Ecumenismo Catolico Proyecto

1,749 views
1,535 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,749
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ecumenismo Catolico Proyecto

  1. 1. REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA ARQUIDIÓCESIS DE CUIDAD BOLÍVAR SEMINARIO MAYOR JESÚS BUEN PASTOR PROCESO ECUMÉNICO LA IGLESIA CATÓLICA DADO EN EL SIGLO XIX AL XXI Y SU RELACIÓN O DIALOGO CON LAS DEMÁS RELIGIONES HISTÓRICAS SEPARADAS DE ELLA. Autor: Luis Eduardo Guevara Tutor: Lic. María García Ciudad Bolívar, Junio 2013
  2. 2. ÍNDICE GENERAL RESUMEN INTRODUCCIÓN P. P CAPITULOS I PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA 7 Definición del problema 17 Objetivo General 17 Objetivo Específicos 18 Justificación 18 19 II MARCO TEÓRICO-METODOLÓGICO 19 Antecedentes de la Investigación 30 Hipótesis 30 Definición de términos básicos 33 Aspectos Metodológicos de la Investigación 33 Tipo de Investigación 33 Diseño de Investigación 33 Población y Universo de Estudio 34 Muestra de Estudio 34 Instrumento de Recolección de Datos 34 III ECUMENISMO: FUNCIONES E INTITUCIONES 36 Concepto de ecumenismo y sus funciones 36 Origen del ecumenismo católico, occidental y protestante 38 Iglesias e instituciones que participan en el ecumenismo 41 Resultado dado en el ecumenismo dentro de la Iglesia Católica 45 CONCLUSIÓN 55 BIBLIOGRAFÍA 56
  3. 3. ARQUIDIOCESIS DE CUIDAD BOLÍVAR SEMINARIO MAYOR JESUS BUEN PASTOR Autor: Luis Eduardo Guevara Tutor: Lic. María García RESUMEN Definiendo el ecumenismo desde el punto de vista estrictamente literario se podría dar definición como el Movimiento que promueve la unidad entre toda la Iglesias cristianas. Para la Iglesia Católica el ecumenismo tiene un grado mucho más allá de unidad sino introducirse en la comunión de Cristo Jesús por medio del evangelio por esto se estudiara el proceso ecuménico la iglesia católica dado en el siglo XIX al XXI y su relación o dialogo con las demás religiones históricas separadas de ella. Se entiende el movimiento surgido, por la gracia del Espíritu Santo, para restablecer la unidad de todos los cristianos. Participan en él los que invocan al Dios Uno y Trino y confiesan que Jesús es el Señor y Salvador el Concilio Vaticano II, marcó un giro ecuménico en la Iglesia Católica, en cuanto estimuló a todos los católicos a participar en el movimiento ecuménico. El Decreto sobre el ecumenismo, Unitatis Redintegratio que impulsó con entusiasmo a sus fieles y religiosos a comunicar en medio de todo este movimiento a Jesús el centro de todo cristianismo que era un tabú no tener amor ni comunicación con otras iglesias no católicas y de origen protestantes para la Iglesia a mitad del siglos XIX.
  4. 4. INTRODUCCIÓN No cabe duda que profesar la fe católica exige e impulsa a la responsabilidad. Cuando Dios nos confía una gracia, es para que la sepamos transformar en misión y compromiso a favor de nuestros hermanos. En este sentido, nuestra fe en Cristo, específicamente el modo católico de creer en el Señor, encuentra su origen en la misma gracia divina y nos lanza a comunicar al mundo la razón de nuestra esperanza, a través no de teorías sino de una vital práctica fraterna. Dicha práctica para el cristiano católico actual y de nuestros tiempos es la unión de la Iglesia de Cristo y la unió en común con los cristianos no católicos llevándonos a todos en un dialogo de comunión y respeto mutuo sin distinción. El ecumenismo cristiano es el movimiento o camino emprendido entre todas las iglesias cristianas hacia la restauración de la unidad. El objetivo final del camino ecuménico es la experiencia plena de la comunión, de la koinonía, que tiene como significado del griego “camino” o caminar juntos. El Concilio Vaticano II llama a la Iglesia a promover la unidad de los cristianos a través del diálogo ecuménico. Sin embargo, el Concilio reconoce que la unidad no puede ser ni completamente realizada sino sola hacia el Sacramento de la Santa Eucaristía. Así, el Concilio Vaticano II no sólo defiende la doctrina tradicional católica sobre el Santísimo Sacramento, sino que afirma claramente esta posición en el mismo decreto a través del cual se promueve el ecumenismo. Que debe ser importante para llevarlo acabo con todo el compromiso las implicaciones que lo tengan. 5
  5. 5. En el Decreto sobre el ecumenismo, aparece como algo muy importante el reconocimiento de las propias culpas de cara a las divisiones, y el hecho de que la Iglesia católica pida perdón por lo que a ella le toca: lo hace en Unitatis Redintegratio. Es altamente significativo el valor que tiene este Decreto da al bautismo como elemento donde se fundamenta la comunión “ya existente” (aunque imperfecta) entre las diversas Iglesias cristianas. El bautismo es considerado como la base de una comunión en lo fundamental que es a la vez el camino hacia la unidad plena. Por esto que en esta investigación se realizara proceso ecuménico la Iglesia Católica dado en el siglo XIX al XXI y su relación o dialogo con las demás religiones históricas separadas de ella. Y ayudara a entender cuál fue el proceso que ha tenido durante mucho tiempo. Esta investigación esta dividida en tres capítulos los cuales son: Capitulo I El Planteamiento del Problema Capitulo II Marco Teórico-Metodológico Capitulo III Ecumenismo: Funciones e Instituciones 6
  6. 6. CAPÍTULO I PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA Cuando se observa el panorama religioso del mundo que ha evolucionado y es considerablemente notable en los últimos 400 años la creación, desarrollo y fundación de sectas y nuevos movimientos religiosos en el siglo XVIII, XIX y XX cuya inspiración ha de ser o relacionarse con la Iglesia Católica, en nuestra actualidad hay un sinfín de religiones y sectas que por su desarrollo y rápida evolución la Iglesia Católica está en marcha llevando a cabo formaciones de teología cristiana a los laicos comprometidos y a sus sacerdotes y religiosos, evitando así que llegue la confusión de los servidores de la Iglesia de Cristo y no caer en la denominadas llamadas sectas cristianas. Para entender mejor que es una secta tomando como referencia el concepto del libro Para comprender ecumenismo de Juan Bosch (1996) dice: “Secta es una agrupación de personas que profesan un cuerpo especial de doctrinas y sigue un camino distinto de aquel organismo mayor de aquel que se ha separado”. (pág. 218) con base a esta afirmación podemos comprender que no toda organización religiosa es una religión a pesar de que tengan su doctrina y fe en Cristo, pero llevan un camino distinto de toda inspiración divina o de donde se ha tomado y se ha copiado su organización y logran sustituir lo que no quieren de aquella religión o organización que deriva y además se trata de aquellos grupos formados en diferentes partes del mundo que han de participar en sus organizaciones religiosas con fanatismo y ha perdido mucha veces lo que es el verdadero cristianismo pues niegan la mayorías de las veces, alguna verdad fundamental de Credo, como lo es la Trinidad o la divinidad de Cristo Jesús. 7
  7. 7. Siguiendo se puede dar como ejemplo aquellas sectas típicas, conocidas actualmente que no son únicas pero que son las más vistas, entre ellas están los mormones y los testigos de Jehová, dichas sectas o denominaciones están fuertemente con un sentimiento anticatólico en el cual persistieron en buena parte del siglo pasado pero también es difícil hacer una lista completa de las denominaciones sectarias. Sin embargo, la dinámica de unidad de la iglesia se ha puesto en juego en diferentes congresos ecuménicos que se han dado a lo largo del siglo XIX y en un cambio de actitud hacia la Iglesia Católica. Este cambio de actitud fue favorecido por el giro ecuménico que tuvo lugar la Iglesia Católica en el Concilio Vaticano II en el año 1962 y 1965. Cuando analizamos toda esta manifestación dada en el mundo religioso por los siglos pasados y actualmente, en nuestro siglo obtuvo un protagonismo de estudio y diversas estrategias para evitar el crecimiento de diferentes sectas religiosas separadas de la Iglesia Católica, la Santa Sede, en diversos documentos, ha pedido a los obispos que impulsen instituciones y actividades de tipo ecuménico tales como la creación de secretariados de ecumenismo, cursos de ecumenismo para quienes se preparan al ministerio pastoral, actividades pastorales y espirituales, con el fin de crear actividades y hechos que conduzcan a la unidad de la iglesia, dentro de estas actividades se juega un papel fundamental e importante en la formación para el ecumenismo de fieles, sacerdotes, religiosos y otros. Hay que explicar que estos estudios se han dado no por competencia de la Iglesia sino para evitar una confusión en las personas, también hay que tener en cuenta las iglesias históricas que van junto o la par de la Iglesia Católica y llevan una estrecha relación que tienen más de 600 a 800 años de fundación, se llaman iglesias históricas por su origen, bien sea apostólico, o 8
  8. 8. que se remonta a la Edad Media, o bien a los tiempos de la Reforma Protestante. Para mayor referencia Albert Rumer, en enero de 1981 expresa: Entendemos que la familia de la fe está constituida también por la Iglesia Católica romana y por las diversas iglesias ortodoxas. No obstante comprendemos que el camino de esta vocación de unidad tenemos que luchar, en primer lugar, por el establecimiento de la unidad en el seno de la familia más cercana, es decir, entre nuestros hermanos evangélicos…Esto no significa que dejemos de buscar oportunidades de dialogo con los hermanos católicos y ortodoxos. (pag.24) Este cambio de actitud es pues evidente en las principales denominaciones históricas como se mencionó anteriormente. La Iglesia Católica forma parte de la “familia de la fe” de hecho se aumenta el contacto ecuménico con las diferentes iglesias protestantes e históricas, aunque actualmente no en una medida estable. Cabe destacar que la Iglesia Católica está acercándose cada vez más, por esto, que en el siglo pasado la Iglesia hace un giro de 180 grados con una evolución favorable al ecumenismo en el campo no católico para la fecha de 1962 a 1965 con el Papa Juan XXIII convoca a un nuevo Concilio con un gran objetivo abrir la iglesia a todos sus miembros católicos o no y con el camino de unidad de los cristianos. El movimiento ecuménico que el Cecilio Vaticano II define como el conjunto de “activides que se suscitan y se ordenan a favorecer la unidad de los cristianos” esto lo afirma el decreto Unitatis Redintegratio, como ya anteriormente descrita el ecumenismo es comúnmente reconocido a partir del siglo XXI. 9
  9. 9. Para la Iglesia surge por dos ideas fundamentales, una de ellas la expresa la constitución apostólica Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, cuando nos afirma que “la iglesia es sacramento de salvación”, mientras que la segunda idea surge con la experiencia histórica, que muchos consideran triste porque no puede borrarse de un golpe cuatro siglos de total distanciamiento o separación y por medio de esto hubo un fraccionamiento de la iglesia cristiana y esto le restaba importancia de aquello que expresa y nombra la constitución apostólica Lumen Gentium que desvirtúa, sin duda otra de las definiciones que nos habla de la Iglesia como “Sacramento de unidad” Sacrosantum Concilium. El mismo Jesús dio muestra de apertura y diálogo con otras religiones, como aparece en el encuentro con la samaritana: “Llega la hora cuando los que de veras adoran al Padre lo harán de un modo verdadero, conforme al Espíritu de Dios. Dios es Espíritu y los que lo adoran deben hacerlo de un modo verdadero, conforme al Espíritu de Dios” (Jn 4,23-24). En otro caso, al reprender a Juan y Santiago, quienes pedían permiso para hacer bajar fuego del cielo para acabar con los que no aceptaban a Jesús (Cf. Lc 9,51-56).Esta actitud de Jesús fue seguida por sus primeros discípulos al predicar la conversión. En el encuentro con hombres y mujeres de otras confesiones invitaron abiertamente a creer en el Dios verdadero sin más poder que el testimonio personal. Así lo hizo Felipe con el funcionario etíope (Cf. He 8,26- 40) y Pablo en el Areópago ante los atenienses (Cf. He 17,19-34) El Concilio Vaticano II dio un gran impulso al diálogo interreligioso con su Decreto “Nostra Aetate”, este documento habla sobre el diálogo con las religiones no cristianas, hoy se lo considera el “documento fundacional” y la “Carta Magna” del diálogo entre la Iglesia Católica y el judaísmo la preocupación fundamental de este documento consiste en dar expresión a la alta estima que siente el cristianismo por el judaísmo, y lleva a un gran 10
  10. 10. significado que tiene para la Iglesia el diálogo con los judíos, como lo señalan estas palabras del documento: “De manera positiva es importante, pues, concretamente, que los cristianos procuren entender mejor los elementos fundamentales de la tradición religiosa hebrea y que capten los rasgos esenciales con que los judíos se definen a sí mismos a la luz de su propia experiencia religiosa” (Nostra Aetate nº 4). Sobre la base del testimonio de fe en Jesucristo, el documento reflexiona acerca de la naturaleza específica del diálogo con el judaísmo, se refiere a las conexiones recíprocas que existen en la liturgia, las nuevas posibilidades para el acercamiento en las esferas de la enseñanza, la educación y la formación, y por último, ofrece sugerencias para la acción social común. Para el diálogo interreligioso, señala el Papa Juan Pablo II en su homilía del 3 de noviembre de 2004: “Este diálogo es también importante para proponer una firme base de paz y alejar el espectro funesto de las guerras de religión que han bañado de sangre tantos períodos en la historia de la humanidad”. Refiriéndose a esta cita el diálogo no puede basarse en una indiferencia religiosa como cristianos, se debe desarrollar ofreciendo el pleno testimonio de la esperanza que está en cada uno de nosotros. También expresa el Papa Juan Pablo II “No debemos temer que pueda constituir una ofensa a la identidad del otro lo que, en cambio, es anuncio gozoso de un don para todos, y que se propone a todos con el mayor respeto a la libertad de cada uno: el don de la revelación de Dios-Amor que entregó a su Único Hijo” (Ídem.) Para los católicos, ecumenismo debería implicar una conciencia de las propias diferencias de religiones sin llegar a la confusión y que hay que renovar y corregir a la familia cristiana católica y ser un testimonio de fe para 11
  11. 11. su comunidad, uno de los elementos mas importante del dialogo entre cristianos lo constituye el amor que encuentra cabida en las culturas y muchas veces es llamada “Regla de oro” también cuando se habla de culturas que son aquellas que: la Conferencia de Santo Domingo, explica “Profundizar un diálogo con las religiones no cristianas presentes en nuestro continente, particularmente las indígenas y afroamericanas, durante mucho tiempo ignoradas o marginadas” (Cf. 136-138). Mirando esto la Iglesia no solo debe de abrirse o solo tener dialogo con los protestantes o hermanos separados de la Iglesia Católica sino que por su Universalidad debe de tener comunicación activa con poblaciones indígenas de América y tribus en el África para llevar la Palabra de Dios y evangelizar pero no interferir en sus culturas y tradiciones, también llevar una espiritualidad de comunión, se entiende Espiritualidad de Comunión como: “Una capacidad de sentir al hermano cristiano, en la unidad profunda que nace del bautismo, ‘como uno que me pertenece, para saber compartir y atender a sus necesidades, para ofrecerle una verdadera y profunda amistad" (Novo millennio ineunte, Nª 43). Se habla de que la Iglesia Católica es universal porque en el período medieval se encuentra que emergen las bases para una profunda teología sobre la catolicidad, hecho ayudado por la expresión dominante de Iglesia como la "reunión de los fieles" (congregatio fidelium), la cual está abierta a la noción de universal la palabra católico, pero con el cisma del Este-Occidente, la Iglesia Latina se continuó llamando "Católica" mientras tanto que la iglesia del Este adoptó o se quedo con el nombre de "Ortodoxa" La Iglesia Católica reconoce que también son "cristianos" los bautizados de otras iglesias no católicas que profesan su fe en Jesucristo, 12
  12. 12. Dios y hombre. Por tanto el papa Juan Pablo II dice en su homilía: el 13 de noviembre de 2004; El Decreto sobre el ecumenismo ha sido uno de los modos concretos como la Iglesia ha respondido a esta situación, poniéndose a la escucha del Espíritu del Señor, que enseña a leer atentamente los signos de los tiempos (cf. Ut unum sint, 3). Nuestra época siente una profunda nostalgia de la paz. La Iglesia, signo creíble e instrumento de la paz de Cristo, no puede dejar de esforzarse por superar las divisiones de los cristianos y convertirse así, cada vez más, en testigo de la paz que Cristo ofrece al mundo. Cuando se busca la unidad es de gran importancia y también fundamental estar en conexión con Cristo Jesús y tener el compromiso de la comunión plena y visible entre los bautizados esto no corresponde solo a personas expertas en el ecumenismo sino a todos los cristianos de diferente diócesis, comunidades o parroquias de un país o universalmente siendo católicos o todo cristiano bien sea; evangélico, ortodoxo, anglicano, luterano debe de estar llamado al compromiso en oración para que todos seamos uno, esto es parte del ecumenismo que se va dando poco a poco en las Iglesias cristianas que llevan relaciones ecuménicas porque todos estos están llamados a trabajar por la unidad y comunión, es Cristo. Y por otra parte la Iglesia por medio de sus lideres lleva adelante sus funciones en este caso la Iglesia Católica es llevada adelante por el Papa y sus obispos que tienen la función de administrar todas las acciones de la Iglesia en donde esta se encuentre, el Papa como obispo de Roma y sucesor de Pedro, debe de encargarse del buen funcionamiento del la Iglesia Católica con la colaboración de todos sus obispos y vela por su comunión con las demás denominaciones cristianas que llevan una unión o una amistad con la Iglesia, desde esta perspectiva, por esto se ha parecido útil proponer una 13
  13. 13. reflexión común sobre el ministerio del obispo de Roma, constituido como "perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad" (Lumen Gentium, 23). Esto tiene como objetivo de encontrar una forma de ejercicio del Papa que sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una nueva situación siendo iluminado por el Espíritu de Dios, y debe de llevar una calidad de relación fraterna entre diferentes comunidades para obtener frutos de dialogo y comunión entre si y la aceptación de las diferencias de cada cristiano a fin de que el dialogo sea posible. Dice Juan Bosch (1996); “el dialogo solo es posible cuando hay diferencias, pero diferencias entre aquellos que se sitúan en el mismo nivel. Por eso cuando se niega al otro la dignidad de la persona aparece como objeto entonces el dialogo se vuelve imposible” (Pág.41). Por esto el horizonte o la mirada al frente de una cristiandad mas amplia y segura de si misma el dialogo peligra cuando se usa para vencer triunfar sobre el otro, esto es una mala concepción de que es ecumenismo, el ecumenismo y el dialogo no tratan de esos malos elementos que hacen mas desunión entre iglesias sino todo lo contrario, llevar un encuentro de actitud libre para que al final se pueda llegar a una fácil comprensión y amistad entre iglesias de distintos cultos a Dios. Cada día se ve la participación decidida de los católicos, sobre todos teólogos, en los organismos ecuménicos que podría también aportar al ecumenismo una mayor solidez doctrinal en la naturaleza de la iglesia, para tener comunión con quienes les rodea en su acción ecuménica se mira que no solo es el campo en el cual se desenvuelve para enfrentar muchas veces el problemas de las sectas que no quieren nada con la Iglesia Universal y mirando cada día mas que crecen y se forman de una manera descontrolada 14
  14. 14. sin ninguna dirección llegando a confundir a mucho de sus files, donde la Iglesia tiene que renovarse y actualizarse y teniendo una evangelización de sus propios miembros, para no dejar esos vacios que las denominadas sectas están llenando. Recordando las palabras del papa Juan Pablo II en su homilía el 13 de noviembre de 2004 cuando expresa que: Sin embargo, todavía no hemos llegado a la meta de nuestro camino ecuménico: la comunión plena y visible en la misma fe, en los mismos sacramentos y en el mismo ministerio apostólico. Gracias a Dios, se han superado muchas diferencias e incomprensiones, pero son aún numerosos los obstáculos diseminados a lo largo del camino. A veces no sólo persisten equívocos y prejuicios, sino también una desidia y una estrechez de corazón deplorables (cf. Novo millennio ineunte, 48) Esto lleva a la iglesia en su lucha constante en la evangelización de sus propios miembros ya dicho anteriormente, siempre la constancia de la iglesia de salir adelante en sus proyectos de evangelización y acción de llevar a Cristo a cada rincón de la tierra hasta que como muchos teólogos expresan llegue el “tiempo de gracias”. La voluntad del cristiano es reunirse para rezar por la unidad, hay que señalar que esto en el siglo pasado fue el primer momento en que surgen las primeras iniciativas por las plegarias u oraciones en común entre cristianos divididos. Hay muchos documentos resultantes de las actividades múltiples de ecumenismos de muchas iglesias cristianas entre estos encontramos también documentos importantes de la Iglesia Católica que expresan su preocupación por el dialogo completo e interrelgioso de la Iglesia cabe destacar que muchos Papas han escrito sobre este fenómeno y también 15
  15. 15. resaltamos los escritos de las figuras protestantes, el Papa Juan Pablo II redacta la encíclica sobre el empeño ecuménico llamada; Ut Unum Sint y la Carta Apostólica Orientale Lumen ambos el 25 de mayo de 1995 donde el expresa en la encíclica Ut Unum Sint: En la situación actual de división entre los cristianos y de confiada búsqueda de la plena comunión, los fieles católicos se sienten profundamente interpelados por el Señor de la Iglesia. El Concilio Vaticano II ha reforzado su compromiso con una visión eclesiológica lúcida y abierta a todos los valores eclesiales presentes entre los demás cristianos. Los fieles católicos afrontan la problemática ecuménica con un espíritu de fe. Junto a estos documentos el Papa hace el impulso de las reuniones de diálogo, y la constante acción del Obispo de Roma para encontrarse con todos los líderes religiosos en sus viajes. También la Jornada de Oración de Asís y otras similares que ha habido. Pero también el Papa Pablo VI junto con los Padres conciliares el día 21 de noviembre de 1964 en el terreno doctrinal promulga el gran documento normativo para los católicos es el Decreto de ecumenismo Unitatis Redintegratio dicho documento Consta de tres capítulos, además de un prólogo y una conclusión: el primero está dedicado a los principios católicos del ecumenismo (n 2-4); el segundo contiene normas para el ejercicio del ecumenismo (n 5-12); el tercero contempla, en dos secciones diferentes, a las Iglesias orientales (n. 14-18) y a las iglesias y comunidades eclesiales separadas en Occidente (n. 19-23) Por otra parte el Concilio afirma que “la Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia católica gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con el” y también reconoce que fuera de su estructura visible pueden encontrarse muchos elementos de santificación y de verdad que, 16
  16. 16. como dones propios de la Iglesia de Cristo, empujan hacia la unidad católica. La unidad no debe plantearse como problema sino como misterio. Esta es la expresión del P. Couturier en el 2002. “Misterio en el cual solamente podemos entrar de rodillas, según la afirmación de otro pionero del ecumenismo”. La vida está llena de misterios, que van poniendo en manifiesto progresivamente los avances de la ciencia. El mundo de lo religioso está poblado de misterios, que nutren y alimentan la fe y que no pueden ser desvelados más que por la revelación como el misterio trinitario, el misterio cristológico, el misterio eucarístico. También el de la unidad eclesial es un misterio. Misterio ya en el momento de las rupturas. Definición del problema La necesidad de tener información sobre el fenómeno del ecumenismo vivido en la Iglesia Católica, y como esto afecta a la Iglesia debido al desconocimiento del mismo y sus funciones. ¿Es necesaria la información sobre el ecumenismo para los cristianos? Objetivo General Analizar el proceso ecuménico la Iglesia Católica dado en el siglo XIX al XXI y su relación o dialogo con las demás religiones históricas separadas de ella. 17
  17. 17. Objetivos Específicos • Analizar el concepto de ecumenismo y sus funciones. • Explicar el Origen del ecumenismo Católico y Protestante. • Describir las diferentes Iglesias e instituciones que participan en el ecumenismo. • Analizar el resultado dado en el ecumenismo dentro de la Iglesia Católica y fuera de ella. Justificación Viendo que la iglesia ha dado un paso muy importante en el dialogo interreligioso, y a llevando en marcha este fenómeno del ecumenismo con buen pie e iniciativa positivas y que ha dado buenos resultados para la Iglesia Católica y para las iglesias que están en participación constante con esta. La investigación se lleva a cabo es con la intención de brindar un apoyo o información sobre el ecumenismos de nuestro siglo y el siglo pasado con alguna u otra forma que esto permita descubrir la importancia del ecumenismo y por que la Iglesia lo esta atravesando con un significativo esfuerzo y valentía llevando el estandarte de la cruz de Cristo a las naciones, viendo lo delicado de la situación de la Iglesia Católica. Es impórtate también aclara que es una herramienta importante para el apoyo de indagación y lectura, para ello es muy importante la organización y 18
  18. 18. el fundamento con que esta investigación se ha realizado y el deseo de aclarar dudas y preguntas realizadas sobre que es lo que esta pasando con el ecumenismo y su funciones y actuaciones. CAPÍTULO II MARCO TEÓRICO-METODOLÓGICO ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACION Una vez ya definido el planteamiento del problema es necesario establecer y sementar aspectos que sustenten el estudio del ecumenismo, la relación de la Iglesia y sus actitudes y dialogo con los cristianos no católicos, por esta razón es necesario diversas investigaciones, conceptos y descripciones que orienten el sentido de este estudio, ante todo hay que recordar la historia conciliar y como surge el ecumenismo en la Iglesia Católica más profundamente y con gran arraigamiento: Por la rupturas que ha tenido la Iglesia desde sus principios y por la que tuvo en el siglo XVI en el ámbito cristiano occidental esto hizo que la Iglesia Católica en su postura se negara a toda comunicación con otras confecciones cristianas no católicas y le llevara a alejarse poco a poco del mundo y de sus fieles, esta actitud de la Iglesia le llevo indudablemente a pensar mucho en los contextos históricos que tiene mucho que ver con la Iglesia, esta, no veía para entonces como conciliar su absoluta convicción de ser “la verdadera Iglesia de Cristo” como para ponerse a dialogar en un plan de igualdad con las demás iglesias. Era evidente que la Iglesia no podía 19
  19. 19. tomar parte, del dialogo con las demás cristianos no católicos, ni estaba permitido a los católicos a dialogar o prestar colaboración al dialogo. Luego de años de experiencias de una iglesia que peregrina en la tierra por iniciativa de Juan XXIII para él años (1959-1963) convoca un concilio ecuménico, el Concilio Vaticano II con la iniciativa y el objetivo de “abrir las puertas de la Iglesia” al camino de unidad de los cristianos, a partir de este momento la Iglesia se encamina a las actividades ecuménicas “cristianas” con el propósito de restauración de unidad entre todos los cristianos. Desde entonces se han nacidos muchas investigaciones y documentos sobre estos acontecimientos desde el siglo XX hasta ahora. Acá se entiende mejor porque la Iglesia Católica ha abandonado el sistema tridentino, los antiguos ritos, y su forma de pensar y a entrado en la idea de retorno y ha aceptado participar sin ningún juicio en su condición fundamental de que la Iglesia de Cristo subsiste en ella el dialogo ecuménico, reconociendo la realidad de otras comunidades, por una parte el concilio ha significado el abandono tridentino que en donde nunca debería identificarse según Congar. El principio de la unidad de la Iglesia se efectúa en la unión de sus fieles, la Iglesia no solamente es una, sino que también es única, esto significa que en la practica el dialogo es un proceso en el que el futuro es unión, y a pesar de los que se legitiman como verdaderas verán una sola Iglesia, por esto afirma el Concilio Vaticano II “creemos que el Señor entrego a un solo colegio apostólico, a saber, al que precede Pedro, para constituir un solo cuerpo de Cristo en la tierra” (UR 3). Durante décadas se han formado congresos ecuménicos que ayudan al dialogo interreligioso, y a la formaciones sus fieles y laicos que antes del Concilio Vaticano II existía estas congresos de diálogos o movimientos 20
  20. 20. ecuménicos que ha nacido de los hermanos separados a partir del año 1910 que se realizo en Edimburgo, Escocia, esto fue una Conferencia Misionera Mundial, convocada por líderes religiosos de diferentes iglesias protestantes, a partir de acá se considera el inicio del movimiento ecuménico por parte de los protestantes y es importante tenerlo presente y haciendo referencia a uno de los estudiosos de la materia ecuménica a Juan Bosch dando ciertas ideas que pretenden dar una aproximación serena del ecumenismo en sus estudios y escritos del libro “Para comprender el ecumenismo”. Desde acá Bosch desarrolla a fondo una larga y acertada historia ecuménica mirando dentro y fuera de la Iglesia Católica apoyándose en diversos documentos como la Lumen gentum, Sacrosantum concilium y otros especialistas de la materia ecuménica. Dando paso y situando al “ecumenismo en un momento determinado de la historia de la Iglesia en el que experimenta muy viva la oración del Señor “que todos sean uno para que el mundo crea” (pág. 6) dando paso a medida que la investigación avanza realizando el concepto de ecumenismos, que para Bosch es “restauración de unidad” y entrando completamente en el dialogo. Lo importante de todo estos pasos dado en la Iglesia Católica y en las iglesias protestantes, viene siendo él como centro “fenómeno social” señalado por Bosch y también señala que dicho fenómeno” tiene un desarrollo en un contexto en el que se valoran hasta en el extremo los intercambios religiosos y culturales” (pág. 5) igualmente el mismo autor anteriormente nombrado también escribe que el ecumenismo también tiene otro elemento o característica que lo hace peculiar es el “contexto espiritual” y lo desarrolla como “ecumenismo espiritual” dando considerándolo como una vida de actitud “orante y humilde de que requiere suplica y oración” (pág. 15). 21
  21. 21. Y haciendo una mirada analógica cabe destacar que uno de los grandes inspiradores de la semana de oración por la unidad de los cristianos realizada anualmente en la segunda semana del mes de enero, Paul Couturier quien refleja el ecumenismo y lo implica en la vida teologal que lleva mucha relación con Bosch cuando nombra al ecumenismo espiritual, en esta vida teologal se designa en ella la oración, en la vivencia, en la fe y en la caridad que hace vivir al cristiano en un clima espiritual, y entrando los autores consagrados a la materia ecuménica también esta Jeam Paul Willaime quien da otra forma de ecumenismo descuartizado. Sin embargo las iglesias cristianas desnudan también a esas opiniones y creencias que conforman la imagen del concepto general del mundo que tienen las personas, en época y cultura, esto transciende según Willaime en los problemas meramente doctrinales en donde su conciencia y limitaciones produce una incesante movilidad en los planteamientos y en los enfoques del dialogo evangélico común y parcial de las iglesias y con una profunda amistad del carisma, si esto no se lleva a dialogo lleva al ecumenismo que se practica en una comunidad local o la Iglesia en general a descuartizarlo meramente en reglamentos y documentos. El fin de mantener un buen diálogo ecuménico y una relación interreligiosa lleva al cristiano a una profunda amistad en un cuerpo total de vivir los carismas y que los individuos luchen para calibrar lo que es el dialogo ecuménico en una fuerza clara de vocación en la historia cristiana. Bosch expresa “a medida que han pasado los años, se han ido comprobando que la cuestión ecuménica no consiste solo en resolver problemas doctrinales aislados” (pág. 14) sino que hay que llevar una aceptación mutua de los misterios y una autoridad común que los lleven a tener conciencia de una buena comunicación y tener elementos que le permitan una buena comunión de iglesias y que no entre solo en lo religioso sino en lo cultural e 22
  22. 22. incluso en lo político de una comunidad o estado que le permita mirar en un horizonte de oportunidades la grandeza de un dialogo limpio. Dice Y. Congar; (1994) que el “ecumenismo no es una especialidad, es una dimensión, una cualidad de todas las iglesias… no es una especialidad, aunque es verdad que necesita especialistas” (pág. 176) esto implica la voluntad de colocarse o ponerse en un plano de conciencia y tener criterio y dialogo “ecumenismo” no solo se vasa en ser especialista de la materia sino implica una firme voluntad de igualdad, sin protagonismo que refleje ser superior a otro. Con el punto de mirar a la reconciliación de la humanidad que es el objeto real de toda la Iglesia el anuncio y la preparación del reino y como es obvio no se trata de unión de individuos sino de iglesias. Nostra Aetate (NA): Es una declaración del Concilio Vaticano II promulgada en 1965 y habla sobre la relación de la Iglesia Católica con las religiones no cristianas Nosta aetate significa “en nuestros tiempos” y surge con la relación judeocristiana y con la perspectiva a un clima de diálogo y solidaridad y empieza hablando sobre la unidad y el origen de todos los seres humanos y relata preguntas que se han hecho todos los hombres desde hace mucho tiempo y que otras confesiones cristianas han tratado de responder. El Papa Benedicto XVI recalcó que la Nostra Aetate diciendo: "deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de las que han sido objeto los Judíos de cualquier tiempo y por parte de cualquier persona". La Nostra Aetate esta está en un contenido profundamente modificado por el recuerdo de las persecuciones y matanzas sufridas por los Judíos en Europa antes y durante la segunda guerra mundial a pesar de que el cristianismo haya nacido dentro del judaísmo y haya recibido de él algunos elementos esenciales de su fe y de su culto, la fractura se ha hecho cada vez 23
  23. 23. más honda, hasta el punto de llegar casi a una mutua incomprensión. La declaración Nostra Aetate brindaba la ocasión para entablar o permanecer un diálogo con miras a un mejor conocimiento mutuo. Constituye un medio privilegiado para facilitar un mejor conocimiento mutuo y, concretamente en el caso del diálogo entre Judíos y cristianos, para conocer más a fondo las riquezas de la propia tradición. Condición para el diálogo es respetar al participante tal como es y sobre todo, respetar su fe y sus convicciones religiosas. En virtud de su misión divina, la Iglesia tiene por su naturaleza el deber de proclamar a Jesucristo en el mundo. “En su oficio de favorecer la unidad y la caridad entre los hombres, y más aún entre los pueblos” (NA, 1) ve la Iglesia aquí su propia misión ante esta situación de la humanidad. Otras religiones han recogido el anhelo de unidad y comprensión de la humanidad e intentan responder a ellos desde sus propios principios. Los terrenos donde se encuentran el mensaje de la Iglesia y los mensajes de otras religiones, son muchos pero también humanitario en general, ha entrado por muchos caminos de interrelaciones culturales en la autocomprensión y en la interpretación moderna de otras religiones. La declaración Nostra Aetate del concilio Vaticano II establece aquí el sentido de la relación con las otras religiones. Gaudium et spes; (GS) Esto trata de un documento del Concilio Vaticano II promulgada en el año 1965 que tiene como objeto hablar de la Iglesia y el mundo actual en donde se vive, este documento esta divido en cuatro partes que lo conforman y su idea primordial es: la misión de la iglesia acerca de la persona humana; de la familia y su actividad en el mundo, procurando atender lo más urgente, familia, economía, política, cultura y 24
  24. 24. solidaridad internacional. También nos da un panorama del origen de hombre y del mundo y ella se puede constatar la preocupación de la Iglesia por en todos sus ámbitos, el cristiano en su dialogo perpetuo con la sociedad, familia, escuela, trabajo y vecinos es importante y tiene un papel fundamental en el ecumenismo aunque no lo trata profundamente pero si lo recalca y lo da como necesario en la vida cotidiana cuando dice: “el orden social hay que desarrollarlo a diario, fundarlo en la verdad, edificarlo sobre la justicia, vivificarlo por el amor. Pero debe encontrar en la libertad un equilibrio cada día más humano” (GS 26). Carlos A. Moran (1996) en su libro “ecumenismo en preguntas” y en su contenido revela las actitudes esenciales del ecumenismo cuales son y cómo deben de ser definidas es importante tener claro esta información que lleva a tener una mejor visión de cómo se planeta este fenómeno importante en la iglesia, el llega a tener relación con autores anteriores cuando plantea que: “el ecumenismo es algo nuevo en la iglesia... Y que es un proyecto que es de pensar y repensar” (pág. 7-8). Es importante su apoyo en las respuestas dadas a aquellos cristianos que indagan diariamente en la investigación ecuménica, y para quienes hacen estudios sobre el mismo Moran da varios niveles de dialogo interreligioso un nivel humano en donde que alcanza la comunicación interpersonal, el de actitud de respeto es el nivel que conlleva a tener un espíritu de humildad también desarrolla el nivel de relaciones religiosas positivas. Para Moran “Los fines del diálogo interreligioso no son la unidad en la fe y en la oración, sino el mutuo entendimiento, el respeto y el enriquecimiento espiritual. Ello incluye la mutua colaboración para afrontar los problemas sociales del mundo”. 25
  25. 25. También expresa en su libro de preguntas y respuestas que el dialogo interreligioso se realiza entre cristianos y que no entran en ello las sectas con un tipo destructivo y fundamentalista que esta fuera de una doctrina completamente cristiana y para él los fines del dialogo ecuménico son: unidad en lo esencial de la fe, oración misión y servicio evangelizadora, también se ubica en el plano teológico en la recuperación de las riquezas de la fe y en una unidad real pero no de uniformidad. La Conferencia Episcopal Venezolana, (2001) también en sus documentos eclesiales se encargo de publicar un documento llamado “Ecumenismo y dialogo interreligioso” donde trata la realidad y el pluralismo religioso actual de Venezuela, siguiendo un enfoque presentado por el Papa Pablo VI en su encíclica, Ecclesiam suam en la que se plantea el dialogo en “círculos céntricos” (ES 35) esto con el mundo, con otras religiones y con los cristianos que practican su religión y también este documento trata sobre el ecumenismo, movimiento que busca restablecer la unidad entre todos los cristianos y que comprende tanto la oración como el diálogo en la verdad y en el amor. El documento, además, se refiere al diálogo interreligioso, es decir, al diálogo de la Iglesia con las religiones no cristianas. También lleva al dialogo de crecimiento y testimonio entre la jerarquía de la Iglesia Católica con los representantes de las religiones Judías e Islámicas, donde el dialogo resulta muy inspirado en Dios y para crear conciencia de que es menos que los divide que lo que los une, dando pautas para el aprecio y el respeto mutuo, porque en el camino de la unidad se construye el descubrimiento de lo mucho que se tiene en común y el reconocimiento de los valores del otro y lleva al lector a la exhortación en donde busca el perdón de los errores pasados, con gran humildad y sobre todo la práctica del amor cristiano. 26
  26. 26. Unitatis redintegratio (UR): este documento promulgado por el Papa Pablo VI en el para el año 1964 que significa “restauración de la unidad” este documento promueve y explica la restauración de la unidad entre todos los cristianos es uno de los fines principales que se ha propuesto el Sacrosanto Concilio Vaticano II, puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo Señor, aún cuando son muchas las comuniones cristianas que se presentan a los hombres como la herencia de Jesucristo. También expresa exhorta a todos los fieles católicos a que, reconociendo los signos de los tiempos, cooperen diligentemente en la empresa ecuménica. Entablado entre expertos y técnicos en reuniones de cristianos de las diversas Iglesias o comunidades, y celebradas en espíritu religioso. Por medio de este diálogo, todos adquieren un conocimiento más auténtico y un aprecio más justo de la doctrina y de la vida de cada comunión los fieles católicos han de ser, sin duda, solícitos de los hermanos separados en la acción ecumenista, esto lo explica que debe de entrar en la oración por ellos, hablándoles de las cosas de la Iglesia, dando los primeros pasos hacia ellos. Pero deben considerar también por su parte con ánimo sincero y diligente, lo que hay que renovar y corregir en la misma familia católica, para que su vida de más fiel y claro testimonio de la doctrina y de las normas dadas por Cristo a través de los Apóstoles. Ut Unum Sint (US): este documento es promulgado por el Papa Juan Pablo II para el año 1995. Según Juan Pablo II, Ut unum sint es una encíclica "esencialmente de naturaleza pastoral" que se propone "alentar los esfuerzos de todos los que trabajan por la unidad" (n° 3). Pero Ut unum sint es mucho más. Es un llamado que convoca a todos los cristianos católicos y no católicos por igual para que aspiren profundamente a la unidad deseada por 27
  27. 27. el Señor y al mismo tiempo, es un inmediato que recuerda que la responsabilidad por la unidad recae sobre los hombros de todos los cristianos católicos y no católicos por igual aunque recae en primer lugar sobre los hombros del sucesor de san Pedro. El texto de Ut unum sint se divide en tres capítulos: "El compromiso católico por el ecumenismo", "Los frutos del diálogo" “Cuánto camino nos queda por andar”. Llevando y explicando a lo largo de la encíclica el ecumenismo y los frutos de los últimos diálogos En muchos aspectos, Ut unum sint es precisamente un ejemplo de ecumenismo. Esta encíclica de Juan Pablo II escribe como siervo de la unidad de todos los siervos de Cristo, en su esfuerzo por alcanzar la unidad de la que el obispo de Roma es responsable, con la ayuda de Dios y por medio de su gracia. Ecclesiam suam (ES); Esta es una encíclica del Papa Pablo VI en el año 1964, se trata de un documento especializado en que el Papa se seduce en actitudes que la Iglesia debe seguir en sus primeros tiempos luego del recién nacido Concilio Vaticano II, Para Pablo VI, "es ésta la hora en que la Iglesia debe profundizar la conciencia de sí misma, debe meditar sobre el misterio que le es propio..., sobre el propio origen, la propia naturaleza, la propia misión, el propio destino final” (n.7) La experiencia se activa no tanto por el camino del conocimiento teórico y descomprometido, sino por el camino de la fe y de la obediencia a Cristo en el esfuerzo constante por conocer y abrirse a su voluntad conviene darse cuenta de la importancia del surgimiento de la actitud de diálogo en la Iglesia, y cómo esta actitud está a la base del desarrollo posterior de todo diálogo interreligioso. La encíclica Ecclesiam Suam resume en cuatro las cualidades del diálogo: la caridad, la mansedumbre, la confianza y la 28
  28. 28. prudencia, a ejemplo del mismo Cristo. Tener en cuenta esta actitud, que surge del diálogo de Dios con el hombre, sienta las bases, por analogía para un fecundo diálogo interreligioso. Pablo VI fundamenta el diálogo (con sus características propias) que la iglesia debe ofrecer a los hombres, porque ella misma es depositaria de la palabra de salvación, desde el misterio trinitario de Dios tal como se nos ha manifestado en la historia de la salvación. Este camino señalado por Pablo VI en su primera encíclica marcará decisivamente la pauta que siguió la Lumen Gentium desde.la profundización en la propia conciencia (el misterio de la Iglesia a la luz de la Trinidad), la Iglesia entablará un diálogo fecundo y sincero con todos los hombres de buena voluntad, con los creyentes de otras religiones y con los hermanos separados. Dignitatis Humanae (DH): Es conocido que la Iglesia Católica hizo un reconocimiento expreso de la libertad religiosa en el Concilio Vaticano II, promulgada en el año 1965. En ella se declara que “la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa” (n. 2). Introduce de modo claro en la doctrina de la Iglesia la libertad religiosa. Su importancia en este sentido es grande y no solo al interno de la Iglesia Católica: en efecto, algunos autores han señalado que con este documento la libertad religiosa parece haber pasado a ser algo definitivamente pacífico, al menos en el mundo occidental. Es oportuno recordar que sin menoscabar la importancia de este documento no fue la primera vez que el Magisterio de la Iglesia Católica reconoce este derecho. En efecto, Pío XII se ocupó ampliamente de los derechos humanos en su magisterio. En una primera lectura podemos constatar que la afirmación de la declaración Dignitatis Humanae es parecida a la de la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada por las Naciones Unidas el 10 de 29
  29. 29. diciembre de 1948. En ella se reconoce que “toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión” (art. 18). El Concilio Vaticano II en su declaración sobre la libertad religiosa sugiere que el origen de esta libertad se encuentra en los deberes de la persona a buscar la verdad, los cuales “afectan y ligan la conciencia de los hombres, y que la verdad no se impone de otra manera, sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra suave y fuertemente en las almas”. (N.1) Hipótesis Se obtuvo la información necesaria del ecumenismo, sus funciones en todos los aspectos y características en la Iglesia Católica, y en que permiten llevara a una comprensión completa en todos los cristianos y en todo practicante creyente. Definición de Términos Básicos:  Atenágoras: De nombre Aristokles Spirou fue nombrado Patriarca de Constantinopla el 1 de noviembre de 1948, dignidad que ostentó hasta su muerte el 7 de julio de 1972. Durante su patriarcado se reunió en tres ocasiones con el papa Pablo VI. El primer encuentro tuvo lugar en 1964 en Jerusalén, y constituyó el primer encuentro entre los primados de ambas Iglesias desde 1439. A raíz de este encuentro se acordó en 1965 la revocación de los decretos de excomunión mutua lanzados en 1054 y que darían lugar al Cisma de Oriente y Occidente.  Antisemitismo: Este es un término que hace referencia a la oposición hacia los judíos esto suele manifestarse en prejuicio religioso, radical, cultural. 30
  30. 30.  Dialogo Ecuménico: Esta es una nueva forma de entendimiento entre católicos y protestantes, ortodoxos y anglicanos, que han dado paso a la comunicación luego de una separación eclesial.  Canterbury: Cede primada de la iglesia de Inglaterra y, a la vez, de la comunión anglicana. San Agustín (no el obispo de Hipona) había elegido ese lugar como centro de primera misión cristiana en las Islas Británicas. (Bosch, Juan, Para aprender el ecumenismo, 1996. Pag.211).  Cisma: Es la ruptura de la unidad y unión eclesiástica ya sea el acto por el cual corta con el vinculo que les une a la organización social de la Iglesia y que le hace miembro del cuerpo místico de Cristo o el estado de disociación o separación que resulta de este acto.  Concilio Vaticano II: Este fue un concilio ecuménico de la Iglesia católica convocado por el papa Juan XXIII, quien lo anunció el 25 de enero de 1959. Que constó de cuatro sesiones y su clausura fue para la fecha de 1965.  Cristianismo: Es la religión de los que creen que Jesucristo es el hijo de Dios, muerto y resucitado, que vino a anunciar a los hombres la nueva de la salvación. Tiene su fundamento en las palabras, la enseñanza, los gestos y la vida de un hombre-Dios “reconocido como camino, verdad y vida”.  Ecumenismo: Movimiento cristiano nacido a principios del siglo XX en ambientes misioneros protestantes con el deseo de llevar juntos el 31
  31. 31. evangelio y a ser miembros de la sola iglesia de Cristo. La Iglesia Católica entro a formar parte oficialmente del Movimiento Ecuménico en 1964 con el decreto conciliar Unitatis Redintegratio. El ecumenismo toma diferentes formas y niveles; espiritual, doctrinal e institucional. (Véase: Bosch, Juan, Para aprender el ecumenismo).  Iglesia Anglicana: Es la Iglesia de Inglaterra o comunión Anglicana con su sede en Canterbury nació en 1534, tras la negativa de Clemente VII a declarar nulo el matrimonio de Enrique VIII con Catalina de Aragón; el rechazado de su pedido por el Papa llevó al monarca a independizar a la Iglesia de Inglaterra de la Iglesia Católica Romana.  Iglesia luterana evangélica: Nombre que se le da a la iglesia fundada por Martin Lutero en el año 1483-1546, se les conoce como luteranos y esta totalmente arraigada en su país de origen Alemania.  Juan XXIII: De nombre; Angelo Giuseppe Roncalli, 1881- 1963 fue el Papa que convoco al conocido concilio del siglo XX Concilio Vaticano II con la finalidad da abrir a la Iglesia al mundo y a sus files.  Lumen Gentium: Es una de las cuatro constituciones promulgadas por el Concilio Vaticano II. Que significa luz de las naciones es una constitución sobre la Revelación Divina y es una de las dos constituciones dogmáticas del Concilio Vaticano II. 32
  32. 32.  Nostra Aetate: Es la Declaración sobre la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas del Concilio Vaticano II fue promulgada el 28 de octubre de 1965, por el Papa Pablo VI.  Secta: Es una agrupación religiosa de personas, que profesan un cuerpo especial de doctrinas y siguen el camino distintos del organismo mayor del que se ha separado completamente.  Novo millennio ineunte: Es una carta apostólica del Papa Juan Pablo II, dirigida a todos los laicos comprometidos y fieles en la clausura del Gran Jubileo del año 2000 y comunica las prioridades de la Iglesia católica para el tercer milenio y la de la Iglesia que se centra alrededor de Jesucristo.  Unitatis Redintegratio: Es el Decreto del Concilio Vaticano II que habla sobre el ecumenismo y fue promulgada por el Papa Pablo VI el 21 de noviembre de 1964. El título en latín significa "Restauración de la Unidad". Aspectos Metodológicos de la Investigación Tipo de Investigación De acuerdo con el problema referido al ecumenismo sus funciones dentro de la Iglesia Católica y fuera de ella y su desarrollo y evolución para 33
  33. 33. poder llegar y ser verdadero centro de dialogo interreligioso y ser verdaderamente una Iglesia dada a los cristianos dispersos por el mundo sin importar donde se congregan ni como sino darle importancia a la persona y a la fe del mismo. En esta atención la investigación realizada como primera herramienta es una investigación documental y de campo, ya que la investigación documental como lo definen muchos autores expertos en la materia que es “un proceso basado en la búsqueda, en la recolección y recopilación de información y material sobre la materia investigada” y de campo porque se basa en es buscar la realidad y el entorno de las personas y saber que tanto pueden saber del ecumenismo, dado en su parroquia ya que se ha hecho una encuesta en la parroquia “Cristo Rey” en la localidad de San Félix con el fin de saber y apreciar la información que tienen los fieles de la misma. Diseño de la Investigación En el caso que nos ocupa, la investigación planteada, cuyo objeto central es el ecumenismo de la Iglesia Católica y su Función y dialogo con las iglesias no tienen comunión con esta, la investigación se orienta a investigación documental y no experimental ya que la información viene de libros y materiales de internet y folletos leídos, y no experimental porque Diseño de investigación no experimental Definición Se establece que un diseño no experimental es: “La que se realiza sin manipular deliberadamente variables. Es decir, se trata de investigación donde no hacemos variar intencionadamente las variables independientes. Lo que hacemos en la investigación no experimental es observar fenómenos tal y como se dan en su contexto natural, para después analizarlos.” (Hernández, 184). Población o Universo de Estudio 34
  34. 34. Para la siguiente investigación se ha tomado como universo de estudio a los fieles de la parroquia “Cristo Rey” ubicada en San Félix en la población de Bella Vista. Muestra de Estudio Se ha tomado una muestra de estudio de 10 persona o fieles de una población de 1000 habitantes. Instrumento de Recolección de Datos Encueta realizada es una encuesta tipo cerrada: La encuesta es una búsqueda sistemática de información en la que el investigador investigados sobre los datos que desea obtener, y posteriormente reúne estos datos individuales para obtener durante la evaluación datos agregados. CAPITULO III 35
  35. 35. ECUMENISMO: FUNCIONES E INTITUCIONES Concepto de ecumenismo y sus funciones El concepto de ecumenismo se procede del griego oikoumene, que tiene como significado: toda la tierra habitada. En el tradicional vocabulario católico designa un concilio general o universal de la Iglesia pero hoy se usa especialmente para designar todos los esfuerzos en pro de la unidad de todos los cristianos. Corriente quiere decir que todo el proceso progresivo de las relaciones y actitudes entre las confesiones cristianas y no cristiana, encaminado a terminar con los cismas entre los cristianos. Aunque la fe católica sostiene que la unidad de la Iglesia como institución divina fue previamente dada por Jesucristo y fundamentalmente no puede perderse, sin embargo por otra parte no hemos de olvidar que la plenitud de la unidad de la Iglesia nunca llega a realizarse y que la unión de los cristianos estuvo amenazada desde los comienzos. Ya en el Nuevo Testamento se lucha por ella: relación de Pablo con los corintios y con los judeocristianos. El ecumenismo no se trata se modifica la fe del creyente ni mucho menos llevarlo o obligarlo a creer en otra doctrina que es ajena a su voluntad sino llevar a tener relación y común dialogo con sus semejantes, hacerlo participe de la comunidad de creyentes en Cristo Jesús y hacer la voluntad del Señor cuando dice: “que todos sean uno…” (Jn 17, 20-26) En una entrevista a Mons. Nicola Bux 2008, dice: “Muy a menudo, hablando de unidad de los cristianos, se hace referencia incluso teólogos católicos a un ideal” federación entre las Iglesias, todas al mismo nivel. Pero el objetivo del ecumenismo para la Iglesia católica es bien distinto, el consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe respondió: “La 36
  36. 36. concepción que usted describe es exactamente lo que intentaba decir cuando hablaba de la idea de una unidad que se quiere construir desde abajo”. Se hacen muchos esfuerzos, que no conducen a nada, para luego replegarse en una suerte de federación: nos ponemos todos juntos, cada uno sigue siendo lo que es y vamos para adelante. Antes mencionó que “después del primer impulso conciliar, que poco a poco se fue aliviando, parecía afirmarse un contra-modelo de ecumenismo que pensaba hacer surgir la unidad desde abajo”. El ecumenismo también significaba diálogo con las religiones no cristianas cuando se celebró el Concilio Vaticano II, según el Decreto ad Gentes, a las que se les reconocen riquezas que Dios, toda la Iglesia debe de participar en comunión con todos los cristianos que no están dentro de ella. Si bien el ecumenismo es uno sólo y el mismo para cuantos están implicados en él, los caminos por los que anda, las tareas en que se realiza, y las situaciones de las personas que lo promueven es múltiple y variada. Por eso se suele hablar de distintos ecumenismos. El ecumenismo va todo él dirigido hacia el futuro, hacia el Reino, pero mantiene su referencia a la Escritura y a la tradición, a la vez que revisa nuestras antiguas disputas tomadas desde sus raíces, raíces que se han convertido en cicatrices que aun no han sanado totalmente. Se centra en la unidad de la Iglesia y en la unidad de la humanidad. Hoy día también se habla de dimensiones y aspectos del ecumenismo como los llamados ecumenismo del Pueblo de Dios, ecumenismo de la santidad y ecumenismo espiritual, ecumenismo apostólico, ecumenismo de la verdad y ecumenismo del amor. 37
  37. 37. El primero de ellos sería el más directamente relativo a la acción pastoral dentro de las propias comunidades. Se trata de suscitar en el pueblo cristiano la necesidad de orar, trabajar y servir la unidad de los cristianos. Si el pueblo no se sensibilizara y motivara en este sentido, la comunión plena podría ser papel mojado o arrugado que no lleve a la comunidad cristiana a nada, sino simplemente a una mera distracción y evita que no tenga ninguna relación con este, como ya ocurrió en la primera mitad del siglo XV, tras la fallida unidad entre las Iglesia griegas y latina, decretada por el Concilio de Florencia y rechazada por el pueblo. Para fomentar el ecumenismo del Pueblo de Dios hay que intensificar la oración, el conocimiento mutuo, la formación y la cooperación intercristiana o interreligiosa. El ecuménico apostólico parte de la necesidad misionera que debemos experimentar todos los cristianos para el mundo crea. El ecumenismo apostólico significa mostrar con palabras y con obras la verdadera imagen de Dios, relevada y encarnada en Jesucristo. El ecumenismo apostólico habrá de fortalecer cómo la actual separación es un obstáculo para la mayor eficacia de la acción evangelizadora, mayormente en medio de un mundo como el nuestro que vive, particularmente en Occidente, bajo la huella del neopaganismo, del relativismo y de la secularización. El ecumenismo apostólico aparece ahora particularmente solicitado ante la sociedad de la agitación y de las migraciones, dos de las realidades que más poderosamente están configurando en la hora presente a la humanidad. El ecumenismo de la verdad es un llamamiento a evitar la tentación fácil de sincretismo, del irenismo, del relativismo, que no culminarán la búsqueda ecuménica, sino, al contrario, la tergiversarán y desorientarán. Y es que en materia ecuménica, también la verdad nos hace libres y nos acerca a la unidad tan anhelada. 38
  38. 38. El ecumenismo de la verdad supone el conocimiento mutuo de los hermanos y la formación ecuménica. El ecumenismo de la verdad no consiste en disolver la propia identidad, ni en aliviar mucho menos ocultar la propia confesión de la fe, sino en potenciarlas desde la búsqueda de la voluntad de Jesucristo. Para vivir este aspecto, debemos recorrer el primero de los caminos ecuménicos propuesto por el Concilio Vaticano II: la reforma de la Iglesia para ésta sea cada vez más fiel a su único Señor y Salvador. Origen del Ecumenismo Católico, occidental y protestante El cisma de 1045 entre oriente y occidente condujo a grandes intentos de recuperar la unidad rota, los cuales, sin embargo, fracasaron (Lyón, Florencia). Por la rotura en el siglo XVI dentro de la cristiandad occidental, nuevamente y en forma más aguda se hizo problemática la unidad cristiana. Sin embargo, junto con los cismas también se produjeron siempre esfuerzos ecuménicos de algunos hombres eminentes por restablecer la unidad perdida. Pero sólo en el siglo XX se puede hablar de un movimiento ecuménico respaldado por Iglesias enteras. El desarrollo del movimiento ecuménico ha hecho patente que los esfuerzos por conseguir la unidad de los cristianos no pueden avanzar sin recurrir a la historia. Ante la nueva situación que se da para las mutuas relaciones entre la Iglesia católica y la Iglesia evangélico-luterana, resulta de particular relevancia, en especial por su conexión a la historia, el detenerse en Martín Lutero. Es importante conocer la manera como se ha interpretado la figura de Martín Lutero desde la perspectiva católica y señalar los cambios que ha experimentado. Su análisis histórico hace necesario detenerse en primer lugar en la historiografía católica, para después pasar a tratarlo en la Iglesia católica actual. 39
  39. 39. Como antecedente previo conviene formular algunos elementos básicos. De partida se debe afirmar que es necesario descubrir al verdadero Lutero para poder estudiar en profundidad la Reforma. De ahí el interés que manifiestan historiadores, teólogos, psicólogos, ensayistas por su persona, por descubrir su identidad. A esto hay que añadir que Lutero es polifacético. Significa que cada autor dedicado a su estudio descubre y aporta algo nuevo sobre él, pero no lo agota. Manifiesta una personalidad muy compleja. En el mismo Lutero descansa la raíz de la dificultad para comprender y presentar su carácter y su obra, de un modo conforme a la verdad y a la historia. Desde luego no nos ha dejado en una obra sistemática, una exposición de toda su teología; esta se encuentra dispersa por todas sus obras, que son escritos ocasionales, lecciones, controversias, sermones, conversaciones. Además, Martín Lutero sufrió una profunda transformación en el paso de fraile agustino a reformador y fundador de una Iglesia. Por su carácter marcadamente vivencial, fue incapaz de juzgar sin prejuicios la fase primera de su evolución, los años de vida conventual, cada vez que les dio una mirada retrospectiva. La personalidad polifacética y compleja de Lutero implica la posibilidad y el peligro que el investigador destaque y aísle una línea o un tema de su pensamiento teológico y por lo tanto lo interprete de forma parcial. Entre los católicos de estos últimos decenios el interés por la figura del reformador ha ido creciendo; sin embargo, hay que reconocerlo, el estudio serio sobre Martín Lutero por parte de los teólogos e historiadores católicos es reciente; se ha realizado solo desde comienzos del siglo XX. 40
  40. 40. Este movimiento fue preparado por las nuevas posibilidades de contacto que el siglo XIX trajo a la humanidad por la creación de organizaciones y asociaciones eclesiásticas y confesionales a escala mundial. No menos importantes fueron las asociaciones de la juventud, y que por vez primera se despertó el interés ecuménico en un plano mundial. La historia del movimiento ecuménico, en el siglo XX puede dividirse hasta hoy en tres grandes períodos: su desarrollo hasta la creación del consejo ecuménico; desde la constitución de éste (Ámsterdam 1948) hasta el concilio Vaticano II el tiempo del concilio y la era posconciliar, que se caracteriza por la participación de la Iglesia católica. En el período anterior a la fundación del consejo ecuménico de las Iglesias, en el movimiento ecuménico corren paralelas o se unen diversas corrientes cristianas. Como elemento esencial en orden a su desenvolvimiento y hay que mencionar la alianza mundial para la amistad (internacional) de las Iglesias, que se fundó en 1914 en Constanza, con el fin de contribuir, por el fomento de la amistad entre las Iglesias cristianas y resaltando que la Iglesia Católica no participaba de estos movimientos sino posteriormente, a la reconciliación entre los pueblos. Como no se exigió ningún credo formal, fue también posible la colaboración de los ortodoxos. Iglesias e instituciones que participan en el ecumenismo La preocupación por la unidad está en el corazón de la concepción de la Iglesia. La formación ecuménica trata de que todos los cristianos estén animados por el espíritu ecuménico, sean las que fueren su misión y su 41
  41. 41. función particulares en el mundo y en la sociedad. En la vida del fiel, lleno del Espíritu de Cristo, tiene importancia primordial el don implorado por Cristo antes de su Pasión, es decir, "la gracia de la unidad". Esta unidad es, en primer lugar, unidad con Cristo en un único movimiento de caridad hacia el Padre y hacia el prójimo. En segundo término, es la comunión profunda y activa del fiel con la Iglesia universal en la Iglesia particular a la que pertenece. En tercer lugar, es la plenitud de la unidad visible buscada con todos los cristianos de las otras Iglesias y Comunidades eclesiales. Al hablar de las otras Iglesias y Comunidades eclesiales es importante presentar correcta y lealmente su enseñanza. Entre los elementos por los que se construye y vivifica la misma Iglesia, varios, e incluso muchos y de gran valor, pueden existir fuera de los límites visibles de la Iglesia católica; el Espíritu de Cristo no rehúsa, por tanto, servirse de estas comunidades como medios de salvación. El hacer esto pone de relieve las verdades de fe poseídas en común por las diferentes confesiones cristianas. Esto ayudará a los católicos, por una parte a profundizar en su fe, y por otra a conocer y estimar más a los otros cristianos, facilitando así la búsqueda en común del camino de la plena unidad en la verdad completa. En la visión que el Concilio Vaticano II entrega del protestantismo, hace una valoración como hecho histórico y como crisis cristiana que perdura. Es el Decreto sobre el ecumenismo, Unitatis Redintegratio, el que representa el punto de partida de esta nueva visión de la Iglesia y contiene los principios católicos del ecumenismo. El Decreto empieza reconociendo que en la ruptura protestante hay "culpa en ambos lados"; la Iglesia católica asume humildemente su responsabilidad ante la historia. Asimismo, la Reforma presenta grandes valores religiosos, culturales y humanos a través de los siglos. Por otra parte, los protestantes actuales no 42
  42. 42. tienen culpa en el hecho de la desunión. El Concilio afirma que la actitud justa es el conocimiento mutuo más exacto de la doctrina y de la historia, de la vida espiritual y del culto y anima a hablar en plano de igualdad ante los problemas teológicos que separan a las Iglesias. Los católicos además podemos aprender de los hermanos protestantes y aceptar su testimonio. En este Decreto sobre el ecumenismo y en otros documentos, el Concilio Vaticano II puede ser considerado una respuesta a la interpelación luterana. El mismo Papa Juan Pablo II, con gestos y con palabras, ha expresado también la actual comprensión de la Iglesia católica hacia Lutero y hacia la Reforma. Con motivo de su primera visita a Alemania en 1980, se reunió en Mainz el 17 de noviembre con el Consejo de la Iglesia evangélico- luterana de Alemania. El acontecimiento desde ya resultaba significativo porque por primera vez un Papa se encontraba con representantes de la Iglesia fundada por Lutero y esto además ocurría en Alemania, el país donde nació y vivió Lutero y donde se originó la Reforma. En el congreso de Oud Wassenaar (Holanda 1919), a base de los planes del arzobispo Sóderblom, se fundó el movimiento del cristianismo práctico (Life and Work). Su primera conferencia tuvo lugar en agosto de 1925 en Estocolmo (661 delegados de 37 países). Fue la primera vez que se reunieron delegaciones oficiales de las Iglesias. “Life and Work” se proponía recuperar la perdida unidad de los cristianos sobre todo por colaboración práctica. La conferencia mundial de Estocolmo invitó a toda la cristiandad a hacer penitencia por la incurable ruptura y a convertir el evangelio en la fuerza decisiva dentro de todos los ámbitos de la vida cristiana en la humanidad. Después de esta primera conferencia mundial, la comisión continuadora del “Consejo ecuménico para el cristianismo práctico” 43
  43. 43. desarrolló unas abundantes actividades. Trabajó junto con el Instituto internacional de ciencias sociales de Ginebra (Adolf Keller), con el seminario ecuménico fundado por Adolf Keller, fundó por su cuenta una comisión de teólogos (A. Deissmann, M. Dibelius), una comisión ecuménica de jóvenes, una agencia ecuménica de prensa y noticias, y llevó a cabo acciones de ayuda de índole muy variada. En junio de 1937 tuvo lugar en Oxford la segunda conferencia mundial bajo el tema: “Iglesia, pueblo y Estado”. En ella tomaron parte 425 delegados oficiales de 120 Iglesias protestantes y ortodoxas de 40 países. En esta conferencia se impuso la conclusión de que, sin unirse al movimiento por la fe y constitución de la Iglesia (Faith and Order), no se podría lograr el fin de la unidad de los cristianos. De ahí la determinación de fundar juntamente con este, movimiento el Consejo ecuménico de las Iglesias. El plan del Consejo ecuménico de las Iglesias en principio fue aprobado el año 1937 en Oxford y en Edimburgo; su constitución fue esbozada en Utrecht el año 1938. Pero los disturbios de la guerra impidieron su ejecución, de forma que el Consejo ecuménico no llegó a constituirse hasta el año 1948, en Ámsterdam. En esta primera asamblea plenaria tomaron parte representantes de 147 Iglesias de 44 naciones. El tema general fue: “El desorden del mundo y el designio salvífico de Dios.” Se puso en claro la diversidad de concepciones sobre la Iglesia, marcadas por la tradición protestante o la católica; pero ello no impidió el reconocimiento de la Iglesia como don de Dios, la cual ha sido fundada por los hechos salvíficos de Dios en Cristo. La Iglesia Católica se ha negado durante mucho tiempo a tomar parte en el m. e. Ni teológica ni psicológicamente estaba aún preparada para ello. 44
  44. 44. La Iglesia quería impedir que los católicos aceptaran de manera no católica el planteamiento de la cuestión ecuménica. En esta línea se hallan la negativa de Benedicto XV (card. P. Gasparri) a las invitaciones de Faith and Order (18-12-1914; 16-5-1919) La Iglesia Católica mantuvo una actitud completamente negativa frente al Consejo Ecuménico, que ha estado bajo fuerte influjo protestante. Respecto a los ortodoxos, Roma ha mostrado una actitud mucho más positiva, sobre todo porque las Iglesias ortodoxas poseen la misma realidad sacramental y dogmática. Durante mucho tiempo la Iglesia católica perseveró en su punto de vista y, si ofreció reiteradamente la reconciliación, fue tan sólo a condición de reconocer el primado romano pero con el tiempo se comenzó a ver la necesidad de información recíproca, así en 1927 se creó en Roma el Instituto oriental y, en 1929 el Russicum fuera de Roma, en 1925 se creó el monasterio unionista Amay-Chevetogne y en 1927 el centro Istina. Pero no se llegó a un encuentro oficial con las Iglesias, y menos a un efectivo diálogo teológico. La Iglesia podía ya detenerse el movimiento ecuménico. Por obra de pequeños grupos bajo la dirección de hombres carismáticos la idea ecuménica cobró cada vez más auge y, sobre todo en los años calamitosos de la segunda guerra mundial, echó raíces indestructibles. Cada vez más se fue propagando la semana mundial de preces por la unidad de los cristianos (celebrada anualmente del 18 al 25 de enero). Los muchos contactos personales con cristianos de otras confesiones, el esfuerzo de renovación partiendo de las fuentes (Escritura, liturgia, patrística). El Concilio Vaticano II vino a ser un gran acontecimiento ecuménico. Casi todas las Iglesias no católicas se hicieron representar por medio de sus observadores, que ejercieron sobre la marcha del concilio influjo 45
  45. 45. considerable. El empeño ecuménico del concilio se refleja en todos los documentos emitidos pero se ha plasmado principalmente en la declaración sobre la libertad religiosa y en el decreto sobre el ecumenismo Además de los resultados que se hallan en los textos conciliares, los muchos contactos personales y el nuevo espíritu que se abrió paso en el concilio serán de importancia decisiva. En la época posconciliar el trabajo ecuménico dentro de la Iglesia católica se coordina por medio del Secretariado para la unidad de los cristianos, que se ha convertido en una institución permanente. Las relaciones entre la Iglesia católica y las Iglesias del Consejo ecuménico se han reforzado de forma esencial. Existen grupos mixtos de trabajo que colaboran con el Consejo ecuménico, con la alianza mundial luterana, con la comunión anglicana y la alianza mundial metodista. En estas comisiones internacionales se lleva a cabo un serio trabajo teológico y se procura dar pasos hacia la unidad. Con las Iglesias ortodoxas no se ha llegado hasta ahora a un diálogo teológico oficial. Sin embargo, no hay duda de que se ha producido un mayor acercamiento, como lo prueban, por ejemplo: las visitas mutuas de Pablo VI y Atenágoras en 1964 y 1967. Resultado dado en el ecumenismo dentro de la Iglesia Católica A continuación se presentara una encuesta realizada a jóvenes y adultos de la parroquia Cristo Rey con la finalidad de mirar los resultados de información sobre el ecumenismo dado por la Iglesia Católica y mirar cual es la información que tiene dentro del ámbito ecuménico e interreligioso. 46
  46. 46. 1. ¿Sabe que es el ecumenismo? En realidad no hay más que un solo ecumenismo. El ecumenismo apoyándose en la base doctrinal común a todos los cristianos, trata de acortar distancias entre las iglesias para llegar a la unidad de las mismas para así tener un dialogo interreligioso. El 80% de las personas encuestadas, en su respuesta sobre si, tiene conocimiento del ecumenismo han respondido que si, lo que da a entender que si ha habido una formación previa sobre el mismo 2.- ¿Como usted tiene información sobre el ecumenismo? 47 SI No 8 2 CLASES 4 MATERIAL DADO EN CHARLAS 3 INFORMACION, INTERNET, FOLLETOS 2 HA ESCUCADO DE EL 1
  47. 47. El la encuesta aplicada a diez personas el 40% de ellas han insistido de que ha obtenido información sobre el ecumenismo en clases y las demás personas encuestadas ha obtenido su información sobre folletos y talleres esto es en una minoría. Lleva a pensar que hay que darle más importancia a la formación ecuménica en todos los ámbitos formativos y religiosos en las diferentes comunidades cristianas. 3.- ¿Crees que el ecumenismo es importante para la Iglesia? SI 7 NO 1 TAL VEZ 2 NO SE 0 48
  48. 48. A las 9 personas encuestadas siete de ellas es decir, el 70% nos resalta la importancia del ecumenismo apoyándose en la base doctrinal común a todos los cristianos, trata de acortar distancias entre las iglesias para llegar a la unidad de las mismas. La Iglesia como principal representante de los cristianos debe considerar la importancia de este, por esto debe y tiene que ser así que tenga especial importancia para todo los cristianos. 4.- ¿Piensas que la iglesia católica práctica el ecumenismo? 49 SI 7 NO 1 TAL VEZ 1 NO SE 1
  49. 49. El diálogo doctrinal está hoy en el núcleo del movimiento ecuménico, por ello las comisiones mixtas de teólogos, representantes de las diversas iglesias a las 10 personas que han sido encuestadas un 70% de ellos han coincidido de que la Iglesia Católica si ejerce el ecumenismo y el Concilio Vaticano II, en el número 8 del Decreto sobre el ecumenismo, dice que el ecumenismo espiritual está compuesto de dos elementos: conversión del corazón y reforma de vida junto con la oración por la unidad. 5.- ¿Por que crees que la Iglesia Católica practica el ecumenismo? POR SUS MULTIPLES DIALOGOS CON LOS NO CATOLICOS 5 PORQUE SE UNIO JUNTO A LAS DEMAS IGLESIAS CRISTIANAS EN ORACION. 2 50
  50. 50. POR SUS DOCUMENTOS QUE REVELAN LO IMPORTANTE DEL ECUMENISMO. 3 Una de las iniciativas del ecumenismo es la semana de oración por la unidad de los cristianos, la oración por la unidad es, en efecto, uno de los seis caminos del ecumenismo enumerados por el concilio vaticano ii, en su decreto “unitatis redintegratio”, uno de los documentos más emblemáticos de la última asamblea conciliar católica1.- la reforma de la iglesia. 2.- la conversión del corazón. 3.- la oración constante y unánime. 4.- el conocimiento mutuo de los hermanos. 5.- la formación ecuménica y 6.- la cooperación entre los hermanos cristianos. por lo tanto el ecumenismo es practicado por la iglesia para la unión y respeto mutuo. por esto que un 50% de la población encuestada ha insistido que la Iglesia Católica practica el ecumenismo por sus múltiples diálogos con los no católicos y el 30% junto al 20% tienen preferencia por la oración y los documentos de la misma. 6.- ¿Cree usted que las sectas pueden ser ecuménicas? 51
  51. 51. SI 0 NO 8 TAL VEZ 1 NO SE 1 En fin, no se pierde la esperanza y vivamos con la mente abierta y la mano tendida hacia las otras confesiones cristianas, pero en los resultados dados la mayoría de las personas encuestadas ha dado un “no” como respuesta, esto se debe a que las sectas no son una religiones ni mucho menos tienen una organización arraigada que le ayude a permanecer en el tiempo, porque la mayoría de estas desaparecen luego de una década o dos. Por esto a las personas encuestada en un 80% ha dicho que no esto es lo que comunica que no hay que estar en otro rumbo sino seguir un solo camino el dato curioso es que de las 10 personas 0% dijeron que no, un 40% tal vez y el 10% restante dijo que si. 7.- ¿Para ti el ecumenismo es importante en la práctica o en la oración? 52
  52. 52. ORACION 0 PRACTICA 1 AMBAS 8 NO SE 1 Como se ha dicho anteriormente la oración va en compañía de la practica en el ecumenismo ambas son unas compañeras inseparables, y es agradable estar con ambas porque ayuda en la espiritualidad de los laicos, religiosos y lideres de diferente confesiones cristianas, para la Iglesia Católica es importante tanto la practica como la oración ya que ayuda a fermentar mas el dialogo común entre todos los cristianos. Y en los encuestados el 80% de ellos han dicho que ambos elementos tienes que estar compenetrados para dicha practica. 8.- ¿Crees tú que la Iglesia Católica debe de dar información del ecumenismo al mundo? 53 SI 8 NO 0 TAL VEZ 2
  53. 53. El Decreto Conciliar sobre el Ecumenismo (Unitatis Redintegratio), presenta pues una de las maneras en que la Iglesia Católica ha empezado a promulgar y a dar a conocer el ecumenismos a sus fieles. También la formación de los fieles por medio de: Biblia, vida espiritual, predicación, catequesis, liturgia, caridad. Cursos de ecumenismo Lugares: familia, parroquia, escuela, grupos… Fin: formar actitudes ecuménicas de respeto, también la radio y la televisión son una gran ayuda para dar a conocer sobre el ecumenismo ya actualmente un medio que es muy usado por jóvenes y adultos el interne que ayuda a dar respuesta a esto. Por esto el 80% de las personas a quien se le practico esta encuesta coinciden con que la Iglesia comunica e informa a sus fieles los resultados ecuménicos y relaciones que llevan. Un 20% de ellas estas indeciso que quiere decir que no pueden tener información planteada. 9.- ¿Como crees donde puede darse ese tipo de información? 54 RADIO 0 INTERNET 1 TELEVISION 1 TODAS 8
  54. 54. La iglesia, pues la que está en la calle y es a la que hay que formar, actualmente el mundo esta lleno de maneras para comunicarse desde un simple mensaje de texto hasta las ondas del internet, por esto que la Iglesia no debe quedarse atrás y debe llevar el mensaje ecuménico a todos por medio de comunicación que tenga a su alcance. Por esto el 80% de las personas han coincidido que debe de usarse todas las opciones planteadas, radio, televisión, internet. El otro 20% dividido en 2 han planteado la opciones de internet y televisión. CONCLUSIÓN Al explicar que es el ecumenismo y que funciones tiene para las Iglesias cristianas es justo señalar que, además de los contenidos doctrinales, el Concilio Vaticano II puso en marcha actividades e iniciativas 55
  55. 55. de otro orden que no son de menos importancia para la construcción de los caminos de la unidad. En efecto, el concilio fue para muchas Iglesias la ocasión providencial para iniciar pasos rápidos, casi apresurados, que Roma comenzó también a dar y a aceptar con respecto a los cristianos no católicos. El ecumenismo de la verdad es una llamada a evitar la tentación fácil de concordancia, del irenismo, del relativismo, que no culminarán la búsqueda ecuménica, sino, al contrario, la tergiversarán y desorientarán. Y es que en materia ecuménica, también la verdad nos hace libres y nos acerca a la unidad tan anhelada. El ecumenismo de la verdad supone el conocimiento mutuo de los hermanos y la formación ecuménica. El ecumenismo de la verdad no consiste en derretir la propia identidad, y mucho menos ocultar la propia confesión de la fe, sino en potenciarlas desde la búsqueda de la voluntad de Jesucristo. Para vivir este aspecto, debemos recorrer el primero de los caminos ecuménicos propuesto por el Concilio Vaticano II: la reforma de la Iglesia para ésta sea cada vez más fiel a su único Señor y Salvador. Para promover el ecumenismo, el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos publicó el Directorio Ecuménico en el año 1967, que fue actualizado por el Papa Juan Pablo II en el año 1993: “A la luz de la experiencia de la Iglesia desde el Concilio, y teniendo en cuenta la situación ecuménica actual y debe cada vez mas actualizase para continuar con su apoyo y trabajo en la Iglesia de Cristo”. REFERENCIAS CONSULTADAS Aguerra, P.J (1980) Los protestantes en Venezuela. Caracas: Ediciones Tripode. 56
  56. 56. Albert, Samuel (1997) Para comprender el ecumenismo de nuestros tiempos. Navarra (España) Editorial Verbo Divino. Amatulli, Flaviano (1983) Diàlogo con los protestantes. Hidalgotitian: Ediciones Apóstoles de la Palabra. Bosch, Juan (1996) Para comprender el ecumenismo. Navarra (España): Editorial Verbo Divino. Carlos A. Moran (1994) El ecumenismo de nuestros tiempos. Madrid: Editorial Verbo Divino. Concilio Vaticano II (1965) Congregatio Fidelium. Disponible en: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_1 9780225_norme-apparizioni_lt.html [Consulta:2012, noviembre 29] - Dignitatis Humanae (1965) Disponible en: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat- ii_decl_19651207_dignitatis-humanae_sp.html [Consulta:2012, noviembre 29] - Gaudium et spes (1965) Disponible en : http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat- ii_const_19651207_gaudium-et-spes_sp.html [Consulta:2012, noviembre 29] - Lumen Gentium (1964) Disponible en: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat- ii_const_19641121_lumen-gentium_sp.html [Consulta:2012, enero 15] - Nostra Aetate (1965) Disponible en: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat- ii_decl_19651028_nostra-aetate_sp.html [Consulta:2012, enero 11] - Sacrosantum Concilium (1965) Disponible en: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat- ii_const_19631204_sacrosanctum-concilium_sp.html [Consulta:2012, noviembre 29] 57
  57. 57. - Unitatis Redintegratio (1964) Disponible en: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat- ii_decree_19641121_unitatis-redintegratio_sp.html [Consulta:2012, noviembre 15] Juan Pablo II (1995) Evangelium Vitae. Valor y Carácter. Madrid: Editorial: PPC, S.A. - Ut Unum Sint (2001) Disponible en: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/encyclicals/documents/hf_jp- ii_enc_25051995_ut-unum-sint_sp.html [Consulta:2012, marzo 10] Pablo VI (1964) Ecclesiam suam. Disponible en: http://www.vatican.va/holy_father/paul_vi/encyclicals/documents/hf_p- vi_enc_06081964_ecclesiam_sp.html [Consulta:2012, Abril 8] Pelypenko, Alejo (1969) Oriente y el ecumenismo. Buenos Aires: Editorial Impresiones Argentina. Sagrada Biblia (Versión Latinoamericana 1999) Tavard G. (1960) El protestantismo. Madrid: Editorial Cesar I Vall Vidal, Manzanares Cesar (1998) Nuevo diccionario de sectas y ocultismo Navarra (España): Editorial Verbo Divino. 58

×