• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Comentario crítico artículo martín ruiz
 

Comentario crítico artículo martín ruiz

on

  • 1,182 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,182
Views on SlideShare
1,182
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Comentario crítico artículo martín ruiz Comentario crítico artículo martín ruiz Document Transcript

    • COMENTARIO CRÍTICO DEL ARTÍCULO DE MARTÍN RUIZ: “LOS FACTORES DEFINITORIOS DE LOS GRANDES GRUPOS DE EDAD DE LA POBLACIÓN: TIPOS, SUBRUPOS Y UMBRALES”William Hernández Ramos. Análisis Geodemográfico. 5º de Licenciatura de Geografía.
    • La idea de establecer subgrupos de edad es buena si se tiene en cuentalas variables que caracterizan cada subgrupo como son la variable biológica,médica, educativa, psicológica, sociológica, económica-laboral o género. Sinembargo este establecimiento es un trabajo ingente en tanto en cuanto se salede la generalización de los tres grandes grupos para buscar subgruposexcesivamente heterogéneos, pues hay variables muy independientes y enfunción de cada ella los subgrupos diferirán. Si se establecen los clásicosgrupos quinquenales se generalizará, perderemos quizás la perspectiva “social”o demográfica que se pretende con las variables para realizar los subgrupospero como bien dice el autor es necesaria para la comparación. No obstante si se quiere ahondar en los aspectos analíticos de lapoblación las variables escogidas son un buen camino, pero el trabajo seráexcesivamente arduo y lleno de incontables ramificaciones. El primero, porejemplo, estará en función del territorio (desarrollado o subdesarrollado) ybajando la escala de análisis, en un país “desarrollado” existen clases socialesdiversas que pueden analizarse con las variables biológica, médica, educativa,psicológica, sociológica, económica-laboral o género pero el establecimientode los subgrupos será algo complejo lo que no excluye la posibilidad deanalizar de forma minuciosa a diferentes escalas y variables, la población. Eneste punto los subgrupos nos aportan una capacidad analítica incuestionableempero la dificultad es harta debido a cierta subjetividad de algunas de lasvariables, por ejemplo el catedrático evalúa el grupo 0-19 en varios subgruposque en resume en tres: -Fase de lactancia ( de 0 a 5 años) -Pubertad (6/7 a 12/14 años) -Adolescencia (hasta 20 años) Todo ello en los países desarrollados. No vamos a salir de este ámbitopara no enredarnos en la explicación. Acierta de forma rotunda el autor alaseverar que se trata del grupo de edad más complejo. Y no es para menos,pues se produce desde el nacimiento hasta una fase vital capital como son los
    • 20 años. Ahora bien, el establecimiento de los subgrupos homogeneizados esun tanto subjetivo. Si se ha de generalizar y ser dogmático en el tratamiento dela información podemos estar de acuerdo, sin embargo es complicadísimo, porno decir a veces indemostrable este establecimiento. La lactancia siendonecesaria puede extenderse más allá del año cero o no llegar al primeraniversario. Por otra parte debería tenerse en cuenta la etapa “social” del niñoen el que va descubriendo “otro mundo” además del de sus padres. Elcomportamiento social, cierto es que puede generalizarse y aceptarlo, pero sise trata de ser crítico hay que tener en cuenta la gran variabilidad de la formade vida del niño que está en función de la coyuntura familiar, económica eincluso ideológica de sus padres. Lo anterior nos puede conducir a que el niñoesté más o menos sociabilizado por la excesa o defectuosa protección paterna.La economía e incluso la ideología establecerán los matices entre los cero y loscuatro años. Dado el actual sistema general de educación, es rotunda laafirmación de que partir de los cinco años comienza la escolaridad del niño enque éste estará inmerso en el sistema educativo. La llamada “escolaridadpotencial o pubertad” (hasta 12-14 años) es un asunto complejísimo para poderestablecer con nitidez los subgrupos. Las pruebas o la realización de unanálisis como ejemplo utilizando estos subgrupos nos daría una idea del gradode operatividad de éstos que nos permitiría o no realizar comparaciones yahondar en el análisis de la evolución de la población. El siguiente subgrupo que establece el autor se refiere a los adultos conunos límites ciertamente controvertidos. Martín Ruiz cita los términos de “amory trabajo” o la “crisis de intimidad frente al aislamiento” para delimitar la franjaentre los 20 y 22 años, aunque bien es cierto que en esta el autor da en ladiana al aseverar que esta edad “varía de acuerdo con las pautas sociales y decrisis de generatividad que supone la necesidad del hombre y la mujer de serproductivos (…) que se inicia a los 20-25 años”. Había que matizar que estehecho es exclusivo de los territorios desarrollados, pues esta pauta no secomporta igual en el Tercer Mundo o, para afinar más, si se produce no es unintervalo matemáticamente tan aproximativo las condiciones en los paísespobres no obedecen tanto a un comportamiento tal que así, sino que dependesobre todo del entorno cultural, de la estabilidad socio-económica y política que
    • desde luego no generan un pensamiento en términos de “productividad” debidoa “crisis de intimidad frente al aislamiento”. Dentro del grupo de adultos, en el subgrupo de adultos jóvenes habla de22 a 25 años, ello no significa que social y sentimentalmente sean adultos, dehecho la actual coyuntura educativa y económica podría inducir a creer que laadultez no se alcanzaría hasta que la persona lograse entender el alcance desus acciones y decisiones, lo cual repercutirá mucho en su capacidad para serconsiderado adulto. El autor acierta al decir que existen situaciones en que laedad de la adultez ha provocado un retraso hasta los 30 años en los paísesdesarrollados. Habla de la preparación educativa y profesional, la cual tambiénse ha retrasado a más de 25 por el momento de crisis económica del mundocapitalista que se está viviendo que ha obligado a los parados a volver aestudiar pare mejorar su preparación de cara al mercado laboral aunque estacrítica personal no está enfundada de ningún argumento cuantitativo válidosino por las noticias de los medios escritos en los últimos meses. El factorfundamental de este grupo lo dice el autor al aseverar que “el poder de decisiónde este grupo es determinante sobre el total de la estructura por edad”, es unaafirmación incuestionable. Al hablar de los adultos intermedios el autor afina bastante en susconclusiones. Parece claro que los umbrales sean complicados y esténcondicionados de tal manera que exista una edad mediana que oscila entre los35 y los 50 para unos, para otros desde los 40 a los 55 años. Menos queobjetar en cuanto a los adultos maduros. No ocurre así con el grupo de los viejos, en los que se puede incurrir enotro problema sustancial como en el primer gran grupo de edad. En primertérmino no puede negarse ni cuestionar el factor que inicia el envejecimientocomo es el factor biofisiológico resultado de una fase degenerativa como biendice el autor “caracterizado esencialmente por el descenso del número decélulas y de la funcionalidad fisiológica, que conlleva un descenso progresivode la capacidad y potencialidad de los diferentes órganos del ser humano para
    • cumplir su función, lo cual se traduce en la aparición de los aspectosanatómicos propios de esta fase del ciclo vital”. El problema no radica tanto en lo que el autor califica como un sentido“peyorativo” de la vejez sino en la situación del gran grupo de edad queestablece Sauvy de 60 y más. Caracterizar a toda una población a partir de los60 años y tratarlo igualmente es un error. Martín Ruiz cita tres estadios osubgrupos dentro de este gran grupo: -Vejez inicial o incipiente (entre 60 y 69 años) -Vejez intermedia (entre 70 y 84 años) -Vejez avanzada (más de 85 años) Evidentemente al referirnos a la vejez a esta edad tenemos quedescartar a todos los países desarrollados en que no se alcanza esa esperanzade vida de 60 años. Pero es que el problema radica en que habría queestablecer un gran grupo que sea de 85 y más años y a partir de ahí establecerotros subgrupos muy minoritarios pero que cada vez se incrementarán allídonde el índice de vejez es realmente alto como en España. No es baladí pues,decir que existe una entidad propia de los viejos de 85 y más años y establecerun grupo de 60 a 84 años e introducir entonces sí, los dos subgrupos queestablece Martín Ruiz. El grado de vejez o para hablar más claro, ladegeneración de la salud del individuo no es igual dependiendo del tipo de vidaque ha llevado, en razón de su género e incluso la aparición de patologíasendógenas serán diferentes con 60 que con 85. Tratar en un mismo grupocomo propone Sauvy es bueno para sintetizar pero hoy día en los países enque el grado de envejecimiento alcanza cotas antes nunca vistas, es necesariohacer un replanteamiento ajustando ello a las variables propias de la etapa devejez, variables antes mencionadas.