Dos curiosas-autobiografías
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
211
On Slideshare
211
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Pablo NerudaPor mi parte soy o creo ser duro de nariz,mínimo de ojos, escaso de pelos en la cabeza,creciente de abdomen, largo de piernas,ancho de suelas, amarillo de tez,generoso de amores, imposible de cálculos,confuso de palabras, tierno de manos,lento de andar, inoxidable de corazón,aficionado a las estrellas, mareas, maremotos,admirador de escarabajos, caminante de arenas,torpe de instituciones, chileno a perpetuidad,amigo de mis amigos, mudo de enemigos,entrometido entre pájaros, maleducado en casa,tímido en los salones, arrepentido sin objeto,horrendo administrador, navegante de bocay yerbatero de la tinta, discreto entre los animales,afortunado de nubarrones, investigador de mercados,oscuro en las bibliotecas, melancólico en las cordilleras,incansable en los bosques, lentísimo de contestaciones,ocurrente años después, vulgar durante todo el año,resplandeciente con mi cuaderno, monumental de apetito,tigre para dormir, sosegado en la alegría,inspector del cielo nocturno, trabajador invisible,desordenado, persistente, valiente por necesidad,cobarde sin pecado, soñoliento de vocación,amable de mujeres, activo por padecimiento,poeta por maldición y tonto de capirote.Gabriel García MárquezVivir para contarla "No puedo imaginarme un medio familiar más propicio para mi vocación que aquellacasa lunáticaG, en especial por el carácter de las numerosas mujeres que me criaron. Losúnicos hombres éramos mi abuelo y yo, y él me inició en la triste realidad de los adultos conrelaciones de batallas sangrientas y explicaciones escolares del vuelo de los pájaros y lostruenos del atardecer, y me alentó en mi afición al dibujo. Al principio dibujaba en las paredes,hasta que las mujeres de la casa pusieron el grito en el cielo: la pared y la muralla son el papel 1
  • 2. de la canalla. Mi abuelo se enfureció, e hizo pintar de blanco un muro de su platería y mecompró lápices de colores, y más tarde un estuche de acuarelas para que pintara a gusto,mientras el fabricaba sus célebres pescaditos de oro. Alguna ves le oí decir que nieto iba a serpintor, y no me llamó la atención, porque yo creía que lo pintores eran sólo los que pintabanpuertas. Quienes me conocieron a los cuatro años dicen que era pálido y ensimismado, y quesólo hablaba para contar disparates, pero mis relatos eran en gran parte episodios simples dela vida cotidiana, que yo hacía más atractivos con detalles fantásticos para que los adultos mehicieran caso. Mi mejor fuente de inspiración eran las conversaciones que los mayoressostenían delante de mí, porque pensaban que no las entendía, o las que citaban aposta paraque no las entendiera. Y era todo lo contrario: yo las absorbía como una esponja, lasdesmontaba en piezas, las trastocaba para escamotear el origen, y cuando se las contaba a losmismos que las habían contado se quedaban perplejos por las coincidencias entre lo que yodecía y lo que ellos pensaban."García Márquez, Gabriel: Vivir para contarla. Ed. Mondadori., Barcelona, 2002, págs. 103-104. 2