El armaz n estatal y sus imaginarios Historia del Estado           2        Este Capítulo del Informe Nacional sobre Desar...
“         Pretendemos ser un país y apenas            rios, punto de partida ineludible para tratar         somos paisaje”...
Gellner (1988) y Anderson (1991[1983]),                           cobro de impuestos, la distribución de pa-              ...
¿Qué es la nación? En unos casos, la energía,    tido estructurante, porque se dio un moder-                              ...
Zavaleta y el Estado aparente                                       mayor validez que el supuesto Estado na-              ...
Las dualidades, además de establecer catego-         ción de formas de organización previas co-        fisonomía en el sig...
RECUADRO 2.2 Algunos hitos históricos            INFORME                                                                  ...
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Informe desarrollo humano pnud historia del estado
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Informe desarrollo humano pnud historia del estado

1,720 views
1,634 views

Published on

Versión digital del Informe de Desarrollo Humano en Bolivia editado por el PNUD (capitulo dedicado a la historia del Estado Boliviano)

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,720
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
25
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Informe desarrollo humano pnud historia del estado

  1. 1. El armaz n estatal y sus imaginarios Historia del Estado 2 Este Capítulo del Informe Nacional sobre Desarrollo Humano tiene como insumo principal el trabajo de investigación realizado por la historiadora Rossana Barragán y José Peres con el apoyo de Jorge Derpic y Carmen Soliz: “De los pre-supuestos a los presupuestos. Fiscalidad y construcción estatal disputada (1900-1954)”. “Dando un paso al progreso” Estación de trenes en Potosí, 1911. Fuente: Archivo de La Paz. 2
  2. 2. “ Pretendemos ser un país y apenas rios, punto de partida ineludible para tratar somos paisaje” es la sentencia de un de imaginarnos el Estado boliviano de otra graffiti escrito en una pared de la manera. ciudad de La Paz. Este anónimo Las representaciones acerca del Estado es- mensaje expresa un cuestionamiento a lo tán acompañadas de imaginarios sobre que asumimos como dado: en este caso la la sociedad. El supuesto de origen es que existencia del país. Pero lo que a primera hablar de Estado implica la presencia de vista parece una trasgresión, que sin duda una fuerza única que se opone a la socie- interpela a quien la lee, puede encubrir dad, cuando ni uno ni otra son entidades una mirada normativa: la presunción de homogéneas y definidas. También está la un modelo de país que esconde “verda- idea de un Estado para una sociedad. ¿Pe- des” ampliamente generalizadas, difundi- ro qué visiones de sociedad están detrás das y aceptadas. de los imaginarios sobre el Estado?El Estado ha sido y es un terreno fecundo Al concebir el Estado como una institución para el cultivo de imaginarios. Para em- ya constituida también se piensa en una pezar se supone que se trata de “algo da- sociedad con regiones, grupos, clases o in- do, atemporal, ya constituido”, olvidando dividuos formados. De la misma manera, que es el resultado de un proceso en conti- al suponer un Estado fuerte, que desde nua construcción desarrollado a lo largo siempre ha ocupado una posición central de los siglos XIX y XX. Se presume tam- y superior, presumimos una sociedad con- bién que estamos ante un Estado “fuerte, trolada y normada por las acciones estata- omnipresente y omnipotente”, ignorando les. En tanto que al considerar un Estado que, más bien, es una entidad con debili- cuyas políticas y prácticas expresan prin- dades, limitaciones, “huecos”. Otra repre- cipios técnicos que forman un todo com- sentación imaginada es la de una estatali- plementario y coherente, también imagi- dad “monolítica, racional y coherente”, namos un contexto social, económico y sin reparar en que no se trata de un todo cultural relativamente homogéneo para articulado y coordinado. Por último, se todos los individuos que ocupan posicio- asume el Estado como “instrumento de nes diferenciadas y buscan mejorarlas dominación al servicio de una clase”, des- continuamente. Finalmente, el imaginario conociendo que expresa un campo en per- del Estado personificado por una clase o manente disputa entre diferentes actores un grupo implica asumir que los grupos e intereses. Los pre-supuestos sobre el Es- sociales están definidos estructuralmente, tado en Bolivia, pues, son múltiples. desde siempre y para siempre. Pre-su-Estas miradas están fuertemente difundidas puestos sobre el Estado, entonces, con sus en nuestro medio. Se han ido expandiendo correspondientes pre-supuestos acerca de y cimentando en el transcurso de la lucha la sociedad. política a través de escritos políticos, ensa- Recientes investigaciones han abierto yos intelectuales, proclamas militantes. Y nuevas aproximaciones en torno al Esta- también mediante historias noveladas que do. Como resultado de innovadores estu- muestran un diagnóstico de la situación y dios en este campo es posible distinguir, al una lectura que fundamenta e incluso “ex- menos, tres líneas de análisis: a) el Estado plica” la agenda política de un momento y la construcción de la nación, b) la ciuda- determinado. Transmitiéndose de genera- danía y c) el Estado en tanto artefacto y ción en generación, estas representacio- construcción cultural cotidiana. nes forman parte de nuestras percepcio- La estrecha relación entre Estado y nación nes de tal manera que “pensamos” en esos constituye un importante eje de análisis. marcos y muy difícilmente podemos sepa- Se inicia como efecto de la amplia aten- rarnos y distanciarnos de ellos. Estamos, ción y reflexión dada a la construcción na- en consecuencia, ante vigorosos imagina- cional a partir de los pioneros trabajos de 127 INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO EN BOLIVIA
  3. 3. Gellner (1988) y Anderson (1991[1983]), cobro de impuestos, la distribución de pa- tución. Es limitada la información, por te y el análisis. Es evidente que en la mira- que generaron una serie de investigacio- saportes, los rituales del poder (Sharma y ejemplo, acerca de la organización y cam- da boliviana acerca del Estado se ha cons- nes locales sobre la construcción nacional Gupta, 20063), la obtención de documen- bios de los poderes Ejecutivo y Legislativo, truido un conjunto de imaginarios que en diferentes países, contextos y períodos tos de identificación y los que facultan la así como respecto a la lógica que ordena el configuran nuestras aproximaciones. Es- históricos. acción colectiva4. Poder Judicial en la instalación de los juzga- tas representaciones se fueron desple- Por otro lado, los procesos de inclusión y En segundo lugar, la construcción cotidiana dos. La historia de la fiscalidad estatal o de gando y difundiendo a través de varias ge- exclusión, así como la formación de una del Estado se expresa en los significados la instalación de escuelas a través del tiem- neraciones a las que, a su vez, ha ido comunidad política a través de aproxi- que tiene la gente, los cuales se forman a po ha sido también escasamente explora- constituyendo. maciones al tema de los derechos en el partir de la percepción de cómo el Estado da. Y conocemos poco acerca de la historia Las representaciones sobre el Estado en marco de la ciudadanía, recibieron tam- gobierna y llega a la gente, pero también de las prefecturas, sus atribuciones, trans- Bolivia están ligadas a determinados au- bién una atención privilegiada en el de- en torno a las representaciones que el Esta- formaciones y las causas de la disminu- tores y obras cuya difusión e influencia bate teórico, los estudios de caso y el do difunde y se convierten en disputas cul- ción de su poder. Desconocemos igual- son fundamentales. Se trata de reconoci- análisis comparado. turales (Ibid.). mente cómo se relacionaron esos centros dos intelectuales que han marcado nues- Finalmente, la aproximación que mayor én- Se trata, por tanto –como señalan Sharma y del poder regional con sus provincias y con tras visiones y registros acerca del Estado. fasis y atención recibió en los últimos años Gupta (2006)–, de una reconceptualiza- los actores en distintos espacios. Una situa- Por su contribución y su legado al pensa- es la del Estado como revolución y artefac- ción del Estado. Más todavía. De alguna ción similar podría mencionarse para una miento boliviano en este campo destaca- to cultural, cuyo aporte seminal en esta manera es un giro desde el macroanálisis multitud de temas como el crecimiento de mos a los siguientes: Carlos Montenegro, área, bajo la influencia de Thompson, fue al microanálisis; desde aquellas aproxima- la burocracia, el ejército, etc. Es difícil ex- René Zavaleta Mercado, Silvia Rivera y Ali- realizado por Corrigan y Sayer (1985) en ciones que, en una mirada piramidal, su- plicar que hasta el propio Estado carezca pio Valencia Vega. su trabajo sobre la formación del Estado ponían construcciones desde arriba y des- de esta información. Carlos Montenegro fue uno de los intelectua- inglés1. de un centro, hacia la indagación de cómo Los trabajos respecto a políticas sectoriales o les más influyentes del Movimiento Nacio- Estas nuevas visiones buscaban desmitificar la micropolítica, desde abajo, va constru- sobre ámbitos específicos son más fre- nalista Revolucionario (MNR). René Zavale- al Estado así como las pretensiones de los yendo las instituciones, las representacio- cuentes y existe, en algunos temas, una ta Mercado, que tuvo una primera época “intelectuales orgánicos” sobre la “resis- nes y el propio Estado5. producción interesante. Es el caso, por nacionalista, es conocido y reconocido co- tencia” y los “proyectos alternativos”2 (Sa- En las aproximaciones existentes a nivel ejemplo, de las políticas sobre tierras co- mo un lúcido pensador y estudioso marxis- yer, 2002). Tres aspectos fueron cruciales general y sobre Bolivia en particular se munarias de la segunda mitad del siglo XIX ta. Silvia Rivera, socióloga, ha estado ligada en ese camino: pensar la formación del Es- identifican analíticamente cuatro nive- (Rivera, 1978; Rodríguez, 1982; Platt, a la crítica hacia el marxismo planteando tado y “lo popular” como ámbitos insepa- les respecto al Estado: a) como organiza- 1982, 1990 y 1991; Langer, 1988, entre una visión indianista con la que ha marca- rables; plantear que una comunidad no só- ción política, estructura de poder y aparato otros), la minería tanto en el siglo XIX como do a toda una generación de intelectuales lo se construye como una relación vertical institucional; b) como productor de políti- en el XX (Mitre, 1981; Albarracín, 1972 y aymaras. Finalmente, Alipio Valencia Vega y dominante sino desde la experiencia de cas, generalmente en un ámbito específico 1995; Arce, 2003; Contreras, 1994 y 1999; fue un intelectual ligado inicialmente al los dominados; y sostener que el Estado y sectorial, transformándose, con frecuen- Jordán, 1999; Pacheco, 1999; entre otros) y trotskismo y escribió varios libros sobre la tiene una fragilidad para imponer su domi- cia, en una historia y análisis, entre otros, las políticas educativas (Choque et al, 1999; historia política de Bolivia. En su trabajo so- nio de tal modo que vive también a través de la educación, la salud, las finanzas, la Blanco, 1999; Martínez, 2001). bre la primera mitad del siglo XX se inspiró de los sujetos. economía y la deuda; c) como represen- El eje analítico del Estado como encarna- en el importante libro de Juan Albarracín El Estado se forma y construye en la vida tante y expresión de determinados grupos ción de una clase o grupo, a pesar del én- sobre el poder minero. cotidiana. Este proceso, que expresa la y clases; y, por último, d) como idea, repre- fasis que se le ha dado en el siglo XX, no concepción predominante, se manifiesta sentación e imaginario construido y cons- deja de ser un simple fantasma porque ha- Montenegro y la lucha de dos maneras distintas. En primer lugar, tituido. cen falta estudios específicos y concretos entre nación y antinación a través de las prácticas de vivir y experi- ¿Cuál es la reflexión boliviana con relación a sobre este aspecto. Es indudable que la mentar el Estado en actividades que se estos cuatro niveles de análisis? Una pri- minería y la influencia de los barones del Corresponde a Carlos Montenegro la oposi- consideran “mundanas” como las relacio- mera constatación es que existe poco co- estaño en la primera mitad del siglo XX ción entre dos grupos antagónicos: “la na- nes de parentesco (Borneman, 1993), el nocimiento sobre el Estado en tanto insti- contribuyen a explicar las visiones que ción y la antinación”, expuesta en su cono- 1 Thompson escribió acerca de una larga y particular historia de formación de un Estado y la transformación capitalista, consideran al Estado como su instrumen- cida obra Nacionalismo y coloniaje [1943]. desafiando a los marxistas a abandonar guiones históricos y políticos pre-fabricados. Véase Corrigan y Sayer (1985). to político. Sin embargo, la situación es El artificio de esta dualidad radica en que 2 “Después de 1989 y del colapso global del proyecto de ‘liberación’ más ambiciosamente totalizador de este siglo (me refiero a lo que se solía denominar ‘socialismo científico’), las pretensiones de ‘intelectuales orgánicos’ merecen ser tratadas con el mucho más compleja. presenta con claridad un enemigo inter- saludable escepticismo que hemos tenido con el Estado” (Sayer, 2002). Por último, el Estado como idea o, más no/externo que puede aglutinar, por oposi- 3 “…el mecanismo de la normativa y de los funcionamientos del poder a través de las actividades estatales aparentemente tan mundanas, como son la recolección de impuestos, la distribución de comida subsidiada a los pobres, o la cuestión de los bien, las representaciones que éste gene- ción y negación, al resto de la población pasaportes. Seguir el curso cotidiano de estas normas, procesos, y extracción de recursos, nos permite estudiar el manejo del poder de manera desagregada y des-enfatizar el Estado como sede fundamental del poder.” ra parecen habernos atrapado en el deba- (Barragán, 2002). 4 Al respecto véase el Capítulo 5: “Sociología del Estado”, del presente Informe. 5 Al respecto véase el Capítulo 4: “Etnografía del Estado”, del presente Informe. 128 129INFORME SOBRE DESARROLLO INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO EN BOLIVIA HUMANO EN BOLIVIA
  4. 4. ¿Qué es la nación? En unos casos, la energía, tido estructurante, porque se dio un moder- RECUADRO 2.1 la libertad de existencia, la conciencia; en no retorno al coloniaje, es decir, a la depen- otros, la autonomía de la entidad geográfi- dencia que implica la negación de la sobe- La nueva antinación Pero el enemigo ha logrado penetrar nues- ca y política. La nación era el bloque domi- ranía, el sometimiento al capitalismo ex- es globalizada tras fronteras. Así, las transnacionales “vie- nado conformado por las clases populares. tranjero y la “finalidad política de disgrega- El concepto de “antinación” utilizado por nen de los países grandes, imperialistas…” Y expresaba también a grupos y culturas ción y aniquilamiento de la nacionalidad”. el intelectual Carlos Montenegro en su libro para “entrar a nuestro país y oprimirnos… y específicas: las clases que no explotan a la La lectura de Montenegro configuró de he- Nacionalismo y coloniaje, publicado en nosotros nos tenemos que ir (de Bolivia) pa- patria y la cultura que no es ajena. cho el diagnóstico y el argumento de la lec- 1943, sigue presente en los imaginarios ac- ra que se apropien de nuestras tierras”. Es- ¿Y la antinación? Era el bloque dominante tura histórica del MNR. Frente a su inter- tuales. De setenta entrevistados en distintas tas grandes empresas nos “invaden” porque constituido por la oligarquía 6 : los agentes pretación del pasado y de su presente, se localidades del país7, la mayoría considera “quieren hacer desaparecer a Bolivia”. Los del dominio colonial que transfieren la ri- imponía la acción: destruir a la oligarquía que los bolivianos tenemos “enemigos” po- aliados naturales de las transnacionales son queza a otros Estados, los modos extranje- (la antinación) construyendo la nación. La derosos decididos a acabar con nuestros re- los extranjeros: “croatas, alemanes, judíos, ros de organización del poder político y la historia de Bolivia fue leída entonces en cursos naturales, nuestra especificidad cul- japoneses que han poblado el Beni, Pando, ideología extranjerizante de desprecio a las clave de la dualidad nación/antinación de tural y nuestro derecho a la dignidad y a la Santa Cruz y Tarija y adulan a las empresas clases populares (Barragán, 2002). La anti- tal manera que presidentes y políticas se autodeterminación. transnacionales”. nación es claramente la oligarquía porque convierten en los ejemplos de quiénes fue- El concepto de los barones del estaño ha La antinación también puede representar- permitió que las riquezas se fueran, porque ron nación –unas cuantas excepciones– y, cedido paso, en el imaginario colectivo, a un se con rostros bolivianos, compatriotas “que tenían un espíritu colonialista de desdén a sobre todo, quiénes fueron antinación. El núcleo de “otros países” orientados a “oca- se sirven del Estado y no sirven a Bolivia”. la nación, porque la burguesía que se cons- mandato era claro: la nación debía consti- sionar problemas a los bolivianos” y a “hacer Por una parte, la elite conformada por “gen- tituyó no tuvo la capacidad de tener un sen- tuirse, levantarse y vencer. desaparecer nuestra cultura”. Esos otros te burguesa que siempre nos estuvo some- países (la nueva antinación) responden al tiendo”, autoridades que “nunca dejaron “imperialismo que nos quiere empobrecer progresar al país” ya que “desde el año 1492 más de lo que estamos… para dominar eran nuestros patrones y nosotros sus escla- nuestras culturas y someter nuestros pue- vos y sus vasallos”. “Los enemigos se ven en blos”. Por eso “nuestros jóvenes ya no quie- la Cámara de Diputados, en la Cámara de ren hablar aymara y no quieren saber nada Senadores y prácticamente en toda la dere- de nuestra identidad”. cha.” “Nuestros enemigos son los políticos El grupo de estos países está liderado por no más.” Estados Unidos, superpotencia que “antes Otra categoría de enemigos alude a ele- manejaba Bolivia con fuerza y que siempre mentos más conceptuales: “el peor enemigo nos quiso menospreciar”. “Todos los países es la pobreza”, el “sistema neoliberal”, la “ig- nos quieren cooperar pero Estado Unidos les norancia” o la “dictadura y el fascismo”. ponen tranca.” “Los Estados Unidos quieren Sólo seis de los setenta entrevistados con- someternos a lo que piensan, como si nos- sideran que no tenemos enemigos. “Bolivia otros nunca fuéramos a despertar para sacar no tiene enemigos, es un país pequeño y adelante a nuestro país.” hasta insignificante inclusive en el contexto El segundo lugar de países enemigos lo sudamericano. No hay que caer en la para- ocupa Chile que “nos quitó el mar” hace un noia.” “Dicen que Estados Unidos nos quie- siglo y que desde entonces “es siempre el re eliminar, pero es la misma gente la que se enemigo desde todo punto de vista”. Los de- inventa enemigos y nada más.” más países vecinos “nos han robado el cha- rango y la diablada” y “tratan de quitarnos to- Fuente: PNUD, Red de Corresponsales del Desarrollo do lo que es nuestro”. Humano, 2006. Víctor Paz Estenssoro con la guardia minera. Para los ideólogos del MNR, la Revolución de 1952 significó el triunfo de la “nación” sobre la “antinación”. Fuente: La Razón. 6 “El Súper-Estado, llama la literatura revolucionaria a la oligarquía, aludiendo al predominio que ella ejerce sobre la entidad estatal. Es acaso más propio admitir que la clase oligárquica no sólo haya deprimido, sino que haya suprimido al Estado, sustituyéndolo en sus funciones y tomando sus fueros al punto de ser ella el Estado mismo” (Montenegro, 1984). 7 Información obtenida por la Red de Corresponsales en Desarrollo Humano a través de setenta entrevistas realizadas entre los meses de febrero y mayo de 2006 en Achacachi, Caracollo, El Alto, San Ignacio de Moxos, Santa Cruz de la Sierra y Tarija. 130 131INFORME SOBRE DESARROLLO INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO EN BOLIVIA HUMANO EN BOLIVIA
  5. 5. Zavaleta y el Estado aparente mayor validez que el supuesto Estado na- monopolizando el poder ideológico y polí- sentado sobre un cofre de oro, un mendigo cional”. Un Estado aparente sería por ello tico de la sociedad” (1990). que no utiliza sus riquezas porque carece Otra reflexión que ha tenido y tiene mucha un indicio de falta de nacionalización, de El colonialismo interno, pues, como expre- de llaves, es decir, de capital (Ibid.)12. influencia es la de René Zavaleta, quien ca- pertenencia a un Estado-nación, un Estado sión de “contradicciones de diversa pro- Esta dependencia de la minería estaría ex- racterizó al Estado en Bolivia como un “Es- al que gran parte de la sociedad “no siente fundidad” que permanecen en los tres ci- presada además en el establecimiento de tado aparente”, esto es, “aquél en el que no pertenecer a no ser por la fuerza de las cir- clos históricos, supone en cada uno de precios de acuerdo a las conveniencias de se ha consolidado el estado de separación” cunstancias, pero no como la forma de co- ellos una polarización jerárquica y oposi- los países industriales, regulando la de- entre el Estado mismo y la sociedad civil munidad política en la que comparten la ción dual. Detrás de esta estructura se en- manda como habría sucedió con el Pool (Zavaleta, 1990). El Estado es pues aparen- concepción del mundo y la dirección de su cuentra “la negación de la humanidad de del Estaño organizado en 1930. La fijación te en dos sentidos. Primero porque no apa- historia” (Tapia, 1997). los indios”, las “sucesivas invasiones y de precios deprimiría por tanto a los pue- rece como la sociedad es realmente de tal agresiones contra las formas de organiza- blos, lo que en conjunción con salarios manera que la explotación se enmascara Rivera y el colonialismo interno ción social, territorial, económica y cultu- magros –que también salían al exterior como igualdad, las clases como indivi- ral de los ayllus y pueblos andinos”, el “re- porque se gastaban en bienes de consu- duos, la represión como ideología y la plus- El concepto de colonialismo interno tan aso- ciclaje de las estructuras coloniales” y re- mo– explicaría la imposibilidad del país valía como ganancia. Aparente también ciado a Silvia Rivera es fundamental para novados esfuerzos de exclusión. de crear y acumular riqueza (Ibid.). De ahí porque se contrapone al Estado moderno caracterizar el tipo de relaciones estableci- que “el único poder dominante” habría si- que implica homogeneización a través de das en el marco del Estado. Para Rivera el Valencia Vega y el poder del metal do la gran minería que tenía al Estado ba- procesos de igualación social y de demo- colonialismo ha sido y es el modo de domi- jo su sujeción por su dominio financiero. cratización social y política que conlleva el nación9, el cual forma parte también de las Corresponde a Alipio Valencia Vega, influido Se trataba del “poder minero” (Albarracín, capitalismo (Tapia, 1997). relaciones establecidas por el Estado. El por la obra de Juan Albarracín11, el énfasis 1995). La idea de un Estado aparente implica, en- modo de dominación colonial atravesaría, puesto en la dependencia económica del Estamos ante miradas e interpretaciones tonces, que no existe homogeneidad ni de- entonces, toda la historia de Bolivia en sus país y, en especial, la idea del poder detrás críticas y descarnadas que expresan la mocratización, que conviven varios tipos tres ciclos: el colonial, el liberal inaugurado del Estado. Estos pensadores remarcaron angustia que emerge del hastío de la de sociedad y modos de producción y múl- en el siglo XIX y el populista (desde 1952). que los “potentados y magnates estañífe- permanencia y la no transformación de tiples formas de diferenciación social. Por En lugar de una sucesión lineal, la autora ros” no tomaron en mano propia el poder una sociedad profundamente desigual. ello no hay posibilidad de una unidad na- postula que estos tres horizontes se articu- político pero pusieron a su servicio a los La lectura de los autores mencionados cional. Implica, por tanto, que el Estado lan sin desaparecer completamente a lo políticos como sus “testaferros”. “En la ac- nos plantea un horizonte colectivo. Se tra- (incompleto) es la unidad de lo que no está largo de la historia: “tanto las trasformacio- tuación gobernante del liberalismo, quie- ta de reflexiones que tuvieron el enorme unificado8. “En su lectura del ‘Estado apa- nes coloniales, como las que emanaron de nes cobraron preponderancia en el go- mérito de introducir, en el contexto en rente’, Zavaleta transcurre tres pasos: a) vi- las reformas liberales y populistas, signifi- bierno fueron los potentados mineros, que se realizaron, una inflexión, una ma- sualización de una ‘sociedad abigarrada’, caron sucesivas invasiones y agresiones que aprendieron a actuar como poder tras nera desafiante de cuestionar las visiones b) separación ‘Estado’/’sociedad civil’ en la contra las formas de organización social, del trono, poniendo precisamente a su existentes hasta entonces. sociedad abigarrada (mediación vía repre- territorial, económica y cultural de los ay- servicio a lo más valioso de las clases me- ¿Qué características comunes podemos es- sentación) y c) construcción capitalista de llus y los pueblos de las llanuras orientales” dias: los gamonales (Valencia Vega, 1991 tablecer, más allá de sus diferencias y espe- la sociedad civil” (Gray Molina, 2006). (Rivera, 1993). [1953]). cificidades, en las lecturas de Montenegro, Más todavía. Esta noción zavaletiana de Esta- ¿Qué implica enfatizar la noción de colonia- Para Valencia Vega, en razón a la “ley natural Zavaleta, Rivera, Valencia Vega y Albarra- do aparente expone los límites del Estado lismo interno? A partir del período repu- inexorable” del desarrollo desigual, la divi- cín Millán? Es indudable que en sus apor- boliviano ante lo que ha sido y es el Estado blicano, Rivera señala un tipo de domina- sión entre países altamente industrializa- tes analíticos acerca de la estatalidad en en las formaciones europeas. En palabras ción de un pueblo sobre otro o de una cul- dos y países atrasados implica, para éstos, Bolivia se han enfatizado determinados as- de Tapia (1997): “un poder político que tura sobre otra10. De ahí que, retomando a el rol de proveedores de materias primas pectos que es importante explicitar para pretende tener validez en todo el territorio Zavaleta y el término de casta señorial, consumiendo, a cambio, los productos de mostrarlos en toda su complejidad. Nos re- de un país en el que, sin embargo, existen plantee que “una casta señorial heredita- las grandes potencias (Ibid.). En su criterio, ferimos fundamentalmente a la dualidad varias formas de sociedad, es decir varias ria, portadora de una misión ‘civilizado- la “teoría desarrollista” planteaba un espe- en la que el proceso histórico parece atra- formas de relaciones productivas y diver- ra’, ha logrado reconstruirse a lo largo de jismo económico, esto es, la idea de que la pado, el carácter parcial e incompleto de la sas formas de vida política local que tienen sucesivas fases estatales para continuar venta de materias primas permitiría con- estructural estatal y la dependencia econó- vertir las economías atrasadas en desarro- mica paralela a la imposibilidad de una in- 8 “Un Estado aparente es, entonces, un Estado incompleto o un Estado parcial. Está quebrado de varios modos, en varios lladas a través de la fábula del mendigo dependencia política. tiempos y localidades. No puede construir un óptimo de correspondencia con su sociedad civil” (Tapia, 1997). 9 Si la dominación es una relación social y política, la explotación es un fenómeno económico (Cf. Boudon y Bourricaud, 1982). 11 Se trata del libro de Juan Albarracín El poder minero publicado en 1972. 10 En ese sentido, Gonzáles Casanova (1978) definió al colonialismo interno como “las relaciones de dominio y explotación entre 12 Al respecto, Albarracín Millán (1972) señaló que “entre la prosperidad de la minería foránea y la pobreza de Bolivia existe una grupos culturalmente distintos”. relación inversamente proporcional que explica el inmenso crecimiento del patiñismo y la agonía del Estado boliviano (en Valencia Vega, 1991). 132 133INFORME SOBRE DESARROLLO INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO EN BOLIVIA HUMANO EN BOLIVIA
  6. 6. Las dualidades, además de establecer catego- ción de formas de organización previas co- fisonomía en el siglo XIX y a lo largo de la agentes se enfrentan. De esa manera, las rías puras y consagradas, rememoran anti- mo las comunarias. Suponen también lar- primera mitad del siglo XX. características que toma el Estado están guas oposiciones profundamente cues- gos recorridos de construcción de historias En esa dinámica, actores y organizaciones moldeadas por las luchas y las negociacio- tionadas como la dupla modernidad/tra- y conocimientos subyugados así como sub- políticas disputaron espacios de presencia nes. La construcción estatal en su comple- dición o cultura dominante/cultura popular. ordinación de lenguas y sociedades. estatal en los que el control de recursos, la jo entramado es posible, a su vez, si se tie- Sobre estas oposiciones se erigen tipos idea- Pero hay otro ingrediente fundamental: cuan- libertad de acción y la disputa de poder for- ne la potestad, fuerza y legitimidad de im- les que enfatizan la verticalidad y la domina- do se señala la inexistencia de una sociedad man parte del juego político . El propio in- 13 poner tributos sobre productos, sectores ción absolutas. Ello implica minimizar las ca- articulada, de un Estado nacional o de una terés estatal en su expansión puede ser económicos, actores y regiones. pacidades de los sujetos subalternos, pero nación acabada e independiente se lo hace muy variable dependiendo de los benefi- Por otro lado, el destino de los recursos re- también la construcción de hegemonías in- imputando a las elites su ineficacia y su in- cios que implica imponer control. Por ello caudados es indudablemente otra arena cluso si las definimos no en clave de cons- capacidad como clase dirigente y no sólo integrará un territorio en aquellas regiones nada neutra porque implica su distribu- trucción de horizontes colectivos sino como dominante. Ello significa también, de algu- con riquezas y recursos, lo que supone ción y, por tanto, conlleva intereses y lu- escenarios de disputa (Sayer, 2002). En otras na manera, que se extraña la existencia de construir, a su vez, redes de representan- chas. La construcción de escuelas o el esta- palabras: la lógica de la dualidad supone ol- una clase o un grupo suficientemente “do- tes, de decisiones y de comunicaciones blecimiento de correos, por ejemplo, supo- vidar la existencia de complejas relaciones minante” como para poder imponerse. (Rao y Suppehellen, 1996). En otros casos, nen una institucionalidad que no sólo se en campos de poder y entramados que nos La indagación histórica que aquí plantea- en cambio, el Estado apenas sí estará inte- expresa en infraestructura sino también configuran como Estado y como sociedad. Y mos se ocupa de la construcción estatal resado en su presencia, que además puede en funcionarios. De ahí que su instalación es que si bien la dualidad tiene el mérito de que, a pesar de su importancia como ser muy costosa. Finalmente se enfrentará y difusión en un espacio y territorio dados resaltar las contradicciones, impide analizar constituyente social, ha estado relativa- a casos en los que representantes de terri- implican muchas veces largos años de ne- las intersecciones y las influencias mutuas mente ausente en el análisis (Barragán, torios y grupos sociales buscan mantener gociaciones y disputas. Dónde llega esa en relaciones desiguales y asimétricas. Os- 2002). Nuestro objetivo es “despaisajizar” la mayor autonomía posible. institucionalidad, cómo y en qué ritmo, curece también las intermediaciones y los el Estado y dejar de asumirlo como algo El Estado es la expresión de un entramado son parte de toda construcción estatal. encadenamientos que caracterizan estas so- dado a fin de reconstruirlo, más bien, en lo y pugna de poderes entre elites, regio- En otras palabras, el Estado como institucio- ciedades y explican su existencia y perdura- que llamaríamos el proceso de su paulati- nes y sectores. Analizamos presupues- nalidad y en tanto generador de políticas bilidad. na instalación en tanto organización buro- tos porque condensan y plasman estas lleva la impronta de las relaciones Estado- En la historia del país, la oposición entre dos crática representativa de los poderes repu- configuraciones y disputas en el largo sociedad y es concreción de interacciones grupos –llámese nación/antinación o bur- blicanos. Una construcción que heredó plazo, pero también en la coyuntura. La con distintos grupos y regiones. En esa me- guesía/proletariado– reaparece de alguna también antiguas conformaciones espa- constatación histórica es que la posibili- dida nos alejamos del imaginario según el manera en la oposición indios/conquista- ciales de la estructura colonial. dad y la imposibilidad del Estado, pero so- cual hay un centro y una periferia ya defi- dores-criollos-q’aras desde una mirada La construcción estatal fue un proceso que su- bre todo cómo se fue conformando y es- nidos cuando en realidad, más bien, am- que capta contradicciones clave de la his- puso una lenta afirmación sobre un territo- tructurando, está en estrecha relación con bos están en permanente construcción, re- toria y la sociedad bolivianas. El “abigarra- rio en “una especie de conquista” progresi- la estructura de organización, característi- lación e interrelación15. miento” de Zavaleta, en tanto sociedad no va. En ese marco, para comprender el Esta- cas y formas que tienen las sociedades lo- Es, por tanto, en las relaciones en torno a la vinculada orgánicamente, como coexis- do en tanto relaciones y construcciones a cales (Migdal, 1998)14 y las relaciones e in- generación de recursos, por un lado, y su tencia de diversas temporalidades o tiem- través del tiempo, es necesaria una aproxi- terrelaciones que establecen con el Esta- distribución, por otro, donde se han ido pos históricos, de varias relaciones socia- mación que privilegie las experiencias y las do. Por ello, plantear al Estado como una gestando y desarrollando conflictos y pug- les y jurídicas de producción, de diversidad prácticas (Das y Poole, 2004). Ello requiere conquista paulatina y como un devenir nas en diferentes niveles y capas, sectores de formas políticas y de historias en un concentrarse en la materialidad del Estado implica que no lo consideramos como y regiones. En tal sentido, a partir del análi- mismo territorio en el que “un Estado pre- como espacio de poder. simple imposición. sis de los presupuestos se modifica sustan- tende ser la unidad y el gobierno político” Considerar que el Estado tuvo que ir “con- Concebimos entonces la construcción esta- cialmente la concepción del Estado como (Tapia, 1997), capta la complejidad de la quistando” su propio espacio no debe ha- tal a la manera en que Bourdieu (1995) un ente fijo, estable o como una imposición formación boliviana. cernos perder de vista que lo hizo en rela- considera el espacio: como un campo de vertical que ignora las dinámicas de poder A este abigarramiento le corresponde un Es- ción estrecha con las características de las relaciones de fuerzas, un lugar y arena de que se despliegan continuamente como tado aparente por la inexistencia de una sociedades y los poderes locales. Nuestra conflictos y disputas dentro del cual los parte de la estructuración social y estatal. unidad en un contexto en que la construc- manera de concebir al Estado es, por tan- 13 Algunos autores señalan incluso que entidades políticas pre-existentes continuaron gozando de sus propias leyes e ción de la pareja Estado-nación homogénea to, no como una institución u organización instituciones durante mucho tiempo (Rao y Suppehellen, 1996). 14 “Muchos países del Tercer Mundo se han diferenciado de los de… el Oeste… no tanto por la cantidad de control social en la se pensaba como premisa indispensable. burocrática que se instaló en un momento sociedad sino más bien por su distribución y su centralización… estos tipos de sociedades, aquellas altamente centralizadas y En este marco, los procesos de homogenei- preciso, sino más bien como construccio- las más difusas, pueden ser considerados como ‘fuertes’ porque el nivel global de control social es elevado. Son diferentes porque en una, la estructura piramidal de la sociedad concentra el control social en la cima de la pirámide, el Estado, mientras dad implican por lo general cursos econó- nes y oleadas paulatinas en un constante que en el otro, el control social se extiende en varias organizaciones sociales bastante autónomas” (Migdal, 1998). 15 Migdal (1998) recuerda que en el análisis del centro/periferia frecuentemente se olvida el impacto de la periferia en el centro, micos capitalistas asociados a la desapari- devenir, en un proceso que fue tomando su concentrándose más bien en el impacto del centro en la periferia. 134 135INFORME SOBRE DESARROLLO INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO EN BOLIVIA HUMANO EN BOLIVIA
  7. 7. RECUADRO 2.2 Algunos hitos históricos INFORME Melgarejo con los empréstitos a cuestas. Fuente: Archivo de La Paz. 136HUMANO EN BOLIVIASOBRE DESARROLLO SIGLO XIX La primera contratación de un empréstito de 1.000.000 de pesos se dio durante la presidencia de Melgarejo en 1866. En 1877, la deuda externa ascendía a 15 millones de bolivianos. Los gastos del Estado Los gastos del Estado Se aprobó un nuevo En 1872 se logra un empréstito 1872, la minería 1871/1872 El nuevo régimen A pesar del incremento en entre 1826-1833 alcanzaron 2. 247.673. El impuesto a la chicha y de importantes proporciones: comenzó a cobrar mayor financiero dividió los recursos en los ingresos el Estado no alcanzaron a casi 39% estuvo destinado a aguardiente. El impuesto 1.700.000 para la construcción peso en la economía nacionales, departamentales pudo deshacerse del déficit 2.400.000. 56% de gasto militar y 34% a era de 2 reales semana del ferrocarril. general. y municipales. El tributo indigenal crónico originado en el este monto estuvo administración pública. a cada fábrica. pasó a ingresos departamentales. preponderante gasto militar destinado a gasto producto de las guerras. militar; 23% a la administración pública. 1825 1831 1836 1848 - 1855 1857 1866 1879 1880 1884 1899 Independencia Se creó el El Marsical Santa Belzu marcó un Se descubren El Estado decreta venta Guerra del Pacífico. Se forma el Partido Gregorio Pacheco, Guerra Federal (1898- de Bolivia sobre departamento de Cruz organiza la giro en el depósitos de nitrato de tierras de comunidad. Chile ocupa Conservador que va a patriarca de la 1899). Federales un territorio de Tarija que había Confederación relacionamiento en Mejillones. Los indígenas podrían Antofagasta, Mejillones dominar en la política plata, gana la liderados por Pando se 2.343.769 km2. decidido Peru-Boliviana. del gobernante Rápido crecimiento acceder a éstas y Caracoles y derrota a boliviana hasta 1899. elección contra enfrentaron al gobierno voluntariamente con la sociedad, del puerto de individualmente mediante las tropas bolivianas en Se inicia la Aniceto Arce, otro de Severo Alonso. integrarse a Bolivia especialmente de Antofagasta bajo un pago de entre 25 y 100 Calama. Bolivia pierde construcción del potentado de esta Ganan la guerra con el rechazando la los artesanos, capital británico y pesos en un plazo de sus tierras en la costa. ferrocarril en el altiplano economía de apoyo decisivo de las opción de formar llevando adelante chileno. sesenta días. conectando Uyuni con extracción. tropas indígenas del parte de la una política Antofagasta (1889). Wilka, Pablo Zárate. Argentina. proteccionista. La sede de gobierno fue trasladada a La Paz. El impuesto a la harina, que Belzu impuso aranceles sobre la En la época la contratación de Los principales ingresos del Los ingresos El crédito externo habría ascendía hasta 30.000 manufactura de importación, y empréstitos se consideraba Estado durante las décadas de efectivos del Estado sido utilizado en la pesos, financiaba la El tributo indígena creación de monopolios de una empresa muy arriesgada: 1850 y 1860 fueron contribución del gobierno central construcción de enseñanza pública (11.000 fue el sustento producción estatal. "nuestro timbre es no deber indigenal, derechos sobre se triplicaron entre ferrocarriles y otro 30% pesos), la construcción de estatal durante el nada al extranjero…una deuda cascarilla, pastas en plata y 1892 y 1900 (de 2 a en reembolsdo de la Catedral (12.000) y la siglo XIX. pública es una cadena que se barras, extracción de moneda 6,5 millones). dueda interna. Policía (6.000). arrastra y arra stra para acuñada, amonedación y aduana Las dos terceras partes del siempre" Ministro de Hacienda por artículos de importación. impuesto a la harina no Rafel Bustillo, 1850. llegaban al Estado sino a aquellos que hacían la recaudación de impuestos. Fuente: Huber Abendroth et al. (2001), Barragán (2001), Mesa Gisbert (2004). SIGLO XX 1986: Un acuerdo stand by y luego uno de ajuste estructural SAF con el FMI. Se captó recursos para apoyar a la balanza de pagos. El principal Se financió la inversión producto pública y de asistencia alimentaria En 1942, la minería Nuevo en el Grupo Consultivo exportador era constituía el 57% del incumplimeinto de el estaño que del Banco Mundial. total de los ingresos pago de la deuda a La primera reprogramación de Entre 1903 y 1930 las entre 1900 y 1930 nacionales. pesar de los diversas imposiciones significó el deuda bilateral oficial en el Club compromisos de París. fiscales sobre la industria 65% . prelimnares de no sobrepasaban el 2%. 1948. Después de 1908: Los empréstitos eran la Los sectores que Negociar programas principal forma de conseguir Enero de 1931, Bolivia captaron de reprogramación y En 1900 los créditos. suspende el pago de la 1948 la deuda más recursos condonación de ingresos aumentan Entre 1913 y El Estado garantizó deuda. La disminución en el ascendía a provenientes de La inflación deuda externa, con la a 13,2 millones. empréstitos a entidades 1970, el Estado los créditos fueron pasó de banca privada 1920 la deuda precio del estaño y la 135.422.000; 59 Los ingresos se compromete Plata y goma se incrementó en privadas que se convirtieron reducción de los ingresos millones por del Estado en la agricultura y 123 % en internacional, los constituyen en los en obligaciones del Estado a indemnizar a agroindustria 1982 a organismos cuatro veces efectivos del gobierno concepto de capital 1954 se la GULF con recursos que de casi 50 a 193 como el Contrato Speyer, imposibilitaron el pago de la y 76 millones por componían de principalmente 8.767 % bilaterales de crédito y aportan más. los bonos Erlanger. 78, 62 millones. en Santa Cruz. en 1985. multilaterales. millones. deuda. intereses. 506 cuentas. 1903 1904 1928 1932 - 1935 1936 1945 1946 1952 1953 1967 1969 1971 1978 1978 — 1982 1982 1985 1985 - 2000 Guerra Firma del Disputas Guerra del Incautación Primer Linchamiento Revolución Decreto de Captura Asume el Asamblea Dimisión Periodo de Retorno a Paz Políticas del Acre tratado de fronterizas Chaco de las congreso de Villarroel 1952. Reforma y muerte poder el Popular con la de gran la demo- Estenssoro públicas en (1902-1903). paz con con entre propiedades de indigenista en una Nacionalizan Agraria Ernesto general participación Bánzer, inestabilidad; cracia dictó el el marco del Goma se Chile, Paraguay Paraguay y la Standard Oil impulsado revuelta. las minas de proclama "Che" Ovando. de min eros, después nueve con el Decreto Consenso de convierte en mediante en el Bolivia. Co., sin por estaño con lo devolver Guevara Naciona- fabriles, de siete presidentes presidente 21060 que Washington. importante el cual se Chaco . compensación, Villarroel, que el 80 % la tierra a los en Valle- lización cam pesinos, años de en cuatro Hernán condujo Estabilidad producto de reconoce crea la en el que de los ingresos campesinos. grande de la intelectuales y dictadua. años y Siles a la relocali- Política vía exportación: la pérdida compañía se abolió el de las expor- Gulf Oil universitarios. medio. Suazo. zación de pactos fines XIX del Litoral. estatal de pongueaje. taciones Company. Golpe 25.000 multiparti- y dos Yacimientos y los recursos de estado de trabajadores distas. primeras Petrolíferos del subsuelo Bánzer Suárez mineros. décadas de Fiscales de pasaron a (1971-1978). Un nuevo 1920. Bolivia. poder del modelo Estado. económico. Sufragio universal. En las dos primeras Los ingresos del Entre 1909 y 1930, Bolivia se endeudó por Desde 1930 se Enrte 1952 Entre 1957 y La institución Elevacion de precios 1986 -1997: se 1986 -1999: décadas del siglo Estado un valor de 80% millones. El 80% de realizaron y 1957 1970 la deuda que captó el de las materias redujo la deuda En el Grupo XX, las aduanas en 1923 estos recursos fue destinado a la numerosos pero depresión y externa se 53% del primas, afluencia de externa pública en Consultivo se constituían la ascendían a 110 construcción de ferrocarriles. infructuosos alta inflación. incrementó en crédito fue la capital privado 1900 millones de comprometió a principal fuente de cuentas, la intentos de La oferta 372, 82 Corporación proveniente de la dolares. En 1997 pagar 470 ingresos nacionales. mayor parte de refinanciar la monetaria millones. Boliviana banca internacional. Bolivia consiguió millones de ellas no En la década de 1920: Cae el valor deuda. creció de de Fomento. el alivio de la deuda dólares el superaban el 1920 la minería de las Bajo el gobierno 19,2 millones dentro de la primer año 2%. aportaba alrededor exportaciones de de Hertzog en en 1952 a 193 iniciativa HIPIC. hasta 980 137 de 22% de los estaño de 156 1948 se logró un millones en millones ingresos al Estado. millones en 1920 acuerdo. 1956. en 1999. a 67 millones en 1921.HUMANO EN BOLIVIA Fuente: Huber Abendroth et al. (2001), Barragán (2001), Mesa Gisbert (2004).INFORME SOBRE DESARROLLO

×