ediciones de 1516 y 1519 porque no se hallaba encualquiera de 5000 manuscritos griegos, sino solamente en manuscritosrecientes de la Vulgata—la versión en latín que usaba en ese entonces la Igle-sia Católica Romana. Cuando la iglesia Católica presionó a Erasmo a incluireste versículo, él prometió hacerlo si ellos pudieran hallar aun un solo manu-scrito griego que lo tenía. Por fin produjeron uno, y entonces Erasmo conrenuencia incluyó el versículo, aunque el manuscrito producido fechaba desde1520. (Véase Norman Geisler y William Nix, Una Introducción General a laBiblia [A General Introduction to the Bible], Chicago: Moody Press, 1968,p. 370.) Por esta evidencia, parece ser creíble que algún copista sobremaneraceloso vió “tres son los que dan testimonio” y decidio injertar un poco de supropia enseñanza. Por cierto, el pasaje en cuestión no se relaciona en nada alresto de la discusión aquí de Juan, e interrumpe el flujo de su propio argumen-to lógico.Aunque toda la evidencia indica que este pasaje no formaba parte origi-nalmente de I Juan, Dios tuvo Su mano de protección y preservación sobre SuPalabra. A pesar de los esfuerzos del hombre, Dios no permitió que el pasajecontradijera a Su Palabra. Ya que una persona crea o no que I Juan 5:7 eraoriginalmente parte de la Biblia o que fue una interpolación más reciente, noenseña tres personas de Dios sino que afirma más bien la enseñanza de la Bib-lia de un solo Dios indivisible con varias manifestaciones.
  • 133. Novio, Marido, Hermano, Apóstol, Sumo sacerdote,Cordero, Pastor, y Verbo. Mientras que Padre, Hijo, yEspritu Santo representan tres papeles, títulos, o mani-festaciones importantes de Dios, Dios no está limitado aestos tres, tampoco tiene el número tres un significadoespecial con respecto a Dios.Una explicación popular de Padre, Hijo, y EspírituSanto es que hay un Dios quien se ha revelado comoPadre en la creación, Hijo en la redención, y EspírituSanto en la regeneración. El reconocimiento de estas tresmanifestaciones no implica que Dios está limitado a tresmanifestaciones o que existen tres distinciones en la nat-uraleza de Dios. Además, no hay una distinción total entreuna manifestación y otras. Por ejemplo, Dios era elEspíritu Santo en la creación y usó Su papel comoEspíritu en la creación (Génesis 1:2). Además, Dios usósu papel como Hijo—es decir, El dependió de Su planpara la Filiación futura—en la creación (Hebreos 1:2).(Véase la discusión acerca del Hijo y de la creación en elCapítulo V y la discusión de Génesis 1:26 en el CapítuloVII.) Dios es nuestro Padre en la regeneración así comoen la creación, porque por medio del nuevo nacimientollegamos a ser los hijos espirituales de Dios.No podemos confinar a Dios a tres o a ningún otronúmero de papeles y títulos específicos. Tampocopodemos dividirle agudamente porque El es uno. Inclusosus títulos y papeles se transponen entre sí. El puedemanifestarse a Sí mismo de muchas maneras, pero El esun ser y solamente uno.¿Cómo entonces podemos tratarle a Dios de una man-era que describa todo lo que El es? ¿Qué nombre incluyelos muchos papeles y atributos de Dios? Por supuesto,podríamos simplemente usar el término Dios o el nombreJehová del Antiguo Testamento. Sin embargo, tenemosun nuevo nombre que nos ha sido revelado—el nombre141
  • 134. de Jesús. Cuando usamos el nombre de Jesús, abarcamostodo lo que es Dios. Jesús es Padre, Hijo, y Espíritu. Jesúsresume todos los nombres compuestos de Jehová. Jesúses todo lo que es Dios. Cualquier papel o manifestaciónque Dios tiene, están contenidos en Jesús (Colosenses2:9). Podemos usar el nombre de Jesús para Dios mismo,porque denota la totalidad del carácter, de los atributos, yde la auto-revelación de Dios.ConclusiónLa Biblia habla de Padre, Hijo, y Espíritu Santo comodiversas manifestaciones, papeles, modos, títulos, atribu-tos, relaciones al hombre, o funciones del único Dios,pero no se refiere a Padre, Hijo, y Espíritu Santo como atres personas, personalidades, voluntades, mentes, odioses. Dios es el Padre de todos nosotros y de una man-era única el Padre del hombre Jesucristo. Dios se mani-festó a Sí mismo en carne en la persona de Jesucristo,llamado el Hijo de Dios. Dios también se llama el EspírituSanto, lo que enfatiza Su actividad en las vidas y los asun-tos de la humanidad.Dios no se limita a estas tres manifestaciones; sinembargo, en la revelación gloriosa del único Dios, elNuevo Testamento no se desvía del monoteísmo estrictodel Antiguo Testamento. En cambio, la Biblia presenta aJesús como el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Jesús noes solamente la manifestación de una de tres personas enla Deidad, sino El es la encarnación del Padre, el Jehovádel Antiguo Testamento. A la verdad, en Jesús habita todala plenitud de la Deidad corporalmente.142
  • 135. NOTASCAPITULO VI1James Buswell, Jr., A Systematic Theology of the ChristianReligion (Grand Rapids: Zondervan, 1980), I, 23.2Heick, I, 53. Véase también, “Baptism (Early Christian),” Ency-clopedia of Religion and Ethics, II, 384, 389.3Heick, I, 87.143
  • 136. En los capítulos anteriores presentamos las verdadesbásicas acerca de Dios. Hemos aseverado que El es esen-cialmente uno y que la plenitud de Dios habita en Jesús.En este capítulo consideraremos algunos pasajes delAntiguo Testamento que algunos trinitarios usan inten-tando contradecir estas verdades básicas. Examinaremosestas referencias para demostrar que no contradicen elresto de la Biblia, sino que armonizan con ella. Los Capí-tulos VIII y IX harán lo mismo para algunos versículos dela Escritura en el Nuevo Testamento.ElohimLa palabra que se usa más comunmente para Dios enel hebreo es Elohim. Esta es la palabra original en casicada pasaje del Antiguo Testamento donde vemos la pal-abra Dios en el español. Es la forma plural de la palabrahebrea Eloah, que significa Dios o deidad.La mayoría de los eruditos concuerdan que el uso de1457EXPLICACIONESDEL ANTIGUOTESTAMENTO
  • 137. la palabra plural Elohim indica la grandeza de Dios o susmúltiples atributos; no implica una pluralidad de per-sonas o personalidades. Los judíos ciertamente no inter-pretan la forma plural como algo que compromete sufuerte monoteísmo. Flanders y Cresson explican que eluso plural en el hebreo tiene cierta función fuera deindicar pluralidad: “La forma de la palabra, Elohim, esplural. Los hebreos pluralizaban los sustantivos paraexpresar grandeza o majestad.”1La misma Biblia revela que la única manera de enten-der la forma plural de Elohim es que expresa la majestadde Dios y no una pluralidad en la Deidad, por ambos suinsistencia en un solo Dios y por su uso de Elohim ensituaciones que definitivamente representan solo una per-sona o personalidad. Por ejemplo, Elohim identifica lamanifestación singular de Dios en forma humana a Jacob(Génesis 32:30). Los israelitas usaron la palabra elohimpara el becerro de oro que hicieron el el desierto (Exodo32:1, 4, 8, 23, 31), pero sin embargo el relato bíblico indi-ca claramente que había solo un becerro de oro (Exodo32:4, 5, 8, 19-20, 24, 35). El Antiguo Testamento usa confrecuencia la palabra elohim para dioses paganos singu-lares como Baal-berit (Jueces 8:33), Quemos (Jueces11:24), Dagón (Jueces 16:23), Baal-zebub (II Reyes 1:2-3), y Nisroc (II Reyes 19:37). La Biblia aun le aplica la pal-abra elohim a Jesucristo (Salmo 45:6; Zacarías 12:8-10;14:5), y nadie sugiere que hay una pluralidad de personasen Jesús. Entonces la palabra Elohim no indica tres per-sonas en la deidad. Solo un ser llamado Elohim luchó conJacob, solo un becerro de oro fue llamado elohim, y soloun Señor Jesucristo es Dios manifestado en carne.Génesis 1:26“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre anuestra imagen.”146
  • 138. ¿Por qué usa este versículo un pronombre plural paraDios? Antes de contestar, notemos que la Biblia usapronombres singulares para Dios cientos de veces. Elpróximo versículo usa el sentido singular para demostrarcómo Dios cumplió el versículo 26: “Y creó Dios al hom-bre a su imagen” (Génesis 1:27). Génesis 2:7 dice,“Entonces Jehová Dios formó al hombre.” Debemosentonces reconciliar la forma plural en 1:26 con la formasingular en 1:27 y 2:7. Debemos también mirar a lacriatura imagen de Dios, que es el hombre. Prescindiendode cómo identificamos los varios componentes que for-man un hombre, un hombre definitivamente tiene unasola personalidad y voluntad. El es una sola persona entoda manera. Esto indica que el Creador a cuya imagen elhombre fue hecho es también un solo ser con una solapersonalidad y voluntad.Cualquier intrepretación de Génesis 1:26 que permitela existencia de más de una persona de Dios se encon-trará con serias dificultades. Isaías 44:24 dice que Jehovácreó solo los cielos, y que creó la tierra por Sí mismo. Deacuerdo a Malaquías 2:10, había solamente un Creador.Además, si la forma plural en Génesis 1:26 se refiere alHijo de Dios, ¿cómo reconciliamos esto con el registrobíblico de que el Hijo no nació hasta por lo menos cuatromil años después en Belén? El Hijo fue nacido de unamujer (Gálatas 4:4); si el Hijo estaba presente en el prin-cipio, ¿quién era Su madre? Si el Hijo es un ser espiritual,¿quién era Su madre espiritual?Ya que Génesis 1:26 no puede significar dos personaso más en la deidad, ¿qué significa? Los judíos lo han inter-pretado tradicionalmente como significando que Dioshabló con los ángeles en la creación.2Esto no implica quelos ángeles actualmente tomaron parte en la creaciónsino que Dios les informó acerca de Sus planes y solicitósus comentarios por cortesía y respeto. En por lo menos147
  • 139. una ocasión más Dios habló con los ángeles y solicitó susopiniones al formular Sus planes (I Reyes 22:19-22). Sísabemos que los ángeles estaban presente en la creación(Job 38:4-7).Otros comentaristas han sugerido que Génesis 1:26simplemente le describe a Dios al tomar consejo con Supropia voluntad. Efesios 1:11 apoya este punto de vista,diciendo que Dios obra todas las cosas “según el designiode su voluntad.” Por analogía, esto es semejante a unhombre que dice “Vamos a ver” aun cuando está formu-lando sus planes a solas.Otros explican la pluralidad en este pasaje como unapluralidad majestuosa o literaria. Es decir, en la escritura ooración formal, el orador o el escritor frecuentemente serefiere a sí mismo en la forma plural, especialmente si elorador es de posición real. Se pueden citar ejemplos bíbli-cos de la forma plural para ilustrar esta costumbre. Porejemplo, Daniel le dijo al Rey Nabucodonosor, “la inter-pretación de él diremos en presencia del rey” aunque soloDaniel procedió a darle la interpretación al rey (Daniel2:36). El rey Artajerjes alternó entre referirse a sí mismoen la forma singular y la forma plural en su corresponden-cia. Una vez, él escribió, “La carta que nos enviasteis fueleída claramente delante de mí” (Esdras 4:18). En unacarta a Esdras, Artajerjes dijo de sí mismo “mí” en un lugar(Esdras 7:13) pero “os hacemos” en otro lugar (7:24).El uso de la forma plural en Génesis 1:26 tambiénpuede ser semejante a la forma plural Elohim en quedenota la grandeza y majestad de Dios o los múltiplesatributos de Dios. En otras palabras, el pronombre pluralconcuerda con y sustituye por el sustantivo plural Elohim.Aun otra explicación es que este pasaje describe lapreciencia de Dios de la futura llegada del Hijo, muysemejante a los pasajes proféticos en los Salmos. Debe-mos darnos cuenta de que Dios no vive en el tiempo. Sus148
  • 140. planes le son reales aunque están, en lo que nosconcierne a nosotros, en el futuro. El llama las cosas queno son como si fuesen (Romanos 4:17). Un día es comomil años para El y mil años es como un día (II Pedro 3:8).Su plan—el Verbo—existió desde el principio en la mentede Dios (Juan 1:1). Por lo que toca a Dios, el Cordero fueinmolado antes de la fundación del mundo (I Pedro 1:19-20; Apocalipsis 13:8). No es sorprendente que Dios pudotrascurrir visualmente los corredores del tiempo y dirigiruna declaración profética al Hijo. Romanos 5:14 dice queAdán era una figura de Aquel que había de venir, es decir,Jesucristo. Cuando Dios creó a Adán, El ya había pensadode la Encarnación y le creó a Adán con aquel pensamien-to en mente.Avanzando esta idea un paso más, Hebreos 1:1-2 diceque Dios hizo el universo por el Hijo. ¿Cómo podría seresto, puesto que el Hijo no entró en existencia hasta unpunto en el tiempo mucho más tarde que la creación?(Hebreos 1:5-6). (Véase el Capítulo V.) Para citar enparáfrasis a John Miller (citado en el Capítulo V), Diosusó el papel de Hijo para hacer el mundo. Es decir, Elbasó todo sobre la futura llegada de Cristo. Aunque El norecogió la humanidad hasta que llegó el cumplimiento deltiempo, El la utilizó y actuó sobre ella desde el principio.El le creó al hombre a la imagen del futuro Hijo de Dios, ycreó al hombre sabiendo que aunque el hombre pecaría elfuturo papel de Hijo proveería un medio de salvación.Dios creó al hombre para que el hombre le amara y leadorara (Isaías 43:7; Apocalipsis 4:11). Sin embargo, porrazón de Su pre-ciencia Dios supo que el hombre caería enel pecado. Esto derrotaría el propósito de Dios en crearleal hombre. Si de ésto no más consistía el futuro, entoncesDios jamás le habría creado al hombre. Sin embargo, Diostenía en Su mente el plan para la Encarnación y el plan dela salvación mediante la muerte propiciatoria de Cristo.149
  • 141. Entonces, aunque Dios supo que el hombre pecaría, supotambién que mediante el Hijo de Dios el hombre podríaser restaurado y podría cumplir con el propósito originalde Dios. Es aparente, entonces, que cuando Dios creó alhombre El tenía en mente la futura llegada del Hijo. Era eneste sentido que Dios creó los mundos por medio del Hijoo por usarle al Hijo, pues sin el Hijo el propósito entero deDios en crearle al hombre habría fracasado.En resumen, Génesis 1:26 no puede significar una plu-ralidad en la Deidad, pues eso contradiría a las demásEscrituras. Hemos ofrecido varias otras explicacionesarmonizantes. (1) Los judíos y muchos cristianos lo con-sideran como una referencia a los ángeles. Muchos otroscristianos lo consideran como (2) una descripción de Diosaconsejando con Su propia voluntad, (3) una pluralidadmajestuosa o literaria, (4) un pronombre que simplementeconcuerda con el sustantivo Elohim, o (5) una referenciaprofética a la futura manifestación del Hijo de Dios.Otros Pronombres PluralesHay unas cuantas veces en el Antiguo Testamento cuan-do Dios usó pronombres plurales, por ejemplo, Génesis3:22, 11:7, e Isaías 6:8. Una lectura de estos versículos de laEscritura demostrará que facilmente pueden significar Diosy los ángeles (los tres versículos) o posiblemente Dios y losjustos (Isaías 6:8). Cualquiera de las primeras cuatroexplicaciones dadas para Génesis 1:26 podría explicaradecuadamente el uso plural en estos pasajes.El Significado de Uno(Hebreo, Echad)Sin claudicar, la Biblia declara que Dios es uno(Deuteronomio 6:4). Algunos trinitarios sugieren que uno150
  • 142. con respecto a Dios significa uno en unidad o armonía envez de absolutamente uno en valor numérico. Ellos apelana la palabra hebrea echad para apoyar esta teoría, pal-abra que la Biblia usa para expresar el concepto de unsolo Dios. La palabra aparentemente puede significarambos uno en unidad y uno numericamente, pues Strongla defiene como “unido, primeramente uno.” Ejemplosbíblicos de la palabra usada en el sentido de absoluta sin-gularidad numérica ayudan a entender: una lista de reyescananitas, cada cual designado por la palabra echad(Josué 12:9-24); el profeta Micaías (I Reyes 22:8); Abra-ham (Ezequiel 33:24); una lista de puertas, cada cual des-ignada por echad (Ezequiel 48:31-34); y el ángel Miguel(Daniel 10:13). Por cierto, en cada uno de estos casosechad significa uno en valor numérico. En vista de losmuchos pasajes en el Antiguo Testamento que describenen términos inequívocos la absoluta unicidad de Dios(véase el Capítulo 1, en especial las referencias escritu-rales en Isaías), es evidente que echad, cuando se usarespecto a Dios, sí significa la absoluta unicidad numéricade Su ser. Hasta el extento a que echad sí transmite unconcepto de unidad o armonía, conota una unidad oarmonía de los múltiples atributos de Dios, y no unaunión cooperativa de personas separadas.Si echad no siginifica uno en número, entonces notenemos defensa alguna contra el politeísmo, pues tres (omás) dioses separados podrían ser uno en mente ypropósito. Sin embargo, la intención del Antiguo Testa-mento es claramente de negar el politeísmo, y sí usaechad para significar uno en valor numérico.Las TeofaníasUna teofanía es una manifestación visible de Dios(Véase el Capítulo II.) Ya que Dios es omnipresente, El151
  • 143. puede manifestarse a diferentes personas en diferenteslugares a la misma vez. No se requiere un concepto demás de un solo Dios para explicar ninguna de las teo-fanías; el único Dios puede manifestarse en cualquierforma, en cualquier tiempo, y en cualquier lugar.Analicemos teofanías específicas o supuestas teo-fanías que se usan frecuentemente para apoyar el concep-to de una Deidad compuesta de múltiples personas.Apariencia a AbrahamGénesis 18:1 dice que Jehová apareció a Abrahamen las llanuras de Mamre. El versículo 2 dice que Abra-ham miró y vió tres hombres. Algunos trinitarios intentanusar estos tres “hombres” para comprobar la existenciade una trinidad de Dios. Sin embargo, el versículo 22 rev-ela que dos de los “hombres” le dejaron a Abraham ypartieron hacia Sodoma, pero Jehová permanecio por untiempo para hablar con Abraham. ¿Quienes eran los otrosdos hombres? Génesis 19:1 dice que dos ángeles llegarona Sodoma esa tarde. Claramente, las tres manifestacioneshumanas que aparecieron a Abraham eran Jehová y dosde Sus ángeles.La interpretación de algunos es que Génesis 19:24significa dos personas: “Entonces Jehová hizo lloversobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de partede Jehová desde los cielos.” Sin embargo, esto no signifi-ca que un Jehová en la tierra le pidió a otro Jehová en loscielos que hiciera llover fuego, porque hay solamente unJehová (Deuteronomio 6:4). Mas bien, es un ejemplo devolver a declarar algo en palabras diferentes. Muchospasajes en el Antiguo Testamento expresan una idea endos maneras diferentes como un mecanismo literario ocomo un medio de enfatizar. No hay ninguna evidencia deque Dios se quedó y viajó a Sodoma para dirigir su caida152
  • 144. después de Su manifestación temporal a Abraham. LaBiblia solo dice que dos ángeles fueron a Sodoma. Debe-mos notar que ambas declaraciones le describen a Jehovácomo estando en un solo lugar haciendo una sola cosa: enel cielo, haciendo llover fuego.El Angel de JehováHemos considerado este tópico en el Capítulo II. Muchospasajes que describen una visitación del Angel de Jehovátambién indican que el ángel era realmente una mani-festación de Jehová mismo. Esto no es problemático; esfácil que el Dios singular se manifieste en forma angelical.Unos cuantos pasajes le describen al ángel de Jehovácomo un ser aparte de Jehová. Entonces, estos pasajesdeben referirse a un ángel literal, a pesar de lo que el“ángel de Jehová” sea en otros pasajes. En verdad, esposible interpretar el significado de la mayoría (y algunosdicen que todos) de los pasajes que mencionan el “ángelde Jehová” como un ángel literal y no una manifestaciónde Dios. Desde este punto de vista, los pasajes queatribuyen hechos de Jehová al ángel no significan que elángel es Jehová mismo. Más bien, significan que Jehovállevó a cabo aquellos hechos por delegarlos a un ángel.Por ejemplo, Jehová habló o Jehová apareció por enviar aun ángel para hablar o aparecer.Entonces hay dos maneras de explicar los pasajes quemencionan el “ángel de Jehová” de una manera que esconsistente con un solo Dios. Primeramente, podemosconcordar que el ángel de Jehová es una manifestación deDios en algunos pasajes, pero solamente es un ángel enlos pasajes que claramente describen a dos seres. Alter-nativamente, podemos aseverar que el ángel de Jehová nodescribe una manifestación actual de Dios sino solamenteun ángel quien actúa como el agente y mensajero de Dios.153
  • 145. Las palabras hebreas y griegas para ángel simplementesignifican mensajero.Los pasajes más complejos que se relacionan al ángelde Jehová se encuentran en Zacarías. Zacarías 1:7-17describe una visión vista por el profeta. En la visión, élvió a un hombre en un caballo alazán entre los mirtos. Unángel empezó entonces a hablarle a Zacarías. El hombreentre los mirtos fue identificado como el ángel de Jehová.Se presume que era el ángel que hablaba con Zacarías,aunque algunos piensan que dos ángeles estaban pre-sentes. En todo caso, el ángel de Jehová habló con Jehováy Jehová le respondió (versículos 12-13), comprobandoentonces que el ángel de Jehová no era Jehová, por lomenos en este pasaje. Entonces, el ángel que hablaba conZacarías proclamó lo que Jehová había dicho (versículos14-17). Entonces, el ángel no era Jehová; más bien, sim-plemente actuaba como un mensajero y repetía lo queJehová había dicho. Zacarías le dijo señor (versículo 9,hebreo adón, que significa maestro o gobernador) alángel, pero no le dijo Señor (Adonai) o Jehová. Porsupuesto, señor no es un término que se reserva sola-mente para Dios, como lo es Señor; porque es posibledirigirse correctamente aun a un hombre por el títuloseñor (Génesis 24:18).Zacarías 1:18-21 describe a dos visiones adicionales.En su visión de cuatro cuernos, Zacarías hizo una pregun-ta, el ángel la contestó, y Jehová dió una visión de cuatrocarpinteros (versículos 18-20). Entonces Zacarías hizootra pregunta y “él” respondió (versículo 21). El querespondió en el versiculo 21 era el mismo ángel que habíaestado hablando desde el principio—el mismo que men-ciona el versículo 19. Si el que estaba hablando en el ver-sículo 21 era actualmente Jehová, entonces Jehová estabahablando en aquel versículo usando el ángel. Entonces,en este pasaje, Jehová dió las visiones y el ángel actual-154
  • 146. mente las explicó. Esto no requiere que el ángel sea Dios.En Zacarías 2:1-13 hallamos un segundo ángel quedeclaró al oir de Zacarías la palabra de Jehová al primerángel. Nuevamente, esto no significa que el segundoángel era Dios sino solo que estaba transmitiendo el men-saje de Dios. Esto indica que el primer ángel definitiva-mente no era Dios o ya hubiera sabido lo que era elmensaje de Dios.Zacarías 3:1-10 presenta otra situación. Primera-mente, Zacarías estaba delante del ángel de Jehová ySatanás (versículo 1). “Y dijo Jehová a Satanás: Jehová tereprenda” (versículo 2). La explicación más facil de estepasaje es decir que el profeta escribió “dijo Jehová” sig-nificando que Jehová lo dijo por medio del ángel. Es poresto que las palabras habladas eran “Jehová te reprenda”en vez de “yo te reprendo”. En segundo lugar, el ángelempezó a hablarle a Josué como si el ángel fuera Dios(versículos 3-4). Quizás la explicación más facil es que elángel era un mensajero que transmitía la palabra deDios. Finalmente, el pasaje describe claramente al ángelcomo un mensajero de Dios y no como Dios mismo,porque el ángel comenzó a usar la frase “dice Jehová”(versículos 6-10).La explicación más lógica acerca de los ángeles enZacarías se puede resumir de la siguiente manera. Através del Libro de Zacarías, el ángel de Jehová no eraJehová, sino un mensajero de Jehová. Esto a veces esóbvio por el uso del ángel de frases como “así diceJehová,” mientras que otros versículos omiten esta fraseexplicativa o calificativa. Jehová habló en todos estospasajes usando Su ángel. Hay otras explicaciones posi-bles, como las tres que siguen: el ángel no era Jehovápero tenía el nombre de Jehová investido en él; el ángelno era Jehová en los capítulos 1 y 2 pero sí era Jehová enel capítulo 3; o Jehová habló directamente a Zacarías en155
  • 147. Zacarías 3:2 y 3:4 mientras el ángel observaba silenciosa-mente. En suma, no tenemos que aceptar dos personas deDios para explicar los pasajes del “ángel de Jehová.” Porcierto, los judíos no tienen problema alguna en reconcil-iar el ángel de Jehová con su creencia en monoteismoabsoluto.El Hijo y Otras ReferenciasAl MesíasHay varias referencias al Hijo en el Antiguo Testamen-to. ¿Estas significan una dualidad en la Deidad? ¿Com-prueban un Hijo preexistente? Analicemos estos pasajespara contestar estas preguntas.El Salmo 2:2 habla de Jehová y Su ungido. Salmo 2:7dice, “Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mihijo eres tú; Yo te engendré hoy.” Salmo 8:4-5 habla acer-ca del hijo del hombre. Salmo 45:6-7 y Salmo 110:1 tam-bién contienen referencias bien conocidas acerca deJesucristo, el primero describiéndole como ambos Dios yun hombre ungido, y el postrero describiéndole como elSeñor de David. Proverbios 30:4, Isaías 7:14, e Isaías 9:6también mencionan al Hijo. Sin embargo, una lectura deestos versículos de la Escritura demostrarán que cadauno de ellos es de naturaleza profética. Los capítulos 1 y2 de Hebreos citan cada uno de los pasajes en los Salmosque acabamos de mencionar y los describen como pro-fecía cumplida por Jesucristo.Entonces, los pasajes en los Salmos no son conversa-ciones entre dos personas de la Deidad sino retratosproféticos de Dios y de Cristo el hombre. Le describen aDios al engendrarle y ungirle al hombre Cristo (Salmo2:2-7), al hombre Cristo al someterse a la voluntad deDios y llegar a ser un sacrificio por el pecado (Salmo45:6-7), y a Dios al glorificarle y darle poder al hombre156
  • 148. Cristo (Salmo 110:1). Todo esto aconteció cuando Diosse manifestó en carne como Jesucristo. (Para más sobrelas supuestas conversaciones en la Deidad, véase el Capí-tulo VIII. Para una explicación completa de la diestra deDios que se menciona en el Salmo 110:1, véase el Capítu-lo IX).Los pasajes en Isaías son claramente proféticos, yaque hablan en el sentido futuro. En total, las referenciasal Hijo en el Antiguo Testamento miran hacia el día en elfuturo cuando el Hijo sería engendrado. No hablan de dosDioses o dos personas en Dios, sino más bien de lahumanidad en la cual se encarnaría Dios. De manerasemejante, otras referencias en el Antiguo Testamento alMesías son proféticas y le representan como ambos Diosy hombre (Isaías 4:2; 42:1-7; Jeremías 23:4-8; 33:14-26;Miqueas 5:1-5; Zacarías 6:12-13). Cualquier dualidad evi-denciada en estos versículos de la Escritura indica unadistinción entre Dios y la humanidad del Mesías.Para una discusión del cuarto hombre en el fuego(Daniel 3:25), véase el Capítulo II. Aquel pasaje no serefiere al Hijo de Dios engendrado en el vientre de María,sino a un ángel, o posiblemente (pero dudosamente) auna teofanía temporal de Dios.El Verbo de DiosNadie puede mantener con seriedad que el Verbo (laPalabra) de Dios en el Antiguo Testamento es una segun-da persona en la deidad. El Verbo (la Palabra) de Diosforma parte de El y no puede separarse de El. El Verbo deDios no implica una segunda persona, tal como la palabrade un hombre no implica que él se compone de dos per-sonas. Dice el Salmo 107:20, “Envió su palabra.” Isaías55:11 dice, “Así será mi palabra que sale de mi boca.” Deestos versículos de la Escritura, es obvio que el Verbo (la157
  • 149. Palabra) es algo que le pertenece a El y es una expresiónque proviene de El, no una persona aparte en la Deidad.La Sabiduría de DiosAlgunos perciben una distinción entre personas en lasdescripciones de la sabiduría de Dios, en particular losque se encuentran en Proverbios 1:20-33, 8:1-36, y 9:1-6.Sin embargo, estos pasajes de la Escritura meramentepersonifican la sabiduría como un aparato literario opoético. Todos estamos familiarizados con muchos ejem-plos en la literatura donde un autor personifica una idea,emoción, u otra cosa impalpable para proveer énfasis,vividez, e ilustración. El absoluto error de tratar de hacerque la personificación literaria de la sabiduría en la Bibliaimplique una distinción personal en Dios se demuestraclaramente, pues ¡todos estos pasajes personifican a lasabiduría como una mujer! Entonces, si la sabiduría es lasegunda persona de la Deidad, la segunda persona es delsexo femenino.La manera correcta de considerar a la sabiduría en laBiblia es considerarla como un atributo de Dios—parte deSu omnisciencia. El utilizó Su sabiduría cuando creó almundo (Salmo 136:5; Proverbios 3:19; Jeremías 10:12).Tal como la sabiduría de un hombre no es una personadistinta de él mismo, así también la sabiduría de Dios noes una persona aparte de El. La sabiduría es algo queDios posee y algo que El puede impartirle al hombre.Por supuesto, ya que Cristo es Dios manifestado encarne, toda la sabiduría de Dios está en Cristo (Colosens-es 2:3). El es la sabiduría de Dios tanto como el poder deDios (I Corintios 1:24). Esto no significa que Cristo esuna persona aparte de Dios, sino más bien que en Cristohabita toda la sabiduría y todo el poder de Dios (junta-mente con los otros atributos de Dios). Por medio de158
  • 150. Cristo, Dios revela Su sabiduría y poder al hombre. Lasabiduría es simplemente un atributo de Dios descrito enel Antiguo Testamento y revelado mediante Cristo en elNuevo Testamento.Santo, Santo, Santo¿Implica de alguna manera este repetición tripártitaen Isaías 6:3 que Dios es una trinidad? No pensamos queesta teoría sea muy creíble. Repetición doble o triple erauna práctica literaria hebrea que era muy común, yocurre muchas veces en la Escritura. Básicamente, seusaba para dar énfasis adicional. Por ejemplo, Jeremías22:29 dice, “¡Tierra, tierra, tierra! oye palabra deJehová.” Ciertamente este versículo de la Escritura noindica tres tierras. (Si la repetición triple de la palabrasanto tiene algún otro significado, es una sugerencia de laexistencia pasada, presente, y futura de Dios grabada enApocalipsis 4:8.) Concluimos que “santo, santo, santo”enfatiza fuertementa la santidad de Dios y que no implicauna pluralidad de personas.Repeticiones de Dios o Jehová¿Hay evidencia de una pluralidad de personas porrepeticiones de Dios, Señor, o Jehová en el mismo ver-sículo, tal como repeticiones triples (Números 6:24-26;Deuteronomio 6:4) y repeticiones dobles (Génesis19:24; Daniel 9:17; Oseas 1:7)? Una lectura de estospasajes de la Escritura demostrará que ellos no indicanuna pluralidad en la Deidad. Vamos a analizarlas breve-mente.Números 6:24-29 es simplemente una bendicióntripártita. Deuteronomio 6:4 dice que Dios es uno. Dos delas repeticiones en aquel versículo son “Jehová Dios.”159
  • 151. ¿Significa esto que se indica dos personas cada vez queaparece la frase Jehová Dios? Claro que no. Simplementeidentifica al único Dios como ningún otro que Jehová,quien Israel adoraba. Ya hemos considerado a Génesis19:24 en otra parte de este capítulo. En Daniel 9:17, elprofeta meramente habla de Dios en la tercera persona, yen Oseas 1:7 Dios habla de Sí mismo en la tercera per-sona. Esto no es extraño, pues en el Nuevo TestamentoJesús habló de Sí mismo en la tercera persona (Marcos8:38). En resumen, todos los pasajes de la Escritura querepiten las palabras Dios, Señor, Jehová, o algún otronombre para Dios se conforman al uso normal y común.Ninguno de ellos sugiere una pluralidad en la Deidad.El Espíritu de JehováVarios pasajes en el Antiguo Testamento mencionan elEspíritu de Jehová. Esto no presenta ningún problema,pues Dios es un Espíritu. La frase “Espíritu de Jehová”meramente enfatiza que Jehová es en realidad unEspíritu. Enfatiza además la obra de Jehová entre loshombres y sobre individuos. No sugiere una pluralidad depersonas, al igual que cuando hablamos del espíritu de unhombre. Por cierto, Jehová hace entender esto clara-mente cuando habla de “el Espíritu mío” (Isaías 59:21).Jehová el Señor y Su EspírituEsta frase hallada en Isaías 48:16 no indica dos per-sonas, así como las frases “un hombre y su espíritu” o “unhombre y su alma” no se refieren a dos personas. Por ejem-plo, el rico habló a su alma (Lucas 12:19), pero esto no sig-nifica que él consistía de dos personas. “Jehová el Señor”significa el total de Dios en toda Su gloria y trascendencia,mientras que “Su Espíritu” se refiere al aspecto de El con el160
  • 152. cual el profeta ha tenido contacto y que se ha movido sobreel profeta. El siguiente versículo (Isaías 48:17) habla de “elSanto de Israel,” no los dos santos o tres santos. Isaías63:7-11 habla de Jehová y “su santo espíritu,” mientras queIsaías 63:14 habla de “el Espíritu de Jehová.” Claramente,no existe ninguna distinción entre Espíritu y Jehová. (Paramuchos ejemplos del Nuevo Testamento en los cuales y nosignifica una distinción entre personas, véase el CapítuloIX.) Jehová es un Espíritu, y el Espíritu de Jehová es sim-plemente Dios en acción.El Anciano de Días Y El Hijo del HombreDaniel vió una visión registrada en Daniel 7:9-28, en lacual vió a dos figuras. El primer ser que vió Daniel se llama-ba el Anciano de Días. Tenía un vestido blanco como lanieve, pelo como lana limpia, un trono como fuego, yruedas como fuego. El se sentaba sobre el trono y juzgaba amiles sobre miles de personas. Entonces Daniel vió a “unocomo un hijo de hombre” acercándose al Anciano de Días.A este hombre le fue dado un dominio eterno sobre todoslos pueblos y un reino eterno. Algunos trinitarios interpre-tan esta visión como tratándose de Dios Padre y Dios Hijo.Sin embargo, examinemos este relato mas cerca.En el Libro de Apocalipsis, ¡parece que el Anciano deDías es Jesucristo mismo! Apocalipsis 1:12-18 le describea Jesucristo como vestido de una ropa, con cabello blan-co como lana, ojos como llama de fuego, y pies comobronce bruñido, refulgente como en un horno. Además,muchos pasajes de la Escritura explican que Jesucristo elHijo del hombre será el juez de todos los hombres (Mateo25:31-32; Juan 5:22, 27; Romanos 2:16; II Corintios5:10). Es más, Jesús se sentará sobre el trono (CapítuloIV). En la visión de Daniel, el cuerno (anticristo) hizoguerra hasta que vino el Anciano de Días (Daniel 7:21-161
  • 153. 22), pero sabemos que Jesucristo volverá a la tierra ydestruirá los ejércitos del anticristo (Apocalipsis 19:11-21). En total, hallamos que Jesús en Apocalipsis equivalea la descripción del Anciano de Días en Daniel 7. Si elAnciano de Días en Daniel 7 es el Padre, entonces Jesúsdebe ser el Padre.En Daniel 7:13, uno como un hijo de hombre viene alAnciano de Días y recibe de El dominio. ¿Quién es? Elescenario parece ser una visión de un hombre que repre-senta a los santos (creyentes) de Dios. Esta explicación es,probablemente, la que es más consistente con el capítulo.Daniel recibió la interpretación de la visión empezandocon el versículo 16. El versículo 18 dice que los santos delAltísimo poseerán el reino para siempre. Luego, el ver-sículo 22 dice que los santos poseerán el reino. Los ver-sículos 26-27 dicen que el reino y el dominio (las mismaspalabras como el versículo 13) serán dados a los santosdel Altísimo, y este reino es un reino eterno. Por supuesto,el versículo 27 concluye diciendo que todos los dominiosestán finalmente bajo Dios.Entonces, Daniel 7:16-28 nos da la interpretación de7:9-14. Por sus propios términos, el capítulo le identificaal que era “como un hijo de hombre” como una repre-sentación de los santos de Dios. Debemos tener en menteque en el Antiguo Testamento “hijo de hombre” puedereferirse a cualquier hombre individual (Ezequiel 2:1) o ala humanidad en general (Salmo 8:4; 146:3; Isaías51:12). En el Salmo 80:17 la frase indica un hombre aquien Dios ha dado soberanía y poder. Entonces, la inter-pretación que dice que “hijo de hombre” representa a lossantos es consistente con el uso de la frase en otrospasajes de la Escritura.Algunos igualan el “como un hijo de hombre” deDaniel con Jesucristo, ya que Jesús frecuentemente sellamaba a Sí mismo el Hijo del hombre. Sin embargo,162
  • 154. esta interpretación ignora la interpretación dada por elmismo Daniel 7. Si Daniel quiso referirse a Cristo, ¿porqué no le llamó el Mesías como lo hizo en 9:25? Además,aunque el “hijo de hombre” en Daniel fuera Jesucristo,“uno como hijo de hombre” no necesariamente lo sería.En efecto, la estructura fraseológica podría indicar queel hombre en la visión de Daniel no es Jesús, sino alguienparecido a El, es decir, los santos o la iglesia. Sabemosque los santos son hijos de Dios, coherederos con Cristo,hermanos de Cristo, conformados a la imagen de Cristo,y como Cristo (Romanos 8:17, 29; I Juan 3:1-2).De todos modos, debemos recordar que la visión deDaniel era de naturaleza profética y no era descriptiva deuna situación actual en su tiempo. Si presumimos que elhombre en Daniel 7 es Jesucristo, entonces a lo máximola visión demuestra los dos papeles de Jesús, de Padre yde Hijo. No puede enseñar dos personas porque elAnciano de Días es identificado como Jesús en Sudivinidad. A lo más, este pasaje puede retratar la natu-raleza y el papel dual de Cristo, muy parecido a la visiónen Apocalipsis 5 de Aquel que estaba en el trono (Dios entoda Su deidad) y el Cordero (Jesus en Su papel humanoy sacrificial). (Véase el Capítulo IX para una explicaciónplena de este pasaje en Apocalipsis.)En conclusión, “uno como un hijo de hombre” enDaniel 7 representa a los santos quienes heredarán elreino de Dios. Si se refiere a Jesucristo, entonces ledescribe en Su papel humano tal como el Anciano de Díasle describe en Su papel divino.Compañero de JehováEn Zacarías 13:7, Jehová habló del Mesías y le llamó“el hombre compañero mío.” La clave para entender esteversículo de la Escritura es darse cuenta de que Jehová163
  • 155. describía a un “hombre.” Es decir, El hablaba acerca delhombre Cristo Jesús, diciendo que este hombre sería Sucompañero o alguien cercano a El. Este versículo nodescribe a un Dios llamándole a otro Dios “el Dios com-pañero mío.” Solamente el inocente hombre Cristo podríaacercarse al santo Espíritu de Dios y ser realmente cer-cano a Dios. Es por eso que I Timoteo 2:5 dice, “Porquehay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y loshombres, Jesucristo hombre.” Por supuesto, por mediode Cristo, nosotros todos podemos alcanzar la comunióncon Dios.ConclusiónEl Antiguo Testamento no enseña ni implica una plu-ralidad de personas en la Deidad. Podemos explicar demanera satisfactoria todos los pasajes usados por algunostrinitarios para enseñar una pluralidad de personas,armonizándolos con los otros muchos pasajes queenseñan de manera inequívoca el monoteísmo estricto.Ciertamente los judíos no han hallado dificultad alguna enaceptar todo el Antiguo Testamento como la Palabra deDios, adheriendo a la vez a su creencia en un solo Diosindivisible. De principio a fin, y sin contradicción, elAntiguo Testamento enseña la hermosa verdad de un soloDios.164
  • 156. NOTASCAPITULO VII1Flanders y Cresson, pág. 48, n. 8.2Conversación con el Rabí Ortodoxo David Rubín, Director delInstituto de Estudios del Tora, Jerusalén, Israel, Noviembre 1980.165
  • 157. Este capítulo habla de las referencias encontradasprincipalmente en los Evangelios que algunos han usadopara enseñar una pluralidad de personas en la Deidad.Aunque el capítulo siguiente explorará los pasajes de losHechos a Apocalipsis, este capítulo explicará algunas deellas a como se relacionan con las preguntas que surgendentro de los Evangelios. Debemos armonizar todos estosversiculos de Escritura con el resto de la palabra de Dios,que enseña un solo Dios. Es bastante interesante notarque estos versiculos apoyan la unicidad de Dios cuandose entienden correctamente.Cuatro Ayudas Importantes Para El EntendimientoDesde el principio de nuestra discusión, queremosenfatizar cuatro puntos importantes. Si entendemos éstosclaramente, la mayoría de los versiculos que parecen difí-ciles de entender se explicarán facilmente.1678EXPLICACIONES DELNUEVO TESTAMENTO:LOS EVANGELIOS
  • 158. 1. Cuando vemos un plural (especialmente una duali-dad) utilizado referente a Jesús, debemos pensar en lahumanidad y en la deidad de Jesucristo. Hay una ver-dadera dualidad, pero es una distinción entre el Espíritu yla carne, y no una distinción de personas de Dios.2. Cuando leemos un pasaje difícil en relación conJesús, debemos preguntar si le describe en Su papelcomo Dios o en Su papel como hombre, o ambos. ¿HablaEl como Dios o como hombre en este caso? Recuerde queJesús tiene una naturaleza dual como ningún otro hatenido.3. Cuando vemos un plural en relación a Dios, debe-mos verlo como una pluralidad de papeles o relacionescon la humanidad, y no como una pluralidad de per-sonas.4. Debemos recordar que los escritores del NuevoTestamento no tenían ningún concepto de la doctrina dela trinidad, la cual siempre estaba en el futuro lejano enel período cuando ellos escribían las Escrituras. Ellosprocedían de un trasfondo judío que era estrictamentemonoteísta; la doctrina de un solo Dios no era de ningu-na manera un punto de discusión para ellos. Algunospasajes pueden parecerse “trinitarios” a nosotros en elprimer vistazo porque los trinitarios a través de los sigloslos han utilizado y los han interpretado conforme a sudoctrina. Sin embargo, a los de la Iglesia primitiva,quienes no tenían ningún concepto acerca de la doctrinade la trinidad que estaba todavía en el futuro, en sucreencia del Dios poderoso en Cristo, estos mismospasajes eran muy normales, ordinarios, y fácilmentecomprensibles. Ellos no tenían ninguna intención decontradecir la doctrina del monoteísmo estricto y la dei-dad de Jesús.Con estos cuatro puntos en mente, queremos estudiaralgunos pasajes específicos de Escritura.168
  • 159. El Bautismo De Cristo“Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego delagua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio alEspíritu de Dios que descendía como paloma, y veníasobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía, “Este esmi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo3:16-17).Según este pasaje, el hijo de Dios fue bautizado, elEspíritu descendió como una paloma, y una voz habló delos cielos. Lucas 3:22 agrega además que “descendió elEspíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma.”Para poder entender esta escena correctamente,debemos recordar que Dios es omnipresente. Jesús esDios y era Dios manifestado en carne mientras que Elestaba en la tierra. Él no podría sacrificar Su omnipresen-cia mientras que estaba en la tierra, y no lo hizo, porqueeso es uno de los atributos básicos de Dios, y Dios nocambia. Por supuesto, el cuerpo físico de Jesús no eraomnipresente, pero su Espíritu sí era. Además, aunque laplenitud del carácter de Dios era residente en el cuerpode Jesús, el Espíritu omnipresente de Jesús no podía sercontenido así. Entonces, Jesús podría estar en la tierra yel cielo en el mismo tiempo (Juan 3:13) y con dos o tresde sus discípulos en cualquier momento (Mateo 18:20).Pensando en la omnipresencia de Dios podemosentender el bautismo de Cristo muy fácilmente. No pre-sentó ninguna difícultad para el Espíritu de Jesús hablarde los cielos y a la vez enviar una manifestación de suEspíritu en la forma de una paloma mientras que su cuer-po humano estaba en el río Jordan. La voz y la paloma norepresentan personas distintas haci como no puede serque la voz de Dios en el Sinaí indica que la montaña erauna distinta persona inteligente en la Deidad.Puesto que la voz y la paloma eran manifestaciones169
  • 160. simbólicas del único Dios omnipresente, podemos pregun-tar ¿qué es lo que ellos representaban? ¿Cuál era supropósito? En primer lugar, debemos preguntar ¿cuál erael propósito del bautismo de Jesus? Ciertamente no fuebautizado para perdón de los pecados como nosotros,porque El era sin pecado (I Pedro 2-22). Pero la Biblia diceque El fue bautizado para cumplir toda justicia (Mateo3:15). El es nuestro ejemplo y El fue bautizado paradarnos un ejemplo que debemos seguir (I Pedro 2:21).Por otra parte, Jesús fue bautizado como un medio demanifestarse, o de hacerse conocido a Israel (Juan 1:26-27, 31). Es decir, Jesús utilizó el bautismo como el puntode partida de su ministerio. Era una declaración públicade quién era y de lo que El vino a hacer. Por ejemplo, en elbautismo de Cristo, Juan El Bautista aprendió quién eraJesús. El no sabía que Jesús realmente era el Mesías hastaSu bautismo, y después de Su bautismo El podía declarar ala gente que Jesús era el Hijo de Dios y el Cordero de Diosquien quita el pecado del mundo (Juan 1:29-34).Habiendo establecido los propósitos del bautismo deCristo, veamos cómo la paloma y la voz fomentaban aque-llos propósitos.Juan 1:32-34 indica claramente que la paloma era unaseñal para el bien de Juan el Bautista. Puesto que Juanera el precursor de Jehová (Isaías 40:3), él tenía quesaber que Jesús era realmente Jehová venido en carne.Dios le había dicho a Juan que el que iba a bautizar con elEspíritu Santo sería identificado por el Espíritu descendi-endo sobre El. Por supuesto, Juan era incapaz de ver alEspíritu de Dios ungiéndo a Cristo, entonces Dios escogióuna paloma como la señal visible de su Espíritu. Asíentonces, la paloma era una señal especial para hacersaber a Juan que Jesús era Jehová y el Mesías.La paloma también era un tipo de unción para sig-nificar el principio del ministerio de Cristo. En el Antiguo170
  • 161. Testamento, los profetas, los sacerdotes, y los Reyes eranungidos con aceite para indicar que Dios los había escogi-do (Exodo 28:41; 1 Reyes 19:16). Los sacerdotes en par-ticular eran lavados en agua y ungidos con aceite (Exodo29:4, 7). El aceite simbolizaba el Espíritu de Dios. ElAntiguo Testamento predijo que Jesús sería ungido en lamisma manera (Salmo 2:2; 45:7; Isaías 61:1). De hecho,la palabra hebrea “Mesías” (Cristo en griego) significa“el Ungido.” Jesús vino para cumplir los papeles de profe-ta, sacerdote, y rey (Hechos 3:20-23; Hebreos 3:1; Apoc-alipsis 1:5). El también vino a cumplir la ley (Mateo5:17-18), y para guardar Su propia ley El tenía que serungido como profeta, sacerdote, y rey.Puesto que Jesús era Dios mismo y un hombre sin peca-do, ser ungido por un humano pecaminoso y con aceite sim-bólico no era suficiente. Más bien, Jesús fue ungidodirectamente por el Espíritu de Dios. Entonces, en Subautismo en agua, Jesús fue ungido oficialmente para elprincipio de Su ministerio terrenal, no por el aceite simbóli-co sino por el Espíritu de Dios en la forma de una paloma.La voz vino de los cielos para el bien del pueblo. Juan12:28-30 registra un incidente similar en el cual vino unavoz del cielo y confirmó la deidad de Jesús al pueblo.Jesús dijo que vino no para el beneficio de El mismo sinopara el bien del pueblo. La voz era el medio por lo cualDios formalmente le presentó a Jesús a Israel como elHijo de Dios. Mucha gente estaba presente en el bautismode Jesús y muchos estaban recibiendo el bautismo tam-bién (Lucas 3:21), entonces el Espíritu escogió al hombreJesús y le identificó delante de todos como el Hijo de Diospor medio de una voz milagrosa del cielo. Esto era muchomás eficaz y convencedor que un anuncio que vendría deJesús como hombre. Actualmente, parece que esta mani-festación milagrosa eficazmente realizó el propósito quetenía Jesús en Su bautismo.171
  • 162. El bautismo de Jesús no enseña que Dios es tres per-sonas, sino solamente revela la omnipresencia de Dios yla humanidad del Hijo de Dios. Cuando Dios habla a cua-tro personas diferentes en cuatro continentes diversos almismo tiempo, no pensamos de cuatro personas de Dios,sino de la omnipresencia de Dios. Dios no propuso que elbautismo les revelara a los judíos monoteístas que esta-ban presentes una revelación radicalmente nueva de unapluralidad dentro de la Deidad, y no hay indicación quelos judíos lo interpretaron así. Incluso, muchos eruditosmodernos no ven el bautismo de Cristo como una indi-cación de una trinidad sino como una referencia a “launción autoritativa de Jesús como Mesías.”1La Voz Del CieloTres veces en la vida de Jesús vino una voz del cielo:en Su bautismo, en Su transfiguración (Mateo 17:1-9), ydespués de Su entrada triunfal a Jerusalén (Juan 12:20-33). Acabamos de explicar que una voz no indica a unapersona distinta en la Deidad sino a una otra mani-festación del Espíritu omnipresente de Dios.En cada uno de los tres casos, la voz no venía para elbeneficio de Jesús sino para el bien de otros, y vino con unpropósito específico. Como ya hemos hablado, la voz en elbautismo de Cristo era parte de la inauguración de Su min-isterio terrenal. Se presentaba para el bien de la gente, talcomo la paloma venía para el bien de Juan. La voz le pre-sentó a Jesús como el Hijo de Dios: “Este es mi Hijoamado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17). Indis-cutiblemente, la voz en la transfiguración vino para el biende los discípulos quienes estaban presentes, porque elmensaje decía, “Este es mi Hijo amado, en quien tengocomplacencia; a él oid” (Mateo 17:5). La tercera mani-festación de la voz ocurrió cuando un grupo de griegos (al172
  • 163. parecer prosélites gentiles) se presentaron para ver aJesús. Jesús les explicó que la voz no venía para Su propiobien sino para el bien la gente (Juan 12:30).Las Oraciones De Cristo¿Indican las oraciones de Cristo que hay una distin-ción de personas entre Jesús y el Padre? No. Mas bien,Sus oraciones indican una distinción entre el Hijo de Diosy Dios. Jesús oró en Su humanidad, no en Su deidad. Silas oraciones de Jesús demuestran que la naturaleza div-ina de Jesús es diferente que la del Padre, entonces Jesúses inferior al Padre en Su deidad. Es decir, si Jesús orócomo Dios entonces Su posición en la Deidad sería dealguna manera inferior a las otras “personas.” Este únicoejemplo eficazmente destruye el concepto de una trinidadde personas coiguales.¿Cómo puede Dios orar y a la vez ser Dios? Por defini-ción, Dios en Su omnipotencia no tiene ninguna necesi-dad de orar, y en Su unicidad, no tiene ningún otro ser aquién El pueda orar. Si las oraciones de Jesús pruebanque hay dos personas en la Deidad, entonces una de aque-llas personas está subordinada a la otra y por lo tanto noes completa o verdaderamente Dios.¿Cuál, entonces, es la explicación de las oraciones deCristo? Solamente puede significar que la naturalezahumana de Jesús oró al Espíritu eterno de Dios. La natu-raleza divina no necesitaba ayuda; solamente la natu-raleza humana la necesitaba. Como Jesús dijo en elHuerto de Getsemaní, “El Espíritu a la verdad está dis-puesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41). Hebreos5:7 dice claramente que Jesús tenía necesidad de orarsolamente durante “los días de su carne.” Durante laoración en Getsemaní, la voluntad humana se sometió a lavoluntad divina. Por medio de la oración Su naturaleza173
  • 164. humana aprendió a someterse y ser obediente al Espíritude Dios (Filipenses 2:8; Hebreos 5:7-8). Esto no era unalucha entre dos voluntades divinas, sino una lucha entrela voluntad humana y la voluntad divina de Jesús. Comohombre Jesús se sometió a y recibió fuerza de el Espíritude Dios.Algunos pueden oponerse a esta explicación, afirman-do que significa que Jesús oró a Sí mismo. Sin embargo,nosotros debemos darnos cuenta que Jesús tenía dos nat-uralezas perfectas y completas—la humana y la divinia,desemejante de cualquier otro ser humano. Lo que seríaabsurdo o imposible para un hombre ordinario no es tanextraño para Jesús. No decimos que Jesús oró a SíMismo, porque eso implica incorrectamente que Jesústenía solamente una naturaleza tal como los hombresordinarios tienen. Al contrario, decimos que la naturalezahumana de Jesús oró al Espíritu divino de Jesús quemoraba en el hombre.La opción es sencilla. O Jesús como Dios oraba alPadre o Jesús como hombre oraba al Padre. Si el primerofuera la verdad, entonces tendríamos una forma de subor-dinacionismo o arianismo en los cuales una persona en laDeidad es inferior a, y no coigual con, una otra personaen la Deidad. Esto contradice el concepto bíblico de unsolo Dios, la deidad completa de Jesús, y la omnipotenciade Dios. Si la segunda alternativa es correcta, y nosotroscreemos que así es, entonces no existe ninguna distinciónde personas en la Deidad. La única distinción es entre lahumanidad y la divinidad, y no entre Dios y Dios.“Dios Mio, Dios Mio,¿Por Qué Me Has Desamparado?”Este versiculo (Mateo 27:46) no puede describir unaseparación actual entre el Padre y el Hijo porque Jesús es174
  • 165. el Padre. Jesús dijo, “Yo y el Padre uno somos.” (Juan10:30). La biblia indica que “Dios estaba en Cristo recon-ciliando consigo al mundo” (II Corintios 5:19). Jesús eraDios Padre manifestado en carne para reconciliar consigoal mundo. El gríto de Jesús en la cruz no significó que elEspíritu de Dios había salido del cuerpo, sino que nohabía ninguna ayuda del Espíritu en Su muerte sacrifica-toria de substitución para la humanidad pecaminosa. Noera una persona de la Deidad que fue abandonada porotra, sino más bien la naturaleza humana que sintió la iray el juicio de Dios sobre los pecados de la humanidad.No había dos hijos—uno divino y otro humano—perohabía dos naturalezas—la divina y la humana—fundidasen una persona. El Espíritu divino no podía ser separadode la naturaleza humana con tal que la vida humana con-tinuara. Pero en Su proceso agonizante de la muerte,Jesús sufrió los dolores de nuestros pecados. El morir seconvirtió en muerte cuando El rindió Su Espíritu.En otras palabras, lo que Jesús quería decir cuando Elgritó, “Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has desampara-do?” era que El había tomado el lugar del hombrepecaminoso en la cruz y que El había sufrido el castigocompleto para el pecado. No había disminución delsufrimiento debido a Su deidad. Puesto que todos hanpecado (Romanos 3:23) y la paga del pecado es muerte(Romanos 6:23), toda la humanidad (con la excepción delCristo sin pecado) merecía morir. Cristo tomó nuestrolugar y sufrió la muerte que merecíamos (Romanos 5:6-9). Jesús era más que un mártir valiente como Esteban ymás que un sacrificio del Antiguo Testamento, porque Elmurió en nuestro lugar y experimentó por una época lamuerte que nosotros merecíamos. En la cruz, El muriópor todos los hombres (Hebreos 2:9). Esa muerte eramás que una muerte física; también implicó una muerteespiritual, que es la separación de Dios (II Tesalonicenses175
  • 166. 1:9; Apocalipsis 20:14).Nadie que vive en la tierra ha sentido esta muerteespiritual en su grado más profundo, porque en Diostodos nosotros vivimos, nos movimos, y somos (Hechos17:28). Aún el ateo se goza de muchas cosas buenas talescomo la alegría, el amor, y la vida misma. Cada cosabuena viene de Dios (Santiago 1:17), y toda vida se origi-na en El y es mantenida por El. Pero, Jesús experimentóla última muerte—la separación de Dios que un pecadorsentirá en el lago de fuego. El sentía la angustia y ladesesperación como si fuera un hombre eternamentedesamparado por Dios. Entonces, la naturaleza humanade Jesús clamó en la cruz al tomar Jesús sobre Sí mismoel pecado del mundo entero y al sentir el castigo eternode la separación a causa de aquel pecado (I Pedro 2:24).No debemos presumir que el Espíritu de Dios dejó elcuerpo de Jesús en el instante en que El pronunció laspalabras, “Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has desam-parado?” El Espíritu divino dejó el cuerpo humano sola-mente en la muerte. Hebreos 9:14 dice que Cristo seofreció a Sí mismo a Dios por medio del Espíritu eterno.Por otra parte, Jesús dijo a Sus discípulos con respecto aSu muerte, “He aquí la hora viene, y ha venido ya, en queseréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréissolo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo”(Juan 16:32). Así, el eterno Espíritu de Dios, el Padre, nosalió del cuerpo humano de Cristo hasta la muerte deCristo.¿Intercambios De Ciencia EntreLas Personas En La Deidad?Algunos creen que la Biblia describe intercambios deconocimiento entre las personas distintas de la Deidad.Esto es un argumento peligroso porque implica que176
  • 167. podría existir una persona en la Deidad que sabe algo queotra persona no sabe. Esto implica una doctrina de per-sonalidades y de mentes distintas en Dios, lo cual a su vezconduce al triteísmo o al politeísmo.Miremos algunos pasajes de Escritura que necesitanuna cierta explicación. Mateo 11:27 dice, “Todas lascosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoceal Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino elHijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.” Este ver-siculo declara sencillamente que nadie puede entenderquién es el Hijo (la manifestación de Dios en carne) sinuna revelación divina (del Padre). Sin duda Jesús teníaesto en mente cuando El dijo a Pedro, “no te lo revelócarne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”(Mateo 16:17). Se nos dice que ningún hombre puede lla-mar a Jesús Señor sino por el Espíritu Santo (I Corintios12:3). También, el Padre reveló Su naturaleza y carácteral hombre por medio de la encarnación—por medio deCristo Jesús, el hijo de Dios.Romanos 8:26-27 dice, “el Espíritu mismo intercedepor nosotros” y “el que escudriña los corazones sabe cuáles la intención del Espíritu.” Estas declaraciones indicansolamente una pluralidad de funciones del Espíritu. Porun lado, Dios pone Su Espíritu en nuestros corazonespara enseñarnos a orar y para orar a través de nosotros.Por otro lado, Dios oye nuestras oraciones, examina yconoce nuestros corazones, y entiende las oraciones queEl ora a través de nosotros por medio de la intercesiónde Su propio Espíritu. Este versículo de Escritura noimplica una separación entre Dios y su Espíritu, porqueDios es Espíritu. Tampoco indica una separación entreCristo como el escudriñador de corazones y el Espíritucomo intercesor, porque la Biblia también dice queCristo intercede por nosotros (Hebreos 7:25; Romanos8:34), y que el Espíritu todo lo escudriña, inclusivo a177
  • 168. nuestros corazones. “Pero Dios nos las reveló a nosotrospor el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aunlo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabelas cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que estáen él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sinoel Espíritu de Dios” (I Corintios 2:10-11). Aunque elEspíritu escudriña las “cosas profundas de Dios,” nodebemos pensar que hay una separación entre Dios y SuEspíritu. Lo que nos está diciendo es que Dios nos revelalas cosas por medio de Su Espíritu en nuestras vidas. SuEspíritu en nosotros comunica verdades de Su mente anuestras mentes: “Pero Dios nos las reveló a nosotros porel Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun loprofundo de Dios.” Entonces el pasaje compara al hom-bre y su espíritu con Dios y Su Espíritu. Un hombre no esdos personas, ni tampoco lo es Dios.Mateo 28:19Hablamos de Mateo 28:19 en el Capítulo VI,demostrando que este versículo describe a ún Dios conoficios múltiples pero solamente ún nombre. El enfoqueno está en una pluralidad sino en la unicidad.La Preexistencia De JesúsMuchos pasajes de las Escrituras hacen referencia ala existencia de Jesús antes del comienzo de Su vidahumana. Sin embargo, la Biblia no nos enseña que Elexistía aparte y fuera del Padre. Al contrario, en Su deidadEl es el Padre y el Creador. El Espíritu de Jesús existía portoda la eternidad porque El es Dios Mismo. Sin embargo,la humanidad de Jesús no existía antes de la encarnación,excepto como un plan en la mente de Dios. Por tanto,podemos decir que el Espíritu de Jesús existía antes de la178
  • 169. encarnación, pero no podemos decir que el Hijo existíaantes de la encarnación en ningún sentido sustancial.Juan 1:1, 14 es un buen resúmen de la enseñanza encuanto a la preexistencia de Jesús: “En el principio era elVerbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios . . . yaquel Verbo fue hecho carne . . .” Es decir, Jesús existíapor toda la eternidad como Dios. El plan futuro del Hijode Dios existía con Dios desde el principio—como unaidea en la mente de Dios. Finalmente, aquel Verbo se con-virtió en carne—como la extensión de Dios Padre en laforma de un ser humano. (Para una descripción de esteconcepto y su expresión en Juan 1, véase el Capítulo IV.Para más información acerca del Hijo y la preexistenciade Cristo, incluyendo una discusión acerca de Hebreos 1,véase el Capítulo V.)Apliquemos estos conceptos a los varios versículos deEscritura que hablan de la preexistencia de Cristo.Nosotros podemos comprender que Juan 8:58 (“Antesque Abraham fuese, yo soy.”) es una referencia a la preex-istencia de Jesús como el Dios del Antiguo Testamento.Podemos comprender Juan 6:62 (“¿Pués qué, si viereis alHijo del Hombre subir adonde estaba primero?”) de lamisma manera, cuando Jesús usa la frase “hijo del hom-bre” como el equivalente de “yo” o de “mí” más bien queenfatizar Su humanidad. En Juan 16:28 Jesús dijo, “Salídel Padre.” Esto, también, se refiere a Su preexistenciacomo Dios. La naturaleza divina de Jesús era Dios Padre,entonces el Cristo con dos naturalezas podría decir, “Salídel Padre.” Esta declaración puede también describir alVerbo, el plan que existía en la mente de Dios, haciéndosecarne, y siendo enviado al mundo.En Juan 17:5 Jesús oró, “Ahora pues, Padre, glorifí-came tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigoantes que el mundo fuese.” Una vez más Jesús habló degloria que El tenía como Dios en el principio y la gloria179
  • 170. que el Hijo tenía en el plan y la mente de Dios. No podríasignificar que Jesús preexistía con gloria como el Hijo.Jesús estuvo orando, así que El debe haber estadohablando como hombre y no como Dios. Sabemos que lahumanidad no preexistía la encarnación, entonces Jesúsestuvo hablando de la gloria que el Hijo tenía en el plande Dios desde el principio.Se hablan de otros versículos en la Escritura refer-entes a la preexistencia de Jesús como Dios en los Capí-tulos IV, V, y IX.El Hijo Enviado Del PadreJuan 3:17 y 5:30, juntamente con otros versículosde Escritura, dicen que el Padre envió al Hijo. ¿Signifi-ca eso que Jesús, el Hijo de Dios, es una persona distin-ta al Padre? Sabemos que no es así porque muchosversículos de Escritura enseñan que Dios se manifestóen carne (II Corintios 5:19, I Timoteo 3:16). El dio deSí Mismo; El no envió a alguien más (Juan 3:16). El Hijofue enviado de Dios como hombre, no como Dios: “Diosenvió a su Hijo, nacido de mujer” (Gálatas 4:4). La pal-abra enviado no implica la preexistencia del Hijo o lapreexistencia del hombre. Juan 1:6 dice que Juan elBautista era un hombre enviado de Dios, y nosotrossabemos que él no preexistía su concepción. Más bien,la palabra enviado indica que Dios designó al Hijo paraun propósito especial. Dios formó un plan, puso carneen ése plan, y después puso ese plan en marcha. Diosdio al Hijo una tarea especial. Dios se manifestó encarne para alcanzar una meta especial. Hebreos 3:1 lellama a Jesús el apóstol de nuestra profesión. Apóstolsignifica “uno enviado” en el griego. Brevemente dicho,enviar al Hijo enfatiza la humanidad del Hijo y elpropósito específico por el cual el Hijo nació.180
  • 171. ¿Amor Entre Las Personas De La Deidad?Un argumento filosófico popular a favor de la doctri-na de la trinidad se basa en el hecho de que Dios es amor.El argumento básico es: ¿cómo podría Dios ser amor ydemostrar amor antes de que El creara el mundo a menosque Dios fuera una pluralidad de personas que teníanamor una para con la otra? Esta línea del razonamiento esdébil por varias razones. Primeramente, aunque si fueracorrecta no probaría una trinidad. De hecho, podría con-ducir al politeísmo absoluto. En segundo lugar, ¿quénecesidad tiene Dios de probar a nosotros la naturalezaeterna de Su amor? ¿Por qué no podemos aceptar simple-mente la declaración que Dios es amor? ¿Por qué limita-mos a Dios a nuestro concepto de amor, afirmando que Elno podría haber sido amor en la eternidad pasada amenos que El hubiera tenido un objeto de amor queexistía en ese entonces? En tercer lugar, ¿cómo puede lasolución trinitaria evitar el politeísmo y al mismo tiempoevitar decir meramente que Dios es amor? En cuartolugar, no podemos limitar a Dios al tiempo. El podríaamarnos desde la eternidad pasada y nos amaba así.Aunque no existíamos en ese entonces, El previó nuestraexistencia. En Su mente existíamos y El nos amaba anosotros.Juan 3:35, 5:20, y 15:9 dicen que el Padre ama alHijo, y Juan 17:24 dice que el Padre amaba a Jesús desdeantes de la fundación del mundo. En Juan 14:31 Jesúsexpresó Su amor para con el Padre. Todas éstas declara-ciones no quieren decir que hay personas distintas. (¿Noes extraño que estos pasajes omiten al Espíritu Santo enesta relación de amor?) Lo que estos versículos expresanes una relación entre las dos naturalezas de Cristo. ElEspíritu de Jesús amaba la humanidad y viceversa. ElEspíritu amaba al hombre Jesús tal como El ama a toda la181
  • 172. humanidad, y el hombre Jesús amaba en la misma maneracomo todos los hombres deben amar a Dios. Recuerde, elHijo vino al mundo para mostrarnos cuánto Dios nos amay también para ser nuestro ejemplo. El Padre y el Hijomostraron amor uno para con el otro para que estos dosobjetivos se alcanzaran. Dios sabía antes que el mundocomenzara que El se manifestaría como el Hijo. El amabaese plan desde el principio. El amaba a ese Hijo futuro talcomo El nos amaba a todos nosotros desde el principiodel tiempo.Otras Distinciones Entre El Padre Y El HijoMuchos versículos de Escritura hacen una distinciónentre el Padre y el Hijo en cuanto a Su poder, Sugrandeza, y Su conocimiento. Sin embargo, es un granerror utilizarlos para demostrar a dos personas en la Dei-dad. Si existe una distinción entre el Padre y el Hijo comopersonas en la Deidad, entonces El Hijo es subordinado oinferior al Padre en deidad. Esto significaría que el Hijono es completamente Dios, porque por definición Dios nose sujeta a nadie. Por definición, Dios tiene todo poder(omnipotencia) y toda ciencia (omnisciencia). La manerade entender estos versículos es de entender como elloshacen una distinción entre la divinidad de Jesús (el Padre)y la humanidad de Jesús (el Hijo). La humanidad o la fun-ción de Cristo como el Hijo es subordinada a Su deidad.Juan 5:19 dice, “No puede el Hijo hacer nada por símismo, sino lo que ve hacer el Padre; porque todo lo queel Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.”(Véase también a Juan 5:30; 8:28.) En Mateo 28:18 Jesúsproclamó, “Toda potestad me es dada en el cielo y en latierra.” implicando que el Padre le dio ese poder. En Juan14:28 Jesús dijo, “Mi Padre mayor es que yo.” PrimeraCorintios 11:3 dice que la cabeza de Cristo es Dios. Todos182
  • 173. estos versículos de Escritura indican que la naturalezahumana de Jesús no podría hacer nada en sí mismo, sinoque Su naturaleza humana recibía poder del Espíritu. Lacarne estaba sujeta al Espíritu.Al hablar de la segunda venida, Jesús dijo, “Pero deaquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles queestán en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre” (Marcos 13:32).Una vez más la humanidad de Jesús no sabía todas lascosas, pero el Espíritu de Jesús sí.Juan 3:17 habla del Hijo como el enviado de Dios. EnJuan que 6:38 Jesús dijo, “Porque he descendido delcielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del queme envió.” Jesús no vino de sí mismo, eso es de Suhumanidad, sino El procedió de Dios (Juan 7:28; 8:42;16:28). El Hijo no enseñaba Su propia doctrina, sino la deSu Padre (Juan 7:16-17). El no enseñaba Sus propiosmandamientos, sino que enseñaba y guardaba losmandimientos de Su Padre (Juan 12:49-50; 15:10). El nobuscaba Su propia gloria, sino más bien, El glorificaba alPadre (Juan 8:50; 17:4). Todos estos pasajes describen ladistinción entre Jesús como hombre (Hijo) y Jesús comoDios (Padre). El hombre Jesús no originó por laoperación de la humanidad, ni vino el hombre Jesús paraexhibir la humanidad. El Espíritu formuló el plan, engen-dró al bebé en la matriz, puso en aquella carne todo elcarácter y toda la calidad de Dios, y entonces envió aque-lla carne al mundo para manifestar a Dios al mundo. Alfinal de las cuentas, esa carne habrá cumplido su propósi-to. El Hijo estará sumergido en el plan de Dios de modoque Dios pueda ser todo en todo (I Corintios 15:28).Estos versículos describen la relación de la naturalezahumana de Cristo como hombre a Su naturaleza divinacomo Dios. Si los interpretamos como una fabricación deuna distinción entre dos personas llamadas Dios Padre yDios Hijo, habría una contradicción. Tendríamos a Dios el183
  • 174. Hijo con las siguientes características que no son de Dios:El no tendría ningún poder de sí mismo; El no tendría unconocimiento completo; El no haría Su propia voluntad;El tendría alguien mayor que El mismo; El tendría Su ori-gen en alguien mas; y El perdería eventualmente Supropia individualidad. Estos hechos bíblicos contradicenel concepto de “Dios Hijo.”Los Pasajes Con La Palabra “Con”¿Cómo explicamos el uso de la palabra “con” de Juan1:1-2 y I Juan 1:2? Juan 1:1 dice que el Verbo era conDios, pero después dice que el Verbo era Dios. Tal comose explica en el Capítulo IV, el Verbo es el pensamiento, elplan, o la expresión en la mente de Dios. Así es cómo elVerbo podría estar con Dios y en el mismo tiempo serDios mismo. Debemos también observar que la palabra“pros” del griego, traducida aquí “con,” se traduce“perteneciendo a” en Hebreos 2:17 y 5:1. Entonces elVerbo era con Dios en el sentido de pertenecer a Dios yno en el sentido de una persona fuera de Dios. Además, siDios en Juan 1:1 significa Dios Padre, entonces el Verbono es una persona distinta porque en ese caso el versícu-lo se leería, “El Verbo era con El Padre y el Verbo era elPadre.” Para hacer que esto implicaría una pluralidad depersonas en Dios se necesitaría un cambio en la defini-ción de Dios en el centro del versículo.Debemos también observar que I Juan 1:2 no indicaque el Hijo estaba con Dios en la eternidad. Mas bien,dice que la vida eterna estaba con el Padre. Por supuesto,Jesucristo manifestó la vida eterna a nosotros. El es laPalabra de vida en el versículo uno. Sin embargo, esto noquiere decir que la vida eterna existía como una personadistinta al Padre. Simplemente significa que el Padreposeía la vida eterna en sí mismo—estaba con El—desde184
  • 175. el principio. El nos mostró la vida eterna por medio de Sumanifestación en carne, en Jesucristo.Dos TestigosJesús dijo, “No soy yo solo, sino yo y él que me envió,el Padre. Y en vuestra ley está escrito que el testimonio dedos hombres es verdadero. Yo soy el que doy testimoniode mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio demí” (Juan 8:16-18). Momentos antes de estos versículos,Jesús había dicho, “Yo soy la luz del mundo” (versículo12). Esta era una aserción de Su papel del Mesías (Isaías9:2; 49:6). Los fariseos contestaron, “Tú das testimonioacerca de ti mismo; tu testimonio no es verdadero” (Juan8:13). Respondiéndo a su acusación, Jesús explicó que Elno era el único testigo, sino que había dos testigos alhecho de que El era el Mesías, el Hijo de Dios. Estos dostestigos eran el Padre (el Espíritu divino) y el hombreJesús. Es decir, tanto Dios Padre como Jesús hombrepodrían testificar que el Padre se manifestó en carne, enJesús. Jesús era Dios y hombre y ambas naturalezaspodrían testificar a ese hecho. Ninguna distinción de per-sonas en la Deidad era necesaria para eso. De hecho, siuna persona contiende que los dos testigos eran personasdistintas en una trinidad, tendría que explicar porqueJesús no dijo que había tres testigos. Después de todo, laley exigía dos testigos pero pedía tres si fuera posible(Deuteronomio 17:6; 19:15). Cuando Jesús hizo referen-cia a Su Padre, los fariseos le preguntaban a Jesús acercadel Padre, sin duda preguntándose cuándo el Padre leshabía atestiguado a ellos. En vez de decir que el Padre eraotra persona en la Deidad, Jesús procedió a identificarsea Sí mismo con el Padre—el “Yo Soy” del Antiguo Testa-mento (Juan 8:19-27). Los dos testigos eran el Espíritude Dios y el hombre Cristo, y ambos testificaban que185
  • 176. Jesús era Dios manifestado en carne.El Uso PluralMuchas veces Jesús hacía referencia al Padre y a Símismo en el plural. Estos pasajes están en el Libro deJuan, el escritor neotestamentario quien más quecualquier otro identificaba a Jesús como Dios y el Padre.Es incorrecto que alguien suponga que el uso plural sig-nifica que Jesús es una persona distinta al Padre en laDeidad. Sin embargo, esto indica una distinción entre ladeidad (Padre) y la humanidad (Hijo) de Cristo Jesús. ElHijo, quien es visible, reveló al Padre, quien es invisible.Así entonces, Jesús dijo, “Si a mí me conocieseis, tambiéna mi Padre conocerías” (Juan 8:19); “no me ha dejadosolo el Padre” (Juan 8:29); “El que me aborrece a mí,también a mí Padre aborrece” (Juan 15:23); “ahora hanvisto y han aborrecido a mí y a mí Padre” (Juan 15:24); y“no estoy solo, porque el Padre está conmigo” (Juan16:32). Estos versiculos de Escritura utilizan el pluralpara expresar un tema constante; Jesús no es simple-mente un hombre, sino que El es Dios también. Jesús noera un hombre ordinario como El parecía ser external-mente. El no estaba solo, sino tenía el Espíritu del Padredentro de El. Esto explica la naturaleza dual de Jesús yrevela la Unicidad de Dios.¿Cómo estaba el Padre con Jesús? La explicación lóg-ica es que El estaba en Jesús. Por lo tanto, si usted conocea Jesús, conoce también al Padre; si usted ve a Jesús, vetambién al Padre; y si usted odia a Jesús, odia también alPadre. II Juan 9 dice, “El que persevera en la doctrina deCristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.” ¿Cuál es la doctrinade Cristo? Es la doctrina que Jesús es el Mesías; Él es elDios del Antiguo Testamento manifestado en carne. Enotras palabras, el apóstol escribió que si entendemos la186
  • 177. doctrina de Cristo nos daremos cuenta de que Jesús es elPadre y el Hijo. Por lo tanto no negamos ni al Padre ni alHijo. Cuando aceptamos la doctrina de Cristo, aceptamosla doctrina del Padre y del Hijo. Es verdad también que sinegamos al Hijo estamos negando al Padre, pero sireconocemos al Hijo hemos reconocido al Padre también(I Juan 2:23).Otro pasaje con uso plural, Juan 14:23, merece aten-ción especial; “Respondió Jesús y le dijo: El que me ama,mi palabra guardará,; y mi Padre le amará, y vendremosa él, y haremos morada con él.” La clave para entendereste versiculo es darse cuenta que el Señor no estabahablando de Su entrada corporal en nosotros. Además, sihay dos Espíritus de Dios, uno del Hijo y otro del Padre,entonces habría por lo menos dos Espíritus en nuestroscorazones. Sin embargo, Efesios 4:4 declara que hay unsolo Espíritu. Sabemos que Juan 14:23 no significa unaentrada corporal porque Jesús había dicho, “En aquel díavosotros conoceréis que estoy en mi Padre, y vosotros enmí, y yo en vosotros” (Juan 14:20). Ciertamente no esta-mos en Jesús en el sentido corporal. Entonces, ¿qué sig-nifica este pasaje? Significa una unión—uno en mente,propósito, plan, y vida—con Cristo. Esta es la mismaidea expresada en Juan 17:21-22 cuando Jesús oró,“Para que todos sean uno, como tú, oh Padre, en mí, y yoen tí, que también ellos sean uno en nosotros; para queel mundo crea que tú me enviaste. La gloria que mediste, yo les he dado, para que sean uno, así comonosotros somos uno.”Entonces, ¿por qué usó Jesús el uso plural al hablarde la unión del creyente con Dios? Por supuesto, Dios hadiseñado la salvación para reconciliar al creyente consi-go. Sin embargo, el hombre pecaminoso no puede acer-carse a un Dios santo, y el hombre finito no puedecomprender un Dios infinito. La única manera que187
  • 178. podemos ser reconciliados a Dios y comprenderle es pormedio de Su manifestación en carne, por medio del hom-bre sin pecado, Cristo Jesús. Cuando somos uno conJesús, entonces somos automáticamente uno con Dios,puesto que Jesús no es simplemente un hombre sino quees Dios también. Jesús utilizó el plural para acentuar quepara ser unido con Dios debemos primeramente recibir laredención por medio de la sangre de Jesús. Hay un solomediador entre el hombre y Dios, el hombre Jesús (I Tim-oteo 2:5). Nadie viene a Dios excepto por medio de Jesús(Juan 14:6). Para poder tener razón doctrinalmente,debemos reconocer que Jesús ha venido en carne (I Juan4:2-3). Cuando nosotros recibimos a Cristo, hemosrecibido al Padre y al Hijo (II Juan 9). Nuestra unión conel Padre y el Hijo no es una unión con dos personas en laDeidad, sino que es simplemente una unión con Dios pormedio de Jesús hombre: “que Dios estaba en Cristo rec-onciliando consigo al mundo” (II Corintioses 5:19).Otra manera de pensar en nuestra unión con Dios esde recordar los dos diversos oficios o las dos relacionesrepresentadas por el Padre y el Hijo. El creyente tieneacceso a las cualidades de ambas misiones, tales como laomnipotencia el Padre y el sacerdocio y la sumisión delHijo. El tiene al Padre y al Hijo. Sin embargo, él recibetodas estas cualidades de Dios cuando recibe el únicoEspíritu de Dios, el Espíritu Santo. El no recibe dos o tresEspíritus. Cuando el Espíritu Santo hace su morada en elcuerpo del creyente, eso se llama ‘el bautismo delEspíritu Santo’ y ese don le da acceso a todos los atribu-tos y misiones de Dios: “Porque por un solo Espíritusomos todos bautizados en un cuerpo” (I Corintios12:13).Si, por otra parte, una persona interpretara Juan14:23 y 17:21-22 para describir la unión de dos personasdistintas en la Deidad, entonces para ser constante él ten-188
  • 179. dría que interpretar las Escrituras para significar que loscreyentes llegan a ser miembros de la Deidad tal comoJesús. Claramente, entonces, estos pasajes se refieren auna unión con Dios que el Hijo de Dios tenía y quenosotros podemos disfrutar por medio de creer y obede-cer al Evangelio. (Por supuesto, Jesús es uno con el Padreen el sentido que El es el Padre, pero eso no es lo queéstos versiculos particulares de Escritura describen.)¿Conversaciones Entre Las PersonasEn La Deidad?No hay ningún registro bíblico de una conversaciónentre dos personas de Dios, pero hay muchas representa-ciones de la comunión entre las dos naturalezas de Cristo.Por ejemplo, las oraciones de Cristo describen Su natu-raleza humana buscando ayuda del Espíritu eterno deDios.Juan 12:28 registra una petición de parte de Jesúsque el Padre glorificaría Su propio nombre. Una voz delcielo habló, contestando aquella petición. Esto demuestraque Jesús era un hombre en la tierra pero Su Espíritu erael Dios omnipresente del universo. La voz no vino para elbien de Jesús, sino para el bien de la gente (Juan 12:30).La oración y la voz no constituían una conversación entredos personas dentro la Deidad; se puede decir que eracomunicación entre la humanidad de Jesus y Su deidad.La voz era un testigo a la gente del Espíritu de Dios, reve-lando la aprobación de Dios para el Hijo.Hebreos 10:5-9 cita un pasaje profético del Salmo40:6-8. En este cuadro profético de la venida del Mesías,Cristo como hombre habla al eterno Dios, expresando Suobediencia y Su sumisión a voluntad de Dios. Esencial-mente esta escena es similar a la de la oración de Jesúsen Getsemaní. Es obvio que Cristo está hablando como189
  • 180. hombre porque El dice, “un cuerpo me has preparado” y“vengo para hacer tu voluntad, O Dios.”En conclusión la Biblia no registra conversacionesentre personas de la Deidad, sino entre las naturalezashumanas y divinas. Al interpretar estas dos naturalezascomo “personas” se crea la creencia en por lo menos dos“Dioses.” (¡Es muy extraño que el Espíritu Santo nunca esparte de las conversaciones!) Ademas, “personas” impli-caría inteligencias separadas en una deidad, un conceptoque no puede ser distinguido del politeísmo.Otro ConsoladorEn Juan 14:16, Jesús prometió enviar a otro Conso-lador. En el versículo 26 Jesús identificó al Consoladorcomo el Espíritu Santo. ¿Implica eso que el Espíritu Santoes otra persona en la Deidad? No. Está claro del contextoque el Espíritu Santo es simplemente Jesús en otra formao manifestación. En otras palabras, “otro Consolador” sig-nifica Jesús en el Espíritu como opuesto a Jesús en lacarne. En el versiculo 16 Jesús les dijo a los discípulosacerca de otro Consolador. Después en el versiculo 17Jesús les dijo que ya conocían al Consolador, porque Elmoraba con ellos e iba a estar en ellos. ¿Quién moraba conlos discípulos en aquella epoca? Jesús, por supuesto. ElEspíritu de Jesús moraba con los discípulos puesto que elEspíritu era vestido en la carne, pero pronto el Espírituestaría en los discípulos a través del don del EspírituSanto. Jesús clarificaba eso más cuando dijo en el versicu-lo 18, “No os dejaré huerfanos; vendré a vosotros.”Jesús fue al cielo en Su cuerpo glorificado para que Elpodría formar una nueva relación con sus discípulos, porenviar a Su propio Espíritu como el Consolador. El lesdijo a ellos, “Os conviene que yo me vaya; porque si nome fuere, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me190
  • 181. fuere, os lo enviaré” (Juan 16:7). El Espíritu Santo es elEspíritu de Cristo (Romanos 8:9; 2 Corintios 3:17-18).Cuando tenemos el Espíritu en nosotros, tenemos aCristo en nosotros (Efesios 3:16-17).En breve, Jesús había morado con los discípulos físi-camente por el espacio de casi tres años, pero el tiempohabía venido para que El saliera. Sin embargo, Elprometió que no los dejaría solos, sin consuelo, o comohuérfanos. Más bien, El prometió volver en una nuevamanera. No vendría en un cuerpo visible para morar conellos y ser limitado por ese cuerpo, sino que volvería en laforma del Espíritu de modo que El pudiera morar enellos. Entonces el Consolador, el Espíritu Santo, es elEspíritu de Jesús. Esto es Jesús manifestado en unanueva manera; Jesús puede estar con nosotros y ennosotros. El puede estar en todos Sus discípulos en todoel mundo a la vez y El puede cumplir Su promesa de estarcon nosotros hasta el fin del mundo (Mateo 28:20).¿Están Jesús Y El Padre Unidos SoloEn Propósito?Según Juan 17:21-22, los cristianos deben ser unidoscomo Jesús era uno con el Padre. ¿Destruye esto nuestracreencia que Jesús es el Padre? No. En este pasaje Jesúshabló como un hombre—como el Hijo. Esto es evidenteporque El estuvo orando al Padre, y Dios no tiene queorar. En Su humanidad, Jesús era uno con el Padre en elsentido de la unidad de propósito, mente, y voluntad. Eneste sentido, los cristianos también pueden ser uno conDios y uno con cada uno (Hechos 4:32; I Corintios 3:8;Efesios 2:14).Debemos recordar que el Hijo no es lo mismo que elPadre. El título ‘Padre’ nunca se refiere a la humanidad,mientras que el Hijo sí. Aunque Jesús es Padre e Hijo, no191
  • 182. podemos decir que el Padre es el Hijo.En Juan 17:21-22, Jesús, hablando como hombre, nodijo que El es el Padre. Sin embargo, otros pasajesdescriben la unidad de Jesús con el Padre en una maneraque supera la mera unidad de propósito, y en una maneraque indica que Jesús es el Padre. Esto es un nivel adi-cional de la Unicidad que está más allá de nuestro logroporque habla de Su deidad absoluta. Cuando Jesús dijo,“Yo y mi padre uno somos,” los judíos le entendieron cor-rectamente que significaba que era Dios, e intentaronmatarle (Juan 10:30-33). En aquella ocasión, El no sim-plemente reclamó la unicidad con Dios sino una identidadcon Dios. Jesús también dijo, “El que me ha visto a mí, havisto al Padre” (Juan 14:9). No importa cuán unido uncristiano sea con Dios, El no podría hacer esadeclaración. No importa cuán unidos dos cristianos sean,uno no podría decir, “Si usted me ha visto a mí, ha visto ami amigo.” Lo mismo es verdad en cuanto a un marido ysu esposa, aunque son una carne (Génesis 2:24).Entonces la unidad de Jesús y el Padre significa más quela unidad que las relaciones humanas pueden lograr.Como hombre Jesús era uno con el Padre en el sentido deunidad de propósito, de mente, y de voluntad (Juan17:22). Como Dios, Jesús es uno con el Padre en el senti-do de la identidad con el Padre—en el sentido que El es elPadre (Juan 10:30; 14:9).ConclusiónEn conclusión, no se hace ninguna presentación depersonas en la Deidad en los Evangelios. Los Evangeliosno enseñan la doctrina de la trinidad, sino simplementeenseñan que Jesús tiene dos naturalezas—humana y div-ina, carne y Espíritu, Hijo y Padre. Hay referencias plu-rales al Padre y al Hijo en el libro de Juan, pero este192
  • 183. mismo libro enseña la deidad de Cristo Jesús y la unicidadde Dios más que cualquier otro. Cuando investigamosestas referencias plurales aprendemos que, lejos de con-tradecir el monoteísmo, ellos actualmente reafirman queJesús es el único Dios y que el Padre está manifestado enel Hijo.En el próximo capítulo, miraremos a los otros librosdel Nuevo Testamento, los Hechos, las Epístolas, y Apoc-alipsis, para terminar nuestro estudio. Tal como en losEvangelios, estos libros enseñan la unicidad de Dios sindistinción de personas.193
  • 184. NOTASCAPITULO VIII1“Trinity, Holy (in the Bible),” The New Catholic Encyclopedia,XIV, 306.194
  • 185. Este capítulo es una continuación del capítulo VIII.Explica algunos versículos en el Nuevo Testamento deHechos a Apocalipsis que se utilizan a veces para enseñaruna pluralidad de personas en la Deidad. (El capítulo VIIIcubre algunos versículos de Escritura en esta categoría siestán relacionadas con preguntas propuestas en los Evan-gelios.)La Diestra De DiosHay numerosos pasajes en el Nuevo Testamento quenos dicen que Jesús se sienta a la diestra de Dios. Pedrousó esta expresión en Hechos 2:34, citando el Salmo110:1. Según los Hechos 7:55, Esteban miró hacia elcielo mientras le estuvieron matando a pedradas y “vio lagloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios.”¿Qué significa esta frase? ¿Significa que hay dos mani-festaciones físicas de Dios en cielo, Dios y Jesús, con el1959EXPLICACIONES DELNUEVO TESTAMENTO:HECHOS HASTAAPOCALIPSIS
  • 186. último colocado perpetuamente en la diestra del anterior?¿Es esto lo qué Esteban vio?Una interpretación física “de la diestra de Dios” (lamano de Dios) es incorrecta. En primer lugar, ningúnhombre ha visto Dios en cualquier momento, ni puede unser humano verlo (Juan 1:18; I Timoteo 6:16; I Juan4:12). Dios es Espíritu y como tal es invisible (I Timoteo1:17). El no tiene una mano derecha física a menos queEl elija manifestarse a Sí mismo en una forma humana.Sabemos que Esteban no lo vio literalmente a Dios apartede Jesús. Si él vio a dos personas, ¿por qué ignoraría auna de ellas, orando solamente a Jesús? (Hechos 7:59-60). Si él vio distintas manifestaciones físicas del Padre ydel Hijo, ¿por qué no vio al Espíritu Santo como una ter-cera persona?Una lectura cuidadosa de Hechos 7:55 apoyará ladeclaración que Esteban no vio a Dios aparte de Jesús. Elversiculo 55 no dice que Esteban vio al Espíritu de Dios,sino nos dice que él vio “la gloria de Dios” y a Jesús. En elversiculo 56 Esteban dijo, “He aquí, veo los cielos abier-tos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.” Laúnica imagen visual o persona que Esteban vio era real-mente Jesucristo.Otros problemas se presentan si tomamos “la diestrade Dios” en un sentido físico. ¿Está sentado Jesús a ladiestra de Dios según lo registrado en Hechos 2:34?, o¿está Jesús parado a la diestra de Dios como registradoen Hechos 1:55-56? ¿Está Jesús sentado encima de ladiestra extendida de Dios? o ¿está Jesús sentado junto a ladiestra de Dios? ¿Está Jesús en el seno del Padre? (Juan1:18). ¿Qué de Apocalipsis 4:2, que describe un trono enel cielo y uno qué se sienta en ese trono? ¿Se sienta elPadre en un trono y Jesús se sienta al lado de aquel trono?¿Qué del hecho de que Jesús es el Unico que está sentadoen el trono? (Apocalipsis 4:2, 8 con 1:8, 18).196
  • 187. Obviamente, entonces, la descripción de Jesús a ladiestra de Dios debe ser figurativa o simbólica. Actual-mente, esto es evidente al considerar las numerosas refer-encias a través de la Biblia que hablan de la diestra deDios. En el Salmo 16:8, David escribió, “A Jehová hepuesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra,no seré conmovido.” ¿Significa esto que Jehová estabasiempre presente corporalmente a la diestra de David? ElSalmo 77:10 dice, “Traeré, pues, a la memoria los años dela diestra del Altísimo.” ¿Prometía el salmista recordar elnúmero de los años que Dios tenía una diestra? El Salmo98:1 declara de Jehová, “Su diestra lo ha salvado y susanto brazo.” ¿Significa esto que Dios derrotó a Sus ene-migos sosteniendo detrás de Sí mismo Su mano izquierdamientras que los aplastó con una diestra física?El Salmo 109:31 indica que Jehová “se pondrá a ladiestra del pobre.” ¿Significa esto que El se coloca física-mente a Sí mismo al lado de la gente pobre en todomomento? Jehová declaró en Isaías 48:13, “mi manoderecha midió los cielos,” y en Isaías 62:8 que Jehová jurópor su mano derecha. ¿Significa esto que Dios extendióuna mano gigante y literalmente cubrió el cielo?, o ¿queDios puso su mano izquierda encima de su mano derecha yjuró por ella? Jesús echó fuera demonios por el dedo deDios (Lucas 11:20). ¿Arrastró hacia abajo un dedo gigantedel cielo y echó fuera a los demonios de la gente?Por supuesto, la respuesta a todas estas preguntas es“No.” Por lo tanto, debemos entender que la “diestra deDios” se usa en un sentido figurativo, simbólico, o poéticoy no en un sentido físico ó corporal. Esto siendo así, ¿quésignifica esta frase?En la Biblia, la diestra significa fuerza, poder, impor-tancia, y preeminencia tal como en las frases de usocomún, “él es mi brazo derecho” y “daría mi brazo dere-cho para esto.” El erudito trinitario Bernard Ramm dice,197
  • 188. “Se habla de la omnipotencia de Dios en términos de unbrazo derecho porque entre los hombres el brazo derechoes el símbolo de fuerza o energía. Se habla de la preemin-cia como sentárse a la diestra de Dios porque en asuntossociales humanos la posición de la diestra referente alanfitrión era el lugar del honor más grande.”1Algunos ejemplos bíblicos para demostrar esta aso-ciación de la diestra con el poder son interesantes einstructivas. Exodo 15:6 proclama, “Tu diestra, O Jehová,ha sido magnificada en poder.” El Salmo 98:1 y el Salmo110:1 asocian a la diestra de Dios con la victoria sobre losenemigos. Cuando la Biblia habla de Jesús a la diestra deDios, quiere decir que Jesús tiene todo el poder y toda laautoridad de Dios. Jesús mismo dijo claramente en Mateo26:64: “Desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado ala diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes delcielo.” (Véase también Marcos 14:62; Lucas 22:69.) AsíJesús declaró que tenía todo el poder de Dios; por estaimplicación El declaró que era Dios. Los judíosentendieron estas demandas y debido a ellas el sumo sac-erdote acusó a Jesús de blasfemia (Mateo 26:65). Al pare-cer, el sumo sacerdote sabía el significado simbólico de ladiestra en el Antiguo Testamento, y por lo tanto él se diócuenta que Jesús estaba declarando que El tenía el poderde Dios y que era Dios. Primera de Pedro 3:22 demuestraaún más que “la diestra” significa que Jesús tiene todopoder y autoridad: “quién habiendo subido al cielo está ala diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autori-dades y potestades.” De la misma manera, Efesios 1:20-22 usa esta frase para decir que Jesús tiene lapreeminencia sobre todos los principados, potestades,dominios, y nombres. Este pasaje también relaciona ladiestra a la exaltación de Cristo. En esta conexión, losHechos 5:31 dice, “A éste, Dios ha exaltado con su diestrapor Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento198
  • 189. y perdón de pecados.” (Véase también el Salmo 110:1;Hechos 2:33-34.)Hechos 5:31 indica que la diestra de Dios o el brazode Dios refiere a veces específicamente al poder de Diosen la salvación. Muchos otros versículos de Escriturahablan de la diestra de Dios como una representación dela liberación y de la victoria que Dios da a su gente(Exodo 15:6; Salmo 44:3; Salmo 98:1). Isaías 59:16 dice,“lo salvó su brazo.” Parece, por lo tanto, que la descrip-ción de Jesús a la diestra de Dios significa que Jesús es laexpresión del poder salvador de Dios. Este conceptoarmoniza con la asociación de la posición de Jesús a ladiestra de Dios con Su papel de mediador, particular-mente Su trabajo como nuestro intercesor y sumo sacer-dote (Romanos 8:34; Hebreos 8:1).Con esta comprensión de la diestra de Dios, quizásnos preguntaremos por qué la Biblia a veces dice queJesús “se ha sentado” a la diestra de Dios (como enHebreos 10:12) en vez de decir simplemente que El estáa la diestra de Dios (como en Romanos 8:34). Es proba-ble que esta fraseología particular indica que Jesúsrecibió la glorificación completa, el poder completo, y laautoridad completa en un cierto punto de tiempo. Estaexaltación comenzó con Su resurrección y terminó en Suascensión. En aquel momento El se libró a Sí Mismo detodas las limitaciones y restricciones humanas. Este es elopuesto a la autolimitación a la cual Jesús se sometió enla Encarnación según lo descrito en Filipenses 2:6-8. Elterminó Su papel como un ser humano caminando enesta tierra.Jesús ya no se somete a la fragilidad y la debilidadhumanas. El ahora no es el siervo sufrido. Su gloria, Sumajestad, y Sus otros atributos divinos ya no se ocultande la vista del observador casual. El ahora demuestraSu poder como Dios por medio de un cuerpo humano199
  • 190. glorificado. El ahora se demuestra y se demostrará a SíMismo como el Señor de todos, el Juez Justo, y el Rey detoda la tierra. Por eso Esteban no le vio a Jesucristo comoel hombre ordinario que se pensaba que era mientras queel estaba en la tierra, sino le vio con la gloria de Dios y elpoder de Dios. De igual modo, Juan le vio a Jesús revela-do como Dios en toda Su gloria y poder (Apocalípsis 1).La exaltación, la glorificación, y la revelación de Cristo seculminaron en Su ascensión. Marcos 16:19 dice, “Y elSeñor, después que les habló, fue recibido arriba en elcielo, y se sentó a la diestra de Dios.”La frase “se sentó” indica que la obra sacrificatoria deCristo no se continua sino es completa. “El cual, siendo elresplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustan-cia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de supoder, habiendo efectuado la purificación de nuestrospecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de laMajestad en las alturas” (Hebreos 1:3). “Y ciertamentetodo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendomuchas veces los mismos sacrificios, que nunca puedenquitar los pecados; pero Cristo habiendo ofrecido una vezpara siempre un solo sacrificio por los pecados, se hasentado a la diestra de Dios” (Hebreos 10:11-13).En resumen, encontraríamos muchas inconsistenciassí interpretáramos la descripción de Jesús a la diestra deDios para significar una colocación física entre dos Dios-es con cuerpos distintos. Sí la entendemos como simbóli-ca del poder, la fuerza, la autoridad, la preeminencia, lavictoria, la exaltación, y el poder salvador de Jesús mani-festado en carne, entonces eliminamos los conceptos queestán en conflicto. Además, esta interpretación está con-forme con el uso de la frase “la diestra de Dios” a travésde la Biblia. “La diestra” revela la omnipotencia y la dei-dad absoluta de Jesús y justifica el mensaje de un soloDios en Cristo.200
  • 191. Volviendo a nuestra pregunta original, ¿qué vio Este-ban en realidad? Es evidente que él vio a Jesús. Isaías40:5 dice referente a la venida del Mesías, “Y se manifes-tará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá;porque la boca de Jehová ha hablado.” Jesús es la gloriarevelada de Dios. Esteban vio la gloria de Dios cuando élvio a Jesús. El vio a Jesús irradiando la gloria que Elposeía como Dios y con todo el poder y autoridad deDios. En breve, él vio al Cristo exaltado. El vio a Jesús nosimplemente como a un hombre sino como a Dios mismo,con toda Su gloria, Su poder, y Su autoridad. Por eso Elclamó a Dios diciendo, “Señor Jesús, recibe mi espíritu”(Hechos 7:59).Saludos En Las EpístolasLa mayoría de las Epístolas contienen un saludo quemenciona a Dios Padre y al Señor Jesucristo. Por ejemplo,Pablo escribió, “Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestroPadre y del Señor Jesucristo” (Romanos 1:7), y “Gracia ypaz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesu-cristo” (I Corintios 1:3). ¿Indica esta fraseología una dis-tinción de personas? Sí así fuera interpretada, habríavarios serios problemas con los cuales que contender.Primeramente, ¿por qué no hay ninguna mención delEspíritu Santo en estos saludos? Aunque estos saludosfueren interpretados para enseñar una distinción de per-sonas, no apoyan la doctrina de la trinidad. De esta inter-pretación, los saludos podrían enseñar el binitarismo;podrían también relegar al Espíritu Santo a un papelmenor en la trinidad.En segundo lugar, si interpretamos otros pasajes sim-ilares para indicar la existencia de personas distintas enla Deidad, podríamos tener fácilmente cuatro personasen la Deidad. Por ejemplo, Colosenses 2:2 habla de “el201
  • 192. misterio de Dios el Padre, y de Cristo.” Otros versículosde Escritura hablan de “Dios Padre” (Colosenses 3:17;Santiago 1:27) “Dios el Padre” (I Tesalonicenses 1:3).I Tesalonicenses 3:11 dice, “Dios y Padre nuestro, ynuestro Señor Jesucristo, dirijan nuestro camino avosotros.” Entonces si la palabra y separa a distintaspersonas, nosotros tenemos por lo menos cuatro per-sonas: Dios, el Padre, el Señor Jesucristo, y el EspírituSanto.Si los saludos no indican una pluralidad de personasen la Deidad, ¿qué es entonces lo que significan? Porhacer referencia al Padre y al Señor Jesucristo, losescritores enfatizaban dos papeles de Dios y la importan-cia de aceptar a Dios en ambos papeles. Debemos nosolamente creer en Dios como nuestro Creador y Padre,sino debemos aceptarle como El se manifestó en carnecomo Jesucristo. Cada uno debe reconocer que Jesús havenido en carne y que El es Señor y Cristo (Mesías). Porlo tanto, los saludos enfatizan la creencia no solamente enDios, lo que los judíos y muchos paganos aceptaban, sinotambién en Dios revelado en Cristo.Esto explica por qué no era necesario mencionar alEspíritu Santo; el concepto de Dios como Espíritu eraenvuelto en el título de Dios Padre, especialmente a lamente judía. Debemos recordar, también, que la doctrinade la trinidad no se desarolló hasta mucho más tarde en lahistoria de la iglesia. (Véase el Capítulo 11.) Por lo tanto,estas frases no eran extrañas a los escritores o a los lec-tores.Un estudio del griego es muy interesante en relación aestos pasajes con los saludos.2La palabra traducida “y” esde la palabra griega “kai.” Kai puede ser traducida como“y” o como “aun” (en el sentido de “que es” o “que es igualque”). Por ejemplo, el KJV (inglés) traduce kai como “y”en II Corintios 1:2, pero como “aun” en el versículo 3. El202
  • 193. versículo 2 dice, “de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesu-cristo,” mientras que el versículo 3 dice, “Dios, aun elPadre de nuestro Señor Jesucristo.” El versículo 2 podríaaparecer correctamente como, “de Dios nuestro Padre,aun del Señor Jesucristo.” El KJV traduce kai como “aun”en varios otros lugares, incluyendo las frases “Dios, aunel Padre” (I Corintios 15:24; Santiago 3:9) y “Dios, aunnuestro Padre” (I Tesalonicenses 3:13). Entonces lossaludos podrían leerse tan fácilmente, “de Dios nuestroPadre, aun el Señor Jesucristo.” Para apoyar esto aunmás, el griego no tiene el artículo definitivo (“el”) antesde “Señor Jesucristo” en ninguno de los saludos.Entonces, aunque traducieramos kai como “y,” las frasesse leen literalmente, “de Dios nuestro Padre y Señor Jesu-cristo.”Aun cuando las traducciones rinden kai como “y,”ellas convienen a menudo que la frase denota solamenteun solo ser o persona. Abajo hay algunos ejemplos queprovienen de varias traducciones de la Biblia en el inglés:El Uso de KaiReferencias VersiónBíblicas de Biblia Traducción1. Gálatas 1:4 KJV Dios y nuestro PadreNIV nuestro Dios y PadreTAB nuestro Dios y Padre2. Efesios 5:5 KJV el reino de Cristo y de DiosNIV el reino de Cristo y de DiosNIV (nota al pie de la página) o ‘reinodel Cristo y Dios’3. Colosenses 2:2 KJV el misterio de Dios, y del Padre, yde CristoNIV el misterio de Dios, a saber, CristoNIV (nota al pie de la página) algunosmanuscritos “Dios, aun al Padre, yde Cristo”TAB Dios [ que es ] Cristo4. II Tesalonicenseses 1:12 KJV la gracia de nuestro Dios y el203
  • 194. Señor JesucristoNIV la gracia de nuestro Dios y elSeñor JesucristoNIV (nota al pie de la página) o “Dios ySeñor, Jesucristo”5. I Timoteo 5:21 KJV delante de Dios, y del SeñorJesucristoNIV en la vista de Dios y de CristoJesús6. Tito 2:13 KJV nuestro gran Dios y SalvadorJesucristoNIV nuestro gran Dios y Salvador,JesucristoTAB nuestro gran Dios y Salvador,Jesucristo7. II Pedro 1:1 KJV Dios y nuestro Salvador JesucristoNIV nuestro Dios y Salvador JesucristoTAB nuestro Dios y Salvador Jesucristo8. Judas 4 KJV Dios el único soberano, ya nuestroSeñor JesucristoNIV Jesucristo nuestro único Soberanoy SeñorTAB nuestro único Señor y Maestro,JesucristoEsta tabla demuestra que el kai identifica a veces aDios como el Padre, o aún a Jesús como Dios. De esto, esfácil ver que kai identifica a veces a Jesús como el Padrepuesto que la construcción gramatical es similar en todoslos tres casos.Concluimos que los saludos no indican ninguna dis-tinción de personas en Dios. En últimos términos, el usode kai en estos casos denota una distinción de papeles,manifestaciones, o nombres por los cuales el hombreconoce a Dios. En por lo menos algunos casos el uso dekai identifica actualmente a Jesús como el mismo ser queDios—el mismo ser que el Padre.La “Bendición Apostólica”II Corintios 13:14 dice, “La gracia del Señor Jesu-204
  • 195. cristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo,sean con todos vosotros. Amen.” Una vez más debemosrecordar que Pablo escribió este versículo de Escritura enun tiempo en que el trinitarismo era todavía una doctrinadel futuro, y por lo tanto el versículo no era raro ni inusu-al en ese entonces. Básicamente, el versículo proyectatres aspectos o atributos de Dios que podemos conocer ytener. Primeramente, hay la gracia de Dios. Dios hapuesto Su gracia a disposición de la humanidad pormedio de Su manifestación en carne, en Jesucristo. Esdecir el favor no merecido, la ayuda divina, y la salvaciónnos vienen a nosotros a través de la obra expiadora deJesús. Entonces Dios es amor, y el amor siempre ha sidoparte de Su naturaleza básica. El nos amaba mucho antesque El se vistió a Sí mismo en carne como Cristo. Y final-mente, el bautismo del Espíritu Santo nos da comunión(confraternidad) con Dios y con nuestros concreyentes:“Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados en uncuerpo”—el cuerpo de Cristo (I Corintios 12:13). Pormedio del Espíritu de Dios que mora en nosotros, y no lapresencia del cuerpo físico de Jesucristo tenemos unarelación presente y continuando con Dios distinta acualquier cosa que era disponible para los santos delAntiguo Testamento.II Corintios 13:14 es lógico y comprensible cuando lointerpretamos como tres relaciones importantes que Diosha compartido con nosotros o como tres diversas obrasque un solo Espíritu logra. Hay diversidades de opera-ciones pero solamente un Dios que obra todas las cosasen todos (I Corintios 12:4-6).Otras Referencias Triples En Las EpístolasY En ApocalipsisVarios otros versículos de Escritura identifican a Dios205
  • 196. por tres títulos o nombres. Sin embargo, muchos más ver-sículos usan solamente dos designaciones para Dios, enparticular Padre y Señor Jesucristo. Pero la mayoría delos versículos de escritura usan una sola designación paraDios. Parece que no hay ningún significado especial encuanto a la Deidad en las referencias triples; ninguna deellas requiere alguna distinción de personas. Analicémos-los uno por uno.Efesios 3:14-17 utiliza los siguientes títulos paradescribir a Dios: “el Padre de nuestro Señor Jesucristo,”“su Espíritu,” y “Cristo.” Interesantemente, este pasajeactualmente hace hincapié en un Dios sin distinción depersonas, porque describe al Espíritu primeramentecomo el Espíritu del Padre y después como Cristo en nue-stros corazones. Así pues, en este pasaje, el Padre, elEspíritu, y Cristo son todos identificados como el mismoser. La única distinción restante descansa en la frase,“Padre de nuestro Señor Jesucristo,” que hace distinciónentre el Espíritu de Dios y su manifestación en carne.Efesios 4:4-6 dice que hay un Espíritu, un Señor, y unDios y Padre. Esto prueba otra vez la unicidad de Dios. Elúnico Dios es Espíritu y El es el Señor de todo. La ideabásica expresada en estos versículos es la unicidad deDios, y no una trinidad. ¿Por qué se declaró este pen-samiento en tres diversas maneras? El versículo 4 conectaal único Espíritu con la declaración de que hay un cuerpo,recordándonos que el único Espíritu de Dios nos bautizaen un solo cuerpo (I Corintios 12:13). El versículo 5 agru-pa “un Señor” con “una fe” y “un bautismo,” indicando quedebemos condicionar nuestra fe y nuestro bautismo en lapersona, el nombre, y la obra del Señor Jesús, no apenasen una creencia en Dios como Espíritu. El versículo 6 lojunta todo, diciendo, “un Dios y Padre de todos, el cual essobre todos [por ejemplo, quien es el Espíritu en ust-edes].” El único Dios es el único Señor y el único Espíritu.206
  • 197. Una interpretación trinitaria de Efesios 4:4-6 no eslógica porque separa a Jesús de Dios. Sí hay tres personaspresentadas en estos versículos, serían: Dios y Padre,Señor, Espíritu. Esta interpretación implica que el Padrees Dios de una manera que Jesús no es. Está en contra dela teoría de la trinidad pensar de Jesús como distinta aDios. Los trinitarios deben ser consistentes con su teoríay deben aceptar a Jesús como el único Dios de la Biblia obien deben abandonar su teología de un solo Dios.Según Hebreos 9:14, Cristo se ofreció a Sí mismo aDios por medio del Espíritu eterno. El tema del versículoes la sangre de Cristo, entonces obviamente el versículohabla del papel humano y mediador de Cristo. ¿Cómohizo Cristo Su gran sacrificio? Lo hizo a través de Su nat-uraleza divina—el Espíritu eterno—que es ningún otroque el Padre. Jesús oró al Padre en Getsemaní y recibiófuerza de El para aguantar la crucifixión. Este versículoenseña simplemente que Cristo era capaz de ofrecer Sucuerpo humano a Dios con la ayuda del Espíritu de Dios.De igual manera, I Pedro 3:18 dice que Cristo fuemuerto en la carne pero vivificado (hecho vivo) por elEspíritu de modo que El podría llevarnos a Dios. Sabe-mos que Jesús se resucitó a Sí mismo de los muertos porSu propio Espíritu divino (Juan 2:19-21; Romanos 8:9-11). En otras citas, la Biblia dice que Dios le resucitó aJesús de los muertos (Hechos 2:32). Entonces, vemosque el hombre Cristo fue levantado de los muertos por elEspíritu de Dios—la naturaleza divina de Cristo—parareconciliar a la humanidad con Dios.I Pedro 1:2 menciona la precognición de Dios Padre,la santificación del Espíritu, y la sangre de Jesús. Esteversículo simplemente describe los diversos aspectos deDios en lo referente a nuestra salvación. Primeramente, laprecognición es parte de la omnisciencia de Dios, y El latenía antes de la Encarnación y antes del derramamiento207
  • 198. del Espíritu en nuestro día. Entonces, es natural quenosotros la asociemos con el papel de Dios como Padre.En segundo lugar, Dios no tiene sangre excepto a travésdel hombre Jesús, entonces es más natural decir la sangrede Jesús en lugar de decir la sangre de Dios o la sangredel Espíritu. Finalmente, nosotros somos santificados, opuestos aparte del pecado, por el poder de la presenciade Dios que mora en nosotros, entonces Pedro natural-mente habló de la santificación del Espíritu. Como en IICorintios 13:14, la Biblia utiliza la manera más lógicapara describir estos atributos u obras de Dios, es decirpor asociarlos con los papeles, los nombres, o los títulosque Dios tiene.Judas 20-21 es otro pasaje de Escritura como esto.Habla de orar en el Espíritu Santo, el amor de Dios, y lamisericordia de Jesús. Tal como antes, podemos entenderfácilmente esto como algo que denota diversas funcionesde Dios si usamos los papeles que se asocian lo más cercaposible a ésas funciones.Apocalipsis 1:4-5 dice, en parte, “Gracia y paz avosotros, del que es, y que era, y que ha de venir; y de lossiete espíritus que están delante su trono; y de Jesu-cristo.” Según el versículo 8, Jesús es el “que es, y queera, y que ha de venir.” El es el que está en el trono (Apoc-alipsis 4:2, 8). Los siete espíritus pertenecen a Jesús(Apocalipsis 3:1; 5:6). Este pasaje, por lo tanto, simple-mente nos da varias maneras de mirar al único Dios, quees Jesucristo. La razón porque el versículo 5 menciona aJesucristo además de la descripción precedente de Dioses para enfatizar Su humanidad, porque ese versículollama a Jesús el primogénito de los muertos.Si alguien está determinado a hacer que este pasajesignifique a tres personas, basado en el versículo 4,¿qué lo prevendría dividir al Espíritu entre siete per-sonas?208
  • 199. En resumen, varios versículos de Escritura utilizantres títulos o nombres de Dios. En cada caso, la Biblia uti-liza una manera muy natural y fácilmente comprensiblepara describir una pluralidad de papeles, atributos, o fun-ciones de Dios. En muchos casos, estos versículos real-mente proporcionan evidencia adicional de que hay unsolo Dios sin distinción de personas.La Plenitud De DiosEn este libro hemos enfatizado a Colosenses 2:9varias veces porque enseña que toda la plenitud de la Dei-dad mora corporalmente en Jesucristo. Entendemos queesto significa que todo Dios—Sus atributos, Su poder, ySu carácter—están en Jesús. Padre, Hijo, Espíritu Santo,Jehová, Palabra, etcétera están todo en Jesús. Algunostrinitarios tratan de contradecir esta interpretación refir-iéndose a Efesios 3:19, que nos dice que nosotros comocristianos podemos ser llenos de toda la plenitud de Dios.Por lo tanto, dicen, Colosenses 2:9 no indica la deidadcompleta de Jesús no más que Efesios 3:19 indica la dei-dad completa de los cristianos. Contestaremos este argu-mento por medio de un análisis de estos dos versículos deEscritura uno por uno.Colosenses 2:9 se refiere a la plenitud de la deidad enuna manera en que Efesios 3:19 no lo hace. Inmediata-mente después de declarar que toda la plenitud de la Dei-dad mora corporalmente en Jesús, la Biblia agrega, “yvosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todoprincipado y potestad.” (Colosenses 2:10). En otras pal-abras, todo lo que necesitamos está en Jesús, y Jesús esomnipotente. Estas declaraciones se basan en el versículo9, y por lo tanto el versículo 9 tiene que significar quetodo Dios está en Jesús.De hecho, ésta es la única conclusión lógica basada209
  • 200. en el tema del libro hasta ese punto. Los capítulos 1 y 2presentan las siguientes declaraciones acerca de Jesús:La Deidad Plena De Jesús PresentadaEn ColosensesVersículo Descripción de Jesús1. 1:15 El es la imagen del Dios invisible2. 1:16 El es el creador de todas las cosas3. 1:17 El es antes de todas las cosas (eternas)4. 1:17 en El todas las cosas subsisten5. 1:18 El es la cabeza de la iglesia6. 1:18 El es preeminente en todas las cosas7. 1:19 toda la plenitud de Deidad habita en El8. 1:20 El ha reconciliado todas las cosas a Dios9. 2:3 El tiene todos los tesoros de la sabiduría y delconocimiento (omnisciencia)10. 2:5 debemos tener nuestra fe en El11. 2:6 debemos andar en El12. 2:7 debemos ser arraigados y sobreedificados en El13. 2:9 toda la plenitud de la Deidad mora corporalmente en El14. 2:10 estamos completos en El15. 2:10 El es la cabeza de todo principado y potestad(omnipotencia)Debemos observar que en Colosenses 2:2, el tema es“el misterio de Dios el Padre, y de Cristo,” o como el NIVlo pone, “el misterio de Dios, a saber, Cristo.” El versículo9 es simplemente una elaboración o explicación adicionalde este misterio. El misterio de Dios (Cristo) es que moratoda la plenitud de la deidad en Cristo. Así entonces,vemos del contexto que Colosenses 2:9 es una expli-cación de la deidad completa de Cristo.La palabra del griego para Deidad en Colosenses 2:9es Theotes, que significa la Deidad. La palabra corporal-mente nos recuerda de la palabra encarnación, que sig-nifica personificación de un espíritu en forma terrenal.Juntando esto, Colosenses 2:9 nos dice que Jesús es la210
  • 201. encarnación de la plenitud de la Deidad—El es la mani-festación corporal de todo lo que Dios es. La BibliaAmplificada traduce Colosenses 2:9 como, “Porque enEl la plenitud entera de la Deidad sigue morando enforma corporal—dando una expresión completa de la nat-uraleza divina.” Traduce Colosenses 1:19 así: “Porque leha agradado [al Padre] que toda la plenitud divina—lasuma total de la perfección divina, los poderes divinos ylos atributos divinos—deben habitar en El permanente-mente.” El NIV traduce Colosenses 2:9 así: “Porque enCristo toda la plenitud de la Deidad habita en forma cor-poral.” Traduce Colosenses 1:19 así: “Porque le agradó aDios que toda su plenitud habitara en él.”Volviendo a otras traducciones de Colosenses 2:9, elNuevo Testamento del Vigésimo Siglo dice, “Porque enCristo la Deidad en toda su plenitud habita encarnada”;El Nuevo Testamento en Inglés Moderno (J. B. Phillips)dice, “Más es en él que Dios da una plena y completaexpresión de sí mismo (dentro de límites físicos que él fijaa sí mismo en Cristo)”; y Letras Vivas: Las EpístolasParafraseadas (Kenneth Taylor) dice, “Porque en Cristoexiste todo Dios en un cuerpo humano.”Entonces está claro, que Colosenses 1:19 y 2:9describen la deidad completa de Jesucristo. Nopodríamos aplicar las declaraciones en Colosenses 1 y 2 anosotros mismos y tener la razón. No somos la encar-nación de la plenitud de Dios. Ni somos omniscientes,omnipotentes, etcétera. No importa lo que significa Efe-sios 3:19, no puede significar la misma cosa queColosenses 1:19 y 2:9.¿Qué significa Efesios 3:19, entonces, cuando dice“para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”? Cuan-do miramos al contexto, vemos el énfasis en el pasaje:Los cristianos pueden tener la plenitud de Dios en ellosporque tienen a Cristo. Puesto que Cristo es la plenitud211
  • 202. de Dios, cuando tenemos a Cristo en nosotros tenemos laplenitud de Dios en nosotros. El versículo 17 dice queCristo mora en nuestros corazones, y el versículo 19 nosdice que podemos tener la plenitud de Dios al tener aCristo. Lejos de destruir la deidad absoluta de Cristo, Efe-sios 3:19 establece de nuevo que todo Dios está en Cristo.Colosenses 2:10 apoya esta interpretación del pasaje enEfesios, diciendo, “y vosotros estáis completos en él[Cristo].” El NIV lo hace aun más claro: “Y a ustedes seles ha dado la plenitud en Cristo.” Semejantemente, TABdice, “Y ustedes están en él, hechos completos y hanvenido a la plenitud de vida—en Cristo ustedes están tam-bién llenos de la Deidad.”Esto puede dar lugar a otra pregunta; a saber, ¿en quémanera difiere un cristiano del hombre Cristo sí ambostienen la plenitud de la deidad residente en ellos? Larespuesta es que Jesucristo es Dios revelado en carne. Eltenía Su naturaleza divina porque fue concebido por elEspíritu de Dios. Su naturaleza humana tiene la naturalezadivina morando en ella, pero Su naturaleza divina es Dios.Por lo tanto, nada jamás puede separar a Jesús de Su dei-dad. Nosotros podemos vivir sin el Espíritu de Dios ennosotros y el Espíritu puede salir de nosotros, pero nopuede ser así con el hombre Jesús. Cristo tiene todos losatributos y el carácter de Dios como Su misma naturaleza,mientras que nosotros los tenemos solamente por mediode la vida de Cristo en nosotros. La naturaleza de Dios noes nuestra. Podemos dejarla que brille a través de nosotrosy que nos controle (por andar en el Espíritu), peropodemos también apagarla y dejar que nuestras propiasnaturalezas humanas la dominen (por andar en la carne).Jesucristo tiene toda la plenitud de la Deidad corporal-mente porque El es Dios mismo encarnado. Podemostener la plenitud de Dios en nuestras vidas solamentemientras dejamos que Jesucristo viva en nosotros.212
  • 203. Hay un aspecto más que debemos tratar referente aColosenses 2:9. Algunos precisan que el propósito dePablo en escribir esto no era de oponerse al trinitarismo,sino al gnosticismo. Por supuesto, Pablo no dirige su dis-cusión directamente al trinitarismo, ¡porque que no habíaemergido la doctrina todavía! Sin duda Pablo estabaoponiéndose a la creencia gnóstica de que Cristo era unaemanación inferior del Dios supremo. Siempre existe elhecho, sin embargo, que el lenguaje de Pablo, que fueinspirado por el Espíritu Santo, excluye el trinitarismo.Colosenses es una clara afirmación de la creencia en laUnicidad de Dios. No importa cuáles fueran las creenciasfalsas que Pablo estaba oponiéndo; su doctrina positivadura todavía. La doctrina de la Unicidad que él enseñabadura ciertamente en contra del gnosticismo, pero ellatambién dura en contra del trinitarismo y cualquier otracreencia que niegue que toda la Deidad habita en Jesu-cristo.Filipenses 2:6-8Este pasaje describe a Jesucristo así: “El cual, siendoen forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosaa que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomandoforma de siervo, hecho semejante a los hombres; yestando en la condición de hombre, se humilló a símismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muertede cruz.” El NIV dice, “Quien, siendo Dios en su mismanaturaleza, no consideró la igualdad con Dios como algopara ser agarrado, sino hizo nada de sí mismo, tomandola misma naturaleza de un siervo, siendo hecho en lasemejanza humana. Y siendo hallado en aspecto como unhombre él se humilló y llegó a ser obediente a la muerte—¡aun la muerte en una cruz!”Aparentemente, este versículo de Escritura está213
  • 204. diciendo que Jesús tenía la naturaleza de Dios, que El eraDios mismo. Dios no tiene igual (Isaías 40:25; 46:5, 9).La única manera en que Jesús puede ser igual a Dios esque El sea Dios. Entonces, El era igual a (lo mismo que)Dios en el sentido de que El era Dios. Sin embargo, El noconsideraba la prerrogativa suya como Dios como algo deser guardado o retenido a todo costo, sino que estaba dis-puesto a poner éstos a un lado y a asumir la naturalezahumana para que pudiera salvar a la humanidad perdida.Voluntariamente El se hizo obediente a la muerte en unacruz.Los trinitarios piensan que este versículo de Escrituradescribe a dos personas en la Deidad—Dios Padre y DiosHijo. En su opinión, el Hijo tenía la misma naturaleza queel Padre pero no era el Padre. Ellos afirman que el Hijodivino se encarnó, no el Padre. Muchos trinitarios aunmantienen que en la encarnación este Hijo divino sesometió o se vació a Sí mismo de muchos de sus atributoscomo Dios, incluyendo la omnipresencia. Así entonces,ellos hablan del kenosis o el vaciarse de Cristo, de la pal-abra kenoo en el griego en la primera parte del versículo7. Aunque esta palabra sí incluye en su significado el con-cepto “vaciarse,” la mayoría de las versiones no escogenusar esta definición. Aquí hay tres definiciones del kenooen Filipenses 2:7: “se hizo a sí mismo de ninguna rep-utación” (KJV), “se hizo nada” (NIV), y “se despojó [detodos sus privilegios y dignidad legítima]” (TAB).Desde el punto de vista de la Unicidad, Jesús no esDios Hijo, sino que El es todo Dios, incluyendo el Padre yel Hijo. Entonces, en Su divinidad, El es verdaderamenteigual a, o idéntico a Dios. La palabra “igual” aquí signifi-ca que la naturaleza divina de Jesús era la misma natu-raleza de Dios Padre. Jesús no se despojó de los atributosde la Deidad, pero en cambio se despojó a Sí mismo de sudignidad y de Sus prerrogativas legítimas como Dios214
  • 205. mientras que El moraba entre los hombres como un serhumano. El Espíritu de Jesús, que es Dios mismo, nuncaperdió nada de Su omnisciencia, de Su omnipresencia, nide Su omnipotencia.Este versículo se refiere solamente a las limitacionesque Jesús se impuso a Sí mismo en relación a Su vidacomo un ser humano. Como las tres traducciones citadasarriba indican, el kenosis de Cristo consistía de unaentrega voluntaria de gloria y de dignidad, en lugar deuna entrega de Su naturaleza como Dios. Como hombre,Cristo no recibió la honra que se le debía a El como Dios.En vez de actuar en Su papel legítimo como Rey de lahumanidad, Se hizo un siervo que ministraba a lahumanidad. Como hombre, El se sometió a la muerte enla cruz. No murió como Dios sino como un hombre.Entonces, este versículo expresa un pensamiento muyhermoso: aunque Jesús era Dios, El no insistía en laretención de todos sus derechos como Dios. Al contrario,se despojó voluntariamente de Su derecho a la gloria y ala honra en la tierra al tomar para Sí mismo la naturalezade un hombre y al morir. El hizo todo esto de modo que Elpudiera proporcionar la salvación para nosotros.Como resultado de la humillación de Cristo, Dios (elEspíritu de Jesús) le ha exaltado altamente a Jesucristo(Dios manifestado en carne). Jesús tiene un nombre quees sobre todo nombre—un nombre que representa todolo que es Dios. El Espíritu de Dios dio este nombre alCristo (Mesías), porque Cristo era Dios manifestado encarne. También, Jesucristo tiene el dominio sobre todaslas cosas en el cielo, en la tierra, y debajo de la tierra.Cada lengua confesará que Jesucristo es Señor, asíentonces dando la gloria a Dios Padre puesto que el Padreestá en Cristo. Filipenses 2:9-11 describe todo esto: “Porlo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio unnombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre215
  • 206. de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cie-los, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua con-fiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de DiosPadre.”Muchos, y quizás la mayoría, de los eruditos trinitar-ios realmente ven al kenosis de Cristo de una maneraconsistente con la Unicidad. Por ejemplo, un eruditoprominente dice que Cristo “no se vació realmente” a Símismo de los atributos de la Deidad, porque éso signifi-caría una abdicación de la Deidad, así haciendo de Jesúsun semidiós.3En cambio, él explica el pasaje como sigue:Jesús no renunció Su divinidad sino solamente renuncióSu existencia en la forma de Dios. El no desechó Susatributos divinos pero los ocultó en la debilidad de lacarne humana. Estaban siempre disponibles, pero Elescogió no utilizarlos o los utilizaba en una nueva man-era. El se impuso limitaciones a Sí mismo. Su gloria celes-tial y Su majestad ya no eran inmediatamente evidentes.En breve, El ocultó Su divinidad en la humanidad, peroSu deidad era siempre evidente a los ojos de fé.4Colosenses 1:15-17Hemos explicado este versículo en el Capítulo V, locual incluye una discusión de la preexistencia de Jesús,Su papel como Creador, y Su título como el primogénitode los muertos.Hebreos 1Hemos hablado de muchas partes de este pasaje en elCapítulo V, particularmente los versículos 2-3, 6, y 8-10.I Juan 5:7El Capítulo VI explica este versículo.216
  • 207. Apocalipsis 1:1“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio.” Aquíhallamos una distinción entre el Espíritu eterno de Dios yel hombre Cristo. Solamente el Espíritu podía dar la rev-elación de los acontecimientos del tiempo del fin. Lahumanidad de Cristo no podía saber aquellas cosas (Mar-cos 13:32), entonces Jesucristo las sabía solamente pormedio del Espíritu. Además, la deidad de Cristo no era unproducto de Su humanidad, sino de la unión divina—lahumanidad era un producto de la deidad. El libro deApocalipsis revela no solamente las cosas del porvenir,sino también revela la deidad de Jesucristo, y elconocimiento de ambos debe venir del Espíritu de Dios.Pronto aprendemos que el Apocalipsis revela a Jesúscomo Dios, porque en el capítulo I Juan vio una visión deJesús en todo el poder y la gloria de Dios.Los Siete Espíritus De DiosEsta frase aparece en Apocalipsis 1:4, 3:1, y 5:6.¿Describe a siete personas en la Deidad? No, pero sialgunos aplicarían la misma lógica a esta frase que ellosusan con otras frases in las Escrituras, entonces ellos ten-drían a siete personas del Espíritu. La Biblia nos dejasaber, sin embargo, que hay solamente un Espíritu (I Cor-intios 12:13; Efesios 4:4).¿Por qué, entonces, habla Apocalipsis de siete Espíri-tus? Debemos recordar que Apocalipsis es un libro llenode simbolismo. Además, siete es un número muy simbóli-co en la Biblia, y representa con frecuencia la perfección,el cumplimiento, o la plenitud. Por ejemplo, Dios descan-só de la creación en el séptimo día (Génesis 2:2), el Díade Descanso del Antiguo Testamento era en el séptimodía (Exodo 20:10), el candelero en el Tabernáculo tenía217
  • 208. siete lámparas (Exodo 25:37), Noé llevó a siete pares deanimales limpios adentro del arca (Génesis 7:2), Jesús lesdijo a sus discípulos que deberían perdonar a un hermanosiete veces al día (Lucas 17:4), y el libro de Apocalipsiscontiene letras a siete iglesias (Apocalipsis 1:11).Entonces, los siete Espíritus de Dios simplemente indicanla plenitud o la perfección del Espíritu de Dios. Es unamanera de enfatizar la totalidad del Espíritu de Dios. Lafrase puede también referirse a los siete aspectos delEspíritu registrado en Isaías 11:2, especialmente puestoque Isaías y Apocalipsis describen a los siete Espírituscomo perteneciendo a Jesús.Esto levanta otro punto: la Biblia no identifica a lossiete Espíritus como a siete personas distintas ni como auna persona distinta. En cambio, Juan nos dijo clara-mente que los siete Espíritus pertenecen a Cristo Jesús(Apocalipsis 3-1; 5:6). Más adelante en el libro éldescribió al Espíritu en términos singulares (Apocalipsis22:17). Entonces, los siete Espíritus representan simbóli-camente la plenitud y el poder del único Espíritu Santo,quien es nadie más que el Espíritu de Jesús.El Cordero En Apocalipsis 5Apocalipsis 5:1 describe a Uno en el trono en el cielocon un libro (rollo) en Su mano derecha. Entonces losversículos 6 y 7 representan un Cordero que viene y tomael libro de la mano derecha del que está sentado en eltrono. ¿Significa esto que hay dos personas de Dios? No.De nuevo, debemos recordar que el libro de Apocalipsises altamente simbólico. De hecho, sabemos que el men-cionado pasaje es simbólico. Primeramente, Juan no vioal Espíritu invisible de Dios, porque Juan mismo dijo queningún hombre había visto a Dios (Juan 1:18, I Juan4:12). De hecho, ningún hombre puede ver a Dios (I Tim-218
  • 209. oteo 6:16). Apocalipsis 5:5 dice que un “León” abriría ellibro, pero en cambio en el versículo 6 Juan vio a un“Cordero.” El versículo 6 dice que el Cordero había sidomuerto pero con todo se movió. Tenía siete ojos, lo quesimboliza los siete Espíritus o el Espíritu de siete mani-festaciones de Dios (versículo 6) y la omnisciencia deDios (Proverbios 15:3). El Cordero tenía siete cuernos,que significan la plenitud del poder de Dios o la omnipo-tencia de Dios, porque los cuernos en la Biblia simbolizangeneralmente el poder. (Véase Zacarías 1:18-19; Apoc-alipsis 17:12-17.) Toda la descripción de esta escenademuestra la naturaleza simbólica del pasaje. Para podercomprenderlo tenemos que aprender quién es el que estáen el trono y quién es el Cordero.Apocalipsis 4:2 y 8 describen al que está en el tronocomo “el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es,y el que ha de venir.” Sin embargo, en Apocalipsis 1:8Jesús se describe a Sí mismo como “el Señor, el que es, yque era, y que ha de venir, el Todopoderoso.” (Véase1:11-18 y 22:12-16 para unas pruebas adicionales de queJesús es el que está hablando en 1:8.) También el que estáen el trono es el Juez (Apocalipsis 20:11-12), y nosotrossabemos que Jesús será el Juez de todos (Juan 5:22, 27;Romanos 2:16; 14:10-11). Por lo tanto, podemos concluirque el que está en el trono es Jesús en todo Su poder ydeidad.El Cordero es el Hijo de Dios—Cristo Jesús en Suhumanidad, particularmente en Su papel sacrificatorio. ElNuevo Testamento identifica a Jesús como el Cordero queofreció Su sangre para nuestros pecados (Juan 1:36;I Pedro 1:19). Por eso Apocalipsis 5:6 describe al Corderocomo muerto. Dios no podría morir y no murió; sola-mente la humanidad de Jesús murió. Entonces el Corderorepresenta a Jesús solamente en Su humanidad como elsacrificio para el pecado. El resto del capítulo 5 también219
  • 210. prueba esto al describir al Cordero como nuestro Reden-tor.Que este Cordero no es simplemente un ser humanoordinario es evidente puesto que El tiene la plenitud delEspíritu de Dios, incluyendo la omnisciencia y laomnipresencia (versículo 6). El tiene otros papeles comoel León de la tribu de Judá y como la Raíz de David (ver-sículo 5). El León denota el papel real de Cristo y Sugeneología del Rey David. Jesús era de la tribu de Judá(Mateo 1:1-3; Lucas 3:33), lo cual era la tribu real a par-tir de la época de David. El león es el símbolo de Judácomo gobernador (Génesis 49:9-10). La raíz de David serefiere al papel de Cristo como la fuente de David(Creador) y el Dios de David.Otro hecho apoya nuestro punto que el Cordero rep-resenta a Jesús en Su humanidad más bien que como auna segunda persona en la Deidad. La razón que elCordero aparece es para abrir el libro sostenido por Dios.Muchos piensan que este libro es el título de propiedad dela redención. Otros lo ven como simbólico de los miste-rios y de los planes de Dios. De cualquier modo, serequirió un ser humano para abrirlo, porque Dios no nosredimió ni se reveló a Sí mismo a nosotros en Su papelcomo el Dios transcendente. El utilizó Su manifestaciónen carne humana como el medio tanto para revelarse a Símismo a nosotros como para ser nuestro redentor. (VéaseLevítico 25:25, 47-49.) El Cordero representa lahumanidad de Cristo.Muchos eruditos trinitarios prominentes convienenque Apocalipsis 5 es simbólico y no describe a Dios Padreen el trono y a Dios Hijo parado al lado del trono. ElComentario Del Púlpito identifica al que está en el tronocomo el Dios Trino,5y al Cordero como Cristo en Sucapacidad humana. Dice, “el Hijo en Su capacidadhumana, así indicado por Su forma sacrificatoria del220
  • 211. Cordero, puede tomar y revelar los misterios de la Deidadeterna en la cual El, como Dios, tiene parte.”6Así, aun enlos ojos de los eruditos trinitarios, ésta escena no es unaindicación de una trinidad en la Deidad.Podemos concluir que la visión en Apocalipsis 5 rep-resenta simbólicamente las dos naturalezas y los dospapeles de Cristo Jesús. Como Padre, Juez, Creador, yRey, El se sienta sobre el trono; porque en Su deidad El esel Señor Dios Todopoderoso. Como el Hijo, El aparececomo un Cordero muerto; porque en Su humanidad El esel sacrificio matado para nuestros pecados. Juan no vio alEspíritu invisible de Dios, pero él sí vio una visión queretrataba simbólicamente a Jesús en el trono en Su papelcomo Dios y como un Cordero en Su papel como el Hijode Dios sacrificado para el pecado.Si una persona insiste que es literal este pasaje que estan demostrablemente simbólico, entonces tendría queconcluir que Juan siempre no vio a dos personas de Dios,sino al contrario vio a un Dios en el trono y a un Corderoverdadero cerca del trono. Esto no es lógico, pero revelaque son vanas las tentativas de los trinitarios de hacer delpasaje un texto de la prueba para una trinidad.Otros versículos en Apocalipsis dicen claramente queque ese Cordero no es una persona distinta a Dios. Enparticular, Apocalipsis 22:1 y 3 dicen “del trono de Dios ydel Cordero,” refiriendose al único trono de 4:2 y 5:1.Después de mencionar “Dios y el Cordero,” Apocalipsis22:3 habla de “sus siervos,” y el versículo 4 se refiere a“Su rostro” y a “Su nombre.” El Cordero y la gloria deDios alumbran la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:23),sin embargo el Señor Dios es la luz (Apocalipsis 22:5).Entonces, “Dios y el Cordero” es un solo ser. La frase serefiere a Cristo Jesús y señala Su naturaleza dual.Concluimos que Apocalipsis 5, que es simbólico en sunaturaleza, revela la Unicidad de Dios. Describe uno en el221
  • 212. trono, pero también describe a un león, a una raíz, y a uncordero. ¿Revela esta descripción a cuatro en la Deidad?Ciertamente no. En cambio, hay solamente Uno en eltrono. El león, la raíz, y el cordero todos representan enforma simbólica las características y las cualidades delque es digno de abrir los sellos del libro. El león nos diceque El es el Rey de la tribu de Judá. La raíz nos dice queEl es el Creador. El cordero nos dice que El es Dios encar-nado y nuestro sacrificio. Solamente en este último papelpuede El ser nuestro redentor y puede abrir el libro.Entonces, Apocalipsis 5 enseña que hay un solo Dios yque este único Dios vino en carne como el Cordero (elHijo) para revelarse al hombre y para redimir al hombredel pecado.¿Por Qué Permitió Dios El Uso De Los Versiculos“Confusos” En Las Escrituras?Mucha gente hace la pregunta, “Si la doctrina de laUnicidad es correcta, ¿por qué permitió Dios el uso dealgunos versículos que aparentemente confunden eltema?” Por ejemplo, si Dios quiso que nosotros bauti-zaramos en el nombre de Jesús, ¿por qué permitió que seescribiría Mateo 28:19 tal como está escrito? Aunquepodemos entender este versículo para significar quedebemos bautizar en el nombre de Jesucristo, ¿no es esteversículo el origen de una confusión innecesaria?Nuestra respuesta se da en dos partes. Primeramente,estos versículos de Escritura no son confusos cuando seleen en su contexto original. Dios no puede ser respons-able de los errores de los hombres. El versículo tal comofue registrado por Mateo era perfectamente comprensibleen la era apostólica, y Dios no tiene la culpa de que lasdoctrinas hechas por los hombres han pervertido el sig-nificado de las Escrituras fuera del contexto.222
  • 213. En segundo lugar, a veces Dios tiene un propósito enpresentar la verdad en una manera parcialmente oscura.En Mateo 13:10, los discípulos preguntaron a Jesús porqué hablaba a la gente en parábolas. El explicó que losmisterios del reino del cielo no fueron dados a la gente(versículo 11). ¿Por qué? “porque que viendo no ven, yoyendo no oyen, ni entienden. Porque el corazón de estepueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesada-mente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con losojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Yse conviertan, Y yo los sane” (Mateo 13:13-15). En otraspalabras, la gente realmente no deseaba oír, ni ver, nicomprender más acerca de Dios. Si El les hubiera habla-do claramente, quizás podrían haber comprendido apesar de su carencia de un deseo espiritual. Por lo tanto,Jesús habló en parábolas para que solamente los quetuvieren un hambre verdadero y una sed de justicia seríanllenos (Mateo 5:6), y que solamente los buscadores sin-ceros y diligentes encontrarían la verdad (Hebreos 11:6).Después de dar esta respuesta, Jesús procedió a explicara los discípulos una parábola que El apenas había dado ala multitud.¿Podría ser que Dios permite que algunos versículosde Escritura sean un tropezadero a los que están con-tentos con las tradiciones de los hombres y a los que nobuscan la verdad sincera y seriamente, y de todo corazón?¿Podría ser que estos mismos versículos se convierten engrandes revelaciones a los que buscan sinceramente elpensamiento del Espíritu? Si es así, esto pone una respon-sabilidad pesada en los que fueron criados conociendo laverdad. Si ellos no tienen un hambre y un amor para laverdad igual a lo que Dios requiere de otros, ellos mismoseventualmente caerán de la verdad (II Tesalonicenses2:10-12). Quizás esto explica por qué muchos en el cris-tianismo nunca aprenden la verdad, porque algunos la223
  • 214. han perdido, y porque algunos que tienen por lo menosuna parte de la verdad pierden lo que tienen.ConclusiónHabiendo examinado la Biblia entera en los tres capí-tulos anteriores de este libro, concluimos que en ningunaparte de la Biblia se enseña una distinción de personas enla Deidad. Además, no hallamos ni la palabra trinidad nila doctrina de la trinidad en ninguna parte de la Biblia. Dehecho, la única vez que hallamos el número tres rela-cionado explicitamente a Dios es en el versículo dudosode Escritura, I Juan 5:7. Incluso así pues, ese versículodescribe las manifestaciones de Dios en los cielos y con-cluye que “estos tres son uno.”El Nuevo Testamento enseña la naturaleza dual deJesucristo, y ésta es la clave para comprender la Deidad.Una vez que consigamos la revelación de quién realmentees Jesús—es decir, el Dios del Antiguo Testamento vesti-do en carne—todas las Escrituras caen en su lugar.Es interesante observar dos cosas acerca de los ver-sículos de Escritura usados por los trinitarios paraenseñar una pluralidad de personas en la Deidad. Primera-mente, muchos de estos versículos son en realidad textosfuertes que prueban la Unicidad. Algunos ejemplos sonMateo 28:18-19, Juan 1:1-14, 14:16-18, I Juan 2:33, y5:7. En segundo lugar, muchos de estos versículos, si soninterpretados desde un punto de vista trinitario, eventual-mente conducen a una doctrina que no es trinitaria, talcomo el arianismo, el binitarismo, o el triteísmo. Porejemplo, muchos utilizan las oraciones de Cristo paraprobar que el Padre es una persona distinta al Hijo. Siesto significa que el Hijo oró en Su papel como Dios (unapersona en la Deidad), conduce a la creencia de la subor-dinación o de la inferioridad de “Dios Hijo” a Dios Padre.224
  • 215. Esta interpretación derrota la doctrina trinitaria que diceque el Hijo es coigual con el Padre, y conduce a unaforma de arianismo. Por otra parte, si el Hijo oró en Supapel como hombre, entonces esta explicación apoya lacreencia de la Unicidad y no avanza el trinitarismo. Estemismo argumento demuele los argumentos trinitarios quese apoyan en los versículos de Escritura que dicen que elPadre es mayor que el Hijo, que el Hijo no tiene todopoder, y que el Hijo no tiene toda ciencia.Asimismo, los argumentos trinitarios de que las con-versaciones registradas, las comunicaciones de amor, y lacomunicación de la ciencia indican que hay personas dis-tintas en la Deidad conducirán a doctrinas erróneas. Susargumentos establecerían la existencia de tres distintasinteligencias, voluntades, y personalidades. Ellos caen enel error del triteísmo (creencia en tres dioses)—algo enqué los trinitarios profesan que no creen. De igual modo,si contienden que Esteban vio a dos cuerpos literales deDios en el cielo, no pueden evitar el concepto de una plu-ralidad de dioses.Puesto que la mayoría de los textos trinitarios deprueba hablan de dos, no tres, parece que su inter-pretación establecería al binitarismo (creencia en dospersonas solamente) o por lo menos una subordinacióndel Espíritu Santo al Padre y al Hijo. Sin embargo,cualquiera de estas doctrinas contradice el trinitarismoortodoxo.En resumen, la mayoría de los supuestos textos trini-tarios de prueba deben ser explicadas de una maneraconsistente con la doctrina de la Unicidad o si no estostextos conducirán a doctrinas que los trinitarios mismosno creen. Por otra parte, el punto de vista de la Unicidadclaramente explica y armoniza todo el conjunto de Escrit-ura. Es consistente con el monoteísmo estricto delAntiguo Testamento y preserva la creencia cristiana en el225
  • 216. Hijo de Dios quien murió por nuestra redención y la doc-trina del Espíritu Santo que actualiza la salvación ennuestras vidas.226
  • 217. NOTASCAPITULO IX1Bernard Ramm, Protestant Biblical Interpretation, 3ra ed.(Grand Rapids: Baker, 1965), p. 150.2Para la verificación del griego en estos pasajes, véase Alfred Mar-shall, The Interlinear Greek-English New Testament (GrandRapids: Zondervan, 1958). Para una discusión detallada por un erudi-to griego en el uso de kai, véase Roberto Brent Graves, The God ofTwo Testaments (n.p., 1977).3Donald Bloesch, Essentials of Evangelical Theology (San Fran-cisco: Harper Y Row, 1978), I, 139.4Ibid, p. 138.5H.D.M. Spence y José Exell, eds., The Pulpit Commentary (rpt.Grand Rapids: Eerdmans, 1977), XXII (Apocalipsis), 162.6Ibid, XXII (Apocalipsis), 165.227
  • 218. Tal como hemos visto en los capítulos anteriores, la Bib-lia enseña consistemente la Unicidad de Dios. Sin embargo,el mundo religioso de hoy quisiera que creyéramos que através de la historia la iglesia cristiana ha aceptado la doct-rina de la trinidad. ¿Es esto realmente la verdad? ¿Erantrinitarios los líderes de la iglesia en la época después deltiempo de los apóstoles? ¿Había algunos creyentes de laUnicidad en la historia de la iglesia?De nuestra investigación acerca de este tema, hemosllegado a tres conclusiones que vamos a considerar eneste capítulo. (1) De acuerdo a lo que sabemos los líderescristianos primitivos en los días inmediatamente despuésde la época apostólica eran de la Unicidad. Es cierto queno enseñaban la doctrina de la trinidad como se desarrol-ló más tarde y como existe hoy. (2) Aun después de la22910CREYENTES DE LAUNICIDAD EN LAHISTORIA DE LAIGLESIA
  • 219. aparición de la doctrina trinitaria en la última parte delsegundo siglo, la doctrina de la trinidad no reemplazó laUnicidad como la creencia dominante hasta alrededor de300 A.D., y no llegó a ser establecida universalmentehasta fines del cuarto siglo. (3) Aun después de que eltrinitarismo llegara a ser dominante, los creyentes de laUnicidad continuaban en existiencia a través de la histo-ria de la iglesia.La Epoca Después Del Tiempo De Los ApóstolesLos historiadores de la iglesia convienen que la doctrinade la trinidad no existía como la conocemos hoy en la épocainmediatamente después del tiempo de los apóstoles.(Véase el Capítulo XI.) Los líderes cristianos que seguían alos apóstoles no hacían ninguna referencia a la trinidad,sino al contrario, ellos afirmaban su creencia en el mono-teísmo del Antiguo Testamento y aceptaban sin cuestionarlala deidad y la humanidad de Jesucristo.1Puesto que estoslíderes enfatizaban las doctrinas asociadas con la Unici-dad, puede ser presumido que la iglesia después del tiem-po de los apóstoles aceptó la Unicidad de Dios.Los líderes más prominentes del tiempo después delos apóstoles eran Hermas, Clemente de Roma, Policar-pio, e Ignacio. Sus ministerios abarcaban el tiempo desdecerca de 90 a 140 D.C.Ireneo, un prominente líder cristiano que murió alrede-dor de 200 D.C., tenía una teología intensamente Cristocén-trica y una creencia firme que Jesús era Dios manifestadoen carne. El sostenía que el Verbo que se encarnó enJesucristo era la mente de Dios, y era el Padre mismo.2Algunos eruditos clasifican a Ireneo como un creyenteen la “trinidad económica.” Esta idea sostiene que no haytrinidad eterna sino solamente una trinidad temporal. Esmuy probable, por lo tanto, que Ireneo creía en una230
  • 220. trinidad de las actividades o de las funciones de Dios másbien que en una trinidad de personas, y entonces él era uncreyente de la Unicidad. Ciertamente él no era uncreyente en la doctrina de la trinidad que se desarrollómás tarde.No encontramos ninguna referencia a la trinidadcomo tal en las escrituras que fueron escritas en los tiem-pos inmediatamente después de los apóstoles; se refierensolamente a un solo Dios y a Jesús como Dios. Referen-cias que posiblemente hacen referencia a la doctrina trini-taria emergente, sin embargo, aparecen en algunosescritos del segundo siglo, principalmente en algunaspocas referencias que parecen apuntar hacía una fórmulabautismal trinitaria.Hay varias posibles explicaciones para éstas pocasaparentes referencias a un concepto trinitario en aquellosescritos. (1). Los lectores y los eruditos trinitarios puedeninterpretar mal estos pasajes debido a sus propios pre-juicios, tal como interpretaron mal otros pasajes de laBiblia como por ejemplo Mateo 28:19. (2) Hay una posi-bilidad fuerte que copistas trinitarios más tarde agre-garon pasajes propios—una práctica muy común en lahistoria de la iglesia. Esto es probable debido a que lasúnicas copias existentes de esos escritos fueron escritassiglos después que las originales fueron escritas. Porejemplo, un escrito primitivo llamado el Didaché diceque la comunión debe ser administrada solamente a losque son bautizados en el nombre del Señor, pero eseescrito también menciona bautismo en el nombre delPadre, del Hijo, y del Espíritu Santo.3Sin embargo, lacopia más primitiva que existe del Didaché tiene la fecha1056 D.C.4(3). Sin duda la doctrina falsa había comenza-do ya a inundar la iglesia en algunos casos. De hecho, lasdoctrinas falsas existían en los días apostólicos (Apoc-alipsis 2-3), aun la doctrina falsa acerca de Cristo (II Juan231
  • 221. 7; Judas 4). En balance, sin embargo, concluimos de laevidencia histórica que los líderes de la iglesia en la épocainmediatamente después de los días de los doce apóstolesde Cristo eran creyentes de la Unicidad.La Unicidad Era La Creencia DominanteEn Los Siglos Dos Y TresHemos indicado que la Unicidad era la única creenciasignificativa en los principios del segundo siglo conrespecto a la Deidad. Aun cuando algunas formas del bini-tarismo y del trinitarismo comenzaron a desarrollarseellas no ganaron el dominio hasta la última parte de ter-cer siglo. Durante este tiempo había muchos líderes yprofesores de la Unicidad que se oponían a este cambioen la doctrina. (Para ver el apoyo de nuestra aserción quela Unicidad era la creencia predominante durante elperíodo inmediatamente después de los apóstoles, véaseel escrito de investigación “El Monarquianismo Modal-ista: La Unicidad En La Historia De La Iglesia Primitiva”al fin de este capítulo. Este papel describe a los profe-sores principales de la Unicidad y su doctrina en esteperíodo en la historia de la iglesia.)Monarquianismo ModalistaEl monarquianismo modalista es el término usado lomás frecuentemente por los historiadores de la iglesiapara referirse a la doctrina de la Unicidad. La Enciclope-dia Britannica la define como sigue:“El monarquianismo modalista, concibiendoque moraba toda la plenitud de la Deidad enCristo, desaprobaba la ‘subordinación’ de algunosescritores de la iglesia, y mantenía que los nom-232
  • 222. bres Padre é Hijo eran solamente designacionesdiferentes del mismo tema, el único Dios, quién‘referente a las relaciones en las cuales El se habíapresentado previamente al mundo se llama elPadre, pero referente a Su aparencia en lahumanidad se llama el Hijo.’”5Los líderes modalistas más prominentes eran Noeto deEsmirna, Praxeas, y Sabelio. Noeto era el profesor de Prax-eas en Asia Menor, Praxeas predicaba en Roma cerca delaño 190, y Sabelio predicaba en Roma cerca del año 215.6Puesto que Sabelio era el modalista más prominente, loshistoriadores a menudo llaman la doctrina el Sabelianismo.Sabelio confiaba mucho en la Escritura, especialmente lospasajes como Exodo 20:3, Deuteronomio 6:4, Isaías 44:6,y Juan 10:38.7El dijo que Dios se reveló a Sí mismo comoel Padre en la creación, el Hijo en la encarnación, y elEspíritu Santo en la regeneración y la santificación.Algunos interpretan que esto significa que él creía queestas tres manifestaciones eran terminantemente sucesivasen tiempo. Si es así, El no refleja las creencias del modalis-mo primitivo ni de la Unicidad moderna.La Enciclopedia Britannica describe la creencia deSabelio de esta manera: “su propósito central era al efec-to de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son lamisma persona, los tres nombres siendo unidos así a unoy el mismo ser. Lo que pesaba más con Sabelio era elinterés monoteísta.”8Conseguimos mucha de nuestra información acerca delos modalistas de Tertuiliano (quien murió cerca del año225), quien escribió un papel en contra de Praxeas. En esepapel él indicó que durante su ministerio “la mayoría delos creyentes” se adherían a la doctrina de la Unicidad.“Los sencillos, de hecho (no los llamaré233
  • 223. imprudentes y no preparados), que constituyensiempre la mayoría de los creyentes, están alarma-dos con la dispensación (de los tres en uno), sobrela misma base en que su misma Regla de Fé lessaca a ellos de la pluralidad de dioses del mundo alúnico Dios verdadero; no entendiendo que, aunqueEl es el único Dios verdadero, uno tiene que creeren El con su propia economía. Ellos consideranque el orden numérico y la distribución de laTrinidad son divisiones de la Unicidad.”9Los Creyentes De La Unicidad Desde el CuartoSiglo Hasta el PresenteAdemás de aquellos que hemos descrito en el manu-scrito de investigación presentado en este capítulo,hemos hallado la evidencia de muchos otros creyentes dela Unicidad a través de la historia de la iglesia. Creemosque los creyentes que hemos descubierto representansolamente a una pequeña parte de la totalidad. Algunosescritores hallan evidencia que la doctrina de la Unicidadexistía entre los priscilianistas (c. 350—c. 700), eucitas(c. 350—c. 900), y bogómiles (c. 900—c. 1400).1OPareceque la mayoría de los creyentes de la Unicidad no dejaronun registro escrito. Las obras escritas por otros fuerondestruidas por sus opositores victoriosos. Muchos fueronperseguidos y martirizados, y sus obras fueron destruidaspor el cristianismo oficial. No sabemos cuántos creyentesde la Unicidad y sus obras no fueron registrados en la his-toria, ni cuántos supuestos herejes eran realmentecreyentes de la Unicidad. Lo que hallamos, sin embargo,revela que la creencia de la Unicidad sobrevivió a pesarde su oposición violenta.En la Edad Mediana, el erudito y teólogo prominenteAbelardo (1079—1142) fue acusado de haber enseñado234
  • 224. la doctrina de Sabelio (la Unicidad).11Eventualmente susenemigos le forzaron a retirarse de su profesión de mae-stro. Él buscó refugio en un monasterio en Cluny, Fran-cia, y allí murió.La reforma produjo a muchos que se oponían a ladoctrina de la trinidad a favor de la creencia de la Unici-dad. Un antitrinitario prominente a la hora de la Reformaera Miguel Serveto (1511–1553), un médico notable deEspaña. El tenía solamente unos pocos seguidores,aunque algunos historiadores consideran que era unafuerza motivadora para el desarrollo del unitarismo. Sinembargo, él definitivamente no era unitario, porquereconocía a Jesús como Dios. La siguiente descripción deél indica claramente que era un verdadero creyente en laUnicidad: “La negación por Serveto de la tripersonalidadde la Deidad y de la eternalidad del Hijo, juntamente consu anabautismo, hace que su sistema sea repugnante acatólicos y a protestantes igualmente, a pesar de su inten-so conocimiento bíblico, su devoción apasionada a la per-sona de Cristo, y su esquema cristocéntrica deluniverso.”12Serveto escribió, “No hay ninguna otra persona deDios sino Cristo . . . la Deidad entera del Padre está enél.”13Serveto llegó al extremo de llamar la doctrina de latrinidad un monstruo de tres cabezas. El creía que con-ducía necesariamente al politeísmo y que era un engañodel diablo. También creía que Dios permitió que la iglesiaviniera bajo el dominio del papado y así perdiera a Cristo.El no podía entender por qué los Protestantes saldrían delcatolicismo pero todavía insistirían en la retención de ladoctrina de la trinidad que había sido ideada por los hom-bres y era extrabíblica.Serveto fue quemado en la estaca en 1553 a causa de sucreencia en la Unicidad, con la aprobación de Juan Calvino(aunque Calvino hubiera preferido que fuera decapitado.)14235
  • 225. Emanuel Swedenborg (1688–1772) era un filósofoSueco y un escritor religioso que expresaba una buenacomprensión de la Unicidad de Dios. El enseñaba unnúmero de otras doctrinas que son muy diferentes de lasque creemos, pero tenía una revelación de quién real-mente es Jesús. El utilizó el término trinidad pero dijoque significaba solamente “tres modos de manifestación”y no una trinidad de personas eternas. UtilizabaColosenses 2:9 para probar que toda la “trinidad” estabaen Cristo Jesús, y hacía referencia a Isaías 9:6 y Juan10:30 para probar que Jesús era el Padre. El negó que elHijo era engendrado desde la eternidad, manteniendo laopinión de que el Hijo de Dios era la humanidad pormedio de la cual Dios se envió a Sí mismo al mundo. Eltambién creía que Jesús era Jehová Dios quien asumió lahumanidad para salvar a la humanidad. Swedenborgescribió:“Quienquiera que no se acerca al Dios ver-dadero del cielo y de la tierra, no puede tenerentrada en el cielo, porque el cielo es el cielo deese único Dios, y ése Dios es Cristo Jesús, quiénes Jehová el Señor, desde la eternidad el Creador,en tiempo el Redentor, y a la eternidad el Regener-ador: de consecuencia, que es a la vez el Padre, elHijo, y el Espíritu Santo y éste es el Evangelio quedebe ser predicado.”15El vio a Dios (Jesús) como compuesto por Padre,Hijo, y Espíritu tal como el hombre se compone de alma,cuerpo, y espíritu—una analogía no particularmenteapropiada. Sin embargo, la explicación de Swedenborg dela Deidad es muy similar a la explicación de los creyentesmodernos de la Unicidad.El siglo décimonoveno vio la aparición de escritores236
  • 226. de la Unicidad. Un creyente de la Unicidad en América eraun ministro Presbiteriano llamado John Miller. En sulibro, ¿Es Dios Una Trinidad? escrito en 1876, él utilizóuna terminología levemente diferente de la de losescritores modernos de la Unicidad, pero las creenciasque él expresó son básicamente idénticas a las de loscreyentes de la Unicidad del día de hoy. Es asombrosoleer su libro y ver cuan de cerca él paralela la enseñanzamoderna de la Unicidad, incluyendo su tratamiento deMateo 28:19. Miller creía que la doctrina de la trinidad noera bíblica y que obstaculizaba grandemente a la iglesiaen alcanzar a los judíos y a los musulmanes. El enfática-mente declaraba la deidad plena de Cristo Jesús.Los creyentes de la Unicidad existían también en laInglaterra del siglo décimonoveno. David Campbell divul-gó que había hallado un libro escrito en 1828 que enseña-ba la Unicidad.16El autor era Juan Clowes, pastor de laiglesia de San Juan en Manchester.En el vigésimo siglo, los pentecostales de la Unicidadhan sido la fuerza de la Unicidad de más renombre,aunque algunos eruditos clasifican el conocido teólogoneo-ortodoxo Karl Barth como modalista (de la Unici-dad).17Carlos Parham, el primer líder en el movimientopentecostal del siglo vigésimo, comenzó a administrar elbautismo en agua en el nombre de Jesús, aunque él alparecer no ligó esta práctica a una negación explícita deltrinitarismo.18Después de 1913, muchos pentecostalesrechazanon al trinitarismo y la fórmula bautismal trini-taria, dando comienzo al movimiento moderno pente-costal de la Unicidad.Un número de organizaciones pentecostales de la Uni-cidad existen hoy. Los principales con sede en Los Esta-dos Unidos de América son: La Iglesia Pentecostal UnidaInternacional (por mucho la más grande), Las AsambleasPentecostales Del Mundo, Las Iglesias Mundiales Del237
  • 227. Camino Bíblico del Señor Jesucristo, Las Asambleas delSeñor Jesucristo, La Iglesia Nuestro Señor Jesucristo DeLa Fe Apostólica, y La Iglesia Apostólica Vencedora Santade Dios. Los grupos de la Unicidad con sede en otrospaíses incluyen La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia,una iglesia indígena y la iglesia más grande que no esCatólica en el país; La Iglesia Apostólica De La Fe EnCristo Jesús, con sede en México; el movimiento Pente-costal de la Unicidad en Rusia; y La Iglesia Verdadera deJesús, una iglesia indígena fundada por los creyentes Chi-nos en el continente pero cuya sede ahora está en Taiwán.Hay muchas organizaciones más pequeñas (aproximada-mente 130 a nivel mundial), iglesias independientes, yconfraternidades carismáticas que tienen la doctrina de laUnicidad Pentecostal.Para documentar aun más algunas de lasdeclaraciones hechas en este capítulo, hemos repro-ducido abajo un escrito de investigación que sepreparó en 1978 para una clase de religión en la Uni-versidad Rice en Houston, Tejas. En particular, obser-va dos conclusiones importantes en los primerospárrafos de este escrito: (1) El trinitarismo no seestableció sólidamente antes del fin del cuarto siglo;(2) La gran mayoría de todos los cristianos en la igle-sia del período después de la iglesia primitivaabrazaron la Unicidad, y era la doctrina máspoderosa para oponerse a las ideas del trinitarismomientras que ganaba la aceptación entre los líderesde la iglesia.Estas conclusiones y la información presentadaen el escrito no son simplemente nuestras, sino lashemos tomado de los reconocidos historiadores y deotras fuentes reputables de la iglesia que se nom-bran en las notas al pie de la página y en la bibli-ografía.238
  • 228. EL MONARQUIANISMO MODALISTA:LA UNICIDAD EN LA HISTORIADE LA IGLESIA PRIMITIVApor David Bernard¿Cuál es la naturaleza de Dios? ¿Cuál es relación deJesucristo para con Dios? Estas dos preguntas son funda-mentales al cristianismo. La respuesta tradicional delcristianismo se da por medio de su doctrina de la trinidad.Sin embargo, en los primeros siglos del cristianismo estaformulación de ninguna manera significaba la respuestadefinitiva. De hecho, La Nueva Enciclopedia Católicadice que en el segundo siglo D. C. “una solución trinitariatodavía estaba en el futuro” y ése dogma trinitaria “noestaba sólidamente establecida . . . antes del fin del 4tosiglo.”19Había muchas explicaciones de la naturaleza de Diosy de Cristo, varias de las cuales se gozaban de una exten-sa aceptación. Una de las más importantes de éstas era elmonarquianismo modalista, la cual afirmaba tanto laUnicidad absoluta de la Deidad como la divinidad deJesucristo.Según el historiador eclesiástico Adolfo Harnack, elmonarquianismo modalista era el rival más peligroso altrinitarismo en el período de 180 D.C. a 300 D.C. Dealgunos pasajes de Hipólito, Tertuliano, y Origen él con-cluye que el modalismo era la teoría oficial en Roma porcasi una generación, y que en una fecha era “abrazada porla gran mayoría de todos los cristianos.”20A pesar de su evidente importancia, es difícil llegar auna descripción completa de lo que el monarquianismomodalista realmente era. Algunos de los más prominentesmodalistas eran Noeto, Praxeas, Sabelio, Epígono,Cleómenes, Marcelo de Ancira, y Comodiano. Por lo239
  • 229. menos dos obispos Romanos (más tarde clasificadoscomo papas), Calisto y Zeferino, fueron acusados de sermodalistas por sus opositores. Es difícil obtener la infor-mación exacta acerca de estos hombres y sus creenciasporque las fuentes históricas existentes eran todasescritas por sus opositores trinitarios que tenían elpropósito de refutar la doctrina de sus antagonistas.Indudablemente, la doctrina de los modalistas fue malinterpretada, tergiversada, y torcida en el proceso. Esimposible, por lo tanto, hallar una descripción precisa delas creencias de un cierto modalista. Sin embargo, juntan-do diversas declaraciones acerca de estos varios hom-bres, es posible llegar a una comprensión bastante buenadel modalismo. Por ejemplo, posiblemente había algunasdiferencias entre las teologías de Noeto, Praxeas, Sabelio,y Marcelo; es difícil de determinar cuán serias eran aque-llas diferencias. Sin embargo, es cierto que cada unomantenía una creencia en la deidad plena de Jesucristomientras que admitía ninguna distinción de personas enla Deidad.La doctrina modalista generalmente se explica sim-plemente como la creencia que el Padre, el Hijo, y elEspíritu Santo son solamente manifestaciones, o modos,del único Dios (monarquía), y que no son tres personasdistintas (hypostases). Debe ser distinguida del monar-quianismo dinámico que también mantenía la Unicidad deDios. El monarquianismo dinámico declaraba que Jesúsera un ser inferior y subordinado a Dios. Más precisa-mente, el monarquianismo modalista es la creencia queconsidera a “Jesús como la encarnación de la Deidad” ycomo “el Padre encarnado.”21Esta idea tiene la ventaja obvia de mantener la fuertetradición monoteísta judía mientras que también afirma laantigua creencia cristiana en Jesús como Dios. A lamisma vez evita las paradojas y los misterios del dogma240
  • 230. trinitaria. Sin embargo, los trinitarios mantenían que noexplicaba adecuadamente el Logos, el Cristo preexis-tente, ni la distinción bíblica entre el Padre y el Hijo. Unanálisis del modalismo revela cómo esa doctrina contestaaquellas objeciones.Los monarquianos modalistas tenían no solamente unconcepto de Dios diferente al concepto de los trinitarios,sino también tenían diversas definiciones del Logos y delHijo. Su posición básica era que el Logos (Verbo) no esun ser personal distinto sino que está unido con Dios encasi la misma manera que un hombre y su palabra. Es unpoder “indivisible e inseparable del Padre,” tal comoJustino Mártir describió aquella creencia.22Para Marcelo,el Logos es Dios mismo, particularmente en cuanto a laactividad.23Así entonces, el concepto trinitario del Logoscomo un ser distinto (basado en la filosofía de Filo) fuerechazado. Los modalistas aceptaban la encarnación delLogos en Cristo, pero para ellos eso significaba simple-mente la extensión del Padre en forma humana.La idea modalista de la definición del Hijo es muyparecida a su concepto del Verbo. Ellos mantenían que elHijo se refiere al Padre manifestado en carne. Praxeasnegó la preexistencia del Hijo, usando el término Hijopara referirse solamente a la encarnación.24La distinciónentre el Padre y el Hijo es que Padre se refiere a Dios enSí mismo en espíritu, pero Hijo se refiere al Padre comomanifestado en carne (en Jesús). El Espíritu en Jesús erael Padre, pero Hijo se refiere específicamente a lahumanidad de Jesús y también a la deidad. Claramenteentonces, los modalistas no querían decir que Padre esintercambiable con Hijo en terminología. En cambio,ellos querían decir que las dos palabras no implican lashipóstases distintas (personas) de Dios sino solamentediversos modos del único Dios.Juntando los dos conceptos del Logos y del Hijo,241
  • 231. vemos cómo los modalistas pensaban acerca de Jesús.Noeto dijo que Jesús era el Hijo por causa de Sunacimiento, pero que también era el Padre.25La doctrinamodalista del Logos identificaba al Espíritu de Cristocomo el Padre. La encarnación era como una teofaníafinal en la cual se revela el Padre completamente. Sinembargo, esto no era el docetismo (la creencia que Jesúsera solamente un ser espiritual), porque Praxeas y Noetoenfatizaban la naturaleza humana de Jesús, especialmentesus debilidades y sus sufrimientos humanos. Como en eltrinitarismo, Jesús era “hombre verdadero y Dios ver-dadero”; para los modalistas, Jesús era la encarnación dela plenitud de la Deidad y no apenas la encarnación deuna persona distinta llamada el Hijo o el Verbo.La objeción más común hecha en contra del monar-quianismo modalista era que esa doctrina era Patri-pasiana; es decir, ella implicaba que el Padre sufrió ymurió. Tertuliano era el primero de acusar a los modalis-tas. El interpretaba el modalismo a significar que el Padrees el mismo que el Hijo. Pero esto significaría que elPadre murió, una imposibilidad clara. De esta manera,Tertuliano buscaba ridiculizar y refutar al modalismo.Más tarde los historiadores, aceptando la discusión deTertuliano como la verdad, han identificado a la doctrinadel modalismo como Patripasianismo. Sin embargo, Prax-eas explicó que mientras que Jesús era el Padre encarna-do, Jesús murió solamente en cuanto a su humanidad,como el Hijo. Evidentemente Sabelio negó la acusaciónde que el modalismo era lo mismo que el Patripasianis-mo.26El debate entero puede ser resuelto fácilmente si sereconoce que el modalismo no enseñaba, tal como Tertu-liano concluía, que el Padre es el Hijo, sino que el Padreestá en el Hijo. Como Comodiano dijo, “el Padre entró enel Hijo, un Dios por todas partes.”27De igual manera,242
  • 232. Sabelio explicó que el Logos no era el Hijo sino que eravestido por el Hijo.28Respondiendo a la carga, otrosmodalistas explicaban que el Hijo sufrió, mientras que secompadeció el Padre o “sufrió con el Hijo.” 29Al decir estoellos querían decir que el Hijo, el hombre Jesús, sufrió ymurió. El Padre, el Espíritu de Dios dentro de Jesús, nopodría haber sufrido ni haber muerto en ningún sentidofísico pero, sin embargo, El debe haber sido afectado ohaber participado en el sufrimiento de la carne. Por con-siguiente, Zeferino dijo, “Conozco a un solo Dios, Jesu-cristo, y aparte de El no conozco a ningún otro quiennacio o podría sufrir . . . No era el Padre quien murió sinoel Hijo.”30De estas declaraciones, parece ser claro que losmodalistas mantenían que el Padre no era carne sino quese vistió o se manifestó en carne. Murió la carne pero elEspíritu eterno no murió. Por lo tanto, el Patripasianismoes un término engañoso e inexacto que no se puede usarpara definir al monarquianismo modalista.Básicamente, entonces, el monarquianismo modalistaenseñaba que Dios no tiene ninguna distinción de númerosino solamente de nombre o de modo. El término Hijo serefiere a la encarnación. Esto significa que el Hijo no esuna naturaleza eterna, sino es un modo de la actividad deDios hecho especialmente con el propósito de la sal-vación de la humanidad. No hay Hijo preexistente, perouno puede hablar del Cristo preexistente puesto que elEspíritu de Cristo es Dios mismo. El Logos se ve comoalgo que se refiere a la actividad de Dios. Entonces, Jesúses el verbo o la actividad del Padre vestido en carne. ElEspíritu Santo no es un ser distinto no más que el Logos.El término Espíritu Santo describe lo que Dios es, y serefiere al poder de Dios y a Su acción en el mundo.Entonces, los términos Logos y Espíritu Santo serefieren a Dios mismo, en modos específicos de actividad.243
  • 233. El efecto del monarquianismo modalista es de reafir-mar el concepto del Antiguo Testamento de un Dios indi-visible que puede manifestarse y se manifiesta a Sí mismoy a Su poder en muchas diversas maneras. Además, Jesu-cristo se identifica como el único Dios que se ha manifes-tado a Sí mismo por medio de la encarnación en uncuerpo humano. Así entonces el modalismo reconoce ladeidad plena de Jesús, mucho más que el trinitarismo lareconoce, lo cual es exactamente lo que los modalistasdecían.31La plenitud y la perfección de Dios está enJesús.En resumen, el monarquianismo modalista puede serdefinido como la creencia que Padre, Hijo, y EspírituSanto son las manifestaciones de un solo Dios sin posi-bles distinciones de personas. Además, el único Dios seexpresa completamente en la persona de Jesucristo.244
  • 234. NOTASCAPITULO X1Heick, 1, 46-48.2Kenneth Latourette, A History of Christianity (Nueva York:Harper y Row, 1953), p. 143.3“Baptism (Early Christian) (Bautismo [Cristiano Primitivo]),”Encyclopedia of Religion and Ethics (Nueva York: Charles Scribnere Hijos, 1951), p. 385.4KIotsche, E. H., The History of Christian Doctrine (GrandRapids: Baker Book House, 1979 ), p. 18.5“Monarchianism (Monarquianismo),” Encyclopedia Britannica,XV, 686.6Heick, 1, 150.7“Sabellius (Sabelio),” Encyclopedia Britannica, XIX, 791.8Loc. cit.9Tertuliano, Against Praxeas, 3, rpt. en Alexander Roberts y San-tiago Donaldson, editores, Los Padres Ante-Nicenses (rpt. GrandRapids: Eerdmans, 1977), III, 598-599.10Thomas Weisser, After the Way Called Heresy (n.p., 1981), p.115.11Heick, I, 268.12“Servetus, Michael (Miguel Serveto),” Encylopedia Britannica,XX, 371-372.13“Unitarianism (Unitarianismo),” Encyclopedia of Religion andEthics, XII, 520.14Walter Nigg, The Heretics (Nueva York: Alfred A. Knopf, 1962),pp. 324-328.15Emmanuel Swedenborg, The Mystery of God? (1771; rpt. Port-land, Or.: Apostolic Book Publishers, n.d.), p. 29. Véase EmmanuelSwedenborg, The True Christian Religion. (Nueva York: Houghton,Mifflin, 1907), I, 42.16David Campbell, All the Fulness (Hazelwood, Mo: Word AflamePress, 1975), pp. 167-173.17Buswell, 1, 123.18Fred Foster, Their Story: 20th Century Pentecostals (Hazel-wood, MO: Word Aflame Press, 1981), pp. 120-122, citando Parham,A Voice Crying in the Wilderness, pp. 23-24.19“Trinity, Holy (Trinidad, Santa),” The New Catholic Encyclope-dia, XIV, 295-305.20Adolph Harnack, History of Dogma (Londres; Williams y Nor-gate, 1897), III, 51-54.21“Monarchianism (Monarquianismo),” The New Schaff-HerzogEncyclopedia of Religious Knowledge, VII, 454-458.245
  • 235. 22H. A. Wolfson, The Philosophy of the Church Fathers (Cam-bridge, Massachusetts: Prensa De la Universidad De Harvard, 1970), I,581-584.23J.A, Dorner, Doctrine of the Person of Christ (Edinburgo: T. y T.Clark, 1870), II, 273.24Ibid, II, 20.25Wolfson, I, 591.26“Monarchianism (Monarquianismo),” The Encyclopedia ofReligion and Ethics, VIII, 780.27Wolfson, I, 583-584.28Dorner, II, 164.29Harnack, III, 68.30Jules Lebreton y Jacques Zeiller, Heresy and Orthodoxy, Vol. IVde A History of the Early Church (Nueva York: Collier, 1962), p. 155.31Harnack, III, 63.246
  • 236. Hemos tratado de presentar la enseñanza positiva dela Escritura sin prestar atención a las tradicioneshumanas. Sin embargo, no podemos cubrir el tema de laDeidad sin describir el desarrollo histórico de la idea másaceptada en el Cristianismo, la doctrina de la trinidad. Eneste capítulo definiremos el trinitarismo, brevementetrazaremos su desarrollo histórico, y exploraremos algu-nas de las ambigüedades inherentes en aquella doctrina yalgunos problemas relacionados con ella. En el capítuloXII, llegaremos a unas conclusiones sobre el trinitarismo,comparando esta doctrina con las enseñanzas de la Bib-lia, precisando algunos de los serios problemas con ella ala luz de los pasajes bíblicos, y comparándola con lacreencia de la Unicidad.Definición de la Doctrina de la TrinidadEl trinitarismo es la creencia que hay tres personas enun Dios. Esto se ha dicho en varias maneras, tales como24711EL TRINITARISMO:SU DEFINICION YDESARROLLOHISTORICO
  • 237. “un Dios en tres Personas”1y “tres personas en una sus-tancia.”2Esto mantiene que en Dios hay tres distincionesde la esencia, y no solamente de la actividad.3Los nom-bres dados a estas tres personas son Dios Padre, DiosHijo, y Dios Espíritu Santo.La doctrina trinitaria ortodoxa, como se ha desarrol-lado a través de los siglos, también mantiene que estastres personas son coiguales en poder y autoridad, queellas son coeternas en el pasado, el presente, y el futuro,y que en cada una la misma naturaleza divina se contienecompletamente.4Sin embargo, a cada persona se le dauna característica única cuando se ve en referencia a lasotras: el Padre no es engendrado, el Hijo es engendrado ogenerado, y el Espíritu es procediente.5Los trinitariosdicen a veces que la unicidad del Padre se exhibe en lacreación, la del Hijo en la redención, y la del Espíritu enla santificación, pero todos los tres comparten activa-mente en cada obra, con varios niveles de funciones.6Puesto que cada uno participa en las obras de los otros,no hay ninguna clara distinción sobre esa base.Los trinitarios llaman a estas tres personas la trinidado el Dios trino. Un erudito trinitario describe a la trinidadcomo sigue: “Hay que pensar de la Trinidad ni como unDios en tres manifestaciones ni como una tríada simétricade personas con funciones separables; al contrario laTrinidad significa un Dios en tres modos de existencia—Padre, Hijo, y Espíritu, y cada uno de éstos participa en laactividad del otro.”7Los trinitarios utilizan con frecuenciael diagrama de un triángulo para explicar su doctrina. Lastres esquinas representan a los tres miembros de latrinidad, mientras que el triángulo completo representa aDios como la trinidad entera. Entonces, el Padre no es elHijo y no es el Espíritu Santo. Además, ni el Padre, ni elHijo ni el Espíritu es Dios completamente fuera de losotros. (Véase el Capítulo XII para una tabla que enumera248
  • 238. los principios esenciales del trinitarismo y que los com-para con los principios esenciales de la Unicidad.)Problemas con el TriteísmoLos trinitarios ortodoxos niegan al triteísmo, que es lacreencia en tres dioses. Sin embargo, cuando se les pideuna explicación de cómo puede haber tres distintas per-sonas y todavía haber un solo Dios, ellos explican que laTrinidad es un misterio que nuestras mentes humanasfinitas no pueden comprender completamente.8Puesto que los trinitarios procuran rechazar el con-cepto de tres dioses, ellos generalmente muestran unaaversión de describir a Dios en términos de tres seres,personalidades, o individuos. Un trinitario dijo, “Ningúnteólogo cristiano importante ha razonado que hay tresseres conscientes en sí mismos en la Deidad.”9Otroescritor trinitario rechaza la idea de que la trinidad secompone de tres individuos, pero sí denuncia que seponga demasiado énfasis en la Unicidad, lo cual (él dice)conduce a un concepto judío de Dios.10Esta repugnancia de utilizar los términos que dividenagudamente a Dios es loable; sin embargo, persona es ensí misma una palabra que tiene el mismo efecto. El dic-cionario Webster defiene la palabra persona así: “un serhumano individual” y “la personalidad individual de unser humano.”11Esto no es solamente una mera sutileza acerca de ter-minología; porque a través de la historia del trinitarianis-mo, el concepto de la palabra persona ha sidointerpretado práctica y teológicamente por muchos trini-tarios para significar tres seres. Por ejemplo, los tresCapadocios del cuarto siglo (Gregorio de Nissa, GregorioNacianzo, y Basilio de Cesarea) enfatizaban el conceptode tres en la trinidad hasta el punto que ellos tenían tres249
  • 239. personalidades.12Boetio (c. 480-c. 524) definió a per-sona como “una sustancia individual con un naturalezaracional.”13Muchas veces, de los tiempos medievales alpresente, los trinitarios han representado a la trinidad porun cuadro de tres hombres, o por un cuadro de un hom-bre anciano, un hombre joven, y una paloma.Hoy en los círculos trinitarios pentecostales hay unconcepto de la Deidad que implica el triteismo absoluto.Esto es evidente de las declaraciones siguientes hechaspor tres trinitarios pentecostales—un comentaristaprominente, un evangelista prominente, y un autor.“Lo que significamos por Trinidad Divina esque hay tres personas separadas y distintas en laDeidad, cada una teniendo su propio cuerpopersonal y espiritual, su alma personal, y suespíritu personal en el mismo sentido de quecada ser humano, cada ángel o cualquier otroser tiene su propio cuerpo, alma, y espíritu. . .Entonces hay tres personas distintas en individ-ualidad divina y en pluralidad divina. . . . La pal-abra Dios se usa como palabra singular o comopalabra plural.”14“Entonces hay tres personas distintas en laindividualidad divina y en la pluralidad divina. . . .Individualmente cada uno se llama Dios; colectiva-mente se puede hablar de ellos como de un Diosdebido a su unidad perfecta. . . .Todo lo que podríapertenecer a Dios colectivamente también podríapertenecer igualmente a cada miembro de la Dei-dad como individuo. Sin embargo, hay algunosdetalles que pertenecen a cada persona individ-ual de la Deidad en cuanto a posición, oficio, yobra que no podrían ser atribuidos a cualquierade los demás miembros de la Deidad.”15250
  • 240. El tercer trinitario pentecostal, un autor, cotiza unadefinición de la palabra persona del Diccionario Web-ster: “un individuo particular.” Entonces el da su propiadefinición: “Una persona es alguien que tiene intelecto,sensibilidad, y voluntad.” El procura justificar la usanzatrinitaria de la palabra persona.“Cuando se aplica la palabra persona a un sercreado, esto representa a un individuo absoluta-mente distinto a todos los demás; pero cuando seaplica al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, per-sona debe ser calificada para excluir una existen-cia aparte, porque mientras que los tres sondistintos, ellos son inseparables—un Dios. Sinembargo, con esta calificación, persona siguesiendo el término que declara más precisamenteel modo permanente de la existencia dentro de laDeidad.16Es evidente que muchos trinitarios interpretan sudoctrina para significar tres personalidades, tres seres,tres mentes, tres voluntades, o tres cuerpos en la Dei-dad. Niegan que cuando ellos usan persona quierendecir solamente manifestaciones, misiones, o relacionescon el hombre. En cambio, defienden una calidad eternade tres de esencia mientras que dicen que es un misterioincomprensible. Reducen el concepto de la unicidad deDios a una unidad de personas plurales. Por su defini-ción, convierten al monoteísmo en una forma depoliteísmo, diferenciandolo del politeísmo pagano sola-mente en que hay harmonía perfecta y unidad entre losdioses. A pesar de las negaciones de los trinitarios, éstoes politeísmo—triteísmo para ser exacto—y no elmonoteísmo enseñado por la Biblia y mantenido por eljudaísmo.251
  • 241. Problemas con el SubordinacionismoTambién los trinitarios niegan cualquier forma desubordinación de una persona a otra en poder o eneternalidad. Sin embargo, dicen a menudo que DiosPadre es la cabeza de la trinidad, Dios Hijo es engen-drado por el Padre, y el Espíritu procede del Padre o delHijo o de ambos. Una vez más insisten que no hay con-tradicción, porque nuestras mentes finitas simplementeno pueden comprender la plenitud del significadodescrito por estas relaciones.Sin embargo, sabemos que a través de la historia lostrinitarios prominentes han interpretado su propia doctri-na de una manera que subordina a Jesucristo o le haceinferior. Tertuliano, el primer prominente exponente deltrinitarismo, enseñó que el Hijo estaba subordinado alPadre y que la trinidad no es eterna.17El enseñaba que elHijo no existía como una persona distinta en el principio,sino más bien fue engendrado por el Padre para llevar acabo la creación del mundo. Además, Tertuliano creía quela distinción de personas cesaría en el futuro. Origen, elprimer gran propositor del trinitarismo en el Oriente, tam-bién vio el Hijo como subordinado al Padre en existencia yque él incluso mantenía que la oración debería ser dirigidasolamente al Padre.18Cuando ellos usaban el término Hijo,ambos hombres querían decir la Deidad de Cristo. Por lotanto, puede decirse que el trinitarismo comenzó comouna doctrina que subordinó a Jesús a Dios.En los círculos trinitarios modernos, se ve una formade subordinacionismo cuando los trinitarios utilizan laslimitaciones humanas de Cristo para probar una distin-ción entre Dios Padre y “Dios Hijo” en vez de una simpledistinción entre la naturaleza divina de Cristo (Padre) y sunaturaleza humana (Hijo). Por ejemplo, uno debe obser-var su uso de las oraciones de Cristo, su falta de252
  • 242. conocimiento, y su falta de poder para probar que “DiosHijo” es diferente de Dios Padre. Incluso mientras queellos afirman la coigualdad del Hijo y del Padre, muchasveces la niegan en una manera práctica y confiesan queno entienden lo que realmente significa.Los creyentes de la Unicidad dicen que el Hijo estabasubordinado al Padre. Sin embargo, ellos no creen queJesús está subordinado al Padre en el mismo sentido quelos trinitarios creen. En cambio, ellos creen que Jesús ensu papel humano del Hijo estaba subordinado y limitado,pero Jesús en su papel divino del Padre no estaba subor-dinado o limitado. En otras palabras, la naturalezahumana de Jesús estaba subordinado a la naturaleza div-ina de Jesús. Al separar al Padre del Hijo en personas dis-tintas, los trinitarios niegan que Jesús es el Padre, asíentonces detrayendo inevitablemente de la Deidad plenade Jesús. A pesar de sus negaciones, en efecto su doctrinale subordina a Jesús al Padre en la Deidad.Terminología ExtrabíblicaHay unos serios problemas con la terminología trini-taria. En primer lugar, la Biblia en ninguna parte usa lapalabra trinidad. La palabra tres no aparece en lo refer-ente a Dios en ningún versículo de la Biblia con la excep-ción del versículo dudoso de I Juan 5:7. Incluso estepasaje se lee, “estos tres son uno.”La palabra persona tampoco aparece en lo referentea Dios. La Biblia nunca usa la palabra plural personaspara describir a Dios.En breve, tal como muchos eruditos trinitariosadmiten, la Biblia no expresa explícitamente la doctrina dela trinidad. La Nueva Enciclopedia Católica dice: “Existeel reconocimiento de parte de los exégetas y los teólogosbíblicos . . . que uno no debe hablar del trinitarismo en el253
  • 243. Nuevo Testamento sin serias calificaciones. . . . ahora laexégisis del Nuevo Testamento está aceptada como habi-endo demostrado que no solo el idioma verbal sino tam-bién los patrones del pensamiento características deldesarrollo patrístico [de los padres de la iglesia] y concil-iano [de los consejos de la iglesia] habrían sido absoluta-mente extrañas a la mente y a la cultura de los escritoresneotestamentarios.”19El teólogo trinitario protestante Emil Brunner hadicho, “La doctrina de la trinidad misma, sin embargo,no es una doctrina bíblica y ésto no es por accidentesino es de necesidad. Es el producto de reflexión teológ-ica acerca del problema. . . . La doctrina eclesiástica dela trinidad no es solamente el producto del pensamientobíblico genuino, también es el producto de especulaciónfilosófica, que está alejada del pensamiento bíblico.”20Desarrollo Histórico del TrinitarismoSi el trinitarismo no viene de la Biblia, ¿dónde orig-inó? No hay duda que el trinitarismo cristiano se desarrol-ló a través de varios siglos después de que fuera escrito elNuevo Testamento. Según La Nueva EnciclopediaCatólica, los historiadores del dogma y los teólogos sis-temáticos reconocen “que cuando uno habla de un trini-tarismo absoluto, uno ha avanzado, por ejemplo, desde elperíodo de los orígenes Cristianos hasta el último cuad-rante del 4to siglo. . . . De lo que se ha visto hasta elmomento, la impresión podría presentarse que el dogmatrinitario es en el último análisis una invención de finesdel 4to siglo. En un sentido, ésta es la verdad pero impli-ca una interpretación extremadamente estricta de las pal-abras claves “trinitario” y “dogma” . . . La formulación ‘unDios en tres personas’ no se estableció sólidamente yciertamente no estaba asimilado completamente en la254
  • 244. vida cristiana y su profesión de fe, antes del fin del 4thsiglo. Pero es precisamente esta formulación que tiene laprimera demanda al título el dogma trinitario.”21Trazaremos brevemente el desarrollo histórico de estadoctrina en el cristianismo, pero primeramente déjenosexplorar algunos orígenes y paralelos paganos del trini-tarismo.Orígenes y Paralelos PaganosEl erudito trinitario Alexander Hislop afirma que losbabilonios adoraban a un Dios en tres personas y usabanel triángulo equilátero como símbolo de aquella trinidad.En su libro, Hislop muestra los cuadros usados en Asiriaantiguo y en Siberia para representar las divinidades trini-tarias. Él también traza las ideas trinitarias al cultobabilónico del padre, de la madre, y del hijo, diciendo quela trinidad babilónica era “el Padre Eterno, el Espíritu deDios encarnado en una madre humana, y un Hijo Divino,el fruto de aquella encarnación.”22El historiador Will Durant describe la trinidad enEgipto antiguo. El “Ra, Amon, y otro dios, Ptah, erancombinados como tres encarnaciones o aspectos de unadeidad suprema y trina.”23Egipto también tenían unatrinidad divina de padre, madre, e hijo en los diosesOsiris, Isis, y Horus.24Existen trinidades en otras importantes religionespaganas tales como el hinduismo, el budismo, y el taoís-mo. El hinduismo ha tenido una trinidad suprema desdelas épocas antiguas: Brahma el Creador, Shiva el Destruc-tor, y Vishnu el Preservador. Un erudito describió lacreencia: “Brahman-Atman, la última realidad impersonalalcanza una triple manifestación religiosamente signifi-cante o un tríada [de dioses] por medio de las tres dei-dades personales que representan las funciones divinas255
  • 245. de la creación, la destrucción, y la preservación respecti-vamente.”25Esta trinidad es representada a veces por unaestatua de un dios con tres cabezas.El budismo también tiene cierta clase de una trinidad.La escuela (norteña) de Mahayana del budismo tiene ladoctrina de un “cuerpo triple” o de Trikaya.26Según estacreencia hay tres “cuerpos” de “la realidad budista.” Elprimero es la realidad eterna, cósmica, el segundo es lamanifestación celestial del primero, y el tercero es lamanifestación terrenal del segundo. Además, muchosbudistas adoran a estatuas de tres cabezas de Buda.27El Taoísmo, la antigua religión mística de la China,tiene una trinidad oficial de dioses supremos—el emper-ador Jade, Lao Tzu, y Ling Pao—a quienes se llaman lastres Purezas.28Una trinidad filosófica aparece en Platón y se hacemuy significativa en el neoplatonismo.29Por supuesto, lafilosofía griega, particularmente la platónica y el pen-samiento neoplatónico, ejercían una influencia mayor enla teología de la iglesia antigua. Por ejemplo, la doctrinatrinitaria del Logos proviene del filósofo neoplatónicoFilo. (Véase el Capítulo IV.) Entonces, podemos ver que laidea de una trinidad no originó con el cristianismo, sinoque era una característica significativa de muchas reli-giones y filosofías paganas antes de la era cristiana y acausa de su existencia hoy en tantas distintas formas sesugiere un antiguo origen pagano.Desarrollos Después de los ApóstolesLas Escrituras no enseñan la doctrina de la trinidad,sino más bien, el trinitarismo tiene sus raíces en el pagan-ismo. ¿Cómo, entonces, se metió esta doctrina paganaadentro del cristianismo? Para una respuesta a esta pre-gunta, hemos confiado primariamente en los profesores256
  • 246. del Seminario Luterano Otto Heick y E. H. Klotsche, enRoland Bainton, un profesor de la Universidad de Yaleque enseña la historia de la iglesia, en Juan Noss, un pro-fesor de la universidad, en Will Durant, el conocido filó-sofo e historiador, y en La Enciclopedia de Religión yde Etica.En el Capítulo X, observamos que los líderes del tiem-po post-apostólico ( 90–140 D. C.) no abrazaban la ideade una trinidad. Al contrario, ellos enfatizaban elmonoteísmo del Antiguo Testamento, la deidad de Cristo,y la humanidad de Cristo. Los apologistas griegos (de130–180 D. C.) también enfatizaban la Deidad de Dios.Sin embargo, algunos se movían hacia el trinitarianismo.Esta tendencia hacia el trinitarismo comenzó al haceral Logos (Verbo) una persona distinta. Siguiendo un pen-samiento de la filosofía griega, particularmente en lasenseñanzas de Filo, algunos de los apologistas griegoscomenzaron a pensar del Logos como una persona distin-ta al Padre. Sin embargo, esto no era el trinitarismo sinouna forma de binitarismo que subordinaba al Logos alPadre. A ellos el Padre unicamente era el Dios verdaderoy el Logos era un ser divino creado de menor rango.Eventualmente, el Logos se compararaba con el Hijo. Alparecer, la fórmula trinitaria del bautismo llegó a ser unapráctica entre algunas iglesias cristianas, aunque laspocas referencias a ella pueden ser o recitaciones deMateo 28:19 o interpolaciones agregadas por copistasposteriores. Además, durante este tiempo, un apologistallamado Teófilo usaba la palabra tríada (triados) paradescribir a Dios. Sin embargo, él probablemente no lausaba para significar una trinidad de personas sino untríada de las actividades de Dios.A menudo Ireneo (muerto cerca del año 200) es con-siderdo como el primer teólogo verdadero de ese período.30El enfatizaba la manifestación de Dios en Cristo para el257
  • 247. motivo de la redención. Algunos eruditos han caracteriza-do las creencias de Ireneo como “el trinitarismo económi-co.” Al decir eso ellos significan que él no creía en unatrinidad eterna ni en una trinidad de la esencia sino sola-mente en una trinidad que es temporal de naturaleza—probablemente una trinidad de las actividades úoperaciones de Dios. Ireneo, quien no utilizaba la doctrinagriega del Logos, identificaba al Logos con el Padre. Suteología tenía tres características dominantes: un fuerteénfasis bíblico, una reverencia para la tradición apostóli-ca, y un fuerte énfasis cristocéntrico. Parece que él no eraun trinitario sino un creyente de la Unicidad.En resumen, en el primer siglo después de los após-toles, la doctrina de la trinidad ni se había desarrollado.Sin embargo, en algunos círculos una forma del binitari-anismo subordinacionístico emergió basada en ideasfilosóficas griegas, una doctrina denunciada en el primercapítulo del Evangelio de Juan. (Véase el Capítulo IV.) LaNueva Enciclopedia Católica dice lo siguiente acercadel trinitarismo en ese tiempo en la historia de la iglesia:“Entre los Padres Apostólicos, no había existido nada queaun se acercaba remotamente a tal mentalidad o perspec-tiva; entre los Apologistas del segundo siglo, poco másque enfocarse en el problema como el de la pluralidaddentro de la Deidad única. . . . En el análisis final, el logroteológico del segundo siglo era limitado . . . Una solucióntrinitaria estaba todavía en el futuro.”31Tertuliano—el Padre DelTrinitarismo CristianoTertuliano (c. 150–c. 225 D. C.) era la primera per-sona registrada por la historia que utilizaba las palabrastrinidad (Latín: trinitas), sustancia, y persona en loreferente a Dios.32El era la primera persona que hablara258
  • 248. de tres personas en una sustancia (Latín: una substantiaet tres personae). Tertuiliano adhiría a la concepcióneconómica de la trinidad. Es decir, él creía que la trinidadexistía con el fin de revelación solamente, y después deque esto se hubiera logrado, las distinciones entre las per-sonas cesarían. Sin embargo, él definitivamente no estabade acuerdo con Ireneo en que él utilizaba la doctrina delLogos de los apologistas griegos. Tertuliano igualaba alLogos con el Hijo. El creía que el Padre creó al Logos parala creación del mundo y que el Logos estaba subordinadoal Padre. La doctrina de la trinidad no planteó ningúnproblema para Tertuliano, porque su teología entera sebasaba en el pensamiento que cuanto más imposible elobjeto de la fe es, más cierta es. El ha sido caracterizadopor la declaración, “Yo lo creo porque es absurdo.”Hay una cierta cuestión acerca de lo que Tertulianoactualmente significaba por su formulación trinitaria,especialmente su uso de la palabra latina persona. Segúnun manual de términos teológicos, en la ley Romana la pal-abra persona significaba una entidad legal o un partido.33En el drama la palabra persona significaba una máscarausada por un actor o, por extensión, un papel desempeña-do por un actor. Ninguno de los dos usos indica necesaria-mente el significado moderno de la palabra persona comoun ser consiciente de sí mismo. Por ejemplo, un actorpodría desempeñar varios papeles (personae) y una cor-poración legal (persona) podría consistir de varios indi-viduos. Por otra parte, la palabra probablemente podríaseñalar también a seres humanos individuales.En el cuarto siglo, la palabra griega hipóstasis seusaba en la formulación oficial de la doctrina trinitaria.Según Noss, el hipóstasis era una palabra abstracta quesignificaba subsistencia o manifestación individualizada.El dice, “Cuando esa formulación fue traducida al latín, elsignificado algo abstracto en el griego para la mani-259
  • 249. festación individualizada llegó a ser la palabra algoconcreta persona, y connotaciones de una personalidaddistinta y autónoma fueron sugeridas de una manera noprevista por la fraseología griega original.”34Sin embar-go, esta palabra latina concreta era precisamente lo queTertuliano había utilizado anteriormente. Otro eruditodice que cuando hipóstasis fue traducida a persona lasdos palabras eran básicamente iguales, ambos significa-ban “ser individual.”35Es evidente que mucha gente en el tiempo de Tertu-liano se oponía a su nueva formulación. Por su propiaadmisión, la mayoría de los creyentes en su día rechaza-ban su doctrina por dos causas: primeramente su Reglade Fe (credo antiguo o declaración de su creencia) pro-hibía el politeísmo, y en segundo lugar la doctrina de Ter-tuliano dividía la unicidad de Dios.36Nuestroconocimiento de los primeros creyentes modalistas (uni-cidad), Noeto y Praxeas, viene de su fuerte oposición aTertuliano y su fuerte oposición a ellos. Si Tertulianoquería decir solamente que Dios tenía tres papeles, más-caras, o manifestaciones, no habría ningún conflicto conel modalismo, especialmente puesto que Tertuliano nocreía en una trinidad eterna. Por lo tanto, concluimosque Tertuliano sí quería decir tres diferencias esencialesen Dios y que persona sí connotaba o implicaba a unapersonalidad distinta, tal como Noss sugerió. Encualquier caso, está claro que en el día de Tertuliano loscreyentes de la Unicidad veían a su doctrina como agu-damente opuesta a su propia doctrina, la cual era lacreencia de la mayoría de aquel tiempo.Aquí hay una nota final acerca de Tertuliano. El seconvirtió en un seguidor de Montano, un antiguo herejeque decía que era el Paracleto (Consolador) prometido enJuan 14 y que era el último profeta antes del fin delmundo. Eventualmente Tertuliano comenzó a elogiar al260
  • 250. celibato y a condenar al matrimonio. Por fin, fue exco-mulgado juntamente con los demás Montanistas.Otros Antiguos TrinitariosTertuliano introdujo la terminología del trinitarismo yse hizo su primer gran proponente del occidente pero Ori-gen (muerto 254 D.C.) se convirtió en su primer granproponente en el oriente.37Origen procuró fundir lafilosofía griega y el cristianismo en un sistema deconocimiento más alto y que los historiadores describen amenudo como el gnosticismo cristiano. El aceptaba ladoctrina griega del Logos (es decir que el Logos era unapersona distinta al Padre), pero de él agregó una carac-terística única no propuesta hasta su tiempo. Esta era ladoctrina del Hijo eterno. El enseñaba que el Hijo o elLogos era una persona distinta desde toda la eternidad.Además, él dijo que el Hijo fue engendrado desde toda laeternidad y está siendo engendrado eternamente. El con-servaba una subordinación del Hijo al Padre en existenciau origen, pero se acercaba más a la doctrina posterior desu igualdad con el Padre.Origen tenía muchas creencias herejes debido a suaceptación de doctrinas de la filosofía griega, su énfasisen el conocimiento místico en vez de la fé, y su inter-pretación extremadamente alegórica de las Escrituras.Por ejemplo, él creía en la preexistencia de las almas delos hombres, negaba la necesidad de la obra redentora deCristo, y creía en la última salvación de los impíos,incluyendo al diablo. Por ésas y otras doctrinas heréticas,fue excomulgado de la iglesia. Los concilios eclesiásticosformalmente condenaron muchas de sus doctrinas en losaños 543 y 553.Otros prominentes trinitarios en la historia de laiglesia primitiva eran Hipólito y Novaciano. Hipólito261
  • 251. era el opositor trinitario de Sabelio. El se opuso a Calis-to, el obispo de Roma, y dirigió un grupo cismático encontra de él. A pesar de eso, la Iglesia Católica más ade-lante le canonizó.Novaciano era uno de los primeros en enfatizar alEspíritu Santo como una tercera persona. El enseñaba lasubordinación del Hijo al Padre, diciendo que el Hijo erauna distinta persona, pero que él tenía un principio y quesalió de Padre. Cornelio, obispo de Roma, excomulgó aNovaciano porque Novaciano creía que había un númerode pecados serios que no podrían ser perdonados sihubieran sido cometidos después de la conversión.El Concilio de NiceaAl fin del tercer siglo, el trinitarismo había reemplaza-do al modalismo (Unicidad) como la creencia sostenidapor la mayoría de los cristianos, aunque las ideas emer-gentes del trinitarismo no estaban todavía en la forma dela doctrina moderna.Durante la primera parte del cuarto siglo, una grancontroversia sobre la Deidad llegó a una culminación—elchoque entre las enseñanzas de Atanasio y Ario. Ariodeseaba preservar la Unicidad de Dios pero a la vezproclamar la personalidad independiente del Logos.Como los trinitarios, él igualaba al Logos con el Hijo ycon Cristo. El enseñaba que Cristo es un ser creado—unser divino pero no de la misma esencia del Padre y noigual al Padre. En otras palabras, a él Cristo era un semi-diós.Actualmente, Ario enseñó una nueva forma depoliteísmo. Ario no era un creyente de la Unicidad enningún modo, y el movimiento moderno de la Unicidadrechaza fuertemente cualquier forma de arianismo.En oposición a Ario, Atanasio tomó la posición de que262
  • 252. el Hijo es coigual y coeterno con el Padre y de la mismaesencia del Padre. Esta ahora es la creencia del trinitari-anismo moderno. Por lo tanto, mientras que Tertulianointrodujo muchos conceptos y términos trinitarios al Cris-tianismo, se puede considerar a Atanasio como el ver-dadero padre del trinitarismo moderno.Cuando la polémica entre Ario y Atanasio comenzó ainundar al imperio romano, el emperador Constantinodecidió intervenir. Porque él hacía poco se había conver-tido al cristianismo y lo había establecido como la religiónoficial, sentía la necesidad de proteger la unidad del cris-tianismo para el bienestar del imperio. Según la tradiciónsu conversión se hizo como resultado de una visión que élvio justo antes de una batalla crucial. Supuestamente, élvio una cruz en el cielo con el refrán, “Vence en estaseñal.” El procedió a ganar la batalla, llegando a ser elcoemperador en 312 D.C. y el emperador pleno en 324D.C. Cuando la gran controversia entre Ario y Atanasioamenazó a dividir su imperio que él había ganado hacíapoco y a destruir su plan para usar el cristianismo paraconsolidar y mantener su poder político, él convocó elprimer concilio ecuménico de la iglesia, la cual tomólugar en Nicea en 325 D.C.Constantino no era ningún modelo del cristianismo.En 326 D.C. él mató a su hijo, a su sobrino, y a su esposa.A propósito él postergó su bautismo hasta un poco antesde su muerte, diciendo que así él sería limpiado de todoslos pecados de su vida. Durant dice de él, “el cristianismoera para él un medio, pero no un fin . . . Mientras que elcristianismo convertía al mundo, el mundo convertía alcristianismo y exhibía el paganismo natural de lahumanidad.”38Al establecer al cristianismo como la religión preferidadel imperio romano (así obligando a los oficiales romanos aser cristianos), Constantino alteró radicalmente a la iglesia263
  • 253. y aceleró su aceptación de los ritos paganos y las doctrinasheréticas. Como el historiador eclesiástico Walter Niggdice, “Tan pronto como el emperador Constantino bajó lasbarreras y las masas de la gente llenaron la iglesia debido alpuro oportunismo, la integridad de la ética cristiana fuederrotada.”39Cuando se convocó el Concilio de Nicea, Constantinono tenía interés en ningún resultado particular, siempreen cuanto que los participantes llegaran a un acuerdo.Una vez que eso se cumplió, Constantino apoyó el resul-tado.“Constantino, quien trataba a las cuestionesreligiosas solamente desde un punto de vista políti-co, aseguraba la unanimidad por excomulgar atodos los obispos quiénes no firmarían las nuevasprofesiones de fe. De esta manera la unidad fuealcanzada. Que un credo universal sería instituidobasado únicamente en la autoridad de un emper-ador era una cosa totalmente nueva . . . Ningúnobispo dijo una sola palabra en contra de esta cosamonstruosa.”40Heick divide a los participantes de Nicea entre tresgrupos: una minoría de arianos, una minoría deatanasianos, y una mayoría que no entendía el conflictopero deseaba tener la paz.41El Concilio finalmente adoptóun credo que denunció claramente al arianismo pero quedijo poco en cuanto a una enseñanza positiva de latrinidad. La frase clave dijo que Cristo era de la mismaesencia (griego: homoousios) como el Padre y no apenasde una esencia semejante (homoiousios). Es bastanteinteresante que los modalistas (creyentes de la Unicidad)habían utilizado la palabra escogida (homoousios) paraexpresar la identidad de Jesús con el Padre. Muchos que264
  • 254. abogaban sin éxito el uso del último término(homoiousios) realmente no querían decir que Jesús eradiferente al Padre en sustancia, pero, en cambio, ellosdeseaban evitar las implicaciones de la Unicidad del tér-mino anterior. Entonces el credo que resultaba era unclaro rechazamiento del arianismo, pero también era unrechazamiento no tan claro del modalismo (la Unicidad).La versión original del Credo de Nicea que fue formu-lada por el Concilio de Nicea en lo referente a la Deidades como sigue:“Creemos en un solo Dios, el Padre Omnipo-tente, hacedor de todas las cosas visibles e invisi-bles. Y en un solo Señor Jesucristo, el Hijo deDios, engendrado del Padre, el único engendrado,es decir, de la naturaleza del Padre. Dios de Dios,Luz de Luz, verdadero Dios de verdadero Dios,engendrado, no hecho, de una sola sustancia conel Padre, por quien todas las cosas fueron hechas,tanto las cosas en el cielo como las cosas en latierra; quien por nosotros los hombres y por nues-tra salvación descendió y fue hecho carne y asum-ió la naturaleza humana, sufrió y resucitó el tercerdía, ascendió al cielo, (y) vendrá otra vez para juz-gar a los vivos y a los muertos. Y en el EspírituSanto. Pero la iglesia santa y apostólica anatemati-za a aquellos que dicen que había un tiempo cuan-do él no existía, y que él se hizo de cosas noexistentes, o de otra persona o ser, diciendo que elHijo de Dios es mudable, o cambiable.”42No hay una declaración clara de la trinidad en estecredo, sino asevera que Jesús es de una sustancia con elPadre en oposición al arianismo. No hay referencia alEspíritu Santo como una persona distinta en la Deidad,265
  • 255. sino meramente expresa una creencia en el EspírituSanto. Este original Credo de Nicea indica una distinciónpersonal entre el Padre y el Hijo y afirma que el Hijo no esmudable o cambiable. Esta última frase es una salida de ladoctrina bíblica del Hijo y apoya al trinitarismo modernopuesto que enseña a un Hijo eterno. Básicamente,entonces, el Concilio de Nicea tiene una importanciatriple: es un rechazamiento del arianismo; es la primeradeclaración oficial incompatible con el modalismo (laUnicidad); y es la primera declaración oficial que apoya altrinitarismo.Después de NiceaSin embargo, la victoria trinitaria de Nicea no fuecompleta. Los próximos sesenta años vieron una con-stante polémica entre los arianos y los atanasianos. Aunalgunos participantes en el Concilio tal como Marcelo, elobispo de Ancira, salían a favor del Sabelianismo (la Uni-cidad).43Ario envió una carta conciliatoria a Constantinoque lo ocasionó a reabrir el asunto. Un Concilio convoca-do en Tira en 335 realmente invertió la doctrina Nicense afavor del Arianismo. Atanasio se fue al exilio, y Ariohabría sido reincorporado como obispo si él no hubieramuerto la noche anterior.44Atanasio fue desterrado cinco o seis veces duranteeste período. Mucho del conflicto se debía a circunstan-cias políticas. Por ejemplo, cuando Constancio, el hijo deConstantino, llegó al poder, él respaldó a los arianos,deponiendo a los obispos de Atanasio y nombrando a losarianos en su lugar. La controversia producía unas violen-tas luchas políticas internas y mucha matanza.El Profesor Heick acredita el éxito definitivo delAtanasianismo a la elocuencia y la perseverancia deAtanasio mismo. “El factor decisivo en la victoria . . . era266
  • 256. la determinación resuelta de Atanasio durante una vidalarga de persecución y opresión.”45Sin embargo, no erahasta el segundo Concilio ecuménico, llamado por elEmperador Teodosio y convocado en Constantinopla en381, que el asunto se resolvió. Este Concilio, celebradodespués de la muerte de Atanasio, ratificó el Credo deNicea. También resolvió otro gran asunto que se habíadiscutido fervientemente después de Nicea, es decir, larelación del Espíritu Santo a Dios. ¿Era el Espíritu Santouna persona distinta en la Deidad, o no? Muchos pensa-ban que el Espíritu era una energía, una criatura, o un serangélico. El Concilio agregó unas declaraciones al origi-nal Credo de Nicea para enseñar que el Espíritu Santo erauna persona distinta tal como el Padre y el Hijo.No era hasta el Concilio de Constantinopla en 381,entonces, que la doctrina moderna de la trinidad ganó lavictoria permanente. Ese concilio era el primero en afir-mar inequívocamente que Padre, Hijo, y Espíritu Santoeran tres personas distintas de Dios, coiguales, coeter-nos, y de coesencia. Un enmendado Credo de Nicea saliódel Concilio en 381. La forma actual del Credo de Nicea,que probablemente apareció alrededor el año 500,46espor lo tanto más fuertemente trinitaria que el originalCredo de Nicea.Había otra gran amenaza al atanasianismo. El imperioromano había comenzado a desmoronarse frente a losataques bárbaros, y las tribus bárbaras que estabanganando el dominio eran arianos. Plausiblemente, el ari-anismo podría haber salido victorioso mediante las con-quistas bárbaras. Esta amenaza finalmente terminó, sinembargo, cuando los Francos se convirteiron alatanasianismo en 496.Durante esta época, otro credo importante surgió—elCredo de Atanasio, un credo que actualmente no vino deAtanasio. Ese credo probablemente representa la doctrina267
  • 257. trinitaria de Agustín (354-430), porque se desarrollódurante o después del tiempo de Agustín. Este credo es ladeclaración más comprensiva del trinitarismo en la histo-ria de la iglesia antigua. Solo la parte occidental del cris-tianismo lo reconoció oficialmente.Los principales puntos de diferencia entre el orientey el occidente en cuanto a la doctrina de la trinidad eranasí como se indica a continuación. En primer lugar, eloriente tendía a enfatizar la trinidad de Dios. Por ejemp-lo, a los capadocianos el gran misterio era como las trespersonas podrían ser un solo Dios. En el occidente habíaun poco más énfasis en la unidad de Dios. En segundolugar, el occidente creía que el Espíritu procedía delPadre y del Hijo (la doctrina Filioque), mientras que eloriente sostenía que el Espíritu procedió únicamente delPadre. Esto por fin llegó a ser un importante asunto doc-trinal detrás del cisma entre el catolicismo romano y laortodoxia oriental en 1054.El Credo de AtanasioA fin de dar al lector una vista más completa de ladoctrina de la trinidad, una parte del Credo de Atanasio seda más adelante:“Quienquiera que será salvo: antes de todaslas cosas es necesario que él retenga la fe católi-ca. Cual Fe si todos no guarden completa y sinmancha: sin duda perecerá eternamente. Y La FeCatólica es esta: que nosotros adoramos a unDios en Trinidad, y Trinidad en Unidad. Ni con-fundiendo las Personas: ni dividiendo la Sustan-cia. Porque hay una Persona del Padre, otra delHijo, otra del Espíritu Santo. Pero la Deidad delPadre, del Hijo, y del Espíritu Santo, es todo uno:268
  • 258. La Gloria coigual, la Majestad coeterna. Tal comoel Padre es, así es el Hijo, y así es el EspírituSanto: El Padre no es creado, el Hijo no es creado,Y el Espíritu Santo no es creado. El Padre esincomprensible, el Hijo es incomprensible, y elEspíritu Santo es incomprensible. El Padre eseterno, el Hijo es eterno, y el Espíritu Santo eseterno. Y aún ellos no son tres eternos: sino unEterno. También no hay tres incomprensibles, nitres no creados: sino uno no creado y uno Incom-prensible. Así también el Padre es omnipotente, elHijo es omnipotente, y el Espíritu Santo esomnipotente. Y aún ellos no son tres omnipo-tentes: sino un Omnipotente. Así también el Padrees Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo esDios. Y aún ellos no son tres dioses: sino un Dios.Así también el Padre es Señor, el Hijo es Señor y elEspíritu Santo es Señor. Pero no hay tres Señores:sino un Señor. Porque tal como nosotros somosobligados por la veracidad cristiana a reconocerque cada Persona por Sí misma es Dios y Señor:así también nosotros somos prohibidos por lareligión católica a decir que hay tres dioses, o tresseñores. El Padre se ha hecho de ninguno: ni escreado, ni es engendrado. El Hijo es del Padresolo, no hecho, ni creado, sino engendrado. ElEspíritu Santo es del Padre y del Hijo, ni hecho nicreado, ni engendrado, sino procediente.Entonces hay un Padre, no tres Padres, un Hijo,no tres Hijos, y un Espíritu Santo, no tres Espíri-tus Santos. Y en esta Trinidad ninguno es antes, odespués que otro: ninguno es mayor ni menor queotro. Pero las tres Personas son coeternas juntas,y coiguales. Para que en todas las cosas, como sedijo antes, la Unidad en Trinidad, y la Trinidad en269
  • 259. Unidad debe ser adorada. Por tanto, el que se sal-vará debe pensar así de la Trinidad. . . .”47El Credo de Los ApóstolesAntes que concluimos este capítulo, debemos contes-tar algunas preguntas acerca de lo que se llama el Credode los Apóstoles. ¿Originó con los apóstoles? ¿Enseña eltrinitarismo? La respuesta a ambas preguntas es no. Estecredo tenía sus comienzos en una antigua confesión de feusada en la iglesia Romana. Se llamaba el Antiguo Símbo-lo Romano (o Credo). Diversos eruditos han fechado elAntiguo Símbolo Romano de 100 a 200 años D.C. Estecredo dice:“Creo en Dios el Padre Omnipotente. Y enJesucristo, Su Hijo unigénito, nuestro Señor;Quien nació por el Espíritu Santo de la VírgenMaría; Fue crucificado bajo Poncio Pilato y fueenterrado; El tercer día El resucitó de la muerte;El ascendió al cielo; y se sienta a la diestra delPadre; Desde allí El vendrá para juzgar a los vivosy a los muertos. Y en el Espíritu Santo; El perdónde pecados; La resurrección del cuerpo (lacarne).”48Este credo se enmendó para enfrentarse con el desafíode nuevos puntos doctrinales, hasta que por fin logró suforma actual cerca del fin del quinto siglo. Los cambiosmás importantes eran las adiciones que afirman lo sigu-iente: Dios es el hacedor del cielo y de la tierra; Jesús fueengendrado por el Espíritu Santo; Jesús sufrió y murió;Jesús descendió al infierno (la sepultura); la creencia en lasanta iglesia católica (general); la creencia en la comuniónde los santos; y la creencia en la vida eterna.270
  • 260. Hay dos cosas importantes acerca de la versión origi-nal y otras que venían después. En primer lugar, ningunaversión tiene un nexo histórico directo con los doce após-toles, por lo tanto aquellas versiones ni son más sagradasni más confiables que cualquier otra escritura de losprimeros pocos siglos después del tiempo de los Após-toles. En segundo lugar, ellas no enseñan la doctrina trini-taria. Mayormente ellas siguen muy estrechamente ellenguaje bíblico. Ellas describen al Hijo de Dios sola-mente en términos de la Encarnación, en ninguna parteindicando que el Hijo es una persona distinta en la Deidado que el Hijo es eterno. Ellas afirman una creencia en elEspíritu Santo, pero no como una persona distinta en laDeidad. En cambio ellas colocan esta afirmación juntacon otras declaraciones que se relacionan con la sal-vación, haciéndonos creer que ellas hablan del don obautismo del Espíritu Santo y de la obra del EspírituSanto en la iglesia. Así, no hay nada realmente objetableen el lenguaje si nosotros definimos los términos delmismo modo que la Biblia los usa.Sin embargo, los trinitarios han reinterpretado elCredo de los Apóstoles, sosteniendo que el credo apoyasu doctrina. Los protestantes y los católicos romanosambos lo usan hoy para declarar su creencia trinitaria.Ellos lo han asociado con el trinitarismo de tal grado quelos que no son trinitarios no lo usan porque temen queserán malentendidos.Nosotros no abogamos por el uso del Credo de losApóstoles por las siguientes razones. (1) El credo nooriginó con los apóstoles como su nombre implica.Nosotros no queremos crear una impresión falsa entrela gente por usar ese título. (2) El credo no enfatizatodos los temas importantes del Nuevo Testamento,especialmente algunos aspectos que se deben enfatizarhoy en vista de doctrinas falsas desarrolladas a través de271
  • 261. los siglos. (3) En vez de tratar de formular un credo queafirma comprensiblemente una doctrina en una maneraobligatoria, nosotros preferimos usar la Biblia mismapara declaraciones sumarias de doctrina. (4) El uso deeste credo hoy nos asociaría con el trinitarismo. Aunquelos escritores no tuvieron esa doctrina en mente, la may-oría de la gente ordinaria hoy lo consideraría unadeclaración trinitaria. Para evitar una identificación conel trinitarismo y el catolicismo romano, nosotros nousamos el Credo de los Apóstoles.ConclusiónEn conclusión, vemos que la doctrina de la trinidadno es bíblica ni en su terminología ni en su origen históri-co. Tiene sus raíces en el politeísmo, la religión pagana, yla filosofía pagana. La doctrina misma no existía en la his-toria de la iglesia antes del tercer siglo. Aún en eseentonces, los trinitarios antiguos no aceptaban muchasdoctrinas básicas del trinitarismo moderno tal como lacoigualdad y la coeternalidad del Padre y del Hijo. Eltrinitarismo no logró el predominio sobre la creencia dela Unicidad hasta alrededor de 300 D.C.. No logró la vic-toria sobre el arianismo hasta fines del cuarto siglo.El primer reconocimiento oficial de las doctrinastrinitarias se hizo en el Concilio de Nicea en 325, peroaún ese no era completo. El establecimiento pleno de ladoctrina no se hizo hasta el Concilio de Constantinopla en381. En breve, el trinitarismo no logró su forma actualhasta el fin del cuarto siglo, y sus credos definitivos notomaron su forma final hasta el quinto siglo.272
  • 262. NOTASCAPITULO XI1“La Santa Trinidad,” p. 295.2Van Harvey, A Handbook of Theological Terms (Nueva York:MacMillan, 1964), p. 244.3Ibid; William Stevens, Doctrines of the Christian Religion(Nashville: Broadman, 1967), p. 119.4Harvey, p. 245.5Heick, 1, 160; “La Trinidad,” pp. 459-460.6“La Trinidad,” p. 460.7BIoesch, I, 35.8Heick, I, 160; Stevens, p. 119; “La Santa Trinidad,” p. 295.9Harvey, p. 246. Vea también, “La Trinidad,” p. 460.10Stevens, p. 119.11Webster´s p. 1686.12Heick, I, 161.13Harvey, p. 182.14Finis Dake, Dake’s Annotated Reference Bible (Lawrenceville,Ga.: Dake’s Bible Sales, 1963), NT, 280. El énfasis está en el original.15Jimmy Swaggart, “The Error of the ‘Jesus Only’ Doctrine,” TheEvangelist, Abril, 1981, p. 6. El énfasis está en el original.16Carl Brumback, God in Three Persons (Cleveland, Tenn.: Path-way Press, 1959), pp. 60-63.17Heick, I, 127.18Heick, I, 117-118.19“La Santa Trinidad” pp. 295-305.20Emil Brunner, The Christian Doctrine of God (Filadelfia: West-minster Press, 1949), pp. 236-239.21“La Santa Trinidad” pp. 295-305.22Alexander Hislop, The Two Babylons, 2da ed. (Neptune, N.J.:Loizeaux Bros., 1959), pp. 16-19.23Will y Ariel Durant, The Story of Civilization (Nueva York:Simon & Schuster, 1935), I, 201.24“La Trinidad” p. 458.25Juan Noss, Man’s Religions, 5ta ed. (Nueva York; MacMillan,1969), p. 202.26Ibid, p. 163.27Hislop, p. 18.28Noss, p. 268.29“La Trinidad,” p. 458.30Heick, 1, 107-110.31“La Santa Trinidad” pp. 295-305.32Heick, I, 123-129.273
  • 263. 33Harvey, pp. 181-182.34Noss, p. 453.35Harvey, p. 123.36Tertuiliano, Against Praxeas, 3.37Heick, I, 112-123.38Durant, III (1944), 653-664.39Nigg, p. 102.4OIbid, pp. 126-127.41Heick, I, 156.42Reinhold Seeburg, Textbook of the History of Doctrines, trad.Charles Hay (Grand Rapids: Baker, 1954), I, 216-217.43Klotsche, p. 67.44Roland Bainton, Early Christianity (Princeton, N.J.: Van Nos-trand, 1960), pp. 68-70.45Heick, I, 157.46Ibid, I, 163.47Véase, Anne Fremantle, ed., A Treasury of Early Christianity(Nueva York: Mentor Books, 1953); Seeburg, 1, 240-243.48Heick, I, 88. Véase, Tim Dowley, et al., eds., Eerdman’s Hand-book to the History of the Church (Grand Rapids: Eerdmans, 1977),p. 145.274
  • 264. En el capítulo pasado tratamos de dar una pre-sentación honesta de la doctrina de la trinidad y un rela-to objetivo de su desarrollo histórico. Tambiénhablamos de algunos problemas inherentes en aquelladoctrina. Concluimos que el trinitarismo usa términosextrabíblicos y que logró su predominio y fórmula actu-al en el cuarto siglo. A pesar de esto, uno puede pregun-tar si el trinitarismo está por lo menos consistente conla Biblia. En este capítulo afirmamos que la doctrina dela trinidad está en conflicto con la doctrina bíblica de unsolo Dios.Terminología ExtrabíblicaComo se habló en el Capítulo XI, la terminología deltrinitarismo no es bíblico. La Biblia no menciona la pal-abra trinidad ni hace mención de la palabra personas en27512EL TRINITARISMO:UNA EVALUACION
  • 265. referencia a Dios. La Biblia ni siquiera liga las palabraspersona y tres con Dios en ninguna manera signifi-cante.La terminología extrabíblica de por sí no significa queuna doctrina descrita por ella es necesariamente falsa,pero deja una duda considerable sobre la materia. Esto esespecialmente cierto cuando la terminología extrabíblicano es meramente un sustituto para la terminología bíbli-ca, pero en cambio enseña conceptos nuevos. En breve,la terminología extrabíblica es peligrosa si conduce amaneras extrabíblicas de pensar y eventualmente a doc-trinas extrabíblicas. El trinitarismo seguramente tieneaquel problema.Persona y PersonasHablando de Dios como una persona no le hace jus-ticia a El. La palabra persona implica la existencia deun ser humano con una personalidad humana—un indi-viduo con cuerpo, alma, y espíritu. De esa manera,nosotros limitamos nuestro concepto de Dios si ledescribimos como una persona. Por esa razón, estelibro nunca ha dicho que hay una persona en la Deidado que Dios es una persona. Lo más que nosotros hemosdicho es que Jesucristo es una persona, porque Jesúsera Dios manifestado en la carne como una personahumana.Hablando de Dios como una pluralidad de personasviola aun más el concepto bíblico de Dios. No importa loque personas significaban en la historia antigua de la igle-sia, hoy la palabra definitivamente implica una pluralidadde individuos, personalidades, mentes, voluntades y cuer-pos. Tal como hemos mostrado, aun en la historia antiguade la iglesia la gran mayoría de los creyentes la veíancomo un desvió del monoteísmo bíblico.276
  • 266. TresEl uso del número tres en relación a Dios también espeligroso. Si se usa para designar distinciones eternas enDios, conduce al triteísmo, que es un tipo del politeísmo. Sise usa para designar los únicos papeles o manifestacionesque Dios tiene, limita la actividad de Dios en una forma nohallada en las Escrituras. Dios se ha manifestado a Símismo en numerosas maneras. y nosotros no podemossiquiera limitarlas a tres. (Véase el Capítulo VI.) El uso detres va en contra del énfasis claro que ambos testamentosponen sobre el número uno en relación a Dios.El TriteísmoA pesar de las protestaciones de los trinitarios, sudoctrina inevitablemente conduce a una forma prácticadel triteísmo. (Véase el Capítulo XI.) Los judíos y losmusulmánes se dan cuenta de esto, porque esta es una delas razones porque ellos han rechazado tan vigorosa-mente al cristianismo tradicional. A través de la historia,muchos cristianos también han reconocido este proble-ma. Como resultado, algunos han rechazado el trinitaris-mo en favor de la doctrina de la Unicidad. (Véase elCapítulo X.) Otros han visto los errores del trinitarismo,pero, en un intento de conservar la unicidad de Dios, hancaído en el error mayor de negar la deidad de Jesucristo(por ejemplo, los unitarios y los testigos de Jehová). Enbreve, el trinitarismo enfatiza la calidad de tres en Diosmientras que la Biblia enfatiza la unicidad de Dios. (Véaseel Capítulo I.)Un MisterioLos trinitarios universalmente describen su doctrinacomo un misterio. Sin embargo, tal como se habló en el277
  • 267. Capítulo IV el único misterio relacionado a la Deidad es lamanifestación de Dios en carne, y aún esto se ha dado aconocer a los que creen. Un misterio en las Escrituras esuna verdad divina que ha sido desconocida anteriormentepero ahora se ha dado a conocer a los hombres.Ciertamente nuestras mentes finitas no pueden com-prender todo lo que se debe saber acerca de Dios, peropodemos comprender la sencilla verdad que hay un soloDios. Dios puede trascender la lógica humana, pero Elnunca contradice la lógica verdadera, ni tampoco es ilógi-co El mismo. El enfatiza Su unicidad tan fuertemente enla Biblia que El ha disipado cualquier misterio o turbaciónposible sobre este punto.La Biblia nunca dice que la Deidad es un misterio norevelado o que la cuestión de una pluralidad en la Deidades un misterio. En cambio, afirma en los términos másfuertes que Dios es uno. ¿Por qué se debe recurrirentonces a una explicación que la Deidad es un misterioincomprensible a fin de proteger una doctrina hecha porlos hombres con una terminología extrabíblica cuando lasEscrituras claramente nos dan un mensaje sencillo einequívoco que Dios es absolutamente uno? Es un agravioafirmar que la Deidad es un misterio cuando la Bibliaclaramente afirma que Dios nos ha dado a conocer el mis-terio. (Véase el Capítulo IV.)La Deidad de JesucristoEl trinitarismo afirma la deidad de Cristo. Sin embar-go, quita valor de la plenitud de la Deidad de Cristo talcomo la Biblia la describe. Actualmente, el trinitarismoniega que la plenitud de la Deidad está en Jesús porqueniega que Jesús es el Padre y el Espíritu Santo. (Véase elCapítulo XI.) No exalta el nombre y la persona de Jesússuficientemente ni le da el reconocimiento pleno que laBiblia le da.278
  • 268. ContradiccionesEl problema básico es que el trinitarismo es una doc-trina extrabíblica que contradice un número de enseñan-zas bíblicas y muchos versículos específicos de lasEscrituras. Además, la doctrina contiene un número decontradicciones internas. Por supuesto, la contradiccióninterna más obvia se trata de como puede haber tres per-sonas de Dios en algún sentido significativo y aún puedeexistir El como un solo Dios.Más adelante nosotros hemos compilado una lista deotras contradicciones y de los problemas asociados con elel trinitarismo. Esta no es una lista completa pero sí dauna idea de cuánto aquella doctrina se ha apartado de laBiblia.1. ¿Tuvo Jesucristo dos padres? El Padre es el Padredel Hijo (I Juan 1:3), pero el niño que nació de María fueengendrado por el Espíritu Santo (Mateo 1:18, 20; Lucas1:35). ¿Cuál de ellos es el verdadero padre? Algunos trini-tarios dicen que el Espíritu Santo era meramente elagente del Padre en el proceso de la concepción—un pro-ceso que ellos comparan a la siembra artificial.12. ¿Cuántos Espíritus hay? Dios Padre es Espíritu(Juan 4:24), el Señor Jesús es Espíritu (II Corintios 3:17),y el Espíritu Santo es un Espíritu por definición. Sinembargo, hay un solo Espíritu (I Corintios 12:13; Efesios4:4).3. Si el Padre y el Hijo son personas coiguales, ¿porqué oró Jesús al Padre? (Mateo 11:25). ¿Puede Dios orara Dios ?4. De igual modo, ¿cómo puede el Hijo saber tantocomo el Padre? (Mateo 24:36; Marcos 13:32).5. De igual modo, ¿cómo puede ser que el Hijo notenga poder si el Padre no se lo da? (Juan 5:19, 30; 6:38).6. De igual modo, ¿qué de los otros versículos de279
  • 269. Escritura que indican la desigualdad entre el Hijo y elPadre? (Juan 8:42; 14:28; I Corintios 11:3).7. ¿Murió “Dios Hijo”? La Biblia dice el Hijo murió(Romanos 5:10). Si es así, ¿puede morir Dios? ¿Puedemorir una parte de Dios?8. ¿Cómo puede haber un Hijo eterno cuando laBiblia habla del Hijo engendrado, así claramente indi-cando que el Hijo tuvo un comienzo? (Juan 3:16; Hebre-os 1:5-6).9. Si el Hijo es eterno y si El existía cuando se hizo lacreación, ¿quién era Su madre entonces? Sabemos que elHijo nació de una mujer (Gálatas 4:4).10. ¿Renunció “Dios Hijo” Su omnipresencia mientrasque estaba en la tierra? Si es así, ¿cómo podría ser El Diostodavía?11. ¿Si el Hijo es eterno e inmutable (invariable),¿cómo puede el reino del Hijo tener un fin? (I Corintios15:24-28).12. Si al responder a las preguntas 3 a 11 decimosque solo el hijo humano de Dios era limitado enconocimiento y en poder, y que El murió, entonces ¿cómopodemos hablar de “Dios Hijo”? ¿Hay dos Hijos?13. ¿A quién adoramos y a quién oramos? Jesús dijoque debemos adorar al Padre (Juan 4:21-24), pero Este-ban oró a Jesús (Hechos 7:59-60).14. ¿Puede haber más de tres personas en la Deidad?Ciertamente el Antiguo Testamento no enseña tres sinoenfatiza la Unicidad. Si el Nuevo Testamento agrega almensaje del Antiguo Testamento y enseña tres personas,entonces ¿qué hay para evitar unas revelaciones subsigu-ientes de personas adicionales? De igual modopodríamos interpretar algunos versículos de Escriturapara significar seis personas adicionales (Apocalipsis3:1; 5:6).15. ¿Hay tres Espíritus en el corazón de un cristiano?280
  • 270. El Padre, Jesús, y el Espíritu todos moran dentro de unCristiano (Juan 14:17, 23; Romanos 8:9; Efesios 3:14-17). Pero hay un solo Espíritu (I Corintios 12:13; Efesios4:4).16. Hay un solo trono en el cielo (Apocalipsis 4:2).¿Quién se sienta en ello? Sabemos que Jesús se sienta allí(Apocalipsis 1:8, 18; 4:8). ¿Dónde se sientan el Padre y elEspíritu Santo?17. Si Jesús se sienta en el trono, ¿cómo puede sen-tarse a la diestra de Dios? (Marcos 16:19). ¿Se sienta o separa a la diestra de Dios? (Hechos 7:55), o ¿está El en elseno del Padre? (Juan 1:18).18. ¿Está Jesús en la Deidad? o ¿está la Deidad enJesús? Colosenses 2:9 dice que la Deidad está en Jesús.19. A la luz de Mateo 28:19, ¿por qué siempre bautiz-aban los apóstoles tanto a los judíos como a los gentilesen el nombre de Jesús, aún cuando los bautizaban denuevo? (Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; 22:16; I Corin-tios 1:13).20. ¿Quien le levantó a Jesús de la muerte? ¿El Padre(Efesios 1:20)?, o ¿Jesús (Juan 2:19-21)?, o ¿el Espíritu(Romanos 8:11)?21. Si el Hijo y el Espíritu Santo son personascoiguales en la Deidad, ¿por qué no es perdonable la blas-femia contra el Espíritu Santo pero sí es perdonable lablasfemia contra el Hijo? (Lucas 12:10).22. Si el Espíritu Santo es un miembro coigual de latrinidad, ¿por qué siempre habla la Biblia de El comoenviado del Padre o de Jesús? (Juan 14:26; 15:26).23. ¿Sabe el Padre algo que el Espíritu Santo no sabe?Si así es, ¿como pueden ellos ser coiguales? Solo el Padresabe el día y la hora de la segunda venida de Cristo (Mar-cos 13:32).24. ¿Hizo la trinidad el Antiguo y el Nuevo Pacto?Sabemos que Jehová lo hizo (Jeremías 31:31-34; Hebreos281
  • 271. 8:7-13). Si Jehová es una trinidad, entonces el Padre, elHijo, y el Espíritu todos tuvieron que morir para hacereficaz el nuevo pacto (Hebreos 9:16-17).25. Si el Espíritu procede del Padre, ¿es el Espíritutambién un hijo del Padre? Si no, ¿por qué no?26. Si el Espíritu procede del Hijo, ¿es el Espíritu elnieto del Padre? Si no, ¿por qué no?Evaluación del TrinitarismoNosotros creemos que el trinitarismo no es una doct-rina bíblica y que contradice la Biblia en muchas man-eras. Las Escrituras no enseñan una trinidad de personas.La doctrina de la trinidad usa una terminología no usadaen el la Escritura. Enseña y enfatiza la pluralidad en laDeidad mientras que la Biblia enfatiza la Unicidad deDios. Quita valor de la plenitud de la Deidad de Jesu-cristo. Contradice muchos versículos específicos de laEscritura. No es lógica. Nadie puede comprenderla niexplicarla racionalmente, ni siquiera los que la abogan.En breve, el trinitarismo es una doctrina que nopertenece al cristianismo.La Doctrina de la TrinidadContrastada con la UnicidadPara poder comprender claramente cómo el trinitaris-mo difiere de la enseñanza biblica acerca de la Deidad,hemos preparado una lista contrastante. El lado izquierdoenumera las enseñanzas esenciales del trinitarismo. Lalista a la derecha enumera las enseñanzas del monoteís-mo, es decir, la Unicidad cristiana. Nosotros creemos queel lado derecho refleja las enseñanzas de la Biblia, y estees el sistema de creencia que nosotros hemos tratado depresentar a lo largo del libro.282
  • 272. 283El Trinitarismo y La Unicidad ComparadosEl Trinitarismo1. Hay tres personas en un Dios.Es decir, que hay tres distin-ciones esenciales en la naturalezade Dios. Dios es la SantaTrinidad.2. El Padre, el Hijo, y el EspírituSanto son las tres personas de laDeidad. Ellas son distintas per-sonas, y ellas son coiguales,coeternas, y de la misma coesen-cia. Sin embargo, Dios Padre escabeza de la Trinidad en algúnsentido, y el Hijo y el Espírituproceden del Padre en algún sen-tido.3. Jesucristo es la encarnaciónde Dios Hijo. Jesús no es ni elPadre ni el Espíritu Santo.4. El Hijo es eterno. Dios Hijo haexistidor por toda la eternidad.El Hijo es eternamente engendra-do del Padre.5. El Verbo de Juan 1 (el Logos),es la segunda persona en la Dei-dad, específicamente Dios Hijo.6. Jesús es el nombre humanodado a Dios Hijo como El se hamanifestado en carne.La Unicidad1. Hay un solo Dios sin ningunasdivisiones esenciales en Su natu-raleza. El no es una pluralidad depersonas, pero El sí tiene unapluralidad de manifestaciones,papeles, títulos, atributos, o rela-ciones para con el hombre.Además, estos no se limitan sola-menta a tres.2. Padre, Hijo, y Espíritu Santoson diferentes designacionespara el único Dios. Dios es elPadre. Dios es el Espíritu Santo.El Hijo es Dios manifestado encarne. El término Hijo siemprese refiere a la Encarnación, ynunca a alguna deidad aparte dela humanidad.3. Jesucristo es el Hijo de Dios.El es la encarnación de la pleni-tud de Dios. En su deidad, Jesúses el Padre y el Espíritu Santo.4. El Hijo es engendrado y no eseterno. El Hijo de Dios existíadesde toda la eternidad perosolamente como un plan en lamente de Dios. El Hijo de Diosllegó a la existencia actual (sub-stancial) en la Encarnación, almismo tiempo en que el Hijo fueengendrado por el Espíritu deDios.5. El Verbo de Juan 1 (el Logos)no es una persona distinta, sinoes el pensamiento, el plan, laactividad, o la expresión de Dios.El Verbo se expresó en carnecomo el Hijo de Dios.6. Jesús (que significa Jehová-Salvador) es el nombre de Diosque se ha revelado en el Nuevo
  • 273. “¿Qué Cree El Individuo Típicoen las Iglesias?”Al inspeccionar los contrastes entre el trinitarismo yla Unicidad, podemos preguntar ¿qué es lo que el individ-uo típico quién se denomina cristiano realmente cree? Porsupuesto, la mayoría de las denominaciones cristianasoficialmente aceptan el trinitarismo. Sin embargo, la may-oría de los eruditos trinitarios se distancian cuidadosa-mente del triteísmo y muchos usan una terminología quesuena casi como la Unicidad.2847. El bautismo en agua se admin-istra correctamente con las pal-abras “en el nombre del Padre, ydel Hijo, y del Espíritu Santo.”8. Nosotros veremos a la Trini-dad o el Dios Trino en el cielo.(Muchos trinitarios dicen queveremos a tres cuerpos, y eso esel triteísmo absoluto. Otros dejanabierta la posibilidad de queveamos a un solo Ser espiritualcon un solo cuerpo. La mayoríade los trinitarios no saben lo queellos creen acerca de esto, y loconfiesan abiertamente.2)9. La Deidad es un misterio.Debemos aceptar por la fe el mis-terio de la Trinidad a pesar de susaparentes contradicciones.Testamento. Jesús es el nombredel Padre, del Hijo, y del EspírituSanto.7. El bautismo en agua se admin-istra correctamente con las pal-abras “en el nombre de Jesús.” Elnombre de Jesús se acompañacomunmente con los títulosSeñor o Cristo o ambos.8. Nosotros veremos a Jesucristoen cielo. El es el Único que estáen el trono y el único Dios queveremos.9. La Deidad no es un misterio,especialmente a la iglesia. Nopodemos comprender todo loque hay que saber acerca deDios, pero la Biblia enseña clara-mente que Dios es uno ennúmero y que Jesucristo es elúnico Dios manifestado en carne.
  • 274. Muchos miembros de las iglesias no comprendenrealmente la doctrina del trinitarismo y de hecho estánmás cerca de la creencia de la Unicidad. Algunas pre-guntas que indican una tendencia hacia la Unicidad ouna aceptación funcional si se contestan en el afirma-tivo son:1. Por lo normal ¿Ora usted directamente a Jesús?Cuando usted ora al Padre, ¿cambia usted a un lenguajeque indica que realmente está usted pensando acerca deJesús (por ejemplo, usando “Señor,” “en Su nombre,” o“Jesús”)?2. ¿Espera usted ver a un solo Dios en el cielo, yespecíficamente a Jesucristo?3. ¿Es correcto decir que usted raramente o nuncaora directamente al Espíritu Santo como a una personadistinta?4. ¿Es la doctrina de la trinidad confusa o misteriosapara usted?Basada en las respuestas a estas preguntas y a otrascomo ellas, creemos que la mayoría de los creyentes en laBiblia instintivamente piensan en términos de la Unicidady no en términos trinitarios. Además, parece que cuandoalguien recibe el bautismo del Espíritu Santo él instintiva-mente piensa desde el punto de vista de la Unicidad.La mayoría de los católicos y de los protestantes notienen un concepto muy bien desarrollado acerca de latrinidad, no saben en forma detallada lo que el trinitarian-ismo enseña, y no pueden explicar pasajes bíblicos en tér-minos trinitarios. Hoy hallamos un énfasis fuerte en eltrinitarismo y formas sumamente triteísticas del trinitari-anismo primariamente en algunos grupos trinitarios pen-tecostales. La razón evidente para esto es que ellos se hanenfrentado con la doctrina de la Unicidad, la han rechaza-do a propósito, y consecuentemente han entrado en untrinitarismo radical.285
  • 275. Una sencilla pregunta ayudará al miembro de unaiglesia trinitaria a aclarar sus propias creencias. La pre-gunta es: “Cuando veamos a Dios en el cielo, ¿qué es loque veremos?” Si ese creyente contesta que veremos atres personas con tres cuerpos, entonces él es un trini-tario radical. Su respuesta indica un triteísmo pagano, yno el fuerte monoteísmo de la Biblia. (Véase el Capítulo1.) Si él responde que veremos a un solo Dios con un solocuerpo, entonces él está cerca de la Unicidad. Dada estarespuesta, es fácil demostrar desde Apocalipsis que elUnico que veremos es realmente Jesucristo, porque en Elhabita toda la plenitud de la Deidad corporalmente.ConclusiónLa Biblia no enseña la doctrina de la trinidad, y eltrinitarismo actualmente contradice la Biblia. No agreganingún beneficio positivo al mensaje Cristiano. Sin ladoctrina de la trinidad que fue hecha por el hombretodavía podemos afirmar la deidad de Jesús, lahumanidad de Jesús, el nacimiento virginal, la muerte,la sepultura y la resurrección de Cristo, la expiación, lajustificación por la fe, la autoridad única de la Escritura,y cualquier otra doctrina que es esencial al verdaderocristianismo. De hecho, nosotros acrecentamos estasdoctrinas cuando adherimos estrictamente al mensajebíblico que Jesús es el único Dios manifestado en carne.La adherencia a la Unicidad no significa una negaciónde que Dios vino en carne como el Hijo o una negaciónde que Dios cumple los papeles de Padre y EspírituSanto. Por otra parte, la doctrina de la trinidad quitavalor de los importantes temas bíblicos de la Unicidadde Dios y la Deidad absoluta de Jesucristo. Por lo tanto,el cristianismo debería dejar de usar la terminologíatrinitaria y debería volver a poner énfasis en el mensaje286
  • 276. básico de Biblia. La mayoría de los que creen en la Bib-lia no piensan en fuertes términos trinitarios, entoncesuna transición del trinitarismo no sería muy difícil, porlo menos en un nivel individual.Por otro lado, la adherencia estricta a la creencia en laUnicidad trae muchas bendiciones. Pone el énfasis dondese debe ponerlo—sobre la importancia de la terminologíabíblica, el pensamiento bíblico, y los temas bíblicos.Establece al cristianismo como el verdadero heredero deljudaísmo y como una creencia verdaderamente monoteís-ta. Nos recuerda que Dios nuestro Padre y Creador nosamaba tanto que El se vistió a Sí mismo en carne paravenir como nuestro Redentor. Nos recuerda que nosotrospodemos recibir a este mismo Creador y Redentor ennuestros corazones por medio de Su propio Espíritu.La Unicidad magnifica a Jesucristo, exalta Su nom-bre, reconoce quién realmente es El, y reconoce Su dei-dad plena. Exaltando a Jesús y a Su nombre en lapredicación y en la adoración trae un movimientopoderoso de Su poder por medio de bendiciones, libera-ciones, oraciones contestadas, milagros, sanidades, y lasalvación. Cosas maravillosas suceden cuando alguienpredica un mensaje acerca de la deidad de Jesús, el nom-bre de Jesús, y la Unicidad de Dios, pero es una rara vezque alguien se inspire sobre un mensaje acerca de latrinidad.Una creencia fuerte en la Unicidad de Dios y la Dei-dad absoluta de Jesucristo es un elemento crucial en larestauración de la iglesia a la verdadera creencia bíblica yel poder apostólico.287
  • 277. LAS NOTASCAPITULO XII1Brumback, p. 79.2Ramm, p. 171.288
  • 278. En resumen, ¿qué podemos decir acerca de Dios?Sabemos que hay un solo Dios indivisible (Deuteronomio6:4). Dios es Espíritu (Juan 4:24) y por lo tanto es invisi-ble al hombre (Juan 1:18; I Timoteo 6:16). El es omni-sciente, omnipresente, y omnipotente (Salmo 139;Apocalipsis 19:6). En el Antiguo Testamento, Dios semanifestó a Sí mismo muchas veces en maneras visibles(Génesis 18:1; Exodo 33:22-23). Estas manifestacionesvisibles y temporales se llaman teofanías. En el NuevoTestamento, Dios se manifestó a Sí mismo en carnehumana como Jesucristo, el Hijo de Dios (Juan 1:1, 14;I Timoteo 3:16).En el Antiguo Testamento Dios se reveló a Sí mismopor el nombre Jehová o Yahvé, que significa el que Existepor Sí mismo o el Eterno.El Nuevo Testamento frecuentemente describe a Dioscomo el Padre. Este título enfatiza Su papel comoCreador y Padre de todos (Malaquías 2:10), como elPadre de los creyentes que han nacido de nuevo28913CONCLUSION
  • 279. (Romanos 8:14-16), y como Padre del Hijo unigénito(Juan 3:16).Además, la Biblia usa el término Espíritu Santo parareferirse al único Dios. Esto describe lo que Dios es yenfatiza a Dios en Su actividad (Génesis 1:2), particular-mente en Su actividad relativa al hombre tal comoregenerando, bautizando, llenando, y ungiendo (Hechos1:4-8; 2:1-4).La Biblia también usa el término Verbo para referirseal único Dios, particularmente al pensamiento, el plan, ola expresión de Dios (Juan 1:1, 14).En el Nuevo Testamento, Dios se manifestó a Símismo en carne en la persona de Jesucristo. Esta mani-festación de Dios se llama el Hijo de Dios (no Dios Hijo)porque El fue concebido literalmente en la matriz de unamujer por la operación milagrosa del Espíritu de Dios(Mateo 1:18-20; Lucas 1:35). Así que la palabra Hijonunca denota solamente la Deidad, sino siempre describea Dios como manifestado en carne, en Cristo (Mateo25:31), y a veces describe solamente la humanidad deCristo (Romanos 5:10). Nosotros no decimos que elPadre es el Hijo, sino que el Padre está en el Hijo.Nosotros no podemos separar al Hijo de la Encarnación(Gálatas 4:4). Por lo tanto, el Hijo preexistía la Encar-nación solamente en la forma de un plan en la mente deDios, específicamente como el Verbo.Jesucristo es el Hijo de Dios—Dios en carne (Mateo1:21-23). El tiene una naturaleza dual—humana y divina,o carne y Espíritu. En otras palabras, dos naturalezascompletas se unen inseparablemente en la persona deJesucristo. En Su naturaleza humana Jesús es el hijo deMaría. En Su naturaleza divina Jesús es Dios mismo(II Corintios 5:19; Colosenses 2:9; II Timoteo 3:16).Jesús es el Padre (Isaías 9:6; Juan 10:30; 14:6-11), Jehová(Jeremías 23:6), el Verbo (Juan 1:14), y el Espíritu Santo290
  • 280. (II Corintios 3:17; Gálatas 4:6; Efesios 3:16-17).La Biblia claramente enseña la doctrina de la Unici-dad de Dios y la Deidad absoluta de Jesucristo. Losprimeros Cristianos creían esta grande verdad, y muchagente la ha creído a través de la historia. Aunque en elcurso de la historia el trinitarismo llegó a ser la doctrinapredominante en el cristianismo, las Escrituras no laenseñan. De hecho, la Biblia en ninguna parte menciona oalude a la palabra trinidad, a la frase “tres personas enuna sola sustancia,” o a la frase “tres personas en unDios.” Podemos explicar todas las Escrituras en ambostestamentos adecuadamente sin la necesidad de recurrir ala doctrina de la trinidad.El trinitarismo contradice y disminuye las enseñan-zas bíblicas importantes. Disminuye el énfasis de la Bib-lia en la Unicidad absoluta de Dios, y disminuye laDeidad plena de Jesucristo. La doctrina trinitaria comoexiste hoy no se desarrolló totalmente y la mayoría delcristianismo no la aceptó totalmente hasta el cuarto siglodespués de Cristo.Aquí hay cinco maneras específicas en que la doctrinabíblica del monoteísmo Cristiano difiere de la doctrinaactualmente existente del trinitarismo. (1) La Biblia nohabla de un eterno existente “Dios Hijo;” porque el Hijo serefiere únicamente a la Encarnación. (2) La frase “trespersonas en un Dios” es incorrecta porque no hay distin-ción de personas en Dios. Si “personas” indica una plural-idad de personalidades, voluntades, seres, o cuerposvisibles, entonces es incorrecta porque Dios es un solo sercon una personalidad, una voluntad, y una mente. El tieneun cuerpo visible—el cuerpo humano glorificado de Jesu-cristo. (3) El término “tres personas” es incorrecto porqueno hay una esencial necesidad de tres en Dios. El númeroúnico que es pertinente a Dios es uno. El tiene muchospapeles, títulos, manifestaciones, o atributos diferentes, y291
  • 281. nosotros no los podemos limitar a tres. (4) Jesús es elnombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, porqueJesús es el nombre de Dios que ha sido revelado en elNuevo Testamento (Juan 5:43; Mateo 1:21; Juan 14:26).Por lo tanto, administramos correctamente el bautismo enagua usando el nombre de Jesús (Hechos 2:38). (5) Jesúses la encarnación de la plenitud de Dios. El es la encar-nación del Padre (el Verbo, el Espíritu, Jehová) y no sim-plemente la encarnación de una persona llamada “DiosHijo.”¿Qué es la esencia de la doctrina de Dios tal como laBiblia la enseña—la doctrina que hemos nombrado laUnicidad? En primer lugar, hay un Dios indivisible sin dis-tinción de personas. En segundo lugar, Jesucristo es laplenitud de la Deidad en carne. El es Dios Padre—elJehová del Antiguo Testamento—vestido en carne. TodoDios está en Jesucristo, y nosotros encontramos todo loque necesitamos en El. El único Dios a quién nosotrosjamás veremos en el cielo es Jesucristo.Habiendo dicho todo esto, ¿por qué es una compren-sión correcta de y creencia en esta doctrina tan impor-tante? Aquí hay cuatro razones. (1) Es importante porquela Biblia entera la enseña y la enfatiza. (2) Jesús enfatiza-ba la importancia de comprender quién es El realmente—el Jehová del Antiguo Testamento: “Si no creéis que yosoy, en vuestros pecados moriréis.” (Juan 8:24). EntoncesJesús se llamó a Sí mismo el “YO SOY,” el nombre queJehová usó en Exodo 3:14-15. Jesús estaba deciendo, “Siustedes no creen que YO SOY, morirán en sus pecados.”No es mandatario que alguien tenga una comprensióncompleta de todas las preguntas que se relacionan a laDeidad para ser salvo, pero él debe creer que hay un soloDios y que Jesús es Dios. (3) El mensaje de la Unicidaddetermina la fórmula para el bautismo en agua—en elnombre de Jesús (Hechos 2:38). (4) La Unicidad nos292
  • 282. enseña realmente cuán importante es el bautismo delEspíritu Santo. Puesto que hay un solo Espíritu de Dios, ypuesto que el Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo, laUnicidad nos enseña que recibimos a Cristo en nuestrasvidas cuando somos llenados o bautizados con el EspírituSanto (Romanos 8:9).Puesto que la Biblia enseña tan claramente la Unici-dad de Dios y la Deidad plena de Jesucristo, ¿por qué estáoscura a tanta gente, especialmente a aquellos en el Cris-tianismo? La respuesta es que el entendimiento no vienemeramente por medio del estudio intelectual sino medi-ante la iluminación divina de las Escrituras. Viene pormedio del estudio devoto, la búsqueda diligente, y undeseo intensivo para conocer la verdad. Cuando Pedrohizo su gran confesión de la Deidad de Jesús, Jesús dijo,“no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está enlos cielos” (Mateo 16:16-17). Por lo tanto, si queremoscomprender al Dios Todopoderoso en Cristo, debemosdesechar las doctrinas, las tradiciones, las filosofías, y lasteorías de los hombres. En su lugar debemos poner lapura palabra de Dios. Debemos pedir que Dios nos reveleesta gran verdad a nosotros por medio de Su palabra.Debemos buscar que Su Espíritu ilumine Su palabra y nosguie en toda la verdad (Juan 14:26; 16:13). No es sufi-ciente confiar en los dogmas de la iglesia, porque los dog-mas de la iglesia son válidos únicamente si ellos sonenseñados en las Escrituras. Debemos acudir a la Bibliamisma, debemos estudiarla, y debemos pedir que Dios lailumine por Su Espíritu.Es apropiado que concluyamos este libro conColosenses 2:8-10, un gran pasaje de advertencia,instrucción, e inspiración con respecto a las verdadespreciosas de la Unicidad de Dios y la Deidad de Jesu-cristo.“Mirad que nadie os engañe por medio de293
  • 283. filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones delos hombres, conforme a los rudimentos del mundo, yno según Cristo. Porque en él habita corporalmentetoda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis com-pletos en él, que es la cabeza de todo principado ypotestad.”¡Amén!294
  • 284. BIBLIOGRAFIALa Biblia Amplificada, Grand Rapids: Zondervan,1965.Anderson, Señor Normando (ed.). Las Religiones DelMundo, 4th ed. Grand Rapids: Eerdmans, 1975.“El Bautismo (Cristiano Primitivo),” La Enciclopedia deReligión y Etica. James Hastings, et al. (eds.).NuevaYork: Charles Scribner’s Sons, 1951.Bainton, Roland. La Cristiandad Primitiva. Princeton,N.J.: Van Nostrand, 1960.Bethune—Baker, J.F. Una Introducción a la HistoriaPrimitiva de la Doctrina Cristiana. Londres:Methuen y Compañía Limitada, 1933.Bloesch, Donald. Esenciales de la Teología Evangélica,San Francisco: Harper y Row, 1978.Brumback, Carl. Dios en Tres Personas. Cleveland,Tenn.: Editorial El Sendero, 1959.Brunner, Emil. La Doctrina Cristiana de Dios.Filadelfia: Editorial Westminster, 1949.Buswell, James, Jr. Una Teología Sistemática de LaReligión Cristiana. Grand Rapids: Zondervan, 1980.Campbell, David. Toda la Plenitud. Hazelwood, Mo.:Editorial La Palabra Encendida, 1975 .Campbell, David. La Filiación Eterna (Una refutaciónsegún Adán Clarke). Hazelwood, Mo.: EditorialWord Aflame, 1978.Chalfant, William. Los Campeones Antiguos de La Uni-cidad. 1979; rpt. Hazelwood, Missouri: EditorialWord Aflame, 1982.Dake, Finis. La Biblia Anotada de Referencia de Dake,La Versión del Rey Santiago. Lawrenceville, Georgia:Dakés Ventas de la Biblia, 1963.Derk, Francis. Los Nombres de Cristo, 2da ed. Minneapolis:295
  • 285. Confraternidad Betania, 1969.Dorner, J.A. La Doctrina de la Persona de Cristo. Edim-burgo: T. y T. Clark, 1870.Dowley, Tim, et al. (eds.). El Manual a la Historia de laIglesia de Eerdman. Grand Rapids: Eerdmans,1977.Durant, y Ariel. La Historia de la Civilización. NuevaYork: Simon y Schuster, 1935-1967.Dyrness, William. Los Temas en la Teología del AntiguoTestamento. Downers Grove, Ill.: Editorial InterVarsi-ty, 1979.Ferguson, Paul. Dios en Cristo Jesús. Stockton, Calif: LaPrensa Apostólica, n.d.Flanders, Henry Jr. y Cresson, Bruce. Introducción a laBiblia. Nueva York: Juan Wiley & Sons, 1973.Foster, Fred Su Historia: Los Pentecostales del SigloVeinte. Hazelwood, Mo.: Editorial Word Aflame,1981.Fremantle, Anne (ed.). Una Tesorería del CristianismoPrimitivo. Nueva York: El Mentor Reserva, 1953.Geisler, Normando y Nix, William. Una IntroducciónGeneral a la Biblia. Chicago: Editorial Moody, 1968.Graves, Robert Brent. El Dios de los Dos Testamentos,1977; n.p., 1982.Harnack, Adolph. La Historia del Dogma. Londres:Williams y Norgate, 1897.Harvey, Van. Un Manual de Términos Teológicos.Nueva York: MacMillan, 1964.Heick, Otto. Una Historia del Pensamiento Cristiano.Filadelfia: Editorial La Fortaleza, 1965.Hipólito. Contra la Herejía de Un Tal Noeto, y LaRefutación de Todas las Herejías, rpt. en LosPadres Ante-Nicenses, Vol. V, Alejandro Roberts ySantiago Donaldson (eds.). Rpt. Grand Rapids: Eerd-mans, 1977.296
  • 286. Hislop, Alexander. Las Dos Babilonias, 2da ed. Neptuno,N.J.: Loizeaux Bros., 1959.La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. GrandRapids: Zondervan, 1978.Klotsche, E. H. La Historia de la Doctrina Cristiana,rev. ed. Grand Rapids: Casa de Libros Baker, 1979.Latourette, Kenneth. Una Historia de la Cristiandad.Nueva York: Harper y Row, 1953.Lebreton, Juls y Zeille, Jacques, Herejía y la Ortodoxia,Vol. IV de Una Historia de la Iglesia Primitiva.Nueva York: Collier, 1962.Magee, Gordon. ¿Está Jesús en la Deidad? o ¿Está laDeidad en Jesús? N.P., n.d.Marshall, Alfred. El Nuevo Testamento InterlinearGriego—Inglés. Grand Rapids: Zondervan, 1958.Miller, Juan. ¿Es Dios una Trinidad? 1922; rpt.. Hazel-wood, Mo.: Editorial Word Aflame, 1975.“Monarquianismo,” La Enciclopedia Britannica. Chica-go: William Benton, 1964.“Monarquianismo,” La Enciclopedia de Religión yEtica, 1962.“Monarquianismo,” La Nueva Enciclopedia Schaff-Her-zog del Conocimiento Religioso, Samuel Jackson(ed.). Grand Rapids: Baker, 1963.Nigg, Walter. Los Herejes. Nueva York: Alfred A. Knopf,1962.Noss, Juan. Las Religiones del Hombre, 5ta ed. NuevaYork: MacMillan, 1969.Paterson, Juan. Dios en Cristo Jesús. Hazelwood, Mo.:Editorial Word Aflame, 1966.Paterson, Juan, La Verdad Actual Acerca del Bautismoen el Nombre de Jesús. Hazelwood, Mo.: EditorialWord Aflame, 1953.Ramm, Bernard. La Interpretación Bíblica Protestante.Grand Rapids: Baker, 1965.297
  • 287. Reeves, Kenneth. La Deidad. Granite City, Ill.: Por elautor, 1971.“Sabelio,” La Enciclopedia Britannica, 1964.Seeburg, Reinhold. El Libro de Historia de las Doctri-nas, Charles Hay, traductor. Grand Rapids: Baker,1954.“Serveto, Miguel,” La Enciclopedia Britannica, 1964.Serveto, Miguel. Acerca de los Errores de la Trinidad(1531) y Unos Diálogos Acerca de la Trinidad(1532), rpt. en James Ropes y Kirsopp Lake (eds.),Los Dos Tratados de Serveto Acerca de laTrinidad, Earl Morse Wilburn, traductor. 1932; rpt.Nueva York: Kraus Reimprime, 1969.Spence, H.D.M. y Exell, Joseph (eds.). El Comentariodel Púlpito. Rpt. Grand Rapids: Eerdmans, 1977.Stevens, William. Doctrinas de la Religión Cristiana.Nashville: Broadman, 1967.Strong, James. La Concordancia Exhaustiva de la Bib-lia. Nashville: Abingdon, 1890.Swaggart, Jimmy. “El Error de la Doctrina de ‘Solo Jesús’”El Evangelista, Abril, 1981.Swedenborg, Emanuel. ¿El Misterio de Dios? 1771; rpt.Portland, O.: Editoriales Apostólicas, n.d.Swedenborg, Emanuel. La Verdadera Religión Cris-tiana. Nueva York: Houghton, Mifflin, 1907.Tertuliano. En Contra de Praxeas, rpt. en Los PadresAnte-Nicenses, Alexander Roberts y James Donald-son (eds.). Rpt. Grand Rapids: Eerdmans, 1977.“La Trinidad,” La Enciclopedia de Religión y Etica,1951.“La Santa Trinidad,” La Nueva Enciclopedia Católica.Nueva York: McGraw Hill, 1967.“La Santa Trinidad (En la Biblia),” La Nueva Enciclope-dia Católica, 1967.“Unitarismo,” La Enciclopedia de Religión y Etica,1962.298
  • 288. Urshan, Andrew. El Dios Omnipotente en el Señor Jesu-cristo. Portland, O.: El Rincón del Libro Apostólico,1919.Vaughn, Curtis (ed.). El Nuevo Testamento de 26 Tra-ducciones. Grand Rapids: Zondervan, 1967.Vincent, Marvin. Estudios de las Palabras en el NuevoTestamento. 1887: rpt. Grand Rapids: Ferdmans,1975.Vine, W.E. Un Diccionario Expositorio de las Palabrasdel Nuevo Testamento. Old Tappan, N.J.: Fleming H.Revell, 1940.El Tercer Nuevo Diccionario de Webster del IdiomaInglés, Integro, Philip Gove, et al. (eds.). Springfield,MA: G. y C. Merriam, 1976.Weisser, Thomas. Según el Camino Llamado Herejía.N.p., 1981.Wolfson, H.A. La Filosofía de los Padres de la Iglesia.Cambridge, MA: Editorial de la Universidad de Har-vard, 1970.299
  • 289. GLOSARIOAdopcionismo. Técnicamente, una doctrina del octa-vo siglo que originó con los teólogos españoles quienesenseñaban que el hombre Jesús fue adoptado a la filiaciónpor una acción de Dios. En general, cualquier creenciaque Jesús era un hombre quien se elevó a la divinidad enalgún punto de su vida.Agnosticismo. La negación de cualquier conocimien-to relacionado a la existencia de Dios. Generalmente, elagnóstico también niega la posibilidad de saber si Diosexiste o no.Antropomorfismo. El uso de características humanaspara describir a Dios; por ejemplo, la atribución de emo-ciones humanas y partes del cuerpo humano a Dios. Gen-eralmente esto se considera como un lenguaje simbólicoo figurativo para ayudar al hombre a comprender la natu-raleza de Dios.Apolinarianismo. La posición cristológica de Apoli-nario, obispo de Laodicea (murió en 390). En general, élcreía que Cristo tenía una incompleta naturalezahumana—específicamente, que Cristo tenía un alma y uncuerpo humano, pero que no tenía un espíritu humano.En lugar de un espíritu humano El tenía el Espíritu divinoo el Logos. El Concilio de Constantinopla en 381 condenóal apolinarianismo.Apologista. Uno que defiende al cristianismo de lasobjeciones intelectuales. En la historia primitiva de laiglesia, los apologistas griegos eran los líderes cristianosdesde aproximadamente 130 a 180 D.C. quienes escri-bieron tratados en el griego defendiendo al cristianismode los ataques de los filósofos paganos.Arianismo. Las creencias cristológicas de Ario(280—336), un sacerdote de Alejandría. Ario mantenía301
  • 290. que había un solo Dios, y que el Hijo o el Logos era un serdivino como Dios pero creado por Dios. Así entonces,Jesús era un semidiós. Esta creencia llegó muy cerca deinundar al cristianismo en el cuarto siglo, pero fue conde-nada por el Concilio de Nicea en 325 y luego por el Con-cilio de Constantinopla en 381.Atanasianismo. La doctrina trinitaria de Atanasio(293-373), obispo de Alejandría. El Concilio de Nicea en325 dio la primera aprobación oficial a esta doctrina y elConcilio de Constantinopla en 381 la estableció aun másfirmemente. Es la creencia ortodoxa tanto de los Protes-tantes como de los católicos romanos. Básicamente,mantiene que hay tres personas eternas en la Deidad: DiosPadre, Dios Hijo, y Dios Santo Espíritu. Estas tres per-sonas son coiguales, coeternas, y de una coesencia.Atanasio, Credo de. Un antiguo credo trinitario queno fue formulado por Atanasio. Fue desarrollado en elquinto siglo y probablemente refleja la teología deAgustín. La parte occidental del cristianismo (la IglesiaCatólica Romana) lo adoptó oficialmente y generalmentelos Protestantes lo han retenido, pero la ortodoxia orien-tal nunca lo ha aceptado porque afirma que el EspírituSanto procede del Padre y del Hijo en vez de procederúnicamente del Padre. Es la declaración más completa enla historia antigua de la iglesia de la doctrina de latrinidad. Véase el Capítulo XI para parte del texto de estecredo.Ateísmo. La afirmación o creencia que no hay Dios.Binitarismo. La creencia en dos personas en la Dei-dad: Dios Padre y Dios Hijo. Una forma de esta doctrinaera prevalente entre los apologistas griegos. Siempreexiste en el día de hoy.Cerintianismo. Una doctrina gnóstica del primersiglo que fue nombrada por un proponente antiguo, Cer-intio, quien mantenía que Jesús y Cristo eran dos seres302
  • 291. distintos. Según esta creencia, Jesús era un humano quenació naturalmente (no de una virgen), mientras queCristo era un espíritu que vino sobre Jesús en Subautismo y que le dejó antes de Su crucificción.Cristocéntrico. Un sistema de teología en que la per-sona y la obra de Cristo son la base y el enfoque de todose llama cristocéntrico.Cristología. La doctrina de Jesucristo y de la Encar-nación. El Concilio de Calcedón en el año 451 expresó loque es la fórmula cristiana tradicional acerca de este temacuando aseveró que Jesucristo era una persona con dosnaturalezas—humana y divina.Deidad. Se refiere al estado de ser Dios, y a toda lanaturaleza de Dios.Diteísmo. La creencia en dos dioses distintos.Docetismo. Una creencia gnóstica del primer sigloque Cristo solamente era un ser espiritual. Según estacreencia, Cristo parecía tener un cuerpo humano actual,pero realmente no lo tenía.Ebionitismo. Una herejía del primer siglo que originócon los Cristianos judíos. Los ebionitas rechazaban lasenseñanzas de Pablo y enfatizaban la importancia de laley de Moisés. Generalmente, ellos veían a Jesús como unprofeta divinamente inspirado pero no como Dios.Gnosticismo. Un término que cubre una gama ampliadel pensamiento religioso en los primeros pocos siglosdespués de Cristo. Se originó en el paganismo, peroadoptaba muchos elementos cristianos, y llegó a ser unaamenaza importante al cristianismo. En general, el gnos-ticismo mantenía que el espíritu es bueno, la materia esperversa, la salvación consiste en la liberación delespíritu de la materia, y que la salvación se consigue pormedio de un conocimiento oculto o más alto (el griego,gnosis). El gnosticismo tal como fue aplicado a la Deidady a la cristología mantenía lo siguiente: El Dios Supremo303
  • 292. era trascendente e inaccesible, pero de El vino una seriede emanaciones progresivamente más inferiores (lla-madas eones). El más bajo de estos eones era Jehová.Cristo es uno de los eones más altos. Puesto que todamateria es perversa, Cristo era solamente un ser espiritu-al y tenía lo que parecía un cuerpo (la doctrina dedocetismo). Algunos enseñaban que Cristo era un serespiritual que estaba temporalmente asociado con unhombre Jesús quien murió (la doctrina de Cerintianismo).Juan en sus escrituras y Pablo en Colosenses escribían encontra de estas creencias gnósticas acerca de la Deidad.Hipóstasis. La palabra griega que significa subsisten-cia o manifestación individualizada, y comúnmente se tra-duce como “persona.” Según la doctrina de la trinidad,Dios existe como tres hipóstases. Según la cristologíatradicional, Jesucristo tiene dos naturalezas pero es unsolo hipóstasis. Hebreos 1:3 dice que el Hijo es la imagenexpresa del hipóstasis de Dios, no una segunda hipóstasis.Homoiousios. La palabra griega traducida “parecidoen naturaleza” o “similar en naturaleza.” Los arianos lousaban para describir la relación de Jesús a Dios. Muchosde ellos que abogaban por su uso en el Concilio de Niceaaparentemente no eran arianos, pero estaban opuestos alas conotaciones de Sabelio de la palabra griega alternati-va, homoousios. El Concilio de Nicea rechazó al arianis-mo y el uso de homoiousios.Homoousios. La palabra griega traducida “lo mismoen naturaleza.” Atanasio abogaba a favor de su uso y elConcilio de Nicea adoptó esta palabra para describir larelación de Jesús a Dios aunque algunos la oponían acausa de su uso anterior por los sabelianas. Así entonces,comenzó como una palabra de la Unicidad, pero fueadoptada por los trinitarios.Immutable. Eternamente incambiable. Una calidadque pertenece solamente a Dios.304
  • 293. Encarnación. En general, la personificación de unespíritu en forma humana. Específicamente, el hecho deDios haciéndose carne; que es, la unión de divinidad yhumanidad en Jesucristo.Judaísmo. La religión monoteísta basada en el Tora(la ley de Moisés), o el Antiguo Testamento Cristiano. Eljudaísmo enseña que Dios es absolutamente uno en elvalor numérico, acepta la ley de Moisés como la Palabrade Dios para hoy, y totalmente rechaza la deidad o elpapel mesiánico de Jesús de Nazaret.Kenosis. Derivado de la palabra griega kenoo, queaparece en Filipenses 2:7 y significa “hacer nada de algo,vaciarse, o despojarse.” Describe como Dios escogiódespojarse a Sí mismo de Sus prerrogativas y dignidadcomo Dios a fin de aparecerse en la carne como un hom-bre. Algunos trinitarios tienen una teoría que dice que“Dios Hijo” se vacío a Sí mismo o puso a un lado Susatributos divinos cuando El se encarnó.Logos. El griego para “Verbo.” Así se traduce en Juan1:1. En ese pasaje el Verbo significa el pensamiento, elplan, la actividad, la declaración, o la expresión de Dios.Es decir, puede referirse al pensamiento en la mente deDios o al pensamiento expreso de Dios, particularmentecomo se expresó en carne por medio de Jesucristo, elHijo de Dios. En la antigua filosofía griega significaba larazón como el principio controlador del universo. Lafilosofía neoplatónica, particularmente la del filósofogreco-judío Filo de Alejandría, personificaba el Verbo y lodescribía como una deidad secundaria creada por Dios oemanando desde Dios en el tiempo. Algunos de los apolo-gistas griegos adoptaron esta creencia e hicieron igualesel Verbo y el Hijo. El trinitarismo incorporó esta creencia,haciendo iguales el Verbo y “Dios Hijo” pero eventual-mente mantenía que el Logos era coigual y coeterno conDios Padre. Las escrituras de Juan fueron particularmente305
  • 294. diseñadas para refutar estos conceptos falsos acerca delLogos y del Hijo.Mahometismo. Una religión monoteísta fundada porMahoma en el séptimo siglo en Arabia. Los seguidores sellaman musulmanes. La confesión islámica de fe es, “Nohay Dios sino Alá, y Mahoma es el profeta de Dios.” Elmahometismo identifica a Alá como el Dios de Abraham yacepta la Biblia como la palabra de Dios. Sin embargo,reconoce a Jesús meramente como un buen profeta, afir-mando que Mahoma es el más grande de todos los profe-tas. Mantiene también que el libro de Mahoma, el Corán oQur’an, es la última revelación de la Palabra de Dios parala humanidad en el día de hoy. El mahometismo es lareligión dominante en el Medio Oriente, Africa del Norte,y un número de países Asiáticos.Manifestación. Manifestar algo significa “mostrar,revelar, estrenar, hacer evidente, o hacer claro.” Una man-ifestación es un hecho o un ejemplo de manifestar.Primera de Timoteo 3:16 dice, “Dios fue manifestado encarne.” Este libro usa la palabra manifestación paradescribir cualquier método, modo, papel, o relación porlo cual Dios se revela a Sí mismo al hombre. Así entonces,el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son manifestacionesde Dios más bien que personas, porque la palabra per-sonas contiene connotaciones extrabíblicas de personali-dades individualizadas que la palabra manifiestación nocontiene.Modalismo. El término usado para describir unacreencia en la historia antigua de la iglesia que Padre,Hijo, y Espíritu no son distinciones eternas dentro de lanaturaleza de Dios sino simplemente modos (métodos omanifestaciones) de actividad de Dios. En otras palabras,Dios es un ser individual, y los diversos términos usadospara describirle (tal como Padre, Hijo, y Espíritu Santo)son las designaciones aplicadas a diferentes formas de Su306
  • 295. acción o diferentes relaciones que El tiene para con elhombre. Véase el Capítulo X para más discusión históri-ca. Este término también se llama monarquianismomodalístico, patripasianismo, y sabelianismo. Básica-mente, el modalismo es lo mismo que la doctrina moder-na de la Unicidad.Modo. Una forma o manera de expresión; una mani-festación; no una distinción esencial o eterna en la natu-raleza de Dios.Monarquianismo. El término usado para describiruna creencia en la historia primitiva de la iglesia que enfa-tizaba la Unicidad no dividida y la soberanía (monar-quía) de Dios. Esta creencia rechazaba todas lasdistinciones esenciales en el ser de Dios, así entoncesnegando la doctrina de la trinidad. Los historiadores usanel término para describir a dos creencias agudamentediferentes—el monarquianisrno dinámico y el monar-quianismo modalístico—pero esto no implica ningunaasociación histórica entre los dos grupos o doctrinas. Elmonarquianismo dinámico mantenía que Jesús era un serhumano quien llegó a ser el Hijo de Dios a causa de lasabiduría divina o el Logos que habitaba en El. Aparente-mente, los monarquianos dinámicos rehusaban consider-ar a Jesús como Dios en el sentido mas estricto de lapalabra y no le adoraban como Dios. Mucho másinfluyente históricamente que el monarquianismo dinámi-co era el monarquianismo modalístico (modalismo). Elmonarquianismo modalístico mantenía que Dios era unser individual y que Padre, Hijo, y Espíritu Santo son tér-minos que se aplican a modos diferentes de acción delúnico Dios. A diferencia del monarquianismo dinámico, elmonarquianismo modalístico identificaba a Jesucristocomo Dios mismo (el Padre) manifestado en carne.Monofisitismo. La doctrina cristológica que apareciódespués del Concilio de Calcedón en el año 451 y se307
  • 296. opuso a la declaración de Calcedón de dos naturalezas enCristo. Los monofísitas mantenían que Cristo tenía sola-mente una naturaleza dominante la cual era la naturalezadivina.Monoteísmo. La creencia en un solo Dios, de las pal-abras griegas significando “un Dios.” La Biblia enseña elmonoteísmo estricto. Solo tres religiones importantesdel mundo son monoteistas: el judaísmo, el cristianismo,e islam. Los judíos y los musulmánes ven la doctrina dela trinidad como un rechazamiento del verdaderomonoteísmo. Los creyentes de la Unicidad también rec-hazan al trinitarismo como un abandono del monoteísmobíblico.Monotelitismo. La doctrina cristológica en el séptimosiglo que mantenía que Cristo tenía una sola voluntad. Lacreencia mayoritaria en el cristianismo es que Cristo teníados voluntades colaborantes—humana y divina—pero losmonotelitas creían que Cristo tenía una voluntad com-puesta: divina-humana.Naturaleza. “El carácter inherente o la constituciónbásica de una persona o de una cosa” (El DiccionarioWebster). Este libro usa esta palabra para describir lahumanidad y la divinidad de Cristo. Nosotros expresamosesto diciendo que Cristo tenía una naturaleza dual odiciendo que Cristo tenía dos naturalezas. Cristo teníauna naturaleza humana completa (Véase el Capítulo V) ytambién la naturaleza divina completa (Véase el CapítuloIV). Tanto la humanidad como la deidad son los compo-nentes esenciales del ser de Jesucristo.Nestorianismo. La Cristología de Nestorio (el Patri-arca de Constantinopla, 428-431). Nestorio mantenía queCristo tenía dos naturalezas completas—humana y divina.El enseñaba que uno no podría llamar a María “la Madrede Dios” porque ella era la madre solamente de la natu-raleza humana. El Concilio de Efeso en 431 le condenó a308
  • 297. Nestorio por haber dividido a Cristo entre dos personas,pero Nestorio negó el cargo. Posiblemente, él enseñabaque las dos naturalezas de Cristo se unieron únicamenteen el sentido moral o en propósito más bien que esencial-mente o físicamente. Sin embargo, muchos historiadoresconcluyen que Nestorio realmente enseñaba que habíados naturalezas en una sola persona, pero llegó a ser lavíctima de un malentedido y de la oposición porque élenfatizaba las distinciones entre las dos naturalezas yrehusaba llamar a María la madre de Dios.Nicea, Credo de. El producto del Concilio de Niceaen 325. La versión actual incluye adiciones hechas en elConcilio de Constantinopla en 381 y en el quinto siglo. Elcredo original condenó al arianismo diciendo que el Hijoera de la misma naturaleza (homoouslos) que el Padre.Dijo también que el Hijo era eterno e implicaba que eraeterna la existencia del Padre y del Hijo como personasdistintas en la Deidad. El Concilio de Constantinoplaagregaba unas frases estableciendo que el Espíritu Santotambién era una persona eternamente distinta en la Dei-dad. Así entonces, por tres razones el Credo de Nicea esimportante: rechazaba al arianismo, era el primer pro-nunciamiento oficial de expresar una creencia trinitariade Dios, y era el primer pronunciamiento oficial de rec-hazar (aunque por la implicación) al modalismo.Omnipotencia. Un atributo que sólo Dios posee. Sig-nifica que El tiene todo poder.Omnipresencia. Un atributo que sólo Dios posee.Significa que El está presente en todas partes a la vez.Debemos notar que esto es más de simplemente la capaci-dad de aparecer dondequiera en cualquier momento o lacapacidad de estar en muchos lugares al mismo tiempo.Omnisciencia. Un atributo que sólo Dios posee. Sig-nifica que El tiene todo conocimiento de todas las cosas,incluyendo la preciencia.309
  • 298. Ousia. Una palabra griega que significa sustancia,naturaleza, o ser. Traducida “sustancia” en la fórmulatrinitaria “tres personas en una sustancia.”Padres Post-Apostólicos. Los líderes de la iglesiaCristiana en los días después de los doce apóstoles. Eneste libro, el término se refiere específicamente a loslíderes de aproximadamente 90 a 140 D.C., los másdestacados de quienes eran Policarpio, Hermas, Clementede Roma, e Ignacio.Panteísmo. Una creencia que iguala a Dios con lanaturaleza o la sustancia y las fuerzas del universo. Asíentonces, niega la existencia de un Dios racional einteligente. En cambio, afirma que Dios es todo y quetodo es Dios.Patripasianismo. El nombre dado al modalismo, almonarquianismo modalístico, o al sabelianismo. Vino delas palabras latinas que significan “el Padre sufrió.”Algunos historiadores lo usan para describir al modalis-mo porque Tertuliano acusó a los modalistas de creer queel Padre sufrió y murió. Sin embargo, los modalistasaparentemente negaban la acusación de Tertuliano.Entonces la palabra representa una interpretación malahecha por los trinitarios del modalismo, porque el modal-ismo no enseñaba que el Padre es el Hijo, sino que elPadre está en el Hijo. La carne no era el Padre, sino que elPadre estaba en la carne. Así entonces, el modalismo noenseñaba que el Padre sufrió o murió físicamente.Persona. El significado primario de la palabra es deun ser humano individual, o la personalidad individual deun ser humano. En la cristología, el término describe launión de las dos naturalezas de Cristo; específicamente,hay dos naturalezas en la persona de Cristo. Los trinitar-ios usan el término para representar tres distincioneseternas de esencia en Dios (Padre, Hijo, y Santo Espíritu).Así entonces, tenemos la fórmula trinitaria, “tres per-310
  • 299. sonas en una sustancia” o “un Dios en tres personas.”Aunque los trinitarios comúnmente dicen que Dios notiene tres mentes o tres personalidades distintas, la pal-abra persona lleva las connotaciones fuertes de individu-alidad de personalidad, de mente y de voluntad. Para unadiscusión de las palabras griegas y latinas traducidascomo “persona,” véase Hipóstasis y Persona respectiva-mente.Persona. (Plural: personae.) La palabra latina tra-ducida “persona.” Tertuliano usaba esta palabra en su fór-mula trinitaria, “una substantia et tres personae” (“trespersonas en una sustancia”). La antigua usanza latina norestringía la palabra a su significado moderno de un serconsciente de sí mismo. En ese entonces, la palabrapodría significar una máscara usada por un actor, unpapel en un drama, o un partido legal de un contrato. Sinembargo, aparentemente podría aplicarse también a per-sonas individuales. Tenía connotaciones de una personal-idad individualizada que la palabra griega hipóstasis notenía originalmente. (Véase el Capítulo XI.) Aunque queel Credo Nicense usaba la palabra hipóstasis, que setradujo luego como “persona,” Tertuliano ya hace muchohabía usado la palabra persona para describir a losmiembros de la trinidad.Politeísmo. La creencia que hay más de un dios, delas palabras griegas que significan “muchos dioses.” Elditeísmo y el triteísmo son formas del politeísmo. La Bib-lia rechaza fuertemente al politeísmo. La mayoría de lasreligiones antiguas eran politeístas, incluyendo las deMesopotamia, Egipto, Canaan, Grecia, y Roma.Sabelianismo. Otro término para el modalismo o elmonarquianismo modalístico. Se deriva de Sabelio, elexponente más destacado de la doctrina en la historiaantigua de la iglesia. Sabelio predicaba en Roma alrede-dor de 215 D.C. La doctrina es básicamente equivalente a311
  • 300. la Unicidad moderna.Subordinacionismo. La creencia que hay una per-sona en la Deidad que está subordinada a otra personaen la Deidad o que fue creada por otra persona en la Dei-dad. Por supuesto, esto presupone una creencia en unapluralidad de personas en la Deidad. En el trinitarismoantiguo, esta doctrina emergió como la creencia que elLogos es el Hijo divino y que está subordinado al Padre.Esta era la creencia de algunos apologistas griegos, deTertuliano, y de Origen. El arianismo es un desarrolloextremo de esta doctrina. También, el término se aplica acualquier creencia que el Espíritu Santo está subordina-do al Padre o al Hijo. El trinitarismo ortodoxo tal comoexpresado por los nicenses y por el Credo de Atanasioteóricamente rechaza cualquier forma de subordina-cionismo, pero la tendencia hacia esa doctrina persiste.(Véase el Capítulo XI.)Substantia. La palabra latina que significa sustancia,y usada por Tertuliano en su fórmula trinitaria, “Tres per-sonas en una sustancia.”Teofanía. Una manifestación visible de Dios, común-mente considerada como temporal en naturaleza. Lasapariencias de Dios en el Antiguo Testamento en la formahumana o angélica eran teofanías. Jesucristo es más queuna teofanía; porque El no es meramente Dios aparecien-do en forma humana sino es realmente Dios vistiéndose aSí mismo en una verdadera persona humana (cuerpo,alma, y espíritu).Trinidad. La Deidad en la creencia trinitaria; especí-ficamente, Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Santo Espíritu.Trinitarismo. La creencia que hay tres personas enel único Dios. La historia dice que Tertuliano (murió225) es el padre del trinitarismo Cristiano, porque él erala primera persona de usar la palabra Latina trinitas(trinidad) para Dios. El era también la primera de usar la312
  • 301. fórmula, “una substantia et tres personae” (“tres per-sonas en una sustancia”). El trinitarismo moderno afirmaque hay tres personas en el único Dios—Dios Padre, DiosHijo, y Dios Espíritu Santo—y que estas tres personasson coiguales, coeternas, y de una coesencia. Asíentonces, el trinitarismo enseña que hay tres distin-ciones eternas en la naturaleza de Dios pero niega quehay tres dioses distintos. El Concilio de Nicea en 325D.C. marcó la primera aceptación oficial del trinitarismopor el cristianismo. El Concilio de Constantinopla en 381reafirmó y aclaró aun más la doctrina. La declaraciónmás completa del trinitarismo en la historia antigua de laiglesia es el Credo de Atanasio, el cual fue promulgadoen el siglo quinto.Triteísmo. La creencia que hay tres dioses. Como tal,es una forma del politeísmo. Los defensores del trinitaris-mo niegan que ellos son triteístas; sin embargo, el trini-tarismo ciertamente tiene unas tendencias triteístas yalgunas formas extremas del trinitarismo son triteístas.(Véase el Capítulo XI.) Por ejemplo, cualquier creencia entres personalidades conscientes de sí mismos en la Dei-dad o tres cuerpos eternos en la Deidad puede adecuada-mente ser identificada como el triteísmo.Unicidad. En referencia a Dios, la Unicidad significael estado de ser absoluta e indivisiblemente uno, o uno devalor numérico. También, puede haber una unicidad entreDios y el hombre y entre el hombre y el hombre en el sen-tido de unicidad de mente y de propósito. Este libro usa eltérmino Unicidad (con mayúscula) para significar la doc-trina de que Dios es absolutamente uno en el valornumérico, que Jesús es el Dios único, y que Dios no esuna pluralidad de personas. Así entonces la Unicidad esun término moderno básicamente equivalente al modalis-mo o al monarquianismo modalístico.Unitarismo. En general, la creencia que hay una sola313
  • 302. persona en la Deidad. En particular, este término común-mente describe a un movimiento que enfatiza la unidad dela Deidad pero lo hace por medio de negar la deidad deJesucristo. Surgió como un movimiento antitrinitario enel protestantismo, y se organizó como una denominaciónahora llamada la Asociación Unitaria-Universal. Ademásde negar la deidad de Jesucristo, el unitarismo niega unnúmero de otras creencias evangélicas o fundamentalesincluyendo el nacimiento virginal de Jesús y la expiaciónsubstitucionaria. Puede ser engañoso identificar al uni-tarismo con la Unicidad por dos razones. Primeramente,la Unicidad no dice que Dios es una “persona,” sino diceque hay un solo Dios. Segundo, los creyentes de la Unici-dad afirman la deidad plena de Jesús, Su nacimiento vir-ginal, y la expiación substitucionaria, que difiere de ladenominación moderna unitaria-universalista.314
  • 303. 315Indice De EscriturasGénesis1:1 501:2 30, 128,130,141, 2901:26 8, 117, 141,146,147, 148,1501:27 36, 1472:2 2172:7 1472:24 1923:15 1083:22 1506:6 33, 367:2 2188:21 3311:7 15012:1-8 2612:7 4014:18 43, 5015:1 3915:2 5015:17 3916:7-13 4116:13 5017:1 35, 39, 40,50, 7518 6818:1 152, 28918:1-2 15218:2 3918:1-33 3918:22 39, 15219:1 39, 15219:24 152, 159,16021:33 5022:8 6322:11-18 4122:14 48, 5222:18 13524:18 15426:2 4026:24 4028:12-16 3932:24-32 3932:29 5332:30 14635:9-15 4035:11 3549:9-10 220Exodo3 413:14 50, 70, 773:14-15 2923:14-16 756:3 486:3-8 51, 539:16 4913:8-10 2313:14-16 23, 7513:21 4114:19 4114:21 3415:6 197, 19915:8 3415:26 5217:9 5417:15 5219:11-19 4020:1-5 8320:3 23, 23320:5 2320:7 49, 5120:10 21723:21 4924:9-11 4024:12-18 3925:37 21828:41 17129:4 17129:7 17131:13 5232:1 14632:4 14632:5 14632:8 14632:19-20 14632:23 14632:24 14632:31 14632:35 14633:9-11 3933:18-23 3933:20 30, 3233:22-23 28934:5 4034:14 83Levítico9:23-24 4010:1-2 4011:44 12725:25 110, 22025:47-49 110, 220Números6:24-26 15912:4-9 4022:22-35 4123:3-10 4023:16-24 40Deuteronomio4:25 365:4-5 405:7 235:22-27 406:4 19, 22, 23,25, 150,152, 159,233, 2896:4-5 22, 766:4-9 236:5 2211:18-21 23
  • 304. 31617:6 18519:15 18528:58-59 4932:39 2333:27 35Josué3:11 505:13-15 4010:24 10712:9-24 150Jueces2:1-5 416:11-24 416:24 528:33 5011:24 14613:2-23 4113:18 5316:23 146I Samuel1:3 523:21 4028:13 51II Samuel7:16 1137:22 2324:16 41, 43I Reyes8:27 31, 488:29 498:43 48, 4919:16 17122:8 15022:19-22 34, 148II Reyes1:2-3 14619:37 146I Crónicas17:20 2321:15-30 41II Crónicas2:6 313:16:18 31Esdras2:2 534:18 1487:13 1487:24 148Nehemías9:17 50Job1:6 3413:8, 1038-41 3538:1 4038:4-7 14838:7 44, 10242:2 3542:5 40Salmos2:2 156, 1712:2-7 1562:7 105, 106,1562:12 1067:17 528:4 102, 1628:4-5 15616:8 19718:2 7518:19 3618:35 3722:22 56, 73, 12623:1 52, 7524:7-10 7527:1 7528:1 7540:6-8 18944:3 19944:20-21 4945:6 14645:6-7 120, 15645:7 17168:4 5068:18 7471:22 2477:10 19778:41 2480:17 103, 16282 5186:10 2391:4 3491:14-16 4995:6 5298:1 197, 198,199103:1 36103:8 36, 37103:13 36107:20 157109:31 197110 107110:1 60, 107, 156,157, 195,198, 199129:4 37136:3 75136:5 158139 289139:1-6 35139:7-13 31146:3 102, 162Proverbios1:20-33 1583:19 1586:16 368:1-36 1589:1-6 15815:3 33, 21930:4 53, 156
  • 305. 317Eclesiastés12:7 83Isaías1:4 241:18 364:2 1575:19 245:24 246 406:3 1596:8 1507:14 60, 66, 68,106, 1569:2 1859:6 35, 59, 68,69, 106, 126,156, 236,29011:1 6011:2 21811:10 6012:2 7512:6 7533:22 7535:4-6 57, 6037:16 2440:3 60, 72, 17040:5 73, 11240:10 7340:10-11 7540:13 13040:25 21441:4 7642:1-7 15742:8 24, 51, 7343:7 116, 14943:10-11 2443:11 7643:25 77, 8344:3 7644:6 35, 24, 76,23344:8 2444:24 24, 76, 117,14745:6 2445:8 7645:21 37, 7645:21-22 2445:23 7346:5 21446:9 24, 21448:11 24, 7348:12 7648:13 33, 76, 19748:16 16048:17 16149:6 18551:12 102, 16252:6 54, 73, 13653:1-2 7353:5-6 10954:5 7655:1 7655:8-9 3855:11 15759:16 73, 121, 19959:21 16060:16 7660:19 7561:1 17162:8 19763:7-11 16163:14 16166:1 31, 33Jeremías10:12 15822:29 15923:4-8 15723:5-6 7323:6 52, 68, 29023:25-27 4931:31-34 28133:14-26 15733:15-16 7349:18 102Ezequiel1:26-28 402:1 103, 1622:3 1032:6 1032:8 1038:1-4 4033:24 15048:31-34 15048:35 52Daniel2:18 502:36 1483:24-25 433:25 44, 106, 1573:28 447 162, 1637:2 407:9-28 1617:9 407:9-14 1627:13 103, 1627:16-28 1627:21-22 1618:17 1039:17 159, 1609:25 16310:13 150Oseas1:7 159, 16012:4 39Joel2:27-29 129Amós9:1 40Jonás3:10 36Miqueas5:1 75
  • 306. 3185:1-5 1575:2 60, 65, 68,88Zacarías1:7-17 1541:8-19 411:18-19 2191:18-21 1541:21 1542:1-13 1553:1-10 1553:2 1563:4 1566:12-13 15711:4 7412:8 7412:8-10 14612:10 7413:7 16314:3-5 7414:5 14614:9 24, 53, 54,13614:16-17 113Malaquías2:10 24, 69, 117,126, 147,2893:1 723:6 363:16 49Mateo1 1131:1-3 2201:18-20 105, 129,2901:18 2791:20 41, 44, 2791:21 54, 127, 136,2921:21-23 100, 2901:22-23 601:23 652:11 652:13 41, 443:3 51, 60, 723:15 1703:16-17 1693:17 1724:1 984:1-11 964:2 894:7 515:6 2235:16 1265:17-18 1715:45 1265:48 37, 1266:9 1268:16-17 899:6 10110:20 130, 13110:22 5511:19 10111:25 27911:27 17711:28 8912:28 8912:30 17313:10 22313:13-15 22316:15-17 1516:16-17 29316:16 10216:17 30, 17716:27 7317:1-9 17217:5 17217:12 10118:20 55, 82, 16919:16 8422:41-46 6024:30 10324:36 27925:31 101, 103,29025:31-32 16126:14-16 7426:38 9526:41 17326:64 19826:65 19827:40-54 10127:46 17428:2 41, 4428:18 83, 89, 18228:18-19 22428:19 8, 134, 135,136, 137,138, 177,222, 231,237, 257,28128:20 76, 132, 191Marcos2:5 832:5-7 892:6-12 834:38 894:39-41 895:10 316:34 836:38-44 896:52 898:12 958:38 73, 16012:29-30 2513:11 131, 13313:32 89, 100, 183,217, 279,28114:34 9514:62 19815:37 8916:17 13716:17-18 55, 13616:19 200, 281Lucas1:32 76
  • 307. 3191:35 65, 66, 84,91, 100, 102,105, 129,279, 2901:691:76 761:78 782:7 882:26 652:38 652:52 883 1133:21 1713:22 1693:33 2203:38 1024:1 984:2 895:20-26 777:19-22 577:22 6010:21 83, 9511:20 33, 19712:10 101, 28112:19 16016:22-31 3417:4 21821:15 13222:39-44 9622:41 8922:42 9522:69 19823:46 9524:39 3024:47 137, 13824:52 83Juan1 115, 2831:1 62, 63, 64,65, 104, 111,149, 179,184, 289,290, 3041:1-2 64, 88, 1841:1-14 2241:3 76, 791:3-9 841:4-9 751:6 1801:10-11 631:14 62, 73, 104,179, 289,2901:16-17 841:18 31, 45, 63,73, 101, 112,115, 196,218, 281,2891:26-27 1701:29-31 721:29-34 1701:31 1701:32-34 66, 1701:36 2191:47-50 831:49 1132:19-21 71, 89, 131,132, 207,2812:21 733:5 1283:13 82, 101, 1693:14 1013:16 65, 100, 102,104, 109,118, 126,129, 180,280, 2903:17 180, 1833:35 1814:6 894:10-144:14 894:21-24 29, 30, 2804:24 127, 279,2895:17-18 77, 1295:18 67, 89, 1025:19 101, 182,2795:20 1815:22 79, 113, 161,2195:23 565:27 79, 113, 161,2195:30 89, 180, 182,2795:43 126, 136,2926:35 896:38 95, 183, 2796:40 71, 1316:44 716:62 101, 1797:16-17 1837:28 1837:38-39 768:12 758:13 1858:16-18 1858:19 56, 70, 1868:19-27 77, 1858:24 70, 2928:25 708:27 708:28 1828:29 1868:42 183, 2808:50 1838:56-59 778:58 75, 17910:11 75, 7610:30 67, 70, 125,126, 175,192, 236,29010:30-33 77, 19210:33 67, 10210:38 71, 23310:38-39 7711:33 95
  • 308. 32011:35 8312:20-33 17212:27 9512:28 18912:28-30 17112:30 18912:30-34 10112:32 7112:44-45 5612:45 7012:49-50 18313:20 5613:21 9514 26014:3 8314:6 84, 18814:6-11 67, 29014:7 7014:8 7014:7-9 5614:9 19214:9-11 7114:10 12714:10-11 5614:13-14 5514:14 72, 8914:16 132, 19014:16-17 12514:16-18 22414:17 130, 28114:18 71, 13214:20 18714:23 130, 187,188, 28114:26 15, 71, 129,130, 132,136, 281,292, 29314:27 7614:28 89, 182, 28014:31 18115:9 18115:10 18315:23 18615:24 18615:26 28116:7 71, 132, 19116:13 15, 29316:23 55, 7216:28 179, 18316:32 176, 18617:4 18317:5 73, 116, 117,17917:6 56, 73, 12617:17 3717:21-22 187, 188,191, 19217:22 19217:24 18117:26 56, 73, 12619:1-3 8919:28 8919:34 7420:9 8920:28 6120:31 8021:17 83, 89Hechos1:4-8 2901:8 1121:9-12 742:1-4 129, 2902:4 1322:14-38 1362:16-18 1292:23 352:24 71, 1302:27 75, 952:31 952:32 2072:33-34 1992:34 195, 1962:34-35 1072:38 55, 132, 136,138, 281,2923 1363:6 1363:14 843:16 563:20-23 112, 1714:10 55, 1364:10-12 754:12 47, 55, 1384:17-18 554:30 554:31 1304:32 1915:3-4 127, 1285:9 1285:28 555:31 198, 1995:41 557:30-38 417:43 267:45 547:49 317:52 767:55 195, 196,2817:59 83, 2017:59-60 196, 2808:16 136, 2818:26 41, 449:5 749:21 5510:42 7510:48 136, 28113:33 10515:26 5517:27-28 3117:28 17619:5 136, 28119:13-17 5620:23 12820:28 12821:11 12822:16 136, 281Romanos1:7 2012:4 372:16 79, 113, 161,
  • 309. 3212193:21-5:21 383:23 109, 1753:24 1103:25 1093:30 254:13-17 264:17 72, 116, 130,1495:6-9 1755:10 101, 112,280, 2905:12-21 94, 1115:14 116, 1496:23 109, 1758:3 1118:4 1128:9 82, 191, 281,2938:9-11 131, 2078:11 130, 131,2818:14-16 126, 2908:14-17 1188:14-19 1028:15-16 1308:17 1638:26 1338:26-27 1778:29 118, 1638:29-32 1168:34 177, 1999:19 369:29 5211:22 3811:33-34 36, 3913:1 3514:10-11 74, 79, 21916:25-26 68I Corintios1:3 2011:13 136, 2811:24 1581:30 762:7-10 692:8 73, 752:10-11 1783:8 1913:16 1273:16-17 61, 1306:14 726:19 127, 1308:4 258:6 2510:4 7510:13 3711:3 182, 28012:3 17712:4-6 20512:11 12712:13 188, 205,206, 217,279, 28115:20 11815:23-28 10615:24-28 28015:24 107, 20315:28 18315:45-49 94, 11115:50-54 10815:55-57 11115:57 76II Corintios1:2 2021:3-4 1303:6 153:17 131, 279,2913:17-18 1914:3-4 694:4 634:6 1135:10 1615:18-19 1105:19 62, 121, 175,180, 188,29010:1 8413:14 204, 205,208Gálatas1:1-4 1261:4 2033:13 763:16 1353:20 19, 264:4 87, 100, 104,147, 180,280, 2904:6 131, 291Efesios1:11 1481:17-20 1301:20 2811:20-22 1982:14 1913:4-5 683:9 1153:14-16 1303:14-17 134, 206,2813:16-17 132, 191,2913:17 613:19 209, 2114:4 127, 187,217, 279,2814:4-6 206, 2074:6 26, 69, 1264:7-10 744:13 845:5 2035:25 845:26 72, 76, 1325:27 107Filipenses1:19 1312:6-8 9, 199, 2132:7 214, 304
  • 310. 3222:7-8 892:8 1742:9-10 552:9-11 2152:10 74, 83Colosenses1:13-15 1001:13-17 1151:15 31, 45, 63,114, 118,119, 2101:15-17 2161:15-20 2101:16 79, 2101:17 2101:18 118, 2101:19 61, 2101:20 2101:25-27 681:27 1322:2 68, 201, 203,2102:3 69, 83, 158,2102:5 2102:6 2102:7 2102:8-10 61, 2932:9 34, 57, 59,61, 66, 69,91, 142, 209,210, 237,281, 2902:9-10 17, 842:10 83, 89, 209,2103:17 55, 56, 202I Tesalonicenses1:3 2023:11 2023:13 203II Tesalonicenses1:9 1761:12 2032:10-12 223I Timoteo1:17 31, 35, 1962:5 26, 110, 164,1883:16 34, 62, 67,92, 180, 289,3055:21 2046:13 1306:14-16 746:15 356:16 31, 196, 218,289II Timoteo3:16 130, 2904:8 84Tito1:4 1002:13 61, 2043:5 1283:6Hebreos1 115, 156,2161:1-2 112, 1491:1-3 631:2 115, 1411:2-3 1001:3 45, 200, 3031:4 56, 87, 126,1361:5 1181:5-6 105, 149,2801:6 65, 83, 117,1181:8-9 8, 1201:8-12 831:10 1152 1562:6-7 1032:9 110, 1752:10 1192:11-12 110, 1192:12 56, 73, 1262:14-15 1092:16-18 96, 1102:17 65, 84, 96,1843:1 112, 119,171, 1803:3-6 634:8 544:14-16 96, 1104:15 94, 96, 974:16 1115:1 65, 1845:7 1735:7-8 96, 1745:14 556:19 1116:20 1117:1-17 437:3 437:4 437:21 1087:25 133, 1777:28 1058:1 1998:7-13 2819:11-12 1119:14 176, 2079:14-17 759:16-17 2829:22 10910:4 10910:5 63, 10910:5-9 18910:10-12 76, 8910:10-20 10910:11-13 20010:12 199
  • 311. 32310:20 6311:3 11511:6 22311:10 8311:26 7411:27 3112:2 11812:9 30, 12612:23 11813:8 83, 88, 9513:20 75Santiago1:13 971:17 1761:27 2022:7 1362:19 263:9 2035:4 525:4-7 765:14 555:14-15 76I Pedro1:2 130, 132,2071:10-11 1311:16 37, 1271:19 2191:19-20 63, 149, 2192:21 111, 1702:22 94, 1702:24 89, 109, 1763:18 2073:22 1985:4 75II Pedro1:1 61, 2041:21 128, 130,1313:8 149I Juan1:2 1841:3 2791:5 371:9 382:1 111, 1322:20 262:23 56, 1872:33 2243:1 723:1-2 1633:2 1083:5 72, 943:9 974:2-3 91, 1884:8 374:12 31, 196, 2184:16 375:7 8, 134, 138,139, 140,216, 224,2535:7-8 139II Juan7 67, 2319 67, 186, 188Judas1 72, 1304 204, 2326 3120-21 208Apocalipsis1 2001:1 9, 80, 2171:4 2171:4-5 2081:5 80, 81, 118,1711:5-18 781:8 75, 78, 81,83, 196, 2811:11 81, 2181:11-18 78, 2191:12-18 1611:13 811:17 811:18 81, 83, 95,196, 2812-3 2313:1 81, 208, 217,218, 2804 794:2 26, 78, 81,196, 208,219, 221,2814:8 78, 81, 159,196, 208,219, 2814:11 79, 81, 116,1495 95:1 218, 2215:5 81, 2195:6 81, 208, 217,218, 219,2805:6-7 2185:9 81, 1105:12 797:9 8113:8 63, 116, 14914:1 13817:12-17 21919:6 35, 28919:9-10 4019:11 81, 8419:11-16 7419:11-21 16219:13 8119:16 75, 81, 8920 10820:1-3 3120:4 11320:11-12 79, 21920:14 17621:6 81
  • 312. 32421:6-7 7121:7 8121:23 75, 82, 22122:1 22122:3 22122:3-4 79, 81, 10813822:5 22122:6 74, 8222:8-10 4022:12-16 21922:13 8122:16 60, 81, 8222:17 30, 218
  • 313. Aarón, 40Abelardo, 234Abogado, 109, 111, 114, 132Abraham, 26, 39-41, 48, 53, 63, 77, 113, 152-153, 179, 305Adán, 94, 97, 102, 109, 111, 114, 116, 149Adon, Adonai, 50-51, 154Adopcionismo, 91, 301Adoración, 26, 83, 287Agar, 41Agnosticismo, 301Agur, 53Agustín, 268, 302Alfa y Omega, 76, 81Alma, 22, 30, 93-95, 160, 236, 250, 261, 276, 301, 312Amor de Dios, 36-38, 84, 112, 121, 205, 208Ana, 65Anciano de Días, 40, 79, 161-163Angel de Jehová, 41-44, 53, 153-156Angeles, 31-32, 34, 39, 42, 62, 65, 102, 105, 118, 147, 148,150, 152-155, 183, 198Antiguo Símbolo Romano, 270Antropomorfismo, 33, 68, 301Apocalipsis, Libro de, 78-82, 161-63, 205, 208, 217-222Apolinarianismo, 93, 301Apologistas griegos, 257, 259, 301-302, 312Apóstol, 112, 114, 119,180Arianismo, 91, 174, 224-25, 262, 264-66, 272, 301, 308,312Artajerjes, 148Asambleas del Señor Jesucristo, 238Asambleas Pentecostales del Mundo, 237Atanasio, 262-63, 266-68, 302, 304, 312-13Ateísmo, 20, 302Atributos de Dios, 29, 36, 82, 141, 148, 151, 158, 205Babilonia, 255Balaam, 40-41Barth, Karl, 237Basilio de Cesarea, 249325INDICE TEMÁTICO
  • 314. Bautismo de Cristo, 44, 169, 170-172Belén, 60, 65, 104, 147“Bendición apostólica,” 204-205Binitarismo, 20, 22, 201, 224-25, 257, 302Boetio, 250Bogómiles, 234Brunner, Emil, 254Budismo, 255-56Buswell, James, 135Calcedón, Concilio de (451), 303, 307Calisto, 240, 262Calvino, Juan, 235Capadocianos, 268Catolicismo romano, 140, 235, 262, 268-270, 271, 285, 302Cerintianismo, 91, 302, 309Clarke, Adán, 106Clemente de Roma, 230, 310Cleómenes, 239Clowes, John, 237Colosenses, Libro de, 61, 92Comodiano, 239, 242¿Comunicación en la Deidad?, 189-90, 225-226Compañero de Jehová, 163-64Concepción virginal, 65-67, 101, 105Consolador, 129-130, 132, 190-91, 260Constancio, 266Constantino, 263-64, 266Constantinopla, Concilio de (381), 267, 272, 301-02, 308, 313Cordero, 53, 63, 79-82, 108, 116, 138, 141, 149, 163, 170,218-222Cornelio de Roma, 262Creación, 63, 83, 102, 105, 108, 115-20, 126, 141, 147-49,217, 233, 248, 252, 256, 259, 280Creador, 24, 60, 63, 76, 79, 81, 107, 115-17, 119, 121, 133,147, 178, 202, 210, 216, 220-22, 236, 255, 287, 289Credo de Atanasio, 267-68, 312-313,Credo de los Apóstoles, 270-72Cristo (véase también Jesús), 33, 43-44, 61-62, 65, 67-69,71-72, 74, 80, 82, 87-93, 96-122, 131-37, 149, 156-59,163-64326
  • 315. Cristología (véase también Jesús, Hijo), 90-93, 303Crucifixión de Jesús, 174-76Cuerpo de Dios, 32-34, 63, 82, 89, 92-94, 101, 108-9, 118,121, 129, 169, 175-76, 190, 199, 207, 211, 244Dake, Finis, 106Daniel, 41, 60, 73-74, 81, 17, 113, 156, 197, 220David, 36, 56, 80, 156, 202, 227-28Deidad, 209, 303Didaché, 231Diestra de Dios, 107, 195-199Dios, 50, 159; Jesús es, 59-84; nombres y títulos de, 47-57,125-45; naturaleza y atributos de, 29-45; unicidad de,19-26Diteísmo, 20, 303, 311Docetismo, 90, 242, 303, 309Ebionitismo, 90, 303Echad, 150-51Efeso, Concilio de (431), 92, 308El, Elohim, 50, 145-150Emanuel, 60, 65Emociones de Dios, 33, 36-7, 83, 96Encarnación, 60-69, 104, 115-20, 142, 149, 177-80, 199,207-214, 233, 240-44, 255, 271, 283, 290-292, 304Engendrado, 66, 100-106, 118-19, 126, 157, 236, 248, 252,269, 279-80, 283Epígono, 239Erasmo, 140Espíritu (véase también Espíritu Santo), 20-21, 29-39, 60-62,67-72, 82-83, 88-90, 94-99, 101-103, 105, 174-176Espíritu Santo, 99, 140-43, 160-61, 177-78, 217-18, 243, 267;bautismo del, 293; definición, 127-29, 133-34, 290;el Padre es, 129-31; Jesús es, 131-33Esteban, 83, 175, 196, 200-01, 225Eternalidad de Dios, 35, 50-51, 60, 69, 81, 83Eucitas, 234Ezequiel, 40Filacterías, 22Filioque, doctrina, 268, 302327
  • 316. Filo, 64, 241, 256-57, 305Flanders y Cresson, 48, 51, 64, 146Fórmula bautismal, 136-37, 231, 237, 257, 292Gedeón, 41Getsemaní, 96-97, 173-77, 189, 207Gnosticismo, 89-90, 213, 309Gregorio de Nissa, 249Gregorio Nacianzo, 249Hades, 78, 95Harnack, Adolfo, 239Heick, Otto, 137, 257, 264, 266Hermas, 230, 310Hijo de Dios, 87-123, 140-43, 148-50, 21-43; principio del,104-06; definición, 65-66, 99-104, 120-22, 127, 133, 283,290; fin de Su papel, 106-8; y Padre, 107, 173-93, 241; enAT, 43-44, 105-06, 120-22, 156-57; propósito y obra, 108-15; envío de, 180Hijo del hombre, 72, 81, 102-3, 156, 161-2, 179, 196-98Hijo Eterno, 104-6, 261, 266, 280Hinduismo, 255Hipólito, 239, 261Hipóstasis, 114-15, 240, 259-60, 303, 311Homoiousios, 264-65, 303-04Homoousios, 274, 304, 310Humanidad de Jesús, 87-122, 180, 173-76, 181-93, 213-22,290Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, 238Iglesia Apostólica Vencedora Santa de Dios , 238Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo de la Fe Apostólica, 238Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, 238Iglesia Pentecostal Unida Internacional, 238Iglesia Verdadera de Jesús, 238Iglesias Mundiales del Camino Bíblico del Señor Jesucristo,237-38Ignacio, 230, 310Inmortalidad de Dios, 33, 35, 83Inmutabilidad de Dios, 36, 83, 280Intercesión, 177-78328
  • 317. Invisibilidad de Dios, 30-32, 39, 42, 45, 62-63, 67, 71, 100,113-14, 128, 186, 196, 210, 218, 221Ireneo, 230, 257-9Isaac, 40, 48, 113Isaí, 60Islam (mahometismo), 20, 305, 307Israel, 19, 22, 24, 26, 40, 41, 48, 49, 53, 65, 69,72, 76, 113,133, 146, 160-1, 170-71, 198Jacob, 39-40, 48, 53, 113, 146Jah, 50Jehová (JHVH), 48, 50-53, 141, 289; nombres compuestos de,52, 75-76; Jesús es, 72-78Jesucristo: deidad de, 44-45, 59-85, 88-90, 131-33, 209-13,278, 283, 289-94; humanidad de, 87-122, 168, 173-76,181-94, 213-22, 290; nombre de, 54-58, 87-88, 135-38,141-42, 283, 291Job, 35, 40José, 66, 113Josué, 40, 54, 87, 155Juan el Bautista, 60, 66, 72, 170, 180Judaísmo, 20, 26, 251, 287, 304, 307Judíos, 22-23, 25, 51-52, 64, 67, 70, 77-78, 102, 134, 137,146-47, 150, 156, 164, 172, 192, 198, 202, 237, 277,281, 303, 307Juez, 75, 79, 114, 161, 200, 219, 221Justino Mártir, 241Kai, 202-204Kenosis, 214-216, 304Kurios, 51León de Judá, 81, 220-22Logos, 63-64, 93, 103, 241-43, 256-62, 283, 301-06, 312Lutero, Martín, 92Manifestación de Dios, 32-34, 39-44, 48, 53, 60, 68, 114, 120,141-42, 146, 150-53, 169, 177, 185, 188, 190, 205-06,220, 258, 278, 303, 305, 312Manoa, 41, 53Marcelo de Ancira, 240-41, 239, 276329
  • 318. María, , 65-67, 93, 100, 104-05, 113-14, 120, 157, 270, 279,290, 308María (hermana de Moisés), 40Mediador, 109Melquisedec, 43, 108,Mesías, 56, 60, 65, 68, 74, 88, 103, 126, 156-57, 163, 170,172, 185-86, 189, 201Mezuzzah, 23Miller, Juan, 64, 116, 149, 237Misterio, 67-69, 92, 98, 202-03, 210, 221, 223, 240, 249,251, 277-78, 284-85Modalismo, 21, 239-44, 260-66, 306-07, 309-11Moisés, 30, 39-41, 74, 303-04Monarquianismo, 21, 91, 232, 239-44, 306-07, 310-11, 313Monofisitismo, 93, 307Monoteísmo, 19-26, 142, 146, 164, 168, 193, 225, 251, 257,276, 282, 286, 291, 307Monotelitismo, 93, 307Montano, 260Nabucodonosor, 43, 148Naturaleza moral de Dios, 37, 84Naturaleza, 307; de Cristo, 45, 8-99, 303; de Dios, 29-45Neoplatonismo, 256, 305Nestorianismo, 92, 308Nicea, Concilio de (325), 262-266, 272, 302-04, 308, 313Nicea, Credo de, 265-267, 308, 311-12Nínive, 36Noé, 218Noeto, 21, 233, 239-40, 242, 260Nombre de Dios, 48-56, 87-88, 135-38, 143, 284, 292Novaciano, 261Omnipotencia, 29-30, 35, 50, 52, 78, 80-83, 92, 133, 173-74,188, 198, 200, 209, 215, 219, 269, 289, 309Omnipresencia, 31-35, 49, 82, 169, 172, 214-15, 220, 280,309Omnisciencia, 33, 82, 182, 207, 210, 219-220, 309, 321Oraciones de Jesús, 173-76Origen, 239, 252, 261, 312Ortodoxia oriental, 268, 302330
  • 319. Pablo de Samosata, 21Pablo, Apóstol, 55, 84Padre, 140-42; definición, 99, 126-27, 133, 289-90; el EspírituSanto es, 129-31; Jesús es, 69-72, 131; e Hijo, 106, 120-22, 173-93, 201-04, 241Padres post-apostólicos, 230, 256-58Paloma, 44, 66, 169-72, 250Panteísmo, 20, 31, 310Parábolas, 223Parakletos, 130, 132Parham, Carlos, 237Patripasianismo, 242, 306, 310Pecado, 36-38, 54, 56, 62, 70, 72, 77, 80-83, 89, 93, 93-100,107, 111-20, 136-38, 149, 156, 170, 175-76, 188, 199-200, 208, 219, 221-22, 262-63, 270, 292Pedro (Simón), 48, 55, 61, 71, 102, 107, 129, 136, 177, 195,208, 293Pentecostales, 237, 250, 255Personalidad de Dios, 36Personas: 249-51, 258-61, 276, 303, 311; ¿en la Deidad?, 142,168, 176-77, 181-84, 189-90, 201, 283; término nobíblico, 253-54, 275, 291Platón, 256Plenitud de Dios, 21, 32, 49, 57, 61, 65-66, 69, 82, 84, 93-4,126, 142, 145, 169, 209-212, 219-20, 232, 242, 252, 278,286, 292, 294Pneuma, 30Policarpio, 230, 310Politeísmo, 20, 26, 151, 177, 181, 190, 235, 251, 260, 262,272, 277, 311, 313Praxeas, 21, 233, 239-242Preexistencia de Jesús, 178-80Primogénito, 80, 105, 117-20Priscilianistas, 234Profeta, 112, 171Propiciación, 38, 96, 109, 111, 174-76Protestantismo, 271, 285, 302, 314Raíz de David, 81, 220Ramm, Bernard, 197Redentor, 65, 76, 81, 96, 109-10, 113, 117, 220, 222, 287331
  • 320. Referencias plurales, 135-42, 145-50, 159-60, 168-93, 195-209, 224, 234Referencias triples a Dios, 135-42, 159, 205-09Reforma, la, 235Rey, 35, 74-76, 81, 89, 113, 140, 148, 200, 215, 220-22Rostro de Dios (véase también Cuerpo de Dios), 30, 39, 79,108, 221Ruwach, 30Sabelianismo, 21, 233, 235, 239-40, 242-43, 262, 304, 311Sabiduría de Dios, 158-59Sacerdote, 96, 108-11, 114, 119, 144, 171, 198, 200, 301Sacrificio, 76, 81, 99, 109-11, 113, 156, 175, 200, 207, 219,221-22Sadrac, Mesac, y Abednego, 43Salomón, 31, 48-49Saludos en las Epístolas, 201-05Salvación, 38, 47-48, 53-55, 73, 75, 108-09, 113, 118, 121,127, 133, 140, 149, 187, 199, 207, 215, 226, 261, 287,309Samuel, 40Sangre, 61-2, 109Santidad de Dios, 37-38, 51, 65, 72, 75, 78, 92, 83, 110, 127,159, 161, 187Satanás, 31, 34, 98, 108, 120, 155,Señor, 22-24, 35, 41-44, 50-52, 54-55, 60-61, 73-76, 78-82Serveto, Miguel, 235Shema, 22Siete, 81, 208, 217-19Simeón, 65Sodoma y Gomorra, 152-53Subordinacionismo, 91, 174, 182-84, 225, 252-53, 258-59,261, 312Sumo sacerdote, 96, 109-11, 114, 119, 141, 198Swedenborg, Emanuel, 236Taoísmo, 256Tefillin, 22Teodosio, 267Teofanía, 33-45, 49, 106, 112, 140, 151-57, 242, 289, 312Teófilo, 257332
  • 321. Tertuliano, 106, 239-42, 252, 258-63, 310-312Testigos, 185Tetragrámaton, 52Todopoderoso, 35, 50, 75, 78, 83, 219, 221, 293Transfiguración, 172Trascendencia de Dios, 32, 38, 92, 160, 309Tres, 20, 140-42, 253, 277, 291Trinitarismo, 168, 213, 230-32; contradicciones, 279-82;definición, 20, 22, 247-49, 283-84, 312-13; evaluación,224-26, 249-54, 275-88, 291-92; desarrollo histórico,254-73, 308-09; pagano, 255-56Triteísmo, 20, 177, 224-25, 249-51, 277, 284, 286, 311, 313Trono, Uno sobre, 26, 78-81, 196, 218-22, 284Unción, 170-72Unicidad de Dios, 19-26; resumen,, 283-84, 289-94Unidad: creyentes, 236-54; doctrina, 22-25, 286-87, 313-14Unitarismo, 90, 235, 314Verbo (véase también Logos), 62, 63-65, 80, 103-04, 111-12,115, 133-34, 139, 141, 149, 157, 179, 184, 230, 241-42,257, 283, 290, 292, 304-05Voluntad, 30, 36, 93, 95-97, 128, 133, 142, 147-50, 156, 173-74, 183, 189-92, 225, 251, 276 291, 307, 311Voz del cielo, 171-72, 189Yahvé (YHWH, YH) (véase también Jehová), 50-52, 135, 289YO SOY, 24, 50-51, 70-71, 74-75, 77-78, 80, 179, 185, 292Zacarías, 24, 41, 53, 74, 154-56Zeferino, 240, 243333