• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
trabajo de religion mejorado
 

trabajo de religion mejorado

on

  • 1,018 views

nada

nada

Statistics

Views

Total Views
1,018
Views on SlideShare
1,017
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
9
Comments
0

1 Embed 1

http://prom2009alexis.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    trabajo de religion mejorado trabajo de religion mejorado Presentation Transcript

    • IED RAFAEL URIBE URIBE RELIGION CALDERON DIEGO HERRERA ALEXIS 1103jt 2009 RELIGION Y ASTRONOMICA COMO UNA CIENCIA
      • Para construir los calendarios, nuestros ancestros debían mantener registros de las estrellas, el sol, la luna…, por largo tiempo. Los babilonios por ejemplo, mantenían registros detallados del sol y de esa forma fueron capaces de predecir eclipses con una gran exactitud.
      • Estos dioses, a su vez, llegaron a identificarse con objetos celestiales - la ciudad divina de Babilonia, Marduk tenía como símbolo el planeta Júpiter; y Nurta, el Dios de la guerra, era Saturno y así sucesivamente. Queda claro entonces que sólo los sacerdotes podían hablar con autoridad acerca del deseo de los dioses, ya que ellos estaban en contacto diario con los dioses y conocían sus verdaderas caras.
      • Dentro de esta actitud hacia los objetos celestes, corresponde asociar a muchos templos y monumentos el carácter de observatorios usados por los sacerdotes en su trabajo. La torre de Babel era un ejemplo de una estructura de este tipo. A esta torre también se conocía como el templo de los siete ángeles mensajeros. Aún más interesantes eran algunos templos del Egipto antiguo. Estos fueron construidos de tal forma que en ciertos horarios la luz externa podía pasar libremente a través de sus ejes en línea recta hacia el santuario. Durante casi todo el tiempo el templo estaría envuelto en la oscuridad, pero una vez al año - y aún entonces, sólo por un corto tiempo - el santuario sería inundado con la luz del sol. Este evento dramático, el cual señalaba el comienzo de un año nuevo, ocurría, no por casualidad ciertamente, en el instante del solsticio de verano, cuando el sol alcanza el punto más alto de su trayectoria. En el caso de Egipto, el significado de aquel evento iba aún más lejos, ya que su ocurrencia coincidía con el comienzo de la subida del río Nilo. Este suceso daba a la tierra el agua tan deseada. Claramente, un evento de tal magnitud merecía ser conmemorado anualmente con un espectáculo igualmente impresionante.
      Religión y Astronomía
    •  
      • Las tablas de arcilla de los babilonios constituyeron los primeros registros astronómicos. De particular interés son los sumerios quienes habitaban la región sur entre el Tigres y el Eúfrates, ellos fueron los inventores de la escritura cuneiforme en la cual cada sonido consistía de una vocal y una o dos consonantes y estaba representado por un carácter especial. Los sumerios basaban sus cálculos en un sistema sexagenario de números; en lugar de usar una base diez como lo es nuestro sistema, el sistema decimal, ellos usaban la base 60. Este sistema aunque complicado, esta especialmente adaptado para registrar observaciones, por permitir una subdivisión mayor que el sistema decimal actual. Nuestra costumbre de dividir un grado en 60 minutos o un arco de un minuto en 60 segundos se remonta al sistema sexagenario babilonio.
      • Los astrónomos babilonios estaban interesados en determinar la apariencia de la nueva luna para su calendario, pero los egipcios centraban su interés en Sirius, cuya aparición estaba conectada con la importante subida del Nilo. En un comienzo puede haber sido una coincidencia, pero cuando los sacerdotes egipcios notaron que Sirius - aquella brillante estrella cerca de Orión - aparecía en los instantes previos del amanecer, precisamente en la época donde el Nilo iniciaba su crecida. Aquel evento era particularmente destacado, ya que previo a este hecho, Sirius había amanecido (comenzado a elevarse en el horizonte) después del sol y, por lo tanto, no podía ser visto. Como resultado, los egipcios concluyeron que el amanecer de Sirius marcaba el comienzo de un nuevo año y de hecho era responsable por la subida del Nilo. Los egipcios fueron también los autores de un año de 365 días. Originalmente, ellos, al igual que los babilonios, mantenían un ciclo lunar, donde tenían 12 meses iguales cada uno de 30 días. Más tarde para que el nuevo año coincidiera con la salida de Sirius 5 días adicionales tuvieron que ser añadidos .
    • Un científico reflexiona sobre la creencia religiosa
      • El Dr. Allan Sandage, astrónomo, obtuvo el premio Crafoord, equivalente al premio Nobel en astronomía. En sus inicios trabajó bajo Edwin Hubble, llamado "el padre de la cosmología observacional" y luego de su muerte en 1953 siguió estudiando la expansión del universo. En gran medida gracias a sus esfuerzos incansables, los astrónomos hoy conocen la fecha del evento de la creación en forma mucho más exacta que unas décadas atrás.
      • Yo diría que no con el mismo tipo de certeza que atribuimos a afirmaciones como "la Tierra está en una órbita alrededor del sol, a una distancia media de 150 millones de kilómetros, y hace un recorrido completo en 365,25 días," o "la información genética está codificada en largas cadenas de proteínas de ADN que se reproducen durante la mitosis, en las células de un individuo específico, y al reproducirse se unen con el ADN de otro individuo para producir la similitud hereditaria de la progenie con sus padres, etc." Es innegable el tremendo éxito de la ciencia moderna en producir este tipo de datos, que tienen una fuerte sensación de certeza, y este éxito simplemente no puede ser ignorado
      ¿Puede probarse la existencia de Dios?
      • Las pruebas de la existencia de Dios siempre han sido de otro tipo, y este es un punto crítico que deben entender aquellos científicos que sólo quieren aceptar los resultados que pueden ser obtenidos a través del método científico. Dios nunca puede ser probado para ellos por esta razón. (Quienes niegan a Dios de entrada, por algún tipo de razonamiento circular, nunca encontrarán a Dios.) La ciencia ilumina fuertemente, pero sólo una parte de la realidad
      • ,
      • En mi opinión, no, si entendemos que cada uno trata con diferentes aspectos de la realidad. La Biblia indudablemente no es un libro científico. Uno no la estudia para encontrar las intensidades y las longitudes de onda de las líneas espectrales de Balmer del hidrógeno. Pero tampoco se ocupa la ciencia de las propiedades espirituales últimas del mundo, que son también reales.
      • "la ciencia lo sabrá todo," es en sí mismo un acto de fe que niega que pueda haber algo desconocido para la ciencia, aun en teoría. Pero las cosas del espíritu no son cosas de la ciencia.
      ¿Debe haber necesariamente un conflicto entre la ciencia y la religion?
      • No tiene que haber ningún conflicto entre la ciencia y la religión, si cada uno reconoce sus propios límites y cada uno toma en serio las afirmaciones del otro. El éxito comprobado de la ciencia no puede ser ignorado simplemente por la iglesia. Pero tampoco puede ser descartada la pretensión de la iglesia de explicar el mundo en su nivel más profundo. Si Dios no existiera, la ciencia tendría que inventar el concepto (de hecho, ha ocurrido) para explicar lo que está descubriendo en sus raíces. La afirmación de Abelardo en el siglo XII, "La verdad no puede ser contraria a la verdad. Los hallazgos de la razón deben concordar con las verdades de las Escrituras, porque si no el Dios que nos ha dado ambas nos ha engañado en una o en la otra," sigue siendo cierta.
      • Si no existe Dios, nada tiene sentido. El caso del ateo está basado en un autoengaño que surge de su premisa inicial. Y, si existe Dios, debe ser verdadero tanto para la ciencia como para la religión. Si esto no parece ser así, entonces la hermenéutica de alguno de los dos (ya sea del pastor o del científico) debe estar errada.
      • Yo creo que hay una responsabilidad clara, seria e inmediata para que la iglesia comprenda y crea los resultados y afirmaciones extraordinarios de la ciencia. Su éxito es simplemente demasiado evidente y visible como para ser ignorado.
      • Yo diría que no, si bien el descubrimiento de la expansión del universo, con sus consecuencias relacionadas con la posibilidad de que los astrónomos hayan identificado el evento de la creación, ciertamente acerca a la cosmología al tipo de teología natural que intentaba encontrar a Dios identificando la primera causa. Los astrónomos pueden haber encontrado el primer efecto, pero no necesariamente la primera causa que buscaban Anselmo y Santo Tomás de Aquino.
      ¿Tienen significación teológica los descubrimientos astronómicos recientes?
      • No obstante, hay artículos científicos serios que discuten los sucesos que ocurrieron justo después del evento de creación del Big Bang (¿ex nihilo?) a partir del cual todos los tipos de materia que conocemos (bariones, electrones, fotones, etc.) fueron hechos, y la cantidad de esta materia. Hoy se dice que podemos entender aun la creación de la materia. Las observaciones astronómicas han sugerido también que este evento de la creación, señalado por la expansión del universo, ha ocurrido sólo una vez. La expansión continuará para siempre, el universo no colapsará sobre sí mismo y, por lo tanto, este tipo de creación no volverá a ocurrir.
      • Pero el conocimiento de la creación no es conocimiento acerca del creador, ni nos dicen ningún hallazgo astronómico por qué ocurrió el evento. Es ciertamente sobrenatural (es decir, fuera de nuestra comprensión del orden natural de las cosas) y, según esta definición, un milagro. Pero no encontraremos la naturaleza de Dios dentro de ninguna parte de estos hallazgos de la ciencia. Para esto, uno debe dirigirse a las Escrituras, si buscamos tener una respuesta dentro de nuestra comprensión humana finita.
      • Es indiscutible que uno de los elementos que no pasa desapercibido en cualquier decoración navideña es la Estrella de Belén. Con la ayuda de los ordenadores, los avances en traducciones de lenguas orientales y los nuevos hallazgos arqueológicos, hoy en día tenemos la posibilidad de investigar, desde el punto de vista astronómico, qué pudo ser realmente esta estrella. Las conclusiones obtenidas andan aún por el terreno de las hipótesis pero permiten descartar algunos sucesos astronómicos que se relacionaban (y aún se relacionan erróneamente) con la Estrella de Belén.
      Estrella de Belén.
    •  
      • El evangelista Mateo (2, 2) relaciona el nacimiento de Jesús en Belén con la aparición de una estrella particularmente luminosa en el cielo de Palestina.
      • Johannes Kepler, 1603 , astrónomo y matemático de la corte al observar desde el castillo de Praga el acercamiento de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, se preguntó por primera vez si el Evangelio no se refería precisamente a ese mismo fenómeno. Hizo cálculos hasta descubrir que una conjunción de este tipo tuvo lugar en el año 7 a.C.
      •   Encuentro de una tablilla En 1925 el erudito alemán P. Schnabel descifró anotaciones neobabilonias  acuñadas en una tabla de arcilla encontrada entre las ruinas de un antiguo templo del sol, cien kilómetros al norte de Babilonia . La tablilla revela la existencia de una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis en el año 7 a.C. , en tres ocasiones, durante pocos meses: del 29 de mayo al 8 de junio; del 26 de septiembre al 6 de octubre; del 5 al 15 de diciembre. Según los cálculos matemáticos, esta triple conjunción se vio con gran claridad en la región del Mediterráneo .
      • La triple conjunción de los dos planetas explica también la aparición y la desaparición de la estrella, dato confirmado por el Evangelio .  La tercera conjunción de Júpiter y Saturno, unidos como si se tratara de un gran astro, tuvo lugar del 5 al 15 de diciembre . En el crepúsculo, la intensa luz podía verse al mirar hacia el Sur, de modo que los Magos de Oriente, al caminar de Jerusalén a Belén, la tenían en frente. La estrella parecía moverse, como explica el Evangelio, «delante de ellos» (Mt 2, 9).
      La Estrella de Belén identificada por la astronomía 
      • El problema inicia al considerar lo siguiente: ¿Qué fue la estrella de Belén? En este punto hay infinidad de hipótesis para todos los gustos, desde las más ortodoxas a las más descabelladas. Por ejemplo podríamos hablar de una estrella espontánea y de origen divino, o de un objeto volador no identificado (definición científica que poco o nada tiene que ver con los "platillos voladores"), pero hay otras hipótesis que consideramos como más viables. Dentro de la astronomía se postula que la estrella de Belén pudo ser un cometa muy luminoso que surcó los cielos de la época o una estrella que explotó como una colosal supernova. Sin embargo estas hipótesis se debilitan ante los hechos conocidos. Primero, no existe registro de ningún cometa luminoso en aquella época, además de que los antiguos (y uno que otro ignorante moderno) consideraban a los cometas como signos de catástrofes. Es segundo término, no existe ningún registro de una explosión de supernova para esa época, la cual habría sido registrada por las diversas civilizaciones del planeta, como ha ocurrido con portentos semejantes en otras fechas.
      Tras la pista de la Estrella de Belén.
      • Esta ciudad data del año 50 d.C. y fue mandada fundar por el emperador romano Claudio quien se dice la creó en honor de su mujer la emperatriz Agripina, madre de Nerón, de la cual otras fuentes refieren que allí había nacido. El emperador Claudio quería convertir esta colonia en sitio de descanso para los veteranos de su ejército, para que a las orillas del río Rin tuvieran un sitio ideal para pasar sus últimos años después de haberle servido. La ciudad recibió el nombre de Colonia Claudia Ara Agrippinensis. Todavía en tiempos de Federico Barbarroja la ciudad era reconocida como Colonia Agrippina.
      • La afluencia de peregrinos de todos los ámbitos del Imperio, que querían venerar a los santos peregrinos de Belén, fue inmensa. Los prelados se vieron precisados a proyectar un templo digno de nuevo culto. El 15 de agosto de 1248 el arzobispo Conrado de Hostaden puso la primera piedra de la catedral de San Pedro. Pocos años después, maese Nicolás de Verdun terminaba el arca, obra maestra de la orfebrería gótica, en que se conservan desde entonces las insignes reliquias. La actual configuración de la catedral presenta siete capillas, la tercera corresponde a la tumba del arzobispo Conrado de Hostaden y la cuarta a las reliquias de los tres Santos Reyes. En sus vitrales destacan la representación de la historia de los Reyes Magos, así como la historia del emperador Constantino y su madre Santa Elena.
      Simulación de la conjunción planetaria atribuible a la "Estrella de Belen".
      • Desde el principio de los tiempos los hombres de todas las culturas han encontrado en el cielo la ayuda para poder saber cuándo plantar o recoger las cosechas y también han interpretado distintos acontecimientos astronómicos (cometas, novas, eclipses...) como símbolos de acontecimientos desastrosos, malos tiempos por llegar o como presagio de algo grande que estuviese a punto de suceder.
      • Por otra parte también las religiones han relacionado sus divinidades con estrellas o planetas. En el antiguo Egipto las crecidas del Nilo y el renacimiento anual de Osiris venían anunciadas por el orto helíaco de la estrella Sirio (primera aparición anual de la estrella en el cielo).
      Estrellas Anunciadoras
      • Las culturas centroamericanas consideraban al planeta Venus como la metamorfosis del dios Quetzalcóalt, de éste modo cada vez que reaparecía el planeta se celebraban grandes ceremonias en el famoso templo azteca de Tenochtitlán. El mismo Buda nació también bajo la luz fulgurante de alguna estrella, al igual que Krisna. Incluso existen leyendas romanas que hablan de la aparición de una estrella al nacer el emperador romano Julio César y la de un cometa al morir éste.
      • No es de extrañar que la Estrella de Belén tenga una buena dosis de verdad al relacionarla con tan histórico acontecimiento. Pero no hay que pasar por alto que existe también la posibilidad de que sea un mito. Un hecho inventado para dar mayor grandiosidad al nacimiento de Jesús. Pero ¿y si existió? ¿Qué pudo ser? A continuación veremos las distintas hipótesis existentes acerca de la naturaleza de la estrella de Belén.
      • La adaptación del cometa como símbolo de la estrella de Belén es un hecho procedente de la Edad Media y claramente representado en el cuadro La Adoración de los Reyes Magos pintado por el italiano Giotto di Bondone sobre el año 1304. Giotto pintó su "estrella de Belén" en el cuadro, probablemente por la sorpresa que le habría producido la aparición en 1301 del cometa que hoy conocemos con el nombre de Halley.
      • Es indudable que aún no hay nada claro acerca de la naturaleza de la estrella de Belén. Distintos investigadores poseen distintas hipótesis acerca de ella pero no hay aún unanimidad sobre el fenómeno que guió a los Reyes Magos a Belén. Algunas hipótesis son descartables casi de inmediato y otras tienen buen aspecto. Cada uno puede quedarse con la que prefiera; mas con cierto escepticismo porque, como hemos recalcado, no olvidemos que sólo se tratan de hipótesis… si es que la Estrella realmente existió.
      ¿Qué fue pues la Estrella de Belén?
      • El viaje en busca del Mesías recién nacido es de cientos de Km. hasta Jerusalén. Representa grandes peligros de ser atacados por ladrones ya que llevaban tesoros.
      • Según explica el catedrático de fenomenología de la religión de la Pontificia Universidad Gregoriana, Giovanni Magnani: « en la antigua astrología,
      • Júpiter era considerado como la estrella del Príncipe del mundo La constelación de Piscis como el signo del final de los tiempos. El planea Saturno era considerado en Oriente como la estrella de Palestina .  
      • Cuando Júpiter se encuentra con Saturno en la constelación de Piscis, significa que el Señor del final de los tiempos se aparecerá este año en Palestina.
      Por que los Magos deciden viajar en busca del Mesías
      • Hay que distinguir entre astrología y astronomía. La segunda es una ciencia mientras la primera suele mezclar conocimientos de las estrellas con mitología.  Dios se manifiesta al hombre según este pueda entender. Los Magos ("magoi " en griego) eran una casta de sacerdotes persas o babilonios. No conocían la revelación divina como los judíos. Pero en su deseo de buscar a Dios estudiaban las estrellas. Ellos levantaron sus ojos al cielo buscando en las luz de las estrellas una guía.  Dios es el Señor de los astros y los guió desde ahí hacia la verdadera luz que es Cristo.  
      Entonces, ¿Es valida la astrología?
      • NO. Dios se ha dado a conocer a través de los siglos llegando a la plenitud en la revelación de su Hijo Jesucristo.  Los magos no se quedaron satisfechos donde estaban. Fueron a buscar al Mesías. Cuando llegaron a Jesús le adoraron.
      • Dios rechaza a nadie. Pero si nos llama a todos a buscar la verdad y a la conversión. 
      • Mas tarde Jesús confirmará que los paganos pueden encontrar la verdad si la buscan: Ej.: Jesús y el centurión : Pagano. Mateo 8:8-10  “Replicó el centurión: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; basta que lo digas de palabra y mi criado  quedará sano. Porque también yo, que soy un subalterno , tengo soldados a mis ordenes, y digo a éste: "Vete", y va; y a otro:  "Ven", y viene; y a mi siervo: "Haz esto", y lo hace.» 
      • Al oír esto Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie una fe tan grande.”
      • El centurión abrió su corazón y razonó bien.  La gracia iluminó su razón.
      • Mateo 8,11-12  “Y os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se pondrán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino  de los Cielos, mientras que los hijos del Reino serán echados a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.»”
      • Ej: Samaritana en el Pozo : Jesús le dice  Juan 4:22   “Vosotros adoráis lo que no conocéis;  nosotros adoramos lo que conocemos,  porque la salvación viene de los judíos.”
      ¿Da igual toda religión?
    • Introducción La relación entre ciencia y religión y en concreto con el cristianismo no ha sido siempre sencilla. En el siglo XIX está relación se presenta como un pretendido continuo conflicto entre ambas, como lo reflejan las obras de John W. Draper (1874) y Andrew D. White (1896)1. En ambos libros se habla de conflicto, guerra e incompatibilidad entre ciencia y religión y contribuyeron en gran parte a esta leyenda que como veremos no tiene ningún fundamento histórico. Por ejemplo, Draper afirma que “la Iglesia ha frenado siempre los progresos de la ciencia buscando la solución de los problemas en la autoridad” y que “la ciencia y el cristianismo romano se reconocen mutuamente como incompatibles”. Las relaciones entre ciencia y religión consideradas desde el conocimiento y los aspectos sociales
      • Después de la segunda guerra mundial se empieza dar una doble evolución en la relación entre ciencia y religión. La euforia científica que ponía todas las esperanzas humanas en el progreso de las ciencias empieza a debilitarse ante la constatación de la provisionalidad de todo conocimiento humano y la ambigüedad de la aplicación de los logros de la ciencia a la vida del hombre. Con la explosión de la bomba atómica la ciencia había perdido su inocencia y la ambigüedad del uso de la ciencia quedaba manifiesta. Hoy la continua degradación del medio ambiente, la manipulación genética y otros aspectos negativos del progreso tecnológico han creado una actitud más crítica ante la ciencia y la tecnología. La Iglesia, por su parte también ha dado pasos hacia un mayor acercamiento a la ciencia, aceptando su verdadera autonomía y reconociendo los errores a los que esta actitud pudo llevar en el pasado.
      • Ian Barbour, uno de los autores que más ha reflexionado sobre las relaciones entre ciencia y religión las resume en cuatro tipos: conflicto, independencia, diálogo e integración. Las raíces de los conflictos los basa en el literalismo bíblico por un lado y en materialismo científico por el otro. Estas posturas en el campo de la religión y de la ciencia llevan a menudo a conflictos. La independencia es la primera salida ante los conflictos y pretende resolverlos postulando una total independencia de estos dos campos. Modernamente el recientemente fallecido paleontólogo Steven J. Gould ha formulado esta independencia con el término de “magisterios no-solapables” (NOMA: non-overlapping magisteria)8. Gould propone esta independencia, aunque acepte que ambas deben de estar abiertas entre sí. La propuesta de la mutua autonomía del Vaticano II implica también, más matizada, algo de esta postura de independencia. Sin embargo, hay que reconocer la insuficiencia de esta postura y de ahí nacen otras posturas que tratan de profundizar más y encontrar puntos de contacto entre ciencia y religión.
      Tipos de relación entre ciencia y religión
      • El problema de las relaciones entre ciencia y religión se han planteado tradicionalmente desde el punto de vista del tipo de conocimiento de cada uno de ellas o desde el punto de vista histórico, como ya hemos visto. Recientemente se ha presentado un nuevo planteamiento sobre las relaciones entre ciencia y religión considerando sus aspectos sociales. En general en este planteamiento se parte de la existencia de la ciencia y la religión como dos componentes de la cultura que dan origen socialmente a dos comunidades. De esta forma ciencia y religión se pueden considerar, como sistemas sociales complejos de conexión y relación de conocimientos, normas, experiencias individuales y colectivas y patrones de comportamiento que resultan en la formación de comunidades con un lenguaje propio.
      Ciencia y religión, aspectos sociales
      • La religión se refiere al ámbito de lo sagrado o sobrenatural y se fundamenta en la fe. Su núcleo central lo forma la fe en Dios, o de forma más general, en algún tipo de divinidad o misterio mas allá de la realidad material y su relación con el hombre y el mundo, que se expresa dentro de cada tradición en formas rituales comunitarias. La reflexión sobre la fe forma, dentro de cada tradición religiosa, las diversas formalizaciones teológicas. A su vez, los contenidos de la ciencia tienen que ver con el mundo natural, su conocimiento y manipulación, resultando en un sistema de conocimientos compartidos, de acuerdo con una metodología comúnmente aceptada. De alguna manera, la ciencia resulta también en un sistema de creencias, aceptadas por la comunidad científica y avaladas por los controles impuestos por los grupos científicos dirigentes y su recurso continuo a la experimentación y observación.
      • Otro aspecto que debe considerarse es el de la relación de la religión y la ciencia con la sociedad. No se puede dudar que la religión ha mantenido durante mucho tiempo una posición de privilegio en la sociedad, lo que ha llevado a una indebida hegemonía social y política. La irrupción del estamento científico en la esfera social y su rápido ascenso en prestigio y popularidad, principalmente a partir del siglo XVIII, no podía menos que crear recelos y conflictos en el campo religioso que se veía de alguna manera amenazado. De hecho, a medida que aumenta el prestigio social de los científicos, estos van remplazando, en influencia social y política al estamento eclesiástico.
      • Las tendencias secularizantes y antireligiosas, desde el siglo XIX, tratan de apoyarse en la influencia de la ciencia, para minimizar o incluso hacer desaparecer la influencia social de la religión.
      Ciencia, religión y sociedad
      • CONCLUCION:
      • Hemos examinado las relaciones entre ciencia y religión desde los puntos de vista de la historia, el conocimiento y la sociología. Hemos visto que estas relaciones son muy complejas y que el reducirlas a un inevitable conflicto entre ellas, corresponde a una creación de un momento histórico concreto, que no refleja su verdadera naturaleza. La independencia absoluta de ambas, tampoco reconoce sus muchos puntos de contacto. Sin embargo, hay que evitar los concordismos fáciles, el irenismo que no sabe ver los problemas y una integración entre ambas que no parta del reconocimiento de sus diferencias. De esta forma se puede progresar en un fructífero diálogo. Tanto desde el ámbito de la ciencia como de la religión se reconoce la necesidad de este diálogo en el que las dos deben de interrogarse entre sí por que se necesitan la una a la otra. Así lo formuló ya Einstein, hace muchos años, diciendo que la religión sin la ciencia está ciega y la ciencia sin la religión coja24. En una formulación más moderna, Juan Pablo II afirma que la ciencia puede purificar la religión del error y la superstición y la religión puede purificar la ciencia de la idolatría y los falsos absolutos25.
      • ROMA, 4 enero (ZENIT)- Los Reyes Magos no son personajes creados por siglos de tradición cristiana. Su existencia, además de quedar bien testimoniada en el Evangelio, ahora es documentada por los descubrimientos arqueológicos.
      •   Esta curiosa y extraordinaria revelación se encuentra contenida en una tablilla, en la que se han acuñado caracteres cuneiformes. Se trata de un auténtico documento astronómico y astrológico (entonces las dos disciplinas eran hermanas gemelas) que revela la existencia de una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis en el año 7 antes de Cristo.
      Sobre "la estrella" que vieron los reyes magos:
      • Los Evangelios enmarcan el nacimiento de Jesús en tiempos del censo del imperio ordenado por César Augusto, cuando Quirino era gobernador de Siria, y en los últimos años del rey Herodes, quien falleció el mes de marzo del año 4 a.C. Para los historiadores, Jesús nació unos siete años antes del año «0». El evangelista Mateo (2, 2) pone en relación el evento de Belén con la aparición de una estrella particularmente luminosa en el cielo de Palestina. Y es precisamente en este momento en el que la tablilla de arcilla ofrece un testimonio particular.
      •   Existen muchas hipótesis sobre la estrella que vieron los magos ("magoi" en griego era la palabra con que se denominaba a la casta de sacerdotes persas y babilonios que se dedicaban al estudio de la astronomía y de la astrología) y que les llevó a afrontar un viaje de unos mil kilómetros con el objetivo de rendir homenaje a un recién nacido.
      • Los temas más fascinantes de nuestra cultura sin lugar a dudas son aquellos que involucran misterio, el mito, y la tradición. El presente tema puede resultar ciertamente polémico. Siempre que se mezcla la ciencia y la religión, la historia y la leyenda, tenemos un caldo de cultivo para las más diversas interpretaciones. El presente trabajo es una visión muy personal, de un suceso mítico o histórico, que ha atraído la atención de nuestra civilización occidental desde hace siglos: ¿qué era la estrella de Belén? ¿Eran los Reyes Magos consumados astrónomos?
      Tras la pista de los Reyes Magos y la Estrella de Belen
      • Sin duda alguna un acontecimiento importante en la historia de los Reyes Magos fue la aparición de la Estrella de Belén que los guiaría hasta el sitio donde nacería Jesucristo el Mesías. Por lo mismo su fecha de nacimiento es de vital importancia. Sin embargo no se conoce a ciencia cierta la fecha de su nacimiento. Tal vez para algunos que no estén adentrados en la Natividad de Cristo consideren esto inútil: "¿Para qué? Sabemos que nació la noche de entre el 24 y 25 de diciembre del primer año de nuestra era". Pues en realidad están equivocados y aquí pondremos en claro todos los detalles para posteriormente pasar a la posible fecha del nacimiento de Cristo.
      • El problema de la fecha ocasionó que en la antigüedad se llegaran a plantear 136 fechas diferentes, lo cual no ayudaba mucho para ponerse de acuerdo en las celebraciones religiosas.
      El Sincretismo religioso del nacimiento de Cristo.
      • Ciertamente los primeros cristianos no consideraban muy importante celebrar en determinada fecha la natividad pero predominantemente lo hacían el 6 de enero como lo continúan celebrando los ortodoxos griegos, etíopes y sirios, y que en menor medida conservan los católicos en su calendario litúrgico como la Epifanía o Manifestación del Mesías. Sin dar mayores detalles, San Clemente de Alejandría escribió que ciertos teólogos egipcios habían determinado que Jesús nació un 20 de abril o el 6 de enero. Lamentablemente no existe ningún registro de sus deducciones.
      • En realidad el 25 de diciembre fue oficialmente considerado como la fecha de Navidad por el Papa Julio I hacia el siglo IV por varias razones, entre las que destacaba el restar importancia a algunos ritos paganos que se celebraban en la misma fecha. Por ejemplo las festividades saturnales destinadas a Saturno-Cronos, un antiguo dios romano de la agricultura y la fertilidad; así como las fiestas en honor a Baco. También en la misma fecha los soldados romanos festejaban a Mitra, un dios védico cuyo culto se originó en la India y se extendió por Persia y alcanzó Roma. Mitra al igual que otros patronos de la agricultura experimentaba periódicamente una pasión, una muerte y una resurrección, al igual que las diversas deidades relacionadas con el Astro Rey.
      • Pero más que nada, la determinación del 25 de diciembre como la navidad tuvo razones simbólicas y sincréticas, debido a que ese día se celebraba el "Dies Natalis Invicti Solis" (día del nacimiento del Sol invicto), fecha de alegría establecida por el emperador Aureliano hacia el año 274. Hacia el 21 de diciembre tiene lugar el Solsticio de invierno, la palabra solsticio proviene del latín "stare", que significa detenerse. Ese día el Sol alcanza su punto más declinante hacia el sur y las noches son más largas (simbólicamente, las tinieblas vencen a la luz divina). Pero después de un corto periodo, el Sol remonta rumbo a la primavera con lo cual cada día las noches serán más cortas y la luz predomina. Esto simbolizaba para los antiguos un ciclo de pasión, muerte y resurrección en la cual la luz divina o la deidad solar vencía a las tinieblas del mal. Y no me negaran el divino simbolismo solar de se le ha atribuido a Cristo...
      • Fue así como se escogió el 25 de diciembre como la Navidad, pues era el nacimiento de un nuevo sol que con su luz se abriría paso entre las tinieblas.
      Adoración a los Reyes Magos, el Bosco
      • La fecha: 1 de marzo del año 7 antes de nuestra era.
      • ¿Pero existen bases suficientes para sostener que Jesucristo nació aproximadamente hacia esa fecha? Probablemente. Simplemente consideremos los siguientes factores. Parece extraño que si apareció un portento celeste como la "Estrella de Belén" solamente el evangelista San Mateo lo reportara, y no existen más escritos al respecto en la región. Esto se explicaría con nuestra conjunción fácilmente, pues al participar el Sol de esta conjunción, es obvio que ni Piscis, ni la luna y los planetas serían visibles durante el día y por lo tanto solo los sabios versados en astronomía y astrología tendrían conocimiento de tan inusual acontecimiento. Precisamente es aquí donde entran en relación los Reyes Magos (que probablemente provenían de Persia) y que eran capaces de calcular cuando ocurriría una conjunción de este tipo. Además, como en Persia predominaba la religión de Zoroastro, los Magos de oriente seguramente relacionaron la conjunción con una profecía de Zoroastro sobre la venida del Mesías, que junto con los textos de los profetas hebreos - principalmente Miqueas - señalaban que el mesías nacería en Belén de Judá.
      Adoración a los Reyes Magos, Velázquez.
      • Todo un enigma envuelve a los "sabios de oriente", lo que en la actualidad conocemos se debe más que nada a la leyenda o tradición mas que a los hechos reales. Las únicas referencias que se tienen sobre ellos provienen del Evangelio de San Mateo y de algunos Apócrifos, y en ninguno de ellos los califican de reyes. A decir verdad, en los textos originales la palabra "sabios" es derivada del griego "magoi" y el latín "magi". Dichas palabras parecen provenir a su vez de la palabra "magu", nombre dado a los sacerdotes persas en la religión zoroástrica. Durante muchos años se considero a los sacerdotes como depositarios de todo conocimiento importante. No solo las técnicas para propiciar a los dioses, sino el estudio de los cuerpos celestes y sus supuestas relaciones con los asuntos humanos, lo cual era muy tradicional en Babilonia. En otras palabras eran astrólogos-astrónomos. Los judíos, que siglos atrás habían sufrido el destierro en Babilonia, conocieron la categoría de "magos" de dichos sacerdotes, lo cual podría dar lugar a que San Mateo los denominara de dicha forma. Otras versiones en cambio los identifican como sacerdotes de Mitra, un dios solar con ciertas pautas de semejanza a Cristo. Lo cierto es nunca se les denomina en los textos como "reyes". En los primeros siglos del cristianismo la palabra "mago" se convirtió en "no grata" para los cristianos pues recordaba la confrontación de Simón el Mago con los jefes de la Iglesia. Simón el Mago había sido acusado de hechicería e incluso de dar origen al gnosticismo cristiano y a la herejía de los "simonianos" que duro dos siglos. Por lo mismo los "Magos de Oriente" fueron transformados por la tradición en "Reyes de Oriente" y al cabo de un tiempo en "Reyes Magos".
      Los Reyes Magos adoptados por la cristiandad.
    • .
      • Con el tiempo aparecieron sus cuerpos en Milán. ¿Cómo llegaron allí? fue la pregunta que todo mundo se hacia. Para contestarla, en el siglo XII empezó a circular la siguiente tradición:
      • A principios del siglo cuarto, la anciana madre del primer emperador cristiano, Santa Elena, después de hallar milagrosamente en la colina del Gólgota la Vera Cruz, se preocupó por asegurar a la veneración de los fieles también los despojos mortales de los Reyes Magos, los cuales hasta entonces habían permanecido dispersos, y los hizo trasladar de Persia a la ciudad que ya llevaba el nombre de su hijo, Constantino el Grande. En Constantinopla los huesos fueron puestos en un gigantesco sarcófago de granito, y permanecieron allí hasta el reinado del emperador Manuel, en tiempos de la Segunda Cruzada, en el siglo XII.
      El destino de los Reyes Magos.
      • El evento es confirmado por descubrimientos arqueológicos y científicos Cuando ocurrió: Los Evangelios enmarcan el nacimiento de Jesús en tiempos del censo del imperio ordenado por César Augusto, cuando Quirino era gobernador de Siria, y en los últimos años del rey Herodes, quien falleció el mes de marzo del año 4 a.C. Para los historiadores, por lo tanto, Jesús nació unos siete años antes del año «0».
      Los Magos de oriente
      • Al llegar los magos a Jerusalén, éstos preguntaron en la corte el paradero del "Rey de los judíos". Los sacerdotes y maestros de la ley supieron informarles que el Mesías debía nacer en Belén, ciudad natal de David; sin embargo no fueron a adorarlo. Los magos ofrecieron oro, incienso y mirra, sustancias en las que la tradición ve la realeza mesiánica de Cristo (oro), de su divinidad (incienso) y de su humanidad (mirra). Se les atribuyen lo nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. Los orientales llamaban magos a los doctores; en lengua persa, mago significa "sacerdote". La tradición, más tarde, ha dado a estos personajes el título de reyes. Esta atribución de realeza a los visitantes ha sido apoyada ocasionalmente en numerosos pasajes de la Escritura que describen el homenaje que el Mesías de Israel recibe por parte de los reyes extranjeros
      • Dominando la mayoría de los aspectos de la vida de los mayas, se encontraba la religión, siempre presente y dejando sentir su influencia en los ritos agrícolas, en las ceremonias públicas, en el arte y la cultura. Su importancia fue muy grande, si se toma en cuenta que estuvo fuertemente ligada al control político, a la ideología que sustentó a la civilización maya y que, como las ciencias , estuvo también en manos de un grupo especializado, el de los sacerdotes.
      • Los mayas creían que antes de existir nuestro mundo habían existido otros, pero que estos habían sido destruidos por diferentes catástrofes. El universo tenía tres partes: el cielo, la tierra y el inframundo. El cielo tenía 13 capas (la última de ellas en contacto con la tierra) y cada una gobernada por uno de los Oxalahuntikú. El dios Itzamnà ¡ , a quien se representaba con forma de reptil o iguana, regía el Cielo en su conjunto. El inframundo estaba debajo de la tierra, y estaba dividido en 9 capas. Cada una de estas capas era gobernada por uno de los Bolontiku o Señores de la Noche. Había además otros dioses  que actuaban sobre las cosas cotidianas: el maíz, la miel, los mercados, etc.
      Religion Maya
      • Después de la muerte de un maya, su alma emprende un camino a Xibalbá (Metnal, Mundo Subterráneo o Inframundo), donde debe atravesar un río ayudado de un perro (el xoloitzcuintle). El hecho de portar una pieza de jade le facilitará las cosas. El peregrinaje terminará en el sur a donde llega el alma. Sin embargo, hay un paraíso en el cielo donde las almas afortunadas de los guerreros muertos en combate ( muerte sagrada ) acompañan al Sol.
      • La religión maya tenía tres características fundamentales:
      • Religión Politeísta : Se adoraba a varios dioses a la vez.
      • Religión de Aspectos Naturalistas : Los dioses eran los elementos, los fenómenos atmosféricos, los cuerpos celestes.
      • Religión Dualista : Partía del principio de que el bien y el mal son igualmente divinos. Los dioses del bien estaban en constante lucha con los dioses del mal, pero eran tan inseparables uno del otro como el día y la noche. Otros ejemplos son: el padre fecundante y la madre fecundada; la vida y la muerte. Los destinos de la humanidad se veían afectados siempre por esta lucha. Los dioses benévolos producían cosas positivas, como el trueno, el rayo, la lluvia, el maíz y la abundancia. A los dioses malévolos en cambio, se les atribuía el hambre y la miseria causadas por los huracanes, las sequías y la guerra sembradora de muerte y destrucción. Un excelente ejemplo de esto es una representación en un códice en la que Chac, dios de la lluvia, planta un árbol, mientras que a su lado Ah Puch, dios de la muerte, lo arranca y lo rompe en dos.
      • La mejor descripción del elevado conocimiento de los mayas en el campo de la astronomía, y lo asombroso de su civilización no pueden estar mejor descritos que en el relato de Augusto Monterroso denominado "El Eclipse":
      • «Cuando Fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable, definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de Los Abrojos, donde Carlos V condescendiera a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora. Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponía a sacrificarlo ante un altar, un altar que Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de si mismo. Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas. Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso en lo mas íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.
      Astronomía en el mundo maya
      • Imagen de "El Castillo" o "Piramide de Kukulkan" en Chichen Itza. Los días del equinoccio un juego de luces aparenta el descenso de la serpiente empulumada.