Your SlideShare is downloading. ×
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Sanidad de-ovinos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Sanidad de-ovinos

1,981

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,981
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
39
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 1 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias SANIDAD DE OVINOS Para el manejo sanitario de animales con fines productivos resultan de fundamental importancia: 1) planificar y ejecutar un adecuado plan sanitario, 2) identificar tempranamente síntomas y signos de enfermedades, 3) manejar adecuadamente la población animal y su entorno para minimizar situaciones predisponentes a enfermedades, 4) saber cuando es necesario requerir ayuda profesional. El objetivo de esta guía es describir las enfermedades de ocurrencia más común en la zona, delinear planes sanitarios mínimos, reseñar medidas de prevención y control, y señalar circunstancias en las que es indispensable la intervención de un profesional veterinario. El criterio seguido para prevención y control ha sido el de distinguir los siguientes tres tipos de medidas. Recomendable: su adopción generalmente mejora las condiciones de producción, pero deben considerarse relaciones de costo/ beneficio. No siempre es económicamente conveniente hacer lo recomendable y las decisiones dependen también del horizonte económico que se seleccione. Indispensable: no aplicar este tipo de medidas mínimas aumenta desproporcionadamente el riesgo de pérdidas de producción significativas o deteriora de forma sostenida y sistemática el nivel de producción. Obligatoria: la legislación vigente requiere efectuar la práctica o tratamiento. Enfermedades de los ovinos Enfermedad es un estado en el que se altera el equilibro entre el bienestar físico, social y psíquico de un individuo o población. Si bien generalmente existe un agente causal identificable, las enfermedades se desencadenan cuando se produce una combinación adecuada de factores: • • • presencia del agente etiológico, población animal susceptible, y ambiente propicio.
  • 2. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 2 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Agente etiológico, es el elemento, microorganismo, planta, factor físico o químico, cuya presencia o ausencia desencadena un proceso patológico. Una población animal se torna susceptible cuando sus características propias y variables (e.g. especie, raza, sexo, edad, susceptibilidad individual, estado fisiológico) hacen que, ante la presencia del agente, se produzca la enfermedad. Se verifica un ambiente propicio cuando distintos componentes físicos (e.g. clima, hidrografía, topografía), biológicos (e.g. fauna, flora) y socioeconómicos (e.g. estructura de producción, sistema de comercialización, higiene ambiental, tecnificación) crean un ámbito tal que predispone a la aparición de una enfermedad. Las majadas explotadas en la zona con fines comerciales son escasas. La mayoría se destinan a producción de consumo para los establecimientos y el manejo sanitario al que están sujetas es limitado. Por otra parte, la falta de controles y diagnósticos precisos hacen que el productor desconozca, en la mayoría de los casos, las enfermedades que están presentes en su majada y los posibles métodos de control. Enfermedades bacterianas y virales Son producidas por virus o bacterias. Generan cuantiosas pérdidas económicas y, en algunos casos, son zoonosis, enfermedades comunes a los animales y al hombre. Las bacterias pueden ingresar al establecimiento por distintas vías o ser huéspedes naturales de los animales los que, debido a alguna circunstancia particular, comienzan a ser nocivos para el individuo, desencadenando una enfermedad. Los virus son parásitos intracelulares obligados, necesitan de un huésped susceptible para reproducirse y al hacerlo provocan enfermedades. Tanto virus como bacterias en su mayoría producen enfermedades infecto-contagiosas. Enfermedades bacterianas Enfermedades clostridiales Los clostridios son bacterias anaerobias, productoras de potentes toxinas que poseen receptores específicos en distintas células del cuerpo (e.g. digestivas, hepáticas, nerviosas). Estas toxinas son termolábiles y poseen importantes propiedades antigénicas, provocando una respuesta inmunológica específica (importante en la prevención de estas enfermedades).
  • 3. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 3 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Se los considera microorganismos telúricos (de la tierra) que prosperan donde la humedad y temperatura del suelo favorece su desarrollo. También se pueden encontrar en alimentos contaminados, agua, y pastos, siendo el polvo su elemento de difusión. Las enfermedades producidas por clostridios son toxiinfecciones: la enfermedad no es causada por el propio agente sino por alguna toxina producida por éste. Enterotoxemia El microorganismo responsable, Clostridium perfringens tipo D, ingresa por vía digestiva y es habitante normal del tracto intestinal. Ante condiciones favorables, como las generadas por un cambio brusco de alimentación pasando de una dieta pobre a una más rica, el microorganismo se multiplica rápidamente. Esto ocurre porque la flora ruminal no está preparada para el cambio nutricional. Se produce un pasaje de carbohidratos no digeridos al intestino en los que el clostridio encuentra un sustrato que favorece su crecimiento, se reproduce, y libera grandes cantidades de toxina. La enfermedad afecta a animales jóvenes y adultos. Generalmente, se encuentran animales muertos en el campo sin sintomatología previa (muerte súbita). En algunos casos es posible observar diarrea oscura, o síntomas nerviosos (e.g. excitación, dificultad para caminar, ceguera). Medidas de prevención Indispensable: plan de vacunación. Por lo menos tres dosis (vacuna triple) en corderos y revacunación anual a toda la majada. Recomendable: vacunación y manejo adecuado (evitar cambios bruscos de dieta, incrementar vigilancia a continuación de mejoras de dieta). Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: ante un brote cambiar el lote afectado a un potrero con forraje seco o de menor calidad. Recomendable: vacunar los animales sin sintomatología clínica. Los animales con síntomas deberán ser tratados con antibióticos (consultar un veterinario por tipo de droga y tratamiento). Obligatoria: Ninguna.
  • 4. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 4 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Zoonosis: No. Hepatitis Necrótica Infecciosa El Clostridium nonyi tipo B, causante de esta enfermedad, se localiza en el hígado y se desarrolla a bajas concentraciones de oxígeno, liberando toxinas y produciendo múltiples infartos hepáticos. El principal predisponente son las lesiones producidas en el parénquima hepático por el paso de los estadíos juveniles de la fasciola hepática (saguaypé). Estos parásitos penetran la cápsula hepática y atraviesan el parénquima del órgano hasta alojarse en los canalículos biliares, lo que genera condiciones de anaerobiosis debido a la necrosis producida por la destrucción de las células hepáticas. Al encontrar en esos focos las condiciomes de anaerobiosis necesarias, la bacteria se reproduce y produce toxinas necrotizantes que agrandan la zona lesionada incrementándose la producción de toxinas que pasan a la sangre. La fasciola no es el único predisponente y, de hecho, se verifican casos de HNI en zonas donde no existe este parásito. El microorganismo ingresa por vía digestiva y puede atacar a animales de todas las edades, los que generalmente aparecen muertos. También se la conoce como enfermedad negra, por el color oscuro que adquiere el cuero debido al inusual grado de congestión venosa subcutáneo (observable en la necropsia). Medidas de prevención Indispensable: plan de vacunación. Por lo menos tres dosis en corderos y re-vacunación anual a toda la majada. Recomendable: vacunación y plan de control de los factores prediponentes (fasciola hepatica en las áreas donde se presenta), cuando ésto sea posible. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: Tratar animales con síntomas (antibióticos; consultar un veterinario por tipo de droga y tratamiento) y vacunar al resto de la majada. Recomendable: Tratamiento, vacunación, y control de fasciola hepatica (desparasitación) cuando éste sea el predisponente.
  • 5. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 5 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. Gangrena gaseosa - cabeza hinchada de los carneros Varios clostridios son los causantes de estas enfermedades, siendo los principales el C. septicum, C. oedematiens (nobyi A), C. perfringens, y C. chauvoei. La vía de entrada son las heridas, frecuentemente como resultado de castración, esquila, descole o señalada. En las heridas suele producirse un sitio de anaerobiosis donde la bacteria se reproduce y libera toxinas. Estas tienen una acción local, produciéndose intenso edema y necrosis, y una acción sistémica que lleva a la muerte. En la CHC, las heridas se producen como consecuencia de topetazos entre machos y se infectan principalmente con C. nobyi A. Dependiendo de la especie de clostridio, puede encontrarse gas en la lesión. Medidas de prevención Indispensable: plan de vacunación. Por lo menos tres dosis en corderos y re-vacunación anual a toda la majada. Recomendable: vacunación e higiene de las heridas producidas por las prácticas de manejo y del lugar en que se practican. Obligatoria: no posee. Medidas de control Indispensable: Terapia con antibióticos (consultar un veterinario por tipo de droga y tratamiento) ante animales con síntomas, vacunación al resto. Recomendable: Idem. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. Tétanos Producida por el Clostridium tetani, esta enfermedad también es consecuencia de la contaminación de heridas. Generalmente se verifica después de prácticas realizadas en corrales contaminados por materia fecal (falta de higiene), en baños post-esquila, etc. El microorganismo se encuentra en la materia fecal.
  • 6. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias La enfermedad afecta a animales de cualquier edad. La toxina tiene afinidad por el sistema nervioso; produce una parálisis espástica (el animal se queda ‘duro’), culminando con la muerte por parálisis de los músculos respiratorios y cardíacos. Medidas de prevención Indispensable: Higiene durante las prácticas de manejo y en el lugar donde se realizan. Recomendable: Idem indispensable. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: Aislar animales con síntomas, destinarlos a un lugar tranquilo. Terapia con antibióticos (consultar un veterinario por tipo de droga y tratamiento). Recomendable: Idem indispensable. Posible aplicación de suero antitetánico (evaluar costos; consultar un veterinario). Obligatorio: no posee. Zoonosis: No. Braxy o Abomasitis Infecciosa Producida por el Clostridium septicum. Ataca en invierno y preferentemente a animales de alrededor de 1 año de edad. Produce una inflamación del abomaso con toxemia y muerte. Medidas de prevención Indispensable: plan de vacunación. Por lo menos tres dosis en corderos y re-vacunación anual a toda la majada. Recomendable: idem indispensable. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: terapia con antibióticos (consultar un veterinario por tipo de droga y tratamiento) en animales con síntomas, y cambiar los animales de potrero. Recomendable: Idem indispensable. Obligatoria: Ninguna. 6
  • 7. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 7 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Zoonosis: No. Medidas de control para las enfermedades clostridiales Ante un brote de una enfermedad clostridial, no es mucho lo que puede hacerse para mejorar la situación. Si se detectan animales con sintomatología, puede intentarse una terapia con antibióticos, pero sin esperar muy buenos resultados. De cualquier manera, sería recomendable vacunar a los animales susceptibles con dos dosis de vacuna, separadas 20-30 días. Todo animal que ingrese al establecimiento debería recibir el mismo tratamiento, dos dosis separadas por 20-30 días, y recién después de ésto ser incorporado al resto de la majada. Plan de vacunación tipo 1º dosis a los 2-3 meses de edad (se puede hacer coincidir con el destete) 2º dosis a los 30-45 días de la 1a. 3º dosis a los 5-6 meses de la 1º dosis Refuerzo anual a todas las categorías La vacuna que se utiliza es de bajo costo (alrededor de $ 0,30 por dosis) y son varias las marcas comerciales que producen este tipo de vacunas. Consultar con un veterinario sobre el tipo y marca utilizar en cada caso. Carbunclo (Carbunco, Antrax) Esta enfermedad es producida por el Bacillus anthracis. Se caracteriza por muerte súbita de los animales con pérdida de sangre sin coagular por los orificios naturales. El microorganismo es anaerobio, tiene la capacidad de esporular en presencia de oxígeno y, de esa forma, resiste durante años (50 o más) en estado de latencia hasta el momento en que las condiciones ambientales le permiten pasar al estado vegetativo. La enfermedad se produce en climas templados a cálidos (temperatura superior a 15º C), o en época estival. Los brotes se producen generalmente asociados a cambios climáticos (e.g. lluvia después de una sequía). Afecta a todos los homeotermos incluido el hombre, no así a los reptiles, insectos, etc. Debido a su patogenicidad, es uno de los microorganismos más utilizados en la elaboración de armas bacteriológicas de destrucción masiva. Medidas de prevención
  • 8. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 8 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Indispensable: vacunación. Existen vacunas que forman buena inmunidad, pero no muy prolongada en el tiempo. Por ello se recomienda vacunar a todos los animales adultos una vez por año, antes de la temporada estival (en primavera). Recomendable: idem indispensable. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: cuando se desencadena un brote, vacunar al resto del lote problema. Recomendable: vacunar a todos los animales del establecimiento. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: Si. Es una importante zoonosis, siendo mortal en su forma respiratoria, o en su forma cutánea cuando procede sin diagnóstico. Queratoconjuntivitis Es una enfermedad de propagación muy rápida y de presentación principalmente estival. La luz solar intensa, el polvo y los insectos son sus principales predisponentes y vectores. Varios agentes pueden ser los causantes (bacterias, micoplasmas, ricketsias y clamidias). Las lesiones pueden alcanzar distintos grados, desde una leve opacidad corneal, hasta ruptura y pérdida de material ocular. Los animales jóvenes son más susceptibles que los adultos. Medidas de prevención Indispensable: realizar cuarentenas con las tropas nuevas. Dejarlos apartados del resto de los animales durante unos días, para comprobar que no están infectados con la enfermedad, y en caso de estarlo, realizar los controles necesarios. Recomendable: idem indispensable. Las vacunas disponibles en el mercado no protegen adecuadamente. Aunque se puede pensar en una autovacuna para un determinado establecimiento con problemas graves por esta enfermedad, lo más conveniente es aplicar medidas profilácticas de manejo. Obligatoria: Ninguna.
  • 9. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Medidas de control Indispensable: aislar animales enfermos y tratarlos. Evitar hacinamientos durante un brote; es muy contagiosa por contacto directo. Consultar un veterinario sobre el tratamiento a aplicar. Recomendable: idem indispensable. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: no. Pietín En una afección contagiosa producida por varios tipos de bacterias, pero que tiene como principal agente al Bacteroides nodosus. Comienza como una herida de la piel en la zona interdigital, generalmente por maceración de la misma cuando está en contacto permanente con agua (e.g. potreros bajos o anegadizos, inundaciones ocasionales). Puede presentar un curso benigno (no progresivo) o maligno. Cuando el curso es maligno los animales afectados pueden llegar a perder la pezuña. En general, los afectados son animales mayores de 2 años. El síntoma más evidente es la renguera. Existen otras afecciones que pueden producir renguera (e.g. artritis, traumatismos) pero el pietín es la única que sistemáticamente produce un olor característico en las pezuñas que permite identificar la afección fácilmente. Medidas de prevención Indispensable: evitar que los animales permanezcan con las pezuñas sumergidas, o permanentemente sobre suelos muy húmedos. Recomendable: Si esto último no es posible, realizar baños podales preventivos en pediluvios con sulfato de zinc consultar un veterinario por dosificación). Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: tratamiento con antibióticos (consultar un veterinario por tipo de droga y tratamiento), recorte de pezuñas, tratamientos tópicos y baños podales. Recomendable: Idem indispensable, aislamiento de animales afectados, sacrificio de casos crónicos. 9
  • 10. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: no. Enfermedades virales Aftosa Es una enfermedad producida por un virus de la familia de los Picornaviridae, que afecta a los rumiantes, al cerdo, y a unas 70 especies de animales silvestres (coypo y cuis, entre otras). Es de baja mortalidad, salvo en animales muy jóvenes sin contacto previo de la enfermedad, en los que puede producir una necrosis del músculo cardíaco (aftosa cardíaca). Se presenta como una enfermedad febril, con lesiones en boca, dedos, pezones, y ubres. La oveja es considerada menos susceptible que el bovino, por lo que no es incluida en las campañas de vacunación obligatoria. Medidas de prevención Indispensable: Ninguna. Recomendable: si se desconoce el status inmunitario de animales comprados, o si provienen de una zona endémica, es recomendable realizar una cuarentena antes de sumarlos al resto de la majada para comprobar que no portan la enfermedad. Obligatoria: en caso de presentarse un brote, no tienen que producirse egresos ni ingresos del establecimiento. Medidas de control Indispensable: aislar animales enfermos. Recomendable: Idem. Obligatoria: Denuncia del brote y cuarentena del establecimiento. Los ovinos no entran en el Plan Nacional de Vacunación Antiaftosa. No existen tratamientos. Zoonosis: Aunque hay algunos casos descriptos, no se la considera una zoonosis de importancia. Ectima contagioso Es una enfermedad viral altamente contagiosa de los ovinos y caprinos. Se caracteriza por el desarrollo de lesiones 10
  • 11. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 11 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias pustulares y costrosas en hocico y labios; también pueden aparecer afectados los dedos y las ubres de ovejas que amamantan corderos con lesiones en los labios. Las costras son extremadamente infectivas (contagiosas). Es más común (y problemático) en corderos de 3 a 6 meses de edad, aunque pueden ser afectados animales de cualquier edad. Los brotes pueden ocurrir en cualquier época del año, pero son más comunes en temporadas secas. Medidas de prevención Indispensable: No introducir al establecimiento animales que puedan portar la enfermedad. Revisar los ingresos y planear cuarentena anticipadamente. Recomendable: Vacunar corderos si el problema recurre. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: si se detecta tempranamente el brote separar los animales infectados, pasarlos a un potrero con sombra y tratar localmente para evitar infecciones secundarias de las zonas afectadas. Desinfectar las instalaciones, dentro de lo posible, con hipoclorito de sodio o algún otro desinfectante. Recomendable: Complementar lo anterior con la vacunación del resto del lote, o la majada cuando sea necesario. Si el brote ya se ha extendido a la mayor parte de los animales, la vacunación no tiene sentido. No hay un tratamiento específico. Si no se presentan complicaciones, la enfermedad cursa en unas 3 semanas. Idealmente, los enfermos deberían tener acceso a alimentos blandos y palatables. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. Si no se presentan infecciones secundarias, la mortalidad raramente supera el 1%. Los animales que sufren la enfermedad quedan inmunizados y no es común que se repitan brotes en una misma majada en años consecutivos. Maedi-Visna, Neumonía Progresiva (diagnosticada recientemente en el país) Esta enfermedad se puede presentar bajo diferentes formas, siendo las más comunes una afección pulmonar o nerviosa. También puede producir mastitis.
  • 12. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 12 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Neumonía Crónica Progresiva Es una infección pulmonar vírica de evolución lenta, caracterizada por el desarrollo de una neumonía intersticial progresiva. Se trasmite por contacto entre animales (respiratoria-oral) y a través de la leche. Rara vez se observan los signos clínicos antes de los dos años de vida. Lo más común es que aparezcan entre los 5 y 10 años. Al comienzo se observa pérdida de peso y aumento de la tasa respiratoria. Una vez que aparecen los síntomas, la muerte sobreviene en un período de 6 a 8 meses. Encefalitis Generalmente se observan síntomas nerviosos en animales menores de 2 años. Comienzan con ataxia y progresan hacia una parálisis, principalmente del tren posterior. No se observa disfunción cerebral, y la muerte se da por infección secundaria o pérdida de estado progresiva. Medidas de prevención Indispensable: No existen vacunas. La enfermedad se introdujo inicialmente en animales lecheros; es probable que aún esté mayormente limitada a tambos ovinos. Animales de ese origen deberían ser analizados antes de ser introducidos al establecimiento. Recomendable: Idem. Medidas de control No existen tratamientos, los enfermos deben ser sacrificados. Zoonosis: No. Adenomatosis pulmonar, Jaagsiekte (diagnosticada recientemente en el país) Es producida por un retrovirus y se manifiesta como un tumor bronquio-alveolar contagioso de los ovinos. Debido a que su dispersión es a través de aerosoles (pequeñas gotitas fruto de la respiración o estornudos), su importancia aumenta con la intensificación de la producción. La evolución de la enfermedad es lenta, los síntomas se observan en animales adultos. Medidas de prevención y control No existen vacunas, ni tratamientos; los enfermos deben ser sacrificados.
  • 13. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 13 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Zoonosis: no. Enfermedades de la reproducción Brucelosis La brucelosis ovina es producida por la Brucella ovis y también por la B. melitensis. La B.ovis produce una afección en los carneros conocida como epididimitis infecciosa que se manifiesta por bajos índices reproductivos en la majada infectada, principalmente por baja fertilidad de los machos, pudiendo también producir abortos. Brucella es un microorganismo de vida intracelular, por lo que el enfermo resulta infectado de por vida, siendo los tratamientos muy engorrosos y poco efectivos. La principal vía de contagio es la venérea. Medidas de prevención Indispensable: revisación pre-servicio de carneros. En caso de adquirir carneros, hacerlo de cabañas o establecimientos libres de brucelosis. Recomendable: sangrado y análisis de carneros para detectar portadores, antes y después del servicio. Verificar status sanitario de carneros comprados antes del usarlos para servicio. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: sangrado, análisis de laboratorio, y eliminación de machos sero-positivos. Recomendable: Implementar plan de erradicación de la enfermedad manejando una majada ‘sucia’ y una ‘limpia’ cuyo número se irá incrementando en el tiempo a medida que se refugan sin reposición animales de la majada sucia. Obligatoria: Ninguna. Para que un establecimiento pueda se declarado libre de la enfermedad, tienen que resultar negativos 3 muestreos separados por 2 o 3 meses cada uno, y en los que todos los animales resulten negativos. Una vez declarado el establecimiento libre de enfermedad, únicamente se continua realizando la revisación preservicio. Zoonosis: No si se trata de B. ovis.
  • 14. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 14 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Campylobacteriosis Dos de los serotipos de esta bacteria (Campylobacter fetus fetus y C. jejuni), habitantes normales del intestino de ovinos y bovinos, pueden causar abortos en la oveja. La enfermedad es de transmisión venérea, y los abortos se producen en el último tercio de la gestación, pudiendo también producirse nacimientos prematuros o nacimiento de corderos débiles. Medidas de prevención: Ninguna. Medidas de control Indispensable: ante un caso de aborto, realizar un diagnóstico para confirmar la enfermedad; realizar exámenes a los carneros para detectar positivos. Recomendable: Idem Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. Toxoplasmosis El Toxoplasma gondii es un importante generador de abortos en ovinos y caprinos. Se trasmite en forma oral por contaminación del alimento o del agua de bebida con materia fecal de gato. El gato es el principal transmisor de este parásito, liberando ooquistes (forma larvaria) en su materia fecal. En el feto produce una lesión cerebral típica (de importancia diagnóstica) en el 95% de los casos. Los abortos ocurren en el último tercio de la gestación. Se pueden producir además momificaciones fetales, muerte embrionaria, muerte neonatal, o nacimientos de corderos portadores asintomáticos. Medidas de prevención Indispensable: evitar la presencia de gatos en los lugares de encierre; almacenar forrajes y suplementos en lugares cerrados, donde los gatos no puedan dejar sus deposiciones. Recomendable: Idem. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control: Ninguna.
  • 15. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 15 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Otras enfermedades que pueden producir abortos en ovinos incluyen: intoxicación con ryegrasss, lengua azul, psitacosis, leptospirosis, listeriosis, neosporosis. Enfermedades exóticas (de vigilancia obligatoria) Scrapie Es una enfermedad del sistema nervioso central de los ovinos, que hasta el momento no ha sido diagnosticada en el país. Produce una encefalopatía espongiforme y fue la primera enfermedad de este tipo en ser estudiada. Dentro de ese grupo se encuentran asimismo la encefalopatía espongiforme bovina (mal de la vaca loca, BSE), y la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob que afecta a los humanos. Aparentemente, los agentes causales de estas enfermedades son priones, proteinas desprovistas de ácidos nucleicos que, por razones que aun se desconocen, se vuelven patogénicas. Hasta que se disponga de mejor tecnología de análisis será difícil descartar la posibilidad de que el agente en realidad sea un virus cuyo ADN o ARN aun no ha sido detectado (la ausencia de evidencia no implica evidencia de ausencia). El período de incubación puede ser de varios años. Una vez que se producen las primeras manifestaciones clínicas, éstas continúan en forma progresiva hasta la muerte del animal, en un período que va desde 10 días hasta varios meses. Es de suma importancia el diagnóstico de toda enfermedad que presente sintomatología nerviosa, como medida de vigilancia frente a la aparición de este mal. Lengua azul Se trasmite por vectores hematófagos, por lo que la mayor cantidad de casos se da en época estival y/o en zonas tropicales o subtropicales, donde la población de vectores es abundante. La oveja es el animal doméstico más susceptible a esta enfermedad. Su presentación puede ser muy variable, desde una infección inaparente, hasta muerte súbita. Los corderos lactantes son relativamente resistentes, siendo los animales de un año los más susceptibles. Las lesiones se pueden observar en la boca, lengua (que aparece hinchada y toma una tonalidad azulada), labios, dedos, nariz, etc. Como con la fiebre aftosa, son de gran importancia las pérdidas indirectas por mal estado general, y prolongadas convalecencias. En nuestro país se encuentra prohibida la importación de animales sin certificado de estar libres de esta enfermedad.
  • 16. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 16 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Enfermedades parasitarias Parásitos gastrointestinales En Argentina la mayoría de las majadas son explotadas en forma extensiva, fundamentalmente sobre campo natural o rastrojos, y en regiones climáticamente favorables para el desarrollo de parasitismo gastrointestinal. Las condiciones ambientales (humedad y temperatura), así como la presencia de huéspedes intermediarios, son los condicionantes que determinan la distribución y abundancia de las especies presentes en cada zona. Haemonchus contortus es el parásito causante de mayores pérdidas económicas en los ovinos. Este nematodo hematófago, de gran potencial biótico se distribuye preferentemente en zonas de clima cálido o durante la temporada estival en zonas de climas moderados. En la zona semiárida es responsable de importantes pérdidas; no es común en la región patagónica. Parasita el cuajo, los adultos son observables a simple vista, y puede producir altas tasas de mortalidad. Otros nematodos importantes son Ostertagia y Trichostrongylus, también parásitos del cuajo. Trichostrongylus, Cooperia y Nematodirus parasitan el intestino delgado. Esta última especie es de especial importancia en Patagonia. En el sudoeste de la Provincia de Buenos Aires, son de significativa importancia Ostertagia y Cooperia, parásitos típicos de zonas frías. Dentro de este grupo también puede citarse a Dictyocaulus filaria, parásito del pulmón del ovino. Todos los parásitos mencionados son de ciclo directo y no requieren de huésped intermediario para completar su ciclo. Los adultos son parásitos, se reproducen en el animal y sus huevos salen al exterior a través de la materia fecal. En el medio ambiente pasan al estado de larva, y en ese estado son ingeridos por los ovinos al pastorear. Excepto en lugares en los que el Haemonchus es importante, el invierno es la época del año en la que se producen las mayores pérdidas, coincidiendo con la menor disponibilidad de pasto. A medida que los animales crecen, generan cierta inmunidad a los parásitos, pero eso no quiere decir que no resulten afectados. Al aproximarse el parto, las ovejas sufren una baja en las defensas frente a los parásitos que se hace máxima unos meses después del parto. Esto hace que, además de producir pérdidas en
  • 17. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 17 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias las ovejas, éstas contaminen las pasturas con huevos que van a ser levantados por sus corderos, la categoría más susceptible. Animales adultos que no cuenten con una buena inmunidad, o cuando ésta se vea afectada por condiciones fisiológicas o sanitarias, pueden sufrir pérdidas de estado importantes y pueden llegar a producirse muertes. Medidas de prevención y control (siempre existe algún grado de parasitosis) El uso indiscriminado, la falta de asesoramiento (o el mal asesoramiento), y los bajos precios de los productos antiparasitarios han traído consecuencias perjudiciales tales como: • • • • • confusión sobre la verdadera dimensión del problema, gasto innecesario y dudosa relación costo/beneficio, productos de consumo riesgoso por residuos químicos, daño ecológico por contaminación ambiental, resistencia de los parásitos a las drogas antiparasitarias. La principal medida preventiva es la adopción de un adecuado plan de manejo (consulte a un veterinario) que permita mantener los animales con una baja carga parasitaria. Otras medidas incluyen: • • • • • • • conocer la historia de los potreros (antigüedad de las pasturas, categorías que las pastorearon, etc.), para poder manejarlos como ‘seguros’ o ‘contaminados’; manejar los animales por categorías, evitando que los más susceptibles (animales jóvenes) pastoreen los potreros más contaminados; utilizar categorías menos susceptibles (e.g.) capones o vacunos para ‘limpiar’ potreros luego del pastoreo de categorías susceptibles (e.g. corderos) que diseminan huevos de parásitos; antes del verano usar categorías resistentes para pastorear a fondo las pasturas contaminadas. De esa forma se generan condiciones poco propicias (radiación solar, baja humedad) para el desarrollo de las larvas. Cuando resulta posible, planificar pastoreos conjuntos con bovinos diluyendo de esa manera la cantidad de parásitos que levanta cada uno. A pesar de pertenecer a los mismos géneros, los parásitos que afectan a los bovinos no infestan a los ovinos y viceversa. Desparasitar a las ovejas antes del parto. Realizar análisis de materia fecal y pasto, decidiendo los tratamientos en base a resultados de esos análisis.
  • 18. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 18 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias • Rotar los grupos de drogas antiparasitarias, como medida para demorar la aparición de resistencia. Resistencia a las drogas antihelmínticas La resitencia a las drogas antihelmínticas suele estar controlada por uno o unos pocos genes para cada grupo de drogas lo que ha facilitado su difusión en poblaciones de parásitos. Es un problema grave que ya se ha diagnosticado para la mayoría de los grupos de drogas conocidas. Los factores predisponentes más importantes son: • • • • • errores en la dosificación (e.g. cálculo erróneo de peso vivo) falta de alternancia de drogas, tratamientos persistentes en el tiempo, sub-dosificación, falta de conocimiento del problema. Trematodes Fasciola Hepática La fasciolosis es una enfermedad que afecta a gran cantidad de herbívoros y omnívoros, incluido el hombre. La fasciola es un parásito de la clase Trematoda, que posee un complejo ciclo biológico en el que interviene un caracol acuático como huésped intermediario. La enfermedad se desarrolla en ambientes en los que se encuentra el caracol; necesita de cursos de agua poco profundos y no estancados. Las aguas salobres y duras constituyen una barrera natural para el caracol el que, sin embargo, posee una gran capacidad de adaptación, encontrándose desde la puna de Atacama hasta la Patagonia. En la Pcia. de Buenos Aires puede encontrarse en el área de influencia de la Sierra de la Ventana. La fasciola tiene un gran potencial biótico. Puede llegar a excretar 20000 huevos por día, que gracias a su capacidad para multiplicarse en otra de las etapas del ciclo, pueden producir 400 a 1000 parásitos cada uno. En los ovinos, una fasciolosis aguda puede llegar a producir la muerte del animal, lo que generalmente no ocurre en los bovinos por ser más resistentes. El parásito ingresa por vía digestiva, pasando del intestino al hígado, donde los adultos se alojan en los canalículos biliares. En su paso a través del parénquima hepático, los estadios juveniles del parásito producen lesiones que generan el ambiente
  • 19. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 19 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias propicio para que el Clostridyum nobyi B, produzca la hepatitis necrótica. Medidas de prevención y control Indispensable: mantener a los animales con baja carga parasitaria. Recomendable: el objetivo de un programa de control es prevenir la enfermedad en los potreros, para contar con pasturas seguras que puedan ser pastoreadas con las categorías más susceptibles. La eliminación del parásito de los animales a través de fasciolicidas se debe combinar con un manejo de las pasturas con diferentes categorías o especies diferenciadas por su sensibilidad, y con el control del huésped intermediario. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: Es una importante zoonosis en las zonas endémicas. Las personas no se contagian de los animales, sino por el consumo de verduras contaminadas (e.g. berro silvestre recolectado de los arroyos). Cestodes Esta clase de parásitos conocidos como gusanos chatos o tenias, posee varios géneros que parasitan ovinos. Estos son, en algunos casos, huéspedes definitivos del parásito, y en otros actúan como intermediarios. Son de hallazgo frecuente, y muchas veces espectacular, a la faena. Existe gran controversia en cuanto a su patogenicidad. Mientras que algunos autores los señalan como causantes de importantes pérdidas, otros restan importancia al daño que pueden causar. En algunos casos se los considera posibles predisponentes de enfermedades clostridiales. Hidatodosis El agente causal de esta importante zoonosis, es el Echinococcus granulosus, que tiene al ovino (y al hombre, bovino, etc.) como huésped intermediario. El perro es su huésped definitivo. El perro ingiere la forma larval (quiste hidatídico) de las vísceras del ovino, y en él se desarrolla la fase adulta de la enfermedad con liberación de huevos. El ovino ingiere los huevos con el pasto y en él se desarrollan las formas juveniles del parásito, como quistes en las vísceras. Las pérdidas económicas por decomiso de vísceras en zonas endémicas, pueden llegar a ser millonarias. El hombre ingiere los huevos por verduras o agua contaminadas, y también por contacto directo con los perros. Se han encontrado
  • 20. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 20 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias larvas de hasta 6 kg en humanos. El daño que producen depende de su ubicación, de su tamaño, si se rompen, etc., pudiendo causar la muerte del enfermo. Medidas de prevención y control Indispensable: desparasitar los perros; hervir las vísceras por una hora si se van a usar para alimentar a los perros. Recomendable: No alimentar perros con vísceras; aplicar medidas profilácticas complementarias como: • • • • • utilizar pozos para desechar las vísceras, las que deben ser previamente quemadas, lavar bien las frutas y las verduras, sólo beber agua potable, cercar huertas a prueba de perros, desparasitar a los perros con un tenicida 2-3 veces al año. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: La hidatidosis es muy común y grave en zonas rurales endémicas. Ectoparásitos Oestrosis (Gusano de la nariz) Esta enfermedad es causada por una mosca que deposita sus larvas en las narinas del ovino; éstas se trasladan hacia el interior de la nariz y comienzan su desarrollo. Completan su ciclo larval dentro de las fosas y senos nasales, pudiendo a veces penetrar en el encéfalo. Salen al exterior para empupar y transformarse en adultos. Los síntomas de la enfermedad varían desde descargas nasales hasta dificultad para respirar, mostrando el animal mucho malestar. Si hay penetración en el encéfalo, pueden presentarse signos nerviosos (e.g. torneo, cabeza apoyada en un punto fijo). Medidas de prevención Indispensable: en una zona endémica, realizar tratamientos a fines del verano, cuando los adultos desaparecen, para evitar que las larvas empupen y continúen su desarrollo en la primavera. Recomendable: Idem. Obligatoria: Ninguna.
  • 21. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 21 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Medidas de control Indispensable: Tratamientos con antiparasitarios larvicidas (Lactonas macrocíclicas, consulte a un veterinario). Recomendable: Idem. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. Melophagus ovinus (Garrapata, Falsa garrapata del ovino) El melófago es una mosca sin alas, parásito permanente y obligado de los ovinos. Es hematófaga y normalmente es más numerosa en otoño e invierno. Medidas de prevención y control Indispensable: cuando el parásito está presente, la época para realizar los tratamientos es a fines de primavera y verano, después de la esquila. En esa época el ciclo del parásito es más corto y se puede controlar su reproducción con tratamientos cada 20 días con productos sin poder residual, o con un único tratamiento con productos de prolongado poder residual. Se pueden realizar baños, aplicar productos pour-on o spot-on que deben repetirse cada 20 días. Se han desarrollado productos inyectables (ivermectina de larga acción) con un importante poder residual que permiten controlar con una sola aplicación. Ante la aparición de casos consultar con un veterinario por el tipo de tratamiento y producto a utilizar. Recomendable: Idem. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. Sarna ovina La sarna psoróptica es la ectoparasitosis que más perjuicios económicos ocasiona a la producción ovina nacional. La enfermedad se hace clínicamente evidente a fines del otoño o en invierno, cuando el estrés sufrido por las majadas aumenta por las condiciones ambientales, la falta de alimento, avanzado estado de gestación, etc. Medidas de prevención
  • 22. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 22 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Indispensable: revisar animales que ingresen al establecimiento y someterlos a tratamiento preventivo(baños o ivermectina inyectable). Recomendable: realizar un tratamiento en verano, preferentemente un baño por su mayor efectividad, como para controlar una posible población parasitaria en animales portadores. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: en campos donde el problema es recurrente, se deben realizar tratamientos estratégicos en noviembre y febrero, cuando las condiciones ambientales son menos propicias para el parásito. Así se controla la enfermedad en los animales portadores, impidiendo que en el invierno siguiente comience el brote a partir de esos animales, que pasan el verano sin síntomas visibles de sarna, pero con parásitos protegidos en ciertas zonas de su cuerpo. Recomendable: Remover o quemar lana muerta de instalaciones y alambrados. Obligatoria: En zona de lucha o libre de sarna, realizar la denuncia ante las autoridades sanitarias. Zoonosis: No. Piojos Se presentan, al igual que la sarna, en las épocas más frías y húmedas del año. Es una enfermedad muy contagiosa y específica de especie (los piojos del bovino no atacan al ovino). Son parásitos permanentes, cumplen todo su ciclo sobre el huésped. Hay de dos clases, chupadores y masticadores. Los chupadores se alimentan de líquidos tisulares, y los masticadores de detritus celulares (no toman contacto con la sangre del huésped). Producen un desmejoramiento del animal y de la lana, que varían con el grado de infestación. Medidas de prevención Indispensable: tratar todo animal que ingrese al establecimiento y no incorporarlo a la majada hasta que se compruebe que no es portador. Recomendable: Aplicación pour-on en la esquila. Medidas de control
  • 23. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 23 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Indispensable: Baños con piojicidas. En animales recién esquilados pueden aplicarse productos pour-on, pero son de menor efectividad. Recomendable: cuando en un campo se presenta el problema en forma endémica se deben realizar controles en el verano, para eliminar los portadores. Remover lana muerta de instalaciones y alambrados. Obligatorias: Ninguna. Zoonosis: no. Enfermedades metabólicas Toxemia de la preñez Esta enfermedad se presenta, generalmente, en ovejas con preñeces múltiples y en condiciones de pobre alimentación y/o stress de cualquier otro origen (e.g. condiciones climáticas rigurosas, parasitosis, encierro, transporte). La nutrición del feto es altamente dependiente de la glucosa materna y el feto tiene prioridad parcial sobre la glucosa disponible. Si llega a producirse hipoglucemia, el hipotálamo responde estimulando la liberación de ACTH hipofisaria y ésta desencadena la liberación de glucocorticoides los que, a su vez, estimulan la gluconeogénesis a partir de tejido adiposo y proteico. Los glucocorticoides hidrolizan triglicéridos generando glicerol (que es glucogénico) y ácidos grasos libres que son catabolizados en el hígado (beta-oxidación) con producción de Acetil-CoA. En condiciones de hipoglucemia, la disponibilidad de oxaloacetato está similarmente reducida por lo que la Acetil-CoA no puede ser degradada a través del ciclo de Krebs y se acumula favoreciendo la formación de cuerpos cetónicos. La catabolización de aminoácidos tiene consecuencias similares, contribuyendo a la acumulación de Acetil-CoA y, eventualmente, cuerpos cetónicos. La acumulación de cuerpos cetónicos produce cetonuria, acidosis, y disminución del consumo cerebral de oxígeno. Los síntomas iniciales incluyen apatía, disminución del apetito, falta de respuesta a la presencia del hombre u otros animales. Eventualmente los animales presentan rechinamiento de dientes, adoptan una posición decúbito esternal con la cabeza doblada hacia un costado, entran en coma, y mueren. Medidas de prevención
  • 24. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 24 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Indispensable: asegurar un adecuado aporte de energía a animales en avanzado estado de gestación; nunca hacer encierros ni arreos prolongados de animales en avanzado estado de gestación. Recomendable: mantener un buen control sobre los parásitos. Obligatoria: Ninguna. Medidas de control Indispensable: mejora inmediata de la alimentación si aparecen animales afectados en la majada. Recomendable: cuando se justifica (y no resulta demasiado tarde), tratamiento individual en base a glicerina o propilenglicol para favorecer la gluconeogénesis. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: no. Urolitiasis de los carneros Se caracteriza por la formación de cálculos en el sistema urinario. Estos pueden obstruir la uretra, principalmente en el apéndice vermiforme, o en la flexura sigmoidea del pene. Si se produce una obstrucción, el animal puede morir debido a rotura de la vejiga o intoxicación amoniacal. Es de curso muy doloroso, los animales afectados se muestran muy molestos debido al dolor y la incapacidad para orinar. La enfermedad es de baja morbilidad y se presenta, generalmente, en animales que consumen concentrados (e.g. carneros en cabañas), aunque se dan casos en animales a pastoreo. Medidas de prevención Indispensable: si es un problema recurrente, se deben investigar las causas de la producción de cálculos, y modificar la alimentación y/o manejo de los animales. Recomendable: Idem Obligatoria: Ninguna Medidas de control Indispensable: Ninguna.
  • 25. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Recomendable: si se justifica, el tratamiento es quirúrgico, debiéndose evaluar económicamente la conveniencia de la intervención. Obligatoria: Ninguna. Zoonosis: No. 25
  • 26. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 26 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Plan sanitario mínimo (servicio de otoño) ESQUILA E F M A M J J A SERVICIO Carneros Ovejas Borregas Corderos Recría SEÑALADA DESTETE S O N D PARICIÓN Pour-on, triple Revisación, brucelosis, desparasitación Revisac. Ev. rep. descart. Pour-on, triple, despar. Revisación, desparasitación Triple 2 Triple 3 Despar., triple 1 Despar. Despar. Plan sanitario mínimo (servicio de primavera) SEÑALADA E F M A M J ESQUILA DESTETE J A S PARICIÓN Revisación, brucelosis Desoje, desc. preparición, triple Recría Revisac. Ev. rep. descart. Triple 1 Despar. Corderos Triple 3, despar. N SERVICIO Carneros Ovejas Borregas O Pour-on, triple, despar. Pour-on, triple, despar. Triple 2 D
  • 27. R.M. Rodríguez Iglesias, Producción Ovina - Dto. de Agronomía, UNS – 1998. Rev. 18/09/06 27 Autores: Joaquín Ferrería y Ricardo Rodíguez Iglesias Bibliografía Blood D.C. y Radostits, O.M. 1992. Medicina veterinaria. 7º Edición. Interamericana Mc Graw-Hill, México. Bonino Morlan, J., Durán del Campo A. y Mari, J.J. Enfermedades de los Lanares, Hemisferio Sur, Montevideo, Uruguay. Bulman G.M. y Lamberti J.C. 2001. Melophagus ovinus. Manual Técnico. AAPAVET, Buenos Aires. Jubb K.V.F., Kennedy P.C. y Palmer N. 1993. Pathology of domestic animals. Fourth Edition. Academic Press, USA. Kaneko J.J. 1989. Clinical Biochemestry of Domestic Animals. 4º Edition. Academic Press, USA. Miranda, A.O., Suarez, V.H., Bedotti, D.O., Fort, M.C. y Busetti M.R. 2002. Patologías prevalentes en una majada ovina de La Pampa (catorce años de casuística). Veterinaria Argentina 19 (183): ¿?. Nari A.y Fiel, C. Enfermedades parasitarias de importancia en bovinos. Hemisferio Sur, Montevideo, Uruguay. SIRSA-INTA Bariloche. Brucelosis ovina, INTA Bariloche. SIRSA-INTA Bariloche. Fasciola hepática, INTA Bariloche. SIRSA-INTA Bariloche. Sarna ovina, INTA Bariloche. Varios autores. 1996. Curso de Actualización en enfermedades clostridiales de los rumiantes y sistemas intensificados de droducción. INTA Balcarce, Area de Producción Animal. Varios autores. 2000. Actualización en Producción Ovina Memorias 6º Edición. INTA Bariloche. .

×