• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Traducción wilkie   menell-kinberg
 

Traducción wilkie menell-kinberg

on

  • 1,396 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,396
Views on SlideShare
1,343
Embed Views
53

Actions

Likes
0
Downloads
11
Comments
0

2 Embeds 53

http://historiascdelarte.blogspot.com 36
http://www.historiascdelarte.blogspot.com 17

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Traducción wilkie   menell-kinberg Traducción wilkie menell-kinberg Document Transcript

    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Journal of Latin American Lore 7:1 (1981), 99-140 Impreso en EEUU Evita: From Elitelore to Folklore (Evita: De la tradición de élite a lo popular) JAMES W. WILKIE and MONICA MENELL-KINBERG University of California, Los Angeles Confieso que tengo una ambición, una única, gran ambición: desearía que el nombre "Evita" figurara en algún lugar en la historia de mi país. Eva Perón, 1951 La historia de Eva Perón y su ambición de influenciar en la historia argentina ha sido contada por muchos, en la literatura, en el cine, y más recientemente en el escenario, en el éxito musical Evita. Emergen, desde los variados relatos, imágenes de la más importante líder política femenina de Latinoamérica que contrastan unas con otras y con la imagen que ella misma quiso crear. Un examen de la tradición sobre ella es central para un análisis del rol histórico y las intenciones de Eva Perón. La tradición propagada en Evita es particularmente interesante debido a que la historia es reescrita de dos formas. Primero, Evita, cuyo rol fue subordinado al del General Juan D. Perón durante su presidencia en Argentina desde 1945 hasta 1955, es vista en el musical como la figura dominante, con Juan jugando un rol de menor importancia. Segundo, el narrador de los eventos en el musical es el revolucionario cubano nacido en Argentina Ernesto Che Guevara, quien no jugó un papel importante en la historia hasta después de que Evita murió en 1952, y nunca jugó ningún papel directo en la historia argentina. Ampliando ideas presentadas primero en una película del director argentino Carlos Pasini, Evita ha revitalizado el interés internacional en Eva Perón popularizando su historia de vida en teatros en Londres, Melbourne, New York, Chicago, Madrid, Viena, y Los Angeles. Aclamado como el "Mejor Musical de 1980," Evita ha ganado siete Premios Tony y ocho Premios de los críticos teatrales de Los Angeles. Al presente, el musical ha sido visto por más de un millón de personas y ha recaudado más de u$a 13.5 millones sólo en Los Angeles. Este ensayo intenta definir la tradición y sus campos componentes: tradición del pueblo y tradición de la élite.1 La vida de Eva Perón en el contexto argentino se contrasta con el retrato de su vida en el musical. La evolución de la tradición sobre Evita es trazada a través de representaciones de ella en la literatura, el cine y el teatro. Se mostrará cómo la tradición de élite sobre Evita se ha convertido en tradición popular. La relación de la tradición de élite con lo popular sólo comienza a ser comprendida. Pero nuevos hallazgos de investigación nos permitirán esbozar los perfiles principales de esta relación y cuestionar los orígenes de lo popular (folklore) en un caso específico que puede tener significados de gran alcance. Teoría de la Tradición La percepción académica usual del folklore es verlo en términos del saber común, como el desarrollado en mitos, sabiduría tradicional, comprensión que es transmitida de generación en generación a través de historias, dichos, baladas, canciones y formas de conducta. Como el folklore es transmitido a través del tiempo, se agregan embellecimientos para ayudar a mantener su topicalidad en muy diferentes épocas. Aunque el folklore es transfigurado por muchas variaciones, su corazón de conocimiento transmitido permanece igual. El folklore aparentemente no tiene un único autor; más bien parece emerger de una necesidad colectiva de entretener o explicar cuestiones misteriosas y predicamentos con los cuales las masas deben lidiar. El concepto relativamente nuevo de tradición de élite se define como un conocimiento especial, tal como el desarrollado en la historia oral, la literatura, el cine y el teatro, el cual es transmitido a través de la comunicación verbal, biografías, películas, escenas, y emulación del comportamiento.2 Mientras la tradición de élite va pasando a través del tiempo, ésta es aprendida y refinada para diferentes contextos para transmitir actitudes y maneras implicadas en la diferenciación de líderes de seguidores. La tradición de élite posee autores individuales que generan tradición a fin de ganar seguidores y relacionar personas con ideas afines. La tradición de élite individual y colectiva permite a los líderes justificar su status o su manipulación del pueblo. La tradición de élite difiere del folklore de algunas formas fundamentales. Las élites (es decir, los líderes) y las masas (es decir, los seguidores) comparten el folklore, pero no comparten la tradición de élite. La tradición de élite permite a los líderes separarse e influenciar a los seguidores en todos los campos (es decir, política o artes) y en muchos niveles (es decir, nacional o local). No existe una élite en lo alto de la sociedad sino múltiples élites de acuerdo al rol jugado. Las figuras a menudo piensan que pertenecen a una 1 Por las críticas a un borrador previo de este artículo, estamos en deuda con Ronald H. Dolkart (California State College. Bakersfield) y con Julie M. Taylor (University of California, San Diego). Por el permiso para citar las letras del drama musical Evita, copyright 1979 por Evita Music Limited, estamos agradecidos a Tim Rice y Leeds Music Corporation (MCA Records). Por el permiso para usar fotos de escena de Evita, fotografiadas por Martha Swope, agradecemos a la Mary Bryant Agency of New York City. El epígrafe es de Eva Perón, Evita by Evita (London: Proteus Books, 1978), p, 63. 2 Para la definición básica de tradición de élite, ver James W. Wilkie, Elitelore (Los Angeles: UCLA Latin American Center Publications, 1973). El concepto fue presentado primero por Wilkie en un artículo enviado al Socia1 Science Research Council Conference on Folklore and Social Science, New York City, November 10, 1967. Los más recientes de los refinamientos en proceso de la teoría de la tradición de élite se dan en James W. Wilkie, Maria Herrera-Sobek. Edna Monzón de Wilkie, "Elitelore and Folklore: Theory and a Test Case in One Hundred Years of Solitude," Journal of Latin American Lore 4:2 (1978), 183-223. 1
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 élite por membresía básica, pero desde otro nivel de análisis pueden no ser líderes. Éste es el caso de la mayoría de los trabajadores del petróleo en México, que se sometieron al liderazgo de una minoría selecta al interior de su élite de unión gremial. Por lo tanto aquí podemos distinguir entre élites nucleares y periféricas. Si, y aún a otro nivel de análisis, el folklore provee esquemas que permiten a las masas explicar su rol así como aprender cómo sobrevivir en sociedad, la tradición de élite provee esquemas paralelos. El líder necesita autojustificaciones para acciones potencialmente controversiales y usa del conocimiento especial para sobrevivir como líder. Si las masas necesitan una estructura de sabiduría y conocimiento para justificar su situación en la vida, los líderes deben racionalizar sus intentos de resolver problemas complejos, cuya resolución parecería de otra manera arbitraria o irracional. Sean líderes o seguidores, cada uno desea sentir que la vida tiene significado y vale la “carga" de luchar. Los líderes tienden a identificar su propio avance con la dispersión de sus ideas- el fracaso de uno engendra el fracaso de la otra. Por consiguiente en nombre de la idea (más que en del enaltecimiento personal) los líderes se vuelven influyentes, premiando a sus sostenedores y penalizando a los otros. En esta situación, a menudo también los fines del poder confluyen con los medios: la primera ley del liderazgo requiere que la influencia de uno sobre los seguidores sea mantenida a fin de que "grandes ideas" sean implementadas. La cuestión que aparece es sobre la extensión en que las élites "inventan" la tradición para influir o controlar la sociedad. Como se discute en un estudio previo, la tradición diseminada por las élites culturales, por ejemplo, puede ser vista como selectivamente influenciada por la creencia popular, creando así una perspectiva intelectual de lo que el "pueblo" todo sabe. 3 A la inversa, las concepciones de élite del pueblo pueden ser tan persuasivamente presentadas que ellas vayan a ser aceptadas como expresando las formas populares inarticuladas de las masas. La interrelación procesual de las tradiciones de élite y el folklore puede ser llamada "tradición en construcción". Tal proceso ha sido ilustrado previamente de dos formas. Primero, la tradición de élite hallada en el film Estado de Sitio fue mostrada como intencionalmente orientada a desacreditar el "Imperialismo de EEUU" creando internacionalmente la imagen popular de las guerrillas tupamaras de Uruguay como “gente hermosa” físicamente, una imagen folklórica que ni los Tupamaros mismos habían sido capaces de generar.4 Segundo, la novela Cien años de soledad del colombiano Gabriel García Márquez fue mostrada como involucrando la no intencional creación de tradición de élite, de folklore. La tradición de élite se mezcla con el folklore, entonces, cuando la élite crea su propia "realidad" a partir de lo que ella comprende como siendo la tradición del pueblo. El folklore resultante ficcionalizado puede tener resultados no pretendidos por el autor, como en el caso de García Márquez, quien intentó a su manera decirnos que nacen hombres diariamente en Latinoamérica condenados a vivir en soledad y en el temor de engendrar niños con colas de cerdo -esto es, a vivir en ridículas condiciones inhumanas, sujetas a un destino no elegido por ellos mismos. Pero cuando la historia se vuelve tan maravillosa que lo "ridículo" es visto como positivo, las consecuencias no intencionales de la tradición se vuelven más importantes que las intencionales. Esto es, en el caso de García Márquez, un ataque a la soledad se vuelve su verdadera defensa. Y, como la poderosa tradición individual de élite de García Márquez es difusa en Cien años de soledad, como la élite cultural malinterpreta para la élite política la tradición del pueblo, es el pueblo mismo quien puede gradualmente llegar a aceptar colectivamente esa mala interpretación.5 En un caso muy diferente, la creación de folklore por las élites para intentar alcanzar el control social ha sido examinada en el contexto de la Alemania Nazi. La historia del cuento popular del pueblo alemán fue reinterpretada por el Tercer Reich para convertirse en un medio de la ideología Nazi especialmente para expandir propaganda racial. 6 Para recapitular, los líderes necesitan la tradición de élite para justificar sus acciones y necesitan construir folklore a fin de que la importancia de sus mensajes sea propagada de formas que fortalezcan su apoyo entre la gente. Este papel dual de la tradición de élite puede ser representado en el estudio de caso de María Eva Duarte de Perón, quien construyó una auto-imagen que ella trató de encontrar y con la cual se convirtió en la primera dama de Argentina. Los malignos Perón en el contexto argentino Nacida a la ilegitimidad en una pobre ciudad rural argentina en 1919, a la edad de catorce años Eva Duarte dejó su casa (donde su madre tomó pensionistas) para buscar su suerte en Buenos Aires. A los diecisiete ella obtuvo su primer papel en el escenario y luego de representar varios bocadillos en numerosas obras, a los veintidós se mudó al cine y la radio. Hacia 1943 se convirtió en la estrella del programa semanal de Radio Belgrano llamado "Mujeres Famosas", el cual se refería a las vidas de personajes de la historia.7 El gran golpe de Eva, sin embargo, vino cuando ella conoció al Cnel. Juan Perón, aparentemente en un concierto a beneficio para las víctimas del terremoto a comienzos de 1944.8 Perón, quien doblaba en edad a Eva, era el hombre fuerte del gobierno militar y estuvo 3 Daniel I. Geffner and James W. Wilkie. "Cinemalore: State of Siege as a Case Study." Journal of Latin American Lore 2:2 (1976), 221-238. 4 Ibid., pp. 230-231. 5 Véase Wilkie. Herrera-Sobek. Wilkie, "Elitelore and Folklore," pp. 223-223. 6 Véase Christa Kamenetsky. "Folktale and Ideology in the Third Reich," Journal of American Folklore 90 (1977), 168-178. Véase también W. E. Simeone, quien escribe: "Irónicamente, la nueva interpretación del cuento popular por el Tercer Reich logró lo opuesto de lo que oficialmente pretendía hacer. Al transformar el cuento popular en un producto trasnochado del Realismo Socialista, lo amputaron de su genuina conexión con la tradición popular viviente, sofocando así su crecimiento y desarrollo creativo. Finalmente, el cuento popular no fue más una reflexión verdadera del pueblo común campesino, sino sólo un medio para la ideología Nazi, y un portavoz de la propaganda racial." W. E. Simeone, "Fascists and Folklorists in Italy," Journal of American Folklore 91 (1978), 545-557. 7 J. M. Taylor, Eva Perón: The Myths of a Woman (Chicago: University of Chicago Press. 1979). pp. 35-36. 8 Paul L. Montgomery en Eva. Evita; The Life and Death of Eva Perón (New York: Pocket Books, 1979), p. 49, dice que Evita clama que ella conoció a Juan en el concierto a beneficio en febrero por las víctimas del terremoto del 1º de enero de 1944 de San Juan, Argentina. Juan José Sebreli en Eva Perón, Aventurera 0 2
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 complacido de tomar a Eva como su amante. En ese momento Perón estaba actuando como Ministro de Trabajo, y rápidamente dio su apoyo a Eva para organizar una unión de artistas de teatro radial que ella presidió. Era la única unión de artistas de radio reconocida por el gobierno, y Eva inmediatamente se convirtió en la fuerza más poderosa en esa industria clave de las comunicaciones. Cuando Perón fue arrestado por un golpe militar en su contra el 9 de Octubre de 1945, Eva jugó un rol fundamental al organizar una huelga general para paralizar Buenos Aires y obtener su liberación.9 El 17 de octubre Perón fue repuesto en el poder y cinco días después tomó a Eva como su segunda esposa (su primera esposa murió en 1938). Un biógrafo ha descrito cruelmente la aparición de Eva en el poder en los siguientes términos, que mezclan algunos hechos con mucha ficción: [Eva había llegado a Buenos Aires) con zapatos rotos y medias remendadas, una valija de cartón y una educación hasta 6º grado. Su sueño era ser una actriz y, aunque ella no tenía talento, aprovechó una ambición férrea y un cuerpo voluntarioso en un salario de $15.000 por semana en la época en que tenía veinticinco años. Una manipuladora habilidosa de los hombres, escaló de trabajo en trabajo como lo hizo de protector a protector. Su última conquista, Juan Perón, la puso en el palacio presidencial y ella se convirtió en la fuerza más poderosa en el que era el país más poderoso de Latinoamérica. Arremetiendo contra los ricos que la habían ensuciado cuando ella era una adolescente hambrienta de trabajo, alteró la estructura social de Argentina y se volvió la santa de la clase trabajadora. Luego de dos años de agonía, murió de cáncer [en 1952] a la edad de treinta y tres, pero su historia no terminó allí. Por los siguientes veinte años, su cuerpo embalsamado, atendido por un patólogo que se preocupaba por su ropa interior, se volvió un campo de batalla para facciones violentas que ella hizo mucho por crear en la política argentina. En Latinoamérica, los mitos duraderos son bordados de éxitos precipitados y repentinas caídas, por fuera del orden de la razón. De muchas formas, la historia de Eva Perón sobrepasó al más soñado de los mitos. Para exploradores de su historia, hay algo que excita cualquier persuasión. Para algunos ella es Eva de París, famosa por sus cuartos llenos de pieles, vestidos, zapatos y sombreros y su sultanesca colección de joyería. Ella es también Evita de los Humildes, una simple mujer que alimentó y cuidó a los pobres, entregando penicilina y crujientes billetes de su cartera de piel de lagarto. Ella es la Mujer con el Látigo, torturando y aterrorizando un país entero con métodos aprendidos de sus consejeros Nazis, y ella es Mamá Eva, una heroína feminista quien le dio a las mujeres argentinas el voto y un nuevo status en la vida.10 Hacia 1949 Eva Perón era la única líder femenina que quedaba en el mundo. Entre sus rivales de post-guerra, Madame Chiang Kai- Shek estaba en el exilio con su marido en Taiwán, y Eleanor Roosevelt no estaba más en la Casa Blanca. Eva se había vuelto la ministra virtual de trabajo, cabeza de la Fundación de Asistencia Social Eva Perón (desde la cual ella entregó millones de dólares a los pobres y, se dice, a sus cuentas de banco secretas en Suiza), y la propietaria de los periódicos principales. En 1947 ella había hecho una visita de estado triunfal (el llamado "Tour del Arcoiris") a España, Francia e Italia, donde fue honrada por Franco, celebrada por los franceses y recibida por el Papa. Con la fama internacional vinieron historias sobre ella provocadas por celos de su status. Algunas de las anécdotas estaban basadas sobre hechos y otras los distorsionaban. En la primera categoría está el informe sobre un momento vergonzante durante su visita a un nightclub en París; durante un acto de comedia dos hombres con disfraz de camello le presentaron un bouquet desde la parte trasera del conjunto, punto en el cual Eva salió furiosa del club. Los periódicos de París informaron el incidente y uno fue tan lejos como para decir: "Ella acostumbra observar un culo de caballo cada día. ¿Por qué debería disgustarse por la retaguardia de un camello?" En la categoría apócrifa está el repetido cuento sobre un incidente que supuestamente tuvo lugar en su tour europeo cuando grupos en Milán protestaban contra los altos precios de las exportaciones de alimentos cargados por la Argentina "fascista". Con piedras y tomates lanzados contra su limusina, Eva supuestamente se volvió hacia el almirante jubilado que la estaba escoltando y se quejó, "¿Escucha eso? ¡Me están llamando puta!" A lo que su consorte supuestamente replicó, "Entiendo perfectamente; no he estado en el mar por quince años, y todavía me llaman almirante."11 Militante?, 2d ed, (Buenos Aires: Ediciones Siglo Veinte, 1966). p. 134, da dos posibles registros del encuentro: o Evita y Juan se conocieron en el Festival del 22 de enero realizado a beneficio de las víctimas en el Luna Park de Buenos Aires o se encontraron afuera donde Evita estaba esperando luego de habérsele negado la entrada al festival. A partir del testimonio del propio Juan Perón del encuentro profético, sin embargo, lo de arriba no encaja con el carácter de Evita. De acuerdo a Yo, Juan Domingo Perón: Relato Autobiográfico (Barcelona: Editorial Planeta, 1976). pp. 50-51, Perón como ministro de trabajo y ayuda social había declarado un inmediato estado de emergencia para ayudar a las víctimas del terremoto y había convocado a un encuentro de animadores y actores para planear la recaudación de fondos. De acuerdo con Juan: "El día en que yo llamé a la reunión... se encontraron todos los grandes artistas argentinos [conmigo].... Teníamos que organizar una gran campaña de recaudación de fondos: Les dije a ellos... Muchos respondieron, cada uno dando diferentes ideas de cómo proceder. Luego Eva tomó la palabra. Recuerdo que ella no estaba sentada en la primera fila, que vestía un traje muy simple, que era muy delgada, que tenía cabello rubio, y que vestía un pequeño sombrero que se usaba en aquella época. 'Ningún festival: respondió ella a la persona que había propuesto uno; 'Vayamos directamente a pedir fondos sin ofrecer nada. En este momento, no hay necesidad de organizar ni un espectáculo ni un té. Esas son aproximaciones viejas, pasadas de moda. Vayamos a la calle, a lugares públicos, al hipódromo, al teatro, a todos los lugares importantes y digámosle a la gente que nuestros hermanos necesitan ayuda....' Me gustó la manera de pensar de Eva y de expresarse. Me di cuenta que no era como el resto y que estaba por encima de ellos en su manera de hablar y en su plan. Ella era práctica y tenía ideas nuevas. 'Bien: le dije, 'entonces ya que el plan es suyo, organícelo.' Y así fue como fue: ella organizó toda la campaña." Montgomery, ignorante del relato de Juan, concluyó que Eva y Juan se conocieron en octubre de 1943 en una fiesta dada por Radio Belgrano para líderes militares (ver Montgomery. Eva. Evita, p, 49). 9 Yo, Juan Domingo Perón p. 64. Para una visión que concluye que Evita no jugó un rol significante en la organización de la huelga general para liberar a Juan, ver Marysa Navarro, "Evita and the Crisis of 17 October I945: A Case Study of Perónist and Anti-Perónist Mythology," Journal of Latin American Studies 12:1 (1980), 127-138. 10 Montgomery, Eva, Evita, pp. 9-10. 11 Estas historias y docenas de otras son repetidas por Montgomery en ibid. Ver páginas 83 y 81, respectivamente, por las anécdotas contadas aquí. La durabilidad de la "historia de Eva-como-prostituta" es evidenciada más recientemente por una variación que ha funcionado a su manera en el folklore como dijo el antiguo Senador por Idaho Frank Church. Church, antiguo representante del Comité del Senado para Relaciones Internacionales y conocido por su postura liberal favoreciendo la restauración completa de las relaciones diplomáticas de EEUU con Fidel Castro y por su respaldo del Tratado de EEUU del Canal de Panamá, es citado (luego de haber sido derrotado en su intento en 1980 para retener su asiento en el Senado) como tomando una perspectiva filosófica de su futuro luego de dejar el Senado porque, como él dijo, él siempre será llamado "senador." Así, Church cuenta la historia apócrifa y completamente confusa: "Recuerdo lo que me dijeron en la época en que el dictador 3
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Dada la hostilidad que Eva enfrentó en sus esfuerzos por superar el pasado, podemos comprender por qué ella intentaría vivir según un ideal de sí misma en el cual se mezclaban realidad y ficción. El proceso de creación de un nuevo self es descrito en la autobiografía de Eva, La Razón de Mi Vida,12 publicada en 1951 algunos meses antes de su muerte. Ella escribió: 13 Tuve que tener una doble personalidad para corresponder con la doble personalidad de Perón. Una, Eva Perón, esposa del Presidente, cuyo trabajo es simple y agradable, una ocupación de tiempo libre, recibir honores, funciones de gala; la otra, "Evita," esposa del Líder de un pueblo que había puesto en él toda su confianza, toda su esperanza y su amor. Unos pocos días del año yo critico a Eva Perón; y pienso que hago esa parte cada vez mejor, porque no me parece ni difícil ni desagradable. La inmensa mayoría de los días soy, por otro lado, "Evita;" una conexión establecida entre las esperanzas del pueblo y las manos llenas de Perón, la primera mujer peronista argentina-y éste realmente es un papel difícil para mí, y uno en el que nunca estoy completamente satisfecha conmigo misma14 Evita describe la causa del Peronismo (un término que abarca al hombre, su ideología justicialista, 15 y su movimiento) en su autobiografía cuando ella escribió que su matrimonio con Juan no era un "matrimonio político": Nos casamos porque nos amábamos uno al otro, y nos amábamos uno al otro porque ambos amábamos lo mismo. De diferentes maneras ambos habíamos deseado hacer lo mismo: él con su inteligencia, yo con el corazón; él, preparado para la refriega; yo, lista para todo sin saber nada; él cultivado y yo simple; él grande y yo pequeña; él maestro y yo alumna. Él la figura y yo la sombra. ¡Él seguro de sí mismo, y yo sólo segura de él! Por eso es que nos casamos, aún antes de la batalla decisiva por la libertad de nuestro pueblo, con la certeza absoluta de que ni el triunfo ni la derrota, ni la gloria ni el fracaso, podrían destruir la unidad de nuestros corazones. Realmente, ¡creo que él nunca me prometió nada! Hablando del futuro, él siempre me hablaba sólo de su pueblo, y yo acabé por convencerme a mí misma de que su promesa de amor descansaba allí, entre su pueblo, entre mi pueblo. ¡Entre nuestro pueblo! Es el camino que todas las mujeres tomamos cuando amamos a un hombre con una causa. Primero, la causa es "su causa:” Luego comenzamos a considerarla "mi causa." Y cuando el amor alcanza su mayor perfección, el sentimiento de admiración que nos hace decir "su causa," y el sentimiento egoísta que nos hace decir "mi causa," son superados por un sentimiento de unidad completa y decimos "nuestra causa...." Ese es el por qué de que yo ahora diga: "Sí, soy Peronista, fanáticamente Peronista!" Pero no podría decir qué amo más, si a Perón o a su causa, para mí todo es una y la misma cosa, es un mismo amor; y... digo en mis discursos y en mi charla que Perón es la nación y es el pueblo.16 Aún volviéndose una con Juan, Evita fue cuidadosa en su autobiografía para ponerse a sí misma subordinada a Juan, su Dios: No cometeré la herejía de compararme con Cristo... pero estoy segura que, imitando a Cristo, Perón siente un amor profundo por la humanidad, y que es esto, más que cualquier otra cosa, lo que lo hace grande, magníficamente grande. Pero él es grande también porque él ha sabido cómo poner su amor en una forma práctica, creando una doctrina de modo que los hombres deberán ser felices, y llevarla por nuestra tierra. Creo firmemente que él es un genio y que este siglo será iluminado por él. Lo he visto caminando en medio de un mundo sin fe y sin esperanza, y me parece por momentos que él es lo único en la tierra en lo que se puede tener un poco de fe y un poco de esperanza. Entre aquéllos que lean esto, sé que muchos sonreirán incrédulamente... Pero con algunos, quedará el pensamiento de que tal vez lo que digo puede ser la verdad. Ellos pensarán que, en estos momentos, tan tristes y tan difíciles para la humanidad, el mundo aparece como un inmenso campo de batalla: dos pequeñas minorías imperialistas, armadas como ninguna nación antes en la historia, se disputan el derecho de comandar a una inmensa humanidad, que está entre dos fuegos, sin saber qué hacer; no quiere ser comunista, no quiere vivir en el viejo y arruinado mundo capitalista. Y nadie, excepto Perón... muestra a la humanidad un Nuevo sendero, dándole una Nueva esperanza. Un día leí un libro de León Bloy sobre Napoleón, en el que el autor decía que no podía imaginar el Cielo sin su Emperador. Me gustó esto, y en un discurso dije que yo tampoco podía imaginar el Cielo sin Perón. Algunos pensaron que yo era casi hereje. Aún, cada vez que recuerdo esto, me parece más lógico. Sé que Dios Mismo llena los cielos. Pero Dios, Quien no podría imaginar el Cielo sin su Madre que Él amo tanto, me perdonará si mi corazón no lo puede imaginar sin Perón.17 Perón y su esposa estaban en una visita a España. Ellos asistían a una función oficial en un estadio repleto. Franco y Perón entraron juntos seguidos por Evita escoltada por un general jubilado. Cuando la multitud vio a Evita ellos le gritaron 'prostituta, prostituta.' El general se agachó y palmeó el brazo de Evita. 'Mi querida,' dijo, 'hace 25 años que no estoy en actividad y todavía me llaman general.'” Ver Times of the Americas (December 17,1980). 12 Traducido por Ethel Cherry como My mission in Life (New York: Vantage Press, 1953). La edición de The Proteus citada en la nota I es del mismo volumen sólo retitulado y con algunas modificaciones de parágrafos y con artículos de periódicos en facsimil sobre los Perón incluidos en dos apéndices. 13 Aunque el periodista español Manuel Penella de Silva puede haber escrito como escritor fantasma el volumen, las ideas son tan simples que deben haber sido las de Eva Perón. Ciertamente las formulaciones en el volumen corresponden a sus pensamientos expresados en discursos y otros escritos. Sobre este punto, ver también Sebreli, Eva Perón, p. 12. 14 Eva Perón, Evita by Evita, pp. 58-59. 15 In ibid, p, 83, Evita definió al pensamiento justicialista como sigue: "El objeto fundamental del justicialismo con relación al movimiento de los trabajadores es terminar la Guerra de clases y sustituir la cooperación entre el capital y el trabajo. El capitalismo –dar todo al capital- explota a los trabajadores. El comunismo, para resolver este problema, propone un sistema de luchas que no terminará hasta que haya una sola clase social; pero esta sociedad de una sola clase será alcanzada a través de la destrucción –una larga batalla, sin cuartel, entre el capital y el trabajo. El Justicialismo, por otro lado, también quiere llegar a una clase única: los que trabajan. Este es uno de los fundamentos reales del Peronismo. Pero quiere llegar a este fin por cooperación más que por lucha. No queremos una única clase proletaria, sino una clase única de antiguos proletarios que vivirán y trabajarán dignamente." 16 Ibid., pp. 41-43. 17 Ibid., pp. 165. 171-173. 4
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Para los no Latinoamericanos escépticos de la retórica pretenciosa de Evita, ella fue una mala mentirosa que usó palabras sólo para seducir y explotar al pueblo argentino. A través del prisma de análisis de la tradición de élite, sin embargo, Evita puede ser vista como tan sincera como para creer sus propias palabras. Si recordamos que el estilo tradicional de la mayoría de los discursos de los líderes políticos en Latinoamérica contienen retórica que es a menudo un fin en sí misma, Evita no fue sólo altamente exitosa sino que también reveló más de sus pensamientos que lo que se espera de líderes cuidadosos. Con respecto a la retórica versus la verdad Evita escribió: "El General Perón ha dicho que su movimiento no sería posible sin uniones de comercio. Y esto es verdadero, primero porque el General Perón ha dicho eso, y segundo porque es realmente la verdad."18 Realmente Evita fue sincera a su manera sobre ayudar al pueblo. Que ella se ayudara a sí misma en el camino es fácil de entender si se la viera en parte como creando un papel modelo al que las mujeres argentinas podían aspirar –sin dudas Evita sentía que representaba la posibilidad para todas de ascender de la pobreza a la riqueza y abundancia, manteniendo mientras tanto la conciencia social. ¿Si no por qué ella habría -hablando figurativamente- trabajado hasta la muerte? Realmente, el stress puede haber sido el factor fundamental que la condujo a su temprana muerte, aunque no se observaba a los veintiséis cuando ella llegó al poder. El hecho notable luego es que ella medía cinco pies, cinco pulgadas de altura, alta para una mujer argentina. Aunque ella alternó entre la gordura y la flacura, la última venció mientras ella se conducía a sí misma en nombre del poder del pueblo. Una descripción de ella distribuyendo dinero a los pobres fue realizada por John Dos Passos, quien visitó la Fundación de Asistencia Social Eva Perón para Life Magazine en 1949: En una pequeña oficina con paredes rojo damasco había filas de bancos atestados con mujeres y niños de apariencia harapienta frente a su escritorio. Todos hablaban al mismo tiempo. El escritorio de la Señora estaba instalado bajo reflectores... Cuando ella finalmente llegó los reflectores se encendieron y hubo una gran aglomeración de camarógrafos en la angosta habitación. Visitantes distinguidos posaban en un grupo de admiradores por detrás de la sabia y rubia cabeza de la Señora, mientras ella se agachaba sobre el escritorio para escuchar los problemas de las pobres mujeres con sus llorosos-mugrientos niños. "Ella está demasiado delgada” una de las mujeres estaba refunfuñando fuerte. "Esa mujer está trabajando hasta matarse a sí misma"19 Evita proclamaba que ella estaba predestinada para el trabajo que desarrollaba y la vida de “incomprensible sacrificio” que llevaba. Desde la perspectiva de Evita, ella se resignaba a ser una "víctima" en la causa de aliviar la injusticia social.20 No podemos saber qué condujo a Evita a drenar sus energías en el trabajo. Tal vez ella pueda ser llamada la clásica "Personalidad Tipo A" (quien siente que no existe nunca tiempo suficiente para todas las necesidades que deben ser satisfechas y así genera el stress que puede ser fatalmente dañino para el sistema fisiológico). 21 Tal vez ella sospechaba que no alcanzaría la expectativa de vida argentina de 1950 de sesenta y seis años, y entonces trató de alcanzar sus objetivos en poco menos de treinta años. En cualquier caso, ella escribió: Realmente lamento que la vida, aunque pueda ser larga, sea tan corta, porque hay tanto para hacer en tan poco tiempo. Pero es mejor de esta manera. Dios sabe cuán aburrido sería vivir si hubiera tiempo de sobra!22 Desde un punto de vista diferente, algunos observadores señalan que ella estaba psicológicamente dirigida a volverse un líder porque ella era una persona asexuada, "una fría mujer más interesada en el poder que en el amor.”23 De acuerdo a estas visiones sexistas, Evita usó el sexo para ganar poder mientras que Juan usó el poder para ganar una tremenda variedad de relaciones sexuales.24 18 Ibid., p. 81. 19 John Dos Passes, "Visit to Evita,' Life Magazine. April II. 1949. p. 31. Dos Passos describió (pp. 27-28) su primer encuentro con Evita como sigue: "Repentinamente allí estaba Eva Perón avanzando vivamente hacia nosotros por las escaleras de alfombra roja, rubia, delgada, en un vestido dorado pálido, vistiendo un conveniente sombrero angular magenta... Su cara era bastante cetrina. Sus ojos eran tan oscuros que no se podían ver las pupilas. Ella tenía pequeños labios apretados. Daba a cada hombre y mujer una cortante mirada atenta directo al rostro y sacudía las manos modestamente con una casi modesta sonrisa rápida de niña." 20 Eva Perón. Evita by Evita, por ejemplo capítulos 3. 5. 10. 21 Sobre el stress psico-fisiológico, ver Meyer Friedman y Ray H. Rosenman, Type A Behavior and Your Heart (New York: Knopf, 1974). Además de causar enfermedades del corazón, el stress puede tener un impacto negativo sobre el cuerpo humano de otras maneras; así en Mind as Healer, Mind as Slayer (N.p.: Delacorte Press, 1977), p, 178, Kenneth II. Pelletier cita análisis de Vernon Riley sobre la "personalidad carcinogénica" en los siguientes términos: "Cuando la competencia inmunológica está comprometida, aún temporalmente, por pérdida o desactivación de células T u otros elementos de defensa vital siguiendo una elevación de hormonas por stress inducido con corticoides, la vigilancia anfitriona falla en destruir las células malignas transformadas durante su estadio inmunológico vulnerable. Los datos además implican que una vez que la célula de cáncer escapa a un estado organizacional más allá de las habilidades defensivas de la vigilancia inmunológica, la producción de un tumor letal puede ser entonces inevitable y no reversible por las defensas naturales anfitrionas." Desde otro punto de vista, R. S. Lazarus en "Psychological Stress and Coping in Adaptation and Illness," International Journal of Psychiatry in Medicine 5:4 (1974), 321-333, ha escrito que "La evidencia hasta ahora parece indicar que procesos psicosociales actúan como estresores condicionales que aumentan la susceptibilidad general a la enfermedad más que causar algún resultado de enfermedad específica. Aún más, el stress contribuye a la enfermedad principalmente como un proceso acumulativo... "Recientemente las investigadoras Barbara Betz y Caroline Thomas de la Johns Hopkins University Medical School afirmaron que habían identificado tres tipos de personalidad innatas: el tipo de personalidad gamma es visto como a menudo brillante y a menudo deprimido, irritable, demandante, y en alto riesgo de sufrir de cáncer, alta presión sanguínea, ataques al corazón, enfermedades mentales, desórdenes emocionales, o suicidio (ver Victor Cohn, "Alpha, Beta, Gamma? Disease Linked to Personality Group." Los Angeles Times, August 19, 1979). 22 Eva Perón, Evita by Evita, p. 135. 23 Citado por Montgomery, Eva. Evita, p. 35. 24 De acuerdo con ibid, p. 152, poco después de la muerte de Evita Juan fundó la Unión de Estudiantes secundarios que pronto se transformó de una agencia de adoctrinamiento en los ideales peronistas a una de búsqueda de féminas jóvenes para el placer de Juan y sus colegas militares. Montgomery da los detalles de la actividad sexual de Juan con jóvenes en pp.153-155. 5
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Dejando de lado las especulaciones sobre su orientación sexual, podemos argumentar desde la teoría de la tradición de élite que Evita no habría necesariamente desarrollado un carácter diferente si ella hubiera sido aceptada por la sociedad de Buenos Aires luego de 1945, como señalaron sus críticos contemporáneos. Así, el siguiente pasaje en su autobiografía parece haber sido creído sinceramente por Evita: He... expuesto las causas principales de la misión que me ha caído en suerte cumplir en mi país. Mi explicación no sería completa, sin embargo, si no dijera algo sobre las circunstancias que me hicieron decidir a ofrecerme en colaboración estricta al General Perón luego de que él se volvió Presidente de los argentinos... Esta es una condición fundamental, y está directamente relacionada a mi decisión de tomar el rol de esposa del Presidente de la República de una manera diferente de la de cualquier Esposa de Presidente que me ha precedido. Yo lo podría haber hecho a la vieja usanza. Quiero dejarlo bien claro, porque la gente también ha 'deseado explicar mi "incomprensible sacrificio" argumentando que los salones de la oligarquía habrían estado cerrados para mí en cualquier evento. Nada está más lejos de toda realidad, ni más remoto de todo sentido común. Yo podría haber sido una esposa de Presidente como las otras. Es un rol simple y agradable: una ocupación de tiempo libre, la tarea de recibir honores, de engalanarse a uno mismo optando por ir a través de los movimientos prescritos por los dictados sociales. Esto es todo muy similar a lo que yo podía hacer previamente, y pienso que más o menos exitosamente, en el teatro y en el cine. Pero frente a la hostilidad de la oligarquía, sólo puedo sonreírme. Y quiero saber: ¿por qué habría podido la oligarquía rechazarme? ¿Debido a mi origen humilde? ¿Debido a mi carrera artística? ¿Pero se ha molestado esa clase de persona por esas cosas aquí –o en cualquier parte del mundo- por ser el caso de la esposa de un Presidente? La oligarquía nunca ha sido hostil a nadie que le pudiera ser útil. Poder y dinero nunca fueron malos antecedentes para la oligarquía genuina. La verdad es diferente. Yo, que he aprendido de Perón a elegir caminos inusuales, no deseé seguir el antiguo patrón de esposa de Presidente. También, nadie que me conozca un poco - no digo de ahora, sino de antes, cuando sólo era una "simple chica argentina" – sabe que no podría nunca haber actuado la fría comedia de los salones oligarcas. No nací para eso. Por el contrario, siempre existió en mi alma una abierta repugnancia por ese tipo de actuación. Pero también, yo no era sólo la esposa del Presidente de la República, yo era también la esposa del Líder de los argentinos.25 Claramente Evita resintió haber sido desairada por la élite tradicional, pero eso no significa que ella hubiera sido cooptada por esa élite –los trabajadores eran la base de su poder, no la Antigua élite. Evita tenía que convencerse a sí misma de que ella estaba trabajando arduamente por la justicia social más que por el dinero. Tal vez por trabajar sin un salario formal ella podía justificar una acumulación de "regalos" en forma de efectivo y gemas de aquellos buscando hacer negocios con el gobierno. 26 Al mismo tiempo: "Evita podía ostensiblemente disociarse a sí misma de la corrupción y la tortura practicadas por el régimen de Juan Perón. Y sin salario ella podía, de formas no ortodoxas, desempeñar sus papeles como virtual ministra de trabajo y cabeza de la Fundación de Asistencia Social Eva Perón. De acuerdo con Evita: No tengo salario. No soy un funcionario del gobierno bajo ningún aspecto. Soy libre, absolutamente libre. Es como yo lo deseé. Muy seguido el mismo General ha deseado agregarme a su gobierno como una colaboradora oficial.... Si me volviera un funcionario dejaría de ser parte del "pueblo." No podría ser lo que soy, o hacer lo que hago. Además, yo he sido siempre, desordenada en mi manera de hacer cosas; me gusta el desorden como pienso que era mi forma normal de vida. Pienso que he nacido para la revolución: siempre he vivido en libertad. Como los pájaros, siempre me ha gustado el aire fresco de los bosques. Nunca he podido tolerar ese grado de servidumbre que es parte de la vida en la casa de los padres o en el pueblo de origen. Muy temprano en la vida dejé mi hogar y mi pueblo y desde ese momento siempre he sido libre. He deseado vivir por mi cuenta, y he vivido por mi cuenta. Por eso es que nunca he podido ser un funcionario, lo que significa estar atado a un sistema, encadenado a la gran máquina del Estado y completando una función definida allí cada día…. Aunque no soy un funcionario del gobierno y no recibo salario, igual voy a trabajar exactamente como si lo fuera, como si me pagaran por ello. Y en realidad no me pagan con dinero sino con otras cosas que son más que dinero-¡y cómo me pagan! El pueblo me paga con su afecto.... Perón también me paga con su afecto y su confianza. Sé eso porque debido a mi trabajo le causo frecuentemente alguna decepción. Porque llego a casa tarde – casi cuando él se está levantando. Porque él piensa que mi manera desordenada de trabajar me enfermará. Porque paso muy poco tiempo con él. Porque a veces pensando en ser útil a él, hago algo inusual que resulta ser equivocado. Pero él siempre me perdona. Él ha sido capaz de reconciliar "esclavitud" y libertad en mí.27 Se esperaba que Evita se transformara en vice-presidente de Argentina en la reelección de 1951 de Juan como presidente, pero dos factores intervinieron. Los militares, temiendo el consiguiente aumento de poder del movimiento trabajador y la falta de respeto al orden jerárquico de los trabajadores, amenazaron con un golpe contra Juan. Aún más relevantemente, Evita nunca se recuperó completamente de su hospitalización en enero de 1950 por lo que oficialmente fue llamado una apendicetomía. Cada vez más pálida, nerviosa, y cansada, ella no estaba lo suficientemente bien como para transformarse en vice-presidente del país. Hacia mediados de 1951 ella estaba pasando la mayor parte de su tiempo en la cama. Sin saberlo el pueblo 25 Eva Perón, Evita by Evita, pp, 57-58. 26 De acuerdo con Montgomery, Eva, Evita, p. 156, luego de su muerte la colección de gemas de Eva fue tasada en 2.7 millones de dólares –no los 530 millones señalados por algunos autores mientras ella vivía. Similarmente, su fortuna completa no era probablemente más de 520 millones de dólares comparados con los 5800 millones afirmados por algunos observadores (ibid., pp. 155-156). 27 Eva Perón, Evita by Evita, pp. 163-164. 6
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 argentino, ella estaba muriendo de cáncer de mama que se había metastizado hacia otras áreas incluyendo los pulmones, hígado, canilla, útero y cérvix.28 En enero de 1951 Evita sufrió una histerectomía para chequear la expansión del cáncer que había hecho imposibles las relaciones sexuales después de 1949.29 El gobierno afirmó que su enfermedad era el resultado de haber besado a los enfermos, los leprosos y los tuberculosos.30 Sabiendo que la muerte llegaría pronto, Evita se aseguró de que su imagen la sobreviviera. En 1951, Juan proclamó el 18 de octubre "Día de Santa Eva." En su testamento ella dejó sus joyas a los pobres y su fe a Juan. Ella ayudó a planear la tumba de 449 pies de altura. De acuerdo a su biógrafo Paul L. Montgomery, ella colocó dos condiciones para su construcción, que el arquitecto fuera un peronista y que la estructura fuera más alta que la Estatua de la Libertad (305 pies de altura). 31 Pero su principal resolución fue que su cuerpo fuera embalsamado de manera verosímil de modo que podría estar siempre abierto a la vista y por lo tanto ejercer poder. De esta forma Evita siguió el ejemplo del siglo veinte de Lenin -su cuerpo podría servir como un foco para una nueva religión estatal. Para este final y por bien de su vanidad, Evita ordenó que luego de su muerte su manicurista reemplazara su esmalte de uñas rojo por una laca clara.32 Evita había hecho su parte al crear una leyenda durable y el diario peronista La Prensa hizo su contribución informando su muerte el 26 de Julio de 1952, como sigue: "Un poco después de las 8:25 horas, cuando ella entró a la inmortalidad, un gran grupo de peronistas... vieron claramente el perfil de la Señora sobre el disco plateado de la luna.33 El embalsamamiento del cuerpo de Evita fue realizado por el Dr. Pedro Ara, agregado cultural español en Argentina y un patólogo y anatomista famoso por su investigación sobre la preservación de cuerpos incluyendo los órganos internos y los ojos. Aparentemente el proceso secreto del Dr. Ara involucraba reemplazar la sangre por alcohol absoluto y luego reemplazar el alcohol por glicerina calentada a 140 grados. 34 El alcohol conduciría el agua desde los tejidos del cuerpo y la glicerina reemplazaría al agua, permitiendo que el cuerpo volviera a sus formas previas. El resultado fue que Evita se veía como si estuviera viva y durmiendo confortablemente. Aunque la tumba monumental para Evita nunca fue completada y la petición de la Unión de Trabajadores de la Carne al Papa para hacer de Evita una santa fue rechazada (el Vaticano señaló que nada se sabía sobre sus virtudes religiosas y que ella no parecía tener nada del "heroísmo requerido por la Iglesia en tales asuntos"), se hizo obligatoria la lectura de la autobiografía de Evita en los quintos y sextos grados de las escuelas estatales. Cientos de edificios y lugares fueron rebautizados en su honor, como en el caso de la Ciudad de La Plata que se transformó en Ciudad de Eva Perón. Durante la exhibición funeraria de dos semanas del cuerpo, cientos de miles marcharon pasando por el ataúd de Evita – dieciséis personas fueron pisoteadas o aplastadas hasta morir y más de 3.900 requirieron atención médica.35 Luego del funeral, el cuerpo de Evita vino a jugar un rol diferente del que ella había imaginado. Mientras el mausoleo estaba en construcción, en el centro de Buenos Aires, el cuerpo permaneció en el edificio central de la Confederación General del Trabajo. Colocar el cuerpo de Evita en exhibición no habría ayudado a Juan a manejar la economía en deterioro de la Argentina y él fue derrocado en 1955. Aunque algunos observadores han argumentado que si Evita hubiera vivido Juan podría haber permanecido en el poder, esa visión ignora el hecho de que para fines de los ‘40 las políticas industriales peronistas habían perturbado severamente la producción rural tradicional de la nación, que había hecho a la Argentina una nación próspera. Este desequilibrio haría la situación social y política insostenible para Juan. Los gobiernos militares que siguieron a Juan fueron intentos de sofocar el Peronismo, y con ese fin derrumbaron los cimientos del mausoleo de Evita y secretamente embarcaron su cuerpo al extranjero para ser enterrado finalmente en 1957 bajo un nombre falso en el Cementerio Musocco en Milán, Italia. Allí ella descansó por catorce años mientras los peronistas argentinos trataban de recuperar su cuerpo: en 1970 las guerrillas Montoneras secuestraron y asesinaron al antiguo Presidente Pedro Aramburu (bajo cuya investigación del Peronismo luego de 1955 habían resultado arrestadas más de 1.000 personas y el retorno de treinta y cinco millones de dólares en fondos gubernamentales malversados). Los Montoneros ofrecieron, infructuosamente, devolver el cuerpo de Aramburu a cambio de ese cadáver de Evita.36 El cuerpo de Evita no fue recuperado hasta 1971 cuando el Presidente argentino Alejandro Lanusse resolvió sacar a los militares de la política y permitir que Juan Perón regresara del exilio a la actividad política en Argentina. Aún después de que Juan recuperó la presidencia en octubre de 1973, él dejó el cuerpo de Evita en su casa de Madrid, tal vez para facilitar el rol de María Estela Martínez de Perón, su esposa desde 1961, quien estaba sirviendo como representante de Evita.37 Regresar el cuerpo de Evita hubiera dado la 28 Sobre la enfermedad de Eva, ver Montgomery, Eva, Evita, pp. 101-103. Uno podría también especular que la desilusión al no haber obtenido la vice-presidencia de Argentina contribuyó a la muerte de Eva –la oportunidad para alcanzar el pináculo de poder había pasado. 29 Taylor, Eva Perón, p. S7. 30 Montgomery, Eva. Evita, p. 125. 31 Ibid., pp, 104, 112, 175. 32 Ibid., pp. 117, 121. 33 Citado en ibid., p. 123. 34 El proceso es descrito en ibid, pp, 113. 115, 177. El cuerpo no debía ser expuesto al sol o a temperaturas por sobre 77°F. 35 Ibid., pp. 124-127. 36 Ibid., pp. 201. 216. 37 María Estela Martínez, treinta y cinco años más joven que Juan, procedía de una familia de clase media de la provincia de La Rioja en el noroeste de Argentina. Juan en el exilio la encontró en la ciudad de Panamá luego de ser encantado por su actuación como miembro de una troupe llamada Joe y sus Ballets, que se presentaban en el Cabaret Happyland. Ella se convirtió en su "secretaria" y ellos se mudaron a Madrid, donde su anfitrión incondicionalmente católico Francisco Franco, dictador de España, informadamente los urgió a casarse. Ella se convirtió en su tercera esposa y es citada como habiendo dicho, "Soy su compañera, colega, consejera, esposa y muchas veces hermana y madre." En los últimos años de Perón, ella también se convirtió, como dijo un observador, "en el hijo que nunca tuvo" un heredero político para llevar su nombre. Ver Time Magazine, September 29, 1975, p. 40. En los inicios de los ‘70 cuando tantos argentinos estaban ansiosos por el regreso de Juan ellos 7
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 impresión de que con setenta y ocho años Juan tenía dos esposas, más de que una simbolizaba a la otra. Ciertamente los Montoneros, en la izquierda peronista, deseaban el cuerpo de Evita como un foco para sus actividades, que Juan desanimaba. Por un lado los Montoneros amaban a Evita, quien si hubiera estado viva, decían ellos, hubiera sido una Montonera. Por otro lado, ellos odiaban a María Estela, quien era conocida como incondicionalmente conservadora y estaba usando su posición como vice-presidente de Argentina para aplastarlos. Todavía casi perfectamente intacto, el cadáver de Evita fue regresado a Buenos Aires sólo después de que Juan murió, luego de poco más de ocho meses en la presidencia. Con cuarenta y tres años María Estela accedió a la presidencia en 1974.38 Con su ataque general a los Montoneros, sin dudas ella se dio cuenta que reuniendo los cuerpos de Evita y Juan ella aparecería como su heredera espiritual. María Estela se parecía realmente a Evita en su apariencia física y hasta adoptó las ropas y los peinados de Evita. Sin embargo, el intento de María Estela de convertirse en una amada "Isabelita" (en la misma forma en que Eva se había convertido en Evita) fue condenado por su estilo emocional lloroso y su voz impasible. Los Montoneros fracasaron en su intento en 1974 de tomar el cuerpo de Evita de María Estela, renovando el intercambio propuesto en 1970 de Aramburu por Evita. (Irrumpiendo en la cripta donde el cuerpo del ex-presidente había encontrado finalmente reposo, los Montoneros habían robado su cuerpo en vano; a los tres años ellos era vencidos.) Sólo luego de que María Estela cayó del poder en marzo de 1976 Evita fue finalmente enterrada en Argentina. En octubre de 1976 ella fue colocada para su descanso final en la tumba de la familia Duarte en el cementerio de la Recoleta, que todavía es vigilado para prevenir robos. (Dos meses después Juan también fue enterrado en Buenos Aires, en el cementerio de la Chacarita.) Pero en 1976 la historia de Evita y Juan sólo estaba comenzando para las audiencias internacionales. Evita, el Drama Musical 39 En un teatro oscurecido, una audiencia observa mientras un ataúd es empujado al escenario. En él descansa Eva Perón. Contra un fondo de luto, aparece el personaje del Che Guevara, cantando: ... Quién es esta Santa Evita? Por qué todo este aullido de tristeza histérica? Qué clase de diosa Ha vivido entre nosotros? Cómo nos la arreglaremos Alguna vez sin ella? 40 Así comienza el hit musical Evita, el cual desde su primera aparición como disco en 1976, ha resucitado internacionalmente el mito de Eva y lo ha lanzado bajo una nueva luz. Aunque luego de su muerte en 1952 hubo numerosos libros en inglés sobre Evita, así como al menos una obra de Broadway (The Diamond Orchid, 1964) y un film (Little Mother, 1975), la estatura de Evita como estrella internacional se había opacado hasta mediados de 1970 cuando el letrista Tim. Rice y el compositor musical Andrew Lloyd Webber presentaron su Evita. Un trabajo de gran poder, su éxito ha sido aumentado por la fascinación contemporánea con el liderazgo feminista.41 Evita fue primero estrenada en Londres en 1978 bajo la dirección de Harold Prince. El crítico teatral del London Times, John Peter, reconoció el impacto del musical, pero sobre bases morales le dio una nota mordaz: Evita es un musical soberbio pero su corazón está podrido.... [Ver Evita) es, de algunas maneras, como ver en una vidriera que se venden uniformes nazis y bayonetas japonesas: parecen lanzar un maleficio torvo sobre los curiosos inocentes que nunca los vieron en acción.... La música... y sus momentos de disonancia deprimente insinúan algo siniestro e inhumano. Insinúan, fíjate, y [el]... martilleante idioma, hecho de rock, tango y balada, es excitante, casi seductor. Evita lo hubiera aprobado. El libreto de Rice corrige el balance un poco. Tenemos un vistazo de la codicia y la vulgaridad de Evita (aunque nada es mejor que la realidad).42 Para el momento en que Evita fue repuesta en los Estados Unidos, sin embargo, el crítico teatral del New York Times Walter Kerr vio las implicaciones morales de Evita bajo una luz diferente. En su nota, Kerr escribió que el musical ahora trató de "tomar el atractivo de Evita." Temerosos de hacer su personaje demasiado atractivo, como les pareció a algunos críticos de Londres, Rice y Webber ahora se habrían equivocado al hacerla demasiado poco atractiva, y en la opinión de Kerr habrían hecho una obra medieval de moralidad, un evento teatral "emocionalmente helado, psicológicamente monocromático, un cortante -y- seco sermón."43 estaban dispuestos a tomar a María Estela como vice-presidente. Las condiciones políticas y sociales habían realmente cambiado. 38 Sobre los años de Juan e Isabelita en la presidencia, ver el número del 25 de Mayo de 1973 de Gente (Buenos Aires), el cual se tituló, "25 de Mayo de 1973-24 de Marzo de 1976: Fotos-Hechos- Testimonios de 1035 Dramáticos Días." 39 El compositor de Evita, Andrew Lloyd Webber, prefiere llamar a Evita una ópera. Ver "Don't Cry for Andrew Lloyd Webber." Opera News, April 4. 1981. Taylor en Eva Perón (p. 149) llama a Evita una “ópera rock." 40 Del "Requiem for Evita/Oh What a Circus," en el musical Evita, letras de Tim Rice, música de Andrew Lloyd Webber, dirección de Harold Prince. Todas las letras citadas aquí son del libreto que acompañaba el Registro del Estreno Americano, Julio de 1979, y son citados por lo tanto sólo por el nombre de la canción. Las letras son usadas con el permiso de Tim Rice y Leeds Music Corporation, Copyright 1979, at 25 Deshon Drive, Melville, N. Y. 11747, Sole Selling Agent MCA Music, A Division of MCA Inc. 41 El éxito de Evita ha llevado a una nueva ronda de trabajos sobre Eva Perón, incluyendo un film de la NBC para televisión (Evita Perón, First Lady. 1981). 42 John Peter, "Glitter of Evil," London Times, June 25, 1978. 43 Walter Kerr, "'Evita'-A Bold Step Backward," New York Times. October 7, 1979. Nuestra comparación de los libretos de Londres y Los Angeles revela que las letras de Los Angeles sobre Eva fueron cambiadas en dos lugares (canciones 16 y 18) para acentuar la corrupción, el desmanejo económico de Argentina, y la censura de la prensa nacional; pero en otros dos lugares (canciones 9 y 22) referencias a Evita como una prostituta o una persona sexualmente agresiva fueron matizadas. Aún en otro lugar (canción 20), la demanda de Eva de convertirse en vicepresidente de Argentina fue reducida de 23 líneas en Londres a 8 líneas en Los Angeles. Otros cambios incluyen la reescritura completa de la canción 6 para Los Angeles para señalar, por ejemplo, el rol de los militares. 8
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Rice y Webber realmente enfrentaron un dificultoso dilema. Si, por un lado, el musical Evita no era simpático hacia su personaje principal, ellos no podrían repetir el éxito de su hit musical Jesus Christ Superstar (1970). Si, por otro lado, el musical no era crítico hacia Evita, ellos entonces enfrentaban protestas, como en el caso del amenazante boicot de la premiére en EEUU por la comunidad judía de Los Angeles, algunos de cuyos líderes resentirían cualquier personaje principal glamoroso de una "anti-semita, fascista”. Realmente muchos norteamericanos todavía comparten la visión de John Peter de que "Eva Perón fue una avariciosa y completamente inescrupulosa co-regente de una dictadura casi fascista... ('Sea un patriota: mate un judío!' fue un slogan inicial de los peronistas.)"44 Esta visión ha persistido a pesar de la investigación autorizada de George I. Blanksten que ha concluido lo siguiente sobre Perón y el fascismo: "Aunque él toleró y aún animó actividades antijudías en los dos primeros años luego de la revolución, él no las originó, y él terminó con el antisemitismo oficial luego de 1945,"45 cuando él y Evita llegaron al máximo poder. Para resolver el dilema de cómo presentar a Evita, Rice y Webber desde el principio parecieron haber elegido usar como narrador al personaje histórico del Che Guevara.46 El Che sería también por momentos un observador y en otros momentos un filósofo social que confrontaría a Evita con criticismo personal directo, como en la siguiente canción "Vals para Eva y Che": CHE Cuéntame antes de dejarte llevar en la puesta de sol Hay una cosa que nunca fue clara para mí Cómo puedes clamar que eres nuestra salvadora Cuando los que se te oponen Son pisoteados, o despedazados, o simplemente desaparecen? EVA Cuéntame antes de subirte a tu ómnibus Antes de unirte a la olvidada brigada Cómo una persona como yo, dime. Altera la forma consagrada en que el juego se juega? Díme antes de subir a tu alto caballo Exactamente qué esperas que yo haga No me importa lo que los burgueses dicen No trabajo para ellos sino para darles a mis descamisados Un momento mágico o dos CHE Y EVA Existe un malvado, omnipresente, fundamental Sistema de gobierno totalmente incidental Al yuxtaponer las figuras carismáticas de Eva y el Che (con Juan Perón relegado a un rol de apoyo), Rice y Webber se dieron cuenta de que ellos deberían explicar cómo el Che encontró su camino en el musical. En el libreto que acompañaba el Registro del Estreno Norteamericano del musical, Rice y Webber le dieron la siguiente introducción al Primer Acto: Es el 26 de Julio de 1952. Un joven estudiante argentino, el Che, está entre la audiencia en un cine de Buenos Aires cuando el film es interrumpido por el anuncio de que Eva Perón, "la líder espiritual de la nación, ha entrado en la inmortalidad. . . ." No existe ninguna evidencia de que el Che Guevara haya alguna vez encontrado a Eva Perón o se viera de alguna forma comprometido con ella, pero el personaje del Che en Evita está basado en el legendario revolucionario. El había, sin embargo, nacido en Argentina en 1928 y tendría diecisiete años cuando los Perón llegaron al poder y veinticuatro cuando murió Eva. Él se volvió fuertemente opositor al régimen peronista durante la vida de Eva y no es irracional suponer que su actividad posterior en Cuba y en todas partes fuera en parte una reacción contra el gobierno que él había conocido en su juventud. Por un lado, entonces, las siguientes palabras son colocadas en la boca del Che Guevara a los fines del musical: Tú decepcionaste a tu pueblo Evita Se suponía que serías inmortal Eso era todo lo que ellos querían No es pedir mucho Pero al final no pudiste entregarles Canten tontos! Pero no malinterpreten Disfruten sus oraciones porque no tendrán más Su reina está muerta, su rey está acabado Ella no está volviendo a tí 44 Peter, "Glitter of Evil." 45 George I. Blanksten, Perón's Argentina (Chicago: University of Chicago Press, 1953). p. 225 (las cursivas son las de Blanksten). En una entrevista telefónica, Los Angeles-Jerusalem, el 29 de enero de 1981 el Dr. Asher Rivlin de la Hebrew University dijo a Monica Menell-Kinberg: "es aceptado entre los judíos de Argentina que Perón nunca fue abiertamente contra los Judíos." 46 El sobrenombre "Che" es un término vocativo argentino equivalente a "Hey, man!" Guevara había sido objeto de burlas de otros latinoamericanos, quienes realmente estaban riéndose de la práctica argentina de sobreutilizar el término; pero el sobrenombre se volvió tan famoso en el caso de Guevara que él lo legalizó como parte de su nombre luego de la Revolución Cubana. En la versión de Londres de Evita, el personaje del Che no estaba explícitamente vinculado con el personaje de Guevara, sin duda porque el nombre "Che" solo podía evocar la imagen que él hizo famosa en su vida real. En la versión de Los Angeles, el Che explícitamente se convirtió en Guevara y un conjunto confuso de letras fue omitido en las que Che hablaba como un inventor capitalista de un insecticida en aerosol. Sobre la tradición de élite sobre el Che, ver Albert L. Michaels. "Che Guevara-His Life: Myth and Reality," in James W. Wilkie and Albert L. Michaels. Two Essays on Latin American Political Myths: Octavio Paz and Che Guevara (Buffalo: Council on International Studies, State University of New York. 1981). pp. 19-42. 9
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 El show nos mantiene a todos vivos Desde el 17 de Octubre de 1945 Pero la estrella se ha ido, el glamour está raído y delgado Ése es un muy mal estado para que esté un estado En lugar de gobierno teníamos un escenario En lugar de ideas la furia de una primadonna En lugar de ayuda nos dieron una multitud Ella no dijo mucho pero lo dijo fuerte Y quién soy yo quien osa dejar Su cabeza alta mientras millones lloran? Por qué la excepción a la regla? Oportunista? Traidor? Tonto? O sólo un hombre que creció y vio Desde los diecisiete a los veinticuatro Su país sangrante, crucificado? Ella no es la única que murió!47 Por otro lado, el final del musical comienza a traer al frente a Evita como un personaje simpático. Evita es retratada favorablemente en su "transmisión radial final" antes de su muerte: Deseo decir al pueblo de Argentina Que he decidido que debo declinar Todos los honores y títulos que ustedes me han presionado a tomar Porque estoy satisfecha Déjenme simplemente irme Como la mujer que trajo a su pueblo al corazón de Perón! No llores por mí Argentina. Porque la verdad es que yo no te dejaré Aunque se ponga difícil Para tí verme Yo soy Argentina Y siempre lo seré48 Para realzar el personaje de Evita, Rice y Webber minimizaron el papel de Juan Perón. Así es Eva quien salva el día para el Peronismo. A lo largo del musical, su personaje aparece mucho más fuerte que el de su marido. Aún en sus movimientos, el actor que interpreta a Perón es como una marioneta en el escenario, mientras Eva recorre una gama de emociones y nos lleva, contra nuestra voluntad, hasta una reticente admiración por sus putísimas tripas, si no por su filosofía. El musical trata de expresar la vulgaridad de Eva. Su lenguaje es ordinario, comparado con el de su marido. Finalmente, Rice y Webber dieron con un importante factor en el éxito de Evita para capturar la imaginación de tantos argentinos. Perón habla de las masas y su amor por Evita: ... ella es todo lo que tienen Ella es un diamante en sus pálidas y grises vidas-y ése es el Tipo de piedra más fuerte que usualmente sobrevive Y cuando tú piensas en eso, ¿puedes recordar La última vez que ellos realmente amaron a alguien?49 No sólo la mayoría del pueblo argentino desea líderes con los cuales ellos puedan identificarse, sino que para ellos Evita era un ejemplo de cómo una persona pobre podía emerger. Muchos argentinos estaban tristes por la corrupción en el gobierno bajo los Perón, pero muchos creyeron a Evita cuando ella les decía: Alguna vez estuve tan mal como ustedes, pero mírenme ahora! Estoy tomando las joyas de los oligarcas sólo para ustedes; es todo para ustedes. Un día ustedes heredarán toda mi colección. 50 Rice y Webber leyeron la literatura por y sobre Evita con cuidado y extractaron ideas para su musical. La cita de arriba, por ejemplo, aparece en el musical cuando Evita canta desde el balcón de la Casa Rosada hacia la multitud de abajo: ...Una vez fui como ustedes Son ahora! He tomado estas riquezas de los oligarcas Sólo por ustedes para todos ustedes! Un día ustedes heredarán Estos tesoros! Descamisados!51 Cuando ellos disparen esos Cañones, cuando las multitudes canten de gloria, esto "no es sólo por Perón, sino por todos nosotros! Todos nosotros!52 Más aún, Rice y Webber parafrasearían una entrevista de Fleur Cowles con Eva. Fleur, la esposa del editor norteamericano, le había preguntado a Eva sobre los fondos de la Fundación de Asistencia Social Eva Perón: 47 “Requiem for Evita/Oh What a Circus." 48 “Eva·s Final Broadcast." 49 “She Is A Diamond." 50 Citado en Fleur Cowles, Bloody Precedent (New York: Random House, 1952), p. 193. 51 “Descamisados" son los trabajadores o literalmente "los sin camisa", figurativamente sin saco ni corbata. Eva definió a un descamisado como alguien identificado con el pueblo (ver Eva Perón, Evita by Evita, p. 80). 52 “En el Balcón de la Casa Rosada/Don't Cry for Me Argentina." 10
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Le hice la pregunta cuidadosamente, diciendo que yo suponía que ella mantenía una estricta contabilidad de cada dólar gastado. "¿Cómo más la historia le dará crédito por sus esfuerzos caritativos?" fue la forma en que lo planteé. Ella barrió con la historia y los contadores sin pestañear. "Llevar los libros de la caridad es una tontería capitalista," dijo ella. "Yo sólo uso el dinero para los pobres. No puedo detenerme a contarlo."53 En Evita, el Che y los trabajadores nos cuentan: Y el dinero continuaba rodando en todas las direcciones Hacia los pobres los débiles los destituidos en todos los aspectos Ahora los cínicos reclaman que un poco del dinero se ha extraviado Pero no es ése el punto mis amigos Cuando el dinero continúa rodando no se registra en los libros Tú puedes decir que hiciste el bien por los que parecen agradecidos Los contadores sólo atrasan las cosas, los números se arreglan en el camino Nunca una dama fue amada tanto como Eva Perón!54 El problema enfrentado por Rice y Webber en Evita fue cómo comprimir la complejidad de la vida en un formato de tiempo limitado. Ellos son sólo capaces de tocar su cambio en la personalidad desde la Cenicienta vestida con trajes elaborados hacia la líder militante con el cabello firmemente atado en un rodete. Eva canta desde el balcón de la Casa Rosada: No llores por mí Argentina La verdad es que nunca te dejaré A través de todos mis días salvajes Mi loca existencia Mantuve mi promesa No estés a distancia ¿He dicho demasiado? No hay nada más Que pueda pensar para decirte Pero todo lo que debes hacer es mirarme para saber que cada palabra es verdadera55 Las últimas cuatro líneas comprimen el tiempo evocando los pensamientos de Evita a partir del capítulo final de su autobiografía publicada sólo pocos meses antes de su muerte.56 Desde la tradición literaria a la tradición teatral y cinematográfica57 ¿Cómo se interesaron Rice y Webber por Evita y cómo pretendieron retratarla? Con respecto a la primera cuestión, aparentemente Rice se intrigó con Eva Perón luego de escuchar un programa de radio sobre su vida. Un amigo mutuo sugirió que él viera al director de cine argentino Carlos Pasini, quien había terminado un documental de una hora para la Thames Television en Inglaterra. 58 El film de Pasini Queen of Hearts, mostraba la vida de Eva a través de viejos fragmentos de films de su carrera de actuación en el cine, noticieros de los disturbios que condujeron a la presidencia de Perón en 1946, clips de alocuciones de Eva en campañas políticas, "videos caseros" tomados por el hermano de Eva durante el "Tour del Arco Iris", y la cobertura documental de las masas luctuosas en su muerte. Esta aproximación era combinada con entrevistas filmadas por Pasini con la hermana de Eva, su peluquera, el dueño del teatro que originalmente la contrató, asesoras políticas de su apogeo en el poder, y numerosos ciudadanos del distrito más pobre de Buenos Aires, una de los cuales fue una mujer de mediana edad quien lloró a lo largo de la entrevista, aún de luto por Evita y refiriéndose a ella como "mi madre, ella era como mi madre." El documental abría y cerraba con escenas dramatizadas, concebidas por Pasini, en las que el ataúd de Eva era mostrado siendo contrabandeado fuera de Argentina hacia una tumba anónima donde permaneció oculto por diecisiete años. Un funcionario de alto rango de la Thames Television más tarde aseguró que Rice y Webber habían visto este documental muchas, muchas veces.59 Uno puede ver cómo ciertas escenas en el documental deben haber influenciado a los realizadores de Evita: las campañas de masas con diez mil voces cantando "Eeee-vi-TA, Eeee-vi-TA," los gestos, peinados, y vestidos de Eva, el tono agudo de su voz al dar discursos. Entre tanto, de acuerdo con Pasini,60 Rice fue a Buenos Aires a conducir una investigación. Armado con una lista de Pasini de la gente a encontrar, Rice rehizo los pasos de Pasini, y él eventualmente incluyó el formato de Pasini de apertura y cierre del retrato de Evita con aspectos de su muerte. También, la proyección de fotos documentales sobre una pantalla gigante en el escenario parecía recordar la aproximación de Pasini. 53 Cowles, Bloody Precedent, p. 188. 54 “And the Money Kept Rolling In (And Out)." 55 “En el Balcón de la Casa Rosada/Don't Cry for Me Argentina." 56 "Eva Perón, Evita by Evita, pp. 209-210. 57 Estos términos son con guión aquí para distinguirlos como subcategorías de la tradición de élite; ellos son los medios a través de los cuales la tradición de élite se convierte en folklore. 58 Entrevista telefónica de Monica Menell-Kinberg con Carlos Pasini, Los Angeles-London. November 9. 1980. 59 Comunicación personal con un funcionario de la Thames Television quien prefiere permanecer anónimo. 60 Entrevista telefónica con Pasini. 11
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Pero Rice y Webber fueron más allá del necesariamente limitado rango del film de Pasini Queen of Hearts. El documental describía, más que explicaba, el papel y los motivos de Eva. Para explicar a Evita, Rice y Webber tuvieron que superar dos problemas revelados en la literatura. Primero, como muestra la antropóloga Julie M. Taylor, los trabajos sobre Evita han tendido a estar culturalmente basados o en las leyendas blancas o negras sobre ella.61 Segundo, al crear su propia tradición de élite, Evita había oscurecido el registro de su vida en una historia propia tan adornada que cada faceta fue "censurada, reescrita, y alterada" para encajar en la imagen que ella deseaba crear.62 Debido a que la tradición de élite incluye información y perspectivas manipuladas para justificar el liderazgo, la creación calculada de la tradición de Eva Perón es un excelente ejemplo de cómo la verdad se vuelve irrelevante a medida que pasa la historia. Para cumplir su objetivo de alcanzar un lugar en la historia argentina, Eva había prohibido toda mención de su pasado, más que el hecho de que ella era de cuna humilde. Ella había destruido todos los registros que pudieron llegar a sus manos y había ido tan lejos como para fraguar un documento en el registro civil de Junín, su lugar de nacimiento, para hacerse parecer como legítima e, incidentalmente, quitarse tres años de su edad verdadera.63 Al alterar el registro para cambiar su nacimiento de 1919 a 1922, Eva se causó un problema político involuntario que más tarde la atormentaría. La Constitución de Argentina requería que el vice-presidente tuviera al menos treinta años. Habiendo "nacido" en 1922, en 1951 Eva tenía por lo tanto sólo veintinueve.64 Que esos primeros años de Evita, hasta su encuentro con Juan Perón, sean pasados de largo en su autobiografía ha contribuido a la tradición de la mala pinta, la sospechosa, la sórdida. Así, durante sus primeros años en Buenos Aires la "ilegítima" Eva es vista como habiendo vivido de un trabajo al siguiente -pequeños papeles en compañías teatrales ambulantes, y en la radio, y "entre affaires, que ella tuvo que rasguñar y trepar.”65 En la biografía de Eva de Mary Main, The Woman with the Whip,66 un tono crítico de informe es usado para describir a Eva como creyendo, a una edad temprana que "la vida es una lucha por la supervivencia en la cual los premios van a los más duros y los más inescrupulosos... y que... la comunicación entre...hombre y mujer...estaba basada en la insinceridad y el engaño. Una mujer sabia simulaba indiferencia o pasión de acuerdo a cuál calzaba mejor a sus fines."67 Las imágenes de Eva en el trabajo de Mary Main aparecen en la lírica de Evita. Un número del musical muestra cómo Eva sube en la escala social durmiendo con quien le fuera útil. A medida que sus amantes cambian y se vuelven más importantes, sus negligées se vuelven más y más elegantes. Ella finge decepción cuando termina cada affair pero cínicamente canta sus verdaderos pensamientos: No hay nadie, nadie para nada Nunca ha habido ni habrá un amante Masculino o femenino Que no tenga un ojo en De hecho ellos confían En tretas que ellos pueden probar en su acompañante Ellos están esperando que su amante los ayude o los mantenga Los apoye los promueva No los culpen Ustedes son iguales68 Mientras que la letra comunica algo de la visión de Main sobre la elevación de Evita, y Webber y Rice son bastante comprensivos de la situación de Evita, Main no pudo entender tal comportamiento. El hecho de que Webber y Rice han señalado que ellos no tuvieron acceso a la biografía de Main hasta que su propio trabajo no estuvo completo y debido a que ellos han dicho que consideraban el libro de Main el mejor análisis disponible de Evita, 69 nos lleva a cuestionar cómo habían originalmente pretendido retratar a Evita. Si Webber y Rice hubieran sido guiados por la interpretación de Main, hubiera emergido una Evita muy diferente, una persona terrible con pocas virtudes redentoras. Pero a lo largo del musical la lírica pinta una Evita complicada, humana, más que una puta desviada. Que el retrato de Evita no funcionó como Rice y Webber habían planeado está claro en la entrevista de Webber con el Opera News, donde él afirmó: "No entiendo toda la crítica sobre que hayamos glorificado o ensalzado a Evita Perón. Ella ya era glamorosa. Nosotros examinamos eso. Todo eso emocional no es un resultado. Pusimos el cuchillo en la gente para prevenir la empatía. Luego de que ella canta 'Don't Cry for 61 Taylor, Eva Perón. Taylor examina los mitos en los tempranos ‘70 y asume que ellos no cambiaron mucho entre los ‘50 y los ‘70. Taylor señala (p. 84) que de acuerdo al mito blanco, Evita y Juan crecieron separadamente a lo largo del tiempo, permitiendo a Evita mantener su pureza política mientras Juan se volvía más intolerante con la oposición. 62 Cowles, Bloody Precedent, pp, 150. 172. 63 Montgomery. Eva, Evita. pp. 17-18. 64 Cowles, Bloody Precedent, pp. 150, 172. Cowles erróneamente creyó que la verdadera edad de Eva en 1951 estaba entre 36 y 38. 65 Montgomery, Eva. Evita. pp. 17-19; la cita es de p. 39. Es algo para sobre enfatizar el nacimiento ilegítimo de Evita y "otro para minimizarlos como hace Robert J. Alexander (The Perón Era [New York: Columbia University Press. 1951]. p. 103: "La Primera Dama de Argentina nació en 1919, hija de un pequeño propietario de la provincia de Buenos Aires quien murió tempranamente en la vida de su hija. Dejada con pocos medios de sostenimiento, la familia se mudó a la ciudad de Junín donde el Sr. Duane se convirtió en propietario de una pequeña pensión." 66 Mary Main (pseud. Maria Flores). The Woman with the Whip (New York: Doubleday, 1952). 67 Ibid., pp. 22-23. 68 Goodnight and Thank You." 69 Tim Rice and Andrew Lloyd Webber. The Legend of Eva Perón (/919-1952); The Official Edition of the International Stage Success (New York: Avon. 1978). p. 3 12
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Me,' cuando muchos desean aplaudirla, no dejamos que eso ocurra, la música y la lírica continúan. No queremos que ella sea aplaudida. Es sólo un aria en una composición total. Si genera una respuesta emocional, deseamos sacarla de la audiencia. No puedo imaginar a cualquier persona inteligente viendo Evita y yéndose con otra cosa más que la idea de que es una obra bastante truculenta. "Cuando 'Don't Cry for Me' se volvió tal éxito en Europa, yo estaba sorprendido. Es tratada como una balada triste, pero realmente es su propio comentario cínico, irónico sobre lo que ella estaba haciendo con su propio pueblo. 70 Podemos comparar la visión de Webber sobre "Don't Cry for Me Argentina" con la letra misma: EVA No será fácil, pensarás que es extraño Cuando trato de explicarte cómo me siento Que todavía necesito tu amor después de todo Lo que he hecho No me creerás Todo lo que verás es una chica que una vez conociste Aunque ella se ha vestido hasta los nueves A los seises y sietes contigo Debí dejarlo ocurrir, tuve que cambiar No podía permanecer toda mi vida tirada y sin dinero Mirando por la ventana, fuera del sol Así que elegí la libertad Correteando probando todo lo nuevo Pero nada me impresionaba en absoluto Nunca lo esperé No llores por mí Argentina La verdad es que nunca te dejaré A lo largo de mis días salvajes Mi loca existencia Mantuve mi promesa No te alejes Y como por fortuna, como por fama nunca los invité Aunque pareciera al mundo que ellas eran todo lo que deseaba Son ilusiones No son las soluciones que me prometieron La respuesta estaba allí todo el tiempo Yo los amo y espero que me amen No llores por mí Argentina... Uno puede pensar si Webber estaba hablando de la misma lírica. Lo que sea que él tenía en mente, su propia visión no prevalece. ¿Podemos concluir, entonces, que Webber y Rice estaban realmente sorprendidos por una involuntaria glorificación de Evita? No necesariamente. Tal vez ellos había planeado iluminarla con una luz algo favorable pero cuando terminaron el trabajo conducidos por críticas pesadas ellos decidieron hacer un descargo. Y siempre existe la remota posibilidad de que ellos no supieran cómo pretendían retratar a Evita. A pesar de la intención, el retrato teatral de Evita se las arregla para colarse entre visiones altamente negativas y positivas de Evita. En contraste con el comprensivo tratamiento de Evita por Rice y Webber, en una de las más amplias biografías de Evita hasta el presente Paul Montgomery no oculta sus sentimientos anti-Eva enraizados en un profundo prejuicio contra las personas nacidas fuera del matrimonio. Ni puede él romper con el hecho de que ella usó el sexo para ayudarse a subir al poder, ¡siendo visto el sexo por Montgomery como algo que no debe mezclarse con la política! Él también parece tener una visión clasista como que la clase baja de la sociedad (incluyendo a Evita) debería darse cuenta de sus limitaciones. La visión de Montgomery es el epítome de la literatura que es crítica a Eva por haber emergido sin las calificaciones sociales apropiadas y las maneras requeridas por la "sociedad cortés.” La relativa tolerancia del contexto de Evita mostrada por Rice y Webber podría tal vez ser atribuida a la influencia directa o indirecta de la visión altamente positiva de Evita encontrada en el trabajo de Juan José Sebreli. Autor de uno de los libros más intuitivos sobre Evita en cualquier idioma, Sebreli intenta comprender por qué ella fue tan odiada, especialmente ente las clases media y alta argentina y extranjera.71 En la visión de Sebreli la vida de Eva coincide con un momento de transición de Argentina desde una sociedad agrícola con una base rural de poder hacia una sociedad industrial con una base urbana de poder. La historia personal de Eva reflejó la transformación sexual parcial que Argentina estaba experimentando en los ‘40 y ’50, al mismo tiempo que la virginidad estaba perdiendo su alto status y estaba menguando la prohibición social de las relaciones sexuales extramaritales. La industrialización, el éxodo rural hacia Buenos Aires, la declinación de la familia extendida, la democratización de las costumbres - estos factores demandaron nuevas instituciones que finalmente serían reconocidas hacia el final del primer periodo de Perón en 1955 con una ley de divorcio, el reconocimiento legal de los hijos ilegítimos, levantando la prohibición a la prostitución, y con una propuesta de separar las funciones de la Iglesia y el Estado con relación a la educación y a los impuestos a la propiedad. No importó cuán arduamente Evita trató de mantener buenas relaciones con la Iglesia, de acuerdo a Sebreli los católicos tradicionales la veían como una amenaza al mantenimiento del antiguo orden. Ella simbolizaba el fin de la sociedad tradicional dominada por un rígido código moral y los inflexibles preceptos religiosos Católico Romanos que pretendían continuar imponiendo la "ley de la dominación masculina sobre las féminas, la ley de creyente sobre no creyente, la ley de los ricos sobre los pobres, y la ley de una 70 Don't Cry for Andrew Lloyd Webber," Opera News, April 4, 1981, p. 27. Webber parece hablar por Rice y viceversa en sus variadas entrevistas y escritos. 71 Sebreli, Eva Perón. 13
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 generación sobre la otra."72 Odio tuvo que ser generado contra Evita para desacreditar su modo informal, que estaba contribuyendo a la ruptura del respeto de los petit bourgeois por el aparato del Estado. A través de Eva Perón las masas podían ver cercano al estado y no le temerían más. Su sola presencia, entonces, era una influencia disruptiva en las instituciones tradicionales tales como la burocracia, la Iglesia, y las Fuerzas Armadas.73 Sebreli cita al General Gerardo Gemetro explicando por qué los militares se opusieron tanto a Evita: "la impudencia de esa mujer alcanzaba límites intolerables; por ejemplo, un día Eva se ubicó a sí misma cerca de Perón durante el acto de la asunción de un ministro de estado y ella descansó su brazo sobre el respaldo del sillón presidencial. Las fuerzas armadas, y no sé si esto será entendido ahora [1965], no estaban acostumbradas a tales procederes.... Con la actitud de Perón la Revolución estaba perdiendo su orden jerárquico y nosotros no podíamos permitir eso…”74 Rice y Webber no intentaron explicar la transición completa desde la sociedad agrícola a la industrial delineada por Sebreli, pero ellos capturaron el sentimiento de odio generado hacia Evita: FUERZAS ARMADAS Perón es un tonto, rompiendo cada tabú Instalando a la chica en el Cuartel General de las fuerzas armadas ¡Y ella es una actriz! El último colmo Sus únicas partes buenas están entre sus muslos Ella debería mirar fijamente el cielorraso, no alcanzar los cielos O el lugar podría ser su última puta La evidencia sugiere Ella tiene otros intereses Si es ella la que lo usa a él El es excepcionalmente tonto Puta! Jade peligrosa! ARISTOCRATAS Nos hemos permitido resbalar Hemos perdido completamente nuestro control Hemos declinado hacia una baja permanente Las putas se han convertido en la pandilla a conocer FUERZAS ARMADAS No es crimen que los oficiales hagan lo que les plazca Mientras ellos sean discretos y se mantengan lejos de enfermedades Ignoramos, no cuidamos Pero una vez que ellos se permitan que un pedazo del lado Se mueva al centro donde ellos no están calificados Deberíamos estar todos en guardia Ella se debe meter en su cabeza Ella no debería salir de su cama Ella debería saber que no es pagada Para ser ruidosa sino para estar echada Puta! Peligrosa Jade! ... ARISTÓCRA TAS Las cosas han alcanzado un lindo paso Cuando alguien de la clase más baja Sin gracia y vulgar, Puede sin inspiración Ser aceptada y admirada75 Lo que Rice y Webber parecen haber entendido (donde otros a menudo no lo hacen) es que Evita no quería unirse a la élite tradicional sino más bien crear una nueva, contra-élite que respaldaría la creación de una Nueva Argentina como la concebían en la filosofía peronista.76 Hacia la vieja élite, Evita dirige su canción: [Esta) chica del coro no ha aprendido las líneas que a uds les gustaría escuchar Ella no irá trepando sobre las espaldas de los pobres para ser aceptada Haciendo donaciones -del tamaño- de la caridad correcta Ella no será presidente de su maravillosa sociedad de filantropía Aún cuando le pidieran que lo fuera Como uds debían haberle pedido 72 Ibid., pp, 114-115. 73 Ibid., p. 104. 74 Ibid., pp.105-106. 75 “Perón's Latest Flame." 76 Sobre el concepto de "Nueva Argentina," ver Blanksten, Perón's Argentina. Sobre la substitución de una élite por otra como se reflejó en el control político del Teatro Colón de Buenos Aires, ver Ronald H. Dolkart, "Elitelore at the Opera: The Role of the Teatro Colón in Buenos Aires. 1910-1970" (artículo enviado al Pacific Coast Council on Latin American Studies. Laguna Beach, California, October 10. 1980). 14
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 La actriz no ha aprendido las líneas que uds querrían escuchar Ella no se unirá a sus clubes, ella no bailará en sus salones Ella no ayudará a los hambrientos una vez al mes en sus loterías Ella simplemente tomará el control mientras Uds desaparecen77 Podemos comparar esta lírica con los textos de Evita por Evita (p, 140): El honor de destruir las ideas [de los oligarcas'] recayó en mí a través de mi trabajo Todo el " servicio social" del siglo que nos precedió fue... frío, sórdido, mezquino y egoísta. En cada asilo construido por la oligarquía, se evidencia el espíritu explotador de una clase que... [pone individuos) en uniformes grises, dándoles comidas insuficientes, cerrando todas las puertas a la felicidad humana - a la simple felicidad de tener un hogar, o al menos una imitación de un hogar... Con o sin derramamiento de sangre, la raza de los oligarcas explotadores de la humanidad morirá, sin ninguna duda, en este siglo. Dado el tratamiento “amigable” de Evita por Rice y Webber (el primero de su clase para audiencias internacionales masivas), ¿podemos decir que la tradición de élite sobre Evita ha sido revivida intacta? La respuesta es no, por numerosas razones. Rice y Webber no aceptaron la autoimagen de Evita sino que más bien seleccionaron de la autobiografía de Eva y de la tradición pro- y anti-Evita para tratar de explicar la complejidad de su papel. Sumergiéndose a sí mismos en la literatura y la música de la época de Evita para capturar la esencia del film documental y aún manteniendo la atracción del drama musical, Rice y Webber focalizan sobre algunas de las cuestiones que enfrentaba Argentina entre 1945 y 1950. Ellos presentan una figura compleja, trágica, quien es descrita como habiendo triunfado en darle a Argentina un liderazgo en el que la gente pudiera ingenuamente colocar su confianza. Aunque Webber y Rice eligieron no hacer hincapié en la represión política de la era de Perón desde 1945 a 1955 (y no mencionan los más de cien periódicos y revistas que pueden hacer cerrado hacia 1951) 78 ellos parecen reconocer que tal actividad ha sido una constante en la historia Argentina desde 1930 – no fue exclusiva a los años de Perón hacia 1955 y no es lo que hizo al período históricamente memorable. Lo que es memorable y lo que es capturado en el musical Evita es la creación del Peronismo en los ‘40 y ‘50 de la imagen de Evita como líder, una imagen cultivada a través de un plan cuidadosamente orquestado, comparable al "hacer una estrella" en el antiguo Hollywood. Los escritores de discursos, prestanombres, artistas del maquillaje, diseñadores de moda, hombres de publicidad, estaban todos trabajando por un mismo propósito: crear una leyenda. Una aparición es descrita por Fleur Cowles quien era una fascinada, aunque horrorizada, testigo. La escena fue en la Casa de la Opera en Buenos Aires en julio de 1950: "La audiencia literalmente se colgó de las vigas...Mujeres y sus hijos estaban abarrotando cada palco... cada uno estaba gritando, arrojando flores, y ondeando una pequeña bandera azul y blanca con el escudo de EVITA sobre ella...Aquellos más cercanos a Evita…quebraron las líneas policiales para desplomarse ante ella, tocar su pollera, ver, al alcance de la mano, la Cenicienta vestida por Dior, con sus tres cuartos de millón de dólares en joyas. Fue una orgía de curiosidad y admiración...."79 Rice y Webber retratan la escena pública como sigue: EVA Vine del pueblo Ellos necesitan adorarme Así que me vestía de Christian Dior Desde la cabeza a los tobillos Necesito ser deslumbrante Quiero estar a la altura del Arcoiris! Ellos deben tener excitación Y yo también debo MODISTA DE EVA Ojos! Cabello! Boca! Figura! Vestido! Voz! Estilo! Movimiento!... Manos! Magia! Anillos! Glamour! Cara! Diamantes! Excitación! Imagen!80 Mejor que otros que han escrito sobre Evita, Rice y Webber la identificaron esencialmente como una soberbia showman, constantemente refinando su "acto" a fin de crear una tradición de élite tan poderosa que captaría la atención y seduciría a una nación entera. Webber y Rice transmitieron a las audiencias actuales, a través del medio del teatro, la atmósfera de antaño de color y excitación creadas por Evita en Argentina. La vida de Evita fue realmente la de una actriz y, en las palabras del Che: ... Ella tenía algún estilo El mejor show en la ciudad era la multitud Fuera de la Casa Rosada gritando 'Eva Perón'81 Puede ser argumentado que desde el principio Rice y Webber estaban necesariamente comprometidos a retratar a Evita simpáticamente a fin de hacer la producción sobre ella vendible. Tal vez ellos no "necesitaron" mostrar que Evita era básicamente una persona maligna como muchos de los "analistas" de Evita han necesitado probar. Fleur Cowles, esposa del editor norteamericano 77 "La Actriz no ha aprendido (Las Líneas que te gustaría escuchar"). 78 Sobre el número de periódicos cerrados, ver John Barnes. Evita, First Lady: A Biography of Eva Perón (New York: Grove Press. 1978). pp, 137-139. 79 Cowles. Bloody Precedent p. 182. Sobre la ópera de Buenos Aires, ver Dolkart, "Elitelore at the Opera." 80 “Rainbow High." 81 "Requiem for Evita/Oh What a Circus." 15
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Gardner Cowles, dedicó Bloody Precedent a Gardner y Alberto Gainza Paz, cuyo periódico La Prensa fue nacionalizado en 1951 y se volvió el órgano oficial de la Confederación General de Trabajadores de la Argentina. Paul Montgomery estaba horrorizado al pensar que el sexo pudiera jugar un papel en la política, y que personas de parentesco ilegítimo y origen de clase baja trataran de hecho de crear una contra-elite. Mary Main, tomando unas pocas líneas de la autobiografía de Evita, 82 tituló su libro The Woman with the Whip: Eva Perón para simbolizar negativamente la intención de Evita de azotar la Argentina en forma figurativa y literalmente. Para Main, una partidaria del antiguo orden en Argentina, el látigo también significaba el hecho de que Evita y Juan hicieron mucho para "destruir el espíritu de su pueblo" cuando ellos introdujeron la política de las masas a un "país de individualistas.”83 La idea de que Eva era una "Cenicienta asesina," para usar las palabras de John Peter, 84 está muy lejos de la verdad. Es verdad que el régimen de Perón cerró periódicos, hizo golpear o amenazar a oponentes, y condujo a sus enemigos al exilio, pero no hubo la tortura sistemática y el asesinato como el que ocurrió durante la casi guerra civil de los ‘70 cuando casi 6.000 prisioneros políticos pueden haber desaparecido mientras miles murieron en combates o asesinatos.85 Tal vez los críticos de Evita la están confundiendo con el período de tortura y muerte durante la época de María Estela de Perón desde 1974 hasta 1976. A diferencia de María Estela, quien actuó como segunda de Perón en el mando en 1973-1974 antes de ascender al máximo puesto político, Evita nunca fue presidente o vice-presidente. Aún la archi-crítica de Eva, Fleur Cowles, reconoce que Evita vivió un creciente aislamiento de Perón. Con su estéril vida de hogar, Eva se arrojó al trabajo, de acuerdo a Cowles.86 Si para Eva el poder era más importante que el sexo,87 y puede haber sido usado como revancha para castigar personas que la desairaran, el poder también fue aparentemente usado para ayudar a la gente. La extensión de esta ayuda fue debatible. Cowles y Mary Main plantean que las casas y programas de asistencia establecidos por Eva eran fachadas falsas. 88 George I. Blanksten89 y Robert J. Alexander,90 escribiendo sobre eso al mismo tiempo, sin embargo, testificaron el gran número y la efectividad de sus programas, que agregaron 8.000 camas de hospital y exterminaron la malaria en 1949. Juan José Sebreli lista más de 150 clínicas, hospitales, y escuelas establecidas para servir al pueblo.91 A pesar del criticismo sobre la forma en que Evita distribuyó el dinero a los pobres (implícitamente ella jugaba una lotería personal – la persona que llamara su atención ganaba el premio), su aproximación era menos moderada que la de Lázaro Cárdenas de México. Cárdenas, desde los ‘20 hasta los ‘60, dispensó favores mientras viajaba por el interior del país. Ambos líderes estaban en contacto directo con las masas y les ofrecían una chance de escapar a su miseria financiera. La diferencia entre Evita y Cárdenas es que el último dijo poco mientras jugaba su propia lotería implícita mientras que Eva habló a cada oportunidad. Cowles describió sus discursos como atracones emocionales: "Su voz se volvía más fuerte, el tono más resonante, la furia más violenta; sus melodramas políticos más increíbles. Los meetings masivos usualmente se volvían un canto ominoso de 'Evitas,' tan ruidosos como truenos, y tan estremecedores."92 Alcanzando el poder en la Latinoamérica de los ‘40, Eva Perón tuvo que jugar dos papeles simultáneamente: no era suficiente ser una militante; ella también tuvo que ser una esposa. Eva escribió en su autobiografía: En este gran hogar de la nación soy como una mujer de cualquiera de los incontables hogares de mi pueblo. Como ella soy, después de todo, una mujer. Me gustan las mismas cosas que a ella: joyas y pieles, vestidos y zapatos... pero, como ella, prefiero que cada uno en el hogar esté en mejores circunstancias que las mías. Como ella, como todos sus prototipos, me gustaría ser libre de salir y divertirme... pero estoy atada, como ella, a los deberes del hogar, los que nadie más está obligado a hacer en mi lugar. Como todas ellas, me levanto temprano pensando en mi marido y en mis niños... y pensando en ellos ando todo el día y buena parte de la noche... Cuando voy a la cama, cansada, mis sueños se pierden en esquemas maravillosos, y yo trato de dormirme antes de que la cadena se rompa. 82 Sobre la oligarquía, Eva Perón había escrito: "A menudo he deseado que mis insultos fueran golpes o latigazos, que les golpearan en la cara. Les podría hacer ver – aunque más no fuera por un momento- lo que yo veo todos lo días en mis audiencias de servicio social." Ver Evita by Evita, p. 119. 83 Main, Woman with the Whip. p. 285. 84 Peter, "Glitter of Evil." 85 De acuerdo con Marvin Goldwert, el período de Perón se movió hacia el totalitarismo y los conflictos violentos con la Iglesia y otros grupos sólo después de que Evita murió. Ver Democracy, Militarism, and Nationalism in Argentina. 1930-1966 (Austin: University of Texas. 1972), ch. 6. Ver también Donald C. Hodges. Argentina. 1943-1976 (Albuquerque: University of New Mexico Press. 1976), quien interpreta el derrocamiento de la revolución popular de Perón en 1955 como el comienzo de la resistencia nacional contra el intento militar de restaurar el antiguo orden. Las estimaciones del número de personas que han "desaparecido" en Argentina en los años recientes varían ampliamente. El número dado a menudo es 10.000 ("Prisioneros sin Nombre. Celdas in Número," por Jacobo Timerman (New York: Knopf, 19811, p, I5), pero los años cubiertos son vagos. El notable abogado de derechos humanos argentino Emilio Mignone guió a un grupo de investigadores, quienes rastrearon a alrededor de 6.000 personas que desaparecieron en las manos de los agentes de seguridad del gobierno desde 1975 hasta los tardíos ‘70, luego de lo cual el número de desapariciones disminuyeron marcadamente; ver Kenneth Freed. "Repression Looms Again in Argentina" Los Angeles Times, March 22. 1981, que estaba preocupado de que a comienzos de 1981 fuera inminente una nueva ola de arrestos. 86 Cowles. Bloody Precedent, p. 114. 87 A menudo se dice que las ex prostitutas no se interesan por el sexo, pero aún cuando esto sea cierto no explicaría la visión del poder de Evita, porque ella nunca fue una prostituta. Cowles estaba particularmente interesada en la relación entre Eva y Juan, la cual ella definió como "una extraña fascinación (malinterpretada como sex appeal)." Ver ibid. pp. 173-177. 88 Ibid. pp. 188-192; Main, The Woman with the Whip. pp. 181-190. 89 Blanksten, Perón’s Argentina. p. 107. 90 Alexander, The Perón Era, p, 113. 91 Sebreli, Eva Perón, pp.148-149. 92 Cowles. Bloody Precedent, p. 199. 16
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 Como todas ellas, me despierto con el menor ruido, porque, como todas ellas, también estoy atemorizada.... Como ellas, yo sé que los niños de este gran hogar que es la nación me necesitan y mi esposo...y yo trato de ver que ellos no sean defraudados.93 Sin considerar el hecho de que su autobiografía era su imagen ideal hablando y que mucho de ella podría no ser verdad, Evita parecía haberlo creído. Aún una de sus enemigas contemporáneas, Cowles, entendió esto cuando escribió sobre Evita: Es... muy posible que su habilidad para dramatizarse a sí misma convenciera a sí misma de su propia sinceridad, porque en la habilidad de engañarse a uno mismo reside el fino arte de engañar a los otros. Ella se arrojó a sí misma en un papel de demasiado abandono, con una falta demasiado completa de auto-conciencia...; nunca dudó por miedo de parecer ridícula; era inconsciente de cualquier limitación en sí misma, de modo que cualquier papel que eligiera le parecería real.94 ¿Por qué Evita escribió su autobiografía a la joven edad de treinta y dos años? En el contexto de la teoría de la tradición de élite, ella lo hizo así porque no sólo sintió que debía explicar su ser controvertido a los otros, sino que además debía hacerlo antes de morir. Ella sabía que estaba muy enferma y sabía que quería que su mensaje sobreviviera. En sus propias palabras, explicó "cómo una mujer que a los ojos de algunos parece 'superficial, común, e indiferente,' puede decidir vivir una vida de 'incomprensible sacrificio'"; 95 según escribió ingenuamente sobre el momento crucial en su vida: Hasta que tenía once años creía que existían los pobres como existía el pasto, y que existían ricos justo como existían árboles. Un día escuché por primera vez, de los labios de una trabajadora, que existían pobres porque los ricos eran demasiado ricos; y esa revelación dejó una impresión fuerte en mí. Nunca más desde ese momento pude pensar en esta injusticia sin indignación....96 Conclusión El estudio de caso aquí realizado se refirió a la evolución vital del rol histórico de Eva Perón. El contexto de Eva y sus aspiraciones la condujeron a formular una imagen de sí idealizada. Intentando alcanzar esa imagen, la actuación cotidiana del rol creado mezcló realidad y ficción en una nueva imagen. Eva intentó hacer de sí misma el alter ego de Juan Perón. La consecuencia no intencionada de su propia tradición de élite fue crear en Argentina un folklore que hizo de ella un igual de Juan. La tradición de élite y el folklore sobre Eva combinaron la influencia de escritores extranjeros, algunos de los cuales llegaron a verla como superior a Juan. Es esta nueva tradición de élite sobre Evita la que ha conquistado recientemente las audiencias teatrales desde Londres a Los Angeles. En el caso de Evita, entonces, la tradición de élite ha sido formada y reformada hasta conducir al folklore, el cual a su vez ha actuado desde una base argentina hasta influenciar finalmente una imagen de ella sostenida internacionalmente. Con el poderoso musical Evita tenemos una producción de tradición no argentina para el mercado masivo del mundo angloparlante sobre una heroína popular de Latinoamérica. Podemos ver cómo folklore y tradición de élite se influencian uno a la otra, volviéndose brumosas las distinciones entre uno y otra. Literalmente millones de ingleses y norteamericanos tienen ahora una imagen de Eva Perón a través de las ventas masivas de discos, una nueva vuelta de biografías, una película de la NBC para televisión, ninguna de las cuales presenta la imagen que ella trató de crear. Evita es parte de una nueva tradición de élite: el producto de la imaginación y el talento que es la tradición teatral. La pregunta que debemos hacer es: ¿era responsabilidad de los creadores de la tradición teatral cuando presentaban la historia? Ciertamente, desde el momento en que eligieron a Eva Perón como la protagonista de su musical, los creadores de Evita estaban obligados a presentar una visión fascinante de la mujer. Gran parte del público angloamericano ve a Evita simpáticamente. Los espectadores teatrales con quienes hemos hablado generalmente tienen una impresión favorable de Evita, lo opuesto exactamente a la imagen que Webber y Rice declaran que trataron de conseguir. En contraste, algunos de los que declaran tener un marco de referencia en la historia latinoamericana, y quienes por lo tanto están sin darse cuenta influenciados por la leyenda negra sobre Evita, tienden a estar convencidos de que ellos la conocen mejor como para sentir simpatía por una “fascista”. Aún si Webber y Rice hubieran incluido más material negativo sobre Evita, el resultado igual hubiera sido lo que el crítico londinense John Meter llamó “un bello cuento glamoroso, sentimental”. Y más, dentro de la necesaria forma y estructura de un musical popular (tal vez, en términos más correctos, una ópera), lo que los autores y director han producido en términos de tradición teatral es una visión general que sí incluye una representación de los males de la dictadura de Perón, su codicia y sus brutalidades. Finalmente, debemos reconocer que la tradición teatral y su popularización de una “verdad” creativa reinventada sigue a las más antiguas obras de los griegos, incluye todas las crónicas shakespearianas, e involucra en nuestra época a los llamados docu-dramas de la televisión. La tradición teatral coloca mayor énfasis en la visión creativa del escritor, más que en la exactitud histórica estricta. Estamos viendo la historia a través del prisma de la imaginación del escritor, el cual es luego interpretado por el compositor, director, actores, escenógrafo, y el coreógrafo, todos comprometidos en un esfuerzo común en presentar el material histórico en la forma de entretenimiento. Aunque el musical Evita induce a error, especialmente con respecto al rol en la historia jugado por Juan, su tradición teatral es la forma más exitosa de capturar aún la esencia del rol de Evita en la historia argentina: el color, sonido y espectáculo del retrato musical de Evita como una actriz y una actriz que ella fue. 93 Evita by Evita, p. 206. 94 Cowles. Bloody Precedent. p, 104. 95 Evita Perón, Evita by Evita p. 9. 96 Ibid., pp. 7-8. Sebreli, por ejemplo, acentúa esta afirmación como verdadera (ver Eva Perón. pp.28-29). 17
    • Instituto Universitario Nacional del Arte Departamento de Artes del Movimiento “María Ruanova” Historia Socio-cultural del Arte 1º cuatrimestre de 2010. Eje IV. Traducción: Silvina Cordero. Abril de 2010 La vida y muerte de Evita ayudarían a sostener la importancia del peronismo por más de treinta años. Como uno que había ayudado a inventar la tradición de élite y el folklore, desde el exilio Juan Perón miraría luego a la era en que él y Evita gobernaban Argentina y, sin miedo de ser capaz de destruir imágenes bien establecidas, podría admitir: “No era que fuéramos tan buenos, sino que los que nos siguieron fueron tan malos que nosotros parecíamos mejores de lo que éramos”. Uno puede hablar de la colección de joyas que Evita adquirió durante sus años en el poder, aún cuando el valor de esas gemas empalidece en comparación con el costo que su mito impuso sobre Argentina. El mito ayudó a regresar a Juan al poder con María Estela a su lado. Él entusiasmó a las masas para continuar esperando por la “nueva Argentina”, por riqueza, por poder. En un país políticamente corrupto, Evita le mostró al pueblo que ellos podían esperar compartir en el mito. La tradición de élite se había convertido en folklore. 18