Trabajo de los silos

857 views
788 views

Published on

Trabajo final de Los Silos perteneciente a la asignatura "Trabajos de campo en Geografía Física".

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
857
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
22
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Trabajo de los silos

  1. 1. Trabajo final Los Silos- TalaveraWilliam Hernández Ramos. Trabajos de Campo en Geografía Física. 4º Geografía
  2. 2. ÍNDICE1.- Introducción ............................................................................................ 32.- Metodología y objetivos ......................................................................... 33.- El paisaje ................................................................................................. 4 3.1.- Descripción visual ..................................................................... 4 3.2.- Unidades de paisaje a diferentes escalas ................................... 54.- Aspectos estructurales y geomorfológicos ............................................. 7 4.1.- Diferencias en las sub unidades estudiadas ............................... 7 4.2.- Unidades menores del paisaje.................................................... 8 4.2.1.- Acantilados muertos ..................................................... 8 4.2.2.- Islas Bajas ..................................................................... 11 4.2.3.- Volcanes ....................................................................... 13 4.2.4.- Barrancos ...................................................................... 155.- Vegetación .............................................................................................. 18 5.1.- Factores que determinan su distribución ................................... 18 5.1.1.- Factor climático-altitudinal .......................................... 18 5.1.2.- Factor antrópico-edáfico............................................... 18 5.2.- Caracterización fisonómica ....................................................... 196.- Conclusiones ........................................................................................... 207.- Bibliografía y recursos utilizados ........................................................... 21 2
  3. 3. 1.- Introducción La zona objeto de estudio se encuentra en el municipio de Los Silos, enel Norte de Tenerife, en uno de los paisajes con mayor contrastes en todos losaspectos, desde el paisajístico, pasando por los morfológicos, estructurales ybiogeográficos. Precisamente ha sido el contraste de todo ello y también lapredilección por este lugar de la Isla, el que me ha llevado a elegir esta deentre las cinco salidas de campo propuesta para plasmar sobre el papel loaprendido durante los cuatro meses que ha durado la asignatura de Trabajosde Campo en Geografía Física. Al noroeste de la isla de mayor relieve de las Islas Canarias seencuentra la montaña y caserío de Talavera, que en su parte final conecta conla pista del Monte del Agua que discurre entre Erjos del Tanque y Las Portelas,en lo que es la parte nororiental del Macizo volcánico antiguo de Teno.2.- Metodología y objetivos En este apartado quiero descubrir los recursos que he utilizado parallevar a cabo el trabajo final, así como el fin último del mismo. En un principiosurgió la dificultad de saber qué estudios podía consular para ampliar y sobretodo justificar lo aprendido sobre el terreno. Pero lo que a priori se convirtió endifícil acabó siendo muy sencillo gracias al material existente en la Biblioteca dela Universidad de La Laguna, y en especial en su fondo de Canarias. Para tratar de sostener con bases sólidas lo aprendido en el campo,utilicé principalmente algunas tesis doctorales de los profesores delDepartamento de Geografía Física de la Universidad de La Laguna, como ladel profesor Manuel Luís González, y su tesis ‘Los paisajes naturales delMacizo de Teno’. También encontré algo de información en la tesis de laprofesora Esther Beltrán Yanes, y en la tesis de Javier Dóniz Páez, ‘Losvolcanes basálticos monogénicos de Tenerife. En estos trabajos pude compilarinformación y gráficos fundamentales para argumentar mis reflexiones. El sencillo objetivo final de este trabajo es demostrar los conocimientosadquiridos en estos meses de arduo trabajo, plasmado sobre un papel. Sinembargo, más allá de esto, el fin último personalmente lo considero cumplido,pues tengo la certeza de haber aprendido a comenzar a leer e interpretarcorrectamente lo que el paisaje cuenta en silencio con su presencia. 3
  4. 4. 3.- El paisaje3.1.- Descripción visual La zona objeto de estudio es conocida comarcalmente como la Isla Bajay Teno, está en el sector más occidental de la Isla. El estudioso, al acercarse aeste paraje encuentra notables diferencias paisajísticas en este sector. Paraempezar, los poderosos acantilados llamados de La Culata e Interián, que danla sensación de magnificencia, sin embargo, esto choca con un sector llano quees roto por las montañas que se sitúan en medio. No se trata de un lugarpropicio para sectores de arenas y playas, pero ello no significa que no existan(Sibora o El Fraile). A medida que avanzamos hacia el oeste, los acantilados seabren y dejan ver encajados barrancos. En ascensión podemos comprobar las vistas de lo contrastado delpaisaje, con pocos núcleos poblacionales y con un terreno aprovechado paralos cultivos de plataneras en las zonas bajas, y cultivos de hortalizas y frutas enlas zonas medias. Estos paisajes son la muestra de un territorio en el que elhombre está en sintonía con el medio ambiente, al que ha sabido sacarleprovecho en función de las posibilidades que le ofrecía. Este hecho lo contrastaCarmen Romero Ruíz, en su artículo ‘La entidad geográfica de las Islas Bajascanarias’, en donde afirma que “...estas plataformas costeas aparecen comouna de las mejores áreas naturales desde el punto de vista agrícola. Lo tendidode su relieve evita tener que recurrir al laborioso método de preparación de lasuperficie de cultivo mediante bancales”. Imagen de la antropización de la isla baja, con cultivos de plataneras alrededor del núcleo población más importante, Los Silos. A medida que se asciende en cota pasamos de una clara zona xerófila auna zona de transición y luego húmeda, llegando hasta el bosque de laurisilva, 4
  5. 5. en lo que son los límites del Parque Rural de Teno y más específicamente elMonte del Agua. Pero antes de llegar hasta allí, encontramos un caseríoabandonado, Talavera, donde hace varias décadas probablemente setrasladaban los habitantes de las zonas bajas en lo que se llamaban ‘mudadas’para aprovechar terrenos para obtener alimentos propios y forraje para elganado. Una práctica ésta, habitual antes de los avances tecnológicos. Hoy díalo que queda de ello son casas con techos derrumbados y en aparente estadoruinoso que, no obstante, le dan una entidad propia al paisaje, que aúnconserva los vestigios de tiempos pretéritos y que tienen su manifestación en lavegetación que trataremos en un apartado posterior.3.2.- Unidades de paisaje a diferentes escalas Una primera visión al mosaico paisajístico podemos diferenciar variasunidades dentro de un territorio que no es homogéneo. En la salida de campoque llevamos a cabo el pasado 22 de diciembre pudimos ver las diferenciasentre una zona más alta y montañosa y otra más llana y baja. Así pues,podemos diferenciar dos zonas generales, una correspondiente a la zona llanaque llamamos Isla Baja y otra zona alta perteneciente al macizo antiguo deTeno. Lo que se puede contrastar a simple vista en el campo es que lasuperficie topográfica corta la estructura geológica en la parte alta, sin embargono ocurre así en la zona más llana y baja, donde la superficie topográfica nocorta la estructura geológica, ya que no vemos la estructura interna en la islabaja sino en puntos muy puntuales, como son ejemplo de ello las montañas dela zona más baja y llana que está asociado a la acción antrópica. N Grandes unidades de paisaje. Elaboración propia a partir de la tesis ‘Los paisajes naturales del macizo de Teno’ de Manuel Luís González 5
  6. 6. En nuestro análisis, sin embargo, vamos a descartar gran parte de loque es considerado como Macizo antiguo de Teno, nuestro objetivo se centraráen la Isla Baja central y en el barranco en torno a la montaña y caserío deTalavera. Para concretar más el análisis, el estudio se centraráespecíficamente en una parte de la vertiente oriental del macizo de Teno, asícomo en otra sub unidad llamada Isla Baja. N Sub unidades de paisaje. Elaboración propia a partir de tesis ‘Los paisajes naturales del macizo de Teno’ de Manuel Luís González En una última aproximación al área que será estudiada, podemosmencionar incluso las unidades menores del paisaje que analizaremos desdediferentes perspectivas y que será realmente el objeto del análisis.Estudiaremos pues, la Isla Baja, una plataforma sobre la que se levantan unasmontañas, en este caso dos volcanes, la montaña de Taco y la montaña deAregume, pero también estudiaremos una franja entre el límite superior de esaplataforma y las montañas más escarpadas, los acantilados muertos, quetampoco escaparán al análisis. Por último, será de vital importancia acercarnosal estudio de otra unidad que llamaremos escarpes cercanos al mar, donde seencuentra la montaña de Talavera. N Unidades de paisaje menores. Elaboración propia a partir de tesis ‘Los paisajes naturales del macizo de Teno’ de Manuel Luís González 6
  7. 7. 4.- Aspectos estructurales y geomorfológicos Este apartado estudiará lo concerniente a las formas estructurales delrelieve de Los Silos-Talavera, cobrando especial importancia la componentegeológica que va íntimamente ligada a ella. Para ello, diferenciaré las distintasunidades espaciales concretando la escala, de más general, a más particular. N Diferencias estructurales y geológicas de la zona analizada. Elaboración propia a partir de www.idecan.org4.1.- Diferencias en las sub unidades estudiadas Como bien se ha dicho antes, la superficie topográfica corta la estructurageológica en la zona escarpada y alta, no ocurre así en la unidadcorrespondiente a la Isla Baja. En este punto debemos matizar la primeradiferencia entre ambas sub unidades, ya que si bien, en general no se ve laestructura interna en la Isla Baja, ésta tiene la excepción en los volcanes. Peroen este caso las diferencias entre ambas sub unidades se abundan, ya que enla sub unidad de los escarpes es debido a la persistente erosión de latorrencialidad que ha hecho que se hayan encajado los barrancos. En cambio,en la sub unidad de la Isla Baja, allí donde se ven las estructuras internasocurre por la acción del hombre, con canteras y cortes en el terreno paraconstruir. 7
  8. 8. Otra diferencia marcada y que viene al hilo de lo comentadoanteriormente son los factores que han acentuado la vista de las estructurasinternas, esto es, la erosión torrencial. Y es torrencial porque a nivel local, notenemos el mismo clima en la Isla Baja que en el escarpe alto. En la primera,llueve poco y la acción del agua se limita a la erosión que pueda llevar a caboel mar en la misma Isla Baja. No ocurre así con la sub unidad escarpada,donde llueve más y provoca la mencionada erosión torrencial. Las diferenciasclimáticas, y geomorfológicas se traducen, como no, en diferenciasbiogeográficas que estudiaremos en el siguiente apartado. En la parte alta y escarpada se ve la estructura interna debido a la acción de la erosión torrencial (izda.), en la Isla Baja se ven muy puntualmente las estructuras internas por la acción antrópica (dcha.).4.2.- Unidades menores del paisaje Las unidades menores, en conjunto, conforman un mosaicoimportantísimo dentro del paisaje. Cada una, como veremos, es fruto de unosprocesos relacionados o no con el conjunto de la formación geomorfológico dela zona que hemos estudiado.4.2.1.- Acantilados muertos Una parte importante del paisaje de esta zona son los acantiladosmuertos. En otrora, estos escarpes estaban en primera línea de costa, siendoel batir de la mar el que provocaba la erosión del mismo. La altura quealcanzan hoy día nos da muestra de la fuerte erosión que ha tenido lugar enesta zona de Tenerife. 8
  9. 9. Ejemplo de acantilado muerto, en la imagen, acantilado de La Culata, en la zona conocida como Isla Baja, al Noroeste de Tenerife Pero, ¿Dónde estaba antes el cantil? Tenemos algunos argumentos conindicios que nos dan pie a pensar dónde se ubicaba antes este escarpe.Principalmente nos remitimos a dos pruebas. -Roques, testigos de hasta dónde llegaron las coladas lávicas. En estecaso, no muy lejos de esta zona se encuentra el Roque de Garachico, que esuna prueba perfecta que nos indica hasta dónde llegaban las coladas,probablemente el cantil llegase mucho más allá de ese roque, que queda allípor la dureza de un material que ha resistido a lo largo de miles de millones deaños. -Buzamiento de las capas. Aunque no es sencillo de ver, lo cierto es quese puede apreciar la existencia de una serie de capas que buzan hacia el mar,lo cual indica que antes de ser acantilado, las coladas llegaban varios cientosde metros más allá de donde se encuentran hoy día. Ha sido la erosión marinala que ha provocado que el acantilado se erosionase de esa forma y para queretrocediera, sin embargo el retroceso no se explica completamente por laacción marina 9
  10. 10. En la imagen, un detalle del buzamiento de las capas, esta es la prueba de que demuestra que el cantil llegaba al mar. La erosión del mar provoca que ese acantilado retroceda, y que dejesólo una rasa marina, una especie de plataforma bajo el mar de unos pocosmetros. Esto es muy frecuente en las Islas Canarias debido al fuerte oleaje.Pero se necesita algo más para explicarlo. Aquí añadimos una variable habitualen el archipiélago como es el volcanismo. Es éste fenómeno el que explica quehoy día el cantil esté alejado del mar y haya dejado de ser funcional. Elvolcanismo sobre la rasa marina que provocó la dinámica erosiva del mar, hizoque sobre ésta se sucedieran varias erupciones que acabaron por poner, ynunca mejor dicho, tierra de por medio, entre el acantilado y el mar. Algo muyparecido es lo que dicen en el artículo ‘La entidad geográfica de las islas bajascanarias’ los profesores Yanes, Luís y Romero: “La disposición de las islasbajas al pie de un borde costero acantilado determina que éste pierda endefinitiva, toda su funcionalidad como tal. A partir de ese momento pasa a sermodelado por la dinámica de vertientes, en la que reviste especialtrascendencia los procesos de gravedad y arroyamiento”. Esta nueva tierra creada es lo que se conoce como Isla Baja queestudiaremos a continuación. En la tesis doctoral del profesor Manuel LuísGonzález, ‘Los paisajes del Macizo de Teno’, se afirma que los acantiladosmuertos forman parte de la Isla Baja, o más bien, supone el límite de la misma.En el mismo trabajo, se confirma lo anteriormente explicado al afirmar que losacantilados muertos “Señalan los límites septentrionales del macizo antiguodelimitando los dominios de éste de los de las islas bajas. Constituyen laevidencia de la dinámica litoral de un primitivo mar que fue retrocediendo en elpleistoceno por la formación de las plataformas volcánicas”. 10
  11. 11. Croquis del retroceso de un acantilado debido a la erosión marina. A: Las coladas de lava del antiguo macizo volcánico de Teno llegarían al mar hace millones de años. B: El mar hace que retroceda, se erosione y debajo del mar queda una rasa marina. C: Dibujo de lo debería haber sido el acantilado. D: Erosión del acantilado por el oleaje. E: El acantilado se rompe por su base. F: El ciclo de erosión del acantilado vuelve a comenzar. Elaboración propia. Algo muy parecido recogen Carmen Romero, Amalia Yanes y el propioManuel Luís en su artículo “La entidad geográfica de las Islas Bajas canarias”,al asegurar que “Por encima de esta franja de contacto hay siempre un escarpede dimensiones variables y acusada verticalidad que marca el límite hacia tierrade las islas bajas”. Este acantilado, pese a dejar de ser funcional, ha sufridoprocesos de vertientes que ha hecho que busque un perfil de equilibrio. Al finaldel mismo se acumulan taludes de derrubios que provocan quemorfológicamente este cantil actualmente no sea exactamente vertical, sinoque luzca un aspecto algo más suavizado de lo que sería un acantilado normal. En la imagen, talud de derrubios al pie del acantilado muerto. Acantilado de Interián. 11
  12. 12. 4.2.2.- Isla Baja Como bien explicamos anteriormente una Isla Baja es una plataformalávica formada a partir de una rasa marina sobre la que se produce unaerupción volcánica que acaba por colmatar la rasa, la acumulación de materiallávico crea la Isla Baja. Según la tesis del profesor Manuel Luís González,“tiene una topografía dominantemente plana”, algo que contrasta con latopografía del Macizo que es todo lo contrario. Y este, es el rasgo fundamentalque caracteriza a esta estructura geológica. En la zona que es objeto deestudio hay una clara Isla Baja en contraposición al Macizo, que provoca uncontraste abrumador. Existen una serie de factores comunes en estas IslasBajas. En el artículo de Carmen Romero, Manuel Luís y Amalia Yanes, ‘Laentidad geográfica de las Islas Bajas canarias’ aclara que “se organizan encuatro elementos principales: un litoral recortado, un tramo centralrelativamente plano que enlaza con un talud de pendiente más o menosacusada y un frente de escarpe abrupto”. Dibujo en el que se localizan las unidades topográficas de una Isla Baja según Carmen Romero, Manuel Luís y Amalia Yanes. Sacado de ‘La entidad geográfica de las Islas Bajas canarias’ Según este mismo artículo, existen tres tipos de Islas Bajas en funciónde su forma: -Con planta triangular -Con planta en abanico -Con planta rectangular La Isla Baja que es objeto de estudio en este trabajo, donde se sitúaprincipalmente el núcleo poblacional de Los Silos, es un tipo de isla baja conuna planta triangular. La clasificación según su forma o planta, vienedeterminada por la génesis de la misma. Atendiendo a lo formulado porRomero, González y Yanes, “la conservación de los muros laterales deenfriamiento favorecerá la existencia de islas bajas con planta triangular, alproducirse un avance diferencial entre el frente y los laterales lávicos”. 12
  13. 13. N Dibujo de una isla baja con planta triangular, según Carmen Romero, Manuel Luís y Amalia Yanes. Elaboración propia a partir de ‘La entidad geográfica de las Islas Bajas canarias’4.2.3.- Volcanes Los volcanes han jugado un papel crucial en la formación final delpaisaje de la zona que es objeto de nuestro estudio. Ello pese a que las dosestructuras volcánicas que encontramos no son importantes en comparacióncon otros aparatos eruptivos de la Isla, sin embargo explicaremos quéimportancia tiene y qué tipo de volcanes son. Como ya hemos referido antes, el acantilado estaba en primera línea decosta, sin embargo la erosión marina hizo retroceder el cantil, formando bajosus aguas una rasa. En esa rasa se produjo una serie de erupciones en elPleistoceno medio que acabaron por crear la isla baja con planta triangular.Tienen algunas semejanzas, estos volcanes corresponden a la llamada Seriereciente de volcanismo en Tenerife. Bastante posterior a la formación delMacizo volcánico de Teno. Ambos están bastante alterados por la acción delhombre y la erosión. En Canarias en general, y por supuesto en Teno en particular, lapresencia de los volcanes viene determinada por unas líneas estructurales, odebilidades, que en cierta forma ordena las montañas. Esto mismo lo explica laprofesora Carmen Romero Ruíz al confirmar que “la construcción de estasestructuras se realiza siguiendo una o varias líneas de debilidad que actúancomo ejes donde se produce una gran concentración de edificios volcánicos...” Las líneas estructurales que atraviesan Canarias son la Noroeste-Sureste y Noreste-Suroeste, como se puede apreciar en el gráfico quemostramos a continuación. 13
  14. 14. N Ejes principales de Debilidades estructurales que atraviesa Tenerife. Sacado de Romero Ruíz, Aproximación a la sistemática de las estructuras volcánicas complejas de las Islas Canarias Pero evidentemente si bajamos la escala y concretamos más, vemosque hay unas líneas estructurales menores que también ordenan en torno aese eje los edificios volcánicos. En el caso de Teno, los volcanes estánconstruidos en torno a una única línea estructural, según Romero Ruíz. N Ejes estructurales secundarios en el macizo de Teno. Elaboración propia a partir de a partir de tesis ‘Los paisajes naturales del macizo de Teno’ de Manuel Luís González Pero estos dos volcanes que están dentro de la zona que es objeto deestudio son diferentes. -Montaña de Taco Es un cono de escorias, de erupción estromboliana, de 321 metros dealtitud. Según la tesis de Dóniz Páez, se trata de “un edificio volcánico anularcerrado que tiene como características principales la escasa dispersión de losproductos de proyección aérea”. Según el profesor Manuel Luís González “esel mejor conservado de los existentes en la zona”. En la salida de campoefectuada en diciembre pasado pudimos observar que en el cráter de dichovolcán hay una balsa de agua, varios caminos que llevan a la misma y algunasconstrucciones al pie del volcán. 14
  15. 15. Imagen de Montaña de Taco, con la montana de Aregume delante. -Montaña de Aregume Se trata de un volcán en herradura, de 158 metros de altitud, que tuvouna erupción estromboliana. Éste se encuentra bastante más antropizado queel anterior, hasta el punto de que la acción del hombre ha hecho que se vea laestructura interna del mismo, como hemos señalado al principio del trabajo, porhaberse utilizado de alojamiento en una de sus laderas de parte del pueblo deLos Silos. Imagen de Montaña de Aregume.4.2.4.- Barrancos Los barrancos de la zona que está siendo objeto de estudio siguen lamisma tónica del paisaje, esto es, con unos rasgos contrastados. Esto quieredecir que en la isla baja la red de drenaje es de escasa importancia, en cambiodentro del macizo cobra una importancia capital en el paisaje y en los procesosque se llevan a cabo dentro del mismo. Dentro del macizo, concretamente en elbarranco que nos llevó hasta Talavera, tiene las mismas características que losque surcan el macizo paralelo a él. Se trata de barrancos donde la erosióntorrencial ha hecho que se hayan encajado sobremanera. La lluvia frecuente, a 15
  16. 16. medida que se gana altitud, contribuye a la mencionada erosión torrencial,erigiéndose en uno de los factores determinantes. Hay que hablar de los barrancos que surcan el macizo porque sonrealmente los más importantes. Se tratan de redes de drenaje que se cortan demanera muy brusca cuando el acantilado muerto toma contacto con la isla baja.Entonces el barranco se abre del todo y, aunque continúa su curso, éste esapenas perceptible por la escasa profundidad del mismo y la acción antrópicaque los oculta. Los barrancos como el de Blas, Los Cochinos, o Los Barrancos, que sonlos que están dentro de la zona de estudio, se encuentran colgados y noescalan hasta la zona más alta del macizo porque el material es demasiadoresistente para ser erosionado, por eso el barranco queda encajado y nocontinúa. En la parte alta, los barrancos se han encajado todo lo que el terrenoles ha dejado –que no es mucho- cuando el material ha sido menos resistente.Esto se observa perfectamente en el paisaje, ya que encontramos grandessaltos de decenas de metros, entre dos barrancos –que en realidad es elmismo-, el de la parte alta, y el de la parte baja del macizo, que no conectan,dejando una impronta particular a la vez que espectacular. En la imagen, el fondo de un barranco colgado. Esta información, que apreciamos en la salida de campo de laasignatura, se puede corroborar en la tesis del profesor Manuel Luís González,quien asevera que se tratan de barrancos “con perfiles transversales en Vabierta y con desembocaduras suspendidas sobre el nivel del mar”. 16
  17. 17. Aunque carecen de importancia, también conviene hablar de la redhidrográfica instalada en la isla baja. Se trata de barrancos de escasa incisión,sin ninguna o muy poca jerarquía y que, en algunos casos, conecta con ladesembocadura del barranco que proviene del macizo. A simple vista, noobstante, es difícil verlos por los cultivos de plataneras y por que realmentetienen muy poco desarrollo. N En el proyecto de sombras, en rojo se marcan las escasas incisiones de los barrancos en la isla baja. Elaboración propia. Aún así, hay aspectos comunes, como no, a los dos tipos de barrancosexistentes en esta zona, y es cómo los procesos que generaron unos, haninfluido en otros. El nacimiento de una isla baja en un momento geológicodeterminado interviene definitivamente en la red de drenaje que habíapreviamente y que estaba asociada al macizo antiguo. Se produce un cambiodel nivel de base de los barrancos, así como un lógico alejamiento del barrancode la línea de costa por la aparición de la isla baja. La red de drenajeproveniente del macizo siempre está siendo excavada por los procesos dearroyada, y esto provoca que en la isla baja se excaven también barrancos,siguiendo la línea de dirección del macizo, sin embargo la profundidad no tienerelevancia como en el macizo, con una edad mucho más avanzada. Perfil de la zona objeto de estudio, donde se observa la verticalidad del acantilado, fruto delo cual, unido a la resistencia del material, ha dejado los barrancos colgados. Elaboración propia a partir de M. Luis, ‘Los paisajes del macizo de Teno’. 17
  18. 18. 5.- Vegetación5.1.- Factores que determinan su distribución A la hora de describir el paisaje vegetal de la zona tenemos quedeterminar los factores que influyen en su distribución. Grosso modo, el factorantrópico, el climático, el edafológico y el mar, contribuirán a describir un tipode paisaje u otro. Y al igual que en el contexto geológico y paisajístico, lavegetación también presenta grandes contrastes que trataré de explicar.5.1.1.- Factor climático-altitudinal Una de las cosas más importantes que aprendimos en la última salida decampo y que corresponde a la zona que he pretendido estudiar, es que lavegetación se articula en función de la altitud y del factor climático.Evidentemente existen otros factores, pero son de otro orden en importancia.Así, es sencillo afirmar que en la isla baja hay una mayor preponderancia delmatorral xerófilo costero, influido por la maresía, la insolación y el déficit hídricopropio de estas altitudes. Evidentemente, a mayor altitud, menos temperatura,más humedad, menos déficit hídrico y menor influencia de la maresía, lo cuales una receta perfecta para el desarrollo de otras especies vegetales másvinculadas a ambientes húmedos, son las especies de la laurisilva. Noobstante, cabe reseñar la importancia relativa que juega la zona de transición,en donde se consigue ver una amplia amalgama de especies que bien podríanestar en zonas más secas y están más próximas a zonas húmedas que azonas secas. Secuencia de fotografías en tres cotas diferentes. Obsérvese que la fisonomía de la vegetación cambia con la altititud, porque con ésta, también cambia el factor climático. Elaboración propia.5.1.2.- Factor antrópico-edáfico No conviene desdeñar el factor antrópico, que definitivamente tambiéninfluye a la hora de encontrar unas u otras especies vegetales. Junto con estefavor unimos el edáfico, puesto que el hombre en este sector ha sabido sacarrendimientos a la tierra en función del tipo de suelo. Allí donde no hay una clara 18
  19. 19. verticalidad porque existen derrubios, fino, es donde ha establecido bancalespara cultivos en la zona alta. En contraposición, en la zona baja, con un sueloen teoría menos evolucionado, por tener una edad inferior a la del macizoantiguo, también ha sabido sacarle rendimientos, cultivando plátanos. La antropización sobre la isla baja ha dejado una vasta estampa de cultivos de plataneras en esta zona. El resultado final será una fisonomía y un grado de recubrimientodistinto, de tal forma que allí donde haya actuado el hombre, cultivando en elpasado o en el presente, habrá un tipo de vegetación u otra. Y las pruebas lastenemos en algunas especies como las tabaibas amargas, piteras o losgamones, prueba inequívoca de que en algún momento hubo o incluso aún hoyhay, cultivos. Son lo que se llaman especies nitrófilas, que se instalan allídonde abundan restos orgánicos. En la imagen, la vegetación con escasa influencia del factor antrópico5.2.- Caracterización fisonómica El resultado final será una fisonomía y un grado de recubrimientodistinto, de tal forma que allí donde haya actuado el hombre, la fisonomía de lavegetación estará caracterizada por especies propias de cultivos de frutastropicales. Aunque pocas, existen zonas donde el hombre no ha actuado y allíla vegetación se caracteriza por tener un porte de matorral adaptado acondiciones de extrema sequía. En las zonas de transición, a medida que nos 19
  20. 20. alejamos del litoral, encontramos ambas situaciones, por una parte, cultivostropicales buscando una mayor humedad, y especies vegetales que se hanadaptado a suelos orgánicos que ya no se cultivan. En las zonas más alta deforma gradual encontramos una vegetación cada vez más cerrada, incluso consotobosque, fruto de la mayor humedad y de la escasa relevancia del factorantrópico. Capítulo aparte merece la fisonomía de los barrancos, oasis en losque encontramos palmeras y otras especies que cubre las zonas excavadas,adaptadas a la sombra y la humedad de estos lugares, creando ecosistemaspor si mismos. N Mapa de vegetación de la zona según www.idecan.org6.- Conclusión La zona que ha sido objeto de estudio es un lugar de contrastes, endonde no solo los elementos chocan visualmente, sino también geológica,estructural y climáticamente. Encontramos dos polos opuestos uno a otro, condos edades marcadas y diferenciadas. Son precisamente esas diferencias lasque hacen de este rincón de Tenerife un lugar único. Pero más allá depercepciones subjetivas, los diferentes elementos del paisaje analizados, asícomo los elementos que lo condicionan articulan un espacio magnífico para serestudiado desde diferentes puntos de vistas y en diferentes contextos. 20
  21. 21. 7.- Bibliogafía y recursos consultadosLUIS, M: Los paisajes naturales del macizo de Teno. Memoria de Licenciatura.Departamento de Geografía de la Universidad de La Laguna. 1984.DÓNIZ, J: Los volcanes basálticos monogénicos de TenerifeAFONSO, L: Enciclopedia de la Geografía de Canarias. Tomo I.ROMERO, C; YANES, A; LUIS, M: La entidad de las Islas Bajas canarias. RevistaEría Nº17, 1989, págs. 259-270.ROMERO, C: Aproximación a la sistemática de las estructuras volcánicas complejasde las Islas Canarias. Revista Ería Nº 11, 1986, págs 211-224.http://www.idecan.org 21

×