Parálisis cerebral. Aproximaciones generales [Javier J. León]

  • 243 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
243
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Parálisis Cerebral: Aproximaciones Generales Psic. Javier J. León
  • 2. • Hipócrates ya refería a entidades similares, si no es que idénticas, a lo que hoy se entiende por Parálisis Cerebral. Antecedentes
  • 3. • Ya en 1861, Littel encuentra relaciones entre el cuadro espástico, la anoxia y traumatismos ocurridos durante el parto, pero es William Osler quien introduce el término casi tres décadas después (1888).
  • 4. • Freud mismo legó varios trabajos dedicados a la presente temática, iniciando una fecunda labor en torno a ella desde Sobre hemianopsia en la niñez temprana (1888) hasta La Parálisis Cerebral Infantil (1897).
  • 5. Definición Según la ASPACE, la Parálisis Cerebral es un trastorno global de la persona, consistente en un desorden permanente, mas no inmanente, del tono muscular, la postura y el movimiento debido, principalmente, a una lesión cerebral no progresiva antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos. Dicha lesión puede interferir con las funciones superiores (pensamiento, memoria, habla) y con el mismo SNC.
  • 6. A pesar de presentarse en calidad de degenerativa, la Parálisis Cerebral bien puede evolucionar, o involucionar, de acuerdo con la gravedad y/o cuidados que se tengan para con los afectados.
  • 7. Etiología De acuerdo con el momento en el que se presentan, las Parálisis Cerebrales han sido clasificadas con respecto a factores peri, pre y postnatales.
  • 8. Factores Prenatales Hemorragia materna Hipertiroidismo materno Fiebre materna Corioamnionitis (Infección de las membranas placentarias y del líquido amniótico) Infarto placentario (Degeneración y muerte parcial de tejido placentario) Gemelaridad Exposición a toxinas o drogas Infección por sífilis, toxoplasma, rubéola, citomegalovirus, herpes, hepatitis o VIH Infartos cerebrales por oclusión de vasos arteriales o venosos Disgenesias o malformaciones cerebrales Factores genéticos
  • 9. Factores Perinatales Prematuridad (SDG inferior a 37 semanas) Asfixia perinatal por una alteración de la oxigenación cerebral que, a su vez, deviene encefalopatía hipoxicoisquémica Hiperbilirrubinemia que, a su vez, deriva en ictericia dérmica Infecciones perinatales
  • 10. Factores Postnatales Traumatismos craneales Meningitis o procesos inflamatorios de las meninges Encefalitis o procesos inflamatorios agudos del SNC Hemorragia intracraneal Infarto o muerte parcial del tejido cerebral Hidrocefalia Neoplasias o tumores intracraneales
  • 11. Ahora bien, y dependiendo de la zona afectada, las parálisis se dividen en espásticas (raíz dorsal de la médula espinal  tono muscular aumentado, control motor y sensibilidad alterados) y flácidas (raíz ventral de la médula espinal  sensibilidad y control motriz relativamente conservados, distonía muscular), siendo las primeras las más comunes. Parálisis Espástica Parálisis Flácida
  • 12. Tipología Partiendo del supuesto de que la Parálisis Cerebral es un trastorno predominantemente neurológico, se ha tenido a bien clasificarlas con respecto a zonas anatómicas afectadas, síntomas y funcionalidad motriz.
  • 13. Criterio Topográfico Cuadro Características Tetraparesia o tetraplegia Afectación de MsSs y MsIs. Disparesia, diplegia o paraplegia Afectación mayor de MsIs. Hemiparesia o hemiplegia Afectación de ambos miembros, de uno u otro lado del cuerpo. Monoparesia o monoplegia Afectación de un único miembro.
  • 14. Criterio Nosológico Cuadro Características Espástica Hipertonía, afectación de la musculatura antigravitatoria, dificultad para disociar el movimiento de las diferentes partes del cuerpo. Atetósica Movimientos involuntarios acentuados, gesticulación facial y dificultades en la movilidad bucal. El cuadro se acentúa cuando la persona se altera y trata de realizar movimientos voluntarios. Atáxica Afecta la coordinación y precisión de los movimientos y equilibrio. Mixta Conjunción de dos o más de las características anteriores.
  • 15. Criterio Funcional Cuadro Características Leve Deambular autónomo y capacidad para manipular objetos pequeños, al menos con una de las manos. Moderada Afectación de dos o más miembros, desplazamiento limitado y cierta dependencia de determinadas técnicas para la realización de sus actividades diarias, incluidas la deambulación y la manipulación. Grave Afectación de los cuatro miembros, sin posibilidades de una marcha o manipulación autónomas.
  • 16. Otras Manifestaciones • Alteraciones sensoriales: auditivas, visuales, sensitivas, propioceptivas.
  • 17. • Alteraciones de la percepción: estructuración espacial, discriminación figura-fondo, construcción del esquema corporal.
  • 18. • Alteraciones del lenguaje y de la comunicación: fonoarticulación comprometida, áreas cerebrales relacionadas dañadas.
  • 19. • Alteraciones clínicas: epilepsia, retraso mental.
  • 20. Características Biomédicas El peso, la talla y el perímetro craneal alcanzan valores por debajo de la media con respecto al grupo etario y sexo. En extremidades superiores, hombro, brazo, mano y dedos se encuentran flexionados con el pulgar atrapado en la palma. La columna puede presentar escoliosis y las caderas tienden a la flexión y a la aducción. Las rodillas también se encuentran flexionadas, con un leve ascenso de la rótula y pocas posibilidades para estirar la misma zona. Los pies se colocan en equino y tienden a ser planos. Por los constantes movimientos (torsión y temblores), es posible apreciar hipertrofia de algunos grupos musculares. Las alteraciones clínicas descritas anteriormente también entran dentro de este rubro.
  • 21. Características Psicológicas De acuerdo con criterios netamente descriptivos, las características psicológicas se pueden dividir en psicomotoras, cognitivas, lingüístico-fonatorias, sensoriales, conductuales y de personalidad. Sin embargo, no se puede encasillar a estas personas dentro de una tipología psicológica específica pues, histórica y cotidianamente ha quedado demostrado, tienen en sus manos la capacidad de un cierto descolocamiento con respecto a la noción de “alteración” con la que suele referirse a sus características divergentes. A continuación, se enlistan las características psicológicas más comunes en la Parálisis Cerebral.
  • 22. Características Psicológicas más comunes Bajo nivel de autonomía Impulsividad Escasos intercambios sociales Complicaciones mnésicas Dificultades afectivo-sexuales Alteraciones sensoperceptivas Poca tolerancia a la frustración Pobre coordinación Labilidad emocional Visión y audición comprometidas Rigidez conductual Poca discriminación figura-fondo Hiperactividad Arritmia lingüística Autoagresión y autoestimulación Efectos varios de la medicación Alteración del sueño CI promedio o muy bajo Dificultades fonoarticulares Bajo nivel de atención Alta fatigabilidad
  • 23. Diagnóstico y Evaluación Como en otros ámbitos también se supondría, el diagnóstico de la Parálisis Cerebral precisa de una intervención multidisciplinaria especializada que se enfoque en descubrir las causas que la provocan, informando sobre las características del proceso en que se encuentra la persona afectada y orientando una adecuada intervención terapéutica.
  • 24. El diagnóstico no es un proceso estático, sobre todo en la medida en que las presunciones son más numerosas que las certezas. Así pues, se ha propuesto su realización a tres niveles: Nivel Objeto del nivel Funcional Determinación cualicuantitativa de las disfunciones presentadas, así como de las capacidades que posea la persona para así desarrollarlas. Sirve para priorizar y elaborar estrategias de intervención y metas. Sindrómico Determinar la existencia de un cuadro de Parálisis Cerebral de acuerdo con los signos y síntomas que lo definen. Ayuda a que se ubiquen focos neurológicos orientando a hallar su etiología. Etiológico Determinar las causas o posibles causas del síndrome. Sirve para informar a la familia y orienta tratamientos específicos.
  • 25. Para determinar con un menor índice de error el diagnóstico sindrómico y etiológico, las tecnologías biomédicas (ecografía, TAC, RM, PET, SPECT) resultan indispensables, pero no reduce la importancia de una buena historia clínica y exploración física y neurológica detalladas.
  • 26. Sin embargo, es claro que las pruebas psicológicas también son útiles con miras a una más clara aproximación diagnóstica, especialmente a nivel de lo funcional. Así pues, son pocas las pruebas diseñadas específicamente para la valoración de capacidades en personas con Parálisis Cerebral, entre las que destacan el Test de Inteligencia no Verbal (TONI-2), la Valoración de Discapacidad Profunda (APSSI) y el Sistema de Evaluación para Personas Plurideficientes (SEPPP), aunque se llegan a ocupar algunas pruebas clásicas como el WISC-IV o el WPPSI-III.
  • 27. Finalmente, la necesidad de una meticulosa valoración a nivel de lo social es imperativa pues guiará en el desarrollo de estrategias de atención de acuerdo con las posibilidades de la persona con Parálisis Cerebral.
  • 28. Tratamiento Históricamente, se han intentado introducir soluciones globales en el tratamiento de la Parálisis Cerebral; es el caso, principalmente del método BOBATH y el VOTJA, encausados, sin embargo, en el modelamiento y la provocación del comportamiento motor únicamente.
  • 29. Por su parte, los métodos Doman-Delacato y Pëto tampoco han demostrado resultar más eficientes que el BOBATH o el VOTJA, no obstante los elevados costes económicos que estos últimos conllevan. Toda forma aislada de aproximación terapéutica ha tendido a fracasar rotundamente.
  • 30. Si algo es claro en el trabajo con Parálisis Cerebral es que un equipo multidisciplinario debe estar organizado para valorar, diagnosticar, orientar y dar un seguimiento adecuado a las personas en situación tal. Idealmente, dicho equipo deberá estar integrado por psicólogos, pedagogos, médicos, enfermeros, fisioterapeutas, logopedas, terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales. Conclusiones
  • 31. En suma, deberán tomarse en consideración los recursos técnicos, materiales (transporte, mobiliario adaptado, material didáctico adecuado) y formales (espacio y tiempo suficientes) con los que se debería contar para facilitar la atención, el acceso al aprendizaje, la comunicación, el control del entorno y una cierta autonomía a las personas con Parálisis Cerebral, esto, dentro del ámbito psicopedagógico, predominantemente.
  • 32. En el ámbito de lo psicomotor, se buscará lograr el control postural y desarrollo motor más óptimo con miras a propiciar la autonomía del afectado en su vida diaria, previniendo la aparición de deformidades.
  • 33. Dentro del ámbito de la comunicación, se busca propiciar la adquisición de aprendizajes que permitan la habilitación y corrección, en la medida de lo posible, del habla.
  • 34. En el ámbito cognitivo, se programan las actividades en un grado de complejidad paulatino y creciente, mismo que propiciará un aumento de capacidades específicas tanto a nivel sensorial como perceptivo e intelectivo.
  • 35. En tanto conducta y personalidad, se apuntará a la consolidación de un medio estable, rico en contactos y experiencias que fomentarán la autonomía y la interacción social sin que terceros intervengan demasiado. Así pues, se facilitará una sexualidad normalizada.
  • 36. Finalmente es necesario prestar especial atención sobre el cuidado del bienestar y la salud, incluyendo en el tratamiento programas específicos para, entre otros, el correcto seguimiento de las prescripciones médicas, tratando adecuadamente el dolor y las molestias y realizando maniobras preventivas sobre las frecuentes dificultades respiratorias; vigilando y tratando las alteraciones en la dentición; asegurando una adecuada nutrición; realizando una correcta higiene y cuidando el estado de la piel y del aspecto físico general del afectado.
  • 37. Fuente Principal • Ruíz Bedia, A. & Arteaga Manjón, R. Parálisis cerebral y discapacidad intelectual. ASPACE y Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.