SEPIA XIV         Piura, del 23 al 26 de agosto 2011                                             Eje Temático III         ...
USOS DEL SUELO Y SU IMPACTO SOBRE LOS PROCESOS DE DESERTIFICACION                        EN EL VALLE DEL BAJO PIURA (PERU)...
IntroducciónLa desertificación se expresa como el conjunto de procesos o manifestaciones defenómenos implicados en el empo...
la mayor extensión del problema. Mientras que en la región de la sierra, la erosión desuelos, afecta entre el 50% y 60% de...
estrechamente relacionadas con la variabilidad y monto de las precipitaciones, resultarelevante un análisis que permita id...
Por esta razón, cada especie vegetal presenta temperaturas críticas que definen susrequerimientos de calor necesarios para...
El valle de Bajo Piura se ubica entre los paralelos 04º42 y 05º45 de latitud sur y entre losmeridianos 79°29 y 81°00 de lo...
que componen el suelo y podemos tener: condiciones normales (0,49 a -0,49), sequíaincipiente (-0,50 a -0,99), débil (-1,00...
agricultura                  cuenca colectora                            manera apropiada,                                ...
la presencia de suelo desnudo con diversos niveles de degradación que representa unincremento del (0.76%).Tabla Nº 2. EVOL...
inadecuadas de uso del suelo, que incluyen: el manejo del recurso hídrico y la quema derastrojo que coincide con la época ...
a)                                      b)          Figura 5. Escenario base de temperatura máxima (a) y mínima (b)       ...
Figura 6. Evolución del índice de sequía de Palmer (ISP) para el valle del bajo Piura                               durant...
2004                   -4,9         11 meses                2005                   -5,4          9 meses                20...
Conclusiones.El análisis del índice de sequía de Palmer permitió identificar la ocurrencia de períodoscon sequías leves a ...
Figura.8. Niveles de vulnerabilidad de los cultivos de arroz y algodón al cambio climáticoObservamos, que el cultivo de al...
1. AIANER, 2006. El arroz en la Argentina – Descripción de la actividad. Artículos   técnicos sobre arroz. Asociación de I...
8. IPCC 2006 Guidelines for National Greenhouse Gas Inventories9. Kijne, J. W., 2006. Abiotic stress and water scarcity: I...
15. RAVELO, A. C. y V. H. ROTONDO, 1987a. Caracterización climática de las   sequías en Río Cuarto, Córdoba. Actas de la I...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Usos del suelo y su impacto sobre procesos de desertificación en el Valle del Bajo Piura. Por Ninell Dedios

3,580 views

Published on

Ponencia presentada como parte de la Mesa 2: Aguas y suelo del tema Desafíos Ambientales del Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA). Piura, Perú. Agosto 2011

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,580
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
50
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Usos del suelo y su impacto sobre procesos de desertificación en el Valle del Bajo Piura. Por Ninell Dedios

  1. 1. SEPIA XIV  Piura, del 23 al 26 de agosto 2011    Eje Temático III   “Desafíos Ambientales. Aportes de Investigación: biodiversidad, desertificación y cambio climático”   "Usos del suelo y su impacto sobre los procesos de  desertificación en el Valle del Bajo Piura"   Ninell Dedios M.  
  2. 2. USOS DEL SUELO Y SU IMPACTO SOBRE LOS PROCESOS DE DESERTIFICACION EN EL VALLE DEL BAJO PIURA (PERU)ResumenLa desertificación definida como el proceso de degradación del suelo, afecta a zonasáridas, semiáridas y subhúmedas secas causadas, entre otros factores por cambiosclimáticos (Barriendos, 2002) y antrópicos. Este proceso acarrea la reducción delpotencial productivo de los recursos superficiales y subsuperficiales y, por tanto a ladisminución de la capacidad de mantener a la población de forma sostenible. Por estarazón, aproximadamente el 40% de la superficie de la Tierra se encuentran amenazadaspor riesgo de desertificación en diferentes niveles que se corresponde entre moderada agravemente degradadas (Lean, 1995), situación sobre el cual vive el 37% de la poblaciónmundial.En este sentido, la desertificación no sólo amenaza el potencial del suelo de produciralimentos y biomasa, sino que, en las zonas afectadas se reduce drásticamente labiodiversidad. Por ello, cabe señalar sobre la importancia de estudiar los impactos en loscambios producidos en los ciclos fenológicos de la vegetación la cual forma parte delecosistema agrícola del valle del Bajo Piura.Por lo expuesto, en este artículo serán descritos los antecedentes inmediatos de estaproblemática, al enfocar al uso del suelo como uno de los principales protagonistas delincremento del problema en el valle, asimismo comentaremos sus interacciones con lapérdida de biodiversidad y el cambio climático.Palabras clave. Desertificación y cambio de uso del suelo.
  3. 3. IntroducciónLa desertificación se expresa como el conjunto de procesos o manifestaciones defenómenos implicados en el empobrecimiento y degradación de los geoecosistemasterrestres por impacto humano. La UNCED (1992) y el CCD (1994) la han definido comoun proceso complejo que reduce la productividad y el valor de los recursos naturales, enel contexto específico de condiciones climáticas áridas, semiáridas y subhúmedas secas,como resultado de variaciones climáticas y actuaciones humanas adversas.Interpretado como la disminución de los niveles de productividad de los geosistemascomo resultado de la sobreexplotación, uso y gestión inapropiados de los recursos enterritorios fragilizados por la aridez y las sequías (Dregne, 1983; 1986; Mainguet,1990;CCD,1994; Puigdefábregas, 1985a; López Bermúdez,1995,1996c; UNCOD,1997). Lasmúltiples causas hay que buscarlas en la acción sinérgica de un amplio conjunto deprocesos climáticos y antrópicos multiescalados en el tiempo y en el espacio, comoresultado de un feedback positivo, difícil de frenar, que refuerza o amplifica determinadosmecanismos naturales a causa de la intervención humana (Charney,1975; Scoging, 1991;López Bermúdez,1995; Puigdefábregas, 1995b; Thomas et.al.,1994; Ibáñez et.al., 1997;Barberá et.al., 1997).Bajo esta perspectiva, en el mundo, el 20% de las tierras áridas presentan problemas dedesertificación por el manejo inadecuado del agua (Middleton y Thomas 1997). Se estimaque el 70% de los 5.200 millones de hectáreas de tierras secas utilizadas con finesagrícolas en todo el mundo presentan diferentes niveles de degradación (Lean, 1995). Deesta manera se espera que en el año 2025, las tierras cultivables disminuirán en unaquinta parte en América del Sur (75%).Por su parte, en Perú, la desertificación es un problema crítico y creciente (3.862.786hectáreas desertificadas), y representa el 3% de la superficie total del país (30.522.010hectáreas que se encuentran en proceso de desertificación) (Fuente: INRENA), queequivale al 24% del territorio nacional o poco más de la superficie agregada de losdepartamentos de Ucayali, Madre de Dios, Puno y Piura, siendo este ultimo la que ocupa
  4. 4. la mayor extensión del problema. Mientras que en la región de la sierra, la erosión desuelos, afecta entre el 50% y 60% de los suelos (Andaluz et al. 2005), en la costa norte ladesertificación está afectada por la salinización que ocupa el 40% de la superficiecultivada, ocasionando el incremento de la pobreza de la población rural (MEA, 2005).Aunque la vulnerabilidad a la desertificación depende del clima, el relieve, las condicionesde los suelos y la vegetación, así como de la gestión de los recursos naturales, es en esteúltimo donde se producen los procesos de impacto de manera más acentuada. De estamanera la deforestación, el deficiente manejo agrícola y el sobrepastoreo producen eldeterioro del suelo (erosión y degradación física incluido la salinización, etc.).Evidentemente, la desertificación sólo resulta posible en regiones sensibles donde existeun determinado grado de aridez climática, como es el caso de las condiciones del valledel bajo Piura donde el paisaje ha sufrido una transformación en el tiempo predominandolas áreas de aptitud agrícola en contraposición con la casi desaparición del bosque secoencontrándose entre ellos el incremento de las áreas de cultivo de arroz (Cabrera, 2005).Desertificación en el contexto del cambio climáticoEl Perú es considerado como uno de los países más sensibles al cambio climático por lavariedad y fragilidad de los ecosistemas debido a los eventos extremos que incrementa lavulnerabilidad de los cultivos, reduciendo la productividad del suelo y por ende losingresos económicos de la población.En las zonas semiáridas y áridas, los cambios en el clima pueden modificar los patronesde magnitud y frecuencia de eventos extremos como (sequías, inundaciones, tormentas),aumentando la vulnerabilidad a la desertificación. De esta manera, las sequías suelentener una amplia duración temporal (varios años), con efectos lentos sobre extensasregiones e impactos sobre la agricultura.Por esta razón, se estima que el mayor avance de la desertificación se produce cuando elperiodo de sequía donde se realiza después de la puesta en actividad de nuevas zonasagrícolas y ganaderas. En estas condiciones de aridez se aceleran los procesos deerosión y degradación de los suelos desprotegidos, y por tanto, la desertificación delterritorio. Asimismo, la identificación y supervisión de la ocurrencia de sequías puede serefectuada mediante la utilización de sensores remotos complementada con información desuperficie (Ravelo y Pascale, 1997; Kogan, 1991). Dado que las sequías están
  5. 5. estrechamente relacionadas con la variabilidad y monto de las precipitaciones, resultarelevante un análisis que permita identificar la existencia de patrones temporales yespaciales de las sequías, en especial en las áreas donde existen cultivos con mayoresrequerimientos hídricos.En este enfoque, la eliminación de la cobertura vegetal arbórea en ecosistemas frágilescon climas semiáridos o áridos, constituye el principal factor que activa los fenómenos queprovocan la desertificación (UNEP, 1991). Según Rusin y Flit (1960), la cubierta forestalestabilizada actúa: como un techo protector. En los ambientes naturales cuando seelimina la vegetación arbórea nativa, se alteran parámetros climáticos y variablesambientales tales como: la humedad relativa, la temperatura del aire y del suelo, el déficitde saturación y el albedo (Asbjorsen et al., 2004) que producen modificacionesirreversibles en el ecosistema.Huss (1993) argumenta que la desertificación no avanza por sí sola sino que es el hombreel principal responsable de una explotación desmedida de los recursos naturales, quemuchas veces excede la capacidad productiva del suelo en zonas con déficit hídricosestacionales. Por ello, el Indicador de la Intensidad de la Sequía de Palmer (PDSI) es unalgoritmo de la humedad del suelo, calibrado para regiones relativamente homogéneas.Se trata de un indicador meteorológico, y responde a condiciones climáticas que han sidoanormalmente secas o anormalmente húmedas. Fue creado por Palmer (1965), paramedir la pérdida de humedad, basándose en el concepto de oferta y demanda de laecuación del balance hídrico, teniendo en cuenta otras variables además de la escasez deprecipitaciones en lugares determinados.Por esta razón, diversos investigadores coinciden en que el cambio climático exacerba ladeforestación ampliando los efectos negativos de la desertificación y elevando los riesgosde degradación de los suelos que se traduce en un aumento en los costos de intervencióny la posterior implementación de medidas de adaptación o mitigación.Requerimiento térmico e hídrico de los cultivosLa temperatura es un factor determinante en el crecimiento y desarrollo de los cultivos.Los cambios bruscos en la actividad metabólica, puede inducir a procesos como lareducción de su potencial productivo (WMO, 1993, Lorenzo, 2000).
  6. 6. Por esta razón, cada especie vegetal presenta temperaturas críticas que definen susrequerimientos de calor necesarios para su crecimiento y desarrollo, la cual incluye: latemperatura mínima (temperatura más baja que necesita la planta para crecer);temperatura óptima (temperatura adecuada para que la planta crezca y desarrolle) y latemperatura máxima que es la temperatura más alta que la planta necesita para crecer.(http://www.agrored.com.mx/agrocultura/62-temperatura.html).Para el caso del cultivo de arroz, el agua desempeña un papel prominente en laproducción de arroz. Siendo el único cereal que puede soportar la sumersión en agua, loque ayuda a explicar los vínculos históricos entre el arroz y el agua considerado como unaestrategia del cultivo a la adaptación (FAO, 2004). Si se considera que en el riego porinundación se emplean de 1000 a 1300 mm, la eficiencia de uso del agua irrigada delarroz es mucho menor que la de maíz o trigo bajo riego (Kijne, 2006).El incremento de la eficiencia en el uso del agua podría mejorar la viabilidad económicade los productores y producir beneficios ambientales a largo plazo debido menoresproblemas de salinización en las zonas regadas (Borrell et al., 1997).De otro lado, pese a la escasa disponibilidad, y a veces fiabilidad, de las observaciones ydatos sobre la extensión y severidad de los procesos de desertificación en diferentesescalas espacio-temporales, se conocen síntomas y respuestas de los agro ecosistemasde los territorios semiáridos que en este caso será tomado como referencia, el impacto delos elementos del clima como la precipitación, temperaturas sobre los cultivos de algodóny arroz, relacionados con el cambio de uso del suelo, incluido el análisis de surendimiento y producción.Sin embargo, la información sobre estos procesos de degradación ambiental, presentantres importantes premisas. Por un lado, si se quiere entender adecuadamente losmecanismos de la desertificación en los ambientes del valle del Bajo Piura, es precisocomprender el funcionamiento de su agro ecosistema y paisaje (Ibáñez et.al., 1997).Materiales y MetodologíaEl área de estudio
  7. 7. El valle de Bajo Piura se ubica entre los paralelos 04º42 y 05º45 de latitud sur y entre losmeridianos 79°29 y 81°00 de longitud oeste. Por su proximidad con la línea ecuatorial,presenta un clima cálido durante todo el año, siendo la temperatura promedio de 27 °C(SENAMHI-2011). El balance hídrico según Thornthwaite, es deficitario en prácticamentetodo los meses del año con excepción de fenómenos meteorológicos extremos asociadoscon el fenómeno del niño (FEN).En cuanto al origen de los suelos, Colombi-Mendivil (1966), indica que está constituidopor un substrato de origen marino (Zapayal), estrechamente vinculadas con la presenciade salinidad (92% de áreas afectadas), con una profundidad y textura variable sinlimitaciones para la labranza o riego. Figura Nº1. Figura N1. El área de estudio.Se consideraron como información climática, la procedente de la red de estacioneshidrometeorológicas del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología SENAMHI. Lasestaciones ubicadas en el ámbito del valle del Bajo Piura: C.O San Miguel, C.O Bernal,C.O Chusis en un periodo de tiempo de 30 años de observación.En este sentido los datos termo pluviométricos de las estaciones mencionadas, fueronempleados para calcular el índice de sequía de Palmer (PDI), (Palmer, 1965) útil paraidentificar el incremento o disminución de la intensidad de las sequías en el valle del BajoPiura en el periodo 1990-2010. A través de un software específico (Ravelo, 1990). sudeterminación combina precipitación y temperatura y categoriza las sequías de acuerdo asu intensidad. Las distintas categorías nos indican el grado de sequedad en los estratos
  8. 8. que componen el suelo y podemos tener: condiciones normales (0,49 a -0,49), sequíaincipiente (-0,50 a -0,99), débil (-1,00 a -1,99), moderada (-2,00 a -2,99), severa (-3,00 a3,99).y extrema (-4,00 ò menor).Asimismo, la evaluación del cambio de uso del suelo y su impacto fue tomada de la seriehistórica de los cultivos arroz y algodón incluida la información sobre producción ycosechas, según cifras del Ministerio de Agricultura MINAG de los años 1986 al 2010, ycomplementado con información agrometorològica extraída de la red fenológica delServicio Nacional de Meteorología e hidrología (SENAMHI) de los citados cultivos.Usos del suelo, idoneidad de la tierra y sostenibilidad del sueloLa metodología FAO modificada es empleada para determinar su sostenibilidad en elámbito del valle en relación a la capacidad del suelo. Tabla. 1.Tabla Nº1. Usos del suelo y sostenibilidad según el método FAOClase Características Usos Usos Secundarios Medidas de Principales conservaciónTierras adecuadas para el cultivoI Tierra excelente, plana y Agricultura Recreación, vida Ninguna bien drenada silvestre, pasturaII Buena tierra con Agricultura, Recreación, vida Cultivo de franjas, limitaciones menores, pastura silvestre, pastura labranza en como pendiente ligera, contorno. suelo arenoso o drenaje deficiente.III Terreno Agricultura, Recreación, vida Labranza en moderadamente bueno pastura, cuenca silvestre, industria contorno, cultivo de con limitantes colectora urbana franjas, vías importantes en suelo, fluviales, terrazas pendiente o drenajeIV Tierra regular, Pastura limitada, Pastura, vida Labranza en limitaciones severas en huertos, silvestre contorno, cultivo de suelo, pendiente o agricultura franjas, vías drenaje limitada, industria fluviales, terrazas urbanaTierras no apropiadas para el cultivoV Rocosa, suelo somero, Apacentamiento, Recreación, vida Sin precauciones humedad o pendiente silvicultura, silvestre especiales, si se alta imposibilitan la pastorea o tala de
  9. 9. agricultura cuenca colectora manera apropiada, no debe ararseVI Limitaciones moderadas Apacentamiento, Recreación, vida El apacentamiento para apacentamiento silvicultura, silvestre y la tala deben (ganadería) y silvicultura cuenca colectora, limitarse a industria urbana determinadas épocasVII Limitaciones severas Apacentamiento, Si requiere una para apacentamiento silvicultura, administración (ganadería) y silvicultura cuenca colectora, cuidadosa cuando recreación, se utiliza para paisaje estético, apacentamiento o vida silvestre talaVIII Inadecuada para Recreación, No se usa para silvicultura a causa de paisaje estético, apacentamiento o fuertes pendientes, vida silvestre, tala suelo somero, carencia industria urbana de agua o demasiada aguaLa determinación del análisis de vulnerabilidad fue realizada desde la rutina Seasonal deDSSAT 3.0 utilizando la serie histórica de los datos climáticos 1990-2010 del SENAMHI.Detección del cambio de uso de sueloLa base del modelo corresponde a la determinación del tipo de uso/cobertura de suelo,para ello se ha interpretado imágenes de satélite del año 1998, e imagen satelital Ikonos-2PAN/MSI, del 15 de marzo de 2008, para un cuadrante de 12 por 12 km en el valle delBajo Piura y sus alrededores. Dichas imágenes fueron georreferenciadas al sistema decoordenadas UTM WGS-84 (17S), y complementada con información agrometorològicaaños 2004-2010 del SENAMHI. Posteriormente se digitalizaron polígonos deuso/cobertura de suelo, desde el software ARCGIS, asignándoles un código deidentificación a cada categoría en la base de datos respectiva. Las tipologías detectadasfueron: (1) agricultura, zonas degradadas (2), bosque, (3) otros, (4).RESULTADOS Y DISCUSIÓNCambio del uso / cobertura de suelo 1975-2010La mayor probabilidad de cambio de las distintas categorías de uso del suelo es deltipo agrícola (de 73.61% de área ocupada en 1998 al 76.72% de ocupación al 2010) y
  10. 10. la presencia de suelo desnudo con diversos niveles de degradación que representa unincremento del (0.76%).Tabla Nº 2. EVOLUCIÓN DE LOS USOS / COBERTURAS DE SUELO EN EL VALLE DELBAJO PIURA 1998-2010. Usos/coberturas de 1998 2010 suelo Ha % Ha % Cultivos 10605 73,61 11,053 76.72 Bosque seco 132 0,92 131 0,91 Zona degradada 137 0.95 246 1,71 Otros 3534.03 24.53 3397.17 23.58La clasificación temática de las imágenes determinaron no solo la disminución del bosquea consecuencia del incremento de la actividad agrícola sino también el incremento de lasáreas degradadas muchas de ellas abandonadas por el agotamiento de su capacidadproductiva, lo cual tiene una importante repercusión en el comportamiento del suelo y suproblema relacionado con la desertificación. Figura 2. Suelos degradados en abandono en el valle del bajo Piura.De otro lado, el resultado de la observación fenológica de los cultivos algodón y arroz,permiten inferir que la degradación del suelo (Fig.2), se agrava por las prácticas agrícolas
  11. 11. inadecuadas de uso del suelo, que incluyen: el manejo del recurso hídrico y la quema derastrojo que coincide con la época más seca del año. De esta manera observamos, que elincremento de la superficie de uso algodón a arroz, evolucionó en forma exponencial en elperíodo 1975/2010 (Fig. 3).Figura 3. Evolución de la superficie de uso (algodón a arroz) en el valle del Bajo Piura en el Período 1975/2010Según estos resultados, durante los últimos diez años en el valle del bajo Piura, el tipo deuso agrícola que porcentualmente sufrió una importante reducción corresponde al cultivodel algodonero en relación al arroz (41,383 ha registradas para el año 1986 a 2,461 ha,sembradas en el año 2010.) la que representó una variación del 76,72%. Figura. 4 Figura.4. Variación cambio de uso año 1986-2010.En cuanto al análisis espacial según el requerimiento térmico para los cultivos (algodón yarroz) indican un progresivo incremento, de la temperatura media máxima en el tiempo.Incremento que se acentúa durante los tres primeros meses del año en la cual los cultivosde algodón y arroz inician su crecimiento y periodo vegetativo y donde las demandas delrecurso hídrico son mayores. Fig.5.
  12. 12. a) b) Figura 5. Escenario base de temperatura máxima (a) y mínima (b) (1990-2010)Por ello observamos que los años de mayor incremento de temperatura se presentaronentre el 2004 al 2007, donde las máximas temperaturas (igual y superior a 35ºC)resultaron criticas para los cultivos de arroz y algodón.Sobre el comportamiento de la sequiaA pesar de observarse un aumento del régimen de severidad de las sequías, tal como lomuestra la serie de la figura 6. Este resultado se presenta incompatible en relación a lasdecisiones de cambio del tipo de cultivo (algodón a arroz).
  13. 13. Figura 6. Evolución del índice de sequía de Palmer (ISP) para el valle del bajo Piura durante el período 1990/2010Según el análisis promedio mensual de los índices desde el año 1990 hasta 2010, seobserva que los meses de mayor intensidad media de sequías en todos los añoscorresponden a los meses julio a octubre, esto se debe al régimen estival de lasprecipitaciones presentes en el ámbito geográfico del valle. Asimismo, los años deobservación indican que las sequías incrementaron en duración, siendo más acentuadaentre el año 2004-2006, situación antagónica comparada con el incremento de las áreasagrícolas destinadas al uso del cultivo de arroz.De acuerdo a los resultados obtenidos, las sequías extremas (menores a -4.00) a lo largodel periodo de estudio fueron las siguientes: Tabla 3Tabla 3. Año de ocurrencia, intensidad y duración de las sequías según el índice PDI. Año Intensidad Duración de la índice PDI sequía 1990 -5.4 9 meses 1999 -5,7 6 meses 2001 -4,8 8 meses 2000 -4,8 8 meses
  14. 14. 2004 -4,9 11 meses 2005 -5,4 9 meses 2006 -8.2 10 meses 2007 -5,5 8 mesesSe observa que el valor -8,2 de la sequía correspondiente al año 2006 es la de mayorintensidad, valor que indica que los estratos o capas que componen el suelo han sufrido lamayor pérdida de humedad comparada con las otras sequías registradas. Situación queno sucede lo mismo en lo referente a longitud de la sequía en meses, ya que entre losaños 2004/2006 tuvieron un período promedio de 9 meses de sequía.En cuanto a los resultados obtenidos del análisis temporal, existe una tendencia marcadahacia el aumento de las sequías a partir del 2000 con respecto a sus valores extremos.Observamos que durante el período 2004/2006 se presentaron las sequías más intensasque el período 2007/2010. La tendencia para toda la serie de años es ligeramente positivaacentuándose desde el año 2000, no solo en el ámbito del valle del Bajo Piura sino en elámbito de la Costa Norte de la región. El análisis de los periodos observados indica lapersistencia de sequías leves a moderadas. Esta situación podría indicar queambientalmente la reducción en las ocurrencias de las precipitaciones debería permitir uncambio en el sistema agrícola a explotaciones en las cuales se debe considerarseriamente la demanda de agua que necesitan los cultivos. Del mismo modo, eventosrecurrentes como el fenómeno del niño del año 1997-1998 permitió que el agricultor veaen el cultivo de algodón una gran amenaza especialmente económica tal vez una razónpara decidir “sembrar menos dicho cultivo”. Figura 7. Figura. 7. Rendimiento del cultivo de algodón y arroz 1987-2009
  15. 15. Conclusiones.El análisis del índice de sequía de Palmer permitió identificar la ocurrencia de períodoscon sequías leves a moderadas para los períodos considerados. Asimismo, no seidentificaron patrones de distribución de sequías extremas durante los periodos deobservación. Asimismo se observa un aumento en la frecuencia de sequías, pero éstatendencia se ha incrementado a partir del año 2000 con una prolongada sequía durante elaño 2004-2006. No obstante dicho comportamiento en cuanto a las condiciones de aridezpuede tener consecuencias ambientales beneficiosas para algunos cultivos como es elcaso del algodón en la que por un lado presentan una menor demanda del recurso hídricorelacionada con el cultivo de arroz pero que no forma parte del interés a sembrar por partedel agricultor.El análisis de la cartografía digital indican que el incremento de la frontera agrícolaacompañado de prácticas no conservacionista afectarán la sustentabilidad agropecuariaal producir desequilibrios en los balances hídricos y energéticos del ecosistema. Situaciónque se verifica en el cambio de tipo de cultivo reflejado en un descenso constantedurante las últimas décadas en la que el cultivo de arroz desplaza al algodonero entre1990 y 2000 (de 99,709 Has anuales, significativamente menos que la media de 136,400Has en contraposición con el cultivo de arroz).La perspectiva futura de la desertificación del valle del bajo Piura, en relación con losimpactos del cambio climático sobre los cultivos, resulta pesimista y motivo depreocupación, poniendo como causa la sostenibilidad del territorio en condiciones dearidificación del clima.Las observaciones de campo permitieron verificar un incremento de la salinización en loscampos donde en un momento dado se sembró arroz actualmente campos abandonados.Vulnerabilidad de los cultivos al cambio climáticoEl análisis de vulnerabilidad de los cultivos al cambio climático nos indica que tanto elarroz como el algodón son vulnerables a diversos tipos de impacto principalmente ladisponibilidad del recurso hídrico y el estrés por calor, sequia y por precipitaciones olluvias.
  16. 16. Figura.8. Niveles de vulnerabilidad de los cultivos de arroz y algodón al cambio climáticoObservamos, que el cultivo de algodón presenta una muy alta vulnerabilidad a estrés porcalor, sequia y exceso de precipitación en relación al cultivo de arroz que es altamentevulnerable al estrés por sequia y del cual se corrobora con el descenso en su produccióny rendimiento tal es el caso de lo reportado en el año 2003, 2004, 2005, 2007.RecomendacionesEl estudio debe ser complementado con un análisis de tipo económico pues esta claroque los aspectos ambientales y de suelo son incompatibles con las decisiones deinstalación de un determinado cultivo. Asimismo el comprender como el proceso decambio de uso del suelo de algodón a arroz, ha favorecido o no el proceso dedesertificación, hace evidente la necesidad de desarrollar y consolidar modelos de fácilaplicación, así como la de diseñar metodologías con el objetivo de producir informaciónadecuada que sirva a las necesidades de quienes puedan tomar decisiones políticas aescala local.La desertificación representa, la ruptura del equilibrio entre el sistema de recursosnaturales y el sistema socioeconómico que lo explota. Por ello, investigación,identificación, diagnóstico, evaluación permanente y detallada, ejecución de proyectosacompañado de planes de acción y demostración, parece un buen camino para lucharcontra la desertificación y avanzar hacia un desarrollo durable.BIBLIOGRAFIA
  17. 17. 1. AIANER, 2006. El arroz en la Argentina – Descripción de la actividad. Artículos técnicos sobre arroz. Asociación de Ingenieros Agrónomos del Nordeste de Entre Ríos. Disponible: http://www.aianer.com.ar/arroz.php [20-10-2006].2. Barriendos, M., Llasat, M.C. (2003): The Case of the `Maldá Anomaly in the Western Mediterranean Basin (AD 1760–1800): An Example of a Strong Climatic Variability, Climatic Change, 61, 191-216.3. Colombi-Mendivil (1966). http://www.monografias.com/trabajos20/peligros-de- piura/peligros-de-piura.shtml.4. Dregne (1983) Dryland Agriculture. Amer Society of Agronomy.5. FAO, 2004. El Arroz y el Agua: Una larga historia matizada. Land and Water Development Division. Disponible: www.rice2004.org [20-10-2006]6. INRENA. 1998. Plan de Manejo Forestal del Bosque Nacional Alexander Von Humboldt7. IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change). 2001. Climate Change 2001: Impacts, Adaptation, and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. IPCC. Cambridge: Cambridge University Press.
  18. 18. 8. IPCC 2006 Guidelines for National Greenhouse Gas Inventories9. Kijne, J. W., 2006. Abiotic stress and water scarcity: Identifying and resolving conflicts from plant level to global level. Field Crops Res. 97: 3–18.10. LÓPEZ BERMÚDEZ,1996b: Erosión e intervención humana en las regiones mediterráneas de la Península Ibérica. En Portugal-España. Ordenación territorial del Suroeste Comunitario. A.Campesino y C.Velaco, Coords. Universidad de Extremadura. ISBN: 84-7723-255-5. Cáceres: 141-170.11. Lean, 2004. Solar Irradiance Reconstruction. NOAA_NCDC_PALEO_2004-03512. Middleton, N.J. y Thomas, D., 1997. World atlas of desertification (2nd edition). Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). Wiley, 182p.13. Millenium Ecosystem Assessment-MEA (2005). «Dryland Systems». En: Ecosystems and Human Well-Being: Current State and Trends. Vol. I. Washington, D.C.: Island Press, pp. 625-662.14. PALMER, W.C., 1965. Meteorological Drought. Res. Paper No. 45. U.S. Dept. of Commerce, Washington D.C. 58 pags.
  19. 19. 15. RAVELO, A. C. y V. H. ROTONDO, 1987a. Caracterización climática de las sequías en Río Cuarto, Córdoba. Actas de la III Reunión Nac. de Agrometeor, Vaquerías, Córdoba, (Argentina): 165-169. RAVELO, A. C. y V. H. ROTONDO, 1987b. Variabilidad de las sequías en regiones semiáridas y húmedas. Actas de las 1ras. Jornadas Nac. de Zonas Aridas y Semiáridas. Univ. Nac. de Santiago del Estero. RAVELO, A. C. y A. J. PASCALE, 1997. Identificación de la ocurrencia de sequías mediante imágenes del satelite NOAA e información terrestre. Rev. Fac. de Agronomía. 7ª Reunión Argentina y 1ª Latinoamericana de Agrometeorología. Tomo 17 (1);101-105.16. UNEP (United Nations Environment Programme), 1991. Status of desertification and implementation of the United Nations Plan of Action to Combat Desertification, UNEP/GCSS.III/3, Nairobi.17. United Nations Conference on Environment and Development (UNCED), Rio de Janeiro, 3-14 June 1992.18. Yzarra Tito, Wilfredo. Manual de Observaciones fenológicas. DGASENAMHI.Lima- Perú 1998.19. http://www.agrored.com.mx/agrocultura/62-temperatura.htm

×