Denys Cuche - la nocion de cultura en la ciencias sociales

21,179 views
20,942 views

Published on

Published in: Education
1 Comment
10 Likes
Statistics
Notes
  • Hola, quieres intercambiar algún archivo? Me interesa tener el PDF de Denys Cuche, para su libro de 'la noción de cultura en las ciencias sociales'.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
21,179
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2,190
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
1
Likes
10
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Denys Cuche - la nocion de cultura en la ciencias sociales

  1. 1. La noción de cultura es inherente a la reflexión de lasciencias sociales. Resulta necesaria para pensar tanto la - .- : . 0 m Uunidad de la condicicín humana como la diversidad y la Sdiferencia entre l~ueblos con~unidades. noción de y Lacultura por otra parte, se encuentra hoy eii el centro &e .- <D V) cun debate animado por las corrientes muliicultura- .- U Q) ulistas y comunitaristas.Este libro presenta la genealogía de la noción de cultura - V) m cen la ciencias sociales y favorece un balance crítico de ís Q)sus usos y abusos d e u n modo que permite situar e Filuminar las discusiones actuales. En ese sentido. - 3 + 3 . onstituye una herr adecuada p, el ara xiólogo y el filósol iistoi.iador. :GDenys Cuche es profesor de Etnología en la Sorbona E 2(Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, París-V).Es también investigador del Laboratorio de Etnologíade la Sorbona v en el CERIEM.
  2. 2. Kv- COLECCI~N CLAVESDirigida por Hugo Vezzetti 0 9-Y P S L Y ~ ~ Denys Cuche y LA NOCIÓN DE CULTURA EN LAS CIENCLAS SOCIALES Edición actualizada Fono: W 47906% Nueva Visión Buenos Aires
  3. 3. Cuche, Denys La noción de cultura en las ciencias sociales - 1 ed. - 2= reirnp. El problema de la cultura o, mejor dicho, - Buenos Aires: Nueva Visión, 2002 de las culturas, experimenta un renaci- 160 p.; 19x12 cm. (Claves) miento en la actualidad, tanto en el plano Traducción de Paula Mahler intelectual, a raiz de la vitalidad del cultu- ralismo norteamericano, como en el plano ICEN 950-602-385-9 político. Al menos en Francia, nunca se habló tanto de cultura como hoy (a propó- 1. Sociología de la Cultura - l. Título sito de los medios de comunicación, a pro- C D 306 D pósito de la juventud, a propósito de los inrnigrantes)y este uso de la palabra, con mayor o menor control, constituye, por si solo un dato etnológico."Título del original en francés Marc Aug6 [1988]La notion de culture dans les sciences socialesO Éditions La Découverte, París, 1966 L a n a deculturaes inherente a lareflexióli &&uienr,&s S&iales. Estas la necesitan, de alguna manera. parar pensar la unidad de la humanidad en la diversidad sin hacerlo en términos biológicos. Parece proporcionar la respuesta más satisfactoria a la cuestión de la diferencia entre los pueblos, dado que la respuesta "racialnse ve cada vez más desacredi- tada a medida que se producen avances en los estudios Manuel Manriquez Dlaz genéticos de las poblaciones humanas. ~slc6logo Orgoniuclonal El ho ci&aea-~de cultura. El largo EUsll: manuel8mawiqwrcom Fono: O9 4790635 p r o e c i ó n , que comenzó hace más o menos quince millones de años, consistió, fundamentalmente, en pasar de una adaptación genética al medio ambiente natural LA F o p l ~ Toda reproducción total o parcial de esta a una adaptación cultural. Durante esta evolución. aue fina- , . lizó en el ~ o m sapierts sapiens, el primer hombre, se operó o ~ ~~ ~~~ MATA-IBRO obra por cualquier sistema -incluyendo el l fotocopiado-que no haya sido expresamen- una formidable regresión de los instintos, "reemplazados te autorizada por el editor constituye una progresivamente por la cultura, es decir, por esa adaptación infracción a los derechos del autor y será imaginada y controlada por el hombre, mucho reprimida con penas de hasta seis años de que la adaptación genética pues es mucho prisión (art. 62 de la ley 11.723 y art. 172 puede transmitir con mayor facilidad y del Código Penal). m a s "poblacionesnhumanas poseen el mismo bagaje genético, se diferencian por sus elecciones culturales, 1IO 2004 por Ediciones Nueva Visión SAIC. Tucurnán 3748, (1189)Buenos -Aires, República Argentina. Queda hecho el depósita quemarca la ley 11.723. Impreso en 1aArgentina/ Printed in Argentina Las referencias entre corchetes remiten a la bibliografia que se encuentra al finnl de la obra. I 5 l i
  4. 4. ! yaque cada unaintentasolucionesoriginalesparalos proble- del concepto científico de cultura implica el estudio de su mas que se le plantean. Sin embargo estas diferencias no son evolución histórica, directamente vinculada con la génesis irreductiblcsentresí, pues, dadala unidadgenética humana, social de la idea moderna de cultura. Esta génesis social representan aplicaciones de principios culturales universa- revela que, detrás de los desacuerdos semánticos sobre la les, susceptibles de evoluciones e, incluso, de transformacio- justa definición de la palabra se disimulan desacuerdos nes. sociales y nacionales. Las luchas de definición son, en reali- Por lo tanto, la noción de cultura es la herramienta adecua- dad, luchas sociales, puesto que el sentido que hay que darle da para terminar con las explicaciones naturalistas de los a las palabras proviene de compromisos sociales fundamen- comportamientos humanos. La naturaleza en el hombre está tales (capítulo 1). totalmente interpretada por la cultura. Las diferencias que Luego expondremos la invención propiamente dicha del podrían parecer más vinculadas con propiedades biológicas concepto científico de cultura, que implica el paso de una particulares como, por ejemplo, la diferencia entre los sexos, definición normativaauna definición descriptiva. Contraria- no pueden observarse nunca en "estado bruto" (natural) mente a la noción, más o menos rival en el mismo campo pues, para decirlo de algún modo, la cultura se apodera de semántico, de sociedad, la noción de cultura no se aplica más ellasUinmediatamente":la división sexual de los roles y de las que a lo que es humano. Ofrece la posibilidad de concebir laj tareasenlassociedades humanas esunresultadofundamen- unidad del hombre en la diversidad de sus modos de vida y de tal de la cultura y por eso varia de una sociedad a otra. creencias con el énfasis puesto, según quién sea el investiga- No hay nada puramente naturalen el hombre. Ni siquiera dor, en la unidad o en la diversidad (capítulo 11). las funciones humanas que responden a necesidades fisioló- Desde la introducción del concepto en las ciencias del gicas, como el hambre, el sueño, el deseo sexual, etc., carecen hombre, asistimos a un desarrollo importante de las investi- de un formato cultural: las sociedades no dan las mismas gaciones sobre la cuestión de las variaciones culturales, respuestas a estas necesidades. A fortiori, en los campos en especialmente en las ciencias sociales norteamericanas, por los que no existen restricciones biológicas, los comportamien- razones que no responden al azar y que analizamos aquí. tosestán orientados por la cultura. Por esocuando a los niíios Investigaciones sobre sociedades extremadamente diferen- de los medios burgueses se les dice "sé natural", en realidad tes hicieron resaltar la coherencia simbólica (nunca absoluta, loque se les está diciendo esaactúa de unamanera acorde con sin embargo) del conjunto de las prácticas (sociales, económi- el modelo de cultura que se te transmitió". cas, políticas, religiosas) de una colectividad particular o de La noción de cultura, entendida en un sentido amplio que remite a modos de vida y de pensamiento, es ampliamente admitida en la actualidad, aun cuando no deja de carecer de 1 un grupo de individuos (capítulo 111). El estudio atento del encuentro de las culturas revela que éste se realiza según tres modalidades muy diferentes ambigüedades. Pero no siempre fue así. Desde su aparición, y que llega a resultados que contrastan extremadamente en el siglo xviii, la idea moderna de cultura provocó constan- según las situaciones de contacto. Las investigaciones sobre temente fuertes debates. Cualquiera sea el sentido preciso la "aculturación" permitieron superar una buena cantidad de que se le diera a la palabra -y no faltaron definiciones-, ideas recibidas sobre las propiedades de la cultura y renovar siempre hubo desacucrdo sobre su aplicación a tal o a cual profundamente este concepto. La aculturación aparece no realidad. Y es porque la noción de cultura penetra directa- como un fenómeno ocasional, de efectos devastadores, sino mente en el orden simbólico, en aquello que se vincula con el como una de las modalidades habituales de la evolución sentido, es decir, en aquello sobre lo cual es complicado cultural de cada sociedad (capítulo IV). ponerse de acuerdo. j El encuentro de las culturas no se produce sólo entre Las ciencias sociales, a pesar de su interés por la autono- j sociedades completas sino también entre grupos sociales que mía epistcmológica,noson nunca totalmente independientes pertenecen a una misma sociedad compleja. Dado que estos de los contextos iiitelectuales y lingüísticos en los que elabo- grupos están jerarquizados, es posibleobservar que las jerar- ran sus esquemas teóricos y conceptuales. Por eso el examen l quías sociales determinan lasjerarquías culturales, loque no 7
  5. 5. 1 significa que la cultura de un grupo dominante determine la cultura de los grupos sociales dominados. Las culturas de las 1 clases populares nocarecen de autonomía ni de capacidad de GÉNESIS SOCIAL DE LA PALABRA resistencia (capítulo V). Y DE LA IDEA DE CULTURA La defensa de la autonomía cultural está muy relacionada con la preservación de la identidad colectiva. "Cultura" e "identidad" son conceptos que remiten a una misma realidad, vista desde dos ángulos diferentes. Una concepción esencia- lista de la identidad no resiste tampoco el examen de una concepción esencialista de la cultura. La identidad cultural de un grupo dado no puede comprenderse más que si se estudian sus relaciones con los grupos cercanos (capítulo VI). El análisis cultural conserva actualmente toda su perti- nencia y sigue siendo apto para dar cuenta de las lógicas simbólicas instauradas en el mundo contemporáneo, siempre Las palabras tienen una historia y, en cierta medida, tam-I que no se dejen de lado las enseñanzas de lasciencias sociales. bién, las palabras hacen la historia. Si esto es verdad para ij No basta con tomar de ellas la palabra "culturanpara imponer todas las palabras, se puede verificar especialmente en el una lectura dela realidadque, a menudo, ocultaun intento de caso del término "culturan. El "peso de las palabras", para imposición simbólica. Tanto en el campo político como en el retomar una expresión mediática, contiene el peso de la religioso, en la empresa o cuando se trata de los inmigrantes, relación con la historia, la historia que las hizo y la historia la cultura no se decreta. Ella no se manipulacomo unavulgar que contribuyen a hacer. herramienta pues se origina en procesos extremadamente Las palabras aparecen para responder a ciertos interro- complejos y, con frecuencia, inconscientes (capítulo VII). gantes, a ciertos problemas que se plantean en periodos Este libro, que tiene por objeto presentar la noción de históricos determinados y en contextos sociales y políticos cultura tal como es definida y utilizada en las ciencias e s p e c í f i c o s . ~ e salmismo tiempo, planteare-- . sociales, no es, entonces, una reflexión sobre la cultura en ma v. en cierto modo, resolverln , i La invención de la noción de cultura es, en sí misma, su acepción restringida, académica, "cultivadanque remite a obras llamadas culturales y prácticas que están ligadas reveladora de un aspecto fundamental de laeulturaenlacual a ellas. Por lo tanto, el lector no debe esperar encontrar aquí pudo darse esta invención y que, por el momento, a falta de expuestos los trabajos sobre sociología de la creación artística un término más adecuado, llamaremos la cultura occidental. y del consumocultural relativos al teatro, al cine, a l a lectura, Alainversa, es significativoque lapalabra"culturanno tenga a la frecuentación de los museos, etc., que constituyen una equivalente en la mayoría de las lenguas orales de las buena parte de las investigaciones de lo que se ha convenido sociedades que habitualmente estudian los etnólogos. Esto en llamar la sociología de la cultura. no implica, evidentemente (¡aunque no todo el mundo com- En el marco de esta obra no es posible presentar todos los parta esta evidencia!) que estas sociedades no tengan cultu- usos de la noción de cultura en las ciencias sociales y huma- ra, sino que no se plantean la cuestión de saber si tienen o no nas. Iiivilegiarnos a lasociología y alaantropología, pero hay una cultura y menos aún de definir su propia cultura. otras disciplinas que recurren a esta noción, como la psicolo- 1 Por eso, si se quiere comprender el sentido actual del gía y, especialmente, la psicología social, la historia, la concepto de cultura y su uso en las ciencias sociales, es economía, etc. Fuera de las ciencias sociales, la noción tam- 1 indispensable reconstruir su génesis social, su genealogía. bién se emplea, en especial e11 la filosofía. Como no pudimos Dicho de otro modo, se trata de examinar cómo se ha formado ser exhaustivos, nos pareció legítimo concentrarnos en cierta la palabra, luego el concepto científico que depende de ella y, cantidad de nociones fundamentales del análisis cultural. l por lo tanto, encontrarsu origen y suevoluciónsemántica. No se trata de que nos dediquemos a un análisis lin@ístico sino, 9
  6. 6. más bien, de que en evidencia los vínculos que estado a la cultura como acción), por otra, por metáfora (delexisten entre la historia de la palabra "cultura" y la historia cultivo de la tierra al cultivo del espíritu), imitando de estede las ideas. La evolución de una palabra se relaciona. en modo el modelo latino cultura, ya que el latín clásico habíaefecto, con numerosos factores, no todos de orden lingüístico. consagrado el uso de la palabra en su sentido figurado.Su herencia semántica crea cierta dependencia respecto del La "cultura" en sentido figurado comienza a imponerse enpasado en sus usos contemporáneos. el siglo xvrrr. Hace su entrada en este sentido en el Dictionnai- Del itinerario de la palabra "cultura" sólo retendremos lo re de IAcadémie Francaise (edición de 1718). En esa épocaque sirva para aclarar la formación del concepto tal como se aparece en general seguido por un complemento de objeto: seutiliza en las ciencias sociales. La palabra se aplicó y sigue habla de la "cultura de las artesn,dela "culturade las letrasn,aplicándose a realidades tan diferentes (cultivo de la tierra, de la "cultura de las cienciasn, como si fuese necesario preci-cultivo microbiano, cultura físíca...) y con sentidos tan dife- sar la cosa que se cultiva. La palabra forma parte del vocabulario de la lengua de lasrentes que no podremos trazar aquí su historia completa. 1 Luces pero no es usada por los filósofos. LaEnciclopedia. que reserva un largo artículo al "cultivo de las tierrasn, no consa- gra un artículo específico al sentido figuradode"culturan. Sin embargo, no lo ignora, porque aparece en otros artículos, como I "Educación", "Espíritu", "Letras", "Filosofía", "Ciencias". Progresivamente, "cultura" se libera de los complementosVamos a dedicarnos especialmente al ejemplo francés del uso y termina por ser usada para designar la "formación", lade "cultura" pues parece que la evolución semántica deci- "educación" de la mente. Luego, en un movimiento inverso alsiva de la palabra -que permitirá, comoconsecuencia, la observado precedentemente, se pasa deucultura"como accióninvención del concept* se produjo en la lengua francesa del (acción de instruir) a "&an como estado (estado de lasiglo de las Luces, antes de difundirse por préstamo lingüís- Jnentecultivada por la instrucció~, estado del inxv1auo quetic0 a las lenguas cercanas (inglés, alemán). "tiene culturan). Este uso es consagrado, a fines del siglo, por Si bien el siglo xviii puede considerarse como el período de el diccionario de la Academia (edición de 1798) que estigma-formación del sentido moderno de la palabra, sinembargo, en tizaUun espíritu natural y sin cultura", subrayandopormedio 1700, "culturanya es una palabra antigua en el vocabulario de esta expresión la oposición conceptual entre naturalezanfrancés. Proveniente del latíncultura que significa el cuidado y "cultura". Esta oposición es fundamental en los pens-de los campos o del ganado, a fines del siglo xiii designa una de las Luces que conciben la cultura como una característicaDarcela de tierra cultivada (sobre este punto y los siguientes&ase Bénéton L1975J). ellos, la cultura es la A comienzos del siglo xvr, ya no significa más un estado (el y transmitidos por la huma- de la cosa cultivada), sino una acción, el hecho de cultivar la en el curso de la historia. empIeándose en singular, tierra. Recién a mediados del siglo XVI se forma el sentido figurado, "cultura" podía designar, entonces, cultivar una y el humanismo de los filóso- cultura es algo propio del Hombre (con mayúscula), facultad, es decir el hecho de trabajar en su desarrollo. Pero niás allá de cualquier distinción de pueblos y de clases. Por lo este sentido figurado es poco corriente hasta fines del siglo tanto "culturanseinscribe por completo en la ideología de las xvir y no tiene reconocimiento académico, ya que no figura en Luces: la palabrase asocia a laidea de progreso, de evolución, la mavoría de los diccionarios de la época. ~ ~ de educación, de razón, que están en el núcleodel pensamien- Hastael ~iglox~iri,evolución del contenido semantico de la to de la época. Aunque el movimiento de las Luces nació en la palabra le debe poco al movimiento de las ideas y, por lo Inglaterra, encontró su lengua y su vocabulario en Francia y tanto, sigue másbien el movimientonatural de lalengua, que tendrá una gran expansión por toda Europa occideiital y, procede, por una parte, por metonimia (de la cultura como especialmente, en las grandes metrópolis como Amsterdam, 1 En francés eulture es tanto "cultura como "cultivo". (.N. la T.) de 10
  7. 7. Berlín, Milán, Madrid, Lisboa y hasta San Petersburgo. La historia). Las ideas optimistas de progreso, inscriptas en lasidea de cultura participa del optimismo del momento, basado nociones de "cultura" y de "civilización", pueden considerarseen el futuro perfectible del ser humano. El progreso nace de como una forma sucedánea de la esperanza religiosa. Apartirm- c is n .e c ó de este momento, el hombre está en el centro de la reflexión "Culturanseacerca en esemomento a una palabraquegoza y en el centro del universo. Aparece la idea de la posibilidadde gran éxito en el vocabulario francés del siglo xviii (más de una "ciencia del hombre"; Diderot emplea la expresión porgrande todavía que el de "culturan): "civilización". Las dos primera vez en 1755(en el artículo "Enciclopediande la Enci-palabras pertenecen al mismo campo semántico, reflejan las clopedia). Y, en 1787,Alexandre de Chavannes crea el térmi-mismas concepciones fundamentales. A veces están asocia- no *etnologían,que define como la disciplina que estudia ladas pero no son totalmente equivalentes. "Culturanevoca más I "historia de los progresos de los pueblos hacia lacivilización". !el progreso individual, ucivilización"el progreso colectivo. Como su homólogo "cultura" y por las mismas razones,"civilizaciónn es un concepto unitario y sólo se emplea en EL DEBATE FRANCO-ALEMAN SOBRE LA CULTURA,singular. De su sentido original, reciente (la palabra no O LA ANTITESIS Y ~ ~ ~ ~ ~ n - u ~ ~ ~ ~aparece hasta el siglo xviii), que designa el refinamiento de (SIGLOXIX-COMIENZOS DEL SIGLO XX)las costumbres, se libera en seguida en los filósofos reformis-tas para los que significa el proceso que saca a la humanidadde la ignorancia y de la irracionalidad. Al preconizar estanueva acepción de "civilización", los pensadores burgueses 1 I Kultur, en sentido figurado, aparece en el alemán en el sido wir y parece ser la transposición exacta de la palabra france- sa. El prestigio del francés (en esa época el uso del francés erareformadores, que no carecen de influencia política, imponen la marca distintiva de las clases superiores en Alemania) y lasu concepción del gobierno de la sociedad que, según ellos, - - influencia del pensamiento de las Luces son muy importan-debe apoyarse en la razón y en los conocimientos. tes y explican el préstamo. Por lo tanto, la civilización se define como un proceso de Sin embargo, Kultur evoluciona rápidamente en un senti-mejoramiento de las instituciones, de la legislación, de la do más limitativo que el homólogo francés y tiene, a partir de educación. La civilización es un movimiento no terminado a1 la segunda mitad del sigloxvin, un éxito de uso que "cultura" que hay que apoyar y que afecta a toda la sociedad, comen- (en francés) no conoce todavía, porque "civilizaciónn le quita zando por el Estado, que debe liberarse de todo lo que aún es el papel protagónico en el vocabulario de los pensadores no razonable en su funcionamiento. Finalmente, la civiliza- franceses. Según Norbert Elias [19391 este éxitosedebe aque ción puede y debe extenderse a todos los pueblos que compo- la burguesía intelectual alemana adopta el término y lo usa nen la humanidad. Si bien algunos pueblos son más avanza- en su oposición a la aristocracia de la corte. En efecto, dos que otros en este movimiento, si altos (Francia, espe- contrariamente a la situación francesa, la burguesía y la aristocracia no tienen vínculos estrechos en Alemania. La nobleza está relativamente aislada Fespecto de las capas J- sociales medias; las cortes de los principados son muy cerra- das; la burguesía está eliminada, en gran medida, de cual- quier acción política. Esta distancia social nutre cierto resen- timiento, espceialmente en una buena cantidad de intelec- escépticos, comoRousseau y Voltaire, evitan usar este termi- tuales que a mediados del siglo oponen los valores denomina- no, y ,no son capaces, porque son pocos, de imponer otra dos"espirituales", basados en la ciencia, el arte, la filosofía y, acepcion, más relativista. también, la religión, a los valoresYcorteses" la aristocracia. de El uso de "culturany de "civilizaciónnen el sigloxviii marca Según ellos, sólo los primeros son valores auténticos, profun- la llegada de una nueva concepción desacralizada de la histo- dos, los otros son superficiales e insinceros. ria. La filosofía (de la historia) se libera de la teología (de la 12 4j Estos intelectuales, que en general provienen elos medios 13 4
  8. 8. universitarios, les reprochan alos príncipes que gobiernan los Los r a s g o s c a ~ i c o s dlaclaseintelectual e manik- diferentes Estados alemanes su despreocupación por las artes ¿&a, su cultura, a saber, la sinc-pro undidad, lay la literatura y su dedicación, la mayor parte del tiempo, ai Xnuldd. . Dre -ttaia. 7 mamen-"ceremonial de la corte, para poder imitar las maneras "civili- -ek t-a n ocm alemanes.zadas" de la corte francesa. Hay dos p ~ v o l u c i ó seoculta, siempre se& Elias, un n ermitirles definir esta o u o s i c ~ m e - ó m . . con un-s~entuniento.de i& s. oToqwwerigim%ek i e n t o intelectual y nenec cien te % isa~rsontribuva al será considerado todo n aue risas o namiento superfi- participa de la mismafalta de certeza, es la expresión de una mismo modo que-1 a-a conciencia nacional que se interroga sobre el carácter especi- la intelligentsia burguesa alemana,la fico del pueblo alemán que no logró, aún, la unificación civilizada, carece de cultura. política. Frente al poder de los Estados vecinos, Francia eComo al pueblo le sucede lo mismo, esta intelligentsia consi- Inglaterra sobre todo, la "nación" alemana, debilitada por lasdera que, de alguna manera, tiene una misión que cumplir: la divisiones políticas, dispersaen unamultitud l e principados,de desarrollar y haeer relucir la cultura alemana. busca afirmar su existencia al clarificar su cultura. A través de esta toma de conciencia, el acentode la antítesis gweso. a partir del sigloxix,ia noción alemana de Kultui - - -"cultura-civilizaciónnse desplaza, poco a poco, de la oposiciónsocial hacia la oposición nacional [Elias, 19391. Varios hechosconvergentes van a permitir este desplazamiento. Por unaparte se refuerza la convicción de los vínculos estrechos queunen las costumbres civilizadas de las cortes alemanas con la sefiaconseguido hace tiempo.vida cortesana francesa, lo que será denunciado como una Ya en 1774zero de una.manera aún aislada, Johannforma de alienación. Por otra parte, aparece cada vez más Gottfried Herder, en un texto polémico fundamental, enuna voluntad de rehabilitación del alemán (la vanguardia nombre del "genio nacional" de cada pueblo (Volksgeist) to-intelectual usa solamente esta lengua) y de precisión, en el maba partido por la diversidad de las culturas, la riqueza de ladominio del pensamiento, de lo que es específicamente ale- humanidad y en contra del universalismo unifa~nnador las demán. La unidad nacional alemana todavía no se ha realizado Luces, 21quejuzgabaenpobreeedor. Frente alol$uewnsidera-y todavia no parecía realizable en el terreno político pero la ba imperiafismo intelectual de la filosofía francesa de lasintelligentsia, que tiene una idea cada vez más alta de su Luces, Herder pensaba que había que darle ai cada pueblo,misión "nacionaln, va a buscar esta unidad por el lado de lacultura. La ascensión progresiva de esta capa social (antes sin influencia) que logró convertirse en vocera de la conciencia nacional alemana transforma los datos y la escala del proble- ma "cultura-civilización". Y- .Alemania, en los m u g .. o, s En . . . . eL. t , - anteriores a- l a R c v o l u c i á n k a 1 c e s e , e ~ ba en Otrafilosofia de la historia (título de su ,obra de 1774)gi&svcpnnotación aristocrática alemana y evoca m- á diferente de la de las Luces. Por esto, H e d e r puede ser a - v las potencias occiaentaies. considerado con justicia el precursor del concepto relativista Del mismo modo, la "culturan, marca distintiva de la burgue- de "culturan: "Herder fue el que nos abrió los ojos sobre las%a intelectual alemana en el siglo xvrrr. se c o i 1 v ~ - e a e l culturas* [Dumont, 1986, p. 1341. sigloxlxen marca distintivade la nación alemana por entero. Después de la derrota de Jena, en 1806, y de la ocupación
  9. 9. de las tropas napoleónicas, la conciencia alemana refuerza el de unidad del género humano. Entre el siglo XVIII y el xix nacionalismo, que se expresa por medio de una acentuación francés hay una continuidad del pensamiento universalista. de la interpretación particularista de la cultura alemana. El La cultura, en sentido colectivo,es, ante todo, 1a"cultura de la esfuerzo por definirael carácter alemán" se intensifica. Ya no humanidad". A pesar d d a i d u m c i a alemana, la idea da se afirma solamente la singularidad absoluta de la cultura d a d prevalece sobre la % t e n & de la diversidad: más alemana sino también su superioridad. De esta afirmación, allá d e l a s d i f i m m i a ~ algunas ideologías concluyeron que el pueblo alemán tenía la "culturgfrancesa" existe la unidad de la "cultura huma- una misión especíiica respecto de la humanidad en general. Entonces, la idea alemana W l t u r a-v oe - na". EIIuna conferencia que se considera célebre, pronuncia- da en laSorbonaen 1882,iQuée.s una nación?, Ernest Renan durante el siglo xrx bajo la i n ~ h a c i o n a l i s m oSe . afirmaba con convicción: "Antes que la cultura francesa, la vincula cada vez más con la idea de "naciónn. Ea cultura cultura alemana, la cultura italiana, existe la cultura huma- proviene del alma, del genio del pueblo. La nación cultural na." precedey llama alanación política. Laculturaes un coniunto , . Las particularidades culturales se minimizan. Los intelec-.s a - tuales no admiten la concepción de una cultura ante todo &en el nacional y, de la misma manera, rechazan la oposición que e el b a s e hacen los alemanesentreucultura"y"civilización". Siguiendo d e su unidadL una lógica correcta, la idea universalista francesa de la Estas conauistas del espíritu no deben confundirse con las cultura se produce conjuntamente con una concepción electi- realizaciones técnicas, reiacionadas con el progreso indus- va de la nación, surgida de la Revolución: pertenecen a la trial y que emanan de un racionalismo sin alma. De manera nación francesa, explica Renan, todos los que se reconocen en cada vez más marcada durante el siglo xrx, los autores ella, cualesquiera sean sus orígenes. románticos alemanes oponen la cultura, expresión del alma ! En el siglo xx, la rivalidad de los nacionalismos franceses profunda de un pueblo, a la civilización, que en esta epoca se y alemanes y su enfrentamiento brutai en la guerra de 1914- define por el progreso material relacionado con el desarrollo 1918 exacerbarán el debate ideológico entre las dos concep- económico y técnico. Esta idea esencialista y particularista ciones de la cultura. Las palabras se vuelve eslóganes que se de la cultura se adecua perfectamente a la concepción étnico- utilizan como armas. A los alemanes que pretenden defender racial de la nación (comunidad de individuos que tienen el la cultura (en el sentido en que ellos la comprenden) los mismo origen) que se desarrolla en este momento en Alema- franceses les responden convirtiéndose en campeones de la nia y que servirá de fundamento para la constitución del civilización. Esto explica la relativa caída, a comienzos del Estado-nación alemán [Dumont, 19911. siglo xx, del uso de *culturan en su acepción colectiva en En Francia, la evoiución de la palabra en el siglo XIX es muy Francia, porque la ideología nacionalista francesa tenía que diferente. Cierta admiración en los círculos cultivados por la diferenciarse claramente, hasta en su vocabularia, de su rival filosofía y las letras alemanas que en ese entonces estaban en alemana. Sin embargo, el conflicto de las palabras va a pleno esplendor contribuyó, sin dudas, a ampliar la acepción prolongarse después del conflicto de las armas, y mostrará de la palabra francesa. "Cultura" se enriqueció con una una oposición ideológica profunda que no puede reducirse a dimensión colectiva y dejó de relacionarse solamente con el simple propaganda de guerra. desarrollo intelectual del individuo. A partir de este momen- El debate franco-alemán de los siglos XVIII-xx arquetípi- es to, empieza aaesignar tambiénunconjuntode características co de las dos concepciones de la cultura, una particularista, de una comunidad peroen un sentido a menudo amplio y poco otra universalista, ambas en el fundamento de las dos mane- preciso. Seencuentranexpresionescomo"cu1turafrancesan(o ras de definir el concepto de cultura en las ciencias sociales alemana) o "cultura de la humanidadn. "Cultura" se acerca contemporáneas. mucho a"civilizaciónny aveces son palabrasintercambiables. El concepto francés queda marcado, entonces, por la idea 16
  10. 10. /, ,.. 11r LA INVENCIÓN,~ ! . DEL C O N C E ~ Q CIENTIFICO DE CULTURAP -P~~-r--H..t.-r La adopción, en el sigloxrx, de una reflexión positiva sobre el hombre y la sociedad condujo a la creación de la sociología y de la etnología como disciplinas científicas. Laetnologíaintentará dar una respuesta objetiva a la vieja cuestión de la diversidad humana. ¿Cómo pensar B especifi- a cidad humana en la diversidad de los pueblos y de lasucostum- bres? Los f res de la etnol m i s m o e e l de la unida ñioS%a ae ias ~ u c e s Para ellos, la dificultad c 0 n s i s t . n . oepi-ddiversidad dentro de la unidad. - - F % ~ f a c e con una respuesta proveniente de la n biología para contestar esta pregunta. Justamente, si crean una nueva ciencia, es para aportar otra explicación de la diversidad humana, una respuesta que co sea la de la existen- cia de "razas" diferentes. Los etnólogos exploraron dos cami- nos simultánea v comwtitivamente: el aue orivileeia la uni- a dad y minimiza ía divirsidad, reducibndola una &versidad "temporal*, según un esquema evolucionista y el que, por el contrario, le otorga toda la importancia a la diversidad y se dedica a demostrar que ésta no se contradice con la unidad fundamental de la humanidad. Un concepto emergió como herramienta privilegiada para pensar este problema y explorar las dxerentes respuestas posibles: el de "cultura". La palabra flotaba en el aire pero se utilizaba, en general, tanto en Francia como en Alemania, en un sentido normativo. Los fundadores de la etnología le dieron un sentido puramente descriptivo. Para ellos no se trataba, como para los filósofos, de decir lo que debía ser la cultura, sino de describir qué era, tal como aparece en las sociedades humanas. Sin embargo, en sus comienzos la etnología no pudo esca- par completamente de la anibigiiedad y no se deshizo con facilidad de todo juicio de valor ni de toda implicación ideoló- 19
  11. 11. gica. Pero como se trataba de una disciplina en form~ción En Tylor, la duda entre "cultura" y "civilización" es carac- que, por esta misma razón, no podía ejercer una influencia terística del contexto de la época. Privilegia, finalmente, determinante en el campo intelectual de la época, permitió "cultura", porque comprende que "civrlizaciónn,incluso toma- que la reflexión sobre la cuestión de la cultura escapalvaen da en un sentido puramente descriptivo, pierde su carácter gran parte del debate pasional que oponía "cultura" a "civili- de concepto operatorio a partir del niomento en el que se la zación" y conservara una relativa autonomía epistemológica. aplica a las sociedades "primitivas", dado que su etimología La introducción del concepto de cultura se llevó a cab~ocon , remite a la constitución de las ciudades y por el sentido que un éxito desigual en los diferentes países en los que nació la adquirió en las ciencias históricas enl las que designa princi- etnología. Y, por otra parte, no hubo acuerdo entni las palmente las realizaciones materiales, débilmente desarro- diferentes "escuelas" sobre la cuestión de saber si hay que lladas en estas sociedades. "Culturan, p e ~ 1 a n u c i r a utilizar el concepto en singular (la Cultura) o en plural1 (las proporciona, tiene la ventaja de ser una & culturas), en una acepción universalista o particularista. - definición que ---.-- bra neuWaqÜ2 permite pensar toda la h d ( l d y romper - con - ñ - cierto ~ f a ~ e e & e ~ ~ c _ - ~ ~ ~ convertia ~ as S S ~ ~ los ~ t ~ v e sg u & L -em e %OR No hay que asombrarse deque la invención delconceptose Y LA C N E C 6 UNIVERSALISTA DE LA CULTURA O C P 1N W r , librepensador al que su calidad de lo tanto, de minoritario, le había cerrado lasl La primera definición del concepto etnológico decultura cs de Edward Burnett Tylor (1832-1917), antropólogo británico: i Cultura o ciuilización, tomadas en su sentido etnológico mhs inglesa. Tenía fe en la capacidad del hombrlrpara progresar y compartía en este si%fiWk g o s t ~e v o l u c i o n i s t a ~ s -Tampoco dudaba de la unidad psíquica de la humanidad, que explicaba las simi- extenso. es todo complejo que comprende el conocimlt!nto, litudes obieiadas en sociedades muy diferentes: según él, las creencias, el arte, la moral, el del,echo. las costumbres y las otrascapacidadeso hábitos adquiridosporel hombre en en condiciones idénticas, el espíritu humano funcionaba en tanto miembro de la sociedad. 11871,p.ll todas partes de manera semejante. Heredero de las Luces, adheria también a la concepción universalista de la cultura Esta definición, clara y simple, necesita, sin embargo, de de los filósofos del siglo xviir. algunos comentarios. Como vemos, pretende ser puramente El problema que intentaba resolver era conciliar en una descriptiva y objetiva, y no normativa. Por otra parte, roimpe misma explicación la evolución de la cultura y su universali- con las definiciones restrictivas e individualistas de la cu!ltu- dad. En Primitive Culture, que apareci6 en 1871, y que se ra: arnTylor, la cultura es la expresión de la totalidad c.e la tradujo al francés bastante rápidamente(en 18761,obrade la ! L Ii - -d 3 e caracteriza por su dimen.&Gi que se dijo que fundaba la etnología como ciencia autónoma, colectiva. Finalmente, la cultura es adqui6da y no se oribna se interroga acerca de los "orígenes de la cultura" (título del en la herencia biológica. No obstante, si bien la cultura es primer tomo)y acerca de los mecanismo3 de su evolución. Fue adquirida, su origen y características son, en gran parte, el primer etnólogo que abordó, efectivamente, los problemas inconscientes. culturales con un alcance general y sistemático. Fue el Aun cuando Tylor es el primero que propone una definición primero que se dedicó a estudiar la cultura en todos los tipos conceptual, no es el primero que emplea el término en etnolo- de sociedades y en todos sus aspectos, materiales, simbólicos gía. En el uso que hace de la palabra, él mismo fue influido e, incluso, corporales. directamente por losetnólogosalemanes a los que habíaleído, Tylor ajusta su método de estudio de la evolución de la y especialmente por Gustave Klemm quien, en contradicción cultura por medio de las "superviveneiasn culturales luego de con la tradición romántica germánica, utilizaba K~rltur unen una estadía en México. Allí, había podido observar la coexis- sentido objetivo, sobre todo para referirse a la cultura ma- tencia de costumbres ancestrales y de rasgos culturales terial. recientes. Por medio del estudio de las"supervivenciasn tenia
  12. 12. que ser posible, pensaba, remontarse al conjunto cultural ward Tylor es considerado, con justicia, el fundador de la original y reconstituirlo. Generalizando este principio meto- antropología británica. Por otra parte, le debemos el recono-l - dológico había Ilegadaalaeondusión de que la cuktura de los ~ % ~ t ~ s c o n.t. m p & n e o s r e p r e s e n t a b a l o b a l m e ~ e ~ cimiento de esta ciencia como disciplina universitaria: en 1883, en Oxford, fue el primer titular de una cátedra de humaniadrSe trataba de una antropología en Gran Bretaña. m a s fases de la evolución cultural, fases por las que necesariamente debieron de pasar las culturas de los pueblos civilizados. BOAS LA CONCEPCIÓN PARTICULARISTA DE LA CULTURA Y El método del examen de las supervivencias requena, lógicamente, la adopción del método comparativo que Tylor Si Tylor es el "in introdujo en la etnología. Para él, el estudio de las culturas singulares no podía hacerse si no se las comparaba entre sí, pues estaban vinculadas unas con otras en un mismo movi- miento de progreso cultural. Por el método comparativo se fijaba como objetivo establecer al menos una escala grosera la etnoerafia. ------- Franz Boas(1858-1942) había nacido en una familia judía de los estadios de la evolución de la cultura. alemana de espíritu liberal. Estaba sensibilizado por la Tylor intentaba probar la continuidad entre la cultura cuestión del racismo pues había sido víctima del antisemitis- primitiva y la cultura más avanzada. En contra de los que mo de algunos de sus condiscípulos en la universidad. Hizo establecían una rupturaentreel hombresalvajey paganojel sus estudios superiores en varias universidades alemanas, hombre civilizado v monoteista. se dedicó a demostrar el lazn - .. .. - . - -- primero en física, luego en matemática, finalmente en geo-I esencial que unía á1 primerocon el semndo. Entre ~rimitivos ~ - grafía (física y humana). Esta última disciplinaiba a llevarlo y civilizados no existe unadiferencia de naturaleza sino hacia la antropología. En efecto, en 1883-1884, participó de simplemente de grado de avance en el camino de la cultura. una expedición a los Esquimales de la tierra de Baffín. Fue Tylor combatió fogosamente la teoría de la degeneración de como geógrafo, con los intereses de un geógrafo(se trataba de los primitivos, inspirada en los teólogos que no podían imagi- estudiar el efecto del entorno físico sobre la sociedad esqui- nar que Dios hubiese creado seres tan "salvajes", teoría que mal), pero se dio cuenta de que la organización social estaba permitía no reconocer en los primitivosa seres tan humanos co- más determinada por la cultura que por el entorno físico. l mo los otros. Para él, por el contrario, todos los humanos eran Volvió a Alemania decidido a dedicarse, a partir de ese I seres de cultura por entero y la contribución de cada pueblo al momento, a la antropología. progreso de la cultura era digna de estima. En 1886,Boas volvió a i r a América del Norte, esta vez para Como se ve, su e.i.olucionismo no excluía cierto sentido de hacer trabajo de campo etnográfico sobre los indígenas de la1 la relatividad cultural, más bien rara en su época. En lo costa noroeste, en la Columbia británica. Entre 1886 y 1889 restante, su concepción del evolucionismo no era para nada permaneció durante largo tiempo entre Tos Kwakiutl, los Chi- rí~da: estaba convencido de que existía un pái.alelismo nook y los Tsimshian. En 1887 decidió establecerse en los absolutoenlaevoluciónculturaldelasdiferentessociedades. Estados Unidos y nacionalizarse norteamericano. Por eso proponía, en ciertos casos, la hipótesis difusionista. Toda laobra de B m s unintento por pensar la diferencia. Una simple similitud entre rasgos culturales de dos culturas P d d ~ f e r e n c i fundamental entre los m g o s humanos a diferentes no bastaba, según él, para probar que estuvieran es de orden cultural y no racial. Formado en la antropología en el mismo lugar en la escala del desarrollo cultural: podía Iísica, manifestó cierto interés por esta disciplina, pero se haber difusión de una hacia la otra. De una manera general, dedicó adeconstruir lo que constituía, en esa época, elconcep- fiel a su preocupación por la objetividadcientífica, se mostra- to central: la noción de "raza". En un estudio que tuvo mucha ba pmdente en sus interpretaciones. resonancia, hecho sobre una población de inmigrantes llega- Por su obra y por sus preocupaciones metodológicas, Ed- dos a los Estados Unidos entre 1908 y 1910 (17.821 sujetos),
  13. 13. demostró, recurriendo a métodos estadísticos, la extrema estadios de evolución de la cultura a partir de pretendidosrapidez (el espacio de apenas una generación) de la variacióil orígenes.de los rasgos morfológicos (en especial de la forma del cráneo) Boas desconfiaba también, y por las mismas razones, de laspor la presión de un entorno nuevo. Según él, el concepto tesis difusionistas basadas en las reconstrucciones seudohis-seudocientífico de "razanhumana, concebido como un conjun- tóricas. En general, descartaba toda teoría que pretendierato permanente de rasgos físicos específicos de un rruoo explicar todo. Por rigor científico rechazaba cualquiergenera-humano, no resiste el examen. lización que saliera del marco de lo que podía ser demostradoson estables no existen caracte empíricamente. Escéptico, analista más que teórico, nunca tuvo la ambición de fundar una escuela de pensamiento. En cambio, quedará en la historia de la antropología como tenstica de los grupos humanos en ei plano fisico es su el fundador del método inductivo e intensivo de campo. plasticidad, su inestabilidad, su mestizaje. Con sus conclu- Concebía a la etnología como una ciencia de observactón siones se anticipó a los descubrimientos posteriores de la directa: según él, en el estudio de una cultura particular todo genética de las poblaciones humanas. debe ser anotado, hasta el detalle del detalle. Preocupado por Por otra parte, Boas también se dedicó a demcstiar lo estaren contactocon la realidad, aBoasno legustaba recurrir absurdo de la idea, dominante en su época e imp!icita en la a informantes. El etnólogo, si quiere conocer y ccmprender noción de raza, de un vínculo entre los rasgos físicos y los una cultura, debe aprender !a lengua en usoen esa cultura. Y rasgos mentales. Para él era evidente que los dos dominios se más que realizar entrevistas más o menos formales-la situa- originan en análisis completamente diferentes. Y, precisa- j ción deentrevista puede influir en las respuestas- debe, sobre mente para oponerse a esa idea, adopta elconcepto decultura, l todo, estar atento a todo lo que se dice en las conversaciones que le parecía el más apropiado para dar cuenta de la diversi- "espontáneasn, incluso, agregaba, no dudar en "escuchar dad humana. Para él no existe diferencia de "naturaleza" detrás de la puertan. Todo esto suponía largas estadías en las (biológica) entre primitivos y civilizados, sólo diferencias de poblaciones elegidas para estudiar la cultura. cultura, adquiridos y por lo tanto no innatos. De manera que Por ciertos aspectos, BQas es el inventor del m6todo mono- en Boas, contrariamente a lo que gráfico en antripología. Pero como llevaba la preocupación concepto de cultura no funciona por el detalle hasta el extremo y exigía un conocimi< concepto de "raza", ya que exhaustivo cle la cultura estudiada a-ierconclu-contra de éste. Fue uno de los primeros científicos sociales sión general, él mismo nunca realizó ninguna monografía en que abandonó el concepto de "razan en la explicación de los é pleno del término. Incluso había Ile~ado pensar 1 acomportamientos humanos. que todo retrato sistemático de una cultura conlleva, necesa- A la inversa de Tylor, del que, no obstante, tomó la mamen- de especulación y eso era, precisadefinición de cultura, Boas se dio como objetivo estudiar"lasn =le i m o ~ c e r l oa, u a an idea de que ~ dculturas, más que "la" Cultura. Muy reticente a las grandes c a d a cultura torma un 6 d o cohirente y funcional.síntesis especulativas, en especial a la teoría evolucionista A Boas le debemos la concepción antropológica de "relati-unilineal, entonces dominante en el campo intelectual, expu- vismo cultural". aun cuando no sea él quien haya creado laso en una comunicación de 1896 lo que consideraba "los expresión, queaparecerá más tardey auncuandonohaya sidolímitesdel métodoconiparativo en antropología". Seenfrentó el Drimerocn Densar la relatividadcultural. Ené1,elrclativis-al comparatismo imprudente de la mayoría de los autores m i cultural &, en primer término, y quizá más que ningunaevolucionistas. Para él, existía muy poca esperanza de descu- otra cosa, un principio metodológico. Para escapar de todabrir leyes universales del funcionamiento de las sociedades y forma de etnocentrismo en el estudio de una cultura ende las culturas humanas, y aun menos, leyes generales de la 1 particular, recomendaba abordarla sin a prior¿, sin aplicarevolucióii de las culturas. Criticó radicalmente el método de categorías propias para interpretarla, sin compararla pre-la "periodizaciónnque consiste en reconstituir los diferentes maturamente con otras culturas. Aconsejaba ser prudente,24 &-&+E~.>W:PQ+".~ L Q v í Si s&?;?L/$ 1 4 or- / y 5 6 ~ s ~o -O ¡ O G + ~
  14. 14. Etnocentrismo La palabra fue creada por el sociólogo norteamericano niario antirruo calificaba de "bfirbaros" a todos los que no William G . Summer y apareció por primera vez en 1906 en par~.ieipaban la cultura grecorromana. En consecuencia. de su obraFololkways. Según su definición" en E:urona occidental. el termino~salvaje" utilizabacon el se , . e&- && ~~~ ra la wmpción niismo ientido, para dejar fuera de la eultura, dicho de otra &uL- ?a~ es el centro de t 0 d . W os nieqera, de la naturaleza, a los que no pertenecían a L a ao ds -y i e v a i u a d o. w é l L...) . cu:ltura occidental. Con esta actitud, los "civilizados" se Cada gmpo nutre su propio orgullo y vanidad, sejacta de ser comportan exactamente igual que los "bárbaros" o los "sal- superior, exalta sus propias divinidades y considera con va.je:sS.Al linal de cuentas, jno tenemos el derecho de pensar, desprecio a los extranjeros. Cada grupo piensa que sus con Levi-Strauss, que el "bárbaro es, en primer término, el .Propias ~ í f o l k w a y s ~ lasnúnicas buenas v c I o honibre que cree en la barbarie" [19521? -obse~os-geu~~&nenatras~umbr~é&as -"(citado por Simon 11993, p. 571). b.1 etgcgntnsmo puedetomarCQcmasextremasdeintd L m fl E ¿ c.a c u l t u a , religiosa e, in$s.oL~lj1.iCa. También puede La actitud que se describe parece universal, con diferentes y racionales. Enelcampode lasciencias formas según las sociedades. Como escribió Lévi-Strauss, a los hombres siempre lescostó considerarla diversidad de las . . snr:iales..se ouede hacer como si se reconocierael fenómeno de . la ,duversidadde las culturas y, al mismo tiempo, se concibie- culturas como un "fenómeno natural, resultado de las rela- r i la vanedad de lasculturascomo una simpleexpresión de ciones directas o indirectas entre las sociedades" 119521. La diferentes etapasde un únicoprocesodecivilizacion. Deesta mayoría de los pueblos denominados "primitivos" conside- f niri era, el ev~lucionismodel siglo xix, al imaginarestadiosn ran que la humanidad termina en sus fronteras étnicas o de n desarrollo social unilineal, se permitía clasificar las linyisticas, y por eso se designan a si mismos con un cullt ras particulares sobre la base de una sola escala de nombre de etnia que significa, s e i n los casos. "los hom- civi ización. Ladiferenciacultural,desdeestaperspectiva,es bres", los excelentes", o incluso. "los verdaderos", en oposi- silo apariencia; tarde o temprano esta llamada a desapare- ción a los extranjeros que no son reconocidos como seres c-r. En ruptura total con esta concepción, la antropologia humanos por entero. CJ rural introduce la idea de la relatividad de las culturas y En cuanto a las sociedades denominadas Uhistóricas", tam- de su imposible ierarquiznción a prwri. Y recomienda, para bién les resulta dificil concebir la idea de unidad de la escapar de todo ~rnoccntrismo n la investigación, la aplica- e humanidad en la diversidad cultural. El mundo grecorro- ción del método de la observación participante.paciente, d a r "pasitos" e n l a investigación. Era consciente de los investigadores. E s que, para Boas, cada cultura represen-la complejidad de cada sistema cultural y pensaba que sólo el t a unla totalidad singular y todo s u esfuerzo consistía enexamen metódico de un sistema cultura! por si mismo podíalograr s u complejidad. investigar lo que las convertía en unaunidad. De ahí s u preocupación no sólo por describir los hechos culturales sino Además de un principio metodológico, el relativismo cultu- por comprenderlos vinculándolosconel conjunto con el que seraldeBoasimplicaba, también, unaconcepción relativista de relacionan. Una costumbre particular sólo s e ~ u e d explicar ela cultura. De origen alemán, formado en las universidades si se la relaciona con el contexto cultural io. También sealemanas, no podía no haber estado influido por la noción trata d e c o m p e e r como se tormo l a s í s s-oparticularista alemana de l a cultura. Para él, cada cultura es representazda cultura y lo que hace a s u coherencia.única, específica. S u atención estaba espontáneamente atrai- a- da de un "estilo* articular que seda por lo que hace a l a originalidad de una cultura. Casi i expresa a través de l a lengua, las creencias, las costumbresnunca con anterioridad, las culturas particulares habían sido I y también el arte, pero no sólo. Este estilo, este "espíritu"objeto de un tratamiento autónomo de este tipo por parte de propio de cada cultura, influye e n el comportamiento de los
  15. 15. individuos. Boas pensaba que la tarea del etnólogo era tam- güístico dominante en ese momento y empleaban de manera bién elucidar el vinculo entre el individuo y su cultura. corriente el término "civilización" ya consagrado por los hisito- Sin duda existe una relación estrecha entre el relativismo riadores y prácticamente nunca el de "cultura" en un sentido cultural como principio metodológico y comoprincipioepiste- colectivo y descriptivo. Sin embargo, como estaban muy al mológico que culmina en una concepción relativista de la tanto de los trabajos científicos alemanes, se negaban, a cultura.la elección del m&todode&servacio.r~pr@h»~da _?_._l.-- y. traducir Kultur por su homólogo francés y prefenan usar sistemática. sin prCJUUOS. de una eni.uladeukucal determi- -- "civilización". Asimismo, la obra de Tylor, Primitive Culture, agresivamente. a considerar a e s t m tuvo cierto eco en la comunidad científica francesa, peroel La transformación de una etnografía de título en francés fue La Civilisntionprimitiue. viajeros "que no hacen más que estar de pason en una El término cultura, usado por los investigadoresfranceses,se etnografía de largas estadías modificó completamente la relacionaba, en general, con su acepción tradicionalen elcampo percepción de las culturas particulares. intelectual nacional; se refería al dominiodel espíritu y sólo v a l Hacia finales de su vida, Boas insistió en otro aspecto del comprendidoen unsentidoelitistay restringidoy en unsentiio l ceJativismo cultural. &te puede ser t a m b i a p i n c i io tolerancia por las culturas diferentes. eD- a -5 Ltico que afirma la dignidad de cada c ~ l ~ ~ ~ o c e l a m a -a l cada c u l t w u x ~ a s una manera única de ser hombre, tiene a individualista (la cultura de una Dersona *cultivada"). Es claro que el contexto ideoiógico de la Francia del siglo xix bloqueóla emergencia del conceptodescnptivo de cultura. Los sociólogos y los etnólogos estaban demasiado impregna- -. a r u e - a & d d estima y a la p r o t e c c m - dos del universalismo abstracto de las Luces como paira S se considera la obra de Boas en su rica diversidad y en i pensarla pluralidadcultural en lassociedades humanas& no ! las incontables hipótesis sobre los hechos culturales que posee, se descubre que toda la antropología cultural norte- americana futura se encuentra anunciada en ella. era con referencia a "la" civilización. El contexto histórico, 05s verdad, no llevaba a interrogarse sobre esta cuestión. La epopeya colonial se hacía en nombre de la misión "civilizado- ra" francesa. La rivalidad y los conflictos con Alemania oponían dos nacionalismosque utilizaban la noción de Kultur LAIDEA DE CULTURA y deUcivilización" como armas de propaganda. Finalmente,+ ENLOSFUNDADORESDELAETNOLOGiAFRANCESA Estado-nación francés, confrontado en el último tercio dpl sigloxix con el rápido desarrollo de la inmigración extranjera, Si se la compara con los países vecinos, Francia manifiesta adoptaba una política cultural que tendía, resueltamente, a originalidad en el desarrollo de las ciencias sociales. Allí nace la la asimilación de estas poblaciones, de acuerdo con el modelo sociología comodisciplinacientífica pero, paradójicamente,esta centralista que ya había surtido sus efectos en las cultur~ls anterioridad va a generar un retraso en la creación de la regionales del país. etnología francesa. En un primer momento la sociología ocupa, En la etnología francesa de los comienzos, el concepto de podna decirse, todo el espacio de la investigación sobre las cultura brilla por su ausencia. Habráque esperarel desarro1:lo sociedades humanas. La etnología -sena más justo decir la de una etnología de campo, en los años treinta, para que etnografia-se reduce al estatus de rama anexa de la sociología. comience a aparecer, especialmente en los investigadores afr,i-i La "cuestión social" domina y oblitera la "cuestión culturaln. canistas, como Marcel Griaule o Michel Leiris. La etnología adquiere en esos años cierta autonomía en relaci~n con lal Una comprabación: sociología y se forja sus propias herramientas conceptuales. L8a la ausencia de concepto científico de cultura confrontación directa y prolongada con la alteridad y la plura- en los comienzos de la investigación francesa lidad cultural beneficia la emergencia del concepto de cultura mediante la introducción de cierto relativismo cultural.1 En el siglo xix y comienzos del xx, en las ciencias sociales francesas, los investigadores se conformaban con el uso lin- 28 Peroestaemergenciadel conceptoesmuy lentaenFrancia e, incluso en la literatura etnológica, "civilizaciónnhará algo 29
  16. 16. más que resistir, de manera que ambos términos se emplea- 1 dad es una, de que todas las civilizaciones particulares contribuyen a la civilización humana. No concebía una dife-ron indistintamente hasta los años sesenta. La obra clásica i ;de Ruth Benedict, Patternes of Culture, se traduce en 1950 rencia de naturaleza entre primitivos y civilizados. Mauss,con el título (desafortunado desde todo punto de vista) de aut-comgartía elpgamientoiJe D a u r k h e ~ n , c o n . ~ l ~ .-..Echantillons de ci~ilisations.~ boraba -estrechamcnte, fue todavía__.... exglícito en-lIFQ1: -.-._._... .--_l_._. más -Durkheim fenómenossociales; y hablar de pueblos incultos, <in civiliza- I Iy el enfoque unitario de los hechos de cultura ción". de ~ u e b i o s "naturales" (Naturuolkerl es hablar de cosas Emile Durkheim (1858-1917), por una curiosa coincidencia, que no eisten ( l h n é e Socioiogique, tomó N, 141.) p. 2 nació el mismo año que Franz Boas y, como éste en la El famoso artículo, escrito por Durkheim y Mauss en 1902, antropología norteamericana, ocupó una posición "de funda- "De quelques formes primitives de classification", intentaba dor" en la antropología francesa. Sociólogomás que etnólogo, demostrar que los primitivos son perfectamente capaces de Durkheim no dejó de desarrollar una sociología con orienta- pensamiento lógico. Durkheim no cambiará sus ideas sobre ción antropológica. En efecto, su ambición era comprender lo este punto. Más tarde, en Formes élémentaires de la uie social en todas sus dimensiones y en todos sus aspectos, religieuse, confirmará su posición inicial, al recurrir por una incluyendo la dimensión cultural, a través de todas las vez a la noción de cultura:formas de sociedades. En 1897, con la creacióndelarevistalAnnéesociologique, i ]..L el pensamientoconceptuales contemporáneodela huma-Durkheim contribuyó a fundar la etnología francesa y a I nidad. Por lo tanto nosnegamos aver en41el producto de una cultura más o menos tardía L19121. asegurarle uii reconocimiento nacional e internacional, con la publicación en los sucesivos números de muchas monoera-fías etnográficas y reseñas de obras etnológicas, en general, - Si bien Durkheim compartía algunos aspectos de la teoriaextranjeras. evolucionista, sin embargo se apartaba de las tesis más En cuanto al propio Durkheim, no usaba casi nunca el : reductoras y especialmente de la del esquema unilineal deconcepto de cultura. En su propia revista, "culturan en una evolución común a todas tassociedades. En una reseña de una lengua extranjera se traducía, en general, por "civilización". obra alemana sobre la"psicologíadelospuebios", ciencia muy Pero si bien sólo recuma excepcionalmente al concepto de en boga en ese entonces en Alemania, en desacuerdo con lacultura, esto no queria decir que no se interesara por los hipótesis central de la obra, que proponía la idea de unfenómenos culturales. Para él, los fenómenos sociales tienen, devenir idéntico para toda la humanidad, escribió:necesariamente, una dimensión cultural ya que son, tam-bién, fenómenos simbólicos. Nada autoriza a creer que los diferentes tipos de pueblos van Durkheim contribuyó mucho a extraer del concepto de todos en el mismo sentido; hay algunos que siguen los cami-civilización sus presupuestos ideológicos más o menos implí- nos mas diversos. El desarrollo humano debe imaginarse no como una línea en la que las sociedades se dispondrían unascitos. En una "Note sur la notion de civilisation", redactada detrás de las otras, como si las más avanzadasno fuesen másjunto con Marcel Maussy queaparecióen 1913,se esforzópor que la continuación de las más rudimentarias, sino como unproponer una concepción objetiva y no normativa de la ! árbol con ramas múltiples y divergentes. Nada nos dice quecivilización, que incluía la idea de la pluralidad de las civili- la civilización de mañana será sólo la prolongación mászaciones sin por eso quitar el valor a la idea de la unidad del l elevada de la de hoy; quizás suceda lo contrario: quizás tengahombre. Para él no existía ninguna duda de que la humani- como agentes a pueblos que consideramos inferiores, como en i China, por ejemplo, y que le darán una dirección nueva e l En tanto que la traducción al español del original en ingles sería J inesperadaCAnnéeesociologique, tomoMi, 1913, pp. 60-61).Patrones de cultura, la traducción del título en francks es Muestras deciuilizaciones. (N. de la T.)30
  17. 17. Por lo tanto,el pensamientode Durkheim noestabaexento No hay que buscar en Durkheim una teoría sistemática dede una gran sensibilidad respecto de la relatividad cultural, la cultura. Su reflexión sobre la cultura no forma un coniiintoque provenía de su concepción general de la sociedad y de la ~ ., ----- ~~ unilicado. La preocupación central de su obra era, más bien,normalidad social. Abordaba esta cuestión adoptando uncamino relativista: la normalidad relativa de cada sociedad y determinar la naturaleza del vinculo social. Sin einbareo. s u u concepción de la sociedad como totalidad orgánica determina- -- .de su nivel de desarrollo. Su concepción de la normalidad era, ba su concepción de la cultura o de la civilización: para él, laspor consiguiente, puramente descriptiva y se basaba en una civilizaciones constituyen "sistemas complejos y solidarios".especie de "median propia de cada tipo de sociedad. En contra de las tesis individualistas, que refutaba por su Años más tarde, en 1929, en un estilo más polémico y más psicologismo, Durkheim afirmaba la prioridad de la sociedadexplícito, Mauss continuará el pensamiento de Durkheim, sobre el individuo. Es evidente que su concepción de losdurante una conferencia sobre las "civilizacionesn: fenómenos culturales participaba del mismo holismo meto- dológico. En las Formes élérnentaires de la vie religieuse, Los hombres de Estado, los filósofos, el público, los publicis- tas más aún, hablan de la civilización. En un período nacio- especialmente, pero luego en Le suicide (lag?), desarrolló nalista, la ciuilización, es siempre su cultura, la de la nación, una teoría de la "conciencia colectivan que es una forma de pues en general ignoran la civilización de los demás. En un teoría cultural. Para él, en toda sociedad existe unauconcien- periodo racionalista y generalmente universalista y cosmo- cia colectivan,formada por representaciones colectivas, idea- polita f...] la Ciuiliración constituye una especie de estado de les, valores y sentimientos comunes a todos los individuos de cosas ideal y real alavez, racional y naturalalmismo tiempo, esa sociedad. Esta conciencia colectiva precede al individuo, causal y final en el mismo momento, que se iría separando, se le impone, es exterior a él y lo trasciende: existe disconti- poco a poco, por un progreso del que no se duda [...l. nuidad entre la conciencia colectiva y la conciencia indivi- Esta esencia perfecta no tuvo nunca otra existencia que la dual, la primera es "superiorn a la segunda, pues es más de un mito, la de una representación colectiva. Esta creen- compleja y más indeterminada. La conciencia colectiva lleva cia universalista y nacionalista al mismo tiempo es. incluso, i un rasgo de nuestras civilizaciones internacionales y nacio- a cabo la unidad y la cohesión de una sociedad. nales del occidente europeo y de la América no indígena Las hipótesis de Durkheim sobre la conciencia colectiva [1930, pp. 103-1041. ejercieron una influencia cierta sobre la teoría de la cultura como "superorganismo" de Alfred Kroeber [19171. También Consecuente consigo mismo, Durkheim había llegado a es posible realizar una conexión entre la noción de concienciaprivilegiar un empleo no rígido de la noción de civilización colectiva-Durkheim le atribuía características espirituales-que hacia funcionar como un concepto "de geometría varia- y las nociones depattern cultural y de "personalidad básicanble". En la "Note sur la notion de civilisation", escrita con de los antropólogosculturalistas norteamericanos. DurkheimMauss, se preocupa porque la noción salga de la generalidad mismo usaba, en ocasiones, la expresión "personalidad co-difusa que la caracterizaba para poder darle un contenido lectiva" en UII sentido muy cercano al de "conciencia colecti-conceptual operatorio: "la" civilización no se confunde con la va". Si bien el concepto de cultura está prácticamente ausen-humanidad y su devenir, tampoco con una nación en especial; te de la antropología de Durkheim, esto no le impidió propo-lo que existe, lo que se puede observar y estudiar, son ner interpretaciones do fenómenos con frecuencia considera-diferentes civilizaciones. Y hay que entender por "civiliza- dos "culturales" por las ciencias sociales.ción" un conjunto de I fenómenos sociales que no están vinculados con un organismo Lévy-Bruhl y el enfoque diferencial social oarticular: éstos se extienden por áreas que superan el r~~~ territorio nacionál o bien se desarrollan en periodos tempora- Aunque la obra de Lucien Lévy-Bruhl(1857-1939) no haya les que superan la historia de una sola sociedad 11913, p. 471. tenido la misma resonancia ni ejercido la misma influencia 1 que la de Durkheim, se observa que en sus comienzos, a

×