Desarrollo territorial

3,840 views
3,781 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,840
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2,170
Actions
Shares
0
Downloads
63
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Desarrollo territorial

  1. 1. ISSN 2250-5539 Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales EdicionesInstituto Nacional deTecnología Agropecuaria
  2. 2. Desarrollo Territorial:una mirada desde los procesos locales Abordaje teórico-metodológico Sistematización de experiencias Testimonio de un extensionista Compiladores: Marcelo Milo Vaccaro - María Elena Aradas Centro Regional Santa Fe - Estación Experimental Agropecuaria Oliveros Serie Construyendovínculos Nº 1
  3. 3. Editor Responsable Ing. Agr. M. Sc. Mario Fernández Alsina Director EEA INTA Oliveros Compiladores Ing. Agr. Dr. Marcelo Milo Vaccaro Ing. Agr. María E. Aradas Área Desarrollo Rural EEA INTA Oliveros Comité Asesor Ing. Agr. Dr. Roque Craviotto Ing. Agr. Dr. Fernando Salvagiotti Lic. M. Sc. Mabel Fior de Leguizamón Corrección y revisión editorial Lic. M. Sc. Mabel Fior de Leguizamón Evaluadoras Externas Dra. Silvia Cloquell Ing. Agr. Dra. Susana Rosenstein Facultad de Ciencias Agraria UNR INTA Estación Experimental Agropecuaria Oliveros Ruta Nac. Nº 11, km 353. 2206 Oliveros (Santa Fe) ISSN 2250-55392
  4. 4. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Prólogo Podríamos decir que el principal desafío del INTA en este siglo se ve plasmado en encontrar un equilibrio entre las metas de sus objetivos fundamentales y los ámbitos de intervención que se propone. La interrelación entre la eficiencia productiva, la salud ambiental y la inclusión social sólo pueden darse a partir de las iniciativas de desarrollo local que tienen como fin superior conservar el capital social. Estas cuestiones han sido entendidas y abordadas en nuestra región, no solamente a través de líneas de acción, locales y regionales,sino también teniendo en cuenta otras iniciativas en diferentes lugares del país,como un intento de promover el desarrollo territorial y para ello la convocatoria de actores protagonistas y de aquellos que pueden llegar a serlo. Esta publicación tiene como finalidad realizar un aporte a la difusión de ejemplos relevantes en materia de desarrollo local y territorial, como asítambién a los métodos y procesos que podrían ser de utilidad en circunstancias de esta naturaleza que puedan surgir en el futuro. Por otra parte se agregan memorias de un viejo extensionista que contribuyó a sentar las bases para que esos procesos tuvieran lugar. Ing. Agr. (M. Sc.) Mario Fernández Alsina. Director EEA INTA Oliveros 3
  5. 5. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales4
  6. 6. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Agradecimientos Queremos expresar nuestro profundo agradecimiento a la doctora Silvia Cloquell quien además de su papel de evaluador externo nos orientó en la recuperación de las memorias de un extensionista. Asimismo, a la doctora Susana Roseinstein, por su tenaz evaluación de los trabajos aquí presentados. Ambas, docentes de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Na- cional de Rosario, quienes aceptaron el rol de evaluadores externos y lo han demostrado con su esfuerzo y dedicación en tal tarea. También, a todas las personas de las comunidades en las que nuestros compañeros extensionistas desempeñan su labor. 5
  7. 7. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales6
  8. 8. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Construyendovinculos Esta publicación inicia una nueva Serie de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Oliveros denominada construyendovinculos, que incluirá trabajos sobre Extensión y Desarrollo. La expresión construyendovinculos es usada para aludir a la tarea del INTA en esta temática, llevada a cabo con ese enfoque: entablando diálogos, estableciendo relaciones y también “haciendo en conjunto”, con una multiplicidad de actores. El slogan construyendovinculos se crea utilizando una nueva gramática: la de la web. Por ello se escriben los dos vocablos unidos entre sí –de algunamanera ‘entrelazados’– y en azul, color que en las redes digitales generalmente indica la existencia de links (o vínculos). El propósito comunicacional que así se nombra, está referido a procesos dedesarrollo nunca unilaterales, ni unidireccionales, jamás cerrados ni concluidos –de allí la utilización del gerundio construyendo–; sí en permanente transfor- mación y abiertos al diálogo y a la escucha. La publicación de distintas experiencias de desarrollo bajo la Serie que lleva esta denominación, pretende destacar lo que a simple vista puede parecer paradójico: el trabajo en territorios en este mundo globaliza-do y vertiginoso –representado en el ícono de la web– reclama en contrapo- sición una temporalidad y localización diferentes. Lic. M.Sc. Mabel Fior de Leguizamón Comunicaciones 7
  9. 9. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales8
  10. 10. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesÍndicePresentación 11Capítulo 1Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 171.1. Desarrollo rural. Aportes conceptuales y metodológicos 19 1.1.1. Historicidad de la concepción de desarrollo 19 1.1.2. El peso del desarrollo global recae en el sector agrario 20 1.1.3. Algunas aproximaciones al desarrollo rural en la República Argentina 23 1.1.4. Hacia las perspectivas actuales sobre el desarrollo rural 25 1.1.5. A modo de reflexión final 28 1.1.6. Referencias bibliográficas 281.2. El enfoque para el desarrollo local y territorial en el INTA 33 1.2.1. Revisar conceptos e ideas-fuerza sobre desarrollo local y territorial 33 1.2.2. Resumir la propuesta estratégica y organizativa del INTA para abordar este enfoque 351.3. Bibliografía 37Capítulo 2Experiencias de extensión y desarrollo rural 392.1. Experiencia de desarrollo local en Tinogasta, provincia de Catamarca 412.2. Proyecto de apoyo al desarrollo local en la comunidad la Hortensia, Tacuarendí, provincia de Santa Fe 492.3. El caso del proyecto de apoyo al desarrollo local: desarrollo regional rural de los distritos Santa Rosa, Cayastá y Helvecia del departamento Garay, provincia de Santa Fe 592.4. Experiencia de desarrollo: factibilidad de actividades comunitarias integradoras sin fines de lucro con aportes al desarrollo rural, Las Rosas, provincia de Santa Fe 69 9
  11. 11. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2.5. Implementación de actividades integradoras regionales para la formación de una red de producción y comercialización de productos agroecológicos: proyecto Grupo Los Horneros, Prohuerta, centro-oeste santafesino 79 2.6. Fortalecimiento y articulación interinstitucional para impulsar el desarrollo territorial, el caso de la red de apoyo al desarrollo rural de Esquina - REDADRE, provincia de Corrientes 89 2.7. Desarrollo local en Tortugas, provincia de Santa Fe. Experiencia de organización, capacitación y compromiso 101 Capítulo 3 Homenaje a los “viejos” extensionistas 111 3.1. Introducción 113 3.2. Memorias de un extensionista de INTA - Herman Zorzin 115 3.2.1. Mi ingreso al INTA como inicio de esta historia 115 3.2.2. El medio rural en la década del 60, ambiente donde se desarrollaron las actividades 117 3.2.3. Entidades y Grupos Juveniles 120 3.2.4. Personajes en el camino de la extensión 120 3.2.5. Anécdotas 121 3.2.6. Superando el aislamiento en el medio rural 124 3.2.7. Aspectos sobresalientes en el sector rural 127 3.2.8. El duro golpe del proceso 135 3.2.9. Mi contacto con la apicultura 13710
  12. 12. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Presentación Aradas, María Elena1 y Milo Vaccaro, Marcelo2 Ing. Agr. Maestranda en Desarrollo y Gestión Territorial. Universidad 1 Nacional de Rosario. Área Desarrollo Rural de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros del INTA. 2 Doctor en Agroecología, Sociología y Desarrollo Rural Sostenible por la Universidad de Córdoba, España. MSc en Extensión Agropecuaria. MSc en Metodología de la Investigación Científica. Investigador Área Desarrollo Rural de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros del INTA. Esta publicación tiene como objetivo reunir experiencias diversas referidas ala promoción del desarrollo en el territorio, que fueron expuestas en la JornadaRegional de Desarrollo Territorial organizada por el Centro Regional Santa Fedel INTA, realizada en la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros, el 15de septiembre de 2010. Dicho evento se enmarcó en la decisión institucional deacompañar reflexiva y metodológicamente las diferentes dinámicas territoriales. Lo que nos motivó para elaborar esta publicación fue el anhelo de comunicarlos trabajos en extensión rural, reconociendo el denodado esfuerzo de los exten-sionistas por impulsar acciones de desarrollo en y con las comunidades, lugaresdonde viven y ejercen su profesión. Asimismo, homenajear a “viejos” extensio-nistas recuperando desde la memoria la cotidianeidad de la extensión. De estemodo, contribuimos en la difusión y comunicación científica de sus trabajos enel medio rural con una mirada en el desarrollo territorial. En el capítulo uno, se explican las aproximaciones conceptuales a la idea deldesarrollo en relación con la perspectiva emergente del contexto económico ypolítico en un rápido recorrido histórico, retomando los enfoques actuales desdelos programas del INTA. Si bien se trata de una selección de experiencias sin un propósito de inves-tigación de estudio de casos, nos parece importante señalar lo que Coraggio(2003:6) reflexiona sobre las experiencias de desarrollo local/territorial y la ne-cesidad de sistematizarlas con rigurosidad: 11
  13. 13. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales “Si ese trabajo va a ser colectivo, supone a la vez producir/compartir una matriz de pensamiento cognitiva, conceptual e incluso de criterios de valora- ción. No se puede examinar rigurosamente un caso sin hablar de las categorías conceptuales con que se organiza su presentación y discusión y sin volver objeto de reflexión y aprendizaje la forma misma en que sus actores o agentes lo presen- tan en primera instancia, en una visión del mundo que a veces es de alta sofisti- cación. Se requiere además no limitarse a exponer las experiencias en su versión expresivo-sintética, sino analizarlas, extrayendo, mediante diversas operaciones conceptuales, todo el conocimiento teórico o empírico que puedan aportar como rica variación de la realidad del Desarrollo local”. Del párrafo anterior se deduce la importancia de implementar el estudio de casos como estrategia de investigación empírica que recupera fielmente la diná- mica local desde las perspectivas de los propios actores, en su riqueza histórica y trama de relaciones, a partir de una tarea analítica-comprensiva de las acciones de los actores o agentes interpretando, incluso, los diferentes puntos de vista. Queremos expresar que esta metodología cualitativa es la más fructífera cuando pensamos realizar la sistematización de casos o experiencias de extensión/de- sarrollo y la que de alguna manera nos guió en la recopilación aquí presentada. Queda el desafío al lector, a modo de ejercicio para su posterior aplicación en su trabajo cotidiano, advertir los distintos ejes conceptuales y perspectivas que emergen de los casos, como también los límites de los diferentes procesos de desarrollo. En el capitulo dos se abordan los diferentes casos de extensión y/o desarrollo. Algunas de las experiencias, denotan el esfuerzo puesto en las articulaciones y en las redes institucionales como respuesta al vacío institucional y ruptura de contratos sociales, producidos a partir de la década del 90, por efecto de las políticas de ajuste implementadas en el marco del proceso de la globalización y la reforma del rol del Estado. Dichas experiencias son una respuesta a esas transformaciones; al decir de Madoery (2003) “van surgiendo nuevas fórmulas de acción en ciudades y regiones latinoamericanas”, lo cual pone en evidencia los mecanismos de desestructuración y reestructuración en los procesos locales. Entendemos a los sistemas territoriales como espacio-temporales (Bustos Cara, 2002), en los que “la espacialidad se concibe como territorialidad y su temporalidad como historicidad significativa”. Espacios que son construidos y producidos en procesos locales que van constituyendo marcos estructurantes. “Por lo tanto, la reestructuración debe entenderse como un proceso de cambio12
  14. 14. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesprofundo que abarca la totalidad de lo social, tiene un sustento ideológico y eco-nómico que la explica y progresivamente se impone en el territorio”. Estas conceptualizaciones nos permiten visualizar al territorio como un cam-po dinámico y diverso, en permanente construcción que puede ser abordado des-de diferentes enfoques y prácticas sociales producidas por los mismos sujetoslocales. En otras experiencias comentadas, surgen claramente movimientos de auto-gestión enmarcados en distintos enfoques: unos generando nuevos espacios deconstrucción de una economía social y solidaria, otros posicionados en la auto-determinación para fortalecer la identidad local y los que apuntan a consolidarcadenas de valor sectorial desde las producciones locales. También, en algunos casos descriptos se aborda el tema de la infraestructurade caminos rurales como aspecto decisivo en los procesos de desarrollo, para locual se conforma una unidad de gestión y control público privada, que denotafrancamente las reacciones de la estructura local al proceso deliberado de des-centralización de los servicios del Estado en la década del 90. La recreación del mercado local, como un espacio participativo y descentra-lizado, se expresa en varias de las experiencias y en diferentes dimensiones: lavalorización de la producción local en manos de familias de pequeños producto-res mediante la difusión e implementación de ideas y prácticas agroecológicas,tanto en el establecimiento de cadenas cortas de comercialización, como en lascuestiones relativas a la conservación del medio y la construcción de una identi-dad local recuperando saberes, instituciones y capacidades existentes. El rol dela mujer aparece claramente visualizado en estos espacios locales en donde ellasse descubren “productoras” y en los que cotidianamente aprenden a valorizarlocomo lugar posible de conciencia, participación ciudadana y pertenencia. Es interesante observar en ciertos casos descriptos la connotación que le otor-gan a la noción de la participación como movilidad social y toma de decisionespara la autorrealización y autogestión, y a la del aprendizaje como construcciónde conocimiento y diálogo de saberes. También es de destacar como el enfoquede red posibilita la diversidad de actores, cuya ventaja reside en la continuidad ola permanencia de los procesos iniciados. En los artículos compilados encontramos distintas aristas de los procesos lo-cales/territoriales que nos permiten visualizar la reconstrucción de las perspecti-vas teórico-metodológicas en el abordaje de la problemática del desarrollo. 13
  15. 15. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales En la experiencia de Tinogasta (provincia de Catamarca), se observa la im- portancia del incremento del capital social en todo el proceso -a través de la constitución del grupo gestor para el desarrollo- tanto en la producción de cono- cimiento como en la aplicación y apropiación de metodologías por parte de los actores y en la construcción de marcos institucionales que permitieron consolidar la pertenencia territorial. Además hay que resaltar la creación de un espacio de reflexión continua del proceso llevado a cabo. En la experiencia de Colonia La Hortensia (provincia de Santa Fe), se propo- ne un proyecto con el objetivo de articular los componentes: productivo, cultural- educativo y organizacional, promoviendo la formación de grupos de pequeños productores y obreros rurales para realizar emprendimientos productivos asocia- tivos. Nuevamente se nota la importancia de fortalecer el capital social a través de la capacitación y la articulación con el sistema educativo, pero centrando los esfuerzos en la participación activa de las personas involucradas. Asimismo, se caracteriza por la visualización del rol de la mujer en el proceso y la conforma- ción de un espacio propio tanto en lo productivo como en lo recreativo. El proyecto de Apoyo al Desarrollo Local (ADL), en el departamento Garay (provincia de Santa Fe) surge como demanda de un conjunto de representantes de instituciones del sector productivo, debido al decaimiento de las actividades en la región. Si bien el el eje del proyecto es la participación de los actores, visión que permite involucrar y articular con varias instituciones, denota una estrategia de intervención clara con un enfoque de cadena de valor donde se prioriza la producción de la actividad hortícola y de las actividades alternativas, haciendo hincapié en los diferentes eslabones del proceso productivo. Respecto a la experiencia promovida por los técnicos de la Agencia de Ex- tensión Rural (AER) Las Rosas (Santa Fe) del INTA, que dio origen al “Grupo Asesor de Caminos Rurales”, los autores describen un proceso de instituciona- lización incipiente que facilita el ejercicio del control ciudadano en las acciones de política local, tendiente a mejorar la infraestructura caminera. También, se observa claramente la articulación entre lo público y lo privado como marco normativo de las acciones para lograr un fin común. En el otro caso analizado de la AER Las Rosas, que conduce a la formación de una red de producción y comercialización de productos agroecológicos, los autores explican desde la perspectiva de la economía social y solidaria -como op- ción político cultural- cómo organizar y revalorizar la creatividad en los espacios14
  16. 16. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesmicrosociales. Ello con el objetivo de generar una nueva tendencia en el procesode innovación mediante la autodeterminación, como paradigma alternativo a lalógica actual de mercado. En el trabajo referido al fortalecimiento y articulación interinstitucional en lalocalidad de Esquina (Corrientes) los autores explican cómo se promovió una redde instituciones públicas, educativas y de organizaciones no gubernamentales,para atender a una problemática multidimensional que comprende la educación,la salud, la red vial y la producción. Por último, en la experiencia de la localidad de Tortugas (Santa Fe), se des-taca la promoción de una organización local constituida por personas “autocon-vocadas” que lograron autogestionar diferentes acciones que conducen al de-sarrollo local. Para ello recrearon diferentes metodologías de diagnóstico, deplanificación y de organización comunitaria, generando aportes para las políticaspúblicas locales. Como capítulo final de este libro, el lector encontrará una historia de vida deun “viejo” extensionista que plasma sus memorias en un relato casi anecdóticode su paso por la labor de extensión rural, desde la Agencia de Extensión mássureña de la provincia de Santa Fe. Bibliografía ALBURQUERQUE, F. (1999). “Identidad y Territorio”. En: Globalización, desarrollo local yredes asociativas, M Elgue., Edic. Corregidor, Buenos Aires. BUSTOS CARA, R.: (2002). “Los sistemas territoriales. Etapas de estructuración y deses-tructuración en Argentina. Anales de geografía de la Universidad Complutense. Vol. 22: 113-129.Madrid, España. DI PIETRO P. (2001) “Hacia un desarrollo integrador y equitativo: una introducción al desa-rrollo local” En: Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globalización, D. Burin yA. Heras comp., Edic. CICCUS/La Crujía, Buenos Aires. 15
  17. 17. Capítulo 1.Aproximaciones teóricassobre el desarrollo rural 1. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural
  18. 18. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales18
  19. 19. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 1.1 Desarrollo rural. Aportes conceptuales y metodológicos Milo Vaccaro, Marcelo Doctor en Agroecología, Sociología y Desarrollo Rural Sostenible por la Universidad de Córdoba, España. MSc en Extensión Agropecuaria. MSc en Metodología de la Investigación Científica. Investigador Área Desarrollo Rural de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros del INTA. 1.1.1. Historicidad de la concepción de desarrollo Por una parte, realizaremos un breve recorrido, pero necesario, de las prin-cipales concepciones del desarrollo que repercutieron en América Latina y enparticular en la Argentina, centrándonos en las nociones surgidas en el contextode los años 90 y con repercusión en la actualidad. Por otra parte, es importantepensar en estas cuestiones en un ámbito de análisis y reflexión a modo de bisagraentre el plano académico y el plano empírico o de la realidad, en la que se sitúa ala población rural o el mundo de la vida de la gente. La concepción más antigua de desarrollo nace ligada a la historia del pensa-miento del mundo occidental y al surgimiento del modelo económico capitalistaentre los siglos XVI y XVII, vinculado fundamentalmente a dos hechos históri-cos que dan sentido a la modernidad: la revolución industrial en Inglaterra y elprotestantismo en Alemania. Estos hitos marcan la historia occidental y en esteperíodo se inaugura “el siglo de las luces o la ilustración”, época basada en laidea de razón, que marca la distancia entre el plano de la realidad social tal cualse presenta y una razón –como plan superior- que trasciende dicho orden: “sólomediante la razón y el conocimiento se alcanzaría el progreso y el bien común”(Hera y Burín, 2008). Idea que marcó también la cosmovisión de la ciencia. Como esta corriente de pensamiento estaba vinculada al positivismo en elcampo científico y a las ciencias dominantes en esa época, la noción más antiguade desarrollo nace ligada a las Ciencias Naturales a mediados del siglo XVIII,para conceptualizar el desarrollo embrionario (Friedrich 1733/1734, citado enGuzmán Casado, González de Molina y Sevilla Guzmán, 2000). Darwin retomael concepto pero con la noción de evolución o avance hacia formas más perfec- 19
  20. 20. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales tas, concepto que fue central en su teoría de la “Evolución de las especies” y dominó en el mundo occidental, trasladándose estas pautas culturales América Latina. Asimismo, en las Ciencias Sociales es Karl Marx quien introduce la dimen- sión histórica en la conceptualización de desarrollo. Sin embargo, dentro del pen- samiento económico dominante dicho concepto adquiere una fuerte connotación etnocéntrica puesto que se lo asocia a la trayectoria histórica de las formas de producción y consumo del pensamiento occidental. Por lo tanto, la noción de desarrollo queda vinculada a la de crecimiento económico = progreso. En este contexto de análisis el concepto de desarrollo “no puede desligarse de las pala- bras con las cuales se formó –evolución, crecimiento, maduración-” (Esteva; en Guzmán, González de Molina y Sevilla Guzmán, 2000) Estas concepciones fueron incorporadas en los países denominados del Tercer Mundo que debían evolucionar hacia formas más perfectas, mediante el camino de la modernización y así abandonar el tradicionalismo que los ataba al atraso. 1.1.2. El peso del desarrollo global recae en el sector agrario Cuando la noción de desarrollo se enfoca en las áreas rurales, en las que se pretende mejorar el nivel de vida de su población, éste se define como desarrollo rural: el peso del desarrollo más general está centrado en el sector agrario. Así se concibió el desarrollo para América Latina hacia los siglos XIX y XX, aunque con diferentes matices, pero siempre basado en la idea de que capitalismo es igual a crecimiento y por lo tanto a progreso. De esta manera, se pueden diferenciar “tres tipos históricos de desarrollo ru- ral: el desarrollo comunitario, el desarrollo rural integrado y el actual desarrollo rural sostenible” (ibídem, 2000). En la década de 1960 las perspectivas convencionales acerca del desarrollo rural surgen en Estados Unidos en el marco de la corriente teórica de los “Rural Life Studies”, que implicaba eliminar las diferencias rural-urbano mediante la evangelización del campo, es decir el camino de la industrialización para mo- dernizarlo. Surge así el “Desarrollo Comunitario”, de la mano de los “Proyectos de Desarrollo Comunitario” impulsados desde la Agencia de Desarrollo de los EEUU, cuya finalidad fue la mejora de la infraestructura social básica en las comunidades rurales pobres. Los ejemplos más significativos por sus consecuen-20
  21. 21. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralcias fueron los Proyectos de Innovación Tecnológica como el Plan Puebla y laRevolución Verde. Entonces, la problemática del desarrollo de los países de América Latina secentró en el desarrollo rural con base en el crecimiento del sector productivoagrario, que debía superar las limitaciones del atraso, pasando de las formas tra-dicionales de producción a las modernas. En consecuencia, el concepto de “desa-rrollo rural” queda ligado al de “desarrollo agrario”, suponiendo que el despeguede este sector es la base del desarrollo global del medio rural. Surgieron diferentes “modelos de desarrollo rural”, pero en realidad todoscentrados en la transferencia de la tecnología. Los más clásicos fueron: el “mo-delo de difusión de innovaciones” o difusionista, basado en la incorporación yadopción de nuevas tecnologías en el sector agrario para impulsar su desarrollo;“un modelo de inputs agrarios” de alta productividad, en el que se asentó la Re-volución Verde y “un modelo de cambio tecnológico inducido”, también susten-tado en la premisa que la introducción de nuevas tecnologías en el sector agrarioimpulsa cambios en las instituciones sociales (Volke y Sepúlveda, 1987; citadoen Sánchez de Puerta, 1996). Asimismo, como contrapartida a los modelos anteriores surge en AméricaLatina el “modelo participativo” propuesto desde la extensión rural que sentabasus bases en la educación no formal, la comunicación dialéctica y la participa-ción activa de la población para el cambio de las estructuras socioeconómicas ypolíticas, es decir para la transformación de la sociedad. Las principales escuelasde este modelo fueron las de Paulo Freire en Brasil (en Kaplun, 1987) y DíazBordenave (1985 a y b) en Argentina que instaura los principios de la participa-ción como un derecho y no como una necesidad. Hacia la década de los ‘70 comienza a prosperar la noción de DesarrolloRural Integrado, refiriendo a acciones que buscan el equilibrio entre sectores:primarios, industrial y de servicios. También reciben la denominación de ecode-sarrollo ya que además de esa finalidad se buscaba reducir la degradación de losrecursos naturales. Aunque estas concepciones surgieron y fueron aplicadas en los países deno-minados desarrollados, también han sido introducidas en los países subdesarro-llados (periféricos, o dependientes, según las teorías predominantes para inter-pretar el estancamiento en Latinoamérica) por organismos internacionales. Así,hacia fines de los años 70 y comienzo de los 80 se implementan los Proyectos de 21
  22. 22. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Desarrollo Rural Integrado (DRI) impulsados por el Banco Mundial. Los DRI proponían proveer a las poblaciones pobres de todos los elementos necesarios para superar su estado de indigencia; pero su viabilidad (económica, institucional y financiera) fue cada vez más dificultosa a medida que avanzaba el proceso de ajuste en el plano mundial, lo cual se combinó con la creciente y concomitante deuda externa en América Latina, dando por resultado una suspensión del flujo de fondos hacia esa problemática. Se podría pensar en un planteamiento tautoló- gico del desarrollo para América Latina. Es importante incluir dentro de este período, el conjunto de acciones llevadas a cabo en dicho continente por movimientos reivindicatorios sobre la base de la Teoría de la Dependencia. Surge así el Desarrollo Endógeno, basado en la po- tenciación de los recursos internos, a partir de la movilización de las poblaciones implicadas en la toma de decisiones para la resolución de sus problemas (“local”) y con el fin de romper las barreras externas (“autocentrado”). Hacia los años 80 con el advenimiento de la democracia en los países de América Latina, renacen los enfoques de la investigación participativa: se recu- peran los principios de la participación ciudadana y emergen las organizaciones civiles y los programas orientados principalmente hacia el sector de la población de menos recursos. Sin embargo esto ocurre en un contexto macroeconómico de avance del neoliberalismo. También, es importante señalar el enfoque del “Desarrollo a Escala Humana” (Max Neef, Elizalde, Hopenhayn, 1986), cuyo principio central es que –siguien- do las escala de necesidades de Maslow– las personas pueden autorrealizarse si reflexionan acerca de los diferentes niveles de necesidades (satisfactores axio- lógicos y existenciales), las que son concebidas como independientes de la vo- luntad o de cuestiones fisiológicas. Aunque, esta perspectiva denota la influencia del contexto, no profundiza el análisis de las relaciones de la comunidad con el contexto económico y político. En esta misma década surgen las articulaciones transnacionales de los Esta- dos a través de organismos internacionales como el F.M.I. y el Banco Mundial. Estos proclaman la idea de sostenibilidad, dando origen así al concepto de desa- rrollo rural sostenible que se implementa a través de programas de esos orga- nismos, en los países subdesarrollados, pero sobre la base de la intensificación de la agricultura. Constituyó un nuevo discurso del desarrollo, pero sobre la base de la intensificación de la agricultura, por lo cual resultó una manera de acentuar el dominio de modelos económico liberales.22
  23. 23. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural Esta concepción así surgida, dista mucho de la de “Desarrollo Rural Sosteni-ble” concebida desde la Agroecología (desarrollo rural agroecológico), perspec-tiva holística que implica estrategias de transformación social en relación con eluso de los recursos naturales, realmente sostenible (Guzmán Casado, Gonzálezde Molina y Sevilla Guzmán, 2000). Enfoque que se incorpora en la última dé-cada al plano de la discusión sobre el desarrollo en Latinoamérica, con distintosniveles de profundización. Según dichos autores, desde la cultura occidental sepromovió una imposición de pautas económicas, sociales, políticas e ideológicasvinculadas a la modernización. Ante estas pautas, las “culturas locales” o es-tructuras endógenas “...han reaccionado de distinta manera generando múltiplesmecanismos de resistencia para sobrevivir a un contexto fuertemente hostil ala naturaleza de sus relaciones” (ibídem, 2000:139). De esta manera, proponenuna perspectiva teórico-metodológica al proceso de “desarrollo rural”, generadadesde la agroecología, puesto que debe basarse en: “...el descubrimiento, sistematización, análisis y potenciación de [esos] ele-mentos de resistencia locales al proceso de modernización, para, a través deellos, diseñar, en forma participativa, esquemas de desarrollo definidos desde lapropia identidad local del etnoecosistema...” (ibídem, 2000: 139-147). Ello constituye un avance metodológico respecto a las propuestas de inter-vención para “acompañar” los procesos de transformación local que orientenhacia una vía de desarrollo sustentable. 1.1.3. Algunas aproximaciones al desarrollo rural en la Repú-blica Argentina El proceso de desarrollo rural seguido en la Argentina se inscribe dentro delas pautas generales antes descriptas para el caso de América Latina. Aunque esimportante resaltar que el desarrollo económico desde el comienzo de la orga-nización nacional del Estado argentino en 1880 se asentó en un modelo agroex-portador que respondía a la denominada teoría de los términos de intercambio. Asimismo, la base epistemológica del desarrollo se remonta a la introducciónde las ideas evolucionistas de Darwin lo que ocurrió después de 1862. Aunquehubo opositores, fue decisivo el dominio del grupo de los defensores. “La socie-dad argentina distaba mucho de ser la sociedad victoriana que había engendradoa Darwin y sus teorías; sin embargo las clases dominantes y dirigentes del país 23
  24. 24. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales compartían una misma cosmovisión, en particular el ideal de progreso” (Burucúa y Glatsman, 1996). Esta idea de progreso emergía de las concepciones imperan- tes del positivismo europeo: en el siglo XVIII con Saint Simon, con Augusto Comte y ya en su fase científica con Herbert Spencer. Muchas de las ideas evo- lucionistas sustentadas por los intelectuales argentinos en aquella época, mostra- ban el pensamiento spenceriano1 más que darwiniano. Si se realiza una mirada histórica, la impronta del desarrollo rural ha segui- do las pautas de los modelos económicos aplicados en los sucesivos períodos políticos desde la organización nacional del estado argentino en 1880 hasta la actualidad. Si se analizan estos períodos, a modo de breve repaso, se pone en evi- dencia la alternancia de ciclos de crecimiento y expansión económica y ciclos de recesión e inflación -influenciados por la política y por la ideología dominante- que caracterizan la evolución económica de la Argentina, adoptando diferentes macropolíticas, desde enfoques netamente clásicos, neoclásicos, monetaristas o liberales, hasta los de tipo más estructuralista, nacional distribucionista y desa- rrollista, dependiendo también de la influencia del contexto internacional (para un análisis más profundo ver Di Pietro, 2004; Gerchunoff y Llach, 2007). Como se mencionó en párrafos anteriores, la Argentina no fue ajena a los modelos de desarrollo rural seguidos en América Latina. Concentrándonos en las últimas décadas del siglo pasado, a partir de la recuperación de la democracia a comienzos de los años 80, se vuelve a poner énfasis en las formas participativas de la ciudadanía en los distintos ámbitos públicos y privados. Retoman el camino de promoción del desarrollo varias ONG e instituciones del Estado con progra- mas específicos dirigidos al sector rural, que respondieron con fuerza a la crisis de finales de los 90. En materia institucional de gestión global del desarrollo rural en la Argentina, los principales cambios se produjeron en la década del 90 y estuvieron dados por la generación de los denominados “Programas de Intervención Focalizados” en determinadas poblaciones objetivo (pequeños y medianos productores; Pymes; población NBI, etc.). Si bien estos programas no apuntaron a la transformación social, sí se destaca el cambio en la percepción del tipo de demandas del medio y comienza a asumirse en los hechos la articulación entre el sector público y el 1 Spencer (1820-1903) formuló su teoría de la evolución para el desarrollo de lo orgánico y la extrapoló a lo inorgánico y lo social (lo humano).24
  25. 25. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralprivado, aunque más que complementariedad, hubo superposición de accionesentre diferentes programas, incluso nacionales (Manzanal, 2001 b, 2000) Un enfoque que se impone, aplicable al desarrollo rural, es el “DesarrolloLocal” (Alburquerque, 1996; Arocena, 1995; Boissier, 1999), como nuevo para-digma para interpretar las dinámicas microsociales (el ámbito de lo local). Surgen varias definiciones, que no son excluyentes sino más bien comple-mentarias. Algunas definiciones enfatizan los aspectos económicos y otras, ladimensión política. Pero, en definitiva el desarrollo local implica que a partir deformas participativas de acción social puedan lograrse cambios en las relacio-nes económicas (redistribución de recursos) y sociales (redistribución del poder)dentro de la comunidad. Lo local, es el ámbito ideal para la “resignificación de la política” explicaManzanal (2001): la promoción de los espacios locales exige “acentuar el con-tenido político –más que el económico– de las acciones e instrumentos de desa-rrollo”. Esto conlleva al fortalecimiento del accionar de los protagonistas de losámbitos locales y por lo tanto de las relaciones sociales, políticas e instituciona-les que se establecen. El ámbito local es entendido como espacio o territorio que comprende las re-laciones cotidianas de tipo productivo, económico, social y político, entre todoslos actores locales y regionales, a través de las cuales circulan recursos: bienesde capital; conocimiento e innovación. Esto está en relación con la Perspectivade Redes (ibídem, 2001), trama o tejido de interacción frecuente con relación a laactividad productiva, la circulación de conocimiento y las innovaciones. 1.1.4. Hacia las perspectivas actuales sobre el desarrollo rural A partir de la crisis económica, social e institucional de fines de la década del90 y principios de 2000, emerge una nueva perspectiva que podemos denominarde transformación institucional, proclamada por un conjunto de académicos.La política de privatización de los años 90 se tradujo en continuos procesos dereestructuración y desestructuración de las instituciones del sector público y pri-vado. Por lo tanto, afirma Manzanal (2003, 2001 b) “hay que repensar el fun-cionamiento de la democracia, de las instituciones, entrando en una nueva erade lo social, lo político y hasta lo ético, a través de la participación y gestión delos beneficiarios, la recuperación de la solidaridad social mediante las formasasociativas y redes”. 25
  26. 26. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales A comienzos del siglo XXI emerge el enfoque territorial del desarrollo: el territorio importa en tanto trama de relaciones entre la dimensión económica y la dimensión institucional. Implica indagar sobre la atmósfera local que poten- cialmente puede generarse en determinados lugares según los modelos de apren- dizaje y de producción de conocimiento que generen sus actores e instituciones (ibídem, 2003 y 2001 b). Ahora bien, enfocando la dinámica institucional local/regional como mo- tor del desarrollo económico más global, es que se piensa en el ámbito local como campo de relaciones de fuerzas (económicas, sociales, de poder) en el que se mueven los actores. Esta visión del desarrollo regional se sustenta en los enfoques constructivistas que sostienen la coexistencia de diferentes tipos de capitales (económico, cultural en tanto conocimiento local, social a partir de las relaciones que implican poder y capital simbólico como la identidad local), en complementariedad con el que el presente autor denomina enfoque institu- cional-subjetivista2 el cual se centra en el agente que despliega estrategias de acción institucional en una localidad/región, delimitando un campo institucional específico y un territorio y en el que el principal capital en juego es el político. Siempre considerando la dinámica local en relación con el contexto macroeco- nómico argentino, lo cual implica profundizar históricamente en las particula- ridades del desarrollo económico-social e institucional de las localidades y sus estrategias o mecanismos de adaptación/rechazo (Milo Vaccaro, 2009). También, en la primera década del siglo XXI se impone la visión sustentable del desarrollo, perspectiva que se difunde en distintos planos discursivos de la comunidad académica argentina y en el nivel de diferentes grupos locales en relación con la preservación del medio ambiente o sistemas productivos en el marco de la agricultura urbana, en donde toma más fuerza. Sin embargo, la visión pura de la sustentabilidad revierte el paradigma del capitalismo como una nueva utopía o “filosofía de vida” (Toledo, 2003). La matriz disciplinar de este nuevo paradigma engloba los conocimientos de la ecología, la sociología del medio- ambiente, la economía ecológica, la antropología, la historia, la ecología política y la agroecología, con énfasis en la diversidad cultural y especialmente en la conservación de los conocimientos locales en la agricultura (Leff, 2000, 1998, 1994). Implica una nueva forma de pensar la economía, la cultura y hasta la ciencia misma. Si bien este enfoque, tiene su origen en corrientes europeas y ha 2 Significado elaborado por el autor de este artículo.26
  27. 27. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralsido trasladado a la visión latinoamericana, en estos países es revisado y reorien-tado a las características locales. Entre el enfoque sustentable del desarrollo y lacorriente institucional, hay una estrecha relación a través de la Ecología Políticaque es donde se puede visualizar la puerta de entrada de un camino alternativohacia el desarrollo sustentable en las localidades y las regiones de nuestro país. En relación estrecha al enfoque sustentable, está el de la economía social ysolidaria que se contrapone a las pautas del mercado liberal y del consumo capi-talista, sosteniendo los principios de la equidad social y de un mercado solidarioy distributivo, con énfasis en la movilidad social desde el punto de vista de laformación de organizaciones locales y el asociativismo. Dentro de las perspectivas actuales, es importante mencionar el enfoque cen-trado en el actor y las acciones que éste ejerce en su mundo cotidiano. En esteenfoque, toma vital interés el concepto de interfaz (Long N., 2010). Explica esteautor que la primera tarea consiste en identificar los diferentes actores socia-les (individuos, grupos sociales, organizaciones, redes), luego la interfaz comoorganización emergente de vínculos e interrelaciones entre grupos sociales. Enlas interfaces locales se produce la interacción de valores, ideologías e interesesdiferentes y juego de poder para la captación de recursos. Es el ámbito de la ne-gociación entre lo público y lo privado. Los enfoques actuales implican herramientas metodológicas acordes para en-tender y comprender la realidad social (el mundo de la vida de los pobladores, lagente) que también permitan aprehender esta realidad, en definitiva ir hacia lagente. Así, son fructíferas las investigaciones empíricas basadas en los estudiosde casos, a través de sus versiones de caso único y casos múltiples –dependiendode problemática y las características del objeto de estudio; los estudios compara-tivos entre diferentes localidades de un mismo país o de diferentes países de unamisma región; los estudios etnográficos que centran su atención en las formas devida y las culturas locales; la investigación-acción en la que los sujetos son par-tícipes del propio proceso de investigación y la sistematización de experienciasa partir de la reflexión de la propia práctica de intervención en el medio rural.Desde la perspectiva metodológica para el abordaje de situaciones de desarrollo,la cuestión central reside en la compresión e interpretación de los procesos dedesarrollo al interior de las localidades y en relación con el contexto regional/nacional, lo cual implica la correcta delimitación y diferenciación de dichos pro-cesos, el establecimiento de mapas de actores y las interacciones predominantesque se establecen entre ellos. Por esta razón son propicios los métodos y técnicas 27
  28. 28. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales cualitativos, sin prescindir de las técnicas cuantitativas como complementarie- dad metodológica. 1.1.5. A modo de reflexión final Con todo el conjunto de programas y experiencias llevadas a cabo tanto por instituciones públicas como privadas en el medio rural y los aportes conceptuales emergidos desde el mundo académico cabe preguntarse ¿existe una real aproxi- mación al mundo de la vida de la población rural, en relación con su contexto económico y político? El compromiso y los desafíos que hay que afrontar son cada vez mayores en materia de los senderos de desarrollo que permitan lograr una mejor calidad de vida en la población, asegurando la equidad social y la distribución del ingreso. Los problemas del desarrollo que se deben superar en la actualidad implican una deconstrucción y una reconstrucción del pensamiento académico dominante y un mayor acercamiento al mundo de la vida de la gente para poder comprender los patrones de comportamiento de los procesos locales a la vez de ser inclusivos de las perspectivas de los propios actores. 1.1.6. Referencias bibliográficas ALBURQUERQUE, F. 1996. “Dos facetas del desarrollo económico y local: fomento pro- ductivo y políticas frente a la pobreza”, Cuadernos ILPES, Santiago de Chile. AROCENA, J.: 1995. “El desarrollo local, un desafío contemporáneo”, Nueva Sociedad/ CLAEH, Caracas, Venezuela. ASTORI D.: 1984. “Controversias sobre el agro latinoamericano”. Consejo latinoamericano de Ciencias sociales (C.LA.C.SO.); Buenos Aires, Argentina. 199 p. BARBOSA CAVALCANTI J. S. y NEIMAN G. (Compiladores): 2005. “Acerca de la Glo- balización en la Agricultura. Territorios, Empresas y Desarrollo Local en América Latina”. CIC- CUS, Buenos Aires, República Argentina. 282 p. BENENCIA, R.: 2001. “De pastores y diáconos... Una reflexión sobre las debilidades del de- sarrollo rural dirigido a pequeños productores en la Argentina”. Segundas Jornadas Interdiscipli- narias de Estudios Agrarios y Agroindustriales; 7, 8 y 9 de noviembre. Programa Interdisciplinario de Estudios Agrarios (PIEA) del Instituto de Investigaciones de Historia Económica y Social de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.28
  29. 29. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural BOIDO, G. et. al.: 1990. “Pensamiento Científico II”. Módulo 2: “La teoría de la evolución”,pp. 43-116. PROCIENCIA, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONI-CET). Buenos Aires, Rep. Argentina. 221p. BOISSIER, S. (1999) “Desarrollo local: ¿de qué estamos hablando?”, Revista Paraguaya deSociología Nº 104, Asunción, Paraguay. BOSCHERINI, F. Y POMA, L. (comp.) “Territorio, conocimiento y competitividad de lasempresas”. Miño y Dávila, Buenos Aires, Rep. Argentina. BOURDIEU, P.: 1993. “Cosas Dichas”. Gedisa, 1º reed., Barcelona, España. 199 p. BOURDIEU, P.: (1993). “Espacio social y poder simbólico”. En: BOURDIEU, P., “CosasDichas”, Gedisa, Barcelona, España. BOURDIEU, Pierre: 1988 b. “Comprender”. En: La misère du monde. Paris: Seuil, pp. 903 -925. Versión castellana de Denis Baranger. BURIN, D. Y HERAS, A.I. (2001) “Enfoque de sistemas y análisis comunicacional aplicadosa procesos de desarrollo local”, En Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globali-zación, D. Burin y A. Heras comp., Edic. CICCUS/La Crujía, Bs. As. BURUCÚA, J. E. y GLATSMAN G.M.: 1996. “Pensamiento Científico. Historia de la ideade progreso”. PROCIENCIA, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CO-NICET); Buenos Aires, Rep. Argentina, 80 p. CASTORIADIS, C.: 2007. “La institución imaginaria de la sociedad”. Tusquets, Buenos Ai-res, República Argentina. 576 p. CORAGGIO, JOSÉ L.: 1997. “Descentralización, el día después”. Cuadernos de Postgrado,CBC-UBA, Buenos Aires. DIAZ BORDENAVE, J. E.: 1985 a. “Participación y Sociedad”. Búsqueda, Buenos Aires. DIAZ BORDENAVE, J. E.: 1985 b. “Comunicación y Sociedad. Búsqueda, Buenos Aires. DI PIETRO, Sergio R.: 2004. “Seis Décadas de Políticas Económicas en la República Argen-tina 1943/2003. Señales: logros, dudas y peligros de cada período”. Pueblos del Sur; BelgranoComplejo Educativo. Rosario, Rep. Argentina. p.854. DI PIETRO P. (2001) “Hacia un desarrollo integrador y equitativo: una introducción al desa-rrollo local” En Desarrollo Local. Una respuesta a escala humana a la globalización, D. Burin yA. Heras comp., Edic. CICCUS/La Crujía, Buenos Aires. FORNI, F.; GALLART, M.; VASILACHIS de GILADINO, I.: 1993. “Métodos CualitativosII. La práctica de la investigación”. Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, Rep. Argen-tina. 212p. GERCHUNOFF, P. y LLACH, L.: 2007. “El ciclo de la ilusión y el desencanto. Un siglo depolíticas económicas argentinas”. Emecé, 1º ed., Buenos Aires, Rep. Argentina, 527 p. GIDDENS, A.: 2003 “La constitución de la sociedad. Bases para la teoría de la estructura-ción”. Amorrortu, 2º reimpresión en castellano, Buenos Aires. 412 p. 29
  30. 30. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales GILLY J. P. Y TORRE, A.: 2000. “Proximidad y dinámicas territoriales” en Boscherini, F. y Poma, L. (comp.) Territorio, conocimiento y competitividad de las empresas, Miño y Dávila Edit., Buenos Aires, p. 259-294. KAPLUN, M.: 1987. “El comunicador popular”. Humanitas, Buenos Aires, Argentina, 263 p. LATTUADA, M. J.: 2000. “El crecimiento económico y el desarrollo sustentable en los pe- queños y medianos productores agropecuarios argentinos de fines del siglo XX”. X Jornadas Na- cionales de Extensión Rural, II Jornadas del Mercosur. La Extensión Rural en el nuevo Milenio. Facultad de Ciencias Agrarias Luján de Cuyo, 18 al 20 de Mayo, Mendoza, Rep. Argentina. LATTUADA, M. J.: 1988. “Política agraria y partidos políticos (1946-1983)”. Centro Editor de América Latina Nº233, Buenos Aires, República Argentina. 136p. LEFF, E.: 1998. “Saber ambiental: Sustentabilidad, racionalidad, complejidad, poder”. Prime- ra edición, Siglo XXI, UNAM, PNUMA, México. 285p. MANZANAL, M.; ARZENO, M. y NUSSBAUMER, B. (Compiladores): 2007. “Territorios en construcción. Actores, tramas y gobiernos: entre la cooperación y el conflicto”. CICCUS, Bue- nos Aires, Argentina. Primera Edición. Colección “Trabajo, integración y sociedad”, dirigida por Guillermo Neiman. 284 p. MANZANAL, M.; NEIMAN, G. y LATTUADA, M. (Compiladores): 2006. “Desarrollo rural. Organizaciones, instituciones y territorios”. CICCUS, Buenos Aires, República Argentina. 363 p. MANZANAL, M.: 2003 “Instituciones y gestión del desarrollo rural en la Argentina”. Rev. Realidad Económica Nº197, Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE), Buenos Aires, Rep. Argentina. MANZANAL, M.: 2001(a). “Política de desarrollo regional para la Argentina. Posibilidades en el contexto de las restricciones económicas”. Rev. Realidad Económica Nº179, IADE, Buenos Aires, Rep. Argentina. MANZANAL, M.: 2001(b). “Políticas, instituciones y gestión el desarrollo rural en Argentina de fin de siglo”. Ponencia presentada en las “II Jornadas Interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales”. Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Buenos Aires, Rep. Argentina. MANZANAL, M.: 2000. “Los programas de desarrollo rural en la Argentina en el contexto del ajuste macroeconómico neoliberal”, Eure, Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Re- gionales, Vol. XXVI, N° 78, septiembre, Instituto de Estudios Urbanos, Santiago de Chile, p. 77-103. MARTÍNEZ ALIER, J.: 2004. “El ecologismo de los pobres. Conflictos ambientales y len- guajes de valoración”. Icaria; Antrazyt; FLACSO. 363 p. MAX-NEEF, A.; ELIZALDE A.; HOPENHAYN, M.: 1986 “Desarrollo a Escala Humana, una opción para el futuro”. Cepaur, Development dialogue. Número especial. Chile. MILO VACCARO, M.: 2002b. “Capacitación para el Desarrollo Local en la comunidad de Las Parejas, Provincia de Santa Fe. Convenio: INTA E.E.A Oliveros - Municipalidad de Las Pa- rejas”. “XI Jornadas Nacionales de Extensión Rural III Jornadas de Extensión del MERCOSUR”.30
  31. 31. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralAsociación Argentina de Extensión Rural (A.A.D.E.R.), Facultad de Ciencias Agrarias y Fores-tales, Universidad Nacional de La Plata, 18 al 20 de septiembre, Buenos Aires, Rep. Argentina. MILO VACCARO, M.: 2009. “Articulaciones y estrategias institucionales en relación conel desarrollo local. El caso de una comunidad agroindustrial de la región pampeana argentina”.“Programa de Doctorado: “Agroecología, Sociología Y Desarrollo Rural Sostenible”. Instituto deSociología y Estudios Campesinos (ISEC), Universidad de Córdoba, España. NEIMAN, G. y QUARANTA, G.: 2006. “Los estudios de caso en la investigación socioló-gica”; pp 213-237. En Vasilachis de Gialdino (coord.) “Estrategias de investigación cualitativa”;primera edición, Gedisa, Barcelona, España; 277 p. NORTH, D.: 1995a. “Instituciones, cambio institucional y desempeño económico”. Fondo deCultura Económica, México. 187 p. OSZLAK, O.: 2001. “El estado transversal”, en Encrucijada UBA 6, Revista de la Universi-dad de Buenos Aires, Buenos Aires, abril 2001, p. 30-41. RIST, S.: 2002. “Si estamos de buen corazón, siempre hay producción. Caminos en la reno-vación de formas de producción y vida tradicional y su importancia para el desarrollo sostenible”.AGRUCO/Plural, 1º ed.; La Paz, Bolivia. 505p. RÖLING, N.R.: 1992. The emergence of knowledge process and configuration. Knowledgeand Policy: the International Journal of knowledge Transfer and Utilization., Spring, vol. 5, nº.1:42-64. RUIZ OLABUÉNAGA: 2003. “Metodología de la Investigación Cualitativa”. 3º edición.Universidad de Deusto, Bilbao. 341 p. SÁNCHEZ DE PUERTA TRUJILLO, F.: 1996. “Extensión agraria y desarrollo rural. Sobre laevolución de las teorías y praxis extensionistas”. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación,Secretaría General Técnica. Serie de Estudios nº 123. Madrid, España. 551 p. SEVILLA GUZMÁN, E.: 2006a. “Desde el pensamiento social agrario”. Universidad de Cór-doba, Instituto de Sociología y Estudios Campesinos (I.S.E.C.). 285 p. _____________________: 2006b. “De la Sociología Rural a la Agroecología”. Icaria, Bar-celona, España. 255p. GUZMÁN C.; GONZÁLEZ DE MOLINA; SEVILLA GUZMÁN, E. (Coordinadores):(2000). “Introducción a la Agroecología como Desarrollo Rural Sostenible. Mundi Prensa, Ma-drid, España. 535p. TOLEDO, V.: 2003. “Ecología, Espiritualidad y Conocimiento, de la sociedad del riesgo a lasociedad sustentable”. PNUMA; Universidad Iberoamericana, 1º edición, México. 146p. VASILACHIS DE GIALDINO (coord.): 2006. “Estrategias de investigación cualitativa”. Pri-mera edición, Gedisa, Barcelona, España. 277 p. YIN, R.: 1994. “Case Study Research. Design and Methods (2º ed.). Sage Publications; Cali-fornia, USA. Traducción C.E.I.L., Buenos Aires, República Argentina. 35 p. 31
  32. 32. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales32
  33. 33. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 1.2 El enfoque para el desarrollo local y territorial en el INTA Gargicevich, Adrián Ing. Agr. M Sc. Gerente de Gestión de Programas de Desarrollo Rural (Int.) INTA Coordinación Nacional de Transferencia y Extensión Para compartir la visión que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecua-ria (INTA) tiene sobre el desarrollo rural y el rol de la extensión, se proponerealizar un recorrido que nos permita entender algunos movimientos que se handado en los últimos tiempos en los paradigmas que orientan nuestras accionesinstitucionales. En este sentido, se abordan dos ejes: a) Revisar conceptos e ideas- fuerza sobre desarrollo local y territorial. b) Resumir la propuesta estratégica y organizativa del INTA para abordareste enfoque. 1.2.1. Revisar conceptos e ideas-fuerza sobre desarrollo localy territorial Las políticas de desarrollo territorial surgieron, primero en Europa y luego enAmérica Latina, en respuesta a la crisis de los sistemas productivos, provocadapor el proceso de globalización y el cambio del modelo tecno-productivo ocurri-do en las últimas décadas del siglo XX . Este proceso trajo un declive de sectoresmaduros -con cierre de empresas, desindustrialización y aumento del desempleo-y el surgimiento de nuevos sectores y actividades económicas, que en muchoscasos no lograron incorporar los recursos ociosos (Alburquerque, 1997; VázquezBarquero, 2001). Ambos procesos originaron que los gobiernos locales y regionales decidieranimplementar políticas desde el territorio, sustentadas en los recursos endógenos,con la finalidad de crear entornos institucionales, políticos y culturales que fo-menten las actividades productivas y la generación de empleo (Alburquerque,1997; Vázquez Barquero, 2001). 33
  34. 34. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Este cambio de escenario para la actuación de los gobiernos locales y re- gionales, se da en un ámbito de democratización, descentralización del Esta- do, formación de bloques supranacionales y políticas de ajuste estructural, entre otros aspectos, sumado a un aumento de las demandas sociales hacia los niveles gubernamentales subnacionales. Atendiendo a esta situación, a principios de este siglo el INTA decidió incorporar el enfoque de desarrollo territorial a su trabajo, dinamizando un mo- vimiento institucional en cuanto a la forma de concebir el desarrollo. En este sentido, planteamos entender al desarrollo como proceso endógeno. No hay estadios por los que los países o comunidades deban transitar, ni hay determina- das recetas que deban cumplir, menos aún cierto estado o equilibrio al que deban llegar. Cada comunidad puede emprender el proceso de desarrollo de su territorio en función de sus propias características y oportunidades. Desde la perspectiva del enfoque del desarrollo territorial, un territorio es un espacio geográfico caracterizado por: - la existencia de una base de recursos naturales específica; - una identidad (entendida como historia y cultura locales) particular; - relaciones sociales, instituciones y formas de organización propias, que con- forman un tejido o entramado socio institucional (resultado de las diversas inte- racciones entre los actores e instituciones) característico de ese lugar; y - determinadas formas de producción, intercambio y distribución del ingreso. Todas estas características imprimen al territorio una identidad, lo hacen úni- co, y ponen de relieve que el territorio no es un mero soporte geográfico de recursos y actividades económicas sino una construcción social producto de las interrelaciones y decisiones de los actores locales en torno a un proyecto de de- sarrollo concertado entre todos ellos. En este marco, el desarrollo territorial es un proceso implementado por los actores del territorio, que procura fortalecer las capacidades locales y aprovechar los recursos propios y externos para consolidar el entramado socioinstitucional y el sistema económico-productivo local, con el propósito de mejorar la calidad de vida de esa comunidad. Para que este enfoque se transforme en acción es necesario tener en cuenta y activar algunos elementos fundamentales: una amplia y genuina participación social; la consideración de la multidimensionalidad de miradas e intereses pues- tos en juego; la existencia de los múltiples sectores participantes en un territorio;34
  35. 35. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo ruralun enfoque y visión económica territorial antes que uno sectorial; y por sobretodo la búsqueda permanente de las coincidencias de las diferentes institucionesexistentes en el mismo. 1.2.2. Resumir la propuesta estratégica y organizativa delINTA para abordar este enfoque La incorporación del enfoque de desarrollo territorial en el INTA hizo necesa-ria la adecuación de su misión. En este sentido, el Plan Estratégico Institucional2005-2015 amplió el sujeto de la acción al conjunto del sector agroalimentarioy agroindustrial, y estableció como ámbito de intervención las cadenas de valor,los sistemas productivos/agroecosistemas y los territorios, fijando como objeti-vos generales la competitividad, la salud ambiental y la equidad social. Para quienes formamos parte del INTA, el desarrollo territorial es un procesoimplementado por los actores del territorio, que procura fortalecer las capaci-dades locales y aprovechar los recursos propios y externos para consolidar elentramado socioinstitucional y el sistema económico-productivo local, con elpropósito de mejorar la calidad de vida de esa comunidad. Esto implica analizary propiciar cambios organizacionales en las capacidades de los equipos de traba-jo, en los sistemas de programación y organización de la tarea, en los estilos dedesempeño profesional, entre otros. Implica ampliar nuestra mirada y desempe-ño desde los aspectos exclusivamente técnicos de la producción primaria hacialos del desarrollo integral del territorio. Implica complementar el enfoque pre-dominantemente productivo con el de la dinamización de redes interinstitucio-nales. Implica aceptar que no hay recetas que las comunidades deban transcurriro cumplir, que no hay un estado de equilibrio al que se deba llegar y que cadacomunidad puede emprender el proceso de desarrollo de su territorio en funciónde sus características y oportunidades. Implica entender que el centro de atencióndebe estar puesto en los sujetos y en el proceso más que en los objetos y en losproductos; la coalición de intereses, la participación, la negociación, el capitalsocial generado y el acuerdo serán los indicadores del proceso de desarrollo delos territorios. Pero por sobre todas las cosas, para los profesionales, implicaestar dispuestos a complementar el enfoque de análisis predominantemente car-tesiano y reduccionista, que nos inculcaron en nuestra formación de base, por unenfoque sistémico y holístico para que nuestros diagnósticos sean compatiblescon la definición y concepción de territorio antes descripta. 35
  36. 36. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales ¿Qué estamos haciendo para dinamizar el movimiento institucional que pro- ponemos en cuanto a la forma de concebir el desarrollo e implementar estrategias de acción acordes? En los territorios, el Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sus- tentable (PROFEDER) –que incluye las siguientes estrategias de intervención: Cambio Rural, Pro-Huerta, Minifundio, Profam, Proyectos de Apoyo al Desa- rrollo Local, y Proyectos integrados– desarrolla acciones concretas de apoyo. Distribuidos en los 15 centros regionales del INTA, están en marcha más de 430 proyectos de los cuales más de 100 son específicos de apoyo al desarrollo local. Todos estos proyectos fueron activados a demanda y por pedido de los territorios, y no como una línea de intervención impuesta. Si existe la decisión local o terri- torial de activar un proceso de apoyo es posible proyectarlo y apoyarlos desde el PROFEDER. En el marco de un retorno a nivel global de los Sistemas de Extensión Rural como parte de las políticas públicas, estamos fortaleciendo las capacidades de nuestros equipos de extensión de todo el país, que se constituyen en articuladores de los distintos actores y demandantes de las cadenas de valor del territorio. En apoyo al PROFEDER y a los Proyectos Regionales del INTA, desde 2006 se están implementando espacios de intercambio y formación en temas como desarrollo territorial, organización, comunicación y finanzas y mercadeo, entre otros. También se realizan actividades de capacitación para los jóvenes becarios que han ingresado al INTA pensando en la mejora permanentemente de la calidad de la gestión de la extensión. En cuanto al seguimiento y evaluación de nuestras actividades, estamos planteando el monitoreo de los efectos, que hace eje en las transformaciones y no sólo en los productos. Todos estos cambios y el diseño de la extensión a “la medida” de cada terri- torio implicará también revisar y adaptar el rol tradicional del extensionista, de manera que su perfil pueda tener en cuenta los nuevos paradigmas que orientan nuestras acciones.36
  37. 37. Aproximaciones teóricas sobre el desarrollo rural 1.2.3. Bibliografía citada ALBURQUERQUE, F. (1997). Desarrollo económico local y distribución del progreso téc-nico (Una respuesta a las exigencias del ajuste estructural), Cuadernos del ILPES nº 43, ILPES,Santiago de Chile, 1997. VÁZQUEZ BARQUERO, A. (2001). “Desarrollo endógeno y globalización”, en VázquezBARQUERO, A. y MADOERY, O. (comp.) Transformaciones globales, instituciones y políticasde desarrollo local, Homo Sapiens Ed., Rosario. 37
  38. 38. Capítulo 2.Experiencias de extensióny desarrollo rural
  39. 39. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesTinogasta40
  40. 40. Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.1 Experiencias de desarrollo local en Tinogasta (Catamarca) Balbi, Fernando D.1; Casas, Jorge2; Cassin, Walter3 1 MSc. Ing. Agr. INTA EEA Catamarca. Ruta Provincial Nº 33 km 4, Su- malao, Dpto. Valle Viejo. 4705 Catamarca, Argentina. fdbalbi@correo. inta.gov.ar 2 MSc. Ing. Agr. INTA AER Tinogasta. 5340 Tinogasta, Catamarca, Argentina. jcasas@correo.inta.gov.ar 3 Ing. Agr. INTA EEA Catamarca. Ruta Provincial Nº 33 km 4, Sumalao, Dpto. Valle Viejo. 4705 Catamarca, Argentina. wcassin@correo.inta. gov.ar Resumen En marzo del 2006, la Agencia de Extensión Rural del INTA Tinogasta juntoa veinte organizaciones e instituciones locales promueven un proyecto de de-sarrollo local en Tinogasta, provincia de Catamarca. Este trabajo analiza la ex-periencia desde una perspectiva que cuestiona la producción de conocimientos,los efectos en el uso de metodologías y el rol de los impulsores en el proceso.El estudio avanza rescatando los cambios logrados en la constitución del GrupoGestor para el desarrollo de Tinogasta (GGDT) y sus aprendizajes. Palabras claves: organización local - conocimiento - aprendizaje - rol pro-motores Summary In March 2006, the Rural Extension Agency at INTA Tinogasta together withtwenty local organizations and institutions promote a project of local develop-ment in Tinogasta, located in Catamarca province. This work analyzes the expe-rience from a perspective that questions the production of knowledge, the effectsin the use of methodologies and the list of the instigators in the process. Thepresent study advances in rescuing the changes and learnings achieved in theconstitution of the Tinogasta development Agent Group (GGDT). Key words: local organization. knowledge. learning. list promoters 41
  41. 41. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales 2.1.1. Introducción Esta experiencia tuvo lugar al noroeste de la provincia de Catamarca, en los pagos de Tinogasta, tierra de los vinos fragantes y cuna del “Gigante” dormido. Con una mirada parcializada y no acabada de la realidad, se intenta compartir aprendizajes y reflexiones del proceso de desarrollo local, rescatando las opinio- nes de los integrantes del GGDT. ¿Cómo surge la experiencia? ¿Qué disparó el surgimiento? En diciembre de 2005, integrantes de la Agencia de Extensión Rural del INTA Tinogasta (AER) organizan una reunión convocando a instituciones y organiza- ciones locales y presentan la IDEA sobre la Gestión Estratégica del Desarrollo Local y Regional. La convocatoria fue impulsada por un integrante de la mencio- nada Agencia, motivado por su participación en un curso realizado en la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), en Santiago de Chile. Esto generó gran diversidad de información local. 2.1.2. Metodología ¿Cuál fue la forma de trabajo? Durante los meses de abril, mayo y junio de 2006 se realizaron talleres de diagnóstico, en los que participaron alrededor de cuatrocientas personas perte- necientes a diferentes instituciones y organizaciones y público general. En re- uniones mensuales se trataron distintas temáticas propuestas por los integrantes del grupo y en asambleas trimestrales se difundieron las actividades realizadas. Luego de varios encuentros (taller de planificación estratégica), alrededor de veinte instituciones y organizaciones de sectores de la comunidad, decidie- ron constituir el GGDT. En esos talleres se identificaron cinco sectores: Educa- ción; Salud y Acción Social; Económico-Productivo y Ambiental; Sociocultural y Recreación; Comercio y Servicios a la comunidad. La metodología sugerida por INTA y consensuada en los talleres comprendió cuatro pasos: 1) Señalar un futuro deseable, listando cuatro objetivos posibles de alcanzar a cuatro años (Bicentenario de la Revolución de Mayo 2010). 2) Identificar en el HOY (la realidad) ¿Cuáles son los principales problemas del HOY que más preocupan? Señalar cuatro y priorizarlos. 3) Analizar las causas del problema principal. 4) Generar alternativas de solución para atacar las causas, elaborando un calendario de acciones con roles y compromisos a tres meses y evaluar la disposición en miembros del grupo a trabajar juntos.42
  42. 42. Experiencias de extensión y desarrollo rural La metodología se caracteriza por tres aspectos: a) la prospectiva, referidaa imaginar un futuro con diferentes escenarios en el territorio; b) diagnosticarproblemas-causas y c) proponer alternativas de solución de manera colectiva. Posteriormente a los talleres, la información generada fue difundida en asam-bleas trimestrales que convocaron la participación de la comunidad. Así tambiénse elaboraron cartillas y se realizaron entrevistas en medios radiales y el cablelocal. Uno de los principales logros del proyecto fue el uso de metodologías partici-pativas que abordaban las realidades particulares que preocupa a cada organiza-ción, además de facilitar el intercambio de información con otras organizaciones.Así lo sostienen integrantes del GGDT cuando comentan que: “En las reuniones se aplicaron técnicas que fueron positivas y no perdimos eltiempo...tiene que haber cierta técnica de llevar una reunión adelante, y no quenos pasemos muchas horas hablando y no concluimos nada”. “Por iniciativa y por responsabilidad de haber sido el INTA, el ente convo-cante, moderador, el que ofrecía las metodologías y estaba permanentemente enel estímulo de esas actividades” (Balbi, 2010) En este sentido, se pone énfasis en la metodología de trabajo propuesta porel INTA y utilizada en los talleres. Al respecto, Samaja (2005) comenta que loshombres usamos diferentes formas para producir conocimiento , una de ellas esel método de la autoridad, que consiste en resolver una cierta duda a partir de unacreencia que nos es trasmitida por otros sujetos que están investidos de autoridad. Autoridad entendida no como una investidura formal sino como la habilidaddel actor para satisfacer expectativas y necesidades de la gente; ofrecer solucio-nes a sus problemas y cumplir con los objetivos planeados. En este sentido, los integrantes del GGDT otorgan al INTA el rol para convo-car, acercar metodologías o técnicas de trabajo que permiten satisfacer expecta-tivas y necesidades de las organizaciones e instituciones. Sin embargo, (Huberman, 2005) advierte revisar los efectos en el uso de me-todologías, confrontando procedimientos con resultados obtenidos, dado que suaplicación puede generar rechazo por parte de sus destinatarios. En palabras de un entrevistado: “El diagnóstico en los talleres se lo hizo,estuvo bien y las organizaciones se pudieron juntar y ver los programas comu- 43
  43. 43. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales nes, pero no vi la evolución en cuanto a decisiones que terminen en una acción conjunta” (Balbi, 2010). Por lo tanto, la aplicación de una metodología de trabajo tiene implícita una forma de “conocer” la realidad y cuyos efectos deberán estar en continua revi- sión, acorde a las expectativas de sus destinatarios. ¿Cuál fue el marco teórico que sustentó esta experiencia? A continuación comentamos parte del marco conceptual utilizado en reunio- nes y talleres iniciales con la intención de generar la movilización y conceptuali- zación de los actores en el proceso de desarrollo local. Figura 1. Marco conceptual utilizado en los talleres de promoción de la experiencia en desarrollo local. El mundo globalizado 2 Potenciar fuerzas Aprovechar economías de escala PROMOVER EL MUNICIPIO MUNICIPIO - REGIÓN Ecosistemas ambientales CONECTARLO CON MERCADOS ATRAER INVERSIÓN 1 4 C MUNICIPIO DE TINOGASTA T O E GRUPO DE Liderar R M GESTIÓN DEL procesos COMPETITIVIDAD R DESARROLLO DE U DESARROLLO y articular I TINOGASTA N LOCAL (GGDT) actores de T INTEGRAL. los sectores I BIENESTAR DE Articulación O D LA supramunicipal EQUIDAD SALUD R A SOCIAL AMBIENTAL COMUNIDAD I D O GESTIONAR APOYOS Y RECURSOS 3 POLÍTICO - INSTITUCIONAL AUMENTAR LA CARTA ORGÁNICA MUNICIPAL DE GOBERNABILIDAD TINOGASTA Misión: Liderar procesos y articular actores para el desarrollo local En la figura 1 se explica un marco conceptual que involucra diferentes as- pectos: - El enfoque sistémico y la idea de jerarquías: se analiza el territorio con- siderando 4 niveles de interacción entre: 1- Municipio, 2 – Región/Provincia, 3- Nación, 4- Contexto internacional. - Una política institucional del INTA, como impulsor del proceso. El PEI (Plan Estratégico Institucional 2005-015) del INTA considera 3 objetivos: com- petitividad, equidad social y la salud ambiental (PEI, 2005).44
  44. 44. Experiencias de extensión y desarrollo rural - Una política institucional local establecida en la Carta Orgánica del Muni-cipio local: establece la constitución de un consejo económico social, integradopor diferentes sectores de la comunidad. - Una estrategia: integrar un grupo de representantes de instituciones y orga-nizaciones: GGDT (Grupo Gestor para el desarrollo de Tinogasta). Su misión esliderar los procesos y articular actores que contribuyan al bienestar de la comu-nidad. Este marco conceptual representa una forma de conocer o entender el desa-rrollo local por los técnicos del INTA. Entendemos que el conocimiento es resultado de un proceso de construccióncooperativa en la que sujetos esencialmente iguales realizan aportes diferentes(Gialdino, 2007); no es estático sino que se constituye por la manera en que losindividuos clasifican, procesan y otorgan significado a sus experiencias a partirde sus ideas y valores (Arce y Long 1987, en Engel 1997). El marco teórico explicitado y los conceptos vertidos acerca de la construc-ción del conocimiento nos induce a preguntamos: ¿cuál ha sido el marco con-ceptual “difundido” por los técnicos del INTA a los participantes de los talleres?,¿qué entendían los participantes por desarrollo local?, ¿en qué se diferenciaba suconcepto de desarrollo respecto a lo que planteaba el INTA?, ¿ha cambiado suconcepto para definir el desarrollo? La forma en la que el “poseedor de un tipo de conocimiento” define su po-sición en la sociedad se vincula, pues, con la actitud que asume en el procesode conocimiento (Vasilachis de Gialdino, 2007). En este sentido, dicha autoracomenta acerca de la construcción del conocimiento y sus efectos en la vida co-tidiana de las personas. A cinco años de iniciado este proceso nos preguntamos:¿El conocimiento acerca de desarrollo promovido desde el INTA ha sido útil alos integrantes del GGDT?, ¿qué agregó al que ya poseen?, ¿ayudó a las organi-zaciones e instituciones a obtener recursos, desear, trascender, elegir su destino? Comentario de entrevistas a integrantes del GGDT: “el proyecto de desarrollolocal nos permite tener una visión global de la realidad y necesidades de Tino-gasta; articular acciones, en forma integral, que cada sector conozca que hace elotro. No trabajar aislados”. Se observa al INTA como el actor impulsor de la experiencia. La propuesta dedesarrollo local fue impulsada y conducida por una institución con un alto gradode reconocimiento por los participantes en el proyecto. 45
  45. 45. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales Compartimos con Truffer (2006), ¿el impulso generado por un actor responde a líneas políticas institucionales o son asumidas por su propia voluntad ante una situación de crisis?. En este sentido, (Long 1992, en Éngel 1997) define la construcción del cono- cimiento como un proceso social que involucra poder, autoridad, legitimación y refleja conflictos e intereses. El enfoque de desarrollo local ¿ayuda a repensar y modificar la jerarquiza- ción, intereses, relaciones, exclusiones que pueden tener lugar entre instituciones y/ organizaciones del GGDT o mantiene un modelo donde cada integrante con- serva su posición? 2.1.3. Cambios logrados y aprendizajes En el 2005 los sectores trabajaban en forma individual. Un proyecto de de- sarrollo local promovió la IDEA sobre el desarrollo integral de la comunidad. Veinte instituciones y organizaciones integran el GGDT, mantienen un diálogo respetuoso y diverso. - Creación del Centro de Desarrollo Vitícola que funciona en INTA Tino- gasta. Integración del INTA-COVIAR (Corporación Vitivinícola Argentina) y el Ministerio de Producción de Catamarca. Incorporación de tres técnicos en la Agencia Extensión Rural. Se utilizaron diferentes metodologías: iceberg organizacional y el puente (Gargicevich, 2009) La asamblea, como metodología usada para difundir la información generada en los talleres, mostró algunas limitaciones. En la misma, los representantes de instituciones informaban a los participantes sobre las acciones realizadas. Sin embargo, no existía un mecanismo-estrategia que permita captar opiniones-suge- rencias desde los participantes hacia los representantes de instituciones. En este sentido, (Sirvent, 2008) plantea que existe participación de tipo receptiva, cuan- do se trabaja en reuniones exhaustivas, se difunde información, pero el proceso de toma de decisiones se concentra en una minoría que selecciona la información y procesa las opiniones. Una de las estrategias planteadas en el proyecto fue promover la formación de Consejos desarrollo local (CDL), que trabajarían de manera coordinada en los nueve distritos con base en el municipio de Tinogasta. Al respecto, la aplica-46
  46. 46. Experiencias de extensión y desarrollo ruralción práctica de la estrategia se mostró diferente a lo esperado. Algunas posiblescausas fueron: diferencias en el grado de involucramiento de los integrantes delGGDT en las actividades, para apoyar y promover las relaciones entre los inte-grantes de los CDL en los distritos. Los integrantes del grupo portaban diferentesintereses. Como señala (Guber, 2008) en las organizaciones y/o comunidad exis-te una trama de relaciones entre los actores, dominación/subordinación ya tejiday que sustenta la interacción social. A veces una intervención externa, peca porno re-conocer los intereses que sostiene esa trama de relaciones locales. 2.1.4. Bibliografía BALBI, F. (2010) Tesis de maestría: Indagación acerca de los intereses y los niveles departicipación de los integrantes del Grupo Gestor del Desarrollo de Tinogasta en un proyecto dedesarrollo local. Caso Tinogasta, Catamarca. Universidad Nacional de San Martín. Maestría enDesarrollo local; Buenos Aires. BERNECHEA M. (1994) La sistematización como producción de conocimientos. Taller per-manente de sistematización. CEAAL, Lima, Perú. ENGEL P. (1997). The social Organization of innovatio: a focus on stakeholder interaction:La organización social de la innovación. Royal Tropical Institute, Amsterdam. Países Bajos. GARGICEVICH, A. (2009) Programa Nacional de apoyo al desarrollo de los territorios,proyecto específico 1311, innovación organizacional). http://www.inta.gov.ar/profeder/org/herra-mientas.htm GUBER, R. (2008) El salvaje metropolitano. Reconstrucción del conocimiento social en eltrabajo de campo. Bs. As. 2º reimpresión. Ed. Paidos. Argentina. HUBERMAN S. (2005) Cómo se forman los capacitadores. Ed. Paidos. Bs. As. Argentina. INTA (2005). PEI-Plan Estratégico Institucional. Documento interno del INTA. SAMAJA J. (2005) Los caminos del conocimiento. Cátedra Fevre. Universidad de BuenosAires. http://www.catedrafevre.com.ar/32rMl/Loscaminosdelconocimiento%20Samajared.pdf SIRVENT, M. T. (2008). Educación en adultos: investigación, participación, desafíos y con-tradicciones. 2 da Edición. Editorial Miño y Dávila. Argentina. TRUFFER I.; TORRADO PORTO R. y VALENTINUZ C. (2006). “Feliciano y Loventué:dos experiencias de desarrollo territorial”, disponible en: www.inta.gov.ar/parana/info/documen-tos/cecain/articulos/82807_061128_feli.htm, 2009. VASILACHIS DE GIALDINO I. (2007). El aporte de la epistemología del sujeto conocido alestudio cualitativo de las situaciones de pobreza, de la identidad y de las representaciones sociales.Forum Qualitative Social Research FQS. Volumen 8, Nº 3 Art. 6 http://www.cualitative-research.net/fqs/ 47
  47. 47. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos localesLa Hortensia Tacuarendí Tacuarendí48
  48. 48. Experiencias de extensión y desarrollo rural 2.2 Proyecto de apoyo al desarrollo local en la comunidad La Hortensia, Tacuarendí, provincia de Santa Fe Deambrosi, Ana AER INTA Las Toscas, EEA Reconquista. adeambrosi@correo.inta.gov.ar Colonia La Hortensia, Tacuarendí, Santa Fe Resumen A partir de relacionarnos con una institución educativa rural para adultos sur-gió la necesidad de generar un proyecto de apoyo al desarrollo en la ComunidadLa Hortensia, iniciado en el año 2007. Localidad situada en la cuenca cañerasantafesina, economía regional que fue afectada por políticas económicas libera-les y cambios estructurales productivos en la década del 90, encontrándose hoysu población en situación de riesgo social, pobreza estructural y marginalidad.La comunidad comprende alrededor de 40 familias, integradas por pequeñosproductores y obrero del surco. Se observó en el territorio características quedefinieron la viabilidad del proyecto. Se conformó un equipo técnico (seis ins-tituciones), que definen metodologías y acciones. Se prioriza la generación deorganización en la comunidad, mediante la promoción de un espacio de consensoy decisión, el Consejo Local. Palabras claves: desarrollo comunitario - organización - pobreza - pequeñosproductores Summary The necessity of generating a support project for the development of La Hor-tensia Community begun in 2007 after the relationship with a rural educationalinstitution for adults. The town is located in the cañera santafesina basin, an areawhose economy was affected by liberal economic policies and structural pro- 49
  49. 49. Desarrollo Territorial: una mirada desde los procesos locales ductive changes in the decade of the 90. Its population is currently in social risk, structural poverty and marginality. The community is conformed by around 40 families, mainly integrated by small producers and “obrero del surco”. Charac- teristics that defined the viability of the project were observed at the territory. A technical team (six institutions) wa conformed and defined methodologies and actions. Organization is prioritized in the community, by means of the promotion of the Local Council, a space of consent and decision. Key words: develop community - organization - poverty - small producers 2.2.1. Introducción Origen del Proyecto Desde el equipo de la Agencia de Extensión Rural INTA de Las Toscas, a par- tir de acciones del programa Pro Huerta nos acercamos a un proceso en marcha en la escuela para jóvenes y adultos N°205 de la Hortensia, Tacuarendí, donde un grupo de alumnos de la misma, pequeños productores y obreros del surco en situación de riesgo social, con el acompañamiento de la institución educativa generaron un emprendimiento asociativo: producción de pollos parrilleros. Esto provocó en la comunidad y en instituciones de la región una mirada positiva, sobre una situación concreta que demostraba que algo se puede hacer para cambiar la realidad de este sector de la comunidad, muchas veces invisible a las políticas de desarrollo. Ya cercanos al proceso, participando de capacitaciones, pudimos observar que en la comunidad, había muchas instituciones: que super- ponían acciones y objetivos. Un territorio con características que vislumbraban la posibilidad de desarrollar un proceso de fortalecimiento de redes entre institu- ciones: con interés de la gente por participar, con procesos concretos que mostra- ba que sí era posible, y con actores con características de agentes de desarrollo, como el docente rural y otros integrantes de la comunidad. “La comunidad constituye el escenario natural y a la vez sociocultural más inmediato, donde trascurre la vida y se desarrolla el hombre. Todas sus caracte- rísticas, desde las materiales o externas hasta las espirituales o subjetivas, y espe- cialmente de los grupos o instituciones que lo integran (familia, escuela, grupos informales, etc.) matizarán la formación de las personas y en ella hábitos desde todos los puntos de vista, viéndose reflejados en su desarrollo cultural, intelec-50

×