INFORMES
                 PORTAL MAYORES                                                       ISSN: 1885-6780
           ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid




               SUMARIO
     1.   Introducci...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



    Es difícil definir la intensidad y direcc...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



de búsqueda y la relación laboral establecid...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid




3. Migraciones y envejecimiento            ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



la construcción de su diferencia respecto a ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



habitual de residencia durante el mayor tiem...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



    Otra de las razones de la búsqueda de ap...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



por parte de la familia demandante destacan ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



apoyo familiar hacia sus mayores.           ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



diferente para el que no disponen de informa...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



realizan en el propio entorno doméstico de f...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



opta por trabajar unas pocas horas.         ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



de residencia optan mayoritariamente, con ba...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid




7. Un balance personal de los              ...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



    Respecto a las condiciones laborales, lo...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



necesitar la seguridad que les aporta un con...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid



desconocidas, con costumbres diferentes, y p...
Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid

610 views

Published on

Este documento analiza el cuidado a personas mayores realizado por inmigrantes en la Comunidad de Madrid. Se estudian el contexto de las migraciones y del envejecimiento para detectar las necesidades de cuidados de los mayores dependientes, las trayectorias personal y laboral de las cuidadoras inmigrantes y la gestión de las relaciones laborales y la satisfacción de inmigrantes y familias con ellas. Finalmente, se estima valor económico del cuidado para terminar con Un balance global y algunas propuestas de investigación futuras.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
610
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid

  1. 1. INFORMES PORTAL MAYORES ISSN: 1885-6780 Febrero 2010 Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid Vicente Rodríguez Rodríguez*- vicente.rodriguez@cchs.csic.es Eva Martín Coppola*- eva.martin@cchs.csic.es Silvia Marcu*- silvia.marcu@cchs.csic.es Santiago Ramos Espina*- santiago.ramos@cchs.csic.es Fermina Rojo Pérez*- fermina.rojo@cchs.csic.es Gloria Fernández-Mayoralas Fernández*- gloria.fernandezmayoralas@cchs.csic.es Raúl Lardiés Bosque**- rlardies@unizar.es Jesús Rogero García*- jesus.rogero@cchs.csic.es * Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS), Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD) ** Universidad de Zaragoza. Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio Resumen Este documento analiza el cuidado a personas mayores realizado por inmigrantes en la Comunidad de Madrid. Se estudian el contexto de las migraciones y del envejecimiento para detectar las necesidades de cuidados de los mayores dependientes, las trayectorias personal y laboral de las cuidadoras inmigrantes y la gestión de las relaciones laborales y la satisfacción de inmigrantes y familias con ellas. Finalmente, se estima valor económico del cuidado para terminar con un balance global y algunas propuestas de investigación futuras. Palabras clave Personas mayores, cuidado, mujeres inmigrantes, trabajo doméstico, España, Madrid. Abstract This document analyzes the care for the elderly performed by immigrants in the Madrid region. Ageing and migration contexts are studied to identify the care needs of the dependent elderly and the personal and labour trajectories of migrant caregivers, the labour relations and the immigrants and families satisfaction. Additionally, the economic value of care is estimated. Lastly, a global assessment and proposals for future research are given. Keywords Elderly people, care, migrant women, domestic labour, Spain, Madrid. Antes de imprimir este informe, piensa bien si es necesario hacerlo. Una tonelada de papel implica la tala de 15 árboles. Ayúdanos a cuidar el medio ambiente. Para citar este documento: RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Vicente, et al. (2010). “Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid”. Madrid, Portal Mayores, Informes Portal Mayores, nº 102. [Fecha de publicación: 04/02/2010]. <http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/rodriguez-inmigracion-01.pdf>
  2. 2. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid SUMARIO 1. Introducción 2. Metodología 3. Migraciones y envejecimiento como contextos básicos 4. La necesidad de cuidados y la satisfacción de la demanda desde la perspectiva familiar 5. Las inmigrantes ante el cuidado de personas mayores: de la necesidad al trabajo diario 6. ¿Es posible medir el valor económico del cuidado a mayores por inmigrantes? 7. Un balance personal de los cuidados a mayores 8. Una breve conclusión 1. Introducción internacionales, la progresiva feminización de los flujos, la segmentación del mercado de trabajo y El envejecimiento de la población es uno la precarización de las relaciones laborales, todo de los rasgos demográficos que caracterizan el lo que propicia un cambio sustancial en las de- desarrollo de las sociedades contemporáneas mandas laborales globales. y, además, uno de los principales desafíos del En los países del sur de Europa como Espa- siglo XXI. El aumento de la edad de la pobla- ña, donde estas tareas de cuidado han estado a ción está asociado, generalmente, a una pérdida cargo de las mujeres de la familia, se están expe- de capacidades funcionales, de la que se deriva rimentando importantes cambios demográficos y la necesidad y la provisión de cuidados por una sociales que modifican el equilibrio de asistencia tercera persona como apoyo para la realización mantenido hasta la actualidad, en cuya base se de las actividades básicas de la vida diaria, que, encuentra una amplia y compleja red de factores www.imsersomayores.csic.es en muchos casos, pueden ser de larga duración, (gráfico 1). En este contexto social, político, eco- de acuerdo con la capacidad económica fami- nómico y demográfico es donde se insertan los liar. Confluyen en el mismo tiempo otros fenó- cuidados domésticos prestados por inmigrantes, menos complementarios como las migraciones esencialmente mujeres. Gráfico 1: Contextos básicos para el cuidado a personas mayores prestados por población inmigrante CONTEXTO SOCIAL CONTEXTO DEMOGRÁFICO • Fuerte tradición familiarista • Cambios Familiares: incorpora- • Envejecimiento de la población: ción de las mujeres al mercado Fuerte grado de discapacidad de de trabajo y consiguiente crisis este grupo. del cuidador familiar • España como país receptor de • Preferencia de las personas población inmigrante - feminiza- mayores de envejecer en casa. ción de flujos Visión anti-institucionalista Países del Contexto Cuidados a personas mayores prestados por mujeres Sur de Español inmigrantes Europa CONTEXTO POLÍTICO CONTEXTO ECONÓMICO • Estado del bienestar con pres- • Fuerte peso de la economía taciones de naturaleza comple- sumergida mentaria • Mercado de trabajo segmentado • Escasa y mala regulación del servicio doméstico INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  3. 3. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid Es difícil definir la intensidad y dirección de Otros, más recientes, han abordado los cuidados las relaciones entre los diferentes ámbitos, más vinculados al servicio doméstico haciendo hinca- allá del marco de coexistencia entre ellos, sin per- pié en la discriminación de la mujer inmigrante der de vista su pertenencia a un sistema global de en este nicho laboral, en la sobrecarga que la tarea relaciones en el que están inmersas las socieda- de cuidado genera sobre la inmigrante cuidadora, des española y madrileña. o en el bienestar y el cuidado de personas mayo- La caída de la natalidad, el aumento de la es- res por parte de las inmigrantes. Otras investiga- peranza de vida, la incorporación de las mujeres ciones se han detenido en analizar los vínculos al mercado laboral y la tendencia hacia la priva- establecidos entre la inmigración femenina, el tización de la política social son algunos de los servicio doméstico y, aunque tímidamente, tam- factores más llamativos que han condicionado bién el trabajo de cuidados, especialmente en lo la demanda de cuidados de personas mayores y que atañe a la inmigración latinoamericana feme- de las personas que ofrecen asistencia. Al mismo nina en España, a la vez que se han estudiado las tiempo, es apreciable la influencia, en la última relaciones entre la dependencia, los cuidados y la década, de la creciente internacionalización del población mayor en España. Son pocos, por otro mercado de trabajo, acompañada de una acele- lado, los estudios sobre los tiempos del cuidado ración de los flujos migratorios que eligen Espa- y el impacto de la dependencia de los mayores en ña, y Madrid en particular, como destino para su la vida cotidiana de sus cuidadores. proyecto migratorio, con dos rasgos básicos, su Es a escala internacional, no obstante, donde feminización y su carácter irregular. Todas estas se refleja mejor el encuentro entre la inmigración condiciones han favorecido el reemplazo del cui- y el cuidado de personas mayores, con más cla- dador familiar, no remunerado, de las personas ridad, en la medida en que se profundiza en las mayores por el recurso a cuidadoras inmigrantes trayectorias migratorias de personas procedentes a las se emplea para realizar tareas de atención de países menos desarrollados, hacia Italia, Gran www.imsersomayores.csic.es personal. Bretaña, Israel, Estados Unidos o Australia, que Por otro lado hay que tener en cuenta dos fac- desembocan en amplios nichos laborales, espe- tores que están actuando de forma positiva: (1) el cialmente el servicio doméstico y los cuidados a mercado laboral de cuidados, que tiende a estar personas mayores. No obstante, existen otras po- dentro del servicio doméstico tradicional, se ha sibilidades de investigación no bien exploradas, quedado desprovisto de trabajadores nativos; y sobre todo el “desencuentro” entre la precariedad (2) la demanda de cuidadoras para la asistencia a laboral de las inmigrantes y la falta de profesio- personas dependientes tiende a estar dirigida, por nalización necesaria. tanto, a las inmigrantes extranjeras. El “cuidado” Queda, por tanto, por estudiar un amplio con- se convierte, pues, en la ocupación que permite junto de situaciones y procesos, con múltiples a las mujeres inmigrantes la entrada al mercado ramificaciones en distintas ciencias sociales. El laboral español. proyecto “Inmigración y cuidados de mayores Desde una perspectiva asistencial, y desde en la Comunidad de Madrid”1, en que se basan hace pocos años, comenzó a analizarse en España los resultados que ahora se presentan, pretendió el nexo entre inmigración y envejecimiento. Así, el análisis conjunto de las visiones de la fami- desde la esfera pública, se desarrollaron estudios lia, las inmigrantes y los agentes sociales sobre el para diagnosticar la situación de los mayores, en mercado informal de cuidados de personas ma- relación con la Ley de Dependencia (Ley 39/2006 yores dependientes en la Comunidad de Madrid. de Promoción de la Autonomía Personal y Aten- Los objetivos específicos fueron (i) comprobar ción a las Personas en Situación de Dependen- el modelo de decisión familiar en la demanda cia), pero no son muy abundantes los que han es- de cuidados para personas mayores, el proceso tudiado las aportaciones de los inmigrantes como cuidadores. Algunos análisis ahondan no tanto en 1 Realizado en el Instituto de Economía, Geografía y Demografía el mercado informal en sí como en sus condicio- del Centro de Ciencias Humanas y Sociales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y financiado por la Fundación Banco Bilbao nes y relaciones con las organizaciones sociales. Vizcaya Argentaria (FBBVA). INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  4. 4. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid de búsqueda y la relación laboral establecida, de venido condicionada por hechos, como la impli- acuerdo con la valoración de las condiciones per- cación directa de la asociación y el ayuntamiento sonales; (ii) los procesos de atención y cuidados, en la atención a inmigrantes que prestan cuidados y (iii) las relaciones personales que se establecen a mayores, su interés en participar en la investi- entre personas cuidadas, las familias empleado- gación, y su tamaño (grandes y pequeñas asocia- ras y las cuidadoras, considerando la calidad de ciones). También se ha pretendido explorar otras la atención. funciones distintas a la mediación en el mercado laboral, pero relacionadas como la asesoría jurí- dica, la prestación de servicios, la formación, el 2. Metodología apoyo escolar, etc., en la idea de que la inmigran- Para la realización de la investigación, se utilizó te necesita tanto el trabajo como el apoyo a la in- la metodología cualitativa, previo estudio explo- serción social. En buena medida, ha sido difícil ratorio. Se llevaron 91 entrevistas en profundidad en algunos casos diferenciar la mediación laboral a tres tipos de informantes clave: las cuidadoras de otras actividades generales y de orientación inmigrantes procedentes de América Latina y de social. En cambio no se ha pretendido hacer un Rumania, como personas que ofertan su trabajo seguimiento a la orientación social, cultural, reli- (56); las familias, como demandantes de cuida- giosa o política del agente social como mecanis- dos (en algún caso, las personas entrevistadas, en mo de selección. otros, los familiares de personas cuidadas) (19), Finalmente, para esta investigación, se ha y los agentes institucionales del tercer sector, desarrollado una Encuesta Piloto sobre Uso del como mediadores sociales (12 Asociaciones y 4 Tiempo a Cuidadoras de Origen Extranjero en Instituciones). la Comunidad de Madrid (EPUTC 2008). Se ha A través de las entrevistas en profundidad se partido del supuesto de que la información so- identificaron criterios de clasificación que permi- bre la distribución del tiempo de las cuidadoras www.imsersomayores.csic.es tieron hacer distintos perfiles de los informantes. entre las distintas actividades cotidianas es una En el caso de las inmigrantes se investigaron los herramienta especialmente idónea para aproxi- años de estancia en España, sus rasgos demográ- marse a sus condiciones de vida y de trabajo, y ficos básicos (sexo, edad, estado civil), la nacio- para tener un conocimiento más preciso sobre su nalidad (hispanohablantes, independientemente aportación a la satisfacción de las necesidades de la nacionalidad del cuidador extranjero; otras de los mayores y su entorno social. Se utilizaron nacionalidades), la profesión en su país y su for- dos instrumentos de recogida de información que mación para el cuidado de personas, el número captan diferentes aspectos del uso del tiempo: (i) de personas cuidadas desde su llegada a España la encuesta de actividades, en la que las personas y el grado de dependencia de éstas, el tamaño entrevistadas indican la frecuencia de realización del hogar en el que vivían las personas atendi- y el tiempo dedicado a una serie de actividades das, y el régimen de trabajo en el desarrollaban durante su último día de trabajo; y (ii) el diario su actividad. En el caso de las familias deman- de empleo del tiempo consistente en la recogida dantes, además del sexo, edad, estado civil, for- secuencial de información sobre las actividades ma de convivencia y composición familiar, se ha desarrolladas por los entrevistados durante una estudiado un indicador aproximado de estatus semana completa en intervalos de 15 minutos. El socioeconómico, y la distancia entre el domicilio diario es la metodología de investigación sobre de la persona cuidada y el de sus hijos u otros uso del tiempo con mayor aceptación internacio- familiares. Según estos criterios más de 8 de cada nal. En definitiva, el análisis cuantitativo del uso 10 de los informantes han sido mujeres, la ma- del tiempo permite encontrar un perfecto comple- yor parte hijas de la persona dependiente, lo que mento en la información discursiva proporciona- indica la carga y responsabilidad que recae en el da por las cuidadoras. sexo femenino respecto del apoyo y cuidado a la población dependiente. En lo que concierne los agentes sociales, la selección de informantes ha INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  5. 5. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid 3. Migraciones y envejecimiento probablemente en torno al 90%. como contextos básicos Las últimas estadísticas publicadas no permi- ten todavía valorar los cambios sustanciales que La globalización es el esquema explicativo que se han producido en la composición de los flujos permite explicar la naturaleza de las migraciones inmigrantes como consecuencia de la crisis. Se en la actualidad y, en particular, alguna de sus ma- asume, por ello, que las cinco nacionalidades más nifestaciones como la feminización de los flujos, frecuentes siguen siendo la marroquí, la rumana, es decir, la toma en consideración de las mujeres la ecuatoriana, la colombiana y la peruana, por que deciden emprender un proyecto migratorio este orden. Parece evidente que el empleo inmi- para llegar a un mercado de trabajo segmentado grante en la Comunidad de Madrid sigue concen- donde está muy presente la división sexual del trándose en el sector servicios –y, dentro de éste, trabajo lo que da lugar a mujeres migrantes que en el servicio doméstico-. Por lo tanto, es pronto trabajan en la prestación de servicios tradicional- para comprobar cómo afectará en el próximo fu- mente feminizados. Son mujeres inmigrantes que turo la crisis económica en la oferta de cuidado- no pueden acceder al mercado laboral en igual- ras inmigrantes en el mercado informal, pero es dad de condiciones y tienen que hacerlo en aque- posible que se produzca una adaptación coyun- llos sectores menos demandados por la población tural que influirá de diversas formas tanto a las trabajadora autóctona. familias como a las inmigrantes. La variedad e intensidad de los flujos inmi- Un rasgo general de las cuidadoras inmigran- grantes han convertido España, en general, en un tes es que tienden a carecer de documentación. país con una enorme variedad de situaciones en Sin permisos de residencia y de trabajo, las cui- relación con el mercado de trabajo ocupado por dadoras cambiaron de vida cuando viajaron rum- los inmigrantes. Madrid, por la importancia del bo a España, con deudas, o en el mejor de los volumen de inmigrantes que acoge, que ya su- casos, con el dinero justo para aterrizar, viéndose www.imsersomayores.csic.es pera el 10% de su población, es una ciudad tam- obligadas a aceptar cualquier tipo de empleo para bién compleja desde este punto de vista, con una sobrevivir en una notable incertidumbre, a pesar estructura socioeconómica muy dinámica. Hoy de tener estudios. La sociedad receptora tiende a Madrid se encuentra posicionada entre las ciu- menudo a rebajar su condición laboral y a limitar dades globales de la Europa meridional, inmersa sus condiciones de mejora. en cambios sociales en la forma de entender y Las latinoamericanas son, indudablemente, estructurar los grupos sociales, cambios ligados las que se consideran más próximas por tipo de a la implantación de determinadas situaciones cultura e idioma, aunque esta apreciación pre- globales como las comunicaciones telemáticas o senta algunos rasgos ambivalentes. Por un lado, la mayor movilidad diaria de las personas. Y la el idioma facilita la comunicación y el entendi- ciudad de Madrid tiene una infuencia decisiva en miento, características consideradas indispensa- su espacio metropolitano. bles cuando deben ocuparse de las personas ma- La población trabajadora femenina de la Co- yores, lo mismo que ofrece el vínculo histórico munidad de Madrid incluye un componente ex- y cultural, aunque su manera de ser se considere tranjero importante y está fuertemente orientada muy distinta a la española. En su faceta positiva hacia el empleo en tareas domésticas y con una se destaca su carácter dulce, cariñoso, tranquilo precariedad laboral inferior a la de la mano de y paciente, lo que las convierte en las candidatas obra masculina, en el periodo de recesión actual. idóneas y preferidas para ocuparse de las perso- La importancia del papel económico y social nas mayores. En la parte negativa se critica su que cumplen las mujeres extranjeras en Madrid “filosofía”, su manera de ver la vida y de estable- es de primer orden, y especialmente en el sector cer las prioridades que guían sus acciones, que de cuidados a mayores, como ha reconocido la puede llegar a desorientar a las mujeres que las Sociedad Española de Geriatría y Gerontología emplean. (SEGG) cuando informa que un elevado porcen- De las rumanas se valora su nivel de forma- taje de cuidadores de ancianos son extranjeros, ción y cultural como características que centran INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  6. 6. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid la construcción de su diferencia respecto a las en la familia, que tiene la decisión en la gestión y mujeres de América Latina. Y aunque por ahora provisión de los cuidados y del cuidador. En estos siguen empleándose de lleno en este sector, aún países, con una fuerte tradición ‘familiarista’, la sin tener formación para el cuidado, con el in- responsabilidad social del cuidado se vincula con greso de su país en la Unión Europea (UE), las los parientes del sujeto con necesidades de aten- mujeres que emigran para emplearse en el ám- ción, teniendo al lado las otras vías (el Estado, el bito de cuidados estarán cada vez más prepara- mercado). El hecho de que la gestión del proceso das para realizar esta tarea, puesto que en su país de los cuidados sea familiar, en buena medida, se ofertaron cursos de formación para cuidados. supone un incremento sustancial de la informali- Esto puede tener su influencia en el sector en un dad en la provisión de dicho servicio, reforzando, futuro próximo. No es posible augurar si las fa- así, la cadena de precariedad presente en todo el milias aceptarían emplear mujeres formadas para proceso. el cuidado de mayores, dado que ello supondría La responsabilidad en el rol del cuidado ha la realización de un contrato laboral y mayor sa- recaído, tradicionalmente y de forma general, en lario, pero sí es de esperar que tanto el ingreso de la mujer, bien la cónyuge cuando la persona aten- Rumania en la UE como la mejor preparación de dida es el hombre en la pareja, bien la hija cuando las mujeres influya en su participación futura en se trata de su padre. En este marco, la familia si- el sector. Incluso cabe la posibilidad de que, al gue prestando su apoyo en las etapas iniciales de mejorar su formación o al tener la oportunidad demanda de ayuda; pero la evolución, a estadios de homologar sus títulos según la legislación co- más severos, de las causas que están en la base munitaria, muchas de ellas estén en condición de de la dependencia y de la demanda de ayuda, es abandonarlo. muy consumidora de tiempo, y ello llega a difi- Desde el punto de vista de la sociedad ma- cultar, e impedir en muchos casos, que la fami- drileña que demanda cuidados de una persona lia, la mujer, por razones de actividad laboral u www.imsersomayores.csic.es ajena al hogar, en la base de esta necesidad se otras responsabilidades personales o del propio encuentra el deterioro asociado al envejecimiento hogar, pueda asumir el cuidado a tiempo com- de algún miembro de la familia. No siempre se pleto. En estas condiciones se recurre, cada vez envejece con buena salud y capacidad funcional más, al mercado de cuidado externo. El cuadro se y, de hecho, la mayor parte de las discapacida- completa con la escasa disponibilidad de mano des se producen a edades avanzadas. El modelo de obra española durante los últimos lustros, in- sociodemográfico en la Comunidad de Madrid volucrada como estaba en otras tareas laborales es característico: aproximadamente una de cada menos precarias y, quizás, más satisfactorias. cuatro personas de 65 y más años tiene alguna di- Así, disminuido el ‘stock de mano de obra feme- ficultad para realizar actividades de la vida diaria nina’ en el ámbito familiar se acude al mercado en diverso grado de severidad, la proporción de de cuidado compuesto, casi en exclusiva ahora, mujeres en esta situación es superior a la de va- por población inmigrante, también femenina en rones, y el riesgo de entrar en dependencia crece su gran mayoría. fuertemente con la edad. Además, la dependencia Las políticas públicas se han organizado de parece asociarse con un nivel de instrucción más forma que mantienen un patrón de cuidados ba- bajo, menores ingresos y una peor percepción del sado, fundamentalmente, en la solidaridad fami- estado de salud general. liar. Junto a ello, y por parte del Estado, se están En España, y por ende en Madrid, el cuidado abriendo otras vías de satisfacción de la necesi- informal (prestado por población inmigrante) se dad de cuidado apoyadas en la reciente promul- atiene a un esquema interpretativo muy similar al gación de la ‘Ley de Dependencia’, con el fin de otros países del sur de Europa como Italia, lo de evitar posibles inequidades en la distribución que permite un análisis interesante desde una fa- de beneficios sociales a las personas con depen- ceta comparativa. Se destaca, en este esquema, el dencia. Esta ley, al igual que los antiguos planes auge de este fenómeno como un mecanismo me- gerontológicos, aboga por el mantenimiento de diante el cual el peso del cuidado sigue recayendo la persona dependiente en el entorno familiar INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  7. 7. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid habitual de residencia durante el mayor tiempo discapacidad que requiere de atención inmediata posible, mediante el establecimiento de un varia- y urgente. En ambos casos, la necesidad está su- do catálogo de servicios, desde las ayudas perso- jeta a unas condiciones diversas y heterogéneas nales y necesidades del hogar para garantizar la porque depende de muchos factores, generalmen- autonomía, hasta los servicios de Centro de Día y te ligados al estadio sociodemográfico y el nivel de Noche y la estancia en residencia para mejorar de competencia relacionado con la salud y el fun- o mantener el nivel de funcionamiento personal cionamiento. Pero hay algunos que producen un así como apoyar a las familias o los cuidadores. ‘mecanismo de disparo’ a partir de los cuales se Y este catálogo se establece en varios niveles de toma la decisión, como (i) la ruptura de la forma prestación económica (prestación al servicio, al de convivencia por motivos de muerte del cón- entorno familiar y cuidadores no profesionales, yuge o pareja de la persona mayor, pero también y a la asistencia personal). Justamente es en es- por independencia de los hijos, (ii) el decaimien- tos contextos de prestación donde los familiares to en el nivel de competencia según enfermedad de los mayores con necesidad de cuidado en la y/o discapacidad o falta de funcionamiento para Comunidad de Madrid no reflejan sino una po- realizar las tareas cotidianas y personales de au- sición crítica y de incertidumbre a la puesta en tocuidado, y (iii) la confluencia de soledad y en- práctica de la ley y a la falta de información sobre fermedad y/o discapacidad. cómo acceder a los recursos estipulados y, una En cuando a la salud y el funcionamiento vez valorada la persona mayor según su grado de (gráfico 2), el detonante más frecuente de nece- dependencia, cuándo y cómo se hará efectiva la sidad de ayuda entre los mayores de la Comuni- ayuda que parece no llegar nunca. dad de Madrid es la discapacidad por dificultades para la movilidad y el desplazamiento por dentro 4. La necesidad de cuidados y la o fuera de la casa, seguida de las relacionadas con satisfacción de la demanda desde la la utilización de brazos y manos y la realización www.imsersomayores.csic.es perspectiva familiar de las tareas del hogar, y todo ello como conse- cuencia de dolencias del tipo ‘artrosis, reumatis- En la decisión por parte de la persona dependien- mo, dolor de espalda’. Los problemas ‘mentales, te y de su familia de emplear cuidadores se han psicológicos o neurodegenerativos’, aunque con observado dos contextos de necesidad de ayuda menor prevalencia en la población mayor en su que responden, en unas ocasiones, a un proceso conjunto, son altamente demandantes de ayuda gradual durante el cual se va requiriendo, prime- externa en sus estadios evolucionados o severos ro, de compañía y, después, de cuidado y atención entre la población analizada. personal, y, en otras, a la aparición repentina de la Gráfico 2. Modelo familiar de demanda de cuidados Condiciones Entorno residencial Razones secundarias sociodemográficas (mujer/ Discapacidad, enfermedad (Domicilio propio) de edad/sola) Escenario alternativo (externalización de Diversos grados Tareas cuidados) domésticas Ruptura Compañía familiar Problemas de Enfermedades movilidad Tranquilidad Pérdida de familiar competencia funcional Instrumentos Neurodegenerativas Mentales de apoyo Combinación Sobrecarga de trabajo para el cuidador familiar INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  8. 8. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid Otra de las razones de la búsqueda de apoyo muchas ocasiones, puede no tener ya capacidad externo al cuidado está en las consecuencias que de decisión si las limitaciones son de tipo mental. esta ocupación genera sobre el cuidador. Si bien Sin embargo, cuando la contratación de cuida- en las fases iniciales de dependencia la tarea del do informal es por razones de compañía, ayuda cuidado intenta solucionarse en el seno familiar, o realización de tareas del hogar, limitación de la evolución de la misma y, por ende, la demanda la movilidad de forma moderada, o similares, es de más tiempo de cuidado origina lo que se de- decir, sin discapacidad mental o física extremas, nomina ‘sobrecarga del cuidado’ que no siempre la persona mayor suele participar en el proceso es fácil de sobrellevar. Los costes o repercusiones de toma de decisión de la contratación en con- del cuidado de familiares dependientes hay que junción con sus familiares, pues, no en vano, será entenderlos en diversas facetas de la vida, como ella quien haya de convivir con su cuidador/a. han apuntado bien los discursos analizados. Así, Cuando deviene la situación de necesidad de se informan consecuencias sobre la salud del cui- cuidados se han reconocido varias fórmulas de dador a nivel de estrés físico y psicológico, la contacto con los proveedores del cuidado que las alteración de su forma de convivencia e incluso familias utilizan aislada o complementariamen- de sus relaciones de pareja y familiares, el de- te. Una de las más usuales es aquélla en la que terioro y ruptura de sus relaciones sociales y la la familia recurre a su red social, aprovechando disminución en la participación en actividades de que dicha red se encuentra, o se ha encontrado, ocio. Pero la compatibilización con la vida pro- en circunstancias similares. Asimismo, se puede fesional o laboral de los familiares directos de acudir a algún trabajador doméstico previo, o in- la persona dependiente es uno de los problemas cluso a trabajadores de residencias o institucio- mencionados como más relevante frente al hecho nes colectivas. En cualquier caso, este sistema de conciliar la vida personal con la obligación genera un proceso que puede describirse como del cuidado, y pesa sobremanera en la decisión “de boca a oído” o “bola de nieve”, mediante el www.imsersomayores.csic.es de contratar cuidado informal externo derivada cual se ponen en contacto las familias en búsque- de la imposibilidad de ocuparse directamente o a da de trabajadores del cuidado con las redes de tiempo completo. No obstante el hecho de acudir inmigrantes para proveer de una persona que esté a ayuda externa, ello no suele evitar en toda su buscando trabajo. Y, en este proceso, tanto ofe- extensión los efectos del cuidado sobre los fami- rentes como demandantes se basan en la confian- liares con esta responsabilidad. za de los mediadores o de su proximidad física o En el proceso de contacto entre la oferta y la circunstancial previa. Otros canales de acceso a demanda, es decir, en la búsqueda de cuidador y la oferta de cuidados lo constituyen las empresas la decisión de su contrato, intervienen los fami- o agencias de colocación adonde recurren los fa- liares de la persona dependiente, usualmente bajo miliares al amparo de la garantía de estabilidad la etiqueta de “elemento femenino de la familia” en la cobertura del servicio y la disponibilidad ya que casi siempre se trata de mujeres (esposa de cuidadores/as. Finalmente, las Organizaciones y/o hijas, o, en su falta, nueras, sobrinas, herma- No Gubernamentales (ONGs), las asociaciones nas, cuñadas, …), que realizan esta tarea bien de inmigrantes, las agrupaciones religiosas, o en solitario, bien de forma compartida con otros las corporaciones locales, conforman otro mo- miembros familiares, conformando un modelo delo de ayuda, mixto entre la formalidad de las que puede denominarse de ‘responsabilidad fa- empresas especializadas, que ofrecen su trabajo miliar difusa’. Habitualmente, quien toma la de- mediante el cobro del servicio, y la informalidad cisión última suele ser también quien más carga de las redes familiar y de inmigrantes, ofreciendo de responsabilidad asumirá en la gestión directa garantías sin contrapartidas económicas. El acce- del cuidado en el día a día. Esta forma de pro- so combinado a estos canales es una fórmula fre- ceder se ha observado en aquellos casos en que cuente que suele usarse como consecuencia del el grado de severidad de la discapacidad es tan desconocimiento junto con la urgencia por cubrir elevado que impide que la decisión sea abordada la necesidad. directamente por el propio dependiente, quien, en Entre los criterios de búsqueda de cuidador INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  9. 9. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid por parte de la familia demandante destacan en necesidades económicas actuales de su familia en los discursos la responsabilidad, la confianza, origen, bien con la perspectiva de un mejor futuro la experiencia, la amabilidad en el trato, la ca- para sí y su familia cuando o en el caso de que se pacidad de dar apoyo emocional y la preserva- produzca el regreso a su país. ción de la intimidad en la convivencia. Suele ser La demanda de la familia se resume en la frecuente que estos rasgos se asocien, tradicional búsqueda de un cuidador que atienda no sólo las y culturalmente, con el sexo femenino y con la necesidades personales del dependiente sino tam- edad madura del cuidador. Sin embargo, entre bién las tareas del hogar. En los primeros esta- los criterios de búsqueda no se explicita el sexo, dios de dependencia moderada, se suele recurrir si bien una buena parte de los cuidadores son al contrato de una cuidadora por horas, a tiempo mujeres, y ello, además, en concordancia con la parcial, o a tiempo completo pero en régimen de oferta en el sector y con la asociación que suele externo. Cuando la necesidad se agrava es preciso hacerse entre tareas de cuidado personal al de- un cuidado intensivo, de modo que se demanda pendiente y tareas domésticas. Se han observa- una cuidadora interna, a tiempo completo toda la do casos de preferencia de hombres cuidadores semana. Este tipo de trabajo, en las condiciones cuando las labores a desarrollar requieren fuerza descritas, produce en el cuidador inmigrante so- física para mover a la persona dependiente. Por brecarga física y/o emocional, lo que, junto a po- su lado, la edad tampoco es un criterio usado en sibles cambios en su situación familiar, conlleva la selección, aunque se menciona la edad madura una relativa rotación de mano de obra cuidadora a como referente de responsabilidad y experiencia. la búsqueda de otras actividades, a una modifica- A falta de personas españolas entre la oferta de ción del régimen de trabajo, de interna a externa, mano de obra, la nacionalidad tampoco suele ser el regreso al país de origen, etc. Bajo estas premi- un rasgo determinante, pero se apunta una mayor sas, la finalización de la relación laboral suele ser, cercanía cultural e idiomática entre las personas mayoritariamente, causada por el trabajador más www.imsersomayores.csic.es latinoamericanas como criterio facilitador de la que por la familia, apremiada ésta, como está, al relación entre dependiente y cuidador. En cuan- mantenimiento de este tipo de trabajadores para to a la formación, más que buscar una titulación, cuidado de su familiar dependiente. En los casos como indicador suele considerarse la experiencia en que la familia decide poner fin a la relación previa en el cuidado de mayores, aunque la espe- laboral se mencionan factores relativos a falta de cialización profesional para el cuidado se sacrifi- cariño y apoyo al mayor, algunas desavenencias ca en aras de otros argumentos selectivos como entre persona cuidada y cuidador, y, en muy po- el cariño y la amabilidad en el trato. Cuando se cas ocasiones, la intromisión en lo ajeno. requiere de personal cualificado, por ejemplo de Las tareas para las que se requiere ayuda re- tipo sanitario, se valora el acceso a residencia de producen aquéllas que tradicionalmente se reali- mayores donde recibir un cuidado más integral. zarían en el seno del hogar. Son muy solicitadas En oposición a los criterios anteriores, un ras- las labores domésticas (hacer la compra, preparar go relevante de la demanda de cuidadoras suele la comida, limpiar la casa, hacer la cama, lavar ser el de su ‘disponibilidad total’ para el cuidado, la ropa, administrar el dinero), o la atención al de modo que se prefieren personas sin responsa- cuidado personal del mayor (tareas de aseo, ves- bilidades familiares para que realicen la tarea del tirse/desvestirse, comer, tomar medicación). Muy cuidado en exclusividad. El hecho de que mu- destacada también es la ayuda para la movilidad chas inmigrantes estén solas en España, sin car- dentro de la casa (entrar o salir de la bañera, acos- gas familiares, con dificultades económicas para tarse, levantarse, utilizar el teléfono, quedarse vivir fuera del entorno de la persona cuidada, solo/a durante la noche) y por el exterior (salir a favorece este criterio de búsqueda por parte de la calle, subir y bajar escaleras, utilizar transporte la familia. La forma de convivencia en régimen público, ir al médico, hacer gestiones). Además de interno y con manutención incluida facilita al de ello, las familias demandan, implícita o explí- inmigrante alojamiento y también le permite una citamente, otras tareas de soporte emocional, que mayor capacidad de ahorro, bien para atender las son las que verdaderamente intentan emular el INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  10. 10. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid apoyo familiar hacia sus mayores. los criterios economicistas, de la falta de opor- En cuanto a los costes laborales las familias tunidades como resultado de un proceso político declaran que los demandantes de trabajo suelen cuyas reglas constriñen el libre desarrollo de su solicitar un salario acorde con el que se ofrece ciudadanía, buscando a través de la migración la en el mercado, incluyendo la seguridad social en realización de sus aspiraciones de mayor liber- contratos legalizados. Otros gastos, derivados de tad. Dentro del segundo grupo de motivaciones, la cobertura del trabajo en fin de semana y festi- de tipo más psicosocial y propias de las trayecto- vos, o los de sustitución del trabajador habitual rias vitales de cada una de las personas, se hallan fuera de su horario de trabajo, suelen constituirse situaciones personales o problemas sobrevenidos en costes extra y no ser demandados. Desde la -divorcio, pérdida de un ser querido, malos tratos perspectiva familiar se considera que el traba- etc.- para las cuales la emigración puede llegar a jo de cuidadora está bien pagado porque (i) en convertirse en una escapatoria real. Otras veces ocasiones incluye también el alojamiento y/o la son decisiones orientadas a la búsqueda de nue- manutención así como otros extras, cuando ge- vas experiencias y a un cierto espíritu aventurero. neralmente se trata de trabajadores sin formación De los motivos aludidos dependerá en gran parte específica para el cuidado, y porque (ii) la carga la estrategia del proyecto migratorio pero tam- del trabajo derivada del cuidado intensivo y en bién las expectativas y la satisfacción obtenida. exclusiva así lo merece. Un aspecto relevante del Las distintas redes de apoyo se han constitui- discurso familiar imputa menores costes de los do para servir de canal a las migrantes en su pro- trabajadores no regularizados frente a los regu- ceso de acogida en la sociedad madrileña de des- larizados y a la institucionalización. La asunción tino, favoreciendo su confluencia con el sector del del coste económico derivado del cuidado suele cuidado de personas mayores. El apoyo recibido recaer en los propios dependientes, cuando tie- puede surgir en diferentes espacios –país de ori- nen una situación solvente, o, en su defecto, en gen o de destino-, bajo diferentes formas –apoyo www.imsersomayores.csic.es aportaciones por parte de los familiares direc- económico, emocional, institucional-, dirigido a tos como hijos/as, bien bajo la fórmula de apor- distintos aspectos del proyecto migratorio –acce- te proporcional, bien cuando se trata de hijo/a so a información, contactos útiles, búsqueda de único/a, cuando no existe acuerdo, o cuando así trabajo etc., y proporcionado por diferentes acto- lo determinan. res, como familias, compatriotas, administracio- nes públicas, asociaciones, ONG, parroquias, etc. 5. Las inmigrantes ante el cuidado de El acceso de la inmigrante al mercado de trabajo personas mayores: de la necesidad al parece depender, en gran medida, de su pertenen- trabajo diario cia a redes comunitarias, lo que contribuye a que se generen nichos económicos distintivos. Estas Desde el punto de vista de las inmigrantes la si- redes de apoyo, si bien facilitan el acceso de mu- tuación de necesidad para acceder al mercado chas inmigrantes al mercado de trabajo, tienen doméstico y por extensión de cuidados de per- una contrapartida: la segmentación laboral y la sonas está condicionada por una amplia variedad inclusión en redes socialmente homogéneas que de factores, empezando por los que se esgrimen a se potencian mutuamente. En efecto, más allá de la hora de tomar la decisión de migrar. Se pueden las características personales, la formación, la agrupar en dos grandes bloques. El primero hace ayuda obtenida o la trayectoria laboral de estas referencia a cuestiones estructurales y materiales, mujeres en su país de origen, todas ellas conflu- relativas a los países de origen, como la mala si- yen en la misma problemática, o mejor aún, ini- tuación económica o la necesidad de buscar un cian su trayectoria laboral en Madrid de la misma empleo como los motivos aludidos para iniciar manera. el proyecto migratorio, permitiendo diferenciar Para la mayoría de las mujeres inmigrantes, entre colectivos nacionales en función de la si- el trabajo como cuidadoras supone una quiebra tuación de cada país emisor. Sin embargo, cada en su trayectoria y experiencia laboral, y se ven, vez más mujeres toman conciencia, más allá de de alguna forma, abocadas a un trabajo nuevo y INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  11. 11. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid diferente para el que no disponen de información por horas. En estos momentos, tras 6 ó 7 años de ni de formación, y, ello, además, en un medio estancia media de las inmigrantes entrevistadas también nuevo. En efecto, los motivos primarios en Madrid, se aprecian oportunidades de cambio que llevan a estas mujeres a buscar trabajo en el en las estrategias laborales de las cuidadoras, para sector de cuidados se deben a una intersección permanecer de forma más adecuada en el sector entre las necesidades de trabajo, el dinero, su si- o para salir del mismo hacia espacios de trabajo tuación jurídica, y la canalización por parte de más apropiados para su formación y expectativas las redes disponibles hacia dicho sector. Ahora profesionales. bien, tras este aparente encuentro existen impor- Un posible escenario que surge de las trayec- tantes renuncias, por un lado, y desencuentros, torias de las entrevistadas es el representado por por otro. Este hecho es de suma importancia a la dos planteamientos principales (gráfico 3): (i) hora de valorar las posibles consecuencias en las apostar por la profesionalización emergente de características laborales de este sector y de sus las cuidadoras con mayor experiencia, aunque trabajadoras. ello conlleve un coste económico más elevado Es bastante común, según se extrae de esta in- para la familia en beneficio de una mayor calidad vestigación, que, para el cuidado de mayores en del cuidado, o (ii) mantener la precariedad exis- el ámbito familiar, las inmigrantes no necesiten tente hoy por hoy en el sector, lo que permite una una formación reglada, dado que el ‘trabajo’ en atención barata pero con ciertos riesgos en cuan- sí es de ‘andar por casa’, que no se requiere de to a las posibles consecuencias que pueda tener, cualificación. Pero al ser el cuidado de mayores tanto para las trabajadoras como para la persona un nicho claramente segmentado, cualquier in- cuidada. migrante puede acceder de hecho al mismo, in- dependientemente de la formación académica conseguida. El perfil formativo puede ser, por lo Gráfico 3. Trayectorias básicas de las cuidadoras inmigrantes www.imsersomayores.csic.es tanto, variado, modificado por factores como la nacionalidad, la procedencia geográfica, la es- tructura del sistema educativo de su país de ori- gen o el grado de experiencia previa conseguido. Es un norma bastante general que las latinoame- ricanas y rumanas, según informan los agentes mediadores, tengan niveles formativos medios, aunque algunas inmigrantes han alcanzado gra- dos universitarios, junto con determinados cur- sos de especialización, semejantes a la formación profesional. Desde el punto de vista de los inmigrantes, la estabilidad de la cuidadora, como inmigrante en Madrid, es un rasgo esencial para entender el mecanismo que propicia su acceso al cuidado de mayores. Se ha podido comprobar que el tiempo de estancia en Madrid condiciona el tipo de perfil La mercantilización de los trabajos domésti- de cuidadora, de forma que es una regla conoci- co-familiares no ha supuesto necesariamente su da el que las inmigrantes, con o sin formación, extracción del ámbito privado. Aunque ha au- pero sin experiencia, se han decantado hacia este mentado la implicación de las diferentes admi- nicho de trabajo, el cuidado de mayores (o de ni- nistraciones públicas en el cuidado de las perso- ños) como trabajadoras internas, en los primeros nas dependientes en el sector formal (servicios de momentos. Sólo un cierto tiempo de estancia en atención a domicilio, centros de día, residencias destino propicia la elección de otra alternativa de personas mayores), también se han diversi- orientada hacia un perfil de cuidadora externa o ficado e incluso aumentado los servicios que se INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  12. 12. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid realizan en el propio entorno doméstico de forma creado por algunas inmigrantes para asegurarse particular, de manera informal. Las personas in- el trabajo y un sitio para pernoctar a lo largo de migrantes, al no poder acceder al mercado de tra- la semana. bajo formal, se ven obligadas a buscar empleo en Las cuidadoras internas viven en el domicilio el mercado sumergido, en el servicio doméstico y de la persona a la que cuidan (comen y duermen de cuidados. Hasta la consecución de un permiso por tanto en el lugar de trabajo) y atienden en una de trabajo permanente, el propio marco institu- franja horaria indeterminada. A pesar de que la cional reduce la capacidad de negociación de las normativa básica estipula un descanso para las inmigrantes, ya que la renovación de un contrato internas de dos horas para las comidas y de ocho puede significar volver a la situación de irregu- horas de sueño entre una jornada y otra, el he- lar después de un periodo de tener papeles. Por cho de residir en la misma vivienda donde traba- tanto, las inmigrantes se intentan ubicar lo antes jan hace que, en muchas ocasiones, esta frontera posible en el mercado doméstico y de cuidados. temporal para el descanso no exista. La atención Las dos partes asumen el acuerdo y establecen las en su conjunto suele extenderse a lo largo de reglas del contrato. bastantes horas a la semana, sin que se registre Esta situación viene favorecida por la defi- una relación directa entre el salario percibido y ciente y anticuada regulación del Régimen Es- las horas de dedicación. La duración de la jorna- pecial de Empleados de Hogar (Real Decreto da es particularmente dilatada si las tareas están 1424/85, de 1 de agosto), tanto por lo que respec- asociadas al cuidado de personas dependientes. ta a la obligación o no de estar dado de alta en la En general, el tipo de necesidades habitual con- Seguridad Social, como al coste de la afiliación y forma una demanda intermedia entre la atención las prestaciones que se reciben. De esta manera, entendida como compañía y la necesidad espe- empiezan a aparecer conflictos en torno a quién cializada (sanitaria, sobre todo). De esta manera asume directa o indirectamente el pago de las co- las cuidadoras podrían considerarse afectadas por www.imsersomayores.csic.es tizaciones sociales, a cuáles son las tareas a de- un triple aislamiento: (1) espacial, ya que el cui- sarrollar y las condiciones de realización, la jor- dado implica un elevado nivel de confinamiento nada diaria o semanal, el salario a percibir y las en el hogar; (2) social, puesto que su entorno y pagas extraordinarias y vacaciones. Las ventajas posibilidades de interacción están limitados a la de disponer de contrato de trabajo y alta en la Se- persona mayor cuidada y a las visitas que ésta re- guridad Social resultan evidentes: (i) en el pla- cibe en el domicilio (familiares, médicos o ami- no laboral, ya que otorgan derechos y una cierta gos de la persona mayor); e (3) individual, al no protección social, (ii) en la formalización de su disponer de la libertad suficiente para desarrollar- relación laboral de cara a conseguir normalizar se personalmente. En el caso de las trabajadoras también su situación de residencia en Madrid, y externas a jornada completa en una misma casa, (iii) la posibilidad de salida del sector de cuida- su tiempo de trabajo presenta una amplia casuís- dos informales hacia otros ámbitos laborales o tica. Existen, sin embargo, dos grandes modelos hacia el sector formal. de referencia: la jornada de todo el día (en torno Las tres modalidades de atención están bien a diez o doce horas diarias y cincuenta o sesen- definidas en los discursos de las inmigrantes cui- ta horas semanales) y la jornada de mañana, que dadoras. Como situación más habitual, predo- puede incrementarse con algunas tardes o con los mina la de la cuidadora interna, aunque hay una fines de semana. presencia importante de cuidadoras externas y Las trabajadoras externas en la modalidad por bastante menor por horas. En esta última se apre- horas son las que presentan una mayor dispersión cia una nueva figura que es complementaria a las en la duración de su jornada. Dado que son ellas las dos anteriores, la cuidadora que atiende a perso- que componen su propia jornada, a base de sumar nas mayores los fines de semana o días en que li- pequeñas dedicaciones, ‘echando horas’ en una o bran las cuidadoras internas o externas habituales varias casas, desde 2-3 hasta 8-9, ésta puede llegar y los mismos familiares de la persona atendida, a ser muy larga – sobre todo si, además, se suman aunque no son muchos los casos. Es un círculo los tiempos de desplazamiento – o muy corta, si se INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  13. 13. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid opta por trabajar unas pocas horas. 6. ¿Es posible medir el valor Aunque esta forma de trabajar presenta la económico del cuidado a mayores ventaja de percibir mejor retribución por hora, la por inmigrantes? única forma de lograr unos ingresos totales eleva- dos pasa por trabajar mucho tiempo. Resulta difí- De acuerdo con la encuesta de actividades de la cil establecer una jornada estándar de referencia, EPUTC 2008, diseñada y realizada bajo esta in- pero el entorno entre las veinte y las veinticinco vestigación para la medición de los tiempos de horas constituye un horizonte medio representati- cuidados como instrumento de medida aproxima- vo. Uno de los servicios públicos de atención que da de este fenómeno en Madrid, las cuidadoras más se asemeja al trabajo que realizan las cuida- dedican un promedio de casi 8 horas diarias du- doras por horas en los hogares es el Servicio de rante los días de trabajo si se contabiliza sólo el Atención a Domicilio (SAD). tiempo de cuidado activo, pero asciende a más de En cuanto a las actividades desarrolladas, es 14 horas diarias si se incluyen en la estimación posible distinguir, grosso modo, dos tipos básicos los tiempos de presencia, es decir, 40 y 75 horas de cuidadoras según las tareas que realizan: (a) a la semana respectivamente. Por tanto, tomando la ‘acompañante-ama de casa’, que realiza sobre en cuenta los tiempos de presencia, las cuidado- todo actividades domésticas (hacer la compra, pre- ras internas dedican casi 22 horas a la atención parar comidas y limpiar) y de acompañamiento, personal durante un día de trabajo, y 10,5 horas y que no suele proveer cuidados socio-sanitarios las cuidadoras externas a jornada completa. ni ayudas personales; es un tipo bastante común; Las condiciones salariales están bastante mar- (b) la ‘enfermera-ama de casa’, que desarrolla un cadas a priori por la práctica y la costumbre. Aquí amplio abanico de actividades cuyo núcleo dife- no suelen servir, por tanto, las referencias habi- renciador son los cuidados socio-sanitarios (pro- tuales a otros sectores para la fijación de salarios visión de medicamentos, cambiar pañales, etc.) y (el salario mínimo interprofesional, la evolución www.imsersomayores.csic.es las ayudas personales en diversas actividades de del coste de la vida, etc.), más allá de las indi- la vida diaria (ayudar a comer/beber, desplazarse, caciones que dan algunas de las redes y asocia- levantarse, vestirse, etc.), si bien también suelen ciones de intermediación cuando son requeridas desempeñar actividades domésticas. para esa función. Existe una cierta referencia El cuidado inmigrante se articula con la aten- para las trabajadoras de lo que es ‘normal’ y se ción familiar de dos formas básicas: (a) el repar- asume que ‘es lo que hay’, además de reconocer to, cuando los servicios de cuidado se proveen los riesgos que corre una extranjera sin documen- coordinadamente con la familia, en aquellos mo- tación en el país de acogida. Por otro lado, los mentos en los que los cuidadores familiares no niveles salariales se encuentran fuertemente con- pueden/quieren proveer atención; las familias dicionados por la transformación más importante disponen de recursos formales públicos (SAD, que ha experimentado esta actividad. Si bien es centros de día, etc.) o/y privados (contratar un cierto que ha crecido y se ha diversificado la de- cuidador) para conciliar el cuidado de los ma- manda de cuidadoras, también lo es que la oferta yores con su jornada laboral y con otras deman- de trabajadoras ha aumentado significativamente, das de tiempo; (b) la delegación, que suele darse por efecto de la inmigración irregular. El resulta- cuando el cuidado es desarrollado en situación do de esta dinámica produce salarios contenidos irregular por inmigrantes, que suplantan en gran e incluso en descenso relativo, ya que no sólo hay medida la labor ejercida tradicionalmente por la una abundancia de mano de obra, sino que bue- familia; se produce generalmente con la contrata- na parte de ésta, frecuentemente, está dispuesta ción de cuidadoras internas; en los casos de de- a aceptar peores condiciones salariales. En este pendencias más leves, que no requieren de aten- sentido, se constata que, en general, las inmigran- ción durante todo el día, las cuidadoras externas tes sometidas a la doble tensión de obtener unos o por horas pueden responder a una delegación mayores ingresos (han de vivir aquí y mantener a total de la función de cuidado por parte de los su familia en el país de origen) y también un tra- familiares. bajo como única vía para regularizar su situación INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  14. 14. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid de residencia optan mayoritariamente, con bas- puede calcularse multiplicando el número de tante lógica, por asegurar el empleo sacrificando personas que trabajan anualmente en este sector un posible salario superior. (15.795 según la Encuesta de Población Activa El salario que perciben las cuidadoras in- 2007) por el salario que reciben por un año. El migrantes no es homogéneo sino que varía en resultado es que las familias de la Comunidad función de varios factores. Así, en régimen de de Madrid gastan anualmente en torno a 112 mi- interna se sitúa entre los 600 y los 800 euros men- llones de euros en cuidadores inmigrantes para suales, pero es más bajo cuando las inmigrantes sus mayores dependientes, lo que constituye el están recién llegadas, con menos experiencia e 0,06% del PIB regional en 2008. información que aquéllas más asentadas en la En el caso de que los cuidadores de origen ciudad, aceptan, asimismo, salarios inferiores extranjero recibieran el mismo salario que los tra- (600-700 euros), mientras que aquéllas que lle- bajadores del Servicio de Ayuda a Domicilio, su van más tiempo y conocen los precios y situación coste laboral ascendería a más de 300 millones de del mercado y la demanda existente establecen euros sin contabilizar los tiempos de presencia, ellas mismas su precio mínimo entorno a 750- y a más 572 millones si esos tiempos se conta- 800 euros. También varía en función del régimen bilizaran, con lo que el porcentaje de esta activi- de cuidado. Las cuidadoras externas por horas y dad sobre el PIB regional en 2008 aumentaría al las internas de fin de semana son las trabajadoras 0,16% y 0,31%, respectivamente (cuadro 1). que menos ingresan mensualmente por sus tareas Las circunstancias en que se puede valorar de cuidados (aproximadamente 470 y 400 euros, económicamente el trabajo son difíciles de definir respectivamente), mientras las cuidadoras que y de poner en comparación con otras medidas ob- más ingresan son las externas a jornada comple- jetivas que sirvan de contraste. Sin embargo, los ta, con 1.000 euros como promedio. Las internas datos obtenidos en este ejercicio informan, pri- ingresan mensualmente una media de 750 euros. mero, de la importancia económica de este mer- www.imsersomayores.csic.es Si se asume que las cuidadoras trabajan 11 cado y del reparto de beneficios entre las familias meses y en régimen de cuidadoras internas con que demandan cuidados y los inmigrantes que una media algo inferior a 750 euros, es posible trabajan, y, segundo, de la necesidad de avanzar estimar que cada cuidadora recibe un salario pro- en la mejora de las estadísticas sociales que per- medio anual de aproximadamente 7.079 euros. mitan medir de forma más ajustada los procesos Por otro lado, el coste salarial del trabajo de cui- sociales, como el de las inmigrantes cuidadoras. dado por extranjeros en la Comunidad de Madrid Cuadro 1. Estimación del coste del cuidado a mayores por inmigrantes en Madrid. Lo que gastaron las familias de la CAM en cuidado inmigrante a mayores en 2008 Salario anual promedio cuidadores inmigrantes (euros) 7.079 Inmigrantes cuidadores en la CAM (personas) 15.795 Coste salarial del cuidado inmigrante en la CAM (euros) 111.804.907 Cuidado inmigrante a mayores sobre PIB 2008 (%) 0,06 Lo que habrían gastado las familias de la CAM si el Sin contar tiempos de Contando tiempos de cuidado inmigrante a mayores se hubiera pagado a presencia presencia precios de mercado en 2008 Coste salarial del cuidado inmigrante en la CAM a precios 300.475.937 572.600.138 de mercado (euros) Cuidado inmigrante a mayores a precios de mercado 0,16 0,31 sobre PIB 2008 (%) Fuente: Encuesta Piloto sobre Uso del Tiempo de los Cuidadores de Origen Extranjero en la Comunidad de Madrid 2008, Contabilidad Regional de España Base 2000 (INE); Encuesta de Población Activa 2007 (INE). INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  15. 15. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid 7. Un balance personal de los inmigrantes van a convertirse en la principal cuidados a mayores fuente de capital familiar en el país de origen, pero seguirán siendo ‘mujeres de la casa’ cuya Trabajar cuidando personas mayores en un país actividad es ocuparse de las necesidades del ho- distinto al propio se puede también medir en for- gar, en este caso por dinero y lógicamente en ho- ma de satisfacción por el trabajo hecho en rela- gares ajenos al suyo. Verse a sí mismas como per- ción con las condiciones materiales del mismo y sonas adaptables y pacientes es parte de su bagaje de la recompensa económica recibida. Salir del personal y biográfico como ‘eternas cuidadoras’. país de origen (donde en ocasiones no existía Ahora son una pieza del engranaje de las cade- una inserción en el mercado profesional) y bus- nas globales de cuidado, pues el hecho de salir car oportunidades en otros países de destino va fuera de su país les obliga a pensar en el cuidado a configurar un importante cambio en la auto- de los suyos, que ellas no realizarán, ya que a su percepción de las mujeres inmigrantes, en cuanto vez estarán empleadas en el cuidado de otros de- que se van a convertir en las principales provee- pendientes cuyas familias están insertas en otro doras de recursos económicos para su familia y a segmento del mercado de trabajo. cambiar el papel protagonista reservado para el Las principales fuentes de satisfacción / in- varón, sobre todo en los contextos de origen más satisfacción (gráfico 4) se jerarquizan en función tradicionales. Aunque en las sociedades de desti- de dos ejes fundamentales, las condiciones de no una mayoría de los empleos que demandan las trabajo en las que las inmigrantes viven como mujeres inmigrantes se enmarquen en el entorno ‘profesionales de los cuidados’ y los elementos de los cuidados a personas mayores, y en buena emocionales con los que tienen que lidiar de cara medida dentro del mercado informal o economía a la realización de un trabajo que se desarrolla en sumergida, hay una cierta continuidad en lo que el marco de los hogares, con todo lo que ello im- a las tareas y competencias feminizadas se refiere plica de cercanía y vinculación entre los actores www.imsersomayores.csic.es entre el país de origen y el de destino. de este intercambio. Con el proyecto migratorio, las mujeres Gráfico 4. Satisfacción/insatisfacción en el proceso de atención a personasmayores Fuentes de satisfacción - insatisfacción de las cuidadoras Derivadas de las Derivadas de elementos condiciones laborales emocionales Jornada de Relación con la Implicación Sueldo trabajo y Tareas persona cuidada emocional con tiempo libre y su familia el trabajo INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  16. 16. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid Respecto a las condiciones laborales, los satisfacción / insatisfacción detectado en las en- principales focos de insatisfacción para las cui- trevistas. Convivir en un hogar con otras perso- dadoras inmigrantes son los derivados de estar nas hace que, voluntaria o involuntariamente, se trabajando en el contexto de un sector muy poco vayan tejiendo relaciones humanas y afectivas, valorado, cuyas bases de contratación, muchas independientemente del valor económico propio veces en el marco de la irregularidad y/o inde- de una relación laboral. El trabajo de cuidadora fensión, son básicamente precarias, es decir, una se mueve en el marco de una compleja dialéctica persona en situación de elegir no aceptaría este basada en la síntesis irreconciliable entre la bús- tipo de trabajo que encaja dentro de los ‘circuitos queda de un interés económico y la vinculación de la precariedad’. Se parte del hecho casi irrefu- emocional. Esta relación es bien peligrosa pues table de que las inmigrantes cuidan por dinero, de sienta los cimientos de lo que puede llegar a ser que el intercambio de trabajo por dinero echa sus la aceptación de unas condiciones de trabajo ob- raíces en el fundamento económico del ‘mercado’ jetivamente pésimas en pos de un sentimiento de de cuidados a personas mayores. La percepción lástima, integración, familiaridad u obligación. de una determinada remuneración por el trabajo Las entrevistadas llegan a aceptar situaciones la- en este mercado es una fuente de insatisfacción, boralmente poco favorecedoras si en el lugar de como, con carácter general, las inmigrantes en- trabajo pueden sentirse como en su propia casa. trevistadas señalan al no estar satisfechas con su Percibir que ellas pueden hacer y deshacer en el sueldo. La trayectoria laboral de la cuidadora es hogar como si fueran una más en la familia donde una búsqueda continua de la mejora en sus con- están, o que se vean a sí mismas como si estuvie- diciones de trabajo. Conocer permite comparar, ran cuidando a sus propios padres o madres, son y poco a poco la inmigrante va teniendo la infor- elementos que hacen más compleja, si cabe, la mación que necesita para ser consciente, prime- lógica propia de una relación laboral donde las ro, de la precariedad de su situación y, segundo, condiciones de trabajo objetivas se mezclan con www.imsersomayores.csic.es de los mecanismos que están a su disposición los sentimientos y las emociones nacidos de la para huir de este circuito (saber qué cobran otras convivencia. La forma de enfrentarse a esta sa- compañeras, qué otros sectores y ámbitos pueden tisfacción / insatisfacción emocional se realiza suponer una oportunidad real de futuro, cómo ac- a través de dos discursos. Por una parte está el ceder a esos otros ámbitos). Estos conocimientos discurso de la negación, cuando algunas cuidado- son útiles y necesarios desde las primeras fases ras niegan la existencia de cualquier vinculación de su proyecto migratorio. emocional en el ejercicio de su trabajo, viendo el Tampoco la satisfacción derivada de las jor- empleo de cuidadora como el conjunto de tareas nadas de trabajo es elevada. En el caso de las cui- que hay que realizar para poder ser remunerada. dadoras internas es mucho más flagrante la sen- Por la otra, está el discurso de la gran mayoría de sación de sentirse ‘víctimas’ de su propia jornada las cuidadoras entrevistadas, independientemente de trabajo, puesto que ellas mismas eligen esta de su edad o de su situación familiar en Espa- opción como mecanismo (inicial – transicional) ña, según el cual el trabajo de cuidadora por su de ahorro intensivo. El ahorro de la comida y del propia naturaleza supone la existencia de un trato alojamiento, la necesidad de intensificar el envío estrecho entre la persona cuidadora y la persona de remesas al país de origen, el establecimiento cuidada generando vínculos de interdependencia de una caja para la reagrupación familiar o para entre los diferentes actores intervinientes en el retornar de modo cómodo al país de origen son proceso. todos mecanismos que refuerzan esa posición fa- Otro hecho importante en este mercado es la vorable al ahorro. El hecho de que su situación valoración que las cuidadoras hacen de sus ex- sea el fruto de una decisión personal, aunque en pectativas laborales y personales, imprescindible ausencia de otras alternativas, no quita importan- para plantearse la posibilidad de permanencia cia al grado de insatisfacción derivado de unas en el sector de los cuidados. La existencia de prolongadas jornadas de trabajo. un contrato de trabajo es una expectativa razo- El mundo de las emociones es otro tipo de nable. Las entrevistadas insisten en el hecho de INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  17. 17. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid necesitar la seguridad que les aporta un contrato su trayectoria laboral en Madrid, bien en el pro- de trabajo y ven en ello uno de los requisitos fun- pio sector, bien fuera de él. Sucede, sin embar- damentales que tendría que satisfacer el sector de go, que los condicionantes son muy variados y los cuidados para asegurar su permanencia en el con diversa influencia en las decisiones tomadas mismo. Un contrato les ayudaría a formalizar su por las propias interesadas. La situación alterna- situación en España y les daría la seguridad de tiva, mirando hacia el futuro también, es la de su no depender únicamente de la buena voluntad de mejoría profesional a través de la consecución la familia empleadora, además de poder disfrutar de un buen empleo, es decir, salir del circuito de de servicios sociales derivados de su condición la precariedad en el que están insertas (y don- de trabajadoras inscritas en los servicios adminis- de se reconocen como tal) optando a conseguir trativos correspondientes. La percepción de un un trabajo que reúna las características propias sueldo digno aparece como otra expectativa de de un empleo más digno, como un buen sueldo enorme valor para las inmigrantes. Cuidar a una de acuerdo al trabajo realizado, un tiempo libre persona mayor, dependiente o no, siempre con- acorde a una situación de regularidad, y la posi- lleva un gran esfuerzo (físico y psicológico) por bilidad de promoción y satisfacción personal en parte de la persona cuidadora. Cuando el cuida- el trabajo. Ante este escenario de futuro, hay dife- dor es un familiar su implicación en el cuidado es rentes actitudes manifestadas por las inmigrantes una mezcla de obligación y satisfacción personal y que se diferencian entre sí en función del grado por una buena obra hacia la persona cercana ne- de optimismo, apelando a su estrategia de em- cesitada. Cuando el cuidador es ajeno a la fami- prendedora (tener planes de futuro y de mejora, lia la relación se basa (fundamentalmente) en el basar el éxito profesional en decisiones propias) intercambio económico. En este sentido hay que o de pesimismo en el que se sitúan (impotencia comprender que las cuidadoras miden el sueldo ante el no poder optar a un buen empleo, o ante la como un indicador proporcional del esfuerzo y falta de oportunidades). www.imsersomayores.csic.es entienden, por un lado, que la cantidad que perci- Por último, un elemento importante de la re- ben es insuficiente para cubrir sus necesidades y, lación contractual entre familia y persona cui- por el otro, para sentirse satisfechas. dadora es la satisfacción obtenida por la familia El disfrute de tiempo libre, los momentos en este proceso, la valoración que se hace de los exentos de responsabilidades laborales, que la cuidados, y los conflictos o problemas que esa cuidadora puede aprovechar como ella prefiera, relación pueda generar. Globalmente, la evalua- son espacios de libertad frente a la intensa carga ción realizada por las familias es bastante po- laboral. Las entrevistadas afirman de modo bas- sitiva, al considerar la descarga de trabajo que tante común que uno de los requisitos que debe supone tener a una cuidadora ocupándose de la cumplir el sector de los cuidados a mayores para persona mayor, y también la dosis de libertad asegurar su permanencia en el mismo es, preci- ganada para poder realizar otras tareas. Pero, a samente, la posibilidad de que se pueda disfrutar pesar del agradecimiento y reconocimiento que de más tiempo libre, momentos para descansar, las familias muestran hacia las cuidadoras por el desconectar y hacer otras cosas que no sea cuidar trabajo realizado, la triple relación inmigrante- a otras personas. persona cuidada-familia no está exenta de con- Otro aspecto de valoración para la permanen- flictos. En el centro de esa relación suele posicio- cia en el sector de cuidados es la realización a narse la familia, que es la que debe solucionar y través del trabajo mediante la formación. Estar ‘neutralizar’ los problemas surgidos, que pueden empleado en un trabajo capaz de satisfacer, emo- tener su origen tanto en la persona cuidada (su cional y profesionalmente, es un elemento clave carácter, comportamiento, etc.) como en la cui- de cara a la permanencia de la cuidadora. Las vi- dadora (roces en relación al régimen horario, a siones sobre esta cuestión abundan en la misma las tareas a realizar, etc.). Casi siempre estos pro- idea: sólo a través de la formación posterior a su blemas son comprensibles (según la perspectiva inserción en el mercado informal de cuidados se familiar) en el contexto de un nuevo entorno de puede tener opciones para una reorientación de convivencia integrado por personas inicialmente INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102
  18. 18. Inmigración y cuidados de mayores en los hogares de la Comunidad de Madrid desconocidas, con costumbres diferentes, y pro- por medio de mano de obra inmigrante y con el cedentes de otras culturas. Entre los aspectos más apoyo familiar, no parece ser suficiente en aque- insatisfactorios está la alta rotación de cuidadores llos casos de discapacidad grave o extrema, que en la atención a una sola persona, lo que repercu- impone una dependencia absoluta, y ello a ve- te negativamente en su estado emocional, por lo ces unido a la situación de convivencia, bien en que las familias dicen hacer todo lo posible por soledad, bien en convivencia intergeneracional conseguir un entorno favorable al cuidador para en el domicilio de familiares. Así, junto al cui- evitar su carga y abandono. En este sentido, des- dador contratado, el cuidado del dependiente en taca la voluntad comprensiva e integradora men- el entorno familiar se apoya en otras alternativas cionada por las familias, dispuestas generalmente complementarias como son la ayuda a domicilio, a tratar a la cuidadora como un miembro más del el acceso a centros de día, la doble contratación entorno familiar. de cuidadores por horas para sustituir al cuidador Junto a otras vías de satisfacción de la necesi- habitual fuera de su horario de trabajo, o la rota- dad de cuidado, menos desarrolladas y elegidas, ción de miembros de la familia durante los fines la población mayor atendida desea envejecer en de semana o en casos de urgencia. casa, de modo que en la ‘familia’ hay un acuer- do bastante general sobre que el cuidado ha de 8. Una breve conclusión ser provisto en el entorno físico de residencia del dependiente, generalmente su casa, y, en menor La irrupción de las cuidadoras inmigrantes en el medida, en casa de los familiares, y ello con el ámbito doméstico de los cuidados personales, propósito de evitar el desarraigo geográfico y su especialmente a personas mayores, ha llegado a incidencia sobre el estado emocional de la per- su máxima manifestación en los últimos años. A sona mayor y sus familiares. En relación con el ello ha contribuido la conjunción de dos facto- mantenimiento del dependiente en domicilio res, la necesidad de las familias por disponer de www.imsersomayores.csic.es vs. otras alternativas residenciales y de cuidado cuidadores para atender, en el ámbito doméstico, como la institucionalización, suelen observa- a sus personas mayores y la llegada masiva de se dos posturas. Por un lado, está la posición de inmigrantes, que se han orientado hacia este sec- quienes, sin connotaciones negativas, abogan por tor laboral. El análisis y la evolución del sistema la institucionalización como base de un cuidado de relaciones laborales ‘informales’ y personales integral al mayor en situación de necesidad. Por que se dan en la práctica de los cuidados es el otro, toma posición el rechazo a las actuales re- objeto de esta investigación que, frente a otras, sidencias en línea con el recuerdo y parangón de ha puesto su foco en el análisis de las interaccio- éstos con los centros como instituciones de be- nes entre los actores implicados (inmigrantes, fa- neficencia o asilos como lugares de abandono milias, agentes sociales). Si alguna valoración se del mayor. Cuando la entrada en una residencia pudiera hacer de este sistema de relaciones no se- no es rechazada por estas razones lo es por inca- ría otra que el de su propia estabilidad dentro de pacidad de la familia para hacer frente al coste unas condiciones ‘inestables’ de funcionamiento, económico de la misma que, a veces, suele rela- con la sospecha de que alguna modificación de tivizarse cuando se compara con los costes deri- las mismas podría afectar, sin poder determinar vados de mantener una vivienda abierta, el pago en qué grado, a todo el sistema. Justamente en y manutención de un cuidador y la incertidumbre los últimos meses, entre la realización del traba- de acoger en el hogar del mayor a una persona jo de campo y la publicación de este informe, ha desconocida. No obstante, los familiares de los venido gestándose una crisis económica que está actuales dependientes opinan que su posible futu- afectando (¿en qué grado?) al mercado de cuida- ro como personas mayores y dependientes podría dos personales y domésticos a personas. pasar por la institucionalización, lo que llevaría a Ante estos resultados, varias son las posibi- pensar que los dependientes de hoy la rechazan lidades de investigación futura sobre la inmigra- por motivos culturales y sociales. ción como instrumento de provisión de cuidados El cuidado del mayor en su entorno residencial, para personas mayores en Madrid, y con una INFORMES PORTAL MAYORES Nº 102

×