Proteccion Familiar 6. ariketa

  • 195 views
Uploaded on

seme alaben zainketa dela eta prestazioaren kentzea

seme alaben zainketa dela eta prestazioaren kentzea

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
195
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 6. Supuesto de variación en la unidad familiar que da lugar a la extinción de la prestación familiar por hijo a cargo PLANTEAMIENTO El trabajador del supuesto práctico anterior (con 4 hijos, 3 de ellos sin discapacidad) cumple con su obligación de comunicar al INSS determinadas variaciones que se han producido en su familia: -Con fecha 15-11-2008, uno de los hijos sin discapacidad se traslada a trabajar a otra ciudad, independizándose de la familia. -Con fecha 20-11-2008, el hijo con discapacidad ha solicitado la pensión de invalidez no contributiva, que le es reconocida con fecha 10-12-2008. ¿Qué incidencia tienen estos hechos en los beneficiarios de las prestaciones familiares? Eragin ekonomiko bi izango ditu: Alde batetik, gaigabezia duten semealabengatik: gaigabezia duten seme alaben asingnazio ekonomikoa ez dator bat alde ez kontributiboan jasotako pentsioarekin. Hori dela eta, aitak azaroaren jasoko du gaigabezia dela eta azken prestazio ekonomikoa, semeak azaroan eskatu duelako ezintasunaren pentsioa. Bestetik, gaigabezia ez duen semealabengatik: nahiz eta gaigabezia ez duen semea gurasoen menpean ez bizi, aitak 24,25 euroko prestazioa jasotzen jarraituko du seme horregatik hiruhilabete naturala bukatu arte. Erabilitako legedia: Gizarte Segurantzaren Lege Orokorra: 182 eta 183 artikuluak. SENTENTZIAREN LABURPENA: D. R.C.R. –ek Gizarte Segurantzaren Institutu Orokorra demandatu zuen ondorengo arrazoiagatik: GSIO.ak prestazioak direla eta oinarrizko ikuskaritza egin zuenean langile honek prestazio desegokioa jasotzen duela esan zuen, langile hau denbora partzialeko kontratu batekin lanean ari zelako eta berak jasotzen zuena limitetik gora zegoelako. Eta langile institutu orokorrak esandakoagaz ados ez zegoenez demandatu egin zuen. Baina instantziako epaitegiak langileak prestazio hori jasotzeko eskubidea zuela esan zuen D.R.C.R-ri arrazoia emanez. Hau ikusita, GSIO.ak doktrina bateratzeko helegitea aurkeztu zuen, honen epaitza hau izanez: demanda eta instantziak emandako epaia bertan behera utzi zuen. En la Villa de Madrid, a veintiocho de Enero de dos mil dos.  Vistos los presentes autos pendientes ante esta Sala, en virtud de recurso de casación para la unificación de  doctrina interpuesto por el Instituto Nacional da la Seguridad Social, representado por el procurador D. Carlos  Jiménez Padrón, contra la sentencia de 23 de febrero de 2001 dictada por la Sala de lo Social del Tribunal  Superior de Justicia de Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife, en recurso de suplicación 770/2000, que  a su vez había sido formulado contra la sentencia de 31 de julio de 2000 del Juzgado de lo Social número 2 de   dicha ciudad, recaída en autos 630/1999, sobre reintegro de prestaciones indebidamente percibidas, en virtud  de demanda deducida por Don R.C.R. contra el mencionado INSS.
  • 2. Es Magistrado Ponente el Excmo. Sr. D. SANTIAGO VARELA DE LA ESCALERA  ANTECEDENTES DE HECHO  PRIMERO.­ Con fecha 23 de febrero de 2001 la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias,  sede  de  Santa  Cruz  de  Tenerife,  dictó  sentencia, cuya  parte  dispositiva  es   del  tenor  literal   siguiente:  Que  debemos desestimar y desestimamos el recurso de suplicación, interpuesto por la letrada de la Administración  de la Seguridad Social, en nombre y representación del INSTITUTO NACIONAL de la SEGURIDAD SOCIAL y  de la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL contra la sentencia del Juzgado de lo Social de  referencia de fecha treinta y uno de julio de dos mil, en virtud de demanda interpuesta por D. R.C.R. contra los   anteriormente   mencionados   en   reclamación   de   RECONOCIMIENTO   DE   DERECHO   y   en   consecuencia  debemos confirmar y confirmamos la sentencia de instancia. SEGUNDO.­ La sentencia de instancia dictada el 31 de julio de 2000 por el Juzgado de lo Social núm. 2 de los  de Santa Cruz de Tenerife, contenía los siguientes hechos probados: Primero. Con fecha 16­7­07 el organismo  demandado   inicia   expediente   de   Revisión   de   Oficio   de   Actos   declarativos   de   Derecho   e   relación   con   la  prestación de invalidez provisional que la actora ha percibido.­ Segundo. Por medio de resolución de fecha se  declara indebidamente percibidas la prestación por protección familiar por el período comprendido entre 1­4­97  y el 1­9­99 al superar los ingresos netos obtenidos el límite establecido.­ Tercero El importe de la pensión para   el año 1998 ascendió a 55.920 pesetas.­ Cuarto. El demandante fue contratado por la Dirección Provincial del  INEM para trabajar a tiempo parcial, poniéndolo en conocimiento del INSS el día 19­3­1994.­ Quinto Con fecha  6­7­95 vuelve a comunicar al INSS por medio de escrito que ha suscrito contrato a tiempo parcial con el Excmo.  Ayuntamiento de S/C de Tenerife.­ Sexto. Se ha interpuesto la preceptiva reclamación previa. La parte dispositiva de esta sentencia dice: Que estimando como estimo parcialmente la demanda formulada  por D. R.C.R., contra el INSTITUTO NACIONAL DE EMPLEO, debo declarar el derecho de la actora, a que la  deuda reclamada se limite a los tres últimos meses, importe exigible por el organismo demandado, lo que lleva a  realizar nueva liquidación determinando la nueva deuda.  TERCERO.­  El Procurador D. Carlos Jiménez Padrón, en la representación que ostenta, preparó recurso de  casación para la unificación de doctrina contra meritada sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias,  sede de Santa Cruz de Tenerife y, emplazadas las partes, y remitidos los autos, formalizó en tiempo y forma el  trámite   de   interposición   del   presente   recurso,   articulando   los   siguientes   motivos:  Primero.­  Sobre   la  contradicción alegada: Señala y aporta como sentencia contradictoria con la hoy impugnada la dictada por la  Sala de esta Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, de fecha 9 de noviembre de 1999.  Segundo.­ Sobre la infracción legal cometida la sentencia recurrida infringe lo establecido en el artículo 45.3. de  la   Ley   General   de   la   Seguridad   Social,   aprobada   por   Real   Decreto   Legislativo   1/94,   de   20   de   junio   en   la  redacción dada por el art. 37 de la Ley 66/1007. Tercero.­ Razona lo que estima oportuno sobre el quebranto  producido en la unificación de la interpretación del derecho y la formación de la jurisprudencia. CUARTO.­  Evacuado el traslado conferido; por el Ministerio Fiscal emitió informe en el sentido de considerar  procedente   el   recurso.   E   instruido   el   Excmo.   Sr.   Magistrado   Ponente,   se   declararon   conclusos   los   autos,  señalándose para la votación y fallo el día 22 de enero de 2001, en el que tuvo lugar. FUNDAMENTOS DE DERECHO  PRIMERO.­  1. La cuestión litigiosa, planteada en este proceso, se limita a determinar el alcance temporal del  instituto de la prescripción respecto del reintegro de las prestaciones indebidamente percibidas, tras añadir, el  art. 37 de la Ley 66/1997, de 30 de diciembre (de Medidas fiscales, administrativas y de orden social y que  entró en vigor, según su disposición final séptima, el 1 de enero de 1998) un apartado 3 al art. 45 del Texto  Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobada por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de  junio, y, más en concreto, si dicho precepto ha dejado sin efecto, y, en su caso, con que extensión temporal, la   doctrina jurisprudencial en esta materia o si, por el contrario, ésta ha de entenderse subsistente.
  • 3. 2. Establece el citado apartado 3 del art. 45 que La obligación de reintegro del importe de las prestaciones  indebidamente percibidas prescribirá a los cinco años, contados a partir de la fecha de su cobro, o desde que  fue   posible   ejercitar   la   acción   para   exigir   su   devolución,   con   independencia   de   la   causa   que   originó   la  percepción indebida, incluidos los supuestos de revisión de las prestaciones por error imputable a la Entidad  Gestora. Aunque carece de relevancia, a los efectos de este litigio, debe señalarse que, el plazo prescriptivo de  cinco años ha sido reducido a cuatro, por el art. 24 de la Ley 55/1999, de 21 de diciembre. Por su parte, la jurisprudencia de esta Sala del Tribunal Supremo, al no contener ni el Texto Articulado I de la  Ley se Seguridad Social, aprobado por Decreto 907/1966, de 21 de abril, ni los Textos Refundidos de la Ley  General de la Seguridad Social, aprobados por Decreto 2965/1974 y Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de  junio,   precepto   expreso   alguno   estableciendo   el   plazo   de   prescripción   para   exigir   el   reintegro   de   las  prestaciones de la Seguridad Social indebidamente percibidas (cuya materia es regulada en los apartados 1 y 2  del art. 56 de las normas legales primeramente citadas y en el art. 45 de la vigente, que se limita a reproducir el  mismo texto que sus precedentes preceptos), declaró aplicable, por analogía con lo establecido en los arts. 54.1  de las citadas Leyes de Seguridad Social de 1966 y 1974 y 43.1 de la vigente, así como en el art. 1966 del  Código Civil, el plazo de cinco años como plazo normal, o regla general, para el reintegro (sentencias de 12 y 13   de febrero, 18 de marzo, 22 de junio, 5 y 30 de octubre de 1992, 14 de mayo, 21 de julio, 17 de octubre y 10 de   noviembre de 1994 y 6 de febrero de 1995 y más posteriores) coincidiendo, en esta regla, con la que también  por vía interpretativa habían incorporado las diversas normas sobre recaudación ­arts. 37.5 de la Orden de 23  de octubre de 1986, 37.1.5 de la Orden de 8 de abril de 1992 y 34 e) de la Orden de 22 de febrero de 1996­,  pero   admitiendo,   con   apoyo   en   los   propios   art.   54.1   y   43.1   en   cuanto   limitan   los   efectos   temporales   del  reconocimiento   del   derecho   a   las   prestaciones,   la   aplicación,   con   carácter   excepcional   y   por   razones   de  equidad, el plazo, o límite, de tres meses en aquellos supuestos en que concurran estas dos condiciones: la  inequívoca buena fe del perceptor y la excesiva demora, por parte de la Entidad Gestora, en la regularización de  la situación  y reclamación de  las prestaciones  indebidamente  cobradas  (sentencia de  24  de septiembre  de  1996, dictada en Sala General ­que unifica la divergencia habida en la doctrina de la Sala al respecto y delimita  los supuestos de aplicación del plazo de tres meses­ seguida por las de 8, 11 y 24 de octubre, 22 de noviembre,   5, 11 20 y 23 de diciembre de 1996 y más posteriores). SEGUNDO.­ 1. La sentencia de 23 de febrero de 2001 de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia   de Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife (recurso 770/00), contra la que el INSS interpone el presente  recurso de casación para la unificación de doctrina, desestima el recurso de suplicación formulado por la misma  Entidad Gestora y confirma la sentencia de instancia, que había estimado la demanda y declarado el derecho  del actor a que la deuda reclamada por el INSS (como reintegro de la prestación por hijo a cargo, indebidamente  percibida durante el período de 1 de abril de 1997 a 1 de septiembre de 1999), se limite a los tres últimos  meses, como importe exigible por dicho organismo. Acoge con ello la sentencia de suplicación, compartiendo  los argumentos de la de instancia y una vez apreciada la buena fe del beneficiario y el retraso injustificado de la  Entidad Gestora, el criterio jurisprudencial antes señalado, por entender que en la determinación del alcance  temporal de la devolución de prestaciones indebidas, no obstante la modificación del art. 45 de la Ley General  de la Seguridad Social, han de ponderarse las conductas del asegurado y de la entidad gestora. 2. Por el contrario, la sentencia de 9 de noviembre de 1999 de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de  Justicia de Navarra (recurso 449/99), invocada y aportada como de contraste por la parte recurrente, confirma la  resolución judicial de instancia, desestimatoria de  la demanda,  en la que la actora  instaba  la nulidad  de la  resolución del INEM, de 9 de abril de 1999, que le reclamaba la devolución de 544.673 pesetas por percepción  indebida del subsidio por desempleo durante el período de 1 a 30 de noviembre de 1998, fundamentando su  decisión en considerar que el alcance temporal de la obligación del reintegro queda afectado por el nuevo marco  normativo,   representado   por   el   art.   45.3   de   la   Ley   General   de   la   Seguridad   Social,   según   la   modificación  establecida por la citada Ley 66/1997, de 30 de diciembre, y, por tanto, el plazo, para exigir la devolución de las  prestaciones indebidamente percibidas, incluidas las de desempleo, es el de cinco años, imponiéndose tal plazo  sobre   las   consideraciones   de   diligencia   y   buena   fe   observadas   por   los   beneficiarios   del   sistema   y   con  independencia del posible error achacable a la propia gestora.  3. Ha de apreciarse, a la vista de lo anteriormente expuesto, el requisito de contradicción que, para la viabilidad  del recurso de casación para la unificación de doctrina, exige el art. 217 de la Ley de Procedimiento Laboral, sin 
  • 4. que obste a ello que en la sentencia recurrida y en la de contraste el reintegro se refiera a la prestaciones  diferentes (por hijo a cargo, en una, y subsidio por desempleo, en la otra), pues, tanto en uno como en otro  proceso, se suscita, como núcleo sustancial de la controversia, el alcance atribuible, en orden al reintegro de  prestaciones indebidamente  percibidas, al art. 45.3 de la Ley General de la Seguridad, precepto que, como  integrante de las normas generales del sistema de la Seguridad Social, afecta a todas las prestaciones del  mismo, que hayan sido consideradas como indebidamente percibidas.  TERCERO.­  1. Denuncia el recurso la infracción, por la sentencia impugnada, del citado art. 45.3 de la Ley  General de la Seguridad Social, en la redacción dada por el art. 37 de la Ley 66/1997, de 30 de diciembre,  planteando como cuestión, según antes se ha dicho, la de determinar el alcance que, en orden al reintegro de  prestaciones indebidamente percibidas, ha de atribuirse a la adición del número 3 del art. 45 de la vigente Ley  General de la Seguridad Social, y, más concretamente, si puede aplicarse el plazo excepcional de tres meses  cuando, no obstante dicha modificación, existe buena fe en el beneficiario y retraso en la Entidad Gestora y, en  caso positivo, con que efectos orden a su extensión temporal, o si, en todo caso, ha de aplicarse el plazo de  cinco años con independencia de la causa que originó la percepción indebida, incluso en el supuesto de revisión  por error imputable a la Entidad Gestora. 2. El tema debatido, en lo que respecta a las prestaciones indebidamente percibidas a partir del 1 de enero de  1998, fecha de entrada  en vigor de la Ley 66/1997, de 30 de diciembre, ha sido resuelto por esta Sala en  sentencia de 11 de junio de 2001 (recurso 3614/00), en el sentido en que lo hace la invocada de contraste, pues   los claros e inequívocos términos en que se expresa el art. 45.3 de la Ley General de la Seguridad Social  reafirman sin restricciones, con la simple aplicación de los criterios a seguir en materia de interpretación de  normas,   la   regla   general   de   prescripción   quinquenal,   al   no   sólo   omitir,   como   se   razona   en   la   mencionada  sentencia  de  11   de  junio  de  2001,  cualquier  mención   expresa   a la  excepción  de   equidad   apreciada  por  la  jurisprudencia de la Sala, sino al cerrar el paso a la misma al establecer que el plazo de prescripción de cinco  años ha de aplicarse con independencia de la causa que originó la percepción indebida, incluso cuando la  misma se ha  debido  a error  imputable  a la  entidad gestora,  lo que  excluye la  posibilidad  de  mantener  y,  consiguientemente, aplicar la excepción jurisprudencial de equidad, puesto que, a tenor de lo establecido en el  art. 3.2 del Código Civil, las resoluciones de los tribunales sólo podrán descansar de manera exclusiva en ella  ­la equidad­ cuando la ley expresamente lo permita. 3. Es pues evidente, que a las prestaciones indebidamente percibidas por el demandante a partir de 1 de enero  de 1998, fecha de entrada en vigor de la Ley 66/1998, de 30 de diciembre, en ningún caso es posible aplicar, la  excepción de equidad de continua referencia y, en consecuencia, procede el reintegro de las mismas. Ahora bien, en el presente caso, dicho reintegro lo extiende el INSS, en su resolución de 12 de abril de 1999,  posteriormente   confirmada  por  la   que   desestima  la  reclamación   previa  de   31   de  mayo  siguiente  que  es  la  impugnada en este proceso, desde el 1 de abril de 1997 al 1 de enero de 1999 (aunque en el motivo del recurso  ahora objeto de examen se dice, en uno de sus párrafos, que tanto la resolución del INSS que impugna el  demandante como el período de reintegro que se reclama son posteriores al 1 de enero de 1998), incluyendo,  por ello, un período anterior al 1 de enero de 1998, es decir, un período precedente a la entrada en vigor la Ley  66/1997, de 30 de diciembre, suscitándose, como cuestión, el alcance retroactivo o no de esta norma legal  respecto   a   las   prestaciones   correspondientes   a   dicho   período,   cuando   se   haya   apreciado,   obvio   es,   la  concurrencia de los requisitos exigidos por la doctrina jurisprudencial para aplicar el excepcional plazo de tres  meses,   como   sucede   en   el   presente   caso,   por   así   haber   sido   apreciada   por   la   sentencia   de   suplicación  impugnada ratificando en este extremo la conclusión sentada por la resolución judicial de instancia.  Partiendo de tales premisas, la solución no puede ser otra que la aplicación del excepcional plazo, porque: a) no  conteniendo la citada Ley 66/1997, de 30 de diciembre, precepto alguno que le confiera efectos retroactivos y  habiendo   nacido   el   derecho   del   INSS   a   la   devolución   de   las   prestaciones   indebidamente   percibidas   con  precedencia a la entrada en vigor de la nueva norma, tal derecho ha de regirse, en lo que se refiere a las  prestaciones precedentes al 1 de enero de 1998, por normativa anterior y, en consecuencia, aplicar la doctrina  jurisprudencial reseñada, es decir, el excepcional plazo de tres meses anteriores a la reclamación por el Ente  Gestor   (efectuada   por   resolución   de   12   de   abril   de   1999),   y,   en   consecuencia,   considerar   prescritas   las 
  • 5. percepciones   indebidamente   percibidas,   anteriores   al   1   de   enero   de   1998;  y   b)   el   Reglamento  General  de  Recaudación de los recursos del sistema de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto 1637/1995, de 6  de octubre, en su disposición final tercera (adicionada en virtud de lo dispuesto en el número 48, del artículo  único del Real Decreto 2032/1998, de 25 de septiembre, y en relación, con el art. 45.2 de dicho Reglamento, en  la nueva redacción dada por el número 10.2 de dicho articulo único, que reproduce el contenido del transcrito  art.   45.3   de   la   Ley   General   de   la   Seguridad   Social)   establece,   bajo   la   rúbrica   Fecha   de   efectos   de   la  prescripción   en   los   reintegros   de   las   prestaciones   indebidas,   que   lo   dispuesto   en   el   párrafo   primero   del  apartado   segundo   del   art.   45   de   este   Reglamento   será   de   aplicación   a   los   reintegros   de   prestaciones  indebidamente   percibidas   desde   el   1   de   enero   de   1998,   y,   añade,   los   reintegros   de   prestaciones  indebidamente percibidas con anterioridad al 1 de enero de 1998 se regirán por lo establecido en la normativa  anterior a dicha fecha. CUARTO.­  Por todo cuanto queda  expuesto y razonado, y de acuerdo  con el informe del Ministerio Fiscal,  procede estimar el recurso de casación para la unificación de doctrina y casar y anular la sentencia impugnada  y, resolviendo el debate planteado en suplicación, estimar, en parte, el recurso interpuesto en dicha vía por el  INSS y revocar  parcialmente la sentencia de  instancia, en  el sentido de  desestimar  la demanda   en lo que  respecta a la no devolución de las prestaciones de protección familiar por hijo a cargo  correspondientes  al  período iniciado el 1 de enero de 1998, manteniendo el pronunciamiento de dicha resolución en cuanto a la no  devolución   de   las   correspondientes   al   período   anterior   a   la   precitada   fecha;   sin   que   proceda   emitir  pronunciamiento alguno, en materia de costas, de acuerdo con lo que la efecto establece el art. 233.1 de la Ley   de Procedimiento Laboral. Por lo expuesto, en nombre de S. M. El Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español. FALLO  Estimamos el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto  por el Instituto Nacional da la  Seguridad Social contra la sentencia de 23 de febrero de 2001 dictada por la Sala de lo Social del Tribunal  Superior de Justicia de Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife, en recurso de suplicación 770/2000, que  a su vez había sido formulado contra la sentencia de 31 de julio de 2000 del Juzgado de lo Social número 2 de   dicha ciudad, recaída en autos 630/1999, sobre reintegro de prestaciones indebidamente percibidas, en virtud  de demanda deducida por Don R.C.R. contra el mencionado INSS, por lo que casamos y anulamos la sentencia  recurrida, y, resolviendo el debate  planteado  en suplicación, estimamos, en parte, el recurso interpuesto en  dicha   vía   por   el   INSS   y  revocamos  parcialmente   la  sentencia   de   instancia,   en   el  sentido   de  desestimar   la  demanda en lo que respecta a la no devolución de las prestaciones correspondientes al período iniciado el 1 de  enero de 1998, manteniendo el pronunciamiento de dicha resolución judicial en cuanto no procede el reintegro  de las correspondientes al período anterior a la precitada fecha. Sin costas Devuélvanse las actuaciones al Órgano Jurisdiccional correspondiente, con la certificación y comunicación de  esta resolución. Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, lo pronunciamos, mandamos  y firmamos. PUBLICACION:  En el mismo día  de la  fecha  fue leída y  publicada  la anterior   sentencia por  el  Excmo. Sr.  Magistrado D. Santiago Varela de la Escalera hallándose celebrando Audiencia Pública la Sala de lo Social del  Tribunal Supremo, de lo que como Secretario de la misma, certifico.