Cronica ambalema

  • 1,384 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,384
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
2
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Un día en “la ciudad de las mil columnas” Como ya es costumbre, las prácticas universitarias de nuestro De lo poco que se pudo rescatar en este día y hora tan programa de Comunicación Social se han limitado a visitar desolados, se destacó un notable abandono por parte de solamente poblaciones del departamento del Tolima. Ese entidades gubernamentales, pues en sus arquitecturas se domingo no era la excepción. Muy a las seis de la mañana nos evidenciaba que tras haber sido una “ciudad colonial”, hoy encontrábamos ya listos para arrancar hacia lo que sería solamente es un destino turístico, visitado por aquellos que en nuestro destino fuente de inspiración para una crónica, el algún momento se interesan por recoger un poco de su municipio de Ambalema, mejor conocido como “la ciudad de historicidad, sus remembranzas y sus escasos sitios para las mil columnas”. pasar un rato de esparcimiento. En sus casas de aleros consentidos y rígidas columnas se refugian las brisas del río Al llegar al pueblo, de inmediato se hizo notar la desolación y más grande de Colombia, el Magdalena, para sosegar el recio soledad de sus calles, no se si por el hecho de que era calor del mediodía. domingo a las nueve de la mañana, o simplemente porque el pueblo es así. Interrogante que quedó en el aire tras habernos El día transcurría y seguíamos tratando de encontrar alguna enfocado erróneamente en la arquitectura del municipio, historia interesante, lo cual no se nos daba fácilmente, pues la dejando de lado historias que nunca fueron escuchadas. De lo gente con la que nos habíamos encontrado no estaba muy poco que pude escuchar de un par de habitantes del pueblo, bien ilustrada respecto a la historia de su pueblo. Solamente pude concluir prematuramente que, Ambalema vive del un señor de avanzada edad, el cual transitaba en una vieja recuerdo del tabaco que se fumó el olvido y de la herencia bicicleta, hizo una breve parada para reafirmarnos la idea de colonial que se escribió en sus calles. que Ambalema fue una ciudad construida por los siglos conquistados, que guarda la memoria de un país amnésico, del cual se espera que algún día sus gobernantes quieran invertir en la recuperación de lo que consideran ellos “un centro histórico de incalculable valor para el turismo”. El clima del medio día se sentía algo fresco, era algo reconfortante, pues nos permitía seguir caminando en busca de sitios referenciados previamente, para captar además de historias, algunas imágenes que evidenciaran un poco la transformación del pueblo. En nuestro recorrido por las calles de este tranquilo pueblo, pudimos darnos cuenta de que, para comprender la sencillez de la cálida paz de sus lugares hace Antigua Calle Colonial de Ambalema - Tolima
  • 2. falta desnudar sus secretos y sentir las voces de la historia el rincón más movido es el puerto sobre el Magdalena. “El ferri con su inconfundible acento tolimense. Omaira”, oxidado y quieto, el cual sirve como trampolín a los sueños juveniles de los muchachos que desafían las aguas Mientras el día transcurría tranquilamente, a unas cuadras al untados de orilla y barro. sur de la plaza principal nos encontramos con la famosa “casona”, lugar donde funcionó la fabrica de tabaco La Patria, que fue conocida como la Casa Inglesa. Acto seguido nos recluimos en su interior, para darnos cuenta de que esta imponente estructura mantiene su feudo de espacios vacíos que hablan del inmenso poder territorial y financiero que un día manejó a su antojo. Ferri Omaira – Orillas del río Magdalena A escasos pasos del ferri, encontramos una de las actividades más atrayentes del pueblo y por supuesto una forma de subsistencia de algunos habitantes, los lancheros que Ruinas de “La casa Inglesa” hoy conocida como “La Casona” transportan en canoas campesinos, cabras, motos, mercados Más adelante pudimos localizar otra estructura arquitectónica y bicicletas hasta la otra orilla del río, a la vereda Gramalotal muy popular, denominada “La Factoría” con su prensa para del municipio de Beltrán (Cundinamarca). tabaco que espera ser movida por las risas de los niños de la escuela María Auxiliadora, que juegan al escondite en sus Ocasionalmente, y para grupos de viajeros, los lancheros patios de formas caprichosas. Sin embargo, fue evidente que hacen una travesía aguas arriba para visitar “la Isla de la Fantasía”, un pedazo de tierra que no se sabe a cuál de los
  • 3. dos departamentos pertenece. Obviamente ninguno de generar nostalgias apaciguadas por la dicha de un pasado que nosotros quería privarse de un emocionante viaje en una de se negó a pasar. estas lanchas, por lo cual nos embarcamos un grupo muy Así, a grandes trazos, narraciones y lugares conocimos algo selecto en una de las lanchas, para disfrutar de un breve, pero de lo que es Ambalema. Al final del viaje, mirando algunas satisfactorio recorrido por el rio más grande de Colombia. fotografías en mi cámara, sólo pude concluir que a pesar de que fue un viaje de gran provecho para el reconocimiento de nuestro departamento, quedaron muchos secretos por develar, pero es muy probable que estos sean un romántico patrimonio de las noches de un pueblo que sostiene los aleros de sus casas con vigas de guayacán y que se conoce como “La Ciudad de las Mil Columnas” Orillas del río Magdalena en Ambalema - Tolima Al regresar de nuestro emocionante viaje por el río, retornamos a las calles de Ambalema, mejor denominadas “las rutas de leyenda”. Al norte del puerto hallamos también la estación del ferrocarril, una bella estructura de dos pisos con una terraza que es vigilada por hojas de palmas, que ocultan el abandono a la espera del tren del progreso. Cuando finalmente se acercaba la hora de irnos, casi al final de nuestro recorrido, como todos los que alguna vez pasaron por este pueblo colonial, pudimos concluir que era realmente Calle Colonial - Ambalema, Tolima sorprendente la capacidad de las calles castellanas para
  • 4. Esquina del Parque central – Ambalema, Tolima Antigua Vía Férrea - Ambalema Tolima Calle Colonial - Ambalema, Tolima Hotel San Gabriel - Ambalema Tolima Autor: JHON MARIO MORENO GARCÍA COD: 051250112007