Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	1	
 
Todo estaba preparado según
los guardias de la prisión. El...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	2	
 
...y fue condenado, asumiendo mi culpa...
Relatos breves
J...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	3	
 
Había hablado con el director de la sucursal para que nos ...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	4	
 
consecuencias de aquel acto. Era una tienda de mala muerta...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	5	
 
Todo ocurrió en décimas de segundo. Se oyó un explosión, s...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	6	
 
¿Por  qué  no  afrontaba  la  realidad  de  lo  sucedido?....
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	7	
 
¿Yo qué iba a saber?. Jamás en mi vida le había visto. El ...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	8	
 
Recordé como en el juicio había atestiguado que ese hombre...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	9	
 
Nuevamente  sentí  ese  ahogo  en  mi  pecho,  el  mismo  ...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	10	
 
‐"Perdóname..., " ‐volví a balbucir‐. Ese "perdóname", sí...
Relatos	breves	‐	Jesús	Antonio	Jiménez	Mayo		2012		 Página	11	
 
Todo me daba vueltas. Tenía la cabeza dolorida. Me percat...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Fue condenado

316 views
271 views

Published on

Relato ficción

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
316
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fue condenado

  1. 1. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 1   Todo estaba preparado según los guardias de la prisión. El cielo se empeñaba en un color plomizo, con nubarrones preñados de agua. No sabíamos la hora, lo único cierto es que hoy era el día fijado para nuestra ejecución... Fue condenado abril 2012  RELATOS BREVES                                                          Jesús Antonio Jiménez Mayo
  2. 2. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 2   ...y fue condenado, asumiendo mi culpa... Relatos breves Jesús Antonio Jiménez Mayo Abril 2012  Todo  estaba  preparado  según  los  guardias  de  la  prisión.  El  cielo  se  empeñaba  en  un  color  plomizo, con nubarrones preñados de agua. No sabíamos la hora, lo único cierto es que hoy  era el día fijado para nuestra ejecución.  Recorrí las paredes de mi celda. Los años y los presos pasados por ella, hacían irreconocible el  color de la pintura, si es que alguna vez fueron pintadas. La humedad junto con la suciedad  acumulada se habían encargado de dar un aspecto irregular a las paredes. Palabras ilegibles,  dibujos obscenos eran el único escenario que decoraban las mugrientas paredes.   Empecé a sentir frio. Quise acurrucarme en un rincón, pero el olor a excremento humano y la  humedad del orín me lo desaconsejaron.  No había ni catre donde reposar, ni ningún otro tipo de mobiliario. Me apoyé sobre una de las  paredes. Levanté la vista hacia el único orificio por el que penetraba una tenue luz dibujando  en el suelo una cruz formada por los dos barrotes cruzados que lo protegían. Era un juguete  caprichoso de la poca luz que por aquel pequeño orificio se deslizaba, Tan pronto se alargaba  como por momentos se convertía en un borroso diseño adueñándose de todas las miopías del  mundo.  El silencio era sepulcral, solo de vez en cuando el chirriar de algún gozne rayaba el ambiente  desgarrando la "paz" reinante.  Un suspiro entrecortado brotó de mi interior, que hasta yo mismo me sorprendí. Pasaron por  mi  mente  los  momentos  vividos  en  el  juicio,  como  una  película  de  diez  fotogramas  por  segundo.  Eran imágenes rápidas, diría que grotescas. Mi condena era justa. Yo sabía que había  cometido el delito que se me imputaba... pero al hombre que condenaron conmigo de sobra  sabía que era inocente.  Esa inocencia solo me pertenecía a mí, pues yo era el único que sabía que ese hombre jamás  había cometido delito alguno.  ! Qué raro ¡. Apenas podía recordar su rostro. Era incapaz de recordar si llevaba barba o no. Es  más, su nombre lo había olvidado. ¿Era Josué?; no, era Yeshu... No. No sé.  Lo había planeado durante días. No tenía por qué haber salido mal. Detallé cada segundo de  mi actuación, paso a paso, punto por punto. El sábado día 7 de abril, a primera hora, sobre los  ocho y cinco llegarían juntos el director y la cajera, como todos los días. Allí les esperaría el  guarda jurado, era el día idóneo para entrar en la sucursal bancaria, no estarían más de tres  personas. Entraría despacio, tranquilo, sin llamar la atención. Una vez dentro sacaría las armas,  les  amenazaría  diciendo  que  era  un  atraco,  que  no  hicieran  tonterías;  de  esta  forma  todos  saldríamos ilesos.  Solo les diría que metieran el dinero en la bolsa negra que les entregaría lo  más aprisa posible. Cogería la bolsa y me llevaría el dinero, una vez anuladas las alarmas y  maniatados a los empleados; nada más.  Recordé cómo había llegado a esa situación. Llevaba un año sin empleo, el  subsidio del paro  se  me  había  terminado  hacía  ya  cuatro  meses.  La  hipoteca  se  nos  había  comido  todos  los  ahorros,  y  mi  mujer  ya  no  sabía  cómo  alargar  los  pocos  euros  que  nos  quedaban,  para  alimentar en casa a cuatro personas. 
  3. 3. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 3   Había hablado con el director de la sucursal para que nos demoraran la hipoteca. Me había  dado buenas palabras, pero solo eso. Me remitió al director provincial. Era una persona joven y  pensé que se daría cuenta de nuestra situación. Todo fue inútil.  Día a día mi espíritu se fue debilitando. No dormía por las noches. No podía soportar ver en  casa a la hora de comer a mis dos hijos y mi mujer tomar una frugal sopa, agua caliente diría  yo, y unas croquetas. No había más.  Sabía que mi mujer, en secreto, pues yo se lo tenía prohibido, iba a la parroquia de San Mateo,  todos los meses y conseguía allí unos alimentos con los que podíamos tirar unos diez días. Me  había percatado que ella apenas se llevaba bocado a la boca con tal de dárnoslo a nosotros.  La desesperación se había apoderado de mí. Me había convertido en una persona irascible, no  aguantaba nada. ¡Cuántas veces los chicos pagaron sin razón mi mal humor!.  Por eso había planeado asaltar la sucursal bancaria. Sabía que en la caja ese día tendría un  depósito de 600.000 euros. La ubicación de la sucursal bancaria era idónea. El local que hacía  esquinazo estaba en obras y el sábado santo no se trabajaría.  El contenedor de obras que  estaba depositado al borde de la acera, imposibilitaba que nadie pudiera aparcar el coche. Esto  evitaría cualquier mirada indiscreta. Además, había comprado dos armas de fuego, una pistola  y  un  subfusil.  Había  dado  en  depósito  los  dos  mil  euros,  que  mi  mujer  tenía  muy  bien  guardados en la mesilla, dinero ahorrado con muchos sacrificios pues este año nuestro hijo  mayor, Pedro, comenzaba la universidad;  el resto, hasta los siete mil se los daría después de  cometer el atraco.  Había  visto  por  la  TV  que  la  mayoría  de  los  atracos  quedaban  impunes  y  sin  resolver.  Necesitaba el dinero. Pensaba que todo era coser y cantar. Una vez en mi poder el botín, nos  iríamos de la ciudad a otro sitio, lo más lejos posible.  Lo había planeado una y otra vez, y otras tantas veces lo había desechado. Pero ya no había  vuelta atrás. Siempre había sido una persona cobarde. Me dejaba apabullar por cualquiera. El  miedo, la angustia, la ansiedad  me había producido una úlcera de estómago. De ahí que mi  estado de ánimo siempre era arisco y de mal humor.  ¿Por qué habían salido las cosas tan mal?. No podía entenderlo. El frio de la celda me devolvió  a la realidad. ¿Qué será ahora de mi mujer y mis hijos?.  La luz filtrada por el orificio del techo se fue disipando y perdiendo autonomía. La oscuridad se  fue adueñando de la celda. ¿Cuánto tiempo me quedaba de vida?. La respiración se me fue  acelerando por segundos, y un nudo en la garganta me dificultaba el poder conseguir el poco  aire, cargado, pegajoso, maloliente que escupían las paredes.  Mi cuerpo empezó a tiritar, no era frio, esos espasmos eran de miedo. Miedo porque toda mi  vida  fui  un  cobarde.  Miedo  porque  seguía  apegado  a  las  cosas  que  había  ido  atesorando.  Miedo a dejar de existir. En definitiva miedo, miedo, miedo...  La imagen de mi mujer y mis hijos volvieron a mi mente. Recordé que aún debía cinco mil  euros por la compra de una pistola  y el subfusil a un mafioso, un sinvergüenza, se hacía llamar  Jorge Lupi‐. Era un hombre de baja estatura, con una calvicie ampliamente pronunciada, nariz  aguileña y un mostacho fino que le cubría el labio superior. Siempre miraba de soslayo a la  gente. Caminaba algo inclinado como si la cabeza le pesara demasiado. Siempre llevaba unos  pantalones de lino color marrón, arrugados, parecían no ser de su talla, pues arrastraba las  vueltas  del  mismo  por  el  suelo.  Los  llevaba  siempre  ceñidos  con  unos  tirantes  blancos  con  dibujos de flores azules. En el barrio todos le conocían por "el tío Lapas", me imagino que era  un apodo derivado de su apellido. Toda la vecindad sabía que se dedicaba a cosas sucias, que  era un personaje de bajos fondos, que trapicheaba con todo aquello de lo que pudiera sacar  provecho,  sin  importarle  el  daño  que  pudiera  hacer  a  la  gente;  pero  nadie  por  miedo,  se  atrevía  a  denunciarlo.  Se  había  aprovechado  de  mí,  bien  lo  sabía;  pero  mi  angustia,  mi  cerrazón, mi desesperación era tal que me ofusqué de tal manera, que no pude vislumbrar las 
  4. 4. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 4   consecuencias de aquel acto. Era una tienda de mala muerta situada en la calle Victoria, al lado  de la famosa pensión "CESTEROS".  Vendía cosas de segunda mano. Toda la ciudad sabía que era una tapadera. Se rumoreaba que  allí se vendía droga, y otras cosas peores. Hacía un par de años se le relacionó con la muerte de  una joven, que apareció en el río. Se habló por aquel entonces, que había sido intermediario y  dado  las  pistas,  para  que  esos  dos  extranjeros,  posiblemente  italianos,  la  secuestraran,  violaran y después la asesinaran. Nunca, no sé por qué, se pudo demostrar su conexión con  aquel delito.   Seguro  que  la  policía  sabía  de  sus  andanzas,  pero  no  encontraban  la  forma  y  manera  de  pillarle con algo, que le pudieran arrestar y llevar a juicio.   Él fue quien me proporcionó la pistola Glock 18 con su cargador, doce balas y el subfusil de  asalto Heckler & Koch MP5 con su correspondiente cargador y munición.  Que ¿cómo lo consiguió?, no lo sé. Más de siete días me costó a mí, hablar con él para que me  agenciara las armas y otros tantos días llegué a casa vomitando.  Nunca me preguntó para qué  lo quería.  Me había parecido oír pasos por el pasillo que conducía a nuestras celdas, pero el ruido no se  dejó escuchar. Levanté la cabeza, para poder oír mejor. Al cabo de unos segundos volvieron a  resonar más fuertes, haciendo un eco seco y metálico. Se aproximaban hacia nosotros. Me  quedé  paralizado,  quieto  como  si  en  mi  inmovilidad  pudiera  hacerme  invisible.  El  corazón  empezó a golpearme el pecho haciéndome casi daño físico en mis costillas.  Se detuvieron a unos metros de mi celda.  Intenté paralizar mi respiración, pero fue inútil, el  aire me entraba a bocanadas por la boca sintiendo su sequedad y sabor a azufre. Apoyé mi  oído sobre la fría puerta metálica. El ruedo de unos cerrojos al resbalar sobre sus pasadores  rompieron el silencio de unos segundos eternos.  ‐"Saquen al prisionero." Oí decir a alguien con voz ronca y seca.  Seguro que un par de vigilantes penetraron en la celda contigua a la mía, pues se oyó un golpe  seco en la pared de mi celda, que a mí no me resultaba desconocido. Esos golpes los daban con  frecuencia  los  vigilantes  con  las  porras  de  gruesa  madera  que  llevaban  consigo  contra  las  paredes de las celdas para intimidar.  ‐"¿Sabe que Ud. está condenado a muerte, y que la fecha de ejecución se cumple hoy mismo?."  Resonó lo voz ronca y seca.  ‐"¿Por qué no quiere decirnos que el otro preso,  ‐se refería a mí‐  le obligó a coger la pistola y a  disparar?".   Pasaron unos largos segundos, pero aquel hombre había enmudecido. No quiso pronunciar  palabra alguna.  ¿Por  qué  no  me  acusaba,  sabiendo  que  le  podían  reconocer  su  inocencia?.  ‐pensé‐.  Podía  contar cómo yo le amenacé y le obligué a coger mi pistola; aunque en el fondo no quería que  hablara.  Yo  fui  el  que  le  acusé  y  le  hice  único  asaltante.  El  se  encontraba  allí  en  aquel  momento.  Estaba  en  el  sitio  y  el  momento  equivocados.  No  había  hecho  nada  malo.  Sin  embargo, yo le obligué a coger la pistola y apretando sus manos contra las mías le obligé a  hacer un disparo al aire para que sus  huellas quedaran impresas en las cachas de la Glock 18; y  en sus manos la pólvora que despide el disparo, pensando que la policía solo le detendrían a  él.   Por  mi  mente  volvieron  a  pasar  las  imágenes  de  aquel  momento  caótico.  Cuando  entró  el  grupo de asalto, nos encontró a los dos armados. El sostenía la pistola en su mano derecha que  yo le había obligado a empuñar y yo mantenía en las mías un subfusil de asalto Heckler & Koch  MP5. 
  5. 5. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 5   Todo ocurrió en décimas de segundo. Se oyó un explosión, seguido de un humo asfixiante que  escocía a los ojos.  ‐  "!  Al  suelo,  al  suelo,  al  suelo¡."    ‐resonaron  unos  gritos‐,  cuando  quise  darme  cuenta  dos  policías  se  habían  abalanzado  sobre  mí  derribándome  al  suelo  y  desarmándome.  Sentí  un  tremendo dolor en mis espaldas al tenerme el policía presionado mi cuerpo con sus rodillas y  esposándome con una facilidad asombrosa. no tuve tiempo de reaccionar. Miré a la derecha,  único sitio que me dejaba libre la tremenda mano del policía que me presionaba la cabeza  contra las baldosas del hall bancario, y comprobé que el hombre al que le había entregado el  arma se encontraba en la misma situación que yo.  Cada vez que me venía a la mente lo sucedido, me enrabietaba conmigo mismo por dejarme  apresar de esa manera tan tonta.  Seguro que el disparo alentó a alguien en el exterior y llamó  a la policía ‐pensé‐.    ‐"Está bien. Devuélvanlo a su celda". Se oyó de nuevo,  devolviéndome a la realidad.  Escuché un ruido seco; seguro que fue tan brutal el empujón que dieron a aquel pobre hombre   para introducirle en su celda, que su cuerpo debió de golpearse contra el suelo.  Al oír los cerrojos de mi celda, me eché hacia atrás instintivamente. Dos vigilantes entraron y  sin pronunciar palabra me asieron fuertemente de los brazos y me arrastraron al exterior. Una   luz cegadora me hizo daño en los ojos que me obligó a cerrarlos al no poder protegerlos con  mis manos.  ‐ "Y tú ¿qué tienes que decir?" . Reconocí esa voz ronca. Era la misma que me había condenado  en el juicio.   ¿Qué hacían allí?. Conseguí abrir los ojos. El foco con el que en un principio me habían dirigido  a mi rostro estaba apagado. Frente a mí, se encontraba el juez, el fiscal y mi abogado.  ‐ "Las pruebas que en un principio os habían condenado, han sido eliminadas por defecto de  forma.", comentó mi abogado.   ‐"El  juicio  ha  quedado  anulado."    ‐prosiguió‐    "A  ti  no  se  te  imputa  nada  ya  que  no  has  cometido ningún delito de sangre. No tardarán mucho en ponerte en libertad".  De sobra sabía yo quien era el culpable de aquel asesinato. Yo había perpetrado la muerte de  aquel hombre, disparando físicamente la pistola.  El juez volvió a preguntarme: ‐"¿Tienes algo que añadir a lo declarado en el juicio?".  Mi mente trabajaba deprisa por ver qué podía añadir para eximirme de culpabilidad.   ‐"Señor juez, ‐dije, bajando la cabeza‐ le juro por lo más sagrado, que ese hombre cuando entró  me obligó a coger el fusil". ‐mentí con voz casi imperceptible, echándome a llorar.  No se si fui lo suficientemente convincente. Lo cierto es que el juez y el fiscal, dieron media  vuelta  y  se  pusieron  en  marcha  hacia  la  salida.  Mi  abogado  al  darse  cuenta,  les  siguió  apresuradamente.  ‐"Devuélvanlo a su celda." ‐ pronunció el juez sin volver la cabeza, y desapareciendo a pasos  agigantados.   Los vigilantes, que en todo momento me habían tenido sujeto por los brazos, me arrastraron  violentamente a mi celda, dando de bruces con mi rostro en el rincón que servía de letrina.  Los cerrojos de la puerta de mi celda chirriaron grotescamente al ser echados. Seguidamente  oí como los pasos de los vigilantes se alejaban.   
  6. 6. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 6   ¿Por  qué  no  afrontaba  la  realidad  de  lo  sucedido?.  ¿Qué  mal  me  había  hecho  ese  pobre  hombre para que yo le acusara injustamente?.  Sabía  que  iba  a  morir  por  mi  culpa.  Era  mi  delito  y  él  lo  asumía  en  sus  espaldas,  resignadamente, callado, sin protestar. ¿Por qué?.  La oscuridad se había adueñado de mi celda. El cielo estaba negro por las nubes y la lluvia, y  solo una leve y tenue luz, se filtraba por debajo de la puerta proyectando mi sombra sobre la  pared de enfrente.  Contemplé mi silueta, quieta, deformada, como si de mi espalda saliera una grotesca chepa.  Por unos instante pensé que esa era en realidad mi persona.  De nuevo unos ruidos de pasos me despertaron mis pensamientos. Se detuvieron en la celda  contigua a la mía. Allí se encontraba el hombre que vil y falsamente había acusado yo.  La puerta sonó como si fuera un quejido al abrirse.  ‐"Salga". ‐ se oyó una voz metálica.  Al momento, mi celda también se abrió. Esa misma  voz que acababa de oír se repitió en el  quicio de mi puerta. ‐"Salga".  Con miedo, me fui aproximando al exterior. Una vez fuera pude ver cómo al hombre que yo  había acusado injustamente, le ponían las esposas.   Por primera vez, lo tuve frente a mí. Contemplé su rostro, un rostro  tranquilo, pero marcado  por el cansancio y el dolor. Bajé la cabeza porque no era capaz de poder sostener su mirada.  Uno de los guardias de dirigió al hombre esposado diciéndole: ‐"Le trasladamos al corredor de  la muerte". Eran las celdas donde se depositaban a los condenados a muerte. Seguidamente le  agarró de  las esposas y le empujó para que caminara.  Pude  ver  cómo  se  alejaba.  Quise  gritar:  ‐"Esperen..".  Pero  solo  pude  tragar  saliva.  El  otro  guardia que se había quedado conmigo me espetó: ‐"Está libre, puede marcharse".  El  hombre  condenado  por  un  delito  que  no  había  cometido,  al  oír  al  guardia  que  se  había  dirigido a mí, se detuvo.  Volvió ligeramente la cabeza y me miró a los ojos. Por un momento pensé que iba  gritar que  era inocente y el único culpable era yo.  Por primera vez, me fijé en su rostro. Esperaba de él un gesto de odio y desaprobación hacia  mí; pero la única imagen que pude contemplar fue la de un rostro sereno, una mirada limpia, y  que toda su respuesta fue la de esbozar una pequeña sonrisa.  El guardia que le vigilaba, tiró de las esposas que sujetaban sus manos para hacerle caminar. Al  sentir  el  dolor  en  sus  muñecas,  se  volvió  lentamente  y  empezó  a  dar  pasos  cansinos,  arrastrando sus pies sobre las baldosas del largo pasillo.  Los tubos fluorescentes del techo, se iban iluminado a su paso. Se me antojó en ese momento  que gritaban como una fuerte sirena queriendo alentar a todo el mundo de su inocencia.  Permanecí estático hasta que mi vista perdió la silueta  de su figura.   ‐"No te veo contento por tu libertad". ‐se dirigió a mí el guardia que me acompañaba‐ mientras  me indicaba dar la vuelta para salir de la prisión.  ‐"¿Se sabe quién es?" ‐ fue toda mi respuesta. El vigilante, se encogió de hombros, y con una  sonrisa, me espetó: ‐"Tú tienes que saberlo".  
  7. 7. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 7   ¿Yo qué iba a saber?. Jamás en mi vida le había visto. El guardia después de un breve silencio  me  comentó:  ‐"La  pena  es  que  no  hemos  encontrado  familiar  alguno.  Es  más.  Va  a  ser  ejecutado como un indocumentado".  Seguimos caminando sin proferir palabra alguna. Habíamos traspasado la zona de seguridad.  Nos encontrábamos ya en el módulo de visitas.   Antes  de  llegar  a  la  zona  de  control,  mi  acompañante  dijo:  ‐"De  todas  formas  es  raro.  Las  únicas palabras que conseguimos que pronunciara, fueron que él tenía que morir por tí. No lo  entiendo".  ‐hizo  una  pausa  y  prosiguió‐  "Tío,  eres  un  hombre  con  suerte.  De  todas  formas  estamos convencidos de que el no fue el asesino".  Mientras  me  entregaban  mis  pertenencias,  el  guardia  seguía  mirándome  fijamente,  como  queriendo esperar que yo le aclarara lo ocurrido.  ¿Quién era ese hombre?. Volvieron a mi mente los recuerdos del intento de asalto al banco.  Cuando entré, solo se encontraban allí dos empleados y un vigilante jurado.   Llevaba en una mano la pistola y en la otra el subfusil. Penetré a la carrera gritando: "!Todo el  mundo al suelo, esto es un atraco¡". mientras disparaba el subfusil de asalto al techo.  ‐"¿Qué, no quieres tus cosas?" ‐me espetó el funcionario que se encontraba al otro lado del  mostrador‐, con gesto turbado, recogí mis pertenencias sin comprobar nada, y firmé en la hoja  de recibo.  ¿Qué es lo que había pasado en realidad?. Me estrujaba mi cerebro para poder recordar cada  fracción  de  segundo  y  los  hechos  acaecidos  en  el  intento  de  asaltar  el  banco.  Como  un  autómata, había introducido mis pertenencias en la pequeña mochil gris que llevaba. Di media  vuelta sin contestar al guardia que me había entregado mis pertenencias, me eché la mochila  al hombro por una de sus asas encaminándome a la salida.  Mi mente seguía atascada en los hechos acaecidos en aquella mañana de abril. Efectivamente,  después de repasarlos concienzudamente, con visión fotográfica, llegué a la conclusión de que  sólo se encontraban en el banco esas tres personas y yo.  Había llegado a la puerta de salida del centro penitenciario. No percibí ninguna sensación al  sentirme libre. Al abrirse las verjas para que pudiera salir, vi que caía una lluvia intensa, el cielo  estaba oscuro, casi plomizo. A pesar de que eran las tres de la tarde, la claridad se asemejaba a  la de las horas del anochecer.  Ya me disponía a salir, cuando el guardia que me acompañaba, mirando su reloj me dijo: ‐ "Seguro que al hombre que acusaste, estará ya atado a la silla eléctrica para ser ajusticiado".  Sus  palabras  me  penetraron  hasta  dentro  rasgándome  las  entrañas.  Volví  la  cabeza  para  mirarle y querer preguntar por qué me contaba eso, pero no pude. Mi expresión tuvo que ser   la de estúpido, pues dándome dos palmaditas en el hombre me empujó al exterior no sin antes  dirigirme una sonrisa burlona.  Ya fuera, oí el ruido de la puerta eléctrica cerrarse tras de mí. Era libre, me había salido con la  mía. Había conseguido librarme de la condena e imputarle los hechos al hombre que sin saber  cómo se encontró junto a mí en el momento del asalto.  Empecé a notar frio y me subí el cuello de la cazadora, para evitar que  el agua de lluvia  que  me escurría de la cabeza se introdujera por mi cuello. Un fuerte relámpago iluminó la calle  seguido de estruendo que me despertó de mis pensamientos.  En el fulgor de la luz del relámpago vi el rostro del hombre se había dejado acusar por mí, sin  decir  nada,  callado,  soportándolo  todo.  Instintivamente  me  froté  los  ojos  con  mis  manos  cerradas para alejar esa imagen, pero fue inútil. Seguía aferrada a mí.  
  8. 8. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 8   Recordé como en el juicio había atestiguado que ese hombre me obligó a coger el subfusil, que  yo  había  entrado  al  banco  para  hacer  un  ingreso.  Recordé  cómo  le  llame  canalla  a  gritos,  asesino; más de una vez el juez me tubo que llamarme al orden por mi grado de excitación,  amenazándome con imponerme una multa si no me callaba y dominaba mis impulsos.  Le condenaron por tener la pistola que yo le obligué a coger entre sus manos. Esa pistola con  la que yo había disparado al vigilante, cuando le vi hacer un movimiento extraño. Le había  dejado  que  se  desangrara,  me  quedé  quieto,  inmóvil,  paralizado  con  la  mente  bloqueada.   ¿Por  qué  se  llevó  la  mano  a  la  espalda?.  Todo  tenía  que  salir  bien.  Sin  embargo  la  había  cagado. Yo no quería matar a nadie. Fue en ese momento cuando me percaté de ese hombre,  cubierto por una gabardina oscura. Estaba agachado sobre el vigilante que yacía en el suelo.  Llevado por el miedo le obligué a coger la pistola. Volvió su cabeza hacia mí y sus ojos me  hirieron profundamente hasta el punto que no pude nuevamente, sostenerle la mirada.   Al  darle  el  arma,  me  fijé  que  tenía  las  manos  ensangrentadas  por  intentar  contener  la  hemorragia del vigilante, que se deshacía entre la vida y la muerte. Me repetía una otra vez,  que ese no era el guión. Al instante sentimos a los policías derribándonos.  Había doblado la esquina de la cárcel y me disponía a enfilar la calle Azorín, cuando un coche  que iba algo deprisa, me salpicó al pasar por un charco que se encontraba justo al borde de la  acera por donde yo caminaba. Me llamó la atención que lo aceptara con tanta mansedumbre.  Yo no era así. Con mi carácter seguro que le hubiera llenado de improperios y algún que otro  gesto obsceno.  ¿Qué  me  estaba  pasando?.  Una  opresión  en  mi    pecho  empezó  a  no  dejarme  respirar  con  normalidad.  Mis  ojos  se  estaban  llenando  de  lágrimas,  que  lo  achacaba  al  frio  que  estaba  soportando.  Caminaba  con  pasos  perdidos.  Sin  saber  cómo  ni  por  qué  me  refugié  en  el  voladizo  que  protegía las puerta de la iglesia de San Marcos. La lluvia comenzó a arreciar por momentos  convirtiéndose en un aguacero.  Apoyé mi espalda contra la puerta pensando que estaría cerrada, pero al peso de mi cuerpo  cedió y se quedó entreabierta. Por mi mente no pasaba entrar en una iglesia, pero una fuerza  irresistible me hizo penetrar. Me refugiaré de la lluvia ‐quise aclararme  mi mismo‐ ante el  hecho de entrar en la iglesia. ¿Cuánto tiempo sin pisar una?.  Lo había olvidado.  Su interior estaba inundado por una luz tenue, como si una bruma o nube de polvo envolviera  toda la nave. Me quedé quieto, a un paso de la puerta, no quise penetrar más. Sonaba una  música  muy  baja,  apenas  perceptible.  Miré  en  todas  las  direcciones  por  si  alguien  estaba   tocando un armonio u órgano.  El interior de la iglesia permanecía quieto, estático, vacío, sin  más presencia que la mía. ¿O no?.  En  el  centro  colgaba  una  enorme  lámpara  forjada  en  hierro,  con  varios  aros  concéntricos  formando una pirámide invertida. Una cadena de eslabones desproporcionados la sujetaba del  techo.  Seguí con mi vista la cadena hasta al techo en donde se sujetaba a unas argollas que  formaban una bola al modo de un globo terráqueo hueco .  Desde  el  exterior  no  daba  la  sensación  de  que  tuviera  los  techos  tan  altos.  Cuatro  arcos  cruzados  formaban  la  cúpula  de  la  nave  central.  A  los  lados,  unos  arcos  de  herradura  separaban  la  nave  central  de  las  dos  laterales,  mucho  más  bajas  que  la  nave  principal.  Las  piedras  eran  de  color  siena  tostado,  no  sé  si  se  llamaba  piedra  salmantina.  En  uno  de  los  laterales, se encontraba  una vidriera que me llamó la atención. ¿Cómo es posible con la tarde  tan cerrada que era, pudiera verse cómo penetraba la luz a través de ella?.   Me acerqué para poder captar ese hecho tan inusual. A medida que me aproximaba, más luz  reflejaba  la  vidriera.    En  mi  acercamiento  pude  discernir  la  única  luz  artificial  que  tenía  la  iglesia. En una capilla lateral, tintineaba una vela de un color rojizo. Busqué en mis recuerdos y  encontré que esa lamparilla se ponía en las capillas donde se encontraba el Santísimo.  
  9. 9. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 9   Nuevamente  sentí  ese  ahogo  en  mi  pecho,  el  mismo  que  a  las  puertas  de  la  iglesia.  La  respiración se me hacía dificultosa. Tenía que inhalar el aire por la boca con el fin de coger más  cantidad del mismo. El dolor del pecho se hacía insufrible. Como pude busqué apoyo en un  banco y me senté.  Parecía que me aliviaba algo el estar sentado. Con algo de dificultad, pude levantar la mirada a  la vidriera. Representaba a Pedro negando a Jesús antes de que cantase el gallo.  Pedro tenía  el rostro demacrado, con lágrimas en los ojos; toda sus facciones eran de arrepentimiento. Al  lado estaba Jesús apresado por los judíos. Mi vista seguía por los detalles de la vidriera, pero  de repente se detuvo en el rostro de Jesús. !No era posible¡.  Ese rostro...  Cerré los ojos pensando que todo era una visión, pero al abrirlos allí seguía. Fruncí el entrecejo  clavando la visa en ese rostro. Sí, era el mismo. Era... era el hombre al que había acusado de  asesinato en el asalto al banco.  Volví a fijar mi vista en El, por si mi cabeza me estaba jugando una mala pasada. Pero no. Era  él, el hombre que con su silencio aceptó mi acusación falsa que le condenó a muerte.  No. A mí no. A mi no me podía estar pasando eso. Unas lágrimas empezaron a deslizarse por  mi  mejillas  hasta  llegar  a  las  comisuras  de  mis  labios.  Su  sabor  era  un  poco  salado.  Estaba  llorando. Quería revelarme contra lo que yo llamaba flojedad de espíritu. Un tremendo nudo  en la garganta acompañado de un hipo fuerte me hizo derrumbarme en el suelo.  ‐"Perdón,...  perdóname,....  Dios,...  Dios,".  balbucía  entre  sollozos,  mientras  un  llanto  incontenible se adueñaba de mi cuerpo. Estaba arrepentido de haber cometido ese asesinato.  Solo esperaba, con la mirada clavada en el Jesús de la vidriera, que tuviera misericordia de mí.  No merecía ningún perdón, pero a pesar de todo, seguía suplicándole me perdonara.  No sé el tiempo que permanecí allí. Había descubierto lo que era. Un miserable, un desecho,  un asesino, un hombre sin piedad alguna. Todos los improperios del diccionario se me hacían  insuficientes y pequeños para calificarme.  Aterrado por descubrir lo que era, lo que había sido, pensé que nada ni nadie podría tener  conmigo un gesto de perdón y compasión. ¿Cómo podía haber caído tan bajo?. Un hombre  inocente  había  muerto  por  mi  culpa.  Levanté  la  cabeza  de  entre  mis  manos  y  volví  a  contemplar ese rostro, era un rostro sereno, tranquilo, que transmitía confianza. El rictus en la  comisura de sus labios esbozaba ‐me parecía a mí‐ una sonrisa.  La  lamparilla  de  la  capilla  que  se  encontraba  a  mi  derecha  empezó  a  titubear.  ¿Cómo  era  posible si no corría ni una brizna de aire?. Vi que por momentos se agrandaba y reducía, pero  al momento la llama se inclinaba a la izquierda como si alguien soplara queriéndola apagar. Era  inútil, de nuevo volvía a reavivarse con más brío.  De  repente,  noté  como  alguien  posaba  su  mano  en  mi  hombro.  El  grito  que  salió  de  mi  garganta tuvo que oírse en el exterior. Más que un grito fue un alarido producido por el miedo  y el susto que me hizo saltar y revolverme, todo ello al mismo tiempo.  No  daba  crédito  a  mis  ojos.  Aquello  era  peor  que  una  pesadilla.  El  hombre  al  que  había  acusado,  el  hombre  al  que  habían  ajusticiado,  el  hombre  que  había  muerto  por  mi  culpa  estaba allí.  Me di cuenta que el parecido con el rostro de la vidriera era casi perfecto. Un vacío se apoderó  de mi estómago y apunto estuve de vomitar y de desmallarme por el mareo que me producía.  ‐"No temas..., sí, soy yo..." ‐pronunció‐ Su voz no la escuché con los oídos, pero sí la pude oírla  en el interior de mi corazón.  ‐"Pero... ¿no estabas muerto?". me salió una voz tenue, de falsete‐, mientras trataba de tragar  un poco de saliva, lo que se me hacía casi imposible, debido a la sequedad de boca. 
  10. 10. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 10   ‐"Perdóname..., " ‐volví a balbucir‐. Ese "perdóname", sí que me había salido de dentro del  corazón. Seguro ‐pensé‐ que en la prisión, han descubierto que era inocente y le habían dejado  en  libertad.  La  policía  estará  buscándome.  Pero  ya  no  hacía  falta,  había  tomado  una  resolución. Yo mismo me entregaría a la policía y les contaría la verdad de todo lo que había  pasado.  ‐"No  hace  falta,  tú  también  puedes  ser  libre",  ‐pronunció  aquellas  palabras  con  una  voz  armoniosa, ni alta ni baja‐. "Puedes irte en paz" ‐prosiguió‐. "Todo esto no tiene por qué haber  sucedido,  solo  está  en  tu  mente.  No  ha  habido  ningún  robo  en  ningún  banco.  Tampoco  ha  muerto ningún vigilante jurado". ‐concluyó‐ "si tú quieres".  Quise preguntarle... algo, pero ya no estaba a mi lado. Había desaparecido.  Una luz cegadora  acompañada de un brutal trueno me hizo tambalear y caer al suelo. Me pareció que toda la  iglesia se desmoronaba. Me quedé de bruces. Tuve miedo y me tapé la cabeza con las manos.  Sentí el golpe de unos ladrillos contra el pavimento de piedra. Temí por mi vida, pensando que  la iglesia se derrumbaba.  Pasaron ‐a mi me pareció una eternidad‐ unos minutos, y aún seguía cayendo ladrillos o piedra  ‐no se‐ del techo. Permanecía algo aturdido por el ruido del trueno, y los oídos me silbaban.  Me iba a levantar cuando el sonido de unas sirenas se dejaron oír a la entrada de la iglesia.  Todavía permanecía en cuclillas, cuando unos bomberos entraban a la carrera, preguntando si  se encontraba alguien en el interior. No pude decir palabra, pues en seguida me localizaron y  agarrándome de los brazos me levantaron.   ‐"¿Se  encuentra  bien?.  ‐me  preguntaron.  Dije  que  sí,  les  pregunté  qué  había  pasado,  indicándoles  que otro hombre se encontraba en la iglesia en esos momentos. Un equipo se  puso a buscar entre los escombros sin resultado alguno. Oí que uno de los que buscaban dijo  que  no  había  más  personas  dentro  de  la  iglesia.  Volví  a  preguntar  qué  había  pasado.  Me  dijeron  que  dos  rayos  seguidos  habían  caído  en  la  torre.  El  segundo  rayo  había  causado  desperfectos  en  una  pared  lateral,  y  había  que  desalojar  la  iglesia  pues  amenazaba  derrumbarse.  Ya  en  el  exterior  unos  componentes  del  SAMUR  me  introdujeron  en  una  ambulancia,  y  procedieron a auscultarme. Les dije que no tenía nada, que estaba bien. Ellos no me hicieron  caso y siguieron con el protocolo.   Ahora solo hace falte ‐pensé‐ que se acerque la policía, me reconozca y me detenga. Alguien  me interrogó preguntándome si sabía en qué día estaba. ¿Cómo no lo iba a saber?, con todo lo  que me había pasado.  ‐"hoy es sábado, y estamos a siete de abril de 2012" ‐pronuncié despacio y con aplomo, para  que se dieran cuenta de que estaba en perfecto estado.  Los médicos se miraron extrañados entre sí. Uno de ellos se acercó a mí con un aparato con luz  para mirarme el fondo de ojo mientras me decía: "Perdone, hoy es martes y estamos a tres de  abril. Es martes Santo."  Me  incorporé  bruscamente  de  la  camilla  de  la  ambulancia  desconcertando  a  los  sanitarios.  Recordé las palabras del hombre que había aparecido en la iglesia: "Si tú quieres esto no ha  ocurrido". Dios me estaba dando una oportunidad. Me había hecho ver lo que podría ocurrir,  era  una de tantas posibilidades, que yo no me percaté de tener en cuenta.   En el exterior pude divisar a un hombre con una gabardina oscura. El se volvió y me dirigió una  sonrisa. Ese rostro... me era conocido... Sí, era el hombre... Quise incorporarme más pero un  tremendo dolor en el costado me lo impidió.  ‐"No intente incorporarse, por favor. Tiene dos costillas rotas debido al atropello que ha sufrido  por un coche", oí a uno de los sanitarios. 
  11. 11. Relatos breves ‐ Jesús Antonio Jiménez Mayo 2012 Página 11   Todo me daba vueltas. Tenía la cabeza dolorida. Me percaté de que la ambulancia llevaba las  sirenas en funcionamiento y corría a gran velocidad por las calles.  ‐"Ha vuelto en sí", escuché a un sanitario. "Menos mal" ‐dijo otro‐ "Ha pasado veinte minutos  inconsciente".  Entonces, la luz..., los truenos... la cárcel... Apenas pude suspirar, pero me agradó a pesar del  dolor que me produjo. Mientras cerraba los ojos queriendo dormir, oí casi con voz apagada: ‐ "Otra tarde casi de verano...."            Ávila, 12 de abril de 2012  Jesús Antonio Jiménez Mayo     

×