Leccion 05 d. la expiación ofrenda de purificación
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Leccion 05 d. la expiación ofrenda de purificación

on

  • 524 views

LA EXPIACIÓN OFRENDA DE PURIFICACIÓN

LA EXPIACIÓN OFRENDA DE PURIFICACIÓN

Statistics

Views

Total Views
524
Views on SlideShare
420
Embed Views
104

Actions

Likes
0
Downloads
20
Comments
0

1 Embed 104

http://www.actiweb.es 104

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Leccion 05 d. la expiación ofrenda de purificación Leccion 05 d. la expiación ofrenda de purificación Presentation Transcript

  • La ley ceremonial distinguía entre tres tipos de pecado: Transgresión involuntaria: Un pecado cometido sin darse cuenta. Pecado deliberado: Un pecado cometido sabiendo que se está pecando. No existía ningún sacrificio que se pudiera ofrecer por un pecado de rebelión. Sin embargo, si existía un arrepentimiento sincero, Dios estaba dispuesto a perdonar incluso los pecados de rebelión, como los cometidos por Acab (1R. 21:27-29) o Manasés (2Cr. 33:12-13)
  • El pecador arrepentido debía presentarse en el Santuario con una víctima. El tipo de víctima dependía del tipo de pecado, el cargo del pecador y su capacidad económica. Así, la víctima podía ser desde un becerro hasta un par de palominos (hasta se llegaba a aceptar una ofrenda de harina) La víctima debía cargar con la culpa del pecador para que éste fuera perdonado. Dios mismo es el que ha cargado sobre sí, en la cruz, con el pecado de toda la humanidad.
  • “Y pondrá su mano sobre la cabeza de la ofrenda de la expiación, y la degollará en el lugar del holocausto” (Levítico 4:29) En el momento de imponer las manos, el pecador confesaba sus pecados (Lv. 16:21) De esta forma, la culpa era transferida del pecador a la víctima. Inmediatamente después, el pecador mismo debía matar a la víctima. Al confesar nuestros pecados, Jesús carga con nuestra culpa y somos tan responsables de su muerte como el soldado que le clavó.
  • Si el pecado era del Sumo Sacerdote o de todo el pueblo, la sangre era llevada directamente al Lugar Santo y colocada sobre los cuernos del Altar del Incienso. La culpa era transferida directamente de la víctima al Lugar Santo. En cualquier otro caso (jefe, israelita común, extranjero…), la sangre era colocada sobre los cuernos del Altar de los Debía realizarse un Holocaustos. paso más antes de que la culpa fuera transferida al Lugar Santo. En ambos casos, la grosura y otras partes del animal eran quemadas en el Altar y su humo ascendía en “olor grato a Jehová” (Lv. 4:31)
  • El pecador no podía llevar directamente ante Dios la culpa de su pecado. Por ello, la transfería a la víctima y de ésta era transferida al sacerdote, el cual la llevaba ante la presencia de Dios (en el Lugar Santo) Cuando no llevaba directamente la sangre (como vimos antes), el sacerdote debía comer la carne de la víctima. De esta manera, al entrar en el Lugar Santo, cargaba el pecado y lo presentaba ante Dios. Jesús, además de morir por nuestros pecados, los cargó sobre sí y los presenta por nosotros ante el Padre, en el Santuario Celestial.
  • Acciones del pecador Trae la víctima Impone las manos Sacrifica la víctima Acciones del sacerdote Si pecaba el Sumo Sacerdote o toda la congregación Si pecaba un jefe o una persona del pueblo Llevaba la sangre al Lugar Santo Rociaba la sangre en los cuernos del altar Quemaba la carne fuera del Santuario Comía la carne del sacrificio
  • Aprenda a tocar los himnos adventistas, curso de piano para niños:: http://www.actiweb.es/partit uraseliab/