Bergidum digital 2012

924
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
924
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Bergidum digital 2012

  1. 1. ¿ADIOS AL PAPEL?UN POCO DE HISTORIA Santiago Martínez Hidalgo
  2. 2. ¿ADIOS AL PAPEL?. UN POCO DE HISTORIA A esta pregunta, no daremos una respuesta taxativa por aquello de “nunca digas nunca jamás” Portada de la revista (que suscribiría el mismísimo James Bond), pero parece una tendencia imparable: no sólo se imponen las llamadas “nuevas tecnologías” sino que en épocas de crisis económica como la “Bergidum”, editada y actual, proliferarán los productos de coste cero. La revista digital será uno de ellos. publicada Por ello, nuestra querida revista “BERGIDUM” del año pasado, podría convertirse en una “revista por el IES “Gil y Carrasco” histórica”, la última editada e impresa en papel. Año 2011. IV época, Nº 10 Hubo árboles antes que hubiera libros, y acaso, cuando acaben los libros, continúen los árboles. Ytal vez llegue la humanidad a un grado de cultura tal que no necesite ya de libros, pero siempre necesitará de árboles, y entonces, abonará los árboles con libros.” Miguel de UnamunoLa imagen de las apetitosas UN POCO DE HISTORIA cerezas fue captada en La curiosidad hará seguro que más de un lector se pregunte en qué año se publicó la primera re- Rimor vista del Instituto. Pues bien, D. Miguel José García González, profesor de Historia del IES Gil y Carrasco, por nuestro actual director, en el capítulo XII del serial sobre la Historia del Instituto que se puede leer en esta misma revista, nos re- lata textualmente: “al comienzo del curso 1953-54, siendo director D. León Garzón Ruipérez, se acuerda la Javier Álvarez Peón publicación quincenal de un periódico a cargo de los alumnos, con colaboración de los profesores y bajo la dirección del profesor de religión D. Augusto Quintana Prieto y el profesor de formación del espíritu nacional D. Ernesto Fernández Vázquez con el título de Bergidum”. Este fue el origen de nuestra actual revistaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 5
  3. 3. ¿ADIOS AL PAPEL?. UN POCO DE HISTORIA Augusto Quintana Prieto nació el 27 de septiembre de 1917, cursó estudios eclesiásticos en el Seminario de Astorga y fue ordenado sacerdote en 1.943. En el año 1.948 fue nombrado coadjutor de la parroquia de La Encina de Ponferrada y profesor numerario de Religión en el Instituto de Bachillerato “Gil y Carrasco”, centro en el que además de profesor, desempeñó también la Jefatura de Estudios y la Secretaría. En el año 1954, el Obispado lo envió a Madrid donde se matriculó en la Escuela de Archiveros y Bibliotecarios. Desde allí continuó su labor de publicaciones del Instituto Gil y Carrasco para la colección “Bergidum”. UN NOTABLE EJEMPLAR Desde ese curso 1.953-1.954, la revista faltó muy pocas veces a su cita anual con los lectores y aunque son D. Augusto Quintana muchos los ejemplares de calidad que ha publicado nuestro Instituto, podríamos destacar sin menospreciar a ninguna otra, por ejemplo, la revista del año 1.996, la Nº 5 correspondiente a la II época, Prieto, inició las en la que el equipo directivo en aquel curso, capitaneado por D. Manuel Fernández Zanca, D. Juan Rellán publicaciones de la López y D. Vicente Fernández Vázquez, se volcó en un gran esfuerzo intelectual y económico, editándose colección “Bergidum” a color el dossier central con las fotos de alumnos y profesores. La ocasión lo merecía: a lo largo de sus 104 páginas se conmemoraba el 150 aniversario de la muerte de nuestro insigne poeta, D. Enrique Gil y Carrasco. Ejemplar dedicado al 15o AniversarioBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 6
  4. 4. ¿ADIOS AL PAPEL?. UN POCO DE HISTORIA LAS DOS ÚLTIMAS ÉPOCAS Y finalizamos este nostálgico recorrido de nuestra publicación a lo largo del tiempo recordando las portadas de las revistas de las dos últimas épocas (orden cronológico desde 1997 a 2011) III Época: “EPICÚREA”BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 7
  5. 5. ¿ADIOS AL PAPEL?. UN POCO DE HISTORIA IV Época: “BERGIDUM”BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 8
  6. 6. COMPAÑEROS JUBILADOSHOMENAJES
  7. 7. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES L a sierra de Gistredo dibujaba su perfil sobre el horizonte de Noceda del Bierzo cuando el 18 de Abril de 1951 veía la luz primera Álvarez García. Detrás, el macizo de Pañacatoute adornaba con sus neveros el paisaje primaveral. Procedente de una buena familia sencilla y trabajadora era el De Antolín de Cela menor de dos hijos. Como su hermano mayor había estudiado algunos años en el seminario en- contró ya, con apenas 10 años, el camino allanado para ingresar él también en el Seminario Menor de La a Alberto Álvarez García Bañeza. Allí se curtió en el estudio del latín y de la lengua. Cursó humanidades, cinco años en La Bañeza y uno en Astorga, hasta el año 1967 en que se matri- culó en el Instituto “Gil y Carrasco” para terminar el Curso Preuniversitario. Concluida esta primera etapa de su vida se fue a Oviedo en cuya Universidad cursó los dos primeros cursos, llamados entonces los “comunes”. Para cursar la especialidad de Filología Francesa, eligió sin embargo la Universidad Helmanticense, sin duda, por aquello de que “quien quiera saber que vaya a Salamanca.” En 1975, con la carrera recientemente terminada, se fue a Burdeos como profesor de español en un instituto francés. Y con la confianza puesta ya en el dominio de la nueva lengua regresó de nuevo a España encontrando luego trabajo en el instituto de Astorga durante dos años. En 1978 aprobó las oposiciones a catedrático y le destinaron al instituto de San Fernando en Cádiz. Desde allí, en el concurso de traslados, se acercó a su tierra natal viniendo al instituto de Porriño, en las inmediaciones de Vigo, donde permaneció también otros dos años reencontrándose con anti- guos amigos. Pero Alberto tenía puestos sus ojos en el instituto donde había estudiado el Preu, en el “Gil y Ca- rrasco” de sus amores. Tanto, que en el año 1980 le daban traslado ya para el “Álvaro de Mendaña” de Ponferrada y él decidió esperar un año más hasta que en 1981 saliera su plaza como catedrático de francés en nuestro instituto “Gil y Carrasco”. Conocedor del francés, la lengua musical del amor, ligó con Clara, una joven berciana y se casó con ella en 1978 en La Ribera de Folgoso, bello lugar para el descanso y el disfrute de los pequeños pla- ceres de la vida. De esa unión han nacido dos hijos: Alberto y Carlos, ambos exalumnos de nuestro instituto. Alberto siempre ostentó muchos cargos a lo largo de su vida docente: fue Vicedirector en SanBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 10
  8. 8. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Fernando (Cádiz), Secretario y Vicedirector en Porriño (Pontevedra), Vicedirector, Director y Secretario durante 15 años en nuestro instituto Gil y Carrasco de Ponferrada. Lo que más le gustaba como profesor era el contacto con sus alumnos, sentirse útil, enseñarles a hablar el francés y a conocer la cultura francesa. Reconoce que al impartir la asignatura optativa fue afortunado y tuvo, por lo general, buenos alumnos. Lo que más le fastidiaba de la enseñanza era la falta de respeto existente ahora en algunos alum- nos. También alentó y participó en muchas ocasiones de diversas actividades extraescolares: asistió a diversos viajes de estudios y, durante unos veinte años, a los intercambios escolares entre alumnos es- pañoles y franceses. En los últimos años de su función docente se siente especialmente satisfecho de su colaboración al cambio físico que para bien, ha experimentado nuestro centro: pinturas y adecentamiento general, re- novación del salón de actos, aulas adaptadas y actualizadas, seminarios renovados, la ampliación del edi- ficio con un nuevo edificio, la instalación de dos ascensores, etc… Él se ha implicado mucho en la dotación y mejora del instituto. Amigo Alberto, que descanses del esfuerzo realizado a lo largo de tantos años de dedicación do- cente. Tanto los chicos como tus compañeros de claustro queremos agradecer hoy tu generosidad, dedi- cación y amistad. A leer a Chateauchiad, a cultivar el jardín, a acompañar a tus hijos en su tarea de concluir sus carreras, a invitar y llevar a cabo algún viaje con tu mujer Clara y a seguir mejorando tu casa cual “bella madriguera”. Sabemos que te gusta y eres experto en bricolage, que tan pronto esculpes una talla de madera como motorizas las persianas de tu vivienda. Seguro que encontrarás también nuevas aficiones para dar salida a tu talante abierto, activo y generoso. Mientras tanto, recuerda siempre que la amistad que hoy te ofrecemos es la ternura del pasado, el gran valor del presente y la esperanza del futuro. Antolín de CelaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 11
  9. 9. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Tan pronto le llegó la edad ingresó para hacer la Primaria y el Bachillerato en el Colegio de la Inmaculada de Ponferrada que a la sazón se había instalado en la actual calle General Vives, cerca de la vieja iglesia de San Pedro Apóstol, ubicada entonces en el actual solar donde se encuentra hoy el edificio de la telefónica. De Carmen González Casi siempre tendemos a condensar en pocas palabras, y a modo de titular, lo que las personas y los hechos significan para nosotros. Este reduccionismo puede entrañar riesgos de parcialidad, pero no es a Amable Ángel Barrientos este el caso. Amable, don Amable, quedaría definido a la perfección con estas pocas palabras: intelectual y moralmente, un hombre virtuoso. "A un maestro singular" Poco a poco lo iremos descubriendo. Es digna de admiración su habilidad para compaginar sutilmente ideas personales, profesiona- les, sociales y religiosas, casi siempre encontrando la justa medida a través del filosófico “tér- mino medio”. Esta cualidad le ha servido para superar momentos y pruebas tan difíciles que solo el equilibrio y la templanza logran arbitrar. Por otra parte, sería un imposible el encontrar a alguien que no le apreciase o a alguien con quien hubiese tenido desacuerdos más allá de la normal y necesaria discrepancia. Descendiendo a planos más prosaicos, toca ahora referirse a ciertos detalles personales que puede que no sean muy conocidos por la mayoría de nosotros. Nació en la mitad exacta del siglo XX, en Fresno de la Vega, cerca de León, lo que le convierte en sólo “medio berciano”. Esta localidad es también la patria chica de Jesús González Calleja, afa- mado explorador y aventurero al que tantas veces hemos visto por televisión en “desafíos ex- tremos”, que viene a ser lo mismo que, a su manera, realiza Amable con algunos de nuestros compañeros por El Bierzo. ¿Será que ese gusanillo es parte sustancial de los allí nacidos? ¿Será que los famosos pimientos morrones de Fresno imprimen carácter? Siendo muy pequeño su familia se trasladó a Villaseca de Laciana, de cuyo espléndido valle dice la canción:BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 12
  10. 10. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Entre verdosas colinas, “ entre polvo verde y grana, se encuentra un valle tranquilo: es el Valle de Laciana ” No en vano, este valle ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2003. En Villaseca acudió por primera vez a clase, actividad que tan sólo se vio interrumpida por su ser- vicio militar en las Islas Canarias y ahora, en la actualidad, por su nueva “edad jubilosa”. Allí se educó con Dª. Emilina, D. Baltasar, D. Enrique y D. Bernardo, que formaban la denominada “Escuela de los Vascos”. Con diez años, se trasladó a vivir a Cuatrovientos y desde allí, y siempre caminando, se desplazaba diariamente al instituto Gil y Carrasco para estudiar el Bachillerato Elemental y más tarde el Superior. Podríamos pensar si tantas idas y venidas sin transporte escolar no habrán contribuido a su espíritu an- darín, seguramente sí. Si por otra parte, sus allegados le definen como un niño inquieto y callejero, ¿a quién le puede extrañar que ir al monte sea para él media vida? Formó una gran familia junto a Carmen, su esposa, que hoy nos acompaña y con la que, siendo también ella docente, se jubiló en pareja. Nuestras felicitaciones también para ella. Tuvieron dos hijos: Inés, magnífica jovencita, ¡su amada niña!, licenciada en Medicina por la Universidad de Salamanca y Mé- dico Interno Residente en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, que con toda certeza habría sido una maravillosa profesional, esposa y madre junto a su amadísimo compañero Alberto con el que, sin duda alguna, seguirá unida eternamente. Está aquí con nosotros su querido hijo Víctor que les ha proporcionado grandes satisfacciones: es doctor en Geología y profesor e investigador en   la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de A Coruña. Víctor ha contribuido a aumentar la familia al casarse con María y ser padres del pequeño Martín que, a punto de cumplir dos años, es la alegría de todos ellos. Amable y Carmen pasan sus días entre Ponferrada y A Co- ruña para así poder disfrutar al máximo de su nieto. Profesionalmente, Amable se formó en la Escuela Normal de León por el Plan de 1967, que ya requería del Bachillerato Superior, estrenándose como docente en Cuatrovientos al sustituir a otro compañero funcionario a propuesta de éste (cuestión harto arbitraria e impensable en nuestros días). Durante este periodo de unos ocho meses preparó y superó las oposiciones, optando más tarde por la especialidad de Matemáticas y Ciencias de la Naturaleza.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 13
  11. 11. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Tras un breve paso por Matarrosa del Sil, adquirió plaza definitiva en San Andrés de Montejos. Según la normativa de la época debería permanecer en este destino durante un mínimo de seis años, pero tan a gusto se encontró en esta localidad que los estiró de forma voluntaria casi una veintena. Se integró totalmente en San Andrés y logró que la colaboración entre sus habitantes y la escuela fuese ex- traordinaria, poniéndose de manifiesto a través de innumerables eventos culturales: confección de pe- riódicos, puesta en escena de diferentes obras teatrales, excursiones para todas sus gentes, etc. Además de Director del colegio fue uno más del pueblo, siempre respetado y querido por todos. Aún hoy día sus habitantes hablan de Amable y le recuerdan con cariño varias generaciones. Fue por estos años cuando decidió estudiar Inglés en la Escuela Oficial de Idiomas de Ponferrada y, superados todos los cursos, consiguió la habilitación para impartir Lengua e Inglés. Concursó para obte- ner plaza en algún centro de Ponferrada y así poder impartir estas nuevas materias: mucho le costó to- mar la decisión, porque la escuela de San Andrés era su segundo hogar. Es así como en 1991 llegó al colegio Campo de la Cruz, donde se sintió realizado profesionalmente e hizo grandes amigos. En el año 2002, y tras la supresión de su plaza en el Ciclo Superior de la E.G.B., se trasladó por concurso al Primer Ciclo de E.S.O. en el I.E.S. Gil y Carrasco, destino que compartió con todos nosotros hasta el momento de su jubilación. Del Campo de la Cruz seguramente recordará experiencias muy gratificantes como aquellas acampadas con alumnos: el montaje de las tiendas de campaña, las subidas al monte para recoger leña, el fuego de campamento, las representaciones teatrales a la luz de la lumbre, las canciones, los bailes, el chocolate caliente, las noches sin dormir... ¡qué recuerdos!. Tampoco olvidará las semanas culturales re- pletas de actividades, los karaokes en los que no tuvo inconveniente en intervenir, así como su participa- ción en diferentes experiencias educativas innovadoras. De su paso por el Gil y Carrasco nunca podrá olvidar esos campamentos de Inglés con alumnos de tercero de la E.S.O. en tierras catalanas y las buenas relaciones personales y profesionales con sus compañeras y compañeros del Departamento, relaciones que siguen existiendo y que continuarán siempre vivas. También es de resaltar su relación con el CEFIE, antiguo Centro de Profesores de Ponferrada. Hacia 1985 fundó y coordinó el grupo de trabajo ”Begin”, que fue un extraordinario instrumento para el inter- cambio de experiencias didácticas y la elaboración de materiales sobre el aprendizaje de la Lengua In- glesa en nuestras aulas. Ello le condujo a que durante el curso 1988/89 recibiera una larga y profundaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 14
  12. 12. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES formación metodológica y didáctica, que le llevó a ser el Responsable de Área en el CEP durante los tres siguientes cursos. Además ha desarrollado una intensa actividad sindical, siempre defendiendo los derechos de los profesionales de la enseñanza y participando con frecuencia en los órganos de dirección de su sindicato en El Bierzo. De Amable se podrían resaltar muchas singularidades: su perspicaz ironía al hablar, la inteligencia con que resuelve determinadas situaciones, sus frases ingeniosas, el análisis de los datos más allá de los simples dígitos, el silencio reinante en sus clases, el respeto de sus alumnos, el saber aunar con inteli- gencia posturas enfrentadas, su persistente voluntad de agradar y ayudar a los demás… Amable, ahora te toca el merecido descanso, el disfrute de tu familia y de todo aquello que te guste. No olvides que aquí dejas muchos amigos que siempre te recordarán y que en este Instituto nunca faltará un hueco para ti. Sigues viniendo con frecuencia para participar en el magnífico coro que, bajo la insigne batuta del profesor Alejandre, llena de melodías y sentimientos todos los actos culturales de nuestro Instituto. Es un camino acertado para que sigamos siempre en contacto. Hoy habéis cantado como los ángeles, cierta- mente como siempre. Excelente consejo el que contiene el poema que interpretasteis en griego antiguo y que dice así: ¡Sé feliz! ¡Continúa siendo tan buen esposo, tan cariñoso padre y abuelo, tan extraordinario com- pañero y amigo! En definitiva... ¡TAN VIRTUOSA PERSONA! Ponferrada, 24 de febrero de 2012. Carmen GonzálezBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 15
  13. 13. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES S e ensayaba en la Ponferrada de entonces un pequeño Auto del Nacimiento de Cristo cuando el 15 de Diciembre nació Carmen Gómez Fernández. La Navidad ya se adivinaba y el entusiasmo de aquella niña llenó de alegría las casas de aquella familia formadas por molineros, hosteleros y De Antolín de Cela pequeños comerciantes. a Carmen Gómez Pasó su niñez a caballo entre la parte alta y baja de la ciudad. Por ascendencia Carmen es un poco “molinera y comerciante” con raíces en La Puebla pero también tiene mucho de “raigambre y nobleza ponferradina”adquirida al calor de tantos días vividos a la sombra del casco antiguo de nuestra ciudad. Tan pronto le llegó la edad ingresó para hacer la Primaria y el Bachillerato en el Colegio de la Inmaculada de Ponferrada que a la sazón se había instalado en la actual calle General Vives, cerca de la vieja iglesia de San Pedro Apóstol, ubicada entonces en el actual solar donde se encuentra hoy el edificio de la telefónica. Desde allí pasó al “Instituto Gil y Carrasco” para preparar el Curso Preuniversitario y superar también el Selectivo de Ciencias en la Universidad de Oviedo. Y comenzó su carrera de Ciencias Biológicas en la Universidad Complutense de Madrid. En 1969 se licenció e inmediatamente ejerció la docencia en el Colegio de San Benito de la capital de España. Desde el curso 1970 hasta el 1977 ejerció la docencia en el Colegio Libre Adoptado San Andrés y Sauces en la Isla de la Palma desempeñando el cargo de directora. Durante estos años se consigue aumentar mucho el alumnado y los éxitos escolares. Como consecuencia se logra un Instituto para ese Ayuntamiento y así los alumnos no tendrían que examinarse con “matrícula libre” con los consiguientes inconvenientes que ello comportaba. Su estancia en Canarias representó para ella una época muy fructífera y llena de satisfacciones. Allí reafirmó su vocación por la enseñanza que siempre ha dado sentido a su vida. Carmen ha sido siempre una profesora entregada a la docencia, exigente con ella misma a la hora de explicar y especialmente querida por sus alumnos a quienes hacía trabajar mucho durante el curso para aprobarlos con buena nota al final. Reconoce que ni la LOGSE ni la LOE han sido planes que le hayan dado satisfacciones. Al contrario, los ha padecido como profesora y en la piel de su hija y sobrinos. Pero cuenta con muchísimos alumnos que le agradecen lo mucho que con ella han aprendido.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 16
  14. 14. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES En Junio de 1977 aprobó las oposiciones libres de Agregado de Bachillerato tomando posesión de su puesto en el Instituto de Cacabelos donde residió los dos cursos obligados hasta que en 1979 concursó y accedió al claustro de profesores de nuestro instituto llevando ya cerca de 32 años entre nosotros y teniendo también la oportunidad de acceder por sus méritos a la “condición de catedrático”. Profesora activa y apasionada, dedicada y cumplidora, está dotada de una fuerte personalidad a la hora de defender sus íntimas convicciones. En 1983, junto al profesor D. Luís Gómez Domingo, vivió la experiencia de ser madre alumbrada en su hija Carmen, en la actualidad licenciada en Filología Árabe, estudiando también la licenciatura en Hebreo y a la sazón concluyendo en Toledo su tesis doctoral. Pero sobre todo la profesora Dña. Carmen Gómez es una mujer generosa y entregada a todas las nobles causas que llamen a su puerta: Desde los años ochenta es catequista en la Basílica de Ntra. Sra. de la Encina trabajando con niños y niñas que van desde su Primera Comunión hasta los adolescentes que se preparan para el sacramento de la Confirmación. Con motivo del Centenario de la Coronación de la Virgen de la Encina, previo al año 2008, puso en marcha, -junto a otras personas-, los nuevos Estatutos de la antigua Asociación Virgen de la Encina, que hoy tiene más de dos mil socios y de la que ella es Vice-presidenta. En este sentido ha colaborado en los actos del Centenario y del Año Jubilar, la preparación de diversos eventos y de las peregrinaciones de la Imagen por toda la diócesis, participando además como miembro electo del Consejo Parroquial. También sé que colabora en el Hogar del Transeúnte y su Comedor Social “ofreciendo acogida y dando de comer al hambriento.” Sin ánimo de adularla y ofrecerle alabanzas inútiles es estimulante observar como toda una catedrática “se arremanga” y no se le caen los anillos a la hora de cocinar para unas “pobres personas” que están sin hogar o son pobres vergonzantes de nuestra misma ciudad. Así mismo pertenece también a la ONG “¡Siempre adelante!”, que desde el Colegio de las Religiosas Concepcionistas, -el Colegio al que fue de niña, trabajaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 17
  15. 15. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES durante algunas semanas del verano en un pueblo de la República Dominicana donde imparte clases a los niños y formación permanente a los adultos. Aquello no tiene nada que ver con el turismo de Punta Cana, -dice ella: “Es mucho más auténtico y regala mayores satisfacciones”. Desde los años ochenta es catequista en la Basílica de Ntra. Sra. de la Encina trabajando con niños y niñas que van desde su Primera Comunión hasta los adolescentes que se preparan para el sacramento de la Confirmación. Con motivo del Centenario de la Coronación de la Virgen de la Encina, previo al año 2008, puso en marcha, -junto a otras personas-, los nuevos Estatutos de la antigua Asociación Virgen de la Encina, que hoy tiene más de dos mil socios y de la que ella es Vice-presidenta. En este sentido ha colaborado en los actos del Centenario y del Año Jubilar, la preparación de diversos eventos y de las peregrinaciones de la Imagen por toda la diócesis, participando además como miembro electo del Consejo Parroquial. Carmen ha sido siempre una gran profesora dedicada a inculcar a sus alumnos el esfuerzo y la dignidad para alcanzar el éxito personal y el desarrollo de su personalidad. Ya sabemos que has trabajado hasta cumplir, más que holgadamente, tus 65 años con más de cuarenta de cotización. Que el júbilo de tu jubilación te haga feliz y permita dedicarte a los tuyos y a los demás.¡Enhorabuena! COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Antolín de CelaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 18
  16. 16. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES E n Rioscuro de Laciana, a dos kilómetros de Villablino, nacía la niña María Dorotea Martínez Sabugo. Especialmente bellas aparecían aquel día las montañas recortadas sobre el horizonte de un cielo primaveral, los bosques y las brañas habitadas por De Antolín de Cela pastores y ganados. a Dorotea Martínez Hasta los nueve años asistió a la Escuela Unitaria de su pueblo pasando luego a la Academia de Villablino donde la prepararon para examinarse de ingreso en el entonces Instituto de Enseñanza Media “Gil y Carrasco” de Ponferrada. Superado el ingreso comenzó el primer curso de bachillerato en el Colegio de las Hermanas Carmelitas de León. Ella misma confiesa que allí no le fue mal pero el desarraigo y la morriña que suponía el internado de entonces para una niña de 10 u 11 años al separarla de su entorno familiar, su verde valle y sus amigas, la llevaron a ansiar y echar en falta el ambiente perdido. Y consiguió regresar a la Academia donde continuó sus estudios de bachillerato hasta el sexto curso. En Villablino estudiaban y se ejercitaban en sus evaluaciones anuales viajando cada año a Ponferrada para examinarse como alumnos libres en nuestro instituto “Gil y Carrasco”. El ritual se repetía siempre igual: bajaban, -generalmente acompañadas de su padre,- en el tren de vía estrecha de “la Minero” del día anterior. Era inevitable llegar medio negro por el carbón. Dormían en el Hotel San Jorge y al día siguiente, a las 9 de la mañana, comenzaban los exámenes que se repetían en batería tanto por la mañana como por la tarde. Únicamente quedaba libre el tiempo de la comida para regresar al San Jorge y volver de nuevo a las evaluaciones de la tarde. Aquello de ser “alumnos libres” se traducía en exámenes especialmente difíciles y llenos de exigencias donde cualquier lección podía caerte. El estudio del “curso preuniversitario” resultó para ella mucho más fácil y tranquilo ya que por entonces estaba matriculada como alumna oficial de nuestro instituto. En el curso 1968-69 comenzó en León la carrera de Ciencias Biológicas y la terminó en el año 1973 formando parte de la segunda promoción de esta especialidad salida de aquella facultad. Este mismo año le concedieron una beca en el Departamento de Microbiología de la facultad de Biológicas de la Universidad de León y entusiasmada estuvo considerando el aceptarla para dedicarse a la investigación o tal vez a la docencia universitaria pero también le ofrecieronBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 19
  17. 17. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES trabajo en nuestro instituto y tanto el afecto como la admiración que sentía por el centro del que había sido alumna en su adolescencia le llevó a dejar a un lado la beca y aceptar el trabajo. En 1978 aprobó las oposiciones como profesora agregada de bachillerato y en 1994 las de catedrá- tico. Posteriormente, en el año1995, solicitó una plaza como profesora asociada en la Universidad de León. Se la concedieron y ejerció su tarea docente durante siete años hasta que un poco cansada de viajar a León decidió dejarlo. Dorotea lleva con nosotros 38 años y ha sido siempre una profesora trabajadora y exigente. Se de- dicó cada día a sacar adelante a un montón de alumnos sensibles y frágiles que “aún no habían alcanzado la madurez ni valoraban demasiado el esfuerzo.” Y ella, trabajando mucho con ellos, en todo momento se esforzó en ayudarles a descubrir dentro de sí mismos lo mejor que tenían y a conseguir a construirse desde el conocimiento científico y la educación. Al darles clase, seguro que se acordaba del respetuoso comportamiento de los chicos de su infancia en el Valle de Rioscuro donde, -según algunos,- se ubicó el Paraíso Terrenal. La profesora Dña. Dorotea está felizmente casada con Gustavo Gómez, compañero profesor que lo fue del IPOVE. Tiene dos hijas: una arquitecto y otra odontólogo. Hoy todos te deseamos que la jubilación, tan merecida, te ofrezca la oportunidad de pasear y ad- mirar la vida que late en la naturaleza y en las cosas pequeñas. Que disfrutes de los tuyos y lleves a cabo una vida feliz más libre y abierta al descanso y abierta a tus aspiraciones. No llores porque ya terminó el tiempo de dar clase, más bien, sonríe porque sucedió y llegaste a tu jubilación. Y cuando nos recuerdes no te olvides que “re-cordar” significa “volver a pasar por el corazón”. Antolín de CelaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 20
  18. 18. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES E s para mí un honor dirigiros estas palabras en este día de celebración por toda la comunidad educativa del Gil y Carrasco y muy especialmente por los siete compañeros Amable, Luis, Carmen, Toño, Dorotea, Alberto, y Eva, que habéis tenido la dicha de llegar a vuestra jubila- De Javier Álvarez ción. a Eva Alejandre Gómez Voy a hacer una breve reseña de la vida de Eva Alejandre. Eva nació en Ponferrada, cuando la ciudad contaba con 19700 habitantes, un 25 de diciembre de 1950, aunque por esos formalismos de la burocracia, la inscribieron con fecha del 26, así que vivió un día indocumentada o sin papeles. Sus padres, Leoncio y Obdulia eran lo que hoy llamaríamos jóvenes emprendedores que re- gentaban un negocio de ultramarinos. Tuvieron tres hijas: Eva la primera, primera como la Eva bíblica y la eva mitocondrial de los biólogos, Duly y Ana, que están en este banquete con noso- tros. Ninguna de las tres hijas quiso continuar la empresa paterna sino que se dedicaron las tres a la enseñanza.. Eva estudió párvulos, primaria y bachillerato en el colegio de La Inmaculada, luego La normal o magisterio en el mismo colegio. Fue alumna ejemplar siempre, por su inteligencia y porque le gustaba estudiar. Era alumna de banda de triunfo, la banda azul que le imponían a los mejores alumnos. De todas formas no se libró de algún castigo. Un día que la maestra se tuvo que au- sentar dejó encargada a Eva del cuidado de sus compañeras. Era la época de los beatles. Eva quiso entretener a sus amigas improvisando un concierto de los beatles, ella tocaba la batería, otra una guitarra, otra una segunda guitarra y cantaban me la pillé yeyé... Y claro, llegó la monja, que oyó semejante cosa, Eva fue la única que no la vio entrar y siguió tocando la batería. Así que, como castigo, diez vueltas al patio. Eso por ser alumna de banda, pero de la banda de los beatles. Obtuvo su título de maestra en noviembre del 68, es decir con 17 años. Sacó las oposiciones con 19 años, y tan joven y con su privilegiada estatura, alguna inspectora o inspector de visita la confundía con una alumna, hasta que demostraba que era la maestra. Y lo demostraba (por- que a veces el inspector o inspectora estaba mal de la vista), con la prueba fehaciente de lo mucho que la respetaban sus pupilos, que la llamaban doña Eva.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 21
  19. 19. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Empezó su trabajo de maestra en Toreno. El primer año con un grupo de 44 alumnos (fijaos en la ratio), la maestra impartía todas las materias y con los alumnos de distintas edades revueltos. Su primer destino definitivo - era la condición llamada entonces "propietaria definitiva"- fue la escuela unitaria mixta de El Valle en Folgoso de la Ribera, donde estuvo 10 años, hasta 1982. Durante diez años en El Valle hizo de maestra de niños y también a menudo de los padres. Después se trasladó al querido colegio del Campo de la Cruz. Trabajó como orientadora (tarea en la que fue pionera y que le dio la oportunidad de profundizar en la cara más difícil pero también gratificante, de la pedagogía). Dio clases de lengua castellana y francesa, y desempeñó cargos de jefa del departamento de lengua, del de orientación y de coordinadora del ciclo superior de EGB. Para divertir a sus alumnos y para que no decayera su ilusión y su interés, se esforzaba en hacerles diferentes las clases, incluso cambiando su peinado, sorprendiendo a sus alumnos con unas coletas. Y todo para que las buenas letras y la buena literatura, con su tesoro de buenos valores, formaran los espíritus de sus alumnos. Ahora que apenas ha pasado el carnaval, me contaba Eva hace unos días que participó con sus alumnos en el primer desfile de carnaval después del levantamiento de su prohibición. Prepararon un dragón con el que los niños se partían de risa.... Se casó con Domingo Fermoso en 1970, cuando la gente se casaba con 20 años e incluso se ca- saba para 20 años o más, incluso hasta con la intención de no separarse hasta morirse (y no por aburri- miento). En seguida tuvieron dos hijas: Eva y Sonia. En 1980 obtuvo por la UNED el título de licenciada en filosofía y ciencias de la educación, lo que to- davía se llamaba filosofía pura, cuya pureza, lo digo por experiencia, los que hemos estudiado tal cosa nunca acabamos de averiguar en qué paraba, por muchas vueltas que le diéramos a la razón pura de kant o a la ciencia pura de las ideas de platón o de hegel. Tal vez era cosa de puras palabras, que acaba- ban siendo impotables como el agua pura... Y perdonadme el puro juego de palabras Eva se especializó por la Uned en lengua castellana y en lengua francesa. Participó en la Escuela de Padres, donde pudo aplicar sus conocimientos de psicología evolutiva y de técnicas de estudio para enseñar a los niños por medio de sus padres. Cuando se produjo la incorporación del primer ciclo de la Eso a los centros de secundaria, en elBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 22
  20. 20. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES curso 2000-2001, Eva fue nombrada jefa de estudios adjunta con desempeño primero en el Campo de la Cruz y luego en el propio IES Gil y Carrasco. Yo he tenido el placer de compartir con ella el despacho de jefatura de estudios. Me ha enseñado un trato exquisito a los alumnos, unos modos ejemplares en las atenciones a sus problemas y a sus necesidades y la rectitud, que es tan imprescindible en quien trata con niños, como padres, como maestros, rectitud que ella expresa en su lema "mano de hierro en guante de seda", el hierro de la norma sin la que no hay formación, y la seda de la comprensión y del amor sin la que no se puede acompañar al alumno porque no nos cogería de la mano, de la mano de seda y de hie- rro. Eva cree que la disciplina depende totalmente del profesor, que si usa esa mano de hierro y seda, los alumnos obedecen. Le gustan la literatura y el ensayo, todo tipo de música, es muy aficionada al senderismo, que practica casi todos los días, con Domingo. Hoy su mayor disfrute es jugar con sus nietos Lucas y Mario. Eva, que tu marido, tus hijas y tus nietos Lucas y Mario, que tienen la suerte de tenerte de abuela y de maestra, todos tus seres queridos y tus allegados, disfrutemos de tu presencia muchos años. Y queri- da Eva, que disfrutes cien años de compañía o más, en tu feliz condición. Eva, que tu marido, tus hijas y tus nietos Lucas y Mario, que tienen la suerte de tenerte de abuela y de maestra, todos tus seres queridos y tus allegados, disfrutemos de tu presencia muchos años. Y querida Eva, que disfrutes cien años de compañía o más, en tu feliz condición. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Javier ÁlvarezBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 23
  21. 21. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES E n estos últimos años me he visto en el compromiso, siempre placentero, como en esta ocasión, de poner mi torpe pluma al servicio de una causa tan noble como la que hoy nos reúne. En aquellas ocasiones, había intentado hacer algo libre, improvisado e imaginativo, pero he de re- De Vicente Fernández conocer que en esta ocasión no he podido, y ha sido así porque es tanto lo que tendría que decir de José Antonio Balboa de Paz, con quien tantos momentos he compartido, que apenas tendría tiempo, a José Antonio Balboa porque si como ya señalaba en la jubilación de nuestro compañero Manolo Fernández Zanca, a los gran- des hombres: “Tan solo sus acciones pueden alabarlos”, serían muchas de estas acciones las que se tendrían que quedar en el tintero. Si tu padre es maestro, si alguno de tus abuelos y tus bisabuelos, lo fueron, si algunos de tus tíos y tías se dedicaron también a la docencia, es fácil que en ese entorno familiar, alguno de sus miembros eligiese seguir ese camino. Por eso no ha de extrañarnos que de los doce hijos que tuvo el matrimonio cacabalense formado por don Augusto Balboa y Doña Teresa de Paz, cinco se decantaran por esta profesión, posiblemente la más hermosa y… (estaba tentado a decir enriquecedora, pero con los recortes de estos últimos años, alguno lo podrían interpretar mal), así que lo dejaremos en hermosa. Pues bien, José Antonio fue uno de estos cinco vástagos que siguió con esta tradición tan arraigada en su familia, pues su padre, don Agustito, fue maestro y Director de las Escuelas Nacionales de Cacabelos, además de alcalde, agrimensor, etc., al igual que lo había sido su abuelo, don Augusto. La circunstancia, de que su padre ejerciese de maestro en Quilós durante algunos cursos, posibilitó que en la citada villa ribereña del Cúa viniese al mundo el 19 de no- viembre de 1950, si bien al año ya se iría a vivir con sus padres a Cacabelos donde residió toda su vida, a excepción de los años de estudiante y un breve tiempo durante el cual fue vecino de Ponferrada. Si el ambiente familiar marca y condiciona no lo es en menor medida el geográfico, ambiental y cultural, y sobre todo cuando se trata de Cacabelos. En muchos de los naturales de la capital del Cúa, la Historia ha estado siempre muy presente desde que éramos niños. Las ruinas del monasterio de Carracedo o de Castro Ventosa fueron escenarios de juegos y de aventuras desde la más tierna infancia, los primeros descubrimientos arqueológicos en “Bergidum Fla- vium”, los hallazgos de monedas romanas, fue algo que formó parte de nuestro pequeño uni- verso, contribuyendo sin duda a crear en nuestras mentes infantiles un interés y una aficiónBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 24
  22. 22. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES por la Antigüedad y por nuestro pasado que con el tiempo se transformó en el germen de nuestra pro- fesión. Posiblemente durante sus años en las escuelas de la villa de Cacabelos, en los siguientes años de estudiante de Bachillerato, primero con los Salesianos en Medina del Campo y Allariz o con los Jesuitas en León o en el Instituto Gil y Carrasco, en el que cursó sus estudios de Preuniversitario, José Antonio nunca se planteó que quería dedicarse a la enseñanza y a la historia. Por presión familiar, de uno de sus hermanos mayores, la primera elección fue la de estudiar Económicas, si bien finalmente se decantó por estudiar Filosofía y Letras. Los estudios universitarios los realizó en Oviedo, entre 1970 y 1976. En una de las épocas quizás más interesantes para un joven universitario, comprometido y soñador como lo era José Antonio: el fin del franquismo y los comienzos de la transición a la democracia. Quizás no fueron los mejores años para es- tudiar por las numerosas y largas huelgas de los estudiantes y mineros, pero sí para vivir de una forma comprometida. No obstante, la estancia en la “alma mater” ovetense para jóvenes ambiciosos con ansias de saber fue muy enriquecedora. De todas las materias de las que se componía el currículum académico de la facultad de Geografía e Historia hubo cuatro que fueron las que más motivaron a José Antonio, tanto por el interés de las propias disciplinas como de los catedráticos y profesores que las impartían: Historia Antigua por Julio Mangas, Geografía por Quirós, Historia Contemporánea de España por David Ruiz y Filosofía por Gustavo Bueno. Materias y profesores que en distintos momentos de su vida profe- sional e intelectual ejercerían una gran influencia. Con don Julio Mangas se interesó por el Mundo Anti- guo, por la Hispania Romana y por algo que desde entonces ha estado muy presente en su vida como historiador, por la minería, ya que la minería del oro fue el tema que eligió para su tesis, que trabajó du- rante varios años y que por distintas razones quedó aparcada, pero que sirvió para iniciarlo en el estudio de la minería, de la protoindustria, y que lo llevó con el tiempo a ser el mejor conocedor y estudioso del patrimonio industrial de la provincia de León. Años más tarde, ya finalizados sus estudios en la Universi- dad realizó su tesina sobre “El hierro y herrerías en el Bierzo preindustrial” leída en 1989 y preludio de una gran tesis doctoral “La siderurgia preindustrial en el Noroeste de España”, que solamente el compromiso con su profesión ha impedido el que la hubiese terminado, y que en la actualidad tiene prácticamente fi- nalizada, tras más de veinte años de trabajo. Si la influencia de Mangas fue importante, no lo fue menos la de Quirós, posiblemente el mejor profesor de la facultad en aquellos años, quien le inculcó su interés por la geografía en cualquiera de sus campos: geografía económica, geografía humana, geografía agra- ria,… Uno de los puntales sobre los que ha cimentado gran parte del desarrollo de su pensamiento inte- lectual, y lo mismo podíamos decir de David Ruiz o de Gustavo Bueno, a quien no sólo ha leído sinoBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 25
  23. 23. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES también estudiado. Los cuatro citados estuvieron muy vinculados políticamente durante aquellos años a la izquierda más progresista, llegando uno de ellos a presentase al Senado por la ORT, por la Organiza- ción Revolucionaria de los Trabajadores. Con estos grandes maestros y con el ambiente político y contestatario que se vivía en esos mo- mentos en Oviedo, se puede comprender fácilmente que José Antonio se afiliase al partido comunista, no recuerdo bien si fue en 2º o en 3º de carrera. Para él fueron años de mucho compromiso, de muchas carreras delante de los grises, de algunas visitas al piso de la policía, y sobre todo de reuniones clandesti- nas interminables en pisos de estudiantes, durante horas y horas, en las que se preparaba la estrategia política y se comentaban y debatían textos sobre el Manifiesto Comunista, sobre el materialismo históri- co, sobre la praxis comunista o se hacían lectura de obras como “El izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo” de Lenin; en fin, años que vivió con intensidad y que no fueron ningún obstáculo para llevar bien sus estudios, obteniendo sobre todos en las materias que más le interesaban, las mejores califica- ciones, y para disfrutar como el que más en las fiestas del “Bollu Preñau”, de los “Huevus Pintus” de Pola de Siero, en las “espichas”, en las Fiestas del Botillo que todos los años celebrábamos en Oviedo y en las que reuníamos a más de 50 estudiantes universitarios, la mayoría bercianos, venidos algunos de distritos universitarios tan lejanos como el valenciano (y que por cierto empezamos a realizar antes de que se ce- lebrase en el Bierzo ninguna otra fiesta del Botillo) o, en las, vamos a llamar, “sesiones” que tenían lugar los sábados en el establecimiento más “Undergraund” que quizás haya existido nunca en España como fue el mítico “Cechini” de la calle Oscura de la capital asturiana. Tras finalizar sus estudios en Asturias seguiría militando muchos años en el Partido Comunista, lle- gando a alcanzar puestos de responsabilidad comarcal: Secretario general del Bierzo, así como de con- cejal en el ayuntamiento de Cacabelos por el partido comunista, hasta que lo dejó para formar un nuevo partito Izquierda Berciana. Eran momentos difíciles, de revisionismos y de cambios, de ahí que muchos de sus miembros se fueran. Del nuevo partido, José Antonio durante los años que existió fue su Secre- tario General. Al año siguiente de terminar sus estudios comenzó a trabajar en la enseñanza: primero en la FP, en un colegio de Toral de los Vados, del que fue su último Director. Tras el cierre de este centro de Toral, pasó por los de Bembibre y Fuentesnuevas, donde desempeñó durante varios cursos el cargo de Jefe de Es- tudios. En el año 1992 (desde hacía una década era profesor numerario de Enseñanza Secundaria), mu- chos de los componentes del claustro de Fuentesnuevas, tras la unificación de los cuerpos de FP y Bachillerato se pasaron al “Europa”, menos José Antonio que lo hizo al “Gil y Carrasco”, centro en el queBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 26
  24. 24. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES ha permanecido los últimos 19 años de su vida profesional que alcanza los 33, en el que destacó por su compromiso y entrega ejemplar con los alumnos, ejercicio que no le ha impedido ejercer otra de sus pa- siones: la de historiador. A José Antonio, sin ningún tipo de dudas, le podemos considerar como el padre de los historiadores bercianos, y mucho es lo que en este sentido le debe el Bierzo, habiéndose converti- do durante los últimos años en el referente principal de la historia berciana. Como historiador, no voy a aburrirles con los trabajos que ha realizado, solamente significar que desde 1988 hasta la actualidad ha publicado la friolera de 48 libros de ellos 29 en colaboración con otros autores, libros a los que hay que sumar más de 50 artículos en revistas de Historia. Y esto al margen de realizar informes históricos y heráldicos de los escudos municipales de Arganza, Camponaraya, Cubillos, Torre del Bierzo, Toral de los Vados, Beniel (en la provincia de Murcia) y el escudo de la Comarca del Bier- zo, y de impartir numerosas conferencias y cursos sobre todo de arqueología industrial e industrializa- ción; así como los informes para la denominación de origen del botillo, para la inclusión de bienes muebles de la Junta de Castilla y León de las máquinas del ferrocarril de la MSP, para la redacción del li- bro Blanco del Patrimonio Industrial de Castilla y León, etc. En otro orden de cosas, ha sido fundador de la revista leonesa Ceranda y de la berciana la Comarca del Bierzo; y son varios los premios literarios obtenidos en el festival del Botillo de Bembibre en 1992, 1993, 1995 y 1999 (todas las veces en las que participó). Y para finalizar esta reseña, no podemos olvidar una de sus actividades de mayor notoriedad como es la de colaborador como columnista semanal en la prensa provincial, primero en la Crónica de León entre 1989 y 1994, y posteriormente en el Diario de León, desde 1994 hasta el presente. En total, más de seiscientos artículos, escritos durante 23 años. Artículos de ámbito nacional, provincial y comarcal. Supongo que después de lo oído y escuchado hasta aquí más de uno habrá pensado ¿Y cuando se dedicaba a su trabajo en el Instituto? El que se haya hecho esta pregunta, no conoce indudablemente a José Antonio: una persona para quien la práctica de la enseñanza ha sido lo más importante. La prepa- ración de las clases, de materiales didácticos, etc. ha tenido un carácter prioritario. Entre el numeroso material didáctico que durante estos últimos meses habrá también jubilado seguramente se encontraría el libro de texto que había escrito para FP. En fin, 33 cursos durante los que ha derrochado mucha ilusión y en los que ha sido feliz en el desarrollo de su trabajo. Y lo demás, todo a lo que nos hemos referido anteriormente, lo ha podido hacer por varios motivos: primero por su gran capacidad de trabajo, de organización, de sacrificio, por su método y por las tablasBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 27
  25. 25. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES que le ha dado su profunda y amplia formación intelectual. Porque aunque se pueda pensar que no hay horas en el día para hacer lo que el ha hecho, he de señalar que todavía disponía de tiempo para practicar su gran afición: la lectura. José Antonio es un lector apasionado de novelas (de las buenas, y no precisa- mente de novelas histórica), de libros de historia, de filosofía, de teología,… en fin de todo. Los libros son una de sus grandes pasiones: escribirlos, leerlos, coleccionarlos; y la otra, su familia. La he dejado para el final, precisamente por ser lo más importante para él. Una familia en la que su esposa María del Carmen Carbón y sus dos hijas Mar y Ana, han sido siempre el eje fundamental de su vida. María del Carmen, fiel compañera, a la que lleva unido desde que tenía 15 años, ha sido sobre la que ha descansado la mayor parte de la administración de la casa y cuyo trabajo ha facilitado el que se hu- biese dedicado con éxito a tantos temas, mientras que Mar y Ana, son sin duda el orgullo del matrimonio y la constatación de haber llevado una vida familiar plena. Con sus hijas se ha perpetuado la tradición fa- miliar: Mar, la mayor, es doctora en Filología Inglesa y tras una breve experiencia en la enseñanza en ins- titutos de Londres y Madrid se encuentra actualmente en Inglaterra, mientras que Ana, desde hace dos cursos es profesora titular de Infantil. Y así de este modo, ha llegado a otra etapa de su vida en la que José Antonio Balboa con el amor y cariño de los suyos, con poder escribir su columna en la prensa o en Bierzo Digital (cosas éstas que tam- poco le quitan el sueño), con poder realizar anualmente algunos de esos trabajos de investigación que habían quedado inconcusos y en la disponer de unos euros en el bolsillo para comprar un libro cada poco tiempo será el más feliz de los humanos. Toño, te deseamos todos: los compañeros del Departamento y del claustro, para ti y para los tuyos, lo mejor. Siempre te recordaremos como el gran profesional que has sido, excelente amigo y compañero. Un abrazo. e foe ustro, para ti y para los tuyos, lo mejor. Siempre te recordaremos como el gran profesional que has si- do, excelente amigo y compañero. Un abrazo. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Vicente FernándezBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 28
  26. 26. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES F enecía ya el invierno continental de Teruel cuando el 11 de Marzo de 1946 asomó a la vida Luís Gómez Domingo. No eran tiempos fáciles para aquel niño promesa que venía a la vida apostando por el futuro en el mismo año en que Franco se consolida, Perón asciende al poder, Stalin anuncia sus nuevos planes quinquenales, Filipinas se independiza y fallece Manuel de Falla. De Antolín de Cela Es el número diez de una familia de once hijos formada por unos padres humildes y sencillos que saben poner la fe cristiana en el centro de su vida. Su padre trabaja como administrativo y su madre a Luis Gómez cuida de su larga familia. En aquella escuela del hogar aprendió D. Luís la fe y los valores. Hizo el bachillerato en Teruel y posteriormente se matriculó en la Escuela Superior de San Carlos de Valencia concluyendo sus estudios de Bellas Artes en la Escuela Superior de San Jorge de Barcelona. Le gustaba dibujar y en los años del 64 al 69 hubo de ejercer como bohemio forzado por las condiciones económicas en las calles de Valencia. Trabajaba para sobrevivir, hacía carteles de cine, dibujaba y vendía cuadros y hasta llegó a probar fortuna en un taller de “cromados” de Barcelona. Nada más concluir su carrera, en el curso 69 – 70, encontró su primer trabajo como profesor de dibujo en el Instituto de Tarragona. Un año más tarde , de 1970 a 1971, va a hacer el servicio militar en Caballería siendo destinado a Tenerife. Al año siguiente se licenció y durante el curso 1971 – 1972 comenzó a trabajar en el Instituto de la Isla de Las Palmas donde permaneció hasta 1977 en que aprobó las oposiciones a Catedrático en el “Instituto Álvaro de Mendaña” de Ponferrada. Allí ocupó algunos puestos directivos y en 1987 vino como catedrático al Instituto Gil y Carrasco donde ha desarrollado la mayor parte de su actividad artística y docente. En cuanto profesor le gusta transmitir a los alumnos los secretos del trazo imaginativo y geométrico, la perspectiva en la que situamos la mirada y la dimensión cromática de la vida. Él sabe leer en la cara de los alumnos la sonrisa y el agradecimiento de los chicos cuando entienden los secretos del lenguaje plástico. A Luís le encanta el contacto con los alumnos como clave fundamental de la docencia. Y le ha tocado poner en marcha, junto a otros compañeros, el “Bachillerato de Artes” en nuestro instituto como Jefe del Seminario.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 29
  27. 27. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Como artista se siente satisfecho de que su profesión de docente le permita dedicar las horas muertas a pintar con libertad. Y esta actividad le ha proporcionado muchas satisfacciones íntimas y personales en el campo de la creación pictórica. En su primer momento mantuvo un lenguaje realista muy influido por la disciplina y el academicismo que se le supone a todo un profesor. Pero en cuanto consideró superada la etapa de las normas y las reglas, asegurándose en dominio del dibujo y el trazo academicista, evolucionó al arte figurativo donde hoy se mueve con éxito creciente a medio camino y en la raya justa entre figuración y abstracción. Su mirada siempre parte de la realidad para avanzar más tarde al campo recreativo de la libertad y de las sugerencias. Es el arte de la comunicación plástica. Si en su primera parte abundaron retratos, paisajes, temas sociales y populares, naturalezas y acontecimientos culturales, en la segunda, -que comenzó tras superar una grave trombosis,- acometió no ya cuadros sueltos sino series y temas que nos contaran todo un proceso pictórico. Ahí tenemos su “Batalla de Teruel” que cuenta en aguafuerte los desmanes de la guerra, como hiciera su paisano aragonés Goya; la Pasión, toda una galería de más de “diez y seis” grandes cuadros que recrean a la perfección la entrega salvadora de Jesús de Nazaret y que le permite al artista hacer una seria incursión en la pintura religiosa contemporánea animado por una fe católica, militante y personal nunca negada; y el “Quijote”, un serial progresivo de imágenes e ilustraciones sobre el prototipo de la más grande metáfora que se haya escrito sobre el hombre: el ideal y la realidad, la generosidad y el egoísmo, la belleza sublimada y la decadencia, la ficción y el realismo. Amigo Luís: Tu jubilación te va a permitir el disponer de mucho más tiempo para reflejar con trazos de afecto, estima y realismo la cultura de esta tierra berciana a la que tantos años de tu vida docente has dedicado. Sé que tienes escondido el proyecto de hacer una exposición sobre los personajes, la tierra y el paisaje interior de algo tan nuestro como es la obra del Enrique Gil y Carrasco “El Señor de Bembibre”. Desde estas líneas ya puedo imaginar a D. Álvaro, Dña. Beatriz o el Comendador Saldaña. Desde aquí adivino que tu obra va a dejar anticuado al ilustrador francés Gustave Doré. Te propongo una edición crítica de esta mejor novela histórica romántica ilustrada por los materiales gráficos de tu exposición. A todos nos encantaría disfrutar en un libro así de una parte de tu obra.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 30
  28. 28. COMPAÑEROS JUBILADOS. HOMENAJES Gracias D. Luís, por tu presencia en el claustro de profesores. Que descanses ya de la docencia y recobres todo tu tiempo libre para domesticar la luz y pintar la realidad con las uñas y el corazón, que aciertes a sugerir, a expresar y a conmover nuestra sensibilidad con trazos de libertad y reflejes así los gozos y las esperanzas de la vida y de la historia. Estoy seguro que también los chavales a quienes has descubierto con satisfacción qué cosas son capaces de hacer, te lo agradecerán toda su vida. Y este escribano también te agradece hoy los dibujos y programas que algunos años has llevado a cabo para sorprender hasta a la misma Virgen de la Encina. ¡Gracias y enhorabuena! Antolín de CelaBERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 31
  29. 29. A MI AMIGO AMABLEEL DE LOS PIES ALADOS Emilio Grande Velasco
  30. 30. A MI AMIGO AMABLE. EL DE LOS PIES ALADOS Hace un tiempo llegué al Bierzo, Poco a poco no hubo valle sin saber que aquí guardaba que Amable no pateara; la madre Tierra un tesoro: caminos, sendas, veredas, valles, ríos y montañas collados, cumbres y brañas de los más bellos que he visto eran un bálsamo dulce en el oeste de España. que sus heridas curaban . Tampoco sabía entonces El Pajariel es su amigo; que, en la vecina Laciana, lo son el pico La Aguiana, había vivido un niño las peñas de Ferradillo, que por las peñas trepaba el Morredero y Peñalba. como lo hacen los corzos Flirtea con el Picueto, tras haber bebido agua. con la cascada de Gualta, Ese niño se hizo hombre con el pico Miravalles, en la comarca berciana, Peña Rubia y Peña Blanca. caminando día a día Sube a la Peña del Seo, al lugar donde estudiaba, entre la maleza baja; desde el barrio Cuatrovientos entra a explorar una cueva, al centro de Ponferrada, cruza arroyos de aguas bravas... al IES Gil y Carrasco, Digno hijo de minero, el mismo donde a la larga es la montaña su casa. su periplo de maestro Por el Catoute pasea término al fin encontrara. con donosura y prestancia. Una enfermedad traidora Trepa al Collado Jermoso y un cruel zarpazo en el alma como lo harían las cabras, Lectura del poema le empujaron con violencia por trochas y por vaguadas saltando de piedra en piedra, agarrándose a las ramas, en la comida que le cansaran el cuerpo despreciando los calores, homenaje a los y limpiaran su mirada de los negros nubarrones los fríos y las nevadas. Amable conoce el Bierzo jubilados que le traían las lágrimas. cual de su mano la palma: Si Amable camina solo, hayedo de Busmayor, hay alguien que le acompaña; alcornocal de Cobrana, si lo hace con amigos, el templario Cornatel, igual la lleva en el alma. la braña de Fontellada;BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 33
  31. 31. A MI AMIGO AMABLE. EL DE LOS PIES ALADOS de Sésamo, sus pinturas, cuando nos fija la marcha, de Compludo, sus cascadas; aunque a veces le gastemos las Tejedas y Fresnedo, bromas inocentes, sanas, del Górgora, su Garganta. si atacamos cortafuegos Por las Puentes de Malpaso de pendientes endiabladas, camina como si nada. o bajamos entre espinos, Son sólo algunos ejemplos; por pedregales y zarzas, la relación es más larga. que nos dejan agujetas Ycruzando sus fronteras, y el cuerpo lleno de marcas, también conoce la Omaña, porque más que para hombres sube al pico Vizcodillo, estén hechos para cabras. que limita con Sanabria, Comparto contigo, Amable, o va a las fuentes del Sil, ilusión por la enseñanza, en la comarca de Babia; una profesión bonita Villar de Vildas, Somiedo, aunque dura, ¡Dios me valga!, en la montaña asturiana, que hoy abandonas alegre, las lagunas de Sagüeño, por la semilla sembrada. junto a tierras de Degaña. Eres un hombre sencillo, Por precaución con él lleva con las ideas muy claras, su GPS y su mapa, que defiendes, soy testigo, aunque no los necesita; con ardor si hiciere falta. es explorador de raza. No te agradan quienes usan Amable sabe orientarse palabras hueras y vanas. y su intuición no le falla. Te gusta mirar de frente. Sus compañeros de ruta Nunca mientes cuando hablas. vamos allá donde él vaya. Es tu cuerpo pura fibra, Confiamos ciegamente rostro enjuto, faz barbada; en su prudencia y su calma; esa figura menuda no nos sentimos perdidos en las cumbres se agiganta. Emilio Grande Velasco, tu compañero y amigo.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 34
  32. 32. JOSÉ ANTONIO BALBOA DE PAZSIEMPRE Miguel J. García González Profesor de Historia I.E.S. Gil y Carrasco
  33. 33. JOSÉ ANTONIO BALBOA DE PAZ. SIEMPRE T uve la inmensa suerte de llegar al seminario de Ciencias Sociales del IES Gil y Ca- rrasco arropado por los mejores compañeros e historiadores: José Antonio Bal- boa, Antolín de Cela, Vicente Fernández y Enrique Otero. Y tampoco es casualidad que por las aulas de nuestro antiguo instituto aún resuenen los ecos de los pio- neros de la historiografía berciana: Silvestre Losada Carracedo, Augusto Quintana Prieto o Julián Álvarez Villar porque los mejores enseñantes nunca se marchan, tienen continui- dad en las personas y en el tiempo. Conocí a Toño Balboa en Oviedo; cuando yo iba, empezaba, él venía, terminaba la carrera. Y, como buen maestro, y precursor más reciente y prolífico de nuestra historia, para mí eso ha sido así en todos los aspectos siempre, contrayendo con él una deuda inestimable, impagable ni por todo el intenso respeto y admiración que le profeso. Su profunda inteli- gencia y erudición, el concienzudo trabajo y la minuciosidad, su gran experiencia y su consejo, me han ayudado extraordinariamente desde el primer día, además de afrontar el trabajo diario, a construir retazos de nuestra historia. Porque Toño no se va, sabe que ne- cesitamos sus estudios para seguir adelante, para conocer mejor el pasado para poder resolver mejor el presente, y el futuro, de nuestra tierra. Cuando en El Bierzo, esta tierra que tenemos pero que no tenemos, abandonada en el silencio y la dejación, hasta la luz se vuelve exilio y el aire que nos rodea es como una alambrada, hoy, más que nunca, hace falta Toño tu palabra.BERGIDUM · IV ÉPOCA · Nº11 36
  34. 34. VICENTE FERNÁNDEZ VÁZQUEZTRIBUTO DE COMPAÑEROS Y ALUMNOS
  35. 35. A MI AMIGO AMABLE. EL DE LOS PIES ALADOS E l profesor Vicente Fernández Vázquez, al que todos llamamos cariñosa- mente Tito, se jubiló el pasado 1 de Mayo, desde siempre festividad del “día del trabajo” (paradojas del destino), por lo que el día anterior, lunes 30 de abril, fue su último día como profesor “en activo”. Como manda la tradición, a Tito y a todos los demás compañeros que se jubilen en el presente curso, se les rendirá un merecido homenaje el día de la fiesta del Instituto, allá por el mes de febrero de 2013. No obstante, la excepcionalidad de esta insólita fecha de jubilación, motivó que alumnos y pro- fesores le tributásemos un breve homenaje, a modo de despedida, en el primer recreo del día señalado. Así, por ejemplo, su amigo y compañero de departamento, Jota, le dedicó las siguientes palabras: "Decía Bergamín que la novela nace del desengaño y la poesía de la desesperación... Creemos que es así o al menos, en nuestro caso, es la forma más afectiva de expresar lo que sentimos, lo que queremos a Tito..." "El dos de mayo volveré a subir las escaleras del instituto Intervención de Tito perdido.., sin ti, ya no llevan a ningún sitio. en el homenaje, Seguro que alguien me llama con voz cálida, familiar.., rememorando sus pero, sin ti, ya no hace falta contestarle en ese inmenso primeros años en el y lejano pasillo. Entraré en la clase asignada como un pequeño consuelo..., Instituto pero, segundo C o el E, el aula de Arte o el Departamento sin ti, estarán vacíos. No busco la eternidad sino las horas restadas al tiempo contigo... Tito, sin ti, voy a tener mucho frío". A estas bellas y emotivas palabras, la réplica del propio Tito no se hizo esperar, rememorando sus primeros años en el Instituto y reflexionando en voz alta sobre distintos aspectos de la enseñanza a lo largo todos estos años, bajo su óptica personal. Citó, a modo de ejemplo, a un grupo de 4º ESO allí presente, que para él había sido muy especial en este último curso. Alumnos y profesores pusieron la rúbrica final a este sencillo acto con una cálida ovación a nuestro carismático y querido compañero.BERGIDUM · V ÉPOCA · Nº1 38
  36. 36. En las siguientes páginas y a modo de homenaje póstumo, queremos llevar al primer plano de nuestra memoria el recuerdo de dos compañeros fallecidos no hace mucho tiempo. Nos referimos a: Ángel Núñez García (profesor de Matemáticas) y Adelino Pérez López-Boto (profesor de Física y Química) Por siempre, nuestro recuerdo y sincero afecto a ambos.IN MEMORIAMÁNGEL NÚÑEZ GARCÍA y ADELINO PÉREZ LÓPEZ-BOTO

×