EL TÚNEL

39,008 views
38,654 views

Published on

3 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
39,008
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
201
Comments
3
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

EL TÚNEL

  1. 1. El túnel Esta obra; escrita por Ernesto Sábato, presenta una estructura psicológica, pues nos muestra los diversos fenómenos que se pueden dar en la mente humana. Como personajes principales tenemos a María Iribarne y Juan Pablo Castel, cuyo comportamiento es caracterísco de una persona obsesivo – compulsiva, puesto que a medida que transcurre la obra nos damos cuenta de los oscuros pensamientos del protagonista hacia María Iribarne, y como es que él pensaba estar enamorado de ella idealizándola, de tal manera que creía podía ser la única persona capaz de comprenderlo no sólo en su arte sino también en su intimidad, y amarlo tanto como él a ella. Pero esto era algo subjetivo pues ninguno se conocía a fondo como para dar inicio a un amor verdadero. Compartían muchos momentos juntos, sin embargo en cada detalle había algo de misterio en ella, misterio que impulsó a Juan Pablo Castel a cometer el peor de los crímenes: asesinar a su amante. Este asesinato fue la consecuencia del temor a que ella le ocultara cosas, pues en cada intento de conocerla más a fondo, realizando todo tipo de preguntas, que ella evadía, y él al no encontrar respuesta alguna, empezaba a imaginar cosas desde su punto de vista, yendo más allá de lo que en realidad estaba pasando. El túnel es una obra que nos muestra una situación de incomunicación, donde el protagonista se siente incomprendido y atrapado en su propio túnel, y debido a su obsesión por María Iribarne, vemos como el amor se convierte en odio.
  2. 2. La obra se desarrolla en un contexto histórico de Revolución en el país de Argentina, en esta época surge un movimiento llamado peronismo ,liderado por el presidente Juan Domingo Perón, las bases del partido se centraban en la justicia social, capitalismo y nacionalismo, pero sobre todo en controlar la expansión de los emigrantes hacia la capital. Debemos tener en cuenta esto, ya que el autor era un descendiente de emigrantes, por lo tanto estaba tan influenciado con el medio, que adoptó una postura contraria al gobierno. Esta política influyó en la vida del autor, es decir en la forma de cómo la veía y actuaba en ella, interactuando con las personas que lo rodeaban, mostrándose siempre hacia a ellas como un participe del existencialismo, y como tal era el tipo de personas que veía el mundo desde su propia perspectiva. En la obra esto se refleja en el personaje de Juan Pablo Castel, quien tenía una manera muy peculiar de ver el mundo. “Confieso que uno de mis peores defectos es el que siempre he mirado con antipatía y hasta con asco a la gente, sobretodo a la gente amontonada... En general la humanidad siempre me ha parecido detestable” (Pág. 41) Sin embargo esta manera de pensar fue cambiando, desde que conoció a María Iribarne. “En el Salón de Primavera de 1946, donde presenté un cuadro llamado Maternidad, el cual tenía un detalle sobre una ventanita, se veía una escena pequeña y remota: una playa solitaria y una mujer que miraba el mar. Nadie se fijó en esta escena; con excepción de una sola persona, nadie pareció comprender que esa escena constituía algo esencial” (Pág. 13). Cuando menciona aquella persona, hace referencia a María Iribarne, quien con mucha atención se encontraba mirando el cuadro, sobretodo fijándose en el detalle de la ventanita ocasionando en el pintor una sensación de confianza, se sintió comprendido, y creyó que ella era la única persona que comprendió lo que él quería transmitirle al mundo. Desde aquel día surgió un sentimiento en Juan Pablo Castel, que poco a poco se convirtió en una obsesión, la cual lo llevó a buscar con mucha ansiedad a María Iribarne.
  3. 3. “Una tarde, por fin la, vi por la calle.... la verdad es que muchas veces había pensado y planeado minuciosamente mi actitud en caso de encontrarla”. (Pág. 15). A medida que pasaba el tiempo aumentaba su obsesión por verla, y entablar una conversación con ella, hasta que por fin llegó ese momento. “Se encontraron en el ascensor del edificio de la Compañía T, donde ella al reconocerlo se sonrojó, y éste le dijo que tenía que preguntarle algo muy importante, es referente a la ventanita, ¿comprende?... Pero no sé que ganará con verme, hago mal a todos los que se me acercan... quedamos en vernos pronto” (Pág. 26). Su obsesión se fue haciendo cada vez más fuerte y esto se ve reflejado en los frecuentes encuentros que posteriormente tuvieron. Se dice que un trastorno obsesivo - compulsivo es lo bastante severo, que produce pérdida de tiempo, causando notable angustia o significativo perjuicio. Las obsesiones consisten en persistentes ideas, imágenes, impulsos, pensamientos que involuntariamente invaden en la mente del hombre. El recuerdo de María Iribarne es un claro ejemplo de cómo una obsesión se convierte en una conducta repetitiva, en el sentido que Juan Pablo la recordaba constantemente e incluso cuando gozaba de su compañía, la aturdía con sus dudas. “María, por momentos parecía una adolescente púdica t de pronto se me ocurría que era una mujer cualquiera y entonces un largo cortejo de dudas desfilaba por mi mente”. (Pág. 59). “Mis dudas y mis interrogatorios fueron envolviéndolo todo, como una liana que fuera enredando y ahogando los árboles de un parque en una monstruosa trama” (Pág. 62). El objetivo de las obsesiones; por así decirse, no es una sensación placentera o de goce, más que eso, su objetivo consiste en aliviar la ansiedad o angustia de la persona que la padece. Juan Pablo Castel creía estar enamorado de María, y es que en sus circunstancias, cualquier persona capaz de comprenderlo de tal manera, hubiera hecho que él sintiera lo mismo, sin embargo lo que ocurría era que estaba siendo víctima de una obsesión, que sin darse cuenta lo fue consumiendo poco a poco.
  4. 4. El amor se convierte en obsesión cuando la otra persona ocupa el lugar más importante y casi el único en la escala de prioridades del sujeto. “Mis sentimientos durante todo este periodo oscilaron entre el amor más puro y el odio más desenfrenado, ante la contradicciones y las inexplicables actitudes de María” (Pág. 59). “Naturalmente puesto que si se había casado con Allende era lógico pensar que alguna vez debió sentir algo por este hombre, este problema podríamos llamarlo “el problema Allende” el cual fue uno de los que más me obsesionaron” (Pág. 67). La obsesión por la pareja se caracteriza por el temor a romper con ella y a vivir en soledad. Los psicólogos aseguran que la fuerte necesidad a no estar solos crea una cierta dependencia que da lugar a hablar de una adicción del amor, en otras palabras, de una obsesión, que va generando en los individuos un estilo de vida dependientes, donde todo gira entorno a la pareja, descuidándose otros aspectos importantes de la vida humana. “Volví a casa con la sensación de una absoluta soledad, esa sensación de estar solo en el mundo...” (Pág. 73) “Si alguna vez sospecho que me has engañado, te mataré como a un perro” (Pág. 61). Esta frase se debe a las dudas que surgen en la cabeza de Castel respecto a la fidelidad de María. Tal era su obsesión por ella, que todo giraba entorno a ella, Juan Pablo redujo su vida, en todos los aspectos, a una sola persona: María Iribarne. Si embargo las diversas especulaciones formuladas por Castel, muchas veces, no tenían validez, y eran puras alucinaciones. Esto lo conlleva a formar parte de una relación obsesiva, tornándola depresiva, viviendo el amor tormentosamente. “sufría horriblemente por no verla, no podía trabajar, y todo en honor a una hipotética mortificación de María (Pág. 78). Una obsesión conlleva a una condición penosa y angustiante para quien la padece. Cuando las obsesiones y compulsiones se convierten en crónicas, se habla de una neurosis, que perturba la vida normal del sujeto, convirtiéndose en un trastorno obsesivo-compulsivo.
  5. 5. “Ese estremecimiento de orgullo, ese deseo creciente de posesión exclusiva debían haberme revelado que iba por mal camino, aconsejado de la vanidad y la soberbia” (Pág. 89). “Todo me parecía fugaz, transitorio, inútil, impreciso. Mi cabeza no funcionaba bien y Marí se me aparecía una y otra vez como algo incierto y melancólico”. (Pág. 97). Existen diversos tipos de obsesiones, relacionados con las costumbres o manías que se presentan en las personas. Existen aquellas relacionadas con la alimentación, cuyo exceso o neurosis serían las enfermedades como anorexia y bulimia, también están las relacionadas a las verificaciones, a una secuencia de orden, etc. En el caso de Juan Pablo Castel podemos catalogarlo como “el obsesivo puro”. Este tipo de personas no hacen nada para tratar de eliminar la angustia de su pensamiento obsesivo. Se les presentan ideas o imágenes muy violentas, se preguntan si pueden llegar a volverse locos, matar a alguien y, apuñarla, aterrorizándose ante esa posibilidad. Estas personas neuróticas se caracterizan por presentar niveles elevados de ansiedad, como mecanismos de defensa rígidos y patrones de comportamiento contraproducentes. En general los neuróticos son infelices, personas llenas de tensión nerviosa, ineficaces, que van perdiendo la identidad propia, a medida que estos problemas avanzan. “Terminé diciéndole a gritos que me mataría, que era una comediante y necesitaba verla en Buenos Aires... lo único que lograremos -agregó, con voz medio débil- es hacernos más daño” (Pág. 105). “Me acerqué a su cama y cuando estuve a su lado, me dijo tristemente: ¿Qué vas hacer Juan Pablo?, poniendo mi mano izquierda sobre sus cabellos, le respondí: tengo que matarte, María. Me has dejado solo... Un súbito furor fortaleció mi alma y clavé muchas veces el cuchillo en su pecho y en su vientre”. (Pág. 120). Es así como finaliza la obra el Túnel, un final trágico, lleno de malas interpretaciones y conductas desviadas. El autor no pretende con ella, darnos un final algre o alguna enseñanza moral, por el contrario, nos muestra un relato de ficción, donde nosotros como
  6. 6. lectores, vamos explorando en la mente de un hombre que se encuentra completamente aislado de la sociedad, viviendo en su mundo, en su propio túnel. Todo esto se desarrolla en la ciudad de Buenos Aires, una ciudad fría y desinteresada, según Castel. Sábato nos muestra una visión del mundo desde una perspectiva particular, que es la de Juan Pablo Castel, la obra se va desarrollando fijándose en cómo éste ve al mundo, para lo cual Sábato utiliza el monólogo, de esta manera podemos observar y enterarnos de lo que está pensando el protagonistas, en este caso, de las angustias y ansiedades de colmaban la cabeza de Castel, conduciéndonos por su túnel, su vida, donde su obsesión por María Iribarne era la más predominante. Otro problema notable en la obra es la comunicación. Juan Pablo Castel era un hombre bastante antisocial, así que, a pesar de todo, por naturaleza, necesitaba de alguien con quien compartir y con quien comunicarse, es por ello que al encontrarse con María Iribarne, siente un apego hacia ella, sentimiento que poco a poco fue a convertirse en una obsesión que terminaría con la muerte de María. Es notable también que la comunicación que pudo haber entre ellos dos, no fue la mejor como para entablar una relación estable, pues Castel sin darse cuenta, sumergía a María en su mundo, y su egoísmo no lo dejaba ver el bienestar de ella, pensando sólo en las necesidades que él tenía. A pesar, que este relato gira entorno a una filosofía existencialista, de la cual Sábato era partidario, es una novela que envuelve al lector en los pensamientos y en lo más interior de la mente de un hombre, de la mano de un suspenso que nos sigue hasta el final de la obra.
  7. 7. Bibliografía PAREDES, Aníbal. Compendio de Psicología. 1era edición. Lima. Editorial San Marcos. 2006. 418 pp. SÁBATO, Ernesto. El túnel. Argentina.

×