Proceso de elitización  http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-270/sn-270-149.htm  Índice de Scripta NovaScripta NovaREVISTA     ...
Gentrification processes have important social and spatial meaning and,therefore, it is critical to understand present cit...
El estudio se fundamenta en el análisis bibliométrico de las investigacionesefectuadas sobre este fenómeno en el ámbito de...
residentes impulsan la revalorización de terrenos y de propiedades hoymarginales para la actividad agraria (Phillips, 2005...
2003; Slater et al., 2004]); y aún una tercera, el escaso interés de lasadministraciones en conservar los datos que permit...
la clase media evita la concentración de la pobreza y aumenta el peso políticodel lugar, además de constituir un espacio e...
promotores, los fondos de inversión inmobiliaria y las redes de agenteshipotecarios, la denominada “corporatized gentrific...
la clase media hacia las áreas de clases trabajadoras, y no al revés (Smith,2002).Análisis bibliométrico sobre el estudio ...
investigación, así como el contenido de los artículos, lo es de las tendencias enel tratamiento de los distintos fenómenos...
b) Las bases de datos de las revistas científicas de Ciencias Sociales yHumanidades.La base principal[4] ha sido la que pr...
d) Elección de los artículos objeto de análisis y elaboración de una base dedatos sobre sus contenidos.El último paso cons...
urbanas…. que no pueden ser consideradas estrictamente comogentrificación” (Rodríguez et al. 2001). Esta primera aseveraci...
“frontera” del ámbito urbano como lugar único de actuación de estosprocesos. Los artículos analizados, señalan la incorpor...
disponemos de estudios sobre el perfil o el comportamiento de loselitizadores; en un caso se matiza que “no son clases soc...
evidencias numéricas como la expulsión de 3.650 personas del centrohistórico de Sevilla (Fernández Salinas, 2003).No sólo ...
muchos de ellos el eje del análisis es la política municipal y las inevitablesconsecuencias clasistas que se derivan de la...
mantiene sobre el proceso. La escasez de trabajos en esta línea puede queresponda, además de a la “escasa reflexión teóric...
[9] De los 50 artículos inicialmente incluidos en la base, se han desestimado 5 por no contemplar laelitización en el ámbi...
FERNÁANDEZ GUTIÉRREZ, Fernando y JIMÉNEZ BAUTISTA,Francisco. Preferencias, conflictos y usos territoriales en la ciudad de...
HARVEY, David. Neoliberalism as creative destruction. The Annals of theAmerican Academy of Political and Social Science, 2...
Barcelona, 2001, nº 94 (66). <http://www.ub.es/geocrit/sn-94-66.htm> [12 defebrero de 2008].SARGATAL BATALLER, Mª Alba. La...
TABAKMAN, Elisa. El casc antic de Barcelona: actuación urbanística o“limpieza social”. Scripta Nova. Revista Electrónica d...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Texto de luz marina proceso de elitización

836 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
836
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Texto de luz marina proceso de elitización

  1. 1. Proceso de elitización http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-270/sn-270-149.htm Índice de Scripta NovaScripta NovaREVISTA ELECTRÓNICA DE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALESUniversidad de Barcelona. ISSN: 1138-9788. Depósito Legal: B. 21.741-98Vol. XII, núm. 270 (149), 1 de agosto de 2008[Nueva serie de Geo Crítica. Cuadernos Críticos de Geografía Humana] EL PROCESO DE ELITIZACIÓN: INVESTIGACIONES Y TEMAS DE ANÁLISIS EN LA GEOGRAFÍA ESPAÑOLA (1999-2008) Luz Marina García Herrera lmgarcia@ull.es Mª del Carmen Díaz Rodríguez cdiazrod@ull.es Departamento de Geografía Universidad de La Laguna, Tenerife, España El proceso de elitización: investigaciones y temas de análisis en la Geografía española (1999-2008) Consideramos que la elitización es un proceso con una evidente trascendencia social y espacial y es, pues, clave, para comprender los cambios y la configuración de la ciudad actual. Por ello, averiguar el tratamiento que en la investigación española merece el proceso de elitización durante la última década es el objetivo central de este estudio, que se fundamenta en un análisis bibliométrico de los trabajos publicados sobre este fenómeno en las principales revistas españolas de geografía y de otras ciencias sociales. Ello ha permitido determinar tanto su alcance cuantitativo como los enfoques adoptados para abordar el fenómeno. Palabras clave: elitización, gentrificación, geografía española. Gentrification Processes: research and perspectives in Spanish Geography (1999-2008)
  2. 2. Gentrification processes have important social and spatial meaning and,therefore, it is critical to understand present city changes and restructuring.The aim of this paper is to identify the approaches to the study ofgentrification in Spanish research throughout the last decade. Bibliometricanalysis of the articles about this subject, published in the high impact SpanishSocial Sciences and Geography journals provides information about theamount and the scope of the existing research on gentrification.Key words: elitization, gentrification, Spanish Geography.Conocer la situación de la investigación española sobre los procesos deelitización (gentrification)[1] en la última década es el objetivo central delestudio. El periodo bajo examen, 1999-2008, a la vez que se corresponde conel tiempo sobre el que los organizadores del X Coloquio de Geocrítica nosinvitan a reflexionar, coincide, ciertamente, con una década de profundoscambios en el hecho urbano y también en las propuestas teóricas sobre suanálisis, entre ellas las referidas a la elitización.Nuestro propósito es tratar de reconocer las tendencias interpretativas o, loque es igual, los enfoques adoptados por los estudios que investigan estosprocesos desde el ámbito español, con una referencia previa al internacional.Desde esa perspectiva se ha planteado si los movimientos culturales delcapitalismo postindustrial y, en general, las corrientes de pensamiento que sedesarrollan a finales del siglo XX y comienzos del XXI, deconstruyen elcarácter crítico que durante la década de 1980 y primeros años noventa habíaadquirido el concepto de elitización en los desarrollos teóricos. En términosgenerales los análisis recientes tienden, por una parte, a relegar el estudio delos impactos producidos por la elitización sobre los grupos de bajos ingresosmientras, por otra, destacan la vitalidad y las mejoras aportadas por las clasesmedias que se presupone se extenderán al conjunto de la comunidad.Con esa finalidad se repasan las interpretaciones que se realizan durante elperiodo considerado en el ámbito de las ciencias sociales en España, conespecial atención a la geografía. La pretensión es documentar, primero, si seaborda el estudio de la elitización y segundo, identificar los diversos enfoques;esto es, desde los que se limitan a constatar el desplazamiento de losresidentes tradicionales por nuevos vecinos con rasgos sociales diferentes ysuperior capacidad económica, sin entrar en la valoración de lasconsecuencias que dicho cambio genera en el tejido social de las áreas deintervención; hasta aquellos que, sin despreciar los resultados materiales,centran, por el contrario, su atención en explorar los efectos sociales yespaciales que se originan a raíz de muchas de las actuaciones urbanasemprendidas en las últimas décadas del siglo XX.
  3. 3. El estudio se fundamenta en el análisis bibliométrico de las investigacionesefectuadas sobre este fenómeno en el ámbito del estado español, publicadas enlas principales revistas españolas de geografía y otras ciencias sociales. Endefinitiva, creemos que el tema, merece esta reflexión interpretativa aunquesea provisional y, por tanto, inconclusa, pues es clave para comprender nosólo la configuración de la ciudad actual, sino también los enfoque valorativosde sus cambios y, si es el caso, dar respuesta a fenómenos que, como el quenos ocupa, tienen una evidente trascendencia social y espacial.Aproximación a la elitización a escala internacional: temáticas einterpretacionesEn este epígrafe presentamos un breve panorama de las aportacionesrecientes, fundamentalmente del ámbito anglosajón, que sin ser exhaustivapretende esbozar algunas de las cuestiones abordadas por los investigadoresdurante la última década, tanto desde la óptica de la conceptualización yexplicación del fenómeno como desde el punto de vista de la valoración de losbeneficios y costes que del mismo se derivan.En relación con la conceptualización y explicación de la elitización, unartículo reciente pone de relieve la desaparición en su estudio de lasperspectivas críticas a lo largo del período 2000-2006, al contrario de lo queocurrió durante las décadas anteriores (Slater, 2006). En este sentido cabeseñalar cómo el propio término anglosajón gentrification, con clarasimplicaciones políticas debido al carácter de clase que implica, se haconvertido en una palabra a evitar en círculos económicos y políticos y pareceque también entre los investigadores (Smith, 2002; Atkinson, 2003). Asíalgunos autores han cuestionado su definición defendiendo que laconstrucción actual de viviendas de nueva planta en el centro urbano no debedenominarse elitización pues no conlleva operaciones de rehabilitación nidesalojos, e introducen el término de “residencialización” con el que eliminancualquier vinculación con la definición acuñada por Glass[2] (Boddy yLambert, 2002, en Slater, 2006). Sin embargo, los estudios de caso revelanque el fenómeno se está extendiendo a barrios incluso alejados del centro,como en Nueva York (Hackworth, 2002), al tiempo que los procesos dedesinversión que se han constatado en algunos de los suburbios más antiguos,hacen presagiar su futura transformación (Smith, Caris y Wyly, 2001).Asimismo, los estudios que argumentan la existencia de la elitización enámbitos rurales han experimentado cierto desarrollo. Enmarcados en unenfoque más cultural y estético, centran su atención en la presencia de nuevoshabitantes de clase media que se instalan en ámbitos rurales o con destacadosvalores naturales, tanto por motivos socioeconómicos (razones laborales o devivienda) como ambientales, conectando así la elitización con las dinámicasdemográficas y migratorias. En este sentido se plantea que los nuevos
  4. 4. residentes impulsan la revalorización de terrenos y de propiedades hoymarginales para la actividad agraria (Phillips, 2005).En relación con la diversa definición que ha llegado a alcanzar el fenómeno ycon el objeto de elaborar descriptores del mismo desde una perspectivacomparada, se ha propuesto sustituir en la vía interpretativa el análisis de las“fases” del proceso por el estudio de sus “tipologías” (Van Criekengen yDecroly, 2003).Las aspiraciones de las clases medias como elemento explicativo constituyeotra de las líneas destacadas de análisis. Así, se vincula la elitización con lasfases del ciclo vital y formación de los hogares; se estudia los movimientos delos “gentrificadores”, enlazando la reproducción social de los gruposadinerados mediante su acceso a las escuelas adecuadas con los mercados dela vivienda; o con la búsqueda por las clases medias de los atributos de loscentros urbanos (ausentes en las áreas suburbanas) (Slater, 2006). Con todo,sin negar el interés de distinguir entre la acción colectiva de la clase media(que transforma el carácter de clase del barrio) y las motivaciones individualesde los hogares (relacionadas en buena medida con la revalorización de laspropiedades, la proximidad al empleo y a la oferta cultural y de ocio, etc.), laelitización representa, para las clases medias, remodelar la ciudad a su estilo(Atkinson, 2003).Desde la perspectiva de género se ha analizado el vínculo entre género, clase yelitización. En barrios elitizados, el examen de las interrelaciones entre loshogares de clase media-alta —sin hijos, con gran movilidad espacial y conuna posición económicamente estable— y los roles de género, sugiere que serechaza conscientemente la división tradicional de los papeles de cada sexobuscando mayor igualdad, tanto en el ámbito laboral como el doméstico. Noobstante, se comprueba que los roles tradicionales se intensifican en hogaresde bajos ingresos con dificultades económicas para mantener la vivienda enpropiedad, y con mínima movilidad espacial; por tanto, las desigualescircunstancias en las vidas cotidianas parecen insinuar una redefinición de lasprácticas urbanas, tanto de género como de clase (Bondi y Christie, 2000).Entre el repertorio de situaciones que ilustran la desaparición o eclipse de losenfoques críticos, un elemento central ha sido el cambio experimentado por lainvestigación sobre las expulsiones de los residentes de bajos ingresos. Si enlos años setenta y ochenta del siglo pasado se señalaba que los desalojos,considerados uno de los rasgos definitorios de la elitización, y susconsecuencias para los habitantes previos contaban con escasos estudios,desde los años noventa se ha producido no sólo su abandono como elementoclave del proceso sino también como tema de análisis (Slater, 2006). Lasrazones esgrimidas son, por un lado, metodológicas (debido a la dificultad deencontrar a los desalojados); por otro, la posición del investigador (Atkinson,
  5. 5. 2003; Slater et al., 2004]); y aún una tercera, el escaso interés de lasadministraciones en conservar los datos que permitan medir el alcance de losdesahucios, así como conocer el destino de los desplazados (García Herrera etal., 2007). En esta línea, la ausencia de datos cuantitativos se ha llegado ainterpretar como inexistencia del fenómeno, o bien ha servido paraargumentar que más que expulsiones lo que se ha producido es la sustitucióngradual de los trabajadores manuales por una población activa“profesionalizada” (Hamnett, 2003). Incluso, se ha sostenido que los hogaresde bajos ingresos no se marchan del barrio sino que permanecen en él porqueles seducen los cambios que experimenta (Freeman y Branconi, 2002, enSlater, 2006). A pesar de ello, algunos estudios cualitativos han probado nosólo que los desalojos existen, sino también que su alcance es superior al quese había supuesto (Slater, 2006; Atkinson, 2000). Al mismo tiempo seargumenta que la transformación de los barrios céntricos reduce la oferta devivienda barata, impidiendo el acceso de los hogares modestos, hechoseñalado hace algún tiempo por Marcuse (1985) y constatado conposterioridad (Atkinson, 2003; Smith, 2000). Por último, en relación con elargumento de la permanencia de los grupos populares en barrios donde loscambios son aún moderados, la razón no es otra que la ausencia de otrasalternativas posibles y asequibles en un mercado de vivienda muy caro (VanCriekingen, 2006, en Slater, 2006).La reducción de las expulsiones a un hecho insignificante o carente deevidencias, unido a una resistencia mucho menor que en décadas anteriores(Hackworth, 2002; Smith, 2000), otorga una aureola distinta a la elitización; lareconquista de los centros urbanos por las clases medias y altas se dignificauna vez que dejamos fuera de perspectiva la progresiva sustitución de la clasesocial que los habita. Si a ello unimos la percepción epitelial de dichosbarrios, con la presencia de restaurantes de moda, lugares de copas yespectáculos así como la concentración de espacios culturales y de consumo,no es extraño pues que se elogie la elitización. Además, a lo largo de ladécada de los noventa, el proceso ha adquirido una dimensión mundial a la parque muestra, de forma creciente, un carácter sistemático, planificado ygeneralizado (Atkinson, 2003).Desde la perspectiva de la valoración, los enfoques que privilegian losbeneficios de la elitización se han centrado, por una parte, en las mejoraseconómicas puesto que los nuevos residentes aportan una base económicaimpositiva, al tiempo que aumenta las posibilidades de empleo para losresidentes de bajos ingresos (realizando servicios para la nueva clase media),y la elitización comercial propicia la inversión e innovación económica. Porotra, señalan los beneficios sociales que conlleva dicho proceso, al aumentarla calidad de vida de todos los residentes, y generar mayor roce social entreestratos sociales distintos, dando por supuesta la escasa entidad de losdesalojos. Más aún, implica también un progreso político pues la presencia de
  6. 6. la clase media evita la concentración de la pobreza y aumenta el peso políticodel lugar, además de constituir un espacio en el que los ciudadanos ricos ypobres lidian con sus prioridades en un proceso democrático. Por último, laelitización comercial y la animación cultural (espectáculos, cafeterías,bohemia) promovida por una nueva “clase creativa”, atraen la bohemiaburguesa (Slater, 2006).Sin embargo, estos supuestos beneficios también han sido cuestionados porotras investigaciones; así el hecho de que los nuevos residentes del barrioprocedan de otras zonas de la misma ciudad implica que ésta en su conjuntono gana población y especialmente que no aumenta la base impositiva(Atkinson, 2003). A estos enfoques se les reprocha asimismo que “las clasesmedias son los únicos personajes que ocupan el escenario, las clasestrabajadoras se quedan detrás de él” (Slater, 2006); de igual modo pretenderque la ‘clase creativa’ guía el proceso supone omitir “los efectos complejos ymultidimensionales de las transformaciones socio-económicas a escalamundial y el poderoso papel que juegan las corporaciones en la organizacióny desarrollo de los espacios elitizados” (Fox-Gotham 2005: 1114).La elitización, además, se ha tratado de relacionar con una perspectivaaparentemente sostenible, al argumentar que la reutilización del suelo y deedificios abandonados, junto con la construcción de nuevas viviendas en elcentro, propicia una ciudad más compacta, la proximidad al empleo y a loslugares de consumo, y la mezcla social; pasando por alto que precisamente ladesinversión se ha señalado como una causa fundamental del fenómeno(Slater, 2006; Smith, 2002), y además las nuevas construcciones en el centrono significa necesariamente que se haya interrumpido la expansión urbanaperiférica.Por su parte, las investigaciones críticas relacionan los fenómenos locales deelitización con los procesos políticos y económicos mundiales, es decir, conlos flujos de circulación del capital y de la cultura. A finales de los noventaalgunos autores señalaban que el marketing de las ciudades como lugares dediversidad cultural convertía los estilos de vida en una materia prima de laeconomía urbana, más que en un resultado de ésta (Zukin, 1998), mientrasquedaba establecida la estrecha vinculación entre las áreas elitizadas y laconcentración abrumadora de los espacios de consumo en dichos barrios(Mullins, 1999).A principios del siglo XXI la elitización se constata como una estrategiaurbana a escala mundial, estrechamente entrelazada con el capital y la culturaglobal (Smith, 2002; Fox-Gotham, 2005). En los análisis más recientes, seevidencia con claridad el poder que ostentan las grandes empresas nacionaleso internacionales para dirigir la reestructuración urbana. Así el proceso no loinician, como en los primeros años, los pioneros sino los grandes grupos
  7. 7. promotores, los fondos de inversión inmobiliaria y las redes de agenteshipotecarios, la denominada “corporatized gentrification” (Hackworth,2002). Se producen nuevas alianzas entre los promotores privados y losgobiernos urbanos, con una reinvención de las instituciones públicas y unareestructuración del proceso de elitización; o los fenómenos locales deelitización, impulsados por el turismo, revelan los lazos entre los flujos decapital (inmobiliario, financiero), la creación de los espacios de consumo(comercios, ocio y espectáculos) y las estrategias culturales (mercadotecnia delas culturas, símbolos e imágenes locales), además de ilustrar la relaciónglobal/local de la reestructuración urbana (Fox Gotham, 2005).Igualmente empiezan a aparecer evidencias de la relación entre proyectosculturales emblemáticos y la potencial elitización de barrios históricos (casodel Museo Guggenheim y la transformación de Bilbao La Vieja) (Vicario yMartínez Monje, 2003). Los efectos negativos se manifiestan en los barriosrediseñados y orientados a la promoción turística que, transformados enespacios de ocio y consumo, experimentan una revalorización de losinmuebles, un aumento drástico de los alquileres y una modificación de lasviviendas unifamiliares en condominios de lujo que expulsa tanto a losestratos populares como a las minorías étnicas (Fox Gotham, 2005).Por último, otro ámbito destacado ha sido la vinculación de la elitización conla política urbana, especialmente de corte neoliberal, implícita en los enfoquesque primaban el protagonismo de ciertas instituciones (Estado, institucionesfinancieras). Así de la elitización protagonizada por los “pioneros” se hapasado, como hemos comentado anteriormente, a una creciente intervenciónde los gobiernos mediante las políticas de regeneración urbana que van unidasa la sustitución de las poblaciones empobrecidas y marginales (Baeten, 2001;Moulaert et al., 2001; Hackworth, 2002; Atkinson, 2003). De hecho lapromoción, y sobre todo la financiación, de la Unión Europea a las políticasde regeneración urbana confirma el papel esencial desempeñado por el Estado—en sus diversas escalas— en su generalización, representen dichas políticaso no a una estrategia explicita de elitización (Smith, 2002; Atkinson, 2003).La intervención pública mediante la promoción de la “mezcla social” (o“diversidad social” o “equilibrio social”) en barrios deteriorados habitados porclases trabajadoras y/o inquilinos de bajos ingresos está constituyendo undiscurso en alza. No obstante algunas investigaciones arrojan sombras sobre lasupuesta interacción positiva entre las clases que propicia la mezcla social. Enesencia, es un discurso que aparta las críticas y la resistencias (Slater, 2006),anestesia la comprensión crítica de la elitización (Smith, 2002) además de sermoralmente muy persuasivo frente a una perspectiva de desinversión a largoplazo y pobreza (Blomley, 2004 en Slater, 2006), especialmente si olvidamosque la creación de la mezcla social invariablemente implica el movimiento de
  8. 8. la clase media hacia las áreas de clases trabajadoras, y no al revés (Smith,2002).Análisis bibliométrico sobre el estudio de la elitización en EspañaEl análisis que, a modo de balance parcial, se ofrece sobre las investigacionesreferidas a la elitización por parte de la geografía española y otras cienciassociales entre 1999 y 2008, se apoya en un estudio bibliométrico cuyametodología se detalla a continuación, aunque antes se señalan algunos de losproblemas implícitos en el examen de este fenómeno.Una primera cuestión a tener en cuenta es que rastrear la producción científicasobre la elitización tropieza con la variada denominación que reciben losprocesos de cambio social inducidos en las áreas urbanas sometidas atransformación. En efecto, estamos ante un fenómeno de muy heterogéneadesignación, lo que implica que el conocimiento de las aportaciones que sehan realizado sobre este particular, requiere necesariamente revisar un amplioy diverso número de conceptos, términos y expresiones que se han aplicado ala hora de estudiar estos procesos.Un segundo aspecto de interés es que estamos ante un fenómeno que no sólorecibe múltiples denominaciones, sino también plurales lecturas. En este caso,la dificultad no estriba en la diversidad de enfoques teóricos o líneasargumentales bajo los cuales se haya podido abordar su estudio, sino en elhecho de que el uso de la expresión elitización o gentrificación, encierra, enocasiones, un espectro temático que tiene escasos vínculos reales con el temaque nos ocupa. El empleo laxo de estos conceptos conduce a que se desdibujeo diluya su auténtico sentido.Con el objeto de minimizar los efectos que dichas limitaciones hubieranpodido introducir en el análisis posterior se han aplicado varios criterios en laselección de los textos finales de consulta. En primer lugar, se opta pordocumentar la producción científica sobre elitización realizada en el estadoespañol y referida a la incidencia de tales procesos en el territorio nacional. Atal fin se aplica un análisis bibliométrico en el que se contemplaexclusivamente las aportaciones publicadas en revistas científicas. Estaelección del ámbito de consulta —habitual en otras investigaciones sobretemas diversos pero con objetivos similares al que aquí se persigue—, sejustifica por el hecho de que las revistas constituyen, generalmente, el primercontenedor y vehículo de difusión de las innovaciones teóricas, metodológicasy empíricas en los distintos campos de conocimiento. Así pues, aunque laobservación no haya sido exhaustiva —se han dejado al margen lasmonografías que total o parcialmente han abordado este tipo de procesos—consideramos suficientemente representativa la opción elegida. El contenidode los sumarios es un buen indicador de los temas preferentes de
  9. 9. investigación, así como el contenido de los artículos, lo es de las tendencias enel tratamiento de los distintos fenómenos o procesos.Pasamos a continuación a comentar los principales criterios aplicados en labúsqueda y selección de los textos de consulta, para después exponer losresultados y las conclusiones a las que, al menos de forma provisional, sellega en este análisis.El significado que en el ámbito de las ciencias sociales españolas tienen lasinvestigaciones referidas al proceso de elitización, se establece a partir delconocimiento de la producción científica sobre ese particular. Los textosfinalmente elegidos para su análisis han resultado de un proceso de selecciónque se realiza en cuatro fases:a) Establecimiento de los términos y conceptos empleados en la búsquedapara inventariar los artículos que abordan, de una forma u otra, los procesosde elitización.b) Consulta de las bases de datos españolas de las revistas científicas deCiencias Sociales y Humanidades.c) Identificación de las revistas españolas de ciencias sociales con mayoríndice de impacto en el periodo 1999-2008.d)Selección de los artículos objeto de análisis y elaboración de una base dedatos sobre sus contenidos.a) Los términos y palabras clave empleados en la búsqueda deinvestigaciones sobre los procesos de elitización.Puesto que una de las dificultades intrínsecas del trabajo radicaba en lamultitud de expresiones empleadas para dar cuenta de los procesos deelitización, la primera tarea consistió en establecer una relación de términosque podría englobar los diferentes análisis o aproximaciones sobre talfenómeno. Así, a los conceptos más habituales y consagrados por el uso comoel de “gentrificación”, o el más reciente de “elitización”, se incorporaron otrosmuchos[3] con la finalidad de incluir el mayor número posible de trabajos quetratasen bajo otras expresiones el fenómeno. La comprobación posterior,acerca de la presencia de los diferentes términos en las bases de datos de lasrevistas científicas de Ciencias Sociales y Humanidades, muestra que lamayoría de las investigaciones que tratan estos temas emplean de formapreferente, además de las dos expresiones ya citadas, otras que entran a formarparte de voces con las que se alude bien a la “recualificación socioespacial”, al“cambio social y a la segregación” o a la “renovación o reforma urbana” enparticular en las “áreas urbanas centrales” y “centros históricos”.
  10. 10. b) Las bases de datos de las revistas científicas de Ciencias Sociales yHumanidades.La base principal[4] ha sido la que proporciona el Consejo Superior deInvestigaciones Científicas (CSIC). Esta base de datos, disponible en la páginaWeb del Ministerio de Educación y Ciencia (MEC)[5], recoge“fundamentalmente artículos de revistas científicas y de forma selectiva actasde congresos, series, compilaciones, informes y monografías”. En esta ocasiónse ha empleado la base de datos de acceso gratuito de los Sumarios ISOC,producida por el Centro de Información y Documentación Científica(CINDOC). Su empleo permitió conocer todas aquellas publicaciones que enlas áreas de Ciencias Sociales y Humanidades incluían alguno de los términosde búsqueda establecidos previamente. La consulta abarcó la totalidad de lasáreas temáticas de esta base[6], mediante dos fórmulas de búsqueda: la“simple”, que aparece por defecto y permite búsquedas sencillas tecleando lostérminos o palabras clave y que muestra los registros en los que figuran dichostérminos en los siguientes campos: autores, palabras del título del documentoy título de revista. A esta información se suman otros datos básicos como:datos fuente o de identificación (año de publicación, nº de revista, páginas dereferencia del artículo,) ISSN, en su caso ISBN, Congreso, Título de la obracolectiva, entre otros. La búsqueda “por campos” admite una exploración másprecisa, que se puede realizar empleando un solo término de búsqueda o lacombinación de varios.c) Las revistas españolas de ciencias sociales con mayor índice de impacto.La selección de las revistas que constituirían el marco inicial de búsquedasobre las investigaciones acerca de la elitización, se realizó atendiendo alíndice de impacto IN-RECS que suministra el MEC en la siguientedirección: http://ec3.urgr.es/in-recs/. El periodo de consulta comprende desde1999 hasta 2006, ambos incluidos, siendo 2006 el último año para el que seaporta información (consulta 15 de enero de 2008). Las áreas examinadasfueron: geografía, urbanismo, sociología y economía, y cuya selección serealizó a partir de los resultados obtenidos en la consulta previa de la base dedatos del ISOC. Para cada una de esas cuatro áreas se obtuvo la relación derevistas que ocuparon en el periodo 1999-2006 el 1º cuartil según índice deimpacto. Una vez establecido el inventario de las revistas que se ajustaban aese requerimiento, el segundo paso consistió en localizar entre ellas las quepublicaron a lo largo del periodo de observación algún artículo sobreelitización, bajo cualquiera de las expresiones ya referidas. Procediendo,finalmente, a eliminar los artículos duplicados que figuraban en las distintasrelaciones que se obtuvieron a partir de los diversos términos empleados en labúsqueda.
  11. 11. d) Elección de los artículos objeto de análisis y elaboración de una base dedatos sobre sus contenidos.El último paso consistió en determinar, por un lado, el repertorio de artículosque constituiría el objetivo final del análisis y, por otro, en la elaboración deuna base de datos sobre sus contenidos. Los criterios de búsqueda descritos,—basados en los términos de consulta y en las revistas de ciencias socialessegún índice de impacto—, dieron lugar a 50 referencias bibliográficasincluidas en 14 revistas[7], correspondientes en su práctica totalidad a la ramade Geografía o con una participación mayoritaria de geógrafos. De ellas larevista electrónica Scripta Nova, concentra el 54% de los artículos. A muchadistancia, se encuentran Ciudad y Territorio; Anales de Geografía de laUniversidad Complutense; Ería y Geographicalia con el 6% de la produccióncada una (3 artículos). Dos artículos han publicado Documents d´AnàlisisGeogràfica y Cuadernos de Geografía de la Universidad de Valencia,mientras que las siete revistas restantes contienen solo un artículo[8].La importante producción que, en primera instancia, muestra la revista ScriptaNova, responde a que publica dos números monográficos, uno en 2003 y otroen 2005, en los que se recogen las comunicaciones presentadas en el V y elVII Coloquio Internacional de Geocrítica, dedicados respectivamente a “Lavivienda y la construcción del espacio social de la ciudad” y “Los agentesurbanos y las políticas sobre la ciudad”. En los dos años señalados seconcentra casi la mitad de las publicaciones que sobre esta temática se hanobtenido en el periodo y en las revistas considerados.La base de datos se elabora cumplimentando para cada uno de los artículosanalizados una ficha que, además de la referencia bibliográfica completa delartículo, incorpora 14 campos que consideran desde la existencia o no deanálisis sobre el proceso de elitización, hasta el tratamiento teórico y empíricoque se efectúa sobre el fenómeno, así como su interpretación y valoracióncuando ésta se realiza de forma expresa o implícitamente.3. Elitización: un proceso explorado pero poco estudiado en EspañaLa primera consideración que a modo de balance inicial se desprende delanálisis de los contenidos de los artículos examinados, es, precisamente, laque titula este apartado. Se puede afirmar que, por parte de la geografía y lasdemás ciencias sociales, la elitización constituye un proceso aún pocoestudiado en España. En este campo de investigación los avances han sidomás bien escasos en los últimos diez años, tanto desde el punto de vistateórico como empírico, de modo que no ha cambiado mucho la situación quesobre este particular se describe en 2001 cuando se alega que “ en el casoespañol… el fenómeno gentrificación apenas se ha estudiado de formaestructurada frente a otras manifestaciones como rehabilitación o renovación
  12. 12. urbanas…. que no pueden ser consideradas estrictamente comogentrificación” (Rodríguez et al. 2001). Esta primera aseveración encuentrajustificación en los resultados obtenidos a partir de la explotación de la basede artículos, elaborada para determinar el alcance cuantitativo y el tratamientode la producción sobre este proceso.Un primer indicio de la escasa atención que merece el fenómeno es que sólopoco más de la tercera parte (35,5 %) de los textos consultados (16 de un totalde 45)[9], aborda efectivamente su estudio; otro tercio (35,5%) no loconsidera y un 29 % lo menciona o bien describe algunos de sus rasgosdefinidores sin emplear las expresiones usuales de elitización o gentrificación,como ilustran estos ejemplos: “… aquellos espacios de la ciudad que han sidointensamente reconstruidos y modificados los estatus de sus residentes debidoa su inmejorable centralidad” (Fernández y Jiménez, 2000: 273); “... noshallamos ante un aspecto decisivo…la sustitución del tejido social yurbanístico, desplazando población y actividades… (Boixader, 2004: 8).Los estudios que sí se ocupan del fenómeno, trece de un total de dieciséis, lohacen, en su mayoría, a través del examen de casos específicos, abordando elanálisis de distintas ciudades españolas y algunas incursiones en los espaciosrurales. En estos trabajos la reflexión teórica se incorpora normalmente comoun marco previo de presentación o se intercala en el análisis del procesoelitizador en un contexto territorial dado. De esos trece trabajos, siete estudiande forma específica el fenómeno y los seis restantes ponen de relieve laexistencia de rasgos propios de la elitización, aunque dicho marcointerpretativo esté ausente de su análisis (González, 2001; Tabakman, 2001;Marrero, 2003; Tomé, 2003; Fernández Salinas, 2003; Rodríguez y Vicario,2005).De los primeros, tres intentaban averiguar si en los ámbitos analizados podíaidentificarse un proceso de elitización, como se constata posteriormente. Enuno de los casos, el análisis de un barrio histórico de Santa Cruz de Tenerifeponía de manifiesto que con la renovación morfológica cambiaba a la vez lacomposición social de los habitantes, produciéndose así una crecientediferenciación social al aumentar la clase media (García y Díaz, 2000). Enotros dos, mediante el estudio de algunas calles del centro histórico deBarcelona, se infiere que la situación se adapta parcialmente al concepto deelitización, pues su repercusión en el mercado de la vivienda es escasa(Sargatal 2001 y 2002). En trabajos ulteriores las autoras desarrollan esasperspectivas, ampliando las áreas de estudio en las mismas ciudades yprofundizando en la transformación morfológica y el cambio socioeconómicogenerado por el mercado inmobiliario (Sargatal, 2003; García, 2003). Aunquede forma aún testimonial se ha empezado a analizar la extensión de laelitización en espacios rurales con atractivo paisajístico y calidad de vida(Solana, 2006; Cánoves y Blanco, 2006) superando así la tradicional
  13. 13. “frontera” del ámbito urbano como lugar único de actuación de estosprocesos. Los artículos analizados, señalan la incorporación de nuevospobladores de procedencia urbana, elevada cualificación profesional y conalto poder adquisitivo, valorándose positivamente la reconversión yrevalorización de recursos y de espacios devenidos en marginales, así como eldinamismo económico aportado a la zona. El abordaje desde la perspectiva degénero interpreta positivamente el fenómeno pues la instalación de nuevastecnologías permite que las mujeres, mediante el teletrabajo, compatibilicenlas jornadas laborales y domésticas (Cánoves y Blanco, 2006).Los trabajos exclusivamente teóricos son, por tanto, más la excepción que laregla[10]. Así, sólo uno de los artículos consultados realiza una detalladaexposición general, si bien referida al ámbito internacional, de los diferentesmarcos teóricos, debates y tipos de análisis realizados en el período 1973-2000 (Rodríguez et al., 2001). Otro, centrado en la producción y uso deespacios urbanos por grupos disidentes, señala los vínculos entre lacomunidad homosexual y la elitización de determinados barrios, identificandola gentrificación con aquellos procedimientos que normalmente suponen laexpulsión de los antiguos moradores y en donde se ven “…implicadosactivamente agentes inmobiliarios y políticas urbanísticas que perpetúan lasdesigualdades sociales y los desequilibrios territoriales” (Santos, 2002: 82). Eltercero, analizando las intervenciones en los centros históricos españoles,llega a parecidas conclusiones cuando afirma que “…la intervención aumentael valor inmobiliario de porciones urbanas que ganan centralidad, serevitalizan económicamente y son colonizadas por las clasesdominantes”, poniendo en evidencia así que el discurso urbanísticopostmoderno ha favorecido una intervención más o menos clasista en loscentros urbanos (Tomé, 2007: 76).Resulta de interés destacar que los distintos textos que abordan la elitización,tanto de manera implícita como explícita, apuntan la misma secuenciaexplicativa del fenómeno; así leemos que un “creciente interés inversor” haciaesos distritos bien situados desencadena “procesos de renovación física” queresultan en la “devastación del patrimonio contemporáneo y el alarmanteencarecimiento de la vivienda”, lo que favorece “una conquista de clase”(Tomé, 2003). De igual modo, se afirma que “La lógica del mercadoinmobiliario ha alentado, especialmente desde hace medio siglo, unaapropiación de los espacios históricos por funciones e individuos quedesplazan los últimos colectivos de poblaciones tradicionales. La apropiaciónde la centralidad, pero también de los símbolos y de los espacios derepresentación urbanos, está dando un vuelco a la composición social demuchos centros históricos.” (Fernández Salinas, 2003).En cambio, no hemos encontrado alusiones ni a los factores culturales ni a lasaspiraciones de las clases medias como elementos desencadenantes; tampoco
  14. 14. disponemos de estudios sobre el perfil o el comportamiento de loselitizadores; en un caso se matiza que “no son clases sociales altas las que seinstalan en el centro urbano, sino una parte de las clases medias…” (Sargatal,2001) y en otro se señala la particularidad de los nuevos residentes, pues “esposible que hablemos de gentrificación pero a cambio de una nueva ocupaciónpor parte de familias de origen mayoritariamente alemán de muy elevadopoder adquisitivo que contribuyen, si cabe todavía más, a limitar el realojo y aaumentar la especulación... (González, 2001).La difusión de la elitización en las áreas estudiadas muestra una diversidad desituaciones, desde aquellas donde el proceso está en unos tempranos inicios(Sargatal, 2001 y 2002; Rodríguez y Vicario, 2005); hasta aquellas donde laelitización se ha extendido por amplios sectores (García y Díaz, 2000);pasando por estadios intermedios en los que la avanzada fase de degradaciónimpulsa su transformación, aunque todavía se observan situacionescontrastadas, “...nos referimos a la antigüedad y la inmigración extranjera, poruna parte, frente al encarecimiento y la elitización por otra (...) la entrada depobladores con rentas altas no tiene todavía traducción numérica suficiente, apesar de la construcción profusa de nuevas viviendas socialmente exclusivas,entre otras razones debido al elevado número de pisos vacíos” (Tomé, 2003).“Las casas de vecindad en torno a patio del conjunto histórico de Sevilla seencuentran en la actualidad en un estado de fuerte regresión numérica,degradación física y pérdida de sus moradores. Éstos, personas envejecidas,de condición modesta, con escasos recursos y formación, sufren lasconsecuencias de los procesos de especulación de los que son objeto losinmuebles, y las medidas establecidas para su protección han resultadoinsuficientes” (Fernández Salinas, 2003)Aunque la elitización comporta a la vez cambios en la composición social delos residentes y en los aspectos morfológicos, son estos últimos los quereciben una preferente atención, quizá porque la rehabilitación y, sobre todo,la nueva construcción producen efectos más visibles y tangibles (edificacionesy reorganización parcelaria), que los experimentados por la poblaciónresidente. Con todo, no hay que descartar que el énfasis puesto en las formas(nuevos edificios y viviendas) en detrimento de sus ocupantes, exprese más elinterés por constatar dónde se produce que por quiénes se ven afectados por elproceso. En este sentido, aunque la mayoría de los artículos hacen alusión a laexpulsión de los residentes de bajos ingresos ninguno de los textosconsultados analiza las expulsiones a las que, generalmente, se han vistosometidos dichos habitantes; hecho que no debe del todo extrañar si tenemosen cuenta que si bien los desalojos constituyen la expresión más clara de estosprocesos es también, sin lugar a dudas, la dimensión de la elitización másdifícil de estudiar. Aunque queda pendiente por estudiar tanto sucuantificación como sus rasgos sociodemográficos, se aportan algunas
  15. 15. evidencias numéricas como la expulsión de 3.650 personas del centrohistórico de Sevilla (Fernández Salinas, 2003).No sólo son inexistentes las investigaciones sobre desalojos, al igual quesucede salvo contadas excepciones en el panorama internacional en estaúltima década, sino que tampoco parece que se contemplen losprocedimientos y estrategias previas que acaban con la expulsión de losresidentes como sucede con el “mobbing inmobiliario”. En España, estassituaciones de acoso, que inciden de modo particular entre los sectores de lapoblación más vulnerables, han sido incluso objeto de denuncia y motivo deinspección por parte de la ONU en un amplio número de ciudades. Es más, elincremento de este tipo de realidades ha llevado al Ministerio de la Vivienda aponer en marcha como medida de urgencia, en febrero de este año, unproyecto piloto para combatir esta forma de “mobbing” en 10 ayuntamientosespañoles[11].Si pasamos de los tipos y temas de análisis a la interpretación o valoración quese realiza de estos procesos, se puede afirmar que son muy pocos los trabajosque mantienen una postura ambigua o que pueda calificarse de ecléctica. Losinvestigadores españoles se posicionan, fundamentalmente desde la Geografíay la Economía, de una forma abiertamente crítica ante las consecuenciassociales de la elitización. Se interpreta ésta, por lo general, en términos deconflicto y es considerado como un proceso que construye ciudad a partir deuna destrucción previa, con claros efectos negativos para la población conmenos recursos, introduciendo así la variable “clase” (Santos, 2002). Sedestaca el carácter pernicioso del fenómeno y sus potenciales costes sociales,entre otros, el aumento de las desigualdades socio-espaciales (Rodríguez yVicario, 2005), la aceleración de los procesos de segregación espacial y socialal predominar la expulsión sobre el realojo (González, 2001), puesto que lapoblación sufre “las consecuencias de los procesos de especulación de los queson objeto los inmuebles” (Fernández Salinas, 2003) y, en último término, elpropósito de las actuaciones que se emprenden es no sólo “limpiar” yrecuperar urbanística e históricamente el barrio, sino también “limpiarlosocialmente”, reemplazar a sus habitantes…por una población “másadecuada” al nuevo modelo de ciudad” (Tabakman, 2001).Esta actitud crítica enlaza de forma clara con el papel que desempeña en estetipo de procesos la intervención pública, y más concretamente con laactuación urbanística de los ayuntamientos en las últimas dos décadas. Elmarketing de las ciudades y las nuevas imágenes que, en consecuencia, secrean de ellas como espacios de la cultura, de la innovación y de grancompetitividad en el panorama internacional, responden a estrategias queestán impulsadas y dirigidas no sólo por el capital sino también por losgobiernos municipales que priman la rentabilidad frente a la redistribución. Eneste sentido, se pronuncian los autores de los textos consultados, pues en
  16. 16. muchos de ellos el eje del análisis es la política municipal y las inevitablesconsecuencias clasistas que se derivan de las sesgadas intervenciones deregeneración urbana, cuyo objetivo es la puesta en valor de los espaciosintervenidos mientras las actuaciones sociales son muy limitadas (DíazRodríguez, 2007).El balance provisional que se extrae a partir de los resultados sobre lainvestigación de la elitización en el mundo académico español podríamoscalificarlo, hasta cierto punto, de agridulce. Hay dos hechos que parecenclaros sobre este particular: el primero, es la escasa proyección en lainvestigación de un proceso con consecuencias sociales tan evidentes; elsegundo, la orientación crítica que presentan la mayoría de los trabajos queabordan su estudio.Dar una respuesta argumentada de las razones que motivan la débilproducción sobre esta temática no resulta fácil. Si admitimos que laproducción de conocimiento geográfico está muy vinculada tanto al contextocientífico como social y político (García Ramón, 2005; Simonsen, 2004)habría que tomar en consideración el ascenso de un nuevo discursohegemónico a nivel mundial, por un lado, y los cambios de la disciplinageográfica en España durante el periodo bajo examen, por otro.Respecto al primero, el neoliberalismo, nos dice Harvey (2007), “se haconvertido en hegemónico como un modo de discurso y tiene efectosomnipresentes en las maneras de pensar y las prácticas político-económicashasta el punto de que ahora forma parte del sentido común con el queinterpretamos, vivimos y comprendemos el mundo”; la proliferación delos think tank promotores del pensamiento neoliberal transformaron el climadiscursivo en EEUU, primero, y en el resto del mundo después,desmantelando los idearios emancipadores e igualitarios.No debe de ser ajeno a ello el eclipse de las posiciones críticas en lasnumerosas investigaciones sobre elitización del mundo académico anglosajón,a pesar de su larga trayectoria y del renovado interés sobre dichas perspectivasen la Geografía a nivel internacional (García Ramón, 2005).En cuanto a la Geografía española, el auge de los enfoques técnicos y elavance de la geografía profesional van en paralelo con la despreocupacióncreciente por la dimensión crítica y el compromiso con el cambio social, estoes, planteamientos que se han convertido en la excepción a la regla (GarcíaRamón, 2005).Las publicaciones españolas sobre la elitización muestran, por el momento,una tendencia bien diferente a la anglosajona, tanto en lo que atañe al volumenproducido como en lo que se refiere a su enfoque y a la postura que se
  17. 17. mantiene sobre el proceso. La escasez de trabajos en esta línea puede queresponda, además de a la “escasa reflexión teórica que caracteriza a lageografía española… y al olvido de ciertos temas… (Santos, 2002), a lanaturaleza de la financiación pública que sesga la atención hacia los temas queésta prioriza, los “financiables” y posiblemente menos conflictivos; así comoa la creciente y, también vulnerable, presencia de los geógrafos universitarioscomo responsables de informes e investigaciones financiadas por lasadministraciones públicas, que fuerzan muchas veces el pragmatismo.Notas[1] Elitización es el término español que hemos propuesto para denominar la gentrification.Consideramos que, frente al neologismo de gentrificación, la expresión mencionada recoge el sentido delcambio social inherente al fenómeno (García Herrera 2001).[2] Glass describía así el proceso: “uno a uno, muchos de los barrios obreros de Londres han sidoinvadidos por las clases medias. Míseros, modestos pasajes y cottages –dos habitaciones en la planta altay dos en la baja- han sido adquiridos, una vez que sus contratos de arrendamiento han expirado, y se hanconvertido en residencias elegantes y caras. Las casas victorianas más amplias, degradadas en un períodoanterior o reciente – que fueron usadas como casas de huéspedes o bien en régimen de ocupaciónmúltiple- han sido mejoradas de nuevo. Una vez que este proceso de ‘gentrification’ comienza en undistrito continua rápidamente hasta que todos o la mayoría de los originales inquilinos obreros sondesalojados y el carácter social del distrito se transforma totalmente” (cursiva nuestra) (García Herrera2001) El desarrollo del proceso de elitización, especialmente desde mediados de los años noventa enadelante, ha venido acompañado de algunos rasgos nuevos como el mayor peso de la nueva construcción,no sólo de carácter residencial sino también para usos terciarios cualificados, asociado a inversiones agran escala de empresas internacionales (García Herrera 2003).[3] De un total de 30 términos empleados como palabras clave en la búsqueda, se obtuvo resultadospositivos en los siguientes: áreas centrales; cambio sociodemográfico; cambio social; centros históricos;centros urbanos; diferenciación social; dinamismo social; elitización; gentrificación; gentrification;recualificación urbana; reforma urbana; regeneración urbana; remodelación urbana; renovación urbana;revitalización urbana y segregación social.[4] Otras bases de apoyo puntual que se han empleado han sido: “Dialnet” y “Latindex”[5] http://bddoc.csic.es:8080/inicio.do;jsessionid=4F4BFB8556F0397CC91C8765C22DC2F0 (17 deenero de 2008)[6] Antropología, Arqueología, Bellas Artes, Biblioteconomía y Documentación, CC. Políticas, Derecho,Economía, Educación, Filosofía, Geografía, Historia, Lingüística, Literatura, Psicología, Sociología,Urbanismo y América Latina.[7] Las revistas que incluían ambos criterios durante el periodo 1999-2008 fueron: Ager. Revista deEstudios sobre Despoblación y Desarrollo Rural; Anales de Geografía de la Universidad Complutense;Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles; Boletín de la Real Sociedad Geográfica; Cuadernos deGeografía de la Universidad de Granada; Cuadernos de Geografía de la Universidad de Valencia; Ciudady Territorio. Estudios Territoriales; Documents d´Anàlisi Geogràfica; Ekonomiaz. Revista de EconomíaVasca; Ería; Estudios Geográficos; Geographicalia; Investigaciones Geográficas y Scripta Nova. RevistaElectrónica de Geografía y Ciencias Sociales.[8] Las restantes revistas de Geografía incluidas en la base que no contaban con ningún artículo sobre estetema son: Migraciones, Observatorio Medioambiental, Pirineos, Polígonos. Revista de Geografía yRevista de Demografía Histórica.
  18. 18. [9] De los 50 artículos inicialmente incluidos en la base, se han desestimado 5 por no contemplar laelitización en el ámbito español; por ello los datos que se comentan desde ahora se refieren a un total de45 textos.[10] Conocemos, no obstante, la existencia de ciertos trabajos con una perspectiva fundamentalmenteteórica que no se han considerado aquí al estar publicados en revistas que no se encuentran en el periodode observación en el ranking de las de mayor impacto. Véanse, entre otros, los trabajos de Sargatal (2000)y García Herrera (2001) que se recogen en la bibliografía.[11] Las ciudades objeto de inspección son Bilbao, San Sebastián, Almería, El Ejido, Roquetas de Mar,Sevilla, Barcelona y Zaragoza. Los ayuntamientos acogidos al proyecto son: Hospitalet de Llobregat,Fuenlabrada, Gijón, Denia, A. Coruña, Vitoria, Getafe, Córdoba, Elche y Las Palmas (El País, 19 defebrero de 2008). [En línea]<http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Alerta/ONU/mobbing/dispara/elpepusoc/20080219elpepisoc_1/Tes> [22 de febrero de 2008].BibliografíaATKINSON, Rowland. Measuring Gentrification and Displacement inGreater London. Urban Studies, 2000, vol. 37, p. 149-165.ATKINSON, Rowland. Introduction: Misunderstood Saviour or VengefulWrecker? The Many Meanings and Problems of Gentrification. UrbanStudies, 2003, vol. 40, p. 2343-2350.BAETEN, Guy. The Europeanization of Brussels and the Urbanization of“Europe”: Hybridizing the City. Empowerment and Disempowerment in theEU District. European Urban and Regional Studies,2001, vol. 8 nº 2, p. 117-30.BOIXADER SOLÉ, Jordi. Nuevas tecnologías y renovación urbana: luces ysombras del distrito 22@ Barcelona. Scripta Nova. Revista electrónica deGeografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona, 2004, vol. VIII, nº170 (34). <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-170-34.htm>[12 de febrero de2008].BONDI, Liz y CHRISTIE, Hazel. The Best of Times for Some and theWorstof Times for Others? Gender and Class Divisions in Urban BritainToday. Geoforum, 2000, vol. 31, p.329-343.CÀNOVES, Gemma y BLANCO, Asunción. Teletrabajo, género ygentrificación o elitización en los espacios rurales: nuevos usos y nuevosprotagonistas. Los casos de Cataluña y Ardèche (Francia),Geographicalia,2006, nº 50, p. 27-44.DÍAZ RODRÍGUEZ, María del Carmen. La Iniciativa Urban: competitividadurbana versus necesidades sociales. XX Congreso de la Asociación deGeógrafos Españoles, Sevilla, 2007.
  19. 19. FERNÁANDEZ GUTIÉRREZ, Fernando y JIMÉNEZ BAUTISTA,Francisco. Preferencias, conflictos y usos territoriales en la ciudad deGranadal. Cuadernos Geográficos, Universidad de Granada, 2000, nº 30, p.263-279.FERNÁNDEZ SALINAS, Víctor. Vivienda modesta y patrimonio cultural:los corrales y patios de vecindad en el conjunto histórico de Sevilla. ScriptaNova. Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad deBarcelona, vol. VII, nº 146 (070), 2003. <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(070).htm> [12 de febrero de 2008].FOX GOTHAM, Kevin. Tourism Gentrification: the Case of New Orleans’Vieux Carre (French Quarter). Urban Studies, 2005, vol. 42, p. 1099-1121.GARCÍA HERRERA, Luz Marina y DÍAZ RODRÍGUEZ, Mª del Carmen. Latransformación morfológica y social en el barrio de El Toscal (Santa Cruz deTenerife: Canarias) Ería, 2000, nº 53, p. 231-246.GARCÍA HERRERA, Luz Marina. Elitización: propuesta en español para eltérmino gentrificación. Biblio 3W. Revista Bibliográfica de Geografía yCiencias Sociales. Universidad de Barcelona, 2001, vol. VI, nº 332.<http://www.ub.es/geocrit/b3w-332.htm> [12 de febrero de 2008].GARCÍA HERRERA, Luz Marina. ¿De cabañas a palacios? Vivienda yproceso de elitización en El Cabo-Los Llanos (Santa Cruz de Tenerife,Canarias). Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y CienciasSociales, Universidad de Barcelona, 2003, vol. VII, nº 146 (075).<http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(075).htm> [12 de febrero de 2008].GARCÍA HERRERA, Luz Marina, SMITH, Neil y MEJÍAS VERA, MiguelÁngel. Gentrification, Displacement, and Tourism in Santa Cruz deTenerife. Urban Geography, 2007, vol. 28, nº3, p.276-298.GARCÍA RAMÓN, Mª Dolors. Enfoques críticos y práctica de la geografía enEspaña. Balance de tres décadas (1974-2004). Documents DAnàlisiGeográfica, 2005, nº 45, p.139-148.GONZÁLEZ PÉREZ, Jesús. La formación de la trama urbana ytransformaciones sociodemográficas recientes en la ciudad de Palma deMallorca (1960-2001). Geographicalia2001, nº 40, p. 75-100.HACKWORTH, Jason. Post-recession gentrification in New York City.Urban Affairs Review, 2002, vol. 37, nº 6, p. 815-843.HAMMETT, Chris. Gentrification and the middle-class remaking of innerLondon, 1961-2001. Urban Studies, 2003, vol. 40, p. 2401-2426.
  20. 20. HARVEY, David. Neoliberalism as creative destruction. The Annals of theAmerican Academy of Political and Social Science, 2007, vol.610, p. 21-44MARRERO GUILLAMÓN, Isaac. ¿Del Manchester Catalán al SohoBarcelonés? La renovación del barrio de PobleNou en Barcelona y la cuestiónde la vivienda. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y CienciasSociales. Universidad de Barcelona, 2003, vol. VII, nº 146 (137).<http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(137).htm> [12 de febrero de 2008].MOULAERT, Frank; SALIN, Elodie y WERQUIN, Thomas. Euralille:Large-scale Urban Development and Social Polarization. European Urbanand Regional Studies, 2001, vol. 8, nº 2, p. 145-60.MULLINS, Patrick; NATALIER, Kristin, SMITH, Philip y SMEATON,Belinda. Cities and Consumption Spaces. Urban Affairs Review, 1999, vol.35, nº1, p. 44-71.NEWMAN, Kathe y WYLY, Elvin K. The Right to Stay Put, Revisited:Gentrification and Resistance to Displacement in New York City. UrbanStudies, 2006, vol. 43, p. 23-57.PHILLIPS, Martin. Rural Gentrification and the Production of Nature: a CaseStudy from Middle England. Fourth International Conference of CriticalGeographers, México City, January 8th-12th, 2005. Disponible en CD-Rom.RODRÍGUEZ, Arantxa y VICARIO, Lorenzo. Innovación, competitividad yregeneración urbana: los espacios retóricos de la “ciudad creativa” en el nuevoBilbao. Ekonomiaz, 1º cuatrimestre, 2005, nº 58, 34 p.RODRÍGUEZ, Vicente; PUGA, Dolores y VÁZQUEZ, Carmen. Bases paraun estudio de la gentrificación en Madrid, Boletín de la Real SociedadGeográfica. Madrid, 2001, Tomo CXXXVII- CSSSVIII, p. 273-310.SANTOS SOLLA, Xosé M. Espacios disidentes en los procesos deordenación territorial, Documents DAnàlisi Geogràfica, 2002, nº 40, p. 69-104.SARGATAL BATALLER, Mª Alba. El estudio de laGentrificación. Biblio 3W. Revista Bibliográfica de Geografía y CienciasSociales, Universidad de Barcelona, 2000, nº 228, 3.<http://www.ub.es/geocrit/b3w-228.htm> [12 de febrero de 2008].SARGATAL BATALLER, Mª Alba. Gentrificación e inmigración en loscentros históricos: el caso del barrio del Raval en Barcelona. ScriptaNova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de
  21. 21. Barcelona, 2001, nº 94 (66). <http://www.ub.es/geocrit/sn-94-66.htm> [12 defebrero de 2008].SARGATAL BATALLER, Mª Alba. La ocupación laboral en el centrohistórico de Barcelona: los residentes de la calle de laCera. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales.Universidad de Barcelona, 2002, vol. VI, nº 119 (52).<http://www.ub.es/geocrit/sn/sn119-52.htm> [12 de febrero de 2008].SARGATAL BATALLER, Mª Alba. La vivienda en el centro histórico deBarcelona. El caso de la Rambla del Raval. Scripta Nova. Revista Electrónicade Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona, 2003, vol. VII,nº 146 (069). <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(069).htm> [12 de febrerode 2008].SIMONSEN, Kirsten. Differential spaces of critical geography. Geoforum,2004, nº 35, p. 525-528.SLATER, Tom; CURRAN, Winifred y LEES, Loretta. GentrificationResearch: New Directions and Critical Scholarship. Environment & PlanningA, 2004, vol. 36, p. 1141-1150.SLATER, Tom. The Eviction of Critical Perspectives from GentrificationResearch. International Journal of Urban and Regional Research, 2006, vol.30, nº4, p. 44-71.SMITH, Neil. Elitización y exclusión socio-espacial: El Lower East Side enNueva York. En García Herrera, Luz Marina, Sabaté Bel, Fernando, MejíasVera, Miguel Ángel y Martín MartÍn, Victor (eds.)Globalización,transformaciones urbanas, precarización social y discriminación de género.Gobierno de Canarias, Instituto Canario de la Mujer y Departamento deGeografía de la Universidad de La Laguna, 2000, p. 21-29.SMITH, Neil. New Globalism, New Urbanism: Gentrification as GlobalUrban Strategy. Antipode, 2002, vol. 34, nº3, p. 434-457.SMITH, Neil; CARIS, Paul y WYLY, Elvin K. The “Camden Syndrome” andthe Menace of Suburban Decline. Residential Disinvestment and ItsDiscontents in Camden County, New Jersey. Urban Affairs Review, 2001, vol.36, nº4, p. 497-531.SOLANA SOLANA, Miguel. Nuevas dinámicas migratorias en los espaciosrurales: vivienda, cambio social y procesos de elitización. El caso delEmpordanet (Gerona). Ager, Revista de Estudios sobre Despoblación yDesarrollo Rural, 2006, nº 5, p. 57-87
  22. 22. TABAKMAN, Elisa. El casc antic de Barcelona: actuación urbanística o“limpieza social”. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y CienciasSociales. Universidad de Barcelona, 2001, nº 94 (67),<http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-94-67.htm> [12 de febrero de 2008].TOMÉ FERNÁNDEZ, Sergio. Vivienda y clase: la prosperidad, el suburbiohistórico en el Madrid actual. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografíay Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona, 2003, nº 146 (073).<http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(073).htm> [12 de febrero de 2008].TOMÉ FERNÁNDEZ, Sergio. Los centros históricos de las ciudadesespañolas. Ería, 2007, nº 72, p. 75-88.VAN CRIEKINGEN, Mathieu. y DECROLY, Jean-Michel. Revisiting theDiversity of Gentrification: Neighbourhood Renewal Processes in Brusselsand Montreal Urban Studies, 2003, vol. 40, nº 12, p. 2451–2468.VICARIO, Lorenzo y MARTÍNEZ MONJE, P. Manuel. Another‘Guggenheim effect’? the generation of a potentially gentrifiableneighbourhood in Bilbao. Urban Studies, 2003, vol. 40, p. 2383-2400.ZUKIN, Sharon. Urban Lifestyles: Diversity and Standardisation in Spaces ofConsumption. Urban Studies, 1998, vol. 35, nº 5-6, p. 825-839.© Copyright Luz Marina García Herrera y Mª del Carmen Díaz Rodríguez, 2008© Copyright Scripta Nova, 2008Referencia bibliográficaGARCÍA HERRERA, Luz Marina y DÍAZ RODRÍGUEZ, Mª del Carmen. Elproceso de elitización: investigaciones y temas de análisis en la Geografíaespañola (1999-2008). Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía yCiencias Sociales. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de2008, vol. XII, núm. 270 (149). <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-270/sn-270-149.htm> [ISSN: 1138-9788]

×