Goodman

3,204 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,204
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,363
Actions
Shares
0
Downloads
63
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Goodman

  1. 1. Nelson GoodmanDe la pregunta ¿Qué es elarte? a ¿Cuándo hay arte?
  2. 2. La revolución copernicana del marco teórico analítico “…Comenzar a analizar las artes en términos de los elementos que son relativamente accesibles y analizables, es decir en términos de los símbolos artísticos que crean y perciben los individuos…” Gardner.2005.77. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  3. 3. Concepto de conocimiento “…sistematización de la experiencia…” Aprender, saber, formarse una idea de algo, entender por todos los medios posibles.
  4. 4. Conocimiento estético “…Es el modo en que una cosa funciona simbólicamente. Excelencia estética es la eficacia cognitiva de una obra…”Conocer a través del arte
  5. 5. Antecedente teórico y proceso cognitivo en Goodman El mundo como construcción simbólica (La herencia de Casirer) El conocimiento como construcción El carácter relacional de los objetos (Concepto de sistema. Herencia estructuralista)
  6. 6. El proceso analítico del conocimiento del símbolo estético El ideal notacional de los símbolos (unión sintáctica y semántica)El concepto de Notacional, El valor del índice de notacionalidad Estudio analítico de sus características en función de la experiencia y un uso metodológico empírico Preguntar ¿cuándo hay arte? en vez de ¿qué es el arte?
  7. 7. Los síntomas del símbolo estético Densidad sintácticaLos síntomas estéticos. Densidad semántica Plenitud relativa EjemplificaciónLos síntomas estéticos Referencia múltiple y compleja
  8. 8. Lo estético como versión de mundo El funcionamiento relacional del símbolo estético está vinculado al concepto de ontología evanescente. Es una versión de mundo inserta en un sistema que se presenta en un marco empírico.
  9. 9. La revolución copernicana de Goodman. Hasta el momento en que Goodman escribió su obra, podemos afirmar, sin exagerar demasiado, que la filosofía del arte estaba atascada en una maraña de interrogantes insolubles sobre el valor, la belleza y las emociones. No es que estos temas carezcan de importancia, sino que los filósofos estaban tan abrumados con ellos que les resultaba difícil progresar en el análisis: caían en la trampa de tratar de aclarar un término obscuro (arte) mediante otros igualmente complejos (como belleza, estética, emoción). Goodman consideró que era más provechoso comenzar a analizar las artes en términos de los elementos que son relativamente accesibles y analizables, es decir, en términos de los símbolos artísticos que crean y perciben los individuos. Su filosofía se basa en el reconocimiento de tipos de símbolos y de la forma en que éstos funcionan. Gardner.2005.77. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  10. 10. El concepto de conocimiento en Goodman Conocer es sistematizar la experiencia, y un sistema es un esquema aplicado a un dominio de objetos; y cuanto más discernimiento logremos de las diversas relaciones entre esquemas y objetos, más capaces seremos de comprender los distintos sistemas cuyo funcionamiento conforma de diversas maneras nuestras experiencias. Belén. 2009. Acerca de la reflexión de Nelson Goodman en torno al vínculo entre el arte y el conocimiento y de su importancia en las investigaciones de Howard Gardner”, en: Revista Ensayos, Historia y teoría del arte, N 16, 2009, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá; pp. 18-41.
  11. 11. El mundo como construcción simbólica Se ve así que la realidad es una construcción simbólica y que la moral, la política, la ciencia, el arte y la filosofía pueden considerarse diversas formas en que se crea y recrea lo real de manera constante: Es […] sorprendente la amplia variedad de versiones y concepciones del mundo que nos suministran las diversas ciencias, los trabajos de diferentes pintores y escritores, o nuestras percepciones mismas tal como han sido modificadas por esa variedad, por las circunstancias y por nuestras propias intuiciones, intereses y experiencias pasadas. […] Ni poseemos en esos casos un conjunto claro de marcos de referencia, ni tenemos ninguna regla a la mano que transforme la física, la biología o la sicología entre sí, ni tampoco disponemos en absoluto de alguna regla que transforme a su vez esas disciplinas en la concepción de un Van Gogh, o la de un Van Gogh en la de un Canaletto…” Belén. 2009. Acerca de la reflexión de Nelson Goodman en torno al vínculo entre el arte y el conocimiento y de su importancia en las investigaciones de Howard Gardner”, en: Revista Ensayos, Historia y teoría del arte, N 16, 2009, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá; pp. 18-41. Goodman 1990,20 Maneras de hacer mundo. Madrid. Visor.
  12. 12. Conocer a través del arte (……). La cognición incluye aprender, saber, formarse una idea de algo y entender por todos los medios posibles. El desarrollo de la discriminación sensorial es algo tan cognitivo como inventar conceptos numéricos complejos, o probar teoremas. Dominar una técnica automovilística supone hacer sutiles distinciones y conexiones cinestésica. Llegar a entender una pintura o una sinfonía realizadas en un estilo desconocido, llegar a reconocer la obra de un artista o de una escuela, llegar a ver o a oír de un modo nuevo, es una hazaña tan cognitiva como aprender a leer, a escribir o a sumar. Incluso las emociones funcionan cognitivamente: las relaciones de afinidad o contraste que se perciben al organizar un mundo, sobresalientes y sutiles ambas, no son menos importantes que aquellas que son vistas, oídas o inferidas…”Goodman.1995. pág 226. De la mente y otros temas. Ed Visor. Madrid.
  13. 13. El conocimiento como construcción “…la comprensión y la creación en las artes, al igual que toda especie de conocimiento y de descubrimiento —desde la percepción más simple hasta el patrón de descubrimiento más sutil y la clarificación conceptual más compleja— no son cuestiones ni de contemplación pasiva ni de pura inspiración, sino que implican procesos activos, constructivos, de discriminación, interrelación y organización. De acuerdo con esto, ni la sensación está tan aislada del pensamiento, ni lo están los diversos sentidos entre sí, ni las artes de las ciencias. Goodman. 1995. 239. De la mente y otras materias. Madrid. Visor
  14. 14. La herencia de Casirer Goodman ha declarado su deuda de gratitud con la obra de Cassirer. Las creencias de Cassirer en la multiplicidad de mundos, en el poder creativo de la comprensión y en la función formativa de los símbolos son parte integral del pensamiento de Goodman. Pero mientras que la tesis de Cassirer se podría resumir en "incontables mundos creados a partir de la nada, por el empleo de símbolos", Goodman sostuvo, en su libro Ways of Worldmaking (Modos de hacer el mundo): "Mi enfoque se basa, más bien, en el estudio analítico de tipos y funciones de símbolos y de sistemas simbólicos" (págs. 1 y 5). Gardner.2005.77. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  15. 15. El carácter relacional de los objetos “…los objetos, no tienen ninguna relación con aquello que nombran o predican, sino que cobran su sentido o valor dentro de un sistema. Por ejemplo, que llamemos “rojo” a un objeto no significa que exista una propiedad o algo así como la “rojeidad”; vale decir, los universales no tienen realidad ontológica, son solo palabras que pueden denominar a varios individuos indistintamente y que se refieren a algo solo en el marco de un sistema simbólico…” Belén. 2009. Acerca de la reflexión de Nelson Goodman en torno al vínculo entre el arte y el conocimiento y de su importancia en las investigaciones de Howard Gardner”, en: Revista Ensayos, Historia y teoría del arte, N 16, 2009, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá; pp. 18-41.
  16. 16. El concepto de Notacional Goodman introduce luego su concepto del sistema notacional: un sistema de símbolos que satisface diversos criterios sintácticos y semánticos. La notacionalidad es un ideal, y casi todos los sistemas de símbolos que se emplean en la práctica violan por lo menos uno de los criterios precisos de la notacionalidad. De todos modos, es posible clasificar los sistemas simbólicos según el grado en que se aproximan a la notacionalidad o se desvían de ella. Gardner.2005.78. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  17. 17. El valor del índice de notacionalidad Este planteo de los criterios de la notacionalidad cumple dos importantes propósitos. En primer lugar, se puede ahora examinar y comparar toda la gama de sistemas de símbolos que han elaborado los seres humanos, en términos de un único grupo de criterios, de fácil aplicación. Esto constituye sin duda un avance respecto de la falta de criterios de Cassirer para establecer distinciones entre los sistemas simbólicos, y de la excesiva simplicidad de la dicotomía entre símbolos presentacionales y discursivos propuesta por Langer, En segundo lugar, y más importante para el tema que nos ocupa, ahora es posible averiguar si intervienen diferentes procesos psicológicos al operar con sistemas de símbolos de diversos grados de notacionalidad. Se podría incluso investigar si el procesamiento de sistemas de símbolos notacionales está a cargo de una zona del cerebro, mientras que el procesamiento de sistemas no notacionales, o parcialmente notacionales, se lleva a cabo en otra zona cerebral. Gardner.2005.77. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  18. 18. El funcionamiento de los símbolos Ejemplos en el lenguaje musical Como sostuvo, entre otros, Stravinsky, la música es incapaz, por su propia esencia, de transmitir significados específicos. Por otra parte, es evidente que la música tiene un considerable poder de comunicación. Una obra musical puede ejemplificar literalmente ciertas propiedades, como la rapidez o la sonoridad, y al hacerlo puede aclarar esos mismos aspectos en nuestra experiencia cotidiana. Aun más revelador es el hecho de que la música puede ejemplificar o "expresar" metafóricamente muchas otras propiedades, como la alegría, la furia, el conflicto, la pasión, el orgullo, la pompa y solemnidad. Por supuesto que la música no puede exhibir literalmente estas propiedades: el orgullo es una propiedad de las personas, y la pompa, de los acontecimientos. Pero la música funciona simbólicamente al recrear en forma metafórica esas propiedades mediante el uso de recursos tales como la modalidad, el ritmo y el timbre. Gardner.2005.79. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  19. 19. El funcionamiento del símbolo en el cuándo hay arte. El hecho de que los símbolos funcionen o no como símbolos artísticos depende de cuáles de sus propiedades se toman en cuenta. Si, por ejemplo, interpretamos nuestro garabato simplemente como una gráfica del valor de ciertas acciones bursátiles y sólo prestamos atención a la altura relativa de cada punto, entonces el símbolo funciona únicamente de manera denotativa. Su poder de ejemplificación literal o metafórica es insignificante. Si, en cambio, se lo interpreta como una cadena montañosa en un grabado de Hokusai, se tomará en cuenta un conjunto totalmente diferente de propiedades. Por encima y más allá de los aspectos estrictamente denotativos de la cadena montañosa (si es elevada o baja, escarpada o suave, si tiene dos o tres picos), se advierten propiedades de ejemplificación literal (por ejemplo, su negrura) y propiedades expresivas (su gracia o su imponencia). También se presta atención a otras propiedades de los símbolos estéticos, como la plenitud de la versión, o sea el hecho de que cada detalle, cada matiz de la línea contribuya al efecto total de la obra. En la medida en que estas propiedades son advertidas y funcionan de una manera significativa en la obra, ésta es interpretada como un símbolo artístico. Gardner.2005.79. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  20. 20. Los síntomas estéticos. Densidad sintáctica, en que las diferencias más sutiles pueden constituir una distinción entre símbolos. Un ejemplo sería un dibujo en que las diferencias más pequeñas y sutiles entre dos líneas pueden transmitir importantes distinciones. Densidad semántica, donde los referentes de los símbolos se distinguen por diferencias sutiles en ciertos aspectos. Por ejemplo, en el idioma común, los significados de los vocablos se superponen entre sí de muchos modos sutiles: es imposible determinar dónde termina "intencionalmente" o "deliberadamente" y comienza "a propósito". Plenitud relativa, en que un número comparativamente elevado de los aspectos de un símbolo tiene significación. En este caso, es aplicable la diferencia entre la gráfica del mercado de valores y el grabado de Hokusai. Si el símbolo funciona plenamente, es necesario prestar atención a una cantidad indefinidamente grande de aspectos. Si funciona de una manera no plena, sólo cuentan los valores numéricos. Gardner.2005.81. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona.
  21. 21. Los síntomas estéticos Ejemplificación, donde un símbolo, ya sea que denote o no, simboliza por vía de servir de muestra de las propiedades que posee literalmente. En el ejemplo de la música que mencionamos antes, la melodía ejemplifica literalmente velocidad, y metafóricamente gracia. Referencia múltiple y compleja. En este caso, el símbolo desempeña varias funciones referenciales integradas y en interacción, algunas directas y otras por intermedio de símbolos diferentes. En lugar de tener un solo significado carente de ambigüedad, fácilmente accesible y que se preste a ser parafraseado o traducido, el símbolo conlleva una penumbra de superposición y de significados difíciles- de-separar, cada uno de los cuales contribuye a los efectos de la obra. Goodman describió el conjunto de circunstancias que se obtienen cuando operan estas propiedades Gardner.2005.81. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  22. 22. El funcionamiento de las propiedades Estas propiedades tienden a centrar la atención en el símbolo, más que, o al menos tanto como, en aquello a lo que éste se refiere. En los casos en que no podemos determinar con total precisión cuál símbolo de un sistema tenemos, o si estamos ante el mismo símbolo en una segunda ocasión; en los casos en que el referente es tan elusivo que asignarle un símbolo adecuado requiere infinito cuidado; en los casos en que tienen importancia muchos rasgos del símbolo, y no sólo unos pocos; en los casos en que el símbolo es una instancia de las propiedades que simboliza y puede desempeñar muchas funciones referenciales, simples y complejas, interrelacionadas, en estos casos no podemos simplemente ver a través del símbolo aquello a lo que se refiere, como lo hacemos al obedecer las señales de tránsito o al leer textos científicos, sino que debemos atender constantemente al símbolo mismo, como cuando miramos una pintura o leemos poesía (Ways of Worldmaking, pág. 69).
  23. 23. El arte y la ontología evanescente A primera vista, Goodman parece defender un relativismo total. Se niega a conferir prioridad al mundo material o a una descripción en términos de la física. En su opinión, la física —sea la propuesta por Aristóteles, la de Newton o la de Einstein— es sólo una de las versiones del mundo, a la que no cabe atribuir superioridad intrínseca respecto de las versiones elaboradas por Hornero, Shakespeare o James Joyce. Como creadores científicos o artísticos, nuestra tarea no equivale a resolver el rompecabezas que es la realidad, sino a construir infinitas realidades con un juego de mecano. Pero si bien Goodman rehusa considerar a un dominio del conocimiento intrínsecamente superior a otro, o comparar a un físico dado con un determinado poeta, no participa de un relativismo total. En cambio, recurriendo a una analogía sencilla pero reveladora, propone una sugestiva manera de considerar cómo una versión del mundo podría ser mejor que otra. Supóngase que se le pide a un sastre que produzca una muestra de un determinado rollo de paño. Casi cualquier trozo tomado del rollo puede considerarse una muestra. Pero, señala Goodman, sólo un número limitado de esos pedazos constituirían una muestra justa Gardner.2005.83. Arte, mente y cerebro.Paidós. Barcelona
  24. 24. El valor estético en Goodman “es el modo en que una cosa funciona simbólicamente, más que la cosa misma, lo que se puede o no calificar de estético; y la excelencia estética consiste en la eficacia cognitiva de una obra cuando funciona estéticamente” Goodman. 1995. 211.De la mente y otras materias. Madrid. Visor
  25. 25. El valor de lo estético en Goodman [Las] obras funcionan cuando participan en la organización y reorganización de la experiencia estimulando la mirada activa, agudizando la percepción, aumentando la inteligencia visual, ensanchando perspectivas, sacando a la luz nuevas conexiones y contrastes y llamando la atención sobre géneros significativos que participan en la organización y reorganización de la experiencia y, de este modo, en la labor de hacer y rehacer nuestros mundos. Goodman. 1995 271. De la mente y otras materias. Madrid. Visor.

×