La Preparación Psicopedagógica del Tutor
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La Preparación Psicopedagógica del Tutor

on

  • 163 views

La formación profesional desde las sedes universitarias ha exigido una concepción y práctica pedagógica renovadora. El presente trabajo tiene como propósitos: valorar la importancia de la ...

La formación profesional desde las sedes universitarias ha exigido una concepción y práctica pedagógica renovadora. El presente trabajo tiene como propósitos: valorar la importancia de la preparación psicopedagógica de los profesores tutores para la formación profesional en estas condiciones, así como realizar un estudio de los lineamientos y programas de formación vigentes para la preparación de los profesores a tiempo parcial. En el mismo se definen concepciones y prácticas con relación a la labor educativa del tutor y propone algunas dimensiones importantes a tener en cuenta en el proceso de formación pedagógica.
MIÑO, Francisco - FERRANTI, Micaela

Statistics

Views

Total Views
163
Views on SlideShare
163
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La Preparación Psicopedagógica del Tutor La Preparación Psicopedagógica del Tutor Document Transcript

  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 LA FORMACIÓN Y DESARROLLO DE LOS PROFESORES EN LAS SEDES UNIVERSITARIAS. LA PREPARACIÓN PSICOPEDAGÓGICA DEL TUTOR. THE PROFESSORS FORMATION AND DEVELOPMENT IN THE UNIVERSITY SEATS. THE TUTOR PSICOPEDAGÓGY PREPARATION. Dra. C. Berta Mª Pichs Herrera º Dr. C. Ramón Sánchez Noda ºº Dr. C. Dimas Hernández Gutiérrez. º Dr. C. Francisco Benítez Cárdenas º º Dirección de Universalización. Ministerio de Educación Superior ºº Dirección de Marxismo Leninismo. Ministerio de Educación Superior bertica@reduniv.edu.cu Palabras Claves: Sedes Universitarias Municipales, municipales, labor educativa personalizada. tutor de las sedes universitarias Keywords: Municipal University seats, tutorial of the municipal university seats, customized educative work Resumen La formación profesional desde las sedes universitarias ha exigido una concepción y práctica pedagógica renovadora. El presente trabajo tiene como propósitos: valorar la importancia de la preparación psicopedagógica de los profesores tutores para la formación profesional en estas condiciones, así como realizar un estudio de los lineamientos y programas de formación vigentes para la preparación de los profesores a tiempo parcial. En el mismo se definen concepciones y prácticas con relación a la labor educativa del tutor y propone algunas dimensiones importantes a tener en cuenta en el proceso de formación pedagógica. Abstract The professional formation from the university seats has demanded a conception and renovator pedagogical practice. The present work has like intentions: to value the importance of the psicopedagógy preparation of the tutorial professors for the professional formation in these conditions, as well as to make a study of the lineaments and effective programs of formation for the preparation of the professors on time partial. In the same one conception and practices in relation to the educative work of the tutor are defined and proposes some dimensions important to consider in the process of pedagogical formation. INTRODUCCIÓN Con la entrada del siglo XXI, la creación de Sedes Universitarias en todos los municipios para garantizar la continuidad de estudios universitarios a los egresados de los Programas de la Revolución en los lugares donde residen y trabajan y la extensión de los procesos sustantivos universitarios a toda la sociedad mediante la presencia en el territorio, ha 44
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 constituido el inicio de una nueva etapa en el desarrollo de la educación superior, en estrecho vínculo con la sociedad, su desarrollo y demandas en sus diferentes ámbitos. La formación profesional desde las sedes universitarias ha exigido una concepción y práctica pedagógica renovadora basada en la autoeducación, en la que se potencia la flexibilidad del curriculum de formación, el sistema de relaciones e intercambio permanente, la respuesta educativa personalizada en función de las necesidades de cada estudiante y sus potencialidades y la responsabilidad de la educación directamente compartida con la familia, el profesorado, la institución y la comunidad en general. En estas condiciones se ha elevado a planos superiores la participación, la colaboración y el protagonismo de los estudiantes, se ha potenciado el papel del profesor como principal facilitador del conocimiento y la educación, y la labor educativa bajo la dirección del tutor considerado eje integrador del sistema de influencias educativas. La figura del tutor, en la educación superior cubana ha sido tradicionalmente asociada a la asistencia científico metodológica que brinda un especialista de reconocido prestigio y tradición en determinado campo del conocimiento. Esta tutoría supone, por un lado, orientar al estudiante en el proceso de investigación para que este resulte creativo, eficiente y con un alto grado de independencia en cuanto a la búsqueda, selección y el empleo de los métodos y medios disponibles, así como en la generalización, sistematización y exposición de los resultados alcanzados. También ha estado asociado a la experiencia que han llevado a cabo los Institutos Superiores Pedagógicos, en la formación del profesorado de la educación infantil, media y media superior. Los profesionales en ejercicio con experiencia y prestigio docente han asumido la responsabilidad de tutores de los estudiantes durante sus actividades de práctica laboral, concebida hoy desde la escuela como microuniversidad en la formación integral de los estudiantes de las carreras pedagógicas. La labor educativa en la educación superior ha tenido como figuras profesionales importantes al profesor guía y al Jefe del colectivo de año responsabilizados con la planeación, ejecución y control de los objetivos instructivos y educativos en el año académico. Si bien estas figuras han tenido un papel protagónico en la labor formativa de los estudiantes, no fueron concebidas para ejercer un sistema de influencias educativas a cada uno de los estudiantes en toda su vida universitaria. La creación de las Sedes Universitarias Municipales, ha conllevado, entre otras experiencias novedosas, a la universalización de la figura del tutor, extendida esta a la atención personalizada e integral que los profesores deben garantizar a la totalidad de sus estudiantes. Aunque la labor del tutor en las sedes universitarias cuenta aún con muy poco tiempo de implementación, dada la racionalidad, legitimidad y necesidad innegable que asisten su emergencia, así como los dividendos positivos y los retos que la misma ya evidencia, consideramos oportuno dedicar este trabajo a este tema. El mismo tiene como propósitos valorar la importancia de la preparación psicopedagógica de los tutores para la formación profesional en las condiciones de las sedes universitarias y valorar los lineamientos y programas de formación vigentes para la preparación de los profesores a tiempo parcial que laboran en las sedes universitarias. DESARROLLO En la formación profesional desde las sedes universitarias adquiere una relevante significación el trabajo personalizado con el estudiante. En este proceso formativo intervienen los docentes de las sedes universitarias, la familia y las personas que están 45
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 vinculadas al estudiante desde el entorno sociolaboral. Dentro de los docentes de las sedes se encuentran el director, el jefe del colectivo de carrera, los profesores que imparten las diferentes asignaturas y el tutor. Este último es considerado sin lugar a dudas una de las piezas claves del proceso de formación profesional El modelo pedagógico que se aplica está constituido por tres componentes fundamentales: el sistema de actividades presénciales, el estudio independiente y los servicios de información científico técnica y docente. La tutoría es una de las funciones del profesor universitario que se realiza en las actividades presénciales y tiene como propósito asesorar y guiar al estudiante durante sus estudios, para contribuir así a su formación general integral. Constituye un proceso integrador de las influencias educativas, ya que no sólo transcurre en la relación tutor-tutelado, sino que integra el sistema de relaciones esenciales que se establecen a partir de la asesoría académica e investigativa por parte del profesor y de otros especialistas, los servicios especializados de orientación educativa al estudiante, el proceso de extensión universitaria por el vínculo con el entorno sociofamiliar y también a través de las múltiples manifestaciones de la cultura en cada territorio. Acerca de la tutoría en educación existen diferentes prácticas, sin embargo los propios objetivos que fundamentan la formación profesional en nuestro contexto universitario y las características del modelo pedagógico, hace que se conciba como un proceso de transformación y desarrollo educativo centrado en el aprendizaje, que se concreta mediante la atención personalizada y sistemática a un estudiante o a un grupo muy reducido, para que sean capaces de dominar los recursos de su formación, se apropien de un sistema de saberes y valores que determinan la posición vital activa y creativa en su desempeño profesional, personal y social. Todo esto se expresa en la comunicación, relaciones y ayudas pedagógicas que se establece con el estudiante en los espacios sociales de formación. Esta propia concepción permite definir al tutor de las sedes universitarias como un educador responsable de integrar el sistema de influencias educativas, cuyos modos de actuación se identifican con orientar en los distintos ámbitos de la formación del estudiante, promoviendo el crecimiento personal y el desarrollo de la autodeterminación; es quien acompaña al mismo durante toda la carrera brindandole el apoyo necesario para la toma de decisiones ante los problemas, desde una acción personalizada. Entre las principales razones que nos argumentan la acción personalizada del tutor, se encuentran: la variedad de las fuentes de ingreso, la existencia de un curriculum flexible que requiere de un proceso de adquisición gradual de los hábitos y habilidades cognitivas, además la adquisición de un sistema de valores que demandan los estudios de nivel superior y en general la dinámica universitaria desde una formación menos presencial. A ello se suma que una buena parte de los estudiantes de las SUM desarrollan una actividad laboral paralela a sus estudios. En los documentos que norman la actividad de universalización para las sedes universitarias han sido definidas las funciones del tutor, sin embargo, teniendo en cuenta los resultados alcanzados en la labor formativa y luego de un proceso de consulta, se redefinieron las principales funciones del tutor. Las mismas se sustentan en dos compromisos fundamentales: el compromiso de adquirir la capacitación necesaria para la actividad de la tutoría y mantenerse informado sobre los aspectos específicos y esenciales del estudiante. Las principales funciones del tutor son: • Caracterizar y diagnosticar al estudiante (dimensiones sociofamiliar, personal y académica), identificando en cada uno sus necesidades educativas y potencialidades para llevar a cabo la labor educativa. 46
  • Revista Pedagogía Universitaria • Vol. XI No. 2 2006 Elaborar y aplicar acciones educativas individuales, que incluye: Asesoría en aspectos académicos generales, entre las que se destacan: organización del tiempo para el estudio, procedimientos variados de estudio independiente (hacer resúmenes, cuadros, tablas, gráficos, trabajos investigativos, entre otros) y el desarrollo de hábitos y habilidades para el estudio que permita entrenarlos en la aplicación de adecuadas estrategias de aprendizaje. Ayudarlo en la selección de las asignaturas de la carrera que matricula, en correspondencia con sus reales posibilidades de éxito, garantizando que se logre una matrícula responsable. Conocer a través de los estudiantes la asistencia y puntualidad a los encuentros por asignaturas, de su participación en los debates políticos, de los resultados de aprovechamiento en los cortes evaluativos, así como de su participación en actividades de extensión universitaria y de las convocadas por la FEU o la Sección sindical a la que pertenece. Ayudar al estudiante a través de la labor educativa que le permita modificar su modo de actuación y conducirlo hacia una formación en valores y principios acordes con nuestra moral socialista. Intercambiar con los empleadores, familiares, docentes u otros especialistas que le permita coordinar de manera armónica las influencias educativas dirigidas hacia la retención del estudiante a lo largo de toda la carrera hasta su graduación. Las acciones educativas individuales en el proyecto educativo contienen las principales adaptaciones del curriculum en lo personal, académica y social; orientada al proceso de transformación de su personalidad en aras de alcanzar una cultura general integral. Las mismas deben ser evaluadas de manera sistemática, para las sedes universitarias se puede realizar una evaluación semestral. Las acciones educativas individuales deben tener como base para su elaboración los resultados de la caracterización elaborada por el tutor, en la que se identifican las principales necesidades educativas y potencialidades del estudiante. Las acciones se elaboran con la participación protagónica del estudiante. De esta forma, las acciones comprometidas, además de reflejar los objetivos educativos e instructivos, los valores y modos de actuación que se deben alcanzar a lo largo de la carrera, expresa las aspiraciones, motivaciones y las necesidades educativas de cada estudiante. La tutoría se puede realizar de forma planificada (aquellas que están contenidas en el horario docente de la sede) y no planificada (esta puede ser solicitada por el tutor y/o el estudiante en función de las necesidades). Puede ser directa (de forma presencial alumno/tutor, por teléfono, correo electrónico) o indirecta (relación e influencia educativa del tutor a través de los docentes, familiares u otro personal que interviene o apoya la formación del estudiante). Entre las cualidades, conocimientos y capacidades básicas que debe poseer el tutor para desempeñar su labor formativa con eficiencia, se destacan: el amor y compromiso como conductor del estudiante durante los años que dure la carrera, poseer habilidades comunicativas que le permitan establecer adecuadas relaciones interpersonales, mantener una actitud ética y empática hacia los estudiantes que le permita lograr aceptación y confianza, conocer el proceso de la tutoría, tener dominio de las tecnologías de la información y las comunicaciones, del modelo y objetivos del plan de estudio, sin que esto signifique que sea graduado de la carrera en que ejerce la tutoría, así como de los 47
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 principales métodos y vías que le permitan caracterizar al estudiante. De ahí que preparación del tutor constituya una dirección de trabajo importante para lograr una formación profesional de calidad y en correspondencia con las demandas de nuestra sociedad. Hasta la fecha los profesionales de los territorios incorporados como profesores a la actividad formativa de las sedes universitarias han dado muestra de su responsabilidad, compromiso y preparación profesional. Existen una experiencia generalizada y positiva sobre la capacitación y superación que reciben, sin embargo ha sido reconocido la necesidad de capacitar a los tutores en los conocimientos y en el uso de herramientas específicas que les permitan desarrollar su labor educativa en las mejores condiciones. 1 Los resultados en la labor formativa demuestran los avances significativos que han alcanzado los estudiantes en cuanto a sus actitudes, responsabilidad, motivación y hábitos de estudio, también en su preparación cultural e incorporación a la vida social; reconociéndose en todo ello la influencia positiva de la tutoría. Sin embargo se reconoce la urgente necesidad de trabajar en aspectos relacionados con el desarrollo de habilidades para el autoaprendizaje, la mejora de la expresión oral y escrita, la aplicación de acciones educativas individualizadas en función de las fuentes de ingreso, en el aprovechamiento de todas las posibilidades instructivas y educativas de las actividades presénciales en especial la tutoría, en la disminución de la relación tutor/tutelado y en el perfeccionamiento de los medios de enseñanza y ayudas pedagógicas. Haciendo un resumen de lo hasta aquí planteado, entre los argumentos que justifican la necesidad de potenciar la preparación de los tutores se destacan: la poca experiencia en el proceso de tutoría que tienen nuestras universidades en condiciones de una docencia menos presencial, las características del modelo pedagógico que se aplica, las misiones y funciones que desarrolla el tutor, el número de tutores con que hoy cuentan las sedes (ver gráfico), así como los resultados alcanzados hasta la fecha en la labor formativa de las sedes universitarias donde el tutor tiene un papel protagónico. Funciones de los profesores adjuntos 100% 80% 60% Tutores 40% Profesores 20% 0% Tutor/profesor UPR UNAH UH UNICA UC UO La preparación y desarrollo de los profesores de las sedes universitarias. La educación de posgrado se reconoce como una de las direcciones principales de trabajo de la educación superior en Cuba, no sólo para la atención a las demandas de capacitación que el presente reclama, sino como proceso que debe anticiparse a los requerimientos de la 1 En el encuentro nacional de Universalización realizado en noviembre del 2004, se debatió profundamente la necesidad de una preparación intensiva de los tutores de las Sedes Universitarias Municipales 48
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 sociedad, creando las capacidades para enfrentar nuevos desafíos sociales, educativos, productivos y culturales. La flexibilidad en la adopción de formas organizativas y el rigor de la calidad de las ofertas, son características esenciales de la educación de posgrado. Las actividades de posgrado se desarrollan en diferentes modalidades de dedicación: tiempo completo o tiempo parcial y con diferentes grados de comparecencia: de forma presencial, semipresencial o a distancia En el se enfatiza el trabajo colectivo y la integración en redes, a la par que atiende de modo personalizado las necesidades de formación de los estudiantes de este nivel; promueve la superación continua, el desarrollo de la investigación, la tecnología, la cultura y el arte. Para cumplir esta variedad de funciones, la educación de posgrado se estructura en superación profesional y formación académica. Los centros de educación superior tienen la función de promover y coordinar las acciones, recursos y voluntades para determinar y satisfacer las necesidades de superación profesional y de formación académica. La gestión de la calidad esta dirigida al logro de los objetivos, estrategias y metas de la educación de posgrado en el país, orientada a: elevar la calidad del posgrado en la consecución de altos niveles de pertinencia social y excelencia académica, potenciar y movilizar la capacidad de gestión de todos los actores del posgrado (profesores, tutores, directivos, órganos colectivos, entre otros) y desarrollar y consolidar una cultura de calidad del posgrado entre sus diversos actores. A partir de la creación de las sedes universitarias en todos los municipios, el ingreso de los profesionales de los territorios como docentes y teniendo en cuenta la experiencia acumulada en la educación de posgrado; fueron elaborados los lineamientos para la capacitación, superación y preparación de profesores a tiempo parcial vinculados a la universalización, documento que desde diciembre del 2003 se aplica en cada sede central Si bien este documento enfatiza la necesidad de preparación de los profesores de las sedes universitarias y las diferentes formas que se pueden aplicar, no se ajusta en su totalidad a las exigencias y condiciones en que se lleva a cabo la formación profesional y las principales necesidades de formación y desarrollo que tienen los profesores de las sedes universitarias. Nuestra afirmación tiene como razones las siguientes: 1. No se reconoce la preparación inicial que deben recibir los profesores durante el proceso de categorización, teniendo en cuenta que no son docentes y se aplica un modelo pedagógico donde no se posee experiencia práctica. 2. Se enfatiza en la preparación de los profesores para impartir las asignaturas y no hace referencia a la preparación de los tutores. 3. Se plantea la realización de la preparación metodológica empleando todas las variantes establecidas para los profesores universitarios cuando los profesores a tiempo parcial no poseen las mismas condiciones, se hace necesario identificar cuáles son las variantes más efectivas en esta labor. 4. La preparación básica incluye aquellos contenidos que tradicionalmente se han establecido, no teniendo en cuenta entre otras, cuestiones relativas a la investigación educativa, la evaluación e intervención educativa, sobre docencia semipresencial y a distancia. 5. Los posgrados especializados son asociados a la carrera donde imparten la asignatura y no a otros temas psicopedagógicos importantes en estas condiciones de formación. 49
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 6. No se explica el tránsito a categorías docentes superiores, ni el cómo teniendo en cuenta las condiciones en que desarrollan su labor los profesores de las sedes universitarias. Luego del Taller Nacional celebrado en noviembre del 2004 donde se debatieron las principales ideas y criterios encaminados a instrumentar de manera sistemática, la estrategia para la adecuada formación y desarrollo de los profesores a tiempo parcial; se ha elaborado un nuevo documento que se encuentra en fase de aprobación. El mismo articula de manera adecuada las dimensiones de formación pedagógica, política ideológica, de cultura universitaria y especializada en tres fases o niveles de preparación en correspondencia con el proceso de categorización; aspecto que potencia el cambio de categoría en los profesores a tiempo parcial. Se plantea como requerimiento la necesidad de una preparación inicial antes de que el profesor se presente al acto de categorización, aspecto que enmienda el anterior documento. Las alternativas que sugiere el documento para su puesta en práctica enfatiza la responsabilidad de la sede central en la preparación de los profesores de las sedes universitarias, la participación masiva de los profesores, así como en la necesidad de determinar las necesidades formativas de cada uno y el diseño del plan de formación y desarrollo individual. A pesar de las ventajas que proporciona este documento, planteamos a continuación algunos aspectos que consideramos no están contemplados y son de vital importancia en esta actividad: 1. Se trata como una dimensión fundamental la formación pedagógica y no se hace referencia a una dimensión psicopedagógica, teniendo en cuenta que los profesores son en su mayoría tutores y requieren una preparación también psicológica para enfrentar sus funciones. 2. En la primera fase se plantea la preparación inicial de los profesores y el proceso de categorización como cuestiones independientes, sin embargo la preparación inicial tal y como se trata en el documento es parte del proceso de categorización, que abarca desde la selección y reclutamiento hasta el acto de categorización. 3. En esta misma fase se hace referencia a dos preparaciones iniciales como profesor de la asignatura y como tutor, sin embargo debe ser contenido en una sola preparación ya que por una parte el profesor de la asignatura puede ser tutor y por la otra el profesor de la asignatura necesita dominar la actividad del tutor para el desarrollo de su labor. 4. Los contenidos de preparación que se expresan en la fase dos y tres son los que tradicionalmente se exigen en la formación básica y especializada, no haciendo referencia a la preparación psicológica que requiere el profesor para enfrentar el modelo pedagógico que se aplica, los cursos básicos de pedagogía y didáctica no hacen referencia a que tipo de didáctica requiere el profesor la tradicional o la basada en la autoeducación, no tienen en cuenta cursos de evaluación e intervención educativa para la aplicación de las acciones educativas individualizadas. 5. No se hace referencia a la necesidad de asegurar una preparación acorde a la problemática particular de cada sede universitaria, en la que se refuerce el trabajo cooperado, el intercambio entre tutores y personal especializado. Tomando como muestra seis de los programas que hoy se aplican para la preparación de los profesores que laboran en las sedes universitarias, hemos podido constatar, lo siguiente: 50
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 1. Se aplican en su mayoría como formas de superación profesional el diplomado y en menor escala los cursos. 2. Ninguno está dirigido a la aplicación de programas de preparación inicial durante el proceso de categorización. 3. Los programas de formación y preparación que se aplican a los profesores que poseen la categoría de instructor no contemplan la preparación psicopedagógica a los tutores. 4. Se tratan temas de gran actualidad, sin embargo en el 50% se encuentran descontextualizado de la actividad que se realiza en las sedes universitarias, de sus condiciones y características específicas. 5. Durante el último trimestre del año anterior se iniciaron algunas experiencias sobre la elaboración y aplicación de programas de preparación a tutores, sin embargo nos preguntamos será necesario elaborar programas de preparación y formación para profesores que imparten asignaturas y otro para tutores, en todas las fases o niveles de formación CONCLUSIONES: 1. La propia labor formativa basada en la atención personalizada e integral hace necesario potenciar desde el proceso de formación y desarrollo de los profesores a tiempo parcial, la preparación psicopedagógica al tutor. 2. La dinámica en que se desarrolla la actividad de los profesores en las sedes universitarias y su responsabilidad ante la formación profesional, requiere la aplicación de otras formas de superación que desarrollen las habilidades y destrezas prácticas necesarias como son: el entrenamiento, el seminario, talleres y debates científicos. 3. Identificar como una de las dimensiones importantes en la preparación de los profesores no sólo la dimensión pedagógica, sino una dimensión psicopedagógica. 4. Dentro de los posgrados especializados que se identifican en la segunda y tercera fase de preparación deben incluirse temas relacionados con el proceso de tutoría. 5. Algunos de los contenidos comunes a tener en cuenta en la psicopedagógica de los tutores: preparación Los tutores necesitan de un sistema integral de superación que incluya aspectos psicopedagógicos, socioeconómicos, político ideológico y en técnicas de dirección que le permita alcanzar un liderazgo para realizar con éxito sus funciones correspondientes. Deberá mantenerse capacitado en el manejo de un concepto claro y actualizado de la formación integral de los estudiantes, en un conocimiento amplio de la concepción pedagógica que se aplica en la formación, en los planes de estudio, asignaturas y materiales de apoyo a la docencia que se emplean. Requiere de una preparación que lo capacite en el uso de recursos y herramientas psicopedagógicas que le permitan caracterizar a los estudiantes e identificar sus principales necesidades formativas. Deberá estar preparado para reconocer e identificar las necesidades y particularidades de los estudiantes en función de la variedad de fuentes de ingreso, condiciones socioculturales, educación, edad, características intelectuales, afectivas y 51
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 motivacionales de los estudiantes, desde la perspectiva de respeto y ayuda a la diversidad cómo valor humano. Se entiende que una relación tan cercana y regular de apoyo en la tutoría requiere de la formación en el manejo de ciertas herramientas fundamentales, como la entrevista personal y grupal para aplicar cuando la situación así lo requiera. También en el conocimiento de los diferentes recursos de apoyo, asesoramientos y de orientación educativa que complementan la labor del tutor. El ejercicio de una tutoría eficaz en aspectos académicos necesita del conocimiento sobre estrategias de aprendizaje, adaptaciones curriculares, métodos y técnicas de estudio. Las acciones de capacitación del tutor deben estar orientadas hacia el conocimiento y aplicación de los mecanismos de registro de información y evaluación de los resultados de su actividad para estar en la posibilidad de realizar el seguimiento de los alumnos y generar información fundamental para apoyar cualquier decisión que se tome. 6. Aplicar un programa de preparación inicial durante el proceso de categorización que integre la preparación de los profesionales como profesores de las asignaturas y como tutores, teniendo en cuenta que por una parte los profesores pueden asumir ambas funciones y por la otra el conocimiento integral complementa y enriquece la actividad de los profesores. 7. El programa debe estar basado en las siguientes concepciones: • Que abarque los contenidos básicos y esenciales para enfrentar la actividad docente educativa en las sedes universitarias desde el inicio. • Desarrollar el programa de preparación bajo una metodología semipresencial o a distancia, para que el profesor se sumerja en el rol de estudiante y pueda comprender, desde adentro, el sistema formativo del cual el es un componente protagónico. • Que el programa contribuya a incentivar el amor y compromiso de los docentes por la labor que van a realizar y lograr desarrollar en los estudiantes desde el inicio la motivación por el estudio, los habilidades para el autoaprendizaje e incorporación de manera activa a la vida social y laboral. BIBLIOGRAFÍA Castro Ruz, Fidel (2004): Las ideas creadas y aprobadas por nuestro pueblo no podrán ser destruidas. Discurso en la clausura del cuarto congreso de educación superior, La Habana 6 de febrero del 2004. MES, (2004): La universalización de la universidad. Informe a la asamblea nacional del poder popular. La Habana 1º de julio del 2004. Vecino Alegret, Fernando: (2004): La universidad en la construcción de un mundo mejor. Conferencia Magistral. Congreso Internacional de la Educación Superior, La Habana, 2 de febrero del 2004. MES: (2001): El papel de la universidad en la actual batalla de ideas. IV Taller Nacional de Trabajo Político Ideológico, La Habana. 52
  • Revista Pedagogía Universitaria Vol. XI No. 2 2006 MES, (2004): La universalización de la universidad. Informe a la asamblea nacional del poder popular. La Habana 1º de julio del 2004. MES, (2005): Reglamento para la Continuidad de estudios de los Egresados de los Programas de la Revolución. La Habana, 2005. MES. (2205): El tutor en las sedes universitarias municipales. La Habana Zilberstein Toruncha, Josë, et al, 2003. Preparación Psicipedagógica Integral para profesores universitarios.. Editorial Felix Varela, La Habana. 53