• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Ensayo cuento (la intrusa   jorge luis borges)
 

Ensayo cuento (la intrusa jorge luis borges)

on

  • 9,199 views

 

Statistics

Views

Total Views
9,199
Views on SlideShare
9,198
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
48
Comments
0

1 Embed 1

http://inforjekabanano.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Ensayo cuento (la intrusa   jorge luis borges) Ensayo cuento (la intrusa jorge luis borges) Document Transcript

    • Ensayo Cuento “La Intrusa” de Jorge Luis Borges<br />SEBASTIÁN BETANCUR TAVERA<br />Andrés Felipe Sánchez Vargas<br /> (Docente)<br />COLEGIO SANTA BERTILLA BOSCARDÍN<br />Lengua Castellana<br />10°A N-04<br />MEDELLÍN<br />2010<br />UNA HERMANDAD DE TRAGEDIA Y VERÍDICA<br />Hermano, una palabra en extremo difícil de definir. Biológicamente se trata de aquel otro ser que engendraron mis progenitores; en lo que a la religión respecta habla de cualquier otra persona y para muchos como yo, de amigos incondicionales con los que has estado durante muchos años. La relación misma con dicho hermano(a) ha de llamarse “Hermandad”, pero ¿A que tanto podríamos llegar por dicha hermandad?, en ello nos basaremos con el cuento “La Intrusa” de Jorge Luis Borges, una trama de altibajos con un final inesperado. <br />En dicho texto se nos plantea la historia de Eduardo y Cristian Nilsen, que terminan por enamorarse de la misma mujer, la comparten, y al denotar el daño que le hacia esta a su relación, deciden sencillamente matarla. Al saber esto terminas por darte un tiempo de reflexión: ¿Hasta qué punto el raciocinio humano puede tolerar una hermandad normal?, ¿Qué situaciones transforman dicha hermandad?, ¿Cómo he de manejar yo una relación tan fuerte, ante tan difíciles acontecimientos?, En fin, muchas cuestiones más. <br />Cabe recalcar los parámetros históricos del escrito: siglo XVIII, una época, que aunque lúcida en el desarrollo de las ciencias, estaba falta de sentido de sociedad y de ser humano; esto llevando así al mismo problema de todas las épocas: El machismo. Un machismo extremo, capaz de transformar a las mujeres en un objeto que suple tus necesidades simplemente. Con esto quiero llegar a que, la evolución de una hermandad es dependiente a la era, aunque sus bases siempre sean las mismas; y a que esta, puede ser afectada por muchas caracteres externos al ser (Cultura, religión, educación, familia, país, etc.) y va de la mano en el interior de este (Personalidad, gustos, desarrollo mental y lógico, entre otros).<br />Tomemos las características de Cristian y Eduardo, el primero mayor, al parecer con cierto carácter dominante, el segundo por obviedad menor y más pasivo; ambos al parecer muy ruines, textualmente definidos como “cuatreros y troperos”. Al consultar los derechos humanos, le son quebrantados muchísimos a Juliana (Éste es el nombre de la mujer), pero principalmente el derecho a la integridad física y a la libertad; dicho dato nos permite darnos cuenta que estos 3 siglos de diferencia nos han fortalecido en el campo de las ciencias humanas y a la creación de leyes, aunque tristemente no se evidencie el uso de las mismas, y cada vez se genere más y más maltrato a la mujer, un ser tan bello lleno de delicadeza, hecho para el hombre, para que este la cuide, la proteja y la quiera en todas sus formas.<br />El amor es algo incontenible en muchas ocasiones, y ya habiendo inferido las características de la sociedad de aquella época, sabemos que ha habido transformaciones del sentido del querer, y entre estas se encuentra el carácter sexual, una de las más importantes y más triste en ocasiones. Puedo tomar una cita textual que ejemplifica la situación: “La mujer atendía a los dos con sumisión bestial; pero no podía ocultar alguna preferencia por el menor, que no había rechazado la participación, pero que no la había dispuesto”. <br />Desde tiempos inmemoriales se ha determinado que el sexo es algo casi indispensable en la vida de los seres humanos, muchas culturas así lo han profesado y muchas han llegado al punto de lo que llamamos hoy en día aberración (Se sabe que en Roma se realizaban orgías públicas). Por esto mismo, es que ante esta realidad sexual del ser humano se debe tener mucho cuidado, principalmente con las barreras del placer, que en el cuento son quebrantadas en más de una vez y en las cuáles radica el dilema mismo de la historia: El miedo mutuo de los parientes por separarse o herirse, solo por un supuesto amor (Que yo identifico más como deseo u obsesión)que se le tiene a una mujer aparte, amor el cual solo es capaz de demostrarse con la afinidad carnal.<br />Observemos el relato ahora desde el punto religioso, donde antes que nada vale exaltar la falta de religiosidad de Eduardo Y Cristian, o por lo menos su falta de conducta moral con respecto a la misma. En la lectura se nos hace referencia a una Biblia por lo menos: “El párroco me dijo que su predecesor recordaba, no sin sorpresa, haber visto en la casa de esa gente una gastada Biblia de tapas negras, con caracteres góticos; en las últimas páginas entrevió nombres y fechas manuscritas (…)”. Las doctrinas de aquellos tiempos eran muy dominantes en lo que al pueblo respecta y aún, aunque ya en plena Edad Moderna, la Iglesia era muy influyente en el estado. Creo yo que los Nilsen tenían un conocimiento de la religión profundo, más en sus obras jamás fueron puestos en práctica.<br />Hagamos alusión a algunos hermanos famosos mundialmente y ficticios:<br />Rómulo y Remo, de la mitología, en el que el primero termina por matar al segundo, y así termina por nacer Roma.<br />Caín y Abel: (En el cuento se dan una pequeña referencia acerca de este par) Caín mata a Abel por simple envidia según la Biblia.<br />Relacionemos las dos historias y tomemos diversos caracteres, en el que tal vez el principal es la muerte de los hermanos en alguna situación furibunda y de insegura resolución, donde olvidan todo sentido de hermandad y ven al otro como un fuerte enemigo al que deben aniquilar. Exponiendo estos textos podría realizarse una intertextualidad: en aquellos tan conocidos no se tiene un sentido de aprecio mutuo tan grande como el que tal vez se da en “La Intrusa”, pero con la diferenciación de las situaciones: en los primeros los principales problemas son el poder y la envidia, mientras que en la segunda el dilema es el amor. ¿Pudo este caos amoroso generar discordia y llegar al punto de una confrontación a muerte entre Eduardo y Cristian? No, y aunque cortaron ese problema de raíz de una forma inhumana y vil, para nadie es mentira el admitir que es de admirar ese querer tan profundo mutuo entre estas dos personas.<br />No nos mintamos, somos seres sociales, tal vez, obviamente en lugares y con realidades diferentes, a cualquiera de nosotros le encantaría tener tan cercana relación con alguien, un cariño único de hermanos de esos que tantas sonrisas provocan, de esos que jamás se acaban. “La intrusa” es un texto admirable, que parece aparentemente simple, pero que te sorprende en todos sus ámbitos y te enseña que el querer entre la familia es de extrema importancia en la vida de todos y te marcará por toda la eternidad.<br /> <br />