Your SlideShare is downloading. ×
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Moscas Rios Y Senderos C Indice
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Moscas Rios Y Senderos C Indice

17,396

Published on

Seleccion de moscas de internet

Seleccion de moscas de internet

0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
17,396
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
405
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MOSCAS RIOS Y SENDEROS Material recopilado Internet Hugo R. Borrás 0
  • 2. Texto: Nicolás Varela P. Fotos: Carlos Correa F. Advertencia: Estimado lector, Antes de lanzarse a leer este artículo, debo hacerle unas importantes aclaraciones: 1. Soy daltónico. Por si no lo conoce, el daltonismo es una alteración genética hereditaria que provoca una falla celular en la retina, e impide percibir los colores adecuadamente. El tipo más común de daltonismo afecta a cerca de un 5% de la población masculina. En mi caso, he sido bendecido con el tipo "protanope" (sólo 1% de la población) o "ceguera de rojo", que implica que confundo el verde con el café, y el azul con el morado, más toda la gama entremedio que contenga rojo. 2. No soy entomólogo. Sé tanto de entomología como de física cuántica... es decir, nada. Sólo soy capaz de distinguir una mosca de un zancudo, pero no tengo la menor idea si es aeshnidae, tabanidae, tricóptero, efemeróptero, o cualquiercosidae. Si a Ud. le parecen interesantes estos nombres y los bichos que los llevan, quizás es el minuto para complementar sus conocimientos con física cuántica. 3. No soy artista. Siempre me saqué malas notas en Arte y Técnicas Manuales en el colegio, por lo que mi sentido de la estética y la prolijidad es bastante limitada, por no decir tosca. En resumen, este artículo y las moscas que presento harán retorcerse en muecas de desagrado a los artistas, ser tratado de blasfemo por puristas y de ignorante por eruditos. Especialmente, no es un artículo apto para entomólogos, por lo que si Ud. es uno, abandone esta página de inmediato. No me hago responsable de su salud mental. Hecha esta aclaración, vamos de lleno al tema que da título a este artículo: "Patrones Alternativos". Patrones Alternativos Parte de mi niñez, y acompañando a mi padre y hermano mayor, pesqué con caimanes, cucharas, spinners y rapalas en mi querido Riñinahue, y siempre veía con cierto recelo a mi abuelo (inglés de nacimiento, espíritu e idiosincrasia) pescar con unos extraños atados de plumas y pelos llamados moscas, amarradas en unas líneas "cola de ratón" y usando una larguísima caña de bambú. Más raro todavía era que después de tanto esfuerzo devolviera varias truchas al agua, para 1
  • 3. quedarse con una o dos para la comida. Nunca entendí mucho la idea, y la asocié sólo a una excentricidad inglesa (que no es raro, para ser honestos). Pasaron los años, y un gran amigo me contó que estaba dedicado a la pesca con mosca. Le pedí que me invitara a probar, y disfruté enormemente esa tarde en el Río Clarillo, en Pirque. El paso siguiente, tras varias semanas de entrenamiento en casting e indoctrinamiento con videos de Scientific Anglers, fue atar mis propias moscas. Hoy pienso que la motivación de mi amigo para enseñarme a atar, más que transmitirme conocimientos, fue en respuesta a las decenas de moscas que me prestó y que hoy adornan ramas, troncos, juncos y uno que otro wader en Chile. Varias fueron las tardes de clases de atado para aprender dicho arte, hasta que me consideré un converso de la ferretería y compré mi primer kit de atado en Cabela's. Esto requirió el derroche de US$30 para la compra de la versión "desde" de sus "Premium-Tying Kits", que por cierto tienen de premium sólo el nombre. Con mi nuevo kit a cuestas (todo un orgullo), organizamos juntas para atar moscas, ver más videos Scientific Anglers protagonizados por estrellas como Mel Krieger y los Watt, y contar fantásticas y decoradas historias de pesca, que de seguro podrían estar catalogadas hoy en la sección ficción o fábula de una librería. Fue en estas juntas donde varios de los patrones que presentaré nacieron, ante la mirada atónita de otro mosquero que se convertiría en un buen amigo y compañero de excursiones de pesca. Ambos amigos son los responsables de algunos de los nombres de estos patrones, y son asombrados testigos de su efectividad. Vaya aquí entonces la selección de mis mejores "patrones alternativos". Si no creen que alguna de mis moscas ha logrado algo más que la risa de otros pescadores, llame a mis amigos para confirmar: Rodrigo Sandoval y Rodrigo Saelzer. Daltonic Dragon Surgió de las primeras aproximaciones que Rodrigo Sandoval hiciera para llegar a la que es hoy la famosísima San Dragon. La idea original era hacer el cuerpo con chenille negro en vez de la misma pluma de marabou, por lo que póngase en el papel de un daltónico Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco atando con poca luz, y seguro que ve el 376, #12 al #8 chenille morado igualito al negro. Hilo: 6/0 Negro Así nació la Daltonic Dragon: Ojos: De bronce, tipo "reloj de simplemente una variación de la San arena". Dragon. Si imita a una dragon, damsel o lo que sea, remítanse al punto 2 de mi Patas: Elástico negras. No aclaración previa y no me pregunten. demasiado delgadas. Todo lo que puedo decir es que en Cola: Marabou negro o muchos lagos y lagunas ha probado ser cualquier otro color en ocasiones más efectiva que la oscuro. original, por lo que hoy es un patrón obligado en mi caja de moscas. 2
  • 4. Cuerpo: Chenille morado o Especialmente interesante es la versión cualquier color oscuro con Saddle Hackle Grizzly en vez de que parezca negro con negro, lo que le da ese "no se qué" que poca luz. fascina a las truchas. Collar: Pluma de largas fibras de Preséntese desde un float tube, con una saddle negro o grizzly. línea T-200 o similar, dejando que se vaya al fondo y recogiendo con pequeños tirones. ¡Satisfacción 100% garantizada! Swimming Weed (alga nadadora) La idea de este patrón surgió de una imitación, fallida por cierto, de una Doug's Damsel. Como no se veía bien la foto en el libro y no tenía todos los materiales, me tomé ciertas libertades y nació esta indescriptible, pero a la vez preciosa, mosca. Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco Poco tiempo después de atarla, estando 376, #12 al #8 en el río Maullín con Rodrigo Saelzer y otros amigos, puse esta mosca siguiendo Hilo: 6/0 Oliva una visión casi epifánica de una gran Cola: Marabou oliva (verde) trucha enganchada en su anzuelo (no estaba bajo las influencias de ningún Cuerpo: Marabou oliva (verde). psicotrópico, para los mal pensados). Por Ala: Marabou oliva (verde). la cantidad de marabou oliva (verde para mí) que tiene, su trabajo en el agua Ribete: Tinsel dorado. asemejaba un pedazo de alga que se movía con la corriente. Al borde de caerse al agua de la risa al contemplar mi ingenuidad de lanzar "eso" al agua, Rodrigo la bautizó como "Swimming Weed". Al segundo lanzamiento enganché y saqué una trucha de cerca de 2 kilos, lo que silenció al irrespetuoso bautizador de inmediato. A la segunda trucha obtenida, se acercó disimuladamente, y susurrando entre dientes me dijo "¿tienes otra de ésas que me prestes?". Multi-Rubberleg Hackleless Woolly Bugger Habiendo descubierto la maravillosa acción de los elásticos en las moscas, concluí obviamente que "más era mejor", así que hice este Woolly Bugger con 4 patas (2 se veían muy pobres en un anzuelo #4) y elásticos levemente inclinados hacia delante. La pregunta 3
  • 5. Anzuelo: Mustad 9674, #8 al #2 evidente es: ¿por qué hacia delante? Mi contrapregunta: ¿pregunta Ud. por qué Hilo: 6/0 Negro Dalí hizo relojes derretidos? Así somos Ojos: De bronce, tipo "reloj de "los pseudo-artistas", y no requerimos arena". explicación (aunque podría encontrarse la explicación en mi falta de experiencia Patas: Elástico negras. Varias. con los elásticos). Cola: Marabou negro, o cualquier otro color Poco tiempo después de atarlo, un oscuro. descuido hizo que todas las moscas de mi caja se soltaran y enredaran unas con Cuerpo: Chenille Negro otras, lo que provocó que el hackle se Collar o No tiene. Aunque si cortara, dejando mi creación como un Hackle: quieren ser puristas al simple tubo de chenille con patas y cola. diseño original, aten un Así nació este patrón. Algunos lo llaman hackle negro, lo enrollan azar, yo lo llamo "manifestación divina". como en el Woolly Bugger, y luego lo cortan. Viajando con Rodrigo Sandoval por la Carretera Austral, llegamos al Lago Rosselot. Conseguimos un tipo con una lancha para que nos llevara a la orilla opuesta, donde tratamos con poco éxito de pescar en float tube. Después de un par de horas sin pescar nada decidimos volver, y por recomendación del tipo de la lancha tiré esta creación al agua para volver haciendo trolling. Al poco andar descubrimos que se hacía muy tarde, por lo que le pedimos al "lanchero" que acelerara. Mientras me disponía a recoger, dada la gran velocidad que tomaba la lancha (unas 25 a 30 millas por hora), enganché una linda trucha. Volví a lanzar la mosca al agua, y nuevamente el patrón surtió efecto: ¡otra más! Sobra la descripción de sorpresa e incredulidad de todos quienes viajábamos en la lancha... Técnica de pesca: este patrón sólo debe usarse con el patentado método de high- speed trolling®. Waste-Basket Nymph (ninfa del basurero) Siguiendo los reclamos de mi madre, que veía el suelo de mi pieza llena de pedazos de pluma, pelos y otro tipo de materiales de indescifrable origen cada vez que ataba moscas, reciclé un envase plástico de chocolates Bon-o-Bon para ir botando los restos de materiales. Tiempo Anzuelo: Mustad 9671, #12 al #8 después, decidí que había suficientes Hilo: 6/0 Negro restos y pedazos de material sobrante 4
  • 6. Ojos: De plástico. en mi basurero como para hacer reciclaje, así que busqué entre restos de Patas Elástico amarillas. hilo, plumas, flashabou y demases, y (¿alas?): junté un resto de mallard, de chenille Cola: Fibras de pluma de café y de elástico amarillo. Mallard. Nuevamente una revelación sobrenatural Cuerpo: Chenille ultra, enrollado me hizo atar estos desechos con ojos varias veces para armar plásticos, como para darle "su onda". El un cuerpo grueso. resultado: una gorda y amorfa mosca café, con elásticos amarillos en posición de alas. Una oda al mal gusto. Su primer nombre: Engendro. Pero como este nombre tiene poco swing en un mundo tan lleno de anglicismos, nombres científicos en latín y esnobismo como la pesca con mosca (sólo comparable a frases como "notas de bosque valdiviano, chocolate recién rallado y regaliz" del vino tinto), la rebauticé "Waste-Basket Nymph". Esto causó indignación en las ninfas, que opinaron que ninguna de ellas se asemejaba a tal adefesio, y las hizo revisar minuciosamente los libros de Hafele & Röederer y Cardemil para evaluar posibles demandas por injurias y calumnias en caso que aparecieran caracterizadas de esta forma. Esta demanda fue finalmente desestimada, declarando la inocencia de los autores y la culpabilidad exclusiva del atador, quien fue declarado "loco demente" por dichos insectos. Fuimos a pescar a un spring creek cordillerano cerca de Santiago, donde las truchas son bastante selectivas y escurridizas, y decidí probar mi última creación artística. Grande fue mi sorpresa al verla flotar.... ¡¡flota!! Se suponía que tenía que hundirse para recogerla como woolly bugger, pero al parecer no había en mi basurero como para lastrarla. En fin, ya que flotaba, la técnica tenía que ser la de una mosca seca (pido clemencia a los puristas que van a querer quemarme en la hoguera por esta afirmación, pero les advertí esto antes de empezar). ¿El resultado? Un precioso ejemplar de marrón al tercer lanzamiento. Todo un éxito. 5
  • 7. Varela's Special Dejo para el final mi máximo orgullo, mi más sublime creación... y que bauticé vanidosamente con mi nombre. Surgió hace unos años tomando ideas de varios patrones existentes, por lo que el lector avezado en estos temas le va a encontrar muchas similitudes. Esto ha Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco causado dudas acerca de la originalidad 376, #12 al #4 del patrón, pero puedo decirles con la mayor honestidad que es una idea Hilo: 6/0 Negro completamente mía. Bueno, quizás tomé Ojos: De bronce, tipo "reloj de algunos conceptos por ahí. Pero como arena", atados sobre el dice el aforismo popular "copiar a uno es nudo de la cabeza plagio, copiar a muchos es sobredimensionada. investigación". Cola: Una punta de pluma de La primera versión sufrió el más saddle hackle, color recurrente de mis olvidos: no fue oscuro. lastrada. Como me di cuenta de este Cuerpo: Tres fibras de peacock "pequeño" detalle para un streamer, herl (pavo real). concluí que la mejor forma de solucionarlo era adosándole unos ojos de Hackle: La misma pluma de la bronce en la punta, que resultaron un cola, enrollada "poco" sobresalientes porque fueron (palmered) sobre el atados sobre un ya excesivo nudo final. cuerpo. Ala: Marabou oliva y bucktail Nuevamente en la Carretera Austral, de varios colores. esta vez en el Lago Pedro Aguirre Cerda, las constantes visiones se volvieron a manifestar y sentí una voz que me incitaba a probar mi recientemente reacondicionada "Varela's Special" (insisto, no uso alucinógenos). Mientras Rodrigo Sandoval probaba toda su caja de moscas (infructuosamente, por cierto), yo tuve más de 40 picadas en 2 horas. El consuelo para él fue que finalmente, habiendo descubierto la fórmula entomológica del día - según él - enganchó la mejor trucha del día, lo que de alguna forma minimizó su frustración (y de paso también mi soberbia por jactarme de la efectividad de mi Varela's Special). Espero que el lector abierto de mente haya disfrutado de estos patrones alternativos. Los invito a perder el sentido del ridículo, dejar libre la imaginación y atar lo que se les venga a la cabeza. Los resultados pueden ser sorprendentes, no tanto para al autor sino para quienes lo acompañan en esas memorables jornadas de pesca y atado. ¡Buena pesca! 6
  • 8. P.D.1 Si Ud. es entomólogo, y pese a las advertencias fue capaz de llegar hasta esta línea sin pensar en ninguna forma de asesinato, vaya mi más profundo reconocimiento. Si no fuera por Uds. y sus libros, no habría esas maravillosas imitaciones que me han servido como inspiración. ¡Gracias! P.D.2 Le transmito también un sincero agradecimiento a mis amigos y mentores en la pesca con mosca Rodrigo Sandoval y Rodrigo Saelzer. Este artículo va dedicado a Uds. 7
  • 9. Para muchos es evidente que no existe un único patrón mágico y a prueba de serie. La increíble variedad de moscas que existen hoy en día, que se cuentan en decenas de miles, corresponde a una necesidad de los pescadores con mosca a hacer uso de la creatividad, a desconfiar de los patrones creados por otros, y a la búsqueda incesante del "patrón ideal" para cada situación en particular. Sin embargo, quisimos determinar cuál podría ser una combinación de moscas que funcione, esencialmente en aguas chilenas y argentinas, de acuerdo a las preferencias de los mosqueros que forman parte del Staff de RiosySenderos.com - que esperamos son representativos del universo de mosqueros que visita RiosySenderos.com. En esta recopilación aparecieron tanto patrones clásicos dentro de lo que corresponde a las influencias occidentales en la pesca con mosca, como aquellos patrones locales, ya establecidos y con cierto currículum ganado en estas aguas. Los miembros del Staff que participaron en esta recopilación dedican sus jornadas de pesca a las más variadas condiciones que se pueden encontrar en aguas de esta parte del mundo, por lo cual se puede suponer que sus preferencias en patrones se ajustan adecuadamente a las diversas condiciones que se pueden encontrar en esta gran región. Tanto pescadores finos de pequeñas truchas, hasta mosqueros de mar, y asiduos a aguas patágonicas componen este grupo de especialistas. He aquí la lista de los 12 patrones más utilizados por este grupo. Moscas Secas 8
  • 10. Elk Hair Caddis Una mosca seca clásica, desarrollada hace unas décadas por Al Troth. Es un patrón genérico, especialmente diseñado para emular caddisflies adultas en la superficie. También se la ha utilizado como imitación de stoneflies adultas y de saltamontes. Varios la eligieron entre sus favoritas por su gran éxito comprobado, su versatilidad como patrón de mosca Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o seca, su gran visibilidad, incluso con Tiemco 100 en #10 al# 18 poca luz y su extraordinaria flotabilidad, Hilo 6/0 negro, café o crema lo que le permite mantenerse erguida aún entre rápidos. Ribete Alambre de cobre. Cuerpo Un fondo de dubbing muy suave de • "No tiene competencia a la hora color oscuro. Lleva una pluma (hackle) enrollada desde la cola hacia de imitar adultos de Caddis. La adelante. Luego, por encima se uso preferentemente en ríos de enrolla el ribete. la zona central de Chile. Prefiero Ala Pelos de ciervo y particularmente de los tonos café, café claro y elk. oliva." • "Es mi preferencia en ríos cordilleranos de la zona central chilena. También he aprovechado las eclosiones de la zona de Pucón a finales de noviembre y principios de Diciembre." Royal Wulff y otros patrones Wulff Como patrones de búsqueda en aguas corrientes son difícilmente igualadas. El patrón original fue desarrollado por el legendario pescador americano, Lee Wulff, quien buscó un diseño que tuviera una forma de insecto adulto genérico, que a la vez fuese relativamente fácil de atar y fuese resistente al uso. Luego, sus variaciones han determinado cambios en la coloración, pero no la forma de Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o esta extraordinaria mosca. Ha Tiemco 100 en #10 al# 18 demosrado ser efectiva en situaciones Hilo 6/0 negro o rojo relativamente selectivas, logrando Cola Fibras de pluma de gallo. simular varias especies de moscas, 9
  • 11. particularmente mayflies. Cuerpo El abdomen tiene una base de fibras de pavo real (peacock herl) unas vueltas de seda (floss) roja separando • "Gatilla reacciones explosivas en dos secciones. truchas poco selectivas". Ala Pelos de cola de ternero color blanco. • "Al ojo de neofito parece un montón de pelos, capaz de flotar Collar Una pluma de hackle badger o café. en las más turbulentas aguas, pero cuando no hay patrones más precisos seguro es el mejor patron "galleta" que hay. En más de una oportunidad me ha salvado la jornada, tamaños 12 al 14." Adams Un clásico absoluto. Durante muchas décadas ha sido este patrón genérico la imitación por excelencia para los recién emergido y alados efímeros (mayflies). Su colorido, particularmente en lo que los peces pueden suponer son las alas, asemeja perfectamente la opacidad del subimago o dun. Las fibras de pluma de su parte delantera le dan una razonable flotabilidad, apoyando la necesidad de mantener este patrón sobre la superficie. Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #10 al #18 Esta mosca fue creada en 1922 por Leonard Halladay, norteamericano residente en Hilo 6/0 u 8/0 negro o marrón Mayfield, Estado de Michigan. Llamada así en Cola Fibras de pluma castellana. honor a Mr. Charles F. Adams, abogado Cuerpo Dubbing o forrado color crema, también norteamericano, quien fue el primer tostado, marrón, o gris. pescador en adquirir de Halladay este nuevo patrón y conseguir extraordinarios resultados Ala Dos puntas de pluma castellana. con la misma. Su nombre inicial fue Collar Dos plumas, una marrón o café y una "Halladay". Fue diseñada para pescar Brook castellana, que se enrollan simultáneamente. Trout y Grayling en los alrededores del Río Boardman, Michigan - USA. Gracias a su productividad, prontamente fue extendido su uso a las demás especies de salmonídeos. Es considerada el mejor diseño en mosca seca de todos los tiempos. A diferencia de muchas otras - con marcada tendencia a ser tomadas sólo por peces pequeños - la Adams es capaz de brindar ejemplares de notable peso. 10
  • 12. Humpy Otro patrón genérico, que esencialmente presenta una apariencia de insecto adulto en general. De gran flotabilidad, es factible trabajar este patrón en aguas sumamente correntosas. Su misma construcción la hace un patrón muy resistente, lo cual ayuda al pescador con éxito en la jornada. • "Mi preferida es la Yellow Humpy. Si bien es una mosca genérica, imita muy bien una buena variedad de insectos adultos. Tiene una excelente Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o flotabilidad. La uso tanto en ríos y Tiemco 100 en #8 al# 16 lagunas de la zona central como sur Hilo 6/0 negro o rojo del país." Cola Pelos de Ciervo. • "Es mi patrón "comodín", ya que lo utilizo en situaciones en que no hay Cuerpo El abdomen tiene una base de seda (floss) de diversos colores (siendo el ninguna clave visible o detectable, rojo y el amarillo los más usados) y pero aún logra que los peces suban a luego un lomo de pelos de ciervo, tragársela." que le dan gran flotabilidad. Ala Pelos de cola de ternero color blanco. Collar Una pluma de hackle badger o café. Ninfas y Wet Flies Hare's Ear Esta ninfa es un patrón mundialmente famoso por su productividad. Su nombre oficial es Gold Ribbed Hare's Ear, cuyo autor se perdió en el tiempo. Fue nada menos que el británico G.E.M Skues, el padre de la pesca con ninfas, en su obra "The Way of a Trout with Flies" de 1921, que menciona la gran productividad de esta mosca, destacando el aporte de un genio desconocido. Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco 3761 en tamaños #10 al #16 En especial en ríos con fondo de color claro, esta mosca en color natural, parece ser el Hilo 6/0 negro o café ganador absoluto. El dubbing de oreja de Cola Fibras de pluma. liebre, le da vida bajo el agua a esta Abdomen Pelo de oreja de liebre. El uso de imitación, el ribete dorado y el caparazón de y Tórax sintéticos se basa en dubbing raffia - muchas veces hecho de pluma de artificiales muy fibrosos como el pavo, son claves para que funcione en su paxton o en antron yarn. En la foto: bead head opcional. pleno potencial Ribete Cinta dorada o tinsel • "Un gran mosca para cualquier Espalda Pluma tiesa como las de pavo - quill. situación. La prefiero con bead head a plomo porque le da mayor acción al 11
  • 13. hacer retrieve en lanzamientos corriente abajo". • "Posiblemente mi ninfa más utilizada en cualquier río, sectores rápidos, medios y lentos, siempre con gran éxito y efectividad." Existe una gran tendencia hoy a atar este patrón con materiales sintéticos, logrando características estéticas muy marcadas y manteniendo su productividad. Colores verde, café y crema en tonalidades claras y oscuras son las más utilizadas en esta mosca. Prince La ninfa príncipe que pasó a ser el rey. Creada en por los hermanos Olson, fue popularizada en los EEUU por Doug Prince. Su gran cualidad es simular no uno, sino varios tipos de insectos acuáticos. En su historial cuenta con la captura desde truchas hasta salmones salar y coho, a veces utilizando este patrón en grandes tamaños como # 4, conocida popularmente como "Jumbo Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco 3761 en tamaños #10 al #16 Prince". Tradicionalmente se la utiliza en cualquier situación en que hay una abundancia de diversas Hilo 6/0 negro o café especies de insectos en estado inmaduro, o bien Cola Dos fibras de pluma de ganso no hay indicios claro de las poblaciones más (goose biot) color opaco. abundantes. En estas situaciones genéricas es la Cuerpo Una base de fibra de pavo real que mejores resultados parece dar. (peacock herl). Algunos la atan con chenille de base. • "Su cuerpo hecho de chenille delgado Ribete Tinsel dorado. forrado en pavo real, le da contundencia y Alas Dos fibras de pluma de ganso un brillo especial, que en ríos, lagos y (goose biot) color blanco canales, ha probado ser campeona". Collar Una pluma de hackle badger o café. Caddis Larva (con bead head) Las caddisflies son abundantes en todos las regiones del mundo. Particularmente en esta parte del territorio americano, numerosas especies habitan en grandes proporciones tanto ríos como lagos. Es razonable suponer que no importa a qué río o lago vayamos a pescar, la posibilidad de toparnos con algunos de estos insectos es cierta. Particularmente estos insectos en su etapa inmadura son importante fuente de alimento de las truchas, las cuales han aprendido a reconocer las Anzuelo Anzuelo de ninfa curvo, como el situaciones de alimentación con estas larvas. 12
  • 14. Mustad 37160 o el Tiemco 2487, Llevar consigo una larva de caddis es un carta usualmente en tamaños #8 al #16 segura. Existen numerosos patrones que las Hilo 6/0 verde o café. imitan, todos con éxito comprobado. En esta compilación elegimos este patrón genérico de Cabeza Bead Head opcional larva de caddis, particularmente utilizado Cuerpo Dubbing de colores verde oscuro, para imitar varias especies de ellas. Es un verde claro, tostado o café. patrón simple de atar y el uso particular de Ribete Tinsel dorado o alambre de cobre un bead head le da la posibilidad de llegar más rápidamente del río, que es donde Tórax Dubbing más abundante que en el abdomen, de color usualmente más abundan estos insectos. oscuro. Soft Hackles Esta descripción agrupa a un gran número de moscas, todas características por su adorno con largas fibras de pluma blanda. Las Soft Hackle Flies se ubican dentro de aquel grupo de moscas denominadas Wet Flies, que en español tildamos de "Moscas Ahogadas". Sus orígenes se remontan a Inglaterra y al Reino Unido, cuando allá por el año 1496, Dame Juliana Berners publicara el primer libro Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco sobre la materia titulado "The Treatyse of Fysshyng 3761 en tamaños #10 al Wyth and Angle". En el mismo incluyó el diseño y #16 descripción de doce tipos diferentes de moscas, entre Hilo 6/0 negro u otro color los que, por supuesto, se encontraban modelos de Soft Hackle. Cuerpo: Comúnmente se utilizan abdomen colores vivos como rojo y extendido amarillo y en otros casos, En términos generales, las Wet Flies pueden el cuerpo puede estar hecho con un dubbing representar una amplia variedad de insectos en sus opaco. distintas etapas de desarrollo acuático, como Tórax En algunos patrones se asimismo, no imitar nada en particular, y sólo incluye un corto tórax constituir un elemento de atracción para las truchas hecho de un dubbing más debido a su -- en orden de importancia -- acción, denso. tamaño, forma y color. Estas últimas Wet Flies, caen Collar Una pluma de buenas dentro de la categoría de las llamadas "Attractors". fibras de perdiz húngara, en colores claros o natural. Llevar consigo una soft hackle permite enfrentar situaciones selectivas, en las cuales las truchas se están alimentando de emergentes principalmente. Es el caso de las eclosiones de caddis, particularmente si las truchas atacana las pupas de estos insectos, o incluso en las mayflies, en las que las ninfas emergentes son atrapadas apenas bajo la superficie. Lea más detalles en "Las Soft Hackles". Streamers 13
  • 15. San Dragon Un patrón desarrollado en Chile y de gran éxito en aguas australes. Para muchos es el patrón por excelencia de búsqueda en lagos, ya que la presencia de odonatos siempre ofrece la oportunidad de buen alimento a truchas oportunistas. Este patrón, aunque diseñado con visión en los grandes inmaduros de Anisópteros, es un patrón que ha tomado un papel genérico en la visión alimenticia de las Anzuelo Mustad 9672 o TMC 300 en tamaño truchas, por lo que su uso en situaciones de #8 a #12 poca información es una carta segura. Hilo 6/0 negro. Cola Una pluma de marabou negro. • "Excelente imitación de ninfa de Dragonfly. Cuando de pescar en aguas Cuerpo La misma pluma de marabou de la cola. quietas, lagos y lagunas se trata, este patrón no falla. La uso prefrentemente Patas Elástico color negro. en la zona sur de Chile". Ojos De bronce, color negro, tamaño • "Un extraordinario patrón de búsqueda acorde al anzuelo. en aguas quietas. Particularmente en Collar Una pluma de saddle o montura pequeños y medianos lagos del sur de india color negro. Chile y Argentina, me ha tocado ver su efectivada de 100% al pasearle cerca de los sectores con vegetación en el agua". Lea más detalles en "La San Dragon". Woolly Bugger Posiblemente sea la mosca más universalmente exitosa. Este streamer, por votación unánime, es por lejos el patrón más productivo y versátil. Se ha diseñado una gran infinidad de variaciones, en las cuales se prueban nuevos colores, algunos materiales adicionales y tamaños diversos. En muchos casos el flashabou lateral y el alambre de cobre de ribete, son el condimento extra. Anzuelo De streamer. Mustad 9674 o Tiemco 300, en números del #2 al #12 Importante es el largo de la cola de marabou, Hilo 6/0 negro o del color de elección. que debe ser del mismo largo del anzuelo, para mantener una armonía en su forma y Cola Pluma de marabou movimiento bajo el agua. En colores negro y Cuerpo Chenille enrollado sobre el anzuelo. verde oliva, nunca fallan. Fácil de atar, fácil Una pluma de saddle enrollada desde de pescar. la cola hacia adelante. • "Lo utilizo de preferencia en todos los rios y lagos de Chile. Mi color favorito es el negro y siempre con flash azul, tambien uso café y en algunas 14
  • 16. ocaciones Blanco (para imitar puyes)". Zonker Un streamer que es subestimado localmente, diseñado originalmente en las islas de Nueva Zelandia. Las tiras de piel de conejo, trabajan muy bien bajo el agua, dándole mucha vida y acción al patrón. En colores negro o blanco, ha sido carta de éxito en muchas ocasiones. Aunque son un poco complicados de atar, son muy durables por su construcción. La Anzuelo De streamer. Mustad 9674 o Tiemco 300, en números del #2 al #8 preferencia va por patrones grandes, números #6 hacia arriba, los que son muy Hilo 6/0 negro o rojo buenos en ríos profundos, pozones y lagos. Cola y ala Una tira de pelo de conejo teñido. Cuerpo Hay variaciones que usan • "Excelente imitación de pececito simplemente un cuerpo de chenille, indefenso. Prepárense que la picada es pero el patrón original lleva una cubierta plateada de material violenta". especial. • "Un gran patrón que logra gran éxito en ríos de grandes truchas trofeo. En Barba Fibras largas del color de la tira de conejo. el caso de las grandes y depredadoras marrones, el zonker es una apuesta segura". Streamers para Aguas Saladas Dado el auge que está teniendo la pesca con mosca en el mar, el uso de grandes y coloridos streamers se ha vuelto una moda. Estos streamers se caracterizan por sus largos y expresivos adornos laterales y por una coloración muy viva. En general buscan imitar pequeños peces que son presa de depredadores de mayor tamaño como lo son sierras, corvinas, lenguados y Anzuelo De agua salada. P.ej. Gamakatsu Saltwater 3x Strong en tamaños 2/0 y otras especies en aguas chilenas. En otros 4/0 usualmente países, particularmente en el caribe, los Hilo 6/0 dependiendo del color del patrón. streamers como el de la foto son utilizados con Muchas veces, hilo rojo o naranjo son gran éxito en la búsqueda de Tarpon y otras utilizados. especies. Cola Usualmente se usan materiales blandoss y largos. Por ejemplo Adicionalmente, estos mismos patrones han marabou. En la foto el streamer lleva una cola de dos plumas saddle demostrado un enorme éxito en aguas castellanas. patagónicas continentales y en los fiordos, donde grandes truchas territoriales y tamabién Cuerpo En muchos de estos patrones el cuerpo en realidad es el ala o extensiones algunas portentosas especies migratorias, desde el anzuelo. Se usa el chenille en 15
  • 17. atacan con gran decisión estas imitaciones de algunos casos, pero en varios patrones pequenños peces. de mucha acción las plumas de marabou son la opción. Siempre manteniendo colores claros abajo y • "Innumerables historias y fotografias de oscuros arriba. grandes trofeos tienen un streamer Ala Le da real efecto a la mosca. como éste como protagonista. Tanto Materiales como el flashabou o el leo sierras como truchas en la región de cola de ciervo (bucktail) son las opciones más recurridas. austral son sus engañados. Idealmente en tamaños 1/0 a 4/0, y además recomiendo cañas rápidas y del #6 para arriba. Ojo con el forward cast que si te entierras una de éstas moscas lo más probable es que te des una vuelta de carnero". 16
  • 18. Moscas Recomendadas para el Inicio de Temporada en Chile Texto: Carlos Correa y Patricio Brown Trout Fotos: Carlos Correa y Rodrigo Sandoval Se nos viene encima una nueva temporada de pesca, y debemos estar preparados para disfrutarla al máximo. Para ello, una buena revisión del equipo mosquero se hace necesario, incluido nuestro stock de moscas. En este momento del año, hay que hacer un análisis orientado a las condiciones en que se encuentran nuestras aguas en esta estación primaveral, y por ello, elegir las moscas más precisas para estas condiciones. Es respecto de esto último que quisiéramos compartir con ustedes nuestras preferencias de patrones para hacer frente a la tan esperada apertura. Para una mayor claridad, nos gustaría dividir el listado de patrones en dos grupos: aquellos a utilizar, de preferencia, en la zona central, y aquellos a utilizar en la zona sur. Ello no quiere decir, por supuesto, que patrones indicados para una zona no puedan ser utilizados con singular éxito en la otra. Patrones para la Zona Central Nuestra predilección por la pesca técnica y delicada en arroyos cordilleranos de aguas cristalinas y vigorosas truchas, nos ha dado la oportunidad de conocer y pescar en muchos lugares de nuestra querida Zona Central. Si bien, para la gran mayoría, es una zona que ya está bastante maltratada – en cierto punto están en lo correcto – aún podemos obtener gratas jornadas de pesca en compañía de amigos. Los arroyos y ríos que podemos encontrar en esta zona, son en su mayoría pequeños cursos de aguas, con cauces muy accidentados, en los que claramente se identifican cada una de las estructuras que componen un río, tales como, pozones, correderas, runs, unión de dos corrientes y obstáculos que interrumpen el flujo normal de la corriente. Así, si estudiamos los hábitos de las truchas y observamos la estructura de un río, podremos interpretar lo que está sucediendo debajo de la superficie, aumentando notablemente el éxito en nuestras salidas de pesca. Por un lado, la mayoría de los grandes ríos de esta zona comienzan a sentir los efectos del deshielo primaveral, creciendo y enturbiando sus aguas, son sus afluentes más pequeños los que están en condiciones óptimas. 17
  • 19. Lo ideal antes de enfrentar nuestro primer lance en el lugar que hayamos elegido, es detectar los posibles lugares donde debiesen estar nuestras amigas las truchas, ya que en cada intento se va disminuyendo drásticamente la oportunidad de una captura. Lo anterior, debido a que las truchas de estos arroyos son muy asustadizas, por lo que ante cualquier cosa que les parezca extraña las hará cobijarse debajo de piedras y troncos para obtener seguridad. En lo posible tratar de no entrar o invadir la zona de pesca, se recomienda pescar hacia arriba para evitar ensuciar los lugares que vienen mas adelante y evitar subirse a rocas que tengan la periferia del lugar escogido, ya que desde allí seremos fácilmente vistos por nuestra astutas amigas. Estos arroyos, al ser de aguas muy claras y con gran abundancia en alimento, hacen que las truchas sean bastante selectivas. Debido a lo anterior, les recomendamos los cinco patrones preferidos a usar en esta zona. Estamos de acuerdo, en que quizás en esta lista no esté la mosca que a ustedes más les gusta, pero les aseguro que los que les mostraremos a continuación les darán siempre resultado, pues responden a la experiencia obtenida durante muchísimos años de pesca en estos cursos de aguas. Estos patrones también han sido probados con gran éxito en los pequeños arroyos que se encuentran cerca de Mendoza-Argentina. Moscas Secas Adams con Gallos de León (Patricio Brown Trout) Truchas en alimentación selectiva, tomando insectos en estado adulto, particularmente mayflies y midges. Recomendamos cañas más bien livianas, entre #3 y #5, líneas flotantes y se aconseja utilizar líderes 5X o 6X de 9 pies de largo como mínimo más un tippet de 1 pie. La Lea cómo atar este patrón en mosca se debe presentar río arriba o "Una Efímera con Gallos de Léon" hacia arriba y cruzado, permitiendo un derive absolutamente libre sobre la superficie, ya que se está imitando el estado de Sub-Imago de una Mayfly. Para mejorar la flotabilidad del patrón es aconsejable utilizar materiales flotantes (pastas o spray), especiales para mosca seca. También es muy útil aplicar estas mismas pastas o spray a los primeros 20 cms. del Tippet. 18
  • 20. Elk Hair Caddis Truchas en alimentación selectiva, tomando insectos en estado adulto, particularmente caddis, aunque también pueden emular fácilmente stoneflies y saltamontes. Recomendamos cañas más bien livianas, entre #3 y #5, líneas flotantes y se aconseja utilizar líderes 5X o 6X de 9 pies de largo como mínimo más un tippet de 1 pie. Se lanza la mosca corriente arriba, a Lea detalles de cómo atar esta mosca veces justo al terminar un rápido, y se en la deja derivar de la forma más "La Simple Elk Hair Caddis". natural posible. Usualmente se hace necesario controlar y reposicionar la línea a medida que la mosca va flotando por el agua. También, en aguas quietas es un patrón de gran éxito. Ninfas y Wets San Fernando (Patricio Brown Trout) Ideal en ríos pequeños y medianos y esteros cordilleranos, en corrientes moderadas y rápidas. Truchas en alimentación normal, muchas veces agresivas a la espera de organismos activos. Deberemos usar cañas que no superen el número 5, leaders de 9 pies, y un pie adicional de tippet. En esteros cordilleranos bajar a 7 1/2 pies. Generalmente se usa con líneas floating, aunque también se puede usar con sinking tip. En cuanto a su presentación: Si nos imaginamos las manecillas de un reloj y nosotros nos encontramos en el eje, siempre debemos lanzar entre las 1 y las 4, corrigiendo con mends para evitar la tensión de la línea y el dragado de la mosca. Así, ésta derivará aguas abajo al tiempo que gana profundidad. Luego trabajarla muy similar a un streamer, pero recogiendo lentamente. Esta mosca ha probado gran efectividad en el Río Claro de San Fernando. De ahí su 19
  • 21. nombre. Patagonia Flymph (Adaptación de Patricio Brown Trout) Truchas en alimentación selectiva, en la que se dedican a engullir insectos emergentes, particularmente en mayflies y midges. Deberemos usar cañas más bien livianas, entre #3 y #5, líneas flotantes y se aconseja utilizar líderes 5X de 9 pies de largo como mínimo más un tippet de 1 pie. Esta Lea detalles de cómo atar esta mosca es una de las más versátiles y mosca en efectivas que se han utilizado en aguas "La Patagonia Flymph". chilenas, creada por Leisenring y Hidy, y luego popularizada por Dave Hughes. Conozca más de la historia de este tipo de moscas en Si bien su uso es muy flexible, donde "Las Flymph". mejores resultados tendremos será al imitar emergentes. Por lo tanto, para que nos dé un grato día de pesca, debemos tratar de cumplir al pie de la letra esta técnica. Es decir, lanzar aguas arriba con línea flotante, corregir con mends para evitar la tensión de la línea y el drag de la mosca. Luego una vez que la línea se haya estirado por completo, levantar lentamente la puntera de la caña hasta que casi uno logre ver la mosca, si es que hay algún pez por ahí la mayoría de las veces será en este último punto donde nos picará. Larva de Cristal (Rodrigo Sandoval) Truchas en alimentación bajo la superficie, usualmente en fondos de grava suelta y muy oxigenados por una corriente constante. Imitación de larva de caddis. Es una ninfa (larva) de poco peso y casi nunca va lastrada. Equipos livianos son suficientes, aunque en ocasiones de lanzamiento largo sea necesario subir un número. Línea flotante, weight forward, considerando que no se requiere una presentación demasiado delicada. Líderes más bien largos (9 pies al menos) y el uso de un 20
  • 22. strike indicator son excelentes opciones y pueden producir mejores resultados al permitir mayor libertad al patrón en su derive mientras que se detecta cualquier anomalía en este avance. El patrón debe presentarse en derive absolutamente libre de arrastre (drag free), intentando pasear la larva por el fondo de grava de un río en un sector de poca profundidad. Lanzamientos hacia arriba directo o bien cruzado producen mejores resultados. Es necesario dominar el manejo de la línea para evitar que ésta caiga en corrientes cruzadas y así permitir un derive más largo y más profundo. Patrones para la Zona Sur Como sabemos, la pesca en la zona sur, se realiza preferentemente en ríos de tamaño medio a grande y en lagos y lagunas, sin descartar por su puesto, las aguas salobres de los estuarios y fiordos. Por regla general, utilizaremos equipos # 5 hacia arriba junto a líderes y tippets más resistentes (0X a 4X), debido a factores como el tamaño de los patrones a presentar, la distancia que queremos lograr, el viento, y sin duda, la posibilidad cierta de atrapar algún trofeo. Si quisiéramos enumerar todos los patrones que podrían usarse en el sur de nuestro país, el listado superaría fácilmente la centena. Mucho de ellos, de reconocido prestigio entre los pescadores. Pero como siempre sucede, cuando salimos de pesca, de esa cantidad enorme de patrones, sólo terminamos usando unos pocos; los que “no fallan”, y en último caso, los que más nos tincan. Teniendo en cuenta lo anterior, es que para esta temporada les recomendamos no más de 5 patrones que se han ganado nuestro aprecio debido a su reiterada efectividad tanto en aguas chilenas como argentinas. Incluimos una seca, una ninfa y tres streamers. Moscas Secas Chernobyl Ant Excepcional patrón de mosca seca. Por su tamaño, no sabemos con certeza si imita saltamontes, grillos u otros organismos terrestres, o tal vez, no imite nada en particular. De altísima flotabilidad debido a la utilización de espuma o “foam” en su construcción. Además, su patas de goma logran una especial atracción e irritación en las truchas. Cuando pesque con esta “hormiga atómica”, láncela río arriba y en diagonal. Déjala derivar sin dragar la 21
  • 23. superficie, y a continuación agítela suavemente, por períodos cortos, moviendo en zigzag la punta de la caña. En otras palabras, dele vida al patrón. El ataque al mismo, por parte de las truchas, será violento. Quienes la han utilizado, no han dejado de hablar de ella y recomendarla. Los números de anzuelos recomendados van desde el #4 al #10. Lea más detalles de esta mosca en En las fotos se ven dos variaciones en "Una Sorprendente Chernobyl Ant". diferente estilo del mismo patrón, variando en parte el colorido de la parte de abajo, así como las patas, y para efectos visuales, usando diferentes materiales y colores para el adorno en el lomo. Ninfas y Wets Bead Head Prince Es quizás una de las mejores ninfas creadas hasta hoy. Mundialmente reconocida por su gran versatilidad, dando muy buenos resultados en ríos, lagos y arroyos de todo el mundo. No imita un insecto en particular, si no a muchos que habitan nuestras aguas, tales como mayflies, stoneflies, caddis, dragonflies, damsels y scuds. Lea más detalles de esta mosca en Catalogada bajo la categoría de "La Prince". “searching nymphs”, su principal característica de atracción la produce su cuerpo de pavo real, que refleja suaves puntos de luz, y su cabeza dorada (bead-head). Podemos afirmar que muy pocas moscas como ésta, produce tanta atracción para las truchas y en tan diferentes condiciones de agua. La técnica que mejor efectos produce es pescándola con derive libre, en especial cuando hay remolinos y corrientes que juntan alimento y donde se encuentran truchas esperando. El lanzamiento se hace justo en el lugar donde se ve que hay espuma, hojas y elementos atrapados por la corriente, se espera pacientemente que la Prince alcance el fondo si es posible, poniendo mucha 22
  • 24. atención al líder por su hubiera un movimiento que delate alguna picada. Después, lentamente levantar la caña para producir un efecto de “escape” en la imitación, ahí es donde la mayoría de las picadas ocurre. Los números de anzuelos recomendados van desde el #8 al #12. Streamers Reloncaví Special (Marc Whittaker) Extraordinario patrón, aunque para muchos, desconocido. Su autor es el “gringo” Marc Whittaker, de origen norteamericano, avecindado en Chile desde los ´90. Hoy está a cargo de la tienda Rod&Gun en Santiago, lugar donde podrá encontrarlo, quien probando con distintos materiales para confeccionar imitaciones de puyes, dio con este magnífico patrón. Probado inicialmente en las aguas salobres del Estuario de Reloncaví, sus excelentes resultados en ríos y bocas de lagos, no se dejaron esperar. Su alta efectividad está dada principalmente por su acción y especial colorido traslúcido al entrar en contacto con el agua. La manera de pescarlo es realizando un largo cast hacia el lugar elegido, recogiéndolo en forma pausada con movimientos cortos. Los números de anzuelos recomendados van desde el #8 al #10. Black Zonker Este streamer imita de manera específica todos aquellos peces pequeños que constituyen alimento preferente para las grandes truchas y salmones, entre los que encontramos puyes, pejerreyes, peladillas, bagres y alevines de truchas y salmones. Especialmente atractivo para las truchas ha resultado este patrón en color negro. Aprenda a atar este tipo de moscas El factor de éxito de este streamer se 23
  • 25. en: debe primordialmente a la tira de piel de "La Zonker" conejo con la que está construido lo que lo hace que trabaje muy bien en el agua, dándole mucha vida y acción. En cuanto a su presentación, generalmente se realiza un largo cast hacia el lugar elegido, se espera unos pocos segundos a que la mosca su hunda lo suficiente, y posteriormente se comienza a recoger con movimientos o strips cortos, alternándolos con strips largos. Los números de anzuelos recomendados van desde el #2 al #8. Llanquihue Killer (Adaptación de José Maureira) Variante de la clásica “Woolly Bugger”, que ha logrado posicionarse como un grande entre los streamers. Su combinación del color negro con el azul y la cabeza de naranja intenso, ha dado grandes resultados a la hora de engañar truchas y salmones. Puede atarse con o sin lastre. La presentación de este Lea detalles de cómo atar esta patrón es muy sencilla y muy parecida a mosca en la presentación dada al Black Zonker. "La Llanquihue Killer". Debe dársele a la mosca la apariencia de un pequeño alevín o pececillo que nada herido, o de una sanguijuela que huye con un huevo de salmón en su boca. Los números de anzuelos recomendados van desde el #4 al #8. Como recomendación final, le aconsejamos que lleve siempre con Ud. no menos de 3 unidades de cada uno de los patrones indicados, ojalá en diferentes tamaños de anzuelo. Carlos Correa y Patricio Brown Trout, Staff RiosySenderos.com 24
  • 26. Patrones Recomendados para la Epoca Otoñal El otoño está pronto a llegar y con ello un nuevo cierre de la temporada de pesca. Es una época del año muy especial, en la que los días se acortan, la temperatura ambiente y del agua descienden y el clima se vuelve más inestable y lluvioso. Todo ello produce cambios; cambios en la naturaleza y en los peces y por cierto, en su alimentación. Para muchos, ésta es la mejor época del año para pescar. Este otoño 2003 se presenta particularmente prometedor en los ríos del sur de Chile, luego de una primavera sumamente lluviosa y un verano que no aflojó demasiado, lo que provocó niveles de agua extremadamente altos, con resultados de pesca en algunas personas decepcionantes. Entonces, la oportunidad de enfrentar esta temporada otoñal en buenas condiciones nos lleva a buscar las moscas más adecuadas para este tiempo, que imiten de manera exitosa el alimento elegido por nuestras truchas. La lista que aquí se entrega es a mi parecer, contiene los indicados para utilizar durante el otoño, principalmente en la zona centro-sur. Eclosiones y patrones En primer término, las eclosiones de insectos más significativas son protagonizadas por las Mayflies, Caddis y Dípteros. Los insectos terrestres como los Saltamontes y Hormigas decaen en abundancia en relación a la primavera y el verano. Asimismo, los adultos de Matapiojos y Libélulas ya se aparearon aprovechando el calor del verano y se los encuentra con menor frecuencia en los lagos y lagunas. Lo mismo sucede con los adultos de Stoneflies. Sin embargo, las ninfas de estos últimos y de Odonatos serán siempre una excelente elección, pues las truchas se alimentan vorazmente de ellas durante todo el año, principalmente por su tamaño, capacidad nutritiva y presencia a lo largo de todos los meses. En cuanto a imitaciones de adultos de Mayflies, mi recomendación se centra en la Adams y en su variación Adams Parachute, utilizadas en tamaños 10 y 12, es decir, en anzuelos algo más grande que lo normal. 25
  • 27. Adams y Adams Parachute Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #10 al #18 Hilo 6/0 u 8/0 negro o marrón Cola Fibras de pluma castellana. Cuerpo Dubbing o forrado color crema, tostado, marrón, o gris. Ala o Fibras de cola de ternero en colores blanco, poste. amarillo o naranjo para la parachute. También se usan otros materiales sintéticos de alta visibilidad (colorido). En la clásica se usan dos puntas de pluma castellana o grizzly. Hackle Dos plumas, una café y una castellana, enrolladas horizontalmente alrededor del ala o poste en el caso de la parachute, o enrolladas verticalmente para el caso de la clásica. Para la imitación de adultos de Caddis, sin duda alguna la elección correcta estará en la utilización de la Elk Hair Caddis, también en números 10 y 12. Elk Hair Caddis Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #10 al #18 Hilo 6/0 negro, café o crema Ribete Alambre de cobre. Lea detalles de cómo atar esta Cuerpo Un fondo de dubbing muy suave de color mosca en "La Simple Elk Hair oscuro. Lleva una pluma (hackle) enrollada Caddis". desde la cola hacia adelante. Luego, por encima se enrolla el ribete. Ala Pelos de ciervo y particularmente de elk. Para los Dípteros adultos (también conocidos como mosquitos), recomendamos una mosca que no falla: la Griffith's Gnat. 26
  • 28. Griffit's Gnat Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #14 al #18 Hilo 6/0 negro Ribete Alambre de cobre o dorado fino. Cuerpo Peacock herl (fibras de pavo real) Hackle Pluma castellana o grizzly. Como ya se indicó, la temperatura del agua desciende drásticamente y ello produce que las eclosiones sean más lentas. En otras palabras, los emergentes de los distintos insectos se tomarán más tiempo en salir a la superficie y secar sus alas, por lo que las truchas se concentrarán en alimentarse de ellos. Para la imitación de emergentes tanto de Mayflies como de Caddis, nos inclinamos por las Soft Hackle, por su incomparable versatilidad, acción y productividad. Entre ellas, hemos elegido la Puyehue Spider y la March Brown Spider, para nuestro gusto, dos de las mejores moscas existentes hoy en día. Puyehue Spider Anzuelo De preferencia, escoja aquellos específicamente diseñados para Wet Flies en #12 al #16 Hilo 6/0 u 8/0, dependiendo del tamaño, en color amarillo. Ribete Alambre fino, color cobre o dorado. Cuerpo Floss o seda de color amarillo. Hackle Pluma de Perdiz Húngara, color natural en tono oscuro. En cuanto a la ninfas, debemos recordar que ellas están presenten en los cuerpos de agua durante todo el año, por lo que para estos productivos meses, destacamos, especialmente, las siguientes: Para la imitación de ninfas de Mayflies, la Hare's Ear y la Bead Head Hare's Ear: 27
  • 29. Hare's Ear Anzuelo Mustad 9672 #12 al #16 Hilo 6/0 u 8/0, color oscuro. Ribete Tinsel dorado plano. Cola Fibras del costado de la máscara de liebre (hare's mask) Abdomen Forrado de pelo de liebre Wingcase Pluma tiesa (p. ej. quill de pavo), aunque en ninfas de tamaños pequeños no es necesario agregarlo. Tórax Forrado de pelo de liebre. En cuanto a las Caddis, la elegiremos las larvas de Free-Living Caddis, con su más exitosa: la Green Rock Worm: Green Rock Worm Anzuelo Curvo. Mustad 37160 ó 80250BR, tamaños 18 a 12 Hilo 6/0 color verde olvia o negro. Ribete Alambre fino de cobre o dorado. Abdomen Dubbing verde o gris claro. Tórax Dubbing marrón/café o rojizo. Patas Fibras de pluma café. Para la imitación de ninfas de Stoneflies, nuestra recomendación recae sobre la Charly Stone: Charly Stone Anzuelo: Tiemco 200R o similar, Nº 6 al 12 Hilo: 6/0 u 8/0 de color negro. Lastre: Opcional para el tórax. Utilice materiales no tóxicos. Cola: 2 biots de color café o rojizo. Ribete: Nylon 0,25 ó 0,30 transparente. Abdomen: Dubbing de conejo o lana de color negro. Wingcase: Raffia de color crema o café. Tórax: Dubbing de conejo o lana de color negro. Lea detalles de cómo atar esta mosca Patas: Hackle de gallo de color café, montado en en "La Charly Stone". palmer con las puntas hacia atrás. 28
  • 30. Si de ninfas de Odonatos se refiere, nos quedamos con la inigualable San Dragon: San Dragon Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 376, #12 al #8. Hilo: 6/0 de color negro. Ojos: Dumbbell eyes. Ojos en forma de reloj de arena o de cadena (bead chain). Cola: Pluma de marabou negro u oliva. Patas: Elástico redondo, color negro Cuerpo: Marabou, la misma pluma de la cola, enrollada en el cuerpo. Lea cómo atar esta mosca en La Collar: Hackle negro u oliva. San Dragon. No obstante las ninfas mencionadas anteriormente, creemos que nunca debe faltarle la magnífica ninfa genérica Prince y su variación Bead Head Prince, ambas de comprobado éxito en todo tipo de aguas y condiciones: Prince Bead Head Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 376, #6 al #16. Hilo: 6/0 de color negro. Cola: 2 fibras de pluma de ganso (goose biot) de color café o rojizo. Alas: 2 fibras de pluma de ganso (goose biot) de color amarillo o blanco. Cuerpo: Unas 5 ó 6 fibras de pluma de pavo real (peacock herl). En ocasiones, particularmente en grandes tamaños, se usa una base de chenille, recubierta por las fibras de Lea más detalles en la Ninfa pavo real. Prince. Collar: Una pluma de hackle de gallo o gallina de color café o badger. En cuanto a Streamers, nos quedamos con estos dos: la Mrs. Simpson y la Llanquihue Killer. La Mrs. Simpson es una extraordinaria mosca que imita muy bien pequeños alevines y pececillos, ninfas de odonatos y pancoras. 29
  • 31. Mrs. Simpson Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 5263, en tamaños 2, 4, 6 y 8. Hilo: 6/0 de color rojo. Alas: Tres pares de "ojos" de faisán (plumas bajo el cuello denominadas "Rump Feathers del Ringneck Pheasant"). Tres "ojos" de faisán se atan a un lado, y los otros tres, por el otro lado, en pares. Cuerpo: Floss rojo medium. Cola: Ardilla colorada o zorro café, de 1/2 largo del shank del anzuelo. Finalmente, y tomando en consideración la aparición de huevos de truchas y de salmones, productos de los primeros desoves, recomendamos la utilización del exitoso Llanquihue Killer. Llanquihue Killer Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 5263, en tamaños 4, 6 y 8. Hilo: 6/0 de color negro. Cola: Marabou de color negro. Flash: Flashabou de color azul. Ribete: Alambre de cobre o dorado fino. Cuerpo: Chenille de color negro. Hackle: Montura o Saddle de color negro. Cabeza: Chenille de color naranja o rojo Lea más detalles en la Llanquihue Killer . Esperamos que este listado de patrones les sea de utilidad. Sin embargo queremos hacerles presente que en esta materia no existen recetas exactas. Algunos de ustedes tendrán otros patrones dentro de sus preferidos para el otoño, es por eso que los invitamos a probar otras moscas y a analizar con detención la entomología del curso de agua que estén visitando. Ello les dará la clave de lo que están comiendo las truchas y, por ende, qué moscas usar. ¡¡Suerte en su elección!! Fotos: Carlos Correa y Rodrigo Sandoval, Staff RiosySenderos.com 30
  • 32. A medida que uno comienza en la pesca con mosca es fácil quedar "ahogado" con los miles de patrones diferentes de moscas que hoy existen en el mercado. Tanto patrones de mosca, como streamers, ninfas y moscas ahogadas (o wet flies) inhundan las tiendas de pesca con mosca, catálogos, y finalmente las cajas de los entusiasmados pescadores. Luego, con gran determinación al encontrarnos en el río, procedemos a (intentamos) recordar cada conocimiento que hemos adquirido, ya sea leyendo o escuchando, que nos ayude a seleccionar un patrón dentro de los cientos que hay en la caja, para enfrentar otra jornada más de pesca. Si concentramos nuestro espectro en la zona central de Chile, la selección de moscas debería simplificarse sustantivamente. ¿Por qué? Simplemente porque si sabemos que la idea es imitar los alimentos más comunes de las truchas y en esta región los insectos y organismos disponibles son algunas especies solamente, entonces tenemos una reducción de la variedad de organismos a imitar. Todo este análisis se basa en el reconocimiento de las moscas y sus órdenes principales, así como la identificación de inmaduros y adultos. Esto lo pueden encontrar en el artículo "Entomología Acuática Simplificada". Simplifiquemos las posibilidades. Mayflies Las mayflies o "moscas de mayo" pertenecen a un orden de insectos de desarrollo acuático denominado Efemeroptera o Ephemeroptera. Al ser insectos de desarrollo acuático, se encuentran en los ríos cordilleranos en estado inmaduro. Luego emergen hacia la superficie, para salir de su exoesqueleto y volar como adultos. Dentro de las diversas especies de mayflies que habitan los cursos cordilleranos de la zona central, se destacan dos principales familias: la Leptophlebiidae y la Baetidae. Las primeras, pertenecen a un grupo conocido como las "crawlers" o gateadoras, y las segundas al grupo de las "swimmers" o nadadoras. Como referencia, las primeras usualmente son más grandes que las segundas. Imitación de Ninfas de Mayfly 31
  • 33. Si se trata de una crawler, usualmente reconocible por su forma corporal (ver detalles en "Mayfly Crawlers") y por ser de mayor tamaño que sus parientes nadadoras, nos basta con presentar una ninfa que tome la forma general de estos insectos inmaduros y pasearla por el fondo del río. Para ello, nada más directo que una clásica Hare's Ear (patrón N° 1), con bead head, en tamaños 12 y 14, la cual debe ser presentada corriente arriba en un derive libre (sin arrastrarse), intentando mantener la mosca cerca del fondo, en los sectores más movidos del río. Si al recolectar una ninfa de mayfly, ésta tiene un cuerpo más estilizado, es de menor tamaño y se la aprecia "coleteando" activamente, entonces se trata de una swimmer, y posiblemente de la familia Baetidae. Su imitación sigue siendo simple y en este caso se utiliza la misma Hare's Ear, esta vez sin bead head, en tamaños 14, 16 y 18. Esta mosca se presenta corriente arriba, o corriente abajo, intentando de vez en cuando producir cierto movimiento en la mosca, simulando el nado activo de las ninfas naturales. No es necesario mantener un derive libre en todos los casos. Ninfas de Mayfly Emergiendo Llegado cierto momento en que las condiciones ambientales se conjugan, las ninfas emergen en relativa masividad hacia la superficie. En la superficie se liberan de su "caparazón" de ninfa y salen como adultos alados, que deben esperar unos segundos a que sus alas se sequen para poder volar. Las truchas detectan a estas ninfas subiendo a la superficie y aprovechan para alimentarse sin demasiado esfuerzo. Usualmente se puede detectar la presencia de emergentes al tomar una muestra de insectos con una malla recolectora en el medio del río. Se podrán encontrar algunas de estas ninfas a medio salir del caparazón, o directamente aladas con parte de este caparazón colgando de la cola. Adicionalmente es posible detectar su presencia al ver las tomadas de superficie de las truchas, que usualmente son un poco más violentas cuando se trata de mayflies apenas bajo la lámina superficial de agua. Para imitar estas emergentes en forma general, simplemente basta tomar una misma Hare's Ear, sin lastrar, o aún mejor elegir una wet fly Soft Hackle (patrón N° 2), que tenga una pluma de color relativamente oscuro. Mayflies Adultas Desde el momento de la emergencia hasta que salen volando, estas moscas quedan tremendamente expuestas a las truchas, quienes las devoran con gran facilidad. Esto es reconocible al ver tomadas relativamente suaves cuando la trucha engulle un adulto flotando en la superficie. 32
  • 34. Hay dos grupos de adultos de mayfly: los imagos y los subimagos (ver en detalle "Ephemeroptera"). Los primeros son la etapa final de esta mosca, el adulto reproductor que vuelve al río a depositar huevos y morir. El primer grupo es el adulto recién emergido del agua, que está en la superficie secando sus alas. En la zona central de Chile, aunque existen situaciones en que se ven estos imagos retornando al río, rara vez se producen esta oviposiciones en grandes concentraciones, por lo que muy rara vez me ha tocado imitarlos. Más frecuentemente me ha tocado imitar a los adultos recién emergidos, quienes son presa fácil de las voraces truchas, quienes con cierta delicadeza se asoman a la superficie para abrir sus bocas bajo el subimago, y succionarlo con rapidez. Para imitarlos, no hay que ir muy lejos de las recetas clásicas inventadas hace muchos años: una Adams. Pero no cualquier Adams, sino que una Adams Parachute (patrón N° 3), la cual manteniendo la forma general de estas moscas aladas, ofrece un perfil de flotación mucho más realista de acuerdo al presentado por estos subimagos. Idealmente, si se trata de mayflies de cierto tamaño, una mosca en 12 ó 14, pero si se trata de los pequeños baétidos, una adams en tamaño 16 o incluso 18 son lo recomendable. La forma de presentar esta mosca es como la mayoría de las moscas secas. Con un líder largo y fino (5x o 6x), lanzando corriente arriba y usualmente cruzado, dejando que la mosca derive libremente por unos metros. Las picadas vienen en cualquier momento. Stoneflies Las stoneflies pertenecen al orden conocido como Plecoptera y se encuentran varias especies en nuestras aguas locales. En la zona central y río cordilleranos se concentran las especies pertenecientes a las "Little Brown Stoneflies" (ver en detalle "Ninfas de Stoneflies Australes"). Estas moscas se encuentran en mayor abundancia en estado inmaduro, es decir, como ninfas, en los ríos que bajan de la cordillera. Especialmente dependientes de aguas altamente oxigenadas, encuentran en estos ríos un ambiente ideal, con abundancia de pequeños rápidos y caídas de pocos centímetros que ofrecen un condiciones adecuadas para estas moscas. Como adultos rara vez se las encuentra en abundancia y dado que la emergencia se produce fuera del agua, en mi caso no he visto una necesidad de imitar cualquiera de estos estadios avanzados de desarrollo en los plecópteros. Sin embargo, como inmaduros, arrastrándose entre las rocas del fondo de los ríos cordilleranos, estas moscas rondan buscando su alimento consistente en otros insectos. En este deambular son arrastradas por la corriente y usualmente son las truchas las primeras en salir al encuentro de una desdichada ninfa de stonefly. 33
  • 35. Su imitación es también bastante directa y aunque en Chile existen excelentes patrones de gran perfil, que logran excelentes resultados cuando las truchas se vuelven más selectivas, como es el caso de la excelente Charly Stone, que me perdone su autor Carlos Correa, pero yo he optado por simplificar mi caja, utilizando una vez más la versátil Hare's Ear, en este caso lastrada con un bead head, en tamaños 8, 10 y 12. La presentación la hago en forma idéntica a las ninfas de mayfly crawlers, presentando corriente arriba, en sectores con cierta corriente, y dejando que se mantenga por el fondo, derivando libremente. Caddisflies El tercer grupo, pero no menos importante en la zona central cordillerana de Chile, está compuesto por las moscas del órden Tricoptera o Trychoptera, también conocidas como caddisflies. Estas moscas también experimentan un desarrollo acuático, por lo que como insectos inmaduros se las encuentra bajo el agua. Este grupo en particular pasa por una metamorfosis completa, por lo que se les reconocen dos estadios inmaduros, larva y pupa, y luego un estadio final de adulto. Como adultos alados se las reconoce por tener cierta semejanza con las polillas, siempre en un tamaño menor en esta zona de Chile. Las caddisflies ofrecen una enorme diversidad de especies, que se simplifican agrupando estas especies en categorías diferenciadas por el comportamiento que la larva presenta en sus meses de inmadurez. Esencialmente este comportamiento se relaciona con la existencia o ausencia de un caparazón externo, fabricado de materiales tomados del ambiente, como son piedritas, ramas, hojas, etc. En la zona central de Chile, los grupos más abundantes y de mayor relevancia para el pescador son las "Free Living Caddis", compuesto por especies cuyas larvas no fabrican tipo alguno de caparazón. También se encuentran las denominadas "Net Spinning Caddis", compuesto por especies que fabrican una especie de refugio entre las piedras del fondo, donde se protegen y esperan a que la corriente les traiga el alimento principalmente compuesto de pequeñas algas. Al recolectar estos insectos no se aprecia una diferencia anatómica significativa, ya que al ser removidos del fondo, ambos aparecen sin refugio (unas porque no lo fabrican y otras porque lo pierden en la recolección). Imitación de Larvas de Caddis El primer grupo de caddis (free living caddis) resultan ser mucho más activas y recorren ávidamente el fondo entre las piedras, principalmente en sectores con corriente, en busca de su alimento que en algunas especies consiste en otros insectos. Estas larvas son fácilmente arrastradas por la corriente en cualquier momento y es cuando llegan a parar en el estómado de las truchas. Se las encuentra esencialmente en sectores más oxigenados, debido a que su primitivo aparato respiratorio es limitado. Para imitarlas, he desarrollado en el último tiempo un patrón muy simple, que con pocos materiales presenta un perfil casi idéntico, tanto en forma como en colores, con las larvas naturales de este grupo. Se trata de la Larva de Cristal (patrón N° 4), que en realidad está armada con mostacillas en el cuerpo y algo de dubbing en el tórax. La manera de presentarla es simple: se lanza al comienzo de un corto run, corriente arriba, y se la deja derivar libremente con paciencia y mucha observación. Cualquier detención de la punta de la línea es señal de picada, ya que este patrón al no estar tan 34
  • 36. lastrado, se mantiene cerca, pero no tanto, del fondo. El segundo grupo (net spinning caddis) no está siempre diposnible a las hambrientas truchas. Se trata de larvas que se quedan en su refugio, hasta que al crecer, deben abandonarlo para construir otro. Estas mudanzas ocurren generalmente en forma relativamente masiva y es cuando las truchas detectan la posibilidad de alimento fácil y podrían volverse selectivas. Una rápida recolección con malla del fondo del río podría revelar la presencia de estas larvas, más delgadas y de grosor uniforme que sus parientes. La imitación de éstas puede lograrse perfectamente con el mismo patrón anterior, pero he descubierto que un patrón más lastrado, que se mantenga más cerca del fondo, produce mejores resultados cuando las net spinning caddis se vuelven activas y las truchas selectivas. Este patrón lo uso en sectores de menor corriente, que es donde muchas de las especies de este grupo habitan. Este patrón es simplemente conocido como Bead Head Caddis Larva (patrón N° 5). Presentado en forma similar al anterior: corriente arriba, dejándolo derivar libremente y observar la punta de la línea para ver cualquier alteración en el avance. Pupas de Caddis Luego de pasar meses como larva, las caddis se transforman en pupas. Más que parecerse a las pupas de mariposas, que se encierran en un capullo, las pupas que nos interesan son aquellas que ya salieron del capullo que habitaron bajo el agua y emergen a la superficie. Aquí se vuelven muy disponibles a las truchas, quienes las devoran con mucho interés. La imitación de este estadio en las caddis ha motivado la creación de numerosos patrones de éxito comprobado, como es el caso de las Sparkle Pupa, de Gary LaFontaine. Sin embargo, he podido ver en la práctica que el uso de patrones de Soft Hackle, especialmente con plumas de colores claros, son excelentes e imbatibles imitaciones. La idea es presentarlas en sectores de corriente rápida a moderada, y aunque inicialmente se lanza corriente arriba y se la deja derivar, es muy productivo dejar que este derive continúe corriente abajo, tensando levemente la línea al final del recorrido, produciendo una curva en el nado de este patrón. Muchas veces, las truchas identifican este patrón en ascención como una pupa emergiendo y lo atacan sin dudar. Adultos de Caddis Usualmente, los adultos de caddis recién emergidos salen volando inmediatamente, por lo que las truchas no tienen la calma que permiten las mayflies para engullirlas. Por ello no siempre son selectivas a comer adultos de caddis. Sin embargo, existen dos instancias breves en que las truchas apuntarán a los adultos de caddis. Primero, cuando éstas acaban de emerger. En términos prácticos, las truchas se alimentan de las pupas y atacan a aquellas moscas que ya lograron emerger, pero están en esos breves instantes antes de echarse a volar. Esto es reconocible por la tomada más vigorosa que se produce en la superficie, a diferencia de las tomadas de pupas, que ocurren bajo la superficie. Estas adultas de caddis recién emergidas, usualmente mantienen un perfil de flotación relativamente bajo, por lo que la famosa y clásica Elk Hair Caddis (patrón N° 6), particularmente en su variación Simple Elk Hair Caddis, resulta una elección muy efectivo. La presentación se basa en posicionar la mosca corriente arriba y muchas veces cruzado. Luego, dejar que ésta derive tranquila y libremente por un sector de relativa o fuerte corriente, y esperar la tomada que será clara y definida. Muchas veces las truchas darán un buen impulso subiendo a la superficie para comérsela. El segundo momento ideal para pescar con adultos de caddis es cuando éstas vuelven al agua por breves instantes a depositar sus huevos. Las hembras se 35
  • 37. posan, y en algunos casos (especies) se sumergen, para dejar grupos de huevos que se asentarán en el fondo. En estos momentos una Elk Hair Caddis tradicional, o incluso una Soft Hackle (para las caddis que se sumergen) son ideales, ya que logran perfilar la idea de estos insectos adultos en proceso de oviposición. Entonces, concentrando los patrones mencionados anteriomente, he aquí la lista de mis seis patrones elegidos para recorrer los ríos de la cordillera central de Chile. Moscas Secas Elk Hair Caddis Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #10 al #18 Hilo 6/0 negro, café o crema Ribete Alambre de cobre. Cuerpo Un fondo de dubbing muy suave de color oscuro. Lleva una pluma (hackle) enrollada desde la cola hacia adelante. Luego, por encima se enrolla el ribete. Ala Pelos de ciervo y particularmente de elk. Lea detalles de cómo atar esta mosca en "La Simple Elk Hair Caddis". Adams Parachute Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #10 al #18 Hilo 6/0 u 8/0 negro o marrón Cola Fibras de pluma castellana. Cuerpo Dubbing o forrado color crema, tostado, marrón, o gris. Ala o Fibras de cola de ternero en poste. colores blanco, amarillo o naranjo. También se usan otros materiales sintéticos de alta visibilidad (colorido). Hackle Dos plumas, una café y una castellana, enrolladas horizontalmente alrededor del ala o poste. Ninfas y Wet Flies 36
  • 38. Hare's Ear Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco 3761 en tamaños #10 al #16 Hilo 6/0 negro o café Cola Fibras de pluma. Abdomen Pelo de oreja de liebre. El uso de y Tórax sintéticos se basa en dubbing artificiales muy fibrosos como el paxton o en antron yarn. En la foto: con bead head, que sería opcional, dependiendo del insecto a imitar. Ribete Cinta dorada o tinsel Espalda Pluma tiesa como las de pavo - quill. Larva de Cristal Anzuelo Anzuelo de ninfa curvo, como el Mustad 37160 o el Tiemco 2487, usualmente en tamaños #8 al #16 Hilo 6/0 verde o café. Abdomen Mostacillas de color claro o amarillo. Tórax Dubbing abundante y fibroso, de color usualmente más oscuro. Caddis Larva (con bead head) Anzuelo Anzuelo de ninfa curvo, como el Mustad 37160 o el Tiemco 2487, usualmente en tamaños #8 al #16 Hilo 6/0 verde o café. Cabeza Bead Head Cuerpo Dubbing de colores verde oscuro, verde claro, tostado o café. Ribete Tinsel dorado o alambre de cobre Tórax Dubbing más abundante que en el abdomen, de color usualmente más oscuro. Soft Hackles Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco 3761 en tamaños #10 al #16 Hilo 6/0 negro u otro color Cuerpo: Comúnmente se utilizan colores abdomen vivos como rojo y amarillo y en extendido otros casos, el cuerpo puede estar hecho con un dubbing opaco. 37
  • 39. Lea más detalles en "Las Soft Tórax En algunos patrones se incluye un Hackles". corto tórax hecho de un dubbing más denso. Collar Una pluma de buenas fibras de perdiz húngara, en colores claros o natural. 38
  • 40. Una Selección de Streamers para la Temporada Texto y Fotos: Carlos Correa Dentro del mundo de la pesca con mosca uno de los temas que más me apasiona es, precisamente, el de las moscas; especialmente su atado, su historia y su comportamiento en el agua. Durante los últimos años he visto como diferentes técnicas de atado, algunas originadas hace varias décadas, y otras de desarrollo más reciente, han ido ganando terreno entre los adeptos a la pesca con mosca, lo cual ha significado una variedad cada vez más interesante y desafiante de patrones de moscas que un pescador cualquiera puede optar a tener en sus cajas. En esta ocasión, entre los diferentes tipos de moscas, y específicamente entre la amplia variedad de streamers, he elegido especialmente un grupo de ellos, que en mi caso, son los que me han brindado los mayores éxitos con las truchas y salmones, y que de seguro lo será para la temporada de pesca que comienza. Recordemos que los streamers imitan, preferentemente, pequeños peces, alevines y sanguijuelas, provocando, en muchas ocasiones también, ataques por irritación y defensa territorial. Esta selección seguramente ayudará a varios de Uds. a decidir cuáles patrones atar y/o conseguir para aperar adecuadamente las cajas antes de salir a aquellas anheladas expediciones de pesca en algún lugar maravilloso y remoto de Chile o Argentina. 39
  • 41. Black Zonker Siendo un patrón mundialmente conocido, es también uno de mis favoritos. De probado éxito en lagos y grandes ríos, y con una variedad de colores en su confección. Me quedo con el que les muestro en la foto: tira de piel de conejo negra y cuerpo de mylar negro. Ver detalles de atado. Black Wool Head Sculpin Otro gran patrón. Supe de su existencia gracias a mi amigo Marcelo Wilhelm. Muy apetecido por las grandes farios que habitan los ríos Petrohué y Maullín, y en los lagos y lagunas de la zona de Coyhaique. 40
  • 42. Monona Tube En su versión tradicional, este streamer fue creado por nuestro amigo argentino Marcos Czerwinski (Tierra del Fuego, Argentina). En su versión “tube” hemos podido comprobar el enorme efecto irritador y de atracción que tiene sobre las truchas migratorias y salmones. Ver detalles de atado. Ovando's Sculpin Reinaldo Ovando es quizás uno de los mejores atadores de Chile, en particular, de la Región de Los Lagos. Precisamente de sus manos nació este formidable patrón. Excelente para engañar arcoiris y farios, de preferencia en ríos de tamaño medio a grande. Lea una aventura Flotando el Petrohué, donde este patrón fue 41
  • 43. exitoso. Butt Monkey Si bien este patrón es creación de los norteamericanos Kelly Galloup and Bob Linsenman (autores del libro ”Modern Streamers for Trophy Trout”) llegó a nuestras manos gracias a Reinaldo Ovando. Su comportamiento en las aguas chilenas ha sido asombroso, especialmente en ríos donde habitan las voraces truchas farios. Red Head Devil Sencillo pero productivo streamer, variación de la ultraconocida “Woolly Bugger”. Su éxito se debe principalmente a su acción y colorido, dando buenos resultados tanto en truchas como en salmones. Vea más variaciones de la Woolly Bugger. 42
  • 44. Llanquihue Killer Conocí este streamer gracias al gran mosquero y atador chileno José Maureira. La combinación del color negro con el azul ha sido probablemente la gran clave a la hora de engañar truchas y salmones. Lo bauticé con el nombre de “Llanquihue Killer” debido a su enorme éxito en las aguas del Lago Llanquihue y en las bocas de sus afluentes. Ver detalles de atado. Glass Bead Bugger Otra excelente variación de la “Woolly Bugger”. Sus tonos traslúcidos de sus mostacillas han resultado ser el perfecto engaño para aquellas truchas que se alimentan de puyes y pequeños alevines. Es de aquellos streamers a los que denomino “UCR”, es decir, “Úselos con Responsabilidad”. 43
  • 45. No debe faltar en su caja de pesca. Vea más variaciones de la Woolly Bugger. La Amarilla (Mario Alarcón) Mario Alarcón es otro gran atador y amigo. Pucón es su centro de operaciones y de sus manos nacieron 2 de los buenos streamers con los que he pescado en la zona. “La Amarilla”, como la denominé, se llevó todos los premios no sólo en Pucón, sino también en los ríos y lagos de la zona de Junín de Los Andes, San Martín y Bariloche. Otro patrón “UCR”. La Castellana (Mario Alarcón) Ese es el otro streamer de creación de Mario Alarcón. Excelente imitación de peces forrajeros, especialmente, de puyes, que no defraudará a quien lo utilice para tentar a las grades arcoiris y farios de la 44
  • 46. Patagonia. Harry Potter Así lo bauticé en honor a su autor, nuestro buen amigo y guía de pesca Francisco Jorquera. Infalible en los grandes ríos de toda la Patagonia, especialmente, los de la zona de Aysén y Coyhaique. Tomy Silver Excelente imitación de pejerreyes juveniles. De creación propia, ha tenido muy buena respuesta por parte de las truchas y salmones ha habitan tanto las aguas continentales de la Patagonia como las aguas de sus fiordos. Nos vemos. Carlos Correa, Staff RiosySenderos.com 45
  • 47. Wet Flies a la Chilena Las Wet Flies son un tipo particular de mosca, que tienen su origen hace cientos de años, en diversos lugares del mundo. En particular, la mayoría de los patrones que hoy conocemos en América en general, provienen de Inglaterra y España. Su característica esencial es un diseño orientado a representar insectos adultos (alados), bajo el agua. De ahí el nombre en España: Moscas Ahogadas. Esta definición refleja con precisión el tipo de imitación que se busca con este tipo de patrones. Por esta razón, hace un par de años, dentro de la serie "La Importancia de los Emergentes en Chile", incluimos una referencia a las Wet Flies. Junto con estas referencias, mi afición por las plumas de Fiasán y en especial de las plumas de Gallos de León, provenientes de España, aumentó mi interés por probar patrones nuevos y distintos, que de una u otra manera, lograran éxito en nuestras aguas locales en Chile, tanto en la zona central, como en el sur. Fue así, como luego de experimentar con diversas técnicas de montaje y materiales, y conocer patrones de diversos atadores nacionales, llegué a estos dos patrones, llamados en honor de los lugares (río y zona, respectivamente), donde me fueron de tanta utilidad. Trancura 46
  • 48. Anzuelo Mustad 9672 #4 al #8 o similares Hilo 6/0 café Cola Fibras de Cola de Faisán. Ribete Alambre de cobre fino. Tórax Flashabou Dubbing o Cristal Dub Amarillo. Cuerpo Fibras de Cola de Faisán. Hackle Pluma Riñonada Gallo Pardo Flor de Escoba. Si bien el patrón que aparece en la foto, esta atado por mi. Este excelente patrón, es creación de nuestro querido amigo Mario Alarcón. Bien sabe el los resultados y gratos momentos que le ha dado en todos los ríos de la zona, que por cierto es Pucón. Es el arma secreta, bueno ahora no tanto, que tiene con sus clientes, cuando la cosa no anda muy bien Me a tocado probarlo en varios ríos y siempre con muy buenos resultado. Los mejores los he tenido cuando se trabaja en diagonal hacia abajo, no hay que recogerlo muy rápido, es muy parecido a trabajar una Wolly. Puede ser usado tanto con líneas flotante como de hundimiento. San Fernando Anzuelo Mustad 9671 o TMC 3761 en tamaños 10 a 14. Hilo 6/0 u 8/0 Oliva. Cola Fibras de piel de conejo, natural. Ribete Tinsel holográfico color dorado, tamaño pequeño. Tórax Dubbing o forrado color verde pavo real. Ojalá sea krystal dubbing. Abdomen Dubbing o forrado color café. Ojalá sea krystal dubbing. Hackle Plumas cuello de faisán, color natural. Secuencia de Atado Paso 1: Colocar anzuelo en la prensa y fijar el hilo de atar en el anzuelo. 47
  • 49. Paso 2: Procedemos a colocar la cola. Extraemos 10 fibras de pelo de conejo, ojalá que estén lo más libre de pelusa, de manera que queden sólo pelos. El tamaño de la cola debe ser más o menos la mitad del largo del anzuelo, es un poco más larga que la cola tradicional de las ninfas. Fijamos las fibras justo antes de que comience la curvatura del anzuelo. No sobrepasar la curvatura, pues si se hace la cola quedará inclinada y no es la manera adecuada para este patrón. Paso 3: Cortamos un trozo de Tinsel Holográfico y lo fijamos en el mismo lugar donde fijamos la cola Paso 4: Procedemos a formar el abdomen de dubbing café, colocar poca cantidad en el hilo cada vez, pues siempre es más fácil agregar que sacar, el abdomen debe ser mas o menos 2/3 el largo del anzuelo, una vez finalizado lo seccionamos con el tinsel que previamente habíamos dispuesto en el paso anterior, no mas de 6 vueltas, una vez terminado damos unas 5 vueltas en el mismo lugar con el hilo de atar, esto le dará durabilidad a la mosca, el tinsel debe quedar lo mas apretado que se pueda de manera de evitar que con los piques se vaya corriendo y la mosca pierda su seccionado. Paso 5: Ahora formamos el tórax, con el dubbing verde pavo real, el tórax al igual que en todas las ninfas debe ser un poco más abultado que el abdomen, debemos dejar un pequeño espacio antes del ojo del anzuelo, pues hay que pensar que luego vamos a colocar un collar y haremos la cabeza de la mosca. Paso 6: Se selecciona una pluma de cuello de faisán y la fijamos justo donde finalizamos el tórax, se le extrae todas las fibras de la base que son tipo “plumón”, es decir, las mas suaves y blandas. Luego se ata de tal forma que queda la parte brillante de la pluma en dirección al ojo del anzuelo. Al momento de hacer el collar se debe tener la precaución de que todas las vueltas sean en el mismo lugar, una vez terminado fijamos, formamos la cabeza, cementamos y mosca terminada. Recomendaciones para la San Fernando Especies y Condiciones Ideal en ríos pequeños y medianos y esteros cordilleranos y australes, en corrientes moderadas y rápidas. Truchas en alimentación normal, muchas veces agresivas a la espera de organismos activos. Equipo Recomendado, lo ideal es usar cañas que no superen el número 5, leaders de 9 pies, y un pie adicional de tippet. En esteros cordilleranos bajar a 7 1/2 pies. Generalmente se usa con líneas floating, aunque también se puede usar con sinking tip. Técnica de Presentación Si nos imaginamos las manecillas de un reloj y nosotros nos encontramos en el eje, siempre debemos lanzar entre las 1 y las 4, corrigiendo con mends para evitar la tensión de la línea y el dragado de la mosca. Así, ésta derivará aguas abajo al tiempo que gana profundidad. Luego trabajarla muy similar a un streamer, pero recogiendo lentamente. Esta mosca ha probado gran efectividad en el Río Claro de San Fernando. De ahí su nombre. Hasta la Próxima. 48
  • 50. Patrones de Moscas Argentinas y su uso en Aguas Chilenas Texto y Fotos: Carlos Correa Es un hecho que, en pesca con mosca, nuestros vecinos argentinos nos llevan ventaja. No sólo en lo que respecta a la cantidad de cultores que practica esta disciplina, sino también en lo que a legislación, cuidado del medio ambiente, organizaciones y fabricación de equipos se refiere. De Argentina han surgido notables casteadores, instructores, guías y atadores, entre ellos, Benito Pérez (autor del Libro "La Mosca"), y como él varios otros mencionados en este reportaje. Es respecto de estos últimos y de sus moscas que quisiéramos detenernos en esta ocasión, dando a conocer algunas (aunque no todas) de las mejores moscas argentinas que hemos probado en aguas chilenas en el último tiempo. De seguro, para muchos de ustedes en Chile, estas moscas serán toda una novedad. A continuación mostraremos sólo una pequeña lista de los patrones argentinos existentes. Aquí verán moscas cien por ciento argentinas y otras que son excelentes variaciones locales de patrones foráneos. Pérez Destroyer (Benito Pérez) Este fantástico patrón, creado por Benito Pérez (de Mendoza) pesca muy bien las aguas de los ríos cordilleranos ubicados en los alrededores de Mendoza y al sur de esta ciudad. Imita una ninfa de mayfly y se ata en anzuelos N° 16 y 14. Se recomienda la utilización de equipos livianos en numeraciones que van del # 1 al 4. Esta mosca fue probada con muy buenos resultados en el Río Claro de San Fernando. 49
  • 51. Massarta (Benito Pérez) Este patrón de éxito comprobado, creado por Benito Pérez, es muy utilizado para pescar en los ríos cordilleranos ubicados en los alrededores de Mendoza y al sur de esta ciudad. Imita una ninfa de mayfly y se ata en anzuelos N° 14 y 12. También se recomienda la utilización de equipos livianos en numeraciones que van del # 1 al 4. Esta mosca fue probada con mucho éxito en los Ríos Yeso, de la Reg. Metropolitana y Claro de San Fernando. Pérez Castaño (Pablo Rodrigo Pérez) Singular patrón creado por Pablo Pérez, el hijo de Benito Pérez, a cargo de Mendoza Flyshop principalmente para pescar en la zona centro sur de la cordillera y precordillera argentina. Este es un streamer muy liviano que imita exitosamente pequeños bagres y otros peces forrajeros, y se ata en anzuelos N° 12 y 10. Se recomienda la utilización de equipos # 2 a 5. Esta mosca fue probada con excelentes resultados en el Río Maule. En las fotos se ven la versión Negra (arriba) y Oliva (abajo). Leonis Barbarus (Jesús Héctor Leoni) Creada en 1975 por Jesús Héctor Leoni para pescar en el mundialmente famoso Río Correntoso. Es una ninfa impresionista hecha con patas de goma y se ata en anzuelos N° 8, 6 y 4. Al ser una ninfa más bien grande, se recomienda la utilización de equipos # 5 a 7. 50
  • 52. Esta mosca fue probada con muy buenos resultados en los Ríos Puelo y Manso. Montana Rubber Legs Creada para pescar en el río Limay y otros ríos de la zona del Nahuel Huapi. Al igual que la anterior, es una ninfa impresionista confeccionada con patas de goma y se ata en anzuelos N° 10 y 8. Se recomienda la utilización de equipos # 4 a 6. Esta mosca fue probada con muy buenos resultados en los Ríos Calcurrupe y Riñinahue. Matona de Navas (José Navas) Creada por José Navas a fines de los años 30 para pescar principalmente en los ríos y lagos de la zona del Aluminé y Nahuel Huapi. Es un streamer impresionista que imita percas y otros peces pequeños, y se ata en anzuelos N° 8 y 6. Se recomienda la utilización de equipos # 5 a 7. Esta mosca fue probada con buenos resultados en los Ríos Gol-Gol y Rahue. Rabbit Muddler Creada para pescar en el río Limay y otros ríos de la zona del Nahuel Huapi. Es un streamer que imita de gran forma alevines de bagres, truchas, percas y pejerreyes, y se ata en anzuelos N° 6 y 4. Se recomienda la utilización de equipos # 5 a 7. Esta mosca fue probada con muy buenos resultados en el Río Petrohué. 51
  • 53. Cone Head Fox Muddler Creada para pescar en los grandes y medianos ríos patagónicos argentinos. Es un streamer que imita de gran forma alevines de bagres, truchas, percas y pejerreyes, y se ata en anzuelos N° 8 y 6. Se recomienda la utilización de equipos # 5 a 7. Esta mosca fue probada con excelentes resultados en los Ríos Petrohué y Puelo. Madre del Agua Es una mosca utilizada principalmente para pescar en el Río Limay y ríos cercanos de la zona del Nahuel Huapi. Imita de manera bastante realista una ninfa de stonefly y se ata en anzuelos N° 8 y 6. Se recomienda la utilización de equipos # 4 a 6. Esta mosca fue probada con excelentes resultados en los Ríos Toltén y Trancura. Rabbit Limay (Rubén Martin) Utilizada preferentemente para pescar el famoso río Limay. La combinación del verde oliva con el naranja es irresistible para las grandes truchas fario o marrones que habitan ese río. Es un streamer que imita de gran forma alevines de bagres y percas, y se ata en anzuelos N° 8, 6, 4 y 2. Se recomienda la utilización de equipos # 5 a 7. Esta mosca fue probada con muy buenos resultados en el Río Maullín. Esperamos que esta pequeña selección de moscas argentinas les sea de utilidad. Como siempre, lo invitamos a probar todos estos patrones en los diferentes cursos de agua de la zona central y sur de Chile. Muchas veces, patrones recomendados específicamente para una zona, dan muy buenos resultados en otras. 52
  • 54. En futuros artículos, iremos agregando nuevos patrones tanto chilenos como argentinos. Si Ud. tiene información que nos ayude en esta labor, escríbanos a staff@riosysenderos.com Nos vemos. Carlos Correa, Staff RiosySenderos.com 53
  • 55. Reedición Año 2001 Hace ya varios años que se viene comentando de la actitud oportunista de los salmonídeos en agua fresca, tema comprobado por numerosos estudios. Por mi parte, siempre me sonó evidente que las truchas se comen todo tipo de insectos que encuentran en el agua, e incluso en ocasiones he visto como comen una pequeña hoja, sólo porque ésta cayó en el agua cerca de su posición. Pero por mucho tiempo me mantuve con la firme idea de imitar los insectos naturales más característicos de medios acuáticos, identificados por aquellos que efectivamente se desarrollan y viven en el medio acuático. Así llegó un día en que me tocó mucho calor en un río de la carretera austral. "Estaban cayendo aves asadas". La acción de las truchas, que había experimentado durante la mañana en aquel cristalino curso, desapareció por completo. No pasó nada por un buen rato. A esa altura del año, mediados de enero, el calor había aumentado considerablemente en las horas de mediodía y se reflejaba la temperatura general de esos días en el pasto en las riberas, el cual había tomado cierto tono amarillento. Situación característica de la época de calor de enero en el hemisferio sur. Mientras caminaba por el sendero junto al río, veía como muchos saltamontes arrancaban a la maleza con mi caminar. Ninguna novedad en ello. Pasando los minutos comenzó a correr un viento, infaltable en la Patagonia. Fue así como noté que uno, o mejor dicho varios de estos saltamontes fueron súbitamente arrastrados. Vi en particular como uno muy grande cayó al agua en un remanso cercano a mi posición. No fueron tres segundos los que separaron su evidente Tanto saltamontes como grillos pueden tomar diversos colores y caída al agua de una violenta sacudida de tamaños. Sólo su forma general se mantiene como una característica constante. Por ello, patrones de diversos diseños son utilizados para la superficie. El saltamontes desapareció su imitación, siempre obteniendo el éxito en días especialmente ante mi sorpresa. Minutos después se calurosos en verano. volvió a repetir una escena similar, pero en esta ocasión alcancé a ver la aleta de una poderosa fario o marrón que se hundía justo luego de la turbulencia en la superficie. Quizá por instinto, o inspiración divina, volví corriendo a la carpa y tomé un Muddler Minnow que tenía en reparaciones y sin perder mucho tiempo lo adorné con unas patas laterales hechas de fibras de pluma. Afortunadamente no era un patrón plomado. Casi en histeria volví a recorrer los 54
  • 56. 50 metros que me separaban de aquel remanso. Armé una flotante para mi caña #4, y un largo líder de 3,5 metros, quedando en 5x. Lancé. Lancé. Lancé. No pasó nada. Avancé un poco a un siguiente recodo y repetí. Nada. Pasaron los minutos y nada. De pronto volvió a salir una ráfaga dominante arrastrando más maleza por el aire y un saltamontes de la orilla. Su caída fue estruendosa para el tamaño de este insecto. La reacción del agua no se hizo esperar y una explosión hizo desaparecer al desdichado insecto. Lo pensé mejor y volví a lanzar mi improvisada imitación. Esta vez intenté, premeditadamente, de que la mosca golpease el agua con fuerza en lugar de caer sutilmente. En la primera pasada me dio la impresión de que unos ojos siguieron la punta de mi línea - quizás fue sólo sugestión. En la segunda, la determinación de la trucha se desató y pude experimentar un tirón que casi me cortó el 5x. La pelea fue fuerte y no pude ver a la marrón por unos dos minutos. Cuando comenzó a cansarse, pude apreciar que se trataba de una de las terratenientes del sector. Era una hermosa Salmo trutta de unos 2 kg. Aún con la imitación clavada en la mandíbula inferior, me di cuenta de todo el descubrimiento que había experimentado. Al volver a casa, días después, desenterré algunas de las revistas de temporadas anteriores. Encontré un artículo donde se explicaba claramente el mismo concepto que había vivido en carne propia en el río. Evidentemente, de haber recordado aquella información, mi sorpresa no habría sido tan grande y mi presentación habría considerado ese tipo de patrones desde un comienzo. Al menos las condiciones climáticas del día así lo indicaban. Tiempo después volví a vivir una situación similar en un río del Parque Yellowstone, en Wyoming, EE.UU. Era un día similar. Muy caluroso. El curso de agua, el Slough Creek, cruza varios cajones, descansando en su descenso en algunas praderas muy abiertas. Esto da fuerte oportunidad para que se levante el fuerte viento. El día anterior estuvo igualmente caluroso y mis compañeros de viaje lograron enganchar sus respectivas truchas cutthroat utilizando patrones de saltamontes. Yo logré el éxito al día siguiente, y la aproximación fue la misma que probé en aquel río de la carretera austral de Chile: un patrón de saltamontes, presentado junto a la orilla. Los saltamontes intentan mimetizarse con el entorno, por lo que no siempre es inmediato localizarlos a simple vista. Su presencia es más delatada por su movimiento, cuando comienzan a saltar entre la La cosa no es distinta al lado oriental de la vegetación, razón por la cual muchas veces son arrastrados al agua por el viento. Cordillera de Los Andes. En varios de los ríos en que he tenido la oportunidad de pescar, desde la zona de Junín de los Andes, hasta Esquel, en varios casos las orillas se llenan de estos insectos en época calurosa. El viento, siempre presente en casi todos estos lugares, hace de las suyas depositando regularmente algunos saltamontes y grillos en el agua. Por eso, sin importar adonde yo vaya, mis patrones de saltamontes van en alguna caja. Con el tiempo, he ampliado los patrones más clásicos con algunos más adornados y otros más fáciles de atar. El objetivo siempre ha sido el mismo: imitar insectos naturales que caen en el río. La técnica es simple, y los resultados pueden llegar a ser impactantes. Los Saltamontes Los especímenes pertenecientes al orden Orthoptera no son insectos acuáticos, sino que se los 55
  • 57. identifica como "terrestres". Aunque son menos abundantes que otros insectos terrestres que también forman parte de la dieta de los peces, su tamaño y la espectacularidad de sus caídas al agua los hacen un blanco muy llamativo, incluso para las truchas más grandes, que usualmente no se conmueven con otros insectos. La variedad de especies de este orden se hace bastante irrelevante al momento de pescar con patrones de estos insectos en condiciones uniformes. Muchas de estas especies cambian su color - aunque es el factor que menos importa a las truchas - según el entorno. Su estructura corporal es casi la misma y sólo su tamaño varía entre especímenes juveniles y miembros de distintas especies. Momentos ideales para pescar con saltamontes ¿Cuándo es recomendable usar estas imitaciones? Los saltamontes son mucho más abundantes en la época seca y calurosa. En el cono sur de América se da entre mediados de diciembre y febrero. Puede haber otros momentos productivos a través del año, en especial en primavera. Un factor importante en la decisión es que se trate de un día muy caluroso e idealmente con la presencia de viento, que los peces son capaces de percibir. Este viento es el que arranca a los insectos terrestres de su tierra firme para depositarlos peligrosamente en la superficie de un cuerpo de agua adyacente. La mejor hora es la de mayor actividad de estos insectos terrestres. Cerca de mediodía. En algunos casos particulares, un saltamontes puede servir como patrón de exploración, aunque las condiciones climáticas no sean las más indicadas para la presencia de estos insectos. Una de las ventajas que posee un saltamontes para esta tarea, es que es muy visible en la superficie, lo que facilita su observación para detectar picadas y también para observar corrientes de un sector particular. Basta con lanzar la imitación corriente arriba y observar su derive. Patrones que pueden utilizarse ¿Cuál es la mejor imitación y cómo se puede atar? No hay un Si le interesa perfeccionar sus técnicas de patrón mágico para imitar a estos insectos. Muchos patrones atado y conocer novedosos patrones nuevos. sirven y sólo debe primar en la decisión la flotabilidad y la facilidad de atado. Los patrones se caracterizan por un cuerpo relativamente grande - tamaño de anzuelo de 6 a 10. Un distintivo especial es proporcionar una cabeza grande y unas patas en la parte trasera, adosadas por los lados. Los patrones deben flotar muy bien. El uso de piel de ciervo es símbolo de alta flotabilidad, lo que lo hace el material más popular para estos patrones. El dubbing o material forrado debe ser muy "peludo", para aumentar sus capacidades de flotación y para dar un perfil más sustancioso. Existen varios patrones, tanto de saltamontes, como de sus cercanos parientes, los grillos. Letort Hopper, o Dave's Hopper y Whitlock Hopper están dentro de los favoritos en Norteamérica. Es común encontrarlos en los catálogos de distribuidores, así como en tiendas especializadas locales. Yo, adicionalmente a los patrones mencionados, me he vuelto adepto a dos patrones en particular. Uno de ellos, muy simple y rápido de atar. El Parachute Hopper es construido de forma equivalente a casi cualquier patrón de mosca sea de esa forma, con la particularidad de agregar en la parte trasera unas patas hechas de tallo de pluma. El tamaño usual está entre el 4 y el 10. Mi segundo patrón, el Saltamontes Austral, a pesar de ser más complejo de atar, por todo el proceso asociado al manejo del pelo de ciervo, tiene la ventaja de ser muy flotante y muy durable. Tengo algunos que ya tienen un par de docenas de capturas en su currículum y se mantienen como salidos de la prensa. 56
  • 58. Whitlock Hopper Anzuelo: Estándar mosca seca #6 a #12 Hilo: Negro o tostado, 6/0 Cuerpo: Forrado color claro. En algunos casos se extiende el cuerpo en un abdomen más allá de la curva del anzuelo usando pelos de ciervo enrollados. Patas: Tallo de pluma. Muchos artistas recortan las fibras de la pluma formando la silueta de la pata de los Un patrón más bien realista, pero muy hermoso. Su saltamontes. técnica de atado exige cierta habilidad del atador, Antenas: Dos fibras de pluma muy pero el hecho de construirlo en anzuelos más bien rígidas que se extienden grandes hace que la aplicación de materiales no sea hasta un largo equivalente al tan difícil. largo del cuerpo. Cabeza y Pelo de ciervo compactado. Sus adornos facilitan enormemente la visión, incluso alas: El pelo se ata a la altura de en las aguas agitadas de algún rápido. Su simulación la punta, para luego doblarlo casi idéntica a un saltamontes verdadero hace hacia atrás y atarlo firme también muy fácil su utilización en sectores de aguas para formar la cabeza calmadas, siempre cerca de la orilla. redonda compactada. Caparazón: Pluma tiesa de pavo aplicada en forma curva sobre el abdomen. Se agrega un pedazo de chenille fluo (color fuerte) para la visibilidad en el agua, pero no es un elemento que afecte a la estética del patrón desde el punto de vista de los peces. 57
  • 59. Dave's Hopper Anzuelo: Estándar mosca seca #6 a #12 Hilo: Negro o tostado, 6/0 Cuerpo: Forrado color claro. Patas: Tallo de pluma. Cabeza y Pelo de ciervo recortado en alas: forma de cubo o redonda. Las alas corresponden a los mismos pelos que quedaron sin recortar y que apuntan hacia atrás. La cabeza de pelo de ciervo será el elemento que ofrece mayor flotabilidad al patrón, por lo Otro patrón que infunde bastante realismo en el que se recomienda aplicar agua. Ideal para aguas con poco movimiento, alguna sustancia flotante al precisamente por la misma razón. Su construcción es abdomen para mantener su medianamente simple y sólo lleva algo de tiempo el flotación estable. manejo adecuado del pelo de ciervo al recortarlo. Cola: Unas pocas fibras de cola de ternero, teñido en color fuerte. Caparazón: Pluma tiesa de pavo. En muchos casos, el color da lo mismo, pero idealmente alguna tonalidad marrón o gris. Se recomienda barnizar esta parte para aumentar su durabilidad. Parachute Hopper Anzuelo: Estándar mosca seca #6 a #12 Hilo: Negro o tostado, 6/0 Cuerpo: Forrado artificial color claro, bastante abundante. El paxton dubbing es buena opción. Patas: Fibras de pluma gruesa, como quill de pavo, anudado para formar el doblez. Se recomienda aplicar barniz a la pluma antes de crear las patas. Un patrón muy simple y rápido de construir. No requiere de depuradas técnicas ni exóticos Alas: Una pluma castellana de materiales. De hecho, existen numerosos patrones buen tamaño para enrollar con el apellido "parachute", que traducido del inglés alrededor de un poste de es "paracaídas". La única diferencia entre este fibras de cola de ternero color blanco. 58
  • 60. existencia de las patas y el caparazón. Caparazón: Pluma tiesa de pavo. Saltamontes Austral Anzuelo: Estándar mosca seca #6 a #12 Hilo: Negro o tostado, 6/0 Cuerpo: Forrado artificial color claro, bastante abundante. El paxton dubbing es buena opción. Patas: Fibras de pluma gruesa, como quill de pavo, anudado para formar el doblez. Se recomienda aplicar barniz a la pluma antes de crear las patas. Cabeza y Pelo de ciervo recortado en Aunque lo identifico como propia creación, el alas: forma redonda. Las alas de saltamontes austral no es más que la conjunción de un largo razonable, que no algunos patrones de saltamontes que hoy existen. sobrepasen el largo del Básicamente es una cabeza de pelo de ciervo cuerpo. Estas alas cubren armada con la técnica del patrón "muddler minnow", principalmente la parte dejando muchas fibras hacia atrás, cubriendo la superior y lateral de la primera mitad del cuerpo. Se agrega un cuerpo mosca. forrado en un dubbing muy espacioso y unas patas de fibras de pluma de pavo. Dentro de todo es muy rápido y simple de hacer, siempre y cuando se domine la técnica de manejo del pelo de ciervo. Este patrón es muy similar a un Muddler Minnow en la cabeza. La presentación de la mosca ¿Cómo lanzo y trabajo mi imitación? El objetivo es imitar el comportamiento de los naturales. Estos insectos no son acuáticos, por lo que en general no se les identifica un "comportamiento en el agua" en particular. Cuando se les encuentra en el agua, es única y exclusivamente por que cayeron por accidente. Entonces hay dos factores que tomar en cuenta: la posición en el curso de agua en que se pone la mosca y cómo se pone y maneja esta imitación. Primero, aquellas riberas con vegetación baja son excelentes ejemplos. La idea es poner la imitación al comienzo de un trecho de corriente suave a media, e incluso puede ser medianamente rápida. La imitación debe caer a no más de 2 metros de la orilla que presente pasto o maleza, a veces incluso hasta pocos centímetros del agua. El derive debe ser igual que con cualquier mosca seca: sin arrastrar el patrón, controlando el manejo de la línea suelta, para que no sea excesivamente arrastrada por la corriente. 59
  • 61. En segundo lugar, al lanzar la mosca se debe intentar salpicar el agua con el artificial, simulando una verdadera caída al agua de un saltamontes. Esto no sólo llama la atención de los peces en el trecho trabajado, sino que en muchos casos es notado por los habitantes del trecho de río. Durante el derive se debe intentar que la imitación flote libremente. Aunque en algunos casos, un súbito tirón que provoque una suerte de salto en el agua puede gatillar la respuesta del pez atento al patrón flotante. Trucha arcoiris capturada con el Saltamontes Austral en aguas del Los días en que el viento es expresivo, que Parque Nacional Los Alerces, Patagonia Argentina muchas veces son los mejores días para intentar un saltamontes al final del líder, levantar la línea y volver a lanzar se hace complicado. Con el tiempo he logrado manejar la punta de la caña de manera que logre levantar suficiente línea para que ésta sea elevada por el viento, sin necesidad de mayor acción de mi parte. Con cierta paciencia y precisión, vuelvo a bajar la punta de la caña para depositar el patrón corriente arriba, siempre en un lugar prometedor. Normalmente la picada no demora más que unos segundos en llegar, lo que aumenta la expectación de toda la experiencia. El uso de saltamontes es una excelente alternativa cuando las imitaciones de insectos acuáticos no producen resultados. A veces es posible tentar a una trucha dentro un montón, lo que sirve para identificar si los peces están o no activos. Suerte y éxito en la corriente ... Fotos: Rodrigo Sandoval 60
  • 62. ¿Por qué mayflies? Dentro del variado grupo de insectos acuáticos, es posible que sean las mayflies el orden de insectos (orden Ephemeroptera) que más interés ha provocado a través de la historia en el pescador con mosca. Sorprende la increíble variedad de especies de este orden de insectos que habitan cada rincón de los cursos de agua más diversos de nuestro planeta. No es de extrañarse que el primer salmonídeo haya aparecido cuando las mayflies ya llevaban varios cientos de millones de años habitando el mismo ambiente, lo que evidentemente los predispuso naturalmente a adoptarlas como fuente de alimento estable. Como otras muchas especies de insectos, las mayflies evolucionan en su vida por un proceso de metamorfosis, en el que pasan desde un huevo, a un estado inmaduro, y finalmente a su etapa final de adulto reproductor. En este caso particular, la metamorfosis por la que atraviesan se denomina incompleta - sus etapas constan de huevo, ninfa, y adulto. Una observación particular destaca este orden de insectos al ser el único que posee dos etapas en su fase de adulto. Primero, un subimago y luego el imago, siendo este último estado la etapa en que es un reproductor fértil. ¿Por qué ninfas? Es en la etapa de ninfa en la que estos insectos pasan el gran porcentaje de su vida. Casi un año de vida como ninfa contrastan fuertemente con los dos o tres días que transcurren en su vida de adulto. En este proceso de vida inmadura, se estima que cambian de tamaño unas veinte veces. Dado este largo periodo, que transcurre a lo largo de las cuatro estaciones, los peces las encuentran consistentemente. Dependiendo de la especie, las ninfas de las mayflies viven principalmente en el fondo, utilizando rocas y algas como su protección y hogar. Lo invitamos a leer nuestro artículo "Entomología Acuática Simplificada", donde se entrega información esencial de identificación de los órdenes de insectos acuáticos más importantes para el pescador con mosca, así como la identificación de inmaduros y adultos. 61
  • 63. ¿Por qué "crawlers"? Dentro del orden Ephemeroptera (mayflies) existen cuatro subdivisiones que diferencian algunas especies de otras de acuerdo a su comportamiento y su forma corporal. Estos cuatro grupos se conocen como: swimmers (nadadores), clingers (agarradores), burrowers (enterradores), y crawlers (arrastradores). Los nombres de estos grupos se basan esencialmente en el comportamiento de los inmaduros, es decir, ninfas en este caso. Los crawlers inmaduros – así como otros grupos de mayflies – son de gran importancia para los pescadores, por lo que siempre es conveniente tomarlos en cuenta. Esencialmente, los crawlers pasan sus días arrastrándose por entre rocas y piedras o entre la vegetación del fondo del lecho. A diferencia de otras especies, como los swimmers, los crawlers no son buenos nadadores, por lo que de vez en cuando son arrastrados por la corriente, lo que los deja indefensos a merced de sus depredadores principales: los peces. Biología de las ninfas de mayfly crawlers Los crawlers se caracterizan por tener agallas en forma de fibras (que en el caso de las mayflies se ubican en el abdomen), las cuales en algunas especies tienen las puntas divididas (como pequeños tenedores flexibles). En otras especies de crawlers, las agallas se presentan como óvalos posados sobre el abdomen. Su cabeza es más bien cuadrada y el cuerpo tiene una forma semirectangular, a diferencia de otros grupos, como los clingers, en que la cabeza es más ancha que el cuerpo, o los swimmers, que enseñan una forma más estilizada, apta para un nado más eficiente. Adicionalmente se distinguen de algunas otras especies por la presencia inequívoca de tres colas. ¿Le interesa aprender más deSu principal emergencia se produce en primavera. Es en entomología acuática? los meses de octubre a diciembre que las crawlers del hemisferio sur se acercan a la superficie para cambiar a su primera etapa de adulto: el subimago. Algunas especies eclosionan en aguas bajas, mientras otras lo hacen bajo el agua, obligando a los flamantes alados a flotar hacia la superficie para secar sus alas. Las ninfas de las distintas especies de las crawlers habitan tanto en aguas rápidas, refugiándose bajo rocas y piedras, como en aguas más lentas, aprovechando los lechos de vegetación para alimentarse de pequeños detritos orgánicos vegetales. Las especies de mayfly crawlers El grupo de las crawlers puede subdividirse en 4 principales familias o subgrupos de varias especies. Estas incluyen: Ephemerellidae, Trycorythodidae, Caenidae, Leptophlebiidae. Cada una de estas familias agrupa a varios grupos de especies. Sin embargo, en tierras sudamericanas son los individuos pertenecientes a la familia de las Leptophlebiidae, los que ofrecen mayor variedad de especies. Lo relevante para este estudio es identificar dónde acostumbran encontrarse cada una de estas especies y cuál es su comportamiento, lo que abre las posibilidades para enfrentar la pesca en aguas donde ellas abundan. 62
  • 64. Muchas de las especies de crawlers, en particular de las Leptophlebiidae se acomodan en pequeños ríos de montaña. Bajando desde las alturas de Los Andes, estos ríos se dan en gran abundancia, y en ocasiones sus poblaciones de crawlers alimentan eficientemente a las truchas residentes. La Massartella (que vive en los pequeños rápidos de estos ríos), la Hapsiphlebia, la Demovlinellus, la Massartellopsis, y la Meridialaris son claros ejemplos de especies encontradas en estos ríos cordilleranos andinos. En aguas más lentas y calmas, usualmente encontradas más abajo en los valles, la Ulmeritoides, la Fittkaus hacen su hogar. En aguas correntosas con presencia de troncos y raíces se asientan la Terpides y la Thrauloides. La pesca en aguas de crawlers abundantes. Es simple detectar su presencia. Con una simple malla o una pequeña red de acuario es factible recoger algunas muestras de insectos al remover las piedras del fondo, levantando troncos y ramas y sacudir las algas. Una vez identificadas las ninfas de mayfly crawlers, el pescador debe elegir patrones y técnicas que simulen de la manera más precisa las condiciones en que estas ninfas se hacen accesibles como alimento para las truchas. La primera característica es tener claro que estas ninfas habitan muy cerca del fondo. Es decir, la presentación de imitaciones adecuadas debe considerar patrones lastrados que puedan tomar profundidad con rapidez al trabajarse en un trecho de río, o la alternativa de usar split shots en el líder a pocos cm. de la imitación. Luego, al ser ninfas que eclosionan principalmente a comienzos de temporada, son más bien pequeños los especímenes que estarán habitando los cursos de agua hacia el verano y el otoño. Finalmente, recordando su característica incapacidad para nadar, se hace imperativo una presentación absolutamente libre de todo arrastre de la línea. En inglés, el término drag free drift, habla de mantener un derive absolutamente libre de tensiones. Mis patrones más utilizados para enfrentar escenarios de ninfas de crawlers son dos: la pheasant tail y la hare’s ear. Pero al estar hablando de rondar el fondo del lecho, siempre me preocupo de utilizar variantes lastradas. He aquí mis dos recetas. Anzuelo Mustad 3906B. Standard o 1x, para ninfa. Tamaños 20 a 14. Hilo 6/0 u 8/0, color oscuro. Cola Fibras de Cola de Faisán. Enrollado Alambre de cobre fino. Cuerpo Fibras de Cola de Faisán. Para lograr profundidad, se necesita algún material no tóxico de lastrado antes de armar el cuerpo. Una alternativa es dejar sin lastrar y pescar con el uso de un split shot no tóxico a pocos cm. de la mosca en el líder. Espalda Fibras de Cola de Faisán. Tórax Fibras de pluma Pavo Real. 63
  • 65. Patas Fibras de Cola de Faisán. Anzuelo Mustad 9672. 2x, para ninfa. Tamaños 20 a 14. Hilo 6/0 u 8/0, color oscuro. Cabeza Una bola de acero de tamaño adecuado. Color dorado o cobre. Cola Fibras del costado de la máscara de liebre (hare's mask). Enrollado Cinta dorada delgada. Cuerpo Forrado de pelo de liebre. Espalda Pluma tiesa (p.ej. quill de pavo), aunque en ninfas de tamaños pequeños no es necesario agregarlo. Tórax Forrado de pelo de liebre. Como estas ninfas son encontradas principalmente en ríos más bien pequeños, mantengo mi equipo balanceado para línea #3 como mi primera opción. En particular, una caña de media acción (como es la Winston LT) y un pequeño carrete. En los ríos cordilleranos, las tardes usualmente vienen acompañadas de vientos no despreciables, que complican el lanzamiento cuando se trabaja con un equipo tan liviano. Es por eso que mi elección es una línea weight forward, que aunque no apoya una presentación muy delicada, definitivamente apoya el trabajo con cañas livianas en condiciones de viento. Además, ya que estaré trabajando con imitaciones cerca del fondo, la forma de depositar la línea en el agua es un factor de menor importancia, en comparación a la pesca con moscas secas. La presentación puntual de las imitaciones se basa en un lanzamiento corriente arriba e idealmente en diagonal. Un líder largo ayuda mucho a lograr la profundidad deseada, por lo que en muchos casos, aún con cañas cortas, utilizo líderes de casi 4 metros de largo afinados hasta un 5x. Si me toca enfrentarme a un trecho más profundo, simplemente agrego un pedazo de tippet adicional, a veces del mismo 5x y a veces de un 6x. El pescador debe tener paciencia. Debe ser sólido y consistente en sus lanzamientos, buscando colocar la mosca al comienzo de un sector estimado como productivo (usualmente a la salida de un pequeño rápido), para luego dejar derivar la imitación lo más que se pueda, siempre manteniendo control sobre la línea que va sobrando. Lanzar una y otra vez cubriendo el mismo trecho no es una pérdida de tiempo. Los peces están presentes y sólo esperan una situación fácil que les provea el alimento que ofrece una delicada ninfa de mayfly crawler. Artículo y fotos: Rodrigo Sandoval 64
  • 66. Los Scuds Dejamos el jeep en uno de los perdidos caminos del servicio forestal canadiense, en aquel enorme bosque de la provincia occidental British Columbia. El plan era simple. Armamos mochilas la noche anterior, con nuestro equipo de pesca y capas para el frío, incluyendo ese U-boat que tengo que debe tener más kilómetros de pateo que mi bicicleta de pedaleo. Luego, dejando el auto en este final de camino, caminaríamos otros 5 km para llegar a Donelly Lake, que según la red de informantes de mi amigo canadiense Ernie Schmidt, en esos días estaba en pleno peak con una población de hermosas y combativas arcoiris, ávidas por alimentarse. Cuando nos contaron, nos pareció el escenario ideal. La caminata fue muy agradable. El bosque de Canadá está cargado de los que llamamos pinos y abetos en español. Aquel día de otoño, el frío se hacía sentir, pero no más allá de lo esperable en cualquier día de pesca en la zona austral de Chile. Al llegar, sin conversar nada, nos pusimos a armar nuestro equipo, y por supuesto, a usar los pulmones inflando los float tubes. El día estaba nublado y gracias a que no había viento, el frío se sentía sutilmente. Comenzamos en la orilla más occidental y por supuesto, según los datos de Ernie, los peces y la buena pesca se encontraban en la orilla opuesta. Una rápida mirada me permitió estimar que sería cerca de una hora de pateo para llegar a una bahía que se veía protegida. Así lo hicimos. En el trayecto cruzamos varios shoals (islas sumergidas), que se perfilaban como excelente hábitat para organismos, y por ende, para las truchas en cacería. Un par de picadas en el trolling fueron suficiente ánimo para seguir adelante con el pateo. Finalmente llegamos a una bahía que se veía excelentemente bien "diseñada". Se trataba de una gran entrada en el perfil del lago, y su poca profundidad quedaba en evidencia por el cambio drástico del color en el agua. Mientras el gran porcentaje del lago mostraba un tono azul oscuro, esta bahía se presentaba como una gran plataforma por su color esmeralda. La estrategia de Ernie estaba archi-comprobada por sus más de 20 años de flotar estas aguas de la Columbia Británica: una caña #5, de 10 pies, una línea flotante WF, y un Ernie Scud en la punta un líder ¡¡de 20 pies, casi 7 metros!! Hice lo mismo con mi Winston LT #5, y una muestra del recomendado Ernie Scud. Iniciamos el proceso lanzando desde nuestra posición, a unos 50 metros de la orilla, justo en la mitad de la bahía, lanzando hacia afuera. Luego de darle unos 20 ó 30 seg a la mosca para que llegue al fondo, estimando que eso la coloca apenas unos centímetros sobre la plataforma de esta bahía, comenzamos un lento y pausado recoger. Esa recogida provoca una especie de nado en trechos, tal como lo hacen los scuds naturales. 65
  • 67. El resultado no se hizo esperar, y en el par de horas que flotamos aquella hermosa bahía, fueron cerca de 12 truchas arcoiris extremadamente saludables y combativas, la mayoría superando los 50 cm de largo, las que cayeron ante la natural imitación de su alimento favorito. Ernie fue definitivamente quien mayor éxito tuvo, aun cuando lanzábamos en forma similar. La mosca era la misma, el largo del líder idéntico, también graduado a 5x. ¿Cuál fue la diferencia? Simplemente una sutileza en la recogida. Mientras yo utilizaba una recogida a pequeños tirones pausados y con cambio de ritmo, Ernie manejaba la recogida con los dedos, usando el Hand Twist Retrieve (documentado en "Recogidas en Lagos"), el cual le permitía una suavidad más clara en el nado de su imitación. Aclarado este punto, cambié mi presentación y volví a lanzar con gran confianza en mis posibilidades. Sentí una primera picada, que por su delicadeza, me hizo dudar. Sentí una segunda que no supe clavar a tiempo. Sentí una tercera que tampoco se concretó. Otros lanzamientos más, y volví a tener una clavada, que tampoco fructiferó. Finalmente, la quinta picada se clavó más sólidamente, y mientras hacía increíbles malabares con la caña y carrete para evitar que la fornida arcoiris me cortara el delgado tippet, la trucha se soltó luego de unos 30 segundos de pelea. Ante la risa incontrolable de Ernie, volví a acercarme a él para preguntarle qué podría saber él que yo aún no sabía. No me dijo nada, se limitó a urgar en uno los bolsillos de su chaleco de pesca y extrajo una barra con la forma de lima de uñas. Sin dejar de sonreir, me dijo "afila la punta de tu anzuelo ... estas truchas se comen con tal suavidad los scuds, que se requiere una punta muy afilada para clavar con facilidad en esas enormes mandíbulas". Actoseguido, dejé la punta del scud como nunca había estado y proseguí con los lanzamientos. Cuatro lanzamientos después volví a sentir es suave toque producido por una arcoiris de más de 2 kgs, tragándose mi imitación de scud. Mi clavada fue precisa y sentí la solidez del anzuelo. Minutos después levantaba mi primera trucha arcoiris del Donelly. Biología de los Scuds Los scuds, conocidos en algunos lugares como “camarones de agua dulce”, son unos interesantes crustáceos que prefieren las aguas quietas como su hogar. En particular, se los encuentra con mayor abundancia en aquellos lagos y lagunas ricos en calcio, ya que dependen de este elemento para desarrollar sus caparazones. En estos cuerpos de agua quieta, utilizan los sectores de poca profundidad, entre 10 cm hasta unos 7 metros. Normalmente se mantienen cerca de la vegetación, por lo que al mover rocas y plantas es fácil detectar su presencia. 66
  • 68. Los scuds pertenecen al orden Amphipoda, de la clase Crustacea. Se reconocen dos familias esencialmente, Gammarus y Hyalella, siendo estos últimos más pequeños que los primeros. Esta segunda familia se ha identificado como más resistente a las variaciones químicas y térmicas, por lo cual ha logrado una mayor distribución y abundancia. Aún así, en general no toleran aguas con alto nivel de polución y ya que son adeptos a los lugares con poca profundidad, no son muy abundantes en embalses y estanques con grandes fluctuaciones en el nivel de las aguas. Son relativamente pequeños, llegando a medir unos 5 ó 7 mm en promedio, llegando en algunas especies hasta 1 cm. Esto equivale a un anzuelo entre #18 y hasta #10. Adicionalmente mantienen un color grisáceo o bien café claro. Sus patas se encuentran bajo el tórax y sus agallas bajo el abdomen. Sus cuerpos presentan una cierta curvatura, aunque al nadar se mantienen rectos. Las hembras son levemente menores en tamaño que los machos, los cuales las llegan a acarrear por varios días en la época de apareamiento. Patrones de Imitación Ha existido tradicionalmente la costumbre de imitar estos crustáceos con patrones en anzuelos curvos, pero precisamente por la idea de simular estos pequeños organismos en sus momentos de actividad, particularmente en el nado, se hace necesario mantener el uso de anzuelos clásicos, tal como se usan con ninfas. Dos patrones que me han dado excelentes resultados son los siguientes: Ernie Scud Anzuelo Estándar de ninfa: Mustad 9671 o un Tiemco 3761, en tamaños 18 a 10. Hilo 6/0. Marrón o negro. Cuerpo Dubbing en colores grisáceos o marrones claros. También algunos suaves verdes son útiles. 67
  • 69. Dorso Unas 3 ó 4 fibras de flashabou accent. Antenas Las mismas fibras del dorso, extendidas unos mm. Plastic Back Scud Anzuelo Estándar de ninfa: Mustad 9671 o un Tiemco 3761, en tamaños 18 a 10. Hilo 6/0. Marrón o negro. Cuerpo Dubbing o forrado en colores grises, tostado o verde. Dorso Un pedazo de plástico transparente, cortado de acuerdo al tamaño y apariencia del scud. Ribete Alambre cobre o dorado. También un tinsel ovalado es útil. Pescando con Scuds La excesiva luminosidad los ahuyenta, por lo que se los encuentra en mayor actividad en sectores oscuros o bien en las horas de poca luz, particularmente desde el atardecer al amanecer. A diferencia de los insectos, los scuds no pasan por metamorfosis y por tanto no se les identifica un periodo de eclosión, y por tanto se 68
  • 70. los encuentra activos incluso en los fríos meses de invierno. Por estas razones, el mejor momento para presentar patrones de scuds es en las horas extremas del día, ya sean en meses calurosos o fríos. Se da que aquellos cuerpos de agua con una abundancia interesante de scuds ofrecen truchas de gran tamaño, ya que en varios casos los scuds llegan a componer el 50% de su aporte nutricional. En otras palabras un lago o laguna que ofrezca una abundancia de estos crustáceos ofrece una alta probabilidad de presentar una población extremadamente sana y desarrollada de peces. Para presentar adecuadamente una imitación de scud es necesario llevar este patrón cerca del fondo o bien cerca de la vegetación. Por ello se acostumbra lastrar estos patrones, para acelerar su hundimiento, además de darle tiempo a que éste tome profundidad. Adicionalmente, su nado es relativamente errático, por lo que se hace necesario establecer un ritmo de recogida adecuado a cada situación. En ocasiones he probado rápidas e intermitentes recogidas, con gran éxito, y en otras ocasiones, un ritmo más pausado y lento ha sido la clave. Hay quienes prefieren usar líneas de hundimiento para lograr la profundidad necesaria de presentación con mayor facilidad, pero he podido comprobar por experiencia propia que la combinación indicada por Ernie es sumamente efectiva. Esto es: una línea flotante, un líder largo, de cerca de 6 metros (el doble del largo de la caña o más) tan delgado como un 5x. Por otro lado, aunque en ocasiones he visto que funciona, normalmente el trolling no es una buena estrategia, ya que el nado de estos crustáceos se identifica como un nado “a tirones”. Casi se me olvida. Quizá la clave principal de este esquema de pesca con scuds es la paciencia y el control. Las picadas de las truchas a las imitaciones de scud son levemente perceptibles y muchas veces pueden simular cuando el patrón se atasca en la vegetación. Es importante tomar este tipo de picada en consideración y tratar como tal cualquier resistencia que se perciba en el proceso de recogida. Por supuesto, tal como se lee en el relato, no se les olvide afilar las puntas de sus scuds. Al tener una punta más aguda, la trucha se clava sola aunque la picada sea suave. Definitivamente la opción de pescar con scuds puede dar grandes y extraordinarios resultados con grandes truchas en los lagos que demuestren condiciones ideales para su proliferación. La estrategia de presentación es ciertamente más delicada que con otro tipo de patrones, pero sin duda esta delicadeza puede fácilmente transformar una jornada de pesca rutinaria en un ejercicio de precisión y habilidad. Para mí eso es parte del atractivo de pescar en Aguas Silenciosas. Texto y Fotos: Rodrigo Sandoval. 69
  • 71. No es casualidad que uno de los editores utilice como alias, en el chat de esta revista, la denominación por la que conocemos a este crustáceo de aguas dulces. Tampoco lo es el que muchos de quienes pescamos en el sur de Chile, siempre la consideremos como una gran posibilidad imitativa. Y así también, no es coincidencia que muchos de los que disfrutan junto a las hermosas aguas de la Argentina, le den el mismo uso. No debe entonces sorprender el hecho de pasar horas y horas frente a la prensa de atado, dando forma a mágicas imitaciones, e intentando con manos propias representar de manera eficiente, morfología y color. Truncados por la evolución. Aquella de Dios y que Charles Darwin apostó a describir. El artículo al que doy forma, representa un esfuerzo por transferir parte de mis modestos conocimientos, alguna buena investigación del tema, y así también, de mis gratos momentos. En aguas de aquel añorado sur de Chile, al lado de amigos y familiares. Junto de quienes he aprendido o he iniciado. Y de mi muy querido padre. Pero en especial, con la compañía y complicidad de mi amada Myriam. De seguro, son estas las razones que me inspiran en el intento por sublimar la figura biológica de este pequeño y frágil habitante de los muchos cursos de agua de Chile y de la Argentina. Se trata de la llamada "Pancora de Agua Dulce". Crustáceo sin par. Endémico de este lado del mundo. Pareciera extremista el hecho de resaltar a un artrópodo con sus características. Uno que para el resto del mundo pasa desapercibido. ¿La explicación está en que se trata de un invertebrado de orden superior? No. Y, sin embargo, a pesar de la negación, considero estar en lo correcto. Basta con recordar tantas extraordinarias jornadas que me brindaron patrones que le imitaban. Más aún al adjudicarles una gran cantidad de excepcionales capturas. Entonces, merced al resultado de la propia experiencia y de alguna investigación, me permito entregar algunos antecedentes, tanto ecológicos, técnicos, como tácticos, de este singular y no menos apasionante organismo de vida acuática. Clasificación 70
  • 72. Reino: Animalia Phylum: Arthropoda Clase: Crustacea Sub Clase: Malacostraca Orden: Decapoda Sub Orden: Pleocyemata Familia: Anomura Sub Familia: Aeglidae Género: Aegla Nombre Pancora de Agua Dulce vernacular: Los Decapoda se dividen en aquellos que nadan -- camarones y langostinos -- y en aquellos que reptan -- langostas, jaibas, cangrejos y pancoras. Las pancoras son cangrejos de agua dulce, y están relacionados -- aunque lejanamente -- con las que conocemos como langostas y camarones. Han evolucionado de tal manera, que pueden reptar, nadar, e incluso cavar bajo el sustrato. A diferencia del camarón de río, conocido en tierras del norte como "crayfish" y agrupados por lo general en el género Camastacus, nuestras pancoras pertenecen al género Aegla. Existen diversas especies de pancoras en las Aeglidae, de entre las que puedo citar a abtao y prado. Distribución Geográfica El género Aegla involucra a aquellos Anomura de agua dulce, que se encuentran de manera endémica en la región más austral de América del Sur. Especies de este género habitan en Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil, Argentina y Uruguay. Morfología Externa En adelante me referiré solamente a la especie Aegla abtao, por ser ésta y no otra la pancora que habita en gran parte del sur de Chile. La pancora en cuestión, es un cangrejo de tamaño mediano, pudiendo llegar a medir entre 50 a 60 mm. La hembra es siempre de menor tamaño que el macho, característica de dimorfismo sexual que los distingue entre sí. El cuerpo es ovalado, y su coloración varía de café oscuro a verde oscuro, excepto en el abdomen, donde tonalidades amarillo-anaranjadas son las predominantes. Dependiendo del hábitat, diferentes tonos del espectro cromático le permitirán mimetizarse junto al entorno en el que vive. Como todos los artrópodos, posee un esqueleto externo o exoesqueleto. Su cuerpo está conformado por una serie de segmentos, en cada uno de los cuales asoma un par de patas bifurcadas, las que emplea para locomoción y respiración. La cabeza -- que en realidad no es tal -- se encuentra fusionada con una serie de segmentos posteriores, formando lo que se conoce como cefalotórax, al que le sigue el abdomen. En el sector anterior del cefalotórax, están presentes dos pares de órganos sensoriales o antenas, y un par de mandíbulas, detrás de las cuales existen otros dos pares de piezas bucales. En el cefalotórax se encuentra un par de ojos compuestos. El caparazón sirve como cubierta protectora de sus branquias, las que forman parte de las extremidades. El par de extremidades delanteras forman aquellas llamadas pinzas, tan populares en grandes jaibas y cangrejos. El telson, aquel sector de la cola en que va el ano, es el que utiliza para su precaria natación. 71
  • 73. A medida que crece, y como todos los organismos vivos con exoesqueleto, una pancora muda numerosas veces para alcanzar el estado adulto. Inmediatamente al proceso de muda, el crustáceo traga agua y se hincha, para así distender la nueva cutícula. Posteriormente, su epidermis secreta enzimas que aceleran el proceso de endurecimiento dicha cutícula, el que ocurre por medio de la oxidación de algunos de sus componentes, más el añadir sales de calcio a la quitina. Esta característica es de gran importancia para el pescador de mosca, quien debe determinar el patrón imitativo perfecto respecto de acción, tamaño y color, de un ejemplar con reciente muda. Son éstas, innegablemente, las preferidas por las truchas. Aquellas con muda reciente son de fácil identificación al tacto, en virtud de su relativamente blanda y frágil estructura. Consideraciones Ecológicas • Comportamiento Biológico y Alimentación. Las pancoras son agresivas y territoriales. Entre ellas existen pocas atenciones familiares. Algunas poseen hábitos de pareja, o bien son gregarias, pero nunca forman sociedades bien organizadas. Las pancoras son omnívoras, principalmente carnívoras y carroñeras. • Hábitat. Como se expuso, el género Aegla es endémico de la zona austral de América del Sur. La especie abtao, habita la mayoría de los ríos y arroyos del sur de Chile y de Argentina. Prefiere fondos rocosos, y cavidades entre troncos y ramas sumergidas, todos los que le brindan abundante protección. Así también, aquellos lugares con un perfil de baja velocidad de agua en el río, espacio en que se alimentan de la carroña que allí se deposita. A modo de ejemplo, es común encontrarlas en abundancia, en aguas de los ríos Gol- Gol, Petrohué y Puelo, y aquellos de Chiloé Insular y Continental. En el sur de Argentina, son típicas de los sectores de Neuquén y del Limay. • Reproducción. La reproducción de esta especie tiene lugar todo el año. El desarrollo es directo. La hembra porta los huevos en su abdomen, adosados a los pleópodos, durante el tiempo que dura la gestación. Estos son esféricos y de color naranja vivo, dato de sumo interés para la pesca con mosca. La eclosión se produce aproximadamente a los 30 días de la puesta, con un individuo igual al adulto, excepto por su tamaño y tegumento transparente. Los crustáceos de agua dulce carecen de fase larvaria. • Impacto en el Ecosistema. Las pancoras poseen capacidad de adaptación a una gran variedad de hábitats y modos de vida. Son importantes en la cadena alimenticia, por sus hábitos carroñeros y de depredador sobre animales más pequeños, así como por representar rica fuente proteica de alimento para otros mayores. A modo de nota complementaria, es importante señalar el hecho de que se cree que es ésta una de las razones por las cuales el visón se ha multiplicado con tanto éxito en el sur de Chile y de Argentina. Estudios demuestran que en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, los crustáceos Samastacus spinifrons ("Camarón de Río") y Aegla abtao ("Pancora de Aguas Dulces"), son el alimento preferido de los primeros. Aunque durante todo el año el consumo de estos invertebrados sobrepasa el 35% de ocurrencia, es durante el verano -- información de alto interés 72
  • 74. para la pesca con mosca -- cuando se produce el "peak" de captura. La mayor actividad de los crustáceos, junto con el descenso en los niveles de agua, pueden ser los factores que determinan y favorecen este comportamiento del visón. Por otra parte -- información relevante para la pesca con mosca -- la cantidad existente de pancoras y otros crustáceos de agua dulce en determinados cursos de agua, guarda directa relación con el formidable tamaño y con el color de la carne de las especies salmonídeas que los pueblan. Los camarones, pancoras y otros crustáceos como los anfípodos -- conocidos como "scuds" en EE.UU. -- contienen un pigmento llamado carotina - antaxantina y cantaxantina -- que truchas y salmones no pueden sintetizar. En virtud de lo mismo, el tinte rosado de su carne será más intenso, cuanto más ingieran de estos organismos en su dieta diaria. A veces me pregunto si esta será la razón por la que las marrones tienden a una coloración más rosa en su carne. ¿Será que ingieren más crustáceos que sus primas, las arcoiris? ¿O es que pueden mantener el pigmento por mayor tiempo en su organismo antes de perderlo? Sea lo que sea, he comprobado la agresividad y consistencia con que las marrones toman las imitaciones de pancoras. Selectividad de la Truchas Respecto de las Pancoras Decimos que un pez se torna selectivo, cuando escoge su dieta en función de la acción o comportamiento, tamaño, forma, y finalmente color -- en orden de importancia -- de un organismo viviente, que en el agua se presenta en tal o cual abundancia, y que representa parte de su dieta. De entre los factores expuestos, es determinante la cantidad y la forma del movimiento. La acción. Es en gran medida, el hecho de que el pez se torne selectivo, la principal cualidad que le permite su sobrevivencia. Si ella no existiera, no aprovecharía la oportunidad de ingerir gran cantidad de alimento disponible, con un mínimo gasto energético. Eficiencia en Economía. Instinto de supervivencia en el reino animal. • Tamaño. En la medida que el organismo es más pequeño, la selectividad de una trucha será mayor. La pancora es un organismo que alcanza dimensiones apreciables, no obstante encontrarse en variados y diversos tamaños según su estado de crecimiento. Así entonces, la selectividad por tamaño, particularmente en este caso, no es un elemento de crucial relevancia. A diferencia de, por ejemplo, el caso de una eclosión de pequeñas Ephemeroptera -- anzuelo 18 al 22 -- como las Baetidae. Familia de gran abundancia en nuestras aguas. • Color. Dependiendo del medio, se presentarán organismos que tendrán un color o tinte relativamente estable en su estructura o exoesqueleto. En estas condiciones, la trucha será más selectiva. Como mencionamos, la pancora es una especie que se mimetiza con el hábitat en la gama de tonalidades ya detallados. Habrá de tenerse especial cuidado con este factor al momento de la imitación. • Forma. Cuanto más grande es el individuo, el pez puede discriminar con mayor facilidad por forma. Es éste uno de los factores críticos que el pescador de mosca debe de considerar al momento de imitar pancoras. • Movimiento. A mayor tamaño y mayor definición de forma, mayor facilidad de selección para un pez, en función del movimiento. En nuestro análisis, el de la pancora, este es otro factor clave de éxito para el pescador. Lo primero que practico en el proceso de determinar si las truchas se alimentan de pancoras, es la lectura del entorno acuático. Con ello verifico si las condiciones para 73
  • 75. su hábitat existen. Luego, mediante búsqueda en aquellos espacios que habitan y que ya he descrito, reviso si están presentes en el sector, y de estar, en qué tonalidad y etapa de desarrollo. Por último, y aunque no lo practico, si logra capturar un pez, puede ser recomendable utilizar un "desembuchador", con el fin de revisar su última ingesta. Ello, sin embargo, con el alcance del daño que a éste podría provocar. Es, no obstante, y en oportunidades, la única solución a un puzzle que a veces parece no tener solución. Patrones de Imitación ¡Atención! La búsqueda en videos, catálogos, libros, e incluso sitios web, todos basados en la experiencia de países del Hemisferio Norte o Nueva Zelandia, no le servirán para encontrar un patrón diseñado con el exclusivo propósito de emular una pancora. Recuerde que hablamos de un crustáceo residente y endémico de Sud América. La intención no es entregar instrucciones detalladas de atado. Mi objetivo es mostrar en forma gráfica, aquellos patrones que emulan pancoras de una u otra manera, y que han resultado ser efectivos en función de la experiencia de otros pescadores cercanos y la propia, y de la información que he podido recabar luego de alguna investigación. Gray Special Anzuelo : # 6 y 8 - Mustad 9672. Hilo: Encerado Negro 6/0. Lastre: Cobre o imitación de plomo no tóxico. Cola: Marabou color oliva oscuro (largo del shank). Abdomen: Chenille medium Woolly Bugger naranja. (Variante i) Dark Green Body Caparazón: Chenille medium oliva (Variante ii) Silver Body oscuro. (Variante iii) Special Body Hackle: Grizzly oliva o grizzly. Anzuelo: #4 y 6 - Mustad 9672. Patas: Elásticos blandos y Hilo: Encerado oliva 6/0. redondos (tres pares). Lastre: Cobre o imitación de plomo no tóxico. Cola: Marabou color oliva oscuro, más accent flashabou. Cuerpo: (i) Dark pearl olive chenille medium más dark green flashabou dubbing - (ii) Silver chenille medium - (iii) Abdomen hare's ear dubbing y caparazón dark green flashabou dubbing. Hackle: Grizzly oliva. 74
  • 76. Mr. Simpson Anzuelo: #2, 4 y 6 - TMC 300. Lastre: Cobre o imitación de plomo no tóxico. Caparazón: Tres "ojos" de faisán (plumas bajo el cuello). Fredo's Pancora Cuerpo: Floss rojo medium. Anzuelo: #4 y 6 - TMC 200R. Cola: Ardilla colorada de 1/2 largo Hilo: Encerado Oliva 6/0. del shank. Lastre: Cobre o imitación de plomo no Hilo de atar: Encerado rojo 6/0 tóxico. Cola: Pelo blanco y verde cola de ternero. Cuerpo: Green flashabou dubbing. Hackle: Grizzly. Presentación Se debe tener presente que las pancoras prefieren como hábitat, aquellos lugares que les entreguen protección. Dicho ello, es importante señalar que, sin embargo, se ubican en casi todos las sectores del curso de agua. Como las truchas, las mejores, ocuparán los mejores sectores. Otra consideración de importancia es que, a pesar de contar con la posibilidad de nadar, no están dotadas con la necesaria estructura para ello. Respecto de su ubicación en el lecho, ésta es aferrándose a las rocas o escondiéndose bajo ellas, así como reptando lentamente, de encontrarse en aquellos sectores de baja corriente. Las pancoras se dejan derivar para desplazarse. Así también, nadan. En especial, cuando de ubicarse en el sector preferido, predar, o huir de un depredador se trata. Al no contar con un buen y desarrollado mecanismo natatorio -- como el de las ninfas de libélulas, por ejemplo -- el nado es errático. Por lo general, describen dos, tres o cuatro movimientos no uniformes de avance, luego de lo cual invariablemente aparece una pausa. Todo lo anterior, de manera no sistemática. Personalmente, utilizo sink-tip shooting heads de hundimiento rápido, de entre 250 a 300 grains de peso, aunque líneas de entre 130 y 250 grains son usadas por muchos, y con buen éxito. La profundidad y por ende la línea correcta, la determinará el río y el volumen de agua. La presentación la efectúo con leaders de no más de 6 pies, con el fin de ayudar al control del lance, y a la vez, permitir una buena sensibilidad al momento de "golpear". Generalmente presento mis imitaciones con lanzamientos up & across, dejándolas derivar por el lecho del río, manteniendo la línea con tensión, incluso en swing. Utilizo dos técnicas de recogida. La primera de ellas consistente en tres strips cortos - pausa - tres strips cortos, con cada tirón impreso de manera veloz, y una cantidad de éstos que deberá variar para imitar la irregularidad del nado de nuestras amigas. La segunda técnica consiste en dejar que la línea se hunda a fondo, para luego recoger muy lentamente, efectuando pausas junto a algún rápido strip. Recogidas veloces y uniformes no imitarán el desplazamiento de una pancora. Serán inefectivas, y causarán que su línea y mosca trabajen más cerca de la superficie, con la consiguiente inefectividad que ello acarrea. Para aquellos patrones montados con patas de goma, se deberá tomar en cuenta un par de consideraciones extra. Al utilizarlas en aguas con moderada a rápida velocidad, las mismas deberán ser de un material algo más rígido, o bien algo más cortas. De ser blandas o largas en extremo, debido a la cantidad de movimiento de la corriente, se pegarán al cuerpo del patrón y no aportarán el efecto deseado en la recogida. Su mosca entonces, dejará de ser atractiva. Si el material de confección 75
  • 77. de las patas es blando, su uso más efectivo será en aguas someras. ¿Recuerda? Aquellas donde está al acecho una gran marrón. Esa que le espera algún día, tal como se relataba en el artículo "En Busca de Trofeos". Final Es mi personal deseo, el que la utilización de este trabajo le reporte resultados de excelencia, tanto en cantidad, como especialmente en tamaño y calidad. Espero asimismo, le ayude a construir una hermosa galería de buenos recuerdos y reflexiones junto al río. Le solicito, finalmente, transmitir esta información hacia quienes la desconocen. Es una de las maneras de evolucionar. Y no lo olvide. Pesque y devuelva. Luego será muy tarde. 76
  • 78. Un aspecto básico para el pescador es conocer, aunque sea en forma básica, las distintas fuentes de alimento de los peces. En especial, saber identificar y distinguir los principales insectos acuáticos, y la etapa de metamorfosis (ciclo de vida) en la que se encuentran. Ello nos ayudará a escoger adecuadamente la imitación correcta, y lograr, finalmente, una pesca exitosa, más aún si se estima que el 90% de la dieta de las truchas está constituida por ninfas, larvas y pupas. Son diversas las especies de insectos acuáticos que se encuentran en el hemisferio sur y son relevantes para el pescador con mosca. Una buena introducción al respecto se encuentra accesible en "Entomología Acuática Simplificada". Recordemos que, de las distintas órdenes de insectos acuáticos, los más importantes en términos de alimento para las truchas son: 1. Mayflies (Efemerópteras) 2. Stoneflies (Plecópteras) 3. Caddis (Tricópteras) 4. Midges (Dípteros) 5. Damselflies y Dragonflies (Odonatos). De éstas, como muy bien se nos indicó, las Caddis y Midges pasan por una metamorfosis completa (huevo, larva, pupa y adulto); el resto, sólo por una metamorfosis incompleta (huevo, ninfa y adulto). Ha llegado el momento de entrar a detallar algunos ¿Le interesa aprender más de de los grupos de insectos que despiertan un entomología acuática? verdadero interés en los salmonídeos locales, y por consiguiente en nosotros los pescadores. Nos referimos a la orden de las Plecópteras o Stoneflies, y en particular, a su etapa de ninfa, sus imitaciones y a la forma de pescar con ellas. Características de las Stoneflies. Estudios paleontológicos han arrojado que las primeras Stoneflies aparecieron en nuestro planeta hace varios millones de años, por lo que han sido catalogadas como verdaderos "fósiles vivientes". Como ya fue mencionado, su metamorfosis es incompleta, es decir, su ciclo de vida está compuesto de 3 etapas: huevo, ninfa y adulto. Además, son especies endémicas, es decir, de determinadas localidades, las que por su torpe volar y corto radio de acción, han permanecido relativamente aisladas. 77
  • 79. Su estado ninfal, completamente acuático, puede durar de uno a tres años, lo que las hace un alimento constante para las truchas. Subsisten sólo en un estrecho rango de temperatura fría y requieren de cursos de agua bien oxigenados. En estas imágenes se muestran dos especies de este orden de insectos, ambas en su estado inmaduro. Se aprecian importantes diferencias, en particular en su tamaño y coloración, pero comparten las características morfológicas y anatómicas de todas las Plecópteras. Little Brown Stonefly Giant Stonefly Estas ninfas -que pueden llegar hasta los 7 cm. de largo, aunque su tamaño promedio no supera los 2,5 cm.- son robustas y presentan, además de antenas, sólo 2 colas (a diferencia de las Efemerópteras o Mayflies). Prefieren las corrientes rápidas y se desplazan por el fondo en estrecho contacto con las piedras del mismo o escondiéndose bajo ellas, siempre ayudadas por sus dos potentes uñas o ganchos ubicados en cada pata. De ahí su nombre "Stonefly" o "Mosca de las piedras". Muchas son carnívoras, atrapando y alimentándose de otras ninfas o larvas más pequeñas; otras son herbívoras, alimentándose de algas y musgos. Presentan una amplísima gama de coloración, acorde con el lugar donde habitan, siendo los más comunes el café en todas sus tonalidades, el negro, el crema y el gris. En el sur de Chile y parte de la Argentina, al estado ninfal se le denomina "pajarote", siendo - lamentablemente - muy usado como carnada viva, lo que refleja claramente su tamaño. Al terminar su período ninfal, trepan fuera del agua a una piedra o tronco, rasgando su exoesqueleto por el dorso donde se produce la aparición del adulto en pocos minutos. El adulto, con antenas alargadas y sedosas, presenta sus alas planas ligeramente superpuestas cubriendo el cuerpo. Como dijimos, son voladores débiles y su estado alado puede durar desde unos días a varias semanas, dependiendo de la especie. El apareamiento no se produce durante el vuelo sino en el suelo, entre las piedras de las márgenes del río o en la vegetación cercana. Las hembras fecundadas depositan sus huevos sobre el agua, cayendo éstos al fondo del lecho. En Chile se han identificado 6 familias de este orden, con sus respectivos géneros y especies, las que tienen una amplia distribución, preferentemente desde la Cuarta Región al sur. Resulta especialmente destacable por su tamaño la especie Diamphipnoa Helgae "Diamphipnoa Helgae", (del Bío-Bío al sur) cuyo adulto puede llegar hasta los 12 cm. de envergadura alar. Digamos además, que no obstante preferir los cursos de agua (ríos y esteros), se adaptan bien a las aguas detenidas, contrariamente a lo que sucede en otras latitudes, siendo abundantes en lagos y lagunas de la zona central y sur. 78
  • 80. Principales imitaciones de sus ninfas. Desde luego para una imitación eficiente de las ninfas de estos insectos no es necesario dominar las descripciones científicas, pero siempre es útil reconocer a los que pertenecen a este orden y tener alguna idea de su distribución geográfica y tipo de aguas donde habitan. Una imitación lo más cercana al tamaño, color y aspecto del género dominante de la zona a pescar, tendrá más posibilidades de éxito. La abundante literatura extranjera especializada nos ha entregado una amplísima variedad de imitaciones de ninfas de Stoneflies, de acuerdo a los insectos que habitan casi exclusivamente en el hemisferio norte. Sin embargo, de acuerdo a nuestra experiencia, su uso se reduce a sólo unos pocos patrones, los que, con algunas variaciones en tamaño y color, han resultado muy exitosos en nuestras aguas. Estamos hablando de las clásicas "Box Canyon Stone", números 8, 10 y 12, en colores café, gris y negro; "Kaufmann Stone", números 4, 6 y 8, en colores café, gold y negro; "Montana Nymph", números 8 y 10, tórax amarillo y naranja; y las excelentes "Charly Stone", y la "Amarilla de Cahuelmó", eficientes creaciones locales. Kaufmann Stone Montana Stone Nymph Charly Stone Cómo pescar con sus imitaciones. En primer lugar digamos que estos insectos tienen una importancia relevante en nuestro sistema ecológico, siendo una fuente de alimento constante para nuestras truchas en prácticamente todo el país. Sólo recordemos el tamaño que pueden alcanzar y al hecho de que el principal objetivo de las truchas es obtener la mayor cantidad de alimento con el menor desgaste de energía posible. No obstante estar analizando el comportamiento de las ninfas de Stoneflies, siempre será bueno recordar que en la zona central sus eclosiones (también llamadas "emergencias" o "hatches") son temprano en primavera; en la zona sur y austral, a pesar de que estos insectos son más abundantes, el fenómeno es más tardío, prolongándose durante todo el verano y principios de primavera. Es precisamente durante estas eclosiones que cobra importancia el uso de patrones de adulto (mosca seca), sin embargo, estos períodos son escasos y, por lo tanto, la pesca con ellos, es de baja productividad. 79
  • 81. Particularmente, las uso en las corrientes rápidas de los ríos y esteros, aunque, debo reconocer, los pozones me han dado muy buenos resultados. Asimismo, y gracias a su adaptación a las aguas detenidas, como ya lo mencionamos, he podido usarlas con gran éxito tanto en lagunas andinas de la zona centro-sur de nuestro país, como en algunas desembocaduras (barras) de ríos que vierten sus aguas en grandes lagos sureños. El largo período acuático de las ninfas unido al hecho de que ellas son más reptoras que nadadoras las hace fácilmente reconocibles y vulnerables. Se desenvuelven pobremente en aguas corrientes, desplazándose más por arrastramiento que por movimientos activos. Así, teniendo en cuenta los hábitos de este insecto, es conveniente usar ninfas plomadas, lanzadas corriente arriba y dejándolas arrastrar naturalmente por la corriente. Al tratar de que se desplacen lo más cerca posible del fondo tendremos algunos enganches en las piedras, pero vale la pena. En lagunas y lagos, la técnica usada será recogiendo lenta y pausadamente, y también en este caso, muy cerca del fondo. Dependiendo de la profundidad y de la velocidad de la corriente, pescaremos con líneas "Wet Tip" de diferentes densidades, "Sinking" de iguales características y, como última elección, "Floating", alargando el leader para ayudar a que la ninfa se hunda rápidamente. Si bien el mejor momento para usar las ninfas es el crepúsculo, cuando sus desplazamientos son más intensos, no descarte el usarlas en otros momentos del día. Finalmente, le aconsejamos que siempre lleve en su caja de moscas un buen número de estas imitaciones, ya que en muchas ocasiones éstas pueden llegar a ser el factor de éxito en su salida de pesca. Carlos Correa F. 80
  • 82. Atracciones Patrones para atraer y tentar a los peces de Lagos y Lagunas. Artículo y Fotos: Rodrigo Sandoval Por alguna razón, siempre, desde mis comienzos en la pesca, los lagos y lagunas han ejercido una fuerte fascinación en mí. Es por eso que en las primeras temporadas en que comencé a pescar con mosca, siempre incluí algunos lagos en mis recorridos por tierras australes de Chile. Fue así como una de esas temporadas, hacia varios años, llegué con dos de mis amigos, Andrés Gerhard y Rodrigo Saelzer a uno de los lagos de la zona cordillerana de la Carretera Austral. Este lago, de la zona de Futaleufú, había sido parte de mis visitas anteriores, por lo que tenía claro dónde habitaban las concentraciones de truchas arcoiris que tantas alegrías me habían dado anteriormente. Llegamos un día en la mañana a acampar al extremo norte del lago. En una península marcada en su costado por la entrada del afluente Río Ceniza. Es un hermoso lago color esmeralda rodeado de verdes cerros y esa península mostraba unos verdes prados, flanqueados por un bajo bosque de lengas, y las cristalinas aguas del río que entra al lago. Sin ver ningún tipo de acción u organismo que determinara algún patrón especial, lo lógico fue armar con líneas de hundimiento y los clásicos Woolly Buggers para enfrentar esta pesca que haríamos lanzando desde entre los juncos de una orilla hacia las profundidades. La gracia del patrón elegido es que es tradicionalmente un patrón de búsqueda genérico que provoca curiosidad o irritación en las truchas, resultando en el buscado ataque y picada. Rodrigo comenzó lanzando cerca de unos troncos, dejando que la línea tomara profundidad y recogiendo muy lento su patrón. La primera picada no se dejó esperar y una arcoiris de más de 30 cm auguró un excelente comienzo. Así fue. Pocos minutos después, Rodrigo volvió a anotar otra captura, con una trucha de similar apariencia y tamaño. Luego, vino mi turno, ubicado a unos 25 m de mi amigo. La primera picada siempre es productora de adrenalina y en esta ocasión mi felicidad emanaba de cada poro. Pero ... la trucha cortó el tippet 4x usado en esa ocasión. Cambié el tippet a 3x y puse un nuevo Woolly Bugger, cambiando el color verde del primero, por un azul en la cola y varios colores en el cuerpo. Andrés, por su parte, comenzó en un sector más abundante en juncos lo que exigió mayor esfuerzo en el lanzamiento, y así evitar enredar la línea. Aún así logró capturar un par de ejemplares que se acercaron mucho a la marca de los dos kilos. Las picadas se mantuvieron constantes por un buen rato para todos, haciendo de aquella una excelente mañana. 81
  • 83. Salimos a comer algo a mediodía con la intención de volver al mismo lugar, a sólo unos 100m de nuestro campamento. A la vuelta, el viento nos recibió con algo de molestia, por la dificultad para lanzar entre la vegetación de la orilla. Aún así, los resultados siguieron. Así como saqué otras tantas truchas en esa primera hora de vuelta, finalmente perdí el patrón utilizado en una pelea que se extendió hacia unos troncos sumergidos. Abrí la caja para elegir un nuevo patrón, sin tener un criterio especial en mente. Sin quererlo fijé la vista en una mosca que había hecho en unos ratos de ocio. Era similar a los Woolly Bugger, más pequeña y había agregado unos ojos de plástico, como ninfa de libélula (tiempo después ese patrón evolucionó en forma a transformarse en uno de mis patrones de éxito hoy: la San Dragon). Decidí jugármela sin saber mucho de la fauna entomológica del lugar. Diez lanzamientos se transformaron en seis picadas y tres truchas en mis manos. El éxito fue rotundo, pero fugaz. Diez lanzamientos adicionales no produjeron ni siquiera una picada. Así concluyó nuestra primera jornada, con una enorme sensación de satisfacción por haber vivido uno de esos días perfectos en un lago. Días después nuestro grupo se separó y según fue enterado posteriormente, Rodrigo volvió al mismo extremo del lago. Esta vez decidió probar suerte en la superficie, colocando diversos patrones. Uno de los que produjo el primer impacto exitoso fue una Bomber, que fue presentada sobre la entrada del río afluente. Otra de las que tuvo resultados especiales fue otro patrón de mosca seca de buenas proporciones: la Stimulator. Ese lago, al que hemos vuelto en reiteradas oportunidades, siempre ha demostrado ser productivo, pero rara vez como aquel día de enero. Los patrones que hemos utilizado van desde simples imitaciones, hasta los grandes atractores, algunos descritos en este relato. En muchos casos, un lago o laguna no presenta actividad alimentación de los peces. Eso depende de las condiciones puntuales del lugar y del momento. No ocurren eclosiones todos los días y no necesariamente hay grandes cantidades de insectos rondando las profundidades. Aún así las truchas se mantienen en permanente alerta por si algún organismo, transformable en alimento, deambula descuidadamente. A veces, estos mismos peces atacan a otros miembros de su propia especie con el objeto de cuidar el territorio, en especial en lagos más poblados como el mencionado en el relato. Usualmente el pescador con mosca, que no conoce mucho del lago que visita y en particular no detecta actividad alguna que de alguna indicación de abundancia de insectos, puede recurrir a la no- selectividad de los peces. Para ello, a través de la historia de la pesca con mosca se han desarrollado variados patrones que no imitan un insecto u organismo en particular, y a la vez se asemejan a varios, tanto en forma, color, tamaño, e incluso, movimiento. Patrones de atracción sumergidos Son quizás los más recurridos, ya que por definición no se ve acción relevante en la 82
  • 84. superficie. Existe un universo muy grande de alternativas, siendo los más populares los streamers de diversos diseños. Woolly Buggers, usualmente en colores oscuros, son estadísticamente los más utilizados y exitosos. Si hay que llevar sólo algunos en la caja, lo mejor es elegir entre tamaños #8 y #4. Colores más bien oscuros, como negros, oliva, café. He visto que el uso de flashabou ha mostrado productividad, ya que los brillos de esas fibras adosados a la cola son visibles a gran distancia. En particular el flashabou accent, en color azul eléctrico, ha poblado muchas de mis moscas, con buenos resultados. Otros patrones utilizados en forma similar son los Muddler Minnow. En colores claros, agregando algunos de estos adornos brillosos pueden demostrar gran efectividad. La gran ventaja de los Muddler es que asemejan peces genéricos. Ya sean parte de la dieta normal de una trucha, o bien se los tome por invasores de territorio. En ambos casos, la presencia de un muddler gatilla la reacción de una trucha activa. Adicionalmente, los Matuka, Aztec, White Ghost, todos streamers considerados clásicos han tenido históricamente éxito en las aguas quietas. La Woolly Bugger es uno de los patrones más simples de La Muddler Minnow, comúnmente atada en tamaños #4 a atar, y su acción bajo el agua, producto de la cola de #10, se asemeja a muchos de los pequeños peces de los marabou, resalta un efecto de nado que muchos peces no que las truchas depredadoras se alimentan. Su resisten. En diversos colores y tamaños, los estilos más construcción requiere mayor dedicación, por el trabajo comunes son utilizando colores oscuros (negro, café, que se debe hacer con el pelo de ciervo, en especial para verde oscuro), en tamaños #4 a #10. formar la cabeza redonda. Es común lastrar estos patrones para poder trabajar a mayores profundidades. Usualmente es conveniente presentarlo con un nado rápido para llamar la atención de los depredadores. La forma de trabajar estos patrones de atracción es utilizando una línea de hundimiento, o una con punta de hundimiento. Se lanza, se deja esperar unos segundos, intentando buscar una profundidad adecuada al sector, y luego se recoge a distintas velocidades, incluyendo tirones erráticos en algunas ocasiones. Para los principiantes, el uso de streamers, en especial algunos de los mencionados, puede ser una decisión muy buena. Las posibilidades de tener éxito son altas si no se muestra algún tipo de selectividad especial en los peces. Son fáciles de trabajar, ya que las recogidas no requieren delicadeza o técnica depurada. Además, al ser presentadas bajo la superficie no exige de una técnica de lanzamiento demasiado educada, ya que la mosca caerá al agua, algunos metros sobre la profundidad en que será presentada. La mayoría de estos streamers son muy fáciles de atar, siendo el Woolly Bugger, en particular, el paso Nº 1 de muchos libros de atado de moscas, y el más utilizado por los instructores cuando se trabaja con novicios en el arte. Otros patrones de atracción asemejan ninfas genéricas. No necesariamente algunas en especial, sino que todas a la vez. De hecho, más que producir engaño en el pez, haciéndole pensar que es un insecto puntual, el propósito de estos patrones es producir un efecto visual, tanto por la forma, como por el movimiento, que le dé al pez la sensación de un 83
  • 85. organismo vivo. El uso de colores vivos, como rojos, naranjos, plateados, dorados, etc., tiene el objetivo de que el pez se sienta atraído a la mosca por curiosidad, o bien por territorialidad. Es por eso común ver algunos patrones de forma que sugiera un organismo vivo en el agua, pero colores que no se ven en los organismos reales. Simplemente se busca lograr el efecto visual. Algunos de estos patrones incluyen el tradicional Woolly Worm, que es fácil de trabajar, por su forma, en la cual las fibras de pluma en todo el cuerpo ayudan mucho al efecto de movimiento en el agua. En patrones más pequeños he comprobado la eficacia de la Prince Nymph, la cual aparte de ser simple de atar, provee un perfil tan genérico que es capaz de simular ninfas de las más variadas y diversas familias de insectos, todos presentes en aguas quietas. En gran parte de las situaciones en que los peces se sienten atraídos por estos patrones, existe un grado de similitud con las ninfas de libélulas, clásicamente abundantes en este tipo de aguas. La forma, colores, tamaños y muchas veces, modos de presentación pueden ser claramente confundidos con el comportamiento de los naturales, sin embargo, provocando con estos patrones, un efecto visual que acentúa la curiosidad del pez. La Woolly Worm es uno de los patrones más clásicos Una de las ninfas más genéricas y productivas que utilizados hoy en día. Aunque se han diseñado existen, según la literatura. Su cuerpo de pavo real la variaciones en diversos colores, la corta cola roja, la hace visible a la distancia destacando un brillo natural. pluma castellana y el cuerpo de café o gris, constituyen Las alas y la cola le dan una apariencia de insecto la receta universal. Por la acción de la pluma enrollada, genérico, lo que la hace un excelente patrón de se la puede trabajar muy lentamente. búsqueda. Agregarle una cabeza de metal, como en la foto, ayuda a poder hundirla con mayor rapidez. Un ninfa que particularmente ha logrado un desempeño sobresaliente es la San Dragon. Comenzó, tal como menciona el relato precedente, como una variación de un Woolly Bugger. Luego de varias modificaciones a la forma de atado y algunos de los materiales, fue convergiendo en el patrón que hoy, yo mismo, así como varios de mis amigos, consideran el patrón de búsqueda en aguas quietas más productivo. La San Dragon es una creación local que ha mostrado una efectividad extraordinaria en aguas tranquilas. Su acción de nado de destaca al moverse cerca de la vegtación. Su color oscuro contrasta cuando se la observa desde la profundidad. Sus materiales son simples, y su construcción es rápida. El tamaño clásico es un #10, y se trabaja bien con líneas hundidas y flotantes. 84
  • 86. La manera de trabajar con estas moscas es similar a los streamers. Se lanza y se la deja tomar profundidad, ayudada por la línea y/o por el lastre en el cuerpo. Al llegar a una profundidad adecuada se recoge en variados tirones. Idealmente se la pasea por delante de sectores con vegetación, o sobre camas de algas en sectores de moderada profundidad. Patrones de atracción en la superficie Usualmente no será posible detectar una actividad constante y definida en la superficie. De lo contrario estamos en presencia de alguna etapa puntual del ciclo de vida de los insectos, en cuyo caso pasamos a utilizar patrones de imitación del insecto en abundancia en dicho momento. En ciertas ocasiones la actividad de la superficie se limita a algún disturbio superficial ocasional. Por ejemplo, uno cada dos o tres minutos. Esa extendida frecuencia no denota una selectividad especial en los peces, pero indica que están claramente activos y con reales intenciones de subir a la superficie a tomar su alimento si este llega a posarse. A veces es el caso de insectos terrestres arrastrados por el viento. Si se detecta esa animosidad de los peces a tomar "objetos" desde la superficie, no hay nada más estimulante para un pescador que el uso de su línea flotante y ver cómo un patrón artificial colocado en la superficie es atacado por una sombra salida de las profundidades. En estos casos, patrones de dimensiones y colores fácilmente apreciables son las mejores elecciones. La dimensión de la mosca incide directamente en la posibilidad de ser detectada a la distancia por algún pez. He notado con el tiempo que ciertos colores en la superficie son realmente determinantes, como el rojo o escarlata, así como el verde brilloso de materiales como plumas de pavo real. Estos dos colores son los claramente presentes en los patrones de la variedad "royal". Como ejemplos de los patrones mencionados, tengo en mi caja la Kaufmann Stimulator, en su variedad Royal (con cuerpo con floss escarlata y secciones de pavo real), la Royal Wulff, y la Royal Humpy. Todas ellas con su destacado color rojo en a sección abdomen. La primera es usualmente de tamaño apreciable, por lo que es muy simple de ubicar por el pescador. He visto que en días calurosos es particularmente efectiva, en mi opinión, por su posibilidad de imitar insectos terrestres. Es también similar en perfil a una Stonefly adulta, y en particular a las caddis de gran tamaño que habitan algunos de los lagos australes. Una vez más, no se trata de entrar en una imitación específica, porque existen otros patrones más precisos, pero al entregar un perfil de insecto que el pez reconoce, apoyado por colores vistosos, la combinación produce gran atracción en los habitantes de las aguas frías. Tanto la Royal Wulff, como la Royal Humpy intentan entrar en la categoría de insectos alados de especies más pequeñas como la Mayfly, e incluso algunos Chironomids. En particular, la ventaja de la Humpy es su gran capacidad de flotación, así como el uso de materiales resistentes. 85
  • 87. La Royal Wulff, creación del legendario Lee Wulff, es La Stimulator es un hermoso patrón, utilizado como exitosa en base a su colorido llamativo, y su forma de atracción en ríos y lagos. Su forma puede confundirse insecto adulto. Tanto en ríos como en lagos ha probado con una caddis o una stonefly. El llamativo naranjo de la tentar a los peces que se manifiestan activos y cabeza es visible fácilmente por el pescador, y su perfil hambrientos. Su construcción es más simple que otros es claramente identificado como insecto al ser observado patrones más específicos y los materiales utilizados, en en la perspectiva de los peces. Su flotabilidad la hacen particular en las alas, la hacen más resistente y muy resistente y puede utilizarse uno solo de estos duradera. patrones en largas jornadas. Hablando de patrones de buen tamaño, la Madame X, es un aporte importante a la caja del pescador de lago. En especial al presentarla cerca de las orillas es usualmente provocación de ataques, que -- según estimo yo -- van dirigidos a los insectos terrestres que caen desde los árboles. Sus patas prominentes son fácilmente divisadas a la distancia por los peces. La presentación de todos estos patrones superficiales es simple y el método más usado es el de "lanzar y esperar". Como se supone, se requiere de paciencia y más paciencia. He podido ver que el uso de los patrones de atracción en superficie es una práctica muy productiva en las bocas de los lagos, donde el río entrante aún mantiene parte de su corriente. También, colocando el patrón lo más pegado posible a los juncos en las orillas. En algunas ocasiones, en especial al utilizar aquellos patrones de mayor flotación, como la Humpy y la Stimulator, es factible utilizar el método de la patinada, en la cual se deposita la mosca en la superficie, y luego se la hace "correr por la superficie" mediante algunos tirones esporádicos, buscando provocar un mínimo disturbio en la superficie, pero claro movimiento del patrón. Cabe recordar que el grosor del tippet debe ser menor al utilizar patrones ubicados en la superficie que en el caso de los patrones sumergidos, ya que al estar flotando, el tippet es más fácil de ser detectado por una trucha atenta a las condiciones. En resumen, es posible enfrentar la pesca en un lago sin tener necesariamente alguna noción de la actividad entomológica del lugar. Es común el caso al llegar a pescar un lago por primera vez. En estas situaciones conviene tener una adecuada variedad de patrones de atracción para efectuar una labor de búsqueda de acción en las aguas. Sin embargo, la paciencia y algo de suerte pueden ayudar mucho al pescador de Aguas Silenciosas. 86
  • 88. Imitaciones Patrones para imitar organismos de Lagos y Lagunas. Artículo y Fotos: Rodrigo Sandoval Era el último fin de semana de la temporada. Hace un par de años. En esta región del sur de Chile, los grandes lagos abundan por todos lados. Algunos de ellos con varios complejos turísticos en sus orillas. Por suerte, Nicolás Varela, quien es el "local" de esa zona que visitábamos, había estado recorriendo los ríos y lagos cercanos a su casa de verano, desde que tenía memoria. Habían pasado varios años desde que no volvía a una laguna en particular, así que, como fin de temporada, decidimos ponerla como objetivo. Pasamos la noche en su casa junto al gran lago, y luego, como a las 6AM partimos un grupo de 7 rumbo a la casi mitológica laguna. La caminata involucraba llevar nuestros float tubes y equipo en mochila, y recorrer por dos horas un sendero entre el bosque. El espectáculo fue fantástico y maravilloso. Lo recuerdo con gran impresión. Fuimos gran parte del trayecto bordeando el río que desagua aquella laguna. Finalmente, apenas salimos del bosque se desplegó ante nosotros un espectáculo impactante, mezclando la absoluta serenidad de las aguas de esta laguna, con el azul cielo y los multicolores árboles de otoño de esta zona austral. Robles, Coigües, Ñirres, y muchos otros adornaban las riberas de un cuerpo de agua que claramente no es muy visitado en la temporada. Entramos al agua en dirección a la orilla opuesta, considerada como la más productiva, por nuestro amigo, oficiando de guía. Nos tomó casi una hora patalear esa distancia. En esa otra orilla, la estructura era muy motivante. La entrada del río, muchos cortes en las orillas, árboles que se extendían sobre el agua. Comenzamos con patrones de búsqueda. Algunos con los clásicos Woolly Buggers y otros con algunas moscas más sofisticadas. Sacamos varios ejemplares durante el día, sin que se levantara una sola trucha a la superficie. A eso de las 6 de la tarde, comenzamos a escuchar los primeros disturbios en el agua, que no producíamos nosotros mismos. Unos momentos de observación revelaron unos imponentes adultos de mayfly, en particular de la familia Siphlonuridae (eso creo al menos, confieso que no recolecté especímenes). En cosa de pocos minutos, las truchas comenzaron a aumentar la frecuencia, por lo que rápidamente cambiamos a líneas flotantes y unas Gray Drake como tentación. Pasaron varias tomadas. Cuesta mantener la paciencia cuando mi patrón presentado es rodeado por diversas tomadas que apuntan a los naturales ubicados junto a mi imitación. Pero la motivación de capturar alguna de esas arcoiris con un patrón de seca fue suficiente para mantener mi concentración. Luego de unos 87
  • 89. minutos tuve un par de tomadas de mi mosca que no supe convertir en capturas exitosas. Una tercera, finalmente se clavó bien. Resultó ofrecer una excelente pelea, por lo que comencé a preocuparme de haber cambiado a un tippet 6x pocos momentos antes. En especial, al ver que la trucha estaba decidida a refugiarse en unos troncos sumergidos. Mi caña #4 se doblaba completamente y al final de la línea pude apreciar, lo que supuse, era una trucha arcoiris de unos 2 kg. Su decisión fue mayor y finalmente enredó el líder en una rama, liberándose. En ese momento daba la hora de salir y volver caminando. Nos esperaban dos horas de caminata y menos horas de luz. Salimos y mi satisfacción se hizo notar, ya que después de una larga jornada flotando, había tenido mi invaluable oportunidad de presentar con éxito una mosca seca. Aún no vuelvo a ese lugar. Pero espero solucionarlo pronto, y volver a optar a una eclosión de mayflies terminando el día. Los organismos que viven en un lago o laguna, y que eventualmente se transforman en la dieta de la trucha, son lo que nos permite especular respecto a los patrones que pueden considerarse exitosos, o al menos con una buena probabilidad de éxito en un momento y lugar en particular. A través de los años se han hecho numerosos estudios, en especial en el hemisferio norte, que permiten determinar las poblaciones de organismos que constituyen parte importante de la dieta de los peces. Eso, tradicionalmente ha llevado a atadores creativos a diseñar imitaciones que buscan, de maneras muy ingeniosas, simular con materiales diversos el efecto visual que estos organismos naturales producen en sus predadores. La gran pregunta sigue siendo ... al llegar a un lago o laguna, ¿cuál es el patrón que debo usar? La respuesta no es tan simple como podría quererse, pero siempre es posible basar la elección del patrón en observaciones esenciales del comportamiento global y detallado del cuerpo de agua quieta. El primer factor de decisión es si existe o no actividad en la superficie. Cuando hay actividad visible en la superficie. En este caso, lo más probable es que estemos en presencia de algunas de las etapas finales del ciclo de vida de alguna de las especies de insectos acuáticos que viven en lagos. Como etapas finales se entienden: • La emergencia de pupa (o ninfa) a adulto, momento en el cual el insecto nada hacia la superficie, donde intenta romper la lámina superficial y emerger como adulto alado. Si no hay viento presente, los insectos deben trabajar más duro para romper la tensión superficial del agua, lo que los deja más tiempo expuestos al ataque de las truchas desde abajo. Cuando hay viento, la salida es más rápida. • El descanso del adulto alado, previo a su vuelo inicial, ya sobre la superficie. Muchas especies requieren de unos minutos para que las alas recién extendidas se sequen y permitan el vuelo. En ese periodo de espera son atacados por los peces en la superficie. • Finalmente, luego de aparearse fuera del agua, las hembras vuelven a su medio acuático original para depositar huevos. En muchos casos son 88
  • 90. devoradas en el momento de depositar estos huevos, o cuando ya caen exhaustas a las aguas, esperando la muerte al final de su ciclo. Es posible distinguir cuál de esas etapas es la más abundante en los insectos atacados por los peces, según el tipo de tomada superficial de estos depredadores. También, en varias ocasiones es posible determinar la especie atacada según el tipo de tomada (no siempre, pero a veces). Si la tomada es suave y apenas deja una aureola en la superficie, seguramente se trata de mayflies o midges adultas, ya sean recién emergidas o retornadas al agua para depositar huevos. Las truchas se acercan por debajo y simplemente, al abrir la boca, se produce una succión suficientemente potente para "aspirar" al insecto posado en la superficie. Si la aureola viene más violenta, es posible que se trate de insectos más grandes, o en muchos casos de caddis, las cuales acostumbran a moverse por la superficie, provocando ataques más frenéticos en las truchas. Buenos patrones para la imitación de estos insectos son algunos muy simples. Por ejemplo, la Adams simulando Mayflies. La Elk Hair Caddis imitando caddis, y algunos La Adams y pequeños patrones para los mosquitos, como la Griffit la Elk Hair Caddis Gnat. Si la tomada incluye la aparición de una aleta, es posible que la trucha subió a la superficie y luego cambió de dirección para dirigirse al fondo con su presa tragada. Ese caso se da cuando se están tomando insectos cerca de la capa superficial. Sería la situación a encontrar, cuando hay una emergencia masiva de mayflies o de pupas de caddis. En el caso de las pupas de midges, las tomadas usualmente se asemejan mucho a las tomadas con adultos en la superficie. Patrones útiles en este proceso de imitación son las clásicas ninfas de mayfly: la Hare’s Ear, y la Pheasant Tail, ambas sin lastrar. Para imitar a las caddis se utilizan imitaciones de pupa, como la Sparkle Caddis Pupa. Existen algunas pupas de midge que son muy efectivas, cuya forma es curva, agregando una corona de pelos muy finos en la cabeza, simulando alas y patas. Otros insectos llevan a cabo su proceso de metamorfosis final en las orillas del lago, lo que los hace poco disponibles a ser alimento de las truchas, y por eso no son considerados importante fuente de alimento en su estado adulto. Tal es el caso de los odonatos (matapiojos, libélulas), quienes nadan como ninfa hacia la orilla y una vez en una rama, trepan por ella hacia la superficie, quedando en todo momento lejos del alcance de los peces. Los odonatos son fuertes voladores, por lo que es muy difícil verlos en el agua una vez emergidos. Cuando no hay actividad visible en la superficie. Esto sucede gran parte del tiempo por una razón estadística muy simple. En casi todas las especies de insectos la vida inmadura ocupa más del 75% del total de su periodo de vida. Es decir, al menos un 75% de su vida se encuentra en estado de ninfa o larva o pupa, según la especie y etapa de su vida. Claramente eso significa que las truchas encuentran fuentes de alimento permanentes en los insectos inmaduros, que permanecen sumergidos todo el tiempo, hasta que llega el 89
  • 91. momento de cambiar de etapa de vida y transformarse en adultos. Las truchas y otros peces se alimentan permanentemente de estos insectos a través del año, y si se suman todos aquellos organismos que forman parte de la dieta, que no pasan a etapas de adultos aéreos, entonces estamos ante un menú de posibilidades no sólo amplio, sino que muy abundante. En el caso de las mayflies, gran parte de las especies viven su etapa de ninfa recorriendo los fondos fangosos, lejos del alcance de las fauces de los peces. Se los denomina burrowers a gran parte de esas especies. No es relevante imitarlos para una pesca en lago exitosa. Sin embargo, los integrantes de otras especies, como las abundantes Callibaetis (parte de la familia de las Baetidae), son conocidos como "nadadores", ya que las ninfas surcan el lecho entre la vegetación. Para su imitación, las mismas ninfas de mayfly en ríos (como la Hare’s Ear o la Pheasant Tail) son excelentes imitaciones, trabajadas más bien cerca del fondo y con suaves y cortas recogidas. Las especies de caddis pueden llegar a importantes tamaños en los lagos, lo que se traduce en un atractivo importante para los peces. Muchas de estas especies son constructoras de capullos con objetos pequeños del fondo (pequeñas piedras, ramas). Se arrastran por el fondo, tentando con su magnitud a los peces atentos. Imitaciones simulando gusanos con pelos saliendo del cuerpo de la imitación son claras imágenes de los naturales que las truchas buscan. Las midges son claramente más importantes, principalmente por su impresionante abundancia. En un lago cualquiera seguramente existe una población de midges, que supera en muchas veces el total de la población humana en el mundo. Su imitación en estado inmaduro puede ser muy efectiva, destacándose aquellos patrones que imitan pequeños gusanos en colores rojos y tonos oscuros. La Brassie, la Krystal Flash son excelentes opciones de imitación. Pasando a otro grupo de organismos que, como se mencionó, no son importantes para la dieta del pez, salvo en su existencia subacuática. Existen tanto insectos, como otros seres, que en una variedad de tamaños y colores ofrecen diversos aportes energéticos a los siempre hambrientos peces. En los insectos destacan los odonatos, principalmente por los tamaños que pueden alcanzar varias especies de ellos, incluso en estos estados de inmadurez. Por ejemplo, las dragonflies son imitadas en su estado de ninfa con patrones que llegan a tamaños tan grandes como 6 o incluso 4. Lo común es utilizar imitaciones de ninfas entre el 12 y el 8. Estas imitaciones destacan por unos distinguibles ojos en la cabeza y cuerpos esencialmente gruesos. Similares, pero mucho más delgados son los patrones usados para imitar las ninfas de damselflies. La Dragon Austral, un patrón que diseñé hace años me ha dado excelentes resultados cuando logro detectar la presencia de Odonatos de gran tamaño. Tal es el caso de los especímenes de la familia de los Aeshnidae, calificados como "trepadores" (climbers), ya que se sostienen en rocas en el fondo, para dar cada ciertos periodos algunos paseos por el lecho del lago, entre la vegetación sumergida. En otras ocasiones, la presencia de damselflies obliga a usar patrones como la Whitlock Damsel. Estos últimos especímenes son lentos nadadores, comparados con sus parientes inmediatos. La presentación debe incluir el nado de la mosca, variando la velocidad según se pesque con dragons (Anisopteras) o damsels (Zygopteras), que se diferencian claramente por el cuerpo estilizado de estas últimas, en comparación a los gruesos abdómenes de las primeras. 90
  • 92. Las sanguijuelas son clásicos habitantes de las aguas quietas, y clásicamente son imitadas con patrones tan simples como los Woolly Buggers. Su presentación incluye el nado de la imitación, efecto producido por recogidas constantes. Tanto los odonatos, como las sanguijuelas son freceuentes cerca de la vegetación de la orilla, en especial en aquellas donde el junquillo abunda. También se las encuentra en sectores bajos, donde se adorna el fondo del lago con amplias camas de vegetación, que se mantiene gracias a la posibilidad de los rayos del sol de llegar hasta ese lugar. Más al fondo no se les encuentra. En las bocas de los lagos y los desagües es común encontrar pequeños peces, nativos de estas aguas australes. Especies como la peladilla, los puyes, pejerreyes, son frecuentemente devorados por los peces más grandes, como las truchas. Estos peces se mantienen La Marabou Muddler, cerca de los lugares en que los insectos abundan, y en la Dragon Austral, especial en aquellos lugares del lago donde se perciben la Whitlock Damsel corrientes de diversas magnitudes que en suma se encargan de transportar la comida de estos y otros peces desde o hacia las entradas o salidas, respectivamente. Es en estos lugares donde son acechados por las truchas, las que atacan fieramente cualquier imitación que logre simular la presencia de estos peces. Una buena imitación, tanto por la forma, como por el movimiento que produce en el agua es el Marabou Muddler. Con una línea de hundimiento y algo de lastre se lleva la imitación a una profundidad media, y se le aplican recogidas para simular el nado, e incluso el escape. Otro orden de seres vivos lo constituyen los crustáceos. En América del Sur, las Pancoras son abundantes en ciertos sectores. En Chile, particularmente, se las encuentra desde la zona central hasta la décima región. No se les ve más al sur. Al igual que al imitar sanguijuelas y pequeños peces, los clásicos Woolly Buggers son muy efectivos, aunque se han desarrollado localmente algunos patrones específicos. El segundo grupo de crustáceos, los scuds, se vuelve más importante en aquellos lagos de media a baja profundidad, en que no haya una presencia clara de pancoras (que siempre resultan la elección primordial de los peces en su alimento). En lagos de fondo fangoso y arenoso, los scuds se multiplican por millones, lo que los transforma en una fuente muy importante de alimento para los peces. En algunos lagos, la presencia o ausencia de estos organismos puede determinar la existencia de truchas de grandes tamaños. Mi ejemplo clásico es el lago Pollux, que siendo un lago, denominado "de transición", no presenta grandes profundidades, 91
  • 93. pudiéndose encontrar en sus orillas grandes cantidades de scuds, en especial en las mañanas y en las tardes. Existen varias imitaciones que simulan estos organismos, pero en el último tiempo mi patrón favorito para esta pesca es el Ernie’s Scud, descrito en detalle en otro artículo. Este patrón es trabajado cerca del fondo en islas sumergidas, bajíos, o barras de entradas de ríos. El uso de una línea flotante y un largo líder ha probado ser una combinación exitosa, mientras se recoge la imitación lentamente, simulando el nado de estos seres. La variedad de organismos que forman parte de la dieta de la trucha hace de la pesca de lago una práctica muy sofisticada. La elección del patrón no siempre es evidente, pero las guías aquí entregadas ayudan a limitar los patrones posiblemente adecuados en una u otra situación. Sin embargo, la paciencia y algo de suerte pueden ayudar mucho al pescador de Aguas Silenciosas. 92
  • 94. La Elk Hair Caddis es una mosca seca clásica, desarrollada hace unas décadas por Al Troth. Aunque es un patrón genérico, está especialmente diseñado para emular caddisflies adultas en la superficie. También se la ha utilizado como imitación de stoneflies adultas y de saltamontes. Varios mosqueros la eligen entre sus favoritas por su gran éxito comprobado, su versatilidad como patrón de mosca seca, su gran visibilidad, incluso con poca luz, y su extraordinaria flotabilidad, lo que le permite mantenerse erguida aún entre aguas rápidas. Particularmente esta variación, la Simple Elk Hair Caddis es el mismo patrón, aunque obviando la adición de un hackle o pluma enrollado en el cuerpo, que en la receta clásica permite darle una flotabilidad un poco mayor a la mosca. Esta simplificación busca lograr un perfil de flotación más bajo, lo cual usualmente simula el caso de las caddisflies adultas que han depositados sus huevos - particularmente algunas especies que se sumergen y al volver a la superficie se toman unos instantes en volver a volar. Incluso son imitadas aquellas que están recién emergiendo, saliendo del estado de pupa. La flotabilidad de este patrón se basa en parte en el uso de un material de forrado que sea particularmente resistente a absorber agua con rapidez, aunque sigue siendo el ala de Elk o Deer Hair lo que logra la mayor flotación. Como materiales de forrado comunes, prefiero esencialmente los sintéticos. Particularmente los crystal dubbing o los paxton, éstos últimos siendo sumamente fibrosos. Al igual que en el patrón clásico original, existe un ribete que se enrolla en el cuerpo, pero esta simplificación carece de la pluma enrollada sobre el cuerpo, que le da algo más de volumen y suspensión en el agua. Este patrón nación por la necesidad de simplificar ese paso del patrón original, donde se debe enrollar dicha pluma en sentido inverso a la posición del hilo, y luego sujetarla con el ribete. La manera de presentarla es con un equipo liviano, una línea flotante, y un largo líder terminando en una punta relativamente delgada (5x). Se lanza la mosca corriente arriba, a veces justo al terminar un rápido, y se la deja derivar de la forma más natural posible. Usualmente se hace necesario controlar y reposicionar la línea a medida que la mosca va flotando por el agua. También, en aguas quietas es un patrón de gran éxito. La Receta 93
  • 95. Anzuelo De mosca seca. Mustad 94840 o Tiemco 100 en #10 al #18 Hilo 6/0 negro, café o crema Cuerpo Un fondo de dubbing muy suave de color oscuro. La diferencia de este patrón con su versión clásica es que ésta última lleva una pluma (hackle) enrollada desde la cola hacia adelante. Luego, por encima se enrolla el ribete. Ribete Alambre de cobre. Para alivianar el patrón es ideal el uso de tinsel delgado en dorado o plateado. Ala Pelos de ciervo y particularmente de elk. Instrucciones de Atado de la Simple Elk Hair Caddis Paso 1 Se ata el alambre en la parte trasera del anzuelo. El largo de éste debe considerar que será enrollado progresivamente hacia la punta. Conviene que sea más largo para poder manipularlo con los dedos en el enrollado. El dubbing se enrolla en el hilo de atar para aplicarlo como indica el siguiente paso. Paso 2 Ahora se aplica el material de forrado (o dubbing) en el hilo de atar. Este material se debe aplicar en pequeñas cantidades inicialmente, para aumentar el grosor del cuerpo agregando más material de forrado. Los colores usualmente utilizados van desde café oscuro a tonos crema e incluso amarillos. 94
  • 96. Paso 3 Una vez formado el cuerpo, se enrolla el alambre o tinsel hacia delante en forma progresiva, terminando justo en el espacio delante del ojo del anzuelo. Es común al comienzo exagerar en la cantidad de vueltas que se le da al ribete, casi tapando completamente el cuerpo. En el caso particular de esta mosca se vuelve relevante poder dejar adecuadamente un espacio entre cada vuelta, ya que será precisamente el forrado en el cuerpo el que le dará la consistencia y parte de la flotabilidad a este patrón. Paso 4 Se toma un puñado de fibras de pelo de elk o de ciervo, de modo que las puntas estén idénticamente niveladas. Este puñado se ata justo en el espacio entre el cuerpo y el ojo, dejando espacio hacia delante para formar la cabeza. En este punto lo importante es calcular que el largo de las fibras hasta las puntas sobrepase levemente el largo del cuerpo de la mosca, tal como en la proporción de largo de las alas de las caddis naturales. Paso 5 y final Finalmente se corta el sobrante de las fibras de pelo de ciervo o elk, formando una pequeña cabeza de superficie plana. Se ata el hilo justo delante de esta cabeza, junto al ojo del anzuelo. 95
  • 97. La Mosca modelo Paraloop al Estilo Español Texto y fotos: Rafael Escobar Lo bueno de salir a pescar acompañado de nuevos amigos es que siempre se aprenden cosas nuevas, así fue como pescando en un río de España conocí y aprendí como funciona y se ata este innovador estilo de hackle. Quiero también compartirlo con Uds. El hackle tradicional que históricamente se ha atado, deja a las moscas flotando en un determinado ángulo a veces poco natural sobre la superficie, haciendo que la cola se sumerja mas de lo normal u otros aspectos que varían la presentación según el patrón de que se trate, quizás por este u otros motivos fue que surgió el ya popularizado “Parachute”, un hackle montado sobre el lomo del patrón a imitar y que deja la mosca semi sumergida en posición perfectamente horizontal, igual que lo hace un insecto ya ahogado sobre la superficie, simulando así, una presa más fácil para los peces. Pero este estilo “parachute” tiene el inconveniente de que es difícil de atar en tamaños pequeños o bien dificulta el hecho de agregar alas a nuestro patrón. Además para el ojo de algunos es demasiado “geométrico” por tanto poco natural. Para corregir estos aspectos entra en juego entonces el “Paraloop”, este innovador hackle es mas fácil de atar que un parachute, manteniendo el estilo de presentación de este, permite también la posibilidad de poner alas y/o patas al montaje y mantener así la similitud con los patrones originales además de ganar en otros aspectos durante la pesca propiamente tal y que mencionare más adelante. Atando una Paraloop Veamos su montaje paso a paso para un patrón cualquiera: 96
  • 98. Paso 1 En primer lugar ataremos la cola, en este caso algunas fibras de Gallo de León, color Corzuno Claro. Algo levantadas para que resalte el brillo o lustre que destaca en estas plumas .Dejamos el hilo atrás para luego hacer el abdomen. Paso 2 Preparamos el dubbing sobre el hilo. En esta ocasión sintético fino de color café verdoso claro. Para que podamos darle forma simétrica y pareja al abdomen recuerden poner pequeñas cantidades de material. Paso 3 Formamos un abdomen hasta la mitad del eje del anzuelo. Esta distancia podrá variar dependiendo del patrón de que se trate. Paso 4 Utilizando la ayuda del tercer brazo, aseguramos una doble hebra del mismo hilo de atar cortada previamente, o de otro material similar pero que sea delgado y flexible. La idea es montar sobre este una especie de Parachute o Palmered Hackle. 97
  • 99. Paso 5 Cortamos las puntas de hilo y aseguramos una pluma para formar el “Paraloop”. Similar a cuando hacemos un Parachute. Paso 6 Enrollamos la pluma hacia arriba, ligeramente espaciada, hasta una altura igual a la distancia que queda entre el abdomen y el ojo del anzuelo. Paso 7 Luego volvemos hacia abajo enrollando la pluma de la misma forma hasta el eje del anzuelo. Es conveniente remojar un poco la pluma previamente, ya que por ser la base de hilo tan delgada, a veces se puede cortar el raquis de la pluma durante el enrollado. Paso 8 Con la mano izquierda peinamos las fibras hacia atrás para asegurar la pluma al eje. Con el dedo índice podremos mantener la pluma en posición mientras aseguramos con hilo en la mano derecha como se muestra en la foto. 98
  • 100. Paso 9 Este sería el minuto de atar las alas o patas si se desea. En caso contrario, con el hilo que quedo adelante, preparamos el dubbing para formar el tórax. En esta ocasión utilizo antron verde oliva. Paso 10 Afirmando las fibras del “Paraloop” como en las fotos anteriores, doy forma al tórax. Generalmente algo mas abultado que el abdomen. Paso 11 Peino hacia atrás las fibras por ultima vez y desconecto el hilo del tercer brazo llevándolo hacia el ojo como cuando ato un saco alar ... Paso 12 ... y lo aseguro por detrás del ojo. Si el “paraloop” quedase algo sobresaliente, lo puedo levantar nuevamente y deslizar hacia abajo comprimiéndolo un poco, no es problema porque no tiene por donde salirse. 99
  • 101. Paso 13 Finalmente anudamos, sellamos el nudo y una vez secas las plumas las reacomodamos. Con una aguja podemos también levantar algunas fibras desde abajo para que semejen las patas del insecto. Final Nuestra mosca terminada y lista para pescar ... y soltar para el mañana. Ejemplo alternativo He aquí la tradicional Adams, atada al estilo Paraloop con plumas de Gallo de León. Presentación La forma de presentar este tipo de moscas no difiere mayormente de cómo se suele utilizar cualquier patrón de mosca seca y dependerá también del patrón en que lo apliquemos, no me voy a extender en esta materia. Pero al inicio mencione que tenia una ventaja adicional y cumplo lo prometido... Después de dejar que la mosca flote libremente por la corriente (drag free), al llegar al final déjenla un breve tiempo, que se hunda, que la tensión de la línea la sumerja y la corriente peine las fibras de este hackle hacia atrás, luego levántenla suavemente, que se arrastre sobre el agua un breve instante antes del backcast. Suena casi poético imaginarlo, no es cierto. Pero el resultado normalmente es sorprendente, parece ser que las fibras de hackle, por su disposición elegantemente desordenada y sobre el tórax, atrapa burbujas de aire entre medio y al estar todas hacia atrás semeja el momento de la rotura del saco alar y la eclosión de las alas de una emergente. He aquí la gran diferencia con los otros hackles como les prometí al principio de este documento. 100
  • 102. Ojalá este estilo de hackle les de tantas picadas como me ha dado a mi hasta ahora, suerte y hasta un próximo descubrimiento, buena pesca. 101
  • 103. Desde hace un tiempo vengo estudiando la rica historia de España, en lo que a pesca con mosca se refiere. Si en los EEUU han adaptado las técnicas provenientes de Inglaterra, por qué no profundizar en nuestra herencia española en pesca con mosca y buscar las combinaciones que logren buenos resultados en nuestras aguas de Hemisferio Sur. En este proceso he podido apreciar los siglos de tradición y de diseño en patrones de mosca tan hermosos que es imposible no admirarse. Y por supuesto, no podría haber ningún estudio serio de la materia, sin considerar las plumas de los afamados gallos de león. Se trata de una raza especial de gallos, cuyas plumas ofrecen no sólo unas fibras de textura única, sino que tanto la coloración como el brillo resultan incomparables. Luego de analizar varios patrones de moscas que se basan en estas plumas, decidí intentarlo por mi cuenta, contando con una muestra de plumas de gallo de león, regalada precisamente por un español. Debo confesar, que al principio partí muy escéptico de lo que salía en la literatura española, pero la experiencia en terreno me demostraría lo contrario. Comencé atando algunos patrones clásicos, pero adaptando su método de montaje al uso de estas espectaculares plumas. Logré producir patrones que ofrecían un atractivo inmediato a mis ojos ... y tomo sólo un par de salidas a pescar el darme cuenta que ante los ojos de las truchas había factores significativos en estas moscas. Con el tiempo y algo más de investigación, logré montar patrones de moscas secas y húmedas (o ahogadas) con el uso de estas plumas, logrando en mis jornadas de pesca resultados significativos. Dentro de la variedad de plumas, existen aquellas provenientes del llamado “Gallo Pardo” y otras del “Gallo Indio”. La diferencia radica a simple vista en el diseño de colorido. Mientras las plumas pardo son “jaspeadas” o con franjas de tonos oscuros y claros, las plumas indio presentan un tono uniforme. En ambas variedades existen distintos colores y tonalidades, lo cual abre un universo de increíbles posibilidades. 102
  • 104. Un comentario de aclaración para quienes no estén muy familiarizados con el uso de este tipo de plumas. Para muchos, las plumas de Gallo de León resultan poco prácticas y no les ven una utilidad muy directa. Esto se debe a nuestra costumbre de evaluar una pluma por la facilidad de enrollarla en el cuerpo de una mosca seca. Pero les advierto desde ya, que el uso de estas plumas es esencialmente en colas y alas, y no en reemplazo del hackle que muchos usamos para hacer el collar de una mosca seca. Es en estas partes de la anatomía de una mosca en que el atractivo de estas plumas se destaca. Foto de plumas, gentileza de Galleón El patrón que más me ha dado (www.gallosdeleon.com) satisfacciones, en lo que secas se refiere, es la infaltable “Adams”. Es considerado por muchos como el perfecto comodín. ¡Vaya que si lo es! Por esta razón, decidí utilizar este patrón como ejemplo para la construcción del adulto de efímera con Plumas de Gallos de León. Por supuesto, las posibilidades de atar diferentes recetas adaptándolas al uso de fibras de estas hermosas plumas es interminable. Al final de este artículo les entrego dos alternativas y dejo a ustedes decidir si vale la pena intentarlo. Consejos prácticos, antes de comenzar el atado: 1.- Nunca cortar la pluma con objeto de igualar las puntas. El máximo brillo de la pluma está precisamente en las puntas. Si cortamos perderemos también la flexibilidad que tanto realismo aporta bajo el agua. 2.- Las fibras deben ser largas y tener las puntas perfectas. 3.- Ojalá utilizar sólo plumas de Riñonada Grado 1. Adams atada con plumas de Gallo de León Anzuelo Mustad 94840, TMC-100 o cualquier anzuelo estándar para secas en tamaños 12 al 18 Hilo 8/0 Negro Cola Pardo Flor de Escoba Cuerpo Dubbing Gris, de preferencia Superfine Alas Pardo Corzuno, montadas en “V” Hackle Grizzly y Café, de preferencia plumas de cuello de gallo grado 1 103
  • 105. Instrucciones de Atado Paso 1 Colocar anzuelo en la prensa y luego fijar el hilo de atar en el anzuelo, tal cual como lo muestra la foto. Recomiendo evitar colocar hilo muy cerca de la posición donde irá posteriormente la cola. Paso 2 Seleccionar la pluma de Pardo Corzuno, que cumpla las características antes mencionadas. Luego extraer de la pluma 4 a 5 mechones – cada mechón equivale mas o menos a 7 fibras – y colocarlos en un hair stacker para nivelar las plumas (la tradición en España es hacer esto en un vidrio). Una vez que las fibras estén ordenadas, se sacan lentamente del nivelador de pelo y se presentan sobre el anzuelo para poder medir su longitud, tal cual lo muestra la figura (personalmente prefiero las alas más bien largas, es decir, todo el largo del anzuelo o a veces un poco más) Paso 3 Ubicar las fibras sobre el shank del anzuelo, con las puntas dirigidas hacia adelante. Se sugiere no apretar mucho en la primera vuelta de hilo y aumentar la presión en forma progresiva. Una vez que las fibras están aseguradas, se procede a cortar el exceso, teniendo la precaución de cortar al ras en diagonal hacia abajo. Con esto se evita que el corte quede recto y por ende muy voluminoso. Al finalizar este paso debiésemos quedar como se muestra en la figura. 104
  • 106. Paso 4 Ahora corresponde levantar el mechón de fibras, la idea es que quede lo más perpendicular que se pueda, esto se logra con unas 3 a 5 vueltas del hilo de atar por delante de las fibras. Estas vueltas deben ser dadas lo más cerca que se pueda de la base de las fibras y en lo posible ubicar una vuelta sobre la otra (esto se logra tomando todo el mechón con la mano izquierda y colocando hilo en la base de él). El mechón se va levantando como se ve en la fotografía y debería quedar finalmente recto hacia arriba, como se ve en la siguiente fotografía Paso 5 Dividir las fibras en dos mechones iguales (esto es vital para lograr unas buenas alas en “V”). Se escoge uno de los mechones y se procede a dar vueltas con el hilo de atar. La idea es que las vueltas estén lo mas del shank del anzuelo, con esto evitaremos alas que se quiebren en su base o se doblen con el uso. Se repite el mismo proceso con el otro mechón. Si al terminar este proceso notamos que las alas quedaron formando un ángulo demasiado extendido, un truco que se suele usar es dar una o dos vueltas alrededor de los dos mechones de manera de hacer que se aproximen. Paso 6 Hay que colocar la cola. Basta con seleccionar de 7 a 8 fibras de Pardo Flor de Escoba. La medida ideal es que sea un poco más larga que el largo del anzuelo, lo que le da estabilidad y naturalidad al patrón. 105
  • 107. Paso 7 Corresponde ahora formar el cuerpo de dubbing. Para obtener buenos cuerpos con dubbing el truco es colocar pequeñas cantidades en el hilo, ya que siempre será más fácil engrosar un cuerpo que tratar de afinarlo. Paso 8 Falta agregar el hackle. Seleccione dos plumas, una de tipo grizzly o castellana, y la otra de color café, ambas de cuello de gallo de buen grado. Esta pluma es la misma que se usa en cualquier patrón más común de mosca seca y es la combinación utilizada en la mosca Adams clásica. Fíjelas junto a la base de las alas puestas en "V" y de algunas vueltas al hilo para que queden firmes. Paso 9 Enrolle ambas plumas simultáneamente. La idea es que no sean más de tres vueltas a cada lado de las alas por cada pluma, y de preferencia hacer 3 vueltas por detrás de las alas y por delante de las alas. Con esto evitamos que el patrón se vaya de cabeza al ser posado en el agua. Final Luego colocamos cemento para fijar la cabeza y mosca terminada. Es importante mencionar que este patrón ha sido probado con gran éxito tanto en Chile como en Argentina, lo cual demuestra que el efecto visual impuesto por las características de las plumas de gallos de león son un aporte significativo. 106
  • 108. Adicionalmente he probado el uso de estas plumas adaptando otros diversos patrones clásicos. Esta modificación ha demostrado increíbles resultados en la práctica y muchas veces basta con ver el patrón flotando para tener la idea clara de cómo influye el uso de estas plumas. A continuación les daré a conocer otros patrones que también me han dado gran resultado. Anzuelo Mustad 94840, TMC-100 o March Brown atada con Plumas cualquier anzuelo estándar de Gallos de León para secas en tamaños 12 al 16 Hilo 8/0 Dun o Café Cola Indio Rubión o Pardo Flor de Escoba Cuerpo Dubbing Gris, de preferencia Superfine Mahogany Alas Indio Rubión o Pardo Flor de Escoba, montadas en “V” Hackle Café, de preferencia plumas de cuello de gallo grado 1 Anzuelo Mustad 94840, TMC-100 o Blue Wing Olive atada con cualquier anzuelo estándar Plumas de Gallos de León para secas en tamaños 12 al 20 Hilo 8/0 Dun o Olive Cola Indio Acerado o Medio Cuerpo Dubbing Olive Dun, de preferencia Blue Wing Olive Alas Indio Acerado o Medio, montadas en “V” Hackle Café, de preferencia plumas de cuello de gallo grado 1 ¿Dónde conseguir plumas de Gallo de León? Ocasionalmente se han importado a Chile algunos paquetes de estas plumas, pero al no saber qué hacer con ellas, se han perdido en el tiempo. Hoy, para nuestras necesidades internas, estamos contando con un proveedor español que envía sin problemas a diversos países y cuenta con un sitio web de compra online: www.gallosdeleon.com. Comprar un paquete de plumas (que trae doce de ellas, las cuales son suficientes como para atar una treintena de moscas en total) es relativamente barato: alrededor de US$5.00 por paquete. Hasta la Próxima. 107
  • 109. Patricio Brown Trout 108
  • 110. Una Damisela Adulta Anteriormente ya hablé de las posibilidad de pescar con imitaciones de damiselas adultas. Fue precisamente hace un año en una serie de dos reportajes, tanto para las ninfas como para las adultas de estas hermosas moscas habitantes de aguas quietas. Esta serie la titulé "Las Damiselas del Verano". Hoy el mensaje no es diferente, pero en realidad me centraré en el atado de una imitación particular de damisela adulta que me ha traído enorme éxito. Se trata de una versión de la Parachute Damsel (cuyo autor original, confieso que desconozco). La idea de usar y adaptar este patrón a las aguas australes de Chile y Argentina surgió hacer varios años. Antes de contar la historia, haré referencia a una leyenda que gira en torno a la pesca con mosca, particularmente entre aquellos que no la practican, y siendo sumamente claro, nunca han visto pescar o nunca han visto una caña para pescar, pero dan referencias como si efectivamente entendiesen. Me han tocado ocasiones en reuniones sociales, en que al presentarme como pescador con mosca ha salido algún interlocutor con la idea de haber visto que este tipo de pesca "consiste en pasear una mosca a pocos centímetros del agua y esperar que la trucha salte a comérsela". "Eso es pesca con mosca ... ¿cierto?". "Casi", respondí yo en más de alguna ocasión. Pero yendo al análisis de la pesca con mosca en lagos y lagunas, particularmente tomando en consideración el aporte nutritivo de una suculenta mosca adulta del orden de los Odonatos (damsels y dragonflies, también conocidas como libélulas), y reconociendo la voracidad de muchas truchas ... es ciertamente posible que en alguna ocasión, una osada y ágil trucha haya logrado, de un solo salto, capturar en sus fauces a una distraida libélula que se paseaba a poca altura. Poco probable, pero probable al fin. Lo que es seguro es que si existe una posibilidad de que eso ocurra, será en los meses desde fines de diciembre, hasta febrero, que es cuando estos insectos adultos se encuentran en mayor abundancia y con mayor actividad cerca del agua. La primera vez que me topé frente a frente a esta posibilidad fue en una pequeña laguna en la cordillera alta de la zona de Futaleufú. Fue hace varios años, en un viaje mochilenado en solitario que hice por aquel sector, teniendo la extraordinaria experiencia de alojarme con generosos y desinteresados lugareños, quienes me ofrecieron - sin conocerme - una pieza destacada en su remota y aislada cabaña, a más de 4 horas a caballo del poblado más cercano. Como era de suponerse, el lago que se encontraba a orillas de esta pequeña granja rebosaba de peces. Truchas arcoiris, marrones y fontinalis habitaban dichas aguas. 109
  • 111. Mi mochila cargaba entre otras cosas, mi primer float tube. Aún recuerdo la expresión de extrañeza de aquellos colonos al verme salir flotando en un neumático de colores por el lago que sólo ellos pescaban en su bote hecho de un tronco de coihue ahuecado. En los días que estuve por allá, recorrí con gran detención todas las orillas del lago, excepto la oriental. Presenté patrones en farellones de roca, en islas sumergidas, entre los juncos, entre troncos caídos, en las bocas de pequeños esteros. En todos los lugares encontré activas y combativas truchas dispuestas a tragarse mi recién diseñada San Dragon. Estaba disfrutando de una de aquellas jornadas de pesca, cuando en un recodo pequeño, en el que se formaba una pequeña piscina entre los juncos, con una estrecha pero definida entrada, me encontré con una pequeña concentración de damiselas adultas. Se las veía en activo apareo, ya que vi varias parejas de macho-hembra conectados en esa curiosa y curvada posición que las caracteriza. Desvié mi mirada mientras recogía mi San Dragon para calcular un lanzamiento hacia esos juncos, pero sentí un "splash" que me hizo voltearme nuevamente. No vi lo que sucedió, pero evidentemente una aureola expresiva en el agua delataba el reciente salto de una no despreciable trucha, justo donde estaban las damsels. Finalmente seguí pescando con buen éxito bajo la superficie y ni siquiera consideré cambiarme a un gran patrón flotante, por la simple razón de no tener uno en mi caja de moscas. Un par de años después me topé con un patrón conocido como Parachute Damsel, que me hizo recordar aquel episodio, en el cual nunca supe si efectivamente la trucha logró capturar una damsel en vuelo, pero ciertamente lo intentó. Até un par de ellos y los guardé en mi caja de "aguas silenciosas", hasta la próxima oportunidad. La idea de este patrón es precisamente simular las damiselas adultas, cuando éstas se posan en el agua, cosa que usualmente sucede posteriormente al apareo, cuando vuelven a las aguas del lago o laguna a depositar los huevos. Es ahí cuando caen con mayor frecuencia presa de las fauces salmonídeas. Dado el calendario de eventos en el sur de Chile, esto comienza a ocurrir con cierta frecuencia a partir de enero y hasta principios de marzo. Tal oportunidad de usar este patrón me llegó un tiempo después, en una pequeña laguna de la zona de Osorno, donde por simple afán de experimentación, puse una de estas moscas en el líder, y lancé entre los juncos, dejándola reposar en la superficie del agua por unos instantes. Nunca vi una damsel verdadera acercarse al sector y tampoco hubo una trucha que tomara mi imitación. Pero cuando se me ocurrió lanzar justo en el momento en 110
  • 112. que se levantó una ráfaga violenta y sorpresiva, que se llevó mi mosca poco más allá del límite de los juncos, en un pequeño claro de no más de 30 cm, cayó con un gran estruendo en la superficie. Un rápido disturbio en el agua hizo desaparecer mi mosca a los pocos segundos. Levanté la caña para encontrarme con tirones frenéticos al otro lado, que en pocos segundos se transformaron en enredos entre los juncos. No saqué la trucha, porque finalmente cortó gracias al enredo entre los juncos, pero me quedó sumamente claro el potencial que tiene el utilizar un adulto de damisela en el lugar y momento adecuado. Tiempo después, también en un mes de enero, me tocó volver a usar este patrón. Su éxito fue claro. La Parachute Damsel Hilo Verde, Oliva o Negro. Depende del color del resto de la mosca. Anzuelo De mosca seca, por ejemplo TMC100 o Mustad 90480, en tamaños 12 a 8. Ojos De plástico o de (opcionales) monofilamento derretido Abdomen (cola) Pelo de ciervo. Los colores más utilizados en este tipo Esta mosca se destaca por su de patrón son café claro, excelente flotabilidad, apoyada por el verde y azul, tal como se pelo de ciervo. Adicionalmente, el uso encuentran a los adultos de la pluma aplicada horizontalmente de estas especies de le ofrece un perfil de flotación casi moscas. idéntico al de las damselflies adultas al momento de ovipositar. Ala Un hackle grizzly o blanco, de tamaño grande. Tórax Pelo de ciervo. Paso 1 Se toma un buen puñado de pelos de ciervo del color elegido para el cuerpo de la mosca. Estos se emparejan a mano (no se requiere que queden perfectamente alineados) y se aplican, con las puntas hacia atrás, atándolos justo antes de donde comienza la curvatura del anzuelo. El largo de las fibras hacia atrás, a modo de cola (que en realidad es el abdomen del insecto), debe ser un equivalente aproximado al doble del largo del anzuelo. 111
  • 113. Es importante considerar que hacia adelante, las fibras sean lo suficientemente largas para poder cubrir y sobrepasar el largo total de este anzuelo. Paso 2 Con mucho cuidado y concentración, se toma la mosca por el abdomen con una mano y se retira de la prensa de atado. Con el hilo, aún colgando de la parte de atrás del anzuelo, se procede a armar un enrollado sobre las fibras que van hacia atrás, formando el abdomen de la mosca. Este enrollado debe ser hecho con calma y concentración, ya que la mosca está fuera de la prensa para esta maniobra, porque he visto que es más fácil de esta manera. Se dan una vueltas apretando las fibras para compactar el abdomen, avanzando hacia la punta, y luego se siguen dando vueltas enrollando de vuelta hacia el anzuelo, dejando el hilo en el mismo punto donde se ataron las fibras al anzuelo. Paso 3 Se vuelve a poner la mosca en la prensa, cuidando de que no se suelte el hilo, manteniendo la tensión permanente para proseguir el atado de este patrón. Si fuese factible, es recomendable repasar ligeramente el enrollado de las fibras que forman el abdomen para asegurar su firmeza. Yo incluso aplico algo de cemento de atado para asegurarme que este abdomen no se desarmará posteriormente al utilizar esta mosca en el agua. Paso 4 Las puntas de abdomen de estas moscas no es aguda, por lo que corto las puntas de las fibras para dar esta misma apariencia. Incluso, de tener la paciencia es hasta recomendable redondear la punta con las tijeras. Obviamente hay que tener cuidado de no cortar las puntas donde haya hilo de atado. Por ello es importante dejar este espacio al 112
  • 114. aplicar el hilo, según lo descrito en el paso anterior. Paso 5 Se toma una pluma relativamente grande de cuello grizzly o castellano. Estas plumas son las que están más hacia arriba en el cuello de plumas. Idealmente tomar alguna que tenga largas fibras resistentes, cuidando de que el tallo de la pluma no sea excesivamente grueso. Esta pluma se ata junto al poste, que en este momento se encuentra saliendo desde la segunda mitad del largo del anzuelo. Hay que asegurarse de que quede bien firme, ya que en la manipulación posterior puede ser necesario aplicar cierta firmeza. Paso 6 Con cuidado se enrolla esta pluma alrededor del poste, tratando de que cada vuelta quede lo más cerca del anzuelo posible y no se vayan subiendo por el poste. Al terminar de dar unas tres o cuatro vueltas, la pluma se fija amarrándola al anzuelo. Para lograr una mejor forma de estas "alas" yo me preocupo de que en cada vuelta, paso la pluma por sobre la vuelta anterior, para hacer que las plumas se mantengan hacia abajo. Paso 7 Se toman las fibras que forman el poste y se curvan hacia adelante, pasando por sobre las fibras de pluma que están en esta parte del anzuelo. Es factible incluso tomar estas fibras de adelante y empujarlas hacia los lados, para que no queden aplastadas por los pelos de ciervo. Al inclinar este poste de pelos de ciervo hacia adelante es posible que algunas de las fibras de la pluma atada como parachute se levanten. De ser factible, conviene volver a aplastar aquellas de atrás para llevarlas a su inclinación horizontal. Las fibras se atan sobre el anzuelo, dejando un espacio razonable para forma la cabeza 113
  • 115. que se describe en el siguiente paso. Paso 8 Finalmente se recorta el sobrante de fibras de pelo de ciervo para formar una cabeza al estilo de la Elk Hair Caddis. La mosca podrá ser terminada al fijar el hilo justo por delante de la cabeza, finalizando con el nudo que sea más simple, ya que no hay un espacio demasiado limitado como en otras moscas secas. Se recomienda siempre aplicar cemento al terminar esta cabeza. Variación con ojos Para la variación de esta mosca utilizando ojos de plástico o de monofilamento derretido, se deben poner éstos antes del paso 7 descrito anteriormente, de modo que las fibras de pelo de ciervo que formarán el tórax se apliquen por sobre estos ojos, fijándolas al anzuelo por detrás de estos ojos y por delante - formando una pequeña cabeza. Texto y fotos: Rodrigo Sandoval. 114
  • 116. Atado Express - Ardillas Beetle Texto y Fotos: Carlos Correa F. Les presento esta increíblemente exitosa mosca seca, catalogada como "Attractor" y de probada eficacia en nuestras aguas: la "Ardillas Beetle". Este extraordinario patrón es de creación de nuestro gran amigo y guía de pesca de la zona de Coyhaique Claudio Ramos (también conocido como "Cacho Ramos"). Está construida de foam (espuma) y asemeja mayoritariamente a pequeños escarabajos que suelen caer al agua y que son presa fácil de las voraces truchas. De atado simple, ha sido probada con gran éxito en los ríos y lagos de las Regiones X y XI de nuestro país. Su nombre proviene del Lago Las Ardillas, al sur de Coyhaique, donde esta mosca se ha llevado todos los premios. En tamaños pequeños imita muy bien arañas y hormigas. Ardillas Beetle 115
  • 117. Anzuelo: TMC 200R o similar, en tamaños 4 al 10. Hilo: 6/0 negro. Cuerpo: Foam negro. Sustituto: Goma Eva negra. Caparazón: Foam negro. Patas: Dos pares de elásticos negros redondos. Indicador: Foam naranja. (sustituto: Goma Eva naranja). Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo. Corte un trozo largo y delgado de foam negro (ver foto) que sea acorde con el tamaño de su anzuelo, y átelo por uno de sus extremos por detrás del ojo del anzuelo, construyendo hacia atrás el cuerpo de la mosca hasta donde comienza la curvatura del mismo, dejando libre el trozo de foam sobrante. Asegure firmemente el cuerpo con el hilo, para que no de vueltas sobre la pata del anzuelo. Paso 2 Tome el trozo sobrante de foam y colocándolo sobre el cuerpo forme el caparazón de su escarabajo. En el tercio delantero de su mosca amarre el caparazón firmemente y comience a colocar las patas de goma. Primero un elástico por un lado (con el que construirá 2 patas), y luego otro elástico por el otro lado (formando las otras 2 patas). Verá que la parte trasera del caparazón será un poco más ancha que la parte delantera que construiremos a continuación. Paso 3 Luego, construyendo el indicador de picada, tome un pequeño trozo de foam naranja (cuyo ancho no exceda el ancho del caparazón) y amárrelo por sobre el caparazón en el mismo lugar donde ató el primer grupo de patas, tal como se muestra en la foto. Deje libre el sobrante de foam naranja. Tome el foam negro con el que construyó el caparazón y llevándolo hacia adelante, amárrelo justo detrás del ojo del anzuelo. Corte el sobrante. 116
  • 118. Paso 4 Donde amarró el caparazón detrás del ojo del anzuelo, vuelva a atar patas de goma. Un elástico por un lado (con el que construirá 2 patas), y luego otro elástico por el otro lado (formando las otras 2). Con ello se verán 4 patas por cada lado, que salen desde el tercio delantero de su mosca. A continuación tome el trozo de foam naranja que quedó libre y llevándolo hacia adelante amárrelo donde terminó de atar el caparazón y las patas delanteras. Corte el sobrante, anude y cemente. Carlos Correa F. 117
  • 119. Historia Al escuchar por primera vez el nombre Chernobyl Ant (Hormiga de Chernobyl), sólo atiné a pensar que mis amigos Pablo y Patricio, me jugaban otra de sus conocidas bromas. ¿Hormiga radioactiva pensé? La descripción de la misma no podía sino dejar perplejo a cualquiera. No lograba comprender cómo algo con tal dimensión, forma y diseño, pudiera tener la efectividad que apuntaban. Al correr de la conversación me percaté que el relato adquiría tono serio y que realmente, la bendita mosca, brindaba excelentes resultados en muchos ríos y lagos de los Estados Unidos. Pablo llevaba varios años usándola, desde que la descubriera por primera vez -- hacía cuatro años -- en el área de Montana. Luego me enteraría que representaba uno sus patrones predilectos en aguas de los fiordos de todo el sur de nuestro país. Mi pregunta surgió de inmediato: ¿funcionaría en las aguas que yo visitaba? Sólo había una forma de saberlo. Debía atarla y probarla. Reuní los antecedentes para hacerlo. No fue una tarea fácil, por cuanto la misma no se encontraba, ni encuentra, a la venta en Chile. Recurrí entonces a quien sabía la ataba y que asimismo, guardaba múltiples variedades de ésta. Irrumpí en el más preciado tesoro de este personaje. Fueron varias y largas visitas, historias y cuentos. Pablo no es un hombre callado. Gracias a Dios, debo decir, en ocasiones. Su locuacidad y amistad, me permitieron obtener gran parte de la información respecto de su uso en Chile. Algo que probablemente, sólo algunos guías norteamericanos que invaden nuestras aguas durante la temporada, guardaban como santo secreto. Para las técnicas aguas de la hermosa zona de Coyhaique y sus alrededores. ¿Qué imita una Chernobyl Ant? "La verdad es que nada en particular", me señaló Pablo. "Es uno de los llamados attractors, y por lo mismo, su objetivo, tal como lo menciona su nombre, es atraer peces. Originada en Montana, Estados Unidos, se cree que su desarrollo se inspira en la forma de un grillo de grandes proporciones que habita en la zona. El llamado Mormon Cricket. Éste, sin embargo, rara vez cae en cursos de agua que en la virtuosa Montana, pueblan cutthroats, cutbows, arcoiris, marrones, whitefish, y escasos grayling". Y continuó. "Fueron Harry Piper y Jim Brungardt, mis grandes amigos de la ciudad de Bozeman, quienes me la enseñaron por vez primera. En aquella ocasión pescábamos junto a Harry, un sector del cañón del Río Yellowstone llamado Black Trail Bridge. Nunca logré comprender cómo, peces extremadamente selectivos, en reiteradas ocasiones preferían este enorme y horrible patrón, a delicadas Pale Morning Duns y Blue Winged Olives, e imitaciones de saltamontes como el Whitlock, Dave's y Parachute Hopper. Cuando nada funcionaba, atábamos Chernobyl Ants al extremo de nuestro tippet, y el misterio se resolvía". 118
  • 120. Una sonrisa se dibujaba en la cara del relator. "¿Sabes Claudio? Me tenté a probarla en Chile. Lo hice solo. Durante años. Escondiendo el patrón de otros que me acompañaban en esas salidas. No deseaba escuchar mofas. No es éste lo que podríamos considerar un patrón tradicional. De seguro los llamados "puristas" se infartarían al conocerla". "¿Y tuviste éxito?", interrumpí. "Si", fue la menuda respuesta con que Pablo terminó, para después detallarme la técnica de su atado y uso, junto con convencerme de probarla. A continuación los pasos prácticos para atar esta sencilla y efectiva mosca. Luego, los secretos de su uso. Materiales • Anzuelo: Tiemco 300 # 6-8-10-12 o similar. • Hilo: hilo negro encerado diámetro 6/0 (black waxed thread # 6/0). • Caparazón (abdomen y tórax): espuma negra (black foam). • Cuerpo (abdomen y tórax): hilo negro encerado (black waxed thread) y/o "floss" de variados colores y/o fibras de cola de pavo real (peacock herl) y/o lana acrílica antron (antron yarn) en varios colores. • Patas: patas de caucho negras y redondas (black round rubber legs). • Indicador: lana acrílica antron (antron yarn) naranja o roja. El Atado Disponga el anzuelo en la prensa correcta y firmemente. Inicie con el hilo negro y desde el primer tercio hacia atrás, el embarrilado del anzuelo, de manera ordenada y pareja. Deténgase en aquel punto ubicado exactamente donde la curvatura de éste se presenta -- fin del "shank" -- y que por lo general, corresponde al extremo de la rebarba del mismo. En este lugar lleve a cabo el atado de espuma y cuerpo. En primer lugar, ate un trozo de espuma negra, cuyo largo debe exceder el del total del anzuelo, en un ancho que le ruego deduzca de la fotografía inserto que presentamos. Más tarde explicaremos cómo acortarlo a medida. Dicha espuma deberá hacerla firme al extremo ya mencionado, cuidando de que la misma se apriete por sobre la cama de hilo que Ud. ya ha formado. Con la espuma mirando hacia el lado opuesto del ojo del anzuelo, ate dos a tres fibras de pavo real (escoja aquellas más largas, dada la dimensión del anzuelo que utiliza) de manera conjunta, y en el mismo sitio donde hizo lo propio con la referida espuma. Avance con el hilo, de manera pareja y ordenada, en dirección al ojo del anzuelo, deteniéndose en 3/5 de distancia desde la curvatura del "shank", medida hasta el ojo del anzuelo. Tome las hebras de pavo real, las que puede atar una a una, o bien de manera simultánea, hasta donde se encuentra su hilo detenido. Con éste, cierre y asegure las hebras o fibras de pavo real, en este punto específico. Corte el exceso de las mismas, a ras. 119
  • 121. Tome el cuerpo de espuma y posiciónelo por sobre el anzuelo, desde atrás hacia delante, cubriendo la cara superior de las hebras de pavo real. Guarde especial cuidado en la ubicación adecuada de la referida espuma. En idéntico punto donde ha cerrado el atado de fibras de pavo real, asegure la primera sección de espuma presionando la misma con el hilo, tan fuerte como pueda, sin embargo, guardando la precaución para no cortar la hebra que utiliza. Asegure ordenadamente y con las suficientes vueltas requeridas, de tal forma que la espuma no gire sobre la base del anzuelo, y asimismo, cuidando que la cantidad de hilo utilizada no sea excesiva de tal forma de no abultar la zona que trabaja. Corresponde entonces, atar los primeros dos pares de patas. Utilizando las mismas, fabricadas en caucho de color negro y redondas (no sirven patas planas o rectangulares, por cuanto no producen el efecto deseado), y en un largo idéntico al del anzuelo en su extensión mayor, posicione éstas, una a una, guardando la precaución de que el tramo más largo y posterior no exceda la curvatura del anzuelo o "shank". El tramo superior debe exceder, por tanto, el ojo del anzuelo, medido paralelamente al mismo. Apriete firme y rígidamente por el costado, una a la vez, nuevamente cuidando no abultar con hilo dicha zona, como asimismo de no cortar éste debido a excesiva tensión. Levantando con sumo cuidado la espuma hacia el llamado "shank", y despejando el área inmediatamente posterior al punto que recién ha finalizado, ate nuevamente dos a tres fibras de pavo real, las que deben mirar hacia la curvatura del anzuelo y no su ojo. Ello, con el objeto de cubrir la sección donde enganchará las mismas en el anzuelo y presentar una mosca bien terminada. Corte el excedente de fibras de pavo real, a ras. Lleve ahora el hilo hacia delante rumbo al ojo del anzuelo, dejando un adecuado pero pequeño espacio previo al mismo, lugar donde cerrará y terminará el atado de su mosca. Hago hincapié en este punto, por cuanto es usual, observar como atadores olvidan el dónde cerrar y finalizar el atado, consiguiendo luego de un prolijo trabajo, cabezas deformes y que cubren el ojo del anzuelo. Gire sobre el anzuelo las hebras de pavo real, deteniéndose en el punto donde posiciona su hilo, amarrando éstas y cerrando. Corte el excedente de fibras, a ras. Es aquí, de suma importancia, el corte a ras, de tal forma de no abultar la cabeza. Voltee la espuma hacia el ojo del anzuelo, y cubra el mismo, guardando las mismas precauciones ya citadas. Ate la espuma en este punto, y a continuación coloque sobre ésta una pequeña porción o "mota" de lana acrílica, la que servirá para visualizar con mayor facilidad la mosca sobre la superficie. Amarre este indicador en el mismo punto donde ha atado anteriormente la espuma. A continuación debe colocar las patas de goma que harán las veces de antenas y primer par de patas. En este caso, el largo de las mismas no debe exceder de 3/4 del largo del "shank". Para obtener un largo apropiado, le sugiero comparar de manera aproximada, el largo del sector que hará de primer par de patas, junto al largo del primer par de patas traseras (aquellas que apuntan hacia el ojo del anzuelo y que constituyen el segundo par de patas de cabeza a tórax). Los largos deben ser similares, sino iguales. Las antenas, por lo general, algo más cortas que el primer par de patas. Para terminar el atado, levante la espuma hacia atrás con sumo cuidado, y luego pase el hilo bajo ésta, acercándose al ojo del anzuelo. Retroceda, luego de algunas pasadas de hilo en este tramo y sobre el anzuelo, hacia la espuma en el punto donde ésta ha sido estrangulada y reapriete la misma. Ello fijará de mejor manera este débil pero importante punto. Nuevamente, levante la espuma, para ahora terminar la cabeza, y rematar con un "whip finisher" y unas dos o tres vueltas junto a un nudo de cierre. 120
  • 122. Tome finalmente la espuma y corte perpendicular y rectamente la misma (utilice un solo corte), a un nivel inmediatamente anterior al término de la cabeza del anzuelo. Aplique una pequeña porción de cemento en la cabeza y bajo la espuma, sólo con el objeto de sellar el nudo referido. No abuse del mismo. Puede reemplazar a gusto, el uso de fibras de pavo real ("peacock herl"), por "floss" en variados colores, como asimismo, lana acrílica ("antron yarn"), o el llamado "micro- chenille". Este último, sin embargo, el material menos sugerido por su gran capacidad de absorción de agua. Su Chernobyl Ant se encuentra ahora lista para flotar y atraer grandes truchas. ¿Cómo pescarla? Habrá ya deducido que es esta una mosca seca. Preséntela en "runs" (correntadas medias) de preferencia, y ocasionalmente en "riffles" (correntadas mayores) y "pools" (pozones). Al hacerlo, olvide las técnicas tradicionales. Hágalo a media distancia y arriba del área que desea cubrir o ejemplar que ha ubicado, gracias a un lanzamiento "up and across" (arriba y en diagonal). Deje que la misma derive sin dragar (rayar) la superficie, y a la vez, agítela suavemente, por medio de un movimiento lateral, corto y zigzagueante de la punta de su caña. Esta última debe encontrarse en idéntica posición a la utilizada en el llamado "high sticking". Esto es, arriba y en un ángulo sobre 45°, con respecto a la superficie del agua. Una vez depositada en la superficie, inicie la acción que le entregará vida al patrón. Para ello, mantenga siempre su caña en alto, batiéndola como se ha indicado, y recogiendo el exceso de línea sobrante que pueda generarse. Debe Ud. mantener tensión relativa sobre la misma, pero que, sin embargo, no genere el indeseado efecto de dragado sobre la superficie. Detenga el baile que entrega con su puntera a la mosca, cuando ésta aproxime al ejemplar que intenta cobrar, a una distancia no menor de 1 metro. De no hacerlo, alertará a su presa, provocando la huida de la misma, de manera casi instantánea. Al clavar el anzuelo, deberá hacerlo hacia arriba, para lo cual y merced a la técnica señalada, contará con reducido espacio. Deberá, por tanto, clavar tan violentamente como el diámetro del "tippet" que utiliza lo permita. No olvide esta última recomendación. Es difícil entregar una sugerencia absoluta respecto de cuándo clavar el anzuelo. Sin embargo, y como regla, le sugiero no impacientarse. Gran cantidad de picadas son perdidas, debido a que la clavada en la mandíbula del ejemplar, se ejecuta mucho antes de lo necesario. Pablo señala lo siguiente: "Por lo general, clavo el anzuelo, en el preciso instante en que observo cómo la trucha se sumerge con el patrón en sus fauces. Esto, sin embargo, en ejemplares que pueden considerarse de gran tamaño. Me refiero a truchas sobre 1 a 2 kilos de peso. En ejemplares más pequeños, el pique y clavada se hace muchas veces extremadamente difícil, a raíz de la composición y textura de este patrón. ¿Cuándo clavo? Cuando siento que debo hacerlo", finaliza. Espero puedan atar y disfrutar junto a esta mosca. Les puedo asegurar que se llevarán más de alguna sorpresa. Así me sucedió, cuando infructuosamente y luego de intentar con los llamados patrones "tradicionales", decidí variar a una Chernobyl Ant, para comprobar que aquel gran ejemplar de arcoiris que intentaba por largo rato, subió por ella en mi primer lance. Deseo finalizar diciéndole que no es éste un patrón para los llamados ríos de la Zona 121
  • 123. Central de Chile, sino para aquellos llamdos "freestone" (fondo rocoso y provenientes de aguas nieve) y algunos pocos "limestone" (fondo de gravilla, arena y barro, provenientes de vertientes), ubicados en la llamada Región de Los Lagos, Zona de Aysén y en Magallanes. Buena suerte. 122
  • 124. Empezamos temprano en la mañana. Como a las 7AM. En estos días, cuando la temporada de truchas se termina, los días comienzan más tarde en la Región de los Lagos, por lo que pudimos apreciar el amanecer en el Río Petrohué. La calma se sentía por todos lados. La ausencia de viento, combinada con la ausencia de actividad en la superficie y la neblina reinante, lograban una sensación indescriptible. Poco más de una hora más tarde, cuando seguíamos sin lograr una sola picada, comenzamos a ver algunas caddis en el aire. Al comienzo fue muy suave, unos pocos especimenes volando. Pero en pocos minutos empezó a sentirse con más fuerza la eclosión de estos insectos. Poco a poco la cantidad de adultos de caddis aumentó, llegando al punto en que chocaban con nosotros y con nuestras cañas. Nuestro primer reflejo era casi evidente: sacamos imitaciones de estos adultos y los presentamos en runs y riffles con gran delicadeza. No sólo no tuvimos picada alguna durante la completa duración del proceso, sino que no logramos ver más que una o dos tomadas de superficie. Es decir, quedó claro que las truchas presentes no estaban alimentándose de los adultos. Sin lograr descifrar el misterio (aunque teniendo una clara sospecha), seguimos caminando río abajo. Una hora después estábamos los mismos cuatro pescadores lanzando nuestras moscas en diversos puntos de un largo recodo del Petrohué, parándonos entre las rocas asomadas cerca de la orilla y rodeados por pozones significativos, que eran flanqueados por fuertes tramos de corriente. Un par de fuertes picadas (y cortes del 5x, desgraciadamente), demostraron no sólo 123
  • 125. la presencia inequívoca de grandes truchas, sino que su voluntad a alimentarse, o al menos a atacar nuestras moscas. Pasó el rato y poco a poco comenzaron a aparecer las mismas caddis que habíamos presenciado temprano en la mañana. Al comienzo no eran muchas, pero a medida que pasaban los minutos, más y más adultos parecían revolotear a no más de uno o dos metros de la superficie del agua. Los montones de insectos se transformaron en un caos, en que cientos y miles de estas moscas se movían de un lado a otro, cubriendo casi cualquier espacio entre las rocas. Una vez más, nuestra emoción no fue acompañada por las esperadas tomadas frenéticas en la superficie, sino que fuimos testigos de cómo, poco a poco, en los pozones que nos rodeaban, decenas de truchas, algunas de un par de kilos de peso, se asomaban fuera de las sombras y se mantenían a media profundidad en la columna de agua. Se encontraban en clara actividad alimenticia, lo que se apreciaba por sus movimientos de un lado a otro y sus abrir y cerrar de bocas. Pero en la superficie, nada. Mientras algunos ya habíamos abandonado muy temprano la idea de tomar truchas en la superficie y presentábamos diversos patrones de inmaduros de caddis (larvas, wet flies del tipo soft hackle, etc.), Patricio decidió tomar una idea radical: a su línea de punta de hundimiento, una T200, puso un pedazo de líder relativamente delgado y anudó una Elk Hair Caddis. Claramente, la combinación con esa línea no lograría que el patrón flotase, pero el propósito estaba claro. La paseó sólo dos veces por delante de una pareja de truchas que se alimentaba activamente. La picada fue evidente y la trucha finalmente quedó en sus manos, para con una rápida maniobra de retiro de la mosca, volver al trecho de agua y continuar alimentándose, como si nada hubiese pasado. Esta anécdota ocurrió sólo algunas semanas atrás, en un viaje que realizamos algunos miembros del staff a la Décima Región de Chile, donde pudimos hacer un interesante reconocimiento del valle del Río Petrohué y sus afluentes. Aunque tuvimos innumerables historias más en aquellos días, este hecho puntual resultó más que significativo y vino a reforzar fuertemente la idea, que ya teníamos, de escribir en conjunto esta serie de reportajes dedicados a aquellos insectos que emergen y también a los que se sumergen, siempre siendo acosados con mucho interés por las truchas mientras se mantienen justo debajo de la superficie del agua. Vamos por partes. Hace mucho tiempo se comenta el hecho de que aquellas dramáticas y densas eclosiones, con nubes de adultos volando, no ocurren tan frecuentemente en Chile como en otros países, sino que se perciben eclosiones mucho más suaves y a veces, extendidas en el tiempo. Aún así, sabemos que las truchas están dispuestas a tomar moscas directamente de la superficie, porque lo hemos visto en terreno y comprobado con la práctica. Sin embargo, el simple y claro hecho de que nuestras aguas ofrecen eclosiones más lentas y suaves, no impide que los peces aprovechen estas situaciones para alimentarse con gran abundancia ... bajo la superficie. En la mayoría de los insectos de desarrollo acuático, la mayor parte de su vida transcurre como un inmaduro que ronda el fondo de un río. Hemos aprendido a enfrentar este hecho que se extiende en el tiempo con gran eficiencia, siempre presentando pesadas larvas y ninfas, con técnicas de derive libre y controlado, manteniéndolas cerca del fondo. Sin embargo, esos cortos instantes en que estos inmaduros pasan a la siguiente etapa de su metamorfosis, se producen con mayor abundancia y quedan mayormente expuestos a los peces dispuestos a engullirlos. 124
  • 126. Se dan tres condiciones que declaran una alimentación masiva por parte de los peces, en relación al movimiento de estos insectos. En primer lugar, aparecen los insectos que ascienden desde el fondo hacia la superficie. Esto se da en las mayflies, las caddisflies, y las midges. En la mayoría de estas especies son las ninfas (mayflies) y las pupas (caddis y midges), las que se sueltan del fondo y comienzan a ascender por la columna de agua. Cuando los peces las detectan, usualmente ya van llegando hacia la superficie y resultan un bocado abundante y a la vez muy fácil de tragar. En muchas de estas especies con ejemplares de relativo mayor tamaño, estos inmaduros al llegar a la superficie, rápidamente logran romper su exoesqueleto y emerger al aire como adultos alados. Si las truchas detectan a estos insectos emergiendo justo bajo la lámina superficial, los atacan con mayor decisión y usualmente son aquellas las tomadas más violentas que detectamos en la superficie (ya que cuando están tragando adultos posados sobre ella, las tomadas son más sutiles y suaves). Obviamente, resulta más fácil ubicar y enfocarse en insectos que están en proceso de emergencia, y Pupas de caddis emergiendo. particularmente ya que en Chile las eclosiones no ocurren con la misma densidad y velocidad que en otros países, las truchas tienen tiempo de sobra para dedicarse a estos emergentes. Emergentes de Mayfly. Uno llegando a la superficie y el otro eclosionando en la lámina superficial. En algunas especies de menor tamaño, como es el caso de la familia de las Baetis, en las mayflies, y varias especies de caddisflies, particularmente en el caso de la familia Hidroptilidae, e incluso la mayor parte de las especies de midges, cuyos tamaños son realmente pequeños, romper la tensión superficial resulta más que un esfuerzo, lo cual llevo algo de tiempo. Esto, por supuesto, se transforma en una oportunidad muy cómoda de alimentación para las truchas Pupas de diferentes especies de mosquitos (midges) del orden Diptera Sigamos el ciclo de la eclosión. Varios ejemplares de los insectos logran emerger y se quedan unos instantes en la superficie para secar sus alas y poder volar. Esto toma unos segundos, e incluso un par de minutos. En ese lapso, particularmente en las agitadas aguas de un río, se producen numerosos 125
  • 127. accidentes, con adultos emergidos que son tragados por la turbulencia y se hunden, con alas y todo. Tal es el caso de varias especies de mayflies. Esto también lo reconocen los peces y puede que en algún momento o sector particular del río se concentren en insectos alados sumergidos justo bajo la superficie. Adulto de Mayfly sumergido por accidente Posteriormente, cuando consideramos a aquellos insectos retornados al agua, es decir, las hembras de la gran mayoría de las especies de mayflies, caddisflies, stoneflies, alderflies, midges, etc. luego de poner los huevos se produce la rendición casi automática del insecto que ha cumplido su ciclo completo, y muchos de ellos se hunden, quedando expuestos bajo la superficie al igual que el caso de los recién emergidos que se hunden. Finalmente, existe el caso particular de algunas especies de caddisflies cuyas hembras no se posan en la superficie para depositar los huevos, sino que se sumergen con gran decisión hacia la grava del fondo para ovipositar. Esto da dos oportunidades a los peces de hacerse de un fácil bocado: al sumergirse y al emerger por segunda vez. En otras palabras, hay una infinidad de oportunidades de engullir insectos que están en proceso de emerger, o bien que se han hundido por accidente o incluso para depositar sus huevos y terminar su ciclo. Las truchas han Caddis sumergiéndose. sabido de esto por siempre y en el caso de las truchas introducidas a Chile, Se la conoce como rápidamente detectaron que estas oportunidades resultan abundantes e Diving Caddis incluso mucho más atractivas que el aprovechar los insectos adultos posados sobre la superficie. Para enfrentar estas situaciones, que no son nuevas en Chile ni en ningún otro lado, por varios siglos diversos pescadores con alma de científico (y científicos apasionados por al pesca), han buscado la manera de reconocer estos insectos e imitarlos adecuadamente, utilizando patrones que no sólo se asemejan estéticamente a los naturales, sino que su construcción y materiales utilizados demuestran un comportamiento que es equivalente a los insectos reales. Además de estos patrones, claramente el uso de una técnica de presentación precisa puede lograr el éxito rotundo en las condiciones adecuadas. En esta corta serie de siete artículos mostramos no sólo algunas técnicas adecuadas de presentación de las imitaciones, sino que entraremos a fondo en las diferentes corrientes de montajes de moscas que han logrado simular casi a la perfección el patrón visual que los peces buscan cuando alguna de estas emergencias (o sumergimientos) se presentan. Históricamente, miles de patrones se han diseñado para cumplir con esta necesidad. Sin ir más lejos, el concepto de Wet Fly (que aunque en Chile traducimos como mosca húmeda, en España se la conoce como “mosca ahogada”, que dado los conceptos descritos en este reportaje resulta más que sugestivo). Dentro de estas imitaciones, hablamos con lujo de detalle de tres tipos particulares de estas llamadas wet flies, que se refieren a tres estilos particulares de moscas, algunos originados en Europa, mientras que otros son el fruto de la adaptación a aguas americanas. Por un lado, lo invitamos a leer acerca de las tradicionales wet flies aladas, de las cuales existen patrones creados hace más de un siglo que al día de hoy siguen produciendo 126
  • 128. excelentes resultados. En particular incluimos un ejemplo de wet fly alada, utilizando fibras de las plumas de los particulares gallos de león. También entramos en detalle en las peculiaridades de aquellos patrones conocidos como soft hackles, y mostraremos en detalle el método de atado de una de ellas, que consiste en una adaptación de un patrón de soft hackle clásico, a las aguas chilenas. Finalmente incluimos en nuestra lista de patrones a aquellos que fueron catalogados a comienzos del siglo pasado, por autores norteamericanos como la mezcla perfecta entre una mosca y una ninfa (fly & nymph: flymph). En este grupo analizaremos con detalle los pasos para montar una adaptación a Chile de una flymph, llamada la Patagonia Flymph. Por supuesto, entraremos en detalle en las técnicas de presentación de cada una de ellas, pero particularmente hemos querido incluir algunas técnicas de fácil aplicación que permita a los pescadores detectar qué fenómeno está ocurriendo y en cual de los estadios de desarrollo de los insectos es que las truchas se han concentrado en un momento en particular. De esa manera, episodios como el que vivimos en el Petrohué hace sólo algunos días, no terminan en agarrarse la cabeza para tratar de entender por qué tantas truchas ignoran una abundancia tan expresiva de caddisflies volando, sino que permitirá que aprovechemos las condiciones y las enfrentemos con la técnica y la imitación más adecuada. 127
  • 129. Parte 2 - Tradicionales Wet Flies con Alas • Parte 1: Introducción. "La Importancia de los Insectos Emergentes en Chile" • Parte 3: Un grupo de moscas, llamadas "Soft Hackles". • Parte 4: Un grupo de moscas, llamadas "Flymph". • Lea también cómo atar “Una Wet Fly con Gallos de León”, de Patricio Brown Trout. Texto: Rodrigo Sandoval Llevaba ya dos o tres días pescando en la zona de Junín de Los Andes, en la Patagonia Argentina, aprovechando una temprana temporada de pesca de truchas, a principios de noviembre. Mis anfitriones argentinos decidieron moverse a la zona de Bariloche, nuestro centro formal de operaciones. Fue así que llegué a conocer el Río Pichileufu. Llegamos a media mañana, en un día esplendoroso, radicalmente distinto de los nublados, fríos y lluviosos días de Junín. Cuando me bajé de la camioneta, pensé que había venido demasiado abrigado, ya que una camiseta de polar de expedición me cubría bajo los waders y chaleco de pesca. Opté simplemente por armarme y salir a lanzar moscas en este hermoso río de la estepa Patagónica y sufrir el calor pronosticado para ese día. Comenzamos lanzando ninfas en diferentes recodos, uniones de corriente, runs, riffles, y todo tipo de estructura que encontrábamos. Algunos lograron esporádicas picadas, pero aún así fue una mañana muy interesante. Cuando íbamos rumbo al auto, para comer algo y continuar con la sesión de la tarde, comenzó a nublarse rápidamente, acompañando el escenario con un viento que iba en creciente aumento, al punto que al llegar al vehículo una fina lluvia me pegaba de lado en el lado derecho de mi cara, y francamente el sofisticado polar no era capaz de protegerme del mutante clima. Pero eso no era todo. Una sopa calentada con un anafre, acompañado de un sabrosísimo salame cortado con cuchillo y compartido entre los cuatro, se vieron interrumpidos por una súbita desaparición del viento y la aparición de blancos copos congelados desde el cielo. “¡Es verdad! ¡Está nevando!”. Yo mismo no daba crédito a mis ojos. Era un espectáculo increíble. Tanto así que decidí pararme a la intemperie y ser cubierto por los copos de nieve (ya me 128
  • 130. había abrigado adecuadamente). ¿Detuvo eso el día de pesca? ¡No señor! A los pocos minutos, y con la nieve aún cayendo, volvimos a recorrer el tramo que nos separaba del río. Al llegar notamos algo aún más notable … ¡había una eclosión de mayflies en progreso! Y por supuesto, las truchas ya lo habían notado y se percibían tomadas de superficie en diferentes lugares de un largo run. “¡Al ataque!”. Mis compañeros comenzaron lanzando sus Adams y otras derivadas con gran entusiasmo en diferentes puntos del run. Yo hice lo mismo, pero me tomó menos de 5 minutos darme cuenta que estas truchas no pretendían tragarse nada que flotase en la superficie. Aparte de pasar unas 10 veces con mi mosca intacta por un sector con evidente actividad, las mismas tomadas permitían ver algo de violencia en el ataque, dejando ver incluso los lomos de marrones y arcoiris. Esa parte de la historia yo ya la conocía, así que cambié rápidamente la estrategia. Saqué un pedazo de tippet 5x de unos 30 cm, se lo agregué al final de mi Adams, y en esta nueva punta até una Hare’s Ear Wet, un diseño de wet que adopté unos años antes, con excelentes resultados en el Río Maule en verano. Por supuesto, ya adivinaron el resto de la historia de ese día … primer lanzamiento, primera picada: una hermosa arcoiris de cerca de 1 kg. Segundo lanzamiento, otra igual. Tercer lanzamiento, una marrón de similar tamaño. Cuarto lanzamiento, nuevamente marrón. Quinto lanzamiento … no ocurrió, porque fui expulsado del run, previo a delatar el secreto y entregar un par de moscas wet similares. Fue un día memorable, en el cual las truchas se concentraron evidentemente en los insectos eclosionando, pero justo bajo la superficie. (Un efusivo saludo a Jorge, Santiago y Richard … fue un viaje genial. Gracias). Hare's Ear Wet Cuando quise saber más acerca de las tradicionales Wet Flies (que no son ninfas, ni secas, ni streamers), me llamó la atención que dentro de la literatura que yo más consulto (originaria de los EEUU), hubiese pocas menciones de esta “raza de patrones”, cuando se supone que son las primeras que se diseñaron, y en Europa, tanto en Inglaterra como en España (donde se las conoce como “Moscas Ahogadas”, que me parece hoy mucho más descriptivo), son estilos de moscas sumamente difundidos. 129
  • 131. Me encontré con la respuesta en el interesante libro “Wet Flies” de Dave Hughes, donde con gran claridad se describe qué pasó en los EEUU con esas moscas. Resulta que cuando la pesca con mosca llegó con mayor presencia al país del norte, comenzó por la costa Atlántica en el siglo XIX. Las truchas que los británicos se encontraron fueron brook trout (trucha de arroyo, que en realidad está clasificada como un salvelino – Salvelinus fontinalis - y no una trucha). Estos peces, adaptados a ambientes donde la comida era relativamente escasa, se abalanzaban sin timidez a cualquier cosa de forma de insecto, sin demostrar mayor selectividad. Se las tildó de “estúpidas”, cuando en realidad se trata de una agresividad natural y estratégica de esta especie, que había logrado persistir donde los organismos de su dieta eran difíciles de atrapar. En ese entonces, los patrones que se utilizaban eran más bien de atracción que de imitación. Cuando las brookies fueron gradualmente reemplazadas por las marrones, importadas expresamente de Europa para repoblar lugares que rápidamente iban siendo degradados por el avance de la naciente civilización americana (se sabe que las truchas de arroyo son tremendamente sensibles a la calidad de las aguas), los pescadores se enfrentaron a truchas mayormente selectivas. Esto coincidió en el tiempo con el nacimiento de las moscas secas, que se volvieron ampliamente populares, y simultáneamente, se daba a conocer el gran trabajo del inglés G. M. Skues, el padre de las “ninfas”, por lo que el desarrollo de patrones en América se concentró en estas dos tendencias, perdiéndose en el tiempo el historial de clásicas wet flies de Europa. Fueron rescatadas parcialmente por algunos pescadores de principios del siglo XX, quienes adaptaron los conceptos de wet flies y desarrollaron otros modelos, resultando en estilos novedosos, pero muy efectivos. Pero esas moscas aladas, que se presentan bajo la superficie tomaron un semi-anonimato injustificado. Volviendo a Chile y fines del siglo XX. Por ahí por el año 1996, me encontré sentado en un salón del PW Country Club de Santiago de Chile, escuchando en vivo a Rick Hafele, y a mi lado estaba sentado Rodrigo Saelzer, hoy un destacado guía en Tierra del Fuego. Ambos aprovechábamos la inigualable invitación a asistir a éste, el segundo gran seminario de pesca con mosca en Chile, organizado por la hoy desaparecida tienda santiaguina Andean Trout Angler, para quienes trabajábamos como guías. En un momento, Rick comenzó a hablar de las diving caddis, hembras adultas de estos insectos, que no sólo retornan al agua para depositar, sino que además se sumergen para dejar los huevos en el fondo del río. Por supuesto, esta inmersión y posterior re-emergencia son excelentes oportunidades de alimentación para los peces. Antes de que Rick diera una lista de patrones y estrategias recomendadas, Rodrigo se apuró en recalcar que cuando comenzó a atar sus “moscas secas no flotaban muy bien, por lo que más que de vez en cuando se hundían, pero aún así conseguí buenas capturas”. Rick confirmó el hecho con la teoría de que estas “secas sumergidas” eran la perfecta imitación de la diving caddis, explicando así, el por qué de los diferentes diseños de wet flies, que más que parecer un insecto inmaduro, se asemejan perfectamente a insectos adultos, pero sumergidos. Insectos “Ahogados” ¿Cómo reconocer que los peces están concentrados alimentándose bajo la superficie. La primera clave es la presencia de una eclosión y poca actividad de truchas comiendo en superficie. La segunda clave, aunque se vea actividad, es que las tomadas son más bien violentas, e incluso se alcanza a ver cómo la trucha sube, toma y desciende, asomando el lomo sobre el agua en muchas ocasiones. Al alimentarse de estos insectos bajo el agua, la decisión debe ser más rápida, y por ello la violencia de la tomada, en comparación a la facilidad de tomar adultos sobre la superficie. Una lista de los insectos candidatos a hundirse, y por ende, ser engullidos por los peces, incluye los siguientes. Caddisflies - Tricoptera 130
  • 132. Las adultas recién emergidas son bastante rápidas en salir volando, por lo que no es común que sean sumergidas por accidente en la turbulencia de la corriente. Sin embargo, hay dos condicionantes significativas en estas especies. Primero, algunas de las especies eclosionan en el fondo del río y emergen como adultos ya formados hacia la superficie del agua. Entonces, la forma de estos emergentes no es igual a las pupas tradicionalmente en ascensión, sino que es una forma de adulto alado y formado, que emerge lentamente. Por otro lado, otras especies de caddis al volver al agua a depositar huevos, se sumergen para dejarlos en el fondo y luego emergen nuevamente. Entre estas especies se encuentran nada menos que varias de las clasificadas como Free Living Caddis y Net Spinning Caddis, de las familias de las Ryacophila e Hydropsyche, respectivamente, que son precisamente de las especies más abundantes en Chile y gran parte de Argentina, particularmente al norte de la Patagonia. Una vez más, estas caddis tienen una forma totalmente alada. Las truchas reconocen estos Caddis sumergiéndose. movimientos y atacan a las expuestas caddis bajo el agua, tanto en su Se la conoce como Diving Caddis viaje hacia la superficie, como hacia el fondo, pero por la naturaleza del proceso, es más cerca de la superficie en que éstas son detectadas y tragadas. Mayflies - Efemeroptera Muy pocas especies de mayflies eclosionan bajo el agua, pero las hay, aunque esto ocurre en unas pocas especies detectadas en los EEUU. No logré encontrar referencias en textos sudamericanos con respecto a estas variedades. Aún así, en estas particulares especies de mayflies, el exoesqueleto se parte antes de llegar a la superficie, a veces deliberadamente en el fondo del río y en otros casos se adelanta apenas bajo la superficie. Esto permite que las truchas, al darse cuenta de la presencia de estas aladas emergentes, las ataquen cerca de la superficie. A su vez, la mayor parte de las especies de estos insectos, en su estado de adulto recién emergido (subimagos), se quedan unos instantes en la superficie del agua esperando secar bien sus alas. Es en esos precarios instantes, que se extienden aún más en días fríos (lo cual explica parcialmente el fenómeno descrito en el relato al comienzo), en que estos insectos sucumben ante el oleaje y se ahogan, quedando justo bajo la superficie, lo cual se intensifica en sectores de agua muy agitada. Adulto de Mayfly sumergido por accidente Stoneflies - Plecoptera Estos insectos, en su proceso de emergencia, se arrastran por el lecho hacia la orilla y fuera del agua. Es en la superficie de las rocas donde eclosionan y aparecen como “pajarotes”. Si bien aquí no están a merced de los peces, son aves, sapos y ranas, los que dan cuenta de ellos. Sin embargo, son las hembras de estas especies las que retornan a agua para depositar los huevos, proceso que idealmente ocurre rápidamente en la superficie. Pero justamente si se da en sectores con mayor turbulencia, éstas se ahogarán, al igual que las mayflies. 131
  • 133. Según algunos escasos registros en los EEUU, existen algunas especies, particularmente con especimenes de pequeños tamaños como es el caso del grupo de las Little Brown Stoneflies, muy abundantes en nuestra región, que han registrado eclosiones en aguas abiertas (en la mitad del río). Esto no es común ni se ha registrado formalmente, pero de darse, sería una excelente oportunidad a probar el uso de wet flies, también. Alderflies - Megaloptera Este es un grupo más bien desconocido, pero no por eso, menos importante. Resulta que los adultos de alderflies son muy similares a las caddis, lo que explica su casi anonimato, producto de esta asociación visual con otro orden de insectos. Las larvas de alderflies también se arrastran fuera del agua para eclosionar y las adultas aladas depositan sus huevos cerca (pero fuera) del agua, lo cual las hace normalmente poco accesibles a los peces. Pero no Alderfly adulta siempre es así. Las alder suelen rondar el río donde ocurre el proceso y en varias ocasiones caen al agua. Particularmente no tienen una capacidad de flotación muy significativa, por lo que rápidamente se sumergen y son tragadas por los peces justo bajo la superficie. Atando Wet Flies Aladas Nuestro antecesores pescadores entendieron todos estos conceptos hace mucho tiempo y se concentraron en diseñar aquellos patrones que simularan con gran perfección este fenómeno de inmersión. Inicialmente, varios de los patrones de moscas húmedas eran réplicas de los adultos, tal como sus diseñadores los observaban fuera del agua. Pero esa apariencia no era la misma que bajo el agua, y llegó el momento en que se dieron cuenta de que necesitaban imitar la apariencia de éstos bajo el agua. March Brown Wet Por ello, los patrones más efectivos hoy en día ofrecen claves visuales mucho más precisas cuando son presentados bajo el agua, considerando aspectos anatómicos y de comportamiento de estos insectos. La Cola Presencia de colas es recomendable, aunque reconociendo que son sólo las mayflies adultas las que presentan colas más distintivas. El Cuerpo Diversos materiales de dubbing son lo más recomendable para el cuerpo, aunque tradicionalmente se hacía extensivo uso de la seda o floss. En diseños más modernos e 132
  • 134. impresionistas, el uso de materiales fibrosos acerca más el patrón a los naturales, tanto de mayflies, como de stoneflies y alderflies. Los colores más recurridos son más bien tonos de gris, marrón y verde, con ocasionales tonos más claros en crema y amarillo. En algunos patrones de atracción, las tonalidades rojas logran resultados interesantes. Adicionalmente, el uso de un ribete dorado o plateado siempre se orientó a simular el efecto visual de las burbujas de aire en el cuerpo del insecto bajo el agua. Esto se logra suplir en parte con el uso de materiales de dubbing denominados “flash dubbing”, que incluyen finas fibras reflectantes entre las fibras del forrado propiamente tal, con plateados para simular las burbujas de aire atrapado en los insectos. El lastre en términos prácticos es ajeno a estos patrones, aunque ocasionalmente es factible considerar una pequeña bola de acero (bead head) si se pretende imitar estos insectos alados que emergen desde el fondo. El Hackle Como en otros patrones, tanto de moscas secas, como de ninfas, se incluye una pluma enrollada justo por detrás de la cabeza. En las wet flies, este hackle – de ser usado; es opcional – se enrolla no más de tres veces y el mejor efecto se produce al extender estas vueltas por el tórax y no sólo detrás de la cabeza. Particularmente se recomienda el uso de plumas de fibras suaves, como es el cuello de gallina, y no los cuellos de fibras más rígidas utilizados en moscas secas. Todo en este tipo de patrones debe ser relativamente suave y blando. El Ala En una wet fly, obviamente el punto central es el ala. Una imitación adecuada de los insectos mencionados anteriormente reconoce la presencia evidente de las alas de todos estos insectos adultos, aunque debe considerarse la apariencia de éstas bajo el agua. Tradicionalmente se han usado secciones de las rígidas plumas de pavo o de alas primarias de pato. Pero si esta ala Hen Saddle Hackle queda mal montada, se transformará en un timón desviado que logrará hacer girar la mosca a medida que se la presenta con corriente, lo cual se aleja mucho del comportamiento de los naturales. Muchos autores contemporáneos recomiendan recurrir a materiales más suaves y blandos, como son las plumas de gallina y destacando el caso particular de las plumas de Gallo de León o Coq de León. En el estilo español de moscas ahogadas, el ala se arma en base a fibras seleccionadas de estas plumas Leonesas, y distribuyéndolas en forma de abanico, hacia atrás. Esta técnica se encuentra excelentemente descrita en “Una Wet Fly con Gallos de León”, de Patricio Brown Trout, un excelente atador chileno que ha adoptado tanto los materiales como las técnicas de España para diseñar los patrones más perfectos que he visto en el último tiempo. 133
  • 135. Plumas de Pato - de diversas partes Otros patrones pueden derivarse de ninfas clásicas, o incluso moscas secas, pero usando la técnica de montaje de wet flies, tal como la describe Patricio o bien siguiendo la plantilla visual de las tradicionales wet fly con alas más rígidas, e incluso utilizando otro tipo de pumas, como las flank. Una breve lista de patrones tradicionalmente utilizados en la costa Este de EEUU y en Inglaterra menciona a: Hare’s Ear Wet, March Brown Wet. Leadwing Coachman, Light y Dark Cahill Wet, entre los cuales hay algunos usando las alas más rígidas y otros con suaves fibras de pluma. Yo me quedo con estas últimas, aunque en la elección siempre hay mucho de preferencia personal (y reconozco que no soy bueno para atar las alas de quill) Dos patrones de wet fly, uno con hackle y el otro sin, ambos con ala de suaves fibras de pluma. Conclusión Este estilo de patrones es muchas veces obviado en nuestras aguas, precisamente por la influencia mosquera que tenemos de EEUU y por la falta de conocimiento del comportamiento de las especies en aguas chilenas, donde las eclosiones ocurren con diferente velocidad y densidad a otros lugares. Las wet flies son una solución más que precisa y logra precisamente el concepto de “igualar la eclosión” (Match the Hatch), de acuerdo no sólo a la especie, sino que a su comportamiento particular. Seguiremos hablando de otros estilos de wet fly, como las soft hackles y las flymph, así como de las técnicas de presentación, que en general son comunes a este estilo de moscas. Hasta la próxima. 134
  • 136. La Importancia de los Emergentes Parte 3 - Las Soft Hackles • Parte 1: Introducción. "La Importancia de los Insectos Emergentes en Chile" • Parte 2: Un grupo de moscas, llamadas "Tradicionales Wet Flies Aladas". • Parte 4: Un grupo de moscas, llamadas "Flymph". • Lea también cómo atar “La Puyehue Spider”, una interesante adaptación de soft hackle a aguas chilenas. Texto: Carlos Correa F. "Emergentes" sigue siendo un término que utilizamos los pescadores para referirnos a una etapa no necesariamente formalmente identifica por la ciencia de la entomología. Nos referimos a ese proceso que varios insectos de desarrollo acuático experimentan, cuando terminan su etapa inmadura y migran hacia la superficie del agua para muta en un adulto alado. Esta migración desde el fondo hacia la superficie sucede en las mayflies, en las caddis, los dípteros, e incluso en algunas especies de stoneflies. Emergentes de Mayfly. Uno llegando a la superficie y el otro eclosionando en la lámina superficial. Sin embargo, parece ser un estadio que ha sido tomado escasamente en cuenta. Particularmente en las aguas que más pesco, de la zona centro-sur de Chile, se da la característica de que muchas eclosiones de insectos transcurren con cierta lentitud (en comparación a los históricos registros de otros países y latitudes). Esta característica es un indicio claro y drástico de la importancia de imitar estos insectos emergentes adecuadamente bajo la superficie. 135
  • 137. ¿Cómo detectar que son emergentes los que los peces están tomando? Usualmente el tipo de tomada (más notoria y "escandalosa" que en el caso de moscas sobre el agua) es lo que delata el tipo de alimentación de las truchas. Adicionalmente, la presencia abundante de insectos volando en el aire, particularmente si se percibieron poco rato antes, puede indicar un contingente aún más masivo emergiendo bajo la superficie. Es aquí, en el caso de los emergentes en que las Soft Hackle entran a jugar un papel relevante. Este tipo de patrones se clasifican dentro de aquel grupo de moscas denominadas Wet Flies, o "Moscas Ahogadas" en español, aunque carecen de un ala como las tradicionales, lo que hasta cierto punto permite concentrarse en estos insectos emergentes en lugar de aquellos sumergidos, como es el objetivo más preciso de las Wet Flies Aladas. Pupas de caddis emergiendo. Sus orígenes se remontan a Inglaterra y al Reino Unido, cuando allá por el año 1496, Dame Juliana Berners publicara el primer libro sobre la materia titulado "The Treatyse of Fysshynge With an Angle". En el mismo incluyó el diseño y descripción de doce tipos diferentes de moscas, entre los que, por supuesto, se encontraban modelos de Soft Hackle. Posteriormente, ya en el siglo XIX apareció de manos de Stewart, un abogado escocés, en su libro "The Practical Angler" de 1857, tres de sus patrones conocidos hoy como las Stewart Spiders (Black Spider, Red Spider, Dun Spider). En términos generales, las Wet Flies pueden representar una amplia variedad de insectos en sus distintas etapas de desarrollo acuático, como asimismo, no imitar nada en particular, y sólo constituir un elemento de atracción para las truchas debido a su -- en orden de importancia -- acción, tamaño, forma y color. Una parte interesante de la popularidad de la Soft Hackle en los Estados Unidos de Norteamérica, se origina en el autor Sylvester Nemes, residente en Montana, EE.UU., quien la repopularizara en el país del norte, a mediados de la década de los 70, con la publicación del título "The Soft-Hackled Fly", precedido por "The Soft-Hackle Fly Addict", "Soft-Hackled Fly Imitations" y "Spinners". Las Soft Hackle Flies se utilizaban, sin embargo, desde varias décadas anteriores a la de publicación del primer escrito de Nemes que se cita. Pescadores y autores de la talla de Pete Hidy, James Leisenring, Ernie Schwiebert y el legendario Joe Brooks, la mencionan en todos y cada uno de sus textos, con lato detalle y descripción. Más recientemente, el destacado autor y pescador de mosca, Dave Hughes, la relanzó con la publicación del texto "Wet Flies". En el mismo, no sólo se cubre el atado de ellas, sino además y de manera excepcional, las técnicas de pesca y presentación de las mismas. Curiosamente, en el viejo mundo, léase Europa y en particular el Reino Unido, las Soft Hackle Flies han demostrado efectividad desde épocas inmemoriales. Esto habla de las disímiles técnicas y escuelas entre uno y otro continente. ¿Qué imita una Soft Hackle? Las Soft Hackle Flies, logran imitar a estos insectos emergentes con gran efectividad, pero su patrón visual va incluso más allá. En la práctica logran simular una amplia gama de alimentos, entre los que se encuentran imagos y sub-imagos nadando bajo la película de agua, así como 136
  • 138. ninfas o pupas de éstos emergiendo a la superficie. En virtud de ello, este grupo de moscas es fuertemente utilizado como "searching patterns", esto es, patrones que permiten con singular éxito y sin la imperiosa necesidad de conocer con precisión de qué se alimentan las truchas, cobrar piezas. Modelos de Soft Hackle Flies En términos generales, las Soft Hackle Flies son de confección simple y delicada. Se componen de un cuerpo fino y de un hackle suave, el que se ubica algo atrás de la cabeza de la mosca. Ocasionalmente llevan una porción de dubbing detrás del hackle, lo que es necesario en algunos modelos. En esencia, poseen un diseño atractivo y útil, y en extremo simple de atar. Caja de Moscas con Soft Hackles del autor Del patrón general descrito derivan una gran cantidad de modelos, fabricados con diferentes tipos de hackles -- todos blandos -- y variados materiales para el cuerpo. La experiencia recogida a lo largo de los años, me ha llevado a reducir su uso, sin embargo, a no más de seis o siete modelos, atados en diferentes tamaños, los que creo pueden considerarse de gran efectividad en muchas de nuestras aguas de Chile. Con ello, no obstante, no deseo desmerecer la efectividad de otros patrones, los que, sin embargo, no he probado con la insistencia de los que a continuación cito. • Partridge & Orange Soft Hackle (Perdiz y Naranja) • Olive Soft Hackle (Oliva) • Partridge & Yellow Soft Hackle (Perdiz y Amarillo) • Partridge & Red Soft Hackle (Perdiz y Rojo) • Pheasant Tail Soft Hackle (Cola de Faisán) • March Brown Soft Hackle (Oreja de Liebre) Es ésta última, la March Brown Soft Hackle, en atención a su gran efectividad en situaciones de gran disimilitud, una de mis soft hackles clásicas preferidas. El propio Dave Hughes la describe así: "Es una de mis moscas favoritas. La uso tanto en aguas calmas ("pools"), como en correntadas de ríos ("runs" y "riffles"). La utilizo cuando se observan emergencias de insectos, como cuando no las hay. Y así también, cuando hay truchas tomando en la superficie, como cuando éstas no están presentes". El propio Hughes define a este patrón como un "killer". Nociones Básicas de su Atado Los mejores hackles para esta familia de moscas, provienen de aves con plumas suaves y blandas, como son, las del pecho del Urogallo (Grouse), Gallina (Hen), y aquellas de la Perdiz Húngara (Hungarian Partridge). Prefiero personalmente las de esta última. Existen otras aves que también se utilizan, las que, sin embargo, no forman parte de mi stock, como el Starling, por 137
  • 139. ejemplo. Si se le presenta la oportunidad, no dude en adquirir la piel completa de las que aquí señalo. Le serán de muchísima utilidad, merced a que además de utilizarlas en las Soft Hackle objeto de este artículo, podrá usarlas como patas, al confeccionar las tradicionales ninfas y/o pupas. Le sugiero adquirir el mejor grado (medida de calidad en cuellos, monturas y pieles) que su bolsillo le permita, en particular si se propone atar Soft Hackles en tamaños # 14 y menores. Los materiales que visten el cuerpo, deben preferentemente provenir de animales no acuáticos, con el objeto de que los mismos no repelan el agua. Las pieles de conejo y liebre son una excelente elección, y además se encuentran en una amplia gama de colores. Así también, algunas pieles de ardillas. Es necesario además, un buen hilo de seda, en variados colores, tales como el negro, café, oliva oscuro, amarillo, naranja y rojo. A continuación, el atado de la que cité como mi predilecta, la "March Brown Spider". Es importante señalar que para atar alguno de los otros patrones descritos precedentemente, sólo le bastará seguir las mismas instrucciones que se indican en adelante, variando los materiales que utiliza. Materiales Anzuelo: # 8, 10, 12, 14, 16 y 18. Escoja aquellos específicamente diseñados para Wet Flies por cada fabricante. Utilice los de menor y mayor peso, dependiendo de dónde desee pescar la mosca. Hilo: 6/0 u 8/0, dependiendo del tamaño a atar. Color rojo, naranja opaco o café oscuro. Pruebe con todos los colores consignados. Ribete: Tinsel delgado, plano y fino, color oro o cobre. Si la desea pescar a mayor profundidad, sustitúyalo por alambre fino, color cobre o dorado. Cuerpo: Dubbing de orejas de Liebre o Conejo en su reemplazo. Color natural, con pelos intermedios, los que no deberá arrancar. Hackle: Plumas de Perdiz Húngara, de color natural. Instrucciones Comience haciendo una base de hilo sobre el shank del anzuelo. Luego, en la parte posterior del mismo, a la altura de la rebarba, ate un trozo de alambre, que luego usará para ribetear el cuerpo de su mosca. Luego de encerar el hilo, tome un poco de dubbing, y construya hacia adelante un cuerpo delgado, dejando un espacio suficiente para atar el hackle y efectuar el nudo final. Asegure firmemente con el hilo. Ribetee la mosca con el alambre o tinsel, hasta exactamente donde ubicará el hackle. Anude el hilo de alambre o tinsel, y corte este último a ras. A continuación, seleccione un pluma de Perdiz Húngara acorde con el tamaño del anzuelo (sus 138
  • 140. fibras no deberán sobrepasar el largo del mismo). Limpie la pluma, retirando cuidadosamente un lado completo de las fibras (de manera que sólo las fibras de un lado de la misma asomen). Esto permitirá no exagerar la cantidad de fibras de hackle que debe tener la mosca. Inmediato al ojo del anzuelo, ate firmemente la pluma por su quill (raíz de la pluma) más grueso. Corte el sobrante. Tome la punta de la pluma con una pinza para hackle (hackle pliers) y con cuidado comience a enrollarla sobre si misma, unas dos veces. Reitero, dos veces. No más. Sujétela con 3 ó 4 vueltas de hilo y corte el sobrante. Anude con dos nudos half hitch, dejando las fibras de la pluma orientadas levemente hacia atrás. No utilice cemento en la cabeza de este patrón. Asesinaría su elegancia y tradición. Su "March Brown Spider" está terminada. ¿Simple? Así es. Le sugiero adicionalmente leer en detalle las instrucciones de atado de la “La Puyehue Spider”, una interesante adaptación de soft hackle a aguas chilenas. ¿Cómo Pescar con Ellas? Lo esencial en este tipo de moscas es el suave movimiento que su hackle proyecta en el agua, dándole la apariencia de un "organismo vivo". Por lo mismo, tanto al pescar ríos caudalosos como pequeños esteros, lo más importante será la forma en que maneje la línea. Esta última deberá ser invariablemente floating, y unirse al patrón con líderes más bien largos, por lo general. Técnicas existen muchas, pero la más popular es la llamada técnica de swing. Ésta consiste en un cast up and across, para luego dejar que la misma línea "drague" a la mosca en su recorrido, otorgándole aceleración máxima al momento de estirar aquella "U", que en mosca seca tanto evitamos. Las tomadas, por lo general ocurrirán en ese momento. Otra técnica a usar, es la llamada drag free, tan utilizada en pesca con ninfas. Al igual que al presentar una mosca seca, esto es, up and across o across, deberá luego evitar que la Soft Hackle drague la película de agua inmediatamente bajo la superficie (a diferencia de una mosca seca, una Soft Hackle se ubicará inmediatamente bajo la superficie o aún más ahogada). Por lo general, esta última técnica se utiliza cuando de imitar emergencias se trata, a excepción de Caddisflies y algunas especiales emergencias de Mayflies. Todas las imitaciones de Stoneflies se efectuarán con la técnica de drag free y largos líderes. Le reitero, hablo de técnicas generales. Ud. deberá definir cuál utilizar, de acuerdo a la situación que en el momento observe. Es probable que un nuevo artículo en técnicas de presentación con Wet Flies, sea abordado pronto por Pablo Negri y quien escribe. Manténgase atento. Otra técnica popular es con casts río arriba, para luego dejar derivar la mosca unos segundos, y posteriormente recoger con movimientos o strips suaves, cortos y delicados. Igual técnica de recogida es sugerida en lagos y lagunas, ambiente donde las Soft Hackle siempre han dado buenos resultados. Esté siempre preparado, por cuanto, por lo general, las truchas tomarán esta familia de patrones, de manera rápida y violenta. Espero haberle ayudado a conocer un poco más sobre esta hermosa familia de moscas. Le deseo mucho éxito en su próxima salida de pesca con mosca. Y nunca olvide hacer un buen uso de estos patrones, practicando inequívocamente y de manera permanente, la maravillosa pesca con devolución. 139
  • 141. Parte 4 - Wet Flies sin Alas: Flymphs Lea además: • Parte 1: Introducción. "La Importancia de los Insectos Emergentes en Chile" • Parte 2: Un grupo de moscas, llamadas "Tradicionales Wet Flies Aladas". • Parte 3: Un grupo de moscas, llamadas "Soft Hackles". • Lea también cómo atar “La Patagonia Flymph”, de Patricio Brown Trout. Texto: Rodrigo Sandoval Confieso que cuando logré engañar mi primera trucha con una flymph, no fue a propósito. Me refiero a que no supe que lo que estaba presentando era una flymph. En realidad se trataba de mi segunda o tercera temporada pescando con mosca, y había llegado heroicamente a la zona de Futaleufú, luego de casi 48 horas de viaje terrestre en medios colectivos – incluyendo una noche durmiendo en un rincón de cubierta de la M/N Mailén, cruzando por mar entre Puerto Montt y Chaitén. Se trataba del Lago Espolón, cuyas aguas desaguan por el río del mismo nombre, para juntarse con “El Futa” unos 10 km más abajo. En este sector del lago, el desagüe comienza a formarse gradualmente, aumentando progresivamente la corriente, ya que la profundidad y ancho en ese sector son menores. Se percibe como un lento río que se desliza hacia el desagüe más turbulento. Era un día de mucho calor, y habíamos estado presentando moscas secas gran parte de la tarde. Moscas secas atractoras, de gran tamaño, y habíamos logrado muy buenos resultados. Pero la actividad hacia el final de la tarde había bajado considerablemente, por lo que decidimos abrir nuestras cajas de ninfas y buscar inspiración. Me enfoqué en un extraño patrón, similar a una Hare’s Ear, pero sin wingcase. Cuando la até sólo unas semanas antes, la idea había sido hacer precisamente una ninfa, pero me quedé sin material para el wingcase, así que la dejé con un cuerpo relativamente uniforme, pero siempre con un dubbing muy fibroso. La terminé y se veía tan simple que pensé que no sería lo suficientemente sugestiva. Miré mi caja de materiales y decidí ponerle un hackle. Era un saddle hackle relativamente fino y delgado, por lo que tomé una pluma y enrolle su punta unas tres o cuatro veces delante del tórax de esta ultra-simple ninfa. La miré y me convencí de que estaba bien así. Luego, la guardé en la caja y me olvidé ... hasta esa tarde, unos mil y tantos kilómetros más al sur. 140
  • 142. “Por qué no.” La tomé y la até al final de mi líder de más de 3 metros, en 4x. La lancé varias veces, intentando pasearla por donde se veían unos canales muy sugestivos entre las algas. Muchas truchas deben estar esperando. Pero luego de algunos lanzamientos noté que la ninfa seguía flotando. Por alguna razón el hackle había quedado dispuesto de tal manera que aquella ninfa – sin lastrar – era incapaz de hundirse, y menos llegar hasta los canales que estaban al menos a unos 30 cm de profundidad. “Qué ridículo estar pescando con una ninfa seca.” Le di un seco y corto tirón, y finalmente la ninfa desapareció bajo la capa superficial. No alcancé a contar ni dos segundos esperando que se hundiese hasta los canales, cuando el líder se tensó y salió disparado contra la corriente. Luego de un par de minutos de pelea, una saludable y musculosa arcoiris, de unos 25 cm de largo, era liberada de vuelta a las aguas. Volví a lanzar, repitiendo el mismo recorrido, y la ninfa apenas alcanzó a hundirse de nuevo, cuando vino la segunda picada, transformándose en otra arcoiris de similares características. ¡Fenomenal! La siguiente hora fue simplemente increíble y sólo cambié la mosca cuando volví a ver las tomadas de superficie, que evidenciaban una eclosión en masa, y las truchas ya habían vuelto a atacar insectos flotantes. Cambié nuevamente a una mosca seca, y tuve una memorable hora de pesca al final de ese día. Una vez más, aparece el término destacado: “Emergentes”. Siempre, considerando los insectos ascendentes de diversas especies, que se aproximan a la superficie en el último paso de su cambio metamórfico, para transformarse en adultos alados. Es el caso de muchas especies de mayflies, de caddisflies, de dípteros, y en ocasiones de odonatos y de stoneflies. Insectos Emergentes Para el caso particular en que buscamos el uso de las flymph, nos estamos concentrando esencialmente en insectos emergentes de ciertas especies. Vamos viendo cada caso. Mayflies Las ninfas de muchas especies de este orden de insectos (Ephemeroptera) salen de entre las rocas del fondo, reconociendo el momento de su eclosión. Algunas especies salen nadando en forma ondulada desde el fondo, y otras simplemente flotan pasivamente hacia la superficie. En algunos casos, el exoesqueleto de la ninfa se rompe en el fondo y es el insecto alado el que va hacia la superficie, y un caso intermedio es aquellas especies en 141
  • 143. que la ninfa rompe su exoesqueleto justo bajo a superficie, situaciones perfectas para el uso de una clásica wet fly alada. Pero en los primeros casos nos encontramos con ninfas apenas sumergidas bajo la superficie, considerando particularmente las especies de menor tamaño, enfrentadas a una lucha por romper tanto su exoesqueleto, como la tensión superficial para poder emerger. Está de sobra indicar que mientras más demore este proceso de emergencia, las truchas tendrán tiempo de concentrarse en estos vulnerables insectos. Es decir, ninfas (sin alas) apenas sumergidas bajo la superficie. Caddisflies En este orden de insectos (Trichoptera), que presenta una metamorfosis completa, la emergencia la realizan en su estado de pupa, la cual sale de su capullo en el fondo del río o del lago, y asciende suavemente gracias a pequeñas burbujas de gas atrapadas entre las fibras del cuerpo. Estas burbujas brillan ante la luz y es lo que mayoritariamente llama la atención de los peces, que aprovechan de alimentarse de los insectos aún inmaduros en su peligroso viaje hacia la superficie. Stoneflies El orden Plecoptera incluye ninfas de numerosas especies, que en su gran mayoría se arrastran por el fondo hacia las orillas, experimentando su eclosión fuera del alcance de los peces. Pero algunas pocas especies, particularmente del grupo de las little brown stoneflies, abundantes en algunos ríos de cordillera, se da una eclosión con emergencia en la mitad del río. Equivalente al caso de las emergentes mayflies, las pequeñas ninfas de estas stoneflies son víctimas de las truchas alimentándose justo bajo la superficie del agua. Mosquitos Pequeños insectos del orden Diptera, al igual que las caddis pasan por una metamorfosis completa, y es la pupa la que llega a la superficie para emerger como adulto. Precisamente por su pequeño tamaño, les toma mayor trabajo romper la tensión superficial, extendiendo el tiempo en que quedan expuestos a los peces. En este estado de pupa, permanecen unos instantes colgando apenas bajo la lámina superficial. Pupas de Dípteros. En todos estos insectos emergiendo, la constante es clara: insectos sin alas, de cuerpos relativamente alargados, apenas sumergidos bajo la superficie, y en muchos casos 142
  • 144. presentando pequeñas burbujas de aire o gas atrapadas entre las fibras de su cuerpo. Tal como se los describió hace unas décadas: el estado preciso entre una ninfa (nymph) y una mosca adulta (fly), la “flymph”. Flymph El estilo de moscas denominado Flymph se concentra en modelos donde el foco del montaje está en el cuerpo de esta wet fly, no en el hackle, ni en el ala, como en otros modelos de wets. El concepto esencial detrás de las flymph, es simular la apariencia y comportamiento de aquellos insectos en su etapa final de emergencia. Por ello, uno de los factores que califican una flymph correctamente atada es su capacidad para retener pequeñas burbujas de aire entre las fibras del cuerpo, por lo que se insiste en la importancia de usar materiales y técnicas adecuados en su construcción, tal como Patricio lo detalla en las instrucciones de atado de la “Patagonia Flymph”. Son esencialmente pieles de animales, cuyos pelos se trenzan sobre cuerpos con seda en la base, o bien hilo, buscando que este color base le de la apariencia de tonalidad deseada en caso de imitar una u otra especie particular de insecto. Al aplicar el material de forrado fibroso se deja una silueta texturaza que es la que le da esa apariencia natural tan necesaria cuando las truchas se han vuelto selectivas. Finalmente, el efecto visual de patas, antenas y otras partes más alargadas del cuerpo de los insectos naturales se logra con un hackle enrollado unas dos o tres veces en el primer tercio del cuerpo. Historia de las Flymph (de “Wet Flies”, de Dave Hughes) Sus originarios son esencialmente dos: James Leisenring y Pete Hidy. Fue en el libro “The Art of Tying the Wet Fly”, de 1941, en que se presenta la aplicación de los conceptos de Stewart (creador de las Soft Hackle Spiders) y de Skues, el padre de las imitaciones de ninfas, a las aguas y eclosiones de Norteamérica. Pete Hidy era un estudiante universitario cuando conoció a Leisenring, pescando en Pensilvania. Vio cómo éste ataba y pescaba sus moscas, llevando notas detalladas en terreno, las que finalmente se plasmaron en el libro de 1941. En este trabajo además se documenta uno de los métodos de pesca de James, llamado el “Leisenring Lift”, aunque no fue la única técnica desarrollada por este experto. Para Leisenring, en una flymph, “el cuerpo es más importante que el ala”, por lo que fomentó cuerpos hechos de piel, dándole gran importancia al color de la seda utilizada por debajo. Como pieles utilizaba liebre, rata almizclera (muskrat), y zarigüeya, esencialmente por sus propiedades. Los hackles preferidos eran más tiesos para pescar en riffles y más suaves para otros sectores más calmos del río, siempre enrollados en el primer tercio del cuerpo de la mosca. El uso de anzuelos delgados permitía mantener la mosca justo bajo la superficie, aunque en ocasiones presentaba estos patones desde el fondo hasta arriba, cubriendo la columna de 143
  • 145. agua completa. Para Hidy, el reconocimiento aumentó con la reedición de libro el año 1971, esta vez sin Leisenring, quien había fallecido anteriormente. En esta edición agregó varios capítulos de atado y uso de la “Flymph”, acuñando definitivamente el término en la cultura de las wet flies. Un patrón más que se suma a las tradicionales Wet Flies Aladas, y a las Soft Hackles. Para ambos, tan importante como el montaje de la mosca, era la presentación de ésta. Principalmente había que mantener un derive libre (dead drift), justo bajo la superficie, o bien un derive a fondo con una levantada al final, técnica que se denominó “Hidy Subsurface Swing”, extremadamente efectiva en el caso de truchas tomando en superficie. En estas técnicas de presentación, la clave siempre es posicionarse arriba del pez, lanzar delante y hundir rápidamente la mosca con un corto y seco tirón, posteriormente dejando que recorra un arco al final del derive, manteniendo la caña fija. La técnica, en años recientes, se ha aplicado con el uso de diversas moscas, desde wet flies, hasta ninfas, por lo que ha demostrado con creces su efectividad. Y el caso particular de los patrones tipo Flymph, no sólo demuestran la aplicación eficiente de elementos visuales y de comportamiento de un estado particular de insectos, sino que ofrecen una oportunidad esencial para engañar peces selectivos en una etapa final de la emergencia, cosa que sucede más a menudo de lo que confesamos en las aguas chilenas. Suerte y buena pesca. 144
  • 146. Todos estamos de acuerdo, que en el último tiempo, han evolucionado mucho las técnicas y los materiales de atado. Pero aún existen patrones y materiales que son insuperables. Uno de éstos patrones, son las tradicionales moscas ahogadas leonesas, atadas con plumas de gallos de león, cuyos materiales e instrucciones de atado casi no han sido afectados por el paso de los siglos. De hecho, es nada menos que un libro de origen español uno de los tratados más antiguos que se conoce de pesca con mosca con profundas referencias a las moscas ahogadas (de la época de “The Compleat Angler”, de I. Walton), llamado “El Manuscrito de Astorga”, de Juan de Bergara. Dado este antecedente histórico rotundo, decidí tomar como base el tradicional estilo de las ahogadas españolas, para atar un patrón de Wet Fly de Efímera, que en realidad simula ser un emergente de Mayfly. Dentro de la variedad de plumas de Gallos de León, existen aquellas provenientes del llamado “Gallo Pardo” y otras del “Gallo Indio”. La diferencia radica a simple vista en el diseño de colorido. Mientras las plumas pardo son “jaspeadas” o con franjas de tonos oscuros y claros, las plumas indio presentan un tono uniforme. En ambas variedades existen distintos colores y tonalidades, lo cual abre un universo de increíbles posibilidades. Foto de plumas, gentileza de Galleón (www.gallosdeleon.com) El montaje de las ahogadas leonesas se distingue del clásico en que el hackle, en este caso, las fibras de riñonada de gallo de león no rodea completamente la mosca, sino que solo rodean la parte superior de ella, dejando la parte de abajo sin fibras. Esto permite un mejor desplazamiento de la mosca en el agua, haciendo que siempre la punta del anzuelo vaya hacia abajo, lo que aumenta considerablemente su efectividad y realismo. Consejos prácticos, antes de comenzar el atado: 1.- Nunca cortar la pluma con objeto de igualar las puntas. El máximo brillo de la pluma está precisamente en las puntas. Si cortamos perderemos también la flexibilidad que tanto realismo aporta bajo el agua. 145
  • 147. 2.- Las fibras deben ser largas y tener las puntas perfectas. 3.- Ojalá utilizar sólo plumas de Riñonada Grado 1. 4.- Cuanto mas recto finalicemos el cuerpo de la mosca, mas fácil será darle la inclinación requerida a las plumas de gallos de león. 5.- La elección del tipo anzuelo (seca o ninfa), dependerá de cuan cerca de la superficie queramos que nuestro patrón trabaje. Wet Fly atada con plumas de Gallo de León Anzuelo Mustad 94840, TMC-100 o cualquier anzuelo estándar para secas o ninfas en tamaños 12 al 18 Hilo 8/0 en verde oliva Cola Pardo Corzuno Cuerpo Dubbing Oliva, de preferencia Krystal Dub Olive Tórax Dubbing Verde Medio, de preferencia Krystal Dub Caddis Como referencia, recomendamos Green revisar "Una Efímera atada con Gallos de Ribete Tinsel Dorado León". Hackle Pardo Flor de Escoba (Ala) Instrucciones de Atado Paso 1 Colocar anzuelo en la prensa y luego fijar el hilo de atar en el anzuelo. Evite colocar hilo muy cerca de la posición donde irá posteriormente la cola. Luego, para agregar la cola, basta con seleccionar de 8 a 12 fibras de Pardo Corzuno. La medida ideal es que sea un poco más larga que el largo del anzuelo. Esto le da naturalidad al patrón y facilita su navegación. Fije las fibras desde el comienzo de la curva del anzuelo, de forma de que las puntas estén alineadas perfectamente, como se ve en la fotografía. 146
  • 148. Paso 2 Seleccione un trozo de tinsel dorado y se ata en el mismo sitio donde se ubica el inicio de la cola. Luego forme el cuerpo de la mosca, colocando el dubbing en el hilo de atar. Aplique dubbing de apoco para no abultar una sección más que otra. Luego, con el hilo colgando cerca del ojo del anzuelo y el cuerpo de la mosca formado, proceda a seccionarlo con el tinsel previamente fijo al final del cuerpo. El patrón queda armado como en la foto. Paso 3 Procedemos a formar tórax del patrón utilizando dubbing de color verde. La idea es que lo terminemos lo más recto posible. Evite colocar hilo o dubbing en el espacio entre el termino del tórax y el ojo del anzuelo, esto nos facilitará, en el paso siguiente, la distribución homogénea de las fibras de Pardo Flor de Escoba. Paso 4 Seleccione la pluma de Pardo Flor de Escoba y extraiga de la pluma 5 a 7 mechones – cada mechón equivale mas o menos a 7 fibras – y colóquelos en un hair stacker (o emparejador de pelos) para que sean niveladas. Una vez que las fibras estén ordenadas, se sacan lentamente del stacker y preséntelas sobre el anzuelo para poder medir su longitud y fijarlas justo detrás del ojo del anzuelo (se fija solo con una vuelta de hilo, el resto se hace en el siguiente paso, tal cual lo muestra la fotografía). Paso 5 En el paso anterior fijamos el haz de fibras de Pardo Flor de Escoba con una sola vuela de hilo. Ahora procederemos de distribuir – lo más homogéneamente posible – el haz de fibras en la parte superior del tórax. Esto se logra presionando con el dedo pulgar el haz de fibras en dirección al tórax. Al presionar el haz de fibras con el tórax, se abrirán las fibras igual que un abanico. En ese momento volvemos a fijar las fibras con nuestro hilo de atar justo donde acabamos de presionar. En la segunda fotografía de este paso se muestra el resultado al efectuar el proceso solo 147
  • 149. una vez. Este proceso lo podemos repetir tantas veces como deseemos hasta que quedemos conforme con la distribución de las fibras alrededor del tórax Paso 6 Luego cortamos las fibras sobrantes alrededor del ojo del anzuelo. Terminamos y cementamos la cabeza y mosca terminada. He logrado increíbles resultados con este patrón, particularmente cuando he visto truchas en franca actividad, moviéndose mucho en ríos, o incluso cerca de la orilla de lagos, pero no se ve actividad de superficie. Es muy probable que un emergente, presentado justo bajo la lámina superficial logre el efecto esperado, y para eso, nada mejor que estas wet fly con plumas de Gallos de León. ¿Dónde conseguir plumas de Gallo de León? Ocasionalmente se han importado a Chile algunos paquetes de estas plumas, pero al no saber qué hacer con ellas, se han perdido en el tiempo. Hoy, para nuestras necesidades internas, estamos contando con un proveedor español que envía sin problemas a diversos países y cuenta con un sitio web de compra online: www.gallosdeleon.com. Comprar un paquete de plumas (que trae doce de ellas, las cuales son suficientes como para atar una treintena de moscas en total) es relativamente barato: alrededor de US$5.00 por paquete. Hasta la Próxima. Patricio Brown Trout 148
  • 150. La Puyehue Spider Soft Hackle Era el último día de la temporada de pesca y esa fría y húmeda mañana se presentaba con características muy particulares. Había llovido toda la noche y el nivel del agua de aquella preciosa laguna andina, había sufrido un drástico aumento. Luego de una rápida inspección, preparamos nuestros Float Tubes, y con un lento pataleo nos fuimos adentrando en sus frías y tranquilas aguas. La bruma y la niebla se mantenían inmóviles sobre el denso bosque de coigües que nos rodeaba. De vez en cuando, la lluvia se dejaba caer y, por momentos, pequeños copos de nieve golpeaban nuestras embarcaciones. Era un espectáculo maravilloso. Con línea flotante o floating, comenzamos probando con aquellos patrones “fijos” para esa laguna, esos que “no fallan”. Sin embargo, pronto nos dimos cuenta que no daban resultado alguno. Cambiamos de numeración de anzuelo, de colores, de profundidad, de líderes, probamos otros patrones ... y nada. Para empeorar las cosas, la actividad en la superficie hasta ese momento era nula. El autor en su float tube en la laguna andina Pasaron un par de “eternas” horas y la situación se empezaba a volver dramática, cuando de pronto, comenzamos a sentir unos chasquidos que rompían la superficie del agua. Al principio, muy esporádicos, pero con el correr de los minutos, más y más intensos. Eran tomadas violentas, pero, curiosamente, ellas ocurrían justo por debajo de la película de agua, pues se alcanzaban a ver en forma clara las aletas dorsales de las truchas. ¿Qué estaban comiendo estos esquivos peces? ... simplemente emergentes de mayflies, específicamente, de baetis. Estábamos en medio de una eclosión, y los adultos, aún con sus 149
  • 151. alas húmedas, flotaban por decenas a nuestro alrededor. Curiosamente éstos no eran atacados por las truchas; ellas, selectivamente, preferían alimentarse de emergentes. Rápidamente abrí mi caja de Wets y escogí una pequeña Soft Hackle amarilla que había atado con especial dedicación el día anterior. La anudé a un tippet 5X y éste a un largo líder de 12 pies. En esta oportunidad utilizaba mi caña Scott #2. Lancé la línea lo más lejos que pude y esperé a que el patrón se hundiera lentamente. Le tenía mucha fe a esta mosquita. Comencé a recoger con movimientos o strips cortos y suaves. Sólo habían pasado algunos segundos cuando sentí una rápida y violenta tomada. Una preciosa trucha fario al otro lado de la línea daba una espectacular lucha. Fueron minutos de gran emoción. Luego de liberarla a su medio, reinicié los lanzamientos y otra vigorosa trucha tomaba mi imitación. Y así, varias capturas se repitieron el resto de la mañana. Quedé tan asombrado con el éxito de esta pequeña Soft Hackle, que de ahí en adelante la bauticé como “Puyehue Spider”. La Puyehue Spider es una adaptación de una clásica y tradicional Soft Hackle originada en los EEUU, conocida como Partridge & Yellow (diseñada por Sylvester Nemes hace algunas décadas). En este caso noté la necesidad de aplicarle sutiles, pero importantes detalles como es el ribete en el cuerpo (dándole esa sensación de abdomen segmentado de muchos de los insectos emergentes como las Mayflies), así como la aplicación particular de la pluma de perdiz húngara, que es un poco más oscura y moteada que la tradicional. Su apelativo de "spider" (araña en inglés) es en honor a una serie patrones de plumas de fibras sobredimensionadas para los estándares del siglo XIX, atados por W.C. Stewart, un abogado escocés, publicadas en su libro "The Practical Angler", de 1857. Las Stewart Spiders demostraron ser más que efectivas y simples de atar. Veamos ahora cómo atar esta productiva y sencilla mosca. Para ello necesitaremos materiales de buena calidad y seguir paso a paso las instrucciones que se indican. Puyehue Spider Anzuelo: # 12, 14 y 16. De preferencia, escoja aquellos específicamente diseñados para Wet Flies. Hilo: 6/0 u 8/0, dependiendo del tamaño a atar, de color amarillo. Ribete: Alambre fino, de color dorado. Tórax: Dubbing de orejas de Liebre o Conejo en su reemplazo, de color natural. Cuerpo: Floss o seda, de color amarillo. Hackle: Pluma de Perdiz Húngara, de color natural. 150
  • 152. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre el shank (o pata) del anzuelo. Paso 2 Luego, seleccione un pluma de perdiz húngara acorde con el tamaño del anzuelo (sus fibras no deberán sobrepasar el largo del mismo). Limpie la pluma, retirando cuidadosamente un lado completo de las fibras (de manera que sólo las fibras de un lado de la misma asomen). Esto permitirá no exagerar la cantidad de fibras de hackle que debe tener la mosca. Inmediato al ojo del anzuelo, ate firmemente la pluma por el extremo más grueso de su raíz. Corte el sobrante. Comenzando su mosca de esta manera, le permitirá no abultar el nudo final, puesto que la base de la pluma quedará cubierta con el cuerpo de la mosca. Paso 3 A continuación, en la parte posterior del anzuelo, a la altura de la rebarba, ate un trozo de alambre dorado, que luego usará para ribetear el cuerpo de su mosca. Paso 4 Luego, junto al alambre, ate un trozo de floss o seda amarilla. 151
  • 153. Paso 5 De esta manera, con la seda construya hacia adelante un cuerpo delgado, dejando un espacio suficiente para atar un pequeño tórax. Asegure firmemente con el hilo. Paso 6 Ribetee el cuerpo recién construido con el tinsel. Anúdelo y córtelo a ras. Paso 7 Luego de encerar el hilo, tome un poco de dubbing, y construya un pequeño tórax, justo antes de la pluma de Perdiz. Paso 8 Tome la punta de la pluma con una pinza para hackle (hackle pliers) y con cuidado comience a enrollarla sobre si misma, unas dos veces. No más. Sujétela firmemente con 3 ó 4 vueltas de hilo y corte el sobrante. 152
  • 154. Final Finalmente, termine el hilo con dos nudos half hitch, dejando las fibras de la pluma orientadas levemente hacia atrás. Si desea conocer más detalles sobre otras buenas imitaciones de emergentes y de este estilo de mosca, visite las "Soft Hackles". 153
  • 155. Uno de los tipos de patrones más versátiles y efectivos que he utilizado en aguas chilenas, son los llamados “Flymph”. En los años 70 en América, James Leisenring y Pete Hidy publican «The Art of Tying The Wet Fly», donde por primera vez se mencionó el concepto de “Flymph” para referirse a las moscas ahogadas sin alas. Pero fue Dave Hughes, a través de su libro «Wet Flies», quien mediante modificaciones tanto en la técnica de atado como en los materiales a usar en su construcción, nos permite disfrutar de lo que estos patrones son en la actualidad. El éxito de estos patrones, se basa en la armonía y comunión que debe existir entre cuerpo y hackle, a diferencia de las tradicionales Soft Hackle que basan gran parte o toda su efectividad en las delicadas fibras que conforman su hackle o de las tradicionales wet aladas, donde el protagonismo lo asume el ala. Por lo general se construyen con un cuerpo de material de forrado o dubbing y un hackle de cuello de gallina. Si bien para el cuerpo se puede utilizar cualquier material que sirva de dubbing (conejo, rata, ardilla, castor, y otros materiales artificiales, etc), lo que más me ha dado resultado, son aquellos dubbing preparados que mezclan fibras naturales con sintéticas (Krystal Dub o Hare’s Ear Plus). Para los cuellos, recomiendo que sean de primera calidad, ojalá grados 1 ó 2. 154
  • 156. Foto de Mario Basanta Lo más importante en este tipo de patrón, es atar suavemente el dubbing y la forma con la que se dispone su hackle. La disposición del hackle, permite atraer burbujas de aire, que luego son atrapadas en conjunto con el cuerpo de dubbing. Esto ultimo, toma mayor relevancia y los hace casi irresistibles, para nuestras amigas las truchas, cuando se están alimentando selectivamente de emergentes, ya que son precisamente estas burbujas las que simulan a la perfección aquellas de gas que se encuentran naturalmente en los cuerpos de estos insectos en su proceso de ascensión a la superficie. Este tipo de patrones permite imitar tanto insectos con o sin alas, por esta razón, son cada vez más utilizados para imitar distintas etapas del ciclo de vida de Mayflies, Caddis y Midges. De hecho me ha sucedido varias veces de que tomen este patrón en cuanto cae al agua y antes de que se sumerja. Consejos prácticos, antes de comenzar el atado: 1. En lo posible, evitar reemplazar las plumas de cuello de gallina por otra pluma. El efecto producido por estas plumas es especial y único. 2. Los cuellos de gallinas deben ser de muy buena calidad, en lo posible solo usar grado 1ó2 3. No cambiar la técnica de fijar la pluma ni el hackle, ya que aquí esta la base principal de la efectividad del patrón. 4. No agregar cabezas metálicas (Bead Head) ni lastrar el patrón, ya que eso contradice su principal objetivo: la imitación de insectos emergentes justo bajo la superficie. 5. La elección del tipo anzuelo (seca o ninfa), dependerá de cuan cerca de la superficie queramos que nuestro patrón trabaje. Patagonia Flymph 155
  • 157. Anzuelo Mustad 94840 o TMC 100 en tamaños #12 a #16 Hilo 8/0 en oliva Cola 8 a 10 fibras de Cuello de gallina color café Cuerpo Dubbing o forrado en colores oliva. Ribete Tinsel Dorado. Hackle Cuello de gallina en color café. Instrucciones de Atado Paso 1 Colocar anzuelo en la prensa y fijar el hilo de atar en el anzuelo. Luego formar una pequeña bolita de hilo, la que nos ayudara a levantar la cola al momento de ser colocada. Paso 2 Se selecciona una pluma de cuello de gallina y se le sacan todas las fibras de la base que son tipo “plumón”, es decir, las más suaves y blandas. Luego se ata, de tal forma que queda la parte brillante de la pluma en dirección al ojo del anzuelo. Es muy importante, que al fijar la pluma no nos quede raquis visible (la raíz o tallo), ya que no nos permitirá girar la pluma correctamente y hará que se tuerza y queden las fibras en dirección contraria a lo deseado. Paso 3 Procedemos a colocar la cola. Extraemos 10 fibras del mismo cuello de gallina, las que no deben sobrepasar el largo del anzuelo. Fijamos las fibras unos milímetros antes de la bolita de hilo, para luego ir muy suave retrocediendo hasta llegar a la bolita, el atado de la cola debe finalizar en la base de la bolita de hilo, ya que si nos pasamos perderemos parte de la inclinación de la cola. 156
  • 158. Paso 4 Primero fijamos el tinsel en la mosca, cuidando de que quede firme para evitar que posteriormente se suelte. El tinsel debe comenzar justo en la base de la cola y quedar en un ángulo diagonal para facilitar su aplicación en espiral. Paso 5 Luego, procedemos a formar el cuerpo de dubbing. Esto se logra tomando pequeñas porciones de dubbing y torsiéndolo alrededor del hilo de atar, formando un delgado y suelto cordón. Luego se enrolla este cordón sin apretarlo demasiado, recordando que es importante que las fibras del dubbing permitan atrapar pequeñas burbujas de aire. Paso 6 Una vez finalizado el cuerpo con dubbing, lo seccionamos con el tinsel que previamente habíamos dispuesto. Esto se hace al ir enrollando espaciadamente el tinsel por el cuerpo, siempre recordando de no compactarlo demasiado ni dar vueltas demasiado juntas. Paso 7 Ahora efectuaremos el paso más complicado e importante de este patrón, que es la colocación de hackle. Dejamos el hilo de atar en la posición de término del paso anterior, tomamos la base de la pluma y la inclinamos suavemente en dirección de la cola. Luego, con mucho cuidado y delicadeza, hacemos la primera vuelta del hackle en el anzuelo. Una vez hecho esto, procedemos a dar cuatro o cinco vueltas más – manteniendo una pequeña separación entre cada una ellas – hasta llegar donde quedó ubicado el hilo de atar, fijamos la pluma con el hilo (tres a cuatro vueltas bien apretadas) y cortamos el sobrante de la pluma, pero no al ras, para dejar un pequeño trozo para darle mas firmeza y seguridad a la pluma. 157
  • 159. Final Con mucho cuidado pasamos el hilo de atar, por entre medio de las fibras del hackle, terminamos y cementamos la cabeza y mosca terminada. Condiciones de Uso Esencialmente son carta exitosa cuando hay truchas en alimentación selectiva, en la que se dedican a engullir insectos emergentes, particularmente en Mayflies, Caddis y Midges. Esto se da con gran frecuencia en las aguas tanto del centro como del sur de Chile, donde se registran eclosiones más bien lentas, dando tiempo a los peces a enfocarse en los insectos en ascensión, antes que en los adultos de la superficie. Equipo Recomendado Cañas más bien livianas, entre #3 y #5, líneas flotantes y se aconseja utilizar líderes 5X de 9 pies de largo como mínimo más un tippet de 1 pie. Técnica de Presentación Si bien su uso es muy flexible, donde más resulta es al imitar emergentes. Por lo tanto, para que nos dé un grato día de pesca, debemos tratar de cumplir al pie de la letra esta técnica. Es decir, lanzar aguas arriba con línea flotante, corregir con mends (reposicionamientos de la línea) para evitar la tensión de la línea y el drag de la mosca. Luego una vez que la línea se haya estirado por completo, levantar lentamente la puntera de la caña hasta que casi uno logre ver la mosca, si es que hay algún pez por ahí la mayoría de las veces será en este último punto donde nos picará. Bueno amigos, estoy seguro que este patrón les será de mucha utilidad en aquellas tardes de hatch donde no nos pica con nada. Saludos y buena suerte. Patricio Brown Trout 158
  • 160. Este patrón está inspirado en las especies de mayflies que se sumergen para depositar los huevos en el fondo, tal como se explica en "Insectos Buceadores". Por lo tanto y dado que la presentación necesita hacerse más cerca del fondo, e incluso en un movimiento hacia el fondo, es recomendable usar patrones lastrados. Buscando imitar no sólo la forma, sino el comportamiento de estos insectos, se probaron distintos elementos y características de la forma del patrón al atarlo. Luego de algunos experimentos se llegó a la “Mayfly Buceadora”. Si bien no conserva la característica perfecta de las adultas buceadoras (alas transparentes) bajo el agua no tiene la misma perspectiva que en el aire, y a la vez hace un doble papel, también como emergente. Mayfly Buceadora Anzuelo de ninfa. Mustad 9671 o Tiemco 3672, en números del #12 al #14. Hilo 6/0 café o color a elección. Hackle Pluma de Perdiz Húngara o de Gallina. Cuerpo Material de forrado o dubbing de características fibrosas. Cola Fibras de pluma de saddle. Ribete Recomendable, pero opcional: alambre de cobre o dorado. Tórax Bead head Instrucciones de Atado. 159
  • 161. Paso 1 Antes de fijar el anzuelo en la prensa, el primer paso es pasar la bola de acero por el anzuelo y dejarla en la punta. Se debe seleccionar un bead de tamaño acorde con el anzuelo. Paso 2 Luego, se fija el hilo dando algunas vueltas sobre el anzuelo. Paso 3 Luego, se toman las fibras de pluma seleccionadas para formar la cola, las cuales se fijan la parte de atrás, justo antes del comienzo de la curva del anzuelo. Paso 4 Habiendo fijado la cola, se procede a aplicar el material de forrado. Este se toma en pequeñas porciones, las que se enrollan o tuercen alrededor del hilo, para formar un pequeño cordón de fibras. Paso 5 Progresivamente se va enrollando el material de forrado hacia la punta del anzuelo, teniendo cuidado de ir engrosando muy paulatinamente hacia adelante. Se llega con el enrollado del dubbing hasta un espacio antes de la bola de acero, de modo que ésta deje libre un pequeño tramo antes del ojo del anzuelo, como se ve en la foto. 160
  • 162. Paso 6 Se hace un nudo justo detrás de la bolita, de modo de fijar el patrón como si se fuese a terminar en este caso. Si se decidió agregar un ribete, éste se enrolla en el paso anterior y se fija con el nudo de este paso. Habiendo hecho un nudo por detrás del bead, se corta el hilo y se vuelve a fijar por delante de la bolita, empezando nuevamente. Paso 7 A continuación se armará la punta del patrón, tomando en cuenta que el cuerpo completo se terminó y cerró con un nudo final detrás del bead. Se selecciona una pluma de fibras adecuadamente largas para el tamaño del patrón. Paso 8 Se toma la pluma seleccionada y se la fija justo delante de la bolita de metal, asegurando que quede lo suficientemente firme para resistir aún un pequeño tirón al momento de enrollarla. Paso 9 Idealmente con un hackle plier, se enrolla la pluma en la cabeza dando dos o tres vueltas como máximo. Se debe tener cuidado de girar la pluma de tal manera que las fibras apunten hacia atrás y no tan hacia adelante. 161
  • 163. Paso 10 Finalmente, con la mano libre se toman las fibras de la pluma, se las presiona y dirige hacia atrás, de modo de liberar la parte de adelante del anzuelo. Aquí se dan varias vueltas con el hilo para formar una pequeña cabeza. Final Finalmente se remata la mosca con un nudo para terminar la cabeza y algo de cemento para darle mayor resistencia y duración 162
  • 164. Siguiendo el concepto de las especies de Caddis que se sumergen para depositar sus huevos, tal como se explica en "Insectos Buceadores", la BH Diving Caddis nace como una simple adaptación de varios patrones de moscas con estilo Wet Fly. En este caso destacan dos aspectos particulares de su anatomía. Primero, su cabeza de metal, que es el lastre, dándole a este patrón la facultad de hundirse por su propia cuenta. En segundo lugar, sus plumas en forma de ala, que representan la silueta y colorido del insecto adulto. Bead Head Diving Caddis Anzuelo De ninfa. Mustad 9671 o Tiemco 3672, en números del #10 al #14. Hilo 6/0 café o color a elección. Ala Fibras de pluma de gallo de león Pardo o de algún tono blanco (Palometa) o crema. En este caso, se ató con algunas fibras de pluma Palometa. Cuerpo Material de forrado o dubbing de características fibrosas. Ribete Alambre de cobre o dorado. Cabeza Bead head o bola de metal. Instrucciones de Atado. 163
  • 165. Paso 1 Antes de fijar el anzuelo en la prensa, el primer paso es pasar la bola de acero por el anzuelo y dejarla en la punta. Se debe seleccionar un bead de tamaño acorde con el anzuelo. Paso 2 Luego, se fija el hilo dando algunas vueltas sobre el anzuelo. Paso 3 Con el hilo colgando justo antes de la curva del anzuelo, se ata el alambre destinado al ribete del patrón. Este debe ser lo suficientemente largo para poder cubrir el patrón completo después. Paso 4 Luego se agrega el material del cuerpo. Este dubbing o material de forrado se aplica en pequeñas porciones, torciéndolo en el hilo antes de dar algunas vueltas. Poco a poco, el cuerpo de la mosca debe irse engrosando hacia adelante, pero dejando un espacio equivalente al ancho de la bolita de acero antes de ésta. 164
  • 166. Paso 5 Habiendo fijado el hilo en la parte delantera, dejando el espacio para el tórax, se enrolla el alambre para formar la espiral del ribete. Llegando al final del material de forrado, se ata el alambre y se corta el sobrante. Paso 6 Ahora corresponde agregar el ala. De una pluma de largas fibras, e idealmente brillantes, se toma una porción de fibras que sea equivalente a unas 20 a 40, de modo de formar un ala claramente distinguible bajo el agua. Paso 7 Una vez seleccionadas las fibras, se fijan justo por delante del cuerpo de dubbing recién terminado. Estas fibras deben quedar apuntando hacia arriba y atrás, lo cual se logra con fijarlas justo detrás del tope final de este cuerpo incompleto. Paso 8 Con las fibras de pluma fijas y apuntando hacia atrás, se toma otra porción de material de forrado, con la opción de cambiar el color de éste, por uno levemente más oscuro. Una vez más, el material se tuerce en torno del hilo para formar un pequeño cordón. 165
  • 167. Paso 9 Con precisión y delicadeza, el material de forrado se aplica con un grosor levemente mayor que el resto del cuerpo, formando un tórax que llega justo hasta la bolita de metal. Paso 10 Teniendo todos los materiales listos, es necesario hacer el nudo de la cabeza. En este caso, considerando que hay un bead head en la punta, el nudo debe fijarse detrás de esta bolita. De tal manera se toma el hilo y se forma un lazo. Paso 11 Luego se pasa el lazo formado por la cabeza de la moscas, hasta quedar justo detrás del bead. Final Se tira del hilo de atado para cerrar el lazo en el anzuelo y formar el nudo final. Se puede (y recomienda) repetir este nudo otras tres o cuatro veces para dejarlo más firme. Luego, con la ayuda de un pequeño punzón, se aplica cemento de atado para darle más firmeza y resistencia al patrón. 166
  • 168. La Hare's Ear es un patrón mundialmente famoso por su productividad, en todas las aguas donde alguna trucha (e incluso otras especies) puedan habitar. por muchas décadas ha demostrado su versatilidad para lograr resultados prácticamente ante cualquier situación, y hoy más que una imitación precisa, se la califica dentro de los "searching patterns", es decir como una mosca que es capaz de lograr resultados cuando el pescador no logra reconocer clave alguna para utilizar un patrón más preciso y selectivo. Su nombre oficial es Gold Ribbed Hare's Ear, cuyo autor se perdió en el tiempo. Fue nada menos que el británico G.E.M Skues, el padre de la pesca con ninfas, en su obra "The Way of a Trout with Flies" de 1921, que menciona la gran productividad de esta mosca, destacando el aporte de un genio desconocido. En especial en ríos con fondo de color claro, esta mosca en color natural, parece ser el ganador absoluto. El dubbing de oreja de liebre, le da vida bajo el agua a esta imitación, el ribete dorado y el caparazón de raffia - muchas veces hecho de pluma de pavo, son claves para que funcione en su pleno potencial. Hoy se acostumbra atar esta moscas utilizando material de forrado artificial, reemplazando al clásico pelo de liebre que le dio origen a su nombre. La manera de presentarla es con un equipo relativamente liviano, una línea flotante o de punta de hundimiento, y un líder terminando en una punta medianamente delgada (3x ó 4x). Esta mosca puede presentarse corriente arriba, dejándola derivar de la forma más natural posible, y permitiendo que al final de recorrido de un paseo en un nado contra corriente. . La Receta Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco 3761 en tamaños #10 al #16 Hilo 6/0 negro, café o crema Cola Fibras de pelo de oreja de liebre, aunque versiones más libre utilizan simplemente fibras de pluma para wet fly o mosca seca. Tórax y En la receta original: pelo de oreja Abdomen de liebre. El uso de sintéticos se 167
  • 169. basa en dubbing artificiales muy fibrosos como el paxton o en antron yarn. Ribete Cinta dorada o tinsel (por algo se le antepone "gold ribbed"). Caparazón Pluma tiesa como las de pavo - quill, y últimamente un trozo de raffia color café. Cabeza Bead Head opcional. Instrucciones de Atado de la Hare's Ear Moderna. Paso 1 Se ata la cola, compuesta de fibras de pluma. El largo de la cola debe ser similar al largo del cuerpo del anzuelo. Adicionalmente se ata el ribete, colgando hacia atrás, el cual posteriormente será enrollado hacia adelante. Paso 2 Se selecciona un pequeño puñado de fibras de pelo de oreja de liebre, o el material artificial utilizado para forrado. La clave en lograr un buen y definido abdomen está en la aplicación de pequeños puñados de forrado a la vez, manteniendo el control sobre el grosor del abdomen. Paso 3 Aplicando progresivamente material de forrado, o dubbing, en el hilo de atar, se forma el abdomen, que llega hasta la mitad del anzuelo. 168
  • 170. Paso 4 Se enrolla el ribete hasta llegar a cubrir el abdomen recién formado.Luego, justo en el medio del anzuelo, por delante del abdomen, se fija el pedazo rígido de pluma de quill, apuntando inicialmente hacia atrás. Paso 5 y final Se vuelve a aplicar material de forrado al hilo de atar, para poder formar un tórax, que debe llegar a un grosor levemente mayor que el abdomen. Este tórax culmina en la punta del anzuelo, dejando un pequeño espacio para hacer la cabeza de la ninfa. Una vez formado el tórax, se pasa la pluma rígida por sobre éste, formando lo que corresponde a la caja alar de la ninfa. Finalmente se ata en la punta, se arma una pequeña cabeza, y se finaliza la mosca. 169
  • 171. Atado Express - La Maulina Texto y Fotos: Carlos Correa F. Este patrón, de autor desconocido, ha sido usado con extraordinaria efectividad en las aguas del Río Maule, Séptima Región (Chile). También ha sido probado con singular éxito en aguas de los principales arroyos y ríos de la zona centro-sur del país. Imita principalmente emergentes de mayflies y caddisflies. Maulina Anzuelo: Tiemco 3769 o similar, en tamaños 12, 14 y 16 Hilo: 6/0 verde oscuro. Cola: Fibras de hackle de gallina café. Cuerpo: Dubbing de conejo amarillo. Ribete: Tinsel ovalado plateado. Hackle: Pluma de perdiz húngara natural claro. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo. En la parte posterior del mismo, ate firmemente varias fibras de hackle de gallina. Luego, ate el tinsel plateado dejando libre el sobrante. Paso 2 Confeccione el cuerpo de la mosca con el dubbing de conejo, agregando pocas cantidades. Luego tome el tinsel y enróllelo hacia adelante, en sentido contrario al cuerpo. 170
  • 172. Paso 3 Ate la pluma de perdiz cerca del ojo del anzuelo. Tome la punta de la misma con una pinza para hackle (hackle pliers) y enróllela sobre si misma unas dos veces. Sujétela firmemente con 3 ó 4 vueltas de hilo y corte el sobrante. Paso 4 Con sus dedos apriete el collar recién hecho y sujételo con unas 2 vueltas más de hilo. Haga el nudo final y cemente. Carlos Correa F. 171
  • 173. Atado Express - Carey Special Texto y Fotos: Carlos Correa F. Esta mosca fue creada en la década de 1920 por el Coronel Thomas Carey y el Dr. Lloyd Day en Bristish Columbia (Canadá), para imitar preferentemente ninfas de Dragonfly y grandes pupas de Caddis. Ha sido probada con gran éxito en lagos y lagunas de toda la zona sur de Chile, principalmente cerca de los juncos y de troncos hundidos. Carey Special Anzuelo: Tiemco 5263 o similar, en tamaños 6, 8, y 10. Hilo: 6/0 negro. Cola: Fibras de cola de faisán. Cuerpo: Peacock Herl (plumas de pavo real). Ribete: Alambre Dorado. Hackle: Pluma del costado del faisán. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo y lastre su mosca, si lo desea. En la parte posterior del anzuelo, ate firmemente varias fibras de cola de faisán. Luego, ate el alambre dorado dejando libre el sobrante. Paso 2 En la parte posterior del anzuelo ate varias fibras de pavo real (peacock herl) y con ellas confeccione el cuerpo de la mosca. Luego tome el alambre dorado y comience a enrollarlo firmemente hacia adelante, en sentido contrario al cuerpo. 172
  • 174. Paso 3 Tome la pluma de faisán seleccionada para el hackle y ate la punta cerca del ojo del anzuelo. Corte el sobrante. Paso 4 Con cuidado enrolle el hackle sobre si mismo una sola vez. Péinelo hacia atrás y afírmelo con el hilo, cortando el sobrante. Haga el nudo final y cemente. Carlos Correa F. 173
  • 175. La Charly Stone. Una Gran Ninfa de Stonefly En otro artículo se examinaron con detención uno de los más importantes órdenes de insectos acuáticos, el de las llamadas Plecópteras o Stoneflies. En particular se revisó su etapa de ninfa, sus imitaciones y la forma de pescar con ellas. Recordemos que la etapa ninfal de estos insectos son una fuente de alimento constante para nuestras truchas en prácticamente todo el país, y como dijimos, una imitación lo más cercana al tamaño, color y aspecto del género dominante de la zona a pescar, tendrá más posibilidades de éxito. El tamaño que alcanzan algunas de ellas debe ser uno de los motivos principales de la predilección que las truchas sienten hacia esta ninfas. Luego de muchísimas jornadas de pesca usando y probando distintos tipos de patrones de ninfas, y en especial de Stoneflies, tanto de los tradicionales como de creaciones locales, debo decir que, por la efectividad de sus resultados, me he inclinado preferentemente por una imitación de creación propia, denominada "Charly Stone". Si bien prácticamente todas las imitaciones de ninfas de Stoneflies tiene algún grado de parecido entre si, tengo la impresión que el éxito del patrón que enseñaremos a atar a continuación proviene, principalmente, de su colorido. Veamos cómo se ata esta ninfa de stonefly. 174
  • 176. Anzuelo: Tiemco 200R o similar, Nº 6 al 12 Hilo: 6/0 u 8/0 de color negro. Lastre: Opcional para el tórax. Utilice materiales no tóxicos. Cola: 2 biots de color café o rojizo. Ribete: Nylon 0,25 ó 0,30 transparente. Abdomen: Dubbing de conejo o lana de color negro. Wingcase: Raffia de color crema o café. Tórax: Dubbing de conejo o lana de color negro. Patas: Hackle de gallo de color café, montado en palmer con las puntas hacia atrás. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo. Ello evitará que los materiales que usted ate directamente sobre el anzuelo giren o se muevan. Se lleva el hilo hacia la curva del anzuelo, dejando el hilo colgando desde esta parte. Paso 2 En la mitad delantera del mismo enrolle un trozo de alambre con el que dará lastre a su mosca, si ha optado por ello. Recuerde que siempre debe dejar un pequeño espacio inmediato al ojo del anzuelo para el nudo final. Con el hilo, afirme fuertemente el alambre al anzuelo. A continuación enrolle el hilo llevándolo hacia atrás hasta la altura de la rebarba. Paso 3 En ese punto, enrolle el hilo sobresimismo unas siete veces con el objeto de dejar una pequeña bolita de hilo. 175
  • 177. Paso 4 Luego, ate un biot a cada lado del anzuelo, justo donde recién construyó la bolita de hilo. Debe atarlos separadamente y de adelante hacia atrás. De esta forma, los biots, que simulan las dos colas de la ninfa, quedarán naturalmente separados entre si. Su largo dependerá del tamaño del anzuelo, pero tome como referencia un largo de 1 a 1,5 cm. Paso 5 A continuación, en la parte posterior del anzuelo, ate firmemente un trozo de nylon transparente de unos 15 cm. de largo, que luego usará para ribetear el abdomen de su mosca. Termine de atarlo junto a los biots y deje libre el tramo sobrante de nylon. Paso 6 Desde donde se encuentran atados los biots, con dubbing o lana construya el abdomen de la ninfa, el que deberá ocupar un poco más de la mitad del cuerpo. Hágalo procurando siempre que la parte inferior del abdomen sea más delgada que la parte delantera del mismo. Asegure firmemente con el hilo. Paso 7 Tome el trozo de nylon que dejamos libre y comience a enrollarlo firmemente, en sentido contrario al dubbing, hacia adelante sobre el abdomen recién atado. De esta manera lograremos imitar y resaltar los segmentos que tiene el abdomen de la ninfa, pero de una forma más natural. Asegure con el hilo y corte el sobrante. 176
  • 178. Paso 8 Continuamos ahora con el atado del tórax. Corte un trozo de raffia y átelo justo donde termina el abdomen y llévelo hacia atrás. Paso 9 Seleccione un hackle de gallo cuyas fibras tengan un largo aprox. de 1 cm. y átelo por la punta en el mismo lugar donde ató la raffia y llévelo hacia atrás. Paso 10 A continuación, con dubbing o lana construya el tórax de la ninfa, que deberá tener un mayor grosor que el abdomen. Recuerde dejar espacio para el nudo final. Paso 11 Tome el hackle de gallo, peine las fibras hacia atrás y enróllelo hacia adelante alrededor del tórax. Hágalo firmemente para que el quill del hackle penetre bien en el dubbing y quede protegido. Recuerde que después de cada vuelta sobre el tórax debe peinar hacia atrás las fibras del hackle; una vuelta de hackle y peine hacia atrás, otro vuelta y otra vez peine hacia atrás. Así las puntas de la pluma quedarán orientadas hacia atrás 177
  • 179. Paso 12 Enrollada la pluma, sujétela con 3 o 4 vueltas de hilo, y corte el sobrante de hackle. Paso 13 Tome el trozo de raffia y preséntelo estirado hacia adelante por sobre el tórax de modo que sobrepase el ojo del anzuelo. Hágalo cuidando de distribuir adecuadamente las fibras del hackle para uno y otro lado de la raffia. Final Ate firmemente la raffia, corte el sobrante dejando despejado el ojo del anzuelo, forme la cabeza, anude y cemente. Su "Charly Stone" está terminada. Intente atarla; le será fácil hacerlo. Lo invitamos a disfrutar de la pesca con este excelente patrón. Hágalo tanto en ríos pequeños, como en aquellos caudalosos. No olvide intentar en lagunas y en las desembocaduras o barras de los ríos en los grandes lagos del sur. Y finalmente, le deseamos mucho éxito en su próxima salida de pesca. Carlos Correa F. 178
  • 180. Atado Express - Carrot Nymph Texto y Fotos: Carlos Correa F. La "Carrot Nymph" es un inconfundible y reconocido patrón diseñado en Norteamérica y catalogado como "searching nymph", es decir, patrón más de exploración que de imitación. Ha sido usado con gran efectividad no sólo en la pesca de truchas, sino que especialmente en la pesca de pejerreyes chilenos y argentinos de los embalses, esteros y ríos de la zona central y centro-sur de Chile. Carrot Nymph Anzuelo: TMC 5262 o similar, en tamaños 14 al 18. Hilo: 6/0 naranjo fuerte. Cola: Fibras de hackle de gallina café. Abdomen: Seda o dracon naranja fuerte. Lomo: Peacock Herl (plumas de pavo real). Ribete: Alambre de cobre delgado. Tórax: Peacock Herl. Hackle: Pluma de gallina café. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo y, si lo desea, lastre su mosca en la zona del tórax. En la parte posterior del anzuelo, construya la cola atando firmemente varias fibras de hackle de gallina. Luego, ate el alambre de cobre dejando libre el sobrante, y en el mismo lugar, ate el extremo de unas 4 plumas de peacock herl dejando libre el sobrante. Finalmente, tome la seda y hacia adelante construya el abdomen. 179
  • 181. Paso 2 Confeccione el lomo de la mosca con las plumas de peacock herl. Júntelas formando con ellas un solo cordón y preséntelo sobre el abdomen de seda. Asegúrelo con el hilo. Luego tome el alambre de cobre y enróllelo hacia delante, formando los segmentos del abdomen y de paso asegurando el lomo de peacock herl. Asegure el alambre con hilo. Paso 3 Tome las plumas de peacock herl sobrantes (con las que construyó el lomo) y enrollándolas firmemente forme el tórax. Luego ate la pluma de gallina cerca del ojo del anzuelo. Tome la punta de la pluma con una pinza para hackle (hackle pliers) y enróllela sobre si misma unas dos veces. Sujétela firmemente con 3 ó 4 vueltas de hilo y corte el sobrante. Paso 4 Con sus dedos apriete el collar recién hecho y sujételo con unas 2 vueltas más de hilo. Haga el nudo final y cemente. Carlos Correa F. 180
  • 182. Atado Express - Copper John Texto y Fotos: Carlos Correa F. La "Copper John" es hoy considerada como una de las moscas más vendidas y exitosas en el mundo entero. Esta extraordinaria ninfa fue creada en 1994 por el gran atador estadounidense John Barr, en su búsqueda de un patrón que fuera pequeño pero a la vez se hundiera muy rápido y provocara gran atracción en las truchas. Representa una mezcla entre la "brassie" y las ninfas "flash back". El cuerpo de su versión original está hecho con alambre de cobre natural, sin embargo excelentes variaciones pueden atarse con alambre de color negro, verde, rojo o chartreuse. Copper John Anzuelo: TMC 5262 o similar, en tamaños 8 al 18. Hilo: 6/0 negro. Cola: 2 biots de pavo color café o rojizo. Abdomen: Alambre de cobre natural. Tórax: Peacock Herl (plumas de pavo real). Wingcase: Rafia o thin skin negro, una tira de flashabou color perla y una gota de epoxy. Patas: Perdiz húngara color natural. Cabeza: Bead head dorado. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo y, si lo desea, lastre su mosca en el tórax. Luego ate un extremo del alambre de cobre justo donde termina el bead head y por debajo de la pata del anzuelo y cúbralo hacia atrás con abundante hilo hasta la altura de la rebarba. Deje libre el sobrante de alambre. En este punto enrolle el hilo sobre si mismo unas cinco veces con el objeto de dejar una pequeña bolita. Luego, ate un biot a cada lado del anzuelo, justo donde recién construyó la bolita de hilo. Debe atarlos separadamente y de adelante hacia atrás. De esta forma, los biots quedarán naturalmente separados entre si en 181
  • 183. forma de "V". Tome nuevamente el alambre que quedó libre y comience a enrollarlo hacia delante formando el abdomen de la mosca. Con el alambre cubra todo el cuerpo de la mosca. Paso 2 Para formar el tórax, en el lugar donde éste su ubica ate primeramente una tira de flashabou por uno de sus extremos y deje libre el sobrante. A continuación, y en el mismo lugar, ate por un extremo un trozo de rafia o thin skin y deje libre el sobrante. Finalmente y en el mismo lugar, ate el extremo de unas 4 plumas de peacock herl dejando libre el sobrante. Paso 3 Construya el tórax de la mosca enrollando firmemente las plumas de peacock herl, y asegúrelas con el hilo. Luego tome una pluma de perdiz húngara y átela formando las patas, de manera que se distribuyan uniformemente a cada lado del tórax, y sin exagerar el largo de éstas. Asegure bien con el hilo. Paso 4 Para construir el wingcase tome el trozo de rafia o thin skin y átelo hacia adelante por sobre el tórax de peacock herl. Asegure bien con el hilo. A continuación, tome la tira de flashabou y colóquelo sobre el wingcase y por el centro de éste. Atelo firmemente, corte el sobrante, anude y cemente. Para terminar, con cuidado coloque una gota de epoxy sobre el wingcase, y deje secar. Carlos Correa F. 182
  • 184. Montana Rubber Legs - Imitación de Stonefly Curioso nombre para una mosca poco difundida en Chile, no obstante su éxito arrollador entre nuestros vecinos argentinos: la “Montana Rubber Legs”. En general, las moscas que utilizan patas de goma entre sus materiales de atado, son moscas conocidas como “atractoras” o “impresionistas” que, gracias a su inigualable acción y movimiento, logran captar rápidamente la atención de las truchas, provocando violentos ataques de parte de éstas. No son pocos quienes aseguran haber capturado la trucha de sus vidas con este tipo de patrones. Entre las moscas más conocidas fabricadas con este material tenemos a la “Bitch Creek”, “Yuk Bug”, “Girdle Bug”, “Kauffman Stone Rubber Legs”, “Bead Head Rubberlegs”, “Rubber Legs Stone”, “Gray Special”, “Quillelhue Pancora”, “Mini Red Head Rubber Legs”, “Leonis Barbarous”, la "San Dragon", y, por supuesto, la “Montana Rubber Legs”. También encontramos excelentes patrones de mosca seca fabricados con patas de goma, como lo son la “Chernobyl Ant” y la “Madame X”. Lugares y equipo En general, utilizaremos la “Montana Rubber Legs” tanto en ríos medianos y grandes como en las bocas de los lagos y lagunas. Ríos de nuestro sur de Chile como el Bueno, Calcurrupe, Gol-Gol, Rahue, Petrohué, Maullín, Puelo, Negro o como los argentinos Aluminé, Malleo, Collón Curá, Caleufú, Chimehuin, Correntoso y Limay han sido testigos de sus excelentes capturas. Una caña # 5 a # 7 serán suficientes junto a líneas de hundimiento, de hundimiento uniforme o con hundimiento en la punta y líderes más bien cortos (no más de 4 pies). Con ello, logrará que su mosca se acerque rápidamente al fondo. Cuando pesque ríos poco caudalosos no descarte la utilización de líneas flotantes con líderes largos (sobre 9 píes). La presentación de este patrón es muy sencilla. Realizamos un largo lanzamiento hacia el lugar elegido, y de inmediato comenzamos a recoger lentamente con movimientos o tirones cortos. Prefiera aquellas zonas de un río donde exista mayor corriente o turbulencia en el agua. Veamos ahora el atado de este patrón. 183
  • 185. Anzuelo: Tiemco 5263 o Mustad 9672, en tamaños 8 y 10. Hilo: 6/0 de color negro. Lastre: Opcional. Utilice algún sustituto del plomo. Cola: Un par de elásticos redondos de color negro. (Excelentes son los elásticos marca “WiggleLegs” que venden algunas tiendas del ramo: delgados, resistentes, muy flexibles y de variados colores).. Patas: Dos pares de elásticos redondos de color negro. Cuerpo: Chenille small de color negro. Wingcase: Chenille small de color negro. Tórax: Chenille small de color amarillo fluo o verde fluo. Hackle: Saddle de color negro de tamaño pequeño. Antenas Un par de elásticos redondos de color negro. Instrucciones de Atado Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre el shank (o pata) del anzuelo. Si ha optado por lastrar su mosca, éste es el momento de hacerlo. Paso 2 Luego, para hacer la cola, tome un par de elásticos y mídalos sobre el anzuelo de tal manera que ellos no sobrepasen el largo del mismo. En la parte posterior del anzuelo, a la altura de la rebarba, átelos firmemente en forma de “V”. 184
  • 186. Paso 3 A continuación, tome otro par de elásticos y átelos en forma de “V” en el último tercio del anzuelo, direccionándolos levemente hacia arriba. El largo de estas patas deberá ser de la mitad del largo de las colas. Paso 4 Luego, tome un solo trozo más largo de elástico y átelo perpendicular al anzuelo en la parte delantera del mismo, cuidando de dejar un pequeño espacio tal como se muestra en la fotografía. El largo de cada lado estas patas será el mismo que el de las colas. Paso 5 Ahora construiremos las antenas de la mosca. De la misma forma que construimos la cola, tome un par de elásticos y mídalos sobre el anzuelo de tal manera que ellos no sobrepasen el largo del mismo, atándolos firmemente en forma de “V” junto al ojo del anzuelo, pero cuidando de dejar este último totalmente despejado. Paso 6 Seguimos con el abdomen. Como lo muestra la fotografía, tome un trozo de chenille negro y enróllelo hacia adelante pasándolo con cuidado por entre medio de las patas traseras y llegue hasta justo antes de las patas delanteras. Asegure el chenille con el hilo y corte el sobrante. Paso 7 A continuación, tome 2 trozos más pequeños de chenille negro y átelos en el mismo lugar donde terminó de atar el abdomen, dejando libre el resto. Estos trozos de chenille nos servirán para construir el wingcase. 185
  • 187. Paso 8 Ahora tome el saddle negro, átelo por su punta más delgada junto a los dos trozos de chenille y deje el resto de la pluma libre. Paso 9 Ahora construiremos el tórax. Tome un trozo de chenille amarillo fluo y, entre el abdomen ya terminado y el ojo del anzuelo, forme un pequeño tórax, pasando el chenille por entre medio de las patas delanteras. Afirme con el hilo y corte el sobrante. Luego, tome la pluma de saddle que dejamos libre y enróllela unas 2 o 3 veces hacia adelante alrededor del tórax. Enrollada la pluma, sujétela con el hilo, y corte el sobrante. Paso 10 Tome los 2 trozos de chenille negro y, con ellos cubra el pequeño tórax de chenille amarillo fluo, formando así el wingcase. Afirme con el hilo y corte el sobrante. Final Haga el nudo final y cemente. Su “Montana Rubber Legs” está terminada. Con éste y otros patrones que ya hemos dado a conocer, lo invitamos a ir formando su propia selección de moscas para la temporada que se avecina. Le recomiendo además leer el reportaje acerca de las ninfas de stoneflies en aguas australes. 186
  • 188. La Bead Head Caddis Pupa Uno de los órdenes de insectos acuáticos más abundantes en los ríos de la zona central y sur de nuestro país son las Caddis (orden Trychoptera). Como adulto, casi todas las especies se asemejan bastante y se las puede describir a la ligera como una pequeña polilla de cuerpo más delgado y largas antenas. Aunque en la realidad no se relacionan directamente con dicha clase de insectos. Particularmente los tricópteros, también conocidos en el mundo hispano como friganias, se desarrollan como insectos acuáticos. Es decir, sus etapas de inmadurez transcurren en un medio acuático, lo cual incluye a ríos y lagos. Su metamorfosis es de aquellas descritas como “completa”, es decir, durante su vida como insecto pasa por las etapas de huevo, larva, pupa, y adulto (lea más detalles en "Entomología Acuática Simplificada"). Metamorfosis Completa de la Caddisfly De las distintas etapas señaladas, la mayor parte del tiempo transcurre en el estado de larva, existiendo especies que ocupan algunos meses e incluso hasta un año en este estadio. 187
  • 189. Sin embargo, para los peces el estadio más relevante se centra en el momento en que la caddisfly se vuelve más abundante y disponible, gatillando comúnmente periodos de selectividad y alimentación declarada en truchas y otras especies. Por ello, en esta ocasión nos detendremos en la etapa de “pupa”, quizás una de las más productivas desde el punto de vista del pescador. El hatch o emergencia de las caddis se produce durante todo el año (en qué momento específico depende de cada especie) y tiene lugar cuando la pupa madura, envuelta en su saco pupal, empieza su ascenso hacia la superficie del río, debido principalmente a burbujas de gas que se acumulan entre el cuerpo y el saco pupal y al empuje que realiza con su fuertes patas. Este estado pupal es muy vulnerable y las truchas centran su alimentación casi completamente en ellas. Por ello, históricamente los atadores de moscas ha buscado diferentes fórmulas para crear adecuadas imitaciones que no sólo logren asemejarse estéticamente a estas caddisfly emergentes, sino que además logren, con el uso materiales y técnicas adecuadas, simular las características anatómicas y dinámicas de estas moscas en ascención a la superficie. Uno de estas creaciones es precisamente el patrón que aquí mostraremos, llamado “Bead-Head Caddis Pupa”. Personalmente la considero una de las mejores imitaciones de esta etapa en la emergencia de las caddis. ¿Qué es el bead head? Término originado por los atadores de habla inglesa, consiste en una pequeña bola de metal (bead), que se posiciona en el anzuelo a modo de cabeza (head). ¿Por qué usar bead-head? Porque le aporta a la mosca dos características fundamentales: lastre, que ayudará a ubicar su mosca cerca del fondo del río para luego hacerla subir; y atracción, pues su brillo hará gatillar el ataque violento de las truchas. Veamos ahora cómo atar esta productiva mosca. Para ello, necesitaremos materiales de buena calidad y seguir paso a paso las instrucciones que se indican. Anzuelo: # 12, 14 y 16. De preferencia, escoja aquellos específicamente diseñados para Wet Flies. Hilo: 6/0 u 8/0, dependiendo del tamaño a atar, de color café. Ribete: Tinsel fino, de color dorado. Cabeza Bead-head color dorado, acorde al tamaño del anzuelo. Cuerpo: Dubbing de orejas de Liebre o Conejo en su reemplazo, de color natural. Hackle: Pluma de Perdiz Húngara, de color natural. 188
  • 190. Paso 1 Con cuidado, inserte la cabeza metálica o bead- head por la punta del anzuelo y ubíquela junto al ojo del mismo. La mayoría de estos bead-head tienen un orificio más grande por un lado y uno un poco más pequeño por el otro. Fíjese que el orificio más pequeño quede ubicado junto al ojo del anzuelo. Paso 2 Luego, haga una base de hilo sobre el shank (o pata) del anzuelo, y con el mismo hilo forme una pequeña bolita o tope junto al bead head, que impedirá que éste se mueva o gire. Paso 3 A continuación, en la parte posterior del anzuelo, a la altura de la rebarba, ate un trozo de tinsel dorado, que luego usará para ribetear el cuerpo de su mosca. Paso 4 Luego de encerar el hilo, tome un poco de dubbing, y construya hacia delante el cuerpo de su mosca. Deje un pequeño espacio libre justo antes del ojo del anzuelo. Paso 5 Ribetee el cuerpo recién construido con el tinsel. Anúdelo y córtelo a ras. 189
  • 191. Paso 6 Luego, seleccione un pluma de Perdiz Húngara acorde con el tamaño del anzuelo (sus fibras no deberán sobrepasar el largo del mismo). Limpie la pluma, tal como lo muestra la la imagen. Inmediato al ojo del anzuelo, ate firmemente la pluma por su quill. Corte el sobrante. Paso 7 Tome la punta de la pluma con una pinza para hackle (hackle pliers) y con cuidado comience a enrollarla sobre si misma, unas dos veces. Peine las fibras de la pluma dejándolas orientadas levemente hacia atrás. Sujétela firmemente con 3 ó 4 vueltas de hilo y corte el sobrante. Paso 8 Tome otro poco de dubbing, y con cuidado cubra totalmente el hilo con el que recién ató la pluma de Perdiz y que ha quedado a la vista. Final Finalmente, termine el hilo con dos nudos half hitch, dejando las fibras de la pluma orientadas levemente hacia atrás. Si desea conocer más detalles sobre otras buenas imitaciones de las Caddis Pupa, visite "La Sparkle Caddis Pupa" y las "Soft Hackles". 190
  • 192. Las damselflies pertenecen al orden Odonata, clase Zygoptera, usualmente son confundidas con los dragonflies, sin embargo, las libélulas pueden plegar sus alas sobre su espalda, cosa que los dragonflies no pueden realizar, además poseen un abdomen más angosto y estilizado. Los huevos de damselfly eclosionan directamente al estado de ninfa, son insectos que poseen características depredadoras y permanecen en este estado inmaduro entre 1 a 2 años, pasando por 10 a 12 instar o mudas de su exoesqueleto que le permiten crecer hasta que la ninfa se encuentra lista para emerger y transformarse en un adulto. Morfológicamente resaltan sus ojos, abdomen con segmentos marcados y cercos modificados como lamelas branquiales caudales, también poseen un cubre alas. Simulando estas características surgió la idea de un patrón de imitación del estado inmaduro de las damselflies con cola de marabú y un abdomen en goma eva con segmentos abdominales bien definidos, esto unido a rubber legs y un tórax de crystal chenille con un hackle entre las patas de goma, una prolongación del trozo de goma eva del abdomen para formar el cubre alas y la cabeza con ojos brillantes y sobresalientes. 191
  • 193. La Eva Damselfly Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 376 en tamaños del 8 al 12 Hilo de Encerado, café oliva 8/0 o 6/0 atado: Abdomen: Goma eva Tórax: Goma eva y crystal chenille Cercos: Marabú verde oliva o amarillo oliva Hackle: Saddle negro Patas: Rubber legs chicas o medianas Ojos: Dos mostacillas brillantes unidas por un monofilamento derretido en los extremos Instrucciones de Atado 192
  • 194. Paso 1 Primero, fijamos el anzuelo a la prensa y se hace una cama con el hilo de atado. Paso 2 Luego atamos la cola de marabú, permaneciendo con el hilo en la parte posterior del anzuelo. Paso 3 Tomamos un trozo corto de goma eva que formará la parte baja del abdomen de nuestra mosca y lo fijamos a través de un anillo de hilo de atado con unas dos vueltas bien firmes. Paso 4 Ahora fijamos el trozo más largo de goma eva que formará la parte superior del abdomen y el tórax, dando otras dos vueltas de hilo que corresponden al último segmento abdominal. Paso 5 Pasamos el hilo de atado por entremedio de las dos capas de goma eva y formamos el siguiente segmento abdominal, primero fijamos la parte inferior con dos vueltas de hilo y luego la superior 193
  • 195. Paso 6 De esta manera formamos todos los segmentos abdominales hasta finalizar con el trozo inferior de goma eva cerrando con el hilo de atado. Paso 7 Ahora atamos en la parte media del tórax las rubber legs que pueden ser negras, blancas o grizzly. Paso 8 Volvemos con el hilo de atado hasta donde cerramos el abdomen y atamos un saddle negro y un trozo de crystal chenille verde. Paso 9 Pasamos el hilo de atado hacia adelante, fijamos los ojos de nuestra mosca, luego formamos el tórax con el crystal chenille entre las patas y finalmente el hackle, dando no más de 3 vueltas, aseguramos los materiales tras los ojos y se corta el sobrante. Paso 10 y final Ahora pasamos la goma eva por sobre el tórax de nuestra ninfa y formamos el cubre alas, hacemos un anillo de hilo con dos vueltas tras los ojos y luego otro por delante dando forma a la cabeza, finalizamos cortando el sobrante de goma eva y con un nudo de cierre Presentación 194
  • 196. La presentación de esta mosca se basa en dos cosas muy importantes, una es dada la natación de las ninfas que contorsionan su cuerpo para avanzar en un nado un tanto errático y no muy veloz, a diferencia de las ninfas de dragonfly. Esta conducta de nado es imitada a la perfección por una recogida dedo sobre dedo con alguna pausa breve entremedio, ya que estas ninfas toman descansos en que permanecen inmóviles. Se sabe además que las ninfas de damselflies pasan por periodos de migración, uno es a fines de primavera e inicios del verano, en que las ninfas migran desde aguas profundas hacia aguas someras y se ubican en las camas de algas o en juncales cerca de la orilla alimentándose y preparándose para eclosionar, el otro momento es hacia inicios de otoño en que retornan a aguas mas profundas para esperar la próxima temporada estival en un estado similar a una hibernación. Detectando en qué lugares se encuentran estos insectos es posible probar con líneas de hundimiento cerca de la vegetación del fondo, o bien con línea floating cerca de los juncos en aguas poco profundas, para lo cual podría ser necesario lastrar nuestra ninfa. Es recomendable no usar un líder con terminación más fina que un 3X, ya que es posible atraer grandes truchas e incluso salmones con estas ninfas. 195
  • 197. La San Damsel Llegó la primavera. Para muchos, la estación de colores, de renovación, de miles de pájaros cantando en la mañana, y cientos de flores luciéndose al sol. ¿Y para los mosqueros? ... ¡Llegó la época de la Migración de las Damiselas! De este tema hablé hace un tiempo en una edición anterior de esta misma columna. En resumen, es la época en que las ninfas de este grupo de los Odonatos, conocidas como Damselflies, avanzan en grandes números hacia la orilla, con el propósito de salir del agua, pasar a su etapa de adulto, y seguir con esa nueva fase. La gracia para el mosquero, es que las truchas conocen esta migración y aprovechan este éxodo masivo para alimentarse abundantemente en los sectores más bajos de lagos y lagunas. Ya entendiste el mensaje: si tienes la imitación de ninfa de Damsel adecuada, en el lugar y el momento precisos, tendrás una de las jornadas de pesca más adrenalínicas que puedas recordar. Justamente, con esta migración en mente, hace varios años comencé a probar diferentes patrones de damsel. Por mucho tiempo fui devoto de la Whitlock Damsel, que es una excelente imitación, prácticamente realista. Pero lo complejo de su confección me motivó a probar otras alternativas. Utilicé también una Green Damsel, que es una versión simple, con una base de marabou muy fuerte, e incluso similar a la "Swimming Weed" que mi amigo Nicolás diseñó. Sin embargo, el éxito probado de otro de mis patrones de Odonato, la San Dragon, me motivó a diseñar una versión equivalente para el grupo de las Zygoptera (Damselflies). Fue así que naciò la San Damsel. Las primeras versiones fueron variando la parte del tórax y la forma de simular las patas de estas ninfas al momento de nadar, pero finalmente me quedé con una versión, que al igual que algunas de las otras que probé, tiene una clara base en el marabou. El Diseño en base a la Entomología Para el diseño, éste y otros patrones toman en cuenta (1) la forma de las ninfas de 196
  • 198. Damsel, en particular aspectos como su forma, las agallas, las patas y la cabeza, y (2) la forma en que avanzan nadando. El nado de las Damsel es totalmente distinto al de otros Odonatos, como son las Dragonflies, y en particular las de la familia Aeshnidae, que se impulsan enérgicamente por medio de chorros de agua expulsados por el abdomen. Las ninfas de Damselfly nadan contorsionando su abdomen en forma ondulante. En lenguaje popular: "coletean" activamente para avanzar. Esto implica un patrón con mucha acción en movimiento, lo cual es uno de los efectos principales del marabou. Por otro lado, la forma de las ninfas, con su cuerpo alargado, grandes ojos y tres colas en forma de hoja, que en realidad son sus branquias, les confieren una silueta que es diferente a todos los otros insectos. Tal como muchos autores han indicado, el diseño de patrones para la pesca con mosca parte con una observación detenida del insecto real. En la foto se aprecia la forma de estas ninfas: el cuerpo alargado, los ojos prominentes, las patas y las colas (branquias). De tal manera, tomé los siguientes elementos: • Las "colas" (branquias en realidad), simuladas con una simple pluma de marabou. Las reales son totalmente flexibles, al igual que las fibras, por lo que esa parte de la anatomía en forma estática y en movimiento, quedó rápidamente resuelta. • El abdomen, definitivamente largo, pero que a la vez, por su material, al avanzar en el agua diera la sensación de vida. Una vez más - y reutilizando la técnica para el tórax de la San Dragon, continué con la pluma de marabou usada en la cola, enrollada para el abdomen. Los segmentos de éste, utilizando el clásico método del alambre enrollado, en este caso uno de color verde. • El tórax, que como adelanté, fue uno de los que fui variando durante las versiones, incluyendo el material para las patas. En su momento hice incluso una versión con patas de goma, y otra con saddle hackle, pero volví a la simpleza y lo armé con otra pluma del mismo marabou. En esta ocasión tomé una sección de fibras más cortas que la usada en la cola del patrón, de modo que las patas, siendo largas en esta receta como en el insecto real, no son desproporcionadas. En la realidad, cuando la ninfa de Damsel nada, sus patas se pliegan hacia los costados, por lo que resulta muy natural que las fibras de marabou hagan lo mismo. • El wingcase, parte superior del tórax, se quedó finalmente en una fibra puesta en doble sobre el tórax, cubriendo incluso hasta pasados los ojos. • Los ojos, importantísimos en este patrón. Probé con ojos de plástico y de bronce. Los últimos, muy pesados, atentaron contra la presentación de este patrón en los sectores bajos de las orillas de lagos y lagunas. Los primeros, en realidad no encontré algunos del tamaño adecuado para el largo del anzuelo, por lo que recurrí a un punto intermedio: de metal, pero no tan pesados. El clásico "bead chain eyes". Son dos eslabones de la conocida cadena para el baño, que se compra en cualquier ferretería. 197
  • 199. A continuación les muestro los pasos de su montaje. La San Damsel Hilo Verde Oliva 6/0. Anzuelo De ninfa, por ejemplo TMC100 o Mustad 9672, en tamaños 10 a 6. Ojos De bolitas de cadena de metal. Abdomen y cola Una pluma de marabou verde oliva. Personalmente uso la variedad Marabou Grizzly. Ribete Alambre de color oscuro. Idealmente verde. Tórax Una pluma de marabou verde oliva. Caja alar Una tira de chenille en color ("espalda") verde fuerte (o "insect green") 198
  • 200. Paso 1 El primer paso, el más obvio: partir con un rápido embarrilado sobre el anzuelo limpio. Este embarrilado se deja en el primer cuarto del largo del anzuelo, cerca del ojo del mismo, en la posición en que irán los ojos, descrito en el paso siguiente. Paso 2 Se atan los ojos en la parte anterior del anzuelo, dejando un par de milímetros libres antes del ojo de éste, donde finalmente se terminará el patrón. Este espacio debe permitir incluso atar un pedazo de chenille, así como los nudos finales que rematan la cabeza encementada. Paso 3 Se elige una pluma de marabou, cuyas fibras sean uniformes en su punta. Esta se fija, dejando las fibras atrás sólo la mitad del largo del anzuelo. Luego de atar la pluma, no se corta el sobrante, ya que se usa en el paso 4 y 5. Paso 4 Se ata en el mismo punto de la pluma de marabou, el alambre para el ribete. Este se deja colgando hacia atrás para enrollarlo en el paso 6 más adelante. De la pluma de marabou utilizada en la cola (branquias), se enrolla el sobrante formando una especie de cordón. Similar al cordón de chenille, con la diferencia de que éste tendrá muchas fibras saliendo del cordón mismo. 199
  • 201. Paso 5 Antes de enrollar, lleve el hilo de atar hacia adelante. Luego, tomando el cordón formado en el paso anterior, se enrolla en torno al anzuelo, formando el abdomen hasta llegar a la marca del primer tercio del anzuelo, desde el ojo. Relativamente cerca de los ojos del patrón. En este punto ate firmemente la pluma de marabou torcida y enrollada, cortando el sobrante. Paso 6 Enrolle el alambre que está fijo junto a la cola del patrón, pero tenga la precaución de enrollarlo para el lado contrario del que se usó para enrollar el cordón de marabou usado en la base del abdomen. Esta dirección contraria permitirá sujetar con mayor la frágil pluma de marabou enrollada. Llegue hasta el mismo punto del marabou, ate firmemente y corte el sobrante. Paso 7 En ese mismo punto, ate la fibra de chenille. Si es muy delgado, entonces, ponga una porción doble, como en la foto. Paso 8 Una vez más, en el mismo punto, ate la pluma de marabou que utilizará para la base del tórax y las patas de la Damsel. En este caso, tome una porción más lejana de la punta de la pluma y afírmela del tallo, de la parte más gruesa, al anzuelo, justo por delante del nudo para el fin del abdomen y donde está fijo el chenille. Terminando esto, lleve el hilo de atar hasta la punta del anzuelo, a la altura de los ojos el patrón. 200
  • 202. Paso 9 Tomando la pluma de marabou y dándole algunas pocas vueltas para torcerlo, pero sin dejarlo como cordón (que las fibras sigan estando libres), se enrolla alrededor del anzuelo dándole forma al tórax. Nótese que no se requiere demasiado grosor en esta parte, ya que el principal objetivo es que las fibras del marabou queden apuntando hacia afuera. Lleve este enrollado hasta los ojos, sin pasar más allá y ate firmemente para que esta pluma no se salga con el uso. Paso 10 Luego tome el chenille, ya sea una o dos fibras, y extiéndalas sobre el tórax, aplastando las fibras de marabou que estén hacia arriba. Con el hilo de atar, de un par de vueltas justo antes de los ojos del patrón y luego extienda el chenille hasta la punta del anzuelo, por sobre los ojos, volviendo a fijarlos con el hilo de atar. Paso 11 y final Teniendo el chenille extendido en la cabeza del patrón y colgando sobre el ojo, fije firmemente y corte el sobrante. Luego con el hilo de atar forme una sólida pero simple cabeza en la punta del anzuelo, para luego fijar con cemento y cortar el hilo. Pescando con la San Damsel Como tuve la oportunidad de pescar prácticamente 4 temporadas con este patrón, antes de presentarlo, cubriendo lagos pequeños, de la región de la Araucanía, e incluso algunos lagos mayores en la zona de Coyhaique, pude así afinar los aspectos de presentación de éste. El concepto se basa precisamente en la migración de las Damiselas, que ocurre entre noviembre y principios de enero. Las ninfas se arrastran por el fondo, a veces nadando cortos trechos, hasta llegar a la orilla. Donde las truchas más fuertemente las atacan es en la zona que va entre un metro de profundidad y los 20 cms. Es decir, si en dicha época encuentras una gran trucha recorriendo sectores extremadamente bajos, entonces está tras las damiselas en peligro. Primera recomendación: nunca llegar apresuradamente a la orilla del lago y torpemente empezar a lanzar a la distancia. Acercarse de a poco. Mirar, observar. Ver si hay movimiento. Casi siempre en la masacre de la migración se ven al menos algunos lomos de trucha asomados fuera de la agua. No confundir con las tomadas de superficie. Las 201
  • 203. Damsel no salen a la superficie, sino que se arrastran y nadan hasta la orilla o hasta que trepan por un tallo de junco o planta. Los ataques a ninfas de Damsel son siempre bajo el agua, aunque posiblemente en poca profundidad. Los más probable es que logres detectar algo de este tipo de actividad, por lo que, el segundo paso es usar tu caña #4 a #6, con una línea floating y lanzar con cierta distancia de la orilla. Aquí, el mínimo de lanzamientos en falso posible y una presentación delicada. Si cuesta estimar la distancia adecuada, más vale que sobre y caigas más hacia adentro, que falte, porque podrías enredarte en las plantas de la orilla. Una vez que la mosca está en el lugar adecuado, es cuando se pone a prueba los nervios de acero. Hay que dejar que se hunda, lento, lento, muy lento. A veces, las truchas que andan en cacería la verán y atacarán rápidamente. Hay que estar atento. En otros casos, la ninfa llegará al fondo. En ese momento comienza la técnica de presentación delicada. Hay que olvidarse del típico y conocido tirón que se usa con streamers y otras moscas grandes. Aquí, el manejo delicado de la línea, es crucial. La recogida adecuada es la llamada "Hand Twist Retrieve" o figura ocho. Con los dedos se manipula la línea para recogerla lenta y constantemente. Preparase para la picada. En muchos casos es violenta y lo más espectacular es que dada la poca profundidad es muy posible que se alcance a notar el ataque. Es una de las situaciones de pesca más espectaculares que existen y muchas veces produce tal nivel de impresión, que es difícil controlar el impulso de pegar un tirón antes de que la trucha se trague la mosca. Cuando pique, mantener la línea firme y exigir el máximo de la resistencia del tippet para evitar que la trucha arranque hacia lo profundo o las plantas cercanas a la orilla. Estas Damsel funcionan durante toda la primavera e incluso entrado el verano. De hecho, es posible pescar con este patrón durante toda la temporada, aunque sin duda es la época de la migración cuando su efectividad se hace manifiesta. Suerte y éxito. 202
  • 204. Mi fascinación por los odonatos, particularmente las ninfas de las libélulas en aguas quietas se remonta a muchos años atrás. En mis comienzos de mi carrera de guía de pesca con mosca me tocó trabajar con muchos clientes, y anteriormente recorriendo por mi cuenta, en un spring creek del sur. En este spring creek - un río de aguas muy lentas, cuyas aguas vienen mayoritariamente de manantiales subterráneos - existía una población de interesantes arcoiris y particularmente unas impresionantes marrones de unos colores de ensueño, las que crecían gracias a la riqueza entomológica del lugar y particularmente la abundante población de ninfas de damselflies y dragonflies. Estas ninfas nadaban por todos los sectores cubiertos de vegetación, que formaban canales por donde las arcoiris cazaban y recodos bajo las algas flotantes en los que las marrones se sentaban a acechar a las ninfas paseantes. Esta fuente proteica tan fantástica había desarrollado ejemplares de marrones que sorprendían a todos quienes pescaban, tal como me sucedió a mí cuando comencé a explorar la zona. Con el tiempo me di cuenta de esta condición de alimentación tan clara y me concentré en el uso de imitaciones de damselflies en estado inmaduro. Una de los patrones que llenaron mis cajas en un comienzo fue la Whitlock Damsel. Posteriormente comencé a examinar más en detalle la gran abundancia de estos insectos. Luego de una visita del gran entomólogo y pescador con mosca de Portland, OR, Rick Hafele, pude observar con mayor consistencia las poblaciones más abundantes de ninfas de dragonflies, más grandes que las damselflies y en especial aquellas de la familia Aeshnidae, que agrupa a los ejemplares de mayor tamaño y de mayor capacidad de nado en este grupo de insectos. Pasaron años de probar distintos patrones hasta que entendí cuáles son las características físicas y de comportamiento que los peces identifican en estos insectos. Esto me llevó a desarrollar un patrón particularmente, siempre siguiendo mi idea priomordial (pero históricamente no siempre devota de mí) de mantener los patrones simples. Fáciles de atar, fáciles de presentar y que entregan un claro y preciso mensaje a los peces. Al menos, eso es lo que yo llamo eficiencia en un patrón. 203
  • 205. Mis observaciones de los Aeshnidos me permitió concluir lo siguiente: • Son de relativamente gran tamaño (en anzuelos un #10 u #8, 2X al menos). • Esencialmente colores oscuros. • Abdomen alargado y grueso, tórax más corto y grandes ojos. • Las patas permanecen a los lados cuando nadan. • El nado se produce por expulsiones de chorros de agua por el orificio del abdomen, lo cual los transforma en insectos a propulsión a chorro. Esto produce un nado inconstante, pero en golpes rápidos. Mi respuesta a estas características se derivó de las técnicas de atado de un Woolly Bugger, siempre con la idea de patrones simples. El resultado, tal como existe en su versión actual y como lo presento aquí, comenzó a ser usado por mí y varios de mis compañeros de aventuras hace unos 4 ó 5 años. En esas temporadas el éxito ha sido rotundo. Su uso, tanto en Chile como en Argentina, ha permitido la exploración de diversos lagos y lagunas sin mayor conocimiento previo, salvo algo de sentido común - ya que además funciona como un excelente patrón de busqueda. Luego de una temporada de éxito, el nombre se lo ganó luego de escuchar de uno de mis amigos la siguiente pregunta: ” ... ahora que vas a pescar ese lago, ¿a qué santo te encomendarías?”. Encomendémonos a la San Dragon EL PATRON Y LAS INSTRUCCIONES DE ATADO Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 376, #12 al #8 Hilo: 6/0 Negro Ojos: De bronce. (No de plomo, ¡de bronce! ... evitemos usar materiales tóxicos). Patas: Elástico negras. No demasiado delgadas. Cola: Marabou negro Cuerpo: La misma pluma de marabou negro de la cola. Collar: Pluma de largas fibras de saddle negro. INSTRUCCIONES 204
  • 206. Paso 1: Se enrolla el hilo en el anzuelo para crear una “cubierta” no demasiado tupida. Luego en la punta, dejando un mínimo, pero existente espacio antes del ojo de este anzuelo, se atan los ojos de bronce. Estos ojos son como un pequeño reloj de arena, por lo cual se usa su cintura, pasando el hilo en varias direcciones para afirmarlo al anzuelo. Para afirmarlo aún más, cada ciertas vueltas en forma de “8” por el anzuelo y la cintura de los ojos, doy unas cuantas vueltas en torno a la unión entre el anzuelo y los ojos, como para apretar el hilo (es enrollar el hilo bajo los ojos, sobre el anzuelo, en forma de vueltas en plano horizontal, para que se apriete el hilo y afirme los ojos). Paso 2: Se atan dos elásticos separados por unos pocos milímetros. La manera de atarlos y afirmarlos es simple. Se toma uno de los elásticos, de un largo suficiente como para cubrir ambas patas de lado a lado (como 3 ó 4 centímetros) y se juntan las dos puntas, formando una vuelta que va en torno al hilo que sale precisamente del lugar en que se coloca esta pata. Luego, se afirma este elástico dando varias vueltas intentando que las patas queden perpendiculares, o bien levemente inclinadas hacia la curva del anzuelo. El segundo elástico se ata de la misma manera. Paso 3: Se toma una pluma de marabou que debe ser elegida cuidadosamente. Sus fibras deben ser más bien largas y firmes, a la vez que no es una pluma estilo “plumero”. Debe ser más bien fibrosa. Se deja un largo de menos de un centímetro para la cola, la cual se ata en el último tercio del anzuelo (no directamente antes de comenzar la curva - más hacia adelante en el cuerpo). El resto de esta pluma no se corta, sino que se enrolla luego de haber atado la cola firmemente. Al enrollarlo se logra formar una especie de cordón con este marabou. Conviene tomar un hackle plier para sujetar este cordón mientras se prepara el siguiente paso. Luego de atar la cola, el hilo se lleva hasta adelante, a la altura de los ojos del patrón. 205
  • 207. Paso 4: Ahora es necesario afirmar el marabou al cuerpo. Esta pluma, siendo tan “llena de vida” cuando está en el agua, es a su vez muy delicada en las fauces de un pez. Para solucionar esta fragilidad, antes de tapar el anzuelo formando el cuerpo, se aplica una delgada capa de cemento o pegamento, como el que usa para la cabeza de la mosca. Mientras el pegamento se mantiene fresco, se enrolla este cordón de marabou alrededor del anzuelo formando el tórax, afirmándose en forma permanente con esta capa de cemento, pero manteniendo su acción en las fibras exteriores. Hay que recordar que el tórax no cubre más que un tercio del largo total del anzuelo y básicamente va desde las patas hasta los ojos. Al enrollar este cordón, se debe calcular cada vuelta de modo de dejar las patas de elásticos inclinadas hacia atrás y no que queden en cualquier dirección necesariamente. Paso 5: Con el cuerpo ya formado, sólo queda formar el collar. Justo en el espacio que quedó entre los ojos y el primer elástico se ata una pluma de saddle o una pluma grande cuello de gallo, afirmando su lado más grueso y dejando la punta libre. Es importante afirmar bien esta parte gruesa, precisamente por la necesidad de mantener el patrón intacto pese a los feroces ataques de las truchas. Luego de atar esta pluma, se pasa el hilo a la punta, adelante de los ojos. Paso 6: Se enrolla esta pluma unas tres o cuatro veces justo detrás de los ojos, intentando hacer que cada vuelta aplaste un poco las fibras de la pluma extendidas en la vuelta anterior, de modo que el collar quede inclinado hacia atrás. Se ata con firmeza el collar, de manera que sea poco probable que se suelte, y luego se pasa el hilo por delante de los ojos, aprovechando de afirmar nuevamente estos ojos de bronce al anzuelo y se forma una pequeña cabeza delante de ellos. Se aplica cemento, se corta el hilo, y listo. Variaciones de la San Dragon Mis compañeros de pesca, muchos de los cuales conocen la San Dragon hace años, han adaptado este patrón a algunas de sus preferencias. Existe la versión en verde oliva, que ha funcionando notablemente en aguas de los lagos del sur de Chile. Existe particularmente 206
  • 208. la Daltonic Dragon, de Nicolás Varela, hecha absolutamente de color púrpura o morado. Nos han tocado ocasiones en que probando ambos patrones simultáneamente ha sido esta variación colorida la de mayor éxito. La Mal Dragon, creación de Francisco Miranda se ata muy similar al patrón original, con el uso de ojos plateados que resaltan mucho más en el agua y en un anzuelo curvado en (casi) forma de “S”, cuyo modelo es el Taff Price Swimming Nymph Hook Code K6ST, logrando un efecto en el cuerpo que en muchos casos resulta más llamativo. Presentación La idea de usar ojos de bronce es lastrar la parte delantera del patrón, de modo que aunque sea recogida con velocidad se mantenga en una dirección más orientada hacia el fondo. No resulta lo mismo con ojos plásticos y lastrando el cuerpo, ya que el peso se va hacia el centro y no se mantiene cerca de la punta. Se puede presentar con líneas flotantes, pero usualmente el uso de líneas sumergibles son la tónica para mantener un nado sumergido cerca de las camas de vegetación, que es donde la Aeshnas abundan. Una vez en el agua, es factible dejarla hundirse por unos segundos, llevando la cuenta. Si al recoger se nota que ésta se enredó en el fondo, el siguiente lanzamiento se la deja hundirse menos segundos hasta encontrar la profundidad precisa, en que la mosca nada cerca del fondo lleno de vegetación, pero no muy lejos. El nado impuesto se logra en base a tirones, tal como se presentan los streamers. El nado de las Aeshnas es muy poderoso y se realiza con chorros intermitentes de agua que salen de su abdomen, por lo cual esta presentación se mantiene con el propósito de simulación de este nado. La San Dragon es hoy un patrón conocido por muchos pescadores en Chile e incluso en Argentina. Se ha presentado en dos seminarios de atado y ha sido uno de los más elogiados por quienes lo han utilizado posteriormente. Su uso se ha centrado en lagunas de mediano y pequeño tamaño, siempre manteniendo la mosca cerca de la vegetación y ha registrado capturas tan grandes como arcoiris de 5 y más kilos. Los invito a probarla. 207
  • 209. El Desafío de Atar Moscas Productivas - La Ninfa del Rocín Fue hace algunos años. Recuerdo nítidamente la invitación que me extendiera mi hoy buen amigo Bartolomé. En aquellos días nos conocíamos poco. Habíamos entablado conversación sólo en ocasionales encuentros al interior de nuestra favorita tienda de pesca con mosca. Hoy la recordamos con nostalgia. Al correr de un día, Bartolomé, me comentó que con su padre y unos amigos de éste, visitarían el sábado siguiente un río cercano. Luego me extendió una amable invitación para ser de la partida, la que acepté gustoso. Así, el sábado y de madrugada, emprendíamos viaje rumbo al sitio de pesca. El padre de Bartolomé y los amigos del primero, eran todos avezados pescadores, pero de "ferretería", práctica que yo había abandonado desde hacía años. Valga hacer notar que tenían un vivo interés por conocer las artes de la pesca con mosca. Bartolomé, en tanto, daba sus primeros pasos en esto. Mi interés era verlo accionar en terreno, para así poder entregarle algunos consejos que le ayudaran a mejorar su recién aprendida técnica de lanzamiento. Deseaba asimismo, ampliar sus conocimientos. Siempre me ha sido grato compartir mi experiencia con otros pescadores que se inician en la pesca con mosca. Llegamos temprano a destino, y tan pronto descendimos de los vehículos que nos transportaban, iniciamos la faena de armado de equipos. Livianos éstos, por tratarse de un río pequeño de la Zona Central de Chile; igualmente liviano nuestro atuendo, pues nos encontrábamos en diciembre y el día prometía estar caluroso. Y así, iniciamos junto a Bartolomé nuestra aproximación al río, conversando animadamente y expectantes por la posibilidad de pesca. Al arribar al curso, observamos cómo éste corría un tanto turbio. Era, sin embargo, absolutamente abordable. Bartolomé se acercó y me enseñó su caja con moscas. Contenía una extraña selección de patrones. Era comprensible tal diversidad y folklore, puesto que ésta era su primera salida con estas artes. Con esa picardía que nos caracteriza a la mayoría de quienes estamos en la mosca, le sugerí atar un patrón poco conocido de wet fly, el que estaba seguro, no daría resultado en tales aguas -- ¡y muy probablemente en ninguna otra! Mi "jugarreta" tenía en el fondo un sentido didáctico. Intentaba que Bartolomé se esforzara al máximo en la captura de una trucha, y asimismo, razonara del por qué no la obtenía, intentando finalmente y por su cuenta, solucionar dicho dilema. Deseaba, además, verlo "castear" mientras observaba cómo enfrentaba al río y sus dificultades. Por mi parte, y al extremo de mi tippet, até una de mis ninfas favoritas, la que había diseñado un corto tiempo atrás. Me atrevo a señalar diseñado, por cuanto no la he encontrado en libro alguno. Creo, es mi creación y, por tanto, objeto del presente artículo. Nos dedicamos junto a Bartolomé a enfrentar el río, subiendo por el cauce de éste, el que 208
  • 210. presentaba pocas dificultades. A poco andar, accedimos a los primeros lugares de pesca. Cedí a mi compañero la iniciativa. Pude entonces observarlo en el casting, permitiéndome hacerle algunas correcciones que le ayudarían a mejorar su estilo. Dejé que presentara de manera recurrente aquel patrón en la disímil estructura de aguas. Luego de repetidos e infructuosos intentos, Bartolomé señaló con desazón, "Parece que no hay nada...". A lo que respondí, "Eh... ¿Puedo castear yo con mi caña?". Y así fue como en un segundo intento, una vigorosa trucha café de unos 30 cms. de largo, luchaba por liberar de su quijada mi mosca, brincando frente a las narices de mi amigo, quien no cabía en su asombro. Transcurrieron luego dos horas, durante las que el aprendiz utilizó aquella folklórica agrupación de patrones, junto a extrañas artimañas, resabio de sus años en "ferretería". Su resultado, sin embargo, fue tan magro como el atado de aquellas extrañas moscas. Mientras, y a mi haber, unas 7 a 8 truchas habían sido liberadas. En un momento de descanso, conversamos de las opuestas suertes que nos favorecían. Fue sólo entonces cuando tomé desde mi caja una de mis ninfas, y le señalé, "¿Por qué no cambias tu mosca y pruebas con ésta... ?" Bartolomé accedió. Y así, reanudamos la marcha, para encontrarnos frente a un hermoso y profundo pozón, en el que le sugerí probar suerte. Mayúscula fue su sorpresa cuando luego de la primera "presentación", la línea se tensó por la oposición de una hermosa y tenaz trucha café. Tan pronto me miró, entendió el por qué de su anterior mala racha. Entre risas, irrumpió con una larga verborrea, para terminar señalando, "¡Me tuviste dos horas con una mosca inútil!". Riendo a carcajadas, le respondí que con ello deseaba ayudarle a dilucidar una respuesta al río y sus interrogantes. Bartolomé, ahora entre risas, me recriminaba. Sin embargo, con el correr del tiempo, me ha confesado que nunca olvidará ese día en el que bañó por largas horas, "moscas inútiles". ¿Cómo atar esta productiva mosca? La Ninfa del Rocín (una efectiva imitación de Ephemeroptera en su estado ninfal) Materiales Hilo/Thread : Café y Encerado # 8/0. Anzuelo/Hook : Tamaño # 12 al 16. Shank 1X o 2X. Diseñado para Ninfas. Lastre/Weight : Plomo 0.10 a 0.15. Costilla/Rib : Tinsel Color Dorado y Ovalado, Tamaño Pequeño/Small. Cola/Tail : Fibras de Cola de Faisán (7 a 8). Abdomen : Fibras de Cola de Faisán (5 a 6). Tórax/Thorax : Mezcla de Fibras/Dubbing de Máscara de Liebre Color Natural. Cubierta Alar/Wing Case : Fibras de Cola de Faisán. Patas/Legs : Hackle Castellano/Grizzly. Agallas/Gills : Hackle Castellano/Grizzly. Paso 1 209
  • 211. Disponga correcta y firmemente el anzuelo en la prensa de atado. Comience el embarrilado del anzuelo con el hilo, dirigiendo el mismo hacia donde atará la cola de la mosca. Proceda con el atado de esta última. La misma no debe exceder de 1/3 del largo del llamado "shank" del anzuelo (o recta del anzuelo). Proceda a colocar el alambre de plomo en la zona del tórax, lastrando su mosca, y asegure el mismo atándolo con el hilo que utiliza. Paso 2 Ate donde se inicia la cola de la mosca, un trozo de tinsel dorado, un hackle castellano/grizzly, y las fibras de faisán, en ese orden y respectivamente. Es importante atar estas últimas fibras desde su extremo más delgado, de tal forma de no agregar volumen en exceso al abdomen de la mosca en su parte posterior. Al girar tales fibras sobre el "shank" del anzuelo y en dirección al ojo de éste, las mismas darán mayor volumen y una adecuada forma, al abdomen del patrón que confecciona. Es también materia a considerar, el orden en que ata los materiales. Una útil regla sugiere que el material que se ubica por sobre otro, se amarre primero. Motivo de lo anterior, es que debe atar inicialmente tinsel, luego hackle, y finalmente las fibras de faisán. Paso 3 Para dar forma al abdomen, gire las fibras de faisán sobre el cuerpo del anzuelo, en dirección al ojo de éste. Recuerde mantener las proporciones: abdomen 2/3, y tórax 1/3 aproximadamente, respecto del largo total de esta ninfa. Asegure el material y corte el excedente. Repita la operación con la pluma de hackle castellano/grizzly, teniendo la precaución de hacerlo de manera diagonal y espaciada. Tal cual como se efectúa en la popular y conocida Woolly Bugger. Asegure el hackle en el mismo punto en que se ubica el faisán que ya cerró, y corte el exceso a ras. Finalmente haga lo propio con el tinsel. Con ello, logrará afirmar aún mejor el hackle sobre el anzuelo y los materiales bajo éste dispuestos. Paso 4 Corte el hackle que se encuentra sobre el abdomen, casi horizontal al "shank" del anzuelo, con una pequeña pendiente hacia la cola del patrón, y a una distancia de 2 a 3 mm. del abdomen, de tal forma de dar forma a las agallas o "gills" de la mosca. Paso 5 Para formar el tórax, ate un manojo de fibras de faisán en la parte superior del "shank", donde finaliza el abdomen de la mosca y se inicia su tórax, las que darán forma a la cubierta alar o "wing case". Luego, ate un hackle castellano/grizzly, en un costado del anzuelo, y a la misma "altura" respecto de cola y cabeza, de donde previamente ató las fibras de faisán ya descritas. 210
  • 212. Proceda a formar el tórax de la mosca, agregando pelos de la máscara de liebre, en el proceso regular de formación de "dubbing" sobre un hilo. Esto es, tome pequeñas cantidades del mismo en una de sus manos, y dispóngalas sobre el hilo, rotando éstas de manera reiterada, y en un mismo sentido. Agregue tanto como sea necesario, guardando la salvedad de que es preferible menor cantidad de "dubbing" y mayores vueltas de hilo para formar el tórax, a un proceso de "dubbing" grueso y burdo. Gire aquel hilo con "dubbing" ya formado, sobre el tórax que confecciona. Una vez finalizado el proceso señalado, tome el hackle castellano/grizzly y dé con éste dos a tres vueltas sobre el formado tórax, en dirección hacia el ojo del anzuelo. Con ello dará forma a las patas del insecto que imita. Asegure y corte a ras el hackle sobrante. Proceda ahora a cortar a nivel y ras, aquel hackle que se ubica en la parte superior del tórax. Tome las fibras de faisán que previamente ató, llévelas en dirección al ojo del anzuelo, y ate las mismas cerca de éste, cortando el exceso de ellas. Tenga la precaución al efectuar este proceso, de que éstas no giren en torno al anzuelo. Paso 6 Cubra con hilo, las fibras de faisán sobrantes y proceda a formar la cabeza de la mosca, la que deberá ser delgada y fina. Agregue cemento, espere su secado, y... ¡mosca al agua! 211
  • 213. My Name is Emerger ... Mayfly Emerger Realmente estos patrones, al igual que James Bond, nos puede sacar de muchos apuros cuando ya nada parece resultar. Recuerdo una oportunidad en que me encontraba en un río cerca de Osorno, de aguas muy calmas que en sectores mostraba muchas características de spring creek. Yo había guardado esos últimos días de mis vacaciones en familia para destinarlos a pescar, y por supuesto que una vez conseguido el “permiso” respectivo, no iba a perderlo por un simple resfrío de mi eventual compañero de jornada que nunca llegó, así es que esa mañana me levanté muy temprano y me dirigí a un sector del río que ya había explorado en días anteriores. La mañana comenzó muy, muy prometedora. El agua corría lentamente sobre el lecho del río que fuera de sus orillas cubiertas por vegetación, mostraba en ese sector muy pocas estructuras tradicionales para brindar refugio a las truchas. Sin embargo al recorrer la orilla pude divisar truchas de importante tamaño que me hicieron subir la adrenalina ... todo parecía perfecto. El río ofrecía un sinfín de posibilidades. Para empezar, ninfas. A medio día, patrones de saltamontes o grandes moscas como la Stimulator; y por la tarde vendrían las míticas moscas secas. Todo me seguía pareciendo perfecto. Recorrí desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde un tramo del río que calculo debe haber sido de unos 3 a 4 kilómetros. Pozones, correntadas, troncos, orillas socavadas, vegetación que se descolgaba sobre el río. En todos esos lugares encontré numerosas picadas y también me tocó perder varias picadas. A la hora indicada, decidí ir a otro tramo del río más por conocer que por seguir tentando a la suerte. Con el día tal cual se había dado ya estaba más que satisfecho. Al llegar a un sector del río donde el camino volvía a cruzarlo, estacioné y rápidamente me encontré en el agua. La geografía del lugar me obligó a bajar el río. Partí probando con una Bead Head Prince del 10, que horas antes me había dado muy buenos resultados. Grande fue mi sorpresa cuando al pasar cerca de un tronco, en un sector de aguas muy poco profundas, sentí un enorme tirón en la línea. Vi pasar a pocos metros de mis piernas el lomo de una enorme marrón. Nadó por donde casi parecía no haber agua, río arriba. Luego la vi pasar de regreso. Se acercaba peligrosamente al tronco que seguramente había sido su refugio por muchas semanas. La lucha duró largos minutos. Yo estaba con una caña #3 y durante ese momento traté de recordar cada detalle de los consejos leídos en “Una Fuerte Pelea con un Débil Tippet”. Lo único que sabía es que no me podía dejar 212
  • 214. sorprender. Mi concentración fue máxima tratando de anticipar los movimientos de la trucha y evitar así una mala maniobra que me llevara a cortar el tippet. La paciencia fue mi mejor arma.... Luego de varios minutos, cuando finalmente la logré acercar y tomar en mi mano, mi corazón latía casi a reventar. Era un hermoso macho. No sabría decir cuánto pesó, pero midió casi la totalidad de mi brazo: unos 48 a 50 cm. La bead head prince quedó tan dañada por la pelea que no pude seguir usándola. Ya adivinarán que era la última que me quedaba (o este artículo llevaría otro nombre). Anudé muchas otras ninfas sin ningún resultado. Luego aposté por secas, sin éxito ... absolutamente nada de nada. Lo tupido del bosque a lo largo del río hacía sentir que la hora pasaba muy rápido. Creo que puse cerca de una docena de patrones y nada. Truchas había, era evidente, pero el día terminaba y me debía contentar con lo ya vivido, quizás era una exageración pedir más. Finalmente intenté con unas wet tradicionales, una de las llamadas Soft Hackle (ver en "Las Soft Hackles"). Una Partridge and Yellow específicamente. Las había atado sin mucha fe, a pesar de haber leído lo escrito por Dave Hughes al respecto. Primer lance: nada. Segundo lance: una trucha, la primera en casi dos horas. Por lo menos el amor propio se recomponía. Tercer lance: ¡trucha!, y grande. Cuarto lance: ¡trucha!... ¡¡¡increíble!!! Pasé la hora siguiente recorriendo el río y hubo momentos en que no pasaron más de dos presentaciones sin obtener resultados. Así de drástico fue el éxito con aquella mosca. La satisfacción no era por la cantidad de truchas devueltas sino por el goce de haber descifrado un acertijo: emergentes de mayfly. A las 9 de la noche decidí terminar de pescar, a pesar de estar en plena actividad y recién soltar una última trucha de unos 35 a 40 cm. Salí del río y guardé mi caña. A esa hora ya sabía que el día que parecía perfecto, fue casi perfecto ... sólo faltó un amigo con quien compartirlo. PARTRIDGE & YELLOW Anzuelo TMC 9300 o TMC3761, (10-16) Hilo Crema 6/0 Cuerpo Floss amarillo Conejo de color café claro o pelo de Tórax cabeza de liebre natural Pluma de cuerpo de perdiz Hackle (partridge), evitando poblarlo mucho, un par de vueltas es suficiente. Por darle algo de color, Cabeza personalmente hago las cabezas con hilo naranja. 213
  • 215. Presentación Hay que recordar que este patrón imita a muchos insectos en estado de emergencia, y a pesar de no tener cola, funciona muy bien en eclosiones de mayflies. Por lo tanto, gran parte del éxito es la movilidad que le demos al patrón en función de la corriente que estemos enfrentando. La técnica que yo más utilizo es up and across, con una línea flotante y un lider de 9 pies (aprox. 3 metros). Se lanza corriente arriba permitiendo que la mosca alcance a hundirse. En la medida que esta avanza, levantar lentamente la caña de tal manera que su recorrido sea ascendente. Las tomadas suceden ya sea al principio del recorrido o cuando la línea ya está estirada por la corriente. A veces la tomada es sutil y otras es muy violenta, sobre todo hacia el final del recorrido, en que parece que la trucha se colgara de nuestra línea. A veces, algunos tirones cortos durante el recorrido pueden provocar el ataque violento de la trucha que ve la posibilidad de escape de su presa. Desde esa oportunidad en adelante, las emerger ocupan una parte importante de mi caja de moscas y cada vez logro identificar con mejor precisión cuándo debo buscar su apoyo generalmente cuando todo lo demás falla, las emergers le darán una buena salida. 214
  • 216. Un excelente patrón para la zona central Cada vez que converso con pescadores que tienen más experiencia que yo, me comentan que tienen un número limitado de patrones, cercano a las dos docenas, con la cuál abordan prácticamente cualquier situación de pesca. Sin embargo, uno siempre debe estar abierto a experimentar, a ser el primero, al menos entre el grupo de pesca más cercano. Es de esta manera que un día de Abril, en el Río Claro al interior de San Fernando nos encontrábamos con Patricio Brown Trout pescando truchas de pequeño tamaño, y se me ocurrió presentar una bead head caddis pupa en forma de imitar su emergencia, es decir, con una línea floating y un líder de 7 ½ pies, lanzar hacia arriba y cruzado, y a medida que la línea se acerca, junto con recoger lentamente la línea en forma continua, ir levantando la punta de la caña, de tal manera que la mosca vaya acercándose a la superficie. Al primer lance ya tenia resultados exitosos. Después de largas horas en que Patricio había coronado su calidad de pescador con numerosos piques, rápidamente me puse a tono con tan notable compañero de jornada. En el viaje de regreso comentábamos el excelente resultado de la presentación y nos preguntábamos qué patrón estaría mejor diseñado para dicha táctica. Es así como investigando me decidí por la Sparkle Caddis Pupa diseñada por Gary Lafontaine, precisamente para estos fines. Motivados por los buenos resultados obtenidos y con la "excusa" de probar nuestros descubrimientos, al fin de semana siguiente nos encontrábamos en la zona de Chillán. Rápidamente nos distribuimos por el río. Se notaba gran actividad en la superficie con las típicas marcas de agua que indican que una emergencia de caddis estaba empezando. Me decidí por un sector del río en que un breve run unía dos remansos de no más de un metro de profundidad, en que rocas sumergidas y los restos de un tronco sugerían un buen lugar. El presentar la mosca en la forma descrita y el pique de una preciosa marrón fue un sólo acto. Sorprendentemente las truchas estaban muy selectivas. Mis otros compañeros no tenían aún éxito con patrones tradicionales de ninfas o pupas. Para mi satisfacción no pasaron más de 5 minutos cuando otra marrón tomó la imitación. A la mañana siguiente nos dirigimos a otro sector del río Diguillín en el cuál habíamos tenido muy buenas capturas en todas las ocasiones en que habíamos estado. La acción 215
  • 217. era nula. Todos nos empezamos a impacientar y a probar los patrones con Bead Head que nos habían dado resultado en ocasiones anteriores. Nada. Bueno, llegó la hora de volver a poner a prueba a nuestra "debutante", aún cuando no se veía actividad de emergencia en la superficie. Nuevamente el pique no demoró en llegar. Rápidamente las correspondientes Sparkle Caddis Pupa fueron distribuidas entre mis compañeros de pesca, y los piques empezaron a multiplicarse. Desde ese entonces, cuando nuestro destino son los pequeños ríos de la Zona Central, en nuestras cajas no falta le Sparkle Caddis Pupa, en sus dos variaciones, Deep y Emergent, siendo los colores crema, y las combinaciones cuerpo verde y capullo color crema; o cuerpo café y capullo crema; y cuerpo verde con capullo gris, los más productivos. Es una mosca muy fácil de atar y les recomiendo que lo intenten. Su característica es que imita una caddis al momento de viajar desde el fondo hasta la superficie y su "bolsa" o capullo que rodea al abdomen imita muy fielmente las burbujas de aire que se pegan al cuerpo al momento de desprenderse de su casco de pupa para convertirse en adulto. Aquí les indico brevemente la receta pero a quien le interese mayores detalles con gusto se los indicaré ya que sin fotos a veces se hace difícil explicar algo muy simple. SPARKLE CADDIS PUPA Anzuelo Tiemco 3761 o 3769, 12-14 Hilo Café o Crema dependiendo del color final de la mosca. Saco Antron Yarn, crema, gris u otro color a elección. Abdomen Dubbing de Antron del color seleccionado, formando un abdomen delgado. Tórax Dubbing de conejo en colores verde, café o gris oscuro. Patas Sólo en la versión Deep, se agregan patas con fibras de pluma de perdiz (Partridge) o gallina. Alas Sólo en la versión Emergent, se colocan alas de deer inclinadas hacia atrás. • Comience atando desde la mitad del anzuelo hacia atrás un pedazo de antron equivalente a 2 largos del shank, de tal manera que sobre como si fuera una cola. • Repita lo mismo pero esta vez amarre por debajo del anzuelo. • Prepare un cuerpo con un dubbing tradicional, que no sea muy voluminoso. Deténgase a una distancia de un tercio del largo del anzuelo antes de llegar al ojo del anzuelo. • Tome el antron que sobresale hacia atrás y forme una especie de saco que envuelva el cuerpo recién hecho. • De un par de vueltas sobre el antron delante del abdomen pero sin apretar en forma definitiva. • Inserte una aguja a través del antron que cubre el abdomen y levantando con cuidado formando una especie de burbuja o capullo. 216
  • 218. • Una vez que este conforme con su trabajo, amarre definitivamente el antron delante del abdomen y corte lo que sobra. • Si su decisión es crear una Emergent, coloque el deer en forma de ala de un largo tal que las puntas lleguen hasta el final del cuerpo (un mechón de deer, amarrado sobre el anzuelo, de tal manera que quede inclinado hacia atrás en unos 45°). En el tema de las proporciones, existen algunas reglas reconocidas por todos, especialmente en moscas secas. En otros casos interviene el factor personal. En este aspecto, prefiero que las alas queden un poco más cortas a que sobrepasen el largo del cuerpo. Corte lo que sobro en su punto de amarre. • Por el contrario, si desea una "Deep Sparkle", debe amarrar las fibras de Partridge debajo del tórax para formar las patas. Estas deben quedar debajo de tórax, y su largo no debe alcanzar la punta del anzuelo, es decir hasta la mitad del abdomen aproximadamente. • Cubra la zona donde amarró las alas (o las patas) con dubbing y forme el tórax. Si se ocupa conejo, este absorbe más agua y permitirá que la mosca se hunda. Si su deseo es evitar que se hunda, y más bien pescarla como una mosca seca, recomiendo usar antron que repele más el agua por ser sintético. • Termine con una cabeza tradicional. Inténtelo, es más fácil de lo que se explica. Disfrute pescando pequeñas truchas en los ríos de la zona central, puede ser un desafío para sus habilidades de pescador. Sin duda, este atractivo y versátil patrón le ayudará. Alvaro Izquierdo 217
  • 219. Cuando comencé a hacer estas líneas intentando brindar honor a esta gran, y a la vez, por muchos pescadores, menospreciada ninfa, me di cuenta que ingresaba en la tierra del todo vale y el todo puede ser. A la "Brassie" la conocí en enero de 1988. Recuerdo que en Bariloche conseguí una de las buenas revistas de pesca con mosca del país del norte, publicación en la que le dedicaban unas páginas. Al ver la simplicidad del atado y los materiales que llevaba, de inmediato me decidí a atarla. Como era común por esos años, por la tarde tuve la suerte de probarla en una hermosa bahía con juncos del Lago Moreno. El Moreno era una auténtica "pileta de pruebas" de ese entonces, y aún lo es. La suerte quiso que una trucha se uniera a mi mosca. Y así, desde aquel día, la "Brassie" se ha ganado un buen lugar en mi caja. "Yo no ato esa mosca y otras de ese tipo, porque las veo muy pavas de hacer", me confesó en una ocasión un buen amigo y atador. Quizás mi poca habilidad con una prensa de atado me llevó justamente a hacerme tan fanático de esta mosca, no sin preguntarme siempre, cómo un anzuelo envuelto en un alambre de cobre con un poco de dubbing, era tan efectivo con las truchas. Buena parte de la respuesta a esa interrogante, la encontré cuando comencé a ver los llamados "triggers" en publicaciones estadounidenses. Los que en español conocemos como "gatillos" o "disparadores". ¿Dónde están y qué son estos "triggers"? Mirado desde un punto de vista analítico, corresponden a todas aquellas características, formas, colores, tamaños, o movimientos, por citar los más importantes, que hacen que los peces vean en nuestras moscas alguna forma de alimento, o que bien despierten algún instinto de agresión o territorialidad en los mismos. Para aclarar esto, que al parecer suena tan complicado, le invito a meditar con un ejemplo. ¿Cuántas veces Ud. se percató de que su Woolly Bugger no imita nada de lo que comen las truchas? ¿Pero a cuántos de aquellos alimentos se les parece? Como toda mosca exitosa, la "Brassie" se ata en varias versiones, y en algunos casos, cambia hasta su nombre. Tal como ocurre con varios de los patrones famosos. Quizás una de las versiones más conocidas, y en mi opinión la original, es la "South Platte Brassie" de Gene Lynch. Pongámosla bajo la lupa y analicemos sus "gatillos". • Anzuelo: # 10 al 18, 1X o 2X de largo del shank. • Hilo: 8/0 Negro. • Tórax: Dubbing de Rata Almizclera (Muskrat) con Pelo de Guarda. 218
  • 220. • Abdomen: Alambre de Cobre. Como se observa, el cuerpo posee bien marcado, dos de los efectos más buscados en la imitación de una larva o una ninfa, como son el brillo y la segmentación. En el texto "Designing Trout Flies", del autor Gary Borger, en particular en aquel capítulo dedicado a Diptera, el autor al referirse a este patrón, señala creer que la fuerte segmentación y el brillo del cuerpo de la misma, son los que captan la atención del pez. Gary La Fontaine, otro grande de la literatura de la mosca, deja entrever en su monumental obra "Caddisflies", que el cuerpo brillante de la "Brassie", no es otra cosa que una larva de Trichoptera con su refugio hecho de rocas, con minerales brillantes como el feldespato, la mica, la pirita, este último de brillo muy "alatonado", todos ellos muy comunes en nuestra Cordillera de Los Andes. El tórax también tiene "gatillos". Es, además, uno de los lugares que más cambios sufren, por cuanto cada atador le agrega el material que más le place. En la versión más clásica, la que describimos arriba, el dubbing termina de dar a la mosca un aspecto muy real de larva. Los pelos pueden simular muchas cosas, como patas y hasta en algunos casos las alas incipientes de una pupa, en especial en aquellos modelos atados sobre anzuelos curvos, como el Daiichi 1155 y TMC 2487. Es probable que quien más lejos haya llegado en lo que cito, haya sido Randall Kaufmann, cuando para atar su "Bead Head Metallic Caddis", le adose un hackle de CDC (Cul de Canard), amén de un bead head, logrando una pupa impresionista de excelencia. Con dicha técnica consigue un cuerpo curvo, unas alas-patas incipientes, contando, además, con una cabeza, detalle importante en muchas pupas de Caddis. He visto, además, modelos donde se les agrega antron yarn, colas de fibras de gallo, y una lista interminable de materiales. Volviendo al ejemplo de la Woolly Bugger, uno le puede poner a una mosca patas de goma, bead heads, ojos, pero inevitablemente, la base del patrón es la misma. Quizás no sería equivocado llamarlas como en un artículo que leí un tiempo atrás, "Wire Nymph", o "Ninfas de Alambre". Atado Simplicidad es aquí la palabra mágica. Quizás ésta sea una de las mejores cosas que tiene esta mosca, y el gancho para que muchos principiantes la conozcan. Acepta cualquier clase de anzuelo; el alambre de cobre además de poder adquirirse en tiendas del ramo, se puede conseguir de cualquier cable eléctrico, bobina de motor, de su computadora -- ¡por favor espere a terminar de leer Ríos & Senderos para desarmarla! Además, se consiguen alambres de cobre de varios colores, como rojo, cobre oscuro, cobre claro, y hasta verde, y el tórax se puede confeccionar con cualquier dubbing, como liebre, muskrat, lite brite, brite blend, antron, así como enroscando unas fibras de pavo real o "peacock herl", siendo esta última, una de las variaciones mas comunes. No tenga miedo en experimentar. De hecho, muchos así lo hacemos. Existen técnicas para lograr con el alambre un cuerpo en forma de habano. Otros confeccionan un bajo cuerpo, de otro material. Últimamente y en muchos catálogos, se las ve con brillantes bead head. En fin, como ya expuse, "todo vale". Además de la "Brassie" de Lynch, ato esta misma en anzuelos curvos, tipo Daiichi 1155, TMC 2487, y también en anzuelos rectos, con tórax de pavo real o "peacock herl", nutria, muskrat, etc. Y para el cuerpo, escojo alambres en los más variados colores. ¿Mis recetas favoritas? 219
  • 221. 1) "Brassie", versión Gary Borger Anzuelo: # 14 al 20, largo estándar del Shank. Hilo: 6/0 u 8/0 Rojo Fluorescente. Abdomen: Alambre Fino de Cobre. Garganta: Fibras de Cola de Faisán o "Pheasant Tail", atadas cortas. NOTA: Borger hace notar que el color del hilo es muy importante. 2) "South Plate Brassie", versión Gary La Fontaine Anzuelo: Mustad 3906, # 6 al 20. Abdomen: Alambre de Cobre. Bajo-Abdomen: Para dar Forma de Cono o "Tapered". Tórax: Dubbing Gris, con Pelos de Guarda. 3) "Bead Head Metallic Caddis" Anzuelo: TMC 2457 # 12 al 16. Cabeza: Bead Head. Hilo: 6/0 Abdomen: Alambre de Cobre. Piernas: CDC (Cul de Canard) Gris. Tórax: Hebras de Pavo Real o "Peacock Herl". Si bien esta última su autor no la llama "Brassie", creo que el modelo tiene muchas similitudes con la mosca objeto de éste artículo. ¿Cómo pescarla? Podemos dividir la pesca con "Brassie" en dos tipos de aguas: las rápidas y las lentas. En estas últimas, seguramente el principiante verá incrementadas sus posibilidades de tener éxito, ya que la presentación de la mosca es mucho más fácil. Personalmente la he pescado en lagos donde hay muchas algas o juncos, y la presencia de Diptera y Chironomidae es importante. En tales lugares, la versión de Gary Borger se lleva las palmas. Pescarla con líneas de flote o de hundimiento, con leaders finos y largos, en el caso de las de flote, siempre con una recuperación muy lenta de la mosca, es sumamente efectivo. En los ríos se impone la deriva muerta o "dead drift". Este tipo de ninfas no suelen ser tomadas cuando navegan a mucha velocidad. Esto puede complicar un poco al pescador de mosca novato. Personalmente, en aquellos ríos de mucha corriente, utilizo los modelos con tórax de pelo y cuerpo recto y ancho, y en cursos más calmos, tipo "spring creeks", empleo las de cuerpo más fino, anzuelo curvo, y tórax de pavo real. O bien, el modelo de Gary Borger. Esto no es una regla fija, pero generalmente sigo el orden que cito. Hasta aquí hemos visto a la "Brassie" como a una mosca "imitadora" de variados organismos, probablemente por el efecto que produce su cuerpo brillante o "alatonado". "Brassie" en inglés, significa exactamente eso. En un día de sol, es una excelente mosca "buscadora". Por las características de su cuerpo lastrado, baja al fondo del río como una piedra. Y su lastre es más sano ambientalmente que el plomo. Si alguien le pregunta del coeficiente aerodinámico para poder "castearla" cómodo, podrá soltar una gran sonrisa tranquilo. Sumado a todo lo dicho, es muy simple de atar, y los materiales que la componen, son baratos y fáciles de conseguir. Quizás algún día la observemos como a una mosca tan 220
  • 222. hermosa como una Fully Dressed Salmon. Lo mejor de todo, sin embargo, es que pesca. ¡Y mucho! ¿Se le puede pedir algo más una mosca? 221
  • 223. Posiblemente sea la mosca más universalmente exitosa. Este streamer, por consideración de gran parte de los mosqueros, es por lejos el patrón más productivo y versátil. Se ha diseñado una gran infinidad de variaciones, en las cuales se prueban nuevos colores, algunos materiales adicionales y tamaños diversos. En muchos casos el flashabou lateral y el alambre de cobre de ribete, son el condimento extra. Su éxito se basa en la acción de sus materiales en el agua. En primer lugar, la cola hecha de marabou produce un movimiento ondulante muy realista al momento de hacer nadar el patrón en el agua. Adicionalmente, el hackle enrollado en el cuerpo, con sus fibras perpendiculares al cuerpo, le dan tanto volumen como vitalidad al cuerpo, lo que duplica el efecto de organismo que este patrón logra. Importante es el largo de la cola de marabou, que debe ser del mismo largo del anzuelo, para mantener una armonía en su forma y movimiento bajo el agua. En colores negro y verde oliva, nunca fallan. Fácil de atar, fácil de pescar. Se utiliza comúnmente en lagos, como imitación de pequeños peces, de crustáceos grandes, o bien de sanguijuelas. Los colores más comunes se basan en tonos oscuros. También se ha utilizado con gran éxito en ríos. En ambos casos la estrategia es darle cortos y rápidos tirones a la línea de manera de producir un nado errático en el patrón, lo cual usualmente incita el ataque de una trucha de considerable tamaño. Como patrón para el atado, la Woolly Bugger ha sido el primer paso en los atadores novicios en los últimos años. Su tamaño, la facilidad de manipulación de los materiales, y la propia flexibilidad del patrón al uso de materiales alternativos y proporciones, la hacen el caso ideal para experimentar en los comienzos con las técnicas de atado. La Receta 222
  • 224. Anzuelo de streamer. Mustad 9674 o Tiemco 300, en números del #2 al #12. Hilo 6/0 negro o color a elección. Cola Pluma de marabou Cuerpo Chenille enrollado sobre el anzuelo. Una pluma de saddle enrollada desde la cola hacia adelante. Cabeza Bead head o cone head opcional. Las variaciones existentes de este patrón son innumerables, y esencialmente se basan en el cambio de colores en los materiales incluidos, o bien combinación de dos colores de cuerpo, la adición de materiales reflectantes como el flashabou, y el uso de lastrado, como las bolitas de acero y unos nuevos modelos con forma de cono. Instrucciones de Atado. Paso 1 Se comienza con el anzuelo y el hilo enrollado hasta atrás, justo donde comienza la curva del anzuelo. En ocasiones se utiliza un enrollado de plomo para darle mayor peso a la mosca, lo cual debe ser aplicado antes de atar los otros materiales. Con el hilo colgando de la parte trasera, ahí mismo se ata la pluma de marabou a modo de cola. Se debe calcular que el largo de sus fibras no sea mayor que el mismo largo de la parte recta del anzuelo. Paso 2 Luego, se ata primero la tira de chenille, cuyo largo usualmente es del orden de 10 centímetros, aunque depende de su grosor y largo del anzuelo, considerando que debe cubrir el cuerpo completo. Luego, se ata la pluma de hackle. Esa pluma se ata desde su punta, dejando colgando el resto. Antes de fijar la pluma, es conveniente pasar los dedos por sus fibras, logrando que éstas se abran casi perpendicularmente al tallo de la pluma. 223
  • 225. Paso 3 Una vez que estos materiales están fijos atrás, se lleva el hilo hasta la punta, justo por delante del ojo del anzuelo. Ahora se procede a enrollar la tira de chenille alrededor del cuerpo del anzuelo. Es ideal mantener el grosor del cuerpo uniforme, o bien, engrosarlo hacia la punta. Llegando a la punta, se ata ésta con el hilo y se corta el sobrante de la tira. Paso 4 y final Se toma la pluma (hackle) del extremo suelto y se enrolla progresivamente hacia adelante, formando vueltas que van dejando las fibras estiradas hacia afuera. Una vez que se llega al extremo del anzuelo, justo detrás el ojo de éste, se da una vuelta adicional, 224
  • 226. La Woolly Bugger y sus Mejores Variaciones Texto y Fotos: Carlos Correa La Woolly Bugger es, probablemente, el streamer de agua dulce más popular y efectivo que se conoce. Hablamos de streamer, no obstante que para algunos éste sería más bien una imitación de ninfa. En nuestra opinión, creemos que tiene características de ambos. ¿Qué imita? Diferentes tipos de alimentos acuáticos, tales como sanguijuelas, alevines y otros pequeños peces forrajeros, ninfas de dragonflies y damselflies, pancoras y camarones. Siendo una de las moscas más efectivas y versátiles que se conoce, es también muy fácil de atar. Su acción y movimiento en el agua, parecen ser las principales claves de su éxito. La versión estándar de la popular Woolly Bugger Algunos historiadores señalan a Russell Blessing, atador de Pennsylvania (USA), como su creador, quien habría tomado como referencia otro gran patrón, la “Woolly Worm”, creada por Donald Martínez, gran atador de la zona del Parque Yellowstone (USA). Para algunos mosqueros esta mosca está algo desprestigiada, pero así todo, es un patrón que siempre nos sacará de apuros. Variaciones En todo el mundo y con el correr de los años, la Woolly Bugger ha ido sufriendo innumerables modificaciones o variaciones, y en esta ocasión hemos querido centrarnos sólo 225
  • 227. en aquellas variaciones que comúnmente y con gran éxito se utilizan tanto en Chile como en Argentina. ¿Cómo se han ido obteniendo nuevos patrones a partir de la Woolly Bugger original? ... Bueno, simplemente agregando o combinando distintos materiales y colores en su atado. Los pescadores, desde siempre, han buscado agregarle a sus patrones aquellos elementos que gatillan el ataque de las truchas. Entre estos elementos podemos destacar el flashabou, kristal flash, kristal chenille, bead head, cone head, glass bead, patas de goma, ojos metálicos, plumas de pavo real, pelo de ciervo y muchos otros. Se suma a lo anterior, una acertada y bien elegida combinación de colores, sea en la cola, cuerpo y/o hackle del patrón. En ocasiones, dar con los colores adecuados puede hacer la diferencia entre pescar y no hacerlo. Recuerdo que en una ocasión, una mañana muy temprano, pescaba en la barra del Río Pescado (Lago Llanquihue). Éramos unos cinco mosqueros los que lanzábamos nuestras Woolly Buggers lago adentro, y sólo uno el que repetidamente lograba atrapar una trucha tras otra. Era un pescador de Puerto Montt que todas las mañanas, antes de irse al trabajo, se pegaba su “pasadita” por “el Pescado”. Tras las consultas de rigor, nos mostró la “mágica mosca”: una variación de Woolly Bugger hecha por él, de color oscuro, flashabou azul y cola de un color verde poco común. Rápidamente nos pusimos a buscar imitaciones parecidas a esa fantástica Woolly, pero obviamente no encontramos nada igual, pues su combinación de colores la hacían única. Cambiamos los patrones e intentamos nuevamente con Woolly Buggers en tonos similares, sin lograr un solo pique. A los pocos minutos, tuve la suerte que dicho anónimo y generoso pescador tenía que irse y me regaló su preciado patrón. Rápidamente lo até a la punta de mi tippet y los piques no se demoraron en llegar. Obtuve con ella, tres truchas y dos grandes salmones consecutivos. Esa mañana, la Woolly atada por el puertomonttino se llevó todos los aplausos. El resto de los pescadores no había pescado nada. ¿Cuál fue el factor de éxito? Una apropiada combinación de colores para ese día y hora. Nada más. Veamos ahora, cuáles son algunas de las mejores variaciones locales de Woolly Buggers Llanquihue Killer Variación hecha con lomo de flashabou azul sobre el cuerpo y una pequeña cabeza de chenille naranja, que imita un huevo de salmón. Ver detalles de atado. 226
  • 228. Egg Kristal W-B Variación atada en tamaños pequeños (#12-10) con cuerpo de kristal chenille oliva y cabella de chenille naranja que imita un huevo de salmón. Castellana Variación hecha con cola, cuerpo y hackle gris, flashabou morado en su larga cola y una pluma de gallo grizzly atada en la cabeza y a lo largo del patrón. Petrobugger Variación atada con cola hecha de marabou morado y gris mezclado, cuerpo de tinsel plateado en 2 segmentos y tres collares de hackle blanco. Demonio de los Fiordos Variación hecha con una pequeña agalla de chenille rojo y ojos metálicos (de cadena). 227
  • 229. Puelo Chica Variación atada con un trozo de krystal chenille rojo en la parte trasera del cuerpo. Puelo Blanca Variación atada con cola, cuerpo y hackle blanco y peacock herl (plumas de pavo real) sobre el lomo del cuerpo. RV Special Variación atada con cola, cuerpo y hackle blanco y abundante krystal flash verde en la cola y sobre el lomo del cuerpo. Glass Bead Bugger Variación cuyo cuerpo está hecho con cuatro mostacillas verde brillante y cinco collares de hackle grizzly. 228
  • 230. Pérez Castaño Variación cuyo cuerpo está hecho con tres pequeñas mostacillas, la trasera de color rojo brillante y, transparentes, las otras dos, y tres collares de suave hackle de gallina. Su cola está hecha con suaves fibras de marabou. Río Negro Variación hecha con cola morada, cuerpo y hackle negro, krystal flash dorado en su cola y dos largas patas de goma redonda blanca a cada lado. Scamsel Esta imitación de ninfa de damselfly, está atada con un trozo de plástico transparente sobre el lomo, ribeteada con alambre de cobre y cabeza de bead-head. Gray Special Esta imitación de pancora, está atada con cuerpo de chenille naranja, lomo de chenille verde y tres patas de goma redonda blanca a cada lado. Ver detalles de atado. 229
  • 231. Lanín Pancora Esta imitación de pancora, está atada con cola de marabou gold, cuerpo de chenille café claro, lomo de chenille verde oscuro y tres patas de goma café a cada lado. Esperamos que el presente artículo les sirva para conocer e identificar este nuevo grupo de patrones, todos ellos derivados de la gran Woolly Bugger o “Guli”, como también es conocida localmente. No duden en utilizarlos. Nosotros ya lo hemos hecho y con gran éxito. Los invitamos a crear sus propias variaciones. Se sorprenderán con los resultados. Nos vemos. Carlos Correa, Staff RiosySenderos.com 230
  • 232. Atado Express - La Gray Special Texto y Fotos: Carlos Correa F. Con este primer aporte damos inicio a una nueva columna de atado que hemos denominado “Atado Express”, y que no tiene otro fin que el de mostrarles en forma sencilla y rápida, el atado de diversos patrones exitosos. La idea es que usted identifique el patrón y a su autor, conozca su receta, sepa qué imita y logre atarlo en sólo 4 pasos. En esta ocasión, partiremos con la “Gray Special”, un streamer creado por nuestro buen amigo Roberto Gray, dueño de la tienda “Gray Fly Fishing” de Puerto Varas (Chile), en su búsqueda de una imitación efectiva de las Pancoras (Aegla). Sin duda, esta es una mosca que no puede faltar entre sus favoritas. Gray Special Anzuelo: Tiemco 5263 o similar, en tamaños 4, 6 y 8 Hilo: 6/0 verde oscuro. Lastre: Opcional para el tórax. Utilice materiales no tóxicos. Cola: Marabou verde oliva con algunas tiras de Kristal Flash verde. Patas: Tres pares de elásticos blancos redondos. Cuerpo: Abdomen: Chenille naranja; Lomo: Chenille verde oscuro. Hackle: Saddle verde oliva o grizzly verde oliva. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo y lastre su mosca, si lo desea. En la parte posterior del anzuelo, ate firmemente la pluma de marabou y corte el sobrante de manera diagonal. Luego, ate unas 4 tiras de kristal flash a cada lado de la cola. Finalmente, ate las patas de goma, quedando 3 a cada lado. 231
  • 233. Paso 2 Tome una pluma de saddle y átela por la punta, en la parte posterior del anzuelo. Luego ate un trozo doble de chenille verde oscuro y déjelo libre. A continuación, ate el chenille naranja y enróllelo hacia delante pasándolo por entre medio de las patas de goma. Paso 3 Luego, confeccione el lomo de la mosca, tomando el chenille verde oscuro y colocándolo sobre el chenille naranja. Paso 4 Tome la pluma de saddle que dejamos libre, peine las fibras hacia atrás y enróllela hacia adelante alrededor del cuerpo de chenille y entre las patas de goma; afírmela con el hilo y corte el sobrante. Haga el nudo final y cemente. Carlos Correa F. 232
  • 234. La Zonker. Un Streamer para Grandes Truchas La Zonker es un streamer de aquellos catalogados como de "ala fija", debido a que su ala está atada o fijada sobre todo el cuerpo del patrón, a diferencia de los de "ala suelta". Su creador fue el gran atador norteamericano Dan Byford, quien tomó como referencia algunos diseños desarrollados en Nueva Zelanda, como la "Matuka". La fama de este patrón se propagó rápidamente por el mundo entero siendo identificado como una efectiva imitación de pequeños peces forrajeros, utilizado con el propósito de atrapar grandes peces. En el sur de Chile y de Argentina, este streamer imita de manera específica todos aquellos peces pequeños que constituyen alimento preferente para las grandes truchas y salmones, entre los que encontramos puyes, pejerreyes, peladillas, bagres y alevines de truchas y salmones. Particularmente relevante es señalar que el éxito de la Zonker se debe primordialmente a la tira de piel de conejo con la que está construido lo que lo hace que trabaje muy bien en el agua, dándole mucha vida y acción al patrón. Quienes conozcan la "Rabbit", otro de los grandes streamers, y por cierto muy popular en Argentina, podrán darse cuenta del gran parecido entre ambos, debido al uso de la piel de conejo como ala, no obstante utilizar el primero el "estilo Matuka" para su confección, entre otras diferencias. Debido a que la Zonker es preferentemente un patrón utilizado para buscar y atrapar "trofeos", deberemos utilizarla lastrada en lagos y grandes ríos, concentrando su pesca en aguas relativamente profundas y recogiendo con strips continuos y rápidos, alternándolos con strips lentos. Con este patrón usted podrá atrapar truchas de 6 ó más kilos. Hoy somos muchos los mosqueros que ya lo hemos comprobado. Esté atento, pues al pescar con este streamer la picada puede ser muy violenta. Veamos ahora los pasos de su atado. En esta ocasión, mostraremos el atado de la Zonker color Natural. Anzuelo: Mustad 9672 o Tiemco 5263, en tamaños 4, 6 y 8. Hilo: 6/0 de color crema. Lastre: Utilice materiales no tóxicos como lastre. Puede usar alambre o un tipo de lastre plano denominado "lead tape" utilizado para dar peso y forma a los cuerpos de estas 233
  • 235. moscas. Nota: Recuerde que además de la Zonker Cola y Una tira de piel de conejo Natural que se enseña a atar en el Ala: precortada ("rabbit strip"), de color presente artículo, también son muy natural. En este caso, la cola, cuyo productivas la Zonker Negra, Oliva, largo es variable, no es más que la Blanca y Café. Dependiendo del prolongación del ala. color del patrón que usted elija atar, Cuerpo: Mylar Tubing (tubo de mylar deberá seleccionar el color del hilo, trenzado) de color perlado. En de la tira de conejo, del tubo de forma previa a la construcción del mylar y demás materiales. cuerpo, es conveniente forrar el lastre con tinsel plano de color perlado. Hackle: Opcional. Si desea agregar más acción a su mosca, utilice un hackle de gallo de plumas largas y suaves, de color grizzly o crema. Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre la pata del anzuelo. Ello evitará que los materiales que usted ate directamente sobre el anzuelo giren o se muevan. Paso 2 Sobre la pata del anzuelo enrolle un trozo de alambre con el que dará lastre y forma al cuerpo de su mosca. Si lo cree necesario, agregue un nuevo trozo de alambre. Recuerde que siempre debe dejar un pequeño espacio inmediato al ojo del anzuelo para el nudo final. Con el hilo, afirme fuertemente el alambre al anzuelo. A continuación enrolle el hilo llevándolo hacia atrás hasta la altura de la rebarba. Paso 3 A continuación, en la parte posterior del anzuelo, ate firmemente un trozo de tinsel perlado de unos 20 cm. de largo. 234
  • 236. Paso 4 Tome el trozo de tinsel perlado y forre completamente el cuerpo hecho con al lastre. Enrróllelo hacia adelante y luego hacia atrás. Asegúrelo con el hilo y corte el tinsel sobrante. Paso 5 A continuación, corte un trozo de tubo de mylar y límpielo dejándolo completamente hueco por dentro. Insértelo por la parte delantera del anzuelo, y justo a la altura de la rebarba, átelo con el hilo. Con unas tijeras, corte en forma pareja la parte trasera del mylar sobrante. Paso 6 Ahora ataremos el ala y cola de nuestra mosca. Seleccione una tira de piel de conejo precortada. La tira deberemos dividirla imaginariamente en 2 partes: ala (que va atada sobre el cuerpo de la mosca) y cola (prolongación del ala que va completamente suelta hacia atrás del anzuelo). El largo que le dé a la cola será variable y dependerá de cada atador, pero en ningún caso debe exceder el largo de la pata del anzuelo. Tal como se muestra en la imagen, ate firmemente la tira a la parte posterior del anzuelo, justo en donde haremos la separación entre cola y ala. Anude, corte el hilo y cemente con cuidado. El ala la dejaremos libre por el momento. Paso 7 Recuerde que hemos cortado el hilo en el paso anterior. Por ello tómelo nuevamente y anúdelo firmemente por sobre el tubo de mylar, justo al lado del ojo del anzuelo. Paso 8 Una vez asegurado con el hilo, con cuidado corte el tubo de mylar sobrante y vuelva a asegurar con el hilo. 235
  • 237. Paso 9 Ahora, en el mismo lugar donde aseguró el tubo de mylar, ate el hackle que ha elegido para darle más acción a su mosca. Anúdelo bien y corte el sobrante. Paso 10 Con cuidado, dé unas 3 vueltas sobresimismo al hackle, formando el collar de su mosca. Asegúrelo bien con el hilo y corte el sobrante. Paso 11 Con sus dedos, tome la punta de la tira de conejo que dejamos libre (ala) y preséntela por sobre el cuerpo de mylar, de manera que el cuero de la tira de conejo quede pegado al cuerpo de mylar de la mosca. Estírela bien, pero no exagere. Preocúpese que el ala de conejo quede centrada. Tome el hilo y ate la punta de la tira justo antes del ojo del anzuelo. Asegúrela bien con unas 4 vueltas y corte el sobrante. Final Forme la cabeza, anude y cemente. Y para finalizar, peine suavemente con sus dedos la tira de piel de conejo completa. Su Zonker está terminada. Esperamos que le sea fácil atarla, y junto con desearle éxito en sus próximas salidas de pesca, le recordamos que practique siempre la pesca con devolución y no dejar rastros en los lugares visitados. 236
  • 238. Atado Express - La Monona Tube Texto y Fotos: Carlos Correa F. La Monona, en su versión tradicional, fue creada por nuestro gran amigo argentino Marcos Juan Czerwinski, dueño de la tienda “Angler’s Fly Shop” de la ciudad de Río Grande en Tierra del Fuego (www.AnglersTDF.com). Si bien esta mosca imita preferentemente pequeños alevines y sanguijuelas, que constituyen una importante fuente de alimento para las truchas y salmones, se ha podido comprobar el enorme efecto irritador y de atracción sobre las truchas migratorias. Ha sido usada con gran éxito tanto en las aguas del río Grande de Tierra del Fuego, como en las aguas de toda la Patagonia chilena y argentina. En esta ocasión les mostramos el atado de este streamer en su modalidad de mosca tubo o “tube fly”, de comprobada eficacia. Monona Tube Fly Tubo: Bronce, aluminio o plástico, distintos tamaños. Anzuelo: De pata corta y ojo recto, en tamaños 6 y 8. Hilo: 6/0 negro y rojo flúo. Cola: Cristal Flash o Flashabou plateado. Cuerpo: Chenille Negro. Ala: Tira de conejo negra. Ribete: Alambre de cobre esmaltado negro. Cabeza: Chenille rojo flúo. Paso 1 Antes de partir, es importante que hayamos preparado el tubo. Si éste es metálico, deberemos insertarle por dentro un tubo plástico de menor grosor que sobresalga por ambas puntas, para evitar el roce directo del tippet con el metal. Asimismo, sea el tubo metálico o de plástico el elegido, deberemos tomar la punta de plástico (zona de la cabeza de la mosca) y aplicándole calor con una vela o lámpara, deberemos moldear la punta del tubo de manera que le abramos una pequeña boca que nos servirá de tope para amarrar el nudo final. Una vez que haya instalado correctamente el tubo elegido en la prensa, comprobando que éste no se gire, comience haciendo una base de hilo a lo largo del mismo. Utilice hilo de color negro. En este caso, a 237
  • 239. diferencia de las moscas tradicionales, aquí no fabricaremos el cuerpo de la mosca sobre la pata del anzuelo, sino que sobre y alrededor del tubo. En la parte posterior del tubo y a modo de cola, ate unas 4 tiras de kristal flash. En ese mismo lugar, ate el alambre de cobre negro dejando libre el sobrante. Recuerde no atar nada encima del tubito conector donde se inserta el anzuelo. Paso 2 A continuación, ate el chenille negro y enróllelo hacia delante alrededor del tubo, dejando un espacio para atar la cabeza. Paso 3 Ahora ataremos el ala de nuestra mosca. Seleccione una tira de piel de conejo precortada de color negro. La tira deberemos dividirla imaginariamente en 2 partes: la primera que va atada sobre el cuerpo de la mosca y la otra que va completamente suelta hacia atrás. El largo que le dé a la cola será variable y dependerá de cada atador, pero en ningún caso debe exceder el largo del tubo. Sujete firmemente con el alambre la tira de conejo a la parte posterior del tubo, estire la piel hacia adelante y con cuidado enrolle el alambre avanzando hacia delante con unas 4 o 5 vueltas, pasándolo por entre medio de la piel de conejo. Corte la piel en el punto donde terminó de atar el cuerpo, anude bien y corte el hilo. Paso 4 Ahora construiremos la cabeza. Para ello cambiaremos el hilo. Tome ahora el hilo rojo flúo y átelo firmemente. Tome un trozo de chenille rojo flúo y con él forme una pequeña cabeza redondeada. Afirme con el hilo y corte el sobrante. Haga el nudo final y cemente. Carlos Correa F. 238
  • 240. Atado Express - Sunray Shadow Texto y Fotos: Carlos Correa F. Esta excelente “tube fly” o mosca tubo ha sido y continúa siendo una de las más usadas por los guías y pescadores de Noruega, Suecia, Finlandia y Península de Kola en Rusia, en la búsqueda de los grandes Salmones del Atlántico. No sólo se caracteriza por ser productiva, sino también por ser una de las moscas tubo más fáciles de atar. En Chile ha sido probada con éxito no sólo con los Salmones del Atlántico (Salmo Salar), sino también en la captura de Steelheads y Sea Run Browns. Atada en tamaño pequeños también ha dado buenos resultados con Truchas de buenos tamaños, especialmente en grandes ríos y lagos Patagónicos. Sunray Shadow Tube Fly Tubo: Plástico, entre 2 y 4 cms Anzuelo: De pata corta y ojo recto, en tamaños 6 y 4. Hilo: 6/0 negro Bajo Pelo blanco (natural o ala: sintético) en poca cantidad, y sobre éste, 4 tiras de cristal flash azul perlado. Ala: Pelo negro (natural o sintético) de unos 10 a 13 cms. de largo. Paso 1 Antes de partir, es importante que hayamos preparado el tubo. Tal como lo indicamos en 239
  • 241. el artículo anterior, deberemos tomar la punta de plástico (zona de la cabeza de la mosca) y aplicándole calor con una vela o lámpara, deberemos moldear la punta del tubo de manera que le abramos una pequeña boca que nos servirá de tope para amarrar el nudo final. Una vez que haya instalado el tubo en la prensa, compruebe que el mismo no se gire. Para el caso de esta mosca, su cuerpo será atado sobre el tubo. Recuerde no atar nada encima del tubito conector donde se inserta el anzuelo. Ahora, ate firmemente el hilo en la parte delantera del tubo. Paso 2 Luego, tomamos una cantidad pequeña de pelo blanco de un largo no mayor a una vez y media del largo del tubo, y lo atamos sobre el tubo, en la parte delantera de éste. Sobre el pelo ataremos 4 fibras largas de cristal flash azul perlado. Asegure firmemente los materiales con el hilo. Paso 3 A continuación, tome una cantidad mayor de pelo negro de un largo entre 10 y 13 cm., y átelo sobre el pelo blanco y las fibras de cristal flash. Nuevamente asegure firmemente el pelo con el hilo. Paso 4 240
  • 242. Para terminar, simplemente forme la cabeza con el hilo, haga el nudo final y cemente. Carlos Correa F. 241
  • 243. A veces las soluciones simples son las más eficaces. Eso pude comprobarlo hace un tiempo, en los fiordos de la Patagonia Chilena. Durante varios años fui recorriendo diversos sectores de la Carretera Austral. Siendo fuertemente adepto de las aguas interiores, no fue hasta hace un tiempo que comencé a incursionar en las aguas costeras, trabajando los ríos que en ellas desaguan. Tal como mi amigo Rodrigo Saelzer describe en uno de sus artículos, en esta zona existen salmonídeos que, tanto por impulso genético como por necesidad, han aprendido a vivir en un ambiente mixto, pasando parte de su tiempo en el mar, en agua salada y subiendo periódicamente a los ríos que desembocan en los fiordos australes. Estos peces llegan a tamaños bastante apreciables, lo que los transforma en interesantes objetivos para el pescador con mosca. La alimentación de estos peces varía según la época del año, las condiciones del agua, la edad, y otros múltiples factores. Pero queda una reflexión básica, que se sustenta en el principio esencial de la alimentación de los salmonídeos: tanto truchas como salmones son oportunistas. Esa condición predispone a dichos peces a alimentarse de los organismos que se encuentren abundantes en su ambiente, en un momento dado. No hay que investigar mucho para entender que gran parte de la alimentación de estos peces, que llamaremos "migratorios", se compone de pequeños peces, habitantes de las zonas costeras de la Patagonia Occidental. En mis primeras incursiones en estas aguas, probé los clásicos Woolly Buggers, Muddler Minnows, y Matukas con apreciables resultados. Sin embargo quedaba claro que las truchas y salmones estaban atacando a veces por un efecto de curiosidad y en otras ocasiones con un afán de territorialidad. En algunas oportunidades, ninguno de estos patrones producía, aunque los peces estaban claramente rondando el sector. En algún momento tuve frente a mí un patrón, que una pareja de americanos, grandes viajes recorriendo el mundo con su caña mosquera, había utilizado con excelentes resultados en peces migratorios. El patrón, la Sarp Seducer, creación del gran pescador americano Tony Sarp, era un verdadero éxito con Steelheads de Alaska y BC, Canadá. Esta pareja lo utilizó con extraordinaria efectividad en ríos tan difíciles como el Río Gallegos en la austral Patagonia Argentina, y el Río Puelo, 242
  • 244. en Chile. Cuando utilicé dicho patrón en la zona de los fiordos, los resultados fueron casi inmediatos y expresivos. Tal dato fue pasado a mis compañeros, algunos de los cuales estaban guiando para un lodge de la zona. Su éxito tampoco se hizo esperar. Llegó un día, estando precisamente en el lodge en el que mis amigos ejercían de guías, cuando me quedé sin el patrón "mágico". Esa noche, al llegar a atar algunos, descubrí que gran parte de los materiales requeridos no estaban disponibles entre los que manejábamos. Sin preocuparme demasiado, decidí hacer algunos experimentos con los materiales que efectivamente abundaban en nuestros equipajes, tomando ideas de otros patrones existentes. Para resumir la historia, el resultado de aquella jornada nocturna y solitaria de atado de moscas, fue un streamer. Este patrón, bajo mi visión del momento, intentaba asemejar una pequeña sardina. Color blanco abajo, un cuerpo de material opaco, y con movimiento, y un lomo expresivamente llamativo de color azul eléctrico, que más que imitar a una sardina real, buscaba dar el brillo oscuro del pececito. Al día siguiente fuimos a explorar un nuevo río. Como buen atador, con fe en mi mismo, lo primero que saqué de la caja fue una de las sardinitas que había creado la noche anterior. La uní a un tippet 2x, con una sinking tip, en un caña Loomis GLX #6. Como en aquellas historias fantásticas, que describen todas las características de una situación ideal, en el primer recorrido del pozón de transición entre el agua dulce y la salada, una vigorosa arcoiris se agarró de la imitación. Una corta pelea terminó en una foto. Al segundo lanzamiento, esta vez un poco más largo, una trucha de las mismas características se lanzó sobre el patrón, ofreciendo otra interesante pelea. Luego una tercera y finalmente una cuarta, hasta que mis compañeros exigieron su participación del productivo pozón. Cuatro lanzamientos y cuatro truchas. La evidencia estaba a la vista. Desde entonces, la Sando Sardine ha demostrado ser un excelente patrón de búsqueda en ríos de acceso al mar. Cuando las migratorias están rondando, esta sardinita es una tentación incontrolable. EL PATRÓN Anzuelo Mustad 9674, 4-8. Hilo 6/0, rojo o negro. Cola Marabou gris u otro color más oscuro. Cuerpo Marabou gris u otro color opaco, de la misma pluma de la cola. Collar (opcional) una corta tira de un chenille flash, color rojo o naranjo. Bajo el Bucktail o cola de ciervo, color Cuerpo blanco. 243
  • 245. Lomo Flashabou azul eléctrico. Puede incluir plateado o verde. El marabou en la cola ofrece el movimiento simulado de la cola del pequeño pez. A la vez, el mismo marabou en el cuerpo le da un efecto de ondulación a la parte media del pez. El bucktail blanco simula el vientre del pez, también blanca, de la mayoría de estos pequeños peces. A veces, se puede incluir algún flash plateado en esta parte inferior. Al usar el bucktail, más rígido que las plumas, se le da a la imitación una contextura más sólida. El lomo de flashabou azul le da el gran efecto de nado, mientras que los reflejos azules de las tiras llaman la atención a la distancia, manteniendo una tonalidad acorde con el medio acuático y colores de los peces naturales. En algunas ocasiones, como en este ejemplo, le agrego el collar de flash chenille naranjo para lograr un efecto cromático más llamativo. INSTRUCCIONES DE ATADO Se comienza con un anzuelo, lastrado Se toma una pluma de marabou gris, o sin lastrar, dependiendo de las que no debe ser muy corta, y se ata condiciones de profundidad en que se la cola que debe ser de un largo pretende pescar. aproximado a la mitad del largo del anzuelo. La misma pluma de marabou utilizada Se enrolla la pluma torcida de en la cola, se gira o tuerce varias veces marabou hasta formar el cuerpo para formar una especie de cordón, completo. Se deja un espacio similar a una tira de chenille. razonable entre el enrollado y el ojo del anzuelo, para poner el resto de los materiales. 244
  • 246. Se agrega una tira corta de chenille Esta tira se enrolla en la parte flash o algún material equivalente. delantera, sólo para formar un corto Colores rojos y naranjos son las tórax. No debe quedar más abultado elecciones más adecuadas. que el resto del cuerpo. Se toman unos pelos de bucktail y se Se corta el sobrante justo bajo la forma el abdomen del pez. El largo de cabeza. La idea es dejar que estas estas fibras debe alcanzar a cubrir más fibras salgan por el "mentón" de la allá de la punta del anzuelo, lo cual le mosca. Estas fibras constituyen el da cierta capacidad de evitar enredos vientre de la "sardina". en el fondo o en plantas acuáticas. Para el lomo se toma un buen puñado Se puede agregar un corto enrollado de fibras de flashabou, cuyo largo de floss rojo en la cabeza, para darle alcance a llegar justo al largo de la cola un efecto más colorido a la cabeza de marabou. Estas fibras deben salir del pez. desde la cabeza y formar un suave arco hasta llegar a la parte posterior. PRESENTACIÓN 245
  • 247. Esencialmente se está imitando un pez. Por lo tanto debe existir una acción de nado impuesta en la presentación. La manera más evidente es lanzar corriente abajo y cruzado, intentando que la corriente, sumada a la tensión de la línea, provoque un efecto de nado, mientras el patrón se columpia por delante de una sección estimada como productiva. Los peces podrán ver el nado de este patrón desde lejos y de estar interesados atacarán corriente arriba, incluso llegando a avanzar varios metros. Se pueden usar líneas flotantes, manteniendo la imitación más cerca de la superficie, así como líneas de hundimiento. Es muy efectivo presentarla en los sectores inferiores de un pozón, donde la corriente comienza a acelerarse. Este patrón, a pesar de tener la etiqueta "usar en peces migratorios", ha demostrado buen éxito en lugares con poblaciones estables de truchas fario de buen tamaño, quienes posiblemente ven en esta imitación un alevín de trucha arcoiris, que en ocasiones forma parte de la dieta normal de una de estas marrones. 246
  • 248. Llanquihue Killer - Una Mosca para Aguas Australes Texto y fotos: Carlos Correa - Staff RiosySenderos.com Debido a múltiples solicitudes de nuestros lectores, en esta oportunidad queremos enseñarles a atar un productivo streamer que ha dado excelentes resultados en muchos de los lagos y grandes ríos del sur de Chile, pero particularmente, en las aguas del Lago Llanquihue y bocas de sus afluentes. De ahí que lo bautizáramos como “Llanquihue Killer”. Fue gracias al gran mosquero y atador José Maureira Miranda, que este streamer llegó a mis manos años atrás. De inmediato me llamó la atención, especialmente, por el contraste de su colorido. Es que la combinación del color negro con el azul siempre ha resultado atractiva para nuestras truchas y salmones. Sólo restaba probarlo, y eso fue lo que hicimos. Su éxito superó todas las expectativas. Como se darán cuenta, este sencillo patrón no es más que una variación de la clásica “Woolly Bugger”. Usualmente los streamers, como el que mostramos aquí, son patrones de cierto tamaño, que al mojarse adquieren mayor peso. Es por esta razón que el uso de equipos demasiado livianos no es la recomendación general. Una caña # 5 hacia arriba son suficientes. Dada la presentación bajo el agua y su uso en grandes ríos y particularmente en lagos (y bocas de éstos), se hace necesario el uso de líneas sinking, sea de hundimiento uniforme o bien con hundimiento en la punta. La presentación de este patrón es muy sencilla. Generalmente se realiza un largo cast hacia el lugar elegido, se espera unos pocos segundos a que la mosca su hunda lo suficiente, y posteriormente se comienza a recoger con movimientos o strips cortos, alternándolos con strips largos. Debe dársele a la mosca la apariencia de un pequeño alevín o pececillo que nada herido, o de una sanguijuela que huye con un huevo de salmón en su boca. Veamos ahora cómo atar este productivo patrón. 247
  • 249. Anzuelo Mustad 9672 o Tiemco 5263, en tamaños 4, 6 y 8. Lastre Opcional. Utilice algún sustituto del plomo. Hilo 6/0 de color negro. Cola Marabou de color negro. Flash Flashabou de color azul. Hackle Saddle de color negro. Cuerpo Chenille de color negro. Cabeza Chenille de color naranja o rojo. Instrucciones de atado Paso 1 Comience haciendo una base de hilo sobre el shank (o pata) del anzuelo. Si ha optado por lastrar su mosca, éste es el momento de hacerlo. Paso 2 Luego, seleccione una pluma de Marabou y mídala sobre el anzuelo de tal manera que ella no sobrepase el largo del mismo. 248
  • 250. Paso 3 A continuación, construiremos la cola. En la parte posterior del anzuelo, a la altura de la rebarba, ate firmemente la pluma de Marabou y corte el sobrante de manera diagonal, asegurándolo con el hilo. Con ello, evitará abultar el cuerpo de su mosca. Paso 4 Luego, tome unas 6 a 8 tiras de Flashabou y átelas en la parte posterior del anzuelo, por sobre la cola de Marabou, cuidando que la cola y las tiras queden del mismo largo. Asegúrelas bien con el hilo, dejando libre el sobrante. NO lo corte, pues, como veremos a continuación, lo utilizaremos para confeccionar el "lomo" de la mosca. Paso 5 Tome una pluma de Saddle y átela por la punta, en la parte posterior del anzuelo. Una vez atada, déjela libre. Es conveniente peinar la pluma hacia atrás antes de enrollarla, lo que ayuda a percibir el largo de las fibras y cómo éstas se proyectarán hacia afuera. 249
  • 251. Paso 6 Luego, con Chenille negro forme el cuerpo del streamer, enrollándolo hacia delante. Deje espacio suficiente para atar la cabeza y el nudo final de la mosca. Asegure el Chenille con el hilo y corte el sobrante. Paso 7 A continuación, tomaremos las tiras de Flashabou que dejamos libres y las colocaremos por sobre el cuerpo de Chenille recién construido, formando un vistoso "lomo" azul. Asegure con el hilo y corte el sobrante. Paso 8 Continuamos ahora con el atado del hackle. Tome la pluma de Saddle que dejamos libre, peine las fibras hacia atrás y enróllela hacia adelante alrededor del cuerpo de Chenille. Hágalo firmemente para que el quill del hackle penetre bien y quede protegido. Enrollada la pluma, sujétela con 3 o 4 vueltas de hilo, y corte el sobrante. Paso 9 Ahora construiremos la cabeza (que imitará un huevo de salmón). Tome un trozo de Chenille naranjo o rojo y, entre el cuerpo ya terminado y el ojo del anzuelo, forme una pequeña cabeza redondeada. Afirme con el hilo y corte el sobrante. 250
  • 252. Paso 10 Haga el nudo final y cemente. Su "Llanquihue Killer" está terminada. Finalmente, si usted quisiera agregar peso adicional a su mosca, le recomendamos utilizar, como alternativa a la cabeza de Chenille, una cabeza de bead head o cone head de color naranjo, acorde con el tamaño del anzuelo. Suerte en su próxima salida de pesca. Carlos Correa Fernández 251
  • 253. Es la una de la mañana de un día jueves, y sólo faltan dos días para ir a probar suerte a la Laguna Galletué, hermoso paraje ubicado en la IX región de Chile. Probar mi recién adquirido float tube, e intentar pescar alguno de los peces de ese lugar, me tenía más que ansioso. Incluso después de haber revisado un ciento de veces el equipo y en especial las cajas de moscas, me encuentro un tanto intranquilo. ¿Qué moscas funcionarán bien?, ¿Bastará con las 300 que llevo?. Decido intentar atar un nuevo patrón, pero ¿como parto?. Extiendo alguno de los materiales sobre mi mesa, buscando de alguna forma "iluminarme". Muchos minutos pasan, y aún no he puesto ni siquiera el anzuelo sobre la prensa. Deseo atar una mosca que ante una pequeña tracción de la línea tenga gran movilidad, un buen material para este objetivo es el marabou; en mis últimas excursiones me ha dado buenos resultados el brillo sobre las moscas así es que decido incorporar flashabou; y finalmente la gran fama de los patrones con cabeza muddler, me indica que no es mala idea agregarla. El resultado de este invento es una mosca de mediano tamaño de color verde. La ubico en un pequeño espacio vacío de una de las cajas, y me dispongo a tratar de dormir. Son las seis de la mañana del sábado siguiente, la vista de la laguna, y en especial de la desembocadura de uno de sus afluentes, me hace soñar con una muy buena jornada. Armo mi equipo: caña #5 de 9`, línea con hundimiento en la punta, líder medianamente largo afinado a 4X. Algas en el fondo, juncos sobre la rivera me conducen inmediatamente a elegir una imitación de ninfa de libélula para los primeros intentos. Han pasado al menos tres horas de nuestra entrada al lago, ni mi compañero de excursión ni yo hemos obtenido la ansiada picada, lo mismo para otros mosqueros que están pescando desde un bote. Hemos probado con diversas imitaciones de ninfas y algunas woolly bugger, pero el resultado sigue siendo negativo. Abro mi caja, y tengo la impresión de que ninguno de los patrones que llevo es el adecuado, me detengo en la mosca verde que até hace 2 noches; decido probarla, total nada se pierde!!!. Mi mirada se fija en un sector con algas sumergidas, empiezo a castear sobre él, los primeros lances con mucha esperanza, los siguientes son automáticos y sin concentración. Este estado es interrumpido por una súbita tomada, al final de mi línea luchaba una arcoiris de unos 700 gramos, la que, por suerte, se clavó sola. Consigo concretar mi primera captura. Decido intentar nuevamente sobre el mismo sector, esta vez muy atento a lo que sucede bajo la superficie. No pasa mucho tiempo para que tras una fuerte tomada , una gran carrera y un acrobático salto, una arcoiris de más de 1 kg. hiciera a mi corazón trabajar más rápido que de costumbre. Tampoco pasa mucho más para que ésta termine 252
  • 254. cortando mi tippet. El único patrón que llevaba se había perdido, sólo me quedaba la alegría de la última media hora de esa mañana. Nuevas jornadas a otras lagunas como las de Malleco y Conguillío, y algunas más pequeñas de esa región vinieron. La historia se repitió muchas veces. Cuando la pesca no estaba todo lo bien que esperaba, ataba a mi tippet la, para mi, famosa mosca verde. En cada una de esas aventuras, numerosas truchas cayeron presa de este patrón. Incluso, hace tan sólo unos días, en mi última excursión de pesca, esta vez al lago Conguillío, la única mosca que pescó mi compañero de aventura y yo fue la famosa mosca verde, la "Makita" como la bautizara después. La razón: éxito constante. Los resultados en cuanto a número y calidad de la pesca en cada una de mis excursiones la han llevado al sitial de primera opción a la hora de elegir un patrón para aguas quietas La pesca la realizo lanzando hacia los juncos (cuando existen) o paralelo a ellos, hacia el corte que se produce en la desembocadura de un estero, o entre los canales que se forman entre las algas sumergidas o cerca del fondo sobre la vegetación que allí existe. La línea que uso es una Teeny-130, y la recogida es lenta pero continua; tracciono la mosca unos 20 cm cada vez. Cuando decido trasladarme dentro de una laguna, de un lugar a otro, suelto la totalidad de la línea, la dejo profundizar y la troleo. Aunque esta técnica no es en esencia pesca con mosca, es una buena alternativa para ocupar el tiempo durante los cambios de sector dentro del cuerpo de agua, es más, un buen número de truchas han sido capturadas bajo esta modalidad. Aunque inicialmente este patrón fue pensado para su uso en aguas quietas, y los resultados en éstas son el motivo de este artículo. También la he pescado en aguas corrientes, lamentablemente una sola vez, pero aún así debo señalar que fue la responsable de mis únicas truchas de este inicio de temporada 2002-2003. Varias veces me he preguntado el por qué del éxito de esta mosca, y qué imita en realidad. Debo confesar que no tengo una respuesta clara sobre el asunto. Da la sensación de una organismo vivo, con mucha acción y eso es lo importante; bien pudiera ser un alevín o tal vez una ninfa de libélula. A continuación les entrego un listado de los materiales asociados a este patrón, y además una breve y muy simple descripción de los pasos de atado. Esta mosca yo la llamaba simplemente "la verde", sin embargo, mi hija (Macarena) decidió denominarla la "Makita", y ante eso no hay nada más que decir. 253
  • 255. Anzuelo: Mustad 9672 #8 o #6 Hilo: Verde oliva 6/0 Cola: Marabou verde oliva Cuerpo: Marabou verde oliva Bajo ala: Marabou verde oliva Cubre ala: Bucktail verde más 8 hebras de flash verde Cabeza: Muddler de antílope verde Pasos de atado 1. Elimine la rebaba del anzuelo. Ayúdese de un alicate o la prensa misma. 2. Una vez dispuesto el anzuelo sobre la prensa ate una cama de hilo sobre la pata de éste (parte recta del anzuelo). 3. Ate la cola. Para ello elija una pluma de marabou y asegúrela con el hilo sobre la pata del anzuelo. El largo de la cola no debe exceder el largo de la pata. Corte el sobrante de la pluma 4. Escoja unas hebras de pluma de marabou lo más fibrosas y largas posibles. Ate la punta de éstas en el sector donde se inicia la curvatura del anzuelo. Diríjase con el hilo hasta ¾ del largo de la pata (contado desde la curvatura hasta el ojo). 5. Enrolle la pluma del punto anterior sobre la pata del anzuelo y forme el cuerpo de la mosca. Una vez que alcance el punto donde quedó el hilo, asegúrela con éste. Corte el sobrante del marabou. 6. Ate una nueva pluma de marabou en el punto donde está el hilo. La punta de la pluma que constituirá el bajo ala no debe sobrepasar la punta de la cola de la mosca. 7. Ate unas hebras de Bucktail verde sobre la pluma del bajo ala. 8. Ate ocho hebras de flash verde sobre el bucktail. 9. Corte un mechón de pelo de antílope verde. Asegúrese de extraer la pelusa que lo rodea. Alinie el pelo en el ordenador, y posteriormente sosténgalo con sus dedos de la mano izquierda (si usted es diestro) sobre la pata del anzuelo. De dos vueltas con el hilo antes de tensar. No ponga mucha presión pues se puede cortar. Si encuentra que el pelo no fue suficiente agregue un nuevo mechón. Asegúrese que cada nueva vuelta del hilo pase por el mismo punto que la anterior. 10. Cuando estime que la cantidad de pelo sea la correcta, con su mano izquierda descubra el punto donde está el ojo del anzuelo, dirija el hilo hacia allá y ate el nudo final. 11. Con una tijeras recorte el pelo de antílope y forme la cabeza. Para terminar, me permito comentar que con la infinidad de patrones existentes hoy en día, es a veces complicado seleccionar cuáles son los que se deben llevar a un determinado ambiente. Generalmente tenemos un pequeño grupo que siempre nos da buenos resultados, y esos son los que habitualmente atamos, sin embargo, es inevitable estar en una constante búsqueda de algo más. Puede ser por que nos cansamos de atar los mismos o por que queremos dar paso a nuestra creatividad. Cualquiera sea la razón, 254
  • 256. el resultado final puede sorprendernos. La sensación que produce tener al final de nuestra línea una hermosa trucha enganchada en una mosca que nació de nuestras manos es sin duda una experiencia gratificante y que no olvidaremos jamás. Atrévase, tal vez de usted sale el patrón del cual se prende ¡¡la madre de las truchas!! 255
  • 257. La pesca en el mar de las costas de la Columbia Británica se ha desarrollado por muchas decenas de años, con la evidente consecuencia de que varios pescadores expertos han probado nuevas técnicas y patrones para lograr tentar a las especies de peces de estas costas. Fue así como han salido numerosos patrones, que inicialmente lograron un éxito en aguas locales y luego, con el tiempo, fueron emigrando para ser probadas con gran desempeño en otras latitudes, entre ellas nuestras tierras australes. Ya desde la época de importantes pescadores con mosca de BC, como lo fueron Bill Nation, un importante guía de Kamloops hace varias décadas, y el famoso Roderick Haig-Brown, la cultura de patrones para la pesca con mosca, tanto para truchas de aguas interiores, steelhead, salmones y las truchas costeras, fue creciendo tanto en arte, como en eficiencia, y por qué no decirlo, en mística. Uno de estos casos es el de un interesante streamer orientado específicamente a la pesca en aguas costeras, particularmente intentando sorprender a truchas Sea Run Cutthroat que usualmente habitan las pequeñas bahías y playas de poco oleaje de la costa del Pacífico Noroeste. Este tipo de pesca se encuentra muy bien descrita en “Sea Run Cutthroat de British Columbia”, y este patrón en particular nos da una idea de posibles utilizaciones en nuestras aguas locales, como podría ser intentar capturar algunas truchas en las desembocaduras de ríos en lagos e incluso algunas truchas juveniles en las regiones australes, particularmente en los canales y fiordos. Su originador, Tom Murray llegó a diseñar este patrón como consecuencia de la experimentación con diversas alternativas, siempre en la búsqueda de un streamer efectivo en la pesca de la Sea Run. Deseoso de una imitación adecuada de los pequeños peces sitckleback que habitan las costas de BC, Tom Murray desarrolló el Rolled Muddler a comienzos de los '70, publicándolo en Totem's Flyfishers newsletter en octubre de 1974. En 1985, Murray escribió en The Gilly, otra publicación canadiense dedicada a la pesca con mosca, lo siguiente: "Era un día al terminar octubre; un hermoso día de otoño en British Columbia, un día de cutthroat. Mi compañero de pesca y yo decidimos trabajar la marea entrante como primera opción. Al aproximarnos al agua pudimos ver que los peces se movían unos 10 metros afuera de la orilla. La marea recién cambiaba. Luego de dos rápidos lanzamientos en falso aprovechados con una rápida recogida a tirones, mi compañero conectó al primer pez del día. No sé cuántas Sea Run logramos engañar y soltar ese día, pero nunca había tenido un día como aquel antes ... casi un lanzamiento por pez. Estas truchas estaban en el rango de los 20 a 30 cm." 256
  • 258. El Patrón Anzuelo Mustad 9672 o TMC 300 en tamaños 8 a 12. En general cualquier anzuelo para streamer, en tamaños relativamente pequeños. Hilo 6/0 Rojo, encerado. Cola Fibras de pluma de Mallard Ala Fibras de pluma de Mallard Cuerpo Floss o seda en color blanco, aunque en la versión original se usa tinsel plateado. Ribete Tinsel plateado ovalado. Cabeza Pelo de Ciervo Autor Tom Murray, British Columbia, Canadá. Ubicación Playas de Sunshine Coast Uso Wet fly para sea-run cutthroat Instrucciones de Atado. 1. Se comienza aplicando hilo por el cuerpo del anzuelo, cubriendo casi el largo completo y dejando el hilo colgando al comienzo de la curva del anzuelo. Luego, se le agrega la cola, que consiste en fibras de una pluma de mallard, intentando que la curvatura de estas fibras se mantenga uniforme para todas y en una forma de arco con sus extremos hacia abajo, tal como muestra la figura. 2. Luego, se ata la punta del tinsel ovalado, que es un grueso hilo plateado, a veces reemplazable con alambre. Los colores más usados son plateado y dorado. Se deja colgando este tinsel. Luego se ata en el mismo punto, al comienzo de la curvatura del anzuelo, la punta del floss o seda blanca. Antes de aplicar estos elementos, se enrolla el hilo rojo hasta dejarlo colgando de la punta del anzuelo, cerca del ojo del mismo. 257
  • 259. 3. Se aplica en primer lugar el floss, cubriendo el cuerpo completo del anzuelo tres veces (de ida, de vuelta y de ida), quedando finalmente cerca del ojo del anzuelo, pero dejando un espacio para hacer la cabeza. Se ata y se corta la seda sobrante. Luego se enrolla en sentido contrario a la seda el tinsel, formando un ribete espaciado, pero alcance a dar al menos unas 4 vueltas por el cuerpo del anzuelo. Al llegar a la zona de la cabeza, se ata afirmándolo y se corta el sobrante. Luego con algo de hilo se forma una base de cabeza para ocultar los extremos de estos materiales recién aplicados. 4. Se vuelven a tomar fibras de pluma de mallard de un largo suficiente de modo que un ala saliendo desde el punto donde quedó el hilo alcance a llegar hasta al menos la mitad de la cola, pero no sobrepasarla. Una vez más se aplican estas fibras intentando mantener su curvatura hacia arriba de modo de formar un ala arqueada. 5. Luego, se toma un manojo pequeño de pelos de ciervo. El Coastal Deer en color natural o incluso en Elk sirven perfectamente. Se toma el manojo intentando que las puntas estén parejas, para lo cual un hair stacker es de gran utilidad. Luego se aplica sobre el cuerpo del anzuelo a la altura de la cabeza, con las puntas de los pelos hacia atrás cubriendo un pequeño espacio sobre el resto del cuerpo y el ala del patrón. Se debe aplicar el pelo de ciervo con precaución: se da una vuelta sin apretar y antes de comenzar la segunda vuelta con el hilo, se aprieta de modo que las fibras se paran, formando la cabeza con pelos en todas direcciones. Es recomendable aplicar luego un segundo manojo de pelos adelante del primero, de modo de crear una cabeza más abundante en pelos. Esta segunda aplicación es válido para patrones en número 10 y 8, pero no en 12, por su reducido tamaño y espacio para la cabeza, en cuyo caso se aplica sólo el primer manojo de pelo. 258
  • 260. 6. Poco a poco se recortan los pelos excesivamente largos de esta cabeza y se enrolla el hilo por sobre los pelos de modo que se distribuyan de forma uniforme alrededor del anzuelo. Una vez que se tiene una cantidad razonable de pelos, que claramente al podarse formarán una cabeza sólida y redonda, se ata el hilo junto al ojo del anzuelo, tomando los pelos sobre él y echándolos hacia atrás para dejar espacio para hacer una mini cabeza. Se ata, se cementa y se corta el hilo. 7. Finalmente, con el patrón en las manos y en forma muy gradual se usan las tijeras para ir recortando las fibras de pelo de ciervo para ir formando una cabeza redonda. Esta cabeza, de acuerdo al patrón original no necesita ser redonda, sino que se permite una continuación de esta cabeza a modo de nuca, hacia el ala del streamer. La presentación de este patrón se basa en la cualidad de las Sea Run Cutthroat y su voluntad a subir hacia la superficie a tomar patrones de estas características. Se utilizan cañas más bien grandes (#7 de al menos 9 pies) para lanzar distancia con líneas flotantes. Se recoge con distintos ritmos y en forma continua en algunas ocasiones y pausada en otras. Siempre hay que probar qué es lo que determina el ataque de las cutthroat, y en este sentido, el Rolled Muddler ha demostrado con creces ser exitoso. 259
  • 261. Desde hace varios años, a partir de la segunda quincena de marzo y hasta finales de mayo pescamos el Río Limay en el tramo denominado "Limay Medio", momento en el cual, las grandes marrones (farios) que residen en la represa Ezequiel Ramos Mexía (Chocón) comienzan su travesía con fines reproductivos. Es en estos meses en donde el río se puebla de las mejores truchas y su pesca se convierte en todo un desafío. Cuando nos planteamos cual sería el patrón preciso a desarrollar para tentar a las "grandes", pensamos inmediatamente en crear una mosca que imite pejerreyes, ya que sabemos que son el elemento fundamental en su dieta, tanto en el lago como en el río. Durante varios años veníamos utilizando plumas de Suri (Ñandú), en la confección de nuestras moscas para pescar dorados y los resultados eran sorprendentes. Así fue, como el guía Diego Buzzurro decide incorporarlas y crear este pejerrey de Suri, el cual se impuso 260
  • 262. rápidamente sobre las demás imitaciones, logrando muchas de las mejores capturas. La Diego´s Suri, es una mosca que posee la silueta perfecta de un pejerrey. Tiene un frente de escaso pelo de ciervo que aporta volumen al entrar en el agua, que se conjuga con una cola de pluma de Ñandú dando una solución de continuidad entre ambos materiales, pero aportando el movimiento natural de natación. Detalles finales como los ojos, aletas pectorales y cabeza de epoxy, sumado a algunos detalles de brillos en el cuerpo, le dan un aspecto muy natural, obteniendo una mosca de gran tamaño pero muy fácil de castear a la distancia. Diego nos dice: "El secreto está en la pluma de Ñandú, el centro grueso de la pluma que se afina hacia el final evita que ésta se cruce en la curva del anzuelo y a su vez, al ver la mosca en el agua, parece moverse como la aleta caudal del pejerrey" "Me llamó la atención como los piques son explosivos y en muchos casos apenas cae la mosca, realmente deben creer que es un pejerrey natural" La Diego's Suri Anzuelo: Tiemco 9395 o 777sp #6 al #2 Cola: Dos plumas de Suri Blanco (Ñandú) Brillo: Flashabou perlado Cuerpo: Sparkle Braid plateado Abdomen o Bucktail blanco panza: Ala: Bucktail Gris Aletas: Flancos de Pato Mallard Ojos: Stick on Eyes 3/16 silver prism Cabeza: Epoxy transparente Instrucciones de Atado 261
  • 263. Paso 1 Para comenzar, enfrentamos dos plumas de Suri y las atamos hacia atrás formando la cola de la mosca (proporción: una vez y medio el largo total del anzuelo). A ambos lados de la cola fijamos 6 u 8 hebras de flashabou perlado. Paso 2 Para formar la línea lateral del pejerrey realizamos un cuerpo delgado de Sparkle Braid plateado. Paso 3 Nivelamos y atamos un mechón de bucktail blanco por debajo creando la panza. Paso 4 En la parte superior fijamos el segundo mechón de buckltail gris, este sin nivelar y más largo que el anterior. Luego atamos las plumas de pato Mallard a ambos lados, de tal manera que se formen las aletas. Terminamos la cabeza con hilo. Paso 5 Para finalizar, pegamos los ojos a ambos lados de la cabeza fijándolos con Cianoacrilato y cubrimos con epoxy transparente dándole forma a la cabeza. 262
  • 264. Paso 6 Mosca terminada (seca y mojada). 263
  • 265. INDICE Patrones alternativos .............................................................. 1 La caja de Moscas del Staff de Ríos y Senderos .................... 8 Diez moscas claves para el comienzo de emporada .............. 17 Patrones para el Otoño ........................................................... 25 Seis moscas claves para la Zona Central de Chile ................. 31 Una Selección de Streamers ................................................... 39 Wet Flies a la chilena ............................................................. 46 Pescando con Patrones argentinos ......................................... 49 Pescando con Saltamontes ..................................................... 54 Mayfly Crawles Ninfas de Mayflies exitosas ........................ 61 Los Scuds ............................................................................... 65 La Pancora quien puebla nuestros cursos de agua ................. 70 Ninfas de Stonefly australes ................................................... 77 Pescando En Aguas Silenciosas ............................................. 81 La simple Elk Hair Cádiz ....................................................... 93 El Paraloop al estilo español .................................................. 96 Una efimera con Gallos de Leon ............................................ 102 Una Damisela Adulta ............................................................. 109 Ardillas Beetle ........................................................................ 115 Una sorprendente Chernobyl Ant ........................................... 118 La importancia de los emergentes en Chile ........................... 123 La importancia de los emergentes en Chile (Part. 2) ............. 128 La importancia de los emergentes en Chile (Part. 3) ............. 135 La importancia de los emergentes en Chile (Part. 4) ............. 140 Una Wet Fly con Gallo de Leon ............................................ 145 Puyehue Spider ....................................................................... 149 Patagonia Flymph ................................................................... 154 Una Mayfly Buceadora .......................................................... 159 Atando una Diving Cáddis ..................................................... 163 Gold Ribbed Hare’s Ear ......................................................... 167 La Maulina ............................................................................. 170 Carey Special .......................................................................... 172 La Charly Stone ...................................................................... 174 Carrot Nymph ......................................................................... 179 Cooper John ............................................................................ 181 Montana Rubber Legs ............................................................ 183 Bead Head Caddis Pupa ......................................................... 187 La Eva Damselfly ................................................................... 181 La San Damsel ........................................................................ 196 264
  • 266. San Dragon ............................................................................. 203 La Ninfa del Rocín ................................................................. 208 Una inigualable Mayfly Emergente ....................................... 212 La Sparkle Cádiz Pipa ............................................................ 215 La Brassie ............................................................................... 218 Atando la clásica Woolly Bugger .......................................... 222 Woolly Bugger y sus mejores variaciones ............................. 225 La Gray Special ...................................................................... 231 La Zonker Un Streamer para grandes truchas ........................ 233 La Monona Tube .................................................................... 237 Sunray Shadow ....................................................................... 239 La Sando Sardine ................................................................... 242 Llanquihue Killer ................................................................... 247 La Makita ............................................................................... 252 Rolled Muddler ...................................................................... 256 La Diego’s Suri ...................................................................... 260 265

×