Desarrollo territorial
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Desarrollo territorial

on

  • 2,401 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,401
Views on SlideShare
1,087
Embed Views
1,314

Actions

Likes
0
Downloads
23
Comments
0

7 Embeds 1,314

http://gegesosa.blogspot.com.ar 990
http://www.gegesosa.blogspot.com.ar 297
http://gegesosa.blogspot.com 20
http://www.blogger.com 3
http://gegesosa.blogspot.mx 2
http://webcache.googleusercontent.com 1
http://gegesosa.blogspot.com.br 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Desarrollo territorial Desarrollo territorial Document Transcript

    • ISSN 2250-5539 Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales EdicionesInstituto Nacional deTecnología Agropecuaria
    • Desarrollo Territorial:una mirada desde los procesos locales Abordaje teórico-metodológico Sistematización de experiencias Testimonio de un extensionista Compiladores: Marcelo Milo Vaccaro - María Elena Aradas Centro Regional Santa Fe - Estación Experimental Agropecuaria Oliveros Serie Construyendovínculos Nº 1
    • Editor Responsable Ing. Agr. M. Sc. Mario Fernández Alsina Director EEA INTA Oliveros Compiladores Ing. Agr. Dr. Marcelo Milo Vaccaro Ing. Agr. María E. Aradas Área Desarrollo Rural EEA INTA Oliveros Comité Asesor Ing. Agr. Dr. Roque Craviotto Ing. Agr. Dr. Fernando Salvagiotti Lic. M. Sc. Mabel Fior de Leguizamón Corrección y revisión editorial Lic. M. Sc. Mabel Fior de Leguizamón Evaluadoras Externas Dra. Silvia Cloquell Ing. Agr. Dra. Susana Rosenstein Facultad de Ciencias Agraria UNR INTA Estación Experimental Agropecuaria Oliveros Ruta Nac. Nº 11, km 353. 2206 Oliveros (Santa Fe) ISSN 2250-55392
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Prólogo Podríamos decir que el principal desafío del INTA en este siglo se ve plasmado en encontrar un equilibrio entre las metas de sus objetivos fundamentales y los ámbitos de intervención que se propone. La interrelación entre la eficiencia productiva, la salud ambiental y la inclusión social sólo pueden darse a partir de las iniciativas de desarrollo local que tienen como fin superior conservar el capital social. Estas cuestiones han sido entendidas y abordadas en nuestra región, no solamente a través de líneas de acción, locales y regionales,sino también teniendo en cuenta otras iniciativas en diferentes lugares del país,como un intento de promover el desarrollo territorial y para ello la convocatoria de actores protagonistas y de aquellos que pueden llegar a serlo. Esta publicación tiene como finalidad realizar un aporte a la difusión de ejemplos relevantes en materia de desarrollo local y territorial, como asítambién a los métodos y procesos que podrían ser de utilidad en circunstancias de esta naturaleza que puedan surgir en el futuro. Por otra parte se agregan memorias de un viejo extensionista que contribuyó a sentar las bases para que esos procesos tuvieran lugar. Ing. Agr. (M. Sc.) Mario Fernández Alsina. Director EEA INTA Oliveros 3
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales4
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Agradecimientos Queremos expresar nuestro profundo agradecimiento a la doctora Silvia Cloquell quien además de su papel de evaluador externo nos orientó en la recuperación de las memorias de un extensionista. Asimismo, a la doctora Susana Roseinstein, por su tenaz evaluación de los trabajos aquí presentados. Ambas, docentes de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Na- cional de Rosario, quienes aceptaron el rol de evaluadores externos y lo han demostrado con su esfuerzo y dedicación en tal tarea. También, a todas las personas de las comunidades en las que nuestros compañeros extensionistas desempeñan su labor. 5
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales6
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Construyendovinculos Esta publicación inicia una nueva Serie de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Oliveros denominada construyendovinculos, que incluirá trabajos sobre Extensión y Desarrollo. La expresión construyendovinculos es usada para aludir a la tarea del INTA en esta temática, llevada a cabo con ese enfoque: entablando diálogos, estableciendo relaciones y también “haciendo en conjunto”, con una multiplicidad de actores. El slogan construyendovinculos se crea utilizando una nueva gramática: la de la web. Por ello se escriben los dos vocablos unidos entre sí –de algunamanera ‘entrelazados’– y en azul, color que en las redes digitales generalmente indica la existencia de links (o vínculos). El propósito comunicacional que así se nombra, está referido a procesos dedesarrollo nunca unilaterales, ni unidireccionales, jamás cerrados ni concluidos –de allí la utilización del gerundio construyendo–; sí en permanente transfor- mación y abiertos al diálogo y a la escucha. La publicación de distintas experiencias de desarrollo bajo la Serie que lleva esta denominación, pretende destacar lo que a simple vista puede parecer paradójico: el trabajo en territorios en este mundo globaliza-do y vertiginoso –representado en el ícono de la web– reclama en contrapo- sición una temporalidad y localización diferentes. Lic. M.Sc. Mabel Fior de Leguizamón Comunicaciones 7
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales8
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesÍndicePresentación 11Capítulo 1Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 171.1. Desarrollo rural. Aportes conceptuales y metodológicos 19 1.1.1. Historicidad de la concepción de desarrollo 19 1.1.2. El peso del desarrollo global recae en el sector agrario 20 1.1.3. Algunas aproximaciones al desarrollo rural en la República Argentina 23 1.1.4. Hacia las perspectivas actuales sobre el desarrollo rural 25 1.1.5. A modo de reflexión final 28 1.1.6. Referencias bibliográficas 281.2. El enfoque para el desarrollo local y territorial en el INTA 33 1.2.1. Revisar conceptos e ideas-fuerza sobre desarrollo local y territorial 33 1.2.2. Resumir la propuesta estratégica y organizativa del INTA para abordar este enfoque 351.3. Bibliografía 37Capítulo 2Experiencias de extensión y desarrollo rural 392.1. Experiencia de desarrollo local en Tinogasta, provincia de Catamarca 412.2. Proyecto de apoyo al desarrollo local en la comunidad la Hortensia, Tacuarendí, provincia de Santa Fe 492.3. El caso del proyecto de apoyo al desarrollo local: desarrollo regional rural de los distritos Santa Rosa, Cayastá y Helvecia del departamento Garay, provincia de Santa Fe 592.4. Experiencia de desarrollo: factibilidad de actividades comunitarias integradoras sin fines de lucro con aportes al desarrollo rural, Las Rosas, provincia de Santa Fe 69 9
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2.5. Implementación de actividades integradoras regionales para la formación de una red de producción y comercialización de productos agroecológicos: proyecto Grupo Los Horneros, Prohuerta, centro-oeste santafesino 79 2.6. Fortalecimiento y articulación interinstitucional para impulsar el desarrollo territorial, el caso de la red de apoyo al desarrollo rural de Esquina - REDADRE, provincia de Corrientes 89 2.7. Desarrollo local en Tortugas, provincia de Santa Fe. Experiencia de organización, capacitación y compromiso 101 Capítulo 3 Homenaje a los “viejos” extensionistas 111 3.1. Introducción 113 3.2. Memorias de un extensionista de INTA - Herman Zorzin 115 3.2.1. Mi ingreso al INTA como inicio de esta historia 115 3.2.2. El medio rural en la década del 60, ambiente donde se desarrollaron las actividades 117 3.2.3. Entidades y Grupos Juveniles 120 3.2.4. Personajes en el camino de la extensión 120 3.2.5. Anécdotas 121 3.2.6. Superando el aislamiento en el medio rural 124 3.2.7. Aspectos sobresalientes en el sector rural 127 3.2.8. El duro golpe del proceso 135 3.2.9. Mi contacto con la apicultura 13710
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Presentación Aradas, María Elena1 y Milo Vaccaro, Marcelo2 Ing. Agr. Maestranda en Desarrollo y Gestión Territorial. Universidad 1 Nacional de Rosario. Área Desarrollo Rural de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros del INTA. 2 Doctor en Agroecología, Sociología y Desarrollo Rural Sostenible por la Universidad de Córdoba, España. MSc en Extensión Agropecuaria. MSc en Metodología de la Investigación Científica. Investigador Área Desarrollo Rural de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros del INTA. Esta publicación tiene como objetivo reunir experiencias diversas referidas ala promoción del desarrollo en el territorio, que fueron expuestas en la JornadaRegional de Desarrollo Territorial organizada por el Centro Regional Santa Fedel INTA, realizada en la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros, el 15de septiembre de 2010. Dicho evento se enmarcó en la decisión institucional deacompañar reflexiva y metodológicamente las diferentes dinámicas territoriales. Lo que nos motivó para elaborar esta publicación fue el anhelo de comunicarlos trabajos en extensión rural, reconociendo el denodado esfuerzo de los exten-sionistas por impulsar acciones de desarrollo en y con las comunidades, lugaresdonde viven y ejercen su profesión. Asimismo, homenajear a “viejos” extensio-nistas recuperando desde la memoria la cotidianeidad de la extensión. De estemodo, contribuimos en la difusión y comunicación científica de sus trabajos enel medio rural con una mirada en el desarrollo territorial. En el capítulo uno, se explican las aproximaciones conceptuales a la idea deldesarrollo en relación con la perspectiva emergente del contexto económico ypolítico en un rápido recorrido histórico, retomando los enfoques actuales desdelos programas del INTA. Si bien se trata de una selección de experiencias sin un propósito de inves-tigación de estudio de casos, nos parece importante señalar lo que Coraggio(2003:6) reflexiona sobre las experiencias de desarrollo local/territorial y la ne-cesidad de sistematizarlas con rigurosidad: 11
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales “Si ese trabajo va a ser colectivo, supone a la vez producir/compartir una matriz de pensamiento cognitiva, conceptual e incluso de criterios de valora- ción. No se puede examinar rigurosamente un caso sin hablar de las categorías conceptuales con que se organiza su presentación y discusión y sin volver objeto de reflexión y aprendizaje la forma misma en que sus actores o agentes lo presen- tan en primera instancia, en una visión del mundo que a veces es de alta sofisti- cación. Se requiere además no limitarse a exponer las experiencias en su versión expresivo-sintética, sino analizarlas, extrayendo, mediante diversas operaciones conceptuales, todo el conocimiento teórico o empírico que puedan aportar como rica variación de la realidad del Desarrollo local”. Del párrafo anterior se deduce la importancia de implementar el estudio de casos como estrategia de investigación empírica que recupera fielmente la diná- mica local desde las perspectivas de los propios actores, en su riqueza histórica y trama de relaciones, a partir de una tarea analítica-comprensiva de las acciones de los actores o agentes interpretando, incluso, los diferentes puntos de vista. Queremos expresar que esta metodología cualitativa es la más fructífera cuando pensamos realizar la sistematización de casos o experiencias de extensión/de- sarrollo y la que de alguna manera nos guió en la recopilación aquí presentada. Queda el desafío al lector, a modo de ejercicio para su posterior aplicación en su trabajo cotidiano, advertir los distintos ejes conceptuales y perspectivas que emergen de los casos, como también los límites de los diferentes procesos de desarrollo. En el capitulo dos se abordan los diferentes casos de extensión y/o desarrollo. Algunas de las experiencias, denotan el esfuerzo puesto en las articulaciones y en las redes institucionales como respuesta al vacío institucional y ruptura de contratos sociales, producidos a partir de la década del 90, por efecto de las políticas de ajuste implementadas en el marco del proceso de la globalización y la reforma del rol del Estado. Dichas experiencias son una respuesta a esas transformaciones; al decir de Madoery (2003) “van surgiendo nuevas fórmulas de acción en ciudades y regiones latinoamericanas”, lo cual pone en evidencia los mecanismos de desestructuración y reestructuración en los procesos locales. Entendemos a los sistemas territoriales como espacio-temporales (Bustos Cara, 2002), en los que “la espacialidad se concibe como territorialidad y su temporalidad como historicidad significativa”. Espacios que son construidos y producidos en procesos locales que van constituyendo marcos estructurantes. “Por lo tanto, la reestructuración debe entenderse como un proceso de cambio12
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesprofundo que abarca la totalidad de lo social, tiene un sustento ideológico y eco-nómico que la explica y progresivamente se impone en el territorio”. Estas conceptualizaciones nos permiten visualizar al territorio como un cam-po dinámico y diverso, en permanente construcción que puede ser abordado des-de diferentes enfoques y prácticas sociales producidas por los mismos sujetoslocales. En otras experiencias comentadas, surgen claramente movimientos de auto-gestión enmarcados en distintos enfoques: unos generando nuevos espacios deconstrucción de una economía social y solidaria, otros posicionados en la auto-determinación para fortalecer la identidad local y los que apuntan a consolidarcadenas de valor sectorial desde las producciones locales. También, en algunos casos descriptos se aborda el tema de la infraestructurade caminos rurales como aspecto decisivo en los procesos de desarrollo, para locual se conforma una unidad de gestión y control público privada, que denotafrancamente las reacciones de la estructura local al proceso deliberado de des-centralización de los servicios del Estado en la década del 90. La recreación del mercado local, como un espacio participativo y descentra-lizado, se expresa en varias de las experiencias y en diferentes dimensiones: lavalorización de la producción local en manos de familias de pequeños producto-res mediante la difusión e implementación de ideas y prácticas agroecológicas,tanto en el establecimiento de cadenas cortas de comercialización, como en lascuestiones relativas a la conservación del medio y la construcción de una identi-dad local recuperando saberes, instituciones y capacidades existentes. El rol dela mujer aparece claramente visualizado en estos espacios locales en donde ellasse descubren “productoras” y en los que cotidianamente aprenden a valorizarlocomo lugar posible de conciencia, participación ciudadana y pertenencia. Es interesante observar en ciertos casos descriptos la connotación que le otor-gan a la noción de la participación como movilidad social y toma de decisionespara la autorrealización y autogestión, y a la del aprendizaje como construcciónde conocimiento y diálogo de saberes. También es de destacar como el enfoquede red posibilita la diversidad de actores, cuya ventaja reside en la continuidad ola permanencia de los procesos iniciados. En los artículos compilados encontramos distintas aristas de los procesos lo-cales/territoriales que nos permiten visualizar la reconstrucción de las perspecti-vas teórico-metodológicas en el abordaje de la problemática del desarrollo. 13
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales En la experiencia de Tinogasta (provincia de Catamarca), se observa la im- portancia del incremento del capital social en todo el proceso -a través de la constitución del grupo gestor para el desarrollo- tanto en la producción de cono- cimiento como en la aplicación y apropiación de metodologías por parte de los actores y en la construcción de marcos institucionales que permitieron consolidar la pertenencia territorial. Además hay que resaltar la creación de un espacio de reflexión continua del proceso llevado a cabo. En la experiencia de Colonia La Hortensia (provincia de Santa Fe), se propo- ne un proyecto con el objetivo de articular los componentes: productivo, cultural- educativo y organizacional, promoviendo la formación de grupos de pequeños productores y obreros rurales para realizar emprendimientos productivos asocia- tivos. Nuevamente se nota la importancia de fortalecer el capital social a través de la capacitación y la articulación con el sistema educativo, pero centrando los esfuerzos en la participación activa de las personas involucradas. Asimismo, se caracteriza por la visualización del rol de la mujer en el proceso y la conforma- ción de un espacio propio tanto en lo productivo como en lo recreativo. El proyecto de Apoyo al Desarrollo Local (ADL), en el departamento Garay (provincia de Santa Fe) surge como demanda de un conjunto de representantes de instituciones del sector productivo, debido al decaimiento de las actividades en la región. Si bien el el eje del proyecto es la participación de los actores, visión que permite involucrar y articular con varias instituciones, denota una estrategia de intervención clara con un enfoque de cadena de valor donde se prioriza la producción de la actividad hortícola y de las actividades alternativas, haciendo hincapié en los diferentes eslabones del proceso productivo. Respecto a la experiencia promovida por los técnicos de la Agencia de Ex- tensión Rural (AER) Las Rosas (Santa Fe) del INTA, que dio origen al “Grupo Asesor de Caminos Rurales”, los autores describen un proceso de instituciona- lización incipiente que facilita el ejercicio del control ciudadano en las acciones de política local, tendiente a mejorar la infraestructura caminera. También, se observa claramente la articulación entre lo público y lo privado como marco normativo de las acciones para lograr un fin común. En el otro caso analizado de la AER Las Rosas, que conduce a la formación de una red de producción y comercialización de productos agroecológicos, los autores explican desde la perspectiva de la economía social y solidaria -como op- ción político cultural- cómo organizar y revalorizar la creatividad en los espacios14
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesmicrosociales. Ello con el objetivo de generar una nueva tendencia en el procesode innovación mediante la autodeterminación, como paradigma alternativo a lalógica actual de mercado. En el trabajo referido al fortalecimiento y articulación interinstitucional en lalocalidad de Esquina (Corrientes) los autores explican cómo se promovió una redde instituciones públicas, educativas y de organizaciones no gubernamentales,para atender a una problemática multidimensional que comprende la educación,la salud, la red vial y la producción. Por último, en la experiencia de la localidad de Tortugas (Santa Fe), se des-taca la promoción de una organización local constituida por personas “autocon-vocadas” que lograron autogestionar diferentes acciones que conducen al de-sarrollo local. Para ello recrearon diferentes metodologías de diagnóstico, deplanificación y de organización comunitaria, generando aportes para las políticaspúblicas locales. Como capítulo final de este libro, el lector encontrará una historia de vida deun “viejo” extensionista que plasma sus memorias en un relato casi anecdóticode su paso por la labor de extensión rural, desde la Agencia de Extensión mássureña de la provincia de Santa Fe. Bibliografía ALBURQUERQUE, F. (1999). “Identidad y Territorio”. En: Globalización, desarrollo local yredes asociativas, M Elgue., Edic. Corregidor, Buenos Aires. BUSTOS CARA, R.: (2002). “Los sistemas territoriales. Etapas de estructuración y deses-tructuración en Argentina. Anales de geografía de la Universidad Complutense. Vol. 22: 113-129.Madrid, España. DI PIETRO P. (2001) “Hacia un desarrollo integrador y equitativo: una introducción al desa-rrollo local” En: Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globalización, D. Burin yA. Heras comp., Edic. CICCUS/La Crujía, Buenos Aires. 15
    • Capítulo 1.Aproximaciones teóricassobre el desarrollo rural 1. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales18
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 1.1 Desarrollo rural. Aportes conceptuales y metodológicos Milo Vaccaro, Marcelo Doctor en Agroecología, Sociología y Desarrollo Rural Sostenible por la Universidad de Córdoba, España. MSc en Extensión Agropecuaria. MSc en Metodología de la Investigación Científica. Investigador Área Desarrollo Rural de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros del INTA. 1.1.1. Historicidad de la concepción de desarrollo Por una parte, realizaremos un breve recorrido, pero necesario, de las prin-cipales concepciones del desarrollo que repercutieron en América Latina y enparticular en la Argentina, centrándonos en las nociones surgidas en el contextode los años 90 y con repercusión en la actualidad. Por otra parte, es importantepensar en estas cuestiones en un ámbito de análisis y reflexión a modo de bisagraentre el plano académico y el plano empírico o de la realidad, en la que se sitúa ala población rural o el mundo de la vida de la gente. La concepción más antigua de desarrollo nace ligada a la historia del pensa-miento del mundo occidental y al surgimiento del modelo económico capitalistaentre los siglos XVI y XVII, vinculado fundamentalmente a dos hechos históri-cos que dan sentido a la modernidad: la revolución industrial en Inglaterra y elprotestantismo en Alemania. Estos hitos marcan la historia occidental y en esteperíodo se inaugura “el siglo de las luces o la ilustración”, época basada en laidea de razón, que marca la distancia entre el plano de la realidad social tal cualse presenta y una razón –como plan superior- que trasciende dicho orden: “sólomediante la razón y el conocimiento se alcanzaría el progreso y el bien común”(Hera y Burín, 2008). Idea que marcó también la cosmovisión de la ciencia. Como esta corriente de pensamiento estaba vinculada al positivismo en elcampo científico y a las ciencias dominantes en esa época, la noción más antiguade desarrollo nace ligada a las Ciencias Naturales a mediados del siglo XVIII,para conceptualizar el desarrollo embrionario (Friedrich 1733/1734, citado enGuzmán Casado, González de Molina y Sevilla Guzmán, 2000). Darwin retomael concepto pero con la noción de evolución o avance hacia formas más perfec- 19
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales tas, concepto que fue central en su teoría de la “Evolución de las especies” y dominó en el mundo occidental, trasladándose estas pautas culturales América Latina. Asimismo, en las Ciencias Sociales es Karl Marx quien introduce la dimen- sión histórica en la conceptualización de desarrollo. Sin embargo, dentro del pen- samiento económico dominante dicho concepto adquiere una fuerte connotación etnocéntrica puesto que se lo asocia a la trayectoria histórica de las formas de producción y consumo del pensamiento occidental. Por lo tanto, la noción de desarrollo queda vinculada a la de crecimiento económico = progreso. En este contexto de análisis el concepto de desarrollo “no puede desligarse de las pala- bras con las cuales se formó –evolución, crecimiento, maduración-” (Esteva; en Guzmán, González de Molina y Sevilla Guzmán, 2000) Estas concepciones fueron incorporadas en los países denominados del Tercer Mundo que debían evolucionar hacia formas más perfectas, mediante el camino de la modernización y así abandonar el tradicionalismo que los ataba al atraso. 1.1.2. El peso del desarrollo global recae en el sector agrario Cuando la noción de desarrollo se enfoca en las áreas rurales, en las que se pretende mejorar el nivel de vida de su población, éste se define como desarrollo rural: el peso del desarrollo más general está centrado en el sector agrario. Así se concibió el desarrollo para América Latina hacia los siglos XIX y XX, aunque con diferentes matices, pero siempre basado en la idea de que capitalismo es igual a crecimiento y por lo tanto a progreso. De esta manera, se pueden diferenciar “tres tipos históricos de desarrollo ru- ral: el desarrollo comunitario, el desarrollo rural integrado y el actual desarrollo rural sostenible” (ibídem, 2000). En la década de 1960 las perspectivas convencionales acerca del desarrollo rural surgen en Estados Unidos en el marco de la corriente teórica de los “Rural Life Studies”, que implicaba eliminar las diferencias rural-urbano mediante la evangelización del campo, es decir el camino de la industrialización para mo- dernizarlo. Surge así el “Desarrollo Comunitario”, de la mano de los “Proyectos de Desarrollo Comunitario” impulsados desde la Agencia de Desarrollo de los EEUU, cuya finalidad fue la mejora de la infraestructura social básica en las comunidades rurales pobres. Los ejemplos más significativos por sus consecuen-20
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralcias fueron los Proyectos de Innovación Tecnológica como el Plan Puebla y laRevolución Verde. Entonces, la problemática del desarrollo de los países de América Latina secentró en el desarrollo rural con base en el crecimiento del sector productivoagrario, que debía superar las limitaciones del atraso, pasando de las formas tra-dicionales de producción a las modernas. En consecuencia, el concepto de “desa-rrollo rural” queda ligado al de “desarrollo agrario”, suponiendo que el despeguede este sector es la base del desarrollo global del medio rural. Surgieron diferentes “modelos de desarrollo rural”, pero en realidad todoscentrados en la transferencia de la tecnología. Los más clásicos fueron: el “mo-delo de difusión de innovaciones” o difusionista, basado en la incorporación yadopción de nuevas tecnologías en el sector agrario para impulsar su desarrollo;“un modelo de inputs agrarios” de alta productividad, en el que se asentó la Re-volución Verde y “un modelo de cambio tecnológico inducido”, también susten-tado en la premisa que la introducción de nuevas tecnologías en el sector agrarioimpulsa cambios en las instituciones sociales (Volke y Sepúlveda, 1987; citadoen Sánchez de Puerta, 1996). Asimismo, como contrapartida a los modelos anteriores surge en AméricaLatina el “modelo participativo” propuesto desde la extensión rural que sentabasus bases en la educación no formal, la comunicación dialéctica y la participa-ción activa de la población para el cambio de las estructuras socioeconómicas ypolíticas, es decir para la transformación de la sociedad. Las principales escuelasde este modelo fueron las de Paulo Freire en Brasil (en Kaplun, 1987) y DíazBordenave (1985 a y b) en Argentina que instaura los principios de la participa-ción como un derecho y no como una necesidad. Hacia la década de los ‘70 comienza a prosperar la noción de DesarrolloRural Integrado, refiriendo a acciones que buscan el equilibrio entre sectores:primarios, industrial y de servicios. También reciben la denominación de ecode-sarrollo ya que además de esa finalidad se buscaba reducir la degradación de losrecursos naturales. Aunque estas concepciones surgieron y fueron aplicadas en los países deno-minados desarrollados, también han sido introducidas en los países subdesarro-llados (periféricos, o dependientes, según las teorías predominantes para inter-pretar el estancamiento en Latinoamérica) por organismos internacionales. Así,hacia fines de los años 70 y comienzo de los 80 se implementan los Proyectos de 21
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Desarrollo Rural Integrado (DRI) impulsados por el Banco Mundial. Los DRI proponían proveer a las poblaciones pobres de todos los elementos necesarios para superar su estado de indigencia; pero su viabilidad (económica, institucional y financiera) fue cada vez más dificultosa a medida que avanzaba el proceso de ajuste en el plano mundial, lo cual se combinó con la creciente y concomitante deuda externa en América Latina, dando por resultado una suspensión del flujo de fondos hacia esa problemática. Se podría pensar en un planteamiento tautoló- gico del desarrollo para América Latina. Es importante incluir dentro de este período, el conjunto de acciones llevadas a cabo en dicho continente por movimientos reivindicatorios sobre la base de la Teoría de la Dependencia. Surge así el Desarrollo Endógeno, basado en la po- tenciación de los recursos internos, a partir de la movilización de las poblaciones implicadas en la toma de decisiones para la resolución de sus problemas (“local”) y con el fin de romper las barreras externas (“autocentrado”). Hacia los años 80 con el advenimiento de la democracia en los países de América Latina, renacen los enfoques de la investigación participativa: se recu- peran los principios de la participación ciudadana y emergen las organizaciones civiles y los programas orientados principalmente hacia el sector de la población de menos recursos. Sin embargo esto ocurre en un contexto macroeconómico de avance del neoliberalismo. También, es importante señalar el enfoque del “Desarrollo a Escala Humana” (Max Neef, Elizalde, Hopenhayn, 1986), cuyo principio central es que –siguien- do las escala de necesidades de Maslow– las personas pueden autorrealizarse si reflexionan acerca de los diferentes niveles de necesidades (satisfactores axio- lógicos y existenciales), las que son concebidas como independientes de la vo- luntad o de cuestiones fisiológicas. Aunque, esta perspectiva denota la influencia del contexto, no profundiza el análisis de las relaciones de la comunidad con el contexto económico y político. En esta misma década surgen las articulaciones transnacionales de los Esta- dos a través de organismos internacionales como el F.M.I. y el Banco Mundial. Estos proclaman la idea de sostenibilidad, dando origen así al concepto de desa- rrollo rural sostenible que se implementa a través de programas de esos orga- nismos, en los países subdesarrollados, pero sobre la base de la intensificación de la agricultura. Constituyó un nuevo discurso del desarrollo, pero sobre la base de la intensificación de la agricultura, por lo cual resultó una manera de acentuar el dominio de modelos económico liberales.22
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural Esta concepción así surgida, dista mucho de la de “Desarrollo Rural Sosteni-ble” concebida desde la Agroecología (desarrollo rural agroecológico), perspec-tiva holística que implica estrategias de transformación social en relación con eluso de los recursos naturales, realmente sostenible (Guzmán Casado, Gonzálezde Molina y Sevilla Guzmán, 2000). Enfoque que se incorpora en la última dé-cada al plano de la discusión sobre el desarrollo en Latinoamérica, con distintosniveles de profundización. Según dichos autores, desde la cultura occidental sepromovió una imposición de pautas económicas, sociales, políticas e ideológicasvinculadas a la modernización. Ante estas pautas, las “culturas locales” o es-tructuras endógenas “...han reaccionado de distinta manera generando múltiplesmecanismos de resistencia para sobrevivir a un contexto fuertemente hostil ala naturaleza de sus relaciones” (ibídem, 2000:139). De esta manera, proponenuna perspectiva teórico-metodológica al proceso de “desarrollo rural”, generadadesde la agroecología, puesto que debe basarse en: “...el descubrimiento, sistematización, análisis y potenciación de [esos] ele-mentos de resistencia locales al proceso de modernización, para, a través deellos, diseñar, en forma participativa, esquemas de desarrollo definidos desde lapropia identidad local del etnoecosistema...” (ibídem, 2000: 139-147). Ello constituye un avance metodológico respecto a las propuestas de inter-vención para “acompañar” los procesos de transformación local que orientenhacia una vía de desarrollo sustentable. 1.1.3. Algunas aproximaciones al desarrollo rural en la Repú-blica Argentina El proceso de desarrollo rural seguido en la Argentina se inscribe dentro delas pautas generales antes descriptas para el caso de América Latina. Aunque esimportante resaltar que el desarrollo económico desde el comienzo de la orga-nización nacional del Estado argentino en 1880 se asentó en un modelo agroex-portador que respondía a la denominada teoría de los términos de intercambio. Asimismo, la base epistemológica del desarrollo se remonta a la introducciónde las ideas evolucionistas de Darwin lo que ocurrió después de 1862. Aunquehubo opositores, fue decisivo el dominio del grupo de los defensores. “La socie-dad argentina distaba mucho de ser la sociedad victoriana que había engendradoa Darwin y sus teorías; sin embargo las clases dominantes y dirigentes del país 23
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales compartían una misma cosmovisión, en particular el ideal de progreso” (Burucúa y Glatsman, 1996). Esta idea de progreso emergía de las concepciones imperan- tes del positivismo europeo: en el siglo XVIII con Saint Simon, con Augusto Comte y ya en su fase científica con Herbert Spencer. Muchas de las ideas evo- lucionistas sustentadas por los intelectuales argentinos en aquella época, mostra- ban el pensamiento spenceriano1 más que darwiniano. Si se realiza una mirada histórica, la impronta del desarrollo rural ha segui- do las pautas de los modelos económicos aplicados en los sucesivos períodos políticos desde la organización nacional del estado argentino en 1880 hasta la actualidad. Si se analizan estos períodos, a modo de breve repaso, se pone en evi- dencia la alternancia de ciclos de crecimiento y expansión económica y ciclos de recesión e inflación -influenciados por la política y por la ideología dominante- que caracterizan la evolución económica de la Argentina, adoptando diferentes macropolíticas, desde enfoques netamente clásicos, neoclásicos, monetaristas o liberales, hasta los de tipo más estructuralista, nacional distribucionista y desa- rrollista, dependiendo también de la influencia del contexto internacional (para un análisis más profundo ver Di Pietro, 2004; Gerchunoff y Llach, 2007). Como se mencionó en párrafos anteriores, la Argentina no fue ajena a los modelos de desarrollo rural seguidos en América Latina. Concentrándonos en las últimas décadas del siglo pasado, a partir de la recuperación de la democracia a comienzos de los años 80, se vuelve a poner énfasis en las formas participativas de la ciudadanía en los distintos ámbitos públicos y privados. Retoman el camino de promoción del desarrollo varias ONG e instituciones del Estado con progra- mas específicos dirigidos al sector rural, que respondieron con fuerza a la crisis de finales de los 90. En materia institucional de gestión global del desarrollo rural en la Argentina, los principales cambios se produjeron en la década del 90 y estuvieron dados por la generación de los denominados “Programas de Intervención Focalizados” en determinadas poblaciones objetivo (pequeños y medianos productores; Pymes; población NBI, etc.). Si bien estos programas no apuntaron a la transformación social, sí se destaca el cambio en la percepción del tipo de demandas del medio y comienza a asumirse en los hechos la articulación entre el sector público y el 1 Spencer (1820-1903) formuló su teoría de la evolución para el desarrollo de lo orgánico y la extrapoló a lo inorgánico y lo social (lo humano).24
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralprivado, aunque más que complementariedad, hubo superposición de accionesentre diferentes programas, incluso nacionales (Manzanal, 2001 b, 2000) Un enfoque que se impone, aplicable al desarrollo rural, es el “DesarrolloLocal” (Alburquerque, 1996; Arocena, 1995; Boissier, 1999), como nuevo para-digma para interpretar las dinámicas microsociales (el ámbito de lo local). Surgen varias definiciones, que no son excluyentes sino más bien comple-mentarias. Algunas definiciones enfatizan los aspectos económicos y otras, ladimensión política. Pero, en definitiva el desarrollo local implica que a partir deformas participativas de acción social puedan lograrse cambios en las relacio-nes económicas (redistribución de recursos) y sociales (redistribución del poder)dentro de la comunidad. Lo local, es el ámbito ideal para la “resignificación de la política” explicaManzanal (2001): la promoción de los espacios locales exige “acentuar el con-tenido político –más que el económico– de las acciones e instrumentos de desa-rrollo”. Esto conlleva al fortalecimiento del accionar de los protagonistas de losámbitos locales y por lo tanto de las relaciones sociales, políticas e instituciona-les que se establecen. El ámbito local es entendido como espacio o territorio que comprende las re-laciones cotidianas de tipo productivo, económico, social y político, entre todoslos actores locales y regionales, a través de las cuales circulan recursos: bienesde capital; conocimiento e innovación. Esto está en relación con la Perspectivade Redes (ibídem, 2001), trama o tejido de interacción frecuente con relación a laactividad productiva, la circulación de conocimiento y las innovaciones. 1.1.4. Hacia las perspectivas actuales sobre el desarrollo rural A partir de la crisis económica, social e institucional de fines de la década del90 y principios de 2000, emerge una nueva perspectiva que podemos denominarde transformación institucional, proclamada por un conjunto de académicos.La política de privatización de los años 90 se tradujo en continuos procesos dereestructuración y desestructuración de las instituciones del sector público y pri-vado. Por lo tanto, afirma Manzanal (2003, 2001 b) “hay que repensar el fun-cionamiento de la democracia, de las instituciones, entrando en una nueva erade lo social, lo político y hasta lo ético, a través de la participación y gestión delos beneficiarios, la recuperación de la solidaridad social mediante las formasasociativas y redes”. 25
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales A comienzos del siglo XXI emerge el enfoque territorial del desarrollo: el territorio importa en tanto trama de relaciones entre la dimensión económica y la dimensión institucional. Implica indagar sobre la atmósfera local que poten- cialmente puede generarse en determinados lugares según los modelos de apren- dizaje y de producción de conocimiento que generen sus actores e instituciones (ibídem, 2003 y 2001 b). Ahora bien, enfocando la dinámica institucional local/regional como mo- tor del desarrollo económico más global, es que se piensa en el ámbito local como campo de relaciones de fuerzas (económicas, sociales, de poder) en el que se mueven los actores. Esta visión del desarrollo regional se sustenta en los enfoques constructivistas que sostienen la coexistencia de diferentes tipos de capitales (económico, cultural en tanto conocimiento local, social a partir de las relaciones que implican poder y capital simbólico como la identidad local), en complementariedad con el que el presente autor denomina enfoque institu- cional-subjetivista2 el cual se centra en el agente que despliega estrategias de acción institucional en una localidad/región, delimitando un campo institucional específico y un territorio y en el que el principal capital en juego es el político. Siempre considerando la dinámica local en relación con el contexto macroeco- nómico argentino, lo cual implica profundizar históricamente en las particula- ridades del desarrollo económico-social e institucional de las localidades y sus estrategias o mecanismos de adaptación/rechazo (Milo Vaccaro, 2009). También, en la primera década del siglo XXI se impone la visión sustentable del desarrollo, perspectiva que se difunde en distintos planos discursivos de la comunidad académica argentina y en el nivel de diferentes grupos locales en relación con la preservación del medio ambiente o sistemas productivos en el marco de la agricultura urbana, en donde toma más fuerza. Sin embargo, la visión pura de la sustentabilidad revierte el paradigma del capitalismo como una nueva utopía o “filosofía de vida” (Toledo, 2003). La matriz disciplinar de este nuevo paradigma engloba los conocimientos de la ecología, la sociología del medio- ambiente, la economía ecológica, la antropología, la historia, la ecología política y la agroecología, con énfasis en la diversidad cultural y especialmente en la conservación de los conocimientos locales en la agricultura (Leff, 2000, 1998, 1994). Implica una nueva forma de pensar la economía, la cultura y hasta la ciencia misma. Si bien este enfoque, tiene su origen en corrientes europeas y ha 2 Significado elaborado por el autor de este artículo.26
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralsido trasladado a la visión latinoamericana, en estos países es revisado y reorien-tado a las características locales. Entre el enfoque sustentable del desarrollo y lacorriente institucional, hay una estrecha relación a través de la Ecología Políticaque es donde se puede visualizar la puerta de entrada de un camino alternativohacia el desarrollo sustentable en las localidades y las regiones de nuestro país. En relación estrecha al enfoque sustentable, está el de la economía social ysolidaria que se contrapone a las pautas del mercado liberal y del consumo capi-talista, sosteniendo los principios de la equidad social y de un mercado solidarioy distributivo, con énfasis en la movilidad social desde el punto de vista de laformación de organizaciones locales y el asociativismo. Dentro de las perspectivas actuales, es importante mencionar el enfoque cen-trado en el actor y las acciones que éste ejerce en su mundo cotidiano. En esteenfoque, toma vital interés el concepto de interfaz (Long N., 2010). Explica esteautor que la primera tarea consiste en identificar los diferentes actores socia-les (individuos, grupos sociales, organizaciones, redes), luego la interfaz comoorganización emergente de vínculos e interrelaciones entre grupos sociales. Enlas interfaces locales se produce la interacción de valores, ideologías e interesesdiferentes y juego de poder para la captación de recursos. Es el ámbito de la ne-gociación entre lo público y lo privado. Los enfoques actuales implican herramientas metodológicas acordes para en-tender y comprender la realidad social (el mundo de la vida de los pobladores, lagente) que también permitan aprehender esta realidad, en definitiva ir hacia lagente. Así, son fructíferas las investigaciones empíricas basadas en los estudiosde casos, a través de sus versiones de caso único y casos múltiples –dependiendode problemática y las características del objeto de estudio; los estudios compara-tivos entre diferentes localidades de un mismo país o de diferentes países de unamisma región; los estudios etnográficos que centran su atención en las formas devida y las culturas locales; la investigación-acción en la que los sujetos son par-tícipes del propio proceso de investigación y la sistematización de experienciasa partir de la reflexión de la propia práctica de intervención en el medio rural.Desde la perspectiva metodológica para el abordaje de situaciones de desarrollo,la cuestión central reside en la compresión e interpretación de los procesos dedesarrollo al interior de las localidades y en relación con el contexto regional/nacional, lo cual implica la correcta delimitación y diferenciación de dichos pro-cesos, el establecimiento de mapas de actores y las interacciones predominantesque se establecen entre ellos. Por esta razón son propicios los métodos y técnicas 27
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales cualitativos, sin prescindir de las técnicas cuantitativas como complementarie- dad metodológica. 1.1.5. A modo de reflexión final Con todo el conjunto de programas y experiencias llevadas a cabo tanto por instituciones públicas como privadas en el medio rural y los aportes conceptuales emergidos desde el mundo académico cabe preguntarse ¿existe una real aproxi- mación al mundo de la vida de la población rural, en relación con su contexto económico y político? El compromiso y los desafíos que hay que afrontar son cada vez mayores en materia de los senderos de desarrollo que permitan lograr una mejor calidad de vida en la población, asegurando la equidad social y la distribución del ingreso. Los problemas del desarrollo que se deben superar en la actualidad implican una deconstrucción y una reconstrucción del pensamiento académico dominante y un mayor acercamiento al mundo de la vida de la gente para poder comprender los patrones de comportamiento de los procesos locales a la vez de ser inclusivos de las perspectivas de los propios actores. 1.1.6. Referencias bibliográficas ALBURQUERQUE, F. 1996. “Dos facetas del desarrollo económico y local: fomento pro- ductivo y políticas frente a la pobreza”, Cuadernos ILPES, Santiago de Chile. AROCENA, J.: 1995. “El desarrollo local, un desafío contemporáneo”, Nueva Sociedad/ CLAEH, Caracas, Venezuela. ASTORI D.: 1984. “Controversias sobre el agro latinoamericano”. Consejo latinoamericano de Ciencias sociales (C.LA.C.SO.); Buenos Aires, Argentina. 199 p. BARBOSA CAVALCANTI J. S. y NEIMAN G. (Compiladores): 2005. “Acerca de la Glo- balización en la Agricultura. Territorios, Empresas y Desarrollo Local en América Latina”. CIC- CUS, Buenos Aires, República Argentina. 282 p. BENENCIA, R.: 2001. “De pastores y diáconos... Una reflexión sobre las debilidades del de- sarrollo rural dirigido a pequeños productores en la Argentina”. Segundas Jornadas Interdiscipli- narias de Estudios Agrarios y Agroindustriales; 7, 8 y 9 de noviembre. Programa Interdisciplinario de Estudios Agrarios (PIEA) del Instituto de Investigaciones de Historia Económica y Social de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.28
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural BOIDO, G. et. al.: 1990. “Pensamiento Científico II”. Módulo 2: “La teoría de la evolución”,pp. 43-116. PROCIENCIA, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONI-CET). Buenos Aires, Rep. Argentina. 221p. BOISSIER, S. (1999) “Desarrollo local: ¿de qué estamos hablando?”, Revista Paraguaya deSociología Nº 104, Asunción, Paraguay. BOSCHERINI, F. Y POMA, L. (comp.) “Territorio, conocimiento y competitividad de lasempresas”. Miño y Dávila, Buenos Aires, Rep. Argentina. BOURDIEU, P.: 1993. “Cosas Dichas”. Gedisa, 1º reed., Barcelona, España. 199 p. BOURDIEU, P.: (1993). “Espacio social y poder simbólico”. En: BOURDIEU, P., “CosasDichas”, Gedisa, Barcelona, España. BOURDIEU, Pierre: 1988 b. “Comprender”. En: La misère du monde. Paris: Seuil, pp. 903 -925. Versión castellana de Denis Baranger. BURIN, D. Y HERAS, A.I. (2001) “Enfoque de sistemas y análisis comunicacional aplicadosa procesos de desarrollo local”, En Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globali-zación, D. Burin y A. Heras comp., Edic. CICCUS/La Crujía, Bs. As. BURUCÚA, J. E. y GLATSMAN G.M.: 1996. “Pensamiento Científico. Historia de la ideade progreso”. PROCIENCIA, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CO-NICET); Buenos Aires, Rep. Argentina, 80 p. CASTORIADIS, C.: 2007. “La institución imaginaria de la sociedad”. Tusquets, Buenos Ai-res, República Argentina. 576 p. CORAGGIO, JOSÉ L.: 1997. “Descentralización, el día después”. Cuadernos de Postgrado,CBC-UBA, Buenos Aires. DIAZ BORDENAVE, J. E.: 1985 a. “Participación y Sociedad”. Búsqueda, Buenos Aires. DIAZ BORDENAVE, J. E.: 1985 b. “Comunicación y Sociedad. Búsqueda, Buenos Aires. DI PIETRO, Sergio R.: 2004. “Seis Décadas de Políticas Económicas en la República Argen-tina 1943/2003. Señales: logros, dudas y peligros de cada período”. Pueblos del Sur; BelgranoComplejo Educativo. Rosario, Rep. Argentina. p.854. DI PIETRO P. (2001) “Hacia un desarrollo integrador y equitativo: una introducción al desa-rrollo local” En Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globalización, D. Burin yA. Heras comp., Edic. CICCUS/La Crujía, Buenos Aires. FORNI, F.; GALLART, M.; VASILACHIS de GILADINO, I.: 1993. “Métodos CualitativosII. La práctica de la investigación”. Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, Rep. Argen-tina. 212p. GERCHUNOFF, P. y LLACH, L.: 2007. “El ciclo de la ilusión y el desencanto. Un siglo depolíticas económicas argentinas”. Emecé, 1º ed., Buenos Aires, Rep. Argentina, 527 p. GIDDENS, A.: 2003 “La constitución de la sociedad. Bases para la teoría de la estructura-ción”. Amorrortu, 2º reimpresión en castellano, Buenos Aires. 412 p. 29
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales GILLY J. P. Y TORRE, A.: 2000. “Proximidad y dinámicas territoriales” en Boscherini, F. y Poma, L. (comp.) Territorio, conocimiento y competitividad de las empresas, Miño y Dávila Edit., Buenos Aires, p. 259-294. KAPLUN, M.: 1987. “El comunicador popular”. Humanitas, Buenos Aires, Argentina, 263 p. LATTUADA, M. J.: 2000. “El crecimiento económico y el desarrollo sustentable en los pe- queños y medianos productores agropecuarios argentinos de fines del siglo XX”. X Jornadas Na- cionales de Extensión Rural, II Jornadas del Mercosur. La Extensión Rural en el nuevo Milenio. Facultad de Ciencias Agrarias Luján de Cuyo, 18 al 20 de Mayo, Mendoza, Rep. Argentina. LATTUADA, M. J.: 1988. “Política agraria y partidos políticos (1946-1983)”. Centro Editor de América Latina Nº233, Buenos Aires, República Argentina. 136p. LEFF, E.: 1998. “Saber ambiental: Sustentabilidad, racionalidad, complejidad, poder”. Prime- ra edición, Siglo XXI, UNAM, PNUMA, México. 285p. MANZANAL, M.; ARZENO, M. y NUSSBAUMER, B. (Compiladores): 2007. “Territorios en construcción. Actores, tramas y gobiernos: entre la cooperación y el conflicto”. CICCUS, Bue- nos Aires, Argentina. Primera Edición. Colección “Trabajo, integración y sociedad”, dirigida por Guillermo Neiman. 284 p. MANZANAL, M.; NEIMAN, G. y LATTUADA, M. (Compiladores): 2006. “Desarrollo rural. Organizaciones, instituciones y territorios”. CICCUS, Buenos Aires, República Argentina. 363 p. MANZANAL, M.: 2003 “Instituciones y gestión del desarrollo rural en la Argentina”. Rev. Realidad Económica Nº197, Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE), Buenos Aires, Rep. Argentina. MANZANAL, M.: 2001(a). “Política de desarrollo regional para la Argentina. Posibilidades en el contexto de las restricciones económicas”. Rev. Realidad Económica Nº179, IADE, Buenos Aires, Rep. Argentina. MANZANAL, M.: 2001(b). “Políticas, instituciones y gestión el desarrollo rural en Argentina de fin de siglo”. Ponencia presentada en las “II Jornadas Interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales”. Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Buenos Aires, Rep. Argentina. MANZANAL, M.: 2000. “Los programas de desarrollo rural en la Argentina en el contexto del ajuste macroeconómico neoliberal”, Eure, Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Re- gionales, Vol. XXVI, N° 78, septiembre, Instituto de Estudios Urbanos, Santiago de Chile, p. 77-103. MARTÍNEZ ALIER, J.: 2004. “El ecologismo de los pobres. Conflictos ambientales y len- guajes de valoración”. Icaria; Antrazyt; FLACSO. 363 p. MAX-NEEF, A.; ELIZALDE A.; HOPENHAYN, M.: 1986 “Desarrollo a Escala Humana, una opción para el futuro”. Cepaur, Development dialogue. Número especial. Chile. MILO VACCARO, M.: 2002b. “Capacitación para el Desarrollo Local en la comunidad de Las Parejas, Provincia de Santa Fe. Convenio: INTA E.E.A Oliveros - Municipalidad de Las Pa- rejas”. “XI Jornadas Nacionales de Extensión Rural III Jornadas de Extensión del MERCOSUR”.30
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralAsociación Argentina de Extensión Rural (A.A.D.E.R.), Facultad de Ciencias Agrarias y Fores-tales, Universidad Nacional de La Plata, 18 al 20 de septiembre, Buenos Aires, Rep. Argentina. MILO VACCARO, M.: 2009. “Articulaciones y estrategias institucionales en relación conel desarrollo local. El caso de una comunidad agroindustrial de la región pampeana argentina”.“Programa de Doctorado: “Agroecología, Sociología Y Desarrollo Rural Sostenible”. Instituto deSociología y Estudios Campesinos (ISEC), Universidad de Córdoba, España. NEIMAN, G. y QUARANTA, G.: 2006. “Los estudios de caso en la investigación socioló-gica”; pp 213-237. En Vasilachis de Gialdino (coord.) “Estrategias de investigación cualitativa”;primera edición, Gedisa, Barcelona, España; 277 p. NORTH, D.: 1995a. “Instituciones, cambio institucional y desempeño económico”. Fondo deCultura Económica, México. 187 p. OSZLAK, O.: 2001. “El estado transversal”, en Encrucijada UBA 6, Revista de la Universi-dad de Buenos Aires, Buenos Aires, abril 2001, p. 30-41. RIST, S.: 2002. “Si estamos de buen corazón, siempre hay producción. Caminos en la reno-vación de formas de producción y vida tradicional y su importancia para el desarrollo sostenible”.AGRUCO/Plural, 1º ed.; La Paz, Bolivia. 505p. RÖLING, N.R.: 1992. The emergence of knowledge process and configuration. Knowledgeand Policy: the International Journal of knowledge Transfer and Utilization., Spring, vol. 5, nº.1:42-64. RUIZ OLABUÉNAGA: 2003. “Metodología de la Investigación Cualitativa”. 3º edición.Universidad de Deusto, Bilbao. 341 p. SÁNCHEZ DE PUERTA TRUJILLO, F.: 1996. “Extensión agraria y desarrollo rural. Sobre laevolución de las teorías y praxis extensionistas”. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación,Secretaría General Técnica. Serie de Estudios nº 123. Madrid, España. 551 p. SEVILLA GUZMÁN, E.: 2006a. “Desde el pensamiento social agrario”. Universidad de Cór-doba, Instituto de Sociología y Estudios Campesinos (I.S.E.C.). 285 p. _____________________: 2006b. “De la Sociología Rural a la Agroecología”. Icaria, Bar-celona, España. 255p. GUZMÁN C.; GONZÁLEZ DE MOLINA; SEVILLA GUZMÁN, E. (Coordinadores):(2000). “Introducción a la Agroecología como Desarrollo Rural Sostenible. Mundi Prensa, Ma-drid, España. 535p. TOLEDO, V.: 2003. “Ecología, Espiritualidad y Conocimiento, de la sociedad del riesgo a lasociedad sustentable”. PNUMA; Universidad Iberoamericana, 1º edición, México. 146p. VASILACHIS DE GIALDINO (coord.): 2006. “Estrategias de investigación cualitativa”. Pri-mera edición, Gedisa, Barcelona, España. 277 p. YIN, R.: 1994. “Case Study Research. Design and Methods (2º ed.). Sage Publications; Cali-fornia, USA. Traducción C.E.I.L., Buenos Aires, República Argentina. 35 p. 31
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales32
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 1.2 El enfoque para el desarrollo local y territorial en el INTA Gargicevich, Adrián Ing. Agr. M Sc. Gerente de Gestión de Programas de Desarrollo Rural (Int.) INTA Coordinación Nacional de Transferencia y Extensión Para compartir la visión que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecua-ria (INTA) tiene sobre el desarrollo rural y el rol de la extensión, se proponerealizar un recorrido que nos permita entender algunos movimientos que se handado en los últimos tiempos en los paradigmas que orientan nuestras accionesinstitucionales. En este sentido, se abordan dos ejes: a) Revisar conceptos e ideas- fuerza sobre desarrollo local y territorial. b) Resumir la propuesta estratégica y organizativa del INTA para abordareste enfoque. 1.2.1. Revisar conceptos e ideas-fuerza sobre desarrollo localy territorial Las políticas de desarrollo territorial surgieron, primero en Europa y luego enAmérica Latina, en respuesta a la crisis de los sistemas productivos, provocadapor el proceso de globalización y el cambio del modelo tecno-productivo ocurri-do en las últimas décadas del siglo XX . Este proceso trajo un declive de sectoresmaduros -con cierre de empresas, desindustrialización y aumento del desempleo-y el surgimiento de nuevos sectores y actividades económicas, que en muchoscasos no lograron incorporar los recursos ociosos (Alburquerque, 1997; VázquezBarquero, 2001). Ambos procesos originaron que los gobiernos locales y regionales decidieranimplementar políticas desde el territorio, sustentadas en los recursos endógenos,con la finalidad de crear entornos institucionales, políticos y culturales que fo-menten las actividades productivas y la generación de empleo (Alburquerque,1997; Vázquez Barquero, 2001). 33
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Este cambio de escenario para la actuación de los gobiernos locales y re- gionales, se da en un ámbito de democratización, descentralización del Esta- do, formación de bloques supranacionales y políticas de ajuste estructural, entre otros aspectos, sumado a un aumento de las demandas sociales hacia los niveles gubernamentales subnacionales. Atendiendo a esta situación, a principios de este siglo el INTA decidió incorporar el enfoque de desarrollo territorial a su trabajo, dinamizando un mo- vimiento institucional en cuanto a la forma de concebir el desarrollo. En este sentido, planteamos entender al desarrollo como proceso endógeno. No hay estadios por los que los países o comunidades deban transitar, ni hay determina- das recetas que deban cumplir, menos aún cierto estado o equilibrio al que deban llegar. Cada comunidad puede emprender el proceso de desarrollo de su territorio en función de sus propias características y oportunidades. Desde la perspectiva del enfoque del desarrollo territorial, un territorio es un espacio geográfico caracterizado por: - la existencia de una base de recursos naturales específica; - una identidad (entendida como historia y cultura locales) particular; - relaciones sociales, instituciones y formas de organización propias, que con- forman un tejido o entramado socio institucional (resultado de las diversas inte- racciones entre los actores e instituciones) característico de ese lugar; y - determinadas formas de producción, intercambio y distribución del ingreso. Todas estas características imprimen al territorio una identidad, lo hacen úni- co, y ponen de relieve que el territorio no es un mero soporte geográfico de recursos y actividades económicas sino una construcción social producto de las interrelaciones y decisiones de los actores locales en torno a un proyecto de de- sarrollo concertado entre todos ellos. En este marco, el desarrollo territorial es un proceso implementado por los actores del territorio, que procura fortalecer las capacidades locales y aprovechar los recursos propios y externos para consolidar el entramado socioinstitucional y el sistema económico-productivo local, con el propósito de mejorar la calidad de vida de esa comunidad. Para que este enfoque se transforme en acción es necesario tener en cuenta y activar algunos elementos fundamentales: una amplia y genuina participación social; la consideración de la multidimensionalidad de miradas e intereses pues- tos en juego; la existencia de los múltiples sectores participantes en un territorio;34
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralun enfoque y visión económica territorial antes que uno sectorial; y por sobretodo la búsqueda permanente de las coincidencias de las diferentes institucionesexistentes en el mismo. 1.2.2. Resumir la propuesta estratégica y organizativa delINTA para abordar este enfoque La incorporación del enfoque de desarrollo territorial en el INTA hizo necesa-ria la adecuación de su misión. En este sentido, el Plan Estratégico Institucional2005-2015 amplió el sujeto de la acción al conjunto del sector agroalimentarioy agroindustrial, y estableció como ámbito de intervención las cadenas de valor,los sistemas productivos/agroecosistemas y los territorios, fijando como objeti-vos generales la competitividad, la salud ambiental y la equidad social. Para quienes formamos parte del INTA, el desarrollo territorial es un procesoimplementado por los actores del territorio, que procura fortalecer las capaci-dades locales y aprovechar los recursos propios y externos para consolidar elentramado socioinstitucional y el sistema económico-productivo local, con elpropósito de mejorar la calidad de vida de esa comunidad. Esto implica analizary propiciar cambios organizacionales en las capacidades de los equipos de traba-jo, en los sistemas de programación y organización de la tarea, en los estilos dedesempeño profesional, entre otros. Implica ampliar nuestra mirada y desempe-ño desde los aspectos exclusivamente técnicos de la producción primaria hacialos del desarrollo integral del territorio. Implica complementar el enfoque pre-dominantemente productivo con el de la dinamización de redes interinstitucio-nales. Implica aceptar que no hay recetas que las comunidades deban transcurriro cumplir, que no hay un estado de equilibrio al que se deba llegar y que cadacomunidad puede emprender el proceso de desarrollo de su territorio en funciónde sus características y oportunidades. Implica entender que el centro de atencióndebe estar puesto en los sujetos y en el proceso más que en los objetos y en losproductos; la coalición de intereses, la participación, la negociación, el capitalsocial generado y el acuerdo serán los indicadores del proceso de desarrollo delos territorios. Pero por sobre todas las cosas, para los profesionales, implicaestar dispuestos a complementar el enfoque de análisis predominantemente car-tesiano y reduccionista, que nos inculcaron en nuestra formación de base, por unenfoque sistémico y holístico para que nuestros diagnósticos sean compatiblescon la definición y concepción de territorio antes descripta. 35
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales ¿Qué estamos haciendo para dinamizar el movimiento institucional que pro- ponemos en cuanto a la forma de concebir el desarrollo e implementar estrategias de acción acordes? En los territorios, el Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sus- tentable (PROFEDER) –que incluye las siguientes estrategias de intervención: Cambio Rural, Pro-Huerta, Minifundio, Profam, Proyectos de Apoyo al Desa- rrollo Local, y Proyectos integrados– desarrolla acciones concretas de apoyo. Distribuidos en los 15 centros regionales del INTA, están en marcha más de 430 proyectos de los cuales más de 100 son específicos de apoyo al desarrollo local. Todos estos proyectos fueron activados a demanda y por pedido de los territorios, y no como una línea de intervención impuesta. Si existe la decisión local o terri- torial de activar un proceso de apoyo es posible proyectarlo y apoyarlos desde el PROFEDER. En el marco de un retorno a nivel global de los Sistemas de Extensión Rural como parte de las políticas públicas, estamos fortaleciendo las capacidades de nuestros equipos de extensión de todo el país, que se constituyen en articuladores de los distintos actores y demandantes de las cadenas de valor del territorio. En apoyo al PROFEDER y a los Proyectos Regionales del INTA, desde 2006 se están implementando espacios de intercambio y formación en temas como desarrollo territorial, organización, comunicación y finanzas y mercadeo, entre otros. También se realizan actividades de capacitación para los jóvenes becarios que han ingresado al INTA pensando en la mejora permanentemente de la calidad de la gestión de la extensión. En cuanto al seguimiento y evaluación de nuestras actividades, estamos planteando el monitoreo de los efectos, que hace eje en las transformaciones y no sólo en los productos. Todos estos cambios y el diseño de la extensión a “la medida” de cada terri- torio implicará también revisar y adaptar el rol tradicional del extensionista, de manera que su perfil pueda tener en cuenta los nuevos paradigmas que orientan nuestras acciones.36
    • Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 1.2.3. Bibliografía citada ALBURQUERQUE, F. (1997). Desarrollo económico local y distribución del progreso téc-nico (Una respuesta a las exigencias del ajuste estructural), Cuadernos del ILPES nº 43, ILPES,Santiago de Chile, 1997. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (2001). “Desarrollo endógeno y globalización”, en VázquezBARQUERO, A. y MADOERY, O. (comp.) Transformaciones globales, instituciones y políticasde desarrollo local, Homo Sapiens Ed., Rosario. 37
    • Capítulo 2.Experiencias de extensióny desarrollo rural
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesTinogasta40
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.1 Experiencias de desarrollo local en Tinogasta (Catamarca) Balbi, Fernando D.1; Casas, Jorge2; Cassin, Walter3 1 MSc. Ing. Agr. INTA EEA Catamarca. Ruta Provincial Nº 33 km 4, Su- malao, Dpto. Valle Viejo. 4705 Catamarca, Argentina. fdbalbi@correo. inta.gov.ar 2 MSc. Ing. Agr. INTA AER Tinogasta. 5340 Tinogasta, Catamarca, Argentina. jcasas@correo.inta.gov.ar 3 Ing. Agr. INTA EEA Catamarca. Ruta Provincial Nº 33 km 4, Sumalao, Dpto. Valle Viejo. 4705 Catamarca, Argentina. wcassin@correo.inta. gov.ar Resumen En marzo del 2006, la Agencia de Extensión Rural del INTA Tinogasta juntoa veinte organizaciones e instituciones locales promueven un proyecto de de-sarrollo local en Tinogasta, provincia de Catamarca. Este trabajo analiza la ex-periencia desde una perspectiva que cuestiona la producción de conocimientos,los efectos en el uso de metodologías y el rol de los impulsores en el proceso.El estudio avanza rescatando los cambios logrados en la constitución del GrupoGestor para el desarrollo de Tinogasta (GGDT) y sus aprendizajes. Palabras claves: organización local - conocimiento - aprendizaje - rol pro-motores Summary In March 2006, the Rural Extension Agency at INTA Tinogasta together withtwenty local organizations and institutions promote a project of local develop-ment in Tinogasta, located in Catamarca province. This work analyzes the expe-rience from a perspective that questions the production of knowledge, the effectsin the use of methodologies and the list of the instigators in the process. Thepresent study advances in rescuing the changes and learnings achieved in theconstitution of the Tinogasta development Agent Group (GGDT). Key words: local organization. knowledge. learning. list promoters 41
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2.1.1. Introducción Esta experiencia tuvo lugar al noroeste de la provincia de Catamarca, en los pagos de Tinogasta, tierra de los vinos fragantes y cuna del “Gigante” dormido. Con una mirada parcializada y no acabada de la realidad, se intenta compartir aprendizajes y reflexiones del proceso de desarrollo local, rescatando las opinio- nes de los integrantes del GGDT. ¿Cómo surge la experiencia? ¿Qué disparó el surgimiento? En diciembre de 2005, integrantes de la Agencia de Extensión Rural del INTA Tinogasta (AER) organizan una reunión convocando a instituciones y organiza- ciones locales y presentan la IDEA sobre la Gestión Estratégica del Desarrollo Local y Regional. La convocatoria fue impulsada por un integrante de la mencio- nada Agencia, motivado por su participación en un curso realizado en la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), en Santiago de Chile. Esto generó gran diversidad de información local. 2.1.2. Metodología ¿Cuál fue la forma de trabajo? Durante los meses de abril, mayo y junio de 2006 se realizaron talleres de diagnóstico, en los que participaron alrededor de cuatrocientas personas perte- necientes a diferentes instituciones y organizaciones y público general. En re- uniones mensuales se trataron distintas temáticas propuestas por los integrantes del grupo y en asambleas trimestrales se difundieron las actividades realizadas. Luego de varios encuentros (taller de planificación estratégica), alrededor de veinte instituciones y organizaciones de sectores de la comunidad, decidie- ron constituir el GGDT. En esos talleres se identificaron cinco sectores: Educa- ción; Salud y Acción Social; Económico-Productivo y Ambiental; Sociocultural y Recreación; Comercio y Servicios a la comunidad. La metodología sugerida por INTA y consensuada en los talleres comprendió cuatro pasos: 1) Señalar un futuro deseable, listando cuatro objetivos posibles de alcanzar a cuatro años (Bicentenario de la Revolución de Mayo 2010). 2) Identificar en el HOY (la realidad) ¿Cuáles son los principales problemas del HOY que más preocupan? Señalar cuatro y priorizarlos. 3) Analizar las causas del problema principal. 4) Generar alternativas de solución para atacar las causas, elaborando un calendario de acciones con roles y compromisos a tres meses y evaluar la disposición en miembros del grupo a trabajar juntos.42
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural La metodología se caracteriza por tres aspectos: a) la prospectiva, referidaa imaginar un futuro con diferentes escenarios en el territorio; b) diagnosticarproblemas-causas y c) proponer alternativas de solución de manera colectiva. Posteriormente a los talleres, la información generada fue difundida en asam-bleas trimestrales que convocaron la participación de la comunidad. Así tambiénse elaboraron cartillas y se realizaron entrevistas en medios radiales y el cablelocal. Uno de los principales logros del proyecto fue el uso de metodologías partici-pativas que abordaban las realidades particulares que preocupa a cada organiza-ción, además de facilitar el intercambio de información con otras organizaciones.Así lo sostienen integrantes del GGDT cuando comentan que: “En las reuniones se aplicaron técnicas que fueron positivas y no perdimos eltiempo...tiene que haber cierta técnica de llevar una reunión adelante, y no quenos pasemos muchas horas hablando y no concluimos nada”. “Por iniciativa y por responsabilidad de haber sido el INTA, el ente convo-cante, moderador, el que ofrecía las metodologías y estaba permanentemente enel estímulo de esas actividades” (Balbi, 2010) En este sentido, se pone énfasis en la metodología de trabajo propuesta porel INTA y utilizada en los talleres. Al respecto, Samaja (2005) comenta que loshombres usamos diferentes formas para producir conocimiento , una de ellas esel método de la autoridad, que consiste en resolver una cierta duda a partir de unacreencia que nos es trasmitida por otros sujetos que están investidos de autoridad. Autoridad entendida no como una investidura formal sino como la habilidaddel actor para satisfacer expectativas y necesidades de la gente; ofrecer solucio-nes a sus problemas y cumplir con los objetivos planeados. En este sentido, los integrantes del GGDT otorgan al INTA el rol para convo-car, acercar metodologías o técnicas de trabajo que permiten satisfacer expecta-tivas y necesidades de las organizaciones e instituciones. Sin embargo, (Huberman, 2005) advierte revisar los efectos en el uso de me-todologías, confrontando procedimientos con resultados obtenidos, dado que suaplicación puede generar rechazo por parte de sus destinatarios. En palabras de un entrevistado: “El diagnóstico en los talleres se lo hizo,estuvo bien y las organizaciones se pudieron juntar y ver los programas comu- 43
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales nes, pero no vi la evolución en cuanto a decisiones que terminen en una acción conjunta” (Balbi, 2010). Por lo tanto, la aplicación de una metodología de trabajo tiene implícita una forma de “conocer” la realidad y cuyos efectos deberán estar en continua revi- sión, acorde a las expectativas de sus destinatarios. ¿Cuál fue el marco teórico que sustentó esta experiencia? A continuación comentamos parte del marco conceptual utilizado en reunio- nes y talleres iniciales con la intención de generar la movilización y conceptuali- zación de los actores en el proceso de desarrollo local. Figura 1. Marco conceptual utilizado en los talleres de promoción de la experiencia en desarrollo local. El mundo globalizado 2 Potenciar fuerzas Aprovechar economías de escala PROMOVER EL MUNICIPIO MUNICIPIO - REGIÓN Ecosistemas ambientales CONECTARLO CON MERCADOS ATRAER INVERSIÓN 1 4 C MUNICIPIO DE TINOGASTA T O E GRUPO DE Liderar R M GESTIÓN DEL procesos COMPETITIVIDAD R DESARROLLO DE U DESARROLLO y articular I TINOGASTA N LOCAL (GGDT) actores de T INTEGRAL. los sectores I BIENESTAR DE Articulación O D LA supramunicipal EQUIDAD SALUD R A SOCIAL AMBIENTAL COMUNIDAD I D O GESTIONAR APOYOS Y RECURSOS 3 POLÍTICO - INSTITUCIONAL AUMENTAR LA CARTA ORGÁNICA MUNICIPAL DE GOBERNABILIDAD TINOGASTA Misión: Liderar procesos y articular actores para el desarrollo local En la figura 1 se explica un marco conceptual que involucra diferentes as- pectos: - El enfoque sistémico y la idea de jerarquías: se analiza el territorio con- siderando 4 niveles de interacción entre: 1- Municipio, 2 – Región/Provincia, 3- Nación, 4- Contexto internacional. - Una política institucional del INTA, como impulsor del proceso. El PEI (Plan Estratégico Institucional 2005-015) del INTA considera 3 objetivos: com- petitividad, equidad social y la salud ambiental (PEI, 2005).44
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural - Una política institucional local establecida en la Carta Orgánica del Muni-cipio local: establece la constitución de un consejo económico social, integradopor diferentes sectores de la comunidad. - Una estrategia: integrar un grupo de representantes de instituciones y orga-nizaciones: GGDT (Grupo Gestor para el desarrollo de Tinogasta). Su misión esliderar los procesos y articular actores que contribuyan al bienestar de la comu-nidad. Este marco conceptual representa una forma de conocer o entender el desa-rrollo local por los técnicos del INTA. Entendemos que el conocimiento es resultado de un proceso de construccióncooperativa en la que sujetos esencialmente iguales realizan aportes diferentes(Gialdino, 2007); no es estático sino que se constituye por la manera en que losindividuos clasifican, procesan y otorgan significado a sus experiencias a partirde sus ideas y valores (Arce y Long 1987, en Engel 1997). El marco teórico explicitado y los conceptos vertidos acerca de la construc-ción del conocimiento nos induce a preguntamos: ¿cuál ha sido el marco con-ceptual “difundido” por los técnicos del INTA a los participantes de los talleres?,¿qué entendían los participantes por desarrollo local?, ¿en qué se diferenciaba suconcepto de desarrollo respecto a lo que planteaba el INTA?, ¿ha cambiado suconcepto para definir el desarrollo? La forma en la que el “poseedor de un tipo de conocimiento” define su po-sición en la sociedad se vincula, pues, con la actitud que asume en el procesode conocimiento (Vasilachis de Gialdino, 2007). En este sentido, dicha autoracomenta acerca de la construcción del conocimiento y sus efectos en la vida co-tidiana de las personas. A cinco años de iniciado este proceso nos preguntamos:¿El conocimiento acerca de desarrollo promovido desde el INTA ha sido útil alos integrantes del GGDT?, ¿qué agregó al que ya poseen?, ¿ayudó a las organi-zaciones e instituciones a obtener recursos, desear, trascender, elegir su destino? Comentario de entrevistas a integrantes del GGDT: “el proyecto de desarrollolocal nos permite tener una visión global de la realidad y necesidades de Tino-gasta; articular acciones, en forma integral, que cada sector conozca que hace elotro. No trabajar aislados”. Se observa al INTA como el actor impulsor de la experiencia. La propuesta dedesarrollo local fue impulsada y conducida por una institución con un alto gradode reconocimiento por los participantes en el proyecto. 45
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Compartimos con Truffer (2006), ¿el impulso generado por un actor responde a líneas políticas institucionales o son asumidas por su propia voluntad ante una situación de crisis?. En este sentido, (Long 1992, en Éngel 1997) define la construcción del cono- cimiento como un proceso social que involucra poder, autoridad, legitimación y refleja conflictos e intereses. El enfoque de desarrollo local ¿ayuda a repensar y modificar la jerarquiza- ción, intereses, relaciones, exclusiones que pueden tener lugar entre instituciones y/ organizaciones del GGDT o mantiene un modelo donde cada integrante con- serva su posición? 2.1.3. Cambios logrados y aprendizajes En el 2005 los sectores trabajaban en forma individual. Un proyecto de de- sarrollo local promovió la IDEA sobre el desarrollo integral de la comunidad. Veinte instituciones y organizaciones integran el GGDT, mantienen un diálogo respetuoso y diverso. - Creación del Centro de Desarrollo Vitícola que funciona en INTA Tino- gasta. Integración del INTA-COVIAR (Corporación Vitivinícola Argentina) y el Ministerio de Producción de Catamarca. Incorporación de tres técnicos en la Agencia Extensión Rural. Se utilizaron diferentes metodologías: iceberg organizacional y el puente (Gargicevich, 2009) La asamblea, como metodología usada para difundir la información generada en los talleres, mostró algunas limitaciones. En la misma, los representantes de instituciones informaban a los participantes sobre las acciones realizadas. Sin embargo, no existía un mecanismo-estrategia que permita captar opiniones-suge- rencias desde los participantes hacia los representantes de instituciones. En este sentido, (Sirvent, 2008) plantea que existe participación de tipo receptiva, cuan- do se trabaja en reuniones exhaustivas, se difunde información, pero el proceso de toma de decisiones se concentra en una minoría que selecciona la información y procesa las opiniones. Una de las estrategias planteadas en el proyecto fue promover la formación de Consejos desarrollo local (CDL), que trabajarían de manera coordinada en los nueve distritos con base en el municipio de Tinogasta. Al respecto, la aplica-46
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralción práctica de la estrategia se mostró diferente a lo esperado. Algunas posiblescausas fueron: diferencias en el grado de involucramiento de los integrantes delGGDT en las actividades, para apoyar y promover las relaciones entre los inte-grantes de los CDL en los distritos. Los integrantes del grupo portaban diferentesintereses. Como señala (Guber, 2008) en las organizaciones y/o comunidad exis-te una trama de relaciones entre los actores, dominación/subordinación ya tejiday que sustenta la interacción social. A veces una intervención externa, peca porno re-conocer los intereses que sostiene esa trama de relaciones locales. 2.1.4. Bibliografía BALBI, F. (2010) Tesis de maestría: Indagación acerca de los intereses y los niveles departicipación de los integrantes del Grupo Gestor del Desarrollo de Tinogasta en un proyecto dedesarrollo local. Caso Tinogasta, Catamarca. Universidad Nacional de San Martín. Maestría enDesarrollo local; Buenos Aires. BERNECHEA M. (1994) La sistematización como producción de conocimientos. Taller per-manente de sistematización. CEAAL, Lima, Perú. ENGEL P. (1997). The social Organization of innovatio: a focus on stakeholder interaction:La organización social de la innovación. Royal Tropical Institute, Amsterdam. Países Bajos. GARGICEVICH, A. (2009) Programa Nacional de apoyo al desarrollo de los territorios,proyecto específico 1311, innovación organizacional). http://www.inta.gov.ar/profeder/org/herra-mientas.htm GUBER, R. (2008) El salvaje metropolitano. Reconstrucción del conocimiento social en eltrabajo de campo. Bs. As. 2º reimpresión. Ed. Paidos. Argentina. HUBERMAN S. (2005) Cómo se forman los capacitadores. Ed. Paidos. Bs. As. Argentina. INTA (2005). PEI-Plan Estratégico Institucional. Documento interno del INTA. SAMAJA J. (2005) Los caminos del conocimiento. Cátedra Fevre. Universidad de BuenosAires. http://www.catedrafevre.com.ar/32rMl/Loscaminosdelconocimiento%20Samajared.pdf SIRVENT, M. T. (2008). Educación en adultos: investigación, participación, desafíos y con-tradicciones. 2 da Edición. Editorial Miño y Dávila. Argentina. TRUFFER I.; TORRADO PORTO R. y VALENTINUZ C. (2006). “Feliciano y Loventué:dos experiencias de desarrollo territorial”, disponible en: www.inta.gov.ar/parana/info/documen-tos/cecain/articulos/82807_061128_feli.htm, 2009. VASILACHIS DE GIALDINO I. (2007). El aporte de la epistemología del sujeto conocido alestudio cualitativo de las situaciones de pobreza, de la identidad y de las representaciones sociales.Forum Qualitative Social Research FQS. Volumen 8, Nº 3 Art. 6 http://www.cualitative-research.net/fqs/ 47
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesLa Hortensia Tacuarendí Tacuarendí48
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.2 Proyecto de apoyo al desarrollo local en la comunidad La Hortensia, Tacuarendí, provincia de Santa Fe Deambrosi, Ana AER INTA Las Toscas, EEA Reconquista. adeambrosi@correo.inta.gov.ar Colonia La Hortensia, Tacuarendí, Santa Fe Resumen A partir de relacionarnos con una institución educativa rural para adultos sur-gió la necesidad de generar un proyecto de apoyo al desarrollo en la ComunidadLa Hortensia, iniciado en el año 2007. Localidad situada en la cuenca cañerasantafesina, economía regional que fue afectada por políticas económicas libera-les y cambios estructurales productivos en la década del 90, encontrándose hoysu población en situación de riesgo social, pobreza estructural y marginalidad.La comunidad comprende alrededor de 40 familias, integradas por pequeñosproductores y obrero del surco. Se observó en el territorio características quedefinieron la viabilidad del proyecto. Se conformó un equipo técnico (seis ins-tituciones), que definen metodologías y acciones. Se prioriza la generación deorganización en la comunidad, mediante la promoción de un espacio de consensoy decisión, el Consejo Local. Palabras claves: desarrollo comunitario - organización - pobreza - pequeñosproductores Summary The necessity of generating a support project for the development of La Hor-tensia Community begun in 2007 after the relationship with a rural educationalinstitution for adults. The town is located in the cañera santafesina basin, an areawhose economy was affected by liberal economic policies and structural pro- 49
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales ductive changes in the decade of the 90. Its population is currently in social risk, structural poverty and marginality. The community is conformed by around 40 families, mainly integrated by small producers and “obrero del surco”. Charac- teristics that defined the viability of the project were observed at the territory. A technical team (six institutions) wa conformed and defined methodologies and actions. Organization is prioritized in the community, by means of the promotion of the Local Council, a space of consent and decision. Key words: develop community - organization - poverty - small producers 2.2.1. Introducción Origen del Proyecto Desde el equipo de la Agencia de Extensión Rural INTA de Las Toscas, a par- tir de acciones del programa Pro Huerta nos acercamos a un proceso en marcha en la escuela para jóvenes y adultos N°205 de la Hortensia, Tacuarendí, donde un grupo de alumnos de la misma, pequeños productores y obreros del surco en situación de riesgo social, con el acompañamiento de la institución educativa generaron un emprendimiento asociativo: producción de pollos parrilleros. Esto provocó en la comunidad y en instituciones de la región una mirada positiva, sobre una situación concreta que demostraba que algo se puede hacer para cambiar la realidad de este sector de la comunidad, muchas veces invisible a las políticas de desarrollo. Ya cercanos al proceso, participando de capacitaciones, pudimos observar que en la comunidad, había muchas instituciones: que super- ponían acciones y objetivos. Un territorio con características que vislumbraban la posibilidad de desarrollar un proceso de fortalecimiento de redes entre institu- ciones: con interés de la gente por participar, con procesos concretos que mostra- ba que sí era posible, y con actores con características de agentes de desarrollo, como el docente rural y otros integrantes de la comunidad. “La comunidad constituye el escenario natural y a la vez sociocultural más inmediato, donde trascurre la vida y se desarrolla el hombre. Todas sus caracte- rísticas, desde las materiales o externas hasta las espirituales o subjetivas, y espe- cialmente de los grupos o instituciones que lo integran (familia, escuela, grupos informales, etc.) matizarán la formación de las personas y en ella hábitos desde todos los puntos de vista, viéndose reflejados en su desarrollo cultural, intelec-50
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruraltual, emocional, motivacional, ideológico y político, todo lo cual se sintetiza ensu personalidad y cualidades como sujeto (Miltres, 2000)”. 2.2.2. Metodología. Sistematización del trabajo Las primeras acciones fueron involucrarse con los procesos en marcha,apoyando en capacitación y asesoramiento técnico. Esto permitió mayor co-nocimiento de la problemática y necesidades de la comunidad (julio/diciembre2007). Se realizaron talleres de discusión y planificación de acciones conjuntascon seis instituciones que actuaban en la comunidad, definiendo objetivos, metasy actividades en forma conjunta. Se discutieron y consensuaron metodologíasy se definió el marco teórico sobre el cual se basaría el proyecto. Se constituyóun equipo técnico. Cada institución definió objetivos, metas y responsabilidades(2008/2009). El proyecto de desarrollo territorial, se basó en un proceso de abajo haciaarriba mediante el cual se busca la participación de la población local desde elinicio del proceso de planificación, tratando de incorporar las orientaciones ypropuestas sentidas por la misma. Es decir, se trata de una concepción de desa-rrollo de tipo participativo. El trabajo con la comunidad se inició mediante un diagnóstico participativo,generando junto a la comunidad una hipótesis de futuro: “El propósito de la prospectiva es construir un modelo de sociedad futuramediante la anticipación de nuevas configuraciones, elaboradas y discutidas portodos, que satisfagan tanto las aspiraciones que motivan a los hombres como lasexigencias técnicas imprescindibles para esos logros” (Merello, 1978). Se definieron estrategias empleando el Análisis FODA potenciando fortalezasy disminuyendo debilidades. La estrategia se define como el camino selecciona-do para alcanzar los objetivos propuestos. Para ello se recurre a una técnica deanálisis FODA, de manera tal de estudiar para cada objetivo estratégico las va-riables internas (fortalezas y debilidades) y externas (oportunidades y amenazas)que pueden condicionar o viabilizar el alcance de los objetivos. Para ello, se debeprocurar la definición de la estrategia más adecuada aprovechando al máximo laspotencialidades (fortalezas y oportunidades), minimizando los riesgos (fortale-zas y amenazas), enfrentado los desafíos (debilidades y amenazas), y procurandoneutralizar las limitaciones (debilidades y amenazas) (Silva Lira, 2003). 51
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales El proyecto propone diversos ejes (productivo, cultural /educativo, organi- zacional).Se promueve conformar grupos productivos, que con asistencia de un equipo técnico realizarán experiencias productivas asociativas. Se propone la recreación de espacios sociales comunitarios. Se complementarán estas acti- vidades con las acciones de la propuesta educativa de la Escuela para jóvenes y adultos Nº 205, que promueve la alfabetización de sus alumnos y su formación como emprendedores. Las expectativas de la intervención propuesta se concen- tran en lograr el consejo local de la comunidad, como factor movilizador de los demás aspectos del proyecto. Las acciones en lo productivo y cultural son medi- das para lograr y concientizar la importancia de generar nueva institucionalidad en la comunidad. “En la medida que se consoliden espacios de concertación de intereses, vo- luntades y recursos entre actores diversos que confluyen en uno o varios pro- yectos, es factible pensar en el surgimiento de nuevas instituciones locales. Son ámbitos formales o informales cuya estructura y modalidad irá surgiendo de los propios actores involucrados. Cada contexto configura un marco de restricciones y posibilidades múltiples para la creación y la innovación institucional” (Mar- siglia, 2006). Se formuló un proyecto de apoyo al desarrollo de la comunidad. Este pro- yecto fue aprobado por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) como Proyecto de Apoyo al Desarrollo Local (PADL) en abril del 2010. Se definieron en forma participativa líneas de trabajo (caprinos, apicultura, aprove- chamiento integral de la caña de azúcar, ganadería de cría, avicultura, trabajo con perspectiva de género; mayo 2010): “Una comunidad que se desarrolla y democratiza, no puede prescindir de prestar atención al impulso y expansión de la cultura asociativa de sus integran- tes y a la responsabilidad de éstos en participar y tomar decisiones en los proble- mas en los que se encuentran involucrados” (Diéguez, 2000). El cronograma de actividades consistió en los primeros contactos, cono- cimiento de la problemática y necesidades de la comunidad (julio/ diciembre 2007). Luego se conformó el equipo técnico (2008/2009), se continuó con un diagnóstico participativo (2008), análisis prospectivo/ FODA (2009) y la formu- lación participativa del proyecto (2010). El mismo fue remitido al INTA para su análisis y financiamiento, la aprobación del proyecto fue en el mes de abril de 2010. Se gestionó el aporte de fondos para la adquisición de un trapiche comu-52
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralnitario (enero 2011), capacitaciones en el marco del programa de AgroindustriaFamiliar (marzo/junio 2011) y se conformó una ONG integrada por veintitrésfamilias de la comunidad (marzo 2011). Estructura del proyecto El proyecto incluye inicialmente cuatro ejes estratégicos: a) educativo, b)productivo, c) organizacional y d) cultura e identidad. a) Eje educativo, formación integral de emprendedores Se complementan las acciones productivas con la propuesta educativa “Esti-mulando la Inclusión”. Propuesta desarrollada desde el año 2006, por el Centrode Educación y Alfabetización de Jóvenes y Adultos N° 205, a cargo de losdocentes rurales Cristian Peirone y Miguel Banegas. Propuesta que promuevela búsqueda de la formación necesaria para que el sujeto adulto excluido logresu alfabetización y se incorpore a la actividad laboral con el fin de convertirse,en el corto plazo, en emprendedor, alcanzando los saberes básicos e indispensa-bles. También, se promociona la valoración de su identidad. Se incluye esta laboreducativa como indispensable para el desarrollo del proyecto ADL, relacionandoesta actividad con las capacitaciones y emprendimientos productivos grupalesdesarrollados. Participan treinta y cinco familias de la comunidad. b) Eje productivo Grupos productivos: se formaron grupos por temas productivos (caprinos,apícola). Se trabajó con cada grupo de manera particular dada las diferencias ycaracterísticas. Se realizaron capacitaciones en diversos temas. Los integrantesde dichos grupos participaron de capacitaciones, jornadas y exposiciones. Caprinos (ProHuerta): la producción de carne es la función más importan-te de la cría caprina en la región, es una actividad pecuaria tradicional, por talmotivo, mejorar su manejo y producción apunta a mejorar la oferta de proteínaanimal para la dieta familiar y la venta de excedentes para generar ingresos ge-nuinos al hogar. La comuna de Tacuarendí entregó a quince familias interesadas núcleos detres caprinos por familia; desde el proyecto se realizó un asesoramiento del ma-nejo de las majadas. Se trabajó en la organización del grupo para la compra yuso conjunto de un electrificador rural y un botiquín comunitario para caprinos 53
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales (adquirido por la comuna de Tacuarendí). Se realizan reuniones periódicas, se- guimiento y asesoramiento del médico veterinario Daniel Bosch, Promotor Pro- Huerta. Mujeres apícolas: un grupo de doce mujeres de la comunidad se iniciaron en la práctica apícola, con el acompañamiento de los técnicos Hernán Pietronave y Hernán Fain, de la AER INTA Reconquista. Grupo avícola “Alas”: asesoramiento en temas sanitarios, de alimentación y manejo en producción de pollos parrilleros. Integrado por dos familias que incorporan mano de obra de la comunidad para tareas específicas. Generación de valor agregado en chacra. Aprovechamiento integral de la caña de azúcar: la generación de valor agregado en chacra para los pequeños productores es primordial para permitir su permanencia en el sector productivo. Por tal motivo se generó con la comunidad el proyecto del uso integral de la caña de azúcar, cultivo tradicional, la producción de alimentos en base a jugo de caña (aguardiente, caramelos panelas, azúcar orgánica, panelas, etc.) y uso de residuos sólidos para alimento animal. En el marco del Programa de Agroindustria Fami- liar del Gobierno de la Provincia de Santa Fe, el grupo dispone de fondos para la adquisición de elementos para producir miel de caña y recibe capacitaciones so- bre buenas prácticas del cultivo, elaboración y comercialización de subproductos de miel de caña de azúcar. Fortalecimiento de actividades de autoconsumo, Prohuerta: se promue- ven producciones orgánicas de autoconsumo (insumos biológicos, asistencia técnica, capacitación) para que familias de la comunidad generen sus propios alimentos frescos de huertas y granjas. Se realizaron capacitaciones en huerta orgánica y producción de frutales para la quinta familiar. Se realizó entrega de frutales (naranja, mandarina, mamón e higuera) a las familias capacitadas me- diante el aporte del Ministerio de la Producción de la Provincia de Santa Fe. c) Eje organizacional. Consejo local de la comunidad El consejo local de la Colonia La Hortensia se encuentra en etapa de promo- ción y concientización por la necesidad de contar con un espacio de consenso y decisión de la comunidad. Se formalizaron comisiones para coordinar activi- dades de entregas de insumos que lleguen a la comunidad, para la organización de la “Copa Amistad 2010” y en forma conjunta con los docentes rurales se está trabajando en la formación del consejo de la Colonia, y su personería jurídica.54
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural Mujeres de la Colonia La Hortensia: “La presencia y participación de la mujer en la agricultura familiar y en losespacios de economía social, presenta supuestos que vinculan a la mujer comoactor clave de la resistencia y permanencia de estas formas de producción, dis-tribución y consumo en el territorio así como su rol en procesos cercanos a lavalorización de la identidad cultural” (Ochagarría, 2010). En este grupo participan veinte mujeres de la comunidad, las que realizanreuniones periódicas donde se analizan sus problemáticas y se definen acciones. d) Eje cultura e identidad. Valoración y recuperación de espacios sociales Talleres de cine para niños de la Comunidad: se llevaron a cabo talleres decine para los niños de la colonia, con la fuerte participación de sus madres enla organización y puesta en marcha de dichos talleres. Los objetivos apuntan apromover aquellos valores en general que forman parte de la esencia del ser hu-mano, que mejoran su calidad como personas para desarrollarse intelectualmentey valorar su identidad. Proyecto social, recreativo y cultural, “Copa Amistad”: recuperación de es-pacios sociales donde compartir deportes y momentos de intercambio social dela familia. Se organizó un torneo de futbol, con equipos de la comunidad, orga-nizado por comisiones que ellos mismos conformaron. El evento se realizó en laescuela rural y tuvo una duración de tres meses. Se generó al mismo tiempo unespacio de recreación para mujeres y niños. La participación fue importante y sefomentaron valores como la amistad, la solidaridad y el esfuerzo comunitario.También, se promovieron acciones contra adicciones. 2.2.3. Logros, expectativas Este proyecto ADL articula diferentes herramientas del Proyecto Federal deDesarrollo Rural del INTA (PROFEDER), lo cual favorece la inclusión y laequidad, aportando a los siguientes objetivos: - Promover y apoyar el fortalecimiento de la organización de los productoresy comunidades rurales. - Participar en la promoción de la formación y fortalecimiento de redes lo-cales de innovación y conocimiento a través de la concertación con los actoreslocales. 55
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales En el año de inicio del proyecto ADL de La Hortensia se ha logrado una importante y genuina participación de la comunidad, integrando grupos, comi- siones, asistiendo a capacitaciones, viajes de capacitación, etc. Se ha fortalecido el equipo técnico, el cual aporta según cada institución, en asesoramiento, capacitación, y discusión metodológica al proyecto. Se ha logra- do complementación entre la propuesta educativa del centro para adultos y los técnicos del proyecto. Se cuenta con apoyo del gobierno local, el cual participa de las actividades y colabora con movilidad y recursos para las mismas Se ha logrado la difusión del proyecto en los ámbitos políticos provinciales, mediante acciones de comunicación. A través de la Secretaría Provincial de De- sarrollo Territorial de la Provincia de Santa Fe, se proyecta promover productos generados en la comunidad (dulces, alimentos a base de jugo de caña, alimento para ganado, etc.) mediante la gestión de la marca provincial y la participación de dichos productos en un catálogo provincial organizado por dicha Secretaría. Las expectativas se concentran en lograr el consejo local asesor de la comunidad, como factor movilizador de los demás aspectos del proyecto. Las acciones en lo productivo y cultural son medios para lograr y concientizar sobre la importancia de generar organización –nueva institucionalidad– en la comunidad. 56
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.2.4. Bibliografía DIEGUEZ, A (2000). “La intervención comunitaria, Experiencias y reflexiones”. Colecciónciencias sociales. Editorial Espacio. MARSIGLIA, J (1999). “Desarrollo Local en la globalización”. (Compilador). CLAEH,Montevideo, Uruguay, MERELLO, A (1979). “Prospectiva, teoría y práctica”. Editorial Guadalupe MILTRES, V (2000). “Trabajo comunitario, como incide el nivel cultural de las familias de lacomunidad rural, el piñal, en su baja calidad de vida.” En Diéguez A La intervención comunitaria,Experiencias y reflexiones. Colección ciencias sociales. Editorial Espacio. OCHAGARRÍA, A. (2010). “La dimensión de género: una nueva invitada a los estudios terri-toriales. Revista Equitierra – Revista Rural Latinoamericana N°7. SILVA LIRA, I. (2003) “Metodología para la elaboración de estrategias de desarrollo local”Gestión Pública Nº 42 . Series CEPAL. 57
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesSanta Rosa Cayastá Helvecia58
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.3. El caso del proyecto de apoyo al desarrollo local: desarrollo regional rural de los distritos Santa Rosa, Cayastá y Helvecia del departamento Garay, provincia de Santa Fe Belavi, Ariel Martín INTA AER Santa Fe-EEA Rafaela-CR Santa Fe. Email: abelavi@correo.inta.gov.ar Resumen El proyecto se desarrolla en los distritos de de Santa Rosa de Calchines,Cayastá y Helvecia del Dto Garay, ubicado en el centro Este de la Provincia deSanta Fe. Las principales actividades productivas son la Horticultura y la Gana-dería de islas. El proyecto tiene su origen en la demanda por parte de instituciones repre-sentativas del sector productivo y gubernamentales, del asesoramiento y partici-pación del INTA en la elaboración de un proyecto de trabajó que contemple eldesarrollo a nivel local. Motivado por el deterioro de las actividades productivasque sustentan la economía zonal y sus concernientes consecuencias sociales. Se construyó un proyecto de Apoyo al Desarrollo Local (ADL), utilizandoherramientas participativas para la elaboración del diagnostico, priorización deproblemas y planificación. Teniendo como eje promover la participación y el empoderamiento de los ac-tores con el proyecto y trabajando en pro de generar y aumentar las capacidadesy oportunidades de los mismos a través de acciones en el territorio. Palabras Claves: Desarrollo Rural. Participación. Herramientas. Summary The project is located in the districts of Santa Rosa de Calchines, Cayastá andHelvetia in Garay Department, located in the center east of Santa Fe Province. 59
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales The main productive activities are horticulture and livestock in the islands. The project originated from the demand of institutions that represents the productive sector and government, the advice and participation of INTA in deve- loping a working draft that includes the local development. This action was moti- vated by the deterioration of productive activities that sustain the local economy and its social consequences. A draft of Local Development Support (ADL) was constructed , using parti- cipatory tools for making the diagnosis, prioritization and planning, taking as an axis the participation and empowerment of stakeholders in the project and work in order to generate and enhance the capabilities and opportunities for them through actions in the territory. Keywords: Rural Development. Participation. Tools. 2.3.1. Introducción El desarrollo rural es una preocupación que se expresa en programas de gobierno, instituciones académicas y organismos no gubernamentales. Por otra parte, es también preocupación de los diferentes actores sociales, ya sean los propios habitantes de una región, los productores de un territorio o grupos con identidades diferentes (lo que se ha llamado sociedad civil). En cada caso el de- sarrollo rural puede entenderse de diferente manera. Es frecuente que el desarrollo se simplifique al incremento de los indicadores económicos de un conjunto social, ignorando los elementos sociales y físicos ambientales, utilizando fórmulas generales y tendencias únicas, sin considerar que las sociedades son mosaicos heterogéneos y diversos que buscan en sus con- diciones particulares, sus propias maneras de ser y de vivir. Por esta considera- ción, las diferentes sociedades y colectivos no orientan sus aspiraciones en un sólo sentido del desarrollo. El proyecto de Apoyo al Desarrollo Local (ADL) tiene su origen en la inquie- tud de una institución ligada al sector productivo y a la sociedad civil: el Centro para la Producción y Comercialización del Departamento Garay, Santa Fe. Este centro se relaciona con el INTA desde el año 2003 (a través del Proyecto de Eli- minación Anticipada del Bromuro de Metilo), habiendo solicitado apoyo al INTA en la elaboración de un proyecto de desarrollo a nivel regional. Esta inquietud,60
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralsi bien fue liderada por aquella institución, se presenta al INTA en conjunto conrepresentantes de los sectores productivos e instituciones gubernamentales y nogubernamentales, motivadas por la necesidad de proyectar el desarrollo a nivelregional, dado el notable deterioro de las actividades productivas que sustentanel departamento y las consecuencias sociales producto del decaimiento de lasmismas. El pedido formal de colaboración y trabajo conjunto se realizó en lalocalidad de Santa Rosa de Calchines, en el año 2005, con presencia de represen-tantes a nivel regional del INTA. Aquí desarrollo rural aparece como un conjunto de propuestas que las institu-ciones de una región presentan al INTA, para que los guíe y asesore. Propuestasque surgen y se implementan desde el sector rural, compartidas por los restantesactores locales. Debido a que el problema, que moviliza esta propuesta, afecta lasrelaciones sociales, económicas y políticas de todos los actores, se puede tratarcomo una problemática con causas y consecuencias a nivel territorial. En esta experiencia se considera el desarrollo como un proceso que permiteaumentar y mejorar las oportunidades de los actores involucrados en al mismo.Esto incluye la expansión de sus capacidades (técnicas, sociales, económicas ypolíticas) para lograr mayor compresión, acceso y control de los factores queafectan tanto las necesidades esenciales y básicas como el entorno socioeconó-mico. El eje de este proyecto de desarrollo es la participación y empoderamientode los actores para con el mismo, reconociendo que la falta de participación dela población es uno de los principales factores que atentan contra un proyectode desarrollo. Si la población no es la protagonista de su propio desarrollo, nohabrá ni inversión, ni tecnología que puedan mejorar su nivel de vida de unaforma sostenible. Se asume que la participación no es un concepto único, estable y referidosólo a lo político. Es una dinámica mediante la cual los ciudadanos se involucranen forma consciente y voluntaria en todos los procesos que les afectan directa oindirectamente. Normalmente se habla de participación cuando la gente asiste a reuniones;cuando sale a la calle a manifestarse a favor o en contra de algo; cuando votaen los procesos electorales, cuando hace sentir su voz en una reunión. Todasestas son, sin duda, formas de participación. Pero la participación que se buscóen este proyecto de desarrollo, desde la extensión, es la participación en la toma 61
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales de decisiones que afecten e involucren a otros y en el control de la ejecución y mantenimiento en el tiempo de las medidas adoptadas. La participación no se decreta desde arriba, implica un largo proceso de aprendizaje, una lenta transformación cultural y por lo tanto, sus frutos nunca se cosecharán de inmediato. Más aún, teniendo en cuenta la historia y el legado de una intermediación política de la representación, del clientelismo, y de pro- fundas prácticas individualistas presentes en casi todas las relaciones humanas. 2.3.2. Metodología El área de influencia operativa del Proyecto ADL es el territorio delimitado por las Comunas de Santa Rosa de Calchines, Cayastá y Helvecia del Depar- tamento Garay, provincia de Santa Fe, departamento menos poblado y con el menor PBI de la Provincia. Estas localidades presentan costumbres, sistemas productivos, relaciones so- ciales y comerciales similares, por lo cual se pueden considerar como un terri- torio dentro del mencionado Departamento y actuar en ellas, desde el proyecto, en forma conjunta. Tienen como principales actividades productivas la horti- cultura y la ganadería de islas, representando la primera hasta el 70% del PBI departamental. La actividad hortícola se caracteriza por presentar fluctuaciones de precios en forma recurrente, con grandes amplitudes entre precios máximos y mínimos, por lo tanto el PBI de estas localidades sufre oscilaciones constantes. La actividad hortícola sufrió desde fines de la década del 80 y durante los 90 severas alteraciones, producto de una disminución del consumo interno de frutas u hortalizas, que varió de 250 kg/hab/año a 180 kg/hab/año (Gutman y otros 1987, citado por Benencia 2009). También aumentó la oferta, producto de la incorporación de nuevas zonas de producción y del aumento de los rendimien- tos, originando una disminución y mayor inestabilidad de los precios de frutas y hortalizas. En función del la problemática percibida por los actores del territorio, el deterioro de las actividades productivas que sustentan la economía zonal y sus concernientes consecuencias sociales, se trabajó utilizando como insumo base, un diagnóstico realizado por el Centro para la Producción y Comercialización del Departamento Garay en base a información primaria. La metodología se basó en la realización de tres talleres de diagnósticos para determinar y priorizar problemas.62
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural En un primer taller se pidió a los participantes que dieran su opinión sobreveinticinco puntos citados como problemas en un diagnóstico realizado por elCentro para la Producción y Comercialización del Departamento Garay, pregun-tando cuáles consideraba una amenaza o una debilidad para el desarrollo deldepartamento, previo consenso sobre el concepto de cada unos de los términos,comenzando a construir de esta manera una matriz FODA. En este taller se uti-lizó para el ordenamiento del mismo el sistemas de lluvia de ideas por tarjeta,obteniendo de esta manera que cada participante clasifique los problemas indivi-dualmente y en forma personal. En el segundo taller se trabajó sobre las fortalezas y oportunidades del De-partamento. En esta oportunidad al igual que en el primer taller se trabajó conla herramienta de lluvia de ideas por tarjetas, terminando de construir la matriz. En un tercer y último taller, con el fin de consensuar el objetivo tanto prin-cipal como los secundarios se trabajó mediante la determinación de las caudas,problemas y efectos, utilizando como herramienta la metodología del árbol deproblemas. Es una herramienta visual para analizar problemas que puede ser uti-lizada efectivamente por el personal de campo y la comunidad, para especificar einvestigar las causas y efectos de un problema y señalar las relaciones entre ellos. Los objetivos, principal y secundarios consensuados en los talleres fueron: Principal: • Contribuir al desarrollo rural sustentable de los distritos mediante el fortale-cimiento del sistema productivo local. Secundarios: • Fomentar la cooperación y acción interinstitucional. • Garantizar la asistencia técnica y capacitación permanente • Brindar las técnicas y las herramientas de producción, comercialización,gestión y asociativismo. • Disponer de información permanente, veraz y de fácil acceso para mejorarla toma de decisiones. • Evaluar y promover el desarrollo de nuevos emprendimientos productivos. En cuanto a la forma de trabajo y estrategias de intervención, su fortalezareside en la construcción de un equipo interinstitucional, formado por el Centro 63
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales para la Producción y Comercialización del Departamento Garay, los Secretarios de la Producción de las tres comunas que abarca el proyecto, profesionales de los grupos Cambio Rural, productores y representantes del sector industrial /comer- cial y educativo. Producto de la utilización como estrategia de las herramientas de extensión de INTA: Programa Cambio Rural, Pro Huerta, Proyectos Regiona- les, Proyectos Específicos y Convenios de Vinculación Tecnológica. Una de las limitantes a nivel territorial, que da origen al objetivo de disponer de información permanente, veraz y de fácil acceso, era la falta de información fiable y certera sobre las actividades productivas más relevantes. A tal fin y en conjunto los participantes del proyecto, se realizo el primer relevamiento de la- vaderos de zanahoria y el primer Relevamiento de Floricultores. Para relevar los establecimiento se utilizó como herramienta, un sistema de encuestas explorativas, cerradas y personalizas. La encuesta se define como una búsqueda sistemática de información en la que el investigador pregunta a los in- vestigados sobre los datos que desea obtener, y posteriormente reúne estos datos individuales para obtener durante la evaluación datos agregados. Con la encuesta se trata de “obtener, de manera sistemática y ordenada, información sobre una población o muestra determinada. (Visauta, 1989). En el 2008-2009 se realizó la primera encuesta de relevamiento a productores hortícolas. Se utilizaron como herramientas: encuestas exploratorias personali- zadas y entrevistas en profundidad, contando de esta manera con información actualizada y generada localmente. A los fines de afianzar la cooperación interinstitucional, se articula y coordina las actividades del proyecto con las instituciones locales haciéndolas partícipes de la gestión y logros del mismo, conformando para tal fin un consejo local. Se generan lazos de trabajo con instituciones educativas y de investigación extra territoriales para realizar actividades a nivel zonal y se articula intrainstitucio- nalmente para el accionar de proyectos y programas del INTA en el área del proyecto. Para accionar en función de garantizar la asistencia técnica, capacitación per- manente y promoción de acciones de asociativismo, se trabajó con el programa Cambio Rural, mediante la formación de grupos de productores y empresarios en cada una de las actividades relevantes de la zona. Se planificó un cronograma de capacitación mediante jornadas y talleres so- bre los principales problemas de producción y gestión para brindar las técnicas64
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruraly herramientas de producción, comercialización y gestión empresaria, tomandocomo bases las Buenas Prácticas Agrícolas que permitan obtener productos decalidad, homogéneos y sin contaminación. En articulación con el programa de turismo rural y valor agregado, se planteala realización de campañas de promoción turística y productiva de la región ycapitación a actores sobre turismo rural y se fomenta el establecimiento de es-tructuras de servicios, plantas de empaque e industrias procesadoras que generanvalor agregado en origen a la producción local. 2.3.3. Resultados Se conformó un equipo de trabajo interinstitucional constituido por las comu-nas locales, organizaciones no gubernamentales, promotores de Cambio Rural einstituciones educativas. Se logró el trabajo coordinado en el territorio de los Proyectos regionales deProducciones Intensivas y de Producción Sustentable de Carne Bovina, princi-pales actividades de importancia a nivel local, de Proyectos Específicos y de dosProgramas del INTA, Pro Huerta y Cambio Rural. Se trabaja con tres faculta-des (de la Universidad Nacional del Litoral) Humanidades, Ciencias Agrarias yCiencias Económicas, por intermedio de proyectos de cátedras y con el CONI-CET en investigación sobre nematodos patógenos de plantas, uno de los princi-pales problemas productivos de la horticultura local. Se formaron grupos Cambio Rural en las principales actividades productivas(horticultura y ganadería) y en producciones alternativas (nuez de pecan) y seapoyó a la formación de grupos Cambio Rural de turismo. Se trabajó a través de las parcelas demostrativas, ensayos y difusión de nue-vas tecnologías, capacitación, utilizando los conceptos de sustentabilidad am-biental y Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). Referido a resultados, se logró laincorporación de las tecnologías de riego por goteo y fertilización, el acceso alcrédito para la realización de inversiones, la formalización ante SENASA de losproductores hortícolas, la habilitación de lavaderos y galpones de empaque yla capacitación en BPA de técnicos. Todo ello, con el propósito de contribuir ala expansión de las capacidades de los actores y de sus habilidades para lograrmayor compresión, acceso y control de los factores de la producción. 65
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2.3.4. Bibliografía ANYAEGBUNAM Chike, MEFALOPULOS Paolo, MOETSABI Titus. 2008. Manual de Diagnostico Participativo de Comunicación Rural, FAO, segunda edición. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Roma. AROCENA José. 1995. El Desarrollo Local: Un Desafío Contemporáneo. Nueva Sociedad, Caracas. pp 19-55. BENENCIA Roberto; QUARANTA Germán; SOUZA Casadinho J.. 2009. Cinturón Hor- tícola de la Cuidad de Buenos Aires, Cambios Sociales y Productivos. CICCUS, Buenos Aires. CONTRERAS Armando, LAFRAYA Susana; LOBILLO José; SOTO Pablo; CARLES Ro- drigo. 1998. En: Los Métodos del Diagnóstico Rural Rápido y Participativo. En Curso de Diag- nóstico Rural Participativo El Rincón de Ademuz. “Mano a Mano” (Colectivo de Participación Rural), Valencia, España. TOMMASINO Humberto, HEGEDUS Pedro. 2006. Extensión: Reflexiones para la Inter- vención en el medio urbano y rural. Dirección de publicaciones de la Facultad de Agronomía, Universidad de la República Oriental del Uruguay. Uruguay.66
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 67
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Las Rosas68
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.4 Experiencia de desarrollo: facti- bilidad de actividades comunitarias integradoras sin fines de lucro con aportes al desarrollo rural. Las Rosas, provincia de Santa Fe Trentino Néstor, Millet Cristina, De Emilio Marianela Extensionistas de INTA. Agencia de Extensión Rural de Las Rosas, EEA Oliveros, CR Santa Fe. intalasrosas@correo.inta.gov.ar, cmillet@correo. inta.gov.ar, marianelasabrina@hotmail.com INTA AER las Rosas Guillermo Benitez 157, Tel: 03471-451040 Resumen El cuidado apropiado de los caminos rurales ha sido un problema frecuenteen los procesos de desarrollo de las comunidades. Surgen conflictos entre lo-calidades a la hora de asumir el mantenimiento de los mismos para mejorar sutransitabilidad y garantizar la circulación A fines de la década del 90, frente a esta problemática y las limitacionesde atención desde el municipio., la Agencia de Extensión Rural del INTA LasRosas consideró necesario promover la autogestión de los actores involucrados,productores agropecuarios, para proponer soluciones a este problema, sobre 500kilómetros de caminos rurales del Distrito. Con el objetivo de lograr el bienestardel usuario y la normal actividad en las tareas de transporte de la cosecha. La planificación, construcción y mantenimiento de un camino requiere la par-ticipación de una diversidad de referentes en lo organizacional, incluyendo la au-toridad política, junto a la unidad ejecutora, por lo que no fue fácil la articulaciónde estos actores durante el proceso. A comienzos de la siguiente década se consolidó el “Grupo Asesor de Ca-minos Rurales”, y se avanzó sobre la integración de un sistema que permitiera alos productores agrupados, el manejo de fondos provenientes de la recaudacióntributaria de la tasa equivalente por propiedad y el valor en litros de combustiblepor hectárea, desafectando a la administración municipal de dicho manejo. 69
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales La gestión del grupo se asumió con un fuerte sentido de pertenencia lo que permitió su continuidad y los resultados visibles al día de hoy, un parque de ma- quinarias en perfecto estado de uso y con las amortizaciones cubiertas. Palabras claves: caminos - maquinarias - desarrollo - participación - gestión - continuidad Summary Proper care of rural roads has been a frequent problem in the processes of community development. Conflicts arise between locations in assuming the maintenance of them to improve their transit and ensure circulation. In the late 90’s, limitations the municipality in taking care of the rural roads the Rural Extension Agency INTA Las Rosas considered to promote the self convening of producers to propose solutions to this problem (500 kilometers of rural roads in the District), in order to achieve the welfare of consumer and nor- mal activity in the tasks of transporting the crop. Planning, construction and maintenance of a road requires the participation of a diversity of people, including political authority together with the execution unit. At the beginning of the next decade the Rural Roads Advisory Group was consolidated and progress was made on the integration of a system that allows producers the management of funds from tax revenues equivalent to the rate of the property and the value liters of fuel per acre, no longer used for such mana- gement to the municipal administration. The group assumed management with a strong sense of belonging that allowed continuity and visible results to date, a fleet of machinery in perfect condition and amortization covered. Keywords: roads - machineries - development - participation - management - continuity.70
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.4.1. Introducción La problemática abordada en el presente trabajo se suscitó debido a los incon-venientes producidos por las intensas lluvias, que tuvieron lugar a comienzos dela década del 80, deteriorando las vías de comunicación terrestre, en el territoriodel Distrito Las Rosas (Departamento Belgrano) en la Provincia de Santa Fe. Lasuperficie total de este alcanza las 71.000 hectáreas con 500 kilómetros aproxi-madamente de caminos rurales. Es importante detallar la composición física de los suelos de la región. Losmismos tienen bajo porcentaje de arena (5%); la arcilla presente en un 25%, locual torna dificultoso el drenaje del agua de lluvia. En contrapartida, en los pe-ríodos secos el alto contenido de limo (70%), cuya partícula es la más liviana yvolátil, torna peligrosa la circulación con cualquier medio, al quedar suspendidaen el aire en momentos que no se producen vientos. Se han originado como con-secuencia de lo expresado muchos accidentes automovilísticos. Marco institucional En los últimos años y debido a los reiterados reclamos de la población rural,la Municipalidad de Las Rosas “ensaya” la puesta en práctica de un sistema deacción que permita a los productores rurales, usuarios de los caminos de tierra,acondicionar y mantener el tránsito normal, mediante la “designación” de res-ponsables, para administrar el uso de niveladoras de arrastre en cada polígonoen que se dividió al Distrito. Los fondos para lograrlo provenían del cobro de unatasa por hectárea a los productores. Innumerables causas, luego de dos años, impidieron la continuidad de estainiciativa, en especial por los escasos recursos para mantenimiento de la maqui-naria, producto de un reducido número de contribuyentes que pagaban la tasapor hectárea mencionada. El motivo de mayor peso para que esto ocurriera, fuela ausencia de un balance de inversiones, que transparentara el destino de losfondos recaudados. Los conflictos fueron intensificándose; no hubo mejorías en la transitabilidad,también se vio afectada la construcción del alcantarillado de acceso a los cam-pos, como las intersecciones o cruces de caminos, a pesar de que los productoresse ocuparon en difundir la conveniencia de cambiar las “costumbres” de manejo,respetando la circulación por la derecha de los caminos, etc. 71
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Los frecuentes movimientos de tierra, en especial en las vías más transitadas provocaron erosión eólica e hídrica, ocasionando una disminución del nivel de altura de los caminos en relación a los alambrados perimetrales. Transcurrido un lapso de tiempo, sin solución medianamente sustentable de la seguridad de tránsito en las vías de comunicación y ante la forma de transporte de la producción agrícola, en períodos de mayor ocurrencia de lluvias con elevados pesos de cargas (45.000 kg por transporte), fue profundizándose la problemática. A comienzos del año 2002 un grupo de jóvenes del lugar, autoconvocados, pertenecientes a segundas y terceras generaciones de productores rurales, toman la decisión de interesar, bajo una firme presión, a las autoridades municipales de Las Rosas, con el objetivo de resolver la problemática planteada. Este grupo acompañado por los profesionales de la Agencia del INTA Las Rosas, se plantean los objetivos siguientes: mantener, conservar y reconstruir caminos rurales a través de una agrupación de productores bajo la denominación de Grupo Asesor de Caminos Rurales (GACR); eficientizar el uso de los recursos disponibles y canalizar las problemáticas de los vecinos rurales. 2.4.2. Metodología La metodología implementada consistió en la conformación del GACR, quien deslinda la responsabilidad civil de los actos de sus integrantes, y canalizan todo trámite con legalidad oficial a través de los estamentos políticos y ejecutivos de la Municipalidad de Las Rosas y los organismos provinciales competentes. El GACR cumple su rol de asesor en el consenso de las decisiones tomadas por el poder ejecutivo (intendente) y legislativo (Concejo Deliberante) local respecto al mantenimiento de los caminos rurales. Este grupo tiene a su cargo el uso eficiente de los recursos económicos prove- nientes de la contribución de la tasa por hectárea de “Conservación de Caminos”. En marzo del 2003 se sanciona la Ordenanza Municipal Nº 0188/2003 que- dando conformado el GACR por vecinos involucrados en la problemática, junto al Poder Ejecutivo Municipal e integrantes del Concejo Deliberante. Luego de la redacción del reglamento, se designa un asesor técnico quien pro- pone un esquema de trabajo, haciendo hincapié en la importancia de una ordena- da planificación de actividades. Junto a ello se solicita el estado financiero de la72
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralcuenta proveniente de la Tasa de Caminos y se solicita modificar el cronogramade pagos, mediante la ordenanza respectiva. Al tomar conocimiento de los montos recaudados, se realiza la compra de unaretroexcavadora, ya que hasta este momento los trabajos de mantenimiento decaminos en zonas bajas se ejecutaban con maquinarias contratadas. Paralelo a estas acciones se inician contactos con autoridades de VialidadProvincial Delegación Regional de El Trébol (Departamento San Martín), estadirección tendrá vital importancia en la gestión del Grupo Asesor. El departamento ejecutivo municipal aprobó un punto de la Ordenanza Mu-nicipal Nº 0188/2003 que resultó fundamental para la continuidad de la inicia-tiva; mediante el mismo se trata de devengar un 12% del total recaudado por latasa por hectárea, a depositar en una cuenta especial, siendo los responsables delmanejo: un integrante del Honorable Concejo Directivo; uno del DepartamentoEjecutivo Municipal y otro del GACR. El asesor técnico se encargó de recoger información de las tareas pendientespor Vialidad Provincial en diferentes rutas provinciales dentro del distrito LasRosas. A su vez con la Secretaría de Obras Públicas local se relevaron las tareasa realizar en los caminos vecinales, junto al trazado de alcantarillas de ingreso alos campos y en cruces de caminos primarios y secundarios. 2.4.3. Resultados Facilitadores El GACR inicia tratativas frente a un organismo provincial con fuerza ejecu-tiva y trascendente para las gestiones, el PROMUDI (Programa Municipal de In-versiones), para la compra de la retroexcavadora antes mencionada. Este trámitepor licitación pública es aprobado, siendo el monto de la contratación directa enese período de U$S 64.000. Por otro lado Vialidad Provincial giró en el año 2003 la cifra de $ 120.000para obras en caminos y rutas; esto expresa el grado de importancia que va ad-quiriendo el GACR, ya que está formado por representantes de los mismos be-neficiarios garantizando la utilización de los fondos descriptos. Este accionar fue aumentando los niveles de confianza por parte de los contri-buyentes y rápidamente fue reflejado en el marcado incremento de recaudacióndebido a la real aplicación del tributo. 73
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Obstaculizadores La burocracia local y provincial fue uno de los obstaculizadores en la rápida puesta en marcha de esta agrupación. Otro tema que dificultó las gestiones reali- zadas por el GACR, fue la articulación del mismo con la Dirección de Hidráulica de la Provincia, con quien aún hoy se producen disparidades en la interpretación del manejo de las aguas remanentes (lluvias y napas), ya que intervienen otros actores provenientes de comunidades vecinas al distrito Las Rosas. Hasta aquí se señala todo el proceso de formación y adecuación del GACR de Las Rosas, provincia de Santa Fe, registrándose por acta cada encuentro de la comisión integrada por quienes se comprometieron en llevar el proyecto a futuro. La comisión del GACR continuó trabajando hasta el 2008, año en el que se produce la renovación de responsables de la conducción en la integración de la Municipalidad de Las Rosas; y GACR. Este cambio permitió garantiza la continuidad de los objetivos propuestos en el comienzo de la gestión. Un primer paso de la nueva “comisión integrada” fue readecuar los montos de asignación al personal involucrado en las tareas, tomando como patrón el kilómetro de trabajo recorrido. También se logró rever la asignación al GACR llegando con acuerdo al 14%. En el mes de mayo de 2009 se renueva el inspector de obra, recayendo la designación en un productor agropecuario, quien debe supervisar inclusive el estado de las maquinarias, informando las novedades que fueran produciéndose con las mismas. Durante todo el proceso en el que tuvieron lugar estas acciones realizadas por el GACR y el resto de los integrantes de la comisión, el jefe de la Agencia de Extensión Rural INTA Las Rosas acompaño y apoyó estas iniciativas facilitando el lugar de reunión y participando activamente de las mismas, en cumplimiento de los compromisos asumidos con la comunidad, factor importante para su con- tinuidad. Las Fortalezas de estas actividades comunitarias integradoras son: - Consolidar el control del ente municipal por lo cual pueden intimar a quie- nes no cumplen con el trazado ordenado de la sistematización de lotes con terra- zas, que por lo general intentan “volcar” las aguas a los caminos vecinales con consecuencias en muchos casos irreversibles y con la falta de cumplimiento del pago de dicho tributo.74
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural - Las sucesivas reuniones del grupo, afianzaron el manejo de las gestiones, yaque en cada encuentro se contó con informes de las actividades. - La activa participación de los profesionales de la AER INTA Las Rosas,como institución facilitadora para la gestión inicial y continuidad de este pro-yecto. - El vínculo entre la municipalidad local y el GACR con autoridades provin-ciales para la adjudicación de maquinarias en Junio de 20053. En períodos de inflación, el GACR gestionó el aumento de la proporción delos valores de “tasa por hectárea” del 12% al 15%, y en caso de lograr un cumpli-miento de pago superior al 90%, el GACR recibiría el 25% de lo recaudado. Seaprobó la zonificación del distrito en cuatro zonas delimitadas por caminos y/orutas provinciales y nacionales. También, se regula las metodologías de reclamosde los servicios por parte de los contribuyentes. Las Oportunidades que se dieron en la gestión comunitaria son: - La existencia del Programa Municipal de Inversiones (PROMUDI), orga-nismo que permite acceder a créditos blandos y facilita gestiones entre la pro-vincia de Santa Fe y los municipios, los que pueden ser facilitadores de futurasgestiones en la agrupación. - Las estrechas vinculaciones con organismos públicos responsables de lassupervisiones de obras. - La designación de un auditor externo para regular el pago del personal afec-tado a los trabajos (maquinistas; tractoristas; etc.), en lugar de las horas extraspor porcentaje de las tareas realizadas y finalmente el reemplazo de éste por el deinspector de obras que percibió una remuneración proveniente de los fondos dela cuenta del GACR, bajo la figura de “monotributista”.3 Se adjudicó un tractor MF 1185, un camión Ford 7000 volcador y una retro-pala marca CASE (4x4,modelo 2004). (a pie de página). A la fecha la maquinaria que integra el inventario bajo el manejodel GACR, es: Camión Ford 7000 modelo 2005 (50%), - Disco Tiro Excéntrico Moro modelo 2007(22 discos), - Hélice bicuerpo articulada De Grande modelo 2006; tractor Pauny modelo 2009; tractorPauny modelo 2010; camioneta Ford F 100 modelo 1998 (50%); motoniveladora WARCO modelo1975 (rectificada a nueva). 75
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Debilidades: El GACR no posee personería jurídica, tal como se describió anteriormente, las decisiones son tomadas por las autoridades ejecutivas y legislativas munici- pales, por lo que ante un cambio de autoridades municipales, la continuidad del GACR no posee garantías de permanencia. Amenazas: Están en relación a los conflictos existentes con las comunas vecinas, lo cual debe ser tenido en cuenta en las acciones a realizar, por los problemas de escu- rrimiento de aguas. Los Desafíos e interrogantes para quienes realizaron la experiencia: Uno de los mayores desafíos es sostener la continuidad del GACR, aunque es importante destacar a través del tiempo la relevancia de las actividades realizadas por los resultados obtenidos. Se podría entonces extrapolar esta experiencia a comunidades vecinas, pudiendo plantear el tratamiento de problemáticas que in- volucran a estas localidades en su conjunto, como el problema de escurrimiento de aguas en la cuenca. Se demuestra entonces que es factible realizar actividades comunitarias e integradoras, sin fines de lucro, con aportes al desarrollo rural.76
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.4.4. Bibliografía ARROYO D.: (2011). La participación de la sociedad civil en el nivel local: experienciasregionales en Argentina. www.http://ps.unq.edu.ar/ponencias/915.rtf. COWAN ROS, CARLOS: (2000). “ONG´s de desarrollo rural: estructura, dimensión y desa-fíos ante el nuevo siglo”, Realidad Económica 1763, IADE, Buenos Aires, p. 99-115. 77
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Las RosasC. PellegriniSan Genaro78
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.5 Implementación de actividades integradoras regionales para la formación de una red de producción y comercialización de productos agroecológicos: proyecto Grupo Los Horneros, Prohuerta, centro-oeste santafesino Millet, Cristina1; Trentino, Néstor1; Garau, Susana2; Gallo, Hugo3; Salto, Ernesto3, Merlino, Juan3 1 Técnicos AER INTA Las Rosas. 2Técnico AER.INTA Carlos Pellegrini. 3 Técnicos CEA; Centro de Educación Agropecuaria Nº 5 San Genaro. Resumen El proyecto del grupo Los Horneros –conformado por técnicos de las Agen-cias de Extensión Rural del INTA de las Rosas y Carlos Pellegrini y el Cen-tro de Educación Agropecuaria (CEA) San Genaro– comenzó con actividadesintegradoras formales desde el año 2003. Instancia que se consideró de sumaimportancia para promover la producción local de alimentos logrando la diversi-ficación de actividades, procesos integradores, respeto por las pautas culturalesy los saberes tradicionales, procesos productivos de baja entropía y preservacióndel ambiente. El objetivo principal es incluir a los excluidos en los circuitos decomercialización para asegurar no sólo la autosuficiencia alimentaria, sino tam-bién la participación comunitaria en la resolución de problemáticas comunes delos actores en los procesos de autogestión. Las acciones se canalizaron a través del programa Prohuerta del INTA, quenace en la Argentina en el año 1990, enmarcado en la Seguridad Alimentaríaque conjuga la capacitación progresiva, la participación solidaria y el acom-pañamiento sistemático de las acciones en terreno, resultando estratégico en suoperatoria la interacción activa entre promotores y redes de organizaciones de lasociedad civil. 79
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Tales acciones se orientaron a dar un salto cualitativo, desde respuestas asis- tenciales ante la emergencia, hacia la promoción del crecimiento económico y social de cada localidad, promoviendo la consolidación de una red de inclusión social para favorecer una mejor calidad de vida de las familias y personas, me- diante la construcción de una política social integral que evitara la fragmentación entre múltiples programas sin articulación entre sí. Palabras claves: integración - producción de alimentos - autogestión - in- clusión Summary The project of the group “Los Horneros” -conformed by technicians from the Rural Extension Agencies of INTA Las Rosas and Carlos Pellegrinin and the Center of Agricultural Education San Genaro began to develop formal integra- tive activities from 2003. This instance was considered of relevant importance for promoting the local production of foods, achieving activities diversification, integrative processes, respect for cultural rules and traditional knowledge, low entropy productive processes and preservation of the environment. The main ob- jective was to include excluded people in the commercialization circuits to not only assure food self-sufficiency, but also the community participation in the re- solution of common problemsof the actors in the processes of self-management. The actions were channeled through the Prohuerta program of INTA, which was initiated in the Argentina in the year 1990, framed in the food security that conjugates progressive training, solidary participation and systematic accompa- niment of the actions in terrain: It was strategic the active interaction between promoters and networkss of organizations of the society. Such actions were aimed at a qualitative leap, from responses to urgent assis- tance to promote a better quality of life for families and individuals, by building a comprehensive social policy that would avoid the fragmentation between mul- tiple programs without mutual articulation. Keywords: integration - production of foods - self-management - inclusion80
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.5.1. Introducción Como objetivo general nos propusimos: contribuir con la generación de unproceso de desarrollo local, abriendo espacios que permitan ejercer autonomía. Para lograr este objetivo de mayor alcance, se establecieron distintas metastales como: promover la diversificación productiva y crear estructuras ciudada-nas que garanticen la inclusión de los más carenciados, como así también de losnúcleos familiares que eligen vivir en áreas rurales y producir alimentos. Ellopara que de este modo, encuentren apoyo en el resto de la sociedad a fin de ins-trumentar un modelo alternativo, que impulse la producción de bienes que res-ponden a las necesidades de la comunidad, con total respeto por el ambiente y supreservación para las futuras generaciones, en lugar de promover la producciónpara la acumulación de riquezas. Así, los objetivos específicos enunciados son: - Promover producciones alternativas destinadas a la diversidad productivay social. - Lograr la participación de los involucrados, generando formas organizativasen un contexto de autogestión. - Apoyar procesos de cambio que integren a la persona, el grupo y la socie-dad, en forma simultánea. - Fortalecer el trabajo de los técnicos a través de capacitaciones en desarrollolocal y economía solidaria. El modelo de desarrollo agrario actual, asentado en la producción de bienesexportables, tecnología intensiva de insumos y capital, favorece a las economíasde escala con concentración económica y lesiona gravemente la base de la sobe-ranía alimentaria de la población rural, por lo cual no resulta favorable para lapequeña agricultura familiar ni para el desarrollo de las economías regionales. Los procesos de cambio económico e institucional que se produjeron en laArgentina en las últimas dos décadas han sido un factor clave para desencadenariniciativas de desarrollo rural en el país, ya sea como mecanismos para aprove-char la coyuntura macroeconómica que se generaba como para poder salir de lassituaciones de pobreza y pérdida de oportunidades, especialmente en las zonasmarginales. 81
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Los departamentos Belgrano, San Martín y San Jerónimo (Santa Fe) se en- cuentran en una zona productiva privilegiada donde lo que predomina es la agri- cultura extensiva y algo de ganadería, restándole importancia a las actividades de producción agroecológica en pequeña escala. Desde 1992/1993, en la región se promueve la implementación de proyectos locales de huertas con enfoque agroecológico, acompañados por el INTA., canalizando las acciones a través del programa ProHuerta, desde la autoproducción hasta posibles ventas de exceden- tes en distintos canales de comercialización. 2.5.2. Algunas aproximaciones conceptuales En primer término, como visión de este equipo de trabajo se considera: “...que no alcanza con gestos ni con inyecciones temporales de recursos. No se trata sólo de una transferencia de recursos para compensar a los grupos atrasa- dos por su pobreza, sino de un complejo de proyectos productivos que ofrezca la oportunidad de generar bienes y servicios que mejoren la calidad de vida de los involucrados y los de sus conciudadanos” (expresión de un integrante del CEA San Genaro). De esta manera, el desarrollo local requiere ejercer la autonomía, exige cam- biar estructuras y comportamientos, por lo que se ha de impulsar “la autodeter- minación solidaria” como expresión de la comunidad y como orientado esen- cialmente al servicio de la comunidad. Así lo manifestaba uno de los integrantes del CEA San Genaro: “Un enfoque alternativo del desarrollo local requiere de un nuevo modelo de mercado e intercambio, modelo que incluya a las economías de menor escala como son las producciones generadas por la agricultura familiar, que sustituya de alguna manera la ley del más fuerte fundándose en una ética de justicia, soli- daridad”. Así, la producción local de alimentos debe implicar diversificación, procesos integrales e integradores, respeto por las pautas culturales (saberes tradicionales, procesos productivos de baja entropía, preservación del ambiente) para asegurar la autosuficiencia alimentaria. Los pequeños productores de agroalimentos están limitados en su desarrollo a causa de la no articulación de sus producciones con el mercado, debido a que son pequeñas producciones que no permiten manejar volúmenes de mercadería82
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralnegociables. Estos productores de agroalimentos desarrollan lo que se denominaagricultura familiar. Ésta se define como un tipo de producción donde la unidaddoméstica y la unidad productiva están físicamente integradas, la agricultura esun recurso significativo en la estrategia de vida de la familia, la cual aporta lafracción predominante de la fuerza de trabajo utilizada en la explotación, y laproducción se dirige tanto al autoconsumo como al mercado. A través de capacitaciones y de herramientas de gestión de tipo organizacio-nal brindada a los actores, se promoverá una forma distinta de comercializar susproductos por ejemplo, a través de productos con identificación propia que ten-gan impacto dentro de la comunidad, y que se puedan ofrecer de forma conjunta.Esta práctica se basa en la concepción siguiente: “Educar, en la era planetaria, nos ha de llevar a asumir la realidad toda, aabrazarla desde las diversas dimensiones, disciplinas y ciencias, con el fin de evi-tar todo tipo de dicotomías. La educación conduce a un aprendizaje caracterizadopor la búsqueda constante, sabiendo que la verdad a la que se llega se vuelvepunto de partida.” (Morin, Roger y Motta, 2002). 2.5.3. Metodología y estrategias: comenzando a trabajar parala región Luego de muchos años de recorrido en el proyecto y con el acompañamientode promotores voluntarios, institucionales y docentes, se han generado huertas ygranjas con excedentes de producción. En el 2001, como consecuencia de la crisis económica, social y política de laArgentina, la región también se vio afectada por la falta de trabajo y los huerteros-entre otros actores- se acercaron a las instituciones a las que pertenecemos a so-licitar alternativas de salida laboral o alguna manera de poder acceder al mercadoa ofrecer sus producciones. Así se comenzó en la región a capacitar en economías no formales, broma-tología, manipulación y envasado de alimentos. Con la ayuda de instituciones(comunas, Cáritas, escuelas) se organizaron clubes de trueque en Las Rosas, SanGenaro, Carlos Pellegrini, San Jorge y Piamonte. Desde el programa ProHuerta en esa instancia se les ofreció incorporarse aun tipo de mercadeo llamado “clubes de trueque” (intercambios de productos,compras con bonos). 83
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Pasado el pico de la crisis y apuntando a la comercialización de los productos (verduras, panificación, huevos, conservas y artesanías) se pensó en implemen- tar las ferias francas. Por lo tanto, ante municipios y comunas se gestionó la implementación de ordenanzas y reglamentaciones que avalaban la participación en las ferias a los productores familiares que estaban formados (año 2003). Este tipo de productores han generado inquietudes y han solicitado acompa- ñamiento para poder resolver de alguna manera su problemática. En la actualidad, encontramos un abanico de alternativas, algunas personas hace años que producen y venden una parte de lo producido; otros son más ambi- ciosos y permanentemente generan novedades y productos “nuevos” para lograr vender; otros estudian antes el proceso y analizan la posibilidad de generar recur- sos. Sin embargo, estos productores tienen un objetivo común, vender productos sanos: verduras sin agroquímicos, plantines de flores y aromáticas, conservas caseras, panificados caseros, miel con frutos secos, pastas caseras elaboradas artesanalmente. De este modo se abre un abanico de posibilidades, sosteniendo que las comunidades a las cuales pertenecen confíen en sus productos y, por su- puesto, obteniendo ganancias de lo producido. Desde el grupo Los Horneros, seguimos capacitándolos, trabajando en ta- lleres los conceptos de desarrollo local, el compromiso y la participación en las comunidades, poniendo en valor los productos ofrecidos (año 2005). En estos talleres se identificaron problemas comunes en las localidades (calidad del agua, manejo de la basura, aplicaciones de agroquímicos, espacios verdes) que podían ser abordados desde el grupo de productores con el apoyo del INTA. Esto denota la espiral en crecimiento de los procesos de desarrollo puesto en marcha. También, en un foro sobre la nueva ruralidad realizado en diciembre de 2009, con la participación de docentes rurales nos propusimos los siguientes objetivos: a) generar un espacio de discusión sobre las problemáticas rurales relacionadas a los recursos naturales de la zona y b) conocer aquellas actividades generadas desde el espacio curricular de la escuela en pos del fortalecimiento de lo rural, para encontrar las formas de complementar los esfuerzos en la promoción del desarrollo. Seguimos trabajando en equipo, en pos de los resultados, sabiendo que las “ferias”, luego del “Encuentro Regional de Feriantes” (realizado en junio de 2010), son un espacio importante para la integración de los actores, que se está formalizando paulatinamente en la región, y que es una estrategia válida de co-84
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralmercialización de los volúmenes producidos, de la planificación productiva y dela sostenibilidad en la autogestión de los mismos. Cada uno de los productores utiliza alguna estrategia válida de comercia-lización, ellas son calidad, cantidad, presentación de los productos (empaque),correcta identificación, difusión, predisposición ante la instancia de la venta enferias, venta puerta a puerta, en negocios (granjas, carnicerías ,otros) y conti-nuidad en la producción. Para llegar a toda la población objetivo el grupo LosHorneros también se capacitó en como promover al resto de la población estetipo de acciones. 2.5.4. A modo de resultados En cuanto al eje organizacional, de acuerdo a las estrategias llevadas a cabo,los productores están incorporando el concepto de colaboración, de participaciónconjunta en exposiciones y fundamentalmente el de autogestión como pilar fun-damental de un desarrollo más sostenible. Realizan ventas de verduras frescas y procesadas con el aval del ProgramaProHuerta, de productos procesados (panificados, conservas, mermeladas), conel debido control bromatológico desde el ente local. También, organización deferias periódicas (formación de grupos de feriantes). Respecto a lo institucional, se fortaleció la organización de encuentros regio-nales de promotores y feriantes; la participación conjunta en eventos organiza-dos por el programa ProHuerta y la articulación con municipios y comunas enla reglamentación bromatológica, lo cual marca el inicio de un camino hacia lainstitucionalización de la propuesta inicial. Expectativas Hacia futuro, esperamos lograr articular con otros proyectos provincialescomo el “Programa de Agroindustria Familiar”; sumarnos a la “Ley de Empren-dedores”, para que los productores accedan –pagando un monotributo social– acertificaciones de calidad acordes a los productos; a capacitaciones y puedan serincluidos en un catálogo provincial de productos. Sumado a ello, la AsociaciónSantafesina de Seguridad Alimentaría (ASSAL) dependiente del Ministerio dela Producción de la Provincia de Santa Fe, también ayudaría a los productores 85
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales agroecológicos en su proceso integral de autogestión, desde la capacitación a las ventas formales. En la actualidad, necesitamos sumar más instituciones del nivel regional, provincial y nacional para complementar actividades y aunar esfuerzos en este tipo de propuesta generada en el territorio.86
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.5.5. Bibliografía BOISSIER, S. (1999) “Desarrollo local: ¿de qué estamos hablando?”, Revista Paraguaya deSociología Nº104, Asunción, Paraguay. CORAGGIO, J. L.: (1997). “Descentralización, el día después”. Cuadernos de Postgrado,CBC-UBA, Buenos Aires. CORAGGIO, J. L.: (2005). “Sobre la sostenibilidad de los emprendimientos mercantiles de laeconomía social y solidaria. www.riles.org/otra economía/coraggio3.pdf. COWAN ROS, CARLOS: (2000). “ONG´s de desarrollo rural: estructura, dimensión y desa-fíos ante el nuevo siglo”, Realidad Económica 1763, IADE, Buenos Aires, p. 99-115. MORIN E., ROGER E. y MOTTA R.: (2002). “Educar en la era planetaria”. Universidad deValladolid, España. 87
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Esquina88
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.6 Fortalecimiento y articulación interinstitucional para impulsar el desarrollo territorial, el caso de la red de apoyo al desarrollo rural de Esquina - REDADRE, provincia de Corrientes Grandoli, Rubén E1; Orue M.B.2 1 Ing. Agr. MSc. Agencia de Extensión Rural INTA Esquina, Corrientes. rgrandoli@correo.inta.gov.ar. 2 Psicopedagoga. Profesora y Coordinadora Área de Investigación del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD) “Dr. Alfredo J. Ferrei- ra” de Esquina, Corrientes. Resumen El departamento de Esquina se ubica en el sudoeste de la provincia de Co-rrientes. Cuenta con una población estimada de 35.000 habitantes, de los cualesel 26 % se encuentra en parajes rurales. En 2003, INTA Esquina realizó un re-levamiento en el que se detectaron demandas puntuales de la población rural entemas de educación, salud, red vial y producción. Debido a las limitaciones de la institución de intervenir en todas las áreas dedemanda mencionadas, junto al Instituto Superior de Formación Docente “Dr.J. Alfredo Ferreira”, en el 2004, realizaron una convocatoria a la comunidad,especialmente a las instituciones y/u organización vinculadas a servicios parapoder atender a esa problemática. Fue así que se impulsó la creación de la Red de Apoyo al Desarrollo Ruralde Esquina que amplió la participación de diversos actores de la comunidad y sepromovieron consensos en torno a la búsqueda de soluciones y la implementa-ción de proyectos y acciones de manera compartida. Además del espacio interinstitucional para acompañar el proceso de desarro-llo en el territorio se logro que algunas comunidades puedan acceder a serviciospostergados hasta ese momento: gestión para la creación de la Escuela 971 y 89
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales reparación del camino vecinal en Paraje Aquino, gestión para la eliminación del basural del Paraje Cancha de Poli; puesta en marcha de proyectos productivos, creación de la Cooperativa Apícola Esquinense COAPE, entre otros. Se aprendió la importancia del espacio interinstitucional para abordar, en conjunto con la población rural, la resolución de sus problemas, pero por otra parte se vislumbraron dificultades en el proceso que obligan a intensificar los esfuerzos. Palabras Claves: red - desarrollo territorial - pobladores rurales - participa- ción - organización. Summary “Strengthening and interinstitutional joint to stimulate the territorial develo- pment. The case of the network of support to Esquina-redadre’s rural develop- ment”. The department of Esquina is located in the southwest of Corrientes province . Its population is estimated in 35.000 inhabitants, from which 26 % lives in rural areas. In 2003, the INTA Rural Extension Agency at Esquina detected punctual demands of the rural population in topics of education, health, road network and production. Due to the limitations of the INTA of intervening in all these areas, in 2004 together with ISFD (Instituto Superior Formacion Docente “ Dr. J.A. Alfredo Ferreira), made a call to the community, specially to the institutions and / or organization linked to services in order to to attend to these problematics. The creation of the Network of Support for the Rural Development of Es- quina was stimulated, which extended the participation of diverse actors of the community and promoting the consensus concerning the search of solutions and implementation of projects and actions. Besides the interinstitutional space that accompanied the process in the terri- tory, some communities could accede to services postponed up to this moment: the creation of School N º 971 and the repair of the local road in Aquino Commu- nity, the elimination of the landfill in Cancha Polli Community, the initiation of productive projects for smalls farmers, the creation of the Cooperativa Apícola Esquinense COAPE, among others. It was learned the importance of the inte- rinstitutional space as a whole with the rural population, the resolution of his90
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralproblems, but on the other hand difficulties were glimpsed in the process so theefforts must be intensified Keys words: network - territorial development - rural settlers – participation-organization 2.6.1. Situación Problema El departamento de Esquina se ubica en el sudoeste de la provincia de Co-rrientes. Cuenta con una población estimada de 35.000 habitantes, de los cualesel 26 % se encuentra en parajes rurales. Las actividades productivas agropecua-rias de mayor relevancia son la ganadería vacuna y ovina, forestación (pinos yeucaliptus), algodón, maíz, horticultura a campo (sandía, cebolla, batata, man-dioca), horticultura bajo plástico (tomate y pimiento), apicultura, soja y arroz. Sesuman las huertas familiares diversificadas y granjas para autoconsumo. La zonatambién cuenta con un sector industrial importante vinculado al procesamientode materias primas (madera y textil), aunque es el sector servicios el más im-portante y el responsable de la generación de empleos (turismo de pesca y rural,comercios, servicios privados y servicios gubernamentales) (Agencia ExtensiónRural Esquina INTA, 2005). En 2003, la Agencia de Extensión Esquina del INTA realizó un relevamientoque sirvió como base para la formulación de un Proyecto Integrado para Pe-queños y Medianos Productores de Esquina. Se plantearon demandas puntualesde los pobladores rurales (en su mayoría pequeños y medianos productores) entemas de educación, salud, red vial y producción. Los temas surgidos en las demandas plantearon el interrogante de si era po-sible que solo una institución (en este caso el INTA) podía abordar todas lasproblemáticas planteadas, teniendo en cuenta su rol en lo tecnológico productivoy organizacional, pero que no necesariamente abarcaba los demás temas (sa-lud, educación, infraestructura). Por ello, se esbozó la necesidad de comenzar atrabajar en red (Ministerio de Cultura y Educación de la Nación, 1998) con lasdemás organizaciones e instituciones tanto del ámbito local, como del provincialo nacional. Fue así que se propuso al Instituto Superior de Formación Docente “Dr. J.Alfredo Ferreira” de la ciudad de Esquina (en el marco del Acuerdo interinsti-tucional para la cooperación y asistencia técnica que se mantiene desde el año 91
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2004), realizar una convocatoria a la comunidad, especialmente a las institucio- nes y organizaciones vinculadas a servicios públicos para poder atender a esa problemática (ISFD-INTA, 2004). 2.6.2. Marco Conceptual Trabajo en Red Se trata de un sistema abierto y multicéntrico, que a través de un intercambio dinámico entre sus integrantes, posibilita la potenciación de los recursos que poseen y la creación de alternativas novedosas para la resolución de problemas o la satisfacción de necesidades (Rovere, 1998). Desarrollo Rural y Desarrollo Territorial El concepto de desarrollo rural (DR) ha estado influenciado por el debate teó- rico que desde las ciencias sociales ha tenido el concepto general de desarrollo y la comprensión de lo rural. Ha ido evolucionando y se ha ido adaptando a los cambios que han sufrido tanto las actividades como los espacios rurales. El DR dentro de este marco y con toda la gama de opiniones, se va asumiendo como proceso de transformación. En tal proceso histórico se reconoce la pluralidad de actores, dadas las diversas condiciones y posiciones que tiene en su contexto. Ello significa que se reconoce que el Estado y las instituciones son sólo actores intervinientes en el proceso, pero los actores fundamentales, con cada vez mayor capacidad de decisión, son los pobladores (Pérez Correa, 2002). Por otro lado al desarrollo territorial (DT) se lo entiende como “un proceso de transformación rural que, través de la organización y dinamización del territorio y la puesta en marcha de metodologías dinámicas y flexibles de organización social, pretende alcanzar: a) un alto grado de innovación y diversificación pro- ductiva con actividades agrícolas y no agrícolas que permita construir sistemas productivos locales competitivos, reducir el riesgo y vulnerabilidad frente a los cambios en los mercados y reducir drásticamente los niveles de pobreza y mar- ginalidad; b) altos niveles de capital social y cultural rural a fin de fomentar la inclusión social, el arraigo de la gente a su tierra y una mayor capacidad de inno- vación social y cultural; c) infraestructura, equipamientos y servicios eficientes para el desarrollo económico y el mejoramiento de la calidad de vida (Sili, 2005)92
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural Los conceptos desarrollo rural y desarrollo territorial no se utilizan en estetrabajo con la intención de generar una discusión terminológica. Ambos se com-plementan y enriquecen para el tratamiento del tema. Participación de la población El desarrollo es un proceso de construcción y articulación social, por lo que serequiere de la participación de todos los actores locales en la definición de la es-trategia (esto incluye, el diagnóstico, la planificación, la acción y la evaluación)como forma de lograr un compromiso en el proceso y la apropiación de éste. Laparticipación activa de la comunidad es la que permite o favorece el inicio deprocesos de desarrollo equitativo y sostenible en el tiempo. (Rosemblum, 2006) Servicios públicos e infraestructura rurales La cuestión de la prestación de servicios públicos (como la sanidad y educa-ción) reviste especial importancia en las zonas rurales que con frecuencia cuen-tan con una baja tasa de inversiones por parte del estado y que resultan onero-sos para la población rural. La asociación público-privada puede constituir unabuena herramienta en la movilización de nuevos recursos para infraestructura yservicios en zonas rurales (OEDC, 2006). Regidor (2008) plantea un interesante debate acerca de la satisfacción o in-satisfacción por parte de la población rural acerca de los servicios públicos e in-fraestructura, aplicados por las políticas públicas en España, en los últimos años.Encontró un cierto grado de satisfacción en lo que es mejora en infraestructura(transportes, diversificación económica), pero no así con otras infraestructurasy servicios (educación, salud, abastecimiento eléctrico, provisión de aguas, co-municaciones). De más está decir la importancia estratégica que tiene una buena distribucióny localización de la infraestructura y servicios, como los mencionados, paracualquier planteo de trabajo en desarrollo rural y que fue uno de los temas quesurgieron en esta experiencia. 2.6.3. Eje y Objetivos La tarea tiene como eje central la articulación interinstitucional debido a lanecesidad de una mayor interacción entre las organizaciones locales (formalesy no formales) para el desarrollo rural. Se basa en los objetivos de inclusión y 93
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales empoderamiento4, ya que busca involucrar a comunidades rurales (productores y pobladores rurales en general, sin distinción de género) que no están normal- mente comprendidas en las políticas públicas, en el primer caso; y cede poder a las organizaciones de base para que, junto a las instituciones, procuren la au- toayuda y la gestión de la solución a sus propios problemas, en el segundo. La misma, tiene muchos elementos que son mencionados en la intervención para el desarrollo con enfoque territorial (INTA, 2007). 2.6.4. Estrategia de intervención A partir de aquella convocatoria, el INTA y el ISFD impulsaron la creación de la Red de Apoyo al Desarrollo Rural de Esquina (RedADRE), que amplió la participación de diversos actores de la comunidad y se promovieron consensos en torno a la búsqueda de soluciones y la implementación de proyectos y accio- nes de manera compartida. 2.6.4.1. Quiénes conformaron la RedADRE Un grupo de instituciones públicas, privadas y organizaciones comunitarias, interesadas en mejorar la calidad de vida de la población rural: • Asociación Feriantes Esquinenses • Asociación Vecinal De Paraje Aquino y El Pueblito • Agencia Extensión Rural INTA Esquina • EFA Guayquiraro • EFA Ñande Sy La Itati • Grupo Peq. Prod. Cancha de Polli y Santa Librada • Instituto de Formación Docente “Dr. J. Alfredo Ferreira” • Municipalidad de Esquina (Dirección de la Producción) • Municipalidad de Libertador (Secretaria de Producción) • ONG La Choza • Ministerio de Producción de Corrientes-Unidad de Desarrollo Rural (ExPRODERNEA) 4 Se refiere a la necesidad de que las personas objeto de la acción de desarrollo se fortalezcan en su capacidad de controlar su propia vida (http://www.eumed.net/cursecon/dic/oc/empoderamiento.htm)94
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural • Subsecretaría de Agricultura Familiar (Ex PSA -Programa Social Agro-pecuario) • Sociedad Rural de Esquina 2.6.4.2. Organización interna • Se acordó un estatuto. • Se realizaron reuniones mensuales, donde se definían los planes de tra-bajos. • Integrantes de la RedADRE, aportaron recursos que ya disponían insti-tucionalmente para la ejecución de las acciones planificadas. 2.6.4.3. Aporte al desarrollo del territorio Se expone a continuación la opinión brindada por un evaluador externo al te-rritorio, quien aportó algunas reflexiones mediante un informe del proceso vividoa partir de esta experiencia5: “Los procesos deben estar orientados al desarrollo integral del campo, y nosólo al desarrollo rural, pues deben atender necesidades productivas y sociales,generar empleos agrícolas y no agrícolas y tendientes a conservar (o recupe-rar) el hábitat. Las actividades y funciones que se derivan de estas necesidadesno atañen únicamente a los organismos para la agricultura sino al conjunto depoderes públicos y también a la sociedad civil, parte importante de la cual estásufriendo en carne propia los problemas y tiene opinión y capacidad de actuar.Es este capital social el que hay que poner en acción para lograr un desarrollopropio, por lo que se plantea que la instancia adecuada para promover y convocara decidir y ejecutar un plan de desarrollo local integral, debe ser el municipio(Sepúlveda González, 2004). Es preciso determinar que durante el proceso deconstrucción de la RED, la transmisión e interpretación de mensajes se desarro-llan dentro de un territorio inestable, conformado por una trama de significadosque se va tejiendo a partir de la interacción de los públicos con la organización(Manucci, 2004). Es decir, en estas circunstancias las subjetividades de los dis-tintos actores son las que conforman la representación de la realidad de cada5 Oviedo, R. 2006. 95
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales uno; y en función de esa interpretación, la RED deberá gestionar esos símbolos para construir una estrategia que apunte (a partir del proceso comunicacional) a completar los distintos significados para una decodificación situacional. Como dice Kaplun (2004), ‘organizarse en red aparece como una alternativa a la orga- nización piramidal, un forma más horizontal, democrática e igualitaria. Pero a veces no advertimos que las redes pueden re-producir lógicas dominantes de un modo más sutil, menos visible y, por eso mismo, más poderoso. Son redes que nos atrapan, en vez de liberarnos’”. 2.6.5. Logros obtenidos por el accionar de la RedADRE • Conformación de la Asociación Vecinal de Paraje Aquino. • Gestión para la creación de la Escuela Nº 971 y reparación del camino vecinal en Pje Aquino (7 Km). • Presencia de la Red en los Parajes para diagnósticos socio familiar y productivo y apoyo a los pobladores para la organización de la autogestión6. • Visibilidad de la Red en el ámbito local, provincial y nacional • Representación de la RED ADRE (en reemplazo del Consejo Local Asesor-CLA- del INTA Esquina) ante el C LA EEA INTA Bella Vista • Gestión para la eliminación del basural en Cancha de Poli. • Participación de los Municipios de Esquina y Pueblo Libertador. • Adquisición de capacidades del poblador rural e involucramiento en la resolución de los problemas. • Capacitaciones a jóvenes y adultos. • Puesta en marcha de proyectos productivos (PSA-INTA). • Se promovió la formación de la Cooperativa Apícola Esquinense COA- PE • Integración de varias instituciones con un objetivo común en Desarrollo Rural. 6 Se entiende por autogestión, a la actuación directa de cada uno, en cooperación con otros, para la realización de determinadas actividades que conciernen a los implicados. Una praxis autogestionaria puede establecerse en todas las manifestaciones humanas: en la producción y distribución; a escala macro y a escala micro-social; en todo tipo de organizaciones y en todo tipo de programas o sectores de intervención (salud, educación, etc.) (http://www.significadode.org/autogestion.htm)96
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.6.6. Rol del equipo técnico: aprendizajes y dificultades en elproceso Aprendizajes: • Se visualizó claramente la necesidad de trabajar articuladamente entrelas instituciones en pos del mejoramiento de la calidad de vida del poblador rural. • La imagen de trabajo conjunto entre las instituciones crea un clima fa-vorable entre los destinatarios de su accionar. • Se requiere mucha perseverancia para lograr reunir a las institucionesy/u organizaciones, en pos de alcanzar los objetivos fijados (aunque se los hayaacordado y comprometido, conjuntamente). Dificultades • Sobresalieron intereses personales en las comunidades. • Persistió el asistencialismo. • Dificultad para comprender los conceptos y procedimientos del trabajoen red. • No se ha logrado consenso y compromiso dentro de la red para su coor-dinación y conducción. 2.6.7. Acciones a futuro • Visitar y promocionar las actividades de la RedADRE en otros parajesalejados. • Continuar con las capacitaciones y apoyo a las gestiones para mejora delos servicios públicos en zonas rurales. • Apoyo a emprendimientos productivos y comerciales y búsqueda de fi-nanciamiento. • Integración con otras REDES. • Reforzar mecanismos de comunicación al interior y exterior de la red. • Dar cumplimiento a lo establecido en el estatuto en cuanto a estructuraorganizacional. • Impulsar y participar de las acciones para el ordenamiento territorial enel departamento Esquina • Promover espacios de reflexión, talleres, jornadas de trabajo colaborati- 97
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales vo para superar las dificultades vinculadas a la falta de consenso y compromiso dentro de la red.98
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.6.9. Bibliografía IFD Dr. J.A Ferreira-INTA AER Esquina. 2004. Dossier Curso Desarrollo local y proyectosParticipativos. INTA AER Esquina-IFD Dr. J.A. Ferreira INTA Esquina. 2006. Plan Operativo Anual. Agencia de Extensión Rural INTA Esquina. INTA. 2007. Enfoque de Desarrollo Territorial. Programa Nacional de Apoyo al Desarrollo delos Territorios. Documento de Trabajo Nº 1. INTA. KAPLÚN, G. 2004. Proyectos, deseos y otros cuentos sobre comunicación y desarrollo. Co-municación, ruralidad y desarrollo. Ediciones INTA. MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DE LA NACIÓN. 1998. Curso para Super-visores y Directores de Instituciones educativas. Nuevas estrategias de Gestión. Cuadernillo N°9. OEDC, 2006. El Nuevo Paradigma Rural. Políticas y Gobernanzas. Ed. Ministerio de Agri-cultura Pesca y Alimentación de España. PÉREZ CORREA, E. 2002. Lo Rural y la Nueva Ruralidad. En: Pérez Correa, E. y Sumpsi,J.M. (Coord.) Políticas, Instrumentos, y Experiencias de Desarrollo Rural. Ministerio de Agricul-tura, Pesca y Alimentación de España. ROVERE, M. 1998. Salud en el Municipio de Rosario. Hacia la construcción de redes ensalud: los grupos humanos, las instituciones, la comunidad”, Instituto de la Salud J. Lazarte ySecretaría de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Rosario. ROSEMBLUM, C. 2006. El Turismo Rural como impulso para procesos de desarrollo local.Estudios de caso en la región pampeana. Tesis de maestría. SILI, M. 2005. La Argentina Rural. De la crisis de la modernización agraria a la construcciónde un nuevo paradigma de desarrollo de los territorios rurales. Ed. INTA. Bs As. SEPÚLVEDA GONZÁLEZ, I. 2004. Transferencia de Tecnología: un factor detonante para eldesarrollo local. ALAIC. La Plata, Argentina. 99
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Tortugas100
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.7 Desarrollo local en Tortugas, pro- vincia de Santa Fe. Experiencia de organización, capacitación y compro- miso Arbusti, Melina; Aviano, Maira; Cosimo, Anabela; Dubini, Emanuel; Pagani, Ricardo1; Palazzesi, Luciana; Saffarano, Rosana; Sagripanti, Analía.B. 1 AER Cañada de Gómez INTA. ricardopagani1@arnet.com.ar. Cel. 3471671733. Resumen El grupo de Desarrollo Local de Tortugas surge a fines del año 2006, comoiniciativa de un grupo de ciudadanos de la localidad, motivados por la necesi-dad de mejorar la calidad de vida de los pobladores. En un primer momento, elgrupo se planteó una instancia de capacitación en temas tales como el procesode desarrollo local, determinación de objetivos del grupo, técnicas de trabajo ydiagnóstico participativo, herramientas imprescindibles para generar un procesode cambio. Luego, siguió una etapa de diagnóstico, donde se realizaron asambleas par-ticipativas convocando a toda la comunidad, un mapa de relacionamiento de lasinstituciones locales y la descripción del territorio. Este proceso sirvió de base para la elaboración de proyectos que atiendan aproblemas genuinos de nuestra comunidad y movilizar a la gente, a través demetodologías de comunicación y participación, con el fin de modificar algunosaspectos conflictivos de la problemática socioeconómica local. El Grupo de Desarrollo Local continúa actualmente planificando y proyec-tando acciones en función del mejoramiento de la calidad de vida de los habitan-tes de nuestra localidad, en total compromiso con los objetivos planteados por losintegrantes del grupo en vistas de lograr un desarrollo sustentable. Palabras clave: capacitación, herramientas participativas, diagnóstico, terri-torio, instituciones. 101
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Summary The Tortugas local development group was born at the end of 2006, as an initiative of a group of local inhabitants who were motivated by the need to im- prove the quality of life of the community. At the beginning, the group outlined an instance for training in areas such as local development processes, the setting of group aims, working techniques and participative diagnosis, which are essen- tial tools to generate a process of change. After that, a stage for diagnosis began, in which a participative assembly where the whole community was called was organized as well as a relationships map and the description of the territory. This process was the basis for the development of projects aimed at solving e genuine problems of the community and to motivate people through communi- cation and participation methodologies, and modifying some conflictive aspects of the local socio-economical problems. The local development group is still planning actions to improve the quality of life of the local inhabitants, always committed with the objectives set by the members of the group of managing the community in sustainable development. Key words: training, participative tools, diagnosis, territory, institutions. 2.7.1. Introducción En las últimas décadas en nuestro país han ocurrido una serie de procesos como el conjunto de reformas políticas, administrativas y socioeconómicas deri- vadas de la aplicación del modelo neoliberal. Pueden ser englobadas en la priva- tizaciones de las empresas públicas y desregulaciones que desmantelaron orga- nismos públicos de control institucional y político, lo que condujo a un proceso paulatino de desvinculación del Estado de sus roles tradicionales como promotor del desarrollo y garante de la igualdad de oportunidades, en materia de edu- cación, salud y vivienda. Estas situaciones afectaron a todas las sociedades en distinto grado y la comunidad de Tortugas no estuvo exenta. En el marco de una sociedad poco participativa, conformista, individualista, sin sentido de pertenencia, con serios déficits de fuentes de trabajo, infraestructu- ra, capacitación y formación laboral, agravada por una dependencia cada vez ma- yor del asistencialismo desde las estructuras gubernamentales, la emigración de102
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruraljóvenes a otras localidades por falta de fuentes de trabajo digno y expectativas demejora en el nivel de vida, se generó un gran descreimiento y desconocimientopor parte de sus habitantes de la propia potencialidad para cambiar esta realidad7. En este contexto, a fines del año 2006, se organiza el grupo de DesarrolloLocal de Tortugas (G.D.L.) por la iniciativa de los propios ciudadanos autocon-vocados, motivados por la necesidad de mejorar la calidad de vida de la comuni-dad. El disparador de este proceso fue la discusión en un grupo de amigos, de unmaterial del INTA (Perazzo y Villegas, 2004; Di Pietro Paolo, 2006) presentadoen una reunión de capacitación de técnicos de esa institución organizada en elmarco del Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable (PRO-FEDER). Convencidos de que la solución de esta problemática debía generarsea partir de los mismos habitantes de la localidad, es que se puso en marcha unproceso de desarrollo local, donde el centro de la propuesta de cambio es la co-munidad de Tortugas, que es quien debe marcar el rumbo de este cambio en basea sus necesidades y capacidades. 2.7.2. Metodología La estrategia de intervención que elaboró el grupo constó de tres etapas. Laprimera consistió en formar un grupo, a través de un proceso de capacitación,capaz de promover y facilitar el proceso de cambio. La segunda, en organizar untrabajo de diagnóstico participativo a partir del cual se elaboró el mapa de pro-blemas de la comunidad. La tercera, se centró en la convocatoria de los distintosactores para integrar grupos de trabajo para abordar los distintos problemas diag-nosticados, programando y ejecutando acciones; en esta etapa el grupo inicialactuó como facilitador del proceso. Para la primera etapa se planteó la necesidad de formar un grupo capaz deimplementar una metodología de trabajo basada en el compromiso y la partici-pación plena de sus integrantes con una fuerte componente de autocapacitaciónen metodologías participativas. Para esto, se adoptó como forma de trabajo lareunión grupal, como ámbito de intercambio de ideas, generación de proyectosy planificación de actividades. Así la reunión presentaba un esquema de orga-nización con un orden del día, el listado de temas a desarrollar y asignación detiempos a cada participante, como así también el registro del desarrollo de la6 G.D.L.: (2007) Trabajo de diagnóstico grupal, Tortugas, Santa Fe. 103
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales reunión y una evaluación de la misma, similar a lo propuesto en el programa Cambio Rural del INTA. Los roles de coordinación de la reunión, la búsqueda de información, la preparación de los trabajos, las dinámicas y otras tareas se asignaban participativamente, con el fin de facilitar la integración de todos los actores del grupo. De esta manera, se creó un ambiente favorable para la cons- trucción de ideas y proyectos innovadores, a partir de esfuerzos creativos por medio del consenso. Como parte del proceso de capacitación se analizaron casos de desarrollo local en documentos del INTA (Milo Vaccaro et. al., 2010; Truffer, Torrado Porto y Valentinuz, 2006). En los primeros encuentros a través de trabajos participativos se definieron los objetivos del grupo (Ramonda, 1997). Como objetivo general se estableció: • Lograr una comunidad sustentable que se desarrolle social y económi- camente, cuidando y preservando el ambiente para las generaciones futuras. Como objetivos específicos se explicitaron los siguientes: • Generar proyectos que incluyan el Desarrollo Urbano y la Educación Ambiental. • Generar capacitación laboral. • Favorecer la creación o asentamientos de nuevas empresas. • Generar conciencia de comunidad y sentido de pertenencia. • Promover la participación social con diferentes actividades sociales, culturales y deportivas. • Construir al mejoramiento de la salud. Posteriormente se trabajaron criterios que hicieron a la conformación y acuer- dos de convivencia de un grupo de trabajo, surgiendo así los “valores” que el grupo eligió apropiarse. Otro paso fundamental fue la socialización del grupo con las instituciones de la localidad. Se partió de la premisa que es importante la participación de las ins- tituciones, como parte de la sociedad civil, porque son organismos que legitiman los procesos sociales. La idea de este encuentro tuvo como finalidad, presentar al Grupo de Desarrollo Local, sus integrantes, sus objetivos y establecer un mapa de instituciones locales y las redes de interacción existentes entre ellas. Se trabajó en la descripción del territorio, entendido como espacio de cons- trucción social.104
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural La segunda etapa, consistió en un trabajo de autodiagnóstico local y releva-miento de territorio. Se realizó un ejercicio de diagnóstico–prospección (Presen-te, Futuro probable, Futuro deseable) entre los integrantes del grupo, que sirviópara pensar y reflexionar específicamente sobre las deficiencias y potencialida-des de nuestra comunidad, como así también establecer una serie de solucionesprobables a las situaciones problemáticas que surgieron del diagnóstico. Para elautodiagnóstico se planificaron tres asambleas participativas. En forma previa sehizo un trabajo interno de capacitación con el objetivo de que cada integrantedel grupo pueda conocer y poder apropiarse de la tarea de coordinador de tallerde discusión (Muani y Bonetto, 1994; Elverdín, 1994). Una de las asambleas serealizó el 14 de octubre de 2008, sólo con la población estudiantil de la escuelasecundaria. Las otras dos, se realizaron el 30 de noviembre de 2008 en la escuelaprimaria y fue convocada toda la comunidad. Las problemáticas que se determi-naron fueron clasificadas en diferentes rubros y cada uno de los presentes tuvola posibilidad de priorizar de forma anónima. Una vez sistematizada la informa-ción generada en las asambleas, los resultados se socializaron en la comunidada través de afiches y trifolios que se repartieron entre las instituciones, mediosde comunicación local y comercios. En forma simultánea con la organización delas asambleas, se fue recopilando información para aportar a la determinacióndel territorio. También se realizó una reunión en la que se convocó a todas lasinstituciones de la localidad, para construir en forma conjunta y participativa, elmapa de relacionamiento interinstitucional. En la tercera etapa, se tomaron algunos problemas priorizados en las asam-bleas y se generaron acciones para su abordaje, ampliando la participación apersonas que no pertenecían al grupo de Desarrollo Local. 2.7.3. Resultados A partir de la realización de una expodinámica (Feriagro 2008) en un prediodentro del distrito de Tortugas, se decidió mostrar la potencialidad de la comuni-dad local. El Grupo de Desarrollo Local se hizo cargo de la gestión de un prediodentro de la feria, el diseño, armado y organización del stand de la comunidad deTortugas, en el cual estuvieron representados los diferentes ámbitos de la locali-dad. El cultural, representado por los artesanos; el social por el grupo de desarro-llo local; el institucional, a través de un compilado de la historia y los quehaceresde cada institución; el gubernamental, a través de actividades protocolares y eleconómico, exhibiendo las producciones de las industrias locales. 105
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales En relación a la capacitación, a principios del año 2008 se gestionó un curso de “Instalador Gasista” con el aval del Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe, con 800 horas de carga horaria. Se logró el auspicio de la comuna local en el pago de viáticos del profesor y la colaboración de la Escuela de En- señanza Media Nº 354, la cual cedió las instalaciones del establecimiento para el dictado del curso. Con el dinero recaudado de las cuotas mensuales abonadas por los alumnos y el apoyo de la cooperadora de dicha escuela, se realizó la instala- ción de gas en el edificio de la escuela como parte práctica del curso. En cuanto a lo cultural -entendiendo la cultura como un aporte a la confor- mación de una identidad colectiva- el grupo decidió, en un trabajo conjunto con la comisión de la Biblioteca Popular, revalidar el espacio de dicha institución. En el mes de octubre de 2009 se realizó un concurso y muestra de fotografías denominado “Tortugas desde una postal”, con la recopilación de 103 fotos. Las 12 fotografías elegidas por el público se utilizaron para imprimir postales que salieron a la venta. En junio de 2010, se realizó un evento llamado “Tortugas, leeme mucho”, que consistió en un concurso de poesías relacionadas con nuestra localidad y un fin de semana cultural que incluyó una feria de libros, presentación de un libro de poesías, conferencias de personalidades relacionadas con la localidad, curso de encuadernación de libros, espectáculos de cuentacuentos, velada tanguera, rin- cón futbolero, y actividades lúdicas culturales. La recaudación de ambos eventos se puso a disposición de la Biblioteca Popular. A principios de 2009, se conformó el Consejo Económico y Social de la comunidad. El G.D.L. consideró que era la oportunidad de generar un ámbito de encuentro entre las instituciones locales para participar en la construcción de una propuesta de cambio en base a las necesidades y los recursos locales, en conse- cuencia tomó participación activa en la conformación, dinamización y funciona- miento del Consejo Económico y Social de Tortugas. En septiembre de 2009, se gestionó ante el mencionado consejo la participación de tres jóvenes en un curso de “Asesores de Microcréditos” en el Fondo de Capital Social (FONCAP)8 en la sede de la Universidad Nacional de Buenos Aires. En base a la capacitación reci- 7 FONCAP: es una institución de carácter público-privado cuya misión es contribuir al desarrollo de las Microfinanzas en la Argentina, facilitando el acceso a servicios microfinancieros para microempre- sarios y/o pequeños productores en situación de vulnerabilidad social, a través de la transferencia de recursos, conocimientos y capacidades a instituciones intermedias.106
    • Experiencias de extensión y desarrollo ruralbida, uno de estos jóvenes –integrante del G.D.L.– desarrolla la tarea de asesorde microemprendimientos en la sede de la Comuna. En el año 2010, se gestionó y concretó un convenio entre la CooperativaEléctrica y el Banco de la Nación Argentina, para habilitar una boca de expendiode créditos del Programa para el Desarrollo Regional y Sectorial (PRODER)9. Se encuentra avanzada la primera etapa del proyecto “ECOMUNIDAD”, quetiene por objetivo concientizar y trabajar con la comunidad el cuidado del medioambiente. A partir de las acciones del G.D.L., se formaron otros grupos que están abor-dando otras problemáticas locales. 2.7.4. Reflexiones finales La implementación de una metodología participativa facilitó a los integran-tes del grupo definir los objetivos, establecer las reglas de funcionamiento yapropiarse del grupo. Permitió el crecimiento del mismo como entidad y de susintegrantes en forma individual, generando un espacio de respeto, creatividad,compromiso y responsabilidad donde compartir ideas, generar proyectos y con-cretar acciones. El proceso de autodiagnóstico local y relevamiento del territorio,permitió establecer claramente las necesidades de la comunidad y apoyados enun entrenamiento de autogestión –que formó parte del proceso de autoaprendiza-je– favoreció la concreción de las acciones programadas por el G.D.L.8 PRODER: es un programa del Banco de la Nación Argentina creado con la finalidad de complemen-tar las opciones que el Banco ofrece a las micro, pequeñas y medianas empresas, con la propuesta debrindar financiamiento a proyectos productivos. 107
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2.7.5. Bibliografía DI PIETRO PAOLO, José Luis (2006). “Hacia un desarrollo integrador y equitativo: una in- troducción al desarrollo local”. Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente de la Nación. Buenos Aires. ELVERDÍN Julio (1994). “Dinámica de presentación y animación”. Documento de trabajo, Programa Cambio Rural, INTA. Buenos Aires. MILO VACCARO et. al. (2010). “Godoy: una experiencia de innovación organizacional”. En: Tort Maria Isabel et. al. (comp.) “Estudios de caso de procesos de innovación y desarro- llo. Metodología y análisis comparativo. Nivel Nacional. Documento de Trabajo N°7, Ediciones INTA. MUANI Jorge, BONETTO Luis (1994). “La participación como método. Documento de tra- bajo Nº 10, Programa Cambio Rural, INTA, Buenos Aires. PERAZZO, María Eugenia; VILLEGAS, Rodolfo Gustavo (2004). “Compilación sobre el Desarrollo”. Documento preparado para el Taller de Actualización para Extensionistas. Trelew, Bariloche. RAMONDA, Susana (1997). “Autocapacitación. Definición de Objetivos”. Programa Cam- bio Rural, Subprograma Santa Fe. TRUFFER Isabel; TORRADO Porto Roberto (2006). “Feliciano y Loventué. Dos Experien- cias de Desarrollo Territorial”. INTA EEA Paraná, Entre Ríos.108
    • Experiencias de extensión y desarrollo rural 109
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Herman Zorzin112
    • Homenaje a los “viejos” extensionistas 3.1 Introducción En este capítulo final un extensionista de más de treinta años de experienciaen el INTA narra su paso por la labor de Extensión Rural, en un relato grabadoy transcripto por su mejor amigo. Este relato, se incluye de manera textual amodo de documento etnográfico dejando abierta la posibilidad de realizardiferentes lecturas desde distintas perspectivas teóricas. Sin embargo, no queremos dejar de tomar parte y por esto hacemos un breveanálisis de este recorrido histórico por la tarea de Extensión Rural. Desde el inicio de su decisión por ingresar a una Institución referente en ma-teria extensión rural, nuestro compañero pone en evidencia su firme compromisoy responsabilidad con la tarea de extensión, enfocada hacia la juventud rural.Desde el comienzo, en la década de los años 60 asume con empeño el trabajo conlos clubes 4 A, una efectiva labor de capacitación y d e formación de dirigentescon los jóvenes rurales, lo cual le significó mucha satisfacción pero también mo-mentos de duro pesar en el posterior período hostil del proceso militar. El trabajo con los jóvenes significó un verdadero proceso de capacitación con-tinua que congregaba a toda la familia para abordar distintos proyectos produc-tivos, pero también diferentes aspectos de las necesidades básicas comunitariascomo la luz eléctrica y la telefonía rural, sin descuidar los momentos recreativos. Si bien las actividades técnicas parecen enmarcarse en el típico período difu-sionista de la extensión rural, con un deber en la transmisión fiel del conocimien-to técnico, la labor del extensionista trascendía estos límites y su compromiso seexpandía hacia lograr una real mejora de las condiciones de vida de la familiarural. Es destacable el trabajo con las escuelas rurales como instituciones integra-doras de la comunidad rural. Asimismo, el acercamiento y el encuentro con elmundo de la vida de la gente de campo para solucionar los problemas comuni-tarios del “aislamiento” rural. Apelando a viejas concepciones teóricas, es fácildenotar esta etapa como difusionista, pero dando una mirada al menos rápida porel mundo de la vida de un extensionista se puede advertir que fue una real etapa 113
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales humanística, en la que el trabajo se concentró en la realización y los proyectos de vida de la gente del medio rural. Entrada la década del 70, la fuerte influencia del proceso militar, hizo cesar su actividad en la Institución. A pesar de ello, supo rebuscar su vida desde su profe- sión de técnico agrónomo en la actividad privada, para luego retomar su tarea de extensionista nuevamente en el INTA, en la segunda mitad de la década del 80. Aunque, en esta segunda etapa lo hizo como referente en apicultura y promotor de grupos de productores del programa Cambio Rural, también del programa ProHuerta. Aparece así su trabajo enmarcado en la estructura programática insti- tucional, dejando atrás el multifacético extensionista dedicado a la problemática comunitaria de la vida rural.114
    • Homenaje a los “viejos” extensionistas 3.2 Memorias de un extensionista de INTA - Herman Zorzin Prefacio Este es un relato en primera persona de las vivencias de uno de los tantoshombres y mujeres que como extensionistas del Instituto Nacional de TecnologíaAgropecuaria, ofrendaron y ofrendan sus conocimientos y cooperación y, sobretodo, su amistad, a la gente del ámbito rural. Es una narración que abarca un período de más de nueve lustros, períodoatravesado por momentos buenos y malos. Extrayendo de la memoria los recuer-dos de encuentros técnicos y sociales, de conversaciones sobre temas tanto de laproducción como privados, de exposiciones, de situaciones propias del andar porlos caminos, Zorzin hace que se torne sumamente atractiva la lectura de estasmemorias. Quiero agradecerle a Zorzin el haberme elegido para volcar en el papel elrelato de su vida laboral, en primer lugar en el INTA Pergamino y luego en laAgencia de Extensión Rural Venado Tuerto, asociada a la Estación ExperimentalAgropecuaria del INTA Oliveros. El natural estilo campechano de Zorzin hizo que la tarea de transmitir delgrabador al papel sus experiencias de extensionista, generase frecuentemente unahilarante carcajada. Estimo que también Usted, apreciado lector, especialmente si tuvo relacióncon el campo en el período cubierto por el relato, disfrutará plenamente de las“Memorias de un extensionista del INTA”. Arthur J. Woodward 3.2.1. Mi ingreso al INTA como inicio de esta historia Antiguamente, para pretender ingresar a una entidad oficial como el INTA,o empresa privada importante, había que haber cumplido con el servicio militarobligatorio, compromiso para el cual se era convocado al cumplir los 20 años de 115
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales edad. La dificultad se debía a que el empleador debía mantener el puesto durante el período en que el empleado estaba bajo bandera. A mi me tocó este trámite en el año 1960 en la fuerza aeronáutica en El Palomar en la provincia de Buenos Aires. Después de haberme recibido en 1957 de Técnico Agrónomo en la Escuela Nacional de Agricultura de Casilda (ENAC), entré a trabajar en un vivero en Mar del Plata donde las posibilidades de crecer profesionalmente eran escasas. Cuando a finales de 1960 culminaba mi periodo de conscripto aeronáutico, supe que me llegaba la baja, momento en el cual me acerqué al INTA en calle Rivada- via en la ciudad de Buenos Aires. Allí me informaron que se avecinaba la apertura de un concurso para cubrir varios cargos. Me pidieron que enviara mi ficha de inscripción, lo hago, y más o menos en el mes de marzo de 1961 me avisan en Casilda que podía optar por Venado Tuerto o San Nicolás. Puse a Venado Tuerto en primer lugar porque resultaba más fácil viajar de Casilda a Venado Tuerto y por varias razones, prin- cipalmente porque había ómnibus directos entre ambas ciudades y, además, para poder volver allí los fines de semana porque estaba jugando al fútbol en la liga casildense. Postulado para Venado Tuerto, me presento al Jefe de la entonces Agencia de Extensión Rural (AER) del INTA, ingeniero agrónomo Lorenzo San Martín. Le aclaro que había leído cuáles eran las funciones que debía cumplir como exten- sionista en Juventudes Rurales, y que advertía que dudaba si estaba preparado para ocupar el cargo. Con el empuje que lo caracterizaba, San Martín me dijo: ´Usted no se haga ningún problema. Venga tranquilo que en seis meses que esté acá va a saber igual que nosotros´. Se refería a él mismo y al ingeniero Elpidio Gónzalez que eran los dos técnicos de ese momento en el INTA Venado Tuerto. Lo más lindo es que yo me lo creí. Vuelvo a Casilda y le dije a mi mamá: “Mirá vieja, no tengo ninguna duda en ir a Venado Tuerto porque el Jefe me dijo que vaya tranquilo porque en seis meses me pongo al día y voy a saber igual que ellos”. Y finalmente me vine a Venado Tuerto. Cuando me dieron la medalla por treinta años de labor en el INTA en una simpática reunión en la Estación Experi- mental Agropecuaria Oliveros, el 4 de diciembre de 2004, confesé públicamente que a pesar del tiempo transcurrido aun seguía aprendiendo las tareas de exten- sión. Como dicen los viejos sabios: “´En aprender se va la vida´. Recuerdo que la oferta laboral de la época hacía interesante ingresar a un organismo tecnológico oficial, y acorde con la enseñanza recibida en la Escuela Nacional de Agricultura de Casilda, era una interesante oportunidad para crecer116
    • Homenaje a los “viejos” extensionistascomo técnico. Recordé una frase de uno de mis profesores: El tren de la oportuni-dad suele pasar una sola vez. Hay que saber subirse en ese momento¨.” Esta frasese la repito permanentemente a los jóvenes, que no dejen pasar una oportunidadatractiva para crecer en el campo laboral, social, deportivo, o el que fuere. En el aquel momento el cual relato, se veía al INTA como una instituciónnecesaria para el desarrollo agropecuario del país. Rápidamente tomó prestigiono solo en el medio rural, sino también dentro de la sociedad argentina. La pautaestá dada en el hecho que las puertas de los establecimientos de las localidadesque visitábamos se abrían de par en par para recibirnos y escuchar nuestras pro-puestas de jornadas técnicas, sociales y culturales. En esa época las organizaciones rurales se concentraban mayormente en coo-perativas agropecuarias a través de las cuales los productores canalizaban la co-mercialización de sus cosechas, servicio al que le faltaba el aporte tecnológicodesinteresado para que mejorasen las producciones y rendimientos. Por ello laincorporación del INTA al escenario rural mejoró marcadamente, no solo la parteeconómica, sino también la social y cultural. Jugaron un papel destacado en estatarea los Clubes 4 A, el Hogar Rural y los Consejos Locales de productores. Un hecho relevante era que los productores, los jóvenes, y en general la fami-lia rural, manifestaban que era la primera vez que los profesionales de la agrono-mía llegaban al campo con continuidad, presentando charlas técnicas, demostra-ciones de ensayos, y a la vez actividades sociales, tan carentes en ese momentoen el medio rural. Cabe señalar que hasta la aparición del INTA, actuaban en elmedio rural las Agronomías Regionales, entidades que carecían del personal ymedios adecuados para una verdadera extensión agropecuaria. Más bien erancentros de consulta. 3.2.2. El medio rural en la década del 60, ambiente donde sedesarrollaron las actividades Como ya mencioné, en el año 1961 llegué a Venado Tuerto para ingresar ala AER del INTA. En ese momento en nuestra región todas las casas del mediorural estaban habitadas-para hacerse conocer en una zona determinada, había quehacer una recorrida en forma personal. Lo primero que hice fue visitar chacra porchacra, dejando material explicativo de lo que era el INTA, y cuál era nuestropropósito. El equipo de la AER se completaba con el ingeniero agrónomo Elpidio 117
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales González cuya tarea era la de formar un Consejo de Productores en las zonas rurales que estuvieran interesados n en vincularse a la institución. La asesora del Hogar Rural era Hilda Patitusi, una de tantas mujeres que trabajaban en la región pampeana y que generalmente eran egresadas de escuelas agrícolas de la provincia de Buenos Aires. Por último, nosotros los agrónomos no universitarios, teníamos entre nuestras tareas formar los Clubes Juveniles 4A (Acción, Ayuda, Amistad, Adiestramiento), agrupaciones similares a los Clubes 4H de los Esta- dos Unidos. Realizadas las visitas, convocábamos a una reunión donde tratábamos de constituir los distintos grupos de productores, jóvenes y mujeres. Y ahí un ele- mento fundamental de trabajo fueron las escuelas rurales, que para esos años fueron hitos importantísimos de la cultura e instrucción en el medio rural. Re- cuerdo entre otras a la maestra Rosa Kresich de la escuela de Colonia Teodelina, a Rubén Banegas de El Empalme del Distrito Venado Tuerto, a Juan Uzuriaga en Paraje Rabiola Distrito Murphy, a la señora de Moroso en Paraje El Pajonal Distrito Christophersen, o de la escuela ahora destruida ubicada en la zona de Elortondo cerca del campo de Raúl Tartarini, gente que fueron nuestros referen- tes y cuya ayuda fue importantísima. El esquema de trabajo era en primer lugar integrar y formar los grupos, lue- go consultar en qué quería capacitarse. De allí surgían pedidos para desarrollar proyectos de cunicultura, apicultura, huerta, monte frutal, para citar los más de- mandados. Las mujeres pedían capacitación en repostería o labores manuales. Lo que yo más apreciaba de ese trabajo era el provecho que se sacaba de la integración de los jóvenes y que a la vez se iba detectando los futuros líderes en cada grupo y comunidad. Luego con el transcurrir del tiempo se confirmó esta presunción, dado que algunos llegaron a ser funcionaros públicos, presidentes comunales, o integraron la dirigencia de la cooperativa agropecuaria o de la co- operadora escolar de su lugar, otros fueron buenos empresarios o productores, otros corresponsales de medios de comunicación como Gregorio Sogno en San Gregorio. La jornada comenzaba con una charla técnica y terminaba con una actividad deportiva, por ejemplo con un partido de fútbol, donde yo también participaba. Una situación importante en ese momento era el aislamiento que tenía el me- dio rural. Era muy difícil comunicarse porque no había teléfono ni radio enlace móvil, prácticamente todos los establecimientos carecían de luz eléctrica. Estos118
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasfactores eran desafíos que el equipo de extensión se propuso ir solucionandojunto con los integrantes de la familia rural, pues resolviéndolos se lograba unaimportante mejora en sus condiciones de vida. Para llevar la electricidad al campo se trabajó muchísimo juntamente conlas familias rurales y con los funcionarios de turno. Por eso hoy, ver que eseanhelo se concretó y que después la gente se fue yendo del campo por la intro-ducción del monocultivo de soja y por el alquiler de los campos, es una situaciónque deprime. Entristece ver las viviendas abandonadas, con la línea de energíaeléctrica que llega a la puerta del establecimiento, actualmente desaprovechadadespués del trabajo que costó gestionar su tendido. Y fundamentalmente, llegarhoy a muchas de esas viviendas que eran modestas, pero bien ambientadas, conjardines, montes frutales, gallinas merodeando, y nadie salga a recibir al reciénllegado, como lo hacían antes, con esa alegre sonrisa y la clásica invitación:“Pase a conversar y tomamos unos mates”, y apenas iniciada la conversación lainfaltable pregunta: “¿Se queda a almorzar? Mire que tengo los salamines de laúltima carneada...” Hoy, las escuelas rurales cerradas porque no hay el número de alumnos quejustifiquen que permanezcan abiertas, la falta de la biodiversidad en el mediorural, las casas deshabitadas y pueblos que se están vaciando de pobladores, enconjunto presentan una complicación desde el punto de vista ecológico, técnico ysocial. Continuando con el contexto del año 1961, cuando llegué a Venado Tuer-to, había solamente unos diez ingenieros agrónomos y algunos veterinarios, entotal muy pocos profesionales prácticamente para todo el Departamento GeneralLópez, el área de cobertura de nuestro trabajo10. Hoy su número alcanza aproxi-madamente a los seiscientos ingenieros agrónomos. (Entre los matriculados enel Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Santa Fe, IV Circuns-cripción con sede en Venado Tuerto, y los que se radican en la región pero estánmatriculados en otros Colegios). En cuanto a los veterinarios su número alcanzahoy la cifra de ciento sesenta profesionales.10 Menciono los que recuerdo: ingenieros agrónomos eran Lorenzo San Martín y Elpidio Gonzálezdel INTA, y en la actividad privada estaban Pedro Courreges, Norberto Zeljkovich, Enrique Klein, JuanRosenzvaig, Ángel Lozano que había sido Agrónomo Regional, Mario Antonio Gianelli, en Elortondoel ingeniero Laplace, estaba Caride al frente de Estancia La Helada, Barrios en la zona de Amenábar.Y los veterinarios eran Faustino San Martín, Esteban Pacheco, Rafael Barrantes, Pedro Piccinini, enSancti Spiritu, José Peyla y Santiago Larroux, de Villa Cañás, Enrique Andreani y de San GregorioJosé N. Farina. 119
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 3.2.3. Entidades y Grupos Juveniles Para rescatar del olvido los nombres de entidades juveniles vinculadas a la AER Venado Tuerto del INTA entre 1961 y 1976, menciono, el nombre del Club 4 A, localidad a la que pertenecía y con el nombre de su primer presidente, como se muestra en la tabla siguiente: Tabla 1. Nombres de los Clubes 4 A, localidad y primer presidente. Período 1961-1976. Club 4 A Localidad Primer presidente Juventud Unida Colonia Teodelina Roberto Torres El Ceibo Paraje Rabiola (Murphy) Atilio Lazari La Esperanza Paraje El Pajonal (Sancti Spiritu) Enrique Rubies El Picaflor La Cheltonia (Venado Tuerto) Juan J. Bauducco El Hornero Colonia Alvear (Teodelina) Omar Permingeat Vistas de Futuro Elortondo Juan C. Milano El Triunfo María Teresa Raúl Grimalt El Trébol Cafferata Carlos A. Bonetto Surcos de Progreso San Gregorio José L. Guida Los Clubes 4 A que se formaron, en el lapso de tiempo de su existencia cum- plieron ampliamente con sus cuatro objetivos: Acción, Ayuda, Amistad, Adies- tramiento. Asimismo, se tuvo contacto en la realización de actividades técnicas, culturales y sociales con las Juventudes Cooperativistas que pertenecían a las localidades de: Villa Cañás, Murphy, Carmen, Paraje ‘El Empalme’ (Venado Tuerto), y Venado Tuerto. 3.2.4. Personajes en el camino de la extensión En mis 35 años desde 1961 a 1976 y de 1988 a 2009, fueron muchos los kiló- metros recorridos y también muchas las personas que conocí. Risueños y alegres unos, preocupantes otros, fueron los momentos compartidos a su lado. Todas esas situaciones forman parte de la historia personal de cada uno, una historia chica que generalmente se pierde en el tiempo. Este capítulo se escribe recor- dando y retratando algunas de esas personas y las situaciones vividas con ellos. El Padre Walter Castellini Como Asesor de Juventudes Rurales estuve a cargo de Clubes 4A y Juventu- des Cooperativistas en varias localidades de la región En la localidad de Carmen estaba al frente de la Parroquia el Padre Walter Castellini. Se acercó al INTA un120
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasdía buscando colaboración y ayuda en la atención que realizaba con los chicosdel pueblo. Sugería, por ejemplo, brindar una serie de charlas. En esas reunionesque manteníamos para desarrollar el proyecto, me enteré que una vez al añoviajaba con los chicos a una colonia cercana a Santa Rosa de Calamuchita, a 4km camino a Yacanto, provincia de Córdoba. Esa travesía requería juntar fondostanto para el traslado como para los gastos de alimentación durante una semana.Generalmente los chicos eran de familias de bajo recursos. De manera que envarias oportunidades viajaba a Carmen con el equipo de proyección de películasdel INTA, y organizábamos una función de cine con lo cual se juntaban unos pe-sos que ayudaban a financiar el viaje del grupo del Padre Castellini. A cambio deese favor, él cedía esas instalaciones al INTA por una semana para que yo viajaracon los chicos de los Clubes 4A, con el agregado de dos madres que oficiaban decocineras, y donde disfrutábamos una permanencia de una o dos semanas. Con eltiempo llegué a valorar mucho el trabajo pastoral de esta persona, que albergabaa cualquier chico no importando su clase social y religión. Relato este hecho, que cuando Castellini había fallecido, un día de paso paraCórdoba me llegué hasta el campamento y con alegría me enteré que todavíafuncionaba y que a la calle que pasaba frente al lugar le habían puesto el nombrede ‘Padre Walter Castellini’. Fue un hecho que me conmovió mucho por lo cualescribí una nota sobre lo que representó Castellini en la comunidad. Es más,tiempo después tuve una gran satisfacción, caminando en Venado Tuerto dos otres meses después de publicada la nota, se detiene un vehículo y el conductor medice: ´ Te agradezco la nota. Yo era uno de esos chicos que como decís, gracias alPadre pude salir alguna vez del pueblo porque mi familia era de escasos recursos.Hoy la vida me ha favorecido, pero no me olvido de esos gratos días que paséjunto a Castellini y los otros chicos´...” 3.2.5. Anécdotas Los siguientes relatos son ejemplos de situaciones, en general alegres, quese suceden continuamente en el ambiente rural gracias a la natural e ingeniosachispa del hombre de campo. ¡Si llueve cosechamos maíz! Aparecieron en el mercado los maíces híbridos y nuestra tarea era demostrarque superaban a las variedades en rendimiento, además de otras características 121
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales agronómicas superadoras como por ejemplo la resistencia al vuelco. El Ingeniero Agrónomo Lorenzo San Martín, Jefe de la Agencia, daba la charla y yo que hacía poco había ingresado al INTA, daba vuelta las hojas del portafolio gráfico que se utilizaba para ilustrar la charla, porque en ese momento no existía ninguno de los sistemas de proyección modernos. A medida que iba terminando el tema de cada hoja, yo las iba dando vuelta. Esto me sirvió de aprendizaje para cuando yo comencé a dar charlas en público. Terminada la exposición donde San Martín, como era su cualidad de convincente expositor, había reflejado los beneficios de los maíces híbridos, inquirió si había preguntas por presentar. Silencio total… pero por una pequeña puerta en una de las esquinas del fondo del salón ingresa un personaje a quien en la entrada principal le habían cerrado el paso debido a su estado de ebriedad. Evidentemente había captado algo de la charla porque tran- quilamente le espetó al disertante: ´“Mire Ingeniero. Acá en Chovet cuando llue- ve, cosechamos maíz, y si no llueve, no cosechamos nada.” Mi primera reacción fue pensar… cómo se nos pinchó la reunión con este tipo, Porque según el per- sonaje en cuestión la charla había estado de más porque todo dependía del factor climático. Pero ahí estaba la gran experiencia de San Martín. Reaccionando rápi- damente le contestó: ¨“Yo le puedo asegurar que sembrando estos maíces aunque no llueva, usted va a cosechar igual¨.” Ese día salimos los del INTA a flote por la oportuna reacción de San Martín, aprendida sin duda en situaciones similares en su larga experiencia como agrónomo en el Chaco. Yo archivé mentalmente este momento por si más adelante me tocara pasar por una situación similar. “Usted es el especialista” Que uno va aprendiendo al lado de personas como San Martín, por lo me- nos en cuanto a la respuesta oportuna, es evidente como queda demostrado en este relato. La AER Venado Tuerto dependía en ese momento de la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino, cuyos técnicos nos enviaban muestras de semilla de maíces híbridos en la etapa de investigación, para ensayar y ob- servar su comportamiento en esta región. Había que cosechar las espigas de un lote pequeño como de media hectárea y me trasladé al mismo en compañía de un compañero profesional en la estanciera de la agencia. Este vehículo era muy práctico para nuestro trabajo porque se podía volcar el asiento trasero y dejaba un espacio libre, lugar donde pondríamos las bolsas con el maíz cosechado, na- turalmente a mano, tarea que podría demandarnos media tarde. Cuando llegamos a la parcela, mi acompañante mostró el prurito existente en esa época en algunos profesionales universitarios en cuanto a que un productor agropecuario pudiera122
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasconfundirlo con un peón de campo. En este caso puntual al verlo juntar maíz amano. “¿Qué va a pasar si viene un productor y me ve juntando maíz?”, me pre-guntó. Yo, que venía aprendiendo rápidamente, rumiaba para mis adentros: “meva a tocar a mi solo juntar todo el maíz toda la tarde...” Y recordando el dichoque la necesidad aviva el ingenio, le respondí: “No, déjeme a mí. Si pasa algúnproductor yo le voy a aclarar que éste es un maíz de alta genética, que no lo puedejuntar cualquiera sino un especialista, porque hay que revisar y elegir bien lasespigas, clasificarlas y separarlas. Hay que saber qué espiga se junta y qué espigase deja”. “Ah, bueno, tiene razón”, fue la reacción. Se bajó de la estanciera y nospusimos a recolectar. ¿Cuándo tendré ese aplomo? El primer Club 4A, creado desde nuestra Agencia AER, fue el Juventud Unidade Colonia Teodelina. En nuestra actividad de extensión, primeramente buscába-mos siempre la intervención de la Escuela Rural del lugar, donde los docentes,después de explicarles los motivos de nuestra presencia, nos ponían en contactocon gente de la cooperadora escolar, y allí comenzaba nuestro trabajo. En losmomentos en que no había actividad escolar, nos facilitaban las instalaciones dela escuela para mantener las distintas reuniones. En mi caso, reunido con los inte-grantes del Club 4A, les explicaba los objetivos y la metodología de trabajo, quehabía que elegir una comisión, y a partir de allí a criterio de los adheridos, se pa-saban a tratar y desarrollar los temas técnicos. Recuerdo que uno de los primerostemas fue la implantación y poda de árboles frutales, también algo de aviculturay, sorpresivamente, apicultura. Yo, salvo lo visto en la Escuela de Agriculturade Casilda cuando cursé la materia, no había tenido contacto con el tema, delcual tenía formación teórica pero muy poca práctica. Vicente Mangioni, uno delos participantes del club 4 A, manifestó que deseaba trabajar con la abeja. Dijoque tenía algunos enjambres alojados en cajones de manzana, la colmena rústicapor excelencia en esos tiempos, y que su intención era trasvasarlos a la colmenamoderna de tipo ´Langstroth´. Cabe recordar que el único lugar en varios kiló-metros a la redonda que comercializaba estos artículos era el almacén de ramosgenerales Andueza, Gamboa y Cía. de Venado Tuerto. Para estar a la altura de lacircunstancia me informé y capacité con una pasantía junto a quien era nuestroreferente en ese momento en apicultura, el Ing. Agr. Moisés Katzenelson, a cargodel apiario experimental del INTA de la AER de 25 de Mayo del INTA, provinciade Buenos Aires. Entre otras cosas me asesoré sobre el trasiego. 123
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Llegado al establecimiento de Vicente, parados los dos al costado de la col- mena rústica –para abrirla y realizar la tarea– veía que mi acompañante estaba muy nervioso. Se me ocurrió entonces decirle: ´“Para que la abeja se mantenga tranquila, hay que trabajarla con aplomo, no mostrarse nervioso porque ella lo detecta”. El trabajo se realizó bien, sin inconvenientes. Tiempo después, Vicente me comentó que en esos momentos pensaba para sí: “¿Tendré yo algún día el aplomo que tiene Zorzin para manejarse frente a la colmena y la experiencia que demuestra tener?” Y yo me sinceré con él: “Igual que vos, era la primera vez que estaba frente a una colmena haciendo ese trabajo, y felizmente salió todo bien”. En el momento le mentí para no crearle temor pero yo estaba bastante preocupa- do y nervioso sobre cómo iba a salir el trabajo. Felizmente eran abejas mansas y las pudimos manejar sin inconvenientes. Una chanza fallida Siempre había oportunidad para la chanza o para la observación humorística, producto de la veta creativa del hombre de campo. Recuerdo una situación don- de los bromistas salieron chasqueados. Cuando el INTA incorporó el proyecto de gallinas ponedoras, en muchas de mis recorridas para tratar el tema me acompa- ñaba Mario Arribálzaga, un gran entusiasta del proyecto y que me asistía como ayudante ad honorem. Un día visitamos al grupo de Elortondo donde las pollitas se desarrollaban con toda normalidad, pero a las que aún les faltaba tiempo para convertirse en ponedoras. ¡Vaya la sorpresa! En uno de los nidos refulgía un huevo. El grupo de jóvenes encargados del plantel estaba en silencio, expectantes de la reacción de Arribálzaga, y prontos para la carcajada. Éste, que se dio cuenta que se trataba de una tomada de pelo, sacó el huevo y comenzó a señalar los peligros que entrañaba la introducción de un objeto extraño en el nido como por ejemplo, provocar una infección y otras tantas observaciones. La muchachada que esperaba reírse, fue paulatinamente borrando sus sonrisas al comprobar que a Don Mario, la broma no le gustó nada. 3.2.6. Superando el aislamiento en el medio rural Aquí pretendo describir cómo era la situación de las comunicaciones entre el campo y los centros urbanos en el período pre-Internet, al que se agrega toda la tecnología posterior a la que casi diariamente se le incorporan nuevas y más veloces herramientas.124
    • Homenaje a los “viejos” extensionistas Salida al aire de LT29 Radio Venado Tuerto En 1961 el aislamiento en el campo era prácticamente total. Sólo se escucha-ban las radios de Buenos Aires y Rosario, no había televisión, y mucho menosteléfono, como así tampoco energía eléctrica en muchos sitios. Con muy pocasvariantes esta situación se mantuvo igual, hasta que a fines de enero de 1969 salióal aire LT29 Radio Venado Tuerto, emisora en frecuencia AM, cuya onda cubríatoda nuestra área de trabajo. Su titular, Hilmar Long, ofreció desde el principiosu buena disposición hacia el INTA, actitud que hizo que la radio se convirtieseen una herramienta complementaria de nuestro trabajo. Fue muy importante esacolaboración para, por ejemplo, anunciar la realización o la suspensión de algunareunión técnica, o noticia de interés para la familia rural. Como le manifesté enese momento al director Long, “la aparición de LT29 ha roto el aislamiento enel medio rural”. De esa manera me hice habitué al programa matinal ´RevistaAgropecuaria´ que iniciaba la transmisión del día, y que dirigía Enrique Ghanem.Risueñamente digo esto porque al principio me tenían que atar a la silla para queno me escapara, y por último me tenían que amenazar con pegarme para que ter-minara de hablar porque transgredía los límites horarios del programa. Me habíaaquerenciado mucho al programa y les costaba hacerme callar Actuando en la Asociación de Apicultores de Venado Tuerto y Zona de In-fluencia, se logró el acuerdo entre los aeroaplicadores de agroquímicos y la aso-ciación, también con la gestión del INTA, de avisar dónde se aplicarían agro-químicos, puntualmente insecticidas, en cercanías de los apiarios marcados enun mapa catastral, información que se transmitía diariamente por LT29. Fue unhecho inédito, incluso en el extranjero, y fue un tema presentado en varios con-gresos y publicaciones. Por eso, es justo destacar lo importante que fue el trabajocon la colaboración de LT29. Recuerdo que un día estando de viaje en la región de ¨Cinco Esquinas¨, aunos 30 km de Venado Tuerto, entré a un almacén de campo para solicitar per-miso para dejar transitoriamente allí un carro que traía a remolque con mi chata.Me dirijo al dueño del negocio, presentándome como Zorzin del INTA VenadoTuerto y planteándole el pedido. Este hombre me mira detenidamente y me dice:´“No me diga que usted es el que está a la mañana en la radio´.” Al responderleafirmativamente agregó: ´“Ah no, ahora no se puede ir porque siempre lo escu-chamos y mi señora y los chicos lo van a querer conocer´.” Era temprano a lamañana así que hizo levantar a los hijos y a la señora de la cama y yo en mediodel almacén contestando preguntas relacionadas con la radio y mi trabajo. Ahítuve la oportunidad de medir el alcance que en el medio rural tenía la radio. 125
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales En otra oportunidad, en la zona urbana de María Teresa, entré en un comercio preguntando por un vecino que vivía en las inmediaciones. Apenas me escuchó la dueña del comercio, sin levantar la vista de lo que estaba haciendo dice “Ya se quién es usted porque todas las mañanas lo escucho en el programa agropecuario de Venado Tuerto. Original idea: el uso de la paloma mensajera En la década del 60 se crea la Cooperativa de Inseminación Artificial Venado Tuerto, más conocida por CIAVT. Formada con el apoyo inicial de 9 tamberos de la zona - número que rápidamente fue creciendo - que confiaron en la novedosa tecnología. Con el tiempo el CIAVT comenzó a adquirir renombre convirtiéndo- se en uno de los centros del sector más importantes del país. El crecimiento era constante, cada vez se incorporaba más gente debido al prestigio de los directivos y la efectividad del servicio prestado. Pero había un problema. Cuando el tam- bero detectaba vacas en celo, tenía que avisar en forma casi inmediata al CIAVT para que el inseminador fuese al campo a realizar la inseminación. En ese en- tonces era muy oneroso en tiempo y dinero tener un teléfono fijo en el campo, y del teléfono celular, ni noticias. Cuando se daba la presencia de una vaca en celo, había que notificar el hecho a la cooperativa de inmediato, porque la insemina- ción debe realizarse dentro de las 12 a 18 horas de iniciado el período. Surgió entonces la idea de probar para la comunicación la ayuda de palomas mensajeras. Las primeras palomas las trajimos Héctor Cibelli y yo de Casilda. Se le asig- nó a cada tambo una paloma con un anillo de determinado color en su pata. El sistema consistía en que cuando el tambero detectaba vacas en celo, liberaba la paloma que llegaba al palomar instalado en el CIAVT. A mediodía el insemina- dor se fijaba qué paloma había llegado, y salía a inseminar. En el CIAVT hay una estatuilla recordatoria del servicio que prestó la paloma mensajera. Hoy, esto ha quedado superado con la telefonía celular. Respecto a la creación del CIAVT, el tambero Federico Lussenhoff me con- firmó que el gran impulsor de la idea de traer la inseminación artificial a Venado Tuerto y la región fue Lorenzo San Martín, un hombre de mucha iniciativa que contó con el entusiasmo de nueve productores, en su mayoría tamberos chicos11. 11 Enrique Klein, Cristobal Kennard, Mario Miretto, Germán Lussenhoff, Juan Jeppensen, Héctor Ci- belli, Juan Quiroga, Angel Fina y Peter Miles.126
    • Homenaje a los “viejos” extensionistas A pesar de las controversias en contra de la inseminación artificial – se decíaque iban a nacer monstruos, por ejemplo – el grupo siguió adelante adquiriendoun terreno de 12,5 ha sobre el que construyeron una pequeña instalación. Ade-más, se pusieron en contacto con la Dirección Nacional de Lechería, entidad quea través del Dr. Adolfo Tarelli les otorgó dos toros. Uno era Holando Frisio y elotro Holando Americano que eran los dos tipos definidos de la raza en ese mo-mento. La incorporación de esos dos animales provocó en los rodeos de la regiónun salto cuantitativo y cualitativo en cuanto a tipo y productividad. 3.2.7. Aspectos sobresalientes en el sector rural Los entrañables lazos de amistad forjados en el desempeño de mi tarea conel hombre de campo, su familia y su entorno, son merecidamente rescatados delolvido con este relato. La participación de las Escuelas Rurales Un homenaje, de reconocimiento es para las maestras y los maestros ruralesque realmente hacían Patria al estar instalados en un medio tan aislado sin me-dios de comunicación y sin caminos, dado que en épocas de lluvia se volvíanintransitables para todo vehículo, salvo el sulky. Transcurridos los años el despla-zamiento de la familia rural a las zonas urbanas ha provocado el despoblamientode las áreas rurales. Así, muchas de las escuelas quedaron inactivas y algunaslamentablemente saqueadas. Duele mucho ver estas imágenes, pensando quemuchos productores no son analfabetos gracias a estas escuelas, y cómo es queno hubo quien las protegiese del vandalismo. La Escuela Rural era la institución para iniciar cualquier entrada en la zona.Nos presentábamos ante la o el docente en ese momento a cargo del estable-cimiento y que, en general, de lunes a viernes vivía en el mismo medio rural.Siempre éramos muy bien recibidos, le interiorizábamos de nuestros objetivosy proyectos, le dejábamos folletos sobre nuestro trabajo. El segundo paso eravisitar a los integrantes de la Cooperadora de la Escuela para también ponerlos altanto de nuestras propuestas, y con un previo acuerdo, nos poníamos a trabajar. El ingeniero agrónomo, que podía ser el jefe de la Agencia o el asesor técnico,comenzaba a trabajar con los productores formando grupos a los cuales les brin-daban charlas técnicas. En tanto yo trabajaba con los hijos de los productores,frecuentemente ex-alumnos de esa Escuela, y las mujeres se agrupaban coordina- 127
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales das por una Asesora en los llamados Clubes del Hogar Rural. De esa manera toda la familia rural estaba atendida en distintas líneas de trabajo. En general estas actividades se realizaban en la Escuela, salvo cuando el evento era una charla técnica o la visita a un lote experimental, por lo cual se iba al campo. Un hecho similar a la desaparición de Escuelas ocurrió con muchos almace- nes generales de campo y boliches o pulperías. Eran los lugares de encuentro de los paisanos y productores, sitios que puntualmente se llenaban en las épocas de cosecha a mano del maíz, con los cosecheros provenientes de otras provincias. Allí se jugaba a las bochas, a la taba, al truco, finalizando a veces la jornada con una guitarreada, payada o baile familiar. De estos lugares que también utilizába- mos nosotros para las reuniones técnicas con productores, recuerdo el Paraje El Pajonal, ubicado equidistantemente entre María Teresa, Christophersen y Sancti Spiritu. La relación con el productor en los comienzos del INTA En ese momento no era muy fácil la tarea del extensionista porque el produc- tor agropecuario era muy descreído, postura justificada porque había sido enga- ñado muchas veces desde el punto de vista comercial. Sirva el ejemplo de que le vendían sal en vez de fertilizante, en vez de semilla original de maíz híbrido le vendían hijo de maíz híbrido por lo cual los resultados no eran los esperados, y así con muchísimas ‘avivadas’. Por lo tanto, al no tener a quién consultar era muy reticente a aceptar la tecnología que veníamos a presentarle. Nos tomaba como uno más que visitaba el campo para engañarlo. Costó mucho vencer esa actitud. Otro caso que con ejemplos simples se podía vencer esa reticencia a lo nue- vo queda graficado con el siguiente ejemplo. Un día, cuando llegamos a un es- tablecimiento en la zona de Teodelina donde acababan de implantar un monte frutal de durazneros, el ingeniero González preguntó si sabían hacer la poda de fructificación, para así obtener un mejor rendimiento, en calidad y cantidad de fruta. El productor respondió que: “no” y le pidió al ingeniero que le pode una planta como ejemplo. Terminada la demostración de poda retomamos nuestra recorrida. Como este productor iba poco a nuestras reuniones, no supimos hasta más adelante qué resultado tuvo la poda del ingeniero González. Unos cuantos años después su hijo, hoy un brillante ingeniero agrónomo me contó que luego que nosotros nos fuimos el padre marcó la planta y le dijo al hijo “Vamos a ver que saben estos ingenieros” y no podó ninguna planta más para comparar. Al finalizar la temporada, la planta podada por el ingeniero González fue la que128
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasmejor rindió. Esta circunstancia hizo que el concepto del padre hacia los profe-sionales de la agronomía cambiara sustancialmente. Con el tiempo, tal cambiode actitud permitió que el hijo no tuviera ninguna oposición para seguir la carrerade agronomía. Volviendo al descrédito del productor, una de las maneras de atraerlo fuecon un proyector de cine de 16 mm que funcionaba con un generador portátil,porque en ese entonces no había mucho suministro eléctrico en el medio rural.Eran muy escasos los establecimientos con electricidad¸ generalmente eran lasestancias grandes quienes lo tenían. Y el programa funcionaba así. Se anunciabaanticipadamente la realización de una reunión técnica y una función de cine conuna película de gran atracción como las de Luis Sandrini o de otros cómicos derenombre en ese momento. Pero previamente a la proyección de lo que era porlo general una comedia, se proyectaban las películas técnicas sobre temas comola importancia del maíz híbrido, o como labrar la tierra para que no perdiese supotencial productivo. Se programaba de esa manera para evitar lo que segura-mente sucedería si se proyectaba primero la película de Sandrini. La gente seretiraría inmediatamente aduciendo tener que levantarse temprano al otro día, opresentarían alguna excusa similar. Así, con mucha responsabilidad y respeto porlas ideas del productor, de alguna manera fuimos introduciéndonos en el mediorural. Sobre esos contactos hay muchísimas anécdotas, sobre todo debido a lajustificada desconfianza del productor. Surgimiento de los líderes Después de trabajar un cierto tiempo con los Clubes 4 A y habiendo transcu-rrido desde ese entonces de 30 a 40 años, la realidad confirma que esa actividadsirvió para detectar los potenciales líderes en formación del ámbito rural. Si nohubiese sido por el desarrollo de estas instituciones, habría sido difícil detectar-los. Hoy vemos que quienes asumían los cargos para los que eran elegidos demo-cráticamente dentro de los Clubes 4 A, han logrado un destacable desarrollo. Citoalgunos ejemplos. Teníamos un Club 4 A en Cafferata. Su presidente era CarlosBonetto que es actualmente un destacado empresario en el ramo de las balanzasque ha alcanzado prestigio internacional. Rubén Soumoulou de Máximo Paz,pertenecía a la Juventud Cooperativista de esa localidad. Entré en contacto conél porque en un momento ayudé con los programas de avicultura en Alcorta en laAgencia de Extensión del INTA. 129
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales También hubo un Club 4A en San Gregorio y el que fue Vicepresidente, Gre- gorio Sogno, es un destacado corresponsal periodístico además de gerenciador de seguros, como así también José Luis Guida, el Presidente en ese momento, es hoy un industrial en el ramo alimenticio. En María Teresa era Presidente Raúl Grimalt, hijo de un productor agropecuario pero que ya demostraba ser una per- sona inquieta por hacer cosas. Hoy es un empresario de insumos agropecuarios y de acopio de granos. Del Club 4A de Paraje Rabiola su Presidente, Atilio ‘Coco’ Lazzari, es el actual titular del Semillero Don Atilio. En el Club 4A ‘Vistas al fu- turo’ de Elortondo, surgieron varios productores eficientes en sus tareas rurales y en trabajos en la Comunidad. De igual manera en Colonia ‘La Cheltonia’ cercana a Venado Tuerto con el Club 4 A ‘El picaflor’. Y aquí debo referirme a una situación muy triste ocurrida en la Argentina que interrumpió violentamente este proceso de detectar líderes en la comunidad. El 24 de marzo de 1976 el Proceso de Reorganización Nacional, el golpe militar encabezado por Rafael Videla, interrumpe la continuidad constitucional y demo- crática del país. Se impuso un corte total a todo lo que era juventud motivadora, que tenía rasgos de liderazgo. Así fue lo que ocurrió no sólo con los Clubes 4 A sino también con las Ligas Agrarias, las Juventudes Cooperativistas, los Hogares Rurales de las mujeres. Todo se anuló y nunca más se reactivó, con lo cual se perdió la gran oportunidad para detectar los líderes del medio rural. Con lo que le pasó al campo en 2008, quedó en evidencia que el sector ru- ral estuvo muy adormecido y con falta de dirigentes. Es probable que de haber continuado al frente aquellos dirigentes en surgimiento, se hubieran anticipado a la situación que se presentó y habrían planteado ordenadamente la solución. De esa manera no se hubiera llegado a la situación tan enojosa y desgastante que se instaló en el país: la confrontación Gobierno-Campo por las retenciones a la exportación de granos. La familia rural, un cálido recuerdo Un hecho que viene a la memoria con gran afecto es la calidez con la que nos recibían las familias rurales, una vez superada la barrera de la desconfianza en cuanto a las funciones que pretendíamos realizar en su medio. Era común que cuando llegábamos cerca del mediodía se nos invitara a almorzar. Cuando esto era posible, lo aceptábamos con mucho agrado. Recuerdo que en algunos hogares de familias modestas, con casa de adobe y piso de tierra, (normalmente en las inmediaciones ya se estaba iniciando la construcción moderna con mate-130
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasriales convencionales), pero la calidez con las que nos atendían hacía que uno nopercibiera la sencillez descripta. Muchas familias me comentaban que estabananalizando cómo harían para que sus hijos que estaban terminando la primaria,pudieran continuar el secundario en el pueblo porque ellos percibían la limitanteque habían tenido para acceder a otra actividad laboral al saber solamente leer yescribir. El Día del Agricultor en Paraje Rabiola El Paraje Rabiola sobre la Ruta Nacional 33, Distrito de Murphy, era la sedede una de las más trascendentales celebraciones del ‘Día del Agricultor’. Si bienla fecha era el 8 de septiembre de cada año, mucho antes, por lo menos con dosmeses de anticipación, comenzaba a prepararse el evento debido a que había queconfeccionar el programa de actividades que ocupaban toda la jornada. En estatarea participaban todos los miembros de la familia de los productores. Y paracomunicar sobre el extenso, interesante y variado programa, se repartía un aficheque se pegaba en toda la región anunciando los festejos. Testimonio del trabajo en el medio rural El relato que sigue puede enmarcarse bajo el subtítulo “El hombre de hoy,recuerda del joven de ayer, su paso por los Clubes Juveniles 4 A”. Fue escrito porGregorio Sogno que fue Vicepresidente del Club 4 A ‘Surcos de Progreso’ de SanGregorio, provincia de Santa Fe. Hoy es un destacado corresponsal periodísticoademás de gerenciador de seguros. La nota se publicó en la edición del 28/08/01del diario ‘El Informe’ de Venado Tuerto. Recuerdos a partir de un encuentro inesperado Luego de estacionar cruzo la calle San Martín en Venado Tuerto; un rápidotrámite me apuraba el andar, cuando al llegar a la esquina del Banco Río meencuentro con un rostro conocido, una cara que hemos visto tantas veces reco-rriendo nuestra región, alguien inconfundible. Hacía años, tal vez que no nos veíamos, pero para el agrónomo Herman Zor-zin parecía que hubiera sido ayer, la sonrisa, el apretón de manos y la charlasiempre animada como siempre. ¡Qué gran tipo es y fue siempre! Yo se que por su manera de ser tal vez no le va a hacer mucha gracia estecomentario de hoy, pero en la despedida le agradecí lo que el representó para la 131
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales región trabajando para la agencia del INTA en la zona y como coordinador de Clubes Juveniles Rurales del INTA de Venado Tuerto. A los 17 años yo ya era un dirigente juvenil rural, integrábamos el Club 4A ‘Surcos de Progreso’ en San Gregorio y oficiaba de vicepresidente junto a otros adolescentes preocupados por el desarrollo de nuestra comunidad y del campo. El Club 4A a través de sus siglas significaba Acción, Amistad, Ayuda y Adies- tramiento. Zorzin era nuestro coordinador y maestro, junto a otros clubes y juventu- des cooperativistas nos integrábamos en encuentros donde se confraternizaba. También en distintas charlas técnicas en los pueblos y en los clubes de campo de nuestra región o en cursos para dirigentes y en cuanta inquietud se pudiera trabajar. Aquellos clubes fueron el bautismo dirigencial para muchos adolescentes al comprender las necesidades del ser humano a través de la ayuda, a entender el verdadero sentido de la vida que lo constituye la amistad, a ver las necesidades del medio urbano y rural y poner en marcha la acción para conseguir cosas y fundamentalmente la formación de jóvenes cooperativistas que se conseguían con el adiestramiento. La importancia de aquellos trabajos lo constituía – contando con la apoyatura del INTA – un hecho que se lo hacía presente a Zorzin: nuestro grupo trabajaba ya 28 años atrás en la necesidad de mejorar el agua que se consumía en San Gre- gorio y así se iniciaron trabajos donde se recogían muestras para su estudio en la asesoría del INTA de Vedia y de Venado Tuerto. Veintiséis años después llegó el agua potable a nuestro pueblo como una ne- cesidad ante contaminaciones y mala calidad del agua. El curso de arte decorativo, los primeros escritos periodísticos en la revista 4 A Noticias de Buenos Aires, los cursos de capacitación para dirigentes coo- perativistas y tantas otras realizaciones no pueden ser obviadas en esta historia. En toda actividad, en el desarrollo u organización de cualquier evento, estaba la mano del agrónomo Herman Zorzin, como así también la visita al campo y el asesoramiento del chacarero, acompañando al ingeniero Elpidio González u otro profesional del INTA. Claro, con la globalización de hoy y con el capitalismo salvaje imperante, pa- rece que tanto esfuerzo de ayer no significa nada hoy. Sin embargo bien valió el132
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasvalor de la semilla, bien valió conocer a alguien como Herman Zorzin, luchadorincansable por ser formador de personas que, como decían los romanos, “nadapuede enseñarse sin el ejemplo”, bien valió el valor de sus consejos. Simplemen-te gracias.” La Canción de los Clubes Agrícolas La Canción de los Clubes Agrícolas se cantaba en actos del aniversariode las entidades o en los festejos para despedir el año. La letra de la Canción esdel Ing. Agr. Joaquín J. Barneda en tanto que la música fue compuesta por AngelN. Rocca. Fue escrita en el año 1930 y dice así: ‘Marchemos compañeros la frente bien en alto, que somos la esperanza de un grande porvenir; ya saben nuestras manos lidiar con el trabajo y cultivando el suelo a la Patria servir’. ‘Labremos orgullosos el suelo de la Patria, y entonen nuestros labios la fraternal canción; las glorias que anhelamos son glorias del trabajo y nuestros elementos la tierra, el agua y el sol’. ‘Venid a nuestras filas pequeños camaradas, la acción y el pensamiento se premia en nuestro club; tenemos como norte la Patria y la familia y en el rural trabajo hallar dicha y salud’. Coro ‘Donde el trabajo canta no se oye el rataplán…; los surcos del arado son sendas de la paz’. Invitación a los jóvenes del medio rural para capacitarse Como ejemplo del intenso trabajo que se realizaba con jornadas de capacita-ción, se reproduce el texto de la convocatoria a una reunión técnica de maíz dela AER Venado Tuerto en mayo de 1967. El evento se desarrolló en el Salón de laAsociación Española de Socorros Mutuos. La invitación se imprimía en volantesque eran distribuidos en las entidades mencionadas. 133
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales INTA – Curso de maíz y programa del mismo a desarrollarse los días 9, 10 y 11 de mayo próximo. La Agencia de Extensión del INTA de Venado Tuerto, reitera que se reciben solicitudes para el Curso de Maíz que se llevará a cabo en esta ciudad los días 9, 10 y 11 de mayo próximo. En este curso pueden participar socios de los Clubes 4A, Juventudes Cooperativistas, Movimiento Rural y cualquier joven que tenga vinculación con el medio rural y que tenga además inquietud por aumentar o actualizar sus conocimientos sobre la materia. Estas inscripciones pueden realizarse en la Agencia de Extensión del INTA en Venado Tuerto o bien en su similar de Villa Cañás. Este curso se desarrollará de acuerdo al siguiente programa: Día 9 de mayo Mañana: Iniciación del curso a cargo del Ingeniero Agrónomo Héctor F. Da- niele sobre: a) el origen, historia y evolución del cultivo de maíz en el mundo; b) elección del terreno; c) preparación del suelo. Proyección de película técnica. Tarde: Técnica del cultivo a cargo del Ingeniero Agrónomo Elpidio R. Gon- zález sobre siembra, época, método, profundidad y cantidad de semilla. Proyec- ciones de películas técnicas. Día 10 de Mayo Mañana: Técnica del cultivo a cargo del Ingeniero Agrónomo Néstor Barac- co sobre labores culturales, rastras, escardillos, aporques, herbicidas, y cosecha manual y mecánica (normal-anticipada). Tarde: Demostración práctica de regulación de máquinas sembradoras, a car- go de personal técnico de la fábrica de tractores Deutz Agrícola DECA. A mediodía se servirá un almuerzo en el establecimiento comercial de Capo- ni, Roca y Cía, ofrecido a los asistentes al curso. Día 11 de Mayo Mañana: Técnicos de la Sección Maíz de la Estación Experimental de Per- gamino sobre: enfermedades del cultivo; plagas del cultivo; comentario general sobre maíz híbrido: historia, difusión, su obtención en semilleros, híbridos ac- tuales. Estas charlas serán ilustradas con material vivo, películas y diapositivas. Tarde: Visita a la planta clasificadora Cargill en n/ciudad. Visita al Criadero y Semillero Santa Teresita en Murphy.134
    • Homenaje a los “viejos” extensionistas 3.2.8. El duro golpe del proceso Lo relatado hasta este momento pertenece a las dos etapas que viví en elINTA. La primera comenzó en 1961 cuando ingresé al Instituto y que se extendióhasta 1976, y la segunda desde mi reingreso en 1988 y hasta 2009 cuando llegóel momento de la jubilación. El intervalo entre las dos etapas comenzó con uno de los momentos de másindignación e impotencia de mi vida. El 24 de marzo de 1976 tuvo lugar la queespero haya sido la última revolución militar en la Argentina: el denominado‘Proceso de Reorganización Nacional’. Pocos días después, puntualmente el 5de abril, fui despedido de mi puesto según la Ley 21260 por las autoridadesmilitares que intervinieron el INTA, sin ninguna explicación, una situación quevivieron centenares de compañeros del Instituto. Fue un momento de temor por-que comenzaron a circular versiones sobre la detención de personas. Tal era elmiedo que le instruí a mi esposa que bajo ningún concepto atendiese las llamadasa la puerta de calle. Inmediatamente comencé a tratar de averiguar cuál era elfundamento de mi expulsión y simultáneamente a buscar otro trabajo porque lafamilia era pequeña y, sorpresivamente, nos quedamos sin un peso de ingreso.Ahí reconocí lo valioso que había sido mi correcto accionar tanto en el INTAcomo en las comunidades venadense, porque nadie me cerró las puertas. De esa manera pude mantener una entrevista con un Coronel. Impensadosfueron la premura y el interés con que me atendió dicha persona, quien me pidióuna semana de tiempo para estudiar mi caso. Cuando retorné a su despacho, desu puño y letra me dio una tarjeta personal para una entrevista con un capitán. ¿Elresultado? La entrevista no se concedió. En cambio se me indicó que enviara mireclamo por correo. Nunca obtuve respuesta. A pesar de todo el afecto que recibíde las personas que me rodeaban, yo insistía en esclarecer mi situación. En mi caso se mencionó que se había cometido una equivocación, pero quelamentablemente el Proceso era un tren que avanzaba y que no podía parar perono obstante, podría tener derecho a la indemnización. ¡Flaco favor! Sin trabajo,teniendo que mantener la familia, donde además de la manutención diaria esta-ban los compromisos por la casa recién construida. Mencioné más arriba quenadie me cerró sus puertas. Por el contrario, entre todas esas personas estuvieronlos de una empresa que me abrieron no la puerta sino el “portón”. No había pasado un mes de mi separación del INTA que ya estaba nuevamen-te en actividad. En una empresa comercializadora de insumos y agroquímicos 135
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales para el campo, quienes me recibieron con gran afecto. Apenas ingresé comencé a recorrer la zona rural promoviendo los productos que vendía la empresa. De esa manera volví a tomar contacto con las familias rurales conocidas en mi ante- rior actividad extensionista, que me atendieron cordialmente y se vincularon con mi actividad comercial. Además, para que yo la atendiera, la empresa abrió la sección apicultura, actividad que había comenzado a desarrollar con los Clubes 4 A del INTA. Esta especialidad me demandó cada vez más dedicación cuando comenzó en la zona la siembra de girasoles híbridos para la producción de se- milla, proceso que demandaba la colocación de colmenas para la polinización entomófila de los cultivos. Con gran pesar dejé aquella empresa para dedicarme a esta tarea que cada vez me atrapaba más. Como la provisión y auditoría de las colmenas alquiladas por los semilleros - empresas radicadas en su gran mayoría en Venado Tuerto - para la polinización de los girasoles se realizaba entre diciembre y febrero, esta programación me permitió dedicarme a la docencia en el Colegio Agrotécnico Regional de Venado Tuerto. Enseñé apicultura a los futuros agrónomos hasta 1988, fecha en que me reintegré al INTA, donde la relación directa con el Insti- tuto perduró hasta mi jubilación. En esta segunda etapa estuve desarrollando acciones en el “Plan de ámbito regional de educación conservacionista”, y en “ProHuerta”’, terminando mi par- ticipación como agente de proyecto de los grupos apícolas del programa cambio rural que funcionaban dentro del área de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA Oliveros, donde trabajé muy a gusto y logré amistades que siempre recordaré. Sin embargo, como testimonio de los angustiosos momentos que viví al fina- lizar mi primer período en la institución, quiero hacer mías las palabras con que finaliza el Informe ‘Nunca más’ de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas que presidió Ernesto Sábato, a manera de reflexión para las nuevas generaciones: “Las grandes calamidades son siempre aleccionadoras, y sin duda el más terrible drama que en toda su historia sufrió la Nación durante el período que duró la dictadura militar iniciada en marzo de 1976 servirá para hacernos comprender que únicamente la democracia es capaz de preservar a un pueblo de semejante horror, que sólo ella puede mantener y salvar los sagrados y esenciales derechos de la criatura humana. Únicamente así podremos estar seguros de que136
    • Homenaje a los “viejos” extensionistasNUNCA MAS en nuestra patria se repetirán hechos que nos han hecho trágica-mente famosos en el mundo civilizado.” 3.2.9. Mi contacto con la apicultura Apenas iniciadas las actividades de los Clubes 4A, una de las demandas delos jóvenes fue iniciarse o mejorar los conocimientos en apicultura. Al pocotiempo de ingresar hice contacto con el Apiario Experimental del INTA en 25 deMayo, provincia de Buenos Aires. Su director, el Ing. Agr. Moisés Katzenelson,me invito a hacer una pasantía que me aportó muchos conocimientos prácticos.Los teóricos ya los traía por haber cursado la materia en la Escuela Nacional deAgricultura de Casilda con Saúl Menéndez, otro destacado profesor. Fueron es-tos dos profesionales los que más me marcaron y motivaron a seguir esta especia-lidad. Además de los trabajos en los Clubes 4 A, comencé a contactarme con laentonces Cooperativa Apícola de Venado Tuerto, a cuyos integrantes les solicitétrabajar con ellos cuando visitaban sus apiarios para de esa manera afianzar misconocimientos teórico-prácticos. Una de las cosas que recuerdo con mayor relevancia que hicimos desde elINTA con el sector apícola, fue actuar de nexo entre las empresas aeroaplica-doras y los apicultores para atenuar la mortandad de colonias por la aplicaciónaérea de insecticidas. En ese momento estos productos, por ejemplo los fosfora-dos –malathion y parathion– carecían de selectividad. El convenio entre ambaspartes requería que los aeroaplicadores avisaran a la secretaría de los apicultoreslas aplicaciones que harían en la mañana temprano del día siguiente en lotes sem-brados en las inmediaciones de apiarios marcados sobre un mapa catastral. Estainformación era difundida por LT29 Radio Venado Tuerto, información que enpoder del apicultor permitía que tapase las piqueras o cubriese las colmenas evi-tando la salida de las abejas pecoreadoras en el momento de la aplicación. Esteconvenio duró alrededor de 30 años, y evitó la mortandad indiscriminada de es-tos insectos polinizadores. Al aparecer los insecticidas selectivos, que controlanlas plagas y prácticamente no matan abejas, se discontinuó el convenio de comúnacuerdo. A tal punto los aeroaplicadores defendían y confiaban en las bondadesdel sistema, que anualmente al renovarse la firma del convenio, apicultores y ae-roaplicadores nos juntábamos a comer un asado en grata camaradería. Además,las relaciones con la Asociación de Apicultores de Venado Tuerto y zona de in-fluencia permitió entre otras colaboraciones, la creación de un video denominado 137
    • Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales ‘Fabricantes de dulzura’, una copia del cual se entregaba a la Escuela que quería incluir el tema en sus programas de enseñanza. Al poco tiempo de ser separado de la institución, me invitaron a dictar la materia en el Centro Agrotécnico Regional de Venado Tuerto donde participé du- rante ocho años. Simultáneamente los semilleros comenzaron a producir semilla de girasol híbrido, hecho que requería dos colmenas por hectárea para la polini- zación entomófila del cultivo. Contactado por una de las empresas para proveerle esas colmenas, se inició una actividad que creció anualmente y que consistió por un lado en proveer las colmenas y por otro auditar el estado de las colonias de colmenas contratadas por el semillero. A mi reingreso al INTA inicié el dictado de cursos de iniciación apícola en las Experimentales de Pergamino y de Oliveros. Además, en 2005 con el Ing. Agr. Osvaldo Crespi y con la ayuda de la Dra. Laura Gurini de la EEA Delta INTA, hicimos un relevamiento e investigación de la flora melífera en el Distrito Melin- cué, trabajo que publicó el INTA12. El avance de la soja sobre la ganadería afectó la actividad apícola en nuestra zona. Con la ayuda de algunos especialistas en ganadería se creó la técnica ‘sem- brando para las abejas’. Se probó implantar especies melíferas en campos no agrícolas, en lotes bajos salitrosos con alto pH, y se logró implantar exitosamente unas especies como el melilotus alba y en algunos sectores trébol blanco y lotus corniculatus. Este logro demandó la difusión de esta técnica a través de charlas en distintos jornadas apícolas en el país. 12 Herman Zorzin, Osvaldo Crespi. Flora apícola del distrito Melincué, Departamento General López (provincia de Santa Fe). Publicación Miscelánea Nº 40. EEA INTA Oliveros. Centro Regional Santa Fe . Julio 2006.138
    • Homenaje a los “viejos” extensionistas 139
    • Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Estación Experimental Agropecuaria Oliveros Ruta 11, km 353 - 2206 Oliveros (Santa Fe) - ArgentinaTelefax: 03476 - 498010 / 498011 / 498277 / 498021 / 498804e-mail: eoliver@correo.inta.gov.ar - olicom@correo.inta.gov.ar Internet: http://www.inta.gov.ar/oliveros diseño de tapa y diagramación estudio ab alejandrobussi@gmail.com Diciembre de 2011
    • Estación Experimental Agropecuaria Oliveros Centro Regional Santa Fe