Una visita con disloque

316 views
252 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
316
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una visita con disloque

  1. 1. Una Visita Con Disloque Papeles: Manu: Hijo(Ropa: Camiseta roja, pantalones de chándal y gorra, deportivas) Narrador Julio : Tío(Ropa: Camisa, corbata, pantalón marrón y chaqueta, zapatos marones) Sandra: Madre(Jersey, pantalón vaquero y delantal zapatillas de casa) Mario: Padre(Camisa, corbata y pantalón negro, zapatos negros) Amanda: Hija(Camiseta verde, pantalón de chándal, deportivas.) Lola: Tía(Camiseta azul, pantalones vaqueros y botas) Estrella: Tía, mujer de Julio.(Jersey morado, pantalón vaquero y zapatos marrones) Camareros: Mario y Lola: Pantalón negro, zapatos negros y camisa blanca. Don Gruñón( Fernando):Camiseta de color a elegir, pantalones vaqueros, zapatillas de color a elegir y gorra. ACTO 1 Narrador -Hola, me llamo Manu y os voy a contar la historia de una historia que ocurrió hace tres años. Íbamos a recibir la inesperada visita de nuestro tío Julio, porque lo habían despedido como chef del palacio de Cuenca y venía en un trasatlántico, y, para darle una buena bienvenida hicimos una cena especial. Todo empezó así: Mi madre estaba limpiando en el salón y Manu jugando con la consola (sala con una mesa redonda, un sillón, una tele, una consola, unas cortinas verdes y la pintura de la habitación ocre.) y de pronto sonó el teléfono: Julio-¿Eres tú, Sandra? Sandra-Sí, ¿con quién hablo? Julio-Con tu hermano, Julio. Sandra-Aaaaah... Julio. Julio-Tengo que decirte una cosa importante. Sandra-¿Y qué es? Julio- Es que me han despedido del trabajo…Luego, si quieres voy a tu casa y os lo contaré, pero es muy larga la historia... Sandra-Vale, si puedes venir esta noche para contárnoslo sería perfecto. Julio-O.K Sandra-Bueno, pues a las nueve y media vienes ¿vale? Julio-Sí, allí estaré. (Sandra se pone muy nerviosa y prepara la cena. Son las ocho de la tarde.) Sandra-Anda Manu, deja la consola y avisa a papa para ayudarme. Manu-Vale. Manu (Con voces desde la puerta)-Papá, mamá está preparando la cena, pregúntale si tienes que hacer algo para ayudar. Mario -Vale, Manu. (entra en el salón)
  2. 2. Sandra -A buenas horas vienes, que te tenga que decir un niño que me ayudes es vergonzoso. Anda y ve llama a Lola para que venga y nos ayude. Y tú Manu dile que baje a Amanda. Manu -Sí, mama.(Manu llama a Amanda y Amanda baja.) Mario -Voy inmediatamente, con tal de no hacer nada soy capaz hasta de comerme un zapato.Pero oye, espera… ¿Por qué tanto jaleo? Sandra- Porque han despedido del trabajo a Julio… Mario- Y tú dices que es un cocinero prestigioso… Mario- (Sale por la izquierda)Bueno voy ya a por Lola Al rato mi padre vino con Lola, y dijo: Mario -Pues mira, querida a mí no me haría falta llamar a mi hermana para hacer una cena. Sandra -Claro que sí, si tú no sabes ni freír un huevo-dijo con tono de burla. Mario -Bueno pero al menos no me paso las horas cocinando, y cocinando y cocinando… Manu -Pues no sé que decirte papá, pero a ti lo de no hacer nada se te da muy bien…-dijo con algo de tono de burla. Mario -Anda calla y quita la consola del salón y arréglalo.( él va y la quita) A la hora y media: Sandra-Entonces (visiblemente nerviosa)-comenzó mamá- yo me ocuparé de la comida. Tú-señaló a papá- te enterarás de a qué hora viene el trasatlántico. Tú- señaló a la tía Lola- pondrás las flores en los floreros y pondrás los tapetes. Tú- me señaló a mí- recogerás tus juguetes. Yo- se señaló a sí misma- empiezo: comida y dulces Mario -Vamos, Sandra, cariño, ¿por qué te molestas en cocinar?¿No dejas que cocine Julio?¿Acaso has olvidado que también hizo de cocinero? Sandra -Cocinero o no, es un invitado. ¿Cómo vamos a ponerle a cocinar? Se nos caería la cara. Además, no era cocinero, como tú insinúas. Era chef en palacio. Mario -¡Esto ya es lo último! ¡Vamos! Dice lo que le da la gana. No le cuesta dinero… Manu -¿De verdad, mamá?, ¿en palacio?, ¿del rey? Sandra -De verdad, en palacio. Pero no le interesa a tu señor padre oírlo… Sandra -Solo Dios sabe, mi niño, cómo se encontró dentro de palacio, porque cómo se encontró fuera lo sabemos bien. No hablemos ahora… Sandra -¡Mario! (Mamá se mordió los labios). Mario¡Qué vergüenza! Tú-señaló con segundas a papá- no sabes freír ni un huevo. Por eso te burlas de él. ¿Recuerdas el año en que lo intentaste con la ensalada? ¿Cuándo decías que tú también podías hacerlo?[…] Mario- ¿ Y que pasó contigo el primer día con el microondas? Sandra- Eso fue por que no me leí el manual Mario- Pues por eso te cargaste el microondas de 100€ Sandra- Pues anda, que tú, cuando ves el fútbol con tus amigos no podemos ver la tele ni los niños ni yo, y encima dejas la casa perdida, llena de patatas fritas, cerveza… Mario- Bueno, me da igual, a palabras necias oídos sordos, ladra, chucho, que no te escucho. Blabalablabala (Se cierra el telón) ACTO 2 Julio -Hola, ¿cómo os va por aquí? Mario -Muy bien, ¿y a ti?
  3. 3. Julio -Pues bien, mi mujer también trabajaba así que tenemos un sueldo con que pagar las cosas. Oíd, quería comentaros una cosa con relación a vuestro trabajo. Sandra -Sí, Julio. Julio -Pues era que si os gusta vuestro trabajo. Mario y Sandra ( A coro)-Sí, ¿por qué lo preguntas? Julio-Pues es que quiero montar un negocio, un restaurante, para ser exactos. Sandra-Sí, ¿y? Julio-Pues quería preguntaros si estaríais dispuestos a dejar vuestro trabajo para ser los cocineros. Mario -Pues yo, de cocinero no sirvo, ¿qué tal de camarero? Julio -Perfecto. Sandra -¿Y cuánto nos pagarías? Julio -Unos 1000 € al mes a cada uno. Mario-Vale, porque si sumamos los sueldos son 2000 €, y si sumamos los que teníamos antes eran 1750 €. Julio-Pues entonces vale, el local lo tengo comprado, sólo faltan los muebles y utensilios de cocina… etc. Si estáis de acuerdo firmad aquí.(Mario, Lola y Sandra firman los contratos) Julio-Bien, pues todo resuelto. Julio-Mañana iremos a ver los muebles y todo lo demás para verlos y comprarlos. Vosotros mientras iréis a decírselo a vuestro jefe. Mario-O.K Sandra-Vale. Narrador: Al día siguiente, mis padres firmaron el finiquito y fueron con Julio a comprar los muebles. Fue agotador, después de 3 horas metidos en Merkamueble e Hipercocinas S.A. ACTO 3 Narrador: Después de comprarlos, comimos con él y fuimos a poner los muebles al local, el siguiente paso sería comprar lo necesario para los primeros clientes. Además, al primer cliente le descontarían un plato a elegir, al segundo un plato al 75 % y al tercero un 50%. Eso iba a atraer clientela. Ah, y me olvidaba, había que hacer publicidad para que viniera la gente al restaurante. Julio-En total serán 5000 € entre los tres, tocaríamos a… 1666 €. Mario-Vale. Sandra-Vale Lola-Vale. Julio-Pues, Sandra, tú iras al Carrefour y comprarás los alimentos; Lola, tú irás a comprar los utensilios de cocina; Mario, tu vendrás conmigo a montar los muebles y ponerlos. Y los niños que se queden en casa y descansen. Narrador: A las 5 horas… Sandra-Bien, pues ya he terminado la compra Narrador: Por otro lado… Julio-Los muebles ya están listos. Narrador: Y por último… Lola -Ya compré los utensilios. Narrador: La noche llegó y todo estaba listo. Julio y su mujer cenaron con nosotros y de pronto Julio dijo: -“Mi mujer también trabajará en el restaurante. Y ahora voy a decir los cargos de cada uno: Mario, tú serás camarero; Lola, tú serás camarera; Sandra, cocinera; y yo cocinero. Ah, y los niños nos ayudarán a comprar lo que nos falte en el supermercado.
  4. 4. Así, con todos los cargos de cada uno designados y todo preparado, se acostaron en sus respectivas camas y casas. DESPEDIDA Narrador: Al día siguiente todos estaban preparados, e inauguramos el restaurante, en el primer día recaudamos nada más y nada menos que 350 €. El negocio iba muy bien y la verdad que fue buena opción cambiar cada uno su trabajo por este. Cada uno estaba contento y estaba trabajando, tenía un sueldo… ¿Qué más se le puede pedir a un negocio familiar? Como veis las cosas hay que pensarlas a lo grande. Años después, mi hermana, mis primos y yo heredamos este restaurante, y será la herencia de cada uno de nuestros hijos. ¡Ah! Que se me olvidó contároslo... Hubo un gran revuelo cuando vino un señor llamado Fernando y conocido como Don Gruñón: Cuando el día 7 de agosto vino Fernando a comer al restaurante, pidió una ensalada mixta, una cerveza y un filete de pollo con patatas. Y ocurrió lo siguiente: Don Gruñón- ¡¿Pero qué es esto!? Este plato es pequeñísimo. Cliente-Pues es imposible que te echen más... Don Gruñón- Bueno, pues dadme la hoja de reclamaciones, que este plato sólo lleva un filete y muy pocas patatas. Mario- No, señor, espere, le compensaremos, se lo diré al jefe. Mario- Julio, hay un señor que dice que el plato tiene muy poca comida, y le he dicho que le compensaremos, podemos darle a elegir otro plato gratis. Julio- Vale, haremos eso. Narrador: Al final, todo fue bien y no pasó nada.

×