• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
3 Esem Cris De 1982
 

3 Esem Cris De 1982

on

  • 1,111 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,111
Views on SlideShare
1,081
Embed Views
30

Actions

Likes
0
Downloads
8
Comments
0

2 Embeds 30

http://esem-bachilleres06.blogspot.com 27
http://www.esem-bachilleres06.blogspot.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    3 Esem Cris De 1982 3 Esem Cris De 1982 Presentation Transcript

    • LA CRISIS DE LA DEUDA DE 1982
      INTEGRANTES:
      MARIN GARCIA ARITH HAZABY
      FIERROS CRUZ ISABEL ROSARIO
      HUERTA VARGAS PAMELA
      VILLEGAS SALAZAR VIVIANA
      GRUPO:604
    • .- México ante la crisis económica de 1982
      En 1977 López Portillo establece un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) comprometiéndose a "limitar el endeudamiento público, reducir el medio circulante, restringir el gasto público, fijar topes a los aumentos de salario, liberalizar el comercio exterior y limitar el crecimiento del sector paraestatal de la economía".
      Sólo durante un año el gobierno mexicano cumplió con lo pactado pues con el descubrimiento de los yacimientos petroleros, la política económica sufrió considerables modificaciones; por ejemplo en el rubro de las inversiones el Estado orientó sus esfuerzos en la construcción de una infraestructura petrolera.
    • Con la mina de oro que representó el petróleo para México, el gobierno creyó haber encontrado el fin de las penurias económicas, al menos así lo reflejó el intenso crecimiento económico que se experimentó a partir de 1978 y que duró hasta los inicios de la década de los 80´s. Esta mejoría fue lograda en gran medida a la exportación del petróleo en crudo, actividad que ocupó el lugar central de la economía mexicana a finales de los 70´s ya que atrajo más de la mitad de la inversión pública, secundándola el área de servicios turísticos y urbanización.
      Cabe señalar que el capital invertido fue producto de préstamos externos, que al tener por aval al petróleo no dudaron en otorgarle créditos al Estado mexicano y al sector privado, mismo "que incrementó su deuda con el exterior de 6 800 millones de dólares en 1976 a 19 107 millones de pesos en 1982: casi el triple".
    • El petróleo es nuestra potencialidad de autodeterminación, porque nos hará menos dependientes del financiamiento externo y mejorará nuestras relaciones económicas internacionales.
      Por no sólo eso: las posibilidades de explotación, transformación, inducción y asociación que a partir del petróleo podemos lograr nos permiten trazar una sólida estrategia de energéticos, actuar con una demanda asegurada de bienes de capital y, por ende, facilitar la planeación de la industria y sus asociaciones con el transporte, los asentamientos humanos, la educación, la capacitación, el desarrollo social y principalmente la agricultura.
    • DESARROLLO DE LA CRISIS
      El éxito económico fue palpable entre 1978 y 1980. La inflación siguió bajando (llegando a un promedio de 35% en estos $ 3 años). El crecimiento económico alcanzó a un 7,5% en promedio. Sin embargo, el desempleo siguió siendo alto. El dólar se fijó en $ 39 lo que inundó el mercado interno con productos extranjeros a bajo precio, con lo cual la producción nacional se debilitó aún más.
      El éxito producido por la bonanza económica entre 1977 y 1980 llegó drásticamente a su fin. La quiebra de la Compañía Refinería de Azúcar (CRAV) marcó el primer paso de una larga lista de empresas arruinadas. El gobierno tuvo que intervenir cuatro bancos y cuatro financieras. La situación era crítica, ya que en el contexto de una crisis económica mundial, los créditos externos fueron escasos y con una alta tasa de interés. El peso se devaluó, el desempleo aumentó y con ello el malestar de la población, lo que derivó en una ola de protestas en 1983.
    • Pero a pesar de la recuperación el fenómeno no benefició directamente a la población, pues sus salarios se mantuvieron sin grandes modificaciones, peor aún, a éstos se les impusieron los llamados topes salariales, que según la versión oficial, no perjudicaban gravemente a los asalariados, pues se había incrementado la oferta de empleos.
      La reacción natural a este hecho fue, entre otras, la migración hacia Estados Unidos lugar donde podrían obtener los recursos suficientes para allegarse de bienes materiales. El perfil de los inmigrantes era el de una mayoría masculina que tenían entre 16 y 30 años, cuyo estado civil era de soltero, es decir, el sector con mayor capacidad productiva que no encontraba en su país empleos bien remunerados, pues en México durante 1978, el salario mínimo se mantuvo en 107.11 pesos registrando un ascenso de 15.96 en 1979.
    • INEGI
      Esta situación propició que en Guadalajara la Cámara de Comercio señalará que "un sin fin de puestos callejeros comerciales y vendimias de todas clases se han estado apoderando de todas las calles y avenidas”
      Cabe señalar que un dólar ganado por esas personas en Estados Unidos, equivalía en 1982 a 57.18 pesos, cotización que durante el periodo de 1977-1981, se mantuvo estable después de un periodo en el cual la moneda estadounidense presentó incrementos significativos.
    • Respecto a la economía nacional, la exportación de petróleo había permitido mantener cierto equilibrio, pero la situación se agravó pues no sólo aumentó la captación de recursos ya que la deuda externa de "representar 37 mil millones de dólares en 1978, pasó a 71 mil millones de dólares en 1981". Dicho incremento se presentó gracias al alza en los intereses, que tan sólo con el aumento de éstos del 1%, México tenía que pagar anualmente por concepto de intereses 323 millones de dólares. Cabe hacer la observación que el nivel de endeudamiento se elevó tanto por que se legó el plazo de los vencimientos de loa préstamos obtenidos a partir de la crisis de 1976.
      Esta situación aunada a la disminución de cuatro dólares por barril, provocando que en 1982, México recurriera nuevamente al préstamo externo con el fin de "frenar la fuga de capitales y cubrir el servicio de la deuda externa“ sólo que ahora el vencimiento de los créditos eran a corto plazo. Entre las consecuencias que trajo consigo, encontramos que, el dólar duplicó su valor ante el peso y se nacionalizó la banca pues se le culpó de la fuga de capitales, provocando de esta manera una severa crisis económica.
    • Por otra parte el gobierno autorizó el incremento del salario aunque un sector considerable de la sociedad tenía que enfrentar el creciente desempleo producido por el cierre de diversas empresas, que tan sólo en el ramo de las maquiladoras fue de 1620. Para los empresarios el alza en el salario "contradecía la meta propuesta de mantener un tipo de cambio realista y precios estables, de modo que la fuga de capitales se aceleró ante lo que percibían los agentes económicos como un programa de ajuste contradictorio por lo que la fuga de capitales continuó su tendencia ascendente.
    • Resultado de ello fue que en agosto de 1982 el incremento de los precios en los productos básicos:
      La Secretaría de Comercio anunció hoy nuevos incrementos de precios a la tortilla que pasará de 5.50 a 11 pesos; el bolillo y telera de 70 gr. de 0.50 a 1 peso; la gasolina nova de 6 a 10 pesos; el gas doméstico de 4.30 a 5.10 kilo, más un incremento mensual de 10 centavos por kilo durante doce meses.
      El estancamiento de la economía mexicana durante estos años y la política económica que siguieron los presidentes Luis Echeverría y López Portillo, generaron una radicalización de la población que vieron disminuidos sus ingresos. Los elevados precios en alimentos y artículos vitales, la disminución de los apoyos al campo, el desempleo y los bajos salarios, fueron factores que repercutieron en las familias mexicanas e influyeron en la migración hacia el país vecino y en el crecimiento de las ciudades donde buscaban mejorar sus condiciones de vida.
    • LA BANCA ROTA
      El 82 y 83 fueron malos años. El fantasma de la bancarrota se paseó por toda la estructura productiva y financiera del país. Las tasas domésticas de interés alcanzaron rangos incompatibles con la función productiva y con los retornos normales de los negocios, el poder adquisitivo de los trabajadores acusó contracciones que corrieron a parejas con la caída de los ingresos del país. Y a su vez Pocas personas entendieron que ninguna legislación laboral puede evitar que las remuneraciones bajen si la economía entra en una fuerte recesión.
      MEDIDAS ECONÓMICAS
      Después de dos años de fuerte incertidumbre política y económica, el país retomó la senda de crecimiento, reforzando los avances en materia de liberalización micro-económica, pero complementándolos esta vez con un estricto manejo macro- económico, que apuntó principalmente a una regulación financiera más exhaustiva, al control de los flujos de capitales de corto plazo y, finalmente, a la promoción sostenida de las exportaciones por la vía de un régimen de crawlingpeg en el tipo de cambio.
    • Así entonces, desde 1985 en adelante, el país ha seguido una estrategia tanto micro-económica como macroeconómica. En el aspecto micro, se refuerzan las normas de libre mercado realizadas con anterioridad, consolidándose el protagonismo de la empresa privada, nacional o extranjera, como el motor del desarrollo. En el aspecto macro, se le da particular énfasis a evitar que la demanda agregada crezca por arriba de niveles sustentables. Esto ha sido consolidado también con la autonomía otorgada al Banco Central desde 1990.
    • ALGUNAS MEDIDAS IMPORTANTES
      Primero, el gobierno estableció un régimen de flexibilidad laboral y evitó que el salario mínimo subiera en términos de provocar su efecto más nocivo: el desempleo de los más pobres.
      Segundo, procuró una reducción de los costos de contratar trabajadores con una reforma previsional privatizadora que, además, mejoró las pensiones (AFP)
      Tercero, redujo los impuestos a las empresas, lo cual estimuló la inversión y el empleo.
      Cuarto, desburocratizó y suprimió trámites inútiles, como la exigencia de una cantidad de “carnets” y “permisos” entrabadores de la libre iniciativa. Este espíritu se transmitió a la administración pública y municipal.
      Quinto, mediante un manejo fiscal y monetario prudente (esto último fue reforzado con la creación de un Banco Central autónomo), se logró equilibrar el presupuesto y se redujo paulatinamente la inflación de tres dígitos.
      Sexto, fueron privatizadas empresas estatales y se restituyó al sector privado bancos intervenidos durante la crisis de 1982, a través del capitalismo popular, lo que permitió al Estado disponer de más fondos para el gasto social.