Your SlideShare is downloading. ×
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 1 / 78CAPITULO 1EL PLAN Y EL REPOSO DE DIOSLecturas bíblicas: Génesis 1:26, 2:3,...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 2 / 78hombre a la imagen de ellos...» Pero cosa extraña, en el versículo 27 dice...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 3 / 78dijo: Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla, y señorea...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 4 / 78el hombre no sólo volviera a tomar la tierra, sino también el cielo vincul...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 5 / 78claro que predicar el evangelio también nos exigirá un precio, pero tratar...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 6 / 78Aquí lo dice: «De la boca de los niños y de los que maman fundaste la fort...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 7 / 78Jesús es el hombre que encaja en esta situación. El salmo 8 dice que Dios ...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 8 / 78«Por lo cual él no se avergüenza de llamarlos hermanos» (Heb. 2:11).(La pa...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 9 / 78El deseo de Dios es conseguir un grupo de hombres que hagan Su obra aquí e...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 10 / 78Salvación!Cuando llegó la Salvación, el hombre no cayó más bajo.Después d...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 11 / 78gran manera. Dios reposó en el séptimo día. Pero antes del séptimo día él...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 12 / 78Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 13 / 78«No es bueno que el hombre esté sólo; le haré ayuda idónea para él...»El ...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 14 / 78podían ser la ayuda idónea de Adán.Nosotros deberíamos pensar en esto: qu...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 15 / 78¡No, esto no es verdad! ¿Quiénes forman pues la iglesia?La iglesia sólo e...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 16 / 78en realidad queda mermada por esta clase de personas. Sólo aquello que pr...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 17 / 78¿Está fundamentado en Cristo o en nosotros mismos todo lo que hacemos?Si ...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 18 / 78Tenemos que observar que Dios siempre mira la procedencia de las cosas, n...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 19 / 78En el servicio del Señor, Dios tiene que llevamos al punto en que ya no q...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 20 / 78fue para la salvación, pues la lanzada tuvo lugar después de su muerte; e...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 21 / 78La iglesia en el plan de Dios: sin pecadoCuando leemos Efesios 5:25 encon...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 22 / 78Josué cuenta como Acsa (15:13-19) al casarse pidió las fuentes de arriba ...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 23 / 78completo nuestra manera de razonar. Desea que tengamos una visión complet...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 24 / 78CAPITULO 37EL CUERPO Y LA ESPOSA DE CRISTOYa hemos visto como Eva represe...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 25 / 78La relación entre el cuerpo y la esposaA los ojos del Señor la iglesia ti...
La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 26 / 78Cristo jamás puede volver a Cristo. Sólo lo que viene del cielo puede vol...
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Iglesia gloriosa watchman nee
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Iglesia gloriosa watchman nee

447

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
447
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Iglesia gloriosa watchman nee"

  1. 1. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 1 / 78CAPITULO 1EL PLAN Y EL REPOSO DE DIOSLecturas bíblicas: Génesis 1:26, 2:3, 2:18-24, Efesios 5:22-32, Apocalipsis 12 y Apocalipsis21:1-22-5.En estos cuatro pasajes de las Escrituras se mencionan cuatro mujeres: en Génesis 2, Eva;en Efesios 5, la iglesia; en Apocalipsis 12, la mujer que aparece en la señal, y en Apocalipsis 21,la esposa del Cordero.Que el Señor nos conceda luz para ver qué relación tienen estas cuatro mujeres entre sí ycon respecto al plan eterno de Dios. Entonces llegaremos a conocer la posición que ocupa laiglesia y la responsabilidad que ella tiene en este plan y cómo los vencedores de Dios llevarán acabo Su propósito eterno.El plan de Dios en la creación del hombre¿Por qué creó Dios al hombre? ¿Cuál era su intención al crear al hombre? Dios nos ha dadosu respuesta a esta pregunta en Génesis 1:26-27.Estos dos versículos son de gran importancia, nos revelan que la creación del hombre porDios, era un hecho extraordinario. Cuando Dios necesitó luz, dijo sencillamente: «Sea la luz.»Cuando él necesitó aire, dijo: «Sea el aire», y todo se verificó exactamente según Su palabra.La creación del hombre no fue tan sencilla. Precisó de un diálogo en lo íntimo de la deidad.Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza y señoreeen los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animalque se arrastra sobre la tierra...» (Génesis 1:26).Esto es lo que Dios proyectó en su coloquio divino para la creación del hombre. Dios dijo:«Hagamos...» Estas palabras nos revelan lo que se discutió en la deidad. Ellas nos muestran elmodelo que él tenía acerca del hombre que pensaba crear.Después, el versículo 27 nos revela la creación del hombre por Dios: «V creó Dios al hombrea Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.»Y el versículo 28: «F los bendijo Dios y les dijo:Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en lasaves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra», nos da a conocer lo queDios pretendía. Un hombre que señorease, que llegara a reinar sobre esta tierra, entoncesquedaría satisfecho.Ese hombre que Dios creó no sólo tenía Su semejanza, sino también Su imagen (semejanzaen cuanto a lo externo, e imagen en cuanto a lo interno). Dios no deseaba sólo la semejanzaexterna del hombre, sino que éste, allá en lo íntimo, poseyera su imagen de modo quecompartiera con El, el mismo sentir, la misma sensación íntima, la misma manera de vivir, y lamisma naturaleza santa, para que quien entrara en contacto con el hombre, percibiera lanaturaleza de Dios. Esto fue la resolución que se tomó en el diálogo de la deidad.¿Cómo creó Dios al hombre? Dios lo creó a Supropia imagen.Dios quería un hombre que se le pareciera. Es evidente que el hombre tiene una posiciónsingular en medio de la Creación de Dios, ya que de todas las criaturas de Dios es el único quefue creado a imagen de Dios. El hombre sobre el cual se había volcado el corazón de Dios sediferenciaba de todos los demás seres creados: era un ser creado a Su propia imagen.Aquí notamos algo importante. En el versículo 26 dice: «Hagamos al hombre a nuestraimagen, conforme a nuestra semejanza...» En cambio, el versículo 27 dice: «Y creó Dios alhombre a Su imagen, a la imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó...»En el versículo 26 el pronombre está en plural; en cambio en el versículo 27 «Su» está ensingular. Gramaticalmente, cuando en el diálogo de Dios, en el versículo 26 dice: «Hagamos alhombre a nuestra imagen...» parece que en el versículo 27 debiera decir: «Y creó Dios al
  2. 2. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 2 / 78hombre a la imagen de ellos...» Pero cosa extraña, en el versículo 27 dice: «Y creó Dios alhombre a Su (¡singular!) imagen...» ¿Cómo podemos explicar esto? Esto es así porque en la dei-dad sólo uno tiene la imagen: el Hijo. De ahí que cuando la deidad decidió la creación delhombre, dijo que el hombre fuera hecho a nuestra imagen.Por ello cuando la deidad se encontró con la realidad de hacer al hombre, dice que el hombrefue hecho «a Su imagen» (singular).«Su» se refiere a Jesucristo. De ahí podemos deducir que Adán fue hecho a imagen delSeñor Jesús. Adán no fue antes que el Señor Jesús como se puede suponer históricamente,más bien fue el Señor Jesús quien existió antes que Adán (Colosenses 1:18).Así pues, cuando Dios creó a Adán, lo creó a imagen del Señor Jesús.Por este motivo se dice «a Su imagen» en lugar de «a sus» o a la imagen «de ellos».El propósito de Dios es conseguir un grupo de hombres que sean como Su Hijo, loencontramos al leer Romanos 8:29: «Porque a los que antes conoció, también los predestinópara que fuesen hechos conforme a la imagen de Su Hijo, para que él sea el primogénito entremuchos hermanos...»Dios anhela tener muchos hijos, y desea que éstos sean como Su Hijo unigénito. EntoncesSu Hijo ya no será más el unigénito, sino el primogénito entre muchos hermanos. El deseo deDios es conseguir tal grupo de hombres. Cuando nosotros veamos esto, nos daremos cuenta delvalor precioso del hombre y saltaremos de alegría cada vez que el hombre sea mencionado.¡Cuánta importancia da Dios al hombre!¡Incluso El se hizo Hombre!El plan de Dios es conseguir el hombre. Cuando se obtiene el hombre el plan de Dios secumple. El plan de Dios se cumple por medio del hombre, y por medio del hombre quedasatisfecha Su necesidad.¿Qué es pues lo que Dios desea ahora del hombre que creó? ¡Que éste reine! Cuando Dioscreó al hombre, no lo predestinó para caer. La caída del hombre está en el capítulo 3 deGénesis, no en el capítulo 1.En el plan de Dios de crear al hombre no estaba previsto que el hombre pecara; tampocoDios había determinado de antemano la redención. En tal caso, entonces sí, el hombre hubieratenido que pecar. En cambio, en el plan de Dios de crear al nombre, éste estaba destinado parareinar. Esto nos lo revela Génesis 1:26. Aquí Dios nos muestra Su deseo y nos confía el secretode Su plan: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y señoreeen los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animalque se arrastra sobre la tierra...»Este es el propósito de Dios en la creación del hombre. Quizás algunos se pregunten: ¿Porqué tendrá Dios semejante propósito?El motivo es éste: que antes de la creación del hombre, un ángel de luz se rebeló contra Diosy se convirtió en diablo. Satanás había pecado y cayó. El «Lucero de la mañana» pasó a ser elenemigo de Dios (Isaías 14:12-15). Por eso Dios retiró Su autoridad del enemigo y la puso enmanos del hombre. El motivo por el que Dios creó al hombre fue que éste debía gobernar enlugar de Satanás.¡Qué sobreabundancia de gracia se percibe en el acto creador de Dios! Pero el deseo deDios no sólo era que el hombre gobernara, sino que lo hiciera en una jurisdicción particular.Lo vemos en Génesis 1:26: «Señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en lasbestias, en toda la tierra...»«Toda la tierra» es la jurisdicción de su soberanía. Dios no sólo le concedió señorío sobre lospeces del mar, sobre las aves de los cielos y sobre las bestias, sino que además quiso que elhombre señorease en «toda la tierra».El hombre tiene una relación especial con la tierra. Después de la creación se le dijoclaramente que él señorease sobre toda la tierra. Los versículos 27 y 28 dicen: «Y creó Dios alhombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les
  3. 3. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 3 / 78dijo: Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread...»Dios pone el énfasis en que el hombre llene la tierra y la someta.Es sólo en segundo lugar que el hombre debe señorear en los peces del mar, en las aves delos cielos y en todo ser viviente que hay sobre la tierra. El señorío del hombre sobre estas otrascosas es por añadidura. Lo principal era la tierra.En Génesis 1:1-2 dice: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estabadesordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo...»Estos dos versículos se hacen más claros cuando los traducimos directamente del hebreo.En el idioma original, el versículo 1 dice: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra...» Aquí«los cielos» está en plural, y se refiere a los cielos de las estrellas. (La tierra tiene su cielo y asítambién las estrellas.)La traducción directa del versículo 2 dice: «Y la tierra se volvió (no «estaba») desordenada yvacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo...»En hebreo, antes de «la tierra» también hay la conjunción «y».«En el principio creó Dios los cielos y la tierra...» Hasta aquí no hay ninguna dificultad, ningúnproblema; pero después sucedió algo: «Y la tierra se volvió desordenada y vacía...»La palabra «estaba» de nuestra traducción de Génesis 1:2 («Y la tierra estaba desordenaday vacía...») y la palabra «se volvió» de Génesis 19:26 en donde la mujer de Lot se volvió estatuade sal, son la misma palabra.(En este último caso simplemente varía la forma del femenino.)La mujer de Lot no nació como estatua de sal, sino que se volvió estatua de sal. De la mismamanera, la tierra tampoco estaba desordenada y vacía en el momento de su creación, si no quemás tarde se volvió desordenada y vacía. Dios creó los cielos y la tierra, pero la tierra se volviódesordenada y vacía. Esto nos demuestra que el problema no estaba en los cielos, sino en latierra.Así pues, aquí vemos una cosa: que la tierra es el centro de todos los problemas. La tierra esaquello por lo cual Dios lucha.La oración que el Señor nos enseñó dice: «Santificado sea tu nombre; venga tu reino, y seahecha tu voluntad así en el cielo como en la tierra...» Según el sentido original, la expresión «asíen el cielo como en la tierra» se refiere a los tres asuntos mencionados, no solamente al último.En otras palabras, el significado original es: «Santificado sea tu nombre...», «así en el cielo comoen la tierra», «venga tu reino...», «así en el cielo como en la tierra», «Sea hecha tu voluntad...»«así en el cielo como en la tierra.» Esta oración nos muestra que en el cielo no hay problema. Elproblema está en la tierra.Después de la caída Dios dijo a la serpiente: «Sobre tu pecho andarás y polvo comerás todoslos días de tu vida...» Esto significaba que la tierra sería el campo de acción de la serpiente porcuanto andaría arrastrándose. El campo de acción de Satanás no es el cielo, sino la tierra.Cuando venga el reino de Dios, entonces Satanás tendrá que ser echado fuera. Entonces sehará la voluntad de Dios en la tierra. Cuando el nombre de Dios sea santificado, entonces tendráque ser santificado en la tierra. Todo el problema está en la tierra.En Génesis hay dos palabras muy significativas. Una de ellas la encontramos en Génesis1:28 y es la palabra «sojuzgar», que también puede ser traducida como «someter», «sujetar»,«dominar», etc.La otra palabra está en Génesis 2:15 y es «guardar», la cual también puede traducirse como«custodiar». Por estos versículos podemos ver que Dios destinó al hombre para conquistar latierra y custodiarla (vigilarla). El propósito original de Dios era dar la tierra al hombre como lugarde su morada. No estaba en su pensamiento que la tierra se volviera vacía (ver Isaías 45:18). Loque Dios quería era que por medio del hombre no se diera ningún permiso a Satanás paraintroducirse furtivamente en la tierra. Pero el problema era que Satanás ya estaba en la tierra yse proponía hacer una obra de destrucción. Por eso Dios quería que el hombre recuperara latierra de manos de Satanás. Pero tenemos que fijarnos en algo más. En rigor Dios esperaba que
  4. 4. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 4 / 78el hombre no sólo volviera a tomar la tierra, sino también el cielo vinculado con la tierra., LasEscrituras hacen una distinción entre «los cielos» y «el cielo». Los cielos es el lugar en donde sehalla el trono de Dios, en donde Dios puede ejercer su autoridad, mientras que «el cielo» (singu-lar), a veces, en las Escrituras, se refiere al cielo de esta tierra. Este cielo es el que Dios tambiénquiere recuperar (ver Apocalipsis 12:7-12).Alguien se preguntará: ¿Por qué Dios mismo no echa a Satanás al abismo o al lago defuego? ¡Indudablemente que Dios podría hacerlo! No sabemos por qué no quiere hacerlo élmismo, pero sí el modo de lograrlo. Dios quiere utilizar al hombre para proceder contra Suenemigo, y él lo creó con este objetivo. Dios quiere que la criatura actúe contra la criatura.El hombre que El creó será utilizado para esto. Leamos Génesis 1:26, de nuevo:«Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, yseñoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, y en toda la tierra...»Parece como si la frase terminara aquí, pero hay otra frase más: «Y en todo animal que searrastra sobre la tierra.» Aquí podemos ver que aquello que se arrastra ocupa un lugar muyimportante, pues Dios habla de ello una vez que ya ha mencionado «en toda la tierra». Con elloqueda expresado que si el hombre debe señorear en toda la tierra, no podrá perder de vista al«animal que se arrastra», pues el enemigo de Dios se ha encarnado en aquello que se arrastra.La serpiente de Génesis 3 y los escorpiones de Lucas 10 son seres que se arrastran. Aquí nosólo hay la serpiente, la cual representa a Satanás, sino también los escorpiones querepresentan a los malos espíritus, pecadores e inmundos. El territorio de la serpiente, así comoel de los escorpiones, es esta tierra. Todo el problema está en la tierra.Por lo tanto tenemos que distinguir entre la obra de la salvación de las almas y la empresa deDios. En muchos casos la obra de salvar almas no es forzosamente la empresa completa deDios.Salvar almas resuelve el problema del hombre; en cambio el propósito final de Dios es que elhombre ejerza autoridad para tener dominio sobre todas las cosas que Dios ha creado. Diosnecesita una autoridad en su Creación y ha elegido al hombre para ello. Si como hombreestuviéramos aquí precisamente sólo para nosotros mismos entonces nuestra búsqueda y deseoconsistiría en amar más al Señor y ser más santos, en ser más fervientes y salvar más almas.Todas estas obras son buenas, pero se concentran demasiado en el hombre. Estas cosassólo se ocupan de aquello que beneficia al hombre; la empresa de Dios y las necesidades deDios quedan completamente desatendidas. Hemos de ser conscientes de que Dios tienenecesidades propias. Estamos en este mundo para las necesidades de Dios. Le damos graciasporque nos ha confiado el ministerio de la reconciliación, pero aunque hubiéramos salvado todaslas almas del mundo, todavía no habríamos realizado la empresa de Dios ni cumplido lo que Elespera.Cuando Dios creó al hombre, le habló de lo que él precisaba.Le reveló Su necesidad de tener un hombre que ejerciera autoridad y señoreara sobre todaSu Creación. Gobernar por orden de Dios no es cosa trivial, es algo muy grande. Dios necesitahombres en quien poder confiar y que no le abandonen. Se trata de la empresa de Dios y esto eslo que él quiere conseguir.Damos gran importancia a la predicación del evangelio, pero si nos reducimos a predicar elevangelio y salvar almas, entonces no infligimos (imponemos) ninguna derrota eficaz a Satanás.Entretanto que el hombre no haya recuperado la tierra de manos de Satanás, tampoco hacumplido aún con el propósito que Dios tenía al crearlo. La salvación de las almas a menudosólo se ha hecho en vistas al provecho del hombre, pero enfrentarse a Satanás redunda enprovecho de Dios. Salvar almas cubre las necesidades del hombre, en cambio hacer frente aSatanás, satisface las necesidades de Dios.Hermanos, esto supone pagar un precio. Sabemos que los demonios pueden hablar. Unavez un demonio dijo: «A Jesús conozco y sé quién es Pablo, pero vosotros ¿quiénes sois?»(Hech. 19:15). La cuestión es ésta: si de pronto te encuentras con el Demonio, ¿huirá o no? Está
  5. 5. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 5 / 78claro que predicar el evangelio también nos exigirá un precio, pero tratar con Satanás requerirápagar el más alto precio. Aquí no se trata de mensajes o doctrina. Esto exige nuestra práctica, yel precio es sumamente elevado. Si realmente nosotros queremos ser hombres que Dios puedautilizar para derribar la obra de Satanás y su autoridad, debemos de obedecer a Dios completa yabsolutamente. Si hacemos cualquier otra obra, entonces no pasa gran cosa si aún nosreservamos algo de nosotros mismos; pero si tenemos que hacer frente a Satanás, entoncestampoco podemos reservarnos el más mínimo motivo para nosotros mismos. Estudiando lasEscrituras, o al predicar él evangelio, o cuando ayudamos a la iglesia o al hermano, tal vezpodamos depender un poco de nosotros mismos, pero cuando tratamos con Satanás, tenemosque abandonar por completo nuestro «yo». Jamás derrocaremos a Satanás si nosotrosqueremos permanecer a salvo.¡Que el Señor nos abra los ojos para que reconozcamos que su propósito requiere quenosotros seamos completa y absolutamente para él!¡Un hombre dividido jamás puede hacer frente a Satanás!¡Que el Señor hable esta palabra en nuestros corazones!El inalterable propósito de DiosDios quería tener un hombre que señorease por él sobre esta tierra; éste no ha alcanzado elobjetivo de Dios. En Génesis 3 tuvo lugar la caída y la entrada del pecado. El hombre cayó bajoel dominio de Satanás y todo pareció acabarse. Aparentemente Satanás había vencido y Diosresultaba inferior. Pero además de Génesis 1 hay también en las Escrituras otros dos capítulosque hacen referencia a este problema. Son el salmo 8 y hebreos 2.El salmo 8 nos muestra que el propósito y plan de Dios jamás ha variado. Después de lacaída, la voluntad y demandas de Dios para con el hombre siguieron siendo las mismas sinvariación alguna. Su voluntad para el tiempo de Génesis 1 en que Dios creó al hombre, sigueestando en vigor a pesar de que él cayó y ha pecado.Aunque el salmo 8 fue escrito después de la caída del hombre, el salmista puede seguiradorando, y sus ojos siguen estando puestos en Génesis 1. Vamos a contemplar el contenidodel citado salmo. El primer versículo dice:«Oh Jehová, Señor nuestro, ¡cuan glorioso es tu nombre en toda la tierra!» Todos aquellosque son inspirados por el Espíritu Santo expresarán semejantes palabras: «¡Cuan glorioso es tunombre en toda la tierra!»Aunque haya hombres que blasfeman y rechazan el nombre de Dios, con todo, el salmistapuede exclamar: «Oh, Jehová, Señor nuestro, ¡cuan glorioso es tu nombre en toda la tierra!» Nodice: ¡Tu nombre es muy glorioso...» «Muy glorioso» no significa lo mismo que «¡Cuánglorioso...!» «Muy glorioso» significa que yo, el salmista, aún puedo describir la gloria; mientrasque «Cuan glorioso» significa que tal vez puedo escribir salmos, pero no sé si tengo palabraspara expresar cuál es la medida de la gloria del nombre del Señor. De esta manera simplementepuedo decir: «Oh, Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra...»La expresión «en toda la tierra» aquí es la misma que en Génesis 1:26. Si nosotrosconociéramos el plan de Dios, entonces cada vez que leyéramos la palabra «hombre» o lapalabra «tierra», el corazón nos saltaría de alegría. El versículo 2 continúa:«De la boca de los niños y de los que maman fundaste la fortaleza a causa de tusenemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.»Los «niños» y «los que maman» se refiere a los hombres, y el énfasis de este versículo sehace en esto: que Dios necesita al hombre para proceder contra el enemigo. El Señor Jesús citóeste versículo en Mateo 21:16: «De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste laalabanza.» Estas palabras significan que el enemigo puede hacer TODO LO QUE ESTA EN SUPODER; PERO DIOS NO PUEDE POR SI MISMO PROCEDER CONTRA EL. Dios utilizará aniños y a los que maman para tratar con él. ¿Qué pueden hacer los niños y los que maman?
  6. 6. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 6 / 78Aquí lo dice: «De la boca de los niños y de los que maman fundaste la fortaleza.»El deseo de Dios es conseguir hombres que alaben; ellos son los que están en condicionesde tratar con el enemigo. En los versículos 3 al 8 el salmista dice: «Cuando veo los cielos, obrade tus manos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿qué es el hombre para que tengasde él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites? Le has hecho poco menor que losángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos;todo lo pusiste debajo de sus pies, ovejas y bueyes, todo ello, y asimismo las bestias del campo,las aves de los cielos y los peces del mar, todo cuanto pasa por los senderos del mar.»Si nosotros hubiéramos escrito este salmo, tal vez al llegar a este punto hubiéramos hechoun inciso para decir: «¡Qué lástima que el hombre pecara y haya caído, y haya sido expulsadodel jardín del Edén!» «¡Nunca más podrá el hombre conseguir aquello!»Pero ¡gloria a Dios que en el corazón del salmista no había ningún pensamiento de estaclase!Desde el punto de vista de Dios, la tierra todavía puede ser restaurada; la posición que Diosdio al hombre sigue manteniéndose, y su encargo para el hombre de destruir la obra de Satanáspermanece.Por esta razón, a partir del versículo 3, el salmista cuenta la misma antigua historia e ignorapor completo el capítulo 3 del libro de Génesis. Esto es la característica sobresaliente del salmo8.El propósito de Dios para el hombre es que éste reine. ¿Es digno el hombre? ¡Ciertamenteque no! Pero cuando el propósito de Dios para el hombre es que éste reine, ciertamente elhombre reinará.En el versículo 9 el salmista vuelve a decir: «Oh, Jehová, Señor nuestro, ¡cuan glorioso es tunombre en toda la tierra!»Sencillamente, él continúa alabando como si nunca se hubiera dado cuenta de la caída delhombre. A pesar de que Adán pecó también pecó Eva, con todo, Adán y Eva jamás podían hacerfracasar el plan de Dios. El hombre puede caer, el hombre puede pecar, pero el hombre nopuede trastornar lo que es la voluntad de Dios. Incluso después de la caída la voluntad de Diospara con el hombre permaneció inalterable. Dios aún espera que derribe el imperio de Satanás.¡Oh, cuan inmutable es Dios! ¡Su camino es inconmovible y firme! Tenemos que reconocer queDios jamás puede ser derribado. En este mundo hay quienes reciben muy duros golpes pero nohay nadie que haya sido tan atacado diariamente y que haya recibido de continuo golpes tandestructivos como Dios. Con todo, jamás Su voluntad ha sido conmovida. Lo que Dios era antesde la caída del hombre, esto sigue siendo también después. Su resolución de entonces siguesiendo Su resolución de hoy. No puede cambiar jamás.Génesis 1 habla de la voluntad de Dios en el momento de la creación.El salmo 8 habla de la voluntad de Dios después de la caída del hombre, y Hebreos 2 hablade la voluntad de Dios en la salvación.Ahora, pues, echemos un vistazo a Hebreos 2. Veremos que en la victoria de la salvación,Dios sigue queriendo que el hombre obtenga autoridad y así haga frente a Satanás. En losversículos 5 al 8 el autor dice: «Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca delcual estamos hablando, pero alguien testificó en cierto lugar diciendo: ¿Qué es el hombre paraque te acuerdes de él, o el hijo del hombre, para. que le visites? Le hiciste un poco menor quelos ángeles, te coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras de tus manos. Todo losujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujetoa él... (Hebr. 2:5-8).Todas las cosas tienen que estar sujetas al hombre, esto es lo que Dios determinó desde elprincipio. Pero todavía no es así, porque el autor sigue diciendo: «Pero todavía no vemos quetodas las cosas le sean sujetas. Pero vemos a Aquel que fue hecho un poco menor que losángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte...»(Hebr. 2:8-9).
  7. 7. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 7 / 78Jesús es el hombre que encaja en esta situación. El salmo 8 dice que Dios hizo al hombre«un poco menor que los ángeles». Aquí, en cambio, el apóstol varía la palabra «hombre» y laaplica a Jesús. Con esto se nos explica que «el hombre» del salmo 8 se refiere a Jesús. EraJesús quien había sido hecho un poco menor que los ángeles. La salvación de los hombres severificó por medio de él. Originalmente Dios había planeado que el hombre fuera hecho menorque los ángeles, y que fuera coronado y ejerciera dominio sobre toda Su Creación. Tenía laintención de que el hombre ejerciera autoridad por El, y expulsara de la tierra y el cielo alenemigo, el cual era dueño de la tierra. EÍ quería que el hombre destruyera todo el imperio deSatanás. Pero el hombre cayó y no ocupó su lugar para dominar. Por eso vino el Señor Jesús ytomó para sí un cuerpo de carne y sangre. El se convirtió en el «postrer Adán» (1.a Cor. 15:45).La última parte del versículo 9 dice: «Para que por la gracia de Dios gustase la muerte portodos...»«Por todos», en griego, también puede ser traducido como: «por todo».El nacimiento, la vida terrena y la muerte del Señor Jesús, nos muestran que su obraredentora no sólo fue para los hombres, sino también para todas las cosas creadas. Esto es laCreación (excepto los ángeles). El Señor Jesús ocupaba dos posiciones: para Dios es aquelhombre originario, y para los hombres es el Salvador.Al principio Dios determinó al hombre para que dominase y derribase a Satanás. El SeñorJesús es ese hombre, y ese hombre ahora está sentado en el Trono. ¡Aleluya! Ese hombre haderribado el imperio de Satanás. El es el hombre que Dios buscaba y quería conseguir.En su segundo aspecto, como hombre, tiene una relación con respecto a nosotros: El esnuestro Salvador, el que resolvió el problema del pecado. Nosotros pecamos y caímos, y Diosnos lo puso como medio de expiación. Pero hay más todavía: no sólo fue preparado para nuestraexpiación, sino para la de todas las criaturas. La prueba de ello es que se rasgó el velo del LugarSanto.Hebreos 10 nos dice que el velo del Lugar Santo representaba el cuerpo del Señor Jesús.Sobre esta cortina estaban bordados unos querubines, los cuales representaban las cosascreadas; por lo tanto, el cuerpo del Señor Jesús encerraba en sí las cosas creadas. En elinstante de la muerte del Señor, el velo se rasgó en dos, de arriba a abajo, y por consiguiente almismo tiempo también quedaron rasgados los querubines bordados. Esto nos revela que Tamuerte de nuestro Señor Jesús incluye en sí el juicio de todas las criaturas. El no sólo gustó lamuerte por todos los hombres, sino también por todas las cosas.El versículo 10 sigue diciendo: «Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosasy por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria...»¡Todas las cosas son para él y por él!«Para él» significa: «hacia él». «Por él» significa:«Por causa de él». ¡Gloria a Dios! ¡Su propósito para con la Creación no ha cambiado!Lo que Dios determinó en el momento de la Creación siguió determinado después de lacaída del hombre, y en la redención Su propósito permaneció inalterable. Dios no cambió Supropósito cuando el hombre cayó. ¡Gloria a Dios porque él trae muchos hijos a la gloria! ¡Elglorifica a muchos hijos! Dios se ocupó de conseguir un grupo de hombres nuevos que tienen lamisma imagen y semejanza de Su Hijo. Si el Señor Jesús es el hombre representativo, entonceslos demás también serán como él es, y entrarán en la gloria con él.¿Cómo sucederá esto? El versículo 11 dice: «Porque el que santifica y los santificados, deuno son todos...»¿Quién es el que santifica? ¡Es el Señor Jesús!¿Quiénes son los santificados? ¡Somos nosotros! Entonces podemos leer el versículo así:«Porque Jesús, el que santifica, y nosotros, los santificados, de uno son todos.»El Señor Jesús (como hombre) y nosotros, todos hemos sido engendrados de un Padre;todos procedemos de la misma fuente y tenemos la misma vida. Todos tenemos el mismoEspíritu morando en nosotros y el mismo Dios, el cual es nuestro Señor y nuestro Padre.
  8. 8. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 8 / 78«Por lo cual él no se avergüenza de llamarlos hermanos» (Heb. 2:11).(La palabra «él» se refiere al Señor Jesús, y «los» a nosotros.)La redención no cambió en nada el propósito de Dios, al contrario, dio cumplimiento al propó-sito de la Creación. La intención original de Dios era que el hombre señorease sobre la tierra,pero lamentablemente, éste cayó. Pero a pesar de la caída no fue el fin de todo. Lo que Dios noconsiguió por medio del primer hombre. Adán, lo obtuvo por medio del segundo hombre. Cristo.El señorío concedido al hombre y la determinación de que la criatura (hombre) derrotara a lacriatura (Satanás) dio lugar al gran acontecimiento del nacimiento de Belén. Por este motivo vinoel Señor Jesús y se hizo hombre.Lo hizo conscientemente y se hizo verdadero hombre.Hemos visto que el primer hombre no cumplió con el propósito de Dios, sino que pecó ycayó. No sólo no consiguió recuperar la tierra sino que pecó y cayó. No sólo no consiguiórecuperar la tierra sino que fue hecho prisionero por Satanás. No sólo fracasó en señorear, sinoque quedó sometido bajo el poder de Satanás.Génesis 2:7 dice que el hombre había sido formado del polvo, y Génesis 3:14 señala que elpolvo sería el alimento de la serpiente.Esto significa que el hombre caído vendría a ser el alimento de la serpiente. El hombre ya nopodía contender con Satanás, estaba fuera de combate. ¿Qué sucedería entonces? ¿Es queDios ya no podría jamás llevar a cabo Su plan eterno, que nunca llegaría a poseer lo que quería?¿Es que Dios ya no podría recuperar la tierra? ¡No!El envió a Su Hijo para hacerse hombre. El Señor Jesús es verdadero Dios pero también esverdadero hombre. En todo el mundo hay únicamente un hombre al cual Dios haya escogido,una Persona que pueda decir: «El príncipe de este mundo no tiene nada en mí.» En otraspalabras, esto quiere decir que en el Señor Jesús no hay rastro del príncipe de este mundo.Debemos observar con cuidado que el Señor Jesús no vino a este mundo para ser Dios, sinopara ser hombre. Lo que Dios precisaba era un hombre. Si Dios mismo hubiera querido procedercontra Satanás, entonces esto habría sido algo muy sencillo, en un momento Satanás habríasido derribado. Pero Dios no lo quiso hacer por sí mismo. El quiso que fuera el hombre el que seenfrentara a Satanás; Su propósito era que la criatura se enfrentara a la criatura.Cuando el Señor Jesús se hizo hombre, sufrió tentación como hombre y también pasó portodas las experiencias propias del hombre. Ahora él subió al cielo y se sentó a la diestra de Dios.Este Hombre ha sido glorificado. Hebreos 2 nos muestra que no vino para recibir gloria comoDios, sino como hombre. Con esto no queremos decir que no poseyera la gloria de Dios, sinoque Hebreos 2 no se refiere a la gloria que poseía como Dios. Quien fue coronado con gloria yhonra fue Jesús, aquel mismo que fue hecho un poco menor que los ángeles a causa delpadecimiento de la muerte. Nuestro Señor fue exaltado como hombre.El entró en los cielos como hombre. En el futuro serán muchos hombres los que lleguen allí.Hoy es un hombre quien está sentado en el Trono; algún día serán muchos hombres los que sesienten en el Trono. Esto es seguro. Cuando el Señor Jesús resucitó nos impartió su vida.Cuando nosotros creemos en él, recibimos su vida. Todos nos convertimos en hijos de Dios ycomo tales todos pertenecemos a Dios. Por tener esta vida en nosotros, Dios puede confiarnosla realización de Su plan.Por este motivo se dice que él ha de llevar muchos hijos a la gloria.«Señorear» significa «ser glorificado», y «ser glorificado» significa «señorear». Cuando losmuchos hijos hayan recibido autoridad y recuperado la tierra entonces serán llevadostriunfalmente a la gloria.No debemos creer erróneamente que el propósito de Dios es simplemente salvamos delinfierno para que podamos disfrutar de las bendiciones del cielo. Debemos pensar que elpropósito de Dios es que el hombre sea el sucesor de Jesus en el ejercicio de Su autoridadsobre la tierra. Dios quiere llevar algo a cabo, pero desea que lo hagamos nosotros. Cuando lohayamos hecho, entonces el habrá conseguido Su objetivo.
  9. 9. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 9 / 78El deseo de Dios es conseguir un grupo de hombres que hagan Su obra aquí en la tierra paraque Dios reine en la tierra por medio de los hombres. Es muy hermoso este pensamiento que,sin duda, se cumplirá en los nuevos cielos y la nueva tierra de Apoc. 21, pero a la luz de otrospasajes inspirados de la Escritura como Apoc. 1:5, comparado con 1.a Cor. 6:3 y Efesios 1:12 y3:10 parece que el propósito de Dios abarca mucho más que el pequeño Globo que llamamosTierra.La relación entre la Salvación y la CreaciónEs necesario que nosotros nos demos cuenta de la relación entre la Salvación y la Creación.De ninguna manera podemos pensar que la Biblia sólo hable exclusivamente de la Salvación.Gracias a Dios que además de la Salvación hay también la Creación. El deseo del corazón deDios queda expresado en la Creación. El objetivo de Dios, el plan de Dios y la voluntadpredeterminada de Dios se han manifestado en Su Creación. La Creación revela el propósitoeterno de Dios, ella nos muestra lo que realmente Dios quiere.El lugar de la Salvación no puede ser más alto que el de la Creación.¿Qué es la Salvación? La Salvación recupera aquello que Dios no pudo conseguir por mediode la Creación. La Salvación no nos trae nada nuevo. Ella simplemente vuelve a establecer loque ya nos pertenece.Por medio de la Salvación, Dios lleva a cabo Su propósito en la Creación. Salvar significarestaurar y recuperar; Crear significa, decidir e iniciar. La Salvación es algo que llega más tardepara cumplir con el propósito de Dios en la Creación.No menospreciamos el concepto de la Creación.La Salvación es para nuestro provecho; somos salvos y recibimos vida eterna. La Creaciónen cambio se refiere a Dios y a la empresa de Dios. Nuestra relación con respecto a la Salvaciónes para provecho del hombre, mientras que nuestra relación con respecto a la Creación es parala economía de Dios.Ojalá Dios se digne hacer algo nuevo en esta tierra de manera que el hombre no sóloenfatice el evangelio, sino que aún lo sobrepase para entrar en la obra de Dios, en los negociosde Dios, en el plan de Dios. Si nosotros no somos cristianos, eso es otra cosa. Pero si somoscristianos, no debemos simplemente sacar provecho de la Salvación, sino también cumplir elpropósito de Dios en la Creación. Sin la Salvación nosotros jamás podríamos entrar en relacióncon Dios. Pero una vez salvados, tenemos que entregarnos a Dios para que él consiga elobjetivo original del hombre.Si sólo nos centramos en el Evangelio, estamos considerando sólo una cara de la moneda.Dios también quiere que veamos la otra cara, o sea, que el hombre reine por él sobre la tierra, yno permita que Satanás permanezca aquí por más tiempo, esto último, es lo que espera que laiglesia lleve a cabo.Hebreos 2 nos muestra que la Salvación no sólo vino para el perdón de los pecados, paraque el hombre pueda ser salvo, sino para recuperar al hombre para el propósito original de laCreación.La Salvación es comparable a un valle entre dos cumbres. Cuando alguien baja de lo alto deuna montaña y sigue andando para subir también a la siguiente cumbre, entonces encuentra quela Salvación está en el punto más hondo del valle. Salvar significa sencillamente, guardar alhombre de que caiga más bajo y elevarlo de nuevo.Por un lado la voluntad de Dios es eterna y rectilínea, sin ninguna desviación, de manera queel objetivo de la Creación pueda ser conseguido. Por otro lado, algo sin embargo ha sucedido. Elhombre ha caído, ef hombre se ha apartado de Dios, y la distancia entre el hombre y el propósitoeterno de Dios ha ido aumentando progresivamente.La voluntad de Dios desde la eternidad hasta la eternidad es una línea recta. Pero desde lacaída, el hombre no ha sido capaz de conseguirla. Pero gracias a Dios que hay un remedio: ¡la
  10. 10. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 10 / 78Salvación!Cuando llegó la Salvación, el hombre no cayó más bajo.Después de la Salvación el hombre cambió y empezó a ascender.Entretanto que el hombre sigue elevándose, llegará un día en que de nuevo tocará aquellalínea recta. El día que se dé alcance a aquella línea, será el día en que vendrá el reino de Dios.Damos gracias a Dios porque tenemos la Salvación. Sin ella caeríamos más y más bajo;seríamos más y más oprimidos por Satanás, hasta no tener ya ninguna posibilidad delevantarnos.¡Gloria a Dios que la Salvación nos ha hecho posible regresar al propósito eterno de Dios!Lo que Dios no logró en la Creación, y lo que el hombre perdió a causa de la caída, han sidoplenamente recuperados por medio de la Salvación.Tenemos que pedir a Dios que nos abra los ojos para que podamos reconocer lo que él hahecho a fin de que nuestra manera de vivir y nuestro trabajo experimenten un verdadero cambio.Si toda nuestra obra consiste en salvar a otros, seguimos siendo un fracaso; con ello nopodemos satisfacer el corazón de Dios.Tanto la Salvación como la Creación son para alcanzar la gloria, y derribar todo el imperio deldiablo.Nosotros queremos proclamar el amor y la autoridad de Dios cuando vemos el pecado y lacaída del hombre, pero al mismo tiempo tenemos que ejercer autoridad espiritual para derribar elimperio de Satanás.La iglesia tiene una doble misión: dar testimonio de la salvación de Cristo, y dar testimoniodel triunfo de Cristo. Por una parte la iglesia debe traer provecho al hombre, y por otra parte elladebe ser motivo de que Satanás lo pierda todo.El reposo de DiosDe toda la obra de Dios en los seis días que duró la Creación, resulta un tanto especial lacreación del hombre. Toda Su obra a lo largo de los seis días se llevó a cabo con este objetivo.Su verdadera meta era crear al hombre. Para poder hacer esto. Dios primero tuvo que restaurarla tierra corrompida y el cielo. Génesis 2:4 dice:«Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que JehováDios hizo la tierra y los cielos...»«Los cielos y la tierra» aquí se refieren a la Creación en el principio, pues en aquel momento,primero fueron hechos los cielos, después la tierra. Pero la segunda parte «el día que JehováDios hizo la tierra y los cielos» se refiere a la obra de rehabilitación y restauración, pues en estaobra primero entró la tierra y después el cielo.Una vez que Dios hubo restaurado la corrompida tierra y el cielo llevó a cabo sudeterminación de crear al hombre.Después de los seis días hay un séptimo día y en este día descansó Dios de todas susobras. El reposo viene después del trabajo.Primero hay que trabajar, después puede seguir el reposo. Pero más aún; la obra tiene quequedar hecha a plena satisfacción antes que pueda haber algún tipo de reposo.Si la obra no queda plena y satisfactoriamente hecha, entonces la mente o el corazón nuncapueden darse al reposo. Por eso no deberíamos tener en poco el hecho de que Dios descansarádespués de seis días de creación (o sea, de restauración). Si Dios descansa, entonces esto esalgo muy importante. Era necesario que él lograra una determinada meta antes que pudierareposar. ¡Qué fuerza tan grande debió mover a un Dios Creador a reposar! ¡Conseguir que unDios con tantos planes y tan lleno de vida se ponga a descansar, exige la más grande de todaslas fuerzas!Génesis 2 nos muestra que al séptimo día Dios reposó. ¿Cómo pudo Dios reposar? El finalde Génesis 1 refiere que fue porque Dios miró todo lo que había hecho y vio que era bueno en
  11. 11. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 11 / 78gran manera. Dios reposó en el séptimo día. Pero antes del séptimo día él tenía una obra porllevar a cabo, y antes de esta obra él había tenido un propósito.Romanos 11:33-34 nos habla de la mente del Señor, de sus juicios y sus caminos. Efesios 1nos habla del misterio de su voluntad, de su beneplácito y de su propósito eterno. Por estospasajes sabemos que Dios no sólo es un Dios que obra, sino un Dios que se propone cosas yhace planes. Cuando le plació actuar, se puso en marcha. Obró porque deseó obrar. Cuando élse encontró satisfecho de su obra, descansó. Si queremos conocer la voluntad de Dios, su plan,su gusto y su propósito, basta con que miremos qué es lo que le indujo a reposar. Cuandoreconocemos que Dios reposa de una determinada cosa, entonces podemos estar seguros quese trata de algo que buscaba ya desde el principio. El hombre tampoco puede darse al reposo entanto haya algo que no le satisfaga; él tiene que conseguir lo que busca y entonces tendráreposo. Nosotros no podemos tener en poco este reposo, pues tiene una gran importancia. Diosno descansó en los primeros seis días, sino en el séptimo día. Su reposo nos revela que Dioshabía llevado a cabo el anhelo de su corazón. Hizo algo que le produjo gran alegría. Por esopudo descansar.Génesis 1:31 dice: «Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en granmanera...»Tenemos que fijarnos en la palabra «vio» que encontramos aquí.¿Qué significa? Cuando nosotros hemos comprado un determinado objeto queparticularmente nos satisface, entonces le damos vueltas con placer y lo contemplamos bien.Esto es el significado de «vio».Dios no miró casualmente lo que había hecho y vio que era bueno.Más bien contempló (fijó la vista en) todo lo que había hecho y conscientemente «vio» queera bueno en gran manera. Tenemos que tomar buena nota de que Dios «contempló» todo loque había hecho en la Creación.La palabra «reposo» es la explicación de que Dios estaba satisfecho, de que Dios sealegraba de lo que había hecho; ello proclama que el propósito de Dios había sido llevado acabo y su buena voluntad, plenamente realizada. Su obra había llegado a tal grado de perfecciónque ya no podía ser mejorada. Por este motivo Dios ordenó a los israelitas que guardaran elsábado de generación en generación. Dios buscaba algo, algo que le satisficiera, y lo consiguió;por eso reposó. Este es el significado del sábado. El sábado no fue dado para que el hombrecomprara menos o recorriera menos millas. El sábado nos habla de que Dios tenía un vivo deseode algo que le dejara satisfecho, y que una obra tenía que ser hecha para cumplir con el anheloy las demandas de su corazón. Ahora bien, cuando Dios hubo conseguido lo que quería, en-tonces reposó. No es que se trate de un día especial.El sábado nos habla de que Dios ha dado cumplimiento a Su plan, que él ha conseguido Suobjetivo, y que su corazón ha quedado satisfecho.Dios es Alguien que anhela satisfacción, y también es Alguien que puede ser satisfecho.Cuando Dios consigue aquello que deseaba, entonces reposa. Ahora bien, ¿de qué reposóDios? ¿Qué es lo que le produjo tanta satisfacción? Durante los seis días de la Creación seformó la luz, el aire, la hierba, las hortalizas y los árboles; hubo el sol, la luna y las estrellas; hubolos peces, las aves, ganado, reptiles y animales salvajes. Pero en todas estas cosas Dios no ha-lló reposo alguno. Al final llegó el hombre y Dios descansó de todas sus obras.Todo lo creado antes del hombre tuvo un carácter preparatorio.Todas las esperanzas de Dios estaban puestas en el hombre. Cuando Dios pudo conseguirel hombre, entonces quedó satisfecho y reposó.Vamos a leer otra vez Génesis 1:27-28: «Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen deDios lo creó, varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo:Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla y señoread en los peces del mar, en lasaves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra...»Leamos también Génesis 1:31 junto con Génesis 2:3.
  12. 12. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 12 / 78Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera...» Y bendijoDios al séptimo día y lo santificó porque en él reposó de toda la obra que había hecho en lacreación...»Dios tenía un propósito y este propósito consistía en obtener un hombre, un hombre conautoridad para dominar sobre la tierra.Solamente la realización de este propósito podía satisfacer el corazón de Dios. Si esto podíaconseguirse, todo iría bien.Al sexto día se completó el propósito de Dios. «Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquíque era bueno en gran manera...» «y reposó al día séptimo de toda su obra que hizo...»El propósito y la esperanza de Dios fueron realizados; él pudo detenerse y reposar.El reposo de Dios se basó en el hombre que iba a reinar.CAPITULO 2LA FIGURA DE EVADios creó dos seres: uno era Adán, y el otro era Eva. Los dos fueron creados como sereshumanos, pero cada uno representaba algo diferente. 1.a Corintios 15 dice que Adán era unafigura del Señor Jesús, y en Romanos 15 dice que Adán era figura del que había de venir. Adánera pues una sombra anticipada de Cristo, él simbolizaba a Cristo. En otras palabras, todo lo queDios se proponía con Adán debía hallar su cumplimiento en Cristo.Pero en la Creación, junto a Adán encontramos también a Eva, la mujer.En Génesis 2 Dios nos informó con mucho detalle acerca de la creación de la mujer, ycuando llegamos a Efesios 5 se nos dice claramente que Eva representa a la iglesia. Con esovemos que la voluntad eterna de Dios es cumplida en parte por Cristo y en parte por la iglesia.Para que podamos entender como la iglesia puede cumplir con la voluntad de Dios en esta tierra,tenemos que aprender de Eva. Este libro no tiene como objetivo hablar de la figura de Adán. Porlo tanto aquí no vamos a tratar de él. El énfasis lo hacemos más bien en Eva. Aquí no vamos aconcentrar nuestros pensamientos en la obra de Cristo, sino en la posición que la iglesia ocupaen relación con ella.Si leemos Génesis 2:18-24 y Efesios 5:22-32 comprobamos que en los dos pasajes se hacemención de una mujer. En Génesis 2 aparece una mujer, y en Efesios 5 igualmente aparece unamujer.La primera mujer es un símbolo que representa a la Iglesia, y la segunda mujer es la realidadde la primera.La primera mujer fue proyectada por Dios antes de la Fundación del mundo y apareció antesde la caída; mientras que la segunda fue igualmente proyectada antes de la fundación delmundo, pero sólo revelada después de la caída. Si bien la primera apareció antes de la caída yla otra sólo después, a los ojos de Dios no existe ninguna diferencia entre ellas:la iglesia es la Eva de Génesis 2.Dios creó a Adán para presentar una imagen de Cristo, y Dios también creó a Eva parapresentar una imagen de la iglesia. El propósito de Dios no debe ser llevado a cabo sólo porCristo, sino también por medio de la iglesia. En Génesis 2:18 dijo Dios, el Señor:
  13. 13. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 13 / 78«No es bueno que el hombre esté sólo; le haré ayuda idónea para él...»El propósito de Dios en la creación de la iglesia era que ella fuese una ayuda idónea paraCristo. De por sí, Cristo sólo es una mitad, después aún se necesita la otra mitad, y ésta es laiglesia. Dios dijo:«No es bueno que el hombre esté solo...» Esto significa pues que a los ojos de Dios, Cristosolo no es lo suficientemente aceptable.Génesis 2:18-24 describe los acontecimientos del sexto día de la Creación. Al sexto día Dioscreó a Adán, pero después parece como si Dios lo pensara un poco y dice: «No, no es buenoque el hombre esté solo.» Así es que creó a Eva para Adán. Cuando esto estuvo realizado seacabaron los acontecimientos de Génesis 1 y encontramos esta aseveración: «Y vio Dios todo loque había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera...» Con ello podemos ver que Adánsolo, o digamos Cristo solo, no bastaba para satisfacer el corazón de Dios. Dios necesitabatambién a Eva, es decir, él necesita también la iglesia. Así queda satisfecho su corazón.«Dios el Señor habló: «No es bueno que el hombre esté solo.»En otras palabras, lo que Dios quería era tener las dos cosas: Adán y Eva. Su propósito estener un Cristo victorioso más una iglesia victoriosa, un Cristo que ha arrastrado las obras deldiablo, y una iglesia que ha derribado las obras del diablo. Su propósito es tener un Cristoreinando más una iglesia reinando. Esto es lo que Dios se propuso según su beneplácito y lo queha llevado a cabo para su propia satisfacción. Puesto que Dios deseó hacerlo, así lo hizo.Dios deseó tener un Cristo, y Dios también deseó tener una iglesia que fuese exactamentecomo Cristo.Dios no sólo quería que Cristo reinase, sino que reinase juntamente con la iglesia. Incluso enla gloria seguirá Cristo teniendo necesidad de su colaboradora. En la lucha Cristo necesita deuna ayuda idónea, y en la gloria Cristo necesita asimismo de una ayuda idónea. Lo que Diosexige de la iglesia es que en cualquier aspecto ella sea como Cristo.El deseo de Dios es que Cristo tenga una ayuda idónea.Eva procedió de AdánAdán necesitaba una ayuda idónea. Ahora bien, ¿qué hizo Dios para satisfacer sunecesidad? En primer lugar leemos en Génesis 2:19-20, «Jehová Dios formó pues de la tierratoda bestia del campo, y toda ave de los cielos y las trajo a Adán para que viese como las habíade llamar, y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. Y puso Adánnombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se hallóayuda idónea para él...» Dios trajo ante Adán toda clase de seres vivos, pero Adán no hallóninguno que pudiera servirle de ayuda. Ninguno de los seres vivientes formados de la tierrapudo ser la ayuda idónea para Adán.«Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras este dormía,tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que JehováDios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: estoes ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne, ésta será llamada «Varona»,porque del varón fue tomada...» (Génesis 2:21-23).Ahora pues ésta era la ayuda idónea de Adán y la imagen de la iglesia de Efesios 5. Estámuy claro que todo lo que había sido hecho de la tierra y que no había sido tomado del cuerpode Adán, tampoco podía ser la ayuda idónea para Adán. Todos los animales del campo, elganado y las aves del cielo fueron hechos de la tierra. Ellos no precedían de Adán, por eso no
  14. 14. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 14 / 78podían ser la ayuda idónea de Adán.Nosotros deberíamos pensar en esto: que Eva fue formada de una costilla tomadadirectamente de Adán. Eva, por lo tanto era una parte integrante de Adán. Esto significa que laiglesia procede de Cristo.Sólo aquello que procede directamente de Cristo puede ser la iglesia.Todo lo que no es Cristo, no es iglesia. Todavía hemos de considerar algunas palabras más deGen. 1:26-27.En el versículo 26 dice: «Entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen,conforme a nuestra semejanza, y señoree...»En el texto hebreo la palabra «hombre» está en singular, pero inmediatamente después elverbo está conjugado en plural: «y señoreen».Lo mismo se repite en el versículo 27: «Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen deDios lo creó; varón y hembras los creó...»El substantivo «hombre» aquí también está en singular, en cambio el siguiente pronombre«tos» está en plural.Vemos que Dios creó un hombre, pero también podemos decir que creó dos. Uno es dos, ysin embargo los dos son uno. ¿Cómo es posible esto? pues porque Eva estaba (contenida) enAdán.Fijaos aún en otra cosa del versículo 27: «Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen deDios lo creó; varón y hembra los creó...»La manera en que Dios creó «al» hombre, es la misma en que «tos» creó. No sólo fue creadoAdán, sino que Eva también estaba incluida en él. «Dios creó al hombre a Su imagen...» Este«hombre» está en singular y representa a Cristo. A continuación: «Varón y hembra "los" creó...»Aquí «tos» está en plural y representa a Cristo más la iglesia. Dios no sólo quiere tener un Hijounigénito, él quiere tener muchos hijos. Y estos muchos hijos tienen que ser exactamente comoel Hijo. Por estos versículos deducimos que si la iglesia no se encuentra en la condición quecorresponde a Cristo, Dios no reposará Su obra no quedará realizada. No sólo Adán fue formadoa imagen de Dios, sino también Eva. No sólo Cristo posee la vida de Dios, sino también laiglesia.La iglesia procede de Cristo¿Qué es pues la iglesia?La iglesia es aquella porción que fue tomada de Cristo, debemos ver los dos aspectos deAdán y entonces no nos será difícil comprender esto. Por una parte Adán se mantienepuramente por sí solo; por otra parte él es una figura. Adán fue formado de barro. Todos losseres humanos están hechos de barro. Pero aquel al cual Adán representaba simbólicamenteera Cristo. El hecho de que Eva fuera formada significa que la iglesia fue formada de Cristo. Evafue hecha con la costilla de Adán. Aún cuando Eva surgió de Adán, ella siguió siendo Adán,aunque en otra forma.¿Qué es entonces la iglesia? La iglesia es Cristo en otra forma, lo mismo que Eva era Adánen otra forma. Ahora reconocemos que la iglesia es sencillamente: ¡Cristo!¡Oh, cuánta gente hay, sin embargo, que piensa que la iglesia es simplemente un conjuntode personas que han creído en Jesús y son salvas!
  15. 15. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 15 / 78¡No, esto no es verdad! ¿Quiénes forman pues la iglesia?La iglesia sólo es aquel trozo (porción) que fue tomado de Cristo.En otras palabras, ella sólo es aquel ser que Dios hizo utilizando a Cristo como material. Ellano es un ser que fue formado de barro.El material de la iglesia es Cristo. Sin Cristo la iglesia no tiene posición ni vida ni existencia.La iglesia procede de Cristo.1.a Corintios 10:17 dice: «Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos uncuerpo...» Este versículo declara que si bien nosotros somos muchos, el pan que nosotrospartimos es uno y por lo tanto el cuerpo también es uno. El apóstol Pablo hace constarclaramente que aquel único pan representa el cuerpo de Cristo, es decir, la iglesia como un todo.Si bien nosotros somos muchos, sin embargo, el cuerpo es uno. Cuando nosotros hacemosmemoria del Señor, yo tomo un pedacito de pan, tú tomas también un pedacito de pan, y otroshacen lo mismo.Ella no es el señor Pérez más el señor Fernández, ni tampoco la suma de todos los cristianosdel mundo. La iglesia es Cristo en ti. Cristo en él, y Cristo en todos los cristianos a lo largo yancho del mundo a través de todos los siglos, unido y formando una sola cosa.Esto nos lo muestra particularmente el evangelio de Juan en donde se nos revela que todoslos que creen en el Señor, Cristo mora en ellos, y por lo tanto son uno en el Espíritu.La iglesia consiste exclusivamente de lo que procede de Cristo.Todos los talentos, capacidades, pensamientos del hombre, su «yo» y todo lo que él tiene, sehalla fuera de la iglesia. Todo lo que proviene del hombre natural está fuera de la iglesia.Únicamente aquello que procede de Cristo está en la iglesia.Eva no fue hecha de barro, sino de Adán, el cual representaba a Cristo.Lo maravilloso es que Dios tomó una costilla de Adán y de ella hizo a Eva. Sólo lo queprocedió de Adán, no del barro, pudo llamarse «Eva»; y únicamente lo que procede de Cristopuede ser llamado «iglesia».Hay personas que antes de creer en el Señor eran muy osadas. Después de ser salvas ellasnecesitaban su osadía para servir al Señor. A ellos les parecía que su osadía natural estaría bienutilizada, estaban orgullosos de ella. Pero el problema es éste: ¿de cuál fuente procede estaosadía? ¿Procede de Cristo? ¿Fue tratada por la cruz? ¡Oh, si ella no procede de Cristo, sinunca ha sido tratada por la cruz, no sirve de nada a la iglesia! Eva sólo estaca formada de loque provenía de Adán.Todo lo que proviene del hombre mismo no es la iglesia.Otros, antes de ser creyentes eran muy elocuentes. Para ellos les resultaba la mar de fácilcontar o describir algo a otros. Ahora bien, después de ser salvos, cambian sólo el tema yempiezan a predicar.Pero nosotros no deberíamos damos por satisfechos con que tales personas puedan predicarbien. En todo caso deberíamos preguntar: ¿de qué fuente procede su elocuencia? ¿ha sidotratada por la cruz?Si su elocuencia ya la tenían de siempre y nunca fue tratada por la cruz, entonces procedepor completo de su propia naturaleza.La elocuencia que se vé por las iglesias es sencillamente algo del Adán terrenal. La iglesia
  16. 16. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 16 / 78en realidad queda mermada por esta clase de personas. Sólo aquello que proviene de Cristo esla iglesia y nada que provenga de la naturaleza humana.Más allá podemos encontrar personas que son muy inteligentes. Su intelecto esextraordinariamente agudo. Antes de ser salvos utilizaban su mente para estudiar Filosofía,Ciencias y Literatura. Luego, después de ser salvos, utilizan su intelecto sencillamente paraestudiar la Palabra de Dios. Pero nosotros tenemos que preguntar: ¿de dónde proviene esteintelecto agudo? ¿ha sido tratado por la cruz? ¿está bajo el control de! Espíritu Santo? ¿o essimplemente aquel intelecto que ya tenía de siempre? Si es así, entonces se trata de algo delAdán terrenal, del hombre mismo, de la naturafeza humana; es algo de la carne. Si bien estaspersonas han cambiado de tema, su mente sigue siendo la misma mente antigua. Y si utilizanesta mente para estudiar la Biblia, en lugar de ayudar a la iglesia, la iglesia sale perjudicada.Sólo aquello que procede de Cristo puede ser la iglesia.Todo lo que procede del hombre le es extraño.Dios tiene que proceder con nosotros hasta ese extremo, que todo lo que fluya de nuestranaturaleza humana venga a quedar bajo su control. Nuestra potencia natural tiene que sertratada mediante la cruz y ser sometida al gobierno del Espíritu Santo. Sólo entonces nodañaremos a la iglesia. Todo lo que nuestra vida natural produce en nosotros es cosa de la tie-rra, y Dios no lo quiere. Sólo aquello que fue formado de la costilla de Adán, fue Eva. (Loshuesos se refieren a la vida de resurrección. Por eso cuando el Señor fue crucificado, no lequebraron las piernas.) La iglesia es aquello que fue formado de la vida de resurrección deCristo. Eva tuvo que ser formada de la costilla de Adán.Sin aquella costilla Adán no hubiera tenido a Eva. La ayuda idónea de Adán es al mismotiempo el cuerpo de Adán; de ahí que el origen de la vida de Eva fue precisamente aquellacostilla. Adán fue la base de su existencia. Por el simple hecho de que una porción de Adánestaba en ella, ya era suficiente para poder existir. Exactamente lo mismo ocurre con la iglesia.Nosotros tenemos que decir continuamente al Señor:«¡Todo te lo debemos a Ti! ¡Sin ti no tenemos vida, ni existencia ni nada! ¡Nosotros procedemosde ti!»En esto precisamente está el significado básico del nuevo nacimiento. No es el arrepentimientolo que nos convierte en parte de la iglesia, ni tampoco nuestra confesión de pecados, o nuestrafe, es la vida que Cristo ha depositado en nosotros es lo que nos hace ser parte de la iglesia. Labase para que nosotros seamos una parte de la iglesia es nuestro nuevo nacimiento puesentonces Cristo mismo se imparte en nosotros; de ahí también la necesidad que nosotrostenemos de conducimos de acuerdo a esta vida, de vivir y andar conforme a ella, en otraspalabras, conforme a la vida de Cristo. Dios no puede hacer otra cosa por nosotros. Nos haimpartido la vida de su Hijo para que juntos, compartamos la vida de Cristo. Si bien sólo somosvasos de barro, no obstante en nosotros se encuentra un gran tesoro. ¿Qué nos podráconmover?Sin embargo, cuando andamos por nosotros mismos, nos hallamos fuera de la iglesia. Todo loque no es aquella porción de Cristo en nosotros, no es la iglesia, es simplemente nuestro propio«yo».Si trabajamos conforme a nosotros mismos, entonces no llevamos a cabo la obra del Señor.Debemos preguntarnos:¿En qué nos basamos y de dónde proviene nuestro servicio al Señor, nuestro realizar suobra, desear cosas espirituales y el llevar una vida espiritual?
  17. 17. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 17 / 78¿Está fundamentado en Cristo o en nosotros mismos todo lo que hacemos?Si nosotros lo llevamos todo a cabo por medio de Cristo, entonces podemos cumplir con efpropósito de Dios; pero si hacemos alguna cosa por nosotros mismos, entonces quizá llevemosalgo a cabo, pero sólo puede ser de naturaleza terrenal y no es capaz de cumplir con la voluntadeterna de Dios. El propósito eterno de Dios es conseguir un Hombre. Este Hombre es un sercolectivo que procede de Cristo. Es la iglesia. La iglesia no significa que unos cuantos cristianosse reúnen con otros tantos cristianos. No se trata de tantas personas más tantas personas. Setrata de una Vida. La iglesia es por tanto iglesia porque allí hay tantas personas más tantaspersonas (una suma) que juntamente comparten la misma Vida, el mismo Cristo. Tú tienes unaporción de Cristo, aquel tiene una porción de Cristo, y cada uno de nosotros tiene una porción deCristo. Si reunimos todas esas porciones de Cristo, entonces tenemos la iglesia.1.a Corintios 15 nos muestra que Adán es el primer hombre y Cristo el postrer hombre. Nohay más.El cuerpo de Cristo es como Eva: uno; no muchos.Aún cuando tenemos la vida de Dios en nosotros, sin embargo tenemos necesidad de queDios trabaje en nosotros para quebrar nuestro individualismo. Dios tiene que derribar elpensamiento de que soy autosuficiente. Tenemos que ser uno con todos los demás hijos deDios. Sólo hay una Eva, así como también sólo hay un cuerpo de Cristo. Todos los hijos de Dios,todos aquellos que comparten la Vida de Cristo, no son muchos hombres y mujeres aislados;todos ellos son un solo Hombre.Dios tiene que romper nuestro individualismo. Dios tiene que aniquilarnos día a día hasta queaprendamos a reconocer la Vida del Cuerpo. Sin embargo, ¡cuántos hay que creen que puedenser cristianos por sí mismos! Pero Dios no va a permitir esto. A menudo, sus oracionesindividualistas no son atendidas, su estudio personal de la Biblia no les trae ninguna inspiración,y su búsqueda individual no les permite encontrar la voluntad de Dios. Si uno de estos hombresdijera a un hermano o hermana: «Hermano, yo solo no logro salir de este apuro, ¿no podríasayudarme?» Entonces cuando los dos hubieran orado, finalmente conseguirían claridad. Lo queno podía entender él solo, se hace claro cuando busca la respuesta con su hermano. Elindividualismo egoísta tiene que ser quebrantado. Tenemos que permitir que el Cristo ennosotros y el Cristo en todos los demás pueda llegar a unirnos en un solo cuerpo. Muchoscristianos conocen la Vida que tenemos en Cristo, pero lamentablemente tenemos que decir queellos no conocen la Vida en el Cuerpo de Cristo. De la misma manera que la Vida de Cristo esuna realidad, así también la Vida del Cuerpo de Cristo es una realidad. Los cristianos no sonalgunos individuos, sino uno solo. El apóstol Pablo dijo que nosotros con ser muchos, sinembargo somos un pan y un cuerpo. Si nosotros vivimos según Cristo, somos uno con todos losdemás cristianos. Pero si tú vives según tú mismo, entonces te separas de todos los demás hijosde Dios. Por lo tanto, si nosotros queremos una iglesia auténtica, son necesarios dos pasos: eldesarrollo o incremento de Cristo; y la decadencia de nosotros mismos.El desarrollo de Cristo empezó cuando nacimos de nuevo, y desde que fuimos salvos Diosestá obrando día tras día para conseguir debilitar nuestro «yo». El Señor continuará su obrahasta que un día nosotros digamos ante Dios: «No hay la más mínima cosa que pueda hacer yosolo. Todo lo que hago es por el principio de la cooperación con otros miembros y con la ayudade otros miembros. Todo lo que hago es por el principio de la comunión que es el principio delCuerpo.»La iglesia es el cuerpo de Cristo. Sólo lo que es de Cristo es la iglesia; cualquier cosa quesale del hombre, no lo es.
  18. 18. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 18 / 78Tenemos que observar que Dios siempre mira la procedencia de las cosas, no si son buenaso malas. Hay personas que siempre preguntan: «¿Es bueno esto, o malo»? Pero Dios pregunta:¿De dónde proviene?Lo que surgió de Adán se llamó Eva; así también lo que surge de Cristo se llama iglesia.Todo lo que no proviene de Cristo, no es la iglesia. Hay personas que preguntan: ¿Tienes amor?Pero Dios pregunta:¿De dónde procede tu amor? Las personas siempre preguntan: ¿Eres ferviente? Pero Diospregunta:¿Cuál es el origen de tu fervor?Lo que debemos tener claro es el origen de las cosas, y no la pregunta de si son buenas omalas. La pregunta de si es bueno o malo se presentó por vez primera en Génesis 3. Tal vezalguien dirá:¿Pero es que yo no tengo ciertas facultades? ¿No soy ferviente? Pero el asunto es: ¿Dedónde proceden tus facultades y tu fervor?Muchas veces tenemos la impresión de que esta mos en perfectas condiciones para amar yayudar a otros por nosotros mismos. Desde luego que amar y ayudar a otros es algo bueno, pero«si entregase mi cuerpo para ser quemado y no tengo amor (es decir, el amor de Cristo) de nadame sirve». ¿Es que es malo entregarnos para ayudar a otros? Con todo, la pregunta decisiva es:¿De dónde procede? Sólo lo que viene de Cristo es la iglesia. Todo lo que no es de Cristo notiene nada que ver con la iglesia. La primera lección que tenemos que aprender como cristianoses la de discernir el origen de las cosas; y la última que hemos de aprender sigue siendo aquelladel origen. La primera lección es ésta: que yo rechazo lo que procede de mí mismo. Y la últimalección es ésta: que yo sigo rechazando lo que procede de mí mismo. Esto no quiere decir queno debamos luchar o ser fervientes, sino que el hecho decisivo está en que todo nuestro afán yfervor tienen que venir del Señor.No decimos que no debemos trabajar, sino que queremos hacerlo en la obra que fueempezada por el Señor. No decimos que no aspiramos a tener poder, sino que más bienbuscamos el poder que viene del Señor.Toda la cuestión viene a parar en lo mismo: ¿De dónde procede?En el evangelio de San Juan, el Señor dijo una vez: «No puede el Hijo hacer nada por Símismo...» (Jn.5:19). Según el texto griego, la palabra «por», también puede traducirse «de».Esto significa que el Hijo no puede hacer nada de Sí mismo. Si esto es así con el Señor, ¿cuántomás no lo será con nosotros? ¿Cómo podemos hacer algo por nosotros mismos? Nosotrostenemos que aprender a reconocer delante de Dios que no podemos hacer nada por nosotrosmismos. El tiene que llevarnos al punto en donde nos demos cuenta que realmente no podemoshacer nada de nosotros mismos, todo tiene que efectuarse por medio de él.Cuando servimos al Señor no basta que seamos fervientes. No, nosotros tenemos que hacerla obra que el Señor nos designa. En Colosenses 1:29, Pablo dice: «Para lo cual tambiéntrabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí...»Dios actúa en nosotros de modo que nosotros podamos actuar hacia el exterior.A menudo hacemos mucho exteriormente, pero por dentro, poco ha sucedido. Dios apenasse ha movido; la mayor parte fue hecho por nosotros mismos. Esta clase de obra es inútilaunque pueda parecer espléndida.
  19. 19. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 19 / 78En el servicio del Señor, Dios tiene que llevamos al punto en que ya no queramos nada queno provenga del Señor. Si el Señor no se mueve, tampoco nosotros nos atrevemos a movernos.Eva era hueso del hueso de Adán y carne de su carne. Esto significa que los huesos,interiormente, y la carne exteriormente, son algo que procede de Cristo. Todo lo interno y todo loexterno procede de él, nada puede proceder de nosotros. Todo lo de Eva procedía de Adán, ytodo lo de la iglesia procede de Cristo.No tiene importancia lo bien que nosotros podamos llevar a cabo algo, resulta absolutamenteinútil con respecto al cumplimiento del propósito eterno de Dios. No tiene importancia por buenoque sea; si proviene de nosotros es imposible que pueda glorificar a Dios.La primera mujer representa la mujer según el deseo de Dios. No sólo hubo un hombre comoexpresión de lo que Dios tenía en su corazón, sino que también hubo una mujer. No es sóloCristo quién satisface el corazón de Dios, sino también la iglesia. Cristo satisface el corazón deDios porque permite que Dios sea Su cabeza. Lo mismo ocurre con la iglesia; también ella tieneque permitir que Dios sea su cabeza. Cuando la iglesia consiga esta actitud, será realizada lavoluntad de Dios.Dios se propone tener un pueblo así sobre la tierra, y cuando lo consiga, quedará satisfechoel anhelo de su corazón.Pensemos que todo lo que procede del «yo» delhombre no es más que polvo e indigno de serel material para la ayuda idónea.Únicamente lo que proviene de Cristo es la iglesia.Eva nació del sueño de AdánYa hemos visto que Eva no fue formada del polvo, sino de Adán.Adán fue el material del cual fue hecha. De igual manera Cristo es el material de la iglesia.Dios utilizó a Cristo para formar la iglesia. Ahora pues veamos como se crearon ambas.Leamos en Génesis 2:21-23:«Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomóuna de sus t costillas y cerró la carne en su lugar.Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre.Dijo entonces Adán: esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; éstaserá llamada Varona (mujer) porque del varón fue tomada...»Dios produjo la iglesia por medio de la muerte de Cristo.Estas palabras de Génesis 2 tiene un especial significado con respecto a la muerte de Cristo.Es decir, «Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán» no significa que Dios hizo morir aAdán; él le hizo caer en un sueño profundo. Si se tratara de la muerte, entonces el pecadohubiera estado relacionado con ello en alguna manera, pues en el versículo 17 del capítuloanterior dice que la muerte y el pecado están relacionados. El no tuvo nada que ver con elpecado. Dios tomó algo de Cristo y (sacándolo) lo utilizó para crear la iglesia. Así es como esutilizado «el sueño» como símbolo para que el hombre reciba vida por medio de Su muerte.Eva nació de Adán. Mediante el sueño de Adán, Eva pudo recibir vida. De la misma manera,en la muerte de Cristo hay una parte que está destinada para impartir vida a la iglesia. CuandoAdán cayó en un sueño profundo. Dios tomó una de sus costillas. Cuando Cristo murió, algo asíocurrió con su costilla, su costado (Juan 19:31-37). Cuando su costado fue traspasado, esto no
  20. 20. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 20 / 78fue para la salvación, pues la lanzada tuvo lugar después de su muerte; el problema de lasalvación ya estaba resuelto. Era costumbre de los judíos que aquellos que habían sidocrucificados, fueran quitados de allí antes de la puesta del sol, y si aún no estaban muertos, lossoldados les quebraban las piernas para acelerar su muerte. Los dos ladrones que habían sidocrucificados con el Señor todavía no habían muerto y se les tuvo que quebrar las piernas. Encambio cuando los soldados miraron a Jesús y vieron que ya había muerto, no quebraron suspiernas. En lugar de esto, traspasaron su costado de una lanzada y de él fluyeron sangre y agua.Esto significa que cuando su costado fue traspasado, la obra de la Salvación ya estabarealizada.Esto nos revela que la obra de Cristo no sólo trajo consigo el derramamiento de su sangre parasalvarnos del pecado, sino también la efusión de agua, que simbólicamente representa que suvida nos es impartida. Este segundo aspecto es una cosa independiente del pecado y laSalvación. La sangre trata pecados, mientras que el agua nos permite recibir su vida. Esto es loque nos dice su costado herido. Tenemos que distinguir claramente estos dos aspectos de lamuerte de Cristo: uno es para la Salvación, en cambio el otro no. El primer aspecto de su muertetrata todo lo que sucedió después de la caída del hombre en Génesis 3. Al caer el hombre, vinoCristo para salvamos con el fin de que fuéramos devueltos al propósito original de la creación delhombre. En cambio el otro aspecto de su muerte no tiene nada que ver con el pecado. Esíntegramente para la liberación de su vida, a fin de que su vida pueda tener cabida dentro denosotros. A causa de estos dos diferentes aspectos de la muerte de Cristo, la Biblia hace uso delas diferentes substancias para representarlo simbólicamente. Para la Salvación utiliza la sangre,en cambio para la parte no relacionada con la Salvación utiliza el agua.Que el Señor nos abra los ojos para poder reconocer ¡cuan importante es este asunto! Lasangre es para la Salvación; el agua es para la comunicación de su vida. Al haber cometidopecado y ser pecadores ante Dios, la sangre está siempre delante de él y habla por nuestrospecados. En cambio el agua representa al Señor mismo como la Vida.Juan 19:34 dice que de él salió sangre y agua, y en el capítulo 20 el Señor mostró su costadoa los discípulos. El capítulo 20 del evangelio de Juan no trata de la Salvación. En él dice elSeñor: «Yo subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.»Esto hace referencia a la ministración de vida. Esto no es todo; volvamos a leer Génesis 2:22-23:«Y déla costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre.Dijo entonces Adán:esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona,porque del varón fue tomada....»En un versículo (1.a Cor. 15:50) la Biblia habla de nosotros como «carne y sangre», encambio cuando la Biblia habla del hombre en la Resurrección, lo califica como «carne y huesos»,la sangre no se menciona (v. Lucas 24:39). Dios necesitó la costilla de Adán para hacer a Eva,para esto no tuvo necesidad de la sangre de Adán.En toda la Biblia se menciona la sangre más de 400 veces, sin embargo en Génesis 2 la sangreno aparece. ¿Por qué? Porque en aquel momento tampoco se trataba de la Salvación. Cada vezque se hace mención de la sangre siempre es con relación a la Salvación. La sangre es para laSalvación. El Antiguo Testamento relata como el hombre hacía uso de la sangre de los animalespara la expiación de sus pecados. Y en el Nuevo Testamento, la carta de los Hebreos dice: «Sinderramamiento de sangre no hay perdón de pecados...» (9:22). Tanto si se trata del Antiguocomo del Nuevo Testamento vemos que la sangre siempre está relacionada con la Salvación.Sin embargo en la creación de Eva, la sangre no se menciona para nada, ¿por qué? porque nohabía pecado, allí Dios no vio pecado alguno.
  21. 21. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 21 / 78La iglesia en el plan de Dios: sin pecadoCuando leemos Efesios 5:25 encontramos aquel mismo significado: «Maridos amad avuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella...»En este versículo deberíamos considerar tres puntos:1.° Cristo se entregó por nosotros porque somos la iglesia. Romanos 5 lo menciona diciendoque Cristo murió por los pecadores.Esto es una referencia a la Salvación. Sin embargo, Efesios 5 no trata el problema delpecador, sino e la iglesia. El contexto de Efesios 5 no es que Cristo vino a morir por nosotrosporque éramos pecadores;sino que se entregó por nosotros porque somos su iglesia.2.° Cristo se entregó por nosotros porque nos ama; no porque hemos pecado. En 1.aCorintios 15 dice que Cristo murió por nuestros pecados, aquí en cambio dice que Cristo amó ala iglesia y se entregó por ella.El se entregó por causa del amor, no por causa del pecado.Morir por el pecado es una cosa, pero morir por amor es algo muy diferente. Morir por lospecados es tratar el problema del pecado, esto es la Salvación. En cambio si Cristo se entregópor nosotros, se trata de amor. Aquí el pecado se descarta. Este aspecto de su muerte esúnicamente por causa del amor y no tiene nada que ver con el pecado.3.° Cristo se entregó por nosotros para darse a sí mismo sin ninguna referencia a nuestrospecados. Este versículo podría traducirse así: «Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo a laiglesia.»Adán dio sus huesos a Eva, de igual manera Cristo se nos ha dado. Por haber muerto letenemos en nosotros; él ya ha entrado en nosotros. Por su muerte tenemos su vida en nosotros.El mismo se ha impartido a nosotros.Meditemos un momento: (¿no es maravilloso?). Desde el punto de vista de Dios, la iglesianunca ha pecado ni ha tenido nada que ver con el pecado. Claro que Dios sabía que el hombrecaería y tendría que ser salvado, pero en otro aspecto, maravillosamente no vio ningún pecadoen particular. En otras palabras: nosotros contenemos una parte que no necesita ningunasalvación. Es aquella porción que hemos recibido de Cristo, no tiene que ser salvada porque su-pera el pecado.(Naturalmente, esta parte únicamente la recibimos después que fuimos salvos.) Esta parte esla iglesia.La Biblia nos revela de que manera Dios ha utilizado muchas mujeres para representar laiglesia. El libro de Génesis —además de Eva— nos ofrece también la historia de Rebeca y deAsenat.El casamiento de Rebeca con Isaac representa simbólicamente la manera en que la iglesiaserá conducida a Cristo.El casamiento de Asenat con José y el nacimiento de hijos en Egipto representa de quémanera la iglesia es elegida por Dios en medio del mundo.El libro de Éxodo relata como Séfora se casó con Moisés en el desierto. Esto Simboliza laiglesia en el desierto.
  22. 22. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 22 / 78Josué cuenta como Acsa (15:13-19) al casarse pidió las fuentes de arriba y las fuentes deabajo. Esto representa de que manera la iglesia recibe la herencia.El matrimonio de Rut con Booz simboliza la salvación de la iglesia.El matrimonio de Abigail con David representa a la iglesia como ejército dispuesto para la guerra.El Antiguo Testamento relata de muchas mujeres que en conjunto simbolizan los diversosaspectos de la iglesia: la iglesia fue elegida del mundo, salvada, sacada del desierto, preparadapara la guerra, recibió la herencia y fue conducida a Cristo.Todos los diferentes ejemplos de las Escrituras se refieren a la iglesia, pero entre todos ellospermanece el singular ejemplo de Génesis 2. No hay ningún otro prototipo que se le iguale. ¿Porqué? Porque Eva realmente expresa lo que es la iglesia en el pensamiento de Dios, y el lugarque ocupa en Su plan eterno. Todos los demás ejemplos tuvieron lugar después de la caída delhombre. Sólo la figura de Eva existió antes. Todos los demás ejemplos incluyen la responsabili-dad moral del hombre. Sólo ella está libre de esto.La Eva que Dios hizo, nació de Adán, no de un pecador salvado.Ella nació antes que el pecado entrara en escena. De igual manera la iglesia nace de Cristo;no se trata de pecadores que consiguen gracia y se salvan. Eva nació de Adán y existeúnicamente por Adán.De igual manera la iglesia nació de Cristo y existe enteramente por Cristo. Tal vez creamosque la iglesia se compone de muchas personas que han sido salvadas, personas como Rut. Rutestaba completamente rodeada de pecado, y Booz vino y la salvó. Pero esto no es el cuadro quenos ofrece Génesis 2 en cuanto a la iglesia. En tiempos de Rut el pecado ya había entrado, encambio en Génesis 2 el problema del pecado no existía. Así es como era la iglesia al principio:no tenía ninguna relación con el pecado. ¡Oh, esto es algo fantástico y esto son palabras llenasde significado! La iglesia en el plan de Dios no tiene historia de pecado!Cuando alguien nos pregunta por nuestra salvación, nosotros siempre empezamos por lacaída, es decir, que cometimos pecado y estuvimos vagando en él; que éramos malos ydepravados, y entonces cuando oímos el evangelio creímos en el Señor Jesús y fuimos salvos.Siempre empezamos por la caída. En cambio a los ojos de Dios, la iglesia jamás ha cometidoningún pecado. Es aquella parte de Cristo que nunca ha estado en contacto con el pecado y quejamás ha sabido lo que es el pecado. Lo que carece por completo de pecado se llama Eva, y loque procede por completo de Cristo, se llama iglesia.Lo que es enteramente de Cristo y existe únicamente por Cristo, esto se llama Eva, o iglesia.Simbólicamente Eva representa una criatura colectiva creada por Dios: la iglesia, la cualprocede enteramente de Cristo, seres pecadores. La iglesia no es tan sólo un compuesto dehumanos de todas las naciones, de todos los pueblos y de todas las lenguas. ¡No! Sólo lo quenace de Cristo puede llamarse iglesia. No se trata de muchas personas que creen en Jesús yeso las convierte en iglesia. La iglesia es solamente aquella parte que proviene de Cristo.Tenemos que damos cuenta que la iglesia es el «vaso» que Dios ha elegido para manifestar aCristo, su Hijo, y llevar a cabo su propósito eterno. No tiene nada que ver con el pecado porqueDios ha dicho que no se acordará más de nuestros pecados.Nuestros pensamientos tienen que ser renovados y entrar en lo que Dios considera comosupremo. Muchos hijos de Dios siempre lo relacionan todo con el tema del pecado y el sersalvos. Sus pensamientos siempre giran alrededor de los pecadores que fueron en un tiempo, ycómo después llegaron a ser salvos. Parece como si siempre miráramos desde la perspectivadel pecado, como si eso nos acompañara siempre. Sin embargo. Dios se propone cambiar por
  23. 23. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 23 / 78completo nuestra manera de razonar. Desea que tengamos una visión completamente nueva dela iglesia, que veamos que en definitiva no tiene ninguna relación con el pecado. Desde elprincipio y hasta el fin la iglesia es de Dios y para Dios, y es como si jamás hubiese tenidocontacto con el pecado. En nosotros hay una parte que procede de Cristo y que es Cristo mismo.Esta parte jamás tuvo relación con el pecado ni jamás tampoco podrá tenerla. El pecado no tieneninguna posibilidad de ponerse en contacto con ella. En verdad podemos decir que en nosotrosse halla algo que es santo. ¡Oh, si todos nosotros pudiéramos entrar en lo que es la visión deDios en cuanto a la iglesia! Desde su punto de vista es como si él hubiera anulado toda lahistoria del pecado. Cuando en la eternidad le ofrezcamos nuestras alabanzas, no seránecesario que mencionemos cuan pecadores fuimos. Dios quiere llevarnos a un punto dondetoda la historia posterior a Génesis 3 sea cosa pasada, y sólo traigamos ante Dios aquello quees de Cristo. Esto es el propósito eterno de Dios. Dios quiere conseguir una iglesia, un sercolectivo en el cual todo sea de Cristo y por Cristo; una iglesia sin historia de pecado.Regresemos a Génesis 2:18: «Y dijo Jehová Dios:no es bueno que el hombre esté sólo; le haré ayuda idónea para él...»La creación de Eva se efectuó para satisfacer la voluntad de Dios y el corazón de Dios.Observemos en Génesis 2 que la creación de Eva se relata antes que tuviera lugar lo que serelata en Génesis 3. Por cuanto el pecado todavía no había entrado, no existía el problema de laresponsabilidad moral entre Dios y el hombre. El hombre no tenía ningún problema con Dios, poreso todos los acontecimientos de Génesis 2 sólo fueron relatados para cubrir las necesidadespropias de Dios y no para proceder con el fracaso del hombre. La creación de Eva en Génesis 2nos muestra como Dios proyectaba tener su iglesia en la eternidad.A los ojos de Dios lo primero no fue la caída del hombre, sino el plan que él se habíapropuesto antes de la eternidad. El plan de Dios para la eternidad era que el hombre ejerciera Suautoridad y destruyera toda la obra de Satanás. Este es el propósito de Dios para la iglesia, ytodo va a tener cumplimiento en la eternidad futura.
  24. 24. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 24 / 78CAPITULO 37EL CUERPO Y LA ESPOSA DE CRISTOYa hemos visto como Eva representa a la iglesia en el plan de Dios, todo lo que es de laiglesia proviene enteramente de Cristo. Nuestro Dios se propuso tener una iglesia así. Nadamenos que esto puede satisfacer su corazón. No sólo planeó esta clase de iglesia, sino que élestá dentro para lograrla. ¡Aleluya! ¡Es un hecho! Tenemos que reconocer que nuestro Diosjamás puede ser impedido o detenido. Cuando Dios se propone algo, nada puede frenarle, aúncuando el Hades y todas las fuerzas de la Creación se desaten para hacerle oposición. Si biennosotros hemos caído y estamos llenos de defectos; si bien nosotros, camales y pecadores noshemos apartado lejos de Dios y le hemos desobedecido, con todo. Dios va a conseguir supropósito.Todo lo que el hombre haga no puede arruinar el plan de Dios, todo lo más lo rebasa. Por eso nosólo tenemos que reconocer el propósito de Dios, sino también damos cuenta de que Diosconseguirá plenamente lo que se propuso. Desde la eternidad Dios se propuso obtener unaiglesia que procediera completamente de Cristo; una iglesia que no contuviera ninguna impurezadel hombre, ningún elemento de la tierra, ningún resabio de pecado. Cada parte de ella debía seralgo de Cristo y Cristo debía ser su verdadera vida. Pero al principio de Génesis 3 el hombrecayó. Así es que ante nosotros no sólo tenemos el hecho del propósito de Dios en la Creación,sino también el hecho de la caída del hombre. Por eso vamos a ver cual es el camino que Diosha escogido para remediar la situación. En Efesios 5:25-30 dice:«Maridos amad a vuestras mujeres así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismopor ella para santificarla, habiéndola purificado en el lavamento del agua por la palabra, a fin depresentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosasemejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a susmujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama, porque nadieaborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida como también Cristo a laiglesia, porque somos miembros de su cuerpo...» Estos seis versículos de las Escrituras sepueden dividir en dos secciones, una, de los versículos 25 al 27, nos da la primera razón por laque el hombre debe amar a su mujer. La segunda parte —los versículos 28 y 30— nos da la otrarazón.En esta sección encontramos dos veces el mandamiento de amar a la mujer, seguido de lasrazones para ello.La primera parte da a entender que Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella, estando losverbos en tiempo pasado. Pero a partir del versículo 28 todos los verbos están en presente, esdecir, «sustenta» y «cuida». En estos pasajes de las Escrituras, el tiempo verbal es distinto; elprimero, está en pasado; el segundo, en presente. También los temas son diferentes; el primerose refiere a la iglesia como la esposa de Cristo; y el segundo como el cuerpo de Cristo. Es enesta primera parte donde se utiliza el presente. ¿Por qué? Porque todo el propósito que aquí senos revela es el de tener una esposa. Incluso su muerte se efectuó con ese fin: que él obtuvieseuna esposa.Si bien él recibirá su esposa en el futuro, no obstante la obra fue consumada en el pasado.Pero, ¿y qué pasa en el presente?Hoy la iglesia es el cuerpo de Cristo, y el Señor está en medio de ella para sustentarla ycuidarla.
  25. 25. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 25 / 78La relación entre el cuerpo y la esposaA los ojos del Señor la iglesia tiene dos posiciones:con respecto a su vida, la iglesia es el cuerpo de Cristo, pero en cuanto a su futuro, ella es laesposa de Cristo. Con respecto a la unidad de Cristo y la iglesia, la iglesia es su Cuerpo; encuanto a la estrecha relación entre Cristo y la iglesia, la iglesia es su esposa.En cualquier lugar que la Palabra de Dios habla de la unidad entre Cristo y la iglesia, vemosa Cristo como la cabeza y la iglesia como su cuerpo. En cualquier lugar que la Palabra acusadiferencia entre Cristo y la iglesia, vemos a la iglesia como esposa de Cristo.A Adán y Eva se les dijo, en efecto, que los dos serían «una sola carne», pero no obstanteeran dos personas; Dios siguió considerándoles como dos. Adán siguió siendo Adán y Evasiendo Eva. Ellos eran dos que se unieron para ser uno. Tal es la relación entre la iglesia yCristo. Uno se convirtió en dos, y dos se convirtieron en uno.Cuando Dios creó al hombre, lo creó como hombre y mujer. Eva nació de Adán, así es queella y Adán eran uno. Igualmente la iglesia nace de Cristo;por eso la iglesia y Cristo también son uno. Pero a pesar de que Adán y Eva existían al mismotiempo, entre ellos había una diferencia: respecto a la unidad eran uno, pero por lo que respectaa su pluralidad, se distinguían el uno del otro. Estas dos diferentes posiciones guardan relacióncon la diferencia en el tiempo. Hoy la iglesia es el cuerpo de Cristo, sin embargo en el futuro serála esposa de Cristo. Hoy la iglesia es el cuerpo de Cristo a fin de que por medio de ella semanifieste la vida de Cristo. Sin embargo , el día que la iglesia haya madurado en vida. Diosconducirá la iglesia a Cristo, y entonces se convertirá en la esposa de Cristo.Hay personas que creen que hoy día la iglesia ya es la esposa de Cristo, pero esto esincorrecto. Tal cosa no puede ser. Si el Señor Jesús todavía no es el esposo, ¿cómo es posibleque la iglesia ya pueda ser su esposa? No, sólo el día en que la obra de la iglesia como cuerpode Cristo sea consumado, entonces es cuando Dios presentará la iglesia a Cristo y se convertiráen su esposa. Si nosotros contemplamos el simbolismo de Génesis 2, también podemos ver larelación entre el cuerpo y la esposa. Eva tuvo su origen en la costilla de Adán, de este modo fuecuerpo de Adán. Si para crear a Eva se utilizó una porción del cuerpo de Adán, entonces laposición de ella era la del cuerpo de Adán. Pero una vez que Eva estuvo formada, Dios la trajo aAdán, y entonces se convirtió en la esposa de Adán. Esta es la relación entre el cuerpo y laesposa. Cuando se hace referencia a que Eva nació de Adán, entonces esto significa que ella escuerpo de Adán; en cambio, cuando Eva fue presentada a Adán y se convirtió en su ayudaidónea, esto quiere decir que se convirtió en la esposa de Adán. Lo que salió del cuerpo de Adánes el cuerpo de Adán, y lo que fue presentado a Adán es su esposa.Sólo lo que procedía de Adán podía ser la ayuda idónea de Adán. Lo que no procedía de Adánjamás podría ser su ayuda idónea. De ahí que cuando le fueron presentadas todas las aves delcielo Adán no tomó ninguna de ellas como ayuda idónea, pues ellas no procedían de él. Ycuando compareció ante él todo el ganado, tampoco Adán tomó a ninguno, porque tampoconinguno procedía de él. Lo mismo sucedió con los demás animales. Su procedencia no era co-rrecta. Si todo aquello no procedía de Adán, no podía ser su ayuda idónea. Entonces, ¿qué es loque podía ser la ayuda idónea de Adán? ¡EVAj También Eva fue traída ante Adán lo mismo quelo fueron las aves del cielo, los animales del campo y el ganado, pero entre Eva y ellos existíauna diferencia fundamental: aquellos no procedían de Adán.Si Eva es lo único que procedía de Adán, esto es lo único que calificaba para poder ser laesposa de Adán. Ella salió de él y regresó a él. Lo que salió de él es su cuerpo; lo que se ledevolvió era su esposa. Sólo lo que sale de Cristo puede regresar a Cristo. Lo que no viene de
  26. 26. La Iglesia GloriosaPastor Robinson Castro 26 / 78Cristo jamás puede volver a Cristo. Sólo lo que viene del cielo puede volver al cielo. Si nosotrosno hemos venido del cielo, no estaremos en condiciones de regresar allí. El hogar es el lugar denuestra procedencia. Cuando decimos que hemos ido a casa, estamos diciendo que hemosregresado al lugar de donde habíamos venido. Solamente lo que ha venido del cielo puederegresar al cielo. Solo lo que vino de Adán podía regresar a Adán. Adán sólo pudo aceptaraquello que era de él mismo.Esto es un símbolo que muestra que Cristo sólo aceptaría lo que proviene de él mismo. SóloaquellosSue proceden de Cristo pueden volver a él. Sólo aque-os que reciben su vida pueden seraceptados por él.Hay personas que piensan que deben poner a disposición del Señor todo lo que tienen y son.Pero Dios no puede aceptar nada de fo que le ofrece una fuente humana. Dios no puede aceptaro utilizar nada que provenga del hombre mismo. Entre los cristianos — particularmente entre losfervientes— se comete una falta grave. Se cree que ofreciendo al Señor todo lo que tienen,incluyendo sus capacidades y talentos ya todo está en orden. Sin embargo tenemos que pensaren esto: que Cristo sólo aceptará lo que proviene de él mismo. El no acepta nada de lo queproviene del hombre. Tal vez tú digas: ¿Pero es que no hubo un Pablo entre los apóstoles? ¿Noera muy instruido? ¿No era un hombre de gran inteligencia? Aquí no deberíamos olvidar laspalabras que Pablo habló de sí mismo: «Pues me propuse no saber entre vosotros cosa algunasino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y yo me presenté ante vosotros con debilidad y con temory mucho temblor, y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras de humana sabiduría, sinocon demostración del Espíritu y de poder.. ."(1.a Cor. 2:2-4).Nosotros damos gracias a Dios porque en la iglesia puede haber hombres inteligentes yelocuentes, pero la inteligencia de origen natural y la elocuencia de origen natural, en la iglesiano tienen ningún valor espiritual. En la iglesia sólo una cosa es aceptable: aquello que provienede Cristo. Sólo lo que viene de Cristo puede volver a Cristo.El material con que debe ser edificada esta esposa, es Cristo mismo.Nosotros tenemos que fijamos sobre todo en una cosa: sólo lo que viene de Cristo tienealguna clase de valor o utilidad espiritual en la iglesia. Dios jamás utiliza la vieja creación paralevantar la nueva creación. De igual manera, Dios nunca utiliza algo que proviene del hombrepara erigir aquello que es de Dios. Nosotros nunca podemos aprovechar cosas de la carne paraproducir cosas espirituales. El Señor Jesús nos dijo: «Lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es.»¿Es posible que algo nacido de la carne pueda convertirse en Espíritu?¡No! «Lo que es nacido de la carne, carne es.»Todos los asuntos están relacionados con el tema de la procedencia.Si nosotros queremos saber si el resultado será espiritual, sólo tenemos que preguntar si elorigen es espiritual. El Señor Jesús dijo:«Lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es.» Nosotros no podemos utilizar nada de la carnepara con ello producir algo espiritual. El mensaje que brota del intelecto no produce más queconocimientos. La obra realizada estimulando las emociones sólo puede dar lugar a actosemotivos.Sólo una obra hecha con el Espíritu puede producir Espíritu.Aquí no se trata de si la meta o la intención es correcta, sino del punto de partida. El hombre

×