SEPIA XIV            Piura, del 23 al 26 de agosto 2011                      Eje Temático I                Dinámicas Terri...
Territorios rurales y globalización:    La fragmentación territorial de la provincia de LojaResumenEste artículo revisa a ...
es, pues, la identificación y valoración de flujos materiales y simbólicos que cambianconforme cambian las sociedades que ...
2     El territorio      El “territorio” lojano sobre el que nos concentraremos puede ser caracterizadocomo un conjunto de...
La principal variable que define al territorio es la humedad cuya influencia distin-gue dos zonas: la occidental que afect...
solamente del árbol de la quina- y a la escasez de mano de obra. Su fin, que coincidiócon los últimos años del orden colon...
contrarrestar el poder terrateniente mediante la ruptura del aislamiento a través de laconstrucción de ferrocarril, el re-...
diversos centros urbanos depende esencialmente de su localización, puesto que sus     funciones son ante todo comerciales....
Fuente: INEC, Censo de Población y Vivienda, 2001, Encuesta de Condiciones de Vida, Quinta Ronda, 2006. Elaborado en base ...
una larga historia y donde se instaló una dinámica económica controlada, principal-mente, por intereses empresariales exte...
de ecuatorianos y ecuatorianas al extranjero. Mucha gente lojana, particularmente delas zonas cafetaleras, emigró o abando...
Quilanga son pequeños y medianos propietarios con suelos de buena calidad; enGonzanamá son propietarios más grandes dedica...
campesinos escucharon la prédica sobre el cambio tecnológico y se involucraronactivamente en la búsqueda de alternativas p...
peso de la nueva coalición todavía no es dominante en el territorio respecto a lacomercialización del café, tiende a eludi...
en general, más tiempo de cuidado en la finca. Sin embargo, el mayor desafío es laorganización de la cosecha. Calculan los...
mercado internacional del café orgánico. Esta coalición hubiera sido imposible sin lapresencia de varios factores: la acum...
En el cantón Pindal, la PEA agropecuaria está compuesta por 2695 personas(Municipio de Pindal 2010) y había 2000 maiceros ...
acceso de los maiceros a dichos paquetes. Además, la mayor demanda del grano, asícomo la sensible mejora de la red vial ca...
insumos agroquímicos en grandes cantidades. De esta manera, la organización localde maiceros se ha insertado en la dinámic...
productores que se encargan de concentrar toda la cosecha de maíz, aprovechandoque sus fincas tienen fácil acceso vial, es...
tanto, a un precio promedio al productor de 10,20 USD por quintal, necesitan producirmás de 107 quintales por hectárea par...
Recientemente se calculó que, en la provincia de Loja, el cluster del maíz de2400 ha ocupaba 2940 personas, mientras que e...
debilitó el sistema tradicional basado en los comerciantes e intermediarios loca-           les.5.       Conclusiones: din...
actores tradicionales de la comercialización y la coalición fue menos estable que la delcafé y más dependiente de empresar...
extraterritoriales presentes en la dinámica. Cuarto, si bien ambas dinámicas sontodavía muy recientes,se manifiesta una ci...
reproducción de las economías campesinas en el Ecuadorpor Blanca Rubio,     Florencia Campana y Fernando Larrea 2008. Quit...
MAGAP, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. 2009. Encuesta de producción     de maíz, invierno 2009. Quito: MAGAP...
Vélez Burneo, Pablo. 2009. Desarrollo del cantón Catamayo: desde lo local a lo      regional. Tesis de la maestría en cien...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Territorios rurales y globalización. La fragmentación territorial de la provincia de Loja. Por Hollenstein, Ospina y Poma

1,081
-1

Published on

Ponencia presentada en la Mesa 2 del tema Dinámicas Territoriales Rurales del XIV Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA). Piura, Perú. Agosto 2011

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,081
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Territorios rurales y globalización. La fragmentación territorial de la provincia de Loja. Por Hollenstein, Ospina y Poma

  1. 1. SEPIA XIV  Piura, del 23 al 26 de agosto 2011  Eje Temático I  Dinámicas Territoriales    “Territorios rurales y globalización.  La fragmentación  territorial de la provincia de Loja"    Patric Olivier Hollenstein, Pablo Ospina & José  Poma     1
  2. 2. Territorios rurales y globalización: La fragmentación territorial de la provincia de LojaResumenEste artículo revisa a partir de dos casos el proceso de construcción de nuevasdinámicas territoriales rurales en la provincia de Loja, Ecuador. Partimos de unacomprensión de la dimensión territorial basada en el flujo de ideas, personas y bienes.Argumentamos que en este aspecto y a lo largo del desarrollo económico y socialdurante el siglo XX e inicios del siglo XXI, la provincia vive una fragmentación territorialen tanto determinados subterritorios se desprenden de los procesos socioeconómicosmarcados por los antiguos centros político-económicos, como la ciudad de Loja, perotambién por las élites locales tradicionales de las ciudades intermedias en el resto dela provincia. El cambio en el plano económico corresponde, por tanto, a cambios en ladimensión espacial, es decir, los itinerarios de los productos agrícolas, del territorio.Visto desde esta perspectiva podemos distinguir tres fases sucesivas, cada unarepresentado una “unidad territorial”. Sin embargo, es evidente que las dinámicasterritoriales rurales de la última fase –con inicio a finales del siglo XX– se han basadohasta ahora principalmente en transformaciones tecnológicas de los sistemas deproducción y comercialización, sin que ello haya tenido mayores efectos sobre laarquitectura institucional de los subterritorios emergentes. Concluimos que para quelos motores económicos tengan un efecto duradero, es imprescindible que lascoaliciones sociales que los sostienen, superen sus fronteras sectoriales, al incorporarlos gobiernos locales, entre otros actores, para adaptar también las instituciones a lasnuevas oportunidades y retos de las dinámicas territoriales rurales.1 Introducción En este documento nos interesa explorar el proceso de construcción de nuevasestructuras espaciales en el sur del Ecuador. Si asumimos la postura teórica de lageografía social francesa, el espacio geográficodebe entenderse como el conjunto deaquellos flujos o itinerarios materiales y simbólicos que unen sitios físicos entre sí.Sumariamente podemos entender las estructuras del espacio geográfico como lasredes de relaciones que sirven para unir sitios. Estas redes de relaciones sonrecorridos de personas, de cosas, de ideas. Se logran mediante medios decomunicación o vías de transporte. En cierto modo podríamos decir que son itinerarios(Dollfus 1980, 1991; Deler 2007 [1981]). La caracterización geográfica de un territorio 2
  3. 3. es, pues, la identificación y valoración de flujos materiales y simbólicos que cambianconforme cambian las sociedades que los establecen. El propósito de este documento es mostrar cómo las dinámicas económicasterritoriales, y más específicamente el proceso de superación del histórico aislamientode la región sur del Ecuador, está promoviendo la emergencia de nuevas estructurasespaciales caracterizadas por dos rasgos: por una mayor fragmentación territorial ypor el surgimiento de nuevos polos de articulación espacial. Mostraremos con doscasos específicos la forma en que las dinámicas económicas marcadas por laaparición de nuevos mercados y la transformación en las coaliciones sociales de losactores que realizan el trabajo de conectar un lugar con otro, está llevando a la forjade nuevas estructuras del espacio en el sur del Ecuador.Los datos empíricos que presentamos en este documento son el producto de unainvestigación sobre dinámicas territoriales rurales exitosas. En este proyecto llevado acaboa nivel latinoamericano 1 fueron seleccionados territorios rurales caracterizadospor una combinación virtuosa de crecimiento económico, reducción de la pobreza yreducción de la desigualdad. La investigación apuntó a estudiar el conjunto de factoresque sustentan estas dinámicas exitosas y que diferencian los territorios exitosos deaquellos “atrapados en vías de subdesarrollo” (Berdegué&Schejtman 2008). Losdatosque sustentan dichainvestigación provienen de un análisis estadístico devariables socioeconómicas y elaboramos mapas de pobreza, desigualdad social(coeficiente de Gini) y consumo familiar por habitante a escala parroquial para dosmomentos que permiten visualizar los cambios ocurridos en la última década. Elprimer grupo de mapas se basa en el Censo de Población de 1990 y la Encuesta deCondiciones de Vida (ECV) de 1995, el segundocombina el Censo de 2001 y la ECVde 2006. Los mapas se elaboraron empleando modelos matemáticos de regresión porel método de estimación de áreas pequeñas (Elbers, Lanjouw, Lanjouw 2003 y 2005)desarrollado por el Banco Mundial. Específicamente se ha utilizado el programaPov-Map2.0. 2 Además, realizamos estudios etnografícos de las relaciones productivas,sociales y de género, así como encuestas sobre los sistemas de producción y decomercialización 3 del café de altura y del maíz amarillo.1 Para una descripción de las preguntas de investigación y el marco metodológico ver: Berdegué &Schejtman 2008.2 El programa ha sido elaborado por Qinghua Zhao y Yonfming Du, para el Banco Mundial(http://iresearch.worldbank.org/PovMap/PovMap2/PovMap2Main.asp).3 Una aplicación muy interesante y más completa del mismo tipo de encuesta, junto con una breveexplicación metodológica, se encuentra Modrego y Sanclemente (2007) para analizar las redes decomercialización de las fresas en Michoacán, México. 3
  4. 4. 2 El territorio El “territorio” lojano sobre el que nos concentraremos puede ser caracterizadocomo un conjunto de, cuando menos, tres círculos concéntricos. El primero y másgrande es el de los “Andes bajos” que atraviesa la frontera con el Perú, y que en elpasado tuvo como ejes de articulación la minería de oro en Zamora y Zaruma y laexportación a través del puerto de Piura (Perú). El segundo, de dimensiones másrestringidas, incluye la actual provincia de Loja y una gran parte de la provinciaamazónica de Zamora así como las partes orientales de la provincia costera de El Oro(cantones de Zaruma, Portovelo, Piñas y Las Lajas), y corresponde a la regiónhegemonizada por la oligarquía terrateniente lojana durante el período republicano. Eltercero, es un conjunto de subregiones marcadas por el crecimiento de la intensidadde las articulaciones espaciales internas, de los vínculos independientes de cada unade estas subregiones con la Costa ecuatoriana y su cada vez mayor autonomíarespecto a la dinámica provincial y de la capital. La tendencia de largo plazo parece ser la de restringir constantemente el tamañodel territorio: en la época precolonial y colonial, era más relevante el primer círculo. Alo largo de la época republicana, el aislamiento tendió a reforzar el poder terratenienteen el territorio más restringido de la provincia antigua, es decir, incluyendo parte deZamora y El Oro. Finalmente, el tercer tercio del siglo XX, marcado por el fin de lahegemonía terrateniente y el crecimiento de la conectividad de la región, tiende afortalecer el tercer grupo de territorios más pequeños que se articulan directamentecon mercados exteriores debilitando su dependencia respecto a la ciudad de Loja. Así,se debilita, aunque persiste, el poder de concentración de los dos primeros “círculos”al tiempo que se refuerzan las tendencias centrífugas de las pequeñas subregionesdel tercero. Todos ellos, por supuesto, se superponen actualmente y siguen siendoimportantes para las dinámicas locales.2.1 Primer círculo: los Andes bajos La provincia de Loja es parte de una región mayor denominada por Galo Ramónlos “Andes Bajos” (Ramón 2008: 15-30). Esta región tiene características geográficasy ambientales originales en el conjunto andino. Es una zona donde la cordillera de losAndes pierde altura, desaparecen las montañas con glaciares permanentes, lacordillera occidental pierde su patrón longitudinal paralelo al Océano Pacífico paraconvertirse en estribaciones andinas que se dirigen con dirección al mar creando unpatrón de hoyas transversales, estrechas y profundas, marcadas por una orografíamuy irregular. 4
  5. 5. La principal variable que define al territorio es la humedad cuya influencia distin-gue dos zonas: la occidental que afecta al 66% el territorio de la provincia, en la que lahumedad está fuertemente determinada por la alternada influencia de las corrientes deEl Niño y de Humboldt, creando una zona de enorme inestabilidad climática en la quelas lluvias normales se alternan con fuertes El Niño y temibles sequías.. La zonaoriental, por su parte, representa el 34% del territorio restante de la provincia, y elpatrón de lluvias es más estable y más simétrico a lo largo del año, fuertementeinfluido por la los vientos y el clima de la amazonía (Maldonado 2005; Ramón 2008). Esta diversidad interna, la inestabilidad del clima en la zona occidental, la au-sencia de glaciares de altura que alimenten por deshielo los acuíferos subterráneos ylos manantiales, la fuerte irregularidad del paisaje y la presencia de suelos terciariosmuy erosionados, presentaron serios desafíos a las poblaciones que allí se asentaron.De manera muy particular, representaron para el modo convencional de la moderniza-ción que se buscó implementar en las últimas décadas una gran desventaja ambiental. La historia precolonial de esta zona estaba muy integrada por densos intercam-bios culturales y materiales entre los pueblos Paltas, Guayacuntu y Tallanas queformaron luego la antigua Gobernación de Yaguarzongo que unió a Loja, Piura, Jaén yTumbes (Ramón 2008: 32-114). El manejo de la humedadsin recurrir a complejos ycostosos sistemas de riego fue, sin duda, uno de sus mayores logros tecnológicosregionales. Ya en la época colonial, la característica esencial que marcó el amplioterritorio de los Andes bajos fue sin duda la existencia de dos épocas de conexión conel exterior y de reforzamiento de sus inteconexiones, marcados por la producciónminera y la producción de cascarilla: el primero en el siglo XVI y el segundo a fines delsiglo XVIII e inicios del XIX. Ambos períodos reforzaron el papel articulador de la ciudad de Loja: la explota-ción minera en Zaruma, al occidente, tenía su centro en Loja, donde se encontraba la“caja real”, lugar donde debía registrarse el oro extraído de las minas; la explotaciónde la cascarilla, por su parte, ubicada en las vertientes orientales de la cordillera,también se acondicionaba en Loja antes de su embarque en el puerto de Paita condestino a la botica real de Madrid. El esplendor minero duró poco: con el decaimientoa partir del siglo XVIII, la región se especializó en proveer los medios necesarios parael transporte, es decir la producción de mulares. Esta actividad era posible encondiciones de escasez de mano de obra, circunstancia que llevó a los hacendados afavorecer la especialización ganadera (ver sobre todo Ramón 2008: 116-192, yJaramillo 2002 [1955]: 147-57 y 203-24). El período de auge de la cascarilla también duró poco. A inicios del siglo XIXsobrevino la crisis debido a la técnica de cosecha que arrasó los bosques –no 5
  6. 6. solamente del árbol de la quina- y a la escasez de mano de obra. Su fin, que coincidiócon los últimos años del orden colonial, representó también el fin del período de oro dela poderosa articulación de la gran región de los Andes bajos.2.2 Segundo círculo: la provincia de Loja Durante el período republicano, la frontera con el Perú se convierte en fuentepermanente de tensiones militares. Ello contribuyó a consolidar un aislamientopersistente que duraría hasta la década de los años 1970, cuando creció la red vial deconexión con el resto del país. El rezago es, sin embargo, persistente hasta que apartir de los acuerdos de paz en 1998 dicha red vial mejora significativamente. Para1992, la densidad de la red vial lojana era ya similar al promedio de la sierraecuatoriana: 31,2 km/100km2 (INEC1992). De esta manera, hasta épocas muyrecientes, el aislamiento y la condición de frontera configuran la base de la identidadde este territorio. El inicio del período republicano, y la “petrificación” de la frontera sur que leacompañó, favorecieron el aislamiento de la provincia de Loja y con ello contribuyerona la consolidación de una oligarquía terrateniente poco articulada a mercados externosque logró controlar todas las esferas del poder local (Fauroux 1983). El poderterrateniente se basó en el control monopólico de la tierra: cerca del 60% de lasuperficie registrada hacia mediados del siglo XX se encontraba en manos de 120latifundios que representaban el 0,3% de las unidades de producción agropecuaria(Censo Nacional Agropecuario 1954). Estas haciendas tuvieron su origen a fines delsiglo XVI en las mercedes de tierras que pedían los españoles en retribución a losservicios prestados a la Corona durante el proceso de conquista. El aislamiento y la falta de un mercado local hacen que los hacendados lojanosno se interesen por mejorar la productividad ni agregar valor a la producción primaria.La renta es obtenida por la explotación de la fuerza de trabajo bajo dos modalidadesdominantes: colonos, con quienes la relación es “al partir” y, arrimados, quienes paganal hacendado el usufructo de la tierra mediante trabajo no remunerado en la hacienda(CIDA 1963: 305-326). Las mismas condiciones de aislamiento hacían difícil que las haciendas lojanasse articularan a los ciclos exportadores nacionales del cacao o, más tarde, del banano.Al contrario, todo hace pensar que la crisis del cacao, hacia 1925, contribuyó alfortalecimiento de la oligarquía lojana pues la mano de obra que expulsan lashaciendas cacaoteras de la costa es acogida por los extensos latifundios de laprovincia. Allí es donde surge esta nueva categoría de trabajador adscrito a lahacienda, el arrimado. La revolución liberal (1895-1912), sin embargo, había buscado 6
  7. 7. contrarrestar el poder terrateniente mediante la ruptura del aislamiento a través de laconstrucción de ferrocarril, el re-direccionamiento del comercio y la creación de flujosmercantiles desde y hacia la costa, en lugar de los debilitados pero históricosrelacionamientos con los mercados peruanos. Sin embargo y más allá de las medidasliberales, el conflicto con el Perú (1941) tuvo efectos más decisivos puesto que limitóaun más el comercio y solidificó más rígidamente el obstáculo de la conflictiva fronteradel sur.2.3 Tercer círculo: las subregiones de Loja El tercer tercio del siglo XX verá quebrarse los fundamentos de la hegemoníaterrateniente en Loja: se vence progresivamente el persistente aislamiento y seresquebraja el monopolio sobre la tierra. Los recursos de la época petrolera (décadade 1970) permitieron el desarrollo de las vías de comunicación tanto con el eje andinoCuenca-Quito como con el eje costeño Machala-Guayaquil. Además, se hacen másdensas y seguras las conexiones entre los cantones, con lo que se redirigen los flujosdel comercio interior, pues las localidades ya no estaban obligadas a vendersuproducción por los difíciles y no siempre legales caminos que llevaban. La reformaagraria de los aos 1960-1970, la entrega de la tierra a los arrimados y la terrible sequíadel año 1968, confluirán para provocar un verdadero abandono de la mayor parte delhinterland agrario de la oligarquía terrateniente lojana. Quedarán en posesión de lastierras más planas, más cercanas a importantes vías de comunicación y que disponende riego. Desde el punto de vista espacial, el correlato de ese cambio social mayor fue lafragmentación de la unidad territorial de Loja. Es lo que puede sacarse comoconclusión general del magnífico libro de Anne Lise Pietri-Levy (1993). El procesoocurre por varias razones. Una de ellas es que los terratenientes asentados en lacapital dejan de ser los dueños de prácticamente todas las tierras de las subregiones ypor lo tanto la ciudad de Loja deja de ser el punto nodal de conexión con el centro detoma de las decisiones productivas de los territorios subordinados del hinterland. Unavez desestructurada la hacienda, se resquebrajaron las bases no solo económicassino también del control social sobre la población. Estos cambios territoriales llevan a la progresiva configuración de dinámicasparticulares en subterritorios. Pietri-Levy considera que hay cuatro dinámicassubregionales: El dinamismo económico de la ciudad de Loja y de la provincia en su conjunto, es ex- tremadamente débil y esta debilidad se refleja en la hipertrofia de todos los niveles del sector comercial (…). La evolución reciente y el dinamismo económico de los otros 7
  8. 8. diversos centros urbanos depende esencialmente de su localización, puesto que sus funciones son ante todo comerciales. Cariamanga es el polo económico del sur de la provincia; la única ciudad capaz de contener, en un espacio dado, la influencia directa de Loja (…). La función comercial de Cariamanga es antigua. Punto de concentración de los productos de la ganadería y de la agricultura de una amplia parte de la provincia, Caria- manga, trata con Cuenca o Guayaquil y con el Perú. Catacocha, del otro lado del valle del río Catamayo, en el camino de acceso al oeste de la provincia no ha alcanzado nunca la importancia comercial de Cariamanga. El comercio de la parte occidental de la provincia de Loja se ha organizado en torno a Celica y, más recientemente, también de Alamor (Pietri-Levy 1993, énfasis agregado). El análisis que realizamos de tipos de parroquias tiende a superponerse demanera notable con las regiones identificadas por Pietri-Lévy a inicios de los años1990.La zona de influencia directa de la ciudad de Loja, tiene a dicha ciudad como ejede articulación y observa crecimiento económico, reducción de pobreza y de ladesigualdad en valores estadísticamente significativos. Dentro de la zona, y en similarcondición, se encuentranlas parroquias Vilcabamba y Catamayo,adyacentes a Loja.Catamayo es un espacio de articulación del occidente y el oriente de la provincia, porlo que podría también considerarse como un territorio relativamente autónomo de laciudad de Loja. El cantón Paltas, caracterizado como una zona de influencia débil deLoja y moderada de la Costa, tiene como eje de articulación a Catacochaqueconjuntamente con las parroquias Yamana y Casanga, lograron crecimientoeconómico, reducción de pobreza y de la desigualdad en valores estadísticamentemodestos, pero positivos. La zona de influencia del municipio de Puyando, Zapotillo yPindal , inclinada a la región Costa y con muy débil influencia de Loja, tiene como ejede articulación territorial a la ciudad de Alamor; este sub-territorio logró crecimientoeconómico y reducción de pobreza, aunque no de la desigualdad que más bienempeoró. Finalmente, la zona de influencia de Cariamanga y débil influencia de Loja,incluye varias parroquias de los cantones Sozoranga, Gonzanamá, Calvas yEspíndola, en las que se produjo un cambio modesto del consumo por habitante,tuvieron una pequeña disminución de la pobreza, y disminuyó ligeramente o semantuvo la desigualdad social. Mapa 2. Tipología socioeconómica de parroquias de Loja 8
  9. 9. Fuente: INEC, Censo de Población y Vivienda, 2001, Encuesta de Condiciones de Vida, Quinta Ronda, 2006. Elaborado en base a la proyección de indicadores sociales sobre sectores censales. Elaboración: Autores del estudio.2. Los territorios del maíz y del café Cinco motivos nos impulsaron a seleccionar el territorio del maíz, en Pindal-Alamor, y el del café en la región de Cariamanga. En primer lugar, identificamosdinámicas que son cada vez más determinantes para las economías locales y cadavez más autónomas respecto al centro de la provincia (la ciudad de Loja). En segundolugar, son casos relacionados con actividades agropecuarias, que son las dominantesen la Loja rural. En tercer lugar, son zonas con poco o ningún riego, que es lasituación de la mayoría de las economías agropecuarias de la provincia (Maldonado,Vivar y Vélez 2005). Cuarto, nos permitió contrastar dos casos muy diferentes, tantopor sus historias agrarias como por el control sobre sus dinámicas económicas. Elmaíz nació en regiones donde la pequeña y mediana propiedad independiente tenían 9
  10. 10. una larga historia y donde se instaló una dinámica económica controlada, principal-mente, por intereses empresariales externos, mientras que el café nació en regionesdonde había predominado el latifundio y donde los actores locales han logrado unmayor control sobre la dinámica económica.Finalmente, a pesar de las diferencias señaladas, los subterritorios del café y del maízcomparten cuatro características definitorias entre sí y con el resto de la provincia.Estamos hablando, por tanto, decaracterísticas que definen a los subterritoriosemergentes (del tercer círculo) y que, por la historia compartida, son muy parecidasenel territorio provincial(el segundo círculo concéntrico).Primero, la provincia carentede ventajas ambientales tradicionales ligadas al agua y la tierra, pero está dotada deuna valiosísima y única diversidad biológica. Segundo, mantiene una muy alta ehistórica emigración, una verdadera “sangría de población”, que no se ha detenido enlos últimos años. Esto significa que las dinámicas territoriales positivas de crecimientoeconómico, reducción de pobreza y de desigualdad todavía no alcanzan un “umbral”suficiente para revertir una situación de estructural desventaja y estancamiento.Tercero, la provincia tiene una estructura de empleo muy poco diversificada, altamentedependiente de productos agrícolas tradicionales y con relativamente poca participa-ción femenina en la PEA. Al mismo tiempo, la reciente emigración internacional hallevado a que sean fundamentalmente las mujeres las que dispongan del dinerorecibido por concepto de remesas del exterior. Cuarto,la provincia tiene una crecientepresencia de población con estudios universitarios, especialmente en las áreasurbanas y un acceso a educación básica bastante similar al del promedio nacional. Elcorolario es que cuando un nivel educativo relativamente superior al promedio secombina con una estructura económica poco diversificada el resultado inmediatoparece ser la promoción de la emigración. 43. El café La producción de café en Loja es antigua. Entre 2000 y 2009 hubo una notablecaída de la superficie sembrada y de la producción. Mientras en 2000 había 29.500 hasembradas, de las cuales casi 10.000 ha se ubicaban en el cantón Puyango, cuyacapital es Alamor, en 2009 se calculó en solo 18.220 ha la superficie provincial de café(INEC 2000;MAGAP 2009). Ese cultivo fue afectado por la crisis del mercado internacional del café queocurrió entre 1999 y 2002, y por la caída estrepitosa de los precios internacionales ylocales entre 2001 y 2004 (ETG 2009). Este periodo coincidió con el de mayor éxodo4 En el marco de este artículo no cabe presentar todos los datos estadísticos que elaboramos. 10
  11. 11. de ecuatorianos y ecuatorianas al extranjero. Mucha gente lojana, particularmente delas zonas cafetaleras, emigró o abandonó los cafetales. Desde dicha crisis han cambiado algunos patrones históricos de comportamientode los precios del café. Hasta inicios de este siglo, lo determinante fue la producciónde gran escala, que privilegió la cantidad y el precio, 5 mientras que, actualmente, elcafé se cotiza como un producto de “nicho”, una “especialidad” cuyo precio dependede la calidad, el sabor, el aroma, su carácter orgánico y otros factores propios de unconsumo diferenciado.A consecuencia de la demanda internacional y el aumento delos precios, renacieron los territorios cafetaleros en Loja.3.4. Condiciones locales del renacimiento Lo importante para comprender la dinámica territorial no es tanto el aumento dela demanda y los precios del café, sino cómo los productores “crearon” esa nuevaoportunidad vinculada al reflote de los precios. Varios actores locales, aliados conalgunas Organizaciones no gubernamentales (ONG), buscaron activamente insertarseen los nuevos mercados orgánicos.Estas coaliciones nos remiten a los cambiossociales, productivos y organizacionales en los territorios y sus dinámicas, más omenos independientes de la ciudad de Loja. Durante toda la década de 1990, en las regiones cafetaleras de los cantonesEspíndola, Quilanga, Gonzanamá, Sozoranga y Calvas (mapa 1), trabajaron variasONG junto con la cooperación internacional para conservar los bosques. La iniciativamás importante y extendida fue la del proyecto de la Organización de las NacionesUnidas para la Agricultura y la Alimentación ( FAO) denominado Desarrollo ForestalCampesino (DFC), con el objetivo de promover el manejo de sistemas agroforestales,pero cuyo mayor impacto fue la capacitación a “promotores forestales” locales,quienes provenían de organizaciones comunitarias de base: las comunas campesinastradicionales lojanas y las organizaciones formadas por la iglesia católica, que tuvieronmucha importancia en la zona en décadas anteriores. Fueron estas experienciasorganizativas de los campesinos la clave del éxito de la iniciativa de la cooperación 6internacional. En Espíndola, la estructura agraria está conformada por comunas tradicionalesy pequeños productores independientes, desde que desaparecieron las 11 haciendasde entre 800 y 4200 ha, cuyos propietarios fueron miembros de reconocidas familiasoligárquicas asentadas en la ciudad de Loja (Pastre y Waroquiers 2003, 11-7). En5 Hasta fines de la década de 1980 el mercado era regulado por acuerdos entre gobiernos; desdeentonces lo regulan, cada vez más,las empresas transnacionales.6 Entrevista a E.A. realizada en Espíndola, el 2 de abril de 2010. 11
  12. 12. Quilanga son pequeños y medianos propietarios con suelos de buena calidad; enGonzanamá son propietarios más grandes dedicados al café y la ganadería. La organización local clave fue la Unión Cantonal de Organizaciones Campesi-nas y Populares de Espíndola (UCOCPE), filial de la organización campesinaprovincial Federación Unitaria Provincial de Organizaciones Campesinas y Populares 7del Sur (FUPOCPS). La UCOCPEjunto con el personal técnico del proyecto DFCdiseñaron, en 1996, un proyecto de tres años y 300.000 USD, para apoyar a loscafetaleros, que fue financiado por el Fondo de Contravalor Ecuatoriano-Canadiense(FECD) creado mediante el canje de deuda externa. Este Fondo apoyaba a variasorganizaciones cafetaleras en Loja con la intermediación de algunas ONG. EnPuyango sostenía proyectos apoyados porVredeseilanden Country Office en Ecuador(VECO), una ONG belga, mientras en Palanda, lo hacía a través de la ONG lojanaFundación de Apoyo Comunitario y Social del Ecuador (FACES). En Espíndola 8entregó la administración del proyecto de café a la ONG lojana Fundatierra, que loextendió hacia Quilanga. Así se consolidó una alianza entre organizacionescampesinas y técnicos de las ONG con la hegemonía de los segundos, que ha logradomantenerse. El trabajo unificado de VECO, FACES y Fundatierra, así como de las organiza-ciones quepromovieron (Asociación Agro – Artesanal de Productores de Café deAltura de Puyango, PROCAP; Asociación de Productores Ecológicos de Palanda yChinchipe, APECAP; y Asociación de Productores de Café de Altura de Espíndola yQuilanga, PROCAFEQ, localizadas en Puyango, Palanda y Espíndola-Quilanga,respectivamente), fueron la columna vertebral de la organización regional FederaciónRegional de Asociaciones de Pequeños Cafetaleros Ecológicos del Sur(FAPECAFES), que tiene, actualmente, alrededor de 1800 socios y exporta 9000 9quintales de café, con un valor superior a los USD 1.700.000. La nueva coalición cafetalera integrada por la cooperación internacional, loscafetaleros, organizaciones campesinas locales, técnicos lojanos de ONG ycompradores orgánicos europeos,empezó a operar cuando los precios internacionalesdel café caían en picada, los dirigentes migraban a España y los cafetales seconvertían en potreros para el ganado. En medio de esta desfavorable situación, los7 La FUPOCPSes filial de la Federación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras delEcuador, FENOCIN, una de las más grandes y antiguas organizaciones campesinas del país. Desde 1975está liderada por militantes del partido socialista.8 Aunque muchos miembros de la UCOCPE participaron y todavía participan en el proyecto de apoyocafetalero, la organización no interviene ni en la administración ni en la dirección.9 En Ecuador, la exportación de café está concentrada en pocas empresas. La empresa Café C.A., que noactúa en Loja, exportó 85 de los 125 millones de dólares vendidos en 2008, según la Asociación Nacionalde Exportadores de Café, ANECAFE (citado en ETG 2009). 12
  13. 13. campesinos escucharon la prédica sobre el cambio tecnológico y se involucraronactivamente en la búsqueda de alternativas para conseguir mejores precios en elmercado internacional orgánico. Un factor que favoreció y amplió la coalición social en la zona de Cariamangahan sido las remesas internacionales, puesto que una parte de ellas se destina alproceso productivo del café, algo que no aparece en los estudios disponibles, porqueesta relación es indirecta. En efecto, empezó con el surgimiento de las redes deeconomía solidaria, de cajas de ahorro rural y de cooperativas de ahorro y créditolocales. Si bien en la provincia de Loja y en la zona cafetalera bajo estudio hanexistido, desde hace décadas, cooperativas tradicionales ubicadas en los centrosurbanos, especializadas en promover el crédito comercial y de consumo, desde 2005surgieron algunas cajas de ahorro alternativas vinculadas a organizaciones deproductores y a la Red de Entidades Financieras Equitativas del Sur del Ecuador(REFSE), promovidas y apoyadas técnicamente por una ONG ecuatoriana ligada a la 10iglesia católica, el Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio (FEPP). Variosobservadores y dirigentes locales llamaron la atención sobre el hecho de que las cajasde ahorro situadas en áreas cafetaleras lograron crecer y consolidarse, mientrasdecayeron otras ubicadas en zonas deprimidas.Cuando realizábamos el trabajo decampo, esa coalición estaba a punto de volverse plenamente formal. PROCAFEQestaba concertando un acuerdo con tres cooperativas de la zona ─Quilanga, San Joséy Gonzanamá─, para la provisión de crédito a los caficultores. 11 Adicionalmente, loscréditos entregados por las cooperativas locales, que son manejados principalmentepor las mujeres, aunque no estén directamente ligados a la producción, debilitan elpoder de los intermediarios y comerciantes de Cariamanga, cuyos créditos han sidotradicionalmente fundamentales para la reproducción de las familias durante las 12épocas de penuria. Ahora los hogares, especialmente las mujeres, pueden accederrápidamente al crédito sin depender de los comerciantes. El surgimiento de esta nueva coalición también restó importancia a la tradicio-nal coalición asentada en la ciudad de Cariamanga, alrededor de la cual ha estadoorganizada la producción de café de altura, y donde se encuentran las principalesentidades financieras y la mayoría de comerciantes de granos y de café. Aunque el10 Entrevista a P.G. realizada en El Airo, el 7 de abril de 2010.11 De esta manera, al menos 120.000 USD del ahorro local se destinarán, anualmente, a financiar lospréstamos y adelantos que PROCAFEQ hará como capital de operaciones del sistema decomercialización asociativo. Los habitantes de la localidad financiarían de esta manera, con sus ahorros,el 25% del capital actual de operación de la organización más grande de comercialización asociativa de lazona (Entrevistas a F.A. realizada en Amaluza, el 2 de abril de 2010; y a E D.C. realizada en Quilanga, el13 de abril de 2010)12 Testimonio de S.C., El Airo, 2 de junio de 2010. 13
  14. 14. peso de la nueva coalición todavía no es dominante en el territorio respecto a lacomercialización del café, tiende a eludirla relación con Cariamanga.PROCAFEQ yFAPECAFES han privilegiado la relación con Catamayo (La Toma), ciudad beneficiadapor su ubicación estratégica ydonde se instaló el centro de acopio, procesamiento eindustrialización del café para exportación, y donde se concentra todo el café de la redde comercialización de la región sur del Ecuador.3.5. Consolidación de la nueva coalición Esta nueva coalición, sin embargo, está enfrentando algunos problemas cuyaprincipal manifestación es el lento crecimiento de la curva de asociados y deproducción acopiada. Según la encuesta de comercialización de café que realizamossobre la cosecha de 2009, solo el 41,3% de los hogares entrevistados ha ingresado enla nueva modalidad tecnológica, que se distingue porque los productores deben lavarel café. 13 La encuesta de comercialización de café da luces sobre los motivos por loscuales los productores no se involucran masivamente en la nueva modalidad deproducción. Calculando por hectárea, los productores que lavan el café obtienen 37%más ingresos que los que no lo lavan. Aproximadamente la mitad de ese ingresoadicional puede atribuirse al aumento de productividad por hectárea y la otra mitad a lamejora de precios. Es muy probable que el aumento de la superficie cosechada juntocon las mejoras técnicas incorporadas en finca, motiven a quienes han ingresado a lanueva modalidad, pero los bajos ingresos adicionales conseguidos explican por qué lanueva coalición avanza lentamente. Una de las razones por las cuales no se haproducido un crecimiento económico mayor es la baja productividad por hectárea entoda la zona. Otra limitante para ingresar a la nueva coalición es el cambio tecnológico. La-var el cafées un trabajo adicional del nuevo sistema; hay que despulparlo, quitarle elmucílago usando mucha agua, secarlo y seleccionarlo para almacenarlo sin humedad,basura o malos olores. Además, requiere una buena organización del trabajo. Segúnlos técnicos de PROCAFEQ, las tareas de “beneficio” de 50 quintales requieren cincojornales por cosecha y otros cinco de transporte al centro de beneficio. Sobre todo,exige coordinar los tiempos de la cosecha para hacer el despulpado el mismo día deldesmatado y tener confianza en los trabajadores que seleccionan las pepas de cafédurante el secado. La certificación orgánica exige otros trabajos adicionales como laproducción de abonos y su traslado a las fincas, un cuidado especial de la sombra y,13 Asimismo, la participación en organizaciones de productores que buscan vender asociativamente es lasiguiente: el 28% de entrevistados pertenece a PROCAFEQ; el 3,1% a El Colmenar (en la parroquia SanAntonio de las Aradas); y el 7,6% a la Asociación de Productores Orgánicos de Café de Altura yComercialización de Productos Agropecuarios de la parroquia El Airo (APROCAIRO). 14
  15. 15. en general, más tiempo de cuidado en la finca. Sin embargo, el mayor desafío es laorganización de la cosecha. Calculan los técnicos de PROCAFEQ, que el café“tecnificado” requiere 160 jornales por hectáreapara 50 quintales, cantidad que ningúnproductor ha logrado en la zona. Por lo tanto, para tener una cosecha relativamentealta (de 25 o 30 quintales por ha) se requerirían alrededor de 100 jornales, mientrasque el sistema tradicional requiere 40 para un rendimiento de 10 quintales. La razónes que para poder lavar el café, los frutos deben seleccionarse en la mata durante lacosecha (el llamado “pepiteo”), mientras que en el sistema convencional, el dueño delcafé recoge toda la producción de la rama de cada planta en un solo viaje. Eseincremento notable de mano de obra exige mayor coordinación y más entrenamientode quienes trabajan: hay que asegurarse de que reconozcan las pepas; que no llenenel costal con producto inadecuado solo para aumentar el peso pues cobran a destajo;que escojan adecuadamente la planta en el momento justo de la cosecha. En pocaspalabras, necesitan personas de confianza o pagar más a los trabajadores o unacombinación de ambas opciones. En cualquier caso, es crucial la participación de lasmujeres, especialmente en las tareas cercanas al hogar o ligadas a la contratación demano de obra conocida (vecinos o familiares). La rentabilidad que obtiene el propietario cuando produce café orgánico esmenor, porque el 60% del costo de producción se invierte en el pago de mano de obra.La productividad requerida para cubrir tales costos es difícil de conseguir, motivo porel cual las ganancias se distribuyen entre muchos actores y queda menos para lospropietarios. Debido al gran requerimiento de mano de obra, los principales gastos sequedan en manos de jornaleros de la zona; la mayoría son parientes, amigos ovecinos; pocos son extraños que provienen de otros municipios o del Perú. Por último, la participación en una organización para la intermediación comer-cial exige más involucramiento de cada agricultor y más inversión en viajes, reuniones,gestiones y debates. Ocuparse de la organización es un costo, no solo un beneficio.Además, los costos técnicos son excesivamente altos debido al peso que tienen lasONG y los técnicos en este sistema. En síntesis, el aumento de los precios internacionales del café fue el punto departida de una dinámica económica más favorable para los campesinos lojanos. Elpatrimonio ambiental disponible es vital, pues favorece solo a los productoresubicados en las zonas aptas para el café de altura (las más húmedas y altas deloccidente de la provincia). El factor social decisivo para potenciar los beneficios yredistribuirlos más es la formación de una coalición nueva conformada por caficultores,ONG, organizaciones campesinas, compradores de café orgánico en Europa ycooperativas de ahorro y crédito rural, que establecen un vínculo directo con el 15
  16. 16. mercado internacional del café orgánico. Esta coalición hubiera sido imposible sin lapresencia de varios factores: la acumulación de capital social producto de laexperiencia previa de los campesinos que fueron parte de las organizaciones quelucharon por la tierra; de la iglesia católica comprometida con los pobres; y de unconjunto de proyectos sostenidos por la cooperación internacional. El mercado orgánico obliga a introducir cambios tecnológicos en la produccióny “beneficio” del café, lo cual exige un uso mucho más intensivo de mano de obra que,a su vez, reduce la rentabilidad de los propietarios, pero favorece la distribución localde los beneficios económicos a través del pago de jornales. Adicionalmente, existe laposibilidad de que se potencien programas de protección ambiental en la zona, porqueel sistema está basado en el uso de tecnologías ambientalmente más sanas, ypromueve la diversidad agrícola y forestal al requerir la combinación de cultivos ysombra para el café. La dinámica territorial de la zona cafetalera depende del exterior, pero la coaliciónsocial ha acrecentado el poder y control local sobre las redes de intermediación ytambién sobre los insumos productivos requeridos para el cultivo (uso de mano deobra local, de abonos orgánicos locales, de energía y cultivos variados adaptados a lazona). A través de la dinámica ha aumentado la autonomía de las mujeres en elterritorio, puesto que se les han abierto más oportunidades de trabajo remunerado, haaumentado sus responsabilidades en la supervisión y la gestión de la mano de obra,así como su participación decisiva en las cajas de ahorro y las cooperativas de ahorroy crédito.4. El maíz El motor inicial de la dinámica territorial de Pindal es el crecimiento de la industriade carneque se expandió a partir de los años 1970 en el Ecuador, aunque el boomocurrió desde 2001: en menos de una década se ha duplicado la producción nacionalde pollos y huevos. Fue así como la producción lojana de maíz duro y sus rendimien-tos por hectárea aumentaron sustancialmente. En la provincia de Loja, gran parte de la producción de maíz amarillo proviene delos cantones Puyango, Celica y Pindal (mapa 1); éste último es el que más aporta a lacosecha anual provincial 14 . En Pindal y la zona seca de Loja el clima reduce los costosy el tiempo de secado del maíz; así la producción local tiene una ventaja comparativa(o renta diferencial) decisiva.14 Según la encuesta del MAGAP, en 2009, Pindal produjo el 46% de la cosechatotal de maíz de laprovinciacon el 34% de la superficie sembrada, es decir, tiene una productividad promedio mayor que elresto de la provincia. 16
  17. 17. En el cantón Pindal, la PEA agropecuaria está compuesta por 2695 personas(Municipio de Pindal 2010) y había 2000 maiceros en 2006 (SNV 2006, 25). Laproducción cantonal anual de 2009 fluctuó entre 800.000 quintales y 1.100.000 dequintales según los productores, mientras la encuesta del MAGAP (2009) y nuestraencuesta sobre comercialización del maíz, la sitúan entre 700.000 y 900.000 quintales.Con respecto a la superficie sembrada, los cálculos oscilan entre 9000 ha (MAGAP2009) y 12.000 hade nuestra encuesta y las estimaciones de la fundación Naturaleza yCultura Internacional (NCI) basadas en fotografía aérea.4.4. El contexto local: Pindal Los datos del Censo Agropecuario de 2000 sobre la estructura de tenencia dela tierra confirman que, en Pindal, la distribución de la tierra seguía siendo másequitativa que en el resto de la provincia, con un coeficiente de Gini de 0,56. Laautosubsistencia alimentaria exigía que la producción agrícola fuera diversificada;incluía maíz criollo, sarandaja, fréjol, yuca, guineo y café, así como la crianza deanimales menores como cabras, borregos, gallinas y pavos. Era una agriculturaautosustentable, ya que dependía poco de flujos energéticos externos, salvo la urea,el nitrógeno artificial y unos pocos herbicidas que se aplicaron desde la década de1980. 15 La sequía de 1967 y 1968 quebró el equilibrio entre la economía campesina deautosubsistencia y el intercambio mercantil en los centros regionales. Se produjo unmovimiento migratorio estacionalde hombres que se desplazaron hacia la costa,principalmente a la provincia de El Oro; los campesinos pindaleños encontrarontrabajo como jornaleros en la agroindustria bananeraque se expandió a partir de ladécada de 1960. La migración rompió el aislamiento de la zona (Martínez 2002),reforzó la tendencia al incremento de la ganadería (menos exigente en mano de obra),provocó la concentración de la tierra y debilitó la organización comunal. En ese contexto llegaron los agentes de las empresas agroindustriales a com-prar maíz. El resultado de la interacción es que ahora el sujetode la producción delgrano son los pequeños y medianos agricultoresque antes lo producían en otrascondiciones tecnológicas.4.5. ¿Nuevas coaliciones? Nuevos actores, la mayoría de fuera del territorio, promocionaron un paquetetecnológico de semillas híbridas e insumos químicos. Fabricantes y vendedores deagroquímicos, bancos y cooperativas de ahorro y crédito facilitaron, a partir de 2002, el Entrevista a C.G. realizada en Las Peñas, el 10 de mayo de 2010.15 17
  18. 18. acceso de los maiceros a dichos paquetes. Además, la mayor demanda del grano, asícomo la sensible mejora de la red vial cantonal atrajeron a comerciantes extraregionales que disputaron el poder con los comerciantes locales. La empresa Agripac fue la primera en distribuir el paquete acompañándolo decapacitación para aplicarlo. En 1996 colocó exitosamente las semillas Brasilia y Pacificen el mercado local, con las cual aumentó el rendimiento considerablemente. 16 Afinales de la década de 1990, los productorespioneros cosecharon alrededor de 100quintales por ha, más del doble de lo que producían antes (SNV 2006, 21). Es muyprobable que gracias a estos logros, la superficie de maíz se extendiera aún más, locual atrajo más actores externos a Pindal. A partir de 2002 se constituyó una coalicióntripartita, entre el Banco de Loja, la empresa PRONACA (Procesadora Nacional deAlimentos), una de las principales productoras de alimentos balanceados y de carnedel país, y actores locales. En síntesis, la característica central de esta dinámica es que la iniciativa vinode fuera del territorio de Pindal; pudo instalarse por el poder de los grupos ligados alas empresas y por la debilidad organizativa local. A diferencia de Espíndola, en Pindalno hubo organizaciones campesinas con reivindicaciones de carácter político y quetuvieran agendas amplias, como la UCOCPE; no tuvieron que luchar contra loshacendados para acceder a la tierra ni para demandar la propiedad ante el Estado.Hizo falta un “sustrato político” para consolidar, a largo plazo, una organización de losproductores con perspectivas más amplias. La consecuencia es que las organizacio-nes campesinas existentes en la actualidad se interesan, exclusivamente, en lacomercialización. 17 En efecto, las experiencias organizativas locales surgieron como respuestaa lanueva dinámica del maíz híbrido para crear canales propios de comercialización. En2010, la más importante organización maicera del cantón es la Corporación deProductores Agropecuarios de Pindal, CORPAP, que nació con el proyecto “DesarrolloIntegral”, financiado porel FECD, en 2003. Esta Corporación representa a unas 30organizaciones que agrupan a 650 socios. Para fortalecer o profesionalizar lacomercialización del maíz se creó, en 2007, con el apoyo del FEPP, 18 el Centro deNegocios Campesino, CNC (a raíz de un convenio de comercialización entre laCORPAP y la Asociación de Avicultoresde El Oro), que se encarga de comprar los16 Entrevista a M. G., ex-empleado de Agripac, realizada en Quito, el 10 de agosto de 2010.17 Entrevistas a W. G. realizada en Alamor, el 14 de mayo de 2010; y a P. V., gerente del CNC, realizadaen Pindal, el 8 de septiembre de 2010.18 Entrevista a K. V.realizada enPindal, el 3 de septiembre de 2010. 18
  19. 19. insumos agroquímicos en grandes cantidades. De esta manera, la organización localde maiceros se ha insertado en la dinámica creada por otros actores.4.6. Estructuras de intermediación La estructura tradicional de la comercialización del maíz se transformó cuandolos nuevos actores pusieron en marcha la nueva dinámica. Actualmente es másabierta, menos concentrada, con más competencia entre compradores, lo cualpotencialmente favorece a los hogares campesinos, pues ha aumentado su poder denegociación. Hasta 2002, la comercialización estaba controlada por los comerciantes localesde Pindal y Alamor (SNV 2006, 20). El aumento de la demanda y del precio del maízamarillo atrajo a nuevos comerciantes y motivó a los acopiadores industriales yartesanales a abrir canales directos de distribución, situación que debilitó eloligopsonio de los comerciantes locales. Un canal nuevo es manejado por comercian-tes o transportistas afuereños que proveen a los fabricantes de alimentos balanceadosy a la industria cárnica de diferentes ciudades del país. Un tercer canal es elestablecido mediante convenios de compra y venta entre los maiceros, coordinadospor la CORPAP, y PRONACA. Nuestra encuesta sobre la comercialización de maíz nos permite caracterizarlos primeros eslabones de esos tres canales de venta. 19 El 50,04% de la producción(85.666 quintales) fue vendido a comerciantes locales en Pindal, y el 7,25% (12.415quintales) a comerciantes locales de Alamor. La concentración en este canal es muygrande, pues el 45% de la cosecha de 2009 fue controlada por diez comercianteslocales. Así pues, en 2009, estos comerciantes todavía controlaban una parteimportante del mercado, pero sustancialmente menos de lo que controlaban antes.Pindal fuesu principal centro de intermediación, mientras Alamor fue clave en la ofertade servicios (Banco de Loja) y venta de insumos químicos (Agripac). El pueblo deBalsas, donde se encuentra la mayor producción de pollos de la provincia de El Oro(vecina de Loja) fue el destino más importante de esta red comercial que representa el41,7% del maíz acopiado. El canal que más ha crecido es el de los comerciantes externos que llegan aPindal durante la cosecha alentados por el alto precio. En 2009 compraron el 33% dela cosecha a un precio promedio de 30 centavos de USD por quintal, levemente másalto que el pagado por los comerciantes locales. Llegan hasta la finca de unos pocos19 Hicimos 419 entrevistas: 396 a hogares maiceros (20% de la población total) y a 23 comerciantes dePindal, Alamor, Balsas y Guayaquil, con lo cual dimos seguimiento a 650 relaciones comerciales, a travésde las cuales fluyen 171.179 quintales de maíz amarillo (entre el 14% y el 24% de la producción anual dePindal). 19
  20. 20. productores que se encargan de concentrar toda la cosecha de maíz, aprovechandoque sus fincas tienen fácil acceso vial, están más cerca que las otras al centro barrial,y que tienen bodegas para guardar el producto. Los convenios entre la empresa PRONACA y CORPAP representan el tercercanalde venta. A través de este canal se compró el 8% de la cosecha de 2009.Aunque el precio de venta fue mayor, los productores asumieron los costos detransporte hasta la ciudad de Durán, localizada en la provincia del Guayas, por lo quesu ventaja competitiva no es tan grande. Si bien PRONACA fue la empresa quepromovió el paquete tecnológico y facilitó la expansión del cultivo de maíz amarillo, nose está beneficiando directamente de la producción de la zona. Su beneficio esindirecto: al haber aumentado la producción de maíz en el país y, con ello, contribuir amediano plazo a controlar el alza de precios. 20 Son los comerciantes y el complejoagroindustrial de Balsas los que están aprovechando el cambio de la dinámicaproductiva de Pindal. Si esta tendencia se reforzara, Balsas podría convertirse en la“ciudad intermedia” de la que dependería Pindal, quizás sustituyendo a Alamor. Ahoramismo los productores de Pindal que tienen conflictos con los comerciantes locales,optan por vincularse con Balsas. Los otros grandes beneficiarios son los importadoresy proveedores de insumos químicos.4.7. Consolidación de la dinámica entre los campesinos La nueva dinámica territorial centrada en el maíz se basó en una transforma-ción tecnológica radical, lo cual contrasta con la dinámica del café, cuyo ingreso alnuevo sistema productivo ha sido más lento y desigual. La mayoría de campesinosmaiceros adoptó el paquete tecnológico en pocos años, porque lograron un notableaumento de la productividad y tuvieron facilidades para conseguir los insumos, asícomo crédito para comprarlos. Según nuestra encuesta, en 2009 la productividadpromedio del maíz en Pindal fue 69,4 quintales por ha, frente a los 40 quintales por hadel cultivo “tradicional”. Apenas el 10% de maiceros no aplica el paquete tecnológico.Según datos oficiales, la productividad de la provincia de Loja creció en la década de2000 a un ritmo mucho mayor que el de las otras provincias maiceras del Ecuador(INEC y MAGAP 2004-2008). Solo inicialmente tal aumento de la productividad repercutió en un aumento dela rentabilidad, porque el talón de Aquiles del paquete son los altos costos deproducción. Según el MAGAP, en 2009, el costo de producción de una hectárea demaíz “tecnificado” fue 1089 USD, mientras que la del tradicional fue 690 USD. Por lo20 En las entrevistas a dos técnicos de PRONACA, J.V. realizada en Quito, el 19 de julio de 2010 y D. V.realizada en Pindal el 8 de septiembre de 2010, ellos se quejan sobre esta situación. 20
  21. 21. tanto, a un precio promedio al productor de 10,20 USD por quintal, necesitan producirmás de 107 quintales por hectárea para cubrir los costos. Solo el 3% de losproductores de Pindal superó esa marca. 21 En 2009 se abrieron las importaciones demaíz con lo cual bajaron los precios en plena cosecha, 22 situación que se sumó a losproblemas de producción de 2008: exceso de humedad y cosecha baja. Luego de dosaños de muy baja rentabilidad ha aumentado el número de maiceros de Pindal queempieza a desconfiar del paquete tecnológico y que trata de reducir los costos para,eventualmente, abandonarlo. Por esta situación excepcional del año 2009, solo podemos hacer suposicionesen cuanto a la rentabilidad. Los datos de nuestra encuesta indican que en Pindal, en2009, la venta total de una cosecha “normal” de maíz fue de USD 8.000.000 a unprecio aproximado de 10 USD por quintal. Si el 35% del costo de una hectárea“tecnificada” corresponde a mano de obra, en gran parte familiar, en los años de augelas familias campesinas se habrían repartido entre el 15% y el 30% del giro total delnegocio en forma de utilidades y salario. A precios de 2009 representan entre1.000.000 de USD y 2.500.000 de USD, que repartidos entre 1800 maiceros da uningreso familiar netode entre 500 USD y 1400 USD anuales, un monto mayor de loque se obtiene en el café. No obstante, la distribución es mucho más desigual que la del café. El 30% delcosto fijo de una hectárea de maíz “tecnificado” corresponde a la compra de insumos yel 25% se paga al banco por el crédito y al hacendado ganadero por la renta de latierra. Por lo tanto, las diez empresas proveedoras de insumos, las cuatro institucionesfinancieras y los ganaderos reciben como ingreso bruto aproximadamente el doble delingreso neto de las 1800 familias campesinas de Pindal; todo ello sin asumir riesgos,pues cualquier cambio en el precio o en el volumen de la cosecha es asumido por losproductores. Un último factor que explicaría la rapidez con la que se difundió el paquete tec-nológico del maíz es que implica solo un 30% de jornales adicionales con respecto alcultivo tradicional. El MAGAP calcula que una hectárea de maíz “tradicional” necesita28 jornales mientras que una de maíz“tecnificado” necesita 38. En el cuadro 4presentamos cálculos realizados según varias fuentes donde se puede observar lasimplicaciones del cambio desde el sistema tradicional al “tecnificado”.21 Los datos de productividad de nuestra encuesta difieren de los del MAGAP, según el cual laproductividad promedio de Pindal fue de 107 quintales por hectárea. Enrealidad, tanto nuestra encuestacomo informaciones cualitativas sugieren que, en 2009, una gran parte de los productores no cubrió suscostos de producción.22 El precio bajó a USD 10 dólares a pesar de que el precio oficial era USD 12,60. 21
  22. 22. Recientemente se calculó que, en la provincia de Loja, el cluster del maíz de2400 ha ocupaba 2940 personas, mientras que el del café, usando 2870 ha generabaempleo para 11.000 personas (CEDETy ADE 2009, 30 y 31). Así, pues, la presiónpara la contratación de trabajadores es menor en el cultivo de maíz y, por lo tanto, unaparte importante del ingreso se queda en la propia familia del productor. Tampoco esuna condición que las mujeres participen directa, permanente y obligatoriamente comoen el café. Ellas pueden dedicarse a las tareas reproductivas, a la preparación de lacomida para los trabajadores y para los varones de la casa, pero tampoco tienentrabajo remunerado durante las cosechas. El modelo “tecnificado” de producción delmaíz se adapta mejor a una sociedad patriarcal, en la cual las mujeres se dedicanprincipalmente a las tareas reproductivas. Por lo tanto, a diferencia de lo que ocurrecon el café, la dinámica y el nuevo paquete tecnológico del maíz refuerza lasrelaciones patriarcales de género. El nuevo sistema productivo del maíz está muy lejos de la sustentabilidad. Eluso intensivo de químicos tiene efectos negativos sobre los suelos, el agua y la saludde los trabajadores e impone una rígida división sexual del trabajo. Aumenta lavulnerabilidad de los campesinos porque dependen de la importación constante deinsumos químicos, del financiamiento vía créditos y de un mercado inestable y volátil.Hay, además, indicios de que ha disminuido el tiempo destinado a la producción dealimentos en la finca, una actividad principalmente de las mujeres. En síntesis, la reciente expansión de la producción de maíz duro en Pindal yAlamor obedece a la expansión de la industria cárnica en el Ecuador durante laprimera década del siglo XXI, que impulsó la demanda de alimentos balanceados. Sebasa en la desigual interacción de los campesinos de un territorio con un poderosocomplejo agroindustrial conformado por empresas nacionales e importadoras deinsumos. Los resultados de esa interacción son: 1. Los hogares rurales campesinos reemplazaron los sistemas productivos tradicionales, auto-sustentables y diversificados, por un modelo agrícola típico de la Revolución Verde. 2. En Pindal y Alamor, dos pequeños pueblos del territorio estudiado, se ha asentado un conjunto de servicios y empresas vinculado con la producción in- tensiva del maíz amarillo. Surgió a su alrededor un cluster que transformó la economíaurbanay las conexiones espaciales de Pindal y de Alamor. 3. Impulsado por la nueva modalidad tecnológica se diversificó el sistema de comercialización; surgieron organizaciones campesinas para promover el co- mercio asociativo del maíz junto con nuevos comerciantes extra regionales y redes de acopiadores industriales ligados aPRONACA. Esta diversificación 22
  23. 23. debilitó el sistema tradicional basado en los comerciantes e intermediarios loca- les.5. Conclusiones: dinámicas territoriales y estructuras espaciales Como vimos, la historia de lo que desde la perspectiva ecuatoriana podemosllamar el “espacio lojano” o la “región sur”, es la historia de una progresiva desarticula-ción espacial. La región colonial articulada alrededor de la minería y el comercio através del Puerto de Paita, se convirtió durante la época republicana y el recorte de loscircuitos mercantiles que le siguió en la región lojana de abrumadora hegemoníaterrateniente. Con la dislocación de la hacienda en los años 1960 y la extensión de lasvías de comunicación en las décadas siguientes, el espacio lojano ha sufrido nuevasrearticulaciones y una mayor fragmentación.Nuestro estudio de las dinámicas del café y el maíz muestran, desde la perspectivaespacial, cómo ocurre el proceso de rearticulación territorial.Hemos visto que lapoblación de ambas zonas, la maicera y la cafetalera, ha establecido débiles vínculosmercantiles con otras regiones, se ha especializado en pocas actividades agropecua-rias (café, maíz y ganadería) y migra temporal y definitivamente.El más importantecircuito mercantil local consiste en un sistema de acopio de productos en la feriasemanal de Catamayo (La Toma) que los redistribuye hacia la Costa y la Sierra sur(Cuenca) y central (Ambato). Esta debilidad en las conexiones mercantiles es unproducto histórico del aislamiento regional posterior al nacimiento de la República. El motor de las nuevas dinámicas económicas territoriales proviene, en últimainstancia, de la ruptura de ese aislamiento. El aumento de los precios, locales ynacionales, del café y del maíz estimuló a los campesinos, mientras que lascoaliciones de actoresque se conformaron en cada territorio, los conectaron con losnuevos mercados. Fue así como se instaló una nueva dinámica económica territorial. Mientras la producción del maíz dependió de una iniciativa externa, 23 en la delcafé fue una coalición conformada por actores externos y del propio territorio la quebuscó, activamente, nuevos mercados orgánicos y canales directos durante la crisisinternacional del mercado cafetalero. En el café, la nueva dinámica se basó en lacreación de un circuito de comercialización que articuló, directamente, a loscaficultores con el nuevo y reciente mercado internacional del café orgánico. En elcaso del maíz hubo una expansión de la demanda nacional de alimentos balanceadoscentrada en grandes y medianas empresas de la costa, se debilitaron los canales y23 Una empresa situada en Guayaquil y un banco con sede en la ciudad de Loja. 23
  24. 24. actores tradicionales de la comercialización y la coalición fue menos estable que la delcafé y más dependiente de empresarios privados que compiten entre sí. Ambas dinámicas impulsaron la restructuración de los sistemas productivostradicionales. El cambio fue radical y abrupto en el caso del maíz, y lento en el casodel café. El nuevo sistema de producción del maíz es muy dependiente de insumosexternos y de créditos, produce deterioro ambiental y quienes han concentrado másingresos han sido los proveedores de insumos. Con la producción orgánica de café noha habido ni alzas exponenciales de la productividad ni una mejora sustancial de losingresos de los productores, como sí ocurrió con el maíz. No obstante, los productoresmantienen mayor control de la coalición de comercialización que impulsa lareconversión tecnológica ambientalmente favorable, 24 promueve un mayor uso deinsumos y créditos locales, aunque la cooperación internacional, los grupos decompradores orgánicos europeos y un importante grupo de técnicos lojanos (y locales)tienen gran peso en la orientación práctica y política de la coalición.Ahora bien, ¿qué significa la mayor fragmentación territorial para las posiblidades dedesarrrollo territorial rural en Loja? Primero, se confirma que la globalización 25 es unamayor condicionante estructural de los territorios rurales en Latinoamérica (Berdegué& Schejtman 2008, p. 46), lo cual se manifiesta en los dos casos en estudio por mediode una desvinculación local de de las cadenas productivas y una revinculación condiferentes elementos extraterritoriales (mercados, consumidores, intermediarios, etc.).Segundo, la reorientación de los itinerarios tiene efectos sobre las relaciones de poderterritoriales, con un claro debilitamiento de las élites económicas tradicionales y unfortalecimiento de los productores agrícolas independientes. Dicho de otro modo, enlos dos casos en estudio la fragmentación espacial/territorial conlleva transformacio-nes en la trama de las relaciones de poder. La globalización es, pues, un mecanismopoderoso para fragmentar lealtades tradicionales basadas en el compadrazgo entregrupos sociales poderosos y los grupos sociales subordinados. Tercero, el vacío depoder es llenado frecuentemente y tempranamente en las dinámicas territoriales porpoderosos actores extraterritoriales. Mantener el control sobre estos procesos en elpropio territorio resulta ser un nuevo desafío significativo por parte de los actoresterritoriales. Los casos del café y del maíz indican que la buscadel control local sobrelos motores económicos dependen también de manera significativa del tipo de actores24 El modelo tecnológico del café tiene muy favorables condiciones ambientales, lo cual permite articularesta producción a las políticas nacionales y locales de protección de zonas de bosque andino, denacimiento de vertientes y de conservación de agua y biodiversidad.25 Como señalan Berdegué y Schejtman, la globalización no es un proceso nuevo, pero cualitativamentedistinto a lo que ha ocurrido en “épocas pasadas” y que tiene varias consecuencias para las condiciones yel contexto en las cuales se desenvuelven las economías territoriales rurales (2008, p. 46). 24
  25. 25. extraterritoriales presentes en la dinámica. Cuarto, si bien ambas dinámicas sontodavía muy recientes,se manifiesta una cierta dificultad de involucrar a actorescentrales intraterritoriales, peroexternos al sector económico que genera el motor de ladinámica.En otras palabras, las coaliciones sociales que han permitido el surgimientode nuevos motores económicos son de carácter sectorial y no involucran de manerasuficiente a todos los “jugadores de veto”. Es que junto con el debilitamiento depoderosos actores tradicionales, la fragmentación territorial en Loja también implicauna débil incorporación de aquellos actores que tienen más poder de definición de lasinstituciones, tal como son los gobiernos locales. Sin embargo, como señalanBerdegué y Schejtman (2008) en su artículo sobre desarrollo territorial rural y comomuestran otros casos de dinámicas territoriales rurales exitosas en Ecuador, 26 elcomponente institucional territorial, basado en normas y reglas de comportamiento, deidentidad cultural o étnica, son fundamentales para convertir un crecimientoeconómico pasajero en una dinámica territorial sustentable. Por un lado, parece que lafragmentación territorial en Loja abre grietas en aquellas instituciones que en elpasado no han permitido el surgimiento de motores de crecimiento económico. Por elotro, la fragmentación territorial, impulsada por fuertes actores extraterritoria-les,representa un reto para los actores territoriales en su búsqueda deimpulsar, juntocon las nuevas actividades económicas, procesos institucionales que reconstruyenuna nueva territorialidad.6. Referencias citadasBanco Central del Ecuador. 2009. Evolucióne las remesas, evolución anual 2009. Quito: BCE.Banco Central del Ecuador. 2009a. Evolución de las remesas, Región Austro, evolución anual 2009. Quito: BCE.Berdegué, Schejtman. 2008. Investigación Aplicada de Dinámicas Territoriales Ruralesen América Latina: Marco Metodológico (versión 2). Documento de trabajo No. 2a delprograma “Dinámicas Territoriales Rurales” del Centro Latinoamericano para elDesarrollo Rural (RIMISP).CEDET y ADE. 2009. Identificación y priorización de clusters en la provincia de Loja. Quito: Informe de consultoría para el Ministerio de Coordinación de la Produc- ción, Empleo y Competitividad (MIPRO).Campana, Florencia. 2008. Explotación campesina y formas de agricultura de contrato: la producción del maíz. En Formas de explotación y condiciones de26 Como es el caso de la provincia de Tungurahua. Ver al respecto Ospina et al, 2011. 25
  26. 26. reproducción de las economías campesinas en el Ecuadorpor Blanca Rubio, Florencia Campana y Fernando Larrea 2008. Quito: Ediciones La Tierra, FENO- CINy HEIFER.INEC, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. 1990. Censo de Población y Vivienda 1990. Quito: INEC.INEC, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. 1992. Cifrando y decifrando Loja. Loja: INEC._________. 1995. Encuesta de Condiciones de Vida, 1995. Quito: INEC, bases de datos._________. 2000. Censo Agropecuario Nacional, año 2000. Quito: INEC, bases de datos._________. 2001. Censo de Población y Vivienda 2001. Quito: INEC._________. 2006. Encuesta de Condiciones de Vida, Quinta Ronda, 2006. Quito: INEC, bases de datos._________ y MAGAP, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. 2004-2008. Encuesta de superficie y producción agropecuaria, ESPAC. Quito: INEC, bases de datos.CEPAL, Comisión Económica para América Latina. 2002. Centroamérica: el impacto de la caída de los precios del café en 2001. 29 de enero. http://www.GrupoChorlavi.org/cafe consultado el 31 de enero de 2011.Consejo Provincial de Loja. 2007. Plan participativo de desarrollo de la provincia de Loja. Loja: HCPL.Daviron, Benoit y Stefano Ponte. 2005. La paradoja del café. Mercados globales, comercio de bienes primarios y la esquiva promesa del desarrollo. New York: Legis.ETG,Economic Transformation Group Inc. 2009 (diciembre). Diagnóstico del Cluster de Café. Version 1.0, preparado para el Programa Desarrollo Competitivo Local “Loja en Acción”. Loja: BID, ETG, GPL, borrador para discusión en formato Po- wer Point.Fauroux, Emmanuel 1988. Las transformaciones de los sistemas de producción en el mundo rural ecuatoriano de 1960 a 1980. En Transformaciones agrarias en el Ecuador. Tomo V.Geografía agraria. Vol. 1. Geografía básica del Ecuador. Quito : IPGH, ORSTOM, IGM, CEDIG.Modrego, Sanclemente (2007). La red de comercialización de la fresa en Michoacán, México: una mirada estructural. RIMISP. Publicado:http://www.rimisp.org/FCKeditor/UserFiles/File/documentos/docs/pdf/dt r7_fresamichoacan.pdf. Consultado el 31 de agosto de 2011. 26
  27. 27. MAGAP, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. 2009. Encuesta de producción de maíz, invierno 2009. Quito: MAGAP, bases de datos.Jokisch, Brad. 2001. Migración y familia, una mirada desde el género. Quito: FLACSO._________. 2004. El proceso migratorio en Loja. Cartillas sobre migraciónnúm. 6 (junio). Publicado:www.migrantesecuador.org. Consultado el 31 de enero de 2011.Larrea, Carlos et al. 2011. Mapas de pobreza, consumo por habitante y desigualdad social en el Ecuador (1995-2006). En El territorio de senderos que se bifurcan. Tungurahua, economía, sociedad y desarrollo coordinado por Pablo Ospina. Quito: Corporación Editora Nacional y Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador, Biblioteca de Ciencias Sociales 68.Maldonado, Numa, Francisco Vivar y Jacinto Vélez. 2005. Escenario natural de la cultura de Loja (esbozo de geografía física y humana). Loja: Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, núcleo de Loja y Consejo Nacional de la Cultura, FONCULTURA.Martínez, Alexandra. 2002. La vida cotidiana en Pindal. Lecciones de un proyecto de conservación de recursos naturales en el Ecuador. Quito: Servicio de Coopera- ción Holandés al Desarrollo (SNV) y Proyecto Bosque Seco.Municipio de Pindal. 2010. Plan de desarrollo general cantonal de Pindal 2009-2014. Pindal, Ecuador: Municipio de Pindal.Ospina, Pablo et al. 2011. El territorio de senderos que se bifurcan. Tungurahua, economía, sociedad y desarrollo. Quito: Corporación Editora Nacional y Univer- sidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador. Biblioteca de Ciencias Sociales 68.Pastre, Olivier y Carl Waroquiers. 2003 (febrero). Un diagnóstico agrario del cantón Espíndola. Crisis del minifundio en los Andes Ecuatorianos. Loja: Universidad Nacional de Loja, Unión Cantonal de Organizaciones Campesinas y Populares de Espíndola, Institut National Agronomique Paris – Grignon e Institut de Re- cherche pour le Développement.Pérezgrovas Garza, Víctor y Fernando Celis Callejas. 2002. La crisis del café causas, consecuencias y estrategias de respuesta. Conferencia Electrónica del Grupo Chorlaví “La Crisis del Café: Causas, Consecuencias y Estrategias de Respuesta”, del 15 de abril al 3 de mayo. http://www.GrupoChorlavi.org/cafe consultada el 31 de enero de 2011.Pietri-Lévy, Anne Lise. 1995. Loja, una provincia del Ecuador. Quito: Banco Central deEcuador.SENPLADES, Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo. 2010 (enero). Agenda Zonal 7 Sur. Loja: SENPLADES.SNV, Servicio Holandés de Voluntarios. 2006. Análisis participativo de la cadena de maíz duro en Pindal- Loja. Loja: SNV. 27
  28. 28. Vélez Burneo, Pablo. 2009. Desarrollo del cantón Catamayo: desde lo local a lo regional. Tesis de la maestría en ciencias sociales con mención en desarrollo local y territorial. Quito: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO. 28

×