• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Politica web
 

Politica web

on

  • 2,309 views

Teoría sobre el origen y la naturaleza de la política.

Teoría sobre el origen y la naturaleza de la política.

Statistics

Views

Total Views
2,309
Views on SlideShare
2,309
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
21
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Politica web Politica web Document Transcript

    • El concepto de política a través de la historiaLa explicación de los fenómenos arriba mencionados nos da una idea de las diversas esferas que componen lapolítica, pero la idea que nos ofrece es parcial y fragmentaria. Vamos a profundizar en la comprensión de aquellascaracterísticas donde todos los elementos descritos sean comprensibles, de manera que nos ofrezca la posibilidadde saber en definitiva que es la política.En primer lugar, diremos que uno de los significados importantes de lo política es el que la asocia por naturaleza a laconvivencia, la cual expresa una angustia cotidiana producida por la inseguridad, lo inestabilidad del mundo deltrabajo, la violencia social, la guerra y, en fin la intranquilidad general. Pedimos paz, resolución pacífica deconflictos, igualdad social, oportunidades para todos, fin de la corrupción y de la mala administración política.Pedimos un mundo radicalmente distinto.Fijémonos que cuando se exalta la convivencia pacífica se resaltan unos valores específicos que son inexistentes enlo que conocemos hoy como política. Por tanto, estamos anteponiendo a la mala política, la política buena, deseadacon ansiedad por todos. Es decir, que en la concepción lo político se involucran también elementos éticos.Por consiguiente, cuando nos referimos a lo político, se tejen tres aspectos entre sí: de un lado, nuestra calificaciónnegativa de lo que creemos que es política; de otro las expectativas éticas que esto despierta cuando deseamos laconvivencia y, en tercer lugar, la realidad de una vida cotidiana que ni es tan negativa y corrupta como laseñalamos, pero que ofrece limitadas oportunidades para la realización de ideales de mejor vida. Entonces, en lapolítica se tejen dos elementos: la convivencia y la ética.La política en la antigüedadLos inicios de lo política, como una práctica reflexionada, en Occidente se remonta al periodo comprendido entre lossiglos V y IV a. de C. en Grecia, momento que corresponde al mayor florecimiento de la política de esta cultura.Estos siglos hacen parte de la época de la Polis, tal como ha sido denominado por los historiadores.La polis posibilitó el surgimiento de diversas concepciones políticas de la sociedad, entre los que sobresalieron lasde los sofistas y las de la trilogía Sócrates, Plafón y Aristóteles, particularmente en la polis de Atenas.Estos filósofos aclaran que los seres humanos son distintos de los otros seres, porque tienden a vivir en comunidado estado político, en forma natural como una característica propia de la existencia del ser humano. Platón, utilizandoel mito de Prometeo en un diálogo muy famoso, el Protágoras, ilustró con gran elocuencia esta idea.Para Platón, la política es definido como el arfe de lo convivencia, una condición natural del ser humano, es decir, lavida humana organizada alrededor de la justicia y el respeto, como una forma de distinguir a los humanos de losdemás seres.En el mismo sentido, Aristóteles define al ser humano como un “zoon politikon”, animal político, porque es un serdotado de alma, que a su vez vive en la Polis (sociedad). La expresión aristotélica encierra entonces el significadodel ser humano como un ser vivo cuyo modo de vida es en comunidad; pero, igualmente, significa una asociacióncuyos elementos constitutivos son el respeto y la justicia, pues, según él, el ser humano se caracteriza igualmentepor el don de distinguir lo bueno de lo malo y lo justo de lo injusto a través de la palabra. El ejercicio de este donhace que las personas conozcan la naturaleza de las cosas humanas y no humanas, razón por la cual puedeapreciar la justicia, es decir, lo que corresponde por naturales a cada cosa y a cada persona.Para los antiguos griegos, la política es ciencia de la sociedad que se ocupa no sólo del gobierno, de las leyes, de laciudadanía, de la llamadas instituciones políticas, sino también de la actividad humana en general: de la
    • procreación, de la familia como unidad reproductora cotidiana de la existencia, de la educación en todos sus nivelesy, especialmente, de la virtud política, de ética, de la justicia y del bien común como bien supremo de la sociedad.La idea del ser humano como un ser político por naturaleza se hizo también dominante durante el lapso del llamadomedioevo, aunque se prefirieron formas de gobierno monárquicas y no de grupos.La política en la modernidadLa época moderna (caracterizada por el Renacimiento, el Enciclopedismo, la Ilustración y la Revolución Industrial,así como por la revolución política burguesa y el posterior desarrollo del capitalismo) es una época de cambio radicalen la concepción del político y de la disciplina del pensamiento que lo estudia.La noción de política, que nos han legado los modernos en su momento clásico (siglos XVII a inicios del XIX), surgede consideraciones sobre el ser humano opuestas a las que heredamos de la antigüedad Según ellos, el serhumano es definido como un ser que por naturaleza vive aislado de sus semejantes en un estado de vida individual,su individualidad y su egoísmo hacen que el ser humano se guíe únicamente por su autoridad, por sus inclinacionesindividuales, por lo que le dicta su propia libertad. Que el individuo viva inicialmente aislado quiere decir que lanaturaleza humana es apolítica, es decir, los humanos no viven por naturaleza en sociedad, tienden a conducirsesegún su egoísmo, sin respetar a nada ni a nadie, lo que degenera en un estado de hostilidad entre unos y otros.Del egoísmo a la convivenciaThomas Hobbes (s. XIII) filosofo inglés, consideró la política es el resultado de una clara conciencia sobre laimposibilidad de la prolongación de la vida humana sobre la base de un egoísmo natural. La comprensión de estacircunstancia hace que los individuos busquen la paz, sin la cual se hace imposible la vida. Y la paz significaconvivencia.La salida del estado de egoísmo es posible gracias a un pacto o convenio el que los individuos, antes aislados,deciden ponerse en manos de una autoridad superior a la de cada uno de ellos. Esta nueva autoridad (soberanía opoder supremo), constituida por el acuerdo entre todos los individuos, fue llamada por Hobbes Leviatán.Leviatán es el Estado o la sociedad, cuyos significados son: primero, la unión de todas las libertades individualestrasladadas a un poder superior o soberanía, que por lo mismo se convierte en absoluto; segundo, el acto mismo decreación de la convivencia, que como tal es un contrato (si el ser humano vive aislado, no existe); tercero, laconsolidación de una dimensión de la vida basada en la ley civil promulgada por ese poder supremo o soberano (elmonarca), quien decide qué es lo tuyo, qué es el bien, qué es el mal, qué es la justicia y qué es la injusticia.En conclusión, el poder superior o Estado es el orden, la ley, no sólo la autoridad suprema, sino la autoridad única ytotal, es decir, el poder absoluto. Entre otras cosas, esta teoría del origen y naturaleza de la política tiene mucho quever con el gobierno de los llamados monarcas absolutos, en quienes se depositaba todo el poder político.Hacía un contrato socialOtros pensadores modernos siguieron a Hobbes en sus postulados básicos, pero reformularon la idea del carácterabsoluto de la autoridad política, concibiendo un poder supremo, limitado por la ley (Locke, s XVII), e incluso unasoberanía localizada no en un monarca, sino en el individuo-ciudadano que unido a los otros ciudadanos forma elgobierno (Rousseau, s. XVIII). Pero, en general, mantuvieron vivo el esquema de considerar al ser humano como unser que antes de decidir la vida en sociedad vive aislado como individuo. 2
    • Según todos estos pensadores (Hobbes, Locke, Rousseau), del estado de egoísmo se evolucionó lentamente haciaun estado social o estado civil, creado o garantizado por un contrato, del cual surgieron la sociedad, la convivenciay, por ende, la política.La forma moderna de considerar a la política como un producto de decisiones individuales unificadas en el pactosocial, posibilitó distinguir entre dos campos diferentes de existencia de la vida humana: la esfera pública,correspondiente a los asuntos colectivos, y la privada, correspondiente a los individuales. La política se convirtió, porestas razones, ya no en ciencia de todos los asuntos humanos, sino exclusivamente de aquellos que se refieren a lavida en la comunidad política. De aquí nació la ciencia política moderna.En definitiva, la noción de política de antiguos y modernos está asociada a la de comunidad, establecida natural oartificialmente; involucra diversos significados de convivencia planteados como horizonte entre el orden y eldesorden, entre la paz y el conflicto. Cuando decimos que la política es convivencia estamos diciendo también quees normalización, disciplinación para evitar el caos, es decir, sometimiento a parámetros bien definidos de interesessociales predominantes.La convivencia como subordinaciónUno de los significados más usados de la política es aquel que la asocia con las relaciones de autoridad, degobierno, de subordinación y de sometimiento a un orden. Este orden puede ser pensado o asumido como un ordennatural, algo ya dado a la existencia humana, donde unos mandan y otros obedecen; o como una organizaciónpolítica de la sociedad, donde las instituciones del Estado son neutrales frente a los diversos intereses sociales ydefienden el bien común. De ahí la expresión “No puede existir orden, sin mando”.Como seres políticos nos concebimos una estructura social, donde unos dirigen y otros son dirigidos, donde unoscomandan y otros aceptan los mandatos. Pero la subordinación en política no es sólo una concepción; es tal vezuna de sus realidades más sabidas y menos dichas, pues la política indica en su más genuina naturaleza lucha,confrontación, emergencia de fuerzas en disputa, dinámicas de sometimiento.La política: entre el conflicto y la pazEl Estado perfecto, ideal, pensado y planteado muchas veces a través de la historia, dista mucho de asemejarse a lahistoria real de la política. Pues, aunque la política pretende paz, en el fondo, parece más bien estar conformada poruna confrontación permanente entre grupos de personas con intereses distintos, cuya tensión termina siempre en laimposición del poder de unos sobre otros.Una definición sobre la guerra confirma este carácter contradictorio, de lucha por el reconocimiento de los interesesy por lo tanto de relación de autoridad amo-esclavo de la política. “La guerra es la prolongación de la política porotros medios”. Expresión que invertida nos da la clave de lo que aquí sugerimos: la política es la extensión de laguerra por otros medios. Y en la guerra hay vencedores y vencidos, dominantes y dominados, gobernantes ysubordinados. La política se ha movido frecuentemente entre la guerra y la paz, entre la estabilidad y la revolución.Formas de pertenecía en políticaDe igual manera, significamos la política como pertenencia a una comunidad nacional, ideológica o partidista.Pertenencia ideológicaEn este sentido, la política implica también diversos sistemas de pertenencia comunitaria o colectiva. La ideología esuno de las más imperceptibles formas de cohesión social; involucra identidades espirituales y de conducta bien 3
    • definidos que se hacen cultura colectiva, es decir, formas concretas de referencia para el comportamiento social,prácticas cotidianas con sentidos determinados. Sus expresiones han sido diversas en la historia: liberalismo,conservatismo, socialismo, ecologismo, comunitarismo, estatismo. La escuela, la religión, los modernos medios decomunicación son mecanismos de producción ideológica.Pertenencia nacionalOtra expresión político-práctica de la pertenencia es la nación. Envuelve determinaciones políticas, geográficas,civiles, especificidades de identidad en territorios definidos. La gran mayoría de las personas somos nacionales deun país. Esto tiene unos significados concretos en términos del carácter de la pertenencia, de las libertades, de laciudadanía, de las posibilidades de ser reconocidos en el ámbito internacional; pero, igualmente, en términosideológicos y culturales, identificados como etnia, lengua, religión, idiosincrasia. La nación es una identidad político-cultural que constituye vínculos de pertenencia entre las personas.Pertenencia partidistaLos partidos, grupos o movimientos sociales igualmente expresan este sentido de pertenencia de la política, puesson organizaciones dinámicas del interés colectivo. Ideología, nación, partidos se han revalorado en un mundo quese planetariza, es decir, que construye relaciones de mercado, de intercambio y de gobierno a nivelessupranacionales, globales, abriendo la posibilidad a formas políticas renovados de la identidad ideológica, cultural ypolítica.Desde esta triple perspectiva, la política se ha cristalizado en el Estado y sus instituciones, en las leyes civiles y susnormas, en los sistemas cerrados de acción colectiva: las ideologías, los partidos, las naciones. Pero, ¿agota aquí lapolítica todo su significado? Si ya está definida en cuanto a la ley, a la libertad, a procedimientos para formargobiernos, ¿bastaría únicamente con acogernos adecuadamente a sus “sagrados” principios, instituciones ynormas?La dimensión constitutiva de la políticaLa política no es solo poder instaurado; es también potencia constitutiva, es decir, capacidad de construir una nuevarealidad diferente a una anterior establecida. No es sólo poder constituido, sino poder constituyente. Si no es así,entonces, ¿qué hace distinta a la política antigua con respecto a la moderna? ¿Acaso el ser humano liberal,individualista y egoísta, consumidor y ambicioso existió siempre? ¿No fue también lentamente moldeado por unahistoria, donde fuerzas humanas reales lo construyeron y edificaron?En general, la política como convivencia termina encerrando el significado de poder constituido, es decir, unaautoridad, dominación o gobierno político, que como su nombre lo indica, es un poder ya determinado, con principiosy fundamentos difícilmente variables.Pero política también es transformación activa, creación. Cuando la política aparece como acto creativo de realidad,deja ver la multiplicidad humana y su fuerza imaginativa. El poder constituyente transforma radicalmente la política yel mundo humano en general. A esta faceta podríamos denominarla como la dimensión viva, edificante, éticamenteabundante de la política. 4
    • Poder, autoridad y gobiernoAunque no lo creas, el poder es uno de los términos más abusados e igualmente menos bien definidos por lospolíticos, por la ciencia política y por todos aquellos, especialistas o no, que hablan de la política.En sentido estricto, el poder -como expresión- es relativamente nuevo, pues no se encuentra en los textos clásicos yantiguos de la política, lo que no quiere decir que el poder estuviera ausente en las sociedades antiguas, puesto queen realidad el concepto de poder está asociado con el mundo político de la dominación.La tradición nos legó, sin embargo, dos conceptos en los que, en gran medida, se desarrolló la problemática de ladominación política. El concepto de autoridad y el concepto de gobierno. Veamos el entronque histórico de estasnaciones.De la autoridad al gobierno coma arte de regirFue Aristóteles quien con mayor fuerza introdujo una distinción fundamental en el concepto de autoridad, cuandohabló del arte de regir o de gobernar. Debido o que durante tantos siglos el poder político en Grecia antigua fueejercido por un rey (más o menos del siglo XX a. de C. hasta el siglo V a. de C), la idea de autoridad política ogobierno derivó de esta expresión. Y aunque en el momento en que vivió Aristóteles el sistema de gobierno erademocrático, la idea de la autoridad política tomó forma bajo la expresión “arte de regir”. Aristóteles comprendecuatro formas posibles de autoridad: la del padre sobre los hijos, la del marido sobre la esposa, la del señor sobre elesclavo, y la autoridad del rey sobre sus súbditos.Todos ellos, si bien se complementan, son específicos y su diferencia radica no en la cantidad de autoridad, sino enlas diferentes condiciones naturales en los que se ejerce el poder.La autoridad del padre sobre los hijos es provisional, mientras se hacen mayores de edad. Esto es lo natural para elpadre. Es la autoridad de una persona libre frente a personas potencialmente libres.La del marido sobre la mujer es limitada, pues la mujer es también persona libre. Esto es lo natural para el esposo.El padre, que es también marido, es igualmente el amo de los esclavos. Su autoridad como amo es completa y totalsobre ellos. Los esclavos, como instrumentos animados, no seres humanos, dependen de él para toda su vida. Estoes natural para el señor.Según Aristóteles, la autoridad es, en consecuencia, una relación de mando-obediencia, que se ejerce en virtud deuna disposición dictada por la naturaleza de las relaciones entre las personas. No son los seres humanos quienesdisponen por voluntad propia estas relaciones. Ellas están dadas por un orden superior a ellos, orden que debe serseguido. Entonces, el gobierno es, para los antiguos, el ejercicio práctico de esa autoridad dentro de la comunidadpolítica, el arte de regir la ciudad.El gobierno fue entendido por la tradición antigua y clásica como una necesidad natural del orden social. Era elejercicio de ese arte de regir una comunidad política, donde unos estaban destinados al mando y otros a laobediencia. El gobierno fue, por tanto, definido con base en la noción de autoridad.En el Medioevo tardío (siglos XI al XV d. de C.) terminó dominando una noción similar, aunque matizada por lahegemonía que ya en esa época ejerció el pensamiento cristiano y una práctica social que también se hizodominante, la del gobierno monárquico. Para la época, se consideraba que el rey era aceptado por Dios y dignoante él. Por tanto, su autoridad emanaba de Dios. 5
    • Del gobierno al poderModernamente, a partir del pensamiento de Maquiavelo (Siglo XV) se presenta un giro radical en la comprensión delo que son el gobierno y la autoridad. Giro que inspirará la posterior autonomía de un concepto como el de poder.Según Maquiavelo, el gobierno es tan mundano como el hombre mismo y la realidad política es creada por el serhumano, no por un poder natural que dispone el orden del mando y la obediencia, ni por un poder divino que serevela en el alma del monarca que se ve premiado por Dios. El ser humano es un ser creador de realidad, es poder.Desde esta óptica, Maquiavelo cambia la noción de la político, convirtiendo el concepto de gobierno en un conceptotécnico y el de autoridad en una noción que, al perder su carácter natural o sagrado, debe entenderse solamentedesde el poder.Definición técnica de gobiernoContemporáneamente, la noción de gobierno se expresa como una institución política denominada también ramaejecutiva del poder público. Veamos esta definición.Una primera aproximación a su comprensión nos dice que el gobierno es “El conjunto de las personas que ejercen elpoder político, o sea, que determinan la orientación política de una cierta sociedad.” (Diccionario de Política, N.Bobbio)Sin embargo, en la medida que el gobierno se asocia con el Estado como la realidad más determinante de lapolítica, hoy en día se habla del gobierno no sólo como el conjunto de personas que ejercen el poder político, sinocomo un conjunto de órganos a los que se le confía el ejercicio del poder (Los ministerios, las gobernaciones, etc.).Los organismos de gobierno son aquellos que tienen como función hacer realidad una orientación política deEstado y también, hacer posible la organización política de una sociedad.En Colombia, el gobierno lo constituyen personas como el Presidente y sus ministros, los gobernadores dedepartamento con sus respectivos secretarios despachos, así como los alcaldes de las ciudades y de los municipiosy sus respectivos gabinetes.El Gobierno, como institución política, cumple la función permanente de mantener la cohesión de la sociedad. Es unórgano cuya tarea consiste en imponer las reglas de conducta y los procedimientos que sean necesarios para quese mantenga el orden social y político.En este sentido, el Gobierno tiene supremacía sobre los demás instituciones políticas de una sociedad, la cual estágarantizada por la tendencia a monopolizar el uso de la fuerza.Los órganos de Gobierno no incluyen a todo el número de funcionarios que prestan servicios públicos o que hacenparte de lo que se llama la administración pública, sino solamente a aquellos que están en la cúspide y rodean decerca al jefe del gobierno.De esta manera, definiendo lo que técnicamente significa el gobierno en la actualidad, podemos comprender por quéen su definición se reduce a una autoridad que administra unas instituciones, cuyo poder está dado por el grupo deelectores que imponen la institucionalidad, los procedimientos y las técnicas para su conservación. 6
    • El poder como definiciónEl significado de la expresión poder nos traslada a los siguientes posibles sentidos:Poder: "Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que uno tiene para mandar o ejecutar una cosa. 2. Fuerza de unEstado, en especial los militares (...) 5. Fuerza, vigor, capacidad, posibilidad, poderío. 6. Suprema potestad rectoray coactiva del Estado.”(Diccionario de la Real Academia Española).Poder: "Ser más fuerte que otro, ser capaz de vencerle. El poder temporal es el gobierno civil de un Estado. LosPoderes Públicos son el conjunto de las autoridades que gobiernan un Estado. (Diccionario Enciclopédico AbreviadoEspasa-Calpe).En estas definiciones es común la referencia a la fuerza. Pues bien, el poder es ejercido por personas poderosassobre otras más débiles, primero por la misma fuerza bruta (la violencia) y después por la fuerza ordenada (elderecho). La necesidad de difundir el poder constantemente hace de él un factor dinámico en toda la vida política.Su difusión se hace cada vez más compleja y sofisticada, sometiendo históricamente a las personas primero através de la violencia y después a través de la cultura y de otras manifestaciones de la subjetividad humana.Poder, Estado y política son tres términos que expresan Ia circunstancia de denominación en que el ser humanovive y mediante la cual el que domina difunde y garantiza la plena realización de sus intereses particulares. Formas de gobierno y poderProblemática de las formas de gobiernoIntentar resolver lo concerniente a las teorías de las formas de gobierno requiere remontarnos nuevamente a laGrecia antigua, especialmente en el siglo de la democracia (Aproximadamente 430 al 322 a. de C).Empecemos por el pensamiento de Platón. Según él, la república perfecta es tan solo un ideal de vida política quequizá únicamente exista en el cielo o en la imaginación, como guía de nuestras propias vidas, pero nunca en laTierra, donde los formas de gobierno reales son todas corruptas y, aunque no siempre igual de malas, no seencuentra ninguna forma buena. El filósofo pensaba que en su época el ideal de un sistema político y social (politeiaideal) se encontraba más allá de la historia.En el libro octavo de la República, su obra política básica, Platón examina las siguientes formas de gobierno, queestán ordenadas sucesivamente de manera creciente, de acuerdo con su grado de abuso de poder, de tal maneraque la menos mala se encuentra al principio y la más mala se halla al final: Timocracia. Es el gobierno de los más honorables. Platón toma como modelo de esta forma al gobierno de Esparta, considerando que su defecto principal radicaba en que en esa ciudad se honraba más a los guerreros que a los sabios. Oligarquía o gobierno de las familias poderosas. Según él, es una forma llena de defectos y, por tanto, detestable. La democracia, en oposición a la anterior, se prestaba a la corrupción. La tiranía, de todas las formas de gobierno, la más corrupta. 7
    • Esta distinción radical de las diversas clases de gobierno como formas, unas más corruptas que otras, es posibleque haya surgido de la honda inconformidad de Platón con el gobierno democrático existente en su época, ungobierno que reflejaba muy bien la división entre ricos y pobres y por, lo tanto, una guerra social latente que impedíala paz y la estabilidad.Aristóteles, su discípulo, formuló con mayor realismo la diversidad de formas de gobierno en su libro III de LaPolítica. Según él, existen gobiernos cuyo fin es el bien común, y gobiernos con arreglo a las necesidades egoístasde los gobernantes, como muestra el cuadro de abajo.El motivo que inspira esta clasificación, al igual que en Platón, es la distinción entre ricos y pobres, que está en labase del gobierno democrático.En cuanto al interés social de ricos y pobres, exceso que por naturaleza los primeros tienden a la oligarquía y lossegundos, también por naturaleza, a la democracia, más allá de si la proporción entre unos y otros esverdaderamente la de una mayoría o la de una minoría. La desunión entre ricos y pobres solo puede resolverse enuna forma de gobierno de carácter mixto, llamado mesol que, según Aristóteles, es la forma de gobierno ideal, cuyavirtud estriba en combinar las mejores cualidades de las formas buenas de gobierno. La clasificación aristotélica es de gran importancia porque influyó poderosamente en el pensamiento posterior,como explicación de los diversos modos de la asociación política y como criterio de búsqueda de la forma ideal degobierno. 8
    • El poder constituyenteMaquiavelo, 18 siglos después, constituye en la tradición europea una concepción nueva de las diversas formas degobierno. Según él, los gobiernos se clasifican en dos y no en tres, como clásicamente se dividieron: principado yrepública. Es claro que la explicación de la novedad maquiavélica está muy relacionada con la realidad de sutiempo, que ve surgir el Renacimiento.Llama república al gobierno que está dirigido por un grupo mayor o menor de personas. Por esta razón, según suteoría, la república puede ser una aristocracia o una democracia, diferencia que no es importante, pues cualquierade las dos sigue representando el gobierno de un grupo. Por el contrario, cuando el soberano es único, la llamaprincipado o reino.En consecuencia, los Estados no se rigen sino por una persona o por varios. No cabe la posibilidad de formasintermedias y es aquí donde podemos encontrar la verdadera diferencia con el modelo clásico de clasificación. Lavoluntad del soberano único es la voluntad de una persona física; la voluntad del soberano colectivo es la voluntadde una persona colectiva. Los Estados deben seguir y respetar una de las dos formas y la lógica propia de suscualidades. Si no se quiere caer en graves confusiones y originar estados “defectuosos”.Lo preocupación de Maquiavelo por lo tensión entre ricos y pobres lo lleva a desarrollar una teoría sobre losfundamentos de la política que rompe con la tradición anterior. Descubre que el poder colectivo es poder decreación, capaz de formar o constituir nuevas realidades. A este poder lo llama constituyente, o potencia constitutivade poder político.En este sentido, observa que existen las dimensiones del tiempo para la política: la primera es un tiempo vivo, quees el que crea y transforma (potencia constitutiva); la segunda, es el poder constituido, es decir, el que ya estáestablecido por las formas jurídicas, que asfixia al poder constituyente. Los poderes públicos, su división y distribuciónCuando hablamos de los poderes públicos interpretamos que el poder político que reside en el Estado estádepositado, o mejor, está dividido en varias instituciones que hacen parte del mismo poder político.Aunque en la antigüedad Platón habló del gobierno mixto, el primer pensador moderno que planteó la posibilidad deuna división de poderes en la organización política de una sociedad fue Montesquieu. Según él, la libertad dependeprincipalmente de la forma más adecuada como se organice el Estado y no tanto de un fin moral como el biencomún conscientemente perseguido. Esta idea, que muy seguramente proviene de sus observaciones de la realidadpolítica inglesa, país donde residía hacia 1739, es lo que da paso al planteamiento de su teoría de los poderes. 9
    • Pero lo importante del planteamiento de Montesquieu no es la novedad de la formulación sino la conciencia prácticaque ella introduce, sobre un hecho que para su época ya era evidente en Inglaterra: la existencia de la separaciónde los poderes como garantía de una mayor libertad.La división de los poderes busca frenar los excesos del sistema político unitario y absolutista. Su objetivo másllevado a cabo es la creación de instrumentos eficaces y legítimos que impidan cualquier despotismo, la cual dioorigen a la creación de una organización constitucional de poderes jurídicos y al nacimiento de la Constitución comogarantía del Estado moderno frente a los derechos inalienables de los ciudadanos y de los asociados.Según la teoría de la división de los poderes, todas las funciones políticas han de ser clasificadas, por necesidad,como Legislativas, ejecutivas o judiciales. Es natural que su distinción no indica la falta de un vínculo estrecho entrelos poderes o su separación. Los tres, a su manera, se implican y cumplen en determinadas situaciones funcionesque son naturales a los otros. La división del poder es una distribución del mismo en tareas determinadas.El nacimiento de teorías que promulgan la divisibilidad del poder condujo lentamente surgimiento de gobiernosrepublicanos y al nacimiento de la democracia moderna. Estos regímenes políticos basaron cada vez más en la leyel poder que detentaban. De hecho el poder se divide para evitar el despotismo y garantizar la función pública delEstado. El poder, como órgano de control, debía también ser controlado.La difusión del poderEjercer el poder no es solo administrar y controlar todo el aparataje de las denominadas instituciones políticosreconocidos. Significa también una labor cotidiana de creación ideológica y práctica de lo que los políticos modernoshan llamado "la religión civil”, es decir, un cuerpo de doctrinas, de valores, de representaciones, que a través de laeducación, de los medios de comunicación o de la religión edifican lentamente la mentalidad colectiva, haciendolegítima e idónea la sociedad en que se vive.El poder captura inicialmente, a través de la fuerza, la voluntad de los súbditos. Esa fuerza inicial posteriormente sehace fuerza ordenada, es decir, derecho, un sistema de normas que le fijan horizonte, colocando limites a nuestrocomportamiento. Por ejemplo, primero se desató la revolución política (con las armas) en América, con lo que seinstauró un poder político nuevo. Posteriormente, se crearon leyes y constituciones que fueron sustituyendolentamente el poder de la fuerza bruta por el de una fuerza ordenada, basada en las normas legales.La imagen de ese mismo poder se transmite por medio de racionalidades unificadoras, religiosas o ideológicas. Elpoder supedita la mente y el cuerpo de los hombres hasta en sus lugares más íntimos.Lo anterior quiere decir que el poder tiene la necesidad de reproducirse culturalmente. La omnipresencia de losmedios masivos de comunicación es un ejemplo de cómo el poder se difunde diariamente, propaganda sus formasde concebir el bien, la paz o la guerra, el consumo y la oferta, el bien y el mal, la justicia y la injusticia. Otras formasde reproducir o difundir el poder es a través de las ideologías, la educación en la escuela y por fuera de ella, y eldiscurso ético y moral.Esto significa que el poder no se refiere únicamente a las grandes instituciones del Estado, sino que se prácticatambién en el micromundo de la vida cotidiana, a través de formas intangibles. Dispone al ser humano a realizarcomportamientos que le son beneficiosos, moldea su mente y su cuerpo para deshacer cualquier obstáculo queimpida la realización de sus fines. El poder se difunde. 10
    • Los poderes políticos ocultosUno de los grandes secretos del poder y de los poderosos ha consistido en la capacidad de vigilar los gestos yescuchar las palabras de sus súbditos, en lo posible, sin ser vistos ni oídos. De allí la famosa expresión: "Saber espoder”. ¿No vendrá de allí esa fuerza enigmática que le atribuimos al poder? ¿No has sentido que el manejo dedeterminada información y el dominio de ciertos conocimientos, te permiten manejar y dominar muchassituaciones, sin que la gente que te rodea sea consciente de ello?El hecho de que el poder mueva ocultamente sus hilos para garantizar y asegurar la prolongación de su dominio, esuna de las verdades más antiguamente conocidas y practicadas de la política. Lo que sucede es que la políticademocrática moderna, para diferenciarse sustancialmente de todas las anteriores, prometió ser una forma degobierno transparente, con plena visibilidad y claridad de las acciones de los gobernantes, para que los ciudadanospudiesen controlar los excesos y desmanes de los poderes del Estado.Se trataba, de un lado, de ofrecer verdaderas garantías de control político sobre los gobernantes y sus acciones y,de otro, permitir un clara participación de las personas como ciudadanos en la labor de lo gestión política, algo quedurante muchísimos siglos estuvo prohibido a los súbditos, quienes soportaban un dominio unilateral y despótico desus gobernantes.Sin embargo, la política moderna no solo incumplió estas promesas de transparencia y verdadera participación, sinoque llegó a desarrollar métodos electrónicos sofisticados de vigilancia y control de sus súbditos, nunca antesconocidos por la humanidad. Si la democracia hace lo mismo que los demás formas de gobierno (controlar, inclusocon medios más eficientes, la conducta de los súbditos o asociados), ¿quién controla a los controladores? Es decir,¿es la democracia un poder controlado por los ciudadanos o un poder controlador de los ciudadanos?En los siguientes aportes encontramos un principio de respuesta a la problemática que aquí llamamos "los poderesocultos”.¿Poder tras del poder?El siglo XX nos ha llenado de manifestaciones escandalosas, de influyentes poderes tras el poder, que han inclinadola balanza política a su favor. Uno de los ejemplos más elocuentes lo ha constituido el poder de las mafias, en elcaso de Italia, o de servicios secretos ultrapoderosos como lo KGB en lo antigua Unión Soviética o, en lustrospasados, el poder del narcotráfico en Colombia.Recuerda que la democracia moderna siempre quiso ser un procedimiento basado en la publicidad y absolutaclaridad tanto de sus postulados como de su ejercicio. Este ideal de la publicidad y claridad (visibilidad) del poderdemocrático estaba fundad en la experiencia de la antigua democracia ateniense, donde los asuntos queperjudicaban, beneficiaban o afectaban a todos se decidían a la luz pública en el ágora. En contra del absolutismo ydel despotismo feudal de la llamada Edad Media, la democracia moderna quería constituir una forma de gobiernodonde las decisiones no fueren tomadas en los gabinetes secretos, lejos de las miradas inoportunas del público,sino en espacios visibles de deliberación, donde la transparencia fuese el principio rector. Sin embargo, nosencontramos con que el ideal del control público, o control del público sigue estando distorsionado, impidiendo uncontrol efectivo sobre el poder. Pero, ¿es sólo esta cuestión de ideal?, o más bien, ¿se refiere a la tensión entrefuerzas sociales que componen las relaciones de poder en una sociedad? 11
    • La problemática del poder es casi siempre ambigua, pues compromete a distintas esferas y sectores de la sociedadque representan intereses también diversos. Esto explica en parte la existencia de parapoderes. Pasadosacontecimientos políticos en Colombia dejan ver con claridad lo anteriormente expuesto. En primer lugar, el papelactivo que cada vez más juegan los medios con respecto a la política; la incidencia dinámica de la esferainternacional, a través principalmente de la política de los Estados Unidos, y el poder del narcotráfico y su expresiónconcreto en uno situación política dada.Esta racionalidad del poder nos pone o reflexionar sobre lo complejidad de fuerzas materiales y organizadas, queactúan en el teatro político bajo formas supuestamente inocentes y neutrales.En lo actualidad, en el mundo entero, la llamada sociedad de la comunicación está inundada de computadores ymedios electrónicos; la información se ha convenido en un producto que se compra y se vende, antes que en uninstrumento al servicio de la formación de la libre opinión y de expresión del libre pensamiento.Los poderes internacionalesEl orden político mundial influye crecientemente en los comportamientos políticos de los Estados nacionales. Enbuena parte del siglo XX ese orden estuvo supeditado a la confrontación entre capitalismo y comunismo,representado por dos bloques mundiales de poder, liderados a su vez por dos superpotencias: los Estados Unidos yla Unión Soviética.Lo influencia del poder de esos grandes países en las decisiones de otros Estados fue clara y evidente y supeditómuchas de las llamadas decisiones de los Estados nacionales a sus intereses. Colombia, por ejemplo, se vioinvolucrada en la guerra de Corea, un conflicto bélico que a todas luces distaba mucho de hacer parte de nuestrosintereses reales como país, por citar un episodio casi que marginal de nuestra historia y no referirnos al caso de lascompañías bananeras a principio de siglo, o la llamada desmembración de Panamá, entre otros.Estos poderes se hacen cada vez más intangibles en lo económico y en lo político, pues ya no sólo representanpaíses específicos, por decir los Estados Unidos de América, sino asociación de empresas transnacionales o gruposeconómicos mundiales de carácter financiero. Los intereses de estos poderes imponen a los países más débilespolíticos y topes de crecimiento económico, reformas del mundo productivo o transformaciones de las institucionespolíticas para adoptar los Estados, según ellos, o un mundo globalizado.El poder del parapoderEl poder es fuerzo que se ejerce con el fin de mantener un orden. Esa fuerza basa su eficacia en la capacidad deasimilación de los diversos y complejos momentos de la relación política de dominación, en la sabiduría que lograacumular en la sagacidad y percepción de la oportunidad, en la capacidad de hacer valer normas que a veces nocumple y en dadas ocasiones transforma.El parapoder, o poder oculto, no es nada distinto al poder mismo. Simboliza la llamada inteligencia estatal, larevelación de presiones nuevas y emergentes sobre el Estado que representa unos sectores sociales determinados.la invisibilidad del poder es la cara oculta de un mando que se ejerce contra toda presión y por encima de muchasoposiciones sociales.Un caso típico que ejemplifica esto es el de los llamados dictaduras militares producidos por golpes de estado.Estas, surgen al interior del poder mismo, aunque son representantes aislados de las instituciones castrenses. la 12
    • institución militar, al igual que la policía, concentra funciones de vigilancia y orden que le permiten desarrollar tareasde inteligencia sobre la sociedad, para detectar los focos de malestar y de desestabilización del orden establecido.Por otro porte, muchas de las acusaciones de desestabilización política recaen, en tiempos de gobiernos civiles,sobre los organismos policiales y militares, pues ellos concentran tareas especiales de conservación del poder.Históricamente, en diversas sociedades, el poder se ha valido, tanto de instrumentos legales oficialmente admitidoscomo de acciones y organizaciones secretas, internacionalmente ocultas, para garantizar la pervivencia de sistemasde dominación. En la ambigüedad de la actuación de instituciones como las policivas y las militares, especialmenteen casos extremos como los golpes militares, se percibe ese doble carácter del poder. 13