Teorico AlegoríA

5,879 views
5,674 views

Published on

Published in: Travel, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
5,879
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3,205
Actions
Shares
0
Downloads
140
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Teorico AlegoríA

  1. 1. La obra de arte como alegoría <ul><li>En el marco del mundo helenístico se genera la construcción del sentido de la obra de arte como alegoría y el proceso de mediación discursiva entre la obra y el observador-fruidor. El mito ya no se hace presente materializado en la obra sino que actúa como simple soporte discursivo. Pasa a ser el tema pero no es ni significado, ni sentido. </li></ul>
  2. 2. LA OBRA DE ARTE COMO ALEGORIA ARTE, ELITE Y RACIONALIDAD Proceso de mediatización discursiva, conceptual e histórica de la fruición artística.
  3. 3. Alegoría: <ul><li>Representaciones gráficas o artísticas, imágenes poéticas y literarias; simbolización generalmente consciente de ideas hechas, basada en la personificación. Se comprende , pues, dado el intenso antropoformismo de la civilización griega, que en ella tuvieran las alegorías una amplia función (durante el helenismo) que luego paso a Roma y, por los poetas latinocristianos y los bizantinos, a la Edad Media. Las alegorías fueron muy usadas durante todos esos tiempos y también, o más aún, en el Renacimiento y en el Barroco, llegando , puede decirse, a nuestros tiempos. </li></ul>
  4. 4. Simbolo y alegoría <ul><li>Se ha dicho que el símbolo da la imagen (y la emoción) de una forma superior de realidad, mientras la alegoría, por el contrario materializa –aunque sea estéticamente- ideas abstractas, virtudes, etc., de modo más bien convencional. La Alegoría se hallaría en el extremo opuesto respecto del símbolo, en situación parecida a la del signo convencional. Desde el lado histórico y humanista, con todo, posee un valor mucho más considerable. Siendo las figuras humanas impotentes para representar tantas abstracciones como se deseara alegorizar, hubo que recurrir al atributo (objeto característico, ser, incluso ambiente, que se asocia a la personificación en modo constante). </li></ul><ul><li>(Fuente: Cirlot, J. E. 1969, Diccionario de símbolos, Ed. Labor, Barcelona) </li></ul>
  5. 5. ARTE ELITE RACIONALIDAD Durante el período Helenístico, el arte pasa De ser mito materializado a Alegoría.Público a Privado. - Colectivo a Individual. Decir otra cosa.El mensaje subyacente expresa “otra” cosa distinta de la que parece dar a entender a primera vista Símbolo mistérico. Vínculo Conjunto selecto,sobresaliente,minoría Filosofías individualistas (estoicismo, epicureismo) El acceso a la verdad es para pocos. Los científicos o los racionales. Calidad de racional. Perteneciente o relativo a la razón Ser parmeniano Dios gran geómetra (Leibniz) Operatoria develadora Operatoria instrumental El arte comienza a ser valorado desde la crítica, la norma, la clasificación Fundamentación de la norma Juicio Kantiano
  6. 6. CONCEPTO DE SIMBOLO <ul><li>“… Vale aquí detenerse un momento para aclarar la noción de símbolo. Mientras signo puede regirse por un nexo arbitrario entre el concepto (significado) y su expresión concreta (significante), el símbolo presupone su homogeneidad, factor de la relación necesaria y no convencional entre ambos polos. El símbolo es la estructura misma de la imaginación que lo suscita, y que más que facultad de formar imágenes, se revela como potencia deformadora de las copias pragmáticas suministradas por la percepción, en el sentido de un dinamismo reformador de las sensaciones, que llega a ser el fundamento de la vida psíquica entera. Las cosas no son lo que aparentan y siempre es posible imaginarlas y pensarlas como cifra de un significado que no se nos da de manera inmediata…” </li></ul><ul><li>Blanca Solares (Coord). 2001. 11-13. Los lenguajes del símbolo: Investigaciones de hermenéutica simbólica. Anthropos. México </li></ul>
  7. 7. CONCEPTO DE SIMBOLO <ul><li>La relación significado/significante en el símbolo no se define, por tanto, en términos de equivalencia indicativa como en el caso del signo; ni como traducción aproximativa, como en el caso de la alegoría, la metáfora, el emblema, la parábola, etc, figuras todas estas con las que suele confundirse al símbolo; sino como una relación de absoluta correspondencia, ni convencional ni arbitraria, sino epifánica. Entre una parte del símbolo, la parte simbolizante, de la que podemos disponer y lo simbolizado, a lo cual remite la primera para colmar su sentido, se devela la aparición del misterio, de aquello trascendente que no puede ser presentado de ninguna manera y que, sin embargo, se revela en el “cerco del aparecer” no sólo a través de palabras (mitos), sino de gestos (ritos), o imágenes materializadas (iconos). </li></ul><ul><li>Blanca Solares (Coord). 2001. 11-13. Los lenguajes del símbolo: Investigaciones de hermenéutica simbólica. Anthropos. México </li></ul>
  8. 8. CONCEPTO DE SIMBOLO <ul><li>Formas simbólicas que lejos de agotarse en el plano de la significación, redundan sobre la interpretación del sentido al que sólo podemos descubrir arrojados a una hermeneusis imaginal. Pues el símbolo, para decirlo con Henri Corbin, “anuncia un plano de conciencia diferente a la evidencia racional, es la esfera de un misterio, el único medio de decir aquello que no puede ser aprehendido de otra manera, no está jamás explicado de una vez por todas, siempre ha de ser nuevo descifrado. Lo mismo que una partitura musical no está jamás descifrada definitivamente, el símbolo reclama una ejecución siempre nueva”. </li></ul>
  9. 9. ALEGORIA <ul><li>Del griego allos (otro) y agoreuein (hablar en asamblea) la alegoría es parte de la esfera del logos. </li></ul><ul><li>Podríamos definirla como una figura de hermenéutica que presenta un referente inmediato para hacer referencia a un referente último mediato. </li></ul><ul><li>Oliveras Elena. 2007. La metáfora en el arte </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Alegoría: </li></ul><ul><li>Simbolización generalmente consciente de ideas hechas, basada en la personificación . Se comprende , pues, dado el intenso antropoformismo de la civilización griega, que en ella tuvieran las alegorías una amplia función (durante el helenismo) que luego paso a Roma y, por los poetas latinocristianos y los bizantinos, a la Edad Media. Las alegorías fueron muy usadas durante todos esos tiempos y también, o más aún, en el Renacimiento y en el Barroco, llegando , puede decirse, a nuestros tiempos. </li></ul><ul><li>Se ha dicho que el símbolo da la imagen (y la emoción) de una forma superior de realidad, mientras la alegoría, por el contrario materializa –aunque sea estéticamente- ideas abstractas, virtudes, etc., de modo más bien convencional. </li></ul><ul><li>La Alegoría se hallaría en el extremo opuesto respecto del símbolo, en situación parecida a la del signo convenciona l. (Fuente: Cirlot, J. E. 1969, Diccionario de símbolos, Ed. Labor, Barcelona) </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Alegoría: </li></ul><ul><li>Representaciones gráficas o artísticas, imágenes poéticas y literarias; simbolización generalmente consciente de ideas hechas, basada en la personificación . Se comprende , pues, dado el intenso antropoformismo de la civilización griega, que en ella tuvieran las alegorías una amplia función (durante el helenismo) que luego paso a Roma y, por los poetas latinocristianos y los bizantinos, a la Edad Media. Las alegorías fueron muy usadas durante todos esos tiempos y también, o más aún, en el Renacimiento y en el Barroco, llegando , puede decirse, a nuestros tiempos. </li></ul><ul><li>Se ha dicho que el símbolo da la imagen (y la emoción) de una forma superior de realidad, mientras la alegoría, por el contrario materializa –aunque sea estéticamente- ideas abstractas, virtudes, etc., de modo más bien convencional. La Alegoría se hallaría en el extremo opuesto respecto del símbolo, en situación parecida a la del signo convenciona l. Desde el lado histórico y humanista, con todo, posee un valor mucho más considerable. Siendo las figuras humanas impotentes para representar tantas abstracciones como se deseara alegorizar, hubo que recurrir al atributo (objeto característico, ser, incluso ambiente, que se asocia a la personificación en modo constante ). </li></ul><ul><ul><ul><li>(Fuente: Cirlot, J. E. 1969, Diccionario de símbolos, Ed. Labor, Barcelona) </li></ul></ul></ul>
  12. 19. Saint Pierre Moissac. Demonio y Lujuria
  13. 35. TH.2058 Installation view at Tate Modern, 2008 © Tate
  14. 36. Cildo Meireles, Babel (detail) 2001 Photo: Tate Photography

×