Your SlideShare is downloading. ×
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Didacticas Doctrina Social Iglesia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Didacticas Doctrina Social Iglesia

788

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
788
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
36
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MÁSTER ENDOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA 2009 La Doctrina Social de la Iglesia en imágenesJulia Muñiz Sánchez Prof. Dr. J. Souto Coelho PEDAGOGÍA Y DIDÁCTICA DE LA DSI
  • 2. Sobre la necesaria formación de la Doctrina Social de la Iglesia El Compendio presenta la enseñanza de la DSI como un elementoesencial de la “nueva evangelización”, instrumento para promover ladignidad intrínseca del ser humano, como componente imprescindiblepara una completa formación cristiana y como paso fundamental paracapacitar a los cristianos a asumir eficazmente su actividad social yponerla al servicio del bien común. El mundo moderno está marcado por la ruptura entre Evangelio ycultura, tiene la urgente necesidad de una nueva evangelización, y enella la enseñanza social de la Iglesia ocupa un lugar fundamental. “La - nueva evangelización -, de la que el mundo moderno tiene urgente necesidady sobre la cual he insistido en más de una ocasión, debe incluir entre sus elementosesenciales "el anuncio de la doctrina social de la Iglesia", que, como en tiempos deLeón XIII, sigue siendo idónea para indicar el recto camino a la hora de dar respuestaa los grandes desafíos de la edad contemporánea”. (CA 5) Toda la Doctrina social de la Iglesia parte del principio fundamentalde la dignidad humana. La persona tiene valor absoluto, y el promover ydefender los derechos y obligaciones que de dicho valor se desprendenes una exigencia para todo cristiano. Por lo tanto la formación en DSI esuna respuesta a esta exigencia de promover la identidad integral delhombre. “… la doctrina social tiene de por sí el valor de un instrumento de evangelización:en cuanto tal, anuncia a Dios y su misterio de salvación en Cristo a todo hombre y,por la misma razón, revela al hombre a sí mismo. Solamente bajo esta perspectiva seocupa de lo demás: de los derechos humanos de cada uno y, en particular, del"proletariado", la familia y la educación, los deberes del Estado, el ordenamiento dela sociedad nacional e internacional, la vida económica, la cultura, la guerra y la paz,así como del respeto a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte.”(CA 53) La doctrina social es un punto de referencia indispensable para unaformación cristiana completa1. Constituye un extraordinario recursoformativo como elemento inspirador de la acción social. 1 CDSI 528 2
  • 3. “Se revela hoy cada vez más urgente la formación doctrinal de los fieleslaicos(…)En concreto, es absolutamente indispensable —sobre todo para los fieleslaicos comprometidos de diversos modos en el campo social y político— unconocimiento más exacto de la doctrina social de la Iglesia, como repetidamente losPadres sinodales han solicitado en sus intervenciones. Hablando de la participaciónpolítica de los fieles laicos, se han expresado del siguiente modo: «Para que los laicospuedan realizar activamente este noble propósito en la política (es decir, el propósitode hacer reconocer y estimar los valores humanos y cristianos), no bastan lasexhortaciones, sino que es necesario ofrecerles la debida formación de la concienciasocial, especialmente en la doctrina social de la Iglesia, (…).Tal doctrina ya debeestar presente en la instrucción catequética general, en las reuniones especializadasy en las escuelas y universidades”. (Christifideles laici 60) La formación social no puede faltar en la catequesis. La lectura delas encíclicas sociales teniendo en cuenta su contexto eclesial enriquecesu recepción y aplicación2. “De ahí también el cuidado que tendrá la catequesis de no omitir, sino iluminarcomo es debido, en su esfuerzo de educación en la fe, realidades como la acción delhombre por su liberación integral, la búsqueda de una sociedad más solidaria yfraterna, las luchas por la justicia y la construcción de la paz. (…)Ya en la épocapatrística, san Ambrosio y san Juan Crisóstomo, por no mencionar a otros, destacaronlas consecuencias sociales de las exigencias evangélicas y, más cerca de nosotros, elcatecismo de san Pío X citaba explícitamente, entre los pecados que claman venganzaante Dios, el hecho de oprimir a los pobres, así como el defraudar a los trabajadoresen su justo salario. Especialmente desde la Rerum novarum, la preocupación socialestá activarnente presente en la enseñanza catequética de los papas y de los obispos.Muchos Padres del Sínodo han pedido con legítima insistencia que el rico patrimoniode la enseñanza social de la Iglesia encuentre su puesto, bajo formas apropiadas, enla formación catequética común de los fieles. (Catechesi treadendae 29) El objetivo de esta enseñanza debe ser el motivar la acción paraevangelizar y humanizar las realidades temporales3. Su saber sostieneel compromiso de transformación de la vida social. “Este Concilio Vaticano exhorta a todos, pero principalmente a aquellos quecuidan de la educación de otros, a que se esmeren en formar a los hombres de talforma que, acatando el orden moral, obedezcan a la autoridad legítima y seanamantes de la genuina libertad; hombres que juzguen las cosas con criterio propio a 2 CDSI 529 3 CDSI 530 3
  • 4. la luz de la verdad, que ordenen sus actividades con sentido de responsabilidad, y quese esfuercen en secundar todo lo verdadero y lo justo, asociando gustosamente suacción con los demás. Por lo tanto, la libertad religiosa se debe también ordenar acontribuir a que los hombres actúen con mayor responsabilidad en el cumplimientode sus propios deberes en la vida social”.(Dignitatis humanae 8) La formación debe estar especialmente al servicio de los laicos,ayudándoles a dar testimonio de Cristo en todos los ámbitos de la vidasocial (culturales, sociales, económicos y políticos), y capacitándolospara encauzar eficazmente las tareas cotidianas de modo que en elloscrezca el sentido del servicio al bien común. En un segundo nivel fomentará en los laicos el noble arte de lapolítica cuyo razón de ser no es otro que alcanzar el bien común. “Los cristianos todos deben tener conciencia de la vocación particular y propiaque tienen en la comunidad política; en virtud de esta vocación están obligados a darejemplo de sentido de responsabilidad y de servicio al bien común, así demostrarántambién con los hechos cómo pueden armonizarse la autoridad y la libertad, lainiciativa personal y la necesaria solidaridad del cuerpo social,(…). Los partidospolíticos deben promover todo lo que a su juicio exige el bien común; nunca, sinembargo, está permitido anteponer intereses propios al bien común. Hay que prestargran atención a la educación cívica y política, que hoy día es particularmentenecesaria para el pueblo, y, sobre todo para la juventud, a fin de que todos losciudadanos puedan cumplir su misión en la vida de la comunidad política”. (GS 75) Pero no sólo los laicos, sino, que también los presbíteros debenmadurar en el conocimiento de la enseñanza y de la acción pastoral dela Iglesia en el ámbito social. Las instituciones educativas católicas deben prestar servicio a laformación de la doctrina social pues es un instrumento eficaz para unaeducación cristiana y para madurar la conciencia de los deberesmorales y sociales. En las parroquias nos encontramos con el problema de que muchosfieles cristianos desconocen la Doctrina social sin ser conscientes deque por ello están teniendo una visión parcial del mensaje evangélico yde la vida religiosa. Ésta queda reducida al ámbito interior y a lasrelaciones personales con sus grupos más cercanos sin tener en cuentasu responsabilidad social. Como consecuencia muchos laicos viven sufe como si nada tuviese ésta que ver con otros ámbitos de la vida comosu propio trabajo, su actividad económica, política, etc y esto esconsecuencia de la falta de formación. Muchos cristianos no tienen los 4
  • 5. criterios básicos del pensamiento social de la Iglesia para orientar suconducta respecto a la sociedad en la que viven4. Es por tanto un reto para la Iglesia el que su mensaje social llegue alos cristianos como parte integrante del concepto cristiano de la vida. Para llevar a cabo la sensibilización sobre esta necesidad formativase podrían seguir distintas líneas de actuación. En un primer momento es necesario, con distintos medios, eldenunciar los males presentes en la sociedad, siendo así concienciacrítica y profética. Esto, con el objetivo, de remover las conciencias yhacer ver que el cristiano no puede permanecer indiferente ante lassituaciones y acontecimientos de índole social, especialmente ante losmás pobres. “Al ejercicio de este ministerio de evangelización en el campo social, que es unaspecto de la función profética de la Iglesia, pertenece también la denuncia de losmales y de las injusticias. Pero conviene aclarar que el anuncio es siempre másimportante que la denuncia, y que ésta no puede prescindir de aquél, que le brinda suverdadera consistencia y la fuerza de su motivación más alta”. (Sollicitudo reisociales 41) Junto a la denuncia debe ir siempre el anuncio. Es necesario a talfin el crear, fomentar u organizar estructuras que busquen paliar oevitar males sociales y conseguir determinados bienes5. Creadas yorganizadas es preciso dar a conocer a la comunidad sus objetivos, susactividades y sus necesidades para que ésta pueda contribuir condistintos medios y participar del mismo espíritu de búsqueda del biencomún. Para ello es fundamental que el mensaje social esté presente en lapredicación, en la oración, en la liturgia y en definitiva en la vida diariade la parroquia, lugar privilegiado para ello es la catequesis. La creaciónde distintos talleres, concursos o cursos formativos pueden tambiénincentivar en la comunidad la necesidad de una formación socialcristiana. Las campañas de sensibilización realizadas desde distintasorganizaciones son un elemento esencial para que la comunidad 4YANES A., Elías: España 92: Desafíos de la Doctrina Social de la Iglesia.CORINTIOS XIII 62-64 (1992) 399-427. 5 ANDRÉS ARGENTE, Tirso de: ¿Cómo aplicar la Doctrina Social de la Iglesia?CORINTIOS XIII 62-64 (1992) 809-819. 5
  • 6. conozca la realidad social a la se enfrentan dichas asociaciones, laactividad propia de la organización en cuestión o la necesidad deconocer el mensaje social de la Iglesia de cara a la búsqueda de unaautentica actitud cristiana en los distintos ámbitos de la vida. Parapromocionar el contenido de la doctrina social, es necesario utilizardistintos medios que llamen la atención de la comunidad. Por ejemplola publicación de carteles, trípticos, Power Point o videos. La Doctrina Social de la Iglesia es teología moral, por lo que suprimer objetivo será siempre orientar la conducta de las personas. Peroel objetivo no es que un fiel colabore en una determinada organización,sino que busque con su vida entera, el bien común, que sea conscientede sus derechos y deberes, que se sienta responsable del otro,sobretodo del pobre, y que pueda vivir todos los ámbitos sociales desdesu dimensión cristiana. La formación debe provocar un cambio personaly social. Formación y transformación deben ir profundamente unidas6.Si la formación no lleva a una transformación en la acción, no dejará deser doctrina muerta. Por lo que será fundamental realizar ejercicios deinvestigación, debates, etc. que activen la conciencia crítica. El análisis de la realidad nos lleva a ver las estructuras injustassobre las que se asienta y también el pecado de los que sostenemosdichas estructuras7. Se despierta así el juicio crítico que la cultura demasas tanto está destruyendo y que es fundamental para una autenticatransformación personal y social. Con ese objetivo presento este trabajoen el que utilizo la imagen como recurso didáctico, buscando que sirvande punto de apoyo sobre el que empezar un dialogo. Las imágenes hansido elegidas pensando en los adolescentes como sus destinatarios, y acada una acompaña un breve texto que la enmarca dentro delpensamiento social cristiano. 6 IRIARTE, Gregorio: Formación y transformación: papel de las comunidadescristianas. CORINTIOS XIII 75 (1995) 143-164. 7 Sollicitudo rei socialis 39 6
  • 7. DSI EN IMÁGENES1. Origen de la Doctrina Social de la Iglesia2. Objetivo de la DSI3. La dignidad del hombre imagen de Dios4. Principios de la DSI 4.1. El bien común 4.2. Destino universal de los bienes 4.3. Subsidiariedad 4.4. Participación 4.5. Solidaridad5. valores fundamentales 5.1. Verdad 5.2. Libertad 5.3. Justicia6. Documentos7. La caridad8. El trabajo9. Globalización10. Política11. El desarrollo de los pueblos12. Comunidad internacional13. Medios de comunicación14. El medio ambiente15. La paz16. Hacia una civilización del amor 7
  • 8. ORIGEN DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIALa aplicación de la maquinaria de vapor a la producción supuso una revolución, larevolución industrial. Significó poder producir más cantidad, con mas rapidez ymejor calidad con menor esfuerzo humano. La máquina sustituye al hombre yprovoca inicialmente desempleo pues una sola maquina realiza el trabajo devarios artesanos y en menos tiempo. La instalación de fabricas en las ciudadesprovoca un éxodo del campo a la ciudad y da origen al nacimiento de lossuburbios en los que se hacinan en poco espacio familias numerosas sininfraestructura higiénica, escuelas ni servicios. La jornada laboral se prolongahasta 16 – 18 horas sin condiciones de seguridad, se emplean como mano de obramujeres y niños, etc.La Iglesia no permanece indiferente ante un cambio tansustancial de las condiciones sociales. La DSI nace como un esfuerzo para darrespuesta a estos nuevos problemas. 8
  • 9. OBJETIVO DE LA DSISu primer objetivo será siempre orientar la conducta de las personas. Que el cristianobusque con su vida entera, el bien común, que sea consciente de sus derechos ydeberes, que se sienta responsable del otro, sobretodo del pobre, y que pueda vivirtodos los ámbitos sociales desde su dimensión cristiana. Si la DSI no concluye en latransformación, en la acción, no dejará de ser doctrina muerta. 9
  • 10. LA DIGNIDAD DEL HOMBRE, IMAGEN DE DIOS.Toda la doctrina social de la Iglesia se desarrolla a partir del principio que afirma lainviolable DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA. Y esta dignidad intrínseca le vieneal hombre por ser imagen de Dios. Como imagen de Dios la vida humana resultasagrada e inviolable. Cada hombre tiene valor absoluto. La igualdad fundamental delos seres humanos ante Dios tiene como consecuencia la imposibilidad de justificarninguna discriminación ante las leyes humanas. Por tanto la persona debe serdefendida contra cualquier intento social que pretenda negarle, abolirle o impedirleque ejerza sus derechos. 10
  • 11. Los derechos humanos suponen la expresión social de la dignidad humana. LaDeclaración Universal de los Derechos Humanos proclamadapor las naciones unidas el 10 de Diciembre de 1948, es uno de los esfuerzos másrelevantes para responder eficazmente a las exigencias imprescindibles de la dignidadhumana. Al terminar la Segunda Guerra Mundial y ante el horrible espectáculo dedestrucción y muerte que había dejado, se intenta que las Naciones Unidas seencarguen de defender los derechos de las personas y de los pueblos. En 1948 la ONUproclama la Carta de los Derechos Humanos que será desde ese momento el punto dereferencia de todos los estados democráticos del mundo. La declaración parte de unprincipio básico de origen cristiano: Todos los hombres han sido creados iguales. 11
  • 12. Principios Dignidad de la persona humana El Bien común El Destino universal de los bienes La Subsidiariedad La Participación en la vida social La Solidaridad 12
  • 13. EL BIEN COMÚNGS 26 define el bien común como “el conjunto de condiciones de la vida social quehacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y másfácil de la propia perfección”. Es el objetivo último que debe orientar toda acción social.Exige la capacidad y la búsqueda constante del bien de los demás como si fuese elpropio bien. Es un deber de todos los miembros de la sociedad según las capacidades decada uno aunque la responsabilidad máxima compete al Estado pues es la razón de serde la comunidad política. 13
  • 14. DESTINO UNIVERSAL DE LOS BIENES Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes, sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno. Por tanto todo hombre debe tener lo necesario para su pleno desarrollo. Nadie puede prescindir de los bienes que responden a sus necesidades primarias pues éstos son absolutamente imprescindibles para alimentarse, crecer, comunicarse y desarrollarse plenamente como persona. Éste es un derecho inherente al hombre que se desprende de su dignidad intrínseca. El destino universal de los bienes exige un esfuerzo común dirigida a cada persona y a cada pueblo hasta lograr que todos dispongamos de lo necesario para nuestra plena realización. “Da de comer al que muere de hambre porque si no le diste de comer, lo mataste8”.8 GS 69, Cf. Decretum de Graciano c.21 dist.86 14
  • 15. PROPIEDAD PRIVADA derecho de TODOSEl bien común no consiste en abolir la propiedad privada, al contrario, supone incentivar elque todos y cada uno puedan disponer de ella, pues asegura lo necesario para la autonomíapersonal. Se trata de que sea accesible a todos por igual9 de modo que todos se conviertan almenos en cierta medida en propietarios. Este principio no busca por tanto eliminar lapropiedad privada, pero si requiere que ésta se regule de forma que no se le dé la categoríade derecho absoluto.Es necesario regularlo pues supone un medio para el bienestar del hombre y no un fin.Cuando erróneamente se le trata como un fin en sí mismo la propiedad ya nocontribuye a la liberación del hombre sino que supone la esclavitud más radical,convirtiendo al poseedor en poseído10.Tratar la propiedad privada como derechoabsoluto atentaría contra el reparto equitativo de los bienes, afirmando que el ricotiene derecho a serlo aunque el pobre muera. 9 Centesimus annus 6 10 Sollicitudo rei socialis 27-34 15
  • 16. El principio del destino universal de los bienes exige que se cuide especialmente de lospobres, de aquellos que se encuentren en situaciones de marginación y de todos aquelloscuyas condiciones de vida les impiden un crecimiento adecuado. Es decir, exige unaopción preferencial por los pobres. Es una opción que, sin excluir otras pobrezas, serefiere especialmente a los que padecen la pobreza socioeconómica. Pobreza injusta eincompatible con la dignidad de la persona humana y que es consecuencia de lasestructuras de pecado y del pecado de quienes sostenemos esas estructuras. “Cuandodamos a los pobres las cosas indispensables no les hacemos liberalidades personales sinoque les devolvemos lo que es suyo. Más que realizar un acto de caridad lo que hacemos escumplir un deber de justicia11”. 11 CDSI, 184 Cf. SAN GREGORIO MAGNO, Regula pastoralis 3,21 16
  • 17. SUBSIDIARIEDADLa subsidiariedad impide que los individuos y grupos intermedios pierdan su legitimaautonomía. Este principio afirma que no es licito ni justo traspasar a la comunidad yquitar a los individuos, grupos menores o inferiores lo que ellos puedan realizar con supropio esfuerzo e iniciativa. Este orden hará la sociedad más firme favoreciendo no solo ala autoridad, sino también la eficiencia social. Según este principio todas las sociedadesde orden superior deben ponerse en una actitud de ayuda (apoyo, promoción y desarrollo)conforme a las menores. Diversas situaciones pueden aconsejar que el Estado ejercite unafunción de suplencia.Sin embargo este principio tiene una serie de implicaciones negativas si se prolonga oextiende más allá de lo estrictamente necesario, pues podría provocar el efecto contrarioconvirtiendo a la entidad inferior en dependiente permanentemente de dicha ayuda. 17
  • 18. PARTICIPACIÓN SOCIALLa participación social manifiesta la dignidad y libertad humana en el trabajo y la vidapública. Es una exigencia fundamental de la naturaleza del hombre cooperar a larealización del bien común, porque todos somos miembros activos de la vidasocioeconómica, política y cultural12.A través de la participación en la cultura elhombre recibe unos valores que son esenciales para su vida y a su vez puedemodificarlos y hacerlos avanzar. La participación social debe tender siempre a formaruna comunidad humana que favorezca la convivencia de todos sus miembros y endonde la amplia gama de funciones y obligaciones pueda cumplirse en paz. 12 OA 46-47 18
  • 19. SOLIDARIDAD “La solidaridad no es un sentimiento superficial por los males de tantaspersonas cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverantede empeñarse por el bien común, es decir, por el bien de todos y cada uno para quetodos seamos realmente responsables de todos13”. 13 SRS 38 19
  • 20. VALORES FUNDAMENTALES: VERDAD LIBERTAD JUSTICIA 20
  • 21. LA VERDADSolo desde la verdad las relaciones sociales podrán ser fecundas y conformes ala dignidad humana. Los medios de comunicación o la economía son ámbitosdonde la verdad juega un papel esencial para la trasparencia y la honestidad.Es imprescindible que la educación se esfuerce en crear hombres y mujeresque valoren y se empeñen en la búsqueda de la verdad14. 14 CDSI 198 21
  • 22. LA LIBERTADComo imagen de Dios el ser humano es un ser libre. La libertad es un signoesencial de la dignidad humana, por lo que su ejercicio es un derechofundamental del hombre. No debe entenderse como la autarquía total del yosino como el derecho fundamental del pleno autodesarrollo. La plenitud de lalibertad consiste en la capacidad de disponer de sí mismo con vistas alautentico bien en el horizonte del autentico bien universal15. 15 CDSI 200 22
  • 23. LA JUSTICIA. Consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que le es debido. No es una simple convención humana porque lo que es justo no está determinado originariamente por la ley sino por la identidad profunda del ser humano. Resulta fundamental en el contexto actual ya que en la práctica las relaciones sociales se basan casi en exclusiva en criterios de utilidad violando el valor absoluto de la persona16.16 CDSI 202 23
  • 24. LEÓN XIII, RERUM NOVARUM, 1891 Aborda la cuestión obrera haciéndose eco de la inhumana situación de lostrabajadores. (Revolución industrial). Enuncia derechos y obligaciones de patronos y obreros que todavía no habíansido reconocidos en leyes civiles ni como derechos humanos. Defiende el derecho de los trabajadores a asociarse para la defensa de susintereses. El estado debe intervenir en la economía para asegurar los derechos públicos yprivados Defiende el derecho de la propiedad privada, pero subrayando el derecho de lostrabajadores de acceder a la propiedad. Ha de asegurarse el destino universal de los bienes respetando la prioridad de lafunción social de la propiedad. 24
  • 25. PIO XI, QUADRAGESIMO ANNO, 193140 años de beneficios de Rerum NovarumFrente al Socialismo y Capitalismo propugna la aparición de sistemas intermedios.A la libre mercado sucede la dictadura económicaSe aparta de la lucha de clases y de la abolición de la propiedad privadaExige el salario justo.Necesidad de cristianizar la vida económica.El valor de la caridad. 25
  • 26. PIO XII, LA SOLENITA, 1941 Discurso, 50 aniversario de Rerum Novarum El contexto social de su pontificado fue: en España la guerra civil y la época de dictadura; en el restodel mundo la segunda guerra mundial y la guerra fría. Valores fundamentales de la vida social y económica: uso de los bienes materiales, trabajo y familia. El derecho a propiedad privada no es un derecho absoluto. El uso de los bienes de la tierra esderecho primario, la propiedad en cambio un derecho secundario. Reafirma principio de subsidiariedad. 26
  • 27. JUAN XXIII, MATER ET MAGISTRA - 1961 70 aniversario Rerum Novarum Las principales características del contexto social son la revolución de lascomunicaciones y los transportes; la proliferación de armamentos cada vez mássofisticados y el aumento de las diferencias económicas entre los llamados primer ytercer mundo(mundialización de la cuestión social que ha superado ya los limites obrero- patrón). Analiza los retos de la realidad social como los derechos de los pueblossubdesarrollados y de los trabajadores. Para afrontar los retos es necesario que la persona sea el fundamento y el fin de todaactividad social. Método Ver, Juzgar y Actuar en la DSI. 27
  • 28. JUAN XXIII, - PACEM IN TERRIS - 1963 El contexto social es: la Guerra fría, el muro de Berlín, la crisis de Cuba. Ofrece propuesta de paz para la sociedad internacional. Justa relación entre persona y persona (1ª mención a los derechos humanos ONU). Justa relación entre persona y Estado (no totalitarismo). Justa relación entre Estados (dialogo y solidaridad, armas no garantizan la paz). Justa relación entre un Estado y la comunidad internacional (autoridad mundial que garantice la paz). 28
  • 29. CONCILIO VATICANO II, GAUDIUM ET SPES - 1965- Para la DSI son especialmente relevantes los capítulos 3º, 4º y 5º de la II parte.- Se refiere a la dignidad del ser humano, imagen de Dios, que se realiza y vive ensociedad. La sociedad es justa cuando favorece la realización de todos los individuos.Muestra principios reguladores de la vida social – económica.- Exige el bien común por lo tanto el desarrollo de todos los pueblos.- Necesidad de paz y obligación de evitar la guerra. La carrera de los armamentos. Laedificación de la comunidad internacional.- Misión de los cristianos, edificación del mundo orientado hacia Dios.- Trata otros temas como la familia, la comunidad política, la mujer o la libertad. 29
  • 30. PABLO VI, POPULORUM PROGRESSIO - 1967 Contexto social: guerra de Vietnam, los países de África se empobrecen aún más, en España se crea la constitución. Si RN es la carta magna del punto de vista de la iglesia sobre la cuestión social del s. XIX, PP lo es cuando el problema se ha hecho universal. El desarrollo de los países subdesarrollados es la tarea más urgente en el ámbito social. Desarrollo no es solo crecimiento económico también social y cultural. Propone solidaridad internacional en la que todos den y reciban. 30
  • 31. PABLO VI, OCTOGESIMA ADVENIENS - 1971 Carta apostólica dirigida al cardenal M. Roy, Presidente de la comisión Pontificia Justicia y Paz, creada por el mismo Pablo VI. 80 aniversario de RN.Aborda, entre otros, tres temas básicos: El cristiano ante los nuevos problemas (urbanización masiva, dialogo jóvenes- adultos, marginación de la mujer, emigrantes, paro, medios de comunicación, medio ambiente...) El cristiano ante ideologías (liberal y marxista) y movimientos históricos (socialismo, comunismo, capitalismo). La entidad de la DSI. Método. Principios de reflexión, criterios de juicio y orientaciones para la acción. 31
  • 32. JUAN PABLO II, LABOREM EXERCENS - 1981Contexto social: caída del muro de Berlín.90 aniversario RN. Sobre el trabajo humano.En su 1ª parte trata el trabajo y el hombre a la luz del Génesis (Visión filosófica – teológica del trabajo. Trabajo como colaboración con el creador)2ª parte: conflicto capital - trabajo, Prioridad del trabajo sobre el capital.3ª parte: derechos del trabajador ( desempleo, mujer trabajadora, sindicatos, salarios, etc.)y en su 4ª parte expone una espiritualidad del trabajo. En el trabajo el hombre se realiza a sí mismo. Subraya el valor ético del trabajo ya que es realizado por el hombre. 32
  • 33. JUAN PABLO II, SOLICITUDO REI SOCIALIS - 1987 20 aniversario de PP. Analiza la desigualdad Norte/Sur. La esperanza de desarrollo en 1987 es menos vivaque en 1967. Define el autentico desarrollo (el hombre debe desarrollarse como imagen de Dios, eldesarrollo debe abarcar la vertiente política, económica, religiosa y ecológica) Lectura teológica del desarrollo: Estructuras de pecado (afán de ganancia, poder)necesidad de conversión y solidaridad. 33
  • 34. JUAN PABLO II, CENTESIMUS ANNUS - 1991 Aniversario RN, 100 Años de DSI. 1989 caída del muro de Berlín, hundimiento de los regímenes e ideología marxistaleninista en Europa. Considera que han caído por su violación de los derechos del hombre,por su ateísmo, y por su ineficiencia económica. Respecto al capitalismo distingue entre los elementos básicos económicos que aceptaaunque haciendo crítica (libertad que debe estar abierta a la verdad; propiedad privadapero no como derecho absoluto; economía de mercado …) y un sistema ético cultural queacentúa el individualismo, prescinde de la solidaridad y tiene como objetivo básico el tener. Destino universal de los bienes. No al predominio del capital. Consumismo y sus consecuencias en el deterioro del ser humano. Reflexión sobre el papel del Estado, la democracia, los derechos humanos,subsidiariedad, solidaridad. 34

×