1
2
UNAINCUPLIMIENTO                          EUROPA ALEMANA    «MERKIAVELO»:¿HAY QUE FIARSE DETÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO.     ...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO.Pero antes debemos señalar que la confusión...
UNA EUROPA ALEMANA«MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO.                           •   Pero antes debemos ...
UNA EUROPA ALEMANA«MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO                           Ante la falta de nitidez...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   De hecho, la Unión Europea es por    pri...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   Muchos ven en Angela Merkel a la reina d...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   La afinidad política entre Merkel y Maqu...
UNA EUROPA ALEMANA        «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOPrimero. Alemania es el país más rico yecon...
UNA EUROPA ALEMANA             «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   Segundo: ¿Cómo puede sostenerse es...
UNA EUROPA ALEMANA        «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   Tercero: De este modo se logra lo apare...
UNA EUROPA ALEMANA        «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOCuarto: Merkel quiere dictar a sus socios, ...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   Estos cuatro componentes del «merkiaveli...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   Pero ¿cómo es posible que el juego de po...
UNA EUROPA ALEMANA        «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO•   En una fórmula más expresiva: de moment...
UNA EUROPA ALEMANA        «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOPero puede ser que el método de Merkiavelo ...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTONo obstante, no puede descartarse unescenari...
UNA EUROPA ALEMANA       «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOEste texto es la transcripción del capitulo”...
INCUPLIMIENTO¿HAY QUE FIARSE DE LOS POLITICOS?                                    20
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Una europa alemana_«merkiavelo»_titubear como táctica de adiestramiento

337 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
337
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
50
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una europa alemana_«merkiavelo»_titubear como táctica de adiestramiento

  1. 1. 1
  2. 2. 2
  3. 3. UNAINCUPLIMIENTO EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»:¿HAY QUE FIARSE DETÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO. TITUBEAR COMO LOS POLITICOS?• Nicolás Maquiavelo (1469-1527) fue el primero en pensar una forma de poder que se forja por medio del desconcierto y la confusión de una época. Para él, las crisis profundas que siembran la discordia y generan oposiciones destructivas son el motor de la historia. Las crisis invitan a la acumulación de poder, pero en ciertas circunstancias también pueden provocar su caída. Aquí convergen la teoría del poder de Maquiavelo y la teoría de la sociedad del riesgo global: a la vista de inminente catástrofe se abren posibilidades (Maquiavelo denomina a las posibilidades históricas occasione), que el varón hábil (uomo virtuoso) o la mujer hábil pueden aprovechar. Eso exactamente es lo que ha hecho Angela Merkel: ha aprovechado la ocasión que se le ha ofrecido y ha remodelado las relaciones de poder en Europa. En lo que sigue se analizará con más detenimiento cómo lo ha conseguido. 3
  4. 4. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO.Pero antes debemos señalar que la confusión que en la actualidad vivimos a consecuencia de la crisis deEuropa y del euro es considerablemente mayor que el desorden que Maquiavelo presenció en latransición del siglo XV al XVI cuando compuso su obra El príncipe. Como el sabido, Maquiavelo concibióeste manual cínico-realista, dedicado a Lorenzo II de Medici, soberano de Florencia, para describir cómoun príncipe puede conseguir y concentrar el máximo poder. En la Unión Europea, en cambio, conarreglo a su arquitectura política, hay muchos príncipes, y por ello ningún soberano. A fin de cuentas, laUnión Europea no es un Gran Estado con un solo Gobierno, un Parlamento, un pueblo y unaConstitución.Su existencia política se basa más bien en la deseada complejidad de las relaciones depoder y en la deseada complejidad de las relaciones de poder y en la convivencia, en concreto, deinstituciones europeas y Gobiernos estado-nacionales, Parlamentos etcétera. De lo que se sigue que lapregunta de en quién reside la soberanía no puede recibir en principio una respuesta sencilla porquehay que equilibrar y negociar el poder una y otra vez y caso por caso . 4
  5. 5. UNA EUROPA ALEMANA«MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO. • Pero antes debemos señalar que la confusión que en la actualidad vivimos a consecuencia de la crisis de Europa y del euro es considerablemente mayor que el desorden que Maquiavelo presenció en la transición del siglo XV al XVI cuando compuso su obra El príncipe. Como el sabido, Maquiavelo concibió este manual cínico-realista, dedicado a Lorenzo II de Medici, soberano de Florencia, para describir cómo un príncipe puede conseguir y concentrar el máximo poder. En la Unión Europea, en cambio, con arreglo a su arquitectura política, hay muchos príncipes, y por ello ningún soberano. A fin de cuentas, la Unión Europea no es un Gran Estado con un solo Gobierno, un Parlamento, un pueblo y una Constitución. Su existencia política se basa más bien en la deseada complejidad de las relaciones de poder y en la deseada complejidad de las relaciones de poder y en la convivencia, en concreto, de instituciones europeas y Gobiernos estado- nacionales, Parlamentos etcétera. De lo que se sigue que la pregunta de en quién reside la soberanía no puede recibir en principio una respuesta sencilla porque hay que equilibrar y negociar el poder una y otra vez y caso por caso. 5
  6. 6. UNA EUROPA ALEMANA«MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO Ante la falta de nitidez de base de esta doble existencia europea y estado-nacional, se suma ahora la confusión que resulta de que una doble crisis tambalee los fundamentos de la Unión Europea: algunos Estados miembro, a consecuencia de sus deudas, están al borde de la quiebra; a su vez, las deudas amenazan al euro y con ello a los miembros de la eurozona y, a la postre, también a la Unión Europea en su conjunto. En torno a si el virus de la deuda infectará a todos los países, a si es imperativa una respuesta solidaria («Si cae el euro, cae Europa») o si la responsabilidad recae en cada uno de los Estados y, sobre todo, en torno a quién tiene el poder para tomar decisiones vinculantes que afectan a todos estallan autodestructivos conflictos que posiblemente aceleran aún más la inminente desintegración. La alarmante novedad no radica en que semejantes conflictos conmocionen a la Unión Europea 6
  7. 7. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• De hecho, la Unión Europea es por principio y desde siempre una suerte de abreviatura de conflictos y crisis. La falta de nitidez de la doble soberanía, como si se tratara de un móvil en continuo movimiento, genera perpetuamente esta clase de conflictos. Lo propiamente nuevo de la situación actual radica en que las estrategias conocidas con las que en el pasado se evitaban, moderaban o zanjaban los conflictos han dejado de funcionar en las crisis de la moneda y al hilo de las disputas en torno a la pregunta de cómo hay que superarla. Y la Unión Europea corre así el peligro de romperse; a esto se debe el caos que en nuestros días invita a la redistribución del poder. 7
  8. 8. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• Muchos ven en Angela Merkel a la reina de Europa a la que nadie ha coronado. Cuando uno se pregunta cómo ha conseguido exactamente la canciller alemana su poder, tenemos que remitirnos a un rasgo característico de su conducta: su tendencia a la inacción, al todavía no, al más adelante; esto es, a titubear. En la crisis de Europa, Merkel ha titubeado desde el principio, y sigue titubeando. Primero no quería colocar la tragedia de la deuda griega en la agenda política europea. Después se negaba a salvar a Grecia, y más adelante, cuando había que ayudar a España y a Italia, se opuso. Lo que para Angela Merkel está en juego de forma preponderante no es salvar a países que atraviesan una crisis de deuda, lo que ella le interesa por encima de todo es ganar elecciones en Alemania. Y para ello, como escribe Der Spiegel, tiene que «proteger el dinero alemán para mantener la competitividad de Alemania en los mercados mundiales y, de paso, llegado el caso, salvar a Europa». También ella practica una política interior europea que está al servicio, por encima de todo, del poder nacional La canciller alemana se distingue por una segunda cualidad: una flexibilidad que bien le merece el calificativo de maquiavélica. El príncipe —asegura Maquiavelo— ha de mantener su palabra política de ayer si hoy le proporciona algún beneficio. Si trasladamos esta afirmación a la situación actual, la máxima rezaría: uno puede hacer hoy exactamente lo contrario de lo que anunció ayer si eso incrementa las probabilidades de ganar en las próximas elecciones. Merkel abogó durante mucho tiempo por la prolongación del plazo de vencimiento de las centrales nucleares alemanas asumiendo sin inmutarse su posible salida de Europa. Tras la catástrofe de Fukushima optó por el abandono de la energía nuclear y la entrada en Europa. Desde entonces demuestra ser una verdadera maestra en la «salvación last minute». Hoy dice: « ¿Eurobonos? ¡Por encima de mi cadáver!». Mañana hará que el ministro de Finanzas Schaäuble busque un rodeo-salida (créditos directos del Banco Central Europeo a los bancos y Estados colapsados que solo en el peor de los casos tendrían que pagarse con el dinero de los contribuyentes alemanes). 8
  9. 9. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• La afinidad política entre Merkel y Maquiavelo —lo que me gustaría llamar el modelo «Merkiavelo»— radica en cuatro aspectos recíprocamente complementarios: 9
  10. 10. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOPrimero. Alemania es el país más rico yeconómicamente más poderoso de la Unión Europa. Aconsecuencia de la crisis financiera todos los paísesendeudados dependen de la disposición de losalemanes a avalar los créditos necesarios. Pero todoesto es una trivialidad desde el punto de vista de lateoría del poder y no sirve para definir elmaquiavelismo merkeliano. Este consiste en queMerkel no toma partido en el acalorado conflicto queenfrenta a los arquitectos de Europa y a los ortodoxosdel Estado-nación; mejor dicho, abre la puerta a estasdos alternativas opuestas. Ni se solidariza con loseuropeístas (tanto en el interior como en el exterior)que reclaman a Alemania que dé por fin suaprobación vinculante, ni apoya a la fracción de loseuroescépticos, que negarían cualquier tipo de ayuda.Merkel condiciona —y en esto radica su toquemaquiavélico— la disposición de Alemania a concedercrédito a la disposición de los países endeudados acumplir con las condiciones de la política deestabilidad alemana. Este es el primer principio deMerkiavelo: en lo tocante a las ayudas para los paísesendeudados, su posición no es ni un claro sí ni unclaro no, sino un jein [‘sí pero no’] que pone enmarcha el juego del poder. 10
  11. 11. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• Segundo: ¿Cómo puede sostenerse esta paradójica posición en la praxis política? Lo que aquí se necesita, en opinión de Maquiavelo, es virtù, esto es, habilidad, energía política e iniciativa. Llegamos así a una segunda clave del asunto: el poder de Merkiavelo se basa precisamente en la falta de iniciativa, en el no hacer, en titubear. En el arte de titubear con cálculo, en la mezcla de indiferencia, rechazo y compromiso hacia Europa se halla el origen de la posición de poder alcanzada por Alemania en la Europa asolada por la crisis.• Titubear como táctica de adiestramiento: este es el método de Merkiavelo. El medio coercitivo no es la agresiva invasión del dinero alemán, sino todo lo contrario; su inminente retirada, el aplazamiento y escamoteo de los créditos. Si Alemania niega su consentimiento la ruina de los países endeudados está asegurada. Con lo que solo hay algo peor que ser aplastado por el dinero alemán: no ser aplastado por el dinero alemán.• Angela Merkel ha perfeccionado con el transcurrir del tiempo esta forma de mando involuntario que se legitima proclamando las alabanzas del ahorro. Algo aparentemente apolítico, a saber, la inacción, ha transformado el escenario europeo de poder. El expediente impulsa y oculta a la vez el ascenso de Alemania al puesto de potencia hegemónica en Europa. Esta es la treta que Merkel domina, y el guión, en efecto, podría proceder de la pluma de Maquiavelo.• El nuevo poder alemán en Europa no se basa como en el pasado en la violencia como ultima ratio. A Alemania no le hace falta recurrir a las armas para obligar a otros países a someterse a su voluntad. De ahí que sea absurdo hablar del «Cuarto Reich». Esta es la razón por la que el poder fundado en la economía es también mucho más móvil: no necesita invadir y pese a ello está en todas partes. Su fuerza coercitiva no procede de la lógica de la guerra sino de lo lógica del riesgo, exactamente de inminente quiebra económica. La estrategia del rehusar —del no hacer, no invertir, no proporcionar crédito y financiación—, este «no» multiusos es la principal palanca de poder económico de Alemania en la Europa del riesgo financiero. 11
  12. 12. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• Tercero: De este modo se logra lo aparentemente imposible: compatibilizar la competitividad electoral nacional con el papel de arquitecto europeo. Lo cual significa también que todas las medidas para salvar al euro y a la Unión Europea han de aprobar primero el examen de la política interior, esto es, responder a la pregunta de si son útiles a los intereses de Alemania y a la carrera política de Merkel. Ahora bien, cuanto más críticos con Europa se vuelven los alemanes, cuanto más cercados se sienten por países generadores de deuda ansiosos por meter la mano en su bolsillo, tanto más difícil resulta el spagat. Una «Europa alemana» es el triunfo que Merkiavelo pone sobre el tapete para responder a este problema y ganar la baza tanto aquí como allí. En el ámbito de la política interior, la canciller apacigua a los alemanes que temen por sus pensiones, sus casa, su milagro económico defendiendo con rigor protestante la política del no dosificado y erigiéndose en maestra de Europa. En el ámbito exterior asume la «responsabilidad europea» manteniendo unidos a los países del euro con una política del mal menor. Su oferta reza: mejor un euro alemán que ningún euro.• Así las cosas, Merkel muestra ser una aplicada discípula de Maquiavelo en un segundo sentido. « ¿Qué es mejor, ser amado o ser temido?», se pregunta Maquiavelo en El príncipe. «Debería ser una cosa y otra, pero como es difícil tener las dos cosas a la vez, es mucho más seguro ser temido, en caso de que una de las dos cosas falte.» Angela Merkel hace un uso digamos selectivo de esta máxima: en el exterior deben temerla, en casa deben amarla; quizás precisamente porque enseña al extranjero a temerla. Brutal neoliberalismo de puertas afuera, consenso con tintes socialdemócratas de puertas adentro; esta es la fórmula del éxito con la que Merkiavelo amplía cada vez más su poder y el de la Europa alemana 12
  13. 13. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOCuarto: Merkel quiere dictar a sus socios, ordenarlesmás bien, lo que en Alemania se considera la fórmulamágica para la economía y la política. El imperativoalemán reza: ¡ahorra! Ahorro al servicio de laestabilidad. Pero en la realidad la política de ahorro dela célebre ama de casa usaba pronto equivale a unadramática reducción de los recursos destinados apensiones, educación, investigación, infraestructuras,etcétera. Nos enfrentamos pues a un neoliberalismodespiadado que ahora también ha sido introducido enla Constitución europea en forma de pacto fiscal,pasando de puntillas por delante de la (débil) opiniónpública europea. 13
  14. 14. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• Estos cuatro componentes del «merkiavelismo» —la compatibilización entre ortodoxia estado-nacional y arquitectura europea, al arte de titubear como estrategia de aleccionamiento, el primado de la competitividad electoral nacional y la cultura alemana de la estabilidad— se refuerzan mutuamente y definen las entrañas del poder de la Europa alemana. Y también para la necessità maquiavélica, esto es, la situación de emergencia histórica a la que el príncipe tiene que saber reaccionar, se encuentra un paralelo en Merkel: el «buen hegemón» Alemania (Thomas Schmid) se ve obligado a anteponer lo dictado por el peligro a lo prohibido por la leyes. Según Merkiavelo, para extender y hacer vinculante en toda Europa la política de ahorro alemana pueden relajarse o infringirse las normas democráticas. De donde se siguen un gran número de consecuencias y preguntas.• La jerarquía de poder que surge de la relación de democracias nacionales no está legitimada democráticamente sino que resulta de sus correspondientes puestos en el mercado mundial. Las decisiones que aquí se toman no necesitan legitimación en igual medida. No se llega a ellas por la vía de la votación democrática sino que resultan del poder económico. En el terreno de la política exterior, no necesitan ser refrendadas, sí en cambio en la política interior. No dar a los países endeudados del Sur dinero de los alemanes es altamente legítimo y políticamente oportuno en Alemania 14
  15. 15. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• Pero ¿cómo es posible que el juego de poder del jein que el Gobierno alemán pone en marcha para sostener al euro y salvar a la Unión Europea se traduzca en un mayor poder de Alemania en Europa? Desde el punto de vista de los arquitectos de Europa es en principio válido el hecho de que la ampliación política ofrece a los Estados miembro —pero solo a ellos— nuevas oportunidades de poder. Los Estados miembro tienen voz y voto en el espacio europeo, tienen el derecho de tomar parte en las decisiones, pueden influir sobre el rumbo de la política europea. A su vez, pueden contar con la ayuda de la fuerza de la Unión Europea para solucionar los problemas de un país ya se trate de criminalidad, catástrofes naturales, una agricultura en crisis o la inminente quiebra del Estado.• Pero ahora, a consecuencia de la crisis del euro, el juego de suma positiva de la cooperación se ha convertido en un juego de suma cero y algunos de sus participantes tienen que aceptar enormes pérdidas de poder. Se muestra que la cooperación puede adoptar dos formas muy distintas: puede basarse en el reconocimiento mutuo o en la dependencia jerárquica. Y quienes abogan por la cooperación ocultan a menudo tras la oferta de reconocimiento sus propios intereses de control y dominación. 15
  16. 16. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTO• En una fórmula más expresiva: de momento parece que solo los Estados ricos y ya de por sí poderosos pueden esperar un incremento de poder mediante la cooperación, mientras que a los Estados endeudados no les queda sino el fundado temor de vivir bajo el dictado de «socios» mejor posicionados y de las reglas que estos les prescriban y cuanto más grandes sean los Estados que queden atrapados, más crecerá el poder de la Alemania del jein en Europa.• Paralelamente, está clara que el ascenso de Alemania al puesto de potencia líder en la «Europa alemana» no es el resultado de un plan maestro elaborado en secreto con perfidia. Ocurrió — al menos al principio— de forma involuntaria, inintencionadamente; fue el resultado de la crisis financiera y de la anticipación de la catástrofe. Más adelante, sin embargo —al menos eso cabe suponer a la vista del desarrollo de los acontecimientos—, comenzó un estadio de planificación más consciente. La canciller percibió en la crisis su occasione, el momento propicio. Con una combinación de fortuna y maquiavélica virtù logró aprovechar la oportunidad histórica y sacar de ella provecho tanto en política interior como exterior. Entretanto, se ha formado un frente opositor integrado por los que opinan que esta europeización impulsada tan rápidamente no respeta los derechos del Parlamento alemán e infringe por ello la Constitución. Pero Merkel ha conseguido instrumentalizar hábilmente también a estos bastiones de la resistencia invitándolos a participar en su política del adiestramiento a través del titubeo. Una vez más, gana doblemente: más poder en Europa y más popularidad en el interior, con el consiguiente favor de los votantes alemanes. 16
  17. 17. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOPero puede ser que el método de Merkiavelo estéllegando a su límite. La política de ahorro alemana noha surtido hasta ahora ningún efecto positivo, alcontrario: la crisis de deuda se cierne ahora tambiénsobre España, Italia, pronto quizás también sobreFrancia. Los pobres son aún más pobres, la clasemedia corre el riesgo de entrar en decadencia, y siguesin vislumbrarse ninguna luz al final del túnel.También en este caso el poder podría conducir a lacreación de contrapoder, y Angela Merkel ha perdidoa un importante aliado con la salida de NicolásSarkozy. Desde el traspaso de poder a FrançoisHollande se constata un desplazamiento de acentos.Los representantes de los países deudores podríanaliarse con los arquitectos de Europa en Bruselas yFráncfort para buscar una alternativa a la política deahorro de Merkel (y de Philipp Rösler, no loolvidamos), a menudo populista, orientada a la escenapolítica alemana e impulsada por el miedo a lainflación y a revisar la función del Banco CentralEuropeo inspirándose en la política de crecimiento delbanco emisor norteamericano. 17
  18. 18. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTONo obstante, no puede descartarse unescenario completamente distinto: AngelaMerkiavelo, la europea titubeante, de laespalda, si la cosa se pone fea, a la coalicióncon el euroescéptico FDP y, para salvar aleuro, forma un Gobierno de transición conel SPD, para presentarse en 2013 tanto en elinterior como en el exterior como lasalvadora de Europa en la campañaelectoral. Hasta podría salvar el euro con elapoyo del proeuropeo SPD y los vedes encontra de los euroescépticos del FDP la CSUy parte del CDU —esto es, en un cambio decoalición sin cambio de Gobierno—. Habla afavor de cualquiera de estas dos alternativasque sin duda Merkel no está interesada enpasar a la historia como la canciller delfracaso. 18
  19. 19. UNA EUROPA ALEMANA «MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DE ADIESTRAMIENTOEste texto es la transcripción del capitulo”«MERKIAVELO»: TITUBEAR COMO TÁCTICA DEADIESTRAMIENTO.del libro UNA EUROPAALEMANA de Ulrich Beck.Pontevedra, 17 de Abril de 2013 19
  20. 20. INCUPLIMIENTO¿HAY QUE FIARSE DE LOS POLITICOS? 20

×