Your SlideShare is downloading. ×
0
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Escribir es vivir
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Escribir es vivir

236

Published on

...” Hacer y hacerse. Vida y obra. Retengan estos conceptos; son importantes para entender todo lo que sigue, pues es con este enfoque con el que pretendo penetrar mejor en la génesis de la creación …

...” Hacer y hacerse. Vida y obra. Retengan estos conceptos; son importantes para entender todo lo que sigue, pues es con este enfoque con el que pretendo penetrar mejor en la génesis de la creación literaria.”(J.Luis Sampedro).

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
236
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. INCUPLIMIENTO¿HAY QUE FIARSE DE LOS POLITICOS?ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse• Como han podido ustedes leer, el curso no sepropone abordar problemas de técnicaliteraria, aunque puedan ser comentados, sino másbien considerar la escritura como manifestación delarte de vivir cada día. En la disyuntiva arte o técnicaestoy mucho más a favor del arte y mucho menos afavor de la técnica. Sí, ya sé, ya sé antes de que me lodigan (añade mirando pícaramente a su ayudante), yoen esto exagero, me revienta el teléfono, necesito aesta señora para hacerme de muro decontención, pero vamos a dejar eso de lado. Hellegado a académico sin proponérmelo, como llegué asenador sin proponérmelo, sin saber muchas cosasque deben saber los académicos y senadores, perome importa mucho el arte. El arte es mucho más quela técnica. La técnica se puede enseñar, esesencialmente racional. Se puede explicarracionalmente el manejo de una máquina —¡cuidado, digo el manejo, no el invento!—, pero no sepuede transmitir a otro cómo usar la gubia paraconseguir unas determinadas curvas en la madera. Sepodrá explicar cómo trazar la curva, pero nunca seráigual a la conseguida por un artista. El conseguir unaobra de arte requiere algo distinto, algo que, paramí, constituye el secreto de la vida, lo no transmisiblede la vida.
  • 2. • Esto en literatura es importante porque algoque le preguntan a uno con cierta frecuencia essi los talleres y escuelas literarias son útiles, side verdad enseñan a escribir. Mi respuesta es sí.Sirven para aprender muchas cosas útiles paraun escritor. Enseñan ortografía sintaxisprosodia, técnicas, cosas sin las cuales no sepuede escribir. Pero lo que no enseñan, porqueno pueden es el aspecto misterioso del oficio.Un escritor podrá explicar su elección de undeterminado tipo de lenguaje y estructura de laobra en función del tema elegido, pero nopodrá explicarnos las razones profundas de laelección del tema. A modo de ejemplo, La viejasirena: ¿por qué elegí escribir sobre una sirena?Sí, me interesaba el tema de la inmortalidad, elparalelismo social entre la Alejandría del siglo IIIy otros aspectos tratados en esa obra, pero nome pregunten ustedes ¿por qué Glauka, porqué Krito, por qué de entre las mil maneras deabordar la cuestión, recurro a una sirena?INCUPLIMIENTO¿HAY QUE FIARSE DE LOS POLITICOS?ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse
  • 3. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseNo sólo en literatura, creo que en toda actividadhumana hay siempre un componenteracional, describible, transmisible, que se puedeenseñar y un componente misterioso, al quepuede uno aproximarse, pero sin tener laseguridad de que se ha encontrado. Esto noslleva también al terreno de la religión, almisticismo, pero es realmente fundamental enel arte de vivir, que es nuestro tema de hoy. Y sitrato del arte de vivir de un modo tanestrechamente vinculado a la creación esporque en mi caso escribir ha sido y siguesiendo una necesidad vital. Cuando digo que lavida y la obra están entremezcladas es porquehacer y hacerse son las dos caras de una mismamoneda. Hacer y hacerse. Vida y obra.Retengan estos conceptos; son importantespara entender todo lo que sigue, pues es coneste enfoque con el que pretendo penetrarmejor en la génesis de la creación literaria.
  • 4. • Seguramente entre ustedes habrá personas a quienes les guste escribir, queaspiren a ser escritoras o escritores o que ya hayan emprendido el camino.Desearía ser capaz de mostrarles «lo que hay», no como la expresión de unatécnica, sino como la demostración de alguien que escribe, que ha escrito toda suvida y lo sigue haciendo porque, en el fondo, no sirve para otra cosa. No intentoenseñar en el sentido de adoctrinar; intento mostrar mi oficio y generar ideas enquienes me siguen ideas provocadas por lo que han oído. He sido profesor y heenseñado durante mucho tiempo en universidades y fuera de ellas. Mi pedagogíasiempre se reducía a dos palabras: amor y provocación. Hay que querer a laspersonas a quien se dirige uno y yo quería a mis alumnos. Y si me permiten, lesdigo con toda sinceridad que, ahora mismo, siento cariño por ustedes, lesagradezco que estén aquí pendientes de mis palabras. Quiero corresponder a eseprimer impulso afectivo con la provocación. Hay que provocar en el que escuchaque piense por su cuenta. No hay que adoctrinar, hay que provocar. Me gustaríapensar que, en algún momento, algo de lo que digo les sirva de provocación paraque salten por encima de mí, para que se hagan y lo hagan mejor todavía. Latercera palabra, después de amor y provocación, consecuencia de ambas, es laautenticidad. Volveremos a ella; ahora quiero hablarles del escritor, de lo que esun escritor.
  • 5. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseEl escritorPensemos en una forma sencilla de definir a un escritor. Podemos recurrir a varios ejemplos.Yo me inclino por aquellos que desmitifican al escritor, que lo bajan de su peana, le despojande su aureola mágica y lo muestran como un trabajador cualquiera. El ejemplo másdirecto, sencillo y, a la vez, muy ilustrativo del oficio es la comparación del escritor con unavaca. Como, además, nos encontramos en un escenario geográfico en el que abundan lasvacas espero que me sigan, que puedan visualizar al escritor comparado con una vaca.Veamos, ¿qué hace la vaca? Ustedes imaginen la vaca en un prado, tan tranquila, detrás deuna cerca mirando a la carretera. Por la carretera pasan infinitas cosas. Pasan los labradoresque van a labrar los campos, pasan los turistas, pasa la guardia civil, pasa el coche de línea. Yla vaca lo mira todo. Ustedes, los que viven por aquí, se habrán fijado en los ojos de lasvacas. Los ojos de las vacas son maravillosos, son un prodigio, merecen tantos madrigalescomo los ojos de las mujeres hermosas y no los tienen las pobres.
  • 6. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse• El único poema que yo conozco sobre los ojos de una vaca esun poema de Joan Maragall, pero es un poema a una vacaciega, de modo que no me sirve. Los ojos de las vacas sonasombrosos son grandes, tremendos, son protuberantes, casiesféricos se salen casi de las órbitas. Además, están uno acada lado de la cabeza, con lo que tienen seguramente uncampo visual, un gran angular que los humanos no tenemos.Un campo tremendo. Los ojos de la vaca son sensacionales. Y¿qué hace la vaca viendo todo aquello? Se lo zampa, loobserva todo. El escritor también. El escritor es unvoyeur, confesémoslo de una vez, y lo digo en francés paraque no parezca indecente. El escritor lo ve todo, lo oye, lohuele todo —no digo que lo toca porque eso ya seríapasarme—, pero el escritor, verdaderamente, es un cotilla.Volvamos a la vaca. ¿Qué pasa con ella al cabo de un rato? Lavaca agacha la cabeza, arranca con sus dientes unas briznasde hierba, las mastica y se las traga. ¡Ah!, pero como ustedessaben muy bien, la vaca es un rumiante. Y, además, tienecuatro estómagos, quién los pillara, ¿verdad?, para disfrutarmás de la comida. La vaca se saca de uno de sus cuatroestómagos lo que ha tragado, lo vuelve a la boca y lo masticade nuevo. El escritor actúa también como un rumiante: a todolo que ha visto, todo lo que ha tocado y oído le da vueltas ymás vueltas. Yo, por ejemplo, voy por la calle, y como el deescritor es mi oficio permanente tengo siempre a mano miordenador de bolsillo.
  • 7. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseSí, ya les dije que adoro la técnica; este ordenador debolsillo es un artefacto muy práctico, gasta muy pocaenergía, la que pongo yo. Pues bien, con esteartefacto voy por la calle, se me ocurre una idea y laanoto aquí, en esta hojita. Sigo caminando, se meocurre otra que nada tiene que ver con la anterior y laescribo en esta otra hojita. Naturalmente, cuandollego a casa, no están por orden. Pero eso lo resuelvemi ordenador, porque no lo olviden, esto es unordenador y lo hace del siguiente modo: gracias a migran práctica y un movimiento hábil de la muñeca, searrancan las hojitas, se cambian de sitio juntándoselas afines y separando las inconexas. Es decir, elescritor hace lo mismo que la vaca: rumia lo que se hatragado observando, le da vueltas, lo trabaja. La vacatransforma la hierba en sustancia vacuna, el escritortransforma lo que ve, lo que toca, lo que piensa, loque imagina, lo que ha ocurrido y lo que no ocurrió,pero hubiera querido que ocurriera; el escritortransforma todo en carne.
  • 8. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacersePorque el escritor auténtico escribe con su carne susangre, su médula, lo mismo que la araña teje su telacon su propio cuerpo. Bueno, he dicho la araña, tal vezdebiera haber dicho el gusano de seda. Es mejor, máspoético. Además, como saben ustedes hay especiesde arañas que se comen al macho durante lacópula, cosa que nunca me ha hecho graciapero, sí, hacen su tela, hacen su tela que es la ideaque quería expresar. Resumiendo, el escritor, como lavaca, observa, rumia, transforma, convierte en símismo: escribe con lo que es: hace y se hace. Y paraque vean que mi metáfora es acertada, ¿qué pasa alfinal del día con la vaca? Llega el dueño, se la lleva alestablo, la ordeña y al día siguiente vende la leche y sequeda con los cuartos. Eso sí, deja a la vaca el diez porciento para que siga escribiendo. ¿No les parece austedes que mi imagen del escritor como una vaca noes tan desatinada? Con un poco de imaginación y sinmirarme al espejo puedo verme como una vacaconsciente porque soy un escritor.
  • 9. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseOtro ejemplo es el del cormorán, un ave que tienecostumbres especiales. Yo he visto en México, enCancún, un cormorán posado en un árbol a la orilladel mar. Allí estaba, quieto como una escultura y depronto, veo que emprende el vuelo; como un avión enpicado baja, se zambulle y emerge luego de lasprofundidades de las aguas con un brillo plateado ensu pico. El cormorán ha rescatado de lasprofundidades algo tan hermoso y rutilante como unpez. Pero, como seguramente saben, los cormoranesestán domesticados por los pescadores, que los lanzana por peces. Para evitar que el cormorán se trague elpez en lugar de entregárselo al pescador, éste le hacolocado un anillo en el cuello que le impide tragar. Demodo que el pobre cormorán no tiene más remedioque llegar y soltar el pez. También esta imagen es unabuena ilustración de lo que es un escritor, tal vez másliteraria que la de la vaca pero a mí me parece que lavaca es un buen ejemplo. Pues bien, quedapresentado el autor. Ahora viene la cuestión de laobra.
  • 10. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseLa obraRepresentado el autor en las metáforasanteriores acerquémonos ahora a la obra.Tengo aquí un libro colectivo en el que yomismo colaboré. Se titula Escritores ante elespejo. Es una recopilación de trabajos demuchos escritores desarrollando cada cual loque, a su entender, es esto de escribir, en élencontrarán nombres como FranciscoAyala, Gonzalo Torrente Ballester, AlonsoZamora Vicente Carmen MartínGaite, Francisco Umbral, Raúl Guerra Garridoy Esther Tusquets, entre otros. Unos treintao cuarenta escritores contemporáneosverdaderamente ilustres que han escritosobre el tema. El libro da una serie deexplicaciones muy diversas porquenaturalmente, cada escritor parte de supropia idea acerca del oficio y de su manerade escribir de cómo lo ejerce, de lo que debeo cree que debe hacer
  • 11. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse• Mi colaboración en ese libro la tienen ustedes fotocopia. Voy a hablarles de creación literariaglosando un poco ese artículo no porque lo considere muy bueno, sino porque es muysincero y en él expongo mi visión acerca de la cuestión que nos ocupa. Ya les dije al principioque no soy un tratadista del tema, lo que hago es contarles a ustedes cómo lo hago yo. Esosí, con la sinceridad más absoluta enseñándoles todo los trucos y exponiéndoles todas lasideas que se me ocurren para escribir yo mismo. Gratis por supuesto.•• (Tras una breve interrupción humorística acerca de la gratuidad, prosigue.)•• El caso es que yo no puedo contar más que mi propia historia. Es lo que verdaderamenteconozco y donde puedo llegar más lejos, y estoy dispuesto a llegar todo lo lejos que pueda enobsequio a ustedes. No olviden, sin embargo, que otros escritores tienen otros puntos devista tan válidos para ellos como para mí los míos.
  • 12. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse¿Para qué se escribe? Hombre, hay quien escribe para serfamoso, para salir en la tele; hay quien escribe paraligar, para ganar dinero, pero no es de ese tipo demotivaciones de las que vamos a hablar, entre otrasrazones porque para ganar dinero o ser famoso haymedios más rentables. Hablemos de arte, de literatura, denecesidad vital. Yo escribo por una razón, yodiría, genética. ¿Ustedes recuerdan a Nureyev, el bailarínruso que murió hace unos años? En una entrevista, a lapregunta de la periodista: «¿Qué consejo daría usted a unmuchacho o muchacha que quiera dedicarse al ballet?», elgran artista contestó: «que si puede, que lo deje». De loque se deduce que para Nureyev la única razón seria paradedicarse al ballet era no poder evitarlo. Ése esexactamente mi caso con la literatura. Mi obra serábuena, mala o regular, acertada o desatinada, pero la heescrito porque no podía evitarlo. Hay les contaré miscomienzos y verán que todo surgió inevitablemente.Trataré de explicarles, en la medida en que losé, porque, en verdad, no sé muy bien por qué uno sededica a escribir, cómo nace el escritor o la escritora en lapersona. Sé que en mi caso fue una necesidad vital. Paramí, escribir no es un trabajo; es una necesidad vital.Escribir es un esfuerzo, un esfuerzo tremendo. EscribirOctubre, octubre, la novela de la que les hablaré llegado elmomento, me costó diecinueve años.
  • 13. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse• Escribí cuatro versiones diferentes. Y cuandoterminé la cuarta, que es la publicada, puse todoslos folios uno encima de otro y esa pila defolios, mecanografiados por mí y que todavíaconservo, esa pila medía un metro veintiséiscentímetros. De modo que ya ven ustedes si esun esfuerzo. Pero no es un trabajo. Tal vez, paraentendernos mejor deba aclararles qué entiendoyo por esfuerzo y a qué llamo trabajo. Para mí, elesfuerzo es dedicarenergías, tiempo, movimientos, iniciativas parahacer algo, para crear algo, ya sea hacer cumbreen el Everest, diseñar una mesa de pino o escribiruna novela para satisfacer una necesidadinterior, por el mero placer de crear o por unapasión deportiva. El trabajo sería esomismo, pero con intención de venderlo en elmercado para ganarse la vida, para conseguirdinero, para comer, para vivir o por afán de lucro.Es decir, la diferencia la establezco en la finalidad.•• (Un vez más, el profesor inserta su nota irónicacon el siguiente ejemplo.)
  • 14. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseYo he trabajado en un banco muchos años y de allí, graciasa mi talento, persistencia y perseverancia, gracias a miespíritu de trabajo, a mi iniciativa, en fin, a todas las dotesque me adornan, salí del banco treinta años después sinsaber una palabra de operaciones bancarias. Eso tiene sumérito, ¿eh? Hace falta mucho talento para estar allí, enmedio de todo eso, y no enterarse de nada, estar todo eldía oyendo hablar de comisiones, créditos a corto, medioo largo plazo, de hipotecas y permanecer impermeable.Claro, a cambio, me encargaban otras tareas que a mí megustaban más y que me llevaron a ser subdirector generaldel banco. El banco para mí era trabajo y dentro de élmucho más trabajo las operaciones bancarias que laredacción de discursos o edición de boletines. Me veíaobligado a ganar dinero para comer. Con la literatura noganaba un duro, pero me esforzaba en ello porque era yes mi propia vida. Sin ella no podría vivir. No concibo undía sin pensar en ideas literarias, sin tomar notas, sinllevar mi cuadernito apuntar algo discutirlo un poco…no, no me lo imagino. Ése es mi caso personal y el demuchos otros autores. Y esto ¿qué significa para el lector?Esto, evidentemente, no es un valor estético; el escribirpor necesidad interior no garantiza que la novela seabuena. No. Se puede escribir desde la necesidad yconseguir unos dramones espantosos.
  • 15. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseLes contaré una anécdota. Nunca he querido formar parte de jurados; es una actividad de la quesiempre he huido porque no me gusta nada juzgar, bastante he sufrido en la universidad teniendoque examinar y clasificar, pero en alguna ocasión no me ha quedado más remedio que aceptar.Pues bien, en una de esas ocasiones coincidí con un señor muy aficionado a los jurados, un juez.Este señor, desde su dilatada experiencia como miembro del jurado, nos contó que en Españamuchos jefes de estación escribían novelas y teatro, especialmente los de las estacionespequeñas, esas por las que pasan los rápidos sin detenerse, pero exigen estar alerta para darlespaso, señales y todas esas cosas necesarias para evitar choques. Y claro, esos empleadosferroviarios de pueblitos pequeños, toda la noche despiertos entre tren y tren, ¿qué iban ahacer? Escribir sus novelas y obras de teatro. En su mayoría malísimas porque la necesidad deescribir asegura la autenticidad, pero no garantiza la calidad. Es importante distinguir losconceptos. Pero yo recalco mucho el valor de la autenticidad en literatura porque estoyconvencido de que los lectores se dan cuenta de que ahí detrás hay un ser vivo, no un fabricantede historias. De todos es sabido que existen fórmulas para fabricar best sellers. Eso sí se puedeenseñar. Pero poner ahí autenticidad humana, eso es otra cosa En lo que a mí respecta, lesaseguro que en mis novelas estoy yo. Por eso, cuando me preguntan por qué no escribo miautobiografía, siempre respondo que no, que mi autobiografía, mi vida está en mis novelas. Anteeso no falta quien saca la conclusión simplista de si tal o cual novela es autobiográfica. El tema delo autobiográfico de las novelas lo dejaremos para otro día. Ahora quiero concluir dejando claraesta para mí, primera regla de la literatura: la de escribir por necesidad.
  • 16. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseY lo haré con una anécdota de don GasparNúñez de Arce, el poeta español del sigloXIX, famosísimo en su tiempo, aunque ahoranadie se acuerde de él. Un joven poeta lepidió que leyera un soneto escrito por eljoven y le diera su opinión. Don Gaspar, trasleer atentamente el soneto, levantó lavista, miró al joven y le dijo: «¿Quénecesidad tenía usted de haber escrito estesoneto?». Ésta es la cuestión, la primeraregla: hay que sentir la necesidad deescribir.
  • 17. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseY ahora pasaremos a la segunda: distinguir entre la ficción y lahistoria. Todos sabemos que cuando uno quiere engañar, si dice lamentira convencido, siempre tiene más probabilidades de ser creídoque si se le nota a la legua que ni él mismo cree lo que dice. Enliteratura, tener esto presente es muy importante. Hay que creerse loque se está escribiendo. Ésta es mi segunda regla. Y para ello, meapoyo mucho en la documentación. Yo me documento mucho. Y nolo hago para presumir de erudición, por exhibir conocimientos yparecer muy culto. No. Lo hago porque me lo paso bien y aprendomuchas cosas, porque ese rigor en los detalleshistóricos, arquitectónicos, religiosos, es muchas veces necesariopara recrear los ambientes de manera convincente, pero, sobretodo, lo hago porque me ayuda a creerme mejor mis historias. Ycreyéndomelas, se las puedo transmitir mejor al lector. Porejemplo, en mi novela La vieja sirena hay mucho de época, de laAlejandría del siglo III de nuestra era. Tardé más de tres años enreunir toda la documentación necesaria. Puedo asegurarles quetodos los datos y personajes históricos están debidamentecontrastados. Consulté incluso los datos de navegación de la época;por lo tanto, cuando digo que las naves de Ahram tardan equis díasen llegar de tal a tal puerto, es porque, de acuerdo con mis consultasen el Museo Arqueológico, ésos eran los tiempos empleados en laépoca. De ese modo, apoyando mi historia en una red de cosas realesy científicas que el lector sabe que son verdad, introduciendo loimaginario en esa realidad, yo me creo mejor lo que cuento y piensoque el lector también lo acepta mejor. Digamos que lo mío, loinventado por mí, cuela mejor enmarcado en lo realmenteacontecido.
  • 18. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerse• Resumiendo lo expuesto hasta aquí: lasdos reglas básicas para laescritura, desde mi punto de vista, son:• Que la escritura salga de dentro, queresponda a una necesidad interior.• Que, una vez embarcados en laescritura, hay queentregarse, sumergirse a fondo, creer yvivir lo que se escribe.•• ¿Entienden ahora qué quise decirles coneso de que mi biografía está en misnovelas? ¿Entienden también por quécalifiqué de simplista la conclusión deque entonces es que mis novelas sonautobiográficas? ¿Queda claro que no eslo mismo escribir lo que se vive que vivirlo que se escribe?
  • 19. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseEste texto es la transcripción delcapitulo del libro ”ESCRIBIR ES VIVIR” deJosé Luis Sampedro.Pontevedra, 30 de Abril de 2013
  • 20. ESCRIBIR ES VIVIREl arte de hacerseIN MEMORIAM
  • 21. INCUPLIMIENTO¿HAY QUE FIARSE DE LOS POLITICOS?

×