Guido Enrique Ceballos Huertas
Psicólogo y Licenciado en informática
2º. La experiencia de pérdidas
• Repasar las estrategias utilizadas por la persona en la biografía de pérdidas.
Retomar la...
4ª Gestionar el dolor y sostener en el dolor
Inevitable.
• Al igual que hemos tenido que aprender
a gestionar el amor en n...
5ª Memoria Gozosa y Memoria Dolorosa
• El objetivo del duelo no puede ni debe ser el olvido.
El olvido no sólo no es desea...
6ª. Diferenciar el mundo emocional y moral
• Los sentimientos no son ni buenos ni malos. Sencillamente son.
• Pueden ser a...
7ª De la culpa al deseo
• Muchos “debería” y muy poco productivos. Ninguna relación ha sido
completada al cien por cien.
•...
8ª Un ejercicio de creatividad
• Muchos rituales sociales que
acompañan al duelo hayan perdido sus
significados.
• Estrate...
9ª El peso de lo simbólico
• A la hora de recolocar emocionalmente al fallecido para poder seguir
amando (4ª tarea de Word...
10ª Hacia la construcción de una nueva identidad
• A la persona en duelo durante los primeros meses le cuesta hasta
imagin...
11ª Devolver la vida y la muerte a la comunidad
• Desafortunadamente, los procesos de duelo se acaban restringiendo
cada d...
11ª Devolver la vida y la muerte a la comunidad
En Colombia, existe un grupo
indígena al norte del país llamado
Los Wayuu....
11ª Devolver la vida y la muerte a la
comunidad
En un pueblo del interior del
mismo país, llamado San
Bernardo, los habita...
12ª La resolución del duelo
• El duelo no es una enfermedad, luego no es algo que se vaya a “curar”.
Indicadores no válido...
13ª Vivir es aprender a decir adiós
• Expresión dura, pero terapéutica para ser
trabajada.
• Preferiríamos afirmar que viv...
Como nos recuerda George Sand…
Que mi recuerdo no envenene tus
futuras alegrías,
pero no permitas que tus alegrías
destruy...
RECOMENDACIONES…
•No debo precipitarme. Presencia sincera
•Escucharé con mi corazón y oídos, no temeré conocer
el dolor de...
•No me preguntes si ya pasó.
Nunca se me pasará
•No me digas que está en mejor lugar
Él no está aquí conmigo.
•No me digas...
POR FAVOR
Por favor, sólo di que recuerdas a mi hijo, si es que lo haces.
Por favor, déjame hablar de él.
Por favor, menci...
oleud
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

oleud

1,193
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,193
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

oleud

  1. 1. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  2. 2. 2º. La experiencia de pérdidas • Repasar las estrategias utilizadas por la persona en la biografía de pérdidas. Retomar la dimensión temporal: Pérdidas que tienen que ver con lo pasado (lo que tuve y dejo de tener), Con el presente (lo que tengo y voy a perder) Y con el futuro (lo que deseé tener y tengo que renunciar a conseguir). 3ª El término “Despedida” - • Inicialmente, amenazante. • No se trata de despedirse de una persona a la que se ha amado, sino de un tipo de relación, de vínculo que ya no se puede sostener. • Despedirse de una relación centrada en los sentidos. • Restablecer un vínculo centrado en los afectos, en el recuerdo de lo mucho que nos transmitió y nos ha enseñado. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  3. 3. 4ª Gestionar el dolor y sostener en el dolor Inevitable. • Al igual que hemos tenido que aprender a gestionar el amor en nuestro entorno. • La expresión “gestionar” da cierta idea de controlabilidad. • El hecho de padecer un dolor tan intenso no significa que no pueda hacer otra cosa que padecerlo. • Un afrontamiento activo de la experiencia de dolor puede llevar a humanizar o a deshumanizar la vida, nos puede conducir a destruir o a construir nuestro propio proyecto vital.
  4. 4. 5ª Memoria Gozosa y Memoria Dolorosa • El objetivo del duelo no puede ni debe ser el olvido. El olvido no sólo no es deseable, sino que tampoco es posible. • Importante que la memoria no se quede instalada únicamente en los aspectos dolorosos, precisamente para no traicionar una relación que ha sido significativa. • Para algunos, instalarse en el dolor preferible –desde su temor- al olvido y al vacío. Más tolerable que la amenaza del olvido. • Conviene estimular el recuerdo gozoso, la memoria de lo que significó vitalmente, de lo compartido y disfrutado, de las enseñanzas, crecimiento. Todo ello, compatible con no huir del recuerdo doloroso, que habrá que sostener en su momento. “Se necesita sólo un minuto para que te fijes en alguien, una hora para que te guste, un día para quererlo y toda una vida para que lo puedas olvidar”. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  5. 5. 6ª. Diferenciar el mundo emocional y moral • Los sentimientos no son ni buenos ni malos. Sencillamente son. • Pueden ser agradables o desagradables, pero no tienen categoría moral. ¿Este sentimiento es adaptativo o no para el proceso de duelo?
  6. 6. 7ª De la culpa al deseo • Muchos “debería” y muy poco productivos. Ninguna relación ha sido completada al cien por cien. • Las asignaturas pendientes no describen que el proceso de relación con la persona fallecida no haya sido significativo. • En ocasiones puede ser útil ayudar al doliente a reconvertir la culpa en deseo. En clave de reparación significativa. • La culpa está anclada en el pasado y te vincula de forma negativa. • El deseo te sitúa ante el futuro y te vincula de forma positiva, por algo que consideres válido y significativo. • El deseo es compatible con la tristeza. • Como de forma tan sugerente nos dice el poeta Ángel González en su poema “Muerte en el olvido”: “Yo sé que existo, porque tú me imaginas”.
  7. 7. 8ª Un ejercicio de creatividad • Muchos rituales sociales que acompañan al duelo hayan perdido sus significados. • Estrategias creativas, en terapia individual y en intervenciones desde las instituciones.
  8. 8. 9ª El peso de lo simbólico • A la hora de recolocar emocionalmente al fallecido para poder seguir amando (4ª tarea de Worden). • ¿Y cómo situamos al fallecido entonces, con qué contenidos, desde qué imágenes? Las personas en duelo vivencian internamente al fallecido, le sienten dentro, de un modo u otro. • Según cómo se vaya gestionando el dolor y el amor de ese vínculo. Importancia de poner nombre al nuevo vínculo. • La experiencia simbólica biográfica-personal y de las propias tradiciones. Como dicen algunos dolientes: “es la luz permanente que me guía, como la estrella de los Reyes Magos”, “mi consejero permanente”, “mi Ángel de la Guarda, del que me siento protegida”… • El que la presencia del otro sea intangible –no mediada por los sentidos-, no significa que no sea vivida como real y, en esta línea, puede tener un efecto muy terapéutico.
  9. 9. 10ª Hacia la construcción de una nueva identidad • A la persona en duelo durante los primeros meses le cuesta hasta imaginar un mundo en el que el otro no esté. Lo viven como algo impensable. • Durante el proceso, podemos ayudarles a proyectar esa imagen, a construirla sin culpa, a constatar que realmente hay un antes y un después y que no podemos ser los mismos ante una pérdida tan significativa. • La identidad también se reconstruye desde los cambios en los vínculos y, lo que en principio es amenazante, se puede convertir en oportunidad. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  10. 10. 11ª Devolver la vida y la muerte a la comunidad • Desafortunadamente, los procesos de duelo se acaban restringiendo cada día más al espacio privado. • Un espacio de responsabilidad compartida. En México, los habitantes celebran cada 2 de noviembre el día de los muertos. Algunos hacen ofrendas a los muertos, rezos e incluso bailes, pero en un pueblo llamado Pomuch sus habitantes no se conforman con esto y quieren vivir la fiesta literalmente juntos. Doña Charo es una de ellos. Cada año visita la tumba de sus padres y limpia sus restos para que sus almas encuentren sus huesos limpios el día de la fiesta. Ella lleva 17 años haciéndolo y esta vez tiene un nuevo ingrediente: su nieta la acompañará por primera vez aunque para ella siempre ha sido una pesadilla pasar por el cementerio.
  11. 11. 11ª Devolver la vida y la muerte a la comunidad En Colombia, existe un grupo indígena al norte del país llamado Los Wayuu. En la cultura Wayúu, la gente muere dos veces. La primera, cuando el cuerpo desaparece físicamente del alma y se libera, para seguir viviendo en Jepirra. La segunda, cuando se exhuman los restos y son colocados en un sitio definitivo y se hace un velorio como si hubiera muerto nuevamente. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  12. 12. 11ª Devolver la vida y la muerte a la comunidad En un pueblo del interior del mismo país, llamado San Bernardo, los habitantes se momifican por proceso natural luego de morir. Muchos creen que una alimentación especial permite este fenómeno. Sin saber si es cierto o no, ellos viven felices al poder ver el cuerpo del difunto casi intacto incluso muchos años después de haber muerto, tanto que algunos optan por ponerlos en vitrinas para atracción turística. Otros trozan las partes de la momia y las depositan en una urna, para ahora sí darles un último adiós. San Bernardo - momificaciones
  13. 13. 12ª La resolución del duelo • El duelo no es una enfermedad, luego no es algo que se vaya a “curar”. Indicadores no válidos: – La dimensión temporal (aunque se estima que el proceso suele durar entre 1 y 2 años). – El que el doliente no se emocione cuando habla del fallecido, pues algunas personas tienen dificultad para determinadas expresiones emocionales. Un buen indicador: el recuerdo del fallecido sigue dejando un poso de tristeza –inevitable, si el vínculo fue significativo-, pero ya no una experiencia de dolor; todo ello acompañado de una buena adaptación a la vida cotidiana de la persona. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  14. 14. 13ª Vivir es aprender a decir adiós • Expresión dura, pero terapéutica para ser trabajada. • Preferiríamos afirmar que vivir es aprender a decir “hola”… Hola a la vida, a las relaciones significativas, a la belleza, etc. • Sólo puede decir “adiós” aquél que previamente ha dicho “hola”, es decir, quien tiene que vivir un duelo por la muerte de una persona es porque su relación con ella ha estado inpregnada de bienvenidas a lo que esa persona ha significado. • Para seguir diciendo “hola” y no quedarse anclado en el dolor, uno tiene que decir “adiós”, tiene que despedirse de un tipo de relación, lo que le va a permitir seguir abierto a la vida, a nuevas relaciones, a nuevos vínculos, a NUEVAS FORMAS DE SEGUIR VIVIENDO.
  15. 15. Como nos recuerda George Sand… Que mi recuerdo no envenene tus futuras alegrías, pero no permitas que tus alegrías destruyan mi recuerdo. Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  16. 16. RECOMENDACIONES… •No debo precipitarme. Presencia sincera •Escucharé con mi corazón y oídos, no temeré conocer el dolor del que sufre. •Mi disponibilidad no tendrá peros ni exigirá nada a cambio. •El mejor refugio que podré ofrecer a alguien que sufre será mis hombros, mi abrazo, mi pecho, mis oídos y mi corazón. •Estaré cercano, no esperare a que la persona que sufre me busque u otros me convoquen para acompañarlo. •Propiciaré en la familia un clima afectuoso donde la comunicación este presente. •El tiempo que necesita cada uno para asimilar la experiencia es particular. •Si llego a percibir una actitud peligrosa con el máximo respeto daré a conocer lo que percibo y expresare un concejo pertinente. •Cuando vea que mi ser querido alcanza la recuperación, continuare estando con él porque mi confianza y cariño están basados en la lealtad y solidaridad.
  17. 17. •No me preguntes si ya pasó. Nunca se me pasará •No me digas que está en mejor lugar Él no está aquí conmigo. •No me digas que al menos no está sufriendo. Todavía no entiendo porque tenía que sufrir. •No me digas que entiendes lo que siento A menos que también hayas perdido lo que yo •No me preguntes si ya me siento mejor. La desgracia no es una condición que mejore. •No me digas que al menos lo tuve por muchos años ¿Qué año escogerías para que se muera la persona que quieres? Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática
  18. 18. POR FAVOR Por favor, sólo di que recuerdas a mi hijo, si es que lo haces. Por favor, déjame hablar de él. Por favor, menciona el nombre de mi hijo. Por favor, solo déjame llorar. Aprendiendo a decir adiós. Rita Morán Guido Enrique Ceballos Huertas Psicólogo y Licenciado en informática

×