Your SlideShare is downloading. ×
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
La violencia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La violencia

2,096

Published on

la violencion en el hogar i en el trabajo

la violencion en el hogar i en el trabajo

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,096
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1. 2. La violencia. 3. Tipos de maltrato. 4. Maltratadores. 5. Violencia sexual, un asunto de derechos humanos. 6. Violencia familiar, mecanismos legales de protección. 7. Bibliografía INTRODUCCIÓNEn estos últimos años se ha venido dando una serie de programas y leyes en defensa de losderechos del niño y la mujer. Sin embargo, ¿eso nos asegura el bienestar?, ¿acaso estosprogramas y leyes bastarán para cesar los maltratos físicos y psicológicos que se producen día adía contra ellos?Es necesaria una protección legal, pero es urgente que nuestra sociedad adquiera nuevos ymejores hábitos de crianza y convivencia. Aún en la posibilidad de parecer alarmista, esmenester una reeducación en cuanto al trato familiar, el que lamentablemente para muchosestá caracterizado por la violencia, el rechazo y la indiferencia.Para lograr el cambio de esta situación se requiere, en un inicio, el replanteamiento de lospapeles del padre y la madre frente a los hijos, con el fin de que éstos últimos en el futurorespondan a las expectativas de sus progenitores.Debemos ir, entonces, en búsqueda de las causas que son la semilla de un ambiente familiarhostil y que, consecuentemente, producen una educación errónea en nuestros niños. I. LA VIOLENCIA.Cuando nos preguntamos qué entendemos por violencia la asociamos generalmente a laproducida por la agresión física. Sin embargo, en nuestro país la violencia tiene diferentesmanifestaciones, las cuales podríamos clasificar las expresiones de violencia en:1.1 Violencia Doméstica. La violencia psicológica y física con el cónyuge, el maltrato infantily el abuso de los niños.1.2 Violencia Cotidiana. Es la que venimos sufriendo diariamente y se caracterizabásicamente por el no respeto de las reglas, no respeto de una cola, maltrato en el transportepúblico, la larga espera para ser atendido en los hospitales, cuando nos mostramos indiferentesal sufrimiento humano, los problemas de seguridad ciudadana y accidentes. Todos aportamos yvamos siendo parte de una lucha cuyo escenario se convierte en una selva urbana.1.3 Violencia Política. Es aquella que surge de los grupos organizados ya sea que estén en elpoder o no. El estilo tradicional del ejercicio político, la indiferencia del ciudadano común antelos acontecimientos del país, la no participación en las decisiones, así como la existencia de lasllamadas coimas como: manejo de algunas instituciones y las prácticas de Nepotismoinstitucional. También la violencia producida por la respuesta de los grupos alzados en armas.1.4 Violencia Socio-económica. Que es reflejada en situaciones de pobreza y marginalidadde grandes grupos de la población: desempleo, subempleo, informalidad; todo estobásicamente reflejado en la falta o desigualdad de oportunidad de acceso a la educación y lasalud.
  • 2. 1.5 Violencia Cultural. La existencia de un Perú oficial y un Perú profundo (comunidadesnativas y campesinas), son distorsiones de los valores de identidad nacional y facilitan estilosde vida poco saludables.1.6 Violencia Delincuencial. Robo, estafa, narcotráfico, es decir, conductas que asumenmedios ilegítimos para alcanzar bienesmateriales. Toda forma de conducta individual uorganizada que rompe las reglas sociales establecidas para vivir en grupo. establecido no ayudaa resolver los problemas. Todos sueñan con el modelo que les vende la sociedad, el éxito fácil.Pero ser un profesional idóneo o un técnico calificado requiere de esfuerzo y preparación.Requiere desarrollar recursos internos y metas. Los jóvenes de nuestro país tienenoportunidades de orientación y canalización de sus frustraciones y en esto dependen de susfamilias, la escuela y las instituciones; la responsabilidad es de todos. Es decir, las expresionesde violencia sin futuro y sin horizontes pueden cambiar.II. TIPOS DE MALTRATO.2.1 Maltrato Físico.1. Lesiones físicas graves: fracturas de huesos, hemorragias, lesiones internas,quemaduras, envenenamiento, hematomas subdurales, etc.2. Lesiones físicas menores o sin lesiones: No requieren atención médica y no ponen enpeligro la salud física del menor.2.2 Maltrato Emocional.1. Rechazar: Implica conductas de abandono. Los padres rechazan las expresionesespontáneas del niño, sus gestos de cariño; desaprueban sus iniciativas y no lo incluyen en lasactividades familiares.2. Aterrorizar: Amenazar al niño con un castigo extremo o con un siniestro, creando en éluna sensación de constante amenaza.3. Ignorar: Se refiere a la falta de disponibilidad de los padres para con el niño. El padre estápreocupado por sí mismo y es incapaz de responder a las conductas del niño.4. Aislar al menor: Privar al niño de las oportunidades para establecer relaciones sociales.5. Someter al niño a un medio donde prevalece la corrupción: Impedir la normalintegración del niño, reforzando pautas de conductas antisociales.2.3 Maltrato por Negligencia.Se priva al niño de los cuidados básicos, aún teniendo los medios económicos; se posterga odescuida la atención de la salud, educación, alimentación, protección, etc.III. MALTRATADORES.3.1 ¿Quiénes son maltratadores? Son todas aquellas personas que cometen actos violentoshacia su pareja o hijos; también puede ser hacia otros en general.3.2 ¿Por qué maltratan? Porque no saben querer, no saben comprender, no saben respetar.3.3 ¿Qué características tienen los maltratadores?1. Tienen baja autoestima.
  • 3. 2. No controlan sus impulsos.3. Fueron víctimas de maltrato en su niñez.4. No saben expresar afecto.3.4 ¿Qué características tienen los maltratados?1. Tienen baja autoestima.2. Sumisos.3. Conformistas.4. Fueron víctimas de maltrato.5. No expresan su afecto.3.5 ¿Qué se debe hacer para no llegar al maltrato?Aprender a:- Comprenderse.- Comunicarse con calidez y afecto.- Respetarse.- Dominar sus impulsos (ira, cólera).IV. VIOLENCIA SEXUAL, UN ASUNTO DE DERECHOS HUMANOS.La violencia constituye un elemento cotidiano en la vida de miles de niños y niñas en el Perú,siendo la violación y el abuso sexual que se cometen contra este vulnerable sector de lapoblación, una de sus manifestaciones más dramáticas y extremas. La violación y el abusosexual afectan una pluralidad de derechos humanos fundamentales tales como la libertadsexual, la integridad corporal y mental, la salud integral, la vida en su dimensión más amplia,comprometiendo el futuro de las víctimas.Los derechos vulnerados con las agresiones sexuales han sido constitucionalizados a nivelmundial, como muestra de su trascendencia. No obstante que tales agresiones involucran unproblema de derechos humanos, coexisten al respecto diversas percepciones sociales, muchasde las cuales lo asumen como de segundo orden, silenciándolo, desconsiderándolopolíticamente y tolerándolo; de modo que la mayoría de violaciones se mantienen en laimpunidad.Asimismo, los distintos sectores sociales en el Perú, al abordar el problema de los derechoshumanos, no conceptualizan las agresiones sexuales como un problema que afecteprofundamente tales derechos sino, más bien, como un asunto de naturaleza puramente sexual.Se diferencian así de la comunidad internacional, para lo cual la violencia contra la mujer estema de la agenda pública y constituye un problema global que afecta los derechos humanos, yes un obstáculo para el desarrollo.Son múltiples los factores que contribuyen a producir y perpetuar la violencia, siendofundamental, a nuestro juicio, la socialización, que forma individuos con roles diferenciados yasimétricos, y coloca a la vez en posiciones de subordinación a las mujeres y de dominación alos varones, adjudicándoles valores distintos. Al respecto, David Finkelhor sostiene que la
  • 4. victimización sexual probablemente es tan común en nuestras sociedades debido al grado desupremacía masculina existente. Es una manera en que los hombres, el grupo de calidaddominante, ejercen control sobre las mujeres. Para mantener este control, los hombresnecesitan un vehículo por medio del cual la mujer pueda ser castigada, puesta en orden ysocializada dentro de una categoría subordinada. La victimización sexual y su amenaza sonútiles para mantener intimidada a la mujer. Inevitablemente, el proceso comienza en lainfancia con la victimización de la niña.Factor importante que actúa en la reproducción social de este fenómeno es también el derecholegitimado que los padres y tutores tiene de utilizar la violencia física y emocional o sexualcomo medio eficaz de control y socialización. Se produce así una internalización y aprendizajede estas conductas, las cuales se repetirán más adelante, garantizándose su permanencia. Otroelemento, no menos significativo, es la violencia ofensiva o sutilmente transmitida por losmedios de comunicación, que difunden imágenes y mensajes cargados de sexo, discriminacióny muerte, invadiendo y agobiando permanentemente a personas de todos los sectores sociales.4.1 Dimensiones de la violencia sexual contra niños y niñas.Las características de las agresiones sexuales perpetradas contra los niños hacen prácticamenteimposible aproximarnos siquiera a su verdadera magnitud. De otro lado, no existeninvestigaciones científicas oficiales que permitan un diagnóstico veraz; tampoco existenregistros rigurosos, elaborados con criterios homogéneos que proporcionen informacióncuantitativa adecuada.Asimismo, los mitos y prejuicios sociales, los obstáculos que se presentan en la administraciónde justicia contra quienes deciden denunciar la legislación inapropiada que no recoge lasdistintas modalidades de agresión sexual, sin otros tantos factores que impiden acercarnos auna dimensión más realista de este fenómeno social. Los casos registrados, que correspondensólo a algunos denunciados, significarían apenas la punta del iceberg, sobretodo en cuanto serefiere a violaciones, incestos y todo tipo de agresiones sexuales contra niñas y niños, ya quepor investigaciones no oficiales sabemos que la mayoría de violaciones no se pone enconocimiento de las autoridades, formando parte en gran medida de la criminalidad oculta.Si bien es virtualmente imposible contar con cifras exactas, algunos estudios ofrecen unaaproximación, la cual constituye una referencia alarmante.Prado Saldarriaga concluyó en una investigación:Que los delitos contra las buenas costumbres son un problema de importancia, ya que estasinfracciones se mantienen en el tercer lugar de mayor frecuencia en el país.Que las violaciones en menores de edad constituyen el atentado de mayor registro en losúltimos 20 años.Que la mayor incidencia de infracciones sexuales se registra en las zonas urbanas,principalmente en el departamento de Lima.Que los autores de este tipo de delitos presentan mayor constancia en el grupo etario de 18 a 27años, y entre personas con educación básica regular.Que la criminalidad sexual sigue una tendencia ascendente en los últimos años en el Perú.4.2 Consecuencias de la violación y el abuso sexual.
  • 5. En cuanto a las consecuencias, estudios realizados a nivel internacional concluyen que lasagresiones sexuales perpetradas contra un niño impactan gravemente su mundo interno,destructivos en la vida de la niña o niño. Dichos estudios sostienen que estas agresionesproducen en la víctima serios trastornos sexuales, depresiones profundas, problemasinterpersonales y traumas que pueden ser permanentes e irreversibles, incluso en algunoscasos pueden ocasionar la muerte por traumatismo o suicidio, efectos que requierenintervención profesional inmediata.Al respecto, el Dr. David Finkelhor, del Programa para el Estudio de la Violencia Familiar de laUniversidad de New Hampshire, en una investigación realizada en 1980 con una muestra de796 estudiantes de colegio, encontró problemas de sexualidad y bajos niveles de autoestima enaquellos participantes que habían sido victimizados sexualmente durante su niñez. El Dr.NahmanGreenberg, psiquiatra e investigador de la Escuela de Medicina de Illinois y Directorde la Unidad de Servicios por Abuso a Niños (CAUSES), en su escrito "La epidemiología delabuso sexual" (1979) plantea la existencia de un alto riesgo de trauma mental para las niñas ylos niños que han sido envueltos por adultos en actividades sexuales.En la práctica clínica con jóvenes y adultos (as) que han sido abusados sexualmente durante suniñez, se han encontrado:1) Dosis internas de emociones, como desesperanza, minusvalía, vergüenza, culpa e ira,acompañadas de inhabilidad casi total para manejarlas. La víctima siente terror al identificarlay en algunos casos invierte dosis inmensas de energía en reprimirlas. En el caso de ira, si éstase expresa, los varones tienden a dirigirla hacia fuera, siendo agresivos con otras personas,mientras que las mujeres tienden a dirigirla hacia ellas mismas, envolviéndose frecuentementeen comportamientos autodestructivos, mutilándose con cortaduras, quemaduras o golpes yrealizando intentos de suicidio.2) Una gran dificultad para confiar. La misma entorpece grandemente el proceso de terapia.3) Poca habilidad para establecer relaciones con pares.4) Desbalance en las relaciones que se establece, en las que tiende a ocupar una posicióninferior. Es común que la mujer abusada sexualmente en su niñez se convierta en esposamaltratada.5) Temor a convertirse en agresor o agresora.6) Problemas en su sexualidad.7) Neurosis crónica de origen traumático.V. VIOLENCIA FAMILIAR, MECANISMOS LEGALES DE PROTECCIÓN.La conveniencia de regular jurídicamente la violencia familiar se fundamenta en la necesidadde encontrar mecanismos para proteger los derechos fundamentales de los integrantes delgrupo familiar frente a los cotidianos maltratos, insultos, humillaciones y agresiones sexualesque se producen en el ámbito de las relaciones familiares. Si bien es cierto que lasmanifestaciones de violencia familiar no se producen exclusivamente contra las mujeres, sonéstas -a los largo de su ciclo vital- las afectadas con mayor frecuencia. De este modo, la casaconstituye un espacio de alto riesgo para la integridad de mujeres y niños, derivándose de ahíprecisamente la denominación de violencia doméstica o familiar.
  • 6. Resulta evidente, sin embargo, que el agente de la violencia no se limita siempre a dichosespacios; encontramos casos de agresiones en las calles, los centros de estudio y/o trabajo y engeneral los espacios frecuentados por las víctimas.De otro lado, para interferirnos a mecanismos legales de protección frente a la violenciaintrafamiliar es importante precisar primero dos conceptos: (i) ¿cuáles son los componentes detodo aquello que calificamos como mecanismo legal o, de manera más amplia, el sistemajurídico?, y (ii) ¿a qué acudimos cuando hablamos de violencia intrafamiliar?El sistema jurídico tiene tres componentes básicos:El primero, la ley. Es la norma escrita, la que encontramos en los códigos y en lasdisposiciones legales. Es importante porque tiene carácter universal, es decir, de aplicacióngeneral para toda la sociedad desde el momento en que se encuentra vigente. Un ejemplo es elCódigo de los Niños y Adolescentes, que es precisamente el texto de la Ley, el componentecentral de lo que significaría un mecanismo legal de protección a niños y adolescentes.Un segundo componente es la institucionalidad. Es decir, todos aquellos operadores de laadministración pública o privada que están involucrados en la aplicación de este componentenormativo, de la ley escrita. Es un componente clave cuando hablamos de mecanismos legalesde protección frente a la violencia familiar. Son las instituciones que nos ofrecen la sociedad yel Estado para hacer realidad aquello que disponen las normas legales.Un tercer componente es el relativo a lo cultural. Alude a la idiosincrasia, a la ideología queestá detrás de los aplicadores de la norma. Pero no sólo de ellos, sino también de quienes laconcibieron y de aquellas personas que, en determinado momento y frente a un hechoconcreto, deciden acudir y solicitar su aplicación.Estos tres elementos son claves para entender todo lo que significa el problema de losmecanismos legales en una sociedad determinada.Hecha esta precisión, pasaremos a definir lo que entendemos por violencia familiar. La mismaalude a cualquier acción, omisión o conducta mediante la cual se infiere un daño físico, sexual opsicológico a un integrante del grupo familiar -conviviente o no-, a través del engaño, lacoacción, la fuerza física, la amenaza, el caso, entre otros.La mayoría de casos de violencia se producen donde existe una relación de poder, de jerarquía.Tanto en los casos de violencia sexual como familiar, podemos apreciar que existe una relacióndel fuerte contra el débil. Muy rara vez escucharemos hablar de la violencia del niño contra supadre. Por lo general, cuando los hijos expresan violencia contra sus padres se trata de padresmayores, muchas veces dependientes de sus hijos, y de hijos que los superan en fortaleza física.El elemento de poder puede estar relacionado a la ubicación en el contexto familiar: padres-hijos, tíos-sobrinos; o también por la edad: adultos-niños; o por relaciones de jerarquía:marido-mujer. Estos son, pues, elementos claves que debemos tener presentes al hablar deviolencia intrafamiliar.5.1 Manifestaciones más frecuentes de violencia intrafamiliar.1. El maltrato físico. Su explicación es obvia; se refiere a todas aquellas acciones violentasque dañan la integridad física de las personas. Por lo general, es un maltrato visible. Puedeafirmarse que fue el tipo de maltrato que propició todo este proceso de búsqueda de respuestaslegales, por tratarse de la agresión más evidente.
  • 7. 2. El maltrato psicológico. Que se refiere a toda aquella palabra, gesto o hecho que tienenpor objeto humillar, devaluar, avergonzar y/o dañar la dignidad de cualquier persona. Esta esuna manifestación de violencia mucho más difícil de demostrar, sobretodo en los casos en quese produce en el interior de un grupo familiar.3. La violencia sexual. Que es toda manifestación de abuso de poder en la esfera de la vidasexual de las personas, pudiendo ser calificada o no como delito. Decimos esto porque,actualmente, algunas manifestaciones de violencia sexual son ignoradas por nuestra legislaciónpenal. Pueden ir desde imposiciones al nudismo hasta la penetración anal o vaginal. Estosúltimos supuestos son considerados por nuestra ley como delitos de violación.5.2 Contra la Violencia Familiar.A fines de 1993 se promulgó la Ley 26260 que establece la política de Estado y de la sociedadfrente a la violencia familiar. Esta ley constituye un recurso complementario al Código de losNiños y Adolescentes porque reconoce como actos de violencia familiar los de maltrato físico ypsicológico entre cónyuges, convivientes o personas que hayan procreado hijos en común,aunque no convivan, y de padres o tutores a menores de edad bajo su responsabilidad.Hasta ahora, la Ley 26260 ha sido difundida básicamente como una ley de protección a lasmujeres frente a la violencia familiar. Sin embargo, sus alcances protegen a estos dos gruposhumanos que mayoritariamente son afectados por estas manifestaciones de violencia: a lasmujeres y a las niñas y niños. En este sentido, constituye un recurso que creemos puede serutilizado y redimensionado para proteger a los niños y niñas frente al maltrato en la familia.Esta norma tiene como objetivo fundamental comprometer al Estado en la erradicación de laviolencia familiar. Está destinada a prevenir y proteger a las personas que son víctimas deviolencia en el ámbito de sus relaciones familiares. Su importancia radica en plantear medidasen diversos niveles, siendo la más urgentes de atención:1. Las acciones educativo-preventivas: Tienen como objetivo fortalecer la formaciónescolar y extraescolar en la enseñanza de valores éticos y humanos, de relaciones humanasigualitarias para, precisamente, prevenir que se sigan reproduciendo las relaciones de jerarquíaque ubican a unas personas en desventaja frente a otras, y que constituyen causa importante dela violencia en el interior de la familia.2. Las acciones organizativas: La Ley 26260 se plantea entre sus objetivos promover laparticipación de la comunidad en la prevención y denuncia de maltratos producidos dentro dela familia. La idea es que la organización comunal pueda participar en el control y seguimientode las medidas que los jueces adopten frente a casos de violencia familiar.3. Instalación de servicios: Esta Ley ofrece la posibilidad de instalar serviciosespecializados. En ellos se ubican las delegaciones policiales para menores, las delegacionespara mujeres, e igualmente plantea reforzar las delegaciones policiales que existen conpersonal especializado para atender problemas de violencia familiar. Del mismo modo, planteala necesidad de crear hogares temporales de refugio para víctimas de violencia a nivel de losgobiernos locales. Un aspecto importante que ofrece esta Ley, y que antes no había sidoconsiderado en ninguna otra norma, es que se puedan diseñar programas de tratamiento a losagresores para evitar, precisamente, que el maltrato continúe y se multiplique.4. Acciones de capacitación: Dirigidas a los agentes de las instituciones que constituyenuno de los componentes del sistema jurídico: policías, jueces y fiscales.
  • 8. 5. Acciones legales: Esta Ley ofrece mecanismos de carácter sumarísimo. Esto significaceleridad, inmediatez, es decir, un contacto directo de la autoridad con la víctima. Es unprocedimiento, en principio, que no debería ser obstaculizado por ningún tipo de formalismos.Lamentablemente, la legislación se enfrenta en este aspecto con el componente culturalseñalado originalmente. Porque nuestros jueces, en general, no han estado acostumbrados aaplicarse este tipo de legislación.VIOLENCIA FAMILIAREl concepto de familia a evolucionado con el tiempo, es importante tener claro que al clásicomodelo de padre, madre, esposos, hijos, tíos primos etc., se le han sumado ahora: Los convivientes Los hijos ensamblados (hijos de la pareja). Los ex conyuges. Los ex convivientes. Los que habitan en un mismo hogar.Así que cualquier acto de violencia física o verbal (psicológica) o inclusive maltrato sin lesión o laamenaza o coacción que se produzca entre estas personas se considera violencia familiar.Esta ley presenta algunas situaciones que pueden servir para el futuro pero no resolverlodefinitivamente, no es nuestro deseo desalentar pero esta ley no ha resuelto en todos estosaños el problema de la violencia.La Policía se encarga de la investigación y remite el resultado al Fiscal de Familia, éstemayormente hace la demanda al Juez de Familia se cita a una Audiencia en donde casi obliga alas partes a llegar a un acuerdo de no agredirse, “acuerdo” que a nadie garantiza que no repitael acto violento.
  • 9. Los Jueces en su afán de reducir los cientos de expedientes que tienen mayormente “fuerzan”este arreglo, esto no es lo recomendable, es mejor que este proceso llegue a su fin y se apliquemedidas que garanticen la no violencia.Lamentablemente las autoridades muchas veces quieren ver un muerto o un daño irreparablepara tomar medidas.En este trámite pueden llevarse a cabo inventario de bienes, pero no es división, ni entrega deellos (bienes), puede ordenar el cese de la violencia pero no la salida definitiva del hogar delagresor, no aspire con esta ley resolver problemas que son propios de otros procesos.A veces estos procesos culminan en una simbólica llamada de atención al agente violentador y todosigue igual, en nuestra experiencia hemos apreciado como algunos jueces no han tenido mano firmepara poner fin a la violencia.El hecho violento no solo genera este tramite, sino también un proceso penal del queposiblemente obtenga ud mejor resultado porque de acreditarse el delito (lesiones) se aplicarauna PENA y una INDEMNIZACION, nosotros recomendamos que a parte del proceso de violenciasiga un proceso penal, el cual si persuade.Recientemente en Julio del 2008 se ha incorporado al código penal como delito la violenciafamiliar para casos en que las victimas sean menores de edad, lo que de comprobarse puedetraer como consecuencia la suspensión de la patria potestad, ordenarse la salida del agresor, eincluso la DETENCION.Sin embargo es necesario esperar un uso conveniente de esta ley ya que si bien es cierto existenmuchas victimas de violencia también hay quienes denuncian falsamente y de comprobarse lafalsedad de la denuncia las consecuencias pueden muy difíciles para quien haga mal uso.Violencia domésticaDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a: navegación, búsquedaPlantilla:Otros en los ratos libres usos
  • 10. «Mother and Child», pintura de JosipRačid.La violencia doméstica engloba toda aquella forma de violencia ejercida en el ámbito doméstico.La violencia doméstica, violencia familiar o violencia intrafamiliar comprende todosaquellos actos violentos, desde el empleo de la fuerza física, hasta el matonaje, acoso o laintimidación, que se producen en el seno de un hogar y que perpetra, por lo menos, a unmiembro de la familia contra algún otro familiar.1Contenido[ocultar] 1Terminología de la violencia doméstica 2Tipos de violencia o 2.1Violencia psicológica o 2.2Violencia familiar o 2.3Violencia contra la mujer en la pareja o 2.4Violencia contra el hombre en la pareja o 2.5Violencia filio-parental 3Implicación social constructiva de la violencia familiar 4Un enfoque psicoanalítico sobre la violencia intrafamiliar 5Regulación jurídica o 5.1España  5.1.1La Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género  5.1.2Controversia 6Otros enfoques 7Véase también
  • 11. 8Bibliografía o 8.1Referencias 9Enlaces externos[editar]Terminología de la violencia domésticaEntre los términos referidos a la violencia doméstica, cabe destacar aquellos que se refierenespecíficamente a la violencia conyugal o dentro de la pareja y obviando por tanto aquellaejercida sobre otros miembros vulnerables de la familia como niños y ancianos. Dentro dela violencia dentro de la pareja, la mayoría de los casos corresponden a violencia ejercidapor el hombre hacia la mujer. Expresiones tales como «violencia contra la mujer» y«violencia de género» son muy frecuentemente utilizados.No fue hasta 1960, cuando se reconoció que la violencia y el maltrato en el ámbito familiareran un problema social. Anteriormente, la violencia contra la mujer se consideraba comoalgo anormal y se le atribuía a personas con trastornos psicopatológicos o problemasmentales.[cita requerida]La existencia de este tipo de violencia indica un retraso cultural en cuanto a la presencia delos valores como la consideración, tolerancia, empatía y el respeto por las demás personas,independientemente de su sexo. El maltrato doméstico incluye a las agresiones físicas,psicológicas o sexuales llevadas a cabo en el hogar por parte de un familiar que hacenvulnerable la libertad de otra persona y que causan daño físico o psicológico.La expresión violencia de género es la traducción del inglés gender-basedviolence ogenderviolence, expresión difundida a raíz del Congreso sobre la Mujer celebrado en Pekínen 1995 bajo los auspicios de la ONU. Con el auge de los estudios feministas, en los añossesenta del siglo XX, se comenzó a utilizar en el mundo anglosajón el término gender conel sentido de «sexo de un ser humano», desde el punto de vista específico de las diferenciassociales y culturales, en oposición a las biológicas, existentes entre hombres y mujeres.2 Laexpresión ha sido criticada por la Real Academia Española por hacer un mal uso de lapalabra «género», haciendo de ella un mero calco del inglés gender que no tiene traducciónen español.3 También ha recibido críticas por tratarse de una expresión más vaga que puedereferirse a la violencia practicada desde ambos sexos, cuando no existe simetría, ya que esmás común la ejercida por el hombre a la mujer y además uno de los factores subyacenteses el machismo.En realidad tiene implicaciones políticas y denominándola de esta manera «violencia de género»,pienso que se pretende esconder que en realidad es el maltrato que los hombres dan y han dado a lolargo de los años a las mujeres de su familia. Cristina Segura Graiño. Prólogo de "Historia de la violencia contra las mujeres", Antonio Gil Ambrona, 2008.
  • 12. Esta crítica se extiende a otras expresiones similares tales como «violencia sexista» y«violencia de pareja».Estudios realizados encontraron que en hogares donde existe maltrato o violenciapsicológica o cualquier otro tipo de violencia, los hijos son 15 veces más propensos amanifestar algún tipo de maltrato en su etapa adulta. La violencia psicológica es la forma deagresión en la que la mayoría de los países las afectadas van a quejarse y casi nunca tomanacción en cuanto a dicho tipo de violencia, ya que en este caso se unen la falta de opcioneslegales de denuncia y protección frente a esta forma de violencia.Las señales de violencia son más fácil de ocultar si es emocional, pues las mujeres noaceptan el maltrato de forma “pasiva”; según los estudios realizados que la mayoría de lasmujeres maltratadas no lo aceptaron y que se resistieron a él. Estas acciones de defensahicieron que la violencia psicológica se viera como una agresión mutua y algunasinstituciones la catalogaron como un conflicto de pareja. Sin embargo, de los estudiosrealizados en Honduras solo dos de las mujeres entrevistadas aceptaron que eran agredidasemocionalmente, antes de ser maltratadas físicamente. Gracias a diferentes campañaspúblicas y con el conocimiento de programas estatales las mujeres tuvieron más claridadacerca de la agresión psicológica que experimentaron.Las mujeres que no reconocen como agresión la violencia psicológica no significan que novean esta forma de violencia como algo que las dañe o las deshaga o como algo indeseable.De hecho si lo ven y son estos episodios de maltrato emocional lo que más las mueve ahablar de sus malestares con personas de confianza así como familiares, amigos o personasde las iglesias y es aquí donde tratan de librarse de esas formas de agresión.[editar]Tipos de violenciaHabitualmente este tipo de violencia no se produce de forma aislada, sino que sigue unpatrón constante en el tiempo. Los principales sujetos pasivos son las mujeres, niños ypersonas dependientes. Lo que todas las formas de violencia familiar tienen en común esque constituyen un abuso de poder y de confianza. Dada la complejidad y variedad delfenómeno, es muy difícil conocer sus dimensiones globales.Cabe añadir que la Dogmática considera de forma unánime que el término violencia serefiere tanto a violencia física como psicológica, considerándose igualmente tanto laslesiones físicas como las psicológicas.4[editar]Violencia psicológicaVéase también:Acoso psicológicoLa violencia psicológica, conocida también como violencia emocional, es una forma demaltrato, por lo que se encuentra en una de las categorías dentro de la violencia doméstica.La intención que trae consigo la violencia psicológica es humillar, hacer sentir mal einsegura a una persona, deteriorando su propio valor. Difiere del maltrato físico ya que éste
  • 13. es sutil y es mucho más difícil de percibirlo o detectarlo. Se manifiesta a través de palabrashirientes, descalificaciones, humillaciones, gritos e insultos. Éste trastorno puede tenerbases en la infancia de las personas cuando se llevan a cabo la falta de atención por parte delos padres o familiares, y la violencia intrafamiliar.[editar]Violencia familiarLa violencia familiar incluye toda violencia ejercida por uno o varios miembros de lafamilia contra otro u otros miembros de la familia. La violencia contra la infancia, laviolencia contra la mujer y la violencia contra las personas dependientes y los ancianos sonlas violencias más frecuentes en el ámbito de la familia. No siempre se ejerce por el másfuerte física o económicamente dentro de la familia, siendo en ocasiones razonespsicológicas (véase síndrome de Estocolmo) las que impiden a la víctima defenderse. Lamayor parte de los agresores son personas mucho mas fuertes que a las que se les agrede.El síndrome de la abuela esclava es otra forma de maltrato frecuente en el siglo XXI,descrito sobre todo en países hispanoamericanos, que afecta a mujeres adultas con grancarga familiar, voluntariamente aceptada durante muchos años, pero que al avanzar la edadse torna excesiva. Si la mujer no expresa claramente su agotamiento (o lo oculta), y sushijos no lo aprecian y le ponen remedio, la sobrecarga inadecuada provoca o agravadiversas enfermedades comunes: hipertensión arterial, diabetes, cefaleas, depresión,ansiedad y artritis. Estas manifestaciones no curan adecuadamente si no se reduceapropiadamente la sobrecarga excesiva. Ocasionalmente puede provocar suicidios, activoso pasivos5Los niños que suelen estar presentes durante la violencia y los que presencian pueden sufrirproblemas emocionales y de comportamiento. Los investigadores indican que la violenciaen la familia a los niños le afecta en tres maneras: en la salud, educación y el uso deviolencia en su propia vida. Se ha comprobado que los niños que presencia la violenciamanifiestan un grado mayor de depresión, ansiedad, síntomas de trauma y problema detemperamentos.6[editar]Violencia contra la mujer en la parejaVéase también:Violencia contra la mujer
  • 14. Zaragoza casco viejo. Grafiti contra la violencia sexista. Cada silueta se corresponde con una mujermuerta a manos de su pareja en 2007. Un símbolo identifica el tipo de violencia sufrida.La idea de la sumisión de la mujer como mejor forma para asegurar la paz dentro del matrimonioestá todavía arraigada entre nosotros. Inés AlberdiLa violencia contra la mujer por parte de su pareja o ex-pareja está generalizada en elmundo, dándose en todos los grupos sociales independientemente de su nivel económico,cultural o cualquier otra consideración. Aun siendo de difícil cuantificación, dado que notodos los casos trascienden más allá del ámbito de la pareja, se supone que un elevadonúmero de mujeres sufren o han sufrido este tipo de violencia. Estudios realizados en paísespor desarrollar arrojan una cifra de maltrato en torno al 20%, encontrándose los índices másbajos en países de Europa, en Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón con cifras entorno al 3%.7La mayoría de las víctimas oculta que existan esos problemas por temor a ser juzgados enla sociedad. La indecisión es una de las causas para no admitir la situación así como elestereotipo dominante de la feminidad en Occidente, donde no se considera como atributode las mujeres el ejercicio de la violencia activa.Tambien entra el aspecto de la educacion y del entorno social que se vive desde niños, a unhombre que es maltratado psíquica o físicamente por su pareja, se le atribuye que es un
  • 15. hombre "débil", o es agredido por sus amigos o compañeros de trabajo y es precisamentepor esto que no está dispuesto a denunciar y mucho menos a buscar ayuda.Unas de las consecuencias de la violencia domestica es la depresión. Las mujeres quesufren violencia domestica corren un mayor riesgo de estrés y trastorno de ansiedad, enparticular los trastornos resultantes del estrés postraumático. El intento de de suicidio ydepresión se conectan estrechamente la violencia en pareja. La violencia contra la mujerimpide que participen plenamente en sus comunidades en los planos económicos y sociales.Las mujeres en violencia tienen menos probabilidades de tener empleo.8En todas las relaciones humanas surgen conflictos y en las relaciones de pareja también.Las discusiones, incluso discusiones fuertes, pueden formar parte de la relación de pareja.En relaciones de pareja conflictivas pueden surgir peleas y llegar a la agresión física entreambos. Esto, que podría alcanzar cotas de violencia que serían censurables y perseguibles,formaría parte de las dificultades a las que se enfrentan las parejas. El maltrato no es unconcepto relacionado con esto; en el maltrato el agresor siempre es el mismo: Pordefinición, el conflicto es una modalidad relacional que implica reciprocidad y essusceptible de provocar un cambio. Por el contrario, el maltrato, aunque adopte las mismasformas (agresiones verbales o físicas), es unilateral, siempre es la misma persona la querecibe los golpes».9En la pareja, el maltrato contra la mujer tiene unas causas específicas: los intentos delhombre por dominar a la mujer, la baja estima que determinados hombres tienen de lasmujeres; causas que persiguen instaurar una relación de dominio mediante desprecios,amenazas y golpes.Los hombres que maltratan a su pareja son motivados por una necesidad de dominar ycontrolar a su pareja. En una revisión de múltiplos trabajos los principales resultantesindican que los agresores suelen presentar con frecuencia alteraciones psicológicas comofalta de control sobre ira, dificultades en la expresión de emociones, déficits de habilidadesde comunicación y de solución de problema y baja autoestima.“Existen diferentes tipos dehombres violentos -agresores limitados al ámbito familiar, agresores con característicasborderline/disfóricas y agresores violentos en general/antisociales- que requieren programasde tratamiento, adaptados a sus características y necesidades específicas” Pág. 27.10Los rasgos más visibles del maltrato son los golpes y los asesinatos, los cuales trasciendendel ámbito de la pareja; sin embargo, los maltratos de baja intensidad, los maltratospsíquicos que, mantenidos en el tiempo, socavan la autoestima de la mujer, son los quemayoritariamente se dan.11 Cuando trasciende un caso de maltratos, la mujer puede llevaraños sufriéndolos. Y si los maltratos pueden producirse en cualquier etapa de la historia dela pareja, es en el momento de la ruptura y tras esta, si se produce, cuando llegan aexacerbarse.
  • 16. «Mujer maltratada con un bastón», dibujo de Goya.Es por esto que, en la búsqueda de prevenir la violencia, se trata de dar herramientas a losadolecentes para identificar los rasgos típicos de las personas violentas y ser conscientes deesa violencia de baja intensidad que comienza generalmente antes del matrimonio, duranteel noviazgo. Así nace el concepto de violencia en el noviazgo.Es frecuente tratar el tema de los maltratos como casos individuales. Los agresores sufriríanuna serie de trastornos que les conducirían a maltratar a la mujer y a ésta, en su fragilidad, arecibirlos. Esta sería una visión del problema tranquilizadora que no pondría en cuestión elmodelo patriarcal.El modelo psicopatológico explica la violencia como resultado de conductas desviadas propias deciertos individuos cuya historia personal está caracterizada por una grave perturbación. Esteenfoque, al fin y al cabo tranquilizador, habla de un «otro», un «enfermo» o «delincuente», al que,después de examinarlo, se le puede castigar o tratar médicamente. Desde el punto de vista feminista,la violencia masculina se percibe como un mecanismo de control social que mantiene lasubordinación de las mujeres respecto de los hombres. La violencia contra las mujeres se deriva deun sistema social cuyos valores y representaciones asignan a la mujer el status de sujeto dominado. Maryse Jaspard.12Las consecuencias últimas de la violencia contra la mujer en la pareja son la de decenas ocientos de mujeres muertas cada año, en diferentes países, a manos de sus parejas o ex-parejas. Y en muchos casos, esta violencia a manos de sus parejas o ex-parejas contra la
  • 17. mujer quien es madre además del estrés posttraumatico que puede seguir produzcan efectosmuy negativos para el desarrollo psicológico de los niños en el hogar.13Las consecuencias de éstos (y de cualquier otro tipo de maltrato) son que la autoestima dela persona disminuye y afecta el desarrollo emocional. En la mayoría de los casos, lapersona puede buscar una solución en las drogas y el alcohol, incluso, en delincuencia.Además, si no existe un avance o solución previa en la persona suele repetir este patrón demaltrato, cayendo en un círculo vicioso. La baja autoestima se manifiesta en todas laspersonas que sufren de algún tipo de maltrato y se refleja mucho en el ámbito escolar olaboral; la persona tiene problemas de identidad y mucha dificultad en cuanto al manejo dela agresividad, se le dificulta construir relaciones afectivas debido a la desconfianza hacialas demás personas.[editar]Violencia contra el hombre en la parejaVéase también:Violencia contra el hombreLa violencia contra el hombre es un tipo de violencia ejercida contra los hombres por sucondición de hombre. Esta violencia presenta numerosas facetas que van desde el sexismoinverso hasta la discriminación y el menosprecio, la agresión física o psicológica y elasesinato, produciéndose en muy diferentes ámbitos: familiar, laboral, formativo, etc. Si elagresor fuese su pareja sentimental se la llamará también violencia de pareja.[editar]Violencia filio-parentalVéase también:Violencia filio-parentalLa violencia filio-parental (VFP) o violencia de los hijos a los padres es el conjunto deconductas reiteradas de agresiones físicas (golpes, empujones, arrojar objetos), verbales(insultos repetidos, amenazas) o no verbales (gestos amenazadores, ruptura de objetosapreciados) dirigida a los padres o a los adultos que ocupan su lugar14 . Se incluyen,entonces, las amenazas y los insultos, ya sean realizados a través de gestos overbalizaciones, las agresiones físicas de cualquier tipo, o la ruptura consciente de objetosapreciados por el agredido. Además, la violencia debe ir dirigida contra los padres oaquellas figuras parentales que les sustituyan: tutores, educadores, etc.No se incluiría, por tanto, en esta definición la violencia ocasional sin antecedentes previosy que no se repite. Esto excluye, de manera casi generalizada, el parricidio, que presentacaracterísticas particulares que lo distinguen y que, a menudo, constituye un episodio único,sin que se registren antecedentes previos. Se excluyen, también, la agresión sexual a lospadres y los asaltos premeditados con armas letales por considerarse de un perfil diferente,así como la violencia que aparece en un estado de disminución importante de la consciencia(autismo o retraso mental grave) y que no se repite cuando este estado remite: violencia enel curso de intoxicaciones, de trastornos mentales orgánicos, de trastornos del curso ocontenido del pensamiento, etc.
  • 18. [editar]Implicación social constructiva de la violenciafamiliarLa violencia, en la mayoría de los casos, ha llegado a ser parte de la vida cotidiana demuchas personas a las cuales afecta en gran manera su comportamiento y el desarrollo dediversas actividades que deseen ejercer. Es decir, la violencia también es una conductaaprendida.15 La violencia puede manifestarse en cualquier ámbito social como el cultural,político, económico y el ámbito social doméstico.La violencia familiar tiene como base la cultura (el medio donde se desarrolla éstasituación) y que incluso, engloba a los medios de comunicación. Este régimen de ideasapoya ciertas justificaciones a las acciones clasificadas como violencia intrafamiliar por eluso de estereotipos a los miembros de la familia. Durante la década de los setentas sedesarrollaron varias teorías sobre los posibles principios del abuso de la mujer por sumarido o pareja masculino. Una de ellas es a base del pensar feminista que postula que lasociedad es patriarcal y que se acepta el uso de la violencia para mantener dominaciónmasculina.16 Según esta teoría el hombre utiliza la violencia para subordinar a las mujeresporque las mujeres le temen a la violencia. Otra teoría refleja que los hombres causan dañoa su pareja reportan sentimientos de impotencia respecto a su pareja. De acuerdo con elestudio de Lenore Walker (1984), esta teoría trata de reconciliar la teoría feminista con lateoría de acondicionamiento social.Un miembro de la familia que es oprimido u omitido intencionalmente con el fin desometerlo a fuerzas vía lo físico, lo psicológico o sexualmente, esta en una relaciónabusiva.La relación abusiva usualmente es entre parejas sentimentales, o de otros modos cónyuges,y es razón principiante de los problemas en salud pública.El abuso psicológico es el más amplio de todas las violencias por porque pueden incluirabusos de tipo sexual y físico causando trauma a la víctima. Este tipo de abuso es vistocomo manipulación entre la pareja. Mujeres señalan que el abuso verbal, incluyendo lacoerción, el aislamiento, la privación, las amenazas, la humillación y la frialdad afectiva,son incluso peor que el abuso físico. Mientras que el abuso físico es episódico, elpsicológico es progresivo y se mantienen por plazo largo.17La mujer maltratada es aquella mujer que permanece en una relación donde su pareja laagrede sistemáticamente.18 El ciclo de la violencia tiene tres etapas sucesivas primordiales.En la primera etapa se incrementa la tensión y la víctima intenta progresivamente trataragradar al abusador para que suceda la violencia. Si la violencia sigue este ciclo, la víctimapuede enfrentarse con la pareja porque ha visto que la violencia es inevitable. Al hacer estola tensión cada vez se vuelve mayor. La segunda etapa es donde se inicia la violencia decualquier forma y siempre es dolorosa. Finalizando el ciclo, el abusador pide perdón a supareja, por el remordimiento y probablemente dice que jamás sucederá por la realización deun comportamiento positivo. La persona afectada puede sentirse recompensada y loperdona, creyendo que no va a suceder la violencia de nuevo.17 Cualquier persona sanapiensa que la mejor decisión seria abandonar la relación ya que hay amenaza de violencia,pero no se descarta tan ligeramente. Cinco razones por cual la terminación de la relación es
  • 19. cuidadosa son las siguientes. La víctima teme por su seguridad personal u otros miembrosde la familia tanto como el capital económico y de vivienda del mismo. Otra razón por cualno se deshecha la relación, es la esperanza de cambio en el perpetrador. Creenciaspersonales que la víctima no está dispuesta a cambiar. Una de las razones más persuasivas,algunas veces, es la misma familia quien dice que no terminen la relación.19 La presión devida en general a veces no deja que uno tome la decisión correcta.En cuanto a la respuesta o solución de este fenómeno social, debe empezar con lacomprensión de lo que es la ley concreta y sus consecuencias. Por ejemplo, La ley número54 del año 1989, Ley para prevención e intervención con la violencia doméstica en PuertoRico; describe en su tercer capítulo la conducta Delictiva, Penalidades y otras Medidas.Hay gestiones constructivas en el plan de solucionar este problema según la OrganizaciónPanamericana de Salud. Dentro del significado violencia familiar expone que este esformado de relaciones subjetivas entre las personas. Con base a esto se han elaboradonuevos modelos de gestión cuales enfoques son las relaciones familiares. Una de ellas es elbrindar atención integral a la persona y su familia, donde prevención y la seguridad sean losejes articuladores de la gestión y de la intervención. Otro modelo de gestión seriaconcentrarse en la educación social de la comunidad a fin de lograr la cultura de la noviolencia y promocionar comportamiento familiar unido.20[editar]Un enfoque psicoanalítico sobre la violenciaintrafamiliarUn enfoque psicoanalítico te ofrece una perspectiva que es centrada en la simbolización delos actos agresivos que presenta todo ser humano, la posición de la victima y laresponsabilidad subjetiva de los personajes que hacen parte de la violencia domestica. Laviolencia intrafamiliar se considera como una epidemia que golpea a los hogares en unámbito mundial.El psicoanalisis explica que todo ser humano existen desde la infancia tendencias yimpulsos agresivos que deben ser liberados. Esto sostiene que la agresividad y violencia noson exclusivas de personas jóvenes o adultas, clase social alta o baja, familia con culturadeterminada y educación. Enseñan que la violencia domestica muestra dificultad paratrasmitir la agresividad de una forma civilizada. Los psicoanalítico han mostrado que en lainfancia las personas experimentan placer cuando liberan su agresividad, pero con el cursodel desarrollo la educación recibida en casa y el colegio hace que agresión se impide lasatisfacción de agresividad por medio del castigo.21«desde el psicoanálisis se explica que estas indeseadas situaciones de violencia están presentes entoda familia, pues en todo ser humano existen desde la temprana infancia tendencias e impulsosagresivos que surgen en la relación con el semejante y que deben ser descargados, pues laimposibilidad de descargar estos impulsos genera displacer». (Aramburo, 2010, p. 5)21
  • 20. [editar]Regulación jurídicaCada ordenamiento conserva su propia posición al respecto, sin embargo se establecensimilitudes tomando como referencia el Derecho comparado, estableciéndose patrones yrelaciones.La Dogmática occidental considera de forma unánime que el término violencia se refieretanto a violencia física como psicológica, considerándose igualmente tanto las lesionesfísicas como las psicológicas.4[editar]España Jules ArsèneGarnier, Le supplice des adultères, una escena de castigo por adulterio.Tradicionalmente las penas al marido por matar a cualquiera de los dos adúlteros eraninexistentes o notablemente menores.En 1962 se contemplaba la pena de destierro y no de cárcel al marido que, sorprendiendoen adulterio a su mujer, matare o causara lesiones graves a alguno de los adúlteros, peronunca hubo precepto similar para la mujer que sorprendiera a su marido en análogascircunstancias.Esta tendencia continua castigándose a la adúltera con penas de hasta 6 años de cárcel perocastigando al marido sólo cuando tuviere manceba dentro de la casa conyugal onotoriamente fuera de ella. Estas cláusulas eran extensibles a las hijas menores de veintitrésaños y a su «corruptor». Todo ello fomentaba el concepto de pater familias tradicionaldonde la mujer y los hijos pasaban a depender totalmente del cabeza de familia de tal formaque éste no sólo asumía sus respectivos derechos de propiedad sin que también podía tomarmedidas en otros aspectos como el derecho a la vida de los mismos, aspecto de la figuraque fue ejemplificado por los medios de comunicación durante la Transición bajo laexpresión «la maté porque era mía».En 1979 quedan derogadas todos los preceptos de esta índole. Pero no es hasta 1989 cuandose considera legislativamente los malos tratos en el ámbito familiar.
  • 21. [editar]La Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violenciade GéneroEn España, la Exposición de Motivos de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, deMedidas de Protección Integral contra la Violencia de Género manifiesta «que se trata deuna violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por serconsideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto ycapacidad de decisión».La LO 1/2004 ha pretendido dar un tratamiento integral al problema del maltrato familiar, yen concreto enfocado contra la mujer, no sólo en las medidas estrictamente penales delTítulo IV del Código penal agravando tipos y ampliando la cobertura penal, sino tambiénde sensibilización, prevención y detección (Título I), asistencia social y jurídica (Título II),tutela institucional (Título III) y judicial (Título V), psicológicos, y económicos. Los finesque se arguyen son proteger a la víctima, disuadir al agresor, y «proteger a la parte másdébil humanizando el Derecho penal».22 Así, por ejemplo, se institucionaliza un teléfono deayuda a la mujer maltratada, el 016; se constituyen organismos especializados como losJuzgados de Violencia sobre la Mujer y la Fiscalía contra la Violencia sobre la Mujer; y serealizan cambios en el Ordenamiento considerando como delito automáticamente las faltasde lesiones, amenazas y coacciones en el caso de que el sujeto activo del delito sea varón yel sujeto pasivo «sea o haya sido su mujer o haya mantenido una relación de análogaafectividad, haya existido convivencia o no, o sea persona especialmente vulnerable queconviva con el agresor».Además se contemplan las medidas de protección que se venían llevando a cabo en funciónde la gravedad de los casos:la salida del agresor del domicilio, la orden de alejamiento, laorden de suspensión de las comunicaciones y la privación de la patria potestad y custodiade menores o la suspensión del régimen de visitas.[editar]Controversia
  • 22. Al limitar únicamente el ámbito de aplicación a la violencia del hombre contra su pareja cuando esmujer, no consideran los casos en los que la violencia la ejerza una mujer, generando por ellosexismo inverso, o la víctima sea un hombre, excluyendo también a la violencia en parejashomosexuales de ambos sexos.Sin embargo, esta ley está recurrida en el Tribunal Constitucional por varios jueces (laprimera fue una juez de Murcia), ya que discrimina a los hombres heterosexuales por razónde sexo, al no considerar la violencia contra el hombre como «delito» como lo hace con lamujer, sino como simple «falta», lo que contradice el artículo 14 de la ConstituciónEspañola, que establece el principio de igualdad «sin ningún tipo de discriminación porrazón de sexo», por ejemplo, en medio de una discusión donde ambos profieren amenazasleves, uno es castigado con más pena que otro por razón de sexo. Éstos proponen que elagravante se realice en función de criterios subjetivos considerados objetivamente, como laespecial vulnerabilidad del sujeto pasivo, considerando precisamente como machista que lamujer por definición sea considerada sujeto especialmente vulnerable por definición.4 LaAsociación Profesional de la Magistratura afirma también que «no se puede imponer elsexo como criterio para aplicar una pena distinta en un mismo delito».23Además discrimina a las pareja homosexuales ya sea de dos hombres o dos mujeres, ya quetambién se puede producir violencia en estas parejas y esta ley no contempla su existenciani las ampara.4Por otro lado, el juez se ve limitado a condenar con pena de delito o a no condenar alsujeto, por lo que se disminuye el abanico de posibilidades punitivas. Según la Dogmáticano puede imputarse al sujeto activo la circunstancia de que sea hombre, sino únicamente la
  • 23. de la naturaleza y circunstancias del hecho, por lo que esta ley establecería un marco penalarbitrario innecesario en base a consideraciones político-criminales, ya que el juez podríaconsiderar criterios objetivos como la especial vulnerabilidad del sujeto pasivo como basepara considerar un delito como grave. De hecho, al final del artículo se permite al juezrazonar imponer una pena inferior en grado si lo considera oportuno, lo que da que pensarque ni siquiera el legislador está muy contento de la bondad de su regla.4Otros problemas de interpretación es que el agravante por quebrantamiento de algunamedida cautelar o de seguridad o prohibición, plantea problemas non bis in idem con eldelito de quebrantamiento de condena. De igual manera, el artículo 173.3 3º del Códigopenal, cuando habla de habitualidad, determina «se atenderá al número de actos deviolencia que resulten acreditado, con independencia de que dicha violencia se hayaejercido sobre la misma o diferentes víctimas de las comprendidas en este artículo, y deque los actos violentos hayan sido o no objeto de enjuiciamiento en procesos anteriores».Esto plantea por un lado de nuevo una posible violación del principio ne bis in idem alconsiderar delitos ya juzgados o los tradicionales problemas derivados de una agravante porreincidencia. Y por otro, e relación con la prueba, que sólo se precise que «los hechosresulten acreditados», sin especificar si basta con la simple declaración de la sujeto pasivoo se requieren las de testigos o peritos; pero es que en todo caso, si el sujeto pasivo sufrestress, depresión o cualquier otra patología que pudiera conectarse con violencia psíquica, ysólo está su palabra contra la del denunciado que niega los hechos surge la duda de si existeuna interpretación de los hechos pro muliere o pro victima cuestionando el principio depresunción de inocencia con todo lo que ello supone.4Por otro lado, la presión de asociacionesfeministas y de la opinión pública está llevando atomas nuevas consideraciones dogmáticas. Por ejemplo, si bien tradicionalmente matar auna persona mientras dormía se consideraba alevosía y por ende podía calificarse deasesinato, hoy día se ha llegado a considerar que si la mujer poseía lo que se hadenominado «síndrome de la mujer maltratada» (miedo a enfrentarse cara a cara al marido)podría considerarse que no hay alevosía considerándose el delito como homicidiodolosocon una pena inferior,4 e incluso que quede exculpada, dando lugar esta propuesta asexismo inverso. Para considerar este síndrome se precisa de la labor de un peritopsicólogo. Este razonamiento ha sido también fruto de controversia ya que, por un lado, elDerecho repugna la violencia como vía cuando existen medidas efectivas para utilizar la víade derecho, y por otro la inclusión de la Psicología, con la aparición y consideraciónrepentina de un nuevo síndrome de dudosa entidad, parece justificar el uso de la alevosía enaquellos casos en los que el autor se vea incapaz de realizar el delito de otra forma.[editar]Otros enfoquesParalelamente a los numerosos estudios sobre violencia contra la mujer o "de género"llevados a cabo durante los últimos decenios, que han servido de base para las políticasvigentes, la comunidad científica y numerosas entidades oficiales de diversos países hanido aplicando, cada vez con mayor frecuencia, estudios basados en muestras mixtas dehombres y mujeres, encaminados a evaluar los comportamientos violentos de ambosmiembros de la pareja. En contra de las tesis oficiales predominantes, las conclusiones
  • 24. globales de esos estudios, que suman ya varios centenares, arrojan niveles similares deperpetración de violencia por hombres y mujeres.En una recopilación publicada en 2009, Javier AlvarezDeca presenta los resultados de 230estudios empíricos internacionales sobre violencia en la pareja, realizados durante losúltimos 30 años en 24 países. Todos esos estudios cumplen el requisito indispensable deevaluar los comportamientos de ambos miembros de la pareja heterosexual. Según lasconclusiones de esa publicación, la violencia física es ejercida en proporciones similarespor hombres y mujeres, e iniciada con mayor frecuencia por las segundas.24 El mismo autorha elaborado una recopilación de 58 estudios sobre violencia en la pareja, publicados todosellos en 2009, cuyos resultados coinciden con los de la recopilación anterior.25 Por último,en 2012, J. AlvarezDeca ha publicado una monografía en la que se presentan lasconclusiones de 400 estudios sobre violencia en la pareja, que corroboran y refuerzan elvalor de los resultados descritos.26 Por lo tanto, parece claro que hay un desfase entre lasconclusiones de la comunidad científica, que constatan la bidireccionalidad de la violenciaen la pareja, y las políticas vigentes, basadas en el paradigma de género.Acoso psicológicoDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a: navegación, búsquedaPara otros usos de este término, véase Acoso.El acoso psicológico, según la RAE en la próxima 23.ª EDICIÓN tendrá las siguientesacepciones de acoso: Acoso psicológico o acoso moral: Práctica ejercida en las relaciones personales consistente en un trato vejatorio y descalificador hacia una persona, con el fin de desestabilizarla psíquicamente. Acoso sexual: El que tiene por objeto obtener los favores sexuales de una persona cuando quien lo realiza abusa de su posición de superioridad sobre quien lo sufre.El acoso psicológico atenta contra la dignidad e integridad moral de la persona. Conculcalos Derechos de Persona, que ampara; por ejemplo, la Constitución española de 1978. Sedenomina también acoso psicológico porque siempre conlleva maltrato psicológico y abusoemocional. Es un largo proceso donde la persona, progresivamente, va perdiendo suautoestima y la seguridad en sí misma. No es plenamente consciente de que está siendohumillada y de que se están vulnerando sus derechos más fundamentales. El acosopsicológico continuado puede ocasionar el suicidio de la víctima.
  • 25. Contenido[ocultar] 1Origen del término 2Tipos de acoso psicológico 3Características o 3.1El carácter objetivable del acoso 4El acosador 5Véase también 6Bibliografía 7Referencias 8Enlaces externos[editar]Origen del términoEl zoólogo Konrad Lorenz, creador de la Etología observó el acoso grupal en algunasespecies faunísticas, lo llamó mobbing.El psicólogoHeinz Leymann estudió el acoso grupal y sus efectos psicosomáticamentetraumáticos en el entorno laboral. En consecuencia, introdujo una nueva acepción paramobbing, acoso moral.Entre humanos, el acoso u hostigamiento tiene la denominación de acoso moral o [acosopsicológico], que en ocasiones puede conllevar violencia física. La psiquiatraMarie-FranceHirigoyen considera que los casos más graves de acoso, los que acaban con el suicidio de lavíctima, se deben denominar acoso psicológico y ser considerados casos depsicoterrorismo.ElpsicólogoIñaki Piñuel y Zabala también considera que una denominaciónmás correcta debe ser la de acoso psicológico en el trabajo o acoso laboral.Sociológicamente el anglicismomobbing significa acoso psicológico o acoso moral. Encastellano se usa para definir el acoso laboral.[editar]Tipos de acoso psicológicoSociólogos, psicólogos y psicoanalistas han observado diversos tipos de acoso grupalespecífico: Acoso laboral (mobbing o bossing en inglés) Acoso sexual (sexual harassment en inglés) Acoso escolar (bullying en inglés) Ciberacoso (cyberstalking en inglés) Ciberacoso escolar (o ciberbullying, de la traducción del inglés cyberbullying) Acosoinmobiliario (landlord harassment, city council harassment)
  • 26. Acoso familiar[editar]CaracterísticasLas técnicas de acoso son soterradas y sutiles: palabras, miradas, insinuaciones,mentiras, difamaciones, etc. El acosador impone su voluntad (de forma continuada yprogresiva), tergiversando la situación desde una posición de fuerza: posee la verdad yel poder.El acoso moral sumerge a la víctima en una espiral depresiva que puede acabar en suicidio.La psiquiatra y psicoanalista Marie-France Hirigoyen, los casos extremos de acoso moralson asesinatos psíquicos. Permite desembarazarse de alguien sin mancharse las manos.Parael profesor Iñaki Piñuel y Zabala el origen del acoso suele encontrarse en el modo en que lavíctima resulta, por diferentes razones una amenaza para el gang que la acosa.El acoso comienza desestabilizando a la víctima hasta conseguir que pierdaprogresivamente la confianza en sí misma y en los demás y quede en situación de totalindefensión, incapaz de reaccionar.La ansiedad, previa a la etapa depresiva, provoca en la víctima una actitud defensiva, que, asu vez, genera nuevas agresiones. El agresor no pretende destruir a su víctima de inmediato.Su objetivo es someter y controlar: anular la capacidad de defensa y el sentido crítico, lacapacidad de rebeldía. El acosador es un depredador, incapaz de considerar a suscongéneres como seres humanos. Alienado respecto a sí mismo se aprovecha de lasdebilidades propias de la condición humana.[editar]El carácter objetivable del acosoSegún el profesor Iñaki Piñuel y Zabala el acoso moral no es algo subjetivo sino queconsiste en comportamientos o conductas que son externamente observables. Según losestudios Cisneros, son estrategias habituales en el acoso moral las siguientes: Gritar, avasallar o insultar a la víctima cuando está sola o en presencia de otras personas. Asignarle objetivos o proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir, y tareas que son manifiestamente inacabables en ese tiempo. Sobrecargar selectivamente a la víctima con mucho trabajo. Amenazar de manera continuada a la víctima o coaccionarla. Quitarle áreas de responsabilidad clave, ofreciéndole a cambio tareas rutinarias, sin interés o incluso ningún trabajo que realizar («hasta que se aburra y se vaya»). Modificar sin decir nada al trabajador las atribuciones o responsabilidades de su puesto de trabajo. Tratarle de una manera diferente o discriminatoria, usar medidas exclusivas contra él, con vistas a estigmatizarlo ante otros compañeros o jefes (excluirle, discriminarle, tratar su caso de forma diferente).
  • 27. Ignorarle (hacerle el vacío) o excluirle, hablando sólo a una tercera persona presente, simulando su no existencia («ninguneándolo») o su no presencia física en la oficina, o en las reuniones a las que asiste («como si fuese invisible»). Retener información crucial para su trabajo o manipularla para inducirle a error en su desempeño laboral, y acusarle después de negligencia o faltas profesionales. Difamar a la víctima, extendiendo por la empresa u organización rumores maliciosos o calumniosos que menoscaban su reputación, su imagen o su profesionalidad. Infravalorar o no valorar en absoluto el esfuerzo realizado por la víctima, negándose a evaluar periódicamente su trabajo. Bloquear el desarrollo o la carrera profesional, limitando retrasando o entorpeciendo el acceso a promociones, cursos o seminarios de capacitación. Ignorar los éxitos profesionales o atribuirlos maliciosamente a otras personas o a elementos ajenos a él, como la casualidad, la suerte, la situación del mercado, etc. Criticar continuamente su trabajo, sus ideas, sus propuestas, sus soluciones, etc. Monitorizar o controlar malintencionadamente su trabajo con vistas a atacarle o a encontrarle faltas o formas de acusarle de algo. Castigar duramente o impedir cualquier toma de decisión o iniciativa personal en el marco de sus responsabilidades y atribuciones. Bloquear administrativamente a la persona, no dándole traslado, extraviando, retrasando, alterando o manipulando documentos o resoluciones que le afectan. Ridiculizar su trabajo, sus ideas o los resultados obtenidos ante los demás trabajadores, caricaturizándolo o parodiándolo. Invadir la privacidad del acosado interviniendo su correo, su teléfono, revisando sus documentos, armarios, cajones, etc. Robar, destruir o sustraer elementos clave para su trabajo. Atacar sus convicciones personales, ideología o religiónes. Animar a otros compañeros a participar en cualquiera de las acciones anteriores mediante la persuasión, la coacción o el abuso de autoridad.1[editar]El acosadorArtículo principal:Acosador.Sobre el perfil del acosador/a. Según la psicoanalista Marie France Hirigoyen es: Un Perverso narcisista, de un egocentrismo extremo que tienen una falta total de empatía con los demás y un gran deseo de poder. Un individuo frágil, inseguro de su poder y competencias que se siente obligado a dar el pego aunque sea en detrimento de otro al que haya que anular.La eliminación de la víctima del acoso moral suele ser la forma habitual de culminar elproceso.Según el profesor Iñaki Piñuel y Zabala la expulsión restablece momentáneamentela paz. Pero esta es una paz inquietante propia de unos “cadáveres en el armario” queaguardan siempre el momento propicio para manifestarse y revelarse.2
  • 28. Cuando las crisis en las relaciones laborales entre personas alcanzan su paroxismo en formade rivalidades, envidias, conflictos, broncas, etc. es decir, en la forma de la tradicional“guerra de todos contra todos” que Hobbes analizó, surge un epifenómeno mimético propiodel sistema que tiende a restablecer el orden: el mecanismo del chivo expiatorio.3Los grupos en crisis, amenazados por los costes de coordinación y por la amenaza quesignifica la desintegración de la unidad, la violencia generalizada y el peligro de lasrencillas que desencadena la veenganza tienden a seleccionar a algunos de sus miembrospara, mediante el mecanismo del linchamiento multitudinario y unánime, restablecer elorden y la unanimidad perdida.Tradicionalmente y según René Girard, las comunidades humanas hacían esto parareconciliarse consigo mismas, y esto se materializaba en un linchamiento físico y a unaviolencia que significaba literalmente la desaparición a manos de una multitud enfurecidade algunos individuos que, debidamente seleccionados, funcionaban a modo de chivosexpiatorios de sus grupos o comunidades.Se trataba de cargar sobre un miembro la animadversión generalizada de todos los demás yde lincharlo de forma comunitaria o gregaria. La participación de cada uno de los miembrosen ese mecanismo linchador era urgida y exigida como parte de la socialización y muestrade su pertenencia o membrecía al grupo. Un análisis psicológico del funcionamiento detodos los grupos humanos en crisis nos permite identificar una constante social: cada vezque existe un peligro para el grupo que amenaza su integridad, es decir que pone en riesgola supervivencia del grupo como tal, tiende a desencadenarse automáticamente estemecanismo.4El grupo que acosa se transforma por efecto del mimetismo en un gang o mob, tan violentocomo poco consciente de su propia violencia. Sin embargo quien acosa puede ser unpsicópata organizacional.5 Estos individuos suelen tener plena consciencia de lo que hacena pesar de que no sientan nada por las que se convierten en sus víctimas.
  • 29. Violencia contra la mujerDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a: navegación, búsquedaPara la violencia ejercida en el ámbito doméstico, véase violencia doméstica.Para la violencia ejercida en la atención del parto, véase violencia obstétrica.Una víctima de violencia contra la mujer.La violencia contra la mujer es todo tipo de violencia ejercida contra la mujer por sucondición de mujer. Esta violencia es consecuencia de la histórica posición de la mujer enla familia patriarcal, subordinada al varón, carente de plenos derechos como persona.1 Laviolencia contra la mujer presenta numerosas facetas que van desde la discriminación y elmenosprecio hasta la agresión física o psicológica y el asesinato. Produciéndose en muydiferentes ámbitos (familiar, laboral, formativo,..), adquiere especial dramatismo en elámbito de la pareja y doméstico, anualmente decenas o cientos de mujeres son asesinadas amanos de sus parejas en diferentes países del mundo.2Al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha padecido a lo largo de su vida un acto deviolencia de género (maltrato, violación, abuso, acoso,…) Desde diversos organismosinternacionales se ha resaltado que este tipo de violencia es la primera causa de muerte o invalidezpara las mujeres entre 15 y 44 años. Raquel Osborne.3Las Naciones Unidas en su 85ª sesión plenaria, el 20 de diciembre de 1993, ratificó laDeclaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, en la que se la reconoce
  • 30. como un grave atentado contra los derechos humanos e «insta a que se hagan todos losesfuerzos posibles para que sea [la declaración] universalmente conocida y respetada».Define la violencia contra la mujer en su primer artículo:A los efectos de la presente Declaración, por "violencia contra la mujer" se entiende todo acto deviolencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado undaño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos,la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en lavida privada.Las Naciones Unidas, en 1999, a propuesta de la República Dominicana con el apoyo de 60países más, aprobó declarar el 25 de noviembreDía Internacional de la Eliminación de laViolencia contra la Mujer. En Canadá se celebra el Día nacional del recuerdo por lasvíctimas de la violencia contra la mujer el 6 de diciembre, en conmemoración de la masacrede la Escuela Politécnica de Montreal.En la actualidad, Estados, organizaciones internacionales y muy diferentes colectivos,fundamentalmente feministas, destinan numerosos esfuerzos para erradicarla. Kofi Annan,en su condicción de secretario general de las Naciones Unidas (hoy ya ex secretario), ennumerosas ocasiones, mostró su preocupación y la de las Naciones Unidas: «La violenciacontra la mujer tiene un alcance mundial y se presenta en todas las sociedades y culturas,afectando a la mujer sin importar su raza, etnia, origen social, riqueza, nacionalidad o [...]condición».4Contenido[ocultar] 1Terminología 2La violencia contra la mujer tratada en los organismos oficiales 3Raíces de la violencia contra la mujer 4Consideración actual 5Violencia contra la mujer en la familia 6Violencia contra la mujer en la pareja 7Violación o 7.1La violación como arma de guerra 8Explotación sexual 9Ablación del clítoris 10Feminicidio[44] 11Véase también 12Referencias 13Bibliografía 14Enlaces externos o 14.1Asociaciones contra la violencia de Género
  • 31. [editar]TerminologíaMujer maltratada con un bastón», dibujo de Goya.Dado que la violencia contra la mujer es mayoritariamente ejercida por los hombresrespondiendo a condicionamientos sexistas, se usa el término «violencia machista» parareferirse a esta violencia contra la mujer ejercida por el hombre (eso es, la inmensamayoría). En este caso, es relevante la aportación de la ley autonómica catalana 5/2008 de24 de abril5 que define este término y cómo debe abordarlo la administración autonómicacatalana.El término «violencia de género» también es frecuentemente utilizado. Sería una expresiónmenos concreta y que en cierto modo suaviza la verdadera naturaleza de la violencia contrala mujer.6 Menos concreta porque se referiría a la violencia practicada desde ambos sexos(si se presupone que existe una violencia específica ejercida por la mujer contra el hombrepor razones de sexo); y, en cierto modo, edulcorada, ya que obviaría un factor que no essimétrico, que únicamente es causa en la violencia del hombre contra la mujer: elsentimiento de superioridad y dominación de éste sobre ella y, más extensamente, elmachismo. Otro tanto ocurriría con los términos «violencia sexista» y «violencia depareja».La expresión violencia de género es la traducción del inglés gender-basedviolence ogenderviolence, expresión difundida a raíz del Congreso sobre la Mujer celebrado en Pekínen 1995 bajo los auspicios de la [ONU]. En el inglés se documenta desde antiguo un usotranslaticio de gender como sinónimo de sex,7 sin duda nacido del empeño puritano en
  • 32. evitar este vocablo. Con el auge de los estudios feministas, en los años sesenta del siglo xxse comenzó a utilizar en el mundo anglosajón el término gender con el sentido de «sexo deun ser humano» desde el punto de vista específico de las diferencias sociales y culturales,en oposición a las biológicas, existentes entre hombres y mujeres.8 En español las palabrastienen género, mientras que los seres vivos tienen sexo. En español no existía tradición deuso de la palabra género como sinónimo de sexo. Mientras que con la voz sexo sedesignaba una categoría meramente orgánica, biológica, con el término género se ha venidoaludiendo a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índolesocial, económica, política, laboral, etc. En esa línea se habla de estudios de género,discriminación de género, violencia de género, etc. Y sobre esa base se ha llegado aextender el uso del término género hasta su equivalencia con sexo.9Los términos «violencia familiar» o «violencia intrafamiliar», en sí comprenden laviolencia entre todos los miembros de la familia. Con una importante presencia enSudamérica, se vienen utilizando desde 1988 y 1993 para referirse a la violencia ejercidacontra la mujer en el ámbito de la familia, y más concretamente de la pareja, debido a quefrecuentemente la violencia ejercida en este ámbito va dirigida contra la mujer. Seríaespecífica de estos casos, y referida a sucesos de violencia contra la mujer en este ámbitono debería ofrecer dudas. De igual modo, desde 1983 también se utiliza «violenciadoméstica» ya que resulta común que la violencia contra la mujer aparezca en el ámbitodoméstico, aunque, como Raquel Osborne expone en su libro Apuntes sobre violencia degénero, oculta la causa y carácter de esta violencia.10Cuando la violencia se da en un pareja no conviviente, suele utilizarse la expresiónviolencia en el noviazgoEn todo caso, existen controversias sobre la terminología a usar en los marcos legislativo ypenal.[editar]La violencia contra la mujer tratada en losorganismos oficialesEn 1993 las Naciones Unidas reconocían «la urgente necesidad de una aplicación universala la mujer de los derechos y principios relativos a la igualdad, seguridad, libertad,integridad y dignidad de todos los seres humanos». También reconocía el papeldesempeñado por las organizaciones en pro de los derechos de la mujer, organizaciones quefacilitaron dar visibilidad al problema.Siendo la violencia contra la mujer un problema que afecta a los derechos humanos, que«constituye una manifestación de relaciones de poder históricamente desiguales entre elhombre y la mujer, que han conducido a la dominación de la mujer y a la discriminación ensu contra por parte del hombre e impedido el adelanto pleno de la mujer, y que la violenciacontra la mujer es uno de los mecanismos sociales fundamentales por los que se fuerza a lamujer a una situación de subordinación respecto del hombre», ve la necesidad de definirlacon claridad como primer paso para que, principalmente los Estados, asuman sus
  • 33. responsabilidades y exista «un compromiso de la comunidad internacional para eliminar laviolencia contra la mujer».La declaración incluye seis artículos en los que se define la violencia contra la mujer y lasformas y ámbitos de esta violencia, al tiempo que enumera los derechos de las mujeres paraalcanzar la igualdad y su pleno desarrollo e insta a los Estados y organizacionesinternacionales a desarrollar estrategias y poner los medios para erradicarla.En el mismo sentido, el 5 de marzo de 1995, se adoptó la «Convención Interamericana paraPrevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer: Convención de Belem DoPara». Enlace externo con la Declaración de Naciones Unidas. Enlace externo con la «Convención de Belem do Para»[editar]Raíces de la violencia contra la mujerLa violencia contra la mujer está ligada a la consideración de la mujer que se desprende dela familia patriarcal. La humanidad en sus orígenes pudo estar constituida por comunidadesmatriarcales, así lo expuso Lewis Henry Morgan, considerado uno de los fundadores de laantropología moderna, en su libro La sociedad primitiva en 1877. De acuerdo con FedericoEngels, «la abolición del derecho materno fue [pudo ser] la gran derrota del sexofemenino».11 Actualmente la familia patriarcal puede aparecer desdibujada tras siglos deesfuerzos de la mujer por emanciparse; en sus orígenes, convirtió a la mujer en objetopropiedad del hombre, el patriarca. Al patriarca pertenecían los bienes materiales de lafamilia y sus miembros. Así, la mujer pasaba de las manos del padre a las manos delesposo, teniendo ambos plena autoridad sobre ella, pudiendo decidir, incluso, sobre su vida.La mujer estaba excluida de la sociedad, formaba parte del patrimonio de la familia,relegada a la función reproductora y labores domesticas.En la Roma clásica, en sus primeros tiempos, es manifiesta la dependencia de la mujer,debiendo obediencia y sumisión al padre y al marido.El paterfamilias tenía sobre sus hijos en derecho a vida y muerte; podía venderlos como esclavos enterritorio extranjero, abandonarlos al nacer o entregarlos a manos de los familiares de sus víctimassi habían cometido algún delito; desposarlos y pactar o disolver sus matrimonios. Pero así como losvarones pasaban a ser paterfamilias cuando moría el padre, y adquirían todas sus atribucionesjurídicas dentro de su familia, las mujeres, por el contrario, iban a permanecer de por vidasubordinadas al poder masculino, basculando entre el padre, el suegro y el esposo. Antonio Gil Ambrona.12Este modelo de familia patriarcal ancestral sufrió durante la República y el Imperionumerosas modificaciones. El derecho sobre la vida de la mujer fue abolido. A ésta se leseguía reservando la pena de muerte en determinados supuestos, pero ya no era el marido elque decidía sobre ello, siendo la comunidad la encargada de juzgarla. En determinados
  • 34. momentos la mujer llegó a conseguir una cierta emancipación: podía divorciarse enigualdad de condiciones con el hombre, dejó de mostrarse como la mujer abnegada,sacrificada y sumisa y en la relación entre esposos se vio matizada la autoridad del marido.Esto ocurría principalmente en las clases altas y no evitó que la violencia siguiese dándoseen el seno del matrimonio «dirigida a controlar y someter a las mujeres mediante laagresión física o el asesinato».13Los avances que pudieron darse durante la República y el Imperio romanos desaparecieronen el periodo oscuro del medievo. Una sociedad que rendía culto a la violencia, la ejerciótambién contra las mujeres y estas se convirtieron frecuentemente en moneda de cambiopara fraguar alianzas entre familias. «En las clases más bajas, además de cumplir con lafunción reproductora, constituían mano de obra para trabajar en el hogar y en el campo».14En esta historia han jugado un papel importante las religiones, suponiendo una justificaciónmoral del modelo patriarcal: «Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor,porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia y salvador desu cuerpo».15Otra consecuencia del patriarcado ha sido la exclusión histórica de la mujer de la sociedad;estando excluida de todos sus ámbitos: el cultural, el artístico, el político, el económico…Siendo ésta otra forma de violencia ejercida contra la mujer.No es hasta la revolución industrial en occidente, cuando se permite a la mujer participar enla vida social, que verdaderamente comienza una trayectoria de emancipación. No obstante,los usos y abusos cometidos contra las mujeres durante siglos, se ha demostrado difíciles deerradicar.[editar]Consideración actualLa violencia contra las mujeres no es exclusiva de ningún sistema político o económico; se da entodas las sociedades del mundo y sin distinción de posición económica, raza o cultura. Lasestructuras de poder de la sociedad que la perpetúan se caracterizan por su profundo arraigo y suintransigencia. En todo el mundo, la violencia o las amenazas de violencia impiden a las mujeresejercitar sus derechos humanos y disfrutar de ellos. Amnistía Internacional, Está en nuestras manos. No más violencia contra las mujeres.16Fueron las organizaciones feministas en la segunda mitad del siglo XX las que dieronvisibilidad plena al problema de la violencia contra la mujer. Es curioso que en muchospaíses se confeccionasen estadísticas sobre accidentes de tráfico al tiempo que se ignorabala incidencia de feminicidios y violaciones. En Francia, un artículo de JannaHanmer,aparecido en la revista QuestionsFeministes, dirigido por Simone de Beauvoir, sepreguntaba por qué no se elaboraban estadísticas sobre la incidencia de la violencia contrala mujer en el seno de la familia; «encontraba la respuesta, precisamente, en que elfenómeno era considerado como un problema particular y no un hecho social».17 AméricaLatina y el Caribe ha sido «una de las regiones del mundo que mayor atención ha prestado
  • 35. a la lucha contra la violencia hacia la mujer», mostrándose especialmente activa en laconsolidación de redes sociales, sensibilizando a los medios de comunicación, adquiriendocompromisos institucionales y legislando para erradicar un problema que afecta al 50% dela población mundial limitando y conculcando sus más elementales derechos humanos.18En aquellos tiempos costó hacer ver que las agresiones hacia las mujeres no eran productode momentos de frustración, tensión o arrebatos, contingencias de la vida en común; sinoque eran consecuencia de los intentos de mantener la subordinación de la mujer, de laconsideración ancestral de la mujer como un objeto propiedad del hombre; y, por lo tanto,deberían dársele una consideración especial.171975-1985 se declaró Decenio de la Mujer. Especial importancia tuvo la celebración delTribunal Internacional de Crímenes contra las Mujeres en Bruselas en 1976, siendo laprimera vez que se tipificaron como crímenes diferentes tipos de violencia cometidoscontra las mujeres, creándose la Red Feminista Internacional con programas de apoyo ysolidaridad. Consecuencia de su resonancia, en 1979, la Asamblea de las Naciones Unidasaprobó la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contrala Mujer y en 1980 se celebró en México la I Conferencia Mundial de la ONU sobre laMujer, activándose al año siguiente la Convención para Erradicar la Discriminación contrala Mujer (CEDAW). Estos acontecimientos impulsaron toda una serie de medidaslegislativas y modificaciones de códigos penales que en los diferentes países se han venidoproduciendo desde entonces. En 1993 las Naciones Unidas ratificaba la Declaración sobrela Eliminación de la Violencia Contra la Mujer y en 1995, en Belem do Para (Brasil), seadoptó la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la ViolenciaContra la Mujer.19Hoy en día numerosos países cuentan con estrategias específicas para combatir la violenciacontra la mujer. Estos países han modificado su legislación incluyendo en ella leyes contrala violencia hacia la mujer, diseñan planes generales y sectoriales para combatirla ypromueven campañas para interesar a los diferentes ámbitos de la sociedad en esteproblema. Estas estrategias han servido a su vez para sensibilizar a Estados y Sociedad anteotras formas de violencia: contra la infancia, ancianos, minusválidos, colectivosminoritarios,…18 No obstante, la violencia contra la mujer sigue produciéndose en tasasinsoportables. También, habiendo sido las sociedades occidentales las pioneras en estalucha, siendo en estas sociedades donde los movimientos por los derechos de la mujer antesy más se han desarrollado, en otras muchas sociedades, esta lucha se encuentrasensiblemente retrasada.[editar]Violencia contra la mujer en la familiaLa violencia contra la mujer comienza en la infancia y es en la familia dondeprincipalmente se ejerce esa violencia. La infancia es especialmente vulnerable a laviolencia y la niña sufre un plus añadido por su condición femenina. A la ablación,generalizada en determinadas comunidades e ineludiblemente ligada al sexo femenino, elcomercio sexual que puede arrancar ya en el seno de la familia con la venta de la niña, o elinfanticidio y los abusos sexuales, más frecuentemente ligados al sexo femenino, se une
  • 36. una más estricta autoridad paterna, ejercida también por hermanos, y una educacióndiscriminatoria que limita sus expectativas vitales.El infanticidio femenino es habitual en determinadas culturas. «En la India la proporciónentre hombres y mujeres es la más desigual del mundo».20 En Pakistán y Bangladeshexisten parecidos desequilibrios y en regiones de China el infanticidio femenino estágeneralizado. Una percepción de la mujer devaluada, costumbres discriminatorias,considerar la educación de las niñas como una carga y los deseos del padre de perpetuar elapellido mediante un varón serían las causas de estos infanticidios. «En algunas zonas dePakistán –y también en el vecino Afganistán- el nacimiento de una niña va acompañado deritos de duelo».21 En China, la imposición del «hijo único» en 1978, en un país con unamarcada y ancestral preferencia por la descendencia masculina, multiplicó este tipo deinfanticidios.22 En la actualidad, la posibilidad de detectar el sexo durante el embarazo havenido a agravar el problema con abortos selectivos.Más del 80% de las violaciones las perpetran miembros de la familia de la víctima, ymayoritariamente a edades muy tempranas, cuando esta no pasa de ser una niña. Padres,abuelos, tíos,... Adultos en los que ella confía pasan a ser sus agresores. Este es unproblema mundial que en muchas ocasiones no trasciende más allá de los límites de lapropia familia, la niña sufre la violencia en silencio, avergonzada y con sentimientos deculpa.23La venta de niñas sería otra violencia sufrida por la mujer en la infancia y en la familia.Estas ventas pueden tener diversas finalidades, pero el lucrativo negocio de la prostitución,las enfermizas inclinaciones sexuales de clientes, unido a la miseria en la que se vensumidas muchas familias han extendido el comercio de niñas, menores de diez años enmuchos casos, destinadas a la explotación sexual.23 Podríamos decir que es un problemalimitado a determinados países no occidentales, pero es occidente desde donde parten losclientes en un «turismo sexual» que está adquiriendo auge. «El llamado "turismo sexual" esuna de las formas contemporáneas del saqueo al que viven sometidos los países pobres.[…] Según la UNICEF existen en torno a doscientos mil adeptos del turismo sexual»(cuatro de cada diez turistas que visitan Tailandia lo hacen solos).24A estas violencias, aún habría que sumar otras muchas de menor carácter que irían desde unmayor autoritarismo paterno y familiar, a los matrimonios forzosos. La violencia ejercidacontra la mujer, sea cual sea su naturaleza, tiene como marco preferente la familia.25[editar]Violencia contra la mujer en la pareja
  • 37. Mujer víctima de un ataque con ácido, en Camboya.La violencia contra la mujer por parte de su pareja o expareja está generalizada en el mundodándose en todos los grupos sociales independientemente de su nivel económico, cultural ocualquier otra consideración. Aún siendo de difícil cuantificación, dado que no todos loscasos trascienden más allá del ámbito de la pareja, se supone que un elevado número demujeres sufren o han sufrido este tipo de violencia. Estudios realizados en países pordesarrollar arrojan una cifra de maltrato en torno al 20%, encontrándose los índices másbajos en países de Europa, en Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón con cifras entorno al 3%.26«Es un hecho que en una relación de pareja la interacción entre sus miembros adoptaformas agresivas». En todas las relaciones humanas surgen conflictos y en las relaciones depareja también. Las discusiones, incluso discusiones acaloradas, pueden formar parte de larelación de pareja. En relaciones de pareja conflictivas pueden surgir peleas y llegar a laagresión física entre ambos. Esto, que podría alcanzar cotas de violencia que seríancensurables y perseguibles, formaría parte de las dificultades a las que se enfrentan lasparejas. El maltrato nada tiene que ver con esto; en el maltrato el agresor siempre es elmismo: «Por definición, el conflicto es una modalidad relacional que implica reciprocidady es susceptible de provocar un cambio. Por el contrario, el maltrato, aunque adopte lasmismas formas –agresiones verbales y físicas-, es unilateral, siempre es la misma personala que recibe los golpes».27En la pareja el maltrato es mayoritariamente ejercido por él contra ella. Tiene unas causasespecíficas: los intentos del hombre por dominar a la mujer, la baja estima quedeterminados hombres tienen de las mujeres; causas que conducen a procurar instaurar unarelación de dominio mediante desprecios, amenazas y golpes.Los rasgos más visibles del maltrato son las palizas y los asesinatos, son los quetrascienden del ámbito de la pareja; sin embargo, los maltratos de «baja intensidad», losmaltratos psíquicos que mantenidos en el tiempo socavan la autoestima de la mujer, son losque mayoritariamente se dan.28 Cuando trasciende un caso de maltratos, la mujer puedellevar años sufriéndolos. Y si los maltratos pueden producirse en cualquier etapa de lahistoria de la pareja, es en el momento de la ruptura y tras esta, si se produce, cuando llegana exacerbarse.
  • 38. Es frecuente tratar el tema de los maltratos como casos individuales, los maltratadoressufrirían una suerte de trastornos que les conducirían a maltratar a la mujer y a agredirlas,en su fragilidad, a recibir esos maltratos. Esta sería una visión del problema tranquilizadoraque no pondría en cuestión el modelo patriarcal.El modelo psicopatológico explica la violencia como resultado de conductas desviadas propias deciertos individuos cuya historia personal está caracterizada por una grave perturbación. Esteenfoque, al fin y al cabo tranquilizador, habla de un «otro», un «enfermo» o «delincuente», al que,después de examinarlo, se le puede castigar o tratar médicamente. Desde el punto de vista feministala violencia masculina se percibe como un mecanismo de control social que mantiene lasubordinación de las mujeres respecto de los hombres. La violencia contra las mujeres se deriva deun sistema social cuyos valores y representaciones asignan a la mujer el status de sujeto dominado. Maryse Jaspard.29Las consecuencias últimas de la violencia contra la mujer en la pareja son la de decenas ocientos de mujeres muertas cada año, en los diferentes países, a manos de sus parejas oexparejas.[editar]ViolaciónLas violaciones son una realidad mundial. Tanto en los países ricos como en los pobres, pese a lasdiferencias culturales, religiosas y sociales las mujeres siguen consideradas frecuentemente comomeros objetos Sandrine Treiner.30«La violación es, sin ningún género de dudas, la forma más evidente de dominaciónejercida, de manera violenta, por los hombres sobre las mujeres».30 En ella se traslucen losiconos atávicos presentes aún en la mente del hombre, lo que se conoce como machismo:implica un menosprecio de la mujer considerándola como mero objeto destinado asatisfacer las apetencias sexuales y la convicción de que la mujer debe estar sometida alhombre. No supone considerar a la mujer inferior al hombre en una cuestión de grado sinoel considerarla un ser inferior, un ser con el que se pueden cometer todo tipo de excesos.Más del 14% de las mujeres Estadounidenses mayores de 17 años admiten haber sidovioladas. Esta cifra se podría extrapolar a otras sociedades occidentales. Y aunque en paíseseste porcentaje puede bajar (8% en Canadá, 11,6 en Suiza, 5,9 en Finlandia), en Sudáfrica,uno de los países en los que el problema es más preocupante, el porcentaje sube al 25% con1.500.000 violaciones cada año. Nuevamente es en el ámbito familiar donde se produce elmayor porcentaje de violaciones, probablemente más del 70%.3132Las cifras ponen de relieve la dimensión de la violación como abuso de poder y confianza, y echanpor tierra la tendencia culpabilizadota de tantas sociedades que consideran que las víctimas de lasviolaciones son unas mujeres imprudentes que tienen comportamientos arriesgados: atuendosprovocativos, salidas nocturnas, Etc.
  • 39. Sandrine Treiner.33Serían las mujeres con unos mayores niveles de formación e independencia las que másestarían expuestas a ser violadas. Estarían más expuestas a ser violadas aquellas mujerescon mayor determinación ante los requerimientos sexuales no deseados; lo que indicaríaque muchas violaciones no llegan a producirse al ceder las mujeres ante relaciones sexualesimpuestas. Por lo que al hecho de la violación habría que sumar el de la imposición derelaciones sexuales no deseadas, forma de violación que no figuraría en las estadísticas.31La sexualidad no siempre resulta una elección para la adolescente: un 15,4 por 100 de las chicasdeclaraban «haber sufrido una o varias relaciones sexuales “bajo coerción” o “a la fuerza”». Entreellas, las tres cuartas partes de las relaciones impuestas lo habían sido por otros jóvenes y, conmayor frecuencia, por jóvenes conocidos. Raquel Osborne.34La violación produce efectos devastadores que van más allá de los causados por laviolencia ejercida. Las mujeres violadas pueden caer en profundas depresiones, pudiendollegar a suicidarse, pueden cambiar su carácter volviéndose más retraídas, caer en elconsumo de alcohol o drogas,… El sida o quedar embarazadas de su agresor son tambiénsus posibles consecuencias. Las mujeres víctimas de la violación sufren una doble agresión,a la del agresor se suma la de la familia y la comunidad. La mujer violada quedaestigmatizada por una familia y una sociedad que depositan su honor en su cuerpo. Ensegún que culturas puede ser asesinada por miembros de su propia familia para «lavar suhonor» o sufrir su rechazo y el de la comunidad.Lo cierto es que la tradición tribal iraquí no les deja elección: cuando una mujer es «mancillada»por una violación o por un acto sexual extramatrimonial, está poniendo en peligro el honor de sufamilia y de toda la tribu. A la violación se responde con represalias, pero lo primero es eliminar la«mancha», para lo que es necesario eliminar físicamente a la mujer Cécile Hennion.35[editar]La violación como arma de guerraEn tiempos de guerra las mujeres se convierten en objetivo para castigar a la comunidadenemiga. Las guerras en Bosnia y Ruanda pusieron de manifiesto la realidad de lasviolaciones sistemáticas en tiempos de guerra, en el presente y en la historia.36Nunca se tendrán cifras ciertas sobre estos hechos, el sentimiento de vergüenza de lasvíctimas mayoritariamente las mantendrá en silencio y, también, a estas violaciones, ennumerosos casos, les sigue el asesinato. Se estima que por cada denuncia se han producidocien casos no denunciados. En la guerra de la antigua Yugoslavia, la comisión Warburtoncalculó el número de víctimas en 20.000, mientras algunas ONGs elevaban esta cifra a50.000. El portavoz de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, TadeuzMozoviecki,y el informe elaborado por la comisión Bassiouni, presentado en mayo de 1994,coincidieron en afirmar el carácter sistemático de las violaciones.37
  • 40. En el cuerpo de la mujer se escenifica el odio hacia el enemigo y las ansias de sudestrucción: la violación puede ser pública, en presencia de sus familiares; a padres yfamiliares se les fuerza a su vez a violar a sus hijas y seres queridos. Mujeres, niñas y niñosserían las víctimas escogidas. Todo en un intento de anularles como personas y deperpetuar la victoria sobre la comunidad sojuzgada cargando a sus mujeres con los hijos desus enemigos.La violación es el crimen de profanación por excelencia contra el cuerpo femenino, y,consecuentemente, contra toda promesa de vida del conjunto de la comunidad. De ahí que puedadefinirse antropológicamente como una tentativa de invadir el espacio histórico del otro insertandoen su árbol genealógico al hijo del enemigo «étnico». Véronique Nahoum-Grappe.38[editar]Explotación sexualSegún fuentes de la UNODC,39 durante la década 1990-2000, el tráfico de personas condestino en la prostitución se cobró 33 millones de víctimas, tres veces más que el tráfico deesclavos africanos durante cuatrocientos años calculado en 11.500.000 personas.Este, también, es un crimen universal. Las mujeres captadas con engaños o por la fuerzapueden pertenecer a cualquier país, principalmente países donde la población sufrecarencias económicas o países en guerra, y el destino puede ser su propio país o cualquierotro, en este caso, principalmente países ricos.La explotación sexual convierte a las víctimas en esclavas. Los proxenetas se enriquecenmanteniendo a las víctimas en condiciones infrahumanas, atemorizadas y amenazadas,obligadas a ejercer la prostitución en condiciones de explotación.Desde el feminismo se ve como medio para combatir este tráfico el combatir laprostitución, acabar con el comercio sexual que, consideran, degrada a la mujer. El debatesobre la prostitución está abierto, existiendo grupos, entre ellos grupos de mujeresdedicadas a la prostitución, que consideran esta elección un derecho, y organizacionesfeministas dispuestas a erradicarla.[editar]Ablación del clítorisArtículo principal:Ablación de clítoris.La ablación del clítoris, la mutilación genital femenina, es una forma de violencia de lamujer contra la mujer: es perpetrada por mujeres. Se calcula que anualmente se le practica ados millones de mujeres. La ablación reduce a las mujeres a «una mera funciónreproductora» anulando su sexualidad.40Las consecuencias de la ablación comienzan en el momento de la intervención con un dolorinsoportable y la posibilidad de producir la muerte de la víctima; prolongándose las
  • 41. secuelas durante el resto de la vida con dolores crónicos, problemas durante el parto ygenerando en la mujer la imposibilidad de mantener relaciones sexuales satisfactorias. A lassecuelas físicas habría que añadir las psíquicas: la mujer a la que se le ha practicado laablación es consciente de la mutilación a la que ha sido sometida pudiendo perder suautoestima.41Es la expresión más visible de los esfuerzos del hombre por dominar a la mujer, sufinalidad sería la de «calmar» las inclinaciones sexuales de la mujer y «garantizar sufidelidad al esposo».42La ablación se practica, principalmente, en comunidades de países africanos subsaharianosy, aunque mayoritariamente es practicada por comunidades musulmanas, también sepractica en comunidades animistas, cristianas y judías. Entre los países donde se practica laablación se encuentran: Nigeria, Senegal, Sudán, Egipto, Etiopía (de mayoría cristiana),Pakistán, Indonesia, Malasia,… «Es una tradición cultural y no religiosa, aunque coincidaque sea en los países islámicos donde más frecuentemente se practique. […] En la mayoríade las comunidades musulmanas no se aplica la ablación, pero el imaginario social yreligioso la ha asociado al Islam».43La ablación es, en muchos casos, llevada en secreto por las comunidades que la practican.Se trata de una tradición muy difícil de erradicar ya que puede ocurrir que padres,principalmente madres, aún mostrándose en desacuerdo, se sientan en la obligación depracticarla a sus hijas ante el temor de no poderlas casar.La experiencia nos ha enseñado que no hay que dejar de repetir qué es la mutilación sexual paraconvencer de la necesidad absoluta de erradicar una práctica abyecta que reduce a las mujeres a unamera función reproductora y desprecia su dignidad como seres humanos. Linda Weil-Curiel.40[editar]Feminicidio44Artículo principal:Femicidio.El feminicidio o femicidio es el homicidio de mujeres motivado por su condición de mujer.Se trata de un término más específico que el de homicidio y serviría para dar visibilidad alas motivaciones últimas de una mayoría de los homicidios de mujeres: la misoginia y elmachismo; siendo «la forma más extrema de violencia contra la mujer».45El feminicidio es el crimen contra las mujeres por razones de género. Es un acto que no responde auna coyuntura ni actores específicos, pues se desarrolla tanto en tiempos de paz como en tiempos deconflicto armado y las mujeres víctimas no poseen un perfil único de rango de edad ni de condiciónsocioeconómica. Sin embargo, existe mayor incidencia de la violencia en mujeres en edadreproductiva. Los autores de los crímenes tampoco responden a una especificidad ya que estos actospueden ser realizados por personas con quienes la víctima mantiene un vínculo afectivo, amical osocial, como por ejemplo familiares, parejas, enamorados, novios, convivientes, cónyuges,exconvivientes, excónyuges o amigos. También es realizado por personas conocidas, como vecinos,
  • 42. compañeros de trabajo y de estudio; de igual forma que por desconocidos para la víctima.Asimismo, puede ser perpetrado de manera individual o colectiva, e incluso por mafias organizadas. Flora TristánEl término feminicidio se está extendiendo, principalmente, en América Latina y el Caribe,siendo la castellanización de feminicide acuñado por Diana Russel y JillRadford en su textoFeminicide. Thepolitics of womenkilling, de 1992.46Flora Tristán, haciéndose eco de movimientos feministas, considera que la aceptación yextensión del término feminicidio permitiría evidenciar mejor la magnitud de este tipo deviolencia contra la mujer, sería un tipo de homicidio específico en el que concurren causashistóricas y que actualmente supone un grave problema social.Los datos recogidos por el Centro de Mujeres de Perú (CMP) referidos a los años 2003,2004 y 2005 revelaron que más del 64% de las víctimas de feminicidio mantenían unarelación afectiva con el agresor; y únicamente el 12% de estos agresores eran desconocidospara el entorno de la víctima.Violencia contra el hombreDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a: navegación, búsquedaLa violencia contra el hombre es un tipo de violencia intrafamiliar que se enmarca en loque se denomina violencia de pareja, donde el rol de agresor es tomado por la mujer (en lasparejas heterosexuales) o bien, por el varón en aquellas parejas de carácter homosexual. Laviolencia contra el hombre no se considera violencia de género (tal como ocurre con laviolencia de pareja perpetrada contra las mujeres) puesto que no se atribuye a lasdesigualdades entre los sexos (como en el caso femenino);1 sin embargo, ciertos autoresindican que tanto en la violencia contra las mujeres como en la que es realizada contra loshombres se pueden encontrar motivos similares,2 mientras que el proceso de identificar alhombre como víctima es complejo y nada exento de controversias.3
  • 43. Desde esta perspectiva, y en el marco de parejas heterosexuales, la violencia femenina essocialmente menos aceptada que la masculina, indicándose que por lo general ellas suelenutilizar formas indirectas para expresarla, sugiriéndose que muchas veces cuando la mujerha sido violenta, lo es por haber sido previamente víctima;4 en efecto, aquí nacería la figuradel "agresor primario", que en términos simples relaciona la actitud violenta de la mujercon la existencia ex ante de antecedentes como víctima.56 Para el caso de parejashomosexuales en tanto, se observaría una actitud similar, aunque dentro de una lógicaerrada de "combate mutuo" ante situaciones de violencia de una de las partes hacia laotra.7Dentro del contexto sociocultural del estereotipo de masculinidad, es frecuente que algunasde las víctimas encubran o disimulen el estar sufriendo este problema por temor a serjuzgados negativamente por el resto de la sociedad.8 En algunos hombres, estecomportamiento evasivo podría estar justificado por el temor a sentirse ridiculizados porsus amistades, compañeros de trabajo o simplemente por retraimiento ante sus semejantes.8Debido a la reticencia por parte de los varones a hacer pública su situación, el alcance deesta problemática se torna difícil de evaluar, aunque diversas investigaciones indican quedentro de los distintos actos de violencia perpetrados contra éstos se pueden encontrar:violencia sexual indirecta (ridiculización, acusaciones sin fundamento o ataques cuando noestá en condiciones de responder sexualmente),9 violencia verbal, violencia física, entreotras.Cabe indicar que no se observa la inclusión de este fenómeno como violencia de génerodentro de los ordenamientos jurídicos de España y América Latina, a pesar que en el casodel primero por ejemplo, algunos periodistas españoles sí que lo definen como tal.1011Contenido[ocultar] 1Incidencia 2Referencias 3Bibliografía no citada 4Véase también 5Enlaces externos[editar]IncidenciaSegún declaraciones efectuadas en 2005 por el presidente de la Sociedad Española dePsicología de la Violencia, Andrés Montero Gómez, la violencia contra el hombre noexiste, al menos como problema social, sino que los ataques registrados consisten en casosindividuales que si bien son punibles, no alcanzan a reflejarse como problema social dedimensión cuantificable;12 sin embargo, diversos investigadores a lo largo del mundoindican que efectivamente es un problema social serio, señalando que si bien es cierto se ha
  • 44. prestado mayor atención a la violencia que se ejerce contra las mujeres, es posibleargumentar que la violencia contra los hombres en el contexto de la pareja es un problemasocial sustancial digno de atención.1314En este contexto, varios estudios realizados principalmente en Estados Unidos muestranuna prevalencia que oscila entre de 0,2 a 1,4 por mil hombres,15 o que al menos un 20% delos 165.000 asesinatos perpetrados contra hombres entre 1976 y 1987 fueron realizados porsu pareja o ex-pareja.16 Para el caso de parejas homosexuales en tanto, en una encuestarealizada en Inglaterra se observó que al menos el 35,2% de los sujetos sondeados indicabahaber experimentado violencia por parte de su pareja.17A pesar de que algunos investigadores sugieren que las estadísticas de violencia contra loshombres son frecuentemente falseadas [cita requerida] y que se producen ataques femeninoscontra el hombre en igual medida que contra las mujeres [cita requerida], los registros policialesy judiciales indican que el porcentaje de violencia masculina contra la mujer esampliamente superior, por lo que la metodología que en general se utiliza se consideranmuchas veces sospechosas.18 Un estudio realizado en la ciudad peruana de Lima planteaque la violencia no solo es física, sino también psicológica. El mejor ejemplo de una formade violencia psicológica es el "chantaje sexual" de la mujer hacia el hombre. Plantean quelas mujeres son más proclives a lanzar objetos conduntentes o punzantes para compensar sudesigualdad física frente al varón mientras que los varones lo son más a golpeardirectamente. Ambos cuentan con similar capacidad de agresión, mientras la destreza enviolencia psicológica es la predominante en las mujeres la violencia física lo es en losvarones.19Un primer indicador del grado de violencia contra el varón es la diferencia de número devíctimas de homicidio entre mujeres y hombres. Ya sea por razones de biología, deeducación, o de historia vital, el hombre es víctima de un grado de violencia más elevadoque la mujer, como lo muestran las estadísticas de homicidios por sexo de cualquier paísdel mundo. A modo de ejemplo, véanse las cifras según el INE (España)20 : Víctimas de homicidio en España por millón de habitantes 1996 2000 2004 2008 Hombres 12 14 16 11 (por millón) Mujeres 5 5 9 5 (por millón)Sin embargo, en la sociedad patriarcal [cita requerida], la violencia contra el varón esdespreciada y de pocos países se conocen estudios sobre la violencia específica de mujeres
  • 45. contra varones; uno de ellos es un estudio de 2005 hecho en Australia. Este estudiorealizado sobre un total de 7.478.100 varones refiere que 0,9% de estos varones recibeviolencia de su actual pareja. El 65% de estos varones ha sido atacado y sido víctima deviolencia por parte de otro varón. Mientras la violencia contra las mujeres fue de 85% delos casos proveniente de un varón conocido, en el caso de los varones la violencia recibidafue en un 65% proveniente de un varón no conocido. El 4,9% del total de los 7.478.100varones encuestados y el 15% del total de las mujeres recibió violencia por parte de una expareja.21Otro estudio del mismo país realizado en 1999 estimó que 32,3% de los hombres reportóabuso físico o emocional por parte de su actual o ex pareja.2223En Finlandia un nueve por ciento de los varones jóvenes ha declarado haber sido agredidospor su pareja femenina, mientras solo un dos por ciento de chicas afirma haberla sufrido.24Solo en la Comunidad de Madrid (España), hubo un total de 2.589 delitos de violenciafemenina sobre sus parejas masculinas durante el 2006, distribuidas de la siguiente forma:25 Causante Esposa Ex-esposa Pareja de hecho Ex-pareja de hechoNúmero de delitos 698 547 587 757El 10 de febrero de 2009 se inauguraron en Holanda cuarenta centros de acogida parahombres víctimas de violencia intrafamiliar2627 y en España la diputada Rosa Díez hapedido la apertura de centros similares. En este último país, se da además la circunstanciade que la ley solo reconoce como Violencia de Género la que el hombre ejerce sobre lamujer, excluyendo así la que la mujer ejerce contra el hombre y la que tiene lugar en elseno de parejas homosexuales.28 La violencia contra el varón se juzga como cualquier otrodelito o falta.En cuanto al número de hombres asesinados por sus parejas, el Poder Judicial Españolaporta los siguientes datos [cita requerida]sobre este país: 2007 2008 2009Hombres asesinados 2 6 10De estos 10 asesinatos producidos en 2009, nueve habrían sido cometidos por la mujer,mientras el número de mujeres asesinadas por su pareja masculina durante el mismo añoascendió a 55.29 La décima muerte masculina tuvo lugar en el seno de una pareja gay.30
  • 46. Violencia filio-parentalDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a: navegación, búsquedaLa violencia filio-parental (VFP) o violencia de los hijos a los padres es el conjunto deconductas reiteradas de agresionesfísicas (golpes, empujones, arrojar objetos), verbales(insultos repetidos, amenazas) o no verbales (gestos amenazadores, ruptura de objetosapreciados) dirigida a los padres o a los adultos que ocupan su lugar.1Se incluyen, entonces, las amenazas y los insultos, ya sean realizados a través de gestos overbalizaciones, las agresiones físicas de cualquier tipo, o la ruptura consciente de objetosapreciados por el agredido. Además, la violencia debe ir dirigida contra los padres oaquellas figuras parentales que les sustituyan: tutores, educadores, etc.No se incluiría, por tanto, en esta definición la violencia ocasional sin antecedentes previosy que no se repite. Esto excluye, de manera casi generalizada, el parricidio, que presentacaracterísticas particulares que lo distinguen y que, a menudo, constituye un episodio único,sin que se registren antecedentes previos. Se excluyen, también, la agresión sexual a lospadres y los asaltos premeditados con armas letales por considerarse de un perfil diferente,así como la violencia que aparece en un estado de disminución importante de la consciencia(autismo o retraso mental grave) y que no se repite cuando este estado remite: violencia enel curso de intoxicaciones, de trastornos mentales orgánicos, de trastornos del curso ocontenido del pensamiento, etc.Contenido[ocultar] 1Tipos de VFP o 1.1Tradicional o 1.2Nueva VFP 2Factores influyentes en la VFP o 2.1Factores sociales o 2.2Estilos educativos o 2.3Factores individuales o 2.4Factores familiares 3Véase también 4Referencias 5Bibliografía 6Enlaces externos
  • 47. [editar]Tipos de VFP[editar]Tradicional Adolescentes y jóvenes que se defienden a si mismos de agresiones, que reaccionan al ser víctimas de abusos sexuales o de un trato vejatorio. Violencia ejercida como forma de protección de otro miembro de la familia que está siendo agredido. La llamada “retaliación”: hijos que sufrieron maltrato o abusos en la infancia, - o fueron objetos de negligencia grave o abandono -, que devuelven el maltrato cuando se invierten los papeles y son ellos los que cuidan de sus padres.[editar]Nueva VFPLa NVFP comparte con el resto de los modelos de violencia intrafamiliar la búsqueda delcontrol y del poder en la familia, aunque se diferencie de éstas en la “consecución” deobjetivos. El nuevo perfil se refiere a las agresiones ejercidas por niños, adolescentes yjóvenes aparentemente normalizados2 que proceden de cualquier estrato social, conconductas violentas más o menos extendidas, que incluyen siempre el ámbito familiar y,con mucha frecuencia, se reducen a este contexto.El espectro de edades de los agresores esamplio, aunque es más frecuente en la adolescencia y no es extraño que se trate de chicos ychicas que no sólo no son agresivos fuera de casa, sino que, incluso, en otros contextospresentan conductas sobre-adaptadas. Es habitual el consumo de tóxicos, pero no en mayormedida que la población de su edad.3La VFP se produce, generalmente, en escalada: comienza habitualmente condescalificaciones e insultos que derivan en amenazas – incluyendo la ruptura de objetos – yfinaliza con agresiones físicas de índole cada vez más grave.[editar]Factores influyentes en la VFP[editar]Factores socialesA partir de la segunda mitad del siglo XX, en los países occidentales,4 se ha pasado de unsistema claramente autoritario a otro pretendidamente “democrático”, en el que secorrelaciona democracia con ausencia de autoridad o igualdad a la hora de tomar lasdecisiones. El modelo jerárquico familiar y social se pone en cuestión, pero solo de maneraformal, ya que la responsabilidad educativa sigue atribuyéndose, legalmente y socialmente,a los padres y educadores, a quienes no se les despoja de la responsabilidad, pero, amenudo, sí de la autoridad, así como de algunos de los medios utilizados habitualmentepara mantenerla. Otros cambios sociales, que se producen en paralelo, aumentan ladificultad de progenitores y educadores para mantener su autoridad: Disminución en el número de descendientes con incremento importante de los hijos únicos
  • 48. Cambios en los modelos familiares: la familia nuclear va disminuyendo progresivamente su presencia, de manera que en los países occidentales en el año 2010, suponía menos del 50% de los modelos familiares en la sociedad accidental.5 En todos estos nuevos modelos, por razones especificas a cada uno – aunque bastante similares entre sí – el mantenimiento de la autoridad del o de los padres se hace más difícil. Cambios en el ciclo vital familiar: un atraso progresivo de la edad media a la que se tienen los hijos genera padres “añosos”, con menos energías para pelear con éstos, mantener la disciplina y poner límites. Cambios laborales: el número de horas de contacto con los hijos disminuye, se llega cansado a casa y en el poco tiempo que se está con ellos se tratan de evitar, en lo posible, situaciones de tensión. Así, se eliminan actuaciones que generen frustración en busca de una “armonía familiar” que no sobrecargue aún más al cansado progenitor. Se establece entonces una educación permisiva, cuya consecuencia es la dificultad para poner límites y hacerse respetar. La evolución de la sociedad hacia un modelo educativo basado más en la recompensa que en la sanción y en la tolerancia que en la disciplina, ha llevado a restringir de manera significativa la capacidad sancionadora de los educadores[editar]Estilos educativosDiversos autores (Peek et al, 1985; Gallagher,2004) han tratado de correlacionar los estiloseducativos con la VFP; Pereira, R &Bertino, L. (2010) suman a esta clara correlación, lasdiferencias que habrían entre el nuevo perfil y el tradicional: 1. Estilo permisivo-liberal: también llamado punitivo no estricto. La NVFP estaría más relacionada con este estilo, en el que no se establecen normas claras ni hay un ejercicio consistente de la autoridad. Los hijos a menudo esta sobreprotegidos, se les da todo lo que piden sin apenas exigencias, por lo que, frecuentemente, acaban convirtiéndose en tiranos, con escasa autoestima y un nivel bajo de frustración y de empatía. 2. Estilo autoritario y violento: a menudo genera familias multiviolencia, en las que las agresiones se utilizan para resolver los conflictos. Cualquier rebeldía se sanciona con un incremento de los castigos, las amenazas y las humillaciones. Aparece aquí la VFP como defensiva, protectiva, de retaliación o vinculada a psicopatología grave. 3. Estilo negligente-ausente: los padres abdican de su papel, declaran abiertamente que ellos no deben ser quienes impongan las normas y que los hijos (con independencia de su edad y de sus capacidades cognitivas) ya son lo suficientemente mayores como para saber qué es lo que hacen. Generan una seudo independencia en el menor, quien utiliza la violencia como un intento de imponerse o, por el contrario, de rechazar el papel en el que se los sitúa. Aquí encontraríamos ambos tipos de VFP: la tradicional y la nueva.[editar]Factores individualesLas variables individuales asociadas con los agresores en la VFP son: baja autoestima,egocentrismo, impulsividad y ausencia o disminución de la capacidad empática. La bajaautoestima y el egocentrismo son 2 de las características que se perciben con másfrecuencia, aunque no de un modo exclusivo. La autoestima está más vinculada a lapercepción de ser capaz de enfrentarse a obstáculos y superarlos por si mismo que con la
  • 49. connotación positiva de los logros. Asimismo, el consumo de tóxicos, si bien no conformauna variable central, favorece la aparición de conductas violentas a cualquier edad ycualquier contexto. Las 2 últimas variables (impulsividad, y ausencia o disminución de lacapacidad empática), frecuentes aunque no siempre presentes, suelen asociarse conpsicopatología diversa: 1. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. 2. Trastornos de la personalidad. 1. Trastorno histriónico de la personalidad. 2. Trastorno narcisista de la personalidad. 3. Trastorno límite de la personalidad. 4. Trastorno antisocial de la personalidad. 3. Trastornos en el área de la ansiedad.[editar]Factores familiaresSegún Euskarri, Centro de Intervención de VFP, desde un abordaje sistémico, el nuevoperfil de VFP que presentan las familias se organiza en base a dinámicas relacionalescaracterizadas por la siguiente serie de factores: 1. Experiencia familiar previa de utilización de la violencia para resolver los conflictos. Si bien es frecuente la repetición no puede aseverarse que esta experiencia determine de una forma de accionar agresiva futura. 2. Padres excesivamente permisivos, no normativos, que se han planteado explícitamente educar democráticamente a sus hijos. La relación paterno-filial es simétrica por lo que las normas no se imponen y se negocian, y donde la opinión de todos tiene el mismo valor. 3. Padre sobreprotectores. Dichos padres, están dispuestos a satisfacer todos los deseos de los hijos. 4. Padres insatisfechos con sus papeles. Son progenitores que han tenido sus hijos accidentalmente o en contra de su voluntad y manifiestan su disgusto por ello. 5. Padres que mantienen una relación muy conflictiva y suelen descalificarse mutuamente delante de los hijos. El menor puede ser utilizado para atacar al otro progenitor lo que conduce a que la arbitrariedad se convierta en la norma y desacredita cualquier intento de marcar unos límites consistentes. 6. Padres que, por diferentes razones, mantienen una relación excesivamente próxima, fusional con uno de los hijos. Generalmente, se trata de familias monoparentales, o núcleos con uno de los progenitores “ausente”, frío o distante.Fundamentalmente, se advierten 3 áreas disfuncionales en el funcionamiento familiar. 1. Organización jerárquica y de señalamiento de normas. 2. Protección de la imagen familiar 3. Separación y fusión

×