Benjamin los pasajes
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Benjamin los pasajes

on

  • 3,766 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,766
Views on SlideShare
2,638
Embed Views
1,128

Actions

Likes
1
Downloads
71
Comments
0

9 Embeds 1,128

http://epistemologiadelasartes.blogspot.com 651
http://epistemologiadelasartes.blogspot.com.ar 213
http://www.epistemologiadelasartes.blogspot.com 113
http://www.epistemologiadelasartes.blogspot.com.ar 110
http://www.slideshare.net 22
url_unknown 15
http://www.blogger.com 2
http://www.epistemologiadelasartes.blogspot.com. 1
http://epistemologiadelasartes.blogsopt.com 1
More...

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Benjamin los pasajes Presentation Transcript

  • 1. Walter Benjamin Passagen - Werk (La obra de los Pasajes)
  • 2. Walter Benjamin nació el 15 de julio de 1892 en Berlín, donde comenzó sus estudios de filosofía, que prosiguió en Friburgo, Munich y Berna. Su vocación académica quedó truncada al no ser aprobada su tesis doctoral – El origen de la tragedia alemana (1928)- en la Universidad de Francfort. Próximo a los postulados del pensamiento marxista de György Lukacs, mantuvo una estrecha relación con el dramaturgo germano Bertolt Brecht. De origen judío, tras la subida del nazismo al poder huyó a Francia, donde prosiguió su obra teórica. Ante el avance nazi sobre Francia, en 1940 huye con su hermana a Lourdes y consigue un visado para viajar a Estados Unidos, facilitado por Max Horkheimer. Al atravesar la frontera franco-española, es detenido por la policía y pone fin a su vida. En el pequeño poblado catalán de Portbou se quitó la vida Walter Benjamin, un 26 de septiembre. El día anterior había realizado un penoso y agotador viaje desde Francia huyendo de los nazis, y al llegar a Portbou fue detenido por la policía franquista. El anuncio de su deportación al día siguiente fue el detonante de su trágica determinación. Benjamin decide quitarse la vida ingiriendo una gran cantidad de morfina. Las obras más conocidas de Benjamin fueron sus ensayos El autor como productor (1934), La obra de arte en la era de la reproducción mecánica (1936) y Iluminaciones. Son ensayos sobre temas estéticos y literarios desde un punto de vista marxista que ejercieron una gran influencia en su época y que son considerados clásicos.
  • 3. Las biografías intelectuales han hablado en general del pensamiento benjaminiano en términos de tres etapas de desarrollo cuasi-dialécticas: la primera de éstas (hasta 1924, cuando su amistad con Gershom Scholem era más fuerte), metáfisica y teológica; la segunda (cuando en Berlín, hacia finales del período de Weimar, cayó bajo la influencia de Berltolt Brecht) marxista y materialista; y la tercera (cuando en su exilio en París se aproximó al Institut für Sozialforchung y llegó a estar intelectualmente cerca de Theodor Adorno), como un intento tanto de incorporar como de superar estos dos polos antitéticos en una síntesis original. Se esperaba que la publicación póstuma del Passagen-Werk fuera esa síntesis, y que resolviera las persistentes ambigüedades entre las vertientes materialista y teológica de sus obras anteriores. El Passagen-Werk en verdad unifica todos los aspectos de la personalidad intelectual de Benjamin en una sola concepción, obligando a repensar toda su obra, incluidos los escritos tempranos. Esa obra demuestra que fue un escritor revolucionario. En ella Benjamin desarrolla un método filosófico altamente original, que podría ser descripto como la “dialéctica de la mirada”. Ésta descansa en el poder interpretativo de imágenes que platean concretamente asuntos conceptuales, con referencia al mundo exterior al texto. El método está basado en intuiciones filosóficas iluminadas por experiencias cognoscitivas que se retrotraen hasta la niñez. Éstas se “revelan” sólo en el sentido en que se revela una placa fotográfica: el tiempo profundiza el contraste y la definición, pero la impresión de la imagen ha estado allí desde el comienzo. Benjamin se aferró a sus intuiciones filosóficas, simplemente, porque creía que eran verdaderas.
  • 4. El Passagen-Werk iba a ser una “filosofía materialista de la historia” construida con la “máxima concreción” a partir del material histórico mismo, esos anacrónicos resabios de aquellos edificios, tecnologías y mercancías del siglo diecinueve que fueron precursores de la propia era de Benjamin. Como “ur- fenómenos” de la modernidad, ellos proporcionarían el material necesario para una interpretación de las configuraciones más recientes de la historia. El objetivo de Benjamin era tomar tan en serio al materialismo como para lograr que los fenómenos históricos mismos hablaran; tender el puente entre la experiencia cotidiana y las preocupaciones académicas tradicionales. Los Pasajes de París, construidos a comienzo s del siglo XIX fueron el origen de la moderna galería comercial. “Nosotros hemos”, así dice la guía ilustrada de París del año 1852 (que proporciona) , una imagen completa de la ciudad del Sena y sus alrededores, “a menudo concebido a las arcadas [pasajes] como boulevares interiores, semejantes a aquellos a los que se abren. Esos pasajes, una nueva invención del lujo industrial, son senderos tapizados en mármol y techados de vidrio, que atraviesan manzanas de edificios cuyos propietarios se han unido para llevar adelante tal empresa. Alineadas a ambos lados del sendero, que recibe su luz desde arriba, se encuentran las tiendas más elegantes, de modo tal que un pasaje es una ciudad, un mundo en miniatura”.
  • 5. Los sobrevivientes históricos de la alborada de la cultura industrial (corsés, plumeros, peines de color rojo y verde, viejas fotografías, réplicas de la Venus de Milo, botones y cuellos de camisa hace mucho descartados), que aparecían reunidos en los moribundos Pasajes como “un mundo de afinidades secretas“ eran las ideas filosóficas , como una constelación de referentes históricos concretos. El proyecto de los Pasajes fue originalmente concebido como un ensayo de cincuenta páginas. Pero “la cara cada vez más desconcertante, más intrusiva” del proyecto “que me acecha como una pequeña bestezuela por las noches, cuando no la dejo beber de las fuentes más remotas durante el día”, no dejó en paz a su autor. Para traerla a la luz del día Benjamin siguió ampliando su perímetro y profundizando sus bases, tanto espacial como temporalmente. Al final, todo París fue incluido, desde las alturas de la Torre Eiffel, hasta el mundo profundo de las catacumbas y los metros, y su investigación cubrió más de un siglo de los detalles históricos más menudos de la ciudad. Benjamin comenzó la obra en 1927, y trabajó en ella durante trece años, con algunas interrupciones. El proyecto permanecía inacabado aún en 1940, cuando se suicidó en Portbou. Pero el ensayo de cincuenta páginas originalmente planeado, se expandió hasta constituir un conjunto de materiales que, al ser publicado por primera vez en 1982, cubría más de mil páginas. Eran fragmentos de datos históricos recogidos primariamente de fuentes del siglo XIX y XX que Benjamin encontró en la Staatsbibliotek de Berlín y en la Bibliothèque Nationale de París, y que ordenó cronológicamente en treinta y seis archivos. estos fragmentos integrados en el comentario de Benjamin comprenden más de 900 páginas.
  • 6. Walter Benjamin en la Biblioteca Nacional (1939)
  • 7. Los Pasajes de París en la actualidad De la multitud de pasajes cubiertos construidos entre finales del siglo XVIII y el segundo imperio, a mediados del XIX, subsisten solamente una veintena, que han tenido suerte diversa. Su trazado invita a atravesar las sucesivas arcadas, a perderse por los recovecos, a escrutar las vidrieras de los negocios, a elevar la mirada y descubrir la trama de sus techos traslúcidos. Hoy se puede descubrir en ellos una concepción diferente de cómo construir una ciudad con una arquitectura a escala humana, perteneciente a una época en la que, en un mismo espacio, se concentraban el trabajo, la vivienda y el entretenimiento. Todos se encuentran en la Rive Droite (la margen derecha del Sena), que es tradicionalmente la más comercial de París, y, salvo algunas excepciones, se agrupan en dos conjuntos principales: aquellos que, situados en el sector que va desde el Palais Royal hasta los grandes boulevares, restaurados o no, fueron y continúan siendo los más suntuosos. El segundo grupo, más austero, se concentra alrededor de la calle Saint-Denis.
  • 8. La historia de los pasajes comienza en París a fines del siglo XVIII. La capital era una ciudad de lujos y atracciones, pero conservaba una estructura medieval. Sus callejuelas polvorientas o embarradas no tenían veredas, tampoco cloacas ni pavimento. Por ellas circulaba un gentío desordenado, y era imposible desplazarse a un ritmo distendido. Los primeros pasajes fueron creados entonces con un interés comercial, en respuesta a una necesidad de la época. Para su construcción se emplearon nuevos materiales, más seguros y económicos: el hierro y el vidrio, combinados para sostener los techos transparentes que permiten la iluminación natural. De noche, por primera vez se utiliza una brillante luz de gas, que contrasta con la penumbra de las calles mal iluminadas. Dentro de esas nuevas arterias interiores era factible deambular libremente de un negocio a otro, protegido de la lluvia o del frío, hacer un alto en un café, ensayar un rendez-vous amoroso o leer el diario en alguno de los numerosos salones literarios. Allí podía encontrarse gente de distinta condición: hombres de negocios y jugadores, príncipes y buscavidas, atraídos por la Bolsa de Comercio (situada en el mismo barrio), las tiendas elegantes, los espectáculos, o las prostitutas ligeramente vestidas. En las galerías se podía asistir a pequeños conciertos o cruzarse en el camino con escritores, como Verlaine, con artistas o con caricaturistas, como Daumier. Tanto fue el éxito en ese momento que en el término de cincuenta años se construyeron cincuenta pasajes en todo París.
  • 9. Luego de la Revolución de la Comuna, en la segunda mitad del siglo XIX, en parte por razones estratégicas, la ciudad será transformada por la obra urbanística del barón Haussman, que rompe con su estructura medieval y traza las grandes avenidas que dan la perspectiva del París actual. Los pasajes pertenecían a aquel esquema antiguo, que unía pequeñas calles. El nuevo trazado hará desaparecer una gran parte de ellos. Así como en su momento fueron un fenómeno de moda y el reflejo de los cambios económicos y culturales, la aparición de los grands magasins (las grandes tiendas) a partir de 1850, como el Bon Marché, la Belle Jardinière, Le Printemps y otros, los vuelve pasados de moda, vaciándolos de sus habitués. En diferentes momentos, una treintena de ellos serán destruidos.