SEPIA XIV            Piura, del 23 al 26 de agosto 2011                                       BECAS POST SEPIA XIII       ...
Prácticas campesinas frente a la variabilidad climática y cambio            climático a partir de percepciones localesCaso...
IntroducciónEl cambio climático es un proceso de alcance global que actualmente viene influyendoen las condiciones de vuln...
Sin embargo, muchas de estas estrategias han sufrido cambios, no siempre han tenidoéxito y es incierto si podrán ser exito...
I. Caracterización general de la zona de estudioEl territorio de la microcuenca de Mollebamba cuenta con 5 comunidades cam...
Por lo general, cada familia cuenta con tierras ubicadas en las partes bajas y en laspartes altas, las cuales les permiten...
Sectores de Antapuna                                         Cocha                                                        ...
La relaciones de producción usados por las unidades domésticas son la minka, eljornal y el ayni que han sufrido ajustes en...
sensibles para la población local, ya que amenazan en distintos grados y de diferentesmaneras su producción. Adicionalment...
II.1 Incremento y descenso de temperaturas       A. Incremento de TemperaturasCasi todos los campesinos de Mollebamba y Sa...
cambios no resulta calculable no sólo para los campesinos sino para quien hace lainvestigación y registra enunciados como ...
anuales específicos transmitidos de generación en generación aún cuando no sehayan vivido. La interpretación de un acontec...
cultivan maíz en el sector Antapuna, ubicado en Calcauso, entre los 3 800 y 4200 mde altitud.      Maíces pequeños, Molleb...
empezado antes, pero para ellos se trata de hacer 10 años o más porque es partir deeste momento comenzó a bajar el caudal ...
Por otro lado, existen algunos campesinos de Mollebamba que advierten la apariciónde nuevas especies tropicales en la zona...
cultivaban antes entre los 3200 y 3500 m de altitud ahora se siembran entre los 3800 y4000 m de altitud. Estas interpretac...
impidiendo que el proceso de deshidratación de tubérculos para su conversión ench’uño se complete normalmente. Una situaci...
amenaza para los cultivos y el ganado. Tenemos heladas, entonces, a lo largo de todoel año.La combinación entre ascensos d...
compara con el agua provista por las lluvias. Otros simplemente ven perdida suproducción cada año y ven con más dificultad...
B. Lluvias torrencialesPero, la incertidumbre sobre la llegada de las lluvias crece cuando poco después loscampesinos de e...
Mollebamba que la semi-migración estacional que solían hacer durante la épocahúmeda hacia sus “astanas” o “cabañas” de las...
mañana del día siguiente comienza el pago. Todo esto se iguala. Las personas danvueltas de rodillas alrededor de la laguna...
Rosa tomando en cuenta un período de tiempo tan breve como el que hemosconsiderado en esta investigación.II.3 Otros evento...
presentado tres granizadas con estas características y con consecuencias similares enel mes de febrero del 2011. Los campe...
crecido en los últimos años en la zona, probablemente debido a una mayor difusión deeste tema en distintos lugares del mun...
Calendario Agrícola                                              Agricultura bajo riego                                   ...
abril (maíz fresco), mayo y junio (maíz seco). En algunas comunidades de lamicrocuenca que disponen de riego la siembra in...
Entre las prácticas socioculturales encontradas en Mollebamba y Santa Rosa,tenemos: control directo de pisos ecológicos, c...
de las prácticas tradicionales campesinas que han sido afectadas por los cambios enel clima es la obtención del chuño, pue...
mucho sobre ello y un último grupo se encuentra en desacuerdo y piensan que seríamás importante si se trabajaran proyectos...
Una variante de control indirecto de pisos ecológicos es el intercambio de productospor fuerza de trabajo. En la comunidad...
hostilidades climáticas recientes, la erosión de los suelos y la presión de la produccióny ello ha obligado a las mujeres ...
Antiguamente también se solía quemar el hueso de los gentiles en las chacras paraque como los comuneros dicen “escampe” y ...
aproximadamente después de cinco horas de caminata. Cuando llegan a la laguna 1 ,deben primero pedirle permiso, luego se d...
BibliografíaCAREY, Mark (2007) The History of Ice: How Glaciers Became an EndangeredSpecies, En: Environmental History 12D...
O’Brien, K. (Eds.), Adapting to Climate Change: Thresholds, Values, Governance,Cambridge, UK: Cambridge University Press, ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Prácticas campesinas frente a la variabilidad climática y cambio climático a partir de percepciones locales. Caso de las comunidades de Mollebamba y Santa Rosa (Antabamba, Apurímac). Por Fiorella Miñan

1,600 views

Published on

Ponencia presentada como parte de las Becas Post Sepia XIII del XIV Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA). Piura, Perú. Agosto 2011

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,600
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
28
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Prácticas campesinas frente a la variabilidad climática y cambio climático a partir de percepciones locales. Caso de las comunidades de Mollebamba y Santa Rosa (Antabamba, Apurímac). Por Fiorella Miñan

  1. 1. SEPIA XIV  Piura, del 23 al 26 de agosto 2011    BECAS POST SEPIA XIII   “Prácticas campesinas  frente a la variabilidad climática  y cambio climático a partir de percepciones locales  Caso de las  comunidades de Mollebamba y Santa Rosa  (Antabamba, Apurímac)”             Fiorella Miñan   1
  2. 2. Prácticas campesinas frente a la variabilidad climática y cambio climático a partir de percepciones localesCaso de las comunidades de Mollebamba y Santa Rosa (Antabamba, Apurímac) Tesista: Fiorella Miñan Bartra Asesor: Alejandro Diez Hurtado 2
  3. 3. IntroducciónEl cambio climático es un proceso de alcance global que actualmente viene influyendoen las condiciones de vulnerabilidad de las poblaciones que habitan en tierrasmarginales o dependen de los recursos naturales para existir, como ocurre con laspoblaciones campesino-indígenas de alta montaña. En la comunidad académica, sesabe que el cambio climático ya está ocurriendo y que una de las zonas másafectadas es la región andina, que concentra el 95% de los glaciares tropicales delmundo y de los cuales el 71% se encuentra ubicado en el Perú (IPCC 1996, 2007). Seprevé que debido a ello se incrementarán los eventos climáticos extremos, se agravarála disponibilidad de recursos como el agua y se agudizarán las adversidades con lasque debe lidiar la población en su vida diaria (IPCC 2007).Para comprender los efectos del cambio climático, la comunidad académica usa confrecuencia el concepto de vulnerabilidad, que es definido como el grado en el cual unsistema es susceptible e incapaz de hacer frente a los efectos adversos del cambioclimático y la variación a la cual está expuesto, incluyendo la variabilidad climática ylos eventos extremos. Así, la vulnerabilidad es una función del carácter, magnitud y elratio del cambio climático y variación a la cual un sistema está expuesto, susensitividad y su capacidad adaptativa (IPCC 2007). Por otro lado, Blaikie et al. (1994)definen vulnerabilidad como la capacidad de una persona o grupo social paraanticipar, sobrevivir, resistir y recuperarse del impacto de una amenaza natural y/osocial. Por ello, la vulnerabilidad no sólo depende de la naturaleza, sino también deotros factores de índole social. De ese modo, se sugiere que la vulnerabilidad de unsistema depende tanto de las condiciones futuras del ecosistema como de lasensibilidad y los ajustes de los grupos más expuestos. Los campesinos secaracterizan por contar diversas estrategias de adaptación (Morlon 1994, Earls 2009). 3
  4. 4. Sin embargo, muchas de estas estrategias han sufrido cambios, no siempre han tenidoéxito y es incierto si podrán ser exitosas frente al cambio climático.En este contexto, la propuesta de investigación que pretendo desarrollar tiene comoobjetivo identificar y analizar las prácticas campesinas frente a la VC y el CC a partirde las percepciones locales. La idea es lograr una aproximación a los conocimientoslocales y las prácticas sociales de dos comunidades –Mollebamba y Santa Rosa- queestán en el ámbito de la microcuenca de Mollebamba.El trabajo está dividido en 3 secciones. En la primera sección, se ofrece unacaracterización general de la zona de estudio. En la sección siguiente, analizamos laspercepciones sobre efectos de la variabilidad climática y cambio climático a partir deeventos extremos y otros eventos climáticos y. finalmente, en la tercera sección seanalizan las prácticas campesinas. 4
  5. 5. I. Caracterización general de la zona de estudioEl territorio de la microcuenca de Mollebamba cuenta con 5 comunidades campesinas(Santa Rosa, Calcauso, Vito, Silco y Mollebamba) y tiene una población estimada de1975 habitantes cuya producción combina agricultura y pastoralismo. En el marco delas zonas consideradas por este estudio, la comunidad de Mollebamba cuenta con 604habitantes, según el censo del INEI en el año 2007, de los cuales 576 se encuentranen el ámbito urbano y 28 en santiago de Huacctacanca. Paralelamente los resultadosobtenidos por las encuestas realizadas por CIGA PUCP en el año 2007 determinó unapoblación de 636 habitantes en la comunidad de Mollebamba la cual fue corroboradacon la encuesta socioeconómica aplicada en el proceso de formulación del plan dedesarrollo en marzo del año 2009.La comunidad de Santa Rosa está conformada por 27 familias y una población total de81 personas. La comunidad de Santa Rosa se divide en diferentes 13 sectores: Santarosa, Huarmicocha, Qispiruni, Jalnata, Ancovista, Jucuta, Laxa, Soytoco, Nanrapata,Astococha, Yauri, Chalansiri y Paca.La comunidad campesina de Mollebamba fue creada en 1940, obteniendo status legalel 14 de noviembre de 1956; la propiedad del territorio comunal consta en la partida182 del directorio de comunidades campesinas COFOPRI en Junio de 1994. El 12 deDiciembre de 1942, se crea el distrito de Juan Espinoza Medrano, designando aMollebamba como su capital. El territorio comunal abarca una superficie de 17, 624.65has y comprende un rango actitudinal de 2,950 a 5,100 msnm.La temperatura mínima promedio es de 2°c y la máxima promedio es de 17°c; laprecipitación mínima anual es de 380 mm y la máxima de 760 mm, no obstante,suelen presentarse periodos de sequía. 5
  6. 6. Por lo general, cada familia cuenta con tierras ubicadas en las partes bajas y en laspartes altas, las cuales les permiten intercalar de zonas de producción para loscampos de cultivo y las áreas de pastoreo que sirven de alimento para el ganado. Encuanto a sus espacios de residencia, los campesinos de la comunidad de Mollebamba,por ejemplo, tienen su casa principal en el poblado de Mollebamba y sus cabañas seencuentran en las partes altas. Esporádicamente, ellos suben a sus cabañas durantela época húmeda para dedicarse a sus ganados y regresan a las partes bajas enépoca seca para las actividades agrícolas y pecuarias, zona en la que los campesinosresiden gran parte del año. En cambio, los pastores de Santa Rosa tienen susestancias y zonas de pastoreo en la parte alta, pero cuentan con otras casas ocabañas y zonas de producción en las parte baja, en el poblado de Calcauso y en susector de Antapuna que se ubica a 3 ó 4 horas en caballo desde Calcauso y es unazona dividida por sectores que produce papa, maíz, haba, etc. dependiendo del sector,pues los que se encuentran a mayor nivel sirven de pajonal para el ganado y el últimosector (Cocha Cocha) es una zona de crianza de camélidos. Las familias de SantaRosa cuentan con parcelas de cultivo en Antapuna, de las cuales 5 son propietariasindividuales y cerca de 35 tienen acceso individual al resto de parcelas de propiedadcomunal. Estas últimas trabajan en laymes o sistemas rotativos de barbecho conpastoreo. Sin embargo, quienes controlan más parcelas en esa zona son lospobladores de Calcauso, algunos de los cuales tienen cabañas allí.En los meses de siembra y cosecha, los pastores también se dirigen a las parcelasque poseen en la comunidad de Calcauso y en el sector de Antapuna. Siguiendo aMorlón (2004), esta sería una forma de dispersión de riesgo que combina pastoralismocon agricultura complementaria. En épocas de siembra, algunas familias recurren alayni para el trabajo en las chacras, pero otras prefieren pagar un jornal; en la cosecha,cada familia trabaja su chacra y en algunas ocasiones se pide o se recibe ayuda acambio de unos cuantos sacos de la cosecha (papa o maíz). 6
  7. 7. Sectores de Antapuna Cocha Cambanuyoq Huaraqpampa Arculsiare Totora pampa Quehuiña Pucro Puisapata Japo japo Cayra colla Kuchu Kuchu Muñu muñu Qino pata Uchuy Antapuna Elaboración propia, julio 2011El sector de uchuy antapuna es el más bajo de todos los sectores y ahí se producemaíz, papa, cebada y trigo. Se siembra en Agosto-setiembre y se cosecha en Mayo.La papa de uchuy antapuna es mejorada y nativa y el maíz es morocho y amarillo. Enel sector de Qino se produce: maíz, papa mejorada, cebada, olluco. En Kuchu Kuchu:Maíz, papa mejorada y nativa, cebada, olluco, trigo y oca. En Japo Japo: Papa, oca,olluco y cebada. Este sector se encuentra a una altura mayor que los sectoresanteriores y ahí ya no se produce maíz. La tierra de este sector es comunal. EnQuehuiña pucro se produce: Papa, oca, olluco, haba. Tierra comunal. El sector deLacapata es pajonal para ganadería. En Arculsiare la tierra también es comunal y aligual que lacapata es un sector de pajonal para el ganado. Huaraqpampa: Pajonalpara ganadería. Tierra comunal. Finalmente en Cocha Cocha se crían: Alpacas, llama,ovino, caballos. Esta zona es la que se encuentra a mayor altitud y se produce chuño. 7
  8. 8. La relaciones de producción usados por las unidades domésticas son la minka, eljornal y el ayni que han sufrido ajustes en los últimos años. Estas relaciones deproducción pasan por las relaciones de parentesco y cooperación social medianteintercambios tradicionales (trueque), comerciales y mixtos.La producción es principalmente para el autoconsumo y al mercado solo se destinanexcedentes. Para el caso de Mollebamba se destinan los excedentes agrícolas queson principalmente la papa y el maíz; en Santa Rosa, la crianza de ganado camélido yovino le permite tener a la gente carne, fibra de lana y cuero.II. Percepciones campesinas sobre la VC y CC en las comunidades deMollebamba y Santa Rosa (Antabamba, Apurímac)Las percepciones campesinas sobre la variabilidad climática y el cambio climáticopueden ser vistas como una serie de enunciados o discursos que usan poblacionesque dependen de los recursos naturales para interpretar los eventos climáticos y suscambios en el espacio y el tiempo. Las percepciones pueden variar con el sujetosocial, con el contexto en el que se producen o la situación en que son comunicadas aotros, pero su verdad está medida por el significado o sentido que un grupo social leda a los comportamientos naturales en un lugar y en un momento dado de suexperiencia. Dichas percepciones pueden cambiar cuando lo hace el ambiente ocuando cambia la relación que tiene la sociedad con sus recursos. Pero lo que másimporta en la percepción es lo que las personas viven (Flores Moreno y Valdivia 2010:35-6).Las percepciones indígenas campesinas pueden ser organizadas en dos niveles deinterpretación dentro del ámbito de estudio. En un primer nivel, encontramosreferencias a eventos climáticos extremos que, por su naturaleza, son altamente 8
  9. 9. sensibles para la población local, ya que amenazan en distintos grados y de diferentesmaneras su producción. Adicionalmente, existen otros eventos climáticos que, sin serextremos, han sufrido cambios significativos en los últimos años. Dado que loscampesinos no aíslan unos eventos de otros, estos últimos pueden ser vistos comoindicadores de los cambios que se vienen produciendo en el clima en general, aunquesu impacto sea menor.En un segundo nivel, tenemos la interpretación que los propios campesinos hacen deestos cambios a partir de su experiencia con la naturaleza y sus creencias. Noobstante, en el ámbito de estudio se observa que junto al discurso cultural campesino,existen también otros discursos de procedencia externa que importa y usa la poblaciónpara dotar de sentido, justificar o comprender dichos cambios en situaciones deincertidumbre.En ambos casos, los discursos cambian con el sujeto social, la comunidad, la edad yel género, pero dependiendo del caso pueden ser también compartidos por el conjuntode la comunidad y la población campesina. Por otro lado, muchas veces los discursosasocian los cambios en los sistemas productivos con los cambios en el clima, pero enla mayor parte de los casos los campesinos señalan que no todos esos cambiosobedecen únicamente a la variabilidad climática o al cambio climático, sino también acambios relacionados con el uso de los recursos naturales, las prácticas productivas ylas necesidades de la población.Dentro del ámbito de estudio, existen dos eventos climáticos que han sufrido cambiosmuy severos para la población de Santa Rosa y Mollebamba: las temperaturas y lasprecipitaciones pluviales. 9
  10. 10. II.1 Incremento y descenso de temperaturas A. Incremento de TemperaturasCasi todos los campesinos de Mollebamba y Santa Rosa con los que hemos dialogadoseñalan que el calor se ha intensificado de un modo que no ha ocurrido antes. Losinterlocutores que oscilan entre las edades de 60 y 80 años sugieren que losincrementos de temperaturas comenzaron hacia el final del siglo pasado. Loscampesinos indígenas entre 30 y 50 años dicen más bien que los cambioscomenzaron con el presente siglo, pero discrepan en el año en el que esta alteraciónes observada: unos señalan que estos cambios comenzaron hace 4 años; otrossostienen que estos cambios proceden de hace 10 o más años. Existen varios puntosde vista sobre la temporalidad de estos cambios como distintos sujetos socialespueden ser encontrados en estas comunidades. Pero no hemos hallado un caso quepueda refutar la existencia de dicho cambio.Las categorías que usan los distintos interlocutores para referirse a tales cambiosdifieren con el sujeto social. Los ancianos de estas comunidades señalan que losincrementos de temperaturas separan un tiempo pasado (ñawpaq tiempo) de untiempo reciente (kunan tiempo). Ellos estiman que las temperaturas de hoy son“demasiado insoportables” comparadas con las temperaturas “suaves” que vivieronantes. Los incrementos de temperatura marcan así una brecha o separación entre unperíodo de su historia y otro que recién comienza. Los campesinos estiman que conestos cambios los comportamientos de la naturaleza, localmente conocidos, hanentrado en una fase extraña y sin precedentes para su forma de vida. Los campesinosse encuentran así en una situación que pone límites a los conocimientos del lugar queellos han ido recreando a lo largo del tiempo.Los mismos campesinos precisan que las irradiaciones de calor son veces más fuertesque las que se producían en tiempos pasados. En muchos casos, la intensidad de los 10
  11. 11. cambios no resulta calculable no sólo para los campesinos sino para quien hace lainvestigación y registra enunciados como “demasiado”, “mucho”, “insoportable”. Segúnlos adultos mayores de la comunidad, el calor excesivo ha generado condicionesclimáticas más adversas para la realización ordinaria de las actividades agrícolas yganaderas. La interpretación que ellos hacen es que el trabajo es mucho más difícilhoy que ayer bajo un clima más extremo y desconocido. Esta situación agrava laslimitaciones de fuerza de trabajo que existen con la edad adulta. Los ancianos venmás limitadas las fuerzas que las que ya les impone la edad. Es común encontraradultos mayores que no viven con sus hijos, porque estos han migrado a la ciudad. Esimpresionante observar cómo las mujeres viudas [warmi sapas] o los ancianos yancianas [machulas] padecen al encontrarse solos, ellos mencionan que los jóvenesya no respetan a las personas mayores, que traen otras costumbres de la ciudad y queya no quieren trabajar de manera recíproca mediante el ayni y la minka, sino queahora trabajan por dinero o jornal. Las personas mayores, cuando caen enfermos, seven imposibilitados de trabajar sus tierras y cuando no hay nadie quien los ayude,entonces pueden perder su producción, ya sea porque se ven con menosposibilidades de responder frente a alguna inclemencia del clima o porque el ganadoingresa a sus parcelas y se comen parte de la producción. Finalmente, estas personassugieren que los impactos de las alteraciones de temperaturas se dejan sentir en eltrabajo humano y se padece más con la edad y la soledad.Por contraste, los campesinos de edades menores comparten la interpretación de losancianos, pero limitan los cambios a períodos de tiempos más cortos, remontandoesos cambios a los últimos años. En ellos se observa una mayor distancia portradición y una mayor importancia por la cronología y el presente. Sin embargo,cuando ellos describen eventos del pasado citan lo que les contaron sus abuelos y suspadres, pero precisan fechas aproximadas de momentos muy remotos aunquetampoco los hayan vivido. Hay una necesidad de situar eventos climáticos en períodos 11
  12. 12. anuales específicos transmitidos de generación en generación aún cuando no sehayan vivido. La interpretación de un acontecimiento no se repite de igual forma degeneración en generación porque las referencias temporales de los distintos sujetossociales son más o menos distintas. Las experiencias de la escuela, las migraciones oel trabajo en la ciudad pueden haber influido en la formación de estos discursos.Los incrementos de temperaturas, en zonas donde éstas son menos idóneas cuandoincrementan con la altitud, producen otros impactos difícilmente ponderables para lapoblación local. En la comunidad de Mollebamba, los campesinos refieren que, debidoa las radiaciones diurnas, hay tubérculos como la papa y la oca que se sancochan ose arrugan tan pronto cuanto empiezan a madurar. Los ascensos de temperaturainfluyen en el hecho de que buena parte de las papas que se cosechan sean muypequeñas y crezcan con una verruga denominada localmente “tiqchu”. Las mujerescampesinas confiesan que esa es una de las razones por las que tienen actualmentemás dificultades para realizar la “selección tradicional de semillas”, una actividad queha estado bajo su soberanía desde tiempos pasados (Gose 2004). La situación seagrava cuando se observa una reciente propensión de los campesinos de estascomunidades a importar variedades de semillas comerciales –de las zonas deAbancay y Antabamba- a cambio de una menor disponibilidad de variedades nativas anivel local, aunque ellos prefieran las papas nativas por tener mejor sabor, mejorconsistencia y mayor resistencia al clima y a las plagas.Igualmente, indican que cereales como el maíz pierden una fuerte dosis del agua quenecesitan para completar su desarrollo natural cuando el calor es muy intenso. Estaapreciación es extendida en todo Mollebamba, una actividad cuya actividadpredominante es la agricultura, pero también se puede hallar un caso similar cuandose dialoga con los campesinos de la comunidad pastoril de Santa Rosa que también 12
  13. 13. cultivan maíz en el sector Antapuna, ubicado en Calcauso, entre los 3 800 y 4200 mde altitud. Maíces pequeños, Mollebamba, Junio 2011 Maíces en mal estado, Mollebamba, Junio 2011 Foto: Fiorella Miñan B. Foto: Fiorella Miñan B.En ese sentido, los incrementos de temperaturas están afectando a dos de los cultivosprincipales de las comunidades de Santa Rosa y Mollebamba.Los pastores de Santa Rosa señalan, por otro lado, que los incrementos detemperatura agravan la escasez de bofedales y de pastizales, poniendo en peligro ladisponibilidad de agua que requieren mínimamente los rebaños a lo largo del cicloanual. La relación que ellos hacen entre temperaturas y agua se comprende por laobservación que hacen del estado actual de los glaciares. A diferencia de loscampesinos de Mollebamba, los campesinos de Santa Rosa relacionan losincrementos de temperatura con el retroceso del glaciar y, en este caso, con elempeoramiento de la escasez de agua.La mayoría de los interlocutores de esta comunidad refieren que el descongelamientode los glaciares ha comenzado hace más o menos 10 años. Sin embargo, esimpresionante observar que ellos hacen referencias a glaciares que han perdido casipor completo su blancura. “Yuraq urqu” o “cerro blanco” es uno de los tantos glaciaresque los campesinos de Santa Rosa echan de menos. Su retroceso debió haber 13
  14. 14. empezado antes, pero para ellos se trata de hacer 10 años o más porque es partir deeste momento comenzó a bajar el caudal de los riachuelos, se perdieron muchosbofedales y algunas lagunillas dejaron de existir. Eso trajo como resultado la pérdidade pastizales, el enflaquecimiento del ganado y la propagación de enfermedades. Detodos los camélidos, los que más han sufrido los daños son las alpacas, sobre todo lascrías “mejoradas”. Cerro, Yuraq Urqu, Comunidad de Santa Rosa, Setiembre 2009 Foto: Fiorella Minan B.El problema de la escasez de agua en Santa Rosa es más complejo porque lospastores indican también que muchos bofedales se han perdido debido a un sismoque data del 2001 y que, en opinión de ellos, modificó el curso de las aguassubterráneas favoreciendo a las comunidades situadas en pisos más bajos comoCalcauso y Mollebamba. Sea como fuere, los campesinos consideran que estos dosprocesos deben haber provocado la pérdida de algunos bofedales. Hay procesos quetienen que ver con cambios en el suelo que han transformado para los campesinos ladisponibilidad de agua y que tienen poco que ver con cambios en el clima. 14
  15. 15. Por otro lado, existen algunos campesinos de Mollebamba que advierten la apariciónde nuevas especies tropicales en la zona, con ocasión del incremento detemperaturas. La reciente aparición de especies tropicales como el “cuculí” hacomenzado a afectar cultivos como el maíz - de maduración más rápida - y las habas -de maduración más lenta -. Otros señalan la aparición de especies llamadas“pulgones” que han reducido especies como las “retamas”, plantas que tienen un valorsimbólico de abundancia y bienestar para los campesinos de esta comunidad. Porúltimo, existen evidencias de una presencia incipiente de “langostas” que atenta contracultivos como el maíz en las parcelas ubicadas en la parte baja de la comunidad. Entodos estos casos, son los cultivos los más afectados por la migración de nuevasespecies. En este sentido, Camille Parmesan (2006) menciona que se realizó unainvestigación que reveló 866 documentos que han reportado cambios a través deltiempo en especies o sistemas que pudieron ser atribuidos al cambio climático.En la comunidad de Santa Rosa, los pastores están cultivando maíz bajo secano enAntapuna, en un subsector llamado kuchu kuchu, por encima de los 3 800 m de altitud.No es fácil saber si se trata aquí de una subida en los límites de los pisos altitudinales,como se ha evidenciado en otras zonas del sur andino peruano (Francou et al. 2004).Los campesinos de Santa Rosa llaman “andenes” a las parcelas de cultivos apenasaterrazadas que se encuentran en este lugar, aunque estos no correspondan con loque los científicos llaman como tal (Treacy 1994). Este sistema ha sido trabajado porlos campesinos desde tiempo inmemorial con el fin fundamental de aprovisionar deagua principalmente a cultivos como el maíz y protegerlos de las heladas. Es probableque los campesinos hayan cultivado aquí maíz en el pasado y que hoy en día sea unade las tantas alternativas que ellos han vuelto a explorar después de mucho tiempo.(Denevan 1983, Flores Moreno 2009). Sin embargo, en la vecina comunidad de Silco,algunos campesinos que han tenido experiencia en proyectos de desarrollo refierenuna subida en los límites altitudinales diciendo que hay variedades de papa que se 15
  16. 16. cultivaban antes entre los 3200 y 3500 m de altitud ahora se siembran entre los 3800 y4000 m de altitud. Estas interpretaciones deben ser más estudiadas en sus diversoscontextos por investigaciones que contemplen períodos de mayor alcance. Sector Kuchuy Kuchuy, Antapuna, Calcauso, junio 2011 Foto: Fiorella Miñan B. B. Descensos de temperatura: heladasEn zonas de alta montaña, donde los contrastes de temperatura a lo largo del día sonmuy marcados (Dollfus 1990; Winterhalder y Brooks 1982), los campesinos observanque los incrementos descritos coinciden con descensos de temperatura muy extremosen las distintas etapas del año. En la comunidad de Santa Rosa, los campesinosindican que las heladas son uno de los eventos climáticos que más amenazan susmedios naturales de vida. Una interpretación análoga existe en Mollebamba, pero esteevento es ubicado en una posición secundaria al lado de otros.En ambas comunidades, los campesinos sostienen que la helada ha sufrido dos tiposde cambios. En primer lugar, estos eventos, que ocurren en las horas nocturnas ymatutinas de los meses de junio y julio, se interrumpen de manera inadvertida, 16
  17. 17. impidiendo que el proceso de deshidratación de tubérculos para su conversión ench’uño se complete normalmente. Una situación desconocida limita así una de lastecnologías tradicionales típicas de los campesinos de los andes peruanos,consistente en el almacenamiento de productos por un tiempo prolongadoaprovechando las condiciones climáticas adversas (Troll 1958).En segundo lugar, los campesinos señalan que, desde hace aproximadamente 4 años,hay heladas muy fuertes que se están presentando en distintos meses de la estaciónhúmeda, durante el período que va de noviembre y abril. De esa forma, la heladaatenta contra cultivos altamente sensibles como el maíz, durante la etapa en que estáen pleno crecimiento y maduración. Esto contrarresta la posibilidad de aprovechar lasubida de pisos altitudinales para sembrar este cultivo, en el caso de que sea así. Deesa forma, se afecta un cultivo que tiene una importancia alimenticia, pero tambiénceremonial cuando sirve para hacer la chicha que suele ser compartida con diversaspersonas a fin de reafirmar y celebrar relaciones sociales (Murra 1975, Webster 1974).Además, la ocurrencia de heladas en la época de lluvias trae también perjuicios parael ganado, porque coincide con el período de esquila, empadre, parición y destete. Loscampesinos señalan que aproximadamente el 35% de las crías de alpaca que pierdena lo largo del año se debe a las heladas. Una familia que dispone de 20 alpacaspequeñas ha perdido entre 10 y 15 en el último año. Otra familia que posee 40 haperdido 15. Las cifras, sin embargo, pueden variar de un año a otro entre las distintasfamilias, dependiendo de su disponibilidad de recursos.A la luz de estas alteraciones ambientales, las heladas se interrumpen en los períodosconocidos en los que pueden ser aprovechadas para transformar ciertos cultivos oaparecen imprevistamente en los meses en los que pueden representar una mayor 17
  18. 18. amenaza para los cultivos y el ganado. Tenemos heladas, entonces, a lo largo de todoel año.La combinación entre ascensos diurnos de temperatura y descensos nocturnos muyextremos con variaciones estacionales a lo largo del año, ha llevado a los campesinosa insistir que los contrastes de temperaturas son más bruscos e impredecibles en laactualidad. Si los trabajos sobre cambio climático se han concentrado en losincrementos, hay poca evidencia científica sobre los descensos (Huggel et al 2003,Orlove 2009). Pero, nuestro trabajo de campo arroja que, para los campesinos,incrementos de temperatura no pueden ser comprendidos sin hacer alusión al mismotiempo a los fuertes descensos. En ambos casos, los impactos sobre sus medios devida se han agudizado y algunas de sus prácticas sociales de subsistencia hancomenzado a ser de cierta manera relativizadas.II.2 Precipitaciones Pluviales A. sequíasLas precipitaciones pluviales son otros de los eventos que han sufrido cambiosconsiderables. El primer indicio de estos cambios es el retraso de las lluviaseventuales que podían presentarse en los meses de setiembre y octubre, poco antesdel inicio de la época de lluvias que va de noviembre a abril. Estas lluvias solían seraprovechadas por los campesinos de Mollebamba y Santa Rosa para preparar loscampos de cultivo para la siembra temprana, evitándoles una mayor exposición ariesgos climáticos posteriores. Pero, ellos señalan que el calendario de precipitacionespluviales ha sufrido una severa modificación en los últimos años. Las primeras lluviasse retrasan y no comienzan sino recién entre los meses de noviembre y abril. Dadoque esto afecta el desarrollo natural de los cultivos en secano, algunos campesinos sehan visto obligados a hacer modificaciones en la obtención de fuente de agua y en loscultivos de la siembra. Pero, todos ellos están de acuerdo que el riego artificial no se 18
  19. 19. compara con el agua provista por las lluvias. Otros simplemente ven perdida suproducción cada año y ven con más dificultad la posibilidad de predecir las lluvias.En cualquier caso, los campesinos señalan que existen varios indicadores depredictibilidad climática que pueden fallar o tener éxito, dependiendo del contexto. Enagosto del 2009, Flores Moreno y Valdivia identificaron algunos indicadores depredictibilidad de lluvias, relacionados con las cabañuelas, los aullidos del zorro, la florde durazno y el movimiento de las nubes. Los campesinos que seguían esas señales,dijeron a los autores que el año 2009-2010 sería un buen año, es decir, que lasprecipitaciones pluviales serían razonables y que habría abundancia y fertilidad.Cuando yo estuve en Mollebamba un año después, los campesinos efectivamentecorroboraron que había sido un buen año. Ese mismo año ellos me dijeron quetambién observan el crecimiento de maguey (una planta tropical), la llegada de pájaroscomo la zarzuela y el chuchuhuaco en el mes de diciembre y el presagio del juez deaguas sobre la suerte de las cosechas del año siguiente. Para el caso de Santa Rosa,los pobladores suelen predecir las nevadas cuando aparecen aglomeradas avesamarillas, o cuando aparece también un ave llamada jaque. La aparición de estas avesindica a los campesinos de esta comunidad de puna cuándo nevará. Las aves suelenaparecer en el mes de Diciembre. Otro animal es el zorro, que cuando “llora o aúlla”completo en los meses de setiembre y octubre, significa que el año venidero serábueno, pero cuando llora incompleto entonces resulta lo contrario: será un mal año.Pero, cuando regresé en julio de este año, algunos de los campesinos de Mollebambadijeron que el último año 2010-2011 había sido muy malo y que los indicadores queusaron el año anterior habían fallado. Los indicadores de predictibilidad climáticapueden cumplirse o fallar, dependiendo del contexto natural y social. 19
  20. 20. B. Lluvias torrencialesPero, la incertidumbre sobre la llegada de las lluvias crece cuando poco después loscampesinos de esta zona enfrentan el advenimiento de lluvias torrenciales y continuas,en diversos momentos cortos de 3 ó 4 horas durante el día y la noche. En algunoscasos, esto produce derrumbes y deslizamientos; en otros, un aumento de la humedadfavorece la putrefacción repentina de los cultivos, porque estimula la propagación deplagas y hongos, lo cual se agrava con el uso de agroquímicos y la compra de semillasde variedades comerciales procedentes de otras zonas, en opinión de los campesinos.Cerca de 20 campesinos repartidos entre las dos comunidades de este estudiocoinciden en que el último año (2010-2011) ha sido muy “malo” para las comunidadescampesinas de toda la provincia de Antabamba, porque han perdido buena parte de suproducción. Ellos no perciben los impactos sólo en su comunidad, sino encomunidades vecinas y en toda la provincia (Orlove 2009). Los campesinos tienen unamirada de los impactos de los eventos climáticos desde una mirada territorial andinamás amplia, pese a habitar un “espacio reducido” (Flores Moreno 2011).Las lluvias torrenciales afectan profundamente a Mollebamba cuya actividadpredominante es la agricultura, pero también limita la agricultura complementaria quelos pastores de Santa Rosa realizan estacional y verticalmente en pisos más bajos, obien produciendo en sus parcelas de cultivo o bien adquiriendo recursos agrícolas deotras comunidades que no están exentas de padecer la misma amenaza climática.Cuando se producen eventos con estas características no sólo se perjudican losproductores directos, sino también aquellos con los que estos establecen sinergiasmediante diversas formas de complementariedad e intercambio de productos (Inamura1986, Mayer y Fonseca 1974).Las lluvias torrenciales acompañadas de rayos y truenos intensos, muy temidos en losandes tropicales (Ricard Lanata 2007), han intimidado a tal grado a los campesinos de 20
  21. 21. Mollebamba que la semi-migración estacional que solían hacer durante la épocahúmeda hacia sus “astanas” o “cabañas” de las partes altas para la rotación delpastoreo se ha reducido considerablemente. La mayor parte del tiempo loscampesinos residen en su “hatun wasi” o “casa grande”, ubicada en el centro pobladosituado a menor altitud. Aquí concentran el pastoreo y sólo se desplazan hacia laspartes altas esporádicamente.El problema no se limita a esta situación. Los campesinos de estas comunidadesseñalan que las lluvias torrenciales descritas son interrumpidas por sequías cortas oprolongadas sobre todo en el mes de marzo. Esto hace que los cultivos no madurende acuerdo con la programación prevista y que corran el riesgo de colapsar cuandosean alcanzados por las heladas conocidas de la estación seca o por las heladas sinprecedentes de la estación húmeda que mencionamos anteriormente. En otraspalabras, las alteraciones climáticas han agudizado las incertidumbres de laproducción agrícola en cualquier estación del año y cada cultivo enfrenta los impactosde más de un evento climático extremo durante una estación.Es probable que los campesinos de Santa Rosa asocien las sequías a la pérdida delagunillas en los últimos años, pues se sabe que en los andes las lagunas son “fuentesde lluvias”. Un dato que no hemos podido corroborar para el caso de Santa Rosa secumple para el caso de Mollebamba, como lo muestran algunos rituales para llamar lalluvia. En febrero, tres hombres de Calcauso salen a la una de la tarde y se dirigen alas lagunas que estén dispuestas a enviarles la lluvia, como “urqu qucha”, “yuraq urqu”o “chaillpani”. Está prohibido que vayan mujeres porque la laguna es celosa. Acualquiera de estas lagunas se lleva cebo de llama, clavel, incienso, sullu, maíz de 12tipos diferentes, 6 huevos de gallina, alcohol (cañazo), sal, ají, ajo, entre otros.Después de 5 horas de recorrido, llegan a la laguna y deben solicitarle licencia antesde ofrecerle la libación. Se realizan diversas invocaciones nocturnas y a las 4 de la 21
  22. 22. mañana del día siguiente comienza el pago. Todo esto se iguala. Las personas danvueltas de rodillas alrededor de la laguna con incienso y clavel. Luego, se junta y sequema la ofrenda. Después, se muele el ajo, la cebolla, el huevo y el ají. Entretanto,las autoridades deben hacer un pago en el pueblo. Luego los que se encuentran en lasorillas lanzan con hondas piedras a la laguna en direcciones que van del este y eloeste hasta el norte y el sur, pidiéndole lluvia. Después, retiran un poco de agua de lalaguna que debe contener algunas hierbas. Hecho eso, los participantes se alejan delas orillas para no ser atacados por el rayo y horas después viene el vapor de lalaguna, acompañada de algunas olas. Algunas horas después, si se ha hecho bien lalibación y si se ha elegido bien la laguna, cae la lluvia. Este ritual colectivo no esextensivo en toda la comunidad, pero es practicado por algunas personas. Como loque importa de esta ritual es recuperar el equilibrio del acto de dar y recibir (Rösing1993), las sequías pueden deberse tanto a que no se cumple con este acto dereciprocidad como al hecho de que han comenzado a desaparecer algunas lagunasque pueden enviar la lluvia.Como se ha visto, las descripciones que hacen los campesinos sugieren cambios en lavariabilidad climática. Pero, ellos advierten que las lluvias torrenciales que hanexperimentado últimamente no han sido tan fuertes como las que padecieron en el año1991-1992 y que las sequías de los últimos años no han sido tan perjudiciales si se lescompara con la que padecieron en 1980-1981, cuando experimentaron una de las másgrandes hambrunas que haya conocido la población. En la historia de estascomunidades se puede trazar una serie de regímenes pluviales que alcanzarondimensiones desconocidas en su momento y que vistas en su totalidad confunden lamagnitud de los impactos que los acontecimientos climáticos recientes han venidoprovocando en las condiciones de vida de los campesinos. Puesto que el cambioclimático difiere de los peligros naturales en que se mide en períodos largos (IPCC2007), es difícil ponderar los eventos climáticos de Mollebamba y Santa 22
  23. 23. Rosa tomando en cuenta un período de tiempo tan breve como el que hemosconsiderado en esta investigación.II.3 Otros eventos climáticosEn la zona de estudio, los campesinos identifican otros eventos climáticos que hansufrido cambios, aunque su amenaza sea mucho menor comparada con las que hansido descritas anteriormente. Las nevadas suelen producirse en la estación húmeda,pero los campesinos señalan que nunca vieron nevadas como las que se presentaronen agosto del 2009 en las comunidades de toda la microcuenca de Mollebamba,precisamente en el mes más crítico para los ganados, debido a la escasez de agua ypastizales. En el 2004, destacan también 3 ó 4 nevadas que, al conjugarse con lasheladas que aparecieron durante la estación húmeda, formaron capas de nieve devarios centímetros sobre la superficie del suelo, impidiendo que el ganado puedaalimentarse. En esos casos, los campesinos se ven obligados conducir sus ganadoshacia las quebradas de las partes más bajas para poder alimentarlos. Alpacas de la comunidad de Santa Rosa, Setiembre 2009 Foto: Fiorella Miñan B.Adicionalmente, durante esta misma estación, en los últimos 4 años los campesinoshan observado granizadas con partículas de tamaño más grande que afectanprincipalmente a cultivos forrajeros como la cebada, pero que cortan también las hojasde maíz, dejando únicamente su coronta. Los campesinos anotan que se han 23
  24. 24. presentado tres granizadas con estas características y con consecuencias similares enel mes de febrero del 2011. Los campesinos también mencionan la ocurrencia devientos huracanados a los que se les presta más atención por sus señales climáticasque por sus impactos sobre las infraestructuras de las viviendas. Es probable que loscambios en estos últimos también influyan en las sequías, porque los vientos, segúnlas creencias de los campesinos alto andinos, son “enemigos de la lluvia” (Rösing1993).II.4 Interpretaciones sobre los cambios del climaExisten distintas interpretaciones del retroceso del glaciar y los cambios producidos enel clima en general. Algunos sostienen que esta es una señal del fin del mundo, delfinal de su forma de vida y de la humanidad, que anuncia la venida del mesías:“Dios está trayendo estos cambios, porque ya está cerca la venida, cada mes vienen de las misiones y ahíestoy aprendiendo todas las palabras del señor, ya está cerca la venida, qué pasará cuando venga el señor, las cosas deben pasar así” Paulina Paniura (79 años) y Daniel Flores (80 años) Comunidad de Santa RosaDespués que esta comunidad padeció profundamente los impactos de la violenciapolítica en los 80s, diversas familias ingresaron a las filas de la iglesia protestanteadventista y, desde entonces, los discursos mesiánicos de fines de mileniocomenzaron a multiplicarse entre los diversos creyentes. Otros campesinos sostienenque el retraimiento del glaciar está ocurriendo porque la comunidad no estácumpliendo con los rituales que exigen los Apus, deidades montañosas que ordenan elmundo y velan por la vida en los andes (Ricard Lanata 2007). Cuando los campesinosno cumplen con sus rituales de reciprocidad, los Apus los castigan dejándolos sinnevados y sin agua. Por otro lado, hay campesinos que interpretan esteacontecimiento con el calentamiento global y que, según el caso, asocian estainterpretación con las anteriores. Estos discursos sobre el cambio climático han 24
  25. 25. crecido en los últimos años en la zona, probablemente debido a una mayor difusión deeste tema en distintos lugares del mundo: “La capa solar se está rajando. Los cambios están ocurriendo por la capa solar se esta rajando, mi padre dice que el viento quiero llevar a uno, la lluvia está muy fuerte y dice que el tiempo esta cambiando porque su época no era así” Basilia Álvarez, 39 años, MollebambaPara comprender la relación del glaciar con el calentamiento global, es importantemirar más allá de la ciencia climática y el derretimiento del glaciar, para mirar lacultura, la historia y las relaciones de poder (Carey 2007). Pero, todo esto hace másdifícil precisar el “marco cultural” con el cual los campesinos perciben los glaciares ylos cambios en el clima en general. (Orlove et al. 2008, Flores Moreno et al. 2011)III. Prácticas sociales de las comunidades campesinas con relación a la VC y CCUna práctica es un conjunto de actividades repetidas y relacionadas, realizadas por losdiferentes miembros de una familia en el curso de un año (Zoomers, 2002). Pero estasprácticas están sujetas a múltiples cambios e innovaciones tal y como sucedentambién con las estrategias de subsistencia o adaptación. En sentido, Denevan (1983)menciona que la adaptación o las estrategias de subsistencia no sólo cambian con eltiempo, sino que también son variadas y responden a un proceso de selección de lavariación para diferentes individuos.Para comprender las prácticas campesinas que serealizan en las comunidades estudiadas, nos remitiremos, primeramente, al calendarioagrícola y pecuario 25
  26. 26. Calendario Agrícola Agricultura bajo riego Cosecha maíz amiláceo, Haba y arveja Enero Diciembre Cosecha de maíz canchero y papa Febrero Noviembre Siembra de hortalizas y alfalfa Marzo Cosecha de hortalizas y avena Octubre Siembra dde de maíz canchero Siembra Cosecha de maíz amiláceo, Abril Canchero, haba, alverja y tarwi Setiembre Siembra de maíz Cosecha de cebada amiláceo, haba, alverja, Mayo tarwi y cebada. Agosto Junio Siembra de papa temprana Cosecha maíz cancha Julio Elaboración propia Fuente: Impactos de la variedad climática y cambio climático sobre los sistemas productivos en la microcuenca de Mollebamba, PREDES, 2011 Agricultura bajo secano (laymes) Enero Diciembre Febrero Siembra de cebada, trigo y quinoa Noviembre Marzo Cosecha de forraje Octubre Siembra de tubérculos Siembra dde avena y tarwi andinos, Cosecha de tarwi Abril Setiembre Siembra grande de papa Cosecha grande de papa Mayo Cebada, trigo, y tubérculos andinos Agosto Junio Julio Elaboración propia Fuente: Impactos de la variedad climática y cambio climático sobre los sistemas productivos en la microcuenca de Mollebamba, PREDES, 2010En el ciclo de los cultivos principales como la papa, la siembra se inicia en el mes deagosto (siembra temprana) y en el mes de Setiembre (siembra grande) y la cosechaen los meses de febrero y mayo. En el caso del maíz sucede algo distinto. La siembrase inicia en los meses de setiembre-octubre y la cosecha se realiza en los meses de 26
  27. 27. abril (maíz fresco), mayo y junio (maíz seco). En algunas comunidades de lamicrocuenca que disponen de riego la siembra inicia en el mes de agosto. Porejemplo, los pobladores de Santa Rosa que cultivan en el sector de Antapuna (enCalcauso), siembran el maíz en el mes de agosto, pero no sólo porque disponen deriego, sino también porque el proceso del crecimiento del maíz toma más tiempodebido a que esta zona es muy alta y cuanto mayor es la altitud son mayores lasincertidumbres para las precipitaciones pluviales y las temperaturas. Calendario pecuario Especie Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic Vacuno Marcación Parición, empadre, sanidad y comercialización Marcación Parición Alpaca y llama Empadre Esquila Dosificación comunal Ovino Parición Empadre Parición Esquila Equinos Empadre, parición, sanidad cualquier mes del año Caprinos Parición Empadre Cuyes Empadre, parición, sanidad cualquier mes del añoFuente: Estudios sobre los impactos de la variabilidad climática y cambio climático sobre los sistemas productivos en la microcuenca de Mollebamba, Apurimac, 2010. PREDESEl calendario pecuario está definido a nivel de las 5 comunidades de la microcuenca.En las comunidades de Mollebamba, Silco, Vito y Calcauso, se lleva a caboprincipalmente la crianza de vacunos, ovinos, equinos y caprinos, además de animalesmenores. Sin embargo, en las zonas más altas, estas comunidades también críanganado camélido, como es el caso de Mollebamba en la zona de Huacctacanca. En elcaso de Santa Rosa la actividad principal es la crianza de camélidos (llamas yalpacas), aunque algunos campesinos, de manera complementaria, cuentan conganado vacuno. Los pastores, además, complementan la actividad ganadera con laagricultura en Antapuna y Calcauso. En todas estas comunidades, por lo tanto,observamos que sus prácticas sociales centrales se organizan en función de laganadería y de la agricultura, dos actividades de control vertical complementarias einseparables (Masuda, 1986). 27
  28. 28. Entre las prácticas socioculturales encontradas en Mollebamba y Santa Rosa,tenemos: control directo de pisos ecológicos, control indirecto de pisos ecológicos,asociación de cultivos, selección de semillas, variedad de cultivos en la producción,implementación de riego, rituales relacionados al clima y la producción. Todas estasprácticas están concatenadas entre sí y relacionadas a las alianzas matrimoniales y alos sistemas de cooperación y parentesco, así como a los intercambios dereciprocidad como son el ayni, la minka y en algunos casos el jornal. Dichas prácticassocioculturales se han encontrado en constantes cambios y en los últimos años loscambios en la producción se han visto afectados tanto por factores climáticos comopor otros factores como la introducción de proyectos de programas de desarrollo, entreotros tantos.a. Control directo de pisos ecológicosEn ambas comunidades los diversos grupos de familias campesinas ejercen un controldirecto sobre los recursos, al contar con diversas zonas de producción en las partesaltas y bajas o bien en zonas cuyos pisos se encuentran en el ámbito territorial deotras comunidades que se ubican dentro o fuera de la microcuenca, como es el casode la comunidad de Santa Rosa que cuenta con zonas de producción en Antapuna.Muchas de las zonas de producción se han visto afectadas por los eventos climáticosy en algunos años se tiene buena cosecha pero en otros años, como el presente, lascosechas son malas y los pobladores se ven forzados a comprar más papa y maíz deotros lugares. Esto ha obligado a los campesinos a hacer modificaciones en la siembrae introducir semillas mejoradas o hacer intentos de siembra de papa en pisos dondeantes no se solía sembrar, es decir, subir en el umbral de límites efectivos deproducción. En algunos casos los resultados son favorables, como en el caso de lacomunidad de Silco. Pero en otros casos como en la comunidad de Santa Rosa estaforma de “experimentar” con nuevos productos, no han dado buenos resultados. Otras 28
  29. 29. de las prácticas tradicionales campesinas que han sido afectadas por los cambios enel clima es la obtención del chuño, pues como mencionamos anteriormente, lasheladas se están dando a destiempo y ello impide que la deshidratación del chuño sepueda completar.Por otro lado, pocas familias en Mollebamba, Santa Rosa y Calcauso trabajan conandenes. Hace más de 10 años se realizó un proyecto con Marenas que consistió enla rehabilitación de andenes. En la actualidad sólo algunas familias continúan usandolos andenes porque ello requiere de mayor fuerza de trabajo y de canales deirrigación. Un caso similar es el de la comunidad de Pomacocha, Andahuaylas,Apurímac, la cual también fue estudiada en el marco del programa de adaptación alcambio climático. En el estudio los pomacochanos señalan que los andenesdemandan mucho esfuerzo como para dedicarse plenamente a ellos, y que además dela actividad agrícola, ellos también invierten mucha energía en la actividad pastoril. Eneste sentido, es importante mencionar que el tema de recuperación de andenes yconstrucción de terrazas han sido vistas, hace más de una década, como una formade reducir la pobreza y buscar el desarrollo rural y que hoy en día el trabajo deandenerías está también siendo considerado como una estrategia eficaz frente alcambio climático. (Flores Moreno et al., 2011)Otros cambios que se han producido en las comunidades estudiadas, pero conintervención de instituciones externas, es la construcción de biohuertos para el cultivode hortalizas en Santa Rosa y en Mollebamba la reforestación con pinos, trabajos encanales de irrigación, entre otros. Estos proyectos se están realizando con la ONGPachama Raymi en el marco de adaptación al cambio climático.Las opiniones por parte de los pobladores campesinos respecto a los proyectos sondiversas: algunos campesinos están de acuerdo con el trabajo, otros no conocen 29
  30. 30. mucho sobre ello y un último grupo se encuentra en desacuerdo y piensan que seríamás importante si se trabajaran proyectos como la construcción de grandes represas.En Santa Rosa, Ha habido intentos recientes de sembrar trébol blanco, Ray Grass,avena y este año con la ONG Pachamama Raymi se sembrado trébol blanco, rojo yRay Grass pero no han dado buenos resultados, recién este año se empezado aempezado a sembrar con pachamama Raymi, con ellos se ha sembrado trébol blanco,trébol rojo y Ray Grass pero no ha crecido bien. Así mismo, también se ha intentadoproducir papa en la zona de santa rosa pero no ha tenido buenos resultados.b. Control Indirecto de pisos ecológicosUna forma de control indirecto son los viajes que los pastores de puna solían y suelencon menos frecuencia realizar con sus recuas de llamas a diferentes lugares con el finde intercambiar mediante trueque o comprar con dinero productos de zonas másbajas. Los campesinos ancianos de la comunidad de Santa Rosa, nos cuentan quehace muchos años ellos solían realizar viajes a zonas como huarhua para conseguir lasal, luego viajaban a Puquio, Champimarca, Sara Sara, Yanaca y Jatina llevando lanay carne de oveja. En cambio a Mollebamba llegaban alpaqueros de lugares comoParinacochas, La unión Arequipa, ayacucho y de Cora Cora. Ellos llegaban aMollebamba para intercambiar lana y carne por papa y maíz (en diferentes meses decosecha). En la actualidad, son muy pocas las personas que continúan realizando losviajes de intercambio y es que ahora con la construcción de carreteras, llegan carroscon productos a la misma zona y ello produce un tipo de competencia con los pastoresde puna. Por otro lado, también se menciona mucho que cada vez sube más el preciode la papa y el maíz debido a tiempos de mala cosecha. 30
  31. 31. Una variante de control indirecto de pisos ecológicos es el intercambio de productospor fuerza de trabajo. En la comunidad de Santa Rosa se suele intercambiar papa portrabajo en la cosecha, pero en el caso del maíz se suele intercambiar poco mediantetrueque y más se compra con dinero porque la producción de maíz es más sensible alos eventos climáticos que la papa y por lo tanto se pierde más maíz.Hace varios años que los viajes de los pastores se han ido reduciendo y ello pormuchos motivos. Entre ellos encontramos que la construcción de carreteras hasuplantado, en parte, los viajes que solían realizar los pastores para el intercambio desus productos; otro motivo es que muchos de estos viajeros son mayores y para ellosresulta difícil realizar viajes tan largos; Otros pastores tienen familias que poseentierras en las comunidades de la microcuenca y ya no necesitan realizar los viajes;Están también quienes compran papa y maíz en ciudades como Abancay yAntabamba; finalmente, los impactos del clima han afectado la producciónagropecuaria y ello reduce la cantidad de producción tanto para intercambiar comopara comprar.c. Asociación de cultivosLa asociación de cultivos, del haba y el maíz, tiene como propósito protegerlos de lavariabilidad climática y del cambio climático. Las asociación implica que se aseguraráparte de la producción frente a las heladas durante la noche y al calor durante el día.Así también las habas protegen al maíz cuando se encuentran cerca de las acequias,pues el maíz se vuelve amarillo y se malogran las raíces por el exceso del agua, espor eso que las habas se siembran a los contornos del maíz.d. Selección de semillasLas mujeres son las que se encargan de seleccionar las semillas y de realizar ladistribución de la cosecha. Pero este trabajo ha tenido dificultades debido a las 31
  32. 32. hostilidades climáticas recientes, la erosión de los suelos y la presión de la produccióny ello ha obligado a las mujeres campesinas a utilizar semillas traídas de Abancay yAntabamba y no siempre la calidad es la más óptima. “En otras chacras fuera del pueblo siembran papa, a la altura de donde están las cabañas. Ahí siembran papas nativas, papa peruanita, papa huayco, papas precoces (de tres meses), las papas nativas son de lugar: hay de dos tipos las larguitas y redonditas. Las papas mejoradas son semillas de Abancay. Hacepoco se están utilizando estas semillas, hace 3 a 5 años. Antes era puro nativo. Luego hubo un tiempo que no había papa en el 2005. y luego empezaron a traer semillas de Abancay, porque algunos no tenían. Empezaron a traer papa peruanita, huayco y precoz. Dejaron de haber semillas papas nativas por sequías y hoy hay menos papas debido a lluvias torrenciales” Basilia Álvarez, 39 años, Mollebambae. Prácticas y rituales tradicionales frente a la variabilidad climática y cambioclimático Para enfrentar la heladaLas mujeres campesinas mencionaron que la helada afecta mucho al maíz por que loshace como chuño y una practica que se aplica en para evitar que se pierda el maíz es“calchear” (cortar el maíz) para luego colocarlo en forma de chocita, como una especiede arco, durante tres semanas o un mes hasta que se de la autorización en lacomunidad para desojar el maíz y recogerlo de las chacras. Maíz “calcheado” y colocado en forma chocita para protegerlo de la helada, Mollebamba, Junio 2011 32
  33. 33. Antiguamente también se solía quemar el hueso de los gentiles en las chacras paraque como los comuneros dicen “escampe” y proteja al cultivo de la helada. Otra formade proteger los cultivos consistía en colocar un tronco de madera pequeña que llevabaen la parte superior una flor llamada “jantuta” con algodón y al lado una botella conagua bendita. Todo ello se colocaba en el centro de la chacra. Este tipo de practicaslas realizan sólo algunas personas en las comunidades, prácticamente ya se estádejando de practicar esta costumbre.Otros interlocutores, mencionan que también es posible llevar a cabo una “humareda”,una técnica que se remonta a tiempos coloniales. La humareda se realiza muchasveces con estiércol alrededor de las chacras y de esa manera se protege al cultivo dela helada.Otra práctica, mencionada por un campesino de la comunidad de Silco, es regardurante todo el día, para que el agua no se evapore así la helada ya no lo coge. Encambio cuando se riega de 8:00 am a 1:00 pm, el agua se evapora con el calor ycuando viene la helada lo coge. El interlocutor señala que esta práctica se ha realizadohace poco y que antes solían humear y enterrar el aborto del chanchito en la mismachacra para ahuyentar la helada. Rituales contra el exceso de lluvia y para llamar la lluvia:Antiguamente cuando había mucha lluvia día y noche se quemaba el hueso de losgentiles para que escampe. Se iba al cementerio y se sacaba las cabezas de variaspersonas antiguas. Luego se ponía cerca de la cruz de la puerta de la iglesia.En el mes de febrero, tres campesinos de Calcauso, a quienes se les ha enseñado elritual, parten a la una de la tarde hacia una laguna a la cual se llega en 33
  34. 34. aproximadamente después de cinco horas de caminata. Cuando llegan a la laguna 1 ,deben primero pedirle permiso, luego se descansa ahí y el día siguiente a las cuatrode la mañana se empieza el paso. Para ello se lleva pichu wira, clavel, incienso, sullu,maíz de 12 tipos diferentes, 6 huevos de gallina, alcohol (cañazo), sal, ají, ajo. Todoesto se iguala. Las personas dan vueltas de rodillas alrededor de la laguna conincienso y clavel. Luego, se junta y se quema todo. Luego, se muele el ajo, la cebolla,el huevo y el ají, y se hondea a la laguna hacia el este, oeste, norte y sur. Lasautoridades deben hacer lo mismo en el pueblo. Después, retiran agua con hierbas dela laguna. Ellos se alejan de la orilla para no ser atacados por el rayo. Luego viene elvapor de la laguna, salen grandes olas y después de algunas horas cae la lluvia.1 Urqu qucha, yuraq urqu, chaillpani 34
  35. 35. BibliografíaCAREY, Mark (2007) The History of Ice: How Glaciers Became an EndangeredSpecies, En: Environmental History 12DENEVAN, William (1983) Adaptation, variation, and cultural geography, En:Professional Geographer, 35(4)DOLLFUS, Olivier (1991) Territorios andinos: reto y memoria. Lima, Perú, IFEA/IEPEARLS, John(2009) Organización social y tecnología de la agricultura andina para la adaptación al cambio climático en cuencas hidrográficas. En: Tecnología y sociedad, Lima: soluciones prácticas, año 16, N° 8:13-31(1989) Planificación agrícola andina: bases para un manejo cibernético de sistemas de andenes, Lima, COFIDEFLORES MORENO, A. y VALDIVIA, G. (2010) Impactos de la variabilidad en lossistemas productivos rurales y en las condiciones de vida y desarrollo campesinos –Una visión desde la población rural de Cuzco y Apurímac. Informes de lasmicrocuencas Huacrahuacho y Mollebamba, Cuzco, PACC/COSUDE/MINAM [Ms.Inéditos]FLORES MORENO et al (2011) Impactos de la variabilidad en los sistemasproductivos rurales y en las condiciones de vida y desarrollo campesinos –Una visióndesde la población rural de Cuzco y Apurímac. Estudio en su fase regionalPACC/COSUDE/MINAM [Ms. Inéditos]GOSE, Peter (2004) Aguas mortíferas y cerros hambrientos: ritos agrarios y formación de clases en un pueblo andino, Quito: Abya-YalaHUGGEL, C.; HAEBERLI, W.; KÄÄB, A.; HOELZLE, M.; AYROS, E.;PORTOCARRERO, C.2003 Assessment of glacier hazards and glacier runoff for different climate scenarios based on remote sensing data: a case study for a hydropower plant in the peruvian andes, Zürich, University of Zurich, Department of GeographyIPCC, Intergovernmental Panel on Climate Change (2007) Climate change2007: Impacts, adaptation and vulnerability: Working Group II contribution to the FourthAssessment Report of the IPCC Intergovernmental Panel on Climate Change.Cambridge, Cambridge University Press.MORLON, Pierre (1996) Comprender la agricultura campesina en los andescentrales Perú-Bolivia, Lima: IFEA/Cuzco: CBCMURRA, John (1975) “Maíz, tubérculos y ritos agrícolas”, en: Murra, John,Formaciones económicas y políticas del mundo andino, lima, IEPORLOVE, Benjamin (2009) “The Past, the Present, and Some Possible Futures ofAdaptation”, En: Environmental Science and Policy, en: Adger, W.N.; Lorenzoni, I.; 35
  36. 36. O’Brien, K. (Eds.), Adapting to Climate Change: Thresholds, Values, Governance,Cambridge, UK: Cambridge University Press, pp.131–63.ORLOVE, Benjamin (2005) Human adaptation to climate change: a review of threehistorical cases and some general perspectives. In: Environmental science and policy8 (589-600) p. 599PARMESAN, Camile (2006) Ecological and Evolutionary Responses to Recent ClimateChange En: Annual Review of Ecology, Evolution and Systematics, 37:637–69.RICARD LANATA, X. y VALDIVIA, G.2009 Tejedores de espacio en los Andes: Itinerarios agropastoriles e integración regional en el sur peruano, Cusco, CBCRÖSING, Ina1996 Rituales para llamar la lluvia: rituales colectivos de la región Kallawaya en los andes bolivianos, La Paz, Los Amigos del LibroTETSUYA, Inamura (1986) “Relaciones estructurales entre pastores y agricultores de undistrito alto andino en el sur del Perú”, en: Masuda, Shozo, Etnografías e historia delmundo andino: continuidad y cambio, pp.139-190TREACY, John1994 Las chacras de Coporaque: andenería y riego en el valle del Colca, Lima, IEPTROLL, Carl1958 Las culturas superiores andinas y el medio geográfico, Lima, UNMSM.VUILLE, M.; FRANCOU, B.; WAGNON, P.; JUEN, J; KASER, G.; MARK, B.;BRADLEY, R, (2008)Climate change and tropical Andean glaciers: past, present andfuture, en: Earth-Science Reviews 89: 79–96WEBSTER, steven (1971) Una comunidad quechua en la explotación de múltipleszonas ecológicas, en: Wayka 4-5: 55-64WINTERHALDER, B. y BROOK, R. (1982) Geoecología de la Región Montañosa del Sur del Perú: una perspectiva de adaptación humana, Occasional Paper, No. 38, Institute of Arctic and Alpien Research/University of ColoradoZOOMERS, Annelies (2002) “Vinculando estrategias campesinas al desarrollo:Experiencias en los Andes bolivianos” 186 Pág. 36

×