3Número de palabras: 1.204 3   Mi papá, mi maestro 3   ¡La señora Mendoza es famosa! 3   Las extrañas clases de la Sra. FL...
por Blaise Terrapin                                     ilustrado por Apryl StottCopyright © por Houghton Mifflin Harcourt...
En el primer día de cuarto grado nuestra    directora, la señora Fernández, nos llamó al    auditorio. Ella nos anunció:  ...
—De hecho —dijo la señora Fernández—,¡estoy tan inspirada que he decidido tomarclases también!     ¿Renunciará la señora F...
El lunes, al llegar a la escuela, había un gran    anuncio amarillo colgado sobre la entrada principal.    Este decía: ¡Ce...
Para finales de septiembre, nuestros cuerposse parecían un poco más a un pretzel. Algunos nosquedamos torcidos para siempr...
Noviembre llegó con un letrero azul sobre la    entrada principal que decía: ¡Celebremos el mes de    “No hay niño que no ...
Todos los días, la señora F interrumpía lasclases, por ejemplo, la clase de educación física, yenseñaba a un afortunado gr...
En enero estudiamos griego antiguo. Aprendimos    palabras que te garantizo que jamás usaríamos en    nuestras vidas. Tamb...
En marzo estudiamos el origami. El origami esel arte japonés de doblar papel para crear formasde pájaros, ranas y cosas as...
—¡No creo que podamos sobrevivir tres meses     más de esto! —le dije a Lola, mientras recorríamos el     camino a casa.  ...
Al día siguiente, la señora F nos llamó a todosal auditorio.     —Niños y niñas —dijo la señora F—, comosaben, hoy es prim...
La señora F lloró de alegría.          —Sin embargo, me despediré de todos ustedes     al final del año. Voy a estudiar a ...
Después del discurso, todos estaban un poco tristes.    —¿Sabes? Creo que voy a extrañar los zapatos demadera —dije.    —Y...
Nos dirigimos a la cafetería para recoger nuestras     palas y sobres de semillas.         —Tal vez podamos formar un grup...
3Número de palabras: 1.204 3   Mi papá, mi maestro 3   ¡La señora Mendoza es famosa! 3   Las extrañas clases de la Sra. FL...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La señora F

742
-1

Published on

Lectura para 3° año

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
742
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La señora F

  1. 1. 3Número de palabras: 1.204 3 Mi papá, mi maestro 3 ¡La señora Mendoza es famosa! 3 Las extrañas clases de la Sra. FLecturas niveladas ISBN-13: 978-0-547-03486-7 ISBN-10: 0-547-03486-5 90000 1505087
  2. 2. por Blaise Terrapin ilustrado por Apryl StottCopyright © por Houghton Mifflin Harcourt Publishing CompanyTodos los derechos reservados. Ninguna parte de este trabajo puede ser reproducida o transmitida de ninguna forma omedio, electrónica o mecánicamente, incluyendo fotocopia o grabación, ni por ningún sistema de almacenamiento de infor-mación, sin el permiso por escrito del propietario de los derechos del contenido, a menos que dicha copia esté expresamentepermitida por las leyes federales de propiedad intelectual. Cualquier solicitud de permiso para copiar cualquier parte deeste trabajo debe ser enviada a Houghton Mifflin Harcourt School Publishers, atención Permisos, 6277 Sea Harbor Drive,Orlando, FL. 32887-6777.Impreso en ChileISBN: 978-0-547-03486-7ISBN Edición Chile: 978-0-547-87244-51 2 3 4 5 6 7 8 9 2252 20 19 18 17 16 15 14 13 12 114500000000      ABCD La posesión de esta publicación en formato impreso no autoriza a los usuarios a convertir esta publicación, o cualquier parte de ésta, en formato electrónico.
  3. 3. En el primer día de cuarto grado nuestra directora, la señora Fernández, nos llamó al auditorio. Ella nos anunció: —Estoy muy orgullosa de tener un grupo de estudiantes tan buenos. Todos ustedes son una inspiración para mí—. Y se secó sus ojos con un pañuelo. Miré a Lola, mi mejor amiga. Fruncimos las cejas los dos. Puede que la señora F haya tomado demasiado sol durante el verano.2
  4. 4. —De hecho —dijo la señora Fernández—,¡estoy tan inspirada que he decidido tomarclases también! ¿Renunciará la señora F a la escuelaprimaria de Villabonita? ¿Nos quedaríamos sindirectora? La señora F nos caía muy bien a todos. Paraser directora, ella era muy buena onda. Perobueno, una directora es una directora. Lola y yosonreímos. “Caos en los pasillos”, pensamos. De pronto, nos acordamos de lasubdirectora, la señora Ruiz. La señora Ruiz nopermitiría caos en los pasillos. —No se preocupen —dijo la señora F conuna risita—. No me voy de la escuela primariade Villabonita. Voy a tomar clases por la nocheen una escuela comunitaria. Y aquí les va lomás emocionante. ¡Compartiré lo que aprendacon todos ustedes! Cada mes, nos retaremos aaprender algo nuevo. Ahora sí estábamos preocupados. 3
  5. 5. El lunes, al llegar a la escuela, había un gran anuncio amarillo colgado sobre la entrada principal. Este decía: ¡Celebremos el mes de “Mi cuerpo es un pretzel”! La señora F se había inscrito en un curso de yoga. Y tal como prometió, ella compartió lo que aprendió con la escuela entera. Convertir a nuestros cuerpos en un pretzel fue un proyecto de tiempo completo. La señora F les dio a todos los maestros clases de yoga por la mañana, y luego, ellos nos enseñaron lo que aprendieron durante el día. Así que mientras nuestro maestro de matemáticas nos hablaba sobre fracciones, también nos enseñaba las posturas de yoga.4
  6. 6. Para finales de septiembre, nuestros cuerposse parecían un poco más a un pretzel. Algunos nosquedamos torcidos para siempre. —¡Maravilloso! ¡Maravilloso! —exclamó laseñora F. Cuando llegó octubre, un gran letrero anaranjadosobre la entrada principal decía: ¡Celebremos el mesde “La pasión por las calabazas”! Durante todo el mes, tuvimos que estudiarlas calabazas. En la clase de historia, estudiamosla historia de la calabaza. En la clase de español,escribimos poemas sobre calabazas. Como podránimaginar, los poemas eran cortos, porque no haymuchas palabras que rimen con calabaza o connaranja. Y durante todo el mes comíamos calabazaen la cafetería, ¡todos los días! El pastel de calabazaestaba bien, pero no puedo decir lo mismo sobre lossándwiches de calabaza. Para finales de octubre, todos sentíamos granpasión por las calabazas, es decir, las odiábamosapasionadamente. Claro, todos menos la señora F. —Tendremos que añadir un guisado de calabazaal menú durante todo el año —exclamó la señora F—.Los estudiantes, simplemente, lo aclamarán. 5
  7. 7. Noviembre llegó con un letrero azul sobre la entrada principal que decía: ¡Celebremos el mes de “No hay niño que no pueda tejer”! Esto resultó ser una mentira. Yo pasé todo el mes tratando de tejer una bufanda para mi mamá. Terminé haciendo una cobija para mi gato. Lola tejió una gorra para su hermana, pero parecía una toalla para la cocina. Lola se la regaló a su hermana en su cumpleaños. Su mamá le dijo que se la pusiera para que Lola no se sintiera mal. No quiero ser cruel, pero el mes que pasamos tejiendo valió la pena después de ver a la hermana de Lola con esa gorra. Después llegó diciembre. Un gran letrero rosado se alzaba sobre la entrada principal y decía: ¡Celebremos el mes de “La decoración de pasteles”! Todo el mundo tenía que aprender a decorar un pastel. La única manera de salir de eso era llevar una nota del doctor que dijera que eras alérgico a los pasteles.6
  8. 8. Todos los días, la señora F interrumpía lasclases, por ejemplo, la clase de educación física, yenseñaba a un afortunado grupo de estudiantes ahacer rosas de azúcar para los pasteles. Al final del mes hubo un concurso dedecoración de pasteles, el cual nadie queríaganar. El premio era un curso avanzado endecoración de pasteles. 7
  9. 9. En enero estudiamos griego antiguo. Aprendimos palabras que te garantizo que jamás usaríamos en nuestras vidas. También íbamos a clases en togas. Te puedo decir que te ves ridículo cuando juegas fútbol en una toga. En febrero aprendimos todo sobre bailar con zapatos de madera. Aprendimos, al menos, que cientos de niños caminando por los pasillos con zapatos de madera es suficiente para darle un dolor de cabeza a la escuela entera.8
  10. 10. En marzo estudiamos el origami. El origami esel arte japonés de doblar papel para crear formasde pájaros, ranas y cosas así. La señora F nos alentóa practicar nuestras destrezas de origami todoel tiempo. Las tareas que entregamos eran muychistosas. Para finales de marzo, estábamos muy cansados.Y muy preocupados por lo que vendría después. 9
  11. 11. —¡No creo que podamos sobrevivir tres meses más de esto! —le dije a Lola, mientras recorríamos el camino a casa. —Ni me quiero imaginar lo que viene después —dijo Lola—. A lo mejor estudiaremos pantomima. Me tapé la cara con las manos.10
  12. 12. Al día siguiente, la señora F nos llamó a todosal auditorio. —Niños y niñas —dijo la señora F—, comosaben, hoy es primero de abril. Estoy segura deque todos ustedes tienen muchas ganas de saber loque tengo planeado para este mes. Todos se quejaron. —Juntos, hemos logrado mucho este año.Así que sería lógico que abril fuera… —hizo unapausa— el ¡“Mes del salto con paracaídas”! Todos se quedaron boquiabiertos. —¡Inocentes palomitas! —dijo la señora F. Todo el mundo suspiró. La señora F tenía muybuen sentido del humor, por lo menos. —Eso sería muy, muy peligroso —dijo laseñora F—. Así que el tema de este mes será: “Lostubérculos son nuestros amigos”. Todos se quejaron de nuevo. —Antes de empezar, quería decirles a todosustedes que lo que hemos logrado este año hasido magnífico y significa mucho para mí —dijo laseñora F—. ¡Estoy muy orgullosa de todos! 11
  13. 13. La señora F lloró de alegría. —Sin embargo, me despediré de todos ustedes al final del año. Voy a estudiar a tiempo completo. La señora Ruiz tomará el lugar de directora. Ella me dice que el currículo regresará a la normalidad.12
  14. 14. Después del discurso, todos estaban un poco tristes. —¿Sabes? Creo que voy a extrañar los zapatos demadera —dije. —Y los sándwiches de calabaza no estaban tan mal—dijo Lola. —Regresar a la normalidad no es tan bueno despuésde todo —dije—. Estoy seguro de que la señora Ruiz nonos permitirá doblar el papel de la tarea con formas deanimales. —¡Nos quedan tres meses de aventuras todavía!—señaló Lola. —¡Ciertamente! —dije, un poco más animado—. Yosiempre quise hacerme amigo de un tubérculo. —Las zanahorias son muy amigables —dijo Lola. 13
  15. 15. Nos dirigimos a la cafetería para recoger nuestras palas y sobres de semillas. —Tal vez podamos formar un grupo de pantomima después de clases —dijo Lola. —La señora F estaría muy orgullosa de nosotros —dije riéndome a carcajadas.14
  16. 16. 3Número de palabras: 1.204 3 Mi papá, mi maestro 3 ¡La señora Mendoza es famosa! 3 Las extrañas clases de la Sra. FLecturas niveladas ISBN-13: 978-0-547-03486-7 ISBN-10: 0-547-03486-5 90000 1505087

×