Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

Drama para adolescentes

on

  • 5,237 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,237
Views on SlideShare
2,038
Embed Views
3,199

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

7 Embeds 3,199

http://aspectosdellenguaje.blogspot.com 3152
http://aspectosdellenguaje.blogspot.com.ar 18
http://aspectosdellenguaje.blogspot.com.es 13
http://aspectosdellenguaje.blogspot.mx 13
http://aspectosdellenguaje.blogspot.de 1
http://aspectosdellenguaje.blogspot.co.uk 1
http://aspectosdellenguaje.blogspot.com.br 1
More...

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Drama para adolescentes Drama para adolescentes Document Transcript

  • EN BÚSQUEDA DE UNA FORMACIÓN HUMANA<br />(Propuesta didáctica de género dramático, para los grados décimos y onces de la educación media.)<br />“El hombre sabio no es el que<br /> tiene todas las respuestas,<br />sino solo preguntas”<br />Sócrates.<br />1. PRESENTACIÓN<br />El presente trabajo, pretende remediar un enfoque de la educación perdido por influencias externas e instrumentales de la globalización insertas en las exigencias de nuestro país y nuestro sistema de enseñanza. O sea, que se intenta encarar la carencia de capacidades de la educación colombiana para crear sus propios modelos efectivos y representativos de enseñanza-aprendizaje, que resulta con la (vergonzosa) búsqueda de modelos pedagógicos capitalistas e instrumentales de otros continentes, reproducir su trabajo, y formar personas según los estándares de otros países. ¿Dónde están los nuestros?<br />Por eso, aquí, se entrega una propuesta digna desde sus iniciativas, ya que trabajará como primera medida desde su marco teórico, la perdida búsqueda de la humanización, la reivindicación del arte y la estética en la academia, y finalmente una búsqueda perenne de la transversalización del conocimiento. Todo pensado, con extremo cuidado, en las capacidades de los estudiantes en el nivel décimo y once de la educación media, en el lenguaje como elemento transversal de toda ciencia y toda disciplina, y por último, y más importante, en reformar el divorcio del área de Lenguaje o de Lengua Castellana con la estética, dándole ahora un fin educativo que logre unificarlo todo dentro de un saber del hombre.<br />En esta línea, planteamos que la presente propuesta va encaminada en los recovecos presentes en un género literario como el Dramático, postulándolo como el puente principal para el auto-reconocimiento de todas las capacidades artística del alumno, dentro de actividades de sensibilización, ejercicio y práctica de actuación, discurso, expresión corporal, personalidades y perfiles de conducta, interiorización y conocimiento de obras literarias canónicas, todas permisibles bajo el ámbito teatral. De éste modo, vendremos a encontrarnos con nosotros mismos, a comunicarnos con nuestro interior, y a expresarlo en toda su lucidez, como seres humanos que somos.<br />El método para cumplir nuestro fin, se enfatiza en el principio fundamental del “no saber” sobre sí mismo y como motivación de auto descubrirse como ser humano, o de convertirse en un hermeneuta de su propio ser. Es fundar un pensamiento en el que “…interpretar el mundo e interpretarse a sí mismo porque la verdad nunca está acabada, que es tarea siempre abierta…”, lo que Foucault llamó como “Hermenéutica del deseo”, un método de auto interpretación usado para encontrarse consigo mismo, y reconocerse bajo los conceptos de una Paideia (del griego παιδεια, quot; educaciónquot; o quot; formaciónquot; ) de formación humana. Aunque no todo radica en un método procedimental de enseñanza (ya que se ha trabajado arduamente por ello), sino en el enfoque y en la completud de un ejercicio didáctico y pedagógico del mismo. Es decir, que el presente trabajo no solo se enriquece de temas y de teoría como muchos otros, sino que se amplía en los planteamientos y perfiles del pensamiento humano, el desarrollo de un Ser concreto en la vida, el enriquecimiento de un pensamiento crítico y de sospechas intelectuales, y más importantemente, en un quehacer práctico del ejercicio de la lectura, la escritura, la expresión, el goce estético y la reflexión creativa y crítica, no solo de la educación, sino de todo aquello en lo que se desempeña un Ser en la constitución de un ethos pedagógico.<br />La propuesta, aparte de servir para el goce estético (no como un placer hedónico, si no como un roce con el conocimiento literario), sirve para la búsqueda del ser humano y de una formación humana (individual), y más concretamente sirve para encontrar los caminos perdidos de la humanización. Para ello, es necesario puntualizar, que no planteamos un hombre ni un humano terminado, pero si la constante e interminable búsqueda que ello implica. Es así cómo el trasegar del individuo sobre el conocimiento, y el cómo emplearlo, está en constante reflexión crítica, y en vistas de una aproximación a la evolución del espíritu propio y el de la comunidad.<br />De igual modo, y para finalizar, esta propuesta no pretende (para nada) ser un trabajo reaccionario ni una militante actividad rebelde, ni una hostil reforma educativa con máscaras agresivas con el sistema educativo nacional presente, sino que, en términos de innovación, pretende superar las limitantes creadas por la decadente disciplina y flaqueza intelectual del hombre colombiano, y sus pensamientos llenos de aspiraciones aceptables y conformistas. Igualmente, no queremos hacer del individuo un ser pasivo, instrumental, ni tampoco un arrogante ser intelectual; sino que, con especial cuidado, formar un ser lleno de identidad, nobleza, de impulsos al desarrollo y la investigación, y un Ser que no se deje manipular por los monstruos desaforados de la mediatización. Para ello, partimos de la premisa que: No es cuestión de aplastar y erradicar en una constante batalla al “sistema”, si no que, con cautela, estar por encima de ella y usarla de una manera debida para fines pedagógicos, humanistas y vitalistas.<br />2. JUSTIFICACIÓN<br />Se conoce ahora, en las aulas de clase, como subyace un flagelo negativo más concretamente en la asignatura de Lengua Castellana y/o Literatura, donde su enfoque central se encuentra perdido en las entrañables indecisiones de la nebulosa, es decir, no se tiene claro en todos los académicos de la materia. Eso, adicionando las problemáticas que tiene que ver con la búsqueda de la humanización y la unificación del conocimiento a través del lenguaje como elemento transversal.<br />Todas estas complicaciones son las razones primordiales por el cual nace esta novedosa iniciativa, encontrando su razón de ser al pretender solucionarlas. Porque, a través de este trabajo, se pretende remediar tales dilemas para que el docente vea que sí es posible encontrar un camino para la humanización del hombre, llegar a un enfoque primordial e identitaria de la Lengua Castellana como asignatura postulado desde la hermenéutica, y más prioritariamente, en llegar a la unificación del conocimiento a través de un eje transversal de toda ciencia y toda disciplina, que es el lenguaje. Todas éstas tres, a través del la literatura, como aquel lugar donde se concentra toda la esencia humana y el conocimiento que todo trae consigo.<br />Ahora que, conociendo la profundidad de todas estas problemáticas, encontramos como consecuencia que en el aula de clases, se evidencia de una manera aguda una repelencia por los géneros literarios y la lectura de los mismos. Se pone entredicho entonces las estrategias pedagógicas y didácticas del docente para con sus alumnos, el cual refleja un efecto, donde es visto en situaciones difíciles por su lucha contra una gran indiferencia a su trabajo, obteniendo como respuesta acciones como la apatía, la pereza y el desconocimiento de todos los elementos profundos contenidos en la literatura, el cual se relaciona con ellos inherentemente.<br />Debido a tal situación, en las aulas de clase –primordialmente-, esta propuesta se basa en la inserción de actividades y estrategias de sensibilización, interacción práctica y espacios de discusión en la clase de Lengua Castellana, con base en los postulados de la literatura y en los presupuestos teóricos que dan directrices lógicas para proceder a través del género dramático y el Teatro. Pues, como se plantea de éste género literario, tratamos con una de las muestras artísticas más humanas, de las cuales permiten ser vividas en carne viva y permite tener un contacto directo con ellas, o sea, con una expresión de la literatura. A demás, el género dramático no le quita nada a los otros géneros, pero éste si permite encarnar todo aquello que allí existe, no solo con la lectura, sino con la representación.<br />Daremos luces y caminos de orientación, germinadas a partir de una ardua investigación y contacto directo con la teoría y la práctica ofrecida aquí mismo. El maestro, con ésta propuesta, encontrará una ayuda que corrobore con el desarrollo ameno de sus clases, y que logre encontrar resultados evidentes. Y más aún, ésta propuesta es permisible para ser llevada al aula como una propuesta pedagógica, ampliando los horizontes y las metas de trabajo.<br />Entonces, así será como el docente encontrará en el aula ambientes donde el saber y el conocimiento del mundo será uno de los elementos más codiciados por sus alumnos, generando el deseo de aprender y la constante búsqueda de una humanización. Igualmente, se encontrará un avance palpable en el sistema educativo que no se oriente hacia la capitalización y la instrumentalización, sino hacia el conocimiento. Despertar el pensamiento y la discusión intelectual será el trabajo de cada día, como la manera de llegar a la construcción de un ser grande y digno. Además, la prioridad de toda labor educativa, estará ubicada no tanto en moldear, sino en construir, crear y/o formar sujetos dignos de sí, capaces de pensar, de independizarse y de desarrollarse en medios hostiles y difíciles. Así, con éste camino de formación del individuo, libre y pensante, haremos el esfuerzo de mejorar las supuestas “mejoras educativas” que se destacan.<br /> <br />Ahora, con la propuesta, haremos apertura para el libre acceso a la literatura (como sintetizador de todo lo más humano del hombre). Y que, para tal fin, hemos pensado en la fundamentación de un pensamiento crítico-reflexivo de los discursos y la realidad, la cual genere análisis de sus propias prácticas, donde el sujeto sea capaz de defenderse de la persuasión y alienación de los medios masivos, y que también haga uso correcto de ellos, para el bienestar propio y de la comunidad.<br />3. PROBLEMA<br />La enseñanza de la Lengua Castellana en el aula de clases, se enfrenta con variedad de problemáticas que desafortunadamente, aún se encuentran vigentes en nuestro contexto. Esto, como consecuencia, deja en la comunidad académica una formación de alumnos en un nivel cuestionable, bajo directrices que no coordinan con los ideales mismos de la academia ni del núcleo temático. Ver cómo el docente, en sus clases, se encuentra con una constante lucha trasmisionista de datos frente a un grupo de alumnos perezosos, indiferentes y apáticos con las temáticas tratadas en clase.<br />El maestro, como orientador del proceso educativo, se enfrenta en encarnizadas dificultades en la enseñanza de la literatura, donde por experiencia propia, salen a relucir las más dóciles trampas para salir del paso de las exigencias de una clase de más, como es vista la Lengua Castellana. Dificultades justificadas específicamente en la apatía y la pereza que se le tiene a la lectura de cualquier tipo de texto, localizadas como una de las primeras complicaciones de nuestro contexto mismo. Entonces ¿el maestro es un orientador de procesos, o es un ente que impone trabajos e indagaciones, de las cuales se provee para cumplir con sus clases? <br />Encontrar en las aulas de clases, el futuro hombre, o tal vez, el hombre de hoy, como un sujeto perezoso e indiferente del conocimiento literario, se debe ya a las incapacidades de lectura y de entendimiento de un texto literario y todo lo importante que trae consigo; formación la cual tuvo que haber obtenido en la escuela o colegio. Pero este contexto, es el reflejo de nuestra comunidad, explícita en el mal manejo o la mala enseñanza de la literatura en las aulas de clase. Entonces aquí, encontramos averías en el pilar principal, en el docente. ¿Será por sus actitudes clásicas frente a la enseñanza de la literatura o por unas estrategias inapropiadas de enseñanza, o será más concretamente por la falta de formación del docente para enseñar la literatura?<br />Es así, como encontramos el motivo por el cual los alumnos no han tenido una positiva respuesta frente al goce literario en las aulas de clase. Y eso sin mencionar el alto desconocimiento y la falta de preparación para el disfrute de una presentación teatral o de un texto dramatúrgico; como si nuestra sociedad aún no estuviera preparada para dejar los cuentos cortos rebuscados en clase. Tal vez por éste estilo rebuscado de activismo de los docentes, los alumnos optan por una actitud carente de ética por parte del docente en encontrar actividades de “relleno”, y del alumno por responder indebidamente sus labores. Y por parte de los alumnos, encontramos sujetos hábiles para la evasión de sus deberes, facilitadas por “trampas” permitidas por los medios masivos de comunicación. Llamamos Trampas a: optar por los resúmenes de obras literarias que facilita y evita de manera efímera la lectura directa de los textos, copias de otros trabajos ya presentados, como modo de re-presentar exigencias de consulta y “reflexión” –plagio-, entre otros. Además, ver en las aulas sujetos tímidos e insensibles a la hora de comunicar sus ideas o sus expresiones artísticas, devela el gran vacío producido en las aulas de clase.<br />Entonces, de la mala respuesta de los alumnos en determinadas situaciones, se puede analizar no solo el manejo de sus experiencias con la literatura y con el género dramático, sino las reacciones y decisiones que fomentan sus ideales humanos, concentrados en pensamientos agresivos o sumisos frente a las peticiones de una asignatura. Los sujetos no sólo intelectualmente se desperdician, sino también sus sentimientos para la adquisición de distintos rincones del saber, haciendo que las clases ya no sean un debate o diálogo sobre un problema o unos puntos de vista sustentados apropiadamente con argumentos, sino el silencio absoluto de unos pensamientos mediocres y carentes de creatividad, es decir, la sumisión del hombre útil.<br />4. REFLEXIÓN TEÓRICA<br />Para lograr una solución a nuestras problemáticas, se efectuará un tiempo determinado de tres meses aproximadamente (un periodo académico, o un trimestre). Será allí, cuando se parta del fin común que fue planteado en un inicio, y es la búsqueda de lo más humano del hombre, de un ser concreto, utilizando como elemento pilar de esta propuesta el cual es la Literatura y el género dramático, solucionando las siguientes problemáticas:<br />Inicialmente, todo maestro de Lengua Castellana se encuentra con la difícil pregunta: ¿Qué es la Lengua Castellana y cuál es su fin educativo? En sí, todas las respuestas se dividen y se diferencian, se generalizan en superficialidades y coordinan con fines o dimensiones educativos diversos. Por ejemplo, sabemos de: El comunicativo, el estético, el artístico, el ético o espiritual, el lenguaje, el idioma, la cognición… entre otros. Esta diversidad de fines o dimensiones, muestra una falta de concordancia, evidenciando un “descarrío” frente a la comunidad académica por estas diferentes propuestas, que según cualquier observación, han olvidado la experiencia, lo humano, el Ser y el saber que todo esto implica. Es decir, la lucha contra el conocimiento segmentado.<br />Partiendo del interés o de la pretensión de unir los enfoques de la Lengua Castellana (el comunicativo, el estético, el artístico, el ético o espiritual, el lenguaje, el idioma, la cognición… entre otros) o de al menos concretar uno en especial, lo lograremos desde el fin último el cual cada uno supone al que se llegaría. Es decir, que todo conocimiento o toda finalidad instruida o orientada por el núcleo temático de Lengua Castellana en el aula de clases, se unificaría en la formación de un ser humano que construya su mundo y su realidad, a partir de la subjetividad y el conocimiento que se requiera para lograr un sujeto social e individual, que mira desde el reconocimiento de lo humano, él como parte de una especie.<br />Para tal fin, debemos discernir cuáles son los principios fundamentales con los que un estudiante en el aula, pueda iniciar el largo camino por entender el lenguaje como el elemento transversal de todo conocimiento. Aquí, por lo menos, ya se puede iniciar estableciendo que el puente de comunicación de todas las áreas, priman en que no están exentas de un lenguaje o de un simbolismo con el que es entendido, y que todas ellas buscan el bienestar de la humanidad. Que como dice Aristóteles “Todo arte y toda investigación, igual que toda acción y toda elección, tienden, al parecer, hacia algún bien. Por esto mismo se ha definido con razón el bien de aquello a que tienden todas las cosas.”.<br />Ya con el precepto, de que todos los intelectos de la humanidad, que han ido por rumbos diferentes en la investigación y en la evolución intelectual, los encontraremos unidos como hermanos en la premisa fundamental de que: el saber de cada sujeto, tiende hacia el bien de su especie y de sí mismo, como fin último de su existencia. De allí, localizamos al hombre como el punto de encuentro donde todas las academias llegan. Es decir, que la manera de unir el conocimiento, está en la universalización de su fin que es el hombre. También, donde se articulan todas las ciencias y las disciplinas en un Globus Intelectualis (según Dilthey) palpable como es el hombre.<br />Ahora bien, ya que logramos puntualizar el foco o el punto de encuentro de todo conocimiento de la humanidad, vemos que aún el lugar de unificación aún es una ambigüedad, es decir, lo Humano. Tal dificultad, como la planteamos anteriormente, radica en que la identidad del hombre se ha perdido entre millares de especies naturales o ideológicas. Ya no se sabe si el hombre es otro animal parlanchín o es una especie privilegiada de facultades… Aunque podríamos refugiarnos lógicamente en los Humanismos, pero encontrando la misma ambigüedad cubierta por pensamientos filantrópicos. Entonces, el concepto de Humano quedó amorfo, mientras que “Hombre” es solo una distinción de género masculino en la raza “Humana”.<br />Sabemos, ante todo término, que plantear un modelo del hombre es una cuestión altamente debatida, ya que es hasta un problema del Humanismo definir ¿qué es el hombre, o cómo se humaniza? Porque, al parecer, todo se quedó en una simple filantropía. Esto implica una labor que se abastezca en por lo menos en un enfoque que de una verdad provisional del concepto de hombre y de dicha humanización, la cual servirá como aproximación conceptual que encare ésta problemática, y del mismo modo, pueda guiar el desarrollo de un trabajo como estos.<br />Para ello, creemos o postulamos, de la misma manera, que la indefinición del concepto de “Humano” es el punto de partida para dar forma. Es decir, dar forma a lo amorfo, humanizar al hombre, pero comenzando desde la ausencia ¿qué es el Humano? Ya por lo menos sabemos qué hay que buscar y quiénes son los que buscan, y nosotros somos los más óptimos para tal búsqueda. Que como dice Jorge Larrosa “Tal vez la apuesta sería pensar la formación sin tener una idea prescriptiva de su desarrollo ni un modelo normativo de su realización. Algo así como un devenir plural y creativo, sin patrón y sin proyecto, sin una idea prescriptiva de su itinerario y sin una idea normativa, autoritaria y excluyente de su resultado, de eso que los clásicos llamaban “humanidad” o llegar a ser “plenamente humano”.”.<br />Bajo ésta misma línea, recordamos lo que dijo Lorite Mena que: “Humanización” es una tarea inacabada y siempre abierta. Al menos ya no se busca un perfil de hombre o un modelo a seguir, así como los espartanos tenían idealizado un modelo de hombre guerrero, noble y honorable, como la moral que los educó para hacerse sentir humanos. Entonces, sin modelo o sin metas que perseguir, podemos continuar aún -en palabras de Lorite Mena- en la búsqueda de una Paideia como el pensamiento constante de auto formación: “La continua reapropiación del hombre (…) a través de un diálogo insolente, intransigente a veces, entre el saber y el poder. Como si la identidad (…) estuviera empeñada en el juego de apropiación de un horizonte incesante suplantado por otro que lo estira desde sus márgenes de ignorancia… se trata de no olvidar una acción de cultivo del hombre por el hombre en ese terreno fértil, pero frecuentemente anegado, que une y separa el saber y el poder.”<br />Ya con éstos horizontes planteados, los de reapropiación, de diálogo, del desconocimiento, de la identidad, del saber y el poder (de sentirse humano y auto reconocerse), son los pensamientos de una formación o una educación (una Paideia) que puede Humanizar el hombre. Es, como lo plantaba también Foucault, el hombre como un hermeneuta de sí mismo y de sus deseos, como manera de interpretarse, de entenderse y descubrirse; o sea, una “Hermenéutica del deseo” que brinde conocimientos que llenen ese vacío o esa ambigüedad que consta ser Humano. Y es lo que en palabras Freudianas es encontrarse con la neurosis o con las angustias de su existencia, o esa insoportable levedad del ser (Libro de Milan Kundera; 1984). “Pero, al dejar al hombre en la incertidumbre, al angustiarlo con la duda de sus deseos y sus esperanzas, han desencadenado un proceso -…- : han obligado al hombre a interpretar, lo han forzado a ser el hermeneuta del mundo.”.<br />Ahora, bajo otras dudas disciplinarias de nuestro campo como parte de las ciencias humanas o del espíritu (según Wilhelm Dilthey), nos preguntamos ¿De qué manera el Lenguaje abarca todo el conocimiento científico y disciplinario de la humanidad? La existencia de esta pregunta, proviene de lo delicado que es la cuestión de dar una articulación transversal del conocimiento o de las otras temáticas, sin que presente rupturas o quebrantamientos frente al saber del hombre, y que esté dentro un fin educativo en común. Para ello, se puede aprovechar la cuestión resuelta de la diversidad de los fines educativos y su encuentro en el hombre.<br />Ahora, si ya se contempla el camino para unir el conocimiento en el hombre, humanizar ese hombre y llegar a esa humanización, ahora retomaremos la línea del Lenguaje y la Literatura (Lengua Castellana en palabras del MEN) en términos de que la Literatura contempla una ética y una estética, y puede ser enseñada por la Didáctica de la Literatura, que como dice A. J Greimas: “… la enseñanza de la literatura es el lugar privilegiado del aprendizaje axiológico, pero es un discurso didáctico completamente diferente del que se utilizará para su transmisión como objeto cultural.”. Pero antes, se debe contemplar también, que si se humaniza el conocimiento, se humaniza la educación, “Así… el conocimiento es placentero, luego conlleva un disfrute estético, y es bello lo que gusta por medio de la vista y el oído.”<br />La literatura, en palabras más concretas, no será pues el fin de todo un trabajo de humanización, pero si será el medio primordial que encuentra plasmados los principios humanos de los cuales nos abasteceremos para la educación. Es “Pensar la literatura como formación (…) pensarla como una actividad que tiene que ver con la subjetividad del lector: no sólo con lo que el lector sabe sino con lo que es.”. Es también, pensar la literatura como ese lugar de encuentro, donde el lector como sujeto primordial en éste diálogo, ve perforaciones humanas en confrontación consigo mismo, y del mismo modo, reconoce unos personajes a comparación de su ser e interpreta situaciones a comparación de su mundo y su realidad; es “desarrollar formas de conocimiento, de exploración de la realidad humana por una parte y, por otra, de enfocar la enseñanza y el aprendizaje, el conocimiento y la transformación del sujeto en general y del sujeto educativo en particular.”. Y así, el maestro será, como dice la profesora O. K. Vanegas: el que pretende motivar y dimensionar a su educando.<br />Haciendo resumen hasta ahora, resaltamos una labor primordial de la hermenéutica (arte de la interpretación) como teoría de Análisis Literario, útil para nuestro fin de interpretar lo esencial del hombre dando una verdad provisional. Y sabemos también, que no todo consta en una tediosa investigación teórica, sino que dicha investigación se fundamenta en el principio de ir al conocimiento (al texto y al mundo), de acercarse, como el hecho de experimentar y aprender. Así, fundando un saber o un intelecto que provisione de elementos –llamémoslo así- empíricos, que logre la construcción de un ser Humano, ya que como dice Larrosa (1996), el hombre es transformado por la experiencia de la lectura.<br />En este sentido, ya podemos recordar que la puesta en escena de ésta propuesta está encaminada, más o menos, todo en el teatro. Y es aquí, donde encontramos una peritación canónica de lecturas distinguidas por ser de un género literario. Un canon de lectura donde entran los textos Dramatúrgico, compuestos por Comedias, Tragedias, Tragicomedias, Parodias, Monólogos; todas ellas puestas en escena en Teatro, Teatro de sombras, Títeres y otros ejercicios son útiles como el espacio donde se practique el diálogo y la expresión. Y pensamos que todo esto que presentamos es permisible, porque “…la literatura puede tal vez decir más de las posibilidades del lenguaje embellecido, las incertidumbres del ser humano, la forma como se relacionan diversas éticas, sobre el mundo del conocimiento y, en consecuencia, ella se podría encarar con objetivos y herramientas propias.”.<br />Ahora bien, planteado en términos más concretos de género dramático, encontramos que “El teatro, en su esencia, es algo más que un edificio, un escenario, una actividad o una serie de obras similares en su distribución externa. Para que exista, se necesitan una obra dramática, personas que la representen y espectadores que la sientan como una realidad a pesar de su carácter de ficción.”. Lo que permite ver ahora el Teatro, como el elemento que aglutina el Texto (dramático o dramaturgia), los Actores (los personajes o los individuos que se comunican y adoptan una identidad imaginaria) y el Público (aquellos que obtiene un disfrute que toque las fibras de su esencia humana).<br />En conclusión, vemos ahora el Teatro como la puerta que permite hacer en el individuo una introspección, que todos los componentes que participen en ella se nutran de experiencia y un conocimiento que los haga sentir humanos, los reconozca como humanos, y más a fines, de respuestas a las condiciones que implica Ser Humano y el largo camino por Humanizarse. Y también, no todo será un fluir postizo de comportamientos (como dice Shakespeare) de “máscaras sobre máscaras”, sino que será la manera en que el actor, el lector y el expectante de una muestra teatral, haga fricción con todas aquellas facciones de la condición humana y de lo más humano del hombre, y del mismo modo, que de tal fricción, se transformen y se eduquen Humanos que se desempeñan en diversos papeles en la realidad social e individual.<br />6. BIBLIOGRAFÍA<br />ALZATE PIEDRAHITA, María Victoria. Dos perspectivas en la didáctica de la literatura: De la literatura como medio a la literatura como fin. En: Ciencias Humanas U. T. P., Marzo 2000, Número 23. pp. 117 – 125.<br />ARISTÓTELES. Ética Nicomaquea. Bogotá Ediciones Universales, 2005. 260 páginas.<br />LORITE MENA, José. La quot; Paideiaquot; en el pensamiento griego. En: Revista Universitas Philosophica, Diciembre 1985, Vol. 3, No. 5, pp. 81-92.<br /> <br />HERNANDEZ, Elmer. Estética y formación humana. (Ensayo) Revista Actas Pedagógicas, Ibagué: Coruniversitaria, 2000.<br /> <br />HERNANDEZ, Elmer. Reflexión a Propósito del Ethos Pedagógico y el Arte. (Ensayo) Revista Actas Pedagógicas, Ibagué: Coruniversitaria, 1999.<br />MONROY Zuluaga, Leonardo. Algunas reflexiones sobre la didáctica de la literatura en Colombia, en el marco de sus relaciones con la teoría y la crítica literaria. En: Internet Explorer (http://s3.amazonaws.com/ppt-download/algunasreflexionessobreladidctica- 01006154806-phpapp01.pdf?Signature=PfzQLQWIzGzboRrQq%2F%2BXBwCiO1U%3D&Expires=1289186092&AWSAccessKeyId=AKIAJLJT267DEGKZDHEQ) (22:14 / 07-11-2010).<br />LARROSA, Jorge. 20. La clase de literatura. En: La experiencia de la lectura. Estudios sobre la literatura y formación. Fondo de Cultura Económica. México, 2003. pp. 511 – 521.<br />Ibíd. 1. Literatura, experiencia y formación. pp. 25 – 55.<br />VANEGAS VÁSQUEZ, Orfa Kelita. Reflexiones y propuestas en torno a la didáctica literaria. (http://www.slideshare.net/Keliteratura/reflexiones-didctica-literaria) (22:30 / 07-11-2010).<br />CALVO MARTINEZ, Tomás. ¿Por qué y cómo educar? Paideia y política en Aristóteles. Daimon, Nº 30 (2003). En: http://revistas.um.es/daimon/article/view/14281/13761. (05/10/10 - 22:19).<br />EGUINOA, Ana Ester. Didáctica de la literatura: Proceso comunicativo. En: Internet Explorer (http://www.uv.mx/cpue/coleccion/N_31/didáctica_de_la_literatura.htm) (05/10/10 - 22:24).<br />LEIBRANDT, Isabella. La didáctica de la literatura en la era de la miedialización. Universidad de Navarra, Número 36. En: Internet Explorer (http://www.ucm.es/info/especulo/numero36/didalite.html) (05/10/10 - 22:28).<br />TEATRO EN MENDOZA. ¿Qué es el teatro? En: Internet Explorer (http://www.teatro.mendoza.edu.ar/seronoser.htm) (22:36 / 07-11-2010).<br />PROPUESTA DIDÁCTICA<br />EN BÚSQUEDA DE UNA FORMACIÓN HUMANA<br />(Propuesta didáctica de género dramático, para los grados décimos y onces de la educación media)<br />Autores:<br />JULIO ERNESTO DÍAZ TORRES<br />RAÚL EDUARDO OCAMPO LEYVA<br />JUAN CAMILO GUILLÉN MORALES<br />GINA MARCELA GONZALES REYES<br />LORENA RADA GUZMÁN<br />Presentado a:<br /> <br />ORFA KELITA VANEGAS VÁSQUEZ<br />(Docente)<br />UNIVERSIDAD DEL TOLIMA.<br />FACULTAD DE EDUCACIÓN.<br />LICENCIATURA EN LENGUA CASTELLANA.<br />IBAGUÉ – TOLIMA.<br />2010.<br />