SEPIA XIV           Piura, del 23 al 26 de agosto 2011                                          BECAS POST SEPIA XIII     ...
CONCURSO DE BECAS POST-SEMINARIO SEPIA XIII                                 INFORME FINAL    Iniciativas de gestión territ...
Iniciativas de gestión territorial en contextos de explotación petrolera: el                                             c...
sustentados con información antropológica y jurídica– para demandar unreconocimiento de su territorio integral, que respon...
dando un énfasis especial a aquellas que atañan al pueblo Quechua. El presenteestudio busca brindar elementos que permitan...
importante al representar una acción colectiva que busca plantear miradasalternativas sobre el territorio. Es en este sent...
actual. No obstante, se tomarán también en cuenta las relaciones del puebloQuechua del Pastaza con su entorno.Por último, ...
sobre cómo se toman las decisiones sobre las condiciones de esta actividad. Eltercero, y último, presenta la implementació...
La extracción de recursos –primero de caucho, luego de madera, entre otros-marcó las dinámicas socioeconómicas de esta cue...
b) La agenda del movimiento indígena en la cuenca del río PastazaLa conformación de la Federación Indígena Quechua del Pas...
conformó la Asociación Indígena Quechua y Ribereña del Bajo Pastaza(Ainquerbap), creada en el 2005 con 14 comunidades que ...
planteamiento de su propia visión de desarrollo a partir de la elaboración de susPlanes de Vida y la firma del Acta del Pa...
aunque ha sufrido cambios, es previa a la presencia del resto de actores. Así, losdistintos instrumentos mencionados busca...
(MEM) amplió los plazos para aquellas empresas que no habían cumplido elPrograma de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) -...
Acta de Dorissa no participaron las federaciones de las otras cuencas que abarcael Lote 1AB. Debido a ello, los compromiso...
En el caso del Lote 102, las primeras empresas operadoras fueron Ramshorn yShona Energy International. En las comunidades ...
mayor extensión posible del territorio. Así, cuando Soplín gestionó la ampliaciónde su título debió escoger entre extender...
licencia social. Estas afirmaciones reflejan como, ante la falta de parámetros, noexiste claridad sobre los alcances que d...
les dieron los aparatos para georreferenciar sus hallazgos. Solo les dieron uncuaderno y les prohibieron tomar muestras, f...
la falta de mecanismos claros de negociación también genera problemas a lasempresas quienes reciben las demandas de las co...
resulta inviable (Burneo 2011). Queda pendiente la pregunta sobre la validez deestos procesos si el gobierno central no lo...
cuencas tienen características particulares al ser un territorio indígena con altadiversidad cultural, ser el abanico fluv...
Profonanpe reconoce que la información recogida responde a un modelo dedesarrollo distinto al de la población indígena bas...
cochas, cuevas y cataratas; caminos; actuales y antiguos asentamientos;localización de eventos pasados, como batallas o an...
ante la posibilidad de que la ZEE implique la prohibición de la explotaciónpetrolera, explicando que se trata de una herra...
En este sentido, dentro de la lógica de expansión de las industrias extractivas –promovida por el poder Ejecutivo y el sec...
que, ante las experiencias que han tenido con los distintos actores que hanentrado a la zona, han generado una fuerte desc...
VI. Referencias bibliográficasAZPUR, Javier      2010 El modelo primario-exportador en debate. Ponencia II Foro           ...
COORDINADORA REGIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS SAN LORENZO      2002 Una historia para el futuro. Territorios y pueblos in...
GOBIERNO PROVICIAL DE DATEM DEL MARAÑÓN     2004 Proyecto de Ley 13286/2004-PE. Loreto: crea provincia Datem del          ...
POSTIGO, William     2006 La zonificación ecológica económica y la prevención de conflictos.          En: Economía y Socie...
VII. AnexosMapa 1: Comunidades Nativas tituladas de las zonas altas de los ríos Huitoyacu,Huasaga, Manchari y Pastaza.    ...
Fuente: IBC, 2010.Mapa 2: Lotes petroleros en Daten del Marañón                                                32  
Fuente: Shinai. Estado de los lotes no actualizado.    Mapa 3: ZEE Pastaza – Morona    Fuente: Profonanpe (2010)          ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Iniciativas de gestión territorial en contextos de explotación petrolera: El caso del pueblo Quechua del Pastaza. Por Ahahí Chaparro

1,524 views

Published on

Ponencia presentada como parte de las Becas Post Sepia XIII del XIV Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA). Piura, Perú. Agosto 2011

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,524
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Iniciativas de gestión territorial en contextos de explotación petrolera: El caso del pueblo Quechua del Pastaza. Por Ahahí Chaparro

  1. 1. SEPIA XIV  Piura, del 23 al 26 de agosto 2011    BECAS POST SEPIA XIII    “Iniciativas de gestión territorial en contextos de explotación petrolera: El caso del pueblo Quechua del  Pastaza"     Anahí Chaparro 
  2. 2. CONCURSO DE BECAS POST-SEMINARIO SEPIA XIII INFORME FINAL Iniciativas de gestión territorial en contextos de explotación petrolera: el caso del pueblo Quechua del Pastaza Investigadora: Anahí Chaparro Institución: Centro Peruano de Estudios Sociales - CEPES Categoría: Investigadores jóvenes Lima, junio de 2011 1  
  3. 3. Iniciativas de gestión territorial en contextos de explotación petrolera: el caso del pueblo Quechua del Pastaza 1I. IntroducciónLa Amazonía ha sido un espacio marginado en la historia nacional, valoradoúnicamente en tanto fuente de recursos naturales, como el caucho, la madera olos hidrocarburos. Así, esta región ha estado marcada, por un lado, por la escasapresencia del Estado quien, aún hoy en día, no ejerce mayor control sobre lasactividades extractivas en la zona -ya sea por la debilidad de la legislación queregula estas actividades o por la falta de supervisión para su cumplimiento- y, porel otro, por la ausencia de beneficios que estas han traído a la población indígena.En las últimas décadas, esta región se ha visto atravesada por diferentes procesosque responden a distintas lógicas territoriales vinculadas entre sí. Por un lado, apartir de la política de promoción de la inversión privada que adoptó el ex–presidente Fujimori, continuada por los sucesivos gobiernos, se volvió a impulsarel desarrollo de las industrias extractivas, primero en minería y posteriormente enhidrocarburos, lo que ha generado que más del 70% del territorio amazónico seencuentre actualmente lotizado (Dourojeanni, Barandiarán y Dourojeanni 2009).En este contexto, las organizaciones indígenas, al percibir que sus títulos depropiedad no son suficientes para garantizar sus derechos, han empezado aconstruir estrategias –a partir de la elaboración de mapas y expedientes                                                            1  Agradezco a SEPIA y a CEPES por su contribución y por brindarme el apoyo para realizar esta investigación. A mi asesor, Oscar Espinoza y a Martin Scurrah, por su interés y valiosos aportes. Y, particularmente, a los dirigentes  de  Fediquep,  de  CORPI,  a  la  población  de  las  comunidades  de  Soplín,  Los  Jardines,  Porvenir  y Nuevo Andoas, y a los equipos de Shinai y WWF por su confianza, su tiempo, sus apreciadas opiniones y por permitirme acompañarlos durante algunas semanas para la realización de este trabajo.  2  
  4. 4. sustentados con información antropológica y jurídica– para demandar unreconocimiento de su territorio integral, que responda a su modo de relación con elentorno, a su autoafirmación como pueblos y que les permita ejercer control sobreel mismo.Paralelamente, el Estado ha pasado por un proceso de descentralización que haasignado nuevas funciones a los gobiernos regionales y locales, los cuales estánqueriendo ser aprovechados, en algunos casos, como espacios para visibilizardemandas locales antes poco atendidas. Una de las nuevas funciones que estánasumiendo estos gobiernos es la de dirigir los procesos de Zonificación EcológicaEconómica (ZEE) y el Ordenamiento Territorial (OT), los cuales buscan orientarlas políticas sobre los posibles usos del territorio a partir del consenso entre losactores públicos y privados (Burneo 2009). En este contexto, la presencia denuevas autoridades indígenas, en ciertos casos con respaldo organizacional, hafavorecido que se construyan metodologías de ZEE alternativas a las propuestaspor el Ministerio del Ambiente (MINAM), que les permitan respaldar la demanda dereconocimiento de sus territorios a partir de la institucionalidad del Estado.Esta investigación tiene como objetivo analizar cómo la disputa entre estasdistintas lógicas territoriales, en el contexto de expansión de las industriasextractivas, está reconfigurando las posibilidades de control de los diferentesactores sobre los territorios de la Amazonía peruana. Se tomará como estudio decaso las dinámicas territoriales que se desarrollan en la cuenca del Pastaza,dentro de la provincia de Datem del Marañón, en el departamento de Loreto, 3  
  5. 5. dando un énfasis especial a aquellas que atañan al pueblo Quechua. El presenteestudio busca brindar elementos que permitan reflexionar sobre las siguientesinterrogantes: ¿Cuáles son las concepciones de territorio en las que se basan laspolíticas públicas que buscan orientar el futuro de la Amazonía?, ¿qué otrasvisiones sobre el territorio rigen estos espacios?, ¿qué transformacionesterritoriales se producen al confrontarse estas distintas concepciones? ¿es posibleque distintas lógicas territoriales dialoguen dentro del territorio del Estado-nación?y ¿en qué medida las políticas de gestión territorial posibilitan construir estediálogo? Para ello, tomaré en cuenta el enfoque de la ecología política para definir losconceptos de territorio y de gobernanza ambiental. De acuerdo a este enfoque, lagobernanza ambiental se refiere a los procesos a través de los cuáles lasrelaciones de poder definen, regulan e implementan las reglas que configuran elacceso, uso y control sobre los recursos naturales. Dentro de esta perspectiva, losconflictos ambientales se entienden como “conflictos sobre la producción delterritorio: sobre qué tipo de relación entre sociedad y ambiente deberíapredominar; sobre cómo estos territorios deberían ser gobernados y por quiénes;sobre el significado que estos territorios deberían tener; y sobre los tipos de lazosque estos territorios deberían tener con otros” (Bebbington et al. 2007: 33).La gobernanza no pasa únicamente por las prácticas formales, sino también porlos espacios donde se disputa la legitimidad de las diferentes formas deconocimiento. En este proceso, los movimientos sociales juegan un papel 4  
  6. 6. importante al representar una acción colectiva que busca plantear miradasalternativas sobre el territorio. Es en este sentido que se retoma la idea deLefebvre sobre la búsqueda de “contra-espacios” –representados, en este caso,por la demanda de reconocimiento de los territorios indígenas-, como respuesta alos “espacios abstractos” –espacios conceptualizados, legibles a través de lossaberes científicos- a partir de los cuales los territorios se conciben de acuerdo asus posibilidades de intercambio de mercancías o, en el caso de las industriasextractivas, de bienes primarios o “commodities” (Lefebvre 1991). No obstante, sehace hincapié en los aportes de Oslender (2010), al considerar la producción delos territorios no como un proceso teleológico en el que una lógica territorial setermina imponiendo sobre otra, sino a partir de la relación dialéctica entre losprocesos de dominación y resistencia, tomando en cuenta cómo estos se articulanen contextos espaciales y temporales concretos.Desde la antropología amazónica, se enfatiza cómo esta otra mirada sobre elterritorio implica no solo un distanciamiento de la objetivación de la naturalezacomo commodity, sino del espacio objetivo en sí mismo, al suponer “un territoriomás vivido que pensado” (García y Surrallés eds. 2004: 22), un espacio dinámico,no finito, en donde lo que priman son los vínculos sociales entre los distintos seresdel entorno, humanos o no. Debido a ello, para los fines de este trabajo, lasiniciativas de las organizaciones indígenas de apropiarse de los saberes técnicospara representar sus territorios se analizarán en tanto respuestas a las reglas dejuego de la forma de gobernanza ambiental característica de la política económica 5  
  7. 7. actual. No obstante, se tomarán también en cuenta las relaciones del puebloQuechua del Pastaza con su entorno.Por último, tomo en cuenta las reflexiones de Foucault (2006) sobre el conceptode gobernamentalidad para entender la relación entre las prácticas y mecanismosde gobierno que surgen en las actuales formas de gobernanza y la racionalidadque los sustenta. Dentro de esta perspectiva, las racionalidades funcionan como“políticas de verdad” que producen formas de conocimiento y configuran el objetode gobierno, qué es lo que puede ser regulado e intervenido y cómo. En estesentido, lo que se entiende por “reducción del Estado”, lo que responde a lasupuesta separación entre economía y política a partir de la cual se constituye laeconomía como un campo distinguible con una racionalidad propia, debe serentendido como un desplazamiento de los mecanismos de gobierno de lastécnicas formales a las informales, donde juegan un importante papel los nuevosactores –como las ONG o las empresas transnacionales- que cambian lasrelaciones entre Estado, sector privado y sociedad civil (Lemke 2002).Este informe se divide en tres partes, a partir de las cuales se busca analizar cómotres procesos paralelos pero relacionados entre sí –cada uno con su propia lógicay mecanismos de gobierno- toman forma a nivel local, configurando las formas degobernanza. El primero se refiere a la historia del pueblo Quechua del Pastaza,tomando en cuenta su relación con el Estado y los actores económicos, así comosus estrategias para demandar el reconocimiento de su territorio. El segundoanaliza el desarrollo de la política de extracción petrolera, buscando reflexionar 6  
  8. 8. sobre cómo se toman las decisiones sobre las condiciones de esta actividad. Eltercero, y último, presenta la implementación de las nuevas herramientas degestión territorial en los gobiernos locales y la dimensión política de las distintasformas de producción de conocimiento.II. El pueblo Quechua del Pastaza y su organización a) Historia de los Quechua del PastazaLos Quechua del Pastaza 2 comparten una historia común con los QuichuaCanelos y Sarayacu del otro lado de la frontera con el Ecuador. Desde la épocaprehispánica, esta zona estuvo habitada por grandes cacicazgos de distintasgrupos étnicos de las familias lingüísticas Záparo y Jíbaro (CORPI 2002, Duche2005) que mantenían redes de intercambio con la actual sierra ecuatoriana,utilizando el quechua como lengua franca (Whitten 1987, en Fediquep 2010). Enesta zona, la resistencia de la población indígena ante las primeras incursionesespañolas en busca de oro retardó la explotación de recursos naturales hasta elsiglo XIX. No obstante, durante los siglos XVII y XVIII, los misioneros jesuitas yfranciscanos lograron instalarse en la región, fomentando el asentamientonucleado de la población y utilizando el quechua para su evangelización. Así,aparece el pueblo Quechua del Pastaza, como una fusión de distintos pueblos queempezaron a utilizar una lengua común -aunque no homogénea-, unidos frente alas incursiones de los vecinos Achuar y Kandozi, fortalecidos por su experienciaante los colonizadores (CORPI 2002, Santos y Barclay 2007 Vol VI).                                                            2   También  conocidos  como  Quichuas  o  Kichwas  del  Pastaza.  En  esta  oportunidad,  se  ha  retomado  la denominación utilizada por la Federación Quechua del Pastaza (Fediquep).  7  
  9. 9. La extracción de recursos –primero de caucho, luego de madera, entre otros-marcó las dinámicas socioeconómicas de esta cuenca desde finales del siglo XIX,fomentando el comercio con los regatones y el asentamiento de mestizos atraídospor estas actividades. La presencia del Estado en la zona se hizo notar en uninicio por la instalación de bases militares y el fomento de la migración comoestrategia geopolítica para crear una “frontera viva” ante los conflictos con el paísvecino (La Torre 1999). El vínculo entre el Estado y la población indígena segenera recién en la década del sesenta del siglo pasado, con la aparición de lasiglesias evangélica -con el ILV- y adventista, quienes promueven nuevamente elasentamiento nucleado de la población para construir escuelas.Siguiendo el mismo patrón, el inicio de la explotación petrolera en los setentareacomoda los lugares de asentamiento de la población indígena y mestiza,quienes se ubican alrededor de las bases de las empresas para poderintercambiar productos con ellas (Fediquep 2011). Un ejemplo es la formación delas comunidades de Andoas Nuevo, Los Jardines y Nuevo Porvenir, en la partealta de la cuenca, con la instalación de la estación de recolección de OccidentalPetroleum Company (OXY), en el Lote 1AB, operado actualmente por Plus Petrol.Estas comunidades mantienen hoy en día una relación de dependencia muy fuertecon la empresa, quien les proporciona los servicios de luz, agua y electricidad, yquien se los corta en caso realicen un paro, como el del 2008 (Servindi 2011a).Esto no se aplica a Porvenir, que es la única comunidad no directamente contiguaa la base de Plus Petrol y que solo cuenta con pozos de agua. 8  
  10. 10. b) La agenda del movimiento indígena en la cuenca del río PastazaLa conformación de la Federación Indígena Quechua del Pastaza (Fediquep) fuepromovida a finales de los ochenta por la Coordinadora Regional de PueblosIndígenas San Lorenzo (Corpi), base regional autónoma de la AsociaciónInterétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), quien convocó a cuatrocomunidades de la parte media de la cuenca con quienes ya se había gestionadosus títulos de propiedad, interesadas en organizarse para conseguir escuelas yprofesores, y defender su territorio de los madereros. 3 Al ir creciendo y ante elavance de las operaciones petroleras, la organización decidió centrar su trabajo enla titulación de las comunidades. Hoy en día, en la parte media y alta de la cuenca,solo Andoas Nuevo, Los Jardines y Nuevo Porvenir no están tituladas (Mapa 1). 4En la década del 2000, frente a la presencia de nuevos actores en la zona –comolas nuevas empresas y ONG- interesados en establecer relaciones con lapoblación local, el número de organizaciones indígenas aumentó. Así, se crearonfederaciones paralelas que buscaban generar nuevas alianzas, como laFederación Indígena del Alto Pastaza (Fedinapa), conformada por un ex-dirigentede Fediquep en el 2007 ante el interés de ciertas comunidades de negociardirectamente con Plus Petrol. 5 En el bajo Pastaza, 6 donde la población haempezado a vincularse con su identidad indígena para defender sus derechos, se                                                            3  Según Fediquep (2010), el hecho de que estas comunidades estuvieran en la parte media y, por lo tanto, tuvieran mayor independencia de la empresa, facilitó la creación de la organización en esa zona.  4  Las comunidades adscritas a Fediquep son: Nuevo Porvenir, Los Jardines, Alianza Topal, Pañaycu, Alianza Cristiana, Soplín, Loboyacu, Sabaloyacu, Sungache, Santa María, Nueva Esperanza, Campo Verde y Unión. 5  A esta federación se inscribieron inicialmente Los Jardines, Andoas Viejo, Alianza Capahuari, Huagramona y Alianza Topal, pero ahora solo quedan Andoas Viejo y Capahuari. 6  Dos de las comunidades del Bajo Pastaza se han afiliado a Fediquep: Campo Verde y Nueva Unión.  9  
  11. 11. conformó la Asociación Indígena Quechua y Ribereña del Bajo Pastaza(Ainquerbap), creada en el 2005 con 14 comunidades que querían titularse ante lacreación de nuevos lotes petroleros, y la Asociación Indígena Quechua de laCuenca Ungumayo Marañón (Aiquecum), escisión de Ainquerbap, creada en el2010 con diez comunidades ante la percepsión de que no se estaba avanzandocon la titulación. De acuerdo al presidente de Aiquecum, ellos quisieron afiliarse aCORPI, pero esta organización no aceptó su pedido por considerarlos mestizos.La relación de Fediquep con estas federaciones es variada. Con Fedinapa existentensiones debido a la postura de cada federación ante las empresas petroleras. 7Mientras que, para Fedinapa, estas deben ser uno de los principales aliados parael desarrollo de la zona al financiar proyectos y ofrecer trabajo –siempre y cuandose comporten de manera responsable, aunque las versiones de cada federaciónsobre el nivel de impacto ambiental difieren-, para Fediquep, debe haber un mayorénfasis en la participación de la población indígena en la gestión del territorio, paralo que están construyendo alianzas con Ainquerbap y Aiquecum. Además, paraFediquep, las empresas tienen una responsabilidad ante la población de la cuencapor los impactos ocasionados por sus actividades.Frente al contexto descrito, Fediquep ha planteado una agenda basada en elreconocimiento de su territorio integral, la vigilancia ambiental de las actividadesextractivas, el seguimiento a los acuerdos entre empresas y comunidades, el                                                            7   También  se  han  producido  tensiones  porque  Fedinapa  ha  solicitado  apoyo  a  Plus  Petrol  para  realizar gestiones a nombre de comunidades adscritas a Fediquep, lo que fue informado por la empresa.  10  
  12. 12. planteamiento de su propia visión de desarrollo a partir de la elaboración de susPlanes de Vida y la firma del Acta del Pastaza ante el precedente en el ríoCorrientes. El trabajo para el reconocimiento de su territorio está vinculado aprocesos paralelos que se están llevando a cabo en la provincia. Fediquep haretomado la experiencia de los Achuar y los Kandozi con Shinai, y ha planteado,gracias al apoyo de esta ONG, un proyecto de mapeo territorial participativo paraidentificar sus zonas de uso y las zonas impactadas por la actividad petrolera. Esteproyecto pretende producir un mapa del territorio integral del pueblo Quechua delPastaza, no de comunidades aisladas, lo que implica nuevos retos al plantear lanecesidad de discutir cómo abordar los límites entre pueblos. Estos proyectosestán relacionados con una propuesta impulsada por Corpi y el pueblo Shapra,quienes han culminado un expediente sobre su territorio integral complementandola elaboración de mapas con una sustentación antropológica y jurídica. Este año,se quiere avanzar con los Awajún, Kandozi y Shawilo. Estas iniciativas se articulancon la estrategia de las organizaciones indígenas de internacionalizar susdemandas, al apostar ampararse en el Convenio 169 de la OIT y la Declaración dela ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, ya que el gobierno centralparece ser un interlocutor con poca disposición a dialogar (Surrallés 2011).Esta estrategia se complementa también con la propuesta de ZEE que se estáelaborando con el gobierno provincial, como se verá en el sub-siguiente acápite.Según los dirigentes, estos mecanismos sirven para demostrar que, contrario a loque piensa el gobierno central, el territorio no está vacío, sino que está habitadopor pueblos que mantienen su propia lógica de relación con el espacio que, 11  
  13. 13. aunque ha sufrido cambios, es previa a la presencia del resto de actores. Así, losdistintos instrumentos mencionados buscan legitimar la prioridad que estapoblación siente que debe tener en la toma de decisiones sobre los usos delterritorio y de los beneficios que se produzcan de su aprovechamiento. III. La extracción de hidrocarburos en el río Pastaza a) El inicio de la explotación petrolera: el Lote 1ABLa explotación de hidrocarburos en la zona empezó en los setenta en el Lote 1AB,operado primero por OXY y, desde el 2001, por Plus Petrol. Este lote, ubicado enlas cuencas de los ríos Pastaza, Tigre y Corrientes, se sobrepone al territorio delos pueblos Quechua del Pastaza, Achuar y Urarina y es, hasta el día de hoy, ellote petrolero más productivo del país. 8A principio de los noventa, una serie de denuncias de derrames llaman la atenciónsobre los problemas generados por las operaciones petroleras, principalmente enel río Corrientes, donde está también el Lote 8. Esto inició un proceso dedemandas y negociaciones entre la Federación de Comunidades Nativas del RíoCorrientes (Feconaco), el Estado y la empresa, que duró varios años antes dealcanzar resultados (Bebbigton, Scurrah y Bielich, en imprenta). A pesar de habersido declarada como “la región ambiental más dañada del país” (ONERN 1984 enLa Torre 1999) y de los estudios que demostraban la contaminación del aguaelaborados por Diresa y ONG internacionales, el Ministerio de Energía y Minas                                                            8  Representando el 11% de la producción nacional de hidrocarburos, porcentaje superado solo por los lotes de producción de gas de Camisea (MEM 2010).   12  
  14. 14. (MEM) amplió los plazos para aquellas empresas que no habían cumplido elPrograma de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) -en hidrocarburos, soloPlus Petrol-, creando la figura del Plan Ambiental Complementario (PAC). El PACque elaboró Plus Petrol solo comprometía a la empresa a adaptar su tecnología ymodernizar sus equipos, sin tomar en cuenta la necesidad de afrontar los impactosambientales y sociales generados por sus actividades, ni de reinyectar las aguasde producción (Bebbigton, Scurrah y Bielich, en imprenta). Posteriormente, apesar de un nuevo estudio del Ministerio de Salud que arrojaba que el 99% de lapoblación superaba los niveles máximos permisibles de cadmio en la sangre y queel 66% de niños superaba los niveles máximos permisibles de plomo, el MEMdecidió ampliar nuevamente el plazo del PAC hasta el 2010 (Fediquep 2010).Fue solo después de la toma de las instalaciones de los lotes 1AB y 8 que elgobierno y la empresa llegaron a la zona para negociar con Feconaco. Luego dedos reuniones, en el 2006, se logró firmar el Acta de Dorissa en donde seacordaron once compromisos, entre los que se incluyó la reinyección al 100% delas aguas de producción, 9 la ejecución de un Plan Integral de Salud por parte de laDiresa y de un Plan Integral de Desarrollo a cargo del Gobierno Regional deLoreto (GOREL). Estos acuerdos aún no han sido completamente implementados,siendo este último el que ha implicado mayores complicaciones. Por otro lado,según los informes de monitoreo de Feconaco, continúan habiendo derrames enambos lotes (Bebbigton, Scurrah y Bielich, en imprenta). En las negociaciones del                                                            9   La  obligación  de  reinyectar  las  aguas  de  producción  se  establece  en  el  2006  en  el  Reglamento  para  la Protección Ambiental en las Actividades de Hidrocarburos (DS.015‐2006‐EM), pero solo para los yacimientos que todavía no estuvieran en explotación. En el Pastaza, se cumplió con el 100% de la reinyección el 2010.   13  
  15. 15. Acta de Dorissa no participaron las federaciones de las otras cuencas que abarcael Lote 1AB. Debido a ello, los compromisos no incluyen al río Pastaza, dondeDigesa no ha elaborado ningún informe sobre la situación de la salud de lapoblación. Existe únicamente un informe realizado en el 2009 por una estudiantede postgrado de la universidad de McGill, de Canadá, que indica que el 41% de lapoblación tiene niveles de mercurio en la sangre mayores a los límites permisiblessegún la Organización Mundial de la Salud. Recién este año, Fediquep ha logradocomprometer a Plus Petrol a financiar un estudio sobre la salud de la población. b) La aparición de los nuevos lotesEn la última década, el Estado ha seguido fortaleciendo sus políticas de promociónde las actividades de hidrocarburos. En la cuenca del Pastaza, esto ha implicadola creación de tres nuevos lotes: el Lote 144, ubicado en la parte baja de la cuencay operado por la empresa Karoon Gas Australia; el 101, ubicado en la parte mediay operado por Talisman; y el 102, en la parte alta, frente al Lote 1AB, operadotambién por Plus Petrol (Mapa 2). A pesar de la ratificación del Convenio 196 de laOIT por el Perú en 1995, estos procesos de concesión no han incluido la consultaa los pueblos indígenas que habitan estos territorios. En lugar de esto, de acuerdoal nuevo Reglamento para la Participación Ciudadana en las Actividades deHidrocarburos (D.S. Nº 032-2004-EM), PeruPetro ha informado a la poblaciónmediante eventos presenciales sobre el proceso de suscripción de los contratos. 10                                                            10  El MEM ha publicado recientemente un reglamento para la aplicación del Derecho de Consulta. Sobre los comentarios a este reglamento ver: http://servindi.org/actualidad/45259.  14  
  16. 16. En el caso del Lote 102, las primeras empresas operadoras fueron Ramshorn yShona Energy International. En las comunidades de Andoas Viejo, Andoas Nuevo,Nuevo Porvenir y Los Jardines existen distintas opiniones sobre la posibilidad deque inicie un nuevo proyecto hidrocarburífero en su territorio; no obstante, hay untemor compartido de que se repita la misma historia que con Plus Petrol, quienhasta hora tiene compromisos pendientes con ellas. Ante esto, Ramshorn lesaseguró que no iba a comportarse como esta empresa, prometiendo trabajo yregalando computadoras, hornillas y planchas de calamina durante la elaboracióndel EIA. No obstante, en el 2009, el MEM aprobó la cesión del contrato de licenciadel lote, permitiendo a Plus Petrol convertirse en el operador al tener unaparticipación del 51% (Gestión 2009), ocasionando malestar entre la población.En el caso del Lote 101, las comunidades superpuestas al lote -Naranjal,Sabaloyacu, Loboyacu y Soplín- se opusieron durante varios años al inicio deactividades petroleras en su territorio, hasta que Talisman convenció a Soplínmediante preventas para que acepte ser la base de sus operaciones. Luego de losresultados del EIA, Talisman designó como su zona de impacto directo aSabaloyacu, Loboyacu y Naranjal, por cuya propiedad iban a pasar las líneassísmicas de exploración, excluyendo a Soplín, ubicada al otro lado del río. Estamedida no tomó en cuenta que la población de Soplín, hasta hace cerca de 25años, habitaba ese lado de la cuenca, donde todavía mantienen sus chacras,purmas, y lugares de caza y pesca, y que la disposición de los títulos de propiedadresponde a una estrategia de las comunidades y organizaciones indígenas deaprovechar las herramientas existentes para asegurar sus derechos sobre la 15  
  17. 17. mayor extensión posible del territorio. Así, cuando Soplín gestionó la ampliaciónde su título debió escoger entre extenderse hacia abajo o titular la otra banda,debido a las disposiciones del PETT, frente a lo que los pobladores prefirierontitular la zona de abajo -que colinda con Loboyacu- para que esas tierras noquedaran libres, mientras que las del otro margen quedaron dentro del título deSabaloyacu. No obstante, como las zonas de uso no correspondían a sus títulos,ambas comunidades firmaron un acuerdo para poder mantener elaprovechamiento de los recursos donde habían tenido la costumbre de hacerlo.Según la población de Soplín, Talisman ha construído una de sus bases sobre suantiguo cementerio, donde están enterrados los familiares que fallecieron por laepidemia de sarampión por la que tuvieron que abandonar el lugar. Ante esto,Talisman propuso que Sabaloyacu comparta con Soplín la compensación que sele había pagado, pero esta comunidad no estuvo de acuerdo. Recién ante laposibilidad de que Soplín presentara una demanda, arguyendo que la titulación essolo un acto declarativo, no constitutivo de los derechos preexistente sobre elterritorio (García y Chirif 2007), Talisman ha aceptado negociar con ellos.En el Lote 144, recién se va a iniciar el EIA. Mientras que para el personal deKaroon Gas, la forma de Talisman de relacionarse con las comunidades,aceptando todos sus pedidos, ha generado una relación de clientelismo, lo que aellos les dificulta el trabajo; para el presidente de Ainquerbap, la empresas tienenque responder a las necesidades de las comunidades si quieren obtener la 16  
  18. 18. licencia social. Estas afirmaciones reflejan como, ante la falta de parámetros, noexiste claridad sobre los alcances que deberían tener estas negociaciones. c) La regulación ambiental de las actividades hidrocarburíferasOtro tema a analizar en este contexto es el de la regulación ambiental. Losproblemas identificados en la zona se relacionan con el hecho de que losinstrumentos de gestión ambiental –los EIA, PAMA y PAC-, que incluyen un Plande Manejo Ambiental (PMA), los presentan las empresas y son negociados encada caso. Esto implica que los estándares de calidad dependen del criterio delfuncionario de turno del MEM –quien tiene bajo su responsabilidad la revisión denumerosos expedientes- y que, luego de aprobado, el Estado no tiene mayoresherramientas para solicitar una mejora de los parámetros ambientales, solo puedefiscalizar su cumplimiento. Según el abogado Vladimir Pinto, los funcionarios deOsinergmin han aceptado que el PAC del Lote 1AB no presentaba los mejoresmecanismos de remediación. Actualmente, la técnica de la empresa es enterrar elpetróleo y sembrar encima cepas de guaba que consumen el crudo. Esto generamucha incertidumbre entre la población; no obstante, Osinergmin no puede hacernada debido a que esos son los mecanismos establecidos en el PAC.Por otro lado, las empresas tienen la obligación de incluir en el PMA, un Programade Monitoreo y Vigilancia Ciudadana, el cual busca que la población participe en elseguimiento de las actividades petroleras. En el caso del Lote 101, Talismancontrató y capacitó a algunos pobladores de las comunidades dentro de la zona deimpacto directo e indirecto. No obstante, a pesar de enseñarles el uso de GPS, no 17  
  19. 19. les dieron los aparatos para georreferenciar sus hallazgos. Solo les dieron uncuaderno y les prohibieron tomar muestras, fotos y grabar videos. Por otro lado,Talisman incluyó a estos monitores solo en apertura de trochas y el abandono delas líneas. Estos no pudieron participar en las perforaciones ni en la etapa dedisparo. Los monitores de Soplín señalan que la empresa no estaba cumpliendocon la reglamentación, al talar árboles que sobrepasaban el tamaño permitido, alno respetar el margen establecido a la orilla de las quebradas para hacer lospozos ni las colpas de animales en gestación. Debido a esto, Talisman ha tenidoque pagar una indemnización de S/.40 mil a la comunidad de Loboyacu.Ante la necesidad de contar con un monitoreo independiente, Fediquep, con elapoyo de Shinai y WWF, ha implementado un proyecto de vigilancia territorial.Esto les ha permitido presentar denuncias sobre derrames y la no remediación depasivos ante Osinergmin, frente a las que PlusPetrol ha respondido que ellosestán cumpliendo con la legislación ya que los derrames han sido de menos de unbarril y que están cumpliendo con el PAC.Los procesos descritos muestran cómo a pesar de algunos cambios incorporadosen la legislación, las prácticas y mecanismos de gobierno buscan asegurar lacontinuidad de las actividades extractivas, lo que no garantiza mejores parámetrosambientales ni la consideración de la población indígena al decidir sobre los usosdel territorio. Los pocos logros de las organizaciones indígenas se han alcanzadogracias a su persistencia frente a falta de mecanismos para canalizar susreclamos y a las alianzas con ONG y algunos sectores del Estado. Por otro lado, 18  
  20. 20. la falta de mecanismos claros de negociación también genera problemas a lasempresas quienes reciben las demandas de las comunidades que aprovechan supresencia para suplir los vacíos que deja el Estado.IV. El gobierno local y la gestión territorialParalelo al proceso de expansión de las industrias extractivas en el país se haproducido, desde inicios de la década pasada, una de las más importantesreformas del Estado: la descentralización (Azpur 2010). Con la caída delfujimorismo, se volvió a plantear la necesidad de generar un modelo degobernanza que favoreciera una mayor participación de los diferentes niveles delEstado en las políticas de gobierno. No obstante, el inicial entusiasmo ante estareforma se vio confrontado por las resistencias del gobierno central (Bajo La Lupa2008). En este contexto, mientras los gobiernos regionales reclaman serconsultados sobre el otorgamiento de concesiones, el Ejecutivo responde queestos no pueden tener facultades sobre los usos del subsuelo (Burneo 2011).Un espacio que puede abrir las puertas a un mayor debate sobre este tema sonlos procesos de ZEE y OT que se están llevando a cabo en las regiones. Existenmuchas expectativas sobre el potencial de estas herramientas para prevenir losconflictos sociales generados por la expansión de las industrias extractivas(Postigo 2006). No obstante, hasta que no se norme el OT, para el cual la ZEE essolo el insumo, no se puede saber cuáles son precisamente los alcances de estaherramienta. Las regiones están proponiendo la aprobación de una ley quereconozca como vinculantes los planes OT, pero para el Ejecutivo esta propuesta 19  
  21. 21. resulta inviable (Burneo 2011). Queda pendiente la pregunta sobre la validez deestos procesos si el gobierno central no los va a tomar en cuenta para decidir, porejemplo, la ubicación de los lotes de hidrocarburos.En la Amazonía, tanto la descentralización como la ZEE están generandoimportantes procesos de cambios y nuevos retos para los actores locales, comoen el caso de Datem del Marañón. Esta provincia, creada en el 2005 a partir deuna escisión de Alto Amazonas y tiene una población mayoritariamente indígenaconstituida por los pueblos Shapra, Kandozi, Shuar-Wampis, Awajún, Shawi,Shiwilo, Kukama-Kukamiria, Achuar y Quechua. El primer alcalde de la provinciafue el dirigente Awajún miembro de CORPI, Emir Masegkai, del MovimientoIntegracionista Alto Amazonas (MIAP). Este gobierno municipal ha dado unénfasis especial a la política ambiental local: ha creado la Dirección de RecursosNaturales y Medio Ambiente –primera a nivel provincial en el país-, la Comisión deDesarrollo Sostenible y Medio Ambiente y ha obtenido la Certificación de GALS1 11con el objetivo de promover alternativas económicas sostenibles, como proyectosde manejo de bosques y de captura de carbono.La primera iniciativa de ZEE en la provincia fue la del Fondo de Promoción de lasÁreas Naturales Protegidas del Perú (Profonanpe). En el marco del PlanBinacional de Desarrollo de la Región Fronteriza Perú-Ecuador, Profonanperecibió un fondo para el proyecto de Manejo de los Recursos Naturales en lasCuencas de los ríos Pastaza y Morona. De acuerdo a Profonanpe (2010), estas                                                            11  Gestión Ambiental Local de Desarrollo Sostenible a nivel 1.  20  
  22. 22. cuencas tienen características particulares al ser un territorio indígena con altadiversidad cultural, ser el abanico fluvial más grande del mundo, con gran cantidadde humedales e importante potencial para el secuestro de carbono y generar lamayor producción petrolera a nivel nacional. Esto hace que sea un territoriovulnerable, a lo que se suman las presiones que van a generar la construcción dela carretera Interoceánica Norte y el interés de Ecuador de conectarse al Marañóna través del Morona. Debido a ello se vio necesario elaborar una mesozonificaciónpara definir política de ordenamiento territorial que responda a sus características.Profonanpe encargó la ZEE a la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana,quien la realizó siguiendo la metodología del MINAM. Este estudio identifica 18zonas divididas en cuatro grupos y les asigna usos recomendables a partir delanálisis de sus potencialidades y limitaciones (Mapa 3). Así, se establece que,para todas las zonas –salvo los lagos y asentamientos humanos-, la actividadpetrolera es de “uso recomendable con restricciones”, pero no se especifica el tipode restricciones que se deberían considerar para este territorio en particular, comosí se hace para otras actividades. Esta ZEE fue aprobada por el gobiernoprovincial en el 2007 y presentada al MINAM, quien planteó una serie deobservaciones relacionadas al nivel de participación de la población. Frente a esto,se recogieron las opiniones de las organizaciones indígenas y se añadieronalgunas lecciones aprendidas sobre la importancia de incorporar el conocimientoancestral de los pueblos sobre su territorio, de establecer mecanismos departicipación que respeten el Convenio 169 de la OIT y de promover el desarrollode capacidades para garantizar la sostenibilidad de los procesos de ZEE y OT. 21  
  23. 23. Profonanpe reconoce que la información recogida responde a un modelo dedesarrollo distinto al de la población indígena basado en criterios productivos. Noobstante, plantea que puede servir como referencia para posteriores avances. Sinembargo, para las organizaciones indígenas, esta ZEE no es válida debido a queno ha sido concertada y que no respeta el modo en que la población indígenaconcibe su territorio. Para ellas, el territorio ya ha estado categorizado, es solo queno se habían documentado. Ante estas críticas, desde el 2008, el gobiernoprovincial sacó una ordenanza -basándose en el Convenio 169 de la OIT y laDeclaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas- paraempezar una nueva ZEE para toda la provincia. En este caso, la metodología fuediscutida y aprobada entre las autoridades y técnicos de CORPI y otrasfederaciones indígenas, el gobierno provincial, Profonanpe y algunas ONG. Así, seestablecieron seis zonas de acuerdo a los usos y costumbres de cada pueblo:zona ribereña, de uso socio-económico, de trasmisión de conocimientos, de usomúltiple, de uso esporádico y de uso restringido, donde están las madres de losanimales y los bosques, donde se reproducen los animales.Para el recojo de información, el equipo técnico, conformado por un representantede cada pueblo, ha organizado talleres para identificar las zonas en los mapas yha recorrido las comunidades ubicando los puntos establecidos en base a unmuestreo. En el caso del pueblo Quechua del Pastaza, hasta el momento, se hanorganizado dos talleres: uno en la parte alta y otro en la parte media de la cuenca.En estos, cada comunidad ha ubicado una lista de 54 ítems, dentro de los que seencuentran: lugares físicos –algunos con funciones religiosas-, como quebradas, 22  
  24. 24. cochas, cuevas y cataratas; caminos; actuales y antiguos asentamientos;localización de eventos pasados, como batallas o antiguos entierros; zonas paraactividades rituales, como la búsqueda de visión; lugares donde habitan seres no-humanos; espacios relacionados al conocimiento sobre la actividad animal, dondeestos comen, se reproducen y se refugian; zonas de actividades económicas;zonas de abastecimiento de recursos, como de palmas y madera, plantasmedicinales o sal; pozos petroleros; concesiones forestales; extracción de maderailegal; zonas donde habita, caza y pesca la población mestiza; entre otros. Estosserán agrupados en las seis zonas antes descritas.Por el momento, falta terminar de recoger la información de los pueblos Quechua,Shawi y Awajún. El MINAM ha recomendado incluir información física, como lostipos de suelo, vegetación y mapas de clima, sin lo cual no piensa aprobar la ZEE,y ha denunciado la ordenanza provincial ante el Tribunal Constitucional. Elgobierno provincial anterior debía incluir estas recomendaciones en una nuevaordenanza municipal, pero esto no se concretó. No obstante, elaboró un Acta deGobernabilidad para comprometer al nuevo alcalde a continuar con el proyecto.Este, al firmar, dejó como acotación la necesidad de que la ZEE tomara más encuenta a la población mestiza, pero no ha hecho la ampliación del presupuestopara continuar con la agenda pendiente. El gobierno anterior no incluyó la ZEE enel último presupuesto participativo, por lo que existe el riesgo de que se paralice.Las autoridades y técnicos involucrados reconocen que el proceso no ha estadoexento de problemas. Ellos han debido disipar las inquietudes de las comunidades 23  
  25. 25. ante la posibilidad de que la ZEE implique la prohibición de la explotaciónpetrolera, explicando que se trata de una herramienta que permite contar coninformación para la posterior toma de decisiones, para la cual se deberá tomar encuenta la consulta a los pueblos indígenas. Para ellos, esta ZEE permitiríaidentificar a estos pueblos, para lo cual no existen herramientas claras a nivelnacional, así como mostrar en detalle la superposición de las líneas sísmicas, lospozos, los oleoductos y las carreteras sobre los territorios indígenas.La comparación entre ambas ZEE evidencia como cada forma de producción deconocimiento se enmarca en una racionalidad distinta que prioriza diferentescriterios para la toma de decisiones. Es en este contexto que debe entenderse lareacción de las organizaciones indígenas ante la posibilidad de verse nuevamenteexcluidas de un mecanismo de gobierno cuyo objetivo final es definir los usos delterritorio. No obstante, al reafirmar la relación polarizada entre el dominante y elexcluido, este mecanismo es apropiado en tanto instrumento de reivindicación, sinfacilitar el reconocimiento del otro como interlocutor.V. ConclusionesEsta investigación analiza cómo la disputa entre distintas lógicas territoriales en elcontexto de expansión petrolera está reconfigurando las nuevas formas degobernanza en la Amazonía peruana. Para ello, se ha buscado tomar en cuentacómo las estrategias de los distintos actores se han ido transformando al tener queinteractuar con los demás y buscar afirmar su control sobre el territorio. 24  
  26. 26. En este sentido, dentro de la lógica de expansión de las industrias extractivas –promovida por el poder Ejecutivo y el sector privado- se ha incorporado, en losúltimos años, nuevas prácticas y mecanismos de gobierno para proporcionarmayor información y fomentar la participación de la población local. No obstante,en tanto estos siguen respondiendo a la lógica que concibe como único uso“racional” de los recursos su extracción para la exportación, lo que estos buscanes legitimar la continuidad de estas actividades, no incluir a la población en lasdecisiones ni debatir sobre las mejores condiciones para su ejecución.Por otro lado, desde algunos sectores del Estado se ha promovido un modelo degobernanza que incluye a los gobiernos sub-nacionales y promueve el debatesobre los mejores usos del territorio. Sin embargo, dentro de esta lógica, haprimado una racionalidad técnica productiva que ha dejado de lado lasimplicancias políticas de considerar ciertas formas de conocimiento para la tomade decisiones. En este contexto, las organizaciones indígenas al ir ganandoespacio dentro de los gobiernos locales, han aprovechado la institucionalidad delEstado y han reformulado los mecanismos de gobierno para posicionar susdemandas y visibilizar sus propias formas de relacionarse con el espacio. Noobstante, al priorizar los elementos que ellas consideran relevantes para la tomade decisiones, también han excluido el resto de actores, generando conflictos conlos mestizos y los organismos del Estado encargados de estos procesos.Así, la ZEE se ha convertido en un nuevo espacio de disputa en un contexto endonde existe un sector de la población que se siente históricamente excluido y 25  
  27. 27. que, ante las experiencias que han tenido con los distintos actores que hanentrado a la zona, han generado una fuerte desconfianza frente a las iniciativasque provengan de fuera, sobre todo si estas nuevamente no los consideran. Estoha generado que la búsqueda de legitimidad no se enfoque en el Estado, sino enlos tratados y convenios internacionales que les otorgan mayores herramientaspara garantizar sus derechos. Sin embargo, parece ser que olvidan que, paraaprovechar la institucionalidad del Estado en el nuevo contexto en donde losgobiernos locales tienen mayores competencias, deben negociar la construccióndel interés público con los otros actores si quieren darle continuidad a suspropuestas.A nivel nacional, la ZEE está encontrando algunas resistencias, principalmentedesde las empresas y el gobierno central, quienes están promoviendo que sediscuta una norma de OT que reduzca las competencias de los gobiernos sub-nacionales. Esto se puede entender en tanto este mecanismo implica un cambiode lógica, una racionalidad distinta, que prioriza la planificación antes que laimperativa extracción de recursos naturales. Sin embargo, aunque son procesosrecientes, la ZEE y el OT, al abordar directamente el problema sobre decisionesde los usos del territorio, proporcionan mayores herramientas que los otrosmecanismos de gobierno para evidenciar los distintos intereses y generarespacios para discutir y definir este interés público. 26  
  28. 28. VI. Referencias bibliográficasAZPUR, Javier 2010 El modelo primario-exportador en debate. Ponencia II Foro Latinoamericano sobre Industrias Extractivas. La Paz, 26 y 27 de agosto. RLIE.BAJO LA LUPA 2008 Descentralización. ¿Hacia dónde? En: Bajo la lupa. Edición N°3, Año 1.BEBBINGTON, Anthony (Ed.) 2007 Minería, movimientos sociales y respuestas campesinas. Una ecología política de transformaciones territoriales. Lima. CEPES, IEP.BEBBINGTON, Anthony, Martin SCURRAH y Claudia BIELICH Los movimientos sociales y la política de la pobreza en el Perú. Lima. CEPES, IEP, GPC. (En imprenta).BURNEO, María Luisa 2009 La dimensión política del ordenamiento territorial. SER [ref. de 15 de junio 2010]. Disponible en Internet: http://www.ser.org.pe/index.php?option=com_content&task=view&id= 864&Itemid=111. 2011 Conflictos mineros y gestión de recursos naturales. SER [ref. de 04 de mayo 2011]. Disponible en Internet: http://www.noticiasser.pe/04/05/2011/informe/conflictos-mineros-y- gestion-de-recursos-naturalesCHIRIF, Alberto y Pedro GARCÍA 2007 Marcando Territorio. Progresos y limitaciones de la titulación de territorios indígenas en la Amazonía. Lima. IWGIA. 27  
  29. 29. COORDINADORA REGIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS SAN LORENZO 2002 Una historia para el futuro. Territorios y pueblos indígenas en Alto Amazonas. Pedro García, Alberto Chirif, Alexandre Surrallés (collab.) Yurimaguas, Lima, Copenhague. CORPI, Grupo de Trabajo Racimos de Ungurahui, IWGIA.DÁVILA, Julio 2005 Perú: gobiernos locales y pueblos indígenas. Lima. Grupo Racimos de Ungurahui.DOUROJEANNI, Marc; Alberto BARANDIARÁN y Diego DOUROJEANNi 2009 Amazonía Peruana en 2010. Lima. ProNaturaleza, DAR, SPDA, ICAA.DUCHE, Carlos 2005 Los Andoas. Kandwash ajustushkani. Quito. Abya-Yala, ONAPE.FEDERACIÓN INDÍGENA QUECHUA DEL PASTAZA 2010 Minga para la vida. Plan de Vida de la Federación Quechua del Pastaza. FEDIQUEP.FOUCAULT, Michel 2006 Seguridad, territorio y población. Curso en el Collège de France (1977- 1978). Buenos Aires. FCE.GARCÍA Alfredo y Fernando RODRÍGUEZ 2007 Estado del conocimiento sobre la metodología ZEE, la incorporación de variables socioeconómicas y del enfoque de potencialidades para el desarrollo humanos. Iquitos. IIAP, Biodamaz.GARCÍA, Pedro y Alexandre SURRALLÉS 2004 Tierra Adentro, Territorio Indígena y Percepción del Entorno. Copenhague IWGIA. 28  
  30. 30. GOBIERNO PROVICIAL DE DATEM DEL MARAÑÓN 2004 Proyecto de Ley 13286/2004-PE. Loreto: crea provincia Datem del Marañón.DIARIO GESTIÓN 2009 Autorizan a Pluspetrol asumir operaciones de lote 102 en Loreto. [Publicado el 25 de noviembre].GLAVE, Manuel, Anita MONTENEGRO y Santiago PEDRAGLIO 2009 Zonificación Ecológica Económica para la planificación del desarrollo territorial en las regiones. Lima. Propuesta Ciudadana.LA TORRE, Lily 1999 All we want is to live in peace. Lima. IUCN, Grupo de Trabajo Racimos de Ungurahui.LEFEBVRE, Henri 1991 The production of space. Oxford. Blackwell.LEMKE, Thomas. 2002 Foucault, Governmentality, and Critique. En: “Rethinking Marxism” (14). Páginas 49 – 64. Association for Economic and Social Analysis (AESA).MINISTERIO DE ENERGÍA Y MINAS 2010 Estadística diciembre 2010. Hidrocarburos. Disponible en: www.minem.gob.pe/minem/archivos/file/Hidrocarburos/estadistica%2 02010/Diciembre/.OSLENDER, Ulrich 2010 La búsqueda de un contra-espacio: ¿hacia territorialidades alternativas o cooptación por el poder dominante? En: “Geopolitica(s) Vol. 1, N°1, p. 95-114. 29  
  31. 31. POSTIGO, William 2006 La zonificación ecológica económica y la prevención de conflictos. En: Economía y Sociedad, N°61. CIES:PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO (PNUD) 2010 Informe desarrollo humano. Perú 2009. Por una densidad del Estado al servicio de la gente. Parte I: las brechas en el territorio. PNUDPROFONANPE 2010 Meso zonificación ecológica económica de la cuenca de los ríos Pastaza y Morona. Iquitos. Plan Binacional de Desarrollo de la Región Fronteriza Perú-Ecuador, Cooperación República del Perú – República Federal Alemana, Profonanpe, Gobierno Provincial Datem del Marañón.REGAN, Jaime 1999 Complementariedad cultural y poblacional en la Amazonía. En: “Ecuador-Perú: Horizontes de la negociación y el conflicto”. Adrián Bonilla (Ed.). Lima, Quito. Desco, Flacso.RYAN, Aliya 2008 Undermining Lives: indigenous people, legislation and extractive industries in the Peruvian Amazon. Shinai.SANTOS-GRANERO, Fernando y Frederica Barclay (Eds.) 2007 Guía etnográfica de la Alta Amazonía. Volumen VI: Ashuar, Candoshi. Lima. IFEA, Smithsonian Tropical Research Institute.SURRALLÉS, Alexandre 2009 Entre derecho y realidad: antropología y territorios indígenas amazónicos en un futuro próximo. En: “Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines”. Vol. 38, N°1, p. 29-45. 2011 Bagua 2009. En: Revista Argumentos, Año 5, N°1. IEP 30  
  32. 32. VII. AnexosMapa 1: Comunidades Nativas tituladas de las zonas altas de los ríos Huitoyacu,Huasaga, Manchari y Pastaza. 31  
  33. 33. Fuente: IBC, 2010.Mapa 2: Lotes petroleros en Daten del Marañón 32  
  34. 34. Fuente: Shinai. Estado de los lotes no actualizado. Mapa 3: ZEE Pastaza – Morona Fuente: Profonanpe (2010) 33  

×