Cronología de la Cohetería y el Vuelo Espacial
Por: Campo Elías Roldán
INGES AEROSPACE-INCAES AEROSPACE
160 después de Cri...
Producción literaria.
Se conserva casi toda su obra en prosa, el Corpus Lucianeum, alrededor de 82
opúsculos de temática m...
Aquel progreso no se efectuó de una manera súbita: Jenófanes de Colofón (que vivió alrededor
del 500 a. de J.C. ) sostenía...
Cronología de la cohetería y el vuelo espacial 160 después de Cristo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Cronología de la cohetería y el vuelo espacial 160 después de Cristo

620

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
620
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cronología de la cohetería y el vuelo espacial 160 después de Cristo

  1. 1. Cronología de la Cohetería y el Vuelo Espacial Por: Campo Elías Roldán INGES AEROSPACE-INCAES AEROSPACE 160 después de Cristo En el primer cuento de Ciencia Ficción de un viaje a través del espacio, el Escritor Satírico Griego: Luciano de Samosata (en Siria) escribió un libro titulado: True History (La Verdadera Historia); la cual en esencia es una parodia de la Odisea de Homero. En la historia un barco es izado por un enorme viento y transportado a la luna, donde sus ocupantes encuentran gente y animales. La historia fue escrita cuando los filósofos comenzaron a creer que, igual a la tierra, la luna era un cuerpo sólido. Esto tuvo un importante efecto en la aceptación de la posibilidad de viajar al menos de un mundo a otro. The True History (La verdadera Historia) fue republicada en el siglo XVII cuando un renacimiento en el pensamiento científico estaba apunto de desalojar la enseñanza clásica. Luciano de Samósata (Samosata, 125 - 192 d. C.), escritor sirio de expresión griega, uno de los primeros humoristas, perteneciente a la llamada Segunda Sofísfitica. Fue aprendiz de escultor y abogado, y se dedicó luego a la sofística recorriendo todo el Mediterráneo durante el reinado del emperador romano Marco Aurelio dando conferencias. Se estableció en Atenas (163-185) y quizá murió en Alejandría poco después de 181 d. C.
  2. 2. Producción literaria. Se conserva casi toda su obra en prosa, el Corpus Lucianeum, alrededor de 82 opúsculos de temática muy variada entre los cuales acaso una decena son apócrifos. Bastantes son obras retóricas (Elogio de la mosca) y a veces ronda la autobiografía (El sueño o El gallo) y le tientan la historia (Sobre cómo escribir la historia) o la filosofía (La pantomima, El pecador), pero se le conoce fundamentalmente por una serie de desternilllantes diálogos satíricos y morales (Diálogos de los dioses, Diálogos de los muertos, Diálogos de las cortesanas, Caronte el cínico, Prometeo, La asamblea de los dioses, El parásito) donde se desacredita todo tipo de creencia filosófica y religiosa (entre estas últimas, figura no sólo la religión pagana, sino también la cristiana, que cada vez tomaba más pujanza). Su producción crítica no se reduce al diálogo, sino que recorre muchísimas formas. Su lucha contra la credulidad no deja de ser recurrente: el mundo está repleto de charlatanes y embaucadores, prestándose las personas a ser engañadas de continuo. Es el caso de obras como Alejandro o el falso profeta (dedicada a Celso), Altercado con Hesiodo, Del luto, El asno, Historia verdadera o Sobre la muerte de peregrino. En esta última, presenta a Jesús como un vulgar embaucador. Luciano se constituye, pues, en algo así como el Voltaire del mundo antiguo. Compuso también libelos como El maestro de retórica, parodias de las tragedias clásicas como El pie ligero o La tragedia de la gota y una novela corta, Historia verdadera, donde idea un viaje a la Luna en un barco arrastrado por una providencial tromba de agua y donde, entre otras maravillas, ve a los selenitas, que no tienen ano, hilar los metales y el vidrio para hacer trajes, beber zumo de aire o quitarse y ponerse los ojos, y asiste a la guerra entre el emperador selenita y el solar; se trata tal vez de la primera obra de imaginación pura especulativa de la literatura universal, pues ya el mismo autor afirma en ella lo siguiente: «Escribo, por tanto, sobre cosas que jamás vi, traté o aprendí de otros, que no existen en absoluto ni por principio pueden existir». Es, pues, uno de los abuelos de la ficción científica o Ciencia-ficción. De tema parecido es el Icaromenipo, escrito en el que el filósofo real Menipo de Gádara, personaje cínico habitual en sus sátiras contra la religión, consigue volar con un ala de águila y otra de buitre desde el monte Olimpo a la Luna, que encuentra habitada por espíritus. Cuando Menipo decide volar hasta el Sol, los dioses, airados por su atrevimiento, le roban las alas. Fue muy imitado durante el siglo XVI, por ejemplo por Erasmo de Rotterdam en sus Coloquios o por François Rabelais; en castellano lo fue por los hermanos Juan y Alfonso de Valdés, así como por Cristóbal de Villalón en El Crotalón. Ya en el siglo XVII, Miguel de Cervantes lo utiliza como modelo para su Coloquio de los perros y Francisco de Quevedo se inspira en él para componer sus Sueños. En el resto de Europa no fue su prestigio menor: le imitaron Swift (Viajes de Gulliver), Bergerac (Viaje a la luna) y Voltaire, sobre todo. Se suele afirmar que la ficción científica comienza con la famosa "Historia verdadera" de Luciano de Samosata, escritor griego y satírico que vivió en el siglo segundo de nuestra era. La ficción científica no podía surgir en tanto no existiera la verdadera ciencia. Y los primeros pobladores de la Tierra, los que vivieron entre los hielos del último período glacial, no pueden haber tenido un concepto real de la naturaleza del universo, por que ellos pensaban que el sol y la luna eran dioses y que la Tierra era plana y los cielos giraban a su alrededor una vez al día. Al iniciarse los grandes descubrimientos de la antigüedad, la ciencia se hallaba estancada. Se creía que la Tierra flotaba sobre un océano sin límites, mientras que en otros pueblos se sostenía que la Tierra reposaba sobre el caparazón de una descomunal tortuga. La aparición de la astronomía se va a iniciar con la aparición de la filosofía griega, hacia el año 600 a. de J.C. Los griegos realizaron una especie de revolución en el pensamiento humano, y no tardaron en hacer su primer descubrimiento importante en el campo de la astronomía: "la Tierra no es plana, sino esférica".
  3. 3. Aquel progreso no se efectuó de una manera súbita: Jenófanes de Colofón (que vivió alrededor del 500 a. de J.C. ) sostenía que el Sol estaba constituido por "nubes encendidas"; que cuando se sumergía en el mar al anochecer, se apagaba. Fue verdaderamente Anaxágoras de Clazomene el primero en afirmar que la Luna "es un cuerpo sólido, con montañas, llanuras y barrancos". Con lo cual queda abierto el camino a la astronomía, que ahora llamamos "ficción científica". Y que "si la luna es parecida a la Tierra", bien pudiera ser que estuviese habitada, y también podría ser posible llegar a ella. Será medio siglo después que encontramos-por su valor literario- la primera narración genuina de ficción científica. Nos referimos a la "Historia verdadera" de Luciano de Samosata, el más grande satírico del mundo antiguo, cuya obra fue traducida al inglés el año 1634. ¿Qué nos dice Samosata, respecto a "Historia verdadera"?: "No se me debe dar ningún crédito, porque lo que digo son una sarta de mentiras". Es probable que no mintiera, por relatar que en Venus, "la estrella vespertina contaba con un ejército de arañas mayores que una isla y más de treinta mil combatientes montados sobre pulgas". Es posible que mintiera al afirmar que los selenitas odian el sexo, por considerarlo algo sucio e impuro. Y al morir, se convertían en humo y no había necesidad de enterrarlos. Aparte de esta obra, Luciano nos plantea en "Icaromenipo", otro tema también interplanetario: deseaba Icaromenipo saber ardientemente de que materia estaba compuesto el Sol, así que se hizo de un par de alas - arrancadas de un buitre y un águila- y, se remontó al cielo en busca de una información más directa. A su regreso los dioses del Olimpo se molestaron mucho, tomaron a mal la intrusión de este mortal y tan pronto pisó tierra, Icaromenipo fue privado de sus alas para impedir un nuevo intento de volar. Como observarán: "no fue muy drástico" el castigo. Se limitaron sólo a quitarle las alas. Esta fábula lucianesca, tuvo multitud de imitadores, pero no el mismo final; en agosto de 1955 cuando el gobierno americano dio a conocer su programa de satélites artificiales, éstos fueron denunciados por un celoso clérigo quien calificó dicho proyecto como algo perverso e impío... Así que el gobierno americano lo mandó al diablo. Es decir, "al cura", y continuó con las investigaciones. Luciano de Samosata sigue siendo una figura solitaria -¡qué duda cabe!- : tuvo que aguardar mil quinientos años para poder ser leído y encontrar emuladores. Lo que quiere decir que, con el final de la grandeza griega la literatura prácticamente dejó de existir, la edad de las tinieblas se extendió por Europa; el Imperio Romano se desmoronó y a las hordas bárbaras, más les interesó las guerras y el pillaje que... las bellas artes. https://www.youtube.com/watch?v=CRqoyLS-f1U (Luciano de Samosata y el Mundo de la Luna - Prof. Manuel Lafarga) https://www.youtube.com/watch?v=UlJG-mEaMmY (Relatos verídicos - Luciano de Samosata (Primera parte) https://www.youtube.com/watch?v=d5KuU5ldOxc#! (Relatos verídicos - Luciano de Samosata (Segunda parte)

×